3. pasaia 1930-1939. la memoria de los vencidos

Comments

Transcription

3. pasaia 1930-1939. la memoria de los vencidos
Sorginarri bilduma 3
Colección dirigida por David Zapirain Karrika
Pasaia 1931-1939
La memoria de los vencidos
Xabier Portugal Arteaga
2007
PATROCINA:
Portada: Archivo General de la Administración (Alcalá).
Euskara (excepto el epílogo): Koldo Izagirre y Ramon Olasagasti
Diseño y maquetación: eragin.com
Imprenta: Gráficas Lizarra
ISBN: 978-84-931524-4-4
Depósito legal: SS-1684/2007
Presentación
Atzeak erakusten du aurrea nola dantzatu
C
omo dice el refrán vasco que encabeza este prólogo la experiencia es la madre de la ciencia, y esa es la oferta que
nos hace Xabier Portugal, una oferta digna de agradecer. Entiendo que conocer la historia de nuestro pueblo nos servirá para comprender mejor el Pasaia actual ya que conocer el pasado ayuda a prever el futuro con más lucidez.
El libro que tienes entre manos contiene relatos de gran dureza. Proporciona información sobre la evolución experimentada por Pasaia en los años 30 del siglo pasado, que conocieron los años de la II. República y la sublevación fascista. Desgraciadamente muchos pasaitarras perdieron la vida durante aquellos años y los que sobrevivieron tuvieron que
padecer penalidades.
Los que no vivimos tales hechos apenas tenemos conocimiento de lo que pasó en nuestro pueblo, ya que los familiares de los que los vivieron no los transmitieron atenazados por el miedo, que desgraciadamente sigue manteniéndose.
Por ello, el trabajo de recopilación de testimonios, artículos de prensa y documentación de archivos realizada por
Xabier servirá para que todo aquél que esté interesado pueda recuperar la memoria de nuestro pueblo.
De una manera amena, siguiendo el eje cronológico, el autor nos muestra el carácter de los pasaitarras, el desarrollo
de la industria, pesca, actividad sindical y política, y también la actividad cultural desarrollada aquellos años.
Aprenderás que en 1931 a raíz de la huelga protagonizada por los marinos los guardias civiles mataron a siete pasaitarras. Asimismo irás conociendo los resultados electorales que se dieron en Pasaia hasta que se produjo la sublevación
militar de Franco y conocerás que Pasaia fue izquierdista y republicana. Sin embargo sobrevino la guerra del 36 y los
pasaitarras padecieron lo suyo. La lista de los pasaitarras muertos y fusilados es muy extensa, demasiado.
Debo agradecer las horas `perdidas´ por Xabier en este trabajo. No voy a ser yo quien descubra la trayectoria de este
antxotarra que llevado por el amor que siente por su pueblo asume trabajos difíciles que exigen una gran dedicación.
No puedo más que sugerirle que continúe trabajando por la cultura, la educación y la recuperación de la historia de
nuestro pueblo.
Por último, a ti lector, te invito a degustar este plato exquisito cocinado a fuego lento en la cocina de su casa por
Xabier. Te lo dice una que ha disfrutado con los sabores que me he topado en cada página del libro. ¡Buen provecho!
Maider Ziganda
Pasaiako alkatea
PRÓLOGO. David Zapirain Karrika ........................................................................................................................................... 11
INTRODUCCIÓN. ..................................................................................................................................................................... 13
1. DESARROLLO ECONOMICO Y CRECIMIENTO DE LA POBLACION .................................................................. 15
1.1 La industria metalúrgica ........................................................................................................................................... 17
1.2 La industria naval ...................................................................................................................................................... 18
1.3 La actividad portuaria ............................................................................................................................................... 19
1.4 La actividad pesquera ................................................................................................................................................ 20
2. CONFLICTIVIDAD LABORAL Y ORGANIZACION OBRERA ................................................................................... 27
2.1 “Pan para nuestros hijos” ......................................................................................................................................... 30
2.2 Una alta densidad sindical y política ........................................................................................................................ 37
2.3 Una rica vida social .................................................................................................................................................... 43
3. TRADICION Y PROGRESO FRENTE A FRENTE EN LAS ELECCIONES ................................................................ 55
3.1 1931: proclamación de la II República. Su reflejo en Pasaia ................................................................................... 56
3.2 1934: La autonomía municipal en peligro ................................................................................................................ 64
4. PASAIA 1934-1936: UNA AVALANCHA ARROLLADORA ............................................................................................ 69
4.1 Ecos de la Revolución de Asturias en Pasaia ............................................................................................................. 70
4.2 El soviet rojo y la Meca musulmana ......................................................................................................................... 73
5. PASAIA ANTE EL ALZAMIENTO FRANQUISTA .......................................................................................................... 77
5.1 Pasaia, 1936: vuelve la corporación electa al Ayuntamiento ................................................................................... 82
5.2 La situación política se agrava .................................................................................................................................. 83
5.3 Primeros pasos de la sublevación militar en Donostia ............................................................................................ 83
5.4 Constitución de la corporación franquista: 16 de octubre de 1936 ......................................................................... 88
5.5 Segunda corporación franquista al frente del Ayuntamiento .................................................................................. 89
6. EL APORTE DE PASAIA A LA MARINA DE GUERRA AUXILIAR DE EUSKADI ................................................... 93
7. PASAIA EN MANOS DE LOS FRANQUISTAS ............................................................................................................... 101
7.1 Las órdenes de Mola cumplidas al pie de la letra .................................................................................................. 102
7.2 La colaboración del ayuntamiento falangista en la persecución política ............................................................ 106
7.3 Depuraciones en el magisterio local ........................................................................................................................ 109
7.4 Las depuraciones laborales: la actuación del Ayuntamiento ................................................................................ 111
7.5 El factor religioso: su incidencia en Pasaia ............................................................................................................ 113
8. TESTIMONIOS DE LA BARBARIE FRANQUISTA ..................................................................................................... 121
8.1 Dionisio Etxauri Garatea ......................................................................................................................................... 122
8.2 Josefa Martínez Agulla ............................................................................................................................................ 123
8.3 Jesús Carballo Quiroga ............................................................................................................................................ 126
8.4 Francisco Rabaneda ................................................................................................................................................. 130
8.5 Anacleto Arana y Gelasio Aranburu ....................................................................................................................... 131
EPILOGO: CONTRA EL OLVIDO IMPUESTO. Mikel Errazkin Arrizabala (Aranzadi Zientzi Elkartea) ......................... 137
NOTAS ....................................................................................................................................................................................... 149
BIBLIOGRAFIA ...................................................................................................................................................................... 151
INDICE DE LAS PRINCIPALES TABLAS Y LISTADOS
-
Elecciones Municipales, 12 de abril de 1931 ............................................................................................................ 57
-
Elecciones a Cortes en Pasaia, 28 de junio de 1931 .................................................................................................. 62
-
Elecciones a Cortes en Pasaia, 16 de febrero de 1936 ............................................................................................... 79
-
Elecciones a Cortes en Pasaia, 19 de noviembre de 1933 ........................................................................................ 63
Buques pasaitarras en la Marina de Guerra Auxiliar de Euskadi ......................................................................... 96
Pasaitarras que sirvieron en la Marna de Guerra Auxiliar de Euskadi ................................................................. 99
Lista de pasaitarras fallecidos en la guerra ............................................................................................................ 104
Niños evacuados de Pasaia ante la ocupación franquista ..................................................................................... 124
Gudaris y represaliados en Pasaia .................................................................................................... páginas centrales
Prólogo
1267.
Este es el número de la infamia en Pasaia: 1267. Ese es el número de la caja que en el Archivo Municipal guarda las
listas negras confeccionadas por los fascistas tras hacerse con el poder del Ayuntamiento.
En la caja 1267 se conservan las listas confeccionadas por las autoridades locales con el fin de informar a sus superiores sobre la
militancia del vecindario. Los delatores municipales llegan a recorrer puerta a puerta los talleres del pueblo anotando en fichas los
salarios de los sujetos catalogados como sospechosos y culpables. De este modo, se establecen las correspondientes multas e incautaciones con las que los vencedores castigan a los vencidos.
No faltan es estas listas notas sobre las actuaciones de los pasaitarras que destacaron en la defensa de la legalidad republicana.
Notas con las que además de agravar el castigo, la corporación municipal adicta a la dictadura pretendía ensuciar el nombre de aquellos hombres y mujeres de mar y de hierro. Hoy no podemos menos de agradecer a aquellos chivatos el habernos dejado una relación tan precisa de nuestros héroes locales. Y es que el principal objetivo que pretendíamos alcanzar cuando propusimos este tema
al ayuntamiento era, precisamente, recuperar los nombres y apellidos de aquellos y aquellas que sufrieron en primera persona la guerra, la esclavitud, el silencio, la tortura, la muerte y el olvido. Dicho así, parece que estamos hablando de algunos seres lejanos y desconocidos, pero se trata simplemente de los padres, madres, abuelos y abuelas de muchos de los pasaitarras actuales.
Cuando planteamos recuperar los episodios relacionados con la guerra civil (¿civil?) en Pasaia desconocíamos la existencia de esta
documentación. En realidad, a pesar de lo leído aquí y allá reconociendo el bravo papel de nuestros abuelos y abuelas en aquellos
días, y a pesar de algún breve relato en el mismo sentido, ni siquiera imaginábamos un desastre de esta magnitud.
Porque desastre nos parece el haber tenido que evacuar todo el pueblo ante la llegada de los franquistas y desastre nos parece el
haber tenido que regresar al mismo, con la obligación de permanecer en silencio y vivir como si nada hubiera pasado. Y desastre nos
parece, igualmente, el haber mantenido oculta la rica historia de organización sindical y actividad social que se vivía en nuestro pueblo en los años 30 del siglo veinte, organización y actividad que tardaría muchos años en recuperarse.
No pretendemos que éste sea un libro nostálgico, ni presentar un Pasaia idílico afirmando que cualquier tiempo pasado fue mejor,
sino simplemente conocer qué pasó en Pasaia y quiénes fueron los protagonistas de aquellos hechos.
A pesar de tanta humillación y obligado silencio, no dudamos que el eco de lo vivido desde 1919 hasta la post guerra se ha ido
trasmitiendo en muchas casas, como algo privado que no convenía airear. Pero ha sido suficiente que Xabier Portugal se pusiera a trabajar en este tema para que empezasen a aparecer testimonios y vivencias, no ya en la documentación, sino en la conversación con
muchos de los vecinos del pueblo. Sin duda, la censura y el miedo habían arrinconado estos recuerdos, pero, sin duda también, lo
que las autoridades franquistas no llegaron a poder erradicar fue la cultura política tejida en aquellos años de lucha y dolor; algo que
podemos comprobar hoy en día.
No podemos dejar sin mencionar la ayuda y colaboración de tantos y tantos amigos en la redacción de estas líneas. La lista de quienes nos han ofrecido pistas, materiales, datos y ayuda a lo largo de todos estos meses sería extremadamente larga, y esperamos poder
agradecérselo personalmente a todos ellos. En lo que al que firma esta introducción respecta, tengo que agradecer a Xabier Portugal
su dedicación, entrega y capacidad de trabajo para sacar adelante este “encarguito”. Además, quisiera citar expresamente a los tres
testigos de excepción con los que hemos podido contar para documentarnos: Jesús Carballo, Dionisio Etxauri y Josefa Martínez. Oír
y leer sus vivencias y compartir las duras y extremas condiciones de vida que se les impusieron ha supuesto para nosotros toda una
lección sobre la vida. Resulta asombroso con qué sencillez y modestia han querido compartir sus recuerdos y, sobre todo, admirable
la filosofía y el talante con el que los afrontan.
Por último, nos gustaría que este libro sirviese para sacar a la luz más testimonios, hoy aún ocultos, testimonios para cuya recogida, conservación y difusión no dudamos de que los vecinos de Pasaia se organizarán como más oportunamente consideren. Como
base para ese trabajo, ponemos a disposición de todos los interesados las listas que acompañan esta publicación. Los datos recogidos, desde luego, están a disposición de todos y todas para su consulta, corrección y ampliación.
David Zapirain Karrika
Agradecimientos
A mis padres, por enseñarme el camino de la felicidad,
A mi familia, a Marian, Susana y Nagore, por ser capaces de comprender mi presencia, a veces ausente, mientras escribía este
libro,
A Felipe Maya, por sus generosas y siempre interesantes aportaciones,
A Clara Barbier, por orientarme en el laberinto del archivo municipal,
A Iñaki Becerra, Ricardo del Pozo, Koldo Izagirre, Juantxo Linazasoro, Pedro Pérez Amutxastegi y Jabi Zubizarreta, por los agradables ratos pasados en la sociedad Lore-Txorta, mientras desentrañábamos aquella convulsa etapa histórica,
A Izaskun Gómez y Maider Ziganda, las dos alcaldesas pasaitarras que han confiado en mí para la elaboración de este volumen
y a Dionisio Etxauri, Josefa Martínez y Jesús Carballo, por aceptar compartir el testimonio de sus experiencias. Así mismo mi agradecimiento más sincero a Miguel Alkaraz, Juani Garbizu, Joseba Goñi, Josetxo Domínguez, Ana Otegi, Agustina Pontesta, Mikel
Errazkin y a todos los que nos han brindado amablemente su testimonio y sus fotografías, y por último a todos cuantos sembraron en
mí la semilla del compromiso, y en especial a quienes, con su sangre y su sacrificio, regaron esta tierra, para que en nuestro pueblo
reinaran siempre la justicia y la libertad.
Introducción
“No enterraban cadáveres, enterraban simiente” – Daniel Castelao
D
icen los críticos que el trabajo del novelista –yo diría que el de cualquier escritor– no es relatar grandes acontecimientos, sino procurar que
los pequeños sean interesantes.
Ese ha sido uno de los principales propósitos de este trabajo, invitar al lector a que se sumerja en el conocimiento de los pequeños hechos que
sucedieron en Pasaia a lo largo de la tercera década del siglo XX, y hacerlo de manera que esos sucesos que, como piezas de un enorme puzzle,
conforman la Historia, resulten de interés para el lector.
Cuando finalizó la contienda con el triunfo de los sublevados (1 de abril de 1939), un enorme velo de silencio se corrió en la mayoría de nuestros hogares. Para quienes no tuvimos ocasión de vivir aquellos trágicos sucesos, lo acontecido en Euskal Herria y en España en general y en Pasaia
en particular, constituía un tema tabú.
En las escuelas y en los actos religiosos de las décadas posteriores el enaltecimiento del Glorioso Movimiento Nacional era una constante que,
poco a poco, fue perdiendo fuerza, limitándose más tarde al aprendizaje de diversas canciones (muchos podríamos entonar todavía Montañas
nevadas) antes del reparto de la leche y el queso americanos. La cartilla de racionamiento, los “flechas y pelayos” y los desfiles de los falangistas
y requetés pertenecían ya al pasado.
Cuando tuvimos edad suficiente para interesarnos por este tema comprobamos que los diversos autores que analizaban la historia de Pasaia (P.
Iturrioz, Carlos Yarza o Tomás Erenchun y Félix Elejalde) habían omitido cualquier referencia a lo que había sucedido en nuestro pueblo durante
aquellos años.
A la hora de conformar este libro nos hemos remitido, como dato inicial, a la proclamación de la II. República el 14 de abril de 1931, pues aquel
momento marcó indudablemente el devenir de aquella lejana década. Han transcurrido, por tanto, 76 años desde aquellos hechos y hoy resulta
difícil y muchas veces imposible recoger el testimonio de los protagonistas y de los testigos de aquellos acontecimientos. Nos gustaría, por tanto,
que este libro quedara abierto a las aportaciones de todas aquellas personas que deseen añadir algún dato a lo recogido entre sus páginas, pues de
esa manera dicha información se podrá incluir en la segunda edición de este trabajo, si es que esta primera obtiene la acogida que quienes lo
hemos preparado esperamos.
Mientras tanto, además de recoger algunas de las voces de pasaitarras que vivieron en primera persona las consecuencias del golpe de estado
fascista de 1936, hemos recurrido tanto a información de archivos que hasta el momento no había sido investigada ni publicada, como a datos
aparecidos en las revistas y periódicos de la época. A ellos, lógicamente, hemos añadido información y citas sobre nuestro pueblo ya publicadas
por otros autores y a las que nos gustaría dar otra dimensión, utilizándolas conjuntamente.
De este modo, como queda dicho, pretendemos acercar la grandeza y la miseria de aquellos momentos a las generaciones actuales que, con
toda seguridad, ni siquiera en casa habrán tenido ocasión de conocer lo ocurrido, a pesar del destacado protagonismo que Pasaia y sus habitantes
adquirieron en la lucha por la libertad.
Pero si los hechos que estallan en julio de 1936 son importantes, no lo son menos los ocurridos en los años anteriores, en los que Pasaia forjará
una personalidad y una cultura política característica y sin la que no se puede entender el papel de los pasaitarras en la guerra.
Las confrontaciones políticas, la incertidumbre ante el futuro de la sublevación militar, la infancia perdida, el dolor por la pérdida de algún
familiar, la preocupación constante por la supervivencia diaria, el sometimiento ciego a un régimen dictatorial y todas las experiencias positivas y
alegres que, afortunadamente, no faltan en nuestras vidas, no sólo forjaron el carácter y la personalidad de nuestros padres/madres y abuelos/abuelas, sino que contribuyeron, de un modo u otro, a formar las raíces de nuestro pueblo. Por eso es necesario que ahondemos en el conocimiento de
lo que pasó en una década tan trascendental, porque si perdemos nuestras raíces perderemos también nuestra personalidad como pueblo.
Aquellos acontecimientos marcaron la historia de España y de Euskal Herria a lo largo de todo el siglo XX y todavía hoy nos vemos salpicados
políticamente por lo sucedido en aquella convulsa década. Podemos llorar, podemos perdonar, pero nunca debemos olvidar, porque si lo hacemos nuestra sociedad volverá a caer irremisiblemente en los mismos errores del pasado.
Recuperar la memoria histórica no es un mero acto de reparación hacia las víctimas. Si además de conocer un poco mejor la historia de nuestro pueblo hemos conseguido que cuantos os sumerjáis entre sus páginas analicéis críticamente los hechos, sus causas y efectos, nuestro esfuerzo habrá merecido la pena.
1
Vista de Pasages (1878-1883). Rudolf
Sprenger. Ayuntamiento de Pasaia.
DESARROLLO
ECONÓMICO Y
CRECIMIENTO DE
LA POBLACIÓN
Batelera de Pasaia.
Ayuntamiento de
Pasaia.
E
1900 Y 1920, TAL Y COMO RECOge el historiador Pedro Barruso1, Pasaia mantuvo un proceso de crecimiento continuo y
entre 1920 y 1930 llegó a ser la localidad guipuzcoana que experimentó un mayor crecimiento relativo, hecho motivado por la llegada de mano de obra
emigrante con destino a la pesca y la industria metalúrgica. Este
crecimiento se intensificaría en los años siguientes, con ligeras
Cuadro de la evolución
de la población en
Pasaia, siglo XX.
NTRE LOS ANOS
ANOS POBLACION
CRECIMIENTO
CRECIMIENTO
ANUAL MEDIO
1910
715 h.
71 h.
1900
2.856 h.
1920
4.772 h.
1930
1940
3.571 h.
7.519 h.
10.024 h.
---
1.201 h.
2.747 h.
5.252 h.
---
120 h.
274 h.
262 h.
desviaciones durante la guerra.
En la base de este notorio crecimiento poblacional (consideremos que prácticamente en los 40 primeros años del siglo XX
la población pasaitarra casi cuadriplicó su número), nos encontramos con una serie de factores externos (por ejemplo, el papel
neutral que el estado español jugó durante la 1ª Guerra
Mundial), junto con otros evidentemente mucho más locales y
que explican más claramente aquel rápido incremento de la
población pasaitarra.
Por una parte, hemos de tener en cuenta el nacimiento del
distrito de Antxo, a partir del encauzamiento, desagüe y saneamiento de la marisma que cubre su subsuelo y el posterior asentamiento poblacional.
16 I
Posteriormente, durante los primeros años del siglo XX surgió
otro nuevo núcleo poblacional, Trintxerpe, debido a la demanda de mano de obra inmigrante, sobre todo gallega, dispuesta a
dar respuesta a las necesidades que comenzaban a surgir en el
sector pesquero.
Tal como apuntaba Serafín Esnaola “la historia moderna de
Trintxerpe tuvo su inicio en la década de los años 10 al 20, a raíz
de la decisión de los armadores de trasladar a Trintxerpe la flota
pesquera de arrastre que, hasta entonces, radicaba en San
Sebastián2”.
Uno de los principales promotores de aquella decisión fue,
precisamente, el armador y empresario Francisco Andonaegui,
quien, personalmente, se trasladó hasta tierras gallegas, y más
concretamente hacia los municipios de Santa Uxia de Ribeira,
Pobra do Caramiñal, Corrubedo y Corme, con el fin de contratar a un numeroso grupo de jóvenes pescadores gallegos, que
llegaron a ser la base de aquella nueva comunidad, que comenzaría a instalarse en las viviendas que se fueron edificando en
los alrededores del caserío Trintxer.
Todo ello hace que Pasaia deje atrás aquella Arcadia bucólica
que tan bien describió Victor Hugo durante su estancia en
Donibane, y se convierta en un municipio habitado principalmente por población obrera. Como es lógico, las consecuencias
evidentes de esta proletarización de la población se pueden
apreciar no sólo a través de su nivel de ingresos, nivel cultural,
etc., sino también por la multitud de problemas urbanísticos, de
salubridad y hacinamiento que comienzan a surgir. Pensemos,
por ejemplo, que todavía en 1952 tan sólo existían 825 viviendas en Trintxerpe para acoger a las 997 familias censadas en el
distrito, lo que obligaba entonces, y con más razón dos décadas
antes, a que varias familias convivieran en la misma vivienda.
La desorganización y el caos urbanístico fueron el precio que
tuvo que pagar el municipio pasaitarra por la intensa actividad
industrial generada en su entorno. Los distritos de Antxo y
Trintxerpe, con una mayor diversificación funcional, se fueron
convirtiendo en una amalgama de bloques residenciales, edificados en altura. El reducido espacio y lo intenso del uso del suelo se tradujo en edificaciones de altas densidades, donde se
mezclaban las funciones residenciales, portuarias, comerciales
e industriales, atravesado todo ello por las principales vías de
comunicación.
Con el paso de los años, Pasaia se confirmó como un foco
totalmente industrial. Gracias a la importancia de su puerto se
posibilitó el auge de la actividad industrial y pesquera, tanto en
el propio municipio como en la comarca que lo rodea. Pasaia
llegó a contar, en 1935, con una flota que encuadraba en torno
a 2.000 marineros, fogoneros y patrones, acompañados como
mínimo por otros 500 hombres y mujeres dedicados, en tierra, a
trabajos de redería, pescadería, carga y descarga, secadería, etc.,
cumpliendo, por tanto, un papel de primer orden en la economía de la provincia3.
A continuación vamos a intentar esbozar cómo se repartía el
conglomerado industrial en nuestro municipio.
1.1 La industria metalúrgica
A diferencia de las industrias ubicadas en los distritos de
Donibane, San Pedro y Trintxerpe, ligadas, principalmente, al
sector pesquero o naval, el distrito de Antxo acogió toda una serie
de empresas a las que la proximidad de las instalaciones portuarias ofrecía unas inmejorables condiciones de competitividad.
Algunas de estas empresas estaban dedicadas a la actividad
metalúrgica, si bien no podemos olvidar la pujanza de la industria tonelera así como la dedicada a vinos y licores.
En el sector de la metalurgia nos encontramos en primer lugar
la primitiva fundición de plomo de la Real Compañía Asturiana
de Minas, a la que cabe añadir más tarde (1894) la fábrica de
Minio y Albayalde. Por otra parte, en 1888 se había instalado en
Antxo una fábrica de construcción de maquinaria (calderas, turbinas, etc.), bajo la firma de A. Echeverria, heredera de la factoría Fossey, de Lasarte, con el nombre de Fundiciones de
Molinao. En 1918 esta empresa fue adquirida por Javier
Luzuriaga a la Banca Brunet y al Duque de Mandas, trasladando
las plantillas de sus fundiciones de Ategorrieta y Tolosa a AntxoI.
En aquel momento la empresa daba trabajo a 180 obreros. En
1924, Javier Luzuriaga, juntamente con su hijo Victorio, crea la
Sociedad Regular Colectiva Javier Luzuriaga e Hijo. En 1928, al
fallecer Javier Luzuriaga, será precisamente su hijo Victorio
quien le suceda y dé nombre a la empresa hasta 1937, constituyendo la Sociedad Victorio Luzuriaga S.L., en unión de sus hijos
Francisco y Carmen. En el momento en que daba inicio la sublevación militar fascista, la empresa contaba con 327 trabajadores.
Por fin, en 1952 la empresa se transformaría en sociedad anónima, con el nombre de Victorio Luzuriaga, S.A.
La factoría de Antxo de Victorio Luzuriaga fue, indudablemente, el motor económico del distrito antxotarra y marcó su
despegue social, impulsando además a su alrededor una serie de
empresas auxiliares que propiciaron, podríamos decir, el pleno
empleo de la población.
Astilleros en
Bordalaborda.
Junto a esta gran empresa se situaba J. Laffort y Cía., S.A.,
(1890), especializada en la producción de licores y vinos, que se
estableció en Antxo, dada la pujante situación del sector a finales del siglo XIX, tal como se podrá comprobar en el apartado
dedicado a la actividad portuaria.
Por otra parte, en las inmediaciones de Molinao, se instaló en
1870 la sociedad M. Borderas y Cía, destinada a la compraventa
de petróleos, aceites y minerales. En 1892 encontramos esa misma actividad bajo el epígrafe de L. Mercader y Viuda de Londaiz,
acogiendo en el seno de la sociedad varias compañías multinacionales, entre las que cabe citar Clavileño, Petróleos Porto Pi,
Autoriza y Shell. En aquellos años la empresa refinaba el petróleo
puro que venía desde Estados Unidos, por medio de dos embarcaciones de vela: el “Gobeo” y el bergantín goleta “San Ignacio
de Loyola”. Este velero de casco de hierro fue el primer buque de
pabellón español destinado al transporte petrolífero. Fue construido en Escocia en 1893 para la citada empresa de L. Mercader
y Viuda de Londaiz. En 1897 explosionó estando fondeando en la
bahía, donde quedó hundido, si bien fue después reflotado y
recuperado. Continuó en servicio hasta 1912, año en que desapareció con toda su tripulación en aguas del Atlántico Norte.
En 1928 la empresa L. Mercader y Viuda de Londaiz dejó estas
instalaciones al convertirse el almacenamiento y distribución de
productos petrolíferos en un monopolio que administraría la
Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, S.A.
(CAMPSA).
Por otra parte, hay que citar asimismo la instalación en Antxo,
en 1930, de la Sociedad Beissier, dedicada a la producción de
colas y pinturas.
Otro sector muy importante y con grandes repercusiones en el
I Muchos autores consideran que la empresa de construcción naval Astilleros Luzuriaga comenzó su andadura en 1918, confundiendo la fecha en que Javier Luzuriaga
adquirió la empresa Fundiciones de Molinao, en el distrito de Antxo, con el inicio de la actividad naval en San Pedro, que deberíamos fijar en 1929.
I 17
momento. Sin embargo, en los primeros años del novecientos el
proceso de resurgimiento de los astilleros pasaitarras fue un tanto lento y vacilante”.
En un principio nos encontramos con los Astilleros de
Francisco Andonaegui, ubicados en Pasai San Pedro y fundados
en el año 1908. Esta empresa llegó a contar con 150 obreros que
se dedicaban a la construcción de pesqueros de hasta 500 toneladas. Finalizada la Primera Guerra Mundial la empresa abandonó esta actividad y se transformó en armador de buques, llegando a contabilizar 14 unidades.
Destinada también a la construcción naval tenemos en 1922
la empresa Astilleros Ascorreta. En un principio estaba instalada
en las inmediaciones de la parroquia de Pasai San Pedro, trasladándose en 1949 a la zona de Ondartxo.
Especializados en la construcción de embarcaciones de
recreo, tenemos en Donibane las instalaciones de Astilleros
Karrpard.
No obstante, será con la apertura de Astilleros Luzuriaga, en
1929, en San Pedro, cuando asistamos a un primer paso en la
modernización de la industria de la construcción naval. Los
efectos positivos que se derivaron de la importante inversión llevada a cabo trajo consigo la posibilidad de aplicar nuevas tecnologías a los cascos de madera que fabricaron, básicamente,
con destino a la pesca. Por otra parte, consiguieron compaginar
la manufactura de cascos de acero y propulsión a gas-oil, en vez
de a carbón.
(arriba) Vista general
de Luzuriaga en 1927
(abajo) Astilleros de
Andonaegi en San
Pedro. Archivo
Fotográfico de la
Autoridad Portuaria de
Pasajes.
En 1930 Luzuriaga incorporó a su empresa los Talleres
Mamelena, al año siguiente “los astilleros del Rey” y en 1937
hizo otro tanto con la Constructora Guipuzcoana.
distrito de Antxo, fue la industria tonelera. Empresas como las de
Ramoneda Hnos., Yturgaiz & Momediano, Viles, Sinisterra o
Zabala están ligadas estrechamente al despegue económico del
distrito.
Constituida en noviembre de 1933, la Sociedad Española de
Tubos de Estaño, S.A., (SETE), fue promovida tanto por sus accionistas fundadores, D. Jaime Domergue Mathiot, D. Angel Eizagirre
Maguines y D. Ladislao Calparsoro Sasiain, como por el grupo
francés Pechiney. La empresa, ubicada en Antxo, abrió sus puertas en 1936. En sus inmediaciones se creó, en 1939, la empresa
Tornillos Molinao, que luego acogería los talleres AGSA. Un año
antes se había ubicado en este distrito la empresa Bianchi, dedicada a la fabricación de componentes electrónicos.
Todas estas industrias marcaron el despegue económico del
distrito y, a su vez, contribuyeron a intensificar la tradición laboral de sus habitantes.
1.2 La industria naval
18 I
La experta en construcción naval Lourdes Odriozola describe
así el arranque pasaitarra en este ámbito4: “Con el despuntar del
siglo XX comenzó la recuperación de la industria naval de
Pasaia motivada, en gran parte, por la excepcional coyuntura del
Un claro ejemplo de la apuesta por la modernidad que llevó
a cabo Astilleros Luzuriaga lo tenemos en el dique flotante que
en 1933 instaló la empresa en Pasai San Pedro, y que más tarde,
en los años 50, trasladaría a la zona de Bordalaborda, en Pasai
Donibane.
Astilleros Luzuriaga llegó a controlar gran parte de la producción naval, compitiendo con diversas empresas que se fueron instalando poco a poco a ambas orillas de la bahía. Nos estamos refiriendo a Astilleros San Juan, que reutilizó las instalaciones que la
empresa Astilleros de Pasajes S.A. tenía en el barrio Bizkaia, a
Astilleros Eraso, que en 1925 traspasó su actividad industrial de
Zumaia a Pasaia, y por último a la Constructora Guipuzcoana,
ANOS
1900-1909
PRODUCCION EN PASAIA, 1900-1939
Nº TOTAL
MATERIAL
PROPULSION
DE
MADERA ACERO CARBON GAS-OIL
BARCOS
3
3
---
1
1910-1919
17
17
---
16
1
1930-1939
42
22
20
21
21
1920-1929
38
3
Fuente: Lista Oficial de los buques de España.
2
33
5
A
i
B
1
C
2
D
ii
10
K
9
7
J
I
H
6
5
G
8
que adquirió los astilleros que habían pertenecido a Andonaegui.
Tal como se puede observar en el cuadro anterior, la producción de la industria naval ubicada en nuestra bahía fue cada vez
mayor, pasando de 3 barcos construidos en la primera década a
42 en los años 30, aumento al que no es ajena la considerable
oferta de las empresas antes citadas.
Por otra parte, se puede comprobar cómo con el tiempo se
fueron equilibrando las construcciones realizadas en madera y
en acero, al igual que las que utilizaban carbón o gas-oil, dándose el caso de que en la década de los 30 coincide el número
de embarcaciones que usan carbón y las que utilizan gas-oil.
1.3 La actividad portuaria
A comienzos del siglo XX el puerto pasaitarra basaba su potencial, por una parte, en unas excelentes comunicaciones ferroviarias y viarias que le permitían ser uno de los mejores puertos de
tránsito del Estado. Y, por otra, en sus posibilidades de expansión
que en otros puertos quedaban ya un tanto reducidas: Así, por
ejemplo, se ganaron diferentes terrenos al mar, como es el caso
del muelle de Antxo, y se ubicaron diversos depósitos e industrias auxiliares en la zona de la Herrera.
No obstante, los cambios de titularidad no favorecían la unificación de criterios en torno al futuro del puerto. A finales del
siglo XIX el puerto dependía de un grupo financiero francés,
organizado en torno al Crédit Mobilier y capitaneado por los
Pereire, interesados sobre todo en las exportaciones de vino y
licores, y que tomó el nombre de Sociedad General del Puerto
de Pasajes. En aquellos años se crearon numerosos almacenes y
depósitos para carbones, maderas, etc. Pero a partir de 1891 la
coyuntura cambió. Las importaciones cayeron, sobre todo las
del carbón británico, que suponía, junto con la hulla asturiana,
más del 50% del volumen que entraba en el puerto. A partir de
ese momento y hasta 1913 el puerto conocerá un relativo declive, lo que tendrá su repercusión en la falta de inversiones de la
iniciativa privada que regía los destinos del puerto. La
Diputación Foral de Gipuzkoa se vio en la necesidad de reforzar
su papel de tutela, a la vez que se abría el expediente de reversión del puerto al Estado, que se haría efectiva a lo largo de los
años 1926 (año en que se formó la Junta de Obras del Puerto) y
1927 (año en que ésta comenzó a gestionar el puerto).
Mientras tanto, el puerto seguía abriendo nuevos mercados. A
partir de 1913 se consiguió que más de la mitad de la pasta de
madera que necesitaban las papeleras de todo el Estado entrara
por el puerto de Pasaia, llegando en los años 30 al 70%. Otra
industria que también tuvo una estrecha relación con el puerto
fue la industria cementera. El puerto pasaitarra se convertiría de
ese modo en la puerta de salida de los productos de Cementos
Rezola, de Añorga, así como de Cementos Portland S.A., de
Olazagutia.
El incremento progresivo del tráfico de mercancías de carga y
descarga en general en nuestros muelles nos da una clara idea de
la importancia que el puerto pasaitarra supuso, a lo largo de
aquellas primeras décadas del siglo XX, para la actividad indus-
PERIODO
Año 1900
Año 1910
Año 1920
Año 1930
TONELAJE DE
MERCANCIAS
225.287 tn.
376.050 tn.
487.694 tn.
818.048 tn.
E
F
4
“Plano General del
deslinde de la playa
de la Herrera, propia de la MN y ML
Provincia de
Guipúzcoa”. 1860.
CASERIOS
1 Etxeberri
2 Altunaenea
3 Bentagoia
4 Bentabea
5 Gomistegi
6 Azkuenea
7 Illunbe
8 Trintxer
9 Araneder
10 Casa de Campo
de Ferrer
PROPIETARIOS
A Manuel Otsoa
de Orobio
B Miguel Antonio
Casares
C Gabriel Maria
Lafit
D Pedro Roteta
E Herederos de
Jabiera Altuna
F Ignacio María
Urdiñola
G Marquesa de
San Millán
H Ignacio
Laskibar
I María Josefa
Segurola
J Manuel Otsoa
de Orobio
K Joaquín Ferrer
OTROS
i Escollera de
Salinas (paso de
Salinas a
Mirabarkera)
ii Embarcadero
Archivo de
Protocolos
Históricos de
Gipuzkoa (APHG)
(Oñati): 3/3221
I 19
3
trial de Gipuzkoa.
Durante la dictadura del general Primo de Rivera las inversiones volvieron a hacer acto de presencia en el puerto, política que se incrementaría durante el quinquenio republicano.
Entre 1932 y 1935 el Gobierno de la República llegó a invertir
en el puerto 9,4 millones de pesetas y medio millón la
Diputación Foral, en 1933. Con esas inversiones se llevaron a
cabo obras de dragado en la bahía y en el canal, se construyó
un dique exterior y se construyeron los edificios que tanto han
caracterizado la fisonomía patrimonial del puerto: el edificio
de la Junta de Obras, la aduana y su almacén, el edificio de los
consignatarios y los tres primeros almacenes sobre el muelle
del Reloj.
1.4 La actividad pesquera
En 1919 se creó en Trintxerpe un importante núcleo industrial, Muelles y Almacenes para Vapores de Pesca, constituido
por un grupo de armadores de altura presidido por Antonio
Vega de Seoane y siendo su vicepresidente Francisco
Andonaegi, con el objetivo de impulsar el desarrollo de la
industria pesquera, mediante la creación de toda la infraestructura y servicios auxiliares necesarios para llevar a cabo su
trabajo. En torno a este núcleo fue surgiendo una industria
auxiliar que satisfacía suficientemente las necesidades de las
empresas dedicadas, de una u otra forma, a la actividad pesquera: Julio Ciganda, Lasa y Yeregui, Torrea y Vergara,
Erquicia, Uranga, ...
Pasaia 1850. Georges
Carpenter.
Ayuntamiento de
Pasaia.
Existían entonces en el puerto pasaitarra un centenar de
embarcaciones dedicadas a la pesca, entre parejas y bous, que
representaban doce millones de pesetas de capital y que empleaban cerca de 400 artes de pesca o redes, alcanzando la pesca
obtenida anualmente la cantidad de dieciséis millones de kilogramos.
En los años 30 se fundó, en Trintxerpe, la Cooperativa de
Pesca de Altura, dedicada a la comercialización y manipulación
de la pesca y se creó así mismo la empresa Serrats, dedicada a la
conserva y salazón del pescado.
En el año 1931 se instaló en Pasai Donibane la factoría pesquera Muelles e Instalaciones para Pesca e Industrias (MEIPI), al
adquirir ésta los terrenos pertenecientes a la antigua Sociedad
Fábrica de Piedra, Vidrio y Construcciones Garchey, que comprendían unos 190.000 metros cuadrados, enclavados entre
Bordalaborda y el fondo de la ensenada de Lezo. La empresa
estaba integrada por las casas armadoras de Angel Ciriza, Javier
Arcelus, Laboa y Compañía, Olasaboa S.L. y León Carrasco, pertenecientes todos ellos a la Unión de Armadores de Vapores
Pesqueros de las Vascongadas.
Por último cabe citar en San Pedro la factoría de Tomás
Lerchundi e Hijos, empresa que encontraremos más adelante
envuelta en confusos incidentes laborales.
Un dato relevante de la importancia del sector pesquero de
altura lo tenemos en la cantidad de pescado que se desembarcó
en el puerto en el año 1933, que ascendió a 30.000 toneladas,
con un valor de 42 millones de pesetas. Respecto al personal
empleado en la flota pesquera de altura, contando sólo el de a
bordo (marineros, maquinistas, patronos, etc.) rebasaba los
1.500 hombres, a los que cabría añadir idéntica cifra correspondiente el personal auxiliar empleado en los trabajos de manipulación en tierra.
Asimismo cabe citar la formación de la sociedad Pesquerías
y Secaderos de Bacalao de España (PYSBE), en 1919. Sus fundadores fueron Luis Legasse, armador francés, y Gaudioso de
Zelaia y Zabala, natural de Errenteria. En un principio su negocio se
limitaba al comercio del bacalao y no fue hasta 1927 cuando
comenzó su actividad pesquera, creando la sociedad una flota de
seis barcos, de 1.250 toneladas cada uno: el “Hispania –al principio “Alfonso XIII” y el “Euskal-Erria”, en 1927. En 1929 entraron en
funcionamiento el “Galerna” y el “Vendaval”, y por último, en
1930, el “Tramontana” y el “Mistral”. En 1937 la flota se dotaba de
dos nuevos barcos, el “Abrego” y el “Cierzo”, de construcción
danesa.
La zona cercana al
Salbio conservó hasta
el siglo XX el recuerdo de la ubicación de
los astilleros reales en
San Pedro.
Archivo de la
Autoridad Portuaria
de Pasajes.
Por otra parte, en tierra, la factoría de la PYSBE daba trabajo normalmente a 175 personas. Respecto al valor de la pesca de gran altura que desarrollaba la PYSBE, podemos estimar en 10.000 toneladas
de pesca las que capturaba y preparaba, lo que equivalía a unos doce
millones de pesetas.
Junto a estas repercusiones urbanísticas y sociales, las condiciones
laborales asociadas a todo este desarrollo industrial desembocaron
en un importante movimiento obrero, que se hace patente, en la
bahía de Pasaia, en las dimensiones descritas acertadamente por
Alvaro Ricón5:
- El desarrollo de organizaciones y actividades obreras.
- El resultado local de las elecciones en la época de
II República.
- La caracterización y las maniobras de penetración de la burguesía en la zona portuaria de Pasaia.
- El papel jugado por los obreros y obreras pasaitarras desde el
inicio de la sublevación fascista hasta la caída de Pasaia, el 13
de septiembre de 1936.
Será precisamente sobre el punto de la organización obrera sobre
I 21
CENSO INDUSTRIAL 1932
ESTABLECIMIENTOS
ANTXO
DONIBANE
Fondas, restaurantes, bares
13
11
Mercería
3
3
Venta y fábrica sidra
Alimentación al por menor
Carnicería, charcutería, tocinería
Pescado al por mayor
Carbonería / C. mineral
Aceites y jabones
Combustibles
Comerciante vinos
Venta periódicos
Comisionista
Corredor intérprete marítimo
Agentes aduanas
Consignatarios
Vagones cubas
Papel
Talleres hierro / Fundición
Farmacia
Fábrica gaseosas
Imprenta
Pastas para sopa
Panadería
Almacén maderas
Carpintería / C. mecánica / serrería
Niquelados
Fabricante exprés
5
29
7
--
13
5
1
9
2
1
2
46
15
4
2
4
2
1
4
2
4
2
2
1
1
Casa huéspedes
--
Destilación alquitranes, colas
2
Discos fonógrafos
Fábrica de tornillos
Confitería, pastelería
1
1
1
/ Tejidos
/ Modista a continuación. 6
elSastrería
que nos
detendremos
Peluquerías caballero/ señora
7
Contratistas
1
Albañilería, cantero, pintor, linternería
Tonelerías
Electricista
Ventas mat. eléctrico
Alpargatería / zapatería
Relojería
Pulidor
Cubero
22 I
Lavanderías
7
3
1
1
3
1
1
1
1
5
8
2
------1
1
1
1
--1
----1
-----
------
-3
1
--
---------
S. PEDRO TRINTXERPE
TOTAL
20
44
5
11
8
13
6
1
4
3
-2
-----1
-9
2
1
--2
2
9
--1
----4
7
3
1
--1
1
-----
18
50
15
1
17
8
1
11
2
2
3
47
16
5
2
11
4
2
4
2
7
4
11
1
1
1
1
2
1
1
10
17
11
2
3
1
2
504
1
1
1
1
Pompas fúnebres
1
--
--
1
Venta quesos
1
--
--
1
Ferretería
Cereales por mayor
Droguería
Depósito cerveza
Comercio loza
Librería
Almacén muebles
Almacén azulejos
Surtidor gasolina
Cristalería
Paja cortada
Baterías cocina
Rabas
Depósito pintura
Alquiler bicicletas
Cooperativa Pósito Pescador
Venta redes y cuerdas
Cacharros
Efectos navales
Casetas baños
Carburo calcio
Reparación vapores
Fábrica hielo
Refinación aceites
Construcción botes madera
Fotógrafo
TOTAL
1
--
4
--
1
237
1
1
---
1
1
--
--
1
1
--
--
2
1
--
--
8
2
--
--
1
8
--
--
1
1
--
--
8
1
--
--
1
8
--
--
1
1
--
--
1
1
--
--
1
--
--
--
1
--
1
--
2
--
--
--
4
--
--
1
1
2
--
1
1
--
--
2
1
--
--
2
1
--
--
1
1
--
--
1
2
--
--
1
4
1
--
1
2
--
--
1
--
1
1
1
40
1
1
138
1
415
Interior de la imprenta
Puértolas.
I 23
La base de este mapa recoge la costa natural de la bahía de Pasaia, tal y como se encontraba en 1828 y fue
dibujada por Ciriaco Iñigo. Sobre la misma y junto a accidentes geográficos, caseríos, molinos, astilleros,
etc., se recogen las líneas de bajamar, la desecación de las marismas de Lezo y Orereta (1833), la de la ensenada de Molinao (1845), la escollera de Salinas (1854), el trazado de la carretera general (1845) y el de la
vía del tren (1863). Archivo de la Autoridad Portuaria de Pasajes.
24 I
I 25
2
CONFLICTIVIDAD
LABORAL Y
ORGANIZACIÓN
OBRERA
Archivo Fotográfico de la Autoridad
Portuaria de Pasajes.
Grupo de trabajadores
de la fundición
Luzuriaga.
A
UNQUE EL OBJETIVO DE ESTE TRABAJO DE
investigación abarca casi exclusivamente el
período relativo a la década de los 30, es
necesario apuntar que los conflictos laborales no hicieron su aparición en Pasaia con el
advenimiento de la II república, si bien es cierto que, una vez
superada la dictadura del general Primo de Rivera, la clase trabajadora encontró en el nuevo sistema político un ambiente
más propicio para la reivindicación y satisfacción de sus
demandas laborales.
Remitiéndonos a la conflictividad laboral habida en décadas
anteriores en Pasaia, hemos de mencionar, basándonos en el trabajo de Antonio Cillán Apalategui, la huelga de los cargadores
de los muelles del puerto, en 1911; la huelga general de 24
horas contra la carestía, celebrada el 18 de diciembre de 1916,
previa convocatoria conjunta de UGT y CNT, habiendo sido
secundada totalmente en Pasaia; dos huelgas más en 1917, si
bien el autor no especifica el ámbito laboral en que se produjeron; en 1918 y 1919 se produjeron nuevas huelgas por parte de
los descargadores de buques; en 1920 serán los metalúrgicos
los que lleven a cabo una huelga y en 1923 los trabajadores de
los astilleros.
28 I
José Manuel Lujanbio, el ya mítico bertsolari Txirrita, nos
dejó una serie de versos que explican la génesis de la huelga de
1919 en el puerto y que reproducimos a continuación. En ellas,
Txirrita recoge la arbitrariedad con la que se formaban las cua-
drillas de trabajo y los intereses de algunos capataces que, poco
menos, chantajeaban a los trabajadores para ser contratados.
Respecto a los datos relativos al paro obrero durante los primeros años de la década de los 30, había en Pasaia, en 1932,
375 parados; esa cantidad bajó levemente en los datos referidos
a 1935, con 368 parados y descendió hasta los 144 en mayo de
1936, si bien esta última cifra se podía deber a una situación
coyuntural en relación con la pesca.
A este respecto constan en el Archivo Municipal toda una
serie de escritos remitidos por los sindicatos a la Alcaldía, en los
que se solicita de la Corporación active las medidas encaminadas a la contratación de los parados del municipio para la realización de todos aquellos trabajos temporales que el
Ayuntamiento tuviera previsto llevar a cabo en aquellos
momentos.
No obstante, a medida que la crisis económica se agudiza (a
consecuencia, principalmente, del hundimiento de la Bolsa de
Wall Street en 1929, que si bien no tuvo repercusiones inmediatas no por ello dejó de afectar, con el paso del tiempo, a la
evolución de la economía española y guipuzcoana), la conflictividad laboral irá en aumento.
Cronológicamente, hemos de recordar la huelga de los pescadores de 1931, de la que enseguida hablaremos y que dejó el
trágico balance de 7 muertos en su encuentro con las tropas de
PASAIAKO HUELGA
Joxe Manuel Lujanbio “Txirrita”
(1860-1936)
-1Milla beatzireun kunplitu eta
emeretzigarren urtian
huelga baten bidez okertu
gera Antxoko partian;
buruzagiya balitz bezela
oiartzuarren tartian,
guri bengantzan asi zerate
oso gorroto fuertian:
beti goguan izango degu
bizirik geran artian.
-5Oiartzuarrak ez diyote egin
Jaun orri ustez gaitzikan,
zentruak esan digun legera
errenditzia baizikan;
beraren kontra ez degu esan
tokatzen ez dan itzikan,
pasa diranak esplikatzeko
ez dadukagu lotsikan:
begiyak balak baldin balitu
tirako luke pozikan.
-9Leku askotan ikasi dute
Antxoko jornalen berri,
ta berak ere adierazten
or dabiltza erriz erri;
Irundik eta Ondarrabitik
jende asko da etorri,
beste batzuak abisatuta
Goierrititika ekarri;
emen dagona ez da besterik:
bengatu naia elkarri.
-13Usteko zuen orren kontuak
ez ditugula jakindu,
bestiak baño aldrebesago
utsa ikusi bagindu;
gure kuadrilla asarre dago,
askok biotzian min du;
zarrak etxian geldi daudela
besteri lana agindu,
Pasai San Joango ollo-jaliak
aziyo txarra egin du.
-2Bertso berriyak jartzera nua,
nai dituanak ikasi,
asuntu ori onratu gabe
ezin nezake nik utzi;
oiartzuarrak Antxo aldian
ez gaituzte nai ikusi,
txori batzuek joan diralako
kaiolatikan igesi,
langilliari burla egiñaz
alperrak daude nagusi.
-6Mualla artako kapataz batek
propina asko artzen du,
berari zerbait eman ezkero
lanian azkar sartzen du;
neonek ez det ikusi baño
jendia prankok esan du,
erregaliyak izugarriyak
nola dituen izandu;
badauka zeñek gobernatua
nai baldin badu gizendu.
-10Zelebria da gizon batzuak
Egin duten ajustia,
lantegi (y)orren segurantziya
ez dute gutxi kostia;
gero´re oiek ez da komeni
edozein modu uztia,
olluarekin etorri zan bat,
Solomuakin bestia;
Nik ere pozik jango nituke,
Jenero txarrak eztia.
-14Altza gañeko beste gizon bat
dabil Antxo inguruan,
gu bajatzia beste gauzarik
ez dabilkana buruan,
eskirolakin unitu eta
altubeneko graduan;
gizonez gizon jarri zaitezte
oiartzuarran onduan,
zein dan langille balientia
ikusiko da orduan.
-3Huelga hortan eskatu ziran
lau kondiziyo berriyak,
bañan etziran orko maisuak
Oiartzundik etorriyak;
iduritzen zat ote gauden gu
libru berdian jarriyak,
lenago alde genituanak
kontra ditugu erdiyak:
artzai gaiztuak diran tokiyan
pagatutzen du ardiyak.
-7Inbusteruak ez izatia
degu guretzat kaltian,
gizona zail da ezagututzen
pruebak ikusi artian;
“Tori ollua” –esanaz juan zan
aurreko egun batian-;
ardo-puska bat ez da paltako
orren iztarrak jatian”.
Lana aguro agindu ziyon
sartu zanian atian.
-11Nola presari eragiñ eta
pasatzen dan ugaldia,
ala berian kanpotarrakin
bete da Antxo aldia;
gu lanik gabe onla uzteko
oiek zeukaten zalia,
au da batere asarre gabe
egiten degun galdia:
oiartzuarrak bestiak baño
eskasaguak al dia?
-15Orren ideia zer izango zan
aguro niyon igarri,
bere galoiak gora altxatzen
enpeñatua da larri;
atzo gizon bi izketan zeuden,
atenditutzen naiz jarri,
sujeto orrek zer egin duban
esan ziyoten alkarri:
“Biba euskera” maiz oju egin,
kastillanuak ekarri.
-4Portu artako kontratista bat
gizona balientia,
Goierritikan etorriya da
euskaldun korrientia;
urte batzuek baditu baña
gorputza dauka tentia…
oiartzuarrak badadukagu
orrentzat borondatia,
San Estebanez festa da eta
naiko genduke joatia.
-8Iñoiz suertez jartzen bazaizkit
gizon oriyek aurrian,
alde artara begiratzen det
triste ta gogo txarrian;
zenbait naigabe sufritzen degun
bizi geranak lurrian,
ardi gaiztuak paotza jaten,
onak gosiak larrian:
gauz ori bera pasa zitzaigun
Karlosen gerra zarrian.
-12Miseriyarik ez dadukagu
edanian ta janian,
gure gorputzak argatik daude
onen estadu onian;
estimatuak izaten giñan
besterikan etzanian,
orduan bañan eskasaguak
orain ez gaude lanian;
edozein burla egiten dute
komenentziya danian.
-16Oraingu ontan izandu dira
asunto izugarriyak,
bañan gugatik ez du merezi
desonratzia erriyak;
gusto duanak ikasi bitza
amasei bertso berriyak,
muallan lanik etzeukan eta
Trajinos Beltzak jarriyak:
aditu nai eztuanik bada
itxi bitza belarriyak.
I 29
hasta mediados de julio, pues la sublevación militar del general
Franco pondría fin a todo tipo de reivindicaciones laborales.
Una de las fotografías
más antiguas de la
bahía, en 1858.
La transformación
de la bahía está
arrancando solamente.
Famham
Maxwell-Lyte.
Universidad de
Navarra.
la Guardia Civil a la altura del reloj de Ategorrieta. Ese mismo
año, en el mes de julio, los panaderos pasaitarras protagonizaron una huelga en solidaridad con los trabajadores de Sevilla,
volviendo los pescadores en septiembre a protagonizar una nueva huelga en demanda de mejoras laborales.
En 1932 los trabajadores de la fábrica de bicicletas de
Buenavista llevaron a cabo una larga huelga, durante los meses
de enero y febrero, en defensa de sus bases de trabajo.
El sindicato CNT convocó por su parte una huelga general de
24 horas para el 9 de mayo de 1933, que aunque tuvo una respuesta muy irregular en la Provincia, fue total en Pasaia, coincidiendo con el conflicto generado en el puerto entre los trabajadores y los patronos de las obras del mismo.
En 1934 la conflictividad laboral experimentó un considerable
aumento en el número de huelgas. En lo que respecta a Pasaia,
tenemos en primer lugar la huelga llevada a cabo por los dependientes de aduanas, en solidaridad con sus compañeros de PortBou (enero). En febrero los trabajadores de la fábrica de alambre
fueron a la huelga para protestar por los despidos de varios compañeros de la empresa. En el mes de abril los sindicatos UGT,
CNT y los comunistas organizaron una huelga general en
Errenteria, solicitando que los obreros fueran eximidos del pago
de los servicios de luz y agua, así como disponer de asistencia
médica gratuita. Esta huelga se extendería también a Pasaia.
Por último hemos de recordar los hechos acaecidos durante la
llamada revolución de octubre, que arrojaron el trágico balance
de 6 muertos en los enfrentamientos llevados a cabo con las
fuerzas del orden en la zona portuaria de Trintxerpe y San Pedro.
En 1935 los obreros del puerto llevaron a cabo una huelga en
solidaridad con el conflicto que se desarrollaba en la casa Ford.
30 I
1936 se convertiría en el año de mayor conflictividad laboral,
coincidiendo precisamente con la victoria del Frente Popular, y
ello a pesar de contabilizarse tan sólo los conflictos producidos
En el mes de febrero de 1936 los pescadores se lanzaron a la
calle para pedir la readmisión de varios compañeros despedidos. En marzo fueron los obreros del puerto los que protagonizaron una huelga en contra del decreto de accidentes de trabajo. Estos mismos obreros llevaron a cabo otra huelga en el mes
de abril, en solidaridad con sus compañeros del puerto asturiano de El Musel. En mayo serían los rederos los que se declararían en huelga en defensa de sus bases de trabajo. Los marineros
del puerto salieron también a la calle durante el mes de mayo,
reivindicando una revisión de sus Bases de trabajo, aprobadas
en 1933 en el Jurado Mixto de Donostia, con un período de
vigencia de 2 años, transcurridos los cuales, las organizaciones
sindicales CNT, SOV y UGT presentaron en septiembre de 1935
un escrito reivindicando una nueva negociación. A comienzos
de abril de 1936 los sindicatos presentaron a los armadores unas
nuevas Bases, otorgándoles un plazo de un mes para su estudio
y el comienzo de las negociaciones. Los armadores hicieron
oídos sordos a estas reivindicaciones y no quisieron juntarse con
la representación de los trabajadores, negándose a acudir tanto
a las reuniones del Jurado Mixto como a las convocadas por el
Gobernador Civil, Artola Goikoetxea.
En vista de dicha actitud el Gobernador obligó a los armadores a reunirse con los trabajadores bajo su presidencia. Las reuniones se fueron sucediendo sin que se llegara a ningún acuerdo, hasta que sobrevino la sublevación militar del 18 de julio,
quedando paralizadas las negociaciones. En ese momento se
hallaban en Pasaia, afectados por la negociación de las nuevas
Bases de Trabajo 8 bous, 30 parejas de motor y 82 de vapor, lo
que hacía un total de 120 embarcaciones, tripuladas por alrededor de un millar de pescadores. En el mes de junio y por las mismas razones lo harían los trabajadores de la construcción y también los obreros de la PYSBE. En esta situación se encontraban
los marineros pasaitarras en vísperas del alzamiento fascista, en
julio de 1936.
Pero, tal como hemos adelantado anteriormente, fue la huelga de 1931 uno de los hitos de la historia pasaitarra que más
hondo recuerdo ha dejado entre nuestros mayores y sobre el que
queremos apoyarnos ahora para intentar reflejar el ambiente de
nuestro pueblo en los años previos a la guerra.
2.1 “Pan para nuestros hijos”
A pesar del alborozo general con el que los sectores izquierdistas saludaron la proclamación de la II República, ésta no iba a
suponer, ni mucho menos, la panacea de todos los problemas ni
iba a traer consigo la solución de la lucha de clases.
Desgraciadamente, los pasaitarras tuvieron ocasión de vivir y
sufrir en su propia carne las contradicciones que asaltaban el
ejercicio del poder desde comienzos de la República.
El día 27 de mayo Pasaia fue escenario de una de las páginas
más tristes y trágicas de su historia. En aquellos días los puertos
de la cornisa cantábrica (la prensa de la época cita, además de
Pasaia, los conflictos existentes en los puertos de La Coruña,
Vigo y Bermeo, entre otros) vivían una serie de jornadas de huelga, en demanda de solución a sus reivindicaciones laborales:
300 pesetas/mes para los marineros que faenaban en Gran Sol,
descanso equivalente a los domingos que se faenaban en el mar
y una jornada que no fuese superior a las 15 horas de trabajo6.
La respuesta de la patronal cada vez se postergaba más. El
hambre comenzaba a hacer acto de presencia en los hogares de
los trabajadores. Los armadores llegaron a traer marineros desde
algunos puertos de Galicia (Porto do Son, por ejemplo), pero
muchos de ellos, al llegar a Pasaia, se dieron cuenta que la patronal los quería utilizar como esquiroles y se volvieron a sus lugares de origen, si bien otros, una vez en Trintxerpe, optaron por
asentarse entre nosotros. Unos días antes, el ministro de Trabajo,
Largo Caballero, se había trasladado a la capital donostiarra para
interesarse por la conflictiva situación que se vivía en los puertos
de Gipuzkoa.
El 26 de mayo la gente que se había congregado en las inmediaciones de San Pedro y Trintxerpe salió en manifestación hacia
Donostia, pero a la vista de las medidas adoptadas por el
Gobernador de la Provincia y el despliegue de las fuerzas del
orden, desistieron de continuar con la marcha. Por la noche,
Juan Méndez y Francisco Cabezón, directivos del sindicato
“Avance Marino”, fueron detenidos, acusados de quemar algunos efectos de pesca y aparejos en el puerto. También fue detenido, entre otros, el presidente de la Federación de Sociedades
Obreras, Jesús de Miguel.
Al día siguiente, 27 de mayo, y siguiendo las instrucciones de
sus superiores, las tropas salieron a prestar vigilancia en los lugares estratégicos, para garantizar el orden en la ciudad a la vez
que se protegían los servicios públicos de la capital con soldados
que custodiaban los tranvías y autobuses.
Hacia las diez de la mañana del día 27 de mayo, una nueva
manifestación partió de Trintxerpe. Un grupo de más de 2.000
personas se dirigió hacia San Sebastián, a fin de denunciar la falta de acuerdo con la patronal y para que la población donostiarra conociera la lucha que los arrantzales estaban desarrollando
en favor de las reclamaciones del sector.
La manifestación iba precedida por dos pancartas, en las que
se podía leer respectivamente: “Libertad para nuestros compañeros” y “Queremos pan para nuestros hijos”. Cuando llegaron
al Alto de Miracruz se encontraron con un destacamento del
Ejército, al mando de un capitán. Los manifestantes les hicieron
saber que venían pacíficamente a pedir al gobernador la libertad
de los compañeros detenidos. Estos les dejaron pasar, si bien les
advirtieron que más adelante se encontraba la Guardia Civil a
caballo. Una vez llegados al reloj de Ategorrieta la Guardia
Civil, a caballo, comenzó a disparar contra los manifestantes.
Como resultado de este fatal encuentro murieron 7 arrantzales y
se contabilizaron numerosos heridos.
Relación de muertos y heridos:
Fallecidos:
- José Carnés, de 32 años, natural de Corrubedo (Galicia).
- Manuel Pérez, de 34 años de edad.
- José Novo Martínez, de 25 años de edad.
- Antonio Barro, de 31 años.
- Julián Zurro Pérez, de 19 años de edad y natural de
Castronuevo (Valladolid).
- Jesús Camprosola, de 23 años, natural de Galicia.
- Manuel López Díaz, que falleció días más tarde a consecuencia de las heridas.
A la altura del reloj de
Ategorrieta fueron
asesinados siete
pescadores pasaitarras
en 1931.
Fototeka KUTXA
Heridos:
- Vicente Saleta, Providencia Ageita, Julio Fernández, Manuel
Roldán, Pedro Basterretxea, Lizaso Zapata, Manuel Alonso,
Valentín Otxoa, Carmen Candanal, José Suárez, Luis Centeno,
Herminio González, José Saleta, Emilio Ruiz, Eugenio Korta y
Bruno San José, entre otros.
Tras tener conocimiento de estos trágicos sucesos, a las once
de la mañana se reunió en el Gobierno Civil la Junta de autoridades y ante la gravedad de la situación se acordó proclamar el
estado de guerra en toda la provincia.
A la mañana siguiente, y una vez realizada la autopsia a los
cadáveres, éstos fueron inhumados en el cementerio de Polloe.
Poco a poco la normalidad se fue extendiendo tanto en Donostia
como en Pasaia, si bien el conflicto seguía sin encontrar una
solución satisfactoria para las partes.
Al día siguiente el periódico “La Voz de Guipúzcoa”, diario
republicano, además de recoger extensamente la noticia, responsabilizaba a los elementos extremistas de las consecuencias
de su actitud. “El conflicto pesquero de Pasajes había degenerado en una acción política peligrosa para la tranquilidad pública.
Los elementos dirigentes no se recataban en sus predicaciones
invitando a la violencia, al desorden, a la fuerza”.
Ese mismo día, por la tarde, una comisión de los armadores de
los buques pesqueros puso en conocimiento del gobernador
civil su acuerdo de aceptar el arbitraje propuesto por el
Gobierno para hallar una solución al conflicto pesquero del
puerto pasaitarra. Momentos después, una representación de los
I 31
Instalaciones de la
empresa “Muelles y
Almacenes para
Vapores de Pesca”.
Archivo Fotográfico de
la Autoridad Portuaria
de Pasajes.
arrantzales dio cuenta también de su disposición a aceptar el
laudo que decidiera el Gobierno.
Por la noche, fueron detenidos en Pasaia Esteban Goñi,
Gregorio Acedo y Manuel Prieto, acusados de coaccionar a los
trabajadores de Luzuriaga para que cesaran en su trabajo, una
vez conocido el trágico balance de la manifestación del día 27.
El 30 de mayo, en los locales del sindicato “La Unión”, en
Pasaia, se celebró una asamblea, a la que acudieron unos 800
huelguistas, para tratar sobre el arbitraje del Gobierno y, una vez
aprobada la propuesta, una comisión de los trabajadores se reunió
por la tarde en el Círculo Mercantil con la representación de los
armadores, para analizar la situación del conflicto. La comisión la
formaban, por los patrones, Andrés Pérez Lijo; por los maquinistas, Ramón Rodríguez Rodríguez; por los marineros, Serafín Lago
de Andrés y por los fogoneros, Emiliano Rosales Dávila.
Esa misma tarde, una nota del Gobernador daba cuenta de la
resolución adoptada de levantar el estado de guerra en la mayor
parte de la provincia, a excepción de Lezo, Pasaia, Errenteria y
Donostia. Posteriormente dio cuenta de que se habían producido nuevas detenciones, que afectaban a los señores Lucio
Andiano Martínez, Romualdo Lacalle Zamora, Apolinar Otxoa
Orradre, Santiago San Martín Domínguez, José María Lizaraso
Urruti y Antonio Robles de Paco, a la vez que se decretaba la
libertad de los detenidos Juan Miranda Aldunain, Diego Zarco
Espiridión y Pedro Alonso Martínez.
32 I
El 3 de junio los maestros de Pasai San Pedro propusieron realizar una suscripción pública para crear un comedor escolar, en
el que poder facilitar una comida diaria a los hijos de los marineros que atravesaban una difícil situación económica, a consecuencia de la huelga que sostenían desde hacía varios días. Esta
suscripción popular consiguió rápidamente 800 pesetas destinadas al fin propuesto. Al día siguiente el Ayuntamiento pasaitarra
acordó aportar 100 pesetas para el comedor escolar propuesto
por los maestros. Otro tanto hizo el sindicato “La Unión”, aportando 1000 pesetas a tal fin. Unos días más tarde la Sociedad
Recreativa Sampedrotarra ofreció una función en el cine
Moderno de Antxo, con el fin de destinar el dinero de las entradas a paliar los efectos de la huelga de los arrantzales.
El 9 de junio la “Gaceta” publicó el laudo dictado por el
Gobierno en el conflicto de los pescadores pasaitarras. Una vez
analizada dicha resolución por parte de los arrantzales, éstos
acordaron presentarse al día siguiente, 10 de junio, a bordo de
las embarcaciones, para incorporarse al trabajo con total normalidad. El 12 de junio la flota pesquera pasaitarra salió a la
mar, poniéndose fin de esa manera al conflicto que se arrastraba
desde hacía más de quince días.
El por entonces secretario del sindicato “La Unión”, el comunista Astigarrabia, también dejó testimonio de sus recuerdos
sobre estas jornadas, así como las circunstancias en las que él
llegó a la secretaría del sindicato pesquero pasaitarra.7
“Al día siguiente de proclamarse la República salimos de la cárcel, y, en seguida, me encuentro con que los pescadores de
Pasajes, los de altura, formaban un sindicato de cuatro mil asociados, compuesto por su sección de maquinistas y fogoneros,
patronos de pesca y costa, marineros rasos, rederos, (…) Vienen
a buscarme para que me ponga al frente del sindicato, y les digo
yo: “¡pero bueno! si la mayoría de los elementos sindicados ahí
son anarquistas. ¿Como es que buscan a un comunista”. Dicen:
“no, es que tenemos confianza en ti y tú tienes experiencia en
estas cosas”. Consulto con el partido y me dicen que tenía que
hacerlo. Realmente, el sindicato exigía que uno hubiera estado
enrolado en un barco pesquero, me enrolé en un barco pesquero
e hice un viaje hasta Castro Urdiales. Al regreso ya había cumplido una de las estipulaciones básicas del reglamento. Les dije: “el
día primero de mayo vamos a declarar la huelga” (…) Nosotros
pedíamos, entre otras cosas, un salario de trescientas pesetas al
mes, y un descanso, cuando se llegaba a tierra, de tantos días
como domingos hubieran pasado en el mar los marinos. Esas eran
las reclamaciones básicas. Como esto no se resolvía, todo era una
cuestión de aguantar la cosa. Así es que yo me desplacé a Madrid
y entonces se aprovechó la ocasión para levantar una campaña
contra mí, diciendo que se me habían ocupado talones del Banco
de Barcelona y una serie de mentiras, alentadas por el gobierno.
Cuando ya creyeron que habían creado la atmósfera suficiente,
me dejaron libre, porque no había ningún cargo contra mí. Ví que
toda aquella mojiganga de conferencias en el departamento de la
Subdirección de Pesca había sido hecha para sacarme a mí de
Pasajes y, mientras tanto. maniobrar en el sentido de desmoralizar
a la gente. Entonces cogí precipitadamente el Exprés y me presenté en Pasajes en el momento mismo que se estaba celebrando
una asamblea de trabajadores (Pescadores), Cuando yo llegué,
todo el mundo se puso en pie a aplaudir. Y dijeron: “Camarada no
hay otra salida que la de aguantar todavía!” “Podemos aguantar y,
además, estoy seguro que ganaremos, así es que ¡adelante!”. Y
efectivamente, cuando vieron que la maniobra les había fallado,
empezaron las conciliaciones. Largo Caballero, que era el
Ministro de Trabajo, intervino en el asunto y les dijo: “Eso se arregla en cuanto Vds. echen a Astigarrabia de la Secretaría del
Sindicato” (…) Si la cuestión se resolvía simplemente con el
hecho de que yo dimitiera de mi posición, les dije: aceptado (…)
la cosa se arregló, además, con la condición de que se nombrara
un secretario socialista. No quiero decir qué fue lo que hizo este
secretario socialista por no envenenar más la atmósfera, suficientemente envenenada en nuestro país”.
A pesar de la discreción de Astigarrabia sobre la actuación de
ese mencionado nuevo secretario, lo cierto es que las mejoras
laborales arrancadas a sangre y fuego iban a peligrar en breve, y
no por la presión de los armadores y empresarios, sino por las
propias diferencias entre sindicatos y por el protagonismo de
algunos de sus dirigentes, tal y como veremos a continuación.
Los hechos que a continuación se detallan los hemos entresacado de las páginas del diario nacionalista El Día y del republicano La Voz de Guipúzcoa. El primero de ellos dedicó sus primeras planas y algún que otro editorial a este tema desde el 1 al
13 de diciembre de 1931, mientras que el segundo comenzó a
tratarlo a partir del 4 de diciembre, haciéndose eco, principalmente, del punto de vista del sindicalista ugetista, Luis Gómez, al
que, sin ningún lugar a dudas, se refería Astigarrabia.
Según se desprende de la lectura de estos diarios la falta de
entendimiento entre los afiliados de ambas formaciones sindicales se venía arrastrando desde tiempo atrás. La forzada convivencia a bordo de los barcos tenía, a veces, como es lógico,
sus consecuencias en el terreno de la lucha reivindicativa, pero
todo ello se agravó cuando “La Unión” hizo públicas sus exigencias, manifestadas ya con ocasión del conflicto acaecido en
la empresa Lerchundi e Hijos, al pretender que los armadores
dejaran en tierra a los tripulantes no afiliados a la UGT, concediendo a tal fin un plazo de 48 horas a los armadores del puerto de Pasaia.
Lertxundi e Hijos tenían sus oficinas cerca
de la zona de astilleros
de San Pedro.
Archivo Fotográfico
de la Autoridad
Portuaria de Pasajes.
El Gobernador Civil mantuvo una reunión con los representantes del sindicato “La Unión” en la que intentó que el citado
plazo se ampliara y mientras se pudiera estudiar el tema en el
seno de la Comisión Paritaria creada a tal efecto.
Por otra parte, “la Comisión de Alcaldes de Guipúzcoa, formada por los alcaldes de Azpeitia, Tolosa, Andoain, Ordizia,
Bergara, Oñati y Zumaia, hizo pública, en la tarde del 30 de
noviembre, una nota en la que hace ostensible su más enérgica
protesta contra el ultimátum lanzado por “La Unión” a los patronos armadores. Esta comisión anuncia y promete a los pescadores guipuzcoanos que ha puesto en práctica todos los medios de
que puede disponer y empleará todas sus fuerzas en evitar que el
arrantzale guipuzcoano se vea privado del trabajo y del sustento
en su propia casa.
En relación con estos hechos el 1 de diciembre El Día publicaba un duro editorial que titulaba: ¡Obrero vasco, alerta!, del
que entresacamos varios párrafos debido al interés que tienen
para comprender la dialéctica en la que se desenvolvía la vida
política vasca en aquellos años:
“Denunciamos ante la opinión guipuzcoana, un hecho de inaudito despotismo y de cobardía inclasificable.
Se ha producido ante la marcha vigorosa y decidida de la organización formidable de los obreros vascos. Estos, en contadísimos meses, han sabido asociarse con tal acierto y potencialidades en Pasajes, que han despertado el despecho en las filas de la
UGT. Hace aproximadamente un mes se constituyó, en este
puerto pesquero, el sindicato de los arrantzales vascos, agregado
a Solidaridad de Obreros Vascos. Pocos, todavía, en número,
I 33
El titular de El Día de fecha 3 de diciembre, es suficientemente ilustrativo del ambiente que se respiraba en aquellos momentos: Gómez y su comparsa dispuestos a ceder ante los patronos
a cambio de que se deje sin pan a los obreros vascos.
Instalaciones pesqueras del muelle del
Hospitallo en
Trintxerpe.
Archivo Fotográfico
de la Autoridad
Portuaria de Pasajes.
34 I
`“El secretario del sindicato LA UNION señor Gómez, adujo en
apoyo de tal pretensión el argumento de que los afiliados a
Solidaridad de Obreros Vascos, contra los que ya se sabe que van
especialmente los tiros, tienen un cierto matiz nacionalista y por
efecto de ello se hacía difícil la convivencia a bordo de estos obreros vascos con los gallegos.
El señor Gómez añadió que los de LA UNION están dispuestos a
hacer ciertas concesiones en el laudo dictado últimamente por el
Gobierno a cambio de que los armadores accedan a la pretensión
de que sean despedidos los obreros vascos que tengan enrolados a
su servicio. (Se refieren al laudo dictado por el Gobierno con ocasión de la huelga de los marineros pasaitarras en mayo de 1931).
Hicieron ver los armadores que ellos no tenían en cuenta las ideas
políticas de los marineros, para admitirlos o rechazarlos, pero ya
que los de LA UNION ofrecían concesiones, no querían dejar de
escucharles.”
pero fieles seguidores a su gran ideal de redención proletaria,
que unidos a los otros sindicatos vascos del puerto dan la sensación de un poder robusto y eficaz.
El sindicato de pescadores LA UNION ha declarado la guerra sin
cuartel a este brote del sindicalismo vasco. Afiliada LA UNION
hoy a la UGT como ayer lo estuvo a la Confederación Nacional
del Trabajo, y como mañana puede volver a incorporarse a esta
ramificación del comunismo, ha decidido ahogar, en germen, a
los solidarios vascos.
Bien sabemos que los pescadores asociados en las filas de LA
UNION no son los responsables del atropello que se intenta
cometer. Estos pescadores, que actualmente están afiliados a
este organismo, no pretenden condenar a muerte a sus compañeros de trabajo. Son los elementos dirigentes del socialismo,
con el compañero Gómez y sus paniaguados los que quieren
someter a su tiránico dominio a los pescadores vascos. Este
Gómez, secretario retribuido del sindicato LA UNION, enchufista también, como buru socialista, pues es secretario retribuido
del Comité Paritario de la Aguja y del Comité Paritario de
Pescadores, concejal del Ayuntamiento donostiarra y extraño al
país, ha conminado a los armadores de Pasajes, que de no despedir a los pescadores afiliados a Solidaridad de Obreros
Vascos, declararán la huelga en plazo perentorio…
Y los cuatro humildes pescadores, (se refiere a los despedidos en
Lerchundi e Hijos) aún sabiendo que de seguir en las filas de
Solidaridad habían de pasar por el duro trance de ser despedidos
por este desdichado patrono, exponiéndose a los rigores del
hambre y la miseria, se han negado rotundamente a abandonar
a Solidaridad para afiliarse en la UGT.
Ni los alcaldes, ni ningún vasco podemos tolerar que los obreros
extraños al país, que deben gratitud y agradecimiento a los vascos que tan noblemente los han recibido, lleguen a consumar su
insensato deseo de expulsar de su trabajo a los honrados obreros
vascos…
Todo obrero vasco, consciente de su dignidad, debe alzarse
indignado contra el atropello inhumano de estas organizaciones
extrañas”.
Esa misma tarde se llevó a cabo la asamblea en la que “al
pedir la opinión de los afiliados sobre la táctica que se ha de
seguir para defender los derechos de los Solidarios Vascos,
todos se mostraron conformes en que, si se intenta llevar a la
práctica la amenaza del sindicato LA UNION y no se reintegra a sus puestos a los compañeros despedidos, como consecuencia de aquella, los Solidarios, para defenderse, se
verán obligados a parar todo el movimiento del puerto.
Podrán hacerlo fácilmente – añade el diario – porque cuentan con mayoría en el personal de estiba y con la totalidad
del de tracción”.
Por último, el editorial insta al Gobernador a intervenir en el
conflicto, para evitar consecuencias lamentables.
El presidente de la sección pasaitarra del sindicato nacionalista manifestó a los periodistas que “los Solidarios, si hay traba-
La prensa nacionalista toma parte con fuerza en la polémica,
reconociendo que “el argumento no puede ser más pueril”, pero
manifestando que “a cualquiera se le alcanza que si en la región
vasca los gallegos no pueden convivir con los vascos, lo natural
sería que se fueran los gallegos. Obreros y empleados, de distintas ideas, los hay reunidos en todas partes y nunca se ha creído
que el no ser todos de la misma opinión sea motivo para dejar
sin trabajo a parte de ellos”.
En lo que respecta a la actitud de los afiliados a Solidaridad de
ObrerosVascos, la prensa reproduce la convocatoria de una asamblea de afiliados a celebrar el 2 de diciembre, a través de la que
acusa a los miembros de “La Unión”, en los siguientes términos:
“Los social-fascistas, los traidores de todo movimiento netamente clasista, los vividores a costa del obrero, los enchufistas, los
colaboradores de la Dictadura primorriverista, los esquiroles de
la telefónica, los que en el puerto de Barcelona piden medrosos
y llorosos protección a la Guardia Civil para trabajar, quieren
imponerte, obrero vasco, a pesar de ese internacionalismo de
que alardean, normas de convivencia social propia de los
“zulús”, que a nuestro espíritu democrático vasco, enemigo de
tiranías de cualquier clase, repugna”.
jo, no queremos que nadie se marche de nuestra tierra, pero sí
queremos que se nos deje trabajar y ganarnos honradamente el
sustento a los obreros vascos”.
A continuación El Día publicaba un remitido de “Los
Sindicatos Obreros de carácter católico de San Sebastián, Irún,
Rentería, Lasarte, Andoain, Villabona, Alegría, Tolosa, Azpeitia y
Azcoitia, así como los femeninos de Nazaret”, en el que “creen
un deber de conciencia el protestar enérgicamente del aludido
atropello” a los derechos de los afiliados del SOV.
No obstante, el Gobernador, Señor Galarza, evitó inmiscuirse
directamente en el conflicto, derivando el asunto al “Comité
Paritario de la Industria de la Pesca”. Formaron parte de dicho
Comité Paritario, por parte de los armadores, Francisco
Andonaegi, Isidoro Artaza, Segundo Ituarte, Julio Ziganda y
Joaquín Susperregi; y como vocales suplentes, Angel Martiarena,
Pedro Fillol, José Astigarraga, Angel Fernández e Ignacio Uria,
todos ellos pertenecientes a la “Asociación Gremial de
Armadores de Vapores de Pesca de Pasajes”. Mientras que por
parte del “La Unión”, único representado en el Comité, lo hicieron Félix González, Bernardino Camaño, Andrés Vidal, Ramón
Mariño y Luís Gómez, y como suplentesVicente Catelín, Manuel
Alfonso, José Gayoso, Alfonso Cruz y José Souto.
Quedaban excluidos del Comité los capitanes y maquinistas,
los Armadores libres, los “Armadores de la Sociedad de San
Sebastián”, Solidaridad de Obreros Vascos y la “Cofradía de
Mercantes de Nuestra Señora del Carmen de San Sebastián”.
Ese mismo día, 5 de diciembre de 1931, El Día recogía una
nota remitida al diario por Luís Gómez, secretario de “La Unión”,
en la que afirma que “Solidaridad de Obreros Vascos, según
dicen personas que nos merecen crédito, recibe subvenciones de
algunos armadores –suenan nombres y cantidades- con el único
fin de dividir a los obreros en distintas tácticas sindicalistas”, con
lo que se iba elevando el tono de las acusaciones.
Por supuesto, J. Salgado, secretario del SOV respondió a la
nota del Sr. Gómez, indicándole, entre otras cosas, que ”vive del
esfuerzo y sobre todo del desinterés de sus asociados. Y buena
prueba de ello es que, a pesar de no existir en nuestra
Agrupación cargos remunerados, nos haría mucha falta uno de
los pingues beneficios del señor Gómez para sostener las cargas
de nuestra sociedad… “
A renglón seguido el mismo periódico publica un curioso telegrama, enviado por el Presidente de la Agrupación de Obreros
Vascos de Mondragón, cuyo texto literal es el siguiente.
“Imposición tiránica sindicato LA UNION provoca ira.
Luchemos porque gente indeseable que nos hace miserable la
vida, moral y materialmente, sea reintegrada a su tierra. Por razones materiales exclusivamente, adoptado idéntica medida ciudades españolas. Asístenos infinitamente más razón. En nombre
600 solidarios de Mondragón, Gora Pasajes! Gora Solidaridad! –
Presidente: Aranzabal”.
El conflicto iba tomando un cariz en Pasaia cada vez más
comunitarista, con riesgo de enfrentar a las dos comunidades
que trabajaban entre nosotros: La propia del país y la de aquellos
que se habían visto obligados a inmigrar para poder encontrar un
puesto de trabajo con el que sostener a su familia. Kiskitza, en el
diario Euzkadi, se preguntaba, a raíz de este conflicto, metiendo
a Dios por medio:
Instalaciones de la
empresa MEIPI, en
Pasai Donibane.
Archivo Fotográfico
de la Autoridad
Portuaria de Pasajes.
“¡Hermanos en la fe! ¿Dónde están? Entre la muchedumbre exótica que nos ahoga con su intolerancia, con su impiedad, con sus
arrogancias blasfemas, con sus costumbres depravadas, ¿dónde
están los hermanos de fe nuestros? Si esas muchedumbres están
acabando aquí con toda religiosidad, si son esas muchedumbres
precisamente las que están paganizando el cristianísimo pueblo
vasco, ¿habremos pecado de preferirles a los católicos hermanos
vascos necesitados? ¿Ayudaremos a los extraños anticristianos
que con el pan arrebatan la fe a nuestros hermanos; ayudaremos
a esa gente a que se establezca definitivamente entre nosotros y
a que llamen y traigan a los suyos de Toledo, de Valladolid, de
Oviedo, de Zaragoza, a sus parientes y amigos cuyos nombres
previsoramente aparecen mucho antes de que vengan en las listas del padrón vasco para gozar de todos los beneficios de la
vecindad vasca y pasar desde el topo del vagón al asilo benéfico
o al sillón presidencial del Municipio? ¿Desde cuándo los motivos de perversión extranjera van a dejar sin pan a los pobres creyentes hermanos nuestros?
Dios nos ordena amar con preferente amor a los vascos. Eso nos
enseña el patriotismo que El prendió en nuestros corazones”…
El día 6 de diciembre, en el bar “Velasco” de Trintxerpe, hubo
un singular alboroto, en el que, según relata El Día, varios afiliados de “La Unión” llegaron a acusar a su secretarío Gómez de
traidor a la causa. Concretamente le echaban en cara la cordial
amistad que había entablado con varios armadores de Gijón,
que aquellos días tenían sus barcos amarrados en Pasaia a consecuencia de la huelga de aquel puerto. Al parecer, el señor
Gómez había proporcionado a los armadores gijonenses 102
hombres del sindicato “La Unión”, para que los barcos pudieran
salir a la mar, a pesar de que dichos pescadores tuvieran que
actuar como esquiroles en contra de los intereses de los huelguistas de Gijón.
I 35
En las sucesivas reuniones del Comité Paritario no se alcanzaba acuerdo alguno. El viernes, 11 de diciembre, se volvió a repetir otra vez el conflicto. El día 6 entró en Pasaia la pareja de barcos pesqueros “Jaizkibel-Mendi” y “Ulia-Mendi”, propiedad de
los armadores señores Sarriegi, Sagarzazu y Compañía. Tras descargar el pescado y descansar durante algunos días, en el
momento de partir a faenar de nuevo, los tripulantes pertenecientes al sindicato “La Unión” se negaron a hacerlo si no eran
desembarcados los dos miembros de la dotación, afiliados a
Solidaridad de ObrerosVascos. A pesar de las gestiones del capitán, no se llegó a ningún acuerdo, por lo que éste decidió avisar
al Ayudante de Marina, quien ordenó que desembarcara toda la
tripulación, quedando ésta inmediatamente desenrolada.
Según recogía El Día, “los ánimos entre los obreros del puerto de Pasajes están muy excitados, y si las autoridades no aplican
remedio, poniéndose de parte de la razón y de la legalidad, es
de temer que entre los obreros de uno y otro grupo surja cualquier día un encuentro lamentable, que aún se puede evitar…
La autoridad se debe imponer fuertemente sobre las discordias
de los obreros”.
Uno de los que protagonizó, muy a su pesar, esta discusión
entre trabajadores fue Severo Badiola Unzeta, nacido en
Ondarroa pero afincado en Pasaia desde 1919. Badiola, maquinista en el “Herrera”, contó a Joxe Miel Barandiaran8 cómo fue
convocado por el secretario de “La Unión”, Astigarrabia, al
saber el resto de la tripulación que no estaba afiliado a dicho sindicato. Conviene recordar que la única reivindicación no aceptada tras la huelga y muertos de 1931 fue, precisamente, el reconocimiento de “La Unión” como único sindicato habilitado para
trabajar en la industria pesquera.
En estas circunstancias y apelando a la libertad de sindicación, Badiola argumentó ante Astigarrabia que con su militancia
en SOV se encontraba ya suficientemente defendido. Badiola
estuvo obligado a defender su postura también ante una asam-
blea de la sección de maquinistas de la propia Unión, en la cual,
para ser forzado a la integración en el sindicato, fue elegido
como representante para una reunión con los patronos en la que
debía tratarse el despido de otro maquinista, nombramiento que
Badiola rechazó de plano. Badiola narra así lo ocurrido a continuación: “A la hora de salida del barco los tripulantes se negaron a salir conmigo, alegando que no pertenecía a su organización. Intervino el inspector de la casa Andonaegui, Francisco
Acebal, quien consiguió que saliera conmigo, en espera de que
en la próxima arribada se arreglase el asunto. Cuando volvimos,
mi madre que ya se había enterado de lo ocurrido, me rogó que
para evitar disgustos, me afiliara al sindicato. Así lo hice, después de poner el asunto en conocimiento de Solidaridad de
Trabajadores Vascos. Al ingresar en el sindicato La Unión hice
ver a los directivos del mismo que se habían logrado sus deseos,
porque Solidaridad de Trabajadores Vascos no tenía sección que
representase a los marinos”.
Según Badiola, tras la constitución de la sección de pescadores dentro de SOV la presión sobre los solidarios aumentó aún
más, negándose los de la Unión a salir en los mismos barcos. Los
armadores cedieron a estas pretensiones hasta que el armador
Sarriegi decidió dejar en tierra no a los solidarios, sino a los
unionistas, y formar una tripulación exclusiva de “solidarios”.
Ante la previsión de incidentes, en marzo de 1932 el puerto fue
ocupado por sindicalistas de SOV provenientes de otros pueblos.
Nuevamente la mediación de la autoridad fue decisiva para
recuperar la tranquilidad, pues antes que la pareja de Sarriegi se
hiciera a la mar el Gobernador Civil paralizó la salida de la misma hasta resolver el asunto.
El arreglo, según Badiola, “fue que el sindicato La Unión
accedió a que fuesen admitidos los solidarios en las embarcaciones. De allí en adelante los solidarios fueron más respetados”.
JUAN DOMINGO ASTIGARRABIA ANDONEGI
N
36 I
ació en San Sebastián, el 20 de noviembre de 1901, en el seno de
una familia liberal.
Sus primeros pasos en la llamada Federación Vasco Navarra del
Partido Comunista datan de 1925. Impresionado por el alcance de la
revolución rusa, comenzó a leer las obras de Marx y entró en contacto con algunos escisionistas de las Juventudes Socialistas.
Viajó a través de todo el Estado creando células comunistas. Su
relación con la vida social y política de Pasaia fue muy estrecha. Al
parecer residía en la casa Artola Enea, sita en Eskalantegi, nº 34, donde actualmente está situada la farmacia de Ignacio Ormazabal.
Debido a los cargos que ocupaba en el sindicato, fue uno de los protagonistas de la manifestación de 1931, en la que la Guardia Civil asesinó a siete trabajadores, además de herir a una veintena de manifestantes y realizar numerosas detenciones, entre las que cabe citar la del
propio Astigarrabia.
En 1936, siendo Secretario General del Partido Comunista de
Euskadi, fue nombrado por el lendakari, José Antonio Agirre,
Consejero de Obras Públicas y Transporte.
Tras la caída de Bizkaia en poder de los franquistas, fue juzgado en
Valencia por el Comité Central del Partido Comunista de España, que
venía cuestionando con harta frecuencia su trabajo, acusándole de
colaborar con un Gobierno burgués, cual era el de José Antonio
Agirre, y tildándole asimismo de trotskista. Como castigo fue apartado
de todos los cargos de responsabilidad que ostentaba, siendo asimismo expulsado del Partido.
En 1939 se dirigió desde el puerto de Marsella hacia Panamá, para
recalar definitivamente en Cuba. En la década de los 50, sin abandonar el exilio, volvió a integrarse en el seno del Partido Comunista.
Transcurridos algunos años desde la muerte del General Franco,
Juan Domingo Astigarrabia volvió a Euskadi, siendo nombrado
Presidente del honor de Euskadiko Ezkerra.
Falleció en la capital donostiarra en 1989, a la edad de 88 años.
2.2 Una alta densidad sindical y
política
A pesar de este enfrentamiento entre “La Unión” y el SOV, uno
de los protagonistas directos de aquella época, el sampedrotarra
Jesús Carballo, nos aseguraba que no recordaba nada al respecto, pues entre los trabajadores y sindicalistas había un ambiente
excelente. Recordaba, eso sí, que había diferencias con los
nacionalistas sindicados, pero, añade, no había problema porque “decíamos que eran nacionalistas sin curas”.
Y es que a nuestro parecer, otra de las características del
Pasaia pre-bélico, fue su alta concentración de sedes sindicales y
políticas, así como el alto número de afiliación sindical. En las
listas redactadas por los fascistas tras su entrada en el pueblo, se
hace un recuento aproximado que, sin contar a los “Solidarios”,
supera con creces los 2.000 sindicalistas. Teniendo en cuenta
que estamos hablando de sólo hombres y de edad de trabajar
sobre una población que no llegaría a los 11.000 habitantes, creemos que el número es lo suficientemente elocuente. Se podrá
intentar rebajar su importancia argumentado que estar sindicado
era obligatorio para trabajar, pero la movilización constante y el
papel desempeñado en los primeros días de la guerra nos hacen
ver que el sindicato, cualquiera de ellos, era algo más que una
obligación. Al respecto, el mismo Carballo afirma que, efectivamente, había que sindicarse para trabajar, pero que nadie ordenaba a qué sindicato afiliarse.
El desarrollo de las organizaciones sindicales en Gipuzkoa
tardó en cuajar, no sólo por falta de una verdadera conciencia de
clase y tradición, sino principalmente por surgir paralelamente
al proceso de industrialización de la provincia.
Por lo que respecta a nuestro municipio, con los datos actuales estamos en disposición de elaborar el siguiente mapa político-sindical.
Unión General de Trabajadores (UGT)
A lo largo de sus primeros años de existencia, la UGT se articuló
en base a las denominadas Sociedades de Oficio, agrupadas en
torno a las Federaciones Locales de Sociedades Obreras. Con el
paso del tiempo esta estructura organizativa se descubrió ineficaz, pues limitaba la acción del sindicato a una escala demasiado reducida, por lo que, en el Congreso de 1928, sus dirigentes
plantearon la necesidad de transformar dicha estructura, creando las Federaciones de Industria, concebidas en base a la agrupación de diferentes secciones de una misma industria.
Tal como afirma Pedro Barruso, “podemos decir que la UGT
se implanta en Gipuzkoa, en San Sebastián y en las localidades
fuertemente industrializadas, con un importante aporte migratorio y que se colocan entre las más pobladas de Gipuzkoa. En este
sentido nos hemos de trasladar en el tiempo hasta 1918, año en
el que se crea el “Sindicato Obrero Metalúrgico de Guipúzcoa”,
dependiente de la UGT, con afiliados entre los obreros del metal
de Donostia-San Sebastián, Pasaia, Errenteria, Hernani, Arrasate,
Zumarraga y Zumaia”9. El cambio de estructura organizativa,
pasando de las Sociedades de Oficio a las Federaciones de
Industria, es probable que obligara a los afiliados pasaitarras a
ampliar su infraestructura.
www.gipuzkoa 1936.com
Existe en el Archivo Municipal diversa correspondencia que
habla de la existencia de un Centro Obrero, denominado también Local de las Sociedades Obreras, en el número 10 de la
calle Magdalena (hoy, Blas de Lezo). Dicho local era utilizado
por los afiliados de la UGT para la celebración de sus mítines y
charlas, pero a partir de la celebración de la fiesta del 1 de mayo
de 1931, surgieron graves diferencias entre algunas secciones,
en las que predominaba la orientación comunista10: “… con la
organización de los actos de aquella fiesta, dándoles un carácter
I 37
puramente comunista, así como a la mayor parte de los actos
organizados por la misma, censurando injustificadamente a la
UGT y sus hombres representativos…” Por todo ello, en febrero
de 1932, en un comunicado dirigido a la clase trabajadora y a la
opinión pública en general, añaden al final del mismo que
“expuestas todas estas razones advertimos a los trabajadores que
la única Sociedad de Oficios Varios afecta a la UGT es la nuestra, domiciliada en los bajos del Café de la Marina” (en la actualidad Bar Iparra, en la Avenida de Navarra, nº 15)11.
Por otra parte, y siempre según los datos que obran en el
Archivo Municipal, en 1935 el local de la UGT estaba situado
en el número 6 de la calle Carretera, actualmente Eskalantegi12.
La opción republicana
Lo primero que salta a la vista a la hora de analizar la estructura
organizativa de la opción republicana en Gipuzkoa y en Pasaia,
es su evidente disgregación. En palabras de José Antonio
Rodríguez Ranz13, “El País Vasco conocerá durante la II
República la traspolación a su ámbito territorial de la fragmentación y atomización del organigrama político republicano estatal, a través de la implantación en el País de la mayor parte de las
fuerzas políticas republicanas de carácter estatal.”
Dentro del ámbito de la opción republicana se encontraban
el Partido Radical, el Partido Radical-Socialista, Acción
Republicana, Izquierda Republicana, Unión Republicana y el
partido federal-Ezquerra Vasca Federal, siendo, por otra parte,
bastante reducido el número de militantes de cada uno de ellos
en la mayoría de los municipios guipuzcoanos.
Inauguración del
Centro Republicano,
de Pasai Antxo, el 4 de
febrero de 1906.
La necesidad de aunar criterios para la elaboración de la candidatura Conjunción Republicano Socialista y ANV (CR-S-ANV)
y la implantación de la II República condujo a los miembros de
los citados partidos a un período de reflexión, fruto del cual fue
la propuesta de Unión Republicana de Donostia de crear una
Federación Local de Partidos Republicanos, sin que faltaran
voces discordantes que terminarían articulando la Unión
Republicana Autónoma (URA). Entre septiembre de 1931 y
febrero de 1932 se llevó a efecto la transformación de las
Agrupaciones Republicanas locales autónomas en Federación
Local de Partidos Republicanos en los centros de Pasaia, Irun,
Errenteria, Arrasate y Eibar.
Analizando las diversas corrientes existentes en el seno de la
opción republicana nos encontramos, en lo que respecta al
Partido Radical, con que el número de “correligionarios” adscritos ideológicamente al radicalismo en Pasai Antxo era bastante
reducido, razón por la cual permanecían como afiliados en el
seno de las Agrupaciones Republicanas locales unitarias14.
El Partido Radical-Socialista Español tenía un Comité Local en
Pasai San Pedro -Trintxerpe, cuya sede estaba ubicada en el nº
13, bajo, de la C/ Fco. Andonaegi, hoy Euskadi Etorbidea.
Ignoramos el número de socios que tenían, pero a tenor del panfleto repartido el 8 de agosto de 1932 por el pueblo, podemos
afirmar que se sentían orgullosos de su militancia, pues “este
partido se fundó con 11 compañeros y en la actualidad cuenta
con número suficiente para barrer tanto fango caciquil como
hay en este San Pedro”15.
De todos los partidos que conformaban el ámbito republicano fue Izquierda Republicana la que mayor radio de implantación consiguió en Gipuzkoa, con presencia en 24 localidades,
entre ellas Pasai Antxo. Al respecto, hemos de apuntar en primer
lugar que a principios del siglo veinte, y más concretamente en
1903, el distrito de Antxo contaba ya con su propio grupo republicano, según se desprende de una comunicación del
Gobernador Civil al Alcalde pasaitarra, remitiéndole el certificado de existencia legal al que hacía referencia el art. 8º de la
entonces vigente Ley de Sociedades. Ignoramos la ubicación de
dicho Centro, si bien se reproduce en esta página una fotografía
de la inauguración del mismo, el 4 de febrero de 1906. Es lógico pensar que con la llegada de la Dictadura del General Primo
de Rivera, este Centro vería clausurada su sede e interrumpidas
sus actividades.
El nuevo Centro Republicano de Pasai Antxo se inauguró el 21
de marzo de 1931, unos días antes de que se proclamase la II
República. Entre sus impulsores encontramos a los señores
Amiama, Gal, Rubio y Moranchel. El amplio y espacioso local
estaba situado en el número 11 de la calle Zumalakarregi, en
una ubicación singular que posteriormente hemos conocido
como sede de la sociedad Lore-Txorta. El 4 de junio de 1931 se
celebró una reunión en el domicilio del Partido Republicano de
Zumárraga, a la que acudió una delegación del centro antxotarra, con una lista acreditativa de 166 afiliados.
Con posterioridad a la proclamación de la República, pero
dentro del año 1931, se creó la Agrupación Republicana de
Pasai San Pedro. Una representación de su Comité Local acudió
a la Asamblea del Partido Radical-Socialista, celebrada el 20 de
marzo de 1932. El mismo año se creó el Centro Republicano de
Pasai Donibane, sito en el nº 18 de la calle San Juan, donde en
la actualidad se encuentra el restaurante Badiola.
En 1934 surgía Izquierda Republicana, en base a la fusión de
los miembros de Acción Republicana, el partido Radical
Socialista Independiente y los republicanos gallegos de la
ORGA. De todas las opciones republicanas era ésta la que
mayor implantación tuvo en Gipuzkoa. Por su parte, UR fue el
resultado de la fusión entre el Partido Radical Demócrata y los
Radicales Socialistas, pudiendo afirmar que sólo tenían peso
específico en San Sebastián. Y por último tenemos a Ezquerra
Vasca Federal, cuyo máximo exponente sería el Alcalde de San
Sebastián, Fernando Sasiain.
La opción socialista
El Partido Socialista Obrero Español nació en Madrid en 1879,
en torno a un núcleo de intelectuales y obreros, encabezados
por Pablo Iglesias. Ocho años más tarde, el 11 de julio de 1886,
Facundo Perezagua constituyó la primera agrupación socialista
del País Vasco, en Bilbao. A partir de ese momento, la estructura
organizativa del PSOE se extendió con rapidez por Bizkaia,
sobre todo a lo largo de su cuenca minera.
te la que ponía en su conocimiento que al día siguiente, domingo, a las cuatro de la tarde, tendría lugar un mitin de propaganda electoral en el café Naval de Pasai Antxo (situado entre los
números 5 y 7 de la Calle Blas de Lezo, lugar que más tarde
conoceríamos como Bar Elorza).
Consta así mismo en el Archivo Municipal, con fecha de 12 de
noviembre de 1908, una comunicación del Gobierno Civil a la
Alcaldía de Pasaia, en relación con la presentación del
Reglamento de la sociedad titulada “Agrupación Socialista de
Pasajes”, a fin de que se le notificara a Antonio Agirre de que una
vez constituida la misma se debía remitir al Gobierno copia
autorizada del acta, tal como estaba dispuesto en el artículo 8º
de la entonces vigente Ley de Asociaciones16. Por todo ello cabe
hablar, a partir de esa fecha, de una agrupación socialista en
Pasaia, formalmente constituida.
En Gipuzkoa, la primera experiencia se remite a 1891, cuando se constituyen las agrupaciones locales de Donostia y Tolosa,
si bien éstas desaparecerán al poco tiempo. En 1897 se constituye nuevamente la de Donostia y surge una nueva agrupación en
Eibar. En 1901, La lucha de clases, semanario socialista que se
publicaba en la capital vizcaína, daba cuenta de diversas reuniones de propaganda, organizadas por la agrupación donostiarra, en Errenteria, Pasaia, Irun y Villabona.
Con motivo del 38º aniversario de la Comuna de París, esta
misma Agrupación repartió un panfleto entre la población antxotarra, anunciando que el 18 de marzo de 1909 se celebraría
en el café Naval “una reunión fraternal”, invitando a participar
en la misma a todos los simpatizantes de los ideales que animaron la experiencia parisina. Así mismo en dicha comunicación
se daba cuenta de la constitución, en el seno de la Agrupación,
de un Orfeón Socialista, que cantaría algunos himnos de su
repertorio, para pasar luego a recitarse por un compañero el
monólogo Oratoria fin de siglo.
Aunque Jesús Eguiguren no cita el caso de Pasaia hasta 1915,
podemos confirmar que la primera noticia de la existencia en
nuestro municipio de una agrupación socialista la tenemos gracias a una comunicación que el 18 de abril de 1903 realizó un
representante de dicha agrupación al Alcalde de Pasaia, median-
Con el paso de los años, dicha agrupación se fue afianzando.
Así, por ejemplo, se sabe que participó en el Congreso del
Partido en 1931, junto a las agrupaciones de Eibar, Elgoibar, Irun,
Arrasate, Soraluze, Errenteria, Donostia y Tolosa. En estas mismas fechas los socialistas aparecen formando parte de la agru-
Inauguración del
nuevo Centro
Republicano, de Pasai
Antxo, en 1931. Los
republicanos antxotarras alardeaban de
haber conservado la
bandera que exhiben
en esta foto desde los
tiempos de la Primera
República Española,
en la segunda mitad
del siglo XIX.
I 39
pación electoral Conjunción Republicano - Socialista y ANV
(CR-S-ANV), obteniendo dos representantes en la Corporación,
Luis Obeso y Lorenzo de Lucas.
demasiado radicales para la mayoría de la clase obrera.
En 1922 los afiliados de Eibar, Donostia, Pasaia, Errenteria,
Irun y Hernani formaron la Federación Comunista de Gipuzkoa.
En el caso de las Juventudes Socialistas, organización fundada en Bilbao por Tomás Meabe en 1903, y reconocida en el
Congreso del PSOE, celebrado en octubre de 1905, la agrupación pasaitarra figura entre las asistentes al Congreso de
1932.
A pesar de tratarse de un partido político, los afiliados del
PCE se distinguieron, principalmente, por su labor sindical,
aún teniendo que contar con la “competencia” de la UGT y de
la CNT.
Partido Comunista de Euskadi- Sindicato “La Unión”
Inauguración del
Batzoki de Pasai
Antxo, en 1933. En
medio de la foto podemos reconocer a
Manuel Garbizu, que
sería fusilado por los
franquistas en octubre
de 1936.
Al referirnos al nacimiento del PCE, es necesario remontarnos
de nuevo a la evolución del PSOE y de la agrupación socialista
del País Vasco, fundada por Facundo Perezagua el 11 de julio de
1886. El estallido de la Primera Guerra Mundial y el triunfo de la
revolución soviética de 1917 motivó que los partidos socialistas
europeos se plantearan una nueva disyuntiva: continuar adscritos a la II. Internacional, fundada en 1889 por los partidos socialistas y laboristas, y cuyo objetivo era el de coordinar la actividad de los movimientos obreros, o unirse al Komintern
(Internacional Comunista), mediante la fundación de nuevos
partidos, otorgando un perfil más radical al movimiento obrero,
para romper así con los elementos reformistas que controlaban
la II Internacional.
Este debate también se produjo entre las filas del PSOE. En abril
de 1921 la mayoría de afiliados socialistas, con 8.808 votos, decidió continuar en la II Internacional, pero una amplia minoría, con
alrededor de 6.000 votos, decidió escindirse del PSOE y crear el
PCE, adscribiéndose de ese modo a la III Internacional.
Al referirnos anteriormente a la UGT hemos citado la existencia de un Centro Obrero, denominado también Local de las
Sociedades Obreras, en el número 10 de la calle Magdalena
(hoy, Blas de Lezo), muy cerca, precisamente, del local social
del Partido Comunista, sito en el nº 3 de la misma calle. Dicho
local era utilizado por los afiliados de la UGT para la celebración de sus mítines y charlas, pero a partir de la celebración de
la fiesta del 1 de mayo de 1931, surgieron graves diferencias
entre algunas secciones, en las que predominaba la orientación comunista, lo que motivó que los miembros de la UGT
optaran por trasladarse a un nuevo local, situado en los bajos
del Café de la Marina (en la actualidad Bar Iparra, en la
Avenida de Navarra, nº 15).
Por su parte, durante unos años el Partido Comunista estuvo
estrechamente ligado al Sindicato “La Unión – Sindicato de
Obreros Pesqueros de Pasajes”. La sede social de este sindicato se encontraba en el callejón de Illumbe, en el entresuelo del
número 21 de la calle Francisco Andonaegi, hoy Euskadi
Etorbidea, donde ahora está la sucursal de La Caixa. Adherido
en un principio a la UGT, pasó luego a ser controlado por el
Partido Comunista, siendo su secretario, Juan Astigarrabia,
miembro destacado del Partido, llegando a ser secretario general del mismo. Según datos que obran en el archivo municipal,
en enero de 1936, tenían en la zona de San Pedro 1235 afiliados y 85 en Antxo, aunque según algunos autores el número de
afiliados ascendía tan sólo a 70017.
Una de las grandes aportaciones del Partido Comunista la
constituye su análisis sobre el tema de la autodeterminación.
Una vez que en la sociedad vasca se comenzó a hablar del
Estatuto de Autonomía, el Partido abrió el debate en sus filas,
adoptando como una de sus primeras decisiones al respecto la
formación, a primeros de junio de 1935, del PCE-EPK, como
partido comunista nacional y de clase.
40 I
El nuevo partido se fue conformando, principalmente, con la
incorporación de las voces discordantes del PSOE, pero falto de
un apoyo popular, dado que, a pesar de las numerosas movilizaciones que protagonizaron, sus planteamientos resultaban
“Hasta el momento presente, ha sido el Partido Comunista de
España el único que con su programa de liberación nacional y
social, la luchado por el derecho de autodeterminación de las
nacionalidades oprimidas, incluso hasta su separación del
Estado español…
El Congreso Nacional del Partido Comunista de Euzkadi reconoce plenamente la existencia de la nacionalidad vasca, expresada
en la comunidad de idioma, territorio, homogeneidad étnica,
cultura y, sobre todo, en la voluntad decidida de la mayoría del
país, que lucha por sus derechos nacionales frente al imperialismo español que lo sojuzga en combinación con la burguesía vasca y los grandes propietarios de Euzkadi…
La constitución del Partido Comunista de Euzkadi significa:
impulsar grandemente la lucha revolucionaria por la liberación
nacional, que constituye al mismo tiempo un factor decisivo para
la liberación económica y social de las masas de nuestro país
frente a la explotación de la propia burguesía nacional y del
imperialismo español opresor del pueblo vasco”.
A pesar de su escasa representatividad en la sociedad guipuzcoana, el PCE-EPK jugó un papel importante durante el desarrollo de la guerra.
EAJ - PNV
Hacia 1917-1918, el nacionalismo vasco experimentó un progresivo ascenso, durante el cual se introdujo cada vez más el
elemento obrero. Recordemos que la fundación del sindicato
Solidaridad de Obreros Vascos (SOV), más tarde ELA-STV, data
de 1911. Este progresivo avance trajo consigo que se reprodujeran las tensiones en el interior del partido, en parte debido a la
campaña represora iniciada desde Madrid y por otra parte por
las críticas internas relativas al trabajo de los representantes institucionales en la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de
Bilbao. Todo lo cual se tradujo en una escisión materializada en
dos partidos Comunión Nacionalista Vasca y Partido
Nacionalista Vasco.
La ausencia de enfrentamientos durante los años que duró la
dictadura del General Primo de Rivera (1923-1930), que si bien
clausuró diversos batzokis y llevó a cabo numerosas detenciones no llegó a prohibir las actividades que los diversos grupos
del PNV desarrollaban en sus respetivos municipios, ayudó a
cicatrizar las tensiones existentes entre los dos grupos. La reunificación organizativa de las dos ramas culminó en la asamblea
de Bergara, celebrada el 16 de noviembre de 1930, consiguiendo a partir de ese momento un mayor índice de implantación en
la sociedad vasca.
En lo referente a Pasaia, y por las noticias que oralmente nos
han llegado, el Batzoki de Pasai Antxo estuvo instalado en el
piso primero de la casa nº 20 de la Avenida de Navarra. Su ubicación en dicho lugar abarca de 1931 hasta 1933, año en el
que se traslada la sede jeltzale a un local de la Alameda de
Antxo, propiedad del Señor Viles, donde actualmente está la
sucursal del Banco de La Vasconia.
constituyan las primeras agrupaciones del sindicato en Pasaia.
Una en el distrito de San Pedro y tres más en el distrito antxotarra: La Agrupación de Oficios Varios, la Agrupación de la
Madera y la Agrupación de Metalúrgicos. Las dificultades que
atravesaron las formaciones sindicales durante la Dictadura del
General Primo de Rivera (1923-1930) pueden explicar en parte
la lenta implantación del sindicato durante aquellos primeros
años del siglo XX.
Al año siguiente (1931) se constituyó la Agrupación del Puerto
de Pasajes, con 97 afiliados, y la correspondiente a la Fábrica de
Bicicletas de Pasajes, con 33 afiliados. Entre todas estas agrupaciones SOV sumaba en Pasaia, en 1931, 815 afiliados. En 1932
SOV alcanzó la cifra de 1650 afiliados en Pasaia, doblando el
cómputo del año anterior. A ese auge no fue ajena la proclamación de la II República, que propició un ambiente mucho más
favorable a la labor sindical, impulsando la afiliación de la clase
trabajadora18.
La sede del sindicato SOV en Antxo estaba situada en el primer piso del n º 16 de la calle Sabino Arana, (hoy Avenida de
Navarra, 16).
Por lo que respecta a la sede del sindicato en San PedroTrintxerpe, ésta se encontraba en el primer piso del número 49 de
la calle Francisco Andonaegi (actualmente Euskadi Etorbidea), en
la denominada Casa Ernionea, también conocida como la casa
de Agirregabiria, por ser este constructor su promotor.
EAE - ANV
Para analizar la génesis de EAE – ANV es necesario que nos remitamos a 1930, año en el que los nacionalistas, a través de la
encuesta publicada en el diario Euzkadi y de las negociaciones
entre las dos corrientes existentes en su seno (Aberri y
Comunión), consiguen reunificar en la Asamblea de Bergara el
Partido Nacionalista Vasco (16 de noviembre de 1930).
El Batzoki de Pasai Donibane se inauguró en junio de 1921
(Euzkadi, 1921-06-03). Transcurrida la etapa de Primo de Rivera
los jeltzales volvieron a organizar diversas actividades, reinagurándose el batzoki, ubicado entre el nº 49 y el 51 de la calle San
Juan, el 5 de agosto de 1934, siendo su presidente Isidoro
Olaziregi.
Estas discrepancias por un lado y las opiniones de Francisco de
Ulazia, Eduardo Landeta e incluso las recogidas entre los militantes del Partido Nacional Vasco de Barakaldo, por otro, hicieron
que el debate abarcara aspectos que hasta entonces el nacionalismo no había tenido presentes: Frente a la subordinación de la ideología jeltzale a la religión y la tradicional proclamación de la
raza y de los derechos históricos como base del ideario político
del nacionalismo, se levantan voces que discrepan de esa línea y
defienden una serie de planteamientos más acordes con el laicismo y con la apertura a la sociedad y sobre todo al mundo obrero.
El Batzoki de Pasai San Pedro estaba ubicado en el local que
actualmente ocupa el Club de Remo Sampedrotarra. Nos consta
así mismo que en marzo de 1933 salió elegido presidente del
U.B.B. Joseba Lizaso (Argia, 1933-03-03).
Todo este caldo de cultivo con matices progresistas cristaliza
el 30 de noviembre de 1930 en el Manifiesto de San Andrés, que
recoge los principios de una nueva formación: “Eusko Abertzale
Ekintza – Acción Nacionalista Vasca”.
SOV (ELA-STV)
En el plano ideológico ANV oponía su lema “Aberri ta
Askatasuna” (Patria y Libertad) al lema jeltzale “Jaungoikoa eta
lege zaharra” (Dios y las leyes tradicionales).
Si bien la fundación de SOV-Solidaridad de Obreros Vascos (a
partir de 1933 rebautizado como ELA-STV) se produce en 1911
y la primera agrupación de este sindicato en Gipuzkoa está
datada en 1912 en Soraluze, no será hasta 1930 cuando se
Por otra parte ANV anteponía el derecho de autodeterminación a los derechos históricos defendidos por el PNV. “No
I 41
importa de dónde vienes, sino a dónde vamos” rezaba uno de
los lemas de esta renovada visión del nacionalismo. El editorial
de la revista nº 1 que ANV publicó en Caracas en 1965 dejaba
bien clara la visión del partido a este respecto: “Digamos sencillamente que somos alaveses, guipuzcoanos, vizcaínos y navarros, en una palabra, VASCOS, y que queremos que nuestra
Patria, EUZKADI, tenga derecho a su autodeterminación a fin de
que ella elija libremente su destino; derecho a la autodeterminación contemplado hoy por las resoluciones de la ONU y por
la práctica internacional”.
En lo que se refiere al plano estratégico, el PNV defendía una
alianza con los tradicionalistas, derechistas y monárquicos, que
se materializaría en la candidatura a las elecciones de 1931,
mientras que ANV optó por unirse con los republicanos y socialistas, tanto en 1931 (CRS-ANV) como en 1936, con la formación del Frente Popular, en tanto estuvieran dispuestos a apoyar
la defensa de un nuevo marco más democrático, que reconociera el hecho diferencial vasco y posibilitara el reconocimiento de
los derechos de Euskal Herria.
Unos meses más tarde ANV contaba ya con representación en
la corporación municipal tras las elecciones municipales del 12
de abril de 1931, que habían estado en el origen de la proclamación de la II República.
Los militantes de EAE-ANV disponían de un local en Antxo, en el
primer piso del nº 22 de la actual Nafarroa Etorbidea. Entre los primeros afiliados nos constan: Juan Garmendia Artola (de San Pedro),
Miguel Elizalde Zulaika (Antxo) e Ignacio Uria Etxeberria (Antxo).
Habría que ligar a esta formación la “Asociacion femenina
contra la guerra y el fascio”, que se reunía en el caserío Illunbe
de Trintxerpe.
Sindicato Avance Marino (CNT)
En 1910 diversos grupos organizados en torno al Sindicato
Solidaridad Obrera fundaron la central anarco-sindicalista
C.N.T, basando su acción sindical en la autogestión, el federalismo y la ayuda mutua. Durante aquellos primeros años su presencia en Gipuzkoa no fue en ningún caso significativa, pues
hasta 1919 no encontramos en Donostia la primera de las orga-
nizaciones anarquistas.
En lo que respecta a Pasaia deberemos esperar hasta julio de
1934 para poder documentar la existencia de un grupo cenetista en Pasai Antxo, ubicado en la calle Magdalena, actualmente
Blas de Lezo, nº 10, si bien más tarde sería Trintxerpe el principal foco de la actividad sindical de la CNT, a través del sindicato Avance Marino.
42 I
Trintxerpe era durante aquellos años, tal como lo describe José
Ignacio Orejas Pérez19, “el foco más revolucionario y conflictivo
de Gipuzkoa y, quizás, de Euskadi. Ello obedecía a las condiciones
inhumanas de trabajo que regían desde que en 1915 el capital
donostiarra vio en Pasai San Pedro - Trintxerpe el puerto idóneo
para ubicar una poderosa flota pesquera de altura. Esta no se instaló en San Sebastián, porque la aristocracia local no quería destruir
la forma de vida donostiarra”, es decir no quería afear su postal de
la “belle epoque”.
Mientras la flota pasaitarra, numerosa y bien equipada, desempeñaba un papel de primer orden en la economía guipuzcoana, las
condiciones infrahumanas en las que trabajaban los hombres de la
mar, la caótica organización urbanística de Trintxerpe y las penosas
condiciones de vida de los inmigrantes gallegos y sus familias convirtieron a este distrito en el motor de las reivindicaciones y luchas
de su clase trabajadora.
La tragedia de Ategorrieta con motivo de la huelga de 1931 provocó que “los pescadores de Avance Marino, considerándose
manipulados por el PCE destituyeran a Juan Astigarrabia y se adhirieran a la CNT, pasando éste a ser el sindicato más importante de
Trincherpe”, en palabras de José Ignacio Orejas. Durante aquellos
años el número de afiliados de este sindicato en Pasaia oscilaba
entre 835 (según figura en el Archivo Municipal) y 850 según los
datos que ellos mismos aportan en el nº 3 de la revista Avance
Marino.
Tras aquella trágica huelga, el primer secretario general de
Avance Marino fue J. Marín, que dedicó sus esfuerzos, principalmente, a restablecer la moral de sus afiliados.
Al cabo de un tiempo, la CNT destinó al frente del sindicato a
Miguel González Inestal, quien realizó una labor muy meritoria, tal
como recuerda en su testimonio Jesús Carballo Quiroga, defendiendo a los afiliados frente a los armadores, resolviendo asuntos
administrativos y editando el periódico mensual Avance Marino –
LaVoz del marino, del que se realizaba una tirada de 1.000 a 1.500
ejemplares, que se leía en todos los puertos de nuestra costa. Poco
antes de julio de 1936 González Inestal dejó la secretaría general
de Avance Marino, que asumió Juan Varela.
Tras la sublevación militar fascista, este sindicato tuvo una destacada participación en las acciones militares defensivas de los
milicianos guipuzcoanos. Tal como nos recuerda José Ignacio
Orejas, “muchos hombres de Avance Marino salieron a luchar junto al comandante Garmendia y José Luis Otero, representante de
CNT en la Junta de Defensa de Gipuzkoa, a los frentes de Tolosa y
Beasain. Al enterarse de que los militares salían de los cuarteles de
Loiola, volvieron y entraron en la capital por Aiete para hacer fracasar la sublevación en San Sebastián”.
No podemos olvidar, por otra parte, la aventura de varios militantes cenetistas de Pasaia a bordo del torpedero “Xauen”, que zarpó desde el puerto para participar en la defensa de Donostia frente
a los rebeldes.
Avance Marino disponía de un local propio en el nº 13 de la
actual Euskadi Etorbidea, mientras que el local de la CNT-FAI estaba situado en el nº 1 de la misma avenida (Casa del Francés o
Lazkanotegi, antes también Avenida de San Pedro, 51; al lado, por
lo tanto, del local de los Solidarios Vascos). Tras la rebelión del ejército, estos locales se convirtieron en una base de preparativos de
guerra, pues a las armas decomisadas a los militares de los cuarteles de Loiola hay que sumar las rudimentarias bombas incendiarias
que preparaban las mujeres.
La organización de la defensa contra el ejército rebelde propició
una interesante experiencia autogestionaria, protagonizada por los
militantes de Avance Marino. Según contaba Manuel Chiapuso, el
sindicato organizaba el trabajo y entregaba la producción a las
autoridades, creando así mismo dos turnos de 30 hombres cada
uno en la PYSBE, para que el bacalao en existencias pudiera llegar
a la población. Mientras tanto, varias parejas de barcos eran enviadas a la mar para capturar pescado con que abastecer a los hospitales y enfermos de toda la provincia.
Con la militarización de las milicias, numerosos pescadores de
Trintxerpe y militantes del sindicato se enrolaron en el Batallón
Celta, controlado por la CNT.
Tras la caída de Pasaia y Donostia, el sindicato quiso continuar
en Bilbo la experiencia iniciada en Pasaia, pero las tensiones que
surgieron a raíz de esta propuesta de colectivización de la pesca
entre el sindicato y el Gobierno Vasco, fueron tales que trajeron
consigo la dimisión de Juan Varela, relevándole al frente de la
Secretaría General el donostiarra José Pérez.
La caída de Bilbo en manos de los franquistas, el 19 de junio
de 1937, supuso la desaparición del sindicato cenetista Avance
Marino.
Al efectuar este breve repaso por la implantación de las fuerzas políticas y sindicales en Pasaia a lo largo de esta década, no
podemos omitir la presencia en nuestro municipio de diversos
grupos minoritarios que con el paso de los años han quedado
relegados al olvido.
SINDICATO CATOLICO OBRERO METALURGICO
Los sindicatos católicos no tuvieron excesiva trascendencia en el
mundo sindical vasco. No obstante, hay que apuntar que, tal
como se desprende del trabajo de Pedro Barruso20 este sindicato contaba con 22 afiliados en Pasaia.
LA POLAR
Era el sindicato de los maquinistas y patrones de costa, que estaba adherida a la Unión y compartía local en la calle Euskadi
Etorbidea, 21. El número de afiliados de este sindicato en Pasaia
era, más o menos, de 200 personas.
UHP
Uníos Hermanos Proletarios (UHP) era una consigna simbolizada en la alianza obrera suscrita en febrero de 1934 por la
Federación Socialista Asturiana, la U. G. T. y la Confederación
Regional del Trabajo de Asturias, León y Palencia de la CNT. Más
tarde fue adoptada por los revolucionarios en la Revolución de
Octubre de 1934, de Asturias. A esta alianza se sumaron al poco
las dos organizaciones trotskistas existentes: el Bloque Obrero y
Campesino y la Izquierda Comunista de Manuel Grossi.
Durante la Guerra Civil fue una proclama habitual del bando republicano y a menudo sirvió de santo y seña de sus
defensores.
Camión blindado con
las siglas de la agrupación UHP.
Fototeka KUTXA
En Trintxerpe, la barbería de Agustín Erostarbe (situada al lado
del nº 13 de Euskadi Etorbidea, justamente donde hoy se sitúa la
carnicería “Josetxo”) se convirtió en el local social de esta agrupación, que tenía unos 120 afiliados.
2.3 Una rica vida social
Con todo, el derroche de fuerza y organización no se limitaba en
Pasaia a las reivindicaciones políticas y sindicales. La gestión del
tiempo libre y la vida de sociedades y asociaciones festivas, culturales y deportivas ocuparon un lugar importante en la vida de
los pasaitarras de los años 30.
Estamos en los años de las grandes hazañas de remo pasaitarras, centradas en Donibane y San Pedro, especialmente de la
mano de Aita Manuel. Pero también de otro tipo de fiestas que
hoy llamaríamos de reivindicación de la cultura vasca, como las
euskal jaiak. No creemos que sea casualidad que estas tuvieran
su apogeo en Antxo (o así lo creemos a la espera de futuras investigaciones que nos aclaren el verdadero calado del tejido asociativo pasaitarra) pues si bien el aumento de la población también se produjo en este distrito con aportes externos al municipio, la mano de obra no llegaba de fuera de Euskal Herria en la
misma proporción en que lo hizo en otros de nuestros barrios.
Reivindicación de la identidad, integración en el vasquismo y
lucha obrera fueron estrechamente unidos en este distrito.
Sin duda, el testimonio más recordado de estas fiestas nos lo
ha dejado también el ya mencionado Txirrita, que a resultas del
vuelco de una de las carrozas del desfile del 19 de julio de 1931,
I 43
Imagen de la carroza
que volcó en el desarrollo de la Fiesta
Vasca que se celebró
en Antxo el 19 de
octubre de 1931 y que
sirvió de punto de partida para los jocosos
versos de Txirrita.
ANTXOKO EUSKAL FESTARI JOSE MIGELEK JARRIAK
44 I
-1Milla urte ta bederatzi eun
hogei ta amaikagarrena,
urriko illaren emeretziyan
bildu giñan alkarrena;
desgrazi batek Antxon askori
bueltatu ziyon barrena,
dozenatxo bat bertso jartzeko
eman dirate ordena.
-5Loretxo ori etxe polita
apainduriyaz jantziya,
buelta guziyan adornatua
dana arbolaz josiya;
Jose Juakinek an bizitzeko
omen du komenentziya,
Otaegitarrak lagun baditu
aterako du biziya.
-9Itzayak ziyon bere koleran:
“Emen badago naiko lan!
Indarrik gabe gelditu gera,
kargak zeuzkiyen arbolan”.
Angel Otaegik: “Sartu zazute
Inazioren txaolan,
fiesta aitzian konponduko da
ta bitartian dagol´an”.
-2Nongua naizen aitortuko det,
Jose Migel det izena,
Altzan jaio ta bataiatua,
bertan bizitzen naizena,
len ere zenbait olako festa
ikusitako gizona:
saiatuko naiz egiten dedan
nere lagunen esana.
-6Iri-jabiak ango lanari
etziyon ondo iritzi,
itzayak “Aida!” esaten zuen
eta gurdiyak irrintzi;
kurban bueltatzen asi zanian
ardatza zitzaion autsi,
adios gure karroza ederra
bere neskatxa ta guzi!
-10Kalerik kale bazijuazten
irrintzi eta marrua,
karga geyegi bota ezkero
bajatutzen da arrua;
arren gañian izango ziran
berreunen bat arrua,
ez ikaratu, Julimas´tarrak,
konponduko da karrua.
-3Jose Juakiñek zituen beiak,
Txipres´ko Pedrok iriyak,
karro ta guzi preparatuta
presentatu dira biyak,
kantuz nai dizut adierazi
pasa diran komeriyak,
emen ez dia noiznai ikusten
olako erromeriyak.
-7Zintzarri-soñu, gurdi-irrintzi,
aiek ango komeriyak!
Gazte txoruak poztutzen ditu
olako erromeriyak;
beste hainbeste jarrita ere
tirako zuten iriyak,
ardatza autsita bukatu ziran
aien zelebrekeriyak.
-11Jendia franko bazegon parrez
arri begira jarriya,
alde batera desgraziya zan,
besteraparragarriya;
iruritzen zait orren arlote
ez dagoela erriya,
fundiziyuan egingo dute
orrentzat ardatz berriya.
-4Jose Juakinen baserri orrek
Loretxo zuan izena,
egun orretan ara juan zan,
len Matxikarren izana,
azienda ta karruen berri
ondo dakiyen gizona,
edozeiñ moduz engañatzeko
ez dago trapu zuzena.
-8Emezortzi bat neska ta mutil
jarriagatik gañian,
iriyak aisa tiratzen zuten,
ondo zebiltzan lanian;
sinistamenik etzuten izan
mutuaren esanian,
elkarri elduta gelditu ziran
ardatza autsi zanian.
-12Antxotarrentzat zer esanikan
ez dadukagu batere,
ango karrozak eta txismiak
jarri zituzten dotore;
askoz oberik ezin liteke
Del dinamismo de la época encontraremos noticias abundantes en la revista Pasajes. Este anuario que se editaba coincidiendo con las fiestas de verano de los barrios pasaitarras es una ventana abierta a la vida del municipio. A través del mismo, enseguida veremos que no sólo se organizaban actividades relacionadas con la tradición vasca.
Los 22 “internacionales” que tomaron
parte en el citado partido fueron los
siguientes:
CASADOS: Ecequiel Barrios (del
Madrid), Miguel Elizalde (del Celta), José
Alonso (de todos y de ninguno), J.M.
Elizalde (del Barcelona), José Rexhil (del
Río Janeiro, S.C.), Inocencio Aristi (del
Pothon Club), Pedrucho Anabitarte (del
Izarra, de Eibar), Santiago Bas (del Viena,
C. F.), Leonardo Otegi (del Garibaldini F.
C. “Macarroni”), Juanito Goikoetxea (del
C. Marítimo del Abra) y Paco Etxabe (del
Buenavista F.C.).
SOLTEROS: Manolo Zala (del Sparta de
Praga), Melquíades Alkorta (del Brooklyn
de New York), Vicente Elizalde (del
Korintians), José Gorostiaga (del Rosario
de Santa Fé), Julián Elizalde (éste jugó
con los solteros de contrabando, del
Everton), Dominguito (del Aston Vila),
José Albisu (del Newcastle), Domingo
Loinaz (q.e.p.d.), Paco-Panchiquito
Bueno (del Chelsea), Norberto Gárate
(del Birmingham) y Pepito Salvador (del
San Salvador, C.F.).
La victoria correspondió a los casados,
“mucho más duchos en la materia y
maestros en el chot”, a pesar de que a los
solteros “les pesaba menos la barriga”.
Actuó de árbitro Antonio Aldaco (del
Alpino de Monte-Carlo), a quien acompañaron los jueces de línea Antonio
Artucha (q.e.p.d.) y Julián Leunda (del
Pespunte F.C.).
En este sentido, la crónica del partido de fútbol entre solteros
y casados, organizado por el Pasayako Lagun Ederrak dentro del
programa festivo de los Sanfermines de 1928, es una buena
muestra de que esta sociedad estaba al tanto de lo que ocurría
lejos de nuestras fronteras. Tanto es así, que cada jugador de este
partido eligió el nombre de un equipo de las ligas de fútbol de la
época, tanto europeas como americanas.
El desarrollo cultural también conoció la intervención de
destacados personajes locales. Así, queremos aprovechar para
reivindicar la figura del sacerdote Gelasio Aranburu, cuya
labor puede considerarse precursora de la que más tarde iniciará Serafín Esnaola en Trintxerpe.…
Gelasio Aranburu Alkain nació en Andoain, el 28 de octubre de 1896. Sobrino
del bertsolari de Urnieta, Fernando Alkain, era asimismo primo de la familia
Zabalo (Jon Zabalo, dibujante y caricaturista, pieza clave de las ilustraciones y
carteles del movimiento cultural nacionalista y Pablo Zabalo, uno de los arquitectos más importantes de la época en San Sebastián).
Entre 1908 y 1912 estudió humanidades en Andoain, para pasar a Vitoria a
cursar los estudios de Filosofía (3 cursos). En 1915 parte para Burgos para realizar los estudios de Teología, (consiguió el doctorado en Teología en 1920), al
cabo de los cuales fue ordenado sacerdote por el Obispo Eijo y Garay, el 29 de
mayo de 1920.
Cursó asimismo estudios de Derecho, obteniendo la licenciatura en Derecho
Civil en la Universidad de Valladolid.
Entre febrero y noviembre de 1921 trabajó como coadjutor en la iglesia de
Santa María de los Reyes (Laguardia - Araba), para trasladarse el 26 de noviembre del mismo año a la parroquia de San Fermín, de Pasai Antxo, donde permaneció hasta finales de 1936, fecha en que
se exilió, fijando su residencia en Ustaritz y ejerciendo su sacerdocio en dicha localidad hasta el 7 de diciembre de 1939.
Posteriormente fue nombrado coadjutor de la iglesia de San Martín, de Biarritz, labor que desempeñó hasta el 29 de septiembre de 1947.
El 1 de marzo de 1948 volvió del exilio y fue nombrado sacristán eclesiástico y colector de Misas de la parroquia de San
Jerónimo el Real, de Madrid.
Desde el 22 de febrero de 1949 hasta su muerte, acaecida el 18 de noviembre de 1968, fue maestro de capilla de la iglesia de San Vicente Mártir, de San Sebastián.
El recuerdo que su labor sacerdotal y la fundación de la Schola Cantorum de Antxo dejaron entre la población resulta
hoy todavía imborrable.
46 I
Como muestra de su labor, contamos con los artículos
redactados por otra importante figura de la cultura vasca, el
musicólogo Aita Donostia, que en el periódico El Día alabó la
creación y promoción de la música coral desarrollada por
Gelasio Aranburu a través de la Schola Cantorum por él fundada. Esta labor desarrollada con escasos medios y pocos
recursos, permitirá, sin embargo, que los niños antxotarras
desarrollen otras inquietudes y que participen en viajes. En
estos artículos de Aita Donostia se narra el realizado a
Santiago. Por cierto, la calidad alcanzada por los niños antxotarras no sólo impresionó a un experto como Aita Donostia,
sino que también consiguió el reconocimiento de la sociedad
gallega.
Por otra parte, estos artículos que reproducimos, en parte, a continuación reflejan muy acertadamente la mentalidad de la época así
como la imagen que sobre nuestro municipio se tenía fuera del mismo, pues dejan ver una y otra vez que la religiosidad de los pasaitarras no era muy elevada. Del mismo modo, no faltan referencias a
las duras condiciones de vida en nuestros distritos, ni tampoco un
aviso a los burgueses donostiarras que resume perfectamente las
diferencias sociales entre nuestro pueblo y la capital: Acaudalados
donostiarras: cuando al levantaros abrís las ventanas de vuestros
cuartos, tal vez dirigís una mirada inquieta hacia Pasajes que, ribeteado de negro, veis venir sobre vosotros en avalancha arrolladora.
¿Queréis detenerla? Favoreced esta obra apostólica, social, artística.
Los cantorcillos de hoy serán hombres mañana…
NIÑOS – MUSICA – APOSTOLADO
(El Día, 15 de abril de 1932)
¿Recuerdas, lector, aquel pasaje
de Les Pyrénées de Víctor Hugo,
en que describe Pasajes, el
Pasajes de 1843, reeditado por
don José de Ortueta no ha mucho
para solaz espiritual de los amantes de Guipúzcoa?
“Este paraje, magnífico y
encantador, como todo aquello
que participa del doble carácter
de la alegría y de la grandeza; este
lugar inédito, que es uno de los
más hermosos que he visto y que
ningún turista visita; este humilde
rincón de tierra y agua que, si
estuviera en Suiza, sería admirado, y célebre, si se hallara en
Italia; desconocido, en cambio,
porque está en Guipúzcoa; este
pequeño edén radiante, al que llegué por casualidad y sin saber a
dónde me encaminaba ni dónde
estaba, se llama Pasajes en español y en francés Le Pasage”.
Así, con tanta simpatía, nos lo
describe el poeta francés: “A
Pasages on travaille, on danse et
on chante. Quelques uns travaillent, beaucoup dansent et tous
chantent”.
Como los pasaitarras de 1843, los actuales trabajan, cantan y
bailan.
Entre locomotoras y grúas que chirrían; entre automóviles y
tranvías que pueblan la carretera; entre pipas de vino, sacos de
azúcar o bidones de gasolina, se ha posado una nidada de ruiseñores. Sus trinos y canciones brotan de gargantas infantiles que desconocen el bienestar de una renta saneada o el mimo de una educación refinada, consecuencia de buenos dividendos industriales.
Estos ruiseñores han abierto sus ojillos a la luz en medio de
paredes encaladas, en que la estrechez y falta de espacio se alía, tal
vez, a una promiscuidad molesta, si no malsana. Desconocedores
de todo refinamiento familiar, corrían las calles en sus horas de
asueto, oyendo, mezcladas, sirenas de vapores y palabrotas de
gente mal educada. Muchos de ellos, apellidos de origen extraño,
no tienen en el país esa red tentacular de un parentesco que les
entronca con la tradición religiosa del suelo que pisan. Pobres
almas infantiles, nacidas en pisos altos, sin el lujo de un ascensor,
en lo alto de una escalera llena de salivas y blasfemias…
Pero Aquel que viste las flores del campo y los lirios del valle,
Aquel que dijo “Dejad que los niños se acerquen a mí”, se apiadó
de ellos y envió a este pueblo heterogéneo, bullente, un mensaje-
Peregrinación a Lourdes, en la que tomaron parte diversos feligreses de la parroquia antxotarra, acompañados de los miembros de la Schola Cantorum.
En la parte superior, de izquierda a derecha y de arriba abajo, podemos encontrar a Agustín,
Antonio y José Cortajarena, J. Ramón, Regino y Adrián Salaberria, Donato Peralta, Manuel,
Lola e Isabel Iñigo, Esteban Arcaya, José Atxukarro, Vicente Alonso, Domingo Sarasua, Isaac
Oiartzabal, Gaudencio Obeso, Félix, Joaquín y Ricardo Abalia, Manuel, Ignacio y Nicolás
Garbizu, Marcelino Borde, Ramón Loinaz, Santiago Zapirain, Ramón y Angel Otaegi, Juan
Altuna, José Larramendi (“Mutua”), Margarita Beldarrain, Germán Martínez, Agustina (la
madre de Luis Beloki), Emilia L. Maturana, Alejandra Aranburu, Esperanza García, María
Elola, Aurelia Juanes, Ester Arbona, Maritxu Zubiarrain, Mercedes Zabalo, Encarna Sanz,
Nicolasa Rodríguez de Obeso, Cecilio Arín, Francisca Etxeberria, Juana Zabala de Berasategi,
María Errazkin, Ignacio Mendizabal, José Labaka, Luis López, Francisco Aldai, Feliciano y
Francisco Martínez, Buenaventura Ezeiza, Luis Maya, Angel Berasategi, Petra García, Pilar y
Martín Viles, Dolores Acevedo, Ramonita (viuda de Etxarri), Antonia Bengoetxea, Luis
Astorga, Gonzalo, Ramón y Antonio Linazasoro, Jesús Puértolas, Benito Garate, Juan Obeso,
Bonifacio del Puerto, Juan López, Rafael Elola, Andrés Elosegi, Luis Radigales, Félix
Duchart, Vicente Arregi, Justo Goldarazena, José Zapirain, José María Landa, Fermín Crespo,
María Rita Etxarri y Gabino García. De perfil podemos distinguir la figura de D. Gelasio
Aranburu, director de la Schola Cantorum de Antxo.
ro suyo, un sacerdote joven, que llevaba en su corazón el amor de
los niños y de la música… Este sacerdote venía enamorado de un
ideal: el de ganar para Cristo las almas de aquellos pobres niños.
“Lo ideal no es lo irreal”, ha dicho Brunetière en su famoso folleto La Renaissance de l´Idealisme. Para ese sacerdote, el ideal de
ganar almas para el cielo no era un imposible; el ideal no era algo
irreal, situado en las nubes…
I 47
Y comenzó su labor. No puso púlpito en la calle ni espantó a los
pajarillos con una pedrea de reconvenciones y sermones. No.
Puso cátedra para enseñarles a cantar. El niño, como el pájaro,
canta naturalmente. Y, por ley de naturaleza, esta bandada de
pajarillos esquivos se domesticó con el canto y se acercó al ungido del Señor… Y comenzó el canto… y sus gorjeos se derramaron por el pueblo entenebrecido del humo de los vapores y trenes.
Como una nube clara se ha posado sobre Pasajes Ancho esta
nidada alegre de ruiseñores. Todos los días, cuando las labores
escolares han dado fin, los cantorcillos acuden a la sacristía parroquial. Se agrupan junto a un armonium, y allí el celoso coadjutor
va recibiendo uno por uno a estos desheredados de la fortuna. Pan
de música, de solfeo, le piden con ansia estos pequeñuelos: esta
vez, afortunadamente, hay quien se lo reparta.
Durante cuatro o cinco horas diarias se solfea y se ensaya en
aquella sacristía, al amor de un armonium tan pobre como ella.
Gozosos pasan las hojas de un método los dedos de estos niños
pobres. Y en sus ratos de ocio no falta quien, celoso, procura
aprender nuevas lecciones para presentarse el día siguiente ante
su maestro y pasar el examen convenientemente. Hay quien sentado en la escalera, a las ocho de la mañana, aguarda la vuelta de
su instructor, después de haber celebrado éste la misa. Alegría
infantil de adelantar una lección… El maestro llega; y, como
siempre, las cosas ceden por su parte débil. El infantillo da su lección y vuelve gozoso a su casa.
Y así, amontonando paciencia y varias horas de solfeo y ensayo
diarios durante ocho o diez años, este celoso sacerdote, enamorado
de lo Bello y de lo Bueno, ha formado una Cantoría, que es gozoso
escuchar. La música religiosa, según la mente de la Iglesia, y la
canción popular son familiares a estos niños de la Schola… Pero
no es esto lo más importante, con serlo mucho. Lo interesante es la
transformación social, espiritual, verificada en las almas de estos
pequeñuelos nacidos en un pueblo, citado hace pocos años todavía
como el centro del socialismo militante anticlerical y el único sitio
en que se veían matrimonios y entierros civiles.
48 I
Pasan de cien las familias que tienen alguno de sus hijos en esta
schola parroquial. Para formar parte de ella no se exige ni la asistencia a la misa ni el cumplimiento pascual. Es el único modo de
que familias hostiles a la religión permitan a sus hijos acercarse a
una sotana sacerdotal. El milagro de la transformación de esas
almas lo hacen los buenos consejos, las advertencias amistosas, y
sobre todo el ejemplo vivo, el sacrificio cotidiano, desinteresado,
que ven en el sacerdote de Cristo… No se les exige la asistencia a
la misa mayor y vísperas, pero los cantorcillos pasaitarras no faltan a su parroquia todos los domingos y fiestas. Cuando se les
invita a peregrinaciones, como la diocesana de Lourdes, no se
pone por condición la confesión y comunión; pero estos infantiles
de coro, que han aprendido a cantar a la sombra de la iglesia
parroquial, no volverán de su visita a la Virgen de Massabielle sin
haber depositado a sus pies la ofrenda de su voz purificada por el
Pan de los Angeles…Y tras los niños, vuelven también al redil del
Buen Pastor los padres… algunos, por lo menos.
...
Obra social, por excelencia, ésta de Pasajes Ancho. Callada,
fecunda, dulce, amorosa, doblemente simpática por tratarse de
niños, y niños pobres. Acaudalados donostiarras: cuando al
levantaros abrís las ventanas de vuestros cuartos, tal vez dirigís
una mirada inquieta hacia Pasajes que, ribeteado de negro, veis
venir sobre vosotros en avalancha arrolladora. ¿Queréis detenerla? Favoreced esta obra apostólica, social, artística. Los cantorcillos de hoy serán hombres mañana… Unas pocas pesetas vuestras, de las que tal vez tiráis tontamente, dadas hoy, a tiempo,
transformarán las almas de estos niños… Porque, sabedlo: esta
obra ha dado ya pruebas de su eficacia. ¿Cómo no había de tenerla, y muy honda, si está basada únicamente en el sacrificio, en el
amor, que fueron las características de la Pasión de Cristo?
Hoy, que el problema social pide soluciones inmediatas, se os
presenta una, cuyos resultados vosotros mismos habéis de palpar.
Cada niño que en Pasajes Ancho aprende a cantar es una boca que
no sabrá maldecir. En vuestro interés está el que a vuestro derredor haya una bandada numerosa de ruiseñores que, además de
alabar a Dios, aprendan, junto a un sacerdote, a no odiaros, a vosotros, ricos e industriales, más favorecidos que ellos.
Dad a estos simpáticos cantores vuestro dinero, vuestro apoyo.
Se lo dais a Dios. Y Dios no deja sin recompensa lo que por El se
hace.
“Aita Donostia”
CANTORES PEREGRINOS
(El Día, 23 / 24 de agosto de 1932)
... Este año de gracia de 1932, las calles grises y limpias compostelanas han visto desfilar ágiles y sonrientes a unos euskaldunes
con zamarras azules ribeteadas de rojo, pantalones blancos y boinas encarnadas. Llegaron a Santiago para ofrendar al gran
Apóstol el tributo de su arte, de su fe, de su catolicismo.
...
Nos alojamos en un inmenso Monasterio de Benedictinos, San
Antonio Binario o del Pilar, hoy Seminario Conciliar… A dos
pasos está la Catedral con su Apóstol.
...
Comencemos por decir que, en los pocos años que cuenta de
existencia, la Schola Cantorum de Pasajes Ancho se ha colocado
en primera fila entre las entidades similares. No somos partidarios
de las afirmaciones rotundas ni de las comparaciones siempre
odiosas; pero no hay exageración en lo que acabamos de estampar.
Compuesta exclusivamente de hombres y niños, es de un equilibrio casi perfecto en punto a sonoridad. Su emisión es agradabilísima. Adiestrados los niños por un ejercicio constante, ignoran
qué cosa sea gritar. Suena este instrumento de 70 voces con una
pastosidad, con una cantidad de sonido, verdaderamente notables
por su calidad. Es imborrable el recuerdo que nos han dejado en
el alma aquellos motetes de Rachmaninoff o de Perosi, cantados
durante la procesión del Santo Apóstol.
Oyendo a estos pasaitarras simpáticos, le venían a uno a la
memoria aquellos otros romanos que, bajo la batuta de
Casimiri, recorrieron diversos países de Europa no hace
muchos años. Si los romanos llevan alguna ventaja a los de
Pasajes en la interpretación de algo que constituye su vida
musical ordinaria, la polifonía clásica, no suenan, en cambio,
tan equilibradas como estos cantores de Pasajes. Los niños de
esta Schola están por encima de los italianos que nos visitaron.
Tampoco desmerecen en la comparación las voces masculinas,
de timbre tan admirable. Aquel Gernikako Arbola, aquel Boga
Boga, cantados en el refectorio a plena voz, sin trabas de director, eran de una fuerza, de una pastosidad, que traían a la memoria la trompetería de los órganos Cavaillé-Coll, tan brillante, tan
clara, tan bien compuesta.
¿Por qué no hacer mención especial de la media voz de los
tenores, v. gr. en el Benedictus de la Misa de Casimiri, esos
tenores, tan ágiles, tan finos, tan raros en las grandes masas
corales? ¿Cómo no citar a los que constituyen el fundamento de
este edificio vocal, los bajos, tan redondos, tan sonoros?...
Sonoridad que no es el grito, el chillido, sino cantidad de sonido normal, bien emitido. Con sus 70 cantores, la Schola de
Pasajes suena maravillosamente: suena en el verdadero sentido
de la palabra.
No es extraño que los santiagueses se hayan deshecho en
alabanzas al oír esta masa coral tan homogénea. Las tres
misas cantadas fueron tres afirmaciones rotundas, definitivas. Los dos conciertos de canciones populares se llevaron la
admiración de los filarmónicos de aquella tierra galaica. No
en muy buenas condiciones el primero, dado al aire libre, en
la hermosa Plaza de los Literarios, que tiene por marco, de un
lado, la torre del reloj de la Catedral, y del otro, aquel inmenso lienzo de pared del que cuelgan unas rejas ornadas de flores, tras las que, tal vez alguna monja claustrada escuchaba
las melodías vascas y gallegas, cuyos ecos quedaban vagando en aquella deliciosa Plaza. En su verdadero marco el
segundo: un teatro de acústica agradable y de agradables proporciones. Es deber mío señalar la ingenuidad, la gracia, la
ternura con que los cantorcillos pasaitarras ilustraron mi conferencia acerca de la Canción Vasca de cuna. ¡Ese solista,
Romero, que removió las fibras más íntimas de nuestra alma
con su voz y dicción tan deliciosas! ¡Ese coro infantil, que
nos hablaba del mar vasco, de nuestros caseríos, de nuestras
madres, mundo del que nos separaban cientos de kilómetros!
No es extraño que los viejos, ante evocaciones así, dejaran
escapar una furtiva lágrima, que se deslizaba silenciosa.
“Moins la musique fait du bruit, plus elle touche”, dijo Víctor
Cousin.
Esta primera salida oficial de la Schola de Pasajes ha constituido un éxito. Es deber mío señalarlo a los lectores de El Día,
aunque no sea tan a punto como yo hubiera querido. No han de
ser sólo los éxitos futbolísticos los que hagan gemir las prensas;
es preciso dar aire a estos otros más callados, de más alta estirpe, que tienen por campo de acción el espíritu. El espíritu que
es el que eleva las razas y las impone a la admiración de propios
y extraños.
...
Lectores de El Día: Católicos que os interesáis por las obras
sociales. Llegaos hasta la parroquia de Pasajes Ancho. Bajad a
sus sótanos. Caed allí hacia las siete o las ocho de la tarde.
Veréis qué interés compuesto tan alzado dan unas cuantas pesetas arrancadas a las pequeñas necesidades o conveniencias personales… Esos juegos de pim-pam-pum tan modestos, esos
tenis de salón que veis, han salido del modestísimo peculio de
un sacerdote; son, tal vez, los ahorros destinados a comprar
vestidos nuevos de temporada, que se reservaban algunas jóvenes pasaitarras. De esos ahorros que tienen el valor del óbolo de
la viuda del Evangelio han de salir la biblioteca, el salón destinado a audiciones de radio, dibujado por una mano artista. Ha
de salir esa escuela sin pretensiones, en la que se da enseñanza
comercial, una base para luchar en la vida. De toda ayuda han
de necesitar esos pajarillos cantores para hacerse fuertes y escapar en la niñez de los halagos con que la sensualidad, el vicio,
encadenan aún a aquellos que no nacieron entre sedas y libreas.
Gelasio Aranburu,
acompañado del Padre
Donostia y de
Norberto Almandoz,
junto a la Schola
Cantorum de Pasai
Antxo, en la escalinata de la Catedral de
Santiago de
Compostela.
Apostolado por medio de la música; fórmula, si no nueva, sí
raramente puesta en práctica entre nosotros. La ha ensayado en
Pasajes Ancho un sacerdote celoso, don Gelasio Aramburu. El
apostolado por medio de la Belleza tiene una fuerza irresistible.
La Iglesia nos da de ello ejemplo magnífico con La Liturgia.
Recojo pues, la idea que vuela entre los pasaitarras agradecidos a este sacerdote benemérito y la lanzo al periódico, católicos de El Día; sumaos a este homenaje a un sacerdote artista. Es
un tributo de simpatía a lo único que tiene fuerza en el mundo:
el sacrificio personal.
“Aita Donostia”
Todos estos datos nos hablan de una sociedad activa, organizada y plenamente integrada en los debates sociales de la época,
debates que también tendrán, evidentemente, su reflejo en la
vida política local.
I 49
Estado en que quedó la
imprenta de Ramón
Puértolas, a
consecuencia de las
inundaciones de 1933,
en Pasai Antxo.
CRONOLOGIA LOCAL
1930
- El Club Deportivo Trintxerpe nació en 1925, pero no fue hasta 1930 cuando su Directiva decidió ingresar en la
Federación, adscrito a la serie C.
- Septiembre de 1930.- 4ª Bandera consecutiva de la Concha para la tripulación de la Aita Sanpedrokoa, del Club de
Remo Sampedrotarra, a las órdenes de Aita Mañuel (Manuel Arrillaga).
1931
- 19 de Julio de 1931.- Al desaparecer el “Pasayako Lagun Ederrak”, sociedad deportiva cuyo equipo, en la temporada
1926-1927, llegó a conquistar el campeonato de España de fútbol serie B (2ª división), un grupo de antiguos socios de
la misma decidió constituir una nueva entidad. De esta manera surgió en Antxo la sociedad “Lore Txorta”, bajo la presidencia de Francisco Bueno. En dicha agrupación se integraron posteriormente los socios de “Kabi-Txiki”, al desaparecer ésta.
- 15 de Septiembre de 1931.- 5ª Bandera consecutiva de la Concha para la tripulación de la Aita Sanpedrokoa, del Club
de Remo Sampedrotarra, a las órdenes de Aita Mañuel.
50 I
- 19 de octubre de 1931.- Euskal jaia en Antxo. Vuelca una carroza y en este incidente se inspira Txirrita para componer
unos jocosos versos.
Tripulación de la trainera sanpedrotarra,
liderada por Aita
Manuel y que obtendría 6 banderas consecutivas en la Concha,
entre 1927 y 1932.
José Manuel Santos.
1932
- Septiembre de 1932.- 6ª Bandera consecutiva de la Concha para la tripulación de la Aita Sanpedrokoa, del Club de
Remo Sampedrotarra, a las órdenes de Aita Mañuel.
- El 25 de septiembre de 1932 el distrito de Antxo tributó un emotivo homenaje a Don Gelasio Aranburu para agradecerle la labor desarrollada en el distrito tras la fundación, años atrás, de la Schola Cantorum.
1933
- En junio de 1933 se produjeron inundaciones en todo el País Vasco. Las calles de Pasaia se convirtieron en ríos que
tuvieron que ser recorridos por lanchas a fin de prestar ayuda a los damnificados.
- 4 de diciembre de 1933.- Se funda en Pasai San Pedro la sociedad “Gure Txokoa”, siendo su primer Presidente José
Goikoetxea.
1934
- El 17 de febrero de 1934, a unas doce millas de la costa, ocurrió un trágico abordaje entre los barcos pesqueros, con
matrícula pasaitarra, “Dos Hermanos” y “Virgen del Carmen”, que formaban pareja y eran propiedad del armador
Angel Fernández. Horas más tarde eran trasladados a tierra los cuerpos de los 7 arrantzales que perecieron ahogados,
como consecuencia del fatal accidente: Antonio Mariño, José Parada, José Fernández, Angel Solabarrieta, José
González, Eugenio Barreiro y Carlos Santamaría. Otros cinco cuerpos se dieron por desaparecidos, correspondiendo
éstos a: Ramón Maceiras, Manuel Juncal, Antonio Pombo, Jaime Vázquez y José María Lopetegi, vecino de Lezo este
último. Al parecer la tripulación total de la pareja se componía de 17 hombres, habiendo aparecido solamente cinco
supervivientes. Entre las muestras de condolencia recibidas en el Ayuntamiento pasaitarra, hemos de destacar el telegrama del Presidente de la República Española, cuyo tenor literal dice así: “Reciba Usted y esa Corporación la expresión de mi sentimiento muy sincero por la catástrofe producida rogándole al propio tiempo que haga extensivo mi pésame a familias víctimas y a todo el vecindario de Pasajes”.
1935
- 8 de Septiembre de 1935.- Nueva Bandera de la Concha para la tripulación de la Aita Sanpedrokoa, del Club de Remo
Sampedrotarra, a las órdenes de Aita Mañuel.
- Inauguración de tres edificios representativos del puerto: edificio de oficinas de la Junta, de estilo neovasco; edificio de
la Aduana, de estilo renacentista; edificio de oficinas para consignatarios, de estilo modernista.
I 51
En el plano adjunto podemos contemplar el proyecto
de ampliación de los muelles de Antxo realizado por
el ingeniero Javier
Marquina en los años 30. El
puerto industrial comenzaba
su consolidación. Archivo
de la Autoridad Portuaria
de Pasajes.
52 I
3
TRADICIÓN Y
PROGRESO FRENTE
A FRENTE EN LAS
ELECCIONES
En este dibujo de Lagarde se aprecia el frenético ritmo de trabajo, a
principios de los años 30, en torno a la pescadería en Trintxerpe. Eduardo
Lagarde. Guipúzcoa en los dibujos de Eduardo Lagarde, 1924-1932.
Selección gráfica de José María Unsain y José Pagola Lagarde. [San
Sebastián]: Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1987.
Miembros del Centro
Republicano de
Donibane, posando en
las inmediaciones de
su sede, ubicada en el
actual bar Badiola.
Ayuntamiento de
Pasaia, fotografía
cedida por Isaac
Prieto.
L
3.1 1931: Proclamación
de la II República.
Su reflejo en Pasaia.
A FALTA DE SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS ENDEMIcos que se venían arrastrando en el país desde los albores del siglo XX (el malestar en el
seno del ejército tras la pérdida de las últimas colonias de ultramar en 1898, la necesidad de una verdadera reforma agraria, el auge de los nacionalismos históricos y el temor a una revolución social), llevó
al general Miguel Primo de Rivera a protagonizar, el 13 de
septiembre de 1923, un golpe de estado en el que se pronunciaba en contra de la legalidad constitucional, declaraba el
estado de guerra y exigía que el poder pasara a manos de los
militares. La dictadura de Primo de Rivera duró siete años, al
cabo de los cuales el rey Alfonso XIII intuyó que el desprestigio de la dictadura estaba afectando seriamente a la credibilidad de la Monarquía, por lo que retiró su confianza al general, que se vio obligado a presentar su dimisión el 28 de enero de 1930.
Dos días más tarde Alfonso XIII encomendó la labor de formar
nuevo Gobierno al teniente general Dámaso Berenguer, instau-
rándose de ese manera un período al que el pueblo y la clase
política denominaron Dictablanda. Su principal cometido consistió en restablecer la normalidad constitucional, reconocida y
proclamada en la Constitución de 1876 e interrumpida por el
golpe de Estado protagonizado por el General Primo de Rivera
siete años antes.
La caída de la Dictadura fue acogida con muestras de relativa
satisfacción, pero, a pesar de los intentos del nuevo Presidente
de Gobierno, fueron muchas las dificultades con que tuvo que
enfrentarse el nuevo Ejecutivo. Por una parte, porque en grandes
sectores de la sociedad se consideraba excesivo el apoyo que la
Monarquía había prestado al Gobierno de la Dictadura, lo que
había traído consigo que la opinión pública mirara con desconfianza a las más altas jerarquías del Estado. Por otra, los liberales
no aceptaron de buen grado que todos los ministros designados
por D. Dámaso Berenguer pertenecieran al partido conservador.
Incluso, entre estos últimos, había algunos ex ministros que se
consideraban injustamente excluidos de los últimos nombramientos.
Cuando el nuevo Presidente de Gobierno presentó su programa el 18 de febrero todo la clase política mostró su escepticismo ante el mismo, no tanto por las ideas e intenciones que abor-
daba, sino porque el plan no era capaz de concretar las fechas y
los pasos necesarios para hacer realidad sus promesas.
Esta falta de apoyo político y popular otorgaba al Gobierno
formado el 30 de enero de 1930 un claro aire de provisionalidad. En Febrero de 1931, justamente un año después, Berenguer
cedía el poder al almirante Aznar, cuando ya la Monarquía se
consideraba prácticamente hundida. Tal como constata el historiador Miguel Artola21: “En 1930 la monarquía se encontró sin
partidos dinásticos en que apoyarse y al nivel de Guipúzcoa las
únicas fuerzas que lograron imponerse en los comicios fueron
precisamente las que el sistema marginó hasta 1923 y redujo a la
inactividad hasta 1930”.
La misión que se le planteó a este nuevo ejecutivo fue, principalmente, la de convocar y organizar las elecciones locales que
se celebrarían el 12 de abril de 1931, y que darían como resultado la proclamación de la II República.
Elecciones Municipales – 12 de abril de 1931
A fin de comprender algunas de las particularidades que las
elecciones municipales revistieron en Pasaia, hemos de entresacar algunas disposiciones básicas de la entonces vigente Ley
Electoral, de 8 de agosto de 1907.
1. Limitación del derecho de ejercicio del sufragio tan sólo a
los varones mayores de 25 años.
2. Sufragio directo y aplicación en los comicios municipales de
un sistema de representación mayoritario corregido por distritos, con voto plural limitado, que posibilitaba la representación de las minorías. En Pasaia, a tenor de la legislación
entonces vigente, se debían elegir 14 concejales: 4 correspondían a Donibane, 5 a San Pedro-Trintxerpe y otros 5 a
Antxo.
3. Elección automática de los candidatos proclamados en
aquellos distritos donde no resultaran proclamados candidatos en mayor número de los llamados a ser elegidos (art. 29).
En aplicación de este artículo, por ejemplo, no se celebraron
elecciones en Pasai Donibane, aceptándose el 5 de abril
como concejales elegidos los cuatro candidatos que se presentaban en dicha sección. (Antonio Puy Saiz, Isidoro
Olaziregi, Basilio Pérez de Arenaza y Juan Etxarri).
Tres eran las fuerzas políticas que a título particular o en coalición se presentaban a las elecciones: Los CatólicoMonárquicos (C-M), la Conjunción Republicano-Socialista y
ANV (CR-S-ANV) y el Partido Comunista (PC).
RESULTADOS ELECTORALES EN PASAI ANTXO
CRS-ANV
230 VOTOS
Genaro Gal Iguaran
Ignacio Uria Etxeberria
CRS-ANV
227 VOTOS
Luis Obeso Rojo
CRS-ANV
179 VOTOS
Adrián Salaberria Gezala
Pedro Miguel Lapazaran Salaberria
CM
CM
202 VOTOS
165 VOTOS
Otros candidatos no elegidos fueron: Ignacio Iraola Zunzunegi (163 votos), Esteban
Salazar Benítez (51 votos), José Sasiain Altuna (49 votos) y D. José Viana Urkia (1 voto).
RESULTADOS ELECTORALES EN PASAI SAN PEDRO
Antonio Marín Sabate
CRS-ANV
155 VOTOS
Antonio Inda Arrillaga
CM
149 VOTOS
Agustín Aldalur Bidaurreta
Lorenzo de Lucas Puente
José María Bergara Goenaga
CM
CRS-ANV
CM
154 VOTOS
Alfonso XIII desembarcando en Pasaia.
147 VOTOS
146 VOTOS
Otros candidatos no elegidos fueron: Astigarraga Mendizabal (90 votos), Lorenzo
Artola Lázaro (43 votos), José Astigarraga Gorostola (10 votos), Venancio Agirre
Ageo (8 votos) y Eugenio Zapirain Berra (1 voto).
De acuerdo a los datos citados, la Coalición RepublicanoSocialista y ANV obtuvo 5 concejales (3 en Antxo: Gal, Uria y
Obeso- y 2 en San Pedro: Marín y de Lucas) y otros 5 la Coalición
Católico-Monárquica (2 en Antxo: Salaberria y Lapazaran - y 3
en San Pedro: Aldalur, Bergara e Inda).
La jornada electoral fue tranquila en Pasaia y se desarrolló sin
ningún tipo de altercado, si bien la prensa local (ver crónica de La
Voz de Guipúzcoa, de fecha 12 de abril) advertía a los electores
pasaitarras de algunas irregularidades en las papeletas de la U.P.
Una vez conocida la noticia de que en las grandes ciudades y
en los principales núcleos urbanos había ganado la opción republicana y a la vista de que en Antxo había resultado mayoritaria
la lista formada por la coalición republicano-socialista y ANV,
numerosos vecinos se congregaron en la calle Hamarretxeta de
Antxo y proclamaron públicamente la República, como horas
antes había sucedido en localidades como Eibar, Donostia y
Madrid. Pedro Rubio colocó la bandera republicana en su balcón y a él se le unió el impresor Puértolas, directivo del centro
republicano ya en los años 1912-13. Desde el balcón se lanzaron vivas a la República, agitándose la bandera.
Al día siguiente Genaro Gal, alcalde interino hasta la conformación de la Corporación, pues encabezaba la lista elegida
mayoritariamente, publicó un bando declarando el día festivo e
I 57
invitando al comercio a que cerrara. A la hora de entrar al trabajo se les comunicó a los obreros tal circunstancia, no entrando
por este motivo en los talleres. Aprovechando el buen tiempo,
las familias salieron con comidas y meriendas a pasar el día al
campo. Por la tarde la Banda Municipal dio un concierto de bailables en la Alameda de Antxo. Tal como se recoge en la crónica
adjunta, durante todo el día el entusiasmo fue enorme, no
cesando los vítores a la República. La nota también recalca que
el orden había sido ejemplar a lo largo de todo el día.
Constitución de la nueva Corporación Municipal
58 I
El 18 de abril de 1931 se constituyó la nueva Corporación del
Ayuntamiento pasaitarra. Una vez realizada la votación en la
casa Consistorial, fue nombrado Alcalde de Pasaia Antonio Puy
Saiz, gracias a los 9 votos obtenidos. Las posteriores votaciones
trajeron también consigo el nombramiento de Agustín Aldalur
Bidaurreta como Primer Teniente Alcalde, correspondiendo el
cargo de Segundo Teniente de Alcalde a Adrián Salaberria
Gezala.
La constitución de la nueva Corporación municipal levantó
diversas protestas, pues si bien los candidatos de la Coalición
Republicano-Socialista y ANV habían ganado en Antxo y en
Trintxerpe-San Pedro, los nacionalistas de Donibane otorgaron
su voto al candidato de la derecha, tal como los lectores
podrán verificar en las crónicas locales reproducidas a continuacíon.
LAS IZQUIERDAS EN LA PROVINCIA
(PASAJES)
(LA VOZ DE GUIPÚZCOA, 2 de abril de 1931)
Ultimas advertencias a los electores.- La lucha ha de ser muy reñida hoy
en el distrito de Pasajes dados los elementos que han de actuar en ella.
Precisa tener muy en cuenta que en las candidaturas de los derechistas
se han hecho una serie de mezcolanzas que se prestan a toda clase de pasteleos y confusiones, y por ello los electores izquierdistas deben de estar
alerta para no dejarse sorprender. Estas candidaturas, en las que se han
barajado los nombres de candidatos menos afines políticamente, han sido
repartidas a domicilio en gran número.
La conjunción republicano-socialista y Acción Nacionalista Vasca tienen que hacer presente a los simpatizantes con su idea, que en Pasajes
Ancho la candidatura única está integrada por los señores Luis Obeso,
Ignacio Uria y Genaro Gal, y esta candidatura es la que deben votar todos
los que sientan el ideal izquierdista.
Elementos que pertenecieron a la U.P. incluyen en sus candidaturas a
candidatos de las izquierdas y esto deben de rechazarlo los verdaderos
izquierdistas. O con las derechas o con las izquierdas. ¡Fuera caretas!
Votad a las izquierdas exclusivamente, vigilad a los adversarios cuidadosamente, no dar un solo voto a los upetistas, pedid la amnistía para los
presos y emigrados políticos, votad por quien los ampara y castigad la
coacción y el soborno.
Se suplica a los electores izquierdistas que voten lo antes posible y que
pidan las candidaturas en las puertas de los colegios, con el fin de llevar
bien la elección.
EL NUEVO AYUNTAMIENTO
(“LA VOZ” EN PASAJES, 19 de abril de 1931)
A las tres y media de la tarde se reunieron los nuevos concejales en la sala
consistorial de Pasajes de San Juan, para la constitución definitiva del
Ayuntamiento, siendo elegido alcalde para los tres barrios Don Antonio Puy.
Esta designación motivó algunas protestas por parte de los concejales
de la izquierda, por haber apoyado los concejales derechistas de Pasajes
Ancho a los derechistas de los otros dos barrios, y haber con ello hecho
que la vara sea atribuida a un concejal derechista de los elegidos por
Pasajes de San Juan.
La primera tenencia de Alcaldía será desempeñada por un concejal
elegido por Pasajes de San Pedro y la segunda por uno elegido por
Pasajes Ancho.
EL NUEVO AYUNTAMIENTO
(“LA VOZ” EN PASAJES, 22 de abril de 1931)
Proclamada la República y elegidos concejales por elección popular, se
reunieron éstos en la Casa Consistorial de Pasajes de San Juan para dis-
tribuir los cargos, que fueron asignados en la siguiente forma: Alcalde
Presidente, Don Antonio Puy, primera tenencia Don Agustín Aldalur,
segunda don Adrián Salaverría; tercera D. Basilio Pérez de Arenaza, síndico Don Pedro Lapazarán y suplente, Don José Mª Vergara, todos de las
derechas.
Ya están elegidos los cargos por ahora, no habiendo dejado ninguno a
las izquierdas, ni siquiera un “entremés”.
Todo el pastel estaba tan bien elaborado, que de seguro ni en la
República de Andorra habría sucedido cosa igual. Pero seguiremos de
cerca la labor de los hombres que han de regir los destinos del pueblo. Sin
embargo, en Pasajes Ancho el resultado de la elección popular fue francamente triunfal para los antidinásticos.
No sé si me equivocaré al hacer esta apreciación; pero siempre creí que
al menos los verdaderos pasaitarras, los que han salido triunfantes en
mayoría de votos, rechazarían toda clase de alianzas con los de enfrente,
con los monárquicos.
No me inspiraban tampoco mucha confianza los del otro bando, pues
sus dirigentes parecían seguir en política las mismas huellas que los
demás mangoneadores. Pero no han podido conseguir sus propósitos.
Luego se llaman nacionalistas –cualquier cosa-: no son nacionalistas,
como pregonan, sino siervos incondicionales del jesuitismo vasco, y de
seguro que con esos elementos ningún partido puede ir más al desprestigio.
Yo me siento feliz al escribir estas líneas, y acaso un poco orgulloso de
haber contribuido, aunque no sea más que con un pequeño grano de arena, a la obra inmensa que supone el triunfo de la República, que trae consigo el triunfo de las libertades vascas.
Para la elección de alcalde, verificada en San Juan, el pasteleo se veía
hecho días antes, pues bien claro se vio cuando acudieron los concejales
que en departamentos aparte se hallaban reunidos los “directores” de la
democracia española” que por no dejar un puesto a las izquierdas votaron
por que la vara pase a Pasajes de San Juan. Esto lo hicieron los concejales elegidos en Ancho. ¡Qué pasaitarras! ¡Asco da solamente el pensarlo!
(El día 23 de abril apareció una rectificación a este respecto, que el lector encontrará a continuación).
Como de esto hemos de hablar con más detenimiento, así como de la
atención que ha de prestarse al barrio de Ancho, lo dejamos para más adelante.
Las sesiones se celebrarán a las seis y media de la tarde, comenzando
el próximo sábado.
SIN COMENTARIOS
(“LA VOZ” EN PASAJES, 23 de abril de 1931)
En nuestra reseña de ayer sobre la constitución del Ayuntamiento, y al
hablar de los nacionalistas, nos interesa hacer saber a nuestros lectores
que no nos referíamos a los nacionalistas de Pasajes Ancho, que son de
Acción [Nacionalista Vasca], como parte integrante del bloque antimonárquico, sino a los nacionalistas de Pasajes de San Juan.
I 59
A pesar de la victoria en Pasaia de la Conjunción RepublicanoSocialista y ANV y de la proclamación de la II República, la realidad sociológica, tanto en Gipuzkoa como en el resto de Euskal
Herria y del estado español, no era tan rotundamente republicana ni revolucionaria. Numéricamente, en Gipuzkoa tan sólo 1 de
cada 3 electores optó por la Coalición Republicano-Socialista y
ANV La mentalidad de la sociedad en su conjunto se vio sobrepasada por la presión y el peso simbólico de los valores progresistas en núcleos significativos y simbólicos, y los mismo podríamos decir de Gipuzkoa, donde precisamente Pasaia fue uno de
esos lugares de vanguardia y referencia.
José Antonio Rodríguez Ranz resume así las causas de ese
divorcio entre la realidad de los hechos y la mentalidad de la
sociedad: “La tradicional e histórica desmovilización política, la
debilidad estructural y restringida actividad y geografía de
implantación de las organizaciones políticas, y un mapa sociológico provincial plural, en el que los municipios de impronta
rural y semiurbana constituyen mayoría numérica, conforman,
en síntesis, el sustrato socio-político en el que se desarrollan los
comicios municipales de 1931”22. .
Nombramiento de Ignacio Uria como Diputado
Las elecciones celebradas el 12 de abril de 1931 tenían como único
objetivo la conformación de las nuevas corporaciones locales en los
ayuntamientos. El Gobierno de la República, en vez de convocar
unas nuevas elecciones, en este caso, para la formación de las
Diputaciones, nombró por decreto el 21 de abril de 1931 unas
Comisiones Gestoras, a las que se les asignaron las funciones que
hasta entonces desempeñaban las Diputaciones Forales.
Como consecuencia de esta decisión, fue nombrado oficialmente
miembro de la Comisión Gestora Guipuzcoana Ignacio Uria
Etxeberria, de ANV, que había sido elegido concejal del
Ayuntamiento pasaitarra por el distrito de Antxo, dentro de la candidatura presentada por la Conjunción Republicano-Socialista y ANV.
Dentro de las labores desempeñadas por Uria, hay que reseñar que
fue el único miembro de la Comisión Gestora de Gipuzkoa que participó desde el principio en la elaboración del Estatuto de
Autonomía.
En lo que respecta a su militancia en ANV, hay que apuntar que en
febrero de 1932 fue nombrado Presidente del Comité Regional del
partido, siendo también designado vicesecretario de la Federación
de Gipuzkoa del Sindicato ELA-STV en 1931. Fue alcalde de Pasaia
entre el 24 de enero y el 10 de mayo de 1933.
Tras la entrada de las tropas franquistas en Pasaia, permaneció 5
años en el exilio, residiendo primeramente en la localidad bretona
de Saint-Lazare, trasladándose más tarde a París.
60 I
Esta tesis quedará refrendada meses después, pues las elecciones de 28 de junio de 1931 a las Cortes constituyentes españolas,
confirmaron la caracterización sociológica de nuestra provincia,
mayoritariamente conservadora. Así, por ejemplo, la Conjunción
Republicano-Socialista y ANV tan sólo ganó en determinadas
localidades, como Beasain (54´46%), Eibar (78´81%), Hernani
(58´59%), Irún (76´75%) y Pasaia (57´49%). No obstante, y analizando el número de votos obtenidos por cada Candidatura en
los diversos distritos pasaitarras, observamos que en Pasai
Donibane venció, por un amplio margen, la Candidatura defensora del Estatuto de Estella sobre la Candidatura de izquierdas,
que sí resultó ganadora en Antxo y en San Pedro.
A VUELTAS CON EL ESTATUTO DE AUTONOMIA
U
no de los hechos que marcó, sin duda alguna, la evolución
de la política vasca a lo largo de la II República fue la elaboración y posteriores votaciones del Estatuto de Autonomía
para las cuatro provincias de Hegoalde.
El 30 de enero de 1932 los ayuntamientos optaron por un
Estatuto único para todas las provincias, si bien los representantes navarros pidieron que sus votos se contabilizaran por separado, de modo que si no se conseguía la mayoría absoluta dentro
de la votación de su provincia, Navarra se quedaría al margen de
dicho Estatuto.
El proyecto que sirvió de base de la Ponencia fue el elaborado
en su día por la Sociedad de Estudios Vascos, y no recogía ya la
pretensión de que la nueva entidad estatutaria pudiese pactar
directamente con el Vaticano los términos de su relación. Esta
vía posibilista, aceptada por el PNV, chocó frontalmente con la
actitud de los carlistas, que volvieron a levantar la bandera tradicional de los fueros. El 19 de junio de 1932 fue votado el estatuto por los municipios de las cuatro provincias, dando como
resultado la adhesión mayoritaria de los ayuntamientos en las
cuatro provincias. Sin embargo, numerosos alcaldes navarros
cambiaron la orden de voto favorable recibida en sus corporaciones, haciendo que en este territorio el resultado fuera de 123
en contra frente a 109 a favor.
Una vez desmembrada Nafarroa de un único proyecto para
las cuatro provincias, la tramitación del Estatuto para las tres provincias restantes conoció un nuevo parón, que no se reactivaría
hasta el 13 de febrero de 1933. La composición de esta nueva
Comisión –tres republicanos, dos socialistas y un miembro de
ANV- respondía claramente al objetivo político de las izquierdas
de que el PNV no capitalizara el éxito de la aprobación del
Estatuto, lo que creó un claro aire de confrontación entre el partido nacionalista vasco y el gobierno de la república. Tal como
reconoce Juan Pablo Fusi en su obra El problema vasco en la II
República: “Madrid quería una autonomía similar a la de
Cataluña: identificada plenamente con la República y con el
poder autónomo en manos de la izquierda”.
Fiestas de San Ignacio
en Donibane. Eduardo
Lagarde.
Guipúzcoa en los dibujos de Eduardo
Lagarde, 1924-1932
op. cit.
Los Ayuntamientos vascos aprueban el Estatuto
Una vez finalizado el trabajo encomendado, las Comisiones
Gestoras convocaron a los ayuntamientos de las tres provincias,
a fin de que se reunieran el 6 de agosto de 1933 en GasteizVitoria, y votaran el nuevo proyecto de Estatuto.
Tras la aprobación del Estatuto por parte de los Ayuntamientos
(239 a favor, 28 en contra y 15 votos en blanco), tan sólo restaba
la celebración del referéndum popular, para dar cumplimiento
de ese modo a la tramitación dictaminada por el Gobierno de la
República.
En el plebiscito celebrado el 5 de noviembre de 1933 para
refrendar el EstatutoVasco, en Pasaia se obtuvo el siguiente resultado:
Nº de electores
3.855
Favor
3.111
Contra
167
A la vista del elevado porcentaje de participación (85%) y del
cómputo de votos a favor (80%), podemos destacar el interés
que la propuesta despertó entre la población pasaitarra, indistintamente del origen de cada uno de sus habitantes, lo que denota
el alto nivel de integración que se logró en aquellos años en
nuestro municipio.
I 61
CANDIDATOS
P. DONIBANE
RESULTADOS EN PASAIA
ELECCIONES A CORTES (28-6-1931)
S. PEDRO –
TRINTXERPE
ANTXO
TOTAL
Conjunción Repúblicano-Socialista y ANV
Justo Garate (EAE-ANV)
Juan Usabiaga (IR)
Enrique de Francisco (PSOE)
José Mª Amilibia (IR)
73
176
351
600
69
66
176
590
64
175
345
175
342
581
342
583
Candidatura Defensora del Estatuto de Estella - CVDE
Antonio Pildain
(Canónigo integrista)
Jesús Mª Leizaola (EAJ – PNV)
Julio Urkijo (Tradicionalista)
Rafael Pikabea (Independiente)
231
22
162
415
224
22
160
406
226
21
153
400
1
11
21
33
1
11
20
32
220
21
155
396
Partido Comunista
Juan Astigarrabia
José Bullejos
1
Jesús Larrañaga
Luis Zapirain
TOTAL:
62 I
11
1
20
11
CRS-ANV
32
20
32
CVDE
PC
Nº de votos
Porcentaje
Nº de votos
Porcentaje
Nºde votos
Porcentaje
591
57,49%
405
39,39%
32
3,11%
Sin embargo, la política municipal pasaitarra todavía conocería importantes vaivenes. El 30 de diciembre de 1932 el
Presidente de la República española, Niceto Alcalá-Zamora, y el
Ministro de la Gobernación, Santiago Casares Quiroga, suscribieron una ley, convocando a elecciones municipales parciales
en aquellos municipios o distritos en los que en abril de 1931 se
hubiera aplicado el artículo 29 de la Ley Electoral. Esta disposición afectaba de lleno a Pasaia, donde, como se recordará, los
concejales de Donibane habían sido nombrados sin necesidad
de votación previa. Por lo tanto, Antonio Puy Saiz, Isidoro
Olaziregi, Basilio Pérez de Arenaza y Juan Etxarri son cesados.
Teniendo en cuenta que entre los cesados se encuentra el mismísimo Alcalde, Antonio Puy, y que las elecciones para proveer
las vacantes no estaban previstas hasta abril, el resto de concejales constituyeron, el 24 de enero de 1933, una Comisión Gestora
Municipal, siendo designado Alcalde, por unanimidad, Ignacio
Uria Etxeberria, quien ocuparía el cargo hasta el 10 de mayo de
1933, fecha en la que se incorporaron a la Corporación los nue-
Jesús de Leizaola (EAJ-PNV)
Rafael Pikabea (Independiente Estatutista)
Telesforo de Monzón (EAJ-PNV)
Manuel de Irujo
(EAJ-PNV)
Juan Antonio Irazusta (EAJ-PNV)
Juan Usabiaga (Coalición Republicana)
De Francisco (Part. Socialista)
Toribio Etxebarria (Part. Socialista)
Federico Angulo (Part. Socialista)
Julia Alvarez (Part. Socialista)
Donibane
494
467
Por lo tanto, un nuevo alcalde es elegido, recayendo el cargo
en esta ocasión en el Primer Teniente Alcalde, Joaquín Olaziregi
Letamendia.
(P.C.E.)
(P.C.E.)
92
30
30
29
30
63
6
7
6
6
Antonio Paguaga (Part. Tradicionalista)
54
Ramiro de Maeztu (Renovación Española)
52
Agustín Telleria (Part. Tradicionalista)
Mª Rosa Urraca (Part. Tradicionalista)
José Imaz Arrieta (A.N.V.)
Nº de electores inscritos en Pasaia:
329
400
60
Juan Astigarrabia (P.C.E.)
563
317
315
José Miguel Gomendio (Coal. Republicana)
Jesús Larrañaga (P.C.E.)
Antxo
615
436
75
Manuel De la Torre (Coal. Republicana)
San Pedro - Trintxerpe
320
Nicolás Bizkarrondo (Coal. Republicana)
Ricardo Urondo
Este nuevo equipo municipal eligió como alcalde a Agustín
Aldalur Bidaurreta, quien no obstante renunció meses más tarde
(16-09-1933), argumentando que “razones muy poderosas le
han obligado a tomar la determinación de formular esta renuncia”. El motivo de la dimisión se fundamentaba en que la casa
armadora en la que prestaba sus servicios como empleado pensaba trasladar a otro puerto algunos de sus barcos, por cuya circunstancia se veía precisado a ausentarse de la villa en repetidas
ocasiones, por lo que, entendía, no podía atender debidamente
a los cargos de Alcalde y Concejal.
ELECCIONES A CORTES (19-11-1933). RESULTADOS EN PASAIA
CANDIDATO
Luis Zapirain
vos concejales elegidos en Pasai Donibane: Fulgencio Puy Saiz,
Joaquín Olaziregi Letamendia, Teodoro Laboa San Miguel y
Angel Goienetxea Manzisidor, todos ellos pertenecientes a la
candidatura presentada por EAJ-PNV.
52
50
15
382
249
402
241
168
256
287
287
288
284
138
127
120
85
83
83
81
48
44
45
39
17
235
199
194
193
188
223
189
188
126
126
125
127
TOTAL
1.491
1.359
1.005
958
952
516
516
511
510
502
436
379
368
217
216
214
214
94
196
84
181
90
85
33
186
174
65
1ª sección: 644
2ª sección: 1.173
3ª sección: 997
TOTAL: 2.814
I 63
3.2 1934: La autonomía municipal
en peligro. La guerra del vino.
El alcalde detenido
El panorama electoral presagiaba claramente un cambio en las
esferas del poder. La ruptura habida entre republicanos y socialistas, sobre todo a raíz de los sucesos de Casas Viejas (enero de
1933), trajo consigo que ambas fuerzas políticas se presentaran
por separado, lo que favoreció, a nivel del Estado, el triunfo de
la derecha, en esta ocasión completamente reorganizada.
Se abre así un periodo conocido como “Bienio Negro”
(época comprendida entre el triunfo de las derechas el 19 de
noviembre de 1933 y el 14 de diciembre de 1935, cuando se
disolvieron las segundas Cortes de la República, para dar paso
a unas nuevas elecciones), etapa totalmente reaccionaria que
fue dejando atrás los aires de cambio que se habían despertado entre la población con la proclamación de la República y
en la que comenzaban a despuntar las ideas fascistas: El propio Gil Robles, en el programa electoral de 1933, llegaba a
afirmar que “Al Parlamento o se le somete o se le hace desaparecer”.
64 I
Durante este bienio, el entendimiento del Gobierno con el
ejército y con la Iglesia fue cada vez mayor y, por el contrario,
las reformas iniciadas en la etapa anterior, aún con todas sus
contradicciones, conocieron un retroceso considerable. La política económica se hizo cada vez más conservadora, la conflictividad laboral fue en aumento, al igual que su represión por parte de las fuerzas del orden, la reforma agraria se empantanó y las
tensiones en torno a los Estatutos de Autonomía fueron en
aumento, llegándose a suspender el estatuto de Cataluña en
1934.
Los sucesos posteriores conducirían la vida política hacia una
verdadera rebelión de los Ayuntamientos vascos, en la que aparecieron nuevamente unidos los nacionalistas, los republicanos
y los socialistas.
En las Cortes españoles 140 diputados solicitaron la aplicación del estatuto del vino, sin hacer diferencias entre las diversas regiones del Estado. Esta propuesta, asumida por el ministro
de Hacienda Marraco, iba dirigida claramente tanto contra el
Estatuto de Autonomía como contra la aplicación del Concierto
económico vasco y de la autonomía municipal. En aquella ocasión se estimaba que a raíz del impuesto que gravaba la venta
del vino, entraban anualmente en las arcas de las Diputaciones
Forales de Euskadi, entonces Comisiones Gestoras, y de los
Ayuntamientos vascos, unos 14 millones de pesetas, que se
dejarían de recaudar en caso de salir adelante la propuesta antedicha. En el País Vasco, la actitud del ministro de Hacienda, que
justificaba su postura argumentando que “No se puede consentir que haya fronteras dentro del Estado”, se interpretó como un
claro ataque contra las peculiaridades del sistema vasco de
finanzas y, como hemos dicho anteriormente, de la autonomía
municipal.
Los Ayuntamientos acudieron en masa a la Asamblea convocada para el 5 de julio. Tras denunciar unánimemente la postura del gobierno contra los Conciertos Económicos, decidieron
un calendario para la creación de una Comisión municipal permanente en defensa del Concierto y de la autonomía municipal.
Esta postura unánime de las corporaciones locales fue interpretada por el Gobierno como un acto de rebeldía por parte de
los Ayuntamientos vascos. En consecuencia, los Gobernadores
Civiles prohibieron el 3 de agosto toda actividad encaminada a
la formación de dicha Comisión.
El 12 de agosto, fecha en la que cada Ayuntamiento debía
nombrar su representante para el comité respectivo, el Gobierno
envió numerosas tropas (Policía, Ejército y Guardia Civil) a todas
las grandes poblaciones con el fin de impedir la celebración de
los correspondientes Plenos.
En el caso de Pasaia el relato de los hechos corre a cargo del
Secretario Municipal, Sergio Otaegi, quien, al recoger en acta lo
acontecido, nos ha legado un testimonio directo de la tensión
existente en aquellos momentos en el seno de las corporaciones
locales de toda Euskadi.
El interés del documento justifica sobradamente la trascripción de dicha acta, cuya copia literal dice así:
“En la villa de Pasajes, siendo las diez de la mañana del día doce
de agosto de mil novecientos treinta y cuatro, en sesión pública
extraordinaria, previa convocatoria cursada al efecto, y bajo la
presidencia del Sr. Alcalde, Don Joaquín Olaciregui, se reúnen los
señores Don Pedro Miguel Lapazarán, Don José María Vergara,
Don Teodoro Laboa, Don Fulgencio Puy, Don Genaro Gal, Don
Antonio Inda, Don Ignacio Uría, Don Agustín Aldalur, Don Angel
Goyenechea, Don Antonio Marín, Don Lorenzo de Lucas y Don
Luís Obeso, concejales que constituyen el Ayuntamiento y estando así congregados, con asistencia y por certificación del infrascripto Secretario, tratan y resuelven lo siguiente:
Declarada abierta la sesión, el Sr. Presidente manifiesta que la
presente tiene por objeto el proceder a la elección de la Comisión
definitiva encargada de la defensa del Concierto Económico y la
Autonomía municipal, siguiendo para ese fin, las instrucciones
dictadas por el Sr. Alcalde de la Capital.
En este estado, el Sr. Secretario, haciendo uso del derecho que le
concede el artículo 227 del Estatuto Municipal, advierte a la
Corporación Municipal de la ilegalidad del acuerdo que se pretende adoptar, conforme lo tiene declarado el Excmo. Sr.
Gobernador Civil en circular publicada en el Boletín oficial
extraordinario del día cuatro del corriente mes.
A continuación el Sr. Presidente ordena la lectura de las instrucciones a que se hace referencia y de la circular del cuatro de
agosto y terminada, el Sr. Brigada de la Guardia Civil del puesto
de esta Villa manifiesta que en virtud de órdenes dictadas por el
Excmo. Sr. Gobernador Civil, se ve en el caso de no poder consentir el que se lleve a cabo la votación anunciada, y a este efecto, prohíbe terminantemente que se verifique; el Sr. Presidente
pregunta si procede o no a la votación, contestando afirmativamente todos los Señores Concejales.
En este momento, el mencionado Brigada hace constar que
queda detenido el Sr. Presidente, y habiendo en el acto propuesto el Sr. Lapazarán, los nombres de los señores Don
Feliciano Belderrain Aguirre, Don Miguel Toledo Alberdi y Don
Luis de Salís Martínez, para la Comisión que se intenta nombrar,
aprobó la Corporación por unanimidad la referida propuesta,
sin que haya habido necesidad de llevar a cabo votación de ninguna clase….”.
Grupo de republicanos
en el balcón de su sede,
en el número 11 de la
actual calle
Zumalakarregi, donde
ha estado situada la
sociedad Lore-Txorta.
En total, aquel día fueron detenidos más de 70 alcaldes, si
bien, como en el caso de Pasaia, el resto de concejales se las
ingenió para enviar las actas que recogían los nombres de las
personas nombradas para la constitución de la Comisión municipal permanente.
Dos días más tarde, es decir, el 14 de agosto de 1934, se reunieron, bajo la presidencia del Alcalde Accidental, Pedro Miguel
Lapazaran, los concejales del Ayuntamiento pasaitarra, excepción hecha del anterior Alcalde, Joaquín Olaziregi, suspendido
en sus funciones por orden gubernativa. El Secretario dio lectura al telegrama que el Sr. Gobernador había dirigido a la corporación en los siguientes términos: “Suspenso Alcalde por auto
judicial, cúmplase la Ley, encargándose Alcaldía el primer
Teniente Alcalde”.
Impuesto del contenido del telegrama, el Señor Uria manifiesta que a su juicio no debe seguir actuando el Ayuntamiento,
dejando pendientes los asuntos presentados, paralizando de esta
manera la vida administrativa, haciéndose a su vez solidario el
Ayuntamiento con el proceder y consecuencias que puedan
sobrevenirle al Alcalde Olaziregi, en atención a que no encuentra justa la determinación adoptada por la Autoridad, mermando
y dejando sin efecto las atribuciones concernientes a todo municipio autónomo.
Prosigue Uria manifestando que cree interpretar el sentir de
sus compañeros de Corporación al pedir conste en acta la pro-
I 65
Día de mercado en
Antxo. Eduardo
Lagarde.
Guipúzcoa en los dibujos de Eduardo
Lagarde, 1924-1932
op. cit.
testa del Ayuntamiento por la intervención de la fuerza armada
en el salón donde se celebran las sesiones, consumándose de
hecho un acto que por sí sólo da a entender que no existe otra
autonomía que la que impone el Gobierno.
A continuación hacen uso de la palabra los señores Obeso y
Aldalur, quienes abundan en lo manifestado por Uria, si bien
entienden que todos los Ayuntamientos afectados deben unirse
sin que cada uno vaya sin rumbo fijo, razón por la que los concejales presentes acuerdan esperar las órdenes que transmitan
las Comisiones interinas, a la vez que se adquieran noticias del
proceder de los demás Ayuntamientos a quienes afecta el caso.
Una semana más tarde, el 21 de agosto más concretamente,
el Pleno se vuelve a reunir, si bien los señores Bergara y Uria
excusan su asistencia, y lo hacen nuevamente bajo la presidencia de Pedro Miguel Lapazaran, quien al comienzo de la sesión
manifiesta que se adhiere con el proceder del Alcalde propietario, Señor Olaziregi, y que no está dispuesto a presidir ninguna
sesión que pueda celebrar el Ayuntamiento.
66 I
En vista de esta manifestación, el Ayuntamiento se hace solidario con el proceder y consecuencias que por esa actitud
pudieran sobrevenir, y como quiera que el segundo Teniente
Alcalde, José Mª Bergara, por encontrarse indispuesto, no había
asistido a esta sesión y no habiendo quien quisiera encargarse
de la presidencia, se levanta la sesión.
A través de esta actitud, la corporación pasaitarra manifiesta
claramente su voluntad de renunciar a sus cargos, si bien ésta no
se hará efectiva hasta unos días más tarde.
Para el 2 de septiembre se convocó una Asamblea de alcaldes
en Zumarraga, con el fin de discutir en el orden del día el estatuto del vino y la intangibilidad del Concierto Económico.
Telesforo Monzón había conseguido en Barcelona que varios
diputados de Esquerra Republicana y de la Unión Socialista de
Catalunya asistieran a la misma. Cuando la manifestación, con
los alcaldes a la cabeza, se dirigía hacia el Ayuntamiento de
Zumarraga, los guardias de Asalto, que habían tomado el pueblo, impidieron el acceso a la misma. No obstante, la presión
fue tan grande que el cordón de seguridad se rompió y la reunión se celebró, pero tan sólo con la presencia de los diputados,
protegidos por su inmunidad parlamentaria. Ostentó la
Presidencia de la reunión el diputado socialista Indalecio Prieto,
quien manifestó su adhesión a la lucha que estaban llevando a
cabo los munícipes vascos. Tras la intervención de Monzón, el
diputado catalán Santaló hizo público a su vez el apoyo de los
catalanes. A la salida de la reunión, la Guardia Civil cargó contra los presentes y volvieron a hacerlo al día siguiente, cuando
los parlamentarios vascos y catalanes comenzaron a entonar el
Gernikako Arbola, frente al árbol de Gernika23.
A partir de este momento los hechos se van sucediendo rápida y vertiginosamente. El enfrentamiento parecía inevitable y las
decisiones no se hicieron esperar.
El 5 de septiembre, el Alcalde de San Sebastián envía a los
Alcaldes de la provincia un escrito, del siguiente tenor:
“Tengo el honor de poner en su conocimiento que, reunidos los
Comités Ejecutivos de los Ayuntamientos del País Vasco, examinaron con todo detenimiento la gravísima situación por que atraviesa
el país a consecuencia del sistema represivo que el poder central
utiliza en contra del normal desenvolvimiento de los Concejos
Vascos, causando ofensas al Fuero Municipal y a las libertades
administrativas reconocidas desde tiempo inmemorial en este país,
y en su virtud se adoptaron los siguientes acuerdos:
1.- La dimisión colectiva de todos los Ayuntamientos del País
Vasco.
2.- Dar cuenta de este acuerdo a los parlamentarios vascos y partidos políticos interesados en la defensa de los intereses del país.
3.- Facultar a los Alcaldes de las tres capitales para la ejecución de
la dimisión colectiva el día 7 de los corrientes.
4.- Que las comisiones definitivas continúen en sus funciones para
la defensa del Concierto Económico, de la autonomía de los
Municipios y de los procesos y multas contra Alcaldes y
Concejales”. Firmado, el Alcalde de San Sebastián F. Sasiain”.
A tenor del contenido de dicha comunicación, el 7 de septiembre la Corporación pasaitarra suscribió, por unanimidad, un
escrito mediante el cual se ponía en conocimiento del
Gobernador su firme decisión de dimitir como Concejales del
Ayuntamiento de Pasaia.
“Los que suscriben, concejales de este Ayuntamiento, a V. E. atentamente exponen:
Que se ven obligados a dimitir de sus cargos con carácter irrevocable, fundándose en los motivos siguientes:
1.- En el cumplimiento del acuerdo de la Comisión de
Ayuntamientos del País Vasco.
2.- Como protesta contra las persecuciones, multas, suspensiones,
destituciones, procesamientos, embargos, detenciones y vejámenes de que se ha hecho objeto por el Gobierno a los alcaldes y concejales vascos.
3.- Como protesta contra el asalto de los Municipios por la fuerza
pública.
4.- Por los actos de fuerza violenta y vejámenes cometidos.
5.- Por la prohibición de la Asamblea de Zumárraga.
6.- Por los atropellos cometidos contra los parlamentarios catalanes y vascos.
7.- Por la destitución del Ayuntamiento de Vitoria y el nombramiento de la Gestora municipal.
8.- Por la prolongación de las Gestoras de las Diputaciones.
9.- Por los contrafueros cometidos.
Suplican a V.E. se sirva recibir este escrito u aceptar la dimisión que
presentamos de nuestros cargos de capitulares de este
Ayuntamiento”.
Comisión Gestora Municipal
Tras el vacío producido en el Ayuntamiento, las autoridades
remitieron diversos escritos a algunas personas del municipio,
proponiéndoles ser nombrados concejales, en sustitución de
los anteriores, pero todas ellas declinaron la invitación, argumentando la enorme carga de trabajo que tenían en el ejercicio
de su profesión. Así, por ejemplo, constan el archivo municipal
las cartas de renuncia de los señores Manuel Elizalde, Rufino
Solana, Angel Radigales, Antonio Elola, A. Garaialde, Francisco
Oribe...
El 26 de octubre de 1934, siendo las nueve de la mañana, se
reunieron en el ayuntamiento sanjuandarra, en sesión pública
extraordinaria, los señores José Valverde Labayen, Juan
Manrique Alzuru, Domingo Rubio Hernaiz, Teodoro Ayllón
García, Juan Esteban Galindo, Salvador Lores Montía, Fausto
Alijostes Oliver, Santiago Aristondo Aristondo, Antonio Trincado
García y Víctor Aranguren Galarraga, recién nombrados concejales del Ayuntamiento de Pasaia por el Gobernador Civil de la
Provincia24.
Tras exhibir las respectivas credenciales, se constituyó la
Comisión Gestora del Ayuntamiento y se procedió al nombramiento de Alcalde Presidente, que recayó, por unanimidad de
los presentes, en Domingo Rubio Hernaiz. Salvador Lores, de
San Pedro, fue nombrado Primer Teniente Alcalde y Juan
Manrique Alzuru, de Pasai Antxo, tercer Teniente Alcalde, dejando sin cubrir la segunda tenencia de Alcadía, correspondiente a
San Juan, hasta que se presentara persona debidamente autorizada para representar a dicho distrito. Unos días más tarde, este
cargo sería cubierto por Luís Trecet, en el pleno celebrado el día
seis de noviembre del mismo año, tras ser nombrado concejal
interino por el Gobernador Civil. De ese modo se completaba la
Comisión Gestora del Ayuntamiento de Pasaia, formada por 11
corporativos.
I 67
4
PASAIA 1934-1936:
UNA AVALANCHA
ARROLLADORA
Compañía militar tiroteando a los pescadores en 1934,
a la altura de Trintxerpe. Archivo General de la
Administración (Alcalá) (AGA).
La represión se cobró 6
víctimas en Pasaia
durante la insurrección
de octubre de 1934.
(AGA).
D
URANTE LA DECADA QUE NOS OCUPA,
PASAIA EN
general, y Trintxerpe en particular, fueron
considerados, en Gipuzkoa, como las localidades socialmente más conflictivas.
A los titulares sensacionalistas de la prensa provincial
(“Asaltan el local donde se paga a los obreros del puerto” – 9
de abril de 1932; “¿El Gangsterismo en Pasajes? – Se dice que
intentaban secuestrar el niño de un industrial pasaitarra” -1 de
junio de 1934-, “Un comunista penetra en el Batzoki de
Pasajes Ancho y, esgrimiendo una navaja, hiere a 3 abertzales”
– 19 de noviembre de 1935; “El atraco de ayer en Pasajes
Ancho. Seis individuos, pistola en mano, penetraron en la
sucursal del Banco de San Sebastián, apoderándose de unas
setenta y cinco mil y pico pesetas” – 1 de mayo de 1936; etc)
cabría añadir los ecos de la huelga de 1931, los conflictos entre
los sindicatos a que hemos hecho referencia en otro lugar del
libro, los acontecimientos de octubre de 1934 y la situación
Grupo de trabajadores
de los talleres de Maya
y Rojas, de Pasai
Antxo. Felipe Maya.
que podemos definir como pre-revolucinaria entre los trabajadores del puerto.
Pensemos, así mismo, en las palabras que Aita Donostia
escribía en 1932, antes citadas y en las que recuerda con qué
inquietud se miraba desde la capital hacia Pasaia, desde donde
se veía llegar aquella “avalancha arrolladora”. La capacidad de
movilización demostrada en 1934, continuación de la del 31,
parecía justificar el miedo de esos “acaudalados donostiarras”
4.1 Ecos de la Revolución de
Asturias en Pasaia
El fascismo avanzaba imparable por Europa: Hitler en
Alemania, Mussolini en Italia, Dolfus en Austria, Salazar en
Portugal… Es, precisamente, en ese contexto de lucha contra el
autoritarismo del poder en el que se produce el complejo fenómeno de la revolución de 1934. Efectivamente, tal como afirma el historiador Tuñón de Lara, “octubre de 1934 es una revolución obrera y es una revolución obrera triunfante, al menos
durante dos semanas en Asturias, y fallida en el resto del país,
preparada desde meses atrás”25.
Este ambiente tuvo su antecedente meses antes en diversas
huelgas que sacudieron al país y en la indignación que despertaron entre los agricultores la política agraria del Gobierno y la
decisión de los caciques de no trabajar sus tierras, lo que provocó un gran aumento del paro entre los trabajadores del campo.
70 I
En cuanto al aumento de la conflictividad en 1934, el historiador José Luis de la Granja apunta a razones políticas26:
“principalmente por la radicalización del socialismo español
por su salida del Gobierno y su derrota electoral (19 de noviembre de 1933), que culminó en la revolución de octubre de
1934. Esta tuvo su tercer foco importante, tras Asturias y
Cataluña, en Bizkaia y en Gipuzkoa, donde hubo 42 muertos y
más de 1.500 presos”.
A la iniciativa del partido socialista de iniciar un movimiento insurgente en todo el Estado se sumó el 8 de septiembre el
Partido Comunista, mientras la CNT reforzaba el movimiento
unitario en Asturias.
La entrada de varios miembros de la CEDA de Gil Robles en
el Gobierno de Lerroux (4 de octubre de 1934) fue el detonante de la decisión del Partido Socialista de pasar a la acción. La
revolución de 1934 fracasó en Madrid, triunfó en Asturias, aunque luego fue aniquilada por la fuerza de las armas, adquirió
matices de reivindicación nacional en Cataluña y se mantuvo
viva en algunos focos de Euskadi, entre ellos Pasaia, al igual
que en determinadas localidades de Aragón, Andalucía, etc.
Si bien es cierto que aquella insurrección fue una batalla
perdida, contribuyó, en cambio, a contener la política filofascista del Gobierno y coadyuvó así mismo al triunfo del Frente
Popular en las elecciones de 1936. Su relativo fracaso no se
puede explicar tan sólo por la victoria del Ejército y de las fuerzas del orden, sino también por la falta de confianza de sus
organizadores, el PSOE y de la UGT, en su éxito. Las diferencias entre los objetivos de Indalecio Prieto y de Largo
Caballero por una parte y el hecho de que no se buscaran
alianzas para garantizar una respuesta masiva de la clase trabajadora, en su conjunto, restó fuerzas al movimiento huelguista e insurreccional.
Como comenta Ramón Tamames: “En el País Vasco los episodios de octubre, no alcanzaron su violencia más extremada
en los núcleos nacionalistas, sino en los centros fabriles de
Eibar y Mondragón. Es decir, en las zonas obreras dominadas
por el PSOE y la UGT, y en Pasajes, donde la influencia de la
FAI y del PCE habían llegado a ser notorias”27.
En numerosas localidades, como por ejemplo Bilbo, la revolución se redujo a una huelga general, pero en otros pueblos,
como los que conforman la Margen Izquierda en Bizkaia y
Arrasate, Eibar y Pasaia en Gipuzkoa, se puede hablar de huelga
insurreccional y armada. Los comités de este levantamiento estaban formados por socialistas, comunistas y anarquistas, participando en algunos casos miembros de ANV y ELA-STV, si bien
este sindicato mantuvo una postura más favorable a la huelga
que a la insurrección.
Dado el ámbito local en el que se desarrolla este trabajo de
investigación, nos limitaremos a analizar el desarrollo de este
movimiento revolucionario en Pasaia.
Transformación de
Bizkaia y
Bordalaborda para
acoger las nuevas
industrias del siglo
XX. Archivo
Fotográfico de la
Autoridad Portuaria
de Pasajes.
En Gipuzkoa la huelga revolucionaria duró una semana, desde
la madrugada del 5 de octubre hasta el 12 de octubre, fecha en la
que los sindicatos UGT y STV ordenaron la vuelta al trabajo.
El fuerte de Guadalupe
fue el destino de
muchos pasaitarras tras
la represión de octubre
de 1934. En la foto, un
grupo de arrasatearras
presos en el mismo
lugar, por el mismo
motivo. Foto reproducida en el libro
Arrasate 1936,
Belaunaldi Etena y
cedida por la
Asociación Cultural
Intxorta 1937.
El primer día el paro en Pasaia y en Errenteria fue absoluto. Al
día siguiente el Gobernador Civil recibió un aviso en el que se le
comunicaba que hacia las once y media de la noche los huelguistas habían incendiado los depósitos de cajas de pescado de
la Sociedad Muelles y Almacenes para Vapores de Pesca de
Trintxerpe. Además habían cortado la luz, dejando al pueblo de
Altza y al barrio de Herrera a oscuras.
Puesto el Gobernador Civil en contacto con los bomberos
éstos le confirmaron que no podían salir de la capital sin previa
autorización del alcalde donostiarra. El Gobernador Civil llamó
al Señor Paternita y al cabo de un rato éste se presentó en el
Parque de Bomberos, exclamando: “inmediatamente todos a
Pasajes y yo con ustedes el primero”, y en contestación a las preguntas de los bomberos respondió: “Lo mismo da que el fuego
sea aquí que allá, todos somos hermanos”.
Hacia las dos de la mañana, los bomberos informaron a las
autoridades que el fuego estaba ya sofocado, volviendo posteriormente al Parque.
El quinto día de huelga- según recoge el diario nacionalista El
Día, que dedicaba la edición completa del día 12 a relatar la
evolución de los sucesos relacionados con la huelga día a día,
pues durante el tiempo que duró la insurrección no salieron los
periódicos a la calle:
“La actuación de las fuerzas del ejército en toda la provincia ha
sido tan eficaz que se puede asegurar, dicen las autoridades, que
no existe perturbación del orden público más que en San
Sebastián, en sus barrios extremos y en Pasajes, habiendo entrado
al trabajo en la provincia en muchas fábricas y talleres y abriéndose la mayoría de los establecimientos.
Las perturbaciones de orden público en la tarde de ayer, durante la
noche y esta madrugada última, han tenido lugar en algunos
barrios extremos y en los pueblos de Rentería y Pasajes de San
Pedro, especialmente en el barrio de Trincherpe de este último
pueblo. Los sucesos fueron reprimidos, registrándose bajas entre
los revoltosos de Hernani y Pasajes de San Pedro, sin que las fuerzas del ejército y auxiliares tuvieran novedad28”.
“Noticias extraoficiales acerca de los sucesos registrados anoche
en Pasajes de San Pedro y barrio de Trincherpe, dicen que el tiroteo entre los rebeldes y la fuerza pública duró desde las once de la
noche hasta las seis de la mañana.
El Gobernador Militar ha manifestado que dará a conocer el
número de bajas en cuanto tenga conocimiento oficial de ellas”
“En Pasajes Ancho y en las proximidades de la CAMPSA, también
fue agredida la fuerza pública, repeliendo ésta la agresión con
gran energía.
Grupos de rebeldes extendidos en la falda del monte Ulía siguieron haciendo fuego sobre las fuerzas situadas en el barrio de
Trincherpe y en el barrio de San Pedro.
Sin duda ninguna, el plan de los rebeldes era apoderarse de
Pasajes de San Pedro para adueñarse de la flota pesquera.
Las bajas fueron numerosas porque además de los seis muertos,
hubo bastantes heridos, algunos graves”29.
Y también al día siguiente se produjeron incidentes, pue según
cuenta el mismo diario, “al sexto día se reparó la avería producida
en la vía férrea del Norte, entre Rentería y Pasajes, donde se había
levantado un trozo de carril. Como consecuencia de esta acción,
fueron detenidas algunas personas que se encuentran a disposición de la autoridad militar, convictos y confesos del hecho”.
Tras el relato de algunos otros hechos el diario reproduce un
nota de la Comandancia Militar, que comienza así: “Dominada
completamente la situación de rebeldía que solamente existía en
San Sebastián y Pasajes…Al mediodía, también en Pasajes, el
teniente de las fuerzas de Asalto observó cierto movimiento
entre los comunistas, los cuales intentaban subir a los montes
cercanos. Procedió a la detención de bastantes de ellos y fueron
traídos a San Sebastián.
Por la tarde, estos detenidos, con otros treinta y formando un
número aproximadamente de un centenar, fueron llevados a
Guadalupe”.
Con el fin de presionar a los huelguistas y acabar con el movimiento insurgente, “el Comandante Militar dispuso que los servicios de carga y descarga de Pasajes quedaran militarizados,
considerándose como “servicios públicos”. En su visita ha designado un inspector militar ante quien tendrán que presentarse
hoy, 12 de octubre, a las ocho de la mañana todos los obreros.
Los que no lo hagan quedarán incursos en las responsabilidades
consiguientes”.
La reanudación del trabajo en Pasaia- según reconocía el propio gobernador- fue más lenta de lo que se esperaba, pero al
parecer, por la tarde, los trabajadores comenzaron a incorporarse a sus respectivos puestos de trabajo.
De esta manera –pero con el trágico balance de 6 muertos
como mínimo- finalizaba una de las páginas más desconocidas
del movimiento obrero en Pasaia.
Entre los numerosos presos que llevaron al fuerte de
Guadalupe podemos confirmar la presencia de los antxotarras
Ignacio Amiama, Francisco Amiama y Juan Martínez Bergara, el
sanjuandarra Mateo de la Fuente y los trintxerpetarras Antonio
González, Félix López, Agustín Erostarbe, Narciso Urkijo,
Francisco Saleta y Manuel Lago, pues al cabo de un tiempo se
dirigieron a la corporación municipal desde el fuerte de
Guadalupe, con el fin de solicitar:
“1º. que les sea concedido un socorro para asistencia de sus
niños y compañeras que se hallan sitiados por el hambre en
muchos hogares por carecer de los más indispensable para vivir,
2º. que es tal nuestra situación en que nos encontramos que nos
veremos amenazados por el desahucio por hacernos imposible
el pago de las viviendas mientras siga nuestra situación”.
Y se despiden, confiando que no les sea denegada dicha petición por creer que es de justicia.
Este grupo de pasaitarras aparecerá en las futuras listas negras
redactadas por los falangistas locales; serán clafisicados como
destacados miembros del partido comunista, la mayoría, o de la
CNT; Erostarbe, por su parte, sería la cabeza visible de la UHP
(“Uníos Hermanos Proletarios”) y en las mismas listas se permiten tacharle de “terrorista muy malo”.
Tras la incorporación de los trabajadores a sus respectivos
puestos de trabajo el Gobierno reaccionó, celebrando diversos
consejos de guerra y clausurando la práctica totalidad de los cen-
tros obreros y locales de la izquierda, por un espacio de tiempo
que oscilaría entre los 8 meses y el año. Las actividades sindicales quedaron totalmente suspendidas hasta mediados de 193530.
4.2 El soviet rojo y la Meca
musulmana: Trintxerpe como
resumen de la situación
Pero tal vez el artículo más esclarecedor sobre el ambiente prerevolucionario en Pasaia sea el que apareció en la editorial del
periódico nacionalista, El Día, el 12 de enero de 1936, en el que
el articulista llega poco a menos que pedir la evangelización,
mediante misioneros, del barrio trintxerpetarra. Además, nos
ofrece algunos datos sobre el nivel de sindicación en el pueblo,
si bien lo hace dentro de las habituales discusiones y diferencias
entre sindicatos, buscando El Día corregir o rebajar el protagonismo comunista en Pasaia. Recordemos, como se apuntó más
arriba, que el alzamiento fascista se produce en medio de una
huelga de gran envergadura en el puerto pasaitarra.
Trintxerpe fue uno de
los focos más importantes de la lucha obrera durante los sucesos
de 1934. Archivo
Fotográfico de la
Autoridad Portuaria
de Pasajes
I 73
TRINTXERPE, EL ESCANDALO DE GIPUZKOA
¿Es la meca del soviet rojo?
N
La iglesia de
Trintxerpe no se
construyó e inauguró
hasta 1953.
uestra campaña surge sus efectos. En el campo católico y en el
campo rojo. Se notan los primeros síntomas de que la desolación
de Trintxerpe llega a inquietar a algunos corazones de temple y a algunas inteligencias que saben medir las consecuencias del abandono en
que a tanto obrero se deja.
También parecen haberse alterado los nervios en las huestes comunistas. “Euskadi Roja” nos regaló con las galas de su vocabulario más
pintoresco. No llegan a inquietarnos sus pronósticos, ni nos hieren sus
calificativos.
Sabemos cuánto hay de eficacia en sus palabras. Nos lo demostraron
las épicas jornadas de la antigua Academia de declamación Vasca.
Aquellas fieras y tremebundas actitudes que amedrentaban a toda
Donostia quedaron desvanecidas en cuanto unos propagandistas se
decidieron a enfrentarse con los jerifaltes comunistas.
Ya iremos, en ocasión oportuna, poniendo de relieve lo que de realidad y verdad hay en la propaganda comunista que ahora han vuelto a
iniciar. Qué es de su vasquismo, nacionalismo y obrerismo lo aquilataremos sin rebozos. Pero, seremos nosotros los que escojamos el
momento.
Por hoy, ciñámonos a Trintxerpe. Juzgábamos nosotros que el predominio sindicalista era un hecho en ese barrio pesquero. “Euskadi Roja”
se apunta para sí la hegemonía obrera de Trintxerpe. Y se revuelve porque nuestras cifras no eran exactas.
No se alteren los jefes comunistas. Rectificamos a placer de ellos.
Según sus estadísticas, el censo obrero afiliado a sus organizaciones se
eleva a 1.183, distribuido en la siguiente forma: sección de marineros,
600; fogoneros, 250; patrones y maquinistas, 30; marineros a la parte,
80; rederos, 78; pescadería y descarga, 85; chóferes, 60.
Tal vez estas cifras parezcan a los sindicalistas y solidarios como
aquellas del Gran Capitán y merezcan alguna incrédula sonrisa.
Nosotros las damos por buenas. Así verán los comunistas, que cuando
estamos equivocados, rectificamos.
Ni nos extraña lo más mínimo que en Trintxerpe hayan podido hacer
tantos prosélitos. Porque, y en estos estamos también de acuerdo con los
comunistas, se ha explotado al pescador por algunos armadores, más
que ahora en los comienzos de la flota pesquera; nadie se ha cuidado de
construir casas baratas y numerosas para los pescadores, con el fin de
acomodar dignamente a sus familias, ni ha existido la asociación social
cristiana ni en la acción católica la más mínima preocupación por dignificar la suerte de esa muchedumbre de pescadores abandonados.
¿De qué pueden quejarse los timoratos al ver que esos obreros en
masa desertan de la religión si con ellos no se han cumplido los dictados de la justicia social?
La necesidad del Apostolado cristiano
En Trintxerpe urge realizar un apostolado social. En Trintxerpe es más
necesario, todavía, realizar un apostolado cristiano.
74 I
Un barrio de cuatro mil almas está totalmente abandonado. Apenas
el 7 por ciento de los habitantes de Trintxerpe oye misa los domingos, o
sea que el 93 por ciento de los pescadores y sus familias no tienen el
menor roce con Jesucristo y con su Iglesia.
¡Evangelización de las tierras paganas! ¿Acaso no lo es ya Trintxerpe?
Esto a las puertas de Donostia ¿no constituye un oprobio y una vergüenza para nosotros, los católicos? ¡Que en un barrio de cuatro mil almas,
más de tres mil quinientas no tengan contacto alguno con la fe cristiana
y esto a menos de dos kilómetros de Donostia!
En nuestra ciudad son numerosas, numerosísimas, las organizaciones
de apostolado y proselitismo cristiano. Algunas de ellas procuran ejercitar cierta bienhechora influencia procurando que el elemento femenino
de Trintxerpe suba hasta el Alto de Miracruz en busca de instrucción
religiosa.
Pero, lo doloroso y amargo es que no exista un plan serio, ni una preocupación efectiva, ni que a nuestras reiteradas llamadas presten atención las organizaciones cuya esencia es desarrollar la acción católica.
Ningún campo de más urgente cultivo para esas entidades obligadas a
realizarla.
Sólo un puñado de 250 fieles acude cada domingo a oír el santo
sacrificio. Son tan pocos y, sin embargo, se esfuerzan inútilmente por
caber en un pobre recinto angosto y reducido; en una escuelita, fundada y sostenida por un alma generosa en deseos pero pobre en recursos
económicos.
Un joven apóstol, tres veces por semana, congrega a ciento cincuenta niños del barrio pesquero en esa escuelita para enseñar el catecismo.
Los niños se revuelven inquietos contra las paredes agobiantes que los
encajonan. ¡Ni unas láminas para el catecismo, ni un aparato de proyecciones, ni unos regalos para estímulo de los niños!
Tantas y tan numerosas limosnas para el sin fin de obras de celo y de
asistencia social. Y ni un sólo céntimo para una capilla de un barrio de
cuatro mil almas.
Es necesario que no se retarde ni un día más el reparar este olvido y
este abandono. Trintxerpe debe tener su Iglesia, su catequesis, sus comedores económicos, sus cantinas.
Cuando Jesucristo haya tomado posesión de Trintxerpe en una capilla
en que puedan cobijarse dignamente los católicos practicantes de hoy y
los que mañana han de venir, será el día de iniciar una campaña social.
Cuando Donostia repare para con la Iglesia la gran deuda de
Trintxerpe, Jesucristo hará brotar de entre sus pescadores vocaciones de
apóstoles.
Editorial
El propio armador Lasa insistía en esa imagen negativa de
Trintxerpe, refiriéndose a los sucesos acaecidos durante “la
Cruzada”: “Trintxerpe, cuando las tropas de Franco, al frente de
Beorlegui, entraron, se fue toda la gente y también se llevaron
todo los barcos. Sólo quedó un barco en construcción que lo
estábamos haciendo nosotros. Por la calle sólo se oía el maullar
de los gatos que salían a los balcones. El hecho de que dejen
Trintxerpe hay que tener en cuenta que era un foco de CNT-FAI,
tipo comunistoide, y de allí la huída. Con el tiempo fueron regresando”31.
sas fueron nunca causa de enfrentamientos, ni de discriminaciones, ni desprecios entre sus habitantes. Ni los sacerdotes ni las
actividades religiosas fueron nunca objeto de falta de respeto ni
de mal trato. Todos estos datos deben ser considerados como
señal de su creencia y sentimientos religiosos, y, a la vez, de su
rectitud y honestidad naturales, y obligan a deducir que su extraño comportamiento en aquellos difíciles momentos de aquella
década (30-40) fueron un accidente de su vida, causado por las
circunstancias singulares de la conflictividad de la época y por el
género de vida que tocó vivir a los habitantes de Trintxerpe”32.
Que en Pasaia sólo quedaron los gatos a la llegada de los golpistas podría tomarse como una exageración, pero otra descripción hecha en similar tono y desde la misma óptica parece
corroborarlo, si bien en este caso, al corresponsal de El Diario
Vasco no parecía preocuparle mucho el vacío dejado por los
pasaitarras cuando los sublevados hicieron su entrada en el pueblo. “A pesar de que hemos quedado contados en el pueblo, no
por ello los que componemos el mismo nos echamos atrás”.
A lo largo de estas páginas hemos intentado describir los principales momentos de la vida social y política pasaitarra antes del
estallido de la guerra civil.
No obstante, Serafín Esnaola defiende en su libro el honor y el
buen nombre de los trintxerpetarras, buscando las causas que
pudieran explicar todo lo sucedido a lo largo de aquella crucial
década: “El clima social que me correspondió respirar durante
mis 25 años de convivencia con ellos fue de mutuo respeto entre
todos los habitantes de Trintxerpe. Esta convivencia y este respeto mutuo fue una de las características de aquella comunidad. Ni
las diferencias ideológicas, ni políticas, ni lingüísticas, ni religio-
Pensamos que los testimonios recogidos son suficientes para
definir esta sociedad como un conjunto dinámico en el que al
amparo del crecimiento industrial se fueron fusionando dos
comunidades, unidas por el trabajo pero imbuidas también por
la reivindicación vasca. La fusión parece más realizada en San
Pedro-Trintxerpe y, especialmente, en Antxo. En estos años
Donibane aparece todavía como un núcleo tradicional, sobre
todo en lo que a religión se refiere, pero la fuerza de los hechos
y la necesidad de unión ante el ataque fascista en ciernes, pronto harán que Pasaia actúe unida ante la sublevación, hasta el
punto de que, como hemos reseñado ya, llegada la hora de la
retirada, las crónicas hablen de un pueblo vacío, con la mayoría
de sus habitantes evacuados o en el frente.
La infraestructura
portuaria se fue
ampliando considerablemente a lo largo de
la primera mitad del
siglo XX, como se
aprecia en la zona de
Antxo-Kaputxinos.
Archivo Fotográfico de
la Autoridad Portuaria
de Pasajes
I 75
5
PASAIA ANTE
EL ALZAMIENTO
FRANQUISTA
L
OS INTENTOS POR AUNAR CRITERIOS Y CONFORMAR
el Frente Popular culminaron con la firma, el
15 de enero de 1936, de un pacto entre
todos los partidos de la izquierda, lo que
tuvo inmediato reflejo en las elecciones de
febrero para Diputados en Cortes. Por lo que respecta a
Gipuzkoa, tres fueron los grandes bloques que se presentaron
en nuestra provincia a dichas elecciones: por una parte, el
“Frente Contrarrevolucionario”, de derechas, compuesto por
los tradicionalistas, los monárquicos y la CEDA; por otra, el
Frente Popular, en el que aunaron sus fuerzas los republicanos,
los socialistas, los comunistas y ANV; y, por último, en Euskadi
un tercer elemento se sumó a la bipolarización existente en el
resto del Estado: la candidatura del PNV.
78 I
El 16 de febrero se celebró la primera vuelta de las elecciones y al no conseguir ninguna candidatura el 40% de los
votos, de acuerdo con la ley electoral, se convocó la segunda
vuelta, que se celebró el 1 de marzo del mismo año: En esta
ocasión, dos fueron las candidaturas participantes: Por una
parte, el Frente Popular y por otra la opción representada por
el PNV. En el cómputo total de la provincia, el PNV fue el
partido más votado, si bien el Frente Popular ganó holgadamente las elecciones en Eibar, Irún, Beasain, Hernani, Pasaia
y San Sebastián. En consecuencia, fueron proclamados
Diputados a Cortes por Gipuzkoa los siguientes candidatos:
Por el PNV, José Mª Lasarte, Rafael Pikabea, Manuel Irujo y
Juan Antonio Irazusta; y por el Frente Popular, Mariano Anso
y Miguel Amilibia.
En lo tocante a Pasaia, podemos hablar de un triunfo indiscutible del Frente Popular -tanto en la primera como en la
segunda vuelta- triunfo al que no fue ajeno el apoyo de los
cenetistas, hasta entonces reacios ideológicamente a tomar
parte en una contienda electoral. Y también habría que destacar el trasvase de votos de la derecha hacia el PNV en la segunda vuelta de las elecciones, una vez autoexcluido el Frente
Contrarrevolucionario de la pugna electoral.
CANDIDATO
ELECCIONES A DIPUTADOS EN CORTES (16-2-1936)
El Frente Popular gana en Pasaia
Mariano Ansó (Izquierda Republicana- F.P.)
Luis Apraiz González de Betolaza (I. R. - F.P.)
Miguel Amilibia (PSOE - F.P.)
Jesús Larrañaga (PCE - F.P.)
Manuel de Irujo (EAJ - PNV)
Telesforo Monzón (EAJ – PNV)
Juan Antonio Irazusta (EAJ – PNV)
José Mª Lasarte (EAJ – PNV)
Rafael Picabea (independiente)
Ricardo Oreja (tradicionalista)
José Múgica (monárquico)
Antonio Paguaga (tradicionalista)
Juan Pablo Lojendio (CEDA)
VOTOS 1ª vuelta
VOTOS 2ª vuelta
1.744 votos
1.730 votos
1.665 votos
1.745 votos
1.748 votos
1.744 votos
1.327 votos
1.668 votos
1.665 votos
1.470 votos
995votos
---
987 votos
1.463 votos
1.000 votos
1.465 votos
690 votos
334 votos
334 votos
1.493 votos
-----
340 votos
---
336 votos
Muchos antxotarras,
incluídos los niños,
decidieron fotografiarse
junto a los obuses lanzados por los franquistas y que afortunadamente no hicieron
explosión.
---
I 79
1
1.- Imagen de las trincheras construídas por
los miembros del batallón Itxarkundia en el
frente de Legutio
(Villarreal – Alava) en
1937. Felipe Maya
80 I
2
3
6
2-3-4.: Gudaris de ANV en el frente. Nos
consta la presencia de los pasaitarrs
Claudio Zubia, Mariano San Baudelio,
Enrique Otazo, Luis Garcia Aristizabal y
José Garcia Aristizabal. A pesar de lo precario de sus pertrechos y de lo duramente
que fueron castigados los batallones
Euzko-Indarra, parece ser que los pasaitarras de ANV no perdieron el humor en el
frente. Aun perdura su famoso estribillo.
“Euzko Indarra no tiene miedo, no tiene
miedo, no tiene miedo, Euzko Indarra no
tiene miedo, no tiene miedo al invasor.
Aurrera beti!”. Archivo de EAE-ANV.
4
5
5.- Instalaciones anejas a las trincheras del
frente de Legutio (Villarreal – Alava).
Felipe Maya
6.- Dos de los gudaris pasaitarras de ANV,
Ignacio Iriarte y Mariano San Baudelio,
posan en el frente. San Baudelio.
I 81
Finalmente, tras conocerse el recuento de los votos de las
elecciones legislativas que daban la victoria al Frente Popular, el
gobierno de Portela Valladares transfirió sus poderes al nuevo
gobierno presidido por Azaña y conformado en su totalidad por
personalidades del ámbito republicano.
Las decisiones del nuevo gobierno no tardaron en llegar. El 22
de febrero se aprobó una amnistía, gracias a la cual fueron puestos en libertad 30.000 presos políticos. Al día siguiente se decretó la suspensión del pago de rentas por los arrendatarios de
Andalucía y Extremadura, dejando sin efecto algunas de las
medidas de la Ley agraria que había promulgado el Gobierno de
Lerroux el 1 de agosto de 1935. La Generalitat de Cataluña volvió a recuperar sus competencias, anuladas por el gobierno
durante el Bienio Negro. En lo que respecta a las decisiones relacionadas con el Ejército, el general Francisco Franco fue destinado a Canarias y el general Poded, a las islas Baleares, con el ánimo de reducir su influencia sobre los demás mandos militares.
El 4 de abril el presidente Azaña presentó ante las nuevas
Cortes el programa de su gobierno, que incluía, entre sus propuestas, una nueva reforma de la Ley Agraria, la construcción de
nuevos centros escolares, la discusión del estatuto de autonomía para Euskadi y la redacción de una nueva Ley que velara por
la autonomía municipal.
Días después, el 7 de abril de 1936 más concretamente, D.
Niceto Alcalá Zamora cesó en la Presidencia de la República,
siendo sustituido temporalmente por el líder de Unión
Republicana, D. Diego Martínez Barrio, dada su calidad de presidente de las Cortes. Azaña, Presidente de Gobierno, presentó
su candidatura, y el 10 de mayo fue nombrado Presidente de la
República, recayendo la presidencia del Gobierno en Casares
Quiroga.
5.1 Pasaia, 1936: Vuelve la
Corporación electa al
Ayuntamiento
82 I
Como consecuencia de la Amnistía dictada el 22 de febrero, se
reunieron al día siguiente en el Salón de Plenos del Ayuntamiento
el Alcalde y los Concejales que habían sido nombrados en elección popular y que habían dejado de funcionar el 21 de agosto de
1934, a consecuencia, como se recordará, de la detención del
Alcalde y posterior dimisión del resto de concejales, a raíz de los
conflictos que habían surgido en torno a la defensa de la autonomía municipal y el Concierto Económico. Aquellos hechos trajeron consigo posteriormente la creación de una Gestora, que se
hizo cargo de la gestión administrativa del Ayuntamiento de
Pasaia, hasta el 23 de febrero de 1936, fecha en la que cesaron
dichos gestores en sus cargos por mandato superior, tal como
reza el telegrama que el Gobernador Civil había remitido al
Secretario del Ayuntamiento de Pasaia, concebido en los siguientes términos: “Sírvase notificar a todos los concejales de elección
popular que desde el día 22 pueden reintegrarse a sus puestos
habiendo sido amnistiados cuantos sufrían condena de inhabilitación; en su consecuencia cesarán todos los Gestores gubernativos sin perjuicio de que Alcaldes actuales puedan continuar efectuando mañana domingo operaciones de reclutamiento”.
Una vez leído dicho telegrama tomó la palabra el Alcalde
Presidente, Joaquín Olaziregi, exponiendo lo siguiente:
“Quiero que mis palabras sean de bienvenida y de cordial saludo
para Vds., por haber vuelto a ocupar los cargos que legítimamente
nos corresponden y que para tal fin fuimos elegidos por mandato
popular, que es la soberana, y que por espacio de 18 meses han
sido ocupados indebidamente por personas sin escrúpulos que a
nadie representaban, impuestas al pueblo que les ha repudiado
siempre, personas que el concepto de dignidad lo entendían a su
manera y por lo tanto pido que la Corporación acuerde conste en
acta nuestra protesta por la usurpación de cargos de que hemos
sido objeto por parte de la Gestora.
Todos saben las causas y el motivo por el que fui destituido de mi
cargo y procesado después; era por haber cumplido el mandato de
la Asamblea de Alcaldes de todo el País y en representación, desde
luego, de los Municipios, celebrada en Bilbao, que era el de formar
una Comisión Intermunicipal para la defensa de la Autonomía
Municipal y el Concierto Económico, los que sin cesar eran objeto
de toda clase de ataques.
Dicho acuerdo, que era completamente legal, que fue tomado por
unanimidad a pesar de haber Alcaldes de todas las ideologías, al
llevarlo a efecto es cuando fue falseado aquel movimiento general
por quienes, por lo visto, así les convenía, mientras ellos se entretenían en negocios inmorales.
Ustedes, componentes de la Corporación al igual que los de la
mayoría del País, se solidarizaron con mi proceder y visto el atropello cometido, abandonaron sus cargos, arrastrando con firmeza
todas las consecuencias y siendo también procesados.
Desde entonces hemos sufrido toda clase de humillaciones y agravios y hasta incluso amenazas; por eso, señores, tengo que manifestarles mi profundo agradecimiento por la asistencia y verdadero compañerismo que siempre he encontrado en ustedes, especialmente en esos momentos difíciles.
Todo lo hemos de dar por bien empleado, pues nos cabe la satisfacción de decir que salimos de esta casa con dignidad y hoy volvemos con dignidad y con honra.
Pero no basta, señores. Nuestro País, al que estamos obligados a
defender, tiene otros anhelos y tenemos que procurar que sean
realizados. Me refiero, en primer lugar, a que las Diputaciones han
sido regidas durante 13 años por Gestores Gubernativos y ya es
hora de que esta anormalidad termine; las Diputaciones han de
regirse por mandatarios del pueblo y ya que en estos momentos y
con la urgencia que las circunstancias demandan no es posible
hacerlo por elección directa, deben ser elegidos por medio de los
Municipios, ya que son en la actualidad las que encarnan el verdadero sentir popular.
También es anhelo ferviente de nuestro pueblo, y en su realización
hemos de poner todo nuestro empeño, el Estatuto Vasco, aprobado por todos los Municipios y plebiscitado después, conforme lo
marca la Constitución de la República y actualmente estancado en
el Parlamento; es necesario que sea rápidamente aprobado y puesto en vigor.
Y por último hemos de expresar nuestro reconocimiento y saludo
a los que nos han hecho justicia y por lo tanto propongo a la
Corporación acuerde dirigir un telegrama al Gobierno Civil de
Guipúzcoa y otro al Excmo. Sr. Presidente del Consejo, expresando nuestro reconocimiento por la reposición de los
Ayuntamientos, nuestro deseo de que la Diputación sea reintegrada por representantes populares y la necesidad de que el Estatuto
Vasco sea rápidamente aprobado y puesto en vigor.
Ahora, dos palabras para agradecerle al público las muestras de
simpatía de que nos hace objeto y pedirle tenga confianza con sus
legítimos representantes; todos los asuntos serán estudiados con
cariño y discutidos con alteza de miras y siempre pensando en
bien de nuestro querido Pasajes”.
Juntamente con el Alcalde Presidente, Joaquín Olaziregi, volvieron a ocupar sus cargos los concejales elegidos en las elecciones de 1931: Genaro Gal Iguaran, Ignacio Uria Etxeberria,
Luis Obeso Rojo, Pedro Miguel Lapazaran Salaberria, Antonio
Marín Sabate, Agustín Aldalur Bidaurreta, Antonio Inda
Arrillaga, Lorenzo de Lucas Puente, José Mª Bergara Goenaga, y
los que habían sustituido a quienes directamente habían ocupado los cargos en representación del distrito de Donibane:
Teodoro Laboa, Fulgencio Puy y Angel Goienetxea.
5.2 La situación política se agrava
La ya mencionada revista local anual Pasajes publicó un editorial en su número de 1936 (la revista salía en Junio, previo a la
celebración de las fiestas de San Juan y San Pedro) que evidenciaba claramente las dificultades por las que atravesaba la convivencia en nuestra localidad, aún antes de la sublevación militar liderada por el general Francisco Franco: “Aunque nos niegan su colaboración algunos pasaitarras para que la revista
PASAJES sea tan brillante como en los años anteriores y en contra de muchos obstáculos, por este año, una vez más, sale a la
palestra de la prensa, esta revista, interesante y bonita como
siempre…”
Mucho más clarificador resultan algunos de los párrafos que
hemos entresacado de un artículo firmado con el seudónimo de
ORPHEUS y que lleva por título “Arte en general y música en
particular”. Desde el principio del artículo su autor manifiesta:
“Atravesamos momentos un poco difíciles para el arte, pues estamos completamente absorbidos por la política y no nos ocupamos de él”, para más tarde afirmar: “Hubo sociedades recreativas en Pasajes, que celebraban sus buenos festivales artísticoteatrales, que aunque se anunciaban en beneficio de sus socios,
podían acudir cuantos quisieran. Y entonces, a parte de lo que
en sí tiene de cultural el teatro y lo educativo que es, se lograba
hermanar a todos los pasaitarras y forasteros, libres de prejuicios
político-sociales, cosa que hoy es casi imposible. Claro está, que
entonces Pasajes era un pueblo joven, todavía en formación,
pero hoy, empeñándonos y desechando inconveniencias, podría
llegarse, no ya a aquello, pero sí a algo muy parecido, que al fin,
redundaría en perjuicio de esta tirantez hoy existente que nos
imposibilita la convivencia, motivada, como dije al principio,
por la pasión política que nos agobia”.
Días después esa tensa situación política desembocaba en el
Alzamiento militar contra la legalidad republicana. Las propuestas del Gobierno del Frente Popular habían hecho renacer las
esperanzas en amplios sectores de la población, mientras que
para otros resultaban insuficientes. Los problemas de orden público, por una parte, y la decidida postura antigubernamental de la
derecha, por otra, sembraron la crisis en aquellos primeros meses
de Gobierno. La derecha estaba mucho mejor preparada que en
Las mujeres tampoco
quisieron perder la
ocasión de fotografiarse
junto a los obuses
caídos sobre Antxo.
1932, cuando el general Sanjurjo protagonizó su fracasada sublevación. Por una parte, contaba con un líder indiscutible, Joaquín
Calvo Sotelo, por otra parte los Falangistas y las fuerzas paramilitares de los requetés tradicionalistas veían su influencia cada vez
más asentada en sus feudos particulares, mientras el general Mola,
nombrado Gobernador Militar de Nafarroa, comenzaba a mover
los hilos de su conjura, apoyado por otros generales antirrepublicanos, pertenecientes a la Unión Militar Española.
5.3 Primeros pasos de la sublevación
militar en Donostia
Tras el alzamiento de los militares residentes en las plazas africanas, el 18 de julio de 1936, el interés por hacerse con el control de Gipuzkoa venía justificado por la ventaja de poder cerrar
uno de los puntos estratégicos de la frontera con Francia.
No obstante, tras el alzamiento del ejército, los preparativos
de Mola fracasarían en Gipuzkoa, en parte por la indecisión de
los mandos militares que se debían poner al mando de la misma,
y por otra por la anticipación de las fuerzas de izquierda (UGT y
C.N.T, principalmente) en la defensa de la capital guipuzcoana.
Por último, la actitud de los nacionalistas de situarse al lado de la
República, aunque con una actitud un tanto pasiva, desalentó a
los conjurados.
El propio Joseba Elosegi se hacía eco de las vacilaciones del
PNV respecto a la postura que debían adoptar frente a la sublevación militar. “Los primeros hombres que salieron a la calle no
El Cine Moderno de
Antxo, se habilitó
para acoger en su
interior a los milicianos
pasaitarras durante los
dos meses que Pasaia
permaneció en el lado
republicano.
I 83
fueron los del Partido Nacionalista Vasco: fueron hombres del
Partido Comunista; fueron hombres de la UGT y fueron hombres
de la CNT. Por no hablar de los socialistas, que también actuaron, pero menos ostensiblemente que los demás”. El PNV, a
nuestro entender –y vuelvo a repetir que yo no conocía sus interioridades-, tardó bastante tiempo en decidirse y adoptar una
actitud clara”33. En aquellos primeros meses los militantes jeltzales se limitaron a velar por la integridad de los presos y la celebración de los oficios religiosos, así como por la defensa de
determinados edificios y conventos, tal como se puede comprobar, por ejemplo, en los diversos testimonios de Don Gelasio
Aranburu.
Después de superar un sinfín de dudas, los militares sublevados decidieron pasar a la acción y el 22 de julio una columna
salió de los cuarteles de Loyola con el objetivo de tomar San
Sebastián, aunque no llegaron a controlarla, lo que les obligó a
encerrarse en una serie de edificios (Hotel Mª Cristina, el edificio de la Equitativa, el Gran Casino -actual Ayuntamiento
donostiarra- y el Club Náutico). Al día siguiente, mientras los
que se habían encerrado en los citados edificios se defendían de
los ataques de las milicias populares, se produjo un nuevo intento, por parte del ejército, de controlar la ciudad, aunque esta
operación se saldó con un nuevo fracaso.
En el momento de la sublevación, el único buque de guerra con el que podían contar los republicanos en toda
Gipuzkoa era el Torpedero nº 3, que se encontraba anclado
en Pasaia, bajo el mando del teniente de navío Amador
González-Posada. El 22 de julio, cuatro días después del
alzamiento militar, un grupo de pescadores – la mayoría afiliados a la CNT, apoyados por militantes del PCE, UGT y
algún que otro nacionalista-, subió al pesquero Lina y se
ocultó bajo cubierta. Posteriormente se dirigieron a tomar
petróleo a la CAMPSA, y al pasar por el muelle de Buenavista
abordaron al Torpedero nº 3. Tras haberse hecho cargo del
barco, sin encontrar resistencia alguna por parte de su tripulación, y acompañado del Lina, se dirigieron a San Sebastián
y desde la bahía de la Concha abrieron fuego contra el Club
Náutico y el Casino , dos de los lugares donde se habían
hecho fuertes los franquistas, que la víspera se habían levantado en armas contra el Gobierno de la República.
Posteriormente y a la vista del riesgo que suponía su situación
en medio de la bahía, se dirigieron a la desembocadura del
río Urumea, desde donde descargaron su artillería contra el
Hotel María Cristina, cuyos ocupantes se rindieron al día
siguiente. En días posteriores lo fueron haciendo los demás.
El 28 de julio, 6 días después de haberse materializado su
sublevación, los que se encontraban en los cuarteles de
Loyola decidieron abandonar su postura.
La acción del Torpedero nº 3 no fue determinante para la resolución de estos combates pero sin duda alguna fue un importante apoyo para todas aquellas personas que, fieles a la República,
luchaban en las calles donostiarras contra los sublevados.
84 I
Entre las bajas mortales causadas en los ataques a los citados
edificios, ocupados por los sublevados, figuran cuatro pescadores gallegos que, huyendo de Galicia, habían llegado a Pasaia en
los primeros días del alzamiento militar. Se trata de Manuel
Ramos San Pedro, José Lage Iza, Serafín Ubeira y Clemente
Queipo34.
La moral de los sublevados se resquebrajaba y las sucesivas
rendiciones de los ocupantes de los edificios citados, trajeron
consigo que los militares que apoyaban el alzamiento se encerraran en el cuartel de Loyola, de donde saldrían el 28 de julio,
tras entregarse y ser trasladados a la Diputación, donde permanecerían detenidos, para posteriormente ser trasladados a la cárcel de Ondarreta.
Esta relativa victoria sobre los sublevados reavivó la moral de
las organizaciones del Frente Popular, que se encontraron inesperadamente con el control de la situación. Esta circunstancia y
la evidente necesidad de organizar a la población trajeron consigo la creación de las Juntas de Defensa, tanto provinciales
como locales, que sustituirán, en gran medida, la labor de los
Ayuntamientos.
En Pasaia la Junta se componía de cuatro Comisarías (Guerra,
Orden Público, Finanzas y Abastos).
Por otra parte, el 30 de julio se constituyó un Comité del
Frente Popular, en que colaboraban personas de todo el abanico
leal al Gobierno de la República, desde el PNV a la CNT. Este
Comité, tal como relata Iñaki Egaña35, “clausuró todos los bares
y sociedades populares, estableció la gratuidad en las peluquerías, desconectó todos los teléfonos de todos los vecinos bajo
sospecha, requisó locales, coches e incluso sidra, dio comidas y
alojamiento gratuitos a los milicianos, intervino la correspondencia, sancionó fuertemente a los comerciantes que vendieron
mercancías adulteradas, habilitó depósitos de armas, creó guardias de barricadas, etc.”
El 31 de agosto se creó también una Comisaría de Guardias
Cívicos, coordinada por Lucio Marcos (CNT), Isaac Oiartzabal
(PNV) y Agustín Pérez (UGT). A lo largo de esta investigación
hemos podido establecer el palacio de Salinas, ocupado por la
resistencia, como centro de operaciones y de preparación de
material explosivo.
De todos modos, la integración de los pasaitarras en milicias,
compañías y batallones es uno de los aspectos que permanecen
abiertos a la investigación.
Una experiencia autogestionaria
Durante los dos meses que Pasaia permaneció fiel a la
República, el sindicato “Avance Marino”, de orientación cenetista, llevó a cabo una interesante experiencia autogestionaria,
basada en el trabajo que varias parejas realizaron, saliendo a
pescar para abastecer a los heridos, a los enfermos y a los niños.
En los días previos a la caída de Pasaia en manos de los sublevados, la mayoría de los barcos se dirigieron al puerto de Bilbo.
Una vez constituido el Gobierno Vasco, tras la proclamación de
José Antonio Agirre como Lehendakari, surgieron serias divergencias entre la CNT y el propio Gobierno Vasco. “Este no admitía la autogestión de la flota pesquera. ¿Cómo un Gobierno,
capitalista hasta el tuétano, iba a admitir la autogestión cenetis-
ta?”, se pregunta el dirigente anarquista Manuel Chiapuso. “Con
el delegado nombrado por el Gobierno Vasco para dirigir las
actividades de esa flota, se llegó a una especie de nacionalización, aunque los armadores de Pasajes hicieron su aparición.
Esto nos disgustó grandemente, pues, de haber aceptado el
Gobierno Vasco la autogestión, hubiera demostrado que su política social tendía a aceptar las estructuras creadas en
Gipuzkoa”36.
Frente de Irún
Siguiendo los planes de Mola, fueron tres las columnas que, partiendo de Pamplona, y por flancos distintos, se dirigieron hacia
Gipuzkoa, para conseguir el control sobre toda la provincia. La
principal y la que casi dos meses más tarde haría su entrada en
Pasaia, era la que, al mando del coronel Beorlegui, partió de la
capital navarra el 20 de julio, en dirección a Bera. Con el paso de
los días esta columna fue agrupando diversas compañías, tanto
del Ejército como de los requetés. El día 23 la columna se dirigió
hacia Peñas de Aya, pero se encontró con un fuerte despliegue
de tropas leales, por lo que el avance quedó paralizado. Días
después se les unió, por una parte, la Columna Ortiz de Zárate,
por otra, trescientos hombres a las órdenes del teniente coronel
Los Arcos, y por último un tercer grupo de 500 hombres al mando del capitán Pablo Díaz Duñabeitia, consiguiendo entrar en
Oiartzun el 27 de julio, para a continuación dirigirse a atacar
Errenteria.
El primer ataque, protagonizado por 412 hombres, resultó
infructuoso y el frente se estabilizó en los alrededores de la villa.
Tal como relata Manuel Chiapuso, en la defensa de Errenteria
participaron, casi exclusivamente, milicianos del sindicato
“Avance Marino”, provenientes de Donostia y Trintxerpe37.
La idea era “entrar por detrás, apoderándose de las Peñas de
Aya primero, y luego ir hasta donde se pudiera”.
El día 30 de julio llegaron 800 requetés, al mando del comandante García Valiño, con lo que los efectivos instalados en la
zona se elevaban ya a 1.200 hombres.
No obstante, a lo largo del mes de agosto, la inactividad en
este frente es casi total, trasladándose los efectivos nacionales
hacia Irún. Los marinos de Trintxerpe volvieron a sus hogares,
pues según ellos mismos confesaban “no estaban preparados
para andar por la montaña”.
Por aquellos días – tal como nos comentaba personalmente
Jesús Carballo Quiroga, cuyo testimonio recogemos en su integridad más adelante - el crucero Almirante Cervera y el destructor Velasco aparecieron por la costa disparando algún que otro
cañonazo. También apareció el acorazado España, que disparó
algunos cañonazos contra el fuerte de San Marcos.
Durante el mes de agosto esta fortaleza también fue atacada
desde el aire, al parecer por aviones tipo “Caproni”. En uno de
esos vuelos rasantes, llevado a cabo el 12 de agosto, la metralla
alcanzó a Luisa Busselo Goikoetxea, que estaba tranquilamente
en el balcón de su vivienda, en el número 38 de la calle
Eskalantegi, falleciendo a consecuencia de las heridas recibidas.
En estos ataques los sublevados lanzaron algunas bombas,
una cayó en mitad de la bahía y otra en el muelle, frente al bar
Velasco. Otras cayeron en Antxo, pero afortunadamente no causaron heridos, aunque sí importantes daños materiales en uno de
los inmuebles de la calle Rentería, actual Oarso. Al comprobar
que no habían hecho explosión, muchas personas decidieron
fotografiarse junto a los proyectiles.
El 5 de septiembre el coronel Beorlegui resultó herido en la
ocupación de Irún, muriendo poco después a consecuencia de
las heridas sufridas. Tras la toma de la ciudad fronteriza, las fuerzas se trasladaron poco a poco hacia la capital donostiarra, no
sin antes enfrentarse a las fuerzas que, desde Santiagomendi y
Arriba: Imagen aérea
del fuerte de San
Marcos, uno de los
objetivos de los bombardeos de las fuerzas
franquistas.
Abajo: Horas antes de
que Pasaia cayera en
manos de las tropas
franquistas, el personal
de Alianza Marítima
hundió en la zona de
Alaburtza el barco
Jata-mendi, con el fin
de dificultar el acceso
de la marina rebelde.
De izquierda a derecha, Felipe
Goikoetxea, de Ibarra,
y los pasaitarras Lucilo
Vega, Vicente Galarza,
Luis Goldarazena,
Fermín Crespo, Andrés
Elosegi, José Ramón
Salaberria y Felipe
Maya, del batallón
Itxarkundia, en la posición de “Pago Txiki”,
en el frente de Legutio
(Villarreal – Alava),
febrero 1937. Felipe
Maya
desde los fuertes de San Marcos y Txoritokieta, controlaban el
acceso a Donostia. Tras la toma de Santiagomendi, las fuerzas
que controlaban San Marcos y Txoritokieta evacuaron los fuertes, dejando vía libre a las tropas nacionales.
En la noche del 12 al 13 de septiembre, horas antes de que
entraran las tropas nacionales en Pasaia, personal de Alianza
Marítima hundió en la zona de Alaburtza el vapor Jata-Mendi,
con el fin de taponar la entrada al puerto y dificultar así el
acceso de la marina rebelde. No obstante, no consiguieron su
objetivo, pues el barco quedó tan sólo embarrancado en la
orilla.
Las tropas franquistas entraron en Pasaia el 13 de septiembre
de 1936, a las 9´30 de la mañana. Así relatan los nacionales, en
el diario de operaciones de la Columna Beorlegui, su entrada en
Pasaia:
“A primera hora de la mañana se tiene noticia de que la
población de Rentería está vacía. En vista de esto se organiza,
con toda rapidez, una columna a las órdenes del Comandante
Becerra, constituida por las compañías que guarnecen el frente
de Oyarzun. Esta columna ocupa sin resistencia Rentería y
Pasajes”38 .
Todos los testimonios coinciden, por lo tanto, en afirmar que
la población pasaitarra fue evacuada por mar de un modo organizado hacia Bilbao.
El buque Galerna apresado
86 I
El 15 de octubre de 1936 el buque Galerna que, junto con el
Vendaval, formaba parte de un servicio de correo entre Baiona y
Bilbao para el transporte de correspondencia y personas, fue
apresado por cuatro bous de la marina nacional: el Alcázar de
Toledo, Virgen de Iciar, Denis y Virgen del Carmen.
Se da la circunstancia de que el primer oficial al mando del
Galerna, propiedad de la factoría PYSBE, era un individuo llamado Jorge Martín Posadillo, reconocido fascista, que vivía en el
Restaurante Cámara. Días antes, unos cuantos individuos preguntaron por él en el Restaurante, pero al no encontrarse presente, se
fueron. Temiendo por su vida, dada la ideología del oficial, se le
ofreció a dicho Posadillo refugio en el Batzoki sanjuandarra. Este,
en cambio, no correspondió a la confianza de los jeltzales, y
negoció con los mandos franquistas la entrega y captura del
Galerna, donde viajaban, entre otros, José Ariztimuño, “Aitzol”,
el pelotari José Juriko Zarco, el médico donostiarra y afiliado a
ANV, Francisco Saizar Mujika, y el célebre piloto de aviación Jean
Pelletier, único que salvaría su vida, dada su nacionalidad francesa. Los demás murieron fusilados en Hernani, en la noche del 18
de octubre, sin ningún tipo de juicio previo.
Hoy en día existen pocas dudas sobre la traición de
Posadillo. Por una parte hemos de tener en cuenta que el buque
fue alcanzado por los bous nacionales a 17 millas del puerto
pasaitarra, cuando tenían orden del Gobierno Vasco de navegar
a 40 ó 50 millas de la costa, para evitar, precisamente, un posible encuentro con los sublevados. Por otra parte, además del
testimonio de Anacleto de Arana, que se reproduce más adelante, y del informe del cónsul español en Baiona, Pedro
Lekuona, de lo recogido en las memorias del propio aviador
Jean Pelletier, así como las declaraciones de varios de los tripulantes del barco, tenemos el hecho de que el capitán del
Galerna, Germán Gómez, se quedó en tierra y dejó la responsabilidad de la embarcación en manos del primer oficial, el
citado Posadillo, que aprovechó la llegada al puerto pasaitarra
para pasarse a las filas franquistas.
El Diario Vasco (17 de octubre de 1936).
… Lo más importante de la captura del “Galerna”, dejando de lado lo
que pueda haber de esclarecedor en las ciento cincuenta sacas de
correspondencia y en la documentación, etc., es sin duda la pesca de
peces y pececillos marxistas y separatistas. …
Y queda entre la redada de menor cuantía, este pez gordo que es
“Aitzol”, el tristemente célebre curita “Aitzol”, energúmeno líder del
nacionalismo separatista, aventajado traductor al vascuence de las
barbaridades legisladas desde Madrid y los jurados mixtos; que deshonraba sus hábitos sacerdotales. Mal español, mal vasco y peor
ministro de Dios. En “El Diario Vasco” lo conocíamos en toda su
dimensión de hispanófobo furibundo.
El 15 de este mismo mes del año pasado, nos vimos obligados a
salirle al paso, porque en un diario local –campeón de la inconsecuencia ideológica y del camaleonismo político-, se escribía la
siguiente frase que ha de sonar a blasfemia para todo buen católico español: “La reina Isabel, la que lleva bien impropiamente en
la historia el sobrenombre de católica” y terminábamos nuestro
indignado comentario al asquerosos artículo de Aitzol, pidiendo
al entonces ministro de la guerra, señor Gil Robles, una ley de
defensa de España, que ampare el honor y la integridad de la patria
contra los ultrajes, los ataques y las maquinaciones de los separatistas e hispanófobos que, de acuerdo con las demás fuerzas infames de la antipatria, laboran sin descanso por la ruina y la destrucción del país.
De esa calaña es el pez gordo cogido en el “Galerna”.
EL DOMINGO EN PASAJES
Una misa emocionante a bordo del buque capturado a
los marxistas
El domingo por la mañana fue en Pasajes día de gran fiesta. Muchos
vecinos de Pasajes de San Pedro y de Pasajes de San Juan acudieron
a media mañana a Pasajes Ancho, viéndose cruzar la bahía multitud
de embarcaciones pequeñas, trasladando a gente de los dos Pasajes, a
los muelles de Ancho, donde se halla amarrado el barco pirata que fue
apresado días pasados en alta mar, por los “bous” armados por nuestras tropas.
Se trataba sencillamente de celebrar una fiesta religiosa, en acción
de gracias al Todopoderoso por la protección que dispensa a los
Ejércitos que por mar y tierra luchan en defensa de la Religión y de la
Patria.
Los barcos surtos en la hermosa bahía de Pasajes se hallaban
empavesados y en todos se veían ondeando al viento los telégrafos de
banderas y en las proas la bandera roja y gualda, cada día más hermosa y más querida por los buenos españoles.
El aspecto de la bahía era sencillamente encantador, y el público
que llenaba los muelles revelaba su satisfacción íntima, dando vivas
a España y al Ejército libertador.
Se trataba de una fiesta de carácter patriótico y el pueblo respondió
entusiasta y vibrante de emoción.
Sobre cubierta del barco bizarramente apresado por nuestras fuerzas, se levantó un sencillo altar, engalanado con flores y guirnaldas de
ramajes y en él se dijo una misa ofreciendo el santo sacrificio al Dios
de los Ejércitos que nos conduce a la victoria y ha de llevarnos al
triunfo final apetecido.
El público, en el que había representaciones de la fuerza armada, y
en lugar preferente las autoridades del puerto, oyeron la misma reverentemente, siendo muy emocionante el sublime momento de la elevación.
Al terminar la misa, el público prorrumpió en vivas y aclamaciones entusiastas a España y Navarra, al Ejército y a sus principales
jefes y directores.
Las tropas fueron muy aplaudidas y aclamadas, terminando la fiesta en medio del mayor entusiasmo y fervor patriótico.
El pueblo de Pasajes y sus autoridades civiles y militares dieron
una vez más pruebas de su amor a España y al Ejército y a la vez
demostraron ostensiblemente su encendrada religiosidad.
La fiesta de ayer dejó en los pechos de los asistentes a ella un grato recuerdo, que no se olvidará fácilmente.
No fue el Galerna el único barco apresado por la marina franquista. En el film documental Bilbao para España, fotografiado
por Andrés Pérez y Alfredo Fraile, podemos contemplar, a lo largo de 12 minutos, al Coveo y al Itxaropena amarrados en el muelle pasaitarra, cargados de niños y mujeres, que habían salido de
Bilbo rumbo a alguno de los destinos previstos para los refugiados y que habían sido detenidos en alta mar. En sus fotogramas
podemos ver a las mujeres del Auxilio Social repartiéndoles la
leche y el pan. Según me confesaba personalmente una de las
personas que, tras abandonar Antxo para refugiarse en Bilbo y
posteriormente dirigirse hacia alguno de los países que acogían
a los niños, se vio de nuevo en Pasaia sin apenas entender qué es
lo que estaba sucediendo, para poder optar a la ración diaria tanto las mujeres como los niños y niñas tenían que gritar “¡Viva
Cristo Rey!” pues de otro modo no se les proporcionaba la comida, reteniéndoles, mientras tanto, en la antigua fábrica de bicicletas que se encontraba situada tras la Antigua Tenencia de
Alcaldía de Buenavista.
La Voz de España (20 de octubre de 1936), página 7
I 87
EL AUXILIO DE INVIERNO
Desde hoy los niños huérfanos cuentan gracias a F.E. con dos comedores más. Uno en Beasain y otro en Pasajes
Foto tomada el día de
la inauguración del
comedor benéfico.
Falange Española, esa admirable organización que tan exactamente
sabe interpretar y poner en práctica los postulados que figuran en su
programa, basados en la doctrina social cristiana, continúa sin descanso desarrollando su magnífica labor benéfica de protección y
amparo a los menesterosos que en ella han de encontrar el regazo
materno que les acogerá siempre con verdadero cariño y ternura.
En la mayoría de los pueblos de la provincia se observa ya la
influencia benéfica de la Falange Española y las ventajas de su caritativa actuación han llegado hoy a Pasajes Ancho, donde ha tenido
lugar con toda solemnidad y brillantez la inauguración de unos magníficos comedores en los que se da de comer diariamente a un centenar de niños en cuyos hogares se carece de medios de subsistencia.
La bendición de los comedores estuvo a cargo del benemérito sacerdote don Miguel Olaciregui, en sustitución del párroco de Pasajes,
quien ofició, asimismo, en la entronización del Sagrado Corazón que
preside, juntamente con un hermoso retrato de José Antonio Primo de
Rivera, la obra admirable que realizan las camaradas encargadas de
suministrar la comida a los niños que asisten a ellos.
Verificada la bendición de los comedores y la entronización del
Sagrado Corazón, el virtuoso sacerdote antes mencionado pronunció
una bellísima plática, en la que ensalzó las virtudes de la jefe local de
Pasajes, camarada Mercedes Rosas, poniendo de relieve sus anhelos
y los sacrificios que se ha impuesto a fin de que fuera una realidad el
establecimiento de los comedores en la citada localidad, poniendo de
manifiesto siempre, y en todas las ocasiones, su interés por la
Falange Española.
La magnífica imagen del Sagrado Corazón que ha sido entronizado en los comedores, es regalo de la esposa del capitán de la
Comandancia de Pasajes, habiendo cedido gratuitamente el local el
camarada Ramón Aulestiarte, jefe local de la mencionada localidad,
rasgos de altruismo que nos complacemos en consignar para que sirvan de estímulo.
Al acto de la inauguración asistieron la jefe de la Comisión del
Auxilio de Invierno, camarada Carmen Amutio, personal particular y
numerosos invitados, predominando las señoras, camarada René
Lacort, de San Sebastián, comandante militar de Pasajes, comandante de Marina de la citada localidad, autoridades eclesiásticas de
Pasajes y Alza, el jefe, comandante Mendía, representaciones del
Requeté y milicias voluntarias, oficiales de la quinta compañía de
Falange, etc.
Las autoridades e invitados al acto de la inauguración de los comedores de Auxilio de Invierno fueron obsequiados con un espléndido
lunch, ensalzándose vivamente la magnífica labor que viene realizando la Falange en el orden benéfico-social.
Se sirvió la comida a unos cincuenta niños, que se mostraban contentísimos de las atenciones y cariñoso trato que se les dispensaba y
del excelentísimo menú que se les sirvió, consistente en: sopa, cocido, ternera con patatas, frutas y pasteles de primerísima calidad y
admirablemente condimentado todo ello.
Felicitamos cordialísimamente a las autoridades de la Falange
Española de Pasajes Ancho, por la felicísima iniciativa que ha tenido
de establecer los comedores de Auxilio de invierno que se han inaugurado hoy, y en su nombre hemos de agradecer a cuantas personas
han colaborado y contribuido a convertir en realidad una obra tan
meritoria como ésta de amparar y proteger a los menesterosos, ya que
la caridad es la virtud más grata a los ojos de Dios y la que hace olvidar rencores y presiones que ya no deben existir en la España rescatada y purificada con la sangre generosa que los buenos españoles
han sabido derramar pródigamente en los campos de batalla.
Falange Española, que ha sabido dar la vida de millares de sus
mejores, lo mismo en la vanguardia como en la retaguardia, cumplirá con la misión que le ha sido encomendada.
¡Arriba España!
Diario Unidad, 11 de febrero de 1937.
5.4 Constitución de la Corporación
Franquista: 16 de octubre de 1936
88 I
Tal como manifiesta Gelasio Aranburu en el testimonio redactado ante Jose Miguel de Barandiaran, el 14 de septiembre un
capellán de los requetés se dirigió al vecino sampedrotarra José
María Oiartzabal y al propio coadjutor antxotarra a fin de que
le propusieran personas de absoluta confianza para conformar
la nueva Corporación. “Casi todo el Ayuntamiento que se formó estaba constituido por las personas que le indicamos al
capellán”, comenta Don Gelasio39.
Una semana más tarde, José Manuel Elizalde recibió una
carta de la Junta Carlista de Guerra de Gipuzkoa, en la que se
le indicaban las personas que debían conformar la nueva
Corporación pasaitarra. La lista constaba de once nombres, y
al final de la misiva se le indicaba que “debía dejar disponibles
cuatro puestos más, sobre los cuales recibirá instrucciones en
su día”.
De ese modo, el 22 de septiembre, en la Tenencia de
Alcaldía de Antxo, se reunieron la mayoría de las personas
citadas en el escrito de la Junta Carlista, excepción hecha de
Victorino Navarro, Miguel Cámara y José María Oiarzabal, que
se incorporarían días después a la Corporación.
Los allí reunidos, “teniendo presente las circunstancias
extraordinarias por las que atravesaba la nación, el carácter de
obligatoriedad de los cargos” aceptaron éstos, “aún considerándolos de desempeño accidental, ínterin no se normalizase
la expresada situación”.
Seguidamente se procedió al nombramiento de Alcalde y
Tenientes de Alcalde, quedando al final constituida la
Corporación del siguiente modo:
-
Alcalde-Presidente, José Manuel Elizalde Osinalde.
Primer Teniente Alcalde, José Korta Gurrutxaga (San Pedro).
Segundo Teniente Alcalde, Miguel Cámara (San Juan).
Tercer Teniente de Alcalde, Francisco Linazasoro Galparsoro
(Antxo).
- Concejales: Basilio Pérez de Arenaza, Rufino Solano Muro,
José Mª Oiarzabal, Ignacio Tolosa Makazaga, Isaac Hernáiz
Bakaikoa, Victorino Navarro y Olegario García
Bengoetxea...
Una semana más tarde, el 29 de septiembre más concretamente, se llevó a cabo oficialmente el acto de toma de posesión de la nueva Corporación.
Entre los acuerdos adoptados por el nuevo Consistorio
durante los cinco meses y medio que duró su presencia en el
Ayuntamiento cabe citar el cambio de nombre de la calle
Sabino Arana (la denominada carretera general N-1, a su paso
por Antxo) por José Antonio Primo de Rivera (27-10-1936), la
aportación para la tripulación del Baleares y el inicio del proceso de depuración del personal del Ayuntamiento, maestros,
etc. (10-11-1936), así como la relación del personal que
habiéndose ausentado de Pasaia, no había vuelto todavía a
reincorporarse a su puesto de trabajo (23-12-1936)40.
5.5 Segunda Corporación franquista
al frente del Ayuntamiento.
Seis meses después de haberse constituido la primera corporación municipal de la época franquista, otro escrito de la Junta
Carlista de Guerra trae como consecuencia el nombramiento
de un nuevo grupo al frente del Ayuntamiento pasaitarra.
El 13 de marzo de 1937 se firmó el acta de toma de posesión
de esta nueva corporación, al frente de la cual fue nombrado
Jesús Garmendia, antxotarra, a quien acompañaban
Constancio Achucarro (Teniente Alcalde de Antxo), Ignacio
Iraola, Isaac Hernaiz y Olegario García, todos ellos residentes
en Antxo, Pablo Fernández, Teniente Alcalde de San Pedro,
distrito al que pertenecían también Pedro Sanz, Francisco Elía
y José Antonio Asteasuinzarra, y por último Lorenzo Puy,
Teniente Alcalde de Donibane, acompañado de los sanjuandarras Basilio Pérez de Arenaza, Zacarías Puy y Cecilio
Sistiaga.
Esta nueva corporación continuaría su labor al frente del
Ayuntamiento hasta 1944, año en el que sería sustituida por la
presidida por Carlos Yarza Zala.
I 89
REPORTAJES DE AVANZADA
Una mujer lucha por la Libertad y la Justicia en la
avanzadilla de la Peña de Aya
¡VIVA LA DINAMITA!
Se pelea alegremente. Sobre la cumbre de la Peñas de Aya, envuelta en
densa bruma, parece como que el tableteo de los disparos y el silbido de
las balas no tienen esa trascendencia trágica de mensaje de muerte. Entre
disparo y disparo se interpolan voces de ánimo, gritos de guerra, consignas de lucha. El destacamento ofrece casi una perspectiva pintoresca, que
suaviza los perfiles agrios de la contienda.
Guarecidos tras los salientes de las rocas, las milicias populares, distribuídas afinadamente en esta posición de avanzadilla, cubren todo el
terreno por donde pudiera merodear el enemigo. Toda la zona facciosa, a
la que se han robado tantos metros de frente, está batida por nuestra fusilería y nuestras ametralladoras.
Se dispara con sensatez. Aquí no se desgasta munición. La fuerza real
está ya fogueada y curtida, luego de tres semanas de lucha. Tiramos sobre
seguro. No sobre fantasmas, ni siquiera contra sombras sino sobre bultos
concretos. La consigna es terminante. Hay que procurar, por encima de
todo, el siguiente objetivo: cada bala una baja.
Es feroz, ¿verdad? Pero estamos en guerra. Una guerra sin cuartel.
Una guerra verdaderamente organizada, con modernos elementos de
combate y de destrucción. Balas que destrozan cuerpos y obuses que
abren en la tierra verdaderas simas.
-¡Viva la dinamita!
El grito de guerra casi acalla el estampido de los fusiles. De otro picacho, envuelto en la misma bruma que nos rodea a nosotros, otra voz,
potente y juvenil, contesta como un eco:
-¡Viva la dinamita!
Y se sigue dando “gusto al dedo”, mientras que, de vez en vez, un
“dum-dum” escalofriante se estrella junto a las cabezas.
-¡Canallas! ¡Canallas! -dice uno, junto a mí-. Balas “dum-dum”. ¿Por
qué no hacemos nosotros lo mismo?
-Porque ésa es la diferencia que hay entre ellos y nosotros -interviene
otro, mientras cambia un “peine” y llena el depósito de su arma-. Si no
fuera así, si nosotros fuéramos igual que ellos, no estaríamos ahora en
guerra.
Luego, del otro picacho, emerge de nuevo, poderoso, el grito de guerra:
-¡Viva la dinamita!
De la izquierda, en una posición leal, se contesta:
www.gipuzkoa1936.com
90 I
-¡Viva la libertad! ¡Compañeros: No dejéis ni uno! ¡Son los enemigos
de la República y de España!
UNA MUJER EN LA CUMBRE
Junto a nosotros, el periodista yanqui lo mira todo con sus ojos impasibles y escrutadores. No parece perder un detalle. Indiferente a las balas
que silban, se tumba de espaldas sobre la hierba, sonríe al ímpetu optimista y juvenil de las milicias ciudadanas y toma notas, pausadamente, en
su block de viaje. Pero el audaz colega, que acude a las mismas fuentes
de información, al lugar de los hechos, para servir a sus lectores de
América, detiene su mirada con especial curiosidad en esta muchacha de
pelo rizoso que serenamente carga y descarga su carabina, apunta con
lentitud y dispara sin que se mueva un solo músculo de su cara.
-¡Ah!-exclama, con entusiasmo admirativo-. Es una brava muchacha.
Creí que estaba aquí para atender a los heridos o para cuidar de los
muchachos. Pero no. ¡Lucha! Lucha como un hombre.
Así es la verdad. Lucha como un hombre. O mejor dicho, con más temple y decisión y serenidad que muchos hombres. He aquí lo que no esperábamos haber visto. A nuestro paso, por los caminos de la retaguardia,
los ojos se detuvieron en las ambulancias, donde siempre hay una mujer
que presta a los heridos sus amorosos cuidados. Bien sabemos del heroísmo de estas bravas enfermeras, que muchas veces acuden a recoger a
nuestros hombres bajo el fuego enemigo, que no respeta ni su sexo ni la
sagrada función que cumplen.
Pero hasta ahora no habíamos visto una mujer en los mismos puestos
de vanguardia, las más lejanas avanzadillas donde se plantea la lucha con
su máxima crudeza y riesgo, como un combatiente entre los combatientes de la ciudadanía.
Su actitud serena y firme parece contagiarse a los demás. ¿Sería posible que un hombre sintiera el miedo junto a la decisión de esta mujer que
pone sobre la cumbre más elevada de la Peña de Aya tal ejemplo del heroísmo femenino?
LA JOVEN LIBERTARIA
¿Quién es esta muchacha que necesariamente ha de atraer la atención
admirativa de todo aquél que llegue a la avanzada? Maximina Santa
María. Apenas ha cumplido los 17 años. Enfundada en unos pantalones
de caza, su figura andrógina conserva todo el donaire y esbeltez del sexo.
Los labios entreabiertos, la nariz respingona y la mirada tímida de sus
ojos pardos, prestan al semblante una dulzura encantadora que contrasta
enérgicamente con la dureza y hosquedad del paisaje de guerra.
Aprovechando un paréntesis de la lucha, formamos un grupo, en la parte baja del campamento. Charlamos. El colega yanqui es experto y ducho,
y la muchacha no puede evitar las preguntas ni soslayar las respuestas.
-¿Por qué está usted aquí?...
-¡Pshe!... Porque tenía que estar. ¿No luchan también mis compañeros?
No había razón para que yo me quedase en casa.
-¿Sabía usted manejar las armas?
-Ahora, sí, claro; a todo se acostumbra uno. Hasta a ver cómo caen los
hombres, que es el espectáculo más triste que hay. Pero antes de que esto
empezara, yo no había tenido en mis manos ni una detonadora. Ni había
intervenido en nada político. Hasta que se sublevaron los militares y los
fascistas y se dijo que todo el pueblo debía de alzarse en armas para defender la República democrática. Pedí un arma y aquí estoy.
-Y ahora -interviene uno de los del grupo- es la mejor tiradora de nuestro grupo. Y la más valiente. Es lo mejor del “Grupo de la Dinamita”.
-¿Tienes ideas políticas? -pregunto yo.
-Verás. Yo pertenezco a la juventud libertaria de Pasajes. Las únicas
ideas políticas que tengo consisten en esto: libertad y justicia para todos.
Yo sé que el fascismo representa todo lo contrario. Por eso lucho contra él.
Todos tenemos tiempo para meditar sobre la altivez espiritual de esta
brava muchacha de Trincherpe, que se juega la vida por un ideal. Se ha
hecho un silencio absoluto. Los fusiles descansan y las gargantas también.
El frente de guerra está bañado por una quietud maravillosa. Tan sólo, de
vez en vez, el zumbido agudo y silbante del obús precede al estampido
bronco que nos llega del otro lado de nuestras posiciones.
-¿Quieres algo para la ciudad?
-Nada más que una cosa. Que digáis a mi familia, en Trincherpe, que
estoy muy bien, que aún vivo... ¡y que no pasarán!...
PANORAMA
Iniciamos el descenso, bañado el cuerpo en una brisa fresca que hace
sentir el frío de las cumbres. El periodista americano se detiene, de trecho
en trecho, para contemplar el paisaje. Pero no parece que le impresione la
pureza de égloga del panorama, sino su aspecto estratégico. Acaso el
hombre sea un lírico, pero ha venido aquí como corresponsal de guerra y
su retina no se detiene en otras aristas que las puramente bélicas.
Sin embargo, no es fácil sustraerse al encanto de esta maravillosa perspectiva. Desde aquí, Pagogaña tiene todo el encanto sugeridor de un fortín medieval y los mechones blanquísimos de las ovejas parecen flotar,
movidos por la brisa, sobre la hierba alta de la verde ladera. A lo lejos, los
últimos reflejos del sol poniente, sobre la costa de Francia, manchan con
ramalones de púrpura la línea de azul purísimo del horizonte.
Cuando las crestas de la posición de la avanzadilla se desdibujan ya en
los confines de la niebla de la cumbre, la misma voz enérgica que minutos
antes sobresalía por entre el tablero de los disparos, nos grita, como un
saludo cordial de despedida:
-¡Viva la dinamita!
-¡Viva la dinamita!
La figura andrógina de la muchacha libertaria de Trincherpe queda ya
fija, en el recuerdo de todos, hasta el término de nuestro viaje de regreso.
Y sus palabras, manchadas de amargura y de desaliento: “A todo se acostumbra uno. Hasta a ver caer a los hombres, que es el espectáculo más triste que hay”.
Luego al fondo de todas las meditaciones, una afirmación que expresa
la realidad bárbara y cruenta del momento:
Es la guerra... La guerra, con todos sus horrores, que han provocado
otra vez los eternos enemigos de la redención ciudadana.
Otra “hazaña” criminal de los aviones fascistas
A los nombres de San Sebastián, Irun, Lezo, Eibar, Hernani, víctimas de
la barbarie facciosa, hemos de añadir los de Rentería y Pasajes de San
Juan que ayer sufrieron el bombardeo de quienes han hallado en la subversión militar válvula de escape para sus instintos de bestia.
Las dos laboriosas localidades guipuzcoanas últimamente citadas despertaron ayer bajo el runruneo de los motores facciosos que, desde “prudencial” altura preparaban su criminal acción.
Hacia las siete y media de la mañana hicieron su aparición, de la parte
de Lesaca, cuatro aparatos facciosos, los cuales, al volar sobre Rentería,
dejaron caer su carga de muerte. Una tras otra, hasta cinco bombas, vinieron a dar en la entrada de la industriosa villa, casi en la bifurcación de la
carretera a uno de cuyos lados existe un puesto-retén de las Milicias
Obreras de la C. N. T.
Tres milicianos de esa filiación prestaban servicio de vigilancia y ellos
fueron las víctimas de la cobarde agresión. Cogidos de lleno en el área de
expansión de una de las bombas, uno de ellos llamado Pedro Azurmendi,
natural de Pasajes y perteneciente a la Federación de Sindicatos Unicos,
quedó muerto en el acto, con el cuerpo horriblemente destrozado. Sus
compañeros Pablo Gorospe y Jesús Arregui sufrieron heridas de gravedad, siendo curado el primero en Rentería y el segundo trasladado urgentemente al Hospital de Sangre del Hotel de Londres.
En tanto que el aparato faccioso consumaba su triste hazaña, otro de los
aviones enfilando hacia Pasajes de San Juan dejaba caer, una tras otra hasta ocho bombas en el casco y alrededores de aquel puerto.
Tres artefactos explosivos se hundieron en la bahía sin causar daños,
otro estalló en el llamado cementerio inglés, encima de las escuelas Viteri,
otro a unos cincuenta metros del caserío “Larrabide” y otro en las proximidades de “Garchegui” donde tienen su cuartel las Milicias Vascas. Esta
útlima bomba alcanzó a tres milicianos que se encontraban de permiso,
recogiendo mariscos en la playa. Uno de ellos resultó ileso, pero los otros
fueron dos víctimas más para unir a la lista de las inmoladas por la barbarie facciosa.
Fueron trasladados uno a Lezo, donde llegó ya cadáver, y el otro al
Hospital Civil de San Sebastián, donde falleció a las cuatro de la tarde.
Se llaman las víctimas de esta agresión Constantino Vázquez Lago, de
31 años de edad, natural de Pontevedra, era soltero, de profesión redero y
trabajaba en la Casa Arcelus. Estaba afiliado al Avance Marino. La otra
víctima fué Juan Milleiro de 29 años, casado, natural de Redondela, era
contramaestre del “Iziar”, de la Casa Zuloaga, y vivía en Trincherpe.
Realizado su criminal propósito los aviones facciosos se perdieron en
el espacio con dirección a la frontera.
El reportero de guerra
I 91
6
EL APORTE DE
PASAIA A LA
MARINA DE
GUERRA AUXILIAR
DE EUSKADI
El bacaladero de la PYSBE Vendaval, antes de convertirse en el
Nabarra y protagonizar una de las gestas heroicas más destacadas
por todas las crónicas de guerra. Juan Pardo San Gil.
T
RAS EL ALZAMIENTO MILITAR DE LAS FUERZAS FASCIS-
tas, lideradas por el General Francisco
Franco, contra el orden constitucional, el
Gobierno de la República, a la vista de las
contradicciones existentes en el seno del
PNV, intentó asegurarse el apoyo de los nacionalistas. A principios del mes de septiembre de 1936 el propio Manuel de Irujo,
en representación de la Junta de Defensa de Gipuzkoa, había
propuesto ante la de Bizkaia la formación de un Gobierno Vasco
constituido a partir de las Juntas de Defensa.41
Juan Pardo San Gil.
En aquella situación, Alvarez del Vayo, diputado socialista
que, días antes, había sido nombrado Comisario General del
Ejército, telefoneó a Irujo y le ofreció la cartera de ministro de
Obras Públicas en el Gobierno de Madrid, en un reajuste que
estaba preparando Largo Caballero; a cambio, se le ofrecía la
garantía de la aprobación y puesta en vigor del Estatuto de
Autonomía. Como resultado de la negociación entre el propio
Jefe de Gobierno y ministro de la Guerra, Largo Caballero, por
una parte, y Agirre y Basterretxea, delegados del PNV, por otra,
Manuel de Irujo fue nombrado ministro sin cartera del nuevo
Gobierno el 25 de septiembre. Días más tarde, el 1 de octubre
de 1936 más concretamente, las Cortes de Madrid aprobaron el
Estatuto Vasco de Autonomía. En cumplimiento de lo establecido, el 7 de octubre, en Gernika, fue elegido Lehendakari José
Antonio Agirre.
A pesar de la trascendencia de la aprobación del Estatuto y
del nombramiento del Lehendakari, la propia realidad del frente se impuso e hizo que el Gobierno Vasco funcionara, principalmente, como un Gobierno de Guerra. El propio Agirre asumió desde el principio las funciones inherentes al
Departamento de Defensa.
Dos de los más graves problemas con los que se tuvo que
enfrentar el Gobierno Vasco fueron, por una parte, el abastecimiento de alimentos a la población, y por otra, la organización
de un Ejército que hiciera frente a las fuerzas nacionales que
avanzaban hacia Bilbao. De la noche a la mañana se vieron, por
tanto, obligados, a improvisar una flota capaz de vigilar la costa, proteger el tráfico mercante y el ejercicio de la pesca y
enfrentarse a la escuadra franquista.
La Sección de Marina del Departamento de Defensa del
Gobierno Vasco empezó a funcionar el 25 de octubre de 1936,
a las órdenes de Joaquín de Egia y Untzueta, hasta entonces
Subdelegado Marítimo de Bilbao.
Algunos meses más tarde, en 1937, la Sección de Marina
encuadraba a cerca de cincuenta embarcaciones, pertenecientes hasta entonces a la flota pesquera de Pasaia, Donostia,
Bilbao, Mutriku y Ondarroa, principalmente, y un millar de
hombres distribuidos entre las oficinas de tierra, los bous artillados, dragaminas, lanchas auxiliares, etc.
Del medio centenar de embarcaciones, catorce pertenecían a
la flota pesquera pasaitarra y habían sido incautadas por el
Gobierno de Euskadi (30-10-1936), tras la evacuación de Pasaia
y su llegada al puerto de Bilbao.
- Los cuatro bous grandes: el Araba (ex Hispania, ex Alfonso
XIII), el Bizkaya (ex Euzkal-Erria), el Gipuzkoa (ex Mistral) y el
Nabarra (ex Vendaval) eran bacaladeros pertenecientes a la
flota de PYSBE. Tras su incautación fueron artillados y al poco
tiempo entraron en servicio.
- Dos bous pequeños, también artillados: El Goizeko izarra y el
Iparreko izarra. Ambos fueron acondicionados como patrulleros para la protección de la pesca y vigilancia del litoral.
- Ocho buques pesqueros, utilizados como buques auxiliares
en diversos servicios y sobre todo como dragaminas:
Trintxerpe, Danak-ondo, Danak-batian, Marce, María
Angeles / D1, Julito/D2, Arco/ D-11 e Iris/ D-12.
Al evacuarse Bilbao la mayoría de estas embarcaciones pasaron a Santoña, después a Santander y por último a Francia. Salvo
el Nabarra (hundido por el crucero franquista Canarias en el
combate de Matxitxako) y el Gure Izarra (hundido en las inmediaciones de Castro Urdiales, al chocar con una mina), el resto
de buques fueron devueltos a sus armadores en 1939.
A pesar de su reconversión y dadas las características técnicas
de estos buques de pesca, no parecía que dichas embarcaciones
pudieran enfrentarse a las unidades navales de la armada franquista. Por ello, es justo reconocer el heroísmo de todos los hombres que sirvieron en la Marina de Guerra Auxiliar de Euskadi.
No obstante, las páginas más importantes las escribieron, precisamente, los hombres que formaban parte de la tripulación de
dos bous pasaitarras, el Nabarra y el Gipuzkoa, en la batalla
naval de Matxitxako.
Enrique Moreno, al
mando del bou
Nabarra, lideró la épica
batalla de Matxitxako,
enfrentándose sin
dudarlo al potente crucero pesado franquista
Canarias, de más de
10.000 toneladas, 1.000
hombres de tripulación
y 22 cañones de distinto
calibre. Juan Pardo San
Gil.
Amanecía la mañana del 4 de marzo de 1937. Los comandantes de los bous Gipuzkoa, Bizkaya, Nabarra y Donostia habían recibido la orden de dirigirse hacia Baiona, con el fin de
escoltar al mercante Galdames, que, además de llevar 173 pasajeros, transportaba asimismo víveres, medicamentos, dinero y
diversa maquinaria, con la intención de llegar a Bilbao, en cuyo
puerto debían descargar las citadas mercancías. Tal como se
había acordado, las cuatro embarcaciones debían conectar con
el mercante hacia las 9 de la noche, a unas cinco millas al oeste
de Baiona.
Tras su encuentro, el convoy fue avanzando lentamente, pues
la mar estaba muy revuelta y debían marchar con las luces apagadas, para no ser descubiertos por los buques franquistas. En
medio del temporal de lluvia y granizo el Gipuzkoa y el Bizkaya
perdieron contacto, tanto entre sí como con el resto del convoy.
Hacia la una y media del mediodía del 5 de marzo ambas
embarcaciones fueron descubiertas por el crucero Canarias, perteneciente a la marina nacional, que comenzó a disparar contra
el Galdames, alcanzándole en más de una ocasión. El primer
proyectil lanzado por el crucero impactó en el cañón de popa
del Gipuzkoa, causando la muerte de dos artilleros. A pesar de la
diferencia de sus correspondientes potenciales bélicos, los del
Gipuzkoa comenzaron a responder en la medida de sus posibilidades al ataque del Canarias. Un nuevo proyectil impactó en el
puente de mando del Gipuzkoa, causando la muerte de tres de
sus tripulantes, además de incendiar parte del buque. En estas
penosas condiciones, la embarcación vasca intentó acercarse a
la costa, a fin de que si el Canarias decidía seguir tras él, pudiese ser alcanzado desde las baterías de costa, instaladas en Punta
Lucero y Punta Galea, en las inmediaciones de Portugalete y
Getxo, respectivamente. En el momento en que los franquistas
comprobaron los riesgos de dicha operación, cambiaron el rumbo y se dirigieron nuevamente mar adentro. Uno de los cinco
fallecidos en el Gipuzkoa fue el pasaitarra Valeriano Sanz Pérez.
Mientras tanto, en medio del citado enfrentamiento, el
Bizkaya aprovechó dicha circunstancia para liberar al mercante
Yorkbrook, que había sido capturado por el Canarias. Una vez
alcanzado dicho objetivo, el Bizkaya y el Yorkbrook se dirigieron
hacia el puerto de Bermeo.
Una vez fuera del alcance de las baterías de costa el Canarias
volvió mar adentro. Tras avistar al Donostia, abrió fuego contra el
bou, pero sin causar prácticamente ningún tipo de daños.
Posteriormente se fijó en el Nabarra. A las 15´10 el Canarias
comenzó a disparar toda su artillería contra el citado bou, cuyo
comandante, Enrique Moreno, había reunido a sus oficiales para
manifestarles su decisión de hundirse luchando antes que rendir
el barco a los franquistas. A pesar de las órdenes del comandante de contestar al fuego enemigo, sus proyectiles apenas dañaron
al crucero rebelde. En cambio, en el Nabarra los daños y las
bajas se iban sucediendo a medida que continuaba el combate.
Cuando la suerte de la embarcación vasca estaba decidida ya, su
comandante, el primer oficial y algunos tripulantes optaron por
permanecer a bordo y hundirse con él. 20 de sus 49 tripulantes
pudieron alcanzar los botes salvavidas, pero fueron hechos prisioneros. En ese momento se escuchó una gran explosión y todos
pudieron observar cómo se hundía rápidamente el Nabarra.
El Canarias se volvió hacia el Galdames y le ordenó poner
rumbo al puerto pasaitarra, desde mediados de septiembre de
1936 en manos de las tropas nacionales.
Un muerto en el Canarias, cinco en el Gipuzkoa, veintinueve
en el Nabarra y cinco pasajeros en el Galdames resumen el trágico balance de aquella batalla naval que simboliza la lucha
desigual que libraron quienes se mantuvieron fieles hasta el final
en la defensa de sus ideales.
Ricardo Arrillaga: Enrolado como marinero de 2ª en el acorazado franquista Baleares, Ricardo Arrillaga encontró la
muerte en una de las pocas batallas navales en que se
enfrentaron fuerzas de similar y gran fuerza. Su nombre,
además de estar censado por los vencedores de la guerra en
el bando nacional, está recogido en el callejero trintxerpetarra.
I 95
RELACION DE BUQUES PERTENECIENTES A LA FLOTA PESQUERA PASAITARRA QUE
FORMARON PARTE DE LA MARINA DE GUERRA AUXILIAR DE EUSKADI (MGAE).
ARABA (ex Hispania, ex Alfonso XIII)
Historial: Bacaladero de vapor y casco de acero de PYSBE,
construido en La Ciotat (Francia) por la Société Provençale
des Constructions Navales como Alfonso XIII. Rebautizado
Hispania en 1931. Marchó a Bilbao en la evacuación de
Pasaia (11-9-36). Las FNC lo seleccionaron para ser artillado y fue incautado por el Gobierno de Euskadi (30-10-36).
Entró en servicio a mediados de noviembre, siendo luego
rebautizado Araba (9-12-36) e incorporado plenamente a
la MGAE. Estando en reparación, se tomó la decisión de
hundirlo en Sestao (16-06-1937) para evitar su captura. Los
franquistas lo reflotaron (19-7-1937) y lo incorporaron a su
Marina con el nombre de Alava. Se devolvió a sus armadores en 1939 y fue desguazado en 1965.
Gijón y después a Burdeos. Permaneció en Francia el resto de la guerra. Se devolvió a sus armadores en 1939 y fue
desguazado en 1966.
GIPUZKOA (ex Mistral)
Historial: Bacaladero de vapor y casco de acero de
PYSBE, construido en Falmouth (Inglaterra) por Cox & Co.
Engineers Ltd. como Mistral. Marchó a Bilbao antes de la
evacuación de Pasaia (21-8-1936). Las FNC lo seleccionaron para ser artillado y fue incautado por el Gobierno de
Euskadi (30-10-36). Fue el primero en entrar en servicio a
mediados de octubre, siendo luego rebautizado Gipuzkoa
(9-12-36) e incorporado plenamente a la MGAE. Muy
activo durante toda la campaña, resultó averiado en el
combate de Matxitxako (5-3-1937). Al evacuarse Bilbao
pasó a Santoña, donde fue desartillado y luego entregado
a las FNC (5-8-1937). Trasladado a Santander, le sorprendió allí la evacuación y marchó a Gijón y después a
Burdeos. Permaneció en Francia el resto de la guerra. Se
devolvió a sus armadores en 1939 y fue desguazado en
1966.
NABARRA (ex Vendaval)
A pesar de las ametralladoras, el Bizkaya no
puede ocultar su vocación pesquera. Juan
Pardo San Gil.
96 I
Historial: Bacaladero de vapor y casco de acero de PYSBE,
construido en Aberdeen (Escocia) por Hall Rusell Y Co. Ltd.
como Vendaval. Marchó a Bilbao en la evacuación de
Pasaia (13-9-1936). La Junta de Defensa de Bizkaia lo utilizó para el enlace marítimo Bilbao- Baiona. Después las
FNC lo seleccionaron para ser artillado y fue incautado por
el Gobierno de Euskadi (30-10-1936). Entró en servicio ya a
finales de octubre, siendo luego rebautizado Nabarra (9-1236) e incorporado plenamente a la MGAE. Muy activo
durante toda la campaña, resultó hundido por el crucero
franquista Canarias en el combate de Matxitxako (5-31937).
BIZKAYA (ex Euzkal-Erria)
Historial: Bacaladero de vapor y casco de acero de
PYSBE, construido en La Ciotat (Francia) por la Société
Provençale des Constructions Navales como EuzkalErria. Marchó a Bilbao en la evacuación de Pasaia (13-936). Las FNC lo seleccionaron para ser artillado y fue
incautado por el Gobierno de Euskadi (30-10-36). Entró
en servicio a comienzos de noviembre, siendo luego
rebautizado Bizkaya (9-12-36) e incorporado plenamente a la MGAE. Muy activo durante toda la campaña. Al
evacuarse Bilbao pasó a Santoña, donde fue desartillado
(22-6-1937) y luego entregado a la MGAE. Trasladado a
Santander, le sorprendió allí la evacuación y marchó a
GOIZEKO-IZARRA
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Sarriegui, Sagarzazu y Cía (Pasaia), construida en Zumaya
por la Constructora Metálica. Estaba en Pasaia al estallar la
guerra y se empleó en labores de vigilancia costera. Al evacuarse el puerto marchó a Bilbao (12-9-36). En diciembre se
hizo cargo del buque la MGAE que lo acondicionó como
patrullero para la protección de la pesca y vigilancia del
litoral. Se hundió con toda su tripulación al chocar con una
mina dos millas al este de Castro Urdiales (medianoche del
16/17-1-37).
Los restos del Nabarra
(arriba) no han sido aún
rescatados del fondo
del mar, donde descansan junto a Enrique
Moreno y varios de sus
hombres desde el 5 de
marzo de 1937. El
Gipuzkoa (abajo) fue
reparado en los astilleros Euskalduna tras la
batalla de Matxitxako.
Juan Pardo San Gil.
IPARREKO IZARRA
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Sarriegui, Sagarzazu y Cía (Pasaia), construida en Zumaya
por la Constructora Metálica. Estaba en Pasaia al estallar la
guerra y se empleó en labores de vigilancia costera. Al evacuarse el puerto marchó a Bilbao (12-9-36). En diciembre se
hizo cargo del buque la MGAE que lo acondicionó como
patrullero para la protección de la pesca y vigilancia del litoral. La falta de buques artillados hizo que se empleara en
labores de mayor envergadura. Al evacuarse Bilbao pasó a
Santoña, donde fue desartillado y luego entregado a las
FNC. Trasladado a Santander, le sorprendió allí la evacuación y marchó a Gijón y después a Burdeos. Permaneció en
Francia el resto de la guerra. Se devolvió a sus armadores en
1939 y fue desguazado en 1969.
TRINTXERPE
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Francisco Andonaegui Garmendia (Pasaia), construida en
Pasaia por Astilleros Luzuriaga. Participó activamente en la
evacuación de Gipuzkoa. En noviembre se hizo cargo del
buque la MGAE que lo empleó para el enlace por radio entre
Bayona y Bilbao. Cesó en el servicio a mediados de diciembre y volvió a dedicarse a la pesca. Al evacuarse Bilbao pasó
a Santander y después a Francia. Se devolvió a sus armadores en 1939.
DANAK-ONDO
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Francisco Acebal y Cía, S.L. (Pasaia), construida en Pasaia
I 97
El arrastrero
Trintxerpe, con este
nombre o con el de
Trintxer-Alde, realizó
diversos servicios de
transporte y colaboró
en la evacuación de
Gipuzkoa. Juan Pardo
San Gil.
por Constructora Guipuzcoana. Marchó a Bilbao en la evacuación de Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la
Junta de Defensa de Vizcaya. En noviembre se hizo cargo
del buque la MGAE que lo empleó para el servicio de prácticos. Cesó en el servicio el 1-3-37 y volvió a dedicarse a la
pesca. Al evacuarse Bilbao pasó a Santander y después a
Francia. Se devolvió a sus armadores en 1939.
DANAK-BATIAN
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Francisco Acebal y Cía, S.L. (Pasaia), construida en Pasaia
por Constructora Guipuzcoana. Marchó a Bilbao en la evacuación de Gipuzkoa. En noviembre se hizo cargo del
buque la MGAE que lo empleó para el servicio de prácticos.
Cesó en el servicio el 1-3-37 y volvió a dedicarse a la pesca.
Al evacuarse Bilbao pasó a Santander y después a Francia.
Se devolvió a sus armadores en 1939.
MARCE
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Francisco Acebal y Cía, S.L. (Pasaia), construida en Pasaia
por Constructora Guipuzcoana. Marchó a Bilbao en la evacuación de Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la
Junta de Defensa de Vizcaya. En noviembre se hizo cargo
del buque la MGAE que lo empleó para el servicio de prácticos. Cesó en el servicio a comienzos de diciembre y volvió
a dedicarse a la pesca. Su tripulación pasó al Danak-Batian
que le sustituyó en las mismas tareas. Al evacuarse Bilbao
pasó a Santander y después a Francia. Se devolvió a sus
armadores en 1939.
MARIA ANGELES /D-1
Historial: Pareja de pesca de vapor y casco de acero de
Izarra, S.L. (Pasaia), construida en Zumaia por Astilleros
Balenciaga. Marchó a Bilbao en la evacuación de
98 I
Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la MGAE y
rebautizado D-1. Al evacuarse Bilbao pasó a Santander y
después a La Pallice, quedando internado en Rochefort el
resto de la guerra. Se devolvió a sus armadores en 1939.
JULITO / D-2
Historial: Pareja de pesca de motor y casco de acero de
Izarra, S.L. (Pasaia), construida en Zumaia por Astilleros
Balenciaga. Marchó a Bilbao en la evacuación de
Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la MGAE y
rebautizado D-2. Al evacuarse Bilbao pasó a Santander y
después a La Pallice, quedando internado en Rochefort el
resto de la guerra. Se devolvió a sus armadores en 1939.
ARCO / D-11
Historial: Pareja de pesca de vapor y casco de madera, de
Antonio Elosegui y Cía (Pasaia), construida en Pasaia por
Constructora Guipuzcoana. Marchó a Bilbao en la evacuación de Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la
MGAE y rebautizado D-11. Al evacuarse Bilbao pasó a
Santander. Fue transferido a las FNC, participando en el rastreo de minas en Santander. De allí marchó a La Pallice, con
los demás buques de la MGAE, quedando finalmente internado en Rochefort el resto de la guerra. Se devolvió a sus
armadores en 1939.
IRIS / D-12
Historial: Pareja de pesca de vapor y casco de madera, de
Antonio Elosegui y Cía. (Pasaia), construida en Pasaia por
Constructora Guipuzcoana. Marchó a Bilbao en la evacuación de Gipuzkoa. Movilizado como dragaminas por la
MGAE y rebautizado D-12. Al evacuarse Bilbao pasó a
Santoña, Santander y después a La Pallice, quedando internado en Rochefort el resto de la guerra. Se devolvió a sus
armadores en 1939.
Libro consultado: - Pardo San Gil, Juan. Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-1939). – Ed. San Sebastián: Untzi Museoa,
1998
PASAITARRAS QUE SIRVIERON EN LA MARINA DE
GUERRA AUXILIAR DE EUZKADI (1936-1937)
Antonio Astigarraga Mendizabal
Oficina 1. Administración. Jefatura
José Beloki Bidaurre
TRINTXERPE / D-4
Francisco Beloki Bidaurre
José Bizkarrondo Sistiaga
Blas Korta Sarria
José Manuel Dadie Egiguren
José Gabarain Mendizabal
Ramón Garaialde Bascaseux
Segundo Garbizu Echeberria
Simeón Gómez Vega
Antonio Izagirre Agote
TRINTXERPE /
IPARREKO IZARRA
EUGENIO
MOURISCA / D-4
VENDAVAL / GIPUZKOA /
J. LUIS DIEZ
IBAI-EDERRA / D-19
NAZARENO Nº 6
NAZARENO Nº 9 / CISCAR
DANAK-BATIAN / JAIMIN/ D-17
GURE ARTIZAR / D-5
Vicente Izagirre Agote
D-8 / CISCAR
Juan Makazaga Lujanbio
Francisco Mendizabal Gómez
Resurrección Mora Urresti
Santiago Mujika Salaberria
Florentino Pontesta Sarria
Ramón Puy Olaziregui
Francisco Quintana Ollokiegi
Valeriano Sanz Pérez
José Sarria Lekuona
Miguel Sarria Pontesta
Vicente Sarria Pontesta
Ildefonso Uranga Aduriz
Agustín Bikuña Inda
D-10 / CISCAR / D-21 / D-1
MOURISCA / L-1
L-1 / L-4 / CISCAR
TRINTXERPE / D-12
MOURISCA / D-4
Mugardos
José Lorenzo Pequeño
A Coruña
Manuel Saleta Rua
A Coruña
Manuel Lafuente
Muñiz
A Coruña
Juan Pérez Oliveira
A Coruña
Pontevedra
Víctor Cruz López
Bouzas
Antonio Fernández
Prieto
A Coruña
Manuel Costa Alvariño Corme
José Fariñas Castro
Mugardos
Nicolás García Prieto
A Coruña
Pablo Lago Debesa
Galicia
Manuel Lado Lijo
Manuel Loveira
Rodríguez
A Coruña
Marín
NABARRA
DANAK ONDO /
GIPUZKOA
GOIZEKO IZARRA
VENDAVAL / ARABA
DANAK-BATIAN
DANAK ONDO
HISPANIA / BIZKAYA /
C-6
VENDAVAL
DANAK-ONDO / D-18
Campio Mariño
Galicia
MISTRAL
Serafín Mosqueira
Collazo
Corme
DANAK-BATIAN
GIPUZKOA / CISCAR
Francisco Suárez Facal
MOURISCA / D-4
Enrique Moreno
MOURISCA / D-4
La siguiente relación comprende aquellas personas de origen
gallego que residían en Pasaia, según se ha podido comprobar en el
censo de 1935.
Francisco Fernández
García
Antonio Alvarez
Domínguez
D-7 / D-11 / D-19
JULITO / D-2
GIPUZKOA
L-2 / L-1
MOURISCA / D-4
MOURISCA / GAZTEIZ / D- 21 /
CISCAR
José Bikuña Inda
La siguiente relación comprende aquellas personas de origen
gallego, que probablemente residieran en Pasaia, dado que las
embarcaciones en las que sirvieron desde un principio pertenecían
a la flota pesquera pasaitarra. No se ha podido comprobar su lugar
de residencia
VENDAVAL /
NABARRA
HISPANIA / ARABA /
GIPUZKOA
DANAK-ONDO
HISPANIA / BIZKAYA
DANAK-ONDO
Pedro Molinillo Terán
Galicia
Manuel Rodiño Miguel Galicia
Ramón Vidal
Bernardez
A Coruña
Corme
VENDAVAL
EUZKAL ERRIA /
GIPUZKOA
DANAK-ONDO
DANAK-BATIAN
NABARRA
RELACION DE LAS BAJAS PASAITARRAS (POR ORIGEN
O RESIDENCIA) SUFRIDAS EN LA MARINA AUXILIAR DE
GUERRA DE EUZKADI.
Francisco Fernández
García
Mugardos
NABARRA
Valeriano Sanz Pérez
Pasaia
GIPUZKOA
Antonio Alvarez
Domínguez
Pontevedra
NABARRA
Enrique Moreno
Vicente Sarria Pontesta Bouzas
NABARRA
GOIZEKO IZARRA
I 99
7
PASAIA EN
MANOS DE LOS
FRANQUISTAS
El general Francisco Franco, en su primera visita al puerto
pasaitarra en el mismo año de 1939. Archivo Fotográfico de
la Autoridad Portuaria de Pasajes.
E
1936, ANTES AUN DE QUE
diera comienzo el golpe militar contra el
Gobierno legítimo de la República, el General
Mola envió, desde Pamplona, un documento a
sus compañeros, titulado “Instrucción
Reservada nº 1”. A través de dicha comunicación el general golpista señalaba que “se tendrá en cuenta que la acción ha de ser
en extremo violenta, para reducir lo antes posible al enemigo,
que es fuerte y bien organizado”, para añadir más adelante “que
los primeros objetivos serán todos los directivos de los partidos
políticos, sociedades o sindicatos no afectos al Movimiento. A
ellos se les deberán aplicar castigos ejemplares para estrangular
los movimientos de rebeldía o huelgas”42.
N EL MES DE MAYO DE
7.1 Las ordenes de Mola cumplidas
al pie de la letra
La violencia y la represión franquista en Pasaia no sólo no terminaron el 13 de septiembre de aquel año, con la entrada de las
tropas franquistas en el municipio, sino que se intensificaron
con la sucesión de fusilamientos, represalias y depuraciones
laborales, además de un exhaustivo control sobre la población,
que marcaría la tónica general de la posguerra.
En Gipuzkoa, de los 1.345 casos de procesados por las autoridades militares, llegaron a dictarse 639 penas de muerte. De
entre estas personas condenadas a muerte, 485 fueron ejecutadas, y 154 vieron cómo sus penas de muerte eran conmutadas.
El primer expediente revisado por la Comisión Provincial fue el
de José Manzisidor Ibarguren, de Pasai Donibane, que había
sido condenado a muerte el 1 de noviembre de 1936, acusado
de formar parte de la Junta de Defensa de Pasaia en representación del PNV. La pena de muerte dictada fue conmutada por la
de 30 años, para ser reducida posteriormente a 14 años de cárcel43. Y también sabemos que se salvaron de ser ejecutados los
pasaitarras Laurentzi Manzisidor Izeta, Telesforo Goienetxe
Alzua y Celedonio Pérez Serna.
En cambio, hasta el momento hemos podido censar otros 14
vecinos del pueblo que no tuvieron esta suerte. No obstante,
creemos que tanto estos datos como los referidos a procesados
en consejos de guerra, aumentarán notablemente cuando en
futuras investigaciones se analice la información aún sin estudiar, procedente de distintos tribunales militares44.
102 I
Además, no podemos olvidar los fusilamientos efectuados sin
juicio previo, en lo que supone una mezcla de venganza, ajuste
de cuentas, exhibición de poder y ganas de intimidar a la población nada más efectuar su entrada las tropas falangistas. En esta
dinámica, por ejemplo, podríamos enmarcar los asesinatos
cometidos en el Tiro de Bidebieta, el asesinato a los 35 años de
edad de Manuel Garbizu Etxeberria, delatado por un falangista
que le debía dinero y que vió así una ocasión de no pagar su
deuda, pues Garbizu era el Presidente del Batzoki de Antxo.
Detenido el 2 de octubre de 1936 de madrugada, pasó por el
centro de reclusión de San Bartolomé y la cárcel de Ondarreta,
antes de ser fusilado (“muerto por heridas de arma de fuego en
la guerra de liberación”) en Hernani, junto a otras 14 personas,
sin haber sido juzgado, pero con asistencia religiosa del jesuita
Zubiaga, el 13 de octubre de 1936.
Fusilados a la entrada de los nacionales en Pasaia o con
fecha 13 de septiembre de 1936
cuñado de Berroa
cuñado de Félix ‘máquinas’
“marido de María”
Canal Ruiz, Miguel (en Bidebieta)
Luengas , Marcelino
Moreno Rojo, Ovidio
Najera Marañón, Raimundo
San Baudelio del Campo, Antonio (aunque el fallecimiento
se inscribió en noviembre)
Alcanzada por la metralla en Antxo
Busselo Goikoetxea, Luisa
Imagen de las instalaciones del tiro de
Bidebieta, en los años
20. El Tiro será uno de
los lugares elegidos por
los fascistas para realizar ejecuciones.
Fototeca KUTXA.
Si estas fueron muertes crueles, ¿qué podemos decir de la del
sampedrotarra Eugenio Sarria Lekuona? Detenido mientras trabajaba, fue llevado junto a otros compañeros a Oiartzun, donde
fueron acribillados. Eugenio, sin embargo, no murío allí, y consiguió salir herido pero vivo de entre los cadaveres de sus desafortunados amigos. Sobre lo sucedido a continuación existen
dos versiones. En una de ellas, se apunta que cuando se desponía a pedir ayuda en la zona de Txikierdi, fue sorprendido y
denunciado por una vecina de un caserío cercano. En la otra,
recogida por Santxo Beurko, se dice que los falangistas amenazaron a los inquilinos del caserío con fusilarlos a ellos si no colaboraban, siendo entonces cuando Sarria intentó escapar, siendo
asesinado al salir de su escondite.
Sea como fuere, lo cierto es que fue rematado y enterrado en
un agujero cerca del mismo caserío. Años más tarde, su viuda, la
señora María Luisa Martikorena Oliden, supo del paradero del
cadáver de su marido y se presentó a recoger los restos, que, en
una maleta, trasladó al cementerio de Zarautz.
No menos trágico resultó el destino de los hermanos
Oiartzabal Odriozola. El 2 de abril de 1937 caía en Santurtzi
Pedro, del batallón “Lenago il”; y el mismo día su hermano,
Ignacio, requeté del Tercio de San Ignacio, moría en el frente de
Eskoriatza.
En la lista que presentamos a continuación, y que es absolutamente provisional pues refleja el actual estado de la investigacion, como decimos, lejos de estar terminada, hemos recogido
alrededor de 100 vecinos que dejaron su vida en la guerra: fusilados tanto en Pasaia como en otras localidades o muertos en el
frente. Pero, insistimos, este es un ámbito de investigación que se
hace necesario completar, para la que es indispensable la colaboración e implicación de todos los pasaitarras.
I 103
Lista de fallecidos pasaitarras (fusilados con o sin juicio, muertos en el frente o a consecuencias de las heridas recibidas...). Esta
lista se presenta de modo provisional; está confeccionada con datos obtenidos en la presente investigación tanto en los registros
civiles como en el archivo municipal e informantes directos, así como con los ofrecidos por otras fuentes publicadas que se pueden consultar en la bibliografía (Egaña, Vargas Alonso, Aizpuru...) y por los ofrecidos por la Sociedad de Ciencias Aranzadi.
Nombre y apellidos
104 I
Albizu Aizpurua, José
Alderegia Lafuente, Félix
Alvárez Domínguez, Antonio
Alzua Goikoetxea, Isidoro
Alzua Goikoetxea, Julio
Amiama Arregi, José Antonio
Amiama Taberna, Ignacio
Antolín, Jesús
Aranzua,
Arrieta Azpeitia, Angel
Arrizabalaga Gotilla, José
Arteaga,
Azurmendi, Pedro
Basurko Agirregomezkorta, Luis
Bermejillo Acasuso, Leandro
Biskarrondo , José
Busselo Goikoetxea, Luisa
Canal Ruiz, Miguel
Carbonell Cruz, Vicente
Ceberio,
Ces Pérez, José
Cobizas, 1er hermano
Cobizas, 2º hermano
Cortavalles del Castillo, José
Cruz López, Victor
"cuñado de Berroa"
"cuñado de Félix 'máquinas'"
de Dios, José
de la Rosa Martínez, Luciano
del Puerto, Bonifacio
Elberdin, José
Erzibengoa Indaberea, Antonio
Etxeberria Barcena, Jacinto
Fernández, Félix
Fernández , Julio
Fernández Brión, José
Fernández García, Francisco
Franco Fernández, José
Galarraga Segurola, Francisco
Garbizu, José
Garbizu Etxeberria, Manuel
García Gallego, Clemente
Gil Garcia, Manuel
Gobantes Bustillo, Felipe Emilio
González Espinel, José
Hernández Mendizabal, Ignacio Pablo
Hernández Mendizabal, José Antonio
Irazu Montegi, Alfonso
Jarboles Fernández, Francisco
Kamio, Bernardo
Lugar y fecha del fallecimiento
Urkiola
Usartxa
Matxitxako
Dima
Orduña
Donostia
Andoain
1937/04/04
1936/10/06
1937/03/05
1937/04/04
1936/12/06
1936/07/22
1936/08/16
Pasaia
1937/04/05
1937/03/05
1937/05/26
Errenteria
Orduña
Hernani
1936/08/09
1936/12/11
Pasai Antxo
Bidebieta
Elorrio
1936/08/12
1936/10/04
Hospital de Basurto
Peña Lemoa
Peña Lemoa
Hospital Civil de Bilbao
1936/08/10
Kanpazar
1936/10/04
1936/09/04
1936/12/01
1937/04/26
1941/08/10
Araban
Ermua
Prisión de Burgos
Matxitxako
Elgeta
Hernani
Hernani
Peña Lemoa
Hernani
Pasaia
Pasaia
Durango
Oiartzun
1937/06/13
1937/01/17
1937/03/05
1937/04/16
1937/04/16
1936/10/13
1936/10/18
1936/07/22
1937/06/04
1937/03/05
1937/03/05
1939/09/25
1936/08/18
Circunstancias
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Herido en el frente, muere camino del hospital.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
En el frente. Metralla
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
Metralla.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Herido en el frente de Larrabetzu.
En el frente.
Fusilado. A la entrada de los rebeldes; sin juicio.
Fusilado. A la entrada de los rebeldes; sin juicio.
Fusilado.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Lo más probable por tuberculosis.
Fusilado.
En el frente
Fusilado.
En el frente.
En el cuartel, de disparo accidental.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado.
Fusilado.
Fusilado.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
Laboa Sistiaga, Generoso
Lakarra Iñigo, Froilán
Lakarra Lakarra, José
Larragon Ruiz, Manuel
López Otero, Luis
López Reblet, Nicolás
Lorenzo Ansola, Angel
Lores Soler, Claudio
Luengas, Marcelino
"marido de María"
Mariño Pérez, Juan
Maya Rodríguez, Luis
Medialdea (Mendialdea?) Martín, Eulogio
Milleiro Pérez, Juan
Moaña , Antonio
Modesto
Mora, José María
Moreno Plaza, Enrique
Moreno Rojo, Ovidio
Munarriz López, Juan
Najera Marañón, Raimundo
Oiarbide Elorza, José
Oiartzabal Odriozola, Pedro
Ormazabal Albizu, José
Orosa Núñez, José
Oskila, Félix
Ostolaza, Ramona
Pascual Herguedas, Nicolás
Pedrosa Valiente, Nicasio
Pérez Conceiro, Celedonio
Pérez Serna, Celedonio
Prados Fernández, Raimundo
Prieto Puertas, Francisco
Prieto Puertas, José
Puertolas Pérez, Antonio
Puertolas Radigales, José
Quintana Saratxaga, Félix
Rabaneda Postigo, Francisco
Rodríguez Rodríguez, Carlos Benito
Sáez Marina, Gregorio
San Baudelio del Campo, Antonio
Sanz Pérez, Valeriano
Sarria Lekuona, Eugenio
Segurola Egia, Pedro
Tamayo Etxaniz, Anastasio
Unsain Goenaga, Francisco María
Vázquez Lago, Constantino
Vicente, Francisco
Vicente, José
Vicente Zapirain, Antonio
Yangüas Hernández, Domingo
Zegaz Muñoz, Ruperto
Orduña
Zaragoza
1936/12/11
1938/02/03
Albertia
Hernani
Derio
Hernani
Pasaia
1936/12/02
1938/01/09
1937/09/19
1936/09/13
Aramaio
Legutio
1937/04/01
1936/11/30
Pasaia
Bilbo
1936/09/01
Bizkargi
Matxitxako
Pasaia
Asturies
1937/05/!5
1937/03/05
1936/09/13
1937/02/23
1936/09/13
1936/12/02
1937/04/01
1936/04/10
1936/12/14
Nafarrete
Gorbeia
Elorrio
Hospital Civil de Bilbao
Villaro
Donostia
Hospital Civil de Bilbao
Jaizkibel
Bidebieta
Orduña
Endarlatsa
Barazar
Albertia
Santurtzi
Santoña
Hernani
Peña Lemoa
Oiartzun
1936/07/22
1936/12/25
1936/07/19
1937/05/10
1936/09/09
1938/06/01
1936/12/11
1937/04/07
1936/12/09
1937/05/12
1937/10/05
1936/10/03
Pasaia
1936/09/13
1937/03/05
1936/11/18
1936/12/11
1937/04/07
1936/12/02
1936/09/01
Jaizkibel
Bidebieta
Hernani
1938/06/01
1936/10/13
Oiartzun
Orduña
Otxandio
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado.
Fusilado.
Fusilado.
Fusilado. Ejecutado a la entrada de los rebeldes.
Fusilado. A la entrada de los rebeldes; sin juicio.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
En el frente. Metralla
En el frente.
Fusilado. Sin juicio.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
En el frente.
Fusilado en el frente.
Herido en el frente de Amurrio.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Herido en el frente de Gernika.
En el frente.
Fusilado.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Bombardeo aéreo de Santurtzi.
Fusilado.
Fusilado.
En el frente.
Fusilado a la entrada de las tropas.
En el frente.
Fusilado. Rematado tras escapar malherido del pelotón.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
Metralla.
En el frente.
En el frente.
En el frente.
Fusilado.
Fusilado.
I 105
Y si la lista de muertos y asesinados directamente por los facciosos nos parece aún incompleta, muchísimos menos datos
tenemos aún sobre el destino de los pasaitarras en los Batallones
de Trabajo, verdadera mano de obra esclava, tratados como animales, o en las cárceles, dispersados, en unas condiciones de
vida infrahumanas y con la amenaza permanente de la muerte
por enfermedad, frío o desnutrición o vía juicio sumarísimo. A
modo de ejemplo, valga el de Jacinto Etxeberrria Barcena, hecho
preso en noviembre de 1937 y muerto de tuberculosis en la prisión de Burgos en agosto de 194145. Y también el de Alberto
Lores Solé, apresado en el “Galerna” y encarcelado en Iruñea, en
el tristemente célebre fuerte de Ezkaba y condenado a 30 años de
prisión. No nos consta que participará en la fuga de San
Cristóbal, pero tras la misma sí encontraron la muerte dos de sus
compañeros de tripulación46.
Lo mismo cabe decir de la presencia de nuestros vecinos en
los campos de concentración, si bien aquí contamos con una
lista de presencia pasaitarra en el cercano campo de Gurs47.
Abad Rodríguez, Leopoldo
Mora Urresti, Resurrección
Beloki Bidaurre, Francisco
Oiartzabal Mitxelena, Ramón
Asteasuainzarra , Iñaki
Berra Saez, José
Camaño Fernández, Francisco
Crespo Etxeberria, Cipriano
Cruz Franqueira, Eladio
Delgado Blanco, Honorio
Ortiz de Viñaspre , Eduardo
Otermin Berasategi, Antonio
Otermin Berasategi, José
Otermin Berasategi, Juan
Pacheco Sáez, Juan
Pascual Azurmendi, Pedro
Enríquez Oliva, Francisco
Pérez Rubio, Miguel
Estellalde Asteasuanizarra,
Felipe
Fernández Abad, Isidro
Fernández Abad, Jesús
Fernández López, Pedro
Galardi Etxebeste, Iñaki
Girón Blanco, Arsenio
González Bermejo, Eladio
González Matxain, Pedro
González Pendas, José Luis
Gutiérrez Sesma, José
Larramendi Amiama, Ignacio
Larramendi Amiama, José
Linazasoro Artano, Gonzalo
Martín Hernández, Bonifacio
Martínez Ramos, Belarmino
Mata Molinero, José
106 I
Núñez Manzisidor, Ramón
Domínguez Aracema, Manuel
Elzo Sarasola, Francisco
Así posaron los flechas
y pelayos de Antxo en
las escaleras de la
iglesia de San Fermín.
Mendizabal Otegi, Juan
Armental San Pedro, Agustín
Peñamaría Campos, David
Quiles Serrano, Bartolomé
Ramírez Morales, Juan
Rincón Millán, Pedro
Rodrigo Urbeneta, Cecilio
Romeu Matxain, Juan José
Saleta Rua, Manuel
Salsamendi Etxeberria, José
Antonio
San Jorge Blanco, Manuel
San Sebastián Etxebeste, Juan
Sánchez Arrieta, Francisco
Sánchez Ferrol, Antonio
Sánchez Martínez, Francisco
Santamaría Atiño, Antonio
Santos Millán, Buenaventura
Vilas Blanco, José
Por fin, quedaría por seguir la pista de aquellos que consiguieron eludir las garras franquistas y sumarse a la resistencia
internacional. Al menos hemos podido constatar la presencia
de Juan Jarboles Fernández en el campo de extermino nazi de
Matthausen, de donde consiguió salir vivo en 194548. Así como
la del sanpedrotarra “Pepe” Etxeberria que llegó a ostentar cargos de responsabilidad dentro del espionaje jeltzale durante la
Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. En similar dinámica
situaríamos las actividades desarrolladas por el errenteriarra,
luego radicado en Antxo, Pepe Bueno en la ciudad marroquí de
Casablanca, si bien dentro de su militancia comunista.
Son, como vemos, muchas las historias por rescatar y
muchos los datos que quedan por analizar. Sin embargo, la barbarie de la guerra fascista sólo fue el principio. Luego vino el
silencio sobre lo ocurrido y, no menos importante, la colaboración de elementos locales en la aniquilación física y moral de
los vencidos. Algunos, además, se entregaron a esta represión
olvidando que debían su vida a sus propios vecinos, que les
protegieron durante la guerra.
7.2 La colaboración del ayuntamiento franquista en la persecución
política: Incautaciones, embargos, robos y multas.
La eliminación física del enemigo no fue el único medio utilizado por los franquistas y sus aliados para acabar con la disidencia. La organización de la vida política franquista se afanó desde el principio en borrar todos los recuerdos de la vida anterior
al triunfo de su golpe de Estado. Desde contar los años desde
cero tras el triunfo fascista (Primer Año de la Victoria…) hasta el
cambio de nombres en calles y pueblos (Sabino Arana por Primo
de Rivera, Francisco Andonaegi por General Mola, Trintxerpe
por Barrio de Nuestra Señora del Carmen…) e incluso barcos
(traduciendo los nombres en euskara), pasando por la incautación de bienes y pago de multas.
Estas acciones combinadas con el silencio y los “años de paz”
estaban, sin duda, encaminadas a crear y legitimar el mundo
surgido de “la cruzada”, mundo en el que lo impuesto y creado
por la administración e ideología franquista era hecho aparecer
como normal y natural, y el resto tachado de abominación o,
simplemente, inexistente.
En este contexto, por tanto, una de las formas que adoptó la
represión franquista tras la entrada de su ejército en nuestro
municipio fue la incautación de los locales utilizados por las
organizaciones políticas y sindicatos fieles a la República. En el
caso del Batzoki del PNV de Antxo, fue incautado y habilitado
para cuartel del Requeté auxiliar, pelayos y margaritas, mientras
que la sede del sindicato ELA-STV de Antxo fue adjudicada por
el Comandante Militar al Círculo Tradicionalista (Partido
Carlista).
Del mismo modo, antes del decreto de 10 de enero de 1937
sobre incautaciones, el ejército nacional no había esperado para
incautar aquellos bienes que creían necesarios para el perfecto
desarrollo de su campaña militar. Así, por ejemplo, consta en el
Archivo municipal copia de la incautación de una camioneta,
propiedad del panadero antxotarra Atanasio Berrondo, un
camión, propiedad de la empresa Cafés Imaz, así como el auto-
bús de la Compañía de Salvador Lores, que cubría la línea de
transporte San Pedro- San Sebastián.
Pero las incautaciones, multas y embargos fueron algo más
que abastecimiento durante la guerra o registros y robos en las
casas de los sospechosos. Los ayuntamientos desarrollaron un
papel de primer orden en la puesta en marcha de las órdenes
superiores. Y lo hicieron desde el primer momento. Así, en un
principio el decreto promulgado el 13 de septiembre de 1936
por la Junta de Defensa Nacional no sólo decretaba la ilegalización de las organizaciones que no se habían alineado con los
militares sublevados sino que afectaba también a las particulares “con motivo de la absurda resistencia sustentada contra el
movimiento nacional.” Posteriormente, el 9 de febrero de
CASAS PRECINTADAS Y LOCALES REQUISADOS
Archivo Municipal de Pasaia: 83 (Antxo)
E
l 24 de julio de 1937, es decir, 10 meses después de la caída
de Pasaia en manos de los rebeldes, el Ayuntamiento remitía
a las autoridades la relación de las viviendas del municipio,
especificando en qué situación se encontraba cada una de ellas.
Cumplía así una de las directrices marcadas en el decreto nº 264,
de fecha 1 de mayo de 1937. De este modo, podemos conocer
las viviendas vacías en Pasaia, cuyos habitantes e inquilinos no
habían vuelto a un pueblo que sabían en manos de los fascistas.
En estas listas, además de viviendas vacías, se especifican las
casas precintadas por la autoridad, es decir, cuyos habitantes
además de ausentes son abiertamente tenidos por el régimen
golpista. Este precinto, además, obligaba a propietarios o inquilinos a dirigirse a las autoridades en el momento de su regreso,
lo que aumentaba el control sobre la población.
Desde otro punto de vista, resulta interesante observar lo
extendido del sistema de “apupilo”, pues muchas de las viviendas que se citan son cuartos dentro de una casa.
DONIBANE
Pisos a los que los titulares no habían regresado aún: 55, cantidad a la que habría que añadir 3 inmuebles en los que la
totalidad de inquilinos se encontraba ausente.
Pisos precintados por las autoridades: 7 pisos y un bajo.
SAN PEDRO-TRINTXERPE
Pisos a los que los titulares no habían regresado aún: 19, cantidad a la que habría que añadir 2 inmuebles en los que la
totalidad de inquilinos se encontraba ausente.
Pisos precintados por las autoridades: 16
Habitaciones a las que los inquilinos no habían regresado
aún:-60
Habitaciones precintadas por las autoridades: 45
ANTXO
Pisos a los que los titulares no habían regresado aún: 5
Pisos precintados por las autoridades: 2
Habitaciones precintadas por las autoridades: 164
TOTAL
Pisos a los que los titulares no habían regresado aún: 79, cantidad a la que habría que añadir 5 inmuebles en los que la
totalidad de inquilinos se encontraba ausente.
Pisos precintados por las autoridades: 25
Habitaciones a las que los inquilinos no habían regresado
aún: 60
Habitaciones precintadas por las autoridades: 209
En el caso de Antxo, se requisó así mismo un local que fue
asignado a Falange Tradicionalista (Calle Mayor, 5), un bajo
requisado para la Comandancia Militar (Calle San Sebastián,
13), un local que fue destinado a Cuartel de Carabineros (Blas de
Lezo, 2), y un Almacén en la Alameda, destinado a los Requetés
(presumiblemente el que había sido hasta entonces el Batzoki de
Antxo).
En la Calle Rentería nº 3, las cuatro viviendas que ocupaban el
4º y 5º piso del inmueble fueron desocupadas, debido a los desperfectos ocasionados por las bombas que el año anterior habían caído, sin llegar a explotar.
I 107
deraba que ya se habían cumplido los objetivos que con dicha
disposición se perseguían.
A fin de llevar a cabo este tipo de expedientes, desde el juzgado instructor se solicitaron informes a todos los
Ayuntamientos, al jefe local de Falange, al párroco de cada localidad, así como a la policía o Guardia Civil, en su caso. Estos
informes debían analizar el comportamiento político y social de
las personas referenciadas antes y después del 18 de julio de
1936 y detallar los bienes que tenían, así como el sueldo que
cobraban mensualmente en su lugar de trabajo.
En el Archivo Municipal de Pasaia se halla un escalofriante
expediente que recoge el nombre y apellidos de 841 personas
que, según el criterio de los sublevados, estaban incluidas en
alguno de los supuestos establecidos por esta ley, lo que
demuestra el control tan estricto que habían logrado tener sobre
la población civil49.
En esta documentación se afirma que habían pertenecido al
Comité de Defensa y Guerra de Pasaia, 22 personas. Otras 7 al
de Orden Público; 6 al de Finanzas, 31 al de Abastos y 2 al de
Investigaciones.
Por otra parte, el palacio de Salinas antes mencionado, es
calificado como cheka por parte de los falangistas. A su cargo se
encontraban 6 personas, mientras que una más actuaba como
delegado en el convento de Mirakruz, otras de las sedes ocupadas por la resistencia republicana.
El informe no se limita a las acciones de guerra, sino que también informa sobre la militancia política y sindical de los pasaitarras antes del alzamiento franquista. Así, destaca los nombres
y apellidos de 9 sindicalistas de La Union en San PedroTrintxerpe y 8 en Antxo; 9 de Avance Marino y otros 10 de La
Polar, el sindicato de maquinistas y fogoneros de Pasaia, a todos
los cuales atribuye labores de dirección dentro de los mencionados sindicatos. El recuento se extiende por la militancia de los
distintos partidos y tendencias políticas. Destacan también los
apartados dedicados a las elecciones: candidatos, cargos electos, interventores, apoderados...II
El palacio de Salinas
se utilizó como sede de
la resistencia republicana y así mismo
como cárcel de los
elementos reaccionarios de Pasaia.
108 I
1939, el General Francisco Franco firmó la Ley de
Responsabilidades Políticas, a través de la cual se imponía a los
encausados una determinada sanción económica, en función
de su participación en los hechos encausados en cada caso. La
aplicación de dicha ley se extendía no sólo a aquellas personas
condenadas por un tribunal militar, sino también a quienes
hubieran militado en alguno de los partidos ilegalizados en el
decreto del 13 de septiembre de 1936. Se consideraba también
motivo de enjuiciamiento haberse ausentado del territorio
nacional durante un plazo mínimo de dos meses. Esta Ley fue
derogada el 13 de abril de 1945, dado que el Gobierno consi-
II En
cambio, no figuran en él ni los listados de los militantes de ANV, UHP ni SOV.
Los 841 nombres se convierten en 706 a la hora de analizar el
listado de responsabilidades políticas, si bien en este caso no
sólo se incluyen sus nombres y apellidos sino que en algunos
casos aparece un informe detallado de cada uno de ellos: dónde vivía, dónde trabajaba, cuándo se había ausentado de Pasaia,
cuándo había regresado, y cuánto cobraba al mes. Este último
dato, que el Ayuntamiento solicitaba a las propias empresas, era
absolutamente necesario para calcular el importe que podían
incautar a cada una de las personas detalladas en dichas listas.
Por su importancia, y siendo uno de los objetivos de este trabajo la recuperación de la memoria histórica, presentamos en el
apartado central del libro una síntesis de estas listas a modo de
apéndice, en las que hemos recogido el nombre de los fichados
y las acusaciones que les imputaba el gobierno franquista.
7.3 Depuraciones en el magisterio
local
“Dejad en mis manos la educación y yo levantaré el mundo”.
La frase de Leibniz puede parecer una boutade, pero ejemplifica a la perfección el papel que la educación juega como factor
de control social. La educación no sólo transmite una serie de
conocimientos (instrucción), sino que constituye así mismo el
aparato ideológico más grande que el Estado tiene para perpetuar su influencia y hacer que pervivan las estructuras de su sistema político y económico.
La educación que impulsó el franquismo nos hizo creer que
los valores que se nos inculcaban a través de la educación escolar, la familia y la Iglesia eran sagrados, eternos e inalterables. Al
poder estatal le interesaba que el alumnado fuera educado en el
acatamiento a las directrices de sus superiores, de modo que no
cuestionara en ningún momento la actuación del Poder.
Por otra parte, el franquismo era consciente de que algunas
avanzadas experiencias pedagógicas impulsadas por el
Gobierno de la República, por una parte, y el laicismo que
defendía la ideología republicana (un ámbito escolar separado
de la influencia de la Iglesia) por otra, chocaban claramente con
los postulados de Orden y Uniformidad característicos de un
régimen militar como el franquista.
Condena a muerte de,
entre otros, el pasaitarra
afiliado a la UGT,
Angel Lorenzo Ansola.
Y condena a cadena
perpetua a Genero
Esteban.
AranzadiDepartamento de
Vivienda y Asuntos
Sociales del Gobierno
Vasco: “Localización
de documentación de
personas privadas de
libertad durante la
Guerra Civil y la posguerra”. AranzadiDepartamento de
Justicia, trabajo y
Seguridad Social:
“Proyecto de investigación y localización de
fosas de las personas
desaparecidas durante
la Guerra Civil”.
Por último, el naciente impulso que tanto en Cataluña como
en el País Vasco (“Euzko Ikastola Batza” y la Fundación Muñoa,
de Donostia) se estaba dando a la enseñanza en sus respectivas
lenguas nacionales era interpretado por el franquismo como un
atentado al sistema unificador, nacional español y centralista
que animó su Cruzada.
Por todo ello, era lógico que una de las principales funciones
que asumió el franquismo en las zonas controladas por su ejército fuese la depuración del profesorado, basándose en los expedientes republicanos. Tal como apunta Pedro Barruso, los franquistas justificaban la misma “en la intención de regenerar a
España, librándola de las enfermedades del librepensamiento,
de las ideas liberales y en resumen de todo aquello que pudiera
ser considerado como una amenaza para los ideales reaccionarios que sustentaban la coalición que se sublevó contra la república”50.
La Junta Carlista de Guerra de Gipuzkoa apuntaba ya el 31
de agosto de 1936, antes incluso que cayera Gipuzkoa en sus
manos, que “las autoridades representativas de este movimiento dedicarán especialísima atención a la enseñanza,
conscientes de la decisiva importancia que ella tiene cara a la
formación del espíritu de la nueva España”, para añadir seguidamente que “los maestros instructores han de incorporarse
resueltamente a esta obra o serán apartados de sus cargos
inmediatamente”.
La Comisión de la Junta Técnica, mediante su decreto nº 66,
fechado el 8 de noviembre de 1936 en Burgos, organizó el proceso depurador de la Enseñanza, que contenía en cada uno de
I 109
Recaredo Besga, rodeado de un numeroso
grupo de alumnos de la
escuela de Antxo.
los expedientes un informe de la Alcaldía del municipio correspondiente, un informe del párroco y un informe de la
Agrupación Falangista Local.
En lo que respecta a Pasaia, los maestros y maestras de
Donibane obtuvieron informe favorable de la Alcaldía y no
consta se abriera expediente alguno contra ellos. Se trata de
Milagros Pérez de Arenaza, Gabriel Villarreal, Valentín Pérez,
Evaristo Vázquez y Elena Blanco.
En el caso de San Pedro – Trintxerpe obtuvieron informe favorable Fernando Lomas, María Anabitarte Arrieta, Petra Alonso
Francos, Encarnación Esnaola, María Ferro González y la
Reverenda Madre Asunción Casillas, directora de la escuela de
párvulos “Colegio Eucarístico”, así como Pablo Robert Calaf,
sobre quien la Alcaldía hace constar que se trata de “una persona conocida por su destacado derechismo. Amenazado por los
marxistas se vio obligado a refugiarse en Francia, de donde volvió a hacerse cargo de su escuela tan pronto como el Glorioso
Ejército Español dejó libre con su presencia la entrada en su
nación”.
110 I
Trabajadores de la Enseñanza (FETE), adscrita a la UGT, y en el
caso de Genaro Barrutia Saez de Asteasu, Presidente de la citada Federación de Trabajadores de la Enseñanza en Gipuzkoa,
por idénticos motivos. Ambos profesores fueron separados del
servicio al no haberse reincorporado a su puesto de trabajo.
Hermógenes Palacio fue además enviado a un batallón de trabajadores. No obstante, en 1945 se estimó su recurso, siendo
reducida su sanción a dos años de suspensión y a ser trasladado
fuera de Gipuzkoa.
La citada María Ferro protagonizó una curiosa iniciativa, pues
en mayo de 1937 entregó 25 pesetas a la Diputación de
Gipuzkoa, con el fin de que se las hicieran llegar a la primera
persona que, tras la toma de Bilbo, colocara la bandera rojigualda en el balcón de la Diputación de Bizkaia.
En el caso de María Trinidad Salaberria, residente en
Donibane, pero con plaza en las escuelas de San Pedro, se da
la circunstancia de que, a pesar de haberse ausentado tras la
entrada de las tropas franquistas, el informe de la Alcaldía fue
favorable respecto a su profesionalidad y conducta, al igual
que lo sería el del párroco de San Pedro, Mateo Alberdi. No
obstante, el Gobierno Civil decidió incoarle expediente el 4 de
enero de 1937, dado que en el informe redactado por los falangistas se llamaba la atención sobre sus ideas nacionalistas, añadiendo su pertenencia al PNV. La decisión del instructor del
caso fue la de suspenderle de empleo y sueldo, añadiendo a
continuación que cuando Trinidad Salaberria se incorporara a
su puesto, sería acordada la sanción definitiva. Según consta
en su expediente, cuando se presentó en junio de 1937, tras la
caída de la capital vizcaína, se le comunicó que estaba separada del cargo, habiendo el Ayuntamiento amortizado su plaza.
Por el contrario, la Alcaldía informó desfavorablemente en el
caso de Hermógenes Palacio, que se ausentó en septiembre y a
quien se le acusaba de pertenecer a la Federación de
Se da la circunstancia de que durante su estancia en Bilbo la
citada maestra ejerció de secretaria de la Corporación pasaitarra
en el exilio, a donde se habían trasladado diversos corporativos.
Carmen Otaegi,
rodeada por sus
alumnas. 1935.
En 1976 Trinidad Salaberria se acogió al Real Decreto por el
que se hacía extensiva la amnistía a las infracciones administrativas de los Funcionarios de la Administración Local.
En lo que respecta a las escuelas de Pasai Antxo, Rafael
Eguiluz, Juan Rodrigo, Enrique Cormenzana, Mª Pilar
Mendoza, Jesusa Agirrebengoa, Luciana Prados y Mª Luisa
Barrenetxea obtuvieron informe favorable de la Alcaldía. En el
caso de Recaredo Besga (Gasteiz, 1898 – Donostia, 1961), fue
cesado de su puesto, al hacerse constar que el citado maestro
se había ausentado tras la entrada de las tropas nacionales, no
habiéndose incorporado a su puesto de trabajo el 1 de octubre
del mismo año.
Recaredo Besga, tras la entrada de los nacionales, se había
trasladado a Bilbo, de donde pasó a Santander y más tarde a
Asturias, con el batallón de Antiaéreos al que pertenecía.
Cuando se dirigían hacia Gijón fue detenido y enviado a
Oviedo y más tarde a la cárcel de Santoña, hasta el 21 de octubre de 1937, para ser enviado posteriormente a un Batallón de
Trabajadores. Una vez puesto en libertad, regresó a Pasaia,
donde volvió a ser detenido y conducido a la cárcel de
Ondarreta, donde permaneció hasta el 29 de marzo de 1940.
Al igual que en el caso de Trinidad Salaberria, los familiares
de Don Recaredo solicitaron en 1976 se le aplicara la amnistía,
extensiva a las infracciones administrativas de los Funcionarios
de la Administración Local.
Por lo tanto, cabe apuntar que de los 25 maestros y maestras
que constan como titulares en alguno de los centros escolares
públicos de Pasaia, 4 de ellos fueron expedientados por sus ideas políticas y 2 fueron cesadas por no haberse reincorporado a
su puesto de trabajo, Honorata Goikoetxea y Clementina
Iruretagoiena.
7.4 Las depuraciones laborales:
la actuación del Ayuntamiento
Al parecer, el tema de las depuraciones laborales no ha sido
investigado suficientemente por los historiadores, dadas las
dificultades de tener acceso a las decisiones de cada uno de los
empresarios al respecto. Es por ello que tan sólo podemos acercarnos a las proclamas y directrices de los jefes militares, dictadas sobre el particular.
Así, por ejemplo, leemos que el Gobernador Civil de
Gipuzkoa, Sierra Bustamante, dictó el 22 de septiembre de
1936, tan sólo nueve días después de que las tropas sublevadas
se hubieran hecho con el control de Pasaia y Donostia, un
Bando, en el que afirmaba que “Queda prohibido en todo el
territorio de mi jurisdicción, la readmisión de cualquier clase
de obreros o empleados que no se hubiesen presentado al trabajo cuarenta y ocho horas después de la entrada de las tropas
nacionales en sus respectivas poblaciones, así como la admisión de nuevos obreros o empleados sin permiso expreso de mi
autoridad”.
Seis días más tarde el Comandante Militar de Pasaia, Eduardo
Pérez, enviaba al Alcalde un escrito en el que se le indicaba
con todo detalle el modo como debía actuar a este respecto:
I 111
Trabajadores de la
Junta del Puerto
denunciados por no
incorporarse a sus
puestos de trabajo tras
la ocupación de Pasaia
en septiembre de 1936.
Archivo de la
Autoridad Portuaria
de Pasajes.
“Ruego a Vd. que con personas católicas de acrisolada moralidad y lo más independientes posibles organice una bolsa de
trabajo que se encargue de resolver por mi delegación los
asuntos referentes a la admisión y no admisión de trabajadores
en las fábricas y talleres, con justicia para obreros y patronos,
bien entendido que nunca deben ser admitidos y sí por el contrario detenidos, los que hayan tomado parte con las armas en
la mano contra el Ejército salvador de España, y la resolución
de casos dudosos que merezcan la intervención del Sr.
Delegado de Trabajo, se cursarán por esta dependencia con el
informe de los componentes del citado organismo que Vd. presidirá y de los que facilitará relación...”
En el mes de enero de 1937 se constituyó a nivel local un
Registro de Colocación Obrera, que determinaba que para ser
contratado en una empresa era necesario estar inscrito en el
citado Registro, si bien, como apunta Pedro Barruso, una parte
de los puestos de trabajo se reservaban para aquellas personas
que estaban en el frente, formando parte de las filas franquistas.
Pero las depuraciones se extendieron a todos los ámbitos de
la vida laboral y afectaron, de manera muy directa, a los trabajadores de la Administración Local, ámbito más accesible a la
investigación, por lo menos en lo que respecta a Pasaia.
El 3 de diciembre de 1936 la Junta Técnica del Estado ordenó la separación de todos los funcionarios que se considerara
que habían mostrado una actitud contraria al Movimiento
Nacional, así como el cese fulminante de los funcionarios que
no se hubiesen reincorporado a su puesto de trabajo.
En aplicación del citado decreto, en el Pleno celebrado el 23
de diciembre de 1936, la Corporación Municipal dejó cesantes sin formación de expediente, dándoseles de baja en sus respectivos puestos, toda vez que a pesar del tiempo transcurrido
no habían vuelto al trabajo, a estas 42 personas:
- Los alguaciles Santos Uranga, Casto Domínguez y Antonio
Isasa.
- Los serenos José Etxeberria, Antonio Aranzasti y Fernando
Etexebeste. De un cuarto trabajador sólo se cita su nombre:
José.
- El practicante Lorenzo Palacios Beitia.
- Los barrenderos Lázaro Dadíe y Virgilio Meneses.
- Los maestros Recaredo Besga, Trinidad Salaberria,
Hermógenes Palacio, Genaro Barrutia, y las maestras de párvulos Honorata Goikoetxea y Clementina Iruretagoiena.
- Los profesores de solfeo Tomás Garbizu y Gelasio Aranburu.
- Los profesores de música Damián Puy y Leopoldo Ledesma
- El tamborilero Sebastián Etxeberria Iturbe.
- El tamborrero José Mª Gabarain Barrutia.
- Las limpiadoras Carmen Portabales, Conrada Fernández y
Justa Garayo.
- Los mecánicos José Mª Sistiaga y Pedro Iñarra.
- Los bomberos José Mª Intxaurrondo, Elías Flores, Ceferino
Loinaz, Jesús Oiartzabal, Isaac Oiartzabal, Cesáreo Ibáñez,
Julián Elizalde, Jesús Prieto, Juan José Sistiaga, José
Barandiarán y José Bikuña. De otro más sólo se cita el nombre: José María.
- El cartero subvencionado Tomás Anabitarte.
- Los empleados del servicio de motoras, Marcial Sistiaga y
Eugenio Goikoetxea.
No obstante, la depuración no sólo se aplicó a quienes no
habían vuelto a incorporarse a su puesto de trabajo, sino que
afectó, de una u otra manera, a todos los funcionarios y empleados municipales, aunque hubieran permanecido en el municipio tras la entrada de las tropas franquistas.
Con el fin de cumplimentar el citado decreto-ley, cada
empleado debía presentar una declaración jurada de su comportamiento durante los años de la República así como sobre
la actitud mostrada con ocasión de la entrada de las tropas
nacionales en Pasaia. A las citadas declaraciones se añadían a
continuación los informes de la Falange y del Cura Párroco del
distrito o municipio en que residiera. Tras ser informadas por
7.5 El factor religioso: su incidencia
en Pasaia
Para ser sinceros, no resulta fácil analizar el papel que la Iglesia
jugó durante la sublevación militar del general Franco, debido a
la división que se originó en su seno. Frente a quienes, desde el
primer momento, impulsaron y defendieron los postulados de
los sublevados, afirmando que “Dios nos envió un Mesías,
Franco, quien detuvo con gesto de taumaturgo la fúnebre comitiva y dio vida al cadáver de España”51, hubo muchos otros que
se mantuvieron fieles al mensaje evangélico y al compromiso
que les unía con sus feligreses.
Un hecho que se repite con harta frecuencia al leer los testimonios de las personas que vivieron aquellos duros momentos
es la actitud de los sacerdotes que acompañaban la columna que
el 13 de septiembre tomó Errenteria, Pasaia y Donostia. “Todos
los curas -menos dos o tres- que entraron con el ejército franquista en Oiartzun, llevaban pistola: unos venían vestidos de
requeté, otros de falange y otros de paisano. Unos diez y ocho o
veinte curas entraron con el ejército en Oiartzun”52.
un Juez Instructor, estas declaraciones fueron examinadas y
autentificadas por el Pleno de la Corporación, celebrado el 5
de abril de 1937.
A raíz de estos expedientes, fueron sancionados los siguientes empleados municipales:
- Manuel Suárez, tamborrero, acusado de tendencia izquierdista: Dos años de suspensión de sueldo.
- Martín Uranga Sein, profesor de dibujo en la escuela nocturna de Pasai San Pedro, de tendencia nacionalista: Un año de
suspensión de sueldo.
- Ambrosio Etxarri Ugarte. Oficial administrativo y profesor de
solfeo. De tendencia nacionalista. En un principio se le destituyó de los dos puestos que ocupaba. Fue juzgado en
Consejo de Guerra el 11 de octubre de 1937, siendo absuelto de los cargos que sobre él pesaban: Ser afiliado al PNV,
haber pertenecido a la Junta de Defensa y haber sido interventor en las elecciones legislativas celebradas durante la II
República, representando a candidatos de la citada formación política.
El 10 de diciembre de 1949 el Pleno de la Corporación aprobó revisar el caso, que fue visto por la Corporación el 15 de
mayo de 1950, aprobándose su reincorporación, si bien ésta
fue denegada por el Gobernador Civil el 23 de octubre del mismo año. Tres años más tarde, el 18 de mayo de 1953, el
Ayuntamiento aprobó nuevamente su reingreso, que en este
caso fue aceptado por el Gobernador Civil (24-10-1953), “considerando redimida, con el tiempo que ha durado su separación, la pena de la falta por él cometida”. La Corporación, en
acuerdo de fecha 16 de noviembre de 1953, decidió restituirle
definitivamente a su cargo.
Esta actitud beligerante de los sacerdotes que provenían de
Nafarroa coincidía con la postura de algunos de los curas de
nuestro entorno. Así, por ejemplo, el párroco de Altza, Felix
Amiano, llegó a exclamar en uno de sus sermones: “Bizkayan
odol ona ixuri dala, odol ona. Odol onak odolkiak egiteko baliyo du, baño nazionalisten odolak ez ta simaurtzarako ere”53.
(“Se ha derramado sangre muy buena en Bizkaia, pero muy buena. La sangre buena sirve para hacer morcillas; la de los nacionalistas ni para estiércol”). Esa fijación con los nacionalistas estaba ampliamente extendida entre gran parte del clero vasco.
Sirva, como ejemplo, la frase del canónigo Sanz de Diego,
quien, predicando en la novena de la Virgen del Pilar, en la iglesia de Santiago, de Bilbao, dijo, entre otras cosas: “A la hora de
la muerte hay que perdonar a los anarquistas y a los comunistas;
pero los separatistas que no abjuran de sus ideas no son dignos
de perdón”54.
El txistulari Santos
Uranga fue uno de los
empleados municipales
expedientados por la
Corporación franquista.
No es nuestra intención detallar las innumerables citas que
ejemplifican la actitud de estos sacerdotes. No obstante, en
nuestro propio pueblo se dieron circunstancias y hechos que no
podemos ocultar y que es necesario que la población los conozca, máxime si tenemos en cuenta la influencia que sobre nuestra
sociedad ejerció la Iglesia durante aquella convulsa etapa histórica.
El primero de ellos hace referencia al párroco de Pasai San
Pedro. A diferencia de otros lugares, en las que la contienda fue
mucho más larga, la única persona ejecutada en Pasaia y uno de
los cuatro religiosos o sacerdotes que murieron violentamente
en Gipuzkoa durante el control republicano de la provincia, fue
Felipe Goena.
Ya se ha comentado que los sublevados se hicieron fuertes en
el Hotel Mª Cristina, en el edificio de la Equitativa, en el actual
Ayuntamiento donostiarra, en el Club Náutico y en los cuarteles
de Loyola, de donde fueron desalojados por los voluntarios
republicanos que, desde las calles adyacentes, se enfrentaron a
los rebeldes.
I 113
Al parecer, una de las personas que entre los rendidos el 23
de julio atravesó las puertas del Maria Cristiana fue Felipe
Goena Urkia, “con las pistolas calientes”, tal como recoge el
testimonio de Manuel Berdeal en el documental Trintxerpe,
realizado en el año 2003 por Josu Iraeta y producido por Lotura
Films. Jesús Carballo, en el testimonio personal que se recoge
más adelante, habla también de aquellos hechos, aunque él
sitúa a Felipe Goena en el Gran Casino y no en el Hotel María
Cristina.
114 I
A partir de ahí las circunstancias que rodearon su muerte no
están suficientemente claras. En contra de lo que se ha venido
afirmando hasta la fecha, no pudo ser que fuera interceptado en
cuanto llegara a la altura de Trintxerpe, proveniente de
Donostia, y allí mismo ejecutado, pues su muerte acaeció el 27
de julio de 1936, cuatro días después de la rendición de los ocupantes del Hotel María Cristina, aunque bien pudo ser ese el
motivo de su detención y posterior ejecución, en el cruce de
Euskadi Etorbidea y la calle Pescadería.
En el bando republicano, y aún no siendo pasaitarra, ya
hemos recogido el caso de “Aitzol” y el trato que la prensa guipuzcoana afín al régimen militar dispensó a este sacerdote tolosarra capturado a bordo del “Galerna” en nuestro puerto. Del
mismo modo que no podemos olvidar el caso de José Damián
Etxeberria, hijo de San Pedro, quien fue detenido y juzgado por
un Tribunal Militar franquista. Condenado a una grave pena, en
1939 no pudo incorporarse a su labor sacerdotal en Trintxerpe,
haciéndolo mucho más tarde.
No podemos olvidar tampoco el caso de D. Aniceto Zugasti
Iriondo. Nacido en Altza el 17 de abril de 1904, fue ordenado
sacerdote el 11 de junio de 1927. Su primer destino lo cumplió
como coadjutor organista de la parroquia de Lanciego (Araba).
Dos años más tarde, el 10 de octubre de 1929, fue destinado a la
parroquia de Pasai San Pedro, donde desempeñó también las
labores de capellán del Asilo de Ancianos.
Fue director de la publicación Zeruko Argia hasta 1936 y colaboró asiduamente en las revistas Aranzazu, Egan y Euskal-Esnalea.
El 31 de octubre de 1937 fue conminado a trasladarse a
Soraluze (Placencia de las Armas), para cumplir las funciones de
capellán de las Agustinas Canónicas de dicha localidad guipuzcoana. Al cabo de los años volvió a la capital donostiarra, en
cuya catedral estuvo destinado, hasta su muerte en 1983.
Otro tanto podríamos decir de Gelasio Aranburu, coadjutor
de la parroquia de San Fermín, de Pasai Antxo. Su compromiso
con la cultura vasca y con la música, y su ejemplar labor sacerdotal motivaron que tuviera que abandonar nuestro pueblo,
para vivir durante muchos años en Ustaritz (Lapurdi), como
exiliado55. Años más tarde, su presencia aún inquietaba a las
autoridades franquistas, tal y como se desprenda de esta alerta
policial:
EL GOBERNADOR CIVIL INTERINO DE GUIPUZCOA AL OBISPO DE VITORIA
Archivo Dioc. De Vitoria: sección papeles raros, San Sebastián, 29/XI/1948
Tras doce años de ausencia de Pasai Antxo, información confidencial
del Gobernador de Guipúzcoa al Obispo de Vitoria sobre el problemático retorno de D. Gelasio a Pasaia, tan sólo como predicador de
una novena, con interesantes observaciones sobre su personalidad y
actividades antes de la guerra.
GOBIERNO CIVIL DE GUIPUZCOA. Secretaría General.
Negociado 5º. Núm. 5.
SECRETO
Excelentísimo y Reverendísimo Señor:
El Sr. Comisario Jefe del Cuerpo General de Policía de esta
Capital, en oficio de fecha hoy, nº 29639 dice a este Gobierno lo
siguiente:
“Excelentísimo señor. Según me comunica el Comisario Jefe de la
Plantilla de Pasajes en escrito nº 54 de la Información reservada,
fecha 27 de los corrientes: de que se ve –por personas de toda solvencia y garantía políticas –con gran disgusto que el sacerdote GELASIO ARAMBURU ALCAIN que antes del Glorioso Movimiento
Nacional había sido coadjutor de la Parroquia de Pasajes Ancho y el
elemento más destacado en la localidad del separatismo vasco, ha
sido invitado por el actual Párroco de Pasajes D. Francisco Echenique
Bernaiz para que predique la Novena de la Inmaculada que ha de
comenzar el próximo día 30.
Se ha practicado una información por la que se conoce que Don
GELASIO ARAMBURU ALCAIN, nacido en Andoain el 24 de
octubre de 1896, es persona de extraordinaria cultura, Doctor en
Teología y Licenciado en Derecho Civil. Al producirse el Glorioso
Movimiento Nacional ocupaba la plaza de coadjutor de la Parroquia
de Pasajes Ancho, donde gozaba de un grandísimo predicamento
entre los elementos destacados del Separatismo Vasco; tenía organizado un Coro de jóvenes de ambos sexos, que servía como instrumento de captación de los elementos juveniles para atraerlos a sus
ideas políticas en el aspecto religioso y moral; en cambio, era tenido
por modelo. Al producirse el Movimiento Nacional su actuación no
aparece como destacada, sin duda porque eran los elementos marxistas los que predominaban en el pueblo; a la entrada de los Tropas en
la Villa no evacuó, pero transcurrido un par de meses huyó a Francia,
donde ha permanecido hasta septiembre del ´47, en que entró nuevamente en España, acogiéndose al perdón de S.E. el Generalísimo.
A los pocos días de estar en San Sebastián marchó a Madrid donde
prestó sus servicios en la Parroquia de San Jerónimo, regresando hace
mes y medio a San Sebastián y figurando actualmente adscrito a la
Parroquia de San Vicente, afirmándose que habiendo sido designado
para ocupar cargo eclesiástico en Portugalete y Covadonga ha renunciado a ello porque sus actuales pretensiones son las de volver a
Pasajes. El Párroco Sr. Echenique ha corroborado lo relacionado con
su fervor Separatista, pero manifiesta que siendo persona de gran
capacidad y buen orador sagrado, como para la Iglesia no había por
qué tener en cuenta sus ideas políticas, le había invitado a que predicase la referida Novena.
La vuelta al pueblo del Sr. Aramburu ha producido mala impresión
entre los afectos al Régimen, que consideran que su presencia en la
citada Novena constituye un tanteo para procurar volver definitivamente a la Parroquia y se viene hablando de que algún grupo de vecinos, para exteriorizar su disconformidad, tratan de abandonar ostensiblemente la Iglesia en el momento en que el referido Don GELASIO suba al púlpito.
Lo que pongo en su Superior conocimiento a los efectos que procedan”.
Lo que tengo el honor de trasladar a Vuestra Excelencia para su
conocimiento y efectos que estime procedentes.
Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años.
San Sebastián, 29 de noviembre de 1948.
EL GOBERNADOR CIVIL INTERINO
(firma ilegible y rúbrica)
(Sello ovalado: Gobierno Civil de Guipúzcoa Secretaría General)
EXCELENTISIMO Y REVERENDISIMO SEÑOR OBISPO DE
LA DIOCESIS. VITORIA.
I 115
Otra persona que se vio obligada a seguir el camino del exilio fue Mateo Múgica, Obispo de la Diócesis de Vitoria a la que
pertenecía en aquel entonces la provincia de Gipuzkoa. Según
relata Juan José Usabiaga, “Juan de Iturralde”, Mateo Múgica
“no poseía veleidades de nacionalista vasco. Su españolismo
era muy acendrado y de todos bien conocido, así como su
monarquismo”56. Pero el Obispo no era tampoco partidario de
comulgar con ruedas de molino. Cuando llegaron las elecciones de 1936, hizo una declaración, afirmando “que era lícito
desde el punto de vista católico votar a los nacionalistas, porque son tan católicos como otros”. La derecha no le perdonó
esas manifestaciones y mucho menos el cardenal primado de
España, doctor don Isidro Gomá, arzobispo de Toledo y representante confidencial y oficioso de la Santa Sede ante el
Gobierno del general Franco. El Cardenal Gomá y el general
Cabanellas, Presidente de la Junta de Defensa Nacional, no
tuvieron reparos en denunciar la actitud de Don Mateo
Mugica ante el Vaticano, criticando su tolerancia para con los
nacionalistas. El 14 de octubre de 1936 el Obispo de Vitoria se
vería obligado a abandonar su diócesis, en dirección a
Roma57.
Entre las denuncias sobre fusilamientos de sacerdotes y
otros actos de represión, el obispo incluyó el testimonio de
Gelasio Aranburu, afirmando que “por su piedad, por su conducta apolítica, por el bien inmenso que ha hecho en su parroquia y por ser también muy conocido y querido en la diócesis,
es irrecusable su testimonio”58. Este informe resulta de sumo
interés, no sólo por lo que supone de aportación a la defensa
emprendida por Don Mateo Múgica, sino porque supone un
testimonio excepcional para comprender muchos de los sucesos acaecidos durante aquellos meses en nuestro municipio,
razón por la que creemos necesaria y justificada su publicación íntegra.
116 I
“El día 13 de septiembre penetraron, sin disparar un tiro, las
tropas militares en Rentería, Pasajes y San Sebastián. Pronto
se vio que venían sedientos de sangre. Yo mismo oí aquel día
a un clérigo navarro, llamado don Miguel Bidaurre, jactarse
de que en Pamplona pasaban ya de 2.000 los fusilados a
pesar de que allí no hubo lucha ni nadie intentó resistirse a
ellos. Ahora se dice que pasan de 7.000 los fusilados en
Navarra. Aseguraba Bidaurre que en esta provincia bastaba
con que a uno se le encontrara un carnet de la UGT para
que, sin más, se le fusilara. En cuanto a los nacionalistas vascos, no necesitaban de otro delito a veces para merecer igual
castigo. Le pregunté por un conocido mío y me contestó:
“Fue conducido a la prisión de San Cristóbal”. Y añadió sonriente: “Bueno, no sé si llegaría allí, porque ése debía ser
nacionalista”.
Esta dolorosa impresión del primer momento se vio pronto
confirmada por las noticias que iban llegando.
Todas las noches caían fusilados grupos numerosos de hombres y también algunas mujeres. Muchos de ellos eran personas de conducta irreprochable; hombres que habían expuesto
su vida haciendo guardia de noche en las iglesias en momentos de apuro; que habían acogido en sus casas a sacerdotes que
se creían en peligro; que a tiro limpio habían impedido el
incendio de San Sebastián.
He aquí un rasgo de un joven de los fusilados. Era de Urnieta,
fervoroso congregante de San Luis. Fue condenado a muerte.
El jesuita que lo confesó, compadecido de él, le ofrece una
pastilla de veronal. El joven pregunta: “Ori, zer da, Aita? – Au,
lo egiteko da”. Entonces le contesta el joven: “Jesukristok etzun
lorik egin iltzekuan, eta nik ere ez det lorik egin nai” (“¿Qué es
eso, Padre? – Esto es para dormir”. Entonces le contesta el
joven: “Jesucristo no durmió cuando le iban a matar, y yo tampoco quiero dormir”). E, hincándose de rodillas, permaneció
en esta postura durante seis horas, hasta que vinieron a buscarlo los encargados de la ejecución.
Un jesuita de San Sebastián me dijo: “He asistido en San
Sebastián a unos 290 condenados a muerte. El hombre que se
arrodilla lloroso para confesarse por última vez, no miente.
Pues bien, no hemos encontrado al anarquista ni al comunista;
sólo encontramos nacionalistas”.
De Pasajes, puedo asegurar que, mientras hombres de izquierdismo rabioso, como Téndulo García, casado por lo civil, y
cuyos hijos están sin bautizar, se encuentran como en su elemento, rodeados de toda clase de consideraciones por haber
ingresado en Falange; hombres tan cristianos y ejemplares
como Manuel Garbizu, presidente del Batzoki, que tanto contribuyó a la salvación del párroco de Alza, d. Félix Amiano,
han sido fusilados.
Pero, lo verdaderamente inaudito e inconcebible es el fusilamiento de beneméritos y santos sacerdotes.
En vano pretenden manchar su memoria con acusaciones
desprovistas de todo fundamento y verosimilitud. Ha habido
sacerdotes, como Peñagaricano y Onaindia que no han sido
llamados ni una sola vez a declarar, como lo atestiguan sus
compañeros de cárcel, don Joaquín Bermejo y el sr. Párroco
de Astigarraga. Ha habido casos como el de don Martín
Lecuona de quien dijeron que fue fusilado por haber sido
hallados en su casa documentos comprometedores, siendo
así que en la hora en que lanzaban dicha acusación no habí-
an sido registradas ni su casa de Rentería, ni la de su familia de
Oyarzun.
En cuanto a la protección dispensada en Pasajes a los llamados “derechas”, es de por sí elocuente el siguiente hecho. No
habían transcurrido muchos días desde el levantamiento
cuando un grupo de rojos quiso asesinar a don Pedro
Lasagabaster, farmacéutico de Pasajes. Avisados los que en
aquel momento estaban en el Batzoki de Ancho, llegaron a
tiempo para impedir el atentado. Entonces las “derechas”,
alarmadas, solicitaron ser admitidos en el Batzoki para su
mejor defensa. Fueron admitidos a fin de defenderse mutuamente y velar por Pasajes. Elementos destacadísimos de aquellas “derechas” están ahora consternados al ver que el entonces presidente del Batzoki ha sido fusilado por los “defensores” de la religión y del orden.
A mí también me ofrecieron guardias de noche; pero, hasta los
últimos tiempos, no acepté el ofrecimiento por no creerlo necesario.
El peligro más grande para Pasajes y sus contornos constituían
los depósitos de la “CAMPSA”. A raíz de la toma de Irún, se procuró llevar a Bilbao, en un barco, toda la gasolina posible; con
todo quedaron 400.000 litros de gasolina y 9 millones de litros
de gas-oil. Los rojos querían prender fuego a los depósitos para
que ardieran los dos Pasajes y se hiciera asfixiante el aire en San
Sebastián, Rentería y aún más lejos (según cálculos de los ingenieros de la “CAMPSA”). Los nacionalistas se opusieron a ello,
acordonaron el lugar donde estaban los depósitos y permanecieron firmes día y noche hasta el momento que aparecieron
los requetés.
El día 12 de septiembre, próximamente a las 6 de la tarde, se
dio la orden de retirada, y para las doce de la noche habían desfilado ya por Pasajes, en dirección a San Sebastián, todos los
milicianos que operaban en Jaizkibel y Gaintxurizketa. Por precaución se quedaron todavía los nacionalistas custodiando la
“CAMPSA”, y la experiencia demostró cuán acertada era esta
providencia, porque, hasta tres veces vinieron de San Sebastián
los rojos en la madrugada y mañana del día 13 a incendiar los
depósitos de gasolina. La última intentona fue a las 7 de la
mañana. Porfiaron con insistencia; pero, ante la resistencia de
los nacionalistas, se retiraron.
Los requetés hicieron su entrada, próximamente, a las nueve y
media de la mañana y hasta que sus boinas rojas aparecieron
en el alto llamado de los capuchinos, estuvieron firmes los
nacionalistas en sus puestos, con evidente riesgo de ser cogidos
por ellos.
Las primeras palabras que en Pasajes oyeron el difunto
Beorlegui (q.e.p.d.) y el sr. Martínez Anido, fueron de labios de
una señora monárquica, que, adelantándose a darles la bienvenida, les dijo: “Tengo que declarar que si vivimos, es gracias
a los nacionalistas”. A lo que contestó uno de ellos: “Ya será
vd. parecida a ellos, cuando así habla”. A lo que ella replicó:
“No por cierto, que tengo el marido preso en un barco en
Bilbao”.
En San Sebastián, la noche del 12 al 13 de septiembre, fue algo
espantosa. Asaltos, robos, conatos de incendio. La gente permaneció sin acostarse, con las luces apagadas, en continuo
sobresalto y oyendo con emoción agradecida las órdenes que
en euzkera se daban los “gudaris” nacionalistas, únicos defensores de la ciudad amenazada. Estos habían aprendido en el
caso de Irún la suerte que a San Sebastián esperaba. Quisieron
impedirlo, y lo consiguieron, aunque para ello tuvieron que
reñir verdaderas batallas, en las que resultaron varios muertos.
También allí permanecieron firmes hasta el último momento.
Se retiraron cuando los requetés hicieron su aparición junto al
reloj de Ategorrieta, y pudieron éstos ver, al llegar a la Concha,
el último vaporcito que salía de la bahía, transportando a los
“gudaris”. La gente despidió a los nacionalistas, aplaudiéndoles con entusiasmo desde los balcones. Lo mismo que en
Pasajes, hubo en San Sebastián entre las “derechas” quienes
reconocidos, quisieron hacer algo por defender a los nacionalistas. Pero ha sido tal el pánico que han infundido los militares
que ahora ya nadie se atreve a interceder por ellos. Se ha anunciado desde los periódicos que será considerado como sospechoso todo aquel que hable bien de los nacionalistas o los
defienda.
Este es el ambiente de Guipúzcoa, saturado de odio y de
incomprensión. Personalidades tan destacadas como don José
Mª Barcáiztegui y su compañero de banca sr. Maestre, hállanse
consternados (he hablado con ellos y sin poder acertar con el
medio de poner fin a estas desdichas). Los requetés, los falangistas y los militares, obran por su cuenta sin freno de ninguna
clase. Decía en la cárcel don Joaquín Bermejo que a lo que más
temía, era al momento de ser libertado; porque, al parecer, ha
habido muchos que han desaparecido sin que haya recaído
orden de fusilamiento sobre ellos.
Así se explica que seamos tantos los que nos hemos visto precisados a huir al extranjero”.
Por fin, podemos decir que la instauración de un regimen integrista católico también tuvo su reflejo en el municipio. En la
prensa local, las celebraciones religiosas y otros eventos parecidos eran celebrados hasta el paroxismo.
I 117
La Voz de España (20 de octubre de 1936), página 14 (crónica local).
PASAJES SAN PEDRO
Un grupo de mujeres
antxotarras pertenecientes a la asociación
falangista “Auxilio
Social”.
Domingo 18 de octubre. Fecha que quedará grabada en el corazón de
lo sampedrotarras y de tantos y tantos asistentes a la misa de campaña que se celebró en el Frontón con una fastuosidad rayana a la admiración hondamente sentida de poder contemplar a Jesús
Sacramentado en manos del Ministro, como Hostia Santa, en las
manos del Redentor en la Cena de Leonardo de Vinci. Fue entonces,
cuando los bravos guardias civiles rindieron armas, cuando los
nobles marinos, soldados, falangistas y requetés, con sus jefes, se
arrodillaron, desgranando su boca una oración a su Dios, que todo lo
puede, para los que murieron defendiendo a Dios y a la Patria, y que
como incienso subía al Cielo, como una esperanza y una merced concedida de poder presenciar acto tan sublime.
El Párroco interino, don Mateo Alberdi, pronunció una oración
elocuentísima, ensalzando la obra de redención del Ejército de Mar y
Tierra, como también a los valientes Requetés y Falangistas, caballeros de un ideal, dispuestos siempre a defender a España y a la
Religión.
Inmediatamente, se organizó una procesión, cuya presidencia
estaba compuesta por el Ayuntamiento en pleno, Autoridades de
Marina, Comandancia Militar, Tripulaciones del “Alcázar de
Toledo” y “Virgen de Iciar”, así como también el Presidente del
Requeté local Doctor don José Otaño, Magisterio Nacional, y el pueblo en masa que no cesaba de gritar ¡Viva España! ¡Arriba España!,
dirigiéndose hacia el Ayuntamiento para entronizar el Sagrado
Corazón de Jesús. Emoción. Un silencio sepulcral escuchó la plegaria. En nuestra memoria, pasaba, como cinta cinematográfica, los
desprecios y ofensas dadas al buen Jesús.
La comitiva se dirigió a las Escuelas Nacionales, donde en el aula
de doña Petra Alonso, adornada con un gusto exquisito, el párroco
bendijo los crucifijos, delante de todos los niños y niñas de la localidad, que con sus maestros y autoridades, contemplaban acto tan
memorable. Tres niñas, preparadas por la maestra Srta. Alonso, reci-
taron sendas poesías, declamadas con tanta ternura, que todos los
asistentes, emocionados, llorábamos.
¡Cristo reina ya en nuestras escuelas!
Finalmente, se colocó una bellísima Cruz en el cementerio, para
que sea fiel guardián de los cuerpos de nuestros padres e hijos que
descansan, y que el odio a la Cruz Redentora había hecho divorciar a
tan fiel compañera de nuestros difuntos. Se rezó un responso para
nuestro párroco, vilmente asesinado y otro para todos los muertos.
¡Descansen en paz!
Las autoridades obsequiaron galantemente a los asistentes en los
salones del Ayuntamiento, mientras se estaban preparando sabrosísimas paellas para los marinos.
Falange hizo un desfile delante de las autoridades, con gran marcialidad, siendo despedidos al grito de ¡Viva España! Y ¡Arriba
España!
¡Cristo ha vuelto a nuestras escuelas! ¡Los buenos sampedrotarras
le levantarán un monumento en su corazón!
EL CORRESPONSAL
El Diario Vasco, 4 de noviembre de 1936, página 7
HOY, LA PRIMERA MISA DE CAMPAÑA
Un acontecimiento que no veíamos desde muchos años: una misa de
campaña.
Se celebrará ésta hoy, domingo, a las diez, en Pasajes Ancho, organizada por la Comandancia de Marina, acto que, seguramente, irá
revestido de una solemnidad grandiosa.
Los preparativos se llevaron ayer con gran celeridad y no faltaba
detalle alguno que no estuviera previsto anoche.
De San Sebastián sabemos que van muchas personas a Pasajes
para presenciar la primera misa de campaña que vemos desde aquel
malhadado abril del 31…
El Diario Vasco, 23 de marzo de 1937, crónica local.
LA FIESTA DE LOS MARTIRES
El día de San José se celebró la fiesta de los Mártires, fiesta esencialmente tradicionalista que instituyó don Carlos en honor de los
Mártires de la Tradición.
A las diez de dicho día celebró la Misa el digno coadjutor don
Miguel Olaciregui, siendo cantada por la Schola Cantorum la
Segunda Pontifical de Perosi, y a continuación el “Liberame” de
Casimiri, que fueron interpretados con la mayor perfección.
La Iglesia se lleó de requetés, margaritas, pelayos, falanges y
público que oró por los Mártires y por el pronto triunfo del Ejército
nacional.
El Diario Vasco, 24 de marzo de 1937, crónica local.
CULTOS DE SEMANA SANTA
JUEVES SANTO: A las diez, Misa solemne, y a continuación se llevará el Santísimo procesionalmente al Nuevo Monumento que el
Círculo Tradicionalista, con la colaboración de las Margaritas, ofrece al Dios de Amor para que desde el nuevo Trono bendiga su colaboración y la de todos los pasaitarras en la magna obra de la liberación de España. A las tres de la tarde, Maitines y plática por el coadjutor don Miguel Olaciregui. Al Divino Nazareno prestarán Guardia
de honor los Requetés.
VIERNES SANTO: A las seis de la mañana, sermón de la Pasión,
a cargo del coadjutor señor Olaciregui, y acto seguido el ejercicio del
Via-Crucis. A las nueve, Misa de los Prosantificados. A las cuatro y
media, después de los Maitines, interpretará la Schola-Cantorum de
la parroquia, bajo la sabia batuta del señor Elícegui, las hermosas
composiciones de V. Goicoechea y L. Perosi. Sermón a cargo del elocuente orador sagrado don Nicasio Guereño, y acto seguido saldrá la
procesión por el orden siguiente: Cruz parroquial, banderas y estandartes de las Cofradías, Flechas y Pelayos. El Paso de la Flagelación,
que será llevado y escoltado por un piquete de la Falange local. El
Santo Sepulcro, conducido por seis jóvenes pertenecientes al
Requeté, Falange y J. A. P. y escoltado por la Guardia civil. La
Dolorosa, llevada por socios del Círculo Tradicionalista y escoltada
por los Requetés. La Banda Municipal, Clero parroquial,
Autoridades, Quinta Compañía de Falange, Milicias Auxiliares de
Requeté y Falange locales y el pueblo.
¡Anchotarras! Sé que este año acudiréis emocionados a estos actos
tan solemnes organizados por nuestro clero y autoridades, ya que las
procesiones en esta villa parecían pasadas a la Historia y ahora volvemos a las cosas tradicionales; así es que en lo sucesivo no sólo respetaremos lo tradicional, sino que implantaremos lo que antes desapareció, con lo que volveremos a la España tradicional. Acudamos
todos a honrar al Dios de Amor y pedirle por el pronto y feliz triunfo
del Ejército salvador de España.
EL CORRESPONSAL.
El Diario Vasco, 16 de abril de 1937, crónica local.
LA COMUNION A LOS ENFERMOS
Tuvo lugar en esta villa la Comunión Pascual de los enfermos y
comunión privada de niños y niñas.
El Señor era portado por el coadjutor don Miguel Olaciregui,
escoltado por falangistas y requetés, cerrando la marcha la quinta
compañía destacada en este pueblo. Banda municipal y un numeroso
público, como nunca se ha conocido en ésta.
EL CORRESPONSAL
El Diario Vasco, 21 de abril de 1937, crónica local.
BENDICION DE UNA BANDERA
El domingo pasado tuvo lugar la inauguración de la bandera de
Falange de las JONS de la sección femenina, habiéndose celebrado
con una animación extraordinaria.
Después de la ceremonia en la que don Miguel Olaciregui bendijo
la bandera, siendo apadrinada por doña Marcelina García de Moro,
en los locales de Falange en Buenavista se sirvió un suculento lunch.
Doña Marcelina pronunció un breve discurso siendo aplaudida
por los concurrentes.
Don Eduardo Pérez, capitán de la Guardia Civil, ordenó que desfilaran las fuerzas a sus órdenes destacadas en el pueblo, dando aún
mayor realce a la fiesta.
Doña Mercedes Rozas, jefe de Falange, entusiasta hasta el extremo, hizo que la fiesta resultara también en extremo GRANDE como
así resultó, dándose vivas a España y cantándose el himno a Falange
por la muchedumbre que alzaba el brazo y aclamaba ¡Arriba España!
Recordamos entre los asistentes a la fiesta a doña Mercedes
Rozas, las señoritas María Rita Regidor, Jefe Provincial; Pilar
Semprún, secretaria; capitán de la Guardia Civil don Eduardo Pérez;
teniente de Carabineros don Juan González; agentes de policía,
representantes de la JAP, alcalde señor Garmendia, representantes
del partido Tradicionalista y don Ramón Aulestiarte, jefe de Falange
en Pasajes-Alza.
EL CORRESPONSAL
El Diario Vasco, 30 de abril de 1937, crónica local.
LA MISA DE CAMPAÑA
Hemos tenido el alto honor de presenciar el domingo pasado la misa
de campaña, a la cual acudió el pueblo en masa y muchísimas personas de Alza y los tres Pasajes, San Pedro, San Juan y Ancho.
En la Alameda se levantó un hermoso altar que las señoras de
Pasajes se encargaron de adornar con gran gusto.
Don Miguel Olaciregui celebró la misa y asistieron los falangistas
y requetés con sus correspondientes cornetas y tambores; la quinta
compañía destacada en el pueblo al mando del capitán don Eduardo
Pérez Ruiz de Arconte, compuesta también de falangistas, Guardia
Civil y Carabineros.
Nuestro Alcalde, señor Garmendia, concejales de Pasajes y Alza,
comandante de la Guardia Civil y demás autoridades ocupaban
durante la misa el puesto de preferencia, seguidos de la demás fuerza
armada y nutridísimas filas de público.
Terminada la Misa don Eduardo Díez pronunció una alocución
sobre la unificación de los partidos decretada por el General Franco.
Al final dio los vivas a España que el público coreó con gran entusiasmo.
Después las fuerzas, seguidas por el numeroso público, se dirigieron en manifestación por las calles del pueblo.
EL CORRESPONSAL
I 119
8
TESTIMONIOS
DE LA BARBARIE
FRANQUISTA
L
OS QUE SONABAN CON REVERDECER LOS LAURELES DE
la España Imperial tras su victoria, fueron
capaces de quebrantar las voluntades de quienes, por miedo a las represalias, corrieron a
inscribirse en la Falange o en el Círculo
Tradicionalista, y consiguieron imponer en la sociedad un manto de silencio desde la paz de los cementerios, pero no lograron
que el pueblo anónimo perdiera su dignidad. No sólo porque la
potencia de la organización y vida social y política de los pasaitarras anterior a la guerra consiguió trasmitir su cultura política a
futuras generaciones, sino también porque así lo demuestran los
testimonios de los supervivientes de aquella guerra y su sádica
posguerra y también quienes con una entereza admirable afrontaron el paredón de fusilamiento sin remordimientos y con la
frente alta.
Para dar cuenta de todo ello, contamos con la memoria admirablemente fresca de Dionisio Etxauri, Jesús Carballo y Josefa
Martínez: guerra, detenciones, batallón de trabajadores, campos de concentración y cárcel en los recuerdos de ellos; el exilio hasta la URSS de una niña en los de ella. Siempre contados
desde la humildad y la naturalidad.
A esto, hemos añadido las últimas horas de quien Miguel
Amilibia (otro gran olvidado) definió como “un santo laico”:
Francisco Rabaneda Postigo; y también las entrevistas que en su
día José Miguel Barandiaran recogió de otros exiliados pasaitarras.
8.1 DIONISIO ETXAURI
GARATEA
Dionisio Etxauri Garatea nació el 8 de febrero de 1917, en Ucar
(Nafarroa). Cuando contaba con 15 años se trasladó a
Trintxerpe, donde su hermano tenía una peluquería y junto a él
aprendió el oficio. A sus 90 años conserva una memoria envidiable y junto a él hemos ido desgranando las experiencias que
le tocó vivir durante aquella época, lejana en el tiempo pero
viva todavía en su recuerdo.
“Trintxerpe era en aquella década de los 30 -nos cuenta
Dionisio- muy distinto a lo que hoy conocemos. Estaba lleno de
gente de la mar y mucha gente vivía de pupilo en casa de otras
familias. Había casas en las que había hasta 5 pupilos viviendo.
122 I
A nivel político también había mucho movimiento. Había
habido una manifestación en 1931, cuando la Guardia Civil a
la altura del reloj de Ategorrieta mató a 6 personas, luego también hubo huelgas y conflictos en 1934. Había también
muchos sindicatos y partidos políticos. Estaba la UGT, estaban
los solidarios (ELA-STV), estaba La Unión, Avance Marino, la
CNT, etc.
Cuando llegó la sublevación militar de Franco, yo estaba con
mi hermano. El tenía una peluquería en Trintxerpe y yo tenía otra
en Herrera. En aquella época los peluqueros nos solíamos juntar
en un local del barrio de Egia, y cuando iban a entrar las tropas
nacionales comenzamos a pensar qué podíamos hacer. ¿Nos
quedamos o nos vamos? Por otra parte yo ya andaba “tonteando”
con la mujer que tengo hoy, y un día me llamó diciéndome que
se marchaba a Sopuerta (Bizkaia). Entonces, ya se sabe, como el
gato detrás de la sardina, decidí despedirme de mi hermano y
marcharme con algunos compañeros, en dirección a Bilbao. Mi
hermano era requeté y yo creo que se salvó porque en aquellos
días estaba en el hospital, pues le habían extirpado un riñón.
Cuando entraron las tropas de Franco, recuerdo que fusilaron
a algunos en el campo de tiro de Bidebieta.
Nosotros nos fuimos por el monte, partiendo desde Igeldo y
llegamos hasta Zumaia. Allí nos encontramos con Lorenzo
Bereziartua, que era un cobrador del autobús de San Pedro, pero
estaba como teniente y nos preguntó que por qué no nos íbamos
con su batallón, que se llamaba Lenin y allí nos encontramos con
mucha gente de aquí. La primera salida que hicimos fue al
Karakate, que es un monte cercano a Elgoibar, y la segunda a
Arrate, en Eibar, que es donde estaba en ese momento el frente,
pero nos echaron para atrás. De allí pasamos al batallón
Larrañaga, que es donde estaba Francisco Rabaneda, y la prime-
ra salida que hicimos con este batallón fue para atacar Vitoria. Yo
iba de camillero y el primer tiro que soltaron los nacionales me
hirieron a mí, en un pinar de Villarreal (Legutio). Cuando me dieron el alta otra vez fui al frente, con el batallón Larrañaga, que
estaba formado por comunistas, como el Lenin, aunque yo en
aquella época no tenía una ideología política determinada, pero,
ya sabes, las circunstancias de la vida me llevaron a ese punto.
A Rabaneda ya le conocía de Trintxerpe, porque vivía por donde están las escaleras de Illumbe. Y una vez que había caído
Bilbao nos toco seguir hasta Asturias. Cuando estaba cayendo
también Asturias nos dijeron que íbamos a embarcar, pero al llegar al puerto habían hundido todos los barcos. Entonces decidimos aprovisionarnos bien y vuelta para atrás andando.
Llevábamos ya 9 días andando cuando aparecieron los fascistas.
Estábamos en Torrelavega y decidimos presentarnos ante la
Guardia Civil. Allí nos hicieron prisioneros. Yo era el más joven,
y por eso creo que fui al que menos pegaron, porque a los demás
les arrearon buenas palizas. De todos modos, el comandante de
la Guardia Civil nos dijo: -“Habéis tenido mucha suerte. Lo mismo que los falangistas os han dado una buena paliza os podían
haber dado cuatro tiros”.
De allí nos mandaron al campo de concentración de La
Magdalena, en Santander, capital. Allí nos llevaban a trabajar a
la zona del Sardinero donde estaban haciendo unas obras.
Entonces vinieron mis hermanos, porque uno era requeté y el
otro estaba en la Falange y querían que me fuera con ellos, pero
yo les dije que no quería salir de esa manera, aunque sabía que
mis padres sufrían bastante en el pueblo, porque había gente que
sabía que yo estaba con los republicanos.
De allí nos trasladaron al campo de concentración de
Miranda de Ebro (Burgos) y de allí a otro campo en Teruel y fue
precisamente el año que más frío hizo en toda aquella provincia.
De allí nos incorporaron al ejército nacional y nos tocó ir a
luchar a Cataluña, pero ya eran los últimos meses de la guerra.
Allí, en el frente de Cataluña terminé la guerra y volví a
Trintxerpe. Pero el tiempo que había pasado en el ejército nacional no era suficiente para cumplir lo que me tocaba por reemplazo y primero me mandaron a terminar el servicio militar al
Regimiento de Infantería de Burgos, y luego me destinaron al
cuartel de Loyola, que es donde me licencié. Entonces cogí la
peluquería de Buenavista.
A decir verdad, las pasamos canutas. Lo peor, la experiencia
del batallón de trabajadores. Lo cierto es que salimos como
niños y volvimos ya muy cambiados”.
8.2 JOSEFA MARTINEZ AGULLA
(24-12-1927, Cangas de Morrazo)
A estas horas de la mañana la sala del Hogar del Jubilado de
Trintxerpe en la que hemos fijado la cita está vacía. Este clima de
silencio y tranquilidad resulta de gran ayuda para que Pepita se
sumerja en sus recuerdos y nos haga partícipes de ellos. Cuando
III El
Josefa Martínez posa
con su hijo Avelino en
brazos. Josefa
Martinez.
llega, del brazo de su marido Antonio, aparece ante mí una
mujer menuda, como la mayoría de las mujeres gallegas de su
generación, pero, a pesar de sus 80 años, sus ojos vivos expresan
claramente la fuerza de voluntad y la inteligencia del superviviente.
Una vez hechas las presentaciones, sus palabras salen rápidas
de su boca. “Mi vida es una historia bonita y a la vez penosa.
Mi padre era maquinista naval y trabajaba para una empresa
noruega, pero cuando estalló la guerra, como buen republicano
que era, se movilizó y fue al frente. Allí le hicieron prisionero,
pero mi padrino, que era primo suyo y falangista, le salvó de
morir en la cárcel. Desde allí le escribió a mi madre para que nos
mandara a alguno de los 3 hijos a Rusia.
Cuando entraron las tropas nacionales nos fuimos de
Trintxerpe a Bilbao y estuvimos una temporada viviendo muy
cerca del Ayuntamiento. El 13 de junio de 1937 nuestra madre
nos llevó a mi hermano de 4 años, Teófilo, a mi hermana y a mí
al muelle de Santurce y nos embarcó en el “Habana”III.
Cuando llegamos allí estuvimos 3 años en el sanatorio
Epatoria Proletal, en Crimea, al sur de la URSS. Al principio, al
vernos sin padres ni madres, nos pasábamos todo el rato llorando, pero luego, con el tiempo, lo pasamos muy bien. Los rusos
nos trataban muy bien, eran muy cariñosos y no tengo ninguna
queja de ellos. Estábamos internos, separados por edades. En
Rusia había 10 colegios como el nuestro, con niños y niñas españolas.
Allí nos daban clases de castellano, de ruso, etc. Además teníamos algunos maestros españoles. Poco a poco nos fuimos
“Habana” partió del puerto de Santurtzi con 1.494 niños y niñas y 72 profesores. 122 niños pertenecían a la zona de Donostialdea.
I 123
adaptando, comenzamos a conocer y a jugar con los niños
rusos… Vivíamos muy cerca de un aeródromo militar. Los aviadores rusos venían y nos apadrinaban y nos traían paquetes.
poco de dinero y ayudarle a mi hermano, que tuvo más suerte
que yo, pues al ser más joven, pudo estudiar y hacer la carrera
de ingeniero agrónomo.
Pero luego vino lo peor. Cuando empezó la 2ª Guerra
Mundial, en 1940, nos trasladaron a Moscú, al centro Onisko.
Estuvimos allí hasta el 41. Los alemanes estaban atacando
Moscú y nosotras creíamos que no saldríamos vivas de allí. De
Moscú nos trasladaron a Saratov, una localidad situada en el
Canal del Volga. Los alemanes ya habían llegado hasta allí, pero
cuando los soviéticos consiguieron echarles, envenenaron
todos los pozos, los animales…
A los 22 años me casé con un catalán y tuve un hijo, Avelino,
aunque luego me divorcié de mi marido.
Durante aquellos años de la guerra murieron muchos compañeros y compañeras. Los rusos mandaban la comida para las
que estábamos en aquel colegio, pero el director se adueñaba
de gran parte de aquellos alimentos y se los pasaba a los alemanes, y a nosotros nos iban dejando sin comida. Luego se descubrió que era un espía alemán. Para poder alimentarnos a veces
teníamos que comer peladuras de patatas, etc… Yo era como
una ardilla y me metía por cualquier agujero para buscar comida y compartirla con mis hermanos. Por suerte, algunos mayores
consiguieron escapar un día del colegio y decirles a los rusos lo
que estaba sucediendo con nosotros. Muchos nos salvamos gracias a ellos.
Más tarde, cuando acabó la guerra, nos llevaron a todos a un
sanatorio, para reponernos, pues casi todos estábamos enfermos, sobre todo mi hermano y mi hermana, con tuberculosis. Al
salir del sanatorio, mi hermana me encontró trabajo en una
fábrica textil. Yo entonces tenía 18 años y después de trabajar
íbamos a clases de ruso, para mejor adaptarnos a la vida de allí.
Entonces ya éramos más independientes pero teníamos que
compartir el apartamento con otras familias. Así pude ganar un
Franco no quería que volviésemos pues temía que los que
habíamos estado en Rusia quisiéramos introducir aquellas ideas
en España, pero todo se arregló y al final en 1957 volví a
Trintxerpe, en la segunda expedición. Cuando llegué no conocía a nadie y estaba desesperada. Tenía 30 años, y tenía un niño
de 7. La verdad es que lo pasé muy mal. Vivíamos con mi madre,
pero con ella nunca me entendí bien. Me acordaba mucho de
Rusia. Luego me puse a trabajar, primero en Antxo, en Orlando,
limpiando anchoas. Aquello no me gustaba nada y lo dejé y me
puse a limpiar una casa. Por fin, un día conseguí trabajo en el
Hotel San Ignacio, que estaba en la Calle Easo, de San Sebastián.
Al cabo de unos años, me fui a trabajar al Hospital Militar, como
auxiliar de enfermería.
En el Hospital había monjas y algunas me miraban mal por
haber estado en Rusia, sobre todo Sor Tránsito.
Una vez mi madre se empeñó en que teníamos que ir a
Galicia, a conocer a la familia. Llegamos allí y al cabo de una
semana la policía nos reclamó, pues, al parecer, no podíamos
salir de aquí hasta que pasara un año. Tuvimos que ir a Irún y
presentarnos ante Melitón Manzanas. Le tenía pánico…
A veces nos invitan a las reuniones de expatriados en Bilbao,
en San Sebastián, etc., pero sólo saben hablar de lo que pasaron
en Rusia y a mí no me gusta recordar todo aquello. A mí me gusta vivir el presente”.
Relación provisional de la población infantil pasaitarra que fue acogida en Europa durante la guerra.
124 I
Abad Refojos, Leopoldo
Agirre Gorrotxategi,
Albizu Etxeberria, Maria
Amiana San Pedro, Consuelo
Amiana San Pedro, Jose
Amiana San Pedro, Manuela
Amiana San Pedro, Soledad
Aranburu Erauskin, Josefa
Aranburu Erauskin, Jose
Bilbao Garcia, Maria Pilar
Karikar Etxeberria, Juan
Centeno Chano, Jose
Centeno Chano, Manuel
Cousillas Cruz, Francisco
Cruz Lopez, Alicia
Cruz Lopez, Encarnacion
Cruz Lopez , Margarita
Cruz Lopez, Jesus
Cruz Lopez, Rafael
Dominguez Uranga, Celestina
Dominguez Uranga, Celestino
Dominguez Uranga, Felix
Dominguez Uranga, Jose Antonio
Dominguez Uranga, Luis
Etxabe Urbieta, Antonio
Etxabe Urbieta, Jose
Montauban
Selle-sur-Cher
URSS
URSS
URSS
Cadaujac
Clermont
La Ville aux Cheres
Beaugency
Saint Chirstau
Eupen (Bélgica) (1939-10-10))
Eupen (Bélgica) (1939-10-10))
Eupen (Bélgica) (1939-10-10))
Gran Bretaña (1937-5-23)
Gran Bretaña (1937-5-23)
Liege (Bélgica) (1939-7-19)
Oleron
Oleron
Oleron
Oleron
Vire
Vire
Etxeberria Gozondo, Eustaquio
Etxegarai Zubillaga, Jose Maria
Etxegarai Zubillaga, Pedro
Fernandez Perez, Santiago
Fontan Diaz, Agustin
Fontan Diaz, Luis
Fontan Diaz, Pastor
de la Fuente, Asuncion
de la Fuente, Concepcion
de la Fuente, Feliciana
Gómez Usturitz, Carlos
Gorostiaga Fernandez, Ignacia
Gorostiaga, Victoriana
Gorria Etxeberria, Manuela
Gorria Etxeberria, Jose
Ibars Fernandez, Encarnacion
Ibars Fernandez, Julio
Ikazeta Tranquet, Manuel
Ijurra Loinaz, Ignacio
Ijurra Loinaz, Jose Maria
Lago Miguez, Agustina
Lago Miguez, Carmen
Lago Miguez, Lucila
Lago Miguez, Maria
Lago Miguez, Miguel
Linazasoro Arriola, Agustina
Linazasoro Arriola, Juan Mari
Linazasoro Arriola, Marcelo
Lizaso Apiñana, Jose Maria
Lizaso Apiñana, Rosario
Loinaz Landa, Jose Maria
Maldonado Torres, Jose Luis
Maldonado Torres, Carmen
Marino Perez, Visitacion
Mariskal Iglesias, Jose
Martinez Aguella, Josefa
Miranda Cabral, Dolores
Muiños Azaldegi, Luis
Muiños Azaldegi, Antonio
Muiños Azaldegi, Francisco
Najera Armendia, Luis
Parrondo Cuerda, Francisco
Prieto Amiama, Francisco
Prieto Amiama, Ignacio
Prieto Amiama, Mario
Refujos Barreiro, Antonio
Refujos Barreiro, Luciana
Refujos Barreiro, Pilar
Rivero Rey, Manuel
Rivero Rey, Maria
Rodrigo Uranga, Jose Manuel
Rodrigo Uranga, Jose Maria
Rodrigo Uranga, Manuela
Romo Cortes, Aurelio
Romo Cortes, Dolores
Romo Cortes, Jose Luis
de la Rosa Valverde, Alfonso
de la Rosa Valverde, Armando
de la Rosa Valverde, Maria Angeles
Saleta Vidal, Juan
Saleta Vidal, Modesto
Salgado Ledesma, Manuel
Santos Chans, Manuela
Torre Blanco, Milagros
Urbieta Gomez, Carmen
Urtxuegia Cortes, Maria
Urtxuegia Cortes, Antonio
Urtxuegia Cortes, Emilio
Urtxuegia Cortes, Jesus
URSS
Langres
Langres
Limelette (Bélgica) (1939-10-10)
(1939-7-19)
(1939-7-19)
(1939-7-19)
La Ferté Macé
La Ferté Macé
La Ferté Macé
Anglet
La Ferté Macé
La Ferté Macé
Clermont
Clermont
(1939-11-8)
(1939-11-8)
Aiguillon
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
Montauban
Montauban
Montauban
Montauban
Montauban
Southampton (Gran Bretaña)
Southampton (Gran Bretaña)
Southampton (Gran Bretaña)
Verviers (Bélgica) (1939-5-30)
Verviers (Bélgica) (1939-5-30)
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
Cadaujac
Cadaujac
Craon
(Bélgica) (1939-5-23)
Krimea (URSS)
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
(Bélgica) (1939-11-8)
(Bélgica) (1939-11-8)
(Bélgica) (1939-11-8)
Amberes (Bélgica) (1939-5-23)
Vire
Cadaujac
Cadaujac
Cadaujac
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
Marchin (Bélgica) (1939-4-25)
Treignes (Bélgica) (1939-4-23)
La Ferté Macé
La Ferté Macé
(Bélgica)
(Francia)
(Francia)
La Ferté Macé
La Ferté Macé
La Ferté Macé
(Bélgica)
(Bélgica)
Doningshof
La Ville aux Cheres
Cadaujac
Vire
La Ferté Macé
La Ferté Macé
La Ferté Macé
La Ferté Macé
I 125
de la tapa regala. A pesar de que era la única solución para salvar el barco y su tripulación, la bronca del armador fue terrible.
A consecuencia de dicha discusión, mi hermano le pidió allí
mismo la cuenta y con él nos fuimos todos los tripulantes que no
éramos de Santander. Esa misma noche Benito nos dijo que al
día siguiente nos marchábamos a Pasajes, y así lo hicimos mi
hermano y yo, Ramón Juncal y los otros dos marineros que también habían decidido dejar el Riveira. Al llegar a Trintxerpe nos
hospedamos en cada de la madre de Ramón Juncal que tenía
una pensión. Todo esto fue a comienzos de 1931.
A los pocos días Benito consiguió plaza fija en el “Herrera” de
Andonaegi y yo entré a trabajar con él de marinero interino, hasta el mes de marzo.
8.3 JESUS CARBALLO QUIROGA
La cita la habíamos concertado en el Club de Remo
Sampedrotarra. Al traspasar la puerta encontré a Jesús enfrascado en la lectura de la prensa, interesado aún, a sus 93 años, por
la información diaria. Una vez aclarada la finalidad de la entrevista, comenzó a contarme las principales experiencias de su
larga vida, para terminar confesándome que tenía todo aquello
por escrito, lo que me ayudaría a completar su testimonio.
Tras concretar el modo de hacerme llegar los cuatro tomos
que tiene escritos, me despedí de él, no sin antes descubrir en
sus pequeños ojos la honestidad y la dignidad de quienes, después de sufrir durante tanto tiempo la infamia y conocer de cerca el horror, han aprendido a mirar a la vida sin odio.
“Nací en Seijo, que es un barrio de Marín, provincia de
Pontevedra, el 19 de octubre de 1914. Empecé a ir a la escuela
cuando tenía seis o siete años, pero después tenía que trabajar
en casa o en la barca que tenía mi padre. Cuando mi hermano
Benito se fue a trabajar a la pesca de arrastre en Vigo, mi padre
tuvo que recurrir a mí para que le acompañara a pescar, porque
él era muy corto de vista y no veía las marcaciones para situarse
y poder pescar. Solíamos pescar fanecas, verdeles, congrios, etc.
En aquellos tiempos, todos los chavales de doce años para arriba formaban parte de alguna tripulación.
Cuando cumplí los dieciséis años, sería a finales de noviembre, salí de casa para coger en la estación de Pontevedra el tren
que, tras hacer infinidad de trasbordos, me llevaría a Santander,
donde iba a embarcar en el Riveira nº 2, en el que era patrón de
costa Ramón Juncal y mi hermano Benito el contramaestre.
Nuestro barco, juntamente con el Riveira nº 1, trabajaba con el
sistema de arrastre en pareja.
126 I
El día de Nochevieja estuvimos a punto de sufrir un accidente de graves consecuencias en la barra de Santander. Hacía muy
mal tiempo, había mucha mar de fondo, que rompía en las rocas
que había a la entrada del puerto. Un fuerte golpe de mar se llevó la red que estaba a popa preparada para largar, y que al mismo tiempo, se encontraba ingrelletada a la malleta. Mi hermano
tuvo que coger una tajadera y cortar la malleta encima mismo
En aquella época había bastante gente desembarcada en
Trintxerpe; los sindicatos eran clandestinos y circulaba el rumor
de que se preparaba una huelga general para pedir un marinero
más en cada barco, y también un fogonero. También se pedían
24 horas de descanso cuando las mareas fueran de más de seis
días, y subir el suelo de los marineros de doscientas a doscientas cincuenta pesetas. No era mucho lo que se pedía, pero los
armadores no cedían.
Aquellos años treinta se conocen como los años de la esclavitud, por lo menos en lo que a la pesca se refiere.
Luego anduve de interino en los “Gallos asturianos”, una
pareja que andaba a mareas de dos o tres días. Al tiempo ya
estaba desembarcado, pues no conseguía plaza fija.
A primeros de abril salí de Trintxerpe y volví a casa, a Seijo, y
seguí pescando con mi padre y trabajando asfaltando la carretera de Pontevedra a Cangas.
Las noticias que tenía de Pasajes no eran muy optimistas. Los
armadores no cedían nada a pesar de que los sindicatos ya estaban legalizados. La huelga se declaró el día 1º de mayo, tal
como estaba previsto. Algunos se fueron a casa, pero la mayoría
se quedó allí aguantando, entre ellos Benito, y por sus cartas me
iba enterando de lo que pasaba en Trintxerpe. El hambre se dejaba sentir, pero la gente aguantaba. Se tenía mucha fe en el
gobierno de la recién implantada República, con un ministro de
trabajo socialista que era Largo Caballero. La situación en
Pasajes era muy tensa.
La huelga de Pasajes finalizó a últimos de Mayo o primeros de
junio de 1931, pero no sin que antes costara varios muertos y
heridos. El conflicto se resolvió mediante un laudo que dictó el
Gobierno y que fue aceptado tanto por los armadores como por
los sindicatos, en el que se recogían casi todas las peticiones de
los trabajadores.
Mientras tanto yo me embarqué en Cudillero, como aprendiz
de fogonero.
A primeros de junio de 1934, Benito me llamó diciendo que
había una plaza de marinero interino con posibilidades de ser
fija en el “Elcano”, donde él estaba de contramaestre. No lo pensé dos veces, cogí el tren y a volví a Pasajes.
Jesús Carballo seguramente salvó su vida al
embarcar a última hora
en el Iparreko Izarra, al
que llegó tras la caída
del frente de
Astigarraga. Juan
Pardo San Gil.
Benito vivía en el mismo local donde está ahora la Cofradía de
Pescadores. Al lado había una tienda, conocida como “la tienda
del buzo”, que admitía pupilos. Comíamos en la trastienda y
dormíamos en un piso junto al estanco. Estas casas eran de
Lertxundi, en los bajos tenían una fábrica de hielo, talleres y
almacenes donde manipulaban el pescado para enviarlo a
Madrid o a Barcelona. De estos almacenes sobresalía hacía la
bahía una pasarela en la que atracaban los barcos de la empresa
para coger hielo y demás pertrechos.
Hacia el mes de octubre Benito me entregó una carta de nuestros padres, en las que se me citaba en Marín para incorporarme
al servicio militar. Nos hicimos a la mar y a la vuelta nos contaron lo que había sucedido en Asturias, en Barcelona y hasta en
Trintxerpe durante la llamada Revolución de octubre.
También recibí otra carta de Marín, en la que se me citaba
para el 1 de noviembre. Pero como no tenía dinero para el viaje
me dirigí a la Comandancia de Marina de Pasajes para pedirles
una lista de embarque para ir directamente a Ferrol. Allí me dijeron que con los disturbios que había habido unos días antes no
me podían dar ningún tipo de permiso. Al final en el
Ayuntamiento me pagaron un pase para ir en tren hasta Ferrol.
Durante el servicio militar, me coloqué de cocinero en el acorazado “Jaime 1º”.
En la Navidad de 1935 nos dieron permiso para ir a casa. Al
tercer día vino mi amigo Albino, el zapatero, acompañado de
un maestro que tenía la escuela en Loira. Me comentaron que
se estaba formando un frente popular a nivel nacional integrado por todos los partidos de izquierda con vistas a derrotar a las
derechas, de tan tristes recuerdos en los últimos años.
Pretendían organizar las juventudes socialistas en Seijo, y para
ello tenían que contar con la mayor parte de la juventud de la
zona. Yo en aquella época ya estaba afiliado al sindicato CNT
(Confederación Nacional de Trabajadores- que estaba influenciado por la FAI – Federación Anarquista Ibérica).
Comenzamos a trabajar y en seguida me quisieron elegir presidente. Yo les dije que era absurdo que me eligieran a mí, porque estaba en la mili, y porque cuando me licenciase pensaba
marcharme a Pasajes.
El Frente Popular ganó las elecciones por mayoría absoluta,
gracias a que a última hora la CNT recomendó a todos los afiliados que votaran al frente popular, argumentando que de contrario ganarían las derechas. Los ánimos se fueron tranquilizando,
pero yo estaba impaciente esperando la licencia.
A primeros de marzo me licencié y volví a Pasajes. Al llegar fui
a la oficina de Lertxundi para preguntar cuándo regresaban los
barcos de la mar. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me dijeron
que no tenía derecho a la plaza porque había estado embarcado
en calidad de interino. Entonces me dirigí a las oficinas del sindicato y le expuse al secretario, Ynestal, lo que me pasaba.
Entonces nos fuimos a las oficinas de Lertxundi y consiguió
resolver el asunto.
Dos días después me llamaron para presentarme en el
“Pasaya” –un bou de la misma casa-mientras no llegaba la pareja que estaba pescando en Gran Sol. No podía negarme, si lo
hacía podía perder el derecho a la plaza en el “Elcano”.
Entretanto los sindicatos CNT, UGT y S.T.V. se habían unido
para comenzar a negociar unas nuevas reivindicaciones. Los
armadores se resistían, pero los sindicatos estaban dispuestos a ir
a la huelga si no se llegaba a un acuerdo.
Como los armadores no cedían en nada se declaró la huelga y
la organización sindical comunicó a la patronal que los trabajadores nos encargaríamos de cuidar los barcos. Mientras tanto,
decidí prepararme para 2º mecánico naval, cuyos exámenes tendrían lugar a primeros de agosto. En la Cooperativa de bajura
había un maestro que ayudaba a los afiliados y por la noche
daba clases para mecánicos y patrones: se llamaba Pablo
Roberts.
I 127
En los primeros días de julio la situación era crítica, el hambre
ya se dejaba sentir entre las familias de los pescadores, y los tres
sindicatos convocaron una asamblea magna en el cine de
Antxo, que se llenó hasta los topes, quedándose mucha gente
fuera. En dicha asamblea se decidió que saldrían a pescar dos o
tres parejas de arrastre y repartirían el pescado entre los huelguistas, y si para finales de mes no se llegaba a un acuerdo,
movilizaríamos la flota por nuestra cuenta.
Jesús Carballo, fiel a
su cita matinal con los
amigos en San Pedro.
Ni que decir tiene que la sublevación del general Franco dejó
en suspenso el desenlace de aquella huelga.
En Pasajes vivíamos varios de Seijo: Los Miranda, los Lobería,
los Santomé y algún otro que no recuerdo.
El día 17 de julio de 1936, después de cenar, fui a Trintxerpe
con la idea de asistir a las fiestas. Como no sabía bailar, cambié
de plan y les dije a mis amigos que me iba al cine Trueba.
Después de salir del cine, crucé la calle para dirigirme a la
parada y al llegar vi pasar un coche de la guardia de asalto repleto de números. Por fin llegó el autobús y nos enteramos de lo
que estaba pasando, un viajero estaba comentando que las tropas de guarnición en Melilla se habían sublevado contra el
Gobierno de la República. Ya estábamos en la madrugada del 18
de julio, la guerra civil comenzaba.
Al principio nadie le daba mucha importancia al hecho, pero
el General Mola en Pamplona y el General Queipo de Llano en
Sevilla se habían sumado a los sublevados. Los sindicatos se dieron cuenta y se manifestaron ante el gobierno civil pidiendo
armas para defender la República. Mientras tanto en San
Sebastián los falangistas habían ocupado varios edificios y en las
calles los obreros luchaban contra los militares del cuartel de
Loyola. En San Pedro, en los talleres de Luzuriaga y Torrea, estaban cubriendo unos camiones con chapa de acero, parecían
tanques de guerra, solo tenían unas aberturas para sacar el
cañón de la escopeta.
Mientras, el General Mola, al mando de una columna de
requetés, comenzó a avanzar hacia San Sebastián. Una de las
camionetas blindadas en San Pedro salió en dirección a Tolosa
para hacerles frente, pero antes de llegar se encontraron con una
patrulla de requetés y en el enfrentamiento la camioneta quedó
inmovilizada. Los cogieron y los fusilaron allí mismo. En esa
camioneta iba el gallego que se llamaba Manuel, el que comía
con nosotros en “la tienda del buzo”. Fue el primer conocido
mío que murió en aquella maldita guerra. (Podemos pensar que
se trataba de Manuel Gil García, por la investigación llevada a
cabo en el Juzgado de Paz de Pasai San Pedro. Más información
en la relación de fallecidos. Nota del autor).
A finales de julio fui a Trintxerpe. Enfrente de la farmacia
había un grupo de gente que rodeaba un coche pequeño, me
acerqué, y vi que atravesado encima de la rueda de repuesto que
llevaba colgada en la parte trasera había un hombre muerto vestido de paisano. Era D. Felipe Goena, el párroco de San Pedro.
Luego me contaron que lo habían cogido en la playa de la
Concha con dos pistolas encima, decían que era uno de los
sublevados que habían ocupado el Gran Casino (actualmente
sede del Ayuntamiento donostiarra).
Por aquellos días el crucero “Almirante Cervera” y el destructor
“Velasco” aparecieron por la costa disparando algún que otro
cañonazo. También apareció el acorazado “España”, que disparó
algunos cañonazos contra el fuerte de San Marcos. Estos barcos se
encontraban en Ferrol y había caído en manos de los sublevados.
Un día mi hermano Benito y yo decidimos acercarnos al alto
de Capuchinos para ver lo que estaba pasando en Rentería. Pero
antes de llegar a lo alto oímos ruido de motores y vimos un avión
que volaba muy alto. Lanzó algunas bombas, una cayó en mitad
de la bahía y otra en el muelle, frente al bar Velasco. Cuando
venía la aviación, tocaban las sirenas de los talleres para que la
gente se refugiara.
Francisco Rabaneda (de
pie, a la derecha) uno
de los hombres más
temidos por los fascitas
locales, ejerció labores
de Delegado en el equipo de fútbol de
Trintxerpe.
C.D. Trintxerpe.
Una tarde, sería el tres o el cuatro de septiembre, estaba en
el sindicato cuando llegó una camioneta con unos cuantos
fusiles, dijeron que había que relevar a un grupo que estaba en
Ventas de Irún, cogí uno y luego me dieron un buzo, una toalla, una manta y unas cartucheras con la munición correspondientes.
En mi primera noche en el frente, me pusieron de guardia en
unas rocas que nos servían de parapeto. A lo lejos, por la zona de
Irún, se oía ruido de fusilería y también algún que otro cañonazo. Irún no podría resistir mucho por falta de armamento, escaseaba la munición y faltaban fusiles.
Antes del amanecer, nos vinieron a buscar porque había
orden de abandonar aquella posición y dirigirnos hacia
Santiagomendi.
Una vez en tierra me dirigí a la oficina del batallón de intendencia. Tuve que explicar que no tenía más documentación que
el carnet de la CNT, que estaba enrolado en la pareja “Churruca”
y “Elcano”, y que habíamos hecho una marea al Gran Sol.
Después de tomar todos mis datos, me dieron un papel para que
me presentara en Olabeaga. Así entré a formar parte del batallón
de intendencia de Euskadi.
Poco antes de Navidad, fuimos a la zona de Arcentales a
requisar ganado y enviarlo a retaguardia, para que no cayera en
manos del enemigo. Fui a Berango a visitar a mi hermano Benito,
que se había incorporado al “Batallón Celta”, de la CNT, que
tenía su cuartel en “La Casilla”. Prácticamente la totalidad del
batallón era de Trintxerpe, de ahí el nombre de Celta.
El siguiente destino fue Zalla, donde teníamos que establecer
un control para intervenir todas las mercancías que pasaran por
allí sin los permisos pertinentes. De regreso a Bilbao, nos mandaron formar a todos los que estábamos en aquel momento en el
cuartel. Seríamos algo más de cien, y con todos se formó una
compañía que fue bautizada con el nombre de “Compañía
Ramón Pellejero”, el primer nacionalista que había caído en
Bilbao el 18 de julio de 1936. Nuestra primera misión fue reforzar el Batallón Murguía, para lo que nos dirigimos a Ondarroa.
El 11 de septiembre el enemigo empezó el ataque. Cuando
nos dimos cuenta de que estábamos rodeados abandonamos la
posición a toda velocidad, en dirección a Astigarraga. Desde allí,
por San Sebastián, volví a San Pedro. En el muelle había sólo tres
o cuatro barcos atracados, pues la mayoría de la flota había sido
evacuada a Bilbao. Delante de nosotros estaba la pareja formada por el “Iparreko” y el “Itsasoko”, nos embarcamos en el primero de ellos. El caso era salir de allí cuanto antes. Al llegar al
puerto bilbaíno, la gente nos insultaba llamándonos cobardes y
gallinas, nos decían que habíamos perdido Irún y San Sebastián
sin luchar, y que habíamos corrido como gallinas delante de un
grupo de requetés.
Estando en aquel frente el capitán me designó cocinero, puesto que había estado ocupando en el destacamento de Zalla. De
Ondarroa nos dirigimos a Bermeo, para defender el frente desde
el monte Sollube.
A primeros de octubre logré embarcar en un barco pesquero
hacia los caladeros de Gran Sol, pues había necesidad de abastecer a la población y al ejército de Euskadi que se estaba formando por aquellos días.
Una vez que Bilbao cayó en manos de los franquistas, me dirigí hacia Santander, en busca del batallón de intendencia.
Cuando llegamos a Castro nos informaron que nuestro batallón
estaba en Laredo.
I 129
A primeros de enero de 1943 nos llevaron a Melilla y fue allí
donde me llegó la noticia de mi liberación. Me dirigí primeramente a Galicia y a últimos de julio recibí una carta de mi hermano Benito, en la que decía que fuera a Pasajes para embarcar.
Era el dos de agosto cuando llegué a Trintxerpe, siete años
después de aquel once de septiembre, día que abandoné
aquellos muelles rumbo a Bilbao, a bordo del pesquero
“Iparreko”.
8.4 FRANCISCO RABANEDA
Francisco Rabaneda Postigo nació en Molina (Málaga) el 21 de
agosto de 1903. Ingresó como voluntario en la Comandancia de
Ingenieros de Melilla el 5 de febrero de 1921, a la edad de 17
años.
La playa cántabra de
Barria, testigo mudo
del fusilamiento de
Rabaneda y otros
gudaris. Nagore
Portugal.
Santander también cayó. Como pude, me acerqué al muelle
donde atracaban los pesqueros de arrastre y conseguí subir en
uno de ellos. Nuestra intención era dirigirnos hacia Asturias,
pero al rato comprobamos que el barco se dirigía hacia las costas francesas. A media mañana llegamos a Arcachon. Llegó el
práctico y ordenó levar el fondeo y salir rumbo a Burdeos. Allí
los gendarmes nos introdujeron en un tren que se dirigía hacia
la frontera. Cuando llegamos a Toulouse mi amigo Juan y yo
bajamos del tren y tuvimos la suerte de conocer a Julián, un
aragonés que estaba casado con una señora francesa. Julián
nos encontró trabajo y fue así que comencé a trabajar en el
campo.
A primeros de septiembre fuimos a Toulouse. Allí nos enteramos que Alemania había atacado Polonia y que Inglaterra y
Francia le habían declarado la guerra. A partir de ese momento
las cosas comenzaron a complicarse para nosotros. Juan y yo
fuimos detenidos y conducidos al campo de concentración de
Barcares. Sería a mediados de septiembre de 1939. A mediados
del mes de enero de 1940 nos trasladaron al campo de Saint
Cyprien Sur Mer, que estaba más cerca de la frontera con
España.
El siguiente traslado fue a un pueblo llamado Saint Médard,
donde estuvimos construyendo unos pabellones.
A primeros de marzo de 1940 solicité regresar a España.
Cuando llegamos a la frontera de Port Bou los gendarmes desaparecieron y me quedé sin saber qué hacer. El resto de la expedición estaba en compañía de la Guardia Civil. A los pocos días
nos trasladaron al campo de concentración de Miranda de Ebro.
A los pocos días, a un grupo de unos cien nos trasladaron a
Madrid.
130 I
A primeros de septiembre nos condujeron a Los Barrios, un
pueblo situado cerca de Algeciras, en la provincia de Cádiz. El
siguiente destino fue el batallón de trabajadores de Toledo y más
tarde nos trasladaron a Quintana del Puente, cerca de Venta de
Baños, en la provincia de Palencia. En estos campos nos dedicábamos principalmente a construir carreteras.
Siendo soldado le concedieron la Medalla de Marruecos con
el pasador Melilla por su participación en los combates ocurridos en el norte de Africa. Ascendió a cabo y posteriormente
alcanzó el grado de sargento. En 1927 fue destinado a San
Sebastián, y dos años más tarde obtuvo el título de instructor de
gimnasia.
Se casó con María Luisa Cuervo Fernández, natural de
Santander, el 22 de agosto de 1929. Tuvieron cuatro hijos: Olga,
Pacífico, Francisco (hoy mundialmente conocido como Paco
Rabanne) y Dulce.
Cuando estalló la sublevación militar se alistó en Pasaia
(Gipuzkoa) e inmediatamente se incorporó a las Milicias
Antifascistas Obreras Campesinas (M.A.O.C.) de Gipuzkoa, sección de Errentería.
En el otoño del 36 empezó como sargento, y muy pronto pasó
de brigada a capitán de compañía, para convertirse en comandante del primer batallón de las M.A.O.C. – nº 3 del Ejército de
Euskadi, vinculado al Partido Comunista.
Aparte de defender el territorio vasco de la agresión de los
militares sublevados, en el otoño-invierno del 36 estuvo también luchando en Asturias con su unidad. Fue comandante de
batallón hasta abril de 1937, desempeñando posteriormente el
puesto de Jefe de la 1ª Brigada en las Divisiones del XIV Cuerpo
del Ejército del Norte.
Hay que señalar que a pesar de desempeñar todos estos cargos, dadas las circunstancias de la guerra, oficialmente para el
ejército de la República seguía siendo sargento. El 12 de septiembre de 1936 solicitó formalmente el ingreso en el Ejército
Voluntario de la República y tras serle concedido el reingreso en
el arma de Ingenieros se anunció su ascenso a Teniente en junio
de 1937.
Hacia finales de agosto de 1937 fue hecho prisionero y
encarcelado en el penal de El Dueso, junto al grueso de las
fuerzas vascas que se habían retirado luchando hasta aquella
zona.
Tras poco más de mes y medio de prisión, el 15 de octubre de
1937, a las 6 de la mañana, fue fusilado por los franquistas en la
playa de Berria. Sus restos descansan desde entonces en el
cementerio de Santoña.
Posteriormente, a Francisco Rabaneda se le reconoció el grado de Capitán de Ingernieros.
Cartas de Francisco Rabaneda a su familia
“Queridísimos hijos. Quisiera deciros tanto, como pensamientos
se me agolpan en este momento, en mis pensamientos, pero dudo
poderlo hacer por el atropello de ideas que me conmueven. Sirvan
estas letras tan sólo para que sepáis que mi muerte no tiene ningún
reproche ante la Sociedad y menos ante Dios. Tan sólo he luchado
por una causa que me creo justa y leal y en la que toma parte todo
el pueblo español al impulso generoso de querer mantener una
justicia de emancipación y libertad. Si alguna vez tenéis que intervenir en política no mantener más que un ideal, el del beneficio
común, aunque el apartaros de ella será lo más justo, por la poca
responsabilidad de los hombres que juegan como siempre un
papel despreciable si no se les coloca en puestos elevados. Estudiar
mis palabras y que esto os baste por ser tan sincero en estos
momentos difíciles. Procurar ser leales en todas las ocasiones,
como lo fue vuestro padre que os quiere de todo corazón.
A ti, María Luisa, el cariño de lo que fue tuyo recibe en mis postreros momentos. Cuida a nuestros hijos como mis consejos te marcaron. Hazlos hombres dignos de España y de este tu esposo hoy
desafortunado por la ruindad de los hombres.
Tu Paco se despide de ti hasta la eternidad.
Paco”
En Pasajes de San Pedro miraréis cuando termine esta maldita guerra si queda alguna cosa de la Sociedad La Unión (de la) que era
socio y parte. Para Olga dos palabras: dulcifica tu genio y cuida de
todos.
Paco”
8.5 Testimonios recogidos por José
Miguel Barandiaran: Anacleto
Arana y Gelasio Aranburu
Aita Barandiaran, durante su exilio, tuvo ocasión de entrevistar a
muchos refugiados. Entre ellos, constan tres pasaitarras:
Anacleto Arana Garaialde, Gelasio Aranburu y Severo Badiola
Unzueta. Estos testimonios fueron publicados en 2005 por el
Instituto de Estudios del Bidasoa (La guerra civil en Euzkadi. 136
testimonios inéditos recogidos por José Miguel de Barandiaran).
Nos ha parecido oportuno recuperar parte de estos testimonios,
en concreto los correspondientes a Arana y Aranburu, con el fin
de popularizar y acercar a los pasaitarras estos relatos narrados
en primera persona por protagonistas de los mismos.
Reproducimos aquí algunos fragmentos de los mismos, gracias a
la gentileza de dicho Instituto. Insistimos en que se trata de una
selección y edición de los textos originales, en la que buscamos
resaltar los datos relacionados directamente con Pasaia. Por lo
tanto, quien esté interesado en el total de los textos, deberá recurrir a la publicación arriba mencionada. Reiteramos nuestro
agradecimiento al Instituto de Estudios del Bidasoa.
Ixkulin, nombre y
emblema de los gudaris
del PNV de Donibane.
AranzadiDepartamento de
Vivienda y Asuntos
Sociales del Gobierno
Vasco: “Localización
de documentación de
personas privadas de
libertad durante la
Guerra Civil y la posguerra”. AranzadiDepartamento de
Justicia, trabajo y
Seguridad Social:
“Proyecto de investigación y localización de
fosas de las personas
desaparecidas durante
la Guerra Civil”.
“Mis queridos hijos. Estas mis últimas palabras quisiera fueran lo
suficiente claras para manifestaros mi honda pena, al dejaros tan
pequeños, sin saber por la gran causa que debo morir. Mi queridísima María Luisa sabrá expresaros con la mayor satisfacción que
mi muerte no os tendrá nunca nadie que poder reprocharos. Muero
defendiendo un ideal al que el mañana más próximo vosotros acaso seréis los mejores luchadores. Si queda algún trozo histórico
que refleje la justicia de nuestra lucha, perdimos por la diferencia
de elementos bélicos y otras ayudas que el tiempo os enseñará.
Siempre orgullosos de la muerte de vuestro padre, que os quiere
muy de veras, consolar a vuestra madre a la que he amado mucho.
Se agolpan las ideas pues no tengo ni papel ni sé si llegarán estas
cortas letras a vuestras manos. Confío en nuestro sacerdote para
hacerlas llegar.
Un abrazo muy fuerte para los amigos y recibir vosotros el corazón
de vuestro padre que os quiere muy de veras.
Para ti María Luisa no tengo frases ni nada en mí que no sea tuyo.
Cuida con cuidado a nuestros hijos y haz lo que puedas para que
sean honrados y católicos (…) pero que mantengan un ideal en sus
inclinaciones políticas. Tú puedes hacerte idea de mis consejos, si
los pudiera dar en estos momentos. Recibes mi vida entera tuya.
F. Rabaneda”
“Si lográis ver a mi madre y hermanos estréchalos con cariño, pues
ellos lo sabrán agradecer, y decirle que en mi vida nada hay que
sea falta para estos hechos consumados, y perdóname mis pocas
palabras en mi muerte, y tener presente que mis suspiros serán para
vosotros.
Anacleto Arana, natural de Donibane, donde presidía la
Congregación de Luises y la junta local del PNV de aquel pueblo.
En su relato se aprecia claramente la indecisión inicial con la
que vivió el PNV el alzamiento fascista y la desconfianza hacia
los “rojos”.
I 131
de San Pedro Sr. Goena, el Sr. Monzón ordenó que el coadjutor
de S. Juan fuese trasladado a la Diputación para mayor seguridad. Pero el interesado prefirió quedarse en casa de unos parientes en la Calle Oquendo, y allí le llevó en auto el informante.
El informante, cuya madre vivía en casa del cura-párroco de
Irún, fue allá con la intención de sacar objetos en previsión de
que podrían ser robados. Su madre no se atrevió a hacerlo sin el
consentimiento del cura, el cual se hallaba en Ondárroa. El
informante, sin embargo, tomó dos cálices y unas vinajeras que
luego depositó en el Batzoki de San Juan. Cuando salió de este
pueblo, huyendo de los rebeldes, entregó todo al cura-párroco
de San Juan a fin de que éste hiciera llegar a Irún.
El informante, previa consulta y autorización con el curapárroco del pueblo, logró que el Partido Nacionalista Vasco
requisase la ermita de Sta. Ana y la basílica de Santo Cristo de
Bonanza, a fin de que otros no las pudieran requisar y emplear
en usos indebidos”
Anacleto Arana, a la
izquierda, acompañado
en su paseo a Puntas
por Antonio Trecet,
director-gerente de
PYSBE.
“El día 19 de julio unos elementos (rojos) de Trintxerpe (de
Pasajes San Pedro) fueron a San Juan y recogieron algunas escopetas de varias casas. Entonces el comunicante fue al
Ayuntamiento y habló al Alcalde y concejales (nacionalistas)
proponiéndoles la recogida de cuantas armas hubiese en el pueblo, a fin de que los nacionalistas no quedaran inermes, habiéndose armado los rojos. Así se hizo. Montamos guardias y aseguramos así los servicios de orden público. No hubo alteraciones
de orden público. Un día vinieron unos rojos armados de
Trintxerpe: se presentaron a detener a un joven fascista llamado
Damián Olaziregi. El informante se opuso a que le detuviesen
aquéllos, temiendo que le matarían. Fue a la lancha en que le
llevaban hacia San Pedro, y con pistola en mano exigió que lo
soltasen después de un breve interrogatorio y previa protesta
ante el jefe de La Unión (agrupación comunista).
Un individuo apellidado Posadillo, oficial de los barcos de la
factoría Pysbe de Pasajes San Juan, extraño al país, considerado
como fascista, vivía en el Restaurant Cámara. Un día fueron a
preguntar por él unos individuos. El no estaba en casa. Los dueños del Restaurant creyeron que se trataba de detenerle a
Posadillo y temiendo que los visitantes volviesen de noche, llamaron al informante para explicarle lo ocurrido. El informante
les dijo que en el Batzoki se dispondría de una cama para
Posadillo, y así se preparó la cama. Posadillo se presentó en la
noche en el Batzoki; pero no hizo noche en él, pues no creía que
podría ocurrirle nada. Ese mismo señor Posadillo dirigía el barco Galerna cuando lo entregó a los facciosos con Aitzol,
Pelletier, Jurito, Sansinenea, etc.
…
132 I
Un día vinieron a la alcaldía unos individuos de Trintxerpe y
preguntaron por el coadjutor D. Pedro Gurruchaga. Aquella
noche el informante llevó al coadjutor a casa de un primo suyo
del mismo pueblo, a fin de que estuviese al abrigo de cualquier
contingencia. Más tarde, cuando ocurrió el asesinato del cura
Describe así la llegada de la guerra a Donibane: “El pueblo de
Pasajes de San Juan apenas sufrió por el bombardeo de la aviación, solamente un día (no recuerdo la fecha) a fines de agosto,
recién montado el Cuartel del Bordaundi en los locales de MEIPI, un avión dejó caer a los alrededores del cuartel algunas bombas matando a dos personas”.
Sin embargo, a pesar de no poder dar testimonio directo de la
actitud de los religiosos de Donibane tras la toma del pueblo,
Arana no oculta la actitud del cura de Donibane en los años anteriores al alzamiento: “El año 1934 el cura coadjutor del pueblo D.
Pedro Gurruchaga dijo a una emakume que fue a confesarse con
él, que no le absolvería mientras no se diese baja en las
Emakumes; pues, según él, el dinero que cotizaban en aquella
agrupación se destinaba para hacer la revolución, y le encargó que
aclarase el asunto preguntando donde fuese. La emakume preguntó al comunicante a ver en qué se invertían los fondos de la agrupación de las Emakumes. El comunicante, que era de Uri-burubatzar, presentó al coadjutor el libro de cuentas donde constaba el
empleo que se daba al dinero: estipendios de misas en ocasión de
funerales de socios, socorros de enfermedades, etc. (los estipendios de misas eran de 10 pts.): nada se empleaba para fines políticos. El coadjutor tuvo en su casa el libro durante un día.”
En cambio, sí dedica un espacio a los actos de los facciosos
tras hacerse con el control de Donibane: “Después que entraron
los rebeldes, los partidarios de éstos han efectuado algunos
actos de venganza. Tal el caso de José Manzisidor, que estuvo en
la Junta de Defensa. Un día este señor, habiendo sospechado
que al hacerse la evacuación iban a ser llevados con la población emigrante víveres y objetos, se lo hizo saber a D. Leovigildo
Otaegi que tenía tienda de ultramarinos y mercería, y aún le
ayudó a trasladar algunos artículos al piso superior de su casa a
fin de ocultarlos. Cuando el ejército rebelde avanzó, el Sr.
Manzisidor volvió a Pasajes desde Zumaya a donde había huido.
De allí a poco fue detenido y más tarde condenado a muerte.
Avisó a su mujer que al delator Leovigildo Otaegi le perdonasen
como él le perdonaba, y que él moría contento. En efecto, en
cuanto entró el ejército rebelde en Pasajes, Otaegi presentó por
cierto una denuncia contra Manzisidor como miembro del
Comité de Defensa y como asaltador de establecimientos.
Después intercedieron por el condenado todas las autoridades
de Pasajes, y la pena le fue conmutada en cadena perpetua. Todo
esto se lo comunicó al informante uno de los hermanos
Olaziregi.”
Y, del mismo modo, ofrece una pequeña caracterización de
los apoyos locales a los fascistas: “Los individuos que se manifestaron partidarios del movimiento rebelde eran generalmente
gentes que antes habían sido liberales izquierdistas, lectores de
El Sol, La Voz de Guipúzcoa, El Liberal; gentes de buena posición económica, su preocupación constante era a ver cuándo
los nacionalistas vascos llegarían a tener armas; pues de otro
modo, no se consideraban seguros.”
El relato de su participación en hechos de guerra ratifica el
agrupamiento de las fuerzas jeltzales de Donibane en al menos
una compañía, la Jaizkibel, dentro del batallón Amaiur, llegando
a actuar en Asturias y presenciar la muerte del mítico comandante Saseta: “Actuó en operaciones más directamente guerreras
en Andatza, como jefe del cuartel Bordaundi de Pasajes. No tenían más armas que escopetas de caza y muchas docenas de pistolas en el pueblo. En Andatza no llegaban entre mosquetones y
rifles, a uno para cada hombre que subía allá. Cuando los rebeldes estaban ya en Jaizkibel, evacuaron el cuartel Bordaundi y los
soldados de él pasaron a Loyola. El informante se quedó en el
pueblo para garantizar el orden. Salió de él la noche del 12 de
septiembre (un poco antes que fuese echado a fondo un barco en
la entrada del puerto a fin de cerrarla) en el Domayo (barco pesquero) y llegó a Guetaria, donde estuvo de capitán de cuartel
hasta la evacuación de Guetaria. En Loyola había ya algunas
armas (rifles y mosquetones): no había fusiles. Después se trasladó a Ondárroa: estuvo en casa del cura-párroco de Ondárroa.
Después a Guernica. Como enfermó allí, se trasladó a Las
Arenas. Más tarde Saseta le nombró capitán de una compañía
del batallón Amayur compañía llamada Jaizkibel. El día 2 de
febrero fue a agregarse con la compañía (118 soldados), al batallón que actuaba en Aramayona, después de haber confesado y
comulgado (así como también lo hicieron la mayoría de los
componentes de la compañía). Antes de partir, el informante
arengó a los suyos diciendo que nuestros antepasados se reunían allí (bajo el árbol de Guernica) y allí juraban defender a nuestro pueblo y no permitían fueran violadas nuestras leyes y usos
viejos, y que él esperaba que los gudaris de hoy responderían al
llamamiento de la Patria invadida; que nuestra lucha es por
defender nuestro lema Jaungoikoa eta Lege zarra conforme a
aquellos de nuestro maestro Sabin: Nosotros para Euskadi y
Euskadi para Dios.
GUDARIAK!
Entzun, bañan ez neri, baizik gure Ama Euzkadin deairi. Gudara
goaz. Zergatik? Gure aberrian ezbeztetarrak zartu eta gure amak dei
egiten digulako etzaiak botatzeko, bera lotu eta il baña lenagotik.
Eta zuek gudariak, entzun gor egingo dezute? Ez det uste. Ziur nago
zuek ere, gure azabak bezela gogor egingo dezutela eta ama etzayaren atzaparretan erori baño lenago, zuen bizia emango dezutela
beraren alde.
Guda zaliak ez gera, bañan beartu egiten gaituste.
Beraz gogor egin, bañon gorrotorik gabe. Izan kementzuak, bulartzuak bañan izan beti garbiak. Jaungoiko zaleak, eta ziur egon
berak lagunduko digula.
Oroitu SABIN gure Irakasleak esandako itzak. “NI EUZKADIRENTZAT ETA EUZKADI JAUNGOIKOARENTZAT”. Beraren itzak dira
ere “NAIAGO DET EUZKADI LOTUTA JAUNGOIKOAREKIN, EZ
ASKE JAUNGOIKORIK GABE”.
Emen zugaitz onen azpian, gure azabak biltzen ziran Aberria zaintzeko erabakiak artzeko, zin egiñaz beraren askatasuna gordetzeko.
Mendira iyo baño len, guk ere gure azabak bezela, aritz onen
azpian zin egin bear degu.
Gudariak! Irmo.
PRESTO ZAUDESTE GURE ABERRI EUZKADIN ALDE ZUEN
ODOLA ETA BEAR BADA ZUEN BIZIA EMATEKO? —BAI— danak
erantzuten dute.—
ZUGAITZ DONEAREN AZPIAN ZIN EGITEN DEZUTE? —Bai
danak deadar egiten dute.—
Orrela bada zuen saria izango dezute, bestela zuen zigorra.
Mutillak, argitu, zuen adimena, pistu, sutu zuen biotzak eta goazen, mendi mendiz ezanaz GORA TA GORA EUZKADI AINTZA
TA AINTZA BERE GOIKO JAUN ONARI.
Gudariak. Goruntz biotzak! GORA EUZKADI AZKATUTA.
Después fueron al son del txistu y tamboril, a los autobuses
que los condujeron a Aramayona. En Aramayona se dedicaron a
hacer la instrucción hasta el 12 de febrero. Aquel día salieron
para Bilbao y de aquí en tren a Asturias (todo el batallón).
El día 23 hubo que retirarse de Areses y al hacer el repliegue
fue muerto el jefe de las milicias vascas D. Cándido de Saseta, al
grito de “Aurrera mutillak. Gora Euzkadi”. No hubo tiempo de
recoger el cadáver, pues fue muerto cuando se quedó cubriendo
la retirada.
Partitura del himno del
batallón Itxarkundia.
Este batallón, al que
pertenecieron muchos
pasaitarras, era uno de
los numerosos destacamentos formados por
miembros o simpatizantes del PNV.
José Luis Portugal.
Peor aún resulta el relato de su paso por el frente de Urkiola,
donde el batallón Amaiur, junto con el Itxarkundia y un Euzko
Indarra sufrió un verdadero infierno con los bombardeos aéreos,
la artillería pesada y las tropas formadas por alemanes, italianos
y “moros”.
Arana finaliza su testimonio con una predicción sobre el futuro político: “A mi juicio el pueblo nuestro en el futuro, adoptará
I 133
la misma postura de antes en lo religioso y en lo social, y en el
patriótico. Será católico, entusiasta de la libertad de su Patria
Euzkadi y social-cristiano, a pesar de todas las opresiones y persecuciones de sus enemigos.
Gelasio Aranburu, sobradamente conocido para el lector de
estas páginas, también dejó su testimonio ante Aita Barandiaran.
Al igual que hiciera luego en Trintxerpe otro eclesiástico, Serafín
Esnaola, también Aranburu resta peso a la versión que presentaba a los “rojos” y anarquistas como asaltadores de iglesias. De
igual modo, pone de relevancia el ensañamiento de los franquistas con los nacionalistas, en especial con los del PNV, a los
que, pensamos, veían como traidores por haberse sumado finalmente a las fuerzas legales aun siendo católicos.
—”¿Ha habido denuncia?”
—”Pues claro. ¿Cree Vd. que de lo contrario hubiéramos venido a molestarle a Ud., y a estas horas?”
Les enseñé los locales de la Schola. Después todos me acompañaron hasta mi casa. Al despedirse de mí, el Sr. Cabezón me
pidió perdón por la molestia que me habían ocasionado.
En todo el tiempo en que los gubernamentales estuvieron
mandando en Pasajes, tuvimos la iglesia abierta, celebrando en
ella los cultos de costumbre. Las autoridades del Frente Popular
daban siempre permiso para hacer las conducciones de cadáveres con sacerdote y cruz alzada, si bien nosotros sólo iniciábamos en la casa mortuoria el acompañamiento al cadáver. Sin
embargo, la conducción del cadáver del joven Bonifacio del
Puerto la hicimos con sacerdote (estaba yo allí) y cruz alzada y
acompañamiento de milicianos de todos los grupos políticos,
salvo los de la C.N.T.
…
Durante el tiempo que los gubernamentales estuvieron mandando durante la guerra, fueron detenidas en Pasajes Ancho
unas seis personas, de las que una (el sacristán) que fue llevada
a Bilbao, fue muerta en uno de los barcos-prisión que fue asaltado en aquella capital.
Los elementos de los partidos derechistas se hicieron miembros del Batzoki y del P.N.Vasco del que hasta entonces habían
sido encarnizados enemigos. De esta suerte lograban asegurar
sus personas y bienes. En el pueblo no hubo que lamentar casos
de saqueos, atracos y robos.
“El día 18 de julio de 1936 apenas pudo observarse nada de
particular en Pasajes: simples rumores sin precisión ni detalle
acerca del movimiento militar. Al día siguiente, domingo,
hubo en el pueblo harto movimiento de gentes armadas que se
trasladaban en camiones. Fue a la tarde del mismo día cuando
un grupo armado fue a la casa cural y a los departamentos
bajos de la misma (no lograron entrar) destinados a los ensayos
de la Schola de música que yo dirigía, a registrarlos, a consecuencia de una denuncia. Los elementos que integraban el
grupo eran forasteros. Nada encontraron allí. A la noche me
llamaron a la puerta. Eran dos serenos y el jefe local comunista Sr. Cabezón que venían a buscarme. Trataban de registrar la
iglesia. Les acompañé. En el portal había un numeroso grupo
de hombres armados con escopetas, entre ellos varios de mi
Schola (lo cual me consoló no poco), que me acompañaron a
la iglesia. La registraron. Pregunté al Sr. Cabezón: “¿han
encontrado Uds. algo?”
134 I
—”Nada —contestó—; sin duda ha sido una denuncia sin
fundamento”.
Un día en que el acorazado Velasco bombardeaba San
Marcos (fuerte) y los depósitos de CAMPSA, tuvimos un entierro,
el de una mujer que murió a consecuencia del bombardeo de un
avión de los militares. Los obuses pasaban encima de la iglesia.
Los asistentes se mantuvieron impasibles en el templo. El marido de la difunta, por vengar la muerte de su mujer, se fue al frente después del funeral. Los elementos de C.N.T. de Trincherpe se
establecieron en el Cine Moderno de Pasajes Ancho. No cometieron atropellos; pero, eso sí, blasfemaban horriblemente. A mí,
que andaba vestido de sotana, me miraban con ojos de extrañeza; pero nunca me insultaron.
El día 13 de septiembre de 1936, a las nueve y media de la
mañana, entraron en el pueblo las fuerzas de Franco. Aquella tarde salí a pasear, y observé como personas de ideas y costumbres
un tanto alejadas de la religión, me saludaban afectuosamente,
considerando, sin duda, que ya los curas éramos dueños de la
situación. De vuelta del paseo tropecé con dos requetés de la
región de Estella que iban a afeitarse en pleno campo. Les invité
a pasar a mi casa a higienizarse, y así lo hicieron. En la conversación que con ellos tuve, comprendí que venían en plan de
“limpiar” a todos los rojos y a todos los nacionalistas. La muerte
de un individuo a quien habían matado, la justificaban diciendo
que tenía carnet de la U.G.T. Estando todavía ellos en mi casa,
llamó a la puerta otro requeté llamado Miguel Vidaurre, seminarista navarro, ordenado ya de órdenes menores. Venía a hospe-
darse en mi casa, invitándose a sí mismo. Le acogí en ella. Como
había él estado en el frente de Oyarzun, le pregunté si sabía algo
del alcalde de aquel pueblo, Sr. Belderrain. Me contestó que fue
conducido a la prisión de San Cristóbal: “Es decir —añadió— no
sé si llegaría allí, porque como él debió ser nacionalista...”.
…
Al anochecer del día 13 me vinieron unos requetés navarros a
pedir la llave de la iglesia. Fuimos a la iglesia, y los requetés
rezaron el rosario. A la salida de la iglesia, el que dirigió el rosario me preguntó a ver qué ideas políticas tenía yo. Le contesté lo
que nunca hice: le dije que era nacionalista vasco. El ocultar mis
simpatías políticas en aquella hora en que había empezado a oír
tan grandes dislates acerca de los nacionalistas, me parecía una
cobardía.
Al día siguiente, después que celebré la misa, fue a verme en
la sacristía el vecino de Pasajes San Pedro señor Oyarzabal, el
cual me dijo que él estaba ayudando al Comandante militar en
la formación del fichero en el que se registraban los datos relativos a las ideas políticas de los vecinos del pueblo y que, ante las
preguntas que el comandante hacía, se veía en grandes aprietos
al tener que informarle acerca de algunas personas nacionalistas
“con el odio con que viene esta gente para los nacionalistas”, y
que convendría que yo me presentara en la Comandancia a
explicar en qué consiste el nacionalismo de los vecinos de
Pasajes, indicando al jefe militar que los nacionalistas de este
pueblo se habían hecho tales por defender la religión más que
por otra cosa. En aquel momento entró un capellán de los requetés, a quien también explicó el caso el Sr. Oyarzabal. Este, al
decirle que también un sobrino suyo era nacionalista, se echó a
llorar. El capellán, echándole una mano al hombro, le dijo: “no
se apure, hombre; no van a matar a todos; únicamente a los dirigentes...”. Yo le hice ver que precisamente el sobrino del Sr.
Oyarzabal era dirigente (presidente de la junta Municipal del
P.N.V en Pasajes Ancho, que había salvado a muchas personas
de derechas, admitiéndolas en el Batzoki, a fin de que no fuesen
perseguidas). Entonces dijo el capellán: “depende todo del
Ayuntamiento que se forme: ¿no podrían Uds. darme nombres,
por si puedo influir en algo?”. Le dimos varios nombres, señalando su filiación política. Tomó los nombres y salió al altar.
Como fui a preguntarle algo junto al altar, el capellán me hizo
esta pregunta: “éste (Oyarzabal) es persona de garantía?”. Le
contesté que sí. Todavía me preguntó: “Ud. me da palabra de
sacerdote de que estos señores cuyos nombres hemos tomado,
son personas de absoluta confianza?”. Le contesté afirmativamente. Casi todo el Ayuntamiento que se formó, estaba constituido por las personas que le indicamos al capellán de los requetés. También el Sr. Oyarzabal fue nombrado concejal.
El mencionado capellán me presentó después ante el
Comandante militar (era de la Guardia Civil), y allí, hablando del
librero de Pasajes Sr. Cortabarría, el jefe militar dijo de él que si
era rojo había que quitarle todos los libros. Allí mismo un falangista (era maestro) me ofreció una petaca de las que decía que
había quitado a los rojos (al saquear sus casas). A mí me repugnaba tomar tales presentes que, al fin, eran robados, y no la
tomé, excusándome en que yo no fumaba y no necesitaba la
petaca.
A los dos o tres días vinieron a hablar conmigo el Sr.
Urretavizcaya y el joven Azurza, ambos vecinos de Pasajes, de
partidos políticos de derecha. Querían que en la iglesia se celebrase una función religiosa en acción de gracias por haberse
librado el pueblo hasta entonces de sucesos luctuosos, función
en que había de aparecer yo acompañado de capellanes de
requetés. “Es preciso que se haga algo para que haya unión —
decían ellos—, porque es terrible el plan en que vienen éstos,
sobre todo contra los nacionalistas”. —”Como que es una desilusión —añadió el más joven—; si esta es la religión...”. Al mismo tiempo, pensaban ellos presentar a las autoridades militares
un escrito redactado por el procurador Sr. Yarza, en el que se
hiciera constar el profundo agradecimiento del vecindario a los
nacionalistas vascos. El escrito iría firmado por todas las personas más destacadas de los partidos derechistas de Pasajes. Me
dijeron que, al efecto, habían sido consultadas muchas de estas
personas, las cuales habían dado su asentimiento al proyecto.
Pero ni este ni el otro proyecto de la función religiosa se llevaron
a cabo, porque las autoridades militares no juzgaron oportuno se
hiciera nada de esto.
Mi párroco D. Francisco Echenique, que nunca había mostrado simpatía por los nacionalistas, el día 13 de septiembre, fecha
en que los militares entraron en Pasajes y en San Sebastián, me
llamó por teléfono desde esta capital y me preguntó cómo estábamos; y al contestarle yo que bien, y preguntarle a mi vez a ver
cómo estaban en San Sebastián, me respondió: “bien, gracias a
los nacionalistas vascos, gracias a los nacionalistas vascos”.
Se decía que en San Sebastián los monárquicos iban a hacer
una manifestación a favor de los nacionalistas vascos. Como
caso concreto se citaba el de la señora de Azketa (hija de Brunet)
que afirmaba que ella saldría con sus dos niños en esa manifestación de simpatía a los nacionalistas. A D. Francisco Linazasoro
le oí decir: “beñere baño geyago nazionalisten alde itz egingo
det”. A los pocos días la prensa emprendió una campaña furiosa
contra los nacionalistas vascos asegurando que éstos tenían la
culpa de cuantos males estaban ocurriendo en el país. Entonces
se callaron, como por encanto, todas las voces que llevaban un
eco de simpatía hacia los nacionalistas vascos. Me tocó ir a
Motrico en un auto, en compañía de dos requetés de este pueblo, los cuales, comentando la situación un tanto comprometida
en que se encontraban algunos nacionalistas vascos, decían: “es
esa una mancha que sólo con el plomo se lava”.
…
El párroco de Herrera, D. Zacarías Oyarbide, comentando
desde el púlpito de su iglesia la carta pastoral de los obispos de
Vitoria y de Pamplona relativa a la guerra civil, dijo que el pecado de los nacionalistas vascos, que se habían unido con los
comunistas, se remediaba tomando las armas y acudiendo al
frente a pelear en el ejército de Franco.”
I 135
EPILOGO: Contra el
olvido impuesto
Mikel Errazkin Agirrezabala;
Aranzadi Zientzi Elkartea
Pasai Antxo, 1936
Ta len ikusi-gabeko
zuaitz berri bat zegoan
erdian, guzien buru…
Aren gerizak erri-baratzak
ezin-hilkor egin ditu.
“T
Xabier Lizardi, 1931
AN SOLO HE LUCHADO POR UNA CAUSA QUE ME
creo justa y leal” escribió a sus hijos Francisco
Rabaneda Postigo (1903-1937), gudari pasaitarra preso en el penal del Dueso, en Santoña,
mientras esperaba la muerte, dándoles a conocer sus últimos pensamientos, explicando su lucha como un
“impulso generoso de querer mantener una justicia de emancipación y libertad”. Su fusilamiento tiene un gran poder simbólico. El levantamiento fascista, la guerra del 36 y la dictadura que
Francisco Franco impuso tras la guerra cortaron, junto a otras
muchas cosas, el proceso de afianzamiento y ampliación de
derechos que toda una generación había iniciado con la II
República. El asesinato de Francisco Rabaneda resume y representa aquella pérdida en un momento trágico.
Francisco Rabaneda escribió sus últimas palabras con enorme
cariño. Como muestran sus escritos de cárcel, murió sin ningún
arrepentimiento y firme en sus ideas, y era optimista respecto al
futuro, reivindicando su pasado como un “trozo histórico que
refleje la justicia de nuestra lucha”, es decir, esperando la recuperación de una memoria histórica que haga justicia.
El legado de las guerras y de conflictos violentos es complicado y diverso, y además de destrucción de infraestructuras y promulgación de regímenes de terror, también crea generaciones
traumatizadas, que tienen su origen en desapariciones, negación de duelos, experiencias de huérfanos, desplazados y mutilados, así como en versiones impuestas de los sucesos históricos
que acallan las voces de las víctimas. Una parte importante de
este legado consiste en la gestión de la memoria de los hechos.
Son múltiples las posibilidades que una sociedad tiene para
hacer frente a su pasado traumático, y realmente representan un
amplio abanico: empezando por la negación, la tergiversación,
el olvido, el silencio y la represión, y terminando, especialmente en períodos de transición política, por promulgaciones de
amnistía y comisiones de la verdad. Al mismo tiempo pueden
procurarse importantes recursos para investigar actos, encausar
y condenar culpables, ofrecer reparación a las víctimas, poner
en marcha procesos de reconciliación y ayudar a desarrollar
pedagogías de prevención.
138 I
Fueron muchas las violaciones de los derechos humanos
que se dieron a lo largo de la guerra civil española, y aquella
barbarie se prolongó durante un período más largo que la propia guerra 1936-39. Los facciosos, tras alzarse con la victoria,
desarrollaron una dura represión contra los vencidos, dando
prioridad a la voluntad de continuar la guerra por otros
medios. Sin olvidar que durante la dictadura las violaciones de
los derechos humanos se dieron de muchas formas y con otra
intensidad, el recuerdo de su lucha, las barbaridades sufridas y
la represión continuada sobre los vencidos han permanecido
vivas en la memoria de los supervivientes. También estuvo presente en los protagonistas de la transición tras la muerte del
dictador.
Los aspectos que rodearon a la transición de la dictadura
posibilitaron un pacto implícito y, como consecuencia, quedaron en el olvido las violaciones de los derechos humanos de otra
época, se obligó a olvidarlas para fortalecer el nuevo régimen de
transición, y aquel acuerdo se plasmó en la Ley de Amnistía de
1976. De tal forma que de resultas de aquel acuerdo, las víctimas de la represión, es decir, las familias que durante tanto tiempo habían permanecido en silencio sin atreverse a denunciar los
abusos sufridos, no recibieron respuesta algunas a las demandas
de reparación moral y económica que sugirieron a los sucesivos
gobiernos de la democracia. Incluso tras el asentamiento de la
democracia, silenciada la memoria de las víctimas, una parte de
las barbaridades de la guerra 1936-39 ha permanecido en el
olvido.
Vencidos y oprimidos
A lo largo del conflicto se llevaron a cabo numerosas violaciones masivas de los derechos humanos y del derecho internacional, llenando de cadáveres cunetas y cementerios en el período
del terror candente. En marzo de 1936, el general Mola, que
preparaba el alzamiento, promulgó la ‘Instrucción Reservada nº
1’, firmada el 25 de mayo de 1936, y que dice así: “se tendrá en
cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta, para reducir
lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado”,
señalando los primeros objetivos: “todos los directivos de los
partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al
Movimiento”, añadiendo que “se les deben aplicar castigos
ejemplares, para estrangular los movimientos de rebeldía o
huelgas”59. Tal como lo planificó Mola, y tal como lo exigía el
19 de julio de 1936, la violencia del alzamiento fue extrema:
“hay que sembrar el terror… hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no
piensen como nosotros”60.
Por el lado de los alzados el poder estaba en manos de los
militares, que desmantelaron partidos políticos y sindicatos,
cuyos dirigentes fueron objetivo prioritario de la represión.
Queriendo devolver a España sus valores y sus esencias tradicionales, y queriéndola alejar del “dañino influjo del liberalismo”, hicieron desaparecer a las personas que contribuían a desfigurar el alma española —tal como la entendía ellos—, con el
propósito de llevar al pueblo al buen camino. El clero se alineó
con el alzamiento, y contribuyó a legitimar un lenguaje que
recuperaba la idea de una cruzada contra un enemigo considerado como anti-España , y que por lo tanto era preciso destruir.
Como explicó el general Franco el 16 de noviembre de 193761:
“… nuestra guerra no es una guerra civil, una guerra de pronunciamiento, sino una cruzada de los hombres que creen en Dios,
que creen en el alma humana, que creen en el bien, en el ideal,
en el sacrificio, que luchan contra los hombres sin fe, sin moral,
sin nobleza… “
Bajo un clima de terror, la independencia judicial desapareció, incluso en aquellos lugares donde el alzamiento del 18 de
julio se impuso sin resistencia alguna, pues se trataba de impedir
a toda costa que se estableciese ningún tipo de oposición en la
retaguardia. Cuando los republicanos que defendían Pasaia
abandonaron el término municipal, las tropas franquistas entraron sin realizar un solo disparo el 13 de septiembre de 1936. A
medida que los alzados iban ocupando el municipio, los “rojos”
que no habían huido fueron apresados y asesinados. En muchos
casos eran ciudadanos sin ninguna instrucción militar o ningún
cargo político.
Gudaris pasaitarras en
el frente de Legutio, en
febrero de 1937. Felipe
Maya.
Esta agresión, que puede denominarse también ‘Represión
inmediata’62 se llevó a cabo mayormente en las instalaciones
del Tiro de Bidebieta. Muchas de las brutales acciones que los
proclamados nacionales llevaron a cabo se basaban en la experiencia colonial del Norte de Africa, actuando como ejército
invasor en territorio conquistado. La mayoría de las veces eran
escuadrones falangistas los que sembraban el terror y eliminaban los elementos republicanos, con el permiso de los militares
golpistas.
Muchos de los asesinatos se hicieron de noche, sin dejar rastro de las muertes, de tal modo que los familiares de los desaparecidos tuvieron enormes dificultades para certificar fallecimientos o recuperar los cuerpos enterrados en fosas comunes. En
estos casos, las viudas e hijas sufrían toda suerte de abusos y
vejámenes, simplemente por pretender hacer el duelo de sus
seres queridos.
Son notables las presiones psicológicas que sufrieron las
mujeres durante la guerra y la posguerra, pues, además que tener
que cargar sobre sí con la “reconstrucción”, en numerosas ocasiones eran represaliadas a causa de acciones supuestamente
realizadas por sus hermanos, padres o maridos. Según un informe elaborado por Amnistía Internacional, muchos de los abusos
I 139
europeos sufrieron en la II Guerra Mundial, sí puede compararse la destrucción humana66. En Euskal Herria sur, tras el
comienzo de la guerra del 36, fueron fusilados 5.000 hombres
y mujeres67. Cinco mil cuerpos enterrados en el olvido. Cinco
mil cuerpos sin nombre ni apellido, sin iniciales. Fría cifra sin
letra.
La oleada represiva que se produjo durante la guerra se acentuó tras el triunfo de Franco, para impedir el más mínimo amago
de oposición al régimen. La represión alcanzó a amplios sectores de la población, dejando una profunda huella en la sociedad. Tampoco puede olvidarse el drama de los exilados, como
se refleja en el testimonio de Josefa Martínez Agulla.
Veteranos de ANV, en
uno de sus encuentros
en Herrera.
140 I
que se dieron durante la guerra civil y la dictadura violan el
derecho internacional. Entre los abusos más graves figuran: torturas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, juicios sin ninguna garantía63. También se mencionan los sufridos
por la población civil: “la toma de ciudades o localidades por
los alzados en armas fue con frecuencia seguida de prácticas y
tratos crueles, degradantes e inhumanos contra personas civiles
o desarmadas, incluida la violación y abusos de índole sexual
contra mujeres. La exposición y escarnio público de mujeres y
niñas con las cabezas afeitadas, debido a sus simpatías políticas,
por no ajustarse a los preceptos religiosos de los alzados y sus
aliados, o simplemente por sus vínculos familiares con personas
acusadas de pertenecer al bando republicano, son hechos narrados de modo constante en numerosos pueblos de España. Hacer
beber aceite de ricino a los detenidos, ocultar a los familiares su
paradero, abusar y obtener de éstos cualquier beneficio a cambio de información sobre sus seres queridos son cuestiones que
aún surgen en la memoria de quienes padecieron dicho período”64.
Con el triunfo de los “nacionales” se institucionalizó la represión68 a través de una gran cantidad de leyes especiales, promulgadas para reprimir a quienes se habían opuesto al alzamiento. La Ley de Responsabilidades Políticas y la Ley de
Represión de la Masonería69, fueron leyes cuyo único objeto era
reprimir. La Ley de Responsabilidades Políticas era aplicable y
se aplicó con efecto retroactivo hasta octubre de 1934 a todos
los partidos, sindicatos y formaciones republicanas y abertzales
del Frente Popular, a los anarquistas y a cuantos hombres y
mujeres se opusieron al ‘Movimiento Nacional’. La Ley de
Represión de la Masonería se aplicó a quienes proclamasen o
profesasen “ideas destructoras” contra la religión, la patria, las
instituciones y la armonía social. No cabe dejar de señalar que,
además de las sanciones económicas establecidas en la ley, la
labor de “limpieza” que a través de ella se realizó sobre empleados de la administración, la judicatura y las instituciones de
enseñanza, especialmente sobre maestros y maestras, profesores de instituto y maestras de ikastolas. Como consecuencia del
nuevo marco jurídico, muchos de los sancionados fueron desprovistos de medios económicos, obligándolos a una vida prácticamente marginal.
Al terror ciego e indiscriminado siguió un terror legal o formal, de tal manera que, si bien continuaron las ejecuciones sin
juicio previo, se pretendió darles una cierta apariencia legal. En
el bando nacional, tras la proclamación del estado de guerra, la
mayoría de los juicios quedaron en manos de tribunales militares, y fueron ellos los encargados de juzgar, por “resistencia
armada”, a quienes habían defendido la República legal,
haciéndolo en consejos de guerra instruidos rápidamente y sin
ninguna garantía judicial65. El análisis de los expedientes militares nos lleva a afirmar que hubo juicios militares que no siguieron los criterios generales, pues comprobamos que hubo sentencias muy diferentes por causas similares en el mismo lugar y
época.
En 1938 entró de nuevo en vigor la pena de muerte en el código penal, y desde que se generalizaron los tribunales militares
los acusados carecieron de garantías procesales, teniendo que
afrontar juicios sumarísimos sin presunción de inocencia.
Defensa sin garantías puede constatarse en los expedientes de
los consejos de guerra de Lorenzo Mancisidor Untzeta, José
Manzisidor Ibarguren o Angel Lorenzo Ansola; en ellos, la
defensa, en lugar de garantizar el amparo judicial, se limita a
pedir clemencia. En ocasiones se juzgó a grupos de personas,
sin tan siquiera individualizar las responsabilidades de los acusados; ejemplo de ello son, entre otros, los casos de Juan Aldai
Sarasola, Laurentzi Manzisidor Untzeta, Juan Puidado Gallego,
Francisco Rabaneda Postigo, Angel Lorenzo Ansola y Luis
Taboada Puy, procesados en Santoña. Las autoridades inducían
a denunciar a quienes se posicionaron a favor de la República,
creando un estado de miedo y desconfianza. Muchas denuncias
contra particulares no fueron sino pretexto para vengarse por
viejas querellas, y era muy difícil rechazar este tipo de acusación, pues las instituciones judiciales no se tomaban mucho trabajo en verificaciones.
Según Javier Tusell, el número de víctimas que trajo la guerra
llegó al 1% de los habitantes del estado español. Si bien la destrucción material no puede compararse con la que los estados
El alcance de la represión una vez terminada la guerra puede
constatarse por el número de presos políticos. Antes de la guerra la población reclusa no superaba las 10.000 personas; en
1939 alcanzaba la cifra de 270.000, y comenzó a disminuir
poco a poco a partir de dicho año. En este estado de cosas, los
centros de internamiento y los campos de concentración fueron
en aumento, con el fin de investigar y clasificar a todos los que
habían sido encuadrados militarmente al lado de la República.
Para conseguir una buena calificación y poder escapar de un
castigo seguro era imprescindible conseguir avales de personas
adictas al régimen. En 1943 el número de hombres y mujeres
encarceladas era de 43.00070. Tanto en los campos de concentración como en las prisiones eran habituales los abusos y las
torturas. De resultas del hacinamiento de los presos, de las
malas condiciones higiénicas y de la falta de alimentos, enfermedades como el tifus y la tuberculosis se propagaban con rapidez, aumentando notablemente el número de muertes. Es el
caso de Jacinto Etxeberria Barcena, minero, de 32 años y natural de Pasai San Pedro; fue encarcelado en Burgos el 04/11/1937
y murió en la misma cárcel el 10/08/1941 por tuberculosis pulmonar.
Del mismo modo, las muertes por tortura o ejecución sin juicio no se registraron como tales. Las autoridades se amparaban
en las leyes por ellos promulgadas, valiéndose en muchos casos
de la Ley de Fugas. Así pudieron justificar muchas de aquellas
muertes, alegando que se produjeron en intentos de evasión. Las
humillantes condiciones en que vivían los presos contribuían a
desanimar al ‘enemigo interno’, posibilitando la cristianización
y la re-educación de los presos (trabajo encomendado a los
capellanes)71.
Basándose en los principios del nacional-catolicismo, se
estableció el sistema de Redención de Pena por el Trabajo. Se
formaron Batallones Disciplinarios y Colonias-Prisiones militarizadas, que fueron mano de obra barata para el régimen y para
muchas empresas. Estos forzados tuvieron que trabajar en muy
duras condiciones, principalmente en tareas de reconstrucción
y en obras públicas. Los campos de concentración cumplían
diversas funciones en el afianzamiento del nuevo régimen,
pero sobre todo ejercían una labor de control sobre los ciudadanos y sobre la sociedad en general. La propaganda oficial utilizó a los culpables de la guerra para reconstruir lo que por culpa de ellos había sido destruido72. Los castigados en uno de
aquellos Batallones Disciplinarios trabajaron en el túnel de
Aritxulegi y en la construcción de la carretera entre Oiartzun y
Lesaka.
A la izquierda: certificado de amnistía, fechado
en 1990, a favor de Juan
Aldai Sarasola.
A la derecha: cargos,
entre otros, contra el
pasaitarra Angel
Lorenzo Ansola.
Aranzadi-Departamento
de Vivienda y Asuntos
Sociales del Gobierno
Vasco: “Localización de
documentación de personas privadas de libertad durante la Guerra
Civil y la posguerra”.
Aranzadi-Departamento
de Justicia, trabajo y
Seguridad Social:
“Proyecto de investigación y localización de
fosas de las personas
desaparecidas durante
la Guerra Civil”.
Ficha que da inicio al juicio
contra Julián Pindado, portada de un macroproceso
por vía militar sumaria y
conmutación de pena de
Lorenzo Manzisidor.
Aranzadi-Departamento de
Vivienda y Asuntos Sociales
del Gobierno Vasco:
“Localización de documentación de personas privadas
de libertad durante la Guerra
Civil y la posguerra”.
Aranzadi-Departamento de
Justicia, trabajo y Seguridad
Social: “Proyecto de investigación y localización de
fosas de las personas desaparecidas durante la Guerra
Civil”.
142 I
En el período de entreguerras, el régimen de Franco fue uno
de los más represivos entre todos los estados democráticos,
autoritarios o totalitarios de Europa, y el más asesino en tiempo de paz73. Prolongando el golpe de estado en una fase sangrienta, aprovechándose de una larga guerra civil, provocando
un enorme número de represaliados entre los vencidos, a lo
que hay que añadir las ejecuciones sin juicio previo, la ‘represión legal’, el encarcelamiento político, los campos de concentración, el trabajo forzado, las purgas y los destierros —por
no citar sino los métodos más evidentes—, instauró un extraordinario sistema de exclusión social. Por otro lado, que el régimen de Franco saliera indemne de la derrota fascista en la II
Guerra Mundial, su evolución interna y la larga vida de su política represiva, supuso que el franquismo se estableciese como
un sistema perdurable. Así, la memoria pública y la interpretación oficial del pasado vino exclusivamente de la mano de la
propaganda oficialista y de la legitimación y el ordenamiento
establecido, expidiendo al limbo la vivencia colectiva y la
memoria alternativa del vencido (relegada casi siempre al
ámbito familiar).
Detenciones masivas, institucionalización de la tortura, desapariciones, condiciones carcelarias inhumanas, campos de
concentración, esclavismo de presos políticos en obras públicas y privadas, secuestros de hijos de madres republicanas, persecución y encarcelamiento de colectivos (intelectuales, homosexuales...) más allá de su opción republicana o revolucionaria,
expolio del patrimonio de familias y asociaciones ‘rojas’, humillación y ostracismo laboral a gran escala, y un largo etcétera.
En los años posteriores a la lucha, el nuevo régimen impuso
a la sociedad su interpretación de los hechos74. Por un lado, la
guerra fue presentada y ensalzada como una Cruzada contra
los ‘rojos’, y el triunfo y el heroísmo de los triunfadores celebrado una y otra vez, pues tales actos contribuían a unir filas en
torno a los caudillos de la revuelta, aunque internamente compitieran por el reparto del poder. En las páginas de este libro
queda evidente constancia de celebraciones de ese tipo en
Pasaia (Voz de España 1936/10/20; El Diario Vasco
1937/03/23; El Diario Vasco 1937/03/24; El Diario Vasco
1937/04/30). Por otro lado, la institucionalización de la censura y el control de la enseñanza impedían la aparición de puntos de vista divergentes del oficial sobre el pasado inmediato,
mientras el gobierno erradicaba la memoria de los vencidos.
En opinión de José Luis Ledesma, una de las principales estrategias del régimen fue la imposición de la ‘memoria exclusiva’
y la anulación de la tradición y la memoria republicanas, cuya
única existencia era el apelativo ‘rojo’ durante toda la dictadura75. En la misma línea, Conxita Mir afirma que para imponer
el enfrentamiento social, el sistema político, los valores ideológicos y las nuevas normas de conducta que fueron la base del
franquismo, el régimen empleó la represión y el control
social76.
Durante cuarenta años, oficialmente, sólo hubo muertos en
una da las partes en lucha, en la de los ‘Caídos por Dios y por
España’; los violentos fueron, por tanto, la otra parte. Las políticas de memoria se basaron en ese concepto. Lo que Primo
Levi conceptuó como ‘memoricidio’ fue lo que procuró poner
en práctica la dictadura franquista, imponiéndolo sobre los
vencidos a través de una persistente auto-legitimación, y a través de un gran desarrollo de la cultura del miedo y del silencio. Un memoricidio llevado a cabo en ambos aspectos, primeramente sobre las víctimas de los vencedores, y posteriormente sobre los medios para imponer la victoria, es decir,
sobre la responsabilidad de la violencia. Franco no podía mostrar su régimen al mundo como un sistema criminal donde
había campos de concentración, trabajos forzados, ejecuciones sumarísimas, tribunales especiales, secuestros de bebés en
las cárceles y, en general, violaciones sistemáticas de todo tipo
en cuanto a derechos humanos. Por eso puso en marcha la
maquinaria del silencio y de la negación, cuyo objetivo era el
olvido.
La propaganda franquista eligió 1939 para celebrar ‘El año
de la Victoria’. A partir de aquella fecha se alzaron cruces y
monumentos en memoria de los muertos por Dios y por
España a todo lo largo y ancho del estado español. También se
hicieron homenajes a los combatientes heridos y mutilados
del lado vencedor; puede comprobarse esto en el propio
Pasaia, en la hemeroteca ofrecida en este libro (El Diario Vasco
1937/04/21).
En 1940, una orden del Jefe del Estado aligeró los trámites a
cumplimentar para la exhumación de los restos de las víctimas
de las ‘hordas marxistas’. En la misma línea, se reservó una
parte de los puestos de funcionario para los mutilados y combatientes del lado vencedor77. Se dió permiso para abrir las
tumbas de los muertos por los republicanos, y se puso en marcha un macro-programa judicial denominado ‘Causa
General’, al fin de contabilizar todas las muertes achacables al
bando republicano desde el comienzo de la guerra.
El franquismo puso en el centro del escenario a la Guerra
Civil, pues la guerra era consecuencia de los desastres provocados por el liberalismo y por la democracia, y punto de arranque del ‘Resurgir de España’. La centralidad de la guerra podía
observarse desde dos ángulos diferentes: uno, la II República y
el ‘terror rojo’; y otro, la memoria de ‘los caídos por Dios y por
España’ y el ensalzamiento de la imagen del Nuevo Estado.
Como ejemplo, citemos una parte de lo que se dice en el expediente de Gipuzkoa en la Causa General78: “La provincia de
Guipúzcoa, de pequeña extensión geográfica y población
densa, pertenece a la zona del País Vasco, en cuyo pueblo brillan con indudable esplendor las características de laboriosidad, honradez, sentimientos de orden e idem religiosas profundas. La capacidad de trabajo de los habitantes, así como
sus indudables dotes de organización, han hecho que prosperen infinidad de industrias, que han traído elementos extraños
al país y entre los que fácilmente se han infiltrado teorías
sociales y políticas extremistas, que no tenían arraigo ni
ambiente entre los naturales. Así puede señalarse la zona pesquera de Pasajes, donde penetró el virus comunista y la industrial del partido judicial de Vergara, especialmente la población de Eibar, Elgoibar y Mondragón, de franco sabor marxista. En el resto de la provincia, incluso en San Sebastián, las
ramas monárquicas y partidos que defendían los postulados
de propiedad, orden, familia y religión eran los más numerosos, y la vida, sin grandes apasionamientos, se deslizaba en un
ambiente de tranquilidad y trabajo hasta el advenimiento de la
Froilán Lakarra, segundo por la izquierda, rodeado de un grupo de compañeros, en el frente.
Carnet de Florentino Pontesta, firmado por el responsable del Servicio de Guardias del PNV de Pasai
San Pedro, Jerónimo Asteasuinzarra. Museo Naval de Donostia.
República en 1931”.
La principal herramienta de desprestigio que el régimen utilizó para con la II República fue el sistema de enseñanza. Pero no
fue solamente la enseñanza la depositaria de los valores del
pasado: NODO, la agencia EFE, la prensa denominada del
‘Movimiento’, cine, charlas políticas... Lo que se pretendía era
que la gente relacionara ‘lo sucedido’ con la realidad mostrada
en la propaganda, considerándolo como el más eficaz argumento para la legitimación del régimen. Además de la condena
del pasado inmediato el franquismo creó el mito del
‘Renacimiento de España’, queriendo dar un sentido a tanta
muerte. Para ello se colocaron listas de ‘caídos’ en iglesias, cruces, monolitos y lápidas, presentándolas como espacios de
memoria local.
Si bien el monumento representaba el espacio simbólico del
reconocimiento público, el espacio de memoria cotidiano eran
las calles y sus nombres. El nuevo régimen desarrolló rápidamente su noménclator de plazas y calles. Así, en Donostia, lo
que era la “Avenida de la Libertad” fue denominada “Avenida de
España”. En Pasaia, el nuevo régimen quiso cambiar el nombre
de Trintxerpe, tenía una excesiva connotación con las luchas
obreras, y propuso denominar al distrito “Nuestra Señora del
Carmen”. Numerosas calles cambiaron de nombre: Francisco
Andonaegui fue denominada General Mola, lo que hoy es
Euskadi Etorbidea, en el mismo Trintxerpe; en Antxo la calle
Sabino Arana se convirtió en Primo de Rivera, etc. En 2002, de
los 8.107 municipios del estado español, 3.423 conservaban
Ernesto Goñi, de pie,
primero a la izquierda,
rodeado de varios
compañeros del campo
de prisioneros de
Miranda de Ebro.
toponimia franquista, es decir, el 42% de la población vivía en
pueblos y ciudades con un noménclator relacionado directa o
indirectamente con la dictadura79.
Estas medidas no se correspondían con el trato que tuvieron
las víctimas republicanas y sus familias. Además de no tener
acceso a los privilegios antes mencionados, la propaganda oficial los tachó de ‘enemigos de España’, despreciados como
responsables de todas las atrocidades cometidas durante la
guerra. En esta situación, muchas familias tuvieron que cargar
con su dolor en silencio, sin derecho a ninguna compensación,
por miedo a sufrir mayores abusos en caso de protesta o exigencia. La dictadura mostraba una manifiesta enemistad a todo
aquel tipo de memoria que se apartase del razonamiento oficial del régimen.
En la memoria de las víctimas de la guerra, por lo general,
nos encontramos con el espacio que reúne una transmisión
unida al universo de la familia y del hogar. En todos estos procesos de traída al presente del pasado, al activar la memoria
del otro, al transmitir conocimientos sobre actividades y vivencias del cuerpo, la persona recurre a su memoria, para traer el
pasado al presente. Es una memoria de vida, que en algunos
casos se manifiesta a través de pequeños detalles y diferentes
emociones. Pero en muchas ocasiones esta memoria aflora
con mucha precisión y extraordinaria riqueza narrativa, y en la
mayoría de los casos constituye un conocimiento que no se ha
plegado al conocimiento admitido, en espera de que alguien lo
rescate y lo prestigie. En general, puede decirse que el mantener en la intra-memoria de la familia lo padecido en la guerra
ha sido una manera de convertir la ausencia en presencia, porque trabaja sobre la memoria de los hechos relativos al entorno familiar y a los seres queridos. A todo ello se une, en
muchos casos, un sufrimiento añadido, porque quien mantiene la memoria de lo ausente tiene ante sí, en la red de relaciones cotidianas, los factores que han provocado dicha ausencia,
tales como fusilamientos, viviendas expropiadas, etc. O la
imposibilidad de hacer público su duelo.
“¡Quieto todo el mundo!”
Cuando el 20 de noviembre de 1975, en una lacrimosa comparecencia en TVE, el presidente del gobierno, Carlos Arias
Navarro, anunciaba la muerte del dictador Francisco Franco, la
sociedad se hizo un buen número de preguntas. Los últimos
años de la dictadura se habían caracterizado por una escalada
en los distintos métodos de contestación al régimen, protagonizada por obreros y estudiantes. Del mismo modo, los cuerpos armados respondían aumentando la represión del
Gobierno.
144 I
A pesar de que se ha solido presentar la transición del estado español como el paradigma de la transición de un régimen
autoritario a una democracia, la oposición, en aras de un
acuerdo, tuvo que transigir en muchos puntos importantes. Las
múltiples peticiones de amnistía que la sociedad expresaba se
concretizaron en la leyes de 1976 y 1977. Sin embargo, la
amnistía abarcó no sólo a los represaliados por su actividad
política, sino que se extendió a autoridades, funcionarios y res-
ponsables de orden público involucrados en la represión
durante la dictadura, inmunizándolos de cualquier responsabilidad: “los delitos y faltas que pudieran haber cometido las
autoridades, funcionarios y agentes del orden público, con
motivo u ocasión de la investigación y persecución de los actos
incluidos por dicha ley”80. Esta ley puede considerarse como
un ‘pacto del olvido’ implícito, como una ‘ley de punto final’,
es decir, como una falsa cura.
El mito de la ‘Reconciliación nacional’ condenó al silencio
la historia individual, sin admitir que el verdadero perdón y la
verdadera reconciliación tienen también dimensión personal.
El proceso de perdón y reconciliación nacional sólo puede
tener lugar cuando las víctimas sepan la verdad, cuando se
haga justicia y cuando se hayan reparado los daños en la medida de lo posible81. Se adoptaron acuerdos para terminar con la
discriminación que unas víctimas sufrieron respecto a otras,
pero no se intentó reparar el daño, ni se buscaron los miles y
miles de cuerpos liquidados en las cunetas tras la guerra civil,
ni se exhumaron, ni se identificaron.
Al terminar la dictadura se realizaron unas pocas exhumaciones en algunos lugares de Euskal Herria. Todas ellas sin
coordinación alguna y con una característica común: sin nin-
IV Secundino Antón
gún apoyo por parte de las instituciones y sin ninguna metodología científica. Procurando no molestar demasiado.
El 23 de febrero de 1981 un grupo de guardias civiles asaltó
el parlamento español. Fue el teniente coronel Antonio Tejero
quien, pistola en mano, lanzó la consigna que tan bien se comprendió tanto en el interior del hemiciclo como fuera de él:
“¡Quieto todo el mundo!”. Tras el sobresalto del 23-F, la memoria de las víctimas del franquismo volvió a ser algo privado, y
los intentos desarrollados más allá de los partidos políticos desaparecieron del espacio público.
“…enséñales a respetar
mi memoria…”IV
Desde 2002, la aparición de esqueletos y calaveras con rastros
de disparos en tantas y tantas cunetas y descampados, el testimonio de los familiares de las víctimas, con el apoyo de precisas
investigaciones realizadas por expertos, han servido para que,
tal y como pedían tanto las familias como el conjunto de la
sociedad civil, se dinamicen y catalicen otros procesos paralelos
de recuperación de la memoria histórica.
“Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar /
Sancho. Fondo documental de la familia Antón-Alberro. Secundino Antón Sancho era empleado del ferrocarril del Plazaola. Fue apresado en Andoain
el 18/09/1936 acusado de no prestar ayuda a los alzados, y encarcelado en Ondarreta. Se le formó consejo de guerra en Donostia el 04/10/1936, condenándosele a
muerte. Fue asesinado en el mismo Ondarreta el 20/10/1936 a las 06:30. Antes de morir pudo enviar una carta a su mujer, Juanita Alberro, en la que le pedía “…enséñales a respetar mi memoria…”, refiriéndose a sus hijas.
Izquierda: Consejo de
Guerra contra Dionisio
Puy. Como tantos otros,
acusado de Rebelión
Militar por defender la
legalidad. La ocupación
franquista no le amilanó, tal y como se recoge en la acusación.
Derecha: Se conmuta la
pena de muerte dictada
contra Telesforo
Goienetxea.
AranzadiDepartamento de
Vivienda y Asuntos
Sociales del Gobierno
Vasco: “Localización
de documentación de
personas privadas de
libertad durante la
Guerra Civil y la posguerra”. AranzadiDepartamento de
Justicia, trabajo y
Seguridad Social:
“Proyecto de investigación y localización de
fosas de las personas
desaparecidas durante
la Guerra Civil”.
I 145
Consejo de Guerra y sentencia de 4 años contra el militante anarquista pasaitarra Ernesto Arteaga por haber gritado “Gora Euskadi
Askatuta”.
Aranzadi-Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del
Gobierno Vasco: “Localización de documentación de personas
privadas de libertad durante la Guerra Civil y la posguerra”.
Aranzadi-Departamento de Justicia, trabajo y Seguridad Social:
“Proyecto de investigación y localización de fosas de las personas
desaparecidas durante la Guerra Civil”.
Somos los nietos de los que perdieron la guerra civil”82. Esta
estrofa del grupo punk-rock “La Polla Records” correspondiente
a la canción “No somos nada”, resume muy bien el eje del
movimiento de la sociedad civil, o sea, la identificación que una
generación tiene con sus orígenes sociales y políticos. Ahora ya
se quiere recuperar la memoria de los abuelos represaliados y
asesinados –“que nunca pudisteis matar”- y lo que antes era parte del espacio intra-familar sale a la luz. Las primeras generaciones de las víctimas de la represión de la Guerra Civil y el primer
franquismo adquieren el valor social. Se habla de ellos con
orgullo y, por primera vez y en muchos casos, llegan a ocupar un
lugar referencial en la familia.
No obstante, surgen algunas voces de queja, argumentando
que posturas así reabren heridas que hace tiempo estaban ya
cerradas, debilitando el pacto que superaba la tradicional división de las dos Españas. Y, sobre todo, que las exhumaciones lo
fastidian ‘todo’. Ese ‘todo’ refleja meridianamente lo que fue la
transición para la derecha, un dejarlo ‘todo arreglado’, haciendo buena la célebre frase de Franco: “¡Queda todo atado y bien
atado!”.
Pero en ese espacio de producción de memoria que se crea al
buscar, encontrar, abrir fosas comunes y extraer cuerpos y rendirles homenaje hay que subrayar especialmente la ‘revalorización del testimonio’ de los testigos y víctimas que sufrieron la
represión franquista, pues es uno de los ejes principales para la
recuperación de la memoria. Aquella expresión tan conocida de
‘las batallitas del abuelo’ que fue durante largos años el paradigma de la falta de comunicación entre generaciones, —llegando
a convertirse en sinónimo de género narrativo burlesco— está
convirtiéndose en una fuente de conocimiento sociológico y
antropológico de primer orden, sobre todo como expresión
narrativa de ‘los abuelos vencidos’. Es decir, como medio de
expresión del abuelo castigado, de la abuela traumatizada, del
abuelo silenciado, de la abuela humillada. En los grupos que
trabajan en la recuperación de la memoria surge una especie de
‘vértigo narrativo’ al comprobar que víctimas que podían haber
sido informantes de primera mano murieron o son ya muy
mayores. Lo hemos podido comprobar nosotros mismos en
entrevistas realizadas a protagonistas de aquel período. Lo
expresa inmejorablemente Jesús Carballo cuando se pregunta
preocupado: “¿Me creerán cuando cuente esto? ¿Me creerán?”
La dictadura dejó un legado demasiado pesado en el imaginario colectivo y, por lo tanto, es cometido de las instituciones
democráticas la incorporación del conocimiento del pasado a la
memoria colectiva. Porque la memoria del sufrimiento de la dictadura franquista y de la guerra civil deben ser estímulos para
sentar las bases de un sociedad más justa. Como decía Eduardo
Galeano, “algunos recetan el olvido como la fórmula para la
reconstrucción. Sin embargo, la experiencia indica que es la
amnesia la que hace que la historia se repita y que se repita
como pesadilla. La buena memoria permite aprender el pasado,
porque el único sentido que tiene la recuperación del pasado es
que sirva para la transformación de la vida presente”83.
El olvido mediante el silencio impuesto. Apelando de nuevo
al testimonio de Jesús Carballo, se le preguntó de qué hablaban
los represaliados y los gudaris cuando pudieron volver a Pasaia.
Una pregunta ingenua, sin duda: “¿Hablar? Ni nos mirábamos,
por si acaso. Cuando murió Franco empezamos a buscarnos
unos a otros, para contarnos vivencias”.
En última instancia, lo que exigen los herederos es la recuperación de la memoria histórica y democrática del antifascismo.
La verdad sobre las víctimas del franquismo y de la guerra del 36,
para que haya reparación y justicia. Además de reparación moral
de los que sufrieron represalias, también reparación jurídica y
económica; encontrar las fosas comunes, protección sistemática
y protocolizada para gestionar los cuerpos, recuperarlos y
memorializarlos; oficialización de actos de homenaje a las víctimas; retirada de monumentos, lápidas conmemorativas y símbolos de la dictadura; devolución de patrimonios públicos y privados enajenados a la fuerza; promoción de investigaciones historiográficas, sociológicas y antropológicas sobre la guerra civil y
favorecer la gestión de la memoria histórica; confección del censo de todas las víctimas; readmisión de los trabajadores purgados de las instituciones y, por último, apertura de un proceso de
musealización de la memoria traumática.
Este libro ha sido posible gracias a la actuación de los herederos de las víctimas, con los resultados de los trabajos realizados
por los historiadores, y gracias también al conocimiento profundo de los sucesos de la guerra civil, porque ha surgido un poderoso movimiento que proclama la necesidad de mirar atrás, aclarar el pasado y hacer justicia a los que no se tuvo en cuenta
durante tanto tiempo. Más que resultado, el libro ha sido el inicio del movimiento. La memoria histórica es un cesto formado
por muchos mimbres, a cada uno de nosotros corresponde recuperar la memoria de nuestra familia y de nuestro entorno para
continuar sacando a la luz la memoria democrática de los pasaitarras, dando sentido a las palabras de Francisco Rabaneda “trozo histórico que refleje la justicia de nuestra lucha”, es decir, a
nosotros corresponde la recuperación de una memoria histórica
que haga justicia.
(Traducción: Pío Artola)
I 147
1 Barruso, Pedro: El movimiento obrero en Gipuzkoa durante la II República. Donostia: Foru Aldundia,
1996.
2 Esnaola, Serafín: Trintxerpe. El cierre de una iglesia. [S.l.]: [s.n.], 1997.
3 Pereira, Dionisio: “El Trintxerpe republicano: génesis de la denominada Quinta Provincia Gallega”. Itsas-Memoria: Revista de Estudios Marítimos del País Vasco. (2006).
4 Odriozola, Lourdes. “La industria de la construcción naval”. Pasaia, iraganaren oroigarria, etorkizunari begira. Memoria histórica y perspectiva de futuro. Donostia: Untzi
Museoa – Museo Naval, 1999.
5 Ricón, Alvaro:“¿Patrimonio industrial sin clase obrera? El factor de clase como eje central de la identidad pasaitarra moderna”. Patrimonio industrial en Pasaia: Defensa y
difusión. Pasaia: Udala, 2007. (Sorgiñarri; 2)
6 Pereira, Dionisio: op. cit.
7 Protagonistas de la Historia Vasca (1923-1950). Ciclo de mesas abiertas, 21-31 de mayo, 1984. (Eusko Ikaskuntza. Cuadernos de Sección. Historia-Geografia; 7)
8 La guerra civil en Euzkadi : 136 testimonios inéditos recogidos por José Miguel de Barandiaran. Milafranga: Bidasoa, Instituto de Historia Contemporánea, 2005.
9 Barruso, Pedro: El movimiento obrero... op. cit.
10 Archivo Municipal de Pasaia (AMP): 162.
11 AMP: 164.
12 AMP: 170.
13 Rodríguez Ranz, José Antonio. Gipuzkoa y San Sebastián en las elecciones de la II República. Donostia: Instituto Dr. Camino de historia donostiarra, 1994.
14 Rodríguez Ranz: José Antonio: op. cit.
15 AMP: 164.
16
AMP: 132.
17 Pardo San Gil, Juan: La flota de arrastre de Pasajes durante la Guerra Civil. 1936-1936. Bilduma, 4 (1990).
18 Barruso, Pedro. El Movimiento obrero en Gipuzkoa durante la II República. Gipuzkoako Foru Aldundia, 1996.
19 Orejas Pérez, José Ignacio. Breve historia del sindicato de la pesca de CNT “Avance Marino”
de Trincherpe - Pasajes de San Pedro (Guipúzcoa), trabajo publicado en el
periódico CNT, en los números 184 y 185, en julio y agosto de 1995.
20 Barruso, Pedro: El movimiento obrero... op. cit.
21 En: Cillán Apalategui, Antonio: Sociología electoral de Guipúzcoa (1900-1936). Donostia, Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1975.
22 Rodríguez Ranz: José Antonio: op. cit.
23 Letamendia, Francisco, “Ortzi”: Historia de Euskadi: el nacionalismo vasco y ETA.
24 AMP: Libro de actas.
25 Tuñón de Lara, Miguel: El estallido revolucionario de 1934. Octubre 1934 Urria. Bilbo: IPES, 1985.
26 de la Granja, José Luís: El problema vasco en el década de 1930. www.nodo50.org/foroporlamemoria.
27 Tamames, Ramón: La República. La Era de Franco. Madrid: Alianza Editorial, 1976.
28 El subrayado es nuestro.
29 El subrayado es nuestro. No ha sido posible encontrar la relación de muertos....
30 Barruso, Pedro: op. cit.
31 García Orellán, Rosa. Hombres de Terranova, la pesca del bacalao, 1926-2004. Donostia: [s.n.], 2005. (2ª ed.)
32 Esnaola, Serafín: op. cit.
33 Jiménez de Aberasturi, Luis Mª; Jiménez de Aberasturi, Juan Carlos: La guerra en Euskadi. Donostia: Txertoa, 2007 (3ª. ed.).
34 Egaña, Iñaki: 1936. Guerra Civil en Euskal Herria. Tomo IV. La Guerra en Gipuzkoa. Andoain: Aralar, 1998.
35 Egaña, Iñaki: op. cit.
36 Jiménez de Aberasturi, Luis Mª; Jiménez de Aberasturi, Juan Carlos: op. cit.
37 Jiménez de Aberasturi, Luis Mª; Jiménez de Aberasturi, Juan Carlos: ibidem
38 Barruso, Pedro: “La guerra civil en Rentería”. Bilduma, 13 (1999).
39 La guerra civil en Euzkadi : 136 testimonios... op. cit.
40 AMP: Libro de Actas, 1936.
41 Queremos agradecer expresamente al señor Juan Pardo San Gil la ayuda ofrecida para la elaboración de este capítulo y la cesión de las fotografías que lo ilustran. Juan
Pardo ha escrito diversos artículos y libros sobre la Marina de Guerra vasca, trabajos que reseñamos en la bibliografía.
42 Maiz, F.: Mola aquel hombre: Diario de la conspiración, 1936. Barcelona: Planeta, 1976.
43 Barruso, Pedro. Violencia política y represión en Guipúzcoa... op. cit.
44 AGMG-CCEP, PM, S55-8010. AGMG-CCEP, PM, L13-6445/6448; L17-9356-59.
45 Rilova Pérez, Isaac: Guerra civil y violencia política en Burgos, 1936-1943. Burgos: Dossoles, 2001.
46 Aizpuru, Mikel (zuz.): 1936ko udazkena Gipuzkoan. Hernaniko fusilatzeak. Irun: Alberdania, 2007.
47 Chueca, Josu: Gurs: el campo vasco. Tafalla: Txalaparta, 2007.
48 Bermejo, Benito; Checa, Sandra: Libro Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945). Madrid: Ministerio de Cultura de España, 2006.
49 AMP: 1267.
50 Barruso, Pedro. Violencia política y represión en Guipúzcoa... (op. cit.)
51 El clero vasco frente a la cruzada franquista. Toulouse: Egi-Indarra, 1966.
52 El clero vasco... op. cit.
I 149
53 El clero vasco... op. cit.
54 El clero vasco... op. cit.
55
Según recoge Pedro Barruso al menos 24 sacerdotes guipuzcoanos fueron desterrados, 31 se exiliaron, 13 fueron trasladados, 44 permanecieron detenidos durante
algún tiempo, cuatro fueron sancionados económicamente, nueve fueron procesados por el Juzgado de Instrucción de Responsabilidades Políticas, recayendo en D.
Gelasio Aranburu una sanción de 250 pesetas, si bien el coadjutor antxotarra se encontraba ya exiliado en Ustaritz.
56 Esnaola, Serafín: op. cit.
57 Agustín Prado, secretario del juzgado especial que se creó para analizar las causas contra los sacerdotes, explicaba en su informe “que fueron juzgados algunos sacer-
dotes porque nadie ignora la parte que muchos de ellos tienen en la desviación del nacionalismo vasco. Se les midió según el rasero de todos los presuntos culpables…
No se requirió al Sr. Obispo (D. Mateo Múgica), porque se le consideraba como nacionalista y para evitarle algo desagradable porque de no haber salido oportunamente
hubiera debido ser llamado a juicio”.k Una vez en Roma, el obispo de Vitoria quiso defenderse ante S. S. Pío XI, presentándole un documento que llevaba por título:
“Defensa obligada, que hace el obispo de Vitoria, de los sacerdotes fusilados por las autoridades militares del ejército blanco”. A través de este documento el Obispo no
pretendía defenderse personalmente de las afirmaciones del cardenal Gomá en su “Carta abierta”, sino defender el buen nombre y la labor espiritual de los sacerdotes guipuzcoanos que los franquistas habían fusilado: José Joaquín Arin, D. José Markiegi, D. Leonardo Guridi, D. Martín Lekuona, D. Celestino Onaindia, D. José Ignacio
Peñagarikano, D. José de Sagarna, D. Jorge Iturricastillo, D. Gervasio Albisu, D. José Adarraga, D. José Otano, D. Alejandro Mendikute y D. José Ariztimuño “Aitzol” (detenido y trasladado a Pasaia, cuando se encontraba a bordo del buque Galerna).
58 Iturralde, Juan de: La guerra de Franco, los vascos y la Iglesia. Donostia: [s.n.], 1978.
59 1936/05/25an. Maiz, F.:
op. cit.
60 Navarra 1936. De la esperanza al terror, Altafaylla Kultur Taldea, Tafalla, 2003.
61 Navarra 1936... op. cit.
62 Barruso, Pedro: Violencia política y represión en Guipúzcoa durante la Guerra Civil y el primer franquismo (1936-1945). Donostia: Hiria, 2005
63 Amnistía Internacional: Poner fin al silencio y a la injusticia. La duda pendiente con las víctimas de la Guerra Civil española y del régimen franquista, Sección española de Amnistía Internacional. 2005/07/18.
64 Amnistía Internacional op. cit.
65 Payne, S.: El régimen de Franco, 1936-1975, Madrid: Alianza Editorial, 1987.
66 Tusell, J.: Historia de España en el Siglo XX. T. III. La Dictadura de Franco. Madrid: Santillana, 1998.
67 Egaña, Iñaki (zuz.): 1936. Guerra Civil en Euskal Herria. Andoain: Aralar, 1998
68 Juliá, S.: Política y Sociedad. Juliá, S.; García Delgado, J. S.; Jiménez, J. C.; Fusi, J. P.: La España del Siglo XX, Madrid: Marcial Pons, 2003. Para profundizar en la compleja legislación represiva sobre los vencidos, véase: Carrillo, M.: El marco legal de la represión en la dictadura franquista durante el periodo 1939-1959. Gómez Isa, F.
(zuz.): El derecho a la memoria. Donostia: Foru Aldundia, 2006.
69 Barruso, Pedro.: op. cit.
70 Tusell, J: op. cit. I
71 Rodrigo, J.: Cautivos. Campos de concentración en la España franquista, 1936-1947. Barcelona: Crítica, 2005.
72 Mendiola, F.; Beaumont, E.: Esclavos del franquismo en el Pirineo. Tafalla: Txalaparta, 2006.
73 Rodrigo, J.:
La Guerra Civil. Memoria, Olvido, recuperación e instrumentación. Hispania Nova. Revista de Historia Contemporánea, nº 6 (2006).
74 Molinero, C.: Lugares de memoria y políticas de memoria”. Gómez Isa, F. (zuz.): El derecho a la memoria. Donostia: Foru Aldundia, 2006.
75 Ledesma, J.L.: El lastre de un pasado incautado: uso político, memoria e historiografía de la represión republicana. Usos de la Historia y Políticas de la Memoria.
Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2004.
76 Mir Curcó, C.: Violencia política, coacción legal y oposición interior. Sánchez Recio, G. (ed.): El primer franquismo (1936-1959). Madrid: Marcial Pons, 1999 (Ayer,
33).
77 Aguilar Fernández, P.: Memoria y olvido de la guerra civil española. Madrid: Alianza Editorial, 1996.
78 AHN (España). Fondos Contemporáneos. Causa General, Guipúzcoa. Parte 2 folio 76, Parte 2 fols. 14 y 15. Resumen fol. 1
79 Duch, M: Toponimia franquista en democracia. Usos de la Historia y Políticas de la Memoria. Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2004.
80 Ley de Amnistía del 15/10/1977. Ley 46/77 e)
81 Gómez Isa, F.: El derecho de las víctimas a la reparación por violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos. Gómez Isa, F. (zuz.): El derecho a la memoria.
Donostia: Foru Aldundia, 2006.
82 La Polla Records: “No somos nada”. No somos nada. Gasteiz: Txata Records,1988. Ikus ere PARAMOS, Evaristo: Por los hijos lo que sea. Tafalla: Txalaparta, 2001.
83 Galeano, Eduardo: “kontrazala”. Arrasate 1936: belaunaldi urratua: Arrasate: Arabera, 2003.
150 I
Bibliografía
-
Aguilar Fernández, P.: Memoria y olvido de la guerra civil española. Madrid: Alianza Editorial, 1996.
-
Aizpuru, Mikel (zuz.): 1936ko udazkena Gipuzkoan. Hernaniko fusilatzeak. Irun: Alberdania, 2007.
-
Amilibia, Miguel: Los batallones vascos. Donostia: Txertoa, 1977.
-
Amnistía Internacional: Poner fin al silencio y a la injusticia. La duda pendiente con las víctimas de la Guerra Civil española y del régimen franquista. Madrid: Sección
española de Amnistía Internacional, 2005.
-
Barkham Huxlet, Michael; López Losa, Ernesto: “Pasajes, puerto pesquero”. Pasaia, iraganaren oroigarria, etorkizunari begira. Memoria histórica y perspectiva de futuro. Donostia: Untzi Museoa – Museo Naval, 1999.
-
Barruso, Pedro: El movimiento obrero en Gipuzkoa durante la II República. Donostia: Aldundia, 1996.
-
Barruso, Pedro: “La guerra civil en Rentería”. Bilduma, 13 (1999).
-
Barruso, Pedro: Violencia política y represión en Guipúzcoa, durante la guerra civil y el primer franquismo (1936-1945). Bilbao: Hiria, 2005.
-
Bermejo, Benito; Checa, Sandra: Libro Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945). Madrid: Ministerio de Cultura de España, 2006.
-
Beurko, Sancho de: Euzkadi bajo el régimen de Franco. II: la represión en Guipúzcoa. [S.L.]:[s.n.], 1939. (Archivo Sancho de Beurko).
-
Carrillo, M.: “El marco legal de la represión en la dictadura franquista durante el periodo 1939-1959”. Gómez Isa, F. (zuz.): El derecho a la memoria. Donostia: Foru
Aldundia, 2006.
-
Castells, Luís: Modernización y dinámica política en la sociedad guipuzcoana de la Restauración, 1876-1915. Leioa: Servicio Editorial de la Universidad del País
Vasco, 1987.
-
Chiapuso, Manuel: Los anarquistas y la guerra en Euskadi: la Comuna de San Sebastián. Andoain: Abarka, 2003.
-
Chueca, Josu: Gurs: el campo vasco. Tafalla: Txalaparta, 2007.
-
Cillán Apalategui, Antonio. Sociología electoral de Guipúzcoa (1900-36. Donostia: Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1975.
-
Día, El (octubre, 1934).
-
de Guzmán, Eduardo. “1930: Tránsito de la Dictadura a la República. Un discurso que hizo caer un trono”. Tiempo de historia, nº 4 (1975).
-
de la Granja, José Luís: “El problema vasco en el década de 1930”. www.nodo50.org/foroporlamemoria
-
de Iturralde, Juan: La guerra de Franco, los vascos y la Iglesia. Donostia: [s.n.], 1978.
-
Egaña, Iñaki (zuz.): 1936. Guerra Civil en Euskal Herria. Andoain: Aralar, 1998.
-
Espetxean Erakusketa – Exposición 1937-1942: Semilla de libertad. Bizitza eta heriotza giltzapean. Artea: Fundación Sabino Arana Kultur Elkargoa,
-
Esnaola, Serafín: Trintxerpe. El cierre de una iglesia. [S.l.]: [s.n.], 1997.
-
Fusi Aizpurua, Juan Pablo: El problema vasco en la II República. Madrid: Turner, 1979.
-
García Orellán, Rosa. Hombres de Terranova, la pesca del bacalao, 1926-2004. Donostia: [s.n.], 2005. (2ª ed.)
-
Gómez Isa, F. (zuz.): El derecho a la memoria. Donostia: Foru Aldundia, 2006.
-
Herreras Moratinos, Beatriz. “Pasaia a través de su patrimonio”. Pasaia, iraganaren oroigarria, etorkizunari begira. Memoria histórica y perspectiva de futuro. – Untzi
Museoa – Museo Naval, Donsotia, 1999.
-
Herreras Moratinos, Beatriz; Zaldua, Josune. “Industria y Patrimonio en la Bahía de Pasaia”. Patrimonio industrial en Pasaia: Defensa y difusión. Pasaia: Udala, 2007.
(Sorgiñarri; 2)
-
Iturgaiz, Pepito: “La dinastía o saga “Luzuriaga” 1850-1978”. Pasai Antxoko Jaiak (2002).
-
Jiménez de Aberasturi, Luis Mª; Jiménez de Aberasturi, Juan Carlos: La guerra en Euskadi. Donostia: Txertoa, 2007 (3ª. ed.).
-
Juliá, S.: “Política y Sociedad”. Juliá, S.; García Delgado, J. S.; Jiménez, J. C.; Fusi, J. P.: La España del Siglo XX, Madrid: Marcial Pons, 2003.
-
Letamendia, Francisco, “Ortzi”: Historia de Euskadi: el nacionalismo vasco y ETA. Donostia: R & B, 1994
-
López Adán, Emilio: El Nacionalismo Vasco: 1876-1936. Donostia: Txertoa, 1976.
-
Maiz, F.: Mola aquel hombre: Diario de la conspiración, 1936. Barcelona: Planeta, 1976.
-
Más Aguirre, Luis; Guerra, Rafael: Guipúzcoa y la razón de su autonomía. Pasaia: Artes Gráficas, 1931.
-
Mendiola, F.; Beaumont, E.: Esclavos del franquismo en el Pirineo. Tafalla: Txalaparta, 2006.
-
Mir Curcó, C.: “Violencia política, coacción legal y oposición interior”. Sánchez Recio, G. (ed.): El primer franquismo (1936-1959). Madrid: Marcial Pons, 1999 (Ayer,
33).
-
Navarra 1936. De la esperanza al terror. Tafalla: Altafaylla Kultur Taldea, 2003.
-
Pardo San Gil, Juan: Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-1939). Donostia: Untzi Museoa – Museo Naval, 1998.
I 151
152 I
-
Pardo San Gil, Juan: “La flota de arrastre de Pasajes durante la guerra civil”. Pasaia, iraganaren oroigarria, etorkizunari begira. Memoria histórica y perspectiva de futuro. Donostia: Untzi Museoa – Museo Naval, 1999.
-
Pardo San Gil, Juan: “La flota de Pysbe durante la guerra, 1936-1939”. En los grandes bancos de Terranova. Donostia: Txertoa, 2000.
-
Pardo San Gil, Juan: Crónica de la guerra en el Cantábrico: las fuerzas navales republicanas, 1936-1939. Donostia: Txertoa, 2004.
-
Pasajes y la industria guipuzcoana. Donostia: Rafael Guerra Ed., 1935.
-
Payne, S.: El régimen de Franco, 1936-1975, Madrid: Alianza Editorial, 1987.
-
Pereira, Dionisio: “El Trintxerpe republicano: génesis de la denominada Quinta Provincia Gallega”. Itsas-Memoria: Revista de Estudios Marítimos del País Vasco.
(2006).
-
Portugal, Xabier: “Descripción demográfica de Pasajes”. Pasaia Gaur, 1 (1977).
-
Reizabal Arruabarrena, Gorka; González-Amezúa Carrión, Paloma; González González, Antonio: Pasajes, un puerto, una historia. Pasaia: Junta del Puerto,
Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, 1987.
-
Richards, M.: Un Tiempo de Silencio. La guerra civil y la cultura de la represión en la España de Franco, 1936-1945. Barcelona: Crítica, 1999,
-
Rodrigo, J.: Cautivos. Campos de concentración en la España franquista, 1936-1947. Barcelona: Crítica, 2005.
-
Rodrigo, J.: “La Guerra Civil. Memoria, Olvido, recuperación e instrumentación”. Hispania Nova. Revista de Historia Contemporánea, nº 6 (2006).
-
Rodríguez Ranz, José Antonio: Gipuzkoa y San Sebastián en las elecciones de la II República –. Donostia: Instituto Dr. Camino de historia donostiarra, 1994.
-
Ricón, Alvaro: “¿Patrimonio industrial sin clase obrera? El factor de clase como eje central de la identidad pasaitarra moderna”. Patrimonio industrial en Pasaia:
Defensa y difusión. Pasaia: Udala, 2007. (Sorgiñarri; 2).
-
Tamames, Ramón: La República. La Era de Franco. Madrid: Alianza Editorial, 1976.
-
Tuñón de Lara, Miguel: “El estallido revolucionario de 1934. Octubre 1934 Urria”. Bilbo: IPES, 1985.
-
Tusell, J.: Historia de España en el Siglo XX. T. III. La Dictadura de Franco. Madrid: Santillana, 1998.
-
Ugalde, Martin. Síntesis de la historia del País Vasco. Hernani: Orain, 1995.
-
Voz de Guipúzcoa, La. (1931).
-
Zurbano Melero, José Gabriel. “Comercio y desarrollo portuario”. Pasaia, iraganaren oroigarria, etorkizunari begira. Memoria histórica y perspectiva de futuro.
Donostia: Untzi Museoa – Museo Naval, 1999.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
21.
22.
23.
24.
25.
26.
27.
28.
29.
30.
31.
32.
33.
34.
35.
36.
37.
38.
39.
40.
41.
42.
43.
44.
Abad Rodríguez, Leopoldo
Abalia, Joaquín
Abalia, Juan
Abalia Zubillaga, Félix
Abalia Zubillaga, Ricardo
Abalos Villanueva, Julio
Acebedo, José María
Ageitos, José
Agirre, Vicente
Agirre Arreti, Faustino
Agirregomezkorta, Domingo
Agirregomezkorta, Vicente
Agirrezabala, Ignacio
Agirrezabala Agirre, Juan
Agote Apaolaza, Emilio
Agote Sarriegi, Joaquín
Agote, Julián
Aierbe, Juan
Aierza (Aiala) Urdanpilleta, Ricardo
Aierza, Miguel
Aiestaran, Marcial
Aiestaran, Miguel
Ainsa Cristobal, José María
Aira (Aria) González, Eladio
Aizkorreta, Anacleto
Aizkorreta, Joaquín
Alarcia, Juana
Alarzia, Gabriel
Alarzia, Juana
Alberdi, Sebastián
Albisua Tabateiro, Herminio
Albizu Aizpurua, José
Albizur Bidaur, Erasmo
Alcalde Casado, Félix
Aldai, José
Aldai Sarasola, Juan
Alderegia Lafuente, Félix
Alguedas, Fidel
Alkorta, Jerónimo
Alkorta, Pascual
Alkorta Irazu, Melquiades
Alkorta Irazu, Pedro
Alonso, Demetrio
Alonso, Julio
Tomás Meabe
EAJ-PNV
EAJ-PNV
MAOC UGT
CNT MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
EAJ-PNV
CNT
Amaiur
Tomás Meabe
CNT
Finanzas
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Tomás Meabe (Rusia)
Avance Marino
EAJ-PNV
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Milicias nacionalistas
Milicias nacionalistas (Gogorki?)
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Milicias Izquierda Republicana
Obreros Frente Popular STV
Obreros Frente Popular STV
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas Unificadas
Milicias Izquierda Republicana
UGT
45.
46.
47.
48.
49.
50.
51.
52.
53.
54.
55.
56.
57.
58.
59.
60.
61.
62.
63.
64.
65.
66.
67.
68.
69.
70.
71.
72.
73.
74.
75.
76.
77.
78.
79.
80.
81.
82.
83.
84.
85.
86.
87.
88.
Alonso, Luis
Alonso Anero, Nicolás
Alonso Burillo, Antonio
Alonso Díaz, Benito
Alonso Francos, Petra
Alvarez C., José
Alvárez Domínguez, Antonio
Alvarez Nozal, Benito
Alzotegi Lurgain, Cipriano
Alzua Goikoetxea, Isidoro
Alzua Goikoetxea, Julio
Amat, Seguismundo
Amiama, Angel
Amiama Arregi, José Antonio
Amiama Taberna, Francisco
Amiama Taberna, Ignacio
Amiano, Martín
Amiano Martikorena, Fermín
Amilibia, Francisco
Amorebieta, Román (Tomás)
Amutio Etxeberria, Luis
Amutio Etxeberria, Manuel
Andonaegi, Luciano
Andrés, C.
Angulo, Aquilino
Angulo, Marcial
Angulo, Mateo
Antia, José
Antia, Laudencio
Antia Samaniego, Prudencio
Antolín, Alfredo
Antolín, Jesús
Antoniana,
Antoñanzas, G.
Apellaniz, Manuel
Arabaolaza, Juan
Aramaio, Pedro
Aramaio Etxeberria, Pantaleón
Arana, E.
Arana Garaialde, Anacleto
Arana Garaialde, Pedro
Aranberri Antonino, Pedro
Aranburu, Gelasio
Aranburu, José
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Frente Popular EAJ-PNV
Frente Popular EAJ-PNV
Tomás Meabe (Dragones)
Tomás Meabe (Dragones)
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Frente Popular (Pasaia)
Azaña-Gipuzkoa?
UGT
EAJ-PNV
CNT
I2
Milicias Hondarribia
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra UGT
Amaiur
Amaiur EAJ-PNV
Pablo Iglesias Juventudes Socialistas Unificadas STV
Irakaskuntza
Vocal del Comité de Defensa y Guerra
PCE
Lista de gudaris pasaitarras (tanto censados en el Euzko Gudarostea como milicianos) y de encausados en distintos procesos.
Esta lista se presenta de modo provisional; está confeccionada con datos obtenidos en la presente investigación, así como con los ofrecidos por otras fuentes publicadas que se pueden consultar en la bibliografía (Egaña, Vargas
Alonso, Aizpurua,...) y por los ofrecidos por la Sociedad de Ciencias Aranzadi.
Ponemos los mismos a disposición de todos los interesados para corregir, ampliar o completar esta lista.
Pasaiako gudariak (Euzko Gudarostean aritutakoak zein milizianoak) gehi auziperatuak agertzen dira zerrenda honetan.
Behin-behineko datuak dira, ikerketa honetan zehar jasotakoak, argitaratutakoak (Bibliografian ikusi Egaña, Vargas Alonso, Aizpurua,...) eta Aranzadi Zientzi Elkarteak eskeinitakoak.
Zerrenda hau zuzendu, zabaldu ala osatzeko deia luzatzen diegu pasaitarrei.
89.
90.
91.
92.
93.
94.
95.
96.
97.
98.
99.
100.
101.
102.
103.
104.
105.
106.
107.
108.
109.
110.
111.
112.
113.
114.
115.
116.
117.
118.
119.
120.
121.
122.
123.
124.
125.
126.
127.
128.
129.
130.
131.
132.
133.
134.
135.
136.
137.
138.
139.
140.
141.
142.
143.
144.
Aranburu, Martín
Aranburu Oiartzabal, José María
Aranburu Sabando, Ignacio
Arandia Iñarra (Iñana), José Manuel
Aranguren, Cirilo
Aranzabal, Pedro
Aranzasti Guillén, Antonio
Aranzasti Munduate, Pío
Aranzua
Arbillaga Leturiondo, Josefa
Arbona, Cecilio
Arbona, Enrique
Arbona Arakama, Juan
Arbona Egiluz, José
Areizaga Gómez, Manuel
Argarate Tolosa, Ignacio
Arizketa (Arisgeta), Luis
Armental San Pedro, Agustín
Arnal, E.
Arnedo, Juan
Arozena, Francisco
Arratibel, Ignacio
Arrese, José
Arriaga, Antonio
Arriaga, Modesto
Arribas Arasez, Cosme
Arrieta, Félix
Arrieta, Pedro
Arrieta Azpeitia, Angel
Arrieta Basadel, Francisco
Arrillaga, José Luis
Arriola Etxaniz, Luis
Arriolabengoa Ibaba, Asensio
Arrizabala Galdos, Ignacio
Arrizabalaga Agirre, Juan
Arrizabalaga Gotilla, José
Arrondo Azurmendi, Ignacio
Arrondo Gorostiaga, José
Arruabarrena Díaz, Porfirio
Artamendia, Andrés
Arteaga,
Arteaga Oribe, Ernesto
Artola, Miguel
Artola Lakuntza, José
Artola Lakuntza, Luis
Arzak, Enrique
Ascaso, Enrique
Asensio Besares, Víctor
Aspiazu, Modesto
Asteasuainzarra, Antonio
Asteasuainzarra, Iñaki
Asteasuainzarra, Jerónimo
Astigarraga, Elías
Astigarraga Azpitarte, José
Astigarraga Mendizabal, Antonio
Astigarraga Mendizabal, Jose
EAJ-PNV Frente Popular
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV Frente Popular
EAJ-PNV Frente Popular
UGT MAOC
Milicias Izquierda Republicana MAOC
EAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
EAJ-PNV Frente Popular
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Milicias Izquierda Republicana MAOC
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Frente Popular EGI
Lenin
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Pablo Iglesias
Frente Popular EAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana
Galdames ontzian
EAJ-PNV EGI
Frente Popular EAJ-PNV
EAJ-PNV
CNT (Isaac Puente)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
STV
Montaña-2
Izquierda Republicana
EAJ-PNV
EAJ-PNV EGI
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
Frente Popular EGI
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
145. Astinza, Guillermo
146. Ausin Otaola, Benito
147. Aznar, Angel
148. Aznar, Josefa
149. Aznar, Pedro
150. Aznar, Rosalía
151. Azurmendi, Sabas
152. Badiola, Esteban
153. Badiola, Jose
154. Badiola Unzueta, Severo
155. Bado Pérez, José
156. Baigorri, Sotero
157. Baquenado, Pablo
158. Barandiaran, José
159. Barrenetxea, Jesús
160. Barrio, Emilio
161. Barrio Michel, Luis
162. Barrios, Ezequiel
163. Barrios, M.
164. Barros Corvenza, Manuel
165. Barrutia Saez de Asteasu, Genaro
166. Basurko, Benigno
167. Basurko, Jesús
168. Basurko Agirregomezkorta, Luis
169. Bázquez, José
170. Beaskoetxea Lizarate, Tomás
171. Bello Mosqueira, Francisco
172. Beloki, Antonio
173. Beloki, Luis
174. Beloki Bidaurre, Francisco
175. Beloki Bidaurre, José
176. Beltza, Sebastián
177. Bemposta, Manuel
178. Bengoetxea, Pedro
179. Beramendi Larrañeta, Saturnino
pasaitarraLarrañaga
180. Berasategi, Angel
181. Berdasco, Luis
182. Bereterbide, Millán
183. Beristain, Faustino
184. Beristain Lázaro, Ignacio
185. Bermejillo Acasuso, Leandro
186. Bermejillo Acasuso, Victoriano
187. Berra Saez, José
188. Berroa, Antonio
189. Berrondo, Anastasio (Atanasio)
190. Berrondo, José
191. Berrondo Retegi, Segundo
192. Berrospe, Ignacio
193. Berrospide, Inocencio
194. Berrueta Landarbaso, Jesús
195. Berueta, Jesús
196. Besga, Recaredo
197. Betialde, Francisco
198. Bicuncia Horniz, Manuel
199. Bikuña, Miguel
EAJ-PNV
Izquierda Republicana
EAJ-PNV Vocal del Comité de Defensa y Guerra
UGT
Milicias Izquierda Republicana
MAOC Rusia? UGT
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Dragones
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana MAOC UGT
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV STV Frente Popular
EAJ-PNV
Izquierda Republicana
UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Irakaskuntza
Milicias nacionalistas
Milicias nacionalistas (Euzko Indarra?)
Amaiur EAJ-PNV
I3
CNT (Bakunin)La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
EAJ-PNV EGI Frente Popular
EAJ-PNV Frente Popular
Izquierda Republicana
EAJ-PNV
Frente Popular EAJ-PNV
STV EAJ-PNV
Socorro Rojo Femenino
MAOC
Milicias nacionalistas
Socorro Rojo Femenino
200. Bikuña Inda, Agustin
201. Bikuña Inda, José
202. Bilbao, Carlos
203. Biskarrondo, José
204. Bizkarrondo Sistiaga, José
205. Blanco, Adolfo
206. Blanco, G.
207. Bonet, Julio
208. Borrajo, Francisco
209. Bouzquet, Miguel
210. Braceras, Felipe
211. Braceras, José
212. Braceras, Santiago
213. Braceras, Tomás
214. Braseras, Felipe
215. Braseras, José
216. Braseras, Santiago
217. Braseras, Tomás
218. Breigo Alonso, Benancio
219. Brosa Maiz, Gerardo
220. Busselo Goikoetxea, Luisa
221. Bustamante, Ramón
222. Busto, Isidoro
223. Buzón Lago, Angel
224. Cabaleiru, Andrés
225. Caballero, Andrés
226. Cabezón, Juan Cruz
227. Cabezón del Campo, Francisco
228. Cabezón González, Luis
229. Cabo Manzisidor, Jose María
230. Cadilla, Eugenio
231. Cadilla Solla, Eugenio
232. Calderón, P.
233. Calvo Andueza, Gonzalo
234. Calvo Gil, Julio
235. Calzada Díez, Cayetano
236. Camaño, J.
237. Camaño, M.
238. Camaño Alberga, Fernando
239. Camaño Fernández, Francisco
Unidos
240. Camara, Federico
241. Camión, Victoriano
242. Campio Mariño,
243. Canal , Ricardo
244. Canal Ruiz, Miguel
245. Cano Pardo, Gregorio
246. Cantera Camino, Eugenio
247. Carballo, Benito
248. Carballo, Gerardo
249. Carballo Quiroga, Jesús
250. Carbonell Cruz, Lucas
251. Carbonell Cruz, Vicente
252. Carpintero, J.
253. Carpintero, Luis
Vocal del Comité de Abastos
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Tomás Meabe (Dragones)
CNT (Celta)
UGT
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
UGT-12
Milicias nacionalistas
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias Izquierda Republicana MAOC
CNT (Bakunin)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
EAE-ANV CNT (Bakunin)La Unión: Federación Local de Sindicatos
PCE
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Avance Marino
Larrañaga?
Capitán Casero?
UGT
STV
Izquierda Republicana
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Frente Popular
Izquierda Republicana
STV EAJ-PNV
STV
254.
255.
256.
257.
258.
259.
260.
261.
262.
263.
264.
265.
266.
267.
268.
269.
270.
271.
272.
273.
274.
275.
276.
277.
278.
279.
280.
281.
282.
283.
284.
285.
286.
287.
288.
289.
290.
291.
292.
293.
294.
295.
296.
297.
298.
299.
300.
301.
302.
303.
304.
305.
306.
307.
308.
Carracido Renedo, Alfredo
Carrera, José
Carrera, Juan
Carreras, Juan
Casa Casado, José
Casal, Antonio
Casas Dopico, Evaristo
Casteleiro Fornes, Francisco
Castillo Dama, Demetrio
Casual Suárez, Ricardo
Ceberio,
Ceizas Martínez, Luis
Ces Pérez, José
Chocarro, Primitivo
Cia, Félix
Ciribanes, J.
Claramunt, Jaime
Cobizas, XXXX
Cobizas, YYYY
Conde, Marciano
Conde Aranburu, José
Cores Costa, José
Cormenzana Alberro, Enrique
Corral, Casto
Cortavalles del Castillo, José
Cortés, José
Cortés Pérez, Justo
Cortines Fernández, Paulino
Costa Alvariño, Manuel
Costa Castro, José
Cousillas, Fernando
Cousillas, Rafael
Cousillas, Ramón
Cousillas Ferreiro, José
Crespo, Asunción
Crespo Etxeberria, Antonio
Crespo Etxeberria, Cipriano
Crespo Etxeberria, Juan
Cruz Franqueira, Eladio
Cruz López, Victor
Cruz López, Virginia
Cuerno, María (alias Pasionaria)
Cuesta, Dámaso
Cuesta, José
Cuesta Sanz, Eutimio
Cuevas Garrote, Santiago
“cuñado de Berroa”
“cuñado de Félix ‘máquinas’”
Dacosta (Jacosta) Crespo, Juan
Dadie Egiguren, Jose Manuel
Danborenea, Florentino
de Dios, José
de Hoyos, C.
de la Fuente, Mateo
de la Mota, Luis
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
UGT MAOC
EAJ-PNV
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas
STV
Milicias nacionalistas
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT (Celta)
UGT
Compañía Roja de AltzaJuventudes Socialistas
Socorro Rojo Femenino
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
MAOC UGT
Tomás Meabe (Dragones)Juventudes Socialistas
Pablo Iglesias UGT
Cerdán
Milicias Izquierda RepublicanaEnlaces y Transmisiones?
MAOC UGT
CNT
CNT
CNT
Izquierda Republicana
MAOC UGT
UGT
Irakaskuntza
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
EAJ-PNV
CNT (Celta)
EAJ-PNV
I4
309. de la Rosa Martínez, Luciano
310. de Lucas Castro, Julián
311. de Lucas Puente, Lorenzo
312. (de) Marcos Guijalba, Lucilo
313. del Barrio, Lorenzo
314. del Puerto, Bautista
315. del Rincón, P.
316. Delbillar, Juan José
317. Delgado Blanco, Honorio
318. Diana, José
319. Díaz, Alberto
320. Díaz, Narciso
321. Díaz, Rufino
322. Díaz Omatos, Tiburcio
323. Diesar Narvaiz, Sinforoso
324. Diez, Fernando
325. Domingo, Benito
326. Domingo, Francisco
327. Domingo, José
328. Domingo Madrid, Eluterio
329. Domínguez, Antonio
330. Domínguez, C.
331. Domínguez, Castor (Casto)
332. Domínguez, José
333. Domínguez, Manuel
334. Domínguez, Paulino
335. Domínguez Aracema, Manuel
336. Domínguez Fontana, Balbino
337. Domínguez Gutiérrez, Alfredo
338. Domínguez Paz, Antonio
339. Domínguez Riñones, José
340. Domínguez Rubio, Emiliano
pasaitarraGuillermo Torrijos
341. Donay, Teodoro
342. Duart, Francisco
343. Egaña, José
344. Egaña, Manuel
345. Egaña, Tiburcio
346. Egia Lekuona, Saturnino
347. Egia Monzonis, José
348. Eguren Aberasturi, Angel
349. Eguren Aberasturi, Angel (alias Cartucho)
350. Egurrola Inda, Francisco
351. Eguzkiza, Manolo
352. Eguzkiza Agesta, Jerónimo
353. Eizagirre, Cándido
354. Eizagirre, Eugenio
355. Eizagirre, José
356. Eizagirre, Pedro
357. Eizagirre Arzak, Manuel
358. Eizagirre Etxabe, Pedro
359. Elberdin, José
360. Elgorriaga Artola, Julián
361. Elias Merino, Narciso
362. Elizalde Zulaika, Miguel
363. Elola, Fernando
EAE-ANV
EAJ-PNV
Euzko Indarra
Tomás Meabe
UGT
Zapadores 11
EAJ-PNV Frente Popular
Frente Popular EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV EGI
UGT
Loiola
Milicias Izquierda Republicana MAOC
CNT
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
UGT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
Guardia Civil UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Investigaciones
MAOC
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Vocal del Comité de Abastos
Tomás Meabe
Tomás Meabe
UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Zinegotzi sozialista. Concejal socialista. 1936.
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
364. Elordoi San Miguel, Eugenio
365. Elosegi, Andrés
366. Elosegi Araneta, Miguel
367. Elosegi Zubizarreta, Segundo
368. Elzo Sarasola, Francisco
369. Emanuel, Abelardo
370. Enríquez Oliva, Francisco
371. Ereño Goñi, José
372. Erostarbe, Agustín
373. Erzibengoa, Julián
374. Erzibengoa Indaberea, Antonio
375. Erzibengoa Indaberea, Elías
376. Escobosa, Juan
377. España, Fernando
378. Esparza, Gregorio
379. Esteban, Angel
380. Esteban Puelles, Genaro
381. Estellalde Asteasuanizarra, Felipe
382. Estevez, Manuel
383. Etxaide, Daniel
384. Etxaniz, Francisco
385. Etxaniz, Julio
386. Etxarri Ugarte, Ambrosio
387. Etxarte García, Víctor
y Deporte
388. Etxeberria, Antonio
389. Etxeberria, Ascensio
390. Etxeberria, Cándido
391. Etxeberria, Francisco
392. Etxeberria, Martín
393. Etxeberria, Miguel
394. Etxeberria, Sebastián
395. Etxeberria, Vicente
396. Etxeberria Barcena, Jacinto
397. Etxeberria Catareau, Silverio
398. Etxeberria Elizasu (Lizaso), Luciano
399. Etxeberria Ledesma, Cipriano
400. Etxeberria Rezola, Cesáreo
401. Etxebeste, Ignacio
402. Etxebeste Etxebeste, Tomás
403. Etxebeste Iturralde, Pío
404. Etxegarai Elizar, Manuel
405. Etxenike, Luis
406. Etxenike, Vicente
407. Ezeiza, Ventura
408. Fachado, José
409. Fano Etxeberria, Julio
410. Fariñas Castro, José
411. Faudicio Fernández, Antonio
412. Feizo Villa, Alfonso
413. Fernández, Antonio
414. Fernández, Benigno
415. Fernández, Félix
416. Fernández, Ismael
417. Fernández, Joaquín
418. Fernández, José (alias Mazopa)
Tomás Meabe
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
Milicias Izquierda Republicana
Milicias Izquierda Republicana
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV EGI
Lenin
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Clara Zetkin MAOC PSOE
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias nacionalistas
Frente Popular EGI
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV Frente Popular
EAJ-PNV
Tomás Meabe
I5
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarraCultura
EAJ-PNV
PCE
EAJ-PNV
Frente Popular
UGT
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Unión Hermanos Proletarios
EAJ-PNV
UGT 2 “indalecio Prieto”
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Izquierda Republicana
CNT
CNT (Durruti)
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV Batallón ELA-STV Saseta
419.
420.
421.
422.
423.
424.
425.
426.
427.
428.
429.
430.
431.
432.
433.
434.
435.
436.
437.
438.
439.
440.
441.
442.
443.
444.
445.
446.
447.
448.
449.
450.
451.
452.
453.
454.
455.
456.
457.
458.
459.
460.
461.
462.
463.
464.
465.
466.
467.
468.
469.
470.
471.
472.
473.
Fernández, Julio
Fernández, Ramón
Fernández, Santiago
Fernández Abad, Isidro
Fernández Abad, Jesús
Fernández Abad, Vicente
Fernández Brión, José
Fernández García, Cándido
Fernández García, Francisco
Fernández García, José
Fernández López, Pedro
Fernández Mesias, Benito
Fernández Percina, Manuel
Fernández Pérez, Alejandro
Fernández Pérez, Alejandro
Fernández Pozo, José
Fernández Prieto, Antonio
Fernández Varela, Manuel
Ferreras, Antonio
Ferrero Domingo, Baltasar
Ferreros, Angel
Fervenzas, F.
Figueiras Figueiras, Manuel
Figueroa, Julio
Flaño, Juan
Folgado, Pedro
Folgar, Antonio
Fombellida Velasco, Florencio
Fonsecas, A.
Fraile Peña, Justo
Franco Fernández, José
Franquet, Manuel
Fresno, Guillermo
Frías Rivero, Francisco
Gabarain Mendizabal, José
Gabilondo, Hilario
Gabilondo Iriarte, Liborio
Gabriel, Lorenzo
Gago, Emilio
Gal Iguaran, Genaro
Galardi, Juan
Galardi Etxebeste, Iñaki
Galarraga Segurola, Francisco
Galarreta San Martín, Dionisio
Galdeano, Joaquina
Galdeano Ansotegi, Conrado
Galdeano Ollokiegi, Conrado
Gallego, Bernardo
Gallego Muñoz, Gregorio
Gamacho, Serapio
Gandarillas, Francisco
Ganos, Gregorio
Garagorri, Francisco
Garaialde Bascaseaux, Ramón
Garaialde Lekuona, Isidoro
MAOC
EAJ-PNV
EAJ-PNVUGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
PCE
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Izquierda Republicana
Milicias Izquierda RepublicanaMAOC
Milicias Izquierda Republicana
Frente Popular
Izquierda Republicana-ko. Concejal. 1936.
Milicias Izquierda Republicana
PCE
MAOC (Lenin)UGT
STV
MAOC
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Larrañaga ?Disciplinario?UGT
Malatesta
UGT-10 Reserva ?
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Izquierda Republicana
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT (Celta)?
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
EAE-ANV
CNT
EAE-ANVCNT (Bakunin)
Milicias Izquierda Republicana
474.
475.
476.
477.
478.
479.
480.
481.
482.
483.
484.
485.
486.
487.
488.
489.
490.
491.
492.
493.
494.
495.
496.
497.
498.
499.
500.
501.
502.
503.
504.
505.
506.
507.
508.
509.
510.
511.
512.
513.
514.
515.
516.
517.
518.
519.
520.
521.
522.
523.
524.
525.
526.
527.
528.
Garaialus, Esteban
Garaikoetxea Erro, Tomás
Garate, Norberto
Garbizu, José
Garbizu, Miguel
Garbizu, Nicolás
Garbizu Quintana, Ignacio
Garbizu Etxeberria, Manuel
Garbizu Etxeberria, Segundo
García,
García, B.
García, Cristino
García, F.
García, Francisco
García, José
García, Juan
García, Luciano
García Aguaso, Ramiro
García Alonso, Filiberto
García Aristizabal, José
García Aristizabal . Luis
García de la Calle, Eduardo
García Dopico, Jacobo
García Gallego, Clemente
García Grijalba, Benigno
García Lago, Enrique
García Mariño, Juan
García Mijan, José
García Naval, Luis
García Naval, Luis
García Pérez, Pascual
García Prieto, Nicolás
García Rodil, Francisco
García Santos, José
García Toca, Manuel
García Trimanes (Truanes), Angel
García Vidal, Antonio
Garin Carril, José
Garmendia, Juan
Garmendia, Leoncio
Garmendia, Pablo
Garmendia Artola, Juan
Garmendia Trueba, Ignacio
Garrido García, Amador
Gayoso, J.
Geito (Ageitos?) Villa, Emilio
Gereño Cardona, José
Gereño Cardona, Ricardo
Gereño Sagarzazu, Casimiro
Gil Ducha, Casimiro
Gil García, Manuel
Gil Urizar, Claudio
Gilgustiano Santiago, G.
Giorgio Rage, Esteban
Girón Blanco, Enrique
Frente Popular
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias Izquierda Republicana MAOC
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Pablo Iglesias Rusia CNT
Pablo Iglesias CNT
San Andrés
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
I6
CNT (Sacco y Vanzetti)
CNT (Isaac Puente)
Vocal del Comité de Defensa y Guerra EAE-ANV (Euzko Indarra)
Milicias Izquierda Republicana
Milicias nacionalistas
EAJ-PNV Frente Popular
EAE-ANV
CNT (Durruti)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT
CNT
CNT (Durruti)
CNT
Guardia Civil CNT
EAE-ANV (Euzko Indarra)
EAE-ANV (Euzko Indarra)
CNT
CNT (Durruti)
Guardia Civil CNT
Milicias Izquierda Republicana
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Amaiur EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV STV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC (Lenin)
Izquierda Republicana
529.
530.
531.
532.
533.
534.
535.
536.
537.
538.
539.
540.
541.
542.
543.
544.
545.
546.
547.
548.
549.
550.
551.
552.
553.
554.
555.
556.
557.
558.
559.
560.
561.
562.
563.
564.
565.
566.
567.
568.
569.
570.
571.
572.
573.
574.
575.
576.
577.
578.
579.
580.
581.
582.
583.
584.
Gobantes Bustillo, Felipe Emilio
Goia Legorburu, Francisco
Goiatz, Marcos
Goienetxea Alzua, Epifanio
Goienetxea Alzua, Telesforo
Goienetxea Manzisidor, Angel
Goikoetxea, Genaro
Goikoetxea Altolagirre, Niceto
Goikoetxea Gorostidi, Casimiro
Goikoetxea Gorostidi, Eugenio
Goitia, Justo
Gómez, Daniel
Gómez, Juan
Gómez, Miguel
Gómez Maijón, José
Gómez Nombela, Pedro
Gómez Rocha, Eduardo
Gómez Vega, Simeón
González, Agustín
González, Antonio
González, Benito
González, Ezequiel
González, Federico
González, Francisco
González, Gonzalo
González, Gregorio
González, José
González, Luis
González, Pablo
González Alonso, Cesáreo
González Arbizu (Argizu), Antonio
González Bermejo, Eladio
González Castelo, Humberto
González Espinel, José
González Garmendia, Lucio
González Inestal, Miguel
González Kira, Josefa
González Matxain, Pedro
González Olano, Antonio
González Olano, Horacio
González Olano, Oscar
González Oria, Ramón
González Pendás, Angel
González Pendás, Armando
González Porras, Luis
González Rodríguez, Juan
González Rodríguez, Marcelino
González Rosales, Benito
González Rua, Fermín
González Santa Clara, Cándido
González Varela, Jesús
González Virumbrales, Román
Gonzalo, José
Goñi, Cirilo
Goñi, Ernesto
Goñi Etxarri, Esteban
Tomás Meabe (Dragones)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Enlaces y Transmisiones
Pablo Iglesias CNT (Bakunin)
Guardia Civil UGT
Arrasateko Milizia CNT (Bakunin)
Guardia Cuartel CNT
Dinamitero
CNT (Celta)
Larrañaga UGT
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias Izquierda Republicana
PCE
Lenin UGT
Avance Marino
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra UGT
CNT (Celta)
CNT (Bakunin)
Izquierda Republicana
Tomás Meabe
Izquierda Republicana
Milicias Izquierda Republicana
Pablo Iglesias UGT Izquierda Republicana
CNT
STV
Montaña-2
Montaña-3
Larrazabal
Tomás Meabe
EAJ-PNV
Tomás Meabe
Milicias nacionalistas
Amaiur EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNVko zinegotzia. Concejal. 1936. EAJ-PNV
585.
586.
587.
588.
589.
590.
591.
592.
593.
594.
595.
596.
597.
598.
599.
600.
601.
602.
603.
604.
605.
606.
607.
608.
609.
610.
611.
612.
613.
614.
615.
616.
617.
618.
619.
620.
621.
622.
623.
624.
625.
626.
627.
628.
629.
630.
631.
632.
633.
634.
635.
636.
637.
638.
639.
640.
Goñi San Gil, Félix
Gorostiaga, José
Gorostiaga Leizega, Ignacio
Gortazar, José Antonio
Gracia, Manuel
Gracia Trujeda, Félix
Gual Avellaneda, Joaquín
Gual Avellaneda, Valentín
Gude Carajeiras, Manuel
Guillén, Angel
Guillén, Cándido
Guillén, Teresa
Guillén Garagoa, Felipe
Guillén Gómez, Emilio
Guillén Torrente, Ricardo
Guillorme Ibarrola, Andrés
Gutiérrez Sesma, José
Hermosilla, E.
Hernández, Bernardo
Hernández, C.
Hernández López, Miguel
Hernández Mendizabal, Ignacio Pablo
Hernández Mendizabal, José Antonio
Herrera Pló, Vicente
Herrero Pérez, Salustiano
Hierro Etxeberria, Felipe
Hipólito, José
Huerga Sánchez, José Ramón
Hurtado, Cándido
Ibañez, Angel
Ibáñez, Cesareo
Ibáñez, Dionisio
Ibáñez, Genaro
Ibarburu, José
Idigoras, Sinforiano
Igartzabal, Aurea
Iglesias García, José
Iglesias Núñez, Cesáreo
Ikazeta Elizalde, Jesús
Illera Martínez, José
Inda, Alberto
Inda, Prudencio
Intxaurrondo Danborinea, Mario
Inza Urrestarazu, Avelino
Iparragirre, Fermín
Iparragirre, Jesús
Iparragirre, Luis
Iparragirre Manzisidor, Fabián
Iraola, Ignacio
Iraola Trueba, Florencio
Irazu Montegi, Alfonso
Iriarte Borbones, José
Iriarte Izagirre, Auroro
Iriarte Izagirre, Ignacio
Irigarai, Juan
Irigoien, Lucio
EAE-ANV (Euzko Indarra)
EAE-ANV (Euzko Indarra)
Milicias nacionalistas
EAJ-PNV
Guardia CNT
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Frente Popular
Tomás Meabe (Dragones)
Frente Popular EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Amaiur
EAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana MAOC
Tomás Meabe
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
EAJ-PNV
Tomás Meabe (Dragones)
Galdames ontzian
Galdames ontzian
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT (Celta)?
Cerdán CNT (Bakunin)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT (Isaac Puente)
CNT (Isaac Puente)?
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Compañía Roja de AltzaKarl Liebknech UGT
I7
641.
642.
643.
644.
645.
646.
647.
648.
649.
650.
651.
652.
653.
654.
655.
656.
657.
658.
659.
660.
661.
662.
663.
664.
665.
666.
667.
PNV
668.
669.
670.
671.
672.
673.
674.
675.
676.
677.
678.
679.
680.
681.
682.
683.
684.
685.
686.
687.
688.
689.
690.
691.
692.
693.
694.
Laboa Sistiaga, Generoso
Laboa Soliño, Jesús
Labradores Rodríguez, José
Lacalle Abinzano, José
Lado Lijo, Manuel
Lafuente Muñiz, Manuel
Lagarda, Pío
Lagartera Rodríguez, Marino
Lago, Serafín
Lago Castro, Manuel
Lago Debesa, Pablo
Lakarra Iñigo, Froilán
Lakarra Lakarra, José
Landa, José María
Lapazaran Salaberria, Pedro Miguel
Larraburu, Ramón
Larragon Ruiz, Manuel
Larramendi Amiama, Ignacio
Larramendi Amiama, José
Larrañaga Intxauspe, Fermín
Larrosa, Luciano
Las, Feliciano
Lasa Manzano, Ignacio
Lasarte Larburu, Bartolomé
Laserna Prieto, Bonifacio
Laserna Prieto, Moisés
Lategi, Blas
Irurtia, Jesús
Isasa, Guillermo
Isasa Etxebeste, Saturnino
Itsaso García, José
Iturbe, Francisco
Iturralde, Pantaleón
Izagirre, P.
Izagirre Agote, Antonio
Izagirre Agote, Vicente
Jarboles Fernández, Francisco
Jarboles Fernández, Jesús
Jarboles Fernández, Juan
Jelpe Kortazar, Esteban
Juanes Baldeón, Elisa
Jurado, Teresa
Kamio, Bernardo
Kamio, Ignacio
Korta Sarria, Blas
Kortajarena, Agustín
Kortajarena, Antonio
Kortajarena, José
Kortazar Moronati, José A.
Labaka Eizagirre, Juan
Labarta, Jesús
Labarta, José
Laboa, Juan
Laboa San Miguel, Teodoro
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Lenin
Milicias Izquierda Republicana
UGTMAOC
UGTMAOC
EAE-ANV (Euzko Indarra) STV
Tomás Meabe
Izquierda Republicana
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
EAJ-PNVko zinegotzia. Concejal. 1936.
Milicias Izquierda Republicana
CNT (Bakunin)?
CNT
PCECNT
Milicias Izquierda Republicana
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT (Isaac Puente)
Euzko Indarra
AmaiurEAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
Milicias nacionalistasEAJ-PNV
Milicias nacionalistasEAJ-PNVko zinegotzia. Concejal. 1936.EAJ-
EAJ-PNV
STV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
CNT
PCE
Tomás Meabe
Frente PopularEAJ-PNV
Frente PopularUGT
Tomás Meabe (Dragones)
EAJ-PNV
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
STV
STVEAJ-PNV
CNT
CNT
CNT
695.
696.
697.
698.
699.
700.
701.
702.
703.
704.
705.
706.
707.
708.
709.
710.
711.
712.
713.
714.
715.
716.
717.
718.
719.
720.
721.
722.
723.
724.
725.
726.
727.
728.
729.
730.
731.
732.
733.
734.
735.
736.
737.
738.
739.
740.
741.
742.
743.
744.
745.
746.
747.
748.
749.
Lazkano, José
Larrañaga ?
Lazpiur, Juan
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Ledesma, Antonio
Tomás Meabe
Legaz Peralte, Gabino
Tomás Meabe (Dragones)Izquierda Republicana
Legorburu, José María
Montaña-2
Legorburu, Vicente
Milicias nacionalistas
Leiva Iglesias, José
CNT
Leizeaga, Gabino
EAJ-PNV
Lemos Lino, Salvador
CNT
Lestan (Lestón ) Romero, Felipe
Lestan (Lestón) Romero, Ramón
CNT
Lestan Manciro, Ramón
Avance Marino
Letamendia, Adolfo
EAJ-PNV
Letamendia, Cecilio
EAJ-PNV
Leunda, Julián
Izquierda Republicana
Likona, Antonio
PCE
Linazasoro, Juan
Milicias Izquierda Republicana
Linazasoro, Ramón
EAJ-PNV
Linazasoro Artano, Gonzalo
Batallón ELA-STVMAOCSTV
Lista Mayace (Mayas), José
Pablo IglesiasUGTCNT (Celta)
Lizarazu Artetxe, Leoncio
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Lizaso, José
EAJ-PNV
Loinaz Kaminaur, Ceferino
Longo Collia, Manuel
CNT
Lopetegi, Cirilo
Lopetegi, José Ramón
Milicias nacionalistas
López, Alfonso
Vocal del Comité de Abastos
López, Antonio
Milicias Izquierda Republicana
López, Emiliano
López, J.
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
López, José
López, R.
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
López, Venancio
EAJ-PNV
López (Salgado) Salado, Antonio
Milicias Izquierda Republicana
Lòpez Cabelo, Manuel
CNT
Lòpez de Pariza, Tarsicio
MAOC
López de Pariza Mikelarena, José María Milicias Izquierda RepublicanaMAOC
López Espinosa, Jesús
López Espinosa, José
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
López González, Francisco
Pablo IglesiasUGTCNT (Celta)
López Hernández, José
López López, Félix
López Martínez, Juan
CNT
López Otero, Luis
EAE - ANV (Olabarri)
López Reblet, Nicolás
López Salgado, Félix
López Zandón, Remigio
CNT
Lorenzo Ansola, Angel
Lorenzo Ansola, Manuel
Lorenzo Pequeño, José
Lores Soler, Alberto
Lores Soler, Claudio
Losada Martínez, José
Loshuertos, Jesús
Loveira Rodríguez, Manuel
I8
750.
751.
752.
753.
754.
755.
756.
757.
758.
759.
760.
761.
762.
763.
764.
765.
766.
767.
768.
769.
770.
771.
772.
773.
774.
775.
776.
777.
778.
779.
780.
781.
782.
783.
784.
785.
786.
787.
788.
789.
790.
791.
792.
793.
794.
795.
796.
797.
798.
799.
800.
801.
802.
803.
804.
805.
Lucisca Montemuiño, Joaquín
Luengas, Marcelino
Lujanbio, Tomás
Maestre, J.
Maestre, P.
Maestre Ramos, Mateo
Makazaga, José María
Makazaga Lujanbio, Juan
Maneiro Falgar, Juan
Maneiro Lourido, Tomás
Maneiro Rodríguez, José
Manric López, Juan
Manrrit López, Juan
Manzisidor, Juan Bautista
Manzisidor Ibarguren, José
Manzisidor Izeta, Laurentzi
Marcos Sastre, Aurelio
Marcos Sastre, Feliciano
Marcos Sastre, Jesús
Marcos Sastre, Procopio
“marido de María”
Marín, José
Marín Sabaté, Antonio
Mariño Blanco, Ramón
Mariño Martínez, Ramón
Mariño Pego, José
Mariño Pérez, Antonio
Mariño Pérez, Juan
Mariño Rego, Francisco
Mariño Vidal, Adolfo
Maritxalar, Francisco
Markina Ularra, Felipe
Marrodan, F.
Marrodan Arnaiz (Hernaiz), Cecilio
Martín, Rafael
Martín Fernández, Dámasa
Martín González, Josefa
Martín Hernández, Batolomé
Martín Hernández, Bonifacio
Martín Sánchez, Santiago
Martínez, Andrés
Martínez, Antonio
Martínez, Emilio
Martínez, Gabriel
Martínez, Justo
Martínez, Simeón
Martínez Arbiol, Gregorio
Martínez Barquín, Benito
Martínez Bergara, Juan
Martínez Casais, Francisco
Martínez Chapela, Evaristo
Martínez de Gereño, Simón
Martínez Domingo, Amadeo
Martínez García, Manuel
Martínez Illobre, José
Martínez Martínez, Andrés
UGT CNT (Celta)
CNT
CNT
CNT (Isaac Puente)
CNT (Celta)
CNT-Reserva
CNT
CNT MAOC
Milicias Izquierda Republicana MAOC
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Tomás Meabe (Dragones)
PCE
CNT (Isaac Puente)
EAJ-PNV
CNT
Izquierda Republicana
Republicano Moderado. Zinegotzia. Concejal. 1936.
CNT (Celta)
MAOC
Espartaco UGT
CNT
Tomás Meabe (Dragones)
CNT (Durruti)
CNT (Celta)
EAJ-PNV
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNTLa Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
PCE
Milicias nacionalistas
EAJ-PNV
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
STV EAJ-PNV
CNT
CNT
CNT
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
CNT
839.
840.
841.
842.
843.
844.
845.
846.
847.
848.
849.
850.
851.
852.
853.
854.
855.
856.
857.
858.
837.
838.
830.
831.
832.
833.
834.
835.
836.
806.
807.
808.
809.
810.
811.
812.
813.
814.
815.
816.
817.
818.
819.
820.
821.
822.
823.
824.
825.
826.
827.
828.
829.
I9
Martínez Núñez, Manuel
UGT
Martínez Ribas, Alfonso
CNT (Isaac Puente)
Martínez Rodríguez, Manuel
Espartaco CNT (Isaac Puente)
Martínez Ruiz, Tomás
MAOC UGT
Martínez San Jose, Victoriano
UGT
Martínez San Pedro, José
Espartaco CNT (Celta)
Martinez Sánchez, Julio
CNT (Bakunin)
Martínez Santos, Alfonso
Martiñan, Inocencio
Martiñan, Manuel
Martiñan, Serafín
Mas Forgat, Antonio
MAOC PCE
Mata Molinero, José
Mata Molinero, Patricio
Milicias Izquierda Republicana UGT-10 Reserva
Mauriño Alonso, Manuel
CNT
Maya Rodríguez, Luis
Itxarkundia
Mayan Comiño, Manuel
CNT-Reserva
Mayo Rodríguez, Luis
Izquierda Republicana
Mayor Ezkurdia, Julian
Milicias Izquierda Republicana Montaña-2 PCE
Meceyeres (Mecarreyes) San Mames, Livorio MAOC UGT
Medialdea (Mendialdea?), Leopoldo
Medialdea (Mendialdea?), Mauro
Tomás Meabe
Medialdea (Mendialdea?) Martín, Eulogio Tomás Meabe (Dragones)
Medialdea (Mendialdea?) Martín, Gerardo Tomás Meabe Karl Liebknech Juventudes Socialistas
Unificadas Frente Popular
Medialdea (Mendialdea), Sebastián
Mekolalde, Carlos
EAJ-PNV
Melón Pérez, José
CNT
Melón Pérez, Roque
CNT
Méndez Alvárez, Domingo
CNT
Mendizabal Ablanedo, Elías
CNT (Durruti)
Mendizabal Garmendia, José María
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
pasaitarra Avellaneda
Mendizabal Gómez, Francisco
EAJ-PNV
Mendizabal Otegi, Juan
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
pasaitarra UGT EAJ-PNV?
Mendizabal Santa María, Fernando
CNT
Menedez, Prudencio
Meneses Montes, Virgilio
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra PSOE
Mera, Eduardo
Mercedes Turanzas, Ebri
Miguel Aguado, Julio
CNT
Miguelez Larzabal, Félix
CNT
Miguelez Larzabal, Pedro
Guardia Civil UGT
Miguez (Niguez) Pazos, Olimpio
Miguez (Niguez) Pazos, Ramón
Miguez Esteiro, Juan
CNT
Milleiro Pérez, Juan
Milleiro Pérez, Juan
Minchero, Arturo
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Mindinueta Flores, Jesús
Batallón ELA-STV
Miner, Angel
Izquierda Republicana
Miner, Antonio
Izquierda Republicana
Miner, Manuel
Izquierda Republicana
Mitxelena Arbide, Juan
Moaña, Antonio
859.
860.
861.
862.
863.
864.
865.
866.
867.
868.
869.
870.
871.
872.
873.
874.
875.
876.
877.
878.
879.
880.
881.
882.
883.
884.
885.
886.
887.
888.
889.
890.
891.
892.
893.
894.
895.
896.
897.
898.
899.
900.
901.
902.
903.
904.
905.
906.
907.
908.
909.
910.
911.
912.
913.
Modesto
Moledo Veiga, José
Molinero, Mariano
Molinillo Terán, Pedro
Mondragon Berezibar, Manuel
Monroy, R.
Mora, José María
Mora, Pedro
Mora Urresti, Resurrección
Moranchel, Roque
Moreno, Carmelo
Moreno, Miguel
Moreno Plaza, Enrique
Moreno Rojo, Ovidio
Moro, Nicolás
Mosqueira, Juan
Mosqueira, Víctor
Mosqueira Chaus (Chans?), Manuel
Mosqueira Collazo, Serafín
Mosqueira Lista, Manuel
Mosquera Ballesteros, Manuel
Moyan Camiño, Manuel
Mujika, A.
Mujika, Faustino
Mujika, Fermín
Mujika, Francisco
Mujika, Martín
Mujika, Santiago
Munarriz, Félix
Munarriz López, Domingo
Munarriz López, Juan
Muniain, Carmelo
Muñiz Muñiz, Manuel
Muñoz, Dionisio
Muñoz, Enrique
Muñoz, Luis
Muñoz, Manuel
Muñoz, Pedro
Muñoz Ouriña, José
Murcia, José
Murcia Requera, Juan
Najera Marañón, Raimundo
Noblecourt, Pierre
Novio Martínez, Antonio
Núñez, L.
Núñez Manzisidor, Ramón
Núñez Miño, Manuel
Núñez Padrones, Máximo
Núñez Padrones, Pedro
Núñez Pérez, Higinio
Obeso Rojo, Luis
Ocón Lana, Primitivo
Oiarbide, Evaristo
Oiarbide Elorza, José
Oiartzabal, Ignacio
Frente Popular EGI
EAJ-PNV
CNT
Zinegotzi sozialista. Concejal socialista. 1936.
UGT
UGT
Karl Liebknech
Guardia Civil CNT (Celta)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
UGT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Izquierda Republicana
CNT La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
Avance Marino
Pablo Iglesias Rusia UGT
EAE - ANV (Euzko Indarra)
STV
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas CNT (Celta)
CNT
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Frente Popular UGT
Milicias nacionalistas
Milicias nacionalistas
UGT
Pablo Iglesias CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Amaiur
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Izquierda Republicana
UGT
CNT (Bakunin)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Oruezabal, Gregorio
Osa, Antolín
Osa, Julián
Osa, Manuel
Osasa Núnez, José
Osasa Núnez, Manuel
Oskila, Félix
Oskoz, Tomás
Ostolaza Sanz, José
Otaegi, Angel
Otaegi, Fidel
Otaegi, Francisco
Otaegi Salcedo, Claudio
Otazo, Antonio
Otazo, Enrique
Otazo, Felipe
Otazo, Gabino
Otazo, Gregorio
Oliva, B.
Oliva, José
Olivenza, Alejandro
Ollero Mabe, Francisco
Orbegozo, Jesús
Orbegozo Tolaretxipi, Santos
Oreja, Florentino
Oreja, José
Oreja, Juan
Oreja, Mariano
Oria Irastorza, Miguel
Ormaza Larrazabal, Juan José
Ormazabal Albizu, José
Orosa Grimaldos, Isidro
Orosa Núñez, José
Orozko, Francisco
Orruño Gorria, Gregorio
Ortaza Asun, Antonio
Ortega Monedero, Francisco
Ortiz de Viñaspre, Eduardo
Ortiz de Zarate, Nicolás
928.
929.
930.
931.
932.
933.
934.
935.
936.
937.
938.
939.
940.
941.
942.
943.
944.
945.
946.
947.
948.
949.
950.
951.
952.
953.
954.
955.
956.
957.
958.
959.
960.
961.
962.
963.
964.
965.
966.
Oiartzabal, José
Oiartzabal Mitxelena, Ramón
Oiartzabal Odriozola, Pedro
Oiartzabal Susperregi, José
Oiartzabal Urbieta, Isaac
Oiartzabal Urbieta, Jesús
Olasagasti, Miguel
Olazabal, Julián
Olaziregi, Isidoro
Olaziregi, Manuel
Olaziregi, Miguel
Olaziregi, Tomás
Olaziregi Letamendia, Angel
Olaziregi Letamendia, Joaquín
914.
915.
916.
917.
918.
919.
920.
921.
922.
923.
924.
925.
926.
927.
UGT MAOC Izquierda Republicana
EAJ-PNV
Milicias Izquierda Republicana
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
EAE-ANV (Euzko Indarra)
CNT
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
pasaitarra Martiartu
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
CNT-Reserva
CNT (Bakunin)
Milicias Izquierda Republicana
MAOC PCE
CNT (Bakunin)
CNT
Tomás Meabe (Dragones)
UGTAmuategi
I 10
CNT (Durruti)La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Itxarkundia EAJ-PNV
Milicias nacionalistas
Milicias nacionalistas EAJ-PNVko zinegotzia. Concejal.
1936. EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
EAJ-PNV
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
Lenago il EGI Frente Popular
Lenin Larrañaga
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
967. Otazo, María
968. Otazo, Simón
969. Otazo Makazaga, Félix
970. Otea, Timoteo
971. Otermin, Juan
972. Otermin Berasategi, Antonio
973. Otermin Berasategi, José
974. Otermin Berasategi, Juan
975. Otero, Julián
976. Otero, Ramón
977. Otero Atorrasagasti, Camilo
978. Otero Atorrasagasti, Luis
979. Otero Fernández, Florencio
980. Otero Franco, José
981. Otero Otero, Francisco
982. Otxoa, Juan
983. Otxoa Orradre, Apolinar
984. Outeiral Soto, Manuela
985. Ozaita, Francisco
986. Pacheco Sáez, Juan
987. Pacífico Vilela, José
988. Padilla, M.
989. Padiu Domínguez, Ricardo
990. Palacios, Hermógenes
991. Palacios, Lorenzo
992. Palomera Romero, Crispín
993. Palomeras, Quintín
994. Palomo, Antonio
995. Parada Rosende, Manuel
996. Pardavila, Angel
997. Pardavila, José
998. Pardavila, Manuel
999. Pardavila, Ricardo
1000. Pardavila Ouviña, Severino
1001. Pardavila Santiago, Arturo
1002. Pardo, Marcelino
1003. Parroles Fernández, Juan
1004. Pasaban, Antonio
1005. Pasandin Varela, Jesús
1006. Pascual, Zacarías
1007. Pascual Azurmendi, Pedro
1008. Pascual Herguedas, Claudio
1009. Pascual Herguedas, Juan
1010. Pascual Herguedas, Nicolás
1011. Pascual Herguedas, Santiago
1012. Pastoriza, José
1013. Pastoriza Cao (Cas), Ricardo
1014. Pastoriza Crespo, Benito
1015. Patiño López, Antonio
1016. Pauseda, Cándido
1017. Paz Romero, José
1018. Pazos Pinar, Manuel
1019. Pazos Plumar, Manuel
1020. Pedrosa Valiente, Nicasio
1021. Pedruelo Terreiro, Francisco
1022. Peñacoba Fabregat, Edmundo
CNT (Celta)
CNT (Bakunin)La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
MAOC
CNT (Isaac Puente)
CNT (Durruti)
UGT Larrañaga
Juventudes Socialistas Unificadas
Milicias Izquierda Republicana MAOC PSOE
Izquierda Republicana MAOC UGT
CNT
Milicias Izquierda Republicana
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas CNT (Celta)
Pablo Iglesias Rusia UGT
CerdánCNT (Bakunin)
CNT
Ingenieros-1
Izquierda Republicana
Compañía Roja de Altza
Tomás Meabe
UGT
CNT (Bakunin)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
Irakaskuntza
Avance Marino
CNT
CNT (Celta)
Milicias nacionalistas
Juventudes Socialistas Unificadas
EAJ-PNV
Socorro Rojo Femenino
EAJ-PNV
Frente Popular
Milicias Izquierda Republicana
Tomás Meabe
1070. Prieto Sanz, Jesús
1071. Prioman Sajo, Juan
1072. Puertolas, Miguel
1073. Puertolas Pérez, Antonio
1074. Puertolas Radigales, José
1075. Puga Centeno, José
1076. Puidado Gallego, Julilán
1041. Pérez Rubio, Miguel
1042. Pérez Sanrroain, José
1043. Pérez Serna, Celedonio
1044. Pérez Turnez (Turnos), Pedro
1045. Pérez Valencia, Primitivo
1046. Pillado, Isidoro
1047. Pillado Mariño, José
1048. Piñeiro, Bernardino
1049. Piñeiro, Manuel
1050. Piñeiro Fernández, Agustín
1051. Places Aval, Fernando
1052. Pollini, Carlos
1053. Ponsada Ferriros, José
1054. Pontesta Sarria, Florentino
1055. Portabales, Fernando
1056. Portal Aiestaran, Antero
1057. Prades Prieto, Federico
1058. Prado Polo, Jesús
1059. Prados Fernández, Raimundo
1060. Prego, Agustín
1061. Prego, Ramón
1062. Prego Emiguez, Donato
1063. Prego Torres (Coves), Higinio
1064. Prego Valle, José
1065. Prieto, Benito
1066. Prieto Puertas, Francisco
1067. Prieto Puertas, José
1068. Prieto Quiroga, Jose
1069. Prieto Quiroga, Manuel
1023. Peñamaría Campos, David
1024. Peón Martínez, Fernando
1025. Peralta Ventura, Donato
1026. Pereira Crespo, Eugenio
1027. Pérez, Benito
1028. Pérez, Eusebio
1029. Pérez, Pablo
1030. Pérez Gabiria, Anastasio
1031. Pérez Conceiro, Celedonio
1032. Pérez de la Llama, Eusebio
1033. Pérez García, Casimiro
1034. Pérez García, Ventura
1035. Pérez Iglesias, Eusebio
1036. Pérez Lijo, Andrés
1037. Pérez Lago, Salvador
1038. Pérez Oliveira, Juan
1039. Pérez Peña, Vicente
1040. Pérez Rubio, Agustín
CNT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
pasaitarra Larrañaga
Izquierda Republicana
CNT
Izquierda Republicana
Tomás Meabe (Dragones)Juventudes Socialistas
EAE - ANV (Olabarri)
Amaiur EAJ-PNV
CNT
CNT
CNT (Celta)
CNT (Celta)
Tomás Meabe (Dragones)
UGT MAOC
Pablo IglesiasJean Jaures UGT
UGT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT
EAJ-PNV
CNT
CNT (Isaac Puente)
Pablo Iglesias UGT PSOE
CNT (Bakunin)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista
pasaitarra Larrañaga
MAOC (Lenin)
CNT (Bakunin)
CNT (Isaac Puente)
Tomás Meabe CNT (Sacco y Vanzetti) ?
Vocal del Comité de Defensa y Guerra
CNT (Isaac Puente)
UGT
Larrañaga
Milicias nacionalistas
CNT (Bakunin)
UGT
I 11
1121. Rodríguez González, Bruno
1122. Rodríguez Gutiérrez, Zósimo
1123. Rodríguez Pérez, Gonzalo
1124. Rodríguez Rodríguez, Carlos Benito
1125. Roldan, Francisco
1126. Romero Gómez, Alberto
1127. Romero Rodríguez, José
1128. Romero San Pedro, José
1129. Romeu, Francisco
1084. Queiruga Canción, José
1085. Queiruga Montamiño, Joaquín
1086. Queiruga Montamiño, Roque
1087. Quiles Serrano, Bartolomé
1088. Quintana Ollokiegi, Francisco
1089. Quintana Saratxaga, Félix
1090. Rabaneda Postigo, Francisco
1091. Raimundos Lago, José
1092. Ramírez Morales, Juan
1093. Ramos Verdunas, Manuel
1094. Rández Bermudez, Cándido
1095. Rebollos López, Emilio
1096. Recaman Recaman, Manuel
1097. Regulez, Luis
1098. Rekondo Mujika, Juan José
1099. Rey, Francisco
1100. Rey, Rosendo
1101. Rey Suárez, Manuel
1102. Rezola Cardan, Aniceto
1103. Rial García, Candido
1104. Rico, Julio
1105. Rico Rico, Julián
1106. Rincón Millán, Pedro
1107. Robledo, Juan
1108. Robledo Lajo, Tertuliano
1109. Rodiño Miguel, Manuel
1110. Rodrigo Urbeneta, Cecilio
1111. Rodríguez, Antonio
1112. Rodríguez, Basilio
1113. Rodríguez, Carlos
1114. Rodríguez, E.
1115. Rodríguez, Emiliano
1116. Rodríguez, José
1117. Rodríguez Arana, Félix
1118. Rodríguez Barral, Arturo
1119. Rodríguez Canora, Genaro
1120. Rodríguez García, Manuel
1077. Pujana, Benito
1078. Puy, Adrián
1079. Puy, Damián
1080. Puy Agirre, Juan
1081. Puy Larrauribegoña, Dionisio
1082. Puy Olaziregi, Ramón
1083. Puy Saiz, Fulgencio
Unión Hermanos Proletarios Juventudes Socialistas
CNT-Reserva
Lenin
Izquierda Republicana
UGT
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas Malatesta
Avance Marino
Izquierda Republicana
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Fermín Galän ?
UGT MAOC
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC
Tomás Meabe
MAOC Juventudes Socialistas
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT
CNT (Bakunin)
Pablo Iglesias Stalin UGT
Tomás Meabe
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Saseta EGI
UGT
CNT
MAOC Larrañaga
Milicias nacionalistas STV
Milicias nacionalistas EAJ-PNVko zinegotzia. Concejal.
1936.EAJ-PNV
CNT
CNT
CNT (Celta)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra PCE
UGT
Milicias nacionalistas
Milicias nacionalistas
1130. Romeu Matxain, Juan José
1131. Rosales Santiago, Ricardo
1132. Rubio, Francisco
1133. Rubio, Hilario
1134. Rubio Grijalba, Pelayo
1135. Rueda, Ambrosio
1136. Rueda, Augusto
1137. Rufrancos, Isaac
1138. Ruiz, Andrés
1139. Ruiz, Javier
1140. Ruiz, Justiniano
1141. Ruiz Grijalba, Justo
1142. Ruiz Nicolás, Luis
1143. Ruiz Sáez, José
1144. Ruiz Santojo, Julián
1145. Sabalia, Cayo
1146. Sáez, Ramón
1147. Sáez Marina, Gregorio
1148. Sagarzazu Etxeleku, José
1149. Sainz, Juan
1150. Sainz Martínez, Florentino
1151. Sainz Mata, Abundio
1152. Salaberria, José Ramón
1153. Salaberria, Manuel
1154. Salazar Benítez, Esteban
1155. Saleta Rua, Manuel
1156. Saleta Varela, Francisco
1157. Salgado , Julio
1158. Salsamendi Etxeberria, José Antonio
1159. Salvador, Julián
1160. Salvador Durango, Justo
1161. Salvador Quevedo, José
1162. San Baudelio, Mariano
1163. San Baudelio del Campo, Antonio
1164. San Jorge Blanco, Manuel
1165. San Pedro Rodríguez, Joaquín
1166. San Sebastián Etxebeste, Juan
1167. Sánchez, Ignacio
1168. Sánchez, Moisés
1169. Sánchez Arrieta, Francisco
1170. Sánchez Castro, Luciano
1171. Sánchez de la Fuente, Felipe
1172. Sánchez Ferrol, Antonio
1173. Sánchez Martín, Saturnino
1174. Sánchez Martínez, Francisco
1175. Sancho, Blas
1176. Sancho, Domingo
1177. Sancho, Higinio
1178. Sancho, Luis
1179. Sandoval, A.
1180. Sanper García, José
1181. Sansurio Vázquez, Manuel
1182. Santa Olaya, Pablo
1183. Santamaría, F.
1184. Santamaría, Leoncio
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC
Trincheras de Antxo
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT
Tomás Meabe
STV
Avance Marino
Milicias Izquierda Republicana
PCE
CNT Internacional
CNT Simón Bolibar
MAOC ?
Izquierda Republicana MAOC
EAE-ANV (Euzko Indarra)
EAE-ANV
CNT
CNT (Bakunin)
STV
Izquierda Republicana
MAOC (Lenin)
Tomás Meabe
Tomás Meabe
Tomás Meabe
EAJ-PNV
EAJ-PNV
UGT
UGT Internacional
CNT
Vocal del Comité de Abastos
STV
Pablo IglesiasRusiaJuventudes Socialistas UGT
Izquierda Republicana
MAOC ?. Finanzas
CNT
CNT-Reserva
Milicias Izquierda Republicana
MAOC ?
Milicias Izquierda Republicana MAOC
Tomás Meabe (Dragones) ?
Juventudes Socialistas Unificadas
UGT MAOC
I 12
1185. Santamaría Arnaiz, Eloy
1186. Santamaria Astorkiza, Gregorio
1187. Santamaría Atiño, Antonio
1188. Santamaría Colina, Aurelio
1189. Santiago, U.
1190. Santiago Mujika, Joaquín
1191. Santiago Pelegrino, José
1192. Santiarena, Andrés
1193. Santos, Pío
1194. Santos Blanco, Antonio
1195. Santos Millán, Buenaventura
1196. Santos Rodríguez, Manuel
1197. Santos Santos, Manuel
1198. Santos Santos, Vicente
1199. Santos Ventoso, Manuel
1200. Santos Villanovo, Emilio
1201. Sanz, Nicasio
1202. Sanz Abascal, Leandro
1203. Sanz Pérez, Valeriano
1204. Saralegi, Florencio
1205. Sarasua, Domingo
1206. Sarria Lekuona, Eugenio
1207. Sarria Lekuona, José
1208. Sarria Pontesta, Miguel
1209. Sarria Pontesta, Vicente
1210. Sasiain, C.
1211. Sasiain, Sebastián
1212. Sasiain Capazo, Antonio
1213. Sastre Madrena, José
1214. Sauranga, José
1215. Sayar Reins (Reiriz), Antonio
1216. Sayara, G.
1217. Seco, Antonio
1218. Seco, Enrique
1219. Seco, José María
1220. Segode Ramos, José
1221. Segurola Egia, Pedro
1222. Sein, Juan
1223. Sein, Juan María
1224. Seoane Fernández, Rosario
1225. Sereigo, José Benito
1226. Serna Prieto, Remigio
1227. Serrano, Tomás
1228. Serrano Remacha, Julián
1229. Sesma, Corpus
1230. Seto, Francisco
1231. Sifre Boja, José
1232. Silva García, Jacinto
1233. Simón Pérez, Agustín
1234. Sinisterra Sanz, Carlos
1235. Sinz Equino, Francisco
1236. Sistiaga, Antonio
1237. Sistiaga, José María
1238. Sistiaga, Manuel
1239. Sistiaga, Máximo
1240. Sistiaga Manzisidor, Juan José
UGT
Milicias nacionalistas
Milicia nacionalistas
Milicias nacionalistas EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
Pablo Iglesias UGT
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra Castilla
UGT
Izquierda Republicana
CNT
CNT
Amaiur EAJ-PNV
Tomás Meabe
Milicias nacionalistas
CNT (Celta)
CNT (Celta)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Izquierda Republicana
Milicias Izquierda Republicana
CNT
CNT
EAE-ANV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
UGT Frente Popular
EAJ-PNV
EAJ-PNV
EAJ-PNV
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Tomás Meabe (Dragones)
CNT (Bakunin)
CNT (Isaac Puente)
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
EAJ-PNV
CNT
UGT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT (Isaac Puente)
Pablo IglesiasKarl Liebknech UGT
CNT
1241. Sistiaga Quintana, Silverio
1242. Solabarrieta Badiola, Juan
1243. Soto, Ramón
1244. Soto Arizmendi, José
1245. Soto Lakunza, Amado
1246. Souto García, Domingo
1247. Suárez Facal, Francisco
1248. Suárez Fernández, Marcelino
1249. Suárez Mayo, Juan
1250. Taboada, Tomás
1251. Taboada Puy, Luis
1252. Taboada Puy, Ruperto
1253. Taca García, Manuel
1254. Tamayo, Acisclo
1255. Tamayo Etxaniz, Anastasio
1256. Tejeiro, A.
1257. Tejeria Azkona, Florencio
1258. Telletxea Erdozia, Santiago
1259. Tiranzas, José
1260. Tizón, Luis
1261. Tizón Gozategi, Francisco
1262. Tolaretxipi, Pedro
1263. Tolosa, Eduardo
1264. Tolosa, Ignacio
1265. Tolosa, José
1266. Tolosa, José Antonio
1267. Tolosa Calafel, Pedro
1268. Tolosa Iruretagoiena, Jacinto
1269. Toribio Marciso, Manuel
1270. Torrea, Miguel
1271. Torres, Diego
1272. Torres, Julián
1273. Torres Villafanso, Juan
1274. Tovar, Juan
1275. Trecet, Andrés
1276. Trecet Etxenagusia, Juan
1277. Turanzas Guado, José
1278. Uberti, Francisco
1279. Ugalde, Custodio
1280. Ugarte, Juan
1281. Ulibarri, Domingo
1282. Umbid, Celestino
1283. Unanue, José
1284. Unsain, Eugenio
1285. Unsain Goenaga, Francisco María
1286. Uranga, Alfonso
1287. Uranga, Francisco
1288. Uranga, José
1289. Uranga, Ramón María
1290. Uranga, Santos
1291. Uranga Aduriz, Ildefonso
1292. Uranga Barandika, Emiliano
1293. Uranga Sein, Martín
1294. Uranga Zubieta, Félix
1295. Urbieta Sierrra, Francisco
1296. Uria Etxeberria, Ignacio
EAJ-PNV
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Pablo IglesiasUGTJuventudes Socialistas
EAE-ANVko zinegotzia. Concejal. 1936.
EAJ-PNV
Izquierda Republicana
UGT
Izquierda Republicana
Lenin
Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
Tomás Meabe
Milicias nacionalistas
Delegado en el cuartel del convento de Miracruz
CNT
Izquierda Republicana
Milicias nacionalistas
EAJ-PNV
Frente Popular
Frente Popular
Frente Popular
Tomás Meabe Karl Liebknech?
MAOC
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Izquierda Republicana
Milicias Izquierda Republicana
CNT
CNT (Celta)
EAJ-PNV
Avance Marino
EAJ-PNV
Euzko Indarra EAE-ANV
I 13
1297. Urkia Etxeberria, Ignacio
1298. Urkijo, Alberto
1299. Urkijo, Juan
1300. Urkijo, Saturnino
1301. Urkijo Vivanco, Narciso
1302. Urra, Indalecio
1303. Urra Etxeberria, Alejandro
1304. Urra Etxeberria, Segundo
1305. Urraca, S.
1306. Urrestarazu Berasategi, Juan
1307. Urresti, Nicomedes
1308. Urreta Etxebeste, Miguel
1309. Urteaga, Manuel
1310. Urtizberea Ibazeta, Donato
1311. Urtxuegia, Fermín
1312. Valdés, Heliodoro
1313. Valdivielso, Conrado
1314. Valiao Pérez, Francisco
1315. Valmaseda Carrillo, Victoriano
1316. Valmaseda Lagredo, Angel
1317. Varela, Higinio
1318. Varela Altuna, Emilio
1319. Vázquez González, Daniel
1320. Vázquez Lago, Constantino
1321. Vázquez López, Amadeo
1322. Vázquez López, Florentino
1323. Velasco, Moisés
1324. Ventoso, Juan
1325. Ventoso Marino, Manuel
1326. Ventoso Peña, Manuel
1327. Vicente, Eusebio
1328. Vicente, Francisco
1329. Vicente, José
1330. Vicente Zapirain, Antonio
1331. Vidal Bernárdez, Ramón
1332. Vidal Gómez, Inocencio
1333. Vidal López, Salvador
1334. Vidal Santos, Maximino
1335. Vila, Juan Antonio
1336. Vila Almeida, Vicente
1337. Vila Queiruga, Antonio
1338. Vilas Blanco, José
1339. Villar, Eduardo
1340. Villegas Blanco, Jesús
1341. Yangüas Hernández, Domingo
1342. Yesa Narbaiza (Narváez), Gregorio
1343. Yesa Narbaiza (Narváez), Luis
1344. Yesa Narbaiza (Narváez), Sinforoso
1345. Yusta, Victoriano
1346. Zabala, Ascensio
1347. Zabalbeaskoa Torres, Juan
1348. Zabaleta, Francisco
1349. Zaballos, Eluterio
1350. Zaballos, Manuel
1351. Zaballos, Pedro
Izquierda Republicana
EAJ-PNV
Zabalbide
EAJ-PNV
Izquierda Republicana
CNT (Bakunin)
UGT
Saseta
Zabalbide
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
CNT (Bakunin)
CNT
Milicias Izquierda Republicana MAOC
Cerdán CNT (Isaac Puente)
CNT
Pablo IglesiasJuventudes Socialistas UGT
CNT (Celta)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
CNT
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
Milicias Izquierda Republicana
Izquierda Republicana
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
Pablo Iglesias Rusia PSOE
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC
Milicias nacionalistas
EAE-ANV
1352. Zala Alkorta, Eugenio
1353. Zala Alkorta, José
1354. Zala Alkorta, Manuel
1355. Zala Alkorta, Melquiades
1356. Zaldua, Santiago
1357. Zaldua Etxenike, Enrique
1358. Zapata San Miguel, Lisardo
1359. Zapirain Leunda, Fermín
1360. Zarraga Zabala, Eugenio
1361. Zegaz Muñoz, Ruperto
1362. Zelaia, Victoriano
1363. Zorzano, Clemente
1364. Zubeldia Arakistain, Ismael
1365. Zubeldia Arrieta, José
1366. Zubia, Claudio
1367. Zubikarai, Faustino
1368. Zubikarai, José
1369. Zufiria, Juan
1370. Zugasti, Aniceto
Milicias nacionalistas
Tomás Meabe (Dragones)
UGT
UGT Prieto
EAE-ANV (Euzko Indarra)
La Unión: Federación Local de Sindicatos Unidos
MAOC “Pablo Iglesias Lenin”. Milicia comunista pasaitarra
UGT
UGT
UGT
UGT
UGT
I 14
I 15

Similar documents