El Libro de Mormón Manual del alumno Religión 121-122

Comments

Transcription

El Libro de Mormón Manual del alumno Religión 121-122
El Libro de Mormón
Manual del alumno
Religión 121-122
Preparado por el Sistema Educativo de la Iglesia
Publicado por
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimas Días
Salt Lake City, Utah, E.U.A.
© 1989 por Intellectual Reserve, Inc.
Todos los derechos reservados
Book of Morrnon Student Manual, Religion 121-122
Translated into Spanish 1991
Indice
Prólogo
V
Capítulo 29 Alma
30-33
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
88
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1
Capítulo 30 Alma
34-35
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
92
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
4
Capítulo 31 Alma
3 6-42
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
94
9
Capítulo 32 Alma
43-51
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
99
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 1 Lección introductora
Capítulo 2
1
Nefi 1 -5
Capítulo 3
1
Nefi 6-1 0
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 4
1
Nefi 1 1 -14
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
12
Capítulo 33 Alma
52-58
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
102
Capítulo 5
1
Nefi 1 5-1 7
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
15
Capítulo 34 Alma
59-63
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
104
61
Nefi 1 8-22
Capítulo
1 -3
Capítulo 7 2 Nefi
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
19
Capítulo 3 5 Helamán
1 -4
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
106
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
22
Capítulo 36 He/amán
5-9
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
107
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
25
Capítulo 37 Helamán
1 0-12
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
110
28
Capítulo 38 He/amán
1 3-1 6
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1 12
Capítulo 8
2
Nefi 4-7
Capítulo 9
2
Nefi 8-1 0
2
1 1-16 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
31
Capítulo 39
3
Nefi 1 -5
Nefi 1 7-24
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
33
Capítulo 40
3
Nefi 6-1 0
Capítulo 102 Nefi
Capítulo 11
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
115
116
Capítulo 12
2
Nefi 25-27
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
36
Capítulo 41
3
Nefi 1 1-14
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1 18
Capítulo 13
2
Nefi 28-30
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
39
Capítulo 42
3
Nefi 1 5- 1 8
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
122
Capítulo 14
2
Nefi 3 1 -33
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
42
Capítulo 43
3
Nefi 1 9-23
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
125
1 -4
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
45
Capítulo 44
3
Nefi 24-30
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
127
Capítulo 16 Jacob 5-7
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
47
Capítulo 45
4
Nefi
Capítulo 15 Jacob
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1 32
50
Capítulo 47 Mormón
6-9 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
135
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
53
Capítulo 48 Eter
1 -5 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
56
Capítulo 49 Eter
6-1 0 .
62
Capítulo 50 Eter
1 1 -15
65
Capítulo 51 Moroni
1 -8 .
Capítulo 18 Mosíah
1 -3
Capítulo 19 Mosíah
4-8
Capítulo 20 Mosíah
9-1 7 .
Capítulo 21 Mosíah
1 8-24 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 22 Mosíah
25-29 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
138
141
144
147
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
68
Capítulo 52 Moroni
9-1 0 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
152
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
72
Temas suplementarios A
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
155
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
74
Temas suplementarios B
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
158
76
Bibliografía
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
167
1 -4 .
Capítulo 24 Alma 5-7
Capítulo 25 Alma
130
1 -5 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 23 Alma
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 46 Mormón
Capítulo 17 Enós, Jarom, Omni, Las Palabras
de Mormón
8-1 2 .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capítulo 26Alma
1 3-1 6
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
79
1 7-22
Indice por autor
Capítulo 27 Alma
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
82
Capítulo 28 Alma
23-29
Indice por temas
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
85
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
169
1 75
III
IV
Prólogo
¿Por qué se precisa el manual del alumno?
El Libro de Mormón es uno de los libros canónicos
más fáciles de leer y comprender. Sin embargo, las
narraciones históricas, las exposiciones doctrinales y
la interrelación de los datos geográficos son algunas
veces difíciles de entender. Por lo tanto, el propósito
de este manual es proporcionarle la ayuda de guías
experimentados que le acompañarán en el recorrido
de sus páginas. Esos guías son confiables e inspirados
líderes de la Iglesia y dedicados estudiosos del Libro
de Mormón. La información e interpretación que ellos
le brindarán aumentará su comprensión del Libro de
Mormón y de sus pasajes y términos más difíciles.
Estudiar el Libro de Monnón para sentir su poder y
conocer su divinidad
El élder Parley P. Pratt dijo que el Libro de Mor­
món era el instrumento principal que guiaba el curso
de su vida. Al describir lo que sucedió cuando lo leyó
por primera vez, declaró:
"Lo abrí con ansia y leí la portada. Luego leí la de­
claración de varios testigos sobre la forma en que se
había encontrado y traducido. Después de esto co­
mencé con su contenido, en orden. Leí todo el día;
estaba tan embebido en la lectura que la comida no
me atraía, no tenía deseos de comer; cuando llegó la
noche, seguí leyendo, porque preferí leer en vez de
dormir.
"A medida que leía, el espíritu dei Señor descendió
sobre mí y supe y comprendí que el libro era verda­
dero" (Autobiography of Parley P. Pratt, pág. 20).
El presidente Spencer W. Kimball tuvo una expe­
riencia similar y, al referirse a su gran "aventura" con
el Libro de Mormón, dijo:
"¿Puedo hablaros de una gran aventura? Al viajar
un fin de semana a cumplir con una asignación, me
llevé un libro excepcional que fue mi compañero
constante. Sólo dejaba de leerlo cuando dormía, co­
mía o cambiaba de tren. Me fascinó, me cautivó y me
mantuvo embelesado con su encanto irresistible y lo
interesante de su lectura. Lo he leído muchas veces.
"Al terminarlo, cerré el libro y permanecí sentado
absorto mientras revivía su contenido. Sus páginas
me cautivaron, me apresaron, y mis ojos quedaron fi­
jos en ellas. Supe que el libro era verídico, y como se
ha dicho: 'La verdad es más extraña que la ficción' . . .
"Encontré e n él l o peor y l o mejor d e l a vida, en
todos los aspectos. Apenas se solucionaba una crisis
cuando aparecía otra que me absorbía completamen­
te . . .
"La dramática historia que encierran sus páginas es
una de las más grandes que jamás haya vívido el
hombre . . .
" E n ella hay u n mensaje d e vital importancia para
todas las personas . . .
"Los arqueólogos pueden sentirse entusiasmados al
leer sobre ruinas de ciudades, carreteras y edificios
antiguos . . .
"Los periodistas encontrarán e n este libro una crisis
detrás de otra, presentando interesante material para
escribir incontables historias de suspenso . . .
"Este libro sin igual atraerá l a atención d e los nave­
gantes . . .
"El estudiante d e economía hallará e n este libro
único en su género la desintegración de naciones en­
teras por culpa del orgullo, la vida fácil y el hijo des­
medido que las dejó reducidas finalmente al hambre
y al cautiverio . . .
"Los astrónomos y los geólogos leerán e n sus pági­
nas acerca de señales en los cielos y de nuevos astros
en el firmamento, de tres días sin sol. . . de noches sin
obscuridad . . . y de un vapor de tinieblas tan impene­
trable que ningún brillo, ninguna vela, ni antorcha, ni
fuego podían dar algo de luz .. .
"Los ingenieros aprenderán . . . que . . . siglos atrás hubo personas que levantaron edificios, construyeron
templos e hicieron carreteras de cemento . . .
"Los sicólogos podrán estudiar e l comportamiento
humano y la forma en que la mente trabaja y el pro­
ceso de razonamiento por medio del cual el hombre
se convence a sí mismo de que 'lo bueno es malo, y
que lo malo es bueno' . . .
"El educador descubrirá e n sus páginas tesoros de
literatura y poesía . . .
"Los políticos, gobernantes, reyes, presidentes y mi­
nistros deberían estudiar este libro para ver en qué
forma se levantan y caen los imperios y la diferencia
que existe entre un buen estadista y la demagogia . . .
"Los científicos podrán leer sobre instrumentos ra­
ros que nunca fueron patentados ni se volvieron a fa­
bricar; de elementos que, sin necesidad de energía,
iluminaban indefinidamente la obscuridad . . .
"Los militares podrán aprender mucho sobre estra­
tegia, intrigas, desplazamientos, moral. . .
"Sin embargo, no son los momentos dramáticos que
relata el libro ni la historia ni la narración lo que es
tan importante, sino su poder de transformar al hom­
bre en un ser semejante a Cristo digno de alcanzar la
exaltación.
"Es la palabra de Dios. Es un poderoso segundo
testigo de Cristo. Y, ciertamente, todos los verdaderos
creyentes que aman al Redentor recibirán con los bra­
zos abiertos toda evidencia adicional de su divini­
dad . . .
"Mis queridos amigos, os presento e l Libro d e Mor­
món. Espero que lo leáis con devoción y lo estudiéis
cuidadosamente a fin de que recibáis el testimonio de
su divinidad" (Spencer W. Kimball, en Conference
Report, abril de 1 963, págs. 62-65, 67-68).
v
VI
Lección introductora
Introducción
Las páginas preliminares al Libro de Mormón con­
tienen los siguientes importantes documentos: El títu­
lo, la portada, la introducción, el testimonio de tres
testigos, el testimonio de ocho testigos, el testimonio
del profeta José Smith y una breve explicación acerca
del Libro de Mormón.
Notas y comentarios
El título
Un anuncio oficial
Durante la conferencia general llevada a cabo en
octubre de 1982, el élder Boyd K. Packer anunció:
"También debo deciros que, de acuerdo con una deci­
sión reciente de las Autoridades Generales, el Libro
de Mormón de ahora en adelante se publicará con el
título: "El Libro de Mormón: Otro Testamento de Je­
sucristo" ("Las Escrituras", Liahona, enero de 1983,
pág. 101).
Capítulo 1
"No necesitamos comprobar que el Libro de Mor­
món es verdadero. El libro es en sí su propia prueba.
¡Todo lo que necesitamos hacer es leerlo y declararlo!
El Libro de Mormón no está en tela de juicio; la gen­
te del mundo, incluso los miembros de la Iglesia, es­
tán en tela de juicio en cuanto a lo que vayan a hacer
con el segundo testigo de Cristo" ("El nuevo testigo
de Jesucristo", Liahona, enero de 1985, pág. 6).
Dos años más tarde, el presidente Benson volvió a
hacer hincapié en la importancia del Libro de Mor­
món y amonestó a los miembros de la Iglesia advir­
tiéndoles que estaban bajo condenación por no pres­
tar atención al Libro de Mormón:
" 'Y permanecerán bajo esta condenación hasta que
se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a sa­
ber, el Libro de Mormón' (D. y C. 84:54-57).
"¿Es razón para que hoy nos parezca el Libro de
Mormón menos importante el hecho de que lo haya­
mos tenido por más de un siglo y medio?
¿Recordamos el nuevo convenio, a saber, el Libro de
Mormón? En la Biblia tenemos el Antiguo y el Nuevo
Testamento. La palabra testamento es el equivalente en
inglés de una palabra griega que se puede traducir
como convenio. ¿Es esto lo que quiso decir el Señor
cuando llamó al Libro de Mormón " el nuevo conve­
nio"? Porque es en realidad otro testamento o testigo
de Jesús. Esta es una de las razones por las que re­
cientemente agregamos las palabras 'Otro Testamento
de Jesucristo' al título del Libro de Mormón" ("El Li­
bro de Mormón: La clave de nuestra religión", Liaho­
na, enero de 1987, pág. 3).
La portada
El autor de la portada
El profeta José Smith declaró: " . . . la portada del Li­
bro de Mormón es una traducción literal de la última
hoja del lado izquierdo de la colección o libro de
planchas . . . " (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 1).
Ya que se trata de la última hoja, o página del regis­
tro, y la portada dice que el Libro de Mormón fue
"sellado por Moroni", se cree que fue él quien escri­
bió la portada.
"Por medio de los gentiles "
El presidente Ezra Taft Benson dio su testimonio e
instó a todos a leer el Libro de Mormón:
"Invitamos a todos los hombres, dondequiera que
estén, a que lean el Libro de Mormón, otro testamen­
to de Jesucristo.
"La Biblia está sobre el púlpito de cientos de dife­
rentes sectas religiosas. El Libro de Mormón, el regis­
tro de José, verifica y aclara lo que dice la Biblia. Qui­
ta tropezaderos y reestablece muchas cosas claras y
preciosas. Testificamos que cuando se usan juntos, la
Biblia y el Libro de Mormón confunden las falsas doc­
trinas, ponen fin a las contenciones y establecen la
paz. (Véase 2 Nefi 3: 12.)
" . . . José Smith (por medio de quien fue revelado el
Libro de Mormón) era de la tribu de Efraín. Al mismo
tiempo el Profeta era de los gentiles, lo cual significa
que era ciudadano de una nación gentil y también
que no era judío" (Bruce R. McConkie, Mormon Doc­
trine, pág. 311; citado en El Libro de Mormón, Doctrina
del Evangelio; Suplemento para el maestro [PC­
SS56M6SP], págs. 3-4).
El propósito del Libro de Mormón
" . . . ¿cuál es el propósito principal del Libro de Mor­
món? El traer a los hombres a Cristo, para que se re­
concilien con El, y se unan a su Iglesia - en ese or­
den" (véase 2 Nefi 25:23; D. y C. 20: 1 1-14, 35-37)
(Ezra Taft Benson, "Un nuevo testigo de Jesucristo",
Liahona, enero de 1985, pág. 5).
1
Capítulo 1
dato divino de organizar la Iglesia. Por consiguiente,
es la única iglesia verdadera establecida por un l?ro �e­
ta que actuó por orden de Dios: Por lo tanto, es I.r;dIS­
cutible que el verdadero mensaje de la RestauraclOn
se establece en y mediante el Libro de Mormón" (Bru­
ce R. McConkie, en Conference Report, abril de 1961,
págs. 39-40; citado en El Libro de Mormón, Religión
1 2 1 - 1 22, Manual para el alumno [PMSI0891SP], pág. 9).
Introducción
La clave de nuestra religión
José Smith dijo: "Declaré a los hermanos que el Li­
bro de Mormón era el más correcto de todos los libros
sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que
un hombre se acercaría más a Dios por seguir sus
preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas
del Profeta José Smith, págs. 233-234; véase también el
discurso del presidente Benson en los Temas suple­
mentarios A).
"La expresión del Profeta de que ' el Libro de Mor­
món es la clave de nuestra religión' significa precisa­
mente eso. La piedra clave es la piedra central en la
cima de un arco. Si se quita, el arco se derrumba; de
la misma manera, el llamado mormonismo - de he­
cho el Evangelio de Cristo, restaurado de nuevo en
esta época - se mantiene firme por la veracidad del
Libro de Mormón . . .
"El Libro d e Mormón tiene por objeto probar que
Dios inspira a los hombres y los llama a efectuar Su
santa obra en esta época y generación, y establece la
veracidad de las grandes verdades que encierra el
mensaje de la Restauración. Si el Libro de Mormón es
verdadero, nuestro mensaje al mundo es verdadero;
la verdad de este mensaje se establece en y mediante
este libro . . .
"El Libro d e Mormórt s e alza como u n testigo d e la
Primogenitura divina de Cristo; salió a luz para
' . . . convencer al judío y al gentil de que Jesús es el
Cristo, el Eterno Dios, que se manifiesta a sí mismo a
todas las naciones . . . ' (Portada del Libro de Mormón.)
"Este libro es también un testigo de la misión divi­
na del profeta José Smith y de la divinidad de la Igle­
sia que se estableció por su intermedio. Por sí misma,
esta obra prueba al mundo que José Smith es �n pro­
feta, ya que la recibió de manos de un person�Je re­
sucitado y la tradujo por el don y poder de DIOS. Por
motivo de que el Libro de Mormón se obtuvo por �e­
velación y a través del ministerio de ángeles, es eVI­
dente entonces que José Smith también recibió otras
revelaciones y las ministraciones de otros seres celes­
tiales. Entre esas revelaciones se encontraba el man2
El Libro de Mormón es para nuestra época
"El Libro de Mormón se escribió para nosotros, los
que vivimos en la actualidad; Dios es su autor. E � ��
registro de un pueblo caído, y para nuestra bendIclOn
fue compilado por hombres inspirados. Ese pueblo
del cual habla el libro jamás lo poseyó porque estaba
destinado para nosotros y no para ellos. Mormón, el
antiguo profeta cuyo nombre lleva el libro, sintet�zó
siglos enteros de historia. Dios, quien conoce el fm
desde el principio, le indicó lo que debía incluir en la
condensación, para que satisficiera las necesidades
que nosotros tendríamos en estos tiempos" (Ezra Taft
Benson, "El Libro de Mormón es la palabra de Dios",
Liahona, ago. de 1975, pág. 41).
Los miembros de la Iglesia deben leer el Libro de Mormón
El presidente Joseph Fielding Smith habló sobre la
importancia de estudiar concienzudamente el Libro
de Mormón:
"Me parece que ningún miembro de esta Iglesia
puede sentirse satisfecho hasta que haya leído el Li­
.
bro de Mormón una y otra vez, y lo haya conSIdera­
do a fondo para poder dar testimonio de que es cier­
tamente un registro inspirado por el Todopoderoso, y
que su contenido es verdadero...
.
. ,
" . . . Dios no puede aceptar en su presencia a nmgun
miembro de esta Iglesia si éste no ha leído seria y cui­
dadosamente el Libro de Mormón" (en Conference
Report, oct. de 1961, pág. 18; citado en Religión 1211 22, pág. 15).
El presidente Ezra Taft Benson indicó que el cono­
cimiento que una persona tenga del Libro de Mor­
món afecta en gran manera su espíritu y su convic­
ción del evangelio:
Capítulo 1
"Todos los miembros de la Iglesia deben conocerlo
[el Libro de Mormón] mejor que cualquier otro libro;
y no solamente debemos reconocer la historia y los
relatos de fe y valor, sino también comprender sus
enseñanzas . . .
"No h e podido menos que notar l a diferencia que
existe en discernimiento, percepción, convicción y po­
der espiritual entre los que conocen y aman el Libro
de Mormón y aquellos que no se interesan en él. Este
libro es un tamiz del carácter" ("Los dones del Se­
ñor", Liahona, abril de 1977, pág. 25).
Los testimonios de los testigos
La ley de testigos
"Siempre que el Señor ha establecido una dispensa­
ción, revelando Su eV2ngelio y confiriendo el sacer­
docio y las llaves a los hombres, ha actuado de acuer­
do con la ley de testigos que El mismo ordenó. Esa ley
dice así: 'Por boca de dos o de tres testigos se decidi­
rá todo asunto' . (2 Coro 13:1; Deut. 17:6; 19: 15; Mateo
18:15-16; Juan 8:12-29.)
"El hombre nunca ha tenido que actuar solo al esta­
blecer una nueva dispensación o verdad revelada, ni
ha tenido que cargar solo con la responsabilidad de
semejante mensaje y amonestación al mundo. En to­
das las dispensaciones, desde Adán hasta el presente,
dos o más testigos han unido siempre sus testimonios
al suyo, para que en esa forma, si el testimonio fuera
rechazado, los que escucharan y rechazaran el testi­
monio no tendrían excusa en el día del juicio" (Mc­
Conkie, Mormon Doctrine, pág. 436).
bres más, algunos de los cuales fueron más tarde ex­
comulgados de la Iglesia, mantuvieron su testimonio
hasta el día de su muerte de que habían visto y pal­
pado las planchas de las cuales se había traducido el
Libro de Mormón. La incredulidad de todo el mundo
no prueba que esos hombres no hayan dicho la ver­
dad, ya que no hay testigos que les apoye" (en Con­
ference Report, abril de 1929, pág. 128) .
Padre, Hijo y Espíritu Santo
La frase, "al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
que es un Dios", que se encuentra en el testimonio de
los tres testigos, o declaraciones similares (véase Mo­
síah 15:4, Alma 1 1 :44, Mormón 7:7 y D. y C. 20:28), no
debe interpretarse como que los miembros de la Tri­
nidad son físicamente una sola persona, sino que son
tres personas individualmente diferentes que con­
cuerdan en todo como una sola (véase 1 Juan 5:7-8).
Haciendo referencia al pasaje que se encuentra en
Juan 17: 1 1 , 20-23, el profeta José Smith enseñó:
"Deseo leeros el pasaje yo mismo: 'Yo concuerdo con
el Padre, y el Padre concuerda conmigo, y los dos
concordamos como uno'. En el griego se ve que debe­
ría decirse concordar. 'Padre, te ruego por los que me
has dado del mundo. Mas no ruego solamente por és­
tos, sino también por los que han de creer en mí por
la palabra de ellos. Para que concuerden todos como
tú, Padre, conmigo, y yo contigo, para que también
concuerden con nosotros'; y así todos puedan vivir
en unidad . . . " (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág.
463).
El testimonio de doce testigos
Resumen analítico
El presidente Heber J. Grant hizo hincapié en la
importancia de los testigos del Libro de Mormón:
"No creo que haya ningún tribunal de justicia en el
mundo en donde se juzgara a una persona por asesi­
nato, y que escuchando el testimonio de doce ciuda­
danos respetables testificar del hecho con pleno cono­
cimiento de las circunstancias, y no habiendo nadie
que testifique en contra de lo que ellos hayan dicho,
no condene a esa persona del cargo imputado. Noso­
tros tenemos el testimonio de José Smith y el testimo­
nio de tres testigos del hecho de que Dios les dio un
conocimiento acerca del Libro de Mormón, de que un
ángel de Dios les declaró desde los cielos que el libro
había sido traducido por el don y el poder de Dios.
Esos hombres fueron Oliverio Cowdery, David Whit­
mer y Martin Harris. Aun cuando ellos se apartaron
de la Iglesia, hasta el día de su muerte mantuvieron
firme su testimonio concerniente a la declaración del
ángel y de que se les había ordenado dar testimonio
de la divinidad del libro. y así lo hicieron. Ocho hom-
Analice minuciosamente la portada del Libro de
Mormón con el fin de encontrar las respuestas a las
siguientes preguntas:
¿Para quiénes se escribió el Libro de Mormón?
¿Con qué fin se escribió, y cuál era el objetivo que
deseaban alcanzar sus autores?
¿Qué evidencias indican que salió a la luz por me­
dio de la mano de Dios?
¿Qué amonestación se da a los que lo critiquen?
• Cuando una persona llega a saber que el Libro de
Mormón es verdadero, ¿qué otras verdades debe
aceptar al mismo tiempo? (Véase D. y C. 20:1-12.)
• Los profetas nos han enseñado que el Libro de
Mormón se escribió para nuestra época. ¿Qué eviden­
cias hay en este libro de que los que lo escribieron sa­
bían cuáles serían nuestras necesidades? ¿Cómo sa­
bían lo que debían incluir para que fuera de valor pa­
ra nosotros en la actualidad? (Véase Mormón 8:25-35;
presten especial atención a los versículos 34-35.)
•
3
1 Nefi 1 -5
Introducción
Dios se comunica con el hombre por medio de la
revelación. Tanto Nefi como Lehi, su padre, eran pro­
fetas que recibían ese tipo de comunicación. �l leer 1
Nefi considere las diferentes formas y la cantIdad de
vece� que Dios reveló Su voluntad a Lehi y a Nefi.
Ponga particular atención a la fiel reacción de estos
dos grandes siervos de Dios.
Notas y comentarios
1 Nefi. El encabezamiento
El encabezamiento es un resumen de 1 Nefi y es
parte del texto original. No es un agregado mode�no
(fíjese en la última oración). Todos los enc�bezamI.er:­
tos del Libro de Mormón son parte del registro ongI­
nal que recibió el profeta José Smith, incluso las notas
que preceden a algunos capítulos (por ejemplo Mo­
síah 9 y Alma 21). Los breves resúmenes que se en­
cuentran al principio de los capítulos se agregaron
posteriormente para ayudar al lector.
1 Nefi 1:1. Un registro del pueblo de Nefi
Nefi escribió este registro cerca de treinta años des­
pués que la colonia de Lehi salió �e Jerusalén y llegó
.
a la tierra prometida. (Véase 1 NefI 19:1-5; 2 NefI
5:28-31 .)
1 Nefi 1:1-3. El idioma en que se escribió el Libro de
Mormón
En Mormón 9:32-33, Moroni explica que las plan­
chas se escribieron en egipcio reformado, el cual ha­
bían alterado los nefitas de acuerdo con su forma de
hablar. Algunos eruditos afirman que el egipcio refor­
mado era una especie de taquigrafía. Moroni declaró
que si las planchas hubieran sido más grandes, ha­
brían escrito en ellas en hebreo y, por lo tanto, el re­
gistro no habría tenido imperfecciones (véase el verso
33). Ello nos da a entender que el egipcio reformado
no debe de haber sido tan claro y exacto como el he­
breo, y que escribir en ese idioma debe de haber re­
querido menos espacio que escri?ir en hebreo. . Este
conocimiento nos ayuda a apreciar mucho mejor has­
ta qué punto era eficiente el idioma egipcio reforma­
do.
El idioma hebreo es muy compacto si se compara
con el español y otros idiomas occidentales. Se re­
quieren menos de la mitad de las palabras para �x�
presar una idea en hebreo que en muchos otros IdIO­
mas. No conocemos el tamaño de los caracteres con
los que Mormón y Moroni escribieron, pero es obvio
que si rechazaron el hebreo porqu� las planchas no
, 9:33),
eran lo suficientemente grandes (vease Mormon
entonces el egipcio reformado debe de haber sido un
idioma notable por su capacidad de transmitir gran
cantidad de información con pocas palabras.
4
Capítulo 2
1 Nefi 1:4. Profetas para amonestar al pueblo
Nefi dijo que "muchos profetas" (1 Nefi 1 :4) andu­
vieron entre el pueblo. Sabemos que entre ellos se en­
contraban Jeremías, Ezequiel, Nahum, Habacuc y So­
fonías. En Jeremías 35:15 se hace un comentario se­
mejante en cuanto a los numerosos profetas enviados
por el Señor para amonestar al pueblo.
1 Nefi 1:4. Condiciones políticas
"En el año 608 a. de J. c., año que marca la era pre­
cedente al comienzo del Libro de Mormón, el reino
de Judá enfrentaba su hora crucial. Necao, faraón de
Egipto, había enviado un ejército contra Asiria, y la
.
ruta del avance militar egipcio era a través de PalestI­
na. Josías, rey de Judá, resolvió resistirse al ejército
que se aproximaba, y salió para enfrentarlo al mando
de un pequeño contingente judío. En la batalla que
tuvo lugar, los hebreos resultaron vencidos y el rey
Josías fue muerto. Los judíos entonces escogieron co­
mo rey a uno de los hijos de Josías, llamado J�ac�z;
pero después de tres meses en el trono, los egipcIOS
lo reemplazaron con otro de l?s hijos �e Jos�as, ?a­
!
cim. Durante tres años el faraon de EgIpto eJercIO
control político sobre el reino de Judá, utilizando al
rey como un títere. Fue entonces, en el memorable
año 605 a. de J. c., que los babilonios juntaron un po­
deroso ejército y aplastaron a las fuerzas del faraón
en la batalla de Carquemis, arrebatando así de manos
de Egipto a la nación judía. (El relato bíblico de esa
, .
época se encuentra en 2 Reyes, caps. 23-25; 2 Crom­
cas, cap. 36; Jeremías, caps. 26-39.)
.
, no obtuvo su h­
"De todas maneras el pueblo jUdIO
bertad; en lugar de extranjeros egipcios, eran extran­
jeros procedentes de Babilonia los que regían el país.
Palestina del sur se tornó en un estado vasallo; y, la­
mentablemente para todos, permitieron que el traidor
Joacim, el rey judío que habían puesto los egipc�os,
retuviera el trono. Antes de que pasara mucho tiem­
po, el nuevo monarca y sus súbditos se subl��aron.
En consecuencia, el rey Nabucodonosor envIO un
ejército a Jerusalén y sitió la ciudad rebelde. No se sa­
be con exactitud si Joacim murió o si el enemigo lo
tomó prisionero, pues el relato bíblico. dic.e que fue su
hijo Joaquín quien se rindió a los babIlomo�.
.
"Estas luchas entre Asiria, Babilonia y Egipto tUVIe­
ron lugar antes de iniciarse la historia n: gistrada en �l
Libro de Mormón, pero es parte de la Vida de sus pn­
meros personajes principales. Al comienzo de la hi?to­
ria se habla de Sedequías, tío del malogrado Joaqum,
un monarca de veintiún años de edad, bien intencio­
nado pero débil, que estaba en el prim�r año de su
reinado. De acuerdo con el Segundo Libro de los Re­
yes, fue Nabucodonosor de Babilonia quien lo fUSO
en el trono. Era una época de gran maldad; la mmo­
ralidad y la corrupción predominaba�; la f�lta de
.
honradez, los juramentos falsos y la Idolatna eran VI­
cios comunes en aquella época. Como si los pecados
de la gente no fueran suficientes �ara tra.er �obre �l
.
pueblo los juicios de Dios,. Sedeqmas decI�IO seguir el
desastroso camino de JoaClm, buscando ahanza con
Egipto para liberarse de Babilonia. Fue entonces que
Capítulo 2
el profeta Jeremías, cuyas oscuras profecías ya le ha­
bían dado notoriedad en los días de Joacim, salió a
anunciar otra vez las nefastas declaraciones de que
Jerusalén y su templo serían destruidos y que toda la
nación sería llevada al cautiverio si no se arrepentían
y escuchaban las amonestaciones del Señor. Pero la
declaración de que Dios se volvería contra su pueblo
escogido y permitiría que destruyeran su sagrado
templo y su ciudad santa se consideró un sacrilegio.
Para los furiosos sacerdotes y príncipes, la profecía
era una traición y rayaba en la blasfemia. Como con­
secuencia, se ordenó el arresto y encarcelamiento de
Jeremías" (Daniel H. Ludlow, A Campan ion to Your
Study of the Book of Mormon, págs. 62-63). Si Lehi se
hubiera quedado en Jerusalén, habría corrido la mis­
ma suerte o quizás peor.
1 Nefi 1:16-17. Dos juegos de anales
Con el fin de saber dónde termina la recopilación
que hizo Nefi de los anales de Lehi y dónde comien­
zan los suyos propios, véase 1 Nefi 9: 1 y 10:1.
1 Nefi 2:6-7. Literatura traducida
En 1 Nefi 2:6-7 hay dos evidencias más de que el
Libro de Mormón es literatura traducida. Primero, en
muchas partes del mundo todos los ríos son "ríos de
agua", pero en el Oriente Medio los ríos que mantie­
nen su caudal todo el año son pocos en realidad. Du­
rante las lluvias de invierno, miles de guadas o cauces
secos se convierten en ríos. En los meses de sequía
son "arroyos secos" y no de agua. Segundo, el "altar
de piedras" (vers. 7) que levantó Lehi es una muestra
de obediencia al mandamiento que se encuentra en
Exodo 20:24-26 y en Deuteronomio 27:5-6.
1 Nefi 2:11-24. Lamán y Lemuel
La descripción que Nefi hace de sus hermanos es
una acusación grave y demuestra cuán endurecidos
estaban Lamán y Lemuel. Adviértase el poder espiri­
tual que tenía Lehi (véase 1 Nefi 2:14) y la fuente y la
clave de la grandeza de Nefi (véanse los verso 16, 1920,22).
En los versículos 20-24 se encuentran registrados
los principios que gobernarían la colonia de Lehi en
la tierra prometida. ¿En qué forma nos aclaran estos
versículos la razón por la cual el Señor hizo que los
hermanos rebeldes acompañaran al padre hasta la tie­
rra prometida?
1 Nefi 3:1-10. El viaje de regreso a Jerusalén
La distancia que hay entre Jerusalén y el mar Rojo
(el Golfo de Akaba) es de unos 300 kilómetros a tra­
vés de un territorio caluroso y desértico, que en la
antigüedad se encontraba infestado de asaltantes de
caminos. Lehi y su familia ya habían recorrido unas
tres jornadas más allá de ese lugar (véase 1 Nefi 2:56). Esto quiere decir que tenían por lo menos un viaje
de doce a catorce días sólo para llegar a Jerusalén, lo
cual le da más significado a la respuesta de Nefi re­
gistrada en 1 Nefi 3:7.
armadura ceremonial se reunía con 'los ancianos de
Israel' para consultas secretas efectuadas por la no­
che; que tenía la custodia de un tesoro; que era de la
antigua aristocracia, siendo también pariente lejano
de Lehi; que probablemente su puesto lo tenía gracias
a sus antepasados... que en su casa se encontraban
depositados anales muy antiguos; que era un hombre
grande, de mal genio, astuto y peligroso, además de
cruel, codicioso, inescrupuloso, débil y dado a la bebi­
da" (Hugh Nibley, Lehi in the Desert and the World of
the Jaredites, pág. 1 1 1 ) .
1 Nefi 3:26-31. L a evidencia del poder d e Dios
De 1 Nefi 3:26-31 se desprenden varios puntos in­
teresantes. ¿Podía la ira insensata de Lamán y Lemuel
estar relacionada con la pérdida de su riqueza? (Véa­
se 1 Nefi 2:11.) Varias veces fue también necesaria la
intervención divina para preservar a Nefi del odio de
sus hermanos; pero ni siquiera la real e indiscutible
evidencia del poder de Dios fue suficiente para ablan­
dar la dureza de sus corazones. iEs increíble que ha­
yan visto a un ángel y que hayan seguido quejándose
inmediatamente después de su partida!
Esa evidencia corrobora la parábola del Salvador
cuando dijo: "Si no oyen a Moisés y a los profetas,
tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare
de los muertos" (Lucas 16:31). lEn qué forma se pue­
de aplicar este principio a la gente que dice cosas co­
mo: "Si yo viera las planchas de oro, no tendría du­
das y sabría que el Libro de Mormón es verdadero"?
1 Nefi 4:4-27. El encuentro de Nefi con Labán
Al leer el relato de Nefi sobre su encuentro con La­
bán, recuerden sus palabras en 1 Nefi 3:7. Es evidente
que esas palabras no fueron dichas con el propósito
de alardear, sino que Nefi realmente era sincero en lo
que decía. También podemos aprender que aunque el
Señor prepara el camino para que el siervo obediente
guarde Sus mandamientos, la vía no siempre resulta
fácil de seguir.
A medida que continúen el estudio del Libro de
Mormón, presten atención a la importancia que las
planchas de bronce tienen en la historia de los nefitas.
Mar Mediterráneo
Mar de
Galilea
Desierto de Arabia
1 Nefi 3:23-25. Labán
"Con unos pocos trazos diestros y reveladores es
posible visualizar al pomposo Labán con una perfec­
ción fotográfica. Sabemos que estaba al mando de
una guardia de cincuenta hombres; que con toda la
5
Capítulo 2
1 Nefi 4:26. La Iglesia en la época de Lehi
"¿Había una iglesia en la antigüedad? Si la había,
¿cómo estaba organizada y gobernada? No hubo un
solo segundo durante la llamada era precristiana en
la que no existiera la Iglesia de Jesucristo sobre la faz
de la tierra, organizada básicamente de la misma for­
ma en que lo está ahora. Melquisedec pertenecía a la
Iglesia, al igual que Labán y Lehi, mucho antes de
que este último partiera de Jerusalén.
"Existió siempre el poder apostólico. El Sacerdocio
de Melquisedec dirigió en todo momento el curso del
Sacerdocio Aarónico. Todos los profetas poseyeron
una posición de jerarquía dentro de la época" (Bruce
R. McConkie, "The Bible, a Sealed Book", en Supple­
ment, a Symposium on the New Testament, 1984, pág. 6).
1 Nefi 4:32-37. Un juramento inviolable
"Cuando Zoram vio a los hermanos y oyó la verda­
dera voz de Nefi, recibió la sorpresa de su vida y,
presa del pánico, intentó huir hacia la ciudad. En tal
situación solamente había una cosa que Nefi podía
hacer para salvar a Zaram y al mismo tiempo evitar
que diera la alarma; y ningún occidental podría adivi­
nar de qué se trataba. Nefi, un individuo poderoso,
sujetó al aterrorizado Zoram lo suficiente para poder
jurarle solemnemente al oído: '... como vive el Señor,
y como vivo yo . . . ' (1 Nefi 4:32), que no le haría daño
alguno si lo escuchaba. Zaram inmediatamente se
tranquilizó y Nefi le hizo otro juramento diciéndole
que sería un hombre libre si se unía a su grupo:
'...Por lo tanto, si bajas al desierto adonde está mi pa­
dre, habrá lugar para ti entre nosotros' (1 Nefi 4:34).
con nosotros... cesaron nuestros temores respecto a él'
(1 Nefi 4:35, 37).
"La reacción de ambas partes tiene sentido cuando
sabemos que el juramento es sumamente sagrado e
inviolable entre los pueblos del desierto y sus descen­
dientes. 'Es muy difícil que un árabe viole su jura­
mento, aunque su vida esté en peligro', pues 'no hay
nada más poderoso y sagrado que el juramento entre
los nómadas', y aun es así entre los árabes que viven
en la ciudad si ese juramento se pronuncia bajo con­
diciones especiales. 'Jurar es un acto sagrado entre los
beduinos', dice una autoridad reconocida. 'jAy de
quien jure en falso; su lugar en la sociedad se verá
afectado y su reputación arruinada! Nadie recibirá su
testimonio y, además, deberá pagar una multa en di­
nero'.
"Sin embargo, no todo juramento tiene el mismo
poder. Para que un juramento sea más solemne e in­
violable, debe hacerse por la vida de algo, aun cuando
no sea más que por una brizna de hierba. El único
juramento más grande y tremendo que 'por mi vida'
o (el menos común) 'por la vida de mi cabeza', es el
gua hayat Allah, 'por la vida de Dios' o 'como vive el
Señor', que es el equivalente al árabe del antiguo he­
breo hai Elohim . . .
"Entonces vemos que l a única forma en que Nefi
podía apaciguar al desesperado Zoram en un instante
era pronunciando el único juramento que un hombre
no se atrevería a quebrantar, el más solemne de todos
los juramentos para el semita: 'Como vive el Señor, y
como vivo yo' (1 Nefi 4:32)" (Hugh Nibley, An Appro­
ach to the Book of Mormon, págs. 103-105).
1 Nefi 5:10-22. Las planchas de bronce
"Lo que sorprende al lector occidental es el efecto
milagroso del juramento de Nefi sobre Zoram. Basta­
ron unas pocas palabras convencionales para que en
seguida entrara en razón. Y lo mismo sucedió con los
hermanos de Nefi, ya que tan pronto como Zoram hi­
zo su '...juramento que permanecería desde entonces
6
"Cuando el Señor sacó a Lehi y su colonia de Jeru­
salén, les pidió que llevasen consigo las planchas de
bronce que Labán había tenido bajo su custodia. Esas
planchas, que Nefi pudo obtener gracias a su fe y ce­
lo (1 Nefi 3; 4), eran un tomo de Escrituras sagradas
que contenían el relato de los tratos de Dios con los
hombres desde el principio de la humanidad hasta
ese día. Eran 'los anales de los judíos' (1 Nefi 3:3), el
registro de muchas de las profecías dadas desde el
principio del mundo, incluso parte de algunas pro­
nunciadas por Jeremías. En esas planchas se encontra­
ba la ley de Moisés, los cinco libros de Moisés y la ge­
nealogía de los antepasados nefitas. (1 Nefi 3:3, 20;
4:15-16; 5:1 1-14.)
"En ellas había más de lo que hoy tenemos en el
Antiguo Testamento. (1 Nefi 13:23.) Las profecías de
Zenoc, Neum, Zenós, José el hijo de Jacob y probable­
mente de muchos otros profetas se encontraban pre­
servadas en ellas, y muchos de esos escritos eran pre­
dicciones relacionadas con los nefitas. (1 Nefi 19: 10,
21; 2 Nefi 4:2, 15; 3 Nefi 10:17.)
"No se debe subestimar el valor que las planchas
de bronce tenían para los nefitas. Por intermedio de
ellas pudieron preservar su idioma (1 Nefi 3:19), la
mayor parte de su cultura y el conocimiento religioso
del pueblo del cual provenían (1 Nefi 22:30). En con­
traste, los mulequitas, que salieron de Jerusalén unos
once años después que Lehi y que no tenían anales
semejantes a las planchas de bronce, pronto cayeron
en la apostasía, se volvieron incrédulos y perdieron
su idioma, civilización y religión. (Omni 14-18.)
"De profeta a profeta y de generación en genera­
ción, los nefitas entregaron y preservaron las plan­
chas de bronce. (Mosíah 1 : 16; 28:20; 3 Nefi 1 :2.) El
Capítulo 2
Señor prometió que algún día las sacaría a luz, inalte­
radas por el tiempo y reteniendo su brillo original, y
entonces el relato que contienen iría '... a toda nación,
tribu, lengua y pueblo... ' (Alma 37:3-5; 1 Nefi 5: 1819)" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 103).
Resumen analítico
• En el primer capítulo del Libro de Mormón, se re­
gistran algunas experiencias de Lehi similares en al­
guna forma a las que 2400 años más tarde tuvo José
Smith. Ambos oraron y recibieron contestación a sus
oraciones, y ambos también vieron a Dios y a Su Hijo
Jesucristo. En la visión que tuvo Lehi, recibió un libro.
Años más tarde, a José Smith se le guió hasta donde
se encontraban las planchas, las cuales tradujo, sacan­
do así a luz al Libro de Mormón. ¿Por qué creen que
José Smith y Lehi tuvieron ese mismo tipo de expe­
riencias?
• Lehi dejó su casa y sus bienes materiales para obe­
decer un mandamiento del Señor. El no sabía a dón­
de iba ni los grandes riesgos y penurias que podría
sufrir su familia. ¿Cuál fue la razón por la que Lehi
tomó semejante determinación? Ahora que conoce­
mos las dificultades por las que pasaron y el resulta­
do de lo que hizo Lehi, ¿qué enseñanzas sacamos de
ello?
• ¿Por qué murmuraron Lamán y Lemuel? (Véase 1
Nefi 2:1 1-13.) ¿Por qué Nefi apoyó a su padre?
(Véanse los verso 16, 19.) ¿Cómo se reconoce si mur­
muramos contra los profetas del Señor o les apoya­
mos?
• ¿Qué evidencias hay en los capítulos de esta lección
de que Nefi poseía una gran fe? ¿Cómo creen que la
obtuvo?
• Lehi cumplió con los llamamientos que recibió del
Señor. El le declaró al pueblo todo aquello que el Se­
ñor le mandó (véase 1 Nefi 2:1), reunió a su familia y
partió con ellos hacia el desierto (véase 1 Nefi 2:2-4),
e hizo que sus hijos volvieran a Jerusalén en busca de
las planchas (véase 1 Nefi 3). ¿Por qué creen que Lehi
fue tan diligente en llevar a cabo lo que el Señor le
había ordenado? mn qué forma podemos nosotros
cumplir mejor con nuestros llamamientos?
• El obtener los registros de Labán pudo parecer una
empresa casi imposible de realizar. ¿Qué clase de es­
fuerzos tienden a fracasar y cuáles son los que tienen
éxito? ¿Por qué? (Véase Proverbios 3:5-6; 1 Nefi 4:6;
2 Nefi 4:34.) "¿Hay para Dios alguna cosa difícil?"
(Génesis 18: 14.) ¿Qué mensaje podemos obtener de
todo esto?
• Al comentar el pasaje de 1 Nefi 3:7, el élder Russell
M. Nelson dijo: "He aprendido a no poner signos de
interrogación sino de exclamación cuando se hacen
llamamientos mediante los canales inspirados del go­
bierno del sacerdocio" ("Llamado al Santo Apostola­
do", Liahona, julio de 1984, págs. 93-94).
7
1 Nefi 6-1 0
Introducción
Nefi escribió sobre las planchas con el fin de per­
suadir a los hombres a venir a Dios (véase 1 Nefi 6:34). Al leer 1 Nefi 6-10, piensen en los importantes
acontecimientos que figuran a continuación y en qué
forma son compatibles con los propósitos de Nefi: el
regreso a Jerusalén con el fin de invitar a Ismael y a
su familia a viajar con ellos, la maravillosa visión de
Lehi del árbol de la vida y las profecías de la venida
del Mesías y de lo que le pasaría a la casa de Israel.
Notas y comentarios
1 Nefi 6. El material para las planchas
Aun cuando el capítulo 6 de 1 Nefi interrumpe la
narración histórica, es sumamente significativo, ya
que deja sentado el criterio que utilizaron Nefi y los
demás escritores del Libro de Mormón al seleccionar
el material que incluyeron en las planchas.
1 Nefi 7. La unión de las dos familias
"Después que el Señor aconsejó a Lehi '... que sus
hijos debían tomar mujeres por esposas para levantar
posteridad al Señor en la tierra de promisión' (1 Nefi
7:1), Lehi inmediatamente los mandó volver a Jerusa­
lén para buscar a Ismael y a su familia. Los registros
que en la actualidad componen el Libro de Mormón
no indican exactamente cuál fue la razón por la que
se eligió a la familia de Ismael (excepto que había en
ella por lo menos cinco mujeres solteras), pero es po­
sible que el siguiente estudio provea importantes ra­
zones adicionales para haberlo hecho:
" 'Si leemos el Libro de Mormón con atención, sa­
bremos que un resto de la casa de José vivió en el
continente americano, y que Lehi supo, al escudriñar
los anales de sus antepasados que estaban escritos so­
bre las planchas de bronce, que era del linaje de Ma­
nasés. El profeta José Smith nos dijo que el registro
de Lehi se encontraba entre las 1 1 6 páginas que se
tradujeron primero y posteriormente fueron robadas.
Un compendio de éste se encuentra en el primer Li­
bro de Nefi, el cual es el registro de Nefi mismo, sien­
do también él del linaje de Manasés. Ismael, en cam­
bio, era del linaje de Efraín y, por lo tanto, al casarse
sus hijos con mujeres de la familia de Lehi y los hijos de
Lehi con las hijas de Ismael, se cumplían las palabras
que Jacob pronunció sobre Efraín y Manasés, las que
se encuentran en el capítulo 48 de Génesis y dicen
así: "Y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nom­
bre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense
en gran manera en medio de la tierra". De esa mane­
ra los descendientes de Manasés y de Efraín crecieron
juntos en el continente americano... ' (Erastus Snow,
Journal of Discourses, 23:184-185; cursiva agregada.)"
(Daniel H. Ludlow, A Companion to Your 5tudy of the
Book of Mormon, págs. 99-100) .
Capítulo 3
1 Nefi 8:1. La preparación para el viaje
Es evidente que la partida de Jerusalén no fue una
salida apresurada causada por el pánico, sino que fue
algo muy bien planeado y preparado.
1 Nefi 8:2. La visión del árbol de la vida
En 1 Nefi 1 : 16, Nefi indica que su padre escribió
muchas profecías y muchas cosas que había visto en
visión de las que él (Nefi) no haría un relato detalla­
do. Sin embargo, en 1 Nefi 8, Nefi escribe un relato
detallado de la visión de Lehi del árbol de la vida
(véase también 1 Nefi 11).
El élder Boyd K. Packer explicó:
"Después que el pueblo de Lehi dejó Jerusalén, Le­
hi tuvo una visión del árbol de la vida. Nefi, su hijo,
oró para conocer el significado de ella y, como res­
puesta, recibió una asombrosa visión de Jesucristo.
"En esa visión vio:
• "A una virgen llevando a un niño en sus brazos.
• "Al que habría de preparar la vía: Juan el Bautista.
• "El ministerio del Hijo de Dios.
• "Otros doce que seguían al Mesías.
• "Abrirse los cielos y que descendían ángeles que
ejercían su ministerio entre los hijos de los hombres.
• "Multitudes de personas bendecidas y sanadas.
• "La crucifixión de Cristo.
• "La sabiduría y el orgullo del mundo que se oponía
a Su obra. (Véase 1 Nefi 1 1 : 14-36.)
"Esa visión contiene el mensaje central del Libro de
Mormón.
"El Libro de Mormón es, en realidad, otro Testa­
mento de Jesucristo" (véase "Las cosas de mi alma",
Liahona, julio de 1986, pág. 54 ) .
9
Capítulo 3
1 Nefi 8:4-35. La interpretación de la visión de Lehi
Símbolo
Un desierto obscuro y lúgubre
(8:7)
Un campo grande y espacioso
(8:9, 20)
Un árbol (8:10), también llamado
"árbol de la vida" (11:25; 15:21-22)
El fruto del árbol (8:11-12)
Un río de agua (8:13) también
llamado "fuente de aguas sucias"
(12:16)
La barra de hierro (8:19)
Vapor de tinieblas (8:23)
El edificio grande y espacioso
(8:26)
Interpretación
Ejemplos
El mundo (8:20)
El amor de Dios (11:21-22)
La venida del Hijo de Dios
(11:13-22)
El infierno y sus abismos (12:16;
15:26-36)
La maldad y la guerra
La palabra de Dios (11 :25;
15:23-25)
Las tentaciones del diablo (12:17)
El ministerio del Hijo de Dios
(11:24-25)
La apostasía, la maldad, la guerra,
la iglesia grande y abominable, co­
sas claras y preciosas quitadas de
las Escrituras (12:19-23; 13:1-9,
20-29)
La persecución del Hijo de Dios y
de quienes lo siguieron (11:26-36)
El orgullo, la sabiduría y las vanas
ilusiones del mundo (11:35-36,
12:18)
(Adaptado de Daniel H. Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mormon, pág. 101.)
Al leer el sueño de Lehi en 1 Nefi 8:4-35, mediten
sobre los símbolos básicos presentados anteriormente
y también sobre las siguientes preguntas:
¿Qué aprendemos respecto al árbol de la vida en
otros escritos sagrados? (Véase Apocalipsis 2:7; 22:1-6,
14; 2 Nefi 2:15; Alma 5:34.)
¿Qué relación existe entre 1 Nefi 8:12 y 2 Nefi 2:25?
¿Cuál fue el primer deseo que tuvo Lehi luego de
comer del fruto del árbol? (1 Nefi 8:12.)
¿Suena familiar la frase "sendero recto y angosto"
que se menciona en 1 Nefi 8:20? (Véase Mateo 7:14, 2
Nefi 31:17-19.) En el sueño de Lehi, ¿qué mantiene a
las personas en esa senda?
Posteriormente, Nefi utiliza en un gran discurso
doctrinal la misma idea de su padre de "seguir ade­
lante" (véase 1 Nefi 8:24; 2 Nefi 31:20). ¿Qué es lo
que este término intenta expresar?
El edificio grande y espacioso visto por Lehi, que
representa el orgullo del mundo (véase 1 Nefi 11:36),
aparece en el aire "a gran altura de la tierra" (1 Nefi
8:26). Si un edificio está en el aire, es indudable que
no tiene cimientos. lEn qué forma se relaciona esto
con el orgullo y la altivez? Adviertan cuántas veces
aparece en las Escrituras el término enaltecerse o si­
nónimos tales como envanecerse y engreírse (véase
2 Nefi 26:20; Jacob 1:16; Mosíah 11:5; Alma 1:6; Hela­
mán 3:34, 3 Nefi 6:10, Mormón 8:28; D. y C. 90:17;
véase además Romanos 11:20; 1 Timoteo 6:17). Tam­
bién se habla de la caída que sufrirán los orgullosos
(véase Isaías 25:11; Ezequiel 30:6).
¿Qué hacía la gente que estaba en el edificio gran­
de y espacioso para que los que se adelantaban hacia
el árbol se sintieran avergonzados? (Véase 1 Nefi
8:26-28.)
1 Nefi 8:36-38. La exhortación a Lamán y Lemuel
Cuando Lehi despertó de su sueño, sintió una gran
preocupación por Lamán y Lemuel y deseó ferviente­
mente influir en ellos para que se volvieran justos.
10
¿Fracasó Lehi como padre? (Véase Deuteronomio
6:6-7; Ezequiel 3:18-19; D. y C. 68:25.) Todo da a en­
tender que Lehi, como padre, hizo todo lo que estuvo
a su alcance por enseñar a todos sus hijos los princi­
pios del evangelio. El rechazo manifestado por La­
mán y Lemuel fue producto del mal uso de su libre
albedrío, y no el fruto de una mala enseñanza.
1 Nefi 9:2-6. Dos juegos de planchas
Es evidente que a esta altura de la historia, Nefi ha­
bía terminado de compendiar los anales de su padre
(véase 1 Nefi 1:17) y estaba listo para comenzar su
propio registro. Sin embargo, antes de hacerlo, él ex­
plica la diferencia que existe entre los dos juegos de
planchas en las que trabaja. El élder James E. Talmage
ha proporcionado una explicación detallada respecto
a estos dos juegos de planchas:
"Las planchas de Nefi se llaman así porque Nefi, el
hijo de Lehi, las preparó y sobre ellas empezó su his­
toria. Estas planchas eran de dos clases, y las pode­
mos distinguir designándolas las planchas mayores y
las planchas menores. Nefi inició su labor de historia­
dor grabando sobre sus planchas una narración histó­
rica de su pueblo desde el tiempo en que su padre
salió de Jerusalén. Esta narración relataba sus viajes,
su prosperidad y sus aflicciones, los reinados de sus
reyes y las guerras y contenciones del pueblo en for­
ma de historia secular...
"Mandado por el Señor, Nefi hizo otras planchas
sobre las cuales particularmente escribió lo que se po­
dría llamar, en términos generales, la historia eclesiás­
tica de su pueblo, refiriéndose únicamente a los acon­
tecimientos históricos cuando se hacía necesario darle
la debida continuidad a la narración. 'Recibí un man­
dato del Señor - dice Nefi - de hacer estas planchas
con el objeto especial de que se grabase una relación
del ministerio de mi pueblo' . Nefi ignoraba el propó­
sito de estas dos historias; para él fue suficiente que
el Señor le requiriese esa obra. Más adelante se verá
Capítulo 3
que fue para un sabio propósito" (Artículos de Fe,
págs. 294-295).
Resumen analítico
1 Nefi 10:4-5. El Mesías
En el pasaje de 1 Nefi 6:4-5 vemos que Nefi expli­
ca su propósito de escribir en las planchas menores.
¿Qué dice este pasaje en cuanto a las cosas a las que
debemos prestar mayor atención cuando estudiamos
el Libro de Mormón?
• ¿Qué relación existe entre 1 Nefi 3:7 y 1 Nefi 7: 12?
¿Por qué debemos ejercer nuestra fe de que Dios nos
proporcionará la forma de llevar a cabo cualquier co­
sa que El nos mande hacer? (Véase Jeremías 32:17;
Mosíah 4:9.)
• Nefi hizo otro juego de planchas aun cuando no
comprendía la razón por la cual el Señor le ordenaba
que lo hiciera (véase 1 Nefi 9:5). ¿Por qué creen que
el Señor mandó hacer ese otro juego de planchas?
(Véase Las palabras de Mormón 1 :5-7; D. y C. 10:
38-45; y también los encabezamientos de las seccio­
nes 3 y 10 de Doctrina y Convenios.)
Como cristianos decimos que Jesús es "el Cristo".
Ese término viene del griego Cristus, que significa "el
ungido". Cristus es la traducción griega del vocablo
hebreo que también significa "el ungido". Ese vocablo
hebreo es Maschiaj o Mesías según se ha castellaniza­
do. Por lo tanto, es apropiado que Lehi se refiriera al
profeta que se menciona en 1 Nefi 10:4-5 como el
Mesías, el Salvador y el Redentor.
1 Nefi 10:12-14. La alegoría del olivo
La comparación que hace Lehi de la casa de Israel
con un olivo podría derivar de su lectura de las
planchas de bronce, pues sabemos que contenían la
alegoría del olivo más tarde citada por Jacob (véase
Jacob 5).
•
11
1 Nefi 1 1 -14
Introducción
Nefi dijo: "He aquí, mi alma se deleita en las cosas
del Señor... " (2 Nefi 4:16), "...y mi corazón se deleita
en la [rectitud]" (2 Nefi 9:49). Debido a que Nefi se
deleitaba en las cosas de Dios, él sentía un gran deseo
de "conocer los misterios de Dios" (1 Nefi 2:16) y de
"guardar los mandamientos" (1 Nefi 17:15; 2 Nefi
31:10). Por haber haber obedecido los mandamientos
de Dios, Nefi pudo acercarse a El y obtener los dese­
os de su corazón. Nefi meditó sobre las enseñanzas
de su padre y buscó obtener de Dios un conocimiento
de lo que aquél había visto. Debido a su fe, tuvo el
privilegio de ver en una maravillosa visión al Hijo de
Dios, el futuro de su pueblo y el destino del Reino de
Dios.
Notas y comentarios
1 Nefi 11:1. Estudio y meditación
Mientras Nefi meditaba en su corazón sobre las co­
sas que su padre había visto, él mismo fue "... arreba­
tado en el Espíritu del Señor... " (1 Nefi 1 1 : 1).
Un día en que José Smith y Sidney Rigdon leían las
Escrituras, al llegar a un versículo, según escribieron
más tarde, "...nos maravillamos, porque nos fue reve­
lado por el Espíritu" (D. y C. 76: 18).
"Y mientras meditábamos en estas cosas, el Señor tocó
los ojos de nuestro entendimiento... " (D. Y C. 76:19;
cursiva agregada). y a continuación vieron los tres
grados de gloria.
El presidente Joseph F. Smith dijo: "El día tres de
octubre del año mil novecientos dieciocho, me hallaba
en mi habitación meditando sobre las Escrituras,
"y reflexionando en el gran sacrificio expiatorio que
el Hijo de Dios realizó...
"Mientras meditaba en estas cosas que están escritas,
fueron abiertos los ojos de mi entendimiento... " (D. Y
C. 138: 1-2, 1 1; cursiva agregada). El presidente Smith
entonces tuvo una gran visión del mundo de los espí­
ritus y de la visita de Cristo a éste.
De estos relatos aprendemos una lección importan­
te acerca del valor que tienen el estudiar y meditar en
silencio, y de cómo se pueden llegar a conocer los
misterios de Dios. En el pasaje de Moroni 10:3-5 ve­
mos que éste utiliza el término meditar como uno de
los pasos necesarios para adquirir un testimonio del
Libro de Mormón.
1 Nefi 11:21. "El Hijo del Padre Eterno"
El élder Bruce R. McConkie dijo: "Jesús es el Hijo
de Dios, y no del Espíritu Santo. De la misma manera
que Jesús es literalmente el Hijo de María, es también
en sentido literal el Hijo de Dios el Padre Eterno,
quien es un personaje exaltado con un cuerpo tangi­
ble de carne y huesos. (Véase D. y C. 130:22. ) Religio­
sos apóstatas, al no saber distinguir entre el Padre, el
Hijo y el Espíritu Santo, equivocadamente piensan
que el Espíritu Santo fue el Padre de nuestro Señor.
12
Capítulo 4
La declaración de Mateo: '...María... se halló que ha­
bía concebido del Espíritu Santo', traducida correcta­
mente debería decir: María... se halló que había con­
cebido por el poder del Espíritu Santo (Mateo 1 : 18). El
relato de Lucas (Lucas 1 :35) registra correctamente lo
que en realidad ocurrió. Alma profetizó en forma cla­
ra y precisa la concepción y el nacimiento de Cristo:
Cristo '...nacerá de María... una virgen, un vaso pre­
cioso y escogido, a quien se hará sombra y concebirá
por el poder del Espíritu Santo, y dará a luz un hijo, sí,
el Hijo de Dios ' (Alma 7:10). Nefi habló en forma simi­
lar cuando dijo que en el momento de la concepción,
María '...fue llevada en el Espíritu' por lo que el Hijo
que nació de ella fue 'el Cordero de Dios, sí, el Hijo
del Padre Eterno' (1 Nefi 1 1 : 19-21). Tal como el ángel
Gabriel lo dijo, El será el 'Hijo del Altísimo' (Lucas
1 :32) y 'el Altísimo' es el primer miembro de la Trini­
dad, y no el tercero" (Doctrinal New Testament Com­
mentary, 1 :82-83).
1 Nefi 11 :26. "La condescendencia de Dios"
En 1 Nefi 1 1 :26 leemos que a Nefi se le enseña por
segunda vez sobre la condescendencia de Dios. Des­
pués de que ese principio se le enseñó por primera
vez (véase el verso 16), recibió la visión del nacimiento
del Hijo de Dios. A la segunda vez le siguió una vi­
sión del ministerio de Cristo.
El élder Bruce R. McConkie comentó sobre los dos
sentidos diferentes de la condescendencia de Dios de
la siguiente forma: "La condescendencia de Dios, el
Padre, consiste en el hecho de que aunque es un per­
sonaje glorificado, perfecto y exaltado, es en sentido
personal y literal el Padre de un Hijo mortal nacido
de una mujer mortal. Y la condescendencia de Dios,
el Hijo, consiste en el hecho de que aunque El mismo
es el Señor Omnipotente, el mismo Ser que creó la
tierra y todas las cosas que en ella hay, habiendo na­
cido de una mujer mortal, se sometió a todas las
pruebas de este estado terrenal y sufrió '...tentaciones,
y dolor del cuerpo, hambre, sed y fatiga, aún más de
lo que el hombre puede sufrir, sin morir... ' (Mosíah
3:5-8), y finalmente sufrió la muerte de la forma más
ignominiosa" (Mormon Doctrine, pág. 155).
1 Nefi 12-14. La visión de Nefi
La visión de Nefi tiene la configuración cronológica
siguiente:
El ministerio y el sacrificio expiatorio del Señor (1
Nefi 1 1 :27-36).
La historia futura de los descendientes de Nefi
(véase 1 Nefi 12).
Una gran nación gentil en la tierra de promisión
(véase 1 Nefi 13, 14:1-8).
La iglesia grande y abominable que hace la guerra
a la Iglesia del Cordero de Dios (véanse los verso 9-14).
Los acontecimientos futuros que vio Nefi, los cuales
serían escritos por el apóstol Juan (véanse los verso
18-27).
1 Nefi 13:1-3. Los gentiles
El élder Bruce R. McConkie dijo: "En diferentes
Capítulo 4
épocas se le han atribuido varios significados al térmi­
no gentiles, dependiendo del marco histórico y de las
enseñanzas doctrinales que lo utilizan. El significado
literal del vocablo es: 'de la misma tribu o raza', y las
revisiones bíblicas frecuentemente utilizan en su lugar
la palabra naciones.
"En los días de Abraham, el término se utilizó para
referirse a aquellas naciones y pueblos que no habían
descendido de él, con la certeza adicional de que to­
dos los gentiles que recibieran el evangelio serían
adoptados al linaje de Abraham y contados entre su
simiente. El Profeta enseñó que aquellos hijos adopti­
vos se convertían literalmente en la sangre de Abra­
hamo (Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 177-178.)
En los días del antiguo Israel, a los que no pertene­
cían al linaje de Jacob se les consideraba gentiles, aun
cuando los árabes y otras razas de origen semítico
que pertenecen al linaje de Abraham no habrían sido
gentiles en ese sentido estricto de la palabra.
"Después de la destrucción del reino de Israel y del
cautiverio de las diez tribus en Asiria, los del reino de
Judá se denominaron a sí mismos judíos y considera­
ron a todos los demás como gentiles. Este es el con­
cepto que con toda seguridad aprendieron Lehi, Mu­
lek y los demás judíos que llegaron al hemisferio occi­
dental para fundar las grandes civilizaciones nefitas y
lamanitas. Por lo tanto, no debe sorprendernos en­
contrar que en el Libro de Mormón repetidamente se
habla del judío y del gentil como si esa frase marcara
una división entre todos los hombres, ni encontrar
que la parte norte del continente americano se descri­
be como la nación de los gentiles (1 Nefi 13; 3 Nefi
21), ni la promesa de que el Libro de Mormón apare­
cerá 'por medio de los gentiles' (portada del Libro de
Mormón; D. y C. 20:9)" (Mormon Doctrine, págs. 310311).
1 Nefi 13:10-12. Cristóbal Colón
"Adviértase que Nefi dice que vio '...que el
Espíritu de Dios descendió y obró sobre él... ' (Colón)
e hizo que partiera y navegara '...sobre las muchas
aguas, sí, hasta donde estaban los descendientes de
mis hermanos que se encontraban en la tierra prome­
tida' (1 Nefi 13:12).
"Colón creía que podía alcanzar 'las Indias' nave­
gando hacia el oeste. Aun cuando había todavía algu­
nas personas de su época que creían que la tierra era
plana, Colón no pensaba así y deseaba fervientemen­
te hacer el viaje. Sin embargo, fue algo más que un
ansia de aventura lo que impulsó al descubridor a lle­
var a cabo lo que él llamó 'su empresa'.
"Id a cualquier biblioteca pública, leed cualquier
biografía detallada del descubridor, e inmediatamente
se tornará claro para vosotros que él mismo se sentía
un hombre inspirado, enviado de los cielos para ha­
cer el viaje. Por ejemplo, Columbus, Don Quixote of the
Seas (Colón, el Don Quijote de los mares), escrito en
alemán por Jacob Wassermann... relata claramente esa
parte de la historia:
" 'Desde mi juventud fui marino y sigo siéndolo
hasta el presente... Dondequiera que un barco haya
ido en esta tierra, allí también he estado yo. He habla­
do y he tratado con hombres de gran conocimiento,
con sacerdotes, con laicos, latinos, griegos, judíos y
moros, y con muchos hombres de otros credos. El Se­
ñor estuvo muy dispuesto a conceder mi deseo y me
dio valor y entendimiento. Me dotó de conocimiento
de navegación en abundancia, de astronomía tanto
como fue necesario y también de geometría. Además,
me dio placer y habilidad para hacer mapas y colocar
en ellos ciudades, montañas, ríos, islas y bahías, cada
uno en su lugar. He visto y he estudiado fielmente
muchos libros sobre cosmografía, historia, crónicas y
filosofías y otras artes, por lo cual nuestro Señor me
abrió la mente, me envió al mar y me inspiró para
cumplir la empresa. Quienes oyeron de mi aventura
la llamaron locura, se burlaron de mí y Se rieron. Pero
¿quién puede dudar de que el Espíritu Santo me inspi­
ró ?' (Bastan: Little, Brown, and Ca., 1930, págs. 19-20.
Cursiva agregada.)" (Mark E. Petersen, The Great Pro­
logue, págs. 25-26.)
1 Nefi 13:13. " Salieron de su cautividad"
"En esa parte de la profecía hay expresiones que a
primera vista parecen tener poca importancia, pero
que son de gran significado. Por ejemplo, Nefi dice
que esos colonizadores 'salieron de su cautividad' al
venir al Nuevo Mundo. ¿Realmente 'salieron de su
cautividad'? ¿Cómo lo supo Nefi?
"Entendiendo cuán despóticos eran los reyes euro­
peos en aquella época, es fácil comprender que los
colonos ciertamente huyeron del cautiverio y de la
opresión. Bajo reyes tales como Jacobo I de Inglaterra,
difícilmente se podía hablar de libertad. El era el dic­
tador supremo en el gobierno, en los asuntos econó­
micos, en la educación (o en lo que en realidad se po­
día llamar educación) y en la religión del estado. En
una palabra, controlaba la vida de su pueblo.
"Francia, España, Inglaterra y Portugal fueron las
potencias principales que participaron en el descubri­
miento y exploración de América, lo cual es suma­
mente significativo como lo haremos notar más ade­
lante. Todas ellas estaban gobernadas por déspotas, y
cuando finalmente se autorizó que grupos de emi­
grantes salieran de sus 'madres patrias', ciertamente
estaban huyendo de la cautividad. La historia de los
peregrinos y los puritanos da amplia evidencia de es­
te hecho" (Petersen, The Great Prologue, págs. 32-33).
1 Nefi 13:15-19. El establecimiento de los Estados
Unidos de Norteamérica
"El Todopoderoso levantó esta gran nación ameri­
cana por el poder de su mano omnipotente, a fin de
que fuera posible establecer el reino de Dios sobre la
tierra en los últimos días. Si el Señor no hubiese pre­
parado el camino, estableciendo los fundamentos de
esta nación gloriosa, habría sido imposible (bajo las le­
yes estrictas y el fanatismo de los gobiernos monár­
quicos del mundo) haber puesto los cimientos para la
venida de su gran reino. El Señor ha hecho esto; su
mano ha estado sobre esta nación, y es su propósito y
plan engrandecerla, hacerla más gloriosa que todas
las otras y darle dominio y poder sobre la tierra, a fin
de que todos los que se encuentren en la servidum­
bre y en la esclavitud puedan ser traídos a gozar de
la más completa independencia y libertad de concien­
cia que los hombres inteligentes pueden ejercer en la
tierra" (Joseph F. Smith, Doctrina del Evangelio, pág.
402).
1 Nefi 13:19. "Librados por el poder de Dios"
El presidente Spencer W. Kimball habló sobre la
mano del Señor al preservar a los primeros colonos
de los Estados Unidos de Norteamérica y salvarlos de
un ejército aparentemente muy superior al de ellos:
"Tengo la firme convicción de que fue el Señor
quien guió a los peregrinos y puritanos [dos de los
primeros grupos de colonizadores de los Estados
13
Capítulo 4
Unidos] a través del océano, y quizás permitió las
persecuciones que les llevaron a establecerse aquí, pa­
ra que de esa forma, cuando llegaran a las costas del
continente americano con su rectitud y sus altos idea­
les y normas, pudieran establecer los fundamentos de
una nación en la cual fuera posible llevar a cabo la
restauración del evangelio. y estoy seguro de que de­
bido a que aquí no había libertad religiosa ni política,
el Señor permitió que en Valley Forge y en otros lu­
gares, unos pocos hombres mal armados, pobremente
vestidos y enfermos vencieran a un gran ejército de
soldados capacitados y a sus muchos mercenarios.
Eran sólo unos pocos contra muchos, pero esos pocos
tenían de su lado al Señor Dios de los cielos que les
dio la victoria. Como consecuencia, se obtuvo la tan
deseada libertad política y religiosa, todo lo cual se
hizo en preparación para el día en que un jovencito
buscara al Señor, lo encontrara y abriera las puertas
del cielo nuevamente. Luego de la gran manifestación
que recibió José Smith, se abrió la tierra en el cerro de
Cumora y los muertos hablaron desde el polvo" (en
Conference Report, oct. de 1950, pág. 64).
1 Nefi 13:28. "Muchas cosas claras y preciosas"
El profeta José Smith dijo: "Creo en la Biblia tal co­
mo se hallaba cuando salió de la pluma de sus escri­
tores originales. Los traductores ignorantes, los escri­
bientes descuidados y los sacerdotes intrigantes y co­
rruptos han cometido muchos errores" (Enseñanzas del
Profeta José Smith, pág. 404).
La traducción que José Smith hizo de algunos pasa­
jes de la Biblia ayudó a restaurar muchas de las
"cosas claras y preciosas" que se habían perdido (1
Nefi 13:28).
1 Nefi 13:39. "Otros libros"
"Estos últimos anales que vendrían para dar testimo­
nio del 'libro del Cordero de Dios', que es la Biblia,
son el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y las
revelaciones del Señor a José Smith" (Joseph Fielding
Smith, Man, His Origen and Destiny, págs. 411-412).
1 Nefi 14:10. "La iglesia del diablo"
El élder Bruce R. McConkie da la siguiente defini­
ción de la iglesia del diablo: "La Iglesia del diablo es
el mundo; es toda la carnalidad y la maldad de las
que el hombre caído es heredero; es toda práctica im­
pura e inicua; es toda religión falsa, todo supuesto
sistema de salvación que realmente no salva ni exalta
al hombre en el cielo más alto del reino celestial. Es
toda iglesia excepto la verdadera, ya sea que marche
debajo de un estandarte cristiano o pagano. Tal como
Moroni dijo en una época posterior hablando de la
historia nefita, y como nosotros comprenderemos en
la evaluación del pasaje de Apocalipsis 18:1-24, son
'las combinaciones secretas', las sociedades fundadas
en juramentos y la gran fuerza mundial del comunis­
mo ateo. (Véase Eter 8:14-26.)" (Doctrinal New Testa­
ment Commentary, 3:551.)
' 1 Nefi 14:13. La batalla final
El presidente Hugh B. Brown habló sobre la batalla
final que tendría lugar entre Satanás y sus seguidores
y los seguidores de Dios:
"Espero que todos los jóvenes que estén al alcance
de mi voz resuelvan esta misma noche lo siguiente:
'Voy a mantenerme puro. Voy a servir al Señor. Voy
a hacer todo lo necesario para prepararme para ser14
vir, ya que quiero estar preparado cuando venga la
batalla final'.
"Y algunos de vosotros, jóvenes, vais a participar
en esa batalla. Algunos de vosotros vais a participar
en la época final de prueba, la cual viene y está más
cerca de nosotros de lo que imaginamos" (en Confe­
rence Report, oct. de 1967, pág. 115).
1 Nefi 14:14. "Por armas la justicia"
Tener por armas la justicia quiere decir estar arma­
do con el poder de Dios y ser digno de la protección
y el cuidado del Señor. El Salvador dejó bien claro
que en los últimos días solamente estarían seguros
aquellos que "...han recibido la verdad, y han tomado
al Espíritu Santo por guía... " (D. y C. 45:57).
El presidente Harold B. Lee enseñó lo siguiente:
"Mediante la fe en Dios podéis estar en comunión
con el Infinito, y mediante el poder y la sabiduría ob­
tenidos de vuestro Padre Celestial podéis manejar los
poderes del universo con el fin de que os sirvan en la
hora de necesidad en la solución de problemas dema­
siado grandes para vuestra fuerza o inteligencia hu­
manas" (en Church News, 15 de agosto de 1970, pág. 2;
citado en El Antiguo Testamento, Religión 202, pág. 304).
Por medio del poder del sacerdocio, la fe y la guía
del Espíritu Santo, los Santos de los Ultimos Días se
encontrarán lo suficientemente armados para poder
resistir cualquier oposición.
Resumen analítico
• ¿Qué le preguntó el mensajero a Nefi antes de
mostrarle la visión? (Véase 1 Nefi 11:4.) ¿Cuán impor­
tante es la fe para obtener del Señor aquello que de­
seamos y qué pasa cuando no demostramos tener fe?
(Véase Mateo 21:22; Marcos 9:23; 1 Nefi 2:12-13;
15:6-11; 3 Nefi 15:18; 19:34-35.)
• ¿Qué responsabilidad le encomendó el mensajero a
Nefi antes de mostrarle la visión del Hijo de Dios?
(Véase 1 Nefi 11:7.) ¿Llevó Nefi a cabo lo que se le
pidió que hiciera? (Véase 1 Nefi 14:29-30.)
• ¿Qué relación existe entre la venida de Jesús y el
árbol de la vida? (Véase 1 Nefi 11:13-33.)
• Nefi dijo que el ángel le había mostrado un libro (la
Biblia), el cual era un registro de los judíos y que se
encontraba entre los gentiles (véase 1 Nefi 13:20-23).
¿Qué tres cosas importantes se le dijo a Nefi que con­
tenía el libro cuando salió de los judíos? (Véanse los
verso 23-24.)
¿Qué sacó del registro la iglesia grande y abomina­
ble, y por qué lo hizo? (Véanse los verso 26-28.)
¿Qué se le dijo a Nefi que sucedería cuando esas
cosas fueran sacadas del registro? (Véase el verso 29.)
• Nefi vio que la posteridad de Lehi recibiría el regis­
tro de los judíos de manos de los gentiles (véase el
verso 38), y que también "otros libros" saldrían a la luz
por medio de los gentiles. ¿Qué cuatro cosas impor­
tantes sucederían gracias a esos "otros libros"? (Véan­
se los verso 39-40.)
• Nefi dijo que la gente del mundo se dividiría en
"dos iglesias" (1 Nefi 14:10, y que la iglesia del diablo
lucharía contra la Iglesia del Cordero de Dios, la cual,
en número, sería relativamente pequeña (véanse los
verso 12-13). ¿Qué evitaría que los de la Iglesia del
Señor fueran vencidos? (Véase el verso 14.) mn qué
forma se relaciona el mensaje de Nefi en este pasaje
con el que se encuentra en 1 Nefi 22:16-17, 22 y
Doctrina y Convenios 103:5-10?
1 Nefi 1 5-1 7
Introducción
Aun cuando la familia de Lehi viajó junta a través
del mismo desierto, durante las pruebas que tuvieron
que soportar, algunos de sus miembros se acercaron a
Dios y confiaron en El mientras que otros protestaron
y demostraron espíritu de rebeldía y falta de fe. No
son las condiciones en que se encuentra la gente lo
que la hace feliz, sino la forma en que reacciona ante
esas condiciones. En el pasaje registrado en 1 Nefi
15-17 vemos que aquellos que son fieles y buscan al
Señor en los momentos difíciles recibirán su apoyo.
Aunque se nos requiera pasar por grandes penurias y
privaciones, podremos vencer cualquier dificultad si
ejercemos la fe y confiamos en el Señor.
Notas y comentarios
1 Nefi 15:3, 8-11. Recurrir al Señor
El élder Boyd K. Packer enseñó que cualquier per­
sona puede recibir la misma guía espiritual que recibe
un Apóstol, siempre y cuando busque diligentemente
al Señor, pida con fe y obedezca Sus mandamientos:
"Es ahora, en vuestra juventud, que podéis apren­
der a ser guiados por el Espíritu Santo.
"En mi calidad de Apóstol me veo expuesto ahora a
la misma inspiración, proveniente de la misma fuente,
y de la misma manera en que me veía de muchacho,
sólo que la señal es mucho más clara...
"No recuerdo ningún mensaje que sea más repeti­
do en las Escrituras que el que simplemente dice: 'Pe­
did, y recibiréis' (D. y C. 4:7; véase Mateo 21:22).
"A menudo pido al Señor que me guíe. Pero no
aceptaré jamás los impulsos de otra fuente que no sea
digna; los rechazo; no los deseo, y así lo hago saber.
"Jóvenes, llevad siempre una oración en vuestro co­
razón. Dejad que el manto del sueño os cubra mien­
tras oráis por las noches.
"Guardad la Palabra de Sabiduría.
"Leed las Escrituras.
"Escuchad a vuestros padres y a los líderes de la Igle­
sia.
"Permaneced apartados de los lugares y cosas que
el sentido común os indique que os privan de recibir
inspiración.
"Desarrollad vuestra propia capacidad espiritual.
"Aprended a apartaros de los elementos que per­
turban, de toda interferencia.
"Evitad las substituciones y las falsedades.
"Aprended a ser inspirados y dirigidos por el Espí­
ritu Santo" ("El don de saber escuchar", Liahona, ene­
ro de 1980, pág. 32).
1 Nefi 15:12-16. "La verdadera vid"
Sobre la gran obra de los últimos días entre los la­
manitas, el presidente Spencer W. Kimball declaró:
"De gran importancia para el recogimiento de Israel
es la obra de llevar las bendiciones del Evangelio res­
taurado de Jesucristo a los lamanitas, porque de nin­
guna manera puede completarse la obra del Señor en
Capítulo 5
estos últimos días hasta que estos hijos de la gran
promesa sean de nuevo traídos al redil. A través de
Su profeta Lehi, el Señor dijo:
" 'He aquí, os digo que sí; se hará memoria de ellos
otra vez entre la casa de Israel; y siendo una rama
natural del olivo, serán injertados en el olivo verda­
dero' (1 Nefi 15:16).
"Somos testigos de estos acontecimientos...
"Durante mil años después que se finalizó el regis­
tro del Libro de Mormón, este pueblo anduvo en la
obscuridad espiritual y fueron esparcidos sobre el
continente americano y sobre las islas del mar; per­
dieron su idioma escrito, su elevada cultura y, peor
aún, su conocimiento del Dios viviente y de Su obra.
El miedo reemplazó a su fe, débiles dialectos a su rico
idioma y la idolatría a su conocimiento de Dios...
"Unicamente la persona más cruel podría mante­
nerse inconmovible al contemplar la caída de este
pueblo. Sin embargo, el decreto del Señor era que los
lamanitas serían preservados en la tierra, y que este
remanente de José recibiría nuevamente su prometida
herencia...
"...las promesas del Señor con respecto a los lama­
nitas empezaron a cumplirse con la aparición del Li­
bro de Mormón en esta dispensación (véase Eter
4:17) . . .
"No hay ninguna duda de que nuestros caminos
han vuelto a encontrarse; nosotros un remanente
mezclado de Israel, principalmente de Efraín, llama­
dos comúnmente gentiles, librados ahora de la cauti­
vidad (véase 1 Nefi 13:19, 39) ... solamente por medio
de la gracia de Dios Todopoderoso se nos han restau­
rado las bendiciones, para que nosotros a la vez sea­
mos una bendición para las naciones de la tierra; y
los lamanitas, también un pueblo desobediente, han
retornado ahora al rebaño...
"Los lamanitas deben alzarse nuevamente con dig­
nidad y fortaleza para unirse a sus hermanos de la fa­
milia de Dios, a fin de llevar adelante Su obra al pre­
pararse para el día en que el Señor Jesucristo regrese
a dirigir a Su pueblo" (véase "Caminaremos por la
misma senda", Liahona, enero de 1977, págs. 3-4).
1 Nefi 15:12-18. Los judíos
Los escritores del Libro de Mormón utilizaron mu­
chas veces el término judíos en un sentido mucho más
amplio del que lo hacemos en la actualidad. Para la
época de Lehi, las Diez Tribus ya estaban perdidas y
el reino de Judá era el único grupo conocido de israe­
litas. Por lo tanto, el término judío a veces significa
mucho más que un miembro de la tribu de Judá. A
través de las páginas del Libro de Mormón, vemos el
amplio uso que se le da al vocablo cuando a menudo
se divide a la gente del mundo en judíos y gentiles
(véase 1 Nefi 13:42; 2 Nefi 27:1; Mormón 7:8) . En esos
versículos, vemos como Nefi predice claramente la
misión, las pruebas, la dispersión y el destino de las
tribus de Israel.
1 Nefi 15:32-35. "Juzgados por sus obras"
El presidente Spencer W. Kimball dijo claramente
15
Capítulo 5
que la gente no puede escapar a las consecuencias de
sus actos indignos: "Toda alma será juzgada y de una
forma u otra deberá pagar hasta el último cuadrante.
Es imposible escapar a las consecuencias de lo que se
haya hecho ejerciendo el libre albedrío. Nadie, por
más listo que sea, puede pasar por alto la obligación
de pagar por sus actos. Aun cuando existen obscuros
y profundos rincones, habitaciones cerradas y lugares
solitarios, no hay una acción, ya sea buena o mala; un
pensamiento, perverso o hermoso que escape jamás
de ser visto o escuchado. Cada uno de ellos dejará
una marca en el ser que lo ejecute y será además re­
gistrado con el fin de que se responda y se pague por
él. Por lo tanto, cuando alguien hace algo incorrecto,
solamente se engaña a sí mismo si cree que puede es­
capar a las consecuencias de sus actos" (The Teachings
of Spencer W. Kimball, pág. 1 55).
1 Nefi 16:9-10. La Liahona
Al igual que el Urim y Tumim, la Liahona fue un
instrumento que ayudó a recibir revelación. Mecáni­
camente, marcaba el camino que la familia de Lehi
debía seguir en su viaje (véase 1 Nefi 16: 10). Pero aun
así, la función de la Liahona era más que algo mecá­
nico. Las agujas sólo funcionaban de acuerdo con la
fe (véase el verso 28). Pero aún más maravilloso era lo
que aparecía escrito en su esfera con instrucciones y
exhortaciones a la familia de Lehi (véanse los verso
26-27, 29). Nefi explicó que la escritura era "fácil de
leer" y que les daba un "conocimiento respecto a las
vías del Señor" (vers. 29).
La Liahona era sin lugar a dudas un instrumento
maravilloso. En ella Alma vio un símbolo de la pala­
bra de Dios, o sea, del evangelio (véase Alma 37:3847). Los escritores del Libro de Mormón guardaron y
cuidaron la Liahona como un gran tesoro y da la im­
presión de que pasó de uno a otro junto con las plan­
chas. El ángel Moroni mostró la Liahona a los tres
16
testigos del Libro de Mormón, junto con las planchas,
el Urim y Tumim, el pectoral y la espada de Labán
(véase D. y C. 17:1).
1 Nefi 16:18. "Arco ... de acero fino"
"A través de los años, los críticos del Libro de Mor­
món constantemente han llamado la atención a la
mención de acero como un burdo anacronismo. Pero
en la época actual sabemos que no debemos ser dog­
máticos en cuanto a la fecha en la que apareció el
acero 'ya que había más de una clase de esta aleación
con 'toda una serie de variantes en la combinación
del hierro y los componentes del acero' en tiempos
antiguos; y cuando se lograba una combinación parti­
cularmente buena, la misma se mantenía en secreto
en los 'talleres particulares' y 'se pasaba de padres a
hijos durante muchas generaciones'. De ahí que no es
sorprendente saber que 'ya en los primeros tiempos
de la cultura europea' hay evidencias de producción
de acero 'de muy buena calidad' y sumamente duro.
Además, hay testimonio de que la existencia del acero
en el Oriente data de épocas aún más remotas"
(Hugh Nibley, Since Cumorah: The Book of Mormon in
the Modern World, pág. 254).
1 Nefi 16:18-32. La confianza que Nefi tenía en Lehi
El élder Marion D. Hanks dijo: "Veo una lección
aquí que no creo que José Smith pudiera haber in­
ventado. Tiene demasiado significado. El no tenía la
experiencia, ni había vivido lo suficiente. Es una cosa
tan sencilla que dudo que muchos se detengan a ob­
servarla. Me refiero al día en que se rompió el arco
de Nefi mientras se encontraban en el desierto. Este
arco era un símbolo de alimento. Los suyos vivían
gracias a su destreza de cazador; por eso, cuando el
arco se rompió, se vieron en aprietos. Por supuesto
que Lamán y Lemuel se quejaron, pues ya estaban
acostumbrados a buscar problemas. Pero por primera
y única vez, que yo sepa, el libro nos dice que hasta
Lehi, el maravilloso padre, se quejó. El, a quien Dios
había revelado Su voluntad en tantas ocasiones, cuan­
do se vio frente a la posibilidad de morir de hambre,
también se quejó. ¿Qué sucedió entonces? Esta situa­
ción se presenta en casi todos los negocios, en las
universidades, en los gobiernos, en muchos hogares,
en iglesias, en donde haya un príncipe y posible he­
redero, un joven que esté listo para ascender. Lehi
era el profeta, pero ya era viejo. Nefi ya había sido
designado para ser su sucesor. Había visto a ángeles y
había hablado con el Espíritu del Señor. Había tenido
experiencias maravillosas. Ahora era el momento de
tomar posesión; su padre vacilaba. El anciano había
perdido su potestad.
"¿Qué hacer? Nefi dice que hizo un arco y una fle­
cha con la madera que encontró y cogiendo una hon­
da y piedras, 'dije a mi padre: ¿Adónde debo ir para
obtener alimento?' Algo verdaderamente sencillo,
¿verdad? Eso es lo que Goethe quiso expresar cuando
dijo: 'Si tratas a un individuo tal como es, permanece­
rá tal como es. Pero si lo tratas como si fuera lo que
podría y debería ser, llegará a ser lo que debería ser'.
Esto quiere decir que Nefi se dirigió a su padre y di­
jo: 'Papá, el Señor te ha bendecido. Tú eres Su siervo.
Necesito saber a dónde debo ir para obtener alimen­
to. Papá, pregúntale, ¿quieres?' ¡El pudo haberle
preguntado por su cuenta; pudo haber asumido el
mando!
"Considero ésta como una de las lecciones verdade-
Capítulo 5
ramente significativas del libro y, repito, sus páginas
están repletas de ellas. Un hijo que tuvo la fuerza su­
ficiente, la humildad suficiente, la hombría suficiente
para dirigirse a su padre vacilante y decir: 'Pregúnta­
le a Dios, ¿quieres?', porque de alguna manera sabía
que así es cómo uno hace fuertes a los hombres, que
la confianza sabia en los demás los edifica. Lehi pre­
guntó a Dios y Dios le dijo, y se restauró su habilidad
para dirigir" (Marion D. Hanks, Steps to Learning, Bri­
gham Young University Speeches of the Year, 4 de
mayo de 1960, pág. 7).
El presidente Ezra Taft Benson nos relata una expe­
riencia que ilustra cómo se puede aplicar ese mismo
principio:
"Hace algún tiempo, un joven vino a mi oficina a
pedirme una bendición; tenía aproximadamente die­
ciocho años de edad y algu:lOs problemas. No eran
problemas morales serios, pero estaba confundido y
sus pensamientos le preocupaban mucho. Me solicitó
que le diera una bendición.
"Yo le pregunté:
" - ¿Alguna vez le has pedido a tu padre que te
diera una bendición? Supongo que tu papá es miem­
bro de la Iglesia, ¿no es así?
"El me contestó:
" - Sí, es élder, aunque inactivo.
"Cuando le pregunté:
" - ¿Amas a tu padre? - él contestó:
" - Sí, hermano Benson; es un buen hombre y lo
amo.
"Luego agregó:
" - Pero no cumple con sus obligaciones del sacer­
docio como debe; no asiste a la Iglesia regularmente;
no sé si paga sus diezmos. De todas maneras es un
buen hombre, un buen proveedor, un hombre bonda­
doso.
"Yo le dije:
"- ¿Te gustaría hablar con él en alguna ocasión
oportuna y preguntarle si estaría dispuesto a darte
una bendición de padre?
" - Oh - contestó - , creo que la idea lo asustaría.
"Luego le dije:
" - ¿Estás dispuesto a hacerlo? Yo estaré orando
por ti.
"Y el joven replicó:
" - Está bien, lo haré.
"Tres o cuatro días después regresó a visitarme.
" - Hermano Benson - me dijo -, ésa fue la experiencia más dulce que mi familia ha tenido.
"Apenas podía controlar sus emociones mientras
me contaba lo que había sucedido:
" - Cuando la oportunidad se presentó, le mencio­
né el asunto a mi padre y él me contestó:
" -Hijo, áealmente quieres que te dé una bendi­
ción?
" - Yo le dije: Sí, papá, lo desearía mucho.
" - Hermano Benson, mi padre me dio una de las
bendiciones más hermosas que pudiera haber desea­
do. Mi madre estuvo presente, sollozando durante la
bendición. Cuando él terminó, se sintió un vínculo de
aprecio, gratitud y cariño que nunca había existido
antes en nuestro hogar" (véase "Un mensaje a la nue­
va generación", Liahona, febo de 1978, págs. 39-40).
1 Nefi 16:36-39. Nunca se convirtieron
verdaderamente
En ningún momento Lamán y Lemuel se convirtie­
ron verdaderamente. Convertirse es pasar por un
drástico cambio interior. Este cambio requiere un es­
píritu contrito y un corazón quebrantado, lo cual
quiere decir humillarse ante Dios. Lamán y Lemuel
rehusaron hacer eso, pues como dijo Nefi, eran
"duros de corazón, no acudían al Señor como debían"
(1 Nefi 15:3). Lamán y Lemuel se negaron a entregar
su corazón al Señor, de manera que nada pudo cam­
biarlos. Se sentían impresionados por el poder mila­
groso demostrado por su hermano, pero el efecto no
era duradero, ya que no cambiaba su forma de ser,
porque como comenta más tarde Nefi, habían "dejado
de sentir" (1 Nefi 17:45).
1 Nefi 17:1-4. Fortaleza para colonizar el nuevo
mundo
La gente que componía el grupo de Lehi se fortale­
ció tanto espiritual como físicamente en su viaje por
el desierto. Por medio de sus penurias y trabajo duro
se prepararon para establecer una nueva civilización
en el nuevo mundo. Nefi dijo que el Señor "los afli­
gió [a los israelitas] en el desierto con su vara" (1 Nefi
17:41). No hay duda de que los ocho años que pasó la
familia en los desiertos de la península de Arabia los
preparó en gran manera.
1 Nefi 17:7-19. Nefi tenía una gran fe en Dios
La respuesta de Nefi al mandato del Señor de cons­
truir un barco es otra muestra sobresaliente de su
gran fe. Muchos de los grandes profetas se sintieron
abrumados ante tareas que el Señor les asignó. Moisés
se sintió incapaz de enfrentar a Faraón y pidió que
otro hablara en su nombre (véase Exodo 4:10-17).
Enoc sentía que era lento en el habla y preguntó por
qué el Señor lo llamaba a él (véase Moisés 6:31). Nefi
fácilmente pudo haberse preguntado cómo iba a saber
la forma de construir una nave capaz de llevar a dos
docenas de personas a través del océano. Pero su res­
puesta inmediata fue sencillamente decir: " . . . ¿Dónde
iré para encontrar el metal para fundir? .. " (1 Nefi
17:9). Obviamente la confianza de Nefi no provenía
de ninguna experiencia en la construcción de barcos,
pues la reacción de Lamán y Lemuel demuestra cuán
ridícula les resultaba a éstos la idea (véanse los verso
17-19). En cambio, la confianza de Nefi provenía de
su fe en Dios, y gracias a ello recibió las instrucciones
necesarias para construir el barco.
1 Nefi 17:23-34. Los milagros del Exodo
"Los que se designan como grandes críticos de la
Biblia han puesto en tela de juicio si en realidad los
milagros del éxodo de Israel, que se llevó a cabo bajo
la dirección de Moisés, sucedieron tal como aparecen
en el Antiguo Testamento. (Véase Exodo 14:19-20,
26-31; 16:4, 15; 17:5-6; Números 21:6-9.) Sin embar­
go, el Libro de Mormón respalda la realidad de esos
hechos milagrosos. (1 Nefi 17:23, 26, 28, 29, 30, 41.)
Dado que el conocimiento que Nefi tenía de esos mi­
lagros provenía del relato auténtico de las planchas
de bronce de Labán (1 Nefi 5:11), los Santos de los
Ultimas Días no deben dudar en cuanto a la confiabi­
lidad del relato bíblico. Una vez más el Libro de Mor­
món sirve como testigo de su compañero de Escritu­
ras: La Biblia" (Daniel H. Ludlow, A Companion to Yo­
ur Study of the Book of Mormon, pág. 115).
Nefi parece ver en las experiencias por las que pa­
saba un prototipo o paralelo de la peregrinación de
Israel en el desierto (véase 1 Nefi 17:13,23, 30,41-42).
17
Capítulo 5
1 Nefi 17:45. "Percibir sus palabras"
El élder Boyd K. Packer enseñó que "...la inspira­
ción se manifiesta más como un sentimiento que co­
mo un sonido" ("El don de saber escuchar", Liahona,
enero de 1980, pág. 29). Tiempo después explicó: "No
poseemos palabras (tampoco las Escrituras las tienen)
que describan perfectamente al Espíritu. Por lo gene­
ral las Escrituras utilizan la palabra voz, que no des­
cribe exactamente lo que es.
"Esas delicadas y refinadas comunicaciones espiri­
tuales no las vemos con nuestros ojos, ni las escucha­
mos con nuestros oídos, y pese a que se describe co­
mo una voz, es una voz que más que escucharse se
siente" (véase "Lámpara de Jehová", Liahona, oct. de
1983, pág. 30).
1 Nefi 17:46-55. La verdadera adoración se centra
en Dios
En 1 Nefi 17:46-55 vemos que Lamán y Lemuel re­
cibieron un testimonio tangible y poderoso de que el
poder del Señor estaba con Nefi, y la reacción inme­
diata de ellos fue postrarse delante de su hermano y
adorarlo (véase el verso 55). Con eso demostraron un
error común entre los hombres, que es el de querer
adorar a la persona que tiene el poder en lugar de
adorar a Dios, que es la fuente de ese poder. Como
otros profetas que enfrentaron esa tendencia, N �� en­
seña en qué se debe centrar la verdadera adoraclOn
18
(véase también la reacción de Pablo y Bernabé ante
una situación semejante, tal como aparece en Hechos
14:8-18, y la reacción del ángel cuando Juan se postró
a sus pies después de ver la gran visión que se descri­
be en Apocalipsis 22:8-9).
Resumen analítico
• Cuando Lamán y Lemuel fueron incapaces de com­
prender las palabras de su padre, Nefi les preguntó si
habían preguntado al Señor. Ellos le contestaron que
no, "... porque el Señor no nos da a conocer tales co­
sas a nosotros" (1 Nefi 15:9). ¿Por qué creen que La­
mán y Lemuel contestaron tal cosa? Según Nefi, ¿de
qué estaban faltos? (Véase el verso 11.) majo qué con­
diciones podemos pedir y recibir según nos lo ha pro­
metido el Señor?
• ¿Por cuánto tiempo viajó la familia de Lehi por el
desierto? (Véase 1 Nefi 17:4.) ¿Cuáles fueron algunas
de las aflicciones por las que tuvieron que pasar?
(Véanse los verso 1-2, 20.) ¿Por qué piensan que el
,
Señor permitió que pasaran por esas pruebas? (Vease
Mosíah 1:16-17; Alma 37:41-43.)
• ¿De qué forma buscó Nefi bendecir a la familia de
Lehi? (Véase 1 Nefi 16-17.) ¿Cómo pueden ustedes
bendecir la vida de las personas que están a su alre­
dedor?
1 Nefi 1 8-22
Introducción
Los miembros fieles de la familia de Lehi pasaron
por grandes dificultades para construir un barco y lle­
gar a la tierra prometida. Sin embargo, a pesar de . to­
das esas dificultades, fueron grandemente bendeCi­
dos. En verdad, " . . .los justos no necesitan temer. . . " (1
Nefi 22:17). Nefi, con el fin de que pudiéramos com­
prender más plenamente ese glorias? princiI:io, no
.
.
solamente nos reveló su inspirado dlscermmlento, SI­
no que también citó para ello al profeta lsaías.
Notas y comentarios
1 Nefi 18:5-10. El baile y el canto adecuados
Al leer 1 Nefi 18:5-10, algunas personas podrían
llegar a la conclusión de que el Señor no aprueba el
baile ni el canto; sin embargo, Nefi repite dos veces
en el versículo 9 que sus hermanos y las esposas de
éstos cayeron en error cuando sus bailes y cantos los
llevaron " . . . a hablar groseramente. . . " El vocablo grose­
ro implica vulgaridad, dureza y tosquedad. El Señor
ha declarado que aprueba el baile y el canto adecua­
dos (véase Salmos 149:1-4; D. y C. 136:28). Adviértase
en estos pasajes que el baile y el canto son formas de
alabanza al Señor. Sin embargo, Satanás puede utili­
zar la música para corrompernos y hacernos perder el
Espíritu. Es por eso que los líderes de la Iglesia nos
advierten en cuanto a la clase de música que debe­
mos escuchar.
Capítulo 6
1 Nefi 18:24-25. Evidencia de la existencia
de caballos en el continente americano antes
de la llegada de Colón
"Si José Smith hubiera escrito el Libro de Mormón
en lugar de traducirlo de anales antiguos, h�bier� si­
do una locura incluir referencias sobre la eXistenCia
de caballos en el continente americano en aquella
época. (1 Nefi 18:25; Enós 21.) En 1830 casi todos los
historiadores y eruditos estaban convencidos de que
no había caballos en América antes de la venida de
Colón. Después de que el Libro de Mormón se publi­
có, se produjeron descubrimientos arqueológicos 5�e
indican claramente que había caballos en las Amencas
antes del tiempo de Colón. En los depósitos de asfal­
to de Rancho LaBrea, en el estado de California, se
encontraron numerosos restos fósiles de caballos, que
datan de épocas anteriores a la del Libro de Mormón.
Aunque estos descubrimientos no comprueban en ab­
soluto que en América hubiera caballos en el período
del Libro de Mormón (entre 200 a. de J. C. y el 421 d.
de J. C.), demuestran que sí hubo caballos antes de la
. to
venida de Colón" (Daniel H. Ludlow, A Compamon
Your Study of the Book of Mormon, pág. 117).
1 Nefi 19:10-12. La señal de la crucifixión de Jesús
"La lectura minuciosa de las palabras de Zenós pa­
rece indicar que los ' tres días de obscuridad' que
acompañarían la crucifixión de Cristo no serían una
señal para los de la casa de Israel en las cercanías de
Jerusalén, sino solamente para los que vivían lejos de
Jerusalén o en 'las islas del mar' (1 Nefi 19: 10). La se­
ñal que recibirían los de Jerusalén aparece posterior­
mente indicada por Zenós cuando dice: 'Y en cuanto
a los que se hallen en Jerusalén . . . serán fustigados
por todos los pueblos porque crucifican al Dios de
IsraeL : (1 Nefi 19: 13)" (Ludlow, A Companion to Your
Study of the Book of Mormon, pág. 120; véase también
Mateo 27:50-53).
1 Nefi 19:13-19. Las persecuciones de los judíos
Durante siglos, el cristianismo apóstata utilizó la
crucifixión de Jesús como excusa para perseguir a los
judíos. Aún en la actualidad, de vez en cuando se es­
cucha: "Esta larga historia de rechazo y persecución
es el castigo por lo que le hicieron a Jesús" .
En 1 Nefi 19: 13-19 leemos que Nefi, al citar a Ze­
nós en esos versículos, nos da información importante
en cuanto a los judíos y su trágica historia. No hay
indicio de que fuera Dios que hiciera que fuerar:
.
" . . . fustigados por todos los pueblos, porque cruCifican
al Dios de Israel. . . " (vers. 13). Cuando el pueblo del
Señor lo rechaza, los juicios de Dios caen sobre aquél.
A menudo ése es el resultado por no querer acercarse
a Dios buscando ayuda, protección y salvación. En
esa forma, el pueblo es víctima de su propia maldad.
Mormón hizo este agudo comentario: "Pero he
aquí, los juicios de Dios sobrevendrán a los inicuos; y
es por los inicuos que los inicuos son castigados; por­
que son ellos los que incitan el corazón de los hijos
de los hombres a derramar sangre" (Mormón 4:5).
19
Capítulo 6
Quien piense que la persecución de los judíos o de
otros grupos minoritarios es del agrado de Dios nece­
sita seriamente arrepentirse (véase 2 Nefi 29:5).
Zenós indica que los castigos que recibieron los ju­
díos no fueron como consecuencia de haber crucifica­
do al Dios de Israel, sino porque apartaron sus cora­
zones, y de esa forma desecharon "...señales y prodi­
gios, y el poder y la gloria del Dios de Israel... " (1
Nefi 19:13). Israel, y no solamente los judíos, había
apartado su corazón de Jesús (quien en la existencia
preterrenal había sido Jehová, el Dios de Israel) siglos
antes de que lo crucificaran en Jerusalén. Esa fue la
raíz de la persecución y la tragedia de Israel, desde la
caída de las Diez Tribus en el año 721 a. de J. C. hasta
los siglos de persecución que sufrieron los judíos y los
lamanitas. Como Jesús mismo se lamentó: "¡Cuántas
veces quise juntar a tus hijos... y no quisiste!" (Mateo
23:37). Nefi promete los mismos juicios a todos los que
"endurecen sus corazones" (véase 1 Nefi 22:18-19).
Zenós promete que en el momento en que Israel
vuelva su corazón al Santo de Israel, el Señor recor­
dará los convenios y restaurará el poder y el favor a
su pueblo. Cuando Nefi citó al profeta, él entendía
perfectamente que las palabras de Zenós no solamen­
te son importantes como un comentario aclaratorio
sobre la persecución de los judíos, sino también como
una valiosa advertencia para todos los que reclaman
ser de la casa de Israel (véanse los verso 18-19).
1 Nefi 19:21-24. Aplicar las Escrituras a nosotros
¿Qué libro de Escrituras utilizó Nefi para enseñar a
sus hermanos concerniente al "Señor su Redentor"?
(1 Nefi 19:23.) ¿De qué profetas eran los escritos que
utilizó? ¿Qué les aconsejó Nefi a sus lectores que hi­
cieran con respecto a los pasajes que citaba? El lector
inteligente aprende de las lecciones del pasado.
Nefi dijo que leyó las Escrituras a su pueblo y apli­
có "todas las Escrituras a nosotros mismos" (vers. 23).
¿Cómo podemos aplicar las Escrituras a nosotros mis­
mos para nuestro "provecho e instrucción"? (Vers.
23.) Las preguntas siguientes indican algunas formas
posibles en que se puede hacer esto:
. .
¿Qué significado tiene para mí este hecho o pnnCl­
pio en particular? Por ejemplo: ¿Qué enseñanza ob­
tengo de la rebelión de Lamán y Lemuel? De la ob�­
.
diencia de Nefi, ¿qué puedo aprender sobre la fIdeli­
dad?
Si yo me encontrara en esa situación en particular o
enfrentado a ese problema, ¿cómo reaccionaría? ¿Qué
puntos débiles o fuertes encontraría en mi propia
personalidad? ¿Soy como la familia de Lehi en el de­
sierto o soy como Nefi? ¿Me quejo cuando las cosas
se tornan difíciles, o confío en Dios no importa cuáles
sean las circunstancias?
De ese acontecimiento, ¿qué aprendo acerca de
Dios y de los tratos que tiene con Sus hijos? ¿Por qué
expone Dios a Sus hijos a las pruebas del "desierto"?
¿Por qué envió a Lehi y a su familia a un mundo to­
talmente nuevo? ¿Por qué no los envió simplemente
a otro lugar seguro, hasta que pasara la destrucción
de Jerusalén?
Al estudiar la vida de los hombres y de las mujeres
que se mencionan en las Escrituras, ¿qué aprendo
acerca de lo que agrada y disgusta al Señor?
¿Por qué se incluyó en las Escrituras ese concepto,
principio o acontecimiento en particular?
20
1 Nefi 22:3-4. El esparcimiento de Israel
En 1 Nefi 22:3-4 vemos que Nefi habla del esparci­
miento de Israel entre las naciones de la tierra. A ve­
ces el esparcimiento hizo que el pueblo se perdiera
en la historia, tal como aconteció con las Diez Tribus
luego de la caída del reino del norte. Otras veces se
lleyó a grupos de israelitas de un lugar a otro, pero
aún así mantuvieron su identidad como grupo. La fa­
milia de Lehi es un buen ejemplo de ese tipo de es­
parcimiento.
Otra forma de esparcimiento tuvo lugar cuando el
pueblo quedó literalmente esparcido entre las nacio­
nes del mundo. La dispersión de los judíos después
de la caída de Jerusalén es un ejemplo de esa clase de
esparcimiento. Los siguientes pasajes de las Escrituras
respaldan ese hecho: Deuteronomio 28:64, 30:1-3;
Isaías 11:11-12; Jeremías 3:18, 31:8; Ezequiel 11:17-20,
36:19-24; Daniel 9:7; Oseas 8:8; Amós 9:9; 2 Nefi
10:20-22; 3 Nefi 16:4-5; 20:13; Eter 13:11; D. y C. 33:6;
Moisés 7:62.
1 Nefi 22:4. "Las islas del mar"
"De acuerdo con una cita de Reynolds y Sjodahl,
'Sir Isaac Newton observa que para los hebreos los
continentes de Asia y Africa eran "la tierra" porque
llegaban a ellos por tierra, en tanto que las regiones a
las que se llegaba por barco eran "las islas del mar"
(Commentary on the Book of Mormon, 1:214).
"Por eso, Nefi no solamente se refiere a las islas del
mar como el lugar donde se encuentran otros restos
de la casa de Israel, sino que también indica que él y
su pueblo vivían en una 'isla del mar', cuando clara­
mente se refiere a la gran masa de tierra conocida co­
mo el continente americano (2 Nefi 10:20-21)" (Lud­
low, A Companion to Your Study of the Book of Mormon,
pág. 121).
,
1 Nefi 22:5-6. "Nutridos por los gentiles"
De acuerdo con Nefi, el esparcimiento y el recogi­
miento de Israel son asuntos temporales (véase 1 Nefi
22:6). Según lo registrado en 1 Nefi 22:5-6, ¿quiénes
habían sido esparcidos y recogidos? ¿Solamente los
judíos? (Léase 1 Nefi 22:6 para conocer la respuesta
de Nefi.)
1 Nefi 22:6-9. "Una obra maravillosa"
Nefi habla acerca de "una obra maravillosa" que se
llevaría a cabo entre los gentiles (1 Nefi 22:8) en los
últimos días. Esa gran obra abarcaría la restauración
del Evangelio de Jesucristo y de las llaves del sacer­
docio necesarias para llevar los convenios de Dios a
"todas las familias de la tierra" (vers. 9). Entre ellas se
encontrarían los gentiles, si éstos aceptaban el evan­
gelio.
1 Nefi 22:10-12. "Desnudar su brazo"
Nefi dice que Dios va a "...desnudar su brazo a los
ojos de todas las naciones... " (1 Nefi 22:11; véase
también el verso 10). Esa frase se tomó de Isaías (véase
Isaías 52:10) y significa que Dios mostrará Su poder a
los hombres. ¿Por qué dice Nefi que Dios hará eso?
(Véase 1 Nefi 22:11.) ¿Qué cuatro acontecimientos
ocurrirán para ello? (Véase el verso 12. ) Los dos pri­
meros acontecimientos son temporales y los dos últi­
mos son espirituales tal como lo indicó Nefi anterior­
mente (véase el verso 3).
Capítulo 6
1 Nefi 22:13-23. La destrucción de la iglesia
del diablo
lEn qué forma se destruirá la iglesia del diablo?
(Véase 1 Nefi 22:13.) ¿Qué les pasará a quienes lu­
chan contra la restauración de la casa de Israel? (Véa­
se el verso 14.) En aquel día, cuando Satanás pierda
todo su poder sobre el hombre, ¿qué sucederá con los
orgullosos y los inicuos de la tierra? (Véase el verso
15.) lEn qué forma se preservará a los justos? (Véanse
los verso 16-19.) ¿Quién es el gran profeta que desa­
rraigará a todos los malvados? (Véanse los verso
20-21.)
1 Nefi 22:17. El triunfo final de la obra de Dios
"Quisiera que supieseis que en éstos, los últimos
días, el Señor ha predicho que habrá dos aconteci­
mientos simultáneos. Uno de ellos es la gran tribula­
ción que sobrevendrá al mundo. Los inicuos destrui­
rán a los inicuos.
"El otro gran acontecimiento que se llevará a cabo
simultáneamente es que se cortará una piedra de la
montaña sin ayuda humana, y rodará y finalmente
abarcará toda la tierra. La Iglesia a la cual vosotros y
yo pertenecemos es esa piedra. Se ha corta�o de la
montaña sin ayuda humana, y vuestro destmo y el
mío es ayudarla a continuar rodando.
. . .
"¿Suponéis, pues, por un momento, que los J UlClOS
de Dios van a interferir con el progreso de Su obra?
El es constante, ¿no es así? Aun cuando derrame tri­
bulación sobre los inicuos, llevará a cabo Su obra; y
Su pueblo, bajo la protección divina, hará �odar esa
piedra hasta que finalmente llene toda la herra.
"Y así lo dice el Libro de Mormón:
" 'Pues está próximo el tiempo cuando la plenitud
de la ira de Dios será derramada sobre todos los hijos
de los hombres; porque no consentirá que los inicuos
destruyan a los justos.
" 'Por lo tanto, protegerá a los justos con su poder,
aun cuando tuviese que venir la plenitud de su ira, y
serán preservados los justos aun hasta la destrucción
de sus enemigos por fuego. Por tanto, los justos no
necesitan temer; porque así dice el profeta: Se salva­
rán, aun como si fuese por fuego' (1 Nefi 22:16-17).
"Creo que en medio de todas esas tribulaciones
Dios enviará fuego del cielo, si es necesario, para des­
truir a nuestros enemigos mientras llevamos a cabo
nuestra obra y empujamos esa piedra hasta que llene
toda la tierra.
"Vuestro objetivo es hacer exactamente eso, y ésa
será entonces la clase de protección que tendréis. No
tenéis que temer por las condiciones del mundo. No
debéis temer a nadie. Simplemente servid al Señor y
guardad Sus mandamientos y edificad el Reino, por­
que a medida que lo hagáis, seréis protegidos en es­
tos últimos días" (Mark E. Peterson, en Conference
Report, oct. de 1960, pág. 82).
Resumen analítico
Nefi citó las profecías de Zenoc, Neum y Zenós
(véase 1 Nefi 19:10). Estos profetas vivieron en la épo­
ca del Antiguo Testamento, aunque sus profecías no
se encuentran registradas en ese libro canónico. Utili­
zando el índice, anote varias de las profecías que hi­
cieron Zenoc y Zenós. ¿Qué importancia en particular
pudieron tener esas profecías para los nefitas? (Véase
3 Nefi 10:16.)
• Vivimos en un mundo tumultuoso donde las fuer­
zas de Satanás luchan contra el pueblo del Señor. De
acuerdo con lo registrado en 1 Nefi 22:13, ¿cuál es
una de las razones por la que el ejército de Satanás
no saldrá victorioso sobre el pueblo de Dios? ¿Qué
otra cosa preservará a los justos de ser subyugados?
(Véanse los verso 14-17.)
• ¿Qué se nos enseña en 1 Nefi 22:15, 26 en cuanto a
cómo será atado Satanás? ¿Puede ser atado Satanás
en sus esfuerzos por influir en usted? (Véase 1 Corin­
tios 10:13.)
•
21
2 Nefi 1 -3
Introducción
El segundo libro de Nefi comienza con las enseñan­
zas y los deseos que Lehi tiene en su corazón hacia
su familia. Las elocuentes y proféticas enseñanzas de­
este gran patriarca, que está a punto de morir, son
una evidencia de su gran sabiduría y de que el Espíri­
tu del Señor estaba en él.
Notas y comentarios
2 Nefi 1:1-4. Las fechas del viaje de Lehi
"La destrucción de Jerusalén mencionada en 2 Nefi
1:4 aparece en la Biblia en 2 Reyes 25. El Señor había
advertido a Lehi y a su grupo que debían huir de la
tierra de Jerusalén a fin de escapar de la catástrofe.
La mayoría de los eruditos calcula que la destrucción
de Jerusalén por las fuerzas babilónicas tuvo lugar en­
tre los años 586 y 590 a. de J. C. Es por ello, que en
sus notas cronológicas al pie de la página de esa sec­
ción del Libro de Mormón, el élder Talmage sugiere
que los acontecimientos que se produjeron después
de la visión que tuvo Lehi de la destrucción de Jeru­
salén sucedieron después del año 588 a. de J. C. [el
élder Talmage fue quien preparó la cronología que fi­
gura al pie de cada página del Libro de Mormón]"
(Daniel H. Ludlow, A Companion to Your 5tudy of the
Book of Mormon, pág. 124).
2 Nefi 1:5-7. Los habitantes de la tierra prometida
El Señor hizo convenio con Lehi de que la tierra de
promisión pertenecería a él y a sus hijos para siempre
y también a aquellos a quienes la mano del Señor
guiaría desde otros países. También prometió que
quienes vivan en esta tierra y sirvan a Dios, obede­
ciendo Sus mandamientos, serán libres. Pero si el
pueblo es inicuo, no será libre y la tierra será maldeci­
da. Sin embargo, los que vivan con rectitud serán
bendecidos.
2 Nefi 1 :13-14. "De donde ningún viajero puede
volver"
"Los críticos del mormonismo sostienen que José
Smith sacó de Shakespeare la idea que expresa que la
muerte es 'la fría y silenciosa tumba, de donde nin­
gún viajero puede volver' (2 Nefi 1:14). La cita de
Shakespeare, que los críticos dicen que es demasiado
similar a la declaración de Lehi, dice lo siguiente: ' ...si
no fuera por el temor de algo después de la muerte,
esa ignorada región cuyos confines no vuelve a tras­
pasar viajero alguno' (William Shakespeare, Obras
completas, pág. 1359; Hamlet, acto 3, escena 1). Tales
críticos pasan por alto otras posibilidades que expli­
can la semejanza entre esta declaración de José Smith
y la de Shakespeare. En primer lugar, la idea de refe­
rirse a la muerte en tal forma no es característica sola­
mente de estos dos hombres. En el libro de Job, en el
Antiguo Testamento, encontramos declaraciones tales
como: 'Antes que vaya para no volver, a la tierra de
22
Capítulo 7
tinieblas y de sombra de muerte' Oob 10:21) y 'Mas
los años contados vendrán, y yo iré por el camino de
donde no volveré' Oob 16:22). También el poeta ro­
mano Catulo (que vivió en el primer siglo a. de J. C.)
incluyó un pensamiento semejante en su 'Elegía a un
gorrión' : 'Habiendo pasado al dominio tenebroso, del
cual jamás puede retornar' " (Ludlow, A Companion to
Your 5tudy of the Book of Mormon, págs. 124-125).
2 Nefi 1: 15-20. Una promesa profética para los
obedientes
Al observar las referencias correlacionadas de 2 Ne­
fi 1:20, podemos advertir que hay muchas otras refe­
rencias en las que se da la promesa de que quienes
guarden los mandamientos prosperarán en la tierra.
Parece que fue una de las declaraciones proféticas
que se preservó en el corazón y en los escritos del
pueblo de generación en generación. Esa es una pro­
mesa que todavía se mantiene vigente con relación a
la tierra prometida (el continente americano). Los
obedientes entonces prosperarán espiritual y tempo­
ralmente en la tierra.
2 Nefi 1:21-29. El poder del diablo
En su bendición final a Lamán y Lemuel, Lehi hizo
varias referencias al poder del diablo (véase 2 Nefi
1:13, 17-18, 21, 23). La conducta de Lamán y Lemuel
demuestra que Satanás tuvo una gran influencia so­
bre ellos. El decir que estaban sujetos con cadenas es
una forma sumamente adecuada de describir el peno­
so estado en que se encontraban. Nefi advirtió a los
Santos de los Ultimas Días con términos similares
(véase 2 Nefi 28:19-23).
2 Nefi 2:1-2. Las dificultades nos proporcionan
grandes bendiciones
El presidente Sencer W. Kimball dijo: "Antes de na­
cer en esta tierra, sabíamos que al venir adquiriríamos
cuerpos físicos y experiencias de toda índole y que
también tendríamos gozo y tormento, bienestar y difi­
cultades, comodidades y aprietos, salud y enfermeda­
des, éxitos y fracasos; asimismo sabíamos que al ter­
minar nuestra jornada terrenal moriríamos. Sin em­
bargo, desde allá aceptamos todas estas experiencias
con grato corazón, ansiosos de enfrentar lo favorable
y lo desfavorable. Con entusiasmo aceptamos la opor­
tunidad de venir a la tierra, aun cuando sólo fuese
por un día o un año. Es probable que ni siquiera nos
hayamos preocupado de si moriríamos de alguna en­
fermedad, a raíz de un accidente o simplemente debi­
do a la vejez. Nos encontrábamos dispuestos a acep­
tar la vida como viniera y como nos fuera posible or­
ganizarla y controlarla, y todo esto lo hicimos sin
murmurar, quejarnos ni tener exigencias ilógicas"
(véase La fe precede al milagro, págs. 106-107).
El élder Marion G. Romney enseñó lo siguiente
acerca de las dificultades y las aflicciones:
"Si podemos sobrellevar nuestras aflicciones con
entendimiento, fe y valor... recibiremos fortaleza y
consuelo de diferentes maneras; y evitaremos el tor­
mento que acompaña a la idea equivocada de que
Capítulo 7
todo sufrimiento viene sobre nosotros como castigo
por la transgresión...
"...He visto el remordimiento y la desesperación en
la vida de personas que, en momentos de prueba,
han maldecido a Dios y han muerto espiritualmente.
y he visto a otras elevarse a grandes alturas por enci­
ma de lo que parecerían ser cargas insoportables" (en
Conference Report, oct. de 1969, págs. 59-60).
El presidente Howard W. Hunter también testificó:
"En distintas épocas de nuestra vida, y quizá mu­
chas veces durante el transcurso de ésta, tuvimos que
reconocer que Dios sabe lo que nosotros no sabemos
y ve lo que nosotros no vemos. 'Porque mis pensa­
mientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros
caminos mis caminos, dijo Jehová' (Isaías 55:8).
"Si tenéis problemas en el hogar con hijos desca­
rriados, si sufrís reveses financieros y estáis pasando
por períodos difíciles que amenazan vuestros hogares
y vuestra felicidad, si debéis enfrentar el tener que
perder la vida, o un miembro del cuerpo o la salud,
que la paz llegue a vuestras almas. No seremos tenta­
dos más de lo que podamos resistir. Nuestros retroce­
sos y contratiempos son el sendero recto y angosto
que nos conduce a El, como lo expresa uno de nues­
tros himnos:
"No habrán de anegarte las ondas del mar
cuando aguas profundas te ordene cruzar,
pues siempre contigo estaré en tu dolor,
y todas tus penas podré mitigar.
('Qué firmes cimientos', Himnos, 40)" ("Cuando una
puerta se cierra, otra se abre", Liahona, enero de 1988,
pág. 57) .
2 Nefi 2:3-7. Redimidos por medio de la justicia
del Salvador
El mensaje de Lehi registrado en 2 Nefi 2:3-7 es
concerniente a la redención, los medios por los que el
Salvador proporcionó la salvación al hombre. Lehi di­
jo que "la salvación es gratuita" (vers. 4). lEn qué
sentido eso es verdad?
"Creemos que por medio de los sufrimientos, la
muerte y la expiación de Jesucristo todo el género
humano, sin excepción, será completa y cabalmente
redimido, tanto el cuerpo como el espíritu, de la in­
terminable expulsión y maldición que cayó sobre él
por la transgresión de Adán; y que esta salvación y
redención universal de toda la familia humana, del
castigo sin fin del pecado original, se efectúa sin con­
dición alguna de su parte, es decir, no se les exige
creer, arrepentirse, bautizarse ni ninguna otra cosa
para quedar redimidos de este castigo; porque crean
o no crean, arrepiéntanse o queden sin arrepentirse,
bautícense o no, guarden los mandamientos o los
quebranten, sean justos o injustos, nada tendrá que
ver con su redención, tanto el alma como el cuerpo,
del castigo de la transgresión de Adán. El hombre
más justo que jamás haya vivido sobre la tierra y el
más vil malhechor de toda la familia humana recibie­
ron ambos la misma maldición, sin transgresión o al­
bedrío de su parte, y en igual manera serán redimi­
dos de ese anatema sin albedrío o condiciones de su
parte" (Orson Pratt, citado por James E. Talmage,
Artículos de Fe, págs. 524-525).
Lehi le dijo a Jacob: "...tú estás redimido a causa
de la justicia de tu Redentor... " (2 Nefi 2:3), no por
lo que hizo o dejó de hacer Jacob, sino debido a
Jesucristo. Lehi explicó que "la vía está preparada
desde la caída del hombre, y la salvación es gratuita"
(vers. 4).
Hay otra forma por la cual los hombres reciben la
redención. "Y los hombres son suficientemente ins­
truidos para discernir el bien del mal... " (vers. 5); sin
embargo, todos los hombres pecan. Por esa razón es
que "por la ley ninguna carne se justifica... " (vers. 5).
Ser justificado significa estar sin condenación delante
del Señor. Ningún hombre lo ha hecho por sus pro­
pios méritos, "por cuanto todos pecaron, y están des­
tituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). Ningún
hombre guarda en perfección la ley de Dios. Así es
que Cristo "se ofrece a sí mismo en sacrificio por el
pecado, para satisfacer las demandas de la ley" (2 Ne­
fi 2:7). Jesús ocupó nuestro lugar y soportó el castigo
por todas las leyes de Dios quebrantadas por el géne­
ro humano. Pero este aspecto de la salvación no es
gratuito en el sentido más estricto de la palabra, ya
que hay cosas que los hombres deben hacer para re­
clamar esos beneficios. Lehi dijo que la salvación sólo
era válida para "todos los de corazón quebrantado y
de espíritu contrito; y por nadie más responde ante
los requerimientos de la ley" (vers. 7) . Para que una
persona pueda reclamar los beneficios de la expiación
de Cristo, debe antes demostrar fe suficiente en El pa­
ra arrepentirse de todos sus pecados. Esa es la única
manera de recibir los beneficios de la expiación de Je­
sucristo en toda su plenitud.
"El élder James E. Talmage escribió: "El efecto indi­
vidual de la Expiación le permite a toda alma, sin ex­
cepción, lograr la absolución del efecto de los pecados
personales, por la mediación de Cristo; pero tal inter­
cesión salvadora ha de invocarse por su esfuerzo in­
dividual, manifestado en la fe, el arrepentimiento y
obras continuas de justicia. Cristo ha indicado las le­
yes de acuerdo con las cuales se puede obtener la sal­
vación, pues a El le corresponde el derecho de decir
cómo se han de . administrar las bendiciones que su
propio sacrificio ha facilitado. Todos los hombres ne­
cesitan la mediación del Salvador, porque todos son
transgresores... Con igual claridad se afirma que la
bendición de la redención de los pecados individua­
les, aunque al alcance de todos, depende, sin embar­
go, del esfuerzo individual, como que la verdad de la
redención incondicional de la muerte vino como con­
secuencia de la Caída. Hay un juicio ordenado para
todos, y conforme a sus obras, todos serán juzgados.
El libre albedrío del hombre le permite escoger o re­
chazar, seguir el sendero de la vida o el camino que
lleva a la destrucción; por consiguiente, no es sino
justo que tenga que responder por el ejercicio de su
facultad para escoger, y reciba el resultado de sus he­
chos" (Artículos de Fe, págs. 97-98).
2 Nefi 2:11-16. Plan de desarrollo y progreso
El propósito que se persigue mediante la "oposición
en todas las cosas" (2 Nefi 2:11) es probar al hombre
para ver si elige el bien o el mal. Quien desee el bien
hará lo que está bien, mientras que quien desee el
mal hará lo que está mal.
"La maldad está con nosotros; es aquella influencia
que nos tienta a pecar, y que se ha permitido que_
venga al mundo con el fin expreso de darnos la opor­
tunidad de probar delante de Dios, delante de Jesu­
cristo, nuestro Hermano Mayor, delante de los santos
ángeles, y delante de todos los hombres buenos, que
estamos decididos a vencer el mal, pues el Señor nos
23
Capítulo 7
ha dado la habilidad de hacerlo" (Brigham Young,
Discourses of Brigham Young, pág. 70).
"El hombre está en la tierra bajo un plan provisto
por Dios, el Padre de los espíritus de los hombres. Es­
te plan es para el bien y bienestar de la raza humana.
El propósito del plan es permitir que cada persona
desarrolle su propio poder y de esa manera progrese
eternamente. Es elemento vital de todo aspecto de
ese plan el derecho que tiene cada persona de actuar
por sí misma, de elegir una cosa u otra entre las
opuestas que se le presenten. Si elige hacer lo que es
mejor para su bienestar y lo que le permite progresar,
elige el bien. Si escoge lo que retarda su progreso, eli­
ge el mal. Todo lo que se amolda al plan de Dios pa­
ra Sus hijos en la tierra es bueno; todo lo que está en
oposición al plan es malo. Esta es una definición sen­
cilla y clara del bien y el mal" Oohn A. Widtsoe, Evi­
dences and Reconciliations, págs. 205-206).
2 Nefi 2:22. No hubo muerte antes de la Caída
"En el libro de Génesis [Génesis 2:7] se nos dice
que Adán obtuvo su cuerpo del polvo de la tierra, y
que no se encontraba sujeto a la muerte si cumplía lo
que el Señor le había mandado, pero que si transgre­
día el mandamiento divino y comía del fruto del ár­
bol de la ciencia del bien y del mal, ciertamente mori­
ría [Génesis 2:17]. En el Libro de Mormón [2 Nefi
2:22] se nos dice categóricamente que Adán habría vi­
vido para siempre en el Jardín de Edén si no hubiera
participado del fruto prohibido. De manera que en
ningún sentido era mortal antes de su transgresión.
Es muy cierto que su espíritu vino de otro mundo, tal
corno lo es en el caso de cada uno de nosotros, pues
todos vivimos en la existencia espiritual antes de ve­
nir a este mundo y obtener cuerpos que heredaron la
mortalidad por medio de la caída de Adán" Ooseph
Fielding Smith, Answers to Cospel Questions, 1:6).
2 Nefi 2:22-25. La Caída y el plan eterno de Dios
Si Adán y Eva hubieran permanecido en estado de
inocencia en el Jardín de Edén, "no hubieran tenido
hijos" (2 Nefi 2:23). Tampoco habrían enfrentado opo­
sición, tal corno nosotros la conocernos, ya que no ex­
istía ese tipo de condición en el estado idílico en que
vivían en el Jardín de Edén (véanse los verso 22-23).
"Desde el principio mismo, el plan divino consistió
en poner al hombre en la tierra, sujetarlo a condicio­
nes mortales y hacerlo pasar a través de un estado
probatorio, tal corno se explica en el Libro de Mor­
món, donde él y su posteridad estarían sujetos a to­
das las condiciones mortales. Fue parte del plan divi­
no que el hombre tuviera este período de vida terre­
nal, lejos de la presencia de Dios, sujeto a todas las
vicisitudes que implica ese estado, a las tentaciones y
pruebas de la carne, para de esa forma obtener expe­
riencia y poder así purificarse al pasar por las pruebas
y tribulaciones de la carne y de la mortalidad, tal co­
rno Pablo lo describió. Esta vida es una parte muy
breve de nuestra existencia, pero es sumamente críti­
ca, pues es en la vida terrenal donde se nos prueba y,
en forma figurada, se nos pone en el fuego para ver
de qué clase de material estarnos hechos, con el fin de
saber si seremos dignos de la exaltación en el Reino
de Dios o asignados a algún otro reino" Ooseph Fiel­
ding Smith, Answers to Cospel Questions, 4:81-82).
24
2 Nefi 2:26-27. "Libres según la carne"
"El hombre puede escoger el bien o el mal; puede
andar en tinieblas o puede andar en la luz. El Señor
le ha dado, en las distintas dispensaciones del mun­
do, la luz del evangelio para que pueda andar y no
tropezar, en la cual pueda encontrar la paz y la felici­
dad que El, corno Padre amoroso, desea que Sus hijos
disfruten. Aun así, el Señor no le quita al hombre su
libre albedrío" (David O. Mckay, "There Are Two
Roads", Improvement Era, febo de 1964, pág. 84).
2 Nefi 2:28-30. El poder de apresar nuestra alma
El profeta José Smith dijo: "El diablo no tiene po­
der sobre nosotros sino hasta donde se lo permita­
mos. En el momento en que nos rebelarnos contra
cualquier cosa que viene de Dios, el diablo ejerce su
dominio" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 217).
2 Nefi 3:1-25. El Profeta de los últimos días
"En los concilios de las eternidades se decretó, mu­
cho antes de que se establecieran los cimientos de la
tierra, que él, José Smith, sería el hombre, en la última
dispensación de este mundo, que llevaría la palabra
de Dios al pueblo y recibiría la plenitud de las llaves
y del poder del sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor
tenía los ojos puestos en él y en su padre, así corno
en el padre de su padre, y en sus progenitores hasta
Abraham, y desde Abraham al Diluvio, desde el Dilu­
vio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. El ha vigila­
do a esa familia y a esa sangre mientras circuló desde
su fuente hasta el nacimiento de aquel hombre. A él
se le preordenó en la vida anterior para presidir esta
última dispensación" (Brigham Young, Discourses of
Brigham Young, pág. 108).
2 Nefi 3:12. "Crecerán juntamente"
Esa frase indica un proceso progresivo concerniente
a la salida a luz del palo de Judá y del palo de Efraín
(véase Ezequiel 37:15-20).
El élder Boyd K. Packer declaró:
"El palo o registro de Judá, el Antiguo y el Nuevo
Testamento, y el palo o registro de Efraín, el Libro de
Mormón (el otro testamento de Jesucristo), están ahora
entrelazados de tal manera que el estudiar uno nos
insta a estudiar el otro; el aprender de uno aclara el
conocimiento del otro. Son, sin duda, uno en nuestras
manos. La profecía de Ezequiel se ha cumplido" ("Las
Escrituras", Liahona, enero de 1983, pág. 101).
Resumen analítico
• ¿Cuál debe ser la actitud y la condición de quienes
desean obtener los beneficios del poder redentor del
Mesías? (Véase 2 Nefi 2:7.) ¿Qué más debernos hacer
para ser salvos del poder del adversario y obtener la
vida eterna? (Véanse los verso 26-29.)
• ¿Cuál es el propósito más importante de esta vida
terrenal? (Véase el verso 25.) ¿Cómo se puede obte­
ner? (Véase 2 Nefi 9:18.)
• Según lo registrado en 2 Nefi 1-3, ¿qué trataba de
hacer Lehi? ¿Qué nos dice esto acerca de la función
que cumple un padre y sobre las cosas más importan­
tes que un padre debe llevar a cabo para cumplir bien
con esa función?
2 Nefi 4-7
Capítulo 8
Introducción
José se restauraron a la Biblia cuando José Smith la
tradujo o revisó la traducción.
A pesar de los esfuerzos de Lehi por bendecir y
amonestar a su familia en sus últimos momentos, el
odio y los celos dividían a sus integrantes. Los segui­
dores de Lamán eran gente inicua y perezosa a quie­
nes el Señor había maldecido. Los seguidores de Nefi,
en cambio, eran industriosos y felices debido a su rec­
titud.
2 Nefi 4:3-14. Una bendición de padre
Al igual que Jacob, el profeta del Antiguo Testa­
mento (véase Génesis 49), también Lehi se sintió im­
pelido a amonestar y bendecir a sus hijos antes de
pasar por el velo de la muerte. Muchas veces, la cer­
canía de la muerte hace que "las solemnidades de la
eternidad" (D. y C. 43:34) acudan a la mente.
Notas y comentarios
2 Nefi 4:1-2. Las profecías de José
"Nefi menciona las profecías de José, las cuales es­
taban grabadas en las planchas de bronce de Labán, y
luego finaliza diciendo que 'no hay muchas profecías
mayores' (2 Nefi 4:2). Pero ¿dónde están esas profe­
cías de José? ¿Por qué no aparecen en el Antiguo Tes­
tamento? No conocemos las respuestas a estos inte­
rrogantes, pero las observaciones siguientes podrían
aclararlas un poco.
"En primer lugar, las profecías de José lógicamente
se encontrarían escritas en forma más completa en el
'palo' o registro de José; por lo tanto, probablemente
se incluyeron detalladamente en las planchas de
bronce de Labán. Sin embargo, no están actualmente
en el 'palo' o registro de Judá - la Biblia -, lo que in­
dicaría que los anales en las planchas de bronce eran
más completos y extensos que los registros de los que
provino el Antiguo Testamento.
"En segundo lugar, evidentemente algunos de los
escritos de José todavía existen, pero no se han publi­
cado al mundo. José Smith dijo que había recibido al­
gunos rollos de papiro que contenían la historia de
Abraham y de José, al mismo tiempo que recibió las
momias egipcias de Michael Chandler. Concerniente
a esta historia, José Smith escribió: 'La historia de
Abraham y de José que se encontraba con las momias
está hermosamente escrita sobre papiro con tinta o
pintura negra, con una pequeña parte en rojo, perfec­
tamente conservada' (History of the Church, 2:348).
Luego el Profeta describe cómo las momias y la histo­
ria llegaron a su poder y concluye: 'Así he dado un
breve resumen de la forma en que los escritos de los
padres, Abraham y José, se han preservado, y cómo
llegué a estar en posesión de ellos, de los cuales daré
una traducción correcta en el momento apropiado'
(ibíd. , 2:350-351).
"La historia de Abraham traducida por el Profeta se
imprimió posteriormente, y hoy se le conoce como el
libro de Abraham y se encuentra en la Perla de Gran
Precio. Sin embargo, la traducción del libro de José no
se ha publicado. Evidentemente el Profeta tradujo el
libro de José, pero es posible que la razón por la que
no se publicó radique en que las grandes profecías
que contiene son 'demasiado grandes' para nosotros
en esta época" (Daniel H. Ludlow, A Companion to
Your 5tudy of the Book of Mormon, págs. 130-131).
Debemos recordar que algunas de las profecías de
2 Nefi 4:15-35. El salmo de Nefi
Los versículos comprendidos en 2 Nefi 4:15-35 se
mencionan muy a menudo como el salmo de Nefi.
Los salmos del antiguo Israel eran himnos, los cuales
se recopilaron y comenzaron a utilizarse en el co­
mienzo de la historia de Israel. Algunos de ellos se re­
citaban con frecuencia, y la mayoría eran conocidos
por los israelitas.
Esos salmos servían para expresar el sentimiento re­
ligioso del antiguo Israel en su más profunda y eleva­
da intensidad. Con toda seguridad, Nefi estaría fami­
liarizado con el estilo de los salmos como forma de
expresión, así como con muchos de los salmos del
Antiguo Testamento; por lo tanto, no es de extrañarse
que él deseara "escribir las cosas de [su1 alma" (vers.
15) y expresar su gozo y su pesar en esa forma tan
hermosa y poética. Leyendo este pasaje en voz alta,
en forma individual y tratando de sentir lo que Nefi
tal vez haya sentido al escribirlo, quizás nos demos
cuenta mejor de lo que Nefi quiso dar a entender, en
lugar de perder el tiempo intentando ver si contiene
o no los elementos de lo que se conoce en el mundo
literario como una buena poesía.
Sidney B. Sperry aseguró: "Este es un salmo verda­
dero, tanto en forma como en idea. Su ritmo es com­
parable a la magnífica cadencia de los poemas de
25
Capítulo 8
David. No solamente alaba a Dios, sino que nos reve­
la las profundidades del alma de Nefi. Un estudio de
este salmo indica cuánto deleitaban a Nefi las Escritu­
ras. Es sumamente evidente la influencia que los li­
bros de Isaías, Jeremías, Lamentaciones y Salmos tu­
vieron en él" (Our Book of Mormon, pág. 111).
Pero más importante que la forma de este pasaje es
su contenido. Por medio de esta parte del Libro de
Mormón, podemos apreciar una y otra vez la gran
rectitud de Nefi, así como también su fidelidad en la
tribulación y su sobrecogedora dedicación a Dios. Sin
embargo, como todos nosotros, Nefi cono da profun­
damente sus imperfecciones y debilidades, por lo que
se sintió impelido a exclamar:
"... ¡Oh, miserable hombre que soy! Sí, mi corazón
se entristece a causa de mi carne. Mi alma se aflige a
causa de mis iniquidades.
"Me veo circundado a causa de las tentaciones y
pecados que tan fácilmente me asedian" (2 Nefi
4:17-18).
¿Estaba realmente acosado Nefi por los pecados? La
siguiente declaración del profeta José Smith parecería
dar respuesta a esa pregunta:
"...cuanto más se acerca el hombre a la perfección,
tanto más claros son sus pensamientos y tanto mayor
su gozo, hasta que llega a vencer todas las malas co­
sas de su vida y pierde todo el deseo de pecar; e
igual que los antiguos, llega su fe a ese punto en que
se halla envuelto en el poder y la gloria de su Hace­
dor, y es arrebatado para morar con El" (Enseñanzas
del Profeta José Smith, pág. 54).
2 Nefi 5:6. Las hermanas de Nefi
"Esta es la única referencia espedfica en el Libro de
Morm6n de que Nefi tenía hermanas mujeres además
de hermanos varones. En lo que tenemos del Libro
de Mormón, no se especifica cuántas hermanas eran,
y si eran o no más jóvenes que Nefi, ni cómo se lla­
maban. Sin embargo, la siguiente declaración hecha
por Erastus Snow puede aportar información respecto
a algunas de las hermanas de Nefi:
" 'El profeta José Smith nos explicó que los anales
de Lehi, contenidos en las 116 páginas que se traduje­
ron primero y que posteriormente fueron robadas, y
cuyo compendio se encuentra registrado en el primer
libro de Nefi, el cual contiene los anales de Nefi, ates­
tiguan que éste era del linaje de Manasés, pero que
Ismael era del linaje de Efraín. Dice además que los
hijos de Ismael se casaron dentro de la familia de Le­
hi y que los hijos de éste se casaron con las hijas de
Ismael... ' (Journal of Discourses, 23:184).
"Al decir que los hijos de Ismael 'se casaron dentro
de la familia de Lehi' parece indicar que los dos hijos
de Ismael (véase 1 Nefi 7:6) se casaron con hijas de
Lehi (y por lo tanto con dos de las hermanas de Ne­
fi). Sin embargo, las hermanas mencionadas en 2 Nefi
5:6 evidentemente son otras, ya que éstas que se
mencionan aquí siguieron a Nefi cuando se produjo
la separación de Lamán, en tanto que las hermanas
de Nefi que se casaron con los hijos de Ismael evi­
dentemente se quedaron con sus esposos y se unie­
ron a Lamán (véase Alma 3:7 y 47:35)" . (Ludlow, A
Companion to Your 5tudy of the Book of Mormon, págs.
131-132.)
2 Nefi 5:16. Un templo como el de Salomón
"El templo de Salomón era solamente un pequeño
edificio que medía 30 metros de largo por 10 de an26
cho y de altura. Por lo tanto, no era más grande que
muchas de nuestras capillas. Pero los hijos de Israel
se sentían orgullosos de su templo debido a los ricos
ornamentos que lo embelledan...
"Muchos de vosotros, hermanos, que estáis bien
económicamente, podríais, individualmente, levantar
con vuestros propios medios un templo semejante al
de Salomón. Quizás tendríais que hacer como Nefi y
no amueblar el edificio con tanta plata y oro, ni con
tantos objetos preciosos como lo hizo Salomón, pero
me atrevo a decir que es muy posible que un peque­
ño número de nefitas levantara un templo del tama­
ño del que levantó Salomón, omitiendo, claro está, los
adornos lujosos" (Andrew Jenson, en Conference Re­
port, oct. de 1923, págs. 126, 128).
2 Nefi 5:17-25. Un gobernante y un maestro
lEn qué forma veía Nefi su posición como rey?
¿Qué palabras utilizó en lugar de rey ? (Véase 2 Nefi
5:19; véase también 1 Nefi 2:22 y 1 Corintios 12:28.)
2 Nefi 5:26. El sacerdocio que poseía Lehi
El presidente Joseph Fielding Smith escribió:
"Los nefitas eran descendientes de José, hecho que
Lehi descubrió al leer las planchas de bronce. El era
descendiente de Manasés, e Ismael, que lo acompañó
con su familia, era de la tribu de Efraín. Por lo tanto,
ningún levita acompañó a Lehi al hemisferio occiden­
tal. Bajo estas condiciones, los nefitas oficiaron en vir­
tud del Sacerdocio de Melquisedec desde los días de
Lehi hasta los días en que el Salvador los visitó. Es
cierto que Nefi 'consagró a Jacob y a José' para que
fuesen sacerdotes y maestros en la tierra de los nefi­
tas, pero el hecho de que se utilizara el plural, sacer­
dotes y maestros, indica que no se estaba refiriendo a
esos oficios en particular del sacerdocio sino a una
asignación general de enseñar, dirigir y amonestar al
pueblo. De otro modo se habrían empleado los voca­
blos sacerdote y maestro, en singular...
"De estos y otros numerosos pasajes, aprendemos
que los nefitas se administraron por la autoridad del
Sacerdocio de Melquisedec desde la época en que sa­
lieron de Jerusalén hasta la visita de Jesucristo" (An­
swers to Cospel Questions, 1:124-126). [Nota del traduc�
tor: En la traducción original del Libro de Mormón en
inglés dice "priests and teachers", lo que traducido al
español quiere decir sacerdotes y maestros" aun
cuando la palabra upriest" en inglés también quiere
decir presbítero". De ahí la aclaración de este
pasaje.]
u
u
2 Nefi 6:3-5. Las palabras de Isaías
¿Qué razones dio Jacob a su pueblo para citar las
palabras de Isaías? ¿Por qué quería Nefi que Jacob ha­
blara sobre los escritos de Isaías? (Véase 2 Nefi 11:2-3.)
...se os pueden aplicar, porque pertenecéis a la casa
de IsraeL" significa que Isaías no solamente hablaba
para su pueblo, sino también para los miembros de la
Iglesia de nuestra época, ya que nosotros también
pertenecemos a Israel.
u
2 Nefi 6:6. Un pendón ante el mundo
"Esta Iglesia es el pendón que Isaías dijo que el Se­
ñor establecería para el mundo en los últimos días. El
propósito de esta Iglesia es ser una luz al mundo y
un pendón para el pueblo de Dios y para los gentiles.
Esta Iglesia es el estandarte sobre el monte menciona­
do por los profetas del Antiguo Testamento. Es el
Capítulo 8
camino, la verdad y la vida" (Marion G. Romney, en
Conference Report, abril de 1961, pág. 119).
2 Nefi 6:12-13. "El pueblo del convenio del Señor"
Al leer 2 Nefi 6:12-13, observamos que Jacob hace
hincapié en tres puntos importantes. El explica qué
requisitos deben llenar los gentiles para que el Señor
los salve. También explica la razón por la que el pro­
feta Isaías escribió y, finalmente, indica lo que les pa­
sará a fin de cuentas a quienes se opongan y luchen
contra "el pueblo del convenio del Señor" (vers. 13).
Obviamente la frase "lamerán el polvo de sus pies"
(vers. 13) es una expresión figurada.
2 Nefi 6:14. Los judíos empezarán a creer
"No muchos de los judíos, según lo que leo en las
Escrituras, creerán en Cristo antes que El venga. El
Libro de Mormón nos dice que empezarán a creer en
El [véase 2 Nefi 30:7]. Actualmente están empezando
a creer en El. Los judíos en la actualidad consideran a
Cristo como un gran Rabino. Lo han aceptado como
uno de sus más grandes maestros; han dicho que 'El
es judío de judíos; el Rabino más sobresaliente de to­
dos ellos'. Así es como uno lo ha declarado. Cuando
se restauró el evangelio en 1830, si un judío hubiese
mencionado el nombre de Cristo en una de las sina­
gogas, se le habría reprendido. Si un rabino se hubie­
ra referido a El, la congregación se habría puesto en
pie y abandonado el edificio. De modo que, vemos
que el estado de ánimo ha cambiado. Yo declaro esto
por lo que he sabido de fuentes judías que están em­
pezando a creer en Cristo, y algunos de ellos están
aceptando el evangelio.
"Y así la mayoría en su incredulidad se congregará
en Jerusalén; el evangelio les será predicado y algu­
nos de ellos creerán. No todos los gentiles han creído
cuando se les ha proclamado el evangelio, de igual
manera el cuerpo principal de los judíos que se haya
congregado allí no recibirá a Cristo como su Redentor
hasta que El mismo venga y se manifieste a ellos"
Goseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, tomo I1I,
págs. 8-9).
2 Nefi 6:14-15. El Mesías se manifestará nuevamente
a los judíos
"Zacarías es otro de los profetas que ha hablado
claramente acerca de estos grandes acontecimientos.
Según lo que él predijo, las naciones se congregarán
y le pondrán sitio a Jerusalén. Parte de la ciudad cae­
rá con espantosas consecuencias para sus habitantes,
y entonces vendrá un fuerte terremoto, el monte de
los Olivos se partirá en dos y el pueblo perseguido
huirá a este valle en busca de seguridad. En esa épo­
ca particular el Salvador vendrá como su Libertador y
les mostrará sus manos y sus pies. Lo mirarán y le
preguntarán dónde recibió las heridas, y El les dirá
que las recibió en casa de sus amigos, que El es Jesu­
cristo su Redentor. Entonces caerán al suelo y llora­
rán, cada familia aparte, porque sus antepasados per­
siguieron a su Rey y los hijos siguieron los pasos de
los padres.
"En aquel tiempo vendrá la redención de los ju­
díos. Jerusalén entonces será reconstruida y se cum­
plirán las promesas de que llegará a ser una ciudad
santa. El castigo que va a descender sobre aquellos
que pongan sitio a esa tierra será su destrucción. Los
profetas han pintado esta escena con mucho detalle y
con todos sus horrores" (Smith, Doctrina de Salvación,
tomo I1I, pág. 46).
Resumen analítico
¿Por qué cree que Nefi se deleitaba en las Escritu­
ras? ¿Qué hace que una persona llegue a amar y a
disfrutar tanto de las Escrituras? Piense en el mensaje
de la siguiente declaración mientras medita en las
preguntas que se encuentran inmediatamente des­
pués:
"Creo que las personas que estudian las Escrituras
adquieren una dimensión en su vida que nadie pue­
de obtener ni conseguir de ninguna otra manera, ex­
cepto por el estudio de las Escrituras.
"Las personas que estudian el evangelio - en parti­
cular los libros canónicos - y meditan sus principios
reciben un aumento de fe, un deseo de hacer lo co­
rrecto, y un sentimiento de inspiración y de compren­
sión que no se puede recibir de ninguna otra forma"
(Bruce R. McConkie, en David Croft, "Spare Time' s
Rare to Apostle", Church News, 24 de enero de 1976,
pág. 4).
¿Qué principios importantes aprendemos en 2 Nefi
4:15-16 y 2 Nefi 31:20 que pueden ayudarnos a obte­
ner la vida eterna?
• El presidente Gordon B. Hinckley enseñó que pode­
mos triunfar sobre las malas influencias en nuestra
vida si nos disciplinamos para evitarlas (véase
"Venzamos a los goliats en nuestra vida", Liahona,
julio de 1983, págs. 72-76). ¿Qué relación hay entre
esta idea y la expresada por Nefi registrada en 2 Nefi
4:28, y la del Señor registrada en Mateo 4:1O?
• ¿Sajo qué condiciones nos bendecirá el Señor con­
cediéndonos lo que pedimos en nuestras oraciones?
(Véase 2 Nefi 4:35; 3 Nefi 18:20; D. y C. 46:30. )
• Repase los siguientes pasajes de las Escrituras con­
cernientes a los escritos de Isaías: 2 Nefi 6:4-5; 25:1-8;
3 Nefi 23:1-3. ¿Por qué se citó tanto a Isaías en el Li­
bro de Mormón? ¿A quiénes les habló Isaías? ¿Por
qué es tan importante que nosotros conozcamos y
comprendamos las palabras de Isaías?
•
27
2 Nefi 8-1 0
Introducción
Jacob, hijo de Lehi y hermano de Nefi, fue un gran
líder espiritual de los nefitas. 2 Nefi 8-10 es un regis­
tro de la continuación de las enseñanzas de Jacob a
los nefitas. El cita y explica profecías de Isaías acerca
del recogimiento y redención de Israel en los últimos
días. Enseña de la grandiosidad del Redentor y del
poder de Su expiación y, a la vez, insta a los nefitas a
arrepentirse para que de esa forma puedan participar
de la gracia salvadora del Señor.
Notas y comentarios
2 Nefi 8:4-8. "Mi" y "mío"
En 2 Nefi 8:4-8 vemos como se hace hincapié en
los pronombres mi y mío. El Señor se está refiriendo a
sí mismo. Es Su justicia, Su ley y Su salvación las que
deben prevalecer. Las personas que entiendan y acep­
ten ese hecho no deben temer "la afrenta del hom­
bre" ni tener "miedo de sus ultrajes" (vers. 7), ya que
Dios es más fuerte que todo eso.
Capítulo 9
los dos profetas que se levantarán para la nación ju­
día en los últimos días. Esos profetas gozarán de
enormes poderes durante el período crítico en que Je­
rusalén estará bajo sitio (véase Apocalipsis 11:1-17).
También profetizarán "a los judíos, después que éstos
se hayan congregado y hayan edificado la ciudad de
Jerusalén en la tierra de sus padres" (véase D. y C.
77:15). Los otros "hijos" habrán sido vencidos, pero
esos dos son "como buey salvaje en una red, llenos . . .
del furor del Señor, d e l a reprensión d e t u Dios"
(2 Nefi 8:20).
2 Nefi 8:21-25. Jerusalén prevalecerá
Mediante el poder del Señor,Jerusalén prevalecerá.
Dios ha quitado "el cáliz de aturdimiento" (2 Nefi
8:22), tal como prometió que lo haría. El período del
rechazo de Jerusalén ha terminado, y nunca más vol­
verá a sufrir la expulsión ni la destrucción. Ahora les
toca sufrir a los enemigos; la copa del sufrimiento se
les dará entonces a aquellos que han causado tantos
sufrimientos a los judíos (véase D. y C. 113:9-10).
2 Nefi 8:9-11. Un ruego al Señor
Lo registrado en 2 Nefi 8:9-11 parecería ser un rue­
go del pueblo de Dios para que el Señor despierte
"como en los días antiguos" (vers. 9) y actúe en bien
de ellos como lo hizo contra la antigua Rahab (Egip­
to) y contra el dragón (el diablo). Fue el Señor quien
separó las aguas del Mar Rojo para que pasaran los
hijos de Israel (véase el verso 10). En esa misma forma
recogerá por toda la tierra a Sus hijos en los últimos
días, y los traerá a Sión, donde habrá alegría y gozo
sempiternos.
2 Nefi 8:12-16. Confianza en el Señor
En 2 Nefi 8:12-16 vemos que se nos insta a confiar
en el Señor en lugar de hacerlo en el hombre. El
Señor es nuestro Creador, un Ser de gran poder. ¿Por
qué vamos a temer al hombre? (Véanse los verso
12-13.) El poder de Dios liberará a los exilados cauti­
vos de Israel, ya que ciertamente se trata de Su pue­
blo, y El los cubre "con la sombra" (vers. 16) de Su
mano (véanse también los verso 14-15).
2 Nefi 8:17-18. Despierta y levántate nuevamente
Luego de la crucifixión de Jesús, los romanos saca­
ron de Jerusalén a los judíos y los esparcieron por to­
do el imperio. Durante casi dos mil años, Jerusalén no
había estado bajo el control político de los judíos. En
realidad, había bebido hasta las heces de una copa
amarga de medicina. No había habido un solo profeta
para guiarla durante todos esos años. Ahora es el mo­
mento para que Jerusalén, representando a la antigua
nación judía, se despierte, se levante nuevamente y
retorne a su Dios, el Santo de Israel.
2 Nefi 8:19-20. Se levantarán dos profetas
Parecería que en 2 Nefi 8:19-20 se hiciera alusión a
28
2 Nefi 9:4-6. "La muerte ... es importante para el
bienestar del hombre"
". . .la muerte es tan importante para el bL2nestar del
hombre como lo es el nacimiento. No hay mayor ben­
dición que se pueda recibir que la del nacimiento.
Una tercera parte de las huestes celestiales, por causa
de la rebelión, carece de ese privilegio y en conse­
cuencia los que la integran no poseen cuerpos de car­
ne y hueso, ese gran don de Dios.
"¿Mas a quién le gustaría vivir para siempre en esta
tierra, llena de dolor, de corrupción, de pesar y de tri­
bulación, y envejecer con las facultades mentales mer­
madas y aún así seguir adelante con todas las vicisitu­
des de la mortalidad? Creo que todos nosotros llega-
Capítulo 9
ríamos a la conclusión, si nos fuese propuesto eso, de
que no lo soportaríamos. Rechazaríamos esa propues­
ta, no querríamos la vida en esas condiciones. La vida
en este mundo es breve por necesidad, y sin embargo
todo lo que se nos requiere puede ser cumplido; mas
la muerte es tan importante en el plan de salvación
como lo es el nacimiento. Hemos de morir - es esen­
cial - y la muerte viene al mundo para cumplir el
misericordioso designio del Gran Creador" Ooseph
Fielding Smith, Doctrina de Salvación, tomo 1, págs.
1 10-1 1 1 ) .
2 Nefi 9:7-12. "Una expiación infinita"
En 2 Nefi 9:7-12 vemos que Jacob explica muy cla­
ramente lo que nos habría sucedido si no hubiera ha­
bido un sacrificio expiatorio para la redención de los
pecados y la resurrección de la muerte. Debido a que
todas las personas pecan en esta vida (véase Romanos
3:23), y como nada impuro puede morar en la presen­
cia de Dios (véase Moisés 6:57), al morir alguien su
espíritu permanecería en estado de impureza para
siempre; y por consiguiente, quedaría bajo el dominio
y el poder de Satanás. Como Jacob dijo: "...nuestros
espíritus habrían llegado a ser como él... " (2 Nefi 9:9).
"La Caída trajo la muerte. Esta no es precisamente
una condición ideal puesto que nosotros no queremos
ser expulsados de la presencia de Dios, ni queremos
estar sujetos para siempre a las condiciones mortales.
Tampoco queremos morir y que nuestros cuerpos se
conviertan en polvo, ni que los espíritus que han po­
seído estos cuerpos por derecho se vayan al dominio
de Satanás quedando sujetos a él.
"Pero ésa era la condición y si Cristo no hubiese
venido con su sacrificio expiatorio, en demanda de la
ley de justicia, a reparar o expiar o a redimirnos de la
condición en la que se encontró Adán y en la cual
nosotros nos encontramos aún, entonces la muerte fí­
sica habría venido; el cuerpo habría vuelto al polvo
del cual provino; el espíritu habría ido a las fronteras
del dominio de Satanás y quedaría sujeto a él para
siempre" Ooseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación,
tomo 1, pág. 1 1 7).
2 Nefi 9:13-16. La realidad del juicio.
Cuando Adán transgredió el mandamiento en el
Jardín de Edén, y como consecuencia se produjo la
caída del hombre, se introdujeron en el mundo dos
tipos de muerte: la física, que consiste en la separa­
ción del cuerpo y el espíritu, y la espiritual, que con­
siste en la separación o alejamiento de Dios. Debido a
que ambas condiciones son automáticas y no la con­
secuencia de acto alguno de parte del hombre, es jus­
to que éstas se resuelvan sin condiciones ni precio
alguno.
Por medio de la Resurrección que Cristo hizo posi­
ble, se vence a la muerte automáticamente y el cuer­
po y el espíritu se reúnen nuevamente para no sepa­
rarse jamás. Pero además, hay algo que la mayoría de
las personas no comprende muy bien, y es que la Re­
surrección también hace posible que automáticamente
el hombre vuelva a la presencia de Dios, o sea, que
venza el estado de muerte espiritual que causó la caí­
da de Adán. Por lo tanto, todas las consecuencias de
la caída de Adán se vencen automáticamente sin con­
diciones.
Sin embargo, en el caso de la muerte espiritual de­
bemos recordar que nuestro estado de separación de
Dios durante nuestra vida terrenal se debe sólo par-
cialmente a la transgresión de Adán. Nacemos morta­
les, lejos de la presencia de Dios debido a la Caída;
pero una vez que llegamos a la edad de responsabili­
dad y sucumbimos a la tentación, entonces somos res­
ponsables de nuestro propio estado de impureza. En
otras palabras, ahora somos nosotros los culpables de
mantener ese estado de alejamiento o de muerte espi­
ritual. Si nos volvemos hacia Dios y aceptamos el sa­
crificio de Su Hijo, antes del Juicio, entonces, por me­
dio del poder redentor de nuestro Salvador, nos ha­
llaremos "vestidos de pureza, sí, con el manto de rec­
titud" (2 Nefi 9 : 14). Lo que quiere decir es que la
muerte espiritual causada por nuestra propia caída
también se vencerá en Cristo, y por lo tanto podre­
mos morar con Dios para siempre. Pero a todos nos
llevarán a la presencia de Dios (véanse los verso
13-15). Todos venceremos temporalmente el estado
de muerte espiritual causado por la caída de Adán.
Para quienes rehúsen venir a Cristo, ese estado de
muerte espiritual o separación de Dios se vencerá só­
lo el tiempo suficiente para llevarlos a Su presencia
para el juicio. Luego serán expulsados de Su gloria y
de Su presencia por negarse a arrepentirse.
Alma nos enseña el concepto de que en el momen­
to del juicio recordaremos a la perfección nuestra rec­
titud y nuestros pecados, y a la vez nos describe la
terrible vergüenza que sobrecogerá a todos los que · no
se hayan arrepentido de ellos (véase Alma 12:13-15).
2 Nefi 9:17-24. La bondad y la grandeza de Dios
En 2 Nefi 9, notamos la forma interesante en que
Jacob encara cada uno de los temas, alabando siempre
la bondad y la grandeza de Dios. Por ejemplo, el ver­
sículo 8 comienza diciendo: "iOh, la sabiduría de Dios,
su misericordia y gracia!"; y el versículo 10 dice así:
"iOh cuán grande es la bondad de nuestro Dios..."
Además, en los versículos 13, 17, 19 Y 20, cada punto
que Jacob menciona es un atributo de Dios: la sabidu­
ría, la bondad, la justicia, la misericordia y la santi­
dad.
Hablando de esos atributos de Dios, el profeta José
Smith dijo: "Mediante un poco de reflexión veremos
que es necesario tener el concepto de la existencia de
esos atributos de Dios para que cualquier ser racional
pueda ejercer fe en El; pues sin ese concepto, los
hombres no podrían ejercer fe en Dios para obtener
vida y salvación. Si no tuviera conocimiento de todas
las cosas, Dios no podría salvar a ninguna de Sus
criaturas, pues es en razón del conocimiento que El
tiene de todas las cosas, desde el principio hasta el
fin, que puede dar a Sus hijos ese entendimiento me­
diante el cual se les permite ser partícipes de vida
eterna; y si no fuera por el concepto que existe en la
mente de los hombres de que Dios tiene todo conoci­
miento, sería imposible para ellos ejercer fe en El"
(Lectures on Faith, 4 : 1 1 ) .
2 Nefi 9:25-29. "Donde n o s e ha dado ninguna ley,
no hay castigo"
"El pecado, según su definición técnica, consiste en
la violación de la ley; y en este sentido limitado pue­
de cometerse el pecado inadvertidamente o en la ig­
norancia. Sin embargo, en vista de la doctrina de las
Escrituras relativa a la responsabilidad humana y la
justicia infalible de Dios, claro es que en sus transgre­
siones, así como en sus hechos justos, el hombre será
juzgado de acuerdo con la habilidad que tenga para
comprender y obedecer la ley. Los requisitos de una
29
Capítulo 9
ley más alta no se aplican en su totalidad a aquel que
no se haya familiarizado con dicha ley. Para los peca­
dos que se cometen por falta de conocimiento, es de­
cir, para las leyes que se infringen en la ignorancia, se
ha proveído un acto propiciatorio en la expiación
efectuada mediante el sacrificio del Salvador; y tales
pecadores no están condenados, sino que todavía se
les dará la oportunidad de aprender y aceptar, o re­
chazar, los principios del evangelio" (véase James E.
Talmage, Artículos de Fe, pág. 63).
2 Nefi 9:44-49. "Preparad... para ese día glorioso ... el
día del juicio"
"El hombre duerme el sueño de la muerte, pero el
espíritu - el cual no muere puesto que el hombre no
lo puede matar - vive en el mismo lugar donde se
guarda el registro de sus actos; no se deteriora, y aún
retiene con toda claridad los recuerdos de lo que su­
cedió antes de la separación del cuerpo y el espíritu
que siempre vive. El hombre duerme un tiempo en el
sepulcro, después se levanta de entre los muertos y
va al juicio; entonces los pensamientos secretos de to­
da la humanidad se revelan ante El, que es a quien
tenemos que rendir cuentas; no los podemos escon­
der; sería en vano que una persona dijera en aquel
momento que no hizo tal o cual cosa, ya que el man­
damiento sería: Abrid y leed el registro que este hom­
bre ha hecho de sí mismo y dejad que testifique sobre
esos hechos, y que todos los puedan ver. Si alguien
ha cometido fraude contra su prójimo o ha cometido
asesinato o adulterio, o cualquier otro delito y lo
quiere encubrir, ese registro lo mirará a la cara. El
mismo relatará la historia y atestiguará contra sí mis­
mo... No es por lo que alguien haya visto u oído por
lo que una persona será juzgada y condenada, sino
por el registro que ella misma escribió en su mente,
ese registro que no puede mentir, que se abrirá en
ese día ante Dios y los ángeles, y ante aquellos que se
sentarán como jueces" Gohn Taylor, en Journal of
Discourses, 11:78-79).
2 Nefi 10:3. Una generación corrupta
"Esta generación es tan corrupta como la genera­
ción de los judíos que crucificó a Cristo; y si El estu-
30
viese aquí hoy, y predicase la misma doctrina que
predicó entonces, lo matarían" (Enseñanzas del Profeta
José Smith, pág. 405).
2 Nefi 10:7-9. Sucesor histórico de los profetas
hebreos
Un judío, Morris Jastrow, hijo, expresó:
"Desde el punto de vista histórico, a Jesús se le
considera un sucesor directo de los profetas hebreos.
Sus enseñanzas son sinónimo de las más elevadas as­
piraciones de la raza humana. Como los profetas, ha­
ce hincapié principalmente en la conducta pura y en
los conceptos morales, pero va más allá de los profe­
tas por su absoluta indiferencia a las especulaciones
teológicas y a los ritos religiosos. Se ha dicho común­
mente que los judíos rechazaron a Jesús. Lo hicieron
en el mismo sentido en que rechazaron las enseñan­
zas de los profetas anteriores" (citado por Joseph Fiel­
ding Smith en la obra The Signs of the Times, pág. 62).
Resumen analítico
Por medio de la expiación de Jesucristo podemos
ser redimidos tanto de la muerte espiritual como de
la muerte física. ¿Qué significa cada uno de esos con­
ceptos? ¿Qué debemos hacer para ser redimidos de la
muerte espiritual? (Véase 2 Nefi 9:10-12, 21, 45-46;
10:23-24. )
• ¿Por qué el Juicio será perfectamente justo? ¿De
dónde se obtendrá la evidencia por la cual seremos
juzgados? (Véase 2 Nefi 9:13-16; Alma 41. )
• ¿Qué nos enseñan las Escrituras sobre la omniscien­
cia (conocimiento pleno e infinito) de Dios? (Véase
2 Nefi 9:20; Alma 26:35; D. y C. 38:1-2. )
• majo qué condiciones la sabiduría es buena o mala?
(Véase 2 Nefi 9:28-29, 42. )
• Jacob enseñó que finalmente los judíos regresarían
"a las tierras de su herencia" (véase 2 Nefi 10:7). ¿Qué
pasaría entre ellos para que esa restauración se efec­
tuara? (Véanse los verso 3-8. )
• ¿Qué promesas hizo el Señor a los gentiles que
habitarían la tierra de América en los últimos días?
(Véanse los verso 10-18. )
•
2 Nefi 1 1 -1 6
Introducción
Capítulo 1 0
N atas y comentarios
Nefi enseñó que Dios dio la ley de Moisés y mu­
chos otros principios como simbolismos de Cristo.
Muchas veces un objeto o acontecimiento tiene signi­
ficado tanto simbólico como literal. Es por eso que Al­
ma explica que la Liahona es un símbolo (representa­
ción o semejanza) de cómo llegar a la verdadera tie­
rra prometida (véase Alma 37:38-47). Para compren­
der cuán profundamente simbólica era la ley de
Moisés, véase Mosíah 3:14-15, 13:29-31; Alma 25:
15-16; 34:14 y Gálatas 3:21-24.
Nefi citó a Isaías por lo menos por tres razones im­
portantes: él se deleitaba en sus palabras (véase
2 Nefi 11:2), las palabras de Isaías demuestran la vera­
cidad de la venida de Cristo (véanse los verso 4, 6) y,
por último, para que los lectores "eleven sus corazo­
nes y se regocijen" (vers. 8) con las palabras de Isaías.
2 Nefi 11 :2-8. Los escritos de Isaías
2 Nefi 12:1-4. "El monte de la casa del Señor"
Los versículos comprendidos en 2 Nefi 11:2-8 son
una introducción a otros de los escritos de Isaías. En
estos versículos, Nefi destaca varios puntos importan­
tes.
Junto con Isaías y Jacob, Nefi también da testimo­
nio de la realidad del Redentor (véanse los verso 2-3).
Daniel H. Ludlow destaca la importancia de estos tres
testigos de la siguiente manera:
"Dios ha dicho a través de sus profetas: 'Por boca
de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto'
(2 Corintios 13:1). Nefi aparentemente conocía este
principio cuando presentó a tres grandes testigos pre­
cristianos para testificar de la venida de Jesucristo:
Isaías, Nefi mismo y su hermano Jacob. Luego conti­
núa diciendo: '...ha dicho Dios, por las palabras de
tres estableceré mi palabra' (2 Nefi 11 :3)" (A Compa­
nion to Your 5tudy of the Book of Mormón, pág. 140).
La palabra monte se utiliza en las Escrituras en dife­
rentes sentidos alegóricos o figurados. En 2 Nefi
12:1-4 la palabra monte se refiere a un lugar elevado
perteneciente a Dios, un lugar de revelación, incluso
el templo del Señor.
"Este templo [el Templo de Salt Lake] que se levan­
ta a pocos pasos de aquí es la casa del Dios de Jacob,
la que nuestros pioneros comenzaron a edificar en
una época en que los medios de transporte eran su­
mamente rudimentarios, demorando cuarenta años
en su edificación" (LeGrand Richards, "Profetas y
profecías", Liahona, febo de 1976, pág. 40).
A Nefi le gustaban mucho los escritos de Isaías,
quien había vivido hacía más de un siglo, y, por lo
tanto, los citó extensamente. El mensaje de Isaías es
indiscutiblemente vital para todos, pero especialmen­
te lo es para los que vivan en los últimos días, ya que
serán ellos los que estarán aquí durante el cumpli­
miento de sus palabras. Es importante recordar que el
nombre de Isaías significa "Jehová es salvación" y que
el tema principal de su mensaje es la vida, la misión y
la gloriosa expiación de Jesucristo.
2 Nefi 12:5-22. No confiemos en los ídolos
Los versículos comprendidos en 2 Nefi 12:5-22 re­
gistran una reprensión al pueblo del Señor por depo­
sitar su confianza en los ídolos: "...la obra de sus pro­
pias manos... " (vers. 8). Como resultado de esta ido­
latría, Dios humillará "la mirada altiva del hombre"
(vers. 11) y la "altivez del hombre... [porque] sólo el
Señor será ensalzado en aquel día" (vers. 17).
2 Nefi 13:1-11. El castigo como resultado
de la iniquidad
Isaías vio que Judá y Jerusalén serían castigadas por
el Señor como resultado de su iniquidad. Nabucodo­
nosor, rey de Babilonia, destruyó en el año 587 a. de
J. C. la ciudad de Jerusalén y llevó a Judá al cautive­
rio. Seiscientos cincuenta y siete años más tarde, en el
año 70 d. de J. c., los romanos arrasaron Jerusalén y
esparcieron a los judíos por distintas partes del mun­
do. Ciertamente, tal como dijo Isaías, habían
"allegado el mal para sí mismos" (2 Nefi 13:9).
Nefi citó a Isaías porque se deleitaba, según él mis­
mo lo dice: "en comprobar a mi pueblo la verdad de
la venida de Cristo" (2 Nefi 11:4). Esto proporciona
un panorama importante en cuanto a los pasajes que
Nefi escoge para citar. Los eruditos designan esos pa­
sajes como "mesiánicos", debido a que se centran en
el Mesías. El estar atentos para percibir en esos pasa­
jes el sentido mesiánico nos ayuda a comprender me­
jor a Isaías.
2 Nefi 13:12. "La destrucción del hogar y la familia"
El presidente Ezra Taft Benson vio la forma en que
la profecía registrada en 2 Nefi 13:12 se está cum­
pliendo en nuestra época:
"De manera que hoy, la destrucción del hogar y la
familia va en aumento; Satanás está trabajando dili­
gentemente para destituir al padre como la cabeza
del hogar y crear rebelión entre los hijos. El Libro de
31
Capítulo 1 0
Mormón describe esta condición cuando declara: 'Los
opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres lo
gobiernan'. Y luego siguen estas palabras, las cuales
quisiera que considerarais seriamente cuando penséis
en esos líderes políticos que están promoviendo el
control de la natalidad y el aborto: ' ¡ Oh pueblo mío,
los que te guían te hacen errar, y pervierten el curso
de tus sendas' (2 Nefi 13:12)" (véase "Fortaleciendo a
la familia", Liahona, mayo de 1971, pág. 21).
2 Nefi 15:26-30. La época del gran recogimiento
"Al señalar la época del gran recogimiento, Isaías
parecería indicar que tendría lugar en los días del fe­
rrocarril y del aeroplano [Isaías 5:26-29]:
"Como no había trenes ni aviones en aquel tiempo,
Isaías difícilmente podía mencionarlos por su nombre.
Sin embargo, parece describirlos con palabras inequí­
vocas. ¿Acaso no es el tren moderno la mejor inter­
pretación de 'los cascos de sus caballos... como d e pe­
dernal, y las ruedas de sus carros como torbellino'? ¿y
el rugido ' como de león' no describe gráficamente el
sonido del motor de los aeroplanos? Los trenes y los
aviones no se detienen en la noche. Por lo tanto, ¿no
estaba justificado Isaías al decir: ' ...ninguno se dormi­
rá, ni le tomará sueño; a ninguno se le desatará el
cinto de los lomos, ni se le romperá la correa de sus
sandalias'? Con este medio de transporte el Señor re­
almente 'silbará al que está en el extremo de la tierra'
para que venga 'pronto y velozmente'. Con las si­
guientes palabras, Isaías indicó que había visto el ae-
32
roplano: '¿Quiénes son éstos que vuelan como nubes,
y como palomas a sus ventanas?' (Isaías 60:8)"
(LeGrand Richards, Israel! Do you know ? , pág. 182).
2 Nefi 16:1-2. Serafines
"Los serafines son ángeles que residen en la presen­
cia de Dios, rindiéndole gloria, honor y adoración
continuamente...
"El hecho de que a él [Isaías] se le permitió ver a
estos seres santos con alas fue simplemente para sim­
bolizar su 'poder para moverse, para obrar, etc.'; éste
fue el caso también en las visiones que recibieron
otras personas (D. y C. 77:4)" (Bruce R. McConkie,
Mormon Doctrine, págs. 702-703).
Resumen analítico
• Para comprender mejor las enseñanzas de Isaías re­
gistradas en 2 Nefi 12-16, estudie el resumen que se
encuentra al principio de cada capítulo. Escriba en su
ejemplar del Libro de Mormón o en una hoja de pa­
pel aparte los versículos que usted piense que descri­
ben cada subtítulo.
• Compare 2 Nefi 16:9-10 con Mateo 13:10-16 y
Hechos 28:25-27. ¿Cómo puede la gente oír y a la vez
no escuchar, ver y a la vez no ver? ¿Qué tenemos
que comprender si queremos ser convertidos y sana­
dos? (Véase 2 Nefi 16:10.)
2 Nefi 1 7-24
Introducción
Nefi utilizó las profecías de Isaías para enseñar a su
pueblo la necesidad de confiar en el Señor y de acu­
dir a El, y así en esa forma El los preservaría. Las pro­
fecías de Isaías de la venida del Mesías por medio del
linaje de Judá les aseguraba que su nación no sería
totalmente destruida, aun cuando sufrirían por sus
pecados. A la misma vez que el Señor castigaría a las
naciones de Asiria y Babilonia por combatir a su pue­
blo, El también al final eliminaría a todos los inicuos y
establecería Sión.
Notas y comentarios
2 Nefi 17:16-24. La profecía contra Israel
La profecía que se encuentra registrada en 2 Nefi
17:16-24 parecería ser contra el reino de Israel (Efraín)
declarando que la confederación entre Efraín y Siria
se rompería: ". . . la tierra [el reino del norte de Israel]
que tú aborreces será abandonada de sus dos reyes
[el de Efraín y Siria]" (vers 16). "Con flechas y arcos
los hombres entrarán allá. . . " (vers. 24). Esa profecía
se cumplió cuando Asiria invadió el territorio en el
año 721 a. de J. C.
2 Nefi 18:1-12, 18. Nombres simbólicos
Isaías tenía dos hijos llamados Maher-shalal-hash­
baz (véase 2 Nefi 18:3) y Sear-jasub (véase 2 Nefi
17:3). Ambos simbolizaban las intenciones que el
Señor tenía con respecto al reino del norte de Israel.
Maher-shalal-hash-baz en hebreo significa "el despojo
se apresura, la presa se precipita". Este nombre des­
cribe los acontecimientos mencionados en 2 Nefi 18:4
cuando los asirios sitiaron a Samaria, la capital del rei­
no del norte, y atacaron y saquearon a las diez tribus.
Sear-jasub significa "un remanente volverá", en refe­
rencia al día en el que se recoja a Israel que se en­
cuentra esparcida. De esa forma Isaías pudo decir:
"He aquí, yo y los hijos que el Señor me ha dado so­
mos a Israel por señales y presagios de parte del
Señor de los Ejércitos . . . " (2 Nefi 18:18).
2 Nefi 18:13-22. Un santuario o "tropezadero y roca
de caída"
La profecía registrada en 2 Nefi 18:13-22 es de na­
turaleza mesiánica (véase también Jacob 4:14-17).
Isaías profetizó que por rechazar al Mesías, la nación
judía heredaría "tribulación y tinieblas, [y] obscuridad
de angustia" (2 Nefi 18:22).
2 Nefi 19:1-7. Títulos del Mesías
En 2 Nefi 19:1-9 continúa la profecía mesiánica.
Israel, que andaba en tinieblas, vería una "gran luz"
(vers. 2) cuando Jesús viniera a la tierra y rompiera el
yugo de la carga espiritual que pesaba sobre ella (véa­
se el verso 4).
Los títulos con que se denomina al Mesías en el
versículo 6 indican Su servicio a la humanidad. El es
Capítulo 1 1
la admiración de los siglos, un consejero en los cami­
nos de la vida eterna (véase Jacob 4:10). El, que nació
en un humilde establo, es Jehová, el "Dios fuerte"
(2 Nefi 19:6) de Israel que vino a la tierra. Quienes
tengan fe en Cristo y hagan convenio con el Señor en
las aguas del bautismo se convertirán en sus hijos y
El pasará a ser su "Padre Eterno" (vers. 6; véase tam­
bién Mosíah 5:7). Cuando el Mesías nació, los ángeles
cantaron "paz, buena voluntad para con los hombres"
(Lucas 2:14) porque el "Príncipe de Paz" (2 Nefi 19:6),
"el fundador de la paz" (Mosíah 15:18), había venido
a la tierra. Su reinado y paz durarían para siempre.
2 Nefi 19:8-21. "Su mano aún está extendida"
Isaías profetizó que Israel rehusaría escuchar al
Señor, pero que a pesar de ello, "su mano aún está
extendida" (2 Nefi 19:12, 17, 21).
2 Nefi 20:1-19. Jactarse con el Señor
El Señor dijo que la iniquidad de Israel haría que El
enviara a Asiria, "la vara de [su] ira" (2 Nefi 20:5),
contra Su pueblo para "que se lleve los despojos, y
arrebate la presa, y los pise como el lodo de las ca­
lles" (vers. 6). La profecía se cumplió literalmente
cuando los asirios capturaron el reino del norte de
Israel y llevaron al pueblo cautivo a Asiria.
Más adelante, esta profecía revela que cuando
Asiria se envaneciera, el Señor castigaría "el fruto del
soberbio corazón del rey de Asiria y la gloria de su
altiva mirada" (vers. 12). El Señor dejó bien en claro
que aunque Asiria llevó a cabo sus propósitos contra
Israel, no tenía razón para enorgullecerse. Así como el
hacha no puede jactarse de sí misma con la persona
que la usa, del mismo modo los asirios no podían
considerarse superiores al Señor (véase el verso 15).
Asiria fue solamente un instrumento en las manos del
Señor para el cumplimiento de Sus propósitos.
2 Nefi 20:20-34. Volverá y "rebosará en justicia"
La profecía de Isaías continúa a través de 2 Nefi
20:20-34. Cuando "el resto de Israel, y los que hayan
escapado de la casa de Jacob" (vers. 20) hayan apren­
dido a confiar en el Señor en lugar de hacerlo en el
hombre, el pueblo "volverá" y "rebosará en justicia"
(vers. 22). El Señor instó a su pueblo a no temer al
asirio (véase el verso 24), ya que el cautiverio no dura­
ría para siempre; El le dijo: "Más de aquí a poco tiem­
po se cumplirá la indignación. . . " (vers. 25). Al mismo
tiempo, el Señor quitaría la carga del asirio de los
hombros de Israel (véase el verso 27), y "serán talados
los de gran estatura, y los altos serán humillados"
(vers. 33).
Vivimos en los días del cumplimiento de esa profe­
cía. Los miembros fieles de la Iglesia son parte de
aquel resto de Jacob que confía en el Señor y que por
lo tanto comienza a sobreabundar en justicia. Debe
darnos mucho que pensar el saber que somos parte
del cumplimiento de una profecía que se pronunció
setecientos años antes de Cristo, ¡hace más de dos mil
quinientos años!
33
Capítulo 1 1
2 Nefi 21 :1-5. "Una vara del tronco de Isaí"
Cuando el 21 de septiembre de 1823, Moroni se le
apareció a José Smith, "repitió el undécimo capítulo
de Isaías, diciendo que estaba para cumplirse" Oosé
Smith - Historia 40). Nefi citó el mismo capítulo de
Isaías en el registro comprendido ahora en 2 Nefi 21 .
¿Quién es la vara del tronco de Isaí y quién es el vás­
tago que sale de esa vara? En Doctrina y Convenios
113:1-4 encontramos la respuesta que el Señor nos
da. Sin embargo, para entender a quién señala cada
término simbólico, es necesario una lectura esmerada,
acompañada de gran meditación.
(vers. 9). Compárese el versículo 10 con Doctrina y
Convenios 88:87, y 2 Nefi 23:13 con Doctrina y Con­
venios 88:89-91. Esos pasajes describen los cambios
que se producirán justo antes de la venida del Señor.
2 Nefi 23 :13-22. Los juicios predichos para
los inicuos
El Señor dijo: "...tendré compasión de mi pueblo,
mas los impíos perecerán" (2 Nefi 23:22). Quienes se
opongan al Señor presenciarán una gran devastación
antes y en el momento de la Segunda Venida. Todo
aquel "que se hubiere juntado con los malos, caerá
por la espada" (vers. 15), y "sus casas serán saquea­
2 Nefi 21 :6-9. La paz por medio del conocimiento
das... " (vers. 16). Sus hijos y sus esposas sufrirán en
del Señor
gran manera (véanse los verso 15-16). Esa es la des­
cripción que Isaías hace de los grandes juicios que
Isaías profetizó sobre el gran período milenario en
que la paz y el amor cubrirían la tierra. (2 Nefi 21 :6-9). más tarde vio Juan el Revelador (véase Apocalipsis 9,
1 1, 16-18).
Cuando ese día llegue, "la enemistad del hombre y
Recuerde que el nombre de Babilonia tiene un sig­
[la enemistad] de las bestias, sí, la enemistad de toda
nificado literal y espiritual (véase 2 Nefi 23: 19-22). Así
carne, cesará de ante mi faz" (D. y C. 101 :26).
como sucede con muchas de las profecías de Isaías,
2 Nefi 21:10. "Una raíz de Isaí"
ésta tiene un doble cumplimiento. Bajo el reinado de
Nabucodonosor, Babilonia llegó a ser una de las ciu­
Doctrina y Convenios 1 13:5-6 explica qué es la
"raíz de Isaí" (vers. 5; véase también 2 Nefi 21 :10). Esa dades más gloriosas del mundo alrededor del año 600
"raíz... estará puesta por pendón al pueblo" (vers. 10). a. de J. C. Sin embargo, en el año 539 a. de J. C. cayó
ante los medos y los persas y comenzó un largo pe­
2 Nefi 21:14. "Los hombros de los filisteos"
ríodo de decadencia. En la época de Cristo, la habita­
ban solamente unos pocos judíos exiliados por decre­
"Setecientos años antes del nacimiento del
to romano. Cien años más tarde, Babilonia se encon­
Salvador, el profeta Isaías, mirando a través del tiem­
traba totalmente desolada y ha permanecido así hasta
po, vio a los miembros de la Iglesia de los Ultimas
el presente.
Días recoger a la esparcida casa de Israel, y dijo acer­
Babilonia es también el nombre del reino de Sata­
ca de ellos: '...volarán sobre los hombros de los filiste­
nás, o sea, el mundo (véase D. y C. 1 : 16). En los gran­
os hacia el occidente... ' Con la edificación de esta
des juicios que precederán a la segunda venida de
iglesia por parte de José Smith, un descendiente en
Cristo, la Babilonia espiritual, también conocida como
línea directa de Abraham, Isaac y Jacob, quien sin
ninguna duda alzó el pendón para el recogimiento de la iglesia del diablo o la gran ramera de la tierra (véa­
se 1 Nefi 14: 10, Apocalipsis 17:1-5), será destruida y
los descendientes de éstos de su larga dispersión en­
llegará a su desolación total durante el Milenio.
tre las naciones, podemos apreciar el cumplimiento
de esa profecía. Pero, una parte de ese cumplimiento
2 Nefi 24:1-12. El descanso milenario de Israel
descansa en los gentiles. Sus barcos a vapor, sus tre­
Vendrá el día en que "el Señor tendrá piedad de
nes, sus medios de rápido transporte y comunicación
son 'los hombros de los filisteos', sobre quienes los hi­ Jacob... [y] escogerá a Israel... " (2 Nefi 24: 1). El Señor
recogerá a su pueblo "desde lejos hasta los extremos
jos de Efraín han sido y son traídos al Oeste, a la tie­
de la tierra; y retornarán a sus tierras de promisión..."
rra de Sión, donde se levantará la Nueva Jerusalén.
(vers. 2). Entonces, "regirán a sus [antiguos] opreso­
Donde los puros de corazón se reunirán y donde se
res" (vers. 2) y descansarán "de [su] angustia y de
llevarán a cabo las preparaciones necesarias para la
[su] temor, y del duro cautiverio..." y de los años de
venida del Señor en Su gloria. Dios hace Su obra tan­
esparcimiento (vers. 3). Lo registrado en los versículos
to dentro como fuera de Su Iglesia, y El utiliza cosas
4 al 12 se puede interpretar como palabras un tanto
grandes como pequeñas para lograr Sus propósitos"
sarcásticas contra Lucifer y los antiguos opresores de
(Orson F. Whitney, en Conference Report, oct. de
Israel, cuya pompa "descendió al sepulcro" (vers. 1 1).
1919, pág. 69).
2 Nefi 23:1-5. El recogimiento de las fuerzas
del Señor
La ira del Señor en Su Segunda Venida no estará
"sobre los que se huelgan con [Su] gloria" (2 Nefi
23:3). En cambio El llamará a los santificados y pode­
rosos que vienen "de lo postrero de los cielos" (vers.
5), y su congregación será "como de un gran pueblo,
un tumultuoso ruido de los reinos de las naciones
congregadas" (vers. 4).
2 Nefi 23 :6-13. "El día del Señor"
La lectura de los versículos comprendidos en 2 Nefi
23:6-13 nos da la idea de lo que será la segunda veni­
da del Salvador. Un día que "vendrá como destruc­
ción del Todopoderoso" (vers. 6). Un día en el que
viene para "raer de [la tierra] a los pecadores"
34
2 Nefi 24:12-17. Lucifer
Los únicos lugares de la Biblia y del Libro de Mor­
món en los que aparece el nombre de Lucifer son en
Isaías 14:12 y 2 Nefi 24: 12. En Doctrina y Convenios
76:25-28 aprendemos que Lucifer (que significa
"portador de luz") era el nombre de Satanás en la exis­
tencia preterrenal. Debido a que se rebeló contra
Dios, cayó de su posición de "autoridad delante de
Dios" (vers. 25) y "fue llamado Perdición" (vers. 26)
que significa "destrucción".
2 Nefi 24:18-32. El triunfo sobre Babilonia
Aunque Babilonia fue una nación poderosa, Dios se
levantó contra ella y extirpó " de Babilonia el nombre"
(2 Nefi 24:22). Lo mismo sucedió con los asirios que
saquearon el antiguo reino de Israel (véase el verso 25).
Capítulo 1 1
En los últimos días, así como Lucifer cayó del cielo a
la tierra, caerán las naciones malvadas que hayan afli­
gido al pueblo del Señor y "para siempre no será re­
conocida" (vers. 20). El Señor establecerá Sión, y "los
pobres de su pueblo se acogerán a ella" (vers. 32). De
esa forma podemos ver el dualismo del cumplimiento
de la profecía de Isaías: Babilonia cayó en la época de
los reyes y la Babilonia espiritual, con Satanás como
su rey, también caerá.
Resumen analítico
• Según dijo Isaías, ¿qué haría posible el recogimiento
de Israel y el cumplimiento de las promesas que el
Señor le hizo a Israel? ¿Qué función cumplen los
miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de
los Ultimos Días en esas profecías? (Véase 1 Nefi
22:3-12, 2 Nefi 21:11-12, 25:17.)
• Estudie y correlacione Isaías 14:12-14, Lucas 10:18,
Apocalipsis 12:7-9, 2 Nefi 24:12-14, Doctrina y Con­
venios 29:36-39, 76:25-29 y Moisés 4:1-4. Anote qué
enseñan esos pasajes de las Escrituras acerca de Luci­
fer, su proceder en la Guerra de los Cielos y el resul­
tado que tuvieron sus hechos.
• ¿Qué aprendemos en 2 Nefi 21:5-9 y 30:11-18 acer­
ca del Milenio?
35
2 Nefi 25-27
Introducción
Nefi fue un poderoso vidente que profetizó acerca
de acontecimientos futuros que ocurrirían entre los
nefitas y los lamanitas, los judíos y los gentiles. Nefi
vio nuestra época y la gran obra que se llevaría a ca­
bo en la dispensación del cumplimiento de los tiem­
pos. El citó las palabras del profeta Isaías para testifi­
car de muchos de esos acontecimientos.
Notas y comentarios
2 Nefi 25:1-7. Comprender las profecías de Isaías
¿Por qué fueron las palabras de Isaías tan difíciles
de entender para muchas de las personas del pueblo
de Nefi? (Véase 2 Nefi 25: 1 .) ¿Qué personas pueden
comprender las profecías de Isaías en su plenitud?
(Véase el verso 4.) ¿Cuándo comprenderán los hom­
bres en general las palabras de Isaías? (Véase el
verso 7.)
2 Nefi 25:7-16. Las profecías de Nefi
¿Qué profetizó Nefi acerca de los siguientes aconte­
cimientos?
La destrucción y el cautiverio de Jerusalén bajo Na­
bucodonosor rey de Babilonia (véase 2 Nefi 25: 10).
La restauración de los judíos bajo Ciro de Persia
(véase el verso 11).
El rechazo del Hijo de Dios en la carne por parte
de los judíos (véase el verso 12).
La muerte y resurrección de Jesús (véase el
verso 13).
La segunda destrucción de Jerusalén por los roma­
nos en el año 70 d. de J. C. (véase el verso 14).
El esparcimiento de los judíos entre todas las nacio­
nes (véase el verso 15).
La aceptación final de Jesús, como el Mesías, por
parte de los judíos (véase el verso 16).
2 Nefi 25:23. "Gracia"
"El que el hombre se salva solamente por la gracia
de Dios y que creer en Jesucristo es el único requisito
para su salvación es una de las doctrinas más falsas
que Satanás ha inventado y que el hombre ha propa­
gado. . . Un pasaje en el Libro de Mormón, escrito qui­
zás. . . para hacer hincapié e instar al agradecimiento
por el misericordioso don de salvación que se nos
ofrece a cambio de la obediencia. . . es particularmente
esclarecedor: 'Porque nosotros trabajamos diligente­
mente para escribir, a fin de persuadir a nuestros hi­
jos, así como a nuestros hermanos, a creer en Cristo y
a reconciliarse con Dios; pues sabemos que es por la
gracia que nos salvamos, después de hacer cuanto poda­
mos ' (2 Nefi 25:23; cursiva agregada).
" . . . De todas maneras, nadie se hubiera podido sal­
var solamente por sus obras, por más buenas que és­
tas hubieran sido, si Jesús no hubiera muerto por los
pecados de todos nosotros. Y de la misma forma, por
más poderosa que sea la gracia salvadora de Cristo,
36
Capítulo 12
ésta no pueda salvar a nadie que no cumpla con los
principios del evangelio.
Sin embargo, es importante que comprendamos
bien el significado de las palabras que estamos utili­
zando. Si al hablar de salvación nos estamos refirien­
do solamente a la redención de la tumba, 'la gracia de
Dios' es suficiente. Pero, si cuando hablamos de salva­
ción nos referimos a volver a la presencia de Dios con
progreso eterno, con progenie eterna y la posibilidad
de llegar finalmente a ser dioses, entonces es necesa­
rio que para ello no solamente tengamos la 'gracia de
Dios' como se define generalmente, sino también pu­
reza personal, haber vencido la maldad y haber reali­
zado las buenas ' obras' que nuestro Salvador, así co­
mo sus profetas y sus apóstoles, han señalado en sus
exhortaciones como requisitos sumamente importan­
tes" (Spencer W. Kimball, Teachings of Spencer W.
Kimball, págs. 70-71) .
2 Nefi 26:1-6. L a nación nefita sufrirá por sus
iniquidades
Nefi predice el día en que la nación nefita, habien­
do despreciado a los profetas y a los santos, sufriría
por su iniquidad. ¿Cómo se manifestaría ese sufri­
miento? (Véase 2 Nefi 26:5-6.) Adviértase la forma en
que Nefi habla a las generaciones futuras como si
ellas estuvieran ante su presencia (véase el verso 1).
2 Nefi 26:7-14. La destrucción de los nefitas
Nefi lamenta la futura destrucción de su pueblo
que él previó, pero se siente compelido a reconocer
ante el Señor: " . . . iTus vías son justas!" (2 Nefi 26:7).
Nefi también previó que "los justos que escuchan las
palabras de los profetas. . . no perecerán" (vers. 8; véa­
se también 1 Nefi 22: 1 7-19). Cristo los visitaría y co­
menzarían varias generaciones de paz (véase 2 Nefi
26:9). Pero finalmente la nación nefita caería en "una
repentina destrucción" debido a que el Espíritu del
Señor cesaría de contender con ellos (véanse los verso
10-1 1).
En el versículo 12, vemos que Nefi parece haber
utilizado el vocablo judío en un sentido más amplio
de la palabra, es decir, para referirse a Israel. El habla
de que habría que convencer a los judíos de que Jesús
es el verdadero Cristo, y que también los gentiles ten­
drían que ser convencidos de que Jesús es el Cristo.
Nefi profetizó que esa gran conversión se llevaría a
cabo en los últimos días (véase el verso 14).
2 Nefi 26:15-16. Voces desde el polvo
"Evidentemente Nefi se está refiriendo a una decla­
ración que se encuentra en Isaías 29:4 donde se men­
ciona a un pueblo destruido cuyos anales saldrán
'desde el polvo, y su voz será como uno que evoca a
los espíritus . . . ' (2 Nefi 26:16.)
" . . . Una cuidadosa lectura de ese pasaje, especial­
mente al leerlo juntamente con la explicación de Nefi,
indica que el concepto ' evoca a los espíritus' significa
que este registro (el Libro de Mormón) hablaría en
una forma conocida a los que ya tuvieran la Biblia. En
otras palabras, Nefi evidentemente dice aquí que las
Capítulo 1 2
enseñanzas doctrinales del Libro de Mormón iban a
resultarles conocidas a los que ya hubieran leído y
aceptado la Biblia" (Daniel H. Ludlow, A Companion to
Your Study of the Book of Mormon, pág. 146).
2 Nefi 26:17-22. Apostasía
Nefi dijo que un relato de esas cosas que él vio en
la visión "serán escritas y selladas en un libro" (2 Nefi
26:17). Luego él profetizó la forma en que los gentiles
tropezarán en los postreros días "a causa de lo gran­
de de su tropezadero" (vers. 20). Nefi dijo que edifi­
carían iglesias falsas y menospreciarían "el poder y
los milagros de Dios" (vers. 20). La contención, la ma­
licia y las combinaciones secretas aumentarían como
consecuencia de todo ello.
¿Describe Nefi adecuadamente al mundo cristiano
de nuestros días? Según él, ¿cuál es la verdadera cau­
sa de la apostasía, de los tropiezos y de las tinieblas?
(Véase el verso 22.) ¿Cómo propuso el Señor quitar
ese tropiezo en los últimos días?
En el versículo 12, vemos que Nefi promete que
tanto los judíos como los gentiles se convencerán de
que Jesús es el Cristo (véase también la portada del
Libro de Mormón). El Libro de Mormón es un factor
sumamente importante para llevar a cabo esa gran
conversión.
2 Nefi 26:23-28. La salvación se nos ofrece a todos
por igual
Nefi dijo que Dios "no hace nada a menos que sea
para el beneficio del mundo" (2 Nefi 26:24) y para la
salvación del hombre. ¿A quiénes se ofrece la salva­
ción de Cristo? ¿Hay alguien a quien se excluya?
(Véase el verso 27.)
La seguridad de que la salvación se le ofrece gratui­
tamente a todo ser humano no significa que no se re­
quiera ningún esfuerzo de nUf'stra parte. El Señor di­
jo: "Si haces lo bueno, sí, y te conservas fiel hasta el
fin, serás salvo en el reino de Dios, que es el máximo
de todos los dones de Dios; porque no hay don más
grande que el de la salvación" (D. y C. 6:13).
10; véase también Eter 4:4-7) y cómo se pondrá a
nuestro alcance (véase 2 Nefi 27:11). Los versículos
comprendidos en los pasajes de 1 Nefi 14:26 y 3 Nefi
26:9-1 1 también se refieren a la parte sellada de los
escritos sagrados.
2 Nefi 27:15-18. Una traducción genuina
Poco tiempo después de iniciarse la traducción del
Libro de Mormón, Martin Harris quiso comprobar
que la traducción que José Smith estaba haciendo era
genuina. Entonces Martin Harris obtuvo permiso para
llevar una copia de algunos de los caracteres tomados
de las planchas (no las planchas mismas) junto con la
traducción a algunos entendidos en la materia que vi­
vían en Nueva York. En José Smith- Historia 63-65
se encuentra un relato de lo acontecido.
2 Nefi 27:24-28. "Una obra maravillosa y un
prodigio"
La "obra maravillosa y un prodigio" del que habla
el Señor en el registro compilado en 2 Nefi 27:26
abarca el Libro de Mormón, la restauración del sacer­
docio y de la Iglesia, y la presencia de profetas mo­
dernos sobre la tierra. Pero en realidad, es mucho
más que todo ello; es la restauración de todas las co­
sas, incluso el establecimiento de Sión nuevamente
sobre la tierra.
2 Nefi 27:28. "Un campo fértil"
El élder Mark E. Petersen, hablando del pasaje de
Isaías 29:17, comentó:
"A medida que introduce el tema en su capítulo 29,
Isaías describe una nación [la nefita] que repentina­
mente sería destruida, pero que en tiempos modernos
hablaría literalmente desde la tumba por medio de un
libro [el Libro de Mormón]" ("El milagro del Libro de
Mormón", Liahona, febo de 1978, pág. 14).
2 Nefi 27:3-6. "Cubierto a causa de vuestra iniqui­
dad"
Compare 2 Nefi 27:3-6 con Isaías 29:7-10. Estos pa­
sajes hacen referencia a un pueblo en apostasía. Es
un pueblo dormido y por eso tropieza, no por ebrie­
dad, sino porque no tiene un profeta que guíe sus
pasos.
"Isaías habla de una época en que un sueño pro­
fundo se derramará sobre las naciones de la tierra, y
estarán ebrias, pero no de vino; tambalearán al andar,
pero no será a causa de bebidas alcohólicas; y los pro­
fetas y videntes, etc., quedarán como cubiertos. En
otras palabras, no tendrán profetas ni videntes. [Isaías
29:7-10.] Todos darán testimonio de que así fue la
época en que las planchas salieron a luz. ¿Dónde ha­
bía un pueblo que recibiera revelación? ¿Dónde esta­
ban sus profetas y videntes? No los había; se encon­
traban cubiertos" (Orson Pratt, en Journal of Discour­
ses, 15:185-186).
2 Nefi 27:7-11. La parte sellada
Una parte de las planchas de las cuales el profeta
José Smith tradujo el Libro de Mormón estaban sella­
das, y se le ordenó no traducir esa parte. Nefi escribió
sobre el contenido de esa parte sellada (véase 2 Nefi
27:7, 10), cuándo podremos obtenerla (véase el verso
37
Capítulo 1 2
El apóstol Petersen destaca cómo IsaÍas menciona
que el acontecimiento tendría lugar "antes de que
Palestina recobrara su fertilidad. Palestina es ahora el
campo fructífero que [IsaÍas] vio en visión, y el libro
ha sido publicado" ("El milagro del Libro de Mor­
món", Liahona, febo de 1978, pág. 14).
2 Nefi 27:29. La sordera y la ceguera espiritual
El élder Bruce R. McConkie explica: "La sordera espi­
ritual describe el estado de los que carecen de espiri­
tualidad, aquellos cuyos oídos espirituales no perca­
tan los susurros de la voz apacible del Espíritu. Del
mismo modo, la ceguera espiritual es la marca identifi­
cadora que señala a los que no alcanzan a ver la ma­
no de Dios que se manifiesta en los asuntos de los
hombres. Tales personas tienen incredulidad y dureza
de corazón (véase D. y C. 58 : 1 5); son los que proce­
dieron a 'endurecer sus corazones y a cegar sus al­
mas' (3 Nefi 2:1)" (Mormon Doctrine, pág. 184).
2 Nefi 27:30-34. Es consumido el escarnecedor
Compare 2 Nefi 27:30-34 con Isaías 29: 19-23.
"En relación con la publicación de este libro [el Li­
bro de Mormón], se menciona otro hecho: 'Porque...
el violento es reducido a la nada, y es consumido el
escarnecedor; y todos los que velan por la iniquidad
son talados' [2 Nefi 27: 3 1 ] . ¿Se ha cumplido esa profe­
cía? No, pero se cumplirá a su debido tiempo y en su
estación; mas no hasta que hayan oído las palabras
del libro y se les haya advertido plenamente en cuan­
to a la aparición de la verdad que salió de la tierra.
Una vez que la verdad haya resonado en sus oídos, si
endurecen el corazón contra esa palabra, es decreto
del Todopoderoso que sean talados todos los que ve­
lan por la iniquidad. Todos los que persiguen a los
santos del Dios viviente, todos los que hacen pecar al
38
hombre por una palabra, y tienden trampa al que re­
prende a la puerta, y apartan al justo por una peque­
ñez, todos ellos serán consumidos" (Orson Pratt, en
Journal of Discourses, 15: 188).
2 Nefi 27:35. La plenitud del evangelio
" 'Y los extraviados de espíritu aprenderán inteli­
gencia, y los murmuradores aprenderán doctrina'
(Isaías 29:24). Ese es el propósito del Libro de Mor­
món. A los miembros de las iglesias falsas que se ex­
travían espiritualmente y que piensan que tienen la
verdad, el Libro de Mormón los conduce a la pleni­
tud del evangelio. Quienes basan sus creencias en
verSÍCulos aislados y pasajes confusos, y que han du­
dado y murmurado acerca de lo que parecieran ser
conflictos bíblicos, aprenden por medio de él doctrina
verdadera y fidedigna. Ya no tienen que preocuparse
más acerca de la Expiación, de la salvación sólo por
medio de la gracia, del bautismo de los infantes, del
sacerdocio, de los dones del Espíritu, de los pasajes
concernientes a una apostasía, una restauración del
evangelio y el recogimiento de Israel, ya que todas
esas cosas se aclaran y se comprenden por medio de
este nuevo testigo de Cristo y Su evangelio, este testi­
go que lleva el nombre del profeta Mormón" (Bruce
R. McConkie, The Millennial Messiah, págs. 174-1 75).
Resumen analítico
• Haga una lista de las profecías de Nefi concernien­
tes a Jesucristo, a los nefitas y a los lamanitas, a los
judíos y a los gentiles (véase 2 Nefi 25-27).
• ¿Qué profecías de Nefi acerca de los últimos días le
causó más impresión?
2 Nefi 28-30
Introducción
Nefi vio los engaños que Satanás perpetraría en los
últimos días. Al brindarnos un conocimiento de las
intenciones y de las tácticas de Satanás, las adverten­
cias de Nefi nos sirven para evitar que aquél nos atra­
pe.
Notas y comentarios
2 Nefi 28:1. Constreñido por el Espíritu
Es interesante notar que Nefi se sentía constreñido
por el Espíritu a hablar a sus hermanos como lo hizo.
Constreñido significa estar obligado o impulsado a ha­
cer algo. En 1 Nefi 4:10, Alma 14:11, 4 Nefi 48 y Doc­
trina y Convenios 63:64 encontraremos otros ejemplos
de ser constreñidos por el Espíritu.
2 Nefi 28:2-14. El valor que tiene el Libro
de Mormón
El Libro de Mormón es el libro que se menciona en
el pasaje de 2 Nefi 28:2 y que Nefi describe en 2 Nefi
27. Este dijo que el libro sería de gran valor para no­
sotros, porque mediante él podríamos reconocer las
condiciones del mundo en los últimos días. El
"porque" con que comienza 2 Nefi 28:3 significa
"debido". En otras palabras, el Libro de Mormón será
de gran valor para nosotros en los últimos días debi­
do a que imperarán las siguientes condiciones:
1. Se establecerán iglesias que:
a. Reclamarán ser del Señor pero en realidad se en­
contrarán llenas de contención (véanse los verso
3-4 y compárese con José Smith - Historia 5).
b. Enseñarán con su conocimiento y negarán al
Espíritu Santo (véase 2 Nefi 28:4).
c. Negarán el poder de Dios al negar la autoridad
del sacerdocio y al negar que El continúa intervi­
niendo en la vida del hombre de la misma mane­
ra que antes (véanse los verso 5-6).
d. Enseñarán que el pecado y la iniquidad no son
tan malos (véanse los verso 7-8).
2. Habrá muchos que enseñarán doctrina falsa, se en­
greirán, obrarán en tinieblas y se corromperán
(véanse los verso 9-12).
3. El orgullo, los falsos maestros y las falsas doctrinas
serán motivo de muchos males (véase el verso 12):
a. La explotación de los pobres (véase el verso 13).
b. La persecución de los humildes (véase el
vers. 13).
c. Una apostasía general (véase el verso 14).
d. Se engaña a los humildes seguidores de Cristo
(véase el verso 14).
¿En qué forma el Libro de Mormón contrarresta
esas condiciones en nuestra época? El meditar since­
ramente en la respuesta a esta pregunta ampliará
nuestra perspectiva en cuanto al impacto de este libro
y en cuanto a la razón por la cual desempeña una
función tan importante en la restauración de la
Iglesia y del Evangelio de Jesucristo.
Capítulo 1 3
2 Nefi 28:8. "Comed, bebed y divertios"
El presidente George Albert Smith habló acerca de
cómo aun las pequeñas imprudencias nos alejan del
Espíritu y nos ponen en poder de Satanás. Luego de
citar a 2 Nefi 28:8, el presidente Smith dijo: "¿No es
justamente eso lo que el diablo dice a los hijos de los
hombres hoy día, tan claramente como está escrito
aquí? ¡Oh, cometed un pecadito, eso no hará daño a
nadie; mentid un .poquito, eso no causará daño; el
Señor perdonará y solamente se os castigará con al­
gunos correazos y finalmente seréis salvos en el
Reino de Dios! Eso es lo que le dice al hombre o a la
mujer que ha aprendido la Palabra de Sabiduría: bebe
un poco de té negro, no te hará daño; fuma un poco
de tabaco, que no hará diferencia alguna; un poco de
bebida alcohólica no te dañará para nada. Estas son
pequeñeces, pero Satanás siempre empieza por las
pequeñeces, no con lo grande. Eso es lo que esta ma­
ñana yo quería que recordáramos, hermanos. Son
esos susurros insidiosos e insignificantes los que trai­
cionan al hombre y lo ponen bajo el poder del diablo.
Quiero deciros, a juicio mío, que el uso del tabaco,
aunque a algunos parezca cosa sin importancia, se ha
convertido en el medio de destruir la vida espiritual
de muchos, el medio de apartarlos de la compañía del
Espíritu de nuestro Padre, los ha alejado de la compa­
ñía de hombres y mujeres buenos, y ha traído sobre
ellos el reproche de sus hijos; y, sin embargo, el dia­
blo le dice al hombre: ¡ Oh, es sólo una pequeñez!"
(en Conference Report, abril de 1918, págs. 39-40).
Años más tarde, en un discurso pronunciado en
una conferencia, el presidente Smith dijo hablando
del mismo pasaje de las Escrituras:
" ' ...mentid un poco, aprovechaos de uno por causa
de sus palabras...
"Pensad en lo que eso significa, los susurros del ad­
versario instándonos a mentir un poquito. Sea una
mentira dirigida a una organización religiosa, a una
organización de negocios, a una organización política,
o a un individuo, la mentira marcará al que la dice, y
tarde o temprano éste tendrá que rendir cuentas del
mal cometido.
" ' ...mentid un poco, aprovechaos de uno por causa
de sus palabras, tended trampa a vuestro prójimo; en
esto no hay mal; y haced todas estas cosas, porque
mañana moriremos; y si es que somos culpables, Dios
nos dará algunos correazos, y al fin nos salvaremos
en el reino de Dios'.
"Eso es lo que el adversario de la justicia dice a los
hijos de los hombres. Eso es lo que Lucifer, que co­
rrompe a la gente, susurra en sus almas. Esa es la cla­
se de doctrina que diseminan por el mundo algunos
de aquellos que deberían ser los líderes de la moral y
la rectitud. Pero vosotros, mis hermanos y hermanas,
tenéis la obligación de refutar tales conceptos cuando
sepáis de ellos" (en Conference Report, octubre de
1932, pág. 29).
'
2 Nefi 28:14. "Enseñados por los preceptos de los
hombres"
"Sí, en la Iglesia de hoy día hay cizaña entre el
39
Capítulo 1 3
trigo y lobos dentro del rebaño. Tal como lo declaró
el presidente Clark: 'Los lobos rapaces están entre no­
sotros, entre nuestros mismos miembros, y ellos, más
que cualquier otro, vienen con vestidos de ovejas
porque portan la vestimenta del sacerdocIO. . . Debe- .
mas cuidarnos de ellos . . . '(en Conference Report, abnl
de 1949, pág. 163).
"En la actualidad, los lobos que están entre nuestro
rebaño son más numerosos y falsos que cuando el
presidente Clark hizo esa declaración. . .
"No solamente hay apóstatas entre nosotros, sino
que a veces se enseña doctrina apóstata en nuestras
clases y desde nuestros púlpitos y hasta aparece en
nuestras publicaciones. y estos preceptos apóstatas
hacen que nuestra gente tropiece. ..
"Cristo enseñó que debemos estar en el mundo pe­
ro no ser de él. Sin embargo, hay algunas personas
entre nosotros a quienes no les interesa tanto llevar el
evangelio al mundo como el introducir lo mundano
al evangelio. Quieren que estemos en el mundo y se­
amos de él. Quieren que complazcamos al mundo
aunque un profeta haya dicho que eso es imposible,
pues todo el infierno querría unirse a nosotros.
"Basándose en su propio razonamiento y en algu­
nas Escrituras mal aplicadas, tratan de que aceptemos
los preceptos y la filosofía de los hombres. Piensan
que la Iglesia no es lo suficientemente progresista. . . "
(Ezra Taft Benson, en Conference Report, abril de
1969, pág. 1 1).
2 Nefi 28:15-22. Tres peligros que amenazan
a los santos
"Hay por lo menos tres peligros que amena�an a la
Iglesia por dentro, y es menester que las autondades
se den cuenta del hecho de que se debe amonestar
incesantemente al pueblo en cuanto a estas cosas. Co­
mo yo lo veo, son: la adulación de los hombres � ro­
minentes del mundo, los falsos conceptos educativos
y la impureza sexual" Ooseph F. Smith, Doctrina del
Evangelio, pág. 306; véase también 2 Nefi 9:28, 29).
2 Nefi 28:21. "Los conduce astutamente"
En un discurso pronunciado en una conferencia ge­
neral, el presidente George Albert Smith citó el pasaje
de 2 Nefi 28:21 y luego dijo: "Ahora deseo destacar
que ' . . . así el diablo engaña sus almas, y los conduce
astutamente �l infierno'. Y así es como lo hace. El no
viene y os toma físicamente y os lleva a donde él mo­
ra, sino que susurra: 'Haz esta pequeña maldad', y
luego, cuando tiene éxito, nos insta a cometer otra Y
.
otra más, y así, según la expresión anteriormente Clta­
da, 'engaña sus almas'. Eso es lo que hace. O� hace
creer que estáis ganando algo cuando en realIdad lo
estáis perdiendo. y así es cada vez que dejamos d �
observar la ley de Dios o de guardar Sus mandamien­
tos: nos estamos dejando engañar, porque no hay ga­
nancia en este mundo ni en el venidero sino por me­
dio de la obediencia a la ley de nuestro Padre Celes­
tial. Además, esa expresión particular: 'los conduce as­
tutamente al infierno', es sumamente significativa,
pues ése es su método. Las personas de hoy día están
sujetas a esa influencia y se están dejando llevar de
un lado a otro, y ese susurro existe y no comprenden
qué es lo que el Señor desea que hagan, sino que
continúan en el territorio del maligno, sujetos a su
poder, allí donde el Espíritu del Señor no puede mo­
rar" (en Conference Report, abril de 1918, pág. 40) .
40
2 Nefi 28:22-23. La existencia de Satanás
¿Por qué razón se sentiría feliz Satanás haciendo
que la gente crea que no existe? El presidente Marion
G. Romney expresó el siguiente testimonio:
"Una consecuencia natural de la perniciosa falsedad
de que Dios está muerto es la doctrina igualmente
perniciosa de que el diablo no existe. Satanás mismo
es el padre de ambas mentiras, y creerlas es ponernos
en sus manos. Esta sumisión siempre ha llevado, lleva
actualmente y continuará llevando a los hombres a la
destrucción.
"Los Santos de los Ultimas Días saben que hay un
Dios, y con la misma certeza saben que Satanás vive,
que es un poderoso personaje de espíritu: el mayor
enemigo de Dios, del hombre y de la rectitud.
"La realidad de la existencia de Dios y del diablo la
establecen en forma concluyente las Escrituras y la
experiencia humana" (en Conference Report, abril de
1971, pág. 22; o Ensign, junio de 1971, pág. 35).
2 Nefi 29:1-6. " iUna Biblia! iUna Biblia!"
Satanás desencadenó una batalla desesperada para
evitar que el Libro de Mormón saliera a luz (véase D.
y C. 10). Al fracasar en su intento, la sig�iente tácti.ca
que utilizó fue desacreditar el valor del lIbro a la vista
de la gente.
"El élder Bruce R. McConkie comentó acerca de los
que rechazan el Libro de Mormón, en los sigui� ntes
términos: "Por extraño que parezca a los enemigos de
la verdad de nuestra época, su misma oposición a re­
cibir más de la palabra del Señor mediante el Libro
de Mormón es una de las señales de los tiempos. Su
rechazo, resumido en el estribillo de ' iUna Biblia!
iUna Biblia! ¡Tenemos una Biblia, y no puede haber
más Biblia!' hizo que el Señor los reprimiera severa­
mente. .. '¿Por qué murmuráis por tener que recibir
más de mi palabra?' (2 Nefi 29)" (Mormon Doctrine,
pág. 719).
2 Nefi 29:3. Utilizar el Libro de Mormón
"No hemos estado utilizando el Libro de Mormón
como deberíamos hacerlo. Nuestros hogares no son lo
suficientemente fuertes a menos que los utilicemos
para acercar a nuestros hijos a Cristo. Las tendencias
mundanas y sus enseñanzas pueden llegar a corrom­
per a nuestras familias a menos 9.ue s�pamos có�o
utilizar el libro para poner en eVidenCia y combatir
las falsedades de la política, de la evolución orgánica,
del racionalismo, del humanismo, etc. Nuestros misio­
neros no son lo eficaces que deberían y podrían ser, a
menos que hagan resonar sus palabras, com� dice
Nefi. Los conversos que se acercan a la IgleSia por
motivos sociales, éticos, culturales o educativos no lo­
grarán sobrevivir las pruebas a las que se verán ex­
puestos, a menos que sus raíces se profundicen en la
plenitud del evangelio que contiene el Libro de Mor­
.
món. El Espíritu no llenará las clases de la Iglesl� con
igual intensidad a menos que enarbolemo� este lIbro
.
como un verdadero pendón. Nuestras naCIOnes conti­
nuarán degenerándose a menos que leamos y ateso­
remos las palabras del Dios de esta tierra, Jesucristo, y
dejemos de edificar y apoyar las combinaciones secre­
tas, las cuales dice el Libro de Mormón que fueron la
causa de la caída de las dos civilizaciones americanas
anteriores" (Ezra Taft Benson, en Conference Report,
abril de 1975, pág. 96; o Ensign, mayo de 1975, pág. 65).
Capítulo 1 3
2 Nefi 29:7-14. El testimonio de dos naciones
El presidente Joseph Fielding Smith dijo refiriéndo­
se al mensaje comprendido en 2 Nefi 29:7-14:
"Esto fue dicho por profecía a los gentiles de la
época actual. Debe tenerse presente también que la
ley dada a Israel decía que ' el testimonio de dos hom­
bres es verdadero' [Juan 8:17], siempre que sean testi­
gos honorables. Aquí el Señor aplica la misma ley a las
naciones. ¿Por qué no ha de ser así?
"Si dos testigos elegidos van a establecer la palabra
del Señor, entonces bien podríamos buscar a dos na­
ciones escogidas para que se levanten como testigos
de Jesucristo. Una de ellas fue Israel en Palestina; la
otra fue Israel en América; Judá que habla desde el
Viejo Mundo y José que habla desde el Nuevo. Hoy
en día se han juntado estos dos testimonios de Dios y
de su verdad" (Doctrina de Salvación, tomo 1, pág. 264;
versión revisada).
2 Nefi 30:1-3. "El Santo de Israel"
En las Escrituras, la palabra Israel se utiliza en dis­
tintas formas. Existe una Israel de sangre y una Israel
espiritual. Según Nefi, ¿qué hace que una persona sea
un miembro verdadero de la casa de Israel? ¿En qué
forma se relaciona este concepto con el comentario de
Pablo registrado en Romanos 9:6 de que 'no todos los
que descienden de Israel son israelitas'? (Véase tam­
bién Romanos 2:28-29.)
2 Nefi 30:4. Descendientes de los judíos
El término judío y Judá son nombres nacionales así
como nombres pertenecientes a una tribu. Casi desde
el año 1800 a. de J. C. hasta el año 750 de la misma
era, los vocablos judío y Judá se aplicaban solamente a
una de las trece tribus (contando a José como dos tri­
bus, la de Efraín y la de Manasés, según el capítulo 2
de Números). Después de esa época, cada vez más se
comenzaron a utilizar esos términos para designar a
cualquier ciudadano del reino de Judá, que se encon­
traba formado principalmente por dos tribus, Judá y
Benjamín, aun cuando abarcaba también a muchas
personas de las otras tribus, especialmente la de Leví.
El vocablo judío aparece por primera vez en la Bi­
blia castellana en el Antiguo Testamento, en Ester 2:5.
En la Biblia en inglés se menciona a los judíos por
primera vez en 2 Reyes 16:6 [aunque en la traducción
a l castellano dice "los hombres de Judá"], poco antes
de que el reino del norte de Israel cayera ante Asiria.
Luego de ello, los judíos, o sea, el reino del sur de
Judá, pasó a ser el único sobreviviente conocido que
quedó de Israel. Nefi se refiere a los judíos como a
"aquellos de quienes vine" (2 Nefi 33:8).
Mulek, y posiblemente todos los mulequitas, eran
de la tribu de Judá. Cuando los encontró el pueblo
del rey Mosíah, "habían llegado a ser numerosos en
extremo" (Omni 17). Por lo tanto, además de ser des­
cendiente de judíos, en el sentido nacional, existe una
relación de sangre con la tribu de Judá entre los la­
manitas actuales.
2 Nefi 30:4-6. "El resto de nuestra posteridad"
"Hoy día tenemos más de medio millón de indios y
lamanitas en la Iglesia...
"...Ya tenemos 89 estacas enteramente lamanitas y
100 estacas con una gran cantidad de miembros lama­
nitas. Luego tenemos aproximadamente unas 380 es­
tacas que tienen algunos miembros lamanitas.
"Estamos en un nuevo día. Hay un nuevo creci­
miento. Ahora tenemos presidentes de estaca que son
la�anitas, tenemos presidentes de misión, obispos,
�Iembros de sumo consejo, presidentes de rama, pre­
SIdentes de organizaciones auxiliares... " (Spencer W.
Kimball, The Lamanite, discurso pronunciado en el se­
minario de Representantes Regionales llevado a cabo
el I de abril de 1977, págs. 4, 8, 12).
Resumen analítico
• Haga un resumen de las enseñanzas de Nefi sobre
las estrategias que utiliza Satanás para apartar a los
miembros de la Iglesia de la verdad (véase 2 Nefi
28:20-32).
• Lea y marque los pasajes de las Escrituras que se
encuentran a continuación y luego haga una lista de
lo que debe hacer para evitar que le engañen: 2 Nefi
28:30; Alma 17:2-3; Moroni 7:15-19; Doctrina y Con­
venios 46:7; 21:4-6; 42:11.
• ¿Qué bendiciones especiales profetizó Nefi que reci­
birían los judíos, los lamanitas y los gentiles? (Véase
2 Nefi 30. )
41
2 Nefi 31 -33
Introducción
Nefi vivió una vida llena de riesgos y tuvo que en­
frentar numerosos desafíos. Algunos de ellos fue esca­
par de Jerusalén, construir un barco, cruzar el mar
hasta la tierra prometida, colonizar, sufrir persecucio­
nes, cumplir con responsabilidades familiares y de li­
derazgo, y llevar registros. Hacia el final de su inspi­
radora vida, Nefi escribió su último testimonio y testi­
ficó de la "doctrina de Cristo" (2 Nefi 31:2), del poder
del Espíritu Santo y de la veracidad de las palabras
que había escrito.
Notas y comentarios
2 Nefi 31 :1-3. "La doctrina de Cristo"
Sencillamente explicada, "la doctrina de Cristo"
(2 Nefi 31:2) consiste en que todos los que tengan fe
en Jesucristo, se arrepientan verdaderamente de sus
pecados y entren en el convenio del bautismo con el
Señor recibirán al Espíritu Santo. Este tercer miembro
de la Trinidad dirigirá sus pasos y les mostrará todo
lo que deben hacer para alcanzar la salvación. Abra­
zamos la doctrina de Cristo cuando seguimos el ejem­
plo de Cristo.
Adviértase cuán a menudo Nefi habla de seguir al
Hijo de Dios y hacer las cosas que el Hijo hizo (véan­
se los verso S, 9-10, 12-13, 16-17). En Jesucristo tene­
mos el ejemplo perfecto de alguien que entró en la
senda que conduce a la vida eterna y que nunca se
apartó de ella.
El Salvador mismo señaló la importancia de esta
doctrina cuando dijo: "De cierto, de cierto os digo
que ésta es mi doctrina; y los que edifican sobre esto,
edifican sobre mi roca, y las puertas del infierno no
prevalecerán en contra de ellos" (3 Nefi 11:39). Un
análisis similar de la doctrina de Cristo se puede en­
contrar en 3 Nefi 11:31-41; 27:8-22; Moisés 6:48-68.
En el pasaje de 2 Nefi 31:3, adviértase que Nefi de­
sea que sus palabras sean claras y fáciles de entender
(véase también 2 Nefi 25:4; 33:6).
2 Nefi 31 :4-10. "Para cumplir con toda justicia"
"Existen diferentes razones por las que hubo nece­
sidad de que se bautizara nuestro Señor, siendo que
El no había pecado y no tenía necesidad de arrepen­
tirse. Lo que le dijo a Juan fue: ' . . . Deja ahora, porque
así conviene que cumplamos toda justicia. . . ' (Mateo
3:15). Nefi explica que Cristo cumplió toda justicia al
ser bautizado porque: 1. se humilló ante el Padre; 2.
convino en ser obediente y observar los mandamien­
tos del Padre; 3. tuvo que bautizarse para poder en­
trar en el reino celestial; y 4. dio el ejemplo para que
todos los hombres lo imitaran (véase 2 Nefi 31:4-11).
"El bautismo de nuestro Señor ' . . . muestra a los hi­
jos de los hombres la rectitud de la senda, y la estre­
chez de la puerta por la cual ellos deben entrar, ha­
biéndoles él puesto el ejemplo por delante' (2 Nefi
31:9). Si el mismo Rey del Reino no podía regresar a
42
Capítulo 14
su elevada posición de exaltación en la existencia pre­
terrenal sin cumplir con su propia ley eterna de ad­
misión a ese reino, ¿cómo puede el hombre aspirar a
una herencia celestial sin un bautismo autorizado y
aprobado?" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine,
pág. 71.)
2 Nefi 31:12. El don del Espíritu Santo
"Un ser inteligente, a la imagen de Dios, posee to­
do órgano, atributo, sentido, compasión y afecto que
Dios mismo posee.
"Pero el hombre posee todo eso en su estado rudi­
mentario, en un sentido subordinado; o en otras pala­
bras, esos atributos se encuentran en estado embrio­
nario y se desarrollarán poco a poco. Se asemejan a
un capullo que gradualmente se desarrolla y florece,
y luego, mediante el progreso, produce el fruto ma­
duro de su propia especie.
"El don del Espíritu Santo se adapta a todos esos
órganos y atributos. Vivifica todas las facultades inte­
lectuales; aumenta, agranda, expande y purifica todas
las pasiones y afectos naturales; y los adapta, median­
te el don de la sabiduría, a su uso legítimo. Inspira,
desarrolla, cultiva y madura todos los sentimientos
nobles, los gozos, los gustos, los sentimientos y afec­
tos filiales de nuestra naturaleza. Inspira la virtud, la
bondad, la amabilidad, la ternura, la gentileza y la ca­
ridad. Desarrolla la belleza de la persona, de su forma
y de sus rasgos. Contribuye a la salud, al vigor, al áni­
mo y a la sociabilidad del hombre. Vigoriza todas sus
facultades físicas e intelectuales. Fortalece y da tonici­
dad a los nervios. En resumen, es, por así decirlo, la
médula del hueso, el gozo del corazón, la luz de los
ojos, la música de los oídos y la vida de todo el ser"
(Parley P. Pratt, Key to the Science of Theology, pág. 61).
2 Nefi 31:13. " Sin acción hipócrita"
El presidente J. Reuben Clark, hijo, hablando sobre
las muchas veces que Jesús condenó la hipocresía, di­
jo: "Guiándoos solamente por el Nuevo Testamento,
lograréis muy poco conocimiento de la clase de vida
que llevaban los romanos en Palestina, la clase de vi­
da que Cristo condenó . . . pero creo entender que un
pecado que el Salvador condenó tanto como cual­
quier otro fue el de la hipocresía, el llevar una vida
doble; la que a veces hacemos que nuestros amigos y
algunas veces nuestras esposas crean que llevamos, y
la vida que en realidad llevamos" (en Conference
Report, octubre de 1960, pág. 90).
La palabra hipócrita proviene de un vocablo griego
cuyo significado es el de un actor actuando en un es­
cenario. Un hipócrita, por lo tanto, es una persona
que pretende ser algo que en realidad no es o alguien
que actúa en forma muy diferente de lo que verdade­
ramente piensa y siente.
Nefi escribió que debemos seguir a Cristo "con ínte­
gro propósito de corazón" y "con verdadera inten­
ción" (2 Nefi 31:13) para recibir las bendiciones del
Espíritu Santo. "Con íntegro propósito de corazón"
indica una dedicación total del hombre interior a
Cristo; y "con verdadera intención" transmite la idea
Capítulo 14
de motivos sinceros y puros. Más tarde, Moroni escri­
bió acerca de estos principios cuando dijo que un tes­
timonio del Libro de Mormón se recibe buscando
"con un corazón sincero, con verdadera intención"
(Moroni 10:4). Moroni también escribió que la verda­
dera rectitud se basa en la intención del corazón (véa­
se Moroni 7:6-9).
2 Nefi 31:13. "Recibiréis al Espíritu Santo"
"Ahora vay a decir algo que tal vez no podría com­
probar, pero creo que es verda� y es que tenemos a .
muchos miembros de esta IgleSIa que nunca han reCl­
bido una manifestación por medio del Espíritu Santo.
¿Por qué? Porque no han ceñido sus vidas a la ver­
dad, y el Espíritu Santo no morará en tabernáculos
impuros ni desobedientes. El Espíritu Santo no per­
manecerá con persona alguna que no esté deseosa de
obedecer y guardar los mandamientos de Dios o que
viole esos mandamientos a propósito. En un alma así,
el espíritu del Espíritu Santo no puede entrar. Ese
gran don lo recibimos solamente a través de la humil­
.
dad, la fe y la obediencia. Por tanto, muchos mIem­
bros de la Iglesia no tienen esa guía. Es entonces
cuando aparece algún individuo astuto enseñando lo
que no es verdad, y sin la guía que se promete me­
diante la fidelidad, la gente no puede discernir y se
desvía. Depende de nuestra fidelidad y de nuestra
obediencia a los mandamientos del Señor el tener o
no las enseñanzas y la instrucción esclarecedora que
se recibe por medio del Espíritu Santo.
"Cuando somos desobedientes, cuando nuestra
mente se afianza en las cosas del mundo en lugar de
las del reino de Dios, no podemos recibir las manifes­
taciones del Espíritu Santo. ¿Alguna vez nos hemos
detenido a pensar qué gran privilegio es para noso­
tros tener la compañía de uno de los miembros de la
Trinidad? ¿Hemos pensado en ello en esa forma? Ese
es nuestro privilegio si guardamos los mandamientos
que el Señor nos ha dado" Ooseph Fielding Smith, We
Are Here to Be Tried, Tested, Proved, Brigham Young
University Speeches of the Year, 25 de octubre de
1961, págs. 4-5).
2 Nefi 31:13-17. "El bautismo de fuego"
Nefi escribió acerca de dos bautismos (véase 2 Nefi
31:13). Uno fue el bautismo de agua, que puede ad­
ministrarse por medio de las llaves del Sacerdocio
Aarónico, y el otro fue el bautismo de fuego, o del
Espíritu Santo, que se lleva a cabo por medio de las
llaves del Sacerdocio de Melquisedec. Hablando de
este bautismo de fuego, el élder Bruce R. McConkie
explicó:
"Mediante el poder del Espíritu Santo - quien es el
Santificador (véase 3 Nefi 27:19-21) - la escoria, la
iniquidad, la carnalidad, la sensualidad y todo mal se
consume en el alma penitente, como si fuera por fue­
go; la persona purificada se torna literalmente en una
nueva criatura del Espíritu Santo. (Mosíah 27:24-26. )
Nace de nuevo.
"El bautismo de fuego no es algo adicional a la re­
cepción del Espíritu Santo; es más bien el uso del
mismo don que se otorga mediante la imposición de
manos cuando recibimos el bautismo. 'La remisión de
pecados', dice el Señor, se recibe 'por el bautismo y por
fuego, sí, [por] el Espíritu Santo ' (D. y C. 19:31; véase
también 2 Nefi 31:17). Los que reciben el bautismo de
fuego se encuentran 'llenos como de fuego' (Helamán
5:45)" (Mormon Doctrine, pág. 73).
2 Nefi 31:17-20. Una puerta
"A veces alguien dirá: 'Pues bien, ya me bauticé en
la Iglesia y soy miembro de ella; simplemente vay a
vivir una vida común y corriente; no vay a cometer
ninguna transgresión grave; vay a vivir una vida cris­
tiana razonablemente buena; y, finalmente, obtendré
el reino de Dios'.
"Yo no lo entiendo así. Opino que el bautismo es la
puerta que conduce a una senda, y el nombre de la
senda es el 'recto y estrecho camino', el cual comien­
za en la puerta del bautismo y se dirige en forma as­
cendente hacia el reino celestial. Después que la per­
sona entra por la puerta del bautismo, tiene que se­
guir adelante con firmeza en Cristo, tal como Nefi lo
expresa, teniendo un fulgor perfecto de esperanza y
amor por Dios y por todos los hombres. y si así per­
severa hasta el fin, entonces obtiene la recompensa
prometida" (Bruce R. McConkie, en Conference
Report, oct. de 1950, pág. 16).
2 Nefi 31:19-20. Deleitémonos en la palabra
de Cristo
"".nos entristece saber, a medida que viajamos por
las estacas y misiones de la Iglesia, que todavía hay
muchos santos que no leen ni meditan en las Escritu­
ras en forma regular, y que asimismo tienen poco co­
nocimiento de las instrucciones del Señor para los hi­
jos de los hombres. Muchos han sido bautizados y
han recibido un testimonio, y entrado en la 'recta y
angosta senda', pero aun así no han dado el paso ne­
cesario para marchar adelante, deleitándose en la pala­
bra de Cristo y perseverando hasta el fin (véase 2 Nefi
31:19-20)" (véase Spencer W. Kimball, "Escudriñad las
Escrituras", Liahona, sept. de 1976, pág. 1).
2 Nefi 32:1-6. "Todas las cosas que debéis hacer"
El Espíritu Santo no toma, en sentido literal, a una
persona de la mano y la guía paso a paso por la vida.
Tal como dijo el presidente Joseph F. Smith:
"Si un hombre se bautiza y se le confiere el santo
sacerdocio, y es llamado para efectuar deberes relacio­
nados con dicho sacerdocio, no es necesario que
siempre esté presente el Espíritu Santo con él en per­
sona al estar cumpliendo con su deber. Todo acto jus­
to que efectúe legalmente estará en vigor y será reco"
nacido por Dios, y cuanto mayor sea la porción del
Espíritu de Dios que lo acompañe en su ministerio,
tanto mejor para él y para aquellos a quienes minis­
tre, ya que no sufrirán ninguna pérdida.
"Por tanto, la presentación o 'don' del Espíritu
Santo sencillamente le confiere a un hombre el dere­
cho de recibir, en cualquier ocasión, cuando sea digno
de ello y lo desee, el poder y la luz de verdad del
Espíritu Santo, aunque con frecuencia podrá verse limita­
do a su propio espíritu y criterio " (Doctrina del EvangelIO,
pág. 58; cursiva agregada).
2 Nefi 32:7-9. Revelación personal
"La revelación nos es prometida de acuerdo con
nuestra fidelidad; así también, el conocimiento relati­
vo a los misterios y al gobierno de la Iglesia. El Señor
oculta aún mucho de lo que revelaría si los miembros
de la Iglesia estuvieran preparados para recibirlo. Pe­
ro si ellos no viven de acuerdo con las revelaciones
que El ha dado, ¿cómo van a tener derecho a recibir
más? La gente de la Iglesia no está viviendo de acuer­
do con los mandamientos que el Señor requiere de
ella.
43
Capítulo 1 4
"Nos encontramos, por lo tanto, en posición muy
parecida a la de los nefitas cuando Nefi habló de la
revelación: 'Y ahora yo, Nefi, no puedo decir más; el
Espíritu hace cesar mis palabras, y quedo a solas para
lamentar a causa de la incredulidad, y la maldad, y la
ignorancia y obstinación de los hombres; porque no
quieren buscar conocimiento, ni entender el gran co­
nocimiento, cuando les es dado con claridad, sí, con
toda la claridad de la palabra' ...
"No tenemos derecho a reclamar más revelación cuando
rehusamos obedecer lo que el Señor ya ha revelado para
nuestra salvación. Sin embargo, las autoridades son di­
rigidas por revelación, y esto es evidente para todos
los que tienen el espíritu de discernimiento. El Señor
no ha abandonado a su pueblo, aunque los de su
pueblo no siempre han puesto su confianza en El"
Goseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, tomo I,
págs. 268-269).
2 Nefi 33:1-4. "Lo lleva al corazón"
"En revelaciones contemporáneas el Señor ha esta­
blecido la prueba espiritual para encontrar la verdad.
"En la sección 9 de Doctrina y Convenios leemos
que El dijo: 'Pero he aquí, te digo que debes estudiar­
lo en tu mente; entonces has de preguntarme si está
bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de
ti; por lo tanto, sentirás que está bien' (vers. 8).
"Las palabras 'sentirás que está bien' se refieren a
un cálido sentimiento de paz que llega al alma... Es
un sentimiento único, que produce paz y gozo, debi­
do a que proviene de Jesucristo. Es éste el sentimien­
to que da un conocimiento mayor y un testimonio
más seguro que los que pueden brindar la carne y la
sangre" (véase Loren C. Dunn, "¿No ardía nuestro co­
razón?", Liahona, oct. de 1977, pág. 22).
2 Nefi 33:5-15. El final del registro de Nefi
Al dar fin a su relato, Nefi escribió que él sentía ca­
ridad por la gente (véase 2 Nefi 33:7-9). Compare las
44
palabras de Nefi con el análisis que Moroni hace so­
bre la caridad en Eter 12:33-39 y Moroni 7:43-48.
Tanto Nefi como Moroni expresan también la idea
de que los lectores del Libro de Mormón se encontra­
rán cara a cara con los autores originales de esta obra
en el gran día del juicio (véase 2 Nefi 33:11-15; Eter
12:38-39; Moroni 10:27-29). ¿A quiénes se dirigió Nefi
cuando escribió: "... me despido de vosotros para
siempre... "? (2 Nefi 33:13-14.)
Resumen analítico
Para comprender mejor "la doctrina de Cristo", lea
y correlacione 2 Nefi 31:2-21, 32:1-6, 3 Nefi 11:30-41,
27:8-22. Luego, con sus propias palabras, escriba un
breve párrafo describiendo la doctrina de Cristo.
• Algunas veces nos olvidamos de dar a nuestro bau­
tismo el valor que verdaderamente se merece. El si­
guiente ejercicio quizás pueda ayudarle a valorar mu­
cho más su bautismo:
1. Escriba en una hoja de papel todo la información
que recuerde de su bautismo, como por ejemplo, la
fecha, el lugar, quien llevó a cabo la ordenanza y
los sentimientos especiales que haya tenido en ese
momento. Quizás sea una buena idea que asista al
próximo bautismo que se realice en su estaca, o si
le es posible, ir al templo para llevar a cabo algunos
bautismos por los muertos.
2. ¿Qué simboliza el bautismo? ¿Por qué fue bautiza­
do Jesús? (Véase 2 Nefi 31:4-9.) ¿Cuáles son los
propósitos del bautismo? ¿Quiénes pueden bauti­
zar? ¿Cuáles son los convenios que hizo al bauti­
zarse, y qué puede hacer para recordarlos? (Véase
Mosíah 18:8-10.)
• Nefi sabía que el tener el Espíritu Santo era suma­
mente importante en nuestro esfuerzo por lograr la
vida eterna. Lea 2 Nefi 31-33 y anote por lo menos
seis cosas que el Espíritu Santo puede hacer por no­
sotros.
•
Jacob 1 -4
Introducción
Debido al orgullo y a la riqueza excesiva, los nefitas
de la época de Jacob habían caído en la práctica de
numerosos pecados, particularmente el de la inmora­
lidad. Jacob censuró esas prácticas inicuas y con fir­
meza llamó al pueblo al arrepentimiento.
Notas y comentarios
Jacob 1:1-7. "Cosas ... más preciosas"
Antes de morir, Nefi dio a Jacob la responsabilidad
de hacerse cargo de las planchas menores y le dio
instrucciones de que escribiera "algunas de las cosas
que [Jacob] considerara. . . más preciosas" (Jacob 1:2).
¿Qué fueron las cosas que Jacob consideró "más pre­
ciosas"? (Véase el verso 4.)
Jacob 1:8. Sufrir la cruz de Cristo
"De la crucifixión de Cristo se deriva el concepto
de que cualquier gran aflicción o prueba que reciban
los miembros de la Iglesia constituye en sí una cruz
que se debe soportar como parte de la obligación de
vencer al mundo. . .
". . . Igualmente, la causa del evangelio exige que to­
do hombre tome su cruz y siga a Aquel que llevó la
propia hasta el Gólgota. Lo cual quiere decir que los
santos deben llevar sobre sí la cruz del servicio y la
consagración, la cruz de la devoción y de la obedien­
cia" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 173).
Jacob 1 :9-19. Magnificad vuestros llamamientos
"El presidente John Taylor dijo en una ocasión, ha­
blando a los hermanos del sacerdocio: 'Si no magnifi­
cáis vuestros llamamientos, Dios os tendrá por res­
ponsables de aquellos a los que pudisteis haber salva­
do si hubierais cumplido con vuestro deber'.
"Esta declaración nos exhorta a poner manos a la
obra. Si por causa de los pecados de comisión o de
omisión pierdo lo que podría haber tenido en el más
allá, yo mismo debo sufrir, y, sin duda, mis seres
amados junto conmigo. Pero si fracaso en mi asigna­
.
ción como obispo, como presidente de estaca, presI­
dente de misión o Autoridad General de la Iglesia, o
si alguno de nosotros no enseña el camino, dirige y
ayuda a salvar a los que están bajo su dirección y ba­
jo su jurisdicción y éstos se pierden, el Señor le ten­
drá por responsable" (Hugh B. Brown, en Conference
Report, oct. de 1962, pág. 84).
Jacob 2:12-19. "Antes de buscar riquezas"
Jacob enseñó que Dios no condenaría a los ricos .
por su riqueza, sino por el orgullo que poseen debIdo
a su bienestar económico (véase Jacob 2:13-14). El
pueblo de Nefi había puesto el dinero, en lugar de
poner a Dios, como centr � de sus v�das. El tratar � e
alcanzar la riqueza se habla convertIdo en el medlO
para perseguir a sus hermanos, en lugar de ser el me­
dio para hacer el bien (véanse los verso 18-19). En Ja-
Capítulo 1 5
cob 2:12-19 y en otros pasajes correlacionados de las
Escrituras (véase 1 Timoteo 6:3-12, 17-19; Santiago
5:1-6; Mosíah 4:16-26; Doctrina y Convenios 56:16-20;
104:13-18) se nos enseña lo siguiente en cuanto a la
acumulación de riquezas:
1. Nuestro cometido principal debe ser buscar y edifi­
car el reino de Dios.
2. El dinero es un medio de intercambio y en sí mis­
mo es algo neutro, o sea, que no es ni bueno ni
malo. Es nuestra actitud hacia las cosas materiales y
espirituales lo que cambia la posición neutral del
dinero y determina si es bueno o malo.
3. Dos relaciones básicas son las que determinan la
actitud que tenemos hacia las cosas materiales y es­
pirituales. Estas son:
a. Nuestra relación con Dios. Si inclinamos nuestro
corazón en dirección contraria a Dios, las cosas
del mundo se convierten en lo más importante
para nosotros. Por eso Pablo llamó idolatría a la
avaricia (véase Efesios 5:5; Colosenses 3:5).
b. Nuestra relación con nuestros semejantes. Si per­
demos de vista nuestra hermandad con las de­
más personas, nuestro deseo por los bienes mate­
riales puede llevarnos a cometer pecados de des­
honestidad, codicia y negligencia para con los
pobres.
El presidente David O. McKay aconsejó: "¿Qué
buscáis primeramente? ¿Qué pensamiento es el más
dominante y supremo en vuestra mente? Este deter­
minará en gran medida vuestro destino. A pesar de la
complejidad de la sociedad humana, podemos abarcar
todos los propósitos mediante dos que son sumamen­
te importantes. Primero, el mundo de la ganancia ma­
terial; y, segundo, el mundo de la felicidad que consis­
te en el amor y el poder para hacer el bien. Si vuestro
propósito es la obtención de ganancia mundanal, po­
déis obtenerla. En este mundo podéis obtener casi
cualquier cosa que os propongáis. Si trabajáis para al­
canzar riqueza, podéis tenerla, pero antes de hacer de
ella el único propósito de vuestra vida, echad una mi­
rada a los que lo han sacrificado todo por lograrla, a
aquellos que la han deseado sólo por el deseo de acu­
mularla. El oro no corrompe al hombre; lo que co­
rrompe es el motivo por el cual se adquiere" (David
O. McKay, Treasures of Life, págs. 174-175).
Jacob 2:20-22. "Del orgullo de vuestros corazones"
Al orgullo a veces se le llama el gran pecado del
espíritu, y fue el pecado de Lucifer (véase Isaía�
.
14:12-14). El presidente N. Eldon Tanner se refino a
la forma en que el buscar la alabanza del mundo pue­
de llegar a ser la fuente de otros muchos pecados:
"De esto encontramos numerosos ejemplos cuando
una persona, olvidando quién es, quiere ser popular
con sus compañeros y desea recibir sus halagos. A
menudo, los atletas se dejan llevar de tal modo por el
éxito y deseo de aplauso que olvidan sus responsabi­
lidades para con Dios y la importancia de Su aproba­
ción, y, como consecuencia, pierden el camino. Est?
se aplica a los políticos, miembros de clubes profeslO,
45
Capítulo 1 5
nales y gente de negocios. Ese anhelo de fama y po­
pularidad a menudo controla las acciones, y al su­
cumbir, la persona se encuentra con que está total­
mente retorcida, cuando había planeado sólo inclinar­
se un poco.
" . . . si en los asuntos importantes los individuos se
preocupan más por agradar a los hombres que a Dios,
entonces sufrirán del mismo 'virus' que Satanás, ya
que hay muchas situaciones en las que la búsqueda
del halago resulta claramente en perjuicio y no en be­
neficio de la humanidad, porque se preocupan por
las cosas materiales en lugar de aquellas que son eter­
nas y buenas.
"Cuánto más satisfactorio es recibir el elogio de
Dios, sabiendo que es plenamente justificado y que
su amor y respeto por nosotros persistirán, cuando
generalmente el halago de los hombres es pasajero y
desilusionan te" ("Amad la gloria de Dios", Liahona,
febo de 1976, pág. 54).
Jacob 2:23-30. El matrimonio plural
Jacob dejó bien claro que el Señor no deseaba que
los nefitas practicaran ninguna forma de matrimonio
plural. El enseñó que la ley imperante era la monoga­
mia, a no ser que el Señor lo indicara de otra manera
(véase Jacob 2:27-30).
En nuestra época, el profeta José Smith declaró:
" . . . constantemente he dicho que ningún hombre tendrá más
de una esposa a la vez, a menos que el Señor dicte lo con­
trario " (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 399). Es
necesario tener en cuenta que durante la época en
que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los
Santos de los Ultimas Días practicaron el matrimonio
plural, lo hicieron bajo el mandato del Señor.
Jacob 3 :1-10. Los "puros de corazón"
"Sión puede ser edificada solamente entre aquellos
que son puros de corazón, no entre un pueblo atra­
pado por la codicia o la ambición, sino entre un pue­
blo puro y generoso. No un pueblo puro en aparien­
cia, sino un pueblo puro de corazón. Sión debe estar
en el mundo mas no ser del mundo ni estar esclavi­
zada por un sentido de seguridad carnal, ni paraliza­
da por el materialismo. No, Sión no está comprendida
en las cosas del orden inferior, sino en aquellas del
orden supremo; cosas que exaltan la mente y santifi­
can el corazón" ("Convirtámonos en puros de cora­
zón", Liahona, agosto de 1978, pág. 129).
Jacob 3:11. "La segunda muerte"
"Doctrina y Convenios 76:30-37 dice bien claro que
las únicas personas que sufrirán este terrible destino
son los hijos de perdición, que irán con el diablo y
sus ángeles 'a las tinieblas de afuera'. Todos los de­
más del género humano, aun los inicuos, recibirán
cierta medida de salvación después de sufrir la ira de
Dios. Sin embargo, necesariamente tendrán que arre­
pentirse y aceptar el Evangelio de Jesucristo tal como
se les indique. No recibirán ordenanzas que no co­
rrespondan a Su Reino. De la lectura de otros pasajes
descubrimos que habrá multitudes, aun la mayoría de
la humanidad, que nunca tendrán el privilegio de
46
volver a morar en la presencia del Padre y del Hijo.
No podrán estar en Su presencia, pero no se verán
enteramente privados de la bendición divina. . .
"Los que estarán sujetos permanentemente a la se­
gunda muerte serán aquellos que hayan tenido el tes­
timonio del Espíritu Santo, que hayan conocido la
verdad y luego la hayan rechazado, llevando a Cristo
al escarnio" Ooseph Fielding Smith, Answers to Cospel
Questions, 1:76, 78).
Jacob 4:14-18. "Traspasar lo señalado"
"En el Libro de Mormón, Jacob habla de la antigua
Judá que rechazó las palabras de sus profetas porque
las personas que vivían entonces 'despreciaron las pa­
labras de claridad' y 'procuraron cosas que no podían
entender' (Jacob 4:14). Da la impresión de que prefi­
rieron el bordado intelectual antes que todo el ropaje
del evangelio, los adornos superfluos antes que la te­
la. Por lo tanto, podemos suponer que algunas perso­
nas prefirieron la complejidad en lugar de la sencillez
porque en la complejidad conceptual tal vez podría
haber escape, o excusa, para no cumplir y para justifi­
car el fracaso. En todo caso, esta increíble ceguera que
llevó al rechazo de aquellas verdades mencionadas
por los profetas y que impedía que se reconociera a
Jesús por lo que El era se produjo, de acuerdo con
Jacob, 'por traspasar lo señalado'. Quienes miraron
más allá de la sencillez, más allá de los profetas, más
allá de Cristo y más allá de sus sencillas enseñanzas
esperaron en vano entonces, tal como esperarán en
vano los que sigan ese ejemplo ahora, porque sola­
mente el Evangelio de Jesucristo nos enseña las cosas
tal como realmente son y como realmente serán. En las
revelaciones hay más realismo que en el ámbito de la
investigación seglar, pues este ramo es congénitamen­
te corto de vista. Sin la revelación y su estabilidad ab­
soluta, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los
Ultimas Días también seguiría las prácticas de la épo­
ca, tal como lo han hecho algunas iglesias; pero como
advirtió Samuel Callan, la iglesia que se despose con
las costumbres de la época será 'viuda en cada nueva
generación'. Así es que una de las señales de la Igle­
sia verdadera y viviente es que no se deja desviar por
las locuras y los caprichos del mundo, sino que se
mantiene firme siguiendo la palabra del Señor" (Neal
A. Maxwell, On Being a Light [discurso pronunciado
en el Instituto de Religión de Salt Lake City el 2 de
enero de 1974], pág. 1).
Resumen analítico
Jacob habló mucho sobre la función de un profeta.
Según las enseñanzas de Jacob, ¿cuál cree usted que
es la función de un profeta? (Véase Jacob 1:19; 2:2-11;
3:3-4, 10; 4:4-7.)
• Jacob explicó el dolor que sufren las familias cuando
uno de sus miembros ¡:,articipa en algo inmoral. Lea
Jacob 2:31-35. ¿Cuáles dijo Jacob que eran algunas de
las consecuencias de la inmoralidad?
• ¿Cómo puede obtener una persona poder espiri­
tual? (Véase Jacob 3:1-2; 4:6-12.)
•
Jacob 5-7
Capítulo 1 6
Introducción
Jacob escribió profusamente sobre una alegoría que
dio el profeta Zenós, en la cual revela la historia y el
destino de la casa de Israel. También escribió sobre su
confrontación con Sherem, un anticristo. Adviértase
cuán profundo es el testimonio de Jacob, que confun­
de a Sherem (véase Jacob 7) .
Notas y comentarios
Jacob 5. La alegoría del olivo
Una alegoría utiliza representaciones simbólicas pa­
ra transmitir ideas morales o espirituales. Esos símbo­
los proporcionan un sentido mucho más significativo
de lo que se aprecia a simple vista. Casi todo lo repre­
sentado en una alegoría significa algo más. En la ale­
goría de Zenós, por ejemplo, la viña, los árboles, las
ramas, el amo y los siervos representan realidades de
mayor significado. El valor de la alegoría radica en
comprender qué es lo que está representando.
"La parábola de Zenós, descrita por Jacob en el ca­
pítulo cinco de su libro, es una de las parábolas más
importantes que se hayan registrado. Esta parábola,
por sí sola, es una prueba convincente de la veraci­
dad del Libro de Mormón. Ningún ser mortal podría
haber escrito una parábola semejante sin contar con
la inspiración del Señor. Es una lástima que demasia­
dos de los que leen el Libro de Mormón la pasan por
alto y menosprecian las verdades que contiene con
relación a la historia, dispersión y congregación final
de Israel. Dichos miembros de la Iglesia, a los que se
ha hecho notar el gran significado de esa parábola,
han dicho que no llegan a comprenderla. Sin embar­
go, es sencilla y muy clara para la mente de quienes
afanosamente buscan conocer la verdad. Ningún
hombre carente de inspiración divina pudo haber es­
crito una parábola como ésa" (Joseph Fielding Smith,
Answers to Cospel Questions, 4:141).
Jacob 5:1. Zenós
"Zenós [era un] profeta hebreo que a menudo cita­
ban los siervos nefitas de Dios. Todo lo que se nos di­
ce de su historia personal es que lo mataron porque
testificó osadamente lo que Dios le había revelado.
Que se trataba de un hombre grandemente bendeci­
do por el Señor y que poseía el espíritu de profecía se
hace evidente en esa maravillosa y casi incomparable
parábola de la viña que detalla Jacob en sus registros
(Jacob 5). Sus profecías las citan también Nefi (1 Nefi
19: 10, 12, 1 6), Alma (Alma 33:3, 13, 15), Amulek (Alma
34:7), Samuel el Lamanita (Helamán 1 5 : 1 1 ) y Mormón
(3 Nefi 10:16)" (George Reynolds, citado en la obra de
Joseph Fielding Smith, Answers to Cospel Questions,
4:139).
Jacob 5:3. El símbolo del olivo
El uso del olivo como símbolo de la casa de Israel
es un ejemplo excelente de cómo Dios utiliza el sim-
bolismo para enseñar a sus hijos las leyes y los princi­
pios del evangelio. Durante siglos se ha asociado el
árbol del olivo con la paz. La guerra y sus penosas
consecuencias de destrucción, el saqueo de la tierra,
el sitio y la muerte, eran difícilmente condiciones
apropiadas para el cultivo de huertos de olivos, los
cuales requieren muchos años de cuidados para al­
canzar una producción plena. Cuando la paloma vol­
vió al arca de Noé, llevaba en su pico una hoja de
olivo como símbolo de que Dios se encontraba nueva­
mente en paz con la tierra (véase Génesis 8 : 1 1 ) . La ra­
ma de olivo se utilizó en Grecia y en Roma para re­
presentar la paz, y todavía se usa en ese sentido en
los escudos de varios países del mundo. La única
fuente de paz es Jesucristo, el Príncipe de Paz, y Su
paz sólo se obtiene por medio de la obediencia a las
leyes y ordenanzas del evangelio. Esas leyes y orde­
nanzas se dan al mundo mediante la casa de Israel,
simbolizada por el olivo. Alguien dijo una vez que no
se eligió a Israel para ser un pueblo altivo, cuyo fin
fuera elevarse por sobre los demás, sino por el contra­
rio, para elevar a los demás.
En el cultivo del olivo, existe otro evidente signifi­
cado simbólico. Si el vástago verde de un olivo se
planta directamente y se le permite crecer, se convier­
te en un olivo silvestre, un arbusto que crece sin con­
trol en una maraña de gajos y ramas que solamente
producen un pequeño fruto inservible (véase Harold
N. y Alma L. Moldenke, Plants of the Bible, pág. 159).
Para llegar a obtener un olivo productivo, el gajo
principal del silvestre se debe cortar totalmente e
47
Capítulo 1 6
injertar en él una rama de un olivo cultivado. Me­
diante podas y cuidados, el árbol comenzará a dar
fruto a los siete años, pero no alcanzará su máxima
productividad hasta después de los quince años. En
otras palabras, el olivo no puede producir buen fruto
por sí mismo, sino que requiere injertos y cuidados
por parte del horticultor para alcanzar su máxima
producción. A través de su historia, Israel ha demos­
trado una y otra vez cuán extraordinariamente apro­
piado es simbolizado con un olivo. Cuando el pueblo
de Israel se puso en las manos de su Dios para que lo
podara e injertara, prosperó y dio buen fruto; pero
cuando se apartó de Cristo, el Amo de la viña, y bus­
có su propia fuente de vida y sostén, se tornó silves­
tre e infructífero.
Otras dos características importantes del olivo ilus­
tran aún más cuán apropiado es este símbolo para Is­
rael. Primero, aunque un olivo requiere casi quince
años para alcanzar su plena fructificación, puede lue­
go producir durante siglos. Algunos de los árboles de
olivos que se encuentran en la Tierra Santa han pro­
ducido frutos abundantemente por lo menos durante
cuatrocientos años. La segunda y asombrosa cualidad
de este árbol es que cuando finalmente envejece y co­
mienza a morir, las raíces echan nuevos brotes, que si
se injertan y se podan en la forma correcta, crecerán
hasta convertirse en árboles productivos. Por lo tanto,
aparte de que el árbol mismo puede producir fruto
durante siglos, la raíz del árbol puede seguir produ­
ciendo fruto y nuevos árboles durante milenios. Se
cree que algunos de los antiguos olivos que existen
en Israel en la actualidad provienen de árboles que
ya eran antiguos durante el ministerio terrenal de
Cristo. lEn qué forma se puede comparar Israel con
un olivo, cuando muchas veces parece que ha sido
cortado y destruido, pero aun así, cada vez surge un
nuevo brote y se levanta de sus raíces?
Zenós no fue el único profeta que utilizó el olivo
como símbolo figurativo para representar al pueblo
escogido de Dios. Jeremías, previendo la destrucción
de los judíos por los babilonios, comparó el pueblo
del convenio con un olivo verde consumido por el
fuego (véase Jeremías 1 1 : 16). También el apóstol Pa­
blo utilizó una breve alegoría sumamente parecida a
la de Zenós con el fin de amonestar a los cristianos
romanos contra el orgullo, cuando éstos compararon
su posición favorecida con la de los judíos (véase Ro­
manos 1 1 : 1 6-24) . En la revelación moderna, el Señor
utiliza la parábola de la viña y del plantío de olivos
para demostrar cuál es Su voluntad concerniente a la
redención de Sión (véase D. y C. 101:43-58).
Jacob 5:4-77. Los elementos de la alegoría de Zenós
Aun cuando no debemos ahondar demasiado y tra­
tar de correlacionar cada punto de una alegoría o pa­
rábola, con infinita precisión, con una realidad exter­
na, es obvio que tenemos que comprender ciertos ele­
mentos principales si deseamos entender su significa­
do. Los siguientes puntos son importantes en la ale­
goría de Zenós:
Punto
Interpretación
2. El amo de la viña.
3. El siervo.
1. El mundo.
2. Jesucristo.
3. Los profetas del Se­
4. El olivo cultivado.
4. La casa de Israel, el
1 . La viña.
ñor.
pueblo del convenio
del Señor.
48
5. El olivo silvestre.
6. Las ramas.
7. Las raíces del olivo
cultivado.
8. El fruto del árbol.
9. Cavar, podar, abonar.
10. El transplante de las
ramas.
1 1 . Los injertos.
12. Las ramas arruinadas.
13. Echar las ramas al
5. Los gentiles (los que
no eran israelitas) . Al
final de la parábola
las ramas silvestres
simbolizan al Israel
apóstata.
6. Grupos de personas.
7. El convenio del evan­
gelio y las promesas
hechas por Dios que
constantemente dan
vida y sostén al árbol.
8. La vida u obras de los
hombres.
9. La obra del Señor con
sus hijos, con la que
intenta persuadidos a
ser obedientes y a
producir buen fruto.
10. El esparcimiento de
grupos por todo el
mundo o la restaura­
ción de éstos.
1 1 . El proceso de renaci­
miento espiritual me­
diante el cual el hom­
bre entra en el conve­
nio.
12. Iniquidad y apostasía.
13. El juicio de Dios.
fuego.
Jacob 7:1-26. Anticristo
Un anticristo es una persona que se opone al
Señor. Su oposición se puede manifestar de dos ma­
neras:
Un anticristo puede proclamarse a sí mismo como
salvador del pueblo y ofrecer una pseudosalvación
basada en principios promulgados por él mismo, pero
calculados para alcanzar el honor y la gloria del mun­
do. Mediante sus palabras o acciones, un anticristo di­
ce: "Soy la fuente de salvación y poder" .
La segunda forma en que una persona se opone a
Cristo es patrocinar a otra persona o sistema para que
substituya al Salvador, en el corazón y ia mente de la
gente. En ambos casos el resultado es el mismo: ense­
ñar a la gente a rechazar al Maestro y a buscar en
otra parte la solución a sus problemas espirituales.
En el capítulo 7 de Jacob conocemos el primero de
los varios anticristos que registra el Libro de Mormón.
Sherem, al igual que los demás que le siguieron, fue
un experto en oratoria y en la utilización de palabras
de adulación.
Jacob 7:27. "Adiós [adieu ], hermanos"
"Algunos críticos del Libro de Mormón, contrarios a
los Santos de los Ultimas Días, han elevado la pre­
gunta referente a cómo Jacob usó el vocablo adieu [así
es como está escrita la palabra adiós en el texto origi­
nal en inglés] cuando esa palabra es de origen fran­
cés, lengua que no se desarrolló sino cientos de años
después de la época de Jacob. Tales críticos evidente­
mente pasan por alto el hecho de que el Libro de
Mormón es literatura traducida, y que José Smith se
sintió con la libertad de usar en la traducción cual­
quier término que le era familiar a él y a sus lectores,
y que mejor transmitiera el sentido dado por el autor
original. Es interesante notar que en hebreo hay una
Capítulo 1 6
frase, Lehitra 'ot, que esencialmente tiene el mismo
sentido que el vocablo adieu en francés. Ambos quie­
ren decir mucho más que una simple palabra de des­
pedida; incluyen la idea de una bendición. ¿Carecería
de sentido recordar a esos críticos que ninguna de las
palabras contenidas en la traducción inglesa del libro
de Jacob las usó el mismo Jacob? Todas esas palabras
provienen del idioma inglés, ¡el cual no apareció sino
mucho después de la época de Jacob!" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your 5tudy of the Book of
Mormon, pág. 163.)
Resumen analítico
Lea el mensaje del presidente Spencer W. Kimball,
"�d por todo el mundo", Liahona, nov. de 1974, pág. 2.
SI lo desea, puede hacer una reseña de ese importan­
te mensaje.
• Lea el relato de Jacob y Sherem en Jacob 7. ¿Por
qué tuvo éxito Sherem al principio de su predicación
entre los nefitas? ¿Por qué pudo Jacob confundir a
Sherem?
•
49
Enós, Jarom, Omni,
Palabras de Mormón
Introducción
A pesar de la brevedad de los libros de Enós,
Jarom, Omni y Las Palabras de Mormón, ellos contie­
nen información sumamente valiosa. El libro de Enós
encierra uno de los ejemplos más hermosos de ora­
ción personal que existe en las Escrituras. Jarom indi­
ca algunas de las bendiciones temporales y espiritua­
les que reciben aquellos que se esfuerzan por hacer lo
correcto. El libro de Omni contiene las breves pala­
bras de muchos de los encargados de guardar los
anales y proporciona una reseña de la gente que vi­
vió durante ese período del Libro de Mormón. Final­
mente, las Palabras de Mormón explican por qué
Mormón incluyó las planchas menores cuando hizo la
compilación de las planchas mayores de Nefi.
Notas y comentarios
Enós 1:2-4. "Potente oración"
La lucha que Enós tuvo ante Dios fue consigo mis­
mo (véase Enós 1 :2). A veces el mayor esfuerzo que
una persona hace es cuando contiende consigo mis­
ma ante el Señor. Tal lucha es el esfuerzo por encon­
trar y expresar sus verdaderos deseos, los que a veces
se ocultan detrás del pecado, la evasión y el encubri­
miento. La lucha con uno mismo exige meditación y
concentración profundas. Significa ir más allá de una
oración rutinaria; es verter verdaderamente el alma
en palabras que se elevan, y ofrecérselas a Dios. Las
repeticiones dejan de ser vanas, trilladas e insinceras,
volviéndose cada frase en la expresión de un vívido
deseo. Este deseo es el anhelo de hacer la voluntad
de Dios. El Espíritu Santo ayuda y guía esas oracio­
nes, " . . . pues qué hemos de pedir como conviene, no
lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por no­
sotros con gemidos indecibles" (Romanos 8:26).
En Enós 1 : 3-4 vemos que las palabras que Enós
pronunció ("penetraron . . . profundamente", "tuvo
hambre", "clamé", "potente oración y súplica",
"elevaba mi voz en alto") demuestran sin lugar a du­
das sus esfuerzos por comunicarse verdaderamente
con el Señor.
Enós 1:5-6. "No podía mentir"
La fe en la absoluta y perfecta veracidad de Dios
fue la clave para que Enós reconociera que se le ha­
bían remitido sus pecados. Enós sabía que "Dios no
podía mentir" (Enós 1 :6) ; por lo tanto, cuando el
Señor le dijo: "tus pecados te son perdonados" (vers.
5), Enós tuvo la certeza de que era así.
José Smith enseñó que es necesario que tengamos
un conocimiento de la existencia de Dios: "y final­
mente, pero no por ello menos importante para el
ejercicio de la fe en Dios, está la idea de que El posee
el atributo de la verdad; pues sin saber eso, la mente
del hombre no tendría en qué apoyarse con certeza;
todo sería confusión y duda. Pero con la idea en
mente de la existencia de ese atributo en la Deidad,
50
Capítulo 1 7
todas las enseñanzas, instrucciones, promesas y ben­
diciones se hacen realidad, y la mente se puede afian­
zar en ellas con certeza y confianza, creyendo que
esas cosas, y todas las que el Señor ha dicho, se cum­
plirán a su tiempo; y que todas las maldiciones, de­
nuncias y juicios pronunciados sobre la cabeza de los
inicuos también se ejecutarán en el debido tiempo del
Señor. y, en razón de la verdad y veracidad de El, la
mente contempla su liberación y salvación como cier­
tas" (Lectures on Faith 4: 16).
Enós 1 :7-8. Paz al alma
Enós aprendió que el perdón es posible por medio
del poder expiatorio de Jesucristo (véase Enós 1 : 8 ) .
Cuando una persona deposita toda su confianza en el
Salvador, se arrepiente de sus pecados y se dispone a
guardar todos los mandamientos del Señor. Luego el
Señor, en el momento apropiado, le da paz a su alma.
Enós 1:9-14. "El bienestar de mis hermanos"
Luego que Enós recibió el perdón por sus pecados,
¿por quiénes se sintió preocupado? (Véase Enós 1 :9.)
El amor que Enós sentía hacia los nefitas hizo que el
Señor respondiera así a su oración: " . . . Visitaré a tus
hermanos según su diligencia en guardar mis manda­
mientos . . . " (vers. 10). Como resultado de esa respues­
ta, la fe de Enós "en el Señor empezó a ser inmuta­
ble" (vers. 1 1), y oró por el bienestar de los lamanitas.
¿Qué promesa recibió entonces?
Ese ejemplo de Enós ilustra el interés progresivo
que siente la persona justa: primero por sí misma,
luego por su gente, y finalmente por sus enemigos.
Lo que pasó con Enós pasa con nosotros mismos;
cuando obtenemos el conocimiento de que se nos ha
perdonado, deseamos con toda nuestra alma que los
demás reciban esa misma bendición.
Enós 1 :10. "La voz del Señor"
"[Una] forma en que recibimos revelación es aque­
lla de la cual nos habla el profeta Enós. Después de
recibir la gran comisión de llevar adelante la obra y
guardar los anales, escribió esta significativa declara­
ción en su registro del Libro de Mormón: 'y mientras
así me hallaba luchando en el espíritu, he aquí, la voz
del Señor de nuevo penetró mi mente, diciendo . . . '
(Enós 10). En otras palabras, algunas veces escucha­
mos la voz del Señor penetrando en nuestra mente,
y, cuando llega, la impresión es tan fuerte que parece
como si nos estuviera hablando al oído con voz de
trompeta. Jeremías dice algo semejante: 'Vino, pues,
palabra de Jehová a mí, diciendo . . . ' (Jeremías 1 :4). El
percibió la voz del Señor en su mente, tal como dijo
Enós.
"En la historia del Libro de Mormón tenemos a
Nefi amonestando a sus hermanos, llamándoles al
arrepentimiento; y en sus afirmaciones se hace eco el
mismo pensamiento cuando dice: ' . . . y os ha hablado
con una voz quieta y delicada, pero habíais dejado de
sentir, de modo que no pudisteis percibir sus pala­
bras . . . ' (1 Nefi 17:45.) Así es como el Señor, por reve-
Capítulo 1 7
lación, se introduce en nuestra mente como si fuera
una voz la que hablara.
"Quisiera dejar mi humilde testimonio, si me lo
permiten, en cuanto a este hecho. Una vez me encon­
traba en una situación en que necesitaba ayuda. El
Señor sabía que la necesitaba, y estaba en una misión
muy importante. Desperté temprano, como si alguien
me hubiera despertado para disuadirme de algo que
tenía planeado hacer, y se me planteó claramente otra
opción diferente mientras yacía acostado esa mañana,
como si alguien estuviera sentado al borde de mi ca­
ma diciéndome lo que debía hacer. Sí, la voz del
Señor llega a nuestra mente y nos dirige" (Harold B.
Lee, Divine Revelation [discurso pronunciado para to­
dos los estudiantes de la Universidad Brigham Young
el 15 de octubre de 1952], págs. 7-8).
Enós 1 :26-27. La recompensa a la fidelidad
Enós sabía que al morir, su Redentor lo aceptaría
en el Reino de Dios (véase Enós 1:27). La recompensa
de Enós por vivir una vida de fidelidad a Dios le fue
dada a conocer por medio de "la palabra profética
más segura" (D. y e 131:5). El Señor explicó, por me­
dio del profeta José Smith, que "la palabra profética
más segura significa que un hombre sepa, por revela­
ción y el espíritu de profecía, que está sellado para vi­
da eterna" (vers. 5).
Jarom 1 :1-15. El registro de Jarom
El breve agregado que Jarom hizo en los anales en­
seña lo siguiente:
Aun en ese período de la historia, los nefitas que
llevaban los registros entendían que sería para benefi­
cio de los lamanitas (véase Jarom 1:2).
La apostasía se había generalizado entre los nefitas
(véase el verso 3).
Había un fuerte grupo de creyentes que gozaban
"de comunión con el Espíritu Santo" y guardaban los
mandamientos (véanse los verso 4-5).
Las leyes nefitas eran muy estrictas (véase el verso
5).
Los lamanitas eran más numerosos que los nefitas y
habían degenerado en un estado primitivo de existen­
cia (véase el verso 6).
A los nefitas los dirigían hombres justos y como
consecuencia prevalecían en las batallas (véase el
verso 7).
Los nefitas progresaron más allá de una sencilla
forma de sociedad agrícola (véase el verso 8).
Solamente la prédica constante evitaba que los la­
manitas destruyeran a los nefitas. Jarom registró que
sus profetas " compungieron sus corazones con la pa­
labra" (vers. 12). Fue ese principio el que más tarde
motivó a Alma a renunciar como juez principal, a fin
de predicar el evangelio (véase Alma 4:19; 31:5).
Omni 1 :1-11. Omni, Amarón, Kémish y Abinadom
El libro de Omni comienza con una sucesión de
cuatro escribientes en las planchas abarcando los pri­
meros once versículos. En sus breves colaboraciones a
las planchas sagradas obtenemos un registro de la
creciente apostasía y de las iniquidades de los nefitas.
Amarón nos dice que a causa de la iniqllidad, los ne­
fitas más inicuos fueron destruidos (véase Omni 1:5).
Omni 1 :12-30. El pueblo de Zarahemla
Amalekí registra información sobre la segunda colo­
nia de judíos que escapó de Jerusalén hacia la tierra
prometida y que llegó a conocerse en el Libro de
Mormón como el pueblo de Zarahemla. Debido a que
Mulek, hijo del rey Sedequías de Jerusalén, vino con
ellos (véase Omni 1:15, Mosíah 25:2, Helamán 6:10), a
ese grupo se le conoce a menudo como mulekitas,
aun cuando este nombre no aparece en el Libro de
Mormón. Por lo tanto, a la simiente de Manasés a tra­
vés de Lehi (véase Alma 10:3) y a la de Efraín a tra­
vés de Ismael (véase la cita de Erastus Snow,¡ournal
of Discourses, 23:184-185, en el capítulo 3, bajo el sub­
título 1 Nefi 7, en este manual), se agregó la de Judá.
Palabras de Mormón 1:1-18. Un puente
"Las dos páginas que constituyen las Palabras de
Mormón están unos quinientos años fuera de contex­
to. Obsérvese que la fecha aproximada que se en­
cuentra al final del libro de Omni es el año 130 a. de
J. e, mientras que las Palabras de Mormón tienen la
fecha aproximada de 385 d. de J. e (Véase 4 Nefi 48
y Mormón 1:2; 6:5 para obtener las fechas de los
acontecimientos más sobresalientes de la vida de
Mormón.) Sin embargo, la fecha aproximada del co­
mienzo del libro de Mosíah es el año 1 30 a. de J. e
"Da la impresión que las Palabras de Mormón se
escribieron casi al final de la vida de Mormón con el
fin de unir dos registros principales. Por medio de la
influencia del Espíritu del Señor, se le dio a conocer a
Mormón que las planchas menores de Nefi (que ter­
minaban cuando Benjamín era joven) se podían utili­
zar para reemplazar su compendio del libro de Lehi
[el primer libro de las planchas mayores de Nefi] (que
terminaban cuando Benjamín era ya anciano y estaba
por morir). A fin de que no se produjera un vacío en
la historia de los nefitas, Mormón relató los aconteci­
mientos principales de la vida del rey Benjamín en
las planchas menores de Nefi con el compendio he­
cho por Mormón del libro de Mosíah" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your 5tudy of the Book of
Mormon, pág. 171).
Palabras de Mormón 1 :7. "Para un sabio propósito"
Los nefitas guardaban dos juegos de registros, los
cuales llamaban las planchas de Nefi. Sobre las plan­
chas mayores de Nefi ellos registraron la historia se­
cular del pueblo, y sobre las planchas menores de
Nefi registraron principalmente su historia sagrada o
eclesiástica (véase 1 Nefi 9:2-4).
Nefi no comenzó las planchas menores hasta que el
Señor se lo mandó, cerca de treinta años después de
que la colonia de Lehi saliera de Jerusalén (véase
2 Nefi 5:28-31). Nefi no comprendía por qué él debía
llevar otro juego de anales, pero, según dijo, tenía fe
en que era "para un sabio propósito suyo [del Señor],
el cual me es desconocido" (1 Nefi 9:5). Casi mil años
más tarde, el profeta Mormón expresó palabras simi­
lares a las de Nefi cuando testificó que junto al com­
pendio de las planchas mayores de Nefi había agrega­
do las planchas menores para "un sabio propósito"
(Palabras de Mormón 1:7).
José Smith comenzó la traducción del Libro de
Mormón con el compendio que había hecho Mormón
de las planchas mayores de Nefi. El Profeta había ya
completado 116 páginas manuscritas cuando Martin
Harris le suplicó que le prestara el manuscrito para
enseñárselo a su familia. José Smith elevó su ruego al
Señor al respecto, y finalmente se le concedió a Mar­
tin el permiso para hacerlo. Sin embargo, el manuscri­
to cayó en manos de personas inicuas (véase D. y e
51
Capítulo 1 7
10:8), y se convirtió en lo que se conoce como "El ma­
nuscrito perdido".
La pérdida de ese manuscrito aclara en cierta forma
por qué el Señor mandó a Nefi y a Mormón a hacer
lo que hicieron. A José Smith se le ordenó no volver a
traducir la parte que ya había hecho, sino traducir en
cambio las planchas menores de Nefi (véase D. y C.
30:38-45).
"Pero el Señor sabe todas las cosas desde el princi­
pio; por tanto, él prepara la vía para realizar todas
sus obras entre los hijos de los hombres..." (1 Nefi
9:6). El Señor inspiró a Nefi y a Mormón a tomar las
medidas necesarias para que José Smith pudiera lle­
var a cabo Su obra, aun cuando esos dos profetas de
la antigüedad habían vivido en épocas cientos de
años distantes la una de la otra.
Resumen analítico
• ¿Qué precio estaría dispuesto a pagar para conocer
a Dios; no sólo para saber de El sino para realmente
52
conocerle? ¿Cuáles serían las condiciones esenciales
de ese pago? Enós contestó a todas esas preguntas
basándose en su experiencia personal. El nos dijo la
forma de poder conocer a Dios y de obtener un pro­
fundo amor por El y por sus hijos. Luego de analizar
detenidamente el libro de Enós, trate de desarrollar
su fórmula personal para conocer a Dios.
• El Salvador nos exhortó a amar a nuestros enemi­
gos. ¿Qué progreso ha experimentado en ese sentido?
Los siguientes pasajes de las Escrituras demuestran
algunas de las formas en las que los personajes del
Libro de Mormón demostraron amor por sus enemi­
gos: Jacob 7:24-25; Enós 1:19-14; Jarom 1:2; Moroni
1:1-4. ¿Qué puede hacer para demostrar más cariño
por los enemigos que quizás pueda tener?
• El libro de Omni registra una historia invalorable.
Lea Omni 1:12-23 y reconozca las tres civilizaciones
de las que allí se habla. Determine a qué civilización
pertenecen las personas que se mencionan en ese re­
gistro.
Mosíah 1 -3
Introducción
Benjamín había ascendido al trono luego del reina­
do de su padre Mosíah, quien había dirigido a los ne­
fitas desde la tierra de Nefi a la de Zarahemla. Con la
ayuda de otros profetas santos, el rey Benjamín esta­
bleció la paz en el país durante la época de su reina­
do. Al comienzo del libro de Mosíah, el rey Benjamín
se encontraba casi al final de su ilustre vida. Su últi­
mo discurso es uno de los sermones más conmovedo­
res y significativos del Libro de Mormón.
Notas y comentarios
Mosíah 1 :1-2. Los primeros libros del Libro de Mor­
món se escribieron en primera persona, pero el relato
del libro de Mosíah se hizo en tercera persona.
"Adviértase que la mayoría del libro de Mosíah está
escrito en tercera persona en lugar de estar en prime­
ra persona como se hizo en los primeros libros del
Libro de Mormón. La razón es que ahora es otra per­
sona la que relata la historia: Mormón. Al iniciar el li­
bro de Mosíah, empezamos a estudiar el compendio
hecho por Mormón de los varios libros que se habían
escrito en las planchas mayores de Nefi (3 Nefi 5:8-12.)
El libro de Mosíah y los cinco libros siguientes
- Alma, Helamán, 3 Nefi, 4 Nefi y Mormón - los
compendió, o condensó, Mormón, tomándolos de las
planchas mayores de Nefi, y escribió estas versiones
compendiadas sobre las planchas que llevan su nom­
bre: las planchas de Mormón" (Daniel H. Ludlow, A
Companion to Your Study of the Book of Mormon, pág.
1 73).
Capítulo 1 8
Mosíah 1:11-18. Un nombre para el pueblo del rey
Benjamín
El rey Benj amín habló de darle un nombre a su
pueblo que lo distinguiera " sobre todos los pueblos
que el Señor Dios ha traído de la tierra de Jerusalén"
(Mosíah 1 : 1 1); un nombre que j amás sería "borrado,
sino por causa de transgresión" (vers. 12). ¿Qué nom­
bre quiso darle a su pueblo el rey Benjamín? (Véase
Mosíah 5:7-12.)
Mosíah 2:9-18. Una conciencia limpia ante Dios
En Mosíah 2:9-18 leemos que el rey Benjamín in­
forma brevemente a los nefitas sobre el cumplimiento
de su mayordomía. Sus palabras lo hacen a uno pen­
sar en cuán pocos líderes políticos en la historia del
mundo podrían pararse ante su pueblo y decir:
" . . . hoy puedo responder ante Dios con una concien­
cia limpia" (vers. 15). Mosíah, el hijo del rey Benja­
mín, otro gran rey y profeta, dijo varios años des­
pués: " . . . si pudieseis tener por reyes a hombres que
hicieran lo que mi padre Benjamín hizo por este pue­
blo, os digo que si tal pudiera siempre ser el caso, en­
tonces convendría que siempre tuvieseis reyes para
que os gobernaran" (Mosíah 29: 13).
Mosíah 2:17. "Que aprendáis sabiduría"
El comentario del rey Benjamín en cuanto a servir
al prójimo (véase Mosíah 2:17) resume con sencilla y
hermosa simplicidad el principio que enseñó el
Salvador cuando dijo: " . . . en cuanto lo hicisteis a uno
de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicis­
teis" (Mateo 25:40).
Refiriéndose al servicio a los demás, el élder
Antoine R. Ivins dijo: "Creo que el gran valor que la
Iglesia tiene para nosotros es la oportunidad que nos
brinda de prestar servicio, porque, después de todo,
los grandes beneficios de la vida se obtienen por ese
medio. Creo que el servicio generoso, abierto y pleno
que brindamos a nuestros semejantes es lo que nos
da mayor felicidad. Podemos servir a nuestras fami­
lias y así obtener felicidad; podemos servir a nuestros
amigos y sentir felicidad por hacerlo; pero si realmen­
te queremos ser felices, debemos servir y hacerlo ge­
nerosamente. Y creo que la mayor felicidad que reci­
bo, por sujetarme a las normas de la Iglesia y enfren­
tar mis obligaciones para con ella, son los valores es­
pirituales que obtengo mediante ese servicio. Me gus­
taría poder decir que siempre sirvo por el puro delei­
te de servir, pero no sé si honestamente puedo decir­
lo o no; espero que sea así. Ojalá todos los que sirva­
mos en algo, lo hagamos por el mismo motivo, por el
puro gozo y deleite de servir. Me gustaría que todo
hombre que acepte una responsabilidad en un
quórum del sacerdocio la acepte por la oportunidad
de servir que ello le ofrece; no que sea un buen diá­
cono para así poder ser presidente de un quórum. No
que .sea un buen presbítero para así algún día poder
ser presidente del quórum de élderes. No ser un
buen obispo, para que cuando se reorganice la estaca
53
Capítulo 1 8
pueda llegar a ser presidente d e estaca, porque si sir­
ve por ese motivo, es muy posible que un día se desi­
lusione; pero si sirve porque se deleita en ello, si sirve
porque ama a sus semejantes, entonces nunca se desi­
lusionará, reciba o no algo a cambio" (en Conference
Report, octubre de 1948, págs. 47-48).
" . . . no hay una sola persona que haya hecho un sa­
crificio en esta tierra por el reino del cielo, que yo co­
nozca, excepto el Salvador. El bebió la amarga copa
hasta las heces, y lo hizo por todo hombre y mujer, y
redimió la tierra y todo lo que en ella hay. Pero El era
Dios en la carne, de lo contrario no lo habría podido
soportar. 'Pero sufrimos, nos sacrificamos, damos al­
go, hemos predicado por tanto tiempo' . ¿Para qué?
'Pues, para el Señor'. Yo no daría ni siquiera la ceniza
de una brizna de centeno por la persona que sienta
que hace un sacrificio por Dios. Nosotros estamos ha­
ciendo todo esto por nuestra propia felicidad, bienes­
tar y exaltación, y por nadie más. Esa es la realidad, y
lo que hacemos lo hacemos por la salvación de los
habitantes de la tierra, no por la salvación de los cie­
los, de los ángeles ni de los dioses" (Brigham Young,
Discourses of Brigham Young, págs. 1 76-177).
Mosíah 2:27-32. No sería responsable de los pecados
de los nefitas
Los profetas son los que utilizan mejor que nadie
los simbolismos. El comentario del rey Benjamín de
que la sangre de su pueblo no caería sobre él (véase
Mosíah 2:27-28) es una metáfora que el profeta utili­
zó para representar el concepto de que él no sería ha­
llado responsable de la conducta del pueblo, dado
que les había enseñado todo 10 que el Señor le había
mandado (véase Jacob 1 : 18-19). Su declaración alegó­
rica sobre los coros celestiales (véase Mosíah 2:28) es
otro ejemplo de las verdades espirituales reveladas. El
rey Benjamín anhelaba estar entre quienes, después
de su probación mortal, podrían, con hechos y pala­
bras, alabar a Dios con cánticos celestiales (véase 1
Nefi 1 :8).
Mosíah 2:24. "Aún le sois deudores"
"Y creo que uno de los pecados mayores que hoy
se puede- imputar a los habitantes de la tierra es el
pecado de la ingratitud, la falta por parte de ellos de
reconocer a Dios y su derecho de gobernar y dirigir.
Vemos que se levanta un hombre con dones extraor­
dinarios o gran inteligencia, y sirve de instrumento
para desarrollar algún principio grande. El y el mun­
do adjudican su gran genio y prudencia a la persona
misma. El atribuye su éxito a sus propias energías,
trabajo y capacidad mental. No reconoce la mano de
Dios en cosa alguna relacionada con su éxito, antes lo
desdeña por completo y toma la honra para sí mismo;
esto puede aplicarse a casi todo el mundo. En todos
los grandes descubrimientos modernos en el campo
de la ciencia, en las artes, en la mecánica y en todo
desarrollo material de la época, el mundo dice: 'Noso­
tros lo hemos logrado' . La persona dice: 'Yo lo hice';
y no da el honor o el crédito a Dios. Ahora bien, he
leído en las revelaciones dadas por conducto de José
Smith, el Profeta, que por esta causa Dios no está
complacido con los habitantes de la tierra, sino que
está enoj ado con ellos porque no reconocen su mano
en todas las cosas" (Joseph F. Smith, Doctrina del
Evangelio, págs. 264-265) .
"Nosotros n o nos pertenecemos: e l Señor nos resca­
tó pagando un precio; le pertenecemos a El; nuestro
tiempo, nuestro talento, nuestro oro y plata, nuestro
trigo y harina, nuestro vino y nuestro aceite, nuestro
ganado y todo lo que poseemos en esta tierra es del
Señor . . .
54
Mosíah 2:34-41. Las consecuencias del pecado
El rey Benjamín definió claramente las consecuen­
cias del pecado (véase Mosíah 2:36-40). Cuando una
persona sabe 10 que está bien y no lo hace, no sólo
quebranta la ley sino que se pone en oposición a
Dios. De esa forma esa persona " se convierte en ene­
migo de toda rectitud" (Mosíah 2:37), siendo éste uno
de los problemas del hombre natural (véase Mosíah
3 : 19).
El testimonio del rey Benjamím y de todos los de­
más profetas es que una persona realmente se sirve a
sí misma cuando sirve al Señor. El pecado lleva a la
desdicha, al sufrimiento y a la pérdida del albedrío
(véase 2 Nefi 2:27, 29; Alma 41 : 1 0; D. y C. 19:15-20).
Mosíah 2:38-39. El castigo eterno
"Castigo eterno, o castigo sin fin, no significa que
quienes participen de él deben soportarlo para siem­
pre. ' . . . no está escrito que no tendrá fin este tormen­
to, sino que está escrito tormen to interminable [sin fin].
Además, está escrito condenación eterna; de modo que
es más explícito que otras escrituras, a fin de que obre
en el corazón de los hijos de los hombres, [entera­
mente] para la gloria de mi nombre . . . Pues, he aquí,
el misterio de la divinidad, icuán grande es! Porque
he aquí, yo soy sin fin, y el castigo que por mi mano
se da es castigo sin fin, porque Sin Fin es mi nombre.
De ahí que: Castigo eterno es castigo de Dios. Castigo
sin fin es castigo de Dios' [D. y C. 19:6-12].
"Las leyes de Dios son inmutables, y mediante esta
explicación aprendemos que el mismo castigo siempre
viene después de la misma ofensa, de acuerdo con las
Capítulo 1 8
leyes de Dios, quien es eterno y sin fin; por lo tanto,
al castigo se le llama castigo sin fin y castigo eterno,
porque es el castigo que Dios ha fijado de acuerdo
con la ley inmutable. El hombre puede participar del
tormento eterno, y cuando ha pagado la deuda de
sus transgresiones, es liberado, pero el castigo permane­
ce y espera al próximo culpable y así para siempre " (véase
Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, tomo II,
págs. 215).
MosÍah 3:19. El hombre natural
El término natural, cuando se aplica al hombre, se
utiliza en forma diferente en las Escrituras que en el
mundo común y corriente. Usualmente natural o por
naturaleza indica una parte inherente de nuestra cons­
titución, algo que nace con nosotros. Sin embargo, en
las Escrituras se enseña claramente que natural signi­
fica el hombre caído o pecaminoso.
Aunque todas las personas son inocentes al nacer
(véase D. y C. 93:38), debido a la caída de Adán,
nacen e n u n mundo caído. Conociendo e l bien y el
mal (véase Moisés 4:11; 5:11) y viviendo en ese estado
imperfecto, todos los hombres pecan (véase Romanos
3:23; 1 Juan 1:8-10) y sufren como resultado una
"caída" y muerte espiritual (véase Mosíah 6:49, 55;
Alma 42:9). En otras palabras, es mediante la transgre­
sión de las leyes de Dios que una persona se convier­
te en "hombre natural" (véase Mosíah 16:2-3; Alma
42:10-12; D. y C. 20:20). Es por eso, que el hombre
natural es enemigo de Dios hasta que se hace merece­
dor de recibir la influencia purificadora de la
Expiación viviendo los mandamientos de Dios (véase
Mosíah 3:11-12, 19). La persona, entonces, se convier­
te en una nueva criatura, al nacer de nuevo y estar
espiritualmente viva (véase Juan 3:3-8; Mosíah
27:25-26), y ser digna de ser conocida como amiga de
Dios (véase Juan 15:14).
Resumen analítico
¿En qué forma las Palabras de Mormón son un
buen ejemplo de la omnisciencia de Dios? (Véanse los
encabezamientos de las secciones 3 y 10 de Doctrina
y Convenios.)
• Al reflexionar sobre lo que ha estudiado hasta el
momento del libro de Mosíah, habrá notado que to­
dos estamos en deuda con Dios. ¿Qué ha hecho Dios
por nosotros? (Véase Mosíah 2:20-21, 23-24; 3:7, 11.)
lEn qué forma requiere Dios que nosotros le demos­
tremos nuestro agradecimiento? (Véase Mosíah 2:17,
22, 31-34.) Al recordar la declaración de Nefi registra­
da en 2 Nefi 25:23, ¿existe alguna duda de que sere­
mos salvados por la gracia, luego de que hayamos he­
cho cuanto podamos?
•
55
Mosíah 4-8
Intraducción
Al estudiar esta parte del Libro de Mormón, apren­
derá qué hay que hacer para convertirse en un hijo o
hija de Jesucristo. Usted deberá preguntarse si está
dispuesto a pagar el precio requerido para recibir esta
gloriosa bendición. y luego, como el rey Benjamín
aconsejó: " . . . si creéis todas estas cosas, mirad que las
hagáis" (Mosíah 4:10) .
Relacionado con e l contexto histórico, usted apren­
derá que el rey Mosíah envió a Ammón a la tierra de
Lehi-Nefi. Allí, Ammón se encontró con que Limhi y
su colonia nefita se encontraban bajo la esclavitud de
los lamanitas.
Notas y comentarios
Mosíah 4:1-2. "En su propio estado camal"
"Desde la Caída, el hombre se ha vuelto camal,
sensual y diabólico por naturaleza (véase Moisés 5: 13;
6:49; Alma 42: 1 0; Mosíah 16:1-4; D. y C. 20:20). En
ese estado caído, está sujeto a las pasiones, a las luju­
rias y a los apetitos de la carne. Está espiritualmente
muerto, debido a que se le expulsó de la presencia
del Señor; por tanto, 'se [encuentra] sin Dios en el
mundo, y [ha obrado en contra de] la naturaleza de
Dios'. Se halla en un 'estado carnal' (Alma 41 : 10, 1 1 ),
y es del mundo. La carnalidad connota lo mundanal,
lo sensual y la inclinación por gratificar la carne"
(Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 1 13).
MosÍah 4:2. "Menos que el polvo de la tierra"
En Helamán 12:7-8 se demuestra cómo la gente
"en su propio estado carnal es aun menos que el pol­
vo de la tierra" (véase Mosíah 4:2). El polvo obedece
los mandamientos de Dios, pero el hombre carnal se
rebela contra ellos.
MosÍah 4:2-3. "Llenos de gozo"
"Hace algunos años, el presidente Romney y yo
nos encontrábamos en mi oficina. Alguien llamó a la
puerta y un joven de preocupada expresión entró.
Luego de presentarse nos dijo: 'Hermanos, mañana
vay a entrar en el templo por primera vez. En el pa­
sado cometí algunos errores que me han tenido preo­
cupado; hablé con mi obispo y con el presidente de
estaca, y a ambos les hice una confesión completa de
todos mis pecados. Después de un período de arre­
pentimiento y habiéndose asegurado de que no existe
el peligro de que yo repita aquellos errores, ellos me
consideraron preparado para ir al templo y recibir
mis investiduras. Pero, hermanos, eso no es suficiente.
Yo quisiera tener la seguridad de que el Señor tam­
bién me ha perdonado' .
"Cómo responderíais vosotros a una pregunta co­
mo ésa? Después de pensarlo un momento, recorda­
mos las palabras del rey Benjamín, expresadas en su
discurso en el Libro de Mosíah. Se encontraba allí con
un grupo de personas que querían recibir el bautis56
Capítulo 1 9
mo, y decían que se consideraban todavía en un esta­
do carnal:
" ' . . . Y todos a una clamaron, diciendo: Oh, ten mi­
sericordia, y aplica la sangre expiatoria de Cristo para
que recibamos el perdón de nuestros pecados, y sean
purificados nuestros corazones . . .
" ' . . . después que hubieron hablado estas palabras,
el Espíritu del Señor descendió sobre ellos, y fueron
llenos de gozo, habiendo recibido la remisión de sus
pecados, y teniendo la conciencia tranquila . . . '
(Mosíah 4:2-3).
"Ahí se encuentra la respuesta.
"Si llega el momento en que habéis hecho todo lo
posible por arrepentiros sinceramente de vuestros pe­
cados, quienquiera que seáis, dondequiera que os en­
contréis, y si habéis hecho las debidas correcciones y
restituciones; y si fuera algo que afectara vuestra con­
dición de miembros de la Iglesia, y habéis recurrido a
las autoridades correspondientes, entonces, con segu­
ridad, desearéis recibir la respuesta confirmatoria del
Señor para saber si El os ha perdonado o no. Si en la
profunda investigación hasta lo más interior de vues­
tra alma encontráis la paz de conciencia que buscáis,
podréis llegar a saber que el Señor os ha perdonado.
Satanás, por el contrario, desearía que pensarais y sin­
tierais en forma diferente, y muy a menudo os con­
vence de que después de haber cometido un error
debéis seguir adelante en la senda del pecado, sin re­
troceder. Esa es una gran falsedad. El milagro del
perdón se encuentra a disposición de todos aquellos
que abandonen el pecado y no reincidan en él, por­
que el Señor ha dicho en una revelación dada en
nuestro tiempo: ' .. .id y no pequéis más; pero los pe­
cados anteriores volverán al alma que peque, dice el
Señor vuestro Dios' (D. y C. 82:7). Tened presente
eso, todos vosotros que tal vez estéis agobiados con la
carga del pecado" (Ha raid B. Lee, véase "Permaneced
en los lugares santos", Liahona, marzo de 1 974, págs.
43-44).
MosÍah 4:3. Una señal de conversión
"Recientemente alguien preguntó cómo puede una
persona saber si está convertida o no. La respuesta es
muy sencilla. Se puede tener la seguridad cuando por
el poder del Espíritu Santo se sane su alma. Recono­
cerá que ello ha ocurrido por la forma en que se sien­
te, igual que se sintió el pueblo de Benjamín al recibir
la remisión de los pecados. El relato dice que 'el Espí­
ritu del Señor descendió sobre ellos, y fueron llenos
de gozo, habiendo recibido la remisión de sus peca­
dos, y teniendo la conciencia tranquila . . . ' (Mosíah
4:3)" (Marion G. Romney, en Conference Report, oct.
de 1963, pág. 25).
MosÍah 4:4-8. "El sentimiento de vuestra nulidad"
Cuando el rey Benjamín habló de la nulidad del
hombre (véase Mosíah 4:5), se refirió a la extrema de­
pendencia que éste tiene de Dios. El hombre debe de­
pender de Dios para todo: la vida y el aliento, su ali­
mento y la habilidad de obtenerlo, la salud y la forta­
leza, la salvación y la vida eterna. Sin Dios y la Expia-
Capítulo 1 9
ción, el hombre es, en un sentido muy real, nada. Ob­
tenemos humildad cuando comprendemos nuestra
dependencia del Señor.
MosÍah 4:7. "La salvación, por medio de la
Expiación"
"Sin [la expiación del Salvador] ningún hombre ni
ninguna mujer podría resucitar j amás. Desde la época
de Adán hasta los días de Jesús, murieron millones de
hombres; sin embargo, ni siquiera uno de ellos se le­
vantó de la tumba como ser resucitado hasta la maña­
na gloriosa en que Jesús resucitó. Sin Su victoria so­
bre la muerte, nunca podrían haberse levantado de
sus tumbas, por los siglos de los siglos. Fue necesaria
la expiación de Jesucristo para poder reunir los cuer­
pos y los espíritus de los hombres en la Resurrección.
Es por ello que todo el género humano, tanto los cre­
yentes como los que no lo son, se encuentran en deu­
da con el Redentor por su indudable resurrección, ya
que la Resurrección será mundial, tal como lo f� e la
Caída, que trajo la muerte sobre toda la humamdad.
"Existe también otra fase de la Expiación que acre­
cienta aún más el amor que siento por el Salvador y
hace que mi alma rebose de inmensa gratitud. El
Salvador, además de expiar la transgresión de Adán,
por medio de la cual hizo posible la Resurrección, pa­
gó, por medio de su sufrimiento, por los pecados de
todas las personas que alguna vez vivieron o que vi­
virán algún día sobre la faz de la tierra. Pero esto últi­
mo lo hizo en forma condicional. Los beneficios del
sufrimiento que padeció por nuestros pecados indivi­
duales no los recibimos en forma incondicional, o sea,
como recibiremos la Resurrección aun a pesar de lo
que hagamos; sino que para recibir las bendiciones de
la Expiación concernientes a esas transgresiones, de­
bemos primeramente obedecer la ley.
" . . . Cuando pecamos, nos alejamos de Dios y nos
volvemos indignos de entrar en Su presencia, ya que
ninguna cosa impura puede morar con El. Es imposi­
ble que nosotros, por nosotros mismos, y hagamos lo
que hagamos, podamos librarnos de la mancha que
nuestras transgresiones dejan sobre nosotros. Esta
sólo podrá quitarse por medio de la sangre del
Redentor, quien estableció la forma por la cual se po­
día borrar esa mancha, y esa forma es: el Evangelio
de Jesucristo" (Marion G. Romney, "We Cannot Rid
Ourselves of Our Transgressions", New Era, abril de
1983, pág. 47).
MosÍah 4:11-12. El retener la remisión de los
pecados
En Mosíah 4:11, vemos que el rey Benjamín compa­
ra el recibir la remisión de los pecados con cuatro
principios: Llegar al conocimiento de la gloria de
.
Dios, conocer de Su bondad, gozar de Su amor y reCi­
bir gran gozo en nuestra alma. ¿En qué forma se rela­
cionan estos principios con lo que Nefi vio como la
interpretación del árbol de la vida? (Véase 1 Nefi
1 1 : 8-23.)
El rey Benjamín también explicó lo que podemos
hacer para retener la remisión de los pecados (véase
Mosíah 4 : 11-12) : Recordar siempre la grandeza de
Dios, ser humildes recordando nuestra dependencia
de Dios, clamar diariamente en el nombre del Señor y
permanecer firmes en la fe.
.
El rey Benjamín dijo que quienes cumplieran con
esos principios aumentarían su conocimiento de la
gloria de Dios.
MosÍah 4:13-16. Las características de los justos
El rey Benj amín describió las características con que
están dotadas las personas que se encuentran llenas
del Espíritu de Dios: tratan de vivir pacíficamente con
los demás (véase Mosíah 4:13); cumplen con sus sa­
gradas responsabilidades familiares (véanse los verso
14-15); socorren a los necesitados (véase el verso 16).
(La palabra socorrer significa ayudar, auxiliar y ampa­
rar.)
En el versículo 14 observamos que el rey Benjamín
enseña también que las peleas y las riñas entre her­
manos no son una parte necesaria para el desarrollo
normal y saludable del niño. Ese tipo de contención
puede ser normal para el "hombre natural", pero el
rey Benjamín claramente nos advierte que el diablo es
la fuente de la contención.
MosÍah 4:16-25. Dar al pobre y al necesitado
Lea Mosíah 4:16-25. ¿Qué dice el rey Benjamín
acerca del razonamiento de no prestar ayuda a los
necesitados porque es culpa de ellos si se encuentran
en ese estado? ¿En qué forma somos todos mendigos?
El rey Benj amín dijo que los ricos deben dar a los
necesitados y que los pobres no deben codiciar. Mu­
chas veces pensamos que la codicia consiste solamen­
te en desear algo que otros tienen, pero básicamente
la codicia es poner el corazón más en las cosas del
mundo que en las cosas de Dios. Martin Harris fue
amonestado contra la codicia de sus propios bienes
(véase D. y C. 19:26). Aún más, también podemos ser
culpables de codiciar aquello que ni siquiera hemos
recibido (véase Mosíah 4:25). La codicia es una actitud
hacia los bienes materiales, sean éstos ajenos o pro­
pios, o se trate simplemente de cosas materiales en
general.
MosÍah 4:26-29. "A fin de que andéis sin culpa
ante Dios"
"Al viajar y visitar a los miembros por todo el mun­
do, reconocemos que existen tremendas necesidades
temporales entre nuestra gente; y al mismo tiempo
que añoramos ayudarles, nos damos cuenta de la im­
portancia vital de que aprendan esta gran lección:
que el nivel más elevado de espiritualidad se adquie­
re cuando conquistamos la carne. Cuando exhortamos
a nuestros miembros a que atiendan a sus propias ne­
cesidades, estamos ayudándoles a fortalecer su carác­
ter.
"Cuando el dador logra controlar sus propios dese­
os y ve claramente las necesidades de otros conside­
rando lo que a él le gustaría tener, los poderes del
evangelio se ponen de manifiesto en su vida; también
aprende que al vivir la gran ley de consagración, se
asegura no sólo la salvación temporal sino también la
santificación espiritual.
"Y cuando el recibidor acepta con agradecimiento,
se regocija en saber que en su forma más pura - en
la verdadera Sión - uno puede participar de la salva­
ción tanto temporal como espiritual; y en esta forma,
se siente motivado a proveer para sí mismo y a com­
partir con los demás.
"¿No es ese plan hermoso? No os emocionáis con
esa parte del evangelio que hace que Sión se vista
con sus hermosas prendas? Cuando se contempla
desde este punto de vista, podemos ver que los Servi­
cios de Bienestar no son un programa, sino la esencia
misma del evangelio: es el evangelio en acción.
57
Capítulo 1 9
"Es e l principio culminante d e una vida cristiana"
(véase Spencer W. Kimball, "El evangelio en acción",
Liahona, febo de 1978, págs. 1 10-1 11).
sido un testimonio viviente para mí de que el Señor
me había aceptado" (en Conference Report, abril de
1898, págs. 65-66).
Mosíah 5:2. " U n potente cambio ... e n nuestros
corazones"
Hablando sobre el "potente cambio" que se mencio­
na en Mosíah 5:2, el presidente Joseph F. Smith dijo:
" i Qué condición tan gloriosa fue ésta! Una condi­
ción en la que el Señor Dios Omnipotente, por el po­
der de Su Espíritu, causó que en el corazón de aquel
pueblo se efectuara un cambio tan grande, que dejó
de sentir el deseo de hacer el mal, y sólo se sintió lle­
no de un deseo ferviente de hacer aquello que era
bueno. Ese fue ciertamente un gran cambio, y es pre­
cisamente ese cambio el que obtiene en la actualidad
cada hijo de Dios que se arrepiente de sus pecados,
que se humilla ante el Señor, y que busca el perdón y
la remisión de sus pecados por medio del bautismo
por inmersión por alguien con la autoridad para ad­
ministrar esta sagrada ordenanza del Evangelio de Je­
sucristo. . . Hablo de la influencia y el poder del Espíri­
tu Santo que experimenté cuando fui bautizado para
la remisión de mis pecados. El sentimiento que me
sobrevino fue de una paz pura, de amor y de luz.
Sentí en mi alma que si había pecado, y ciertamente
no estaba exento de culpa, se me había perdonado;
que verdaderamente se me había limpiado del peca­
do; mi corazón se sintió conmovido y sentí que no
podría lastimar ni al insecto más insignificante bajo
mis pies. Sentí como si quisiera hacer el bien en todas
partes y a todos y en todo. Sentí una renovación de
vida, una renovación del deseo de hacer lo que es co­
rrecto. No hubo una partícula de deseo inicuo en mi
alma. Es verdad que apenas era un jovencito cuando
fui bautizado; pero ésa fue la influencia que experi­
menté, y sé que la recibí de Dios, y fue, y siempre ha
Mosíah 5:3-6. Fe por medio de la palabra escuchada
José Smith dijo: "La fe viene por oír la palabra de
Dios, mediante el testimonio de los siervos de Dios;
ese testimonio siempre viene acompañado del espíri­
tu de profecía y revelación" (Enseñanzas del Profeta José
Smith, pág. 176). Ese fue el principio que se cumplió
en la conversión del pueblo del rey Benjamín (véase
Mosíah 5:4). Luego de su conversión, el pueblo expre­
só el deseo de contraer un convenio con el Señor de
hacer Su voluntad (véase el verso 5).
Mosíah 5:7. Los hijos de Jesucristo
El presidente Joseph Fielding Smith explicó la for­
ma en la cual Jesucristo podría llamarse nuestro Pa­
dre, de la siguiente manera:
"Si hablamos de Jesucristo como nuestro Padre, no
cometemos ningún error, porque, espiritualmente, El
nos creó. No hay ninguna duda al respecto: El unió
el cuerpo y el espíritu al proveer la resurrección para
todo ser vivíente. Tampoco nos equivocamos al decir
que el Salvador es nuestro Dios, que es nuestro Padre
y también al decir que es el Hijo de Dios, porque El
tiene toda la autoridad. Jesús declaró que el Padre le
había conferido toda la autoridad y que debido a ello
se convertía en nuestro Padre. Además, debido a la
Resurrección, nos creó espiritualmente . . .
"Somos sus hijos e hij as. E l e s u n Padre para noso­
tros porque nos creó y nos salvó de la muerte, unien­
do el espíritu y el cuerpo. ¿Qué es un padre, sino al­
guien que da vida?" (The Fatherhood of Christ, discurso
pronunciado al personal docente de Seminarios e Ins­
titutos de Religión en la Universidad Brigham Young,
el 17 de julio de 1962, págs. 5-6.)
Elohím, nuestro
Padre Celestial
1 . Nacimos de un Padre Celestial
eterno.
Nuestro padre
terrenal
1 . Todos tuvimos un padre terre­
nal que nos dio la vida mortal y
que es por lo tanto nuestro pa­
dre en la carne.
2. Adquirimos cualidades y carac­
terísticas espirituales de Dios.
2. Hemos adquirido las cualidades
y las características terrenales de
nuestro padre terrenal.
3. Ahora somos todos hijos espiri­
tuales de Dios y en nosotros te­
nemos parte de Su naturaleza
divina.
3. Llevamos su nombre y tenemos
parte de su naturaleza.
4. ¿Puede ver la lógica de la creen­
cia de que es posible llegar a ser
como Dios es al progresar aquí y
en el más allá?
4. Considere la verdad lógica de
que posee muchas de sus carac­
terísticas y que puede llegar a
ser como él.
58
Jesucristo, nuestro Salvador
y Padre Espiritual
1. Jesucristo es quien nos da la in­
mortalidad más allá de la tumba
por medio de la Resurrección.
Dado que ésta es una verdad
que se aplica a todos los hom­
bres, El es, por lo tanto, el Padre
de toda la familia de Dios.
2. Podemos nacer espiritualmente
de nuevo por medio de la in­
fluencia santificadora de la Ex­
piación; de esa manera, Cristo se
convierte en el Padre de todos
los que se arrepienten, se bauti­
zan y permanecen fieles hasta el
fin, siguiendo al Espíritu.
3. Al nacer de nuevo, adquirimos
cualidades semej antes a las de
Cristo, participamos de Su natu­
raleza divina y llegamos a ser
Sus hijos.
4. Ahora tomamos sobre nosotros
un nuevo nombre, el de Jesu­
cristo. ¿Puede entonces com­
prender que tiene las cualidades
y el poder de llegar a ser como
El mediante ese "potente cam­
bio" llamado renacimiento espi­
ritual?
Capítulo 1 9
tros e l nombre d e Jesucristo afirma nuestra promesa
de hacer todo lo que podamos por ser contados entre
los que El escoja para que estén a Su derecha y sean
llamados por Su nombre en el último día. En esa sa­
grada acepción, nuestro testimonio de que estamos
dispuestos a tomar sobre nosotros el nombre de Jesu­
cristo constituye nuestra declaración de que aspira­
mos a la exaltación en el reino celestial. La exaltación
es la vida eterna, 'el máximo de todos los dones de
Dios' (D. y C. 14:7)" (Dallin H. Oaks, "El tomar sobre
nosotros el nombre de Cristo", Liahona, julio de 1975,
págs. 77-78, 80).
Mosíah 5:8. "El nombre de Cristo"
"Vemos entonces que tomamos sobre nosotros el
nombre de Cristo cuando nos bautizamos en su nom­
bre, cuando pertenecemos a Su Iglesia y profesamos
nuestra creencia en El, y cuando hacemos la obra en
Su Reino.
"También hay otros conceptos de significado más
profundo, los cuales los miembros más juiciosos de la
Iglesia deben comprender y someter a reflexión al
participar de la Santa Cena.
"Conviene advertir que cuando participamos de la
Santa Cena, no testificamos que tomamos sobre nosotros
el nombre de Jesucristo, sino que estamos dispuestos a
hacerlo (véase D. y C. 20:77). El hecho de que sólo
testifiquemos estar dispuestos indica que algo más de­
be verificarse antes de que en realidad tomemos sobre
nosotros ese sagrado nombre en el sentido más tras­
cendental.
¿"Qué suceso o sucesos futuros podría contemplar
este convenio? Las Escrituras subrayan dos sagradas
posibilidades: una concerniente a la autoridad de
Dios, especialmente como se ejerce en los templos, y,
la otra - estrechamente relacionada - concerniente a
la exaltación en el reino celestial. . .
"Por tanto, e l estar dispuestos a tomar sobre noso­
tros el nombre de Jesucristo se puede entender como
el estar dispuestos a tomar sobre nosotros la autori­
dad de Jesucristo. Conforme a este significado, al par­
ticipar de la Santa Cena, testificamos estar dispuestos
a participar en las sagradas ordenanzas del templo y
a recibir las supremas bendiciones asequibles por me­
dio del nombre y de la autoridad del Salvador cuan­
do El disponga otorgárnoslas . . .
" . . . e l que estemos dispuestos a tomar sobre noso-
Mosíah 6:4-7. El rey Mosíah
El rey Benjamín le puso a su hijo el nombre de su
propio padre. Por lo tanto, podemos referirnos al pa­
dre del rey Benjamín como a Mosíah I y al hijo del
rey Benjamín como Mosíah n. Fue Mosíah I quien re­
cibió el mandato del Señor de tomar a quienes quisie­
ran seguirle y dirigirse al desierto, debido a la iniqui­
dad de los nefitas (véase Omni 1 : 12). Pero el libro de
Mosíah recibió el nombre debido a Mosíah 11, quien
fue el encargado de llevar los anales.
Mosíah 7:1-14; 8:7-21. Los viajes nefitas
Utilizando el mapa titulado "Viajes importantes re­
.
gIstrados en el Libro de Mormón", localice el lugar
donde se asentó la ciudad de Zarahemla (A) v la colo­
nia de Zeniff en la tierra de Lehi-Nefi (B). Se ft ale tam­
bién los siguientes viaj es efectuados entre Zarahemla
y la tierra de Lehi-Nefi:
(1) La expedición malograda.
(2) La expedición de Zeniff.
Viajes importantes registrados en el Libro de Mormón
"ciOO j.re, ..
t
�
,_�
N
�
�
.r
� @
historia jaredita
El libro de Eter
La
•
.
·
·
,
....
'.
..
�
·
.
,
·
·
,
<D
.
·
"
:
.
.
, . ...�
.. .
'�
.
. .
·
·
·
®'"
,
,, ;
·
�.
.
.
f
'
. . .�<D
�
�0
.
, " ,. .: . � . .... .
·
TIERRA DE LEHI-NE I
.. . . . . �
...
.
�
. . .
.
.
.
· · ·
�::::;:::-:; -�.=---
���
���
· ·
. . � . ..
�
,
e .
·
,
@
.
·
·
·
j
.
.
•
a.. . . . . ....
�-�...._�
.
© ..:
.
. ' .�
Aguas de Mormón
59
Capítulo 1 9
(3) L a expedición d e cuarenta y tres hombres para
encontrar Zarahemla.
(4) La huida de Alma (C) hasta las Aguas de
Mormón (E) y el establecimiento de la ciudad de
Helam.
(5) La expedición de Ammón para encontrar la colonia de Zeniff.
(6) La huida de Limhi a Zarahemla.
(7) La huida de Alma a Zarahemla.
Lo que está a continuación le puede servir para lo­
calizar las ciudades y los viajes del ejercicio anterior:
1. La expedición malograda:
a. Lea Omni 1 :27, 28. Aproximadamente en el año
200 a. de J. c., un gran número de nefitas desea­
ba poseer la tierra de su herencia.
b. Lea Mosíah 9 : 1 . ¿Quién fue el hombre enviado a
espiar a los lamanitas?
los demás sacerdotes y Alma se vio forzado a huir.
Mientras se encontraba escondido, escribió las pala­
bras de Abinadí.
3. Una expedición de cuarenta y tres hombres para
encontrar Zarahemla (véase Mosíah 8) :
a. ¿Quién fue el sucesor del inicuo rey Noé?
b. Se enviaron a cuarenta y tres hombres al desierto. ¿Cuál fue el propósito de esa expedición?
___
c. ¿Qué descubrió este grupo de hombres? (Véanse
los verso 8-9.)
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
c. Lea Omni 1 :28 y Mosíah 9:2. Después que Zeniff
dio su informe, ¿qué fue lo que causó la contención entre el grupo?
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
__
d. ¿Qué le sucedió a esa expedición?
_____
_
2. La expedición de Zeniff:
a. Lea Omni 1 :29 y Mosíah 9:3. Por qué organizó
Zeniff un segundo grupo para ir a la tierra de
Nefi?
_
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
____
b. ¿Por qué enfrentó la expedición de Zeniff tanta
aflicción? (Véase Mosíah 9:3.)
_
_
_
_
_
_
_
_
d. ¿Qué pensaron que habían encontrado? (Véase
Mosíah 21 :26-27.)
4. La huida de Alma al lugar que llamaban las aguas
de Mormón y el establecimiento de la ciudad de
Helam:
a. Las palabras de Abinadí tuvieron gran significa­
do en la conversión de Alma, uno de los sacer­
dotes del rey Noé. ¿Cómo reaccionó el rey ante
la conversión de Alma? (Véase Mosíah 1 7:3.)
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
__
b. Alma huyó a las aguas de Mormón. Localice ese
lugar en el mapa "Viajes importantes registrados
en el Libro de Mormón" . ¿Quién se unió a Alma
antes de que éste dejara ese lugar? (Véase
Mosíah 18:1-7, 16, 30.)
__
_
_
_
_
_
_
_
_
c. Lea Mosíah 9:4-7. Zeniff hizo un trato con los la­
manitas. El rey lamanita (Lamán) mandó a los de
su pueblo que habitaban la tierra de
que evacuaran la región. Vea la ubicación aproxi­
mada en el mapa.
d. Lea Mosíah 7:9. ¿Quién fue el primer rey de esta
nueva colonia?
_
_
_
_
__
Reyes 200-121 a. de
J.
C.
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
A esta altura sería conveniente entender quiénes
eran los reyes durante el período comprendido entre
los años 200-121 a. de J. C. Reconozca a los reyes de
la tierra de Zarahemla y de la tierra de Lehi-Nefi le­
yendo las referencias que se encuentran en el recua­
dro con el título: "Reyes 200-121 a. de J. c." y luego
escriba los nombres en los lugares correspondientes.
El sucesor de Zeniff
Después de la muerte de Zeniff, su hijo, Noé, subió
al trono. Noé fue un hombre inicuo que tuvo muchas
esposas y concubinas, y llevó a la colonia a un estado
de iniquidad. Quitó a todos los sacerdotes que su pa­
dre había consagrado y llamó a otros en su lugar, los
cuales lo apoyaban en su conducta desenfrenada.
Cuando el profeta Abinadí le llamó la atención so­
bre sus pecados, Noé lo mandó matar. Sin embargo,
antes de morir, Abinadí lo reprendió duramente y
profetizó su muerte (véase Mosíah 17:1 1-20). Ese día
se encontraba presente en la corte del rey Noé un jo­
ven sacerdote llamado Alma, a quien el mismo rey
había nombrado. Sin embargo, Alma creyó las pala­
bras de Abinadí e intercedió ante el rey para que no
matara al. profeta; pero prevaleció la voz contraria de
60
Omni 1 : 1 9
�
Mosíah 6:3
Omni 1 :23
Colonia de Zeniff
de
Lehi-Nefi @
Mosíah 7:9,
21-22; 9 : 1
/
Mosíah 19:26
Mosíah 1 1 : 1
Capítulo 1 9
e. ¿Por qué tuvieron que dejar Alma y sus seguido­
res el paraje llamado las aguas de Mormón?
¿Cuántos huyeron con Alma hacia el desierto?
(Véanse los verso 30-35.)
_
_
_
_
_
_
_
_
__
d. ¿Adónde se detuvo la colonia de Alma y qué
nombre le dieron a su ciudad? (Véase Mosíah
23:1-5, 19-20.)
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
5. La expedición de Ammón para encontrar la colonia
de Zeniff:
a. Lea Mosíah 7:2-3. ¿Por qué envió Mosíah II a
dieciséis hombres fuertes a la tierra de Lehi-Nefi?
b. ¿Quién fue su líder?
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
e. Ammón supo de la expedición de los cuarenta y
tres hombres y de su descubrimiento de las vein­
ticuatro planchas de oro. ¿Cómo dijo Ammón
que se podían traducir esos registros? (Véase
Mosíah 8: 12-18.)
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
__
6. Limhi escapa a Zarahemla:
a. Ammón, sus hermanos y el rey Limhi con su
pueblo estudiaron diligentemente la forma de es­
capar de los lamanitas. ¿Quién propuso el plan
de escape? (Véase Mosíah 22:3-4.)
_
_
_
_
_
_
b. ¿En qué consistía el plan? (Véanse los verso 5-8.)
e.
¿Qué le sucedió al grupo de Limhi después de
su huida? (Véanse los verso 10-13.)
7 . Alma escapa a Zarahemla:
El ejército lamanita descubrió la colonia de Alma
cuando se perdió mientras perseguía al grupo de
Limhi. El rey lamanita puso al caudillo de los sacer­
dotes del rey Noé como gobernante de la colonia
de Alma. (Véase Mosíah 23:25-39.) ¿Qué hizo el
Señor para que Alma y su pueblo pudieran escapar? (Véase Mosíah 24.)
___________
Mosíah 8:15-21. "Revelador y profeta"
En Mosíah 8:15-21 se registra la declaración de
Ammón sobre los beneficios que recibe el hombre al
tener un vidente entre el pueblo; ya que un vidente
tiene el don de ver el pasado y el futuro, y también
lo escondido de la vista de otros hombres, "llega a ser
un gran bienhechor para sus semejantes" (vers. 18). El
hablar de lo que está escondido puede abarcar juicios
inminentes sobre una ciudad, nación o pueblo; adver­
tencias en cuanto a las consecuencias del pecado; ex­
plicaciones de las bendiciones que se reciben por me­
dio de la obediencia; definiciones de principios im­
portantes del evangelio, ete. En una época de duda,
temor e incertidumbre tal como la nuestra, tener una
persona que puede "ver" el curso que nos lleva a la
paz y a la felicidad es un consuelo de inestimable va­
lor.
Resumen analítico
• ¿Por qué es tan poderoso el sermón del rey
Benjamín? (Véase Mosíah 2-5.) ¿En qué forma pue­
den sus enseñanzas ayudarle a ser mejor?
• ¿Qué significado tiene llegar a ser hijos de
Jesucristo? (Véase D. y C. 25: 1 .)
• Correlacione Mosíah 4: 14-15 y Doctrina y Conve­
nios 68:25-28. ¿Qué responsabilidades tienen los pa­
dres? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de la ne­
gligencia de los padres hacia sus deberes como tales?
• Un grupo de nefitas, guiados por Zeniff, cayó en
poder de los lamanitas. ¿Por qué? (Véase Mosíah
7:25.) ¿Qué relación existe entre la forma de actuar de
la gente de la tierra de Lehi-Nefi y la de los primeros
miembros de la Iglesia en Misuri? (Véase D. y C.
101 :2, 6-9.)
_
_
_
_
_
61
Mosíah 9 : 1 7
Capítulo 20
Introducción
El término fornicación se refiere a toda perversión
de las leyes de castidad y de virtud.
Zeniff estableció una colonia nefita en la tierra la­
manita de Lehi-Nefi; y habiendo envejecido, confirió
el reino a su inicuo hijo Noé. Osadamente el profeta
Abinadí testificó de Jesucristo y advirtió a Noé y a su
pueblo de los juicios de Dios que vendrían sobre ellos
si no se arrepentían. El rey Noé y sus inicuos sacerdo­
tes condenaron a muerte al profeta Abinadí. Sin em­
bargo, antes de morir, este gran profeta pronunció al­
gunas de las enseñanzas más grandiosas que se regis­
tran en el Libro de Mormón.
MosÍah 11:3-15. El inicuo rey Noé
Con la lectura de Mosíah 1 1 :3-15 obtenemos un ví­
vido retrato de la depravación que practicaba y fo­
mentaba el rey Noé.
El metal llamado ziff (véase el verso 3) es ahora des­
conocido. En hebreo, ese término significa brillante y
tiene relación con el brillo metálico de éste. En Daniel
2:31 se utilizó el mismo término hebreo, el cual se tra­
dujo al español como "gloria", aun cuando en inglés
se tradujo como "fulgor" .
Lo registrado en Mosíah 1 1 : 15 indica que el rey
Noé era también un gran bebedor de vino. La forma
en que se utiliza la palabra bebedor en este pasaje se
refiere a lo que nosotros en la actualidad llamamos
borracho para describir a ese tipo de persona.
MosÍah 11:16-19. Azotados por los lamanitas
El Señor le dijo a Nefi que llegaría el día en que los
nefitas se rebelarían contra los mandamientos, y como
consecuencia, los lamanitas recibirían el poder de ser­
Ies "por azote [a los nefitas] . . . para estimularlos a que
reflexionen" (véase 1 Nefi 2:21-24). Lo que le sucedió
al pueblo del rey Noé es el cumplimiento literal de
esa profecía.
Notas y comentarios
Mosíah 9. "La tierra de la primera herencia de
nuestros padres"
Durante el reinado de Mosíah I, el padre del rey
Benjamín, Zeniff y su gente partieron de Zarahemla
con el fin de regresar a la tierra de Nefi (véase
Mosíah 9). Varios años más tarde, durante el reinado
del hijo del rey Benjamín, Mosíah lI, Ammón se diri­
gió a la tierra de Nefi para averiguar qué había suce­
dido con la gente de Zeniff, ya que no habían sabido
de ellos por tanto tiempo (véase Mosíah 7:1-2). Este
Ammón no es el mismo que más adelante se nombra
como uno de los cuatro hijos del rey Mosíah lI.
MosÍah 11:2. Concubinas y fornicaciones
Las concubinas mencionadas en el Antiguo Testa­
mento eran " consideradas esposas secundarias, lo que
significaba que no tenían el mismo rango que aque­
llas esposas a las que no se les llamaba concubinas en
el sistema de castas sociales que prevalecía en ese en­
tonces" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág.
1 54). Las concubinas tenían plena protección como es­
posas y no violaban la ley de castidad cuando el Se­
ñor aprobaba esos matrimonios (véase D. y C.
132:34-43). Pero en la época del rey Noé el término
concubina se refiere a la práctica inicua del hombre
que vivía con más de una mujer, en o fuera del ma­
trimonio, sin la aprobación de Dios.
62
MosÍah 11:20-29. Inaceptable ante Dios
Nefi les dijo a sus inicuos hermanos que "los culpa­
bles hallan la verdad dura, porque los hiere hasta el
centro" (1 Nefi 16:2). Esa fue la razón por la cual el
rey Noé y sus sacerdotes mataron al profeta Abinadí,
por el mismo motivo que tuvieron los judíos de
Jerusalén de la época de Lehi cuando le quisieron
quitar la vida a éste (véase 1 Nefi 1 : 1 9-20), y el pue­
blo inicuo de Zarahemla intentó matar a Samuel
(véase Helamán 16).
Los falsos profetas y los corruptos sacerdotes se ha­
cen muchas veces populares entre el pueblo porque
alaban la conciencia de la gente. Ellos no solamente
enseñan que no hay iniquidad en la conducta de los
hombres, sino que también aprueban sus hechos co­
mo aceptables ante Dios (véase 2 Nefi 28:8; Helamán
13:24-28).
MosÍah 12:1-8. El cumplimiento de la profecía
En Mosíah 12:2-7 encontramos una profecía de lo
que le sucedería al rey Noé y a su pueblo. En Mosíah
19 vemos la forma en que se cumplió la profecía de
Abinadí acerca del rey Noé; y en Mosíah 21, cómo se
cumplió la profecía referente al pueblo.
MosÍah 12:9-37. Sacerdotes inicuos e ignorantes
Cuando los sacerdotes llevaron a Abinadí ante el
rey Noé, utilizaron toda clase de adulación con el fin
de influir en el juicio del rey en contra del profeta
(véase Mosíah 12:9-16). Ellos utilizaron la misma tác­
tica que el Sanedrín utilizaría con el Salvador. Ellos
trataron de buscar testimonio en contra de él [Abina­
dí] tratando de que se contradijera en sus palabras
Capítulo 20
con el objeto de utilizar alguna prueba que lo conde­
nara (véase Marcos 14:55-64).
Los sacerdotes trataron de hacer caer a Abinadí con
una cita tomada de Isaías. Sin embargo, Abinadí les
demostró que la ignorancia de ellos respecto a las pa­
labras de Isaías se debía a su iniquidad. Más tarde, el
profeta explicó que las palabras de Isaías, citadas en
Mosíah 12:21, se referían al Salvador; y las registradas
en el versículo 22, a las personas que se llamaron pa­
ra dar testimonio de El (véase Mosíah 15:10-18).
Mosíah 13:1-10. Protegido por el poder divino
Abinadí sabía que sería protegido y viviría lo sufi­
ciente para cumplir con su ministerio y dar el mensa­
je que el Señor le había ordenado que diera (véase
Mosíah 13:3).
El profeta José Smith también recibió esa promesa.
Poco antes de su muerte, Joseph Smith, el padre del
profeta José Smith, llamó a sus hijos a su lado para
darles su bendición final. A su hijo José le dijo:
" 'José, hijo mío, se te ha llamado para cumplir con
un llamamiento elevado y santo: para efectuar la obra
del Señor. Mantente fiel y serás bendecido y tus hijos
después de ti. Vivirás para terminar tu obra'. En ese
momento José exclamó llorando: ' i Oh, padre, ¿será
así?' 'Sí', dijo su padre/vivirás para establecer el plan
de toda la obra que Dios te ha encomendado realizar.
Esta es la bendición que te dejo en mi lecho de muer­
te, la cual sello sobre tu cabeza en el nombre de Jesús.
También confirmo la bendición que se te dio anterior­
mente, pues se cumplirá. Así sea. Amén' " (citado en
la obra de Lucy Mack Smith, History of ]oseph Smith,
págs. 309-310).
En el funeral del élder Richard L. Evans, miembro
del Quórum de los Doce, el presidente Joseph
Fielding Smith dijo: "Ningún hombre justo muere an­
tes de su tiempo" ("Servicios funerales de Richard L.
Evans", Ensign, diciembre de 1 971, pág. 10).
Mosíah 13:11-26. Los Diez Mandamientos
Algunas personas pueden preguntarse cómo pudo
Abinadí leer los Diez Mandamientos que Dios le dio a
Moisés. Sin embargo, se debe recordar que las plan­
chas de bronce que obtuvo Nefi contenían los cinco
libros de Moisés (véase 1 Nefi 5:10-11). Ese registro,
que sin duda poseía los Diez Mandamientos, había
pasado de profetas e historiadores nefitas de genera­
ción en generación. Evidentemente el contenido de
las planchas de bronce eran del conocimiento del rey
Noé y de sus sacerdotes, ya que éstos citaron de
Isaías e hicieron referencia a la ley de Moisés (véase
Mosíah 12:20-24, 28).
Mosíah 14:1-12. La profecía mesiánica de Isaías
Al exponer ante los sacerdotes del rey Noé la rela­
ción de la ley de Moisés con la venida del Mesías,
Abinadí citó lo que es ahora el capítulo 53 de Isaías.
Un examen minucioso de ese pasaje mesiánico de las
Escrituras revela que Isaías poseía una comprensión
clara de la misión y el sufrimiento del Salvador, más
de setecientos años antes de Su nacimiento.
Mosíah 15:1-4. "Siendo el Padre y el Hijo"
El 30 de junio de 1916, la Primera Presidencia y el
Consejo de los Doce Apóstoles emitieron una declara­
ción detallada sobre el Padre y el Hijo. En esa exposi­
ción, el Hijo literal de Dios, el Padre Eterno, es repre­
sentado como el Padre en tres aspectos:
El es el Padre como Creador de todas las cosas. A
Cristo se le menciona en muchos pasajes de las
Escrituras como " el verdadero Padre Eterno del cielo
y de la tierra" (véase Mosíah 15:4; 16:15; Alma
1 1 : 38-39; Eter 4:7) .
El es e l Padre d e todos los que aceptan S u sacrificio
expiatorio y hacen convenio con El de obedecer su
evangelio sempiterno. Hay numerosos pasajes de las
Escrituras que indican esa relación (véase Mosíah 5:7;
15: 10-13; Eter 3: 14; D. y C. 25:1; 34: 1 -3; 39:1-4).
El es el Padre por medio de la divina investidura
de autoridad. Eso significa que el Salvador es el re­
presentante plenipotenciario y comisionado de Su
Padre, y como tal puede hablar y actuar en Su
nombre.
La Primera Presidencia y el Consejo de los Doce
explicaron la divina investidura de autoridad de la si­
guiente forma:
" . . . En todas sus relaciones con la familia humana
Jesús el Hijo ha representado y aún representa a
Elohím su Padre en poder y autoridad. Así fue con
Cristo durante su estado preexistente o incorpóreo en
el que fue conocido como Jehová; durante su estado
corporal en la carne, y durante sus obras como espíri­
tu desincorporado en el mundo de los muertos . . . De
manera que el Padre puso su nombre sobre el Hijo; y
Jesucristo habló y ejerció su ministerio en el nombre
de su Padre y por medio de él; y en lo que concierne
a poder, autoridad y divinidad, sus palabras y hechos
fueron y son los del Padre" (en James E. Talmage,
Artículos de Fe, pág. 517; la declaración completa, "El
Padre y el Hijo: Una Exposición Doctrinal de la Pri­
mera Presidencia y de los Doce", se encuentra en las
páginas 512-520 de la obra Artículos de Fe ).
Mosíah 15:5-19. La posteridad de Cristo
Luego de explicar la relación de la ley de Moisés
con la venida del Mesías, Abinadí interpretó las pala­
bras de Isaías que habían citado los inicuos sacerdotes
(véase Mosíah 12:21-24). Abinadí dijo que Isaías había
hablado de los que eran de la posteridad de Cristo.
Mosíah 15:20-31. La primera resurrección
Abinadí enseñó que debido a que Jesucristo rompe­
ría las ligaduras de la muerte, o sea, tendría poder so­
bre la muerte, poseería las llaves de la resurrección de
todo el género humano (véase Mosíah 15:20). Abinadí
explicó que habría una primera resurrección en el
momento de la resurrección de Cristo (véanse los
verso 21-23).
Concerniente a la primera resurrección, el élder
Bruce R. McConkie escribió: "Para quienes vivieron
antes de la resurrección de Cristo, el día en que El se
levantó de entre los muertos se conoció como la pri­
mera resurrección . . . Para los que vivieron después de
ese día, la primera resurrección todavía es un aconte­
cimiento futuro y tendrá lugar al momento de la
Segunda Venida" (Mormon Doctrine, pág. 639) . El él­
der McConkie escribió también que "los muertos jus­
tos que vivieron desde los días de Adán hasta la épo­
ca en que Cristo rompió las ligaduras de la muerte
'estuvieron con Cristo en su resurrección' (D. y C.
133:54, 55)" (Mormón Doctrine, pág. 639) .
Abinadí enseñó que los que murieron sin conocer
el evangelio antes de la resurrección de Cristo po­
drían también participar " en la primera resurrección o
[tener] vida eterna" (Mosíah 15:24). A esas personas
se les predicaría el evangelio en el mundo de los
63
Capítulo 20
espíritus y podrían recibir todas las bendiciones que
recibirían quienes resucitaran en el momento de la
primera resurrección, aun cuando ellos mismos no lo
hicieran hasta más tarde (véase D. y C. 137:7).
Los que se rebelen voluntariamente en contra de
Cristo no tendrán parte en la primera resurrección.
Abinadí explicó que la rebelión voluntaria se aplica a
los que han conocido el evangelio pero lo han aban­
donado (véase Mosíah 15:26-27).
MosÍah 15:25. La vida eterna para los niños
pequeños
Compare lo que dijo Abinadí acerca de la vida eter­
na de los niños (véase Mosíah 15 :25) con Moroni 8 y
Doctrina y Convenios 137:10.
"De entre todas las verdades del Evangelio que
Dios ha dado a su pueblo, difícilmente se encontrará
una que sea tan dulce y brinde al alma tal sentimien­
to de paz, como la que afirma que los niños pequeños
se salvarán, que viven en Cristo y obtendrán la vida eterna.
La unidad familiar continuará para ellos y suya es la pleni­
tud de la exaltación. No habrá bendición que se les niegue,
y se levantarán en gloria inmortal, continuarán progresan­
do hasta alcanzar su plena madurez, y vivirán para siempre
en lo más elevado del Reino Celestial. y todo esto, gracias
a los méritos, la misericordia y la gracia del Santo
Mesías; todo, por causa del sacrificio expiatorio de
Aquel que murió, para que nosotros pudiéramos vi­
vir" (Bruce R. McConkie, "La salvación de los niños",
Liahona, marzo de 1978, págs. 3-4).
MosÍah 15:28-31. Una poderosa declaración
En Mosíah 15:28-31 vemos que Abinadí testificó
que la profecía de Isaías que citaron los inicuos sacer­
dotes (véase Mosíah 12:21-24) sucedería en el futuro.
Abinadí testificó que la palabra del Señor sería decla­
rada a toda la tierra y que se establecería Sión.
MosÍah 16:13-15. "Debéis temblar y arrepentiros"
Mosíah 16:13-15 contiene el mensaje final que
Abinadí dirigió a los sacerdotes inicuos. Adviértase
cómo enfoca Abinadí su testimonio en la expiación de
Cristo y cómo indica que la salvación solamente se
llega a merecer por medio del arrepentimiento y la fe
en Jesucristo. Aun cuando los sacerdotes reclamaban
ser obedientes a la ley de Moisés, no hacían más que
justificar su propia iniquidad. Si ellos hubieran guar­
dado verdaderamente la ley mosaica, habrían apren­
dido de Cristo y esa misma ley les hubiera llevado
hacia El.
MosÍah 17:1-4. "Uno cuyo nombre era Alma"
"Uno de los sacerdotes inicuos del rey Noé se lla­
maba Alma, y era descendiente de Nefi. Cuando se le
menciona por primera vez en el Libro de Mormón,
Alma era un joven a punto de ser convertido por las
palabras de Abinadí. (Mosíah 17:2.) Gran parte de la
historia religiosa de la nación nefita, durante los tres­
cientos años siguientes, tiene que ver con este hom­
bre y con sus descendientes. Alma no sólo inició un
resurgimiento religioso entre su propio pueblo, sino
64
que posteriormente recibió poder del rey Mosíah para
establecer iglesias en todo el territorio de Zarahemla.
(Véase Mosíah 25: 19.)
"Más adelante leemos que el hijo de Alma (también
de nombre Alma) tomó el lugar de SU padre como lí­
der religioso del pueblo y llegó a ser juez superior
(principal) de la nación nefita. Entre los descendien­
tes de Alma, padre, que llegaron a ser grandes líderes
religiosos de los nefitas se encuentran su nieto,
Helamán; su bisnieto (Helamán, hijo de Helamán); su
tataranieto (Nefi, hijo de Helamán que era a su vez
hijo del primer Helamán); y el hijo de su tataranieto,
también de nombre Nefi (Nefi el segundo, que fue
también el principal discípulo del Señor resucitado).
Abinadí tal vez haya pensado que había fracasado co­
mo misionero, ya que según lo que indica la historia,
su único converso había sido Alma. Sin embargo, co­
mo se mencionó anteriormente, los esfuerzos misiona­
les de Abinadí tuvieron su efecto en la vida religiosa
de los nefitas durante cientos de años" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of
Mormon, pág. 187).
MosÍah 17:5-12. Los métodos que utilizan los
culpables
El rey Noé dijo que condenaba a muerte a Abinadí
porque el profeta había dicho que "Dios mismo baj ará
entre los hijos de los hombres" (Mosíah 1 7:8). Esa fue
solamente una razón inventada. La verdadera razón
aparece en las palabras del rey de que no perdonaría
a Abinadí si no se retractaba de todas las palabras que
había pronunciado en contra de él (el rey Noé) y de
su pueblo (véase el verso 8).
Uno de los métodos que utilizan los culpables con­
siste en destruir a todos los que ponen al descubierto
sus culpas. Las palabras de Abinadí condenaron a
Noé y a su pueblo por razón de sus pecados; y por lo
tanto, Noé le quitó la vida a Abinadí. Tal como lo dijo
Nefi: " .. .los culpables hallan la verdad dura, porque
los hiere hasta el centro" (1 Nefi 16:2).
MosÍah 17:13-20. El martirio de Abinadí
"En el sentido del evangelio, martirio es aceptar vo­
luntariamente la muerte de manos de hombres mal­
vados en lugar de abandonar a Cristo y a Su santo
evangelio. Es el sacrificio terrenal supremo, en el que
el hombre certifica su absoluta fe y el deseo de recti­
tud y de vida eterna que están en su corazón" (Bruce
R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 469).
Resumen analítico
¿De qué manera se catalogaría el éxito misional de
Abinadí si lo determináramos por el número de bau­
tismos que él llevó a cabo? ¿Por qué tuvo éxito
Abinadí como misionero?
• ¿Quiénes son la posteridad de Cristo? (Véase
Mosíah 15: 10-13.)
• ¿Quiénes dijo Abinadí que saldrían en la primera
resurrección? (Véanse los verso 21-26.)
•
MosÍah 1 8-24
Introducción
El Señor está obligado cuando hacemos lo que El
dice, pero cuando no lo hacemos, no tenemos ningu­
na promesa (véase D. y C. 82: 1 0). Los nefitas que ha­
bitaban la tierra de Lehi-Nefi se encontraban en cauti­
verio bajo el poder de los lamanitas debido a que no
habían cumplido los mandamientos de Dios. Final­
mente, " . . . se humillaron hasta lo más profundo de la
humildad y clamaron fuertemente a Dios; sí, todo el
día clamaban ellos a su Dios que los librara de sus
aflicciones" (Mosíah 2 1 : 14).
Pero Dios no liberó a los nefitas inmediatamente
después que éstos se humillaron. Tuvieron que per­
manecer cautivos y sufriendo los maltratos de los la­
manitas por un tiempo más. De todas maneras, obtu­
vieron su ansiada libertad cuando el Señor sintió que
era tiempo de dar oído a sus humildes ruegos y libe­
rarlos de su cautividad.
Notas y comentarios
MosÍah 18:1-11. Los convenios del bautismo
El bautismo simboliza la muerte del viejo pecador y
el renacimiento de una nueva persona espiritual, lo­
grados por medio de la fe en Cristo y de un arrepen­
timiento sincero. La pila bautismal es un simbolismo
de la tumba, donde "somos sepultados juntamente
con él [Cristo] para muerte por el bautismo . . . "
(Romanos 6:4; véase también D. y C. 128:12-13).
En el bautismo hacemos convenio de tomar sobre
nosotros el nombre de Cristo (véase D. y C. 20:37), y
de esa manera llegamos a ser Sus hijos e hijas. En
Mosíah 18:8-10 Alma explica lo que significa el con­
venio del bautismo en términos prácticos y corrientes.
Si verdaderamente tomamos sobre nosotros el nom­
bre de Cristo, estaremos dispuestos a:
1 . "Entrar en el redil de Dios" (vers. 8).
2. Ser llamados el pueblo de Dios (véase el verso 8).
3. "Llevar las cargas de unos y otros" (vers. 8).
4. "Llorar con los que lloran" (vers. 9).
5. Consolar a los que necesitan consuelo (véase el
verso 9).
6. Ser testigos de Dios en todo momento, en todas las
cosas y en todo lugar (véase el verso 9).
7. Ser bautizados en el nombre del Señor, como testi­
monio de que hemos concertado entrar en conve­
nio con El (véase el verso 10).
8. Servir al Señor y guardar Sus mandamientos (véase
el verso 10).
Al esforzarnos fielmente por vivir esos convenios y
obligaciones, el Señor a su vez promete que:
1 . Seremos redimidos (véase el verso 9).
2. Seremos " contados con los de la primera resurrec­
ción" (vers. 9).
3. Tendremos vida eterna (véase el verso 9).
4. Su Espíritu se derramará más abundantemente so­
bre nosotros (véase el verso 10).
Capítulo 21
MosÍah 18:12-15. La autoridad de Alma para bautizar
"Podemos llegar a la mnclusión de que Alma, junto
con otros, poseía el sacerdocio antes de rebelarse con­
tra el rey Noé. De todas maneras, no debe existir dife­
rencia alguna para nosotros, porque en el libro de
Mosíah se establece claramente que tenía autoridad.
" 'Y cuando hubo dicho estas palabras, el Espíritu
del Señor vino sobre él, y dijo: Helam, teniendo auto­
ridad del Dios Todopoderoso, te bautizo como testi­
monio de que has hecho convenio de servirle hasta
que mueras en cuanto al cuerpo mortal; y sea derra­
mado sobre ti el Espíritu del Señor, y concédate él vi­
da eterna mediante la redención de Cristo, a quien él
ha preparado desde la fundación del mundo' [Mosíah
18:13].
"Si él tenía autoridad para bautizar, es evidente en­
tonces que ya había sido bautizado, de forma que
cuando se sumergió en el agua junto con Helam,
Alma no se estaba bautizando a sí mismo, sino que
simplemente lo hizo para mostrar al Señor su humil­
dad y su arrepentimiento total" Goseph Fielding
Smith, Answers to Cospel Questions, 3:203).
MosÍah 18:16-35. La organización de la Iglesia
Alma bautizó a 204 personas en las aguas de
Mormón: "y se llamaron la Iglesia de Dios, o la
Iglesia de Cristo, desde ese tiempo en adelante . . . "
(Mosíah 1 8 : 1 7). Alma ordenó un sacerdote por cada
cincuenta miembros, y ordenó a esos sacerdotes que
enseñaran al pueblo "en cuanto a las cosas pertene­
cientes al reino de Dios" (vers. 18). Los sacerdotes de­
bían enseñar solamente lo que los profetas habían en­
señado (véase el verso 1 9); debían enseñar fe, arrepen­
timiento, bautismo, amor y unidad (véanse los verso
20-21) y debían guardar el día de reposo como día
santo de adoración (véase el ver. 23).
Los sacerdotes debían trabajar " con sus propias ma­
nos para su sostén" (vers. 24) y no se les debía pagar
por su servicio en la Iglesia, "sino que por su obra ha­
bían de recibir la gracia de Dios" (vers. 26). Sin em­
bargo, si había miembros que deseaban dar "a aque­
llos sacerdotes que estuvieran necesitados" (vers. 28),
no había inconveniente y se encomiaba esa generosi­
dad.
Alma se vio en la necesidad de enseñar estos prin­
cipios ya que el pueblo, bajo el reinado del rey Noé,
se hallaba en un estado de apostasía. Esos principios
son los mismos que se han enseñado siempre en la
Iglesia de Jesucristo.
Alma enseñó a su pueblo algunos de los principios
básicos de la ley de consagración (véanse los verso
27-28). Aun cuando no hay evidencia de que la ley
de consagración se haya establecido formalmente, es
evidente que el pequeño grupo de conversos guarda­
ba en su corazón el espíritu de Sión.
MosÍah 18:28. El espíritu de dar y compartir
"Algunos se preguntarán: '¿Cómo puedo adquirir
esos sentimientos de rectitud al compartir lo que ten­
go? ¿Cómo puedo superar el sentimiento de dar de
65
Capítulo 21
mala gana? ¿De qué manera puedo llegar a sentir el
amor puro de Cristo ?' A ellos les digo: Vivid fielmente
todos los mandamientos, dad de vosotros mismos,
cuidad de vuestra familia, servid en los diferentes lla­
mamientos en la Iglesia, trabajad en la obra misional,
pagad vuestros diezmos y ofrendas, escudriñad las
Escrituras; y la lista de recomendaciones podría conti­
nuar. A medida que os perdáis en esta obra, el Señor
tocará y ablandará vuestro corazón . . . " (Marion G.
Romney, "Vivir los principios del Plan de Bienestar",
Liahona, febo de 1982, pág. 167).
Mosíah 19-23. El regreso a Zarahemla
El registro que compone los capítulos 19-22 del li­
bro de Mosíah se tomaron de los anales de la colonia
de Zeniff. Estos capítulos contienen la historia detalla­
da de los acontecimientos que llevaron al pueblo de
Limhi al estado de esclavitud en que Ammón lo en­
contró y también el relato de su liberación final. Pón- .
gase atención a lo que finalmente los llevó a la libera­
ción. Compárese este hecho con el fin del rey Noé y
de sus sacerdotes en cumplimiento de las profecías de
Abinadí.
El registro de Mosíah 21 :23 lleva al lector nueva­
mente a los acontecimientos registrados en los capítu­
los 7-8 de Mosíah. Los pasajes comprendidos entre el
capítulo 9 de Mosíah hasta Mosíah 21 :23 son aconteci­
mientos ocurridos anteriormente y tomados de los
anales de la colonia de Zeniff.
Mosíah 23:21. Paciencia
El élder Neal A. Maxwell dio la siguiente explica­
ción acerca de la paciencia:
66
"La necesidad de tener este fascinante atributo se
cita varias veces en las Escrituras; incluso el rey Ben­
jamín, al enumerar los atributos de un santo, señala a
la paciencia como uno de los esenciales (véase MosÍah
3 : 1 9; véase también Alma 7:23).
"Paciencia no quiere decir indiferencia; al contrario,
es preocuparse mucho, pero también es estar dispues­
tos a someternos a la voluntad del Señor y a lo que
se le llama el 'proceso del tiempo' .
"La paciencia está muy ligada a la fe en nuestro
Padre Celestial. En realidad, cuando demostramos
una impaciencia excesiva, estamos sugiriendo que no­
sotros sabemos qué es lo mejor para nosotros, aún
más que Dios. O al menos estamos diciendo que
nuestro programa para que sucedan las cosas es me­
jor que el Suyo. De cualquiera de las dos formas, es­
tamos poniendo en tela de juicio la omnisciencia de
Dios, tal como las personas que parecen creer que a
Dios todavía le queda algo por aprender . . .
"Leemos e n Mosíah sobre l a forma e n l a cual el
Señor prueba la paciencia de Su pueblo al mismo tiem­
po que prueba su fe (véase Mosíah 23:21). No sola­
mente debemos someternos, sino someternos con
buena voluntad a cuanto el Señor 'juzgue convenien­
te imponer sobre [nosotros]' (Mosíah 3: 19), tal como
lo hizo un grupo de santos de la antigüedad sobre los
que pesaban inusitadas cargas, pero que aún así, 'se
sometieron alegre y pacientemente a toda la voluntad
del Señor' (Mosíah 24: 15) . . .
" E l Señor dijo dos veces: 'Y buscad siempre l a faz
del Señor, para que con paciencia podáis [retener] vues­
tras almas, y tendréis vida eterna' (D. y C. 101 :38 [cur­
siva agregada]); véase también Lucas 21 : 1 9).
Capítulo 21
¿Quiere decir entonces que solamente cuando logra­
mos controlarnos plenamente es cuando podemos en
verdad retener nuestra alma?" ("Patience", Ensign,
oct. de 1980, pág. 28.)
MosÍah 24. La liberación del pueblo de Alma
El capítulo 24 de Mosíah es un relato de la libera­
ción del pueblo de Alma del poder de Amulón y de
sus malvados compañeros. El comentario y los puntos
de vista expresados por Mormón en relación al signi­
ficado de este acontecimiento nos ayudan a compren­
der la lección que podemos sacar de todo eso. Préste­
se especial atención a los versículos 10, 12, Y 16, Y lue­
go compárelos con los comentarios de Mormón en
MosÍah 23:21-22.
Resumen analítico
• El ejercicio que se encuentra a continuación está
programado para permitirle apreciar en un marco his­
tórico la aplicación de los principios que ha estudia­
do. Adviértase que el pueblo del rey Limhi no vivía
de acuerdo con el Señor cuando se vio obligado a
volverse a El; y que por lo tanto, "el Señor fue lento
en oír su clamor a causa de sus iniquidades" (Mosíah
21 : 1 5). Sin embargo, los del pueblo de Alma habían
puesto sus vidas en armonía con el Señor mucho an­
tes de verse en aprietos y por eso el Señor les pudo
ayudar inmediatamente.
Dos escapatorias
Pueblo de Limhi
Pueblo de Alma
_
_
_
_
_
_
_
__
(Mosíah 23:36-39)
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
__
(Mosíah 24: 1 6, 17)
_
_
_
_
_
_
_
_
(Mosíah 24: 18-25)
_
_
_
_
_
_
_
_
En cautiverio bajo:
(Mosíah 19:25-28)
El plan: ¿Natural o
milagroso?
(Mosíah 22: 1 -8)
La escapatoria:
(Mosíah 22:9-13)
¿Natural o milagrosa?
_
_
_
_
_
_
_
_
_
_
¿Por qué cree que fue diferente la forma en que el
Señor contestó a las oraciones de cada uno de los
grupos?
•
Pueblo de Limhi
Pueblo de Alma
Repase Mosíah 7:25-28; 20 :20-21; 21 : 1-16.
Repase Mosíah 18:8-11; 23 :21-23; 24: 12-16.
67
Mosíah 25-29
Introducción
Uno de los más grandes milagros tiene lugar cuan­
do una persona cambia de una vida de pecado a una
de rectitud. Alma, hijo, es un ejemplo excelente. Al
estudiar su vida y qué le sucedió, podrá aprender lo
que verdaderamente significa nacer de nuevo.
Alma, hijo, recibió los anales del rey Mosíah, fue ele­
gido como juez superior sobre los nefitas y llamado
como sumo sacerdote para hacerse cargo de la Iglesia.
Notas y comentarios
Mosíah 25:1-4. Menos nefitas que mulequitas
El abuelo de Mosíah, Mosíah I, guió a un grupo de
fieles nefitas fuera de la tierra de Lehi-Nefi durante la
época en que la mayor parte de los nefitas se había
vuelto inicua y como consecuencia se habían unido a
los lamanitas o éstos los habían destruido. Los nefitas
justos que quedaban viajaron hacia el norte y descu­
brieron la tierra de Zarahemla (véase Omni 1 :12-15).
Nada se supo de los nefitas que quedaron en la tierra
de Lehi-Nefi, los cuales aparentemente se habían uni­
do a los lamanitas o habían hallado la muerte en sus
manos.
Años más tarde, muchos nefitas murieron cuando
se volvió a colonizar la tierra de Lehi-Nefi bajo el go­
bierno de Zeniff, Noé y Limhi.
Mosíah 25:5-11. "Se llenó de admiración y asombro"
La importancia de llevar registros se demuestra una
y otra vez en el Libro de Mormón, pues éstos, como
Alma le dijo a Helamán: " . . . han ensanchado la memo­
ria de este pueblo . . . y han convencido a muchos del
error de sus caminos, y los han traído al conocimiento
de su Dios para la salvación de sus almas" (Alma
37:8).
Mosíah 25:12-13. Gobernantes y maestros
El Señor le prometió a Nefi: "Y según tú guardes
mis mandamientos, serás puesto por gobernante y
maestro sobre tus hermanos" (1 Nefi 2:22). Esa pro­
mesa parece que se extendió por muchas generacio­
nes.
Mosíah 26:1-33. Pecado y delito
Hay una diferencia entre un pecado y un delito.
Un pecado es una violación a una ley de Dios, mien­
tras que un delito es una violación a una ley guber­
namental. Muchas veces un mismo hecho puede ser
ambas cosas, pero otras veces no.
Alma buscó la ayuda del rey Mosíah para saber có­
mo proceder ante las creencias y prácticas pecadoras
que se habían propagado entre el pueblo. Sin embar­
go, Mosíah no podía permitir que el gobierno se me­
tiera en los asuntos de la Iglesia. Aun cuando las cre­
encias de algunas personas eran malvadas, de acuer­
do con la ley nefita podían creer lo que quisieran
(véase Alma 30:7-11). En ese sentido, el pueblo no
68
Capítulo 22
había cometido ningún delito.
Como cabeza de la Iglesia, Alma tenía la responsa­
bilidad de juzgar a esas personas; por lo tanto, se di­
rigió al Señor en busca de instrucciones. En Mosíah
26: 1 5-32 se encuentra registrada la revelación que Al­
ma recibió del Señor. El Señor le explicó a Alma que
era necesario perdonar a los arrepentidos y excomul­
gar a los transgresores rebeldes para poder así mante­
ner el buen nombre de la Iglesia. Esa posición se ha
reafirmado en nuestra dispensación cuando el Señor
reveló que la Iglesia no podía castigar a los miembros
más allá de la excomunión por ningún pecado o deli­
to que éstos hubieran cometido (véase D. y C. 1 34:10) .
Mosíah 26:24-28. Hacer que e l Señor nos conozca
El Señor conoce perfectamente a todas las personas
en forma individual. La clase de conocimiento al que
hace referencia el pasaje de Mosíah 26:24-27 tiene
que ver con la obediencia a los mandamientos del
Señor y el llegar a ser semejantes a El (véase 1 Juan
2:3-6). El élder Bruce R. McConkie dijo:
"Conocer a Dios en un sentido pleno que nos per­
mita obtener la salvación eterna significa que debe­
mos saber lo que El sabe, gozar de lo que El goza, vi­
vir lo que El vive. En el lenguaje del Nuevo Testa­
mento, debemos ser 'semejantes a él' (1 Juan 3:2).
"Pero antes de llegar a ser como El, debemos obe­
decer las leyes que nos permitan adquirir el carácter,
las perfecciones y los atributos que El posee.
"y antes de poder obedecer estas leyes, debemos
aprender cuáles son; debemos aprender de Cristo y
de Su evangelio. Debemos comprender que ' . . .la sal­
vación fue, y es, y ha de venir en y por medio de la
sangre expiatoria de Cristo, el Señor Omnipotente'
(Mosíah 3 : 1 8) . Debemos aprender que el bautismo,
administrado por un representante autorizado, es
esencial para recibir la salvación; y que después del
bautismo debemos obedecer los mandamientos y
' . . . seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un
fulgor perfecto de esperanza y amor por Dios y por
todos los hombres' (2 Nefi 31 :20).
"Nuestras revelaciones dicen: 'La gloria de Dios es
la inteligencia, o en otras palabras, luz y verdad'
(D. y C. 93:36)" (en Conference Report, abril de 1966,
pág. 79).
Habiendo llegado a ser semej antes a Cristo, pode­
mos conocerle y entonces el Salvador puede conocer­
nos a nosotros. "Porque ¿cómo conoce un hombre al
amo a quien no ha servido, que es un extraño para él,
y se halla lejos de los pensamientos y de las intencio­
nes de su corazón?" (Mosíah 5: 13.)
Mosíah 26:29. Confesión de los pecados
Es necesario la confesión de los pecados como par­
te del proceso del arrepentimiento. El Señor dijo:
"Por esto podréis saber si un hombre se arrepiente de
sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará"
(D. y C. 58:43).
Todos los pecados deben confesarse a Dios, y es
necesario que se confiesen a los líderes del sacerdocio
aquellos pecados que pongan en peligro la condición
Capítulo 22
de una persona como miembro de la Iglesia, para que
de esa forma se tomen las medidas pertinentes de la
Iglesia con el fin de asegurarse de que el pecador re­
ciba el perdón por lo que haya hecho. Solamente
Dios puede perdonar al pecador, pero los líderes del
sacerdocio determinan lo que aquél debe hacer como
parte de su arrepentimiento para preservar el buen
nombre de la Iglesia de Jesucristo y asegurarse de que
se haga justicia.
Mosíah 26:31-39. El perdón de los pecados
"Aunque hay en la Iglesia muchos oficiales eclesiás­
ticos cuyo cargo los autoriza y les requiere que actúen
como jueces, la autoridad de estos llamamientos no
les da la facultad para que perdonen . . . pecados . . .
"El obispo, y otros que desempeñen cargos compa­
rables, pueden perdonar en el sentido de pasar por
alto los castigos. En nuestra libre interpretación, de
vez en cuando llamamos perdón a este acto, pero no
es el perdón en el sentido de 'borrar' o absolver. La
exclusión del castigo significa, sin embargo, que no
habrá necesidad de volver a juzgar al individuo por
el mismo error, y que puede tornarse activo y gozar
de la confraternidad de los miembros de la Iglesia. Al
recibir la confesión y al excluir los castigos, el obispo
está representando al Señor. Ayuda a llevar la carga,
alivia el apremio y la tensión que pesan sobre el
transgresor y le asegura una continuación de su acti­
vidad en la Iglesia.
"Sin embargo, es el Señor el que perdona el peca­
do" (véase Spencer W. Kimball, El Milagro del Perdón,
pág. 340).
Mosíah 26:36. Excomunión
"Hay personas dogmáticas que afirman que la
Iglesia podrá separar a una persona de la Iglesia, pero
que no puede afectar su situación eterna, ni privarlo
del Espíritu Santo, ni de su sacerdocio ni de las ben­
diciones del templo. Esto no es más que un concepto
ilusorio, porque el Señor ha prometido reconocer las
obras de sus siervos, y su Iglesia es Su Reino. Así que,
cuando la persona es excomulgada por el obispado, el
sumo consejo o algún consejo superior, es como si el
Señor personalmente hubiera pronunciado el castigo
por su propia voz.
"Las palabras del Salvador claramente demuestran
que este género de autoridad, cuyos efectos se extien­
den desde esta vida hasta las etapas futuras de la
eternidad, iba a ser un rasgo distintivo de la Iglesia
de Jesucristo.
" 'Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre
esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades
no prevalecerán contra ella.
" 'Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y
todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos;
y todo lo que desatares en la tierra será desatado en
los cielos' (Mateo 16: 18, 19)" (Spencer W. Kimball, El
Milagro del Perdón, pág. 339).
Mosíah 27:1-33. El ministerio de ángeles
Hablando sobre un hombre que dijo que había ora­
do para recibir la visita de ángeles, el pre5idente
Wilford Woodruff dijo:
"Le dije que aunque orara mil años al Dios de Isra­
el pidiéndole ese don, no le sería concedido a menos
que el Señor tuviera un motivo para enviarle un án­
gel. Le expliqué que el Señor nunca enviaría un ángel
con el solo propósito de satisfacer el deseo de una
persona de ver a uno. Si el Señor le envía un ángel a
alguien, lo hace para efectuar una obra que no se
puede realizar sin la ministración angélica. Este es mi
punto de vista. Desde la creación del mundo, el
Señor ha enviado ángeles a los hombres en épocas di­
ferentes, pero siempre con un mensaje o para que se
llevara a cabo algo que no podía hacerse sin la inter­
vención de ellos. Le recordé los casos especiales en
que los ángeles se le aparecieron al hombre. Natural­
mente, le hablé de la visita de Moroni a José Smith.
Juan el Revelador dijo que en los últimos días un án­
gel volaría por en medio del cielo, trayendo el evan­
gelio eterno para predicarlo a los que moran en la tie­
rra. La razón por la que se necesitó un ángel para re­
alizar esta obra radica en el hecho de que el evange­
lio no se encontraba en la tierra. El evangelio y el sa­
cerdocio se habían quitado de entre los hombres; de
ahí que ' Dios tuviera que restaurarlos.
"Y bien, siempre he dicho y quiero volver a decirlo,
que es la compañía del Espíritu Santo lo que necesi­
tan todos los santos de Dios. Que el hombre tenga
ese don es mucho más importante que la ministración
de ángeles, a menos que sea necesario que un ángel
nos enseñe algo que todavía no sabemos" (discurso
pronunciado en la conferencia de la Estaca Weber,
Ogden, Utah, y publicado en Deseret Weekly, el 7 de
nov. de 1896, pág. 1).
Mosíah 27:25. "Nacer otra vez"
"Hablamos de nacer de nuevo. Este concepto de
nacer y tener una relación familiar es simplemente
una cuestión de definición. Primeramente nacimos co­
mo hijos espirituales de Dios, nuestro Padre Celestial,
y vivimos con El por un período infinito. Nuestras vi­
das no comenzaron cuando iniciamos esta existencia
69
Capítulo 22
mortal, sino que esta esfera terrenal es simplemente
un cambio de estado para el espíritu eterno que ha
vivido un período infinito en la presencia de Dios,
nuestro Padre Celestial. El nacimiento es un cambio
de estado; es una nueva manera de vida.
"Ahora estamos aquí en la mortalidad, y si venimos
a Cristo y comenzamos a obedecer Sus leyes y a cam­
biar nuestra forma de vivir, nacemos de nuevo. Pablo
lo define diciendo que crucificamos al viejo hombre
de pecado. (Véase Romanos 6:6 y Efesios 4:22.) Mori­
mos en cuanto a las cosas de este mundo y recobra­
mos vida en Cristo; nos convertimos en miembros de
Su familia.
" Cuando Alma, hijo, tuvo su experiencia gloriosa y
nació de nuevo - porque no hay duda alguna de que
había sido bautizado durante su juventud, aunque en
ese momento no había nacido de nuevo, ni había
ejercido el poder que tenía de convertirse en hijo de
Dios - cuando esto finalmente sucedió, recibió del
Señor la declaración de que toda la humanidad, hom­
bres y mujeres, la gente de toda nación, lengua y
pueblo, tenían que nacer nuevamente para poder ser
herederos de paz en esta vida y de vida eterna en el
mundo venidero. También le dijo que era preciso que
llegaran a ser nuevas criaturas por el poder del Espí­
ritu Santo; sus vidas tenían que cambiar. (Véase
Mosíah 27:24-31 y Alma 5.) Y ese cambio se realiza
cuando las personas cobran vida hacia todo aquello
que pertenece a la rectitud; mueren en cuanto a lo
carnal y vulgar, así como en cuanto a las cosas que
son contrarias y nos apartan del Señor, nuestro Padre
Celestial" (Bruce R. McConkie, Households of Faith, Bri­
gham Young University Speeches of the Year, Provo,
1 de diciembre de 1970, pág. 4).
MosÍah 27:29. "La maravillosa luz de Dios"
"Al grado que nos alejamos de Dios, descendemos
al diablo y perdemos conocimiento, y sin conocimien­
to no podemos ser salvos; y mientras lo malo llene
nuestros corazones y nos dediquemos a estudiar lo
que es malo, no habrá lugar en nuestros corazones
para lo bueno ni para estudiar lo bueno. ¿Acaso no es
bueno Dios? Entonces sed buenos vosotros. Si El es
fiel, sed fieles vosotros. Mostrad en vuestra fe virtud,
en la virtud ciencia y procurad toda cosa buena.
"La Iglesia debe ser purificada, y yo proclamo con­
tra toda iniquidad. El hombre no puede ser salvo sino
al paso que adquiere conocimiento, porque si no ob­
tiene conocimiento, algún poder maligno lo dominará
en el otro mundo; porque los espíritus malos tendrán
más conocimiento y, por consiguiente, más poder que
muchos de los hombres que se hallan en el mundo.
De modo que se precisa la revelación para que nos
ayude y nos dé conocimiento de las cosas de Dios"
Gosé Smith, Enseñanzas del Profeta José Smith, págs.
263-264).
MosÍah 28:11-20. Los "intérpretes"
"El pueblo de Limhi llevó ante Mosíah una historia
' . . . grabada sobre planchas de metal' (Mosíah 21 :27),
historia que el rey tradujo mediante la ayuda de 'dos
piedras que estaban colocadas en los dos aros de un
arco' (Mosíah 28: 1 3), las cuales registraban los hechos
de los j areditas. Al traducir esa historia, Mosíah no
dej ó que el pueblo tuviese conocimiento de la parte
que el Señor prohibió que se revelara en tanto que El
no fuera levantado en la cruz. Estas revelaciones sa­
gradas dadas al hermano de Jared, así como muchas
70
cosas más, no se dieron a conocer al pueblo nefita an­
tes de la resurrección de Cristo [véase Alma 63: 12] .
Después de la visita del Salvador a los nefitas, se dio
a conocer al pueblo la visión del hermano de Jared.
Cuando Moroni hizo el compendio de los anales de
Eter, copió en él la visión del hermano de Jared. Por
mandato del Señor, Moroni también selló las 'cosas
mayores' de esta visión y los 'intérpretes', que eran
las mismas ' dos piedras' que tenía el hermano de Ja­
red, para que esa visión no se diera a conocer ni si­
quiera en nuestra época entre los gentiles, 'en el día
de las maldades y abominaciones del pueblo' (2 Nefi
27:8), ' . . . sino hasta el día en que se arrepientan de su
iniquidad, y se vuelvan puros ante el Señor' (Eter
4:6). De manera que hoy día no tenemos la plenitud
de la historia que escribió y selló el hermano de Jared
y volvió a sellar Moroni. A José Smith se le prohibió
traducir esa parte de la historia. Por lo tanto, sólo he­
mos recibido la 'menor parte' del registro.
"José Smith recibió, junto con el 'pectoral' y las
planchas del Libro de Mormón, el Urim y Tumim que
escondió Moroni para que saliera a luz en los últimos
días como medio para poder traducir la antigua histo­
ria, el mismo Urim y Tumim que el Señor le dio al
hermano de Jared" Goseph Fielding Smith, Answers to
Cospel Questions, 1 : 1 61-162).
MosÍah 29:25-26. La voz del pueblo
"Tengo entera confianza en la sabiduría de la . . .
gente, si s e le da a conocer y s e le hace entender los he­
chos. La sabiduría de todo un pueblo siempre es ma­
yor que la sabiduría del individuo o del grupo. Los
pocos pueden ser más sutiles, más ágiles mentalmen­
te, más ingeniosos; pueden por un tiempo ponerse al
frente y precipitarse en la marcha; en algunas ocasio­
nes y por algún tiempo pueden atraernos hacia la
senda errónea en el cruce de caminos. Pero la masa
que se mueve lentamente y que medita en lo que va
a hacer, marcha a través de los años por la senda
marcada desde lo alto. Cuando se desvía, lenta y tra­
bajosamente vuelve al camino recto, no importa el es­
fuerzo o el sacrificio que deba hacer por lograrlo; y al
iniciar el retorno, aplasta todo lo que se le interponga
en la senda. Así ha marchado la humanidad a través
de los tiempos" G. Reuben Clark, hijo, citado en la
obra de Jerreld L. Newquist, comp., Prophets, PrincipIes
and National Survival, pág. 1 10).
MosÍah 29:32-39. El libre albedrío y la
responsabilidad
"La responsabilidad y el libre albedrío van de la mano. Si
al hombre se le va a recompensar por la rectitud y a
castigar por el mal, entonces la justicia común de­
manda que se le dé el poder de actuar independien­
temente. El conocimiento del bien y del mal es esen­
cial para el progreso del hombre en la tierra. Si se le
obligara a hacer lo correcto en todo momento, o si se le em­
pujara irremediablemente a pecar, no merecería bendición
por lo primero ni castigo por lo segundo. Al hombre no se
le puede hacer responsable de nada si se le quita su
libre albedrío. Los hechos que estén en armonía con
la ley divina y con las leyes de la naturaleza acarrea­
rán felicidad, y los que se opongan a la verdad divina
traerán desdicha. La persona es responsable no sólo
de cada uno de sus hechos, sino también de toda pa­
labra y pensamientos vanos" (David O. McKay, "Free
Agency . . . the Gift Divine", Improvement Era, febo de
1962, pág. 86; cursiva agregada).
Capítulo 22
Mosíah 29:41-47. El reino de los jueces
El cambio de gobierno instituido por medio del rey
Mosíah fue tan significativo para los nefitas que des­
de ese momento comenzaron a contar su tiempo des­
de el comienzo del mandato de los jueces. Hasta en­
tonces el año en que Lehi salió de Jerusalén había si­
do el punto de partida en la cuenta del tiempo.
Resumen analítico
¿Cuáles pueden ser algunos de los acontecimientos
que inicien en una persona el comienzo de su renaci­
miento espiritual? (Véase Mosíah 4:1-2; Alma 32:6-13;
Helamán 5:43-52.)
• ¿Por qué envió el Señor a un ángel para que se le
apareciera a Alma y a los hijos del rey Mosíah?
(Véase Mosíah 27: 14.)
• ¿Por qué se eligieron jueces para que gobernaran
sobre el pueblo en lugar de un rey, al final del reina­
do del rey Mosíah? (Véase Mosíah 29.)
•
71
Alma 1 -4
Capítulo 23
Introducción
Alma 1 :17-18. Pena capital
Durante los primeros ocho años del nuevo gobier.­
no demócrata de los nefitas, ocurrieron dos acontecI­
mientos que pusieron a prueba el gobierno de los jue­
ces. El primero fue el atentado de un hábil delincuen­
te llamado Nehor, quien utilizó su libertad como ex­
cusa para tapar sus delitos. El segundo tiene que ve:
con un atentado de revolución, perpetrado por Amh­
ci, para establecer nuevamente la monarquía. Al�a:
en su cargo de juez superior y sumo sacerdote, dlfl­
gió a los justos con el fin de superar esos problemas.
Notas y comentarios
Alma 1:1-6. Maestros de la fe y la rectitud
Alma, padre, enseñó a su pueblo a no confiar �'e.n
nadie para que sea vuestro maestro o vuestro mmIS­
tro, a menos que sea un hombre de Dios, que ande
en sus vías y guarde sus mandamientos" (Mos�a�
23:14). ¿En qué forma violó Nehor esos requenmIen­
tos?
El presidente Joseph Fielding Smith dijo:
"El simple hecho de que un hombre tenga una
gran instrucción universitaria y se �aya �d.ucado se­
gún las ideas del mundo no es razon sufICIente para
llamarlo a hacerse cargo de una clase en una de las
organizaciones o quórumes del sacerdocio d� }a Igl� ­
sia. Ahora bien, si tiene habilidad y preparacIOn um­
versitaria, y además tiene fe en los principios del
evangelio y en la misión del Se�or Jesucristo .Y de}
profeta José Smith, entonces esta bIen. Pero SI esta lle­
no de toda clase de filosofías y conceptos, y no puede
aceptar la doctrina que encierran las obras canónic�s
de la Iglesia, no lo queremos, ni en nuestras orgamza­
ciones auxiliares ni en el sacerdocio, ni en los semina­
rios e institutos que tienen como propósito enseñar
los principios religiosos e infundir la fe en el corazón
de nuestros jóvenes. . .
.
.
"No importa quién sea el maestro, SI ensena doctn­
na falsa, si enseña lo que el Señor ha condenado, l?
que es contrario a lo que está escrito en las revelacIO­
nes que se dieron a la Iglesia, entonces no debe ense­
ñar en ella. . . " (en Conference Report, oct. de 1954,
págs. 21-22).
_
Alma 1 :8-9. Gedeón
Gedeón fue un gran patriota nefita, uno de los
grandes personajes del Libro de Mormón, que se dis­
tinguió durante los reinados del rey Noé y del rey
Limhi (véase Mosíah 19:4-8, 18-24; 20:15-22). Fue
Gedeón quien propuso la forma para que el pueblo
del rey Limhi escapara con todo éxito del p'0der de
los lamanitas (véase Mosíah 22:3-9). Es ObVIO que los
nefitas sentían una gran admiración por Gedeón, ya
que le pusieron su nombre a un valle y a una ciudad
(véase Alma 2:20; 6:7).
72
La ley de Dios dice que "el que derramare sangre
de hombre, por el hombre su sangre será derramada"
(Génesis 9:6). En el año 1889, la Primera Presidencia y
el Quórum de los Doce Apóstoles prepararon una de­
claración sobre la posición de la Iglesia concerniente a
la pena de muerte:
.
"Solemnemente hacemos las siguientes declaracIO­
nes:
"Que esta Iglesia ve el derramamiento de sangre
con el mayor aborrecimiento. Que estimamos que la
matanza de seres humanos, excepto de conformidad con la
ley civil, es un delito capital .que se debe c� stigar. C?� el e­
rramamiento de la sangre cnmmal, despues del JUICIO pu­
blico ante un tribunal estatal legalmente constituido . . .
q
"Las revelaciones de Dios a esta Iglesia · establecen
la muerte como �astigo por el asesinato, y requieren
que los delincuentes que atenten contra la vida y la
propiedad ajenas sean entregados a la ley del es!ado
y enjuiciados por ésta" ("Declar�ción Oficial", N!lllen­
nial Star, 20 de enero de 1890, pags. 33-34; curSIva
agregada).
Alma 1:9-33. Persecución
¿Cuáles son las causas generales de la persecución?
¿En qué forma los fieles pueden permanecer firmes
ante la persecución más amarga?
En Alma 1:20-21, leemos que los miembros de la
Iglesia recibieron una ley estricta prohibiendo Ja per­
secución. Lamentablemente, algunos de los mIembros
olvidaron esa ley y fueron la causa de gran "aflicción
para la iglesia" (vers. 23). Sin embargo, � pesar d� ese
problema, el ejemplo que dejaron los mIembros fI�les
debería ser imitado por los miembros de la actualIdad
(vers. 25-31).
Alma 2. La rebelión de Amlici
El atentado de Amlici de reestablecer el gobierno
monárquico y ocupar el trono fue la segunda prueba
y el primer problema serio que t�vo que enfrentar el
. .
nuevo sistema de jueces. ¿En que forma dIfIere esta
prueba de la impuesta por Nehor, registrada en el
primer capítulo del libro de Alma?
La historia de Amlici es otro ejemplo de la forma
en que los hombres inicuos buscan algunas veces el
poder gubernamental con el fin de imponer su volun­
tad a los demás. También nos enseña que a veces los
hombres justos se ven forzados a tomar las armas pa­
ra defender sus leyes y su libertad. Los nefitas fueron
lo suficientemente prudentes para confiar en que la
fortaleza del Señor les ayudaría a mantener lo que
había sido la voluntad del pueblo, la única forma se­
gura de combatir los atentados contra ella (véase
Alma 2:18, 28, 30-31).
Alma 3:1-3. Un hombre inicuo
La cantidad de personas que murieron en la gue�ra
con los amlicitas no se registró "a causa de la magm-
Capítulo 23
tud de su número" (Alma 3: 1), pero se sabe que en
una sola batalla murieron más de diecinueve mil nefi­
tas y amlicitas (véase Alma 2:19). Mormón resumió di­
ciendo que " en un año millares y decenas de millares
de almas fueron enviadas al mundo eterno" (Alma
3:26). Todo eso sucedió porque un hombre quiso ejer­
cer injusto dominio. El comentario que hace Mormón,
registrado en Alma 46:9, se aplicaría también a este
incidente.
Alma 3:20-27. "La paga del pecado"
Mormón escribió que "todo hombre recibe su sala­
rio de aquel a quien quiere obedecer . . . " (Alma 3:27).
Cuando las personas escogen seguir a Satanás, como
lo hicieron los amlicitas, se encuentran muy pronto
atrapados " en su propio ardid" (D. y C. 10:26). Ellos
entonces se dan cuenta de que " el diablo no ampara­
rá a sus hijos en el postrer día, [sino que] los arrastra
aceleradamente al infierno" (Alma 30:60). Como dijo
Jesús: " . . . todo aquel que hace pecado, esclavo es del
pecado" Ouan 8:34). Y como también expresó Pablo:
" .. .la paga del pecado es la muerte" (Romanos 6:23).
El pecado trae consigo su propio castigo.
Alma 4:11-20. El poder de la palabra de Dios
En este período de la historia del Libro de Mormón
hubo hombres que tuvieron un gran poder político,
pero que lo utilizaron en forma justa y no desearon
obtener más poder del que poseían. Por lo tanto,
viendo Alma la iniquidad del pueblo, renunció a su
puesto de juez superior, la cabeza política del estado,
para poder "salir él mismo entre los de su pueblo. . . a
fin de predicarles la palabra de Dios" (Alma 4:19).
¿Qué dos fines pensó Alma que la palabra de Dios
podía alcanzar? (Véase el verso 19.)
Resumen analítico
¿Qué diferencia existe entre "una muerte ignomi­
niosa", como por ejemplo la que sufrió Nehor (véase
Alma 1 : 15), y una muerte honorable (véase D. y C.
42:45-46)?
• lEn qué forma las palabras predicar, enseñar y apren­
der se relacionan las unas con las otras en el contexto
del evangelio? (Véase Alma 1 :26; Romanos 10: 13-17.)
• Lea Alma 3:4, 13. ¿Creen que la forma en que nos
vistamos, cómo hablemos, lo que comamos y cómo
nos divirtamos pueda señalarnos como buenos o ma­
los?
• ¿Qué es la superchería sacerdotal? (Véase 2 Nefi
26:29; Alma 1 : 16.) ¿Qué razón justa debe tener una
persona para predicar?
•
73
Alma 5-7
Introducción
Alma supo por sí mismo lo que significa haber
"nacido espiritualmente de Dios" (Alma 5: 14) y expli­
có en qué forma Jesucristo puede ayudarnos en nues­
tro esfuerzo por alcanzar nuevos niveles espirituales.
Esas enseñanzas de un profeta inspirado de Dios
puede y debe tener un efecto sempiterno en nosotros.
Notas y comentarios
Alma 5. Al pueblo de Zarahemla
El capítulo 5 de Alma es el registro del mensaje que
Alma, el sumo sacerdote de la Iglesia, dirigió a una
congregación en Zara hernia constituida por miembros
de la Iglesia y por personas que no pertenecían a ella
(véase el verso 62). El propósito de Alma era llevar al
pueblo nuevamente a Cristo. Las preguntas que Alma
hizo a los miembros de la Iglesia proporcionan una
excelente guía para realizar una autoevaluación
(véanse los verso 14-31). Con toda seriedad, debemos
hacernos las preguntas y ver si satisfacemos los requi­
sitos espirituales de los que desean llamarse santos.
Alma 5:12-13. "Un gran cambio"
Alma habla del "gran cambio" (Alma 5: 13) que se
produce en el corazón de la gente. El corazón se ha
utilizado muchas veces para simbolizar el centro de
nuestros deseos y afectos. El hombre del mundo está
más dispuesto a centrar esos afectos en los apetitos
de la carne y en los placeres del mundo que en las
cosas de Dios. El hombre de Cristo, en cambio, da la
espalda a las cosas del mundo y busca las de Dios. De
todas maneras, en algún momento, todos necesitan
comprometerse y pasar por un cambio de corazón. El
presidente Marion G. Romney definió este cambio de
corazón como la conversión:
"El diccionario dice que el verbo ' convertir' signifi­
ca 'mudar de una creencia . . . a otra'. Esa 'conversión'
es 'un cambio moral y espiritual acompañado de un
cambio de creencia con convicción' . Tal como se utiliza
en las Escrituras, la palabra 'convertido' generalmente
implica no sólo aceptar a Jesús y sus enseñanzas, sino
también tener una fe en El y en Su evangelio que nos
motive a actuar - una fe que obre una transforma­
ción, un verdadero cambio en la comprensión del sig­
nificado de la vida y en la lealtad que sentimos hacia
Dios - un cambio de interés, de pensamiento y de
conducta. Aunque la conversión se puede lograr por
etapas, una persona no está realmente convertida, en
todo el sentido de la palabra, hasta que se convierta
de corazón en un ser completamente nuevo. 'Nacer
de nuevo' es la expresión que se utiliza en las Escritu­
ras" (en Conference Report, oct. de 1963, pág. 23).
Alma 5:21. "Vestidos ... limpios de toda mancha"
"Por vestidos se entiende las diferentes prendas de
ropa que se utilizan para cubrir el cuerpo. Se pueden
usar con fines religiosos o como prendas corrientes de
74
Capítulo 24
vestir, o ambos. El Señor hizo 'túnicas de pieles', para
que Adán y Eva cubrieran su desnudez. (Génesis
3:21.) Aarón y los sacerdotes utilizaban 'vestiduras sa­
gradas' especiales en las ceremonias. (Exodo 28; Leví­
tico 16; Ezequiel 42:14.) Los vestidos que usan los án­
geles son 'puros y blancos, más que cualquier otra
blancura' (D. y C. 20:6.) . .
"Mucho d e l o que e s sagrado y simbólico s e enseña
haciendo referencia a la vestimenta . . .
"Los vestidos limpios son señal d e pureza, perfec­
ción y salvación. Para obtener la salvación, el hombre
debe lavar sus vestidos en la sangre del Cordero
(1 Nefi 12: 10; Alma 5:21-27; 7:25; 13:11-12; 3 Nefi
27: 19; Apocalipsis 6 : 1 1; 7:9-17)" (Bruce R. McConkie,
Mormon Doctrine, págs. 303-304).
.
Alma 5:37-40. Pecar es servir a Satanás
" . . . el pecado es prestar servicio a Satanás. De más
está decir que los hombres pertenecen a 'aquel a
quien quieren obedecer' . Muchos pasajes de las Escri­
turas afirman esta declaración. Jesucristo enseñó este
principio cuando dijo a los judíos: ' . . . todo aquel que
hace pecado, esclavo es del pecado' Ouan 8:34).
Cuando escribió a los romanos, Pablo declaró:
" 'Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pe­
cado como instrumentos de iniquidad, sino presenta­
os vosotros mismos a Dios como vivos de entre los
muertos, y vuestros miembros a Dios como instru­
mentos de justicia.
" 'Porque el pecado no se enseñoreará de voso­
tros . . .
" '¿No sabéis que si o s sometéis a alguien como es­
clavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien
obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?' (Romanos 6:13, 14, 16.)
"También el apóstol Pedro pone de relieve esa es­
clavitud:
" 'Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen
con concupiscencias de la carne y disoluciones a los
que verdaderamente habían huido de los que viven
en error.
" 'Les prometen libertad, y son ellos mismos escla­
vos de corrupción. Porque el que es vencido por al­
guno es hecho esclavo del que lo venció' (2 Pedro
2:18-19)" (véase Spencer W. Kimball, El Milagro del
Perdón, pág. 18).
Alma 5:53. Hacer oídos sordos al consejo del Señor
En registros anteriores del Libro de Mormón lee­
mos la explicación de Nefi acerca del significado de
"hollar con los pies al Santo de Israel" (Alma 5:53;
véase también 1 Nefi 19:7).
Alma 5:57-58. Los "nombres serán borrados"
Que el nombre sea borrado (véase Alma 5:57) signi­
fica ser excomulgado de la Iglesia y excluido de la lis­
ta celestial llamada el Libro de la Vida del Cordero
(véase D. y C. 132: 19). El poder del sacerdocio para
atar al converso en un convenio de salvación abarca
también el poder para desatarlo de ese mismo conve­
nio (véase Mateo 16: 19).
Capítulo 24
Alma 6. La dirección de la Iglesia
La casa de Dios es una casa de orden, y ese estado
debe mantenerse. Como el deterioro natural es lo
normal en un mundo caído, los profetas, como Alma,
deben dirigir la Iglesia por medio de la revelación.
El pasaje de Alma 6:6 es una exhortación a ejercer
la fe y el poder espiritual en bien de los demás. El
mundo busca cambiar a los hombres a través de me­
dios convencionales como la legislación, los progra­
mas sociales y a veces la coerción. La vía del Señor,
en cambio, se centra en el cambio interior.
Alma 7. El pueblo de Gedeón
Advierta el contraste entre el discurso que Alma
pro�unció al pueblo de Zarahemla (véase Alma 5) y
su dlSCurSO al pueblo de Gedeón (véase Alma 7). Al
pueblo de Zarahemla, le dio un poderoso mensaje de
amonestación y arrepentimiento a causa de los peca­
dos de esa gente. Por otra parte, el profeta elogia a la
gente de Gedeón por su rectitud y les habla de la glo­
riosa venida de Cristo.
Los profetas de Dios se deleitan hablando de las
glorias y gozos del evangelio, pero aman demasiado a
la gente como para no levantar una voz de amonesta­
ción contra el pecado. Aunque el mensaje de Alma al
pueblo de Gedeón fue de un tono más positivo que
el que dirigió al de Zarahemla, aun así les enseñó la
importancia de renacer espiritualmente (véanse los
verso 14-16).
Alma 7:10. "Por el poder del Espíritu Santo"
El presidente Joseph Fielding Smith dijo: "Creo fir­
memente que Jesucristo es el Hijo Unigénito de Dios
en la carne. El enseñó esta doctrina a sus discípulos.
El no les enseñó que fuese el Hijo del Espíritu Santo,
sino el Hijo del Padre. Cierto es que todas las cosas
son efectuadas por el poder del Espíritu Santo. Fue
por medio de este poder que Jesús vino al mundo,
pero no como Hijo del Espíritu Santo, sino como Hijo
de Dios. Jesús es mayor que el Espíritu Santo, el cual
está sometido a El, ¡pero su Padre es mayor que El! El
mismo lo dijo. Cristo fue engendrado por Dios; no
nació sin la ayuda del Hombre, iy ese Hombre fue
Dios!" Goseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación,
tomo 1, pág. 17.)
Alma 7:10. "Nacerá... en Jerusalén"
La literatura escrita contra los mormones repetida­
mente utiliza el pasaje de Alma 7:10 para tratar de
demostrar que el Libro de Mormón lo escribió José
Smith, y que éste era tan ignorante que ni siquiera sa­
bía que Jesús nació en Belén y no en Jerusalén. En un
comentario que hizo en relación a este versículo 10, el
presidente Joseph Fielding Smith dijo:
"No existe conflicto ni contradicción alguna en el
.
Libro de Mormón con relación a las verdades registra­
das en la Biblia. Una lectura minuciosa de lo que dijo
Alma demostrará que su intención no fue la de decla­
rar que Cristo nacería en Jerusalén, ya que Alma sabía
dónde iba a nacer. También lo sabían José Smith y los
que contribuyeron a la publicación del Libro de Mor­
món. Si Alma hubiese dicho que nacería 'en Jerusalén,
que es la ciudad de nuestros antepasados', sería dife­
rente. ? ntonce � estaríamos en lo correcto al decir que
se habla cometido un error. Pero no fue así; y lo que
dijo es verdad.
"El Dr. Hugh Nibley, en su curso de estudio para el
sacerdocio del año 1957, An Approach to the Book of
Mormon, en la lección 8, pág. 85, dijo en relación a
este pasaje:
.
" ' . . . Uno de los puntos favoritos de ataque contra el
Libro de Mormón ha sido la declaración de Alma 7:10
de que el Salvador nacería " en Jerusalén, que es la tie­
rra de nuestros antepasados . . . " Aquí Jerusalén no es
la ciudad de nuestros antepasados sino "la tierra de
nuestros antepasados" . Cristo nació en un pueblito a
unos diez kilómetros de la ciudad de Jerusalén; no
fue en la ciudad, sino en lo que ahora sabemos que
los antiguos mismos designaban como "la tierra de
Jerusalén" . Tal prueba de autenticidad no se encuen­
tra muy a menudo en los documentos antiguos . . . '
"Cuando Alma se expresó así, lo hizo pensando en
una zona geográfica; por lo tanto, habló en forma co­
rrecta de acuerdo con el lenguaje aun de nuestros
días al decir 'en Jerusalén, la tierra de nuestros antepasa­
dos ', dado que Jerusalén era el punto central de la tie­
rra de sus padres" Goseph Fielding Smith, Answers to
Cospel Questions, 1 : 174-175).
Alma 7:23-24. Las características de los verdaderos
santos
La admonición que se encuentra registrada en
Alma 7:23-24 se puede considerar como la descrip­
ción de los requerimientos de un verdadero seguidor
de Cristo. ilmagínense el beneficio que obtendría
nuestra sociedad si todas las personas aceptaran este
consejo como el verdadero credo del diario vivir!
Resumen analítico
¿Cuáles son algunas de las preguntas que debemos
tener en cuenta en el proceso de nacer de Dios?
(Véase Alma 5: 14-30, 53-55.)
• Alma tuvo la gloriosa experiencia de ver a un ángel;
sin embargo, tuvo que poner mucho esfuerzo de su
parte para fortalecer su testimonio (véase Alma
5:45-48). ¿Por qué?
• ¿Cómo puede Jesucristo comprender nuestros pro­
blemas? (Véase Alma 7:1 1 -12.)
• Alma amonestó al pueblo a tener fe, esperanza y ca­
ridad (véase Alma 7:24). ¿Por qué son importantes
esas cualidades? (Véase Hebreos 1 1 :6, Moroni 7:46-47,
10:22.)
•
75
Alma 8-12
Introducción
Aun cuando Alma fue expulsado de la inicua ciu­
dad de Ammoníah, obedeció las instrucciones de re­
gresar que le dio el ángel. Amulek se unió a Alma, y
estos dos humildes siervos del Señor confrontaron a
los incrédulos habitantes de Ammoníah.
Notas y comentarios
Alma 8. Ammoníah
El capítulo 8 de Alma comienza con un relato del
ministerio de Alma en la ciudad de Ammoníah, en
donde reinaba una total iniquidad y apostasía. A pe­
sar de la iniquidad general que dominaba al pueblo
de Ammoníah, Alma tuvo éxito con la conversión de
Amulek, Zeezrom y otras personas más. El relato del
ministerio de Alma en Ammoníah se encuentra en Al­
ma capítulos 8-16, e ilustra el valor y la grandeza de
los siervos de Dios y la dureza que desciende sobre
un pueblo cuando abiertamente se rebela contra Dios.
Alma 9 :14-34. La responsabilidad del conocimiento
El presidente Brigham Young dijo: "Los que profe­
san no saber nada del Señor se encuentran en una
condición mucho mejor que nosotros, a menos que
vivamos nuestra religión; ya que nosotros que cono­
cernos la voluntad del Maestro y no la cumplirnos se­
remos azotados duramente; en tanto que aquellos
que no conocen Su voluntad y por ese motivo no la
obedecen serán menos castigados que nosotros. Esto
es perfectamente lógico. No podernos castigar a un
niño por hacer aquello que es contrario a nuestros
deseos si él no tiene conocimiento de ellos; pero
cuando nuestros hijos saben lo que deben hacer y lo
que se espera de ellos, y se rebelan, naturalmente es­
peran que se les castigue, y es perfectamente justo
que reciban el castigo" (en Journal of Discourses,
16:111).
En Alma 9:20-22, vernos que Alma bosqueja la for­
ma en que el Señor había favorecido al pueblo de
Nefi:
1 . Ellos habían recibido conocimiento acerca del pasa­
do, el presente y el futuro (véase el verso 20).
2. Los había visitado el Espíritu de Dios (véase el
verso 21).
3. Habían hablado con ángeles y escuchado la voz del
Señor, y habían recibido el espíritu de profecía
(véase el verso 21).
4. Habían recibido muchos dones del Espíritu (véase
el verso 21).
5. Una y otra vez el Señor los había salvado (véase el
vers. 22).
6. Habían sido bendecidos con bienes materiales
(véase el verso 22) .
Alma 10:2-3. "Lehi... el cual era descendiente de
Manasés"
"Algunos estudiosos del Libro de Mormón se han
76
Capítulo 25
preguntado cómo es que en el año 600 a. de J. e to­
davía había en Jerusalén descendientes de José, ya
que los asirios habían llevado cautivos a la mayoría
de los integrantes de las tribus de Efraín y Manasés
aproximadamente en el año 721 a. de J. e Un pasaje
en 2 Crónicas puede proporcionarnos la clave para
este problema. Este pasaje de las Escrituras menciona
que aproximadamente en el año 941 a. de J. e, Asa,
el rey, reunió en Jerusalén a todo Judá y Benjamín Iy
con ellos los forasteros de Efraín, de Manasés . . .
(2 Crónicas 15:9). Entre esos 'forasteros de Efraín, de
Manasés' que se reunieron en Jerusalén más o menos
en el año 941 a. de J. e se encontraban tal vez los
antepasados de Lehi e Ismael" (Daniel H. Ludlow, A
Companion to Your Study of the Book of Mormon, pág.
1 99).
'
Alma 10:4-11. La conversión de Amulek
Amulek volvió a relatar al pueblo de Ammoníah las
circunstancias que rodearon su conversión. Amulek
era un hombre pudiente y persona " de no poca repu­
tación" en la comunidad (Alma 10:4). El conocía las
vías del Señor pero había endurecido su corazón y no
quiso reconocerlas hasta que un ángel se le apareció.
El ángel le dijo a Amulek que si recibía al siervo del
Señor sería bendecido.
Muchas veces, Dios bendice a Sus hijos a través de
sus siervos mortales. ¿Qué gran bendición recibió
Amulek por intermedio de Alma? (Véase el verso 11;
también véase D. y e 84:35-38; Juan 13:20.)
Alma 10:12-32. Las oraciones de los justos
Adviértase en Alma 10:22-23 el efecto que las ora­
ciones de los justos tuvieron sobre una nación. Las
oraciones de los justos evitó también que los nefitas
fueran destruidos más adelante durante la época del
capitán Moroni y Samuel el Lamanita (véase Alma
62:40; Helamán 13: 12-14).
El presidente Spencer W. Kimball dijo lo siguiente
con respecto a nuestros días: "Hay muchas personas
rectas y fieles que viven los mandamientos y cuyas
vidas y oraciones preservan al mundo de la destruc­
ción" ("Voces pasadas, presentes y futuras", Discursos
de Conferencias Generales, 1970-1972, pág. 133).
Alma 11:1-19. La moneda nefita
La siguiente gráfica muestra el valor aproximado de
las monedas de plata y oro en el sistema que Mosíah
estableció:
Moneda de
plata
1. léah
2. shiblum
3. shiblón
4. senum
5. (no se menciona)
6. amnor
7. ezrom
8. ontí
Moneda de oro
e quivalente
(no se menciona)
(no se menciona)
(no se menciona)
senine
antión
seón
shum
limna
E quivalente en
granos
1/8 de medida
1/4 de medida
1;' medida
1 medida
1 medida y media
2 medidas
4 medidas
7 medidas
Capítulo 25
Alma 11 :20-41. Amulek y Zeezrom
Zeezrom, hábil en las artimañas de Satanás, buscó
menoscabar el testimonio de Amulek. ¿De qué mane­
ra tentó por primera vez a Amulek? Con la explica­
ción que Mormón da del valor de las monedas nefi­
tas, nos es más fácil comprender cuánto en realidad le
ofrecía Zeezrom a Amulek. ¿Cuántos ontíes le ofreció
Zeezrom a Amulek?
Supongan ahora que están contestando las pregun­
tas de Zeezrom. Sin leer la respuesta que dio Amulek,
¿cómo contestarían a la pregunta registrada en Alma
1 1 :28? ¿Cuántos miembros de la Iglesia dirían que sí?
¿Por qué Amulek dijo que no? En 3 Nefi 19:23 se en­
cuentra registrada la forma en la cual Jesucristo habla
de la unidad de la Trinidad. ¿De qué manera explica
eso la contestación de Amulek?
¿Cómo hubieran contestado la pregunta de Zeez­
rom que se encuentra en Alma 1 1 :34? ¿De qué mane­
ra se relaciona la respuesta de Amulek con lo que di­
ce 3 Nefi 9:21? ¿Cuál es la diferencia entre el Señor
salvándonos en nuestros pecados y salvándonos de
nuestros pecados?
¿Cómo responderían a la pregunta que está en
Alma 1 1 :38? Muchas personas habrían dicho que no,
pero Amulek dijo que sí. ¿De qué forma coincide su
respuesta con lo registrado en Mosíah 3:8 y 3 Nefi
9: 15?
Alma 11:42-44. "Reunidos otra vez en su perfecta
fonna"
"No tenemos por qué preocuparnos por el aspecto
que tendrán las personas en la resurrección. La muer­
te es un proceso purificador en lo que tiene que ver
con el cuerpo. Tenemos motivos para creer que el as­
pecto de los ancianos desaparecerá y que el cuerpo
será restaurado con todo el vigor de los mejores años.
Los niños se levantarán como niños, pues en la tum­
ba no hay crecimiento; y seguirán creciendo hasta lle­
gar a la estatura de sus espíritus. Todo lo que sea
contrario a esto no tiene fundamento. Cuando nues­
tros cuerpos sean restaurados, tendrán el aspecto de
tener todo el vigor del hombre y de la mujer, pues la
condición de la debilidad física quedará en la tumba . . .
"El presidente Joseph F. Smith, hablando e n e l fu­
neral de la hermana Rachel Grant, madre del presi­
dente Heber J. Grant, dijo lo siguiente sobre las defor­
midades en la resurrección:
" 'La deformidad será quitada, los defectos queda­
rán eliminados y los hombres y las mujeres alcanza­
rán la perfección de sus espíritus, la perfección que
Dios planeó desde el principio. Es su propósito que
hombres y muj eres, Sus hijos, nacidos para ser here­
deros de Dios y coherederos con Jesucristo, sean per­
fectos tanto física como espiritualmente, mediante la
obediencia a la ley por la que El ha provisto el medio
para que todos Sus hijos alcancen la perfección . . .
"La salvación sería incompleta si las personas se le­
vantaran en la resurrección con todas las deformida­
des, debilidades e imperfecciones que se encuentran
en tantos miembros de la familia humana en esta ex­
istencia mortal. Tenemos toda la razón para creer que
los espíritus de los seres humanos y de todas las de­
más criaturas se encontraban en forma perfecta en el
mundo de los espíritus. Sería terrible pensar que las
imperfecciones que frecuentemente se encuentran en
este estado mortal son defectos planeados en la crea­
ción. Además, como el Señor lo aclaró cuando se refi­
rió al hombre que nació ciego, esa condición no es in'
mortal. . .
" E s l a voluntad del Señor que e n l a restauración de
todas las cosas se obtenga la perfección. Los defectos
físicos, algunos de los que se han producido antes del
nacimiento, se deben a condiciones físicas y terrena­
les, y no son herencia del mundo espiritual" Ooseph
Fielding Smith, Answers to Cospel Questions, 4:185-187,
189).
Alma 11 :43. "Un vivo conocimiento de toda nuestra
culpa"
"Os diré que en realidad el hombre no puede olvi­
dar nada. Tal vez tenga una falla de memoria; tal vez
no pueda recordar en el momento algo que sabe, o
palabras que haya dicho; tal vez no tenga el poder
para evocar esos acontecimientos y palabras; pero de­
jad que Dios Todopoderoso toque el resorte de la me­
moria y despierte los recuerdos, y ¡veréis que no ha­
béis olvidado ni una sola palabra que hayáis dicho!
Creo que la palabra de Dios es verdadera, y, por lo
tanto, advierto a la juventud de Sión, así como a los
avanzados en años, de cuidarse de no decir nada ini­
cuo, de hablar mal o de tomar en vano el nombre de
las cosas y seres sagrados. Cuidad vuestras palabras,
para que no ofendáis al hombre y mucho menos a
Dios" Ooseph F. Smith, "A Sermon on Purity", Im­
provement Era, mayo de 1903, págs. 503-504; compáre­
se con 2 Nefi 9:14, Alma 12:14).
Alma 11:45-46. El cuerpo espiritual
Hablando de los que utilizan la referencia que
Pablo hace del " cuerpo espiritual" de la resurrección
(1 Corintios 15:44) como prueba de que no hay
resurrección del cuerpo físico, el presidente Joseph
Fielding Smith dijo lo siguiente:
"Estos ciegos maestros modernos, maestros de cie­
gos, tienen una comprensión muy equivocada de lo
que se quiere decir por cuerpo espiritual. Han basado
su conclusión en la declaración que Pablo hace de
que el cuerpo se levanta como cuerpo espiritual, y
que la carne y la sangre no pueden heredar el reino
de Dios. No pueden concebir en la mente a un cuer­
po levantado de entre los muertos, formado de carne
y huesos, animado por el espíritu y no por la sangre.
Cuando Pablo habló de cuerpo espiritual, no se refería
al cuerpo del espíritu; y es ahí donde se equivoca esta
gente; confunden el cuerpo espiritual, o, en otras pa­
labras, el cuerpo animado por el espíritu, con el cuer­
po solamente de espíritu. Piensan que quienes creen
en la resurrección del cuerpo físico creen que éste se
levantará otra vez animado por la sangre, cosa que
no es así. . .
"Después d e l a resurrección, nuestros cuerpos serán
espirituales, pero serán tangibles, serán cuerpos que
se han purificado; pero de todos modos, ellos tendrán
carne y huesos. No será la sangre lo que les dé vida,
sino el espíritu que es eterno el que los animará, y
por lo tanto serán inmortales y nunca morirán" (en
Conference Report, abril de 1917, págs. 62-63).
Alma 12:7-11. "Conocer los misterios de Dios"
"Es imposible que los que tengan la mente centrada
en lo carnal entiendan la razón de la Caída y la nece­
sidad de la expiación de Jesucristo. Cierto es que no
se han revelado al hombre todos los propósitos de
nuestro Padre Eterno y que hay algunos principios
que se tienen que recibir mediante la fe; pero estas
grandes verdades se han dado a conocer y tenemos la
77
Capítulo 25
seguridad de que mediante el sacrificio hecho en la
cruz, todo el género humano y toda criatura, aun la
tierra misma, se redimirán de la muerte, recibirán la
resurrección y se les restaurará a la vida inmortal. El
hombre recibe seguridad y conocimiento de acuerdo
con su fidelidad y cumplimiento de los mandamien­
tos de Jesucristo. Quienes rechazan a su Redentor y
rehúsan guardar Sus mandamientos no pueden cono­
cer ni comprender esas verdades eternas. Alma le ex­
plicó este principio a Zeezrom con las siguientes pala­
bras: [Alma 12:9- 1 1 ] .
Naturalmente e l Señor n o puede revelar los miste­
rios de Su Reino al que se burla, ni puede hacerlo al
miembro de la Iglesia que no es fiel. Si una persona
no ejerce su fe, ¿por qué va a tener revelaciones con­
cernientes al Reino de Dios? Esas personas no podrán
entenderlas porque están en un estado caído, y sin la
influencia esclarecedora del Espíritu Santo; ellas son,
como lo expresó el Señor, 'carnales, sensuales y dia­
bólicos' [Mosíah 16:3]. Está escrito que cuando los dis­
cípulos preguntaron al Señor por qué hablaba en pa­
rábolas, respondió: 'Porque a vosotros os es dado sa­
ber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no
les es dado. Porque a cualquiera que tiene, se le dará,
y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene
le será quitado' [Mateo 1 3 : 1 1 - 12] . El Señor dijo ade­
más: 'No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras
perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen,
y se vuelvan y os despedacen' [Mateo 7:6] . Hubo oca­
siones en que instruyó a Sus discípulos que no reve­
laran ciertas manifestaciones hasta después de Su re­
surrección.
" Obviamente, la persona que cree que el hombre
descendió de formas inferiores de vida, y que debido
a un desarrollo gradual después de una enorme can­
tidad de tiempo fue pasando de pez a reptil y de rep­
til a simio, nunca podrá entender la caída del hombre
y la Expiación. Sólo tiene burla y escarnio para estas
verdades porque no las entiende" Goseph Fielding
Smith, Man, His Origin and Destiny, págs. 358-360).
Alma 12:15-18. La segunda muerte
"Esta segunda muerte no es . . . la disolución o ani­
quilación del espíritu y del cuerpo, sino la expulsión
de la presencia de Dios y el impedimento de partici­
par de las cosas de la justicia" Goseph Fielding Smith,
Doctrina de Salvación, tomo II, pág. 210).
"Está muy claro, en Doctrina y Convenios 76:30-37,
que las únicas personas que se verán completamente
sujetas a este terrible destino [la segunda muerte] son
los hijos de perdición, los que irán con el diablo y sus
ángeles a las 'tinieblas de afuera' . Todos los demás,
aun los malvados, recibirán cierta medida de salva­
ción después de sufrir la ira de Dios. Sin embargo,
necesariamente deberán arrepentirse y aceptar el
Evangelio de Jesucristo hasta donde se aplique a
ellos" Goseph Fielding Smith, Answers to Cospel Ques­
tions, 1 : 76).
78
Alma 12:18. No hay muerte después de la
resurrección
"Los cuerpos que íbamos a recibir [cuando viniéra­
mos a la tierra] serían tabernáculos de corrupción. No se
me malentienda el uso de esta palabra, pues quiero
significar cuerpos sujetos a cambios; cambiantes, se­
gún vemos los cambios en la mortalidad. Nuestros
cuerpos están cambiando constantemente, arrojando
los residuos y aprovechando lo nuevo para reempla­
zar lo que no sirve, por eso en las Escrituras se habla
de ellos y se dice que son cuerpos corruptibles.
"A pesar de eso, nos regocijamos por la oportuni­
dad de recibir cuerpos de esa clase por un tiempo,
con el entendimiento de que finalmente pasaríamos
por la muerte y luego por la resurrección, y que lue­
go tomaríamos estos mismos cuerpos, pero entonces
incorruptibles. El espíritu y el cuerpo en esa resurrec­
ción se reunirían de nuevo [para no morir jamás], pa­
ra nunca más recibir corrupción . . . en el sentido en el
que estoy usando esa expresión, sino para existir para
siempre [véase 1 Corintios 15:42-54; Alma 1 1 :45;
12:18]. ¿Es de extrañarse que los hijos de Dios hayan
gritado de gozo?" Goseph Fielding Smith, Doctrina de
Salvación, tomo I, págs. 64.)
Alma 12:19-21. Querubín
"Aparentemente un querubín es un ángel de algún
orden o rango en particular, al cual se le asignan tare­
as y obras especiales. La parte de la palabra del Señor
que está hay al alcance del hombre no aclara ni la
identidad ni la obra de estos seres celestiales. El con­
cepto de los eruditos sectarios de que son 'criaturas
mitológicas vivientes', que eran para los hebreos lo
que los grifos eran para los hititas o he telas, es total­
mente falso. (Se creía que los grifos eran esfinges ala­
das que tenían cuerpo de león, y cabeza y alas de
águila; que sin lugar a dudas eran criaturas mitológi­
cas.)" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 124.)
Resumen analítico
El élder Richard L. Evans dijo: "Si no cambiamos el
camino que llevamos, vamos sin lugar a dudas a lle­
gar a donde vamos" (en Conference Report, abril de
1970, pág. 15). ¿En qué forma se aplica este concepto
al pueblo de Ammoníah?
• Al pueblo de Ammoníah se le dijo que debía " dar
frutos dignos de arrepentimiento" (Alma 9:30). ¿Cómo
podía el pueblo seguir el consejo de Alma?
• Lea Alma 10:6. ¿Qué cree que quiso decir Amulek
cuando expresó que había sido llamado muchas veces
pero no había oído? ¿Puede esa aseveración aplicarse
a veces tanto a los miembros de la Iglesia como a los
que no lo son?
•
Alma 1 3- 1 6
Introducción
En Alma 13-16 leeremos acerca de la preordena­
ción de los que poseen el Sacerdocio de Melquisedec,
acerca de las enseñanzas y las obras de Alma y Amu­
lek en Ammoníah, y sobre los juicios de Dios sobre
un pueblo inicuo que una vez tuvo consigo la luz.
Notas y comentarios
Alma 13:1-2. El Santo Orden de Dios
Lea Doctrina y Convenios 107: 1-4. Los sacerdotes a
los que se hace referencia en Alma 13: 1-2 eran posee­
dores del Sacerdocio de Melquisedec. En términos ge­
nerales, se le puede llamar sacerdote a todo aquel que
posee el Sacerdocio de Melquisedec (véase D. y C.
.
76:56-57). Para mayor información sobre el sacerdOCIO
que poseían los descendientes de Lehi, véase el co­
.
mentario del manual del alumno correspondIente a
2 Nefi 5:26.
Alma 13:3. "Llamados y preparados"
" El profeta José Smith enseñó �ue 'todo �o �br�
que recibe el llamamiento para ejercer su mlnlsteno a
favor de los habitantes del mundo, fl.!e ordenado pre­
cisamente para ese propósito en el gran concilio celes­
tial antes que este mundo fuese' (Enseñanzas del
Profeta José Smith, págs. 453-454). Del mismo modo, el
apóstol Pablo declaró: 'Porque a los que antes cono­
ció, . . . a éstos también llamó . . . ' (Romanos 8:29-30).
Pero no malentendáis que tal llamamiento y tal pre­
ordenación predeterminen lo que debéis hacer. Un
profeta de este continente occidental ha hablado cla­
ramente sobre este tema: ' . . . habiendo sido llamados y
preparados desde la fundación del mundo de acuer­
do con la presciencia de Dios, por ca�sa de su gran fe
.
y buenas obras, habiéndose les concedIdo pnmera­
mente escoger el bien o el mal. . . ' (Alma 13:3). Este
último pasaje hace que los anteriores resulten más fá­
ciles de entender. Dios pudo llamar y escoger a hom­
bres en el mundo espiritual, o en su primer estado,
para realizar ciertas obras, pero que aceI? ten o no es �
llamamiento aquí y lo magnifiquen medIante el servI­
cio fiel y las buenas obras en la mortalid � d es algo en
. .
lo cual cada uno tiene el derecho y el pnvlieglO de
ejercer su libre albedrío para escoger el bien o el mal.
" . . . Temo que entre nosotros haya muchos que por
causa de su fidelidad en el mundo de los espíritus se
les haya 'llamado' para hacer una gran obra aquí, pe­
.
.
ro que como descuidados despIlfarradores ejerzan su
libre albedrío llevando una vida desenfrenada y como
consecuencia estén perdiendo su primogenitura Y: las
bendiciones que serían suyas si demostraran ser fleles
a su llamamiento. De ahí lo que dijo el Señor de que
'muchos son llamados y pocos escogidos' [Mateo
22: 14]" (Harold B. Lee, Decisions for Succesful Living,
págs. 168-169).
Capítulo 26
Alma 13:3, 5, 6. "Al principio"
"Alma dice que los ordenados al 'sumo sacerdocio
del santo orden de Dios' 'al principio' es decir, en la
preexistencia, 'se hallaban en la mis�a pos�ció� que
.
sus hermanos', con lo que quiso deClr que InIClalmen­
te todos tuvieron la misma oportunidad de progresar
mediante el ejercicio de la rectitud" (Bruce R.
McConkie, Mormon Doctrine, pág. 477).
Alma 13:4-5. El libre albedrío en el mundo premortal
"Dios dio el libre albedrío a Sus hij os aun en el
mundo espiritual, mediante el cual los espíritus tuvie­
ron el privilegio, tal como hoy en día tienen los hom­
bres aquí, de elegir el bien y rechazar el mal, o de
participar del mal y sufrir las consecuencias de sus
pecados. Por causa de esto, aun allá algu �os eran más
fieles que otros en obedecer los mandamIentos del
Señor. Algunos tenían mayor inteligencia que otros,
tal como encontramos aquí, y fueron honrados conse­
cuentemente . . .
"Los espíritus d e los hombres tenían s u libre albe­
drío, y algunos eran más grandes que otros y de en­
tre ellos el Padre llamó y preordenó a sus profetas y
gobernantes. Jeremías y Abraham fueron dos de
ellos . . . Los espíritus de los hombres no eran Iguales. Tal
vez hayan tenido un principio igual, y sabemos que to­
dos eran inocentes al principio, pero el derecho del
libre albedrío que les fue dado los capacitó para que
unos aventajasen a otros, y así, a través de eones de
existencia inmortal, llegasen a ser más inteligentes,
más fieles, pues ellos eran libres para actuar por sí
mismos, para pensar por sí mismos, para recibir la
verdad o rebelarse contra ella" (Joseph Fielding
Smith, Doctrina de Salvación, tomo 1, págs. 55-56).
Alma 13:6-10. Ordenados para ser maestros
A los que demostraron ser más fieles en el mundo
.
de los espíritus se les asignó enseñar los mandamle�­
.
tos de Dios en esta vida (véase Alma 13:6). ¿Por que
habrá querido el Señor hacerlo así?
Alma 13:11-12. El aborrecimiento del pecado
Acerca del principio encerrado en Alma 13:1 1-12, el
presidente Spencer W. Kimball escribió:
"Este pasaje indica una actitud esencial para la san­
tificación que todos debemos estar buscando y, por lo
mismo, se relaciona con el arrepentimiento que nos
trae el perdón. Es que el que ha transgredido debe
haber llegado al 'punto irreversible' en cuanto al pe­
cado, en el cual se incorpora no solamente una re­
nunciación, sino también un profundo aborrecimiento
del pecado, en que el pecado se convierte para él en
lo más desagradable, y el deseo o impulso de pecar
sale de su vida.
" iCiertamente esto es lo que significa, en parte por
lo menos, ser limpio de corazón! Y cuando leemos en
el Sermón del Monte que 'los de limpio corazón' ve­
rán a Dios, vemos la importancia de lo que el Señor
79
Capítulo 26
dijo, por conducto del profeta José Smith en 1832, re­
ferente al hecho de que las personas actualmente im­
puras pueden perfeccionarse y llegar a ser puras:
" 'Por tanto, santificaos para que vuestras mentes
sean sinceras hacia Dios, y vendrán los días en que lo
veréis, porque os descubrirá su faz; y será en su pro­
pio tiempo y su propia manera, y de acuerdo con su
propia voluntad' (D. y C. 88:68)" (véase, Spencer W.
Kimball, El Milagro del Perdón, págs. 362- 363).
Alma 13:13-19. Melquisedec
La siguiente información y referencias le servirán
para saber más de Melquisedec:
1. Melquisedec vivió alrededor del año 2000 a. de J. C.
2. Fue un hombre justo, aun desde su juventud, y re­
cibió la protección divina.
3. La Iglesia de la antigüedad puso al sagrado sacer­
docio el nombre de Melquisedec (véase D. y C.
107:2-4).
4. Abraham recibió el sacerdocio de manos de
Melquisedec (véase D. y C. 84: 14).
Alma 13:27-31. "Con gran anhelo, aun con dolor"
La preocupación que Alma sentía por el bienestar
del pueblo de Ammoníah era tan grande que le cau­
saba dolor (véase Alma 13:27; Mosíah 25: 1 1 ) . Esa es
una de las características de Dios a la que todos los
miembros de la Iglesia deberían aspirar alcanzar.
Adviértase el consuelo que Alma dio al pueblo para
que se mantuvieran libres de ser "atados con las cade­
nas del infierno" y sufrir "la segunda muerte" (Alma
13:30; véase también Helamán 14:18).
Alma 14:1-5. Un pueblo dividido
Podrán notar, en Alma 14: 1-5, que la palabra de
Dios dividió al pueblo. ¿Por qué sucedió tal cosa?
¿Podría ser en parte lo que Jesús quiso decir al expre­
sar que El no vino a traer paz sino espada y que por
causa del evangelio los enemigos del hombre podrían
ser los de su propia casa? (Véase Mateo 10:34-36.)
Eso fue precisamente lo que sucedió con Amulek co­
mo resultado de su conversión (véase Alma 15:16).
El presidente Brigham Young dijo: "Es perfecta­
mente natural que el evangelio de salvación cause di­
visión entre la gente, ya que ataca la raíz misma de la
iniquidad, de los malvados designios, y de las pasio­
nes e inicuas maquinaciones de los hombres. El evan­
gelio ataca con eficacia los cimientos de la maldad
que pueda existir entre la familia humana y entra en
contacto con toda pasión malsana que surja en el co­
razón del hombre. El evangelio se opone a toda prác­
tica inicua de los hombres y en consecuencia los per­
turba en las sendas malas por las que transitan" (en
Journal of Discourses, 1 :235).
Alma 14:8-11. El sufrimiento de los justos
Alma y Amulek tenían el poder de traer el castigo
sobre los inicuos que mataron a los creyentes de la
palabra de Dios. Sin embargo, Alma no utilizó su po­
der en esa forma. El explicó que Dios permite que los
justos sufran por un propósito específico (véase Alma
14: 11).
"Ahora bien, muchos critican cuando a una persona
justa se le quita la vida, cuando un joven padre o ma­
dre muere o cuando alguien muere violentamente.
Algunos se amargan cuando, después de orar repeti­
das veces, parecen no recibir respuesta. Algunos pier­
den su fe y se desaniman cuando, después de haber
80
recibido ministraciones solemnes de manos de hom­
bres santos, y después de muchas oraciones, piensan
que el Señor no les escucha. Pero si todos los enfer­
mos fueran sanados, si todos los justos fueran prote­
gidos y los impíos destruidos, el programa entero del
Padre quedaría anulado y el principio básico del
evangelio - el libre albedrío - se terminaría.
"Si inmediatamente después de hacer algo malo se
sufriera dolor, pena y castigo total, no habría una sola
alma que repitiera la mala acción. Si el gozo, la paz y
las recompensas se dieran inmediatamente a los hace­
dores del bien, no habría maldad; todos harían lo
bueno y no porque es correcto hacerlo sino por el de­
seo de recibir las bendiciones que tal acción trae apa­
rejada. No habría crecimiento de poderes, ni libre al­
bedrío, ni controles satánicos.
"Si todas las oraciones fueran contestadas inmedia­
tamente de acuerdo con nuestros deseos egoístas y
nuestro entendimiento limitado, habría poco o nada
de sufrimiento, aflicciones, desengaños o hasta muer­
te, y sin todo ello no habría gozo, éxito, resurrección
ni vida eterna, y no podríamos llegar a ser como
Dios" (véase "lTragedia o destino?", Liahona, abril de
1968, pág. 1 7) .
Alma 15:1-12. El bienestar espiritual y l a salud física
Analizando la relación que existe entre la paz men­
tal y el bienestar físico, el élder Boyd K. Packer dijo:
"Hace poco pregunté a un médico cuánto tiempo
dedica a tratar solamente enfermedades o irregulari­
dades físicas. Como tiene muchos pacientes, tuvo que
pensarlo detenidamente, luego me contestó:
" 'Sólo el veinte por ciento, pues el resto del tiempo
debo dedicarlo a tratar problemas que afectan en
gran medida al bienestar físico de mis pacientes, pero
que no se originan en el organismo. Esas irregularida­
des físicas son simplemente síntomas de otro tipo de
problemas. . . '
"Hay otra parte de nosotros, no tan tangible, pero
tan real como el cuerpo físico mismo. Esta parte in­
tangible nuestra se describe como mente, emoción, in­
telecto, temperamento, y muchas otras cosas, pero
muy rara vez como ser espiritual.
"Sin embargo, hay espíritu en el hombre, y no reco­
nocerlo es no reconocer la realidad. También se pro­
ducen irregularidades espirituales, así como enferme­
dades espirituales, que pueden causar sufrimiento.
"El cuerpo y el espíritu del hombre están ligados. A
menudo, muy a menudo, cuando ocurren irregulari­
dades, es muy difícil determinar cuál es cuál" ("El bál­
samo de Galaad", Liahona, febo de 1978, págs. 82-83).
Alma 16:1-11. La destrucción de Ammoníah
Los registros dicen que "Satanás se había apodera­
do en sumo grado del corazón de los habitantes de la
ciudad de Ammoníah" (Alma 8:9). A pesar de la po­
derosa prédica de Alma y de Amulek, y de la conver­
sión de Zeezrom y de algunas otras personas, la ma­
yoría del pueblo rechazó terminantemente la última
oportunidad de evitar la destrucción, dando muerte a
los que se habían convertido. En su iniquidad, el pue­
blo le dijo altivamente a Alma: "No creeremos tus pa­
labras, aunque profetices que esta gran ciudad ha de
ser destruida en un día" (Alma 9:4). En Alma 16:1-11
vemos cómo se cumplió literalmente esa burla, y la
forma en que el pueblo fue completamente destruido
en un día.
Capítulo 26
Alma 16:12-21. "La victoria sobre el diablo"
¿Cuántos años les llevó a Alma y a los que lo ayu­
daron en la prédica de la palabra de Dios encaminar
al pueblo una vez más por las sendas de la verdad?
(Compárese Alma 4:20 con Alma 16:21.)
Resumen analítico
• ¿Sobre qué bases son preordenados los hombres
para recibir el sacerdocio?
• ¿Por qué algunas veces permite el Señor que sufra
la gente inocente en manos de los inicuos? (Véase
Alma 14:9-11; 60: 1 3; D. y C. 136:39.)
• ¿Cuál fue el componente principal de la cura espiri­
tual de Zeezrom y Alma? (Véase Alma 15:5-11;
36: 17-19).
• Amulek renunció a muchas cosas por el evangelio
(véase Alma 15:16). Aun cuando a usted no se le pida
que renuncie a tanto, ¿cuáles son de todas maneréiS
algunas de las cosas que quizás se le pida que
sacrifique?
81
Alma 1 7-22
Introducción
El relato de la obra misional de los hijos de Mosíah
es un ejemplo de la forma en que los siervos del
Señor pueden tener éxito en sus esfuerzos por llevar
almas a El.
N atas y comentarios
Alma 17:1-8. Grandes misioneros
Alma se encontró con los hijos de Mosíah cuando
éstos volvían de la misión que llevaron a cabo con
gran éxito por catorce años entre los lamanitas. Mor­
món nos explica la razón por la cual los hijos de Mo­
síah fueron tan grandes misioneros: " . . . tenían el espí­
ritu de profecía y el espíritu de revelación, y cuando
enseñaban, lo hacían con poder y autoridad de Dios"
(Alma 1 7:3). Mormón también explicó en qué forma
los hijos de Mosíah llegaron a ser grandes misioneros:
1 . " ... se habían fortalecido en el conocimiento de la
verdad; porque . . . habían escudriñado diligente­
mente las Escrituras" con el objeto de conocer la
palabra de Dios (vers. 2).
2. Habían orado y ayunado mucho (véase el vers. 3).
3. Habían servido diligentemente al Señor baj o cir­
cunstancias difíciles y penosas (véanse los vers.
4-5).
Más adelante en su relato, Alma declaró que "el
campo estaba maduro" y listo para la siega (Alma
26:5). No es pues de sorprenderse que los esfuerzos y
los sacrificios que hicieron los hijos de Mosíah dieran
como resultado la conversión de miles de lamanitas a
la Iglesia y les proporcionaran experiencias tan mara­
villosas.
Alma 17:9-12, 16. Buenos ejemplos
¿Por qué deseaban los hijos de Mosíah llevar el
evangelio a un pueblo que los odiaba y despreciaba?
(Véase Alma 17:9-12, 16; véase también Mosíah
28: 1-3.)
Cuando los hijos de Mosíah oraron pidiendo tener
éxito en su misión con los lamanitas, el Señor les dijo
que fueran "pacientes en las congojas y aflicciones"
(Alma 17:11). ¿Cuál dijo el Señor que era el propósito
de ello? A menudo nuestro buen ejemplo y el amor
sincero que expresamos a la gente pueden hacer más
para interesarla en el evangelio que lo que podamos
expresarles con palabras.
Alma 17:13-16. " Salvaje, empedernido y feroz"
Mormón declara que la obra emprendida por los
hijos de Mosíah "era grande, porque habían empren­
dido la predicación de la palabra de Dios a un pueblo
salvaje, empedernido y feroz" (Alma 17: 14). Luego de
que Nefi y su pueblo se separaron del pueblo de La­
mán y Lemuel, los lamanitas cayeron cada vez más
profundamente en las tinieblas. Nefi grabó en sus
anales que los lamanitas "se convirtieron en un pue­
blo ocioso, lleno de maldad y astucia" (2 Nefi 5:24).
82
Capítulo 27
Enós registró que "se hicieron salvaj es y feroces, y
una gente sanguinaria, llena de idolatría e inmundi­
cia" (Enós 1 :20); y su hijo Jarom escribió que los lama­
nitas se "deleitaban en el asesinato y bebían la sangre
de animales" Oarom 1 :6).
Sin embargo, hay indicaciones de que el Señor ha­
bía empezado a preparar a los lamanitas para que
aceptaran el evangelio. Sabemos que mediante el con­
tacto con ciertos grupos nefitas, tales como la colonia
de Zeniff y grupos apóstatas como los amulonitas (los
inicuos sacerdotes del rey Noé), los lamanitas habían
aprendido muchas cosas, entre ellas el idioma nefita
(véase Mosíah 24: 1 -7). Esas enseñanzas pueden haber
sido una preparación inicial para los lamanitas, la cual
posteriormente los condujo a su conversión por me­
dio de los hijos de Mosíah.
Alma 17:29. "El poder que está en mí"
"He visto el valor en el servicio militar, he atesti­
guado el valor en los salones de aprendizaje y en las
fábricas de la industria, pero nunca he visto la belleza
del valor con más esplendor que la reflejada por el
servicio de un misionero. Como miembro del Comité
Ejecutivo Misional de la Iglesia, a menudo entrevisto
a futuros misioneros que tienen impedimentos físicos
u otros problemas. Al considerar la recomendación de
uno de esos candidatos, leí lo que había escrito el
obispo del barrio: 'El hermano tiene graves cicatrices
causadas por un accidente automovilístico. Sin embar­
go, si de algo sirve el valor, él será el más fuerte de
todos' . Concerté una cita para visitar al joven. Mi re­
acción inicial al conocerlo fue una mezcla de sorpresa
y compasión. Su cara estaba llena de cicatrices. El ha­
bía quedado atrapado dentro de un automóvil que se
había incendiado; le faltaban las cejas, las pestañas y
parte de la nariz y de la cara.
" - Hijo - le respondí - , si estuvieras en el campo
misional, habría algunos que rechazarían tu mensaje,
y podrías sentir que te están rechazando a ti, lo cual
podría ser muy doloroso.
" - Hermano Monson - me contestó - , me he acos­
tumbrado a ese problema, y ya no me molesta. Deseo
mucho servir al Señor y predicar el evangelio. Por fa­
vor, deje que me llamen como misionero.
"El valor de su espíritu me atestiguó de su fe y re­
cibió su llamamiento. Después de dos años de activi­
dad misional sobresaliente, su presidente escribió, al
darle un relevo honorable:
" 'El portador de esta carta ha servido en la misión
por espacio de dos años. El ha sido uno de los mejo­
res misioneros en nuestra misión durante todo el
tiempo que ha estado sirviendo aquí. Ha sido eficaz
como líder, como misionero de proselitismo, como en­
lace entre la oficina de misión y de varias estacas en
que ha servido, y en todos los aspectos su labor ha
sido intachable.
" 'Ha logrado salir adelante con su problema perso­
nal, sus graves cicatrices, de tal manera que no ha
desanimado ni agraviado a nadie. Lo ha hecho con
la idea: "Este es mi problema; no se preocupen al
respecto" .
Capítulo 27
" 'Lo amamos con todo el corazón. Estamos agrade­
cidos por su servicio, y si tienen a alguien más como
él, envíennoslo' " (Thomas S. Monson, Pathways to
Perfection, págs. 145-146).
Alma 19:19-36. "Dominada por el Espíritu"
Las personas que no tienen el Espíritu del Señor no
pueden discernir las obras del Señor. El apóstol Pablo
enseñó que "el hombre natural no percibe las cosas
que son del Espíritu de Dios, porque para él son locu­
ra, y no las puede entender, porque se han de discer­
nir espiritualmente" (1 Corintios 2: 14). En el día de
Pentecostés, muchos de los judíos pensaron que los
discípulos estaban ebrios (véase Hechos 2:1-13), y al­
gunas de las personas de la época de Enoc creyeron
que él estaba demente (véase Moisés 6:38). Las reac­
ciones de los lamanitas también fueron similares
cuando vieron a Ammón y a los de la casa del rey
Lamoni postrados, yaciendo como si estuvieran muer­
tos, bajo la influencia del Espíritu.
En Alma 19:33 se encuentra registrada una de las
evidencias más claras de conversión. ¿Cuál es esa evi­
dencia de verdadera conversión?
Alma 20. El padre del rey Lamoni
El Señor guió a Ammón en su encuentro con el pa­
dre del rey Lamoni. ¿Por qué fue mejor para Ammón
encontrarse con el padre del rey Lamoni fuera del te­
rritorio regido por el anciano rey? Aparte de la fuerza
física de Ammón, ¿qué más impresionó al padre del
rey Lamoni? (Véase Alma 20:26-27.) Ammón, con la
ayuda del Señor, estableció un ambiente propicio pa­
ra enseñar la palabra de Dios por la forma en que ac­
tuó en un momento crítico.
Adviértase en el versículo 29 hasta qué punto los
hermanos de Ammón siguieron el consejo del Señor
registrado en Alma 17: 1 1 .
Alma 21:1-3. Los amalekitas y los amulonitas
"Los amalekitas eran una secta de apóstatas nefitas
cuyo origen no conocemos. Mucho tiempo atrás, en
los días de la república, se habían afiliado a los lama­
nitas, y con ellos, como hemos notado, establecieron
una gran ciudad que llamaron Jerusalén. Eran suma­
mente astutos y duros de corazón. Poco tiempo des­
pués, encabezaron la masacre de los lamanitas que se
habían convertido, o sea, la del pueblo de Anti-Nefi­
Lehi. En años posteriores, los j efes lamanitas tomaron
la costumbre de ponerlos en puestos militares rele­
vantes, evidentemente debido a la gran fuerza de ca­
rácter que poseían, por su intenso odio hacia sus anti­
guos hermanos y también porque tenían inclinaciones
más inicuas y asesinas. En los anales generalmente se
les asocia con los zoramitas y amulonitas.
"Los amulonitas eran descendientes de Amulón y
de sus compañeros, los sacerdotes inicuos del rey
Noé. Eran nefitas por parte de su padre, y lamanitas
por línea materna, pero se considera que pertenecían
a estos últimos debido a su crianza y a su convivencia
con ellos.
"Sin embargo, muchos de ellos se sentían descon­
tentos con la conducta de sus padres y tomaron el
nombre de nefitas; por lo tanto, de ahí en adelante se
les consideró de ese pueblo. Entre los que permane­
cieron como amulonitas, muchos se hicieron seguido­
res de Nehor y se esparcieron por las tierras de
Amulón, Helam y Jerusalén, lugares que según parece
fueron distritos pertenecientes a la misma región del
país. Se dice de ellos que ninguno se arrepintió ni re­
cibió el mensaj e del evangelio que predicaron los hi­
jos de Mosíah; por el contrario, llegaron a ser líderes
en la persecución efectuada contra el maltratado pue­
blo de Anti-Nefi-Lehi y fueron los que, junto con los
amalekitas, mataron a mayor número de aquel ino­
cente pueblo martirizado" (George Reynolds y Janne
M. Sjodahl, Commentary on the Book of Mormon, 3:290).
Alma 21 :4-23. El orden de los nehores
El orden de los nehores comenzó con el anticristo
Nehor (véase Alma 1 : 1-16). El pasaje de Alma 21:6-8
describe algunas de sus falsas creencias:
1. Pensaban que el simple hecho de reunirse consti­
tuía una adoración a Dios (véase el verso 6).
2. Creían que Dios salvaría a toda la raza humana
(véase el verso 6).
3. Negaban a Cristo, diciendo que ningún hombre po­
día conocer lo que iría a acontecer (véase los verso
7-8).
A las ruinas de Ammoníah se les llamó Desolación
de los Nehores debido a que habían sido las enseñan­
zas del orden de los nehores las que habían endureci­
do el corazón del pueblo de Ammoníah hasta que
fueron destruidos por esa causa (véase Alma 16:11).
Los esfuerzos que hicieron Aarón y sus hermanos por
predicar la palabra de Dios a un pueblo que tenía
aquellas mismas creencias demuestra la gran dedica­
ción al Señor que tenían esos misioneros.
Alma 21 : 19-33 describe uno de los propósitos del
gobierno: permitir el libre ejercicio de la adoración re­
ligiosa.
Alma 22:5-11. El Gran Espíritu
Aarón necesitó tener una idea en común con el pa­
dre del rey Lamoni, mediante la cual comenzar a en­
señarle el evangelio. Los lamanitas creían en el Gran
Espíritu que había creado todas las cosas (véase Alma
22: 1 1); por lo tanto, Aarón comenzó con ese principio
básico para enseñar al rey.
Acerca de las creencias lamanitas sobre el Gran
Espíritu, el élder Bruce R. McConkie dijo: "De acuer­
do con las tradiciones lamanitas, Dios es el Gran
Espíritu. Es obvio que con esa descripción, los lamani­
tas pensaban en un ser personal, ya que el rey Lamo­
ni supuso equivocadamente que Ammón era el Gran
Espíritu. (Alma 18:2-28; 19:25-27.) Tanto Ammón co­
mo Aarón utilizaron el mismo principio de acerca­
miento y de despertar el interés de los oyentes que
utilizó pablo en el Areópago (Hechos 17:22-31), al en­
señar que el Gran Espíritu era el Dios que había crea­
do los cielos y la tierra (Alma 18:8-29; 22:8-11). (Mor­
mon Doctrine, pág. 340.)
Alma 22:18. El conocer a Dios
El presidente Ezra Taft Benson utilizó el ejemplo
del padre del rey Lamoni para explicar que debemos
abandonar el pecado para poder conocer al Salvador
y recibir gozo:
"Os citaré el ejemplo de un hombre que cambió a
una vida más cristiana porque sinceramente deseó ese
cambio y buscó la ayuda del Señor.
"El padre de Lamoni era un rey que sentía una en­
conada hostilidad hacia los nefitas. Un gran misionero
llamado Aarón - uno de los hijos de Mosíah - había
llegado a la tierra de los lamanitas para enseñarles el
evangelio. Se dirigió al palacio del rey y comenzó a
83
Capítulo 27
hablarle del propósito de la vida. Cuando el rey em­
pezó a interesarse en su mensaje, Aarón le enseñó de
Cristo, del plan de salvación y de la posibilidad de al­
canzar la vida eterna.
" Ese mensaje le impresionó en tal forma que pre­
guntó a Aarón: '¿Qué haré para que pueda lograr es­
ta vida eterna de que has hablado? Sí, ¿qué haré para
poder nacer de Dios, desarraigando de mi pecho este
espíritu inicuo, y recibir el Espíritu de Dios para que
sea lleno de gozo?' (Alma 22:15.)
"Aarón le indicó que pidiera a Dios, con fe, que le
ayudara a arrepentirse de todos sus pecados. El rey
hizo lo que Aarón le aconsejó y oró diciendo:
" ' ¡ Oh Dios! Aarón me ha dicho que hay un Dios; y
si hay un Dios, y si tú eres Dios, sea tu voluntad dar­
te a conocer a mí, y abandonaré todos mis pecados para
conocerte . . ' (Alma 22:1 8; cursiva agregada).
"Quisiera, mis hermanos, que oyerais otra vez las
palabras de ese hombre humilde: 'y abandonaré todos
.
mis pecados para conocerte ' .
"Hermanos, todos debemos abandonar nuestros pe-
84
cados para que en verdad conozcamos a Cristo. Por­
que no lo conoceremos hasta que lleguemos a ser co­
mo El. Hay algunos que, como aquel rey, deben orar
hasta ' desarraigar de sí ese espíritu inicuo' a fin de
hallar el mismo gozo" (véase " ¿Qué clase de hombres
tenemos que ser?", Liahona, enero de 1978, págs.
77-78).
Resumen analítico
¿Qué hicieron los hijos de Mosíah para lograr tener
tanto éxito como misioneros? (Véase Alma 1 7:2-3, S,
9-13.)
• Lea Alma 18:8-10. Advierta en qué forma Ammón
cumplió con su cargo de siervo del rey Lamoni. ¿De
qué manera puede aplicarse este ej emplo a nuestra
vida?
• ¿Qué debemos hacer para obtener la vida eterna?
(Véase Alma 22: 15-16.)
•
Alma 23-29
Introducción
Aun en medio de la guerra y la persecución, los
justos recibieron una felicidad y un gozo indescripti­
bles debido a la cantidad de almas que pudieron lle­
var a Dios por medio de la obra misional.
Notas y comentarios
Alma 23. La obra misional
Adviértase en Alma 23:8-13 el alcance del éxito mi­
sional obtenido por Ammón y sus hermanos. Los con­
versos lamanitas fueron bendecidos y "empezaron a
ser gente muy industriosa; . . . y la maldición de Dios
no los siguió más" (vers. 18).
Hablando de la obra misional que se debe llevar a
cabo y de las bendiciones que recibirán las naciones y
los pueblos que acepten el evangelio, el presidente
Spencer W. Kimball dijo:
" . . . pero si hemos de cumplir con la responsabilidad
que el Señor nos dio en el Monte de los Olivos, de ir
por todo el mundo y predicar el evangelio a toda
criatura, necesitamos que se nos abran las puertas de
esas naciones . . . Apenas hemos empezado a 'raspar la
superficie' . Necesitamos muchos más misioneros; tam­
bién es necesario que en muchos países se nos consi­
dere como amigos y se nos dé la oportunidad de en­
trar en el país y dar a su pueblo lo más grande y pre­
cioso de este mundo, el Evangelio de Jesucristo, que
puede ser su salvación y su felicidad.
" .. .los hará mejores ciudadanos, mej ores almas, y
les llevará gozo y felicidad" ("Vivamos de acuerdo
con estos principios", Liahona, febo de 1979, pág. 62).
Alma 24:30, El abandono del terreno neutral
"Cuando el Profeta Uosé Smith] terminó de explicar
cómo le habían tratado [los apóstatas], el hermano
Behunnin comentó: 'Si yo abandonara esta Iglesia, no
actuaría como lo hicieron esos hombres. Yo me iría a
algún lugar remoto donde nunca se hubiera oído del
mormonismo, me establecería, y nadie sabría jamás
que yo sé algo de él' .
"El gran Vidente respondió inmediatamente : 'Her­
mano Behunnin, usted no sabe lo que haría. Sin duda
esos hombres una vez pensaron como usted. Antes de
unirse a la Iglesia usted se encontraba en terreno
neutral, pero cuando se le predicó el evangelio, el
bien y el mal quedaron expuestos ante usted, y pudo
escoger uno u otro. Había dos señores opuestos entre
sí que lo invitaban a servirlos. Al unirse a esta Iglesia,
usted se enroló en el servicio de Dios, y al hacerlo
abandonó el terreno neutral, y nunca podrá volver a
él. Si usted abandona al Maestro al cual decidió ser­
vir, será por instigación del maligno y seguirá los dic­
tados de él y será su siervo'.
"Recalcó el hecho de que la persona que no hubie­
ra escogido entre Cristo y Belial podía mantener una
posición neutral, pero al enrolarse en el servicio de
uno u otro, se apartaba para siempre del terreno neu-
Capítulo 28
tral" (Daniel Tyler, citado en "Recollections of the
Prophet Joseph Smith", Juvenile Instructor, 15 de agos­
to de 1892, pág. 492).
Alma 25:1-12. El cumplimiento de una profecía
Alma 25: 1-12 registra el cumplimiento de la profe­
cía de Abinadí concerniente a los sacerdotes inicuos
del rey Noé (véase Mosíah 17:15-20). Adviértase la
forma en que los acontecimientos se sucedieron en
forma natural y finalmente llevaron a la destrucción
de Ammoníah (véase Alma 25: 1 -2).
Alma 25:13-16. La ley de Moisés
Los lamanitas conversos comprendían, tal como lo
hicieron los rectos nefitas antes que ellos, que la sal­
vación no se lograba solamente por medio de la obe­
diencia a la ley de Moisés (véase Alma 25: 1 6; véase
también Mosíah 1 3:27-33). Los conversos lamanitas
entendían que la ley de Moisés servía para satisfacer
un importante propósito hasta que el Salvador com­
pletara su misión terrenal. Por medio de la observa­
ción de la ley de Moisés, estos lamanitas podían mirar
hacia el futuro, hacia la venida de Cristo, con la ley
como símbolo o representación de Cristo y de Su mi­
sión. Así fue que guardaron la ley de Moisés, porque
así se les había mandado hacerlo, y vivieron con fe en
Cristo y, por lo tanto, recibieron la remisión de sus
pecados.
Alma 25:17. El cumplimiento de las promesas
Una de las grandes lecciones que emergen de esta
parte del Libro de Mormón es que Dios siempre hon­
ra Sus promesas. En Alma 25: 1 7, Mormón registra que
Dios "había cumplido su palabra [a los hijos de Mo­
síah] en todo". El Señor le dijo al rey Mosíah que mu­
chos creerían en las enseñanzas de sus hijos y que El
los libraría "de las manos de los lamanitas" (Mosíah
28:7). Para leer el cumplimiento de esas promesas
véase alma 17:4, 35-39; 19:22-23; 26: 1 -4.
Alma 26:5-7. Las gavillas de la obra misional
La palabra gavilla significa una cierta cantidad de
espigas de grano atadas en un gran manojo. La men­
ción que Ammón hace de las gavillas, registrada en
Alma 26:5, se refiere a los conversos que ingresaron a
la Iglesia gracias a fieles misioneros que metieron su
hoz para lograrlo.
Todos nosotros le debemos a la fidelidad de otras
personas la oportunidad que se nos ha dado de ser
miembros de la Iglesia. Reparen en las palabras de
gratitud que expresó el presidente David O. McKay:
"Hace poco tiempo estuve en una pequeña habita­
ción en Gales, en la que nació mi madre hace 102
años. Era tan pequeña que la cama de un metro se­
tenta y cinco cubría todo el ancho del cuarto, y el lar­
go tenía apenas setenta centímetros más que el an­
cho. Las vigas se encontraban a unos sesenta centíme­
tros por encima de mi cabeza, 'de manera que la pieza
era de poco más de dos metros con cuarenta de alto.
Pero en aquel momento mis pensamientos eran y son
85
Capítulo 28
sagrados para mí, y ahora quiero compartir uno o dos
con vosotros.
"Parado allí con mi esposa, la hermana McKay,
pensé cuán diferente sería ahora mi vida si dos hu­
mildes misioneros no hubieran llamado a aquella
puerta cien años atrás. ¡y cuán diferente habría sido
la vida de todos nosotros si el padre y la madre de
mamá no hubieran aceptado ese mensaje! Busqué en
el pueblo y encontré descendientes de otras personas
que también habían escuchado a esos misioneros en
aquel entonces, descendientes de algunos que se bur­
laror. de mi abuelo y de mi abuela por haber acepta­
do la verdad; y tomaron a la ligera su religión, se mo­
faron de ellos y los hicieron a un lado por haber
aceptado el mormonismo. Comprendí qué faltos de
luz se encontraban aquellos vecinos al condenar a mis
abuelos . . .
" . . . Los familiares d e m i padre vivían muy a l norte,
en Escocia, y fue solamente a través del evangelio
que papá y mamá se conocieron. De manera que, de
pie en aquel pequeño cuarto, expresé mi gratitud, sin­
tiéndola vívidamente, como nunca antes la había sen­
tido" (Cospel Ideals, págs. 122-123).
Alma 26:13-16. El gran regocijo de Ammón
Ammón sintió un gran regocijo con la conversión
de sus hermanos lamanitas. El reconoció que había si­
do el poder de Dios que había hecho posible esa con­
versión y que él [Ammón] y sus hermanos habían si­
do solamente instrumentos en las manos de Dios al
llevar a cabo la obra del Señor.
El presidente Brigham Young dijo lo siguiente con
respecto al poder del Señor en lo concerniente a la
conversión: "Tenía poco tiempo de haber viajado pa­
ra testificar a la gente, cuando supe que sin duda al­
guna es posible probar la veracidad de la doctrina por
medio de la Biblia, pero eso apenas convence a la
gente, no la convierte. Se puede leer la Biblia desde el
Génesis hasta el Apocalipsis, y probar cada punto, sin
poder convertir a la gente. Sólo el testimonio que se
obtiene mediante el poder del Espíritu Santo puede
dar luz y conocimiento a la gente y llevarla de cora­
zón al arrepentimiento, y sólo así se convierte. Fre­
cuentemente me habéis oído decir que prefiero escu­
char a un élder, aquí o en el mundo, hablar solamen-
86
te cinco palabras acompañado del poder de Dios, y
esas palabras tendrían mayor efecto en mí, que escu­
char largos sermones sin el Espíritu. Esa es la verdad,
y nosotros la sabemos" (Discourses of Brigham Young,
pág. 330).
Alma 26:22. "Los misterios de Dios"
El presidente Joseph Fielding Smith dijo:
"En el evangelio hay cosas que llamamos misterios.
Un misterio, naturalmente, es una verdad que no en­
tendemos. Todos los principios del evangelio y toda
verdad pertinente a la salvación de los hombres, son
sencillos una vez que se comprenden. Hasta que no
la comprendamos, sin embargo, la verdad pura puede
resultar un gran misterio para nosotros.
"Las verdades del evangelio interesan más al espíritu, es
decir, son discernidas espiritualmente. El hombre puede sa­
ber que algo es verdadero mediante la enseñanza del
Espíritu, pero tal vez no pueda explicárselo a los demás.
Esto posiblemente no esté de acuerdo con la manera
de enseñar en el mundo moderno, pero, a pesar de
ello, es verdadero. Las revelaciones dadas mediante el
Espíritu del Señor a veces no pueden ser explicadas . . .
" E l hombre más instruido de la tierra tal vez n o pueda
comprender las sencillas verdades del evangelio porque su
alma no está a tono; no ha sido iluminada por el Espíritu
del Señor. Por lo tanto, no puede ver ni sentir el signi­
ficado de estos principios . . .
" . . . Para entender l o espiritual el hombre debe tener dis­
cernimiento espiritual, esto es, la guía del Espíritu Santo.
Por esta razón es que se nos confirma y recibimos el
don del Espíritu Santo" (Doctrina de Salvación, tomo 1,
págs. 280-282).
Alma 28:1-12. La muerte de los justos
La muerte corporal no es lo peor que puede suce­
derle a una persona. El Señor dijo: "Viviréis juntos en
amor, al grado de que lloraréis por los que mueran, y
más particularmente por aquellos que no tengan la
esperanza de una resurrección gloriosa" (D. y C.
42:45).
El profeta José Smith enseñó: "La única diferencia
entre la muerte de un joven y la de un anciano, es
que uno vive más tiempo en el cielo y en la eterna
luz y gloria que el otro, y es librado de este miserable
mundo inicuo un poco más pronto" (Enseñanzas del
Profeta José Smith, pág. 238) .
Más tarde dijo:
"Para mí, el pensar en una aniquilación total del
cuerpo y del espíritu, es más angustioso que la muer­
te. Si no tuviera la esperanza de volver a ver a mi pa­
dre, madre, hermanos, hermanas y amigos, se me par­
tiría el corazón en un momento, y descendería a mi
sepultura.
"La esperanza de ver a mis amigos en la mañana
de la resurrección da ánimo a mi alma, y me permite
soportar los afanes de la vida. Es como si ellos em­
prendieran un viaje largo, y al volver los recibimos
con mayor gozo" (Enseñanzas del Profeta José Smith,
pág. 360) .
Alma 28:13-14. "y así vemos"
Mormón empleaba a menudo la frase "y así vemos"
cuando deseaba inculcar una lección en sus lectores
(véase Alma 24: 19, 27; 28: 13-14; 30:60). Al final de su
relato de las obras misionales de los hijos de Mosíah,
y de las subsiguientes batallas entre los lamanitas y
Capítulo 28
los nefitas, Mormón hace hincapié en dos puntos im­
portantes:
1. Que existe una ¡r-an desigualdad en el hombre de­
bido al pecado, a la transgresión y al poder del dia­
blo. Satanás idea planes astutos para apresar el co­
razón del hombre y llevarlo a la destrucción (véase
Alma 28: 13).
2. Hay una gran necesidad de hombres justos para
que trabajen diligentemente en las viñas del Señor
y lleven al hombre a Dios (véase el verso 14) .
Alma 29:1-8. "jOh, s i fuera y o u n ángel!"
El deseo de Alma de predicar "y proclamar el arre­
pentimiento a todo pueblo" (Alma 29: 1 ) era normal
para un hombre que amaba el alma de sus semejan­
tes. El había probado los frutos del evangelio y desea­
ba que todos los hombres participaran de él. Pero Al­
ma también sabía que Dios otorga a todos los hom­
bres tanto como "él juzgue conveniente que tengan"
(vers. 8). El élder Henry D. Moyle dijo:
"Creo que nosotros, como compañeros de trabajo
en el sacerdocio, deberíamos tomar seriamente la
amonestación de Alma y contentarnos con lo que
Dios nos ha otorgado. Podemos tener la seguridad de
que en la preexistencia tuvimos algo que ver con lo
que se nos ha dado. Esta es una razón más por la
cual debemos aceptar nuestra condición presente y
sacar de ella el mejor provecho ya que es lo que acor­
damos hacer.
" . . . tuvimos nuestro libre albedrío en la existencia
preterrenal, y lo que somos hoy día es el resultado de
lo que hemos querido ser hasta la fecha" (en Confe­
rence Report, oct. de 1952, pág. 71).
Resumen analítico
¿Por qué no se unieron a la Iglesia los amulequitas
y los amulonitas? (Véase Alma 23: 14; 24:29-30.)
• ¿Qué evidencias tenemos de que se convirtieron
verdaderamente muchos de los lamanitas? (Véase
Alma 24:12-27.)
•
87
Alma 30-33
Introducción
En Alma 30-33 leeremos la confrontación que tu­
vieron el profeta Alma y el anticristo Korihor. Por
medio de estos capítulos también aprenderemos acer­
ca de los zoramitas apóstatas y sobre la misión de lle­
varlos nuevamente por el camino de la verdad. El
discurso sobre la fe que pronunció Alma tiene un sig­
nificado sumamente especial.
Notas y comentarios
Alma 30:6. Los anticristos en el Libro de Mormón
" . . . el Libro de Mormón expone a los enemigos de
Cristo; confunde las falsas doctrinas y pone fin a las
contenciones (véase 2 Nefi 3: 12). Fortalece a los hu­
mildes seguidores de Cristo en contra de los malignos
designios, estrategias y doctrinas del demonio en
nuestros días. La clase de apóstatas que se mencionan
en el Libro de Mormón es absolutamente similar al ti­
po de apóstatas de la actualidad. Con su infinito co­
nocimiento del futuro, Dios modeló la historia que en
él se escribiría de tal forma que pudiéramos distinguir
el error y pudiéramos saber cómo combatir los falsos
conceptos educacionales, políticos, religiosos y filosó­
ficos de nuestros tiempos" (Ezra Taft Benson, "El Li­
bro de Mormón es la palabra de Dios", Liahona, agos­
to de 1975, pág. 41).
Alma 30:6. Los anticristos a través de las épocas
"Un anticristo es alguien que se opone a Cristo; es
quien está en oposición al verdadero evangelio, a la
verdadera Iglesia y al verdadero plan de salvación.
(1 Juan 2:19; 4:4-6.) Es quien ofrece salvación al hom­
bre en términos diferentes de los que Cristo estable­
ció. Sherem Gac. 7:1-23), Nehor (Alma 1 :2-16) y Kori­
hor (Alma 30:6-60) fueron anticristos que esparcieron
sus engaños entre los nefitas" (Bruce R. McConkie,
Mormon Doctrine, pág. 39).
Alma 30:7-11 . "No había ley alguna contra la
creencia"
Los versículos 7-1 1 del capítulo 30 de Alma descri­
ben la forma en que la ley civil se relaciona con el li­
bre albedrío del hombre. Dios invistió a toda persona
con el derecho de escoger sus propias creencias. La
ley civil debe asegurarse de que toda persona disfrute
de ese derecho. La ley civil debe también proteger al
ciudadano de quienes intenten quitarle su libre albe­
drío. Bajo la ley nefita, Korihor tenía la libertad de
creer y hablar como deseara, mientras no privara a
los demás de ese mismo derecho.
El presidente Brigham Young enseñó que aun en el
Milenio, cuando todos se inclinarán ante Cristo y lo
aceptarán como rey, la gente tendrá el libre albedrío
y escogerá la forma de adorarlo. "Ellos preguntarán:
'Si yo doblego la rodilla y confieso que El es aquel
Salvador, el Cristo, para la gloria del Padre,
¿permitiríais que yo fuera a casa y me hiciera presbi88
Capítulo 29
teriano?' 'Sí.' '¿y no me perseguiríais?' 'Nunca' . '¿Me
permitiríais ir a casa y pertenecer a la Iglesia Griega
Ortodoxa?' 'Sí' . '¿Me permitiríais ser cuáquero?' 'Oh,
sí, cualquier cosa que quisierais ser, pero recordad
que no debéis perseguir a vuestros semejantes, sino
que debéis ocuparos de vuestros propios asuntos y
dejar tranquilo a vuestro prójimo, sí, y dejarlos adorar
al sol, la luna, a un perro blanco o a cualquier cosa
que a ellos se les ocurra, teniendo presente que toda
rodilla tiene que doblegarse y toda lengua tiene que
confesar. Cuando hayáis pagado ese tributo al
Altísimo que os creó y os guardó, entonces podréis ir
y adorar lo que queráis o hacer lo que os plazca, si no
infringís los derechos de vuestros semejantes' " (en
Journal of Discourses, 2:317).
El presidente Brigham Young también enseñó que
el Reino de Dios será el medio para proteger esa li­
bertad de adoración (véase Journal of Discourses,
6 :344-345) .
Alma 30:12-18. Las enseñanzas de Korihor
"Korihor insistía en enfocar todos los problemas de
una forma estrictamente racional y científica; todo lo
demás, según él, era solamente ' el efecto de una men­
te desvariada' (Alma 30:13-16). Emprendió un movi­
miento contra la tiranía de las antiguas tradiciones y
de las supersticiones primitivas, las cuales llevaban a
la gente a creer en cosas que 'no existen' (Alma
30: 1 6), e instó al pueblo a emanciparse de las 'tontas
tradiciones de sus padres' (Alma 30:31). Proclamó una
nueva moral que destruía las viejas inhibiciones
(Alma 30: 1 7-18, 25). Proclamó la liberación económica
de la explotación sacerdotal (Alma 30:27), exigiendo
que todos fueran libres para 'hacer uso de lo que les
pertenece' (Alma 30:28). Predicó un estricto naturalis­
mo práctico: ' . . . cuando moría un hombre, allí termina­
ba todo' (Alma 30: 18), y su consecuencia natural era
estrictamente materialista: ' . . . en esta vida a cada uno
le tocaba de acuerdo con su destreza . . . ' (Alma 30: 1 7).
Luego siguió con una bien definida filosofía de no in­
tervenir ni interferir: ' . . . por tanto, todo hombre pros­
peraba según su genio, todo hombre conquistaba se­
gún su fuerza . . . ', y el bien y el mal se medían sola­
mente con la barra de hierro del éxito y del fracaso:
' . . . y no era ningún crimen el que un hombre hiciese
cosa cualquiera' (Alma 30: 1 7). Era la teoría de la su­
pervivencia de los más aptos aplicada a la conducta
humana, y la eliminación de las restricciones morales
y sentimentales fue una buena nueva para muchos,
'haciéndolos erguir sus cabezas en su iniquidad; sí,
incitando a muchas mujeres, y también hombres, a
cometer fornicaciones . . . ' (Alma 30: 18) . Además de su
actitud de emancipación, Korihor cultivó una celosa e
intolerable campaña contra toda oposición, la cual ha
sido la característica de esta manera de pensar en los
tiempos modernos, tildando de 'locura' (Alma 30: 1 3-14)
y de 'tonto' (Alma 30:31) todo lo que era contrario a
sus ideales, diciendo que todo era producto de men­
tes desviadas o tortuosas (Alma 30:16). y en tanto que
para Alma una sociedad libre era aquella en la que
todos podían pensar y decir lo que quisieran
Capítulo 29
(Alma 30:7-12), para Korihor la única sociedad libre
era aquella en la que todos pensaban exactamente co­
mo él pensaba (Alma 30:24), lo cual también fue el
evangelio liberal de Huxley, Dewey, Marx y otros.
"La filosofía de Korihor con su naturalismo, mate­
rialismo y relativismo moral es la filosofía que preva­
lece hoy día, tal como se previó en el Libro de Mor­
món: 'Sí. . . habrá grandes corrupciones sobre la super­
ficie de la tierra . . . cuando habrá muchos que dirán:
Haz esto, o haz aquello, y no importa, porque en el
postrer día el Señor sostendrá al que tal hiciere. Pero
¡ay de tales, porque se hallan en la hiel de amargura,
y en los lazos de la iniquidad!' (Mormón 8:31). Tre­
mendamente orgullosos de sus logros, 'los gentiles se
enaltecen con la soberbia de sus oj os, y han tropeza­
do a causa de lo grande de su tropezadero' (2 Nefi
26:20). Su propia pericia es la suprema corte de apela­
ciones, pues ellos 'se predican su propia sabiduría y
su propio saber, para poder enriquecerse y quebran­
tar la faz de los pobres' (2 Nefi 26:20). Los teólogos se
constituirán "a sí mismos como una luz al mundo,
con el fin de poder obtener lucro y alabanza del
mundo" (2 Nefi 26:29), en tanto ' disputarán entre sí. . .
enseñarán con s u conocimiento, y negarán a l Espíritu
Santo . . . ' (2 Nefi 28:4)" (Hugh Nibley, Since Cumorah,
págs. 416-418).
Alma 30:23-36. Las acusaciones de Korihor
La imputación de malas intenciones a los líderes de
la Iglesia, tal como lo hizo Korihor (véase Alma 30:2328), fue un recurso que también utilizaron los nefitas
inicuos para restarles importancia a las profecías de
Samuel el Lamanita (véase Helamán 16:21). Korihor,
por lo tanto, reprobó la Caída, la Expiación y la reve­
lación, los cuales son algunos de los principios básicos
del Reino de Dios.
El término blasfemando, tal como se utiliza en Alma
30:30, significa hablar mal de Dios o rebelarse contra
El.
Obsérvese la forma en que Alma explicó a Korihor
que una de las evidencias de la veracidad del evange­
lio radica en el gozo que produce en el corazón de la
gente (véanse los verso 34-35).
nio de los profetas (véase el verso 44), la tierra y todo
lo que hay en ella (véase el verso 44), y el orden del
universo (véase el verso 44).
Refiriéndose a estas dos últimas evidencias, el élder
Gordon B. Hinckley dijo:
"¿Puede hombre alguno que haya caminado bajo
las estrellas de la noche, o que haya visto el toque de
la primavera sobre la tierra, dudar de la Mano Divina
que participó en la Creación? Observando las bellezas
de la tierra, nos sentimos impulsados a hablar como
lo hizo el salmista: 'Los cielos cuentan la gloria de
Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra
noche declara sabiduría' (Salmos 19: 1-2).
"Toda la belleza de la tierra tiene la marca del
Creador. . . " ("No seáis incrédulos", Liahona, ago. de
1978, pág. 94).
Alma 30:46-53. "Deleitaban la mente carnal"
Luego de que Korihor fue herido de mudez, admi­
tió que sabía que había un Dios, pero que el diablo lo
había engañado (véase Alma 30:52-53). Es interesante
notar que Sherem, otro anticristo, también admitió
que había sido engañado por el poder del diablo
(véase Jacob 7:16 - 20) . lEn que forma fue engañado
Korihor? (Véase Alma 30:53.) Tiene poder Satanás pa­
ra aparecer como un ángel? (Véase 2 Corintios 1 1 : 14;
2 Nefi 9:9; D. y C. 128:20.) ¿Por qué le fue imposible
darse cuenta a Korihor de que era el diablo?
" . . . ninguno conoce el espíritu del diablo, ni su po­
der o influencia, si no posee una inteligencia superior
a la humana, y le son reveladas, por medio del sacer­
docio, las misteriosas operaciones de las asechanzas
del demonio; nadie puede discernirlo sin conocer la
forma angélica, la santa mirada y ademán, el celo que
frecuentemente manifiesta por la gloria de Dios, junto
con el espíritu profético, la influencia graciosa, la apa­
riencia piadosa y la ropa santa que son tan típicos de
su manera de proceder y sus misteriosos serpenteos.
"El hombre debe tener el don del discernimiento de
espíritus antes de poder sacar a la luz del día esta in­
fluencia infernal y descubrirla al mundo en todo su
aspecto diabólico, hórrido y destructor del alma; por­
que nada perjudica más a los hijos de los hombres
que estar bajo la influencia de un espíritu falso cre­
yendo que tienen el Espíritu de Dios" (Enseñanzas del
Profeta José Smith, pág. 248).
En Alma 30:53 encontramos la verdadera razón que
tuvo Korihor para enseñar que no había un Dios. Ko­
rihor explicó que había enseñado sus ideas porque és­
tas "deleitaban la mente carnal " (vers. 53). La palabra
carnal alude a los deseos sensuales y mundanales del
hombre, tales como la lujuria y la codicia, los cuales
son contrarios a la santidad. ¿Cuál es la razón por la
que, cuando se pierde el conocimiento de Dios, la
moralidad y otras virtudes semej antes dejan de tener
importancia?
Alma 30:37-43. El buscar señales
El profeta José Smith enseñó lo siguiente en cuanto
a la búsqueda de señales: "Os daré una de las llaves
de los misterios del reino. Es un principio eterno, que
ha existido con Dios por todas las eternidades, que el
hombre que se levanta para condenar a otro, critican­
do a los de la Iglesia, diciendo que se han desviado,
mientras que él es justo, sabed seguramente que ese
hombre va por el camino que conduce a la apostasía;
y si no se arrepiente, vive Dios que apostatará. Este
principio es tan correcto como el que Jesús expuso
cuando dijo que el que demanda señal es adúltero; y
ese principio es eterno, invariable y firme como los
pilares de los cielos; porque cuando viereis a un hom­
Alma 31:1-4. Incitar a la guerra
bre que demanda señal, podréis estar seguros de que
es adúltero" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 182).
Los nefitas temían que los zoramitas incitaran a los
lamanitas a ir a la guerra, que fue en realidad lo que
Alma 30:44-45. El testimonio de Dios
más tarde sucedió (véase Alma 35:10-11; 43:4-10). En
Alma le pidió a Korihor que presentara evidencia
la época actual vemos que esto mismo sucede muchas
de que Dios no existe, y éste no pudo presentar nin­
veces. Los líderes que están en el poder buscan hacer
la guerra con el fin de satisfacer sus malvados propó­
guna (véase Alma 30:40). Entonces Alma presentó las
siguientes evidencias de la existencia de Dios: su pro­
sitos, y agitan a la gente mediante propaganda y
pio testimonio (véase el verso 39), el testimonio de los
campañas que fomentan el odio, con el único fin de
miembros de la Iglesia (véase el verso 44), el testimoincitarlos a desear ir a los campos de batalla.
89
Capítulo 29
Alma 31:6-38. Los zoramitas apóstatas
No poseemos mucha información acerca del origen
de los zoramitas. En Alma 30:59, vemos sin embargo
que los zoromitas era un grupo que se había separa­
do de los nefitas bajo la dirección de un líder llamado
Zoram. A continuación se da una reseña de lo que se
sabe respecto a la condición de apostasía que existía
entre los zoramitas:
No guardaban la ley de Moisés (véase Alma 31 :9).
Habían abandonado la oración diaria (véase el
vers. l O).
Pervirtieron las vías del Señor (véase el verso 1 1).
Edificaron sinagogas con el fin de adorar un día a
la semana (véase el verso 12).
Hicieron un altar para orar, en el que ofrecían
siempre la misma oración (véanse los verso 13-18).
Creían que Dios era y sería siempre un espíritu
(véase el verso 15).
Proclamaban que las creencias tradicionales de los
nefitas eran falsas (véase el verso 16).
Predicaban que no habría un Cristo (véase el
verso 16).
Creían que se les había elegido para ser los escogi­
dos de Dios (véanse los verso 16-17).
Cuando Alma vio el estado de apostasía en que se
encontraban los zoramitas, supo en qué radicaba el
problema de ellos. De acuerdo con los versículos
24-29, ¿por qué a veces inventa la gente su propia
forma de adoración?
Préstese atención a la oración que Alma ofreció por
sus compañeros y por el éxito de su misión, en los
versículos 30-33. Fue durante esa misión que Corian­
tón, el hijo de Alma, cayó bajo las seductoras tenta­
ciones de la ramera Isabel (véase Alma 39:2-3).
Alma 32:1-16. Discurso dirigido a los humildes
El capítulo 32 contiene uno de los discursos más
significativos acerca de la doctrina de fe de las Escri­
turas. Los zoramitas habían vivido en un estado de
apostasía y habían enseñado doctrina falsa; por lo
tanto, Alma enseñó a esos escuchas espiritualmente
inmaduros los primeros pasos para desarrollar la fe. A
pesar de la sencillez con que pronunció su discurso,
los conceptos que enseñó en él fueron sumamente
profundos.
Alma 32:17-43. El desarrollo de la fe
El discurso de Alma sobre la fe proporciona un cla­
ro panorama de la clase de fe que todo miembro de
la Iglesia debe tener. El enfoque de Alma es espiri­
tual, intelectual y científicamente conmovedor.
A. Hipótesis.
1. Existen realidades que no se ven y que son ver­
daderas (véase Alma 32:21).
2. " ... si tenéis fe, tenéis esperanza en cosas que no
se ven, y que son verdaderas" (vers. 21), aun
cuando no se tenga un perfecto conocimiento de
ellas. Por conocimiento perfecto Alma parece indi­
car el conocimiento que se obtiene por medio de
las propias experiencias (véanse los verso 1 7-18,
21, 26, 33-34). La persona que actúa basándose
en la fe siente deseos de aceptar una clase de
evidencia diferente de la que se obtiene por me­
dio de los sentidos. Pablo enseñó que la fe "es . . .
l a certeza d e l o que s e espera, l a convicción de
lo que no se ve" (Hebreos 1 1 : 1 ) . Alma prometió
que si una persona ponía a prueba sus palabras,
90
tendría experiencias especiales propias y llegaría
por lo tanto a obtener un conocimiento perfecto
de la veracidad de aquéllas (véase Alma
32:33-34).
3. Una persona no puede al principio saber con
certeza la veracidad de las realidades que no se
ven; sino que por lo contrario debe comenzar te­
niendo fe, la cual significa no tener un conoci­
miento perfecto (véase el verso 26).
4. Una partícula de fe, aun cuando sólo sea el de­
seo de creer, si se siembra en el corazón y se nu­
tre adecuadamente, puede germinar y crecer en
el conocimiento de lo que no se ve (véase el
vers. 27).
B. Experimento.
1. Compárese la palabra de Dios con una semilla
(véase el verso 28).
2. Siémbrese la semilla en el corazón y no sólo en
la mente (véase el verso 28).
3. No se debe desechar la semilla por la increduli­
dad ni resistir al Espíritu del Señor que la acom­
paña (véase el verso 28).
4. Si la semilla comienza a hincharse dentro de no­
sotros, a engrandecer nuestra alma y a alumbrar
el entendimiento, es buena; si no es así, es mala
y se debe desechar (véanse los verso 28-32).
C. Conclusiones.
1. Si la semilla comienza a germinar y a crecer, sa­
bréis que la semilla es buena; por lo tanto, la fe
en su virtud queda inactiva (véanse los verso
33-35).
2. Si la semilla comienza a crecer, los cuidados y la
nutrición adicional harán que la semilla llegue a
convertirse en un árbol, y éste producirá fruto
(véanse los verso 36-37).
3. Si se descuida la semilla o el árbol, se secará. Eso
no signific¡l que la semilla no fuera buena, sino
que el terreno espiritual de la persona es estéril
e improductivo. En otras palabras, el experimen­
to no fracasó; fue la persona la que fracasó ante
el experimento y la que no podrá disfrutar de
un buen fruto (véanse los verso 38-40).
4. Si el árbol se nutre con diligencia, paciencia y fe
continua, crecerá "para vida eterna" (vers. 41) y
permitirá que la persona recoja "su fruto, el cual
es sumamente precioso, y el cual es más dulce
que todo lo dulce, y más blanco que todo lo blan­
co, sí, y más puro que todo lo puro" (vers. 42) .
Alma 32:21. La fe
"La fe, para ser fe, debe estar centrada sobre algo
desconocido. Para ser fe debe ir más allá de aquello
que tiene evidencia confirmatoria. Debe ser parte de
lo desconocido. Debe caminar al borde de la luz y
después unos pasos en las tinieblas. Si debemos cono­
cer todo, si todo se debe explicar y certificar, entonces
no hay necesidad de tener fe. No tendríamos lugar
para ella.
"El profeta Alma dijo:
" 'Sí, hay muchos que dicen: Si nos muestras una
señal del cielo, de seguro luego sabremos; y entonces
creeremos.
" 'Ahora yo os pregunto: lEs fe esto? He aquí, os
digo que no; porque si un hombre sabe una cosa, no
tiene necesidad de creer, porque la sabe . . .
" ' Y como decía concerniente a l a fe: F e n o e s tener
un conocimiento perfecto de las cosas; de modo que
Capítulo 29
si tenéis fe, tenéis esperanza en cosas que no se ven,
y que son verdaderas' (Alma 32: 1 7-18, 21).
"Existen dos clases de fe. Generalmente, una de
ellas funciona en la vida de cada alma. La primera es
la clase de fe que nace de la experiencia; nos da la
seguridad de que habrá un nuevo día, que vendrá la
primavera, que existe la evolución. Es la clase de fe
que nos da confianza en cuanto a las cosas que van a
suceder . . .
"Pero hay otra clase d e fe, aunque e s difícil d e en­
contrar. Es la clase de fe que hace que sucedan cosas
que de otra manera no se llevarían a cabo. Es la clase
de fe que inspira a las personas. Es la clase de fe que
a veces mueve cosas, y pocos hombres la poseen. Es
la que se va obteniendo gradualmente. Es un poder
maravilloso, e incluso transcendente, un poder tan
real y tan invisible como la electricidad, que cuando
está dirigido y encaminado, es muy eficaz.
"Pero la fe debe ser fe. Hubo un hombre que estaba
'experimentando' con la fe y había hablado de la cer­
teza que tenía de que algo iba a suceder; pero su de­
seo no se había realizado. Más tarde, su agrio comen­
tario fue: 'Bueno, como ven, no pasó nada. En reali­
dad nunca pensé que pasaría' .
"En este mundo lleno de escepticismo y duda, la
expresión 'ver para creer' promueve la actitud: 'Mués­
trame y creeré'. Primero queremos todas las pruebas
y evidencias. Nos resulta muy difícil aceptar las cosas
por fe.
"¿Cuándo aprenderemos que en las cosas espiritua­
les es lo opuesto, que creer no significa ver? La creen­
cia espiritual precede al conocimiento espiritual.
Cuando creemos en las cosas que no vemos, pero que
son ciertas, entonces tenemos fe" (véase Boyd K.
Packer, "Fe", Liahona, abril de 1969, págs. 26-27).
Alma 32:27. "Poner a prueba mis palabras"
"El Evangelio del Señor Jesucristo aconseja a los
hombres a poner a prueba sus principios en la vida
de las personas. Aprueba claramente el método expe­
rimental. El Salvador estableció este principio en una
declaración esclarecedora: 'Mi doctrina no es mía, si­
no de aquel que me envió. El que quiera hacer la vo­
luntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o
si yo hablo por mi propia cuenta' Guan 7:16-17). En
otra ocasión repitió el mismo concepto: 'Si no hago
las obras de mi Padre, no me creáis. Mas si las hago,
aunque no me creáis a mí, creed a las obras' Gua n
10:37-38). Las palabras del apóstol Pablo: 'Examinadlo
todo; retened lo bueno' (1 Tesalonicenses 5:21) son
igualmente importantes. En las Escrituras reiterada­
mente se aconseja permitir que los efectos de vivir el
evangelio sean evidencia de su veracidad, como por
ejemplo: 'Así alumbre vuestra luz delante de los hom­
bres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifi­
quen a vuestro Padre que está en los cielos' (Mateo
5: 16); y 'manteniendo buena vuestra manera de vivir
entre los gentiles; para que en lo que murmuran de
vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en
el día de la visitación, al considerar vuestras buenas
obras' (1 Pedro 2: 12).
"El profeta José Smith reconoció esta manera de
probar la verdad. Leyó las palabras de Santiago: 'Si
alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a
Dios, el cual da a todos abundantemente y sin repro­
che, y le será dada' (Santiago 1 :5); y, creyendo en
Dios, se dirigió al bosque para probar la realidad de
la promesa hecha. De esa manera tuvo lugar la Pri­
mera Visión" Gohn A. Widtsoe, Evidences. and Reconci­
liations, págs. 26-27).
Alma 33. Cómo ejercer la fe
El capítulo 33 de Alma sigue el mismo contexto del
capítulo 32. Luego de escuchar el discurso de Alma
sobre la fe, los zara mitas quisieron saber " de qué ma­
nera debían empezar a ej ercitar su fe" (Alma 33:1). Al­
ma utilizó las palabras de los profetas Zenós, Zenoc y
Moisés con el objeto de respaldar su punto de vista
de que los hombres deben sembrar la semilla antes de
poder recoger sus bendiciones. En este caso, la semilla
que Alma tenía en mente era la creencia en la vida
venidera y en la misión de Jesucristo.
Mirad "y empezad a creer en el Hijo de Dios, que
vendrá para redimir a [los de] su pueblo, y que pade­
cerá y morirá para expiar [los] pecados [de ellos]; y
que se levantará de entre los muertos, lo cual efectua­
rá la resurrección, a fin de que todos los hombres
comparezcan ante él, para ser juzgados en el día pos­
trero, [sí, el día del] juicio, según sus obras.
"y ahora, hermanos míos, quisiera que plantaseis
esta palabra en vuestros corazones, y al empezar a
germinar, nutridla con vuestra fe. Y he aquí, llegará a
ser un árbol que crecerá en vosotros para vida eter­
na . . . " (Alma 33:22-23).
Alma 33:21-22. "Levantar la vista"
Toda persona que se salve de sus pecados debe mi­
rar hacia el poder salvador de Jesucristo. Así como los
hijos de Israel pudieron salvarse de la mordedura
mortal de las serpientes mirando hacia la serpiente de
bronce que Moisés había hecho y puesto sobre un as­
ta, de la misma manera nosotros debemos mirar hacia
el Salvador para poder salvarnos de los efectos morta­
les del pecado (véase Números 21). Aquel que abra
sus ojos y mire al Señor encontrará que es fácil reco­
nocerlo como la fuente divina de la cual se obtiene la
liberación de las cadenas del pecado.
Resumen analítico
Haga una reseña de las falsas enseñanzas de Kori­
hor (véase Alma 30). lEn qué forma refutó Alma esas
enseñanzas?
• Compare Alma 3 1 : 14-18 con Alma 31:26-35. ¿Qué
diferencias se pueden apreciar entre las oraciones de
los zoramítas y la oración de Alma?
• Lea Alma 32 y luego desarrolle un plan para fortale­
cer su testimonio. ¿Qué cometido cumplen las Escri­
turas en ese plan?
•
91
Alma 34-35
Introducción
Las enseñanzas de Amulek le ayudarán a compren­
der en forma mucho más completa la infinita Expia­
ción y la responsabilidad que cada uno de nosotros
tiene de ser digno de ella. El sacrificio es una parte
vital del evangelio para todos aquellos que creen en
el Salvador y buscan obtener la plenitud de los bene­
ficios de Su sacrificio expiatorio.
Notas y comentarios
Alma 34. Las enseñanzas de Amulek
El Señor dijo: " . . . por boca de dos o tres testigos se
establecerá toda palabra" (D. y C. 6:28). Luego de las
enseñanzas de Alma a los zoramitas, Amulek se puso
de pie para ofrecer un segundo testimonio de la ver­
dad. Sus comentarios pusieron de relieve la expiación
de Jesucristo, el núcleo principal del plan del evange­
lio. Amulek enseñó que:
1. Se llevaría a cabo una expiación por los pecados
de los hombres (véase Alma 34:8).
2. El sacrificio de Cristo sería infinito y eterno (véan­
se los verso 10-12).
3. El cumplimiento de la ley de Moisés se efectuaría
a través de un " gran y postrer sacrificio" (vers.
13). Ese gran sacrificio sería el Hijo de Dios (véase
el verso 14) .
4. E l sacrificio de Jesucristo traería l a misericordia
que " [sobrepuja] la justicia y [provee] a los hom­
bres la manera de poder tener fe para arrepentir­
se" (vers. 15).
5. El que ej erce "fe para arrepentirse" (vers. 15) es
rodeado por los "brazos de seguridad; mientras
que aquel que no ejerce la fe para arrepentimiento
queda sujeto a todas las disposiciones de las exi­
gencias de la justicia" (vers. 16).
6. Las personas deben invocar a Dios en todas partes
y bajo cualquier condición, tanto para beneficio
propio como para el de los demás (véanse los
verso 1 7-29).
7. Las personas deben estar dispuestas a ayudar a
los pobres y a los necesitados y a consolar a los
afligidos (véanse los verso 28-29).
8. Las personas deben arrepentirse, pues "hoy es el
tiempo y el día de vuestra salvación" (vers. 31) y
"esta vida es cuando el hombre debe prepararse
para comparecer ante Dios" (vers. 32).
9. Si las personas demoran su arrepentimiento y no
se preparan para la eternidad, " .. .la noche de ti­
nieblas en la cual no se puede hacer [obra algu­
na]" los alcanzará (vers. 33).
10. Los mismos hábitos y deseos pecadores que una
persona permite que tengan control sobre su espí­
ritu en esta vida " [tendrán] poder para poseer [su]
cuerpo en aquel mundo eterno" (vers. 34).
1 1 . El esperar hasta la hora de la muerte para arre­
pentirse es evidencia de que la persona se ha so-
92
Capítulo 30
metido al diablo y que el Espíritu del Señor se ha
alejado de ella (véanse los verso 35-36).
12. Las personas deben labrar su propia salvación
"con temor ante Dios" (vers. 37), tomando sobre sí
el nombre de Cristo, humillándose en adoración
ante Dios, viviendo "cada día en acción de gra­
cias" (vers. 38), y velando y orando continuamen­
te (vers. 39) como defensa contra el diablo.
Alma 34:10. "Un gran y postrer sacrificio"
El sacrificio de Jesucristo puso fin a la práctica del
sacrificio de sangre por los pecados. El Salvador les
dijo a los nefitas: " . . . no me ofreceréis más el derrama­
miento de sangre; sí, vuestros sacrificios y vuestros
holocaustos cesarán . . y me ofreceréis como sacrificio
un corazón quebrantado y un espíritu contrito . . . "
(3 Nefi 9: 19, 20).
En lugar de la ley de sacrificio de sangre, nuestro
Salvador instituyó la ordenanza de la Santa Cena. Esa
ordenanza es un recordatorio del " gran y postrer sa­
crificio" (Alma 34:10). El presidente J. Reuben Clark,
hijo, explicó:
"Bajo el nuevo convenio que se estableció con Cris­
to, el pecador debe ofrecer el sacrificio de su propia
vida, no mediante el ofrecimiento de la sangre de
otra criatura, sino que él mismo debe abandonar sus
pecados, arrepentirse y hacer el sacrificio, el cual tie­
ne por objeto proyectarse en la vida del pecador ha­
cia el futuro para que de esa manera se torne en un
hombre mejor y diferente . . .
" . . . Todo pecador que así s e arrepienta, todo peca­
dor que así lamente su vida anterior abandonando las
prácticas del pasado, entra en un mundo nuevo en el
que con convenios apropiados quita de su vida los
errores del pasado" ("Meaning of the Peace of Which
the Angels Spoke", Church News, 24 de die. de 1960,
pág. 15).
.
Alma 34:10-14. Una expiación infinita
"Cuando los profetas hablan de una expiación infi­
nita, quieren decir eso justamente. Sus efectos cubren
a todos los hombres, a la tierra misma y a toda forma
de vida que hay sobre ella, y llegan a las expansiones
sin fin de la eternidad" (Bruce R. McConkie, Mormon
Doctrine, pág. 64).
Alma 34:31. Un efecto inmediato
Amulek enseñó a los zoramitas en el año 74 a. de J.
c., un poco más de cien años antes que Jesús efectua­
ra realmente el sacrificio expiatorio. De todas mane­
ras, las personas que habían vivido antes de Cristo no
tenían que esperar hasta Su venida para que la Expia­
ción surtiera efecto en su vida, sino que ésta se ponía
en efecto inmediatamente si ejercían fe y se arrepentían.
Quienes verdaderamente desean arrepentirse y vo­
luntariamente se vuelven hacia el Señor, abandonan­
do sus pecados, se dan cuenta de que el Salvador in­
mediatamente pone en efecto el plan de redención en
bien de ellos. La gente quizás piensa que necesita
años de arrepentimiento y sufrimiento para poder
Capítulo 30
erradicar años de pecados, pero en realidad eso no es
asÍ. Por medio del arrepentimiento sincero y profun­
do, se puede llevar a cabo inmediatamente un gran
cambio (véase Alma 15:3-11; 22: 1-23; 36: 1 1 -20).
El verdadero arrepentimiento nos hace merecedo­
res del perdón. El presidente Harold B. Lee declaró:
"Si llega el momento en que habéis hecho todo lo
que está a vuestro alcance por arrepentiros de vues­
tros pecados, quienquiera que seáis, dondequiera que
estéis, y habéis reparado y restituido al máximo de
vuestra capacidad; si se trata de algo que haya afecta­
do vuestra posición en la Iglesia y habéis recurrido a
las autoridades que correspondan, entonces querréis
la respuesta confirmatoria del Señor en cuanto a si ha
aceptado vuestro arrepentimiento. Satanás quiere que
penséis de otra forma y a veces podrá persuadiros de
que ya que habéis cometido un error, no tiene impor­
tancia cometer otro, dado que no se puede volver
atrás. Esa es una de sus grandes falsedades. El mila­
gro del perdón está al alcance de todos los que se
apartan de sus malas acciones y no vuelven más a
ellas" (Stand Ye in Holy Places, pág. 185).
Alma 34:32-35. El momento de arrepentirse
"Un hombre puede recibir el sacerdocio y todos sus
privilegios y bendiciones, pero en tanto no aprenda a
vencer la carne, su temperamento, su lengua, su dis­
posición de participar en lo que Dios ha prohibido,
no puede entrar en el reino celestial de Dios; por lo
tanto, debe vencer en esta vida o en la venidera. Pero
es en esta vida que los hombres deben arrepentirse.
No se imagine ninguno de vosotros que podemos ba­
jar a la tumba sin haber vencido las corrupciones de
la carne y perder en la tumba nuestros pecados y ma­
las inclinaciones. Ellas seguirán con nosotros. Queda­
rán con el espíritu cuando éste se separe del cuerpo.
"A juicio mío, cualquier hombre o mujer puede ha­
cer más para sujetarse a las leyes de Dios en un año
de esta vida que en diez cuando esté muerto. El espí­
ritu puede arrepentirse y cambiar, pero posteriormen­
te la batalla tiene que seguir con la carne. Es mucho
más fácil vencer y servir al Señor cuando la carne y el
espíritu están juntos como un solo ser. Este es el mo­
mento en que somos más moldeables y susceptibles.
Es más fácil cambiar cuando la arcilla es moldeable
que cuando endurece y se seca.
"Esta vida es el momento de arrepentirse. Por eso
es que supongo que se requerirá un período de mil
años después de la primera resurrección hasta que el
último grupo esté preparado para salir. Se requerirán
mil años para lograr lo que hubiera llevado setenta
años hacer en esta vida.
"¿Recordáis la visión de la redención de los muer­
tos tal como la recibió la Iglesia a través del presiden­
te Joseph F. Smith? El presidente Smith vio a los espí­
ritus de los justos después de la resurrección, y su
manera de expresarse es la misma que encontramos
en una de las revelaciones dadas al profeta José: los
muertos justos consideraban que la separación del es­
píritu del cuerpo al morir era una esclavitud.
"Es cierto que las personas rectas que hayan muer­
to estarán en paz, pero os digo que cuando salgamos
de esta vida y dejemos este cuerpo, desearemos hacer
muchas cosas que no podremos hacer sin él. Nos ve­
remos seriamente limitados y ansiaremos tenerlo; ora­
remos para poder reunirnos prontamente con él y sa­
bremos entonces la ventaja que es poseer un cuerpo . . .
" L a idea que tengo e n mente e s que o nos estamos
sentenciando a largos períodos de esclavitud, sepa­
rando a nuestros espíritus de nuestros cuerpos, o es­
tamos acortando ese período, de acuerdo con la for­
ma en que nos disciplinamos y nos dominamos"
(Melvin J. Ballard, The Three Degrees of Glory, págs.
1 1-13).
Alma 34:36-41. "Los corazones de los justos"
Amulek les dijo a los zoramitas que para obtener la
vida eterna debían hacer lo siguiente: recibir el
Espíritu Santo y tomar sobre ellos el nombre de
Cristo (véase Alma 34:38); humillarse (véase el verso
38); adorar a Dios dondequiera que estuvieran (véase
el verso 38); vivir dando gracias diariamente (véase el
verso 38); orar continuamente (véase el verso 39); so­
portar con paciencia las aflicciones (véanse los verso
40-41).
Alma 35:15. Sentirse ofendido
Hablando de la forma en la cual podemos engañar­
nos a nosotros mismos, el presidente Spencer W.
Kimball dijo:
"Quizás nos enoj emos con nuestros padres, un ma­
estro o el obispo, y nos hundamos en el anonimato,
apartándonos bajo los efectos ponzoñosos y veneno­
sos de la amargura y el odio. Mientras que la persona
odiada sigue adelante en su vida, sin darse cuenta del
sufrimiento del que odia, este último se engaña a sí
mismo . . .
" . . . Acabar nuestra actividad e n l a Iglesia solamente
para indignar a los líderes o desahogar nuestros senti­
mientos heridos, es engañarnos a nosotros mismos"
("Engañándote a ti mismo", Liahona, enero de 1973,
págs. 12-13).
Resumen analítico
De 'acuerdo con Amulek, ¿qué hubiera pasado si no
se hubiera llevado a cabo la Expiación? (Véase Alma
34:9.)
• ¿Por qué solamente Cristo podía llevar a cabo una
expiación infinita?
• ¿Qué creen que quiso decir Amulek cuando declaró:
" . . . entonces viene la noche de tinieblas en la cual no
se puede hacer nada"? (Alma 34:33.)
•
93
Alma 36-42
Introducción
Las enseñanzas que Alma impartió a sus hijos de­
berían ser las enseñanzas de todos los padres y maes­
tros que se ocupen de cumplir con su deber. Alma
enseñó que la maldad nunca fue felicidad y que ésta
se obtiene por medio de la obediencia a Dios. El tam­
bién les explicó acerca de la Expiación, la ley de res­
tauración y el Juicio.
Notas y comentarios
Alma 36:1-5. Aprender del pasado
La mayoría de los padres desean que sus hijos
acepten el consejo de generaciones anteriores en lu­
gar de precipitarse hacia adelante y repetir los errores
que éstas hayan cometido en el pasado. Alma le ex­
presó ese deseo a su hijo Helamán cuando le dijo:
" . . . te suplico ... que escuches mis palabras y aprendas
de mí. . . " (Alma 36:3).
Alma había pertenecido a una generación joven
que "no [creía en] la tradición de sus padres" (Mosíah
26: 1). Alma había sido "un hombre muy malvado e
idólatra . . . de muchas palabras" que "lisonjeó mucho
al pueblo; por lo que indujo a muchos de los del pue­
blo a que imitaran sus iniquidades" (Mosíah 27:8). La
conversión de Alma, luego de la visitación de un án­
gel, alteró radicalmente el rumbo que había tomado
su vida.
Alma deseó que sus hijos no tuvieran que sufrir la
angustia de un espíritu atormentado por la que él tu­
vo que pasar y que aprendieran desde jóvenes a
guardar los mandamientos de Dios (véase alma
37:35). El testificó que el conocimiento que poseía no
lo había obtenido por su sabiduría ni siquiera por su
dignidad, sino que Dios se lo había revelado (véase
Alma 36:4-5).
Alma 36:6-10. ¿Dos o tres días?
"Algunos lectores del Libro de Mormón sostienen
que hay una discrepancia entre los relatos de la con­
versión de Alma al comparar Mosíah 27:23 con Alma
36:10. Cierto es que un relato menciona 'dos días y
dos noches' y el otro dice 'tres días y tres noches', pe­
ro en realidad no hay discrepancia, porque no se es­
tán refiriendo a lo mismo. En el relato del libro de
Mosíah, se refiere claramente al período de ayuno
que hicieron los sacerdotes; no se declara la duración
del estado de inconsciencia de Alma. Obsérvense los
detalles principales del relato: Después que el ángel
confrontó a Alma y éste comprendió la enormidad de
sus pecados, cayó a tierra como si estuviera muerto.
En esa condición de inconsciencia se le llevó ante su
padre, quien llamó entonces a los sacerdotes de la
Iglesia y 'después que hubieron ayunado y orado por el es­
pacio de dos días y dos noches, los miembros de Alma reco­
braron su fuerza, y se puso de pie ' (Mosíah 27:22-23;
cursiva agregada). En el relato del libro de Alma, sin
embargo, la frase 'tres días y tres noches' claramente
94
Capítulo 31
s e refiere a l tiempo total en e l que Alma no pudo abrir
la boca ni usar sus miembros (Alma 36:10)" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mor­
mon, págs. 217-218).
Alma 36:11-16. Un pesar divino
El presidente Spencer W. Kimball dijo:
"El joven Alma se había hundido tan profunda­
mente en su pecado, que le era sumamente difícil hu­
millarse a sí mismo hasta llegar al arrepentimiento;
mas cuando sus experiencias vencieron su resistencia,
aplacaron su rebelión y sobrepujaron su terquedad,
empezó a verse a sí mismo en su verdadera luz y a
darse cuenta de su situación tal como realmente lo
era. Se ablandó su corazón; su arrepentimiento empe­
zó a nacer. Escuchemos sus palabras de confesión.
Aun cuando estas palabras de Alma se usan en esta
obra en relación con otros aspectos del evangelio, se
repiten aquí para indicar la convicción de culpabili­
dad: [Alma 36:12-16.]
"La convicción produjo el 'pesar de arrepentimien­
to' por medio de recuerdos atormentadores. Los dolo­
res causados por su pecado fueron intensos y amar­
gos. Alma se había convencido a sí mismo" (El Mila­
gro del Perdón, págs. 156-157.)
Por otros pasajes de las Escrituras referentes al pe­
sar divino, véase 2 Corintios 7:9-10; Mosíah 4:1-3; 3
Nefi 9:20; Mormón 2:12-14 y Moroni 9:25.
Alma 37:1-31. Los anales sagrados
Alma confió a Helamán el cuidado de los anales sa­
grados. Le explicó que los registros se habían guarda­
do con el objeto de que la gente de épocas posterio­
res conocieran los misterios que ellos contenían (véa­
se Alma 37:4). Alma luego explicó la forma en que los
anales habían ya beneficiado al pueblo:
Habían "ensanchado la memoria de este pueblo"
(vers. 8).
Habían "convencido a muchos del error de sus ca­
minos" (vers. 8).
Habían llevado a muchos " al conocimiento de su
Dios para la salvación de sus almas" (vers. 8).
Habían servido para convencer a "miles de los la­
manitas de las tradiciones erróneas de sus padres"
(vers. 9).
Habían llevado a esos mismos lamanitas al arrepen­
timiento; "es decir, los llevaron al conocimiento del
Señor su Dios, y a regocijarse en Jesucristo su Reden­
tor" (vers. 9).
Alma también encomendó a Helamán que preserva­
ra las veinticuatro planchas de oro que había encon­
trado el pueblo del rey Limhi (véase Mosíah 8:7-11).
Por medio de esos registros el Señor revelaría "los he­
chos secretos de aquel pueblo que fue destruido"
(Alma 37:21) y testificaría a las generaciones futuras
que El sacaría "de las tinieblas a la luz todos' sus he­
chos secretos y sus abominaciones; y a menos que se
arrepientan, los destruiré de sobre la superficie de la
tierra" (vers. 25) .
El Señor dijo que El revelaría esos " secretos y abo­
minaciones a toda nación que en lo futuro posea la
Capítulo 3 1
tierra" (vers. 25). ¿Por qué haría el Señor una cosa
así? (Véase Eter 2:8-12.) En Alma 37:23 leemos que
esa revelación de obras secretas se llevaría a cabo por
medio de un siervo del Señor llamado Gazelem, por
medio de "una piedra que brillará en las tinieblas has­
ta dar luz" (vers. 23). La piedra a que se refiere se tra­
ta de los intérpretes llamados Urim y Tumim (véanse
los verso 21, 24; D Y C. 17:1).
Alma instruyó específicamente a Helamán que no
escribiera los juramentos, los pactos, los acuerdos y
las señales secretos mediante los cuales se efectuaban
las combinaciones secretas de otras épocas, no fuera
que quienes leyeran los anales sagrados aprendieran
a utilizarlos (véase alma 37:27-29; véase también He­
lamán 6:25-26). El continente americano es una tierra
escogida y también "maldita . . . por siempre jamás para
esos obradores de tinieblas y combinaciones secretas,
[aun) hasta su destrucción, a menos que se arrepien­
tan antes que lleguen al colmo" (Alma 37:31).
dáis sujetos a los castigos que el Señor ha prescrito
para quienes quebranten sus convenios con El"
(Heber J. Grant, J. Reuben Clark, hijo, y David O.
McKay, en Conference Report, oct. de 1942, pág. 11).
Alma 39:6. "No ... es fácil obtener perdón"
El presidente Spencer W. Kimball dijo:
"Es verdad que el gran principio del arrepentimien­
to siempre está disponible, mas para el impío y el re­
belde la anterior expresión tiene graves reservas. Por
ejemplo, el pecado tiende intensamente a arraigar há­
bitos y a veces conduce a los hombres al trágico pun­
to irreversible. Sin arrepentimiento, no puede haber
perdón; y sin perdón, todas las bendiciones de la
eternidad penden de un hilo. A medida que el trans­
gresor se hunde más y más en su pecado, y el error
se arraiga más profundamente y se debilita la volun­
tad para cambiar, la situación va cobrando una deses­
peranza cada vez mayor, y él continúa su descenso
hasta que, o se niega a volver a subir, o ha perdido la
facultad para hacerlo" (El Milagro del Perdón, pág. 1 15).
Alma 39:1-4. Normas misionales
Alma explicó que Coriantón había caído en dos ten­
taciones distintas: alardear de su propia sabiduría y
fuerza, y abandonar el ministerio para caer en las ga­
rras de la inmoralidad. A los obispos de la Iglesia, el
presidente David O. McKay dijo:
"Hay ciertas normas por las que debemos guiarnos
al llamar a nuestros misioneros . . .
" . . . L a norma más importante e s e l carácter. Que ca­
da uno de aquellos a quienes vosotros entrevistáis se
den cuenta plenamente de que van a salir como re­
presentantes . . . Sentaos con estos jóvenes y señoritas y
decidles: 'Si aceptan este llamamiento voluntariamen­
te, saldrán como dignos representantes de la Iglesia y
del Señor Jesucristo'. y ser dignos de confianza, jóve­
nes, es un logro mayor que el de ser amado, y voso­
tros no podéis violar esa responsabilidad. Estáis obli­
gados a cumplir con esa obligación desde este mo­
mento hasta el momento en que vayáis al centro de
capacitación misional" (Cospel Ideals, pág. 126).
Alma 39:7-8. Los pecados no se pueden esconder
Cada uno de nosotros está elaborando el registro
por el cual se nos juzgará. Los relatos de nuestros he­
chos se llevan fielmente y llegará el día en el que el
Señor "revelará las obras secretas de los hombres, y
los pensamientos e intenciones de su corazón"
(D. y C. 88: 1 09).
El presidente Joseph F. Smith dijo: "Permitidme de­
ciros que en realidad el hombre no puede olvidar na­
da. Puede tener un vacío en la memoria; tal vez no
recuerde en el momento algo que sabe, o palabras
que ha pronundado; tal vez no tenga el poder ni la
voluntad de traer a la memoria esos hechos y pala­
bras; pero dejad que Dios Todopoderoso toque la
fuente de la memoria y despierte los recuerdos; en­
contraréis que no habéis olvidado ini una sola palabra
que habéis dicho!" ("A Sermon on Purity", Improve­
ment Era, mayo de 1903, págs. 503-504.)
Alma 39:3-6. El pecado sexual
"La doctrina de esta Iglesia enseña que el pecado
sexual - la relación sexual ilícita entre el hombre y la
mujer- sigue en gravedad al pecado de homicidio.
"El Señor no ha trazado diferencias esenciales entre
la fornicación, el adulterio y la prostitución. Cada uno
de estos pecados ha caído bajo su solemne y terrible
condenación.
"Vosotros, jóvenes de Sión, no podéis tener una re­
lación ilícita y fuera del matrimonio, lo cual es forni­
cación, y escapar del juicio y el castigo que el Señor
ha decretado para los que cometan ese pecado. Es tan
cierto que el día del juicio llegará, como que después
del día viene la noche; y aquellos que quieran justifi­
car este crimen diciendo que tal indulgencia es sola­
mente la gratificación de un deseo normal, exento de
pecado, como lo es calmar el hambre y la sed, están
hablando inmundicias. Su consejo lleva a la destruc­
ción; su sabiduría viene del padre de las mentiras.
"Vosotros, esposos y esposas, que habéis tomado
sobre vosotros las solemnes obligaciones de castidad
en los santos templos del Señor y que violáis esos vo­
tos sagrados mediante relaciones sexuales ilícitas con
otras personas, no solamente cometéis el vil y repug­
nante pecado del adulterio, sino que quebrantáis el
juramente que habéis hecho con el Señor mismo
cuando fuisteis al altar para vuestro sellamiento. Que-
Alma 39:11-12. Desviar a otros de la verdad
Luego de que los zoramitas se negaron a creer en
las enseñanzas de Alma debido a la mala conducta
demostrada por Coriantón, el Espíritu del Señor le di­
jo a Alma: " . . . Manda a tus hijos que hagan lo bueno,
no sea que desvíen el corazón de muchos hasta la
destrucción . . . " (Alma 39:12). Muchas personas que
aceptarían quizás el evangelio podrían decidir no ha­
cerlo debido a que algunos miembros de la Iglesia no
ponen en práctica en su vida los principios que ense­
ñan. El presidente Joseph Fielding Smith dijo:
"Creo que el delito más grande en todo este mun­
do es apartar de los principios verdaderos a los hijos
de Dios. Hoy en día, vemos en el mundo filosofías de
distinta clase, tendientes a destruir la fe en Dios, y en
los principios del evangelio. ¡Qué cosa tan terrible es
ésa!
"El Señor dice que si trabajamos todos nuestros
días y salvamos aunque fuere una sola alma, grande
será nuestro gozo con ella; por otra parte, icuán gran­
de será nuestro pesar y nuestra condenación si me­
diante nuestros actos llegamos a desviar de la verdad
a un alma!
"Quien ciega a un alma, quien esparce error, quien
destruye la verdad divina mediante sus enseñanzas,
icuán grande será su condenación y su castigo en la
eternidad! La destrucción de un alma es la destruc95
Capítulo 3 1
ción de lo más grande que ha sido creado" (Doctrina
de Salvación, tomo 1, pág. 298).
Alma 39:12-14. "Reconoce tus faltas"
En oración, debemos confesar todos nuestros peca­
dos al Señor y también a las personas contra quienes
los hayamos cometido. Los pecados que pueden po­
ner en peligro nuestra condición de miembros de la
Iglesia deben confesarse al obispo. El presidente
Spencer W. Kimball dijo al respecto:
"Cuando uno ha ofendido a otro con una seria
transgresión, o le ha causado daños de menor magni­
tud, el agresor, el que causó la ofensa, pese a la acti­
tud de la otra parte, debe reparar el error inmediata­
mente, confesando al ofendido y haciendo cuanto es­
té de su parte por allanar la dificultad y establecer
nuevamente buenos sentimientos entre las dos par­
tes" (véase El Milagro de Perdón, pág. 186).
Préstese atención al relato del arrepentimiento de
Coriantón y su regreso a una completa actividad y
participación en la Iglesia (véase Alma 43: 1 -2).
Alma 39:15-19. La venida de Cristo
lEn qué forma tranquiliza Alma las dudas que tenía
Coriantón acerca de lo que se sabría sobre el Salvador
antes de Su aparición entre los hombres?
Alma 40:6-10. El tiempo del Señor
Alma dijo que él no sabía si se habían señalado dis­
tintos tiempos para la resurrección de los hombres,
pero indicó que eso no tiene realmente importancia
debido a que " todo es como un día para Dios, y sólo
para los hombres está medido el tiempo" (Alma 40:8;
véase también Abraham 3:4, 5: 13). Nuestro Padre
Celestial tiene una perspectiva del tiempo completa­
mente diferente de la que tenemos aquí, en esta vida
mortal. El profeta José Smith reveló que donde Dios
mora "se manifiestan todas las cosas . . . pasadas, pre­
sentes y futuras, y están continuamente delante del
Señor" (D. y C. 130:7). El Profeta dijo también que el
Señor "contempló todos los acontecimientos relacio­
nados con la tierra, en lo que al plan de salvación
concierne, antes que ésta alcanzara existencia o aun
antes que 'las estrellas todas del alba' cantaran de go­
zo; lo pasado, lo presente y lo futuro fueron y son,
para El, un eterno 'hoy' " (Enseñanzas del Profeta José
Smith, pág. 267) .
La permanencia del hombre en este mundo finito
tiene límites breves y temporales en toda su exten­
sión, pero Dios es eterno y no tiene límites. Pablo di­
jo:
"Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,
y los cielos son obra de tus manos.
"Ellos perecerán, más tú permaneces; y todos ellos
se envejecerán como una vestidura,
"Y como un vestido los envolverás, y serán muda­
dos; pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán"
(Hebreos 1 : 1 0-12).
Alma 40:11-15. Entre la muerte y la resurrección
Los espíritus de los justos reciben un estado conoci­
do como paraíso: " . . . un estado de felicidad . . . un esta­
do de descanso, un estado de paz, donde descansa­
rán de todas sus aflicciones, y de todo cuidado y pe­
na" (Alma 40: 1 2). Sin embargo, el élder Orson Pratt
indicó una limitación en la felicidad de los que están
en el paraíso:
" ¿Se sentirán felices nuestros espíritus cuando de96
jen nuestros cuerpos? No completamente. ¿Por qué?
Porque el espíritu está separado del cuerpo y no pue­
de sentirse perfectamente feliz mientras su tabernácu­
lo, la otra parte de su ser, yace en la tierra. ¿Cómo se
puede ser enteramente feliz cuando sólo se ha alcan­
zado una parte de la redención? No le es posible al
espíritu alcanzar la felicidad completa en tanto no po­
sea una morada. Seréis felices, estaréis tranquilos en
el paraíso; pero estaréis esperando la casa en la que
pueda entrar vuestro espíritu y pueda conducirse y
actuar como en épocas anteriores, solamente que en
forma más perfecta, teniendo poderes superiores. En
consecuencia, todos los santos hombres que han vivi­
do en la antigüedad están esperando la resurrección
de sus cuerpos, pues sólo entonces será completa su
gloria" (en Journal of Discourses, 1 :289-290).
Los espíritus de quienes no hayan sido justos serán
recibidos en una "prisión espiritual", donde permane­
cerán hasta que se arrepientan de sus pecados. El él­
der Bruce R. McConkie explicó:
"Antes que Cristo estableciera el puente entre el pa­
raíso y el infierno -a fin de que los espíritus de los
que habían vivido con rectitud pudieran ir entre los
inicuos a predicarles el evangelio - , los malvados que
estaban en el infierno se encontraban confinados a lu­
gares que les impedían el contacto con los justos del
paraíso . . .
"Ahora que a los espíritus d e los justos s e les ha
dado la misión de llevar el mensaje de salvación a los
espíritus de los inicuos que están en el infierno, hay
cierto grado de asociación entre los espíritus buenos y
los malos. El arrepentimiento abre las puertas de la
prisión a los espíritus que están en el infierno; les
permite a los que están atados con cadenas librarse
de las tinieblas, de la incredulidad, de la ignorancia y
del pecado. Tan rápidamente como puedan vencer
estos obstáculos - alcanzar la luz, creer en la verdad,
adquirir inteligencia, desprenderse del pecado y rom­
per las cadenas del infierno - , pueden abandonar el
infierno que los aprisiona y morar con los justos en la
paz del paraíso" (Mormon Doctrine, pág. 755).
Es lógico que haya un juicio parcial a la hora de la
muerte, con el fin de determinar el estado que recibi­
rá el espíritu. El élder McConkie aclaró: "La muerte
misma es un día inicial de juicio para todos, tanto para
los rectos como para los inicuos. Cuando el espíritu
deja el cuerpo en el momento de la muerte, es lleva­
do al Dios que le dio la vida, lo que quiere decir que
vuelve para vivir en los ámbitos de la existencia espi­
ritual. (Ecles. 12:7.) En ese momento se somete al es­
píritu a un juicio parcial y se le asigna una herencia
en el paraíso o en el infierno para esperar el día de la
primera o la segunda resurrección" (Mormon Doctrine,
pág. 402).
Alma 40:16-22. La Primera Resurrección
Alma no estaba seguro en cuanto al orden en que
se llevaría a cabo la Resurrección, pero expresó su
opinión de que "las almas y los cuerpos de los justos
serán reunidos al tiempo de la resurrección de Cristo
y su ascensión al cielo" (Alma 40:20). Concerniente a
la Primera Resurrección, el presidente Joseph Fielding
Smith dijo:
"Aunque se produjo una resurrección general de
los justos en la época en que Cristo se levantó de en­
tre los muertos, es costumbre entre nosotros hablar de
la resurrección de los justos con relación a la segunda
venida de Cristo y llamarla la primera resurrección. Es
Capítulo 3 1
la primera para nosotros, pues tenemos poco que pen­
sar o poca preocupación en cuanto a la que ya pasó.
El Señor ha prometido que al tiempo de su segundo
advenimiento los sepulcros se abrirán y los justos sal­
drán para reinar con El en la tierra durante mil años . . .
"En ocasión d e l a venida d e Cristo . . . 'los que han
dormido en sus sepulcros saldrán, porque serán abier­
tos sus sepulcros; y también [ellos] serán arrebatados
para recibirlo en medio del pilar del cielo. Ellos son
de Cristo, las primicias, los que descenderán con él
primero, y los que se encuentran en la tierra y en sus
sepulcros, que son los primeros en ser arrebatados pa­
ra recibirlo; y todo por la voz del son de la trompeta
del ángel de Dios' [D. y C. 88:97-98] . Estos son los
justos, 'aquellos cuyos nombres están escritos en el
cielo, donde Dios y Cristo son los jueces de todo. Son
hombres justos hechos perfectos mediante Jesús, el
mediador del nuevo convenio, quien obró esta perfec­
ta expiación derramando su propia sangre' .
"Luego de este gran acontecimiento, y después que
el Señor y los justos hayan sido levantados para reci­
birlo y hayan descendido sobre la tierra, ocurrirá otra
resurrección. Esta puede ser considerada como parte
de la primera, aunque ocurrirá posteriormente. En es­
ta resurrección saldrán aquellos del orden terrestre, los
que no fueron dignos de ser arrebatados para recibir­
lo, pero que son dignos de salir a gozar del reinado
milenario . . .
"Todos los falsos, los engañadores y los adúlteros, y
todos los que aman la mentira, no recibirán la resu­
rrección en este momento, sino que durante mil años
serán arrojados al infierno donde sufrirán la ira de
Dios, hasta que paguen el precio de su pecado, si es
posible, por las cosas que hicieron.
"Estos son los ' espíritus de los hombres que han de
ser juzgados, y que se hallan bajo condenación. y és­
tos son el resto de los muertos; y no vuelven a vivir
sino hasta que pasen los mil años, ni vivirán, hasta el
fin de la tierra, [D. y C. 88:100-101]" (Doctrina de
Salvación, tomo 11, págs. 278-280).
Alma 40:23-25. La Resurrección
Hablando de nuestra identidad inmortal y la per­
fección del cuerpo que trae consigo la Resurrección,
el presidente Joseph F. Smith dijo:
"Qué pensamiento tan glorioso ... que volveremos a
encontrar a aquellos de quienes nos alejamos aquí, y
les veremos como son. Reconoceremos al mismo ser
con quien nos asociamos aquí en la carne, no a otra
alma, ni a otro ser, o al mismo ser en alguna otra for­
ma, sino la misma identidad y la misma forma y se­
mejanza, la misma persona que conocimos y con
quien nos asociamos en nuestra existencia terrenal,
incluso hasta con las mismas marcas de su carne. No
es que la persona vaya a quedar siempre afeada por
cicatrices, heridas, deformidades, defectos o incapaci­
dades, porque de acuerdo con la misericordiosa pro­
videncia de Dios, éstas desaparecerán en su curso, a
su debido tiempo. Se quitarán las deformidades, se
eliminarán los defectos y los hombres y las mujeres
lograrán la perfección de su espíritu, la perfección
que Dios dispuso en el principio. El tiene por objeto
que los hombres y las mujeres, sus hij os, que nacen
para llegar a ser herederos de Dios y coherederos con
Jesucristo, sean perfeccionados, tanto física como espi­
ritualmente, obedeciendo la ley por la cual El ha pro­
porcionado los medios para que llegue esa perfección
a todos sus hijos . . .
" . . . ¿Qué otra cosa pudiera satisfacernos? ¿Qué otra
cosa satisfaría el deseo del alma inmortal? lEstaríamos
satisfechos con ser imperfectos? ¿Con estar decrépi­
tos? ¿Nos conformaríamos con permanecer para siem­
pre jamás en la condición de debilidad que acompaña
la vejez? ¡No!. .. Desde el día de la resurrección, el
cuerpo se desarrollará hasta que llegue a la medida
completa de la estatura de su espíritu, bien sea varón
o hembra . . . " (Yéase Doctrina del Evangelio, págs.
22-24.)
Alma 40:26. La segunda muerte
El élder Bruce R. McConkie dijo:
"Finalmente, todos son redimidos de la muerte es­
piritual excepto quienes 'han pecado de muerte' (D. y
C. 64: 7), esto es, aquellos que están destinados a ser
hijos de perdición. Juan enseña este principio dicien­
do que después que la muerte y el infierno hayan en­
tregado a sus muertos, entonces la muerte y el infier­
no serán 'lanzados al iaga de fuego. Esta es la muerte
segunda ' (Apocalipsis 20:12-15; cursiva agregada). El
Señor en nuestros días dijo que los hijos de perdición
son 'los únicos sobre quienes tendrá poder alguno la
segunda muerte' (D. y C. 76:37; cursiva agregada), que­
riendo decir algún poder después de la resurrección"
(Mormon Doctrine, pág. 758).
Alma 41:10. Una confrontación decisiva entre el bien
y el mal
El presidente Ezra Taft Benson dijo:
"Yivimos en tiempos en que, tal como lo dijo el
Señor, el corazón les falla a los hombres, no sólo físi­
camente sino también en las cosas del espíritu. (Yéase
D. y C. 45:26.) Muchos son los que se dan por venci­
dos en la batalla de la vida. El suicidio ocupa el pri­
mer lugar entre las causas de muerte de los estudian­
tes universitarios: Al aproximarse el enfrentamiento
entre el bien y el mal, acompañado de sus respectivas
pruebas y tribulaciones, aumentan los esfuerzos de
Satanás por vencer a los santos con las armas de la
desesperación, el desaliento, y la depresión . . .
" . . . E n e l Libro d e Mormón leemos que ' . . .la deses­
peración viene por causa de la iniquidad' (Moro.
10:22). 'Cuando hago el bien, me siento bien', dijo
Abraham Lincoln, 'y cuando hago el mal, me siento
mal' . El pecado empuja al hombre hacia las profundi­
dades de la depresión y la desesperación, y aun cuan­
do se regocije pasajeramente en el pecado, el resulta­
do final del mismo es la desgracia. ' .. .la maldad nunca
fue felicidad' (Alma 41 : 10). El pecado establece la falta
de arrrionía para con Dios y produce la depresión es­
piritual; por lo tanto, el hombre hará bien en exami­
narse y asegurarse de que se encuentre en armonía
con todas las leyes de Dios. Toda ley observada aca­
rrea una bendición particular. Cada ley que se deso­
bedece implica asimismo un determinado castigo.
Aquellos que se encuentran abrumados por una pesa­
da carga de desesperación deberían acudir al Señor,
porque Su yugo es fácil y ligera Su carga (véase
Mateo 1 1 :28-30)" (véase "No desesperéis", Liahona,
febo de 1975, pág. 43).
Alma 42:9-28. Las leyes de justicia y misericordia
En Alma 42 se encuentran registradas algunas ense­
ñanzas importantes acerca de la justicia y la miseri­
cordia de Dios. La justicia se puede sencillamente de­
finir como el decreto inalterable de Dios de que el pe­
cado y la rectitud acarrean su propia consecuencia.
97
Capítulo 3 1
Uno d e los aspectos d e l a naturaleza d e Dios es la
justicia perfecta. El no puede considerar el pecado
con "el más mínimo grado de tolerancia" (D. y C.
1 :31). A pesar de Su amor perfecto, no puede hacer
caso omiso del estado pecaminoso del hombre. La
justicia exige que haya un castigo por cada violación
de la ley de Dios. A pesar de todo, Dios no solamente
es justo, sino también misericordioso.
Alma indicó que si no fuera por el plan de reden­
ción, la justicia de Dios a la hora de la muerte consig­
naría a las almas de los hombres a un estado de des­
dicha eterna (véase alma 42: 1 1; 2 Nefi 9:8-9). Era im­
prescindible que se rescatara a la humanidad de la
muerte espiritual; por lo tanto, Dios, en Su misericor­
dia infinita, proporcionó un plan de redención que
está en armonía perfecta con la ley de justicia. La Ex­
piación hace posible que todo el género humano se
arrepienta en este estado probatorio y se libere del
castigo sin contrarrestar la obra de la justicia. Las con­
diciones para beneficiarse con esta misericordia divina
son la fe en el Señor Jesucristo, el arrepentimiento, el
bautismo, el recibir el Espíritu Santo y el perseverar
hasta el fin (véase 2 Nefi 3 1 : 10-16).
La belleza del plan de redención radica en que
cumple con las demandas de la justicia por medio de
la misericordia infinita de un amoroso Padre Celestial.
98
El plan de redención hace posible que Dios sea mise­
ricordioso y justo al mismo tiempo (véase Alma 42: 1 ) .
Si ello no fuera así, "Dios dejaría de ser Dios" (vers.
25) . El rechazar este acto de amor de Dios es rechazar
a Dios y exponerse a "todas las disposiciones de las
exigencias de la justicia" (Alma 34: 1 6) . Para tales per­
sonas es como si no hubiera redención, y por lo tanto
deben sufrir por sus propios pecados (véase D. y C.
19: 15-18).
Resumen analítico
¿Por qué, al considerar las instrucciones del Señor
que se encuentran en Doctrina y Convenios 68:25-28,
decimos que Alma es un buen ejemplo de padre?
¿Qué influencia tuvieron las enseñanzas de Alma en
su hijo Coriantón? (Véase Alma 43: 1 ; 49:30.)
• ¿Qué lleva al pecado? LEn que forma puede una
persona evitarlo? (Véase Alma 39.)
• Enumere las enseñanzas de Alma acerca de la resu­
rrección de toda la humanidad (véase Alma 40: 1 -5,
•
16-23; 42:23).
Utilizando como guía el capítulo 42 de Alma, expli­
que los principios de justicia y misericordia.
•
Alma 43-5 1
Capítulo 32
Introducción
la salvación que han abrazado" (Mormón Doctrine,
pág. 826) .
Hay momentos en que los justos deben pelear para
proteger los derechos dados por Dios. En una época
crucial de la historia nefita, el Señor levantó a Moroni
y a otros grandes defensores de la libertad con el ob­
j eto de que guiaran a los nefitas en la defensa de esos
derechos.
Alma 44. Apoyar a los fieles
De acuerdo con Moroni, ¿por qué podían los nefi­
tas vencer a los lamanitas? ¿Por qué no aceptó Zera­
hemna el razonamiento de Moroni? ¿Qué fue lo que
finalmente le compelió a aceptarlo?
Notas y comentarios
Alma 43:1-8. Los antecedentes históricos de las
guerras
La siguiente reseña enumera los antecedentes his­
tóricos de este período de guerras:
1 . Los zoramitas se apartaron de los nefitas (véase
Alma 31:8-10).
2. Los nefitas temieron que aquellos desertores se
unieran a los lamanitas; por lo tanto, Alma se es­
forzó por predicarles la palabra de Dios (véanse
los verso 4-5).
3. Los zoramitas que no creyeron en la prédica de
Alma expulsaron a los zoramitas . creyentes, porque
temían perder sus riquezas y poder si la conver­
sión se extendía (véase Alma 35:3-6).
4. El pueblo de Ammón, conocido también como los
anti-nefi-lehitas, preservó el bienestar de los zora­
mitas exiliados (véase el verso 9).
5. Los apóstatas zoramitas amenazaron al pueblo de
Ammón, pero éste continuó ayudando a los refu­
giados zoramitas (véanse los verso 8-9).
6. Los apóstatas zoramitas se unieron con los lamani­
tas y los incitaron a tomar las armas en contra del
pueblo de Ammón (véanse los verso 10-11).
7. El pueblo de Ammón y los zoramitas conversos
fueron evacuados y el ejército nefita se preparó
para la guerra (véase el verso 13).
8. Alma sé sentía preocupado por la iniquidad que
existía entre la gente de su pueblo (véase el verso
15).
9. Alma envió a sus hijos, incluso al arrepentido Co­
riantón (véase Alma 49:30), entre los nefitas para
llamarlos al arrepentimiento (véase Alma 43: 1 -2).
10. Los apóstatas zoramitas se convirtieron en lamani­
tas (véase el verso 4).
11. Los lamanitas se trasladaron a la tierra de los zo­
ramitas con el fin de prepararse para el ataque en
contra de los nefitas (véase el verso 5).
Alma 45:1-17. La profecía de Alma
¿Qué profetizó Alma a su hijo Helamán? (Véase
Alma 45: 1 0-1 7.) ¿Por qué se cumpliría esa profecía?
(Véanse los verso 12-14.) Explique "la maldición y la
bendición" que se mencionan en el versículo 16 (com­
párese con Eter 2:8-12).
Alma 46:10-22. El estandarte de libertad
El presidente Ezra Taft Benson explicó:
"La libertad es el móvil principal del progreso hu­
mano.
"La gran revolución del mundo es la revolución
por la libertad del hombre. Este fue el punto sobresa­
liente en el gran concilio de los cielos antes que la tie­
rra existiese. Ha sido el gran tema a través de todos
los tiempos. Y lo es hoy día . . .
"En este sagrado tomo d e las Escrituras, e l Libro de
Mormón, se destaca la grande y prolongada lucha
por la libertad. También podemos ver la conformidad
Alma 43:9-15. "Compelidos a hacer frente"
El élder Bruce R. McConkie dijo:
"La defensa propia es tan justificable en la guerra
como lo es en el caso de que alguien se vea obligado
a defender su vida del ataque de otra persona . . . Los
hombres justos tienen derecho a defenderse y se es­
pera que lo hagan, así como también están obligados
a hacerlo; deben luchar cuando no hay otra manera
de preservar sus derechos y libertades y proteger a
sus familias, sus hogares, sus tierras y las verdades de
99
Capítulo 32
de la gente y su frecuente renuncia a la libertad a
cambio de ciertas promesas de bienestar.
"La historia revela que un hombre de 'sutiles artimañas . . . y . . . muchas palabras lisonjeras . . . [trató] de
destruir. . . el fundamento de libertad que Dios les había concedido . . . ' (Alma 46: 10).
"Entonces Moroni, el comandante en jefe de los
ejércitos, dramáticamente 'rasgó su túnica; y tomó
una de las tiras y escribió en ella: En memoria de
nuestro Dios, nuestra religión, y libertad, y nuestra
paz, nuestras esposas y nuestros hijos; y la colocó en
el extremo de un asta.
" ' . . . (y la llamó el estandarte de la libertad), y se in­
clinó hasta el suelo y oró fervorosamente a su Dios,
que las bendiciones de libertad descansaran sobre sus
hermanos. . . ' (véase ibíd. , 46: 1 2-13).
" Este gran general, Moroni, al igual que los profe­
tas cuyas palabras están registradas en el Libro de
Mormón, dijo que las Américas eran una tierra escogi­
da, una tierra de libertad. El llevó a la batalla a los
que quisieron luchar para 'sostener la causa de la li­
bertad' .
"Y está escrito ' . . . que hizo que se enarbolara el es­
tandarte de la libertad sobre todas las torres que se
hallaban en toda la tierra. . . y así Moroni plantó el es­
tandarte de la libertad entre los nefitas' (ibíd. 46:36).
"Aun cuando este incidente ocurrió unos setenta
años antes de Cristo, vemos que la lucha siguió a tra­
vés de los mil años que cubren los registros sagrados
del Libro de Mormón. Es por ello, que la lucha por la
libertad es una lucha continua, está entre nosotros en
un sentido muy real aquí mismo, en esta tierra esco­
gida de las Américas" (en Conference Report, oct. de
1 962, págs. 14-15).
Alma 46:23-27. La túnica de muchos colores de José
" Con la traducción del Libro de Mormón se dieron
a conocer muchos de los descendientes de José.
¿Quién podía haber hecho ese gran descubrimiento
sin recibir revelación de parte del Señor? . .
" Se nos dice que e n l a destrucción d e l a túnica de
diversos colores que vestía José, había una profecía.
Parte de ésta se preservó, y Jacob, antes de morir,
profetizó que de la misma manera que un resto de la
túnica se había preservado, así también sería con un
resto de la posteridad de José. ' . . . Y dijo: Así como este
resto de la ropa de mi hijo se ha conservado, así pre­
servará Dios un resto de la posteridad de mi hijo, y la
tomará para sí, mientras que el resto de la posteridad
de José perecerá, así como el resto de su túnica' (Al­
ma 46:24).
" Aquel resto que se encuentra ahora entre los lama­
nitas finalmente participará de las bendiciones del
evangelio. Se reunirán con el resto que se está reco­
giendo de entre las naciones y serán bendecidos del
Señor para siempre" Ooseph Fielding Smith, The Way
to Perfection, pág. 121).
Alma 46:28-41. Proteger la causa de la libertad
La principal diferencia entre Amalickíah y Moroni
es que uno quería "destruir el fundamento de libertad
que Dios les había concedido" a los nefitas, y el otro
deseaba preservarlo. Para los seguidores de Amali­
ckíah que no quisieron capitular ante la causa de la
libertad, Moroni decretó una severa pena: la muerte.
Acerca de la forma en que actuó Moroni, Hugh
Nibley escribió:
"Instar a la gente a la ira fue la gran especialidad
100
de los agitadores que aparecen en el Libro de Mor­
món, quienes encontraban que ése era el camino más
seguro a la distinción y el poder personal. Para con­
trarrestar la acción de Amalickíah, a Moroni le pareció
prudente imponer la paz entre los disidentes con to­
da premura. Actuando con su acostumbrada rapidez,
les interceptó el paso antes de que · salieran del país,
los hizo rendirse y les exigió que juraran 'sostener la
causa de la libertad' y no luchar contra su propio go­
bierno. (Alma 46:35.) No se podía esperar menos de
ningún ciudadano, y los que rehusaban se ponían de
manifiesto como adversarios y debían esperar que se
les tratara como tales. En ese momento, Moroni ac­
tuaba con poderes militares especiales que le habían
concedido 'los jueces superiores y la voz del pueblo'
(Alma 46:34). En consecuencia, se les consideró como
enemigos armados e hizo ejecutar a los pocos que re­
husaron deponer las armas (vers. 35). Y en lugar de
dar la orden de ejecutar en masa a todos los amalic­
kiahitas como traidores, según la costumbre moderna,
Moroni solamente les hizo prometer que apoyarían y
respetarían el gobierno en caso de una grave emer­
gencia nacional" (Since Cumorah: The Book of Mormon
in the Modern World, págs. 340-341).
Casi nunca durante una guerra se les da a los pri­
sioneros la oportunidad de jurar lealtad al gobierno
del ejército vencedor y se les deja en libertad. En este
hecho, vemos nuevamente la importancia que esta
gente daba a los juramentos y a su cumplimiento.
Alma 48:11-25. La grandeza de Moroni
Es enorme el contraste entre Moroni y hombres co­
mo Zerahemna y Amalickíah. Moroni demostró cuali­
dades de liderazgo a lo largo de su vida y fue elegido
para guiar a los ejércitos nefitas cuando solamente
contaba veinticinco años de edad. A continuación se
dan algunas de las claves de la grandeza de Moroni:
Buscó, obtuvo y aplicó la palabra del Señor tal
como se la reveló el profeta viviente (véase Alma
43:23-26).
Estaba sinceramente interesado en el bienestar de
los que servían bajo su mando (véanse los verso 1821; 48:7-10; 49:18-20; 50: 1 -4).
Utilizó la estrategia para vencer a sus enemigos
(véase Alma 43:27-35).
Fue firme al hacer lo justo, pero siempre estuvo
pronto para perdonar (véase Alma 44:1-20).
Tenía un espíritu patriota y una actitud devota
(véase Alma 46: 1 1 -20).
Era un hombre noble, un hombre de Dios (véase
Alma 48: 1 1-18).
Alma 48:14. "Aun hasta la efusión de sangre"
"Los miembros de la Iglesia son ciudadanos o súb­
ditos de sistemas sobre los cuales la Iglesia no tiene
ningún control. El Señor mismo nos dijo que debía­
mas ' apoyar la que fuere la ley constitucional del
país' : [D. y C. 98:4-7.]
" . . . Por lo tanto, cuando la ley constitucional,
obediente a estos principios, llama a los hombres de
la Iglesia al servicio militar de cualquier país al que
deban obediencia, su más alto deber cívico requiere
que honren ese llamado. Si, atendiendo ese llamado y
obedeciendo a quienes tienen mando sobre ellos,
quitan la vida a aquellos contra los que luchan, eso
no los convierte en asesinos ni los sujeta a la penalidad
Capítulo 32
que Dios ha prescrito para quienes matan . . . Pues sería
un Dios cruel el que castigara a Sus hijos por haber
realizado ese tipo de actos, siendo instrumentos ino­
centes de un soberano a quien El les ha dicho que
obedezcan y cuya voluntad les es imposible resistir"
(Heber J. Grant, J. Reuben Clark, hijo, David o.
McKay, en Conference Report, abril de 1942, págs.
94-95).
Alma 49-50. Para que nosotros, los habitantes de esta
época, lleguemos a comprender y a discernir
En los capítulos 49-50 de Alma, vemos que Mor­
món continúa con su relato de la guerra entre los ne­
fitas y los lamanitas. Teniendo en cuenta el trabajo
que era necesario para grabar las planchas y el espa­
cio limitado con que se contaba para escribir en ellas,
debemos tratar de comprender qué fue lo que él vio
en ese período de la historia nefita que pensó que po­
día ser de beneficio para nosotros en la actualidad.
Por lo tanto, al leer esos capítulos, preste suma aten­
ción para encontrar los pormenores que se escribieron
allí con el objeto de bendecir nuestra vida (un ejem­
plo es Alma 50: 1 8-23).
nes no lo son crean grandes problemas para sus res­
pectivos pueblos. Como dijo Mosíah: "Pues he aquí,
¡cuánta iniquidad puede un rey malo causar que se
cometa; sí, y cuán grande destrucción!" (Mosíah
29: 1 7.) La monarquía que deseaba Amalickíah tenía
perspectivas desastrosas. Adviértase en Alma 5 1: 8
quiénes eran partidarios de quitar el gobierno repu­
blicano para poner en su lugar una monarquía y cuál
era el motivo.
Resumen analítico
Casi un tercio del Libro de Mormón está dedicado
al registro de las guerras ocurridas entre los lamanitas
y los nefitas. ¿Por qué creen que se dedicó tanto es­
pacio de las planchas que ahora componen el Libro
de Mormón para registrar el relato de las guerras?
• En estos capítulos dedicados a las guerras, ¿en qué
forma nos muestra Moroni a Jesucristo?
• Compare la clase de hombres que los nefitas y los
lamanitas apoyaban como líderes. ¿Qué enseñanzas
sacamos de esa comparación?
•
Alma 51. La monarquía
Los reyes justos son realmente ideales, pero quie-
101
Alma 52-58
Capítulo 33
Introducción
La historia de Helamán y de los dos mil soldados
jóvenes del pueblo de Ammón, a quienes más tarde
se unieron sesenta más de ellos, es uno de los relatos
más inspiradores de la literatura sagrada.
Notas y comentarios
Alma 52-53. "Todos los que tomen espada"
El Salvador dij o : " . . . todos los que tomen espada, a
espada perecerán" (Mateo 26: 52). La guerra es siem­
pre el resultado del pecado de una de las partes.
El diablo se ríe cuando ve la destrucción del pueblo
del Señor, mientras que el Señor llora (véase Moisés
7:24-28, 32-33). Jesús es el Príncipe de Paz y quienes
lo siguen son emisarios de paz, aun durante la gue­
rra.
Alma 52:6. Prepararse para la guerra
Las naciones deben prepararse para defenderse, pe­
ro no deben ir demasiado lejos en sus preparaciones.
La Primera Presidencia hizo esta amonestación:
"Repetimos nuevamente nuestras amonestaciones
en contra de la carrera armamentista en la cual las
nacic.nes de la tierra se encuentran empeñadas en es­
te momento. En particular, deploramos la edificación
de vastos arsenales de armamento nuclear. Se nos ha
dicho que las armas nucleares que hay en el momen­
to son más que suficientes para destruir nuestra civili­
zación. Lo cual traería como consecuencia sufrimiento
y desdicha en un grado incalculable" (Spencer W.
Kimball, N. Eldon Tanner, Marion G. Romney,
"Declaración de la Primera Presidencia sobre el esta­
blecimiento de Misil MX", publicado en la revista En­
sign, junio de 1981, pág. 76).
Alma 53:8. "El mar del oeste, hacia el sur"
" Cuando los nefitas desembarcaron en la tierra pro­
metida, dieron nombre a algunas de las masas de
agua y de tierra que los rodeaban. En aquel momen­
to, al mar que quedaba al occidente de su lugar de
desembarco evidentemente se le puso el nombre de
'mar del oeste' . Más tarde, Nefi salió de aquella re­
gión, tomó a sus seguidores y se dirigió hacia el nor­
te, donde se establecieron en la tierra de Nefi. Los
descendientes de Nefi y su grupo vivieron allí duran­
te varios siglos. Entonces Mosíah, bajo la inspiración
del Señor, condujo a un grupo de nefitas aún más al
norte, hacia la tierra de Zarahemla. El grupo principal
de nefitas ahora se encontraba en la tierra de Zara­
hernia, mucho más al norte del lugar donde original­
mente había desembarcado. Así es que el 'mar del
oeste' del principio quedaba mucho más al sur de
donde ahora estaban viviendo, y se referían a él lla­
mándolo 'mar del sur' (Alma 53:8)" (Daniel H. Lu­
dlow, A Companion to Your 5tudy of the Book of Mor­
mon, págs. 236-237) .
1 02
Alma 53:10-23. Los jóvenes guerreros
Los jóvenes guerreros ammonitas son un ej emplo
del tipo de hombría que todos los hijos de Dios de­
ben tratar de imitar. Esos guerreros habían hecho
convenio de defender su patria y luchar por la liber­
tad (véase Alma 53: 1 7). Fueron hombres valientes, ve­
races y rectos (véanse los verso 20-21). Estos jóvenes
no tenían temor, eran abnegados y poseían una gran
fe (véase Alma 56:45-48, 56). Dios premió su fe con
asombrosa protección (véase Alma 57:25-26).
Adviértase cuán claramente estos muchachos se
ajustan a la siguiente amonestación y promesa profé­
tica que dio en estos tiempos la Primera Presidencia :
"A nuestros jóvenes que ingresan en el servicio mi­
litar, no importa a quién sirvan ni dónde, les decimos:
Vivid puros, guardad los mandamientos del Señor,
oradle constantemente para que os preserve en ver­
dad y justicia, vivid de acuerdo con vuestras oracio­
nes y entonces, acontezca lo que acontezca, el Señor
estará con vosotros y nada os sucederá que no sea
para el honor y la gloria de Dios y para vuestra salva­
ción y exaltación. Si vivís la vida pura por la que
oráis, sentiréis en vuestro corazón un gozo que sobre­
pasará a vuestro poder de expresión o entendimiento.
El Señor siempre estará a vuestro lado; El os consola­
rá; sentiréis Su presencia en la hora de mayor tribula-
Capítulo 33
ción; El os guardará y os protegerá al máximo de
acuerdo con Su sabio propósito. Entonces, cuando el
conflicto haya pasado y retornéis a vuestros hogares,
habiendo vivido una vida recta, icuán grande será
vuestra felicidad, seáis o no vencedores, por haber vi­
vido como el Señor ha mandado! Retornaréis tan dis­
ciplinados en rectitud que desde entonces en adelan­
te las artimañas y estratagemas de Satanás no os ha­
rán mella. Vuestra fe y vuestro testimonio serán tan
fuertes que nada los destruirá. Los demás os admira­
rán por haber pasado por el horno ardiente de la
prueba y la tentación y por haber salido ilesos. Vues­
tros hermanos os buscarán para pediros consej os,
apoyo y guía. Seréis el ancla a la que de allí en ade­
lante la juventud de Sión amarrará su fe . . . " (Heber J.
Grant, J. Reuben Clark, hijo, David O. McKay, en
Conference Report, abril de 1942, pág. 96).
Alma 53:17. "Lealtad a su soberano"
La Primera Presidencia de la Iglesia declaró: "Los
miembros deben lealtad a su soberano y deben pres­
tar un servicio leal cuando se les requiera hacerlo"
(Grant, Clark, McKay, en Conference Report, abril de
1942, pág. 92). Esta lealtad abarca el servicio militar.
La actitud de un Santo de los Ultimas Días debe ser
la de "rendir plenamente esa lealtad a su país y la de
liberar las instituciones que el patriotismo más eleva­
do requiera" (Grant, Clark, McKay, en Conference
Report, abril de 1942, pág. 93).
Alma 54. Dos cartas
Un aspecto fascinante del compendio que hizo
Mormón de las planchas mayores de Nefi fue el de
incluir las cartas o epístolas, las que al parecer se ci­
tan palabra por palabra (véase Alma 54, 56-58, 60-61).
Estas cartas demuestran claramente la personalidad
de los autores. Compárese la carta de Moroni registra­
da en Alma 54:6-14 con la epístola de Ammorón en
los versículos 16-24.
Alma 58. La necesidad de una poderosa defensa
El Libro de Mormón enseña que un pueblo debe
prepararse para defenderse si desean permanecer li­
bres y que muchas veces es necesario ir a la guerra
para defender esos derechos. También enseña que la
defensa física y las armas no son suficiente prepara­
ción. El élder John A. Widtsoe dijo:
"Hoy día todos hablan de la preparación. Hay peli­
gros que están al acecho y por lo tanto se deben eri­
gir las defensas. La preparación no es nada nuevo pa­
ra los Santos de los Ultimas Días. Durante ciento diez
años nuestra voz se ha elevado en advertencia con el
fin de que la gente se prepare contra la conmoción y
las calamidades de los últimos días. Hemos enseñado
y continuamos enseñando que la preparación plena y
la defensa completa contra la devastación del maligno
es la aceptación del Evangelio de Jesucristo. Cuando
toda rodilla se doble y toda lengua confiese que Jesús
es el Cristo, podremos buscar la paz del Edén, pero
no antes.
" [Las naciones del mundo] . . . establecen defensas de
poder y acero. Eso está bien, pero no debemos olvi­
dar que hay defensas intangibles más poderosas que
el uso directo de defensas materiales, y ellas se deben
fomentar si es que deseamos que nuestra preparación
sea adecuada" (en Conference Report, oct. de 1940,
págs. 61-62).
Resumen analítico
Lea los pasajes de las Escrituras que se encuentran
a continuación y luego desarrolle un plan para adqui­
rir poder espiritual: Alma 53: 1 7-21; 56:47; 57:21; 58:40.
• ¿Qué puede hacer ahora para honrar, apoyar y de­
fender a su país?
•
1 03
Alma 59-63
Introducción
Luego de resolver un malentendido, Moroni, el ca­
pitán en jefe de las fuerzas armadas nefitas, y Paho­
rán, el juez superior y gobernador nefita, lucharon
juntos para preservar los derechos y la libertad del
pueblo.
Notas y comentarios
Alma 59:13. El amor de Moroni por la libertad
El hecho de que Mormón haya incluido la idea
equivocada que tuvo Moroni en cuanto a lo que esta­
ba sucediendo dentro del gobierno nefita nos sirve
para ver la grandeza del amor que Moroni tenía por
la libertad, así como el espíritu manso y pronto para
perdonar de Pahorán.
Alma 60:10-14. La muerte de los justos
Moroni escribió que " el Señor permite que los jus­
tos sean muertos para que su justicia y juicios puedan
sobrevenir a los malos" (Alma 60: 1 3). Luego continúa
diciendo: " . . . por tanto, no debéis suponer que se pier­
den los justos porque los matan; mas he aquí, entran
en el reposo del Señor su Dios" (vers. 13).
Poco después de comenzar la Segunda Guerra
Mundial, la Primera Presidencia de la Iglesia declaró:
"En esta terrible guerra, miles de j óvenes justos son
llamados al servicio militar de sus países. Al servir de
esta manera a su patria, algunos de ellos ya han sido
llamados a su hogar celestial, y con toda seguridad
muchos más les seguirán; pero, como dijo Moroni, los
justos que sirven y son muertos, 'he aquí, entran en
el reposo del Señor su Dios' [Alma 60: 1 3 ] . Refiriéndo­
se a ellos, el Señor ha dicho: ' . . .los que mueran en mí
no gustarán la muerte, porque les será dulce' (D. y C.
42:46) . Les será asegurada la salvación en el mundo
venidero, y no se les tendrá por culpables de que en
la obra de destrucción hieran a sus hermanos. Como
dijo Moroni en la antigüedad, ese pecado será para la
condenación de los que se sientan sobre sus 'tronos
en un estado de insensible estupor', esos gobernantes
del mundo, quienes en un frenesí de odio y ambición
de poder y dominio injusto sobre su prójimo han
puesto en marcha fuerzas eternas que no compren­
den y no pueden controlar. Dios los juzgará a su pro­
pio y debido tiempo y les impondrá su merecido cas­
tigo" (Heber J. Grant, J. Reuben Clark, hijo, David O.
McKay, en Conference Report, abril de 1942, págs.
95-96).
Pocos meses después, el presidente Harold B. Lee
(en esa época miembro del Consejo de los Doce) dijo:
"Tengo la convicción de que el azote desatado por la
guerra en la que mueren miles y miles de personas,
muchas de las cuales no son responsables de las cau­
sas de la guerra como tampoco lo son nuestros jóve­
nes que se encuentran en el frente de batalla, hace
necesario aumentar la actividad misional en el mundo
de los espíritus y que muchos de nuestros jóvenes
1 04
Capítulo 34
que portan el santo sacerdocio y que son dignos de
hacerlo serán llamados a ese servicio después de par­
tir de esta vida" (en Conference Report, oct. de 1942,
pág. 73).
Alma 61 :1-14. La respuesta de Pahorán a Moroni
La respuesta de Pahorán a Moroni es clásica en la
literatura sagrada. Pahorán sabía que Moroni no co­
nocía el verdadero estado de los asuntos dentro del
gobierno. Moroni había estado peleando en el frente
de batalla y no había tenido tiempo de investigar la
situación imperante, como lo hubiera hecho en otras
circunstancias. Además, Pahorán sabía que Moroni
era un verdadero siervo de Dios y del pueblo, y que
su ira era solamente el reflejo de su interés por la li­
bertad. Como Moroni mismo escribió al terminar la
epístola: " . . . no busco poder, sino que trato de abatirlo.
No busco los honores del mundo, sino la gloria de mi
Dios y la libertad y el bienestar de mi país . . . "
(Alma 60:36).
Pahorán tenía la misma manera de pensar que Mo­
roni; por lo tanto, podía comprender perfectamente el
motivo que encerraba su censura. Fue por ello, que
después de explicar a Moroni las dificultades por las
que atravesaban en la ciudad, Pahorán escribió: "Por
lo tanto, mi querido hermano Moroni, resistamos al
mal, y el mal que no podamos resistir con nuestras
palabras, sí, tal como las rebeliones y disensiones, re­
sistámoslo con nuestras espadas para que podamos
retener nuestra libertad, para que podamos regocijar­
nos en el gran privilegio de nuestra iglesia y en la
causa de nuestro Redentor y nuestro Dios"
(Alma 6 1 : 14).
Luego de recibir la carta de Pahorán y la petición
de que le ayudara a derrocar a los disidentes de Zara­
hernIa, Moroni encabezó a un pequeño grupo de su
ejército y se dirigió a ayudar al gobernador. Juntos re­
establecieron la libertad como principio soberano en­
tre sus conciudadanos.
Por medio de sus misivas, Moroni y Pahorán nos
dan un ejemplo excepcional de dos grandes patriotas
unidos en rectitud y cometido hacia los verdaderos
principios para servir a su país. Esta lección de patrio­
tismo es una de las mejores que se encuentran en las
Escrituras y demuestra lo que puede lograr un pueblo
unido que tiene la libertad como propósito y al Señor
como a su Dios. Su mensaje es sumamente oportuno
en una época en la que muchos buscan socavar, y
hasta derrocar violentamente, los gobiernos estableci­
dos en que las libertades que Dios ha otorgado toda­
vía se siguen respetando.
Alma 61:15-21. El comandante en jefe
En una democracia, ¿dónde radica la máxima auto­
ridad militar, en los militares o en el representante
electo del pueblo? ¿Quién era el comandante supre­
mo de las fuerzas armadas nefitas: Moroni o Paho­
rán?
En Alma 2:16 vemos que los líderes o caudillos mili­
tares se designan como capitanes y capitanes en jefe
del juez superior y del gobernador, y especifica que
Capítulo 34
Alma, como "juez superior y gobernador del pueblo
de Nefi", guió a "sus ejércitos, a fin de combatir a los
amlicitas" (cursiva agregada). A Moroni se le llamó
como "capitán en jefe de los nefitas" y "el capitán en
jefe tomó el mando de todos los ejércitos nefitas" (Al­
ma 43 : 1 6). Moroni fue llamado para ocupar su puesto
bajo la autoridad del juez superior, quien a su vez re­
cibió su autoridad por elección del pueblo. Por medio
del derecho que le confería ser comandante en jefe
de las fuerzas armadas, Pahorán dio órdenes a Moro­
ni (véase Alma 6 1 : 15-18, 21).
Alma 62:3-14. Traición
La traición es una ofensa grave. Pacus y sus realis­
tas se hallaban empeñados en derrocar la libertad ne­
fita, y los soldados de Moroni luchaban y morían por
conservarla. Ni Moroni ni Pahorán podían permitirlo
de ninguna manera. Ya era suficientemente difícil te­
ner que enfrentar una agresión que venía de afuera
del país, por lo que era inconcebible tener que en­
frentar también enemigos dentro de él. Luego de cap­
turar a los malvados hombres de Pacus, se ejecutó a
aquellos que no quisieron tomar las armas para de­
fender a su país.
Alma 63:4-10. Un viaje a las tierras del norte
Refiriéndose a Hagot y al grupo de nefitas que lo
acompañó en su viaje, el presidente Spencer W. Kim­
ball dijo: "El presidente Joseph F. Smith, Presidente
de la Iglesia, declaró: 'Hermanos y hermanas de Nue­
va Zelanda, deseo que sepan que ustedes son descen­
dientes del pueblo de Hagot'. Para los miembros de la
Iglesia de Nueva Zelanda esto se ha aceptado como
verdadero. Un profeta del Señor ha hablado" (en el
informe de la Conferencia de Area de Nueva Zelanda,
llevada a cabo los días 20-22 de febo de 1976, pág. 3).
Resumen analítico
• ¿Por qué Mormón incluyó en su registro la carta de
Moroni a Pahorán? (Véase Alma 60.)
• Advierta la correlación que existe entre la libertad
de una nación y el funcionamiento correcto de la
Iglesia (véase Alma 62:39-41, 45-51).
105
Helamán 1 -4
Introducción
Dios continúa ofreciendo las bendiciones del evan­
gelio a todos (véase Helamán 3:28), pero la gente de­
be aceptarlo de buena voluntad. Cuando las personas
aceptan el evangelio, Dios puede bendecirlas; pero
cuando lo rechazan, El no puede hacer nada.
Notas y comentarios
Helamán 1. Contención por el asiento judicial
La contención de los hijos de Pahorán por el asien­
to judicial es un buen ejemplo de lo que puede suce­
der en una democracia cuando las personas rehúsan
aceptar la voluntad del pueblo. La contención que
creó la pugna por el asiento judicial dio paso a la ma­
levolencia y finalmente fue lo que contribuyó a la caí­
da de la nación nefita.
Préstese atención a los siguientes conceptos regis­
trados en el capítulo 1 de Helamán:
La pena capital se aceptó como castigo a la traición
(véase el verso 8).
Los que buscan darle vuelta a la ley para obtener
poder personal están dispuestos a recurrir al asesina­
to con tal de lograr sus fines (véase el verso 9).
La contención sobre el asiento judicial dio a los ata­
cantes lamanitas una decidida ventaja sobre los nefi­
tas (véanse los verso 18-20).
Debido a que los lamanitas invadieron primera­
mente la parte central más débil del territorio nefita,
Moroníah y sus tropas pudieron rodearlos y obligar­
los a rendirse (véase el verso 31).
De la misma forma que lo había hecho su padre
Moroni anteriormente, Moroníah dejó " que los prisio­
neros lamanitas abandonaran el país en paz" (vers.
33).
Helamán 3:1-8. La migración hacia el norte
No se sabe en qué época comenzó la emigración
nefita hacia el norte. Pudo haber sido en la época que
se menciona en Helamán 3:8. Sin embargo, ésa pudo
ser solamente una emigración limitada, y en cambio
su expansión hacia el norte pudo haber ocurrido mu­
cho después.
Helamán 3:17-32. Cuando el hombre obedece a Dios
Durante el período en que Helamán (el hijo de He­
lamán) ocupó el puesto de juez superior, disminuyó
la contención entre los nefitas lo suficiente para que
la prosperidad espiritual y temporal aumentara en
gran manera. El resultado, dijo Mormón, fue un
"gozo continuo" (Helamán 3:31) y "paz y una alegría
inmensa" (vers. 32) .
106
Capítulo 35
Mormón vio tres lecciones en este aumento de
prosperidad:
1 . El Señor es misericordioso para con aquellos que
con sinceridad invocan Su santo nombre (véase el
verso 27) .
2. La puerta del cielo está abierta para todos los que
creen en Jesucristo (véase el verso 28) .
3. La palabra de Dios tiene tres efectos:
a. Parte " por medio toda la astucia, los lazos y las
artimañas del diablo" (vers. 29 ).
b. Guía " al hombre de Cristo por un camino recto y
estrecho, a través de [ese eterno abismo] de mi­
seria" (vers. 29) .
c. Ayuda a depositar el alma de los fieles " a la dies­
tra de Dios en el reino de los cielos" (vers. 30).
Helamán 3:33-37. Los principios de la santificación
La santificación es un proceso mediante el cual el
hombre caído puede llegar a ser puro y santo y final­
mente quedar libre del pecado. Las Escrituras indican
que el Espíritu Santo es el factor preponderante para
que se produzca ese cambio vital (véase 2 Nefi 3 1 : 1 7;
Alma 1 3 : 1 1-12; 3 Nefi 27:20; Moroni 6:4). Por lo tanto,
al Espíritu se le puede llamar santificador o purifica­
dor.
Cuánto santifique o purifique depende de la obe­
diencia de cada persona. De acuerdo con lo registra­
do en Helamán 3:35, para recibir el poder santificador
del Espíritu, la persona debe ayunar y orar regular­
mente, fortalecer su humildad, hacer más firme su fe
en Jesucristo y entregar su corazón a Dios.
Resumen analítico
• Fueron tan grandes las bendiciones que recibieron
los nefitas, que "aun los propios sumos sacerdotes y
maestros se maravillaron en extremo" (Helamán 3:25).
Sin embargo, advierta qué les sucedió pocos años des­
pués (véase Helamán 4: 13). ¿Cuál fue la causa de ese
gran cambio?
• ¿Cuáles fueron los objetivos de las combinaciones
secretas? (Véase Helamán 2:8.) Piense en los comenta­
rios que hizo Mormón sobre los resultados que las
combinaciones secretas tuvieron sobre la civilización
nefita (véanse los verso 12-14).
• En los anales compilados en Helamán 3-4, Mormón
mencionó muchas veces desacuerdos y contenciones.
¿Por qué creen que hizo hincapié en ello? lEn qué
forma puedeh comenzar los desacuerdos y las con­
tenciones en un hogar o en un barrio o rama? ¿Qué
se puede hacer para evitar que eso suceda?
Helamán 5-9
Introducción
El ministerio de Nefi y su hermano Lehi fue uno
de los más poderosos de toda la historia nefita.
Notas y comentarios
Helamán 5:9-13. La fuente de salvación
Cuando Zeezrom confrontó a Alma y a Amulek en
la ciudad de Ammoníah (véase Alma 1 1 ), le preguntó
a Amulek si el Hijo de Dios salvaría a Su pueblo en
sus pecados, a lo que Amulek respondió negativa­
mente. Zeezrom entonces intentó convencer a la gen­
te de que Amulek había dicho que Dios no salvaría a
su pueblo, pero Amulek lo corrigió diciéndole que lo
que había dicho era que Dios no salvaría al pueblo en
sus pecados, porque "ninguna cosa impura puede he­
redar el reino del cielo" (vers. 37). Para poder obtener
la salvación, la gente debe primeramente arrepentirse
de sus pecados.
En la conversación que Helamán sostuvo con sus
hijos, se refirió a este incidente que tuvo con Zeez­
rom y les recordó ante todo las enseñanzas del rey
Benjamín, diciéndoles: " . . . recordad que no hay otra
manera ni medios por los cuales el hombre puede ser
salvo, sino por la sangre expiatoria de Jesucristo . . . "
(Helamán 5:9). Luego les hizo presentes las enseñan-
Capítulo 36
zas de Amulek de que Cristo no vino a redimir al
hombre en sus pecados, sino de sus pecados (véase el
verso 10). Quienes aspiren a la salvación deben esta­
blecer sus cimientos para la vida eterna únicamente
en Jesucristo.
Helamán 5:22-34. Acontecimientos milagrosos
Los maravillosos acontecimientos que se describen
en Helamán 5:22-34 son similares a los descritos en
otros pasajes de las Escrituras.
A Nefi y a Lehi los rodeó el fuego sin causarles da­
ño (véase el verso 23). Compárese este hecho con la
experiencia vivida por Sadrac, Mesac y Abednego en
el horno ardiente (véase Daniel 3 : 19-27) y la expe­
riencia que tuvo lugar entre los niños pequeños cuan­
do Jesús visitó a los nefitas (véase 3 Nefi 1 7:24) .
Las paredes de la prisión se sacudieron en tres
oportunidades diferentes como si fueran a caer (véase
Helamán 5:27, 31, 33). Compárese esto con aquella
ocasión en que las paredes de la cárcel de Ammoníah
cayeron matando a todos, menos a Alma y Amulek
(véase Alma 14:27-28).
En tres circunstancias distintas se oyó una voz des­
de los cielos ordenando a la gente que se arrepintiera
y cesara de perseguir a los siervos del Señor (véase
Helamán 5 :29, 32-33). Este hecho es semejante a
aquel en que la voz se dejó oír desde los cielos poco
antes de la aparición del Salvador entre los nefitas
(véase 3 Nefi 9, 10:3-7) .
107
Capítulo 3 6
Una nube de tinieblas cubrió a los que se encontra­
ban reunidos en los alrededores de la prisión, impi­
diendo que los lamanitas huyeran " debido al temor
que les había sobrevenido" (Helamán 5:34). Compáre­
se este acontecimiento con las tinieblas que cubrieron
la tierra cuando crucificaron a Jesús (véase 3 Nefi
8:20-23).
Helamán 6. El significado de las combinaciones
secretas
El capítulo 6 de Helamán y el capítulo 8 de Eter
nos aportan algunos de los indicios más importantes
que tenemos respecto a las combinaciones secretas,
incluso la forma en que actúan, qué las motivaba y
cómo llegaron al poder. Moroni advirtió profética­
mente a sus futuros lectores que las combinaciones
secretas habían sido la fuente de destrucción de las
sociedades j aredita y nefita (véase Eter 8 : 1 8-21). Lue­
go, Moroni nos advierte, en términos de suma grave­
dad, en cuanto a los peligros que tales combinaciones
secretas acarrean para nuestra propia época (véanse
los verso 22-26). De este capítulo y de otros pasajes
del Libro de Mormón aprendemos las siguientes ca­
racterísticas de las combinaciones secretas:
1 . El diablo es la inspiración y el origen de todo ese
tipo de organizaciones (véase Helamán 6:26-30).
Mormón claramente señaló a Satanás como el gran
conspirador, el verdadero organizador de tales so­
ciedades.
2. El Señor considera que esas organizaciones están
integradas por seres de una iniquidad que sobrepu­
ja "toda la iniquidad de la tierra entera" (3 Nefi 9:9;
véase también Eter 8: 18). Es cierto que hay perso­
nas que matan, roban y saquean, pero ¿no es ma­
yor la iniquidad cuando esos delitos se llevan a ca­
bo a escala nacional o internacional, afectando la
vida de millones de seres?
3. Esas organizaciones florecen cuando "la mayoría"
(Helamán 6:21) de la gente es inicua y busca bene­
ficiarse de los despojos de tales iniquidades (véase
el verso 38).
4. El secreto es uno de los principios básicos de ese
tipo de organizaciones (véanse los verso 22, 25-26).
5. Junto con el concepto del secreto está el de estable­
cer pactos (véanse los verso 22, 25-26) . Se exige un
juramento de lealtad a la organización, el cual abar­
ca también el voto de mantener en secreto la cons­
piración. Luego del asesinato del juez superior,
Kishkumen "volvió a aquellos que lo habían envia­
do, y todos hicieron convenio, jurando por su eter­
no Hacedor, que no dirían a nadie" (Helamán 1 : 1 1 ) .
E n Helamán 6 : 2 1 se habla de "sus convenios y sus
juramentos" . Moroni describe el mismo convenio
llevado a cabo entre los j areditas (véase Eter
8:13-14). Irónicamente, los juramentos muchas ve­
ces se hacían en el nombre de Dios (véase Helamán
1 : 11; Eter 8 : 14).
6. Los objetivos de tales combinaciones secretas son el
poder y el lucro o ambas cosas (véase Helamán
6:38; Eter 8:22; Moisés 5:31-33) . Dado que el go­
bierno es una fuente de gran poder, no es de extra­
ñarse que muchas veces el objetivo de esas organi­
zaciones sea el de tomar las riendas del gobierno
(véase Helamán 1 : 1-4, 2:4-5; 3 Nefi 3:6, 6:30, 7:12;
Eter 9 : 1 -6, 13: 18).
7. Esas organizaciones utilizan la inmoralidad, el di­
nero y la violencia para lograr sus fines (véase He­
lamán 6 : 15, 1 7; Eter 8: 10). El asesinato de líderes de
108
gobierno para llevar al poder a miembros de las
combinaciones secretas es un hecho común en el
relato de los anales que componen el Libro de
Mormón.
8. La única forma de erradicar permanentemente esas
organizaciones, una vez que se han establecido y
comienzan a florecer, es mediante la conversión de
la gente a la rectitud (véase Helamán 6:37; 3 Nefi
5:4-6).
Helamán 7:1-9. Un ciclo trágico y continuo
Un tema que se encuentra siempre presente en el
Libro de Mormón es sin duda un ciclo trágico: Cuan­
do el pueblo de Dios es justo, prospera. Al prosperar,
la gente se torna orgullosa y olvida a Dios, quien es
la fuente de sus bendiciones. Cuando el pueblo se
torna orgulloso y olvida al Señor, comienzan las difi­
cultades, las contiendas y la guerra, y las personas co­
meten toda suerte de iniquidades. Esa iniquidad lleva
a su vez a la desintegración y a la destrucción de las
naciones. Es entonces cuando el sufrimiento hace que
la gente se arrepienta y vuelva al Señor en justicia, y
el ciclo comienza nuevamente.
El pueblo de la época de Nefi había caído en este
círculo vicioso a tal punto que los ladrones de Ga­
diantón habían usurpado casi completamente el con­
trol del gobierno. Según el relato de Nefi, los manda­
mientos de Dios se dejaron a un lado y la justicia de­
jó de regir por un tiempo. Se persiguió a los justos
"por motivo de su rectitud", mientras que los culpa­
bles usualmente tenían la oportunidad de escapar
"por causa de su dinero" (Helamán 7:5). Y fue así co­
mo surgieron toda clase de iniquidades entre la gen­
te. Fue entonces, al contemplar el rápido vuelco del
pueblo hacia la maldad, que Nefi se lamentó en voz
alta mientras se encontraba en su jardín.
Helamán 8:1-18. La serpiente de bronce
La reacción ante las palabras de Nefi estuvo dividi­
da. ¿Qué dijeron los jueces y por qué? (Véase Hela­
mán 8: 1-6.) ¿Qué dijeron las demás personas y por
qué? (Véanse los verso 7-9.)
Nefi continuó dando a la audiencia un sermón ba­
sado en las demostraciones que Dios dio de Su poder
por medio de Moisés y que se encuentran en el Anti­
guo Testamento. Luego dijo: "Y he aquí, si Dios dio a
este hombre tanto poder, ¿por qué, pues, disputáis
entre vosotros, y decís que él no me ha dado poder
para saber acerca de los juicios que caerán entre voso­
tros, si no os arrepentís?" (Vers. 12.)
Nefi dirigió la atención de sus escuchas a la ocasión
en que Moisés hizo una serpiente de bronce, la puso
sobre un palo e instó a cuantos tuvieran fe a mirarla
y salvarse así de las mordeduras de las serpientes ve­
nenosas.
"De acuerdo con la Biblia, cuando las serpientes
mordieron al pueblo de Israel y varios estaban mu­
riendo como consecuencia de la ponzoña, el Señor
mandó a Moisés hacer una serpiente y le dijo: ' . . . ponla
sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mi­
rase a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de
bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna
serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de
bronce, y vivía' (Números 21:8-9). Ese es el fin del re­
lato de la Biblia. Sin embargo, el relato del Libro de
Mormón indica que cuando Moisés levantó la ser­
piente de bronce, 'testificó él que vendría el Hijo de
Dios . . . Y así como él levantó la serpiente de bronce en
Capítulo 3 6
el desierto, así será levantado aquel que ha de venir.
así como cuantos miraron a esa serpiente pudieron
vivir, de la misma manera cuantos miraren al Hijo de
Dios con fe, teniendo un espíritu contrito, podrán vi­
vir, sí, a esa vida que es eterna' (Helamán 8: 14-15).
"El Salvador también aclaró que la serpiente de
bronce que levantó Moisés era un símbolo (indicio o
ejemplo) de Su propia crucifixión: 'Y como Moisés le­
vantó la serpiente en el desierto, así es necesario que
el Hij o del Hombre sea levantado, para que todo
aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida
eterna' Ouan 3: 14-15)" (Daniel H. Ludlow, A Compa­
nion to Your Study of the Book of Mormon, págs.
y
243-244).
Helamán 8:15. Confiad en Dios y vivid
El presidente Marion G. Romney habló sobre la im­
portancia de cumplir con la voluntad de Dios que re­
cibimos por medio de Sus profetas:
"Ahora bien, desde Adán hasta Noé y aún más ade­
lante, el evangelio se enseñó de padre a hijo. Más tar­
de se le reveló a Abraham. Moisés lo recibió de nuevo
después de que Israel sufrió un largo período de es­
clavitud en Egipto. Jesús, en el meridiano de los tiem­
pos, lo enseñó y lo demostró. Los jareditas y los nefi­
tas también instruyeron por medio de profetas.
"Que los hombres no hayan gozado de paz, felici­
dad y progreso continuo no es, por lo tanto, porque
el Señor haya dejado de enseñarles el camino por el
que se pueden obtener esas bendiciones. Es porque
los hombres han rehusado obedecer ,las leyes revela­
das en las que se basan esas bendiciones.
"La carga que han soportado todos los profetas,
desde Adán hasta nuestro profeta actual, ha sido la
de persuadir a los hombres a confiar en Dios y así vi­
vir. Una y otra vez en cada dispensación han procla­
mado las calamidades inminentes por causa de la vi­
da corrupta y pecaminosa del hombre.
"Caín recibió una maldición por rechazar volunta­
riamente los consejos de Dios. Los antidiluvianos pro­
vocaron el Diluvio en el que perecieron por rechazar
a Noé, quien les había enseñado y suplicado durante
ciento veinte años. Los j areditas siguieron su curso de
rebeldía hasta lograr su destrucción total por rechazar
las enseñanzas y las advertencias de sus profetas. Si­
guiendo ese mismo camino, los nefitas sufrieron una
gran destrucción al tiempo de la crucifixión de Cristo.
"Pudo haberse evitado toda esta tragedia, carnicería
y tristeza. Todos esos pueblos pudieron haber habita­
do en paz y prosperidad si hubieran estado dispues­
tos a confiar en Dios" (Look to Cod and Live, págs. 8-9).
El presidente Romney habló también acerca de
nuestra responsabilidad de servir a Dios:
"Para nosotros, como personas, el camino está lím­
pido y claro. Por medio del precepto y del ejemplo,
debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance por
llevar a los pueblos de la tierra el mensaje del evan­
gelio, que es la solución que nos ofrece el Señor para
nuestros problemas, e inspirar a esa gente a confiar
en El y vivir. Toda persona en este mundo tiene su
libre albedrío, pero hagan lo que hagan los demás, no
permitamos que nos desvíen de nuestro camino:
' . . . no seas incrédulo, sino creyente' Ouan 20:27) .
"Busquemos por el resto de nuestra vida 'al Señor
para establecer su justicia' (D. y e 1 : 16). Probemos
ser dignos de vivir con El eternamente en los cielos.
No nos dejemos engañar por los instruidos, los mun­
danos y los inicuos de este mundo. No olvidemos que
Dios vive, que somos Sus hijos, que Su propósito es
llevarnos hacia la inmortalidad y la vida eterna. Re­
cordemos siempre que todo lo que el hombre ha
aprendido y logrado, junto con todo lo que aún
aprenderá y logrará en la mortalidad, es como una
gota en el océano comparado con el conocimiento y
las obras de Dios. Recordemos que El sabe todas las
cosas y Sus instrucciones para nosotros siguen siendo,
principalmente, amar al Señor nuestro Dios con todo
nuestro corazón, alma, mente y fuerza.
"Estemos constantemente conscientes de que vivi­
mos en la última dispensación del evangelio, que Sa­
tanás ha reunido todas sus fuerzas para la guerra,
que está llevando a cabo su última batalla premilena­
ria con el objeto de ganar nuestras almas y las de to­
dos los hombres. Démonos cuenta de que el conflicto
en que actualmente participamos se acelerará con tal
intensidad ' que todo hombre que no tome la espada
contra su prójimo tendrá que huir a Sión para hallar
seguridad' (D. y e 45:68).
"Comprendamos que La Iglesia de Jesucristo de los
Santos de los Ultimas Días es literalmente el Reino de
Dios en la tierra; que ni los apóstatas internos ni los
enemigos externos podrán impedir su progreso. Está
aquí para permanecer y triunfar. Con las palabras que
utilizó Moroni: ' .. .1os eternos designios del Señor han
de seguir adelante, hasta que se cumplan todas sus
promesas' (Mormón 8:22)" (Look to Cod and Live, págs.
12-13).
Helamán 8:19-22. Zenós, Zenoc y Ezías
Al profeta Zenós se le menciona doce veces en el
Libro de Mormón, a Zenoc cinco y a Ezías una. De
acuerdo con lo registrado en Helamán 8 : 19-20, se de­
duce que esos profetas vivieron entre la época de
Abraham (2200 a. de J. e) y la de Jeremías (626-586
a. de J. e). Sus escritos estaban sin duda entre las
planchas de bronce de Labán, que era el equivalente,
aun cuando eran mucho más extensos, a nuestro ac­
tual Antiguo Testamento (hasta el año 600 a. de J. e).
Como sucedió con todos los demás profetas de todas
las dispensaciones, estos hombres también dieron tes­
timonio de Cristo.
Helamán 8:23-28. "Ira ... para el día del juicio"
Nefi finalizó su llamado al arrepentimiento del
pueblo declarando que al rechazar sus palabras, eran
iguales que los que habían rechazado las palabras de
Lehi y Nefi en una época anterior. Y luego, para rea­
firmar su testimonio en la mente de sus escuchas,
Nefi profetizó que el juez superior sería asesinado
por la banda de Gadiantón.
Resumen analítico
¿Por qué algunos de los nefitas vacilaban entre la
rectitud y la iniquidad mientras que en cambio otros
se mantenían firmes en sus justas convicciones?
• ¿Por qué creen que los conversos lamanitas pare­
cían no titubear en su devoción hacia la verdad?
• mn qué forma lo que dice Deuteronomio 1 8:22 se
aplica a la experiencia de Nefi registrada en Helamán
•
7-9?
¿Qué diferencia hubo entre las reacciones que tu­
vieron los nefitas y los lamanitas ante los ladrones de
Gadiantón? (Véase Helamán 6:37-40.)
•
1 09
Helamán 1 0-12
Introducción
" . . . te bendeciré para siempre . . . " (Helamán 10:5).
¡Qué promesa más significativa recibió Nefi del Señor
con esas palabras! Los contemporáneos de Nefi po­
drían haber disfrutado de la misma promesa si hubie­
ran sido constantes en seguir las enseñanzas del
Salvador. El mismo principio se aplica hoy día; la
constancia que tengamos en vivir el evangelio deter­
minará si ganaremos o perderemos la recompensa de
esa inigualable bendición.
Notas y comentarios
Helamán 10:1-10. El poder sellador
Debido a su rectitud, Nefi había obtenido el poder
para ligar y desatar en la tierra y hacer que en la mis­
ma forma se ligara o se desatara en los cielos (véase
Helamán 10:7). Ese fue el mismo poder que el
Salvador les dio a Pedro, Santiago y Juan (véase
Mateo 16: 19) y que restauró en la tierra por medio de
José Smith (véase D. y C. 128:8-10; 1 32:46). La misma
llave para ese poder la tiene en la actualidad el Presi­
dente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los
Ultimas Días, el Profeta viviente de Dios sobre la tie­
rra.
Nefi fue uno de los profetas más grandes que ha
vivido sobre la tierra. El Señor tenía una absoluta
confianza en él porque sabía que Nefi no utilizaría el
poder que se le había concedido en ninguna forma
contraria a Su voluntad.
Helamán 12. La percepción de un profeta
Después que Nefi vio que la predicación del evan­
gelio no había dado resultado para llevar al pueblo al
arrepentimiento, le pidió al Señor que enviara ham­
bre a la tierra para que la gente se humillara, y se hi­
zo como él lo pidió (véase Helamán 1 1 :4-6). Cuando
el pueblo comenzó a morir por millares, los malvados
"empezaron a acordarse del Señor su Dios, y también
empezaron a acordarse de las palabras de Nefi" (vers.
7). La gente pidió a sus jueces que intercedieran ante
Nefi, reconociendo la autoridad de éste, para que ora­
ra a fin de que cesara el hambre. Nefi así lo hizo y el
hambre cesó (véanse los verso 8-16).
Durante siete u ocho años el pueblo sirvió al Señor,
pero no pasó mucho tiempo antes de que nuevamen­
te se volvieran al mal. En este punto, Mormón hace
una pausa en el relato histórico para insertar uno de
los comentarios proféticos más poderosos en cuanto a
la naturaleza del hombre y la historia.
Es importante que las personas que estudian el
Libro de Mormón recuerden que la obra de Mormón
es un compendio basado en numerosos anales que él
tenía a su disposición. Mormón fue sumamente cui­
dadoso al seleccionar la información que nos entregó;
como evidencia de ello tenemos su declaración de
1 10
Capítulo 37
que l o que utilizó n o es ni l a centésima parte de lo
que tenía a su alcance (véase Helamán 3 : 14).
Todo parece indicar que Mormón escogió algunos
de los temas debido a las lecciones en particular que
éstos encerraban y transmitían al lector. A fin de que
no perdiéramos el tremendo impacto del mensaje que
se transmitía en los capítulos anteriores, Mormón lla­
mó nuestra atención hacia el mismo con gran cuida­
do, utilizando en el capítulo 12 de Helamán frases co­
mo "así vemos" y "así podemos ver" . Préstese especial
atención a los versículos 1-3. Es evidente que Mor­
món no quiere que pasemos por alto su mensaje. El
registro que compone Helamán 12 contiene uno de
los mejores resúmenes de una notable característica
humana que se encuentra en muchos lugares de las
Escrituras (véase también Mosíah 1 1 :24; Jueces 10:
13-14; Isaías 1 : 15).
Helamán 12:3. " Castigue ... con muchas aflicciones"
El élder Neal A. Maxwell declaró:
" . . . el Señor no ha mantenido secreto el hecho de
que El intenta probar la fe y la paciencia de Sus san­
tos (véase Mosíah 23:21). Nosotros, los mortales, so­
mos tan propensos a olvidar al Señor:
" 'Y así vemos que excepto que el Señor castigue a
su pueblo con muchas aflicciones . . . no se acuerda de
él' (Helamán 12:3).
"Sin embargo, El conoce nuestra capacidad tanto
para sobrellevar como para comprender, y no nos da­
rá más de lo que en un momento dado podamos so­
portar, aunque a nosotros nos parezca lo contrario
(véase D. y C. 50:40; 78: 1 8). Así como no tendremos
tentaciones de las que no podamos escapar o que no
podamos resistir, no se nos darán más tribulaciones
de las que podamos aguantar (véase 1 Corintios
10: 13) . . .
" E l presidente Young, quien sabía d e pruebas y tri­
bulaciones, así como del gran destino del hombre, di­
jo que el Señor nos permite pasar por estas experien­
cias con el fin de que lleguemos a ser verdaderos
amigos de Dios; y para que al desarrollar nuestra ca­
pacidad individual, ejercitando sabiamente el libre al­
bedrío y confiando en El, incluso cuando nos sinta­
mos solos y abandonados, aprendamos a ser 'justos
en la obscuridad' . (Secretary's Journal, enero de 1857.)
El resplandor del evangelio que vemos irradiar de al­
gunas personas, aun en medio de las dificultades más
penosas, surge de aquellos iluminados que tienen
'buen ánimo' .
"El ser optimistas cuando otros caigan en la deses­
peración, el conservar la fe cuando otros desmayen,
el ser fieles aunque nos sintamos abandonados son
los resultados que Dios desea que logremos al pasar
por las pruebas divinas que El nos da porque nos
ama (véase Mosíah 3: 19). Todas estas experiencias que
pasamos para nuestro provecho no deben juzgarse
como indiferencia divina; al contrario, todas ellas for­
man parte de un proceso divino" (véase "Tened buen
ánimo", Liahona, enero de 1 983, págs. 127-128).
Capítulo 3 7
Resumen analítico
• ¿Se han preguntado alguna vez qué hace que los
profetas de Dios sean diferentes de las demás perso­
nas? Lea y medite Helamán 10:4, 7, 12; 1 1 : 18.
• El presidente Spencer W. Kimball testificó: "Muchas
veces e l Señor usa e l tiempo (el estado atmosférico)
como modo de disciplinar a su pueblo por la viola­
ción de sus leyes" ("Lo que el Señor espera de noso­
tros", Liahona, oct. de 1977, pág. 2). ¿De qué manera
se cumplió este principio en la época de Nefi? (Véase
Helamán 1 1 .)
111
Helamán 1 3-16
Introducción
Muchos de los nefitas de Zarahemla rechazaron al
profeta Samuel el Lamanita. Muy pocos pensaron que
en treinta y ocho años más, muchos de ellos se la­
mentarían diciendo: " . . . iOh, si nos hubiésemos arre­
pentido . . . y no hubiésemos matado y apedreado y
echado fuera a los profetas . . . " (3 Nefi 8:25).
Notas y comentarios
Helamán 13:11-16. Salvos gracias a unos pocos justos
Muchas veces ha habido épocas en la historia del
mundo en que los inicuos se han salvado de destruc­
ciones y juicios terribles debido a que Dios ha tomado
en cuenta a los justos, aunque éstos hayan sido unos
pocos. El malvado pueblo de Zarahemla tenía una
deuda de gratitud con los justos por haber sido pre­
servados de la destrucción gracias a éstos, aun cuan­
do, naturalmente, ellos no lo sabían. En unos pocos
años, Zarahemla iba a perder esa silenciosa e inapre­
ciada protección, y las palabras de Samuel se cumpli­
rían (véase 3 Nefi 9:3). Aun Sodoma y Gomorra se ha­
brían salvado si hubieran tenido diez personas que
vivieran con rectitud (véase Génesis 18:23-33).
La forma en que vivamos puede ser de vital impor­
tancia. La rectitud personal de unos pocos puede ser
una gran bendición para los demás.
Helamán 13:23-29. Sigamos al profeta viviente
El presidente Harold B. Lee manifestó:
" Cuando se organizó la Iglesia, el mismo día en
que se organizó, el Señor le habló a la Iglesia. Lo que
no quiere decir que solamente se dirigió a los seis
miembros que en ese momento constituían la Iglesia:
El habló acerca del Presidente de la Iglesia, que en
aquel momento era el profeta José Smith. y esto es lo
que dijo: [D. y C. 21 :4-6.]
"Tenemos que pasar por situaciones difíciles antes
de que el Señor acabe Su obra con esta Iglesia y con
el mundo en esta última dispensación, la cual prepa­
rará la venida del Señor. El evangelio se restauró para
preparar al pueblo a fin de que esté listo para recibir­
lo a El. El poder de Satanás aumentará; vemos la evi­
dencia de ello en todas partes. Habrá filtraciones en
la Iglesia. Habrá, como lo ha dicho el presidente Tan­
ner: 'hipócritas que profesan la fe, pero en secreto es­
tán llenos de huesos de muertos' . Veremos a aquellos
que profesan ser miembros, pero que en secreto com­
plotan y tratan de desviar a la gente para que no siga
a los líderes que el Señor ha puesto para presidir so­
bre esta Iglesia.
"La única seguridad que tenemos como miembros
de la Iglesia es hacer exactamente lo que el Señor dijo
a la Iglesia el día en que se organizó. Debemos apren-
112
Capítulo 38
der a escuchar las palabras y los mandamientos que
el Señor da mediante su profeta, 'según los reciba,
andando delante de mí con toda santidad . . . con toda
fe y paciencia como si viniera de mi propia boca' (D.
y C. 21 :4-5). Habrá muchas veces situaciones que re­
querirán paciencia y fe. Tal vez no os agrade lo que
provenga de las autoridades de la Iglesia. Tal vez no
concuerde con vuestra opinión política o social. Pero
si escucháis su palabra, como si viniera de la boca del
Señor mismo, con paciencia y fe, la promesa es que
'las puertas del infierno no prevalecerán contra voso­
tros; sí, y Dios el Señor dispersará los poderes de las
tinieblas de ante vosotros, y hará sacudir los cielos
para vuestro bien y para la gloria de su nombre' (D. y
C. 21:6)" (en Conference Report, oct. de 1970, pág.
152).
Helamán 14. La profecía de Samuel
Una de las profecías más específicas de las Escritu­
ras es la que hizo Samuel concerniente al nacimiento
y a la muerte de Jesucristo. El esquema siguiente es
una reseña de esa profecía y el cumplimiento de cada
acontecimiento:
Capítulo 38
El nacimiento de Jesucristo
1. Cristo nacería en el término de
cinco años (vers. 2).
2. No habría obscuridad durante
dos días (vers. 3-4).
3. Aparecería una nueva estrella
(vers. 5).
4. Otras señales:
a. Muchas señales y maravillas
en los cielos (vers. 6).
b. La gente caería al suelo
(vers. 7).
La muerte del Señor
1. El sol se obscurecería; la luna y
las estrellas no darían luz du­
rante tres días (vers. 20, 27).
2. Señales en la tierra:
a. Truenos y rayos durante mu­
chas horas (vers. 21).
b. La tierra se sacudiría, tembla­
ría y se resquebrajaría (vers.
21 -22).
c. Tempestades; las montañas se­
rían hechas llanas y los valles
se levantarían (vers. 23).
d. Calzadas hechas pedazos, ciu­
dades desoladas (vers. 24).
3. Muchos sepulcros se abrirían y
resucitarían muchos que se apa­
recerían a muchas personas
(vers. 25).
El cumplimiento
3 Nefi 1 : 13
3 Nefi 1 : 15
3 Nefi 1 :21
3 Nefi 2:1
3 Nefi 1 : 16-17
El cumplimiento
3 Nefi 8:19-23
3 Nefi 8:6-7
3 Nefi 8: 12, 1 7-18
3 Nefi 8:5-6
3 Nefi 8:8-11, 13
3 Nefi 23:9-14
Helamán 14:16. "Una muerte más terrible que la del
cuerpo"
"Pero deseo decir una o dos cosas respecto de otra
muerte, la cual es una muerte más terrible que la del
cuerpo. Cuando Adán, nuestro primer padre, comió
el fruto prohibido, transgredió la ley de Dios y quedó
sujeto a Satanás; se le desterró de la presencia de
Dios y fue expulsado a las tinieblas espirituales de
afuera. Esta fue la primera muerte. Viviendo aún, es­
taba muerto, muerto en cuanto a Dios, muerto en
cuanto a la luz y la verdad, muerto espiritualmente,
expulsado de la presencia de Dios, interrumpida su
comunicación con el Padre y el Hijo. Fue expulsado
completamente de la presencia de Dios así como lo
fueron Satanás y las huestes que lo siguieron. Esa fue
la muerte espiritual. Mas el Señor dijo que no permi­
tiría que Adán y su posteridad padecieran la muerte
temporal sino hasta que se les proporcionara el medio
por el cual pudieran ser redimidos de la primera
muerte, que es espiritual. Por tanto, le fueron envia­
dos ángeles a Adán, los cuales le enseñaron el evan­
gelio y le revelaron el principio mediante el cual po­
dría ser redimido de la primera muerte y volver del
destierro y de las tinieblas de afuera a la maravillosa
luz del evangelio. Se le enseñó la fe, el arrepenti­
miento y el bautismo para la remisión de pecados en
el nombre de Jesucristo, el cual habría de venir en el
meridiano de los tiempos y quitar el pecado del mun­
do; y así se le dio la oportunidad de ser redimido de
la muerte espiritual antes de padecer la muerte tem­
poral. Todo el mundo actual, me da pena decirlo, con
excepción de un puñado de personas que han obede­
cido el nuevo y sempiterno convenio, está ahora pa­
deciendo esa muerte espiritual. Se hallan expulsados
de la presencia de Dios; están sin Dios, sin la verdad
del evangeliq, y sin el poder de la redención, porque
no conocen a Dios ni su evangelio. A fin de que pue­
dan ser redimidos y ser salvos de la muerte espiritual,
que cubre el mundo como un manto, deben arrepen­
tirse de sus pecados y ser bautizados para la remisión
de los mismos por uno que tenga la autoridad, a fin
de que puedan nacer de Dios. Por eso es que quere­
mos que salgan al mundo estos j óvenes a predicar el
evangelio. Aun cuando ellos mismos tal vez entien­
dan muy poco, el germen de vida está con ellos"
(Doctrina del Evangelio, págs. 426-427).
Helamán 14:18. "Arrojado al fuego"
"Este fuego y azufre, se nos dice, es una represen­
tación del tormento que sufrirán los malvados. No es
fuego, sino que es el tormento mental; en otras pala­
bras, es el castigo del cual el Salvador dice que es co­
mo un gusano que no muere y fuego que no se extin­
gue, el cual durará para siempre.
"Agradezcamos que solamente habrá pocos que
participarán de este terrible castigo" Ooseph Fielding
Smith, Doctrina de Salvación, tomo 11, pág. 212).
Helamán 15. "El día del lamanita"
"El día del lamanita ha llegado y el evangelio les
ofrece hoy grandes oportunidades. Millones están de­
dicándose hay al cultivo de las escarpadas laderas de
la cordillera de los Andes y llevando sus productos al
mercado en llamas y burros. Ellos deben saber que
hay un evangelio de emancipación. Millones de lama­
nitas en Ecuador, Chile y Bolivia se ganan la vida ha­
ciendo trabajos serviles, ganando si acaso el pan dia­
rio con el sudor de su frente. Ellos tienen que escu­
char estas urgentes verdades. Son millones también
los que a lo largo del territorio de Norteamérica se
encuentran frustrados, desprevenidos y no están lo­
grando lo que son capaces de alcanzar. Necesitan la
luz que proporciona el evangelio. Este romperá las
cadenas que los atan, estimulará su ambición, amplia­
rá su visión y les abrirá las puertas a nuevos mundos
de oportunidades. Su cautiverio tendrá fin - esa cau­
tividad causada por sus conceptos erróneos, su anal­
fabetismo, sus supersticiones y temores. 'Las nubes
del error desaparecen ante los rayos de la verdad di­
vina'.
"Ya amanece un día más luminoso. El esparcimien­
to ya ha tenido lugar, la congregación está en proce­
so. Que el Señor nos bendiga al asumir nuestro papel
de padres nodrizas de esos nuestros hermanos lama­
nitas y al acelerar el cumplimiento de las grandes
promesas que les han sido dadas" (véase Spencer W.
Kimball, La fe precede al milagro, pág. 355).
Helamán 16:1-11. El ser profeta
"A menudo citamos las palabras de los profetas y,
para que no haya dudas en cuanto a qué es un profe­
ta, expresamos que un profeta es aquel que, bajo la
inspiración y el llamamiento del Señor Dios, habla la
verdad según lo que le dicte el Espíritu, sin entrar a
considerar lo que el mundo piensa y sin considerar lo
que a los hombres les gustaría oír.
"Por lo tanto, un profeta casi nunca es popular, y el
precio de ser profeta siempre es grande, porque a ve­
ces puede ser llamado a decir cosas que a la gente no
le agrade oír . . . y tal vez se encuentre luchando contra
una ola de ideas erradas, y, como lo cuenta la histo­
ria, sea apedreado, crucificado, expulsado, ridiculiza­
do, despreciado o rechazado. Porque la verdad no re­
sulta agradable a todos los hombres, y el tiempo ha
113
Capítulo 3 8
demostrado que la mayoría no siempre tiene la
razón . . .
"No e s importante que u n profeta diga las cosas
con las que vosotros y yo vayamos a estar de acuer­
do. Pero sí es importante que vosotros y yo nos pon­
gamos en total acuerdo con las cosas que el profeta
diga en virtud de su oficio y llamamiento" (Richard L.
Evans, "On Being a Prophet", Improvement Era, nov.
de 1939, pág. 672) .
Helamán 16:12-15. "La astucia y... artificios del
maligno"
Préstese atención a la manera en que la gente trata
de explicar las señales claras y evidentes que han vis­
to. Con su astucia habitual, Satanás retuerce la mente
de las personas y las desvía de la verdad. Debemos
recordar que el propósito de Satanás está siempre en
dirección opuesta al propósito de Dios. Tal como dijo
el presidente Marion G. Romney:
"Satanás es maligno totalmente y siempre; su pro­
pósito eterno es derrotar el plan del evangelio y , des­
truir las almas de los hombres' (D. y C. 10:27) . . .
"Satanás está irrevocablemente dedicado a contra­
rrestar y vencer la influencia del Espíritu de Cristo
sobre los hombres" ("Satanás, el gran impostor",
Liahona, oct. de 1971, pág. 32).
Mormón dijo que Satanás incita a la gente
"continuamente a cometer iniquidades" (Helamán
16:22).
1 14
Resumen analítico
El profeta José Smith fue asesinado por una turba
de malvados que se encontraban motivados por la
misma fuerza que motivó a quienes tiraron flechas y
piedras a Samuel el Lamanita. Si usted hubiera vivido
en esos días (en la época del profeta Samuel o en la
del profeta José Smith), ¿habría aceptado a esos pro­
fetas? ¿Habría enfrentado a las masas que los ataca­
ban y ,hubiera salido en su defensa? ¿Tiene algún
problema en aceptar al profeta actual? ¿Escucha sus
consejos y trata en lo posible de seguir sus enseñan­
zas? Si es así, es casi seguro de que también hubiera
aceptado a Samuel o a José Smith, ya que ellos fueron
enviados por el mismo Dios que envió a nuestro pro­
feta de la actualidad.
Si en cambio le cuesta aceptar los consejos y las en­
señanzas del profeta en su totalidad, recuerde que es
libre de tomar sus propias decisiones, pero recuerde
también que aquello que elija tendrá consecuencias
eternas. Su valentía personal se mide más según su
aceptación de los mensajeros que el Señor envía en la
actualidad, que por su reacción hacia aquellos cuyas
vidas forman en este momento parte del pasado.
• Marque Mosíah 7:27; Helamán 14:12 y Eter 3: 14.
¿Qué doctrina importante encierran esas referencias?
•
3 Nefi 1 -5
Introducción
Una terrible iniquidad volvió nuevamente a exten­
derse por el país. Solamente uniéndose pudieron los
justos derrotar a los ladrones de Gadiantón y restau­
rar la paz.
Notas y comentarios
3 Nefi 1 :4-8. El propósito principal de las señales
"Los dones del Espíritu que el Señor concede a los
que creen y obedecen el Ev� ngelio de C :i�to reciben
el nombre de señales. Es deClr, que el reCIbIrlos es una
evidencia o señal de que poseemos esa fe que es el
resultado de creer en la verdad. Las señales son ma­
ravillosas y milagrosas; y siempre e invariablemente
se manifiestan entre los miembros fieles.
"En toda dispensación del evangelio, los santos han
tenido esta promesa: 'y estas señales seguirán a los que
crean: En mi nombre echarán fuera demonios; habla­
rán nuevas lenguas; alzarán serpientes, y si bebieran
cosa mortífera, no los dañará; pondrán sus manos so­
bre los enfermos y sanarán; y a quien crea en mi
nombre, sin dudar en nada, yo le confirmaré todas
mis palabras aun hasta los extremos de la tierra'
(Mormón 9:24-25; cursiva agregada)" (Bruce R.
McConkie, Mormon Doctrine, pág. 713).
¿Qué nos demuestra, en relación con los incrédulos
en general, la actitud que tomaron los no creyentes
cuando la señal prometida no apareció dentro del
lapso de tiempo especificado? ¿Qué lección deben
aprender los creyentes acerca de las señales y la sal­
vación? (Véase D. y C. 68:9-11.)
Las señales provienen de la fe y, en verdad, son un
.
producto de ésta. Las señales fortalecen a los fIeles,
pero dan fe solamente a los que responden espiritual­
mente. Por lo tanto, su propósito principal no es en­
gendrar fe, sino recompensarla (véase D. y C. 68:9-1 1).
No es raro encontrar en las Escrituras que los que no
tienen fe hagan caso omiso de las señales maravillo­
sas y las evidencias del poder de Dios o las desechen,
buscando una explicación más lógica para ellos.
3 Nefi 2:5-8. El sistema de calendario nefita
Los nefitas utilizaron tres sistemas para calcular el
tiempo:
El primero método fue determinar el número de
años desde que Lehi salió de Jerusalén. Este sistema
se utilizó desde el año 600 hasta el 92 a. de J. C.
(véase Mosíah 29:44-47; Alma 1 : 1).
El segundo método que se utilizó consistía en cal­
cular el número de años desde el principio del reina­
do de los jueces; este sistema se utilizó durante casi
cien años, desde el año 92 a. de J. C. hasta el 9 de
nuestra era (véase 3 Nefi 2:5-7).
El último método que se usó fue el de "calcular su
tiempo desde [la] ocasión en que se manifestó la se­
ñal, o desde la venida de Cristo" (3 Nefi 2:8). Ese sis­
tema se utilizó durante el resto de la historia registra­
da en los anales nefitas.
Capítulo 39
3 Nefi 2:9-19. Dos importantes acontecimientos
históricos
En 3 Nefi 2:9-19 leemos que Mormón presenta dos
puntos históricos importantes: (1) los conversos segui­
dores de Jesucristo tuvieron que unirse a fin de pre­
servar su seguridad personal (véase el verso 12); y (2)
los lamanitas conversos se vieron libres de la maldi­
ción que pesaba sobre ellos (véase el verso 15).
3 Nefi 3:11-26. Los líderes políticos y militares
En 3 Nefi 3 : 1 1 -26 vemos la forma en que Mormón
nos pinta nuevamente un panorama histórico de gran
valor para nosotros en la actualidad. El señala clara­
mente que una de las claves para la salvación de los
nefitas se hallaba en la rectitud y el valor personal de
los líderes, o sea, los caudillos políticos y militares
(véanse los verso 12, 19).
Obsérvese también que Gidgiddoni no envió a sus
ejércitos a atacar a los gadiantones, sino que aquellos
permanecieron en "el centro" (vers. 21) de las yerra �
.
nefitas y se fortificaron contra el ataque. GldgIddom
dijo: "No saldremos en contra de ellos, sino esperare­
mos hasta que vengan contra nosotros" (vers. 21).
Adviértase cómo esta decisión concuerda con la ley
de Dios dada en nuestros días que dice: "Y además,
ésta es la ley que di a mis antiguos: que no habían de
salir a la guerra contra ninguna nación, tribu, lengua
o pueblo, salvo que yo, el Señor, se lo mandara"
(D. y C. 98:33).
3 Nefi 5:1-12. Un sistema de justicia
La actitud que adoptaron los nefitas hacia los
miembros de la banda de Gadiantón que habían to­
mado prisioneros fue realmente notable a la luz de
muchas tendencias de nuestra sociedad actual. Las so­
ciedades modernas gastan enormes sumas de dinero
tratando de psicoanalizar y rehabilitar a los delin­
cuentes. Préstese atención a los dos aspectos de la
conducta de los nefitas, que comprendieron que la
conspiración de Gadiantón representaba una amena­
za verdadera tanto para el estado como para la Igle­
sia. Los nefitas predicaron el evangelio a los ladrones
para ver si podían convertirlos. Si se convertían, los
gadiantones eran puestos en libertad, una sorpren­
dente muestra de jurisprudencia. Ahora, si los malhe­
chores rehusaban arrepentirse, los "condenaban y cas­
tigaban según la ley" (3 Nefi 5:5).
Resumen analítico
¿Cuáles fueron algunas de las tácticas que utilizaron
los justos para resistir el violento ataque de los ladro­
nes de Gadiantón?
• ¿Qué aprendió acerca de Mormón? ¿Qué cualidades
y características tenía para llevar a cabo la inspirada
obra que realizó en los anales nefitas? (Véase 3 Nefi
5 : 1 3; compárese con el encabezamiento del capítulo 2
de Moroni.)
•
115
3 Nefi 6-1 0
Introducción
En 3 Nefi 6-10 encontramos un ejemplo de adver­
tencia para los miembros de La Iglesia de Jesucristo
de los Santos de los Ultimas Días en la última dispen­
sación. Los miembros nefitas de la Iglesia que escapa­
ron de la destrucción fueron aquellos que se arrepin­
tieron y prestaron atención a la voz de los profetas.
Capítulo 40
3 Nefi 8 : 1 . " U n hombre justo"
Mormón escribió que "un hombre justo" había esta­
do a cargo de los anales nefitas (véase 3 Nefi 8:1). Ese
hombre fue Nefi, nieto de Helamán (véase 3 Nefi
23:7, 12). La siguiente gráfica puede ser de gran utili­
dad para comprender con más claridad en qué lugar
de la genealogía nefita se encuentra este Nefi:
Alma, padre
I
Notas y comentarios
Alma, hijo
I
3 Nefi 6:10-16. La desigualdad entre los nefitas
¿Qué pecado comenzó a verse entre los nefitas
cuando empezaron a prosperar? (Véase 3 Nefi 6:12-13.)
¿Qué produjo esta desigualdad en la Iglesia? (Véase
el verso 14.) Según Mormón, ¿cuál fue la verdadera
causa de esa iniquidad? (Véase el verso 15.) ¿Qué su­
cede por lo general cuando las personas comienzan a
creer que son mejores que los demás? lEn qué forma
verifica esta parte de la historia del Libro de Mormón
el pasaje de Proverbios 16: 18?
3 Nefi 6:17-30. "En un estado de terrible
perversidad"
Al comenzar los nefitas a rebelarse "intencional­
mente contra Dios" (3 Nefi 6 : 1 8), se envió a profetas
del Señor con el fin de que testificaran sin temor so­
bre Cristo y la redención, y también en contra de los
pecados y las iniquidades del pueblo (véase el verso
20). ¿De qué manera reaccionaron los inicuos ante es­
ta prédica? (Véanse los verso 21, 23.) Al presentar las
quejas ante el gobernador, el j uez superior de Zara­
hemla, ¿en qué forma pudieron burlar la ley estos
hombres inicuos? (Véanse los verso 27-30.) Acerca de
este tema, el élder Robert L. Simpson dijo:
"Los tiempos no han cambiado. La mayoría de us­
tedes habrá leído, hace menos de dos meses atrás, un
artículo publicado en los diarios sobre un grupo de
personas que estableció lo que denominó una iglesia
satánica, cuyo único fin es participar del mal y de las
tinieblas. Esa gente está en abierto desafío y diame­
tralmente opuesta a todos los santos propósitos que
nos reúnen en esta gran conferencia. Si no contára­
mos con un buen número de hombres temerosos de
Dios y dedicados a la causa de la verdad, esas asocia­
ciones del mal bien podrían apoderarse de nuestra
sociedad.
"La única arma eficaz contra el mal y las tinieblas
es la verdad y la luz, particularmente la verdad y la
luz que están en manos de los que portan el Santo
Sacerdocio de Dios, hombres dignos y dedicados, ta­
les como los que veo delante de mí en este momento.
"Ningún hombre ni j oven que haya aceptado el
compromiso del sacerdocio puede permanecer ocioso,
pues si no nos sujetamos a este convenio con el Se­
ñor, si no nos mostramos ansiosos de hacer algo res­
pecto a este convenio, El dice: ' . . . no sois dignos de
mí' (D. y C. 98:15)" (en Conference Report, abril de
1 967, pág. 69).
116
Shiblón
Helamán I
(el hijo mayor)
Coriantón
I
Helamán 11
Nefi I
/
Nefi 11
(el segundo Nefi
que se hizo cargo de
los anales nefitas; el
primero fue Nefi, el
hijo de Lehi)
(el tercer Nefi que
se hizo cargo de los
anales)
Timoteo
(el hermano de Nefi que éste levantó de entre
los muertos)
3 Nefi 8:4-18. El control de los elementos
La tempestad que se menciona en 3 Nefi 8:6 se re­
fiere a un viento intenso y violento. A menudo, a una
tempestad de tal magnitud la acompaña la lluvia, el
granizo o la nieve, y frecuentemente causa destruc­
ción en una zona muy amplia.
Tanto las Escrituras como los profetas modernos
atestiguan que es Dios quien controla los elementos.
El élder Bruce R. McConkie escribió acerca del control
que el Señor ejerce sobre los terremotos:
"Desde que la tierra ha estado en su actual estado
caído, o telestial, se ha visto sometida a terremotos. Es­
tos son parte del plan del Señor; se producen por Su
poder y cumplen Sus propósitos. Mediante ellos El li­
bra de peligros a Sus siervos, destruye a los malvados
y deja una señal de que Su mano ha estado en acon­
tecimientos trascendentales. (Helamán 12:7-17.)
"Los terremotos acompañaron la liberación de Pa­
blo y Silas de la prisión en el Viejo Mundo, y de Lehi
y Nefi en el Nuevo Continente. (Hechos 16:25-26;
Helamán 5:27.) También hubo terremotos durante la
crucifixión y la resurrección de nuestro Señor. (Mateo
27:54; 28:2.) Entre los nefitas, las sacudidas de la tierra
y las destrucciones ocurridas en la época de la Cruci­
fixión fueron tan intensas que cambiaron el aspecto
de todo el continente y destruyeron a los inicuos y a
los rebeldes. (3 Nefi 8; 9:1-14; 10:9-10.)
Capítulo 40
"Los terremotos se dan como una señal de los tiem­
pos; predicen la Segunda Venida. (Mateo 24:7; Mar­
cos 13:8; Lucas 21 : 1 1; D. y C. 45:33; 87:6.) Testifican
del poder del Señor a los moradores de la tierra. (D. y
C. 43:25; 88:89.) Y cuando llegue la gloriosa Segunda
Venida, habrá un 'terremoto tan grande, cual no lo
hubo jamás desde que los hombres han estado sobre
la tierra' (Apocalipsis 1 6 : 1 8-20; 6:12-17; 8:5, 1 1 : 12-15,
19; Zac. 14:4-5; D. y C. 1 33:22-25)" (Bruce R.
McConkie, Mormon Doctrine, págs. 21 1-212).
3 Nefi 8:20-23. La Luz del mundo
Cuando El que es la Luz del mundo murió en el
Calvario, sobrevino una terrible obscuridad. Un man­
to de tinieblas que duró tres horas también cubrió a
Jerusalén (véase Mateo 27:45), "y la tierra tembló, y
las rocas se partieron" (vers. 51). La misma clase de
espesa obscuridad prevaleció en Egipto durante las
plagas invocadas por Moisés (véase Exodo 10:21-23).
3 Nefi 9:19-22. "No me ofreceréis más el
derramamiento de sangre"
En 3 Nefi 9 : 1 9 vemos cómo el Señor le dij o al pue­
blo que sus sacrificios de sangre debían cesar. De to­
das maneraS, ¿quitó el Señor del todo los sacrificios?
De acuerdo con lo registrado en el versículo 20, ¿en
qué forma debían continuar los sacrificios? ¿Sigue vi­
gente en la actualidad este tipo de sacrificio?
3 Nefi 10:1-8. El recogimiento
La comparación entre una gallina que junta a sus
polluelos y el Señor que reúne a Su pueblo ofrece al­
gunos puntos de vista interesantes. La gallina se pre­
ocupa por sus pollitos y sacrificaría su vida por ellos.
Cuando un peligro los amenaza, ella reúne a sus po­
llitos bajo sus alas para protegerlos. En forma similar,
el Señor ama a Su pueblo, la casa de Israel. Dio Su
vida por Su pueblo, y ha intentado reunirlo con el fin
de protegerlo y alimentarlo. Sin embargo, en muchas
ocasiones, Israel ha preferido olvidar al Señor.
Obsérvese en el contexto de 3 Nefi 10:4 cómo el
Señor testifica, a los que libró de las catástrofes, que
El muchas veces ha recogido a la casa de Israel. En el
versículo 5 leemos que el Señor dijo que ha tratado
de recoger a Sus hijos en otras ocasiones pero que lo
han rechazado. ¿Qué debe hacer Israel para poder
congregarse? (Véase el verso 6.) De acuerdo con el
versículo 7, ¿que les sucederá a los de la casa de
Israel si no vienen a Cristo? Según se registra el versí­
culo 8, ¿por qué lloró la gente? ¿Sería que se lamenta­
ban por los que pudieron haberse congregado y libra­
do, pero que se negaron a hacerlo? lEn qué forma se
relaciona este principio con lo que estamos haciendo
hoy día? ¿Se nos ha llamado a ayudar en este recogi­
miento? ¿Con qué fin? (Véase D. y C. 1 15:6.)
3 Nefi 10:9-17. El día de la destrucción
De acuerdo con 3 Nefi 1 0 : 1 1 , los nefitas sabían que
ese día de destrucción vendría, pues ya lo habían ad­
vertido los profetas (véase 1 Nefi 12:4-5; 1 9 : 1 0-12;
Helamán 14:20-29). ¿Qué deseaba Mormón que apren­
diéramos del relato registrado en 3 Nefi 10:14-15?
Hasta el momento mismo en que comenzó la destruc­
ción, los incrédulos estaban seguros de que los profe­
tas se habían equivocado. Deben de haber pensado
que los profetas eran negativos, siniestros y que no
tenían ningún sentido de la realidad. Pero, repentina-
mente, en el gran momento del desastre, se hizo evi­
dente lo acertados que en verdad habían estado. La­
mentablemente, decenas de millares de los que pre­
viamente se habían burlado no tuvieron tiempo de
re evaluar su escepticismo.
lEs acaso diferente hoy en día? Se nos ha advertido
ampliamente en cuanto a un juicio inminente, el cual
será, en todo sentido, tan terrible y devastador como
el que ocurrió en el año 34 de nuestra era (véase D. y
C. 29:14-21; 43: 19-25; 45:39-42; 88:87-91; 133:41-49).
Sin embargo, el mundo hace caso omiso de esas ad­
vertencias o las pasa por alto con aire de superioridad
y piensa que los profetas son fanáticos religiosos que
no tienen conciencia de lo que es el mundo real.
En el prefacio de Doctrina y Convenios, el Señor
advierte: " . . . y vendrá el día en que aquellos que no
oyeren la voz del Señor, ni la voz de sus siervos, ni
prestaren atención a las palabras de los profetas y
apóstoles, serán desarraigados de entre el pueblo " (D. y C.
1 : 14; cursiva agregada). Préstese también atención a
las palabras solemnes de Mormón: "Y ahora, quien
lea, entienda . . . " (3 Nefi 10: 14).
3 Nefi 10:12. "Fueron los que recibieron a los
profetas"
"En una ocasión, Karl G. Maeser se encontraba a la
cabeza de un grupo de misioneros que cruzaba los
Alpes. Mientras ascendían lentamente por una empi­
nada ladera de la montaña, miró hacia atrás y vio una
hilera de palos clavados en la nieve del glaciar para
marcar la senda segura a lo largo de esas peligrosas
montañas.
"Algo en aquellos palos lo impresionó y, detenien­
do al grupo, se los mostró con un ademán y les dijo:
'Hermanos, he allí el sacerdocio. Esos son palos co­
munes como todos nosotros; algunos tal vez se vean
un poco torcidos, pero el lugar que ocupan es real­
mente lo importante. Si nos apartamos de la senda
que ellos marcan, estaremos perdidos'.
"Doy testimonio, hermanos y hermanas y amigos
estudiantes, que en esta Iglesia los hombres son lla­
mados por Dios por medio de la profecía, tal como
debe ser. Si aprendemos esta lección en nuestra ju­
ventud, podremos continuar siendo fieles a través de
todos los problemas que tengamos que enfrentar en
nuestra vida y aprenderemos a seguir a las Autorida­
des Generales" (Boyd K. Packer, Follow the Brethren,
Brigham Young University Speeches of the Year, Pro­
va, 23 de marzo de 1965, pág. 10).
Resumen analítico
• Luego de un breve período de siete años de paz,
nuevamente la contención volvió a reinar en el país.
¿Cuál fue la causa? (Véase 3 Nefi 6:10-16; en el versí­
culo 18, véase también el comentario que hace
Mormón.)
• ¿Por qué creen que Mormón dio tantos detalles
concernientes a la destrucción de algunas de las ciu­
dades nefitas más grandes? ¿Qué hace el Señor antes
de destruir una nación o pueblo? (Véase 3 Nefi 6:20.)
• ¿Qué simbolizó la densa obscuridad, y qué enseñan­
za impartió al pueblo? (Véase 3 Nefi 9: 18.)
• ¿Por qué se salvaron los justos? (Véase 3 Nefi 10: 12.)
En Doctrina y Convenios 1 : 14 ¿encontramos una apli­
cación semejante para nuestra época?
117
3 Nefi 1 1 -14
Introducción
El mensaj e central de todos los profetas ha sido .
siempre la divinidad de Jesucristo. El relato en 3 NeÍl
11-14 es acerca de la aparición en persona del
Salvador a los miembros de la Iglesia en el continente
americano. A medida que leamos sobre la visita del
glorioso Señor resucita do, tratemos de in:a �nar la
magnificencia de ese maravilloso aconteCImIento.
Notas y comentarios
3 Nefi 11 :5-7. ·'He aquí a mi Hijo Amado"
El presidente Ezra Taft Benson testificó:
"En toda la historia del mundo, ¡cuán pocos son
aquellos que han oído la voz � e Dios dirigir;; e a ellos!
.
Cuando dirigieron la vista haCIa las alturas, vIero� a
un Hombre que descendía del cielo; y estaba vestIdo
con una túnica blanca; y descendió y se puso en
medio de ellos' (vers. 8).
"Ante sus ojos apareció un ser glorioso y resucita­
do un miembro de la Trinidad, el Creador de mun­
do � sin fin, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob" ("La
visita del Salvador a las Américas", Liahona, julio de
1987, pág. 3).
1 18
Capítulo 41
3 Nefi 11:11. " L a luz y l a vida del mundo"
El élder Bruce R. McConkie indicó por qué nuestro
Señor es "la luz y la vida del mundo" (3 Nefi 1 1 : 1 1 ) :
"Cuando nuestro Señor dice: ' . . .y o soy l a luz, y la
vida y la verdad del mundo' (E ter 4: 12), está ense­
ñando que El es la fuente de vida, luz y verdad; que
El establece el ejemplo perfecto y que todos los hom­
bres deben buscar en El esos principios" (Bruce R.
McConkie, Mormon Doctrine, pág. 448).
3 Nefi 11:16-21. La palabra Hosanna
"En el momento en que Cristo resucitado se apare­
ció entre los nefitas, la multitud se acercó, tocó el
cuerpo resucitado del Salvador y testificó que ' . . . era
él, de quien habían escrito los profetas, que �abía de
.
venir', y entonces ' . . . clamaron a una voz, dICIendo:
¡Hosanna!. . . ' (3 Nefi 1 1 : 1 5-17). El término Hosanna es
la transliteración [representación de sonidos de una
lengua con los signos alfabéticos de � tra l d � �n �? ca­
blo hebreo de súplica y que en esenCIa slgmfica: IO�,
concédenos salvación!' Aparentemente, la gente pedIa
que el Salvador les enseñara el camino hacia la sal,: a­
ción, de manera que no es de sorprenderse que El m­
mediatamente les enseñara los principios y las orde­
nanzas básicos del evangelio" (Daniel H. Ludlow, A
Companion to Your Study of the Book of Mormon, págs.
261-262) .
Capítulo 41
3 Nefi 11:14-17. Las heridas en Sus manos y pies
"Cuando el Salvador venga a los judíos, tal como se
menciona en Doctrina y Convenios 45:51-53, El les
mostrará las heridas de sus manos y de sus pies . . .
"El profeta Zacarías también profetizó e n cuanto a
la segunda venida del Salvador y acerca de su apari­
ción ante los judíos, cuando ellos huirán de sus ene­
migos y el Monte de los Olivos se partirá en dos for­
mando un valle en el cual ellos buscarán refugio. En
ese momento en particular El aparecerá y ellos 'le
preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y
él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis
amigos' [Zacarías 13:6]. Entonces se lamentarán ellos,
cada familia por separado, porque rechazaron a su
Señor.
"Es cierto que El también mostró estas heridas a los
nefitas cuando los visitó con el mismo propósito, para
convencerlos de su identidad y darles el testimonio
de su sufrimiento. Difícilmente se puede aceptar co­
mo hecho que estas heridas hayan permanecido en
sus manos, en su costado y en sus pies a través de los
siglos desde el tiempo de su crucifixión y que perma­
nezcan hasta su Segunda Venida. Pero aparecerán
para los judíos como un testimonio contra sus padres
y contra su testarudez en seguir las enseñanzas de és­
tos. Después de su llanto y de su lamento, serán puri­
ficados" Ooseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación,
tomo II, págs. 274-275).
3 Nefi 11 :27-30. Fuentes de contención y doctrinas
falsas
"Entre los Santos de los Ultimas Días hay dos clases
de personas de quienes se puede esperar la predica­
ción de doctrinas falsas, disfrazadas como verdades
del evangelio, y podemos decir que sólo provienen
de tales personas; éstas son:
"Primero. Los irremediablemente ignorantes; aque­
llos cuya falta de inteligencia se debe a su indolencia
y pereza, los que sólo hacen un débil esfuerzo, si es
que lo hacen, por mej orarse mediante la lectura y el
estudio; aquellos que padecen de esa enfermedad te­
rrible que puede tornarse incurable, a saber, la pere­
za.
"Segundo. Los soberbios y los que se engrandecen
a sí mismos, que leen a la luz de la lámpara de su
propia vanidad, que interpretan según reglas que
ellos mismos formularon, que han llegado a hacer su
propia ley y se hacen pasar por únicos jueces de sus
hechos. Estos son más peligrosamente ignorantes que
los primeros.
"Guardaos de los perezosos y de los vanidosos; en
ambos casos su infección es contagiosa. Sería mejor
para ellos y para todos que se les obligara a poner a
I� vista una señal de peligro, a fin de que sean prote­
gIdos los sanos y los que no se hayan infectado" (véa­
se Joseph F. Smith, Doctrina del Evangelio, pág. 367).
3 Nefi 12-14. Se repite el Sermón del Monte
El Sermón del Monte es la formula de la perfec­
ción. Sobre este sermón, el élder Harold B. Lee dijo:
"Cristo vino al mundo no solamente para llevar a
cabo una expiación por los pecados de la humanidad
sino también para establecer ante el mundo un ejem­
plo de la perfección de la ley de Dios y de obediencia
al Padre. En su Sermón del Monte, el Maestro nos ha
dado en cierta manera una revelación de su propio
carácter, el cual es perfecto, lo que podría llamarse
también una autobiografía en la cual El ha escrito ca-
da sílaba con hechos, dándonos así una fórmula para
aplicarla a nuestra propia vida" (Decisions for Suc­
cessful Living, págs. 55-56) .
En el Sermón del Monte registrado en el Libro de
Mormón encontramos varias adiciones y cambios, los
cuales lo aclaran en gran manera y aumentan el en­
tendimiento de las enseñanzas que imparte.
3 Nefi 12-14. Claridad y sentido al relato registrado
en el Nuevo Testamento
"Se puede decir sin ninguna duda que el Sermón
del Monte es la enseñanza de Jesús que más se cita y
la que menos se comprende. El relato que Mateo da
de ese sermón y que se encuentra en el Nuevo Testa­
mento (Mateo 5-7) ha sido la causa de que mucha
gente haga preguntas respecto a la autenticidad del
sermón. Las preguntas que se hacen usualmente son:
¿Por qué enseñó el Salvador que la gente estaría me­
jor siendo pobre de espíritu que no siéndolo? ¿Por
qué enseñó que eran más benditos los que lloran que
los que no lloran? Al decir 'bienaventurados los que
tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán
saciados', ¿con qué serán saciados? Además, ¿por qué
le dijo a la gente: no os afanéis 'por vuestra vida, qué
habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vues­
tro cuerpo, qué habéis de vestir'? ¿Qué sucedería si
todos siguieran literalmente este consejo? ¿Quién
plantaría y cosecharía lo plantado, quién alimentaría
a los niños, fabricaría la ropa, etc.? . .
"Cuando e l Señor resucitado apareció ante los nefi­
tas, les dio el mismo sermón. En realidad, lo que les
dijo específicamente fue: ' . . . He aquí, habéis oído las
cosas que enseñé antes que ascendiera a mi Padre . . . '
(3 Nefi 1 5 : 1 ) . Sin embargo, el relato de este sermón
que se encuentra en el Libro de Mormón es mucho
más completo y tiene mucho más sentido que el que
se encuentra registrado en el Nuevo Testamento. Por
ej emplo, en el Libro de Mormón el Salvador incluyó
un prefacio indicando que las enseñanzas que daría a
continuación se aplicaban solamente a los que descendieran ' . . . a lo profundo de la humildad y [fueran]
bautizados . . . " fueran ' . . . visitados con fuego y con el
Espíritu Santo . . . ' y recibieran ' . . . una remisión de sus
pecados' (3 Nefi 12:2). Luego relacionó estos requisi­
t? S I:'revios c�m cada una de las bienaventuranzas que
.
SigUieron: , SI, bienaventurados los pobres de espíritu
que vienen a mí, porque de ellos es el reino de los cie­
los. y además, bienaventurados todos los que lloran,
porque ellos serán consolados' (3 Nefi 12:3-4; cursiva
agregada). Esta versión más completa del sermón
cambia enteramente el concepto de las Bienaventu­
ranzas. Aquí el Salvador no dice que una persona es
más bendecida si llora que si no llora, sino lo que dice
es: 'Si eres llamado a llorar, entonces eres bienaventu­
rado si vienes a mí, te bautizas, recibes el Espíritu
Santo, etc.' Por lo tanto, si esa persona verdadera­
mente siente hambre y sed de justicia, será saciada
con el 'Espíritu Santo' (3 Nefi 12:6).
"Es también interesante notar que todas las biena­
venturanzas del Libro de Mormón comienzan con la
conjunción 'y', lo cual ayuda a establecer el nexo con
la declaración introductoria" (Daniel H. Ludlow, A
Companion to Your Study of the Book of Mormon, págs.
263-264).
Los siguientes puntos ilustran los conceptos que se
aclaran gracias al sermón registrado en el Libro de
Mormón:
1. "La sal de la tierra " (3 Nefi 12:13). El relato de la
119
Capítulo 41
Biblia dice: uVosotros sois la sal de la tierra . . . u
(Mateo 5 : 13). El relato registrado en el Libro de
Mormón indica que ser ula sal de la tierrau es una
meta que se deben esforzar por alcanzar los miem­
bros de la Iglesia. En el ritual mosaico del sacrificio,
la sal era una señal del convenio con Dios (véase
Números 18: 19; 2 Crónicas 13:5). En un sentido se­
mejante, los miembros de la Iglesia deben ser seña­
les, o símbolos, de la vida cristiana. En Doctrina y
Convenios 101:39-40, encontramos lo que tenemos
que hacer para que se nos considere como la u sal
de la tierrau.
2.
quien se enoje con su hermano u (3 Nefi 12:22) . El
relato del Nuevo Testamento acerca de esta ense­
ñanza del Señor es: u cualquiera que se enoje con­
tra su hermano, será culpable de juicio . . . u
(Mateo 5:22). Las enseñanzas sobre este concepto
son casi iguales en la Biblia y el Libro de Mormón
con excepción de u corre peligrou, o sea, sin tener
una causa justificada, estaremos entonces corriendo
peligro de juicio.
3. u si vienes a mí . (3 Nefi 12:23). La Biblia dice:
u . . . si traes tu ofrenda al altar. .. " (Mateo 5:23);
mientras que el Libro de Mormón aclara este con­
cepto diciendo que no podemos venir a Cristo y al
mismo tiempo tener resentimientos hacia nuestros
semejantes.
u. • .
. . .
•••
. • •
4.
. .
u
no permitáis que ninguna de estas cosas entre en
vuestro corazón (3 Nefi 12:29). El Libro de Mormón
u. • •
U
no incluye el mandato bíblico: " . . . si tu ojo derecho
te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti. . . si tu
mano derecha te es ocasión de caer, córtala . . . u
(Mateo 5:29-30). Estos versículos del Nuevo Testa­
mento, que obviamente son advertencias simbóli­
cas, han creado muchos interrogantes para los lec­
tores de la Biblia. El relato del Libro de Mormón
aclara el significado de esta enseñanza sobre la for­
ma en que debemos evitar la codicia: " . . . no permi­
táis que ninguna de estas cosas entre en vuestro
corazón . . . mejor es que os privéis de estas cosas . . . u
(3 Nefi 12:29-30). Esta manifestación del Salvador
se puede comprender también mejor por medio de
los ejemplos que se encuentran en el Libro de Mor­
món . . . (véase Helamán 3: 33-35; 3 Nefi 6 : 1 3). Debe­
mos aceptar el sufrimiento y la persecución con pa­
ciencia y con espíritu de oración y humildad.
5. . . . quisiera que fueseis perfectos .
(3 Nefi 12:48). El
presidente Joseph Fielding Smith escribió sobre esa
perfección:
u A los que reciben la exaltación en el reino celes­
tial se les promete la plenitud de ésta. ' . . . todas las
cosas son suyas, sea vida o muerte, o cosas presen­
tes o cosas futuras . . . ' [D. Y C. 76:59] . Nuestro Padre
en el cielo es infinito; es perfecto; posee todo el co­
nocimiento y la sabiduría. Sin embargo, no está ce­
loso de Su sabiduría y perfección, sino que se glo­
ría en la posibilidad de que Sus hijos que le obe­
dezcan en todas las cosas y perduren hasta el fin
lleguen a ser semejantes a El.
"El hombre tiene dentro de sí el poder, que el
Padre le ha conferido, de desarrollarse en la ver­
dad, fe, sabiduría y todas las virtudes, para que fi­
nalmente llegue a ser semejante al Padre y al Hijo.
Esta virtud, sabiduría y conocimiento de parte del
hombre fiel no le roba al Padre ni al Hijo, sino que
aumenta Su gloria y dominio. Así está determina­
do, que los que son dignos se conviertan en Sus hi­
jos y coherederos con nuestro Redentor, sean here"
120
.
.
u
deros del Reino del Padre, y posean los mismos
atributos en su perfección, que ahora el Padre y el
Hijo poseen" (véase, Doctrina de Salvación, tomo lI,
pág. 33).
6. . vanas repeticiones
(3 Nefi 13:7). El término va­
no significa vacío, hueco, fútil y frívolo. El decir va­
nas repeticiones en la oración puede referirse a las
palabras o frases que se utilizan sin realmente pen­
sar en ellas ni sentirlas, o que no tienen ningún
significado. También puede tratarse de las oracio­
nes fijas que se repiten una y otra vez. Un ejemplo
de éstas es la oración que los zoramitas ofrecían
desde el Rameúmpton, oración que se repetía me­
cánicamente cada semana (véase Alma 3 1 : 1 4-22).
Para tener una visión más clara de lo que es una
oración vana, véase Alma 34:28.
7. La oración del Señor (El Padrenuestro) (véase 3 Nefi
13:9-13). La oración que Jesús ofreció aquí no in­
cluye la frase "venga tu reinou (Mateo 6:10). La ra­
zón puede ser que Jesús ya había establecido Su
Iglesia; por lo tanto, el Reino ya había venido.
8. u no os afanéis por el día de mañana .
(3 Nefi
13:34). El Libro de Mormón aclara el sentido de
Mateo 6:25-32 indicando que Jesús, en esta parte
del sermón, les hablaba a los Doce que había esco­
gido (véase 3 Nefi 13:25-34) . El Libro de Mormón
aclara más adelante este punto, cuando dice que
después que Jesús les dio este mandamiento a los
Doce, se volvió y comenzó de nuevo a hablar a la
multitud (véase 3 Nefi 14:1).
u . .
• • •
. . .
u
. .
u
3 Nefi 14:22-24. Se recalca en las Escrituras el
término hacer
Refiriéndose a nuestra actitud acerca de los manda­
mientos del Señor, el presidente Spencer W. Kimball
dijo:
uExisten en la actualidad muchas personas en la
Iglesia que se niegan a hacer lo que esta gran organi­
zación les pide y les sugiere.
"El Señor también dijo: 'No todo el que me dice:
Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos . . . '
(Mateo 7:21).
"Estaba pensando que en la Iglesia hay tantos ba­
rrios y ramas como gente se encuentra reunida en es­
te recinto. Qué gran paso daríamos si todo obispo Y
todo presidente de rama en todo el mundo, siempre
que les esté permitido, tuvieran alimentos almacena­
dos en la forma en que se sugirió esta mañana, y pu­
dieran presentarles a sus trescientos, cuatrocientos o
quinientos miembros el mismo mensaje, mencionando
este pasaje e insistiendo en que sus barrios y ramas
hicieran lo que el Señor les pide; lamentablemente,
sabemos que hay muchos que no lo hacen.
"Entonces les oigo argumentar: 'Supongamos que
guardamos una cantidad de comida para que después
alguien venga y nos la robe'. Esta excusa se contestó
esta mañana . . .
"Hoy siento la necesidad d e hacer especial hincapié
en estos dos pasajes de las Escrituras: 'No todo el que
me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cie­
los, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está
en los cielos' (Mateo 7:21). Y el otro: '¿Por qué me lla­
máis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?'
(Lucas 6:46.)
uPensad en el número de personas representadas
aquí por los presidentes de estaca y misión, y otros
directores que presiden en sus congregaciones. Todas
nuestras 750 estacas, que incluyen centenares y a
Capítulo 41
veces miles de miembros, podrían demostrar el poder
que poseemos si pusieran manos a la obra, tratando
de hacer realidad este proyecto. Hablamos de él, oí­
mos de él, pero muchas veces no hacemos lo que el
Señor nos dice" (véase "Preparación familiar", Liahona,
ago. de 1976, pág. 1 10).
Resumen analítico
Consideremos detenidamente el siguiente repaso de
las cualidades semejantes a las de Cristo que se men­
cionan en 3 Nefi 1 1-14:
Busca comprender a los demás y no tiene espíritu
de contención (véase 3 Nefi 1 1 :28-30).
Cree en Cristo (véase el verso 33).
Se esfuerza por arrepentirse (véase el verso 38) .
Se ha bautizado (véase el verso 38).
Ha recibido el don del Espíritu Santo (véase el
verso 35).
Escucha la palabra de los líderes que Dios ha esco­
gido (véase 3 Nefi 12:1).
•
Llora a causa de sus propios pecados (véase el
vers. 4).
Tiene hambre y sed de justicia (véase el verso 6).
Es misericordioso (véase el verso 7).
Es puro de corazón (véase el verso 8).
Es pacificador (véase el verso 9).
Soporta pacientemente la persecución (véanse los
verso 10-12).
Controla su temperamento (véanse los verso 21-22).
Mantiene sus pensamientos puros y no da paso a
la lujuria (véanse los verso 27-29).
Es honrado y tiene integridad (véanse los verso
33-37).
Busca bendecir y amar a sus enemigos (véanse los
verso 39-45).
Contribuye económicamente sin desear las alaban­
zas de los hombres (véase 3 Nefi 13:1-4).
Ora y ayuna en secreto (véanse los verso 5-18).
No juzga duramente a sus semejantes (véase 3 Nefi
14:1-5).
121
3 Nefi 1 5-18
Introducción
Jesús, "la ley y la luz" (3 Nefi 15:9), continuó ense­
ñando al pueblo que todos debían confiar en El para
recibir la vida eterna. Los nefitas escucharon que Je­
sús oró al Padre pidiendo por ellos, y fueron testigos
de una parte del poder de Cristo mientras realizaba
milagros entre ellos.
Notas y comentarios
3 Nefi 15:1-10. Cosas antiguas y cosas nuevas
Jesús dijo que "las cosas antiguas habían pasado, y
que todas las cosas se habían vuelto nuevas" (3 Nefi
1 5:3). La ley de Moisés, el antiguo convenio, fue el
evangelio preparatorio, dirigido por el sacerdocio me­
nor (véase D. y C. 84:26-27). Cuando éste se cumplió,
se recibió entonces el nuevo convenio, la plenitud del
Evangelio de Jesucristo.
Es sumamente importante comprender qué quiere
decir "la ley y los profetas " (3 Nefi 15: 10). En la época
de Jesús, las Escrituras judías (nuestro Antiguo Testa­
mento) estaban divididas en tres partes principales:
La Ley, o el Tora, que abarcaba los cinco libros de
Moisés (Génesis, Exodo, Levítico, Números y Deute­
ronomio); los Profetas, que incluía los escritos de va­
rios profetas (como Isaías, Jeremías y Daniel); y la
parte que se trataba de los Escritos, los que incluían
los libros históricos (como Josué, Jueces, Samuel, Re­
yes) y los libras poéticos (como Salmos y Proverbios).
Las profecías y los convenios que se dieron por me­
dio de los profetas, y que no se cumplieron por me­
dio de la Expiación y la Resurrección, no se han deja­
do a un lado, sino que siguen en vigencia. Por ejem­
plo, las promesas concernientes al recogimiento de Is­
rael, su restauración a la tierra de promisión y los
acontecimientos concernientes al comienzo del Mile­
nio corresponden a la categoría que Jesús denominó
los Profetas. Algunas de esas promesas se remontan a
la época de Adán; Enoc profetizó muchas de ellas, las
cuales forman parte del convenio de Abraham. Moi­
sés mismo dio muchos de los detalles concernientes a
estas promesas proféticas. Esas profecías y convenios
incluyen también enseñanzas tales como los Diez
Mandamientos, que nunca pierden vigencia. Jesús re­
pitió algunas de las palabras de Malaquías y les dijo a
los nefitas que las escribieran (véase 3 Nefi 24-25).
Por ese medio, los Santos de los Ultimo s Días sabe­
mos que la ley de los diezmos no es parte de la ley
de Moisés que se cumplió en Cristo, tal -como algunas
iglesias sostienen.
La ley que cesó en Cristo fue el antiguo convenio
del evangelio preparatorio que se les dio a los israeli­
tas, en lugar del convenio del evangelio, cuando se
rebelaron contra el Señor. Este abarcaba las ceremo­
nias, celebraciones y ofrendas estrictas que eran pecu­
liares de la ley de Moisés. Por lo tanto, Jesús dijo:
122
Capítulo 42
"Porque he aquí, el convenio que hice con mi pueblo
no se ha cumplido enteramente; mas la ley que se dio
a Moisés tiene su fin en mí" (3 Nefi 15:8).
Podemos ver que fue Jesús quien instituyó, cumplió
y anunció el cumplimiento de la ley de Moisés (véase
el verso 5).
3 Nefi 15:9. "La Ley y la Luz"
No podremos descubrir la superioridad del evange­
lio sobre la ley de Moisés si pensamos que la ley de
Moisés fue más difícil de cumplir que el evangelio. La
siguiente declaración del élder Neal A. Maxwell ilus­
tra muy bien este concepto:
"Una de las ironías fomentadas, en ocasiones ino­
centemente, dentro de la Iglesia, es la noción que te­
nemos de que el espíritu de la ley es superior a ésta
porque de alguna forma parece ser más anuente (per­
misiva) o menos ofensiva. En verdad, es lo contrario.
El espíritu de la ley es superior porque demanda más
de nosotros que la letra de la ley. El espíritu de la ley
hace que hagamos más que simplemente cumplir.
Significa, también, que debemos prestar atención a lo
que tiene más importancia, sin dejar de hacer lo que tie­
ne menos " (For the Power ls in Them, págs. 46-47).
3 Nefi 15:11-13. Una tierra prometida
A cada una de las doce tribus de Israel se le asignó
un territorio para su herencia en la tierra de Canaán.
Además de la herencia que recibieron, los descen­
dientes de José también recibieron la tierra de las
Américas como parte de su herencia. El Salvador les
dijo a los doce discípulos nefitas que ellos y su pue­
blo eran "un resto de la casa de José" (3 Nefi 15: 12), y
que "ésta es la tierra de vuestra herencia" (vers. 13).
3 Nefi 16:5-15. Las bendiciones reservadas para los
gentiles
El convenio que el Padre hizo con la casa de Israel
abarca las bendiciones del evangelio, "que son las
bendiciones de salvación, sí, de vida eterna" (Abra­
ham 2 : 1 1 ) . Cuando la casa de Israel rechazó el evan­
gelio en su plenitud, se le quitaron las bendiciones
correspondientes a éste, y se les dieron a los gentiles.
Es por eso que el Salvador dijo que los gentiles tam­
bién recibirían la plenitud del evangelio (véase 3 Nefi
16:6-7).
Cuando los gentiles rechacen el evangelio, se les
quitará la palabra del Señor y se dará nuevamente a
la casa de Israel (véanse los verso 1 0-12). Si los genti­
les se arrepienten y vuelven al Señor, "he aquí, serán
contados entre los de mi pueblo, oh casa de Israel"
(vers. 13). Si los gentiles continúan rechazando el
convenio, serán pisoteados y apartados de las bendi­
ciones prometidas (véase el verso 15). Se debe tener
presente que en el Libro de Mormón se utiliza el tér­
mino gentiles en un sentido especial (véase el comen­
tario que se encuentra bajo el subtítulo de 1 Nefi
13: 1-3 en este manual).
Capítulo 42
3 Nefi 17:4. "No están perdidas para el Padre"
Aunque las tribus esparcidas de Israel se encuen­
tran perdidas para el conocimiento del hombre, no lo
están para Dios. El sabe dónde están, "pues él sabe
dónde las ha llevado" (3 Nefi 17:4). El hecho de que
el Salvador dice que iría a visitarlas resulta interesan­
te, ya que sugiere que quizás algún día tengamos un
tercer relato de las visitas de Jesús a Su pueblo.
"En registros anteriores comprendidos en el Libro
de Mormón (2 Nefi 29: 1 1 -14), el Señor prometió que
por medio de tres grandes testimonios escritos se es­
tablecería la divinidad de Cristo. Es interesante notar
que evidentemente el Señor resucitado se apareció a
todos los pueblos que escribirían esos testimonios. Se
apareció a los judíos, de los cuales recibimos la Biblia;
a los nefitas, de los cuales recibimos el Libro de Mor­
món; y promete aquí que se aparecerá a las tribus
perdidas de Israel, de las cuales se obtendrá un tercer
gran testimonio escrito" (Daniel H. Ludlow, A Compa­
nion to Your Study of the Book of Mormon, pág. 271).
3 Nefi 18:1-14. La primera reunión sacramental de
los nefitas
¿Qué verdadero miembro de la Iglesia no ansía
ser lleno del Espíritu? ¿Qué discípulo de Cristo no
se sentiría sobrecogido de gozo ante la posibilidad
de tener su alma llena de tal forma que no volverá
a tener hambre y sed? Ese es el mensaje registrado
en 3 Nefi 18.
Los nefitas habían visto al Cristo resucitado descen­
der de los cielos, habían tocado Sus manos y Sus pies,
y habían aprendido por sí mismos que no se trataba
de una visión sino, por lo contrario, de un Ser real y
tangible. Se habían sentado a los pies del Salvador
para escuchar Sus enseñanzas; lo habían oído decir
cosas que eran incapaces de repetir. Habían visto có­
mo muchas personas aquejadas de graves incapacida­
des físicas se habían recuperado milagrosamente
cuando El las había tocado. Habían sido testigos del
fuego y de los ángeles que bajaban del cielo para ro­
dear a sus niños. Uno solo de estos acontecimientos
habría sido suficientemente sobrecogedor, por lo que
es difícil imaginar el impacto espiritual que pudieron
tener todos esos sucesos espirituales en conjunto. Con
esa preparación espiritual, los nefitas recibieron la or­
denanza de la Santa Cena. Se nos dice que después
que ellos participaron del pan y el vino, "fueron lle­
nos" (véanse los verso 4-5, 9). ¿De qué fueron llenos
los nefitas? ¿De pan y vino? Aun cuando aquí no se
aclara verdaderamente, el Salvador había prometido
anteriormente que quienes "padecen hambre y sed de
justicia . . . serán llenos del Espíritu Santo" (3 Nefi 12:6).
Cuando el Salvador volvió al día siguiente, dijo: " . . . El
que come de este pan, come de mi cuerpo para su al­
ma; y el que bebe de este vino, bebe de mi sangre pa­
ra su alma; y su alma nunca tendrá hambre ni sed,
antes será llena" (3 Nefi 20:8).
Podemos vivir lo que vivieron los nefitas aquel día.
Aunque tal vez no pasemos por acontecimientos tan
destacados que nos preparen para nacer de nuevo,
podemos prepararnos de muchas maneras. El presi­
dente Marion G. Romney habló acerca de convertir la
Santa Cena en una experiencia espiritual.
"y bien, participar de la Santa Cena no es una ex­
periencia pasiva. No debemos recordar el sufrimiento
y la muerte del Señor sólo como si recordáramos al­
gún hecho histórico secular. Participar del servicio sa­
cramental significa participar de una experiencia vital
que nos ayuda a ser más espirituales. Hablando de
esto, el Salvador dijo:
" ' ... Y será un testimonio al Padre de que siempre
os acordáis de mí' (3 Nefi 18:7).
"A fin de testificar, nuestra mente debe estar activa
y centrar su atención en lo que se testifica. Y no sólo
participamos de los emblemas de la Santa Cena en
memoria del Redentor, testificando que siempre lo re­
cordamos, sino que así le testificamos al Padre que es­
tamos dispuestos a tomar sobre nosotros el nombre
de Su Hijo y que guardaremos Sus mandamientos, lo
cual comprende en sí una renovación del convenio
del bautismo, pues recordaréis que las personas que
se bautizan, entre otras cosas, testifican ' ante la igle­
sia . . . que están dispuestos a tomar sobre sí el nombre
de Jesucristo, con la determinación de servirle hasta
el fin. . . ' (D. Y C. 20: 37)" (en Conference Report, abril
de 1946, págs. 39-40).
El presidente David O. McKay enseñó que cuando
se paga el precio espiritual, podemos cosechar las
bendiciones de ser llenos del Espíritu:
"No hay en la Iglesia de Cristo ordenanza más sa­
grada que la Santa Cena . . .
"Hay tres principios fundamentalmente importan­
tes implicados en la administración de la Santa Cena.
El primero es el auto discernimiento, la introspección.
'Haced esto en memoria de mí'; pero debemos partici­
par dignamente, examinándose cada uno a sí mismo
con respecto a su propia dignidad.
"En segundo lugar, se hace un convenio; un conve­
nio, más que una promesa . . .
" E n tercer lugar, existe otra bendición, l a cual e s te­
ner un sentimiento de estrecha relación con el Señor.
La oportunidad de comunicarse con uno mismo y
con el Señor . . .
"Hermanos, les recomendamos rodear esa ordenan­
za sagrada de más reverencia, con un orden perfecto,
que todos los que vayan a la casa de Dios mediten
sobre la bondad de El, y en silencio y oración expre­
sen su agradecimiento por esa bondad. Hagamos que
el momento de la Santa Cena sea la experiencia del
día, en la cual la persona que adore trate al menos de
comprender interiormente que le es posible comuni­
carse con su Dios.
"En esta Iglesia han tenido lugar grandes aconteci­
mientos debido a esa comunión, como consecuencia
de la forma en que el alma responde a la inspiración
del Todopoderoso. Sé que es real. . .
"Pero la enseñanza que deseo dejar esta noche es
ésta: Hagamos de la hora de la Santa Cena uno de los
mejores momentos para entrar en contacto con el Es­
píritu de Dios. Que el Espíritu Santo, al cual tenemos
derecho, nos guíe a Su presencia y que sintamos esa
proximidad y tengamos en el corazón una oración
que llegue a Sus oídos" (en Conference Report, abril
de 1946, págs. 1 12, 1 1 4, 1 16).
3 Nefi 18:22-32. Una ordenanza sagrada
La Santa Cena es una ordenanza muy sagrada y
una persona debe participar de ella sólo cuando está
esforzándose sinceramente por obedecer los conve­
nios que implica. Sin embargo, si una persona espera
estar totalmente libre de pecado, nunca llegará a par­
ticipar de esta ordenanza. La Santa Cena es una fuen­
te de poder espiritual; por lo tanto, el no participar
de ella aparta al miembro de ese poder y hace que el
llegar a ser más digno se haga más difícil. De todas
maneras, los pecados de naturaleza grave pueden
123
Capítulo 42
privarnos del privilegio de participar de la Santa
Cena debido a que tendremos que pasar por un tiem­
po de probación, la suspensión de derechos o la exco­
munión. Si un pecado es lo suficientemente grave pa­
ra impedir que se participe de los emblemas durante
un período de tiempo prolongado, significa que es lo
suficientemente serio para que los líderes del sacerdo­
cio tengan que examinar esa transgresión.
El élder Delbert L. Stapley explicó que hay una for­
ma por la cual se llega a ser digno de participar nue­
vamente de la Santa Cena, aun en caso de transgre­
sión.
Ahora, debido al hincapié que he hecho en la im­
portancia que tiene la dignidad que se debe tener pa­
ra participar de la Santa Cena de nuestro Señor, tal
vez haya algunos de vosotros que sintáis que habéis
participado indignamente, aunque espero que no. Re­
cordad que en la Iglesia tenemos el principio del arre­
pentimiento y el perdón. La persona que realmente
se arrepienta con todo el corazón y actúe y obre rec­
tamente puede obtener el perdón y el Señor ya no
u
124
recordará sus pecados. Esta persona podrá reintegrar­
se [con la ayuda y el consejo de los líderes del sacer­
docio] de tal manera que nuevamente será digna de
participar de los emblemas de nuestro Señoru (The
Sacrament, Brigham Young University Speeches of the
Year, Provo, 8 de mayo de 1956, pág. 9).
Resumen analítico
• ¿Qué quiso decir Jesús cuando declaró:
yo soy la
ley y la luz . . . u (3 Nefi 15:9)?
• Lea Juan 10:16. ¿Qué quiso decir el Salvador en este
versículo?
• ¿Por qué era completo el gozo del Señor? (Véase
3 Nefi 17:20.)
• Ahora que ha leído varios pasajes de las Escrituras y
otras enseñanzas pertenecientes a la Santa Cena, de­
sarrolle su propio plan para que esta ordenanza tenga
una parte mucho más significativa en su vida.
u•••
3 Nefi 1 9-23
Capítulo 43
Introducción
gloria y el poder de Cristo, así como Jesús recibió la
gloria y el poder de Su Padre.
El Salvador continuó ministrando a los nefitas. El
predijo los acontecimientos que sucederían en la tie­
rra con anterioridad a Su gloriosa segunda venida.
3 Nefi 19:31-36. Una gran fe
Notas y comentarios
3 Nefi 19:10-13. "Organizado de nuevo ... bajo el
evangelio"
"Cuando Cristo apareció entre los nefitas en este
continente, mandó que fuesen bautizados. Aunque ya
habían sido bautizados previamente para la remisión
de sus pecados . . . el Salvador le ordenó a Nefi y a to­
do el pueblo, que se volviesen a bautizar, porque él
había organizado de nuevo la Iglesia bajo el evange­
lio. [3 Nefi 19:7-15.] Antes de eso había sido organiza­
da bajo la ley. [3 Nefi 9:15-22; 1 1 : 10-40; 12:18-19;
15:4-10.]
"Por la misma razón José Smith y aquellos que ha­
bían sido bautizados antes del 6 de abril de 1830 fue­
ron bautizados de nuevo el día de la organización de
la Iglesia" (Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salva­
ción, tomo II, pág. 316).
3 Nefi 19:14-24. Una oración inspirada
"Las oraciones perfectas son las inspiradas, en las
que el Espíritu revela las palabras que se deben utili­
zar. (3 Nefi 19:24.) 'Y si sois purificados y limpiados de
todo pecado, pediréis cuanto quisiereis en el nombre de
Jesús y se cumplirá. Mas sabed esto, que os será indicado
lo que debéis pedir. ' (D. Y C. 50:29-30)" (Bruce R.
McConkie, Mormon Doctrine, pág. 586).
. .
Compárese esta declaración con la escrita por Pablo
en Romanos 8:26.
3 Nefi 19:25-30. La Trinidad
Una evidencia de la apostasía es la creencia de que
los miembros de la Trinidad forman un solo ser. Debi­
do a que ciertos pasajes del Nuevo Testamento dicen
que los miembros de la Trinidad son uno, algunos es­
tudiosos de la Biblia han llegado a la conclusión de
que son uno en substancia. Como se registra en Juan
17:20-22, Jesús oró al Padre por Sus discípulos y dijo:
"Mas no ruego solamente por éstos, sino también
por los que han de creer en mí por la palabra de
ellos,
"para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en
mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en noso­
tros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
"La gloria que me diste, yo les he dado, para que
sean uno, así como nosotros somos uno " (cursiva agrega­
da).
El Libro de Mormón aclara un significado de este
pasaje. De acuerdo con 3 Nefi 19:28-29, ¿por qué de­
cimos que Jesús y el Padre eran uno? ¿Qué hicieron
los discípulos para llegar a ser uno con Ellos? ¿Cómo
podemos nosotros ser como Ellos y llegar a ser uno
con Ellos? Luego que somos purificados, recibimos la
Preste atención en 3 Nefi 19:33 a la forma en que la
multitud comprendió en su corazón las palabras de la
oración de Cristo. ¿Cómo pudo suceder eso?
Según lo registrado en los versÍCulos 35 y 36,
¿cuáles son las condiciones necesarias para recibir
grandes experiencias espirituales? (Véase también
Eter 12:6.)
3 Nefi 20:8-9. "Llenos del Espíritu"
"Siento que para los miembros de la Iglesia es im­
portante comprender la santidad del sacramento de la
Santa Cena. Nosotros comemos para alimentarnos, es
decir, comemos pan, bebemos agua, etc., con el fin de
nutrir nuestro cuerpo terrenal. De igual manera es
necesario que participemos de los emblemas del cuer­
po y de la sangre de nuestro Señor resucitado para
aumentar así nuestra fortaleza espiritual" (George
Albert Smith, en Conference Report, abril de 1908,
pág. 34).
3 Nefi 20:10-22. El remanente esparcido de Israel
"Cuando el Señor habla de sus convenios, no los
está limitando a los descendientes de Lehi, sino que
los aplica a toda la casa de Israel. 'Y en verdad, en
verdad os digo que cuando se cumplan [las palabras
tal como fueron declaradas a Isaías], entonces será el
cumplimiento del convenio que el Padre ha hecho
con su pueblo, oh casa de Israel. Y entonces el resto
de ellos, que estarán dispersados sobre la faz de la
tierra, serán recogidos del este y del oeste, y del sur y
del norte; y llegarán al conocimiento del Señor su
Dios, que los ha redimido. Y el Padre me ha manda­
do que os dé esta tierra por herencia' [3 Nefi
20: 12-14] .
"Sin embargo, gran parte de nuestro malentendido
parece venir de la interpretación que se da a los ver­
sículos subsiguientes: 'Y os digo que si los gentiles no
se arrepienten después de la bendición que reciban,
después que hayan dispersado a mi pueblo, entonces
vosotros, que sois un resto de la casa de Jacob, iréis
entre ellos; y estaréis en medio de aquellos que serán
muchos; y seréis entre ellos como un león en medio
de los animales del bosque, y como cachorro de león
entre las manadas de ovejas, el cual, si pasa por en
medio, huella y despedaza, y nadie las puede librar.
Tu mano se levantará sobre tus adversarios, y todos
tus enemigos serán talados. Y yo recogeré a mi pue­
blo como el hombre que junta sus gavillas en la era'
[3 Nefi 20: 15-18].
" mstaríamos justificados en aplicar esto solamente
a los lamanitas y decir que ellos irán como un cacho­
rro de león arrojando su venganza sobre los gentiles?
Además, ¿se refiere solamente a los lamanitas lo que
encontramos en el verSÍCulo 16 que dice: 'vosotros
que sois un resto de la casa de Jacob'? Los verSÍCulos
que siguen indican que esto se refiere a los restos de
Israel que han sido esparcidos por todas las naciones.
125
Capítulo 43
Aplicarlo a los lamanitas frente a todo el tema de este
discurso lo estrecha demasiado, a juicio mío. Y ade­
más, esta profecía se le dio a Miqueas y se refiere a
'mucha gente', no solamente a los gentiles sobre este
continente" Ooseph Fielding Smith, Doctrina de
Salvación, tomo lI, pág. 235).
3 Nefi 20:25-27. Convertirse en los hijos del
convenio
"¿Se hace necesario que seamos de la casa de Israel
a fin de aceptar el evangelio y todas las bendiciones
relacionadas con él? Si es así, ¿cómo llegamos a ser de
la casa de Israel, por adopción o por linaje directo?
"Toda persona que acepta el evangelio llega a ser
de la casa de Israel. En otras palabras, se convierten
en miembros del linaje escogido o en los hijos de
Abraham por conducto de Isaac o Jacob, a quienes se
hicieron las promesas. La gran mayoría de aquellos
que se hacen miembros de la Iglesia son descendien­
tes literales de Abraham por conducto de Efraín, hijo
de José. Aquellos que no son descendientes literales
de Abraham e Israel deben llegar a serlo, y cuando
son bautizados y confirmados, son injertados en el ár­
bol y tienen derecho a todas las facultades y privile­
gios de herederos" Ooseph Fielding Smith, Doctrina de
Salvación, tomo III, págs. 231-232).
3 Nefi 21:9-11. "Mi siervo"
Una lectura minuciosa de 3 Nefi 21 :9-1 1 indica que
el Señor se está refiriendo al profeta José Smith cuan­
do dice: " .. .la vida de mi siervo estará en mi mano . . . "
(vers. 10; véase también Isaías 52: 13-15; 3 Nefi 20:4344) .
3 Nefi 21 :23. "El resto de Jacob"
"La 'Nueva Jerusalén' de los últimos días la cons­
truirá en el continente americano por (1) 'el resto de
Jacob', (2) los gentiles que 'entrarán en el convenio, y
serán contados entre este resto de Jacob' y (3) 'cuan­
tos de la casa de Israel vengan' (3 Nefi 21 :22-25. Léa­
se también 3 Nefi 20:22; Eter 12: 1-12). Después de ci­
tar muchas partes de los capítulos 20 y 21 de 3 Nefi,
el presidente Marion G. Romney explicó la función
del 'resto de Jacob' en la edificación de la Nueva
Jerusalén:
" 'Según estas declaraciones de Jesús, es cierto que
los indios creyentes, penitentes, justos y fieles estarán
entre " el resto de Jacob" que va a edificar la Nueva
Jerusalén, a la cual vendrá el Salvador.
" 'Ya en 1831, el Señor aseguró al profeta José:
" . . . antes que venga el gran día . . . " de Su venida,
"Jacob prosperará en el desierto, y los lamanitas flore­
cerán como la rosa" , (D. Y C. 49 :24)" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of
Mormon, pág. 281).
3 Nefi 23:1. "Debéis escudriñar... estas cosas
diligentemente"
" Escudriñad las Escrituras; escudriñad las revelacio­
nes que publicamos y pedid a vuestro Padre Celestial,
126
en el nombre de su Hijo Jesucristo, que os manifieste
la verdad; y si lo hacéis con el solo fin de glorificarlo,
no dudando nada, él os responderá por el poder de
su Santo Espíritu. Entonces podréis saber por voso­
tros mismos y no por otro. No tendréis entonces que
depender del hombre para saber de Dios, ni habrá lu­
gar para la especulación. No, porque cuando los hom­
bres reciben su instrucción de Aquel que los hizo, sa­
ben cómo los salvará. Por lo que de nuevo os deci­
mos: Escudriñad las Escrituras; escudriñad las profe­
cías, y aprended qué porción de ellas pertenece a vo­
sotros . . . " Oosé Smith, Enseñanzas del Profeta José Smith,
pág. 7).
3 Nefi 23:1-5. Escudriñad las Escrituras
Una persona puede leer las Escrituras en forma ca­
sual, sin mayor interés; pero cuando alguien escudriña
las Escrituras se aplican los siguientes conceptos: me­
ditar (véase Josué 1 :8; 2 Nefi 4: 15), estudiar (véase
Timoteo 2:15), prestar atención, es decir, escuchar
(véase 1 Nefi 15:25), oír (véase 1 Nefi 19:24).
Adviértase que el Salvador particularmente instó a
Sus escuchas a escudriñar los escritos del profeta
Isaías (véase 3 Nefi 23 : 1 ) . En el versículo 2 nos entera­
mos del porqué: "Pues él [Isaías 1 ciertamente habló
en lo que respecta a todas las cosas concernientes a
mi pueblo que es de la casa de IsraeL" El Salvador
también mandó que los escritos de los profetas se es­
tudiaran cuidadosamente ya que ellos también testifi­
caban de la importancia de las verdades (véase el
verso 5).
3 Nefi 23:14. Explicar "en una todas las Escrituras"
La misión de Jesús es el tema principal de las Escri­
turas; por lo tanto, todo pasaje de las Escrituras testi­
fica de El. Jacob registró que "ninguno de los profetas
ha escrito ni profetizado sin que haya hablado con­
cerniente a este Cristo" Oacob 7: 1 1 ) . Nefi declaró:
" . . . mi alma se deleita en comprobar a mi pueblo la
verdad de la venida de Cristo . . . y todas las cosas que
han sido dadas de Dios al hombre, desde el principio
del mundo, son la representación de él" (2 Nefi 1 1 :4).
Toda Escritura emerge y se dirige a una fuente co­
mún: Jesucristo, el Hijo de Dios. Es por ello, que el
explicar " en una todas las Escrituras" es hablar, ense­
ñar, escribir y testificar de Cristo.
Resumen analítico
Compare 3 Nefi 19:25, 30 con la bendición que se
nos promete en Doctrina y Convenios 88:52, 58, 60.
• ¿Por qué utilizó el Señor la metáfora de un "león
entre los animales del bosque" (3 Nefi 21 : 12) para
describir el poder de Israel en los últimos días?
(Véase también Mormón 5:22-24 y 1 Nefi 14:14.)
• Haga una reseña de los acontecimientos descriptos
en 3 Nefi 21:22-28 tal como los predijo el Salvador.
• ¿Por qué dijo el Señor: " . . . grandes son las palabras
de Isaías"? (3 Nefi 23: 1 -3.)
•
3 Nefi 24-30
Introducción
El Salvador termina Su visita a los nefitas enseñán­
doles todos los principios desde el comienzo hasta la
Segunda Venida. Nunca en la historia de la humani­
dad los miembros de la Iglesia han recibido como
grupo mayores bendiciones que las que recibieron
esos miembros nefitas.
Notas y comentarios
3 Nefi 24:1. "Repentinamente vendrá a su templo"
Adviértase que en 3 Nefi 24 el Salvador vuelve a
demostrar el valor, es decir, la importancia de las Es­
crituras. El proporcionó a los nefitas los escritos de
Malaquías, un profeta del Antiguo Testamento, que
vivió cerca de doscientos años después de que Lehi
dejara Jerusalén. Sus enseñanzas, por lo tanto, no se
encontraban en las planchas de bronce.
La profecía que se registra en el versículo 1 se cum­
plió parcialmente cuando el Señor se apareció en el
Templo de Kirtland el 3 de abril de 1936 (véase D. y
C. 1 10), pero su cumplimiento total se llevará a cabo
como parte de la Segunda Venida.
3 Nefi 24:3-7. La ofrenda de los levitas
"Generalmente se supone que los sacrificios [de
sangre] fueron enteramente quitados cuando se ofre­
ció el Gran Sacrificio [es decir], el sacrificio del Señor
Jesús, y que en lo futuro no habrá necesidad de la or­
denanza del holocausto; mas los que afirman esto in­
dudablemente no se han informado de los deberes,
privilegios y autoridad del sacerdocio, ni de los profe­
tas.
"El ofrecer sacrificios siempre se ha relacionado con
el sacerdocio, y constituye parte de sus deberes . . .
"Estos sacrificios, así como toda ordenanza que per­
tenece al sacerdocio, serán restablecidos completa­
mente y se administrarán con todos sus poderes, ra­
mificaciones y bendiciones, cuando sea edificado el
templo del Señor y queden purificados los hijos de
Leví" Gosé Smith, Enseñanzas del Profeta José Smith,
págs. 205-206).
3 N efi 24:8-12. El diezmo
El presidente Heber J. Grant testificó " de que si la
gente paga sus diezmos y ofrendas, no solamente re­
cibirá bendiciones relacionadas con el bienestar eco­
nómico sino también se le bendecirá abundantemente
con una mayor manifestación del Espíritu del Señor"
(Gospel Standards, pág. 106). Esa es una parte de la
promesa que el Señor hizo por intermedio de Su sier­
vo Malaquías. El Señor no sólo abrirá las ventanas de
los cielos y derramará bendiciones espirituales, sino
también preservará nuestros frutos -o sea, el trabaj o
de nuestras manos - de la destrucción (véase
Malaquías 3:8-12).
Concerniente a las ofrendas de ayuno, el presidente
Marion G. Romney dijo: "Una de las cosas importan-
Capítulo 44
tes que el Señor nos ha dicho es que debemos ser ge­
nerosos en el pago de las ofrendas de ayuno. Quisie­
ra que supieseis que por el cumplimiento de este
mandamiento recibiremos grandes galardones, tanto
espirituales como temporales. El Señor dice que la efi­
cacia de nuestras oraciones depende de nuestra gene­
rosidad para con los necesitados . . . " ("Los servicios bá­
sicos del Plan de Bienestar", Liahona, ago. de 1979,
pág. 143).
3 Nefi 24:13-18. "Las joyas" del Señor
Una joya (gema) es una piedra preciosa estimada
por su valor intrínseco y convencional en el mercado
de los hombres. Las joyas de Dios, tal como se indica
en 3 Nefi 24: 1 3-18, son quienes guardan Sus orde­
nanzas y no hablan contra el Señor. Estas característi­
cas demuestran la forma de discernir " entre los justos
y los malos; entre el que sirve a Dios y el que no lo
sirve" (vers. 18; véase también D. y C. 60:4; 101:3;
Exodo 28: 15-21).
3 Nefi 25. Los dejará sin raíz ni rama
"Sería beneficioso considerar a fondo este versículo
[Malaquías 4:1; véase también 3 Nefi 25: 1 ] para ver lo
que Malaquías escribió por inspiración del Señor.
Quiso decir que si no hacemos las cosas a la manera
del Señor, estaremos actuando inicuamente y por lo
tanto seremos destruidos. ¿Qué significa la palabra
raíz ? Yo podría preguntar cuáles son mis raíces. Pues,
mis raíces son el lugar de donde vengo. Mis raíces
son mis padres, mis progenitores y antepasados. La
sangre que corre por mis venas la he recibido por me­
dio de mi padre y mi madre, mis abuelas y abuelos, y
así sucesivamente hacia atrás a través del linaje direc­
to de mi padre y de mi madre. ¿y qué significa el tér­
mino rama ? Si yo me considero como el tronco de un
árbol, cuyas raíces me alimentan y sostienen, enton­
ces las ramas constituyen lo que sale de mÍ. Mis ra­
mas son mis hijos y mis nietos, etc. En otras palabras,
mis ramas son la posteridad que surge de mí como
las ramas que brotan del tronco de un árbol" (Theo­
dore M. Burton, God's Greatest Gift, págs. 194-195).
Para que el hombre tenga sus raíces y sus ramas
después de la resurrección y del juicio, es necesario
que se lleven a cabo ordenanzas importantes que ga­
ranticen la recepción de esas bendiciones. Ellas son
las ordenanzas de exaltación que se realizan en los
templos del Señor.
José Smith enseñó referente a la profecía de Mala­
quías sobre el envío de Elías el profeta (véase 3 Nefi
25:5) : "¿Por qué enviar a Elías? Porque él tiene las lla­
ves de la autoridad para administrar todas las orde­
nanzas del sacerdocio; y si no fuese dada la autori­
dad, no se podrían administrar las ordenanzas en jus­
ticia" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 205).
Elías el profeta se manifestó a José Smith y a Olive­
rio Cowdery el 3 de abril de 1836 en el Templo de
Kirtland, donde restauró las llaves del poder sellador.
Esa autoridad une en la tierra y en los cielos a todos
los que entran en el nuevo y sempiterno convenio
del sacerdocio y del matrimonio y que reciben todas
127
Capítulo 44
las demás ordenanzas necesarias para la salvación. En
ese caso, para quienes acepten y vivan fielmente las
ordenanzas de la casa de Dios, las familias son eter­
nas.
"Ningún hombre tiene - sino al grado que reciba
la autoridad para hacerlo, de uno que posea las lla­
ves - el derecho de efectuar las ordenanzas más al­
tas, las bendiciones mayores que son esenciales para
la exaltación en el reino de Dios, y las cuales se pue­
den obtener únicamente en ciertos lugares. No impor­
ta cuán importante sea el cargo que tengáis, ni cuál
sea la posición que ocupéis en la Iglesia, no podéis
oficiar a menos que las llaves, el poder de sellar, estén
allí para respaldaros. Eso es lo que cuenta, y por esto
es que vino el profeta Elías . . .
"Elías e l Profeta restauró esta Iglesia y , s i l o quieren
recibir, al mundo, las llaves del poder para sellar; y
este poder para sellar fija el sello de aprobación sobre
toda ordenanza que se efectúa en esta Iglesia y, más
particularmente, aquellas que se efectúan en los tem­
plos del Señor. Mediante esa restauración, cada uno
de vosotros, mis hermanos, tenéis el privilegio de en­
trar en esta casa o en alguno de los otros templos (me
parece que la mayor parte de vosotros lo habéis he­
cho) para que os sea sellada vuestra esposa a vosotros
por tiempo y por toda la eternidad, y también sellar
vuestros niños a vosotros o, mejor aún, hacer que
nazcan en ese convenio.
" j Qué privilegio tan glorioso es saber que la organi­
zación familiar permanecerá intacta! No es destruida;
no alcanza a tener fin cuando hemos cumplido la ley
divina, en virtud de las llaves que posee el Presidente
de la Iglesia" (Joseph Fielding Smith, Doctrina de Sal­
vación, tomo IlI, pág. 122) .
3 Nefi 26:6-12. Escrituras que todavía no han salido
a luz
"Ahora, el Señor nos ha puesto a prueba como
miembros de la Iglesia. Nos ha dado el Libro de Mor­
món, que es la parte menor [de un conjunto de Escri­
turas 1 para edificar nuestra fe mediante la obediencia
a los consejos que contiene; y cuando nosotros mis­
mos, los miembros de la Iglesia, estemos dispuestos a
guardar los mandamientos como los hemos recibido y
demostrar nuestra fe como los nefitas lo hicieron por
un corto período, entonces el Señor nos dará el otro
128
registro, pero ahora no estamos listos para recibirlo.
¿Por qué? Porque no hemos cumplido los requisitos
de este estado probatorio, de leer y seguir los conse­
jos del registro que ya hemos recibido" (Joseph Fiel­
ding Smith, en Conference Report, sept. - oct. de
1961, pág. 20).
3 Nefi 27:1-10. "Tomar sobre vosotros el nombre de
Cristo"
"Los nefitas creían en Cristo; escribieron y profeti­
zaron de El y de Su misión, y aunque no haya ningu­
na ignominia que se pueda con justicia hacer a quien
cree en el Libro de Mormón, no hay razón válida pa­
ra que los Santos de los Ultimos Días deban calificarse
de 'mormones', ni para referirse a la Iglesia llamándo­
la la 'Iglesia Mormona' . Los misioneros no deben em­
prender la tarea de 'esparcir el mormonismo', sino
que deben darse a la misión de persuadir a la gente a
creer en Cristo, el Hijo de Dios, y a que la gente inte­
gre Su Iglesia: La Iglesia de Jesucristo de los Santos
de los Ultimas Días. Las palabras Santos de los Ultimas
Días se agregan al nombre simplemente para diferen­
ciarnos de los santos de la antigüedad . . .
"Aunque n o e s una deshonra ni una condenación
el que se nos llame 'mormones', ni llamar 'Iglesia
Mormona' a la Iglesia, existe el hecho - y debemos
todos recalcarlo - de que pertenecemos a La Iglesia
de Jesucristo de los Santos de los Ultimas Días, un
nombre que el Señor mismo dio y por el cual se nos
debe conocer y llamar" (Joseph Fielding Smith, An­
swers to Cospel Questions, 4 : 1 74-1 75).
3 Nefi 27:11-17. El fuego de donde no se vuelve
"Las revelaciones también hablan del día en que la
viña del Señor será quemada, un día en que los justos
serán preservados, un día en que todo lo corruptible
será consumido, en que los elementos se derretirán
con un calor abrasador y todas las cosas serán hechas
nuevas. (D. y C. 101:23-25; Mal. 3; 4.) Un día en que
la cizaña será quemada (D. y C. 101 : 66) y en que el
Señor consumirá a los malvados con fuego inextingui­
ble. (D. y C. 63:32-34, 54; Mateo 3: 12; Lucas 3 : 1 7.) Fi­
nalmente, todos los que sufran la segunda muerte su­
frirán la venganza del fuego eterno (D. y C. 63: 1 7,
76:44, 1 05); su tormento será 'como un lago de fuego
y azufre, cuya llama asciende para siempre jamás'
Capítulo 44
(Alma 12: 1 7)" (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine,
pág. 280).
En un sentido, ese fuego es figurado, ya que no po­
ne fin a la existencia de los inicuos, sino que, por el
contrario, éstos siguen viviendo eternamente. Pero es
real en el sentido de que causa dolor mental y remor­
dimiento. En Doctrina y Convenios 19:1-20 también
se comentan los efectos de este sufrimiento.
3 Nefi 27:19-22. La santificación por medio del
Espíritu Santo
El cuarto Artículo de Fe nos dice que el bautismo es
"por inmersión para la remisión de pecados". El ser
sumergidos en el agua simboliza, entre otras cosas, la
limpieza, o sea, el lavado de nuestros pecados. Sin
embargo, ese lavado es simbólico. Los pecados no se
quitan literalmente quedando en el agua de la fuente
bautismal. Entonces, ¿de qué manera se quitan de
una persona los pecados y los efectos que éstos cau­
san en ella?
Hay dos cosas que obran en conjunto para produ­
cir esa limpieza que en términos de las Escrituras se
denomina: santificación. Primero, la santificación es
posible debido al sacrificio expiatorio de Jesucristo. El
pagó el precio con Su propia vida, con el fin de satis­
facer las demandas de la justicia. Es por eso que el
Señor le dijo a Adán que somos santificados por me­
dio de la sangre de Cristo (véase Moisés 6:59-60). Fue
la ofrenda de Su sangre, símbolo de vida (véase Leví­
tico 17:1 1), la que hizo posible la santificación. Segun­
do, una persona se limpia o purifica realmente de los
terribles efectos del pecado por medio de la influencia
santificadora, purificadora y purgadora del Espíritu
Santo. Somos "santificados por la recepción del Espí­
ritu Santo" (3 Nefi 27:20) . Nefi escribió que cuando
nos arrepentimos y nos bautizamos, "viene una remi­
sión de [nuestros] pecados por fuego y por el Espíritu
Santo" (2 Nefi 3 1 : 17). Alma también enseñó ese mis­
mo principio (véase Alma 13: 12).
Inmediatamente después de enseñar este principio
de la fe, el arrepentimiento, el bautismo y la recep­
ción del Espíritu Santo, Jesús dijo: " . . . este es mi evan­
gelio. . . " (3 Nefi 27:21 ). Compárese con las enseñanzas
de Cristo registradas en 3 Nefi 1 1 :31-40.
3 Nefi 28. Seres transfigurados y trasladados
De las enseñanzas comprendidas en 3 Nefi 28, ob­
tenemos la mayor parte de nuestro entendimiento en
cuanto a los seres trasladados.
1. No prueban nunca la muerte ni padecen sus dolo­
res (véanse los verso 7-8).
2. Cambian de la mortalidad a la inmortalidad en un
abrir y cerrar de ojos (véase el verso 8).
3. No sienten dolores aunque permanezcan en la car­
ne ni tampoco sufren pesar a no ser por los peca­
dos del mundo (véase el verso 9).
4. Tienen poder sobre los hombres malvados de la tie­
rra (véanse los verso 19-22).
5. Son como ángeles de Dios, ejerciendo su ministerio
en favor de quienes ellos deseen (véase el verso 30).
6. En su cuerpo se efectúa un cambio de modo que le
es imposible a Satanás tener poder sobre ellos quie­
nes además son santificados en la carne y son san­
tos (véase el verso 39).
7. Se mantienen en ese estado trasladado hasta el Día
del Juicio (véase el verso 40).
En los versículos 13-15 Mormón explica que los se­
res trasladados son también transfigurados. El élder
Bruce R. McConkie define ese estado de la siguiente
manera:
"La transfiguración es un cambio especial en el as­
pecto y la naturaleza de una persona o cosa por me­
dio del poder de Dios. Esa transformación divina
cambia a la persona de un estado a otro superior; a
una condición más exaltada, impresionante y glorio­
sa . . .
"Por medio del poder del Espíritu Santo, a muchos
profetas se les ha transfigurado para que puedan es­
tar en la presencia de Dios y contemplar visiones de
la eternidad. Hablando de esas ocasiones en su vida,
Moisés escribió lo siguiente: 'Pero ahora mis propios
ojos han visto a Dios; pero no mis ojos naturales, sino
mis ojos espirituales; porque mis ojos naturales no
podrían haber visto; porque me habría desfallecido y
muerto en su presencia; mas su gloria me cubrió, y vi
su rostro, porque fui transfigurado delante de él'
(Moisés 1 : 1 1; D. y C. 67: 1 1 ) . . .
"De ese mismo modo, cuando los Tres Nefitas 'fue­
ron arrebatados al cielo, y oyeron y vieron cosas ine­
fables', fueron transfigurados" (Mormon Doctrine, pág.
803).
Entonces tenemos, que la diferencia entre la transfi­
guración y la traslación es que la primera es de carác­
ter más transitorio. Los Tres Nefitas fueron transfigu­
rados durante cierto período de tiempo para que pu­
dieran contemplar las visiones de la eternidad. Tam­
bién fueron trasladados, y esta condición es de larga
duración, ya que perdurará hasta el Día del Juicio.
3 Nefi 29. Una amonestación a los inicuos
En 3 Nefi 29 vemos que Mormón amonestó a los
inicuos diciéndoles que la salida a luz del Libro de
Mormón en los postreros días sería una señal de que
la restauración de los hijos de Israel a las tierras de su
herencia comenzaría a cumplirse (véase el verso 1), de
que las palabras de los profetas se cumplirían en su
plenitud (véanse los verso 2-3) y de que el Señor ejer­
cería justicia sobre los inicuos (véanse los verso 4-9) .
3 Nefi 30. Un mandamiento de arrepentimiento
¿Quién le ordenó a Mormón escribir todo eso?
¿Qué mensaje deja Mormón para nuestros días? ¿De
qué nos dice que debemos apartarnos? ¿Qué nos dice
que hagamos? ¿Por qué creen que Mormón tiene tan­
ta convicción acerca de lo que dice?
Resumen analítico
El relato de las Escrituras no nos dice cómo "todas
las cosas, aun desde el principio hasta la época en
que él [Cristo] viniera en su gloria" (3 Nefi 26:3) se
pudieron enseñar en un período de tiempo tan corto
como ése, pero daría la impresión de que ello se pu­
do lograr gracias a la manifestación del poder divino
que tuvo lugar en el proceso de enseñanza. Aun los
niños pequeños pudieron participar de esa clase de
enseñanza, ya que el Señor " soltó la lengua de ellos y
declararon cosas" (vers. 14).
• Las palabras finales del libro de 3 Nefi no son de
Mormón. El escribió: "iOíd . . . y escuchad las palabras
de Jesucristo . . . las cuales . . . . él me manda que escriba,
diciendo:" (vers. 1). Lo que sigue es un llamado a los
gentiles al arrepentimiento. Ese llamado demuestra
cuán intensamente deseaba el Señor que los gentiles
se unieran a Israel (véase el verso 2).
•
129
4 Nefi 1
Introducción
En 3 Nefi vimos una reseña que el Salvador dio del
camino que debemos seguir para recibir las bendicio­
nes del cielo. En 4 Nefi podemos apreciar los resulta­
dos que se obtienen cuando se sigue ese camino, co­
mo así también las consecuencias de la desobediencia.
Notas y comentarios
4 Nefi. El libro de Nefi
Cuando el Libro de Mormón se imprimió por pri­
mera vez, lo que hoy conocemos como el 3 y 4 Nefi
se llamaban separadamente el Libro de Nefi. En 1879,
el élder Orson Pratt, autorizado para preparar para la
Iglesia una nueva edición del Libro de Mormón, aña­
dió los títulos de Tercer y Cuarto Nefi con el fin de
distinguir uno del otro.
En 4 Nefi, Mormón condensó aproximadamente un
período de 285 años de escritura e historia en cuatro
páginas, en un solo capítulo compuesto de cuarenta y
nueve versículos. Los cuatro escritores originales del
material que Mormón recopiló fueron Nefi, el hijo de
Nefi el discípulo de Jesucristo; Amós, el hijo de Nefi;
y Amós y Ammarón, hijos del primer Amós (véase
4 Nefi 1 : 19-21, 47-48).
4 Nefi 1:2. "No había contiendas ni disputas"
¿Qué fue lo que le permitió al pueblo de esa época
alcanzar una organización social ideal por tanto tiem­
po?
"Ha habido ocasiones en que ciertos pueblos de la
tierra han estado dispuestos a escuchar la voz de
Dios, en que han tenido entre ellos profetas para en­
señarles, en que han sido dirigidos por revelación
constante, en que han fijado su corazón en la recti­
tud. En la Biblia leemos muy brevemente de una con­
dición de esa naturaleza. Son muy pocas las palabras
que se han escrito al respecto. Sucedió durante los
días de Enoc, cuando su pueblo se volvió tan justo
que el Señor lo llevó de la tierra. [Gén. 5:22-24; Heb.
1 1 :5; Moisés 6; 7; 8.]
"Hubo sobre este continente otra época de paz y
.
Justicia que prevaleció cuando el pueblo se mostró
dispuesto a escuchar la voz del Señor. No sabemos
hasta qué punto haya prevalecido esta influencia y
.
esta rectitud entre otros pueblos desde el principio,
porque nuestra historia es sumamente breve. Pero so­
bre este continente, durante 200 años tras la crucifi­
xión de nuestro Redentor, el pueblo vivió en este es­
tado de rectitud . . .
"Qué tiempo glorioso debe d e haber sido ése, cuan­
do eran felices, cuando todos estaban en paz, cuando
todos amaban a su prójimo como a sí mismos, y sobre
todo, amaban a su Dios, porque se nos informa aquí
que la cosa que produj o esta condición de felicidad
era el hecho de que el amor de Dios existía en el co­
razón del pueblo. Jamás habrá un tiempo de paz, feli­
cidad, justicia templada por la misericordia, cuando
130
Capítulo 45
todos los hombres reciban lo que tienen derecho y
privilegio de recibir, hasta que en sus corazones entre
el amor de Dios" (véase Joseph Fielding Smith,
Doctrina de Salvación, tomo III, pág. 299).
4 Nefi 1:19-49. De vuelta a la iniquidad
�ormón, luego de describir la gloria y la felicidad
.
vivida durante el período de Sión de la sociedad nefi­
ta, pasa rápidamente a delinear la forma en que su
pueblo pasó de un estado de total justicia a uno de
total iniquidad. El cubrir tantos años de historia en
tan pocos versículos indica que Mormón deseaba re­
saltar solamente las etapas principales y los proble­
mas que llevaron al pueblo a esa caída. Esos proble­
mas abarcan lo siguiente:
1. Un grupo de nefitas se apartó de la Iglesia y co­
menzaron a llamarse a sí mismos lamanitas (véase
4 Nefi 1 :20).
2. El pueblo comenzó a enorgullecerse de su gran
prosperidad y la gente empezó a lucir ropa costo­
sa y joyas lujosas (véase el verso 24).
3. Se abandonó la ley de consagración (véase el
vers. 25).
4. El pueblo comenzó a dividirse en clases sociales
(véase el verso 26).
5. Se organizaron iglesias falsas con el fin de obtener
lucro (véanse los verso 26-28).
6. Se comenzó a perseguir a los seguidores de la
Iglesia verdadera (véanse los verso 29-34).
7. Hubo una gran división entre el pueblo (véanse
los verso 35-38) .
8. Se enseñó a los niños a rechazar las verdades del
evangelio (véanse los verso 38-39).
9. Los inicuos llegaron a ser más numerosos que los
rectos (véase el verso 40).
10. Nuevamente surgieron las combinaciones y los
juramentos secretos (véase el verso 42).
1 1 . Los rectos comenzaron a dejarse llevar por el
orgullo y a buscar las cosas del mundo (véanse los
verso 43-45).
12. La conspiración de Gadiantón tuvo poder sobre
todo el territorio (véase el verso 46).
4 Nefi 1:20, 35-39. La herencia lamanita
"Se nos ha informado que solamente la parte más
.
Justa del pueblo se salvó de la destrucción que prece­
dió a la aparición del Salvador en el continente ame­
ricano. Ciertamente, entre ese número de personas
debe de haber habido muchos que eran lamanitas, así
como muchos que eran nefitas. Es interesante exami­
nar el lenguaj e que se utiliza en los versículos que
describen a los que quedaron. Adviértase el uso de la
conjugaci?n verbal, el pretérito pluscuamperfecto, pa­
ra denommar a los que habían sido lamanitas: ' . . . he
aquí, os mostraré que a los del pueblo de Nefi que
fueron preservados, y también a aquellos que habían
sido llamados lamanitas, que habían sido preservados,
les fueron manifestados grandes favores . . . ' [3 Nefi
10: 18; cursiva agregada.]
"Esta declaración se torna más significativa al leer
Capítulo 45
en 4 Nefi las condiciones que prevalecían entre el
pueblo luego de la visita del Salvador: 'No había la­
drones, ni asesinos, ni lamanitas, ni ninguna especie
de itas, sino que eran uno, hijos de Cristo y herederos
del reino de Dios' [4 Nefi 1 : 1 7] .
"A los que vivieron para establecer l a Iglesia de
Jesucristo en América, después que el Salvador ejerció
Su ministerio entre ellos, se les conoció, aparentemen­
te, como el pueblo de Nefi. Una descripción gráfica
de ellos se da en los siguientes versículos:
Y he aquí, aconteció que el pueblo de Nefi se hi­
zo fuerte, y se multiplicó con gran rapidez, y llegó a
ser un pueblo hermoso y deleitable en extremo.
" 'y se casaban y se daban en matrimonio, y fueron
bendecidos de acuerdo con la multitud de las prome­
sas que el Señor les había hecho' [4 Nefi 1 : 10-1 1 ] .
" L a maldición que s e había puesto sobre los que
habían sido lamanitas se había quitado. Se les había
impuesto la maldición hasta que se arrepintieran de
sus iniquidades. El arrepentimiento fue total. Prevale­
ció una rectitud sin igual por espacio de 200 años. Las
dos líneas fueron una sola. Este hecho es de profunda
importancia para el lamanita de hoy día que, habien­
do aceptado el evangelio restaurado de Jesucristo,
busca la restauración de las bendiciones de sus ante­
pasados. No de Lamán ni de Lemuel, sino de los pa­
dres que durante dos siglos demostraron al mundo,
para siempre, que Dios se gloria en quienes son obe­
dientes a Su voluntad y los bendice con paz, seguri­
dad y felicidad que sobrepujan el entendimiento del
hombre natural.
"
'
"Después de más de 200 años de unidad y paz, el
espíritu de orgullo y contención comenzó a echar raí­
ces entre una parte de la gente del pueblo. Este fue el
mismo espíritu que se había posesionado de los hijos
rebeldes de Lehi en el principio: ' . . . y todavía conti­
nuaba la paz en el país, con excepción de una peque­
ña parte del pueblo que había apostatado de la iglesia
y tomado sobre sí el nombre de lamanitas; así que
otra vez empezó a haber lamanitas en la tierra'
[4 Nefi 1 :20] .
"Es interesanté notar que el término 'lamanita' se
utiliza aquí como palabra genérica. Es decir, que se
refiere a una clasificación general del pueblo, a aque­
llos que se apartaron de la Iglesia. Es posible que esas
personas fueran, o tal vez no, descendientes directos
de Lamán y de Lemuel. Cualquiera que sea la reali­
dad, es evidente que trajeron sobre ella� la misma
maldición que había descendido sobre la simiente de
Lamán y de Lemuel en el principio" (Dean L. Larsen,
You and the Destiny of the Indian, págs. 21-22) .
Resumen analítico
• ¿Qué bendiciones recibieron los nefitas como conse­
cuencia de haber seguido el camino que el Señor les
había señalado?
• ¿Cuáles fueron los primeros pasos que los nefitas
dieron en pos de la pérdida de su sociedad
"perfecta"?
131
Mormón 1 -5
Capítulo 46
Introducción
sobre las condiciones espirituales que reinaban entre
los lamanitas y nefitas? (Véase Mormón 1 : 1 3-14.)
Estos capítulos repiten el mensaje que predomina a
lo largo de todo el Libro de Mormón: no hay ningún
arma que prevalezca en contra de los justos, con ex­
cepción de su propia iniquidad.
Mormón 2:10-15. "El día de gracia"
Cuando los nefitas se dieron cuenta de que no po­
dían prevalecer contra sus enemigos, "empezó a ha­
ber quejidos y lamentaciones en toda la tierra" (Mor­
món 2 : 1 1 ) . Mormón, pensando que su pueblo estaba a
punto de arrepentirse, cobró ánimo sólo para descu­
brir que "su aflicción no era para arrepentimiento . . .
sino . . . más bien e l lamento d e los condenados" (vers.
13). El pueblo se encontraba en un estado de iniqui­
dad demasiado grande para poder arrepentirse. Co­
mo Samuel les dijo a los nefitas en una época ante­
rior: "Mas he aquí, vuestros días de probación ya pa­
saron; habéis demorado el día de vuestra salvación
hasta que es eternamente demasiado tarde ya, y vues­
tra destrucción está asegurada . . . " (Helamán 13:38).
Un arrepentimiento sincero hace que se sienta pe­
sar por los pecados cometidos. Sin embargo, una per­
sona puede sentir pesar por el motivo equivocado.
Puede sentir pena por haber sido descubierta y casti­
gada; puede lamentar su forma de actuar porque por
esa causa puede haber perdido su buena reputación.
0, como los nefitas, puede sentir pena porque su
conducta le trajo sufrimiento. Sea cual sea, ese tipo de
pesar no constituye un verdadero arrepentimiento.
Cuando el apóstol Pablo oyó algunos de los graves
pecados que se estaban tolerando en la Iglesia de Co­
rinto, escribió una carta bastante dura, de cuyas líneas
se desprendía un grave espíritu de reprensión (véase
1 Corintios 5). Posteriormente, se recibió la noticia de
que la carta de Pablo había sido aceptada por los
miembros con el espíritu que correspondía, y que por
consiguiente se habían arrepentido. Complacido,
Pablo escribió:
"Ahora me gozo, no porque hayáis sido contri sta­
dos, sino porque fuistes contristados para arrepenti­
miento; porque habéis sido contristados según Dios,
para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra
parte.
"Porque la tristeza que es según Dios produce arre­
pentimiento para salvación, de que no hay que arre­
pentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte"
(2 Corintios 7:9-10).
El pesar divino es reconocer que al pecar ofende­
mos a Dios y ponemos nuestra alma en peligro de
muerte espiritual. Todo otro tipo de pesar pertenece
al mundo y no nos lleva al arrepentimiento verdade­
ro. El sacrificio que se requiere de todos los miembros
de la Iglesia es el de "un corazón quebrantado y un
espíritu contrito" (3 Nefi 9:20; D. y C. 59:8). Ese esta­
do de la mente y el corazón se obtiene solamente me­
diante un pesar divino.
N atas y comentarios
Mormón 1:1. El significado de la palabra Monnón
En un esfuerzo por corregir un error cometido con
el término Mormón, el profeta José Smith escribió la
siguiente carta al editor del Times and Seasons, una de
las primeras publicaciones de la Iglesia:
"Muy señor mío:
"Deseo, por medio de su periódico, corregir un
error que existe entre los hombres que profesan ser
eruditos, liberales y sabios; y lo hago con la mayor sa­
tisfacción, porque abrigo la esperanza de que la gente
que piensa seriamente y sabe razonar preferirá escu­
char la voz de la verdad que dejarse desviar por las
vanas pretensiones de los que son sabios a sus pro­
pios ojos. El error a que me refiero es la definición de
la palabra 'Mormón'. Se ha dicho que esta palabra se
deriva de la voz griega 'mormo ' . Esto no es cierto. No
había griego ni latín sobre las planchas de las que yo,
por la gracia de Dios, traduje el Libro de Mormón . . .
" . . .la palabra 'mormón' . . . significa literalmente 'muy
bueno' " Oosé Smith, Enseñanzas del Profeta José Smith,
págs. 364-366).
Mormón 1:2-6. Los primeros años de la vida de
Mormón
"Mormón no nos aporta mucha información acerca
de su niñez, pero los escasos detalles que nos provee
indican que:
" 1 . Nació probablemente en el año 310 o 3 1 1 des­
pués de J. C. (Tenía diez años de edad en el año 321
después de J. C. Véase 4 Nefi 48 y Mormón 1 :2.)
"2. Era descendiente de Nefi. (Mormón 1 :5.)
"3. Su padre se llamaba Mormón y recibió su nom­
bre del territorio llamado Mormón. (Mormón 1 : 5 y
3 Nefi 5: 12.)
"4. Evidentemente nació en la región del norte.
(Mormón 1 :2, 6.)
"5. A los quince años fue 'visitado por el Señor' .
(Mormón 1 : 15.)
"6. A pesar de su testimonio de la divinidad de
Cristo, se le 'prohibió' predicar el arrepentimiento a
un pueblo inicuo. (Mormón 1 : 16.)
"7. A los 'dieciséis años' se le nombró caudillo de
los ej ércitos nefitas y con sus huestes defendió al
pueblo nefita de los lamanitas. (Mormón 2:2.)" (Daniel
H. Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of
Mormon, pág. 298).
Mormón 1 :7-14. La caída de la nación nefita
Al detallar el comienzo de las guerras que llevaron
a la caída de la nación nefita, ¿qué escribió Mormón
132
Mormón 2:17-18. El compendio de los anales de
Mormón
"Cuando Ammarón entregó la responsabilidad de
los anales a Mormón, le indicó que grabara en las
planchas de Nefi 'todas las cosas que [hubiera] obser­
vado concerniente a este pueblo' (Mormón 1 :4). Por
Capítulo 46
Mormón 3. Un error de táctica
Cuando los nefitas "empezaron a j actarse de su
propia fuerza, y comenzaron a jurar por los cielos
que vengarían la sangre de sus hermanos que habían
Sido muertos por sus enemigos" (Mormón 3:9), Mor­
món rehusó seguir al frente de las tropas. Como Eter,
en épocas anteriores (véase Eter 13: 14; 15:33), Mor­
món comenzó a ser "testigo pasivo para manifestar al
mundo las cosas que" vio y oyó (Mormón 3:16). El
había dirigido a los nefitas, los había querido profun­
damente y había orado por ellos Utodo el día" (vers.
1�), pe:o rehusó continuar con ellos a una iniquidad
aun mas grave.
La defensa y la venganza no son la misma cosa.
Muchas veces el Señor justifica que Su pueblo vaya a
la guerra para defender sus hogares y sus familias de
un ataque enemigo, pero El no justifica la guerra
ofensiva. El Señor dijo: uMía es la venganza, y yo pa­
garé" (vers. 15). Es Dios quien se encarga de propor­
cionar un justo castigo a los hombres. Al tomar la
ofensiva, los nefitas fueron a la batalla sin la autoriza­
ción del Señor (véase Mormón 4:4), lo cual resultó en
la destrucción final de toda una nación.
A pesar de que Mormón no podía enseñar a su
propio pueblo debido a la dureza de sus corazones él
trató de que los futuros lectores de los anales pudi�­
ran aprender de la historia y evitar así los terribles
errores que cometió su pueblo (véase Mormón
lo tanto, la parte principal de la historia de los hechos
de su época Mormón la escribió en las planchas ma­
yores de Nefi. Sin embargo, posteriormente recibió
mandamientos del Señor de hacer un juego separado
de planchas, las planchas de Mormón. Entonces com­
pendió en las suyas todos los escritos de las planchas
mayores de Nefi, incluso los propios. Concerniente a
sus escritos en estos dos juegos de planchas, Mormón
dijo: 'Y sobre las planchas de Nefi hice una relación
completa de todas las iniquidades y abominaciones;
mas sobre estas planchas [las de Mormón] me abstuve
de hacer un relato completo de sus iniquidades y sus
abominaciones . . . ' (Mormón 2:18).
"Anteriormente, en sus escritos, Mormón indicó
que no escribió en sus planchas ni siquiera una centé­
sima parte de las cosas que se escribieron en las plan­
chas mayores de Nefi (3 Nefi 26:6-8)" (Daniel H. Lud­
low, A Campan ion to Your 5tudy of the Book of Mormon,
págs. 299-300).
Mormón 2:19. "La palabra profética más segura"
Debemos esforzarnos por estar seguros de hacer fir­
me nuestra vocación y elección, lo cual quiere decir,
vivir de tal manera que recibamos la seguridad por
parte del Señor de que cuando esta vida se termine,
podremos tener exaltación y morar con El. Mormón
recibió esa bendición, como tal vez la recibieron tam­
bién otros profetas nefitas (véase Enos 1: 27; Mosíah
26:20; 3 Nefi 28:3). Concerniente a su vocación y elec­
ción, Mormón dijo: u . . . sé que yo seré exaltado en el
postrer día" (Mormón 2:19).
Mormón 2:20-27. Impulsados a tener vigor"
lEn qué forma impulsó Mormón a los nefitas u a te­
ner vigor" (Mormón 2:24) para que pudieran enfren­
tar a los lamanitas? ¿Qué comentario triste hizo Mor­
món concerniente a la fortaleza de su pueblo? (Véase
el verso 26. )
u
3:17-22).
Mormón 4. Una guerra de venganza
En una guerra de venganza como la que se descri­
be en el capítulo 4 de Mormón, los hombres pierden
el Espíritu del Señor en su sed por una retribución
sangrienta. Mormón registró haber visto una uhorrible
escena de sangre y mortandad . . . , y todo corazón se
endureció, de modo que se deleitaban en derramar
� angre ��nti�uamente" (vers. 1 1). Ese espíritu produ­
JO una imqUidad nunca antes vista "entre todos los
hijos de Lehi, ni aun entre toda la casa de Israel, se­
gún las palabras del Señor" (vers. 12).
uY bien, si una nación trata de ir contra otra con el
fin de conquista, para apoderarse de territorios, para
tomar algo que no le pertenece, entonces la nación
atacada tiene el derecho de resistir, aun hasta llegar
al derramamiento de sangre, tal como sucedió en las
naci� nes americanas en las guerras por la indepen­
.
denCia. Sm embargo, tenemos que tener cuidado en
cuanto al espíritu que nos motiva . . . Los Santos de los
Ultimos Días debemos cuidarnos y no dar lugar a la
pasión ni al deseo de derramar sangre y de destruir,
pues ése es el poder del maligno . . .
u Hay una gran diferencia entre levantarse para ir
a la conquista, con el fin de derramar sangre, saquear
un pueblo y arrebatar territorios y poder en la tierra,
y luchar para defender nuestras posesiones con un
espíritu de justicia, rectitud y equidad y levantarnos
como hombres para salvar aquello que tenemos el de­
recho de defender" (Charles W. Pemose, en Confe­
rence Report, abril de 1917, págs. 21-22).
Mormón explicó cómo se castiga a los inicuos: el
? eñor lo único que hace es simplemente alejarse, de­
J arlos a su suerte, y que los inicuos se castiguen los
unos a los � tros (véase Mormón 2:26; 4:5). Compárese
.
este episodiO con el comentario profético que se en­
cuentra registrado en 1 Nefi 2:23 y Levítico 26:25.
•••
133
Capítulo 46
Mormón 5:1-2. Nunca dejes de hacer la obra
"La verdadera grandeza de Mormón brilla como
una estrella durante esta gran prueba de iniquidad,
cuando llama a su hijo a actuar, diciéndole que, sin
tomar en cuenta lo difícil que fueran las circunstan­
cias, nunca dej ara de tratar de mejorar la situación,
'porque si dejamos de obrar, incurriremos en la con­
denación. Porque tenemos una obra que debemos
efectuar mientras estemos en este tabernáculo de ba­
rro' (Moroni 9:6). Con ese espíritu, Mormón tomó
nuevamente el mando del ejército, aun sabiendo que
todo estaba perdido, 'pues me veían como si fuera yo
el que pudiera librarlos de sus aflicciones. Pero he
aquí, yo no abrigaba ninguna esperanza . . . ' (Mormón
5 : 1 -2). Su manera de pensar es la de un verdadero
héroe trágico: ' . . . yo los había dirigido, a pesar de sus
iniquidades . . . y los había amado con todo mi cora­
zón . . . y todo el día se había derramado mi alma en
oración a Dios a favor de ellos; sin embargo, fue sin
fe, debido a la obstinación de sus corazones' (Mor­
món 3: 12). Aunque tal vez esto parece dirigirse a esta
época de violencia, Mormón no se consoló con el he­
cho de que su pueblo fuera tan rudo y sintiera orgu­
llo de serlo. 'Porque es tan grande su ira, que me pa­
rece que no temen la muerte' (Moroni 9:5). ' . . . no se
arrepentían de sus iniquidades, sino que luchaban
por sus vidas sin invocar a aquel Ser que los creó'
(Mormón 5:2). Pensaron que podían cuidarse solos: y
así lo hicieron" (Hugh W. Nibley, Since Cumorah: The
Book of Mormon in the Modern World, págs. 437-438) .
Mormón 5:1-18. Los pasos finales de la caída
Mormón, al igual que el capitán Moroni, no gozó ni
encontró ningún placer en la guerra. ¿Qué pudo ha­
ber sIdo lo que hizo que Mormón se arrepintiera de
su juramento y asumiera el mando de los ejércitos
nefitas una vez más? (Véase Mormón 5 : 1 .) ¿Tenía al­
guna esperanza de obtener la victoria? (Véase el verso
2.) ¿Por qué no?
Mormón sabía que sus registros saldrían a la luz en
los últimos días (véase el verso 13). Según él, ¿cuáles
eran los propósitos generales de la aparición de los
anales en los últimos días? (Véanse los verso 14-15.)
Compárese la intención de Mormón con la de Moroni
tal como aparece en la portada del Libro de Mormón.
Hugh W. Nibley aporta el siguiente razonamiento
acerca de lo que posiblemente haya sido la sociedad
nefita de esa época:
"Los nefitas equivocadamente tomaron la ofensiva
y como resultado perdieron la ciudad de Desolación
y el territorio que la circundaba. 'Y el resto huyó y se
134
incorporó a los habitantes de la ciudad de Teáncum . . . '
(Mormón 4:3). Esta explicación sirve para aclarar que
lo que estamos leyendo es solamente con respecto al
grupo de nefitas de Mormón y no una historia de to­
da la nación, pues 'la ciudad de Teáncum . . . [que] se
hallaba situada en la frontera, por la costa del mar . . .
próxima a l a ciudad d e Desolación' (Mormón 4:3)
hasta entonces no había tomado parte en la contien­
da. Se debe tener siempre presente que para ese en­
tonces el pueblo nefita se había dividido en tribus, vi­
viendo cada una de éstas en forma separada, y si­
guiendo sus propias leyes tribales. (Helamán 7:2-4,
1 1 .) De manera que lo que Mormón nos cuenta es so­
lamente un ejemplo de lo que estaba sucediendo . . .
" . . . Aquí tienen u n panorama claro d e l a sociedad
nefita. 'Territorios' separados viviendo cada uno con­
forme a sus propias leyes, y ahora en esa última crisis
completamente renuentes a dejar sus tierras y unirse
al resto de los nefitas en su retirada hacia el norte. A
los que rehusaron levantar sus tiendas, los lamanitas
los barrieron uno por uno. Esa no fue una migración
planeada sino una evacuación forzada, como las do­
cenas de las que leemos en la tenebrosa y terrible
época de la 'Invasión de los bárbaros', que destruye­
ron las civilizaciones clásicas del Viejo Mundo. En es­
te caso, el pueblo de Mormón fue solamente parte de
la evacuación general y gradual de todo el territorio"
(An Approach to the Book of Mormon, págs. 361-362).
Resumen analítico
• Aunque en general no hubo milagros entre el pue­
blo durante esa época, había entre ellos personas rec­
tas y de gran valor, siendo Mormón una de ellas
(véase Mormón 1 : 14-15). Esto indica claramente que
ningún ambiente puede llegar a ser tan corrupto co­
mo para no permitir que una persona sienta la dulce
influencia del Espíritu Santo. Sin embargo, esta divina
influencia no podía beneficiar a los que se encontra­
ban junto a Mormón, "debido a la dureza de sus co­
razones" (vers. 17).
• Con el fin de tener una mejor comprensión acerca
de los "ídolos" de los lamanitas, lea Mormón 4: 14, 21 .
Hay muchas otras referencias acerca de la idolatría en
las Escrituras. Si tiene un diccionario bíblico, búsque­
las bajo la palabra "ídolo", "idólatra" o "idolatría";
también puede buscar en las "Concordancias" de la
Biblia o en el "Indice" del Libro de Mormón bajo esas
dos palabras. Los profetas han tenido una gran preo­
cupación por esta terrible práctica, la cual ha sido
siempre un problema grave entre los hijos de Israel.
Mormón 6-9
Capítulo 47
Introducción
Moroni vio a la gente de nuestra época. El hombre
actual no se ve a sí mismo tan bien como Moroni lo
hizo por medio del poder de Dios. Moroni vio tam­
bién una "espada de la venganza" (Mormón 8:41) que
se cernía sobre nuestra civilización, así también como
sobre su propia civilización.
Notas y comentarios
Monnón 6:10-22. Una escena de horror
Mormón registró, en lo que ahora es Mormón
6:10-15, el número de muertos desde el punto de vis­
ta de sus líderes o caudillos militares, cada uno de los
cuales encabezaba una tropa de diez mil hombres.
¿Cuál fue el total de muertos? La escena de tal carni­
cería debe de haber causado un horror inexpresable.
¿Qué pudo haber impedido que se produjera "esta
gran destrucción"? (Mormón 6:22.)
El lamento de Mormón al ver la matanza que se lle­
vaba a cabo en sus filas, "desde la cima del cerro de
Cumora" (vers. 1 1), es una de esas piezas literarias be­
llas y conmovedoras que a menudo escriben los hom­
bres inspirados por Dios.
Monnón 7:1-2. Descendientes de los grandes líderes
del Libro de Mormón
Mormón, sabiendo que sus palabras saldrían a luz
en los últimos días, dio un mensaje especial para los
lamanitas de nuestra época. El llamó a esta gente un
"resto de este pueblo que ha sido preservado . . . sí,. . .
u n resto d e l a casa d e Israel" (Mormón 7:1). Los lama­
nitas de la actualidad son descendientes de aquellos
personajes que fueron los grandes líderes del Libro
de Mormón. Por lo tanto, son miembros de la casa de
Israel. La gráfica siguiente ilustra este concepto:
Monnón 7:8-10. El propósito del Libro de Mormón
Mormón dijo que el Libro de Mormón serviría para
que los lamanitas supieran acerca de sus padres y de
las maravillosas obras efectuadas entre ellos, para que
supieran que pertenecían a la casa de Israel y que si
creían en Cristo, eran bautizados con el agua y el Es­
píritu, y seguían las enseñanzas del Señor, podrían
obtener la vida eterna (véase Mormón 7:9-10).
"En este pasaje Mormón dice que uno de los pro­
pósitos principales de la aparición del Libro de Mor.
món es testificar de la Biblia, y también declara que SI
honestamente aceptamos uno de estos dos ejemplares
de las Escrituras, aceptaremos el otro, puesto que am­
bos testifican el uno del otro. Este es también el testi­
monio de Brigham Young:
" 'No hay hombre que pueda decir que este �ib�o es
verdadero (dijo poniendo las manos sobre la BIblia) . . .
y a l mismo tiempo decir que e l Libro d e Mormón no
lo es . . . No hay hombre sobre la faz de la tierra que
haya tenido el privilegio de aprender el Eva�gelio de
Jesucristo de estos dos libros, que pueda deCIr que
uno es verdadero y el otro es falso. Ningún Santo de
los Ultimas Días, ya sea hombre o mujer, puede decir
que el Libro de Mormón es verdadero y al mismo
tiempo negar que la Biblia lo es. Si uno es verdadero,
ambos lo son' Uournal of discourses, 1 :38)" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mor­
mon, pág. 344).
Monnón 8:12-25. La salida a la luz del Libro de
Monnón
La misma promesa que dio Moroni, registrada en
Mormón 8: 12, la había dado también el Salvador
(véase 3 Nefi 26:9-10). ¿Qué debemos hacer para
recibir "cosas mayores"? (Vers. 9.)
El mandamiento del Señor de que nadie debía
utilizar las planchas para obtener lucro se cumplió en
la vida del profeta José Smith. Durante su tercera
LAMANITAS
� ...
� ...
LAMANITAS
El Señor visitó el conti­
nente americano.
.
Ni lamanitas ni nefitas;
todos se llamaban hij os
de Cristo (véase 4 Nefi
1 : 1 7).
NEFITAS
.
34. d. de
J.
C.
Los lamanitas de hoy son
descendientes del pueblo
que vivió en la época de la
visita de Cristo.
Resurge una gran
iniquidad.
201 d. de
,----1
J.
Destruidos aproxiNEFITAS madamente en el
año 400. d. de J. C.
C.
400 d. de
J.
C.
135
Capítulo 47
aparición, Moroni le dijo a José que Satanás lo tenta­
ría para que utilizara las planchas "con el fin de [ha­
cerse] rico" (José Smith - Historia 1 :46) . Posteriormen­
te, cuando José Smith fue al cerro para obtener las
planchas, fue acosado por distintas emociones. El ad­
versario lo tentó para que deseara utilizar las plan­
chas con el fin de aliviar la situación económica de su
familia. Al intentar apoderarse de las planchas, se le
prohibió hacerlo, ya que, como Moroni se lo declaró:
" Porque no has guardado los mandamientos del
Señor" (Joseph Fielding Smith, Elementos de la historia
de la Iglesia, pág. 58). Esa lección causó una impresión
duradera en José Smith, al darse cuenta con toda cla­
ridad de que Satanás estaba determinado a impedir la
aparición de esos anales sagrados.
No tenemos una información muy detallada sobre
la forma en que se tradujo el Libro de Mormón. Mo­
roni nos dice que se traduciría "por el poder de Dios"
(Mormón 8 : 1 6). El Señor dio la misma explicación
cuando declaró que le dio a José Smith "poder de lo
alto para traducir el Libro de Mormón, por los medios
preparados de antemano" (D. y C. 20:8). José Smith
dijo: "Utilizando el Urim y Tumin traduje el libro, por
medio del don y el poder de Dios" (History of the
Church, 4:537).
En Mormón 8 : 1 7 leemos que Moroni nos asegura
que si hay errores en ese libro, serían equivocaciones
humanas. Nefi dijo lo mismo, tal como podemos ver
en 2 Nefi 33: 1 , 1 1 . En cada uno de esos ejemplos, los
errores o debilidades se refieren a la evidente inhabi­
lidad de los autores de expresarse por escrito tan ple­
namente como lo hubieran deseado (véase Eter
12:23-25).
¿Cuál fue el convenio que Moroni dijo (Mormón
8:23-25) que el Señor tendría presente? (Véase Enós
1 : 1 6; D. y C. 10:46.)
Mormón 8:35. "Se escribió para nosotros"
"El Libro de Mormón se escribió para nosotros, los
que vivimos en la actualidad; Dios es su autor; es el
registro de un pueblo caído, compilado por hombres
inspirados para nuestra bendición actual. Ese pueblo
del cual habla el libro jamás lo poseyó; estaba destina­
do para nosotros. Mormón, el antiguo profeta cuyo
nombre lleva el libro, sintetizó siglos enteros de histo­
ria. Dios, quien conoce el fin desde el principio, le dio
las indicaciones relativas a lo que debía incluir en la
condensación y de acuerdo con las necesidades que
nosotros tendríamos en estos tiempos. Mormón le en­
tregó los registros a su hijo Moroni, el último de los
escribas; y Moroni, que escribió hace más de 1.500
años, pero que se dirigía a nosotros, declara: ,'He aquí,
os hablo como si os hallaseis presentes, y sin embar­
go, no lo estáis. Pero he aquí, Jesucristo me os ha
mostrado, y conozco vuestras obras' (Mormón 8:35) . . .
"A medida que leemos y enseñamos, debemos com­
parar las Escrituras del Libro de Mormón con noso­
tros, para 'nuestro provecho e instrucción' (1 Nefi
19:23)" (Ezra Taft Benson, "El Libro de Mormón es la
palabra de Dios", Liahona, ago. de 1975, págs. 41-42) .
Mormón 9:1-6. Desdichados en la presencia de Dios
"No puede haber salvación sin arrepentimiento. El
hombre no puede entrar en el reino de Dios llevando
consigo sus pecados. No tendría sentido que el hom­
bre fuese a morar con el Padre arrastrando todavía
sus propios pecados . . .
"Creo que hay mucha gente sobre l a tierra, muchas
1 36
probablemente en la Iglesia - por lo menos algunos
en la Iglesia - que creen que pueden pasar por esta
vida haciendo lo que les venga en gana, violando los
mandamientos del Señor, y que, a pesar de eso, po­
drán finalmente ir a Su presencia. Tales personas cre­
en que podrán arrepentirse, posiblemente, en el mun­
do de los espíritus.
"Todas ellas deberían leer estas palabras de Moroni:
'¿Suponéis que moraréis con él [Cristo], estando cons­
cientes de vuestras culpa? ¿Suponéis que podríais ser
felices morando con ese santo Ser, mientras atormen­
tara a vuestras almas una sensación de culpa por ha­
ber violado sus leyes todo el tiempo? .. ' [Mormón 9:3]"
(Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, tomo lI,
págs. 1 84-185).
Mormón 9:7-26. "Un Dios de milagros"
Adviértase la evidencia que dio Moroni, la cual tes­
tifica de los milagros de Dios: la creación del cielo y
de la tierra (véase Mormón 9 : 1 7), la creación del hom­
bre (véase el verso 1 7) y los testimonios de las Escritu­
ras sobre los milagros que llevaron a cabo Jesús y los
Apóstoles (véase el verso 18).
De acuerdo con Moroni, ¿cual fue la razón por la
que el Señor dejó de llevar a cabo milagros entre los
hombres? (Véase el verso 20.)
Mormón 9:27-31. El consejo de Moroni a los lectores
de los últimos días
Moroni cierra los anales de su padre con los si­
guientes consejos a los lectores de los últimos días:
1. "No dudéis, mas sed creyentes" (Mormón 9:27) .
2. "Allegaos al Señor con todo vuestro corazón" (vers.
27).
3. "Despojaos de toda impureza" (vers. 28) .
4. Orad pidiendo fortaleza "para que no cedáis a nin­
guna tentación" (vers. 28).
5. No os bauticéis indignamente (véase el verso 29).
6. No participéis indignamente de la Santa Cena (véa­
se el verso 29).
7. Perseverad "hasta el fin" (vers. 29).
Mormón 9:32-37. Una versión del idioma hebreo
"La declaración de Moroni que aparece en Mormón
9 :32-34, sobre las planchas de Mormón, no se aplica
necesariamente a las planchas menores de Nefi, de las
cuales tenemos las primeras 140 páginas del Libro de
Mormón. Concerniente a la escritura de las planchas
de Mormón, Moroni dice: ' . . . hemos escrito estos ana­
les según nuestro conocimiento, en los caract2res que
entre nosotros se llaman egipcio reformado; y los he­
mos transmitido y alterado conforme a nuestra mane­
ra de hablar' (Mormón 9:32). El siguiente versículo
parece indicar que los nefitas hablaban todavía una
versión del hebreo, ya que Moroni admite que 'si
nuestras planchas hubiesen sido suficientemente am­
plias, habríamos escrito en hebreo; pero también he­
mos alterado el hebreo' (Mormón 9 :33)" (Daniel H.
Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mor­
mon, pág. 307) .
Mormón 9:36. "Restauración al conocimiento de
Cristo"
En el año 1845, el Quórum de los Doce emitió una
proclamación concerniente en parte a la restauración
de los lamanitas al conocimiento de Cristo:
"A él [el lamanita justo] entonces se le ordenará,
Capítula 47
lavará y ungirá con el óleo santo y se le vestirá con
finos ropajes, aun con las vestimentas gloriosas, her­
mosas y reales del sumo sacerdocio, el cual es según
el orden del Hijo de Dios; y entrará en la congrega­
ción del Señor, aun en el Lugar Santísimo, para allí
ser coronado con autoridad y poder que no tendrán
fin.
"El Espíritu del Señor entonces descenderá sobre él,
como el rocío de las montañas de Hermón, y como
lluvia refrescante sobre las flores del Paraíso.
"Su corazón se ensanchará de conocimiento, tan
amplio como la eternidad; y su mente comprenderá
las vastas creaciones de su Dios y Su propósito eterno
de redención, gloria y exaltación que se programó en
los cielos antes que se organizaran los mundos, pero
que se manifestó en éstos, los últimos días, para la
plenitud de los gentiles y para la exaltación de Israel.
"El [el lamanita] también contemplará a su Reden­
tor y se llenará de Su presencia, mientras la nube de
Su gloria se vea en Su templo" (en James R. Clark,
comp. Messages af the First Presidency af The Church af
]esus Christ af Latter-day Saints, 1 :260).
Resumen analítico
• Según el pasaje de Mormón 6 : 1 6-22, ¿de qué se la­
mentaba Mormón? ¿Es simplemente por la muerte?
La muerte en sí es parte del plan de Dios y puede
tratarse de una bendición (véase 2 Nefi 9:6; Alma 24,
26; D. Y C. 42:46) .
Si el pueblo de Ammón "no [veía] la muerte con
ningún grado de terror" (Alma 27:28) debido a la es­
peranza que tenía puesta en Cristo y en la resurrec­
ción, tampoco Mormón tenía miedo a la muerte. Sin
embargo, el pueblo de Mormón sentía un terror justi­
ficado hacia la muerte (véase Mormón 6:7). ¿Por qué?
(Véase Alma 28: 1 1; D. y C. 42:47.)
En Mormón 9:3-5, encontramos que Mormón ense­
ña sobre un castigo que se inflige sobre nosotros debi­
do a que somos conscientes de nuestra culpa. Irónica­
mente, quienes sufrirán terriblemente en el Día del
Juicio serán en muchos casos los arrogantes que pare­
cen tan aplomados y seguros de sí mismos durante la
probación terrenal. En el versículo 6, leemos que Mo­
roni rogó al pueblo que clamara fervientemente al
Padre (en una forma muy humilde) para que pudie­
ran ser hallados puros el Día del Juicio.
• Moroni reveló dos clases de certezas que encierra
la fe :
Primero, Moroni dijo que los milagros cesaron
cuando el pueblo desconoció " al Dios en quien de­
bían poner su confianza" (Mormón 9:20) . El tener
confianza en Dios es esencial para desarrollar una fe
firme. No se trata de tener confianza en general; se
trata de tener confianza en el Padre y en Su Hijo. El
primer principio del evangelio es confiar en el
Redentor: en Su poder y en Su bondad, en Sus leyes
y en Sus revelaciones, en Su sabiduría y en Sus pla­
nes, en Sus siervos y en Su Iglesia, y por último en
Su victoria sobre la muerte y el infierno. ¿De qué ma­
nera puede fortalecer su confianza en el Señor hasta
el punto de no "dudar en nada"? (Vers. 21.)
Segundo, Moroni dijo que es necesario que nuestra
"resolución" (vers. 28) sea mucho más que el solo he­
cho de creer en Cristo, ya que es necesario que tam­
bién tomemos la determinación de no ceder "a ningu­
na tentación" (vers. 28) . Moroni agregó que debemos
hacer "todas las cosas dignamente" (vers. 29); por lo
tanto, otra clave para obtener una fe firme es estar
completamente resueltos a ser dignos. Si deseamos
evaluar nuestra fe, debemos preguntarnos a nosotros
mismos si estamos plena y firmemente dispuestos a
ser absolutamente dignos.
•
137
Eter 1 -5
Introducción
Quizás nunca haya vivido sobre la faz de la tierra
otra persona con más fe que la del hermano de Jared.
Al estudiar su vida, aprenderemos sobre las bendicio­
nes que se reciben cuando se demuestra una fe tan
grande.
Notas y comentarios
Eter 1:3-32. La historia de los jareditas
La valiosa información que Lehi encontró en las
planchas de bronce (véase 1 Nefi 5:10-14) es similar a
la que se encuentra en el libro de Eter. La genealogía
que se encuentra en estos registros que componen el
libro de Eter está escrita en la forma típica de los pue­
blos antiguos. Sin embargo, adviértase que parece ha­
ber vacíos entre los linaj es de padre e hijo (se utiliza
la palabra " descendiente" en lugar de "hijo" en Eter
1 :6, 16, 23 ) . Aun así, a pesar de esos vacíos, se regis­
tran por lo menos treinta generaciones. Si calculamos
aproximadamente 40 años por generación, tenemos
entonces que la historia jaredita se extiende por lo
menús por un período de mil doscientos años, o tal
vez más, ya que en la época después del Diluvio al­
gunas personas vivían más años que lo que nosotros
consideramos como promedio de vida normal hoy día
y que en la lista del registro faltan varias generacio­
nes. Sabemos que la colonia jaredita llegó a la tierra
prometida después del Diluvio, aproximadamente en­
tre el 2200 al 2100 a. de J. c., y todavía existía ese
pueblo cuando Lehi y su colonia llegaron a esa tierra,
600 años a. de J. c., y aún vivieron posteriormente.
De manera que el pueblo jaredita probablemente exis­
tió por lo menos por 1500 años.
Eter 1:34. El nombre del hermano de Jared
En nombre del hermano de Jared no aparece en las
Escrituras. Sin embargo, George Reynolds relata que
el nombre de ese personaje se le reveló al profeta
José Smith:
"Mientras Reynolds Cahoon residía en Kirtland, su
esposa dio a luz un hijo varón. Un día en que el pre­
sidente José Smith pasaba frente a la casa del herma­
no Cahoon, éste lo llamó y le pidió que bendijera y
diera nombre al niño. José lo hizo Y lo llamó Mahonri
Moriáncumer. Al terminar la bendición, puso al bebé
sobre la cama y, volviéndose al élder Cahoon, le dijo:
'El nombre que le di a su hijo es el nombre del her­
mano de Jared; el Señor acaba de mostrármelo [reve­
lármelo] . El élder William F. Cahoon, que estaba allí
cerca, oyó estas palabras que el Profeta dirigió a su
padre; y ésa fue la primera vez que el nombre del
hermano de Jared se dio a conocer a la Iglesia en esta
dispensación" ("The Jaredites", Juvenile Instructor, 1 de
mayo de 1892, pág. 282).
Eter 2:1-12. Una tierra de promisión
Compare Eter 2:1-12 con 1 Nefi 17:36-38. La pro138
Capítulo 48
mesa encerrada en estos versículos se aplica a las na­
ciones que en el presente ocupan los territorios que
conforman el continente americano. Por lo tanto, o la
gente sirve al Dios de la tierra o finalmente será barri­
da por los juicios del Señor (véase Eter 2:10-12).
Eter 2:7-10. Un ejemplo del cumplimiento de un
pasaje de las Escrituras
El presidente Marion G. Romney relató una expe­
riencia que tuvo relacionada con la promesa del
Señor registrada en Eter 2:10:
"En la parte occidental del estado de Nueva York
se destaca un cerro que se conoce como ' el cerro de
Cumora' (Mormón 6:6). El veinticinco de julio de este
año, subí hasta la cima de ese cerro y, una vez allí, al
contemplar conmovido y admirado el hermoso paisa­
je que se extendía ante mi vista en todas direcciones,
mis pensamientos se remontaron a los sucesos que
acaecieron en esos lugares hace alrededor de veinti­
cinco siglos, hechos que pusieron fin a la gran nación
jaredita.
"Los que habéis leído el Libro de Mormón recorda­
réis que durante la última campaña de la guerra frati­
cida entre los ejércitos de Shiz y de Coriántumr, pere­
cieron 'por la espada . . . cerca de dos millones' de los
del pueblo de este último, 'dos millones de hombres
valientes, y también sus esposas y sus hijos' (Eter
15:2). Al recrudecer el antagonismo entre ambos ban­
dos, los hombres del pueblo de Coriántumr que no
habían muerto 'con sus esposas y sus hijos' (Eter
15: 15) acamparon junto al cerro de Cumora (véase
Eter 1 5 : 1 1 ) . . .
"De ese modo pereció a los pies del cerro de
Cumora el remanente de la una vez poderosa nación
jaredita, de la cual el Señor ha dicho que 'no habrá
sobre toda la superficie de la tierra nación mayor'
(E ter 1 :43).
"Al pensar en aquellas trágicas escenas desde el lu­
gar en que me encontraba en la cima del cerro Cumo­
ra y contemplar la hermosa tierra de la Restauración
que es hoy en día, desde el fondo de mi alma surgió
la pregunta: '¿Cómo pudo haber sucedido tal cosa?'
"La respuesta no tardó en llegar a la mente, al re­
cordar en seguida que unos quince o veinte siglos an­
tes de la destrucción de este pueblo, cuando el pe­
queño grupo de sus antepasados fue divinamente
guiado a este continente desde la torre de Babel, el
Señor ' dispuso que avanzaran hasta llegar a la tierra
de promisión [esta tierra], que era una tierra escogida
sobre todas las demás, la cual Dios el Señor había
preservado para un pueblo justo . . . ' (Eter 2:7-10.)
"Conforme a este decreto de Dios respecto a la tie­
rra de América, los jareditas fueron talados, porque se
rebelaron contra las leyes de Jesucristo - el Dios de la
tierra - y 'maduraron en iniquidad' " ("El destino del
Continente Americano", Liahona, febo de 1976, págs.
25-26).
Eter 2:16-25. Una descripción de las naves
"Este libro sin parangón debería de intrigar a los
navegantes, ya que en él se describen viajes por tierra
Capítulo 48
sin precedente alguno y de una extensión, alcance y
riesgos casi increíbles así como travesías oceánicas y la
vuelta al mundo siglos antes del auge de los vikingos;
travesías cargadas de todos los peligros imaginables,
entre ellos tempestades, arrecifes escondidos, huraca­
nes y hasta amotinamientos. Esta primera travesía de
la que se tiene registro escrito se remonta a cuatro mil
años atrás, con navíos en buen estado para navegar,
capaces de hacerse a la mar, sin velamen, motores, re­
mos ni timón - ocho naves semejantes al arca de
Noé y casi contemporáneas de ésta, del largo de un
árbol, herméticas, ajustadas como un vaso (véase Eter
2:17), cerradas arriba y abajo, iluminadas por piedras
fundidas (véase Eter 2:20; 3 : 1 ), tal vez con radio o al­
gún otro tipo de sustancia o metal no descubierta to­
davía por nuestros científicos. Ligeras y semejantes a
un ave sobre las aguas, esta flota de barcas se dejó
llevar por los vientos y las corrientes oceánicas, y de­
sembarcó en un punto cualquiera de América del
Norte, probablemente en las costas occidentales"
(Spencer W. Kimball, en Conference Report, abril de
1963, págs. 63-64).
Eter 2:23. Cómo podemos recibir bendiciones del
Señor
El presidente Harold B. Lee aplicó la experiencia
del hermano de Jared a nuestras propias vidas:
"El Señor le dio al hermano de Jared, aquel gran
profeta, los planos de las naves que debía construir y
en las que llevaría a su pueblo a través de enormes
extensiones de agua hasta llegar a una tierra de pro­
misión. Al examinar los planos y comenzar a cons­
truir las naves, se enfrentó con dos problemas: (1) el
de la ventilación y (2) el de la luz. Podemos decir que
el problema de la ventilación se resolvió con sencillez,
haciendo simplemente dos aberturas en determinados
lugares, las que se podían abrir y cerrar cuando era
necesario. Sin embargo, el asunto de la luz fue un
problema que el hermano de Jared no pudo resolver
en su totalidad; por lo que clamó al Señor diciendo:
' . . . He aquí, oh Señor, he obrado según me lo has
mandado; y he preparado los barcos para mi pueblo,
y he aquí, no hay luz en ellos. ¿Vas a permitir, oh
Señor, que crucemos estas grandes aguas en la obscu­
ridad?' (Eter 2:22.)
"Prestemos atención a la forma en que el Señor tra­
tó este asunto. Le dijo al hermano de Jared: ' . . . ¿Qué
quieres que yo haga para que tengáis luz en vuestros
barcos? .. ' Es lo mismo que si le hubiera dicho: 'Y
bien, Hienes alguna idea? ¿Qué sugieres que hagamos
para que tengáis luz?' El Señor entonces dijo:
... 'Porque he aquí, no podéis tener ventanas, pues se­
rían hechas pedazos; ni llevaréis fuego con vosotros,
porque no os dirigiréis por la luz del fuego.
" 'Pues he aquí, seréis como una ballena en medio
del mar; porque las inmensas olas estallarán contra
vosotros. No obstante, yo os sacaré otra vez de las
profundidades del mar; porque de mi boca han salido
los vientos y también he enviado yo las lluvias y los
diluvios' (Eter 2:23-24).
"Entonces el Señor se alejó y lo dejó solo. Fue co­
mo si el Señor le hubiera dicho: 'Mira, te di una men­
te para que pensaras y te di el libre albedrío para que
la utilizaras. Haz ahora todo lo que esté a tu alcance
por resolver este problema; y luego, después que ha­
yas hecho todo lo posible, yo vendré a ayudarte'.
"El hermano de Jared se puso a pensar. Luego, jun­
tó dieciséis piedras, fundidas de la roca, y las llevó
consigo a la cumbre del monte llamado Shelam, don­
de clamó al Señor diciendo: ' ¡Oh Señor, has dicho
que hemos de estar rodeados por las olas! Y ahora, he
aquí, oh Señor, no te enojes con tu siervo a causa de
su debilidad delante de ti; porque sabemos que tú
eres santo y habitas en los cielos, y que somos indig­
nos delante de ti; por causa de la caída nuestra natu­
raleza se torna mala continuamente; no obstante, oh
Señor, tú nos has dado el mandamiento de que debe­
mos invocarte, para que recibamos de ti según nues­
tros deseos' (E ter 3:2).
"Y bien, ¿qué estaba haciendo? Estaba confesando
sus pecados antes de volver a pedir. Llegó a la con­
clusión de que antes de ser digno de buscar una ben­
dición, debía obedecer las leyes sobre las cuales se ba­
san esas bendiciones.
"Entonces dijo: 'He aquí, oh Señor, [yo sé que] tú
nos has castigado por causa de nuestra iniquidad; y
nos has echado, y durante estos muchos años hemos
permanecido en el desierto; no obstante, has sido mi­
sericordioso para con nosotros. ¡Oh Señor!, ten pie­
dad de mí, y aparta tu ira de este tu pueblo . . . (Eter
3:3). El hermano de Jared confesó los pecados del
pueblo, porque la bendición que él deseaba no era só­
lo para sí, sino para todos ellos. Habiendo hecho todo
lo que sabía hacer, volvió con una solicitud bien defi­
nida y dijo: [E ter 3:4-6.]
"Este es el principio en acción. Si queréis la bendi­
ción, no os limitéis a arrodillaros para orar sobre ella.
Preparaos en toda forma concebible a fin de haceros
dignos de recibir la bendición que buscáis" ("How to
Receive a Blessing from God", Improvement Era, oct.
de 1966, págs. 862-863, 896) .
Eter 3:1-5. Fe en que las piedras podrían iluminar las
naves
La oración del hermano de Jared demuestra que él
poseía una gran comprensión del carácter y los atri­
butos de Dios. Uno de los atributos que menciona el
hermano de Jared es que Dios tiene "todo poder"
(E ter 3:4). Tal vez haya sido la fe del hermano de
Jared en ese atributo de Dios lo que le permitió pedir­
le al Señor que iluminara las piedras. Nefi, el hijo de
Lehi, tenía una comprensión igual, y fue esa com­
prensión la que hizo aumentar su fe en que Dios po­
dría ayudarle a apoderarse de las planchas de bronce
(véase 1 Nefi 4: 1-3).
Eter 3 :6-21. La aparición del Señor al hennano de
Jared
En Eter 3 : 1 5 leemos que el Señor dice al hermano
de Jared: " . . . nunca me he mostrado al hombre que he
creado, porque j amás ha creído en mí el hombre co­
mo tú lo has hecho . . . " El presidente Joseph Fielding
Smith dio la siguiente explicación de este pasaje:
"Es verdad que el Salvador se apareció a los profe­
tas antes del Diluvio, pero es evidente que no se re­
veló completamente como lo hizo al hermano de Ja­
red. Aunque en esta revelación dice que el profeta
vio al Señor, también podría haber estado envuelto
en una nube; o su cuerpo podría haber estado par­
cialmente oculto de la vista del profeta. Todo esto pu­
do ocurrir y aun así estar el Señor parcialmente, o
completamente, escondido de la vista del profeta. La
gran diferencia consiste en que, según nos aclara la
conversación del hermano de Jared con el Señor, el
Salvador conversaba con el hermano de Jared en per­
sona, y evidentemente cara a cara, aunque el Señor se
139
Capítulo 48
hallaba oculto tras de un velo. El hermano de Jared
sabía que el Señor estaba allí, pero evidentemente no
comprendió que el Señor tenía un cuerpo de carne y
huesos. Por su gran fe, pudo ver el dedo del Señor
cuando éste tocó las piedras. El profeta se asombró
tanto que cayó a tierra temiendo que el Señor lo hi­
riera. Recibiendo la seguridad de que todo estaba
bien, tuvo lugar la siguiente conversación:
" 'Y el Señor le dijo: A causa de tu fe has visto que
tomaré sobre mí carne y sangre; y jamás ha venido a
mí un hombre con tan grande fe como la que tú tie­
nes; porque de no haber sido así, no hubieras podido
ver mi dedo: ¿Viste más que esto?
" 'Y él contestó: No; Señor, muéstrate a mí.
" 'Y le dijo el Señor: ¿Creerás las palabras que ha­
ble?
" 'Y él le respondió: Sí, Señor, sé que hablas la ver­
dad, porque eres un Dios de verdad, y no puedes
mentir'. [Eter 3:9-12.]
"Entonces el Señor le reveló su cuerpo entero, y
después le dijo:
" 'Y nunca me he mostrado al hombre que he crea­
do, porque j amás ha creído en mí el hombre como tú
lo has hecho. ¿Ves que eres creado a mi propia ima­
gen? Sí, en el principio todos los hombres fueron cre­
ados a mi propia imagen.
" 'He aquí, este cuerpo que ves ahora, es el cuerpo
de mi espíritu; y he creado al hombre a semejanza
del cuerpo de mi espíritu; y así como me aparezco a
ti en el espíritu, apareceré a mi pueblo en la carne'.
[Eter 3: 15-16.]
"De esa manera, el Salvador mostró al hermano de
Jared Su cuerpo entero, así como aparecería en la car­
ne cuando viniera a morar entre los hombres.
" Así llegamos a la conclusión razonable, y está de
acuerdo con los hechos, de que el Señor nunca se ha­
bía revelado sí mismo enteramente y de tal manera.
Podemos verdaderamente creer que muy pocos de los
profetas de la antigüedad, en cualquier época, con­
templaron la persona del Señor tan plenamente" (An­
swers to Cospel Questions, 2:124-125).
Eter 3:21-28. Las dos piedras que poseía el rey
Mosíah
"El rey Mosíah tenía dos piedras que estaban colo­
cadas en los dos aros de un arco, llamadas intérpretes
por los nefitas, con las cuales él tradujo la historia ja­
redita, y éstas se transmitieron de generación en ge­
neración para interpretar idiomas. La historia no nos
dice cómo llegaron a manos de Mosíah estas dos pie­
dras, o Urim y Tumim; sólo registra que eran 'un don
de Dios'. [Mosíah 21 :28.] Mosíah tenía este don, o
Urim y Tumim, antes que el pueblo de Limhi descu­
briera los anales de Eter. Pudieron haberse recibido
cuando se le llevó a Mosíah la 'piedra grande con
grabados', los cuales él interpretó por ' el don y poder
de Dios'. [Omni 20.] Pudieron habérselas dado a él o
a algún otro profeta antes de su época, de la misma
manera que las recibió el hermano de Jared: del
Señor.
"Según las enseñanzas del Libro de Mormón, pare­
cería que el Urim y Tumim, o las dos piedras que se
140
le dieron al hermano de Jared, fueron las que luego
Mosíah poseyó. Al hermano de Jared se le mandó se­
llar sus escritos de la visión que había tenido cuando
se le apareció Cristo, para que su pueblo no pudiera
leerlos. Esta visión se escribió en un idioma que fue
confundido, porque no había de revelarse sino hasta
después de la resurrección de Cristo. También fueron
sellados el Urim y Tumim para que no se usaran con
el fin de interpretar el relato sagrado de esta visión,
sino hasta que llegara el tiempo en que el Señor le
concediera al hombre interpretarlo. Cuando se revela­
ra, se habría de interpretar con la ayuda del mismo
Urim y Tumim [Eter 3:21-28]" (véase Joseph Fielding
Smith, Doctrina de Salvación, tomo III, págs. 210-21 1).
Eter 4:16. La revelación de Juan el Revelador
Tanto al hermano de Jared como a Nefi, el hijo de
Lehi, se les dieron manifestaciones del libro del Apo­
calipsis que forma parte de nuestra Biblia actual (véa­
se Eter 4:16; 1 Nefi 14:18-28) . La parte sellada de las
planchas de oro describe evidentemente las mismas
cosas y, por lo tanto, nos ayudará a entender mejor la
revelación anunciada por Juan (véase 2 Nefi 27:7).
Eter 5. Un mensaje para José Smith
Moroni poseía "las llaves de los anales del palo de
Efraín" (D. y C. 27:5). En el capítulo 5 de Eter, encon­
tramos un mensaje que Moroni pronuncia dirigiéndo­
se al profeta de la Restauración, José Smith, aun
cuando pasarían dieciséis siglos antes de que éste le­
yera sus palabras.
Eter 5:2-4. "En boca de tres testigos"
"En el transcurso de la obra de traducción, nos di­
mos cuenta de que el Señor proporcionaría tres testi­
gos, a los que permitiría ver las planchas de las cuales
esta obra (el Libro de Mormón) se traduciría; y que
esos testigos darían fe de él, tal como se encuentra re­
gistrado . . . [Libro de Eter, capítulo 5, versículos 2, 3 Y
4 . . . ], . . . [Segundo Nefi, capítulo 11, versículo 3 . . . ] . Ca­
si inmediatamente después que descubrimos esto, Oli­
verio Cowdery, David Whitmer y el antes menciona­
do Martin Harris (que había venido a preguntar sobre
la marcha de nuestra obra) quisieron que yo inquirie­
ra al Señor para saber si ellos no podrían obtener de
El el privilegio de ser esos tres testigos especiales; y
finalmente fueron tan solícitos y me instaron tanto a
inquirir que accedí. Y por medio del Urim y Tumim
obtuve del Señor para ellos [la revelación que aparece
en D. y C. 17]" Gosé Smith, History of the Church,
1 :52-53).
Resumen analítico
¿Por qué cree que Moroni incluyó su compendio de
los anales j areditas en su registro? (Véase Mosíah
28: 1 7-18.)
• ¿Qué contiene la parte sellada de las planchas de
oro? (Véase Eter 4:4-5; 2 Nefi 27:7.)
• ¿Cuándo tendremos acceso a las enseñanzas de la
parte sellada de las planchas? (Véase Eter 4:6-7.)
•
Eter 6-1 0
Capítulo 49
Introducción
En todo nuestro estudio de la humanidad, jamás
hemos encontrado que Satanás descanse. Entre los ja­
reditas encontramos que su influencia fue tan deter­
minante y perversa como en cualquier otra época.
Notas y comentarios
Eter 6:19-30. ¿Por qué es tan peligroso que el pueblo
desee tener un rey?
Al igual que el pueblo de Jared, el pueblo de Israel
también quiso cambiar súbitamente su forma de go­
bierno por una monarquía. El profeta Samuel, juez en
Israel, se sintió entristecido por ese deseo de su pue­
blo. Pero el Señor reveló cuál era el verdadero proble­
ma cuando le dijo a Samuel: " . . . No te han desechado
a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine
sobre ellos" (1 Samuel 8:7). Luego le dijo que se les
otorgara lo que ellos solicitaban después de advertir­
les en cuanto a las consecuencias de sus deseos (véase
el verso 9).
Cuando los jareditas desearon un rey, el hermano
de Jared les advirtió: " . . . Esto ciertamente conduce al
cautiverio" (Eter 6:23). El rey Mosíah también comen­
tó acerca de los peligros potenciales que encierra un
sistema monárquico (véase Mosíah 29: 16-24).
Eter 7. Del rey al cautiverio
El hermano de Jared les advirtió que el tener un
rey podía conducirlos al cautiverio, y tenía razón.
Tanto a Kib, como posteriormente a su hijo Shule, los
tomaron cautivos sus rivales. El siguiente bosquejo
genealógico ilustra esa parte de los primeros tiempos
de la historia jaredita. Adviértase cuán poco tiempo
pasó desde la profecía del hermano de Jared hasta su
cumplimiento.
hermano de Jared
I
Oríah
Kib
I
(su hijo Corihor lo toma cautivo)
�
Corihor
Shule
(liberó a su padre;
posteriormente su
sobrino Noé lo tomó
Noé
cautivo)
(estableció su propio
reino y luego capturó
a Shule)
A
Cohor
En esta sección del Libro de Eter, se cubre en forma
muy rápida gran parte de la historia jaredita. Al com­
pendiar la historia, Moroni solamente contó los pun­
tos sobresalientes de cientos de años de sucesos. El
hizo hincapié en la similitud que ésta tenía con la his­
toria de su propio pueblo y las lecciones que serían
de más valor para nuestra época.
Eter 8:1-12. Combinaciones secretas entre los
jareditas
Moroni hizo una pausa en su rápido resumen de la
historia jaredita para relatar con gran detalle la insti­
tución de combinaciones secretas entre la gente de
ese pueblo. Lo hizo porque estas organizaciones fue­
ron la causa de la caída de ambos grupos sociales: ja­
redita y nefita (véase Eter 8:21), y a menos que nos
arrepintamos de ello, será también la causa de la caí­
da de nuestra propia sociedad (véanse los verso
23-25).
El versículo 9 indica que los jareditas aprendieron
sobre las combinaciones secretas por medio de ciertos
anales que sus padres habían traído con ellos del Vie­
jo Mundo. Es muy posible que esos registros tuvieran
un relato de las combinaciones secretas más antiguas
(véase Moisés 5:29-33, 47-55), ya que tenemos conoci­
miento de que los jareditas tenían registros concer­
nientes "a la creación del mundo, y también de Adán,
y una historia desde esa época aun hasta la gran
torre" (Eter 1 :3).
El plan que la hija de Jared propuso para salva­
guardar el reino para su padre indica hasta qué pun­
to las personas inicuas pueden aprovecharse de las
debilidades humanas. La hija de Jared estaba suma­
mente consciente de su belleza personal, así como del
deseo que inspiraba en Akish. En su afán por ayudar
a su padre a obtener poder y lucro, estuvo dispuesta
a participar en un maligno complot.
Eter 8:13-17. Un juramento inicuo y comprometedor
Obsérvese que Akish, para asegurarse de que sus
seguidores fueran leales y le secundaran en todos sus
deseos, los forzó a jurar "por el Dios del cielo, y tam­
bién por los cielos" (Eter 8: 14). De esa forma, Akish
invistió a su obra maligna de una supuesta santidad
moral. Ese juramento es precisamente lo que el diablo
demandó de Caín cuando estableció las combinacio­
nes secretas originales: " . . . Júrame", le dijo Satanás,
"por tu garganta, y si lo revelas morirás; y juramenta
a tus hermanos por sus cabezas y por el Dios vivien­
te . . . " (Moisés 5 :29).
"Cuando el jaredita Akish, buscando apoderarse del
trono, impartió el juramento a sus seguidores con
hermosas promesas, no juraron por el diablo sino 'por
el Dios del cielo' (Eter 8:13-17). Pero Dios no lo apro­
bó, 'porque el Señor no obra por medio de combina­
ciones secretas, ni quiere que los hombres viertan
sangre, antes lo ha prohibido en todas las cosas, des­
de el principio del hombre' (Eter 8: 19)" (Hugh W.
Nibley, Since Cumorah: The Book of Mormon in the
Modern World, págs. 405-406).
141
Capítulo 49
Eter 8:18-22. Las leyes de Dios concernientes a las
combinaciones secretas
En Eter 8 : 1 8-22 aprendemos cuatro conceptos im­
portantes:
1. Las combinaciones secretas son inicuas y prohibi­
das por el Señor (véanse los verso 18-19).
2. Las combinaciones secretas "existen entre todos los
pueblos" (vers. 20) .
3. Las combinaciones secretas fueron la causa de la
destrucción de las naciones jaredita y nefita (véase
el verso 21).
4. Toda nación que apoye las combinaciones secretas
"será destruida" (vers. 22) .
Es importante tener en cuenta siempre este último
concepto. Para florecer, las combinaciones secretas ne­
cesitan el apoyo del pueblo.
Eter 8:23-26. Una advertencia especial
Moroni dijo que se le mandó " escribir estas cosas"
[lo que él escribió] (Eter 8:26). Al hacerlo así, surgen
tres advertencias especiales dirigidas a los gentiles:
1. "No permitir que os dominen estas combinaciones
asesinas" (vers. 23) .
2. Si permitís las combinaciones secretas, "la espada
de la justicia del Dios Eterno caerá sobre vosotros
. para vuestra ruina y destrucción" (vers. 23) .
3. " Cuando veáis surgir estas cosas entre vosotros, . . .
[debéis despertar] a u n conocimiento d e vuestra te­
rrible situación" (vers. 24).
El presidente Ezra Taft Benson habló de la siguien­
te manera concerniente a la amonestación de Moroni:
"José Smith dijo que el Libro de Mormón era 'la
clave de nuestra religión' y el 'mas correcto de todos
los libros sobre la tierra' (Enseñanzas del Profeta José
Smith, pág. 233). Este libro, el más fiel del mundo, de­
clara que la caída de dos grandes civilizaciones ameri­
canas se produjo como resultado de conspiraciones
secretas cuya intención era la de destruir la libertad
del pueblo; 'y han causado la destrucción de este
pueblo del cual ahora estoy hablando, y también la
destrucción del pueblo de Nefi' (E ter 8:21).
"Indudablemente, Moroni pudo haber señalado
también otros factores que llevaron a la destrucción
del pueblo, pero notaréis que señaló sólo las combina­
ciones secretas, tal como la Iglesia podría señalar hoy
día muchas cosas que amenazan la paz, la prosperi­
dad y la propagación de la obra de Dios, pero ha se­
ñalado como la mayor amenaza la conspiración atea.
El Libro de Mormón no contiene teorías sobre las
conspiraciones, sino hechos.
"Luego Moroni nos habla de nuestra época y dice:
'Por consiguiente, el Señor os manda, cuando veáis
surgir estas cosas entre vosotros, que despertéis a un
conocimiento de vuestra terrible situación, por motivo
de esta combinación secreta que existirá entre voso­
tros .. .' (Eter 8:24).
"Además, el Libro de Mormón advierte que ' cual­
quier nación que favorezca tales combinaciones secre­
tas para adquirir poder y riquezas, hasta que se ex­
tiendan sobre la nación, he aquí, será destruida .. .'
(Eter 8:22).
" Este pasaje de las Escrituras debería alertarnos en
cuanto a lo que nos espera a menos que nos arrepin­
tamos, porque no hay duda de que como parte de los
pueblos del mundo libre respaldamos cada vez más
muchas de las malignidades del adversario. Mediante
edictos, los impíos conspiradores se presentan como
142
candidatos a ocupar puestos en el gobierno, enseñan
en las escuelas, ocupan puestos en los sindicatos, tra­
bajan en nuestras centrales de defensa, sirven en
nuestras marinas mercantes, etc. Como nación esta­
mos ayudando a apoyar muchos males revoluciona­
rios en nuestro país.
"Y ahora se nos asegura que la Iglesia permanecerá
en la tierra hasta que otra vez venga el Señor. ¿Pero a
qué predo? A los santos de los primeros años de la
Iglesia se les aseguró que Sión sería establecida en el
condado de Jackson, mas considerad el precio que pa­
garon en sangre y en demora por motivo de su infi­
delidad.
"El presidente U. Reuben] Clark [hijo] nos advirtió
que ' estamos en peligro de perder nuestras libertades,
y que una vez perdidas, sólo a costa de sangre podre­
mos recuperarlas; y una vez perdidas, nosotros, los
de esta Iglesia, a fin de que ésta siga avanzando, ten­
dremos que soportar aún más persecuciones y hacer
aún mayores sacrificios que en tiempos pasados .. .' [en
Conference Report, abril de 1944, pág. 1 1 6] . Y declaró
que si la conspiración 'llega aquí, probablemente ven­
ga con todo vigor, y habrá muchos lugares vacantes
entre los que guían y dirigen, no sólo en el gobierno
sino también en nuestra Iglesia' [en Conference Re­
port, abril de 1952, pág. 80 ]" (en Conference Report,
abril de 1972, pág. 51; o Ensign, julio de 1972, págs.
60-61).
Eter 9. Gran prosperidad y trágica iniquidad
Moroni mencionó en su registro que forma parte
ahora de Eter 9:3 que Omer y su familia pasaron por
el lugar donde luego serían destruidos los nefitas. De
acuerdo con lo registrado en Mormón 6 : 1 -2, ese lugar
se encontraba cerca de un cerro que los nefitas llama­
ban Cumora.
En el pasaje de Eter 9:5-12, podemos ver que las
combinaciones secretas llevaron nuevamente a la des­
trucción de mucha gente. ¿Por qué se une la gente a
las combinaciones secretas?
Los verSÍCulos 15 al 35 muestran un modelo que se
repite muchas veces en el Libro de Mormón:
1 . Durante los justos reinados de Emer y Coriántum,
el pueblo prosperó extraordinariamente (véanse los
verso 15-25).
2. Bajo el reinado de Het, el pueblo comenzó a unirse
a las combinaciones secretas y se volvió inicuo
(véanse los verso 26-27).
3. El Señor envió a profetas para advertir al pueblo
de las terribles circunstancias en que se hallaba
(véase el verso 28).
4. El pueblo de Het rechazó a los profetas (véase el
verso 29).
5. Los juicios de Dios cayeron sobre el pueblo (véanse
los verso 30-33).
6. El pueblo se humilló, se arrepintió y el Señor lo
bendijo nuevamente con prosperidad (véanse los
verso 34-35).
¿Puede un pueblo ser próspero y seguir siendo jus­
to? Es evidente que los jareditas pudieron hacerlo por
más de 225 años (véanse los verso 15-25). Pensemos
en este hecho: vivieron todo ese tiempo en paz y
prosperidad debido a la rectitud de la gente. Muchas
veces pensamos que el Libro de Mormón es la histo­
ria de continuas luchas, y a menudo pasamos por al­
go las generaciones de paz y rectitud.
Capítulo 49
Eter 9:18-19. Los animales de la época jaredita
"Pienso que es muy interesante que el Libro de
Mormón mencione el elefante solamente en la época
de los jareditas. Evidentemente esos animales eran
comunes en el siglo quince a. de J. c.; pero para el
siglo quinto se dejan de mencionar. Todo lo que sabe­
mos es que se extinguieron en grandes partes de Asia
en algún momento entre esos siglos, así como debe
de haber sucedido también en el Nuevo Mundo, se­
gún nos relata el Libro de Mormón, dejando sólo tes­
timonios escritos de la existencia de esos animales.
" 'Tienen cantidad de hierro, accarum y andanicum ',
dijo Marco Polo refiriéndose al pueblo de Kobián.
'Poseen espejos de acero sumamente pulido, de gran
tamaño y muy hermosos' . Lo que hay que notar aquí
no es principalmente el adelanto de la manufactura
del acero en Asia Central, aunque esto es interesante,
sino el hecho de que nadie sabe con certeza qué era
el accarum y el andanicum. Marco lo sabía, naturalmen­
te, pero dado que no existían en Europa, no había un
término europeo para describirlos, de manera que lo
único que pudo hacer fue llamarlos por su nombre.
Así sucede con los curelomes y los cumomes registrados
en Eter 9:19. Estos animales eran desconocidos para
los nefitas, de manera que Moroni dejó sin traducción
esas palabras, o tal vez eran conocidos para los nefitas
y desconocidos para nosotros, de manera que no ha­
bía un nombre en nuestro idioma con el cual designar­
los. Eran como muchos otros animales que el hombre
usa para su sustento" (Hugh Nibley, Lehi in the Desert
and the World of the Jaredites, págs. 217-218).
Eter 10:1-8. La iniquidad de los jareditas
En Eter 10:5-7 se describe el reinado de Riplákish.
Adviértase que el rey Noé repitió exactamente sus ini­
quidades (véase Mosíah 1 1). Préstese atención a las si­
guientes características de ambos reyes:
Riplákish
Noé
(Eter 10)
Características
(Mosíah 11)
Verso 5.
Verso 2.
Sumamente inmoral.
Vers. 5.
Impuso al pueblo
Verso 3.
pesados impuestos.
Verso 6.
Construyó grandes
Verso 8.
edificios.
Verso 7.
Se aprovechó del
Verso 6.
trabajo ajeno.
Mosíah 19:20
Fue asesinado por su
Verso 8.
propio pueblo.
¿Es de extrañarse entonces que Isaías advirtiera a
su pueblo y a nosotros también diciendo : "Porque los
príncipes de este pueblo lo hacen errar. .. "? (2 Nefi
19: 16; véase también Isaías 9: 16.) El justo rey Mosíah
mandó posteriormente a su pueblo a que no tuviera
reyes porque "las iniquidades de sus reyes han causa­
do los pecados de mucha gente . . . " (Mosíah 29:31).
En Eter 14:2 vemos que se nos dice que los hom­
bres defendían a sus "esposas" . No sabemos si el
Señor permitió a los j areditas tener más de una
esposa, pero al menos sabemos que en el caso de
Riplákish esa práctica era desmedida.
Eter 10:9-34. Una civilización muy avanzada
En el capítulo 10 de Eter leemos acerca de la histo­
ria de la nación j aredita, y aun cuando el relato es
muy breve, podemos, de todas maneras, tener una
idea bastante clara del alto desarrollo de su civiliza­
ción. Moroni nos dice lo siguiente acerca de los jare­
ditas:
1 . Ellos "eran sumamente industriosos; y compraban
y vendían y traficaban unos con otros, a fin de sa­
car ganancia" (vers. 22).
2. "Y trabajaban toda clase de minerales, y elaboraban
el oro, la plata, el hierro, el bronce y toda clase de
metales . . . e hicieron toda clase de obras finas"
(vers. 23).
3. "y tenían sedas y lino finamente tejido; y hacían
toda clase de telas . . . " (vers. 24).
4. "Y fabricaban toda clase de herramientas para culti­
var la tierra, tanto para arar, como para sembrar,
para segar, como para azadonar, como también pa­
ra trillar" (vers. 25) .
5. "y hacían toda clase de útiles, con los cuales traba­
j aban sus animales" (vers. 26).
6. "Y elaboraban toda clase de armas de guerra. Y
confeccionaban toda clase de artículos de una ela­
boración sumamente fina" (vers. 27).
Moroni termina esta narración diciendo: "Y nunca
pudo haber un pueblo más bendecido que ellos . . . "
(vers. 28).
Resumen analítico
Adviértase la profecía del hermano de Jared y la
cantidad de veces que ésta se cumplió (véase Eter
6:22-23).
• ¿Cuál fue la causa de la destrucción de los jareditas
y del pueblo de Nefi? (Véase Eter 8:18-21 .)
• ¿Qué advertencia nos dejó Moroni acerca de las
combinaciones secretas que se aplica a la gente de
nuestra época? (Véase Eter 8:24.)
•
143
Eter 1 1 -15
Introducción
Los mismos ciclos de iniquidades con sus subsi­
guientes calamidades que observamos entre los nefi­
tas ocurrieron de igual manera entre los jareditas. Es
difícil imaginar una advertencia y amonestación más
directa para la gente de los días postreros que ésta.
Notas y comentarios
Eter 11. Las escenas finales de la civilización jaredita
Así como sucedería con los nefitas, la sociedad j are­
dita pasó por distintas etapas de decadencia. Como
hemos visto hasta este punto de su historia, los jare­
ditas pasaron por un ciclo de prosperidad, apostasía,
juicio, arrepentimiento, prosperidad, etc. Pero así, co­
mo pasó con los nefitas, finalmente la gravedad de la
apostasía se acentuó cada vez más.
En el capítulo 11 de Eter encontramos registradas
las etapas finales del ciclo de apostasía de los j aredi­
taso Con anterioridad, ellos habían rechazado a los
profetas, se habían burlado de ellos y los habían inju­
riado. A pesar de que el rey Shule había promulgado
una ley que protegía a los profetas y castigaba a los
que los perseguían (véase Eter 7:23-26), un rey poste­
rior instituyó como ley de estado la muerte de estos
siervos de Dios (véase Eter 1 1 :5). Finalmente, la ini­
quidad se tornó tan generalizada que los profetas "se
retiraron de entre el pueblo" (vers. 13).
Eter 12:6-18. La fe
El presidente Spencer W. Kimball habló sobre la fe
comparándola con la siembra para una siega eterna:
"En la Iglesia de Jesucristo encontramos miles de
santos fieles que han consagrado sus vidas y esfuer­
zos al servicio del Señor, motivados por la seguridad
de agradarlo a El en esa forma.
"Por otro lado, es lamentable descubrir que existen
muchos otros miembros que no están dispuestos a
confiar en el Señor - ni a confiar en su promesa que
dice: 'Probadme en esto y veréis' . A menudo me pre­
gunto por qué es que el hombre no quiere poner su
confianza en el Creador, aun cuando El ha prometido
toda bendición a cada uno de sus hijos de acuerdo
con su fidelidad. Sin embargo, el inconstante hombre
pone su confianza en el 'brazo de la carne' y prescin­
de de la ayuda de Aquel que tanto podría hacer por
él.
"El Señor nos ha pedido que le pongamos a prue­
ba:
" 'Probadme .. si no os abriré las ventanas de los cie­
los, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que
sobreabunde' (Malaquías 3:10).
"El profeta Moroni, en el Libro de Mormón, inespe­
radamente suspendió su relación para agregar sus
propios comentarios sobre el tema de la fe:
" 'Quisiera mostrar al mundo que la fe es las cosas
que se esperan y no se ven; por tanto, no contendáis
porque no veis, porque no recibís ningún testimonio
144
Capítulo 50
sino hasta después de l a prueba de vuestra fe' (Eter
12:6).
"Nuestro padre Adán tenía un entendimiento claro
de este principio primordial:
" 'Un ángel del Señor se apareció a Adán y le dijo:
¿Por qué ofreces sacrificios al Señor? Y Adán le con­
testó: No sé, sino que el Señor me lo mandó' (Moisés
5:6).
"Adán mostró tener una fe inquebrantable en el
Señor, y como es un hecho que el testimonio y el mi­
lagro vienen después y no antes de la fe, el ángel
procuró iluminarlo con mayor conocimiento, dicién­
dole:
" 'Esto es una semejanza del sacrificio del Unigéni­
to del Padre . . . ' (Moisés 5:7).
"Es cuando plantamos con fe la semilla, que pronto
vemos el milagro de su florecimiento. Pero el hombre
muchas veces no ha entendido esto y ha alterado el
orden del proceso. El desearía tener la siega antes de
la siembra, la recompensa antes del servicio, el mila­
gro antes de la fe. Ni siquiera los más exigentes sindi­
catos de obreros se atreverían a pedir el salario sin
antes realizar el trabajo indispensable. No obstante, a
muchos de nosotros sí nos gustaría gozar de toda
fuerza y vigor sin observar las leyes de la salud; de
una prosperidad procedente de las ventanas abiertas
de los cielos sin cumplir con el pago de los diezmos.
Quisiéramos gozar de una estrecha comunión con
nuestro Padre sin siquiera observar el ayuno y la ora­
ción; o tener lluvia en la estación debida y paz sobre
la tierra sin preocuparnos de guardar el Día de Repo­
so ni obedecer los otros mandamientos que El nos ha
dado. Quisiéramos cortar la rosa antes de plantar sus
raíces; o recoger el grano antes de sembrarlo y culti­
varlo.
"Oh, si tan sólo pudiéramos comprender lo que ex­
plica el profeta Moroni:
" 'Porque si no hay fe entre los hijos de los hom­
bres, Dios no puede hacer ningún milagro entre
ellos . . .
" 'Y en ningún tiempo h a obrado alguien milagros
sino hasta después de su fe; por tanto, primero creye­
ron en el Hijo de Dios' (Eter 12: 12, 18).
"El Señor ha puesto en claro que la fe no se desa­
rrolla por medio de los milagros.
" 'Pero he aquí, la fe no viene por las señales, mas
las señales siguen a los que creen' (D. y C. 63:9).
"A los escribas y fariseos, que eran aquellos que exi­
gían señales sin antes haber ejercido la fe y realizado
las obras necesarias, el Señor dijo:
" 'La generación mala y adúltera demanda señal. . .'
(Mateo 12:39).
" ... Hoy más que nunca necesitamos ejercer ese tipo
de fe. Es poco lo que podemos ver en el presente, y
no sabemos qué nos depara el mañana. Los acciden­
tes, las enfermedades, y aun la muerte misma parecen
acosarnos continuamente. Nunca sabemos cuándo
pueda sobrevenimos uno de éstos.
"Se requiere fe - una fe ciega - para empezar des­
de joven a enfrentar la responsabilidad de criar a una
familia cuando hay tanta incertidumbre financiera.
Capítulo 50
Requiere fe el que una joven madre prefiera dedicar­
se a criar a su familia en lugar de aceptar una oferta
de empleo, especialmente en los casos en que el jo­
ven esposo todavía no termina su carrera. Se requiere
una verdadera fe para observar el Día de Reposo
cuando existen una y mil oportunidades para trabajar
y ganar dinero, o para hacer buenos negocios en este
día. Asimismo, se requiere mucha fe para pagar diez­
mos cuando los ingresos son escasos y las demandas
mayores. Se requiere fe para ayunar, hacer las oracio­
nes familiares y observar la Palabra de Sabiduría. El
mismo tipo de fe se necesita para hacer las visitas de
orientación familiar, el trabajo misional y cualquier
otro servicio para el cual hay que sacrificarse. De
igual manera, es por causa de la fe que se sirven mi­
siones regulares para el Señor. Pero sabed que todos
estos actos son los que constituyen la siembra, mien­
tras que las familias devotas y fieles, la seguridad es­
piritual, la paz y la vida eterna son el fruto de la sie­
ga" (Spencer W. Kimball, La fe precede al milagro, págs.
3-5, 1 1 -12).
Eter 13:1-12. La Nueva Jerusalén
En Eter 13:1-12 se describe lo grande que era Eter
como vidente. El Señor le mostró muchas cosas mara­
villosas, entre ellas el establecimiento de una Nueva
Jerusalén antes de Su Segunda Venida. Preste aten­
ción a lo que dijo Eter acerca de la Nueva Jerusalén:
1. Sería "el santo santuario del Señor" (vers. 3).
2. Sería edificada en el continente americano para el
resto de la posteridad de José (véanse los verso
4-6).
3. Sería una ciudad santa semej ante a la Jerusalén del
Señor (véanse los verso 8-9).
4. Permanecería hasta que la tierra fuera celestializada
(véase el verso 8).
5. Sería una ciudad para los puros y los justos (véase
el verso 10).
El presidente Joseph Fielding Smith escribió lo si­
guiente acerca de la Nueva Jerusalén:
"El concepto que prevalece en el mundo es que és­
ta [la Nueva Jerusalén] es la ciudad de Jerusalén, la
antigua ciudad de los judíos que en el día de regene­
ración será renovada, pero eso no es en realidad así.
En el libro de Eter leemos que el Señor le reveló a
éste muchas de las mismas cosas que vio Juan. Eter,
como sabrán los miembros de la Iglesia, fue el último
profeta entre los jareditas, y el Señor le reveló mu­
chas cosas con respecto a la historia de los judíos y
de la ciudad de Jerusalén que existió en los tiempos
del ministerio de nuestro Salvador. En su visión, se­
mejante en muchos aspectos a la que recibió Juan,
Eter vio la antigua ciudad de Jerusalén y también la
nueva ciudad que aún no se ha construido, y escribió
en cuanto a ellas lo que sigue, tal como se encuentra
en los registros de Moroni:
[Eter 13:2-1 1 ] . . .
"En e l día d e l a regeneración, cuando todo sea re­
novado, habrá tres grandes ciudades santas. Un" será
la Jerusalén antigua, que será reconstruida según la
profecía de Ezequiel. Otra será la Sión de Enoc, que
fue arrebatada de la tierra cuando Enoc fue traslada­
do, la cual también se restaurará; y la ciudad de Sión,
o sea, la Nueva Jerusalén, que la simiente de José
construirá aquí, sobre este continente americano.
[Moisés 7:62-64]
"Después de terminar el reino milenario, se nos ha
informado que Satanás, quien será atado durante el
Milenio, será soltado y saldrá para engañar a las na­
ciones. Entonces vendrá el fin. La tierra morirá, será
purificada y recibirá su resurrección. Durante ese pe­
ríodo de limpieza, la ciudad de Sión, o sea, la Nueva
Jerusalén, será quitada de la tierra; y cuando esté pre­
parada para la gloria celestial, la ciudad bajará según
la predicción que contiene el libro de Apocalipsis"
(Answers to GospeI Questions, 2:103-106).
Eter 13:13-31. Coriántumr
Coriántumr había dedicado mucho tiempo al estu­
dio adiestrándose en "todas las artes de guerra, y en
toda la astucia del mundo" (E ter 13:16), pero a pesar
de ello había rechazado el sencillo mensaje de Eter, el
cual le habría dado la paz que toda su destreza y su
capacitación militar no habían podido darle.
Adviértase la promesa que el profeta Eter hizo a
Coriántumr, registrada en los versículos 20 y 21, como
así también su cumplimiento (véase Eter 15:1-3, 26-32;
Omni 1 :20-22).
Eter 14-15. La última batalla jaredita
"Las guerras demenciales de los jefes jareditas ter­
minaron con la aniquilación total de ambos bandos,
siendo los reyes los últimos en morir. Casi había suce­
dido lo mismo en los días de Akish, cuando una gue­
rra civil entre él y sus hijos redujo la población a
treinta personas . . . Este hecho nos puede parecer im­
probable, pero hay dos particularidades de la forma
de luchar en Asia que explican la razón del fenómeno
y muestran que estos hechos han tenido otros aconte­
cimientos paralelos: (1) Dado que la guerra era un en­
cuentro personal entre los reyes, la batalla debía conti­
nuar hasta que uno de éstos muriera o cayera prisio­
nero. (2) Por lo tanto, la estrategia militar de la batalla
se efectuaba de tal manera que el rey era el último en
caer, y el propósito del ejército era únicamente el de
defenderlo a él. Un buen ejemplo de esta estrategia
es el ajedrez, en el cual se pueden perder todas las
piezas menos el rey, el cual nunca se puede tomar.
'En el ajedrez', escribe M. E. Moghadam, 'al rey no se
le puede matar ni puede morir. El juego termina cuan­
do se acorrala al rey en una posición de la cual no puede
escapar. Esta costumbre militar está de acuerdo con la
tradición del ajedrez, y se deriva de la práctica de to­
mar preso al rey en la guerra en vez de matarlo,
siempre que ello se pudiera lograr'. Se recordará la
cantidad de veces que el libro de Eter nos cuenta que
a los reyes se les dejaba en la prisión por muchos
años, pero nunca se les daba muerte. En el código de
las batallas medievales, que se había tomado de las
tradiciones de Asia Central, la persona del rey era sa­
grada y todos sus súbitos debían perecer en su defen­
sa. Después de la batalla, el vencedor podía hacer lo
que quisiera con su rival - y a veces se ideaban tor­
turas infinitamente ingeniosas para ajustar cuentas al
final - pero mientras la batalla siguiera, el rey no po­
día morir, pues si moría, terminaba la guerra, sin im­
portar lo fuerte que continuara siendo el ejército. Aun
así, Shiz estaba dispuesto a perdonar a todos los súb­
ditos de Coriántumr si pudiera tan sólo decapitar a
éste con su propia espada. En ese caso, naturalmente,
los súbditos pasarían a ser suyos. El círculo de guerre­
ros, 'grandes y fuertes en cuanto a la fuerza del hom­
bre' (15:26), que peleaba rodeando a sus reyes hasta
que cayera el último hombre, representaba la misma
institución antigua, la sagrada 'muralla humana', que
los sajones y otros pueblos tomaron de Asia y que se
145
Capítulo 50
puso de manifiesto muchas veces en las guerras de
los clanes, en las que en más de una ocasión el rey en
realidad fue el último en morir. De manera que nadie
piense que este último capítulo de Eter es fantasioso
ni irreal. Las guerras de exterminio son una realidad
en la historia de Asia" (Hugh Nibley, Lehi in the Desert
and the World of the ]aredites, págs. 235-236).
Es imposible para nosotros imaginarnos en toda su
magnitud el horror de esa batalla final entre los j are­
ditas en la cual aun las mujeres y los niños tomaron
las armas y fueron enviados a luchar (véase Eter
15:15). Aquí tenemos un cuadro ilustrativo de lo que
llegan a ser los hombres cuando el Espíritu del Señor
146
los abandona y deja de contender con ellos (véase el
verso 19).
Resumen analítico
Lea Eter 12:27. ¿Qué propósitos tiene la debilidad?
lEn qué forma la debilidad puede convertirse en for­
taleza?
• ¿Cuáles son las dos ciudades de Jerusalén de las
que se habla en el capítulo 13 de Eter?
• ¿De qué manera el Libro de Eter es una advertencia
para las naciones de la tierra en la actualidad?
•
Moroni 1 -8
Introducción
Luego de terminar la recopilación de la historia j a­
redita, Moroni había pensado no escribir más en los
anales; sin embargo, como todavía se encontraba con
vida, registró algunas verdades sagradas que pensó
que serían de valor para los lamanitas en el futuro.
Esas enseñanzas se encuentran registradas en los ca­
pítulos 1 al 8 de Moroni. Medite cuidadosamente
acerca de ellas cuando las lea, ya que son de gran va­
lor espiritual para todos los hijos de nuestro Padre
Celestial.
N atas y comentarios
Moroni 1. Autor y recopilador
Moroni comenzó a grabar sobre las planchas desde
el capítulo 8 de Mormón. Luego de terminar el regis­
tro de Mormón, su padre, recopiló el libro de Eter.
Más tarde, mientras se encontraba escondido de los
lamanitas, Moroni escribió el libro de Moroni, en el
cual incluye un sermón y dos cartas de su padre (véa­
se Moroni 7-9).
Moroni 2-6. La Iglesia en la época de Moroni
Compare Moroni 2-6 con Doctrina y Convenios 20,
especialmente los versículos del 54 al 55 y del 68 al
79. Los principios y las prácticas de la Iglesia son los
mismos tanto en la dispensación nefita como en nues­
tra dispensación actual.
Moroni 3. La función del Espíritu Santo en las
ordenaciones
Un hombre puede hacer la instalación eléctrica de
su casa en forma correcta, siempre que siga las ins­
trucciones cuidadosamente; pero, si la compañía eléc­
trica rehúsa hacer la conexión de la casa con la fuente
de energía, aquélla se verá privada de los beneficios
de la electricidad. El hombre podrá probar los inte­
rruptores en todos los ambientes sin resultado algu­
no; la casa no tendrá luz. En forma similar, para con­
ferir el sacerdocio, la persona que lleva a cabo la or­
denanza debe poseer el poder necesario del Señor; y
ese poder se confiere a otra persona solamente cuan­
do quien realiza la ordenanza tiene el permiso perti­
nente para conferirlo.
El profeta José Smith habló de la función del Espíri­
tu Santo en las ordenaciones:
"Creemos que en la actualidad se disfruta del don
del Espíritu Santo tan ampliamente como en los días
de los Apóstoles; creemos que [el don del Espíritu
Santo] es necesario para constituir y organizar el sa­
cerdocio, y que sin él nadie puede ser llamado a ocu­
par puesto alguno en el ministerio; también creemos
en profecías, en lenguas, en visiones, revelaciones,
dones y sanidades, y que no se pueden recibir estas
cosas sin el don del Espíritu Santo" (José Smith, Ense­
ñanzas del Profeta José Smith, pág. 295).
Capítulo 5 1
Moroni 6:1-3. E l bautismo entre los nefitas
Las condiciones para el bautismo no cambian de
una época a la otra. Moroni registró que para que
una persona pueda bautizarse debe:
1. Presentar los frutos propios que manifiesten arre­
pentimiento (véase Moroni 6:1).
2. Tener "un corazón quebrantado y un espíritu con­
trito" (vers. 2).
3. Testificar ante la Iglesia que verdaderamente se ha
arrepentido de todos sus pecados (véase el verso 2).
4. Tomar sobre sí el nombre de Cristo y "servirle has­
ta el fin" (vers. 3).
Compare esta lista con los requisitos enumerados
en Doctrina y Convenios 20:37.
Moroni 6:4. "Había obrado en ellos y los había
purificado"
Que " el Espíritu Santo había obrado en ellos" signi­
fica que los había cambiado en una forma básica y
esencial. Aun cuando esta expresión se utilizó en for­
ma simbólica, nos hace de todas maneras pensar en
obras de arte, aquellas que se realizan con las manos
dando forma y embelleciendo. En el sentido en que
se utiliza en Moroni 6:4, habla del cambio que se pro­
duce cuando el Espíritu da vida y hace que el conver­
so � e torne en una nueva criatura. El sacrificio expia­
.
tono de Cnsto hace posible la remisión de los peca­
dos, pero es por medio del poder purificador del Es­
píritu Santo, el bautismo de fuego, que los pecados se
purgan o se eliminan (véase 2 Nefi 3 1 : 1 7; Alma 13: 12;
3 Nefi 27:20).
Moroni 6:4. "El autor y consumador" de nuestra fe
Es verdaderamente importante la forma en que vi­
vimos; sin embargo, ninguno de nosotros vive una vi­
da perfecta; por lo tanto, ninguno de nosotros puede
volver a la presencia de Dios en virtud de nuestras
propias obras. Debido a que Cristo vivió una vida
perfecta, solamente Su sangre puede pagar el precio
de los pecados que se han cometido. Es por eso que
una persona sólo puede comenzar a tener fe cuando
confía en los méritos de Cristo; por ese motivo, Jesús
es el "autor" de nuestra fe.
Luego que nuestra fe comienza a crecer, debemos
seguir confiando en el mérito de Cristo tan importan­
te para nosotros: la Expiación, a medida que perseve­
ramos hasta el fin. y es solamente mediante una fe
constante en el Redentor, y por medio del arrepenti­
miento, que podemos perseverar hasta el fin. En ese
sentido, Jesús es el "consumador" de nuestra fe.
Desde el momento en que aceptamos a Cristo y nos
hacemos merecedores del renacimiento hasta el fin de
nuestra vida, debemos confiar " solamente en los mé­
ritos de Cristo . . . el autor y consumador de [nuestra]
fe" (Moro ni 6:4).
Moroni 6:5-6. Las reuniones de la Iglesia
El presidente Anthon H. Lund declaró:
"A menos que los santos concurran a las reuniones
147
Capítulo 51
[de la Iglesia], les será muy difícil mantenerse activos
en el evangelio" (en Conference Report, oct. de 1907,
pág. 9).
Moroni 6:7-8. Cómo debe tratarse a los pecadores de
la Iglesia
Los consejos disciplinarios de la Iglesia y las nor­
mas que rigen su funcionamiento tienen como come­
tido tres propósitos generales: proteger el nombre sa­
grado de la Iglesia; dejar limpio el nombre del ino­
cente al que se acuse falsamente; y proporcionar la
oportunidad para que el culpable se arrepienta.
Algunas veces los miembros de la Iglesia pueden
mirar tales acciones como prueba de que la Iglesia ha
fracasado en algunos aspectos. Los enemigos de ésta
pueden señalar ejemplos de miembros que actúan in­
dignamente como evidencia de que la Iglesia no es
verdadera. El élder Boyd K. Packer dio un excelente
consejo respecto a este asunto:
" . . . recuerdo el caso de un joven que era constante­
mente ridiculizado por sus compañeros de trabajo a
causa de su actividad en la Iglesia. Estas personas de­
cían conocer a un obispo que había engañado a al­
guien en asuntos de negocios, y a un presidente de
estaca que había falsificado algo en un contrato, o a
un presidente de misión que había pedido dinero
prestado, proporcionando información falsa. O men­
cionaban el caso de un obispo que había hecho discri­
minación en contra de un miembro, rehusando exten­
derle una recomendación para el templo, y había de­
mostrado en cambio favoritismo, al firmar una reco­
mendación para otra persona cuya indignidad era
ampliamente conocida.
"Incidentes como éstos, los que supuestamente in­
volucran a líderes de la Iglesia, son descriptos como
evidencia de que el evangelio no es verdadero, de
que la Iglesia no es inspirada divinamente, o que no
está siendo guiada correctamente.
"El joven en cuestión no tuvo una respuesta satis­
factoria para tales acusaciones; se sintió indefenso y
engañado, y tuvo el impulso de unirse a la crítica de
las otras personas contra la Iglesia.
" ¿El creía todas esas historias? En realidad, no po­
día asegurar que fueran ciertas; pero pensaba que en
algunas quizás hubiera algo de verdad.
"Si vosotros os enfrentáis a tales pruebas de fe, con­
siderad las preguntas que le formulamos a él:
" '¿Alguna vez en su vida ha asistido a una reunión
de la Iglesia, reunión del Sacerdocio, reunión sacra­
mental, Sociedad de Socorro, Escuela Dominical, una
conferencia o charla fogonera, una clase de seminario,
una sesión del templo o cualquier reunión patrocina­
da por la Iglesia, donde se haya instado o dado auto­
rización a ser deshonesto, a engañar en los negocios o
a sacar ventaja de otra persona?'
"El contestó que no. La próxima pregunta fue la si­
guiente:
" '¿Ha leído o sabe si hay algo en la literatura de la
Iglesia, en las Escrituras mismas, en los manuales de
lecciones, en las revistas, libros o cualquier publica­
ción de la Iglesia, que contenga o consienta la menti­
ra, que invite a robar, falsificar, defraudar, ser inmoral
y vulgar, a profanar, ser violento o a abusar de alma
viviente alguna?'
"Una vez más, tras seria consideración, respondió
que no.
" '¿Ha sido animado alguna vez en una sesión de
capacitación, en una reunión de liderazgo, o en una
148
entrevista, a transgredir o a comportarse mal en algu­
na forma? ¿Lo han instado a tener reacciones extre­
mas, a ser irrazonable o de mal temperamento?'
"Dijo que nunca lo había sido.
" 'Estando en la Iglesia puede ver de cerca la con­
ducta de obispos y presidentas de la Sociedad de So­
corro, de miembros del sumo consejo, de presidentes
de estaca y de Autoridades Generales. ¿Cree que la
conducta que fue criticada podría describirse como tí­
pica de las personas anteriormente mencionadas?'
"Su respuesta fue negativa.
" 'Usted es activo y ha tenido cargos en la Iglesia;
de seguro habría notado si la Iglesia promoviera cual­
quiera de estas cosas' .
"El afirmó que lo habría notado.
"¿Por qué entonces - le pregunté - cuando escu­
cha comentarios de esta índole tiene que suponer que
es la Iglesia la culpable?
"No hay ninguna cláusula en las enseñanzas o doc­
trina de la Iglesia que invite a ningún miembro a ser
deshonesto, inmoral, irresponsable o aun descuidado.
"Toda la vida se le ha enseñado que si un miembro
de la Iglesia, particularmente en un alto cargo, es in­
digno en forma alguna, estará actuando contra las
normas de la Iglesia y no estará en armonía con las
enseñanzas, la doctrina, ni el liderazgo de la Iglesia.
"¿Por qué entonces, tiene que tambalear su fe ante
este o aquel comentario de un presunto mal compor­
tamiento? La mayoría de éstos son infundados o ca­
rentes de veracidad . . .
"Ahora bien, ¿puede haber alguien que tenga una
posición de responsabilidad en la Iglesia, que actúe
en forma indigna?
"La respuesta es: por supuesto, a veces sucede. Es
una excepción, pero sucede.
"Por ejemplo, cuando llamamos a un hombre para
ser presidente de estaca u obispo, le decimos:
" 'He aquí una congregación sobre la cual debe pre­
sidir. Los miembros se encuentran bajo constante ten­
tación, y es su responsabilidad asegurarse de que ga­
nen esa batalla; gobiérneles de tal forma que puedan
tener éxito; dedíquese con abnegación a esta causa.
" 'Y, a propósito, al presidir sobre ellos, usted no es­
tá excluido de pasar por pruebas ni de estar sujeto a
tentaciones, sino que éstas, sin duda, serán mayores
puesto que usted es un líder. Gane su propia batalla
de la mej or forma posible' .
"Si un líder observa una conducta indigna, sus ac­
ciones se precipitan contra todo lo que la Iglesia res­
palda, y tal persona queda en posición de ser releva­
da.
"En algunas ocasiones hemos tenido la triste res­
ponsabilidad de excomulgar a líderes que han sido
hallados culpables de conducta ilegal o inmoral; eso
debería aumentar, y no hacer tambalear vuestra fe; y
tendría que atraer a aquel que no es miembro de la
Iglesia" ("No juzguéis por las apariencias", Liahona,
ago. de 1979, págs. 1 1 3-115).
Moroni 7:4-11. Nuestros motivos por hacer lo
correcto
Es posible hacer lo correcto por las razones equivo­
cadas. Por ejemplo, es correcto pagar diezmos y orar;
pero, si una persona lo hace "para ser vistos de los
hombres", no se cuenta como un acto justo. Jesucristo
enseñó que esas personas "ya tienen su recompensa"
cuando alcanzan el reconocimiento que buscan (véase
Mateo 6:1-8, 16-18). El élder Marion G. Romney relató
Capítulo 51
la siguiente experiencia personal, la cual se relaciona
con nuestros motivos por hacer lo que es correcto:
"Hace aproximadamente un cuarto de siglo, mi es­
posa y yo nos mudamos a un barrio donde se comen­
zaba la construcción de un centro de reuniones.
Cuando el obispo me dijo la cantidad que él pensaba
que yo debía contribuir, quedé completamente atóni­
to. Pensé que era por lo menos el doble de lo que se
me debía haber pedido. Sin embargo, se me acababa
de llamar a un puesto alto en la Iglesia, así que no
podía rehusar. Por tanto le dije: 'Está bien, obispo,
daré el dinero que me pide, pero tendré que hacerlo
en cuotas, ya que no cuento con el dinero en efectivo
para dárselo todo junto'. Y así fue que comencé a dar
mis contribuciones. Y lo hice, lo hice hasta que cuan­
do sólo me faltaban tres cuotas para terminar con la
contribución que se me había asignado y me encon­
traba un día leyendo el Libro de Mormón como es mi
costumbre, llegué al pasaje que dice:
" ' . . . si un hombre . . . presenta una ofrenda. . . de mala
gana . . . le es contado como si hubiese retenido la
ofrenda; por tanto, se le tiene por malo ante Dios'
(Moroni 7:8).
"Este conocimiento me espantó, ya que yo había
donado una suma realmente grande. Por lo tanto, ter­
miné las tres últimas cuotas del total de mi donación
que me faltaban, y después di varias más para con­
vencer al Señor de que había dado mi donativo con
la actitud correcta" CMother Eve, a Worthy Exem­
pIar", Re/ie! Society Magazine, febo de 1968, págs.
84-85).
Moroni 7:16-18. La Luz de Cristo
"En el Nuevo Testamento no encontramos esta doc­
trina tan claramente definida como en Doctrina y
Convenios y en el Libro de Mormón. Pero descubri­
mos esto: El Señor no ha dejado sin auxilio a los
hombres (cuando nacen en este mundo) para que
busquen a tientas la luz y la verdad, sino que todo
hombre que nace en el mundo, nace con el derecho
de recibir guía, instrucción y el consejo del Espíritu
de Cristo, o Luz de Verdad, el cual a veces es llamado
Espíritu del Señor en nuestros escritos.
" . . . Si un hombre que nunca ha oído del evangelio
presta atención a las enseñanzas y manifestacion � s
del Espíritu de Cristo, o Luz de Verdad, el cual VIene
a él, y al que a menudo le decimos conciencia . . . y . . .
presta atención a sus susurros, finalmente l o llevará a
la plenitud del evangelio. Es decir que es guiado por
la Luz, y cuando el evangelio llega al hombre, está
listo para recibirlo. Esto es lo que el Señor nos dice en
la sección 88 de Doctrina y Convenios.
"Este Espíritu de Verdad, o Luz de Cristo, tiene
también otras funciones. En la revelación leemos esto:
'Este Consolador es . . . la gloria . . . de la iglesia del Pri­
mogénito, sí, de Dios, el más santo de todos, median­
te Jesucristo su Hijo, quien ascendió a lo alto, como
también descendió debajo de todo, por lo que com­
prendió todas las cosas, a fin de que en todas las co­
sas y por en medio de todas las cosas él pudiera ser
la luz de la verdad, la cual verdad brilla. Esta es la luz
de Cristo' " (véase Joseph Fielding Smith, Doctrina de
Salvación, tomo 1, págs. 48-49).
Moroni 7:20-26. "Recogieron toda cosa buena"
Estudie detenidamente lo que Mormón enseña en
los registros comprendidos en Moroni 7:20-26, ya que
en ellos se encuentra una de las claves más importan-
tes para alcanzar la rectitud. Esa clave es la fe. ¿Qué
hace que la fe exista? Mormón enumera lo siguiente:
1. El conocimiento de Dios de todas las cosas (véase
el verso 22).
2. La ministración de ángeles, que es un medio por el
cual el hombre obtiene el conocimiento y la autori­
dad de Dios (véanse los verso 22, 25).
3. La realidad de Cristo (vers. 22).
4. Los profetas de Dios (véase el verso 23).
Todo esto nos enseña de la bondad de Cristo y nos
guía hacia la fe y la oración, lo cual entonces nos per­
mite recoger "toda cosa buena" (vers. 25-26).
Moroni 7:27-28. Los " derechos de misericordia" del
Salvador
Jesús expió los pecados de los hombres. Como
nuestro Salvador, es privilegio Suyo prescribir el me­
dio por el que recibimos los beneficios de Su expia­
ción; o en otras palabras, "reclamar del Padre sus de­
rechos de misericordia" (Moroni 7:27).
Moroni 7:29-39. El día de los milagros
Algunas iglesias enseñan que el día de los milagros
cesó con el ministerio de Jesucristo y de sus Apóstoles
en Jerusalén: Esto no es verdad en lo que se refiere a
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimas
Días, ya que para los Santos de los Ultimas Días, el
día de los milagros todavía está en vigencia. Muchas
personas tienen todavía fe y ocurren milagros en sus
vidas. Tal como se registra en Moroni 7:37-38, Mor­
món declaró:
" . . . porque es por la fe que se obran milagros; . . .
" . . . por tanto, si estas cosas han cesado, l a f e también ha cesado . . . "
Refiriéndose a la fe en Cristo, Mormón dijo: " . . . si
no tenéis fe en él, entonces no sois dignos de ser con­
tados entre el pueblo de su iglesia" (vers. 39). ¿Qué
nivel de fe se necesita para estar preparados para ser
miembros de la Iglesia? ¿Diríamos como Alma que
"un poco de fe, sí, aunque no sea más que un deseo
de creer" (Alma 32:27), es suficiente? Mormón no dijo
que nuestra fe debía ser perfecta, sino que más bien
habló de una "fe en Cristo a causa de vuestra manse­
dumbre" (Moroni 7:39). Ello indica una humilde con­
fianza en el Señor.
El élder M. Russell Ballard enseñó:
"iQué colección invalorable de experiencias que
promueven a la fe se encuentran en las Escrituras! Es
maravilloso ver los magníficos relatos que éstas con­
tienen:
"El anciano patriarca Abraham ascendiendo el mon­
te Moriah con su único hijo Isaac [véase Génesis
22: 1 -2].
"Un joven pastor desafiando al gigante de los ejér­
citos filisteos [véase 1 Samuel 17] .
"Alma y Amulek presos en Ammoníah [Alma 14] .
"Tanto ustedes como yo nos sentimos constante­
mente alentados debido a esos grandiosos ejemplos
de fe y de milagros del pasado.
"¿Pero qué hay de la actualidad? Como preguntó el
profeta Mormón: ' . . . ¿ha cesado el día de los milagros?
o ¿han cesado los ángeles de aparecer a los hijos de
los hombres? o LIes ha retenido él la potestad del Es­
píritu Santo? o LIo hará, mientras dure el tiempo, o
exista la tierra, o haya en el mundo un hombre a
quien salvar? He aquí, os digo que no; porque es por
la fe que se obran milagros .. .' (Moroni 7:35-37) .
149
Capítulo 51
"Así es, la fe es la clave. Al viajar por toda la Iglesia
he encontrado en abundancia esa clase de fe que pro­
duce los milagros. Estoy plenamente de acuerdo con
la declaración del presidente Heber J. Grant que dijo:
'Os testifico de que si se hubieran registrado los he­
chos de todos aquellos que han estado enfermos, a
quienes se les dijo que no tenían esperanza de salva­
ción, pero que fueron curados por el poder de Dios
desde el establecimiento de la Iglesia de Jesucristo en
nuestra época, tendríamos un libro mucho más gran­
de que el Nuevo Testamento. Según el conocimiento
que tenemos, se han llevado a cabo muchos más mila­
gros en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los
Ultimas Días que en los días del Salvador y Sus Após­
toles. En la actualidad, se curan enfermedades por
medio del poder espiritual. . . Los muertos han vuelto
nuevamente a la vida. Mi propio hermano fue dado
por muerto hasta que por el poder de la fe volvió
nuevamente a la vida y presidió sobre una de las es­
tacas de Sión. Sé, como sé que vivo, que el poder sa­
nador del Dios Todopoderoso . . . se encuentra presente
en la Iglesia de Jesucristo de la cual vosotros y yo so­
mos miembros' (Conference Report, 6 de oct. de 1910,
pág. 1 1 9)" ("Faith in the Uves of the Saints", en Faith,
págs. 67-68).
Moroni 7:40-43. La fe y la esperanza
Luego de citar la declaración de Pablo de que la fe
"es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo
que no se ve" (Hebreos 1 1 : 1), el profeta José Smith di­
jo:
"De ello aprendemos que la fe es la seguridad que
los hombres tienen de la existencia de las cosas que
no han visto, y es también el principio que impulsa a
la acción a todos los seres con inteligencia.
" .. . la fe es la causa que motiva todas sus acciones
en los asuntos temporales, como así también en los
espirituales . . .
" . . . Sin embargo, l a f e n o e s solamente e l principio
de la acción, sino también del poder en todos los se­
res con inteligencia, ya sea aquí en la tierra como en
el cielo.
"La fe, entonces, es el primer gran principio; tiene
poder, dominio y autoridad sobre todas las cosas. De­
bido a la fe, todas las cosas existen, se elevan, cam­
bian o permanecen iguales, de acuerdo con la volun­
tad de Dios. Sin fe no hay poder, y sin poder, no ha­
bría creación ni existencia" (Lectures on Faith, 1 : 9-10,
12-13, 24.)
Mormón indicó que la fe y la esperanza están inse­
parablemente entretejidas. Si una persona posee ver­
dadera fe en el Señor Jesucristo, posee la firme espe­
ranza o expectativa de que por medio de la expiación
y la resurrección de Cristo podrá personalmente
" [resucitar) a vida eterna" (Moroni 7:41). Por ese mo­
tivo, "si un hombre tiene fe, es necesario que tenga
esperanza; porque sin fe no puede haber esperanza"
(vers. 42).
"Tal como se utiliza en las revelaciones, la esperanza
es el deseo de los fieles de obtener la salvación eterna
en el Reino de Dios después de esta vida. No es un
deseo insignificante, etéreo y sin seguridad de que se
recibirá la ansiada consumación, sino un deseo auna­
do a la expectativa plena de recibir la recompensa an­
helada. Pablo, por ejemplo, no vaciló en afirmar que
vivía ' en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios,
que no miente, prometió desde antes del principio de
los siglos' (Tito 1 :2); y Pedro aseguró a todos los ele-
150
gidos que 'por la resurrección de Jesucristo de los
muertos' su 'esperanza viva' de 'una herencia inco­
rruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en
los cielos' para los santos, se había renovado o había
renacido (1 Pedro 1 : 1-5)" (Bruce R. McConkie,
Mormon Doctrine, pág. 365).
Moroni 7:44-48. La caridad
Al igual que la fe y la esperanza, la caridad es esen­
cial para la salvación en la presencia de Dios. Moroni
escribió: " . . . debe haber fe; y si debe haber fe, también
debe haber esperanza; y si debe haber esperanza, de­
be haber caridad también" (Moroni 10:20). Luego Mo­
roni declaró: "Y a menos que tengáis caridad, de nin­
gún modo podréis ser salvos en el reino de Dios; ni
podréis ser salvos en el reino de Dios si no tenéis fe;
ni tampoco, si no tenéis esperanza" (vers. 21).
"Sobre todos los atributos de la santidad y la per­
fección, la caridad es el que se debe desear más devo­
tamente. La caridad es más que el amor, mucho más;
es el amor eterno, el amor perfecto, el amor puro de
Cristo que perdura para siempre. Es un amor tan cen­
trado en la rectitud que el poseedor no tiene otro an­
helo o deseo que no sea el bienestar eterno de su
propia alma y el de las almas de todos los que le ro­
dean (véase 2 Nefi 26:30; Moroni 7:47; 8:25-26)"
(Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 121).
"Mormón define la caridad como " el amor puro de
Cristo" (Moroni 7:47). ¿Qué significado tiene esa de­
claración? El amor que es puro es generoso, se ocupa
de los demás, actúa con bondad, no busca dominar,
se regocija en la verdad, es longánimo y paciente. A
aquel que lo "posea en el postrer día, le irá bien"
(vers. 47).
La caridad es un don de Dios, y es necesario que
pidáis " al Padre con toda la energía de vuestros cora­
zones, que seáis llenos de este amor" (vers. 48). Aun
cuando el hombre busca ese don por medio de la ora­
ción, en realidad, éste se recibe debido a que el Padre
lo otorga " a todos los que son discípulos verdaderos
de su Hijo, Jesucristo" (vers. 48). Al obedecer el hom­
bre los mandamientos y aprender a seguir el amoroso
ejemplo de obediencia de Jesús, se le bendice con el
don de la caridad.
Moroni 8. El bautismo de los niños pequeños
El capítulo 8 de Moroni es el registro de una carta
que éste recibió de Mormón, su padre. En ella se acla­
ra el principio relativo al bautismo de los niños pe­
queños.
La ordenanza del bautismo tiene como fin "la remi­
sión de pecados" (D. y C. 49: 1 3) . Pero los niños pe­
queños no tienen pecados. Además, "son incapaces
de cometer pecado" (Moroni 8:8), ya que el diablo no
tiene poder para tentarlos " sino hasta cuando empie­
zan a ser responsables ante [el Señor)" (D. y C. 29:47).
El Señor ha establecido como edad de responsabili­
dad los ocho años (véase D. y C. 68:27). Las iglesias
que bautizan a los niños pequeños para borrar el pe­
cado original, o la "maldición de Adán", lo hacen sin
autorización ni respaldo de las Escrituras (Moroni
8:8).
Moroni 8:22-24. "Aquellos que están sin ley"
Muchas personas viven y mueren sin conocer la ley
de Cristo. Esas personas oirán el evangelio en el
mundo de los espíritus y allí podrán ejercer su fe y
su arrepentimiento. En la tierra, los vivos efectúan las
Capítulo 51
ordenanzas vicarias necesarias en favor de esas perso­
nas, con el fin de que las bendiciones de salvación
también puedan ser suyas.
Los que nunca gozaron de los poderes de la razón
y son mentalmente minusválidos no necesitan el bau­
tismo. Ellos mueren sin ley y, al igual que los niños
pequeños, "viven en Cristo" (Moroni 8: 12).
El presidente Joseph Fielding Smith dijo:
"El Señor hizo saber mediante revelación que los
hijos que nacen con retraso mental recibirán bendicio­
nes al igual que los pequeños que mueren en la in­
fancia. Son personas libres de pecado, porque su
mente no es capaz de entender correctamente ni el
bien ni el mal. Mormón, al escribirle a su hijo Moroni
sobre el tema del bautismo, coloca a los niños que tie­
nen deficiencias mentales en la misma categoría de
los niños pequeños que no han llegado a la edad de
responsabilidad: no necesitan el bautismo. La expia­
ción de Jesucristo los redime como a los infantes que
mueren antes de llegar a la edad de responsabilidad,
en la forma siguiente:
" 'Porque he aquí, todos los niños pequeñitos viven
en Cristo, y también todos aquellos que están sin ley.
Porque el poder de la redención viene a todos aque­
llos que no tienen ley; por tanto, el que no ha sido
condenado, o el que no está bajo condenación algu­
na, no puede arrepentirse; y para tal el bautismo de
nada sirve' (Moroni 8:22).
"Además, el Señor ha declarado:
" 'Y además os digo, ¿a quién de los que tienen co­
nocimiento no le he mandado yo que se arrepienta?
" 'Y en cuanto al que no tiene entendimiento, que­
da en mí hacer de acuerdo con lo que está escrito . . . '
(D. y C. 29:49-50.)
"Por lo tanto, La Iglesia de Jesucristo de los Santos
de los Ultimas Días considera a todos aquellos que
tienen retraso mental iguales a los niños que no han
llegado a la edad de responsabilidad. Se les redime
sin bautismo e irán al reino celestial de Dios, donde,
creemos, se les restaurarán sus facultades de acuerdo
con la misericordia y la justicia del Padre" (Answers to
Cospel Questions, 3:20-21 ).
Resumen analítico
Localice principios y prácticas de la Iglesia en la
época de los nefitas que sean idénticos a los de la
Iglesia en la actualidad (véase Moroni 2-6).
• ¿Cómo y cuándo ocurren los milagros?
• ¿Qué términos utilizó Mormón para denunciar la
malvada práctica del bautismo de los infantes? (Véase
Moroni 8.)
•
151
Moroni 9-1 0
Introducción
Moroni insta a sus lectores a venir a Cristo y a dis­
frutar de los dones del Espíritu, los cuales se dan a
quienes guardan los mandamientos.
Notas y comentarios
Moroni 9. La amonestación final de Mormón a su
hijo Moroni
En Moroni 9 se encuentra registrada la epístola fi­
nal que Mormón dirigió a su hijo Moroni. ¿Por qué
creen que Moroni incluyó esta amonestación final en
los anales? ¿Creen que quiso mostrarnos lo que pue­
de sucederle a un pueblo que pierde por completo el
Espíritu del Señor? ¿Cuáles son algunas de las carac­
terísticas de esa condición? ¿Cómo reaccionó el pue­
blo ante "la palabra de Dios" (vers. 4)? ¿Qué habían
perdido? (Véase el verso 5.) ¿Qué amonestación dio
Mormón a su hijo Moroni? (Véase el verso 6.)
¿Debemos cejar alguna vez en nuestros esfuerzos por
salvar almas? Adviértase la descripción que Mormón
hace sobre la virtud, registrada en el versículo 9.
¿Cuán preciosa es la virtud?
¿Cómo describe Mormón a su pueblo en los versí­
culos 18 al 20? El élder Neal A. Maxwell comentó so­
bre el significado que tiene la expresión sin sentimien­
tos, como se utiliza en este contexto, de la siguiente
manera:
" El presidente Harold B. Lee ha llamado nuestra
atención a la expresión 'sin . . . sentimientos', la cual se
utiliza varias veces en las Escrituras. En Efesios, Pablo
la compara con la lascivia, que aparentemente sació
de tal manera a sus víctimas que éstas buscaron 'co­
meter con avidez toda clase de impureza' [Efesios
4:19]. Moroni utilizó palabras semejantes para descri­
bir una sociedad 'sin civilización', que no tenía 'ni or­
den ni misericordia' [Moroni 9:11, 18], y en la que las
personas habían 'perdido su amor, el uno para con el
otro' [verso 5] . . . Nefi había utilizado anteriormente el
mismo concepto en su lamentación respecto a la inca­
pacidad de sus hermanos de prestar atención a los
susurros del Espíritu porque eran tan inicuos que ya
habían 'dejado de sentir' [1 Nefi 1 7:45] . La conexión
común es obvia: al pecar, se adormece la conciencia
hasta el punto de hacernos insensibles a las necesida­
des de otras personas y a la percepción intelectual y
espiritual. Tal carencia de percepción, como el alcoho­
lismo, aparentemente alcanza un estado en el que no
podemos dominar los impulsos" ("For the Power 1s in
Them ", pág. 22) .
El élder Maxwell comentó también sobre cómo la
gente alcanza este estado lamentable:
"La capacidad de sentir controla nuestra conducta
en muchas formas, y cuando lo que sentimos nos im­
pulsa a hacer el bien y no respondemos, se adormece
esa capacidad. Fue la sorprendente sensibilidad de
Jesús ante las necesidades de quienes lo rodeaban lo
que hizo posible que respondiera con hechos.
152
Capítulo 52
"En el otro extremo del espectro espiritual hay per­
sonas como los equivocados hermanos de Nefi. Nefi
se dio cuenta de la creciente insensibilidad de ellos
hacia las cosas espirituales: ' . . . [Dios] os ha hablado
con una voz quieta y delicada, pero habíais dejado de
sentir, de modo que no pudisteis percibir sus pala­
bras . . . ' [1 Nefi 17:45.]
"Cuando nos adherimos demasiado al error, nues­
tras antenas espirituales se debilitan y nos deslizamos
más allá del alcance mortal. Esto les puede suceder a
civilizaciones enteras. Al lamentarse con su hijo Mo­
roni, Mormón menciona el deterioro de la sociedad
nefita. Los síntomas incluían una iniquidad tan pro­
funda, que él describe a su pueblo como personas
'sin . . . sentimientos' [Moroni 9:20] . El apóstol Pablo la­
mentó la lascivia destructiva de los miembros de la
Iglesia en Efeso, ya que éstos se habían entregado
tanto a aquella forma de vida que habían perdido 'to­
da sensibilidad' [Efesios 4:19]. Una sociedad saturada
de obsesión sexual no puede realmente percibir las
necesidades de aquellos que sufren porque, en lugar
de desarrollar el amor por los demás, los hombres se
tornan egoístas y sólo piensan en sí mismos. El hacer
caso omiso de los susurros de la voz queda y apacible
de Dios significa que tenemos oídos pero no oímos,
ni los susurros de Dios ni los ruegos de la gente"
(A Time to Choose, págs. 59-60).
Moroni 10:1-7. La fórmula para recibir un testimonio
Al responder a una pregunta sobre cómo obtener
un testimonio del Libro de Mormón, Daniel H.
Ludlow dijo:
"Para que una persona comprenda la promesa que
se encuentra registrada en Moroni 10:4, debe leer y
meditar sobre los versículos que se encuentran inme­
diatamente antes y después de éste. En la primera
edición del Libro de Mormón en inglés (1830), el capí­
tulo 10 de Moroni se había escrito todo en un solo
párrafo.
"Examinemos con sumo cuidado y en forma indivi­
dual los versículos del 1 al 5:
"Versículo 1 : 'Y ahora yo, Moroni, vay a escribir al­
go según me parezca bien; y escribo a mis hermanos
los lamanitas; y quiero que sepan que ya han pasado
más de cuatrocientos veinte años desde que se dio la
señal de la venida de Cristo' .
"Aun cuando Moroni se dirige especialmente a 'los
lamanitas', estas palabras, al igual que todas las que
contiene el Libro de Mormón, se aplican también a
los judíos y a los gentiles. (Véase la portada del Libro
de Mormón.)
"Versículo 2: 'Y sello estos anales, después que os
haya hablado unas palabras por vía de exhortación' .
"Los términos estos anales se refieren a los registros
sobre los cuales Moroni había escrito (las planchas de
Mormón), los cuales más tarde José Smith recibiría y
traduciría como el Libro de Mormón.
"Versículo 3: 'He aquí, quisiera exhortaros que
cuando leáis estas cosas, si Dios juzga prudente que
las leáis, a que recordéis cuán misericordioso ha sido
el Señor con los hijos de los hombres, desde la crea-
Capítulo 52
ción de Adán hasta el tiempo en que recibáis estas co­
sas, y que lo meditéis en vuestros corazones' .
"Muy a menudo no se cita este versÍCulo en conex­
ión o en conjunto con el versÍCulo cuatro y, por esa
causa, es muchas veces mal interpretado. De todas
maneras, éste es un versÍCulo clave para comprender
la plenitud de la promesa que encierra Moroni 10:1-5.
Cuando este versÍCulo se analiza del principio al fin,
encontramos que indica que la persona que desea ho­
nestamente encontrar la verdad debe realizar dos co­
sas:
"1. Leer el Libro de Mormón. Las palabras estas co­
sas en el versÍCulo tres hacen mención de los términos
estos anales registrados en el versÍCulo dos, los anales
de los cuales se traduj o nuestra versión actual del li­
bro de Mormón.
"2. Meditar los tratos de Dios con el hombre tal co­
mo se registran en el Libro de Mormón, y luego com­
pararlos con los tratos de Dios con el hombre tal co­
mo se registran en la Biblia. Aun cuando el vocablo
Biblia no se encuentra escrito en este versÍCulo, Moro­
ni indica que la persona debe ' [recordar] cuán miseri­
cordioso ha sido el Señor con los hijos de los hom­
bres, desde la creación de Adán hasta el tiempo en
que recibáis estas cosas . . . ' [verso 3] . La Biblia propor­
ciona una historia de la Creación y la historia de los
hechos ocurridos desde ese momento en adelante. Sin
embargo, el relato de la Creación y el de los aconteci­
mientos subsiguientes no se encuentran registrados en
los anales que componen el Libro de Mormón. Inclu­
so, Moroni había dicho que los anales no abarcarían
esa información. Al explicar Moroni el compendio
que hizo del Libro de Eter, escribió:
" 'Y ahora yo, Moroni. . . tomo mi relación de las
veinticuatro planchas que encontró el pueblo de Lim­
hi; y se llama el Libro de Eter.
" 'Y como supongo que la primera parte de esta na­
rración - que habla concerniente a la creación del
mundo, y también de Adán, y una historia desde esa
época aun hasta la gran torre, y cuantas cosas aconte­
cieron entre los hijos de los hombres hasta ese tiem­
po - se halla entre los judíos,
" 'no escribo, pues, esas cosas que ocurrieron desde los
días de Adán hasta esa época. . ' (Eter 1 : 1 -4; cursiva
.
agregada).
"Por lo tanto, si la persona sincera no ha obtenido
un testimonio del Libro de Mormón luego de leerlo,
debe - como Moroni sugiere en estos versículos ­
leer también la Biblia, meditando e n s u corazón ambos
relatos de las Escrituras concernientes a los tratos de
Dios con sus hijos.
"Versículo 4: 'Y cuando recibáis estas cosas, quisiera
exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre,
en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas co­
sas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera
intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la
verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo'.
"Adviértase que el término leer ni siquiera se inclu­
ye en este versículo; en su lugar, el verbo que se utili­
za es recibir. En otras palabras, luego de que la perso­
na haya (1) leído el Libro de Mormón y (2) meditado
los tratos de Dios con los pueblos del Libro de Mor­
món y de la Biblia, debe estar dispuesta a 'recibir' y
'aceptar' todas esas cosas. Luego, 'con un corazón sin­
cero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo',
debe preguntar si son verdaderas. La meditación sin­
cera de las Escrituras ayuda a la persona a obtener la
apropiada actitud para pedir - y recibir - la guía di­
vina.
"Las cosas que debemos estar en posición de recibir
(aceptar) pueden referirse no solamente al Libro de
Mormón, sino también a todo lo que se menciona en
los versÍCulos dos y tres. De la misma manera, la pala­
bra ellas que se encuentra casi al final del versÍCulo
cuatro ('él os manifestará la verdad de ellas ') puede
estar refiriéndose al proceso de los tratos de Dios con
los hombres, aparte de estar refiriéndose al contenido
del Libro de Mormón mismo. En ambos casos, si una
persona recibe 'la verdad de ellas ', él creerá en (acep­
tará) el Libro de Mormón.
"VerSÍCulo 5: 'y por el poder del Espíritu Santo po­
dréis conocer la verdad de todas las cosas'.
"Este versículo indica que los principios que inte­
gran la fórmula para conocer la verdad, los cuales se
explican en los versÍCulos del uno al cuatro, también
se pueden aplicar en otros aspectos, aparte de cono­
cer la verdad sobre el Libro de Mormón.
"Tocante a si la promesa proviene de Moroni o del
Señor, Doctrina y Convenios 68:4 dice:
" 'y lo que hablen [los siervos escogidos del Señor]
cuando sean inspirados por el Espíritu Santo, será Es­
critura, será la voluntad del Señor, será la intención
del Señor, será la palabra del Señor, será la voz del
Señor y el poder de Dios para salvación' .
"Siempre que Moroni habló o escribió por el poder
153
Capítulo 52
del Espíritu Santo, sus escritos representaron la 'vo­
luntad . . . la intención . . . la palabra. . . [y] la voz del Se­
ñor' . Por lo tanto, es apropiado entonces decir que es­
ta promesa se recibe del Señor por intermedio de los
escritos de Moroni.
"Cuando una persona sigue fielmente esta fórmula
divina, los resultados son seguros: Obtendrá un testi­
monio del Libro de Mormón. Dios no puede mentir,
ni lo hace; por lo tanto, las promesas que El hace por
intermedio de Sus profetas son verdaderas. Es por
eso, que, cuando una persona dice haber cumplido
con todos los requisitos [mencionados anteriormente]
pero no ha obtenido un testimonio, debe revisarlos
para cerciorarse qué paso no ha cumplido fiel o com­
pletamente:
" 1 . Debe leer y meditar sobre el Libro de Mormón:
toda la obra.
"2. Debe recordar los métodos que Dios utilizó para
tratar con los pueblos del Libro de Mormón y de la
Biblia, y meditar todo ello en su corazón.
"3. Debe estar dispuesta a aceptar (recibir) todas
'esas cosas' : el Libro de Mormón, la Biblia y la forma
en que Dios trata con los hombres.
"4. 'Con un corazón sincero, con verdadera inten­
ción, teniendo fe en Cristo' debe preguntar a Dios, el
Eterno Padre, en el nombre de Jesucristo, 'si no son
verdaderas estas cosas'.
"5. Debe ser capaz de reconocer la inspiración y las
impresiones que reciba, las cuales serán evidencias de
la veracidad de 'estas cosas' (que incluye el Libro de
Mormón) a medida que se le manifiesten 'por el po­
der del Espíritu Santo' " ("1 Have a Question", Ensign,
marzo de 1986, págs. 50-51).
Moroni 10:8-18. Los dones del Espíritu
El élder Bruce R. McConkie escribió lo siguiente
acerca de los dones del Espíritu:
"Mediante la gracia de Dios - luego de que el
hombre ejerce devoción, fe y obediencia - , se le dan
ciertas bendiciones espirituales especiales y las mis­
mas reciben el nombre de dones del Espíritu. La recep­
ción de esos dones se basa siempre en la obediencia a
la ley, pero como se encuentran libremente al alcance
de todos los obedientes, se les llama dones. Son seña­
les y milagros reservados para los fieles y para nadie
más.
"Moroni dice que los dones de Dios vienen de Cris­
to, mediante el poder del Espíritu Santo y por medio
del Espíritu de Cristo. (Moroni 10.) En otras palabras,
los dones se reciben mediante el poder del Espíritu, el
cual es el Espíritu Santo, pero el Espíritu de Cristo (o
Luz de Cristo) es el medio por el cual el Espíritu San­
to obra.
"Su propósito es iluminar, animar y edificar a los
fieles para que hereden paz en esta vida y sean guia­
dos hacia la vida eterna en el mundo venidero. Su
presencia es una prueba evidente de la divinidad de
la obra del Señor; donde no están, tampoco está la
Iglesia ni el Reino de Dios. La promesa es que nunca
dejarán de existir en tanto la tierra continúe en su es­
tado presente, excepto por la incredulidad (Moroni
10:19), pero cuando venga el día perfecto y los santos
154
alcancen la exaltación, no habrá necesidad de ellos.
Tal como lo expresó Pablo: ' . . . cuando venga lo perfec­
to, entonces lo que es en parte se acabará' (1 Corin­
tios 1 3 : 1 0) .
"Las personas fieles deben buscar los dones del Es­
píritu y hacerlo de todo corazón. Deben procurar 'los
dones mejores' (1 Corintios 12:31; D. y C. 46 : 8) , y 'los
dones espirituales' (1 Corintios 14:1), y 'pedir a Dios,
el cual da liberalmente' (D. y C. 46: 7; Mateo 7:7-8). A
algunos les será dado un don; a otros, otro, y 'a algu­
nos les [será] concedido tener todos estos dones, para
que haya una cabeza, a fin de que todo miembro se
beneficie de ello' (D. y C. 46:29)" (Bruce R. McConkie,
Mormon Doctrine, pág. 314).
Moroni 10:24-32. El testimonio final de Moroni al
mundo
En sus palabras finales, Moroni nos advierte y nos
aconseja sobre varios puntos en forma realmente con­
movedora:
1 . Nos advierte que si llega el día en que ya no tenga­
mos más el poder y los dones de Dios, será a causa
de nuestra incredulidad (véase Moroni 10:24-26).
2. Nos recuerda que él actuará como testigo ante el
tribunal del juicio, testificando de la veracidad del
Libro de Mormón (véase el verso 27; compárese con
las palabras de Nefi registradas en 2 Nefi 33: 1 1, 15).
3. Nos exhorta a venir a Cristo y a aferrarnos a todo
lo bueno para poder vestir las "ropas hermosas" de
la rectitud (véase D. y C. 82: 14) y tener la fortaleza
del poder del sacerdocio (véase D. y C. 1 1 3:8), y no
ser confundidos nunca más (véase Moroni 10:3031).
4. Nos declara que sólo podremos perfeccionarnos en
Cristo y que debemos abstenernos de toda impie­
dad (véase Moroni 10:32) .
5. Nos promete que si amamos a Dios con todo nues­
tro corazón, poder, alma y fuerza, entonces Su gra­
cia será suficiente para hacernos perfectos (véase el
verso 32).
6. Nos promete que por medio de la gracia y el poder
de Dios, pero dependiendo de nuestra disposición
para demostrar buenas obras, somos santificados
por medio de la sangre expiatoria del Salvador y
purificados completamente de todo pecado (véase
el verso 33).
Resumen analítico
¿Por qué cree que, a pesar de la dureza demostrada
por los nefitas, Mormón y Moroni continuaron predi­
cando entre ellos?
• ¿Por qué recibimos dones del Espíritu?
• ¿De dónde provienen los dones del Espíritu?
• ¿Qué dones posee usted?
• ¿Qué puede hacer para desarrollarlos o recibir otros
dones?
• ¿En qué forma puede realmente venir " a Cristo"?
(Moroni 10:30.)
• Desarrolle un plan para recibir o fortalecer su testi­
monio del Libro de Mormón.
•
Temas su p lementarios A
" El Libro de Mormón :
La clave de nuestra religión"
por el presidente Ezra Taft Benson
Mis amados hermanos: Hoy quisiera hablar sobre
uno de los dones más importantes que se han dado al
mundo en tiempos modernos. El don en el que estoy
pensando es más importa� te 9.ue las invencione � c¡.ue
.
, Industnal
han surgido de la revolucIOn
y tecnologIca.
Este es un don de mayor valor para el género huma­
no que los muchos adelantos maravillosos que hemos
visto en la medicina moderna. Es de mayor valor para
él género humano que la evolución d � los vuelos y
viajes espaciales. Hablo del don del LIbro de Mor.
.
món, entregado al género humano hace ya CIento Cin­
cuenta y seis años.
Este don fue preparado por la mano del Señor d �­
rante un período de más de mil años, luego escondI­
do por El para preservarlo en su pureza p �ra nue� tra
generación. Quizá no haya nada que testifIque mas
claramente de la importancia de este libro moderno
de Escrituras que lo que el Señor mismo ha dicho so­
bre él.
Por Su propia boca ha dado testimonio de que (1)
es verdadero (D. y C. 17:6); (2) contiene la verdad y
Sus palabras (D. y C. 19:26); (3) se tradujo por el po­
der del cielo (D. y C. 20:8); (4) contiene la plenitud
del Evangelio de Jesucristo (D. � C. 20:9; 42: 12); (5)
.
fue dado por inspiración y confirmado por el mInIste­
rio de ángeles (D. y C. 20: 1 0); (6) da evidencia de que
las Escrituras sagradas son verdaderás (D. y C. 20: 1 1);
y (7) aquellos que lo reciban con fe recibirán la vida
eterna (D. y C. 20: 14).
.
.
Otro poderoso testimonio de la importancIa del LI­
bro de Mormón lo tenemos al darnos cuenta del mo­
mento en que el Señor determinó que debía salir a la
luz dentro del cuadro cronológico de la Restauración.
Lo único que le precedió fue la Primera Visi? n. � n
esa manifestación maravillosa, el profeta Jase SmIth
entendió la verdadera naturaleza de Dios y que Dios
tenía una obra que encomendarle. La aparición del
Libro de Mormón fue lo que le siguió.
Pensad en eso y en lo que implica. La aparición del
Libro de Mormón precedió a la restauración del sa­
cerdocio. Se publicó unos pocos días ante� de q� e se
organizara la Iglesia. A los santos se les dIO el LIbro
de Mormón para que lo leyesen antes de que se les
dieran las revelaciones que detallaban enseñanzas ta­
les como los tres grados de gloria, el matrimonio c�­
lestial y la obra vicaria. Apareció antes de la organIza­
ción de quórumes del sacerdocio y de la Iglesia. ¿No
nos dice esto algo sobre cómo considera el Señor esta
obra sagrada?
Una vez que nos demos cuenta de cómo se siente
el Señor con respecto a este libro, no debería sorpren­
dernos que también nos dé advertencias solemnes so­
bre cómo recibirlo. Después de indicar que aquellos
que reciban el Libro de Mormón c� n fe, obrand ? con
rectitud, recibirán una corona de vIda eterna (vease
D. Y C. 20 :14), el Señor continúa con esta exhortación:
"Mas para quienes endurezcan sus corazones en la
incredulidad y [lo] rechacen, se tornará para su pro­
pia condenación" (D. y C. 20: 15).
En 1 829, el Señor advirtió a los santos que no de­
bían jugar con las cosas sagradas (véase D. y C. 6: 12).
Es evidente que el Libro de Mormón es algo sagrado,
y aun así muchos lo toman a la ligera, o en otras pa­
labras, lo tratan como si tuviera poca importancia.
En 1832, cuando algunos de los primeros misione­
ros regresaban de su campo de labor, el Señor les re­
prendió por tratar el Libro de Mor�ón a la ligera. Les
dijo que, como resultado de esa actItud, sus mentes
estaban confusas. El tratar este libro sagrado a la lige­
ra no solamente les había dejado en tinieblas a ellos
mismos, sino que también habían traído condenación
a toda la Iglesia, aun a los hijos de Sión. y luego el
Señor dijo: "Y permanecerán bajo esta condenación
hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo conve­
nio, a saber, el Libro de Mormón" (D. y C. 84:54-57).
¿Hay razón para que el Libro de Mormón nos pa­
rezca menos importante por el hecho de que lo haya­
mos tenido por más de un siglo y medio?
¿Recordamos el nuevo convenio, a saber el Libro de
Mormón? En la Biblia tenemos el Antiguo y el Nuevo
Testamento. La palabra testamento equivale en inglés a
una palabra griega que se puede traducir como conve­
nio. ¿Es esto lo que quiso decir el Señor cuando le lla­
mó al Libro de Mormón "el nuevo convenio"? Porque
es en realidad otro testamento o testigo de Jesús. Esta
es una de las razones por las que recientemente agre­
gamos las palabras "Otro testamento de Jesucristo" al
título del Libro de Mormón.
Si a los primeros santos se les reprendió por tratar
el Libro de Mormón a la ligera, ¿acaso estamos noso­
tros bajo una condenación menor si hace �os lo mis­
.
mo hoy día? El Señor mismo da testImOnIO de que es
de importancia eterna. ¿Puede un pequeño grupo de
nosotros traer condenación a toda la Iglesia por jugar
con cosas sagradas? ¿Qué diremos en el día del juicio,
cuando nos enfrentemos a El y encontremos Su mira­
da indagante, si nos contamos entre aquellos que han
olvidado el nuevo convenio?
Existen tres grandes razones por las cuales los
.
Santos de los Ultimas Días deberían hacer del estudIO
del Libro de Mormón un esfuerzo de toda la vida.
La primera es que el Libro de Mormón es la cl?ve
de nuestra religión. Así lo declaró el profeta Jase
Smith. El testificó que " el Libro de Mormón era el
más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la
clave de nuestra religión" (Enseñanzas del Profeta José
Smith, pág. 233). La clave es la piedra central o angu­
lar de un arco. Sostiene a todas las demás en su lu­
gar, y si se quita, el arco se derrumba.
Hay tres formas en que el Libro de Mormón es la
.
clave de nuestra religión. Es la clave de nuestro testI­
monio de Jesucristo. Es la clave de nuestra doctrina.
Es la clave del testimonio.
El Libro de Mormón es la clave de nuestro testimo­
nio de Jesucristo, quien a la vez es la clave de todo lo
155
Temas suplementarios A
que hacemos. Con poder y claridad testifica de Su re­
alidad. A diferencia de la Biblia, que pasó por genera­
ciones de copistas, traductores y religiosos corruptos
que manipularon indebidamente el texto, el Libro de
Mormón vino de escritor a lector en un solo paso ins­
pirado de traducción. Por lo tanto, su testimonio del
Maestro es claro, puro y poderoso. Pero es más aún
que sólo eso. La mayoría del mundo cristiano actual
rechaza la divinidad del Salvador. Pone en tela de
juicio Su nacimiento milagroso, Su vida perfecta y la
realidad de Su gloriosa resurrección. El Libro de Mor­
món enseña en términos claros e inequívocos la au­
tenticidad de tales hechos. También proporciona la
explicación más completa de la doctrina de la Expia­
ción. Verdaderamente, este libro divinamente inspira­
do es una clave que da testimonio al mundo de que
Jesús es el Cristo (véase la portada del Libro de Mor­
món).
El Libro de Mormón es también la clave de la doc­
trina de la resurrección. Como mencioné anterior­
mente, el Señor mismo ha declarado que el Libro de
Mormón contiene "la plenitud del evangelio de
Jesucristo" (D. y C. 20:9). Eso no quiere decir que con­
tiene todas las enseñanzas, ni toda la doctrina j amás
revelada. Más bien, quiere decir que en el Libro de
Mormón encontraremos la plenitud de la doctrina
que se requiere para nuestra salvación. y se enseña
clara y simplemente a fin de que aun los niños pue­
dan aprender los senderos de salvación y exaltación.
El Libro de Mormón ofrece muchas verdades que en­
sanchan nuestro conocimiento de la doctrina de sal­
vación. Sin él, mucho de lo que se enseña en otras
Escrituras no sería tan claro y precioso.
Finalmente, el Libro de Mormón es la clave del tes­
timonio. Al igual que un arco se derrumba si se le
quita la piedra angular, así también toda la Iglesia se
sostiene, o cae, en base a la veracidad del Libro de
Mormón. Los enemigos de la Iglesia entienden esto
claramente, y ésa es la razón por la que luchan tan
arduamente para tratar de desacreditar el Libro de
Mormón, porque si pueden lograrlo, el profeta José
Smith también cae en el descrédito. Allí va también
nuestra afirmación de que poseemos las llaves del sa­
cerdocio, y de la revelación y la restauración de la
Iglesia. Pero igualmente, si el Libro de Mormón es
verdadero -y millones ya han testificado que han re­
cibido la confirmación del Espíritu de que es en reali­
dad verdadero - uno debe aceptar las afirmaciones
de la Restauración y todo lo que le acompaña.
Sí, mis amados hermanos, el Libro de Mormón es la
clave de nuestra religión - la clave de nuestro testi­
monio, la clave de nuestra doctrina y la clave del tes­
timonio de nuestro Señor y Salvador.
La segunda gran razón por la que debemos hacer
del Libro de Mormón el centro de nuestro estudio es
porque fue escrito para nuestros días. Los nefitas
nunca tuvieron el libro, ni tampoco los lamanitas de
la antigüedad. Fue escrito para nosotros. Mormón es­
cribió cerca del fin de la civilización nefita. Bajo la
inspiración de Dios, quien ve todas las cosas desde el
principio, recopiló siglos de registros, escogiendo las
historias, discursos y acontecimientos que más nos se­
rían de provecho.
Todos los escritores principales del Libro de Mor­
món testificaron que escribían para generaciones fu­
turas. Nefi dijo: "Dios el Señor me ha prometido que
estas cosas que escribo serán guardadas, y preserva­
das y entregadas a los de mi posteridad, de genera156
ción en generación" (2 Nefi 25:21). Su hermano Jacob,
quien lo sucedió, escribió palabras similares: "Porque
[Nefi] dijo que la historia de su pueblo debería gra­
barse sobre sus otras planchas, y que yo debía conser­
var estas planchas y transmitirlas a mi posteridad, de
generación en generación" (Jacob 1 : 3). Tanto Enós co­
mo Jarom indicaron que ellos tampoco estaban escri­
biendo para su propia gente, sino para generaciones
futuras (véase Enós 1 : 1 5-16; Jarom 1 :2).
Mormón mismo dijo: "Sí, hablo a vosotros, un resto
de la casa de Israel" (Moroni 7:1). Y Moroni, el último
de los inspirados autores, realmente vio nuestros días
y época. "He aquí", dijo, "el Señor me ha mostrado
cosas grandes y maravillosas concernientes a lo que
se realizará en breve, en ese día en que aparezcan es­
tas cosas entre vosotros.
"He aquí, os hablo como si os hallaseis presentes, y
sin embargo, no lo estáis. Pero he aquí, Jesucristo me
os ha mostrado, y conozco vuestras obras" (Mormón
8:34-35).
Si ellos vieron nuestros días, y eligieron aquellas
cosas que serían de máximo valor para nosotros, ¿no
es suficiente razón para estudiar el Libro de Mormón?
Constantemente deberíamos preguntarnos: "¿Por qué
inspiró el Señor a Mormón [y a Moroni y a Alma] pa­
ra que incluyera esto en su registro? ¿Qué lección
puedo aprender de esto que me ayude a vivir en esta
época?"
y hay ejemplo tras ejemplo de cómo contestar esta
pregunta. En el Libro de Mormón encontramos un
modelo para prepararnos para la Segunda Venida.
Una gran parte del libro se centra en las pocas déca­
das antes de la venida de Cristo a América. Por me­
dio de un estudio cuidadoso de ese período, pode­
mos determinar por qué algunos fueron destruidos
en los terribles juicios que precedieron Su venida y
qué indujo a otros a pararse ante el templo, en la tie­
rra de la Abundancia, y meter sus manos en las heri­
das de las manos y los pies del Señor.
Del Libro de Mormón aprendemos cómo viven los
discípulos de Cristo en tiempos de guerra. Por el Li­
bro de Mormón vemos las iniquidades de las combi­
naciones secretas expuestas en una gráfica y fría reali­
dad. En el Libro de Mormón encontramos lecciones
para enfrentar la persecución y la apostasía. Aprende­
mos mucho sobre cómo hacer la obra misional. Y más
que en ninguna otra parte, en el Libro de Mormón
vemos los peligros del materialismo y de poner nues­
tro corazón en las cosas del mundo. ¿Puede alguien
dudar que este libro sea para nosotros y que en él en­
contraremos gran poder, consuelo y protección?
La tercera razón por la cual el Libro de Mormón es
de tanto valor para los Santos de los Ultimas Días se
da en la misma declaración del profeta José Smith, ci­
tada anteriormente. El dijo: "Declaré a los hermanos
que el Libro de Mormón era el más correcto de todos
los libros de la tierra, y la clave de nuestra religión; y
que el hombre se acercaría más a Dios por seguir sus
preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas
del Profeta José Smith, págs. 233-234). Esta es la tercera
razón para estudiar el Libro de Mormón. Nos ayuda a
acercarnos a Dios. ¿No existe algo más profundo en
nuestro corazón que añora acercarse más a Dios, ser
más como El en nuestros quehaceres diarios, sentir Su
presencia constantemente? Si es así, el Libro de
Mormón nos ayudará a lograrlo más que ningún
otro libro.
No es sólo que el Libro de Mormón nos enseña la
Temas suplementatios A
verdad, aunque en realidad así lo hace. No es sólo
que el Libro de Mormón da testimonio de Cristo,
aunque de hecho lo hace también. Sino que hay algo
más que eso. Hay un poder en el libro que empezará
a fluir a nuestra vida en el momento en que empece­
mos a estudiarlo seriamente. Encontraremos mayor
poder para resistir la tentación; encontraremos el po­
der para evitar el engaño; encontraremos el poder pa­
ra mantenernos en el camino recto y estrecho. A las
Escrituras se les llama "las palabras de vida" (véase D.
y C. 84:85), y en ningún otro caso es eso más verda­
dero que en el del Libro de Mormón. Cuando empe­
céis a tener hambre y sed de estas palabras, encontra­
réis vida en mayor abundancia.
Nuestro amado hermano, el presidente Marion G.
Romney, quien celebró sus 89 años el mes pasado y
quien sabe por sí mismo del poder que contiene este
libro, testificó sobre las bendiciones que pueden llegar
a la vida de aquellos que lean y estudien el Libro de
Mormón. El dijo: "Estoy seguro de que si los padres
leen el Libro de Mormón en forma regular y con ora­
ción, solos y con sus hijos, el gran espíritu de este li­
bro penetrará en sus hogares y morará [entre] ellos;
el espíritu de reverencia aumentará y el respeto y la
consideración mutuos serán aún mayores, desvane­
ciéndose [así] el ánimo de contención; los padres
aconsejarán a sus hijos con más amor y sabiduría, y
los hijos serán más sumisos al consejo de sus padres;
la justicia aumentará; la fe, la esperanza y la caridad,
que constituyen el amor puro de Cristo, engalanarán
nuestro hogar, llevándonos paz, gozo y felicidad"
(Liahona, jul. de 1980, pág. 109).
Esas promesas - el aumento de amor y armonía en
el hogar, un mayor respeto entre padres e hijos, ma­
yor espiritualidad y rectitud - no son promesas va­
nas, sino que es exactamente lo que el profeta José
Smith quiso decir cuando declaró que el Libro de
Mormón nos ayudará a acercarnos más a Dios.
Hermanos y hermanas, os imploro de todo corazón
que consideréis con gran solemnidad la importancia
del Libro de Mormón para vosotros personalmente y
para la Iglesia colectivamente.
Hace más de diez años hice la siguiente declaración
concerniente al Libro de Mormón:
"¿Habrá consecuencias eternas que dependan de
nuestra reacción a este libro? Sí, ya sea para nuestra
bendición o para nuestra condenación.
"Todo Santo de los Ultimos Días debería hacer del
estudio de este libro el propósito de su vida. De otro
modo está poniendo en peligro su alma, descuidando
aquello que puede darle unidad espiritual e intelec­
tual a toda su vida. Existe una gran diferencia entre
un converso edificado en la roca de Cristo a través
del Libro de Mormón, que permanece aferrado a la
barra de hierro la cual le sirve de constante guía, y
otro que no lo está" (Liahona, ago. de 1975, pág. 45).
Reafirmo estas palabras a vosotros hoy. No perma­
nezcamos bajo condenación, con sus castigos y jui­
cios, por el hecho de tratar ligeramente este gran y
maravilloso don que nos ha concedido el Señor. Más
bien, obtengamos las promesas que se reciben al ate­
sorarlo en nuestro corazón.
En la sección 84, versículos 54 al 58, de Doctrina y
Convenios, leemos:
"Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han
ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tra­
tado ligeramente las cosas que habéis recibido,
"y esta incredulidad y vanidad han traído la conde­
nación sobre toda la iglesia.
"y esta condenación pesa sobre los hijos de Sión, sí,
todos ellos;
"y permanecerán bajo esa condenación hasta que
se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a sa­
ber, el Libro de Mormón y los mandamientos anterio­
res que les he dado, no sólo de hablar, sino de obrar
de acuerdo con lo que he escrito,
"a fin de que puedan traer frutos dignos para el
reino de su Padre; de lo contrario, queda por derra­
marse un castigo y juicio sobre los hijos de Sión" .
Desde la última conferencia he recibido muchas
cartas de los santos, tanto jóvenes como adultos, de
todas partes del mundo, que han aceptado el com­
promiso personal de estudiar el Libro de Mormón.
Me han emocionado sus relatos de cómo el libro ha
cambiado su vida y cómo se han acercado más al
Señor como resultado de su dedicación. Estos glorio­
sos testimonios le han reafirmado a mi alma las pala­
bras del profeta José Smith de que el Libro de Mor­
món es verdaderamente "la clave de nuestra religión"
y de que el hombre " se acercaría más a Dios por se­
guir sus preceptos que los de cualquier otro libro".
Este es mi ruego, que el Libro de Mormón se con­
vierta en la clave de nuestra vida, en el nombre de
Jesucristo. Amén. (Véase Liahona, enero de 1987, págs.
3-7.)
157
Temas suplementarios B
Los res p onsables de guardar
los anales nefitas
Nefi
Profeta, líder, maestro e iniciador de los anales nefitas (1 y 2 Nefi).
Planchas menores de Nefi
Diario personal de profecía y experiencias espirituales.
600
I
Planchas mayores de Nefi
Historia social, pol1tica, militar y religiosa.
a. de J. C.
Jacob, hennano de Nefi
Profeta y autor del libro de Jacob.
I
Enós, hijo de J acob
544-421
Profeta y autor del libro de Enós.
I
J arom, hijo de Enós
Profeta y autor del libro de Jarom.
I
Omni, hijo de Jarom
361
a.
324
a.
,
a. de J. C.
I
,
fe J. C.
I
I
,
Fe J. C.
Los
I
r
Guerrero nefita que escribió los primeros tres
ver ículos del libro de Omni.
279
Amarón, hijo de Omni
reyes que
1
1
llevaron
a. de J. C. los anales
Escribió 5 versículos, destacando la destrucción
de los inicuos de su generación.
L Kémish,
hennano de Amarón
Escribió sólo un versículo.
I
Abinadom, hijo de Kémish
Escribió sólo 2 versículos.
I
Mosíah 1
Amalekí, hijo de Abinadom
Escribió 19 versículos, dio un ferviente testimonio
del Salvador y le dejó las planchas meno
de Nefi al rey Benjamín.
Rey que unió a los nefitas y mulequitas.
�
130
a. de J. C.
191 -124
1
Benjamín, hijo de Mosíah 1
1
i
,
Mosíah 11, hijo de Benjamín
I
Alma2, hijo de Alma'
Ultimo rey nefita.
a. de J. c.
"'"
:
a. de J. c.
91 -72
,:
39-1
1
I
Nefi3, hijo de Nefi'
l
I
,
194-306 ?
158
Shiblón, hijo de Alma2
I
I
I
a. de J. e 7 d. de J. C.
de J. e
I
I
I
I
306-321
d. de J. C.
345-385
d. de J. e
385-421
L
,-----J
Helamán3, hijo de Helamán2
Nefi', hijo de Helamán2
d de J. C.
i
,
1 1 1 -194 �. de J. e
Indicaciones acerca de la relación entre los personajes:
Las líneas verticales indican relación de padre a hijo.
Las líneas horizontales indican relación de hermano
a hermano.
Las líneas diagonales indican que los anales se entregaron
a alguien fuera de la familia.
Profeta y líder militar.
I
I
a. de J. C.
7-1 1 1
1
Helamán2, hijo de Alma2
a. de J. C.
,
,
56-53 a. de J. C.
,
,
53-39 a' de J. C.
l
72-56
Profeta y primer juez superior.
1
1
I
I
I
I
1
I
I
1
I
d. de J. e
1
I
Contemporáneo de Samuel el Lamanita.
I
Principal discípulo (Apóstol) nefita del Señor resucitado.
I
Nefi4, hijo de Nefi3
I
Amós', hijo de Nefi4
I
Amós2, hijo de Amós'
L Ammarón, hennano de Amós2
Escondió las planchas en el cerro Shim en el año 321 d. de J.
Encargó a Mormón, de 10 años de edad, que continuara
escribiendo en los anales cuando cumpliera 24 años.
"'" Mormón2, hijo de Monnón'
Hizo un compendio de las planchas
I nefitas.
Moroni, hijo de Monnón2
Completó el registro que su padre
comenzó.
Añadió sus propios escritos.
Compendió la historia de los jareditas
(Libro de Eter).
Selló en el cerro de Cumora los anales
compendiados.
e
Parte de los anales
que se p ublicaron
E l siguiente diagrama representa l a parte d e las planchas
que se incluyó en la publicación del Libro de Mormón, como
así también la parte que no se incluyó en ésta. También re­
presenta la substitución del texto que se tradujo de las plan­
chas menores de Nefi en lugar del compendio que hizo
Mormón del libro de Lehi.
' que hizo
cOI"'P Iendio
Mormón
de l l ibro de Lehi
1
,--_____________________-,
1 Nefi, 2 Nefi, Jacob, Enós, Jarom, Omni
1--
-
-
-
-
-
-
Las Palabras de Mormón
Mosíah
Alma
Helamán
3 Nefi
4 Nefi
Mormón (capítulos 1-7)
1--
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Las 1 1 6 páginas manuscritas que perdió
Martin Harris.
f--- 1. Las planchas menores de Nefi.
A. Los escritos de nueve
hombres.
f--B. Apéndice o puente
histórico que escribió
Mormón.
II. Las planchas de Mormón.
A. Los escritos de Mormón.
-
-
-
Mormón (capítulos 8-9)
Eter (compendio que hizo Moroni)
Moroni
Portada (declaración introductoria)
Representan
aproximadamente
500
páginas
impresas.
-
B. Los escritos de Moroni.
-
IlI.
Las planchas selladas.
159
Reco p ilación del
Libro de Mormón
Planchas mayores de Nefi
Libro de Lehi
1--
-
-
-
-
-
-
El Libro de Mormón
tal como lo tenemos
traducido
Planchas
que José Smith
recibió de Moroni
Materiales
que utilizaron
Mormón y Moroni
-
-
Mosíah
Alma
Planchas de Mormón
Compendio que hizo Mormón
del libro de Lehi (véase History
of the Church, 1 :56. La traduc­
ción se componía de las 1 1 6 pá­
ginas que perdió Martin Harris).
1----.
Manuscrito perdido
Helamán
Planchas menores de Nefi
1 Nefi
Jarom
2 Nefi
Omni
Jacob
Las Palabras
de Mormón
Enós
3 Nefi
4 Nefi
Páginas 1-140
Páginas 141-503
Planchas de Mormón (cont.)
Continuación del compendio
que hizo Mormón de las plan­
chas mayores de Nefi (Mosíah,
Alma, Helamán, 3 Nefi, 4 Nefi,
Mormón, capítulos 1-7).
Planchas de Eter
Historia de los jareditas que es­
cribió Eter en 24 planchas de
oro.
f--
Planchas de Mormón
que continuó Moroni
Mormón (capítulos 8-9).
Eter (compendio que hizo
Moroni y comentario sobre
los anales jareditas).
Moroni
Portada (declaración
introductoria).
Páginas 503-557
Notas
Planchas mayores de Nefi
Grabadas aproximadamente en el año 590 a.
de J. c., poco después de llegar a la tierra de
promisión (véase 1 Nefi 1 9 : 1 -2). Utilizadas
principalmente para grabar la historia secu­
lar hasta que se comenzó con las planchas
menores de Nefi en los días de Amalekí
(véase Omni 1 : 30); desde entonces se utiliza­
ron como anales tanto seculares como reli­
giosos.
Planchas menores de N eh
Parte sellada
Parte de los anales que recibió
José Smith, la cual permanece
todavía sin poderse traducir.
Grabadas aproximadamente en el año 570 a.
de J. C . (véase 2 Nefi 5:28-32) . Contienen la
historia religiosa de los nefitas desde Nefi
hasta Amalekí. Las Palabras de Mormón se
añadieron cuando las planchas menores se
incluyeron con las de Mormón (véase Las
Palabras de Mormón 1: 1, 5.)
Planchas de Mormón
Llamadas de Mormón porque él las preparó
con sus propias manos (véase 3 Nefi 5 : 1 020). Se debe tener en cuenta que el pequeño
libro de Mormón, escrito en las planchas de
Mormón, es un compendio de un relato más
extenso de su vida y de su época que él ha­
bía escrito anteriormente en las planchas ma­
yores de Nefi (véase Mormón 1 :4; 2 : 1 7-18;
5:9).
160
Los testi g os de las p lanchas
del Libro de Mormón
Los Tres Testigos
Fecha de
nacimiento
Lugar de
nacimiento
Oliverio Cowdery
3 de octubre de 1806
Wells, condado
de Rutland,
Vermont, EUA
Martin Harris
18 de mayo de
1783
David Whitmer
7 de enero de 1805
Ocupación
Relación
con la Iglesia
Defunción
23
Maestro
Abogado
Bautizado el 15 de mayo de 1829.
Excomulgado el 12 de abril de
1838. Se volvió a bautizar en
octubre de 1848. Murió siendo
miembro fiel. Nunca negó su
testimonio del Libro de Mormón.
3 de marzo de 1850
Richmond, Misuri
East-Town,
condado de
Sara toga, Nueva York, EUA
46
Granjero
Bautizado el 6 de abril de 1830.
Excomulgado a fines de diciembre de 1837. Se volvió a bautizar
el 7 de noviembre de 1842. Rebautizado en Salt Lake City,
Utah, el 17 de septiembre de
1870. Nunca negó su testimonio
de las planchas. Murió siendo
fiel miembro de la Iglesia.
10 de julio de 1875
Clarkston, Utah
Harrisburg,
Pensilvania,
EUA
24
Granjero
Bautizado en junio de 1829.
Excomulgado el 13 de abril de
1838. Nunca volvió a la Iglesia.
Nunca negó su testimonio.
25 enero de 1888 Richmond, Misuri
Edad cuando
vio las
planchas
Los Ocho Testigos
Bautizado el 11 abril de 1830.
Siempre fue fiel a la Iglesia.
27 de
1835
Christian Whitmer
18 de enero de 1 798
Harrisburg,
Pensilvania,
EUA
31
Jacob Whitmer
27 de enero de
Harrisburg,
Pensilvania,
EUA
29
Zapatero
Bautizado el 11 de abril de 1830.
Apostató en 1838. Nunca volvió
a la Iglesia. Nunca negó su testimonio de las planchas.
21 de abril de 1856
Richmond, Misuri
Peter Whitmer, hijo
27 de septiembre de
Fayette, Nueva
York, EUA
20
Sastre
Granjero
Bautizado en j unio de 1829.
Siempre se mantuvo fiel a la
Iglesia.
22 de
1836
John Whitmer
27 de agosto 1802
Harrisburg,
Pensilvania,
EUA
27
Granjero
Bautizado en junio de 1829.
Excomulgado el l O de marzo de
1838. Nunca volvió a la Iglesia.
Nunca negó su testimonio.
1 1 de julio de 1878
Far West, Misuri
Hiram Page
Vermont, EUA
29
Médico
Granjero
Bautizado el 11 de abril de 1830.
Apostató en 1838. Nunca negó
su testimonio.
12 de agosto de 1852
Excelsior Springs,
Misuri
Joseph Smith, padre
12 de julio de 1771
Topsfield, condado de Essex,
Massachusetts,
EUA
58
Granjero
Bautizado el 6 de abril de 1830.
Siempre se mantuvo fiel a la
Iglesia.
14 de
1840
Hyrum Smith
9 de febrero de
1800
Tunbridge,
Vermont, EUA
29
Granjero
Bautizado en j unio de 1829.
Siempre fue un miembro fiel de
la Iglesia.
27
Samuel H. Smith
13 de marzo de 1806
Tunbridge,
Vermont, EUA
21
Granjero
Bautizado en mayo de 1829.
Siempre se mantuvo fiel a la
Iglesia.
30 de julio de 1844
Nauvoo, Illinois
1800
1809
1800
Zapatero
noviembre de
Condado de Clay,
Misuri
septiembre de
Liberty, condado de
Clay, Misuri
septiembre de
Nauvoo, Illinois
de j unio de 1844
Carthage, Illinois
161
de
d. de
J. C. O J. C. 1 00
a.
......
'"
N
500
400
300
Mulekitas
Pueblo de Zarahemla
Torre de Babel
2500-2200
a. de J. C.
200
150
1 75
�
2500-2200
<
O>
N
C6
e
�
�
C.
tU
<é
ü
300
400 d .
de J. C .
=
e
E
tU
C6
:I:
El Cristo resucitado
aparece en el
continente americano.
'O>
o
Z
'O
ro
e
:o
<{
�J
I :§ E E
�
'" 2
1:: .2
'
-o Q) ro
Lamanitas
al
200
'tU
:E o> .!!!
:::l
3 .§
:E
:E
.c.
�E
e
e
-tU
'"
O
§
O
!:=o
E l:!
<é [
!!:
�
25
crl' !
O
������� �� � �:���
.c.
,!!!
ca
'2
E
Derechos reservados IC 1986
por la Corporación del
Presidente de La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de
los Ultimas Dias.
=
'c
CI)
Nefitas
50
75
'2
,5
:E
1 00
Nefitas
los nefitas y los
mulequitas se unen y son
llamados nefitas.
�
,!!!
'"
O
Preparado por el Sistema
l
d
r I
s
s e
los Ultimes Dias
·1 25
Jesús nace
en Belén
Jareditas
La historia de los jareditas abarca un período de casi el doble de años que la historia nefita.
600
Nefitas
G ráfica
cronológica del
Li bro de Mormón
l '
(
a . de J . C . O d de J C '
I
420
Líd eres pri nci pal es de la h istoria n efita:
600 a. de J . C . a 42 1 d . de J . C .
Año del
reinado
de los
jueces
Año de la
era cristiana
Rey, juez superior
o gobernador
Historiador y/o
líder eclesiástico
Líder militar
600 a. de J. C.
Nefi (2 Nefi 5 : 1 8-19)
Nefi (1 Nefi 1 : 1-3; 1 9 : 1 -4)
Nefi (2 Nefi 5: 14; Jacob 1 : 10)
544 a. de J. C.
Otros designados (Jacob 1 : 9)
Jacob (2 Nefi 5 :26;
Jacob 1 : 1 -4, 17-18)
Entre 544 y
420 a. de J. C.
399 a. de J. C.
Enós y muchos profetas
(Enós 1 :22, 26)
"Grandes hombres en la fe
del Señor" (Jarom 1 : 7)
Jarom y los profetas
del Señor (Jarom 1 : 1, 10-1 1 )
361 a. de J. C.
Omni (Omni 1 : 1 -3)
317 a. de J. C.
Amarón (Omni 1 : 4-8)
"Grandes hombres en la fe
d e l Señor" (Jarom 1 : 7)
Kémish (Omni 1 : 9)
Entre 279 y
130 a. de J. C.
Mosíah 1 (Omni 1 : 12-23)
Benjamín (Omni 1 : 23-25;
Las Palabras de Mormón)
Abinadom (Omni 1 : 10-1 1 )
Mosíah 1 (Omni 1 : 1 2-23)
Amalekí (Omni 1 : 12)
Benjamín (Omni 1 :23-25)
Benjamín con los santos
profetas (Las Palabras de
Mormón 1 : 1 6-18; Mosíah 1 -6)
124 a. de J. C.
Mosíah II (Mosíah 1 : 15)
Alma 1 (Mosíah 25: 1 9; 26:28)
122 a. de J. C.
1
91 a. de J. C.
Alma II (Mosíah 29:44)
9
83 a. de J. C.
Nefíah (Alma 4:17, 20)
18
74 a. de J. C.
19
73 a. de J. C.
24
68-67
Mosíah II (Mosíah 6:3)
Alma II (Mosíah 29:42)
Alma II (Alma 2 : 1 6)
Moroni (Alma 43: 1 7)
Helamán II (Alma 37: 1;
45:20-23)
Pahorán (Alma 50: 39-40)
a. de J. C.
32
60 a. de J. C.
36
56 a. de J. C.
39
53 a. de J. C .
40
52 a. de J. C.
Pahorán II (Helamán 1 : 1, 5)
y
Pacumeni (Helamán 1 : 13)
42
50 a. de J. C.
Helamán III (Helamán 2:1, 2)
53
39 a. de J. C.
Nefi 1 (Helamán 3:37)
Moroníah (Alma 62:43)
Shiblón (Alma 63:1)
Helamán III (Alma 63: 1 1 )
62
30 a. de J. C .
Cezóram (Helamán 4: 1 8; 5:1)
66
26 a. de J. C .
El hijo de Cezóram
?
?
Seezóram (Helamán 6:39; 9 :23)
92
1 d. de J. C.
Laconeo 1 (3 Nefi 1 : 1 )
Nefi 1 (Helamán 3 : 37)
Ultima referencia de Moroníah
(Helamán 4:18)
(Helamán 6 : 15)
Nefi II ( 3 Nefi 1 : 1-2)
16 d. de J. C.
30 d. de J. C.
Gidgiddoni (3 Nefi 3: 18)
Laconeo II (3 Nefi 6 : 1 9)
(?)
?
Nefi III
110 d. de J. C.
Amós 1 (4 Nefi 1 : 1 9-20)
194 d. de J. C.
Amós II (4 Nefi 1 :21)
305 d. de J. C.
Ammarón (4 Nefi 1 :47)
321-335
Mormón (Mormón 1 : 1,-- 3)
(subtítulo de 4 Nefi)
d. de J. C.
326 d. de J. C.
385 d. de J. C.
Mormón (Mormón 2:2)
Moroni (Mormón 6:6)
1 63
La visión de Nefi
(1 Nefi 1 0-14)
Ministerio de Cristo entre los judíos
1.
2.
3.
4.
5.
La civilización nefita-Iamanita
Nacimiento virginal (1 1 : 1 3-23).
Juan el Bautista (10:7-10).
Ministerio de Cristo ( 1 1 :24); los Apóstoles (11 :29).
Milagros ( 1 1 : 31); juicio y crucifixión ( 1 1 : 32-33).
Persecución de los Apóstoles (11 :35) .
1.
2.
3.
4.
Ministerio de Cristo entre los nefitas (12:4-10).
Batalla entre nefitas y lamanitas (12: 1 3-19).
Destrucción de los nefitas (12:20).
Degeneración de los lamanitas (12:23).
La visión de Nefi se centraba
en los últimos días
Las naciones gentiles
Fundación de una gran iglesia (13:4-9).
Colón descubre América (13: 12).
Los puritanos emigran a América (13:13).
Las guerras de los habitantes de las Américas - dis­
persión de los lamanitas en los últimos días (12: 14).
La guerra de la independencia de los Estados Unidos
(13: 16-19).
Cambios en la Biblia causan malentendidos
(13:20-34).
Restauración del evangelio (14:7) .
Los lamanitas reciben l a Biblia y el Libro de Mormón
(13:35-41).
Promesa a los gentiles (13:34, 42).
Guerras y rumores de guerras (14:16).
Los santos de la Iglesia del Cordero armados de la
rectitud y el poder de Dios (14:14).
Destrucción de la iglesia abominable (14: 1 3).
La Segunda Venida
Nefi dijo claramente que él había visto los aconteci­
mientos que rodearían la segunda venida del Señor y
el fin del mundo, pero que se le prohibió escribir al
respecto porque ésa era la mayordomía de Juan el Re­
velador (y de otros que también los registraron). La
visión de Nefi, por lo tanto, llega a su máxima expre­
sión en el relato que escribió Juan en el Apocalipsis.
1 64
Primera visita '
Epoca anterior al
ministerio
terrenal de Cristo
o
>
.�
.
I
Segunda visita
Tercera visita
Epoca de Cristo
Resultado de la gran
apostasía y condición
de todas las Iglesias
Lt'l
\O
,....,
Cuarta visita
�I
Se destruye a los
inicuos a medida
que aumenta la
rectitud
5:65-66
Guerras
5:7
�
o
1ft � !Ir� ,,1
�
Q) tn
"'d �
ro
u
Antigu �
apostasla
o
5:4
u
� ro
Q) �
u
ro Q)
•
o
•
Obra de los
profetas del
Anh o
Testamento
Q)
N
�
.�
Q)
Q)
"'d
ro
,�
�
o
Israel
disperso
5 : 23-24
�
�
\. \J
ro
�
Terreno bueno
t,.",,1m! I �
�
QJ
-
>--- &.
lamanitas
=
'o
·0
OJ:)"'d
ro �
�
Q)
Israel
disperso
�
�
Q) :9
fIl
o
�
�
5:21-22
ff.j
>
t
....
=
� ....
.�
-+--J
::J �
U �
.,
r. � ", !
lB ;
· j II .�I
r"
5:15-18
---l
_
_
_
Terreno más estéril
>
�
L--,-
5:5-6
ff.j -+--J
�
'o ff.j
�
Dispersión de
Israel
'
5 . 8, 13-14
5 :25-26
años
de paz
5:29-32, 36
200
5:28
5:25
.
1
El recogimien­
to de Israel
5 :52-53, 68
El Milenio
I
5 : 73-75
I
I
!P�
�
5:39, 45
La primera visita
La segunda visita
La tercera visita
La cuarta visita
Viendo que el viejo olivo cultivado (Israel)
se estaba muriendo, el Señor lo podó y lo
abonó (véase Jacob 5:4). Quemó las ramas
secas (véase el verso 7) e injertó las silvestres
(los gentiles) en la vieja raíz del árbol
(véanse los verso 9-1 1 ) . Las ramas cultivadas
se trasplantan en "las partes más bajas de la
viña" (vers. 14), en terreno bueno, en terre­
no estéril y en terreno aún más estéril.
El Señor inspecciona las viejas raíces del oli­
vo y encuentra que las ramas silvestres dan
buen fruto. El viejo árbol se salva (véase Ja­
cob 5 : 1 7-18). El Señor va a ver las ramas
cultivadas en "las partes más bajas de la vi­
ña" y encuentra que las que se plantaron
en terreno bueno dan fruto silvestre bueno
y malo (nefitas y lamanitas), y que las ra­
mas que se plantaron en el terreno estéril y
en el más estéril dan buen fruto.
El Senor va de nuevo a ver al viejo árbol de
las raíces originales. Lo encuentra produ­
ciendo mucho más fruto. Visita las ramas
cultivadas en "los parajes más bajos de la
viña" (véase Jacob 5: 38). Se han corrompi­
do. En el terreno bueno las ramas silvestres
han sobrepujado a las cultivadas (los lama­
nitas han sobrepujado a los nefitas) (véanse
los verso 39, 45).
El Señor llama siervos para que lo ayuden
(véase Jacob 5:61). Lleva ramas de los árbo­
les de las partes más bajas hasta el viejo ár­
bol (el recogimiento de Israel) (véase el
verso 52) . Las ramas de todos los árboles se
van podando gradualmente mientras crecen
hasta quitar todas las ramas malas. Las ra­
mas malas se queman (véanse los verso
65-66). Todos los árboles dan buen fruto
(véanse los verso 73-75).
Posible ubicación de los lu gares
mencionados en el Libro de Mormón
Tierras del norte
Desolación
Mar del norte
Mar del norte
Estrecha lengua de tierra
Abundancia
Mulek
Omner
Cid
Moriantón
Lehi
Arnmoníah
Jersón
Moroni
�
Cerro de Mantí
Sidón
Judea
Minón
�u
Aarón
Antiónum
Zeezrom
Mulek
Nefíah
Mar del oeste
Mar del este
temuel
Tierra de lit
Posible ubicación de los lugares que se mencionan en el
Libro de Mormón basada en evidencias internas. No se debe
intentar identificar los lugares marcados en este mapa con la
166
primera h$;enda
geografía moderna (véase 3 Nefi 8:5-18). Este trabajo lo
preparó originalmente Daniel H. Ludlow y se utiliza aquí
con su autorización.
Biblio grafía
Ballard, M. Russell. "Faith in the Lives of the Saints" .
En Faith. Salt Lake City: Deseret Book CO., 1983.
Ballard, Melvin J. The Three Degrees of Clory. Salt Lake
City: Deseret Book Co., 1922.
Burton, Theodore M. Cod's Createst Cift. Salt Lake
City: Deseret Book Co., 1976.
Clark, James R., comp. Messages of the First Presidency
of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints.
6 tomos. Salt Lake City: Bookcraft, 1965-1975.
Grant, Heber J. Cospel Standards. Compilación de
G. Homer Durham. Duodécima edición. Salt Lake
City: Improvement Era, 1969.
Hanks, Marion D. Steps to Learning. Brigham Young
University Speeches of the Year. Provo, 4 de mayo
de 1 960.
Journal of Discourses. 26 tomos. London: Latter-day
Saints' Book Depot, 1854-1886.
Kimball, Spencer W. El Milagro del Perdón. La Iglesia
de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días,
1976.
La fe precede al milagro. Salt Lake City: Deseret
Book Co., 1983.
The Teachings of Spencer W. Kimball. Editado por
Edward L. Kimball. Salt Lake City: Bookcraft, 1982.
Larsen, Dean L. You and the Destiny of the Indian. Salt
Lake City: Bookcraft, 1 966.
Lee, Harold B. Stand Ye in Holy Places. Salt Lake City:
Deseret Book Co. 1974.
Decisions for Successful Living. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1973.
Ludlow, Daniel H. A Companion to Your Study of the
Book of Mormon. Salt Lake City: Deseret Book
Company, 1976.
Maxwell, Neal A. A Time to Choose. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1972.
"For the Power Is in Them" . Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1970.
McConkie, Bruce R. "The Bible, a Sealed Book" . En
Supplement, a Symposium on the New Testament, 1984.
Doctrinal New Testament Commentary. 3 tomos.
Salt Lake City: Bookcraft, 1965-1973.
The Millennial Messiah. Salt Lake City: Deseret
Book Company, 1982.
Mormon Doctrine. 2da. edición. Salt Lake City:
Bookcraft, 1 966.
McKay, David O. Cospel Ideals. Salt Lake City: Deseret
Book Company, 1953.
Treasures of Life. Compilación de Clare
Midddlemiss. Salt Lake City: Deseret Book
Company, 1962.
Moldenke, Harold N., y Alma L. Moldenke. Plants of
the Bible. New York: Ronald Press CO., 1952.
Monson, Thomas S. Pathways to Perfection. Salt Lake
City: Deseret Book CO., 1973.
__ o
__ o
__ o
__ o
__ o
__ o
__ o
__ o
Newquist, Jerreld L., recopilación. Prophets, Principies
and National Survival. Salt Lake City: Publishers
Press, 1964.
Nibley, Hugh. An Approach to the Book of Mormon.
Segunda edición. Salt Lake City: Deseret Book
Company, 1964.
__ o
Lehi in the Desert and the World of the Jaredites.
Salt Lake City: Bookcraft, 1952.
Since Cumorah: The Book of Mormon in the Modern
World. Salt Lake City: Deseret Book Company,
__ o
1967.
Packer, Bovd K. "What Is Faith?" En Faith. Salt Lake
City: D e'seret Book Company, 1983.
Petersen, Mark E. The Creat Prologue. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1975.
Pratt, Parley P., ed. Au tobiography of Parley P. Pratt.
Classics in
Mormon Literature series. Salt Lake City: Deseret
Book Company, 1985.
Key to the Science of Theology. Classics in Mormon
Literature series. Salt Lake City: Deseret Book
Company, 1978.
Reynolds, George y Janne M. Sjodahl. Commentary on
the Book of Mormon. Editado por Philip C. Reynolds
y David Sjodahl King. 7 tomos. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1955-1961.
Richards, LeGrand. Israel! Do You Know ? Salt Lake
City: Deseret Book Company, 1954.
Romney, Marion G. Look to Cad and Live. Compilación
de George J. Romney. Salt Lake City: Deseret Book
Company, 1971.
Smith, José. History of The Church of Jesus Christ of
Latter-day Saints. 7 tomos. Segunda edición
revisada. Editado por B. H. Roberts. Salt Lake City:
The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints,
1932-1951.
Enseñanzas del Profeta José Smith. Compilación de
Joseph Fielding Smith. Salt Lake City: La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Ultimo s Días, 1 969,
1982.
Lectures on Faith. Salt Lake City: Deseret Book
Co., 1985.
Smith, Joseph F. Doctrina del evangelio. Compilación de
John A. Widtsoe. Salt Lake City: La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, 1978.
Smith, Joseph Fielding, Answers to Cospel Questions.
Compilación de Joseph Fielding Smith, hijo. 5
tomos. Salt Lake City: Deseret Book Company,
1957-1966.
Doctrina de Salvación. Compilación de Bruce R.
McConkie. 3 tomos. Salt Lake City: La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Ultimo s Días, 1978,
1979.
__ o
__ o
__ o
__ o
167
Bibliografía
Elementos de la historia de la Iglesia. Serie de libros
de la literatura clásica mormona. Salt Lake City: La
Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos
Días, 1978, 1979.
Man, His Origin and Destiny. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1 954.
The Signs of the Times. Salt Lake City: Deseret
Book Company, 1952.
The Way to Perfection. Salt Lake City: Deseret
Book Company, 1970.
Smith, Lucy Mack. History of Joseph Smith. Salt Lake
City: Bookcraft, 1956.
__ o
__ o
__ o
__ o
168
Sperry, Sidney B. Our Book of Mormon. Salt Lake City:
Bookcraft, 1947.
Talmage, James E. Artículos de Fe. Salt Lake City: La
Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos
Días, 1 974, 1980.
Widtsoe, John A. Evidences and Reconciliations. Tres
tomos en uno. Arreglo de G. Homer Durham. Salt
Lake City: Bookcraft, 1960.
Young, Brigham. Discourses of Brigham Young.
Seleccionados por John A. Widtsoe. Salt Lake City:
Deseret Book Company, 1941 .
Indice de autores
La referencia de las Escrituras que aparece entre
paréntesis es el subtítulo bajo el cual se encuentra, en
este manual, el tema mencionado.
B
Ballard, M. Russell
hoy es un día de milagros (Moroni 7:29-39),
pág. 149
Ballard, Melvin J.
esta vida es importante en lo que concierne al
arrepentimiento (Alma 34:32-35), pág. 93
Benson, Ezra Taft
advertencia en contra de las combinaciones secretas
(Eter 8:23-26), pág. 142
Dios es el autor del Libro de Mormón, pág. 2
el conocer a Dios (Alma 22-18), pág. 83
el Libro de Mormón nos sirve de clave para
contestar a la mayoría de las objeciones
levantadas contra la Iglesia (Temas
suplementarios A), pág. 156
el Libro de Mormón se escribió para nosotros,
págs. 2, 136
el Libro de Mormón utilizado para denunciar las
teorías y las filosofías falsas (Capítulo 1, Un
anuncio oficial), pág. 1
la destrucción del hogar y la familia (2 Nefi 13: 12),
pág. 31
la importancia de la libertad humana (Alma
46: 10-22), pág. 99
la importancia del Libro de Mormón (Temas
suplementarios A), pág. 155
la importancia del Libro de Mormón (Alma 30:6),
pág. 88
"la maldad nunca fue felicidad" (Alma 41 : 10),
pág. 97
Brown, Hugh B.
la batalla final entre los seguidores de Satanás y los
seguidores de Dios (1 Nefi 14:13), pág. 14
la responsabilidad del profeta de llamar al pueblo
al arrepentimiento (Jacob 1 :9-19), pág. 45
Burton, Theodore M.
dejarlos sin raíz ni rama (3 Nefi 25), pág. 127
e
Callan, Samuel
traspasar lo señalado (Jacob 4: 14-18), pág. 46
Catulo (poeta romano)
Shakespeare, pág. 22
Clark, J. Reuben, hijo
advertencia en contra de las combinaciones secretas
(Eter 8:23-26), pág. 142
consejo acerca del servicio militar (Alma 48:14;
Alma 53 : 1 7), págs. 100, 103
el propósito de que los justos algunas veces sean
muertos (Alma 60: 1 0-14), pág. 104
hipocresía (2 Nefi 3 1 : 1 3), pág. 42
la lección aprendida de los guerreros ammonitas
(Alma 53: 10-23), pág. 1 02
pecados sexuales (Alma 39:3-6), pág. 95
"un gran y postrer sacrificio" (Alma 34: 10). pág. 92
Clark, James R.
el cumplimiento del destino lamanita (Mormón
9:36), pág. 136
Colón, Cristóbal
"los descendientes de mis hermanos [de Nefi]"
fueron dispersados delante de los gentiles
(1 Nefi 13:10-12), pág. 13
D
Dunn, Loren C.
abrir nuestro corazón a los susurros del Espíritu
Santo (2 Nefi 33 : 1 -4), pág. 44
E
Evans, Richard L.
el ser un profeta (Helamán 16:1-1 1), pág. 1 1 3
G
Crant, Heber J.
consejo acerca del servicio militar (Alma 48: 14;
Alma 53: 1 7), págs. 100, 103
el diezmo (3 Nefi 24:8-12), pág. 127
el propósito de que los justos algunas veces sean
muertos (Alma 60: 1 0-14), pág. 104
hoy es un día de milagros (Moroni 7:29-39),
pág. 149
la importancia de los testigos del Libro de Mormón,
pág. 3
la lección aprendida de los guerreros ammonitas
(Alma 53: 1 0-23), pág. 102
pecados sexuales (Alma 39:3-6), pág. 95
H
Hanks, Marion D.
la confianza que Nefi tenía en Lehi (1 Nefi
1 6 : 1 8-32), pág. 16
Hinckley, Cordon B.
evidencia de la existencia de Dios (Alma 30:44-45),
pág. 89
Hunter, Howard W.
algunas de nuestras más grandes bendiciones son
producto de nuestros problemas y dificultades (2
Nefi 2:1-2), pág. 22
1
Ivins, Anthony W.
habitantes de la tierra prometida (2 Nefi 1 : 5-7),
pág. 22
Ivins, Antoine R.
el servicio (Mosíah 2 : 1 7), pág. 53
J
Jastrow, Morris
los judíos comienzan a creer en Cristo (2 Nefi
10:7-9), pág. 30
Jenson, Andrew
un templo como el de Salomón (2 Nefi 5 : 16),
pág. 26
1 69
Indice de autores
K
Kimball, Spencer W.
al ofendernos sólo nos engañamos a nosotros
mismos (Alma 35:15), pág. 93
algunas de nuestras más grandes bendiciones son
producto de nuestros problemas y dificultades (2
Nefi 2:1-2), pág. 22
amonestaciones en contra de la guerra (Alma 52:6),
pág. 102
.
.
consecuencias de las malas elecclOnes (1 Nefi
15: 12-16), pág. 1 5
descripción d e las naves (Eter 2:16:25), pág. 138
el día del lamanita (Helamán 15), pág. 1 1 3
e l Libro de Mormón es l a palabra d e Dios (Prólogo)
el perdón por medio del Señor (Mosíah 26:31-39),
pág. 69
el reconocer nuestras faltas (Alma 39:12-14),
pág. 96
el significado de los principios de bienestar (Mosíah
4:26-29), pág. 57
el sufrimiento de los justos (Alma 14:8-1 1 ), pág. 80
el término hacer tal como se utiliza en las Escrituras
(3 Nefi 14:22-24), pág. 120
es difícil el perdón para los que no se han
arrepentido (Alma 39:6), pág. 95
excomunión (Mosíah 26:36), pág. 69
la fe (Eter 12:6-18), pág. 144
la gracia salvadora de Jesucristo (2 Nefi 25:23),
pág. 36
.
la gran obra de los últimos días entre los lamamtas
(1 Nefi 15: 12-16), pág. 15
la mano del Señor en la preservación de los
primeros colonos de los Estados Unidos de
Norteamérica (1 Nefi 13:19), pág. 13
la obra misional (Alma 23), pág. 85
la profecía se cumple (2 Nefi 30:4-6), pág. 41
, 76
las oraciones de los justos (Alma 10: 12-32), pago
leer y meditar en las Escrituras (2 Nefi 3 1 : 1 9-20),
pág. 43
,
, 74
pecar es servir a Satanas (Alma 5:37-40), pago
pureza de corazón (Jacob 3 : 1-10), pág. 46
santificación y aborrecimiento del pecado (Alma
13:1 1-12), pág. 79
un pesar divino (Alma 36: 1 1-16), pág. 94
L
Larsen, Dean L.
la herencia lamanita (4 Nefi 1 :20, 35-39), pág. 130
Lee, Harold B.
armados lo suficiente para rechazar la oposición (1
Nefi 14-14), pág. 14
cómo recibir una bendición del Señor (Eter 2:23),
� � 1�
el perdón de los pecados (Moslah 4:2-3), pago 56
el plan de redención entra en efect?
inmediatamente (Alma 34: .31), pago 92
el propósito de que los justos algunas veces sean
muertos (Alma 60:10-14), pág. 104
el Sermón del Monte (3 Nefi 12-14), pág. 119
el significado de la expresión " sin ... sentimientos"
(Moroni 9), pág. 152
la revelación (Enós 1 : 10), pág. 50
muchos son los llamados pero pocos los escogidos
(Alma 13:3), pág. 79
seguir al profeta viviente (Helamán 13:23-29),
pág. 112
"
1 70
Lincoln, Abraham
"la maldad nunca fue felicidad" (Alma 41 : 10),
pág. 97
Ludlow, Daniel H.
caballos en el continente americano antes de la
época de Colón (1 Nefi 18:24 -;-25), pág. 1 �
descripción de Mormón (Mormon 1 :2� 6), pago 1 32
,
el compendio de los anales de Mormon (Mormon
2:17-18), pág. 132
el idioma del Libro de Mormón (Mormón 9:32-37),
pág. 136
.
.
el Libro de Mormón y los mllagros registrados en
el libro de Exodo (1 Nefi 17:23-34), pág. 1 7
e l linaje de Lehi (Alma 10:2-3), pág. 76
el propósito del Libro de Mormón (Mormón
7:8-10), pág. 135
el resto de Jacob (3 Nefi 21:23), pág. 126
el Sermón del Monte (3 Nefi 12-14), pág. 119
el significado de la serpiente de bronce (Helamán
8:1-18), pág. 108
.
Israel no está perdida para el Padre (3 Nefl 1 7:4),
pág. 123
.
José Smith no citó a Shakespeare (2 Nefl 1 : 13-14),
pág. 22
la angustia de Alma (Alma 36:1-5), pág. 94
.
la fórmula para recibir un testimonio (Morom
10:1-7), pág. 152
.
la importancia de que la familia de Ismael se umera
a la familia de Lehi (1 Nefi 7), pág. 9
la introducción de Alma (Mosíah 17:1-4), pág. 64
la palabra adieu (Jacob 7:27), pág. 48
la palabra hosanna (3 Nefi 1 1 : 16-21), pág. 1 1 8
las condiciones políticas imperantes durante la
época de Lehi (1 Nefi 1 :4), pág. 4
. .
las fechas y los acontecimientos del VIaje de Lehl
(2 Nefi 1 :1-4), pág. 22
las hermanas de Nefi (2 Nefi 5:6), pág. 26
"las islas del mar" (J Nefi 22:4), pág. 20
los escritos de Isaías (2 Nefi 1 1 :2-8), pág. 31
los primeros libros del Libro de Mormón se
escribieron en primera persona pero el relato del
libro de Mosíah se hizo en tercera persona
(Mosíah 1 : 1 -2), pág. 53
"mar del oeste, hacia el sur" (Alma 53:8), pág. 102
profecías de José (2 Nefi 4:1-2), pág. �5
señal de la crucifixión de Jesús (1 Nefl 19: 10-12),
pág. 19
voces desde el polvo (2 Nefi 26:15-16), pág. 36
Lund, Anthon H.
la importancia de asistir a las reuniones de la
Iglesia (Moroni 6:5-6), pág. 147
.
M
Maeser, Karl G.
la senda segura que han marcado los profetas (3
Nefi 10: 12), pág. 1 1 7
Maxwell, Neal A.
el Evangelio de Cristo es una ley superior (3 Nefi
15:9), pág. 122
el significado de la expresión " sin . . . sentimientos"
(Moroni 9), pág. 152
paciencia (Mosíah 23:21), pág. 66
pruebas y tribulaciones (Helamán 12:3),y ág. 1 1 0
traspasar l o señalado (Jacob 4: 14-18), pago 46
McConkie, Bruce R.
anticristos (Alma 30:6), pág. 88
bautismo y renacimiento (Mosíah 27:25), pág. 69
Indice de autores
caridad (Moroni 7:44-48), pág. 150
concubinas y fornicaciones (Mosíah 1 1 :2), pág. 62
.
conseJo sobre la defensa propia (Alma 43 :9-15),
pág. 99
el baut� smo como puerta (2 Nefi 31 : 1 7-20), pág. 43
el bautismo de fuego (2 Nefi 3 1 : 1 3-17), pág. 43
el bautismo de Jesús para cumplir con toda justicia
(2 Nefi 31 :4-10), pág. 42
el control de los elementos (3 Nefi 8:4-18), pág. 1 1 6
e l estado del Alma entre l a muerte y la
resurrección (Alma 40 : 1 1-15), pág. 96
el fuego en el que los inicuos serán arrojados (3
Nefi 27: 1 1-17), pág. 128
el Gran Espíritu (Alma 22:5-11), pág. 83
el Libro de Mormón como clave de nuestra
religión, pág. 2
el martirio (Mosíah 17:1 3-20), pág. 64
el propósito de las señales (3 Nefi 1 :4-8), pág. 1 1 5
el Señor conoce a toda persona (Mosíah 26:24-28),
pág. 68
el significado de la palabra gentiles (1 Nefi 13:1-3),
pág. 12
el significado de ser preordenados al sumo
sacerdocio del santo orden de Dios (Alma 13:3, 5,
6), pág. 79
estado carnal (Mosíah 4:1-2), pág. 56
estudiar y meditar en las Escrituras, pág. 27
fe y esperanza (Moro ni 7:40-43), pág. 150
Jesucristo, el Hijo de Dios (1 Nefi 1 1 :21), pág. 12
la �on �escendencia de Dios (1 Nefi 1 1 :26), pág. 12
la 19lesla del dlablo (1 Nefi 14:10), pág. 14
la !glesia en �a época de Lehi (1 Nefi 4:26), pág. 6
la lmportanCla de tener nuestros vestidos limpios
(Alma 5:21), pág. 74
la ley de testigos, pág. 3
"la luz y la vida del mundo" (3 Nefi 1 1 : 1 1),
pág. 1 18
la primera resurrección (Mosíah 15:20-31), pág. 63
la segunda muerte, la muerte espiritual (Alma
40:26), pág. 97
las planchas de bronce (1 Nefi 5 : 1 0-22), pág. 6
lo � dones del espíritu (Moroni 1 0:8-18), pág. 154
mas de la palabra del Señor mediante el Libro de
Mormón (2 Nefi 29: 1 -6), pág. 40
querubines (Alma 12:19-21), pág. 78
serafines (2 Nefi 1 6 : 1 -2), pág. 32
sere � transfigurados y trasladados (3 Nefi 28),
pago 129
sor� era y ceguera espiritual (2 Nefi 27:29), pág. 38
sufnr la cruz de Cristo (Jacob 1 : 8), pág. 45
una expi��ió� in�nita (Alma 34:10-14), pág. 92
u�a oraClon insplrada (3 Nefi 19: 14-24), pág. 125
vlda eterna para los niños pequeñitos (Mosíah
15 :25), pág. 64
McKay, David O.
consejo sobre el servicio militar (Alma 48: 1 4; Alma
53: 1 7), págs. 100, 103
el propósito de que los justos algunas veces sean
muertos (Alma 60: 1 0-14), pág. 104
la lección aprendida de los guerreros ammonitas
(Alma 53: 10-23), pág. 1 02
las gavillas de la obra misional (Alma 26:5-7),
pág. 85
las riquezas del mundo y las riquezas de la
eternidad (Jacob 2: 12-19), pág. 45
libre albedrío (2 Nefi 2:26-27, Mosíah 29:32-39),
págs. 24, 70
lo sagrado de la Santa Cena (3 Nefi 18: 1-4),
pág. 123
normas misionales (Alma 39: 1 -4), pág. 95
pecados sexuales (Alma 39:3-6), pág. 95
Moldenke, Harold N., y Alma L.
el símbolo del olivo (Jacob 5:3), pág. 47
Monson, Thomas S.
el servicio y el vencer los impedimentos físicos
(Alma 1 7:29), pág. 82
Moyle, Hemy D.
contentarnos con lo que Dios nos ha otorgado
(Alma 29: 1 -8), pág. 87
N
Nibley, Hugh W.
advertencia en contra de las combinaciones secretas
(Eter 8:13-17), pág. 141
animales en la época de los jareditas (Eter 9 : 18-19),
pág. 143
el acero en la época de Lehi (1 Nefi 16:18), pág. 16
el acero en la época de los j areditas (Eter 9 : 1 8-19),
pág. 143
el nacimiento de Jesucristo en la tierra de Jerusalén
(Alma 7:10), pág. 75
el Sermón del Monte (3 Nefi 12-14), pág. 1 19
Korihor, un anticristo (Alma 30: 12-18), pág. 88
la caída de la sociedad nefita (Mormón 5 : 1 -18),
pág. 134
la última batalla jaredita (Eter 14-15), pág. 145
Labán (1 Nefi 3:23-25), pág. 5
nunca dejes de hacer la obra (Mormón 5 : 1 -2),
pág. 134
proteger la causa de la libertad (Alma 46:28-41),
pág. 100
un juramento inviolable (1 Nefi 4:32-37), pág. 6
O
Oaks, Dallin H.
tomar sobre nosotros el nombre de Cristo (Mosíah
5:8), pág. 59
p
Packer, Boyd K
cómo tratar a los pecadores de la Iglesia (Moroni
6:7-8), pág. 148
el bienestar espiritual y la salud física (Alma
15:1-12), pág. 80
el palo de Judá y el palo de Efraín (2 Nefi 3: 12),
pág. 24
el sendero seguro marcado por los profetas (3 Nefi
10: 12), pág. 1 1 7
f e (Alma 32:21), pág. 90
la inspiración y el Espíritu (1 Nefi 17:45), pág. 18
la visión de Lehi (1 Nefi 8:2), pág. 9
recurrir al Señor (1 Nefi 15:3, 8-1 1 ), pág. 15
un anuncio oficial, pág. 1
Pemose, Charles W.
amo�estación en contra de la guerra (Mormón 4),
pago 133
Petersen, Mark E.
Cris !óbal C olón (1 Nefi 1 3 : 1 0-12), pág. 13
.
el tnunfo final de la obra de Dios (1 Nefi 22: 1 7),
pág. 21
los colonos salieron de su cautividad (1 Nefi 13: 13),
pág. 13
171
Indice de autores
Polo, Marco
los animales y el acero en la época de los jareditas
(Eter 9 : 1 8-19), pág. 143
Pratt, Orson
"cubrir" a los videntes (2 Nefi 27:3-6), pág. 37
es consumido el escarnecedor (2 Nefi 27:30-34),
pág. 38
estado del Alma entre la muerte y la resurrección
(Alma 40: 1 1-15), pág. 96
redimidos por medio de la justicia del Salvador (2
Nefi 2:3-7), pág. 23
Pratt, Parley P.
el don del Espíritu Santo (2 Nefi 3 1 : 12), pág. 42
la importancia del Libro de Mormón, pág. V
[Prólogo]
R
Reynolds, George
descripción de los amalekitas y amulonitas (Alma
21 : 1 -3), pág. 83
"las islas del mar" (1 Nefi 22:4), pág. 20
nombre del hermano de Jared (Eter 1 : 34), pág. 138
Zenós (Jacob 5 : 1), pág. 47
Richards, LeGrand
el monte de la casa del Señor (2 Nefi 12:1-4),
pág. 31
la época del gran recogimiento (2 Nefi 15:26-30),
pág. 32
Romney, Marion G.
algunas de nuestras más grandes bendiciones son
producto de nuestros problemas y dificultades
(2 Nefi 2:1-2), pág. 22
amonestación en contra de la guerra (Alma 52:6),
pág. 102
cumplir con la voluntad de Dios por medio de los
profetas (Helamán 8 : 1 5), pág. 109
ejemplo del cumplimiento de un pasaje de las
Escrituras (Eter 2:7-10), pág. 138
el espíritu de dar y compartir (Mosíah 18:28),
pág. 65
el resto de Jacob (3 Nefi 21:23), pág. 126
la existencia de Satanás (2 Nefi 28:22-23), pág. 40
la Iglesia como pendón ante el mundo (2 Nefi 6:6),
pág. 26
la responsabilidad de servir a Dios (Helamán 8 : 1 5),
pág. 109
la salvación por medio de la Expiación (Mosíah
4:7), pág. 57
las bendiciones que se reciben al leer el Libro de
Mormón (Temas suplementarios A), pág. 155
lo sagrado de la Santa Cena (3 Nefi 18: 1-14),
pág. 123
los artificios astutos de Satanás (Helamán 16: 12-25),
pág. 1 1 4
los diezmos y las ofrendas de ayuno ( 3 Nefi
24:8-12), pág. 127
motivos para hacer lo correcto (Moroni 7:4-11),
pág. 148
una señal de conversión (Mosíah 4:3), pág. 56
"un gran cambio en su corazón" (Alma 5 : 12-13),
pág. 74
s
Simpson, Robert L.
una h�rramienta eficaz en contra de la maldad y
.
las tImeblas (3 Nefi 6 : 1 7-30), pág. 1 1 6
1 72
Sjodahl, Janne M.
descripción de los amalekitas y amulonitas (Alma
21 : 1 -3), pág. 83
"las islas del mar" (1 Nefi 22:4), pág. 20
Smith, George Albert
el participar dignamente de la Santa Cena (3 Nefi
20:8-9), pág. 125
las consecuer:cias de cometer aun las más pequeñas
.
ImprudenCIas (2 Nefi 28:8), pág. 39
Satanás captura cuidadosamente a sus víctimas
(2 Nefi 28:21), pág. 40
Smith, José
cosas claras y preciosas se quitaron de la Biblia (1
Nefi 13:28), pág. 14
El Libro de Mormón como clave de nuestra religión
(Introducción; Eter 8:23-26; Temas
suplementarios A), págs. 2, 142, 155-157
El Libro de Mormón como el libro más correcto
sobre la tierra (Introducción; Eter 8:23-26, Temas
suplementarios A), págs. 2, 142, 155-157
El Libro de Mormón traducido por el don y el
poder � e Dios (Mormón 8:12-25), pág. 135
el llamamIento de los Tres Testigos (Eter 5 :2-4),
pág. 140
el nombre del hermano de Jared revelado a (Eter
, 138
1 :34), pago
el ofrecer sacrificios (3 Nefi 24: 3-7), pág. 127
el pecado de buscar señales (Alma 30:37-43),
pág. 89
el pecado de dejarse engañar por Satanás (Alma
30:46-53), pág. 89
el poder de Satanás llega hasta donde nosotros se
lo permitamos (2 Nefi 28:30), pág. 24
el p :opósito de enviar a Elías el profeta (3 Nefi 25),
pago 127
el s �l�o de Nefi (2 Nefi 4:15-35), pág. 25
.
el slgmficado de la palabra Mormón (Mormón 1 : 1),
pág. 132
el significado de la palabra profética más segura
(Enós 1 :26-27), pág. 51
el tiemI:0 del Señor (Alma 40:6-10), pág. 96
.
escudrmar las Escrituras diligentemente (3 Nefi
23: 1), pág. 126
estudio y meditación (1 Nefi 1 1 : 1 ), pág. 12
fe al escuchar la palabra (Mosíah 5:3-6), pág. 58
fe en la veracidad de Dios (Enós 1 : 5-6), pág. 50
fe y esperanza (Moroni 7:40-43), pág. 150
la bondad y la grandeza de Dios (2 Nefi 9 : 1 7-24),
pág. 29
la función del Espíritu Santo en las ordenaciones
(Moro ni 3), pág. 147
la gente se acercará más a Dios al leer el Libro de
Mormón (Temas suplementarios A), pág. 156
la muerte de gente justa (Alma 28: 1 -12), pág. 86
la necesidad de abandonar el terreno neutral
cuando se elige entre el bien y el mal (Alma
24:30), pág. 85
la portada del Libro de Mormón, pág. 1
la responsabilidad del hombre al recibir
conocimiento (Mosíah 29: 32-39), pág. 70
las pr?fecías de José (2 Nefi 4:1-2), pág. 25
los mIembros de la Trinidad, pág. 3
matrimonio plural (Jacob 2:23-30), pág. 46
muchos son los llamados, pero pocos los escogidos
(Alma 13:3), pág. 79
poner a prueba la verdad (Alma 32:27), pág. 91
Indice de autores
Shakespeare no fue citado por (2 Nefi 1 : 1 3-14),
pág. 22
Smith, Joseph F.
el cuerpo será restaurado a su forma perfecta
(Alma 1 1 : 42-44), pág. 77
el Espíritu Santo (2 Nefi 32: 1 -6), pág. 43
el pecado de la ingratitud (Mosíah 2:24), pág. 54
estudio y meditación (1 Nefi 1 1 :1), pág. 12
fuentes de contención y doctrinas falsas (3 Nefi
1 1 :27-30), pág. 1 1 9
l a intervención d e Dios e n e l establecimiento d e los
Estados Unidos de Norteamérica (1 Nefi
1 3 : 1 5-19), pág. 13
la perfección del cuerpo (Alma 40:23-25), pág. 97
la visión de la redención de los muertos (Alma
34:32-35), pág. 93
muerte espiritual (Helamán 14:16), pág. 1 1 3
n o s e l e pueden ocultar a Dios los pecados (Alma
39:7-8), pág. 95
tres peligros que amenazan a los santos (2 Nefi
28: 15-22), pág. 40
un conocimiento de toda nuestra culpa (Alma
1 1 :43), pág. 77
"un potente cambio" (Mosíah 5 :2), pág. 58
Smith, Joseph, padre
la última bendición a José Smith (Mosíah 1 3 : 1 -10),
pág. 63
Smith, Joseph Fielding
"aquellos que están sin ley" (Moro ni 8:22-24),
pág. 150
castigo eterno (Mosíah 2:38-39), pág. 54
convertirse en los hijos del convenio (3 Nefi
20:25-27), pág. 126
Cristo nació en la tierra de Jerusalén (Alma 7:10),
pág. 75
dejarlos sin raíz ni rama (3 Nefi 25), pág. 127
el cuerpo espiritual (Alma 1 1 :45-46), pág. 77
el cuerpo será restaurado a su propia forma (Alma
1 1 :42-44), pág. 77
el Espíritu Santo (2 Nefi 3 1 : 13), pág. 43
el libre albedrío en el mundo premortal (Alma
13:4-5), pág. 79
el pecado de desviar a otros de la verdad (Alma
39: 1 1-12), pág. 95
el poder del Espíritu Santo (Alma 7:10), pág. 75
el poder para llegar a ser perfectos (3 Nefi 12-14),
pág. 1 1 9
e l propósito del bautismo ( 3 Nefi 19:10-13),
pág. 125
el remanente esparcido de Israel (3 Nefi 20: 10-22),
pág. 125
el sacerdocio que poseía Lehi (2 Nefi 5:26), pág. 26
el Urim y Tumim (Mosíah 28: 1 1 -20), pág. 70
Escrituras que todavía no han salido a luz (3 Nefi
26:6-12), pág. 128
la alegoría del olivo Oacob 5), pág. 47
la autoridad que tenía Alma para bautizar (Mosíah
18:12-15), pág. 65
la importancia de leer el Libro de Mormón, pág. 2
la importancia del testimonio de más de un testigo
(2 Nefi 29: 7-14), pág. 41
la Luz de Cristo (Moroni 7:16-18), pág. 149
la muerte (2 Nefi 9:4-6), pág. 28
la Nueva Jerusalén (Eter 1 3 : 1-12), pág. 145
la posesión de dos piedras (Eter 3:21-28), pág. 140
la primera resurrección (Alma 40:16-22), pág. 96
la salida a la luz del Libro de Mormón (Mormón
8:12-25), pág. 135
la segunda muerte Oacob 3 : 1 1; Alma 12: 15-18),
págs. 46, 78
la sociedad de Sión (4 Nefi 1 :2), pág. 130
la túnica de José (Alma 46:23-27), pág. 100
las heridas en las manos y los pies del Salvador (3
Nefi 1 1 : 14-17), pág. 1 1 9
los hijos de Jesucristo (Mosíah 5:7), pág. 58
los inicuos serán arrojados al fuego (Helamán
14: 1 8), pág. 1 1 3
los judíos comienzan a creer e n Cristo ( 2 Nefi 6: 14),
pág. 27
los misterios de Dios (Alma 12:7-11; Alma 26:22),
págs. 77, 86
maestros de la fe y la rectitud (Alma 1 : 1-6), pág. 72
no hay muerte después de la resurrección (Alma
12: 18), pág. 78
no hay salvación sin arrepentimiento (Mormón
9:1-6), pág. 136
"otros libros" (1 Nefi 13:39), pág. 14
por qué el Señor se mostró al hermano de Jared
(Eter 3:6-21), pág. 139
revelación personal (2 Nefi 32:7-9), pág. 43
tomar sobre vosotros el nombre de Cristo (3 Nefi
27: 1-10), pág. 128
Snow, Erastus
el pueblo de Zarahemla (Omni 1 : 1 2-30), pág. 51
la importancia de que la familia de Ismael se uniera
a la familia de Lehi (1 Nefi 7), pág. 9
las hermanas de Nefi (2 Nefi 5:6), pág. 26
Sperry, Sidney B.
el salmo de Nefi (2 Nefi 4 : 1 5-35), pág. 25
Stapley, Delbert L.
el participar dignamente de la Santa Cena (3 Nefi
18:22-32), pág. 123
T
Talmage, James E.
el Padre y el Hijo (Mosíah 15: 1-4), pág. 63
"estas planchas" y "las otras planchas" (1 Nefi
9:2-6), pág. 1 0
redimidos por medio de l a justicia del Salvador (2
Nefi 2:3-7), pág. 23
sin ley no hay castigo (2 Nefi 9:25-29), pág. 29
Tanner, N. Eldon
amonestación en contra de la guerra (Alma 52: 6),
pág. 102
amonestación en contra de los hipócritas (Helamán
13:23-29), pág. 112
orgullo Oacob 2:20-22), pág. 45
Taylor, John
magnificar los llamamientos Oacob 1 : 9-19), pág. 45
preparación para el día del juicio (2 Nefi 9:44-49),
pág. 30
Tyler, Daniel
la necesidad de abandonar el terreno neutral
cuando se elige entre el bien y el mal (Alma
24:30), pág. 85
w
Wassermann, Jacob
Cristóbal Colón (1 Nefi 13: 10-12), pág. 13
Whitney, Orson F.
"sobre los hombros de los filisteos" (2 Nefi 21 : 14),
pág. 34
Widtsoe, John A.
la necesidad de una poderosa defensa (Alma 58),
pág. 103
1 73
Indice de autores
plan de desarrollo y progreso (2 Nefi 2 : 1 1 -1 6),
pág. 23
poner a prueba la verdad (Alma 32:27), pág. 91
Woodruff, Wilford
el propósito del Señor de enviar ángeles (Mosíah
27:1-33), pág. 69
y
Young, Brigham
deudores del Salvador (Mosíah 2:24), pág. 54
el poder del Señor en la conversión (Alma
26: 1 3-16), pág. 86
1 74
el profeta de los últimos días (2 Nefi 3:1-25),
pág. 24
la libertad de adoración (Alma 30:7-11), pág. 88
la palabra de Dios puede dividir al pueblo (Alma
14: 1-5), pág. 80
la responsabilidad del hombre al recibir
conocimiento (Alma 9 : 1 4-34), pág. 76
la veracidad del Libro de Mormón (Mormón
7:8-1 0), pág. 135
plan de desarrollo y progreso (2 Nefi 2 : 1 1 -1 6),
pág. 23
pruebas y tribulaciones (Helamán 12:3), pág. 1 1 0
Indice por temas
L a referencia d e las Escrituras que aparece entre
paréntesis es el subtítulo bajo el cual se encuentra, en
este manual, el tema mencionado.
A
Aarón
describe a Dios como al Gran Espíritu (Alma
22:5-1 1), pág. 83
enseñó al padre de Lamoni (Alma 22:5-11), pág. 83
Abinadí
advierte a Noé de los juicios de Dios, pág. 62
cita a Isaías (Mosíah 14:1-12), pág. 63
el cumplimiento de una profecía (Alma 25: 1 -12),
pág. 85
el martirio de (Mosíah 1 7 : 13-20), pág. 64
el mensaje final a los sacerdotes inicuos (Mosíah
1 6 : 1 3-15), pág. 64
estaba protegido por el poder divino (Mosíah
13:1-10), pág. 63
explica las palabras de Isaías (Mosíah 12:9-37),
pág. 62
la conversión de Alma (Mosíah 17:1-4), pág. 64
lleno de valor ante el rey Noé, pág. 60
se cumple la profecía en contra del rey Noé
(Mosíah 12: 1-8, pág. 62
se le ejecuta por mandato del rey Noé, págs. 60, 62
se le promete que cumplirá su misión (Mosíah
13:1-10), pág. 63
tenía los Diez Mandamientos (Mosíah 1 3 : 1 1 -26),
pág. 63
testifica con valor sobre Jesucristo, págs. 62, 63
un gran misionero (Mosíah 1 7 : 1 -4), pág. 64
Abraham
recibe el sacerdocio de Melquisedec (Alma
1 3 : 1 3-19), pág. 80
su registro en la Perla de Gran Precio (2 Nefi
4:1-2), pág. 25
Acciones
somos juzgados por nuestras (1 Nefi 15:32-35),
pág. 15
Acero
en la época de Lehi (1 Nefi 16:18), pág. 16
Adán
la caída de (Helamán 14:16), pág. 1 1 3
los ángeles l e enseñan e l evangelio (Helamán
14: 16), pág. 1 1 3
nuestro primer padre (Helamán 14:16), pág. 1 1 3
poseía una f e inalterable (Eter 12:6-18), pág. 144
un ángel del Señor se le aparece (Eter 12:6-18),
pág. 144
Adieu
se utiliza el término en la traducción al inglés del
Libro de Mormón (Jacob 7:27), pág. 48
Adopción
en el linaje de Abraham (1 Nefi 13:1-3; 3 Nefi
20:25-27), págs. 12, 126
Adoración
libertad de (Alma 30:7-11), pág. 88
verdadera, se centra en Dios (1 Nefi 17:46-55),
pág. 18
Aflicciones
por su medio se reciben bendiciones (2 Nefi 2:1-2),
pág. 22
Aguas de Mormón
huida de Alma a (Mosíah 7:1-14; 8:7-21), págs. 59,
60
Alegoria
del olivo revela la historia y el destino de la casa
de Israel, pág. 47
los elementos de la de Zenós (Jacob 5:4-77; Temas
suplementarios B), págs. 48, 1 65
ne representaciones simbólicas (Jacob 5), pág. 47
At
lo más grande que jamás ha sido creado (Alma
39: 1 1-12), pág. 95
Alma, hijo
el por qué estuvo inconsciente durante dos o tres
días (Alma 36:6-10), pág. 94
nace de nuevo (Mosíah 27:25), págs. 69, 70
pri��; juez s�perior de los nefitas, pág. 68
reClblO los regIstros del rey Mosíah, pág. 68
sumo sacerdote a cargo de la Iglesia, pág. 68
Alma, padre
establece la Iglesia por toda Zarahemla (Mosíah
17:1-4), pág. 64
lo convierte �binadí (Mosíah 17:1-4), pág. 64
, la autondad para bautizar (Mosíah 18: 12-15),
tema
pág. 65
uno de los sacerdotes inicuos del rey Noé (Mosíah
17:1-4), pág. 64
Altar de piedras (1 Nefi 2:6-7), pág. 5
Amalekitas
d��cripción de los (Alma 21 : 1 -3), pág. 83
Amenca
la mano de Dios en el establecimiento de los
Estados Unidos de (1 Nefi 13:15-19), pág. 13
tierra de libertad (Alma 46: 1 0-22), pág. 100
una tierra escogida (Alma 46: 10-22), pág. 100
Amlici
la rebelión de (Alma 2), pág. 72
quie;en ejercer un gobierno monárquico (Alma 2),
pago 72
Ammón
expedición para encontrar la colonia de Zeniff'
pág. 60
un gran misionero (Alma 23), pág. 85
va a �uscar al pueblo de Zeniff (Mosíah 9), pág. 62
Ammomah
destrucción de (Alma 16: 1-1 1), pág. 80
la inicua ciudad de (Alma 8), pág. 76
Amor
puro, de Cristo (Mosíah 18:28), pág. 66
Amulek
cita a Zenós (Jacob 5: 1), pág. 47
compañero de Alma, pág. 76
discusión con Zeezrom (Alma 1 1 :20-41; Helamán
5:9-1 3), págs. 77, 107
hace hincapié en la Expiación (Alma 34), pág. 92
la conversión de (Alma 10:4-11), pág. 76
se le aparece un ángel (Alma 1 0:4-1 1), pág. 76
!:
175
[ndice por temas
Amulonitas
descripción de los (Alma 21 : 1 -3), pág. 83
Angel
Satanás puede aparecer como un (Alma 30:46-53),
pág. 89
Angeles
el ministerio de (Mosíah 27: 1 -33), pág. 69
Animales
en la época de los j areditas (Eter 9 : 1 8-19), pág. 143
Anticristo
definición (Jacob 7:1-26), pág. 48
descripción (Alma 30:6), pág. 88
en el Libro de Mormón (Alma 30:6), pág. 88
Sherem, pág. 47
Apostasía
de acuerdo con Nefi, la fuente de la (2 Nefi
26:17-22), pág. 37
una evidencia de la (3 Nefi 19:25-30), pág. 125
Arco
hecho de acero fino (1 Nefi 16:18), pág. 16
Armado
con rectitud (1 Nefi 14:14), pág. 14
Arrepentimiento
no hay perdón sin (Alma 39:6), pág. 95
no hay salvación sin (Mormón 9: 1-6), pág. 136
su importancia durante esta vida (Alma 34), pág. 92
verdadero, nos hace merecedores de un completo
perdón (Alma 34:31), pág. 93
verdadero, nos hace sentir verdadero dolor por
nuestros pecados (Mormón 2:10-15), pág. 132
Autoridades Generales
debemos seguir el consejo de las (3 Nefi 10: 12),
pág. 1 1 7
B
Babilonia
el cumplimiento de la profecía (2 Nefi 24: 1 8-32),
pág. 34
el nombre del reino de Satanás (2 Nefi 23: 13-22),
pág. 34
historia de (2 Nefi 23: 13-22), pág. 34
la iglesia del diablo (2 Nefi 23 : 13-22), pág. 34
será destruida durante el Milenio (2 Nefi 23: 13-22),
pág. 34
Baile
una forma de alabar al Señor (1 Nefi 18:5-1 0),
pág. 19
Batalla
entre el bien y el mal (Alma 41 : 10), pág. 97
la última de los jareditas (Eter 14:15), pág. 145
número de personas que murieron en la última
(Mormón 6:10-22), pág. 135
Batalla final
entre Satanás y sus seguidores y los seguidores de
Dios (1 Nefi 14:13), pág. 14
Bautismo
como puerta (2 Nefi 3 1 : 1 7-20), pág. 43
condiciones para recibir el (Moroni 6:1-3), pág. 147
de agua (2 Nefi 3 1 : 1 3-17), pág. 43
de fuego (2 Nefi 3 1 : 1 3-17), pág. 43
de los niños pequeños (Moroni 8), pág. 150
fue necesario que Jesucristo se bautizara (2 Nefi
31 :4-10), pág. 42
José Smith se volvió a bautizar el día en que se
reorganizó la Iglesia (3 Nefi 19:10-13), pág. 125
los convenios del (Mosíah 18: 1-11), pág. 65
1 76
los nefitas se volvieron a bautizar después de la
venida de Jesucristo (3 Nefi 19:10-13), pág. 125
no debe realizarse indignamente (Mormón
9:27-31), pág. 136
por inmersión para la remisión de los pecados
(3 Nefi 27: 19-22), pág. 129
simbolismo del (Mosíah 18:1-1 1), pág. 65
Bebedor de vino
significado de, en el pasaje (Mosíah 1 1 :3-15),
pág. 62
Bendición
cómo recibirla de Dios (E ter 2:23), pág. 139
Bendiciones
de la Expiación (2 Nefi 9:7-12), pág. 29
por medio de las aflicciones recibimos (2 Nefi
2 : 1 -2), pág. 22
Benjamín
hijo de Mosíah, pág. 53
nombre del pueblo del rey (Mosíah 1 : 1 1-18),
pág. 53
sirvió a sus semejantes (Mosíah 2:17), pág. 53
tenía una conciencia limpia ante Dios (Mosíah
2:9-18), pág. 53
Biblia
cosas claras y preciosas quitadas de la (1 Nefi
13:28), pág. 14
muchos errores en la (1 Nefi 13 :28), pág. 14
primer y gran testigo escrito de Jesucristo (3 Nefi
1 7:4), pág. 123
suficiente escritura para muchos (1 Nefi 29: 1 -6),
pág. 40
testimonio de otros libros con respecto a la (1 Nefi
13:39), pág. 14
Bienaventuranzas
se repiten y se aclaran en el Libro de Mormón
(3 Nefi 12-14), pág. 1 1 9
Bienestar espiritual y l a salud física (Alma 15:1-2),
pág. 80
Blasfemia
significado de la (Alma 30:23-36), pág. 89
Buscar señales
la iniquidad de (Alma 30:37-43), pág. 89
e
Caballos
su existencia en el continente americano (1 Nefi
18:24-25), pág. 19
Caída
de Adán (Helamán 14:16), pág. 1 1 3
Caída de Adán
el hombre se volvió carnal a consecuencia de la
(Mosíah 4:1-2), pág. 56
trajo la muerte a toda persona (Mosíah 4:7), pág. 57
Caída, la
parte del plan divino y eterno de Dios (2 Nefi
2:22-25), pág. 24
Calendario
de los nefitas (3 Nefi 2:5-8), pág. 1 1 5
Canto
una forma de alabar al Señor (1 Nefi 18:5-10),
pág. 19
Carácter
la norma más importante de un misionero (Alma
39: 1 -4), pág. 95
Características
de los justos (Mosíah 4:13-16), pág. 57
Indice por temas
Caridad
el amor puro de Cristo (Moro ni 7:44-48), pág. 150
el significado de la (Moro ni 7:44-48), pág. 150
esencial para la salvación (Moroni 7:44-48),
pág. 150
un don de Dios (Moroni 7:44-48), pág. 150
Carnal
relacionado con la mente (Alma 30:46-53), pág. 89
significado de (Alma 30:46-53), pág. 89
Castigo
eterno, sin fin (Mosíah 2:38-39), pág. 54
no existe donde no hay ley (2 Nefi 9:25-39),
pág. 29
o pena capital (Alma 1 : 1 7-18), pág. 72
Ceguera
espiritual (2 Nefi 27:29), pág. 38
Cerro de Cumora
ubicación del (Eter 2:7-10), pág. 138
Ciclo
trágico y continuo en el Libro de Mormón
(Helamán 7:1-9), pág. 108
Ciudad de Sión
llevada de la tierra cuando Enoc fue trasladado
(Eter 1 3 : 1 -12), pág. 145
relacionada con el libre albedrío (Alma 30:7-11),
pág. 88
Clave
definición de la, pág. 2
el Libro de Mormón como la, pág. 2
Codicia
debemos eliminarla (Mosíah 4 : 1 6-25), pág. 57
igual a la idolatría (Jacob 2:12-19), pág. 45
Martin Harris fue amonestado en contra de la
(Mosíah 4 : 1 6-25), pág. 57
Combinaciones secretas
características de las (Helamán 6), pág. 108
Dios no obra por medio de las (Eter 8:13-17),
pág. 141
entre los j areditas (Eter 8 : 1-12), pág. 141
la fuente de la destrucción de la sociedad j aredita
(Helamán 6; Eter 8 : 1 -12), págs. 108, 141
las leyes de Dios en cuanto a las (Eter 8 : 18-22),
pág. 142
llevan a mucha gente a la destrucción (Eter
8:23-26), pág. 142
los motivos que tienen quienes se unen a las (Eter
8:23-26), pág. 142
los secretos y los pactos son los principios básicos
de las (Helamán 6), pág. 108
objetivos de las (Helamán 6), pág. 108
peligros de las (Helamán 6), pág. 108
Satanás es el origen de las (Helamán 6), pág. 108
unión por medio de juramentos indignos (Eter
8:13-17), pág. 141
Comisión
pecado de (Jacob 1 :9-19), pág. 45
Compendio
de los anales de Mormón (Mormón 2:17-18),
pág. 132
Concubinas
significado de las (Mosíah 1 1 :2), pág. 62
Condescendencia
de Dios (1 Nefi 1 1 :26), pág. 12
Confesión
de los pecados (Mosíah 26:29), pág. 68
Confianza
sabia en los demás los edifica (1 Nefi 16:18-32),
pág. 17
Confianza
en el Señor (2 Nefi 8:12-1 6), pág. 28
no debemos ponerla en los ídolos (2 Nefi 12:5-22),
pág. 31
Conocimiento
del bien y del mal es esencial para el progreso
(Mosíah 29:32-39), pág. 70
Dios tiene un pleno (Helamán 8: 15), pág. 109
la luz de Dios (Mosíah 27:29), pág. 70
la necesidad de (Mosíah 27:29), pág. 70
responsabilidad del (Alma 9:14-34), pág. 76
se recibe por medio de nuestra fidelidad y
cumplimiento de los mandamientos (Alma
12:7-1 1), pág. 78
Conocimiento perfecto
significado de un (Alma 32: 1 7-43), pág. 90
Consagración
la ley de (Mosíah 4:26-29), pág. 57
Consejo
no debemos hacer oídos sordos al, del Señor (Alma
5:53), pág. 74
Consejos disciplinarios
su propósito dentro de la Iglesia (Moroni 6:7-8),
pág. 148
Constreñido,
el significado de (2 Nefi 28: 1 ), pág. 39
Contención
viene del diablo (Mosíah 4:13-16), pág. 57
Contentación
contentarnos con lo que Dios nos ha otorgado
(Alma 29: 1 -8), pág. 87
Continente americano
maldito para los obradores de tinieblas y
combinaciones secretas (Alma 37: 1 -31), pág. 95
una tierra escogida (Alma 37: 1 -31), pág. 95
Convenios
del bautismo (Mosíah 18: 1-1 1), pág. 65
Conversión
evidencias de la verdadera (Alma 19: 19-36), pág. 83
los pasos de la (Alma 5: 12-13), pág. 74
señales de la (Mosíah 4:3), pág. 56
Conversos
a la Iglesia llamados gavillas (Alma 26:5-7), pág. 85
Convertir
significado de (Alma 5 : 12-13), pág. 74
Corazón
simbolismo del (Alma 5: 12-13), pág. 74
Coriantón
cayó bajo las tentaciones de Isabel (Alma 3 1 : 6-38),
pág. 90
Coriántumr
estudió las artes de guerra (E ter 13:13-31), pág. 145
Correcto
motivos para hacer lo (Moroni 7:4-11), pág. 148
Cosas claras y preciosas
se quitaron de la Biblia (1 Nefi 13:28), pág. 14
Cowdery, Oliverio
Elías el profeta se le apareció a (3 Nefi 25), pág. 127
Cristóbal Colón
guiado por el Espíritu (1 Nefi 1 3 : 1 0-12), pág. 13
Criticar
lo inicuo de (Alma 30:37-43), pág. 89
Cuerpo
incorruptible después de la resurrección (Alma
12:18), pág. 78
la felicidad no es completa cuando el espíritu está
separado del (Alma 34:32-35; Alma 40: 1 1 -15),
págs. 93, 96
1 77
Indice por temas
restaurado en la resurrección a todo su vigor (Alma
1 1 :42-44), pág. 77
resucitará como cuerpo espiritual (Alma 1 1 :45-46),
pág. 77
Culpa
recordemos toda nuestra (Alma 1 1 :43), pág. 77
Cumplimiento
de la profecía contra Israel (2 Nefi 17:16-24),
pág. 33
D
Defectos físicos
no son una herencia del mundo espiritual (Alma
1 1 :42-44), pág. 77
serán eliminados por medio de la resurrección
(Alma 1 1 :42-44), pág. 77
Defensa propia
algunas veces es necesaria para proteger nuestros
derechos, libertad y familia (Alma 43:9-15; Alma
58; Mormón 3), págs. 99, 103, 133
Deleitarse
en la palabra de Cristo (2 Nefi 31 : 19-20), pág. 43
Delito
definición del (Mosíah 26: 1 -33), pág. 68
Desarrollo
por medio del plan de Dios (2 Nefi 2:1 1-16),
pág. 24
Desigualdad
entre los nefitas (3 Nefi 6 : 1 0-16), pág. 1 1 6
Destrucción
de los nefitas (2 Nefi 26:7-14), pág. 36
.
DIezmos
traen bendiciones del Espíritu (3 Nefi 24:8-12),
pág. 127
traen bendiciones materiales (3 Nefi 24:8-12),
pág. 127
Dinero
el sistema monetario de los nefitas (Alma 1 1 : 1-19),
pág. 76
Dios
autor del Libro de Mormón (Mormón 8:35),
pág. 136
castigará a Su pueblo con muchas aflicciones
(Helamán 12:3), pág. 1 1 0
conoce a cada una d e las personas (Mosíah
26:24-28), pág. 68
conoce el fin desde el principio (Mormón 8:35),
pág. 136
conoce nu� st:a capacidad para soportar las cargas
y las aflIcclOnes (Helamán 12:3), pág. 1 1 0
conoce todas las cosas (Palabras de Mormón 1 : 7),
pág. 52
cumple siempre Sus promesas (Alma 25: 1 7), pág. 85
debemos abandonar el pecado y conocerle (Alma
22: 1 8), pág. 83
debemos cumplir Su voluntad que recibimos por
medio de los profetas (Helamán 8:15), pág. 109
debemos hacer la voluntad de (3 Nefi 14:22-24),
pág. 120
el único que puede perdonar los pecados (Mosíah
26:29; Mosíah 26:31-39), pág. 69
en sentido literal, padre de Jesucristo (1 Nefi 1 1 :21),
pág. 12
está obligado cuando hacemos lo que El dice,
, 65
pago
explicación de la condescendencia de (1 Nefi
1 1 :26), pág. 12
1 78
hace promesas verdaderas por medio de Sus
pro�etas (Moroni 10:1-7), pág. 154
.
mtervmo en el establecimiento de los Estados
Unidos de Norteamérica (1 Nefi 13:15-19),
pág. 13
justicia y misericordia de (Alma 42:9:28), pág. 97
la bondad y la grandeza de (2 Nefi 9:1 7-24),
pág. 29
la existencia de (Alma 30:44-45), pág. 89
la luz de (Mosíah 27:29), pág. 70
l? realidad de (2 Nefi 28:22-23), pág. 40
lIberará a los exiliados cautivos de Israel (2 Nefi
8: 12-16), pág. 28
m�lag�os d� (Mormón 9: 7-26), pág. 136
mIsencordlOso para con !os hijos de los hombres
(Moroni 10: 1-7), pág. 152
no dar oídos al consejo de (Alma 5:53), pág. 74
no nos dará más de lo que podamos soportar
(Helamán 12:3), pág. 1 1 0
n o obra por medio de combinaciones secretas (Eter
8: 13-17), pág. 141
no podemos esconder los pecados de (Alma
39:7-8), pág. 95
no puede mentir ni lo hace (Moroni 10:1-7),
pág. 154
nos da eXperiencias por las cuales podemos
aprender (Helamán 12:3), pág. 110
nuestro Creador (2 Nefi 8: 12-16), pág. 28
poner nuestra confianza en (2 Nefi 8: 12-16),
pág. 28
por qué dejó de llevar a cabo milagros entre los
hombres (Mormón 9: 7-26), pág. 136
probará nuestra fe y nuestra paciencia (Helamán
12:3), pág. 1 1 0
recogerá a Sus hijos en los últimos días ( 2 Nefi
8:9-11), pág. 28
reconoce la excomunión (Mosíah 26:36), pág. 69
Ser de un gran poder (2 Nefi 8:12-16), pág. 28
Su palabra tiene tres efectos (Helamán 3:17-32),
pág. 106
Su persp e�tiva del tiempo (Alma 40: 6-10), pág. 96
,
Su pr�poslto
es que alcancemos la inmortalidad y
la VIda eterna (Helamán 8: 15), pág. 1 09
tenemos la responsabilidad de servir a (Helamán
8:15), pág. 109
testimonios de la existencia de (Alma 30:44-45),
pág. 89
tiene conocimiento de todas las cosas (2 Nefi
9 : 17-24; Helamán 8: 15), págs. 29, 109
.
tiene control sobre los elementos (3 Nefi 8:4-18),
pág. 1 1 6
Doctrina
de Cristo (2 Nefi 31 : 1-3), pág. 42
Doctrina falsa
fuente de la (3 Nefi 1 1 :27-30), pág. 1 1 9
Don
del Espíritu Santo (2 Nefi 3 1 : 12; Moroni 3) ' págs.
� IV
Dones
del Espíritu (3 Nefi 1 :4-8; Moroni 10:8-18), págs.
1 15, 154
Dones del Espíritu
be� dicio�es e �p�:ituales (Moroni 10:8-18), pág. 154
estan a dlSposIclOn de todos los que son obedientes
(Moroni 10:8-18), pág. 154
no todos recibirán el mismo (Moroni 10:8-18),
pág. 154
Indice por temas
prop?sitos de los (Moroni 10:8-18), pág. 154
provI � nen de J� sucristo (Moroni 10:8-1 8), pág. 154
se reCiben mediante el poder del Espíritu Santo
(Moroni 10:8-18), pág. 154
su recepción se basa en la obediencia a la ley
(Moroni 10:8-1 8), pág. 154
E
Edificio grande y espacioso
en la vi�i?n de Lehi (1 Nefi 8:4-35), pág. 10
en relaclOn con el orgullo (1 Nefi 8:4-35), pág. 10
Egipcio reformado
el Libro de Mormón se escribió en (1 Nefi 1 : 1-3),
pág. 4
Ejemplo
el de Jesucristo es perfecto (2 Nefi 31 : 1-3), pág. 42
el valor de un buen (Alma 17:9-12, 1 6), pág. 82
Jesucristo establece el perfecto (3 Nefi 1 1 : 1 1 ),
pág. 1 1 8
El Libro de Nefi
comprende Tercero y Cuarto Nefi (4 Nefi), pág. 130
El manuscrito perdido
las 1 1 6 páginas que se le dieron a Martin Harris
(Palabras de Mormón 1 : 7), pág. 51
Elementos
Dios tiene control sobre los (3 Nefi 8:4-18),
pág. 1 1 6
Elías el profeta
restauró las llaves del poder sellador (3 Nefi 25) '
pág. 127
se apareció a José Smith y a Oliverio Cowdery (3
Nefi 25), pág. 127
"El mar del oeste, hacia el sur"
descripción de (Alma 53:8), pág. 1 02
Elogio
de Dios, permanece (Jacob 2:20-22), pág. 46
de los h �mbres, es pasajero (Jacob 2:20-22), pág. 46
Encabezamientos
del Libro de Mormón (1 Nefi), pág. 4
Enoc
el pueblo justo de (4 Nefi 1 :2), pág. 130
vio la antigua y la Nueva Jerusalén (Eter 13: 1-12),
pág. 145
Enós
Dios perdonó los pecados de (Enós 1 : 7-8), pág. 50
luchó ante Dios (Enós 1 :2-4), pág. 50
oración poderosa de (Enós 1 :2-4), pág. 50
oró por los lamanitas (Enós 1 : 9-14), pág. 50
oró por los nefitas (Enós 1 :9-14), pág. 50
Escarnecedor
es consumido (2 Nefi 27:30-34), pág. 38
.
ESCrIturas
aplicarlas a nosotros mismos (1 Nefi 19:21-24;
Mormón 8:35), págs. 20, 136
aspectos de escudriñar las (3 Nefi 23:1; 3 Nefi
23 : 1 -5), pág. 126
cómo se citaron (3 Nefi 12-14), pág. 1 1 9
debemos escudriñarlas diligentemente (3 Nefi
23 :14), pág. 126
debemos explicarlas (3 Nefi 23: 1 4), pág. 126
deleitémonos en la palabra (2 Nefi 31 : 19-20),
pág. 43
el palo de Judá y de Efraín (2 Nefi 3 : 12), pág. 24
el val�r de estudiar las (1 Nefi 1 1 : 1 ), pág. 12
JesucrIsto es el tema principal de las (3 Nefi 23:14),
pág. 126
la parte sellada de las (3 Nefi 26: 6-12), pág. 128
por qué no hemos recibido todavía la parte sellada
(3 Nefi 26:6-12), pág. 128
todas, testifican de Jesucristo (3 Nefi 23 :14),
pág. 126
Escudriñar y estudiar
las Escr�turas dili�entemente (3 Nefi 23: 1 ), pág. 126
los escr�tos de ISalas (3 Nefi 23: 1 -5), pág. 126
los escntos de los profetas (3 Nefi 23 :1; 3 Nefi
23: 1 -5), pág. 126
Esparcimiento
de Israel (1 Nefi 22:3-4; 2 Nefi 18: 1-12' 18) , págs.
20, 33
Esperanza
e�tr� �ejida con la fe (Moroni 7:40-43), pág. 150
slg�lficado de la (Moroni 7:40-43), pág. 150
,
Espmtu
dones del (3 Nefi 1 :4-8; Moroni 10:8-18) ' págs. 1 1 5,
.
154
dones del, dados a quienes guardan los
mandamientos, pág. 152
Espíritu Santo
bautismo de fuego (2 Nefi 3 1 : 1 3-17), pág. 43
el don del (2 Nefi 3 1 : 12; Moroni 3), págs. 42, 147
..
el Santificador (2 Nefi 3 1 : 1 3-17), pág. 43
el tercer miembro de la Trinidad (2 Nefi 3 1 : 1 -3),
pág. 42
es un gra� privilegio tener la compañía del (2 Nefi
3 1 : 1), pago 43
ese gran don lo recibimos solamente a través de la
humildad, la fe, y la obediencia (2 Nefi 3 1 : 1 3),
pág. 43
factor en el proceso de santificación (Helamán
3.33-37), pág. 106
importante para recibir un testimonio (Moroni
10:1-7), pág. 152
la santificación por medio del (3 Nefi 27: 19-22),
pág. 129
muchas personas jamás han recibido manifestación
del (2 Nefi 3 1 : 1 3), pág. 43
nos ayuda a comprender los misterios de Dios
(Alma 26:22), pág. 86
poder purificador para eliminar los pecados
(Moroni 6:4), pág. 147
posee gran poder para convertir (Alma 26: 1 3-16),
pág. 86
santific� �or (Helamán 3 :33-37), pág. 106
su funclOn en las ordenaciones (Moroni 3), pág. 147
toda persona. necesita al (Mosíah 27:1-33), pág. 69
, Importante que el ministerio de
un don mas
ángeles (Mosíah 27: 1-33), pág. 69
Estado carnal
descripción del (Mosíah 4:1-2), pág. 56
la gente en, menos que el polvo de la tierra
(Mosíah 4:2), pág. 56
resultado de la Caída (Mosíah 4:1-2), pág. 56
Estandarte de libertad (Alma 46:10-22), pág. 99
Estudio y la meditación
la importancia del (1 Nefi 1 1 : 1), pág. 12
Eter
descr�be la Nuev� Jerusalén (Eter 13:1 -12), pág. 145
el Senor le mostro muchas cosas maravillosas (Eter
13:1-12), pág. 145
gran vidente (Eter 1 3 : 1 -12), pág. 145
se le mostró el establecimiento de la Nueva
Jerusalén (Eter 1 3 : 1 -12), pág. 145
Evangelio
la plenitud del (2 Nefi 27:35), pág. 38
1 79
Indice por temas
Evangelio de Jesucristo
fuente de salvación y felicidad (Alma 23), pág. 85
lo más grande y precioso de este mundo (Alma 23),
pág. 85
Excomunión
es reconocida por el Señor (Mosíah 26:36), pág. 69
reconocimiento de la (Mosíah 26: 1 -33), pág. 68
se borra el nombre del transgresor (Alma 5:57-58),
pág. 74
Exodo
se corroboran los milagros del (1 Nefi 1 7:23-24),
pág. 17
Experimento
sobre la palabra (Alma 32: 17-43, Alma 32:27), págs.
90, 91
Expiación
el efecto inmediato por medio de la fe y el
arrepentimiento (Alma 34:31), pág. 92
hace posible la santificación (3 Nefi 27: 19-22),
pág. 129
las bendiciones de la (2 Nefi 9:7-12), pág. 29
las condiciones para recibir las bendiciones de la
(Alma 42:9-28), pág. 97
núcleo principal del plan del evangelio (Alma 34),
pág. 92
trae consigo la redención (2 Nefi 9:7-12), pág. 29
Ezías
brindó testimonio de Cristo (Helamán 8:19-22),
pág. 109
F
Faltas
o errores del Libro de Mormón son del hombre
(Mormón 8:12-25), pág. 136
reconozcamos nuestras (Alma 39:12-14), pág. 96
Familia
destrucción de la (2 Nefi 13: 12), pág. 31
Fe
al escuchar la palabra de Dios (Mosíah 5:3-6),
pág. 58
cómo ejercer la (Alma 33), pág. 91
confianza en el Señor (Eter 12:6-18), pág. 144
del hermano de Jared (Eter 3:6-21), pág. 139
descripción de las dos clases de (Alma 32:21),
pág. 90
descripción y significado de la (Alma 32: 17-43),
pág. 90
el discurso que Alma dirigió a los zoramitas sobre
la (Alma 32:1-16; Alma 32: 17-43), pág. 90
entretejida con la esperanza (Moroni 7:40-43), pág.
150
la clave de la justicia (Moro ni 7:20-26), pág. 149
no hay testimonio sino hasta después de la prueba
de (Eter 12:6-18), pág. 144
no se desarrolla por medio de milagros (E ter
12:6-18), pág. 144
obra milagros (Moroni 7:29-39), pág. 149
pasos para desarrollarla (Alma 32:1 7-43), pág. 90
principio del dominio (Moroni 7:40-43), pág. 150
señales siguen a los que tienen (Eter 12:6-18),
pág. 144
Fechas
de la destrucción de Jerusalén (2 Nefi 1 : 1-4),
pág. 22
del viaje de Lehi (2 Nefi 1 : 1 -4), pág. 22
Fidelidad
recompensa por la (Enós 1 :26-27), pág. 51
1 80
Fuego
" de donde no se vuelve" (3 Nefi 27: 1 1-17), pág. 128
Fuego y azufre
descripción del (Helamán 14:18), pág. 1 1 3
pocos participarán del (Helamán 14: 18), pág. 1 1 3
tormento mental (Helamán 14:18), pág. 1 1 3
G
Gavillas
los conversos a la Iglesia (Alma 26:5-7), pág. 85
significado de (Alma 26:5-7), pág. 85
Gedeón
Alma elogia al pueblo de (Alma 7), pág. 75
el pueblo justo de (Alma 7), pág. 75
el valle y la ciudad que recibieron el nombre de
(Alma 1 :8-9), pág. 72
patriota nefita (Alma 1 :8-9), pág. 72
Gentiles
aquellos que no se catalogan como judíos (1 Nefi
13: 1-3), pág. 13
el Libro de Mormón saldría a luz por medio de los
(1 Nefi 13: 1-3), pág. 13
que entrarán en el convenio (3 Nefi 21:23), pág. 126
recibieron la plenitud del evangelio cuando éste
fue rechazado por la casa de Israel (3 Nefi
16:5-15), pág. 122
serán contados entre el resto de Jacob (3 Nefi
21 :23), pág. 126
significado de la palabra (1 Nefi 13:1-3), pág. 13
Gozo
que se recibe por medio del perdón de los pecados
(Mosíah 4:2-3), pág. 56
Gracia
de Dios, no se logra la salvación sólo por medio de
la (2 Nefi 25:23), pág. 36
Gran Espíritu
los lamanitas creían en el (Alma 22:5-1 1 ), pág. 83
Guerra
amonestaciones en contra de la (Alma 52:6),
pág. 102
causa muertes que son a veces llamamientos para
aumentar la actividad misional en el mundo de
los espíritus (Alma 60:10-14), pág. 104
de venganza (Mormón 4), pág. 133
incitar a la, propósitos de la (Alma 31 : 1-4), pág. 89
Guerreros
dos mil (Alma 53: 10-23), pág. 102
Guía
por medio de la luz del evangelio (2 Nefi 2:26-27),
pág. 24
H
"Había obrado"
el significado de (Moroni 6:4), pág. 1 47
Harris, Martin
amonestado contra la codicia (Mosíah 4:16-25),
pág. 57
el manuscrito perdido (Las Palabras de Mormón
1 : 7), pág. 52
Hebreo
el Libro de Mormón podría haberse escrito en (1
Nefi 1 : 1-3; Mormón 9:32-37), págs. 4, 136
una versión del, hablada por los nefitas (Mormón
9:32-37), pág. 1 36
Helamán
dos mil hijos guerreros (Alma 53:10-23), pág. 102
Indice por temas
Hermano de Jared
comprendió el carácter y los atributos de Dios (E ter
3:1-5), pág. 139
la fe del (Eter 3:1-5; Eter 3:6:21), pág. 139
la oración del (Eter 2:23), pág. 139
nombre del (Eter 1 : 34), pág. 134
nombre del, revelado a José Smith (Eter 1 : 34),
pág. 134
quizás no hubo otro hombre con una fe tan
grande, pág. 134
tenía fe en que el Señor proporcionaría luz para los
barcos (Eter 3 : 1 -5), pág. 1 39
ve al Señor (Eter 3:6-21), pág. 139
Hijos de Mosíah
hicieron una misión de éxito entre los lamanitas
(Alma 17:1-8), pág. 82
librados de las manos de los lamanitas (Alma
25: 1 7), pág. 85
Hipocresía
el pecado de (2 Nefi 3 1 : 1 3), pág. 42
es condenada por Jesucristo (2 Nefi 3 1 : 13), pág. 42
Hipócrita
significado de (2 Nefi 3 1 : 13), pág. 42
Hogar
destrucción del (2 Nefi 1 3 : 12), pág. 31
Hombre natural
al haber sufrido una "caída" (Mosíah 3:19), pág. 55
enemigo de Dios (Mosíah 3 : 1 9), pág. 55
no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios
(Alma 19:19-36), pág. 83
Hombres
son llamados por Dios por medio de la profecía (3
Nefi 10: 12), pág. 1 1 7
Hosanna
significado de (3 Nefi 1 1 : 16-21), pág. 1 1 8
Humildad
cuando comprendemos nuestra dependencia del
Señor (Mosíah 4:4-8), pág. 56
1
Idioma
en que se escribió el Libro de Mormón (1 Nefi
1 : 1 -3; Mormón 9:32-37), págs. 4, 136
Idolatría
es igual a la codicia Oacob 2:12-19), pág. 45
Idolos
no debemos confiar en los (2 Nefi 12:5-22), pág. 31
Iglesia
en la época de Lehi (1 Nefi 4:26), pág. 6
Iglesia de Jesucristo
dirigida por medio de revelación (Alma 6), pág. 75
una piedra cortada de la montaña (1 Nefi 22: 1 7),
pág. 21
Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimas Días
el camino, la verdad y la vida (2 Nefi 6:6), págs.
26-27
el reino de Dios en la tierra (Helamán 8 : 1 5),
pág. 109
una luz para el mundo (2 Nefi 6:6), pág. 26
un estandarte sobre el monte (2 Nefi 6:6), pág. 26
un pendón para el mundo (2 Nefi 6:6), pág. 26
Iglesia del diablo
definición de la (1 Nefi 14:10), pág. 14
destrucción de la (1 Nefi 22: 13-23), pág. 21
Imprudencias
aun las pequeñas nos alejan del Espíritu (2 Nefi
28:8), pág. 39
Ingratitud
el pecado de la (Mosíah 2:24), pág. 54
Iniquidad
nunca fue felicidad (Alma 41 : 10), pág. 97
Inmersión
simboliza la limpieza, o sea, el lavado de nuestros
pecados (3 Nefi 27: 19-22), pág. 129
Inspiración
más un sentimiento que un sonido (1 Nefi 17:45),
pág. 18
"Integro propósito" (2 Nefi 3 1 : 1 3), pág. 42
Integro propósito de corazón (2 Nefi 3 1 : 13), pág. 42
Intérpretes
dos piedras: el Urim y Tumim (Mosíah 28: 1 1 -20),
pág. 70
el Urim y Tumim (Alma 37:1-31), pág. 95
los escondió Moroni para que salieran a luz en los
últimos días (Mosíah 28: 1 1 -20), pág. 70
los tuvo el hermano de Jared (Mosíah 28: 1 1 -20),
pág. 70
los utilizó Gazelem (Alma 37:1-31), pág. 95
Intervención divina
evidencia del poder de Dios (1 Nefi 3:26-31), pág. 5
Investidura divina
de autoridad, se define (Mosíah 15:1-4), pág. 63
Isaí
raíz de (2 Nefi 21 : 1 0), pág. 34
tronco de (2 Nefi 21 : 1 -5), pág. 34
Isaías
comprender las profecías de (2 Nefi 25: 1-7), pág. 36
debemos estudiar y escudriñar los escritos de
(3 Nefi 23: 1 -5), pág. 126
fue citado por Abinadí (Mosíah 14:1 -12), pág. 63
fue citado por Jacob (2 Nefi 6: 3-5), págs. 26, 28
fue citado por Moroni (2 Nefi 21 : 1-5), pág. 34
fue citado por Nefi (1 Nefi 19:21-24; 2 Nefi
22: 10-12; 2 Nefi 25: 1 -7; 2 Nefi 26 :15-1 6), págs.
20, 36
indica la época del gran recogimiento (2 Nefi
15:26-30), pág. 32
la profecía mesiánica (Mosíah 14:1-12), pág. 63
profetizó acerca del recogimiento de la casa de
Israel (2 Nefi 24: 1 -12), pág. 34
profetizó contra Israel (2 Nefi 17:16-24), pág. 33
profetizó sobre la época milenaria (2 Nefi 1 : 1-12),
pág. 34
sus palabras demuestran la veracidad de la venida
de Cristo (2 Nefi 1 1 :2-8), pág. 31
"Islas del mar" (1 Nefi 22:4), pág. 20
Ismael
del linaje de Efraín (1 Nefi 7; 2 Nefi 5:6), págs. 9, 26
su familia se unió a Lehi (1 Nefi 7), pág. 9
Israel
el descanso milenario (2 Nefi 24: 1 -12), pág. 34
el esparcimiento y el recogimiento de (1 Nefi
22:5-6; 2 Nefi 18:1- 12), págs. 20, 33
el recogimiento de (2 Nefi 24 : 1-12; 3 Nefi 10:1-8; 3
Nefi 20: 10-22), págs. 34, 1 1 7, 125
el resto esparcido de (3 Nefi 20: 1 0-22), pág. 125
el resurgimiento de (2 Nefi 20:20-34), pág. 33
el uso de la palabra, en las Escrituras (2 Nefi
30: 1 -3), pág. 41
la casa de, se le compara con un olivo (1 Nefi
10:12-14), pág. 1 1
las tribus esparcidas de, n o están perdidas para el
Padre (3 Nefi 1 7:4), pág. 123
181
Indice por temas
profecía en contra de, dada por Isaías (2 Nefi
17:16-24, pág. 33
profecías concernientes a (3 Nefi 20: 10-22),
pág. 125
J
Jacob
citó a Isaías (2 Nefi 6:3-5), págs. 26, 28
confunde a Sherem, pág. 47
el resto de (3 Nefi 21 :23), pág. 126
enseñ? la gra � � eza del Redentor, pág. 28
?ran líder esp�ntual de los nefitas, pág. 28
Insta a los nefitas a arrepentirse, pág. 28
Jactarse
con el Señor (2 Nefi 20: 1 -19), pág. 33
de sí mismos o en el Señor (Mormón 3), pág. 133
.
Jaredltas
batalla final de los (Eter 2:7-10; Eter 14-15), págs.
138, 145
combinaciones secretas entre los (Eter 8 : 1 -12),
pág. 141
descripción de las naves de los (Eter 2:16-25),
pág. 138
fueron destruidos por causa de su iniquidad (Eter
2:7-10), pág. 138
iniquidad de los (E ter 10: 1-8), pág. 143
la historia de los (E ter 1 :3-32), pág. 138
las e scenas finales de la civilización (Eter 1 1 ),
, 144
pag.
los animales en la época de los (E ter 9 : 18-19),
pág. 143
los metales en la época de los (E ter 9 : 18-19),
pág. 143
una civilización muy avanzada (Eter 10:9-34),
pág. 143
Jarom
reg�stro de Oarom 1 :1 -15), pág. 51
Jeremlas
compara a los judíos con un olivo Oacob 5:3),
pág. 48
Jerusalén
castigada debido a su iniquidad (2 Nefi 13:1-11),
pág. 31
fechas de la destrucción de (2 Nefi 1 : 1-4; 2 Nefi
13: 1-11), págs. 22, 31
la antigua, será reconstruida (Eter 13: 1-12),
pág. 145
no volverá a sufrir destrucción (2 Nefi 8:21-25),
pág. 28
se c �nvertirá en una ciudad santa (2 Nefi 6: 14-15),
pago 27
Jesucristo
autor de nuestra fe (Moroni 6:4), pág. 147
con Su propia vida pagó el precio para satisfacer
las demandas de la justicia (3 Nefi 27: 19-22),
pág. 129
conocido como Jehová (Mosíah 15:1-4), pág. 63
debemos a�andonar el pecado y conocer a (Alma
22: 1 8), pago 84
debemos llegar a ser como (Mosíah 26:24-28),
pág. 68
demostró el valor de las Escrituras (3 Nefi 24: 1 ),
pág. 127
derechos de misericordia (Moroni 7:27-28),
pág. 149
el c��sumad or de nuestra fe (Moroni 6:4), pág. 147
.
el HlJo de DlOS (1 Nefi 1 1 :21), pág. 12
1 82
el hombre sólo puede salvarse por medio de la
sangre expiatoria de (Helamán 5:9-13), pág. 107
el Mesías (1 Nefi 10:4-5), pág. 1 1
e l padre d e los cielos y l a tierra (Mosíah 1 5 : 1 -4),
pág. 63
el Prí�c�p � de Paz (Alma 52-53), pág. 1 02
el Umgemto de Dios (Alma 7: 10), pág. 75
es el Padre y el Hijo (Mosíah 5:7; Mosíah 1 5 : 1 -4),
págs. 58, 63
fuente de vida, luz y verdad (3 Nefi 1 1 : 1 1),
pág. 1 1 8
fuente divina de salvación para nuestros pecados
(Alma 33:21 -22), pág. 91
hacemos convenio de tomar sobre nosotros su
nombre (Mosíah 5:8), pág. 59
instituyó y cumplió la ley de Moisés (3 Nefi
15: 1-10), pág. 122
la doctrina de (2 Nefi 3 1 : 1 -3), pág. 42
"la Ley y la LuZ" (3 Nefi 15:9), pág. 122
la Luz de (Moroni 7:16-18), pág. 149
la Luz del �undo (3 Nefi 8:20-23), pág. 1 1 7
l a luz y la vlda del mundo ( 3 Nefi 1 1 : 1 1 ), pág. 1 1 8
.
.
l a �e �esldad del bautismo ( 2 Nefi 31 :4-10), pág. 42
la umc � fuente de paz es Oacob 5:3), pág. 47
las hendas en Sus manos y pies (3 Nefi 1 1 : 14-17),
pág. 1 1 9
levantemos l a vista hacia S u poder salvador (Alma
33:21), pág. 91
llevó a cabo milagros entre los nefitas, pág. 122
los judíos empezarán a creer en (2 Nefi 6: 14),
pág. 27
nació de María (1 Nefi 1 1 :21), pág. 12
nació en la tierra de Jerusalén (Alma 7:10), pág. 75
no debem? s hacer oídos sordos al consejo de (Alma
5:53), pago 74
nombres y títulos de (2 Nefi 19: 1-7), pág. 33
nuestro hermano mayor (2 Nefi 2 : 1 1 -16), pág. 23
nuestro Salvador y padre espiritual (Mosíah 5 : 7),
pág. 58
obtuvo la victoria sobre la muerte (Mosíah 4:7),
pág. 57
oró a Dios por los nefitas, pág. 122
por medio de la Expiación proporciona la
redención (2 Nefi 2:3-7), pág. 23
por medio de los convenios nos convertimos en sus
hijos, pág. 58
prescribir significa el medio por el cual recibimos
los beneficios de la Expiación (Moroni 7:27-28),
pág. 149
proporcionó a los nefitas los escritos de Malaquías
(3 Nefi 24: 1), pág. 127
puede conocernos (Mosíah 26:24-28), pág. 68
puede hablar y actuar en nombre de Dios (Mosíah
1 5 : 1 -4), pág. 63
se apareció como ser resucitado a los judíos (3 Nefi
1 7:4), pág. 123
se apareci ? como ser resucitado a los nefitas (3 Nefi
1 7:4), pago 123
se apareció en el Templo de Kirtland (3 Nefi 24: 1),
pág. 127
se les aparecerá a las tribus perdidas de Israel como
ser resucitado (3 Nefi 1 7:4), pág. 123
se manifestará a los judíos (2 Nefi 6: 14-15; 3 Nefi
1 1 : 14-17), págs. 27, 1 1 9
s e reveló a l hermano d e Jared (Eter 3:6-21 ) '
'pág. 139
señales de la crucifixión de (1 Nefi 1 9 : 1 0-12),
pág. 19
Indice por temas
Su aparición en persona al pueblo del continente
americano, pág. 1 1 8
Su divinidad e s e l mensaje central d e todo profeta,
pág. 118
Su divinidad se estableció por boca de tres testigos
(3 Nefi 17:4), pág. 123
Su misión es el tema principal de las Escrituras (3
Nefi 23: 14), pág. 126
Su sacrificio es infinito y eterno (Alma 34), pág. 92
sucesor directo de profetas hebreos (2 Nefi 10:7-9),
pág. 30
tomar sobre nosotros el nombre de (3 Nefi 27: 1-10),
pág. 128
un ejemplo perfecto (2 Nefi 3 1 : 1 -3), págs. 42, 1 1 8
u n gran y postrer sacrificio (Alma 34: 10), pág. 92
vivió una vida perfecta (Moroni 6:4), pág. 147
José
la profecía relacionada con la túnica de (Alma
46:23-27), pág. 100
sus descendientes recibirán la tierra de las Américas
como parte de su herencia (3 Nefi 1 5 : 1 1-13),
pág. 122
su túnica de muchos colores (Alma 46:23-27),
pág. 100
Joyas
del Señor (3 Nefi 24: 1 3-18), pág. 127
Juan el Revelador
revelación de (Eter 4 : 1 6), pág. 140
Judá
castigada como resultado de sus iniquidades
(2 Nefi 13:1-11), pág. 31
llevada cautiva por Nabucodonosor (2 Nefi
13:1-1 1), pág. 31
nombre de la tribu (2 Nefi 30:4), pág. 41
nombre nacional (2 Nefi 30:4), pág. 41
Judío
nombre nacional (2 Nefi 30:4), pág. 41
nombre que indica que pertenece a esa tribu
(2 Nefi 30:4), pág. 41
término utilizado para referirse a Israel (2 Nefi
26: 7-14), pág. 36
Judíos
empezarán a creer en Cristo (2 Nefi 6: 14), pág. 27
Jesucristo se manifestará a los (2 Nefi 6: 14; 2 Nefi
6: 14-15), pág. 27
las persecuciones de los (1 Nefi 1 9 : 1 3-19), pág. 19
los romanos los sacan de Israel y los esparcen (2
Nefi 8 : 1 7-18), pág. 28
se convencerán de que Jesús es el Cristo (2 Nefi
26: 1 7-22), pág. 37
se utiliza el término en el Libro de Mormón (1 Nefi
15:12-18), pág. 15
verán a Jesucristo (3 Nefi 1 1 : 14-1 7), pág. 1 1 9
Juicio
inminente, se nos amonesta en cuanto a nuestra
época (3 Nefi 10:9-17), pág. 1 1 7
parcial e n e l momento d e l a muerte (Alma
40: 1 1-15), pág. 96
Juicio, el (2 Nefi 9 : 1 3-1 6), pág. 29
Juicios
que sufrirán los inicuos (2 Nefi 23: 13-22), pág. 34
Juramentos
sagrados e inviolables (1 Nefi 4:32-37), pág. 6
Justicia
descripción de la (Alma 42:9-28), pág. 97
las demandas de, serán satisfechas por medio de la
Expiación (3 Nefi 27: 1 9-22), pág. 129
Justos
el Señor muchas veces permite que sean muertos
por causa de la justicia y los juicios (Alma
60: 1 0-14), pág. 104
entran en el descanso del Señor (Alma 60:10-14),
pág. 104
muchas veces son el factor que salva a los inicuos
de las destrucciones y los juicios de Dios
(Helamán 1 3 : 1 1-16), pág. 112
Juzgados
por nuestras acciones (1 Nefi 15:32-35), pág. 15
K
Korihor
acusaciones de (Alma 30:23-26), pág. 89
las enseñanzas de (Alma 30: 12-18), pág. 88
les imputó malas intenciones a los líderes de la
Iglesia (Alma 30:23-36), pág. 89
no podía percibir a Satanás (Alma 30:46-53),
pág. 89
un anticristo (Alma 30:6), pág. 88
L
La nación nefita
destrucción de (2 Nefi 26: 7-14), pág. 36
la caída de (Mormón 1 : 7-14), pág. 132
los pasos finales de la caída de (Mormón 5 : 1-18),
pág. 134
sufrirá por sus iniquidades (2 Nefi 26: 1 -6), pág. 36
La oración del Señor (3 Nefi 12-14), pág. 1 1 9
La sociedad nefita
las etapas que llevaron a la caída de (4 Nefi
1 : 19-49), pág. 130
La vida terrenal
el propósito de (2 Nefi 2:22-25), pág. 24
La visión de Nefi
la configuración de (1 Nefi 12-14; Temas
suplementarios B), págs. 12, 1 64
Labán
biografía de (1 Nefi 3:23-25), pág. 5
encuentro de Nefi con (1 Nefi 4:4-27), pág. 5
Lamán y Lemuel
endurecieron sus corazones (1 Nefi 16:36-39),
pág. 17
estaban sujetos a Satanás (2 Nefi 1 :21-29), pág. 22
fueron testigos del poder del Señor (1 Nefi
1 7:46-55), pág. 18
habían "dejado de sentir" (1 Nefi 16:36-39), pág. 1 7
hicieron mal uso d e s u libre albedrío (1 Nefi
8:36-38), pág. 1 0
l a disconformidad de (1 Nefi 2 : 1 1 -24; 1 Nefi
3:26-31), pág. 5
la razón por la que fueron a la tierra prometida (1
Nefi 2 : 1 1 -24), pág. 5
no cambiaron a pesar de haber visto un ángel (1
Nefi 3:26-31), pág. 5
nunca se convirtieron verdaderamente (1 Nefi
16:36-39), pág. 1 7
rechazaron las enseñanzas d e Lehi (1 Nefi 8:36-38),
pág. 10
Lamanitas
de la actualidad, descendientes de los grandes
líderes del Libro de Mormón (Mormón 7:1-2),
pág. 135
deben recibir el evangelio (Helamán 15), pág. 113
día de los (Helamán 15), pág. 1 1 3
1 83
lndice por temas
dominaron a los nefitas (Mosíah 1 1 : 1 6-19), pág. 62
en la Iglesia (2 Nefi 30:4-6), pág. 41
florecerán como la rosa (3 Nefi 21:23), pág. 126
la herencia de los (4 Nefi 1 :20, 35-39), pág. 130
la maldición fue quitada de los (3 Nefi 2:9-19; 4
Nefi 1 :20, 35-39), págs. 1 1 5, 131
los descendientes de los que se apartaron de la
Iglesia (4 Nefi 1 : 20, 35-39), pág. 131
maldecidos hasta que se arrepintieran de sus
iniquidades (4 Nefi 1 : 20, 35-39), pág. 131
pertenecen a la casa de Israel (Mormón 7:1-2),
pág. 135
restauración del conocimiento de Jesucristo a los
(Mormón 9 :36), pág. 136
se levantan en rectitud y poder (Mormón 9:36),
pág. 136
se predijo el futuro de los (1 Nefi 15: 12-16), pág. 15
serán llenos de la presencia del Redentor (Mormón
9:36), pág. 137
un pueblo salvaje, empedernido y feroz (Alma
17:13-16), pág. 82
una gran obra de los últimos días entre los (1 Nefi
15: 12-16), pág. 1 5
Lamoni
el padre de (Alma 22:5-11), pág. 83
Lehi
condiciones políticas que lo rodearon en Jerusalén
(1 Nefi 1 :4), pág. 4
el sacerdocio que poseía (2 Nefi 5 :26), pág. 26
el Señor fortaleció a su familia espiritual y
físicamente (1 Nefi 1 7 : 1 -4), pág. 1 7
enseña a s u familia, pág. 22
es del linaj e de Manasés (1 Nefi 7; Alma 10:2-3),
págs. 9, 76
la interpretación de la visión de (1 Nefi 8:4-35),
pág. 10
la visión de (1 Nefi 8:2), pág. 9
se da cuenta del poder de Satanás (2 Nefi 1 :21-29),
pág. 22
se fortalece gracias a la confianza de Nefi (1 Nefi
1 6 : 1 8-32), pág. 1 6
sintió una gran preocupación por Lamán y Lemuel
y les enseñó (1 Nefi 8:36-38), pág. 10
su familia es bendecida por el Señor, pág. 19
su familia se une con la de Ismael (1 Nefi 7), pág. 9
su testimonio del Mesías (1 Nefi 8:2), pág. 9
sus hijos se casan con las hijas de Ismael (1 Nefi 7;
2 Nefi 5:6), págs. 9, 26
tenía poder espiritual (1 Nefi 2 : 1 1 -24), pág. 5
última bendición a sus hijos (2 Nefi 4:3-14), pág. 25
Lehi-Nefi
la tierra de (Mosíah 7:1-14; 8:7-21), pág. 59
los nefitas establecen una colonia en la tierra de
(Mosíah 7:1-14; 8:7-21), pág. 59
Ley
de consagración (Mosíah 4:26-29), pág. 57
el espíritu de la ley contra la letra de la (3 Nefi
15:9), pág. 122
su violación es pecado (2 Nefi 9:25-39), pág. 29
Ley constitucional
los miembros de la Iglesia deben apoyarla (Alma
48:14), pág. 1 00
Ley de Moisés
como símbolo o representación de Cristo (Alma
25: 1 3-16), pág. 85
el cumplimiento de la (3 Nefi 15 :9), pág. 122
se cumplió por medio de un "gran y postrer
sacrificio" (Alma 34), pág. 92
184
simboliza a Cristo (2 Nefi 1 1 :2-8), pág. 31
Ley de testigos, pág. 3
Liahona
los escritores del Libro de Mormón la guardaron
como un gran tesoro (1 Nefi 16:9-10), pág. 16
marcaba el camino que la familia de Lehi debía
seguir en su viaje (1 Nefi 16:9-10), pág. 16
Moroni la mostró a los tres testigos del Libro de
Mormón (1 Nefi 16:9-10), pág. 16
pasó de uno a otro junto con las planchas (1 Nefi
1 6:9-10), pág. 16
sólo funcionaba de acuerdo con la fe (1 Nefi
16:9-10), pág. 16
un símbolo de la palabra de Dios (1 Nefi 16:9-10),
pág. 16
Libertad
de adoración (Alma 30:7-11), pág. 88
protección de la causa de la (Alma 46:28-41),
pág. 1 00
Libertad
es el móvil principal del progreso humano (Alma
46:10-22), pág. 99
Libre albedrío
en el mundo premortal (Alma 13:4-5; Alma 29 : 1 -8),
págs. 79, 87
permite al hombre elegir entre el bien y el mal (2
Nefi 2:3-7), pág. 23
va acompañado de la responsabilidad (Mosíah
29:32-39), pág. 70
el Señor no lo quita (2 Nefi 2:26-27), pág. 24
Libro de Mormón
algo sagrado (Temas suplementarios A), pág. 155
atesorado en nuestro corazón (Temas
suplementarios A), pág. 157
confunde las doctrinas falsas (Alma 30:6), pág. 88
confunde las falsas doctrinas, pág. 1
contiene la plenitud del Evangelio de Jesucristo
(Temas suplementarios A), pág. 155
da evidencia de que las Santas Escrituras son
verdaderas (Temas suplementarios A), pág. 156
dado por inspiración (Temas suplementarios A),
pág. 156
de gran valor para la humanidad (Temas
suplementarios A), pág. 155
Dios es el autor del (Mormón 8:35), págs. 2, 1 36
el conocerlo afecta en gran manera el espíritu y el
testimonio de la persona, pág. 2
el idioma en que se escribió el (Mormón 9:32-37),
pág. 136
el libro más correcto de todos los libros sobre la
tierra (Eter 8:23-26), pág. 142
el nuevo convenio (Temas suplementarios A), págs.
1, 155, 157
el propósito del (2 Nefi 27:35; Mormón 7:8-10),
págs. 1, 38, 135
el registro de un pueblo caído (Mormón 8:35),
pág. 136
el segundo testigo escrito de Jesucristo (3 Nefi
1 7:4), pág. 123
el valor del (2 Nefi 28:2-14), pág. 39
en el gran día del juicio (2 Nefi 33:5-15), pág. 44
encabezamientos (1 Nefi), pág. 4
es un libro de poder (Temas suplementarios A),
pág. 155
escrito en egipcio reformado (1 Nefi 1 : 1 -3), pág. 4
escrito para nosotros, los que vivimos en la
actualidad (Mormón 8:35; Temas suplementarios
A), págs. 2, 136, 156
Indice por temas
estudiarlo para conocer su poder y divinidad,
Prólogo
expone a los enemigos de Cristo (Alma 30:6),
pág. 88
fue divinamente inspirado (Temas suplementarios
A), pág. 156
fue revelado por medio de José Smith, pág. 1
generaciones de paz y rectitud en (E ter 9), pág. 142
gráfica cronológica del (Temas suplementarios B),
pág. 1 62
la barra de hierro (Temas suplementarios A),
pág. 157
la clave de nuestra religión (Eter 8:23-26; Temas
suplementarios A), págs. 2, 142, 155
la importancia de los testigos del, pág. 3
la parte menor de un conjunto de Escrituras (3
Nefi 26:6-12), pág. 128
la portada fue escrita por Moroni, pág. 1
la salida a la luz del (Mormón 8:12-25), pág. 1 35
las consecuencias por rechazar (Temas
suplementarios A), pág. 155
las palabras "Otro Testamento de Jesucristo" se le
agregaron al título, pág. 1
las primeras páginas del, pág. 1
literatura traducida (1 Nefi 2:6-7), pág. 5
lleva el nombre de Mormón (2 Nefi 27:35), pág. 38
los anticristos en el (Alma 30:6), pág. 88
los miembros de la Iglesia no lo leen como
deberían, pág. 1
los preceptos que contiene pueden ayudar al
hombre a acercarse más a Dios que los de
ningún otro libro, pág. 2
más importante que cualquier invención
tecnológica o industrial (Temas suplementarios
A), pág. 1 55
no debe tratarse a la ligera (Temas suplementarios
A), pág. 155
no se emplea correctamente (2 Nefi 29:3), pág. 40
nos ayuda a acercarnos más a Dios (Temas
suplementarios A), pág. 1 56
nos enseña la forma de llevar a cabo la obra
misional (Temas suplementarios A), pág. 156
nos enseña la verdad (Temas suplementarios A),
págs. 1 56-157
otro testamento de Jesucristo (1 Nefi 8:2; Temas
suplementarios A), págs. 1, 9, 155
pone fin a las contenciones (Alma 30:6), pág. 88
por medio de su estudio y lectura recibiremos
grandes bendiciones (Temas suplementarios A),
pág. 157
posible ubicación de los lugares mencionados en el
(Temas suplementarios B), pág. 166
preparado por la mano de Dios (Temas
suplementarios A), pág. 1 55
prueba que Dios inspira y llama a las personas,
pág. 2
razones por las cuales es una clave (Temas
suplementarios A), pág. 155
recopilación del (Temas suplementarios B), pág. 160
restablece cosas claras y preciosas, pág. 1
saldrá a luz por medio de los gentiles (1 Nefi
1 3 : 1 -3), pág. 12
Satanás lucha contra él (2 Nefi 29 : 1-6), pág. 40
se habría escrito en hebreo (Mormón 9:32-37),
pág. 136
se le puso el nombre del anciano profeta Mormón
(Mormón 8:35), pág. 136
su estudio debe ser el propósito de la vida (Temas
suplementarios A), pág. 157
su rechazo, una señal de los tiempos (2 Nefi
29: 1-6), pág. 40
su salida a luz es una señal de la restauración de
los hijos de Israel (3 Nefi 29), pág. 129
sus errores son errores de los hombres (Mormón
8:12-25), pág. 136
sus lectores podrán conocer a los autores cara a
cara (2 Nefi 33:5-15), pág. 44
tanto para el judío como para el gentil, pág. 2
testifica de la Biblia (Mormón 7:8-10), pág. 1 35
testigo de Cristo, pág. 2
testigo de la divinidad de la Iglesia, pág. 2
testigo de la misión divina de José Smith, pág. 2
testigos del (Temas suplementarios B), pág. 161
tiene poder parar transformar a las personas, pág. 2
traducción genuina (2 Nefi 27: 1 5-18), pág. 37
traducido por el don y el poder de Dios (Mormón
8:12-25), págs. 2, 136
traducido por José Smith por medio del Urim y
Tumim (Mormón 8: 12-25), pág. 136
tres razones para estudiarlo (Temas suplementarios
A), pág. 155
tres testigos proporcionados por el Señor (Eter
5:2-4), pág. 140
un nuevo testigo de Cristo y de su evangelio (2
Nefi 27:35), pág. 38
una obra maravillosa y un prodigio (2 Nefi
27:24-28), pág. 37
una parte del registro que se publicó (Temas
suplementarios B), pág. 1 59
una parte sellada (2 Nefi 27:7- 1 1 ), pág. 37
uno de los dones más importantes que se han dado
al mundo (Temas suplementarios A), pág. 155
verifica y aclara la Biblia (1 Nefi 17:23-34), págs.
1, 1 7
Líderes
principales de la historia nefita (Temas
suplementarios B), pág. 1 63
Limhi
escapó de los lamanitas, pág. 61
Llamamientos
magnificarlos (Jacob 1 :9-19), pág. 45
"Los hombros de los filisteos" (2 Nefi 21 : 14), pág. 34
Los responsables de guardar los anales nefitas (Temas
suplementarios B), pág. 1 58
Los Tres Nefitas
son seres transfigurados (3 Nefi 28), pág. 129
son seres trasladados (3 Nefi 28), pág. 129
Lucifer
el nombre terrenal de Satanás (2 Nefi 24: 12-1 7),
pág. 34
el significado de (2 Nefi 24: 12-1 7), pág. 34
término que se utiliza solamente dos veces en las
Escrituras (2 Nefi 24: 12-1 7), pág. 34
Luz de Cristo
espíritu de verdad (Moroni 7:16-18), pág. 149
Luz de verdad
nos llevará a la plenitud del evangelio (Moroni
7:16-18), pág. 149
Luz y verdad
un arma eficaz en contra de la maldad y las
tinieblas (3 Nefi 6 : 17-30), pág. 1 1 6
185
Indice por temas
M
Maher-shalal-hash-baz
hijo de Isaías (2 Nefi 18:1 -12, 18), pág. 33
nombre simbólico (2 Nefi 18:1 -12, 18), pág. 33
Martirio
de Abinadí (Mosíah 17:13-20), pág. 64
Matrimonio
se les mandó a los nefitas no practicar el
matrimonio plural Oacob 2:23-30), pág. 46
Melquisedec
el santo sacerdocio recibió el nombre de (Alma
13:13-19), pág. 80
le confirió el sacerdocio a Abraham (Alma
13:13-19), pág. 80
recibió protección divina (Alma 13:13-19), pág. 80
Mentalmente minusválidos
no necesitan el bautismo (Moroni 8:22-24), pág. 151
Mesiánico
se centra en el Mesías (2 Nefi 1 1 :2-8), pág. 31
Mesías
nombres y títulos del (2 Nefi 19: 1-7), pág. 33
Metal
en la época de los jareditas (Eter 9:18-19), pág. 143
ziff (Mosíah 1 1 :3-15), pág. 62
Milagros
acontecimientos milagrosos en las Escrituras
(Helamán 5:22-34), pág. 107
de Dios (Mormón 9 :7-26), pág. 136
el día de los, todavía está en vigencia (Moroni
7:29-39), pág. 149
por qué Dios deja de llevarlos a cabo entre los
hombres (Mormón 9 :7-26), pág. 136
Misioneros
características de los que tienen éxito como (Alma
17: 1-8), pág. 82
normas de los (Alma 39:1-4), pág. 95
poder de los (Alma 17: 1-8), pág. 82
Misterios de Dios
se comprenden por medio del Espíritu Santo (Alma
26:22), pág. 86
se reciben por medio de la fe (Alma 12:7-11),
pág. 77
Moisés
transfigurado para poder estar en la presencia de
Dios (3 Nefi 28), pág. 129
Y la serpiente de bronce (Helamán 8: 1-18), pág. 108
Mormón
citó a Zenós Oacob, 5 : 1), pág. 47
compendio de los anales de (Mormón 2 : 1 7-18),
pág. 132
definición de la palabra (Mormón 1 : 1), pág. 132
detalles de la vida de (Mormón 1 :2-6), pág. 132
dos juegos de planchas (Mormón 2:17-18), pág. 133
fue "visitado por el Señor" cuando tenía quince
años (Mormón 1 :2-6), pág. 132
hizo el compendio del Libro de Mormón (Helamán
12), pág. 1 1 0
hizo u n compendio de los relatos nefitas, pág. 2
incluyó cartas y epístolas de (Alma 54), pág. 103
la amonestación final a Moroni (Moroni 9), pág. 152
llamado como líder del ejército nefita cuando tenía
dieciséis años (Mormón 1 :2-6), pág. 132
los propósitos del compendio del Libro de Mormón
(Mormón 2:17-18), pág. 132
no registró ni la centésima parte de todos los
anales que tenía a su alcance (Helamán 12),
pág. 1 1 0
186
recibió las bendiciones de la palabra profética más
segura (Mormón 2: 19), pág. 133
Moroni
aconseja a los lectores de los últimos días (Mormón
9:27-31), pág. 136
actuará como testigo ante el tribunal del juicio
(Moroni 10:24-32), pág. 154
advertencias a los gentiles (Eter 8:23-26), pág. 142
autor y recopilador (Moroni 1), pág. 147
citó a Isaías (2 Nefi 21 : 1 -5), pág. 34
comandante en jefe del ejército nefita (Alma
6 1 : 15-21), pág. 104
el estandarte de libertad (Alma 46: 10-22), pág. 99
hizo el compendio de los anales de Eter (Mosíah
28: 1 1 -20), pág. 70
la carta de Pahorán a (Alma 6 1 : 1-14), pág. 104
la grandeza de (Alma 48 : 1 1 -25), pág. 100
plantó el estandarte de la libertad entre los nefitas
(Alma 46:10-22), pág. 100
poseía las llaves del registro o palo de Efraín
(Eter 5), pág. 140
restableció la libertad entre el pueblo (Alma
6 1 : 1-14), pág. 104
su gran amor por la libertad (Alma 59: 1 3), pág. 104
su testimonio final al mundo (Moroni 10:24-32),
pág. 154
un hombre noble, un hombre de Dios (Alma
48: 1 1 -25), pág. 100
un verdadero siervo de Dios (Alma 6 1 : 1-14),
pág. 104
vio al hombre de la actualidad por medio del
poder de Dios, pág. 135
Mosíah
poseía las dos piedras o intérpretes (Eter 3:21 -28),
pág. 140
Muerte
como consecuencia de la Caída (2 Nefi 9 : 1 3-16),
pág. 29
como día inicial de juicio (Alma 40: 1 1 -15), pág. 96
de los justos (Alma 28: 1 -12), pág. 86
espiritual (2 Nefi 9 : 1 3-16), pág. 29
espiritual, más terrible que la del cuerpo (Helamán
14:16), pág. 1 1 3
estado entre l a muerte y l a resurrección (Alma
40: 1 1 -15), pág. 96
física (2 Nefi 9 : 1 3-16), pág. 29
importante para el bienestar del hombre (2 Nefi
9:4-6), pág. 28
los que sufren la segunda Oacob 3:1 1), pág. 46
no existía antes de la Caída (2 Nefi 2:22), pág. 24
un proceso purificador del cuerpo (Alma 1 1 :42-44),
pág. 77
Muerte espiritual
definición de la (2 Nefi 9: 13-16), pág. 29
más terrible que la muerte física (Helamán 14: 16),
pág. 1 1 3
Muerte física
definición de la (2 Nefi 9 : 1 3-16), pág. 29
vencida por la resurrección (2 Nefi 9 : 1 3-16),
pág. 29
Mulek
de la tribu de Judá (2 Nefi 30:4), pág. 41
hijo de Sedequías (Omni 1 : 12-30), pág. 51
Mundo
estar en el, pero no ser parte del (2 Nefi 28: 14),
pág. 40
Indice por temas
N
Nacer de nuevo
el renacimiento (Mosíah 27:25), pág. 69
volver a vivir en Jesucristo (Mosíah 27:25), págs.
69-70
Nacimiento
no existe bendición más grande (2 Nefi 9:4-6), pág.
28
sólo un cambio de estado (Mosíah 27:25), pág. 69
Nación judía
dos profetas se levantarán para la (2 Nefi 8 : 19-20),
pág. 28
Isaías profetizó contra la, pág. 33
Natural
la palabra tal como se utiliza en las Escrituras
(Mosíah 3: 19), pág. 55
Nefi
citó a Isaías (1 Nefi 19:21-24; 2 Nefi 25: 1 -7; 2 Nefi
23: 1 3-22; 2 Nefi 26:15-16), págs. 19, 20, 31, 34, 36
dio testimonio de la realidad del Redentor (2 Nefi
1 1 :2-8), pág. 31
el final del registro de (2 Nefi 33:5-15), pág. 44
el salmo de (2 Nefi 4:15-35), pág. 25
enfrentó numerosos desafíos, pág. 42
era del linaje de Manasés (1 Nefi 7; 2 Nefi 5:6),
págs. 9, 26
escribió sobre las planchas con el objeto de
persuadir a los hombres a venir a Dios, pág. 9
fue constreñido por el Espíritu a hablar como lo
hizo (2 Nefi 28 : 1), pág. 39
gobernante, maestro y rey (2 Nefi 5 : 1 7-25), pág. 26
las hermanas de (2 Nefi 5:6), pág. 26
las profecías de (2 Nefi 25: 7-1 6), pág. 36
le hizo un juramento a Zoram (1 Nefi 4:32-37),
pág. 6
le pidió al Señor que mandara hambre a la tierra
(Helamán 12), pág. 1 1 0
obedeció los mandamientos d e Dios, pág. 1 2
oró para conocer e l significado d e l a visión d e Lehi
(1 Nefi 8:2), págs. 9, 12
Profetizó que los gentiles tropezarán en los
postreros días (2 Nefi 26: 17-22), pág. 37
recibió grandes promesas de Dios, pág. 1 1 0
recibió una maravillosa visión, pág. 1 2
revela cuál es l a fuente d e l a apostasía ( 2 Nefi
26: 1 7-22), pág. 37
se deleitaba en las cosas del Señor, pág. 12
se deleitaba en las palabras de Isaías (2 Nefi
1 1 :2-8), pág. 31
se rompió el arco de (1 Nefi 1 6 : 18), pág. 16
sentía caridad por la gente (2 Nefi 33:5-15), pág. 44
su encuentro con Labán (1 Nefi 4:4-27), pág. 5
su último testimonio, pág. 42
tenía gran confianza en Lehi (1 Nefi 1 6 : 18-32),
pág. 1 6
tenía una gran f e e n Dios (1 Nefi 17:7-19), pág. 1 7
u n poderoso vidente, pág. 36
uno de los profetas más grandes (Helamán
10: 1-10), pág. 1 1 0
vio los engaños d e Satanás, pág. 39
vio nuestra época, pág. 36
Nefitas
desigualdad entre los (3 Nefi 6 : 10-16), pág. 1 1 6
día d e l a destrucción d e los ( 3 Nefi 10:9-17),
pág. 1 1 7
e n cautiverio bajo e l poder lamanita, pág. 65
hablaban una versión del idioma hebreo (Mormón
9:32-37), pág. 136
llenos de pecado en la época de Jacob, pág. 45
predicaron el evangelio a los ladrones de
Gadiantón que habían capturado (3 Nefi 5:1-12),
pág. 115
prohibían el matrimonio plural (Jacob 2:23-30),
pág. 46
se volvieron a bautizar luego de la aparición de
Jesucristo (3 Nefi 19:10-13), pág. 125
viajes de los (Mosíah 7:1-14; 8:7-21), pág. 59
Nehor
el orden de (Alma 21:4-23), pág. 83
hábil delincuente, pág. 72
un anticristo (Alma 21:4-23; Alma 30:6), págs.
83, 88
Niños
incapaces de cometer pecado (Moroni 8), pág. 151
no necesitan bautizarse (Moroni 8; Moroni
8:22-24), pág. 151
"viven en Cristo" (Moroni 8:22-24), pág. 151
Noé
cumplimiento de la profecía de Abinadí en contra
del rey (Mosíah 12: 1-8), pág. 62
descripción de (Mosíah 1 1 :3-15), pág. 62
hijo de Zeniff, pág. 60
mandó matar a Abinadí, pág. 60
un rey inicuo, pág. 60
Normas
misionales (Alma 39: 1 -4), pág. 95
Nueva Jerusalén
descripción de la (Eter 1 3 : 1 -12), pág. 145
permanecerá hasta que la tierra sea celestializada
(Eter 1 3 :1-12), pág. 145
santo santuario del Señor (Eter 13:1-12), pág. 145
se construirá en el continente americano (Eter
13:1-12), pág. 145
una ciudad para los puros y los justos (Eter
13: 1-12), pág. 145
o
Obediencia
promesas por la (2 Nefi 1 : 1 5-20), pág. 22
Obispo
representa al Señor en el sentido de pasar por alto
los castigos (Mosíah 26:31-39), pág. 69
Obra
nunca debemos dejar de hacer la (Mormón 5:1-2),
pág. 134
Obra misional
aumenta el número de los llamados a la (Alma 23),
pág. 85
bendiciones como resultado de la (Alma 23),
pág. 85
características de una buena (Alma 23), pág. 85
trae gozo y felicidad (Alma 21), pág. 85
Ofendido
sentirse, sólo nos engañamos a nosotros mismos
(Alma 35 : 1 5), pág. 93
Ofrendas de ayuno
se obtienen recompensas espirituales y temporales
por el pago de las (3 Nefi 24:8-12), pág. 127
Ojos
mirar hacia el poder salvador de Jesucristo (Alma
33:21-22), pág. 91
Olivo
características de un (Jacob 5:3), pág. 47
se relaciona con la paz (Jacob 5:3), pág. 47
símbolo de la casa de Israel (1 Nefi 10: 12-14),
pág. 1 1
187
Indice por temas
Omisión
pecado de Oacob 1 :9-19), pág. 45
Oración
del hermano de Jared (E ter 2:23), pág. 1 39
evitar las repeticiones vanas en la (3 Nefi 12-14),
pág. 120
la Oración del Señor (3 Nefi 12-14), pág. 1 1 9
una defensa e n contra d e Satanás (Alma 34),
pág. 92
Oraciones
de los justos, su efecto (Alma 10: 12-32), pág. 76
perfectas, las que son inspiradas (3 Nefi 19:14-24),
pág. 125
Ordenaciones
la función del Espíritu Santo en las (Moroni 3),
pág. 147
Ordenanza
de sacrificio (3 Nefi 24:3-7), pág. 127
Orgullo
condenado severamente Oacob 2:20-22), pág. 45
injustificado, el pecado de Lucifer Oacob 2:20-22),
pág. 45
injustificado, es el gran pecado del espíritu Oacob
2:20-22), pág. 45
la fuente de muchos otros pecados Oacob 2:20-22),
pág. 45
relacionado con el edificio grande y espacioso (1
Nefi 8:4-35), pág. 10
p
Pablo
su epístola a los santos de Corinto (Mormón
2:10-15), pág. 132
Paciencia
la necesidad de (Mosíah 23:21), pág. 66
las enseñanzas del rey Benjamín sobre la (Mosíah
23:21), pág. 66
Pacus
culpable de traición (Alma 62:3-14), pág. 105
Pahorán
juez superior y gobernador nefita, pág. 104
su carta a Moroni (Alma 61 : 1 -14), pág. 104
Palabra de Dios
comparada con una semilla (Alma 32: 1 7-43),
pág. 90
el poder de la (Alma 4 : 1 1 -20), pág. 73
experimento con la (Alma 32: 17-43; Alma 32:27),
págs. 90, 91
puede dividir a la gente (Alma 14:1-5), pág. 80
tres efectos de la (Helamán 3 : 1 7-32), pág. 106
Palo de Judá y Palo de Efraín
entrelazados (2 Nefi 3:12), pág. 24
Parábola
de Zenós Oacob 5), pág. 47
Paz
se obtiene por medio de la obediencia a las leyes
del evangelio Oacob 5:3), pág. 47
Pecado
aborrecido por la persona arrepentida (Alma
1 3 : 1 1 -12), pág. 79
crea una falta de armonía con Dios (Alma 41 : 10),
pág. 97
de comisión Oacob 1 :9-19), pág. 45
de hipocresía (2 Nefi 3 1 : 13), pág. 42
de ingratitud (Mosíah 2:24), pág. 54
de omisión Oacob 1 :9-19), pág. 45
definición del (Mosíah 26:1-33), pág. 68
188
es servicio a Satanás (Alma 5 :37-40), pág. 74
la paga es la muerte (Alma 3:20-27), pág. 73
las consecuencias del (Mosíah 2:34-41), pág. 54
Pecados
aquellos que pueden poner en peligro nuestra
condición de miembros de la Iglesia, deben
confesarse al obispo (Alma 39:12-14), pág. 96
el perdón de los (Mosíah 26:31 -39), pág. 69
la confesión ce los (Mosíah 26:29), pág. 68
no pueden esconderse de Dios (Alma 39 :7-8),
pág. 95
se deben confesar a aquellos contra los cuales se
haya pecado (Alma 39:3-6), pág. 95
se deben confesar al Señor en oración (Alma
39:12-14), pág. 96
se deben reconocer (Alma 39 :12-14), pág. 96
sexuales (Alma 39 :3-6), pág. 95
Peligros
tres que amenazan a los miembros de la Iglesia (2
Nefi 28: 15-22), pág. 40
Perdición
significado de (2 Nefi 24:12-17), pág. 34
Perdón
a los rebeldes e inicuos les es difícil obtenerlo
(Alma 39:6), pág. 95
brinda sentimientos de felicidad (Mosíah 4:2-3),
pág. 56
cómo podemos saber que nuestros pecados nos
han sido perdonados (Alma 34:31), pág. 92
de los pecados (Mosíah 26:31-39), pág. 69
de los pecados, lo da el Señor (Mosíah 26:31-39),
pág. 69
no se obtiene sin el arrepentimiento (Alma 39:6),
pág. 95
Perfección
es posible obtenerla (3 Nefi 12-14), pág. 119
Persecución
cómo deben aceptarla los verdaderos santos (3 Nefi
12-14), pág. 120
permanecer firmes ante la (Alma 1 : 1 9-33), pág. 72
Pesar
divino (Alma 36: 1 1-16; Mormón 2:10-15), págs.
94, 132
Piedra
cortada de la montaña (1 Nefi 22: 1 7), pág. 21
Plan
de desarrollo y progreso (2 Nefi 2:1 1-16), pág. 23
Planchas
dos juegos (1 Nefi 9:2-6), pág. 10
dos juegos, mayores y menores (Las Palabras de
Mormón 1 : 7), pág. 51
veinticuatro, encontradas por Limhi (Alma 37:1-31;
Moroni 10:1-7), págs. 94, 153
veinticuatro, llamadas el libro de Eter (Moroni
10:1-7), pág. 153
Planchas de bronce
contenían los cinco libros de Moisés (Mosíah
1 3 : 1 1 -26), pág. 63
contenido e importancia de las (1 Nefi 5 : 10-22),
pág. 6
criterio utilizado al seleccionar el material para las
(1 Nefi 6), pág. 9
su importancia en la historia nefita (1 Nefi 4:4-27),
pág. 5
Plenitud
del evangelio (2 Nefi 27:35), pág. 38
Indice por temas
Poder
de la fe (Alma 32:21), pág. 90
de los buenos misioneros (Alma 17:1-8), pág. 82
Poder divino
protegido por el (Mosíah 13: 1-10), pág. 63
Poder sellador
Elías restauró las llaves del (3 Nefi 25), pág. 127
el significado del (Hela