Contenido - universidad santo tomas de bucaramanga

Comments

Transcription

Contenido - universidad santo tomas de bucaramanga
Contenido
Editorial
Portada: Fotografía sector oriental de la meseta de
Bucaramanga, Arq. Liliana Rueda Cáceres, 2010 y plano de
la Zona Metropolitana del valle de México, 2008
Decano de División de Ingenierías y Arquitectura
Fray Guillermo León Villa Hincapié, O.P.
4
Mundialización neoliberal, cambios urbanos,
urbanismo y políticas estatales en América Latina 6
Emilio Pradilla Cobos
Decano de Facultad de Arquitectura
Arq. Claudia Patricia Uribe Rodríguez
Editor (E)
Arq. Liliana Rueda Cáceres M.Sc (c)
Coordinación Editorial
Hist. María Fernanda Reyes Rodríguez M.Sc (c)
Comité Científico
Arq. Fabio Restrepo Hernández PhD.
Arq. Verónica Mercedes E. Zagare M.Sc.
Arq. Jemay Mosquera Téllez PhD.
Arq. Fernando Gaja i Díaz PhD.
Arq. Jorge Alberto Galindo Díaz PhD.
Comité Editorial
Arq. Claudia Patricia Uribe Rodríguez Esp.
Hist. Néstor José Rueda Gómez PhD (c)
Arq. Mario Andrés Narváez Salas PhD (c)
Arq. Liliana Rueda Cáceres M.Sc (c)
Hist. María Fernanda Reyes Rodríguez M.Sc (c)
Arq. Jorge Alberto Villamizar Hernández Esp.
Pares Académicos
Arq. Amaya Martínez Marcos PhD (c)
Arq. Sergio Augusto Suárez Cruz Mgs.
Arq. Beatriz Jaramillo Pérez M.Sc.
Econ. Carmenza Saldías Barreneche M.Sc.
Corrección ortográfica y de estilo
Ciro Antonio Rozo Gauta
Traducción técnica
Departamento de Idiomas Universidad Santo Tomás
Bucaramanga
Lic. Idiomas Laura Cristina Dueñas Angulo
Director Departamento de Publicaciones
C.P. Luz Marina Manrique Cáceres
Diseño y Diagramación
Departamento de Publicaciones
Arquitectura Amazónica y percepciones de frontera:
estudio de caso barrios La Unión y Guadalupe en las
ciudades gemelas de Leticia y Tabatinga
26
Erik Vergel Tovar
Agricultura periurbana: nuevos roles de la agricultura
de proximidad en la planificación de las periferias
urbanas.
48
Carlos Humberto Gómez Arciniegas
Libre comercio y desarrollo urbano
Se está imponiendo el desarrollo urbano del
capitalismo salvaje
66
Jorge Enrique Robledo
Cibernética aplicada a la envolvente artificial
(Trabajos con el Caos o Sistemas Complejos:
Vivienda Progresiva)
80
Pre-prensa digital e impresión
Distrigraf impresores
Bernardo Uribe Mendoza
® Derecho Reservados
Universidad Santo Tomás
El proyecto “La Ciudadela Real de Minas de
Bucaramanga”: una frontera del conocimiento de la
arquitectura moderna en colombia
96
Cada artículo y sus respectivas imágenes es responsabilidad
de su autor y no refleja la posición de la revista ni de la
Universidad Santo Tomás. Se autoriza la reproducción de
los artículos siempre que se cite el autor y la Revista M.
Agradecemos el envío de una copia de la reproducción a
esta dirección:
Facultades de la División de Ingenierías y Arquitectura
Universidad Santo Tomás
Campus Floridablanca - Colombia
E-mail: [email protected]
[email protected]
Tels.: 6800 801 exts.: 2240 - 2241
Puede dirigir su correspondencia a:
Revista M
Facultad de Arquitectura
Universidad Santo Tomás
Campus de Floridablanca
Santander -1Colombia
Samuel Jaimes Botía
Hágalo usted mismo: Arquitectura, higiene y moral
Popularización del saber técnico y medicalización del
espacio privado en los procesos civilizatorios del siglo
XX. (Segunda parte)
124
Alirio Rangel Wilches
GUÍA PARA AUTORES DE ARTÍCULOS
Para los autores de los artículos de la Revista M de la Universidad Santo Tomás.
•
•
•
•
•
El autor debe garantizar que su artículo no ha sido publicado en ningún medio.
Los autores de artículos serán responsables de los mismos y, por tanto, no comprometen ni los principios o políticas de la
Universidad ni las del Comité Editorial.
Los artículos son sometidos a evaluación por parte de los Árbitros especializados en los campos temáticos cubiertos por la
Revista M.
El Comité Editorial se reserva el derecho de publicar o no los artículos que no cumplen con los criterios de publicación por
parte de la Universidad Santo Tomás.
En ningún caso serán ensayos.
Los artículos deben contener:
• Título (claro y preciso)
• Fotografías e imágenes con resolución de 300 DPI como mínimo y bien referenciadas
• Breve reseña del autor
• Abstract en inglés y resumen en castellano ejecutivo del artículo (máximo doce renglones a doble espacio).
• Palabras clave tanto en castellano como en inglés
• Clasificación Colciencias *
• Introducción
• Desarrollo
• Referencias y notas de pie de página
• Conclusiones
• Bibliografía o fuentes de información
• Extensión: No exceder de 20 páginas en total
• Tipo de letra: Arial (o equivalente) fuente No. 12 y con interlineado a doble espacio
Es conveniente resaltar los párrafos u oraciones más significativos del contenido del artículo y todo aquello que dé significado a la
estructura del mismo.
Los artículos se deben redactar en tercera persona del singular, impersonal, contar con adecuada puntuación y redacción, carecer de
errores ortográficos. Conservar equilibrio en la estructura de sus párrafos.
* Clasificación Colciencias para artículos científicos y tecnológicos:
1.
Artículos de investigación científica y de desarrollo tecnológico: documentos que presentan resultados derivados de proyectos
de investigación científica y/o desarrollo tecnológico.
2.
Artículos de reflexiones originales sobre un problema o tópico particular: documentos que corresponden a resultados de estudios
realizados por el o los autores sobre un problema teórico o práctico.
3.
Artículos de revisión: estudios hechos por el o los autores con el fin de dar una perspectiva general del estado de un dominio
específico de la ciencia y la tecnología, de sus evoluciones durante un espacio de tiempo, y donde se señalan las perspectivas de
su desarrollo y de evolución futura.
4.
Artículo corto: documento breve que presenta resultados originales preliminares o parciales de una investigación científica o
tecnológica, que por lo general, requiere de una pronta difusión.
5.
Reporte de caso: documento que presenta los resultados de un estudio sobre una situación particular con el fin de dar a conocer
las experiencias técnicas y metodológicas consideradas como un caso específico. Incluye una revisión sistemática comentada de
la literatura sobre casos análogos.
3
EDITORIAL
Este nuevo número de la Revista M, ratifica
los términos de la última Editorial en la cual
exponíamos la labor realizada en los últimos
años, tarea que nos ha permitido consolidar
la publicación como un referente nacional de
carácter científico. La Revista es un producto académico de la Facultad de
Arquitectura que abre un
espacio para la divulgación
del trabajo de investigación
en diversas áreas de la arquitectura y el urbanismo,
y que en esta oportunidad
presenta las ponencias del
IV Seminario Internacional
de Arquitectura Ciudad
y Fronteras, realizado en
el mes de septiembre de
2009.
El Seminario propició un
espacio de debate en el
que confluyeron diferentes visiones, procesos
diversos que colocaron
en evidencia la realidad
de nuestras ciudades, así
como la forma de superar
sus fronteras, en un contexto de grandes dificultades a nivel global que impactan a nuestros países y
a las regiones que los conforman. Este seminario
presentó los retos a que
nos enfrentamos a diario,
tratando de responder
a las preguntas: ¿Cómo
enfrentar los desafíos de
la globalización? ¿Cómo
interpretar, proponer y
construir nuestras ciudades? Y: ¿Cómo superar las fronteras disciplinares? cuestionamientos que fueron abordados a través del análisis
multidisciplinar.
Con la participación de investigadores de España, México, Venezuela, República Domini-
cana y Colombia, se intentó dar respuesta,
a partir de una serie de campos problemáticos y ejes temáticos sobre la mirada de la
ciudad y sus fronteras, a las alternativas sobre
el pensamiento único de ciudad. ¿Cuáles son
las líneas de investigación y
acciones posibles? ¿Cómo
incidir sobre la práctica
profesional y política? Al
igual que la forma de contribuir al conocimiento y
solución pacífica y participativa de sus problemas
urbanos. Presentamos en
este número los artículos
producto de investigaciones realizadas por los
ponentes invitados a este
evento, cada una de las
cuales fue socializada en el
marco del Seminario.
El arquitecto Emilio Pradilla Cobos, expone en su
artículo “Mundialización
Neoliberal, Cambios urbanos, Urbanismo y Políticas estatales en América
Latina”, cómo el neoliberalismo con sus crisis periódicas, ha producido
profundos cambios en las
economías, sociedades
y territorios urbanos latinoamericanos, cuyos problemas marcarán el futuro
y plantearán serios retos
al urbanismo, a la gestión
y a las políticas urbanas.
Menciona que las economías urbanas atraviesan
una fase de pérdida de dinamismo, desindustrialización, tercerización,
aumento de la informalidad y altos índices de
pobreza. Para este autor, se avanza en sentido contrario a la demanda ciudadana de
apropiación de la ciudad, respeto de las diferencias y eliminación de las limitaciones en su
uso: el derecho a la ciudad.
4
El arquitecto Erik Vergel Tovar publica un
artículo resultado de la investigación que
adelantó en su maestría en gestión urbana y
desarrollo de la Universidad de Rotterdam,
Holanda, titulado “Arquitectura amazónica y
percepciones de frontera: Estudio de caso
barrios La Unión y Guadalupe en las ciudades
gemelas de Leticia y Tabatinga”. El artículo se
enfoca en la producción de arquitectura para
la vivienda por parte de los habitantes de dos
asentamientos precarios localizados en la
franja de frontera conformada por la quebrada San Antonio, en las ciudades de Leticia
(Colombia) y Tabatinga (Brasil); desarrolla un
estudio comparativo en busca de aspectos
simétricos y asimétricos a través del análisis de los patrones de ocupación de los dos
asentamientos, muestra cómo los habitantes
fronterizos están transformando el límite en
un espacio social del territorio. El arquitecto
y senador de la República Jorge Enrique Robledo, reflexiona sobre los efectos de la globalización y expone su visión personal sobre
la forma en que ella afecta la economía, el
desarrollo urbano y la arquitectura en nuestro país.
Esta entrega de la Revista M cuenta también
con los artículos “Ciudadela Real de Minas de
Bucaramanga, una frontera del conocimiento
de la arquitectura moderna en Colombia” del
arquitecto y candidato a Doctor Samuel Jaimes Botía y el artículo “Agricultura Periurbana:
nuevos roles de la agricultura de proximidad
en la planificación de las periferias urbanas”
del arquitecto Carlos Humberto Gómez Arciniegas, docentes de la facultad; además de
los artículos de los arquitectos Alirio Rangel
Wilches “Hágalo usted mismo: arquitectura,
higiene y moral. Popularización del saber
técnico y medicalización del espacio privado
en los procesos civilizatorios del siglo XX”
segunda parte y con “Cibernética aplicada a
la envolvente artificial. Trabajos con el Caos o
Sistemas Complejos: Vivienda Progresiva” del
filósofo arquitecto Bernardo Uribe Mendoza.
5
Con estas investigaciones se plantea un diálogo en la búsqueda de consensos sobre el pasado, presente y futuro del urbanismo, la arquitectura, las artes, la ciencia y la tecnología,
que pueden ampliar el ámbito de su propio
dominio para la construcción de conocimiento sobre la nueva ciudad, como una realidad
posible. Reiteramos nuestros agradecimientos a quienes nos aportaron sus trabajos y a
la colaboración de docentes e investigadores,
cuyos esfuerzos facilitaron y permitieron esta
edición. Reafirmamos el propósito y la disposición de incrementar todas las formas del
debate académico, y esperamos contribuír y
aportar por este medio, ideas afines con la
esencia de nuestro programa académico de
Arquitectura.
Arq. Claudia Patricia Uribe R.
Decana Académica Facultad de
Arquitectura
MUNDIALIzACIóN NEOLIBERAL, CAMBIOS
URBANOS, URBANISMO y POLÍTICAS ESTATALES
EN AMéRICA LATINA
Emilio Pradilla Cobos *
RESUMEN
El neoliberalismo con sus crisis periódicas ha producido profundos cambios en las
economías, sociedades y territorios urbanos latinoamericanos, cuyos problemas marcarán
el futuro y plantearán serios retos al urbanismo, a la gestión y a las políticas urbanas.
En medio de la profundización del proceso multisecular de mundialización (globalización),
las economías urbanas atraviesan una fase de pérdida de dinamismo, desindustrialización
o relocalización industrial y terciarización dominada por la informalidad, con pérdida de
productividad, contracción del empleo estable, agudización de la desigual distribución del
ingreso y aumento de la masa de pobres.
Las ciudades se reestructuran con base en múltiples centralidades o corredores terciarios
sobre los ejes viales, que reproducen la segregación socio-territorial, cuyos nuevos
componentes son los centros comerciales socialmente diferenciados, y las unidades
habitacionales cerradas. El capital inmobiliario-financiero y el hipotecario público asumen
un papel determinante en la economía y morfología urbanas, sin lograr un crecimiento
sostenido y sustentable.
La “modernización” de las ciudades incluye la privatización de servicios y espacios públicos
y su adecuación al dominio del automóvil. Las élites se bunkerizan y segregan ante el
incremento de la inseguridad y la violencia, nutrida por la delincuencia para sobrevivir, la
organizada y mundializada; y los sectores populares empobrecidos se ghetifican y someten
al control de bandas armadas. La metrópoli se fragmenta cada vez más en lo social y
territorial.
La combinación de verticalización y expansión dispersa, determinada por la lógica
inmobiliaria y sus megaproyectos, define los procesos de producción – reproducción
del territorio urbano, ante la debilidad y pragmatismo del urbanismo y la planeación,
subordinados a los invisibles “equilibrios automáticos del mercado”.
Se avanza en sentido contrario a la demanda ciudadana de apropiación de la ciudad,
respeto de las diferencias y eliminación de las limitaciones en su uso: el derecho a la ciudad.
PALABRAS CLAVE
Mundialización neoliberal, cambios urbanos, urbanismo, políticas urbanas, América Latina.
6
NEOLIBERAL GLOBALIzATION,
URBAN CHANGES, URBANISM AND STATE
POLICIES IN LATIN AMERICA
Emilio Pradilla Cobos *
ABSTRACT
Neoliberalism and its periodic crisis have produced deep changes in the Latin American
economies, societies and urban territories, whose problems will set the future and will
pose acute challenges to urbanism, management, and urban policies.
Amid the deepening of the globalization process that has taken place since several centuries
ago, the urban economies go through a phase of loss of dynamism, deindustrialization or
industrial relocation and informal outsourcing; thus, resulting in a loss of productivity, in
the reduction of steady work sources, in the worsening of the uneven income allocation,
and in the increase in the number of poverty.
The cities reorganize according to multiple cores or tertiary roads over the main roads,
which bring about social and regional segregation and whose new components are the
socially-differentiated shopping centers and the close dwelling units. The real state,
financial, and public mortgage capital take on a predominant role in the urban economy
and morphology; however, it does not achieve a sustainable development.
The “modernization” of the cities includes privatization of public areas and utilities and its
fitting for the predominance of automobiles. In order to survive, the elites create bunkers
and segregate themselves due to the increase of the violent and unsafety conditions
that are fueled by the organized and globalized crime; while the poor popular sectors
create ghettos and yield to the control of armed gangs. More frequently, the metropolis
fragmentizes in the social and territorial aspects.
The combination of scattered expansion and verticality, determined by the real state logic
and its megaprojects, define the production-reproduction processes of the urban areas
and face the planning and urbanism’s pragmatism and weaknesses that are subjected to
the invisible “automatic market balance”.
We move in the opposite way to the citizen’s demand of appropriation of the city, respect
for the differences, and elimination of the limitations in its use: the right to enjoy their city.
KEy WORDS
Neoliberal globalization, urban changes, urbanism, urban policies, Latin America.
7
*Doctor en Urbanismo. Profesor –
Investigador, Departamento de Teoría
y Análisis, Universidad Autónoma
Metropolitana, Xochimilco, México DF,
México. Investigador Nacional, Sistema
Nacional de Investigadores, CONACYT,
México. Miembro de la Red Nacional
de Investigación Urbana y la Red
Iberoamericana de Investigadores sobre
Globalización y Territorio.
INTRODUCCIóN
A lo largo de cerca de tres décadas de aplicación, el patrón neoliberal de acumulación
de capital, con sus crisis recurrentes, ha producido profundos cambios en las estructuras
económicas, sociales y territoriales de las ciudades latinoamericanas, sobre todo en las
metrópolis, cuyas contradicciones marcarán las próximas décadas y plantearán serios
retos al urbanismo, las políticas y la gestión urbanas.
Mientras continúa el proceso de urbanización y nos acercamos a su conclusión, crece el
número de grandes ciudades en la región, se multiplican las metrópolis y observamos
el surgimiento de nuevas formas socio-territoriales como las ciudades región o los
sistemas urbanos regionales.
Las economías urbanas se han terciarizado en forma polarizada, con un dominio
cuantitativo del empleo informal de baja productividad. La industria tiende a reubicarse
en las periferias urbanas o metropolitanas y, sobre todo, en los intersticios de los sistemas
urbanos regionales, o en otras ciudades y regiones de los territorios nacionales.
El capital inmobiliario-financiero ha ganado un nuevo protagonismo en la economía y la
configuración urbana con la promoción de centros comerciales, unidades habitacionales
cerradas y de “interés social”, e inmuebles corporativos.
De la centralidad única del pasado, las metrópolis transitaron a la multi-centralidad, y
hoy se observa la tendencia a su reestructuración a partir de una red de corredores
terciarios.
Las nuevas formas arquitectónico-urbanas actúan como vectores de la privatización y
mercantilización de lo público, contribuyen a la segregación y exclusión socio-territorial
de los ámbitos ocupados por los segmentos de población empobrecida y, por tanto, a la
fragmentación social del territorio.
En el neoliberalismo, el urbanismo y la planeación urbana, fragmentados en el nivel
metropolitano, han perdido su legitimidad política e ideológica y se debilitan ante el
predominio de las políticas modernizadoras pragmáticas cuya mítica meta es “lograr la
competitividad en un mundo global”.
1. Las promesas incumplidas del neoliberalismo
1.
Hemos discutido ampliamente el carácter
ideológico y mítico de los conceptos
de globalización y ciudades globales
(Pradilla, 2008ª; y 2008b). En realidad,
nos encontramos en una etapa más
del proceso multisecular de expansión
mundial y profundización del capitalismo,
de mundialización del capital,
iniciada a finales del siglo XV con los
grandes descubrimientos y conquistas
territoriales, y la integración de los
territorios descubiertos en la acumulación
original de capital en Europa.
Desde la crisis generalizada del capitalismo a inicios de los años ochenta del siglo XX, el
neoliberalismo y su globalización1 fueron presentados al mundo como el nuevo paradigma
del desarrollo mundial, como la forma de organización social que llevaría al “fin de la
historia” y aseguraría el bienestar de todas las naciones y sus habitantes. Tres décadas
después, este patrón de acumulación se mantiene en medio de las crisis causadas por su
sector dominante, el financiero especulativo, las recesiones productivas periódicas, las
mega-fusiones de grandes monopolios transnacionales, la quiebra de grandes empresas
o sectores enteros de la economía –el bancario y el automotriz, por ejemplo–, los
escándalos generados por los actos ilegales de las trasnacionales, y los multimillonarios
rescates realizados por los gobiernos, a costa de sus contribuyentes.
8
La acumulación de capital en los países dominantes, sometida como siempre a ciclos
recesivos, se sostiene gracias al excedente extraído a sus trabajadores y los de los países
atrasados, a la expoliación poco racional de los recursos naturales y las sobre-ganancias
monopólicas y tecnológicas; al creciente control de los mercados internos de los países
dominados por las trasnacionales allí localizadas y al libre mercado internacional utilizado
para ampliar sus mercados saturados y al papel que juegan en la nueva acumulación
originaria de capital en los países ex socialistas del este europeo, y en China.
Los países latinoamericanos endeudados con la banca mundial y con su sistema financiero
interno controlado por los bancos extranjeros, estancados en su industrialización
sin motores internos de crecimiento y dependientes del dinamismo cíclico de las
economías hegemónicas, han dado marcha atrás en su historia económica, perdiendo
en muchos casos lo logrado durante la onda larga expansiva de la economía
posterior al conflicto mundial, en términos de crecimiento económico y de aumento
del producto por habitante (CEPAL, 2001 y 2005; ver Cuadro 1 y Gráfico1).
De la observación de las estadísticas de la Comisión Económica para América Latina –CEPALse derivan tres conclusiones básicas:
 Desde 1982, en el período neoliberal, el promedio de las tasas de crecimiento del
Producto Interno Bruto (PIB) de la región ha sido muy inferior al de igual período en el
intervencionismo estatal (1954-1980), mostrando su inferioridad como patrón e instrumento
de la acumulación de capital.
 Durante el período intervencionista, la economía no tuvo recesiones, mientras que
desde 1980 ha sufrido tres recesiones profundas (1981-1982, 2002 y 2008 en adelante) y tres
desaceleraciones muy fuertes (1988-1990, 1995 y 1999).
 Las tasas de crecimiento del producto interno por habitante siguen un curso similar
en ambos patrones de acumulación: crecen menos que el PIB cuando éste crece, y caen más
que el PIB cuando éste cae, dando cuenta de la desigualdad creciente en la distribución de
la riqueza entre capital y trabajo. Sin embargo, el notorio crecimiento del PIB en el período
intervencionista permite el del PIB por habitante, mientras que en el neoliberal, este indicador
cae por el bajo crecimiento del PIB.
9
Cuadro 1
Cuadro 1
AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE: PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS
Año
Producto interno bruto (1)(3)
Producto interno bruto por habitante (1)(3)
Tasa de desempleo urbano(4)
(continuación)
Año
Producto interno bruto (1)(3)
Producto interno bruto por habitante (1)(3)
Tasa de desempleo urbano(4)
(continuación)
Año
Producto interno bruto (1)(3)
Producto interno bruto por habitante (1)(3)
Tasa de desempleo urbano(4)
(continuación)
Año
Producto interno bruto (1)(3)
Producto interno bruto por habitante (1)(3)
Tasa de desempleo urbano (4)
1972* 1973* 1974* 1975* 1976* 1977* 1978* 1979* 1980*
7.0
8.3
7.0
3.8
5.4
4.8
5.1
6.5
5.9
4.3
5.6
4.3
1.2
2.8
2.2
2.5
3.9
3.3
…
…
…
…
7.7
7.4
6.8
6.0
5.7
1981* 1982º 1983º 1984º 1985º 1986ª 1987ª 1988ª 1989ª
1.7
-1.4
-2.4
3.4
2.8
3.6
2.9
0.6
1.1
-1.0 -3.7
-4.6
1.0
0.4
1.3
0.7
-1.5 -1.0
5.9
7.0
8.1
8.2
7.5
…
…
…
…
1990" 1991" 1992" 1993" 1994" 1995^ 1996^ 1997^ 1998`
0.3
5.3
3.7
2.5
4.7
1.1
3.8
5.1
2.5
-2.0
2.9
1.3
0.3
2.5
-0.6
2.1
3.4
0.8
6.1
8.5
8.9
8.9
7.8
8.5
9.2
8.8
10.3
1999` 2000` 2001` 2002` 2003` 2004` 2005` 2006` 2007`
0.2
3.9
0.3
-0.5
2.1
6.2
4.6
5.6
5.6
-1.3
2.4
-1.1 -1.8
0.8
4.8
3.3
4.2
4.2
11.0 10.4 10.2 11.0 11.0 10.3 9.1
8.6
8.0
(1) Sobre la base de cifras oficiales expresada en dolares
(2) Variación de Diciembre a Diciembre
(3) Tasa de Crecimiento
(4) Porcentaje
Fuente*: Estudio Económico de América Latina y El Caribe, 1981, CEPAL
Fuenteº: Estudio Económico de América Latina y El Caribe, 1985, CEPAL
Fuenteª: Comercio Exterior, Vol. 40, Núm.2, México, Febrero de 1990, Banco Nal. de Comercio Exterior
Fuente": Comercio Exterior, Vol. 47, Núm.3, México, Febrero de 1997, Banco Nal. de Comercio Exterior
Fuente^: Balance Preliminar de las Economías de América Latina, 2003, CEPAL
Fuente`: Balance Preliminar de las Economías de América Latina, 2007, CEPAL
La recesión en curso, que se inició en 2008 en Estados Unidos, y se expandió rápidamente
en América Latina (Gráfico 2), es considerada la más profunda y estructuralmente compleja
desde la Gran Depresión de 1929-1930, y ha puesto a discusión la validez del patrón neoliberal
de acumulación y del libre mercado mundial, al exigir rescates masivos y multimillonarios de
grandes transnacionales industriales (sobre todo los gigantes automotrices), inmobiliarias,
financieras y bancarias, por parte de los gobiernos que podrían llevar a una nueva participación
de éstos en la propiedad de grandes empresas. Al menos, se habla ya entre los gobernantes
de las potencias económicas, de la necesidad de implantar “una regulación estatal mundial
más estricta de los flujos financieros internacionales”.
Gráfico 2
10
Al impacto de la recesión en los países desarrollados, trasmitida a América Latina a través de
la disminución de la demanda y los precios de los productos agrícolas y manufacturados, hay
que añadir la caída de las remesas enviadas por los trabajadores emigrantes (sobre todo los
mexicanos, centroamericanos, colombianos y ecuatorianos) y, sobre todo, la contracción de
la masa y el valor de las exportaciones petroleras de México, Venezuela y Ecuador.
Salvo la industrialización semi-autónoma de los tigres asiáticos previa al neoliberalismo
(Fajnzylber, 1983), y la actual semi industrialización de Brasil, Rusia, India y China, los países
atrasados han tenido como política industrial casi única la subcontratación internacional y
la fabricación de piezas o el ensamblaje para las transnacionales (maquila en México) por
cuya instalación compiten ferozmente; pero China es hoy el gran verdugo del crecimiento
de este sector en otros países, incluido México, gracias a sus ventajas competitivas, algunas
espurias, de muy bajos salarios, alta calificación, férrea disciplina laboral, control estatal de los
trabajadores y represión de sus reivindicaciones.
La desaparición de la producción campesina latinoamericana ha continuado
inexorablemente, al enfrentar en los mercados abiertos la desigual competencia con los
productos agropecuarios, forestales y pesqueros, sobre todo transgénicos, importados de
los países desarrollados o atrasados pero con ventajas comparativas ambientales y altos
subsidios, y por la caída constante y acumulativa de los precios de las materias primas agrícolas
en el mercado mundial. Muchos productores rurales, hundidos en la crisis y el hambre, se
han refugiado en el cultivo de estupefacientes (coca en Bolivia, Perú y Colombia, marihuana
y amapola en México) en la selva o la montaña, a pesar de la inclemente persecución de
los aparatos represivos locales y/o de Estados Unidos. Estos procesos siguen empujando
campesinos a la migración hacia los centros urbanos, incrementados en algunos países por
la violencia rural ejercida por el narcotráfico o los movimientos armados.
El crecimiento urbano periférico, la formación de ciudades – región y sistemas urbanos
regionales, la acción del capital inmobiliario, y la suburbanización resultante de la multiplicación
de las viviendas secundarias de sectores urbanos de altos ingresos, han sido otros tantos
factores de la expulsión del campesinado y la transformación de la tierra rural en urbana
(Pradilla, 2002).
Cuadro 2
11
En medio de la onda larga recesiva iniciada a principios de los ochenta y sin visos de
superación del estancamiento de la industrialización y del cambio tecnológico en diversos
sectores de la economía, en América Latina aumenta el desempleo, crecen el trabajo
precario y la informalidad como formas de subsistencia, y se mantiene o aumenta el
empobrecimiento de la población (Tokman y O´Donnell, 1999; CEPAL, 2001 y 2004;
Portes y otros, 2005: 48 a 50).
Entre 1980 y 2007, antes de estallar la recesión mundial en curso, la pobreza total
disminuyó -6.4 %, la rural -7.8 % y la urbana sólo un -0.9 %; en ese mismo período, la
indigencia total bajó un -6.0 %, la rural -4.6 % y la urbana sólo un -2.5 %.
Gráfico 3
12
La investigación comparativa coordinada por Portes, Roberts y Grimson (2005: 44) da las
siguientes cifras de pobreza para algunas metrópolis: Buenos Aires el 51.7 % (2002/2003);
Sao Paulo el 55.8 % (2000); Santiago el 12.7 % (2000); Lima el 45.2 % (2000); Montevideo
(2000) el 23.9 %; y la ZMVM, según otra fuente y otra metodología, llegó al 72.3 % en el
2000 (Boltvinik, La Jornada, 25-01-2002).
Cuadro 3
Aunque no disponemos de cifras recientes sobre la pobreza y la informalidad en la región,
todos los analistas coinciden en señalar que la profunda recesión iniciada en el 2008
agrava seriamente, cuantitativa y cualitativamente la situación de la pobreza en los países
y ciudades de América Latina y el Caribe.
La delincuencia incidental (individual, ocasional, para subsistir), la organizada y la globalizada
cuyos giros son el narcotráfico y el contrabando de armas, mercancías, inmigrantes,
mujeres y niños, y mercancías robadas, como formas de subsistencia para unos y de
enriquecimiento para otros, se adueñan de las ciudades, las hacen violentas y modifican
durablemente los patrones de vida cotidiana en ellas. Estas evidencias nos llevan a la
conclusión de que el patrón de acumulación neoliberal globalizado no ha cumplido, al
menos en América Latina y el Caribe, sus promesas de crecimiento económico sostenido
y mejoramiento de la calidad de vida de la mayoría de la población.
13
2. Urbanización y metropolización en América Latina
Como efecto de la intensa urbanización generada por la industrialización posterior a la 2ª
guerra mundial, en 1990, en promedio, los países de América Latina y el Caribe alcanzaron
un nivel de urbanización del 71.4 %, similar al de Europa Occidental y superior al de Europa
del Este (United Nations, 1996: 55 y 66), y al 75,5 % en el 2000. El ritmo de urbanización
de la región, es y será similar al de Norte América y Oceanía, superior al europeo que se
mantiene casi estático, y será superado por el de Asia y África, actualmente con menor
grado de urbanización (Cuadro 4).
Cuadro 4
Cuadro 1
Tasa de urbanización en el mundo
Nivel de
urbanización
%
2000
Total Mundial
Africa
Asia
Europa
América Latina
Norteamérica
Oceanía
47.1
37.1
37.1
72.7
75.5
79.1
72.7
2030
60.8
53.5
54.5
79.6
84.6
86.9
74.9
Población urbana
Estimaciones y proyecciones
(En miles)
2000
2010
2020
2030
2,856,927 3,505,347 4,215,397 4,944,679
295,348
417,186
568,199
748,158
1,366,980 1,770,494 2,214,364 2,664,282
529,058
533,808
540,068
545,369
392,982
471,708
542,392
601,726
249,995
286,479
321,968
354,081
22,564
25,564
28,405
31,063
Tasa de cambio
%
2000-2010 2010-2020 2020-2030
2.1
3.5
2.6
0.1
1.8
1.4
1.3
1.9
3.1
2.3
0.1
1.4
1.2
1.1
1.6
2.8
1.9
0.1
1.0
1.0
0.9
Fuente: United Nations Human Settlements (UN-Habitat), 2005, Financing urban shelter. Global report on human settlements 2005.
Tabla A.1, Pág.186
2.
Partimos del concepto desarrollado
por Allen J. Scott ([1992] 1994 y 2001),
que luego especificamos para América
Latina: “Entendemos la ciudad-región
como un gran sistema urbano uni o multi
céntrico, como una trama densa pero no
necesariamente continua, de soportes
materiales de infraestructuras y servicios,
viviendas,
actividades
económicas,
políticas, culturales, administrativas y
de gestión, resultante de la expansión
centrífuga de una o varias ciudades o
metrópolis cercanas, que articula y/o
absorbe a otros asentamientos humanos
menores en su periferia o a lo largo de las
redes de vialidades y transportes que las
unen, y a las áreas rurales intersticiales;
este conjunto está integrado como un
todo único pero contradictorio, por una
alta intensidad de relaciones y flujos
permanentes de mercancías, personas,
capitales, mensajes e informaciones; en
esta trama, la localización de actividades es
relativamente indiferente en la medida que
sus lugares comparten los efectos útiles de
aglomeración y las ventajas comparativas
(Pradilla y Márquez, 2007).
En el año 2030, según las proyecciones de las Naciones Unidas, América Latina habrá
alcanzado un nivel de urbanización del 84.6%, apenas inferior al de Norte América (aunque
el grado de desarrollo socioeconómico sea notoriamente desigual), y superior al de los
demás continentes, llegando a la urbanización casi total.
La urbanización de los países latinoamericanos y caribeños ha sido desigual. En el 2000,
aún había en la región países con niveles de urbanización inferiores al 60% (Haití, Belice,
Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Guyana y Paraguay); y los
países–isla del Caribe diferían notoriamente en sus tasas de urbanización, unos muy rurales,
otros muy urbanos. Este proceso, marcado por el desarrollo desigual, ha producido múltiples formas urbanas que se combinan complejamente, y que van de la pequeña ciudad a
la extensa ciudad-región2, con tallas poblacionales y estructuras económico-sociales muy
distintas. América Latina contaba en el año 2000 con 49 aglomeraciones urbanas ubicadas
en el intervalo entre 1 millón y 17 millones 803 mil habitantes, que actuaban como núcleos
de intensos procesos de metropolización; 6 de ellas sobrepasaban los 5 millones de
habitantes y son hoy los nodos dominantes de la estructuración de ciudades-región, a
las que habría que añadir otras que se articulan a sistemas binacionales, o cuyo grado de
integración metropolitana no es reconocido por las estadísticas oficiales. (Cuadro 5)
14
Cuadro 5
Cuadro 4
Grandes ciudades en el mundo, años 2000 y 2015
2000
+1' 000,000
+5' 000,000
Habitantes
Habitantes
Total mundial
África
Asia
Europa
América Latina
Norteamérica
Oceanía
404
42
202
64
49
41
6
39
3
22
5
6
3
-
2015
+1' 000,000
+5' 000,000
Habitantes
Habitantes
451
45
235
69
58
48
6
56
6
32
5
9
4
-
Fuente: United Nations Centre for Human Settlements (HABITAT), 2001, Cities in a globalizing
world. Global report on human settlements2001. Tabla B.1, Pág.186
Si tuviéramos indicadores económicos comparables, veríamos que la estructura y el
rango económico de las metrópolis de los países desarrollados y las de los atrasados
son muy distintos a lo que muestra el indicador poblacional. Nueva York, Londres y
Tokio son catalogados como ciudades globales dominantes (Sassen, 1991), mientras
que las mayores del tercer mundo, incluidas México, Sao Paulo y Buenos Aires, apenas
son desiguales eslabones locales y regionales subordinados en el sistema urbano de la
globalización. Encontraríamos una diferenciación aún mayor en la distribución del ingreso,
la estructura del empleo y la calidad de vida; por ejemplo, las ciudades latinoamericanas
son escenario de un empobrecimiento masivo y profundo, solo comparable al observado
en los núcleos más excluidos de los inmigrantes de países atrasados en las ciudades del
mundo desarrollado.
En el 2005, al menos 23 ciudades latinoamericanas alcanzaron una talla de más de 2 millones
de habitantes, que a pesar de lo aleatorio del límite empírico, podemos caracterizar como
metrópolis. A ellas habrá que añadir otras no registradas por las estadísticas, en particular las
resultantes de la conurbación de ciudades colocadas a ambos lados de fronteras nacionales,
como la que separa a México de Estados Unidos.
Ocho de estas metrópolis superaban los 5 millones de habitantes: Buenos Aires, Argentina;
Belo Horizonte, Río de Janeiro y Sao Paulo, Brasil; Santiago, Chile; Bogotá, Colombia;
México, México y Lima, Perú, las cuales se mantendrán en este rango hasta el 2015. Por
su dimensión y complejidad territorial, económica y social, y su inserción en estructuras
territoriales más complejas, las caracterizamos como núcleos metropolitanos de ciudadesregión en formación, que la estadística demográfica no recoge aún.
Habría que añadir algunas metrópolis más que no alcanzan los 5 millones de habitantes,
pero presentan la complejidad que permite caracterizarlas como tales; así como a las que
se forman binacionalmente, como Tijuana-Ensenada, (México) inserta en la ciudad-región
californiana (EU) y la conurbación de Saltillo-Ramos Arizpe, Monterrey, las cercanas ciudades
fronterizas de México y Estados Unidos y algunas ciudades del sur de ese país, desbordando
la vigilada frontera binacional (Pradilla y Márquez, 2007).
15
3. Desindustrialización y terciarización de las metrópolis
3.
4.
5.
6.
7.
“Particularizando la caracterización de
Coriat, que compartimos, nosotros
señalamos que la desindustrialización,
como proceso, debe referirse a un
ámbito territorial específico (un país,
una región, una metrópoli o ciudad),
y entenderse como la disminución de
su base industrial durante un período
mediano o largo de tiempo, que se
expresa en: a) el cierre definitivo
de
establecimientos
industriales,
ponderado por su tamaño para evaluar
su importancia, que conduce a la
reducción del total de empresas; b)
la disminución del número total de
trabajadores industriales; c) la reducción
absoluta del capital fijo y/o del ritmo de
su formación; y d) la disminución del
volumen de la producción industrial,
medido en productos físicos, en valor
total o agregado. La tendencia a la
disminución en términos reales –valores
totales– de varias de estas variables, en
un período mediano o largo, mostraría
una desindustrialización absoluta. La
desindustrialización puede producirse
también en términos relativos, es
decir, la pérdida de peso o participación
de la industria de un ámbito territorial,
siguiendo sus distintas variables básicas,
en el total de la economía local, o en el
total del sector industrial nacional, o de
la economía nacional en su conjunto,
aunque no se produzcan pérdidas
absolutas” (Márquez y Pradilla, 2008:
25).
Por
relocalización,
entendemos
el desplazamiento de una industria
existente, de un emplazamiento a otro
localizado en un ámbito territorial
específico distinto. Hablamos de
implantación, cuando se trata de la
localización de una nueva empresa o filial
en un ámbito territorial determinado.
Con terciarización, nos referimos
al proceso que lleva al crecimiento
absoluto y/o relativo de las variables
fundamentales
de
los
distintos
subsectores del sector terciario en su
conjunto, en la economía de un ámbito
territorial específico. Para nosotros,
se trata de un proceso distinto al de
servicialización que utilizan algunos
autores y que, a veces, erráticamente,
identifican al de terciarización. Al hablar
de polarización de la terciarización.
descartamos cualquier interpretación
que la relacione con la dualización –
la sociedad dual–; por el contrario,
pensamos que se trata de los polos de
una unidad contradictoria que no se
explican el uno sin el otro y que están
en permanente relación de oposición:
tal es el caso de la economía formal y
la informal.
Aunque compartimos las dudas
planteadas por muchos investigadores
sobre las múltiples definiciones de la
Informalidad, usamos esta noción, cuyo
contenido concreto es reconocido
por todos, aunque no se comparta su
teorización o ideologización.
Compartimos plenamente con J. S. W.
Ferreira (2007), su certera crítica al
mito ideológico de las ciudades globales
en América Latina (Ver Pradilla, 2008ª
y 2008b).
En medio de la extensión y profundización del proceso multisecular de mundialización
del capital, las economías metropolitanas latinoamericanas atraviesan desde inicios de
los años ochenta, una fase de pérdida de dinamismo, signada por la desindustrialización3
y/o relocalización4 de la industria fuera de sus ámbitos, y la terciarización polarizada5,
dominada por la informalidad6, cuyas implicaciones son: pérdida de productividad,
contracción del empleo productivo estable, agudización de la desigual distribución del
ingreso, y persistencia de la pobreza relativa y de la masa de pobres. Puesto que las
economías metropolitanas concentran una parte muy significativa de las nacionales, y
fueron su motor en el pasado, podríamos deducir que el estancamiento de las primeras
es un factor del de las segundas.
La caída del ritmo nacional y regional de crecimiento de la industria desde la crisis de los
ochenta, responsable en gran medida de la pérdida de dinamismo de toda la economía,
ha sido motivada por el atraso y la dependencia tecnológica, la desigual competencia de
la industria local con las trasnacionales externas e internas, por su restringido mercado
interno carcomido por el desempleo masivo y la caída histórica de los salarios e ingresos
reales de sus trabajadores y penetrado por las mercancías importadas.
Las metrópolis latinoamericanas, en general, han sufrido la pérdida de sus empresas
industriales, sobre todo las grandes, establecidas en las primeras décadas de
industrialización, y que con el crecimiento metropolitano quedaron ubicadas al interior de
la áreas densamente urbanizadas, las cuales han cerrado sus puertas por la competencia
desigual en el libre mercado internacional o la quiebra en las recesiones periódicas, o en
el mejor de los casos se han trasladado a sus periferias, a localizaciones en los intersticios
de las ciudades–región en formación, o se han relocalizado en otros lugares del territorio
nacional, por el surgimiento en ellos de nuevas economías de localización como el comercio
fronterizo. Metrópolis como la del Valle de México –ZMVM– (Pradilla y Márquez, 2004)
o Río de Janeiro (Valladares, Preteceille y otros, 2005: 157 y ss.), han sufrido la reducción
del peso relativo de su industria en la economía metropolitana, en la nacional, y/o la
disminución absoluta de su base productiva; se han desindustrializado en términos
relativos y absolutos. En la Región Metropolitana de Sao Paulo -RMSP-, la industria se
ha desplazado hacia la ciudad–región y otros lugares del Estado (Prosperi y otros, 2004:
412; Ferreira, 2007: 60 y ss.7). En la Zona Metropolitana de Buenos Aires, como en otras
grandes ciudades latinoamericanas, la industria se ha desplazado de las áreas centrales
hacia la periferia de municipios conurbados. Un conjunto de deseconomías de aglomeración
surgidas en las metrópolis determinan esta migración: altos costos del suelo y legislación
ambiental restrictiva, costos y tiempos de transporte intra-metropolitano, salarios más
altos y mayor sindicalización, entre otros, las políticas públicas de desconcentración
actúan en el mismo sentido (Márquez y Pradilla, 2008).
En todos estos casos, la gran perdedora ha sido la fuerza laboral que, a diferencia del
capital, carece de las condiciones materiales para una relocalización territorial inmediata y
simultánea a la de las empresas; la vivienda propia del trabajador, que le ha significado años
de sacrificio, se vuelve una condición desfavorable para la movilidad permanente, mientras
que las carencias del transporte colectivo y el tiempo-costo de desplazamiento lo son para
una movilidad diaria. Este impacto viene a añadirse al generado por el incesante cambio
tecnológico en los procesos de trabajo, tanto en el sector secundario como el terciario,
que al elevar la productividad en un mercado laboral estrecho, da lugar a la reducción del
empleo necesario (Márquez y Pradilla, 2008).
16
Al tiempo que la industria aumenta su productividad y reduce la mano de obra necesaria, o
desaparece del ámbito metropolitano por su relocalización, el sector terciario crece, pero
en forma polarizada: un reducido sector moderno (gran comercio, servicios especializados
para la economía y el consumo, banca y finanzas, educación y salud privados y otros) de
alta rentabilidad, poca utilización relativa de mano de obra calificada, uso intensivo de
tecnología y salarios adecuados; y un enorme sector informal de muy baja productividad,
mano de obra descalificada, inestabilidad laboral, reducidos ingresos, sin seguridad social,
que obtiene su subsistencia en el comercio callejero, la prostitución, la piratería, el trabajo
en la economía negra: narcotráfico, trata de personas, contrabando y venta de objetos
robados, entre otros.
Cuadro 6
Según los datos disponibles, la participación del trabajo informal en el total de la población
ocupada urbana de los principales países latinoamericanos aumentó en un 4.6%,
colocándose en un 46.4% del total.
Cuadro 7
17
La investigación comparativa coordinada por Portes, Roberts y Grimson (2005: 40) da las
siguientes cifras de trabajo informal para el 2002/2003: Buenos Aires el 47,5%; Río de
Janeiro el 39, 2%; Sao Paulo el 40,8%; Santiago el 33,9% y ciudad de México el 50,0%;
Lima (2000) el 61,3%; y Montevideo (2000) el 27,9%. Con excepción de Montevideo,
en la totalidad de los casos, este porcentaje es mayor que el registrado en 1980 o
1990. Seguramente hoy, en medio de la profunda recesión en curso, estas cifras habrán
aumentado.
Las actividades de subsistencia, incluidas las asociales (narcotráfico, delincuencia,
prostitución, contrabando, piratería de marcas, y demás) desarrolladas por esta gran
masa informal, ocupan vialidades y territorios metropolitanos específicos, los deterioran
física y socialmente y, contribuyen de múltiples formas a los procesos de fragmentación y
exclusión socio-territorial.
4. De la centralidad a los corredores terciarios
Las ciudades y metrópolis latinoamericanas están sometidas a procesos intensos de
reestructuración desde hace más de tres décadas. La continua expansión poblacional y
física, que desbordó ampliamente las fronteras administrativas de las ciudades originales y
dio lugar a la metropolización, llevó a la desconcentración del comercio y los servicios
públicos y privados, buscando a los consumidores o usuarios en las nuevas periferias
residenciales o populares de los diversos sectores sociales.
El movimiento centrífugo de la población y la vivienda, impactó también a los sectores
comerciales y de servicios. A la centralidad originaria compleja (administrativa, política,
religiosa, cultural, comercial, de servicios públicos, privados y oficinas), formada por la ciudad
patrimonial y su transformación-expansión en las primeras seis décadas del siglo XX, se
añadieron y lo seguirán haciendo en forma espontánea o inducida por grandes proyectos
comerciales e inmobiliarios, diversas subcentralidades o nuevas centralidades, que sustituyeron
a la antigua centralidad, parcial y fragmentariamente debido al dominio casi excluyente de
las actividades mercantiles (comercio, servicios para la economía y el consumo, banca y
finanzas, recreación comercial y otras), con la ausencia casi total de elementos culturales,
políticos, religiosos, simbólicos, espacios públicos y lugares de encuentro colectivo.
8.
La revisión realizada en 2008 del
recuento inicial hecho en 2001, arrojó
un total de 72 corredores urbanos
terciarios en la ZMVM (Pradilla y otros,
2008)
El resultado de nuestra investigación nos indica que en la Zona Metropolitana del Valle de
México (y muy probablemente en otras metrópolis mexicanas y latinoamericanas) esta
etapa de formación de múltiples subcentralidades urbanas fue de transición; desde los
años ochenta cedió el paso al surgimiento de múltiples formaciones lineales de esas mismas
características, corredores urbanos terciarios desplegados a lo largo y sobre algunos
de los ejes principales de flujos de vehículos y personas, que reproducen y profundizan
la segregación socio-territorial. Los 72 corredores registrados en 2008 en la ZMVM se
entrecruzan en forma irregular en la estructura urbana, constituyendo una desigual red o
trama de corredores urbanos terciarios8.
De distintos grados de consolidación e intensidad de implantación (densidad inmobiliaria,
altura de las edificaciones), con atracción diferencial de usuarios - compradores a escala
metropolitana, urbana o local, se combinan en algunos casos paradigmáticos con nuevos
desarrollos inmobiliarios para oficinas o viviendas de sectores de ingresos altos y medios
(Pradilla y Pino, 2004; Pradilla y otros, 2008).
18
Los componentes fundamentales de los corredores terciarios son los centros y plazas
comerciales y los agrupamientos longitudinales de pequeños y medianos comercios, las
oficinas bancarias y de otras actividades financieras, los servicios -privados o públicosorientados hacia las actividades económicas y hacia los usuarios domésticos individuales,
servicios de reparación, hoteles, restaurantes y lugares de entretenimiento mercantil,
ocasionalmente actividades culturales comerciales, y oficinas de gestión de las diversas
empresas e instituciones públicas y privadas. Evidentemente, la presencia de vivienda
sobreviviente del pasado, o de nuevos desarrollos residenciales empresariales, no
modifica sustantivamente al corredor, si lo terciario es dominante, en particular en los
nuevos diseños de proyectos de usos mixtos integrados: vivienda, comercio, oficinas y
hotelería, pues aportan consumidores y usuarios localizados.
La red de corredores terciarios sobre vías de alta intensidad de flujos de personas y vehículos,
atrapa en su interior a las antiguas áreas de vivienda a las cuales sirven como lugares de
intercambio, de aprovisionamiento de mercancías y servicios, y de entretenimiento, dando
lugar a un efecto de fragmentación de las antiguas áreas integradas. Muchos corredores
se formaron mediante desplazamiento, destrucción y sustitución de nuevas edificaciones,
o en su defecto, reformando zonas de vivienda, sin o con valor patrimonial no protegidas
adecuadamente por la legislación sobre conservación patrimonial, por ejemplo, en Paseo
de la Reforma o Insurgentes Centro.
Estos corredores, como sus antecesoras las subcentralidades, no constituyen verdaderas
centralidades urbanas. Son solo agrupaciones mercantiles organizadas en función del
intercambio, que carecen de muchas de las actividades públicas propias de la vida urbana
colectiva: espacios de encuentro público, cultura, religión, política, espectáculo callejero
libre y otros; se forman para el automóvil, no para el peatón, carecen de vida de relaciones
humanas directas; sólo los centros comerciales aparecen como seudo-centralidades,
dominadas por la mercancía: las “centralidades” de la ciudad neoliberal.
5. Las nuevas formas arquitectónico-urbanas
En el conjunto de las metrópolis latinoamericanas encontramos tres componentes que
se han multiplicado desde la implantación del patrón neoliberal: los grandes desarrollos
inmobiliarios mixtos, los centros comerciales socialmente diferenciados, y las unidades
habitacionales cerradas.
En diversas metrópolis del continente se llevan a cabo en la actualidad desarrollos
inmobiliarios mixtos -megaproyectos- muy importantes, que en diversos casos, forman
parte de la estructuración de los corredores urbanos mediante intervenciones puntuales, y
en otras asumen la forma de grandes complejos de desarrollo inmobiliario mixto (oficinas,
hotelería, vivienda de lujo, comercio y demás). Puerto Madero en Buenos Aires, Marginal
Pinheiros y Avenida Berrini en Sao Paulo, Paseo de la Reforma y Complejo Santa Fe en
ciudad de México, para citar sólo los más conocidos, han reutilizado áreas recuperadas
a actividades portuarias, basureros, industrias relocalizadas o cerradas, antiguas viviendas
desplazadas, o baldíos interiores o periféricos. Una característica generalizada es el uso
intensivo del suelo, de alto precio, mediante la construcción en altura.
Aunque los centros comerciales empezaron a aparecer en América Latina en los años
sesenta del siglo XX, sucediendo a los antiguos pasajes comerciales, su generalización
coincidió con la implantación del patrón neoliberal de acumulación, desde el inicio de
19
los años ochenta. Inicialmente orientados hacia los sectores de ingresos medios y altos y
sus zonas de vivienda, en años recientes tienden a generalizarse para todos los estratos
sociales y sus territorios (López Levi, 1999; Lulle y Paquette, 2007; Duhau y Giglia, 2008:
parte cuarta, 15: Pradilla y otros, 2008). En la ZMVM, nuestro levantamiento registró8,
hasta julio de 2008, 200 centros o plazas comerciales, 188 de las cuales fueron construidas
luego de 1980. Como señalamos antes, los centros comerciales juegan hoy un papel
sustantivo en la formación de los corredores terciarios a cuya formación inducen, o a los
cuales se adosan (Ver plano).
La tercera forma arquitectónico-urbana que se ha multiplicado en las metrópolis
latinoamericanas con el patrón neoliberal, es la de urbanizaciones o conjuntos
cerrados. Los factores sociales que impulsan este movimiento son la inseguridad pública
creciente, el individualismo, las promociones del capital inmobiliario y la legalización de la
propiedad en condominio horizontal o vertical. Es ilustrativo que el investigador Cabrales
señale que, de los 71 trabajos de investigación publicados entre 1992 y 2002, que revisó
sobre el tema en América Latina, 63 se publicaron entre 2000 y 2003, que muestran la
emergencia del tema (Cabrales, 2003: 60; también, Ribeiro, 1996; y Ciudades, núm. 59).
Estas urbanizaciones o conjuntos cerrados, vigiladas por guardias privadas y circuitos
cerrados de televisión que impiden el libre acceso a los automóviles y transeúntes
externos, tienen muy diversas dimensiones y formas, desde las horizontales y extensivas,
20
hasta las verticales, según el patrón urbano seguido o promovido por las acciones privadas
en relación con las políticas públicas: ciudad dispersa o ciudad compacta.
Aunque su aparición en las metrópolis latinoamericanas se remonta hasta el inicio de
las políticas estatales de vivienda en medio del proceso acelerado de urbanización de
mediados del siglo XX, en la ZMVM (y seguramente en otras metrópolis) desde los
años noventa, el cambio en la política habitacional estatal que convirtió a sus instituciones
promotoras de vivienda en bancos hipotecarios y cedió el lugar de la promoción y
construcción de la vivienda a las inmobiliarias privadas, ha dado lugar a la multiplicación de
gigantescos desarrollos habitacionales de viviendas -casas de una o dos plantas- mínimas en
extensión, en zonas periféricas que ocupan áreas agrícolas, a gran distancia-tiempo de los
centros de actividad laboral y carentes de comercio, abasto y servicios. El objetivo de las
inmobiliarias con esta localización, es reducir al mínimo el costo del suelo en el precio total
de construcción9 (Duhau, 2008).
La modernización de las metrópolis antes esbozada, ha incluido la privatización de
muchos espacios y servicios públicos debida a su transferencia al capital privado y su
mercantilización, o su adecuación-destrucción para abrir paso a la vialidad confinada o
primaria en función del predominio creciente del automóvil privado.
Mientras los sectores de ingresos medios y altos se bunkerizan y segregan en las
urbanizaciones o conjuntos cerrados, la libre movilidad de los habitantes, ante el
incremento de la inseguridad y la violencia, nutrida por la informalidad y la delincuencia
para sobrevivir y, la mundializada (narcotráfico, contrabando de mercancías, armas,
personas y demás), los sectores populares más empobrecidos se ghetifican en sus barrios
y se ven sometidos al control de bandas armadas, muchas veces ligadas al narcotráfico y
otras formas de la delincuencia organizada.
Las metrópolis se fragmentan cada vez más en lo social y territorial. Este proceso avanza
en sentido contrario a la lucha ciudadana por la libre apropiación de la ciudad, el respeto
de las diferencias y la eliminación de las limitaciones en el uso de lo público: el derecho a
la ciudad. (Coalición..., 2008).
6. El protagonismo del capital inmobiliario
La multiplicación de los centros comerciales, los desarrollos inmobiliarios mixtos y su articulación
en la conformación de los corredores terciarios constituyen una nueva estrategia de diversas
fracciones del capital.
Para el conjunto del capital, estas formas urbanas significan la oportunidad para modernizar,
por restauración o reconstrucción total de predios antiguos destinados a otros usos, o por
integración de nuevas áreas, sus ámbitos de operación y gestión, los cuales se hicieron obsoletos
en los viejos emplazamientos ante las nuevas condiciones tecnológicas. En ellos, el capital
inmobiliario logra recuperar para su revalorización, por la vía del mercado, áreas destinadas
a otras actividades, sobre todo la vivienda, cuyo precio de producción ya fue recuperado y su
precio de mercado ha disminuido por el deterioro físico o social, y así apropiarse de las nuevas
rentas del suelo, en particular las diferenciales de localización, creadas socialmente (Jaramillo,
1994: 130-180).
21
9.
En el caso de la ZMVM, entre 1994
y junio del 2005 se construyeron
384.561 viviendas de este tipo, en
grandes conjuntos, sobre 6.830
hectáreas, en la periferia de los
municipios
conurbados
en
la
metrópoli (Dudau, 2008).
En la construcción de oficinas, centros y plazas comerciales, o vivienda bunker para sectores de
ingresos medios y altos, el capital inmobiliario y constructor lleva a cabo procesos de valorización
de su capital productivo y genera nuevas rentas diferenciales de localización que rentabilizan sus
acciones futuras realizadas en el mismo corredor terciario o zona, en un proceso continuo de
expansión de las áreas beneficiadas. Todos los propietarios de suelo, aún los desplazados por la
formación del corredor, se apropiarán, en proporción a la extensión y situación del terreno, de
las rentas del suelo absolutas o monopólicas y las de localización, generadas por el crecimiento
urbano en su conjunto y por la demanda de emplazamientos terciarios para atender sus
necesidades.
Los procesos de formación de los corredores terciarios han sido de diferente naturaleza;
pero en la mayoría de los casos han sido el resultado de la combinación de múltiples
acciones paulatinas de agentes sociales (comerciantes pequeños y grandes, prestadores
de servicios, empresas, constructores y promotores inmobiliarios), para beneficiarse de
la demanda urbana dispersa en el territorio urbano. En otras ocasiones, son parte de
grandes proyectos de renovación urbana impulsados por el capital inmobiliario, con el
apoyo o promoción estatal (por ejemplo, Reforma y el corredor de Desarrollo Santa
Fe en la ZMVM). En otros casos, son el resultado de los planes de desarrollo urbano y
las políticas urbanas de gobiernos locales específicos, como el del Paseo de la Reforma,
promovido y apoyado directamente por el gobierno local desde el año 2000, y de éste
y otros ejes en el actual gobierno de la ciudad. En unos y otros casos, los proyectos se
articulan en torno a las ideologías de la modernización y el desarrollo urbano.
Sin embargo, la expansión sobre las periferias de las ciudades y metrópolis, que devora a
la naturaleza circundante, no ha cesado. En ellas siguen localizándose tanto los desarrollos
horizontales o verticales de sectores de ingresos medios y altos, como los grandes
conjuntos de viviendas mínimas de interés social construidos por las inmobiliarias privadas
y las instituciones hipotecarias estatales que ahora siguen las fórmulas neoliberales de
financiamiento, o, como ha ocurrido desde mediados del siglo XX, la implantación de
las viviendas precarias, en “asentamientos irregulares” de los sectores más pobres de la
población, sin capacidad de acceder a ningún proyecto de vivienda público o privado.
La combinación compleja de reconstrucción y verticalización interna y/o expansión
periférica dispersa, determinada por la lógica particular del capital inmobiliario y
financiero y sus megaproyectos, y la especificidad de su relación con las políticas urbanas,
define los procesos de producción–reproducción del territorio metropolitano.
En esta reestructuración urbana, el capital inmobiliario, ligado estrechamente al capital
financiero y bancario, y al sector hipotecario público en los proyectos de grandes unidades
habitacionales horizontales de vivienda de interés social, asume un papel determinante
en la economía y la morfología urbanas, sin lograr impulsar un crecimiento sostenido
y sustentable. Esto ocurre ante la creciente debilidad e incapacidad de una planeación
moribunda, subordinada a los invisibles “equilibrios automáticos del mercado”.
7. La extinción de la planeación, los nuevos usos del urbanismo y los
límites de la participación ciudadana
La planeación urbana, que durante el período de intervencionismo estatal gozó de amplia
difusión y legitimidad en el discurso político e intelectual, pero careció de instrumentos
suficientes y eficaces de intervención para orientar y regular el desarrollo urbano, ha sido
22
despojada en esta fase neoliberal de su legitimidad por la reducción y el cambio en las
funciones del Estado, el nuevo protagonismo del capital inmobiliario-financiero, y tiende
a extinguirse, reducida al papel poco útil de discurso político u obligación legal remanente
(Pradilla, 2005).
Por las mismas razones, el urbanismo a escala urbana, popularizado a mediados del siglo
XX, ha sido sustituido por el urbanismo puntual de los megaproyectos inmobiliarios o
de infraestructura aislados, que a pesar de los llamados “estudios de impacto urbano
y ambiental”, no logran dar cuenta de los procesos de cambio en el todo urbano, que
explican estas intervenciones y los que ellas producirán en la totalidad urbana y ambiental.
La gestión metropolitana, fragmentada por múltiples límites administrativos y pugnas
políticas entre sus distintos gobernantes, carente de mecanismos eficaces de coordinación
o integración, se ha convertido en una sumatoria pragmática y coyuntural de políticas
y acciones modernizantes, ejemplares, definidas verticalmente por los gobernantes en
función de la rentabilidad económica o política. En estas acciones dominan los imperativos
de la llamada competitividad en el mundo global, única vía reconocida para el desarrollo
urbano, o bien, la competencia entre ciudades o porciones de la metrópoli por la inversión
nacional o, sobre todo, extranjera, que nutriría el crecimiento económico urbano.
En este marco, la participación ciudadana, que en diversas realidades concretas ha
reemplazado como reivindicación–fuerza al movimiento social, consume ingentes recursos
humanos y materiales, y sus tímidos logros legales se desvanecen ante el verticalismo de
los gobiernos locales y nacionales, y la partidocracia.
8. Las teorías y modelos urbanos de importación
A manera de conclusión
Diversos investigadores explican estos procesos complejos mediante modelos,
descripciones y conceptos tomados prestados a nuestros pares de los países dominantes,
elevados de rango –de la descripción a la teoría–, universalizados y mezclados, la “crisis de
los paradigmas” nos autoriza a borrar las fronteras teórico-ideológicas. Porter, Krugman,
Castells de ayer y hoy, Wallerstein y Harvey cabalgan juntos como D´Artagnan y sus
mosqueteros, sin que se reconozcan sus diferencias o antagonismos teórico-ideológicos.
Muchos de estos modelos descriptivos son tomados de países con geografías y grados de
desarrollo económico y territorial muy diferentes, elaborados en momentos históricosociales muy distintos al actual (Plazas Centrales de Cristaller y Losch, Esquemas
radiocéntricos de la escuela de Chicago, polos de desarrollo de los keynesianos franceses,
entre otros) y sin tener en cuenta las serias críticas que generaron en su tiempo.
En tanto, la investigación urbana latinoamericana languidece, dependiente de apoyos
gubernamentales escasos, sometida a estratificaciones institucionales, y carente de
lectores que la utilicen para construir la explicación concreta de los procesos urbanos
concretos del continente. En muchos casos los textos de investigación, plagados de
referencias “globalizantes”, no se refieren a la investigación pasada y presente realizada
en América Latina, lo que conduce a darles la razón a quienes afirman que no vale la pena
gastar recursos en investigación social, pues los mismos investigadores ni la consultan, ni
la leen, ni la consideran útil (Pradilla, 2008b).
23
Para finalizar, digamos que creemos urgente revalorizar el trabajo de los latinoamericanos,
volver los ojos hacia nuestras realidades, sus particularidades y diferencias, retomar el
papel crítico de la intelectualidad, someter a revisión detallada los aportes que llegan
de los países hegemónicos que, seguramente, pueden explicar su realidad pero no
necesariamente la nuestra.
BIBLIOGRAFÍA
Cabrales Barajas, Luís Felipe, 2003. “Ciudades cerradas, libros abiertos”, Ciudades,
núm. 59 julio-septiembre 2003, Privatización de la ciudad, Red Nacional de Investigación
Urbana, México DF, México.
Coalición Internacional para el Hábitat. Oficina Regional para América Latina, 2008, El
derecho a la ciudad en el mundo, HIC-AL, México DF, México.
Comisión Económica para América Latina (Cepal), 2001, Una década de luces y
sombras. América Latina y el Caribe en los años noventa, Editorial Alfaomega,
Bogotá, Colombia.
________, 2004, Una década de desarrollo social en América Latina 1990-1999,
Organización de las Naciones Unidas, Santiago de Chile.
________, 2005, Balance preliminar de las economías de América Latina y el
Caribe 2005, Organización de las Naciones Unidas, Santiago de Chile.
Duhau, Emilio, 2008, “Los nuevos productores del espacio habitable”, Ciudades,
núm. 79, julio-septiembre 2008, Red Nacional de Investigación Urbana, México DF,
México.
________ y Ángela Giglia, 2008, Las reglas del desorden. Habitar la metrópoli, Siglo
XXI Editores y Universidad Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco, México DF, México.
Fajnzylber, Fernando, 1983, La industrialización trunca de América Latina, Editorial
Nueva Imagen, México D.F., México.
Ferreira, Joao S. V., 2007, O mito da cidade-global. Editora UNESP, Sao Paulo, Brasil.
Jaramillo, Samuel, 1994, Hacia una teoría de la renta del suelo urbano, Ediciones Uniandes
e Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Bogotá, Colombia.
López Levi, Liliana, 1999, Centros comerciales. Espacios que navegan entre la realidad y
la ficción, Editorial Nuestro Tiempo, México DF, México.
Lulle, Thierry y Catherine Paquette, 2007, “Los grandes centros comerciales y la
planificación urbana. Un análisis comparativo de dos metrópolis latinoamericanas”,
Estudios Demográficos y urbanos, vol. 22, No 2 (65), mayo-agosto 2007, El Colegio de
México, México DF, México.
Portes, Alejandro y Bryan R. Roberts, 2005, “La ciudad bajo el libre mercado”, en Portes,
Alejandro, Bryan R. Roberts, y Alejandro Grimson (editores), Ciudades latinoamericanas.
Un análisis comparativo en el umbral del nuevo siglo, Prometeo Libros, Buenos Aires,
Argentina.
24
Pradilla Cobos, Emilio, 2002, “Campo y ciudad en el capitalismo actual”, Ciudades, núm.
54, abril-junio 2002, Red Nacional de Investigación Urbana, México DF, México.
________, 2005, “La extinción de la planeación urbana”, Ciudades, núm. 66, abril-junio
2005, Red Nacional de Investigación Urbana, México DF, México.
________, 2008a, “La globalización imperialista y las ciudades latinoamericanas”, en Ramírez
Velásquez, Blanca R. (Ed.), Formas territoriales. Visiones y perspectivas desde la teoría,
Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco, en prensa, México DF, México.
________, 2008b, ¿Existen ciudades globales en América Latina?, Ciudades, núm. 77, eneromarzo 2008, Red Nacional de Investigación Urbana, México DF, México.
________ y Lisett Márquez López, 2004, “Estancamiento económico, desindustrialización
y terciarización informal en la Ciudad de México, 1980-2003, y potencial de cambio”, en
Torres Ribeiro,
________, Ana Clara, Hermes Magallaes Tavares, Jorge Natal y Rosélia Piquet (Comps.),
2005, Globalizacao e territorio. Ajustes periféricos, IPPUR, Arquímedes Edicoes, Río de
Janeiro, Brasil.
________y Lisett Márquez López, 2007, “Presente y futuro de las metrópolis de América
Latina”, Cadernos Metropole, núm. 18, 2º semestre 2007, Observatorio das Metrópoles,
Río de Janeiro, Brasil.
________, Lisett Márquez López, Saúl D. Carreón Huitzil y Elías Fonseca Chicho, 2008,
“Centros comerciales, terciarización y privatización de lo público”, Ciudades, núm. 79,
julio-septiembre 2008, Red Nacional de Investigación Urbana, México DF, México
________ y Ricardo Pino Hidalgo.-, 2004, “Ciudad de México: de la centralidad a la red
de corredores urbanos”, Anuario de Espacios Urbanos, 2004, División de Ciencias y Artes
para el Diseño, Universidad Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco, México DF, México.
________ y Demetrio Sodi de la Tijera, 2006, La ciudad incluyente. Un proyecto
democrático para el Distrito Federal, Editorial Océano, México DF, México.
Prosperi Meyer, Regina María, Marta Dora Grostein y Ciro Biderman, 2004, Sao Paulo
metrópole, Editorial da Universidade de Sao Paulo, Sao Paulo, Brasil.
Ribeiro, Luiz Cesar de Queiróz, 1996, Dos corticos aos condomínios fechados, BCD
Uniao de Editoras, Río de Janeiro, Brasil.
Scott, Allen J., [1992] 1994, “La economía metropolitana: organización industrial y crecimiento
urbano”, en Benko, Georges y Alain Lipietz (Comps.), 1992, Las regiones que ganan, Edicions
Alfons et magnánim, Valencia, España.
________ 2001, “Globalization and the rise of city-regions”, University of California at Los
Angeles, Los Angeles, USA,
Tokman, Víctor E. y Guillermo O´Donnell (Comps.), 1999, Pobreza y desigualdad en
América Latina, Paidós, Buenos Aires, Argentina.
Valladares, Licia, Edmond Preteceille, Bianca Freire Medeiros y Filippina Chinelli, 2005,
“Río de Janeiro en el viraje hacia el nuevo siglo”, en Portes, Alejandro, Bryan R. Roberts, y
Alejandro Grimson (editores), 2005, Ciudades latinoamericanas. Un análisis comparativo
en el umbral del nuevo siglo, Prometeo Libros, Buenos Aires, Argentina.
25
ARQUITECTURA AMAzóNICA y PERCEPCIONES
DE FRONTERA: ESTUDIO DE CASO BARRIOS
LA UNIóN y GUADALUPE EN LAS CIUDADES
GEMELAS DE LETICIA y TABATINGA*
Erik Vergel Tovar**
*
**
El artículo presenta hallazgos relacionados con la producción de arquitectura
y las percepciones acerca de la frontera
por parte de habitantes de los barrios La
Unión (Leticia, Colombia) y Guadalupe
(Tabatinga, Brasil), los cuales hacen parte de los resultados de la investigación:
Twin Cities in Amazonian Transnational
Borders, an Appropriate Cross Border Approach for Squatter Settlements on flood
prone lands located on border’s fringe:
The Case Study of Leticia and Tabatinga.
Los puntos de vista aquí expresados
son del autor, no representan ni pueden
atribuirse a la entidad para la cual trabaja.
RESUMEN
El artículo se enfoca en la producción de arquitectura para la vivienda por parte
de los habitantes de dos asentamientos precarios localizados en la franja de
frontera conformada por la Quebrada San Antonio en las ciudades gemelas de
Leticia (Colombia) y Tabatinga (Brasil); así mismo, describe las percepciones de
los habitantes fronterizos acerca de la condición de vivir en la frontera. El artículo
desarrolla un estudio comparativo en busca de aspectos simétricos y asimétricos a
través del análisis de los patrones de ocupación de los dos asentamientos barrios,
las características socioeconómicas de sus habitantes, tipologías de viviendas y
la adaptación a los periodos de inundación. Además, el artículo muestra cómo
los habitantes fronterizos están transformando el límite en un espacio social del
territorio.
PALABRAS CLAVE
Arquitectura, Fronteras, Asentamientos Precarios, Vivienda,
Cooperación Transfronteriza, Ciudades gemelas, Zonas inundables.
Amazonía,
26
AMAzONIAN ARCHITECTURE AND
BORDERLANDER`S PERCEPTIONS: CASE
STUDy OF LA UNION AND GUADALUPE
NEIGHBORHOODS IN THE TWIN CITIES OF
LETICIA AND TABATINGA
ABSTRACT
The paper focuses the topic of architecture developed for housing by borderlanders
in two squatter settlements located along the border fringe conformed by the San
Antonio`s Ravine in the twin cities of Leticia (Colombia) and Tabatinga (Brazil;
likewise, it describes the borderlanders perceptions regarding the condition of
living in the border. The paper develop a comparative study looking for symmetric
and asymmetric issues by analyzing land occupation patterns, socioeconomic
characteristics, housing typologies and adaptation to the flooding periods. In
addition, the paper shows how the borderlanders are transforming the limit
towards a social spatial construction.
KEy WORDS
Arquitecture, Borders, Squatter Settlements, Housing, Amazon, Cross border
cooperation, Twin Cities, Flood prone lands.
27
Arquitecto – Universidad Nacional de
Colombia, Sede Bogotá
Máster en Gestión Urbana y Desarrollo
– IHS, Erasmus University of Rotterdam,
Países Bajos
Asesor – Departamento Nacional de
Planeación DNP
1. INTRODUCCIóN
1.1
Antecedentes
La realidad de los territorios fronterizos siempre plantea retos en los ejercicios de
planeación urbana y ordenamiento territorial, no sólo para las autoridades locales
sino también para los habitantes que construyen estos territorios como parte
de su vida cotidiana. En este contexto, la aproximación a esta realidad plantea
grandes esfuerzos para comprender las dinámicas locales y desde una perspectiva
institucional poder entrar a “regularlas” desde los instrumentos que establecen
el marco legal para el ordenamiento territorial y las zonas de frontera. De esta
forma, varias preguntas emergieron durante el proceso de apoyo a municipios
de las regiones Orinoquia y Amazonía, en el marco del programa de asistencia
técnica del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial, en el proceso
de asistencia técnica dirigida a los municipios en procesos de revisión y ajustes de
sus respectivos Planes de Ordenamiento Territorial POT, específicamente en el
municipio de Leticia en el Departamento del Amazonas. El autor estuvo vinculado
con dicho proceso a través de mesas de trabajo, visitas de campo, interacción
con las comunidades asentadas y con miembros de la comunidad académica de
la Universidad Nacional de Colombia, Sede Amazonía durante los años de 2004
y 2005.
En este sentido, dichas preguntas se constituyeron en el principal insumo para
adelantar la investigación “Ciudades Gemelas en fronteras amazónicas, una estrategia
apropiada para el manejo de asentamientos precarios en zonas inundables localizados
en franjas de frontera: estudio de caso Leticia y Tabatinga”, en el marco del estudio
de Maestría adelantado por el autor del presente artículo. Esta investigación
partió de la necesidad de analizar la ciudad de Leticia en conjunto con la ciudad de
Tabatinga (Brasil) debido al proceso de conurbación que llevó a las dos ciudades
a constituirse en una sola aglomeración urbana. El caso de las ciudades de Leticia
y Tabatinga se constituye en un claro ejemplo de una conurbación binacional
en la rivera del Amazonas, en donde la integración se da en distintos niveles y
aspectos. No obstante, la investigación se enfocó en el tema de los asentamientos
precarios localizados en la franja de frontera que une y separa al mismo tiempo a
las ciudades de Leticia (Colombia) y Tabatinga (Brasil).
La investigación contó con el apoyo del Institute for Housing and Urban
Development Studies IHS, la Universidad de Lund en Suecia, y la Universidad
Nacional de Colombia, Sede Amazonía. Posterior a la sustentación final de los
resultados de la investigación en la ciudad de Rotterdam, (Holanda), los resultados
de la investigación se han presentado en el Coloquio “Ciudad, periferia urbana y
habitabilidad: reflexiones sobre la construcción de la ciudad colombiana” organizado
por el Instituto Javeriano de Vivienda y Urbanismo INJAVIU en el año 2007, y en
el mes de la investigación organizado por la Universidad Nacional de Colombia,
Sede Amazonía, durante el mes de noviembre de 2008 en la ciudad de Leticia.
El presente artículo desarrolla entonces aspectos de la investigación relacionados
con la producción de arquitectura por parte de los habitantes fronterizos, sus
percepciones acerca de la frontera así como el avance en algunas reflexiones y
aspectos emergentes de la investigación que se constituyeron en insumos en el
trabajo del autor en procesos de formulación de políticas, programas y proyectos.
28
1.2
El fenómeno de la urbanización en la región amazónica y las
ciudades gemelas de Leticia y Tabatinga
En el contexto de un mundo urbanizado, las ciudades latinoamericanas han
estado experimentando un rápido crecimiento urbano sin precedentes. La región
Amazónica localizada al norte de Suramérica no escapa a este fenómeno1 como
parte de la tendencia en cuanto al crecimiento de la población urbana, el cual
es referido para el contexto amazónico como la “selva urbanizada”. En este
contexto, el proceso de urbanización en la región amazónica conocido como “el
anillo de poblamiento”2, ha transformado la romántica idea de la selva intocable y
pulmón del mundo, en una realidad urbana compuesta por una red de ciudades
y asentamientos humanos que ejercen presión sobre los recursos naturales del
bosque húmedo tropical. Hoy en día la “selva urbanizada” es un fenómeno con
pocos estudios urbanos e investigaciones en comparación con la magnitud del
proceso de urbanización, que permitan comprender mejor la Gran Amazonía del
siglo XXI (Becker, B., 1995).
La región amazónica abarca 6 países: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y
Venezuela. Cada país ha reflejado las mismas dinámicas de crecimiento poblacional
en las áreas urbanas localizadas al interior de la Amazonía a través de dos procesos
paralelos: i) una fuerte presión sobre el ecosistema del bosque húmedo tropical
a través de una gran red de asentamientos humanos alrededor de la región e
interconectados con los sistemas viales nacionales de cada país; y, ii) a través
de aquellos asentamientos humanos localizados al interior de la Amazonía, los
cuales están intercomunicados sólo a través de las redes fluviales o los servicios
de transporte aéreo con las ciudades principales (SINCHI, 2005).
En estos países pertenecientes a la Gran Cuenca Amazónica, el proceso de
consolidación de estas estructuras urbanas y regionales representa un gran
reto debido a su relación con las dinámicas generadas por diferentes actividades
económicas conocidas como “boom o bonanzas”3, las cuales han servido como el
mejor motor para mantener las tendencias de crecimiento urbano. Así mismo,
tanto el “boom” de la biodiversidad como el del turismo en la Amazonía ha
generado un gran interés por parte de las empresas multinacionales y los países
de altos ingresos que se encuentran en la búsqueda de nuevos recursos naturales
y espacios nuevos que visitar, intereses para los cuales el bosque húmedo tropical
puede brindar importantes recursos como espacios para futuros desarrollos.
En este contexto, los territorios fronterizos considerados por algunos como
“espacios olvidados” han contado con el surgimiento de áreas urbanas que en parte
deben su desarrollo a la necesidad de los Estados-Nación de ejercer presencia en
dichos territorios. Lo anterior, ha convertido al Estado en el principal empleador
en los territorios fronterizos a través de entidades gubernamentales, instalaciones
militares, gobiernos regionales y locales, por consiguiente, estas entidades se
constituyen en la principal “presencia” estatal en los territorios fronterizos. En el
caso específico de la frontera entre Colombia y Brasil, tenemos el caso de varias
áreas urbanas que en algunos casos presentan una ciudad par o gemela al otro
lado del límite fronterizo, las cuales presentan diferentes niveles de urbanización
y jerarquía en concordancia con el tamaño y las interacciones transfronterizas que
allí se generan (Tabla 1).
29
1
2
3
La población en Latino América y el
Caribe en 1990 era de 441 millones
de habitantes, de los cuales 315,4 millones vivían en zonas urbanas. Para
2005, se estima que la población de
Latino América y el Caribe ascendió
a 546.3 millones de habitantes con
420.7 millones en áreas urbanas. (UNHABITAT, 1996, An Urbanizing World,
Informe Mundial sobre los Asentamientos Humanos).
Instituto SINCHI. Perfiles Urbanos de la
Amazonía Colombiana, 2005.
La Gran Amazonía ha sido objeto de
diferentes actividades extractivas durante el siglo XX, inicialmente con el
“caucho”, pasa por la “coca” asociada a
las redes de narcotráfico, luego con el
“petróleo” y recientemente la “producción de energía”.
Tabla 1. Ciudades Gemelas Amazonía Colombiana y Brasilera
País
GUYANA
FRANCES A
GUYANA
VENEZUELA
COLOMBIA
PERÚ
BOLIVIA
País
ECUADOR
PERÚ
BRAS IL
Ciudades Gemelas Amazonía Brasilera
Lado Brasilero
País Vecino
Oiapoque
Saint Georges
Bonfim
Lethem
Santa Elena
Pacaralma
Tabatinga
Leticia
Benjamin Constant
Islandia
Santa Rosa do Purus
Santa Rosa
Iñapari/Assis
Bolpebra
Brasiléia
Cobija
Ciudades Gemelas Amazonía Colombiana
Lado Colombiano
País Vecino
San Miguel (Putumayo)
Lago Agrio
El Encanto (Amazonas)
El Estrecho
Puerto Alegría (Amazonas)
Yubineto
Puerto Nariño (Amazonas)
Caballococha
Leticia (Amazonas)
Tabatinga (Amazonas)
Tarapacá (Amazonas)
Ipiranga
La Pedrera (Amazonas)
Villa - Betancur
Fuente: Grupo RETIS (Universidade Federal do Rio do Janeiro FRJ), Perfiles Urbanos de la Amazonía Colombiana. (Instituto
SINCHI de Investigaciones Amazónicas). Elaboración propia.
Dentro de este grupo de asentamientos humanos a lo largo de la frontera
colombo brasilera, se destaca el caso de las ciudades de Leticia (Colombia) y
Tabatinga (Brasil), en la frontera entre ambos países al costado norte de la rivera
del Amazonas, debido a que ambas áreas urbanas han crecido en un proceso
paralelo como ciudades hermanas hasta el punto de conurbarse y de esta
forma constituirse en las denominadas por algunos autores “ciudades gemelas”.
Así mismo, este crecimiento urbano se caracteriza por presentar dos tipos de
asentamiento diferentes, la ciudad de Leticia ha crecido con un patrón urbano
en “damero” español, mientras que Tabatinga ha crecido con un patrón urbano
“militar” portugués (Mapa 1, Vergel, E., 2006).
Mapa 1. Estructura Urbana Ciudades Gemelas Leticia y Tabatinga
LETICIA
(COLOMBIA)
Patrón urbano en
“damero” español
Límite
Internacional
Área Objeto
de Estudio
PERÚ
TABATINGA
(BRASIL)
Patrón urbano asentamiento
militar portugués
Fuente: Elaboración propia del autor (2006).
30
El crecimiento urbano de ambas ciudades se debe al rápido crecimiento
poblacional durante las décadas del 70 y 80, el cual generó un gran impacto en
la extensión de ambas ciudades hacia su conurbación. Si bien este denominado
“boom” poblacional tuvo lugar por el impacto de las actividades ilícitas y extractivas
en la región, recientemente el desarrollo urbano de las ciudades ya conurbadas
ha estado caracterizado por actividades relacionadas con el denominado
“ecoturismo”, especialmente a lo largo del “eje turístico amazónico” conformado
por Iquitos (Perú), Manaus (Brasil) y Belem Do Para (Brasil). Las ciudades de Leticia
y Tabatinga se encuentran sobre dicho eje, aproximadamente en la mitad del
recorrido fluvial desde la ciudad de Iquitos y la ciudad de Manaus.
Las ciudades gemelas de Leticia y Tabatinga debido a la conurbación han enfrentado
algunos problemas urbanos compartidos tales como la alta contaminación de
cuerpos de agua, incremento en los niveles de polución, bajas coberturas de
agua potable y saneamiento básico, ausencia de tratamiento de aguas residuales,
desarticulación del servicio de transporte público urbano y formación de
asentamientos precarios en zonas inundables. Éste último se debe principalmente
al alto déficit habitacional en ambas ciudades y la baja capacidad en la generación
de oferta de vivienda frente al alto crecimiento poblacional en la última década.
Aunque el nivel de conocimiento acerca del proceso de urbanización en la Gran
Amazonía es muy bajo, en el caso de Leticia y Tabatinga se han desarrollado
estudios urbanos recientemente que contribuyen a comprender su dinámica
transfronteriza. Por lo tanto, el presente artículo explora aspectos no publicados
de la investigación realizada en 2006, específicamente en cuanto a la producción
de arquitectura amazónica para la vivienda, las percepciones de frontera por parte
de los habitantes del área objeto de estudio, y las implicaciones que ha tenido el
estudio en la formulación de políticas, programas y proyectos.
2. MARCO TEóRICO4
2.1
Ciudades Pares, Fronterizas, Transfronterizas y Ciudades Gemelas
En el mundo contemporáneo donde las redes, flujos y comunicaciones de
información, capitales y personas cada vez presentan un mayor desarrollo,
crecimiento y velocidad, el estudio de las fronteras y territorios fronterizos se
ha constituido en un campo de investigación más amplio. Precisamente las áreas
urbanas localizadas en los territorios fronterizos se caracterizan por concentrar
la mayor parte de flujos e intercambios transfronterizos y, por consiguiente,
estas zonas han ganado un mayor protagonismo no sólo en la investigación, sino
también en la agenda de los Estados-Nación que buscan ejercer presencia en
estos territorios así como regular dichas dinámicas. Adicionalmente, las áreas
urbanas localizadas a lo largo de los territorios fronterizos o ciudades fronterizas
han ganado mayor atención por diferentes disciplinas, tales como las ciencias
sociales y políticas, especialmente en Europa Occidental debido a los esfuerzos de
integración por parte de los países europeos en el marco de la Unión Europea UE.
Así mismo, al profundizar en el tema de las ciudades fronterizas existe un campo
de especial interés en los territorios fronterizos, el cual consisten precisamente
en el fenómeno de las ciudades dobles entendidas como un par de ciudades de
31
4
El presente marco teórico retoma
y complementa las definiciones
elaboradas por el autor en el artículo “Ciudades Gemelas en Fronteras
Amazónicas: Estudio de Caso Leticia y
Tabatinga”, Cuadernos de Vivienda y
Urbanismo No.2, INJAVIU, Universidad Javeriana (2009), específicamente
en relación con la aproximación conceptual acerca de las ciudades gemelas
y el concepto de frontera.
similar tamaño que están localizadas muy cerca la una de la otra (Ehlers, Buursink
and Boekema, 2001)5.
5
6
7
8
Ehlers, N., Buursink, J., Boekema, F.,
2001, Introduction: Binational cities and
their regions: From diverging cases to a
common research agenda, GeoJournal
54: 1 – 5.
En este caso el concepto de
territorialización es entendido como
los aspectos que ocurren en un
territorio específico transformados en
hechos concretos por los habitantes
de territorios fronterizos que influyen
en este espacio a través de diferentes
flujos.
En este caso el concepto de EstadoNación es entendido como el proyecto
del Estado Moderno en el cual éste
tiene el poder y establece la regulación
para toda la nación. El concepto de Estado-Nación en estudios de frontera es
crucial porque “la incapacidad de los gobiernos en el mundo contemporáneo para
controlar el trafico de personas, bienes e
información a través de sus fronteras está
cambiando la naturaleza de los Estados”.
(Anderson, M. 1996).
Ibíd.
Tal es el caso de los estudios de fronteras que se han constituido de especial
interés entre políticos e investigadores debido al proceso de territorialización6que
ha tenido lugar en las áreas fronterizas a través del flujo de personas en las redes
generadas, lo cual implica un nuevo reto para los Estados-Nación7, puesto que
las fronteras han dejado de ser zonas de restricción y control para convertirse
en áreas de intercambio comercial y alta rentabilidad entre países (Machado,
1998). Las ciudades localizadas en territorios fronterizos han ganado mayor
protagonismo en la agenda de los Estados-Nación debido a que son el punto
de encuentro más importante entre países vecinos y de intercambio entre uno
y otro; por consiguiente, el concepto de ciudades gemelas se ha posicionado de
manera importante para nombrar a las ciudades pares localizadas en territorios
fronterizos que establecen un diálogo reciproco permanente. De acuerdo con el
Diccionario Chamber, ciudad gemela es definida como: “una ciudad par con otra
de un país extranjero de tamaño similar, establecida con el propósito de intercambios
sociales, culturales y comerciales”8.
La coexistencia de ciudades gemelas o pares puede generar problemas comunes
para ambas áreas urbanas, los cuales pueden ser resueltos a través de escenarios
de cooperación entre ambas ciudades. No obstante, la coexistencia puede también
generar un conflicto de intereses entre ambas ciudades, el cual puede llevar a
escenarios de competencia entre una y otra. Es importante destacar que estos
dos escenarios son uno de los aspectos más importantes de estudio en ciudades
gemelas o pares, debido a que la coexistencia de este tipo de ciudades plantea
la existencia de una relación entre ambas, no sólo a nivel gubernamental, sino
también entre la población que habita los territorios fronterizos. Por lo anterior,
los estudios urbano-regionales que se desarrollen en ciudades fronterizas no
sólo requieren involucrar a los gobiernos locales, instituciones y organizaciones,
sino también a la población y comunidades allí asentadas, éstos últimos son los
que precisamente generan los espacios sociales que determinan las relaciones
y sinergias que puedan llevar hacia una futura integración en la resolución de
problemas comunes.
Existen algunos aspectos principales a tener en cuenta en los estudios de
ciudades gemelas para encontrar una paridad real. Esto incluye el origen de las
áreas urbanas, año de fundación y el motivo de crear un asentamiento humano
en esa zona, el tamaño físico y poblacional, apariencia en términos del medio
ambiente construido, entidades gubernamentales e institucionales locales, las
características socioeconómicas de la población y su cultura local. Considerando
estos aspectos es posible hacer un análisis de ciudades gemelas que presentan
relaciones transfronterizas; no obstante, de acuerdo con Buursink, existen tres
aspectos diferentes entre este tipo de ciudades: i) físicos o paisaje del medio
ambiente construido, este define las características de la arquitectura de la ciudad,
espacios públicos, la relación con el medio ambiente natural, y la ciudad como
producto de una cultura, clima e historia local; ii) marco institucional, identificación
de las diferentes organizaciones, instituciones que juegan un papel importante en
las relaciones entre ambos lados de la frontera, las cuales se constituyen en las
potenciales instancias de cooperación para resolver dificultades comunes; y iii)
32
la ciudad como comunidad, la nacionalidad y lugar de origen pueden determinar
relaciones, interacciones sociales y sentimientos de pertenencia, así como la
realidad social en ciudades fronterizas como resultado de las experiencias en la
vida diaria en zonas periféricas. Aunque estos aspectos son útiles en la definición
de ciudades fronterizas o ciudades gemelas, existe una gran discusión acerca de
la definición de este tipo de áreas urbano regionales. Al momento de utilizar
conceptos tales como ciudades binacionales o ciudades gemelas por parte de
distintos actores como los distintos niveles de gobierno, instituciones en busca
de estrategias de mercadeo y relaciones comerciales, entidades en busca de
recursos financieros por parte de donantes ó simplemente por parte de aquellas
organizaciones que se encuentran en la búsqueda de su propia identidad.
Para Buursink la ciudad binacional no es un concepto apropiado para aquellas
ciudades que están localizadas en diferentes países impidiendo la posibilidad a
cada una de ser parte del país vecino, en sus términos “ciudades transfronterizas”
es el mejor nombre para las ciudades pares o fronterizas, porque ambas ciudades
subsisten en los contactos transfronterizos e inspiradas por intereses comunes y
oportunidades atractivas debido a su condición. Aunque el concepto de ciudades
gemelas para él no tiene sentido debido a que el concepto “gemelas” quiere decir
que ambas ciudades son idénticas con un fuerte sentimiento de pertenencia entre
ambas, otros autores plantean que este concepto si es apropiado en la medida
en que dichas ciudades pueden presentar aspectos simétricos y asimétricos
(Diagrama 2).
Diagrama 2. El concepto de Ciudades Gemelas
Fuente: Propuesta de re-estructuración para el Programa de Desarrollo de Franjas de Frontera. Ministerio de la Integración,
Gobierno Federal del Brasil. Pág. 22. Fuente: Adaptado de Vergel, E. “Ciudades Gemelas en Fronteras Amazónicas: Estudio de Caso
Leticia y Tabatinga”, Cuadernos de Vivienda y Urbanismo No.2, INJAVIU, Universidad Javeriana (2009).
33
En este sentido, el concepto de ciudades gemelas no sólo se refiere a partes
idénticas u objetos similares, sino también a las diferentes interacciones y
conexiones con el territorio de acuerdo a cómo se ha generado el desarrollo
urbano a cada lado de la frontera y, por consiguiente, para que estos aspectos
puedan ser clasificados como simétricos y asimétricos se tiene como punto de
“quiebre” el límite internacional.
2.2
Leticia y Tabatinga vistas como ciudades gemelas en el marco del
concepto de frontera
A lo largo de la frontera colombiana en la región amazónica, el caso de Leticia
(Colombia) y Tabatinga (Brasil) es el más sobresaliente en cuanto a ciudades
transfronterizas o gemelas, porque son las ciudades de mayor población y tamaño,
de igual jerarquía político administrativa al ser municipios y, en donde, además de
contar con la presencia de instituciones y entidades del gobierno central ya se
encuentran conurbadas.
Adicional a su carácter “insular”, debido a que la accesibilidad a las dos ciudades
se realiza por transporte aéreo o fluvial, su origen también se debe a su condición
fronteriza: i) Tabatinga fue fundada como un asentamiento militar en 1776 por
los portugueses para controlar la movilidad en el Río Amazonas y como “portal”
de ingreso al “Imperio Portugués” (Steinman, 2005); mientras que, ii) Leticia se
fundó en 1867 con la idea de hacer presencia en el territorio fronterizo frente
a Tabatinga. Hoy en día ambas ciudades cuentan con gobiernos locales como
resultado del proceso de descentralización de los dos países, así mismo, en ambas
áreas urbanas se encuentran sedes de universidades e instituciones del nivel
nacional y/o federal, regional y local. En cuanto a la población, ambas ciudades
presentan aproximadamente el mismo tamaño debido a que Tabatinga cuenta
con 26.539 habitantes, mientras Leticia tiene 27.760 habitantes (IBGE, 2002,
DANE, 2005). Igualmente, el proceso de crecimiento urbano de las ciudades se
desarrolló hacia el límite internacional, hasta generar su conexión física tanto a
nivel vehicular como a través de la “franja de frontera” entre barrios vecinos, en
donde los habitantes circulan sin ningún tipo de restricción; adicionalmente, ambas
ciudades se comunican por medio fluvial precisamente a través del Río Amazonas.
9
Para ver la definición de frontera:
Vergel, E., “Ciudades Gemelas en
Fronteras Amazónicas: Estudio de Caso
Leticia y Tabatinga”, Cuadernos de
Vivienda y Urbanismo No. 2, INJAVIU,
Universidad Javeriana (2009).
De otra parte, Leticia y Tabatinga entendidas como una sola área urbana
(aglomeración resultado de la conurbación), conforman un espacio que es fruto
de las interacciones sociales de los habitantes fronterizos. Dicho espacio se
constituye en la franja que une a las ciudades, en términos de Machado el límite,
en vez de separar, se constituye en un espacio socialmente construido9 (Machado,
1998). Por consiguiente, el límite fronterizo considerado como una línea de borde
y separación, se diluye para transformarse en un espacio en donde tienen lugar
flujos e interacciones entre sus habitantes. Desde las ciencias sociales, disciplinas
como la geografía humana plantean que la frontera como concepto no debe ser
vista como un límite o una línea sino, más bien, como parte de una construcción
social del espacio a través del establecimiento de dominios y delimitaciones por
parte de los habitantes fronterizos; por lo tanto, se considera que la frontera tiene
un papel articulador que separa y conecta al mismo tiempo10
34
El caso de las ciudades de Leticia y Tabatinga, se constituye en un claro ejemplo de
ciudades gemelas que en términos simétricos tales como su tamaño, población,
actividades transfronterizas, instituciones de similar jerarquía, gobiernos locales,
localización periférica con respecto a las ciudades capitales de su respectivo
país, e incluso en cuanto al origen de su fundación. Este último permite afirmar
que Leticia y Tabatinga se constituyen en el punto de encuentro entre el patrón
de asentamiento urbano español y portugués. Adicionalmente, hoy en día, las
ciudades de Leticia y Tabatinga conforman sub-espacios socialmente construidos
a través de flujos transfronterizos, como se explica más adelante, que plantean
tanto escenarios de cooperación en el plano del intercambio comercial, como
de competencia en términos de oferta de bienes y servicios, oportunidades de
estudio y trabajo, servicios de transporte fluvial; no obstante, ambas áreas urbanas
también enfrentan problemas comunes tales como la migración de población,
conformación de asentamientos precarios y contaminación del medio ambiente
urbano.
Actualmente, se afirma a nivel local que Leticia tiene el liderazgo en la región
denominada “triple frontera” entre Colombia, Brasil y Perú, la cual tiene un radio
de influencia de aproximadamente 150 km. dentro del cual se localizan Leticia y
Puerto Nariño (Colombia) con 30.000 habitantes, Tabatinga y Benjamín Constant
(Brasil) con 49.000 habitantes y Caballo Cocha (Perú) con 10.000 habitantes.
Como respuesta a la conformación de esta sub-región, el Gobierno Federal del
Brasil ha incrementado las inversiones y recursos, específicamente en educación e
infraestructura, en las ciudades de Tabatinga y Benjamín Constant con el propósito
de convertirlas en epicentros regionales (SINCHI, 2004).
2.3
Cooperación transfronteriza
La cooperación transfronteriza se ha constituido, hoy en día, en un nuevo
aspecto a tratar entre países para encontrar maneras que permitan un adecuado
manejo de las dinámicas que se presentan a lo largo de los límites internacionales,
especialmente aquellos aspectos generados en los territorios fronterizos en
donde se localizan áreas urbanas y conurbaciones transfronterizas. En el mundo
contemporáneo las ciudades fronterizas juegan un papel muy importante como
punto de encuentro para el comercio y la economía de mercado mundial. En
este contexto, la cooperación transfronteriza ha sido parte de la agenda nacional
entre distintos países vecinos, en aspectos tales como el medio ambiente, la
infraestructura, las migraciones y recientemente la seguridad11, los cuales se
manifiestan con mayor fuerza en las áreas urbanas o ciudades localizadas a lo largo
de las fronteras, constituyéndose el medio ambiente construido en un escenario
importante de cooperación. La cooperación transfronteriza entre países puede
perfeccionarse en tres niveles: i) Estados-nación, ii) gobiernos regionales y/o
departamentales, y iii) gobiernos locales12.
Uno de los procesos más recientes de cooperación transfronteriza a nivel
nacional, regional y local es precisamente la Unión Europea, la cual se sustenta en
la idea de integración a través de una misma visión de futuro entre los miembros
de la Unión. En términos de cooperación, la Unión Europea ha manifestado en
varios documentos de política la importancia de generar redes entre los Estados
35
10
11
12
Vargas López de Mesa, 2004,
Fronteras:
espacios
conceptuales
y materiales en el contexto de la
geografía, Fronteras Territorios y
Metáforas, Instituto de Estudios
Regionales, INER, Universidad de
Antioquia., Colombia.
Los Estados Unidos y España han enfrentado las dificultades de manejar
algunas de sus fronteras debido a los
flujos de personas que intentan entrar
a sus territorios ilegalmente.
Los acuerdos internacionales entre
Estados-nación han sido un aspecto
importante en las relaciones internacionales durante el siglo XX en aspectos como los derechos humanos
(ej. UN 1948), medio ambiente (Ej.
Protocolo de Kyoto), la integración (Ej.
Unión Europea) y recientemente en el
intercambio comercial (ej. NAFTA –
Mercosur – CAN), y seguridad (Ej. US
national security policy).
miembro y sus regiones, marco en el cual algunos gobiernos locales han avanzado
en este sentido a través del establecimiento de las euro-ciudades región (eurocity regions) (Church, Raid, 1996)13.
Con respecto al tercer nivel, es decir, el nivel local, la cooperación transfronteriza
es una herramienta importante para los gobiernos municipales de ciudades
fronterizas en cuanto a la posibilidad de brindar mejores servicios a su población,
facilitar las comunicaciones, el transporte urbano y regional, en la articulación
para el manejo de recursos naturales (ej. fuentes del recurso hídrico), así como en
acuerdos comerciales y manejo de procesos migratorios, entre otros. Lo anterior
es aún más factible en países con procesos de descentralización impulsados desde
el gobierno central. Tal es el caso de las iniciativas de cooperación transfronteriza
que se han plateado en la frontera entre México y Estados Unidos en donde
planificadores y representantes de gobiernos locales de ciudades gemelas (ej. San
Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez) han acordado trabajar en temas como el
transporte y el manejo de aguas residuales14.
13
14
15
Church, A., Reid, P., 1996, Urban Power,
International Networks and Competition:
The Example of Cross-border Cooperation,
Urban Studies, Vol. 33, No. 8, 1297±
1318.
Goodno,
J.B.,
Aug/Sep
2003,
Hands across the border, Planning,
Vol.69, Iss. 8; p. 20, Chicago, USA.
Para ver una descripción más detallada
del estudio de caso de ambas ciudades
y los barrios objeto de estudio: Vergel,
E., “Ciudades Gemelas en Fronteras
Amazónicas: Estudio de Caso Leticia y
Tabatinga”, Cuadernos de Vivienda y
Urbanismo No. 2, INJAVIU, Universidad
Javeriana (2009).
3. ESTUDIOS DE CASO15, HALLAzGOS y ANÁLISIS
A continuación se presenta una breve descripción del área objeto de estudio,
la Quebrada San Antonio en el límite fronterizo entre las ciudades de Leticia
(Colombia) y Tabatinga (Brasil), posteriormente, una descripción de la arquitectura
desarrollada por los habitantes del área objeto de estudio en los barrios La Unión
(Leticia) y Tabatinga (Brasil).
3.1
La Quebrada San Antonio como el área objeto de estudio en la franja
de frontera
La Quebrada San Antonio se constituye en la frontera natural y políticoadministrativa entre Colombia y Brasil a partir del punto de encuentro vehicular
entre ambas ciudades hasta el Río Amazonas. La quebrada es una microcuenca
tributaria del Río Amazonas que antes de desembocar en el Río, genera una
pequeña montaña en territorio brasileño (Tabatinga). La Quebrada San Antonio
ha sido utilizada por Leticia como uno de los lugares para la disposición final del
alcantarillado de la ciudad sin ningún tipo de tratamiento, lo cual ha deteriorado la
calidad del medio ambiente en ambas ciudades así como del Río Amazonas. Esta
situación se ha convertido en un problema binacional debido a los altos niveles
de contaminación que genera la Quebrada San Antonio sobre el Río Amazonas, al
constituirse éste último en una de las fuentes del recurso hídrico para el sistema
de acueducto de la ciudad de Tabatinga.
Otro aspecto importante en este espacio de la Quebrada es el proceso de
ocupación por parte de población de origen peruano, brasilero y colombiano en
los barrios de La Unión (Leticia) y Guadalupe (Tabatinga). Principalmente por su
condición periférica en términos limítrofes, los barrios localizados en la Quebrada
San Antonio son un espacio propicio para la conformación de actividades
36
informales que al no contar con algún control por parte de los gobiernos locales,
se constituye en otro problema común transfronterizo.
El espacio de la Quebrada San Antonio ha sido ocupado por los asentamientos
precarios de La Unión (Leticia) y Guadalupe (Tabatinga) en ambos lados del límite
fronterizo con implicaciones sin precedentes en las ciudades gemelas. Primero,
la degradación ambiental ha alcanzado altos niveles de contaminación por la
disposición final del alcantarillado que realiza la ciudad de Leticia, así como la
disposición final del asentamiento La Unión que no cuenta con saneamiento básico;
por lo anterior, las condiciones de salubridad de la población en el barrio La Unión
son críticas, especialmente en la población infantil. El crecimiento del barrio La
Unión durante las últimas dos décadas ha llevado a la ocupación de una parte
del territorio brasileño al otro lado de la Quebrada. Adicionalmente, durante los
periodos de inundación por la creciente del Río Amazonas, tanto La Unión como
Guadalupe se inundan y generan condiciones de riesgo para la población.
Mapa 6. Área Objeto de Estudio: Localización de los barrios La Unión (Leticia) y Guadalupe (Tabatinga).
Fuente: Elaboración propia (2006).
37
3.2
3.2.1
16
Entrevista con Doña Raimunda durante
el trabajo de campo en Leticia, Julio de
2006.
Unidades de análisis y arquitectura desarrollada por sus habitantes
Barrio La Unión
El barrio La Unión se divide en tres áreas en concordancia con su proceso de
crecimiento y consolidación. Justo al frente del barrio El Castañal se encuentran
localizadas un grupo de viviendas que comenzaron el proceso de urbanización
con un patrón de asentamiento lineal. Doña Raimunda, brasilera de nacimiento,
líder comunitaria del barrio, madre de 8 hijos y casada con Don Wilson, ciudadano
colombiano, y con más de 20 años vividos en el barrio comenta: “eran sólo 3 casas
en la manzana, y la Quebrada era hermosa, incluso nosotros podíamos tomar agua
limpia de ella. Nosotros hemos vivido en tres casas diferentes en el barrio; ya vendimos
la primera y la segunda casa, y para nuestra primera casa nosotros conseguimos el
lote con un amigo”16.
De esta forma, el barrio se subdivide en tres zonas de acuerdo con su proceso
de crecimiento. La Zona 1 corresponde al sector más consolidado en términos
de contar con viviendas en “material”, es decir en ladrillo y cemento y en algunos
BARRIO LA UNIÓN
BARRIO GUADALUPE
ZONA 1(zona más antigua y consolidada)
ZONA 1(Asentamiento en la parte alta)
ZONA 2 (sector medio)
ZONA 2 (casas bote)
ZONA 3 (zona más baja y desarrollo más
reciente)
Fuente: El autor, trabajo de campo (2006)
38
casos con dos pisos, éste es el sector en el que doña Raimunda y su familia
viven. La Zona 2 corresponde al crecimiento del barrio hacia la quebrada San
Antonio sin un patrón de asentamiento definido en donde las viviendas presentan
estructuras palafíticas y se intercomunican a través de puentes de madera. La
zona 3 es la reciente ocupación de la parte más baja de la Quebrada, junto a la
Planta Eléctrica de Leticia, así como la reciente ocupación de territorio brasileño.
En cuanto al uso de la vivienda, se encontró que el 91% de ellas son utilizadas
sólo como dormitorio, mientras que el 8,3% cuenta con una actividad económica
generadora de ingresos, dentro de este grupo, 71% de las viviendas cuentan con
una tienda y 14% arriendan habitaciones. Para el 42% de las unidades de vivienda
visitadas, estas actividades económicas representan el principal ingreso de los
hogares.
3.2.1
Barrio Guadalupe
El barrio es el resultado de un proceso de crecimiento lineal en dos periodos
básicamente. De acuerdo con lo que la primera persona en asentarse en esta área
en 1988 comenta: “Yo decidí organizar el barrio en una línea de casas porque el agua
del Río Amazonas estaría frente de estas casas, y es lo que siempre hacemos en las
comunidades de dónde venimos. Hoy en día, el borde del Río cambió, entonces nosotros
organizamos una segunda línea de viviendas frente a las primeras”17. Igualmente,
existen algunas “casas bote” que flotan en el Río Amazonas y se encuentran ancladas
a ciertos árboles o postes de madera, Estas “casa bote” brindan facilidades para
los servicios de transporte fluvial desde Tabatinga hacia Leticia (Colombia) y Santa
Rosa (Perú). En cuanto al uso de la vivienda, se encontró que el 62% son utilizadas
sólo como dormitorio, y el 37% de ellas cuenta con una actividad económica en
su interior, dentro de éste último grupo, 85% de las viviendas cuentan con la
elaboración de artesanías y la venta de comida como las actividades económicas,
y 14% una tienda.
3.3
Percepciones de la frontera por parte de los habitantes
3.3.1
Cruces transfronterizos
Durante las visitas a las unidades de vivienda en el barrio La Unión fue posible
preguntar a sus habitantes acerca de su percepción sobre el límite fronterizo
y la condición de vivir en la frontera. Cuando se les preguntó qué tan seguido
ellos cruzan la frontera entre Leticia y Tabatinga, 39% mencionaron todos los
días, 30% dijeron frecuentemente, 17% algunas veces, mientras que el 9%
mencionaron que nunca cruzan la frontera. Además, al interior del grupo que
cruza la frontera, 57% mencionaron que la cruzan para realizar compras, 21%
por motivos de trabajo, 5% por otras razones y 2,3% por motivos de estudios.
En el Barrio Guadalupe cuando los habitantes fueron preguntados acerca de
que tan seguido cruzan la frontera entre Leticia y Tabatinga, 29% respondieron
todos los días, 18% dijeron frecuentemente, 29% algunas veces, mientras que
39
17
Entrevista con la líder indígena Cocama quien organizó el asentamiento
y todavía vive en el barrio. Trabajo de
campo en Tabatinga, Julio de 2006.
18% dijeron nunca cruzar la frontera. Además, al interior del grupo que cruza la
frontera, 70% mencionaron que la cruzan para realizar compras, 2% por motivos
de trabajo, 10,8% por motivos de estudio y 5% por otras razones.
Gráficos 1 y 2. Cruces transfronterizos y frecuencia
Barrio La Unión (Colombia)
Barrio Guadalupe (Brasil)
45 ,0 0%
3 5, 00%
40 ,0 0%
3 0, 00%
t rab aj o
35 ,0 0%
2 5, 00%
30 ,0 0%
e s tu d io
t r a b a jo
tr a b a j o
25 ,0 0%
2 0, 00%
es tudi o
20 ,0 0%
1 5, 00%
c o m pras
15 ,0 0%
10 ,0 0%
1 0, 00%
c om p ras
c om p ras
c om pra s
c o mp ras
c o m p ras
5, 00 %
5 ,0 0%
tr ab aj o
0, 00 %
0 ,0 0%
to d o s lo s d ías
f re cu en te m en te
a lg un as ve ce s
u na v ez al m est o d o s lo s d í a s
nu nc a f re cu e n t e m e n te
al guna sveces
c om pr as
c o mp ras
u n a ve z a l m e s
n u n ca
Fuente: El autor, trabajo de campo (2006)
2.3.2
Lazos familiares y servicios transfronterizos
En el Barrio La Unión, acerca de contar con lazos familiares transfronterizos,
60% de los entrevistados mencionaron contar con familiares en la ciudad vecina,
mientras que el 37% restante dijeron no tenerlos, y el 89% de las personas
dijeron no tener ningún tipo de propiedad en la ciudad vecina mientras que 2,30%
respondieron tenerla. Con respecto a contar con servicios públicos de la ciudad
vecina (Tabatinga), 59% mencionaron no recibir ningún servicio transfronterizo;
no obstante, los siguientes grupos de personas mencionaron recibir los siguientes
servicios de la ciudad vecina: 20% reciben servicios de salud y educación, 17%
únicamente servicios de salud y 2,30% electricidad.
Gráficos 3 y 4. Servicios transfronterizos
Barrio La Unión (Colombia)
Barrio Guadalupe (Brasil)
Total
electricidad
2%
educación
11%
no respondió
1%
servicio de salud
17%
salud
8%
servicio postal
3%
ninguno
78%
ninguno
60%
educación
20%
Fuente: El autor, trabajo de campo (2006)
40
De otra parte, se les preguntó a los habitantes del Barrio La Unión acerca de
si tenían intenciones de mudarse a la ciudad vecina o de solicitar apoyo a las
autoridades del otro país. El 73% contestó que no tiene intenciones de solicitar
apoyo al otro lado de la frontera, mientras que 20% dijeron haberlo pensado.
El 64% contestó que no tiene planes de mudarse a la ciudad vecina (Tabatinga),
mientras que el 34% contestó haberlo pensado algunas veces. Finalmente, el 93%
de las personas entrevistadas (cabezas de hogar) respondieron SI cuando fueron
preguntados si las dos ciudades deberían trabajar conjuntamente para mejorar las
condiciones de vida del barrio.
En el Barrio Guadalupe, acerca de contar con lazos familiares transfronterizos,
55% de los entrevistados mencionaron contar con familiares en la ciudad vecina,
mientras que el 45% restante dijeron no tenerlos. El 97% de las personas dijeron
no tener ningún tipo de propiedad en la ciudad vecina mientras que 2,70%
respondieron tenerla. Con respecto a contar con servicios públicos de la ciudad
vecina (Leticia), 78% mencionaron no recibir ningún servicio transfronterizo; no
obstante, los siguientes grupos de personas mencionaron recibir los siguientes
servicios de la ciudad vecina: 8,11% reciben servicios de salud y educación,
10,8% únicamente servicios de educación y 2,70% servicio de correo.
De otra parte, se les preguntó a los habitantes del Barrio Guadalupe acerca de
si tenían intenciones de mudarse a la ciudad vecina o de solicitar apoyo a las
autoridades del otro país. El 94% contestó que no tiene intenciones de solicitar
apoyo al otro lado de la frontera, mientras que 5% dijeron haberlo pensado. El
86% contestó que no tiene planes de mudarse a la ciudad vecina, mientras que el
13% contestó haberlo pensado algunas veces. Finalmente, el 94% de las personas
entrevistadas (cabeza de hogar) respondieron SI cuando fueron preguntados si las
dos ciudades deberían trabajar conjuntamente para mejorar las condiciones de
vida del barrio.
4. CONCLUSIONES
4.1
Ciudades gemelas y fronteras
El artículo muestra la relevancia de llevar a cabo estudios fronterizos para
comprender la concentración de las dinámicas transfronterizas que tienen lugar
en el medio ambiente construido, específicamente aquellas relacionadas con
la concentración de redes, flujos y procesos que se generan en estos puntos
de intercambio. Así mismo, es importante resaltar que una aproximación al
concepto de ciudades gemelas no sólo debe radicar en la similitud entre ambos
lados del límite fronterizo, sino en la identificación de aquellos aspectos simétricos
y asimétricos que caracterizan cada una de las áreas urbanas y sus respectivas
relaciones transfronterizas.
Así mismo, cabe destacar que en la medida en que el territorio puede estar
delimitado por un límite internacional, las fronteras no pueden verse como línea,
sino más bien como un espacio que une y separa al mismo tiempo. El espacio
fronterizo puede generar franjas más amplias o esbeltas de acuerdo a las dinámicas
que se generen; no obstante, es precisamente en ciudades fronterizas en donde
41
dicho espacio toma mayor relevancia debido a que su construcción se debe a la
interacción de los habitantes con su territorio.
En este contexto, la cooperación transfronteriza entre ciudades gemelas
para el manejo de dinámicas y problemas comunes en las franjas de frontera,
deben propender por trabajar conjuntamente en aquellos aspectos simétricos,
mientras que a través de la identificación de aspectos asimétricos cada ciudad
podrá aprender de los procesos que se generan en la otra. Lo anterior, plantea
que las ciudades gemelas se ven enfrentadas a definir si hacia el futuro buscarán
potencializar aquellos aspectos asimétricos hacia un escenario de competencia
con su contraparte, o por el contrario dichos aspectos deben prevenir futuros
desarrollos o plantear escenarios de cooperación. Este es un dilema al que se ven
enfrentadas las ciudades gemelas, sus gobiernos y habitantes frente a aquellos
aspectos considerados asimétricos.
4.2
Metodología de investigación para estudios fronterizos
La metodología de investigación desarrollada en el estudio plantea en primer lugar
que para poder comprender de manera integral los procesos que se generan
en territorios fronterizos, es necesario definir un área objeto de estudio que
contenga unidades de análisis comparables a cada lado de la frontera. Basados
en la definición de variables y aspectos relacionados con el tema de investigación,
es posible proceder con la identificación de aspectos simétricos y asimétricos,
los cuales se constituyen en un insumo clave tanto para caracterizar, definir y
comprender dinámicas en ciudades gemelas, como para la formulación de
propuestas y escenarios para el futuro en el manejo de los mismos. En esta
medida, la identificación de los aspectos simétricos permite definir escenarios de
cooperación, especialmente aquellos relacionados con problemas compartidos,
mientras que la identificación de los aspectos asimétricos plantea un reto mayor
para las ciudades gemelas porque ponen en evidencia en qué temas podrían
competir. Tal vez, una ciudad pueda atraer más población altamente calificada al
ofrecer mejores salarios o ventajas comparativas en términos tributarios, acceso
a vivienda, bienes y servicios.
De otra parte, si bien la metodología de investigación se llevó a cabo en relación
al fenómeno de asentamientos precarios en ciudades gemelas, ésta no sólo se
circunscribe a estudios de arquitectura y urbanismo, sino también a otras áreas
del conocimiento que pretendan comprender las dinámicas transfronterizas que
tienen lugar en ciudades gemelas, que al basarse en una aproximación conceptual
espacial de las ciudades fronterizas y su condición, permite ser utilizada en otros
campos del conocimiento.
4.3
Arquitectura amazónica como insumo para proyectos de vivienda de
interés social VIS
Dado que los asentamientos estudiados están conformados por grupos de bajos
ingresos de las ciudades gemelas de Leticia y Tabatinga, y que la formación de este
tipo de barrios se debe precisamente al creciente déficit habitacional sumado a la
42
baja oferta de suelo y vivienda en esta conurbación, es importante destacar que las
tipologías de vivienda brindan insumos claves para la reactivación de dicha oferta.
En este sentido, se concluye que para lograr proyectos de vivienda de interés
social VIS acordes con las realidades locales, es necesario incorporar aspectos
que faciliten la producción de vivienda por parte de los mismos habitantes a través
de procesos como la autoconstrucción que permitan un crecimiento progresivo.
Entre los dos asentamientos analizados se destaca la tipología de Vivienda 1 del
barrio Guadalupe, la cual genera arquitectura palafítica a partir de una plataforma
en madera cuadrada como primera fase, y que posteriormente crece hacia atrás
para generar espacios para la cocina, ropas y alcobas, e incluso áreas de cultivo
en la parte posterior del terreno. Lo anterior plantea la importancia de generar
oferta de lotes con urbanismo de mayor profundidad en las ciudades gemelas que
permitan un desarrollo en el tiempo por parte de los habitantes. Así mismo, se
destacan las actividades generadores de ingreso que se desarrollan por parte de
los habitantes de manera informal, y que las propuestas de VIS en ambas ciudades
deberían considerar.
En relación con el patrón de asentamiento, es evidente que la Zona 1 del Barrio la
Unión y todo el Barrio Guadalupe plantean una ocupación del suelo a través de un
esquema lineal. Este patrón de asentamiento además de mostrar un eficiente uso
del suelo, la posibilidad de crecimiento progresivo de las viviendas y la flexibilidad
para el desarrollo de diferentes unidades habitacionales, se constituye en un
importante insumo para el diseño urbano de proyectos de vivienda formal. Por
consiguiente, se recomienda que las propuestas de diseño urbano para nuevos
desarrollos habitacionales en las ciudades gemelas deberían considerar este tipo
de patrones de asentamiento que facilitan la realización de obras de urbanismo,
el crecimiento por fases y la organización espacial de tipologías de viviendas
producto de materiales de la región.
4.4
Percepciones acerca de la frontera
Resulta de gran interés encontrar que para los habitantes de los barrios analizados
en algunos casos fue difícil responder la pregunta acerca de cuántas veces cruza la
frontera debido a que no perciben el límite internacional como tal. No obstante,
las personas cabeza de hogar perciben la frontera en la medida que consideran que
se desplazan a la otra ciudad por razones de trabajo, estudio o servicios de salud.
Éstos se constituyen en flujos y servicios transfronterizos los cuales se convierten
en una de las razones de mayor peso para asentarse en el barrio18. Precisamente
la Quebrada San Antonio al ser el espacio que separa como límite internacional a
las dos ciudades es, a su vez, el espacio que integra a través de estos dos barrios
a la conurbación, especialmente porque las ciudades gemelas al ser vistas como
un todo, estos barrios dejan de ser periféricos para constituirse en el centro de
ambas. De esta forma La Quebrada de San Antonio se constituye en un espacio
de intercambio en donde el límite internacional se diluye cuando la población
recibe servicios públicos, de salud y/o de educación de parte de la ciudad vecina
sin ningún tipo de restricción. Lo anterior plantea que los problemas generados
por el asentamiento de población en la Quebrada San Antonio se convierten en
un problema común de las ciudades gemelas y, por consiguiente, la percepción
por parte de los habitantes frente a una acción conjunta de los gobiernos locales
de ambas ciudades para mejorar sus condiciones de vida es positiva.
43
18
Ver razones para asentarse en
el barrio en Vergel, E. “Ciudades
Gemelas en Fronteras Amazónicas:
Estudio de Caso Leticia y Tabatinga”,
Cuadernos de Vivienda y Urbanismo
No. 2, INJAVIU, Universidad Javeriana
(2009).
5. IMPLICACIONES DE LA INVESTIGACIóN
La investigación se ha constituido en insumo y punto de partida en la formulación
de políticas, programas y proyectos en los cuales se ha visto involucrado el autor.
Primero, el autor ha estado involucrado en el proceso de actualización del
Macroproyecto La Yesca en el Municipio de Quibdó, el cual tiene como objetivo
implementar una actuación urbana integral para mejorar las condiciones de vida
de la población asentada a lo largo de la Quebrada La Yesca en este municipio,
capital del Departamento del Chocó. La investigación se constituyó en insumo del
Documento “Fase Cero” que el autor desarrolló como parte de sus actividades en el
Departamento Nacional de Planeación DNP. Básicamente las recomendaciones del
estudio permitieron establecer la manera apropiada de aproximarse al fenómeno
de ocupación de una quebrada, en este caso de mayor escala, así como identificar
las fases necesarias para actualizar, reformular e implementar el Macroproyecto en
el municipio de Quibdó, teniendo en cuenta recomendaciones de la investigación
tales como: adelantar un estudio de amenazas y riesgos, desarrollar procesos de
abajo hacia arriba teniendo en cuenta las características socioeconómicas de la
población, y con base en los estudios desarrollados, actualizar los instrumentos de
planificación como el Plan de Ordenamiento Territorial POT.
Segundo, el autor estuvo involucrado en la formulación del Documento CONPES
3604 “Lineamientos para la consolidación de la política de mejoramiento integral de
barrios MIB”, el cual establece como uno de los sus objetivos específicos: “mejorar
el conocimiento de las condiciones de riesgo en los asentamientos precarios como
insumo para adelantar programas y proyectos de MIB”. Esto se debe precisamente
a la necesidad de contar con mayor información acerca de las condiciones de
riesgo en que habita la población en asentamientos precarios, como lo plantea la
investigación en sus conclusiones y recomendaciones para el caso específico de
Leticia, situación que también se presenta en otros municipios del país.
Tercero, durante los meses de junio y julio de 2008, el autor tuvo la oportunidad
de tomar un curso internacional de desarrollo urbano en la ciudad de Tokio
(Japón), ciudad en la cual tuvo casualmente la oportunidad de conocer a un
estudiante colombiano que adelantaba en ese entonces sus estudios de pregrado
en arquitectura y paisajismo en la Universidad de Chiba, en la ciudad de Tokio
(Japón). Este estudiante le comentó al autor su interés de trabajar la ciudad de
Leticia para su tesis de pregrado en el Department of Environmental Sciences &
Landscape Architecture. A partir de este encuentro casual en la ciudad de Tokio, el
estudiante de pregrado en arquitectura y paisajismo desarrolló sus tesis “Leticia’s
waterfront: an amazonian challenge for flood prone area’s planning and design”, la cual
tuvo como objetivo: i) identificar los factores sociales y ambientales que afectan
la planeación y diseño de zonas inundables en Latinoamérica y la Amazonía, ii)
analizar los problemas y las oportunidades que el frente fluvial de Leticia enfrenta,
y las necesidades locales, deseos y expectativas de la población, y, iii) desarrollar
una propuesta alternativa para el frente fluvial de Leticia, reconectar la ciudad
con el río así como responder a las necesidades locales (Uribe, J.C., 2009). De
esta forma, la investigación brindó un punto más de partida para una nueva
tesis que analizará la ciudad de Leticia, al generar procesos de construcción de
conocimiento.
44
Finalmente, las implicaciones del estudio plantean un mensaje para los estudiantes
de arquitectura. La importancia de aquellos interrogantes que surgen a través
tanto del proceso de formación en las escuelas de arquitectura como en el ejercicio
de la profesión, estas preguntas son el principal insumo tanto para desarrollar
trabajos de investigación como para comprender la realidad de nuestras ciudades.
Así mismo, los resultados y productos de estos procesos de investigación deben
propender por aportar tanto a la construcción del conocimiento, como aportar
propuestas que permitan mejorar el proceso de mejoramiento del medio
ambiente construido, su planificación de acuerdo a las personas que lo habitan,
y también el desarrollo de proyectos de arquitectura acordes con las realidades
locales. De esta forma podremos aportar desde nuestra disciplina a mejorar
nuestras ciudades y construirlas más sostenibles en y para el futuro.
BIBLIOGRAFÍA
Becker, B. (1995). Undoing Myths: The Amazon - an urbanized forest. Man and Biosphere
Series, Vol.15 UNESCO
Browder, J.O. & Godfrey, Brian, J. (1997). Rainforest Cities, Urbanization, Development,
and Globalization of the Brazilian Amazon. Columbia University Press
Church, A., Reid, P. (1996). Urban Power, International Networks and Competition: The
Example of Cross-border Cooperation, Urban Studies, Vol. 33, No. 8, 1297± 1318
Congreso Nacional de Colombia, (1997). Ley 388 de Desarrollo Territorial
Congreso Nacional de Brasil (2001). Estatuto da Cidade, Ley 10.257 del 10 de Julio de
2001
CONPES, Consejo Nacional de Política Económica y Social, (2004), Documento No.
3305 “Lineamientos para Optimizar la Política de Desarrollo Urbano”
CONPES, Consejo Nacional de Política Económica y Social, (2009), Documento No.
3604 “Lineamientos para la consolidación de la política de mejoramiento integral de
barrios MIB”
Departamento Nacional de Planeación DNP (2008), Documento Fase Cero,
Macroproyecto Quebrada La Yesca, Municipio de Quibdó, Departamento del Chocó
Ehlers, N., Buursink, J., Boekema, F. (2001). Introduction: Binational cities and their
regions: From diverging cases to a common research agenda. GeoJournal, 54: 1 – 5
Goodno, J.B. (Aug/Sep 2003). Hands across the border, Planning, Vol.69, Iss. 8; p. 20,
Chicago, USA
Giraldo Isaza, F. (1999). Ciudad y Crisis, Tercer Mundo Editores
45
Grisales, G. (2005). ¿Does the Colombia, Brazil and Peru common borderland needs an
integrationborderregime?AldeaMundo•RevistasobreFronteraseIntegración.Año10,
No.18/Mayo2005•ISNN1316-6727
Gutiérrez Rey, F., Acosta Muñoz, L.E., Salazar Cardona, C.A. (2003). Perfiles Urbanos en
la Amazonía Colombiana: un enfoque para el desarrollo sostenible, Instituto Amazónico
de Investigaciones Científicas, SINCHI
________, ________,________. (2003). La Amazonía Colombiana, II Workshop, Relações
Campo-Cidade e Identidades Regionais nas Amazônias: Tendências do Desenvolvimento
e Opções Políticas numa Perspectiva Comparativa.
Hurtado Gómez, L.M. (2004). Pobreza y Marginalidad Urbanas en la Amazonía. Un
estudio de caso de los asentamientos ubicados en zonas inundables, Tesis de Maestría en
Estudios Amazónicos, Universidad Nacional de Colombia, Sede Leticia.
Machado, L.O. (1998). Limites, Fronteiras, Redes, Fronteiras e Espaco Global, AGB-Porto
Alegre, Porto-Alegre, p.41-49
Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial (2005). Guía Metodológica 1.
Incorporación de la Prevención y la Reducción de Riesgos en los Procesos de Ordenamiento
Territorial. Serie Ambiente y Ordenamiento Territorial.
Ministerio de las Ciudades (2001). Plano Diretor Participativo, Guia para a Elaboracao
pelos Municipios e Cidadaos, Brazil.
Ministerio de Integración, Gobierno Federal (2006). Restructured Development Program
of Border’s Fringe, Twin Cities Strategy Actions, Brazil.
Municipio de Leticia (2002). Plan de Ordenamiento Territorial PBOT de Leticia. Concejo
Municipal de Leticia, Amazonas, Colombia.
Navarro, Rachelle G. (1994). Improving sanitation in coastal communities with special
reference to Puerto Princesa, Palawan Province, Philippines, Msc. Thesis, Mc Gill
University, Canada
Peña, Sergio, Cross-border Planning, What is it? Implications for the U.S.-Mexico Border
Programa Calha Norte, Prefeitura de Tabatinga, Fundación Getulio Vargas ISAE (20012004). Plano de Desenvolvimento Local Integrado e Sustentável, Prefeitura Tabatinga
Riaño Umbarila, E. (2003). Organizando su espacio, construyendo su territorio,
transformaciones de los asentamientos Ticuna en la ribera del Amazonas Colombiano,
Universidad Nacional de Colombia, Sede Leticia.
Roberts, J.T. (1992). Squatters and Urban Growth in Amazonía, American Geographical
Society, Geographical Review, Volume 82, Issue 4, Pages 441-457
Sadek, M. T. (2000). Constitutional engineering in Brazil: the politics of federalism and
decentralization, Rev. bras. Ci. Soc., vol.15, no.42, p.153-154. ISSN 0102-6909
46
Sierra, (2006). Las Fronteras de Colombia, El Tiempo, Junio, Informe Especial
Steinman, R. (2002). A Geografia das Cidades de Fronteira: Um Estudo de Caso de
Tabatinga (Brasil) e Letícia (Colômbia), Dissertação Submetida ao Corpo Docente do
Programa de Pós-Graduação em Geografia da Universidade Federal do Rio de Janeiro
como requisito parcial para obtenção do grau de Mestre Em Ciências (M. Sc.)
SUSAM (2003). GT 3: Políticas públicas e planejamento regional na Amazonía, Workshop,
Moderacao: Bertha K. Becker, Neli de Mello
Vargas López de Mesa (2004). Fronteras: espacios conceptuales y materiales en el contexto
de la geografía, Fronteras Territorios y Metáforas, Instituto de Estudios Regionales, INER,
Universidad de Antioquia., Colombia
UN HABITAT (2000). Millennium Development Goals MDG, Goal 7, Target 11
UN HABITAT (2003). The Challenge of Slums, Global Report of Human Settlements, UN
HABITAT
UN Millennium Project (2005), A Home in the City, Task Force on Improving the Lives of
Slum Dwellers, UN
Uribe, Juan Carlos (2009) Leticia’s waterfront: an amazonian challenge for flood prone
area’s planning and design, a Design Thesis submitted to the Department of Environmental
Sciences & Landscape Architecture of Chiba University
Vergel, E., (2009), “Ciudades Gemelas en Fronteras Amazónicas: Estudio de Caso Leticia
y Tabatinga”, Cuadernos de Vivienda y Urbanismo No. 2, INJAVIU, Universidad Javeriana
Fuentes de Internet:
www.Amazonía.org, accessed 19/5/2005, Municípios do Amazonas pedem recursos do
Ministério das Cidades para elaborar Plano Diretor, Amazonía.
www.uni-tuebingen.de/egwinfo/susam/index.html, accessed 2006, Sustainable Amazonía
Structural Change and Policy Options in Rural and Urban Areas, SUSAM is an EU-financed
project, carried out by a multilateral and interdisciplinary network of academic institutions
and non-governmental organisations from Brazil, Bolivia and the EU
www.citiesalliance.org/index.html, accessed 2006, Cities Alliance Web Page
www.javeriana.edu.co/viviendayurbanismo/pdfs/16cnosvir-2.pdf
47
AGRICULTURA PERIURBANA: NUEVOS ROLES
DE LA AGRICULTURA DE PROxIMIDAD EN LA
PLANIFICACIóN DE LAS PERIFERIAS URBANAS
Carlos Humberto Gómez Arciniegas*
RESUMEN
El paisaje agrícola situado en las fronteras de la ciudad ha sido siempre víctima impotente
de la expansión urbana a pesar de la importancia que debería reputársele a la agricultura
desarrollada en este tercer territorio, área de transición entre lo rural y lo urbano. Esta
práctica, recientemente denominada “agricultura periurbana”, se ha convertido en tema
de estudio para investigadores y planificadores, que observan las interacciones entre
la ciudad y el campo tratando de reconocer y canalizar el potencial implícito de este
territorio. El objetivo del presente artículo es, por lo tanto, presentar los principales
rasgos y oportunidades que ofrece la agricultura periurbana a través de la identificación
de una serie de “estrategias agrícolas”, provenientes de algunas experiencias significativas
capaces de aportar elementos válidos para incentivar futuras prácticas de planificación
territorial en otros contextos periurbanos.
PALABRAS CLAVE
Agricultura, Desarrollo rural sostenible, Estrategias, Medio Ambiente, Multifuncionalidad,
Periurbano, Planificacionb, Expansion Urbana, Territorio.
48
PERIURBAN AGRICULTURE: NEW ROLLS OF
THE AGRICULTURE OF PROxIMITy IN THE
PLANNING OF THE URBAN PERIPHERIES
ABSTRACT
The agricultural landscape located in urban frontiers has always been helpless victim of
metropolitan sprawl, despite the importance that should have this activity located on
such third land, focal area between rural and urban territory. This practice, recently
labeled “peri-urban agriculture”, has become a subject of study in an attempt to
discover and capitalize on the agricultural land potential adjacent to the urban centers.
Thus, this work investigates the primary features of peri-urban agriculture, with the
main objective of identifying the most relevant experiences related to the planning of
the agricultural territory surrounding metropolitan centers in order to recognize recent
experiences where peri-urban agriculture has become a mechanism to coordinate
economic and social activities and also a practice integrated with other activities aimed to
valorise local resources. Consequently, research aims to identify “agricultural strategies”
that can bring added benefits from the identification of the most relevant project elements
that support future and hypothetical practices of territorial planning in various forms
capable of playing a role in the social and political sphere.
KEy WORDS
Agricolture, Sustainable Rural Development, Strategies, Environment, Multifunctionality,
Periurban, Planning, Urban sprawl, land, territory.
49
*Carlos Gómez Arciniegas, arquitecto y
docente de urbanismo de la Universidad
Santo Tomás de Bucaramanga-Colombia,
PhD en Planificazione Urbana, Territoriale
e Ambientale del Politecnico di MilanoItalia, MSc en International Relations and
Strategic Studies, Lancaster University Inglaterra
Agricultura Periurbana: un tema de interés global
Basta un simple repaso a la problemática de la vertiginosa expansión de los centros
urbanos para vaticinar que el futuro de las áreas agrícolas adyacentes a la ciudad se revela
más que incierto. En efecto, la FAO informó que en 2008 y, por primera vez, en la historia
de la humanidad, la mayoría de población mundial se convirtió prevalentemente en
urbana, al superar la residente en las zonas rurales, debido al inexorable éxodo del campo
a las ciudades. Esta situación llevó a políticos y planificadores a reflexionar una vez más
sobre las interacciones entre el espacio urbano y la zona rural y, particularmente, sobre el
fortalecimiento del sector primario a escala global.1
A dirigir la mirada nuevamente hacia la agricultura periurbana (AP), despuntan a primera
vista un sinnúmero de desatinos contra su “rol protagónico” pues a pesar de estar presente
en casi todas las ciudades, a veces en forma velada, a veces en forma evidente, ha sido
por mucho tiempo “proscrita” como una actividad completamente desligada del hecho
urbano. Por el contrario, la AP es como tal, fuente inapreciable de recursos alimenticios
para la ciudad, premisa corroborada por la FAO al informar que las explotaciones
agrícolas, dentro o inmediatamente adyacentes a las ciudades, alcanzaron a suplir en
el año 2005 alimentos a un promedio de 700 millones de residentes urbanos en todo
el mundo, tratándose principalmente de agricultura desarrollada en pequeñas parcelas,
terrenos baldíos, patios e incluso sobre los techos.2
1
2
3
La FAO señaló en su reporte de 2007
que por primera vez en la historia, más
de la mitad de la su población mundial,
3.3 billones de personas, viviría en las
zonas urbanas. Además, pronosticó que
en 2030, la población aumentará a casi 5
billones y que muchos de los nuevos habitantes urbanos estarán en la pobreza.
Por lo tanto, el porvenir de las ciudades
en los países en desarrollo y, en general,
el de la propia humanidad, dependen
en gran medida de las decisiones que
tomen actualmente para afrontar este
proceso. FAO, State of World Population
2007, Unleashing the Potential of Urban
Growth, UNFPA, 2008, http://www.unfpa.
org/swp/2007/english/introduction.html.
FAO Newsroom, Farming in urban areas
can boost food security. Green the cities
through agriculture - World Environment, 2005
Se puede tomar como punto de partida las reflexiones sobre AP hechas
en el Segundo Coloquio Internacional
de Alcaldes de Gobernabilidad para el
crecimiento sostenible y equitativo,
específicamente por las declaraciones
presentadas por las Naciones Unidas
para el Desarrollo (PNUD) en Nueva
York en 1997. Para más información,
consultar: Agricultura urbana y periurbana.http://www.fao.org/unfao/bodies/
coag/Coag15/X0076e.htm
En virtud de esta consideración es importante resaltar que la Organización de las
Naciones Unidas (ONU), a través de la FAO y otros organismos internacionales, se
han preocupado por definir el papel de la AP y, al mismo tiempo, concientizar muchas
comunidades sobre la importancia de ésta, valiéndose de la identificación de tipologías
que muestran los logros más importantes alcanzados en la materia y que han contribuido
a que la agricultura de proximidad inicie el ser mundialmente reconocida después de
muchos años de “indiferencia social”.3
Como resultado de esta iniciativa, académicos e investigadores han identificado cómo
la AP se mueve dentro de una esfera de intereses sociales, políticos y económicos y,
de la misma forma, cómo ésta ha sido reconocida como “ámbito válido” para la
realización de diversas actividades interdisciplinarias beneficiosas para la ciudad y, por
supuesto, para sus zonas periurbanas. Esta ilación nos lleva por lo tanto a recapacitar
sobre todos los aspectos relacionados con la AP, empezando por aceptar sin reservas
el contrapunteo entre la ciudad y el campo y, por ende, la principal problemática de
las periferias metropolitanas: el proceso gradual de consumo y abandono del territorio
agrícola suburbano, fenómeno indetenible y que ha vuelto a experimentar en los últimos
años una preocupante aceleración. Sin embargo, es perentorio efectuar una adecuada
conceptualización sobre la AP para así proceder a identificar, ordenar y sintetizar las
directrices más importantes producidas hasta el momento en el escenario internacional,
específicamente relacionadas con la protección, promoción y sostenibilidad de la actividad
agrícola presente en inmediaciones de la ciudad.
¿Existe un carácter único para la agricultura Periurbana?
A pesar de la conceptualización emitida por la FAO sobre agricultura urbana y periurbana
(AUP), no es todavía posible establecer “una conducta común” a nivel mundial para
esta actividad ya que las diferentes formas de la agricultura, producidas por las áreas
periurbanas, tienen caracteres distintivos. Según Pierre Donadieu, este aspecto puede
50
ser explicado por el hecho de que las tierras agrícolas que rodean las ciudades generan
diferentes modelos económicos y sociales, derivados de la transformación de la sociedad
rural tradicional y, principalmente, a causa de la proximidad de la ciudad.4
A la luz de estas consideraciones, es posible deducir que el agro periurbano se define
a partir de sus símbolos y de su patrimonio territorial, éste último constituido por sus
labrantíos, huertas, espacios abiertos, así como por su legado social y cultural, forjado
sin lugar a duda por los agricultores y el resto de la población que allí reside.5 Todos
estos elementos hacen de la AP pieza fundamental de un engranaje que pone en marcha
una compleja red de actividades relacionadas principalmente con la producción de
alimentos pero que también incluye la pesca y la silvicultura, todas éstas susceptibles de
ser desarrolladas con relativa facilidad en la periferia de cualquier ciudad, tanto en un país
industrializado como en uno de menor desarrollo.
Sin embargo, la realidad económica, política y social de cada país son los indicadores que, a
la postre, establecen los verdaderos aspectos distintivos que le confieren un carácter local a
la AP (Ver Figura 1). Al respecto, Donadieu señala que en los países menos industrializados,
las prácticas agrícolas periurbanas asumen diferentes formas, siendo durables, frágiles,
degradadas o innovadoras, y que siempre suelen tener la finalidad primaria de alimentar a
la ciudad. En este caso, el tema más interesante para los investigadores no sería la práctica
agrícola tradicional como tal sino la “agricultura de subsistencia”, desarrollada en favor de
las clases sociales menos privilegiadas.
Figura 1. El carácter y la función de la AP a escala global.
Agricultura
Periurbana
Países
Industrializados
Agricultura
Profesional
Fuentes de empleo
Países en Vías
de desarrollo
Función
económica
Creación de bienes
Límite Verde
Barrera
Paisajística
Decorativa
Fuente: Elaboración del autor
51
Fun ción
Espacial
Función
Simbólica
Agricultura de
subsistencia
Alimentar la ciudad
4
5
Donadieu Pierre, Campagne Urbane:
Una nuova proposta di Paesaggio della
Città, pp. 3,4,186
Ibídem, pp. 3,4,186
6
Ibídem, pp. 3,4,186
Contrariamente a esta caracterización primaria de la AP, Donadieu muestra cómo las
prácticas agrícolas suburbanas en los países desarrollados asumen un carácter diferente y
su funciones fluctúan entre tres aspectos: económico, ligado a la producción de bienes y
creación de puestos de trabajo (Ver fotos 1 y 2), barrera espacial o sea límite verde de la
expansión urbana (ver foto 3) y simbólico, básicamente desarrolla con fines paisajísticos y,
en ocasiones, simplemente decorativos (Ver foto 4).6.
Foto 1. El carácter de la agricultura periurbana está sometido al contexto en el cual esta práctica se desarrolla. Cultivos periurbanos
de flores en invernadero situados en el municipio de Chía (Colombia).
Fuente: Archivos del autor
Foto 2. Mercado informal de productos agrícolas periurbanos en la localidad de Bosa (Bogotá).
Fuente: Archivos del autor
52
Foto 3. Los terrenos consagrados a la agricultura periurbana en Milán (Italia) se benefician de un instrumento denominado “vincolo di
inedificabilità” que bloquea la actividad edilicia manifiestamente lucrativa y por ende regulariza la expansión urbana. Este instrumento
es de tipo consensual entre todos los municipios adscritos a los acuerdos de ley.
Fuente: Fotos del autor.
Foto 4. Los viñedos periurbanos en algunas regiones de Italia son ejemplo de un matiz diferente de la AP, desarrollada con fines
primordialmente paisajísticos y/o decorativos. En la foto, viñedos y olivares en la periferia de Orvieto, Región Umbría (Italia)
Fuente: Archivos del autor
De acuerdo con estos postulados, resulta útil aproximarse a las experiencias más relevantes
relacionadas con la planificación del territorio periurbano, con el fin de reconocer
subjetivamente la forma como la AP ha demostrado ser un mecanismo para coordinar
diferentes actividades económicas y sociales, así como práctica integrada con otras
actividades encaminadas a valorizar los recursos locales. Esto conlleva a posar la mirada en
la Unión Europea, ampliamente reconocida por su Política Agrícola Comunitaria (PAC),
artífice de una serie de “estrategias agrícolas” prontas para servir como arquetipos para
futuras prácticas de planeamiento territorial en pro de la AP y de su carrera hacia una
posición relevante en la esfera política y social en el resto del escenario internacional.7
53
7
Unión Europea. Reforma de la
Política Agrícola Comun. http://
europa.eu/legislation_summaries/
agriculture/general_framework/
l60002_es.htm
Una aproximación a la agricultura periurbana en Europa
Para ilustrar lo anteriormente dicho basta tener presente que la UE, ente único a nivel
mundial, ha generado políticas dirigidas al desarrollo y la sostenibilidad de la agricultura,
desarrollándolas de manera constante, para hacer frente a situaciones específicas como
en el caso de la agricultura periurbana. Esta percepción de la agricultura adquirió luz
propia gracias al concepto emanado por el Comité Económico Social Europeo (CESE), el
cual abrió una era de nuevos instrumentos de orientación para las políticas comunales en
materia de salvaguarda, gestión y planificación de los paisajes periurbanos, ratificados por
algunos países mediante importantes e innovadoras directrices encaminadas a promover
el carácter multifuncional de la agricultura.8
8
9
10
11
12
Comitato Economico y Social Europeo (CESE). Concepto sobre el
tema de la agricultura periurbana, Bruselas, 2004
FAO. Breve descripción de las políticas
de desarrollo rurald e la Unión Europea
en La nueva ruralidad en Europa y su interés para América Latina.Departamento
de Cooperacion Técnica de la FAO, Roma,
2005
Bonnefoy, Serge. L’Agriculture Périurbaine Française: le réseau Terres en Villes
et l’expérience de ses agglomérations.
ADAYG (Association Développement
Agriculture dans l’Y Grenoblois) et
Terres en villes (Association agriculture
périurbaine), Grenoble, 2005
Bonnefoy Serge, L’Agriculture Périurbaine Française: le réseau Terres en Villes
et l’expérience de ses agglomérations,
ADAYG (Association Développement
Agriculture dans l’Y Grenoblois) et
Terres en villes (Association agriculture
périurbaine), Grenoble, 2005
Gracias a las Cartas Agrícolas se coordinan e integran una serie de políticas e
instrumentos para el uso del suelo agrícola a distintos niveles las cuales además
involucran políticas para los parques
naturales regionales y para las áreas
periurbanas, entre otras. Rebholtz
Véronique, Lenoble Clémént, a cura
di, Charte de développement agricole
de Vernouillet. Une mobilisation des
acteurs locaux pour le maintien d’une
agriculture qui préserve la biodiversité
des essences locales, Bergerie Nationale, Vernouillet , 2006
Ahondando aun más en los fundamentos de esta maniobra, el territorio rural periurbano
se ha visto protegido por la UE gracias a la articulación de los objetivos incluidos en el
segundo pilar de la PAC y ligados al desarrollo rural, lo que ha permitido una ascensión
y una proyección prácticamente irreversible de la política agrícola europea, situando de
esta forma en una posición central la calidad de la producción y la integración de ésta con
políticas de sostenibilidad ambiental que beneficia positivamente el futuro de la agricultura
en todos sus matices.9 En un contexto más delimitado, las políticas originadas en Francia
e Italia muestran claramente una certera aproximación hacia tutela de la agricultura
de proximidad gracias a procesos específicos de planificación a nivel nacional y local,
coadyuvados con adecuadas normativas para la defensa y gestión de territorio periurbano,
fruto de una constante confrontación de los problemas allí presentes.
El caso francés, por ejemplo, ofrece estrategias particularmente interesantes ya que en
esta nación miembro de la UE se ha progresivamente madurado una conciencia nacional
sobre el papel de las áreas periurbanas, específicamente en el ámbito de las aglomeraciones
metropolitanas, que ha llevado a la formación de asociaciones que tienen como directriz
la promoción de iniciativas y acciones especificas, todas estas oportunamente ligadas a
políticas de ordenamiento y gobierno del territorio periurbano, como en el caso de las
Terres en Villes (Ver mapa 1).10
Es entonces evidente que en el escenario francés sobresale, por una parte, la difundida
modalidad de participación intermunicipal, vigente entre las diferentes aglomeraciones
metropolitanas.11 Paralelamente, despunta a la par el grado de multifuncionalidad de la
agricultura alcanzado en este país, estrechamente ligado alto nivel de participación de la
comunidad en el proceso de planificación del territorio rural y en consecuencia de las áreas
periurbanas. En este proceso, se contemplan diversas exigencias, visiones e intereses que
han generado una serie di soluciones innovadoras apoyadas, entre muchos factores, por
la identificación de los beneficios que se pueden obtener con una adecuada gestión de los
recursos humanos y del territorio, como ha sido demostrado en las Chartes Agricoles.12
Todas estas iniciativas han ayudado a Francia, a obtener su denominación como el gigante
verde del la UE, respaldada lógicamente por su primer puesto como el más grande “país
agrícola” en Europa Occidental.
54
Mapa 1. La agricultura periurbana se ve protegida y promovida gracias a políticas e instrumentos articulados gracias a la modalidad
de participación intermunicipal de las aglomeraciones francesas.
Fuente: Falga Pierre, Recensement: le nouveau visage de la France, L’Express, Paris, publicado el 05/01/2009
www.lexpress.fr/medias/181/recensement_128.jpg
En síntesis, una posición de relevancia que ha sido ganada gracias a la articulación y a la
aplicación de diversas políticas destinadas a la tutela de la agricultura, vista como una práctica
polifuncional y con muchas potencialidades, no sin dejar a un lado las consideraciones
aportadas con base en los problemas que ineludiblemente aparecieron a causa de la
vigorosa modernización de la agricultura francesa, hecho palpable en la conocida crisis de
la sobreproducción, afrontada con un oportuno ajuste en las políticas de la PAC, unidas
a la exaltación del valor de la multifuncionalidad en la agricultura y de las prácticas ecocompatibles las cuales tuvieron un reconocimiento institucional. Además, se proyectó un
empuje hacia la auto organización que ha permitido que emerjan en todo el territorio
iniciativas ligadas a la calidad de los alimentos, la valoración de los productos locales, la
organización de la línea biológica y a un sinnúmero de actividades que contribuyen a crear
nuevas relaciones entre el mundo rural y el urbano, verbi gracia el “triángulo verde de las
localidades hortofrutícolas del Hurepoix” (ver Foto 6).
55
Foto 5. Existen varios ejemplos de la relación ente espacio construido y espacio agrícola como lo es el caso de las localidades del
“triangulo verde del Hurepoix”, pueblos bien integrados con la realidad agrícola periurbana.
Fuente: Le Triangle Vert. http://www.trianglevert.org/
De experiencias como ésta, emerge en primer plano la importancia del paisaje para la
colectividad en Francia, condición más que evidente al estudiar cómo los espacios que
demarcan la frontera entre lo construido y lo agrícola han sido recuperados y “dedicados”
a la ciudadanía con acciones que mezclan la renovación de las relaciones entre áreas urbanas
y rurales, el rol de los servicios públicos existentes en las zonas rurales y el consenso
del carácter multifuncional de la agricultura. Esta “multifuncionalidad”, ya arraigada en
el lenguaje común de muchos franceses, se refiere a la capacidad de la agricultura de
producir, conjuntamente a los bienes primarios, bienes y servicios secundarios de diversa
índole.
13
14
15
Ferraresi Giorgio, Rossi Anna, Il Parco come Cura e Coltura del Territorio.
Un Percorso di ricerca sull’ipotesi del
Parco Agricolo, Grafo, Brescia, 1993
Beltrame Gianni, II parco Agricola
Sud Milano, Arienti & Maccarini, Milano,
2000 y Provincia de Milano,parco Agricola sud Milano, Regulamento del parco
agricolo sud Milano, milano, 2002
Erba Valeria. Strumenti Urbanistici
per Interventi di Qualità, Franco Angeli,
Milano, 2001, p. 11
Pasando ahora al escenario italiano, se destacan importantes logros obtenidos en algunas
localidades del país y que se pueden comprender haciendo un recorrido por las diferentes
normas e iniciativas públicas y privadas, sin descuidar las respectivas medidas de aplicación
que han atribuido a las prácticas agrícolas un papel de producción de “externalidades
ambientales”.13 Merece una mención especial el caso del Parco Agrícola Sud Milano (PASM):
un parque agrícola que asocia 61 municipios en la zona sur de la Provincia de Milán para
proteger la agricultura presente en inmediaciones de la ciudad.14
Al escudriñar en las bases del proyecto en cuestión se identifica la importancia que merece
el estudio y el entendimiento de las dinámicas que acompañaron la creación del PASM,
considerando dos aspectos bien precisos: “uno de tipo interpretativo, con referencia
a la normativa jurídica y administrativa para una correcta aplicación a la planificación
territorial; el otro, de tipo crítico y valorativo de las potencialidades, de los límites y de
los procesos evolutivos que caracterizan los entes públicos con poderes decisorios en el
campo del gobierno del territorio”.15
56
Mapa 2. El Parque Agrícola Sud Milano (PASM) engloba 60 de los 134 municipios de la Provincia de Milán. Todos ellos trabajen
estrechamente para salvaguardar el territorio agrícola periurbano. En la figura se indican los Parques Regionales (verde claro), Parques
Locales de Interés Intermunicipal (verde oscuro) e áreas urbanizadas. Estas últimas (representadas en gris), incorporan el 35% del
territorio.
Fuente: http://www.provincia.milano.it/area_metropolitana/incifre/territorio.html
Dichos aspectos han llevado al PASM a constituirse en una empresa notable por ser el
primer parque en Italia con una dimensión a escala metropolitana, abarcando el territorio
agrícola de los municipios asociados, y además por haber sido concebido como una
cintura verde agrícola. Además, el proyecto es un ejemplo del importante rol que juegan
las administraciones locales en la planificación de las áreas periurbanas: el Parque Agrícola
fue creado por la Región Lombardía (equivalente a un Departamento en Colombia) y
gestionado por la Provincia de Milano con programas dirigidos a aspectos tales como
la recuperación paisajística y ambiental de las áreas degradadas, la valorización del
patrimonio histórico y arquitectónico, la tutela de los elementos y lugares naturales y la
salvaguardia y cualificación de la agricultura y la silvicultura. Todo esto, logrado mediante
la configuración del territorio agrícola como un “cercado” alrededor de la ciudad de Milán
que contribuye además a la conservación del suelo libre, no edificado, indispensable para
el equilibrio ecológico del área metropolitana (ver Foto 6).
57
Foto 6. La AP hace parte de un entorno natural caracterizado por la presencia de bosques y zonas protegidas como reservas naturales,
parques y oasis naturales, y que además conserva una valiosa evidencia de obras humanas como abadías, castillos, complejos agrícolas
fortificados, centros rurales, molinos, casas de campo, monasterios y otros. En la foto, una villa situada en la periferia de Florencia
(Italia), vigila silenciosamente entre cipreses y viñedos.
Fuente: archivo del autor.
Con alusión a lo anteriormente dicho, es claro cómo los temas de desarrollo local han
asumido un nuevo nivel en los procesos de decisión en el contexto italiano. En otras
palabras, un desarrollo capaz de generar mecanismos de autorregulación de los sistemas
locales y periodos de equilibrio a largo plazo entre sociedad, ambiente y territorio,
entendiendo esto como ingrediente clave para generar la fuerza propulsiva necesaria para
la activación de modelos de desarrollo autosostenible”.
Dichos modelos han sido generados de acuerdo a los valores culturales, ambientales y en
un plano más genérico los de tipo rural, indispensables para asignar a las zonas agrícolas
compromisos de tutela y valorización de la biodiversidad y del paisaje. Este nexo es parte
de un proceso contemplado en la Agenda 21, referido a la promoción para el desarrollo
de asentamientos humanos sostenibles y plasmado en muchos municipios italianos, en
forma de áreas protegidas en donde el principal uso del suelo es agrícola (Ver Foto 6).
En estos términos, es evidente que la mayoría de los países europeos han entendido la
necesidad de implementar instrumentos y políticas que reconozcan la importancia de la
participación social en la AP, ya sea como estrategia clave para cualificar la participación de
diferentes actores en la gestión de territorio y del medio ambiente que como apoyo a los
procesos de decisión a nivel local y regional. Es por esto que sobrevolar virtualmente la
UE puede abrir horizontes hacia la dilucidación de nuevas propuestas para salvaguardar
la AP: desde la región metropolitana de Lisboa, pasando por el Parque Agrario del Baix
Llobregat en Barcelona, el Triángulo Verde del Hurepoix, el vasto territorio del Parque
Agrícola Sud Milano hasta las comarcas periurbanas de Alemania y Holanda, existen un
buen número de proyectos que tienen por objeto dar respuesta a los complejos procesos
de transformación del territorio periurbano como la segregación residencial, las diferencias
sociales, los procesos de privatización y la fragmentación del territorio agrícola y de los
espacios abiertos, todos ellos como resultado de la expansión urbana hacia el campo.
58
Todas estas dinámicas, estructuradas según la complejidad y el valor de las relaciones
entre las zonas rurales y urbanas, dan especial atención a los nuevos roles de la agricultura
periurbana, situación ampliamente identificada, no solo en Italia o Francia, y que lleva a
hablar de una nueva ruralidad en Europa. Parte indispensable en la consolidación de esta
nueva ruralidad es también el carácter multifuncional del territorio rural el cual, como se
citó en las primeras páginas, puede ser muy diferente dependiendo del contexto pero al
mismo tiempo se puede sintetizar de una manera muy esquemática en cuatro funciones
principales, a saber: producción, medio ambiente, paisaje y recreación.
Refiriéndose a las políticas sectoriales emanadas en Francia o Italia, el uso recreativo de los
recursos agrícolas es, junto con el tema de la sostenibilidad ambiental de las tecnologías
agrícolas, una prioridad en cuanto a los nuevos roles de la agricultura se refiere. Es por
esto que a la función recreativa se le asigna, en particular, un papel clave en los procesos
de desarrollo rural y para puntualizar mejor esta premisa, se propone a continuación una
lista de las principales actividades recreativas que se llevan a cabo dentro de la agricultura
peri-urbana en Francia e Italia:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Senderismo y trekking
Observación de aves y fotografía de la naturaleza
Ciclismo de carretera y mountain bike
Canotaje y rafting
Equitación y turismo ecuestre
Caza y pesca
Tiro con arco
Paseos a pie
Paseos en automotores ecológicos
Recolección de de setas y productos silvestres
Compra de productos locales de la explotación agrícola (fincas,
granjas, haciendas y demás.)
Compras de hortalizas y frutas con el sistema de auto-recolección
Albergues y restaurantes en haciendas agroturísticas o de turismo rural
Actividades educativas y culturales
La anterior es una lista no organizada de algunas de las muchas actividades articuladas con
diferentes mecanismos de organización. El hecho más importante es que la mayoría de
éstas representan una valiosa oportunidad de fruición recreativa, educativa y paisajística
del territorio. Cabe anotar que, a pesar de este cuadro optimista, es inevitable el afrontar
situaciones de conflicto relacionadas con la productividad de las haciendas embarcadas en
el proceso de la multifuncionalidad ya que una deficiente gestión podría afectar la vocación
primaria de las haciendas, o sea, la agricultura productiva. Por el contrario, el desarrollo
de la multifuncionalidad no implica en ningún momento el abandono de la agricultura
productiva sino la búsqueda de un compromiso eficiente entre los objetivos netamente
productivos y los de índole social y ambiental.
Todos estos procesos nos llevan a pensar en la importancia del rol de diversos actores
académicos y profesionales de los países menos industrializados -entre éstos los
latinoamericanos- concentrados en la preservación de los recursos naturales y el impacto
sobre el hábitat rural y por ende en la búsqueda de diferentes experiencias, políticas
y definiciones que contribuyan a explicar y enriquecer a los nuevos postulados de la
planificación del paisaje agrícola periurbano.
59
Agricultura peri-urbana en América Latina
A partir de la confrontación de los desarrollos sobre AP en los países desarrollados y
en menos desarrollados se alcanza vislumbrar una equivocada posición que podría
interpretarse como una polarización de los roles de la AP basada en la distancia económica
entre el Norte y Sur del mundo. Esto para decir que la AP, aunque todavía sea vista
en Latinoamérica como una práctica de sostenimiento -dirigida a la consolidación de
objetivos centrados sobre la seguridad alimenticia y el refuerzo de la incipiente economía
de la población pobre residente en las periferias- puede también ser identificada como
punto de partida para el desarrollo de nuevos procesos productivos enfocadas hacia la
afirmación de la multifuncionalidad.
Esta finalidad podría considerase como una estrategia que puede encontrar aplicación
en diferentes contextos, adaptándose a particulares condiciones sociales, económicas,
políticas, ambientales, ecológicas y funcionales, entre otras. De la observación de
estos factores derivan entonces la necesidad de cimentar eventuales estrategias sobre
la capacidad de asegundar esta multiplicidad en los usos, roles y finalidades del suelo
agrícola, garantizando el equilibrio entre las diversidades presentes en América Latina.
Un punto de inicio en nuestro continente, podrían ser las diferentes redes que actualmente
se han establecido en América Latina para coordinar el intercambio de experiencias y
metodologías, dirigidas a difundir nuevas ideas relacionadas con la agricultura urbana y
periurbana. Se trata, específicamente, de la FAO y otras Organizaciones No Gubernativas
(ONG) que trabajan para los países en desarrollo como por ejemplo el Resource Center
for Urban Agricoltura and Forestry (RUAF) y otras redes que apuntan a crear y consolidar
programas extensivos para ayudar a la población con problemas económicos.16
16
17
La Foundation RUAF mantienen una
estrecha relación con varias organizaciones internacionales y programas que
han tomado relevantes iniciativas en AU
y AP. Las más importantes son: el IDRC
(International Development Research
Centre/ Centro de investigaciones para el
desarrollo internacional) concentrado en
pobreza urbana y programas ambientales; la FAO con la iniciativa Alimentos
para las ciudades -Food for the Cities
Initiative, el CGIAR con su programa
Cosechas Urbanas -Urban Harvest
Programme; el Programa de Ciudades
Sostenible de la Organización de las
Naciones Unidas para el DesarrolloUNDP Development Programme y
otros promocionados por el UN Habitat United Nations o United Nations
Human Settlements Programme.
Fuente: http://www.ruaf.org/node/419
André Fleury (ENSP), Paola Branduini (PaRID, Politecnico Milano),
Síntesis de las experiencias fraqncesas e
internacionales en agricultura periurbana
en Convegno Nazionale “Produzione
agricola e nuovi paesaggi”, ISTVAP, Milano, 2007
Dentro de los objetivos más importantes del RUAF sobresale la coordinación de las
redes regionales (América Latina, la zona del Mediterráneo de lengua árabe y África -anglo
y francófona), la difusión de información a través la revista Urban Agriculture Magazine
(publicada en cinco idiomas) y la organización de cursos de formación en agricultura
urbana y periurbana. Gestiones como esta, traen a la luz los progresos hechos en favor de
la AP en materia de formación e investigación y manifiestan claramente que el desarrollo
de proyectos territoriales implica una adecuada formación de técnicos provistos con
competencias agronómicas y urbanísticas e, igualmente, dispuestos a profundizar en la
investigación. Por lo consiguiente, Fleury ha señalado que en los países industrializados,
si bien la geografía rural ya inicia el análisis de los procesos específicos de la agricultura
periurbana, todavía le dedica raramente una enseñanza específica. Paradójicamente, los
procesos formativos más importantes se manifiestan en los países en vías de desarrollo,
a saber, cursos de agricultura urbana asociados al trabajo experimentados por el CRDI y
el RUAF, y un proyecto más ambicioso promocionado por el Departamento de Seguridad
Alimenticia de la Universidad Ryerson (Ontario, Canadá), o sea, un corso a distancia de
dos años, en el contexto de un programa formativo di seguridad alimentaria en pro de
Latinoamérica y otros países con problemas de esta índole.17
Sin embargo, estas interesantes iniciativas se identifican con mayor facilidad a escala
intraurbana y solamente en algunas ciudades que aunque se preocupen principalmente
por los procesos de formación relacionados con la evolución de nuevas técnicas de cultivo
y gestión de recursos tales como la tierra, el agua, la energía, el trabajo y otros, carecen
de estrategias orientadas hacia la generación de un nuevo proceso de planificación del
territorio. El problema seguramente reside en que los objetivos inherentes al ordenamiento
territorial, seguramente contemplados por las ONG, tienen que ser desviados inicialmente
60
hacia un interés neto de la población centrado en cultivar céleremente solamente “para
hacer dinero” sin pensar en los beneficios tácitos de una agricultura planificada.
Afortunadamente, estas acciones puntuales han despertado el interés de la población y
los políticos a nivel regional y local y podrían ser un punto de partida para generar un
amplio impacto en el territorio y con diferentes niveles de expansión. Según la FAO,
las actividades relacionadas con la agricultura urbanas y periurbana han alcanzado
en América Latina diferentes tipos de caracterizaciones moldeadas en razón de una
serie de directrices: políticas sociales y educativas (Uruguay, Ecuador, Perú y Bolivia,
Argentina); creación de microempresas familiares vinculadas al mercado (Chile); políticas
de autoabastecimiento (Cuba, Nicaragua, Guatemala, Venezuela), siendo estas las más
populares entre la población.18
Por consiguiente, el panorama no es del todo desalentador aunque todavía hay un largo
camino antes de que la AP en Latinoamérica adquiera el mismo carácter que en Europa
puesto que una mutación de esta índole depende de un buen número de factores sociales,
políticos y económicos vinculados a la tenencia de la tierra, las técnicas tradicionales
de cultivo y la normatividad pluridimensional del territorio periurbano. Esto da lugar a
muchos interrogantes y expectativas para futuros procesos investigativos y de toma de
decisiones en pro de la salvaguarda de la AP.
¿Cuál camino tomar para salvaguardar la AP?
Después de las premisas presentadas a lo largo de este artículo, emerge una pregunta que
ha estado latente hasta el momento pero que tiene que afrontarse en modo explícito:
¿Cómo implementar un adecuado proceso dirigido a consolidar políticas de desarrollo
específicas para las áreas periurbanas de cada ciudad?
Esta pregunta pone sobre la mesa muchos temas de discusión y plantea otras preguntas
sobre el futuro de este proceso: ¿Crear una política para la agricultura periurbana o
asignarle una posición a la agricultura periurbana en todas las políticas? ¿Se requiere dar
más apoyo a la producción de bienes agrícolas y a los servicios ofrecidos a las comunidades
urbanas? O ¿Es más conveniente apoyar la diversificación de las haciendas agrícolas en
cambio de “servicios rurales” que suplan la ciudad, involucrando los agricultores como
generadores de externalidades ambientales?
Lo cierto es que el asunto más importante es la formulación de una serie de consideraciones
proyectuales, articuladas en lo que debería ser un proceso que trate de adaptar y combinar
los mecanismos más sobresalientes de ordenamiento territorial identificados en los países
desarrollados -pioneros en este cometido- con el objetivo de proporcionar una base
para la valorización y la salvaguardia de la AP para el resto de ciudades y aglomeraciones
urbanas del planeta.
Con relación a este aspecto, es útil hacer buen uso de las directrices proporcionadas
por la ONU y en especial del apoyo logístico y económico expresado en el trabajo de
la FAO y otras ONG. Paralelamente, no se debe apartar la mirada del contexto europeo
puesto que su singularidad y el modo como ha sabido generar gradualmente políticas
dirigidas al desarrollo y la sostenibilidad de la agricultura en todos sus matices, sirve como
garante para alcanzar una nueva ruralidad periurbana en los países de la América Latina.
Es por esto, que los casos de Francia e Italia merecen un análisis exhaustivo ya que están
61
18
Treminio Ch. Reynaldo, Experiencias
en agricultura urbana y peri-urbana en
America Latina y el Caribe. Necesidades
de Políticas e Involucramiento Institucional. FAO - Oficina Regional para
América Latina y el Caribe. Santiago
de Chile, 2004
bien conectados a la sostenibilidad de la agricultura de proximidad gracias a políticas
formuladas con criterios de interdisciplinariedad, multifuncionalidad e intermunicipalidad,
planeadas por los políticos responsables de la gestión y gobierno del territorio suburbano
pero teniendo siempre en cuenta la injerencia ciudadana.
Todo esto podría llevar a considerar esta intención momentáneamente idealista, y en
cierta manera “incómoda” para determinados intereses de algunos gremios de la
construcción beneficiados del nepotismo político. En efecto, las dinámicas actuales que
apoyan la agricultura periurbana rara vez encuentra sólidas herramientas de apoyo y
gestión en los programas de desarrollo u ordenamiento territorial. Del mismo modo, son
pocos los intentos que se han hecho hasta ahora para proporcionar evidencia empírica,
relacionada con el aporte de la agricultura periurbana a la reducción de la pobreza y su
papel en el desarrollo urbano y socio-económico de las ciudades. Por lo tanto, cualquier
intento dirigido a evaluar los logros de la AP en cualquier país depende absolutamente
de la voluntad de los políticos para legitimarla como una actividad útil en el renglón de la
economía y la planificación territorial.
La legitimación de la agricultura periurbana como mecanismo de
planificación territorial
Se ha ya establecido que en las zonas metropolitanas son cada día más preocupantes
la dinámicas entre las áreas urbanizadas y el sector rural, las zonas periurbanas son las
que mayormente absorben el impacto negativo de la expansión urbana caracterizado por
fenómenos tales como los barrios de invasión, la división desreglamentada de la tierra, el
abandono de la actividad agrícola, la inestabilidad contractual de las tierras de cultivo y la
seguridad pública entre otras, que conducen a una reducción gradual de los territorios
consagrados al agro, disminuyéndose así su producción y, por ende, afectan y limitan el
comercio de productos, hasta ahora la principal característica de de este territorio.
Es por esto que se hace necesario obtener respuestas inmediatas dirigidas a consolidar
una red bien conectada entre la ciudad y el campo, a través de una agricultura sostenible y
polifuncional, estrechamente relacionada con el área urbana y considerada como actividad
irreemplazable en términos de calidad de vida, contando como mínimo con la misma
importancia que se merecen otros requerimientos como el transporte, la vivienda y el
turismo. Por esta razón, las zonas agrícolas periurbanas deben ser reconocidas en el ámbito
social, político y administrativo, e igualmente salvaguardadas mediante especificaciones y
normas exclusivamente diseñadas para la agricultura de proximidad.
También es necesario que las alcaldías y entes afines sean dotados con herramientas
eficaces para el ordenamiento territorial y la gestión de los recursos financieros orientados
exclusivamente a proteger las agrícolas periurbanas de potenciales asentamientos
espontáneos o, en su defecto, de injustificados -por no decir lucrativos- procesos de
urbanización que pudieran afectar su subsistencia como tejido orgánico.
Por esto es crucial delinear una nueva perspectiva en las políticas de salvaguardia y
valorización del paisaje periurbano como escenario que alberga una “nueva agricultura
de proximidad”, la cual inicia a entrar en vigor o, al menos a ser identificada y valorada a
diferentes niveles en el contexto internacional como se ha mencionado anteriormente. En
consecuencia, cualquier política y/o plan debe basarse en decisiones gubernamentales de
carácter crucial dirigidas a crear protecciones para los terrenos agrícolas de proximidad:
62
áreas de importancia estratégica que constituyen la “invariable columna vertebral” de un
sistema que debe estar envestido por derechos públicos y privados.
Esta estrategia podría verse cumplida mediante la consolidación de un sistema de espacios
abiertos y multifuncionales en los alrededores de las ciudades, hoy en día, caracterizados
por una gran fragmentación y una reducción de la propiedad pública que limita la fruición
ciudadana. Es aquí donde se necesita materializar acciones para finiquitar pactos que
permitan asistir a un ecuánime gestión público-privada del territorio y evita costosos
procesos de expropiación. En otras palabras, insertar la agricultura en una red periurbana
significa minimizar la adquisición de tierras por parte del Estado, intervención que debe
aplicarse solamente a la adquisición de áreas estratégicas planificadas destinadas a zonas
de reserva natural o con fines recreativos y de conexión con la infraestructura urbana,
creando así escudos protectores para los campos agrícolas, que representan a la mayoría
del territorio periurbano.
Por otra parte, el terrateniente debe “bajar los escudos” que rodean sus propiedades
abriéndose al público en general con actividades que lo hagan partícipe de los procesos
agrícolas y pecuarios: agroturismos, granjas didácticas, cultivos con sistema de recolección
self-service y otros. De esta manera la propiedad privada es y será la misma pero a la
vez permite el uso público. Las anteriores consideraciones dejan de cualquier manera
muchos interrogantes sobre la mesa y abren una nueva puerta hacia nuevas propuestas
investigativas que serán presentadas en ulteriores publicaciones de esta revista, apuntando
a buscar soluciones a las problemáticas inherentes al espacio de la “periurbanidad” y,
naturalmente, proponer soluciones óptimas que enriquezcan su fisonomía.
Cabe corroborar, antes de concluir, que cualquier axioma relativo a planes o modelos
aplicables a favor de la agricultura periurbana podría ser precipitado en ausencia de una
adecuada contextualización. De la misma forma, no se puede poner en duda que ninguna
propuesta tendrá valor si no empezamos a pensar desde abajo en cuán frágil es ese tercer
territorio, situado en el punto de contacto entre lo rural y lo urbano y, de igual modo, a
comprender definitivamente el potencial de la agricultura periurbana y el reconocimiento
real que esta práctica merece como herramienta clave en la planificación de las periferias
urbanas.
BIBLIOGRAFÍA PRINCIPAL
Agostini S., Garufi S. (a cura di) Strategie di Valorizzazione del Patrimonio Rurale. Franco
Angeli/Urbanistica, Milano, 2000
Bonnefoy Serge, L’Agriculture Périurbaine Française: le réseau Terres en Villes et
l’expérience de ses agglomérations, ADAYG (Association Développement Agriculture
dans l’Y Grenoblois) et Terres en villes (Association agriculture périurbaine), Grenoble,
2005
Beltrame Gianni, Il Parco Agricolo Sud Milano, Arienti & Maccarini, Milano, 2000
Branduini Paola, Le aree agricole nei parchi periurbani italiani: verso nuovi modelli, in
Urbanistica No. 128 settembre - dicembre 2005, INU, Roma, 2006
Comitato Economico Sociale Europeo (CESE), Parere del comitato economico e sociale
europeo sul tema l’agricoltura periurbana, Bruxelles, 2004
63
Donadieu Piere, Campagne Urbane: Una nuova proposta di Paesaggio della Città, Donzelli, Roma, 2006
Donadieu Pierre, Fleury André, De l’agriculture péri-urbaine à l’agriculture urbaine, Le
Courrier de l’environnement n°3. INRA, Paris, 1997
Erba Valeria, Strumenti Urbanistici per Interventi di Qualità, Franco Angeli, Milano, 2001
Falga Pierre, Recensement: le nouveau visage de la France, L’Express, Paris,2009
Fanfani David, Progettare sui Limiti in Ri-Vista Ricerche per la progettazione del paesaggio,
Anno 4 - numero 6, Firenze University Press, 2006
FAO, Urban and Peri-Urban Agriculture, Report presented in The Second International
Colloquium of Mayors on Governance for Sustainable Growth and Equity, UNDP, United
Nations, New York City, 1997
FAO, Breve descripción de las políticas de desarrollo rural de la Unión Europea en La nueva
ruralidad en Europa y su interés para América Latina. Departamento de Cooperacion
Técnica de la FAO, Roma, 2005
Ferraresi Giorgio, Rossi Anna, Il Parco come Cura e Coltura del Territorio. Un Percorso
di ricerca sull’ipotesi del Parco Agricolo, Grafo, Brescia, 1993
Fleury André (a cura di) L’agriculture périurbaine in Les Cahiers de la multifonctionnalité,
8, INRA, Parigi, 2005
Fleury André (ENSP), Branduini Paola (PaRID, Politecnico Milano), Sintesi delle esperienze
francesi ed internazionali in agricoltura periurbana in Convegno Nazionale “Produzione
agricola e nuovi paesaggi”, ISTVAP, Milano, 2007
Magnaghi Alberto, Il Progetto Locale, Ballati Bonghieri, Torino, 2000.
Minini Mariavaleria, Dallo Spazio agricolo alla campagna periurbana in Urbanistica. No.
128 settembre - dicembre 2005. INU Edizioni Srl. Roma, 2006
Mougeot, L. J. A., Taboulchanas K, La Cruz, G. Agricultura Urbana en América Latina y
el Caribe: Impactos y Lecciones de la Segunda Generación de Proyectos de investigación
(2004). IDRC. Cities Feeding People. Informe Nº 33. Ottawa, Canadá, 2004
BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA
Alcaldía Mayor de Bogotá. Departamento Administrativo de Planeación Distrital, Plan de
Ordenamiento Territorial (POT). Decreto Numero 619 de 2000, Bogotá, 2000
Alcaldía de Bucaramanga, Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Decreto Número 089
de 2004, Bucaramanga, 2004
Bollettino Ufficiale della Regione Lombardia, 2° Supplemento straordinario al N. 38, Approvazione del Piano Territoriale di Coordinamento del Parco Agricolo Sud Milano, Milano, 2000
64
Borri Dino, Barbanente Angela, Reviewing Self-Sustainability, in Plurimondi. An International Forum for Research and Debate on Human Settlements, vol. 4, Bari, Dedalo, 2000.
Capozzi B., Peraboni C., Treu M.C., I Nuovi Segni Del Territorio, Diabasis, Reggio Emilia,
2007
Contini Stéphane a cura di, L’agriculture et le tourisme de proximité : l’exemple de
Périgny-sur-Yerres, fiche, Bergerie Nationale, 2006
Ferraresi Giorgio, Coviello Francesco, Vitalità del parco agricolo e reinterpretazioni in
corso, in Urbanistica No. 128 settembre - dicembre 2005, INU, Roma, 2006
Fleury André, La costruzione dei territori agriurbani nell’Ille-de-France, in Urbanistica
No. 128 settembre - dicembre 2005, INU, Roma, 2006
Izquierdo Juan, La Agricultura Urbana y Peri Urbana: Conceptos, potencial y sostenibilidad,
FAO-RLC, Santiago de Chile, 2003
Iaquinta David L., Dresche Axel W., Defining the peri-urban: rural-urban linkages and
institutional connections. Land Reform. FAO-SDAA/SDAR in cooperation with Nebraska
Wesleyan University and Freiburg University, Rome, 2000
Leguen De Lacroix Eugène, L’agricoltura e l’ambiente. Fact Sheet Commissione Europea.
Direzione Generale dell’Agricoltura, Bruxelles
Linck Therry, El Campo en la Ciudad: Reflexiones en torno a las Ruralidades Emergentes,
Groupe de Recherche sur l’Amérique Latine (GRAL), Centre National de Recherche
Scientifique (CNRS), Université de Toulouse II, Toulouse, 2005
Marcou Gérard, La cooperazione intercomunale nell’esperienza francese, Università di
Parigi I e Gruppo di Ricerca sul Governo Locale in Europa (GRALE), Parigi, 2004
Mougeot, L. J. A. El significado oculto de la agricultura urbana. Visión 2020. IFPRI.
Washington, D.C., 2000
Pérez Rivera William, Parque Agrario: Una manera de acercar la Universidad a la Región en
Desarrollo Rural y Seguridad Alimentaria. Un reto para Colombia. Universidad Nacional
de Colombia, Panamericana, Bogotá, 2004
Pirani Alberto, Gaviglio Anna, Licitra Pedol Martina, L’agricoltura in provincia di Milano
2001-2002, Tecnos, Milano, 2004.
Prieto Herrera Jorge Eliécer, Los Proyectos: la Razón de Ser del Presente, Ecoe, Bogotá,
2005
Provincia di Milano, Parco Agricolo Sud Milano, Regolamento del Parco Agricolo Sud
Milano, Milano, 2002
65
LIBRE COMERCIO y DESARROLLO URBANO
Se impone el desarrollo urbano del capitalismo
salvaje
Ponencia del senador Jorge Enrique Robledo en el IV Seminario Internacional de Arquitectura
“Ciudad y fronteras”, Universidad Santo Tomás, Bucaramanga, 24 de septiembre de 2009.
Fuente: Arquitecto Orlando Bohórquez, 2009
Relaciones con el mundo, sí, pero no así. Negocios internacionales, sí, pero no de mula y
jinete. Todos los pueblos del mundo, no solo Colombia, se están empobreciendo con el
libre comercio. En el desarrollo urbano se exacerban las desigualdades. Seis características
de un país plutocrático. Las estrategias del presidente Uribe. Nuestras relaciones con
Estados Unidos tienden a parecerse a las que tuvimos con España. El especulador
inmobiliario obstaculiza la planificación urbana. También con criterio plutocrático, Uribe
revive los proyectos de renovación urbana. En la Comuna San José de Manizales van
a ser desalojadas 2.700 familias. Lo de los servicios públicos es escalofriante. El país,
desprotegido en sismorresistencia.
66
FREE TRADE AND URBAN DEVELOPMENT
The urban development of wild capitalism is
imposing on
Senator Jorge Enrique Robledo speech at IV Architecture International Seminar “The Town and
frontiers” Santo Tomas University, September 24 2009.
Fuente: Arquitecto Orlando Bohórquez, 2009
Relations with the world, indeed, but not in that way. International bussinesses, of course,
but not as ancient times. Most of the countries in the world not only Colombia are getting
poor because of free trade. Inequalities are exacerbated in the urban development.
Six characteristics within a plutocratic country. The strategies of President Uribe. Our
relations with the U.S. seem to be simmilar to the Spain ones. The speculating realestate obstructs the urban planning, President Uribe is re-living the projects of urban
rennovation even plutocratic criteria. 2.700 families are going to be dispossesed in San
Jose neighbourhood in Manizales. Related to public services bills is depressing. The nation,
unprotected in sismoresistence.
67
Les doy mis agradecimientos por permitirme estar hoy aquí con ustedes y por darme
la posibilidad de hablar sobre la ciudad y las fronteras, el propósito de este evento. Y lo
agradezco también de otra manera, porque, como se dijo, me he pasado buena parte de
mi vida como profesor de tiempo completo en la Universidad Nacional de Colombia,
sede Manizales, y me complace muchísimo cuando me invitan a las universidades, porque
finalmente, lo que a veces digo: soy un profesor extraviado en el Congreso. Y créanme,
es muchísimo mejor estar aquí que allá. Le decía a Saúl Rugeles que estos trabajos de
universidad y de profesor universitario son los únicos que se han inventado medianamente
decentes.
La charla va a estar partida en dos. En la primera parte haré algunos planteamientos
gruesos de cómo entiendo yo este asunto de la globalización, porque la idea es que
hablemos del tema específico, pero en el contexto de la globalización o el libre comercio
o el neoliberalismo, o en el contexto del Consenso de Washington, son términos que al
final quieren decir, más o menos lo mismo. Voy a hacer un planteamiento sobre lo qué
pienso yo que será la economía de Colombia. Y, en segundo término, también en ese
contexto, cómo pienso que se afectan el desarrollo urbano y la arquitectura. La suerte de
la ciudad que se va a construir o que se ha construido en Colombia se ve muy afectada, en
buena medida, por esa primera parte del análisis. No será por supuesto la versión oficial,
sino la visión de una persona contradictora de las políticas que se vienen desarrollando.
Relaciones con el mundo: sí, pero no así
Para que no se preste a confusión, empiezo por aclarar que quienes mantenemos una
contradicción de fondo, antagónica, con las políticas del libre comercio no debemos ser
interpretados como personas que nos oponemos a que Colombia se relacione con el
mundo. Es más, en cierto sentido hablar de globalización como un fenómeno reciente
tiene una carga ideológica, porque la historia de la humanidad es la historia de la
globalización, en el sentido estricto del término. Por el propio crecimiento demográfico,
desde los primeros seres humanos, lo único que hemos hecho es globalizarnos cada vez
más. Quienes piensan que empezó no sé cuándo sufren entonces una confusión grande.
No nos oponemos a que Colombia se relacione con el mundo. Estamos relacionándonos
con el mundo desde hace quinientos años, por decir lo menos. Lo que discutimos, y
es un debate clave, es cómo nos debemos relacionar. Una tribu que está en la mitad
del Amazonas y que no ha abierto relaciones con nadie no tiene para qué discutir este
tema. En cambio, quienes estamos en un mundo en que nos relacionamos de mil maneras
y nos vamos a seguir relacionando estamos obligados a discutir a fondo sobre cómo
creemos que nos debemos relacionar. Parto de una primera pregunta: ¿Hay sólo una
manera de relacionarse? El mundo fue muy global en la época del colonialismo español
y, en general, de los colonialismos europeos y, sin embargo, aquí nadie ha acusado ni a
Bolívar ni a Santander de dinosaurios por haber afirmado que esa globalización no les
gustaba. ¿Cuál fue el gran debate de la Independencia americana hace doscientos años?
Fue decir que a los nativos de América no nos interesaba esa manera de relacionarnos
con el mundo. Pero nadie planteó nunca, en esos días, que la relación se acabara. Es
lo mismo que estamos discutiendo ahora, cómo relacionarnos con el mundo. ¿Hay una
sola manera de relacionarnos con el mundo? ¿Hay un pensamiento único al cual todos
debemos someternos y quien no se someta es enemigo del progreso, una persona que no
entiende las realidades el mundo? Por supuesto que no.
68
Lo ilustro de una manera tal vez más sencilla o menos abstracta. Si me dicen que hay
que importar tractores o computadores, que no producimos y que necesitamos para el
desarrollo, de inmediato respondo, dónde hay que firmar el sí. Pero si me dicen que hay
que importar maíz, yo replico: eso me lo tienen que explicar más despacio. Lo resumo de
esta manera, relaciones con el mundo, sí, negocios con el mundo, sí. Con Estados Unidos
incluido, también debo aclararlo, porque dicen que al senador Robledo no le gustan
los gringos y, que por eso, no le gustan los TLC con Estados Unidos. No. Con Estados
Unidos también debemos relacionarnos y con Estados Unidos también se pueden firmar
acuerdos económicos. ¿Pero cuáles? Volvemos al mismo punto. El TLC es una manera
específica de relacionarse con el mundo, pero Brasil no se lo quiere firmar a los gringos,
no se lo va a firmar, así alguien salga a argüir que Brasil está por aislarse. Japón no tiene
TLC con Estados Unidos, como tampoco Europa. ¿Y entonces nadie en Europa quiere
relaciones con Estados Unidos? No, lo que están diciendo los japoneses y los europeos
y los brasileños es que nosotros sí queremos relacionarnos con Estados Unidos, pero
de una manera que proteja los intereses de cada uno de los países. Lo resumo de otra
manera: alianzas, negocios internacionales, sí, pero no de mula y jinete, y menos todavía si
nosotros somos la mula. Así de simple. Recordemos a Stiglitz: es mejor no tener tratado
que tener un mal tratado. Es mejor no hacer negocios que hacer un mal negocio.
Agrego que no es cierto que estos sean acuerdos diseñados en una lógica respetuosa de
los intereses de las partes. No son acuerdos de beneficio recíproco, como lo deben ser
los negocios internacionales y todos los negocios. Ni siquiera son decisiones soberanas o
establecidas por nosotros mismos. En lo primero que yo escribí sobre estos temas por
allá en los noventa cité a un ilustre bumangués, el doctor Abdón Espinosa Valderrama, una
persona a la que nadie puede criticar por ser del Polo ni de izquierda, quien afirmaba: este
tratado es una imposición del Banco Mundial y nos va a desbaratar la economía.
Ayer le decía al ministro de Agricultura, en un debate en la Comisión Quinta: ministro, es
un absurdo importar leche cuando hay excedente. Me respondió: esos son los acuerdos
de la OMC. Le dije, ministro, por qué el Estado no hace en el mercado interno compras
masivas de arroz para evitar que los precios se caigan y almacena, como antes del 90.
Y me responde lo mismo, eso tampoco lo permite la OMC. Hablamos de una manera
de relacionarnos con el mundo que nos la imponen desde afuera ciertos poderes que
no utilizan para ellos ese mismo tipo de lógicas, porque tienen intereses distintos a los
nuestros.
Cuando a uno le dicen que hay que convertir el mundo en un solo mercado de envergadura
global: ¿De qué se trata, en últimas, qué es lo que nos dicen? Y ojo, este punto tiene una
carga tan fuerte como una bomba atómica. Que quieren un mundo al servicio de los
capitales de envergadura global. Es que hasta la última forma económica hecha en los
confines de la Tierra, que no se ponga al servicio del capitalismo de envergadura global,
o sea, de monopolios y trasnacionales, será perseguida. Hasta a un páramo perdido de
Colombia le llega la trasnacional al señor que hace kumis con un molinillo, le parquea un
camión refrigerado, le vende un kumis empacado y le encima además un Pokemón, con
lo que lo acaba de sacar de la competencia.
El sino trágico de los bocadillos veleños, lo puse como ejemplo en un libro, es o ser
reemplazados por otro tipo de dulces, de Kraft o de cualquiera otra de las trasnacionales,
o ser tomados por Kraft u otra trasnacional. La idea del bocadillo veleño como un negocio
de pequeños o medianos empresarios no cabe en la globalización neoliberal.
¿Qué quiere decir esto? Que se están exacerbando las diferencias entre los países y
entre los individuos dentro de cada país. El capitalismo es un sistema de desigualdades,
69
Fuente: Arquitecto Orlando Bohórquez, 2009
no un sistema de solidaridades, y de lo que estamos hablando es de llevar el capitalismo
monopolista hasta el último confín de la Tierra, lo que inexorablemente va a exacerbar
cada vez más las diferencias entre los países. Hay países que empezamos a funcionar
casi como colonias, cada vez más avasallados por las grandes potencias que terminan
predominando y, particularmente, por Estados Unidos, sobre todo en el caso de América
Latina, aunque en otras partes podrá ser Japón, o Francia, u otro de los grandes imperios.
Pero, además, se van a exacerbar las desigualdades dentro de cada país. Ustedes miran
la economía norteamericana y lo que ha sucedido es que se polarizan cada vez más la
extrema pobreza y la extrema riqueza. El pueblo norteamericano también sufre con el
libre comercio, como los demás pueblos del mundo. Ganan en cada país ciertos sectores
minoritarios de sus oligarquías económicas y pierden los demás. Las clases medias
tienden a contraerse cada vez con mayores dificultades para funcionar y sobrevivir, uno
de los fenómenos más recientes en el capitalismo. No son sólo los sectores populares de
Colombia los que se empobrecen. No, el empobrecimiento es global.
En el desarrollo urbano se exacerban las desigualdades
El capitalismo, y planteémoslo desde ya para el desarrollo de la ciudad, tiende a exacerbar
la segregación. La ciudad es, por definición, un hecho cultural fuertemente segregado, de
grandes desigualdades, y si el desarrollo urbano se les deja más suelto a las fuerzas del
mercado, con mayor razón se segrega. Si la gente se empobrece, se segrega de manera casi
inevitable. Si algunos concentran más riqueza que nadie, por supuesto que esto también
segrega. En Colombia, y cada país hay que analizarlo por aparte, nos va particularmente
mal en esto de segregarnos y extremar las desigualdades. Colombia es hoy el país número
siete en desigualdad social en el mundo. Supongo que si el doctor Uribe tiene éxito en
reelegirse, vamos a quedar con medalla de oro en desigualdad social.
¿Cuál es la experiencia de Colombia? Porque hasta aquí van teorías que falta por ver
si sean ciertas. En Colombia llevamos, en este asunto desde 1990, casi veinte años,
bastante tiempo para saber qué pasa con las teorías. En 1990 unos se pararon y dijeron:
70
van a destruir el país, Abdón Espinosa entre ellos, no me cito a mí mismo, sino a Abdón
Espinosa, menos sospechoso. Dijimos, van a destruir a Colombia. Bueno, han pasado
veinte años. ¿Qué ocurrió? En 1990 Colombia era ya un país sometido a la férula del FMI,
al interés de las trasnacionales, pero digamos que ahí íbamos, más o menos. Creo que
es facilísimo demostrar, no me voy a detener a dar números para no hacerme largo, que
los problemas de desempleo y pobreza se han agravado en este periodo. El empleo y la
calidad del empleo han sufrido un deterioro bárbaro. Colombia se mueve con tasas de
desempleo mayores a las que teníamos antes de 1990 y vivimos un deterioro espantoso
de la calidad del empleo: del 13% de subempleo pasamos a casi 40%, es decir, una
sociedad dedicada al rebusque. Y esto corre parejo para las ciudades. Si ustedes miran
todo el primer piso de las ciudades colombianas, observarán que es un gran ventorrillo
donde laboran trabajadores por cuenta propia, que no se sacan ni el mínimo, así los más
entusiastas se llamen a sí mismos empresarios. Pienso que no lo son, aun cuando tengan,
por supuesto, la honorabilidad de sentirse empresarios. Esta es la dura realidad a la que
asistimos.
Estamos en una crisis casi permanente, que también habíamos anunciado. Se hace la
apertura del 90, el libre comercio del 90 –repito, es básicamente lo mismo y en el año
1999 la economía colombiana se colapsa. Empezamos a medio salir en el 2002. En el
2003 y años siguientes hay un crecimiento importante de la economía, pero ya hoy otra
vez estamos hundiéndonos. El modelo económico que se aplica es un modelo de tiempos
relativamente cortos y buenos, no de maravilla, pero digamos que ahí, pero fuertemente
concentrados en beneficio de unos pocos. Crece 7% la economía. ¿Pero en beneficio
de quiénes? Y con crisis. Hoy estamos en una crisis. Este año se dice que vamos a crecer
al cero por ciento, y eso si sumamos todo, porque si miramos la industria, estamos
colapsados. O sea, una situación casi permanente de crisis y esta de ahora puede ser
bastante complicada, porque coinciden la nuestra, que empezó en el 2007, y la crisis
mundial. Vamos para tiempos difíciles.
Seis características de un país plutocrático
Digamos algunas características del país que se ha construido en estos últimos veinte años.
El sector productivo está en quiebra, porque el país se ha desindustrializado. Un país
que no era ningún dechado de desarrollo industrial ha perdido mucho, y lo poco que va
quedando es, en general, la industria de los monopolios y las trasnacionales. El país, y
esto es casi inconcebible, ha perdido producción rural en proporciones descomunales,
Colombia era prácticamente autosuficiente en productos agrícolas al año de 1990. Y
el año pasado, me lo certificó el Ministerio de Agricultura, hubo importaciones por 9,8
millones de toneladas de productos del agro. Inaudito. Hay seis millones de hectáreas de
tierra con vocación agrícola, con productores, con agua, que podríamos utilizar para el
desarrollo del agro y estamos importando diez millones de toneladas de productos del
agro. Si uno tiene un modelo económico que le golpea la industria y el agro, está en el
peor de los mundos, porque todo lo demás vive de eso. Es allí donde se crea la riqueza.
Los demás sectores, en cierto sentido, lo que hacen es moverla, especular con ella, tantas
cosas que suceden, pero es allí donde está el fundamento de la economía.
Segunda característica, que afecta a la ciudad en materia gravísima, las privatizaciones.
Este es el otro paradigma del momento: todo debe ser privado. Nos dijeron que había
que privatizar porque el monopolio del Estado y la corrupción del Estado son muy malos
y vamos a perseguirlos. ¿Y qué hicieron? Que volvieron privados los monopolios públicos,
y los privados son peores que los públicos, porque el monopolio público algún control
71
puede tener. El monopolio privado tiende por definición a aprovecharse de la posición
dominante para esquilmar al ciudadano y no hay control que valga. ¿Ustedes creen que
doña Eva María Uribe controla a las empresas de servicios públicos en Colombia? Suena
hasta chistoso creer que un funcionario con un sueldito va a controlar a Telefónica de
España o a Telmex.
Desnacionalización de la economía nacional, otra característica. Prácticamente todas
nuestras principales empresas han pasado una tras otra a manos del capital extranjero.
Todavía nos quedan algunas, pero tienen los días contados. Los neoliberales nos arguyen
que eso no importa, que es lo mismo, porque el que compra la hidroeléctrica no se la va
a llevar para Estados Unidos empacada en una caja de cartón. Nos tratan como a mensos.
Claro, no se llevan las electrificadoras, pero sí las ganancias, la riqueza que permite
acumular y generar más desarrollo. ¿Qué es un país más desarrollado que otro? Uno que
ha acumulado más riquezas en su propio territorio. Es así de simple. ¿Por qué Estados
Unidos es más desarrollado que Colombia? Porque ha logrado acumular mayor riqueza
convertida en puentes, carreteras, hospitales, aviones, fábricas, edificios. ¿Se puede hablar
de soberanía nacional en un país cuyo capital pasa a manos del capital extranjero? ¿No
es la autodeterminación el derecho de los colombianos a decidir nuestro destino? Pero
aquí cómo, si todos los ricos del país son extranjeros. No pueden hacerle estos desafíos
a la inteligencia. Ahí anda el doctor Uribe tratando de vender toda la Orinoquia, toda. Se
trajo hasta a Bill Gates, y ahí salió la foto en el periódico, el doctor Uribe mostrándole a
Gates la Orinoquia. El único periódico nacional, en cierto sentido, es del capital español.
Entonces ya se reunieron todos los cacaos españoles en Madrid y dijeron que había que
reelegir al presidente Uribe, obvio, porque además no hay privatización que no se haga a
menos precio.
Especialización del país en productos mineros, cuarta característica. Este es uno de
los asuntos más dramáticos y más gráficos para ilustrar cómo vamos hacia atrás. El país
está en buena medida sobreviviendo por la minería, como en la Corona española. El que
haya estudiado algo de economía sabe del alcance de lo que digo. Pensar que un país
se puede desarrollar si se especializa en la exportación de materias primas, agrícolas y
mineras, las mismas de siempre, es ilusorio. Subimos las importaciones a diez millones
de toneladas de alimentos y no hemos aumentado la exportación agraria en nada. Obvio,
no hay a quién clavarle un banano más en el mundo. Los países ricos están hasta el cuello
de bananos. El doctor Arias nos dice que vamos a progresar exportando uchuvas. Un
neoliberal amigo mío me decía: eso, si a uno con la uchuva le enciman la Milanta, para
la agriera. Esas son las genialidades del exministro de Agricultura, que dizque ahora se
quiere ir para presidente de la República.
Impuestos bajos o inexistentes, otra característica. Nos aducen que no se les puede
cobrar impuestos a las trasnacionales, porque entonces no vienen a salvarnos. La renta
nominal en Colombia era del 38 y la bajaron al 33. Y si uno está en zona franca es del 15,
como en la de los negocios de los hijos del presidente, pero si pesca otra gabela, se le
baja al 9%. Es inaudito que en Colombia haya trasnacionales pagando impuesto de renta
del 9%, cuando el IVA para la gente del común es del 16%. ¿Creen ustedes que se puede
desarrollar un país donde los grandes capitales, los ricos del mundo y las trasnacionales
no pagan impuestos? Porque, ojo, los impuestos que ellos no pagan nos los cobran a los
demás. El Estado no hace lo que debiera hacer y por esta vía tampoco hay desarrollo.
Mano de obra barata, bien barata, otra de las características del modelo que se viene
implantando. Barata en salarios, en pensiones, en cesantías, en salud, en tiempos. Ay de
aquel trabajador que a las ocho horas se atreva a apagar la máquina y se vaya. Hay que
echarlo, porque le falta sentido de pertenencia con la empresa. Sin mano de obra barata
72
no habrá neoliberalismo que valga. Aquí nos repiten hasta el cansancio que el capital
extranjero nos va a salvar y viajan a China, a Arabia y a todas partes a intentar atraerlo.
Y ese capital extranjero no hace sino una sola pregunta: ¿Y allá cuánto gano? Entonces,
para que ese capital extranjero venga hay que ofrecerle todo, hay que venderle baratas las
empresas del Estado, hay que regalarle las minas y el sector minero, no cobrarle impuestos,
garantizarle que van a conseguir mano de obra barata, o si no, no viene, porque esto es
una competencia feroz. Todos los pobres del mundo compiten a ver quién vende su país
más barato. Y quien logre feriarlo más barato dizque es el ganador.
Las estrategias del presidente Uribe
Al final lo que se ha montado es un régimen plutocrático, y quiero insistir en que esto es
muy grave para el funcionamiento de la ciudad. La ciudad es, por definición, diría uno, casi
que la obra más compleja de los seres humanos, porque juntar ocho o veinte millones de
personas en un mismo sitio es un hecho complicadísimo. Plutocracia significa gobierno de
los ricos. Manda no el que tenga el respaldo popular, sino el que tenga plata. Y la teoría es
muy sencilla: los pobres serán felices si hacen felices a los ricos. Los colombianos seremos
felices si primero hacemos felices a los gringos. Dediquémonos a hacerlos felices y cuando
ellos sean bien felices, algo de felicidad caerá sobre nosotros. Esta es la plutocracia, el
régimen bajo el que estamos. Veníamos conversando con el profesor Saúl Rugeles que
parte del lío actual en los debates es que asuntos que se habían aclarado en el siglo XVIII
o XIX hay que volverlos a poner en el orden del día. Esas teorías plutocráticas ya han
sido derrotadas teórica y prácticamente desde hace mucho rato. No es verdad que si
los hacemos felices a ellos, después la felicidad caerá sobre nosotros. Eso ya se ensayó
hace un siglo. Y al gobierno del presidente Uribe uno le tiene que reconocer que tiene un
encanto, algún encanto debería tener, y es que uno le puede descifrar con claridad lo que
piensa. Aquí hay otros que son más confusos.
Primera consigna del actual gobierno: confianza inversionista, que es todo lo que
he explicado: salarios bajos, privatizaciones, gabelas al capital extranjero. El presidente
Uribe sería más preciso si dijera “confianza para ciertos inversionistas”, porque a los
de DMG, cero confianza inversionista. Esos se quebraron sin pena ni lágrimas. Y a los
pequeños y medianos capitales, ninguna confianza inversionista. Me decía un empresario,
senador, yo qué hago si el que se me pone al frente en una zona franca paga renta del
9% y yo del 33% y la empresa es la misma, cómo le compito. Ahí están dedicados los
mayoristas de la gasolina, como lo denuncié estos días en un debate, a sacar del negocio
a los distribuidores minoristas, a los dueños de las estaciones de servicio o bombas de
gasolina, que llamábamos antes. ¿Cuál es la confianza inversionista para ellos? Entonces
Uribe promete hacer de Colombia un país de propietarios, pero no nos dice de cuántos.
Porque lo que sucede con el neoliberalismo es que la propiedad privada no crece, sino
que decrece en número de propietarios. Cuando aquí en Bucaramanga se instalan Macro
o Carrefour o cualquiera de estas marcas, mucha gente sonríe porque va a comprar diez
pesos más barato. Pero pregúntense cuántos comerciantes se quebraron en el momento
en que se instaló uno de estos hipermercados. ¿Y qué sucede con estas trasnacionales
cuando alcanzan el monopolio y cuando quiebran a sus competidores, qué pasa con los
precios? ¿Permanecerán bajos? ¿O, por el contrario, las trasnacionales se aprovecharán
de la ausencia de competidores para quitarnos hasta las calzas de las muelas? Esa es la
confianza inversionista.
Segunda propuesta del doctor Uribe: cohesión social. O en otros términos, embobar
a los pobres para que todos ellos sonrían, así estén en la miseria. “Maluco también es
73
bueno”, se dice en Manizales. En Colombia, de cuarenta millones de ciudadanos, hay 20
millones en la pobreza, 8 millones en la indigencia, 30 millones en el Sisben, todos pobres
e incluso miserables. Y que dizque hay que sonreír y todos los pobres felices. A esto es a
lo que llaman la cohesión social, una especie de lavado cerebral, de alienar a la gente para
que viva pobre pero feliz. No hay educación, no hay empleo, no hay salud, no hay salarios,
no hay nada, pero de todos modos, sonría. Hay que reconocerle al doctor Uribe que es
un mago sin duda en eso, aún cuando las limosnitas que les dan a los pobres para que sean
felices tampoco se las inventó él. Es una política del Banco Mundial. En todos los países
existen familias en acción, lo que pasa es que se llaman diferente.
Y la seguridad democrática en qué consiste. Un aspecto es el de la lucha contra la guerrilla,
pero hay otros, y es que en Colombia es más fácil crear una banda de asaltantes de bancos
que un sindicato, no sólo porque matan a los sindicalistas, sino porque el Ministerio de
la desprotección social los persigue. Si los estudiantes protestan, sobran las tanquetas de
la policía. A los indígenas que salen a protestar les echan bala. Todo esto hace parte de la
seguridad democrática para montar este país que han montado. La cohesión social es: si
no me creen en la zanahoria, les muestro el garrote.
Resumo lo que he dicho hasta aquí. El libre comercio condena a estos países a una
desigualdad social brutal. El contraste entre la extrema riqueza y la extrema pobreza
se agiganta, se exacerba. Pero en el libre comercio hay un asunto a mi juicio peor y es
que nos arrebata la potencialidad de crear riqueza. Porque uno puede ser pobre como
persona o como país, pero si mantiene la potencialidad, de pronto algún día resuelve el
problema. Pero si se la arrebatan, por ejemplo, en la medida en que avanza la privatización
de la educación superior y media y de todos los tipos, ¿qué es lo que se está haciendo
con los pobres? Quitarles la potencialidad de dejar de serlo. Si al país lo desindustrializan
y le eliminan buena parte de su producción agropecuaria, lo dejan sin la posibilidad de
un desarrollo científico y tecnológico. Lo que le dicen a Colombia es que tendrá que
quedarse en el subdesarrollo para siempre, así tenga aguas, tierras, gente, territorio. No
importa lo que tenga, jamás podrá salir del subdesarrollo.
Esto no es nuevo en la historia de los imperios. El imperio español perseguía con el
ejército a todo aquel americano que intentara construir fábricas. Si alguien ponía en San
Gil una fábrica de destornilladores o alicates, el alcalde llegaba y lo metía a la cárcel. Y la
cosa era muy sencilla: señor de San Gil, si usted quiere un alicate, me lo trae de España.
Porque el negocio de los españoles, además de robarnos el oro y las piedras preciosas, es
vender los alicates. El libre comercio es igual: no nos permite fabricar nada. No hay una
norma que diga explícitamente “prohíbase cultivar trigo y cebada en Colombia”, pero
las condiciones que nos imponen son tales, que aquel que siembre trigo o cebada se
quiebra, y ni se diga si se atreve a fabricar un celular o un televisor, porque ahí sí que se
lo llevan para el manicomio. Eso es lo que hace la desprotección del mercado interno y
de la economía nacional, quitarnos a los colombianos la potencialidad de crear riqueza.
A quien quiera estudiarlo le recomiendo un libro de Federico Lizt, uno de los padres del
capitalismo norteamericano, en los debates con Adam Smith, llamado Sistema nacional de
economía política, donde detalla esto de la potencialidad.
Y en lo político, estamos ante un proceso que uno puede llamar de recolonización
imperialista. Nuestras relaciones con Estados Unidos tienden a parecerse cada vez más
a las que tuvimos con España. Lo de las bases no es casual. Las ponen para no dejarnos
sembrar ni trigo ni cebada, a la manera de hoy. Es un aspecto fundamental de la política.
No son inventos de la izquierda. Son realidades que suceden.
74
Fuente: Arquitecto Orlando Bohórquez, 2009
Va a imponerse el urbanismo del capitalismo salvaje
Dentro de ese marco general, ¿qué va a suceder, cada vez más, en las ciudades colombianas,
qué tipo de urbanismo y de arquitectura es el que se desarrolla? Comencemos por aclarar
que la globalización y el libre comercio hacen parte del capitalismo, y en tal sentido, lo
que está sucediendo en Colombia no es nuevo. Se empeora o adquiere ciertas facetas
particulares, pero al final se remonta a la historia propia del desarrollo de un país
como este, tradicionalmente con una lógica de desarrollo urbano muy de capitalismo
salvaje. La intervención del Estado, pensaría que en toda la América Latina, no ha sido
tan rigurosa o tan seria, no sé qué palabra usar, como en Estados Unidos o en Europa.
Aquí el especulador inmobiliario del suelo urbano ha estado siempre obstaculizando la
mejor planificación de las ciudades, y el fenómeno se ha agravado. Y no viene de ahora.
Si uno mira cualquier cuadra del Bucaramanga o del Ibagué viejo, puede encontrar tres
o cuatro normas distintas aplicadas en la misma calle, normas que en buena medida
corresponden al vaivén de la especulación con el suelo urbano. Por ejemplo, en donde la
idea de concebir la ciudad como un espacio relacionado con argumentos de tipo estético
es una cosa relativamente nueva. Lo que nos vino con el libre comercio no es entonces
absolutamente nuevo, porque seguimos en el marco de una economía capitalista.
Varias características de las que sufre Colombia, como el fortalecimiento de los flujos
migratorios hacia las ciudades, en parte por la ruina agraria, vienen desde antes, pero se
han visto agravadas por el crimen y la violencia rural, un asunto tan complicado. Nuestras
ciudades, muchas de ellas, reciben una carga inmensa de colombianos, que genera un estrés
sobre las ciudades muy complejo de manejar, como lo ha sido a lo largo de la historia del
siglo XX, pero ahora agravado, insisto. Es una población rural que llega a las ciudades con
bajísima capacitación, pero además, a unas ciudades en crisis productiva, sin desarrollo
industrial, hecho que complica aún más esta realidad. Lo que sucede es que crece la
economía del rebusque, cada colombiano briega a ver cómo se gana la vida. He dicho que
Colombia es el país con más malabaristas del mundo, uno por cada semáforo, y el país
con más estudiantes con posgrado. Aquí todo el mundo tiene posgrado, porque piensan
que les falta un título para conseguir empleo. Este es un país lleno de deformaciones de
75
todos los tipos. Pero quiero enfatizar en una, que para el desarrollo urbano cuenta mucho,
porque hace muy difíciles las cosas e impacta mucho, y es que todo el primer piso, todo
el zócalo urbano, es un ventorrillo.
Un segundo aspecto, tampoco estrictamente nuevo, es el de la especulación inmobiliaria.
Colombia siempre ha sido un país de especuladores. Cuando me refiero a especulador
de la tierra, señalo a esa persona que hace una ganancia, no por su trabajo, sino por el
trabajo de la sociedad. Lo que él hace es aprovecharse de un monopolio para cobrarle una
especie de peaje a la sociedad por el derecho de utilizar el suelo, no por la actividad de un
industrial o de un agricultor, digamos, sino por una cosa distinta. Lo anterior agravado por
un asunto, como me lo explicaba en estos días un empresario de esos emprendedores que
compra y compra tierra, y yo le pregunté: por qué compra y compra tierra, y me contestó:
porque nada da más que lo que da la tierra. Uno de los problemas graves de arrebatarnos
la potencialidad de crear riqueza en la industria o en el agro o en otros sectores es que
especular con el suelo empieza a volverse casi la única actividad rentable para la aplicación
del capital. El hecho es de una gravedad inaudita. Colombia tiene una de las tierras rurales
más caras del mundo. Así, ningún negocio agrícola da, salvo que sea de un mafioso, porque
si la tierra vale 20 millones de pesos la hectárea, por decir algo, la vaca tendría que dar,
en vez de leche, champaña de primera calidad para que fuera rentable, y esto se vuelve
una especie de círculo vicioso que genera una mentalidad profundamente reaccionaria,
la del especulador apoltronado viendo a ver cómo influye en las decisiones públicas para
que lleguen y le hagan un puente a su finca o le pasen una carretera por no sé dónde, o le
cambien una reglamentación para poder ganarse una plata. Y he visto que el gobierno de
Uribe revive algo que se había quedado más o menos quieto en las ciudades: los grandes
proyectos de renovación urbana. A esto hay que echarle ojo. Ahora se inventaron que en
Colombia no hay suelo urbano, y como no lo hay, búsquense entonces a un pobre que sea
dueño de un lotecito y llamen al DAS para ver cómo lo desalojan. En Manizales están por
sacar a 2.700 personas. Su crimen, vivir a cinco cuadras de la Plaza de Bolívar, en la zona
más plana de la ciudad, la comuna de San José, doctor Emilio Pradilla, usted que la conoce.
Y es una gavilla lo que le tienen montado a esa gente y todo a nombre del progreso y del
amor y de lo mucho que quiere a los pobres este régimen plutocrático.
Con un desparpajo y un descaro tenaz se ha profundizado la segregación urbana propia
del capitalismo. Es un propósito deliberado por hacer ciudades llamadas por ellos con
todo desparpajo ciudades para la globalización, para el mercado mundial. Una parte de
Bucaramanga, de Manizales o de Bogotá debe parecerse a Miami y el resto, escondámoslo
para que nadie lo vea. En Bogotá ya ver un pobre se volvió casi imposible. Si ustedes
salen de Bucaramanga, aterrizan en El Dorado y cogen por la avenida treinta hacia el
norte, los únicos pobres que verán son los meseros y las empleadas del servicio. Unas
ciudades de tipo enclave colonial, pedacitos de la ciudad de lujo, ostentosos, en acero
inoxidable al máximo, en Colombia y en todo el mundo. Todos los pisos enchapados, no
sé en México cómo será, pero aquí no puede haber piso al que no le pongan un enchape.
Un piso en concreto simple o en un mortero de cemento: ¡Qué horror! Se enchapan
hasta las vías por donde pasan los buses. Les ponen un enchape de baldosín, pasa un
bus de 50 toneladas y destruye el baldosín, pero no importa, tiene que ser enchapado.
Creo que ya han comprado por kilómetros los vidrios templados. Dicen, deme diez
kilómetros de vidrio templado. Claro, para que Bogotá se parezca a Miami. Lo que se les
olvida es que el ingreso per cápita aquí es de 4 mil dólares y allá es 40 ó 50 mil dólares.
Se despilfarra para generar una falsa apariencia de progreso y aquí la gente se come el
cuento, particularmente en las facultades de arquitectura, lo digo con todo cariño. Ya no
hay un proyecto de arborización de vivienda en Colombia que no sea con palmas, así
no den sombra y donde haya 44 grados de temperatura, pero como la palma es la que
trae el Autocad, entonces pongan la palma. Nos gastamos años enteros diseñando pisos
para dar una falsa apariencia de progreso y si uno no es cuidadoso, se come el cuento de
76
que Colombia progresa y no nos damos cuenta de que ese progreso es todo importado.
Aquí ya no producimos nada, ni los plátanos, creo. Y las zonas paupérrimas cada vez más
escondidas. Quiero llamar la atención sobre lo que sucede: tres de cada diez habitantes
del campo, 33 de cada cien, están en la indigencia. Es gente que todas las noches se
acuesta a dormir con dolor de estómago, no porque comió mucho, sino porque no comió
nada. Las prostitutas de las zonas pobres de Colombia compran los anticonceptivos de
a uno cada día, porque no les alcanza para comprar las 30 pepitas del mes. Y los barrios
populares se nos llenaron de tiendas donde a uno le venden de a pastilla de chocolate, de a
cucharada de aceite. Aquí hay gente que a la hora del almuerzo hacen una vaca entre toda
la familia, cada quien pone unas monedas y alguien sale a la tienda y compra un huevo,
una taza de arroz, una cucharada de aceite y un pedacito de panela y con eso almuerza
la familia. Pero eso sí, hay zonas de la ciudad, las llamadas zonas rosas, donde no se ve
sino derroche. Tantas cosas buenas que tienen los mejicanos para enseñarnos y, preciso,
escogemos lo de las zonas rosas.
Lo de los servicios públicos, parte de la política central, parte de la extorsión, es
escalofriante. La gente deja de comer para pagar los servicios públicos. La participación
en gastos de servicios públicos de las familias es del orden del 30%, altísima. Esas medidas
que se regulan en las ciudades colombianas son una manera del Estado de subsidiar a los
pobres para que puedan pagar los servicios públicos. Pero hago otra pregunta de fondo:
¿Cómo se planifica una ciudad cuyos servicios públicos son privados y están calculados
para el negocio y hay todo un juego de especulación inmobiliaria? Aquí se ha llegado al
punto de que las Curadurías Urbanas son privadas. La ciudad es un hecho terriblemente
complejo para ponerlo a funcionar todo detrás de la lombriz de la ganancia. Siempre ha
sido un lío, insisto, pero cómo puede planificarse así ningún desarrollo urbano.
Otra cosa que se exacerba es la producción de vivienda, relacionada con el negocio
financiero de la producción de vivienda, de las corporaciones de ahorro y vivienda. Y hay
algo que me llama la atención y creo que se le debería echar harto ojo, porque guarda
estrecha relación con lo que he dicho de la potencialidad. En Colombia, en el año 1970,
en el gobierno de Misael Pastrana, huyéndole a que las importaciones no permitían el
desarrollo nacional, se inventaron la estrategia de la construcción, una estrategia fallida
pero que tenía cierta racionalidad porque decía: generemos un nicho económico en el
cual el capitalismo colombiano pueda desarrollarse en torno a un sector que no compite
con las importaciones ni el contrabando. Por supuesto, no era capaz de desarrollar el
país, pero tenía esa racionalidad. Hagamos hartos lavamanos, inodoros, tubos, los ladrillos
son de aquí, la tierra también, hay fábricas de cemento, y ahí nos ganamos una plata y le
generamos a esto cierta potencialidad de desarrollo. Hoy, uno de los fenómenos que viene
presentándose, y aún no lo he estudiado en detalle, es cuánto pesan los bienes importados
en el negocio de la construcción. Es importante, porque tiene que ver con la potencialidad.
Aquí nos llenamos de estructuras importadas de acero y de vidrios importados. Hoy
gran parte de las instalaciones son importadas, más las cosas viejas importadas desde
antes. Cuando yo veo esos letreros de Tapetes bokaras, Tapetes saharas, persas, que
valen no sé cuánto el metro cuadrado, siempre me he hecho la pregunta: ¿Colombia
no podrá pasarse la vida sin bokaras? Aquí hay un hecho económico que se nos olvida
y es que cuando Colombia exporta es un milagro. Aquí lo que se exporta es hambre.
Los campesinos cafeteros no exportan café. Lo que exportan es hambre. Si todos esos
compatriotas se ganaran el salario mínimo, no podríamos exportar café. Nos derrotan los
campesinos vietnamitas, no porque sean más inteligentes o más trabajadores, sino porque
si los nuestros tienen un pregrado en aguantar hambre, los de allá tienen un doctorado.
Aquí cogemos esos dolarcitos de las exportaciones y nos los gastamos en whisky de algún
color, para poderle subir el precio. Hay whisky de todos los colores, como el arco iris,
cada uno más caro que el otro.
77
El último cambio tiene que ver con la concepción de la política estatal. Aquí sí hay una
regresión mayúscula. Aquí tuvimos una entidad, los jóvenes ni deben acordarse, que se
llamaba el ICT, Instituto de Crédito Territorial. Se creó por allá en los años treinta. Lo
que se soñó, por lo menos en el discurso, era que el Estado produjera vivienda para
pobres, pero con una racionalidad de país moderno. El Estado compraba lotes en grande,
materiales de construcción en grande, hacía diseños masivos y se hacía vivienda en altura.
Los barrios del ICT, en cierto sentido, modelaban el desarrollo en una forma digamos más
o menos civilizada, con mil problemas, claro, pero digamos que civilizada, con el Estado
que intervenía en cada parte del proceso para recortar ganancias privadas. Y era así como,
un poco en la medida en que había menos ganancias privadas, se lo podía ofrecer a los
pobres un tris mejor. Esto daría para una charla entera.
Hoy otra vez se impone el capitalismo salvaje. ¿Qué es lo que propicia el Estado? Que
unos pocos ganen y especulen con la casa de los pobres. Financiación, las corporaciones
de ahorro y vivienda; materiales de construcción, los monopolios; constructores, los
monopolistas; servicios públicos, la empresa privada. O sea, todo el mundo cae sobre
la casita del pobre. Entonces la casita del pobre lo único que puede es reducirse como
una especie de caja de bocadillos de caucho y ya no va en casi nada. Después, cuando el
pobre logra habitar en ella, empieza un proceso de autoconstrucción complicadísimo,
dolorosísimo, costosísimo, que deja al país desprotegido en la lógica de la sismorresistencia.
Colombia es una bomba de tiempo. El día que en Colombia haya un terremoto que le
pegue en grande a una ciudad, aquí va a haber la matanza del siglo. Invito a los arquitectos
a ir a las zonas de autoconstrucción y a buscar los hierritos y verán cómo brillan por su
ausencia. Todo eso es en lo que hoy estamos. Es la regresión, es echar hacia atrás. Cosas
que estaban conocidas se pierden.
Y hemos llegado hasta el absurdo. Hace quince días, el ministro de Vivienda me certificó
que en Bogotá hay ochenta mil subsidios para vivienda sin reclamar. Porque si la persona
quiere el subsidio, entonces le dicen, señor, tiene que demostrar primero que es bien
pobre para poder darle el subsidio. El señor muestra que es bien pobre, cosa no muy
difícil. Pero después, cuando va a la corporación de ahorro y vivienda, le dicen, aquí lo que
tiene que demostrar es que es bien rico, porque aquí los pobres, ni para guachimanes.
Ocurre así, como lo digo, tanto que los analistas se inventaron una clasificación: ya se habla
de los subsidios adjudicados y los movilizados. Se adjudican, así nadie acceda a ellos. Pero
en la estadística sí salen y le sirven al gobierno para sacar pecho. Y los movilizados son
del orden de la mitad de los otorgados. Es el absurdo total del sistema y, sin embargo, el
gobierno no lo modifica ni interviene el mercado de la tierra. Siguen absolutamente en lo
mismo, en cierto sentido porque están felices. Además de otros subterfugios que se han
inventado, pasaron el número de subsidios de 400 mil a 800 mil del primero al segundo
gobierno del presidente Uribe. ¡Cómo! Me puse a mirar, y resulta que se inventaron unos
subsidios de 80 mil pesos de legalización de títulos al lado de los de seis y diez millones,
sumando papayas con aguacates, como si nada. Y le pregunto al ministro Juan Lozano: y
esto, ministro, qué es, y me responde: ¡Ay! senador, no nos habíamos dado cuenta. La
falta de seriedad y de rigor, total. Le decía en el debate a Juan Lozano: la lógica de ustedes
es la de las gallinas que ofrecen poner diez huevos, ponen dos y cacarean cincuenta.
La política de vivienda y el país todo son un desastre, y el desarrollo urbano es un desastre,
repito, si uno es capaz de ver más allá de las cosas de relumbrón que nos muestran.
Las ciudades colombianas siempre han tenido sitios donde las cosas son más o menos
civilizadas, pero en eso no ha habido un avance de fondo. No puede haberlo, porque en
esta estructura no es posible.
78
Hago referencia, por último, a algo que ya dije en el debate de renovación urbana. Me
decía el ministro, senador, es que con la renovación urbana resolvemos el problema
social. No, tampoco es así. Ese fue un debate del siglo XIX. Si usted resuelve el problema
económico y social, resuelve también el problema urbano, porque atender con seriedad
el problema urbano es una tarea que exige grandes recursos, un problema supremamente
difícil de resolver. La vivienda es el bien de consumo más costoso que exige una sociedad.
Se necesita una sociedad pujante, rica, desarrollándose en serio, acumulando riqueza,
para que pueda generar todo lo necesario, incluidos subsidios inmensos para poder hacer
una ciudad más o menos civilizada. Entonces, decir que un país que se hunde, el país de
la miseria, el de la pobreza, el del subdesarrollo, el del atraso, es el que cuenta con la
potencialidad de tener ciudad, no es posible. Va a haber unas islitas, unas lombricitas en el
mapa donde los que tenemos algunos centavos dentro del bolsillo medio vivimos. Otros
pedazos se ven medio bonitos, pero pregúntense ustedes cómo viven adentro, cómo
está viviendo la clase media entre esos apartamentos que son microalcancías donde está
prohibido estornudar. Bueno, y hay cada vez viviendas más pequeñas. Esto es parte del
truco.
Termino y señalo que el país, a mi juicio, está muy mal y que hay que hacer un esfuerzo
de fondo para cambiarlo.
79
CIBERNéTICA APLICADA A LA ENVOLVENTE
ARTIFICIAL
(Trabajos con el Caos o Sistemas Complejos:
Vivienda Progresiva)
Bernardo Uribe Mendoza*
Las fotografías recientes fueron facilitadas
por la Fundación Estructurar y su Directora,
Ana Leonor Rueda.
RESUMEN
El artículo desarrollado esboza la posibilidad de aplicar los estudios de sistemas de
complejidad, basados en teorías contemporáneas de sistemas como las de Niklas
Luhmann y otros autores, también al diseño tanto topológico como tectónico de una
envolvente artificial arquitectónica. Para lo anterior se analizan experiencias académicas
y profesionales sobre un tema arquitectónico y urbano en el cual estas herramientas
conceptuales y pragmáticas son necesarias: la vivienda progresiva de las ciudades
latinoamericanas de la 2ª. Mitad del Siglo XX y su recepción en los medios académicos y
profesionales de la época.
PALABRAS CLAVE
Envolvente artificial, vivienda progresiva.
80
APPLIED CyBERNETICS ARTIFICIAL CASING
(Works with Chaos and Complex Systems:
Progressive House)
ABSTRACT
The article outlines the applicability of the studies of complex systems to design
both a topological and tectonic architecture artificial surround or ‘border’, based on
contemporary theories of systems authors such as Niklas Luhmann and others. It also
discusses academic and professional experiences on a subject architectural and urban
context in which these conceptual and pragmatic tools are needed: progressive housing
of Latin American cities of the 2nd. Half of the Twentieth Century and its reception in the
academic and professional at the time.
KEy WORDS
Artificial surround, Progressive house.
81
* Arquitecto e Investigador
Profesor Asociado (associate profesor)
Instituto de Investigaciones Estéticas, IIE.
Universidad Nacional de Colombia
1. Ejercicio teórico
En términos amplios la arquitectura convencional es una disciplina o pragmática enfocada
hacia la generación de una envolvente artificial material la cual incluye en su interior/
exterior los diversos y complejos niveles de la interacción antropológica individual y
social, topográfica y geográfica, entre otras. La pragmática constructiva material de una
envolvente artificial en su sentido convencional es entendida como una edilicia, en lo cual
se ha hecho énfasis durante una historia de siglos / milenios en las más variadas culturas
y regiones del planeta en dos grandes aspectos: a) la tectónica o la disposición artificial
de la materialidad constructiva en la envolvente por medio de la cual se concreta en una
realidad definida como urbana o como ambiental según que el énfasis esté en los aspectos
de agrupamiento antropológico o en los de la interacción territorial con la naturaleza o
la geografía aspectos que van desde la recepción y tratamiento de la luz solar hasta la
forma de deponer los residuos biológicos corporales humanos, y b) la topología o el
sistema formal geométrico - espacial mediante la cual se desenvuelve o se sistematiza
ésta envolvente según principios que pueden ir desde el espacio trivial ( el espacio
tridimensional) hasta el espacio complejo. En estos dos principales niveles de clasificación
se encuentran subsumidos todos los descriptores hasta terminar por englobar la gran
complejidad de los sistemas de la vida humana natural y artificial, un sistema complejo de
operación en el orbe y en la urbe desarrollado por siglos y milenios, relacionado en todos
estos niveles además con las capacidades artísticas, tecnológicas y científicas acumuladas
en el progreso histórico en diversas culturas y cortes o cesuras históricas. Estas por otra
parte, se han diversificado ampliamente en el mundo moderno, desde principios del
siglo XX con el surgimiento del capitalismo occidental y la proliferación de las metaurbes: diseño arquitectónico, urbanismo, historia de esta prácticas (artes y arquitectura),
técnicas constructivas, economía urbana, planificación urbana y ambiental, planificación
regional, entre otras.
En desarrollo de un ejercicio teórico sobre la pragmática edilicia, pero incluyendo nuevas
extrapolaciones enfocadas hacia una concepción de complejidad o caótica, fue abordado
entre fines de los 70s. y principios de los 80s. del siglo XX el tema de una vivienda progresiva
en Bogotá, de una manera más bien axiomática, pues el trabajo se desarrolló por las vías de
una confrontación de la temática usual del diseño arquitectónico o edilicio como éste era
entendido en la época, en la cual estaban aun recientes los experimentos de diseño de los
60s. y el movimiento megaestructural tenía aun huellas vivas, con el de una vivienda inusual
o extrema, es decir un contrapunto entre la propia disciplina académica de la pragmática
edilicia de la profesión de la arquitectura, o la metodología del diseño o la tipología de
la vivienda como se denominaba esto al interior del oficio arquitectónico y fenómenos
habitacionales extremos del momento en meta-urbes nacientes en Suramérica. Tal
como sucede en el caso también de otros saberes expertos, los fenómenos y situaciones
extremas convierten de facto en insuficientes o simplemente obsoletas las pragmáticas y
las metodologías acumuladas con relación a estos objetos inusuales de trabajo.
Para el caso abordado de la vivienda progresiva en Bogotá, los niveles de lo tectónico y de lo
topológico en una envolvente artificial edilicia son extrapolados mas allá de los habituales
significados pragmáticos que estos han acumulado históricamente en la vivienda como
un hábitat biológico y cultural (formal) para individuos o grupos sociales humanos. La
envolvente artificial denominada como vivienda es definida habitualmente en la pragmática
edilicia arquitectónica sobre todo por esquemas culturales de interacción individual /
grupal los cuales involucran series de sub-sistemas como la presencia corporal (ergonomía
y escala), aspectos mecánicos ( maquinaria tecnológica de estructura e infraestructura o
appliances ) y aspectos de interconexión (servicios domiciliarios), todo lo anterior como
micro-procesos parte de procesos o de otros subsistemas de gran escala de naturaleza
82
económica / urbana, geográfica. En la compartimentación de saberes y pragmáticas
imperante en la modernidad en la profesión de la arquitectura convencional, el tema de la
vivienda ha sido uno de los más establecidos por diversas corrientes o teorías del diseño
arquitectónico, hasta convertirse en muchos casos en signo epocal de estos diversos
movimientos o escuelas de diseño.
El caso del tema de la vivienda progresiva, término acuñado por estudiosos de sociología
urbana en Colombia y América Latina en los años 60 y 70, denomina un proceso en el
cual el uso habitacional simple se transforma. La unidad domiciliaria se modifica en una
especie de trans-vivienda, en la cual se suman a la complejidad de procesos antropológicos
extremos – familiar, individual – resultado de la migración urbana y transculturación
humana acelerada en asentamientos espontáneos emergentes o explosivos en las grandes
capitales latinoamericanas del momento, y a la alteración radical del comportamiento
social resultante , un inusual productivismo económico y material-constructivo expresado
o condensado en la evolución y consolidación del predio habitacional como unidad
polivalente mixta para vivir y explotar económicamente. Abruptamente la envolvente
edilicia se vuelve de inerte y protectiva en activa y evolutiva, cambiante durante períodos
de tiempo largos, en los cuales se disuelven y subdividen las unidades habitacionales
alterando los parámetros convencionales de la vivienda denominada unifamiliar /
multifamiliar, implícitamente de esta manera requiriendo una aproximación metodológica
de sistemas de complejidad para la comprensión de este proceso arquitectónico, es decir
de tan sólo uno de los subsistemas implicados, más aun, si al acercarse a este tema, se
hace con el propósito de catalizar e intervenir sobre sus resultados finales como celda de
un tejido resultante en las ciudades en las cuales se ha desarrollado.
Por las limitaciones en la aproximación analítica, muy de la época, basadas en metodologías
de disección disciplinar, es decir metodologías basadas en sistemas de análisis
determinísticos, el tema de la vivienda progresiva aparecía en los medios académicos y
del oficio arquitectónico de ese período como una deformación de facto de la vivienda
unifamiliar / multifamiliar convencional; como un resultado inevitablemente caótico
formal y social de grandes contradicciones en el organismo económico-urbano de las
capitales latinoamericanas, sometidas a los fenómenos de una migración y asentamiento
territorial explosivo o catastrófico y a una apabullante e insuperable pobreza material
resultado de éstos procesos, finalmente como algo poco comprensible y asimilable en los
ámbitos establecidos del diseño o arte arquitectónico propiamente dicho, y era por ello
considerado objeto de estudio sólo para los organismos de asistencia social urbana.
No obstante, en este punto, se pasaba por alto en la época, localmente, que el tema
general de una trans-vivienda y las deformaciones de los esquemas individuales y grupales
del hábitat o la vivienda multifamiliar había estado en boga en los centros de estudios
urbanos y facultades de arquitectura durante los años 50 y 60, es decir una década antes,
en los países del primer mundo , en los proyectos de las mega-estructuras urbanas, con las
cuales se proponía adaptar a una era postindustrial, la ciudad moderna de fines del Siglo
XX. Supuestamente, una movilidad individual y una descomposición del núcleo familiar
predominante en la ciudad de fin de siglo, y una polivalencia cultural en las actividades
urbanas incitaba a pensar la envolvente arquitectónica como colmenas migratorias de
alta densidad, de servicios y de gran potencial de variabilidad, por ejemplo en el proyecto
paradigmático para un Fun Palace de Konstantin Niewenhaus de 1957.
Particularmente en la variante megaestructural del metabolismo japonés (Tange,
Kurokawa, Kikutake y otros )1, se asignó a la envolvente espacial artificial domiciliaria
humana una nueva dimensión dinámica y compleja inspirada en la metáfora de la vida o de
los ciclos metabólicos como son metamorfosis, evolución, crecimiento, ciclos propios de
83
1
Choay, Francoise, Nueva Babel, en
Arquitectura Viva , Revista de Arquitectura # 35 Marzo/Abril ,1994,Madrid
los organismos vivos; las megaestructuras arquitectónicas según Tange y otros, debían ser
considerados como un organismo vivo, apto al cambio y a la inclusión de procesos evolutivos
y de metamorfosis de origen antropológico expresados finalmente de manera tectónica y
topológica en la envolvente artificial de la ciudad, es decir de éstas mega-estructuras. Esta
visión orgánica metabolista indicaba así el estudio basado en metodologías de sistemas
complejos, aplicados a los términos de una pragmática arquitectónica; fue sin embargo
reducida a un cinetismo formal extrapolado de la revolución maquinista avanzada de la
segunda mitad del siglo XX, de éste modo grúas y containers2, permitirían transformar las
unidades de habitación y trabajo adaptando su crecimiento al complejo organismo urbano
post-industrial, logrando una movilidad geográfica del hábitat tanto individual como grupal
dentro del conjunto global de un tejido urbano extendido en mega-anillos de actividad
incluso de dimensión continental. La vivienda sería aquí ya no definida como unifamiliar
o multifamiliar sino una extensión corporal movible del cuerpo individual y de nuevas
formas grupales de los habitantes urbanos.
El grupo italiano Superestudio reduciría este cinetismo maquinal a versiones más
clarividentes de la tecnología actual y concebiría estas como una segunda piel mutable
elaborada con materiales artificiales electrónicos y plegables.
2
3
Jencks, Charles, La Arquitectura del
Futuro,Gili , Barcelona, 1973
Lynn, Gregg, Animate Form, Princeton
Architectural Press , New York , 2000
Sin embargo, desde el punto de vista teorético, el enfoque en la aproximación metabólica
japonesa a la envolvente artificial arquitectónica ha conservado hasta el día de hoy su
vigencia como una alternativa al cul de sac de una tectónica arquitectónica postmoderna
y también como un innegable preludio de las tendencias organicistas actuales que han
buscado, como en el caso del folding (Gregg Lynn)3, incluir en la topología de la envolvente
artificial nuevas fuerzas virtuales, visualizadas y simuladas computacionalmente, añadidas
como huellas materiales (tectónicas y topológicas) tales como fuerzas del sitio, del tráfico,
del programa, gradientes formales, entre otras.
Es dentro del anterior contexto académico, que la vivienda progresiva, singular al
mundo latinoamericano del período, invitaba a re-elaborar la noción metabolista de
una envolvente arquitectónica artificial evolutiva, compleja, mutable y desarrollar
una metodología de diseño arquitectónico basado en sistemas de complejidad por los
ciclos de largo desarrollo y la conjunción de diversos subsistemas caracterizados por
altos grados de aleatoriedad debidos a la auto-construcción artesanal usados por los
inmigrantes rurales en la construcción de la vivienda en las ciudades, la aleatoreidad de
los ciclos económicos , todo lo cual le confería una dimensión inédita y específica, que la
diferenciaba de entrada de la gran tecnología post-industrialmaquinista del movimiento
megaestructural metabolista original de la década anterior.
2. Ejercicio Teórico de Diseño: Barrio Restrepo Bogotá
(Ejercicio académico desarrollado para sustentar la tesis de grado en Arquitectura bajo
la dirección de los arquitectos: Hernán Viecco Sánchez, Roberto Rodríguez Silva y Rafael
Gutiérrez ejecutado durante el Primer Semestre de 1980. La síntesis fue presentada en el
concurso de vivienda anual de la revista Japan Architect “Schinkenchiku-cha” 1980 (mención
honor, jurado: Kisho Kurokawa, discípulo de Kenzo Tange y miembro destacado del grupo
del Metabolismo japonés en los 60 s.) La maqueta de estudio fue elaborada por Camilo
Vargas Osorno
84
Fig. 1. Dibujo axonométrico correspondiente al estado de consolidación de la manzana estudiada en el Barrio Restrepo de Bogotá
según planos urbanos de la época y visita de campo en 1980 (color gris) y proyección de crecimiento progresivo según las variables de
vivienda compartida y en arrendamiento del estudio de Reveiz et alt de 1979 (color naranja).
Fuente: El autor.
Según lo introducido, el tema de la vivienda progresiva, su dinámica reproductiva y de
subdivisión permite ser asociado con la idea de una envolvente edilicia megaestructural
del movimiento del metabolismo japonés, pero la complejidad de los fenómenos
antropológicos involucrados alcanzan una dimensión de complejidad incluso mayor,
por la aleatoriedad resultante de una aplicación de la autoconstrucción artesanal en el
subsistema tectónico de la envolvente. La vivienda progresiva en ciudades como Bogotá,
aparece como una pragmática metabólica de facto pues consiste en ampliar, construir y
consolidar la envolvente arquitectónica de una unidad predial, dividiendo y subdividiendo
recurrentemente las unidades de vivienda durante décadas de evolución y transformación
intermitentes. La conjunción de varios sistemas y subsistemas involucrados en este proceso
de transformación, tales como factores de economía urbana, factores antropológicos
en diversos niveles o sub-sistemas, aspectos derivados de la tecnología y la geografía,
todos además incrementados por un factor subjetivo (formal), los factores culturales
introducidos mediante la autoconstrucción artesanal, solo puede ser explicado si es
abordado de manera transversal y global (holística) por las teorías de sistemas complejos
o del caos, las cuales en el período de trabajo del proyecto en los 70. aun no contaban con
el desarrollo y las aplicaciones que tienen hoy4, tal vez sólo en las disciplinas matemáticas
y la ciencia computacional había desarrollos importantes de las teoría de sistemas de
autocontrol y en la biología teorías de sistemas de retroalimentación. La cibernética era
entendida en la época, como una disciplina que intentaba ante todo modelar la mente
humana…los trabajos de Luhmann5 sobre la aplicación de la cibernética, es decir los
sistemas de control y retroalimentación, y los métodos de diferenciación y de reducción
de sistemas complejos a la sociología en general y a los procesos de comunicación humana
sólo aparecerían a principios de los 90 y sólo en la década siguiente se estudiaron a fondo
en los medios académicos alemanes y en el momento actual encuentran difusión también
en lengua inglesa.
85
4
5
Por ejemplo las teorías de sistemas
y el nuevo pensamiento cibernético
alemán en Günther y Luhmann sólo
hasta el momento actual está encontrando recepción en los estudios culturales, teoría de medios y diversas
disciplinas relacionadas con la sociología aplicada. Este nuevo enfoque
de la teoría de sistemas, pasando por
sus implicaciones epistemológicas ha
sido extrapolado también a prácticas
artísticas.
Luhmann,N , Social System, Stanford
University Press,Stanford, 1995.
Por lo anterior, de manera comprensible, en los 70. el enfoque académico metodológico
al tema de la vivienda progresiva se dio por separado: por un lado estaban los sociólogos
o economistas urbanos como Zorro y Reveiz6 quienes definieron un modelo matemáticoeconómico por medio de matrices y de teorías matemáticas llamadas de juego mediante
árboles de decisiones con lo cual intentaban representar, hoy escribiríamos similar, las
variables económicas del proceso auto-reproductivo y evolutivo material espacial de la
envolvente construida del hábitat. En este modelo económico se representaba la vivienda
construida como un stock o capital acumulado para renta y ampliación y el proceso
de consolidación como un modelo de decisión. El proceso de la vivienda progresiva
en el subsistema económico era definido de este modo por medio de variables como
la de consumo del espacio habitacional de la familia de propietarios, por unos agentes
económicos de un grupo social definido como inquilinos o inmigrantes urbanos, y por unos
servicios habitacionales, tales como dormitorio, lavadero, sanitario, ducha, lavamanos,
cocina, escaleras comunes, entre otros servicios.
Simultáneamente, pero por separado en el campo arquitectónico se transcribía y
extrapolaba este proceso evolutivo aplicando esta mecánica reproductiva en la envolvente
artificial mediante sistemas de tectónica serial o de adición de los componentes de la
vivienda; la envolvente espacial desde el enfoque tipológico arquitectónico se definía
como la generación de un tipo habitacional bifamiliar / bifamiliar extendido y se definían
los espacios como múltiples.
Por su parte los antropólogos evaluaban el comportamiento grupal de individuos y familias
al interior del ambiente arquitectónico y material resultante en total, los resultados
formales urbanos eran ásperos y contundentes pero inexplicables y menos asimilables en
una idea de ciudad moderna organizada y funcional a la vez
6
Reveiz, E., et alt , Vivienda Compartida
y en Arrendamiento en Ciudad Kennedy (Etapas 1,2 y 3) CEDE , Centro de
Estudios de Economía, Universidad de
los Andes, Bogotá,1974-9.
que diferenciada formalmente, los barrios de vivienda progresiva no obedecían a principios
o cánones de composición formal o de diseño urbano y por ello hasta el día de hoy son
descritos como una parte informal, además muy notoria, de la ciudad contemporánea
suramericana.
En el ejercicio académico sobre vivienda progresiva desarrollado como tesis de grado
para una manzana del Barrio Restrepo, se propuso una extrapolación de la mecánica
de la ampliación y la subdivisión de la unidad predial en la vivienda progresiva, según los
modelos de ampliación de los estudios de Reveiz, a los niveles posibles con las tecnologías
o tectónicas y topológicas mega-estructurales (acero, estructuras tensadas) propias del
Metabolismo japonés, pero además adaptando éstos subsistemas tectónicos y topológicos
a sistemas de autoconstrucción avanzada, los cuales eran de amplia difusión en los 70
sobre todo en el primer mundo. De allí surgieron ideas tales como las de proyectar piezas
seriales en forma de estructuras colgantes para facilitar la adicción y subdivisión de la
unidad habitacional (algunos de estos sub-sistemas tectónicos se han popularizado en la
auto construcción en Bogotá después de los 90, después de la llamada apertura económica
en el país. En los años recientes se popularizó importar componentes en acero para la
construcción, pero ésta era completamente inusual en Colombia en los 70 y 80).
El tema mega-estructural aplicado a la vivienda progresiva tal como fue abordado para el
barrio Restrepo en 1980, no incluyó el estudio de las variables de dotación (appliances)
los cuales habían sido de gran difusión en la corriente mega-estructural en Archigram,
Superestudio o el Metabolismo japonés en las dos décadas anteriores.
86
Tabla Gráfico 1. Cuadro Superior esquema de subdivisión de la envolvente espacial en unidades, sub-unidades habitacionales y
servicios domiciliarios para su implementación volumétrica en el ejercicio a desarrollar. Representación mediante las unidades de
espacio definidas en el estudio por Reveiz y Zorrro, Cuadro inferior: Resultado acumulado de un período de evolución del predio según
árbol de posibilidades de la mecánica reproductora de una envolvente espacial para vivienda según el estudio de Reveiz y de Zorro.
(extrapolado como representación topológica al caso del barrio Restrepo en la manzana tipo estudiada, pero sin incluir las variaciones
posibles del modelo económico para el lugar según el estudio desarrollado originalmente para el caso específico de Ciudad Kennedy )
Según el ‘árbol de decisiones’, se estudia la envolvente final consolidada mediante ampliación y renta de la unidad de vivienda.
Tabla Gráfico 2. Visualización según cuadro analítico de un umbral de desarrollo de la envolvente espacial a 20 años y más allá.
Subdivisión potencial en varias unidades habitacionales.
No obstante, en los dibujos artísticos – técnica de visualización del momento- se incluye
de manera intuitiva el carácter aleatorio de éstos en las fases iniciales de la evolución. Muy
en relación con el enfoque mega-estructural de separar la actividad urbana por niveles y
de relacionar mediante co-existencia huellas o residuos tectónicos, la envolvente artificial
propuesta es una resultante que evoluciona y fusiona los diversos estadios o etapas de
la tectónica espacial: de la forma espontánea y aleatoria de la mecánica evolucionista
artesanal de la autoconstrucción inicial a la mecánica tectónica industrial hibrida en la
87
propuesta evolutiva mega-estructural (acero, partes seriadas y estandarizadas añadibles,
montables y desmontables)7
7
URIBE MENDOZA, Bernardo. Racionalidad y Autogestón en Barrios Piratas:
Propuesta de un Patrón de Desarrollo
Progresivo, Instituto de Crédito Territorial, Sección Proyectos Regional
Santander, Bucaramanga, 1982.
Fig. 2. Dibujo correspondiente a una visión artística del desarrollo por unidad o ‘predio’ en la manzana estudiada en el Barrio Restrepo
de Bogotá según planos urbanos de la época y visita de campo a éstos en 1980. Desarrollo Posible hasta los 20 años y más allá del
desarrollo de la mecánica reproductora de la envolvente mediante tecnologías (tectónicas) más avanzadas y flexibles en acero y
concreto que las artesanales empleadas
Fuente: El autor
Fig. 3. Dibujo correspondiente a una visión artística del estado de consolidación de la manzana estudiada en el Barrio Restrepo de
Bogotá según planos urbanos de la época y visita de campo en 1980 a los 20 años y más allá del desarrollo de la mecánica reproductora
de la envolvente.
Fuente: El autor
88
Fig. 4. Vistas frontales y maqueta de una visión artística del estado de consolidación de la manzana estudiada en el Barrio Restrepo de
Bogotá según planos urbanos de la época y visita de campo en 1980 a los 20 años y más allá del desarrollo de la mecánica reproductora
de la envolvente.
Fuente: El autor
3. Construcción e Implementación de un Prototipo de
Experimentación: Barrios Subnormales. Escarpa de la meseta de
Bucaramanga. Barrio “Si se Puede”
(El proyecto fue desarrollado y construido entre 1981-84 en la Sección de Proyectos de
la Regional Santander del Instituto de Crédito Territorial, Ministerio de Desarrollo de
Colombia, siendo Julio Silva Peña, director Técnico, Adolfo Enrique Nieves Valera, jefe de
Proyectos y Bernardo Uribe Mendoza, arquitecto proyectista, Alonso Buitrón, Ingeniero
Interventor de obra. Una proyección artística de los aspectos tectónicos de una envolvente
fue elaborada para el concurso estudiantil anual de la UIA Unión Internacional de Arquitectos
de 1984 con la colaboración de los estudiantes de arquitectura Luis Ardila Cancino, Maritza
Villabona y Leonor Candela en 1983).
Siguiendo las conclusiones de un estudio sobre la autogestión en los barrios piratas del
Área Metropolitana de Bucaramanga8, se proyectó e implementó entre 1981 y 1983 el
desarrollo de un asentamiento humano en las condiciones de un proceso de construcción
concebido como prototipo de experimentación para una vivienda progresiva por medios
de auto-construcción artesanal y de planificación inicial institucional. En las políticas de
vivienda institucionales de ese tiempo, estos proyectos eran concebidos como un proceso
de urbanización de predios periféricos en las grandes ciudades del país y la construcción
de una unidad domiciliaria mínima con los servicios más básicos.
89
8
Uribe Mendoza , Bernardo, ibídem.
Para la propuesta de diseño se dejó de lado la concepción mega-estructural tectónica o
industrial del tema del ejercicio académico pensado para el barrio Restrepo en Bogotá, pero
se conservó la concepción evolutiva metabólica de los ciclos de evolución y subdivisión de
la envolvente y de las unidades y grupos humanos cubiertos por ésta, en el planeamiento
del sistema infra-estructural, en el plano de superficie de la implantación topográfica de
las unidades prediales y del manzaneo, y en la previsión de las metamorfosis del uso
domiciliario del espacio.
El sistema urbano de implantación predial retomó de la concepción mega-estructural, un
sistema de superficie de loteo o urbanización de alta densidad y para evolución predial
desarrollado en el concurso internacional promovido por el Gobierno de Perú en 1968
denominado Previ-Perú�, concurso en el cual tomaron parte entre otros, algunos de los
integrantes creadores del movimiento mega-estructural de la época, entre ellos James
Stirling. El objetivo del concurso fue proponer modelos de urbanización domiciliaria
de alta densidad para baja altura de construcción, aunque no necesariamente niveles
artesanales de construcción.
Tabla Gráfico 3. Esquema de subdivisión predial facilitando según el árbol de posibilidades de la mecánica reproductora de la vivienda
progresiva los módulos de renta y habitación al disgregar la unidad en 2 módulos de evolución separados por patio interior.
Fuente: El autor
Tabla Gráfico 4. Aspectos formales topológicos de la envolvente y la subdivisión predial facilitando el desenvolvimiento topográfico
y ambiental.
Fuente: El autor
90
Fig. 5. Maqueta de estudio representa la dotación predial mínima a ser construida por el ICT y la evolución de la envolvente edilicia en
los 20 años previstos para la ‘consolidación de la unidad predial, subdivisión en varias unidades habitacionales grupales, y saturación de
los potenciales de construcción mediante la tecnología de auto-construcción y subdivisión de una ‘vivienda progresiva’.
Fuente: El autor
Fig. 6. Cuadro de estudio de formas artesanales de la envolvente como fachadas y algunos de los ‘appliances’ como muebles de cocina
y servicios.
Fuente: El autor
Tabla Gráfico 5. Dibujo perspectivo isométrico mostrando aspectos formales topológicos de la envolvente y la subdivisión en el ciclo
de 20 años previsto incluyendo la preservación de los patios interiores comunes y el desarrollo de terrazas.
Fuente: El autor
91
Fig. 6. Idea artística de los estudiantes de arquitectura sobre la evolución de los componentes tectónicos durante un período de 20
años, el cual se inicia con la construcción de unidades múltiples en los 2º s pisos y con la instalación artesanal de acabados tales como
carpintería metálica y ventanerías durante la consolidación del barrio.
Fuente: El autor
Gráfico 6. Dibujo de localización del asentamiento en la escarpa de la meseta de Bucaramanga y Cuadros con las proyecciones del
ciclo de evolución de la vivienda progresiva. Del año 1 a 15 años y más allá.
Fuente: El autor
Fig. 7. Trabajo de implantación en el lote, situado en las inmediaciones de la escarpa norte de la meseta de Bucaramanga. Terrazeo
efectuado mediante maquinaria para absorber en módulos en la unidad predial, el fuerte desnivel de los terrenos, sin construir muros
de contención especiales o rellenos.
Fuente: El autor
92
Fig. 8. Implantación transitoria de las familias en 1 de los 2 módulos de cada predio en el lote, situado en las inmediaciones de la
escarpa norte de la meseta de Bucaramanga, con el fin de facilitar la construcción de una unidad mínima predial por parte del Instituto
de Crédito Territorial al inicio del proceso de evolución de la vivienda.
Fuente: El autor
Fig. 9. Vistas del estado del proceso de construcción en 1983 de la unidad mínima por parte del ICT Instituto de Crédito Territorial y de
los ‘ranchos’ trasladados por los inmigrantes desde el barrio de donde fueron trasladados. La construcción de una unidad mínima predial
por parte del Instituto de Crédito Territorial usando medios convencionales de baja tecnología por costos generó enormes problemas de
relaciones sociales entre los equipos técnicos y los inmigrantes urbanos.
Fuente: El autor
Fig. 10. Vistas del estado del proceso de consolidación 25 años después. El proceso de construcción iniciado en 1983 de la unidad
mínima por parte del ICT Instituto de Crédito Territorial, ha sido continuado por autoconstrucción por cada propietario. Comparación
de la planimetría de la época y tomas de satélite en 2009 de Google. La estrategia de diseño de los patios de agrupación mostró
ser efectiva pues estos se conservan como espacio público y le añaden variedad a éste, uno de los propósitos del diseño urbano de
agrupación adoptado. Un trabajo de campo permitía comprobar la relación entre el grado de consolidación de la unidad predial y la
renta de unidades bi y poli-familiares, según el estudio de Reveiz y Triana de 1974.
Fuente: El autor
93
Fig. 11. Vistas paisajísticas del estado del proceso de consolidación 25 años después. El proceso de construcción iniciado en 1983 de
la unidad mínima por parte del ICT Instituto de Crédito Territorial, ha sido continuado por autoconstrucción por cada propietario. Esto
le añade variaciones formales tectónicas al esquema topológico inicial. Las variables económicas explican el mayor o menor desarrollo
de cada unidad domiciliaria. El uso inicial habitacional se mantiene y sólo algunos módulos han sido transformados en comercio zonal.
No aparece el uso de los patios como interiores comunes como zona de talleres, a diferencia de lo que sucede en barrios de desarrollo
urbano convencional en otras zonas de la ciudad.
Fuente: El autor
4. Conclusiones Preliminares
Cuando en las grandes ciudades del país, aun en las primeras décadas del siglo XXI se
continúa produciendo asentamientos semi-planeados o semi-espontáneos en predios con
geografías muy semejantes a las del barrio Si se Puede de Bucaramanga, la experiencia
positiva en aspectos como:
-Sistemas aleatorios de implantación topográfica para geografías escarpadas muy usuales
en los centros urbanos colombianos.
- Sistemas aleatorios de diferenciación espacial tanto en los aspectos del recinto
domiciliario como de la configuración o infraestructura tectónica (appliances).
- Envolvente topológica suave para interacción dinámica con cambiantes procesos
antropológicos y sociológicos.
El asentamiento urbano del barrio Si se Puede ascendió a niveles cualitativos en espacio
público y de agrupación, así como de consolidación física en las definiciones domiciliares a
la tipificación usual de vivienda de interés social para estrato 3 según parámetros actuales
en las denominaciones del mercado de vivienda urbana del país.
La experiencia desarrollada podría ser extrapolada y aumentada usando los nuevos
recursos de simulación y visualización 3D digitales inexistentes en la época del proyecto.
Igualmente el paradigma dominante en los estudios teóricos en el momento actual es
el de la trans-disciplinareidad, el cual abre la posibilidad de integrar las diversas facetas
topológicas y topográficas en proyectos como el del Si se puede.
El escenario institucional sin embargo, no es el más favorable 25 años después: el Estado
desmanteló agencias como el Instituto de Crédito Territorial, o el Instituto Colombiano de
Construcciones Escolares durante la Administración Barco, las cuales permitían ensayar
teorías en el desarrollo y aplicación de proyectos experimentales. Lo anterior no obstante
que fenómenos humanos como el abocado por los proyectos presentados en el artículo
son plenamente vigentes y cubren el hábitat domiciliario de millones de personas en las
grandes ciudades en el país.
94
Las empresas privadas de construcción de vivienda de interés social no alcanzan a cubrir
los segmentos socio-económicos inferiores de la población urbana y a diferencia del
proyecto expuesto, sin una planificación comprensiva inicial, estos predios que cubren
grandes áreas urbanas, han sido condenados a permanecer como focos incompletos de
transvivienda sin posibilidades de consolidación o evolución.
BIBLIOGRAFÍA
Banham, Reyner, “Megaestructuras. Futuro urbano del pasado reciente “, Gustavo
Gili, Barcelona,1978
Barabasi, Axel, “Linked “, Penguin Books, London 2003
Choay, Francois, Nueva Babel, en Arquitectura Viva , Revista de Arquitectura # 35
Marzo/Abril ,1994,Madrid
Derrida, Jacques “Las Artes espaciales” Entrevista con Peter Brunnette , “Acción
Paralela”, Barcelona, 1994
Günther, G, Das Bewusstsein der Maschinen. Eine Metaphysik der Kybernetik. Agis,
Krefeld, Baden Baden 1957. 3. Auflage. 2002
Jencks, Charles, La Arquitectura del Futuro,Gili , Barcelona, 1973
Lammert et Alt ,editores Topos-Raum: Die Aktualität des Raumes in der Künste der
Gegenwart, , Akademie der Kunste, 2006
Luhmann,N , Social System, Stanford University Press,Stanford, 1995
Lynn, Gregg, Animate Form, Princeton Architectural Press , New York , 2000
Mitchell, William; “City of Bits”, MIT Press, Cambridge-London 1995
Moravec, Hans, “Robot, From mere Machine to transcendent Mind”, Oxford
University Press
Nesbit, K, Theorizing in Architecture, The Princeton Architectural Press, New
York,1995
Noever, P, editor, Architektur am Ende ? , MAK , Prestel Verlag München,1992
Rajchman, John, “ Constructions”, “Lightness” Pag 43-44.MIT Press, CambridgeLondon, 1998
Reveiz, E et alt , Vivienda Compartida y en Arrendamiento en Ciudad Kennedy
(Etapas 1,2 y 3) CEDE , Centro de Estudios de Economía, Universidad de los
Andes, Bogotá,1974-9
Wilson, Stephen, “Information Arts”, MIT, Press, Cambridge-London, 2002
Uribe Mendoza , Bernardo , Racionalidad y Autogestón en Barrios Piratas : “Propuesta de
un Patrón de Desarrollo Progresivo”, Instituto de Crédito Territorial, Sección Proyectos
Regional Santander, Bucaramanga, 1982
95
EL PROyECTO “LA CIUDADELA REAL DE
MINAS DE BUCARAMANGA”: UNA FRONTERA
DEL CONOCIMIENTO DE LA ARQUITECTURA
MODERNA EN COLOMBIA
Samuel Jaimes Botía*
El documento que publicamos hace parte
del Proyecto de Investigación desarrollado
para la obtención del Título de Máster Oficial
en Teoría e Historia de la Arquitectura de
la ETSAB-UPC, dirigido por el Dr. Manel
Guardia B.
RESUMEN
1
Mediante estos conceptos y según la
tesis de Habermas del “Desarrollo de
los campos de discurso, que él intenta
trazar a través de la ciencia, la moralidad y el arte en la cultura moderna
significan una evolución general hacia
la expansión de la racionalidad. Cuanto
más podamos fundamentar racionalmente la conducta de nuestras vidas
en las tres esferas de la existencia – las
relaciones con el mundo material, con
las personas, y en el reino expresivo de
la estética- más avanzada puede decirse que es nuestra forma de sociedad”.
GUIDDENS, Anthony. ¿Razón sin revolución? La teoría de la acción comunicativa de Habermas. En Habermas y
la Modernidad. GUIDDENS, Anthony, y
otros. Ediciones Cátedra, S. A., Madrid
1994. Pág. 160. De forma Análoga es
como se propone analizar el trabajo que
los Consultores ETA, CONSULTECNICOS & PATRICIO SAMPER desarrollaron su estudio interdisciplinario a partir
de tres unidades básicas: unidad socioeconómica, unidad de diseño urbano y
arquitectónico, y unidad de ingeniería,
y que de forma secuencial presentaron
sus informes.
El interés fundamental en el Proyecto Ciudadela Real de Minas radica en el análisis sistemático
de la vivienda realizada en Bucaramanga hasta mediados de los años 70, influenciado por
el carácter revisionista a la modernidad en esta época, e inicio de su crítica a las políticas
de desarrollo económico y urbano, particularmente al “fracaso de algunos intentos de
planificación basados en zonificación y reglamentación de los usos del terreno”. Es así,
como este proyecto se convierte en un paradigma local, sin embargo, lejos de ser esta
ponencia un trabajo cerrado, y verificado a la distancia de sus 30 años, de lo que trata,
es cuestionar el Proyecto Inicial mediante la estructuración y comprensión en tres
fases o complejos racionales.1
96
THE PROJECT “LA CIUDADELA REAL DE MINAS
DE BUCARAMANGA”: A BORDER OF THE
KNOWLEDGE OF THE MODERN ARCHITECTURE
IN COLOMBIA
ABSTRACT
The fundamental interest in the project “Ciudadela Real de Minas” lies in the systematic
analysis of the housing held in Bucaramanga to mid 70s, influenced by the revisionist nature
of modernity in this era, and beginning of his critique of economic development policies
and urban particularly the “failure of some attempts based planning and zoning regulation
of land uses. Thus, this project becomes a local paradigm, however, far from being closed
this paper work, checked the distance of its 30 years, of what is, is to question the initial
project by structuring and understanding in three phases or complex rational
97
* Arquitecto. Candidato a Doctor en
Teoría e Historia de la Arquitectura,
ETSAB. UPC Con el apoyo del programa
AlBan, Programa de Becas de alto nivel
de la Unión Europea para América Latina,
beca No. E07D401359CO. Profesor en
Comisión de estudios y miembro del
Grupo de Investigaciones de la Facultad
de Arquitectura de la Universidad Santo
Tomás de Bucaramanga.
INTRODUCCIóN
La ciudad y la frontera son implícitas a la arquitectura, el hecho de colocar los límites al
espacio para la construcción de un lugar, dejan por sentado que “sin fronteras no hay
territorio y sin territorio no hay arquitectura”, pero la definición de una frontera no
solamente es física, llámese natural o artificial, sino que se corresponde con su pensamiento
que transforma el territorio y la sociedad; como lo ha demostrado el profesor Pellegrino
en su obra el Sentido del espacio2, los paradigmas semióticos, hermenéuticos y dialógicos
de la arquitectura, pueden ampliar nuestro conocimiento y renovar las capacidades
proyectivas.
2
3
4
5
6
7
8
PELLEGRINO, Pierre. Le Sens de
l´espace, Anthropos. París 2006.
HEGEL, G. W. F. Fenomenología del
Espíritu, Editorial Fondo de Cultura
Económica, México 1966.
HABERMAS, Jürgen. El Discurso Filosófico de la Modernidad, Katz Editores,
Buenos Aires 2008.
LYNCH, Kevin. The Image of the City,
1960. Versión castellana La Imagen de
la Ciudad, Ed. Gili, Barcelona 1966. Su
propuesta de legibilidad de la ciudad,
mediante la facilidad de imaginarla y
recrearla a partir de elementos básicos de lectura: nodos, hitos, caminos,
bordes y distritos.
ROSSI, Aldo. L´ architettura della citta,
1966. Versión castellana La Arquitectura de la Ciudad, Ed. Gili, Barcelona
1971. Su análisis general de la ciudad,
lo hace mediante un repliegue hacia la
autonomía de la arquitectura para su
concepción. (Ciudad Análoga, Bienal de
Venecia 1976)
ROWE, Colin y KOETTER, Fred. Collage City, Cambridge, Massachuseth,
1976. Versión en castellano Ciudad Collage, Ed. Gili, Barcelona, 1981. Su propuesta desde la perspectiva de K. Poper,
propone el ensayo y error frente al
conocimiento total del historicismo y el
utopismo moderno; en la práctica arquitectónica y urbana, el contextualismo y
la revalorización del espacio urbano,
frente al protagonismo del objeto.
KRIER, Rob. Stadtraum: in Theorie
und Praxis, Stuttgart, 1975. Versión en
castellano. Stuttgart: teoría y práctica
de los espacios urbanos. Ed. Gili, Barcelona, 1976. Su estudio bastante ilustrado presenta un análisis formal de la
morfología urbana y su propuesta para
la recuperación del centro de la ciudad
de Stuttgart.
Por otra parte, es evidente la relación de la modernidad con su correspondiente época,
como lo plantea Hegel en el prefacio de la Fenomenología del Espíritu3, “no es difícil ver que
nuestro tiempo es un tiempo de nacimiento y de tránsito a otro período”(dice Hegel), esta
idea concierne a dos conceptos que desarrolla Habermas4, y se mantienen en pie hasta
nuestros días como son: la “actualidad permanente” o “tiempo nuevo” en renovación
continua y, por tanto, revolución, progreso, emancipación, desarrollo, crisis y espíritu de
la época, como términos clave. Y, un segundo concepto, es el “ahora” o “tiempo de ahora”
(Jetztzeit) el cual establece una peculiar conexión, e invierte el signo de orientación de la
modernidad hacia el futuro y la entronca con una orientación hacia ese pasado oprimido,
de expectativas no satisfechas y deuda social pendiente. Esta necesidad de redención,
solidaridad y deuda contraída con el pasado, es a lo que Benjamin llama conciencia histórica
en el que invierte el horizonte de expectativas y el espacio de experiencia.
Estos dos conceptos en la frontera del conocimiento arquitectónico colombiano hacen
que converja el proyecto de “Ciudadela Real de Minas” en este seminario de “Ciudad
y Fronteras”, en el sentido en que podemos renovar la mirada, mediante una lectura
crítica e invertir la orientación de un futuro altamente instrumentalizado técnicamente,
que se expande a mediados de los años 70, en el ambiente revisionista de la modernidad
con base en una reflexión rehumanizadora que se inicia con las ideas de Patrick Geddes,
Mumford y el Team X, (Smithson) por una parte. Pero también, por una interpretación
articulada por la fuerza discursiva posmoderna, en la que se plantea el problema entorno
al significado, con las lecturas de la ciudad de Kevin Lynch5 o de Aldo Rossi6 y la pérdida
del espacio urbano como espacio de reunión, propuestas por Colin Rowe7 y Rob Krier8,
entre otros.
Fig.04. Plaza Mayor CRM
Fuente: Foto aérea- En MENESES, David -coordinador-Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
98
Durante estos años 70, tanto los Estados Unidos como varios países europeos se vieron
afectados por una crisis energética. No obstante, ante tal inestabilidad económica
surgieron nuevos acuerdos tecnológicos que, según D. Harvey (1989) tomaron forma
mediante los avances electrónicos que revolucionaron los dispositivos de control y
trasmisión. Estos cambios fueron también reproducidos en las actitudes hacia la tecnología
como: la flexibilidad del trabajo, la orientación de las unidades de producción al consumo
individualizado, la consecuente fragmentación y la descentralización de estas unidades de
producción, de servicios técnicos e investigación, como la Silicon Valley.
Es indudable que los logros tecnológicos ocultan otras cuestiones relativas a su recepción
social, especialmente cuando estos salen a la búsqueda de mano de obra barata y
beneficios fiscales de los países en desarrollo. Para algunas personas su percepción de la
tecnología es la de un modelo de desarrollo social, una oportunidad y la manera de salir
de la pobreza, mediante el esfuerzo y el trabajo duro. Para otros, es la reafirmación de
su existencia marginal, que reproduce el espacio físico, pero en todos ellos persiste la
promesa de una “sociedad del bienestar”.
En los países latinoamericanos y específicamente en Colombia esta racionalidad
instrumental tecnológica, marcó el acento en el problema del “subdesarrollo”. Tanto el
programa de asistencia económica y social denominado “Alianza para el Progreso” del
presidente J.F. Kennedy de los Estados Unidos, como el informe “Operación Colombia”,
elaborado por el profesor canadiense L. Currie9, serán los documentos que mayor
influencia para el desarrollo de las políticas económicas de los años 70. Este informe
planteaba que la aceleración conciente y deliberada de la urbanización y la industrialización
en manos de la construcción de vivienda, como el sector más dinámico, de alta demanda
potencial, podía absorber la migración del campo a la ciudad, siempre y cuando existieran
los recursos financieros estimados para su desarrollo. Política que fue asumida por la
presidencia de Pastrana Borrero (1970-1974), como su principal táctica en su plan de
desarrollo denominado “Las Cuatro Estrategias”
Fig.010. Programa de Asistencia económica y social “Alianza Para el Progreso” Colocación del primer ladrillo de Ciudad Techo-John F.
Kennedy & Alberto Lleras.
Fuente: En Publicación Alianza Para el Progreso ICT-1962)
99
9
El documento que tituló “Operación
Colombia” y que redactó a finales
de 1960, proponía básicamente
la redistribución de los recursos
humanos; hablaba de crear 500 mil
empleos nuevos en las ciudades
en un lapso de dos años. Según S.
Kalmanovitz, «Currie insistiría en su
“Operación Colombia”, en que el
problema del desarrollo colombiano
se basaba en una demanda insuficiente,
con la cual buena parte de las
actividades industriales no alcanzaba
a obtener economías de escala y, por
lo tanto, costos unitarios más bajos
de producción». En Kalmanovitz,
Salomón. “Notas para una historia de
las teorías económicas en Colombia”.
En: COLCIENCIAS. Historia social
de la ciencia en Colombia, tomo IX.
Bogotá, 1993.
El proyecto de Ciudadela Real de Minas (CRM) que se Diseñó en Bucaramanga, bajo la
dirección de la Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga EDUB, entre los años
1976-1978, (luego de desplazar el antiguo aeropuerto Gómez Niño) estuvo enmarcado
dentro de esta visión racional instrumental y contexto socio-político, histórico y cultural.
Sin embargo, su planteamiento se justificó en el viraje dado por la administración de
López Michelsen (1974-1978), en su plan de desarrollo “Para Cerrar la Brecha”. En otras
palabras, con una “Estrategia” técnica operativa se pretendía “Cerrar la Brecha” social,
mediante la búsqueda de un “Ser Colectivo” y la intención de generar un nuevo marco
para el desenvolvimiento de la vida ciudadana, de mejorar su calidad de vida y el desarrollo
de una “Nueva Ciudad”.
Este desarrollo urbano, conocido como “Ciudades dentro de la Ciudad”, basado en las
políticas anteriormente descritas, buscó vincular el plan económico a la planeación urbana
de las ciudades intermedias del país (para captar la migración campo-ciudad), con el fin de
lograr una relativa autosuficiencia y desarrollo integral: disminuir el problema energético,
reducir la segregación en la prestación de los servicios comunales y de vivienda, mantener
densidades altas, y reducir los costos de construcción, mediante la técnica y las ventajas
ofrecidas por la industrialización y la programación para proyectos de gran escala10.
La Ciudadela fue proyectada por la Consultoría compuesta por las firmas: Estudios
Técnicos y Asesorías ETA de Bucaramanga, Consultécnicos LTDA de Bogotá, y Patricio
Samper & CIA de Bogotá, firma de la cual el arquitecto Germán Samper, luego de trabajar
con Le Corbusier (1949-1954), a su regreso a Bogotá, ingresara en la sección de vivienda
del Banco Central Hipotecario (BCH), con quien realizó una gran cantidad de planes de
vivienda en diferentes ciudades, según los postulados de su maestro y del CIAM; para que
luego, como consultor de Ciudadela Real de Minas (CRM), en la revisión del contexto físico
regional, formalizara un planteamiento de desarrollo urbano y de tipología arquitectónica
de la vivienda en Bucaramanga.
10
11
Estos objetivos fueron tomados del Plan
“Para Cerrar la Brecha”, Cap. Política
de Desarrollo Regional; en ETA, CONSULTECNICOS & PATRICIO SAMPER,
Memoria del Proyecto Ciudadela Real
de Minas: Objetivos Socioeconómicos y
Financieros, Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, Febrero 1977.
p.5.
La cuantificación por componentes
quinquenales y variables de natalidad,
mortalidad y migración, contó con los
datos del censo de población y vivienda
de 1966 y la encuesta de avance (4% de
población) de 1973 del Departamento
Administrativo Nacional de Estadística
(DANE), a partir del cual se computó la
tasa histórica de inmigración de los 50
años anteriores, que permitió calcular
las tasas de migración anual como porcentaje del total de inmigrantes al AMB
(Bucaramanga, Floridablanca y Girón)
con respecto a la población de cada año
(1926-1971), que manifestó a partir de
1966 un fuerte aumento del 18% del
número de inmigrantes respecto de la
totalidad de la población.
Ahora bien, para abordar y cuestionar el Proyecto de CRM y su planteamiento metodológico
e interdisciplinario, lo desarrollaré mediante la estructuración y comprensión en tres fases
o complejos racionales: la primera, es una racionalidad instrumental del planeamiento,
donde se revisa la investigación básica y su aproximación socio-económica al contexto; la
segunda, una racionalidad práctica espacial, allí se interpreta y se confrontan categorías
tipológicas y morfológicas, y, finalmente la tercera fase de comprensión estética, en la
que se reflexiona, de manera crítica, la esfera de valor cultural que lo complementa.
LA INVESTIGACIóN BÁSICA PARA EL PLANEAMIENTO
Esta fase instrumental de planeamiento desarrollada de manera interdisciplinar por las
unidades socio-económica, de ingeniería y de diseño urbano y arquitectónico; concentraron
sus esfuerzos en contribuir en alto grado al desarrollo integral y autosuficiencia de la
ciudad, (para la demanda de servicios, vivienda, empleo, educación, salud y recreación)
que les hizo considerar: la importancia del aspecto demográfico, el déficit de vivienda, su
demanda efectiva y el empleo, como consecuente, a la relativa autosuficiencia propuesta.
En cuanto al crecimiento demográfico del área metropolitana, (Bucaramanga,
Floridablanca y Girón) y su problema migratorio, que para el quinquenio 1968 – 197311,
duplicaba el número de inmigrantes, eran el 70% del incremento de la población en este
mismo período; se definió que la proyección de la tasa de inmigración se mantendría
100
hasta 1980, descendiendo el 0,5% por quinquenio, pero, como siempre, la proyección
fue desbordada en estos años.
Figs. 015-016-017.
Fuente: T1a-b-c Migración-censo1966 y avance 4% de población 1973 DANE- En Estudios CRM - Consorcio de firmas ETA,
Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc. Arq. Patricio Samper, 1978
Con la distribución quinquenal de la población clasificada por edad y sexo, no sólo se
estableció el incremento de hogares en la población, sino su nivel y distribución de ingreso
familiar, esto representó para los consultores determinar que “a medida que aumenta
la población existe una mayor concentración del ingreso”12, sin embargo, el 60% de los
hogares recibirían menores ingresos, con lo que se perdía poder adquisitivo y concentraba
la desigualdad social en las ciudades.
El cálculo del déficit de la vivienda fue asumido por los consultores como la diferencia
entre hogares y viviendas por estratificación social13, de manera que se descartó de plano
el déficit cualitativo, que correspondía al número de viviendas en condiciones subnormales
susceptibles de ser reemplazadas en el sector; adicionalmente a esto, el 60% del déficit se
ubicó en los rangos más bajos del ingreso familiar, (4 - 7 mil pesos) desaparecían, por otra
parte, los rangos inferiores a ellos.
101
12
13
OP. Cit. ETA, CONSULTECNICOS &
PATRICIO SAMPER. p. 35.
Este déficit se calculó tomando los datos del censo de 1973, que indicaban
por barrio el número de hogares y
viviendas, estos fueron agrupados por
estratos socio-económicos según el
mapa de estratificación del DANE.
Fig.018-019 T2a-b Ingresos.
Fuente: En Estudios CRM -Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
Fig. 020 T3 Déficit Vivienda.
Fuente: En Estudios CRM -Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
A pesar de ampliar la demanda mediante el ingreso familiar corregido, (definido como el
ingreso del jefe de familia más el 50% del resto de personas que componen el hogar)
la demanda efectiva quedaría del 65% para los estratos entre 7-15 mil pesos de
ingreso familiar, el 22% para los estratos entre 5-7, y un 13% para los estratos entre
4-5 respectivamente, a simple vista podemos observar que estos porcentajes no se
corresponden con el 60% del déficit, anunciado anteriormente.
102
Fig. 021-T4 Demanda efectiva.
Fuente: En Estudios CRM-Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
Las anteriores características serían la base para que la unidad de urbanismo propusiera
el siguiente modelo teórico: de las 96Ha totales del proyecto, 46.2Ha serían destinadas a
la vivienda, de estas se proponían 5 tipos unifamiliares (2 pisos) y 5 tipos multifamiliares
(5 pisos), con densidades netas entre 160-190viv/ha. Ejercicio que planteó la posibilidad
de presentar al comité un abanico de alternativas y probabilidades, donde poder evaluar
deficiencias y propiedades.
Fig.022-023 T5a-b Modelo teórico índices-densidad.
Fuente: En Estudios CRM -Consorcio de firmas ETA,
Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa,
Co Dr. Téc. Arq. Patricio Samper, 1978
Este ejercicio teórico abre la posibilidad de reflexionar en tres aspectos sobre su
planteamiento:
1. La metodología propuesta no supone un cambio a una “Nueva Ciudad”, es decir, una
pequeña parte de las viviendas serán habitadas por propietarios y una gran parte serán
arrendadas por propietarios No residentes, pues existe un 35% de oferta para un déficit
103
del 60%, para las familias de ingresos entre 4-7 mil pesos. Así, la vivienda es igual a la
ciudad de ayer y de hoy, existe una alta demanda nominal, pero las familias no pueden
acceder a ella realmente.
Fig. 024-025- T6a-b Alternativa composición socio-económica.
Fuente: En Estudios CRM -Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
2. El objetivo de obtener altas densidades habitacionales con la propuesta de multifamiliares,
se contrapone la imposibilidad de las familias para acceder a ellos, debido a que un costo
por encima de los 200 mil pesos, (según precios de junio de 1976) y un límite de ingresos
familiares de 7 mil pesos, saca la propuesta del ámbito “popular”, pues como veíamos
anteriormente el déficit se concentra en las familias con ingresos entre 4-7 mil pesos.
Fig. 026- T7 Alternativa de Vivienda.
Fuente: En Estudios CRM-Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
104
3. Dada la situación anterior es fácil pensar que el proyecto se configuraba más por una
estructura “económica comercial”, que por plantear un proyecto urbano de carácter
comunitario, que “cerrara la brecha social” y aglomerara la migración campo-ciudad con
una relativa autosuficiencia y desarrollo integral.
DE LA RACIONALIDAD DEL SISTEMA ESPACIAL A LA
RECONSTRUCCIóN DE LOS ESPACIOS URBANOS
Esta segunda fase de racionalidad práctica espacial se plantea bajo el análisis de algunos
estudios complementarios realizados por la unidad de urbanismo, que podemos clasificar
bajo tres determinantes y características espaciales propuestas: el primero, es “el estudio
tipológico de la vivienda y sus patrones comunitarios”; el segundo, “el estudio morfológico
y búsqueda del espacio urbano”; y el tercero, “los elementos ordenadores y las zonas de
influencia”.
El 1er análisis realizado por la unidad de urbanismo, del “estudio tipológico y de patrones
comunitarios”, se centra en la lectura de la forma urbana por etapas de crecimiento, reduce
su interpretación a la planimetría del Desarrollo Histórico de Bucaramanga14; en el que
paralelamente se reconoce la evolución de la vivienda, mediante su estudio tipológico,
analiza para cada uno de los barrios: su trazado urbano, desarrollo y utilización del espacio,
características cuantitativas en áreas e índices, características constructivas y materiales
utilizados. Concluye su análisis con una comparación general de las tipologías propuestas,
se encuentran densidades comparables en conjuntos unifamiliares como Lagos II y Niza,
en multifamiliares como el Castillo y el Plan de Avance, y tres veces superior a Conucos, se
entienden tales aumentos de densidad como una mejora simultánea de calidades urbanas.
Fig. 028-T9-AnálisisTipológico.
Fuente: En Estudios CRM-Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
En síntesis, se retomaron los criterios ya trabajados por los consultores como: la “vivienda
baja de alta densidad” o “vivienda compacta”, los “núcleos residenciales” o “áreas comunales”,
la “separación del auto y el peatón” o “redes alternas”, “el cambio de escala” y la “búsqueda
de un orden urbano”, algunos de estos patrones comunitarios fueron determinantes
técnicos operativos que ya habían sido identificados en los años 60. Sin embargo, en este
punto es importante aclarar que en los años 50, bajo el Plan Regulador para Bogotá, (y los
demás planes Tumaco, Medellín, Cali) desarrollados por P. L. Wiener y J. L. Sert, la unidad
vecinal, había sido propuesta como unidad básica del planeamiento.
105
14
Esta lectura sobre la Ciudad inicia
prefigurando un crecimiento entre
1908 – 1928, de forma espontánea
que según las necesidades se iban
zonificando, luego en su crecimiento
se desplaza entre 1938 – 1948, a
la periferia en busca de espacios
comunitarios, cambios de uso de la
tierra, posteriormente entre 1953
– 1963, crece de manera vegetativa
u orgánica debido a la migración sin
alguna normativa u organismos de
control que la hicieran cumplir, para
finalmente entre 1969 – 1975, debido
a la escasez de vivienda que acoja
esta masa de inmigrantes, surjan las
invasiones como elementos aislados
y sin ningún servicio público. En
JAIMES, Samuel. La vivienda moderna
en Bucaramanga (1950-1978), una
reflexión crítica a la modernidad en
Colombia: el proyecto Ciudadela Real
de Minas. Máster Oficial en Teoría e
Historia de la Arquitectura. ETSAB.
UPC. Barcelona, 2008. p. 22.
15
16
SERT, José Luis. ¿Can our cities Survive? An ABC of urban problems, their
análisis, Solutions. Cambridge: Harvard University press, 1942. Citado en
SCHNITTER, Patricia. Sert y Winer en
Colombia. Scripta Nova Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales,
Universidad de Barcelona, agosto 2003.
p. 3.
Esta unidad vecinal se desarrolló bajo la
dirección del Arq. Jorge Gaitán Cortés,
y fue replicada en las demás ciudades
intermedias colombianas, (374 casas en
Cúcuta, 346 en Tulúa –Valle del Cauca–,
y 1.030 en Muzú, Bogotá) que muestran
la clara integración entre los Planes
Piloto propuestos y los proyectos de
vivienda realizados, como en el caso de
Medellín.
Tanto en su libro “¿Podrán nuestras ciudades sobrevivir?” (1942), Como en su artículo “La
escala humana en el planteamiento de las ciudades” (1944), José Luis Sert, afirmaba que
estas unidades vecinales debían ser “el núcleo cívico” de la estructura social en comunidad,
de forma más asociativa que “el sector” precisado por Le Corbusier, y, las definía como
“grupos de viviendas y servicios con sus áreas verdes y calles de servicios limitados por
arterias de tráfico que no lo atraviesan ni cortan (...)15” Estos conceptos discutidos en
el VII CIAM celebrado en Bergamo en 1949, fueron los que determinaron la dimensión
adecuada de unidad vecinal y el modelo tipológico de casas con patio en serie y unidades
de servicio comunitario, que más tarde serían desarrolladas por el ICT, en los barrios La
Floresta, en Medellín y Quiroga en Bogotá, con la participación directa de Wiener y Sert,
como asesores.
En los modelos teóricos propuestos en CRM por la unidad de diseño urbano, se pueden
apreciar algunos de los planteamientos desarrollados en “La unidad vecinal de Muzú”
(1949 -73)16 en Bogotá, en las dos, se propuso minimizar y optimizar los espacios de cada
unidad, se abrió la manzana tradicional al modelo urbanístico de supermanzanas, con una
red peatonal que conecta la vivienda con los equipamientos colectivos, separada de la red
vial que lo conecta con la vía principal sin atravesar la unidad y rematándolas en un “cul
de sac”.
Fig.031-032- Modelo teórico CRM.
Fuente: En Estudios CRM-Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
En estas supermanzanas, se aprecian varios esquemas de agrupación de las unidades de
vivienda, compuestos, a su vez, por subgrupos formalmente distintos, que se repiten de
manera apareada en hileras de casas y conexión directa con los espacios públicos, que
generan espacios de encuentro y vida en comunidad.
En cuanto a la tipología de la vivienda unifamiliar, esta posee algunas particularidades con
la propuesta al concurso experimental de PREVI (1967-78) en Perú, al cual, la unidad
de diseño había participado previamente; el diseño en L, el punto fijo y la ubicación del
acceso, de forma modular jugaron un rol principal en las diversas maneras de organizar
el espacio, asegurando las condiciones medio ambientales mediante la ubicación del patio
interior. Estas tipologías las podemos apreciar en “Los Naranjos”, que fueron diseñadas
en un lote triangular, donde se implantaron viviendas en lotes cuadrados de 7x7 mts, con
calles del mismo ancho y densidades de 110 viviendas/hectárea. Por otra parte, el modelo
teórico de la vivienda multifamiliar proponía bloques residenciales en línea de baja altura
a los extremos de la supermanzana, y una combinación de bloques o torres de baja altura
en el centro, con un núcleo de escaleras que servían a dos o cuatro apartamentos.
106
Fig. 033-034a-b Unidad Vecinal Muzú.
Fuente: En Revista Proa No. 30, Diciembre 1949
Fig. 035a-b-c-d – CRM, Los Naranjos, Concurso PREVI.
Fuente: En SAMPER, Germán. La evolución de la vivienda. Colección Somos sur, 2003
107
El segundo estudio, “el estudio morfológico y búsqueda del espacio urbano”, es la síntesis
de la estructura urbanística propuesta; en ella se destaca el análisis de los factores físicos
y ambientales del terreno, luego establece los cuatro esquemas teóricos de organización
urbana, con el fin de generar un plan de estructura urbanística y ocupación del territorio.
El análisis de los factores físicos y ambientales, se realiza bajo la clasificación en cuatro
zonas: zona de transición (Barrios ubicados en el cuello de la península), zona visual
(definidas por los bordes como penínsulas vecinas con un campo visual), zona de desarrollo
espontáneo (definida por el borde de inestabilidad espacial y social) y la zona de desarrollo
(definición vial de carácter nodal); es fácil observar mediante esta zonificación la definición
los límites y las fronteras espaciales como determinantes del diseño y reconocer en el
terreno físico su carácter peninsular, geográfica y sociológicamente.
Fig.037-AnálisisTopológico
Fuente: En Estudios CRM -Consorcio de firmas ETA, Consultécnicos & Patricio Samper. Dr. Gral. Ing. Alfredo Carrizosa, Co Dr. Téc.
Arq. Patricio Samper, 1978
Las alternativas de ocupación contaron con cuatro esquemas teóricos de organización:
Lineal (eje de actividad), Nuclear (centro de actividad), Nuclear medio, y Lineal medio;
estos esquemas hacen parte de lo que los consultores denominaron como “legado”: la
ciudad jardín, con residencias de baja densidad y la ciudad concentrada, con bloques
de alta densidad. Que muestran su proximidad en la propuesta de Le Corbusier “la
ciudad contemporánea de 3 millones de habitantes” (1920), donde se reproduce el
esquema radio-concéntrico formado por capas envolventes de redes infraestructurales;
y la propuesta de Hilberseimer “la ciudad vertical” (1927), donde enfrenta una trama
homogénea de crecimiento lineal, a la concentración y la densidad al superponer a la
vivienda, los usos industriales y comerciales, instalados en el basamento de las primeras
plantas.
108
Fig. 038a-b Esquemas Teóricos de Organización.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
En la suma de reflexiones y experiencias, desarrolladas tanto en el ámbito de la ciudad
jardín como de la ciudad concentrada, es donde confluyen modelos intermedios como la
Siedlung centroeuropea de los años 20, define así la concepción del hecho urbano en su
conjunto. En proyectos como la Siedlung Riedhof-West, proyectada en la isla delimitada
por el trazado ferroviario y atravesada por dos vías transversales, se organizan cuatro
sectores de distinta forma y tamaño que se articulan como un complejo sistema de partes
diversas y autónomas que adquieren un equilibrio espacial.
En Heimat y Siemensstadt, no sólo quedan contrastados los aportes de los CIAM de
Frankfurt y Bruselas, en términos organizativos y dimensionales de la vivienda mínima,
sino que exploran los aspectos cualitativos de la forma urbana, al considerar el espacio
público como parte sustancial de la vivienda, los bloques lineales definidos por las series
residenciales, combinan la idea de continuidad e interacción con mecanismos como
el acento en las esquinas, los ensanchamientos (que dan lugar a plazas y parques), los
recorridos, la concatenación y articulación de los distintos espacios, juegan un papel
determinante en la percepción y formalización de los espacios urbanos. También en el
caso de las Hof en Viena, la edificación sobre el trazado viario, impone su primacía en
la definición de la forma urbana, con la intención de construir la plaza y la calle, como el
lugar público por excelencia de la ciudad moderna a través de la forma de la residencia
colectiva.
Por otra parte, en el Plan para Bogotá elaborado por Le Corbusier, Wiener y Sert (1949
-1953), se incorporan otros instrumentos que parten de la escala política macro-territorial
a nivel regional, metropolitano y urbano, que permiten anexar los viejos cascos urbanos,
los hechos geográficos y sociales a la estructura metropolitana. Los tres frentes del Plan: el
Plan Piloto o Director como síntesis formal, de perímetro, zonificación y estructura vial; el
Plan Regulador como estudio detallado (de densidades, alturas, perfiles y secciones) que
definiría los sistemas y normativas de ordenación; y el centro cívico como el “corazón de
la ciudad”17 que sería replicado en el sector a escala barrial, representa su carácter público
y descentralizado.
109
17
Este estudio del centro como núcleo
de las ciudades, sería el tema central
del VIII Congreso del CIAM en Hoddesdon en 1951.
Fig.041-Siedlung Riedhof-West -sólo se construyó Heimat, parte superior de la imagen E. May, H. Bohem, F. Berke, 1927.
Fuente: En MARTÍ, Carlos, ed. Las formas de la residencia en la ciudad moderna. Ediciones UPC. 2000
18
KIBÉDI, Jorge. “Indagine Sociale a Bogotá” Urbanistica, Revista Trimestrale
dell’Istituto Nazionale di Urbanística
No. 6, Roma, Ottobre-Dicembre 1950.
El trabajo interdisciplinar desarrollado por la sección para la investigación social y
estadístico del Plan Regulador de Bogotá, dirigido por el sociólogo húngaro Jorge Kibédi,
fue otro de los instrumentos que en términos metodológicos fomentó la participación
comunitaria de barrios, en comisiones de parroquias, servicios sociales, universidades,
profesionales y académicos, mediante la organización de conferencias y debates sobre
los problemas de la ciudad, “atentos al equilibrio social y político de Bogotá”.18 Esta
“planeación integral” logró la conexión entre la planeación física y la planeación social, en
términos de cooperación y formación, pues introdujo los centros sociales comunitarios en
cada barrio, dotándolo de guardería, escuela primaria, talleres y cursos para adultos en
artes y oficios, puestos de salud ambulatorio, cooperativa, y clubes deportivos y sociales.
Asimismo, precisó las unidades vecinales (vistas anteriormente) donde el acercamiento
vivienda-empleo, la organización en Juntas de desarrollo y la autogestión participativa,
permitiría que la planificación representara los intereses de la comunidad.
Hemos señalado la confluencia de propuestas intermedias entre la ciudad Jardín y la ciudad
concentrada que hace visibles sus instrumentos, pero: ¿Cuál es la relación fundamental
que existe entre la Siedlung centro-europea, el Plan para Bogotá y Ciudadela Real de
Minas de Bucaramanga?
Fig.048-Situación de la vivienda obrera descrita por J. Kibédi, en la Investigación social y estadística del Plan Regulador de Bogotá-1950.
Fuente: En KIBÉDI, Jorge. “Indagine Sociale a Bogotá” Urbanistica, Revista Trimestrale dell’Istituto Nazionale di Urbanística No. 6,
Roma, Ottobre-Dicembre 1950
110
Las tres se definen como una parte de la ciudad, que proyectan su incorporación a
la estructura urbana preexistente con la intención de completarla y diversificarla;
sin embargo, al revisar la síntesis de la estructura urbanística de la Ciudadela, se aprecia
su insistencia en la construcción de un centro del que todo depende y al que sus partes se
someten bajo una estricta jerarquía; es decir, mientras que las otras propuestas intentan
descentralizar para buscar la autonomía y asegurar la negociación de los intereses en las
comunidades; la Ciudadela, distribuye cinco núcleos de servicios adicionales de manera
estratégica, pero mantiene una estructura subordinada.
Podemos entender que a nivel de zonificación: industria, comercio y vivienda multifamiliar,
ubicada a lo largo de los espacios públicos principales (Plaza, Calle y Parque), se perfilen
y destaquen estos espacios e intensifique su actividad en la relación vivienda-empleo; y
esto, tienda a reestablecer los nexos equilibrados entre edificación y espacio libre, entre
lo público y lo privado; pero esta zonificación, no opera con la misma intensidad en los
barrios periféricos, basta mirar con profundidad, para reconocer lo vago de sus planes
de mejoramiento en cuanto a los alcances políticos y sociales para estas comunidades.19
Fig. 050-Síntesis de la estructura Urbanística de CRM, y su centralidad como elemento ordenador de su zona de influencia.
19
20
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
En el tercer estudio de identificación de zonas de influencia, reaparece el interés por
racionalizar detalladamente la normativa20 básica de la zona; para buscar establecer los
elementos urbanos ordenadores y sus características físicas, morfológicas y funcionales
(según los planteamientos de Lynch), con el objetivo de constituir las diferentes áreas y,
nuevamente, su complementación armónica e integración a la estructura urbana general.
Sin embargo, este análisis urbanístico en términos de “legibilidad urbana de la zona”,21 sólo
asumió la identificación cualitativa de nodos, hitos, bordes, pasos y zonas constituyentes
de la imagen del sector definida como diferenciada22. Así, la intención de generar una
imagen para la “Nueva Ciudad” que diera identidad a la Ciudadela se decantó en una
lectura superficial del proyecto, lejos de poder extraer de dicho análisis una estructura
profunda que representara una verdadera integración y participación comunitaria.
111
21
22
La consultaría deja en manos del
comité directivo y de la EDUB,
las decisiones sobre estos barrios,
“Por esta razón, no se detalla su
descripción y análisis en este informe
y sólo se presentan las propuestas y
recomendaciones. Cabe destacar que
estas no se podrán precisar sin definir
cuales viviendas serán erradicadas, si
se construirán viviendas sustitutivas
a sus ocupantes y cuál es el
procedimiento necesario para definir
el estado legal de la propiedad.” OP.
Cit. ETA, CONSULTECNICOS &
PATRICIO SAMPER. URBANISMO
2: Estudios de Desarrollo Urbano
Integrado de CRM. P. 134.
Esta normativa guió los programas
de urbanización, edificación y
remodelación urbana de la Zona,
estos Objetivos Urbanísticos de la
Zona de Influencia, fueron definidos
oficialmente por el Comité Directivo
en su reunión del 19 de Octubre de
1976, en el acta No. 4, y consta junto
al plano “Delimitación del Área de
Influencia de la CRM”.
Este término presta atención a la
cualidad visual del paisaje urbano
según Lynch, “Con esta expresión
indicamos la facilidad con que puede
reconocerse y organizarse sus partes
en una pauta coherente.” En LYNCH,
Kevin. La Imagen de la Ciudad,
Editorial G. Gili, Barcelona, 1984. P.11.
Planteando
una
lectura
y
reconocimiento del lugar con la
metodología
desarrollada
por
Kevin Lynch en “La Imagen de la
Ciudad” para las ciudades de Boston,
Jersey City y los Ángeles; y que los
Consultores consideran apropiada
debido a las cualidades y el potencial
que posee el sector.
DE LA ExPRESIóN ESPACIAL A LA COMPRENSIóN SOCIAL
Finalmente, en la búsqueda de una estética la Consultoría profundiza en el diseño urbano,
y considera la plaza y la calle como una estructura clara de organización e identificable
de la Ciudadela, de manera tal, que fuese reconocida por los habitantes de Bucaramanga
desde sus primeras etapas de configuración.
Fig. 053 –La Plaza Mayor y La Calle Real de CRM, como elementos ordenadores del proyecto.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980)
23
La plaza y las fachadas del entorno
fueron diseñadas por Jules HardouinMansart, donde en 1699, el programa
público fue abandonado a favor de una
operación privada.
La Plaza Mayor denominada como el corazón cívico del proyecto, es fácilmente vinculada
al imaginario de las plazas de la ciudad europea del siglo XVII, específicamente a la Plaza
Vedôme23 de París, no por la simple relación de Samper al contexto parisino, su formato
cuadrado de esquinas recortadas le daría la forma octogonal que permitiría la vinculación
directa y de confluencia con los demás espacios del proyecto. La calle de Rivoli como
parte del conjunto de la plaza Vedôme, sería la Calle Real, ese eje de actividad intenso
que buscaba unir dos “lugares” la Plaza Mayor al nororiente y el parque al sur-occidente
de la ciudad.
112
Figs. 055-plaza Vedôme -056-calle Rivoli –Fotos: JAIMES, S. París 2008- Fig.054-CalleRivoli-Dibujo-SAMPER, G.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
Su propuesta pretendía generar un espacio cívico de reunión e intercambio y, por lo
tanto, protagonista principal del urbanismo. Las arcadas desarrolladas en el perímetro del
primer piso, fueron ubicadas en cada uno de sus lados, logran invitar a la participación y
“a la convivencia de usos múltiples pero con preeminencia de los valores cívicos sobre los
funcionales.”24 Esta retoma la construcción continua, impone su primacía en la definición
de la forma, tal como lo veíamos anteriormente en las Hof de Viena y fija la mirada en el
diseño del espacio urbano como sucesión de espacios públicos, reconoce en estos diseños
de conjunto una arquitectura urbana, a la manera de R. Krier con el centro de Stuttgart.
Teóricamente la propuesta remite a un liberalismo que hereda los ideales democráticos de
los reformadores sociales anteriores a la Revolución Francesa, defensores de la propiedad
privada y la organización democrática de la sociedad. En este sentido se enmarca en un
cierto realismo empírico, que se debate en el terreno del arte y la arquitectura entre
la autonomía estructuralista de las teorías rossianas, y la crítica radical tafuriana. Desde
estos supuestos es comprensible el hiperrealismo como alternativa al abstraccionismo y
el expresionismo, de manera clara y descriptible a partir de procedimientos imitativos.
Este realismo en arquitectura parte del aparente historicismo de la reutilización de
arquetipos estilísticos del pasado con plena confianza en la posibilidad de su repetición y
consistencia comunicativa de los símbolos de épocas pasadas. Es sobre el discurso teórico
de Venturi y Rowe, en el que se asienta la propuesta de Rob Krier25, de reconstruir la ciudad
bajo la premisa de rellenar los vacíos urbanos mediante conjuntos concebidos a escala del
hombre, con una infraestructura de servicios urbanos y a base de cadenas de espacios
públicos “coser la ciudad”. Este ideal aplicado al proyecto de la ciudad de Stuttgart, es el
que retoma Samper y Esguerra, en su búsqueda de un lenguaje arquitectónico con el cual
dar expresión a un proyecto de conjunto como la Ciudadela Real de Minas.
La discusión planteada en los años 60 y 70 en Colombia, entre el abstraccionismo dado
por una arquitectura de experimentación formal, de calidad espacial que paulatinamente
crecía a la simplificación y estandarización de las formas; y el expresionismo topológico
que propendía por una arquitectura organicista más preocupada por el “lugar”, precisó
en estos años lo que Silvia Arango ha denominado como “la asimilación conciente”,
una arquitectura moderna más atenta de su dimensión estética, que reconocía su
responsabilidad social en conjuntos de vivienda promovidos por el BCH y el ICT, como: el
Polo en Bogotá (1958) de Bermúdez y Salmona, el proyecto para el antiguo Aeropuerto
de Techo en Bogotá (1961) de Robledo, y las Torres del Parque en Bogotá (1965-70) de
Salmona, entre otros.
113
24
25
OP. Cit. ETA, CONSULTECNICOS
& PATRICIO SAMPER. URBANISMO
2: Estudios de Desarrollo Urbano
Integrado de CRM. P.146.
En declaraciones de la Conferencia de
Naciones Unidas, sobre asentamientos
humanos realizada en Vancouver
(1976), es donde Krier plantea
su teoría, de posibilidad técnica,
económica, política y urbanística para
reconstruir las ciudades.
Fig. 057-Proyecto Urbano de Stuttgart.
Fuente: En KRIER, R. Stuttgart: Teoría y práctica de los espacios urbanos. Editorial Gustavo Gili, 1977
Fig.058-LasTorresdelParque-BCH-RSalmona-1964-68.
Fig. 060-AntiguoaeropuertodeTechoCundinamarca-ICT-ARobledo1961.
Fuente: En SAMPER, E. Arquitectura Moderna en Colombia, Ed. Samper, 2000.
Fuente: En Revista Proa No.150 Octubre 1961
26
27
La heurística trata de la resolución de
problemas mediante soluciones parciales, a menudo intuidas. Se evalúan los
resultados intermedios obtenidos para
aproximarse poco a poco al resultado
o solución final. Alan Colquhoun, en su
libro “Typology and Desing Method”,
Arena, 1967., analiza las alternativas
en el diseño; pero es K. Popper, quien
ha estructurado el proceso heurístico
lógico, en el sentido que estimula soluciones al tanteo y luego las critica para
comprender el problema y sus dificultades.
El Plan Regulador no llegó a ser norma
oficial, a diferencia del Plan Piloto que
fue legalizado con el Decreto 185 de
1951.
Ante este panorama de formas expresivas, el equipo de diseño Samper-Esquerra da un
giro metodológico y define el problema al hacer suposiciones y conjeturas alegóricas
a la ciudad europea del XVIII y argumentar referencias análogas que contribuyan a su
comprensión y esclarecimiento. La noción de utilizar “prototipos” de la ciudad del pasado
con estrategias heurísticas26 para comprender el problema, deja al margen la dimensión
social y la participación política de las comunidades en la resolución de sus propios
problemas, que habían quedado implícitos en el Plan Regulador de Bogotá27, y (como lo
veíamos anteriormente) en la “planeación integral” de las “unidades vecinales”.
114
Fig. 059-CRM-Samper-Esguerra, 1978.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
CONCLUSIONES
En este momento de las conclusiones, quiero hacer énfasis en el concepto de Benjamin
de conciencia histórica, e invertir el horizonte de expectativas y el espacio de experiencia
para hacer algunas reflexiones. No quiero decir con lo propuesto anteriormente, que
el equipo de Samper no haya tenido experiencias socio-participativas de ayuda mutua
con espíritu de cooperación y acción comunal, basta con mirar proyectos como: La
Fragua (1958-62) y Quirigua (1972) en Bogotá, que le abrirían puesto para participar en
el Proyecto Experimental de PREVI, unos años después; pero en la inversión de la mirada
de Samper en Ciudadela, recoge y analiza los prototipos formales e instrumentales, pero
no el método.
Fig. 061a-b- 062 -Proyectos de Vivienda la Fragua y Quirigua.
Fuente: En SAMPER, Germán. La evolución de la vivienda. Colección Somos sur, 2003
115
El optimismo pragmático de la consultoría en la política urbana “estratégica” de querer
integrar el ciclo de la construcción al ciclo económico global, al buscar mayores ingresos para
salir del subdesarrollo y “cerrar la brecha social”, lo que demostró fue el desprendimiento
definitivo de la vivienda, de la dimensión ético-social y cultural, para ubicarse en la
dimensión económica, hecho que ha significado su posterior mercantilización.
Es importante señalar que una de las condiciones más críticas de la ciudad capitalista,
es y será, la dificultad de redistribuir la propiedad del suelo (como la reforma urbana).
La gran oportunidad que significó utilizar los terrenos del antiguo aeropuerto y enfocar
problemas de transformación integral en una ciudad intermedia como Bucaramanga, en
la que la gestión pública del suelo urbano tenía la fuerza de someter los intereses de los
diversos agentes económicos a la disciplina del interés común (que la propia ciudad debe
representar); se hubiese desdibujado el Proyecto de Ciudadela, como una solución social
económicamente viable (como lo fueron las Siedlung, en las ciudades centroeuropeas,
social-demócratas).
En otras palabras, en el momento en que se abre la posibilidad del sub-arrendamiento de
la vivienda en Ciudadela, esta pasa de la especulación de la tierra, a la especulación del
mercado financiero inmobiliario y por supuesto al descenso de las calidades urbanas y
arquitectónicas, como de la línea de la pobreza en las ciudades.
Fig. 063-Portada Una Nueva Ciudad CRM.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed.CDMB & MDE, Imp.Escala, 1980
En este sentido la orientación técnica e instrumental del Proyecto de Ciudadela, o mejor
aún el temperamento exclusivamente técnico de analizar la ciudad, por la Consultoría,
fue formulada y sostenida por tres procesos que le son complementarios: una manera
vagamente tecnológica de hacer las cosas, pues los avances tecnológicos en sistemas de
prefabricación no bajaron los costes de construcción; una manera altamente tecnocrática
de manejar cosas, debido a soluciones positivas en el sentido de cumplir con la normativa
y las políticas que la inspiraron; se redujo así, de una manera muy técnica, la capacidad de
interpretar a la gente de Bucaramanga y su mundo.
Finalmente, podemos decir que el Proyecto de la Ciudadela, como búsqueda de una
“Nueva Ciudad”, que tiende a reestablecer los nexos equilibrados entre la edificación y
116
el espacio público, que controla cuantitativamente los requerimientos de un programa
arquitectónico y da respuesta de un modo económico de austeridad por la sencillez
formal; haya terminado proyectando la mimesis de la ciudad tradicional, como un
hecho perfectamente abarcable, homogéneo y cerrado, de sociedad industrial y sistema
capitalista, oscurecida a causa de los procesos especulativos que siempre han acompañado
el desarrollo de las ciudades colombianas.
Fig. 064a Vista Exterior de la Plaza CRM -Desconexión del Plano Social.
Fuente: En MENESES, David coordinador -Una nueva ciudad-Ed. CDMB & MDE, Imp. Escala, 1980
Pero esta relectura de la Ciudadela, desde la perspectiva crítica conceptual de visión
retrospectiva, quisiera ir más allá de la primera pregunta técnica: ¿De dónde? (vienen las
cosas) y de la segunda pregunta práctica: ¿Cómo? (vienen e interactúan socialmente), para
ir a la acción de la tercera pregunta: ¿Y, ahora adónde? O: ¿Desde dónde? Pues es indudable
que en el desarrollo de esta ponencia hemos dejado algunas pistas que podemos retomar,
el haber indagado sobre los proyectos de ciudad previos a la Ciudadela, específicamente
los Planes Piloto y los Reguladores desarrollados en Colombia, son un material desde
dónde empezar a analizar e interpretar, pues así eran los proyectos hace 50 años de las
ciudades de hoy. (Investigaciones que han iniciado con los profesores: Cortés, Arias, Del
Castillo, Hernández, Schnitter, y Tarchópulos, entre otros)
Lo que se propone es retomar la conexión entre la planeación física y la planeación social,
en términos de participación y esfuerzo de una ciudadanía constructiva –pese a nuestras
actuales dificultades políticas, sociales y económicas– un despertar cívico que sea capaz
de asumir el diálogo consensuado de los diversos intereses y objetivos que haga énfasis en
un contacto más fácil y una cooperación más cabal entre ellos. Este es el lugar estratégico,
esta “nueva frontera local”, que debemos recuperar, porque creemos firmemente
que la ciudad como proyecto moderno aún está por construir y éste seguramente será
nuestro compromiso.
117
BIBLIOGRAFÍA
Fuentes Directas Principales
ETA, CONSULTECNICO & PATRICIO SAMPER. [1977] Objetivos Socio Económicos
y Financieros. Estudios de Desarrollo Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas,
Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Urbanismo 2. [1977] Estudios de Desarrollo Urbano Integrado de la Ciudadela Real
de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Infraestructura y Servicios Públicos. [1977] Estudios de Desarrollo Urbano Integrado
de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, EDUB.
Bucaramanga.
____Informe Final Unidades de Diseño. [1978] Estudios de Desarrollo Urbano Integrado
de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, EDUB.
Bucaramanga.
____Apéndice N.3 [1977] Reglamentación Urbanística del Área del Proyecto y su Zona
de Influencia, Estudios de Desarrollo Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas,
Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Apéndice N.4 [1977] Estudio de Identificación de la Zona de Influencia, Estudios
de Desarrollo Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo
Urbano de Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Apéndice N.5 [1977] La Ciudad y sus Patrones Comunitarios, Estudios de Desarrollo
Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de
Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Apéndice N.6 [1977] Tipologías Propuestas para la Vivienda, Estudios de Desarrollo
Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de
Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
____Apéndice N.7 [1977] Aspectos Paisajísticos, Estudios de Desarrollo Urbano
Integrado de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga,
EDUB. Bucaramanga.
____Apéndice N. 10 [1977] Consideraciones sobre el Barrio San Gerardo, Estudios de
Desarrollo Urbano Integrado de la Ciudadela Real de Minas, Empresa de Desarrollo
Urbano de Bucaramanga, EDUB. Bucaramanga.
Revista Proa. [1953] Número 94, Bogotá.
Revista Escala. [1980] Número 100, Bogotá, 1980.
118
BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA
APRILE-GNISET, Jacques. [1992] La Ciudad Colombiana, Siglo XIX y Siglo XX, Biblioteca
Banco Popular, Bogotá.
ALEXÁNDER, Christopher. [1980] Lenguaje de Patrones, Editorial G. Gili, Barcelona.
ARANGO, Jorge, y MARTÍNEZ, Carlos. [1951] Arquitectura en Colombia, Editorial Proa,
Bogotá.
ARANGO, Silvia. [1989] Historia de la Arquitectura en Colombia, Editorial UNAL, Bogotá.
AYMONINO, Carlo. [1976] La vivienda Racional, ponencias de los congresos CIAM
1929-1930. Editorial Gustavo Gili, Barcelona.
___ [1972] Orígenes y desarrollo de la Ciudad Moderna, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.
___ [1972] La formación de un moderno concepto de tipología. Publicado en italiano en
el volumen “Rapporti tra la morfología urbana e la tipologia edilizia. Documenti del corso
di caratteri distributivi degli edificio. Anno academico 1965-66”CLUVA editrice. Venezia.
1966, pp.13-51. Traducido en la cátedra de Composición II, del profesor Ignacio de SoláMorales Rubió. ETSAB. UPC.
COLCIENCIAS. [1993] Historia social de la ciencia en Colombia, tomo IX. Bogotá.
COLQUHOUN, Alan. [1967] Typology and Desing Method, Arena. London.
CORTÉS DÍAZ, Marco E. [2006] La Anexión de los 6 Municipios Vecinos a Bogotá en
1954. Facultad de Artes, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.
Centro de Investigaciones Regionales CIDER [1981] Las regiones y el plan, en:
Universidad de los Andes (CEDE, CIDER), Fenalco (1981), Controversia sobre el plan de
integración nacional, Bogotá D.E. Editorial Presencia. Bogotá.
CPU – Universidad de Los Andes. [1971] La vivienda como factor de desarrollo urbano.
Sociedad Colombiana de Arquitectos, Bogotá,
DEL CASTILLO DAZA, Juan Carlos. (Dir.) [2008] Bogotá Años 50, el inicio de la metrópoli.
Cuaderno de Urbanismo y Arquitectura, Ed. Universidad Nacional de Colombia, Facultad
de Artes. Bogotá.
DPA 24 [2008]
Barcelona.
Bogotá Moderna. Departamento de Proyectos de Arquitectura. UPC.
ENGELS, Friedrich. [1977] El Problema de la Vivienda y las Grandes Ciudades. Editorial
G. Gili, Barcelona.
FOSTER, Hall y Otros. [1985] La Posmodernidad, Editorial Kairós, Barcelona.
119
GEDDES, Patrick. [1960] Ciudades en Evolución. Ed. Infinito, Buenos Aires.
GÓMEZ, Luz Mariela. [2008] Tres Ideas de lo Moderno en la Concepción del Hogar,
Bogotá años 50. Facultad de Artes, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.
GUIDDENS, Anthony, y HABERMAS, J. [1994] Habermas y la modernidad, Ediciones
Cátedra. S. A., Madrid.
HARVEY, David. [2004] La Condición de la Posmodernidad. Investigaciones sobre el
cambio cultural. Ed. Amorrortu. Buenos Aires.
HABERMAS, Jürgen. [1982] Conocimiento e Interés, Taurus Ed. Madrid.
___ [1989] El Discurso Filosófico de la Modernidad, Taurus Ed. Madrid.
HEGEL, G. W. F. [1966]
Económica, México.
Fenomenología del Espíritu, Editorial Fondo de Cultura
HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, Carlos Eduardo. [2004] Las Ideas Modernas del Plan de
Bogotá en 1950, el trabajo de Le Corbusier, Wiener y Sert. Alcaldía Mayor de Bogotá,
Instituto Municipal de Cultura y Turismo – Observatorio de Cultura Urbana. Bogotá.
JORDÁ, Carmen. (Ed.) [2007] Vivienda Moderna en la Comunidad Valenciana. Generalitat
Valenciana, Conselleria de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge. Valencia.
JAIMES, Samuel. [2009] La Vivienda Moderna (1950 – 1978), una reflexión crítica a la
modernidad en Colombia: El Proyecto Ciudadela Real de Minas. Universidad Politécnica
de Cataluña. Barcelona.
KIBÉDI, Jorge. [1950] “Indagine Sociale a Bogotá” Urbanistica, Revista Trimestrale
dell’Istituto Nazionale di Urbanística No. 6, Roma, Ottobre-Dicembre.
KRIER, Rob. [1977] Stuttgart: Teoría y práctica de los espacios urbanos. Editorial Gustavo
Gili, Barcelona.
LE CORBUSIER. [1998] Hacia una arquitectura, Ed. Poseidón, Barcelona.
___ [1999] La Casa del Hombre, Ed. Poseidón, Barcelona.
___ [1972] Cuando las catedrales eran blancas, Ed. Poseidón, Barcelona.
___ [1998] Precisiones, Respecto a un estado Actual de la Arquitectura y el Urbanismo.
Ed. Poseidón, Barcelona.
LYNCH, Kevin. [1966] La Imagen de la Ciudad, Ed. Gili, Barcelona.
MARTÍ, Carlos. [2000] Las Formas de la Residencia en la Ciudad Moderna. Vivienda y
ciudad en la Europa de entreguerras. Ediciones UPC. Barcelona.
120
MENESES Urbina, David (coord.). [1980] Una nueva Ciudad: ciudadela Real de Minas,
Bucaramanga. Empresa de Desarrollo Urbano de Bucaramanga (EDUB) & Ministerio de
Desarrollo Económico.
MEJÍA, Jorge Alberto. [2004] El Proyecto Moderno: El edificio López y la arquitectura de
los años 50 en Cali. Revista Textos No. 10 UNAL, Bogotá.
MONCAYO, Edgar. [2003] Nuevos enfoques de política regional en América latina: el
caso de Colombia en perspectiva histórica, Archivos de Economía República de Colombia
Departamento Nacional de Planeación Dirección de Estudios Económicos, Separata
No.5, Documento 198, Bogotá.
MONDRAGÓN, Hugo. [2005] El Proyecto Moderno en Bogotá: Arquitectura en
Colombia, 1946 – 1951, Lectura crítica de la revista Proa. Revista Textos No. 12 UNAL,
Bogotá.
MONTOYA, Ana Patricia. [2004] Vivienda Moderna en Colombia. Centro urbano
Antonio Nariño, CUAN: La modernización de un habitar. Revista Textos No. 10 UNAL,
Bogotá.
MOLINA, Humberto. [1979] Colombia: Vivienda y Subdesarrollo Urbano, Editores
Humberto Molina –CPM -FINISPRO- Alcaraván Ed. Bogotá.
MUMFORD, Lewis. [1957] La Cultura de las Ciudades. Ed. Emecé, Buenos Aires.
MUNTAÑOLA, Josep. [2002] Arquitectura Modernidad y Conocimiento. Arquitectonics
Network, Mind, Land & Society. Ediciones UPC.
NIÑO, Carlos. [1991] Arquitectura y Estado, Editorial UNAL, Bogotá.
PELLEGRINO, Pierre. [2006] Le Sens de l´espace, Anthropos, París.
RESTREPO. R., José. [1971] Apuntes sobre la vivienda de tipo social en Colombia.
Ponencia del Seminario interregional de políticas de tierras y medidas de control del uso
de tierras en Madrid España y publicado por el ICT, Bogotá.
RODRÍGUEZ, Gabriel. [2005] El Proyecto Moderno en Bogotá, La Exposición Nacional
del IV Centenario de Bogotá. Revista Textos No. 12 UNAL, Bogotá.
ROMERO, José Luis. [2001] Latinoamérica: las ciudades y las ideas, Siglo XXI editores,
Argentina.
ROSSI, Aldo. [1971] La Arquitectura de la Ciudad, Ed. G. Gili, Barcelona.
ROVIRA, Teresa. (Coord.) [2006] Documentos de Arquitectura Moderna en América
Latina 1950-1965. Edt. Casa América Catalunya & Grupo de investigación La Forma
Moderna. Barcelona.
ROWE, Colin, y KOETTER, Fred. [1981] Ciudad Collage, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.
121
ROWE, Peter. [1993] Modernity and Housing. The MIT Press, Co. Cambridge,
Massachusetts.
RUEDA, Néstor, y ÁLVAREZ, Jaime. [2001] Historia Urbana de Bucaramanga: 1900 1930. CER-UIS, Bucaramanga.
___ [2003] Bucaramanga: paradojas de un ordenamiento urbano, USTA, B/manga.
SAMPER, Eduardo. [2000] Arquitectura Moderna en Colombia, Ediciones Diego Samper,
Bogotá.
SARMIENTO, Libardo. [1994] Evolución de la Pobreza y la Calidad de vida rural en
Colombia, según tipos municipales y regiones 1972-1992, en: Miniagricultura (1994), El
agro y la cuestión social, Bogotá D.C. TM. Editores Banco Ganadero/Caja Agraria/Vecol,
p.116, cuadro 6.6.
SALDARRIAGA, Roa Alberto, Duque Juan José y otros. [1996] ESTADO, CIUDAD Y
VIVIENDA Urbanismo y arquitectura de la vivienda estatal en Colombia 1918 – 1990.
Corporación Villa de Leyva, CEHAP Medellín, CITSE, CALI. Bogotá.
___ [1986] Arquitectura Y Cultura en Colombia. UNAL Ed. Bogotá.
SERT, José Luis. [1942] ¿Can our cities Survive? An ABC of urban problems, their analysis,
Solutions. Harvard University press, Cambridge.
SCHNITTER, Patricia. [2003] José Luis Sert y Colombia: de la Carta de Atenas a una Carta
del Hábitat. Tesis Doctoral, director: Fernando Álvarez Prozorovich; Departamento de
Composición Arquitectónica. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.
Universidad Politécnica de Cataluña. 2002. y Sert y Wiener en Colombia: La vivienda social
en la aplicación del urbanismo moderno. Scripta Nova, Revista Electrónica de Geografía y
Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona. Vol. VII, núm. 146(035), 1 de agosto de 2003
TAFURI, Manfredo. [1971] Socialdemocracia y Ciudad en la República de Weimar.
Publicado en Contropiano 1. Traducido por, COLOMINA Beatriz & LLORENS, Ada.
[1975] Departamento de Urbanismo, ETSAB-UPC. Barcelona.
TARCHÓPULOS, Doris. (Ed.) [2003] Vivienda social en Colombia, miradas actuales a
retos recientes. Pontificia Universidad Javeriana, Centro Editorial Javeriano CEJA, Bogotá.
___ [2006] Las Huellas del Plan para Bogotá de Le Corbusier, Sert y Wiener. Scripta Nova
Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona. Vol. X,
núm. 218(86), 1 de agosto.
TURNER, John F.C. [1977] Vivienda Todo el Poder para los Usuarios: hacia la economía
en la construcción del terreno. Ediciones Blume. Madrid.
VARGAS, Hernando (Comp.) [1987] LE CORBUSIER EN COLOMBIA, Una publicación
de Cementos Boyacá, Bogotá.
VILLEGAS M. Luis Alberto. [1971] El desarrollo urbano prioritario con la participación de
los municipios. Reunión de alcaldes Cali.
122
VIVIESCAS, Fernando, y GIRALDO, Fabio. (Comp.) [1991]
Colombia, Ed. Bogotá.
Foro
Nacional
___ [1996] Pensar la Ciudad. CENAC- FEDEVIVIENDA & TM Ed. Bogotá.
ZEVI, Bruno. [1998] Saber Ver la Arquitectura, Ed. Poseidón, Barcelona.
123
por
HÁGALO USTED MISMO:
ARQUITECTURA, HIGIENE y MORAL
Popularización del saber técnico y medicalización
del espacio privado en los procesos civilizatorios del
siglo xx. (Segunda parte)
Alirio Rangel Wilches*
*
1
El documento que publicamos retoma
algunas ideas del documento presentado para optar al título del Máster
oficial europeo en Historia y Teoría de
la Arquitectura de la UPC, bajo la dirección de la historiadora del arte, profesora Carmen Rodríguez Pedret. Este
trabajo fue continuado y actualizado en
el proyecto de investigación aprobado
para el Doctorado en Teoría e Historia
de la Arquitectura, UPC, Barcelona,
2008, bajo la dirección de la arquitecta
Marta Llorente. El autor agradece a las
profesoras Carmen Rodríguez y Marta
Llorente por sus aportes, orientaciones
y especial dedicación.
Revista M. Enero-Junio de 2009. Volumen 6 Número 1, pp. 66-96.
RESUMEN
Este texto señala las modificaciones que introducen las literaturas técnicas al convertirse
en mediaciones culturales, movidas en su interés por facilitar las transferencias tecnológicas
en contextos periféricos; dicha tendencia se circunscribirá en un arco temporal que
se inicia con las láminas didácticas de L’Encyclopédie en el siglo XVIII y que tendrá su
punto álgido con la masificación de los logros técnicos en los siglos XIX y XX a través
de publicaciones divulgadoras o de extensión. Se considerará aquí que este proceso es
paralelo a la consolidación, dentro del Estado moderno, de la cultura técnica como un
nuevo grupo de acción frente a la tradicional tensión entre la alta cultura y la cultura de
masas.
En una entrega anterior1 se analizaban las modificaciones iconográficas de los modos de
representación propios de la cultura técnica en la primera mitad del siglo XX; ahora se
asociarán estos cambios de la imagen técnica con ciclos más amplios y de mayor duración:
de un lado, las alteraciones en los procesos creativos de los gremios constructivos y en
los modos de transmisión del saber técnico; de otro lado, la aceptación creciente de la
higiene y la masificación de la vida acomodada por parte de los usuarios de las nuevas
tecnologías del confort en los confines del espacio doméstico.
PALABRAS CLAVE
Aculturación, instrucciones gráficas, mediaciones culturales, literaturas técnicas,
tecnologías del confort, medicalización del espacio privado.
124
DO IT By yOURSELF:
ARCHITECTURE, HyGIENE AND MORAL
VALUES
Popularization of technical knowledge and
medicalization of the private space in the process
of civilization of the twentieth century.(Part II)
ABSTRACT
This text refers to the changes that introduce the technical literatures when they become
cultural mediations, boosted in their interest to facilitate technology transfers in peripheral
contexts; such trend will go along in a time span that begins with flashcards in L’Encyclopédie
in the eighteenth century and which will reach its highest point with the massification of
the technical achievements in the nineteenth and twentieth centuries through disclosed or
extension publications.Be considered here that this process is parallel to the consolidation
of the technical culture as a new action group opposed to the traditional tension between
high culture and mass culture within the modern State.
In a previous installment2 the iconographic changes of the ways of representation proper
of the technical culture in the first half of the XX century were analized. Now, these
changes will be associated to the technical image with broader and longer-lasting cycles:
On one side, the alterations in the creative processes of the construction unions and in the
ways of transmission of technical knowledge, on the other hand, the growing acceptance
of hygiene and life massification settled by the users of the new technologies of comfort
within the confines of the domestic space.
KEy WORDS
Acculturation, graphic instructions, cultural mediation, technical literature, technology of
comfort, medicalization of private space.
125
2
M. Magazine January-June 2009.Volume 6 Issue 1, pp. 66-96.
Higienización de la vida íntima
La medicalización del espacio privado y su implementación en estratos sociales con un
énfasis cada vez menos exclusivista introduce un giro en el proceso de divulgación del
saber técnico al despertar el interés de los colectivos especializados por las transferencias
tecnológicas para los usuarios legos. Esta inflexión implica despojar a la imagen técnica de su
especificidad característica, enfatizando en su aspecto comparativo, explícito y didáctico.
En otros términos: a partir del siglo XVIII se esboza una dinámica de la reproducción
masiva de la imagen técnica -despojada de la complejidad selectiva que la caracterizabadinámica que constituye una parte fundamental del proceso civilizatorio, definida por la
tecnificación de la vida cotidiana en la transición hacia la modernidad en las conductas
relativas a los lugares del habitar.
Se intentará vincular el concepto de los procesos civilizatorios de control social de Norbert
Elias con la redifinición de la imagen técnica y los cambios en las modalidades de transmisión
del saber propios de las sociedades con tendencia a la industrialización o, al menos, a una
mayor división del trabajo, pero que aún cuentan con brechas en el acceso al control de
la técnica.
Previamente se planteaba una lectura iconológica de aquellas publicaciones de importancia
secundaria para la historiografía de la arquitectura moderna, agrupadas bajo el amplio
espectro de las instrucciones gráficas: aquellos manuales, cartillas, revistas y otros medios
impresos de divulgación que vinculan, dentro del medio técnico de la construcción
arquitectónica, temas exógenos como las nuevas prácticas culturales que alteran las
costumbres ancestrales. Esta nueva tendencia postula una vida “sana” dentro del espacio
privado desde una perspectiva conductista y hegemónica.
Estas prácticas se originan en el interés por aumentar la calidad de vida aduciendo
discursos afines a la ciencia, a través de los postulados médicos del higienismo y de
prejuicios empírico-conductistas asociados con la moral laica; todos ellos acogidos dentro
del contexto del Estado moderno occidental, que en el siglo XX asume las premisas de
la industrialización y la economía del capital, consciente de que aún no se han subsanado
las profundas diferencias entre los diversos colectivos que integran la sociedad. Tales
diferencias se remiten no solamente al dominio del poder político y económico, sino
que también contemplan el acceso al saber y al control de la tecnología. Es aquí donde
aparecen las transferencias tecnológicas que facilitarían esa transición hacia una sociedad
moderna, modificando progresivamente el componente técnico-constructivo de las
edificaciones, aproximándolo a la vez con los ritmos de aceptación de los dispositivos
y aditamentos que definen una vida “moderna” en su interior. De esta manera, tanto el
componente arquitectónico, como los aditamentos de las tecnologías del confort que se
despliegan en los espacios contenidos, modificarían favorablemente los habitus de sus
usuarios-ocupantes.
3
Muchos de ellos se originarán en el siglo XIX, independientemente de las
manifestaciones formales recargadas y
las tendencias estilísticas eclécticas que
adoptarán los gestores del confort en la
sociedad victoriana.
El punto de interés radica en cómo algunos discursos exógenos que preocupan a la
modernidad arquitectónica del siglo XX3 –el higienismo y la taylorización, tanto en los
modos de producción como en los modos de consumo y los modos de habitar- se
masifican a través de medios impresos de menor visibilidad histórica (en comparación con
las revistas, manifiestos, propaganda y otros recursos vanguardistas de primera línea). A
diferencia de los textos panfletarios de los vanguardistas y de su contraparte reaccionaria
en cabeza de los tradicionalistas, estos materiales divulgativos conjugan, en cierta medida,
los intereses de las vanguardias artístico-arquitectónicas con las tradiciones constructivas,
que en otros ámbitos serían irreconciliables. La consuetudinaria disputa entre vanguardia y
tradición ¨bajará la guardia¨ en aras de la medicalización de la vida doméstica; así aparecen
126
estos recursos de extensión del saber técnico como nuevas mediaciones culturales en las
dinámicas de popularización de la vida moderna.
Fig. 1. Con el uso del diagrama como mediación cultural por la didáctica de la medicina, la imagen técnica pretenderá ¨hacer visibles¨
procesos ocultos u aparentemente ininteligibles para las masas populares (especialmente aquellos relacionados con las enfermedades
contagiosas y endémicas).
Fuente: Revista Salud y Sanidad N°50. Ministerio de Salud, Colombia, junio de 1936.
La medicalización del espacio doméstico es un proceso externo a la tradición constructiva:
introduce temas específicos de la medicina preventiva como el control de plagas y
enfermedades endémicas a partir de protocolos y recursos técnicos de baja complejidad,
involucrando los dispositivos materiales de la vida cotidiana: los lugares de socialización
familiar (el estar o salón), los afines a las prácticas higienistas (el baño y la cocina) y los
recintos de la intimidad (las habitaciones, el vestier), se pondrán al día con los últimos
gadgets.
Fig. 2. En un proceso similar al empleado por la medicina preventiva, el diagrama en las tecnologías del confort ilustrará los medios para
actualizar las técnicas constructivas tradicionales con recursos de la higiene, igualmente aplicados por las vanguardias arquitectónicas.
Fuente: Home Furnishing and Decoration, Londres, 1933?
127
Esta medicalización también incorpora discursos de las nuevas ciencias sociales como la
psicología y la antropología, relativos a la catalogación y tratamiento de las enfermedades
mentales y de aquellos prejuicios que catalogan dentro de las “anomalías” a ciertos
comportamientos y hábitos tradicionales, especialmente aquellos que se reflejan y
espacializan en la vida privada: el dominio de la promiscuidad, el control de la natalidad,
las relaciones padres-hijos y, en general, el dominio de las pulsiones al interior mismo
de la casa; todo ello a través de dispositivos arquitectónicos con sus complementos del
mobiliario y del diseño aplicado.
Fig. 3 En las periferias se implementan recursos característicos de las tecnologías de baja complejidad para combatir las enfermedades
tropicales desde sus vectores de propagación.
Fuente: Revista Salud y Sanidad N° 40-41. Ministerio de Salud, Colombia, abril-mayo de 1935.
No es una tendencia propia del siglo XX, responde a las preocupaciones por la salud
asociadas con los ámbitos habitacionales, formuladas en el siglo XVIII y adoptadas como
políticas generales por la élite de la sociedad victoriana del siglo XIX. La particularidad del
siglo XX radica en asociar los logros del taylorismo, propios de los ambientes fabriles de la
segunda mitad del siglo XIX, con su puesta en práctica y mecanización a partir de la línea
o cadena de montaje del fordismo. Otra diferencia en relación con momentos anteriores
radica en la credibilidad que genera la cultura técnica: en su posicionamiento social, en la
capacidad de modificar favorablemente los hábitos colectivos en los lugares de convivencia
y los hábitos individuales por sus intervenciones materiales (en el espacio arquitectónico,
en los aditamentos que lo pueblan); pero también por el giro que adquiere la imagen
técnica fuera de los gremios que la producen y consumen: un modo de representación
que hace aparentemente más asequibles discursos complejos para los estratos populares.
¿Cómo controlar las malas prácticas del espacio privado: prácticas que se extienden desde
lo físico y lo fisiológico hasta lo moral y lo psicológico?, ¿Cómo “explicar” a un usuario lego
procesos abstractos, “invisibles” y, especialmente, anti-naturales?
Fig. 4 De la misma manera que el cuerpo se protege contra los factores que amenazan su integridad, la casa se aísla del entorno –aún
en los lugares más recónditos en donde la naturaleza tiene una fuerte presencia.
Fuente: Revista Salud y Sanidad N° 38-39. Ministerio de Salud, Colombia, febrero-marzo de 1935.
128
Aparición y consolidación de la cultura técnica
La tendencia por llevar la racionalización y mecanización del mundo industrial a la
cotidianidad responde a una larga duración que involucra cambios estructurales en las
mentalidades de las sociedades occidentalizadas. Se remite no solamente a la disputa
entre las vanguardias artísticas del siglo XX y la actitud contestataria de algunas tradiciones
decorativas, constructivas –defensoras de los resistentes modos de vida- sino que también
proviene de más atrás: al desdibujarse la vieja tensión entre alta y baja culturas en el siglo
XVIII por la aparición de una cultura técnica que reagrupa y profesionaliza los antiguos
gremios de oficios, con sus efectos asociados. Sus secuelas podrían señalarse en los nuevos
esquemas pedagógicos de la formación politécnica, la puesta en evidencia de los secretos
de los oficios medievales, el papel preponderante del libro como soporte material y de
las literaturas técnicas como estrategias en la transmisión del saber –que ya no depende
de la relación directa maestro-aprendiz ni de la experiencia formativa acumulada en el
taller medieval; finalmente, y como consecuencia de los anteriores, la resignificación de la
imagen técnica que ya operaba en pleno desarrollo, pero que ahora tendrá varias lecturas
y diferentes consumidores.
A la vez que comienza a cuestionarse el esquema formativo de la tradición de Beaux Arts,
algunas relaciones dentro del circuito creativo no desaparecen; incluso perduran con las
vanguardias artísticas del siglo XX, pero no sin ser alterados y sometidos a crítica: la
relación del mecenazgo entre aritsta y élite, la obra de arte o el objeto arquitectónico
de carácter único e irrepetible, la teoría del genio creador y el aspecto casí ¨genético¨
del talento creativo. En las sociedades con tendencia a una fuerte división del trabajo se
recomponen los estamentos sociales, potenciando y segmentando lo que anteriormente
y de manera genérica se conocía como clases populares: las glebas de origen campesino
que mantienen su mentalidad aldeana dentro de los espacios urbanos, las corporaciones
artesanales en crisis, la incipiente clase obrera y los nuevos gremios profesionalizados.
La recomposición de los órdenes sociales existentes y la aparición de nuevos actores
plantea una preocupación esencial para la historiografía del desarrollo tecnológico: la
incorporación de los logros técnicos en los sectores populares como parte de la tensión
productiva entre centro y periferias. Esta pugna entre un ¨centro¨ de la cultura técnica
en donde se postulan las principales innovaciones y una periferia que se le resiste, pero
que no necesariamente está desinteresada por adquirir parte de los logros de esa ¨alta
cultura técnica¨, podría asociarse rápidamente con la relación entre el Primer y el Tercer
Mundo; pero esta situación se da también al interior de las naciones más industrializadas
en la medida en que siguen existiendo en ellas bolsas de resistencia (tanto por motivos
productivos-económicos, como por actitudes de rechazo cultural).
¿Cómo relacionar dos posturas frente a la Historia de la Técnica: una historia per se de los
logros técnicos y una historia de las dinámicas socials, en la que el desarrollo tecnológico es
un componente de las tendencias civilizatorias? La primera, una historia de la mecanización
de las sociedades modernas basada en la noción del progreso continuo y en el esquema
de una alta cultura técnica que produce innovaciones, complementada por una élite social
en sintonía que las incorpora con relativa facilidad; la segunda, una historia sociológica
de la incorporación fluctuante de los logros técnicos en función de los cambios en las
mentalidades y en las diferentes actitudes que puede generar la aparición de un invento.
De un lado, aquella delimitada en el periodo que se inicia con la primera Revolución
Industrial y que evoluciona ¨ininterrumpidamente¨ hasta lo contemporáneo; de otro
lado, las duraciones más largas que involucran cambios en las estructuras sociales, en las
mentalidades y en la respuesta de los usuarios frente a la aparición de dichas creaciones:
identifica también la respuesta más lenta de algunos colectivos técnicos (aquellos
129
relacionados con las tradiciones constructivas de la arquitectura y de las infraestructuras
asociadas con la ingeniería civil y los equipamientos urbanos) frente a una élite más abierta
y vanguardista.
¿Cómo relacionar los cambios mucho más lentos en el desarrollo de las técnicas edificatorias
frente a los movimientos más rápidos de las tecnologías del confort y la vertiginosidad de las
propuestas del arte, la decoración y la moda? Asimismo: ¿Cómo construir una historia de
la técnica que no sea exclusivamente un recuento de la aparición de los inventos, aislados
de las prácticas culturales que los incorporan y masifican?
Fig. 5 En una publicación higienista de iniciativa estatal se
combina el diagrama y la viñeta para ilustrar el contexto y el
ciclo de la enfermedad.
Fuente: Revista Salud y Sanidad N° 25-26. Ministerio de
Salud, Colombia, enero-febrero de 1935.
Fig. 6 El énfasis conductista prefiere la viñeta con su complemento
de textos cortos a manera de estrofas, de fácil recordación.
Además de conductas higieniénicas, buscará también el control
de las relaciones sociales.
Fuente: Revista Salud y Sanidad N° 42. Ministerio de Salud,
Colombia, septiembre de1935.
Los procesos civilizatorios y sus afectaciones en los gremios asociados
con la construcción arquitectónica
El sociólogo judeo-alemán Norbert Elias explora en varias de sus obras aquellos procesos
civilizatorios de control social que han caracterizado el devenir histórico de la sociedad
occidental. Elias indaga el origen del Estado moderno a partir de las diferentes transiciones
históricas: inicialmente de las sociedades guerreras del mundo antiguo a las sociedades
cortesanas medievales –regentadas aún por el uso explícito de la violencia física, pero
esbozando los primeros protocolos de conducta que buscan encausar la agresividad;
luego siguen las cortes aristocráticas renacentistas con protocolos y códigos cada vez más
refinados, en donde se proscribe el uso directo y generalizado de la fuerza, con excepción
de la potestad estatal.
Elias propone que a partir del momento en que el Estado adquiere su configuración
moderna, se reserva el privilegio del empleo exclusivo de la violencia con efectos
punitivos para contener el orden social. Pero esta transformación no se hará visible
130
exclusivamente en las modificaciones político-administrativas de los estados europeos,
sino que también se traducirá en la regimentación de la vida social, en nuevos modos de
comportamiento tanto en la esfera pública como en la privada. Esta disciplina punitiva
se hará más visible, especialmente en lo público, a través de las tecnologías del castigo
(una delimitación y refinamiento de los conceptos del placer y displacer); pero también se
aplicará, en términos de Michel Foucault, una disciplina preventiva dirigida al control de los
ilegalismos menores (particularmente eficaz en lo que Elias denomina como mecanismos de
autocontrol de los individuos). Tal anticipación de las infracciones y las anomalías adquiere
un aspecto menos amenzante; es aquí donde opera la imagen técnica a la manera de una
estrategia de persuación y encauzamiento de las conductas que se consideran socialmente
improcedentes.
Siguiendo con la propuesta de Elias, hay tres instancias de ejercicio de estos procesos
civilizatorios: por una parte el desarrollo tecnológico como medio de control de los
procesos naturales no humanos; de otro lado la organización social para guiar las relaciones
interpersonales y, finalmente, el proceso civilizatorio propiamente dicho como medio de
autocontrol de los individuos. Los frentes de control de aquel Estado moderno incipiente
se desarrollarán en el dominio de la naturaleza4, de la sociedad en su conjunto y de cada
individuo, aún en sus ámbitos más íntimos. Este proceso se esboza con la transición de
la sociedad medieval a los primeras ciudades-estado y, posteriormente, con los radicales
cambios políticos y económicos relativos a la Revolución Francesa (con la postulación de
los derechos sociales) y la primera Revolución Industrial (con los derechos económicos).
El análisis de Elias relaciona códigos morales y normas de conducta con su espacialización,
particularmente en los entornos urbanos; es aquí donde la arquitectura y los dispositivos
del confort doméstico juegan un papel crucial. Son de particular interés las manifestaciones
de los nuevos colectivos en esas relaciones interpersonales, especialmente a partir de las
sociedades modernas industrializadas: es el momento de la gestación y posicionamiento
de esta cultura técnica, paralela pero a la vez diferenciada de las clases obreras (la figura
del técnico no se asociará completamente con los estamentos populares, caso que sí
ocurría con los gremios artesanales en la Edad Media).
Se hace necesario extender la indagación de Norbert Elias en aquel intervalo en donde
el Estado moderno ya se ha instaurado en el siglo XX como una inclinación globalizante;
sería pertinente profundizar en las consecuencias de la entrada de la imagen técnica –
como parte de un esfuerzo más amplio de la didáctica del saber técnico en el campo de la
conducción de las relaciones interpersonales y del autocontrol de los individuos.
Las naciones occidentalizadas en el periodo de entreguerras, aún con perfiles ideológicos
antagónicos, buscarán el mejoramiento de las condiciones vitales de las clases populares
tanto desde la figura del Estado paternalista como desde la iniciativa de las sociedades
filantrópicas, de los propios gremios técnicos e inclusive de los particulares con intereses
moralistas. Esta implementación de la calidad de vida no depende exclusivamente de los
logros tecnológicos (aquellos que se materializan desde las infraestructuras urbanas hasta
las tecnologías del confort propias del espacio privado), sino que también implica cambios
de actitud en los comportamientos grupales e individuales. ¿Si en el siglo XX se perfila la
medicalización del espacio privado, cuál es la respuesta de las profesiones asociadas con la
gestión del confort ante las conductas que deben masificarse?
131
4
El trasfondo general del estudio de
Elías es el dominio de la Naturaleza
por los colectivos humanos, pero no
solamente a partir de los mecanismos
de control de lo orgánico e inorgánico
externos al ser humano (Elías los denomina procesos naturales no humanos), sino también en las relaciones
orgánicas de las sociedades: las relaciones interpersonales, por una parte,
y el autocontrol o dominio de las pulsiones (aquella faceta que representa
la animalidad humana).
Fig. 7 Paradójicamente en los albores de los procesos civilizatorios las técnicas edificatorias son las primeras en adoptar principios de
modulación y prefabricación, pero serán las más resistentes a los cambios propuestos por el régimen moderno de la vida sana.
Fuente: Cartilla Construcciones para haciendas. Cia. Cementos Colombianos, Bogotá, 1937.
El control de la tecnología: las mediaciones culturales y las
transferencias tecnológicas en el mundo industrializado
La medicalización del espacio doméstico es una faceta reciente en un extenso proceso de
recomposición que en los siglos XIX y XX afecta tanto a las nuevas profesiones como a
los remanentes de los antiguos gremios, ambos relacionados con la tradición constructiva
del espacio arquitectónico. Previamente se ha identificado por el posicionamiento de la
cultura técnica a partir del siglo XVIII, situación que se redefine en los siglos XIX y XX con
la adopción de discursos extradisciplinares, provenientes de la medicina (higienismo) y de
nuevas disciplinas de las ciencias sociales: las incipienes aproximaciones de la psicología y
la antropología dirigidas a los usos del espacio habitado (tanto en su componente público,
como en el privado). Esta dinámica se encauza en varios frentes: una redifinición de la
evolución tecnológica que contemple los distintos ciclos y técnicas que participan en el
soporte material del espacio habitable; otra historia de la técnica que no se relaciona con
lo constructivo pero que sí lo afecta: los procesos de extensión en la transmisión del saber
técnico y la recomposición de la imagen técnica por la aparición de estrategias didácticas.
Fig. 8 En pleno siglo XX técnicas constructivas de punta como el concreto seguirán empleando herramientas, métodos y recursos
distantes de la fordización que se aplica fuera de las fábricas, en los demás ámbitos de la vida cotidiana.
Fuente: Revista Cemento N° 8. Cia. Distribuidora de Cementos Colombianos, Bogotá, septiembre de 1937.
132
En primer lugar, la definición de las eras del desarrollo de la técnica, abarcando
tanto aquellas que se actualizan con mayor versatilidad (p.ej. aquellas relacionadas con
la dotación de la parafernalia doméstica) y otras que consolidan el soporte material de
la vida cotidiana (p.ej. las técnicas de la construcción –independientemente del tema de
los estilos arquitectónicos y artísticos vigentes para un lapso histórico determinado), las
cuales se actualizan o reemplazan con mayor lentitud (en parte por los ciclos productivos
y económicos, en parte por dificultades en la capacitación de la mano de obra, pero
también por resistencias tanto de los usuarios como de los constructores para acoger
nuevos sistemas constructivos).
En Técnica y Civilización, Lewis Mumford plantea que el desarrollo tecnológico occidental
no es identificable exclusivamente a partir de la aparición de las diferentes creaciones
que constituyen la alianza progreso-mecanización: la historia de la técnica –especialmente
aquella que afecta la esfera occidental- no puede constituirse sólo como un recuento
cronológico de inventos y procesos; asimismo, esta mecanización de los cuerpos,
las costumbres y los ritmos vitales no es un logro inmediatamente relacionable con la
Revolución Industrial, principal foco de atracción para algunos historiadores de la técnica.
Para desarrollar su historia de la evolución técnica, Mumford introduce un concepto
crucial: el complejo técnico, resultante de las relaciones más o menos acertadas entre los
modos de producción, la obtención de fuentes de energía y materias primas y los modos
de consumo.
A diferencia de las propuestas marxistas, Mumford reconoce factores diferentes
al económico como incidentes en el éxito o fracaso de un logro técnico: las prácticas
culturales que hacen viable la asimilación de un invento o de un avance técnico dentro
del complejo social. El propósito consiste en “estimar los productos derivados sociales y
culturales de los desarrollos técnicos (…)al presentar el desarrollo técnico dentro de una
ecología social más general” [Mumford, 17].
No basta con desarrollar una innovación potencialmente decisiva para el desarrollo de la
sociedad, si ésta no se incorpora por los agentes necesarios para el circuito de producciónconsumo; los aparatos, procesos y máquinas innovadoras no son socialmente eficientes si
no generan nuevos hábitos o si modifican las costumbres de algunos colectivos significativos
en un determinado momento histórico. El complejo técnico relacionará la obtención de
recursos y materias primas, la facilidad de conseguir, controlar y acumular las fuentes
de energía, así como también las técnicas para manipular dichos recursos. De manera
paralela a la constitución del primer complejo técnico, que permite hacer la transición
del mundo antiguo a las sociedades protomodernas, se dan los pasos de la regimentación
que afecta las prácticas culturales y que generan tendencias en las costumbres e ideales
comunes para una sociedad en una época en particular.
El complejo técnico es el resultado de asociar el grado de especialización y el grado de
impersonalidad que pueden obtenerse en las herramientas, objetos y máquinas en un
momento histórico determinado; este perfil cada vez más especializado y la autonomía
con respecto a la fuerza motriz bruta y/o la mano humana, está correlacionado también
con el dominio de la obtención y acumulación de la energía para su uso a posteriori; en
otros términos: ¿Cómo independizar el trabajo de la fuerza bruta, situación que implica
una relación directa y momentánea entre fuente de energía y máquina o aparato? ¿Cómo
hacer eficientes, constantes y controlables las fuentes de energía, aún en momentos en
que no se requieren para la producción? Mumford jerarquiza los logros técnicos desde
los más elementales utensilios, muchos de ellos relacionados con circuitos de producción
de baja complejidad y, también, con la vida cotidiana. En una escala intermedia estarán
los aparatos, aquellos que aumentan la especialización y la impersonalidad, potenciando
133
las fuerzas y mejorando los movimientos corporales. En el extremo opuesto, en la
escala más alta, estarán las máquinas como tales: la máquina-herramienta será el punto
de comparación, en la medida en que es una máquina creada solamente para producir
herramientas, e incluso otras máquinas. Una máquina será más avanzada en la medida en
que facilite los procesos sin depender de la mano de obra humana, ofreciendo productos
cada vez más elaborados y con funciones cada vez más definidas.
Fig. 9 En los procesos civilizatorios, el desarrollo tecnológico invertirá las relaciones entre campo y ciudad a partir de la utilización
polivalente de las técnicas asociadas con las infraestructuras y las artes edificatorias: los mismos materiales y técnicas de vanguardia
podrán emplearse en lo urbano y lo rural.
Fuente: Revista Cemento N° 7. Cia. Distribuidora de Cementos Colombianos, Bogotá, agosto de 1937
Mumford señala tres estadios que asocian temporalmente la mecanización y la
regimentación a través del complejo técnico: una era inicial de la mecanización –que no
nesariamente implica la producción de máquinas, pero sí de procesos y hábitos favorables
a la mecanización, denominada Era Eotécnica; una Era Paleotécnica coincidente con los
grandes logros de la industrialización pero igualmente reconocible por el deterioro de
los recursos ambientales y de la calidad de vida de las clases trabajadoras; finalmente, una
Era Neotécnica favorable a los derechos ambientales y los discursos de la sostenibilidad,
vigentes en la situación contemporánea. Podría asociarse el concepto de mecanización
en Mumford con el de control de los procesos naturales no humanos de Elias y de la misma
manera, el de regimentación del primero con el control de las relaciones interpersonales
del segundo (aunque también incluiría parte de las estrategias de autocontrol, ya que la
regimentación afecta tanto los hábitos colectivos como los individuales).
El momento anticipatorio o Era Eotécnica se reconoce a partir del siglo X d.C. con
inventos que alivian la fuerza humana y/o animal como únicas fuentes de energía para la
producción: los primeros intentos para obtener fuentes de energía continuas y estables a
partir del agua, el viento y algunos productos de la minería. Surgen las primeras máquinas
para medir el tiempo como los relojes de agua y arena, pero su aparición no habría sido
134
exitosa sin su aplicación práctica en la segmentación de las labores y actividades diarias
(p.ej. el fraccionamiento racional de los días y semanas gracias a la relación entre el reloj y
la campana en los monasterios de clausura medievales). El primer momento del desarrollo
técnico se caracteriza por un control más eficaz de las fuentes de energía externas al
hombre y a los animales de tracción, pero también por definir los hábitos gracias a un
dominio cada vez más exacto del tiempo:
Expresándonos en términos de energía y materiales característicos, la fase eotécnica es
un complejo de agua y madera: la fase paleotécnica es un complejo carbón y hierro, y la
neotécnica es un complejo electricidad y aleación. La gran contribución de Marx como
economista sociólogo fue el ver y en parte demostrar que cada período de invención y
producción tenía su propio valor específico para la civilización, o como él hubiera dicho, su
propia misión histórica. No puede divorciarse la máquina de su más amplio patrón social,
porque es este patrón el que le da significado y finalidad. Cada período de la civilización
lleva dentro de sí el insignificante desecho de tecnologías pasadas y el germen importante
de otras nuevas: pero el centro de desarrollo se encuentra dentro de su propio complejo.
[Mumford, 129. El subrayado es del autor]
Este proceso preparatorio de regimentación, anterior a la mecanización característica de las
revoluciones industriales de los siglos XVIII y XIX instaura tendencias, actitudes y cambios
radicales en las costumbres ancestrales de los pueblos anteriormente marcados por los
ritmos naturales; se caracteriza por la inclusión de nuevos ciclos y procesos abstractos
–por tanto anti-naturales- que comienzan con la medida del tiempo sin la presencia
necesaria de mecanismos asociados con la relojería. La regimentación se asocia con la
disciplina militar pero, según el planteamiento de Mumford, se desarrolla inicialmente en
los monasterios y luego es transferida a los cuarteles, especialmente cuando se conforman
los primeros ejércitos profesionales de los estados protomodernos:
El monasterio fue la sede de una vida regular, y un instrumento para dar las horas a intervalos
o para redordar al campanero que era hora de tocar las campanas es un producto casi
inevitable de esta vida. Si el reloj mecánico no apareció hasta que las ciudades del siglo XIII
exigieron una rutina metódica, el hábito del orden mismo y de la regulación formal de la
sucesión, se había convertido en una segunda naturaleza en el monasterio. [Mumford, 30]
La regimentación en Mumford constituye la antesala de la mecanización aplicada a la
vida urbana; es el resultado de la confluencia de varios procesos: el control del tiempo
asociado con los ciclos corporales y los hábitos; la segmentación de los ciclos y fenómenos
naturales; en Elias, el dominio de aquellas manifestaciones de la agresividad –asociadas
con el componente animal del género humano- para resolver los conflictos del orden
humano-social en el ámbito público y el control de las pulsiones en los entornos domésticos.
El uso decididamente razonado de los procesos naturales será asumido en el Estado
moderno por una serie de disciplinas cada vez más especializadas, repartiendo sus
áreas de acción en el control de las pulsiones: los procesos fisiológicos (el dominio de las
secreciones corporales en la escuela y el hogar, el manejo de una salud pública para evitar
la propagación de enfermedades), otros de índole moral y psicológica en la supresión de
las manifestaciones irrefrenadas de deseos, temores e impulsos (el componente sexual de
las pulsiones, en términos de Elías).
El segundo momento del desarrollo técnico, denominado por Lewis Mumford como la
Era Paleotécnica abarca las dos revoluciones industriales; su punto álgido estará entre la
Revolución Industrial del siglo XVIII y la siguiente que se extenderá globalmente.
135
Particularidades de la tecnificación de los medios constructivos en
la Era Paleotécnica
En la historia del desarrollo tecnológico característico del siglo XX ocurren dos
singularidades: en primer lugar, la masificación del confort en virtud la implementación
técnica no es una consecuencia directa de los inventos efectuados en dicho siglo; son
el resultado de una larga tradición que para el siglo XIX avanzará notablemente con
la sociedad victoriana. En segundo lugar, el desarrollo tecnológico no dependerá
exclusivamente de la relación entre los medios industrializados y su apropiación recíproca
por la cultura de élite y la cultura técnica: aparecerán, desde el siglo XIX, nuevos actores
y medios de difusión que harán cada vez más amplio el rango de cobertura de estos
inventos que afectan la vida cotidiana. El espacio doméstico será poblado –o al menos así
se pretenderá- por los productos de esta mecanización, así como también por aparatos a
la escala de las actividades de la vida cotidiana: las funciones del baño y de la cocina serán
los principales objetivos de esta tecnificación.
Pero tanto la élite dirigente como la cultura técnica del siglo XX detectan que la mejoría en
los estándares de vida deben extenderse a todos los sectores productivos de la sociedad,
especialmente a las clases populares. Por una parte habrá que adecuar estas tecnologías
del confort a las capacidades de estos estratos, pero de otra parte los oficios constructivos
siguen siendo artes del hacer con las manos. En las periferias aún se seguirá construyendo
con métodos artesanales o con procesos de racionalización técnica de baja complejidad
(como en el caso de la mampostería y sistemas similares que combinan modulación,
prefabricación simple, pero a la vez procesamiento y/o aplicación artesanales). Pronto se
crerará la conciencia de que estos procesos de mecanización no son viables mientras no
se sustituyan los modos de producción tradicionales, situación que no se realiza de una
manera expedita: aquel “insignificante desecho de tecnologías pasadas” que mencionaba
Mumford, en la primera mitad del siglo XX ni es insignificante ni es residual en las artes
constructivas que todavía dependen de la manipulación directa de los materiales por
operarios de escasa capacitación, que aún asocian la estandarización con la tradicional
Fig. 10 El voluntarismo de la época brindará la confianza –no
siempre fundada- en la capacidad de la técnica para dominar aquellos
procesos naturales no humanos, incluyendo aquellos fenómenos que
desbordan la capacidad de dominio y la posibilidad de anticiparlos.
Fuente: Revista Cemento N° 8. Cia. Distribuidora de Cementos
Colombianos, Bogotá, septiembre de 1937.
Fig. 11 Las políticas higienistas popularizán las técnicas asociadas con los materiales que
dominan: por ejemplo, el ¨cemento¨ será reconocido como un elemento que aporta limpieza
y salud; de esta manera se ¨higienizarán¨ tanto la casa como el paisaje, lo urbano y lo rural.
Fuente: Revista Cemento N° 8. Cia. Distribuidora de Cementos Colombianos, Bogotá, junio
de 1937.
136
modulación de la mampostería (y su origen artesanal). Si bien se señalan las conductas
que deterioran la producción –aquellos ilegalismos menores como la holgazanería y el
vagabundeo o, en general, el acto de extraerse del circuito productivo- de otra parte
se buscará mejorar las facilidades de quienes sí laboran, no solamente en sus lugares de
trabajo sino también en sus recintos cotidianos.
Es probable que en los principales núcleos del mundo industrializado ya sea una constante
la mecanización, pero en las periferias continuará esa resistencia frente a la taylorización,
la producción serializada y masiva, por razones culturales, económicas y productivas.
Adicionalmente, con excepción de la prefabricación y auge de los sistemas modulares en
el medio norteamericano –tanto en los métodos edificatorios que emplean la madera y
el acero- y los intentos por masificar racionalmente la producción de la vivienda obrera
en la Europa en los periodos anterior y posterior a la Segunda Guerra Mundial, en otros
contextos, los oficios constructivos se resisten a tales intentos. Aún en los casos en que
se realicen grandes proyectos de vivienda masificada, la producción parcial o total de
ellos se seguirá haciendo mediante las técnicas tradicionales que son actualizadas, mas no
reemplazadas en su totalidad por sistemas integralmente industrializados.
Las mediaciones culturales en el medio técnico del espacio doméstico pretenderán paliar
las diferencias entre la especialización e independencia de la mano de obra de la industria
o cadena de montaje y las deseconomías y atrasos de algunas prácticas de los oficios
constructivos, en cierta medida muy especializados pero dependientes de operarios
(no siempre en condiciones óptimas de capacitación) que ejecutan directamente los
procesos. ¿Cómo hacer más eficientes las técnicas tradicionales, cuando éstas no pueden
ser sustituidas completamente por las tecnologías de punta? ¿Cómo participa esta cultura
técnica en la definición de códigos de conducta y parámetros de control social que afectan
los modos de habitar del siglo XX?
Aquí se asumirá desarrollo tecnológico no sólo como el conjunto de logros que hacen más
eficiente la mecanización de la vida productiva: no se trata exclusivamente de identificar
y relacionar la aparición de los inventos, sino cómo las innovaciones son incorporadas
dentro de la vida social; cómo los logros técnicos afectan la vida comunitaria y la vida
privada, afectando los códigos de comportamiento y generando nuevos protocolos de
conducta. Por evolución de la organización social en el siglo XX, un proceso paralelo
a la ya extendida mecanización heredada de las revoluciones industriales precedentes,
se entenderán las mediaciones culturales resultantes de la serie de actitudes, estrategias,
tensiones y dinámicas que generará la cultura técnica en su consolidación como actor social
frente a la manida disputa entre cultura de élite y cultura popular, bosquejada desde el
Romanticismo. El proceso civilizatorio extendido a la respuesta que los gremios técnicos
ofrecen a las nuevas prácticas sociales que requieren de una vida ¨sana y ordenada¨ en
las clases populares
Fig. 12 La adopción de hábitos modernos
extiende el higienismo más allá de la salud
corporal, saltando también de lo íntimo al mundo
de las relaciones sociales: la salud mental se
asociará con la adecuada disposición del ocio
y del tiempo libre, temáticas que interesarán a
las élites, las clases medias y obreras, buscando
calidad de vida.
La transmisión del saber técnico, su énfasis en la extensión hacia colectivos originalmente no
incluidos en su definición, es una tendencia que no puede desvincularse de la conformación
misma de la imagen técnica: ¿Qué recursos aplican en las técnicas de representación y
en las técnicas constructivas para materializar y divulgar el credo moderno del espacio
higiénico? ¿Cómo relacionan los espacios propuestos con las conductas y usos que los
usuarios deben adoptar en ellos?
Fuente: Revista Cemento N° 5. Cia. Distribuidora de Cementos Colombianos, Bogotá,
junio de 1937.
137
La reconstitución de la imagen técnica como mediación cultural
En un breve ensayo titulado Las láminas de la Enciclopedia el semiólogo estructuralista
francés Roland Barhtes (1915-1980) plantea dos propósitos de especial interés para esta
investigación: de un lado, una lectura semiológica de la imagen – específicamente de
la imagen técnica- asumida también como lenguaje articulado. Aquí Barthes traslada su
teoría de la comunicación del mundo del lenguaje escrito –particularmente el literario- al
mundo de la imagen; de otro lado, constituir en objeto de estudio el componente gráfico
de la Enciclopedia francesa, destacando su estructura comunicativa-visual en virtud de
su correspondencia con el enfoque ideológico del Positivismo europeo. A partir de este
momento se crea una tendencia en la producción tecnológica, tendencia que buscará
vincular el objeto producido de manera mecánica (en la medida de sus posibilidades), la
imagen que representa este proceso y una ideología en la que la mecanización brinda una
condición de dominio del mundo natural:
(…) Mucho antes que la literatura, la Enciclopedia, especialmente en sus láminas, practica
lo que podría llamarse una cierta filosofía del objeto: es decir que reflexiona sobre su ser,
opera simultáneamente un recuento y una definición. Es cierto que el dibujo tecnológico
obligaba a describir los objetos pero, separando las imágenes del texto, la Enciclopedia
asumía una iconografía autónoma del objeto –cuyo poder sólo saboreamos hoy- puesto que
de esta manera estas ilustraciones no son observadas como una pura mostración del saber.
Éste es el fenómeno que queremos mostrar aquí. [Barthes, 123]
Fig. 13 La medicalización de la vida íntima no proscribe únicamente aquellas malas prácticas culturales que minan la salud corporal;
también señala conductas moralmente impropias (la promiscuidad y el incesto) y aquellas relacionadas con usos abusivos del espacio
(el hacinamiento, los inquilinatos y la utilización compartida de dormitorios por sexos diferentes). Se proponen tipologías que alteren
estas conductas pero que conserven la imagen tradicional de la vivienda popular.
Fuente: Cartilla de Construcciones Rurales, Alberto Wills Ferro, INSCREDIAL, Bogotá, 1946
Pero más importante aún es el tópico que Barthes identifica a partir de este objeto de
estudio: la imagen enciclopédica marca una inflexión en el modo de representar el objeto
técnico al introducir un proceso analítico-visual que tiene por soporte material un medio
de divulgación característico de la cultura técnica moderna: los libros. Podría afirmarse
que el origen de la genealogía que se pretende enunciar aquí no parte de los antiguos
tratados medievales de artes aplicadas ni de la imagen técnica consolidada con los tratados
renacentistas de los oficios; su núcleo de estudio radicaría en la configuración del género
de las literaturas técnicas y de las literaturas de extensión o divulgadoras, éstas últimas como
variaciones de las primeras.
138
Fig. 14 Por una parte una imagen conciliatoria de la vivienda rural ¨higienizada¨ física y moralmente que busca empatía con los usuarios
de las clases populares; de otra parte, disposiciones espaciales al interior que rompen las relaciones tradicionales entre los distintos
componentes de la casa rural: padres e hijos se separan en sus respectivas habitaciones (así como hombres y mujeres), pero la cocina,
aquel lugar de socialización familiar, se aísla del resto de estancias.
Fuente: Cartilla de Construcciones Rurales, Alberto Wills Ferro, INSCREDIAL, Bogotá, 1946
Del texto de Barthes se deducen y enfatizan cuatro aspectos: el primero, la correlación
entre una lectura histórica de los estadios técnicos que definen el mundo moderno y la
historia del saber: ¿Cómo relacionar la historia de la mecanización con la historia de las
ideas? En segundo lugar, las primeras manifestaciones de las mediaciones culturales: cómo
la difusión del saber característico de la ciencia y de la técnica se propaga a través de los
medios impresos, que actúan simultáneamente como soporte material y método analítico
(para el usuario contemporáneo a aquellos) y objeto de estudio (para el investigador
actual). En tercer lugar, la posibilidad de enunciar una genealogía de las literaturas técnicas
que tendría su origen en los escasos libros conservados de oficios artesanales de la
Edad Media, continuando con los tratados disciplinares renacentistas, pasando por el
enfoque que define su proximidad con la cultura técnica moderna a partir de las láminas
enciclopedistas; para concluir con los textos de instrucciones gráficas masificados en
los siglos XIX y XX. Como consecuencia de los anteriores, el cuarto y último tópico
se refiere a la innovación que introduce el espíritu de la Ilustración en el círculo de las
literaturas técnicas al convertirlas en mediaciones culturales dada su estructura abierta, no
secreta y divulgativa de un saber especializado que ahora se “contamina” con discursos de
otras disciplinas como la medicina y de ideologías conductistas y moralistas.
Fig. 15 Cuando los medios técnicos de la higienización son inalcanzables en las periferias, se opta por soluciones
alternas en las que sus materias primas y las herramientas empleadas en su fabricación poseen bajos grados
de especialización y de impersonalidad.
Fuente: Revista Salud y Sanidad N° 38-39. Ministerio de Salud, Bogotá, febrero-marzo de 1935.
139
Las láminas de la Enciclopedia marcan la divergencia entre un estadio tecnológico que
desea superarse –una voluntad de nuevos modos de producción, pero también de nuevas
modalidades de consumo- en un momento en el que las tendencias ideológicas del
Positivismo filosófico ya estaban más definidas, al menos en el ámbito de la alta cultura.
Estas publicaciones marcan la tendencia de dominio del mundo natural y social a partir de
una técnica “tranquilizadora”:
Constantemente la Enciclopedia da un testimonio de una cierta epopeya de la materia, pero
esta epopeya es también de alguna manera la del espíritu: el trayecto de la materia no es
otra cosa para el enciclopedista que el encaminarse de la razón: la imagen tiene también una
función lógica. [Barthes, 137]
Breve genealogía de la imagen en las literaturas técnicas
El gran aporte de la dialéctica visual enciclopedista al circuito de las literaturas técnicas
y al método de representación de las instrucciones gráficas radica en introducir
momentáneamente el universo de lo vivido, plausible en la viñeta, en los medios impresos
especializados que anteriormente se centraban en una representación “paradigmática”
y taxonómica –en términos de Barhtes- de los procesos de fabricación de los objetos.
Al mostrar separadamente, pero dentro de una misma página, la viñeta/sintagma y el
objeto aislado/paradigma, la diagramación de los enciclopedistas relaciona dos modos
representacionales de la imagen y dos metodos de análisis que antes y después de la
Ilustración se mantendrán relativamente independientes.
En el siglo XIX la industria del grabado y los grandes medios masivos editoriales facilitarán
una tecnología de la imagen cada vez más fluida en su capacidad de generar imágenes:
por una parte la representación del objeto mecánico será más precisa (ya sea en su
uso genético o en el anecdótico) mientras que la viñeta se especializará en las grandes
descripciones del mundo natural (de tipo “científico”), en las visiones costumbristas de
entornos sociales y de colectivos “distintos” (las primeras lecturas antropológicas desde
la imagen) y en la caricatura o exageración de rasgos, fisonomías, pero también defectos,
hábitos y conductas (tanto colectivas como individuales).
Fig. 16 En el extremo opuesto, las tecnologías del confort hacen que la vida privada utilice dispositivos de mayor complejidad en su
dotación: el espacio doméstico, al igual que las herramientas y máquinas, adquiere mayor grado de especialización.
Fuente: Home Furnishing and Decoration, Londres, 1933?
140
Figs. 17 y 18 Dos facetas del énfasis de la imagen técnica en el siglo XX: un uso paradigmático de las técnicas higienistas que muestra el cómo se fabrica y cómo
funciona; de otro lado, la fotografía asume el uso sintagmático con la puesta en escena de los objetos, función que anteriormente resolvía la viñeta en la imagen
enciclopedista.
Fuente: Home Furnishing and Decoration, Londres, 1933?
Las tecnologías de la imagen, algunas aparecidas a finales del siglo XIX y otras plenamente
desarrolladas en el siglo XX, llevarán al extremo el uso antológico y el anecdótico. La
fotografía acentuará el carácter antológico, aunque no necesariamente entrará en disputa
con la caricatura ni con la imagen costumbrista (unas y otras se complementarán: la
caricatura por su capacidad de síntesis y exageración de lo que se quiere enfatizar; la viñeta
costumbrista al poner en contexto una situación o un tópico para facilitar su consumo
a los colectivos/usuarios a los que se dirige la publicación; la fotografía en su carácter
indexical por su capacidad de corroborar, de brindar ejemplos en un uso casi “notarial”).
En la primera mitad del siglo XX los medios impresos de divulgación que contribuyen a
que la cultura técnica se constituya en mediador cultural entre la élite dirigente y las clases
populares adoptan las siguientes modalidades: un medio ampliamente conocido del saber
técnico, pero con algunas modificaciones: el manual; y otros de corte masivo: la cartilla, la
revista, la propaganda, el manifiesto, el decálogo y las instrucciones de uso.
141
La problemática de las duraciones históricas en la Historia del
saber técnico
La definición de duraciones históricas específicas para el estudio del desarrollo tecnológico
se complejiza cuando se entrecruzan las condiciones endógenas o internas (el surgimiento
de determinadas innovaciones, los cambios radicales en los procesos productivos,
el colapso o decadencia de los antiguos modos de producción y de consumo) con las
circunstancias externas: los ciclos políticos, económicos y su posible correspondencia
con periodos artísticos. Como se mencionó anteriormente, la Historia de la técnica
puede operar con ciclos diferentes a los intervalos políticos y artísticos, aunque no puede
independizarse completamente de los ciclos económicos ni de las prácticas culturales que
hacen viable un logro tecnológico en un momento histórico dado.
En el caso de la Enciclopedia se puede marcar un momento de transición e incertidumbre
entre los antiguos oficios artesanales y la nueva era industrial que se avecina, pero que
aún no permea el contexto social en el cual se pretende desempeñar; asimismo, los
planteamientos ideológicos y estéticos que competen a la Historia de las Ideas intentan
instaurar un nuevo método científico positivista que encuentra profundas resistencias en
los ámbitos que integran la sociedad europea. Barthes reconoce esta transición de los
diferentes estadios técnicos, muy similar a la definición de la Era Eotécnica tal como la
delimita Lewis Mumford (un complejo técnico de madera, agua, carbón; objetos, máquinas
y herramientas que todavía dependen del control la mano humana; la producción de
energía externa a la máquina –y dependiente de la fuerza bruta, ya sea humana o animal,
sumada a una incipiente capacidad de acumular dicha energía):
[ ] El objeto enciclopédico es producto de materias generales que son aún las de la era
artesanal. Si visitamos hoy día una exposición internacional percibiremos a través de todos
los objetos expuestos dos o tres materias dominantes, vidrio, metal, plástico sin duda; la
materia del objeto enciclopédico es de una edad más vegetal: es la madera la que domina en
este gran catálogo construyendo un mundo de objetos dulces a la mirada, humanos ya por
su materia, resistente pero no áspera, maleable pero no plástica. Nada muestra mejor ese
poder de humanización de la madera que las máquinas de la Enciclopedia; en este mundo
de la técnica (todavía artesanal pues la gran industria no ha nacido aún), la máquina es un
objeto capital y la mayor parte de las máquinas de la Enciclopedia están hechas de madera;
son enormes andamios, muy complicados, en los cuales el metal sólo provee las ruedas
dentadas. La madera que las constituye las vincula a una cierta idea del juego: esas máquinas
son (para nosotros) como grandes juguetes; inversamente a las imágenes modernas, el
hombre, siempre presente en algún rincón de la máquina, no tiene con ella sólo una relación
de vigilancia [Barthes, 125-126]
Barthes identifica una relación consonante, libre de tensiones, entre el mundo de la
producción y el mundo del consumo basada en la simplicidad y confianza de los logros
técnicos:
(…) la máquina enciclopédica es sólo una gran mediación: el hombre está en un punto, el
objeto en el otro, entre los dos, un ambiente arquitectónico –hecho de postes, cuerdas
y ruedas- a través del cual, como una luz, la fuerza humana se desarrolla, se concentra,
aumenta y se precisa simultáneamente (…) No se puede tener una idea más simple de la
técnica.
Simplicidad casi ingenua, una forma de la leyenda dorada del artesanado (pues no hay en
estas láminas ningún rastro del mal social): la Enciclopedia confunde lo simple, lo elemental,
lo esencial y lo causal. La técnica enciclopédica es simple porque está reducida a un espacio
con sólo dos términos: es el trayecto causal que va de la materia al objeto; también todas las
142
láminas que presentan alguna operación técnica (de transformación) movilizan una estética
de la desnudez: grandes piezas vacías, bien iluminadas, donde sólo cohabitan el hombre y su
trabajo: espacio sin objetos parasitarios, de paredes desnudas, de tablas rasas; aquí lo simple
no es otra cosa que lo vital; (…) De una manera general, la producción del objeto arrastra
la imagen hacia una simplicidad casi sagrada; por el contrario su uso (representado en el
momento de la venta, en el negocio) autoriza un embellecimiento de la viñeta, abundante
en instrumentos, accesorios y actitudes: austeridad de la creación, lujo del comercio, tal es
el doble régimen del objeto enciclopédico: la densidad de la imagen, su carga ornamental
significa siempre que se pasa de la producción al consumo. [Barthes, 127-128]
Fig. 19 Entrado el siglo XX, buena parte de los utensilios, herramientas e instrumentos empleados en la construcción se mantienen
alejados de los principios de la mecanización, semejándose a sus antecesores de la era eotécnica: pueden tener un alto grado de
especialización pero también un bajo grado de impersonalidad y escasa capacidad de acumular energía, en la medida en que todavía
dependen de la fuerza bruta.
Fuente: CLAUDEL, J. & LAROQUE, L. PRACTIQUE DE L`ART DE CONSTRUIRE : Maçonnerie, terrasse et platrerie. Paris, 1870.
Niveles de la imagen enciclopédica
L’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers en su cuerpo
original –bajo la dirección de Denis Diderot y Jean d´Alembert- está integrada por
21 volúmenes de texto (publicados entre 1751 y 1765) y 11 volúmenes de imágenes
publicados cuando ya concluía la parte escrita (1762-1772). Posteriormente, entre 1776 y
1780, salieron a la luz pública 4 volúmenes de texto, 1 de láminas y 2 a manera de índice,
contando con la supervisión del editor Panckoucke.
El texto de Barthes se remite al componente gráfico o visual de la Enciclopedia; allí
reconoce tres niveles o categorías de la imagen:
(…) Este objeto enciclopédico está generalmente representado por la imagen en tres
niveles: antológico, cuando el objeto aislado de todo contexto está presentado en sí mismo;
anecdótico, cuando está “naturalizado” por su inserción en una gran escena viviente (es
lo que se llama la viñeta); genético, cuando la imagen nos proporciona el trayecto que va
desde la materia bruta al objeto terminado: génesis, esencia, praxis, el objeto está abordado
bajo todas sus categorías: en tanto es, en tanto es hecho y en tanto hace. De esos tres
estados asignados al objeto-imagen, uno está claramente privilegiado por la Enciclopedia: el
143
del nacimiento: es beneficioso poder mostrar cómo se puede hacer surgir las cosas de su
misma inexistencia y acreditarle así al hombre un asombroso poder de creación (…), nacen
objetos anticipadores de humanidad (…) Es como un símbolo: el hombre enciclopédico
mina la naturaleza entera de signos humanos; en el paisaje enciclopédico no se está nunca
solo, en lo más crudo de los elementos hay siempre un producto fraternal del hombre: el
objeto es la firma que pone el hombre sobre el mundo. [Barthes, 125. El subrayado es del
autor]
Estructura lineal-bipolar
El componente gráfico de la Enciclopedia se estructura en dos niveles de información que
integran cada página: un nivel inferior –que constituye el principal interés metodológico
de los enciclopedistas ya que responde visualmente a su método de análisis- “visible” a
partir del recurso de la Taxonomía, es señalado por Barthes como el nivel del Paradigma.
En el extremo opuesto, un nivel superior correspondiente al Sintagma e identificable por
la Viñeta o puesta en escena del objeto de estudio:
Fig. 20 Las láminas enciclopedistas relativas a las artes y oficios emplean de manera más explícita la estructura comunicativa
analizada por Barthes; las láminas dedicadas a la construcción, la decoración arquitectónica y las infraestructuras de la ingeniería
civil se apoyan más en el componente contextual de la viñeta.
Fuente: DIDEROT et D´ALEMBERT. L´Encyclopédie: Quatriéme planche: outils de l´argenteur.
144
De esta manera, en el estado inmediato de sus representaciones, la Enciclopedia no deja
de familiarizar el mundo de los objetos (que es su materia primera) agregándole la cifra
obsesiva del hombre. Sin embargo, más allá de la letra de la imagen, esta humanización
implica un sistema intelectual de una extrema sutileza: la imagen enciclopédica es humana no
solamente porque en ella figura el hombre sino también porque constituye una estructura
de informaciones. Esta estructura, aunque iconográfica, se articula en la mayoría de los casos
como el lenguaje natural (al que precisamente denominamos articulado) del que reproduce
sus dos dimensiones puestas hoy en claro por la lingüística estructural; se sabe, en efecto,
que todo discurso comporta unidades significantes y que esas unidades se ordenan según dos
ejes, el de sustitución (paradigmático) y el de contigüidad (o sintagmático); de esta manera
cada unidad puede variar (virtualmente) con sus semejantes, y encadenarse (realmente) con
sus vecinas. Es lo que ocurre, grosso modo, en una lámina de la Enciclopedia. La mayor parte
de estas láminas están formadas de dos partes; en la parte inferior, la herramienta o el
gesto (objeto de demostración), aislado de todo contexto real, está mostrado en su esencia;
constituye la unidad informativa y esta unidad es, la mayor parte de las veces, variada: se
detallan los aspectos, los elementos, las especies; esta parte de la lámina tiene el rol de
declinar de alguna forma el objeto, manifestar su paradigma; por el contrario, en la parte
superior o viñeta, ese mismo objeto (y sus variedades) está tomado en una escena viviente
(generalmente una escena de venta o de confección, negocio o taller), encadenado a otros
objetos en el interior de una situación real: se encuentra aquí la dimensión sintagmática del
mensaje; y de la misma manera que en el discurso oral el sistema de la lengua, perceptible
sobre todo en el nivel paradigmático, está de alguna manera oculto detrás de la corriente
viva de las palabras, de la misma manera la lámina enciclopédica juega a la demostración
intelectual (por sus objetos) y a la vida novelesca (por sus escenas). [Barthes, 132-133]
Barthes identifica un carácter no lineal de la imagen enciclopédica, a diferencia de la
estructura exclusivamente secuencial / lineal del texto literario. Esta condición es el
resultado de un modelo dialéctico más dinámico en su modelo visual que en el textual, ya
que este proceso de análisis, descomposición y síntesis puede realizarse de manera más
fluida:
(…) El montaje enciclopédico está elaborado racionalmente: desciende tan
profundamente como sea necesario en el análisis para ¨percibir los elementos sin confusión¨
(según palabras de Diderot (…) (...) la imagen es una especie de sinopsis racional: no
solamente ilustra el objeto o su trayecto sino también el espíritu mismo que lo piensa; este
doble movimiento corresponde a una doble lectura; si se lee la lámina desde abajo hacia
arriba, se obtiene una lectura vivida, se revive el trayecto épico del objeto, su cumplimiento
en el complejo mundo de los consumidores: se va de la naturaleza a la socialidad; pero si se
lee la imagen desde arriba hacia abajo partiendo de la viñeta, se reproduce el camino del
espíritu analítico; el mundo nos da lo usual, lo evidente (es la escena); con el enciclopedista
se desciende progresivamente a las causas, a las materias, a los elementos primeros, se va
de lo vivido a lo causal, se intelectualiza el objeto. El privilegio de la imagen –opuesta en
esto a la escritura que es lineal- es no marcar definitivamente ningún protocolo de lectura:
una imagen está siempre privada de vector lógico (experiencias recientes tienden a
probarlo); las de la Enciclopedia poseen una preciosa circularidad: se las puede leer a partir
de lo vivido, o por el contrario a partir de lo inteligible: el mundo real no está reducido,
está suspendido entre dos grandes órdenes de realidad verdaderamente irreductibles.
[Barthes, 138-139]
***
145
El desmontaje de las antiguas corporaciones de artesanos medievales no sólo implica
cambios en las estructuras de la producción: conlleva también profundas modificaciones
en los modos de acumulación de la experiencia y en la transmisión del saber. Induce un
redimensionamiento y cambio de estructura de las jerarquías sociales: si los artesanos
antes eran asociados con las clases populares de la Edad Media, con la Ilustración surgirá
una nueva cultura técnica que buscará posicionarse a partir de la profesionalización de los
antiguos oficios y la aparición de otros anteriormente desconocidos: aparecerá el técnico
como clase aparte.
El apuntalamiento en el siglo XX de este Estado moderno conlleva también la consolidación
de la cultura técnica que se venía gestando desde la Ilustración. Ya han cambiado las
relaciones que afectan los procesos creativos (el esquema del mecenazgo renacentista),
las relaciones en la transmisión del saber y la experiencia (la jerarquía del antiguo
esquema del taller medieval) y las transformaciones más evidentes en las relaciones
productivas (el fin de los gremios medievales como círculos cerrados que dominan
un saber que los hace fuertes y la extensión de la regimentación al mundo productivo,
consituyendo a la fábrica como centro productivo).
En el periodo de entreguerras del siglo XX se consolida un proceso que se venía
perfilando desde la Ilustración: la aparición de una cultura técnica que mediará tanto en
los medios de producción como en las tensas relaciones entre una élite que ha perdido
su origen aristocrático o cortesano y las emergentes clases populares (tanto en su origen
obrero, como en el medio rural). El esquema manido de la cultura de élite que perfila las
tendencias de una época en pugna constante con las clases populares será afectado por
una presencia adicional: las asociaciones de profesionales con formación académica que
han recompuesto el antiguo esquema hermético de los gremios medievales de artesanos,
antes asociados con las clases populares.
Esta nueva tensión con actores anteriormente no conocidos, o al menos con una
presencia no tan definida (como los gremios de profesionales y las clases obreras) hace
que se bosquejen nuevas situaciones: la transmisión del saber por medios impresos y por
tecnologías de la información alternas, dirigidos a usuarios no necesariamente inscritos
en medios académicos u oficialmente formativos; procesos pedagógicos alternos a la
relación directa del esquema tradicional profesor-alumno; cambios en los procesos
creativos de las profesiones sustentadas en el método de la proyectación; paralelamente
a los procesos creativos, la reconsideración de la autoría y del protagonismo del creador
frente a una obra de arte/objeto arquitectónico que pierde cada vez más su carácter
exclusivo y original; la definición de los gremios técnicos como mediaciones culturales
entre la élite y las clases populares, con la introducción consecuente de nuevas tensiones,
aciertos y contradicciones.
En resumen, la masificación de las publicaciones que emplean las instrucciones gráficas a
manera de mediaciones culturales para suplir las transferencias tecnológicas y la transmisión
del saber constructivo son correlativas con el momento álgido de la Era Paleotécnica
designada por Lewis Mumford. Responden a la necesidad de cubrir un amplio segmento
de usuarios que en la primera mitad del siglo XX no pueden acceder a las tecnologías
constructivas de vanguardia (acero-cristal, concreto reforzado), pero que sí podrían
adquirir los hábitos “saludables” de la propuesta higienista y –guardadas las proporcioneslas tecnologías del confort de la vida moderna asociadas con el higienismo.
En el siglo XX la medicalización de la vida privada y su divulgación masiva en los diferentes
conjuntos que conforman las sociedades occidentalizadas es consecuencia de varias
presencias y factores que se generan tiempo atrás: primero, una larga duración definida
146
inicialmente por un proceso de regimentación a partir del cual se incorporan procesos
y ritmos anti-naturales, generando hábitos condescendientes con la mecanización;
segundo, la consolidación de una cultura técnica –en un arco temporal que comienza con
el Renacimiento y se acentúa en el siglo XVIII- posicionándose socialmente en la medida
en que constituye la credibilidad de sus saberes propios pero que también incorpora
discursos pseudocientíficos; tercero, la presencia cada vez más notoria de medios impresos
de comunicación que masifican el saber especializado de la cultura técnica (un saber que
ya escapa tanto al hermetismo de los antiguos gremios artesanales como a la exclusividad
de la élite ilustrada); cuarto, la conversión de la cultura técnica en una mediación cultural
por su participación en la popularización de nuevos hábitos y tendencias, resultado de la
reconfiguración de los antiguos esquemas sociales por la creciente división del trabajo;
quinto, la mediación que aportan estas publicaciones al interior de la cultura técnica por
favorecer un consenso entre las posturas radicales de las vanguardias arquitectónicas y las
resistencias de las tradiciones constructivas; por último, como parte de estas mediaciones
culturales surge un proceso de ficción del usuario del espacio doméstico derivado de la
recomposición en la relación entre cliente-arquitecto, arquitecto-usuario (relaciones que
se complejizan y adquieren autonomía).
Fig. 21 En el siglo XX las políticas higienistas - ya sea desde la iniciativa estatal o la de grupos de gestión particulares - reconocerán
que no basta con eficientes grupos de profesionales en el campo de la planificación del habitat popular sino que también será vitál el
componente propagandístico para facilitar la transición de los habitos en los entornos de la vida privada.
Fuente: ICT - Instituto de Crédito Territorial. Cartilla N° 1, mayo de 1940.
Aún queda una amplia labor por establecer las relaciones, a partir de la primera mitad
del siglo XX, entre los devenires particulares de las tecnologías del saber, las tecnologías
del control social y la consolidación de una cultura específica de los oficios afines a la
arquitectura y la construcción. De la misma manera, sigue siendo válida la indagación por
la respuestas de la tradición constructiva y de los procesos creativos de la Arquitectura
ante los nuevos embates de los medios de producción, los medios de divulgación del
saber y la transmisión tecnológica en esta tensión Centro-periferias.
147
BIBLIOGRAFÍA
Bibliografía principal
Carpo, Mario. La Arquitectura en la Era de la Imprenta. Cátedra, Madrid, 2003 (1ª ed.
inglesa, 2001).
Evans, Robin. Traducciones. Pre-Textos de Arquitectura, COAC, Girona, 2005 (1ª. ed.
Inglesa, 1997).
Foucault, Michel. Vigilar y Castigar. Nacimiento de la prisión. Siglo XXI, Madrid, 13ª
reimpresión, 2005 (1ª ed. francesa 1975).
GOMBRICH, Ernst. Los usos de las imágenes. Estudios sobre la función social del arte y la
comunicación visual. Debate, Barcelona, 1ª ed. española 2003 (1ª ed. inglesa 1999).
MARTÍN-BARBERO, Jesús. De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y
hegemonía. Gili, México, 4ª ed. 1997 (1ª ed. Barcelona, 1987). ISBN 968-887-024-2.
TUFTE, Edward R.Visual Explanations. Images and Quantities, Evidence and Narrative.
Graphic Press LLC, Connecticut, 2005, 7ª. Ed. (1ª. Ed. 1997). ISBN 0-9613921-4-2.
Bibliografía complementaria
AUGÉ, Marc. Los no lugares. Espacios del Anonimato. Gedisa, Barcelona, 9ª. reimp. esp.,
2005 (1ª. ed. francesa, 1992).
BAUDRILLARD, Jean. El sistema de los objetos. Siglo XXI, México, 17ª ed. esp. (1ª ed.
francesa, 1968).
BLOM, Philipp. Encyclopédie. El triunfo de la razón en tiempos irracionales. Anagrama,
Barcelona, 2007 (1ª ed. Inglesa, 2004).
DEBRAY, Regis. Transmitir. Ediciones Manantial SRL, Buenos Aires, 1997 (1ª ed. francesa
1997). ISBN 987-500-16-7.
GELERNTER, Mark. Sources of Architectural Form. A Critical History of Western Design
Theory. Manchester University Press, Manchester, 1995. ISBN 0-7190-4129-5.
GIEDION, Siegfried. La mecanización toma el mando. Gili, Barcelona, 1978 (1ª ed. inglesa,
1948). ISBN 84-252-0720-7.
GOMBRICH, Ernst. Instrucciones gráficas, en: BARLOW, Horace et al. Imagen y
Conocimiento. Grijalbo, Barcelona, 1994. pp. 147-168.
HALLETT, Mark & RIDING, Christine. Hogarth. Fundación ¨la Caixa¨, Barcelona, 2007.
ISBN 978-84-7664-940-4.
KRUFT, Hanno-Walter. Historia de la Teoría de la Arquitectura, Vols. 1 y 2. Alianza, Madrid,
1990.
PAI, Hyungmin. The Portfolio and the Diagram. Architecture, Discourse, and Modernity in
America. MIT Press, Cambridge, 2002. ISBN 0-262-16206-7.
148
PÉREZ-GÓMEZ, Alberto. Architecture and the Crisis of the Modern Science. MIT Press,
Cambridge, 3ª ed. 1985 (1ª ed. 1983). ISBN 0-262-16091-9.
PÉREZ-GÓMEZ, Alberto & PELLETIER, Louise. Architectural Representation and the
Perspective Hinge. MIT Press, Cambridge, 2000 (1ª ed. 1997). ISBN 0-262-66113-6.
PÉREZ-GÓMEZ, Alberto. La Génesis y Superación del Funcionalismo en Arquitectura.
Limusa, México, 1980. ISBN 968-18-1195-X.
ROBBINS, Edward. Why Architects Draw. MIT Press, Cambridge, 1997 (1ª ed. 1994). ISBN
0-262-68098-X.
SENNETT, Richard. La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en
el nuevo capitalismo. Anagrama, Barcelona, 7ª ed. 2004 [1ª,edición, 2000]. ISBN 84-3390590-2.
SHESGREEN, Sean. Engravings by Hogarth. Dover Publications, New York, 1973. ISBN
0-486-22479-1.
TUFTE, Edward R. Envisioning Information. Graphic Press LLC, Connecticut, 2003, 9ª. ed.
(1ª. ed. 1990). ISBN 0-9613921-4-2.
TUFTE, Edward R. The Visual Display of Quantitative Information. Graphic Press LLC,
Connecticut, 2006, 2ª. ed. (1ª. ed. 2001). ISBN 0-9613921-4-2.
TWYMAN, Michael. The British Library Guide to Printing. History and Techniques. The
British Library, London, 1998. ISBN 0-7123-4588-4.
VESELY, Dalibor. Architecture in the Age of Divided Representation. The Question of
Creativity in the Shadow of Production. MIT Press, Cambridge, 2004. ISBN 0-262-22067-9.
Material documental consultado
Literaturas técnicas de los oficios constructivos
ANDREANI, Isidoro. Il Progettista Moderno di Costruzioni Architettoniche. Ulrico
Hoepli, Milano, 1925. Quinta edición revisada y ampliada.
BENAVENT de BARBERÁ, Pere. Cómo debo construir. Manual práctico de construcción
de edificios. Bosch, Barcelona, 1939, 2ª ed. castellana? (1ª ed. catalana, 1934). 352 pp.
CASALI, I. Tipi Originali di Casette Popolari, Villini Economici ed Abitazioni Rurali. Ulrico
Hoepli, Milán, 1928. Séptima edición ampliada.
CERUTTI, Atilio. Fognatura Domestica. Ulrico Hoepli, Milán, 1900. 421 pp., 200
ilustraciones.
CLAUDEL, J. & LAROQUE, L. Enciclopedia Práctica de Construcción Moderna. Obra
necesaria á los ingenieros, arquitectos, maestros de obras, etc.
Tomos V & VI. Trabajos de albañilería.
149
Tomo VII. Construcción de edificios (primera parte).
7ª edición castellana, Ing. Geroges Dariés (dir.). Araluce, Barcelona, s.f.
CLAUDEL, J. & LAROQUE, L. PRATIQUE DE L`ART DE CONSTRUIRE.- Maçonnerie,
terrasse et platrerie. Quatrième edition, revue et considèrablement augmentée. Paris,
Dunod, 1870.
DORRIES, F. El Ayudante Práctico en Albañilería. Editorial Cosmopolita, Buenos Aires,
1945.
DUCLOUT, Jorge A. VIVIENDAS RURALES ECONÓMICAS Para el estudio de las
viviendas ¨fin de semana¨, suburbanas y rurales. Manuales de Información Técnica Rural.
Tomo IV. Editorial Jorge A. Doclout, Buenos Aires, 1948. Tercera edición ampliada
FUENTES, Martín. Construcciones rurales. Pequeña Enciclopedia Práctica. Miñón S.A.,
Valladolid, s.f., 61 pp. [18.5 x 12 cm, b/n, rústica]
GRAHAM, Frank D. (Dir.). AUDELS CARPENTERS AND BUILDERS GUIDE. A practical
illustrated trade assistant for carpenters - joiners - builders - mechanics and all wood
workers. 4 vol.Theo. Audel & Co., New York, 1923
GRAHAM, Frank D. (Dir.). AUDELS MASONS AND BUILDERS GUIDE. A practical
illustrated trade assistant for bricklayers - stone masons - cement workers - plasterers
and tile setters. 4 vol. Theo. Audel & Co., New York, 1924
MOIA, Jose Luis. Proyectos de Viviendas. Ediciones Windsor, Buenos Aires, 1953
REBOLLEDO, José A. Manual del Constructor. Librería Internacional de Romo, Madrid,
1926. 6ª ed., 579 pp.
RESTREPO ALVAREZ, Gonzalo. Arquitectura Aldeana y Rural. Biblioteca Aldeana de
Colombia. Imprenta Nacional, Bogotá, 1935
Manuales de dibujo para arquitectura y artes aplicadas
F.T.D. Perspectiva . Tratado práctico. Gili, Barcelona, 1947. 5ª ed., 223 pp. [23.6 x 15.4
cm].
GIRÓ Y ARANOLS, Andrés. Curso metódico de dibujo lineal con aplicaciones a las artes,
a la industria y a la agrimensura. Antonio J. Bastinos, Barcelona, 1901. 9ª ed., 320 pp. [18.6
x 11.5 cm]
SALO, A. [Saló i Marco, Antoni?]. Prácticas de Dibujo para las Artes Decorativas. Dibujo,
perspectiva, estilos. Feliu y Susana, Barcelona, s.f. (ca. 1935), 362 pp. [21.8 x 14.5 cm.]
150
Publicaciones de índole académica
CHOISY, Auguste. Historia de la Arquitectura, vol. 1. Editorial Victor Leru, Buenos Aires,
1944. 1ª edición completa en español (1ª ed. francesa, 1896).
DURAND, Jean Nicholas Louis. Precis des Leçons d´Architecture. Partie graphique des
cours d´Architecture. Firmin Didot, Paris, 1802-1805.
HEGEMANN, Werner. Amerikanische Architektur & Stadtbaukunst (ein überblick ubre
den heutigen stand der amerikanischen baukunst in-ihrer beziehung zum staedtebau).
Ernst Wasmuth A.G., Berlin, 1925.
McGRATH, Raymond.Twentieth-Century Houses. Faber & Faber, The University Press
Cambridge, London, 1934.
MUTTESIUS, Hermann. The English House. Rizzoli, Nueva York, 1987. ISBN 0-84780826-2(pbk), (1ª. Ed. Alemana 1904-1905).
NEUFERT, Ernst. Arte de Proyectar en Arquitectura. Fundamentos, Normas y
Prescripciones sobre Construcción, Instalaciones, Distribución y Programas de
necesidades. Dimensiones de edificios, locales y utensilios. (Consultor para arquitectos,
ingenieros, aparejadores, constructores, propietarios y estudiantes).
Gili, Buenos Aires, 1944. 2ª edición castellana (8ª alemana). 285 pp., 3600 ilustr
Gili, Barcelona, 1945, 2ª edición castellana (10ª alemana), 285 pp., 3600 ilustr.
Gili, Barcelona, 1948?, s.f., sin número de edición., 285 pp., 3600 ilustr.
Gili, Barcelona, 1970, 12ª ed. castellana, 2ª tirada (26ª alemana), 447 pp., 5000 ilustr.
Gili, Barcelona, 2006, 15ª ed. castellana, 672 pp., 6900 ilus. y tablas.
Revista INGENIERÍA Y ARQUITECTURA (varios ejemplares consultados).
Facultades de Ingeniería y Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá,
desde 1939 hasta 1968.
SCHAEFER, Karl
La arquitectura de occidente. (Trad. José Camón Aznar). Labor S.A., Barcelona, 1929. 360
pp. [18 x 12.1 cm]
151
Publicaciones de decoración y complementos domésticos
KIMBALL, Fiske. The House Beatiful Furnishing Annual. The Atlantic Monthly Company,
Boston, 1926. 168 pp. [ 32 x 24 cm.]
Revista Neuzeitliche Raumkunst. STAFFA, Siegfried (ed.). S.E., Viena, s.f. [21 x 30.5 cm,
b/n, rústica] Ejemplares consultados: 14, 15 & 16.
S.A. Arts, Construcció, Decoració. L´Abella d´Or, Barcelona, 1932. 252 pp. (s.n.), [22 x
11.4 cm, b/n, rústica]
S.A. Home Furnishing and Decoration. Including furniture-making for the amateur.
Household Reference Library. The Amalgamated Press, London, s.f., 640 pp.
WISEMAN, E.J. Victorian Do-It-Yourself. Handicrafts and Pastimes of the 1880s. New
Abbot, London, 1976. ISBN 0-7153-7307-2.
Publicaciones de hobbies
GOLDSMITH, Milton. Practical Things With Simple Tools. A Book for Young Mechanics.
George Sully and Company, New York, 1916.
NATKIN, Marcel. El arte de obtener buenas fotografías. Iberia S.A., Barcelona, 1936 (3a
ed.), 174 pp., [19.3 x 13.5 cm.).
Revista MARILU (varios ejemplares consultados). Editorial Atlántida, Buenos Aires, desde
1933.
S.A. Cutting and Fitting. Cutting, foundations for fitting. Fitting, the dress form. The
Woman´s Institute of Domestic Arts and Sciences, Scranton, Pa.,1928
S.A. El muchacho moderno. El libro de los grandes inventos. Editorial Juventud, Barcelona,
1937, 2ª ed. (1ª ed. 1935). 174 pp.
S.A. Picture taking wiht the N°. 0 Brownie Camera. Eastman Kodak Company, Rochester,
N.Y., s.f. (ca. 1925).
Publicaciones de urbanidad, higiene y salud
BURGENSTEIN, Leo. Higiene Escolar. (Trad. Jaumandreu, Eugenio & Antonio; Sánchez
Sarto, Luis). Labor, Barcelona, 1937, 3ª ed. (1ª ed. 1929). 235 pp. [18.5 x 13 cm].
F.T.D. Cartilla moderna de urbanidad (niñas). F.T.D., Barcelona, 1929 (3ª ed.). 64 pp. [16.2
x 11.7 cm].
152
F.T.D. Cartilla moderna de urbanidad (niños). F.T.D., Barcelona, 1928 (2ª ed.). 64 pp. [16.2
x 11.7 cm].
OPISSO, Alfredo. Medicina Doméstica. Guía para los primeros auxilios en casos de
enfermedades apremiantes y en los accidentes desgraciados. Manuales Gallach (antes
Manuales Soler) # 44. José Gallach, Barcelona, s.f., 310 pp. [15.5 x 10.5 cm, b/n, pasta
dura].
Pío X, Papa. Catecismo de la Doctrina Cristiana, según el texto de S.S. el Beato Pio X,
Papa.. Segundo Grado (Catecismo Breve). La Hormiga de Oro S.A., Barcelona, 1934. 64
pp. [14.6 x 9.5 cm, b/n, rústica].
Revista Salud y Sanidad. Mejor es prevenir que curar (varios ejemplares consultados).
Departamento Nacional de Higiene (Sección de Sanidad Rural) para la vulgarización de la
Higiene pública y privada. Bogotá, Colombia. (números continuos consultados entre el 25
de 1934 y el 75 de 1938). [23.30 x 16.7 cm, b/n + color, rústica].
153
FE DE ERRATAS
La Revista M presenta excusas a la arquitecta Amaya Martínez Marcos, autora del artículo
“Colegios paradigmáticos de la Arquitectura Moderna Valenciana” por los errores cometidos
en el Volumen 5, No. 2 correspondiente al período Julio-Diciembre de 2008, el primero
de ellos relacionado con la alteración de su nombre en la bandera y tabla de contenido de
la revista; el segundo por la no correspondencia de algunas imágenes con su respectivo
pie de fotos. A continuación se publica el listado de las imágenes, textos y créditos
correspondientes a cada una de ellas:
RESUMEN
A. Colegio Pureza de María. Foto: Xaume Olleros, 2007.
B. Colegio Guadalaviar. Foto: Amaya Martínez, 2007.
INTRODUCCIóN
1. Colegio Guadalaviar. Detalle del rótulo. Foto: Amaya Martínez, 2007.
2. Colegio Alemán. Detalle del rótulo. Foto: Xaume Olleros, 2007.
3. Colegio Pureza de María. Detalle del rótulo. Foto: Xaume Olleros, 2007.
APROxIMACIóN A LA ARQUITECTURA MODERNA VALENCIANA
4. Escuelas Graduadas en Rocafort (1932) de A. Baeschlin.
Foto: Registro de Arquitectura del Siglo XX. C.V. 2002.
5. Colegio Jesús y María (1952) de A. Borell Sensat.
Foto: Registro de Arquitectura del siglo XX. C.V. 2002.
6. Facultad de Derecho en Valencia (1959) de F. Moreno Barberá.
Foto: Registro de Arquitectura del Siglo XX. C.V. 2002.
7. Grupo Escolar Primer Marqués del Turia en Valencia (1957-60) de R. Fernández
Huidobro y P. Pintado Riba.
Foto: Amaya Martínez, 2007.
8. Escuelas Profesionales San José en Valencia (1962) de Borso di Carminati González y R.
Contel Comenge. Foto: Amaya Martínez, 2007.
1957-1960. COLEGIO GUADALAVIAR
9. Colegio Guadalaviar desde la Av. Blasco Ibáñez. Foto: Amaya Martínez, 2007.
10. Colegio Guadalaviar. Imagen aérea. Foto: Google Earth, 2007.
1958-1961. COLEGIO ALEMÁN
11. Colegio Alemán desde la Calle Jaime Roig. Foto: Xaume Olleros, 2007.
12. Colegio Alemán. Imagen aérea. Foto: Google Earth, 2007.
1962-1965. COLEGIO PUREzA DE MARÍA
13. 1962-63. Colegio Pureza de María desde la Av. del Cid. Foto: Xaume Olleros, 2007.
14. 1962-63. Colegio Pureza de María. Imagen aérea. Foto: Google Earth, 2007.
ANÁLISIS COMPARATIVO
IMPLANTACIóN EN EL SOLAR. ORGANIzACIóN DE LOS VOLÚMENES.
Figura 1. Colegio Guadalaviar. Implantación. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
Figura 2. Colegio Alemán. Implantación. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
Figura 3. Colegio Pureza de María. Implantación. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
CONFIGURACIóN DEL ACCESO. DISEÑO DE LOS ESPACIOS ExTERIORES.
15. Colegio Guadalaviar. Acceso desde la Av. de Aragón. Foto: Amaya Martínez, 2007.
16. Colegio Alemán. Acceso desde la calle Jaime Roig. Foto: Xaume Olleros, 2007.
17. Colegio Guadalaviar. Jardines interiores. Foto: L’Architecture d’Aujourd’hui, nº94,
1961.
154
18. Colegio Alemán. Patio de juegos interior. Foto: Archivo personal P. Navarro
Alvargónzalez, 1963.
19. Colegio Pureza de María. Jardín interior y zona de juegos. Foto: Xaume Olleros, 2007.
20. Colegio Pureza de María. Acceso desde la Av. del Cid. Foto: Xaume Olleros, 2007.
CRITERIOS ESTRUCTURALES y PLANTA TIPO.
Figura 4. Colegio Guadalaviar. Planta tipo y modulación estructural. Redibujo: Amaya
Martínez, 2007.
Figura 5. Colegio Pureza de María. Planta tipo y modulación estructural. Redibujo: Amaya
Martínez, 2007.
Figura 6. Colegio Alemán. Planta tipo y modulación estructural. Redibujo: Amaya Martínez,
2007.
FACHADAS: COMPOSICIóN, MATERIALIDAD y RELACIóN INTERIORExTERIOR.
21. Colegio Guadalaviar. Fachadas Sur y Este. Foto: L’Architecture d’Aujourd’hui, nº94,
1961.
22. Colegio Alemán. Fachada de los corredores a Oeste. Foto: Xaume Olleros, 2007.
23. Colegio Guadalaviar. Fachada de las aulas a Sur. Foto: L’Architecture d’Aujourd’hui,
nº94, 1961.
24. Colegio Alemán. Fachada de las aulas a Este. Foto: Xaume Olleros, 2007.
25. Colegio Pureza de María. Fachada de las aulas a Sur. Foto: Xaume Olleros, 2007.
26. Colegio Pureza de María. Fachada de las aulas especiales a Este. Foto: Amaya Martínez,
2007.
LOS PABELLONES DE INFANTIL
Figura 7. Colegio Guadalaviar. Pabellones de infantil, planta del conjunto, alzados y aula
tipo. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
Figura 8. Colegio Pureza de María. Pabellones de infantil: planta del conjunto, alzado
Oeste y aula tipo. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
Figura 9. Colegio Alemán. Pabellones de infantil: planta del conjunto, alzado Oeste y aula
tipo. Redibujo: Amaya Martínez, 2007.
27. Colegio Guadalaviar. Pabellones de infantil: alzado sur imagen de época. Foto: Informes
de la Construcción nº125, 1960.
28. Colegio Alemán. Pabellones de infantil: alzado oeste desde el patio de juegos. Foto:
Archivo personal P. Navarro Alvargnzález, 1963
29. Colegio Pureza de María. Pabellones de infantil: alzado sureste. Foto: Xaume Olleros,
2007.
COLEGIO ALEMÁN, Valencia, España,
Foto Xaume Olleros, 2007
COLEGIO PUREZA DE MARÍA, Valencia ,
España, Foto Xaume Olleros, 2007
155
Especialización
en Gestión de la Planeación Urbana y Regional
Plan de Estudios
I SEMESTRE (192 HORAS Presenciales)
II SEMESTRE (224 HORAS Presenciales)
Módulo 1
Módulo 2
Módulo 3
Módulo 4
Módulo 5
Módulo 6
INTRODUCCIÓN AL
PLANEAMIENTO
POLÍTICA Y PLANES
ECONOMÍA URBANA Y
REGIONAL
ESTRATEGIAS
INSTRUMENTOS
APLICACIÓN
Sociología Urbana
Teoría del Estado y
Administración
Pública en Colombia
Planeación y
Desarrollo
Económico
Estrategias de
Gestión y Desarrollo
de la Planificación
Instrumentos de
Gestión Urbana
Estadísticas y
Matemáticas
Historia y Teoría
Urbana
Planeación Urbana
Gestión Planeación y
Desarrollo
Metodología del
Planeamiento Urbano
Plan de
Ordenamiento
Territorial (P.O.T.)
Sistemas y soportes de
Planeamiento
Introducción a la
planeación
Gestión, Planeación
Nacional y Regional
Economía Política y
Política Económica
en Colombia
Racionalización del
Diseño Urbano
Planeación de la
Política Ambiental
Metodología de la
Investigación
Científica
SEMINARIO I
•Ética
•Filosofía
Institucional
Planeación Sectorial
en Colombia
SEMINARIO II
Legislación urbana
•Democracia y
participación
ciudadana
Gestión Economía
Urbana y Regional
SEMINARIO III
•Suelo Urbano y
Vivienda
•Gestión y
planeación del
espacio público
Taller de Diseño y
Desarrollo Urbano
SEMINARIO IV
•Cultura urbana
•Semiótica urbana
•Ciudad y Región
Historia del
planeamiento urbano
Tutorías de Definición del
Tema del Proyecto Final
Administración de
Proyectos (local y
Regional)
Taller Urbano y
regional
Taller de Desarrollo
Urbano sostenible
(P.O.T.)
SEMINARIO V
•Servicios Públicos
en Colombia
•Movilidad y
transporte
TRABAJO FINAL
DE LA
ESPECIALIZACION
Tutorías de Trabajo del
Proyecto Final
INFORMES
Secretaria Educación Continuada (097) 6800 801 ext. 2246 - 2247.
Facultad de Arquitectura. 2° Piso Edificio fray Angélico - Campus de Floridablanca.
Correo: [email protected]
156

Similar documents