la vacuna contra la tosferina

Comments

Transcription

la vacuna contra la tosferina
Recursos de
vacunación para
los padres
Edición 2015
Estimado padre de familia:
Esta Recursos de vacunación para los padres contiene información útil para usted
y su familia.
Las vacunas salvan vidas. Lo protegen contra enfermedades graves como
sarampión, gripe, tos ferina y varicela. Los adultos también necesitan vacunas. Al
vacunarse se protege usted y a su familia de esas enfermedades.
Vacunar a los niños contra ciertas enfermedades es una manera importante de
ayudarles a mantenerse sanos. La misión de WIC es asociarse con otros servicios
que sean clave para el bienestar de los niños y de la familia, como la vacunación.
Lo invitamos a que lleve el comprobante de vacunación de su hijo a sus citas con
WIC, para que el personal de WIC pueda revisarlo y aserarse de que su hijo está al
día con todas sus vacunas. Si no es así, el personal de WIC le sugerirá un lugar al
cual puede llevar a su hijo para que reciba las vacunas que necesita.
Si sus hijos no tienen seguro médico, califican para Medicaid o no tienen suficiente
cobertura, es posible que califiquen para vacunas gratuitas en el consultorio del
médico por medio del Programa de Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en
inglés). Si desea más información sobre el programa VFC, consulte la página de
preguntas y respuestas en esta folleto o visite el sitio:
www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/ProgramaVacunas
Esta folleto fue creada por:
Every Child By Two, Carter/Bumpers Champions for Immunization
Esta folleto tiene apoyo financiaro de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
1
mes
PCV
PCV
Para más información, llame a la
línea de atención gratuita
1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636)
o visite
http://www.cdc.gov/vaccines
NOTA:
Si su hijo no recibió una de las dosis, no
se necesita volver a empezar, solo llévelo
al pediatra para que le apliquen la
siguiente. Consulte al médico de su hijo
si tiene preguntas sobre las vacunas.
PCV
Hib
DTaP
RV
6
meses
DTaP
18
meses
meses
19–23
HepA, 2 dosis§
Si su niño tiene alguna afección que lo pone en riesgo de contraer infecciones o si va a viajar al extranjero, consulte al
pediatra sobre otras vacunas que pueda necesitar.
§ Se requieren 2 dosis de la vacuna HepA para brindar una protección duradera. La primera dosis de la vacuna HepA se
debe administrar durante los 12 y los 23 meses de edad. La segunda dosis se debe administrar 6 a 18 meses después.
La vacuna HepA se puede administrar a todos los niños de 12 meses de edad o más para protegerlos contra la
hepatitis A. Los niños y adolescentes que no recibieron la vacuna HepA y tienen un riesgo alto, deben vacunarse
contra la hepatitis A.
Más información
al reverso sobre
enfermedades
prevenibles con
las vacunas y las
vacunas para
prevenirlas.
Varicela
IPV
DTaP
4–6
años
Varicela
2–3
años
MMR
Influenza (anual)*
15
meses
MMR
IPV
PCV
Hib
HepB
12
meses
NOTAS A PIE DE PÁGINA:
* Se recomiendan dos dosis con un intervalo de por lo menos cuatro semanas para los niños de 6 meses
a 8 años que reciben por primera vez la vacuna contra la influenza y para otros niños en este grupo de edad.
IPV
Hib
Hib
IPV
DTaP
DTaP
Las casillas coloreadas
indican que la vacuna
se puede dar durante el
rango de edad mostrado.
Para protegerse y proteger
a su nuevo bebé contra la
tosferina, debe recibir la
vacuna Tdap en el tercer
trimestre de cada embarazo.
Consulte a su médico para
obtener más detalles.
RV
4
meses
RV
2
meses
HepB
creciendo
su familia?
años = DTaP, IPV, MMR, y
enza (anual, 6 meses al 18
)*, Varicela
¿Está
HepB
al nacer
cer = Hep B
ses = HepB (1 al 2 meses),
, PCV, Hib, Polio, and RV
ses = DTaP, PCV, Hib, Polio,
V
ses = HepB (6 al 18 meses),
, PCV, Hib, Polio (6 al 18
s), RV, y Influenza (anual, 6
s al 18 años*
eses = MMR (12 al 15
†
s), PCV (12 al 15 meses) ,
12 al 15 meses), Varicela (12
meses), HepA (2 dosis 12 al
eses)§, y Influenza (anual, 6
s al 18 años)*
2015 Vacunas recomendadas para niños, desde el nacimiento hasta los 6 años de edad
Insuficiencia hepática, artralgia (dolor en las articulaciones), trastorno
renal, pancreático y de la sangre
Infección crónica del hígado, insuficiencia hepática, cáncer de hígado
Puede no causar síntomas a menos que
la bacteria entre en la sangre
Puede no causar síntomas, fiebre, dolor de
estómago, pérdida del apetito, cansancio,
vómito, ictericia (coloración amarilla de la piel
y los ojos), orina oscura
Puede no causar síntomas, fiebre, dolor
de cabeza, debilidad, vómito, ictericia
(coloración amarilla de los ojos y la piel) dolor
en las articulaciones
Tos intensa, moqueo, apnea (interrupción de la
respiración en los bebés)
Puede no causar síntomas, dolor de garganta,
fiebre, náuseas, dolor de cabeza
Aire, contacto directo
Aire, contacto directo
Contacto directo, comida o
agua contaminada
Contacto con sangre o líquidos
corporales
Aire, contacto directo
Aire, contacto directo
Aire, contacto directo
Aire, contacto directo
Aire, contacto directo, por
la boca
La vacuna contra la Hib protege contra
Haemophilus influenzae serotipo b.
La vacuna HepA protege contra la hepatitis A.
La vacuna HepB protege contra la hepatitis B.
La vacuna influenza protege contra la gripe o
influenza.
La vacuna MMR** protege contra el
sarampión.
La vacuna MMR**protege contra las paperas.
La vacuna DTaP* protege contra la tosferina
(pertussis).
La vacuna IPV protege contra la poliomielitis.
Hib
Hepatitis A
Hepatitis B
Influenza
(gripe)
Sarampión
Paperas
Tosferina
Poliomielitis
* La vacuna DTaP combina la protección contra la difteria, el tétano y la tosferina.
** La vacuna MMR combina la protección contra el sarampión, las paperas y la rubéola.
Última actualización 01/26/2015 • CS245366-D
­
Fractura de huesos, dificultad para respirar, muerte
Rigidez del cuello y los músculos abdominales,
dificultad para tragar, espasmos musculares, fiebre
Exposición a través de
cortaduras en la piel
La vacuna DTaP* protege contra el tétano.
Tétano
Muy grave en las mujeres embarazadas: puede causar aborto
espontáneo, muerte fetal, parto prematuro, defectos de nacimiento
Rubéola
Los niños infectados por rubéola a veces
presentan sarpullido, fiebre y ganglios
linfáticos inflamados
Aire, contacto directo
La vacuna MMR** protege contra la rubéola.
Bacteriemia (infección en la sangre), meningitis (infección en las
membranas que recubren el cerebro y la médula espinal), muerte
Diarrea intensa, deshidratación
Por la boca
La vacuna RV protege contra el rotavirus.
Puede no causar síntomas, neumonía (infección
en los pulmones)
Parálisis, muerte
Diarrea, fiebre, vómito
Aire, contacto directo
La vacuna PCV protege contra la infección
neumocócica.
Infección
neumocócica
Rotavirus
Meningitis (infección en las membranas que recubren el cerebro y la
médula espina), encefalitis (inflamación del cerebro), inflamación de
los testículos o los ovarios, sordera
Inflamación de glándulas salivales (debajo
de la mandíbula), fiebre, dolor de cabeza,
cansancio, dolor muscular
Neumonía (infección en los pulmones), muerte
Encefalitis (inflamación del cerebro), neumonía (infección en los
pulmones), muerte
Neumonía (infección en los pulmones)
Inflamación del músculo cardiaco, insuficiencia cardiaca, coma,
parálisis, muerte
Meningitis (infección en las membranas que recubren el cerebro y la
médula espinal), discapacidad intelectual, epiglotitis (infección que
puede ser mortal en la que se bloquea la tráquea y origina graves
problemas respiratorios) y neumonía (infección en los pulmones), muerte
Sarpullido, fiebre, tos, moqueo, conjuntivitis
Fiebre, dolor muscular, dolor de garganta, tos,
cansancio extremo
Dolor de garganta, fiebre moderada, debilidad,
inflamación de los ganglios del cuello
Ampollas infectadas, trastornos hemorrágicos, encefalitis (inflamación
del cerebro), neumonía (infección en los pulmones)
La vacuna DTaP* protege contra la difteria.
Sarpullido, cansancio, dolor de cabeza, fiebre
Difteria
Aire, contacto directo
Vacuna contra la varicela.
Complicaciones de la enfermedad
Varicela
Signos y síntomas de la
enfermedad
Vacuna
Enfermedad
Enfermedad
transmitida por
Enfermedades prevenibles con las vacunas y vacunas para prevenirlas
Los casilleros sombreados de este
color indican que se esta vacuna se le
debe poner a los niños que se están
poniendo al día con las vacunas que no
se ha puesto.
Dosis de la vacuna MCV43
Vacuna de refuerzo a los 16 años
Los casilleros sombreados de este color indican que la vacuna se recomienda para los niños que
tienen ciertas afecciones de salud que los ponen en alto riesgo de contagiarse de enfermedades
graves. Tenga en cuenta que los niños sanos se pueden poner la serie de las vacunas HepA6 Vea las
recomendaciones específicas para cada vacuna en: www.cdc.gov/vaccines/pubs/ACIP-list.htm.
Para obtener mayor información, llame gratuitamente al 1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636) o visite el sitio web: http://www.cdc.gov/vaccines/teens
1. La vacuna Tdap se recomienda a los 11 o 12 años de edad para proteger contra el tétanos, la difteria y la pertusis. Si a su hijo no le han puesto ninguna vacuna de la serie
DTaP, o si usted no sabe si a su niño le han puesto estas vacunas, su hijo necesita una sola dosis de la vacuna Tdap cuando tiene entre 7 a 10 años de edad. Converse con el
proveedor médico de su niño para ver si necesita vacunas de actualización.
2. A todos los niños de 11 o 12 años de edad, tanto varones como mujeres, se les debe poner 3 dosis de la vacuna HPV para protegerlos contra enfermedades relacionadas con
el HPV [Virus del papiloma humano]. Para la mejor protección, todos deben recibir la serie completa de vacuna HPV (de acuerdo con las recomendaciones).
3. La vacuna meningocócica conjugada (MCV) se recomienda a la edad de 11 o 12 años. A los 16 años de edad se recomienda una vacuna de refuerzo. A los adolescentes que
se les puso la vacuna MCV por primera vez entre los 13 y 15 años de edad se les tiene que poner una dosis de refuerzo entre los 16 y 18 años de edad. Si su adolescente no
sepuso la vacuna, pídale a su proveedor de salud que se la ponga ahora, especialmente si su adolescente está por mudarse a una residencia universitaria o barracas militares.
4. Todas las personas de 6 meses de edad en adelante, entre ellos, los preadolescentes y los adolescentes, deben ponerse una vacuna contra la influenza todos los años. Los
niños menores de 9 años de edad podrían necesitar ponerse más de una dosis. Hable con el proveedor de salud de su niño para saber si necesita ponerse más de una dosis.
5. La vacuna antineumocócica conjugada 13-valente (PVC13) y la vacuna antineumocócica polisacárida 23-valente (PPSV23) están recomendadas para algunos niños de entre
6 y 18 años que poseen ciertas afecciones médicas que los ponen en riesgo de contraer esta enfermedad. Consulte a su proveedor de atención médica sobre las vacunas
antineumocócicas y qué factores pueden poner en riesgo a su hijo de contraer una enfermedad neumocócica.
6. La vacuna contra la hepatitis A se recomienda para los niños mayores que tienen ciertas condiciones médicas que los ponen en mayor riesgo. La vacuna HepA está autorizada, es segura y eficaz para niños de todas las edades. Incluso si su niño no se encuentra en alto riesgo de contagiarse de esta enfermedad, usted podría desear proteger a
su hijo contra la HepA. Converse con su proveedor médico sobre la vacuna HepA y sobre qué factores podrían poner a su niño en mayor riesgo de contraer la HepA.
NOTAS A PIE DE PÁGINA
Los casilleros sombreados de este color indican cuándo se
recomienda la vacuna para todos los niños, a menos que su
médico le indique que a su hijo no se le puede administrar
la vacuna de manera segura.
La serie de vacunas contra la varicela
La serie de vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR)
La serie de vacunas inactivadas contra la polio (IPV)
La serie de vacunas contra la hepatitis B (HepB)
La serie de vacunas contra la hepatitis A (HepA)6
La vacuna neumocócica5
Influenza (anual)4
La vacuna meningocócica conjugada (MCV4) 1 dosis3
La vacuna VPH
La vacuna VPH (3 dosis)2
MCV4
La vacuna Tdap1
Tetanus, Diphtheria, Pertussis (Tdap) Vaccine
La vacuna Tdap1
13-18 AÑOS
11-12 AÑOS
7–10 AÑOS
2015 Vacunas recomendadas para los niños de los 7 años hasta los 18 años de edad
(Se puede prevenir con la vacuna neumocócica)
La neumonía es una infección de los pulmones que puede ser causada
por la bacteria llamada neumococo. Esta bacteria también puede causar
otros tipos de infecciones tales como infecciones del oído, infecciones
de los senos nasales, meningitis (infección de las membranas que cubren
el cerebro y la espina dorsal), bacteriemia y sepsis (infección del torrente
La enfermedad neumocócica
La pertusis es una enfermedad causada por una bacteria que se transmite a través del contacto directo con las micro-gotas respiratorias de
una persona infectada al toser o estornudar. Al principio, los síntomas de
la tos ferina son similares a los del resfrío común, entre ellos: secreción
nasal, estornudos y tos. Después de 1 a 2 semanas, la tos ferina puede
causar períodos violentos de tos y ahogo, que dificultan respirar, beber
o comer. Esta tos puede durar semanas. La pertusis es una enfermedad
muy grave para los bebés, quienes pueden tener neumonía, convulsiones, daños cerebrales, e incluso, morir. Alrededor de dos tercios de los
niños menores de 1 año de edad que se contagian de la tos ferina tienen
que ser hospitalizados.
La pertusis (tos ferina) (Se puede prevenir con la vacuna Tdap)
Las paperas son una enfermedad infecciosa causada por el virus de las
paperas, el cual se transmite por el aire cuando una persona infectada
tose o estornuda. Un niño también puede infectarse con las paperas
al estar en contacto con un objeto contaminado por el virus, como un
juguete por ejemplo. Las paperas causan fiebre, dolores de cabeza,
inflamación dolorosa de las glándulas salivares debajo de mandíbula,
fiebre, dolores musculares, cansancio y pérdida del apetito. Las complicaciones graves para los niños que tienen paperas son poco comunes,
pero pueden incluir meningitis (infección de las membranas que cubren
el cerebro y la espina dorsal), encefalitis (inflamación del cerebro), pérdida auditiva permanente, o inflamación de los testículos, que en raras
ocasiones puede generar esterilidad en los hombres.
Las paperas (Se pueden prevenir con la vacuna MMR)
Last updated on 02/02/2015 • CS254242-B
La varicela es una enfermedad causada por el virus de la varicela-zóster.
La varicela es altamente contagiosa y se transmite con mucha facilidad a
partir de las personas infectadas. El virus se puede transmitir a partir de
la tos o el estornudo. También se puede transmitir a partir de las ampollas en la piel, ya sea al tocarlas o al respirar estas partículas virales. Entre
los síntomas más comunes de la varicela se encuentran: sarpullido con
picazón y ampollas, cansancio, dolor de cabeza y fiebre. Normalmente,
la varicela es una enfermedad leve, pero puede conllevar a infecciones
de la piel graves, neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) o
incluso, la muerte.
La varicela (Se puede prevenir con la vacuna contra la varicela)
El tétanos es una enfermedad causada por bacterias que se encuentran
en la tierra. La bacteria ingresa al cuerpo a través de una herida, tal como
una cortadura profunda. Cuando las personas se infectan, la bacteria
produce una toxina (veneno) en el cuerpo que causa espasmos graves y
rigidez dolorosa de todos los músculos del cuerpo. Esto puede conllevar
al “cierre y bloqueo” de la mandíbula de modo que la persona no puede
abrir la boca, ni tragar, ni respirar. La recuperación total del tétanos
puede tomar meses. Tres de cada diez personas que tienen tétanos
mueren a consecuencia de la enfermedad.
El tétanos (Trismo) (Se puede prevenir con la vacuna Tdap)
La rubéola es una enfermedad causada por un virus que se transmite
a través de la tos y el estornudo. En los niños, la rubéola normalmente
causa una enfermedad leve con fiebre, inflamación de las glándulas y
un sarpullido que dura alrededor de 3 días. La rubéola raras veces causa
una enfermedad grave o complicaciones en los niños, pero puede ser
muy grave para un bebé en el vientre. Si una mujer embarazada se contagia de la enfermedad, el resultado de la misma en el bebé puede ser
devastador, entre ellos: aborto espontáneo, defectos cardíacos graves,
retardo mental y pérdida de la audición y de la vista.
La rubéola (Sarampión alemán) (Se puede prevenir con la vacuna MMR)
La polio es una enfermedad causada por un virus que vive en la garganta o los intestinos de una persona infectada. Se transmite a través
del contacto con las heces (excremento) de una persona infectada y a
través de las micro-gotas de un estornudo o tos. Entre los síntomas más
comunes se encuentran: fiebre repentina, dolor de garganta, dolor de
cabeza, debilidad y dolor muscular. En alrededor del 1% de los casos, la
polio puede causar parálisis. Entre las personas que resultan paralizadas,
hasta el 5% de los niños pueden morir porque no pueden respirar.
La polio (Se puede prevenir con la vacuna IPV)
La enfermedad meningocócica (Se puede prevenir con la vacuna MCV)
La enfermedad meningocócica es causada por una bacteria y es la causa
principal de la meningitis bacteriana (la infección de las membranas
que cubren el cerebro y la espina dorsal) en los niños. Las bacterias
se transmiten a través del intercambio de micro-gotas nasales y de la
garganta al toser, estornudar y besarse. Entre los síntomas se encuentran: náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz, confusión y somnolencia.
La enfermedad meningocócica también causa infecciones sanguíneas.
Alrededor de una de cada diez personas que contrae la enfermedad
muere a consecuencia de ella. Los sobrevivientes de la enfermedad
meningocócica pueden perder los brazos o las piernas, quedarse sordos, tener problemas en el sistema nervioso, tener discapacidades del
desarrollo, o sufrir convulsiones o derrames cerebrales (apoplejías).
sanguíneo). Las infecciones de los senos nasales y del oído normalmente
son leves y son mucho más comunes que las formas más graves de la
enfermedad neumocócica. No obstante, en algunos casos la enfermedad
neumocócica puede ser fatal o traer consigo problemas de largo plazo
tales como daños cerebrales, pérdida de la audición y de las extremidades. La enfermedad neumocócica se transmite cuando las personas
infectadas tosen o estornudan. Sin embargo, muchas personas tienen la
bacteria en la nariz o la garganta en un momento u otro sin estar enfermas, eso se conoce por el nombre de ser portador de la enfermedad.
existen. El virus del sarampión se transmite mediante el contacto directo
con las micro-gotas respiratorias suspendidas en el aire de una persona
infectada. El sarampión es tan contagioso que el tan solo estar en la
misma habitación en la que haya estado una persona con sarampión
puede resultar en una infección. Entre los síntomas comunes se encuentran: sarpullido, fiebre, tos y ojos enrojecidos y llorosos. La fiebre puede
ser persistente, el sarpullido puede durar hasta una semana y la tos
puede durar alrededor de 10 días. El sarampión paperas también puede
causar neumonía, convulsiones, daños cerebrales o la muerte.
Si tiene alguna pregunta acerca de las vacunas de su niño, hable con su proveedor médico.
El sarampión es una de las enfermedades virales más contagiosas que
El sarampión (Se puede prevenir con la vacuna MMR)
La influenza es una infección viral de la nariz, la garganta y los pulmones
altamente contagiosa. El virus se transmite fácilmente a través de las
micro-gotas de la tos o el estornudo de una persona infectada y puede
causar una enfermedad que oscila de leve a grave. Entre los síntomas
típicos se encuentran: fiebre alta repentina, escalofríos, tos seca, dolor
de cabeza, secreción nasal, dolor de garganta y dolores musculares y de
las articulaciones. La fatiga aguda puede durar de varios días a semanas.
La influenza puede conllevar a la hospitalización o hasta causar la
muerte, incluso en niños que anteriormente hayan sido sanos.
La influenza (Se puede prevenir con la vacuna anual contra la influenza)
El virus del papiloma humano es un virus bastante común. El VPH es más
común en las personas durante los años de la adolescencia y principios
de sus 20 años. Es la causa principal del cáncer del cuello del útero en
las mujeres y de las verrugas genitales tanto en las mujeres como en los
hombres. Las cepas del VPH que causan cáncer del cuello del útero y
verrugas genitales se transmiten por contacto sexual (coito).
El virus del papiloma humano (Se puede prevenir con la vacuna VPH)
La hepatitis B es una infección del hígado causada por el virus de la B. El
virus se transmite a través del intercambio de sangre u otros fluidos corporales, como por ejemplo, el intercambio de artículos personales, tales
como navajas de afeitar o mediante el contacto sexual (coito). La hepatitis
B causa una enfermedad parecida a la gripe, con pérdida del apetito,
náuseas, vómitos, sarpullidos, dolor de las articulaciones e ictericia. El virus
se aloja en el hígado de algunas personas por el resto de sus vidas y puede
resultar en enfermedades hepáticas graves, entre ellas, el cáncer fatal.
La hepatitis B (Se puede prevenir con la vacuna HepB)
La hepatitis A es una infección del hígado causada por el virus de la
hepatitis A. El virus se transmite principalmente de persona a persona
a través de la ruta fecal-oral. En otras palabras, el virus se recibe por la
boca a partir del contacto con objetos, alimentos o bebidas contaminadas
por las heces (excremento) de una persona infectada. Entre los síntomas
se encuentran: fiebre, cansancio, pérdida del apetito, náuseas, malestar
abdominal, orine de color oscuro e ictericia (color amarillento de la piel
y los ojos). Una persona infectada por el virus puede no tener síntomas,
puede tener un caso leve de la enfermedad por una semana o dos, o
puede tener un caso grave de la enfermedad por varios meses que requiere de hospitalización. En los Estados Unidos, alrededor de 100 personas
al año mueren a consecuencia de la hepatitis A.
La hepatitis A (Se puede prevenir con la vacuna HepA)
La difteria es una enfermedad muy contagiosa producida por una
bacteria que afecta al sistema respiratorio, incluso los pulmones. La
bacteria de la difteria se puede propagar de una persona a otra a través
del contacto directo con las micro-gotas de la tos o el estornudo de una
persona infectada. Cuando las personas están infectadas, la bacteria de
la difteria produce una toxina (veneno) en el cuerpo que puede causar
debilidad, dolor de la garganta, fiebre baja e inflamación de las glándulas en el cuello. Los efectos de esta toxina también pueden conllevar
inflamación del músculo del corazón y, en algunos casos, falla cardíaca.
En los casos graves, la enfermedad puede causar coma, parálisis y hasta
la muerte.
La difteria (Se puede prevenir con la vacuna Tdap)
Enfermedades que se pueden prevenir con vacunas y las vacunas que las previenen
Preguntas comunes sobre
la vacunación de los bebés
¿Son seguras las vacunas?
Sí, las vacunas son muy seguras. El sistema de seguridad de
vacunas de los Estados Unidos, un sistema de larga trayectoria
exitosa, asegura que las vacunas sean lo más seguras posibles.
Actualmente, los Estados Unidos tiene la provisión de vacunas
más segura y más eficaz en toda su historia. Cada año se vacuna
de forma segura a millones de niños. Los efectos secundarios
más comunes son normalmente muy leves, tales como dolor o
hinchazón en el lugar de la inyección.
¿Cuáles son los efectos secundarios de las
vacunas? ¿Cómo se tratan?
Las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden
causar algunos efectos secundarios. La mayoría de estos
efectos secundarios son muy leves, como irritación
en el lugar de la inyección, irritabilidad o fiebre leve.
Normalmente, estos efectos secundarios duran solo un par
de días y son tratables. Por ejemplo, puede poner una toallita
limpia, fresca y húmeda en la parte adolorida para aliviar el
malestar.
Las reacciones graves son muy raras. Sin embargo, si su niño
tiene alguna reacción que le causa preocupación, llame al
consultorio del doctor de su hijo.
¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de
las vacunas?
Las vacunas pueden prevenir enfermedades infecciosas que
antes causaban la muerte o serios daños a muchos bebés, niños
y adultos. Sin las vacunas, su niño corre el riesgo de enfermarse
gravemente y de sufrir dolor, discapacidad e incluso, la muerte
a consecuencia de enfermedades como el sarampión y la
tos ferina. Los riesgos principales asociados con las vacunas
son los efectos secundarios, los cuales casi siempre son leves
(enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección) y
desaparecen en unos pocos días. Los efectos secundarios
graves después de haber sido vacunado, tales como reacciones
alérgicas severas, son muy raros y tanto los doctores como
el personal de los centros médicos están capacitados para
manejarlos. No obstante, para casi todos los niños, los
beneficios de prevenir enfermedades por recibir vacunas
son mucho mayores que los posibles efectos secundarios.
¿Por qué se necesitan tantas dosis para
cada vacuna?
Darle a su niño cada una de las dosis recomendadas
para cada vacuna le proporciona a su niño la mejor
protección posible. Dependiendo de la vacuna, se necesita
más de una dosis para crear una inmunidad suficientemente
alta para prevenir enfermedades, fortalecer la inmunidad que
va desapareciendo con el tiempo, asegurar que las personas
que no obtuvieron suficiente inmunidad con una primera
dosis estén protegidas, o para protegerse contra los gérmenes
que van cambiando con el tiempo, como la influenza. Cada
dosis de cada vacuna es importante porque conjuntamente,
todas las dosis protegen contra las enfermedades infecciosas
que actualmente representan una amenaza y que pueden ser
especialmente graves para los bebés y los niños muy pequeños.
¿Por qué los bebés necesitan tantas vacunas
actualmente?
Los bebés y los niños pequeños tienen el beneficio de contar
con vacunas que previenen 14 enfermedades. Es decir, mucho
más que en el pasado, lo que significa que a los bebés y los
niños pequeños ahora se les puede proteger contra más
enfermedades que nunca antes. El calendario de vacunación
recomendado está diseñado para proteger de manera
segura a los bebés y niños al inicio de sus vidas, antes
de que tengan la probabilidad de estar expuestos a
enfermedades que amenazan la vida.
¿Cómo puedo obtener ayuda para pagar las
vacunas de mi niño?
Si su niño es elegible para recibir Medicaid, o es indígena de
EE UU o nativo de Alaska, o si usted no tiene seguro médico,
o si su seguro de salud no paga por las vacunas infantiles, su
niño podría obtener vacunas sin costo alguno a través
del Programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en
inglés). El VFC ofrece vacunas gratis a niños elegibles menores
de 19 años de edad; sin embargo, el doctor puede cobrar una
tarifa por la visita al consultorio o una tarifa por administrar la(s)
vacuna(s). Para obtener mayor información sobre el programa
VFC hable con el doctor de su niño o visite http://www.cdc.gov/
spanish/especialesCDC/ProgramaVacunas.
¿Cuál es el peligro de retrasar la
administración de una vacuna o más?
Es importante que su hijo reciba las vacunas recomendadas a
tiempo. Retrasar o espaciar las vacunas pone a los bebés
y niños pequeños en riesgo de contraer enfermedades
graves. Algunas enfermedades prevenibles con las vacunas,
tales como la tos ferina y la influenza todavía existen en EE UU
y otras enfermedades, como el sarampión, pueden ser traídas
de otros países. Los niños pueden estar expuestos a esas
enfermedades durante el tiempo que no están protegidos por
las vacunas. Además puede ser problemático inscribir a su niño
en una guardería infantil o la escuela, puesto que las guarderías
infantiles y las escuelas requieren que los niños tengan todas
sus vacunas al día. Si a su niño no le han puesto alguna de las
vacunas, hable con su doctor para que se las pongan.
Si a mi niño le pusieron las vacunas en otro
país, ¿se consideran válidas esas vacunas en
EE UU o se le tendrá que vacunar otra vez a
mi niño con vacunas de EE UU?
En general, si a su niño lo vacunaron en otro país, la vacuna
es válida en EE UU si se documenta por escrito las dosis
administradas y éstas son compatibles con el calendario de
edades o el tiempo entre las dosis recomendado en EE UU.
Pídale al doctor o enfermera de su hijo que revise los
registros de vacunación de su niño para asegurar que
sus vacunas estén al día de acuerdo con el calendario de
vacunación de EE UU.
Department of Health and Human Services
Centers for Disease Control and Prevention
CS232744B
Preguntas comunes sobre la vacunación de los bebés
¿Por qué algunas de las vacunas que se dan
en mi país no se dan en los Estados Unidos?
Mi niño está enfermo ahora. ¿Conviene
vacunarlo?
El calendario de vacunación de los Estados Unidos
toma en cuenta muchos factores, entre ellos, qué tan
grave es una enfermedad y cuántas personas adquieren
la enfermedad si no hay vacuna. En otros países, los
Hable con el doctor, pero normalmente a los niños se
les puede vacunar incluso si tienen una enfermedad
leve como un resfrío, dolor de oídos, fiebre leve o diarrea. Si el
calendarios de vacunación se basan en las necesidades de salud
pública y económicas de ese país. Por ejemplo, la vacuna contra
la fiebre amarilla se da de manera rutinaria en algunos países
en los que es común dicha enfermedad. La fiebre amarilla
es una enfermedad rara en los Estados Unidos, entonces la
vacuna no es parte del calendario de vacunación generalmente
recomendado en los Estados Unidos. Sin embargo, la vacuna
contra la fiebre amarilla y contra otras enfermedades se podrá
recomendar para las personas que viajan fuera de los Estados
Unidos a países en que es común la fiebre amarilla. Si tiene
planeado viajar fuera del país, hable con el doctor de su niño
sobre las vacunas que puede necesitar para el viaje.
¿No hemos eliminado la mayoría de estas
enfermedades en este país?
Algunas enfermedades prevenibles con las vacunas, como la
pertussis (tos ferina) y la varicela, siguen siendo comunes en
los Estados Unidos. Otras enfermedades prevenibles con las
vacunas ya no son comunes en este país debido a la existencia
de las vacunas. Sin embargo, si dejamos de vacunar a
las personas, incluso los pocos casos que tenemos en
los Estados Unidos rápidamente podrían convertirse
en decenas, o cientos o incluso, miles de casos. Aunque
muchas enfermedades graves prevenibles con las vacunas son
poco comunes en los Estados Unidos, algunas son comunes
en otras partes del mundo. Incluso si su familia no viaja fuera
del país, podría tener contacto con viajeros internacionales
en cualquier lugar de su comunidad. Los niños que no
han sido vacunados completamente y están expuestos a
una enfermedad pueden resultar gravemente enfermos y
contagiarla por toda una comunidad.
¿Por qué necesita mi niño que se le ponga
la vacuna contra la varicela? ¿No es una
enfermedad leve?
Su niño necesita la vacuna contra la varicela porque en
realidad, la varicela puede ser una enfermedad grave. En
muchos casos, los niños pueden tener un caso leve de varicela,
pero otros niños pueden tener ampollas que se infectan. Otros
tienen neumonía. No hay manera de saber con anticipación la
gravedad de los síntomas que tendrá su niño.
Antes de que existiera la vacuna, unos 50 niños morían a
consecuencia de la varicela cada año y alrededor de 1 de cada
500 niños que contraían varicela tenía que ser hospitalizado.
doctor dice que está bien hacerlo, se podrá vacunar a su niño.
¿Puedo esperar hasta que mi niño vaya a la
escuela para ponerlo al día con sus vacunas?
Antes de entrar a la escuela, los niños pequeños pueden estar
expuestos a enfermedades prevenibles con las vacunas de sus
padres, otros adultos, hermanos, en un avión, en una guardería
infantil e incluso en el supermercado. Los niños menores de
5 años de edad son especialmente susceptibles a contraer
enfermedades debido a que sus sistemas inmunológicos
no han creado las defensas necesarias para luchar contra las
infecciones. Si espera para proteger a su bebé corre el
riesgo de que contraiga alguna de estas enfermedades
cuando su niño necesita protección ahora.
¿No tienen inmunidad natural los bebés?
¿No es mejor la inmunidad natural que la
que ofrecen las vacunas?
Los bebés pueden recibir cierto tipo de inmunidad (protección)
temporal de la madre durante las últimas semanas del
embarazo –pero solamente contra las enfermedades a las
que es inmune la mamá. Dar pecho a su niño también puede
proteger a su bebé temporalmente contra ciertas infecciones
menores como los resfríos. Estos anticuerpos no duran
mucho tiempo y dejan vulnerable al infante para
contraer enfermedades.
La inmunidad natural ocurre cuando su niño está expuesto a
una enfermedad y queda infectado por la misma. Es cierto que
la inmunidad natural normalmente es mejor que la inmunidad
que ofrecen las vacunas, pero los riesgos son mucho mayores.
Una infección natural de varicela puede resultar en neumonía,
mientras que la vacuna solo puede causar un leve dolor en el
brazo por un par de días.
¿Existe algún lazo entre las vacunas y
el autismo?
No. Los estudios y las revisiones científicas siguen
mostrando que no existe relación entre las vacunas y el
autismo. Algunas personas han sugerido que el timerosal (un
compuesto que contiene mercurio) que contienen las vacunas
que se les administra a los bebés y los niños pequeños podría
ser una causa del autismo y otros han sugerido que la vacuna
MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) podría
estar ligada al autismo. Sin embargo, numerosos científicos e
investigadores han estudiado y continúan estudiando la vacuna
MMR y timerosal, y todos han llegado a la misma conclusión:
no existe ningún lazo entre la vacuna MMR y el timerosal y
el autismo.
800-CDC-INFO (800-232-4636) • www.cdc.gov/espanol/vacunas
Pagina 2 de 2
Preguntas que hacen los padres sobre
las vacunas para los bebés
¿Por qué son importantes
las vacunas?
Las vacunas protegen a su hijo contra enfermedades serias al estimular al sistema
inmunológico a que produzca anticuerpos contra ciertos virus o bacterias.
¿Qué enfermedades se
previenen con las vacunas?
Inmunizar a su bebé con vacunas lo protege de enfermedades serias, como
por ejemplo sarampión, tos ferina, poliomielitis, enfermedad meningocócica,
tétanos, rotavirus, hepatitis A, hepatitis B, varicela, influenza, y más. Las vacunas
no protegerán a los niños de enfermedades menores como los resfriados, pero
pueden prevenir muchas enfermedades serias.
No conozco a nadie que haya
tenido estas enfermedades.
¿Por qué le tengo que dar estas
vacunas a mi bebé?
Si bien algunas de estas enfermedades prácticamente han desaparecido debido
a las vacunas, últimamente hubo un aumento en los casos de personas con
enfermedades como sarampión y tos ferina. Incluso si algunas enfermedades
desaparecen por completo en los EE.UU., todavía son comunes en otras partes del
mundo y solo están a un viaje en avión de distancia. Si dejamos de vacunar contra
estas enfermedades muchas más personas serán infectadas. Vacunar a su hijo lo
mantendrá seguro.
¿Hay mejores maneras de
proteger a mi bebé contra estas
enfermedades?
No. La leche materna ofrece inmunidad temporal contra algunas infecciones
menores como resfriados, pero no es una manera eficaz de proteger a un niño de
las enfermedades específicas que previenen las vacunas. Las vitaminas tampoco
protegerán contra las bacterias y los virus que causan estas enfermedades serias.
Los remedios quiroprácticos, la naturopatía y homeopatía son totalmente ineficaces
para prevenir las enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas.
Algunos padres piensan que es preferible contraer la enfermedad “natural” en lugar
de darle la vacuna “artificial”, para que su hijo tenga inmunidad “natural”. Algunos
incluso organizan “fiestas” de varicela para asegurarse de que se infecte su hijo. Es
cierto que puede obtener inmunidad a algunas enfermedades si las contrae, pero las
consecuencias de las enfermedades naturales pueden ser parálisis, lesión cerebral,
cáncer de hígado, sordera, ceguera o incluso la muerte. Cuando toma en cuenta la
gravedad de estos riesgos, la vacunación claramente es la mejor opción.
¿Las vacunas son seguras?
Las vacunas son seguras y los científicos se esfuerzan constantemente en que
sean todavía más seguras. Cada vacuna pasa por pruebas extensas antes de ser
autorizada, y la seguridad de las vacunas se sigue monitoreando durante todo el
tiempo que la vacuna esté en uso.
La mayoría de los efectos secundarios de las vacunas son menores, como dolor en
el lugar donde se aplicó la vacuna o un poco de fiebre. Estos efectos secundarios
no duran mucho tiempo y se pueden tratar.
immunization
IAC
Las reacciones serias ocurren muy rara vez. El pequeñísimo riesgo de tener una
reacción seria de una vacuna tiene que compararse con el riesgo muy real de
contraer una enfermedad peligrosa que se puede prevenir con una vacuna.
continúa en la página siguiente �
action coalition
immunize.org
Translation provided by the Immunization Action Coalition
Saint Paul, Minnesota • 651- 647- 9009 • www.immunize.org • www.vaccineinformation.org
www.immunize.org/catg.d/p4025-01.pdf • Item #P4025-01 Spanish (2/14)
Preguntas que hacen los padres sobre las vacunas para los bebés (continuación)
página 2 de 2
¿Qué pasa si mi bebé tiene un
resfriado o fiebre, o si está tomando
antibióticos? ¿Puede vacunarse?
Sí. Su hijo puede vacunarse si tiene una enfermedad leve, fiebre leve o está
tomando antibióticos. Si tiene preguntas, hable con el profesional de la salud de
su hijo.
¿Cuántas veces tengo que traer a
mi bebé para recibir vacunas?
Hay por lo menos cinco visitas necesarias antes de
los dos años de edad, pero se pueden
programar para coincidir con los
exámenes de bienestar infantil. Su
bebé debe recibir la primera vacuna
(hepatitis B) al nacer, cuando todavía
está en el hospital. Hace falta hacer
varias consultas durante los primeros
dos años porque hay 14 enfermedades
contra las que se puede proteger a
su bebé, y la mayoría de las vacunas
requieren dos o más dosis para
proporcionar la mejor protección.
¿Cómo sé cuándo hay que ponerle
vacunas a mi bebé?
Su profesional de la salud debe informarle cuándo ponerle las próximas dosis. Si
no está seguro, llame a la oficina del profesional de la salud para averiguar cuándo
debe volver con su hijo para vacunarlo. Las dosis no se pueden dar demasiado
juntas porque no habrá tiempo para desarrollar la inmunidad. Por otra parte, no
quiere demorar las vacunas de su hijo y atrasarse porque durante ese tiempo su
hijo permanecerá sin protección contra estas enfermedades serias.
¿Qué pasa si falto a una cita? ¿Mi
bebé tiene que volver a recibir todas
las vacunas desde el principio?
No. Si su bebé no recibe algunas dosis, no hace falta volver a darle las dosis que
ya recibió. Su profesional de la salud solo le dará las dosis que le falten recibir.
¿Cómo sé cuáles vacunas recibió
mi bebé?
En muchas prácticas médicas, el registro de inmunización de su hijo se ingresa
en un sistema electrónico de registros. Es importante que también mantenga
registros en su hogar, por lo que debe asegurarse de pedir una tarjeta de registro
personal o una copia impresa de las vacunas de su hijo. Si no la recibe, pídala.
Lleve su copia del registro a todas las citas médicas. Cada vez que su hijo reciba
una vacuna, asegúrese de que se actualice su copia. Su hijo se beneficiará de tener
un registro de vacunación preciso durante toda la vida.
¿Qué pasa si no puedo pagar para
que vacunen a mi hijo?
Cuando las familias no las pueden pagar, las vacunas para los niños son gratis o
de bajo costo. Llame a su profesional de la salud o departamento de salud local o
estatal para averiguar dónde puede obtener vacunas a bajo precio. Puede acceder
a una lista de números de teléfono de los programas estatales de vacunación en
www.immunize.org/coordinators. La salud de su hijo depende de las vacunas
recibidas a tiempo.
immunization
IAC
action coalition
immunize.org
Saint Paul, Minnesota • 651- 647- 9009 • www.immunize.org • www.vaccineinformation.org
www.immunize.org/catg.d/p4025-01.pdf • Item #P4025-01 Spanish (2/14)
Después de
las vacunas...
Es posible que su hijo necesite mucho amor y
atención después de que lo vacunen. Algunas
vacunas que protegen a los niños contra
enfermedades serias también pueden causar
molestias por algún tiempo. Aquí tiene
respuestas a preguntas que tienen muchos
padres después de que vacunan a sus hijos.
Si esta hoja no contesta sus preguntas, llame
a su profesional de la salud.
¡Las vacunas pueden doler un poquito…
pero la enfermedad puede doler mucho!
Llame inmediatamente a su
profesional de la salud si contesta “sí”
a alguna de las siguientes preguntas:
¿ Tiene su hijo una temperatura
a la que debe prestar atención,
según lo que le dijo su
profesional de la salud?
¿Está su hijo pálido o sin fuerzas?
¿Ha estado su hijo llorando
por más de 3 horas y no deja
de llorar?
¿Está
el cuerpo de su hijo
tembloroso, agitado o dando
sacudidas?
¿Está su hijo notablemente
menos activo o alerta?
Qué hacer si su hijo siente molestias
Creo que mi hijo tiene fiebre. ¿Qué debo hacer?
Tómele la temperatura a su hijo para ver si tiene fiebre. Una manera fácil de
hacerlo es tomarle la temperatura en la axila usando un termómetro electrónico
(o usando el método de tomar la temperatura que le recomiende su profesional
de la salud). Si su hijo tiene una temperatura que su profesional le dijo que le
tiene que preocupar o si tiene preguntas, llame a su profesional de la salud.
Aquí tiene algunas cosas que puede hacer para ayudar a reducir
la fiebre:
Déle a su hijo mucho líquido para tomar.
Vístalo con ropa ligera. No lo tape ni lo envuelva de manera ceñida.
n Dele a su hijo un medicamento que reduzca la fiebre o el dolor, como
acetaminofeno (Tylenol, por ejemplo) o ibuprofeno (como Advil o Motrin).
La dosis que le dé a su hijo debe estar basada en el peso del niño y en las
instrucciones de su profesional de la salud. No dé aspirina. Vuelva a tomarle
la temperatura a su hijo después de 1 hora. Su tiene preguntas llame a su
profesional de la salud.
n
n
Mi hijo ha estado molesto desde que lo vacunaron. ¿Qué debo hacer?
Es posible que los niños estén molestos después de que los vacunen porque
tienen dolor o fiebre. Para reducir las molestias puede darle a su hijo un
medicamento como acetaminofeno o ibuprofeno. No dé aspirina. Si su hijo
está molesto por más de 24 horas, llame a su profesional de la salud.
Mi hijo tiene la pierna o el brazo hinchado, caliente y rojo.
¿Qué debo hacer?
Aplique una toallita limpia mojada con agua fresca en la parte dolorida,
para aliviar la molestia.
n Para el dolor dé un medicamento como acetaminofeno o ibuprofeno,
según las instrucciones de su profesional de la salud (vea el casillero abajo).
No dé aspirina.
n Si el enrojecimiento o el dolor aumentan después de 24 horas, llame a su
profesional de la salud.
n
Mi hijo parece estar realmente enfermo. ¿Debo llamar a mi
profesional de la salud?
Si está preocupado, aunque un poco, por la manera en que luce o se siente su
hijo, ¡llame a su profesional de la salud!
healthcare provider: please fill in the information below.
(Profesional de la salud: Llene la información a continuación.)
[
If your child’s temperature is
°F or
or if you have questions, call your healthcare provider.
°C or higher,
Healthcare provider phone number:
Medication (if needed):
immunization
IAC
action coalition
immunize.org
Give dose or amount
Name of medication/type of formulation
every ]
hours as needed
Saint Paul, Minnesota • 651- 647- 9009 • www.immunize.org • www.vaccineinformation.org
www.immunize.org/catg.d/p4014-01.pdf • Item #P4014-01 Spanish (7/14)
Programa
VacunaS para niños (VFC)
Información de los CDC para los padres
Obtenga ayuda para pagar por las vacunas de sus hijos
¿Cómo puedo obtener ayuda para pagar
por las vacunas de mi hijo?
Desde 1994, los padres pueden inmunizar a sus hijos
a través del Programa Vacunas para Niños o VFC (por
sus siglas en inglés). Este programa ofrece vacunas
gratuitas para niños cuyos padres necesitan ayuda
para pagarlas.
¿Mi hijo reúne los requisitos para el
programa VFC?
Su hijo reúne los requisitos si todavía no ha cumplido
19 años y tiene alguna de las siguientes características:
► Reúne los requisitos para recibir Medicaid.
► No tiene seguro médico.
► Es indoamericano o nativo de Alaska.
► T
iene seguro médico de cobertura limitada (los
niños de este grupo solo pueden recibir vacunas
del programa VFC a través de centros de salud
con acreditación federal y clínicas rurales).
¿Qué quiere decir “cobertura limitada”?
Cobertura limitada significa que su hijo tiene seguro
médico, pero no cubre las vacunas debido a que el
seguro:
► No cubre ninguna vacuna.
► No cubre ciertas vacunas.
► P
aga por las vacunas, pero tiene un límite fijo en
dólares o de cobertura para vacunas. Una vez que
se alcanza esta cantidad fijada en dólares, su hijo
reunirá los requisitos.
¿A dónde puedo llevar a vacunar a mi hijo?
Pregúntele a su médico si administra vacunas bajo
el programa VFC. Hay más de 40,000 médicos
participantes en el programa VFC a nivel nacional.
¿Cuánto tendré que pagar?
Con el programa VFC, todas las vacunas son gratuitas,
con lo que usted ahorrará $100 o más en algunas
vacunas. Aunque usted ahorrará mucho dinero al obtener
las vacunas gratuitas, es posible que haya otros costos
derivados de la visita al médico del programa VFC:
► E
l médico puede cobrar por la aplicación de cada
dosis. Sin embargo, no se le puede negar ninguna
vacuna del programa VFC a los niños que reúnan
los requisitos y sus familias no puedan pagar los
honorarios médicos.
► Puede ser que tenga que pagar por la consulta al médico.
► P
uede haber cargos por servicios no relacionados
con la vacuna, como exámenes de la vista o
análisis de sangre.
El médico de mi hijo no pertenece al
programa VFC. ¿Dónde puedo llevarlo a
vacunar?
Si el médico de su hijo no participa en el VFC, usted
puede llevarlo a uno de los siguientes lugares para que
le pongan las vacunas:
► Clínica de salud pública
► Centro de salud con acreditación federal (FQHC)
► Clínica de Salud Rural (RHC)
El mejor lugar para llevarlo a vacunar dependerá de su
domicilio y de los requisitos que reúna bajo el programa.
Antes de ir, comuníquese con el coordinador estatal
del programa VFC y pregúntele a dónde puede llevar
a vacunar a su hijo. La información de contacto de su
coordinador estatal del VFC la puede encontrar en el
sitio de Internet (en inglés) www.cdc.gov/vaccines/
programs/vfc/contacts-state.htm o llamando al
1-800-CDC-INFO (232-4636). Le atenderán en
español y la llamada será confidencial y gratuita.
Para obtener más información sobre el programa VFC, puede visitar la página de Internet de los CDC en www.cdc.gov/vaccines/
programs/vfc/(en inglés) o llamar al 1-800-232-4636. Le atenderán en español y la llamada será confidencial y gratuita.
6/03/2011
CS223579-A
Las 4 cosas principales que deben
saber los padres sobre el sarampión
Usted puede haber escuchado mucha información sobre el sarampión últimamente, y todas estas noticias en la
televisión, los medios sociales, la Internet, los periódicos y las revistas pueden hacerle preguntarse qué información
en realidad debe saber usted como padre sobre esta enfermedad. Los CDC han recopilado una lista de los datos
más importantes sobre el sarampión para informar a padres como usted.
El sarampión puede ser grave.
Algunas personas piensan que el sarampión es simplemente un sarpullido y fiebre leves que desaparecen en unos
pocos días, pero el sarampión puede causar complicaciones graves, especialmente en niños menores de 5 años. No
hay forma de saber con anticipación la gravedad de los síntomas que presentará su hijo.
• Cerca de 1 de cada 4 personas en los Estados Unidos que contraen el sarampión será hospitalizada.
• 1 de cada 1000 personas con sarampión presentará inflamación del cerebro, lo cual puede causar daño
cerebral.
• 1 o 2 de cada 1000 personas con sarampión morirán, aun cuando reciban la major
atención.
Algunos de los síntomas más comunes del sarampión son:
•
•
•
•
Fiebre
Sarpullido
Moqueo
Ojos enrojecidos
El sarampión es muy contagioso.
El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Es tan contagioso que si alguien
tiene la enfermedad, 9 de cada 10 personas a su alrededor también se infectarán si no cuentan con protección. Su hijo
puede contraer el sarampión simplemente al estar en una habitación en la que haya estado alguien con esta
enfermedad, incluso 2 horas después de que esa persona se haya ido del lugar. Una persona infectada puede
contagiar el sarampión a los demás aun antes de saber que tiene la enfermedad, desde cuatro días antes de que
presente el sarpullido del sarampión hasta cuatro días después.
Su hijo todavía puede contraer el sarampión en los Estados Unidos.
En el 2000, se declaró que el sarampión fue eliminado de los Estados Unidos, gracias a un programa de vacunación
muy eficaz. Que el sarampión haya sido eliminado significa que la enfermedad ya no se encuentra en forma constante
en el país. Sin embargo, el sarampión sigue siendo común en muchas partes del mundo, incluidos países en Europa,
Asia, África y el Pacífico. A nivel mundial, se estima que 20 millones de personas contraen sarampión y 146 000, en su
mayoría niños, mueren a causa de esta enfermedad cada año.
Aunque su familia no viaje internacionalmente, usted puede entrar en contacto con el sarampión en cualquier lugar
de su comunidad. Cada año, el sarampión entra a los Estados Unidos por medio de viajeros que no están vacunados
(ciudadanos y residentes de los EE. UU. o visitantes extranjeros) que se contagian cuando están en otros países. Todas
las personas que no están protegidas contra el sarampión están en riesgo.
Usted tiene el poder de proteger a su hijo contra el sarampión con una vacuna segura y
eficaz.
La mejor protección contra el sarampión es la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR o triple vírica).
La vacuna MMR ofrece una protección duradera contra todas las cepas del sarampión. Para obtener la mayor
protección, su hijo necesita recibir dos dosis de la vacuna MMR a las siguientes edades:The first dose at 12 through 15
months of age
•
•
la primera dosis entre los 12 y 15 meses, y
la segunda entre los 4 y 6 años
Si su familia va a viajar al exterior, las recomendaciones de aplicación de la vacuna son un poco diferentes:
•
•
Si su bebé tiene entre 6 y 11 meses de edad, debe recibir 1 dosis de la vacuna MMR antes de viajar.
Si su hijo tiene 12 meses o más, necesitará 2 dosis de la vacuna MMR (separadas por al
menos 28 días) antes de viajar.
Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias (NCIRD)
División de Enfermedades Virales
Feb 2015
Vacunas para adultos
¡Uno nunca tiene demasiada edad como
para vacunarse!
Estar vacunado es un trabajo de toda la vida, para proteger la vida. No se vaya del consultorio de su
profesional de la salud sin estar seguro de que tiene todas las vacunas que necesita.
Vacuna
¿La necesita?
Hepatitis A
(HepA)
Tal vez. Necesita esta vacuna si tiene un factor de riesgo específico de contagiarse la infección por
el virus de la hepatitis A*, o si simplemente desea estar protegido contra esta enfermedad. Por lo
general, la vacuna se aplica en 2 dosis, la segunda de 6 a 18 meses después de la primera.
Hepatitis B
(HepB)
Tal vez. Necesita esta vacuna si tiene un factor de riesgo específico de contagiarse la infección por el
virus de la hepatitis B*, o si simplemente desea estar protegido contra esta enfermedad. La vacuna
se aplica en 3 dosis, por lo general en un plazo de 6 meses.
Virus del
papiloma
humano (HPV)
Tal vez. Necesita esta vacuna si usted es una mujer de 26 años de edad o menor, o si es un hombre
de 21 años de edad o menor. Los hombres de 22 a 26 años con una situación de riesgo* también
necesitan vacunarse. Cualquier otro hombre de 22 a 26 años que desee estar protegido contra el
HPV también la puede recibir. La vacuna se aplica en 3 dosis a lo largo de 6 meses.
Gripe (o
influenza)
¡Sí! Necesita una dosis cada otoño (o invierno) para su protección y para la protección de los que
estén cerca de usted.
Sarampión,
paperas y
rubéola (MMR)
Tal vez. Necesita al menos 1 dosis de MMR si nació en 1957 o después. Es posible que también
necesite una segunda dosis.*
Meningocócica
(MCV4, MPSV4)
Tal vez. Necesita esta vacuna si tiene uno o varios problemas de salud, o si tiene de 19 a 21 años y
es un estudiante de primer año de universidad que vive en una residencia estudiantil, y si nunca lo
han vacunado o lo vacunaron antes de los 16 años.*
Neumocócica
(PPSV23, PCV13)
Tal vez. Necesita 1 dosis de PPSV23 a los 65 años de edad (o mayor) si nunca lo han vacunado, o si
ya lo vacunaron anteriormente por lo menos hace 5 años cuando tenía menos de 65 años de edad.
También necesita de 1 a 2 dosis si fuma cigarrillos o si tiene ciertos problemas crónicos de salud.
Algunos adultos con ciertos problemas de alto riesgo también necesitan la vacuna PCV13. Hable
con su profesional de la salud para saber si necesita esta vacuna.*
Tétanos, difteria,
tos ferina
(Tdap, Td)
¡Sí! Todos los adultos necesitan la vacuna Tdap (la vacuna para adultos contra la tos feria) y las mujeres
necesitan una dosis durante cada embarazo. Después de eso, necesita una dosis de refuerzo de la Td
cada 10 años. Consulte con su profesional de la salud si en algún momento de su vida no le aplicaron
por lo menos 3 vacunas contra el tétanos y la difteria o si tiene una herida profunda o sucia.
Varicela
Tal vez. Si nunca ha tenido varicela o si lo vacunaron, pero solamente recibió 1 dosis, hable con su
profesional de la salud para saber si necesita esta vacuna.*
Herpes zóster
(culebrilla)
Tal vez. Si tiene 60 años de edad o más se debe aplicar ahora una dosis única de esta vacuna.
* Consulte con su profesional de la salud para determinar su nivel de riesgo de infección y su necesidad de aplicarse esta vacuna.
¿Tiene planes de viajar fuera de Estados Unidos? Si es así, tal vez necesite más vacunas. Los Centros para el Control y
la Prevención de Enfermedades (CDC) proporcionan información para ayudar a los viajeros y a sus profesionales de la salud a
decidir cuáles vacunas, medicamentos y otras medidas son necesarias para prevenir enfermedades y lesiones durante los viajes
internacionales. Visite el sitio web de los CDC en www.cdc.gov/travel o llame al (800) CDC-INFO (800-232-4636). También puede
consultar a una clínica de viaje o a su profesional de la salud.
immunization
IAC
action coalition
immunize.org
Technical content reviewed by the Centers for Disease Control and Prevention
1573 Selby Avenue • Saint Paul, Minnesota 55104 • 651- 647- 9009
www.immunize.org • www.vaccineinformation.org
www.immunize.org/catg.d/p4030-01.pdf • Item #P4030-01 Spanish (4/13)
Translation by Transcend, Davis, CA
Vacúnate contra
la tosferina en el
tercer trimestre
de embarazo…
para ayudar a
proteger a tu
bebé desde el
inicio.
La tosferina (whooping cough) puede ser mortal para tu bebé. Se propaga cuando una persona que tiene
tosferina (tú, tus familiares o amigos) visita a tu bebé y tose, estornuda o pasa mucho tiempo cerca de tu bebé.
Esta persona puede no saber que tiene tosferina. Vacúnate contra la tosferina durante el tercer trimestre de
embarazo para ayudar a tu bebé a mantenerse protegido contra la tosferina cuando es más vulnerable a las
complicaciones graves de la enfermedad.
Habla con tu médico o partera sobre la vacuna contra la tosferina (también conocida
como la vacuna DPT o Tdap, en inglés).
Haz que tu bebé nazca protegido contra la tosferina.
www.cdc.gov/espanol/tosferina
Febrero del 2015
Puedes empezar a proteger a tu bebé de
la tosferina desde antes del nacimiento
Información para las mujeres embarazadas
Cuando tú te vacunas contra la tosferina
durante tu tercer trimestre, tu bebé
nacerá protegido contra esta enfermedad.
¿Por qué tengo que vacunarme contra la tosferina
durante mi embarazo?
Se te recomienda vacunarte contra la tosferina durante
tu tercer trimestre para que tu organismo pueda crear
anticuerpos o defensas y transmitírselos al bebé antes del
nacimiento. Estos anticuerpos ayudarán a proteger a tu
recién nacido tan pronto nace y hasta que el bebé pueda
recibir su primera vacuna contra la tosferina a los 2 meses de
edad. Durante los primeros meses de vida, tu bebé es muy
vulnerable a complicaciones graves de esta enfermedad.
¿Es segura esta vacuna para mí y para mi bebé?
Sí. La vacuna contra la tosferina es muy segura para ti y para tu
bebé. Los efectos secundarios más comunes son leves, como
por ejemplo, enrojecimiento, inflamación o dolor en la zona
del brazo donde se aplica la vacuna. Esto desaparece a los
pocos días. No es posible contraer la tosferina por la vacuna,
ya que esta no contiene bacterias vivas.
L
a tosferina (también conocida como pertussis
o whooping cough) es una enfermedad grave que
puede ocasionar que los bebés dejen de respirar.
Desafortunadamente, los bebés deben haber
cumplido 2 meses de edad antes de poder ser
vacunados contra la tosferina. Las buenas noticias son
que puedes evitar este periodo de desprotección de
tu bebé al vacunarte contra la tosferina en tu tercer
trimestre, preferiblemente entre las 27 y 36 semanas
de embarazo. A la vacuna se le conoce como la DPT
(o Tdap, en inglés) ya que protege contra el tétanos, la
difteria y la tosferina. Al recibir la vacuna, le transmitirás
los anticuerpos o defensas a tu bebé, de manera que el
bebé nacerá protegido contra la tosferina.
Médicos y parteras que se especializan en la atención a
mujeres embarazadas coinciden en que la vacuna contra
la tosferina es segura y es importante recibirla durante
el tercer trimestre de cada embarazo. Hacerse vacunar
durante el embarazo no te pone a un mayor riesgo de tener
complicaciones, tales como tener un bebé de bajo peso o un
parto prematuro.
Si me aplicaron esa vacuna hace poco, ¿por qué me
tengo que vacunar nuevamente?
La cantidad de anticuerpos o defensas en tu organismo está
en su máximo nivel aproximadamente 2 semanas después
de recibir la vacuna, pero luego empieza a disminuir con el
tiempo. Es por eso que la vacuna se recomienda durante cada
embarazo, para que cada uno de tus bebés reciba la mayor
cantidad posible de anticuerpos de ti y la mejor protección
posible contra esta enfermedad.
¿Todavía se enferman de tosferina los bebés en
Estados Unidos?
Así es. De hecho, los bebés tienen el mayor riesgo de enfermarse
de tosferina. Solíamos pensar que esta era una enfermedad del
pasado, pero ha regresado. Recientemente hemos visto la mayor
cantidad de casos en 60 años. Desde el 2010, hemos visto entre
10,000 y 50,000 casos de tosferina cada año en Estados Unidos.
Estos casos incluyen a personas de todas las edades y se han
informado en todos los estados.
www.cdc.gov/espanol/tosferina
Febrero del 2015
Mamá: tú eres la única que puede darle a tu recién nacido la mejor
protección contra la tosferina.
Posiblemente has escuchado que el padre del bebé, los abuelos y otras personas que estarán en contacto
con tu bebé deben también vacunarse contra la tosferina. A esta estrategia se le conoce como “capa
protectora”. Sin embargo, es posible que esta estrategia no sea suficiente para prevenir el contagio y la
muerte. Esto es debido a que esa estrategia no proporciona protección directa (anticuerpos o defensas) a
tu bebé y puede ser difícil asegurarse de que todas las personas que están en contacto con tu bebé están
vacunadas contra la tosferina. Ya que la estrategia de la “capa protectora” no protege completamente a los
bebés de la tosferina, es muy importante que te hagas vacunar mientras estés embarazada.
¿Qué tan peligrosa es la tosferina para los bebés?
La tosferina es muy grave para los bebés. La mayoría de bebés que
tienen tosferina ni siquiera tosen sino que por el contrario dejan de
respirar. Aproximadamente la mitad de bebés menores de 1 año
que se enferman de tosferina deben ser hospitalizados. Desde el
2010, aproximadamente de 10 a 20 bebés mueren a causa de la
tosferina cada año en los Estados Unidos.
Las tasas de tosferina son más altas en bebés hispanos que en
bebés que no son hispanos. No estamos seguros de la causa de
esto, pero podría ser debido a que los bebés hispanos tienen un
contacto más cercano con varios familiares con mayor frecuencia
que los bebés que no son hispanos, y por lo tanto tienen más
posibilidades de contraer la tosferina. La mayoría de muertes por
tosferina se presentan en bebés que no tienen edad suficiente
para ser vacunados y estar protegidos de la enfermedad.
¿Cómo está mi bebé expuesto a la tosferina?
La tosferina se transmite de persona a persona al toser o
estornudar o cuando se pasa mucho tiempo cerca de otra persona
y se respira en el mismo espacio, como por ejemplo cuando se
carga a un recién nacido junto al pecho. Es posible que algunas
personas que tienen tosferina tengan una simple tos leve o lo que
parece ser un resfriado común. Debido a que los síntomas varían,
es posible que niños y adultos no sepan que tienen tosferina y se
la transmitan a los bebés con quienes tienen contacto cercano.
¿Por qué se recomienda la vacuna durante el embarazo y
no en el hospital tan pronto nace el bebé?
Cuando recibes la vacuna durante el embarazo, le transmitirás los
anticuerpos o defensas a tu bebé antes del nacimiento de manera
que tú y el bebé estarán protegidos.
Se solía recomendar que se aplicara la vacuna contra la tosferina a
las madres en el hospital después del parto. Esto ayudaba a evitar
que las madres se contagiaran de tosferina y se la transmitieran
a sus bebés, pero desafortunadamente, los bebés no recibían el
beneficio de los anticuerpos o defensas y podían contagiarse de
tosferina de otras personas.
¿Es seguro amamantar después de haberse vacunado
contra la tosferina?
Sí. De hecho, le puedes transmitir anticuerpos o defensas a tu
bebé al amamantarlo. Cuando te aplican la vacuna durante tu
embarazo, tu leche materna tendrá los anticuerpos o defensas
que puedes compartir con tu bebé tan pronto como te baje la
leche. Sin embargo, tu bebé no recibirá los anticuerpos o defensas
de inmediato si esperas a vacunarte después del nacimiento del
bebé. Esto se debe a que toma aproximadamente 2 semanas
después de la vacuna para que el organismo cree los anticuerpos
o defensas.
La historia real de tosferina de una
familia
Callie, la hija de Katie y Craig, contrajo una tos leve
y seca cuando apenas tenía un poco más de un
mes de edad. En los días siguientes, la condición de
Callie empeoró. Siguió tosiendo, se puso pálida, no
se movía mucho y de repente perdió su saludable
apetito. Cuando Callie dejó de respirar, la trasladaron
rápidamente al hospital en una ambulancia. Los
médicos pudieron resucitarla pero cuando volvió a
dejar de respirar, no pudieron salvarla. Unos pocos
días después, la familia supo que Callie había
fallecido a causa de la tosferina. “No podíamos
creerlo. Éramos muy cuidadosos de no exponerla
a muchas personas”, dice Katie. Con tan solo 5
semanas de edad, Callie era muy pequeña para
recibir la vacuna contra la tosferina. A partir de 2012,
se recomienda a las mujeres embarazadas hacerse
vacunar contra la tosferina, llamada DPT (o Tdap,
en inglés), en el tercer trimestre de su embarazo, de
modo que sus bebés tengan protección contra la
tosferina desde su primer respiro.
¿Dónde puedo consultar más
información?
Página Web sobre el embarazo y la tosferina:
www.cdc.gov/vaccines/adults/rec-vac/
pregnant/whooping-cough/index-sp.html
Declaración de información sobre las
vacunas:
http://www.immunize.org/vis/spanish_tdap.
pdf
Habla con tu médico o partera
sobre la vacuna contra la tosferina
durante tu tercer trimestre.
Las mujeres embarazadas necesitan la
vacuna contra la influenza
Hay dos clases de vacunas
contra la influenza: la
inyectable (con aguja) y la otra
en atomizador nasal. No se
recomienda administrar la
vacuna contra la influenza en
atomizador nasal (o LAIV) a las
mujeres embarazadas.
Las mujeres embarazadas
deben recibir la vacuna contra
la influenza. El atomizador
nasal es para personas sanas
de 2 a 49 años y mujeres que
no están embarazadas.
Las mujeres que no están
embarazadas, pero que están
amamantando, pueden recibir
la vacuna en atomizador nasal
contra la influenza.
La influenza (o gripe) es una enfermedad grave, en especial para las
mujeres embarazadas.
DATO: La influenza puede ocasionar enfermedades graves en mujeres
embarazadas.
Enfermarse de influenza puede provocarle problemas graves si usted está embarazada.
Incluso si tiene un buen estado de salud en general, los cambios de las funciones del corazón,
pulmones y del sistema inmunitario que se manifiestan durante el embarazo aumentan el
riesgo de enfermarse gravemente a causa de la influenza. Las mujeres embarazadas que
contraen la influenza tienen mayor riesgo de quedar hospitalizadas, e incluso, mayor riesgo
de muerte que las mujeres que no lo están. Las enfermedades graves en madres embarazadas
también pueden ser peligrosas para el feto, ya que aumentan la posibilidad de problemas
graves como el parto prematuro.
La vacuna contra la influenza es la mejor protección para
usted y su bebé.
DATO: Vacunarse contra la influenza es el primer y más importante paso
en la protección contra la influenza.
Al vacunarse contra la influenza, su cuerpo empieza a desarrollar anticuerpos que la ayudarán a estar
protegida contra la influenza. Los anticuerpos pueden pasar a su bebé en gestación y protegerán el
bebé por hasta 6 meses después del nacimiento. Esto es importante ya que los niños menores de
6 meses son demasiado pequeños para ser vacunados contra la influenza. Si está amamantando
a su bebé, los anticuerpos también pueden pasar al bebé a través de la leche materna.
Después de unas dos semanas de haber recibido la vacuna contra la influenza los
anticuerpos se desarrollan. Consulte con su médico, enfermera o clínica para recibir la vacuna
inyectable tan pronto como sea posible.
La vacuna contra la influenza es segura para usted y su
bebé en gestación.
DATO: La vacuna contra la influenza
es segura para las mujeres embarazadas o en
periodo de lactancia y sus bebés.
Puede recibir la vacuna contra la influenza en cualquier
momento, durante cualquier trimestre de su embarazo.
Durante el transcurso de muchos años, se han administrado
millones de vacunas contra la influenza a mujeres
embarazadas. No se ha demostrado que las vacunas contra
la influenza les causen algún daño a ellas o a sus bebés.
Si tiene a su bebé antes de recibir la vacuna contra
la influenza, aún debe vacunarse. La influenza se contagia de
persona a persona. Usted o quienes cuidan a su bebé,
pueden contraer influenza y contagiársela a su bebé. Como
los bebés menores de 6 meses son muy pequeños para recibir
la vacuna, es importante que todos los que cuidan a su bebé
se vacunen contra la influenza, incluyendo otros miembros del hogar, familiares y niñeras.
DATO: Los efectos secundarios de la vacuna contra la influenza son leves
en comparación con la enfermedad en sí misma.
Una vez que ha recibido la vacuna contra la influenza, puede experimentar algunos
efectos secundarios leves. Los efectos secundarios más comunes son dolor, sensibilidad,
enrojecimiento y/o inflamación en el lugar donde se aplicó la inyección. En determinadas
ocasiones puede sufrir dolores de cabeza, dolores musculares,
fiebre y náuseas, o sentirse cansada.
Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias
Oficina del Director
CS243986
Incluso las mujeres embarazadas sanas pueden contraer influenza
y tener complicaciones graves. Conozca los signos y síntomas
de la influenza.
DATO: Si presenta síntomas de la influenza, llame al médico de inmediato.
Si presenta síntomas similares a la influenza (incluso si ya recibió la vacuna contra la
influenza), llame al médico, enfermera o clínica de inmediato. Los médicos pueden
recetar medicamentos para tratar la influenza y reducir la posibilidad de enfermarse
gravemente. Estos medicamentos deben administrarse lo antes posible. Si presenta todos
o algunos de los siguientes síntomas, consulte a su médico o enfermera inmediatamente:
■
Fiebre
■
Tos
■
Dolor de garganta
■
Dolor de cabeza
■
Dolores corporales
■
Mucosidad nasal
o nariz tapada
■
Vómitos
■
Diarrea
La presencia de fiebre por la influenza o cualquier otra infección durante la primera etapa
del embarazo, aumenta el riesgo de dar a luz un bebé con defectos congénitos u otros
problemas. Se puede bajar la fiebre con Tylenol® (acetaminofeno), pero aún así debe llamar
al médico o enfermera.
Si presenta algunos de los siguientes síntomas, llame al 911 y busque atención de servicios
médicos de emergencia de inmediato:
■
Dificultad para respirar o falta de aire
■
Dolor o presión en el pecho o abdomen
■
Mareos repentinos o confusión
■
Episodios de vómitos constantes o graves
■
Disminución o ausencia de movimiento de su bebé
■
Fiebre alta que no responde ante el Tylenol® u otro acetaminofeno
Por su embarazo y para que usted y su bebé estén protegidos,
es recomendable que se vacune contra la influenza. Hable con
su proveedor de cuidados de salud para recibir la vacuna
contra la influenza. Para obtener más información sobre la
influenza o sobre la vacuna, llame al 1-800-CDC-INFO
o visite http://espanol.cdc.gov/enes/flu/.
Página 2 de 2

Similar documents