control social - Revista Pensamiento Penal

Comments

Transcription

control social - Revista Pensamiento Penal
elinor bisig
Este libro es un aporte muy valioso,
con novedad y método,
a la conversación pública y privada
sobre jóvenes y seguridad.
el código de faltas
de la provincia de
jóvenes y seguridad
Horacio Etchichury, Prólogo
seguridad
control
social
y estrategias punitivas de exclusión
Circulan hoy muchos lugares comunes,
demasiadas frases sin fundamento
y efímeros lemas de campaña.
Muy distinto es lo que encontramos
en estas páginas.
Aquí, los autores y las autoras
traen hechos investigados con rigor,
reflexiones sólidamente ancladas
en la teoría y un deseo genuino de
contribuir a mejorar el debate.
jóvenes y
córdoba
elinor bisig
directora
lucas crisafulli, daniela spósito,
consuelo gonzález valdés,
estela valdés, ileana desirée ibáñez
paola barrera calderón
andrés rossetti, natalia monasterolo
santiago truccone borgogno
ramiro moyano, romina frontalini rekers
virginia bolatti
3
Jóvenes y Seguridad
Control social y Estrategias punitivas de exclusión
Código de Faltas
Provincia de Córdoba
5
Jóvenes y Seguridad
Control social y Estrategias punitivas de
exclusión
Código de Faltas
Provincia de Córdoba
Nidia Elinor Bisig
Daniela Spósito / Lucas Crisafulli
Estela Valdés /Consuelo González Valdés
Ileana Desirée Ibáñez /Paola Barrera Calderón /
Elinor Bisig / Andrés Rossetti / Natalia Monasterolo
Santiago Truccone Borgogno/ Ramiro Moyano /
Romina Frontalini Rekers / Virginia Bolatti
Bisig, Nidia Elinor
Jóvenes y seguridad : control social y estrategias
punitivas de exclusión Código de Faltas Provincia de
Córdoba . - 1a ed. - Córdoba : el autor, 2014.
202 p. ; 21x15 cm.
ISBN 978-987-33-6558-4
1. Sociología. I. Título
CDD 301
Este trabajo es culminación del proyecto de investigación “ El Código
de Faltas y su aplicación a los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una
estrategia de intolerancia selectiva?” desarrollado bajo la dirección de
Elinor Bisig en el Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales de la
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, con subsidio de la Secretaría
de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Córdoba (Secyt UNC).
Edición a cargo de Elinor Bisig, corrección de estilo y editorial realizada
por Carolina Goth
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons AtribuciónCompartirIgual 4.0 Internacional.
Este documento se encuentra alojado en el Repositorio
Digital Institucional de la Universidad Nacional de Córdoba.
http://rdu.unc.edu.ar
Hecho el depósito que marca la Ley 11723
ISBN: 978-987-33-6558-4
Impreso en Córdoba, Argentina
Printed in Córdoba, Argentina
7
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA
RECTOR
Francisco TAMARIT
VICERRECTORA
Silvia BAREI
FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES
DECANA
Marcela ASPELL
VICEDECANO
Guillermo BARRERA BUTELER
CENTRO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS Y SOCIALES
DIRECTOR
Esteban F. LLAMOSAS
COORDINADORA ACADÉMICA POR ABOGACÍA
María Alejandra STICCA
COORDINADORA DE EXTENSIÓN POR ABOGACÍA
Isabel Lucía ALEM DE MUTTONI
COORDINADORA DE EXTENSIÓN POR LA ESCUELA DE
CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN
Olga PÁEZ
COORDINADORA DE EXTENSIÓN POR LA ESCUELA DE
TRABAJO SOCIAL
Paulina BRUNETTI
8
COMITÉ EDITORIAL DEL CIJS
Esteban F. Llamosas
Juan Carlos Palmero
José Milton Peralta
Patricia Scarponetti
Alberto Zarza Mensaque
María Alejandra Sticca (Secretaria)
9
ÍNDICE
Prólogo
11
Presentación de los artículos
15
Lineamientos teóricos de la construcción de la actualidad
como un escenario inseguro
Daniela Spósito
21
El camello y la zona opaca de la violencia: hacia las
sociedades de control
Lucas Crisafulli
35
Segregación y políticas públicas de ¿seguridad?
El caso de la ciudad de Córdoba
Estela Valdés, Consuelo González Valdés
59
La experiencia de infancia de las clases subalternas en
contextos de socio-segregación urbana: geometrías corporales
a partir de la política social y el policiamiento estatal
Ileana Desirée Ibáñez
81
Seguridad y control social en los jóvenes de la ciudad
de Córdoba
Paola Barrera Calderón
99
Del disciplinamiento a la exclusión social -circulación
de los jóvenes en la ciudadElinor Bisig
117
10
La legalidad y la razonabilidad: pautas básicas para el
análisis del código de faltas y su aplicación
Andrés Rossetti, Natalia Monasterolo
135
La aplicación del código de faltas en la ciudad de Córdoba
Santiago Truccone Borgogno, Ramiro Moyano,
Romina Frontalini Rekers, Virginia Bolatti
151
El martillo y la policía: hacia la tolerancia cero y el racismo
Lucas Crisafulli
177
Sobre los autores
199
11
PRÓLOGO
Este libro es un aporte muy valioso, con novedad y método, a
la conversación pública y privada sobre jóvenes y seguridad. Circulan
hoy muchos lugares comunes, demasiadas frases sin fundamento y
efímeros lemas de campaña. Muy distinto es lo que encontramos en
estas páginas. Aquí, las autoras y los autores traen hechos investigados
con rigor, reflexiones sólidamente ancladas en la teoría y un deseo
genuino de contribuir a mejorar el debate. Es algo que debemos
agradecer a este brillante colectivo dirigido por Elinor Bisig. En mi
caso, además, quiero decir gracias por la oportunidad de escribir este
prólogo.
La juventud, o mejor dicho: las juventudes, nos interpelan. Nos
preocupamos por ellas. Nos entusiasman sus energías, sus progresos y
rupturas. Tesoro y amenaza, agresor y víctima, esperanza y decepción.
Pensemos: el cruce frecuente entre jóvenes y seguridad, ¿hasta qué
punto habla de nuestros propios temores a lo que viene? Las
juventudes también nos demuestran el paso del tiempo; nos recuerdan
el deterioro, la muerte, la pérdida de personas y cosas. Eso nos pone en
diálogo con lo que íbamos a ser, y experimentamos la alegría o la
desilusión frente a lo que vamos siendo. Tiembla -al menos un poco- la
senda que caminamos. Como sea, algo dispara esa conexión entre
seguridad y jóvenes, a veces sin que podamos verlo claramente. No
sólo depende de nuestra edad; incluso quienes pertenecen a una
juventud tienen problemas para comprender a las otras.
Por eso la gratitud a quienes prepararon este libro. Aportan
luces y datos, razones y palabras para pensar lo que a veces no
sabemos convertir en tema. ¿Por qué el Estado cordobés persigue a
muchas juventudes? Detiene, maltrata, contrata por pocos pesos,
esconde y expulsa. Fomenta callejones sin salida, muros alambrados,
barrios cerrados. Deja inertes los derechos sociales. Da boletos
gratuitos que se frenan ante patrulleros camuflados. Convierte al DNI
en el pasaporte de los pobres, y a la ciudad en una cadena de controles
fronterizos. No está donde hace falta y entra a la fuerza en muchas
12
casas cuando todavía no es de día. Y lo más importante: ¿por qué
toleramos todo esto? ¿Qué seguridad buscamos con esa persecución?
¿A quién queremos dejar de ver, qué queremos dejar de recordar?
Necesitamos preguntarnos más, y hacerlo mejor. Ese es el
aporte central de este libro: desde distintos lugares y disciplinas, nos
ayuda a pensar lo que pasa y por qué. La geografía, el derecho, la
sociología, la filosofía, la historia y la antropología proveen bases para
la acción.
Esta obra ofrece investigación propia, novedosa. El derecho
que acompaña la acción estatal se somete a una crítica precisa desde
los derechos humanos y los principios de legalidad y razonabilidad.
También hay datos nuevos que reflejan los hechos: es el primer paso
para debatir lo que Córdoba hace con sus juventudes. Los números
concretan las barreras urbanas, las detenciones por el Código de Faltas,
las múltiples violaciones de derechos. Con puntos y decimales, aquí
está una visión de conjunto sobre nuestros fragmentos cotidianos. Pero
este libro va más allá de la ley y las cifras. También muestra las voces
no escuchadas de las juventudes. No sólo a través de las encuestas,
sino también mediante los grupos de discusión y la paciente
observación en el lugar. Así, estas palabras llegan lejos. A veces son
citas breves entre comillas; otras veces, transcripciones largas que nos
dejan presenciar la conversación. Necesitamos seguir escuchando esas
voces de la gente joven. ¿Cómo ven sus vidas? ¿Qué piensan de la
ciudad, del Estado, de las otras juventudes, de la otra gente? ¿Qué
seguridad quieren? ¿Qué seguridad reciben?
El círculo de esta obra se completa con la reflexión, que pone
en contexto las normas, las cifras y las voces. Trae al debate categorías
nuevas para comprender más profundamente lo que hacemos con
nuestras juventudes. El racismo, la búsqueda de la eficiencia, el
cambio de modelo capitalista, las nuevas clases creadas: cada una de
estas nociones puede darnos claves necesarias. En suma, estas páginas
nos brindan nuevos datos, nos acercan la palabra no escuchada y nos
proponen líneas de acercamiento a las juventudes en Córdoba y los
procesos de exclusión que las afectan cada día, en cada esquina.
13
Y a la vez, este libro también interpela a quienes nos
gobiernan. Es claro: nada de lo denunciado aquí sería posible sin la
anuencia del poder político y de los intereses económicos dominantes.
Podemos pensar en unos pocos ejemplos. El Gobernador de la
Provincia, como autoridad máxima de la Policía, podría ordenar hoy
mismo que se asegure un abogado defensor a cada una de las miles de
personas detenidas anualmente por Código de Faltas. Podría adoptar un
protocolo de actuación que restrinja al mínimo la necesidad de arrestar,
o que establezca mecanismos de efectivo control ciudadano sobre la
actuación diaria de la Policía. La Legislatura lleva un par de años
anunciando la reforma del Código y sólo ha ofrecido, a comienzos de
2014, un proyecto que no garantiza la defensa, mantiene la prisión
preventiva y niega el acceso a la justicia, convirtiendo indebidamente a
los fiscales en jueces. Nuestro Poder Legislativo podría abordar la
tarea de inspeccionar y controlar cada lugar de detención, para
asegurar la vigencia plena de los derechos humanos entre sus paredes.
El Tribunal Superior de Justicia tiene también la posibilidad de
monitorear las cárceles.
Profundizar el debate desde los derechos humanos, aportando
nuevos conocimientos y reflexiones: aquí el desafío que este libro
adoptó y ha cumplido con creces. Hay que celebrar su aparición.
Horacio Javier Etchichury
15
PRESENTACIÓN DE LOS ARTÍCULOS
Daniela Spósito, en “Lineamientos teóricos de la construcción de la
actualidad como un escenario inseguro”, se sitúa en la perspectiva
sociosemiótica propuesta por Eliseo Verón, para quien los medios
construyen lo real en tanto “acontecimiento”, como experiencia
colectiva, constreñidos por condiciones de producción que marcan los
límites de lo que puede y debe discursivizarse y difundirse, y de lo que
se autocensura, como propuesta de análisis acerca de cómo los medios
construyen hoy en la Argentina la actualidad como un escenario
inseguro. Mediante la naturalización de un “sentido común”, su
fijación de reglas de enunciación, de selección, de montaje y de
silenciamientos, el dispositivo mediático produce la actualidad como
un cotidiano inseguro. De este modo, se refuerza la estigmatización y
criminalización de la pobreza en operaciones discursivas que
convierten hoy al sujeto carenciado en el chivo expiatorio de todos los
males sociales.
Lucas Crisafulli es su texto “El Camello y la Zona Opaca de la
Violencia: Hacia las sociedades de control” analiza el Código de Faltas
como habilitador de prácticas oscuras pero a su vez cotidianas, tan
cotidianas que se naturalizan. Esas prácticas implican, para el autor
parte principal de una opacidad habitual en el trabajo policial. Divide a
los detenidos en tres galaxias: la penal (detenidos por infracción al
Código Penal), la contravencional (detenidos por infracción al Código
de Faltas) y la policial (niños llevados a comisaría a disposición de sus
padres) e intenta dar una explicación posible a la sobredimensión de
los presos contravencionales por sobre los penales. Para ello, toma
textos de Foucault, de Deleuze y del criminólogo italiano Alessandro
de Giorgi sobre el fin de la utopía disciplinaria y el nacimiento de las
sociedades de control. A partir de allí, explora interrogantes como:
¿qué sentido tiene el hipercancelamiento contravencional en la
modernidad tardía de la Córdoba contemporánea? ¿Qué estrategia
biopolítica de control territorial utiliza el Estado para la cuadriculación
del espacio?
16
Estela Valdés y Consuelo González Valdés, en “Segregación y
políticas públicas de ¿seguridad? el caso de la ciudad de Córdoba”,
respecto de las problemáticas sociales relacionadas con el aumento de
las desigualdades socio-económicas y las políticas de seguridad de la
Provincia de Córdoba, correlacionan la cuestión de la segregación
residencial y la Política Criminal a partir de su conexión con el
empoderamiento de las fuerzas policiales en la ciudad de Córdoba,
tomando como indicadores denuncias de abuso policial y los
homicidios en ocasión de actuación policial; allí se exponen algunos
resultados de la articulación de dos proyectos de investigación, de los
cuales las autoras forman parte, radicados en espacios académicos
diferentes de la Universidad Nacional de Córdoba, uno acerca de la
problemática del Código de Faltas en Córdoba, en la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales y, el otro, sobre la segregación urbana,
con sede en la Facultad de Filosofía y Humanidades.
Ileana Desirée Ibáñez en su trabajo “La experiencia de infancia de las
clases subalternas en contextos de socio-segregación urbana:
geometrías corporales a partir de la política social y el policiamiento
estatal”, analiza cómo la importación de modelos de políticas hábitat y
de seguridad impactan en las vivencias de niñas y niños de sectores
socio segregados. Aborda, particularmente, la experiencia infantil en
las ciudades-barrio, soluciones habitacionales creadas por el programa
“Mi casa, mi vida” con financiamiento del BID. El programa de hábitat
implicó la erradicación de villas/asentamientos del centro y barrios
periféricos hacia las afueras del ejido urbano. Concomitante a este
proceso, se produjo un re-diseño de las lógicas de policiamiento, a
partir del asesoramiento del Manhattan Institute for Policy Research.
Estas políticas se complementan como dispositivo, co-producen
condiciones de marginalidad y segregación en esta población marcada
por su condición de clase. Ambas dejan marca en la experiencia, en las
posibilidades de la palabra y en los cuerpos de niños y niñas.
Paola Barrera Calderón en su trabajo “Seguridad y control social en los
jóvenes de la ciudad de Córdoba” busca dar cuenta de ciertas prácticas
disciplinarias y del control social que ejerce el Estado sobre jóvenes
pertenecientes a barrios marginados de la ciudad de Córdoba, la
relación con la seguridad (protección) social y civil de la población en
17
su conjunto; ello, en un permanente contrapunto con las teorías más
representativas acerca de la materia. Realiza una descripción de las
percepciones que tienen los jóvenes de barrios marginados sobre
seguridad e inseguridad –a partir de grupos focales realizados en los
barrios Villa Urquiza, Villa Libertador, San Vicente, Rosedal Anexo y
Progreso-, Asimismo, aborda la estigmatización que recae sobre ellos
por pertenecer a estos barrios, y por último, destaca la conformación de
guetos como medios de control socio-policial.
Elinor Bisig, en el análisis “Del disciplinamiento a la exclusión social circulación de los jóvenes en la ciudad” señala que las legislaciones exhaustivamente estudiadas en múltiples trabajos sobre las
problemáticas abordadas en esta compilación- representan no sólo una
inconstitucionalidad por parte del Estado, sino también, a un nivel más
profundo, su ausencia como fundamento del derecho. Un Estado que
apunta básicamente a su autorreproducción, recreando situaciones que
benefician a los “incluidos” a la vez que ignora las desigualdades.
Contra las modulaciones subjetivas de un discurso hegemónico que
criminaliza la pobreza y la cristaliza en subjetividades “sospechosas”,
se pregunta hasta qué punto esa naturalización está instaurada, para ser
efectiva, en la misma concepción de mundo de los excluidos y cómo
limita su ciudadanía. En ese contexto, indaga en los resultados de los
grupos focales llevados a cabo con jóvenes de barrios periféricos, para
dilucidar sus posiciones subjetivas, relaciones y recorridos en el
trazado social de la ciudad.
Andrés Rossetti y Natalia Monasterolo, en su texto “La legalidad y la
razonabilidad: pautas básicas para el análisis del código de faltas y su
aplicación” plantean los conceptos que deben guiar la investigación
sobre la normativa provincial acorde a los principios incorporados a las
pautas constitucionales y reseñan las indeterminaciones de los
preceptos normativos, así como su escasa razonabilidad en el Código
de Faltas y en los procedimientos de aplicación contravencional.
Romina Frontalini Rekers, Santiago Truccone Borgogno, Ramiro
Moyano y Virginia Bolatti en “La aplicación del Código de Faltas en la
ciudad de Córdoba”, basado en el informe: “Análisis y relevamiento
18
sobre la aplicación del Código de Faltas en la ciudad de Córdoba”,
realizado en 2012 sobre la base de encuestas a grupos de jóvenes
varones de entre 18 y 25 años de edad pertenecientes a diferentes
barrios de la ciudad, seleccionados por representar a distintos niveles
de ingresos económicos intenta reflejar la selectividad con la que
funciona la aplicación de las siguientes contravenciones: merodeo,
negativa u omisión de identificarse y posesión injustificada de llaves
alteradas o de ganzúas. El análisis comprende diferentes momentos en
que la selectividad tiene lugar, el momento de la detención en la vía
pública para la identificación, la detención efectiva y la vigencia de las
garantías penales. A partir de esta información, puede observarse la
relación existente, que resulta directamente proporcional, entre
aplicación de las contravenciones y nivel de vulnerabilidad de los
jóvenes detenidos.
Nuevamente, Lucas Crisafulli, bajo el título “El Martillo y la Policía:
Hacia la Tolerancia Cero y el Racismo”, indaga, utilizando al
sociólogo francés Monjardet, sobre el nervio central de la policía:
¿Cuál es la dimensión común a las múltiples funciones de la policía?
Crisafulli afirma, mediante la metáfora del martillo, que es la
aplicación de fuerza sobre un objeto lo que define las múltiples
actuaciones que dan cuenta de la complejidad de una institución clave
para pensar lo estatal y lo político: la policía. Plantea que el discurso de
la Tolerancia Cero no es sino un subterfugio en momentos neoliberales
de apoteosis de la seguridad para la cristalización inorgánica pero
también estatal del racismo. Analiza las transformaciones del
racialismo clásico de finales del siglo XIX y principios del XX durante
la modernidad tardía, incorporando desde las epistemologías del
margen, nuevos elementos para pensar la forma que toma el racismo
vernáculo. Mediante lo fenotípico, la clase y la socioestética, analiza
cómo esa nueva representación de racismo se ve cristalizada en la
aplicación del Código de Faltas. Tal planteo complejiza tanto los
estudios criminológicos sobre selectividad penal que ponen su foco en
la clase como único elemento estratificador, como las investigaciones
sobre racismo que ponen el eje en la raza. En síntesis, toma al Código
de Faltas como el objeto empírico para hablar del objeto analítico: el
19
racismo, pero aplicado, en el contexto, de manera encubierta gracias a
la nueva doxa punitiva de extensión planetaria: la tolerancia cero.
21
LINEAMIENTOS TEÓRICOS DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA
ACTUALIDAD COMO UN ESCENARIO INSEGURO
Daniela Spósito (CIJS-UNC)
La construcción de actualidad mediática se opera básicamente
desde tres campos: la selección y fijación de agenda (temas a tratar), el
recorte de fuentes (voces con las cuales se traza la noticia, la
información) y las herramientas de gramáticas periodistas (géneros y
soportes gráficos, auditivos, audiovisuales y digitales). Los discursos
periodísticos constituyen dispositivos de enunciación a distancia a
través de los cuales el discurso se articula, de una manera específica, al
campo político definido por las instituciones democráticas. Comportan
un contrato que los constituye como uno de los discursos con mayor
eficacia en cuanto a la producción de efectos de verdad, la cual se
sostiene en la legitimidad de su enunciación. Las estructuras
institucionales del Estado, las leyes emanadas de éste y la actualización
del adversario a partir de la polémica son parte de las condiciones de
producción interdiscursivas del campo político, en el que se construyen
las noticias sobre (in)seguridad ciudadana.
Los discursos mediáticos traspasan todas las esferas de la
praxis social y atraviesan la dimensión colectiva. Por eso, son
insoslayables para abordar la esfera de lo político, para comprender
cómo se producen efectos de verdad y se construye la legitimidad
simbólica necesaria para sancionar las leyes que nos regulan y
constituyen como sujetos. En otros trabajos, se analizó qué categorías
de seguridad e inseguridad construyen hoy los medios oligopólicos en
la Argentina y en Córdoba en particular (Spósito, 2009; 2010)
expresando los intereses del mercado, corporaciones y organismos
transnacionales que representan, y acomodando sus mensajes de
acuerdo al pacto fiduciario de lectura establecido con sus
públicos/consumidores. Un entramado que parece muy ocupado hoy,
no sólo en la Argentina sino en América Latina, en proponer como
“real” un escenario de inseguridad y pánico.
22
¿Por qué y para qué intereses se torna necesario construir la
actualidad como un escenario inseguro? Este es el incómodo
interrogante que sobrevuela el tema de la construcción mediática de la
inseguridad en el presente del cono sur.
En una nota de la BBC Mundo Buenos Aires, se resume la
construcción de la victimización, de la percepción de la inseguridad en
nuestras latitudes: “Cono sur, poca violencia. Mucha preocupación” es
su título. Y dice:
El tema es bastante preocupante, las personas de
distintas clases sociales no pueden ni salir de sus casas, señaló a
BBC Mundo Janio Paiva, coordinador del grupo Uruguay
Seguro, que organiza la protesta. En Argentina, el tema también
preocupa. De manera diaria se oye mencionar el asunto entre la
población o a través de los medios de comunicación privados.
Irónicamente, ambos países tienen algunas de las tasas de
criminalidad más bajas del continente. (…) hay una percepción
absolutamente desfasada con los datos duros de la criminalidad,
señaló a BBC Mundo Carola Concaro, directora del Instituto
Latinoamericano de Seguridad y Democracia, organismo
basado en Buenos Aires que forma parte de RIAD. Argentina,
Chile y Uruguay están al tope del ranking en victimización,
pero son los más bajos en índice de homicidios, agregó.
La victimización es una encuesta que busca saber qué
proporción de la población de estudio ha sufrido algún hecho
delictivo. Su contracara es el índice de percepción de
inseguridad que busca determinar qué tan segura se siente la
población en donde vive. Pero Argentina tiene la mayor brecha
en la región entre la percepción de la población y la
victimización, indicó a BBC Mundo Germán Lodola, uno de los
autores de la investigación. "Ahora al tener canales con noticias
con más frecuencia, la noticia de un remisero (taxista) muerto se
transmite 20 veces en un día y pareciera que fueron 20
remiseros (taxistas) que murieron, agregó Lodola. (Hernández,
2011).
Ignacio Ramonet, director del periódico Le Monde
Diplomatique para América del Sur, prologó un libro que se llama:
Desinformación, cómo los medios ocultan el mundo, de Pascual
Serrano (2009). Allí se pregunta cómo funciona la censura en
democracia. Se censura que se informe acerca de que hay censura. Hoy
la censura no funciona desapareciendo personas o recortando artículos.
23
Hay mucha información que no circula, y como no circula, no existe en
el sentido de lo público. Porque los medios tienen ese poder, de hacer
existir o desaparecer realidades sociales, personas, con sólo nombrarlos
o silenciarlos, no hace falta desaparecerlos físicamente. Hemos
escuchado muchas veces: “lo que no sale en los medios, no existe”: el
poder ontologizador de la prensa.
La censura funciona también por sobreinformación: si los
oligopolios mediáticos repiten todo el día -desde su legitimante
posición de productores de efectos de verdad- que hay inseguridad y,
por otro lado, relacionan la inseguridad con la delincuencia y la
delincuencia con la pobreza, construyen un relato que puede resumirse
así: “la inseguridad es la posibilidad (que acecha permanentemente) de
que un pobre entre a mi casa a atacar mi propiedad privada, llevarse
mis objetos y hasta matarme”. El problema más importante del país
pareciera ser esta clase de inseguridad mientras que la solución se
construye como la necesidad de un aumento del poder punitivo
policial, como bien analiza Wacquant (2000 y 2001). En base al
refuerzo de la victimización, ayudan a legitimar (muchas veces
apelando a fórmulas falaces como el “es necesario”, “la ciudadanía
pide más seguridad”, entre otras) para que se sancionen leyes que
hacen posible la existencia de políticas punitivas. Qué es lo que no se
dice: la definición de seguridad como la protección del Estado de los
derechos a que todos los ciudadanos tengan vivienda, comida, trabajo,
educación, salud, previsión social… Esto no se publica en los medios,
al menos no con la insistencia con la que aparecen las noticias
policiales y, si sale información de este tipo, no se la relaciona con la
(in)seguridad. Antes bien, saturan con noticias que alimentan el
“pánico moral” (Hall), presentan la cotidianeidad como un lugar
inseguro, ligan la inseguridad con el robo y construyen al pobre como
chivo expiatorio, al que se le adjudican los atributos de peligroso,
sospechoso, delincuente, sin derechos ciudadanos –el “menos que
humano”, diría Judith Butler– y se lo separa del que sí es humano,
ciudadano, del “decente” y con derechos, el que es “robado”,
“victimizado”. El pobre es, de este modo, relacionado directamente
con las figuras del delincuente o del potencial delincuente, es
tematizado como sujeto peligroso al que no le caben derechos
24
ciudadanos o como sujeto de asistencialismo, demandante de planes
sociales, en el mejor de los casos.
Los medios colaboran en la actualización de la sensación de
inseguridad colectiva abordando la relación medios/Corporaciones/Estado/público lector desde el concepto de gubernamentalidad. El
problema de la gubernamentalidad se inscribe (sin sustituirlo) en el
espacio abierto por el de la biopolítica o biopoder, cuyo marco general
es el neoliberalismo. La biopolítica se entiende como:
(…) conjunto de mecanismos (y procedimientos) por
medio de los cuales aquello que, en la especie humana,
constituye sus rasgos biológicos fundamentales podrá ser parte
de una política (…) forma de racionalidad a partir de la cual se
organiza el poder sobre la vida. (Foucault, 2006, pp. 15 y 418).
Consiste en la gestión política de la vida, la intervención del
poder estatal o administrativo en la vida humana (Foucault, 1983, p.
32) y está caracterizada por un conjunto de saberes, técnicas,
tecnologías, que convierten la capacidad biológica de los sujetos en los
medios por los cuales el Estado (u otras instituciones administrativas)
alcanzan sus objetivos.
En su gestión de los recursos, la biopolítica –que coexiste junto
a las sociedades disciplinarias y de control (Lazzarato, 2006, p.11)utiliza la burocracia y los mecanismos de información y de gestión,
como la policía y los medios de comunicación. Estos ocupan un lugar
de privilegio entre las técnicas de control de las actuales sociedades de
seguridad (Foucault, 2006) –en una relación de convivencia, no
siempre, aunque muchas veces sí funcional con el mercado, las
corporaciones y el Estado– y actúan a distancia sobre la acción de los
individuos. Esta modalidad permite el control de los “acontecimientos
posibles” (Lazzarato, 2006, p. 11) a través de la gestión diferencial
neoliberal de las desigualdades, que se obtiene por “la modulación de
la manera de ejercer el poder sobre los individuos (los dispositivos
disciplinarios, de seguridad, soberanías)” (Lazzarato, 2006, p. 15), de
lo que se desprenden “miedos diferenciales” (Lazzarato, 2006, p. 41).
Se trata de:
(…) una nueva lógica de guerra como ‘policía’ (interna
y externa) (que) se vincula con la gestión diferencial de las
desigualdades y (…) sólo la seguridad (interna y externa) puede
funcionar como ‘pegamento’ de esta multiplicación de las
divisiones, de las jerarquizaciones, de las desigualdades. La
25
policía de seguridad es una necesidad en este tipo de gobierno
(…) que consiste en un agenciamiento de dispositivos diferentes
(no una sucesión sino una ‘correlación’ de mecanismos
diferentes: disciplinarios, jurídico-legales, de soberanía, de
seguridad. (Lazzarato, 2006, p. 15).
Tanto los medios, como el derecho y la opinión pública, actúan
como “ruedas de agenciamiento” (Lazzarato, 2006, p. 15) de control
que, junto con las disciplinas y el biopoder:
Pretenden neutralizar lo que atenta contra la lógica
monológica, la novedad del acontecimiento, la violencia
constituyente que queda subsumida a la violencia constituida en
un derecho que oculta las líneas de fuerza inscriptas en el
momento de su emergencia. Habría así un triunfo de la
reproducción sobre la diferencia (…) reproducción de las
condiciones de existencia de una población, de una cierta forma
de circulación y de distribución de los recursos. (Lazzarato,
2006, p. 89).
El concepto de gubernamentalidad incluye al biopoder y lo
piensa en el marco más amplio del Estado, entendido este como “una
manera de gobernar” no reducida a la soberanía, “un tipo de
gubernamentalidad (…) una realidad compuesta, (…) un efecto móvil
de gubernamentalidades múltiples¨ (Foucault, 2006, p. 15).
Más que interesarse por el poder político a partir del Estado
(según Foucault, una “abstracción mítica” que ha asumido un lugar en
el campo del gobierno, o de las leyes), se debe estudiar la “racionalidad
de gobierno”. A esta racionalidad –y no al Estado típico de las
soberanías– es a la que nos referiremos en nuestro análisis cuando
hablemos del Estado y de sus prácticas. Antes que estudiar la
dominación estatal, conviene estudiar la gubernamentalización del
Estado (Foucault, 2006, p. 141); antes que explicar el gobierno como
poder del Estado, hay que observar cómo se articula el Estado con las
técnicas y dispositivos propios de gubernamentalización, siguiendo a
Foucault, para quien:
El problema para nuestra modernidad, es decir, para
nuestra actualidad, no es entonces la estatización de la sociedad
sino más bien lo que yo llamaría la gubernamentalización del
Estado. [El cual] debe comprenderse sobre la base de las
tácticas generales de la gubernamentalidad. (Foucault, 2006,
p.137).
26
Una de las técnicas de control estatal en las sociedades de
seguridad es, como se ha dicho, la policía. El Estado, las corporaciones
y organismos internacionales hacen un uso instrumental de la policía,
“un poder con fines jurídicos” (Benjamin, 1978, p. 30), una institución
violenta con “fuerza de ley” (Benjamin, 1978, p. 31 y Derrida, 1997, p.
107), en tanto la Ley se ha retirado dejando a la fuerza de ley policial
en su lugar. “La policía es el Estado (…), es el espectro del Estado”
(Benjamin, 1978, p. 106), Jacques Derrida señala que, bajo su
autoridad espectral (puesto que el control policial está incluso allí
donde no está), se confunden las violencias mítica y fundadora1.
En el marco de una lógica neoliberal, se repudia al Estado al
tiempo que se lo reclama (Kaminsky, 2005, p. 152) en la forma de
policía dura, apelando a razones de orden público y seguridad interior
que refuerzan y deniegan “la zona de indistinción entre violencia y
derecho, perfectamente simétrica a la de soberanía” (Kaminsky, 2005,
p. 152). La excepcionalidad supuesta en esta indistinción se convierte
así en regla, en norma instituida que no distingue prevención de
represión del delito ni legalidad de ilegalidad (Kaminsky, 2005, p.
152). Es en la institución policial donde se ve con mayor claridad la
intercambiabilidad entre violencia y derecho que caracteriza la figura
del soberano (Agamben, 1995, p. 115).
Para Alcira Daroqui, la institución policial es la encargada de
llevar adelante estrategias de control social punitivas diseñadas por el
Estado para “gestionar el conflicto social (una necesidad política de la
burguesía) y disciplinar sistemáticamente a aquellos que se ubican en
los márgenes sociales: los pobres” (2001, p. 73).
11
La policía, según Benjamin, está: “Encargada de operar con tanta mayor ceguera en
los sectores más indefensos y contra las personas sagaces a las que no protegen las
leyes del Estado (y de conservar) el derecho establecido. El ‘derecho’ de la policía
marca justamente el punto en que el Estado, sea por impotencia, sea por conexiones
inmanentes de todo ordenamiento jurídico, no se halla ya en grado de garantizarse –
mediante ordenamiento jurídico– los fines empíricos que pretende alcanzar a toda
costa. Por ello, la policía interviene ‘por razones de seguridad’ en casos innumerables
en los que no subsiste una clara situación jurídica cuando no acompaña al ciudadano,
como una vejación brutal (…) su poder es informe así como su presencia es espectral”
(1978, p.30).
27
El poder policial (…) más que garante de la ‘seguridad de los
ciudadanos’, es una institución que reproduce estrategias que
garantizan (…) prácticas y discursos que sin eufemismo alguno
circunscriben su accionar sobre aquellos que atentan contra la
seguridad de unos pocos produciendo una selectividad previa a
la que ejerce el poder Judicial y, que en ese sentido, favorece la
direccionalidad de acciones represoras en forma unívoca hacia
los sectores más desprotegidos de las ‘otras seguridades’
garantes de la dignidad necesaria para construir ciudadanía”
(Daroqui, 2001, p. 72).
Daroqui advierte también sobre la demanda de parte de las
víctimas o potenciales víctimas de la inseguridad y de sus soportes
mediáticos de más represión por parte de las fuerzas de seguridad del
Estado para “solucionar” el problema del delito. El reclamo social,
según Daroqui, exige al Estado soluciones en términos de “seguridad”
entendida como mayor represión al delito antes que como solución a
los problemas sociales del desempleo, educación, salud pública y
acceso a la vivienda (Daroqui, 2001, p. 78), como antes señaláramos.
Una seguridad que no se entiende como “protección de los derechos y
libertades ciudadanos” (Tiscornia, 1998, p. 17); lo que Hernán Bouvier
y Gustavo Cosacov definen como seguridad en un sentido “no
restringido”, como “valor para cuyo resguardo se habilita a la policía a
intervenir en las libertades” fuera de los supuestos constitucionales
(2005, p. 10) bajo la excusa de la “prevención”, frente a un “sentido
restringido” de seguridad entendida como “intervención en las
libertades solo ante la comisión de delitos o sospecha fundada de su
comisión” (2005, p. 10). Se trata de una seguridad planteada en
términos de pura eficacia técnico-administrativa-policial, destinada a
las clases medias y altas que demandan que “el Ejecutivo y la policía
puedan intervenir en ciertas libertades” (2005, p. 10) de los excluidos,
en el marco de la regresividad de derechos. En este contexto, “aquello
sobre lo cual teníamos poder de decidir (básicamente, sobre nuestras
libertades) es ahora algo que solo podemos limitarnos a peticionar”
(2005, p. 12).
Si bien el sistema neoliberal evita que el Estado se inmiscuya
en la actividad económica privada, refuerza la intervención estatal
policial, la cual funciona para proteger el orden establecido. En este
sentido, queda desdibujada toda oposición entre libertad (de la
28
propiedad privada) y seguridad (de los sujetos y de la propiedad) y
ambos términos funcionan de manera próxima, “como sinónimos”
(Neocleous, 2005, p. 140).
Es en este marco que los grandes medios se constituyen como
privilegiados dispositivos de control a distancia y de constitución de
públicos; “mantienen unidas a las subjetividades” (Lazzarato, 2006,
p.92) y se erigen como:
...lugares estratégicos para el control del proceso de
constitución del mundo social.(…) La integración y
diferenciación de las nuevas fuerzas, de las nuevas relaciones de
poder, se hacen gracias a nuevas instituciones [mediáticas], con
técnicas [de acción a distancia] ” (Lazzarato, 2006, p. 93).
Los medios, en tanto tecnologías propias de las instituciones
de las sociedades de control, actúan a distancia y producen nuevos
procesos de subjetivación (para Lazzarato no ya solo la población sino
“los públicos”, dispositivo que no sustituye a la población, sino que se
agencia
con
ella;
llamaremos
a
este
agenciamiento
“población/públicos”) y la institución de la “opinión pública”. Las
sociedades de control ejercen su poder a través de las tecnologías de
acción a distancia y “pretenden modular los flujos de los deseos, las
creencias y las fuerzas” ” (Lazzarato, 2006, p. 99).
Según Lazzarato:
Los acontecimientos mediáticos no abren ninguna
problemática ni solicitan la invención de soluciones, sino que se
limitan a ‘ofrecer’ opciones a los públicos. En las sociedades de
control, la diferencia es reducida a una diversidad de opciones
instituidas y creadas por el marketing, el medidor de audiencia,
la publicidad, la información. (…) El acontecimiento creado o
gestionado por la televisión y los medios no abre a ningún
posible, sino que constituye el punto de partida de una
producción autoritaria del sentido”. (Lazzarato, 2006, p. 168)
La palabra persuasiva de los medios es una palabra autoritaria
que no admite réplica, “una palabra de guerra” (Lazzarato, 2006, p.
175). En este sentido, la persuasión funciona como un eufemismo de
un control con pretensiones monológicas.
Los medios preestructuran y dominan el espacio o esfera
pública (Habermas, 2002, p.17) y funcionan “como portadores y guías
de la opinión pública”; en tal sentido, funcionan como medios de lucha
de la política partidista pública (Habermas, 2002, p. 210). En este
29
marco, la prensa de opinión ha devenido, para Habermas: “empresa
lucrativa privada”, “prensa negocio”, “con la consolidación del Estado
burgués de derecho y con la legalización de una publicidad
políticamente activa” su posición ya no es de “polémica” sino que debe
“atender a las expectativas de beneficio de una empresa comercial
corriente” (Habermas, 2002, p. 212).
En el mismo sentido, Richard Sennet analiza el papel de la
comunicación en la progresiva despolitización y disolución de lo
público (Sennet, 1978, p.25) (Martín-Barbero, 2002). Para Habermas,
desde los años ‘70, los gobiernos colocaron a la prensa escrita “en una
situación de ‘dependencia indirecta’” (Habermas, 2002, p. 215),
empiezan a dirigirse a los ciudadanos como consumidores” (2002, p.
222) y el consenso que producen se hace “bajo el señuelo de un interés
público fingido por servicios modeladores de opinión” (2002, p. 222).
A la vez afirma: “puesto que las empresas privadas sugieren a sus
clientes (por mor de las decisiones de consumo) la conciencia de
ciudadanos, tiene el Estado también que hablarles a sus ciudadanos
como consumidores” (Habermas, 2002, p. 223).
En el “proceso de mediatización de lo político, se anudan el
discurso mediático de actualidad, el presente político y la constitución
de imaginarios de la Nación” (Habermas, 2002, p. 223). Hoy, los
espacios privilegiados de “construcción discursiva de lo nacional” son
los medios, cuyo discurso tiene “capacidad para volverse rápidamente
doxa” (2002, p. 202) y naturalizarse.
Pierre Bourdieu va más allá y postula que “la opinión pública
no existe” (Bourdieu, 2000, pp. 220 a 232) en tanto es un “artefacto
construido desde los sectores de mayor poder para conseguir
legitimidad” (2000, p. 221) sobre lo que estos consideran como
necesario. La opinión pública está manipulada por los formadores de
opinión y los medios. Las problemáticas sobre las que se consulta a la
opinión pública son fabricadas desde sectores interesados y en tal
sentido la opinión pública es un instrumento político “que produce
ilusión acerca de que existe una opinión pública” (Bourdieu, 2000, p.
224), pero lo que aparece en los medios como opinión pública es
Un simple y puro artefacto cuya función es disimular el
estado de la opinión pública en un momento dado de las fuerzas
de tensiones (… ) todo ejercicio de la fuerza va acompañado de
30
un discurso cuyo fin es legitimar la fuerza del que la ejerce (…)
el equivalente de ‘dios está de nuestra parte’ es hoy en día la
‘opinión pública está de nuestra parte’; he aquí el efecto
fundamental de la encuesta de opinión: constituir la idea de que
existe una opinión pública unánime y así legitimar una política
y reforzar las relaciones de fuerza que la sostienen o hacen
posible (Bourdieu, 2000, p. 228).
Se producen de este modo efectos de consenso y se imponen
problemáticas al espacio y la opinión pública que vienen siempre
propuestas desde el imperativo del mercado y de las corporaciones y
organismos internacionales (Spósito, 2009 y 2010).
Con el advenimiento de las nuevas tecnologías, las relaciones
hasta entonces concebidas entre democracia, medios, cultura y
subjetividades mutan y trastocan la cosa pública. Para Derrida, hoy
“nada escapa al mercado (hay un) imperativo del mercado con el cual
debe contar el Estado mismo, es por ende uno de los elementos
determinantes de esa artefactualidad (Derrida, 1998, p.59). En el
fondo, la cuestión de la democracia concierne, entre otras cosas, a la
relación entre la apertura de un mercado y el espacio público” (1998,
p.64).
Los dispositivos policial y mediático conforman tecnologías
privilegiadas de control social en esta actualidad que nos constituye
como sujetos. Producen procesos de subjetivación que actualizan la
sensación de inseguridad y victimización y coinciden en la
construcción del enemigo, el chivo expiatorio, el “significante vacío”
(Laclau, 1996) que, en la Córdoba contemporánea es ocupado por el
joven pobre residente en barrios marginales. Los grandes medios, antes
que cuestionar la construcción del mundo policial o de tomar el relato
policial como una fuente más a la hora de informar, otorgándole
simetría con respecto a otras posiciones discursivas, la legitiman y
amplifican. En tal sentido, podemos postular la existencia de una
criminología mediático/policial ocupada en generar un escenario de
peligro permanente que no hace más que asegurar que las actuales
posiciones de fuerza en el campo de lo social continúen operando de
manera hegemónica según el orden establecido.
31
BIBLIOGRAFÍA
BENJAMIN, Walter (1978). Para una crítica de la violencia, Méjico,
La nave de los locos.
BOURDIEU, Pierre (2000). “La opinión pública no existe” [1972], en
Cuestiones de sociología. Madrid, Istmo. Pp. 220 a 232.
BOUVIER, Hernán y COSACOV, Gustavo (2005). “La ley de
Seguridad provincial: la violación abierta del estado de derecho
democrático. ¿Está seguro?” en Sociodicea, Revista de enfoque crítico
del derecho y la justicia penal, Año III, nº 4, pp. 8-12 y en
ANTONELLI, Mirta (coord.) (2006) “Colaboración desde Córdoba,
para Alerta Argentina”. Segundo Informe sobre la situación de los
Derechos Humanos. Gobierno de Kirchner 2005. Disponible en URL
http://lavaca.org/seccion/actualidad/1/1335.shtml. Consultado el 10 de
febrero de 2008.
DAROQUI, Alcira (2001) “El Estado Penal, régimen carcelario”, en
Revista Encrucijadas, Argentina violenta. Estados alterados. Año 1, Nº
11, septiembre de 2001. Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires,
pp. 70 a 81.
DELEUZE, Giles (1996) [1990] “Postcriptum sobre las sociedades de
control”, en Conversaciones. Pretextos, Valencia.
DERRIDA, Jaqcues (1996) Espectros de Marx. Trotta, Madrid.
__________________(1997) Fuerza de ley. El fundamento místico de
la autoridad. Tecnos, Madrid.
__________________(1998) Ecografías de la televisión. Eudeba,
Buenos Aires.
FOUCAULT, M. (1970) La arqueología del saber. Siglo XXI,
México.
______________(1983) [1976] Historia de la sexualidad I, La
voluntad del saber. Siglo XXI, España.
______________(1991) La gubernamentalidad; en AA.VV. Espacios
de poder, La Piqueta, Madrid.
______________(2006) Seguridad, territorio y población. Fondo de
Cultura Económica, Buenos Aires.
______________(2007): Nacimiento de la biopolítica. Curso en el
Collège de France: 1978-1979. Fondo de Cultura Económica, Buenos
Aires.
32
HABERMAS, Jürgen. (2002) [1962] Historia y crítica de la opinión
pública. La transformación estructural de la vida pública. Gili,
México.
HALL, Stuart (1989): “Codificar y decodificar”, en AA. VV. (1989).
Culture, Media and Language. Working Papers in Cultural Studies.
1972-1979. Hutchinson Centre for Contemporary Cultural Studies
University of Birmingham, Londres. Trad. Silvia Delfino. En revista
electrónica Nombre falso. Comunicación y apuntes de la cultura, pp.
129-139. Disponible en: www.nombrefalso.com.ar, consultado el 14
de marzo de 2011.
HERNÁNDEZ, Vladimir (2011). “Cono Sur, poca violencia, mucha
preocupación”. En BBC Mundo Buenos Aires, 7 de abril de 2011.
KAMINSKY, Gregorio (2005) “Las calles de la inseguridad” Revista
Pensamiento de los confines. Fondo de Cultura Económica, Buenos
Aires. Junio de 2005. Nº 16, pp. 149 a 156.
LACLAU, Ernesto (1996) “¿Por qué son útiles los significantes vacíos
en la política?”, en Emancipación y diferencia. Ariel, Buenos Aires.
LAZZARATO, Maurizi (2006). Políticas del Acontecimiento. Tinta
Limón, Buenos Aires.
MARTÍN–BARBERO, Jesús. (2002) Oficio de cartógrafo. Travesías
latinoamericanas de la comunicación en la cultura. Fondo de Cultura
Económica, México.
MOUFFE, Chantal (1999). “Por una política de identidad democrática”
Conferencia impartida dentro del seminario Globalización y diferencia
cultural, MACBA-CCCB. 19 y 20 de abril de 1999. Disponible en:
http://www.macba.es/castellano/0909, consultado el 2 de marzo de
2009.
NEOCLEOUS, Mark (2005) “Liberalismo, policía, seguridad” en
Revista Pensamiento de los confines. Fondo de Cultura Económica,
Buenos Aires. Junio de 2005. Nº 16, pp. 135 a 148.
RANCIERE, Jacques (1996). El desacuerdo, política y filosofía.
Nueva Visión, Buenos Aires.
RAMONET, Eduardo (2009). “Prólogo” en SERRANO, Pascual,
Desinformación, cómo los medios ocultan el mundo. Península,
Madrid.
SENNET, Richard (1978) El declive del hombre público. Península,
Barcelona.
33
SPÓSITO, Daniela (2009). “Administración y gestión de los
imaginarios sociales y del rol del Estado en la prensa gráfica argentina
(junio de 2001) – A propósito de la sanción de la Ley 25.434 que
modifica el Código Procesal Penal de la Nación”. Tesis de Maestría en
Comunicación y Cultura Contemporánea, Universidad Nacional de
Córdoba. Memo.
__________________(2010). “El Estado excluyente. Diferentes y
desiguales, políticas de control entre dos siglos”, en Bicentenario,
revista virtual del Instituto Goethe Córdoba, vol 3. Disponible en
http://www.goethe.de/ins/ar/cor/prj/bic/pub/vo3/es6623824.htm,
consultado el 14 de marzo de 2011.
TISCORNIA, Sofía (1998) “Seguridad pública y derechos humanos”
en Seminario Internacional: Seguridad Pública, antiguos desafíos,
nuevos modelos. (Belo Horizonte Escuela de Gobierno de la
Fundación Joao Pinheiro/Fundación Konrad Adenauer). Disponible en
URL http:// ¡Error! Referencia de hipervínculo no válida.,
consultado en febrero de 2002.
VERÓN, Eliseo (1987). Construir el acontecimiento: los medios y el
accidente de Three Mile Island. Gedisa, Barcelona.
______________(2004) Fragmentos de un tejido. Gedisa, Barcelona.
WACQUANT, Löic (2000) [1999] Las cárceles de la miseria.
Manantial, Buenos Aires.
__________________(2001) Parias urbanos, Marginalidad en la
ciudad a comienzos del milenio. Manantial, Buenos Aires.
ZAFFARONI, Eugenio (2009). “Los accidentes de tránsito son mucho
más peligrosos que la inseguridad”. Entrevista en Revista Playboy nº
41, Mayo de 2009.
35
EL CAMELLO Y LA ZONA OPACA DE LA
VIOLENCIA: HACIA LAS SOCIEDADES DE CONTROL
Lucas Crisafulli (UNC)
“Gibbon observa que en el
libro árabe por excelencia, en el
Alcorán, no hay camellos; yo creo que
si hubiera alguna duda sobre la
autenticidad del Alcorán, bastaría esta
ausencia de camellos para probar que
es árabe. Fue escrito por Mahoma, y
Mahoma, como árabe, no tenía por qué
saber que los camellos eran
especialmente árabes; eran para él
parte de la realidad, no tenía por qué
distinguirlos” (Borges, 1984, p. 266)
1. Introducción
¿Qué sucede cuando una práctica cotidiana se nos hace tan
natural que inadvertimos su presencia tal como a Mahoma le sucedía
con los camellos? ¿Qué sucede cuando esas prácticas naturalizadas son
ilegítimas2 y discriminatorias pero tan habituales que no las notamos?
El camello pasa a nuestro lado, sin embargo es tan cotidiano que no lo
vemos.
El presente artículo se centrará en analizar las prácticas
policiales que habilita el Código de Faltas en la Provincia de Córdoba,
Argentina. En la mayoría de los países existen leyes “administrativas”,
que habilitan el uso del poder punitivo por parte del Estado y que se
encuentran al margen de todo control judicial, transformando a
“funcionarios ejecutivos o policiales, en pequeños dictadores” (Aniyar
de Castro, 2011, p. 13). Leyes inmigratorias en Europa central, de
“vagos y maleantes” en Venezuela, de “malentretenidos” en Bolivia,
ordenanzas en Estados Unidos o Códigos de Convivencia Urbana en
2
Véase Ferrajoli (2004).
36
Argentina casi todos los países occidentales tienen, o han tenido,
alguna legislación “menor” que penaliza conductas definidas en formas
muy ambiguas, y ello produce un amplio espacio para la arbitrariedad
administrativa. En la provincia de Córdoba, se encuentra vigente el
Código de Faltas, el cual es una ley provincial que penaliza con arresto
el ejercicio de la prostitución molesta, beber alcohol en la vía pública,
no identificarse frente a un policía, realizar una reunión tumultuosa,
merodear de forma sospechosa, entre otras de dudosa
constitucionalidad. A su vez, el juzgamiento por la comisión de dichas
faltas la realiza directamente la policía, sin intervención de un Juez ni
de un abogado defensor. Las penas aplicables son el arresto y la multa.
Aunque, como en el derecho penal la cárcel es la reina de las penas, en
materia contravencional lo es el arresto, cumplido en los calabozos de
las comisarías, la pena más extendida, pudiendo permanecer una
persona condenada por un Comisario hasta ciento ochenta días
detenida.
A partir de las prácticas policiales, se problematizará las
implicancias del hiper-encarcelamiento contravencional en las
sociedades de control, ya que los detenidos por aplicación del Código
de Faltas quintuplican a los detenidos por infracción al Código Penal.
Escribir sobre el Código de Faltas es una forma de hacer
visible aquello que, aunque cotidiano para algunos sectores, es
invisible para otros. Implica desmenuzar problemáticas, sacar
determinadas prácticas del oscurantismo y opacidad e intentar hacerlas
inteligibles. Reflexionar sobre el Código de Faltas3 es una forma de
deconstruir ideas y concepciones sobre un reducto no menor del poder
punitivo que tiene una aplicación cuantiosamente mayor que otros
brazos del control social.
3
Recordemos que los Códigos de Faltas son leyes provinciales que facultan a la
policía a detener personas y encarcelarlas. En la Provincia de Córdoba, quien actúa
como juez de primera instancia es un comisario. Regulan conductas supuestamente
menores que las reguladas en los Códigos Penales, tales como merodeo sospechoso,
escándalos en la vía pública, prostitución molesta o escandalosa, mendicidad vejatoria,
y todo un elenco de conductas muy difícil de definir objetivamente. Ello, lejos de ser
un error en la técnica legislativa, es claramente una decisión política de empoderar a la
policía con facultades arbitrarias.
37
2. Las Galaxias
Zaffaroni (1998, p. 17) hace una distinción entre los sistemas
penales en sentido estricto y los sistemas penales paralelos. El primero
de ellos es aquel compuesto por un conjunto de agencias que se
encargan de organizar el castigo por la comisión de delitos. Esas
agencias son el poder legislativo, que define qué es delito, la policía
que selecciona al “delincuente”, los tribunales que lo juzgan y el
segmento penitenciario que es el encargado de ejecutar la pena. A su
vez, algunos autores incorporan a los Medios de Comunicación y a la
Universidad en su calidad de productores y moduladores de ideologías
que guían todo el sistema penal, en el sentido de dar el soporte
discursivo de las prácticas del castigo. Podemos hacer una crítica a la
idea misma de sistema penal, ya que no conforman un conjunto de
partes interrelacionadas, sino más bien una galaxia, en el sentido dado
por Marshall Mc Luhan (1985). Esto es, un conjunto simultáneo de
diversas partículas no directamente relacionadas entre sí. Nadie que
observe cómo funciona la galaxia penal puede sostener seriamente que
se trata de un sistema. Cada agencia –o partícula– tiene lógicas de
reproducción y legitimación que le son propias y no actúa en
coordinación con las demás. Como dice la criminóloga venezolana
Lola Aniyar de Castro (2011, p. 15): “¿Tendremos que aceptar que el
sistema penal es y será siempre un no-sistema?”.
Los sistemas penales paralelos, en cambio, son aquellos
encargados de organizar el castigo contravencional. Presentan la
particularidad de que existe un sistema en cada provincia, debido al
régimen federal de gobierno. Podemos hacerle las mismas críticas que
al sistema penal y llamarlo galaxia contravencional, compuesto por
partículas distintas. Con una distinción: las funciones que en la galaxia
penal son cumplidas por varias partículas, en la galaxia
contravencional son realizadas por una sola: la policía, que es la
encargada de instruir, acusar, juzgar y ejecutar la sanción. Incluso, en
un momento histórico, la policía tuvo la facultad de legislar en materia
de faltas, a través de los edictos policiales. El aditivo de “paralelo” de
esta galaxia, viene determinado por pensar a la policía más que como
un auxiliar de la justicia – tal como lo dicen los textos legales – como
38
una institución paralela, que a veces actuará de forma coordinada con
el poder judicial, pero mayoritariamente actuará en su cornisa4.
3. “Las damas de la calle Florida”
Existe una interesante y pintoresca anécdota que da cuenta de
las funciones del poder punitivo en general y del poder policial en
particular. En septiembre de 1948, el presidente argentino Juan
Domingo Perón anunció la convocatoria a elecciones para la
Convencional Constituyente con el fin de reformar la Constitución
Nacional. Los objetivos fueron dos: por un lado, incorporar, frente a
los derechos individuales reconocidos por el liberalismo decimonónico
de la Constitución de 1853, los derechos sociales; por el otro, permitir
la reelección indefinida del presidente. El discurso que construyeron
los medios de comunicación hegemónicos ligados a las elites
terratenientes, principalmente a través del diario La Nación, intentó,
con relativo éxito, ligar al gobierno peronista con un tipo de
autoritarismo populista. Frente a esta construcción mediática, el día
ocho de septiembre del mismo año, un grupo de señoras pertenecientes
a la clase alta se reunieron en la calle Florida de Buenos Aires, con la
intención de protestar “civilizadamente” frente a la reforma
constitucional. Entre las personas allí reunidas, se encontraban esposas
de importantes dirigentes rurales ligados a la Sociedad Rural, y
también Leonor Acevedo y Norah Borges, madre y hermana del
reconocido literato Jorge Luis Borges.
Protestar “civilizadamente” en plena calle Florida, zona
reconocida por comercios que frecuentaba la alta clase social, tales
como el Jockey Club, el Diario La Nación e importantes casas de
4
Véase Crisafulli (2010, p. 10). Allí pensamos a la policía desde un enfoque complejo
“como aparato, como sistema, como institución y como agencia del sistema penal que
se interrelaciona con las demás, a veces de manera cooperativa, a veces de manera
conflictiva, con sus lógicas propias, su cultura institucional que la hace distinta del
resto de las agencias; como brazo armado del Estado que en muchos supuestos opera a
su merced, en otros con resistencias; como aparato ideológico de Estado, en tanto no
sólo usa la violencia física legítima, sino también la amenaza del uso de ella, por lo
que actúa de manera real y simbólica; con funciones propias de la policía de seguridad,
o con funciones de policía judicial, o ambas a la vez; que actúa dentro del sistema
penal, y a veces en su cornisa; que mantiene un orden político, y a veces actúa en sus
rebarbas. En definitiva, la policía como un complejo entramado de interrelaciones e
interacciones heterogéneas que se funde en los social para disciplinarlo y controlarlo.”
39
moda, fue una forma de reclamo articulado desde las elites, y destinada
a esas mismas elites, alguna de las cuales perdieron su poder
(simbólico o real) durante la presidencia de Perón.
¿Cómo se relaciona esto con la galaxia contravencional? Pues
bien, las “Damas de la calle Florida”, como se nombró el caso desde
los medios de comunicación, terminaron detenidas por infracción a los
edictos policiales, antepasados de los actuales códigos de faltas. Los
edictos eran disposiciones creadas por la policía y manejados
exclusivamente por esa fuerza, que les otorgaban las facultades de
legislar, aprehender, instruir y juzgar en única instancia la infracción a
las contravenciones; incluso, el jefe de policía, tenía la facultad de
indultar. Las damas de la calle Florida fueron primero detenidas en una
comisaría, y luego, el jefe de policía les notificó la sentencia de treinta
días de arresto inconvertibles en multa, ordenando el traslado al Asilo
San Miguel, el depósito de mujeres contraventoras, la gran mayoría de
ellas prostitutas.
El suceso causó un importante impacto para la época. Señoras
de las clases acomodadas presas por aplicación de un edicto, el cual era
creado por otro, alguien distinto a su pertenencia de clase: la policía.
Las “damas de la calle Florida” pasaron, efectivamente, detenidas
treinta días en el asilo San Miguel5.
Cuando la Corte Suprema estaba a punto de declarar
inconstitucionales los Edictos, la autoproclamada “Revolución
Libertadora”, considerada por la clase hegemónica como un gobierno
de “nosotros”, sancionó el decreto-ley 17.189/56, ratificado por la ley
14.467 de 1958 (la llamada ley ómnibus), por la que se prohibió al jefe
de Policía legislar. Sin embargo, continuó con dichas facultades en los
llamados Territorios Nacionales, es decir, en Tierra del Fuego, Las
Islas Malvinas y la Capital Federal. Tierra del Fuego se hizo provincia
en 1991, y por lo tanto, con capacidad para dictar su propio código de
faltas –aunque hasta la fecha no lo ha hecho– en las Islas Malvinas el
gobierno nacional nunca tuvo jurisdicción efectiva, y la Capital
Federal, la policía conservó la facultad de detener a personas por
5
Esta increíble historia la encontré primeramente en un artículo de Zaffaroni, esos que
navegan generosamente en la red. Para un mayor detenimiento de la historia, véase
Tiscornia, S. (2004). Allí la autora reconstruye la historia con una genialidad narrativa
digna de escritores.
40
infracción a Edictos Policiales hasta que en 1994 la Reforma de la
Constitución Nacional creó un régimen particular para la ahora Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, dándose su propia Constitución en 1996 y
su Código de Convivencia Urbana en 19986, pasando los edictos
policiales a la triste y violenta historia del presente de nuestro poder
punitivo.
La conclusión que puede extraerse de la anécdota de las Damas
de la calle Florida es que los hitos de las transformaciones del poder
punitivo en un sentido más garantista, no se producen por la cantidad
de personas que castiga ni la crueldad con la que lo hace, sino más bien
por la “calidad” de las personas atrapadas, pues pareciera que hay
castigos que merecen ser abolidos, y otros que no.
Aún así, pese a perder la policía la facultad de legislar y de
indultar vía edictos policiales, sigue conservando, en muchas
provincias, la facultad de juzgar contravenciones en única instancia7.
4. La Galaxia Policial
Es importante mencionar otra dimensión del control social,
cuando éste lo ejerce directamente la policía sin intervención si quiera
de la legislatura ni del poder judicial. Si la galaxia contravencional ha
merecido poca atención por parte de la Academia, la “Disposición
Padres”, ni siquiera ha recibido atención de los medios de
comunicación o de las organizaciones sociales. Esta figura consiste en
un poder de hecho que la policía ejerce y por el cual detiene a jóvenes
menores de dieciocho años que se encuentren en la vía pública, aunque
no hayan contravenido ninguna normativa. Los jóvenes son trasladados
a la comisaría para que sus padres los retiren. Esta actuación la realiza
la policía sin ningún tipo de comunicación ni a jueces ni a fiscales. Es
un verdadero limbo jurídico, una actividad que rebasa toda legalidad.
Esta galaxia la podemos denominar galaxia policial.
El control social institucionalizado como punitivo va a actuar
con estas tres galaxias: la penal, la contravencional y la policial.
6
Véase Chillier (1998). Allí el autor analiza el rol de la policía federal en Buenos
Aires, durante la Sanción del Código de Convivencia Urbana, el cual le quitaba a la
policía la facultar de legislar y juzgar las contravenciones, actuando el cuerpo de
seguridad como un verdadero actor político que disputaba espacios de poder.
7
Entre otras provincias, la de Catamarca, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy,
Salta, Tucumán.
41
La particularidad de la policía como núcleo de la galaxia
contravencional y policial, por lo menos en Córdoba, nos obliga a
pensarla y tematizarla como objeto de indagación en, por lo menos,
dos dimensiones o niveles de análisis: la policía como institución
nacida en el corazón mismo del Estado moderno, y la policía desde sus
prácticas cotidianas.
Si el Estado es, tal como lo definía Weber, el encargado del
monopolio legítimo del uso de la violencia en un determinado
territorio, la policía es la encarnación del Estado. A su vez, para
tematizar a la policía, también hay que pensar en los procedimientos
rutinarios que cristalizan en prácticas esa violencia estatal abstracta.
Las prácticas de la violencia estatal racionalizada muchas
veces decantan en lo ilegal, como el caso del sistema parainstitucional
o subterráneo, como lo llama Lola Aniyar de Castro, con técnicas tales
como la desaparición forzada de personas, el gatillo fácil, los
simulacros de enfrentamiento y los interrogatorios ilegales. Pero
también, y esta es la dimensión del camello de Mahoma, hay prácticas
policiales que implican violencia y que están legalmente amparadas:
allí se inscribe la cotidianeidad del Código de Faltas, es decir, control
social descontrolado pero legal.
La violencia que rebasa toda legalidad, cuyo arquetipo es la
tortura, si bien es más común de lo que pensamos, es una violencia
excepcional y hasta socialmente repudiada. La violencia que queremos
significar en relación al Código de Faltas es la violencia burocrática, la
que pasa inadvertida. Es la zona opaca, al decir de Tiscornia (2008, p.
5) es:
(…) el policía que detiene a un cualquiera porque le es
sospechoso de algo impreciso, que se lleva a personas para
encerrarlas en la comisaría por unas cuantas horas porque tiene
que cumplir con la estadística (…). Que obliga a cientos y
cientos de pobres personas a ser requisadas, manoseadas,
molestadas, cuando sólo están viajando desde los suburbios al
centro. Que rodea con patrullas y cordones policiales un barrio,
un estadio, una calle para clasificar quién entra y quién sale, y
que decide en ese acto cuáles credenciales son idóneas y cuáles
acreditan qué cosa cada vez.
Esa es la violencia rutinaria, la que pasa y no vemos, o que si
la vemos la legitimamos porque creemos sentirnos más seguros, es esa
42
zona opaca, esa burocracia de la violencia y esa violencia de la
burocracia.
5. Los números
Los datos en Córdoba de la galaxia penal y contravencional,
por lo menos de los pocos que disponemos, dan cuenta de cuál
institución es la que está en el núcleo duro del control social. Estos son
los datos del total de detenidos en la Provincia de Córdoba en el año
20098:
-Total de personas detenidas en toda la provincia por
infracción al Código Penal: 11.4869.
-Total de personas detenidas en toda la provincia por
infracción al Código de Faltas: 54.22310.
8
Pese a existir en la Provincia de Córdoba una ley de acceso a la información pública,
la policía y el Ministerio de Seguridad ha denegado reiterados pedidos de informes
que, desde la Universidad de Córdoba, hemos presentado para tener datos más actuales
y completos. Estas prácticas de las agencias ejecutivas son una característica
estructural en los países periféricos, donde los éxitos de los investigadores se mide más
por los obstáculos sorteados, que por los resultados concretos en la búsqueda de datos
fiables. Existen estimaciones confiables que nos hablan de 73 mil apresados por el
Código de Faltas para el año 2011 para una población de 3.308.876, lo que da una tasa
de 2.206 personas cada 100 mil habitantes, aunque por supuesto, no detenidas
simultáneamente, ya que sería imposible contener esa cantidad de personas.
9
Datos Proporcionados por la Policía Judicial de Córdoba, dependiente del Ministerio
Público Fiscal del Poder Judicial de Córdoba. Agradezco especialmente a la Red
Ciudadana Nuestra Córdoba, que me acercó estos datos.
10
Datos proporcionados por el Poder Ejecutivo Provincial luego de un pedido de
informe de la legisladora Adela Coria. Los mismos también pueden consultarse en
http://codigodefaltas.blogspot.com/. Los mismos presentan errores groseros. Por
ejemplo, informan que el número total de contraventores es de 54.223, compuesto ese
total por 46.646 hombres y 1.651 mujeres. La sumatoria de ambos nos dan 48.297, es
decir, faltan 5.936 personas, un error del 11%, lo que estadísticamente es grosero.
43
Elaboración propia en base a Policía Judicial de Córdoba, dependiente del Ministerio
Público Fiscal del Poder Judicial de Córdoba y al Poder Ejecutivo Provincial luego de
un pedido de informe de la legisladora Adela Coria.
Un silencio significativo son los datos de la galaxia policial.
Pese a serle solicitado por la legislatura Provincial, el Poder Ejecutivo
no informó sobre la cantidad de jóvenes llevados a las comisarías a
disposición de sus padres. Los más invisibilizados, incluso en
estadísticas, son los jóvenes de menos de dieciocho años,
estigmatizados en la categoría de menor, lo que en estas latitudes
significa ser pobre.
En la galaxia contravencional ingresa el ochenta y tres por
cierto de personas detenidas en todo Córdoba. Las aprehensiones por
delito configuran una ínfima cantidad en relación a las actuaciones en
las que sólo interviene la policía. Lo que se estudia en las facultades de
Derecho como el Derecho penal, el procesal y todas las garantías
constitucionales que les son inherentes, será aplicado a una cantidad
muy inferior de personas en relación con las que no van a tener ni
defensa en juicio, ni tribunal imparcial, ni presunción de inocencia, ni
44
nada de lo que, en un Estado de Derecho, se conoce como límites al
poder punitivo.
Existe una discusión bastante vetusta entre los juristas acerca
de si las faltas pertenecen al mundo del Derecho penal (es decir, del
poder punitivo del Estado) o, al Derecho administrativo. Largas y
estériles discusiones como estas encubren algo un poco más profundo;
esto es, si al imputado contravencional le corresponden las garantías
constitucionales del
imputado penal o no. Con la supuesta
administrativización del Derecho contravencional, lo que se terminó
haciendo fue mezquinar garantías. Los teóricos del Derecho penal
construyeron un discurso que habilitó la aplicación del poder punitivo
por fuera de la Constitución. Es decir, establecieron que su objeto de
estudio fuera el Código Penal y sólo a los acusados por violación a esa
normativa le aplicarían garantías, dejando fuera al Derecho
contravencional y, por lo tanto, al imputado por faltas. Una
minimización discursiva que acarrea una maximización represiva.
La inmensa mayoría de estas personas se enfrentarán al
“derecho policial”, es decir, a regulaciones de la moral, las buenas
costumbres, la decencia y la seguridad pública, que son los bienes
jurídicos – presuntamente – “protegidos” por el Código de Faltas.
6. ¿Falta de control o control a través de las faltas?
Operación y transformación de las contravenciones en las
sociedades de control
Históricamente, las contravenciones se han vinculado, y lo
siguen haciendo, con una cosmovisión moral sobre el pecado. Si
analizamos lo que penaliza nuestro Código de Faltas, la prostitución
escandalosa, los actos contra la decencia pública, la mendicidad y la
vagancia, los desórdenes públicos, la ebriedad escandalosa, el transitar
sospechosamente (merodeo), el beber en la vía pública, las reuniones
tumultuarias y muchos etcéteras advertimos rápidamente que esas
acciones son las que constituían pecado. Acaso podemos hipotetizar
que las contravenciones son la traducción que la Ilustración realizó del
pecado, la racionalidad punitiva que la modernidad transformó de las
prácticas inquisitoriales del Ancien Régime. Es por ello que el Código
de Faltas domestica las relaciones sociales, “civiliza” las costumbres
públicas y privadas, donde construye “formas de habitar cotidianas y
contemporáneas” (Tiscornia, 2008, p. 5)
45
Podemos arriesgar varias hipótesis de por qué la policía actúa
más en las galaxias contravencional y policial que en la estrictamente
penal: la discrecionalidad de las prácticas que suceden en la ausencia
del abogado defensor, el juzgamiento administrativo, las figuras vagas
y ambiguas son factores de suma importancia que habilitan el accionar
sin control y por lo tanto, un uso más extensivo.
Pero también podemos arriesgar nuevas hipótesis basadas en la
sociogénesis de nuestro contexto histórico: ¿Qué sentido tiene el
Código de Faltas en la Modernidad tardía de nuestras tierras
marginales o periféricas del poder mundial?
El arresto, como castigo predominante en la galaxia
contravencional, no conlleva el conjunto de mecanismos disciplinarios
que sí posee la prisión. En las comisarías no existe un ejército de
profesionales que intentan normalizar al cuerpo, no existe el interés de
disciplinarlo como en las prisiones.
La disciplina, en sentido foucaultiano (2005), tiene como
objetivo elevar las fuerzas en un sentido económico –para lograr mayor
productividad– y disminuir esas mismas fuerzas en un sentido político
–para lograr mayor obediencia–. Es decir, la idea de un cuerpo dócil
es la de una máquina, un ser útil al mercado de trabajo y al tipo de
producción fordista, y a la vez, un ser obediente al sistema político.
El proyecto disciplinador tuvo sentido en tanto existía un
mercado de trabajo, en tanto era necesario construir hombres máquina
que elevaran la producción de las fábricas. Cada racionalidad
económica, como la del capitalismo industrial, generó una racionalidad
punitiva, como la sociedad disciplinaria. Una nueva racionalidad
económica, la post-fordista o neoliberal construye una otra
racionalidad punitiva; esto es, las sociedades de control.
La pregunta inquietante es qué sucede cuando no existe un
mercado de trabajo, cuando la racionalidad económica, por diversos
factores económicos y también extra-económicos, da un giro; qué se
hace con enormes cantidades de personas que no requieren ser
disciplinadas, pues ya no existe ese mercado de la modernidad al cual
incorporarlas, pero sí gobernadas. El control social ya no apunta hacia
personas específicas con la intención de corregir castigando, sino más
bien controlar riesgos de grupos definidos como peligrosos. En otras
palabras, el principal cambio de la penalidad esta en el objeto de
46
intervención, del “hombre delincuente”, hacia “grupos peligrosos”. El
ojo del poder ya no apunta hacia un individuo en particular a través del
disciplinamiento en la cárcel que aplica técnicas individualizadoras e
individualizantes, sino más bien se enfoca en un grupo productor de
riesgo, el cual pueden ser inmigrantes, pobres o disidentes políticos.
Ello no implica, por supuesto, que el poder punitivo haya dejado de
aplicar prisión, pues el aumento de la tasa de encarcelamiento nos
desmentiría inmediatamente. Lo central no es sólo el instrumento con
el que se castiga, sino la forma en la que éste se aplica y los fines a los
que apunta. En otras palabras, asistimos al fin de la utopía
correccionalista de la prisión, la que se ve reemplazada por otras
utopías punitivas, aplicables mediante la prisión-jaula o mediante el
arresto contravencional.
Si la polea es la máquina de las sociedades soberanas y la línea
de producción fordista lo es de las sociedades disciplinarias, el
facebook es la máquina arquetípica de las sociedades de control: la
fascinación por mostrar y ser visto, por exhibir y espiar, por adquirir
identidad y pertenencia en sociedades desidentificadas y fragmentadas.
El control es ahora vigilar o espiar para prevenir el riesgo. Las cámaras
de vigilancia quizás sean la encarnación de las sociedades de control, y
no es casual que sean operadas por la policía.
Jock Young (2003) utiliza muy acertadamente la metáfora
didáctica del canibalismo y la bulimia para dar cuenta de las
transformaciones sociales y punitivas en el proceso de cambio de las
sociedades disciplinarias a las sociedades de control. Las sociedades
disciplinarias eran caníbales, pues se comían las diferencias, las
homogenizaban. El fin era hacer del distinto un igual. Pensemos como
ejemplo el rol de la escuela argentina durante el siglo XIX y buena
parte del XX. La celebración de actos, la veneración de símbolos
patrios y el guardapolvo blanco para todos los estudiantes, fueron parte
de un proyecto de homogenización cultural, el cual se cristalizó en
prácticas y discursos. El objetivo era deglutir la diferencia cultural o
política. La persecución de anarquistas a principios del siglo XX
también fue parte del proyecto bulímico de las sociedades
disciplinarias. Éstas son antropofágicas porque absorben la diferencia:
“los delincuentes son rehabilitados, los locos y los adictos son curados,
los inmigrantes asimilados, los jóvenes ‘adaptados’, las familias
disfuncionales orientadas hacia la normalidad” (Young, 2003, p. 101)
47
En cambio, a partir de los 70’, con el neoliberalismo como
nueva racionalidad económica se desvía el eje hacia la bulimia o
antropoemia. Ya no es necesario fagocitar al diferente, sino vomitar al
peligroso.
En otros términos, el problema no es incluir para homogenizar,
sino excluir para que no molesten. Las leyes europeas de
inmigración11, que construyen al inmigrante en una categoría de
persona peligrosa son paradigmáticas de estas bulímicas sociedades de
control. En el mismo sentido, el aumento exagerado de las penas de
prisión –el cual implica el abandono de las ideologías re al ser
imposible reinsertar a un condenado a perpetua– es parte del proyecto
antropoémico de las nuevas formas que asume el control social.
De todo ello se pueden dar ejemplos vernáculos, como lo es la
irrupción de una nueva topografía urbana emergente que se cristaliza
en el creciente fenómeno de guetización en Córdoba: countries12 para
ricos y Ciudades Barrio13 para pobres; son la manifestación de la
oposición entre las posiciones extremas de la pirámide social y partes
del proyecto de las sociedades de control.
Es en este contexto de metamorfosis de las sociedades
antropofágicas en sociedades antropoémicas que la pregunta inicial
adquiere otra dimensión: ¿Qué sentido tiene el Código de Faltas en la
Modernidad tardía o sociedades de control?
Existe una enorme cantidad de población que, en términos de
mercado, es entendida como “excedente”. La pregunta clave del
proyecto disciplinador era cómo gobernar a los incivilizados, a los
indóciles, a los que no querían adaptarse a la línea de producción
fordista. En las sociedades de control la pregunta es qué se hace con la
11
Véase Brandariz, J.A. & Fernandez, C. (2010): "The construction of migrants as a
risk category in the Spanish penal system" en S. Palidda (ed) Racial Criminalization of
Migrants in the 21st Century, Ashgate
12
Los country o barrios cerrados con un perímetro definido por muros o rejas, son un
fenómeno mundial de privatización del espacio público surgidos en los años 90’,
donde la desigualdad económica marcó picos históricos, por lo menos en
Latinoamérica. Se caracterizan por ser habitados por la clase alta, aquellos que
voluntariamente han decidido recluirse frente a la crisis por la “inseguridad urbana”.
13
Las Ciudades Barrios son emplazamientos (sub) urbanos construidos en la periferia
de la ciudad por el gobierno provincial, obligando a que los habitantes de los barrios
marginados conocidos como “Villas Miserias”, emigraran a dichos lugares.
48
miseria, cómo gobernamos la pobreza. En otras palabras, cómo se
administra a una masa considerada desde los discursos y las prácticas
como peligrosa y excedente.
Allí adquiere protagonismo nuevamente un instrumento como
el Código de Faltas. Las galaxias policial y contravencional son las
herramientas de gobernabilidad de la nueva pobreza, de la miseria, es
el gobierno de los excedentes, de los no útiles al mercado. El potencial
del Código para intervenir en grupos “peligrosos” es asombroso. Tiene
como ventaja su menor costo económico que la prisión. En este
sentido, los países periféricos como el nuestro, han adoptado la
ideología punitiva de los países centrales sin contar con el presupuesto
para llevar adelante semejante empresa. Vale decir, no basta con
desviar los fondos que otrora se destinaban al mantenimiento de un
incipiente Estado Social para invertirlos ahora en las nuevas estrategas
punitivas de control. Con ello no alcanza, encarcelar es costoso.
Destinar los fondos que sostenían antes las políticas sociales a la nueva
penalidad, permite sí, un aumento de la cantidad de prisionalizados.
Poco importa si se encuentran hacinados o sin atención médica, pues el
declive del ideal resocializador lo justifica. Al cambiar el objeto de
intervención punitiva hacia grupos peligrosos, etiquetar como tales en
estas regiones a los pobres, y como los pobres son muchos, se hace
necesario un instrumento que, en términos punitivos sea eficaz, y, en
términos económicos, sea accesible para las débiles economías locales.
He aquí la importancia y el potencial del Código de Faltas. Es un
instrumento punitivo que es de económica aplicación en comparación a
con prisión. Tener un sujeto prisionalizado implica que ha atravesado
un conjunto de filtros, tales como el policial, el judicial y el
penitenciario. Cada una de estas agencias significa destinar dinero que
los países periféricos no disponen. En materia de penalidad, el cálculo
de eficiencia es utilitarista; es decir, busca cómo aplicar la mayor
cantidad de castigo al mayor número de personas y al menor costo
posible. El Código de Faltas permite todo ello. La aplicación
administrativa exclusivamente policial, permite ahorrar el costo de la
intervención del poder judicial y del aparato penitenciario, el cual
supone no solo agentes de seguridad, sino también psicólogos,
trabajadores sociales y todo un conjunto de profesionales.
Con la aplicación del Código de Faltas, sin la intervención de
un juez y con la pena de arresto cumplida sólo a cargo de personal
49
policial, el Estado ahorra dinero, aunque los ciudadanos pierdan en
derechos. Dentro de las sociedades de control este cálculo está
permitido o, aunque más no sea, tolerado.
A lo barato de la aplicación del castigo contravencional, se le
suma, como producto de la administrativización exclusivamente
policial, otra ventaja para las sociedades de control: la rapidez y la
eficacia con la que actúa, pues no requiere muchas pruebas, ni control
judicial de la actuación policial y la sentencia se produce sin abogado
defensor, lo que favorece aplicarlo en grandes masas de población.
Ello se advierte con la simple lectura de un sumario contravencional;
en la mayoría de los casos, la única prueba que sirve de base a la
sentencia, es la declaración del mismo policía que aprehende al
contraventor y, en algunos otros, se suma un acta de secuestro
producida por el mismo agente.
No hace falta ser muy suspicaz, ni siquiera estudiar
profundamente la ley de presupuesto, para advertir rápidamente los
recursos económicos que el Estado destina a la galaxia penal y
compararlos con lo que destina a la galaxia contravencional. La
segunda cuesta menos y puede aplicarse a más personas, de allí su
importancia y su sobredimensión.
En el mismo sentido, también puede utilizarse la política social
como forma de control social y utilizarla con fines punitivos. La
construcción de ciudades barrios por parte del gobierno provincial14,
quizás sea una forma de ello. Encerrar a sujetos en guetos urbanos
como forma de gobernar la miseria, la excedencia; como forma más
barata incluso, que encarcelarlos contravencional o penalmente. Es la
contracara social del punitivismo de la modernidad tardía, estrategia
que quizás sea hasta más perversa, dado que es mucho más sutil que
los instrumentos estrictamente punitivos. Es una forma más de
administrar el riesgo de los grupos peligrosos y de excluirlos.
14
Para una mayor comprensión del fenómeno de las ciudades barrios, véase Espoz
Dalmaso, María e Ibáñez, Ileana (2009): “Tramas hechas cuerpo(s): una estrategia de
lectura de la vivencias de niños/as y jóvenes que habitan ‘Ciudad de mis Sueños’” en
Scribano Adrián y Figari Carlos –comps.– (2009): Cuerpo(s), Subjetividad(es) y
Conflicto(s). Hacia una sociología de los cuerpos y las emociones desde
Latinoamérica. Clacso Ediciones, Buenos Aires.
50
Esta quizás sea también una explicación posible a la
sobredimensión de la galaxia contravencional y policial en relación a la
penal. No hay investigaciones al respecto, pues sabemos lo difícil que
es investigar el control social, donde el desafío se evalúa más por los
obstáculo que el investigador sortea que por los resultados obtenidos,
pero sería interesante indagar sobre la forma de aplicación del Código
de Faltas en los límites de aquellas ciudades- barrio, ver si las fronteras
físicas de los arcos de ingreso a dichos espacios son reforzadas con
alambres simbólicos compuestos por cordones policiales que
contravencionalizan a quien intente burlar los contornos, estableciendo
arbitrariamente cuáles son los pasaportes que autorizan el egreso.
Para ello, hay un nuevo discurso, el discurso de la seguridad
ciudadana o urbana.
7. Seguridad y Medios de Comunicación
Si, como dice Clifford Geertz, lo político es la lucha por los
significados, el semantema15 seguridad es un campo de lucha política
por su significado. También podemos agregar que el poder, y por
consiguiente lo político, es la lucha por las apropiaciones semánticas,
es decir, el poder de nombrar, rotular, decir. Si el siglo XIX fue testigo,
como lo asevera Foucault (2004), del poder de las ciencias humanas
para rotular, el siglo XXI es testigo del poder de los medios de
comunicación para nombrar, apropiarse de las palabras y dotarlas de
sentido. Nombrar una situación conflictiva como perteneciente a un
problema de inseguridad es uno de los magníficos poderes de
significación y de apropiación semántica que los medios de
comunicación demuestran hoy.
El siglo veinte fue testigo de la metamorfosis de los
significados del semantema seguridad16. Originariamente aparece en
una de las primeras constituciones sociales del mundo, como en la
mexicana de 1917 o la de la República de Weimar de 1919, en las que
seguridad está asociada al rol del Estado, en el sentido de asegurar el
15
Utilizamos la palabra semantema para referirnos a seguridad ya que ésta no es
simplemente una palabra, sino más bien una unidad lingüística inscripta en una red
social de sentido, red que le da justamente un sentido determinado y construido en
contexto.
16
Para un completo análisis de la genealogía de la palabra seguridad, véase Bergalli
(2010).
51
contenido de los derechos sociales, que se sumaban a los derechos
individuales reconocidos en las Cartas Magnas del liberalismo
decimonónico. La seguridad social como forma de enfrentar los
avatares a los que todos estaban expuestos: ancianidad, enfermedad,
discapacidad ya no serían considerados como sinónimos de desgracia,
pues el Estado asumiría responsabilidades en la seguridad de todos los
derechos sociales.
Lo que entonces se entendió por seguridad cambió en los años
sesenta y setenta con las dictaduras militares a partir de la aplicación
de la doctrina de la seguridad nacional. Enseñada principalmente desde
la Escuela de las Américas de Panamá para aleccionar a militares
latinoamericanos en técnicas de contra-insurgencia y violación de los
derechos humanos, fue el sostén ideológico de una represión que no
conoció límites. La seguridad fue, en esta fase, la lucha contra un
enemigo interno: el subversivo.
Con el advenimiento de la democracia formal en casi todos los
países de América Latina durante los ochenta, el semantema seguridad
se enmarcó en la creciente inestabilidad social y crisis económica.
Frente a la violencia social producida por cortes de ruta y saqueos de
supermercados, se resignificó la seguridad como la necesidad de la
intervención del Estado en su dimensión represiva, para el
mantenimiento del orden social. Frente a la actuación de los
‘violentos’, la seguridad era el discurso para la tranquilidad pública.
Durante los años noventa se construye lo que podemos llamar
el fetiche de la seguridad. Un fetiche en el sentido de un objeto, una
cosa, un talismán valioso en sí mismo oscureciendo todas aquellas
relaciones y procesos de los que proviene. Frente al problema del
aumento de (algunos) delitos, la seguridad ciudadana adquiere un
significado fetiche de solución; ocluyendo, de esta forma, otras
respuestas estatales u otros significados de seguridad.
Para producir seguridad en este sentido, no solo se aumentaron
las penas, se limitaron las posibilidades de excarcelación y se crearon
nuevas figuras delictivas. También era necesario ejercer un control
sobre los grupos productores de inseguridad. Se fue construyendo en el
imaginario colectivo, avivado por el populismo punitivo de los medios
de comunicación, una nueva clase social, no leída en términos de
clases, como los pobres, sino en términos de seguridad: los peligrosos.
52
Estas nuevas clases peligrosas van a constituir el objeto de
intervención estatal punitiva, no sólo a través de la galaxia penal, sino
también, y quizás primordialmente, a través de las galaxias
contravencional y policial.
En relación a los medios y a su poder de configurar sentidos
sobre la seguridad, es destacable el rol de los presentadores de noticias,
quienes suelen aportar su emotividad ante los “hechos”, apelando a
una palabra mágica: seguridad. Crímenes de lesa humanidad, trata de
personas, contrabando, violencia de género, corrupción policial y
demás delitos que causan serios efectos reales, no ingresan para la
mayoría de los periodistas a la categoría de inseguridad. Eso produce
lo que algunos autores (Mata, 2010, p. 47) llaman “restricción tópica”
es decir, procedimientos restrictivos que utilizan los medios de
comunicación para realizar clasificaciones por lo que determinados
conflictos (atentados contra la propiedad y la vida corporal) ingresan a
la categoría de inseguridad, mientras que otras afectaciones son
incorporadas a otras categorías, como problemas laborales, violencia
de género, problemas de salud, etcétera. Esta restricción tópica no sólo
implica una selección arbitraria de temas, sino también de clases y
territorios. Si existe un homicidio producto de un robo donde la
víctima es una persona de clase media o alta y el victimario pertenece a
los sectores populares, ello es claramente una situación de inseguridad.
Ahora bien, si el homicidio se da entre miembros pertenecientes a un
sector con bajos recursos, el mismo hecho (dar muerte a otra persona)
se transforma en un enfrentamiento o en un ajuste de cuentas, y ya no
ingresa a la categoría inseguridad.
Las restricciones tópicas se complementan y sedimentan en
procedimientos simplificadores “basados en la construcción de sistema
de clasificación dicotómica” (Mata, 2009, p. 48): víctimas-victimarios,
territorios seguros-tierra de nadie.
Los territorios inseguros están habitados siempre, desde los
medios de comunicación pero también en las representaciones sociales,
por esa nueva clase social, leída en términos de seguridad y no ya de
riqueza/pobreza.
Esta categoría plantea varios interrogantes metodológicos y
epistemológicos que sería muy interesante investigar, pues la
peligrosidad es leída en términos relacionales. Por ejemplo, para un
habitante del barrio A, todos los habitantes del barrio B y C son
53
peligrosos, pero el habitante del barrio B sólo ve peligrosos a los del C
y no se identifica a sí mismo como peligroso. A su vez, los habitantes
del barrio C verán que sólo son peligrosos los del barrio D, si existiera
ese barrio, o verá peligrosos a algunos de sus vecinos o sentirán como
inseguros algunos de los espacios de su barrio. La categoría de
peligroso como nueva clase a combatir, tiene como particularidad que
siempre existe un otro al cual adscribirle la identidad deteriorada y
como tal, genera un estigma del que nadie se quiere hacer cargo. Ser
imaginado y etiquetado como peligroso apareja como consecuencia en
estas sociedades de control, ser digno de castigo. El estigma funciona
como un tizón ardiente, quien lo encuentra sobre sí, intenta deshacerse
arrojándolo a otro grupo de personas.
Esto guarda relación con la presencia del miedo, la percepción
de la criminalidad como un tema culturalmente importante y que
requiere ser tematizado y analizado independientemente de la tasa real
de delitos.
La (in)seguridad entendida en este sentido fetiche que
hegemónicamente se ha construido, tiene una estrecha vinculación con
el control de grupos potencialmente peligrosos. Esta nueva clase es
aquella que bebe en la vía pública y de manera escandalosa, merodea
sin motivos, ejerce la vagancia, se prostituye, no puede justificar su
presencia en el lugar, en definitiva, la que realiza las conductas
castigadas por el Código de Faltas.17
Junto con el de seguridad, se ha distorsionado también el
término prevención. En el debate parlamentario del Código de Faltas,
los legisladores justificaban su uso como forma de prevención del
delito. En la práctica funciona como un mecanismo de control y
encerramiento de las clases etiquetadas como peligrosas, haciendo de
la prevención una forma de castigo.
17
Las relaciones entre nuevas racionalidades punitivas como la teoría de las ventanas
rotas y el Código de Faltas es directa, ya que la teoría de las ventanas rotas plantea la
necesidad de castigar, severamente, las pequeñas incivilidades, y el código de faltas
hace exactamente ello.
54
8. La militancia legal
Debemos reconocer la importancia de las acciones
emprendidas por distintos actores en contra del Código de Faltas,
principalmente movimientos sociales que estuvieron a la vanguardia de
la Academia.
La historia del castigo ha demostrado que la mengua de uno de
los brazos del control social no implica necesariamente su
disminución. Así por ejemplo, durante la última dictadura cívicomilitar en Argentina, la cantidad de personas detenidas en la galaxia
penal disminuyó, lo que no implicó una disminución del control social,
pues éste se canalizaba principalmente mediante vías subterráneas en
el sistema parainstitucional a través de la tortura y desaparición forzada
de personas.
Pareciera que existen cantidades fijas de control social, y que
según el momento histórico, político, económico y cultural, ese control
se canaliza por distintas vías, legales o ilegales. Una criminología
crítica militante siempre debe atender a canalizar el control social por
las vías legales, e incluso, tarea arduamente difícil, disminuirlo en su
cantidad. Pero muchas veces, con el afán de disminuir un área del
control social, en este caso la galaxia contravencional, éste puede
escaparse hacia otras vías más violentas o más oscuras.
Stanley Cohen utiliza una metáfora ictícola para analizar el
control social, la de pescadores que arrojan sus redes al mar. Estas
redes son demasiado débiles como para atrapar a tiburones, por lo que
siempre enganchan peces chicos.
Con esta misma imagen, intento explicar lo que sucede con el
control social en Córdoba y sus galaxias. Pareciera que los pescadores
siempre han arrojado la misma cantidad de redes al mar, pero los peces
son tirados en baldes distintos. Algunos van a parar al de la galaxia
penal, otros al de la contravencional y otros a la de la policial. Lo que
permite dar cuenta de cómo la disminución de una galaxia no siempre
implica una disminución del control social: muchas veces los peces
que no son depositados en un recipiente son almacenados en otros.
Cuando en 1998 la Ciudad de Buenos Aires aprobó el Código
de Convivencia Urbana, el cual vedaba a la policía la facultad de
legislar a través de los edictos policiales y de juzgar, disminuyeron la
cantidad de detenidos en la galaxia contravencional, pero aumentó
considerablemente los detenidos por averiguación de identidad, figura
55
que conforma la galaxia policial, ya que autoriza a la policía federal a
detener personas por un plazo máximo de diez horas con el único
objetivo de saber su identidad, sin comunicación a la Justicia.
Estos hechos nos deben poner en alerta para cuando se discuta
una reforma del Código de Faltas, pues de nada valdría el esfuerzo de
disminuir los detenidos en la galaxia contravencional, si luego éstos
irán en la policial.
Otro tema de relevancia para plantear vinculado con la
militancia legal, es el de los límites de ésta. El problema de la
sobredimensión de la galaxia contravencional no es sólo un problema
del Código de Faltas. Esto requiere pensar la categoría de “jurista
ingenuo” que Darío Melossi (1996) escudriña. El jurista ingenuo es
quien cree poder solucionar problemas sociales modificando o creando
leyes. De no existir el Código de Faltas el control social podría
deslizarse por otras vías, otras galaxias, y allí es donde la criminología
crítica militante debe estar atenta para evitar una nueva masacre del
poder punitivo.
El problema de la galaxia contravencional no se reduce a un
conflicto por una legislación represiva e inconstitucional, sino es un
debate sobre prácticas –sociales y policiales– ancladas en una cultura
autoritaria.
El Código de Faltas es solo una ley, y los problemas sociales
no se resuelven modificando leyes, sino interviniendo en las prácticas.
Ello no quiere decir que no sea deseable, necesario y urgente cambiar
leyes que se encuentran reñidas con nuestra Constitución y con las
características mínimas que un Estado de Derecho debe conservar para
ser llamado tal, pero la complejidad del tema, y la historia, nos
demuestran que un cambio legislativo, aunque deseable, no siempre es
suficiente. El problema no es solo de tipo formal (adecuación de leyes
entre sí según su prelación constitucional) sino que se encuentra en el
seno mismo de la Democracia: si un Estado puede legítimamente
restringir Derechos Humanos básicos a un sector con el fin de brindar
seguridad a otro.
56
9. A modo de final
La discusión política sobre qué policía y qué seguridad
queremos es la que debe estar en el centro de la escena, no perdiendo
de vista que la galaxia contravencional ha sido el eje de gestión de la
policía provincial. Acuerdos básicos sobre esta problemática
permitirán guiar futuras discusiones de reformas legales, las cuales son
necesarias en un Estado de Derecho para la construcción de una cultura
basada en el respeto por los Derechos Humanos.
El iluminismo entendía que la ley era producto del pacto
civilizatorio, un logro social. Sin embargo, dada la sobreproducción
normativa en materia punitiva, podemos señalar, parafraseando a
Christian Ferrer (2009), que cuando una sociedad no puede darse a sí
misma sus propias reglas de vecindad, y eso es el Código de Faltas, el
poder legislativo dicta leyes de vecindad intolerantes y
discriminatorias, que son el índice sintomático del fracaso comunitario.
Sólo debemos abrir los ojos para notar que el camello de Mahoma pasa
a nuestro lado. Sus gibas son demasiado grandes para dejar de verlas.
BIBLIOGRAFÍA
BERGALLI, Roberto (2010): “¿Cultura de la (in)seguridad para una
sociedad democrática?” en Revista Interferencia: Derechos y
Seguridad Humana; Universidad Nacional de Córdoba, Vol. 0 Nro. 1
Año 2010.
BORGES, Jorge Luis (1984): Obras Completas. Tomo 1, Emecé.
Madrid.
CAPPELLINO, Maria Elena (2011): “Código de Faltas: un análisis de
las políticas de tolerancia cero en los sectores vulnerables de Córdoba”
en CRISAFULLI, Lucas; LEÓN BARRETO, Inés –Coords.– (2011):
¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos
Humanos, Inecip, Córdoba.
CHILLIER, Gastón (1998): “La sanción de un código de convivencia
urbana: Causas y efectos de la eliminación de las detenciones
arbitrarias por parte de la Policía Federal” en Seminario de las
Reformas Policiales en Centro de Estudios Legales y Sociales. Buenos
Aires, Argentina.
COMPAGNUCCI, Lourdes; BALLISTRERI, Daniel (2011):
“Desenmascarando ‘protecciones’ irregulares” en CRISAFULLI,
Lucas; LEÓN BARRETO, Inés –Coords.– (2011): ¿¡Cuánta Falta!?
57
Código de Faltas, Control Social y Derechos Humanos, Inecip,
Córdoba.
CRISAFULLI, Lucas (2010): “Algunas reflexiones sobre los enfoques
de la policía” en Revista Segurança Urbana e Juventude. Universida
Estadual Paulista. Portinari. Brasil. V. 3 Nº 1.
DE GIORGI, Alessandro (2005): Tolerancia Cero. Estrategias y
prácticas de la sociedad de control, Virus Editorial, Barcelona.
ESPOZ DALMASO, María; IBÁÑEZ, Ileana (2009): “Tramas hechas
cuerpo(s): una estrategia de lectura de la vivencias de niños/as y
jóvenes que habitan ‘Ciudad de mis Sueños’” en SCRIBANO Adrián;
FIGARI Carlos –Comps.– (2009): Cuerpo(s), Subjetividad(es) y
Conflicto(s). Hacia una sociología de los cuerpos y las emociones
desde Latinoamérica, Clacso Ediciones, Buenos Aires.
FERRAJOLI, Luigi (2004): Derechos y Garantías. La Ley del más
débil, Trotta Editorial, Madrid.
FERRER, Christian (2009): “El Extranjero indeseable” en
CONSTANZO, Gabriela (2009): Los indeseables. Las leyes de
residencia y Defensa Social”, Editorial Madreselva, Buenos Aires.
FOUCAULT, Michel (2004): Vigilar y Castigar. Nacimiento de la
Prisión, Siglo Veintiuno Editores, Buenos Aires.
MATA, María Cristina (2010): “Medios/seguridad/inseguridad. Pistas
para la reflexión” en Revista Interferencias: Derechos y Seguridad
Humana; Universidad Nacional de Córdoba, Vol. 0 Nro. 1 Año 2010.
MC LUHAN, Marshall (1985): La galaxia Gutemberg. Génesis del
homo Typographicus, Planeta Agostini, Barcelona.
MELOSSI, Darío (1996): “Ideología y Derecho Penal. Garantismo
jurídico y criminología crítica: ¿nuevas ideologías de la
subordinación?” en Revista Nueva Doctrina Penal, Ed. Del Puerto,
Buenos Aires, t. 1996/A.
SPÓSITO, Daniela; CRISAFULLI, Lucas (2011): “Por qué en
Córdoba unos cuerpos valen más que otros. Racialismo y retórica
oficial en el Código de Faltas” en CRISAFULLI, Lucas; LEÓN
BARRETO, Inés –Coords.– (2011): ¿¡Cuánta Falta!? Código de
Faltas, Control Social y Derechos HUMANOS, Inecip, Córdoba
TISCORNIA, Sofía (2004): “Entre el Honor y los parientes. Los
edictos policiales y los fallos de la Corte Suprema de Justicia. El caso
de ‘las Damas de la calle Florida’ (1948-1957)” en TISCORNIA, Sofía
58
–Comp.– (2004): Burocracias y Violencia. Estudios de Antropología
Jurídica, Antropofagia, Buenos Aires.
TISCORNIA, Sofía (2008): Activismo de los Derechos Humanos y
Burocracias Estatales. El caso Walter Bulacio; Editores del Puerto y
Centro de Estudios Legales y Sociales, Buenos Aires.
YOUNG, Jock (2003): La Sociedad “Excluyente”. Exclusión Social,
delito y diferencia en la Modernidad Tardía, Marcial Pons, Barcelona.
ZAFFARONI, Eugenio Raúl (1998): Criminología. Una aproximación
desde el Margen, Temis, Bogotá
ZAFFARONI, Eugenio Raúl (2002): “Contravenciones. Posible
derogación del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires.
Devolverían la función judicial al jefe de la Policía Federal” en Revista
Abogados del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal Nº
60, Buenos Aires, octubre de 2002.
59
SEGREGACIÓN Y POLÍTICAS PÚBLICAS DE
¿SEGURIDAD? EL CASO DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA
Estela Valdés (FFyH, UNC)
Consuelo González Valdés (FDCS, UNC)
“La ciudad incluye y excluye,
iguala y divide, da seguridad y
genera opresión. Sus fortalezas
están hechas no solo de ladrillos y
cercos; también hay muros
mentales, políticos y culturales
que conforman y deforman los
territorios urbanos” (Claudia
Laub).
1. Introducción
Los efectos de los profundos cambios operados en el actual
orden económico a nivel global repercuten en la estructura social y,
como parte de ésta, en los territorios, particularmente los urbanos. La
reestructuración económica se acompaña de cambios en las distintas
dimensiones que componen la vida societal: políticas, sociales,
culturales. El debilitamiento del Estado Benefactor, el libre juego del
mercado, los impactos en los mercados de trabajo, por sólo mencionar
algunos indicadores, marcan clara una tendencia al aumento de las
desigualdades socioeconómicas y una mayor fractura social intraclase.
Las ciudades latinoamericanas en general, y la ciudad de Córdoba en
particular, no escaparon a las políticas neoliberales que se aplicaron
con mayor dureza durante la década de los noventa y dejaron su marca
en el aumento del desempleo, las desigualdades en la distribución del
ingreso y la pobreza. Estos aspectos se visualizan en el territorio,
generando espacios residenciales segregados, tanto para aquellos
ligados a la pobreza como a los ligados a la riqueza; en los casos
extremos se podría hablar de conformación de guetos o islas sociales.
60
En este marco, el tema de la seguridad ha tomado
protagonismo dentro del conjunto de problemáticas sociales y se
evidencia en el reclamo permanente por ocupar la agenda pública en
los distintos niveles del Estado. Se ponen en juego las nuevas formas
de control social, basadas en el miedo como instrumento y la represión
como herramienta, quedando en escena, en este caso el maltrato y los
homicidios ocurridos en ocasión de actuación policial.
Es posible preguntarse entonces, por un lado: ¿cómo se
configura el espacio social de la ciudad de Córdoba respecto a la
segregación residencial?; y por el otro: ¿cómo se correlaciona este
fenómeno con la problemática de la seguridad, tomando la dimensión
espacial de los homicidios y del maltrato en actuación policial?.
Subyace como hipótesis la existencia de una relación muy estrecha
entre los homicidios en ocasión de actuación policial con los espacios
de alta segregación socioeconómica.
Se configura entonces un marco empírico sobre la base del
Sistema de Información Geográfica (SIG), desde donde se trabaja, en
el primer caso sobre la definición de los patrones de estructuración
social que permiten dar cuenta de la tendencia segregativa en Córdoba
y en el segundo, sobre la espacialización de los casos de abuso policial.
De este modo , se intenta demostrar la fuerte selectividad/espacial de la
acción policial.
Los datos sobre homicidios en oacasión de actuación policial
fueron obtenidos de la prensa online, en la sección Monitor Ciudadano
de La Voz del Interior, en el período comprendido entre enero de 2006
y julio de 2009. La información relativa a los casos de maltrato policial
se relevó a través del registro de denuncias realizadas en la Secretaría
de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba en el período
2004/2007.
El artículo aborda, primeramente, una breve aproximación a
los aspectos que definen la segregación residencial, el control social y
su relación con la seguridad, haciendo especial mención al
empoderamiento policial en Córdoba; luego, se explicita la base
metodológica que permitió correlacionar segregación residencial
socioeconómica y la comisión de abuso en actuación policial a través
de la espacialización de ambas variables; finalmente, se exponen los
resultados y las conclusiones.
61
2. Una aproximación al marco de referencia teórico.
Comprender la segregación residencial es posicionarse frente a
un fenómeno social que, si bien no es nuevo, como tampoco lo son las
investigaciones sobre él, en la actualidad se relaciona con el aumento
de las desigualdades sociales, producto de la nueva dinámica
económica global. Estas desigualdades conforman una problemática
amplia, de corte socioeconómico y territorial, de la cual la segregación
residencial por pobreza es expresión.
En términos generales, se comprende por segregación
residencial al agrupamiento de personas/familias pertenecientes a una
misma clase social, en el sentido bourdieano, que ocupan un lugar
dentro del campo social y que residen en un área determinada de la
ciudad. Es también un fenómeno territorial, en tanto que el espacio no
es sólo un reflejo social, sino un activo que condiciona y es
condicionado por la misma sociedad18. Las áreas residenciales
segregadas favorecen el proceso de reproducción de la situación de
clase y son, precisamente, los barrios los espacios donde se reproducen
los diferentes grupos sociales.
Los habitus de clase de los sectores opuestos en la estructura
social global segregan los lugares, desdibujándose la diferencia entre
los espacios públicos y los privados, mientras que aumenta el
aislamiento y con ello la posibilidad de la ciudad de seguir siendo el
ámbito genuino de integración intraclase. Se conforman, de esta
manera, formaciones espaciales cuya propiedad es de unos pocos,
infraestructura y equipamiento urbano de muchos pero vedados para la
mayoría, produciéndose un modelo de ciudad fragmentada, social y
espacialmente. Mientras, el Estado, en sus distintos niveles de gestión,
se limita a acompañar los vaivenes del mercado en la asignación de
recursos urbanos de uso colectivo.
En este contexto, se podría afirmar que los procesos
segregativos, si bien no son novedosos en la ciudad, no sólo asumen
nuevas características, sino que también se profundizan. En sentido
amplio, se considera que la segregación residencial refiere a la
presencia de grupos sociales con similares condiciones
18
El espacio es un hecho social, histórico, es a la vez productor y producto social, “un
revelador que permite ser descifrado por los mismos que revela” Santos (1996).
62
socioeconómicas que habitan en entornos también homogénea19. En
este sentido, Ribeiro identifica dos formulaciones del concepto de
segregación: a) la que la concibe como una separación espacial que
expresa la distancia social; y b) la que considera a la segregación
residencial socioeconómica, con las desigualdades sociales expresadas,
como organización del territorio de la ciudad; teniendo en cuenta que
el espacio urbano contiene un conjunto de recursos importantes para la
reproducción de las categorías sociales en forma de bienes materiales y
simbólicos a los que, sin embargo, el acceso es diferencial. En este
último caso, se estaría refiriendo a lógicas colectivas en las que la
segregación es la espacialización de la estratificación de la sociedad y
el concepto clave es la justicia distributiva: no sólo en relación con las
posibilidades de los grupos sociales en su reproducción social, sino
también en las posibilidades de acceso a los bienes y equipamientos
colectivos (Luiz de Queiroz Ribeiro, 2003).
La distancia física entre los diferentes grupos sociales es
también distancia social y es la senda por donde se transita hacia la
construcción de alteridad. La configuración de un “otro” sobre el que
se construye el imaginario, el estereotipo, el que pone al descubierto el
“efecto barrio”. Espacios y sujetos se cualifican negativamente:
peligrosos; y la demanda de seguridad apura la agenda pública.
Este proceso podría acercarnos a comprender la reasignación
permanente de recursos humanos y equipamientos para el ejercicio de
la violencia legítima sobre el marco de una nueva forma de control
social. El concepto de control social no es unívoco y, en sus términos
básicos, estaría referido a la capacidad de la sociedad de regularse a sí
misma acorde con los principios y valores deseados (Janowitz, 1975).
Para Orellana Wiarco, se identifica con la Modernidad por su relación
con el Estado-Nación como variable esencial del orden social; para el
autor, el control social puede entenderse, por un lado, como una
estrategia de administración del orden, y por otro, como un
instrumento de dominación legitimado por la base social (Orellana
Wiarco, 2010).
Nos referimos a la presencia de una nueva forma de control
social, acorde a los cambios operados a nivel global porque, como
19
En el caso argentino la segregación residencial predominante es del tipo
socioeconómica y no del tipo étnica.
63
afirma Alessandro Di Georgi, del mismo modo que el Capitalismo
tiene sus fases y sus ciclos, el control social cambia en el espacio y en
el tiempo; frente al agotamiento del Estado de Bienestar, estaríamos
asistiendo también a cambios en sus modalidades (Di Georgi, 2005).
En este sentido, García Jiménez retoma los conceptos de
Michel Foucault para expresar las nuevas formas de control social.
Considera que las sociedades contemporáneas y sus estructuras socialpolíticas combinan principios democráticos y actitudes autoritarias de
manera simultánea; tienden a definir un nuevo tipo de sociedad: “la
sociedad de la vigilancia” propuesta por Foucault, que podría llamarse
también “sociedad panóptica”, cuyo rasgo principal es la reproducción,
estructura y funcionamiento del poder económico, político, social y
cultural (García Jiménez, 2009).
Poniendo el foco en los procesos de reestructuración territorial
de las ciudades actuales, Juan Romero distingue entre sus componentes
el de la reproducción social, que está basado en el estricto control
social, bajo la forma de la intervención autoritaria, la represión y la
imposición de nuevas formas de disciplina social. Las políticas de
control social se imponen a sectores afectados por la desregulación
estatal, que expulsa del mercado laboral a vastas porciones de
población, que así quedan fuera de la disciplina social que les
proporcionara el régimen laboral fordista. La aparición de nuevas
formas de disciplina y control social dirige las políticas urbanas y hace
hincapié en la seguridad, configurando un espacio urbano represivo,
caracterizado por células que se distinguen por el grado de seguridad
(Romero, 2007, p. 48).
Ahora bien, pensar en términos de seguridad nos remite a
preguntarnos sobre su alcance. Según Robert Castel, la seguridad está
conformada por dos grandes tipos de protecciones: a) las civiles, en
cuanto seguridad sobre bienes y personas; b) las sociales, entendidas
como la cobertura de los riesgos capaces de degradar la situación de
los individuos tales como salud, vejez empobrecida, accidente (Castel,
2008, p. 11). Si el tema en cuestión pivota sobre el eje del aumento de
las desigualdades y la segregación socioeconómica, es posible inferir
que una porción considerable de la población está exenta de cobertura
de seguridad en sentido amplio y que son, precisamente, los territorios
segregados los depositarios de la inseguridad en sentido estricto.
64
En este contexto, las políticas públicas en materia de seguridad
desarrolladas por el Gobierno de la Provincia de Córdoba estarían
dando cuenta de una fuerte selectividad en materia represiva sobre la
población segregada por pobreza. Las prácticas puestas de manifiesto
en la implementación de las políticas públicas relativas a las
protecciones civiles y políticas en Córdoba se restringen a la seguridad
ciudadana. Se orientan a la prevención y represión del delito, apelando
a estrategias y políticas que fortalecen y expanden el sistema penal y,
al mismo tiempo, se propagan especialmente a través del discurso
político y de los medios de comunicación. Como afirma Daroqui, hay
una “única” seguridad amenazada y de esta operación se hace cargo el
sistema penal -policía y justicia- (Daroqui, 2003)20.
El gobierno de Córdoba responde a la demanda de mayor
seguridad que pone el acento en la primera categoría de protecciones,
en detrimento de la segunda. De esta manera, se ha orientado una
política criminal que pone énfasis en el incremento del aparato
represivo, del que un cada vez mayor aumento de efectivos y
equipamientos policiales constituiría un claro indicador.
Mientras tanto, en relación al segundo tipo de protecciones y a
manera de ejemplo, se puede mencionar una importante política
pública relacionada con los planes de vivienda social. Se trata del
mayor plan de vivienda social implementado en Córdoba conocido
como “Mi Casa, Mi Vida”, destinado a erradicar a grupos de familias
residentes en villas de emergencia ubicadas en zonas de riesgo
natural21. Este plan denota una fuerte apuesta a reforzar la segregación
20
La autora refiere que, en la última década y acorde a la aplicación de políticas
neoliberales, se fue abandonando una concepción de seguridad que tenga en cuenta la
provisión de garantías de derechos y de reaseguros sociales a la población, a toda
persona cualquiera sea el territorio que viva y también a la posibilidad de transitar por
la ciudad sin riesgos de ser víctimas de diferentes expresiones de violencia (Daroqui,
2003).
21
La política pública en materia de vivienda social como el Programa mencionado
responde al parámetro del nuevo control social: el aislamiento de la pobreza y el
quiebre de la ciudad como lugar de encuentro y socialización de una gran parte de la
población no consumidora, debe suplirse con una nueva forma de control social
fundada en el miedo a la criminalidad y referida a la construcción de otredad: Se
trataría de sectores segregados por exclusión dada la baja posibilidad de ejercer el
pleno derecho a la ciudadanía (ver Valdés y Di Rienzo, 2012)
65
residencial, aunque ya no del tipo socioeconómico sino, más serio aún,
de la segregación por exclusión.
Los reclamos por seguridad en sentido amplio se encuentran
neutralizados por las políticas que se enmarcan en el nuevo control
social22. En este sentido, el clamor por más “seguridad” de la sociedad
cordobesa entra en la agenda pública y la gestión política responde con
diferentes dispositivos, destinados fundamentalmente a la prevención
del delito y con prácticas represivas y selectivas. A la consecución de
este fin se ha destinado, en los últimos años, una importante y creciente
asignación presupuestaria; y la seguridad, forma parte de la agenda
electoral. Algunos indicadores nos estarían alertando sobre estos
aspectos: a) entre los años 2006 a 2009 el presupuesto asignado a la
“seguridad” aumentó el 158%; b) las campañas electorales giraron en
torno a las promesas de “mayor seguridad” (tal el caso del gobernador
Juan Schiaretti en 2009, quien afirmó que ese año se realizaría la
mayor incorporación de policías de toda la historia de Córdoba,
anticipando 160 patrulleros más para fines de ese año (Genesir, 2009);
c) durante el año 2010 se incorporaron nuevas comisarías, en el orden
de casi el 50%, en el marco del Plan Integral de Seguridad23; d) a
principios de 2012 se creó una unidad con 250 nuevos efectivos, 16
móviles y 8 motocicletas, repartidos entre las zonas norte y sur de la
ciudad, con previsión de actuar conjuntamente.
Sin embargo, más allá del re-equipamiento y los recursos
humanos incorporados a las fuerzas policiales, las políticas públicas
destinadas a la seguridad parecieran estar más relacionadas a la
“tolerancia cero” que a garantizar el pleno ejercicio de los Derechos
22
El Partido Justicialista ha mantenido continuidad en la gestión desde 1999 a la
actualidad: José Manuel de la Sota fue gobernador desde 1999 hasta 2007 (reelecto en
2003), Juan Schiaretti, su ex vice gobernador, lo sucedió de 2007 a 2011, y
nuevamente asumió De la Sota la gobernación en diciembre de 2011.
23
El 5 de mayo de 2010, el gobierno de Juan Schiaretti anunció la construcción de 19
nuevos edificios de comisarías, de los cuales 10 se creaban y el resto reemplazaba a los
ya existentes (siete son relocalizados en otros predios). El anuncio sobre la cantidad de
comisarías en la ciudad de Córdoba –achicando así las jurisdicciones de las comisarías
más grandes– tenía como objetivo incrementar la cantidad de efectivos y móviles
policiales.
66
Humanos como modelo de sociedad. Esta afirmación tiene su anclaje
en la firma del convenio entre el Gobernador de Córdoba, José Manuel
de la Sota y el Manhattan Institute for Policy Research de Estados
Unidos (think tank conservador, con base en Nueva York) teniendo
como mediadora a la “Fundación Axel Blumberg” en octubre de 2004.
Se trató de un acuerdo-marco de cooperación para la aplicación de
políticas tendientes a aplazar las condiciones de inseguridad local. El
entonces gobernador, José Manuel de la Sota, y su ministro de
Seguridad, Carlos Alessandri, concertaron con el director ejecutivo del
Manhattan Institute, Carlos Medina, la realización de un estudio y un
informe sobre la situación de (in)seguridad, así como la elaboración de
una propuesta basada en la doctrina de Tolerancia Cero, en la que
equiparó a limpiavidrios y prostitutas con terroristas urbanos y
promovió su retiro del centro de la ciudad. A su vez, tanto el presidente
de la Fundación, Juan Carlos Blumberg, como su asesor tomaron
contacto con diversas autoridades y dependencias de la seguridad
provincial. En 2005, la Legislatura de la Provincia de Córdoba aprobó
una nueva Ley de Seguridad inspirada en el asesoramiento que
canalizó Blumberg.
Lo expuesto permite inferir una clara tendencia de las políticas
públicas vinculadas a la seguridad en su sentido estricto y con un fuerte
sesgo que pone en la mira a determinados sujetos y territorios.
3. La cuestión metodológica
Los espacios segregados pueden ser captados territorialmente a
través de la identificación empírica de la jerarquización del espacio
socio-territorial de la ciudad de Córdoba mediante la definición de
patrones de estructuración social. La construcción de dichos patrones
o tipologías supone una sociedad estratificada en clases y el desafío
está puesto en captar las complejidades de las situaciones de posición
social y su distribución detallada en el espacio. En este sentido, es
posible entonces cuantificar la segregación residencial socioeconómica
a partir de la construcción de tipologías como instrumento de
clasificación y descripción empírica acorde al planteo de Luiz C.
Ribeiro (2003).
El trabajo de Valdés y Koch (2008) permite dar cuenta de esta
elaboración para la ciudad de Córdoba, para la que utilizaron un
conjunto de variables del Censo de Población y Vivienda 2001. A
67
partir de estas variables fueron construidos indicadores que posibilitan
medir otras dimensiones de la diferenciación social que tienen
importancia en la descripción y explicación de la estructuración del
espacio social de la ciudad, permitiendo, de esa manera, operar con una
concepción multidimensional de ese espacio.
La unidad espacial de análisis fue el Barrio, juntamente con la
delimitación administrativa de los Centros de Participación Comunal
(CPC). Esta desagregación permitió realizar el análisis en la medida en
que se puede detectar una mayor diferenciación social del espacio. Las
variables aplicadas refieren a demografía, educación, vivienda, y las
relativas a ocupación. Fueron también empleados índices como
Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)24.
En una primera etapa del análisis, los indicadores empleados se
refieren a: población total; crecimiento poblacional; % de
masculinidad; % de jóvenes (0 a 14 años); % de población envejecida
(65 o más); edad media; NBI; analfabetismo funcional; % de hogares
con saneamiento adecuado; % de hogares con sanitario individual; %
vivienda tipo departamento; % de domicilios alquilados;
hacinamiento25; % personas por nivel de ocupación -se consideraron
solo cuatro niveles-. Para algunos refinamientos, fueron usados
indicadores como: índice de personas por domicilio, media de años de
estudio y porcentaje de población con estudios superiores completos.
Seguidamente, se sometió al conjunto de indicadores a técnicas
de análisis factorial y cluster. El análisis factorial realizado resulta en
dos factores principales interpretados como asociados a dimensiones
de pobreza y riqueza, y educación considerando las variables iniciales,
que fueron empleadas como variables síntesis de las originales. Los
indicadores utilizados fueron los apuntados por el análisis factorial
para delimitar los grupos: NBI y tasa de crecimiento, ponderados con
nivel de educación.
24
Hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas –NBI-: son aquellos que presentan al
menos una de las siguientes cinco condiciones de privación: hacinamiento, vivienda
tipo inconveniente, sin ningún tipo de retrete, que presenten al menos un niño en edad
escolar que no asiste a la escuela, con cuatro o más personas por miembro ocupado y
cuyo jefe no haya completado tres años de escolaridad primaria.
25
Tres o más personas por dormitorio.
68
Para el análisis de clusters26, se utilizaron quintiles de las
distribuciones de los indicadores como límites de clase, construyendo
indicadores ordinales asociados a las distribuciones. El universo de las
áreas de ponderación fue clasificado según los quintiles de la
distribución de los dos indicadores, delimitando diferentes
combinaciones entre los indicadores, lo que resulta en la delimitación
de grupos con situaciones socialmente distintas en el espacio. El
tratamiento estadístico permitió definir seis áreas-tipo, entendidas
como áreas socialmente homogéneas de acuerdo a las variables
seleccionadas para su definición, a las que se denomina patrones de
estructuración del espacio. Estos son: a) muy bajo; b) bajo; c) medio;
d) medio alto; e) alto; y f) intermedio. Dichos patrones se reflejan en la
carta temática elaborada a partir del Sistema de Información
Geográfica Arc-view 3.1. (Para la descripción de cada uno los patrones
consultar Valdés y Koch, 2008) 27.
En el presente trabajo, se procedió a insertar dos nuevas capas
(layout) en el SIG, con los datos de homicidios en ocasión policial y
con los datos de maltrato policial, procediéndose a la lectura sobre la
superposición. Por tratarse de clusters, para un mejor análisis de la
problemática se emplearon los indicadores de hogares con al menos
una NBI de los barrios donde se localizan los homicidios y los
porcentajes de privación material convergente de hogares, ambos
extraídos del INDEC. Tales datos se compararon con los de otros
barrios situados en los mismos patrones. El primer indicador alude al
porcentaje de hogares que presentan al menos una de las siguientes
carencias: hacinamiento, vivienda inadecuada, condiciones sanitarias,
capacidad de subsistencia. El segundo indicador señala los hogares con
privación conjunta de recursos corrientes y patrimoniales.
26
El cluster: el universo de los casos es dividido en grupos de gran homogeneidad
interna y alta heterogeneidad entre agrupamientos.
27
Por razones de extensión, no es posible describir las características de cada uno de
estos patrones, pero su espacialidad permite dar cuenta de la estructuración del espacio
social en orden ascendente, de las áreas residenciales con mayores dificultades
socioeconómicas que permiten un acercamiento empírico a las tendencias segregativas
de la ciudad de Córdoba.
69
4. Patrones de estructuración y homicidios en ocasión de
actuación policial (enero de 2006 a julio 2009)
Del análisis de la Carta Temática elaborada a partir del
tratamiento metodológico, sobre los veinte homicidios en actuación
policial relevados entre enero de 2006 y julio de 2009, surge la
siguiente distribución, según los patrones de estructuración y barrios
donde se produjeron los homicidios:
Patrón 1: 7 homicidios;
Patrón 2: 5 homicidios.
Patrón 3: 2 homicidios.
Patrón intermedio: 3 homicidios.
Patrón 4: 1 homicidio.
Patrón 5: 2 homicidios.
Como puede inferirse y observarse en la carta temática, en los
patrones 1 y 2 se localizan la mayor cantidad de homicidios,
coincidiendo con los de más baja estructuración social. Sin embargo, al
trabajar con clusters no debe dejar de señalarse la heterogeneidad que
presentan las categorías al interior de cada patrón, conformándose una
suerte de mosaico social (mayor homogeneidad a escala macro y
heterogeneidad a escala micro).
A continuación, se describen las condiciones socioeconómicas
de los barrios dentro de cada patrón donde se localizaron los
homicidios y las circunstancias en que se produjeron los casos en
cuestión.
5. Análisis de casos según el patrón de estructuración social
En el patrón 3 se localizan dos homicidios. Estos responden a
barrios con alto nivel de hogares con privación material convergente y
NBI. Así, el Barrio San Ignacio cuenta con un 6, 96% de privación
material convergente y 59 hogares con al menos una NBI; por su lado,
el Barrio Bella Vista registra 4,13 % de hogares con privación material
convergente y 145 hogares con NBI; mientras que en otros barrios
agrupados en el mismo patrón, los porcentajes y cantidades de hogares
con NBI disminuyen considerablemente, como es el caso de Barrio
Escobar que cuenta con un 0,53% de privación material convergente y
10 hogares con NBI, Teodoro Felds con 0, 45% y 6 hogares con NBI y
Palermo Bajo con un 0,11% y 6 hogares con NBI.
70
En el patrón intermedio se localizan tres homicidios. El barrio
Mirizzi cuenta con un 14,96% de necesidades convergentes y 47
hogares con NBI, y Los Olmos 2,15% y 49 hogares con NBI; mientras
que en otros barrios del mismo Patrón las condiciones objetivas de
vida son sensiblemente mejores, como por ejemplo en Barrio Parque
Atlántida, que cuenta con un 0,39% de hogares con privación material
convergente y 9 hogares con NBI.
En el patrón 5 se localizan dos homicidios, uno en Granja de
Funes, que cuenta con un 1,21% de hogares con privación material
convergente y 40 hogares con NBI. El otro homicidio ocurrió en barrio
Marqués de Sobremonte, con un 1,62% de hogares con privación
convergente y 201 hogares con hogares con NBI.
Respecto de los motivos hipotéticos de comisión de los delitos,
en el patrón 5, el homicidio en barrio Granja de Funes ocurrió en un
tiroteo con la policía, tras cometerse un asalto con toma de rehenes.
Mientras que el homicidio de Ramón Arrieta ocurrido en barrio
Marqués de Sobremonte ocurrió momentos después del asalto a una
fábrica en barrio Los Boulevares (7,85% con privación material
convergencia y 295 hogares con NBI). Por su parte, el homicidio
localizado en el centro de la ciudad, patrón 4, ocurrió cuando la
víctima robaba en una joyería, es decir en una situación concomitante a
un hecho delictivo.
En las zonas de patrones más bajos, se presentan cinco casos
que se han considerado emblemáticos a los fines del presente trabajo.
El homicidio de Raúl Mola, quien recibió dos disparos de arma de
fuego provenientes de manos policiales cuando era trasladado en un
patrullero, ocurrió en Barrio Liceo General Paz, que responde al patrón
de estructuración 1. El caso de Víctor Moyano, quien murió víctima de
un disparo en la base del cuello por parte de un subcomisario en un
confuso allanamiento, sucedió en Barrio Pueyrredón, también
perteneciente al patrón I.
El homicidio de Ezequiel Saldaño, en Barrio Villa Bustos,
localizado en el patrón 2: el joven murió víctima de dos disparos; la
versión policial indicó que el joven era un delincuente, mientras que un
testigo aseguró que fue fusilado.
Maximiliano Aguirre, quien murió como consecuencia de un
paro cardiorespiratorio, había sido detenido por policías del Comando
de Acción Preventiva (CAP) tras un intento de robo.Según la
71
investigación fue golpeado antes de ser entregado en la Comisaría 12ª;
ocurrió en barrio Colón, unidad barrial ubicada en el contexto del
patrón 2.
El homicidio de Maximiliano Allende en barrio San Ignacio,
de patrón 3: la familia llamó a la Policía porque el joven estaba en el
techo de su vivienda, alterado y descontrolado. La policía le disparó y
murió por una herida abdominal.
En la página siguiente puede observarse un diagrama de la
Estructuración del espacio social y homicidio en actuación policial en
la Ciudad de Córdoba (2006-2009), elaborado en base a Valdés y Koch
(2008) y Arc-view 3.1
72
CIUDAD DE CÓRDOBA
73
Existe una estrecha relación entre los homicidios en actuación
policial y los patrones de estructuración social, particularmente en las
diferencias que existen entre los indicadores barriales relacionados con
NBI y privación de recursos (material y convergente) en su interior,
que dan cuenta de la tendencia segregativa en la ciudad. Asimismo, se
constata que los homicidios ocurridos en patrones bajos encuentran
motivos hipotéticos menos justificados.
En cuanto al primer aspecto, la conclusión se evidencia con
mayor nitidez en los casos ocurridos en patrones 1 y 2. De los veinte
homicidios que conforman el total, tales áreas contabilizan 7 y 5,
respectivamente. Sin embargo, en los patrones 3 e intermedio, las NBI
de los hogares en cuyos barrios se produjeron los homicidios y las
necesidades materiales convergentes, descubrimos que se trata de las
zonas más pobres dentro de los respectivos patrones.
Existe una estrecha la relación entre motivos hipotéticos que
condujeron a los homicidios y la segregación. Así ocurre con los
delitos cometidos en los patrones 4 y 5. En el primer caso, un
homicidio concomitante con la actuación delictiva de la víctima;
mientras que en el patrón 5, un caso se trata de un tiroteo y el otro de
un homicidio momentos después de asaltar una fábrica. Este último
ocurrió en barrio Marqués de Sobremonte, que presenta una gran
cantidad hogares con NBI en relación a otros barrios del mismo patrón.
En los patrones más bajos, se presentan casos de manifiesta
falta de correspondencia entre medios y fines; en un caso, la víctima
recibió dos balazos cuando era trasladado en un patrullero; otro ocurrió
en un allanamiento confuso; el homicidio de Saldaño se justificó con
que el joven “era un delincuente”. Un homicidio ocurrió como
consecuencia de un paro cardiorespiratorio, pues la víctima había sido
golpeada antes de ser entregado a la Comisaría; por último, en barrio
San Ignacio, un joven estaba en el techo de su vivienda, alterado y
descontrolado, la familia llamó a la policía, ésta le disparó y el joven
falleció.
74
6. Patrones de estructuración social y maltrato policial
En el horizonte temporal en que discurre este análisis (20042007) fueron receptadas veintidós denuncias por abuso policial en la
Secretaría de Derechos Humanos correspondiente a la Municipalidad
de Córdoba.
Si se analizan los hechos en relación a los patrones de
estructuración social, se puede observar que un poco menos del 20% se
dieron en los patrones de mayor estructuración social; tres de los
cuatro casos registrados ocurrieron en el centro. Un equivalente similar
en villas de emergencia y el 60% restante en los patrones de
estructuración social más bajos y en los sectores periféricos de la
ciudad, lo cual implicaría que el 80 % de los casos afectó a sectores
pobres (Ver Carta Temática N°2). Asimismo, del total de las denuncias
que involucra a jóvenes de hasta 20 años, el 30% corresponde a
jóvenes entre 18 y 20 años y el 70% a menores entre los que se cuentan
niños entre diez y trece años. En la mayoría de los casos, los
procedimientos policiales acompañados por maltrato respondieron a
algún tipo de contravención ligada al Código de Faltas provincial.
Al igual que en el caso anterior, la localización de los hechos
de abuso policial evidencia su alta selectividad espacial. En este
recuento, pareciera que los ámbitos de la pobreza resultan propicios
para el accionar desmedido de la agencia policial y permiten dar cuenta
de la selectividad espacial en que son cometidos. Es aquí donde
podemos pensar en los espacios segregados por exclusión, pues como
dice Giorgio Agamben los excluidos tienen derechos pero no pueden
ejercerlos, es decir, se pone en tensión la condición de sujetos de
derecho de la población principalmente joven y que habitan en sectores
postergados de la ciudad.
Es particularmente notable que en el Barrio Centro se
encuentren tres casos, se podría especular que esta área forma parte de
la “zona civilizada”, en términos de Santos, por lo cual debe
resguardársela de los “incivilizados” a los que se les restringe su
acceso mediante políticas de corte represivo.
Homicidios y abuso en ocasión de actuación policial responden
a un patrón territorial que no es aleatorio sino está ligado a las nuevas
formas de control social y afecta a los sectores más vulnerables
75
En la página siguiente pueden observarse los Patrones de
Estructuración social y casos de Abuso Policial (2004-2007)
Elaborados en base a datos de la Secretaría de Derechos Humanos
Municipalidad de Córdoba
.
76
77
7. A modo de reflexión final.
Estamos frente a un modelo económico sostenido sobre el
aparato financiero y el consumo y ello conlleva a una nueva forma de
inseguridad que, como dice Juan Pegoraro (2003), está relacionada
con las desigualdades sociales: “se ha producido, como siempre, por
una gestión política que produce efectos inhumanos a todo nivel”.
¿Qué se hace con los excluidos del sistema? El otrora
consumo de masas ha quedado bien lejos y en la actualidad sólo es
direccionado hacia ciertos sectores; desde esta mirada pareciera que,
entre los muchos quiebres sociales, también se encuentra el que
divide a la sociedad en consumidores y no consumidores. El espacio
no es inocente, es un activo que contiene, refleja y condiciona, de
modo que también hay un espacio para consumidores y otro para no
consumidores. Los unos y los otros no son compartidos por el
colectivo citadino y las políticas públicas en materia de ¿seguridad?
se encargan de ello. Pareciera que la selectividad en esta dimensión
podría plantearse en estos términos y surgen las preguntas retóricas:
¿A quién y qué se protege?
El Estado adopta en sus políticas una noción restringida de
seguridad, es decir aquella que recae sobre bienes y personas y ha
demostrado que tales políticas son marcadamente selectivas en la
ciudad. Por otra parte, la seguridad en cuanto a disminución de riesgos,
ligada a la ocupación, vivienda y demás derechos sociales, no parecen
ser el centro de atención. Sin embargo, estas ideas no pueden
escindirse, sino por el contrario se retroalimentan; se produce un
“retorno de las clases peligrosas” al decir de Castel, en el cual “la
promoción de grupos dominantes se hace en detrimento de otros
grupos, cuya declinación provoca” (Castel, 2008, p. 63). De este modo,
nos encaminamos hacia una de las consecuencias más perversas de la
ciudad segregada: aquella que impide el pleno ejercicio de los derechos
ciudadanos y el del más elemental de los derechos humanos, cual es el
derecho de vivir.
Si reconocemos la emergencia de la sociedad fractal, quizás
la punta del ovillo sería comenzar a transitar el camino dialógico con
los más diversos sectores en pos de la consecución de mecanismos de
integración y consensos.
78
BIBLIOGRAFÍA
BOURDIEU, Pierre (1997): Razones Prácticas. Sobre la teoría de la
acción. Anagrama, Barcelona.
CASTEL, Robert (2008): La inseguridad social: ¿qué es estar
protegido?, Manantial, Buenos Aires.
COSACOV, Gustavo; PEIRANO, Jorge; ANTONELLI, Mirta (2006):
“La política de seguridad ciudadana. Caso testigo: la ciudad de
Córdoba”. http://lavaca.org/notas/la-politica-de-seguridad-ciudadanacaso-testigo-la-ciudad-de-cordoba/ (24/08/2009).
DAROQUI, Alcira (2003): “Las inseguridades perdidas”. Argumentos
1 (2) mayo de 2003.
http://revistasiigg.sociales.uba.ar/index.php/argumentos/article/view/26
(04/06/2009).
GARCÍA JIMÉNEZ, Ricardo (2009): “El panoptismo: nuevas formas
de control social”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales,
diciembre 2009.
www.eumed.net/rev/cccss/06/rgj2.htm (12/11/2011).
GENESIR, Fernando (30/04/2009): “Anuncian que a fin de año habrá
19 mil policías en Córdoba”.
http://www.cadena3.com.ar/post_ampliado.asp?programacion=Secci%
F3n%20del%20Portal&sector=42&post=29412
JANOWITZ, Morris (1975): “Sociological Theory and Social Control”
en American Journal of Sociology , 81 (1) pp. 82-108; versión en
español (trad. J. Pegoraro, rev. M. Sozzo): “Teoría social y control
social”, en Delito y Sociedad año 4 (6-7), 1995, pp. 5-31.
ORELLANA WIARCO, Octavio (2010): “Criminología y control
social”, en Revista de Criminología y Sociedad. Facultad de Derecho y
Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México,
2010.
http://www.criminologiaysociedad.com/articulos/archivos/numero02/criminologia-control-social.pdf (04/04/2012).
PEGORARO, Juan (2003)“Una reflexión sobre la inseguridad”,
Argumentos 1 (2), mayo 2003, Instituto de Investigaciones Gino
Germani,
Facultad
de
Ciencias
Sociales,
UBA.
En:
http://revistasiigg.sociales.uba.ar(04/10/2010)
79
POSADA, Guillermo (2005): “Pobres y morochos, fuera de
circulación”. Le Monde Diplomatique. Octubre de 2005.
TAVARES DOS SANTOS José V.; SUDBRAK, Aline W. (2010):
“Pensamiento crítico y control social: de la inseguridad a la ciudadanía
en la Práctica sociológica de Juan Pegoraro”, en: SOZZO, Máximo,
Por una sociología crítica del control social. Ensayos en honor a Juan
S. Pegoraro, Bs As, 2010.
RIBEIRO, Luiz César de Q. (2003): “Segregação residencial e
políticas públicas: análise do espaço social da cidade na gestão do
território”, en NETO, Elias Rassi y BOGUS, C. M. (eds.), Saúde nos
aglomerados urbanos, una visão integrada. Organização PanAmericana da Saúde, Brasília.
ROMERO, Juan (2007): Geografía Humana. Procesos, riesgos e
incertidumbres en un mundo globalizado. Ariel, Madrid.
SANTOS, Milton (1990): Por una Geografía nueva.. Anagrama,
Madrid
VALDÉS, Estela ; KOCH, Miriam (2008): “La segregación residencial
y los cambios en la morfología socio-espacial de Porto Alegre y
Córdoba”. Revista Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales. Vol. XL
Nº 158, invierno 2008 Madrid. Ministerio de Vivienda, pp. 681-701.
VALDÉS, Estela; DI RIENZO, Gloria (2012): “Territorio,
Marginación y Políticas Públicas”. III Jornadas Internacionales de
Problemas Latinoamericanos. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales
Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza.
Otras fuentes
INDEC: Censo Nacional de Población y Vivienda, 2001.
La Voz del Interior: Versión digital Link Monitor Ciudadano. Período
2006-2009 http://monitor.lavoz.com.ar/ (23/05/2010)
Secretaría de Derechos Humanos Municipalidad de Córdoba
81
LA EXPERIENCIA DE INFANCIA DE LAS CLASES
SUBALTERNAS EN CONTEXTOS DE SOCIO-SEGREGACIÓN
URBANA: GEOMETRÍAS CORPORALES A PARTIR DE LA
POLÍTICA SOCIAL Y EL POLICIAMIENTO ESTATAL.
Ileana Desirée Ibáñez (FDCS, UNC)
1. Introducción. 28
En este trabajo expondremos algunos ejes de indagación acerca
de la experiencia infantil en condiciones de socio segregación urbana
en la ciudad de Córdoba (Argentina). Partimos de reconocer el carácter
plural de la infancia, infancias posibles, de acuerdo con la
configuración socio-histórica del campo social. Señalar la distancia y
desigualdad en los modos de estructuración social es el punto de
partida para interrogarnos por la experiencia de niñas y niños de los
sectores subalternos. Experiencia que en América Latina, mas allá de
las diferencias, se encuentra mediada y configurada por múltiples
políticas estatales (alimentación, salud, hábitat, minoridad, etc.) que
responden a la reestructuración de la desigualdad a partir de la década
del `80 en el encuadre del capitalismo neoliberal.
De este modo, abordaremos la experiencia de infancia en un
contexto habitacional socio segregado creado por el gobierno de
Córdoba, a partir del programa “Mi casa, mi vida” (2003) durante la
primera gestión de gobierno de José Manuel De la Sota en el marco de
la “Ley de modernización del Estado” (2000) y con financiamiento del
BID. Como sucedió en otros países de América Latina este apoyo
económico fue acompañado por lineamientos de acción, que en este
caso dispusieron una nueva plataforma de gestión para la aplicación de
políticas públicas en la provincia. Aquí referiremos a dos de ellas: el
programa habitacional ya señalado y la nueva política de seguridad.
28
Los datos que aquí se exponen forman parte de la tesis doctoral en curso titulada
“Infancia y experiencia en las ciudades barrio de Córdoba: ser niño/a en la Ciudad
Perdida” Doctorado en Estudios Sociales de América Latina, Centro de Estudios
Avanzados, UNC.
82
Particularmente el programa “Mi casa, Mi vida” implicó la
erradicación de villas/asentamientos del centro y barrios periféricos de
la ciudad hacia las afueras del ejido urbano. Las llamadas ciudades
barrio29 fueron emplazadas en la zona Sur/Sur-Este. Concomitante a
este proceso de reconfiguración urbana a partir de la política
habitacional, en 2004 se produjo un profuso re-diseño de las lógicas de
policiamiento, a partir del asesoramiento del Manhattan Institute for
Policy Research de Estados Unidos. Se tomaron nuevas disposiciones
en los objetivos y en los ámbitos de intervención de la fuerza policial,
proceso que implicó también el aumento exponencial del número de
agentes y vehículos en la calle. Transformaciones en las formas de
acción policial que tienen como antecedente las lógicas de regulación
de las poblaciones inauguradas a partir de 1995 con la reforma
efectuada al Código de Faltas de la provincia de Córdoba (disposición
de Ley 8431). La misma expresa una serie de ‘vacíos’ de
reglamentación, que en términos de su aplicación operativa han
permitido/producido actos de discreción en los agentes, abuso de
autoridad y violencia contra las personas detenidas, lo cual se ha
materializado en numerosas denuncias (Seveso; Cabral, 2009).
En este trabajo analizaremos cómo la importación de modelos
de políticas sociales y de seguridad impacta en las vivencias de niñas y
niños en las ciudades barrio desde su pertenencia a las clases
subalternas; reconociendo el carácter histórico de esta formación social
en que los sujetos hacen y re-hacen su historia, en relación a las
29
Las mismas se ubican en terrenos alejados del centro, en muchos casos por fuera del
anillo de la circunvalación, con acceso a un transporte público muy deficiente, en
muchos casos aislados de los barrios circundantes y marcadamente delimitados, con un
"arco" a la entrada, y con el nombre de "Ciudad". Las construcciones entregadas por el
gobierno son de ladrillo y cemento, presentando ventanas, puertas, dos o tres
dormitorios y equipamiento sanitario. La distribución demarcó dos sectores: la zona de
los carreros hacia el fondo del barrio lindero a un descampado y el resto de los
pobladores. Cuentan con servicio de agua potable, electricidad, cloacas, recolección de
basura. Las ciudades barrio fueron dotadas además con una plataforma de servicios (al
menos en lo edilicio, ya que su funcionamiento es parcial e intermitente), de modo de
minimizar las necesidades de los habitantes de salir del barrio. Dentro de cada barrio
ciudad se edificó: una batería de locales (5) de aproximadamente 3x2m; edificios
escolares; centro de salud; posta policial; 2 plazas de juegos y el “Centro territorial”
(figura creada especialmente para estas urbanizaciones ya que ningún otro barrio de la
ciudad cuenta con una figura de este tipo).
83
posibilidades de apropiación y producción, material y simbólica, y en
tensión con otros de clase30. La infancia en contextos de sociosegregación supone una particular materialidad de la experiencia (las
restricciones usos y disfrutes del espacio, la temporalidad y formas de
socialidad que allí se suceden). Las vivencias, en estos marcos, son
resultantes de políticas que operan a nivel corporal (tanto desde el
Estado como desde el mercado) regulando sensibilidades, formas de
sociabilidad e interacciones, inter/intra clases, inter/intra
generacionales.
De este modo, avanzaremos en el análisis de fragmentos de las
vivencias cotidianas de niños y niñas que habitan esas ciudades barrio
de Córdoba31 creadas y planificadas por el Estado provincial.32 La
estrategia expositiva que ordena el trabajo será la siguiente:1)
desarrollaremos brevemente los procesos de trasformación urbana y en
materia de seguridad de la última década; 2) centraremos nuestro
30
Es esta constitución en tensión, conflictiva la que permite entender a la “cultura
popular como terreno sobre el que se elaboran las transformaciones el doble
movimiento de contención y resistencia, que siempre esta inevitablemente dentro de
ella” (Hall, 1984).
31
El programa que lanzó el gobierno bajo el titulo “Nuevos barrios” comprendió la
ejecución de 12.000 viviendas algunas constituidas como nuevas “ciudades-barrio” y
otras como ampliación de antiguos barrios de la Ciudad construidas entre el 2003 y el
2008. Uno de los objetivos del programa era la erradicación de “villas miseria” y
“asentamientos precarios” de los márgenes del río Suquía y finalmente fue extensible a
las del centro de la ciudad. Gestión De la Sota 2003/2007, Schiaretti 2008 "Ciudad
Evita" (574 viviendas), "Ciudad de mis sueños" (565 viviendas), "29 de mayo-Ciudad
de los cuartetos" (480 viviendas), "Ciudad de los niños" (412 viviendas), “Ciudad
Obispo Angelelli” (359 viviendas), “Ciudad Ampliación Ferreyra” (460 viviendas),
“Ciudad Juan Pablo II” (359 viviendas), “Ciudad Villa Retiro” (264 viviendas),
“Ciudad Parque las Rosas” (312 viviendas), “Ciudad barrio Mi Esperanza” (380) y
“Ciudad Sol naciente” (638 viviendas). En el marco del mismo programa, también se
han entregado viviendas en distintos barrios de la ciudad de Córdoba bajo la forma de
“ampliación” de los mismos, y que, como tales, no se reconocen bajo la denominación
“ciudad”: Barrio Renacimiento (233 viviendas) Barrio San Lucas (230) Barrio Villa
Bustos (197). Información publicada en la página web del gobierno de Córdoba:
http://www.cba.gov.ar [Fecha de acceso 05 de mayo 2009].
32
El trabajo de campo fue realizado en Ciudad de Mis Sueños (2008-2010) y Ciudad
Sol Naciente (2011- 2012)
84
análisis en las lógicas de policiamiento implementadas en la ciudad de
Córdoba a partir de algunas imágenes del trabajo de campo33.
2. Geometrías corporales en la ciudad de Córdoba:
políticas estatales y redefinición del espacio urbano
Los procesos de urbanización en América latina se produjeron
de manera distinta y diferencial. La cuestión del hábitat social se
conformó como uno de los núcleos problemáticos más acuciantes para
los Estados en lo que respecta a la pobreza, particularmente en lo que
refiere a déficit habitacional. Este núcleo encuentra resolución en las
últimas décadas en similares políticas a nivel regional, financiadas y
condicionadas por sugerencias de organismos internacionales de
crédito. En este sentido, una mirada oblicua nos permite reconocer
intersecciones, continuidades en los procesos de transformación
urbanística. Particularmente las soluciones habitacionales promovidas
en Córdoba (Argentina), Río de Janeiro34 (Brasil) y Santiago de Chile35
33
Partimos de un enfoque cualitativo etnográfico a partir de la utilización de diversas
técnicas 1) Entrevistas etnográficas a actores que intervienen en los procesos de
sociabilidad; esto nos permitió elaborar marcos de interpretación sobre las experiencias
de niños y niñas. 2) observación de las interacciones en espacios de socialización:
específicamente, los comedores, la escuela y la plaza como espacios privilegiados de
encuentro entre niños y niñas. 2) Una Praxis expresivo creativa, el diseño apuntó a
profundizar en la indagación cualitativa aportando al desarrollo de técnicas
“novedosas” desde la experiencia estética, consideramos que la imaginación y la
creación como formas de expresividad posibilitan el acercamiento a la experiencia del
sujeto. Estas técnicas, resultan productivas en una doble vía: para generar momentos
de expresividad y como objetos expresivos en sí mismos.
34
Por su parte, en Río de Janeiro, la política habitacional en relación a los pobladores
de las favelas consiste en la urbanización de los asentamientos a partir del programa
Favela- Barrio (y en algunos casos reurbanizaciones). Este programa fue emprendido
durante el gobierno municipal de Maia y Conde 1993 con financiamiento del BID 60%
el objetivo fue la integración formal y social de los ciudadanos de la favela. Durante
ocho años se realizaron 15 proyectos que afectaron a 169 favelas diferentes.
(Randolph, 2004).
35
Chile en 1997, durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000),
emprende el programa Chile- Barrio con la intención de focalizar su intervención en
972 asentamientos precarios a lo largo del país, comprendiendo un total de 105.888
familias (Sabatini, Cáceres, Cerda, 2001). Este programa, que tiene como componentes
tanto la reubicación territorial como la urbanización de asentamientos, tuvo
continuidad en el gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006) y en la gestión de Michelle
Bachelet (2006). (Saborido, 2005).
85
(Chile) a partir de la intervención estatal dirigidas a los pobladores de
“villas”, “favelas” y “campamentos”. Dan cuenta que, donde se han
implementado políticas habitacionales de características similares
financiadas con créditos de organismos internacionales; estos procesos
instituyen modos de intervención que delinean una nueva cartografía
urbana, permitiendo la conformación de formas de socialidad
“enclasadas”.
Las políticas mencionadas responden a re-articulaciones entre
capital, Estado y organismos multilaterales de crédito, promovidas por
las llamadas políticas de tercera generación. Loïc Wacquant (2007)
señala que éstas impulsan la configuración de sociedades con un
estado social (que implementa políticas de contención de la
marginalidad de carácter focalizado) cuya contracara es un estado
penal (que permite dar seguridad a las empresas multinacionales y las
inversiones del capital financiero). El autor describe a su vez esta
mutación política como consistente en tres procesos: el borramiento
del Estado económico, el debilitamiento del Estado social, la
glorificación del Estado penal. Para dar cuenta de estos procesos es
necesario, según el autor, reconstruir la cadena de instituciones,
agentes, soportes discursivos que permiten performar “el nuevo sentido
común penal que apunta a criminalizar la miseria - y por esa vía, a
normalizar el trabajo asalariado precario- concebido en EEUU que se
internacionaliza de formas más o menos modificadas” en una
operación planetaria de marketting ideológico (Wacquant, 2004, p. 23).
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) constituye la
principal fuente de financiamiento de los programas de hábitat en la
región. El BID ha basado su reputación en la promoción de la
integración económica de los países de Latinoamérica con el mercado
global, a través del comercio, la difusión y el establecimiento de una
política neoliberal para el “desarrollo”36. A efectos de su difusión, las
36
En este sentido un informe del BID señala que “Existen elementos de evolución
comunes a América Latina. Podemos citar particularmente la evolución del conjunto
de las políticas económicas (ajuste, deuda, liberalización, privatizaciones) y sus
consecuencias sobre la evolución del rol del Estado, el debilitamiento de los cuadros
institucionales y de las políticas sociales. Mencionemos igualmente el movimiento de
descentralización y la responsabilidad creciente de las Municipalidades. Subrayemos
finalmente una característica de América Latina, el peso de las organizaciones
86
políticas operacionales de este banco se dividen en dos: políticas que
son comunes a todas las actividades de financiamiento, y políticas
sectoriales, con lineamientos específicos sobre los distintos sectores de
actividad (Capellino, Espóz, Ibáñez: 2008). Las transformaciones en
las ciudades en la modernidad tardía/ globalización configuran un
doble proceso hacia la periferia: por un lado los countrys, por otro las
“ciudades- barrios” para los excluidos del sistema.
Las soluciones habitacionales, como ya señalamos, están
caracterizadas por el aislamiento y la escasa conectividad debida a las
distancias geográficas y simbólicas del resto de la ciudad. Richard
Sennett (2003), Edgard Morin (2006) y Loïc Wacquant (2007), entre
otros, han dado cuenta de las particularidades sociales y subjetivas que
conllevan procesos de este tipo en relación con las condiciones de
dominación capitalista. Por su parte, Zygmunt Bauman (1999) describe
claramente cómo los usos del espacio y el tiempo son tanto
diferenciados como diferenciadores, siendo que la posibilidad de
movilidad/inmovilidad, las formas de vivenciar temporalidades y las
sensaciones/emociones que se atan a estos procesos, se configuran a
partir de una estratificación social que tiende a polarizarse. En este
sentido, la política habitacional forma parte de diversos procesos de
reconfiguración de la materialidad de la ciudad que comportan una
nueva geometría corporal a partir de dispositivos de distribución y
regulación que redefinen los espacios/tiempos, las formas de habitar y
relacionarse de acuerdo a la pertenencia de clase37.
En el caso de la ciudad de Córdoba, el programa `Mi casa, mi
vida´ fue creado en el año 2003 en materia de seguridad, en ese
mismo año se inició un proceso de renovación, cambios que fueron
mas profusos luego del acuerdo de cooperación firmado en 2004
representativas de la sociedad civil, de las organizaciones comunitarias de base y del
amplio movimiento popular urbano, en un contexto de descentralización y
democratización”. (2007)
37
Las configuraciones espaciales están condicionadas por los modelos de producción
predominantes en el caso de Córdoba existe un claro interés por profundizar su perfil
turístico y favorecer al mercado inmobiliario gestando así una estética de la ciudad que
redefine los cuerpos y las prácticas regulando la visibilidad/invisibilidad de las clases
subalternas. Para una profundización sobre este tema Espoz, Michelazzo y Sorribas
(2010).
87
entre el gobierno de Córdoba y el Manhattan Institute for Policy
Research de Estados Unidos, que se orientó a re-diseñar y fortalecer
la política de seguridad local. La creación del Comando de Acción
Preventiva (C.A.P.) fue el primer eslabón de una serie de medidas
tendientes a instaurar un nuevo paradigma de seguridad cuyo eje es,
desde entonces, la prevención. La CAP se conformó como la fuerza
de patrullaje de la ciudad, con un aumento continuo del número de
agentes en función y de vehículos de alta cilindrada tipo 4x4. Este
paradigma impulsó nuevas prácticas policiales como el re-diseño en
el patrullaje y segmentación de las acciones de seguridad en tres
anillos (zona céntrica, intermedia y circunvalación), la creación de
puestos de control en zonas consideradas “críticas”, la división en
distritos de tarea y la reestructuración de funciones y
responsabilidades de la policía. Finalmente, todas estas
transformaciones a nivel de las prácticas y los objetivos quedaron
asentados en la “Ley de Seguridad Pública Nº 9235” (2005). Allí
cristalizaron los nuevos fundamentos de la política policial basados
en la prevención pasando de la judicialización de un “acto” efectivo a
la persecución y ejecución de un “actor” en potencia (Ibáñez; Seveso,
2010). Así, podemos identificar cómo la posibilidad de
discrecionalidad de la acción policial devino en uno de los
mecanismos regulatorios que se ha denominado detenciones
arbitrarias38 de sujetos de las clases subalternas debido a su forma de
vestir o a sus rasgos estéticos. A partir de este modelo tipo-físico de
clasificación, a quienes portan esta rostricidad no se les permite
38
Los agentes están habilitados para realizar arrestos preventivos desde una
diversidad de figuras que poseen un alto grado de indeterminación y una vez
efectuada la detención, la ley dictamina que cualquier ppolicía administrativo esta
facultado para tomar declaraciones sin que exista necesaria mediación letrada o la
instancia de un abogado defensor (Art. 15) y cualquier comisario o sub-comisario
puede aplicar arrestos de hasta 20 días sin intervención de un juez competente
(Art. 119). En abril de este año el fiscal Pablo Molina hizo un pedido sin
precedentes elevar a juicio la causa que involucra al comisario Pablo Márquez de
la División del Comando de Acción Preventiva. Denunciado por subalternos de la
Policía de Córdoba por obligarlos a ejecutar detenciones ilegales para demostrar
efectividad policial en las estadísticas de seguridad. Los cargos son por los delitos
de coacción y abuso de autoridad reiterada. (La Voz del Interior por Laura
Leonelli Morey 20/04/2013)
88
transitar por fuera de los “anillos” en que están emplazados los
complejos habitacionales y mucho menos circular por el centro de la
ciudad. Estas acciones están enmarcadas en un nuevo paradigma de la
acción policial, en su carácter preventivo.
Por lo expuesto hasta aquí, podemos reconocer que ambas
políticas convergen en una misma población-objetivo, los sujetos
miembros de las clases subalternas, y suponen la identificación de
ciertas corporalidades/subjetividades que resultan problemáticas en
términos de su inscripción y operatoria en el campo social. De este
modo, podemos reconocer de qué manera estas políticas tejen una
trama, como matriz regulatoria e inhibitoria de la acción/movilidad de
sujetos de las clases subalternas, a partir de la definición de campos
restrictivos para su andar (Ibáñez; Seveso, 2010).
3. Regímenes de sensibilidad social: Anclajes temporales y
corporales.
Las ciudades barrio dan lugar a determinadas coordenadas
espaciales y temporales que modulan la experiencia de niños y niñas,
como también las condiciones de emergencia de imaginaciones
posibles. Allí, el hábitat se constituye, como veremos, en marca
identitaria y estigmatizante, a la vez es el lugar donde se despliegan, a
partir de la desigualdad y la necesidad, múltiples redes de
conflictividad que se mantienen latentes gracias a las operatorias
estatales. Los niños y niñas que hoy habitan las ciudades barrio se
presentan como habitantes permanentes, su experiencia está marcada
por este encuadre cotidiano, son miembros de una escuela a la que solo
asisten habitantes de la ciudad-barrio; en los comedores
cotidianamente se encuentran los mismos rostros, y la mayor parte de
las interacciones se concretan al interior de la urbanización39.
Asimismo, en el procesos de relocalización, el gobierno provincial no
consideró las identidades y trayectorias colectivas de las villas de
procedencia, mezclando grupos familiares de diversas “villas” en un
mismo complejo habitacional, algunas de ellas enfrentadas
históricamente. Lo anterior dio lugar a numerosos y violentos choques
39
Según los datos del último censo provincial (2008) en las ciudades barrio más del
45% de la población no supera los 13 años de edad -alrededor de 12.600 niños y niñascuando para la ciudad de Córdoba este porcentaje se ubica alrededor del 25%.
89
y pugnas en los primeros años de convivencia. Vivencia iterativa que
modeló progresivamente una sensibilidad entre la amenaza y el miedo
al
interior
de
las
urbanizaciones.
Existe
una
clara
diferenciación/jerarquización intra-clase demarcada espacialmente en
microterritorios de distinción de los grupos familiares en relación a las
villas de procedencia que se actualiza en la escuela diariamente como
marca identitaria. De la misma forma, en relación al resto de la
Ciudad,40pesa el estigma de habitar en estos complejos.
En relación con el acceso a bienes culturales y simbólicos, ante
la homogeneidad de los grupos que viven en las ciudades barrio los
padres, que tienen posibilidades materiales, intentan compensarla,
procurando que la socialización de niños y niñas sea fuera de los
complejos, para que “aprendan” en el encuentro con el otro de clase:
Y yo trato de buscar separar y que él compare, como es la
gente de acá y como es la gente de otro lado. Que
conozca. Que le guste o no la gente de afuera porque es
más, va a un club del otro barrio, de Ituzaingo a jugar al
futbol, entonces se junta con otra clase de chicos. Y es feo
tener que sacar tus chicos de tu barrio, mandarlo a otro
lado para que se den cuenta (...) Y es feo no dejarle sacar
la bicicleta, porque sabes que va a volver sin bicicleta.
Tampoco le podes decir, bueno, ‘anda de la esquina a la
otra’, ‘de la esquina a la otra’, porque no. No le podes
decir, ‘si, juga al futbol ahí en la plaza grande’, no sabes
si vuelve sano digamos, porque no sabes como vuelve. (C,
38 años, pobladora de Ciudad de Mis sueños, Abril 2009).
Mientras que al interior de la urbanización optan por el auto
encierro, las interacciones son dentro de sus viviendas. Es en el espacio
privado donde transcurre gran parte de la experiencia infantil,
acompañada del grupo familiar más cercano. El consumo es la opción
que muchos padres utilizan para poder retener a los niños y niñas
dentro del espacio doméstico:
40
Denominaremos a partir de aquí Ciudad con mayúsculas para dar cuenta de aquel
territorio del que fueron expulsados a partir de la política pública estatal que estaría
delimitada por el centro y los barrios periféricos.
90
(…) los criamos mal en el sentido, bueno para que mi hijo
no salga a la calle le compro de todo, no le hago faltar
nada. Entonces el chico se va criando con eso, y entonces
‘ah, sino me compras un celular de último modelo yo no
estudio más’, o ‘no voy más acá’, o no…hay muchas
madres que por el medio de que el chico se tire a las
drogas es muy fácil acá, ‘si toma, toma, toma’. (C, 38
años, pobladora de Ciudad de Mis sueños, Abril 2009).
Así, los padres eligen comprar tecnología, que no requiere el
contacto (físico) con otros, como forma de evitación del espacio
urbano, las Wi, Play Station o celulares sirven a los adultos para tener
un contacto/control permanente. Las nuevas formas de experiencia
propiciadas por las tecnologías, funcionan como modo de “encuentro”
con otros y de protección ante la “peligrosidad” del espacio urbano
barrial.
Niños y niñas tienen la distribución/uso del tiempo libre y el
espacio pautado, reglado, ya sea a partir de la tecnología del cautiverio
del sensorium individual o por actividades prefijadas por el Estado,
como lo es la ampliación de la jornada escolar que favorece la
“retención” en ese espacio seguro. Todas estas prácticas confluyen
para generar una disposición corporal bajo control. La escuela y el
espacio doméstico resguardan para los padres a niños y niñas del
espacio urbano; esto impide el transitar, el apropiarse del barrio. De
Certeau señala la analogía entre el hablante que se apropia de su lengua
y el peatón que se apropia de un lugar. Así como la lengua es un
sistema que se realiza en el habla, el lugar es un sistema que se realiza
en el andar (De Certeau, 2000). Estos andares en Ciudad de Mis
Sueños y Ciudad Sol Naciente se encuentran condicionados también
por la policía. Por un lado, como hemos señalado, los padres de esta
comunidad tienen distintas estrategias para proteger a sus hijos del
espacio hostil y peligroso que representa el espacio público de las
ciudades barrio. Acerca del accionar policial dentro del barrio, en
relación a los múltiples hechos delictivos los pobladores señalan:
L: los que andan robando andan todos afuera, nosotros
andamos encerrados. Nosotros somos los que tenemos que
tener miedo, ellos andan libres.
91
I: Sí, no hay mucha gente en la calle, ¿No?
L: Hay gente bastante buena acá, no todos andan robando.
Pero hay un grupito… también, si se va ese grupo, de diez
el barrio.
I: Pero los tienen identificados… saben quién son…
L: Los tienen identificados, saben quien son. Parece que
la policía les tiene miedo. La policía de acá sabe quien
roba, quien vende droga, quien anda loqueando, todo,
todo. Saben el nombre, saben donde viven. Incluso ellos
tienen marcado en un plano; la casa roja es por esto, la
casa verde es por esto, la casa que tiene coso es por esto. (
L, 35 años pobladora de Ciudad de Mis Sueños, Abril
2009)
En Ciudad Sol Naciente ocurre la misma descripción en
relación a la falta de acción policial ante los enfrentamientos entre
bandas del barrio, por problemas de drogas. Esta inacción claramente
se presenta ante aquellos que son conocidos por los pobladores del
barrio como integrantes de bandas. Ahora, la vivencia de niños y
jóvenes es otra.
M: Profe el otro día estaba con mi hermano y un amigo en
la puerta de la escuela a la tarde y vino la CAP nosotros
salimos corriend.o
E: pero ¿Por qué corrieron si no estabas haciendo nada?
M: Porque nos iban a agarrar y mi hermano no corrió
rápido y lo llevaron hasta Empalme41 y le dieron masa42.
Tuvimos que ir con mi mamá a buscarlo.
41
Barrio Empalme queda en el extremo opuesto de la ciudad de Córdoba en relación a
Ciudad de Mis Sueños.
42
Termino de la jerga popular que refiere a pegar, golpear con fuerza.
92
E: pero vos sabes que no pueden hacer eso, que sos un
niño, que no te pueden llevar así, que está mal.
M: sí a nosotros nos tratan como perros no como chicos
(se rie).
(Nota de campo, diálogo con M, 12 años, agosto 2008).
Este relato da cuenta de la naturalización de las detenciones
arbitrarias, por lo que muy pocos realizan denuncias. Por otra parte,
hay un reconocimiento de la mirada del otro y de las prácticas de la
fuerza policial que los animaliza desconociendo y negando sus
derechos como niños. Avasallándolos en su corporalidad, los sustraen
de las calles y los llevan detenidos por varias horas a cualquier
comisaría. A lo largo de los talleres creativos y en las entrevistas,
registramos múltiples relatos sobre la imposibilidad de caminar por
fuera de la ciudad barrio. En ellos, niños y niñas señalan el deseo de
poder transitar, vivenciar el espacio urbano de la Ciudad, deseo en
tensión con la continua detención (pedido de documentación, cateo)
que sufren por parte de la policía al salir de los límites de las ciudades
barrio. Fenómeno que se ha dado en llamar ‘portación de cara’ toda
una anatomopolítica y física del detalle corporal y simbólico –‘su
ropa’, ‘su peinado’, ‘su andar’, ‘su gesto’- que funciona a modo de
‘identificación’ de un sujeto ‘peligroso’ (Boito; Levstein, 2005).
Los “andares”, en el sentido de De Certeau: como
apropiaciones “del peatón del sistema topográfico”, como
enunciaciones del espacio, se encuentran organizados por una
gramática que distribuye a la vez posiciones y “predicados”. Esta
gramática "implica relaciones entre posiciones diferenciadas, es decir
“contratos pragmáticos bajo la forma de movimientos” (De Certeau,
2000, p. 110). El control, aislamiento e invisibilidad de estos cuerpos
del espacio público de la Ciudad quedaron reflejados en numerosos
relatos de niños y jóvenes que describieron cómo sus posibilidades de
trazar recorridos se hallan condicionados por la presencia y el accionar
policial.
En la cotidianeidad de los sectores populares, la figura del
policía resulta omnipresente, la lógica del policiamiento y su carácter
preventorio los ha instituido como “guardianes” de la Ciudad (con
93
mayúscula, esa a la que no pueden acceder los habitantes de estas
urbanizaciones) y de las instituciones del barrio. Al interior de la
escuela y el centro de salud permanece un policía como custodio de
aquellos que pertenecen a la Ciudad (los profesionales que atienden en
estas instituciones), asimismo es el policía quien abre la escuela los
días sábado; para que se realicen las actividades extracurriculares43.
Pero no sólo en los edificios públicos y en las calles los agentes del
orden se presentan como “guardianes”, también en las fiestas de
aniversarios de la fundación de cada ciudad barrio se dispone en la
grilla de shows, junto con bandas de música y baile, a las fuerzas
policiales. Estas escenifican su accionar a modo de “espectáculo” para
los pobladores del barrio, la policía canina desfila y exhibe el ataque a
un maniquí que previamente ha sido vestido con las ropas que
generalmente usan los jóvenes de las clases subalternas en Córdoba:
buzo con capucha, gorra, jean y zapatillas. En otras ocasiones, la
protagonista ha sido la brigada motorizada.
Este carácter omnipresente de la fuerza policial que se expresa
en todas las instancias e instituciones va marcando las experiencias
cotidianas, la sensibilidad de niños y niñas. Así unos participantes del
taller de 200944 responden a la pregunta “¿Qué es expresar?”:
L: Que te lleve la policía. (6 años)
M: En auto, moto, en un camión. (7 años)
Aquí podemos reconocer por un lado, la relación de los niños y
niñas más pequeños con el lenguaje, la correspondencia entre el sonido
y el significado. Pero, por otro, esa correspondencia está
mediada/marcada por la vivencia cotidiana: ex -presar significa que te
lleven preso, te a-presan.
43
Por la mañana actividades recreativas y desayuno, por la tarde catequesis
En 2009 el taller que realizamos se denominó Expresivo creativo estuvo dirigido a
niños y niñas de entre 6 y 10 años participaron 12 niños y niñas de la escuela María
Saleme.
44
94
4. Notas finales
La política de hábitat y la política de seguridad tuvieron
continuidad durante sucesivas gestiones De la Sota (1998-2001/20022006), Schiaretti (2007- 2011) ambas se complementan como
dispositivo de encierro que co-producen condiciones de marginalidad y
segregación que se materializa en la población marcada por su
condición de clase. Las “ciudades-barrios” exponen y expresan una
distribución espacial-corporal de exclusión y expulsión social, en tanto
distribución corporal, actúa imponiendo una territorialización de las
diferentes relaciones de fuerza; el dibujo de la ciudad da cuenta del
lugar de los actores en el espacio social. Parafraseando a Richard
Sennet (2003) la materialidad de estas “piedras” señalan las posibles
trayectorias corporales en la morfología y topología de la ciudad. Las
lógicas de policiamiento como formas de regulación de las poblaciones
dejan marca en la experiencia, en las posibilidades de la palabra y en
los cuerpos de niños y niñas. La iteratividad de las situaciones de
control, disciplinamiento, desposesión e impotencia se incorpora como
dolor social. En este sentido comprendemos al cuerpo como locus de la
experiencia, como captación e intermediación de energía material y
afectiva que se proyecta en la interacción social, toda narración sobre
la vida, en tanto bio-grafía, se encuentra mediada por esta base biológica desde donde el sujeto se reconoce a sí mismo y a la vez es
reconocido (Scribano, 2007; Le Breton, 2000; Melucci, 2000). Es por
ello que la gestión de la pobreza cobra centralidad como campo de
intervención biopolítico. En este caso las narraciones se traman para
relatar el acontecer del habitar las ciudades barrio y de padecer la
lógica del policiamiento.
Los niños y niñas muestran los modos en que día a día se los
instituye como cuerpos fijos/fijados en un espacio, encerrados,
enrejados, vueltos objeto pasivo de aconteceres e in- acción del habitar.
Es cuando desatan su andar cuando los “guardianes” intervienen para
recordar cuales son las posiciones que les han sido asignadas en la
gramática del espacio de la Ciudad de Córdoba. Niños, niñas y jóvenes
se reconocen como parte de estos procesos los vivencian, narran,
cuestionan y aceptan, en todo caso sus relatos nos permiten identificar
la conflictividad social de tales intervenciones; como también de qué
manera las nuevas formas de experiencia propiciadas por las
tecnologías sirven como modo de “encuentro” con el otro de clase y de
95
protección ante la “peligrosidad” del espacio urbano barrial.
Reconocemos así como los procesos socio-segregacionales suponen
una disposición relacional de clase, políticas que marcan profunda y
conflictivamente la experiencia de niños y niñas, devienen en
sensibilidades y marcas en la vivencialidad presente. Tal vez
deberíamos preguntarnos por las consecuencias de estos procesos de
intervención biopolítica para la sociedad toda en un futuro no tan
lejano.
BIBLIOGRAFÍA
BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO (2007):
Mejoramiento de barrios. Desarrollo Social y Gobernabilidad.
Desarrollo Urbano. On line:
http://www.iadb.org/SDS/SOC/site_4681_s.htm [visto Agosto 2010]
BAUMAN, Zigmunt (1999): La Globalización. Consecuencias
Humanas, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.
BOITO, María Eugenia; ESPOZ, María Belén; IBÁÑEZ, Ileana
(2009): “Cruel dinámica socio-urbana y metamorfosis clasista en el
espacio urbano cordobés. Imágenes en tensión con el discurso de la
‘ciudadanización’ y la afectividad melancólica que lo pregna”,
ponencia presentada en Congress of the Latin American Studies
Association (LASA), Río de Janeiro, Brasil.
CAPELLINO, Luciana; ESPOZ, Belén; IBAÑEZ, Ileana (2008): “Las
políticas habitacionales y la gestión de la marginalidad: El programa
'Mi casa, mi vida'”, en De insomnios y vigilias en el espacio urbano
cordobés: lecturas sobre ‘Ciudad de mis sueños’, Levstein, A; Boito,
E.(compiladoras). Sarmiento Editor. Córdoba.
DE CERTEAU, Michel (2000): La invención de lo cotidiano I, ITESO,
México
DE CERTEAU, Michel (2010): La invención de lo cotidiano I, ITESO,
México.
ESPÓZ, Belén; MICHELAZZO, Cecilia; SORRIBAS, Patricia (2010):
“Narrativas en conflicto sobre una ciudad socio-segregada: una
descripción de las mediaciones que las visibiliza”, en El Purgatorio
que no fue. Acciones profanas entre la esperanza y la soportabilidad,
96
SCRIBANO, Adrián; BOITO, María Eugenia –Comps.- CICCUS,
Buenos Aires.
HALL, Stuart (1984):“Notas sobre la deconstrucción de lo popular” en
SAMUEL, Raphael. (ed.): Historia popular y teoría socialista, Crítica,
Barcelona.
IBÁÑEZ, Ileana; SEVESO, Emilio (2010): “Políticas de encierro y
regulación de las sensaciones. Un abordaje desde la vivencia de los
pobladores de Ciudad de mis Sueños” en El purgatorio que no fue:
acciones profanas entre la
esperanza y la soportabilidad.
SCRIBANO, Adrián; BOITO, María Eugenia –Comps.- CICCUS,
Buenos Aires.
LE BRETTON, David (2001): Antropología del cuerpo y la
modernidad, Nueva Visión, Buenos Aires.
LEVSTEIN, Ana; BOITO, María Eugenia (2005): “Preso por
portación de cara”, en Revista Intemperie, N 26. Córdoba.
MELUCCI, Alberto (2000): Parole chiave, Roma, Carocci.
MONGIN, Olivier (2006): La Condición Urbana. La ciudad a la hora
de la mundialización. Paidós. Buenos Aires.
RANDOLPH, Rainer (2004): “Arenas políticas e agenciamentos
governamentais: uma discussão de novos formatos a partir da
experiência do Programa Favela Bairro e do Plano Estratégico da
cidade do Rio de Janeiro” en El rostro urbano de América Latina. O
rostro urbano da América Latina. TORRES RIBEIRO, Ana CLACSO,
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Buenos Aires,
Argentina. On line:
http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/rural1/p5art3.pdf
31 de agosto 2008]
[visto
SABATINI, Francisco; CACERES, Gonzalo; CERDA, Jorge (2001):
Segregación residencial en las principales ciudades chilenas:
Tendencias de las tres últimas décadas y posibles cursos de acción.
EURE, Santiago, dic., vol. 27, no. 82, pp. 21-42. On line:
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S025071612001008200002&lng=es&nrm=iso> [citado 31 Agosto 2008]
SABORIDO, Marisol (2005): Pobreza urbana: estrategia orientada a
la acción para los gobiernos e instituciones municipales en América
Latina y el Caribe CEPAL,Chile. On line:
97
http://www.eclac.org/publicaciones/xml/9/23989/LC-W52.pdf [citado
31 Agosto 2008]
SCRIBANO, Adrián (2007):“La Sociedad hecha callo: conflictividad,
dolor social y regulación de las sensaciones”, en Mapeando Interiores.
Cuerpo, Conflicto y Sensaciones, SCRIBANO -Comp.- Jorge
Sarmiento editor, Córdoba.
SENNETT, Richard (2003): El respeto. Sobre la dignidad del hombre
en un mundo de desigualdad, Anagrama, Buenos Aires.
SEVESO, Emilio; CABRAL, Ximena (2009): “Policiación y políticas
de seguridad: nuevas retóricas y dispositivos de segregación espacial
en la ciudad de Córdoba”. Ponencia presentada en la Reunión Regional
de Observatorios Urbanos Locales "Espacio público como generador
de ciudadanía", Observatorio Metropolitano de Colima, Colima,
México, 9 de noviembre de 2009. On line:
http://es.scribd.com/api_user_11797_antropofagianp/d/6564907Imaginarios-Urbanos-Armando-Silva [Visto:13-06-2012]
TECCO, Claudio (2004): Dime dónde vives y te diré quién eres.
Aportes para la discusión sobre segregación socioeconómica
residencial e intervenciones pública. On line:
www.ffyh.unc.edu.ar/alfilo/alfilo-18/pdf/tecco.pdf
WACQUANT, Loïc (2007): Los condenados de la ciudad. Gueto,
periferias y Estado, Siglo XXI editores, Buenos Aires.
WACQUANT, Loïc (2004): Las cárceles de la miseria, ed. Manantial,
Buenos Aires.
99
SEGURIDAD Y CONTROL SOCIAL EN LOS JÓVENES DE LA
CIUDAD DE CÓRDOBA
Paola Barrera Calderón (UNVM)
1. Introducción: El Estado de Derecho
A partir de 1980, en Argentina se vivió la transición
democrática y la consolidación de la Democracia. Una cultura
autoritaria, heredada de la última dictadura militar, ha dejado plasmada
sus huellas materiales y simbólicas en el Estado y en el imaginario
colectivo del entramado social.
El Estado asume que los cambios en el campo de las políticas
sociales, de las políticas educativas y de las políticas de seguridad,
deben hacerse a partir del significado que los “ciudadanos” le otorgan
a las nociones de seguridad e inseguridad, como así también a la
relación existente entre estas dos categorías.
El Estado tiene entre sus funciones el garantizar dos tipos de
protecciones: la protección civil y la protección social. La protección
civil, en el marco de un Estado de Derecho, garantiza las libertades
fundamentales, la seguridad de los bienes y de las personas. Para
Robert Castel: “El Estado de Derecho tiene como función privativa
combatir lo que se suele llamar inseguridad civil, es decir las amenazas
a la integridad de las personas y de los bienes, como la delincuencia, el
robo, la violencia, la criminalidad” (2005, p. 2). Respecto a la
protección social, es la protección que reviste a los riesgos capaces de
llevar a la degradación de los individuos, tal como son las
enfermedades, los accidentes, el hambre, etc.
El Estado es el responsable de brindar protección a toda la
población, dado que quienes no cuentan con protección social terminan
inmersos en una inseguridad que los lleva a luchar entre ellos, los
conduce a una guerra de todos contra todos, donde los más fuertes
triunfan y los más débiles son anulados.
Los adolescentes de Villa Urquiza dejan ver la lucha de todos
contra todos cuando sostienen:
100
“- Acá te la dan de cualquier lado, aunque tarde o
temprano sabes quién te robó” (Ma., Villa Urquiza).
- “Para mí, mi seguridad es que no me golpeen” (Ri., Villa
Urquiza).
- “Depende, porque acá puede venir un tipo y cagarte a
golpe. Lo que pasa que acá pegamos entre nosotros” (PC.,
Villa Urquiza).
Para De Marinis (2004)45 la defensa social se ha transformado,
ahora se trata de poblaciones que se defienden de otras poblaciones
peligrosas; hay un desplazamiento del principio universalista de las
políticas públicas hacia una segmentarización en la obtención de los
beneficios. Estas políticas representan y protegen los intereses de cierto
sector de la población. Como lo describen los jóvenes de Villa Urquiza
en un diálogo que resulta del disparador sobre si su barrio es seguro:
- “El gobierno porque nosotros le pagamos a ello (PC.,
Villa Urquiza).
A los policías (Ma., Villa Urquiza).
Si nosotros pagamos luz, agua… bueno, luz no (Ri., Villa
Urquiza).
Pagá, rata (Ma., Villa Urquiza).
¡Sabemos que ellos no ponen nada acá!! (PC., Villa
Urquiza).
Mejor… (Ma., Villa Urquiza).
¿Qué mejor? Tenemo que tener luz (PC., Villa Urquiza).
¿Y los impuestos? (G., Villa Urquiza).
- Los impuestos una vez al año, pero lo pagamos (PC.,
Villa Urquiza).
45
Citado en Ortiz Maldonado, N. y Recepter, C. (2007) “la muerte de los nadie.
Aproximaciones al uso de la fuerza letal, p. 6.
101
- ¿Qué luz, la de la calle? (Entrevistador)
- Si, y la de acá dentro también, nos dijeron que nos iban
a dar luz, pusieron los cable pero no han puesto nada (Ri.,
Villa Urquiza).
- Tuvimos que hacer un esfuerzo y colgar los cable
(Ma., Villa Urquiza).
- Todos aquellos que se metieron al basural tienen luz y
nosotro que estamo acá viviendo no tenemo (Ri., Villa
Urquiza).
- ¿Y agua? (Entrevistador).
- Agua tenemo porque tuvimos que roba sin querer de la
cañería porque han hecho la instalación pero no la han
conectado (Ma., Villa Urquiza).
- ¿Qué tiene que hacer el gobierno? (Entrevistador)
- Que traigan la lu, el agua (Ri., Villa Urquiza).
- Que hagan bien las cañerías, que asfalten la calle (Ma.,
Villa Urquiza).
- Sí… (PC., Villa Urquiza)
- Porque no se puede anda, ni los colectivos quieren
entra (Ma., Villa Urquiza).
- Hay que ir a tomarlo re lejos. (PC., Villa Urquiza)
La conversación mantenida por los jóvenes de Villa Urquiza
permite dejar explícito que las “clases nulas” o “peligrosas” también
sienten inseguridad. De hecho, para estas clases la inseguridad tiene un
sentido más amplio, inseguridad es igual a inseguridad social, civil y
política, ya que son sometidas a un control socio-espacial.
102
2. Jóvenes: Seguridad e inseguridad
En la actualidad importa señalar que el miedo y la inseguridad
son productos de una guerra social desatada por grupos económicos,
avalados por el Estado, que han transformado a la seguridad en una
mercancía y sólo tendrán acceso a ella aquellos que puedan pagarla.
La idea de estar más protegidos e inseguros, permite ver que el
riesgo y el peligro no son previos, sino que son reactivados por
diversos dispositivos de seguridad que atraviesan el campo social,
integrado por poblaciones reguladas y poblaciones anómicas. En estas
últimas es donde se encuentran los peligrosos, los otros, los
marginados.
Para Foucault (1978) las nociones de peligro y riesgo son
inseparables de las dinámicas de los dispositivos de seguridad, porque
se pueden cuantificar los niveles de riesgo a los que se expone cada
grupo, permitiendo mostrar así la existencia de zonas de menor o
mayor peligro. Estos dispositivos de seguridad establecen zonas
vulnerables (en las que el Estado realiza intervenciones esporádicas y
en general violentamente) y zonas de tolerancia (en las que se regula
en forma biopolítica). En los testimonios recogidos en los grupos
focales, un adolescente de Villa el Libertador refleja la existencia de
zonas vulnerables o de tolerancia al describir la relación de la
protección y la fuerza de seguridad:
- […] la presidenta, el gobernador y el intendente están
equivocados. El gobernador, porque él esta custodiándose
con los policías, ¡a él no le pasa nada! En cambio nosotros
no estamos protegidos y ello sí. La policía cuida a la gente
importante y los que no somos importantes… como en los
barrios pobre, pasa cualquier cosa menos cuidado” (T.,
Villa Libertador).
- Hablemos un poco del tema de la seguridad. Vivimos
en una sociedad segura? (Entrevistador)
- Naaaa, porque vos llamas a la policía y la policía cae
de acá a media hora. Sólo vienen rápido cuando vos estas
cagando a tiros a un cobani, ahí te cae toda la policía. Si
103
vo le decí: “me están robando mi casa” es como decirle
“hola”. (Ma., Villa Urquiza).
- ¡Acá no entra ni la ambulancia! (PC., Villa Urquiza)
- Si, ni la ambulancia (Ri., Villa Urquiza).
Las zonas vulnerables y las zonas de tolerancia proponen sus
propios modelos de alteridad, porque aquello que debe temerse varía
según aquello que debe ser apreciado en cada momento y en cada
entramado social.
En las sociedades, la demanda de protección es infinita pero al
mismo tiempo es recortada. Infinita, porque forma parte de la lógica de
los dispositivos la creación simultánea de riesgos y de protecciones.
Recortada, porque la inseguridad no es contemplada en un sentido
amplio, sino que se identifica directamente con la “inseguridad civil”,
entendiéndola como la integridad física y de la propiedad privada de
los individuos; excluyendo la “inseguridad social”, término que hace
referencia a la vulnerabilidad, la incertidumbre e imposibilidad de
lograr la propia subsistencia de los ciudadanos.
Para los jóvenes que residen en barrios marginados o “villas”
en la ciudad de Córdoba (Villa Urquiza, Villa Libertador, San Vicente)
la seguridad e inseguridad se construyen a partir de lo que es para ellos
“peligroso” y “riesgoso”. La pobreza, la exclusión, pueden llevar a los
jóvenes a tener que abandonar la escuela, a realizar trabajos precarios,
y también a delinquir. Hoy en día estar “seguros” para unos es también
estar “amenazados” para otros.
- No vivimos en una ciudad segura, porque te pueden
parar y por otro lado si están metiendo (los ladrones) en
una casa, no llega la policía, no actúan. Cuando ya pasó el
hecho, ya está. No nos sentimos seguros. No estás seguro
ni con la policía misma (Barrio Rosedal anexo).
Los jóvenes de los barrios marginados se encuentran
convencidos de que han sido abandonados, despojados de todo derecho
social. El resentimiento que se apodera de ellos los induce a una
actitud defensiva, de rechazo al otro.
104
Ante este panorama, los jóvenes de Villa Urquiza describen a
la seguridad en su “gueto” desde un punto de vista de la Seguridad
civil:
- La seguridad es que pueda estar por ahí y que no tenga
que estar pensando que viene uno vestido de tal forma y
que me pueda robar” (Barrio Rosedal anexo).
- La seguridad es que uno pueda estar tranquilo, que no te
vayan a robar (Barrio Rosedal anexo).
- No hay seguridad porque hay muchos quilombos en la
policía. No sé, no hay seguridad (N., Villa Urquiza).
- Si hasta la policía te roba, a mí me robaron el celular
(G., Villa Urquiza).
- Saber que podes salir y no te va a pasar nada (Ma., Villa
Urquiza).
- Que no va a venir otro y te pega un tiro (PC., Villa
Urquiza).
- ¿Qué es que no te pase nada? (Entrevistador).
- Que no te roben, que no te caguen a palo, que no te
violen… no te pegue un tiro un crío que este faneado o
drogado, que andes libremente en la calle (Ma., Villa
Urquiza).
- Que no te roben, aunque yo prefiero que me roben y no
que me lleve la policía (G., Villa Urquiza).
En otras intervenciones, la descripción realizada por los
jóvenes excede a la seguridad civil y la seguridad es entendida también
como seguridad social:
- Y cuando hablamos de seguridad, ¿qué opinan de su
barrio, de la calle donde viven? (Entrevistador).
105
- Naaa qué vas anda seguro acá, si te pueden chorear …
(Ma., Villa Urquiza).
- No puede haber seguridad si con la oscuridad… (PC.,
Villa Urquiza)
- Ni un foco sano, ni nada (Ma., Villa Urquiza).
- ¿Qué tiene que ver la seguridad con la oscuridad?
(Entrevistador)
- Y sí, si no hay lu es más fácil choreá (PC., Villa
Urquiza).
- Y es más fácil que te choreen (Ma., Villa Urquiza).
- O sea que si tuviera luz esta calle sería segura
(Entrevistador).
- Y un poco más segura sería, al menos vas a ver que te
vienen a robá (Ri., Villa Urquiza).
- O ves la cara del que te roba (G., Villa Urquiza).
- Acá te roba el del costado, el de atrás el de adelante
(PC., Villa Urquiza).
- Para mí, seguridad es comer bien, no drogarse ni
pelear, así no te lastiman (PC., Villa Urquiza).
- Seguridad es tener una casa, porque estás dentro de
ella y tenés a tus padres para que te cuiden (Ri., Villa
Urquiza).
3. Jóvenes: Estigmatización y exclusión
Lo seguro/inseguro, lo peligroso/riesgoso, el nosotros/otros,
señala la existencia de un acuerdo que focaliza el peligro en
determinados sectores y grupos. Acuerdo existente entre los diferentes
sectores: medios de comunicación, los agentes económicos y los
políticos.
106
Sin embargo, es la sociedad en su conjunto la responsable de
instituir los medios para categorizar a las personas, es decir es quien
establece los atributos que se perciben como naturales y corrientes en
los miembros de las “clases peligrosas”. Y como sostiene Goffman:
El intercambio social rutinario en medios preestablecidos nos permite tratar con “otros” previstos sin
necesidad de dedicarles una atención o reflexión especial. Por
consiguiente es probable que al encontrarnos frente a un extraño
las primeras apariencias nos permitan prever en qué categoría se
halla y cuáles son sus atributos, es decir su “identidad social” para utilizar un término más adecuado que el de “estatus
social”, ya que en él se incluyen atributos personales, como la
“honestidad” y atributos estructurales, como la “ocupación”.
(2008, p.14)
Es así como se puede ver la visión que tiene la sociedad de las
y los jóvenes de barrios pobres de la ciudad de Córdoba respecto a la
inseguridad/seguridad. Como, asimismo, se puede ver la visión que
tienen ellos sobre sí mismos. Es en estos barrios donde se encuentran
los principales factores que producen la inseguridad, como las altas
tasas de desempleo, empleos temporales, actividades marginales,
viviendas precarias, falta de electricidad, pavimentación y agua
potable.
Es en estos barrios donde se pueden encontrar jóvenes
inactivos que hacen alarde de su inutilidad social, visibilizando las
prácticas delictivas ligadas al tráfico y consumo de drogas, los
reducidores. Son jóvenes que frecuentemente tienen comportamientos
incivilizados que los exponen a situaciones de tensión, de agitación, y
de conflictos con la policía -fuerzas del orden-. Pues esta
naturalización de los jóvenes como clase peligrosa se puede
ejemplificar con los testimonios que dieron algunos jóvenes sobre la
cuestión:
- Los chicos de nuestra edad tienen problemas con la
policía, porque la policía te pega y sigue (N., Villa
Libertador).
- Son verdugos… nos llevan por la pinta, por la pinta de
negro (NN., Bº Rosedal Anexo).
107
- No, mirá: si so negro, usá gorra y por tu manera de
vestir, ahí te agarran. (ZP., Villa Libertador).
- Los policías se fijan de la vestimenta, a ve la zapatilla
que tené y la zapatilla también te acompaña la vestimenta,
y porque si te pones un vaquero bueno con una John Foos
y parecés un chetito qué se yo… Pero si andás con unas
Nike es muy grasa así, te paran, te paran de una… Si
andás con unas zapatillas con cápsula abajo ellos te van a
parar, porque ellos dudan, “qué anda haciendo este con
una zapatilla” (V., Bº Progreso).
- La policía, una vez que estábamo ahí abajo y nos
agarraron a patada a todos, y dijeron lo policía que
estaban ahí: “Qué olor a mugre que tienen, qué baranda
que tienen, no se bañan nunca” (S., Villa Urquiza).
Sobre la base de estas constataciones, se puede percibir la
demonización de los barrios pobres y, más precisamente, la
estigmatización de los jóvenes, colocándolos como protagonistas de la
inseguridad.
Mientras el extraño está presente ante nosotros puede
demostrar ser dueño de un atributo que lo vuelve diferente de
los demás (dentro de la categoría de personas a la que él tiene
acceso) y lo convierte en alguien menos apetecible –en casos
extremos, en una persona casi enteramente malvada, peligrosa o
débil-. De ese modo, dejamos de verlo como una persona total y
corriente para reducirlo a un ser inficionado y menospreciado.
Un atributo de esa naturaleza es un estigma, en especial cuando
él produce en los demás, a modo de efecto, un descrédito
amplio; a veces recibe también el nombre de defecto, falla o
desventaja (Goffman, 2008, p.14).
Los jóvenes marginados, reciben sobre ellos los rasgos
preponderantes de suciedad:
[…] a ellos se les atribuye la falta de confiabilidad por
lo errático de su rumbo, su laxa moralidad, su promiscua
sexualidad y su deshonestidad comercial. […] los marginados
son el punto de reunión de riesgos y temores que acompañan el
espacio cognitivo (Bauman, 2004:184).
108
Valiéndose de los supuestos prácticos que recaen en los
jóvenes, se puede comprender que en el discurso cotidiano se utilicen
atributos e imágenes sobre ellos tales como “negritos”, “negros de
mierda”, “choros”, “villeros”, etc. Estigmas que son usados para
fundamentar y legitimar la supuesta inferioridad y peligrosidad que
representan los jóvenes que viven en barrios marginados.
Cuando se les preguntó a los jóvenes sobre ¿Qué dicen ellos
sobre sí mismos y sus grupos de amigos? ¿Qué los distingue de los
demás barrios? Testimoniaron:
- Por lo negro –se ríe- (S., Villa Urquiza).
- Creo que influye la vestimenta por sobre todo (J., Villa
Libertador).
- O por usar gorra (RO., Villa Libertador).
- Como negros, que sé yo, no sé… negros así que tienen
pinta de rata, que la mayoría uno se da cuenta cuando
tienen pinta de rata. (M., Bº Progreso).
- Es la actitud también. (J., Villa Libertador).
- Por la forma de se’, por la forma de camina’ que se
hacen, qué sé yo. Y otro, por la forma de hablar, porque
siempre te das cuenta de qué barrio son por la forma en
que hablan. Porque uno cuando está criado en una villa
siempre va a hablá... (Ma., Villa Urquiza).
El joven estigmatizado, por lo general, no sólo reproduce en
voz alta las palabras corrientes asignadas a él y su grupo de amigos,
sino que los cree y piensa, legitima de esta manera la locuacidad
compulsiva de aquellos que se consideran los inseguros. En general,
las personas que sufren los estigmas tienden a naturalizarlos
(aceptarlos); pero también están aquellos que se esfuerzan por romper
con esa normalización, alegando que son construcciones sin
fundamento. Éstas se desnudan entonces como resultado de un proceso
circular que refuerza la idea de un otro peligroso a partir de la
fragmentación política, económica y espacial.
109
La identificación de grupos más o menos expuestos al riesgo,
zonas e individuos más o menos peligrosos legitiman e intensifican el
control social. A mayor percepción de inseguridad, mayor
guetificación y a mayor guetificación, mayor percepción de
inseguridad (Bauman, 2000).
4. Jóvenes: Guetos
El Estado implementa estrategias de seguridad para anular la
peligrosidad de los extraños46, de los otros47. Entre éstas, se pueden
mencionar las estrategias antropoémicas y émicas. La antropoémica es
la estrategia que tiene como objetivo “vomitar al extraño, expulsarlo de
los límites de la sociedad o lisa y llanamente aniquilarlo” (Bauman,
2004. p. 185). Respecto a la émica, es también una estrategia extrema,
dentro de su accionar comprende “encarcelamiento de jóvenes
carenciados” y, entre sus formas superiores: “separación espacial,
guetos urbanos, el acceso selectivo de los espacios y la prohibición
selectiva a ocuparlos” (Bauman, 2004, p.185).
Un claro ejemplo de la implementación de estrategia émica es
el accionar del gobierno de la provincia de Córdoba respecto a los
jóvenes, mediante la aplicación de tolerancia cero. Estrategia que ha
permitido la formación de guetos, es decir la institucionalización del
aislamiento, el encierro, la presión a la “clase peligrosa”.
La noción de “gueto” empezó a usarse en la segunda mitad del
siglo XIX para hacer referencia a las concentraciones residenciales de
los judíos europeos; también fue usada para la población relegada de
afronorteamericanos después de la Segunda Guerra Mundial. Sin
embargo, con el paso del tiempo, los guetos no sólo son considerados
según una referencia racial o espacial. Para Loïc Wacquant:
[…] a medida que la dominación racial se volvió más
difusa y era refractada a través de un prisma de clase, la
46
“[El extraño] ha sido a menudo tipificado con el estigma de ser portador de la
suciedad, puesto que la suciedad es el caos contaminante que el orden existente
pretende expulsar”. (Bauman, 2001, p.14)
47
Los otros, provenientes de la lejanía y más allá de los límites espaciales, son
clasificados en la tipificación de desconocidos, no son considerados como humanos, y
por ende no poseen derecho (social-civil) alguno.
110
categoría fue desplazada por el eufemismo geográfico de
“ciudad interior” (inner city) y el neologismo “infraclase”
[underclase], definida como el subestrato de residentes del
gueto marcados por conductas antisociales, desempleo agudo y
aislamiento social. […] la neutralización del gueto en la
investigación orientada hacia políticas públicas culminó en la
eliminación de toda mención de las divisiones raciales y de las
relaciones de poder, para terminar por redefinirlo como
cualquier zona de pobreza extrema […] (2010, p.120).
La estigmatización territorial es una de las principales
consecuencias de la guetificación. Los barrios como Villa Urquiza,
Villa Libertador, etc., son considerados como vaciadero para pobres,
marginados; los jóvenes que residen en estas barriadas son asociados
directamente con la delincuencia, la inseguridad, la falta de educación,
recayendo sobre ellos una imagen negativa.
La naturalización de estas asociaciones por parte de los
mismos marginados, más precisamente de los jóvenes, queda explícita
en las respuestas que dieron al ser consultados, en los grupos focales,
sobre su pertenencia a estos barrios. A los que allí residen les resulta
muy difícil dejar pasar el desprecio que recae sobre ellos, dado que les
representa un estigma que tiene mucho peso en el momento de entablar
un vínculo. El vivir en esos barrios suele ser visto como una mancha,
como una degradación que repercute en las relaciones sociales. Un
ejemplo podría ser el trato que mantienen las fuerzas de control social,
la Policía, con ellos, tal como expone V. (Bº Progreso):
- Ponele, vos andas caminando. Nosotros salimos del
barrio este y vamos hasta el asfalto y ya al policía le diste
el nombre de donde vivo, qué se yo… Y te dice: “¿Sos del
Progreso?”. “Sí”, le decís. “Sí, bueno dale subí”. Y te
suben… si sos del Progreso te suben.
- ¿Sólo por decir el barrio? (Entrevistador)
- Sí, por el barrio (V.).
Otro ejemplo podría ser lo relatado por Ma y PC, dos jóvenes
que viven en Villa Urquiza:
111
- Nosotros dos no más. Nos llevaron solamente porque
era un control de rutina, pero al tomar los datos de nosotro
y verificaron en la computadora (Ma.)
- Ja ja ja ja… (PC)
- Y ahí salió que éramos de Villa Urquiza, y... (Ma)
- De Villa Urquiza, pero no teníamos nada. (PC)
- Sí, bueno pero cómo nosotros de Villa Urquiza va
anda como andábamos nosotros. Encima, había otros que
pasaban pior que nosotros vestidos y tenían una cara de
rata y lo dejaban pasa así nomás [con tono de sorpresa e
indignado]. (Ma.)
- Nosotros veníamos caminando y hablando y nos
pararon entre cuatro, dos adelante y dos atrás. (PC)
El pertenecer a estos barrios expone a los jóvenes a ser tratados
como una peste, como portadores de la degradación moral. Para Ri., un
joven de Villa Urquiza, pertenecer a este barrio en ciertas ocasiones
significó:
- La otra vez me quitaron la moto porque creían que era
robada, y les dije: “Bueno, llevala a la moto total a mi
despué me retiran”. Bueno, fuimos, éramo dos o tre y
llegan uno chicos de la Quebrada de las Rosa, con unas
remera grande, con patineta, bien vestido. Nos juntaron al
principio pero despué lo separaron porque eran de la
Quebrada, y a ellos le daban agua, pan les daban de todo.
- […] Los policía dicen: “Mirá esa forma de hablar,
nada que ve con ustede negros esto”. Los cana nos
comparaban con los otro. Les dije: “Ellos tienen plata, por
eso lo separaron” y me dicen: “Vo te callás”. Les dije:
“No, porque ellos te dan cien pesos y te compran a vo”.
- ¿El cana te dijo que ellos tienen plata y por eso…?
(Entrevistador)
112
- El cana me dijo: “Ello son mejor que ustede porque
ello tienen plata, educación, y no como ustede que son
uno negros de una villa”. “Y qué, entonce a vo te compran
con plata”, le digo yo. Y me quisieron pegar pero no me
pegaron gracias a un gordo que había, que es amigo de
nosotro. Pero nos discriminaron ahí porque nos separaron,
¿por qué no nos pusieron a todo junto? Como estábamo al
principio.
Asimismo, al consultarles a los jóvenes de Villa Urquiza sobre
su relación con los que no viven en dicho barrio, respondieron:
- Porque la otra gente nos tiene miedo, los de los barrio
le tienen miedo a lo villeros (PC.)
- ¿Por qué? Porque los de la villa están criados en la
calle (Ma.).
- ¿Cuál es la diferencia entre un barrio y la villa?
(Entrevistador).
- Porque le tienen miedo que los de la villa le roben
(PC.).
- Porque somo carreros, porque tenemo carro (Ri.).
- Porque tenemo pollo, chancho, gallina, a dónde en un
barrio va a tené todo eso (Ma.).
- Por donde pase, en estas calle, hay mugre (Ri.)
- Si, además por donde va en los barrio está asfaltado,
en una villa ¿a dónde va a tené asfalto? La única que hay
es la de acá arriba, pero ¿por qué? Porque es la que lleva
directo a la avenida Colón nomá (Ma.)
- ¿O sea que se diferencia porque tiene asfalto?
(Entrevistador).
- No, por todo (Ri.).
- No, porque tienen lú (PC.).
113
- No, por pequeñas diferencias y detalles que hay lo
diferencias: por las casas, las personas, por la mugre… ¿a
dónde en una barrio va a tené un basural y que estén
viviendo ahí? (Ma.).
Para un adolescente del Barrio San Vicente, los jóvenes que
viven en su barrio:
- Hablan siempre mal, hablan todo…, o sea dicen
muchas palabra mal, se expresan mal. Por ejemplo, pasa
alguien o alguien le dice algo y ya no más le empiezan a
putear o le dicen cosas malas así. […] Como dije recién,
son de expresase mal y andan con ropa así como diciendo
te voy a asaltá, así me entendé o algo así.” (X.)
La estigmatización residencial obstaculiza la búsqueda de
trabajo, afianzando el trabajo precario. Un ejemplo sería el trabajo de
carrero, porque ser carrero carga con un estigma negativo:
- A mí la otra vuelta me llevaron porque dicen que andaba
en carro y mi mamá le dijo ¿qué prefería que ande en
carro o robando? Y dijo: “ninguna de las dos cosas”. (G.;
Villa Urquiza)
Ahora bien, esto no significa negar la mirada desdeñosa de los
de “afuera” sobre estos jóvenes, como así también no reconocer el
impacto desmoralizante que tienen sobre ellos. El rechazo constante
hacia los residentes de estos guetos marginales lleva a que su
población esté en una constante búsqueda de un mecanismo que los
ayude a sobrellevar el vivir en la “villa” o en “barrios pobres”. Pero,
por sobre todo, mecanismos que les garanticen la posibilidad de
circular en todos los espacios de la ciudad y romper con la
estigmatización peyorativa, el confinamiento espacial y el
enclaustramiento institucional que recaen sobre ellos.
114
5. Consideraciones finales
Las políticas, estrategias o dispositivos de seguridad
implementados por el Estado y avalados, en cierta forma, por el
imaginario social autoritario que aún hoy sobrevive en Argentina,
permite visualizar la relación existente entre pobreza, delincuencia y la
“necesidad” del Estado de implementar mecanismos de control social
que neutralicen al “extraño”, al “otro” a la “potencial amenaza”.
La responsabilidad de la in-seguridad se relaciona
directamente con los “extraños”, en aquellos que irrumpen en la vida
cotidiana perturbando la convivencia comunitaria y vulnerando la
normalidad de un “nosotros”.
En la ciudad de Córdoba son los jóvenes marginados: los
estigmatizados; es sobre ellos que recaen los atributos de
“delincuentes”, “desviados”, “otros”, “inadaptados”, “negros”,
“villeros”, “ratas”, “sucios”, etc.. Son los jóvenes excluidos, la
población sobre la que se dirigen los dispositivos de seguridad
diseñados por el Estado. Es a ellos a quienes deben erradicar
(aplicando el Código de Faltas) de los espacios inseguros las fuerzas
policiales. Asimismo, son ellos la población “beneficiaria” de la
estrategia émica de aislamiento mediante la anulación del derecho a
vivienda digna, agua potable, luz eléctrica y trabajo digno.
Como respuesta a la violencia socioeconómica y simbólica a la
que son sometidos por el Gobierno Cordobés, los jóvenes denigrados y
relegados en general encuentran como forma de expresarse, de decir
“yo también tengo derechos”, la violencia verbal, el resentimiento, la
lucha del día a día como carreros.
No ha de sorprender que desconfíen de la capacidad de las
instituciones políticas y su disposición para solucionar el problema de
inseguridad social e inseguridad civil que se superponen
recíprocamente sobre las “clases peligrosas”.
115
BIBLIOGRAFÍA
BAUMAN, Zygmunt (2001): La postmodernidad y sus descontentos.
Akal, Madrid.
_________________ (2000): Comunidad. En busca de seguridad en
un mundo hostil. Siglo XXI, Buenos Aires.
_________________ (2004): Ética postmoderna, Siglo XIX,
Argentina.
_________________ (1998): La globalización. Consecuencias
humanas, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.
CASTEL, Robert (2005): “Estado e inseguridad social” en
Subsecretaría de la Gestión Pública. República Argentina, 3 de agosto
http://www.catedrapalomino.com.ar/pdf/estudiantes/otrosmateriales/robert_castel_estado_e_inseguridad_s.pdf
______________ (2004): La inseguridad social ¿Qué es estar
protegido?, Manantial, Buenos Aires.
CORREPI (1994): “Violencia Institucional - Parte 2-” en la Xª
Conferencia de la Asociación Interamericana de Juristas -Santiago de
Chile, septiembre de 1994- y en el IIº Encuentro Internacional sobre
Ciencias Penales -La Habana, Cuba, noviembre de 1994.
DAROQUI, Alcira; KAMINSKY, Gregorio y PEGORARO, Juan
(2003): “Inseguridad. Conversaciones entre Alcira Daroqui, Gregorio
Kaminsky y Juan Pegoraro” en Argumentos Revista de crítica social,
Ciudad de Buenos Aires–Argentina, N° 3, diciembre de 2003.
http://revistasiigg.sociales.uba.ar/index.php/argumentos/article/view/29/26
DE MARINIS, Pablo (2004): In/seguridad/es sin sociedades/es: cinco
dimensiones de la dimensión postsocial. Dikynson, España.
FOUCAULT, Michel (1979): La Arqueología del saber, Siglo
Veintiuno Editores, México.
_________________ (1978): “Nuevo orden interior y control social”
en Saber y Verdad (1998) La Piqueta, Madrid.
GOFFMAN, Erving (2008): Estigma: la identidad deteriorada,
Amorrortu, Buenos Aires.
________________ (1997): La presentación de la persona en la vida
cotidiana, Amorrortu, Buenos Aires.
GUEMUREMAN, Silvia y DAROQUI, Alcira (2004): “La privación
de la libertad de adolescentes y jóvenes: el purgatorio del encierro a la
116
espera de la nada” en Revista Niños, menores e infancia. N°3,
Descargado el 22 de Octubre de 2008. http://observatoriojovene
s.com.ar/files/Daroqui_Gumureman_purgatorio_2004.pdf
MONTI, Natalia (2008): Informe Sistema Contravencional en
Argentina. Asociación por los Derechos Civiles (ADC), Agosto de
2008.
ORTIZ MALDONADO, N. y RECEPTER, C (2007): “la muerte de
los nadies. Aproximaciones al uso de la fuerza letal” en Instituto de
Investigación Gino Germani Facultad de Ciencias Sociales Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires, descargado el 24 de
Septiembre
de
2008.
http://www.iigg.fsoc.uba.ar/jovenes_investigadores/4jornadasjovenes
ROSSI, Diana (1993): “El mundo se divide entre ladrones y policías”
en
Margen,
Argentina,
N°
2,
marzo
de
1993.
http://www.margen.org/suscri/numero2.html
SARAVÍ, Gonzalo (2004): “Segregación urbana y espacio público: los
jóvenes en enclaves de pobreza estructural” en Revista CEPAL,
Santiago de Chile, Nº 83, pp. 33-4, agosto de 2004.
UZCUDUN, Betina (2007): “Los que se desviaron del camino.
Trabajo, cárcel y pobreza” en Margen, Argentina, N°4, Primavera de
2007. www.margen.org/tesis/uzcudun.html
UNICEF Conceptos, debates y experiencias en justicia penal juvenil,
Dirección Nacional de Asistencia Directa a Personas y Grupos
Vulnerables de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de
Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la Secretaría Nacional de
Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y el Fondo de las Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF), Oficina en Argentina, Buenos
Aires junio de 2007.
SCARPONETTI, Patricia; CIUFFOLINI, Alejandra –Comps.– (2011):
Ojos que no ven, corazón que no siente. Relocalización territorial y
conflictividad social: Un estudio sobre los Barrios Ciudades en
Córdoba. Nobuko, Córdoba.
WACQUANT, Loïc (2010): Las dos caras de un gueto: ensayos sobre
marginalización y penalización, Siglo Veintiuno, Buenos Aires.
________________ (2001): Parias urbanos. Manantial, Buenos Aires.
________________ (2000): Las cárceles de la miseria. Manantial,
Buenos Aires.
117
DEL DISCIPLINAMIENTO A LA EXCLUSIÓN SOCIAL
-CIRCULACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA CIUDADElinor Bisig (CIJS-CONICET)
1. Introducción
A lo largo del tiempo, diferentes leyes regularon la circulación
urbana en Córdoba, medidas que cambiaron al tiempo que cambió la
ciudad, la política y las relaciones sociales. Así, por ejemplo, con el
término “Cuestión Social” se englobaban, en la frontera de los siglos
XIX y XX, las preocupaciones de la clase alta dominante, que
permeaban los sectores medios y que alentaron reglamentaciones para
el control de las medidas derivadas de la Caridad para atender a niños,
ancianos y mujeres sin hogar, pasando por el problema de la
delincuencia en general y de los menores delincuentes en particular. El
factor aglutinante que las unificaba es el temor al otro, al que no
participa del discurso más que como su objeto. En esa categoría
ingresaron, a su tiempo, tanto el pobre como figuras que representaban
un cuestionamiento ideológico y político al dominio de la elite que
detentaba la palabra: desde el ocioso (en las ciudades, el vago, la
prostituta; en las zonas rurales, el gaucho) al inmigrante anarquista y
socialista.
En trabajos anteriores (Bisig, 2012), ha sido estudiada la
configuración histórico-discursiva de dicha Cuestión Social en lo
académico, en obras que representaban las bases ideológicas de la
clase gobernante, así como de esas diferentes leyes y medidas
aplicadas al respecto. Se distinguió, entonces, el espacio de la calle
como lugar de peligro, disolución y vicio, contrapuesto a la
interioridad del hogar burgués, reducto de la seguridad que
representaba la familia. También se concluyó que, aún en las posturas
más represivas, la configuración del otro, del asocial, se estructuraba
desde una carencia, un afuera de la familia que obstruía la correcta
socialización y motivaba medidas que iban desde la
institucionalización a la re-integración a través del trabajo como fuente
de dignidad. Esa fue la postura que acompañó las políticas,
profundamente interrelacionadas, que se aplicaron a los problemas de
pobreza y delincuencia a lo largo del siglo XX. Por otra parte, el
118
mismo temor al otro social establece una continuidad con el discurso y
la problemática que actualmente se configura bajo el rótulo de
“Inseguridad”. Aunque, es posible afirmar, el lugar de ese otropeligroso se ha radicalizado hasta una alteridad más absoluta; lo cual
ha llevado a miradas y políticas cada vez más excluyentes.
Puede entenderse la situación que se analiza hoy para los
jóvenes de barrios carenciados en Córdoba como la suma de una
década de Código de Faltas, de accionar policial, de políticas sociales y
urbanas ancladas en un corrimiento del Estado y acompañadas por
modulaciones ideológico-discursivas diferenciadas. Las legislaciones
que motivan estos análisis representan no sólo una inconstitucionalidad
por parte del Estado, sino también, a un nivel más profundo, su
ausencia como fundamento del derecho48, a su vez, los principales
diarios y radios funcionan como refuerzo que legitima dicha situación,
presentan, mediante una retórica policial, subjetividades
“sospechosas”, contribuyendo a recrear antagonismos sociales,
generando consenso alrededor de la criminalización de la pobreza.
Estos factores confluyen en una nueva configuración política y
discursiva que, como alguna vez la Cuestión Social, modaliza prácticas
y decires de un modo nuevo y a la vez arraigado en la Historia. Es
importante no dejar pasar que las transformaciones tienen profundas
consecuencias a nivel de los individuos, en la manera en que lo social
atraviesa los cuerpos, como afirma Lewcowicz:
El desfondamiento del Estado implica inseguridad
esencial. El Estado no tiene la capacidad de generar existencia
que tuvo en los siglos de modernidad política. Desde entonces,
existir no es un dato objetivo sino un trabajo subjetivo. (2006, p.
225).
En el presente artículo, como en la investigación de la que
forma parte, se intenta alcanzar la nueva “cuestión” socio política en
Córdoba alrededor de la Seguridad, sin excluir, esta vez, la perspectiva
48
La sustancia del Estado ya no es el dogma en función del cual se establecen
las declaraciones, los derechos y las garantías de los habitantes y ciudadanos de la
nación. La regla fundamental del Estado es, ahora, su autorreproducción, su regla
operatoria, su práctica de renovación codificada, su puro funcionar. (Lewcowicz: 2006,
p.23).
119
de los sujetos principalmente afectados: jóvenes de barrios marginales,
sus recurrencias y resistencias a la hora de definirse a sí mismos en
relación con otros, en la lucha por existir.
2. Políticas del miedo en el trazado urbano: de la cuestión
social a la inseguridad y del centro a las ciudades–otras.
Una nueva lógica social es observable entonces en el discurso
de los medios, en la aplicación diaria del Código de Faltas, en las ideas
de ciudadanía vigentes en la población y, de manera especialmente
tangible, en el trazado urbano. La calle se presenta cada vez menos
como la contrapartida peligrosa de los reductos burgueses y más como
una vidriera de ciudades gestionadas como marcas turísticas, según
criterios estéticos que responden a un determinado modelo urbanístico.
La ciudad, por otra parte, se ha modificado con su crecimiento
en las últimas décadas, que significó sobre todo crecimiento de la
pobreza urbana; ya que, aunque el aumento poblacional fue bajo, se
concentró en el cinturón de miseria que constituye ya un rasgo típico
de las grandes ciudades. Un informe sobre Córdoba presentado en el
Foro Social Mundial (Buthet, 2007), señala que se produjeron dos
grandes incrementos de población en zonas marginales. En el año 1992
-en relación al período 70/80- se registraron ochenta y tres
asentamientos; en el 2001, con los efectos de las transformaciones
estructurales implementadas por las políticas neoliberales de los
noventa, los asentamientos habían aumentado a ciento noventa y uno
(cien mil personas, casi un diez por ciento de la población total).
En respuesta a la pobreza urbana, en 1992 se conformó la
“Mesa de Concertación de Políticas Sociales”, que estableció un
diálogo entre colectivos, organizaciones de base y ONGs que
trabajaban en las villas, por un lado, y los gobiernos provincial y
municipal por el otro. Esta Mesa funcionó, con cierta continuidad,
hasta el año 1997 y durante ese período, se llevaron a cabo diferentes
proyectos, con inversiones que beneficiaron aproximadamente a
setenta barrios, como lo reseñan Boito, Cervio y Espoz Dalmasso:
Tal proceso significó el fortalecimiento tanto de la
organización sectorial de los pobres urbanos como de las
ONG’s participantes, a partir del desarrollo de capacidades tales
como la resolución efectiva de necesidades habitacionales de
120
los grupos demandantes, la organización social y legal de los
espacios de decisión, las prácticas de planificación, ejecución y
evaluación de los proyectos, el ejercicio cotidiano de relación,
concertación y negociación con diversos funcionarios estatales,
entre otras. (Boito et. al., 2009, p. 52).
A fines de los noventa, en un recorrido que describen las
mismas autoras, la experiencia de la Mesa fue “desaparecida y
borrada”, para dar paso al escenario actual, en el que los actores se
reducen al Estado y empresas privadas. Principalmente en el segundo
período gubernamental de De la Sota, que inició en 2003, las políticas
habitacionales se orientaron a la constitución de complejos de
viviendas conocidos como ciudades-barrio49. Tales asentamientos
representaron una nueva etapa de gestión de la pobreza, acompañando
el cambio del modelo disciplinar de la Cuestión Social hacia nuevas
técnicas de control ciudadano. Un somero análisis de los resultados de
estos desplazamientos de población basta para notar que apuntaron
más a una lógica segregatoria y de “limpieza” urbana que a la mejora
en las condiciones de vida de los grupos humanos trasladados con la
que tales iniciativas se presentaban.
Las ciudades barrio implicaron, para muchos, desarraigo y
pérdida de los vínculos solidarios entre vecinos, de oportunidades
laborales y, también, del sentimiento de pertenencia a la Ciudad, con
mayúsculas. En agosto de 2009, una nota en el diario Día a Día
analizaba el caso de personas y familias enteras que, ya entonces,
abandonaban las ciudades-barrio para volver a sus antiguos hogares,
las villas céntricas. Uno de los entrevistados, de nombre Ramón, decía
entonces:
El gobierno vino con la propuesta de una vivienda, de
insertar la gente en la sociedad. Hubo gente que aceptó, otra que
no se quería ir, venía gente del ministerio y nos decían ‘se van a
tener que ir, porque si no se van vienen las topadoras’. La gente
tenía miedo, tiene 6 o 7 chicos y te dicen que van a voltear la
49
A partir del año 2003, un plan de doce mil viviendas construyó las llamadas:
"Ciudad Evita" "Ciudad de Mis Sueños", "29 de mayo-Ciudad de los cuartetos",
"Ciudad de los niños", “Ciudad Obispo Angelelli”, “Ciudad Ampliación Ferreyra”,
“Ciudad Juan Pablo II”, “Ciudad Villa Retiro” (264 viviendas) y “Ciudad Parque las
Rosas”, “Ciudad Ampliación Cabildo” y “Ciudad Sol Naciente” (fuente:
www.cba.gov.ar).
121
casa con todo adentro, que te van a quitar los chicos, denunciar
por usurpación, etc. (Día a Día, 2009).
De hecho, la invitación concluyó muchas veces en desalojo. El
caso de Villa La Maternidad es ejemplar, con ya diez años de
conflictos. En junio de 2004, se llevó a cabo un operativo que
involucró topadoras de la Provincia, la Guardia de Infantería, el
Ejército, la Brigada Antisecuestros, la Policía Montada y la División
Canes. Desde entonces, y hasta hoy, un grupo de vecinos que en ese
momento se resistió a abandonar un barrio que tiene ciento veinte años
de historia, cercano al centro, en terrenos que actualmente poseen un
altísimo valor inmobiliario, continúa en una lucha política por la
urbanización de su hábitat, enfrentando juicios de usurpación y
recibiendo a familias que vuelven de Ciudad de mis Sueños50.
Vivir en las ciudades-barrio implica permanecer segregado, de
una manera directa. Estos lugares representan la máxima delimitación
espacial de la pobreza. Por otra parte, la misma lógica se aplica a las
villas que quedaron insertas en la ciudad. Para los habitantes de ambos
espacios, existen también barreras simbólicas, menos visibles que los
muros, a la vez que concretas redes de control institucional. En
términos de control social, las políticas segregacionistas funcionan
solidariamente con el control policial-contravencional que instrumenta
el Código de Faltas, articulado por un marco legal represivo y
mantenido por la policía. Para los habitantes no deseados, rige la
prohibición implícita de circular por el centro: pasear por parques, ir a
ciertos lugares de diversión, visitar centros comerciales o concurrir a
determinados barrios no resultan tareas simples.
3. “Acá no podés estar”. Detenciones policiales y recorridos
prohibidos
Al cuestionar la política estatal de exclusión urbana y
“seguridad”, desde la perspectiva de aquellos que quedan fuera de su
espectro de cuidado, se atendió a sus voces para buscar en sus relatos
los recorridos urbanos de su día a día, su relación con la policía, sus
50
Indymedia- Córdoba, 2005.
122
propias ideas de seguridad. En el contexto de la investigación, una
etapa fundamental la constituyeron grupos focales desarrollados en los
barrios: San Vicente, Villa Urquiza, Villa El Libertador, Cooperativa
El Progreso y Rosedal de la ciudad de Córdoba. En ellos, se indagó en
las relaciones de chicos y chicas de entre catorce y veintitrés años con
la policía, sus experiencias de detenciones en la calle y de permanencia
en las comisarías; las relaciones que sostienen con sus pares, la imagen
de sí mismos, así como sus expectativas y conceptos sobre la
ciudadanía.
Más allá de las respuestas evidentes y de las particularidades
que surgieron en cada grupo, se pueden listar tópicos o afirmaciones
recurrentes que intentan sintetizar una valoración o posición de mundo
en primera persona, conteniendo múltiples actos de decir. Además, el
análisis permitió identificar secuencias de puro relato. Es decir, ciertas
recurrencias en la forma de narrar episodios, sobre todo de
detenciones, que coincidían en sus nudos y desarrollos, permitiendo
establecer relatos-modelo. En ellos, se describe una sucesión temporal
de hechos que permite trazar hipótesis sobre sus prácticas y recorridos
en la ciudad.
Los relatos pueden tipificarse alrededor de las “detenciones en
la calle”, que se denuncian como injustificadas (aunque algunos
jóvenes reconocen haber cometido delito o tener amigos que roban, los
casos de detención que ponen en relato son siempre y desde su
perspectiva, por motivos infundados) y a las que se suman diferentes
tipos de violencia policial, que van desde el insulto verbal a la amenaza
de muerte, desde los empujones y “patadones” en la calle hasta las
golpizas en la comisaría. Las etapas, haciendo una síntesis y selección
de los diferentes testimonios, pueden ordenarse como sigue:
-Los jóvenes están en la vía pública, en un lugar
determinado, solos o en grupo, realizando alguna actividad
recreativa o caminando.
-En algunos casos, hay un robo u otra irregularidad en
las cercanías, de lo que se manifiestan como ajenos e inocentes.
-Llegan los patrulleros. Los policías los interpelan, los
ponen cuerpo al piso o contra la pared o el vehículo, les solicitan
el documento, les revisan las ropas.
123
-Estas acciones se acompañan de violencia verbal y
física: imposición de silencio, burlas (por ejemplo, cita de un
varón de 17 años de Barrio Cooperativa: “Ponele que en vez de
oficial vos le dijiste maestro, ellos te dicen: ‘vos me viste el
guardapolvo?’ Te dan un chirlo”) y amenazas, golpes, trato
brusco.
-Según el caso, son subidos al patrullero, todos o parte
del grupo y llevados a la comisaría más cercana o
correspondiente; directamente sospechados de un delito, por no
tener el documento, por haberse resistido, por ebriedad o
distintas contravenciones. También, dos de los jóvenes
participantes denunciaron que la policía les habría “plantado un
fierro”, inculpándolos de llevar un arma que no tenían.
-En varios casos, se denuncian golpizas en las
comisarías, u otras formas de violencia física: desnudez,
exposición al frío, hambre y sed, etc.
-Si se trata de menores de edad, el episodio concluye
cuando un mayor se presenta en la comisaría, se responsabiliza y
retira al o los jóvenes. En esta parte del relato, varios alegan que
no siempre tienen la oportunidad de avisar a sus padres, que
éstos se enteran por un tercero, “de casualidad”, y muchas horas
más tarde.
Así, por ejemplo, una joven de 18 años de barrio Cooperativa,
relata cómo una salida en grupo, de cuatro parejas, por el Parque
Sarmiento a las ocho de la noche culminó en una comisaría a las dos de
la mañana, con los varones debiendo abonar un vidrio roto, sin que
medie formalidad alguna ante ese cobro. Este Parque es un lugar de
esparcimiento fundamental de la ciudad, cercano al centro y la
universidad, y sus accesos son identificados recurrentemente por los
chicos de los grupos como puntos de control policial.
Frente a la amenaza de vivir secuencias semejantes, los
jóvenes cuentan con estrategias diarias para evitar ser detenidos. Si
ocurre, dicen, la mejor opción es quedarse callado, aunque algunos
responden. Siempre andar con documento. Llevar una carpeta o
cuaderno, para alegar que van a la escuela o están estudiando, también
decir que son de una iglesia. Demuestran un saber informal sobre los
124
procedimientos policiales, las leyes, el Código de Faltas y el
funcionamiento de la institución, saben que los policías deben cumplir
“cuotas” de detenciones diarias, conocen sus guardias y los horarios en
los que es más común que los detengan, conocimientos que usan o
intentan usar a su favor. Los menores de edad sacan a relucir esta
condición y amenazan a los policías con denunciarlos. En palabras de
un joven de Barrio Cooperativa: “Cuando vo le decí que so menor ello
ya no te pegan ni nada. Porque a vos te puede pasa algo ahí adentro en
la comisaría y están hasta los huevo ello”. Saben que, lo más pronto
posible, tienen que llamar a los padres o que un amigo les avise. De
esta forma, los chicos recorren la ciudad armados de una serie de
tácticas, la transitan según un derrotero evasivo del control.
La cartografía ciudadana de la inseguridad (como miedo a ser
víctima de delito) determina áreas transitables o no, horarios
preferibles y medios de movilidad aconsejables en la ciudad. Como
plantean Boito, Sorribas, y Espoz (2012), citando a Reguillo (2009):
(…) el miedo, instituido en operador pasional en los
medios de comunicación, construye “una geografía simbólica
que prescribe los usos de la ciudad” (Reguillo, 1999). Y como
éstos se sostienen por medio de sistemas de creencias fundados
en la verosimilitud, instauran esa ‘geografía imaginaria’ como
mapa-guía que regula las interacciones sociales a partir de la
dimensión espacio-corporal (Boito et. al., 2012).
De manera especular, similar y a la vez opuesta, los
“peligrosos” de Córdoba se mueven estratégicamente por una
geografía imaginaria en la que el peligro lo representan la policía y sus
móviles, para evitar ser detenidos. Que los paren y lleven a la
comisaría pareciera constituir una posibilidad tan azarosa como el ser
atracado, ya que no depende de la comisión de un delito. Desde esta
perspectiva, el típico reclamo de “ya no se puede salir a la calle” toma
otro cariz. Cuando la prevención del delito no ataca sus bases sino a los
individuos de determinados grupos, así sospechados y delincuenciados,
se vuelve represiva.
Por otra parte, al requerirse su concepción e ideas sobre la
función policial, los jóvenes denuncian también la inseguridad, la
existencia de zonas liberadas, la corrupción de la policía, el miedo a
sufrir delito tanto como a ser acusados y detenidos sin motivo. Una
acusación recurrente hacia los agentes policiales tiene que ver con la
125
circulación de drogas, su consumo y su tráfico. Los jóvenes apuntan a
la complicidad de los policías con los traficantes de sus barrios:
- Yo tengo una banda de traficante en el barrio mío, de
pastillas, droga, faso de todo y por ahí los mismos policías
que entran con los traficantes y no le pagan pero le dan los
guasos para que no los lleven. Una vez mi primo, sin
mentile, hizo una grabación y mando los archivo a show
de la mañana como un policía a la vuelta de mi casa salía
fumando un faso (A., Villa Libertador).
En las comisarías y cárceles se daría también esta relación más simbiótica de lo que haría creer la retórica del enfrentamiento
constante que los medios plantean- de complicidades y negociados que
se extienden a estos espacios: “los que están adentro de la cárcel, los
mismos cobani que están ahí le salen a compra porque digamos que se
quedan con un vuelto para ello y le traen”. (M., Villa Urquiza).
Cabe destacar que, cuando hablan de la Policía, emerge
siempre entre estos jóvenes una conciencia de que ésta debería
cuidarlos a ellos, que se convierte en reclamo y detenta una idea de
ciudadanía para sí. Los jóvenes piden -naturalizando una situación de
sospecha constante- que los traten bien cuando los detienen, que los
respeten, que les den de comer y que las comisarías estén limpias. En
todo caso, alegan que los uniformados deberían cuidar “a todos” y que
deberían ser controlados, también ellos, en esa función. Por poner un
ejemplo, esta conversación en un grupo focal de Villa El Libertador:
-Supuestamente esto debería ser otra cosa, el
Código está para otra cosa… desde la presidenta, el
gobernador y el intendente están equivocados. El
gobernador, porque él está custodiándose con los policías,
¡a él no le pasa nada! En cambio, nosotros no estamos
protegidos y ellos sí. La policía cuida a la gente
importante y los que no somos importantes, como en los
barrios pobres, pasa cualquier cosa menos cuidado. (T., 17
años).
126
-Supuestamente a los que más tendría que
cuidar. Porque ahí ya están todos custodiados, ahí no van
a ir a robar. Y porque, supuestamente, los gobernadores
ponen los policías para los ciudadanos (M., 14 años).
-Supuestamente somos todos ciudadanos y no
hay una preferencia social. (E., 20 años).
Cada “supuestamente” de estos chicos se podría traducir en un
supuesto del derecho constitucional y del agonizante Estado
benefactor, esa ficción que sigue dando frutos; que aún sostiene en las
conciencias garantías que la lógica de mercado, la misma que convierte
a estos chicos en descartes, no puede sostener.
4. Imaginarios urbanos de una ciudad mercancía. Nacer y
morir en la villa
Este doble proceso de segregación espacial y control policial
de la circulación urbana se puede relacionar con el nuevo modelo de
gestión cultural de las ciudades en términos de mercadeo. Entre las
“claves para vender identidad” que se plantean en un artículo titulado
“Cuando la ciudad es la marca”, se postula como primera fase la
“definición de la identidad del territorio” como una estrategia
consciente de construcción significante (Revista Savia, 2008). En
Argentina, el ejemplo más claro es el de la ciudad de Buenos Aires con una identidad visual de tipo corporativo, en amarillo y negro, más
el eslogan “La ciudad de todos los argentinos”51.
Un urbanismo estratégico y estetizante regula, a decir de Espoz
con respecto a Córdoba, “los enclaves de visibilidad/invisibilidad de la
pobreza de manera tal que ésta no manche de conflicto el ‘espectáculo’
de la ciudad para otros” (Espoz, 2009, p. 2). En este sentido puede
hacerse un paralelismo con el caso de Nueva York, ciudad en la cual
alcanzar la “seguridad” para transitar las calles estuvo a cargo del
alcalde Giuliani en los noventa, con lo que se logró despegar el
rendimiento turístico de la urbe. Dicha seguridad se logró en base al
modelo de tolerancia cero, en colaboración con el jefe de policía,
William Bratton, basado en el fortalecimiento policial y en la
51
Véase: http://www.turismo.buenosaires.gob.ar/es
127
persecución de delitos menores y contravenciones, con afroamericanos
y latinos como la población con mayores detenidos por estos
motivos52. Fue ese modelo el directamente trasplantado al contexto
cordobés cuando la think tank Manhattan Institute asesoró al gobierno
provincial, a través de un convenio firmado en 2004 entre ambos
actores, más la Fundación Axel Blumberg (Página 12, 2004), con
recetas derivadas de la experiencia neoyorquina53.
Entendiendo la ciudad, así como al Estado, como una “ficción
totalizante” con efectos reales, Espoz sostiene: “considerar el diseño de
una ciudad en su 'arquitectura' y su estética', es una forma de
considerar la materialidad de los imaginarios que se tejen a partir de las
posibilidades de habitarla, recorrerla, compartirla (y sus límites)”
(2009, p.3). En una Córdoba que pareciera conducida a seguir el
modelo de ciudad global, con un decorado fotográfico y profundas
desigualdades internas, invisibilizadas y contenidas con mano dura, la
propuesta de esta autora radica en mirar las ciudades y las situaciones
de pobreza urbana -entendiendo siempre la mirada como desde una
situación condicionada- para posicionarse desde un lugar que
“desnaturalice” esas situaciones y observar con atención crítica las
políticas públicas: “que configuran determinadas geometrías espaciocorporales que regulan maneras de habitar una misma ciudad pero a
partir de la configuración clasista que fragmenta el cronotopo” (Espoz,
2009, pp.1-2).
Esta fragmentación es instrumentada desde el mismo Estado,
que en el paso de la Cuestión Social a la lucha contra la inseguridad y
del disciplinamiento al control, se ha vaciado, según Lewcowicz
(2006) de su ficción nacional para volverse operativo, transfiriendo al
mercado su potencia soberana. Ese autor señala como hito la reforma
constitucional de 1994 para la conformación de una nueva ciudadanía:
52
Fuentes: Marina Leme (2006) “Tolerancia cero: menos crímenes, más racismo”
(http://www.comunidadesegura.org/es/node/320). También, la visión de un medio
argentino, de tono más celebratorio, en la nota de Manuel J. Torino del 5 de enero de
2009 para el diario La Nación: “Nueva York, del caos a la ´tolerancia cero´”
(http://www.lanacion.com.ar/1086881-nueva-york-del-caos-a-la-tolerancia-cero)
53
De dicha colaboración, que significó la elaboración de un informe sobre la ciudad,
resultó la redacción de la Ley de Seguridad Pública de la Provincia de Córdoba (Nº
9235), sancionada en mayo de 2005.
128
la de los consumidores. Fuera de ellos, los excluidos lo son de
derechos pero también de la condición subjetiva del que el
desaparecido Estado-Nación supo ser garantía:
La expulsión es un tipo de realidad en la cual un
término no queda incluido ni siquiera en los márgenes de una
sociedad. El excluido del consumo carece aún de nombre que lo
defina socialmente. Pues el nombre de marginales resulta
inadecuado para la forma específica de exclusión que soportan:
el margen cumple aún una función decisiva en el diseño de la
página. Y los excluidos actuales no son desplazados hacia los
márgenes. La pertenencia a la red parece carecer de márgenes;
hay sólo adentro y afuera. Si el modo de exclusión de la locura
era la reclusión, el modo de exclusión de los no consumidores
es la expulsión. Del sitio de reclusión no se puede salir; los
expulsados de la red no pueden entrar. La reclusión supone un
sistema de tratamiento hacia el que la sociedad deriva la
custodia y rehabilitación de los recluidos. La expulsión
prescinde de semejantes sistemas de tratamiento, pues el
carácter tajante de la dernarcatoria determina limpiamente la
imposibilidad de irrupción intempestiva de los expulsados en el
mundo de la red. Están entre nosotros; pero en un mundo
diferente del pequeño mundo virtual. (Lewcowicz, 2006,
pp.79,80).
Existe una doble determinación, por ausencia (de Estado
benefactor y sus garantías) y por saturación de sentidos (de los medios
y su construcción de realidades) que configura sujetos para
corporalidades expulsadas, limitadas en el espacio urbano. A esas
identidades se buscó interpelar en los grupos focales. Al esbozar
definiciones de sí mismos, los jóvenes establecen diferencias: con otros
jóvenes de su misma edad, barrio y clase social; con jóvenes o adultos
de otros ámbitos; con la policía. Los primeros ingresan en el grupo de
pares, que se definen a sí mismos como “negros” o “villeros”. La
diferencia se establece entre el grupo de amigos y aquellos con los
cuales hay “bronca”, quienes casi unánimemente pertenecen a otro
barrio que el propio. Esta distancia con otros jóvenes es llevada a su
extremo violento en las peleas de bandas.
La “bronca”, según dicen, se manifiesta en todos lados, en los
bailes, en el barrio o en una esquina. Puede surgir por la mentada
pertenencia a un barrio distinto; en general, afirman que el problema es
129
que el otro se siente o cree “superior”: por tener mejores zapatillas (de
marca, “de quiniento”), bicicleta o moto; por características físicas (ser
más alto); por tener un mejor trabajo, o mejor pago (por ejemplo,
limpiar vidrios es menos que trabajar en “la Coca”); incluso por tener
estudios: “Nos rebajan así, con su forma de habla, con su forma de
pensar” (M., Villa Urquiza). Aunque el mismo joven que dice esto,
piensa en los estudios como la única salida de la villa, ya que de otro
modo el destino del que nace ahí es permanecer en el mismo estado:
“tengan lo que tengan siempre van a se uno negro villero porque han
nacido en una villa y van a morí en una villa” (M., Villa Urquiza).
El término “bronca” resulta ejemplar para ese conflicto latente
que se deslinda como una animosidad, una violencia potencial en las
relaciones con el otro, cuando se marca una diferencia por tener o no
tener acceso a determinados bienes de consumo, trabajo o educación,
tres cosas valoradas positivamente en el ámbito demarcado como “la
Villa”. En algunos casos, la violencia se concreta físicamente (“Con
moto o con bici, los cago una piña y listo”, declara, bromeando, uno de
los jóvenes de Villa Urquiza), aunque se la percibe como una constante
en la socialización, en las palabras, en la vida del barrio y de las
escuelas.
Mientras, una alteridad mayor se presenta en la figura del
“cheto”, particularmente de jóvenes de clases medias o altas. A la
pregunta sobre qué define a alguien como parte de una villa, las
respuestas se formulan muchas veces en contraposición con esta figura.
Las diferencias radican en formas de hablar, de caminar y de vestir.
Mientras, “los otro andan bien erguido, andan fifí, bien fifí andan”, el
“villero” se define por una postura, por una caracterización exterior, lo
que se podría llamar, incluso, una performance. Zapatillas de
determinadas marcas, ropa deportiva, ciertos cortes o claritos en el
pelo, gorra. Las descripciones coinciden y, contra lo que se espera
cuando hablan de que los discriminen por “ser negros”, el tipo racial
les parece casi irrelevante frente a los mencionados elementos, que
conforman una fuerte construcción identitaria. Para estos jóvenes, la
diferencia entre este ser/parecer “negro” o “cheto” determina la
posibilidad de ser detenido. En palabras de un joven de Rosedal:
130
Nos da vergüenza. Eso no les pasa a todos los
chicos de Córdoba. Es discriminación. Viene un chetito
caminando y no lo paran. Un chetito es un chico con
plata, tiene otro peinado, parece mujercita, cómo se
viste… No se visten así, ellos se visten, van peinaditos
para el costado.
Aquí merece remitir a José Luís Gonçalvez quien define dos
tipos subjetivos que marcan los principios de individuación
contemporáneos: la subjetividad luxo -lujo- y la subjetividad lixo basura- (Gonçalvez, 2005). La primera es el modelo deseado, que
funciona como “imagen de referencia y como sistema y parámetro de
pertinencia, disciplinamiento normativo y, simultáneamente, de
consumo masivo”. La segunda es su contracara, la que se mide y se
piensa en relación con ella y en base a la carencia, a la mortificación
por no tener: “es la experiencia aflictiva de estar fuera de los
parámetros de dicha subjetividad” (Gonçalvez, 2005, p.4). En base al
modelo de lixo y a partir del trabajo con grupos de riesgo en Río de
Janeiro, configura un tipo de subjetividad que llama delincuenciada,
“malandra” o “plancha”, la cual: “desde un modelo jurídico-discursivo
encarna la mutilación y la violación del ‘derecho-ciudadano’, con una
permanente reconfiguración de los ‘derechos humanos’” (Gonçalvez,
2005, p.8).
Para acercarse a estas nuevas formas de subjetivación, es
importante tener en cuenta el parámetro del consumo, no sólo de
bienes, sino de imaginarios, de mundos posibles. Entre las carencias de
los sujetos “lixo”, descartables, se encuentra la misma ciudad, en su
dimensión física y simbólica. Los excluidos de la ciudadanía de
mercado no acceden a sus beneficios pero consumen, día a día, su
eterna propaganda. El resultado de este abismo entre lixo y luxo, de la
frustración y del miedo, deviene en violencia. Así, la subjetividad
delincuenciada:
(…) por un lado puede robar, “rastrillar”, “arrebatar”,
rapiñar, aterrorizar, incluso torturar y matar a “ciudadanos
indefensos”, invirtiendo así una aparente inferioridad
(fundamentalmente de clase social) transformándola en una
supuesta superioridad (“yo soy el fuerte, no tengo límites y vivo
fuera de la ley, y vos por lo tanto me tenés miedo”, “yo obtengo
131
ilegalmente lo que vos conseguís trabajando”). Esta
subjetividad constituida en base a la prepotencia, a la sumisión
y a la prevalencia de la ley del más fuerte, por un lado se
despliega por una necesidad de sobrevivencia y, por otro lado,
como efecto de la glamourización de los poderosos con la
violencia dilemática que produce la subjetivación analizada
líneas arriba (luxo/lixo). (Gonçalvez, 2005, p.8).
Hasta qué punto, podemos preguntarnos, el modelo
deseante/frustrante de esta sociedad está instaurado en la concepción
de mundo de sus mismos excluidos. Los jóvenes de los grupos focales
denuncian sufrir discriminación por ser “negros”, aunque la inculcan
sobre todo a la policía, con la cual el trato es más constante. Sin
necesidad de que medie delito, una percepción delincuenciada de sí
mismos permea sus dichos, así como una actitud defensiva frente a
quienes representen otros grupos sociales. Cuenta M. de Villa Urquiza
sobre una ocasión en la que estaba detenido y en la comisaría había un
grupo de chicos del Cerro de las Rosas54:
Tampoco es que va a venir uno de la Quebrada [del
Cerro de las Rosas] o de otro lado a rebajarte porque te
tiene miedo, porque si los tiene bien puesto lo va hace.
Pero si no, se va a queda quieto, va a baja la cabeza y te
va a trata todo bien, ¿qué hace, loco?...
En declaraciones como ésta, se hace clara una conciencia de
ser temido, que puede sentirse como una ventaja pero que no esconde
el saberse, por ello mismo, excluido. Así, cuando las conversaciones
giran en torno a la discriminación, la “bronca” se puede diferenciar
entre la que enfrenta a jóvenes de distintos barrios (y que, como se ha
mencionado, frecuentemente se relaciona con signos de la subjetividad
luxo que hacen al otro “creerse superior”), de la bronca que los
engloba a todos, la que les profesa la gente de afuera, la que no es de
“la villa”. En ese momento, los jóvenes dejan de hablar de ser de un
barrio en particular para simplemente hablar de “ser villeros”. Por otra
parte, con el mismo concepto de “el que nace en una villa nunca va a
dejar de ser villero” asumido como una cualidad negativa, el discurso
54
Barrio residencial de la ciudad de Córdoba.
132
de su propia estigmatización no es ajeno al de estos jóvenes, G., de
Villa Urquiza, señala a un compañero y declara: “Si yo fuera cana y lo
veo a él en una esquina, diría que es alto y morocho, que es
sospechoso, que está merodeando… y que está vestido como un
negro”, así, en sus construcciones identitarias, pesa reconocer la
interiorización del estigma de la asociación de pobreza y delincuencia,
así como la falta de nociones claras de legalidad y de ciudadanía.
5. Conclusiones
En este artículo, se intentó profundizar en la dimensión más
humana de este conflicto político y legal, hacia sus consecuencias
directas en las vidas de algunos de los jóvenes afectados, para alejarlos
del papel de victimarios y poner de relieve cómo llegan a ser víctimas
de un modelo de seguridad represivo, que los expulsa y los mata.
Contra las modulaciones subjetivas del discurso hegemónico, nos
preguntamos hasta qué punto su naturalización está instaurada, para ser
efectiva, en la misma concepción de mundo de los excluidos y cómo
limita su ciudadanía.
A partir de los grupos focales, lo que se concluye
principalmente es el nivel de imbricación de los pre-conceptos que
guían la tolerancia cero de la ciudad de Córdoba con la configuración
subjetiva de los mismos jóvenes afectados. Si los procesos de
subjetivación tienen íntima relación con el espacio habitado y la
relación con los demás en ese espacio, las preguntas que dispara este
análisis se orientan hacia qué sujetos son producidos por estas prácticas
y discursos que, a modo preventivo, terminan generando sus
delincuentes tan temidos.
Desde un inicio y desde diferentes frentes, se han cuestionado
la inconstitucionalidad y el antigarantismo de las leyes y medidas que
sostienen el aparato represivo de la “Seguridad” tal como la concibe e
implementa el gobierno provincial, sin embargo, un aprendizaje de
estos años de estudio, es que aún resulta insuficiente, además que
luchar contra leyes, es necesario socavar en los sentidos sociales que
las legitiman y preguntarse qué ciudad se construye con muros y de
qué tipo es la seguridad que producen las políticas nacidas a la sombra
del miedo al “peligroso”.
En la continuidad de una investigación crítica y
transformadora, tener en cuenta el papel del imaginario en las
133
interacciones sociales concretas viene de considerar a la ciudad como
una construcción de responsabilidad colectiva. Así, cuantos más
nuevos, múltiples y distintos modos de vivir sean permitidos,
aceptados y tolerados, más inclusiva y habitable se volverá esa
invención, esa construcción de todos, llamada Córdoba.
BIBLIOGRAFÍA
BISIG, Nidia Elinor del Carmen (2012): La construcción socio
jurídica de la infancia – Córdoba, Argentina siglos XIX y XX. Berlín,
Editorial Académica Española.
BOITO, María Eugenia, CERVIO, Ana Lucía y ESPOZ DALMASSO,
María Belén (2009): “La gestión habitacional de la pobreza en
Córdoba: el antes y después de las ‘Ciudades-Barrios’” en Boletín
Onteaiken
No
7
–
Mayo
2009.
Disponible
en:
http://onteaiken.com.ar/ver/boletin7/2-4.pdf
BOITO, María Eugenia, SORRIBAS, Patricia Mariel y ESPOZ, María
Belén (2012): “Pensar los des-bordes mediáticos del conflicto: las
ciudades-barrios como síntoma de la actual tendencia urbana de sociosegregación” en Papeles del CEIC # 81, Marzo 2012
http://www.identidadcolectiva.es/pdf/81.pdf
BUTHET, Carlos (2007): “Políticas públicas de vivienda social y
derecho a la ciudad” en XIII
Encuentro ULACAV, V Jornada Internacional de Vivienda Social, 1013 de Octubre de 2007, Santiago, Chile. Citado en BOITO, María
Eugenia, CERVIO, Ana Lucía y ESPOZ DALMASSO, María Belén
(2009).
ESPOZ, María Belén (2009): “La Ciudad y las ciudades-barrio: tensión
y conflicto a partir de una lectura de la producción mediática de
miedos en el marco de espacios urbanos socio-segregados” en:
Cuerpos, Emociones y Sociedad. Córdoba, Nº1, Año 1, p. 78-87.
GONÇALVEZ BOGGIO, Luis (2005): “El Cuerpo en la clínica. Un
abordaje bioenergético y social de las subjetividades contemporáneas”
en PÉREZ FERNÁNDEZ, Robert (comp.) (2008), Cuerpo y
Subjetividad en la Sociedad Contemporánea. Montevideo, Uruguay:
Servicio de Psicología de la Vejez, Facultad de Psicología de la
134
UdelaR.
Disponible
en:
http://www.clinicabioenergetica.org/docs/cuerpoysubjetividadenlasc.p
df.
LEWKOWICZ, Ignacio (2006): Pensar sin Estado. La subjetividad en
la era de la fluidez. Buenos Aires, Paidós.
RATTI, Camilo (2004, 24 de octubre) “Habrá ‘tolerancia cero’ en
Córdoba”.
Diario
Página
12.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-42726-2004-10-24.html
REGUILLO, Rossana (1999): “Imaginarios globais, medos locais: a
construçao social do medo na cidade”, Revista Lugar Común, Vol. 8,
129-155.
“Villa La Maternidad Resiste - Crónica de la marcha a Casa de
Gobierno”. (2005, 3 de marzo). Indymedia- Córdoba:
http://argentina.indymedia.org/print.php?id=270060
“Cuando la ciudad es la marca” (2008). Revista Savia, España, número
57,
abril
de
2008.
http://www.revistasavia.com/20052011/2008/pdf/savia_57gestion_marcaCiudades.pdf
“Ciudad de mis polémicas por los barrios-ciudades”. (2009, 4 de
agosto). Diario Día a Día: http://www.diaadia.com.ar/content/ciudadde-mis-polemicas-por-los-barrios-ciudades-0
135
LA LEGALIDAD Y LA RAZONABILIDAD: PAUTAS BÁSICAS
PARA EL ANÁLISIS DEL CÓDIGO DE FALTAS Y SU
APLICACIÓN
Andrés Rossetti (CIJS, UNC)
Natalia Monasterolo (UNC)
1. Legalidad
1.1 El principio de legalidad: pautas constitucionales.
Nuestra Constitución establece una importante serie de
derechos que limitan, en forma clara y neta, la potestad del Estado en
relación con las diferentes alternativas para realizar, desde el Gobierno,
sus diferentes políticas públicas. Sin embargo, el reconocimiento de
estos derechos –también regulados en muchas otras normas- admite,
como se desprende del artículo 28 de la Constitución Nacional
(también del 14 y otros artículos constitucionales) su posibilidad de
reglamentación. Para poder ser reglamentados, la Constitución coloca
dos requisitos fundamentales55 que deben ser cumplidos y ellos son: el
principio de legalidad, sobre que se analiza en este punto y el principio
de razonabilidad que se trabaja a continuación.
El principio o la exigencia de “legalidad” en relación con los
derechos constitucionales comporta que estos sólo pueden ser
reglamentados por “ley”. Se entiende el término “ley” en sentido
amplio, como sinónimo de norma positiva general sancionada por una
autoridad legítima y con competencia para dictarla. Por tanto, los
derechos pueden ser reglamentados por ley y es claro que toda
reglamentación comporta, en algún sentido, una limitación de aquellos.
Sin embargo, esta reglamentación no puede extinguir los derechos y
para ello se realiza el control de razonabilidad, sobre el que
55
Esto vale para los tiempos “normales” (se las conoce como “limitaciones
permanentes” frente a las “excepcionales”), ya que en situaciones de excepción existen
(o pueden existir) mayores limitaciones. En efecto, nuestra Constitución tiene regulado
el estado de sitio (Artículo 23 CN) que permite la “suspensión de las garantías
constitucionales” (lo que no comporta que sean todas) o bien incluso por las llamadas
“emergencias”, que en Argentina parecen haber dejado de ser excepciones para
transformarse -por una práctica muy criticable y, en cierto sentido, inconstitucional- en
un estado común de nuestra realidad.
136
volveremos más adelante. A más de ello, existe un campo puntual que
el Gobierno no puede legislar ni reglamentar y es el de las “acciones
privadas”, especial y fuertemente protegidas por el artículo 19 de la
Constitución Nacional. Este artículo dice, textualmente, lo siguiente:
Las acciones privadas de los hombres que de ningún
modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un
tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad
de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado
a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no
prohíbe.
De la segunda parte se desprende el llamado principio de
legalidad, pero éste se relaciona con la primera parte que no le permite
al Estado ingresar o regular aspectos vinculados con la privacidad o la
intimidad de las personas, ya que ello se encuentra protegido
constitucionalmente. Por supuesto, no es claro determinar qué se
entiende por “acciones privadas”. Al respecto, Sagüés (2007, p. 672)
distingue tres tipos de conductas para analizar: a) Las acciones
privadas internas, que son los comportamientos privados en sentido
estricto, que empiezan y terminan en el sujeto que los realiza, b) Las
acciones privadas externas, que son aquellos comportamientos que, si
bien realizados por un sujeto, lo “trascienden” y por tanto son
conocidos por otros. Estas conductas, en tanto no “ofendan” el orden
público y la moral pública ni perjudiquen a un tercero, son acciones
protegidas por la Constitución. El problema es determinar qué
comporta dicha “ofensa” y en particular si ella se refiere a los tres
términos que la categorizan en forma separada (lo que implica,
practicamente, el vaciamiento de la norma) o bien las tres en forma
conjunta y simultánea. Esto se discutió en la jurisprudencia, cambiante,
de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en relación con la
tenencia de drogas para consumo personal. El fallo “Arriola” de la
CSJN de agosto del año 2009 vuelve a la que consideramos “correcta”
jurisprudencia sentada ya en “Bazterrica” (CSJN, Fallos 308:1412 de
1986, frente a los precedentes contrarios sostenidos primero en
“Colavini”, CSJN Fallos 300:254 de 1978 y, luego del cambio
producido por el fallo Bazterrica, posteriormente en el caso
“Montalvo”, CSJN, Fallos 313:1333 de 1990) que entiende que la
protección constitucional en relación con las acciones privadas se
vincula con la “ofensa” de los tres requisitos estipulados en el artículo
137
19 (ver al respecto, Nino 1992, p. 162 y siguientes). Por último, c) Las
acciones públicas, que trascienden a quién las ejecuta y son por tanto
pasibles de ser reguladas por el Estado e incluso restringidas o
prohibidas por éste.
1.2. La legalidad “penal”.
Para referirnos al principio de legalidad y su relación con los
"tipos" contenidos en el Código de Faltas vigente en la Provincia de
Córdoba56, es preciso primigéniamente destacar que, atento al campo
de nuestro análisis, el mencionado principio debe ser considerado
desde su perspectiva eminentemente penal, esto es, el “principio de
legalidad en lo penal” (en el cual queda contemplado el “principio de
legalidad en lo contravencional”, ya que este último, es decir el
derecho contravencional, es parte del primero y por lo tanto se
encuentra sujeto a sus mismos principios). A este fin, resulta útil
remontarnos en el tiempo y hacer un poco de historia. Así, el origen
del principio se debe en gran parte a la máxima consagrada por el
filósofo y criminalista alemán Von Feuerbach, esto es nullum crimen,
nulla poena sine lege preaevia (no hay delito ni pena sin ley previa).
Este autor, en su teoría de la coacción psicológica, proporcionó el
fundamento subjetivo de dicha coacción, según el cual, para que la
pena cumpla su función de coaccionar psíquicamente a sus
destinatarios, es preciso que el delito y la pena se hallen definidos por
la ley con todas las características que ésta, como tal, posee.
56
Ley Provincial 8437, Texto Ordenado 2007. La ley Nº 8431 fue sancionada
el 17-11-1994 y publicada en el Boletín Oficial el 16-12-1994. Esta ley consta de un
texto ordenado por ley No. 94444/2008 (B. O. 7.1.2008). Con anterioridad al texto
ordenado, fue modificado por las leyes Nº 8538 (B.O. 19.06.96), Nº 8539 (B.O.
19.06.096), Nº 8570 (B.O. 04.12.96), Nº 8615 (B.O. 28.07.97), Nº 8739 (B.O.
19.03.99), Nº 8796 (B.O. 20.10.99), Nº 8918 (B.O. 16.05.01), Nº 8987 (B.O.
17.12.01), Nº 8993 (B.O. 31.12.01), Nº 9005 (B.O. 03.04.02), Nº 9092 (B.O.
16.04.03), Nº 9098 (B.O. 28.03.03), Nº 9106 (B.O. 25.04.03), Nº 9109 (B.O.
26.05.03), Nº 9264 (B.O. 02.02.06) y Nº 9321 (B.O. 02.11.06).
138
Esta idea rectora se refleja en el artículo 18 de nuestra
Constitución Nacional cuando exige la existencia de una ley anterior a
la conducta reprochable. Esto es, para que el individuo se “motive” por
la norma (se sienta “obligado”) y para que aquel que no lo hace sea previo proceso respetuoso de todas sus garantías- pasible de una
consecuencia jurídica (penado en el derecho argentino), es preciso que
el actuar repelido o negativamente valorado se encuentre expresado de
manera escrita y estricta -esto último exige la mayor precisión posibleal igual que la consecuencia jurídica aplicable al sujeto infractor (aquí
lo estricto requiere determinación en especie y medida de la pena).
Todo esto se explica en virtud de que la ley, como norma escrita y
general, sancionada y promulgada como tal, es –en principio- la única
fuente del derecho penal, tal como lo mencionáramos al referirnos ut
supra a las ideas de Feuerbach. A esto es a lo que se hace alusión en el
ámbito del Derecho Penal cuando se invoca el “principio de legalidad
de la represión”; es decir que un estado liberal de derecho –como lo es
el argentino por mandato constitucional- no puede reprimir
indiscriminadamente a sus súbditos, sino sólo basado y asentado en la
ley. Justamente a ello se refería Nuñez cuando, al hacer mención a la
garantía constitucional de legalidad, expresaba:
Es una de las más preciosas garantías consagradas por
la Constitución, la de que ningún habitante de la Nación puede
ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del
proceso... Es una de las más decisivas superaciones del
principio quidquid principis placuit habet vigorem, debida al
sistema representativo de gobierno basado en la soberanía
popular y la separación, correlación y armonía de los poderes
ejecutivo, legislativo y judicial. (...) Nadie está obligado a hacer
lo que la ley no manda, ni privado de lo que ella no prohíbe (art.
19 C.N). De aquí nace la necesidad de que exista una ley que
mande o prohíba una cosa, para que una persona pueda incurrir
en falta por haber obrado u omitido obrar en determinado
sentido. (Nuñez, 1999, p. 64)
Ahora bien, focalizándonos en nuestro objeto de análisis,
resulta necesario añadir que la mayor problemática en cuanto a materia
de contravenciones circunscripta al ámbito de la legalidad de la
represión, se presenta con asiduidad en lo que constituye el precepto de
los tipos contemplados en dicho régimen, régimen que forma parte del
derecho penal en sentido amplio (recuérdese que el derecho penal
139
puede ser subdividido en tres órbitas: sustantivo, contravencional y
disciplinario), motivo por el cual le son aplicables y exigibles todas las
garantías que se invocan indubitadamente en referencia al arquetipo de
Derecho Penal que generalmente todos admitimos, esto es, el
sustantivo (contenido en el Código Penal Argentino). El precepto de la
figura típica es el que se ocupa de la descripción de la conducta
reprobada, y los problemas específicos que denota en materia de faltas
se vinculan con las indeterminaciones que dichas figuras pueden
contener, las cuales, según las palabras de Nino: "No siempre son el
resultado de defectos de redacción, sino que en muchos casos son
recursos intencionales y funcionales para hacer un compromiso entre
diferentes exigencias..." (1980, p. 90).
Las indeterminaciones aludidas pueden responder a los
problemas que afronta el lenguaje natural, o relacionarse directamente
con el aspecto lógico de los sistemas legislados; siguiendo al autor
mencionado ut supra, en el primer grupo de problemas (linguísticos,
según Bulygin, que forman parte de un grupo mayor de problemas
conocido como técnico jurídicos), se ubican las indeterminaciones
semánticas, sintácticas y pragmáticas, en tanto que en el grupo de las
indeterminaciones lógicas se advierten las redundancias, lagunas y
contradicciones (en ese orden de gravedad). En el siguiente apartado
explicamos en qué consiste cada una de esas indeterminaciones, para
poder confrontar ello con los inconvenientes contenidos en diferentes
tipos contravencionales.
1.3. Las indeterminaciones de los preceptos normativos.
Las indeterminaciones semánticas, vinculadas a los problemas
propios del lenguaje natural tal como se ha expresado, pueden
subdividirse a su tiempo en vaguedad y ambigüedad. Veamos pues:
Vaguedad: Explica Nino (1980) que la vaguedad constituye un
rasgo inevitable y hasta muchas veces útil de los lenguajes naturales,
pueden ser de diverso tipo pero, a los fines de nuestro tema de análisis,
resulta necesario explicar la vaguedad por textura abierta, la cual
afecta a todas las expresiones de los lenguajes naturales ya que, aunque
se den todas las propiedades de una palabra determinada, el objeto
puede presentar ciertas particularidades que hacen dudar acerca de su
aplicación. En este punto, cabe citar el famoso ejemplo de Hart (1990)
acerca de la palabra "vehículo" empleada en una ordenanza que
140
prohíbe su circulación en los parques públicos: ¿Qué ocurriría en el
caso de un triciclo? También ocurre este tipo de vaguedad cuando,
como sucede con varios preceptos contemplados en la normativa
contravencional, se utilizan términos para describir la conducta
reprochable cuya precisión y delimitación queda en manos del
aplicador de la norma; lo cual, en el caso que nos convoca, se torna aún
más grave si se piensa que dicha discrecionalidad no es facultad
primigenia de un juez natural sino más bien, en el régimen
contravencional cordobés, corresponde a una autoridad policial.
Ambigüedad: Siguiendo con Nino, una palabra es ambigua
cuando tiene más de un significado. Existen casos muy claros de
ambigüedad (tal el caso de términos como "banco" o "cabo"), pero
también los hay más complejos, como ocurre con la ambigüedad
proceso-producto ("contracción", "pintura") en que la misma expresión
hace referencia tanto a una actividad como al resultado de la misma.
También se producen ambigüedades que provocan confusión en el
empleo metafórico de expresiones, tal como aquella que dice "Pedro es
una persona de gran riqueza" la cual puede hacernos vacilar en si se
refiere a sus pertenencias materiales o a sus valores morales.
En cuanto a las indeterminaciones sintácticas, los casos más
claros están dados por ambigüedades no de palabras
(indeterminaciones semánticas) sino de oraciones, las que pueden
expresar más de una proposición, no sólo cuando alguna de sus
palabras es ambigua sino también cuando las conexiones sintácticas
permiten varias interpretaciones. Ejemplo de ello es el uso de un
adjetivo luego de varios sustantivos, en donde no queda claro si la
calificación o descalificación es para uno de estos últimos o para todo
el conjunto, o con frases relativas que generan la duda de si se refieren
a todos los términos de una conjunción o disyunción precedente, o
también con la disyunción "o", que puede tener un sentido incluyente o
excluyente.
Finalmente, encontramos las indeterminaciones pragmáticas,
en este punto, el aspecto pragmático de las expresiones lingüísticas
consiste no en el significado de las oraciones, sino en lo que se hace
con ellas. O sea si se afirma, se pregunta, se sugiere, se prescribe etc.
La fuerza pragmática de una oración no siempre es coincidente con la
gramatical; es común, para quienes procuran manejarse con cortesía,
141
dar una orden empleando un modo interrogativo (por ejemplo, la frase:
“¿Le molestaría correrse de lugar?”).
Concluido este primer gran grupo de indeterminaciones, resta
por analizar ahora el segundo; el de las indeterminaciones lógicas.
Bulygin (1981, p. 410) explica que, dentro de los problemas lógicos de
los sistemas legislados, pueden identificarse dos grupos; problemas
sistemáticos (relativos al carácter sistemático del derecho) y problemas
dinámicos (se relacionan con el carácter dinámico del orden jurídico).
Obviaremos, a los fines del presente trabajo, el último de estos para
adentrarnos directamente en el primero.
Los
llamados
problemas
sistemáticos
(conectados
primordialmente con la lógica normativa o deóntica), aluden a las
falencias que pueden presentar las propiedades formales más
importantes de los axiomas, que son: coherencia (falta de
contradicciones), completitud e independencia. Acorde al esquema
desarrollado por Bulygin, atendemos primero al menos grave de los
problemas: la falta de independencia, conocida también como
redundancia del sistema. Es decir, cuando dos o más normas regulan la
misma situación. Si la redundancia peca por exceso, la incompletitud
lo hace por defecto, dando lugar a lo que se conoce como lagunas del
sistema, cuando una situación no encuentra en él regulación o
respuesta. Finalmente, el más grave de los problemas sistemáticos que
puede presentarse es la falta de coherencia, conocida también como
contradicción o inconsistencia:
Un sistema de normas es incoherente cuando hay uno o
más casos solucionados en forma distinta e incompatible por las
normas… si hay dos o más soluciones incompatibles, el
interesado no sabe qué hacer conforme a derecho. La presencia
de soluciones contradictorias lleva necesariamente a la
desobediencia al derecho: siendo incompatibles las dos
soluciones, al menos una de ellas tendrá que ser dejada de lado
y la norma que la establece será desobedecida (Bulygin, 1981,
p. 418).
Básicamente lo que sucede aquí, es que ante una misma
realidad fáctica hallamos diferentes respuestas normativas
(soluciones).
Nótese, luego de esta brevísima explicación acerca de
indeterminaciones de los sistemas normativos, que estos pueden
142
combinarse, no sólo las pertenecientes a un mismo grupo sino las de
diferentes grupos entre sí. Esto es, vaguedades por textura abierta
contenidas por ejemplo en el precepto de la norma, es posible que
permitan contradicciones normativas, o bien, deleguen en manos del
aplicador de la norma la facultad de realizar interpretaciones y
posteriormente aplicaciones que denoten contradicciones axiológicas.
En el siguiente apartado, nos proponemos efectuar un sondeo de los
tipos contenidos en nuestro vigente Código de Faltas en la Provincia de
Córdoba, a fin de discriminar la existencia de las dificultades aludidas.
1.4. Buceando en la normativa bajo la lupa.
Antes de adentrarnos en los específicos artículos del cuerpo
normativo bajo análisis, resulta necesario destacar que éste, en el
apartado correspondiente a las reglas procedimentales de la materia, y
en referencia a la autoridad de juzgamiento competente, establece:
Art. 94: Para conocer y juzgar las faltas cometidas en
el territorio de la Provincia, serán competentes:1-Para la
instrucción y juzgamiento administrativo de las faltas
previstas en los Títulos I, II y IV del libro II de este Código, las
autoridades de la Policía de la Provincia a cargo de
Divisiones, Comisarías o Subcomisarías, Seccionales o de
Distrito, con grado no inferior al de Comisario en Capital y
al de Subcomisario en el Interior, correspondiente al lugar
donde se cometiera la infracción…
La autoridad policial deberá intervenir de oficio o
por denuncia, a cuyo fin procederá a constatar la falta,
adoptar las medidas preventivas de rigor, según la
naturaleza de la infracción y remitir las actuaciones a las
autoridades mencionadas precedentemente
3-Para el juzgamiento judicial, los Jueces de Faltas y
donde no los hubiere, los Jueces de Instrucción o en su defecto,
los Jueces Letrados más próximos al lugar del hecho.
Creemos necesario transcribir esta regulación como antesala de
los tipos que contienen indeterminaciones. Ello porque, si la existencia
de problemas lingüísticos o lógicos propios de los sistemas legislados
resulta grave y potencialmente peligrosa para el conjunto de garantías
individuales cuando su interpretación y aplicación descansa en manos
de un Juez Natural, cuánto más podrá serlo si esa función recae en
manos de una autoridad que no reúne precisamente las calidades que
constitucionalmente le son exigibles a un juez para ser tal.
143
Destaquemos pues algunos tipos (de un análisis medianamente
profundo podrán extraerse más, pero a los fines de nuestra observación
sólo citaremos algunos, a modo de ejemplo).
El Título I del Libro II se titula “Decencia Pública”, aquí
todavía no entramos a una figura contravencional específicamente,
pero es dable expresar que el nombre de los títulos refiere al bien
jurídico protegido (es decir, que todos los tipos contenidos en ese título
han sido creados para proteger dicho bien, en este caso, la decencia
pública). Aquí ya trastabillamos con un primer inconveniente ¿Qué
debe entenderse por decencia pública? A nuestro ver se trata de una
expresión que lleva ínsito un juicio valorativo cultural, que por ser tal,
se presenta ampliamente variable. Lo cual termina derivando en un
concepto vago e impreciso, prueba de ello son los preceptos contenidos
en dicho título. Así:
Capítulo Primero: Faltas contra la Moralidad.
Artículo 43: Serán sancionados con multa de hasta
cinco unidades de multa o arresto hasta diez días, los que
molestaren a otra persona afectando su decoro personal,
mediante gestos, palabras o graficaciones, en la vía pública,
lugares de acceso público desde un lugar público o desde un
lugar privado con trascendencia a terceros. La pena de arresto
será de hasta veinte días si la víctima fuere menor de dieciséis
años o si el hecho se produjere en horario nocturno, cualquiera
fuere su edad.
Y luego en el capítulo siguiente del mismo título; Faltas
contra la fe y credulidad pública:
Artículo 47: Mendicidad y vagancia. Serán
sancionados con arresto de hasta cinco días, los que siendo
capaces de trabajar o teniendo medios de subsistencia, se
entregaren profesionalmente a la mendicidad o vagancia, salvo
que carecieren de medios de subsistencia por causas
independientes a su voluntad.
Artículo 48 Primer párrafo: Mendicidad vejatoria,
fraudulenta o valiéndose de menores. Serán sancionados con
arresto hasta diez días, los que mendigaren en forma
amenazante o vejatoria y adoptaren medios fraudulentos para
suscitar la piedad, o se valieren de menores de dieciséis años o
de persona incapaz.
144
Posteriormente, en el Capítulo Tercero; Ebriedad y Bebidas
Alcohólicas:
Artículo 62: Ebriedad o Borrachera Escandalosa. Serán
sancionados con arresto de hasta veinte (20) días, los que por su
culpa se encontraren o transitaren la vía pública o lugares
públicos o abiertos al público, en estado de ebriedad o bajo
acción o efectos de estupefacientes o psicofármacos o cualquier
otra sustancia en forma escandalosa. Si en la infracción prevista
en el párrafo anterior intervinieren dos (2) o más personas se
sancionará con arresto de hasta veinticinco (25) días. En estos
casos y en aquellos que no se da la condición de escándalo, la
autoridad policial adoptará las medidas necesarias o
convenientes para el mejor resguardo de la integridad física de
los afectados y para hacer cesar la infracción o evitar que se
incurra en ella.
Detengámonos aquí por ahora y realicemos un primer análisis;
nos encontramos con una serie de adjetivos que quizá no sean
demasiado complejos de definir, ello si nos manejamos dentro de las
relaciones cotidianas y si no se encuentran en juego bienes tan
preciados como la libertad. Pero en otro caso, como ocurre aquí, y la
conducta infractora se encuentra descripta por sustantivos o verbos
negativamente calificados sin que estos últimos posean algún grado de
precisión, la situación se torna ciertamente riesgosa, ya que coloca en
manos de la discrecionalidad del aplicador la interpretación del
precepto. A mayor imprecisión mayor facultad interpretativa, relación
directamente proporcional cuyo resultado beneficioso o no, dependerá
de circunstancias tan endebles como lo son el criterio del juzgador –
repárese en la autoridad inmediata de aplicación en cuanto al Derecho
Penal Contravencional- y las calidades del receptor de la norma. Pero
hay más, el último artículo transcripto se ocupa de sancionar la
ebriedad o borrachera escandalosa, lo curioso es que el reproche de la
conducta no descansa en la existencia de daños a terceros o en el riesgo
para la integridad del infractor, sino en el escándalo público que ello
puede generar como potencial amenaza a la moralidad y decencia
pública, en tanto bien jurídico protegido. Al encerrar una imprecisión
tan grande dicho “bien”, claro está que el resultado serán tipos
contravencionales plagados de vaguedades y de intromisiones en la
esfera íntima de la persona, castigando acciones que deberían quedar
reservadas a su privacidad (se vislumbra en este punto una afectación
145
al artículo 19 de la CN, máxime si se tiene en cuenta la nueva postura
adoptada por la C.S.J.N el veinticinco de agosto de 2009 en el ya
citado caso “Arriola, Sebastián y otros s/ causa nº 9080”), o bien
imponiéndole conductas funcionales al Estado a través de la amenaza
de un mal (ello para el caso de la mendicidad).
Hasta aquí, algunas infracciones transcriptas, veamos ahora un
par más de ellas, las cuales hemos destacado porque ponen de relieve
las conclusiones a las que arribamos en los párrafos precedentes.
Además representan, en la mayoría de los casos, una herramienta muy
utilizada para introducir por la ventana del Derecho Penal
Contravencional o de Faltas lo que no es posible ingresar por la puerta
del Derecho Penal Sustantivo.
Artículo 79. Negativa u omisión a identificarse.
Informe Falso: Serán sancionados con multa equivalente hasta
diez unidades multa, o arresto hasta tres días, los que en lugar
público o abierto al público, existiendo motivos razonables
por los que se les exija su identificación, omitieren hacerlo o
se negaren a dar los informes necesarios o los dieren
falsamente.
Artículo 98: Merodeo en zona urbana y rural. Serán
sancionados con multa de hasta cinco unidades de multa o
arresto hasta cinco días, los que merodearen edificios o
vehículos, establecimientos agrícolas, ganaderos, forestales o
mineros, o permanecieren en las inmediaciones de ellos en
actitud sospechosa, sin razón atendible, según las
circunstancias del caso, o provocando intranquilidad entres
sus propietarios, moradores, transeúntes o vecinos.
Para concluir con el análisis hasta aquí efectuado, nótese
cómo las vaguedades contenidas en los preceptos de las infracciones
transcriptas –en la mayoría de los casos-, o directamente la exigencia
de conductas cuya realización o no deberían quedar reservadas a la
esfera íntima de los individuos, termina por conformar un Derecho
Penal peligrosista de autor, lo cual se contrapone a los fundamentos y
naturaleza del Derecho Penal adoptado por nuestro Estado (de acto)
resultado de las Garantías y Principios proclamados en nuestra Carta
Magna –lo que mencionábamos al principio: las indeterminaciones
lingüísticas pueden generar indeterminaciones lógicas-. Resulta
curioso advertir cómo la mayoría de los regímenes legales destinados
146
expresa o encubiertamente a los sectores sociales más vulnerables son
los que presentan con mayor asiduidad esta problemática, piénsese no
sólo en la materia aquí analizada (faltas) sino también en los sistemas
legislados destinados a la población infanto-juvenil, o a la población
carcelaria. Allí donde la legalidad penal se desvanece y se pone en
grave riesgo la razonabilidad, punto que analizamos a continuación.
2. Razonabilidad
2.1. Introducción.
El llamado “principio de razonabilidad” es el segundo
elemento a considerar en relación con la limitación de los derechos,
junto con el ya analizado principio de legalidad. Es un complemento de
éste y precisamente exige que cualquier limitación que se realice, en
tiempos “normales” (limitaciones permanentes, señala la doctrina), ya
que en circunstancias excepcionales pueden darse algunas limitaciones
mayores, debe ser “razonable”. Determinar, por cierto, que es lo
razonable no es fácil y como bien puede advertirse roza lo subjetivo,
ya que lo que puede ser razonable para algunos puede no serlo para
otros. Lo opuesto de lo “razonable” es lo “arbitrario”. Nuestra
doctrina57 y la jurisprudencia intentan delimitar el ámbito de lo
subjetivo en este campo, buscando parámetros y criterios que permitan,
en cierta forma, “objetivizar” lo que debe ser considerado,
jurídicamente y en base a las pautas constitucionales, como razonable.
2. La razonabilidad en la Constitución.
El marco constitucional para el principio de razonabilidad está
fijado en el Artículo 28 de la CN que señala: “Los principios, garantías
y derechos reconocidos en los anteriores artículos, no podrán ser
alterados por las leyes que reglamenten su ejercicio”. De aquí se
desprende, por tanto, que si bien el Estado tiene lo que se conoce como
el poder de policía mediante el cual regula una importante serie de
cuestiones y con ello, en alguna forma, limita (o puede limitar)
derechos constitucionales (o de tratados con jerarquía constitucional),
no puede “alterarlos”. Es decir claramente no puede ni aniquilarlos o
57
La obra clásica en este tema es la de Juan Francisco Linares (1989). Más
reciente ver el trabajo de Juan Cianciardo (2004). Néstor P. Sagüés y Ricardo Haro,
entre otros, han trabajado el tema en diversos manuales de derecho constitucional.
Hemos seguido a ellos en este escrito.
147
eliminarlos, pero tampoco puede disminuirlos o limitarlos en tal forma
que sea contraria a pautas “razonables” que harían que la norma
constitucional se vaciara de contenido. Para determinar los parámetros
de “razonabilidad” los autores (y la misma CSJN en su jurisprudencia)
fijan niveles, test o topes para tratar de “medir” los grados de
razonabilidad. Por ejemplo, Sagüés presenta tres niveles: a) la
razonabilidad normativa, b) la razonabilidad técnica y c) la
razonabilidad axiológica. La normativa cuida que las normas
infraconstitucionales (generalmente legales) mantengan coherencia con
las constitucionales. La técnica impone una apropiada adecuación
entre los fines que persigue la ley y los medios con los que prevé
lograrlo. Por último, la axiológica exige una “cuota básica de justicia
intrínseca en las normas (sic)”, por lo que las “injustas” son
irrazonables. Otros autores58 siguen el mismo camino, con términos
diferentes pero con análisis similares que buscan, como se dijo
inicialmente, “objetivizar” cuestiones que rozan lo subjetivo. Por
cierto, una jurisprudencia constante y seria limita, en forma notable,
los márgenes de subjetividad en los que puede moverse el
aplicador/juzgador del derecho al momento de determinar si una norma
es o no razonable.
2.3. El Código de Faltas de Córdoba y la “razonabilidad” de
sus normas.
El Código de Faltas contiene una importante cantidad de
normas que, como ya se dijo, tienen serios problemas con el principio
de legalidad, pero también con el de razonabilidad, por lo que debieran
ser declaradas inconstitucionales. Los ejemplos pueden ser muchos,
pero los ya citados anteriormente bastan para comprobar que las
normas, en su redacción amplia, vaga, imprecisa y ambigua, posibilitan
usos irrazonables de ellas. Esto va contra, precisamente, la garantía
constitucional fijada en el artículo 28. De allí que no pueda
considerarse que se incumple el artículo 79 del Código si una persona
no tiene su documento de identidad (como sucede en la práctica
cotidiana en nuestra ciudad) porque uno goza del derecho a la libertad
fuertemente protegido en el artículo 19 de la CN y la exigencia de
58
Por ejemplo, Haro (2003) distingue entre razonabilidad cuantitativa,
cualitativa e instrumental (ver página 258 y siguientes).
148
llevar consigo un documento de identidad aparece, en los tiempos
actuales, claramente irrazonable. Sólo puede defenderse la norma si,
dadas claramente las circunstancias a las que ella hace referencia, la
persona se niega a identificarse. Otro ejemplo, es el del artículo 62 que
regula la “borrachera escandalosa”. En la realidad impide, en su
práctica, el consumo de alcohol en la vía pública, que en sí no
comporta ninguna alteración de normas constitucionales (aunque el
artículo no lo dice en esa forma), pero lo paradójico es que está
permitido consumir a metros o centímetros de quien no puede, si se
tiene dinero y uno puede sentarse en un bar en una mesa en la vereda.
Lo irrazonable es claro, como también lo es el artículo del merodeo
(artículo 98) que prácticamente deja indefenso a cualquier transeúnte –
que ejerce su derecho constitucional a transitar- que circule por las
calles de Córdoba y puede ser objeto de un abuso de la autoridad de
aplicación sin una norma que razonablemente lo justifique.
BIBLIOGRAFÍA
BULYGIN, Eugenio (1981): “Teoría y Técnica de Legislación” en La
Ley nº 46, año 1981.
CIANCIARDO, Juan (2004): El principio de razonabilidad. Del
debido proceso sustantivo al moderno juicio de proporcionalidad.
Ábaco, Buenos Aires.
HARO, Ricardo (2003):Curso de derecho constitucional argentino.
Tomo 2. Advocatus, Córdoba.
HART, Herbert L. A. (1990): El concepto de derecho (traducción de su
original en inglés de 1961 de Genáro Carrio). Abeledo Perrot, Buenos
Aires.
LASCANO, Carlos (2000). Manual de Derecho Penal. Parte General.
Advocatus, Córdoba. LINARES, Juan Francisco (1989):
Razonabilidad de las leyes. El ‘debido proceso’ como garantía
innominada en la Constitución Argentina. Astrea, Buenos Aires.
NINO, Carlos S. (1980): Introducción al análisis del derecho. Astrea,
Buenos Aires. ________________(1992): Fundamentos del Derecho
Constitucional. Astrea, Buenos Aires.
149
NUÑEZ, Ricardo C. (1999): Manual de Derecho Penal. Parte General
(4º Ed. Actualizada por Roberto E Spinka y Félix González). Lerner,
Buenos Aires.
_________________(1949):“El origen de la ley y la garantía de
legalidad” en La Ley Tomo 54, 10 de Mayo de 1949.
SAGÜÉS, Néstor Pedro (2007): Manual de derecho constitucional.
Astrea, Buenos Aires.
151
LA APLICACIÓN DEL CÓDIGO DE FALTAS EN LA CIUDAD
DE CÓRDOBA
Santiago Truccone Borgogno (CONICET), Ramiro Moyano (CIJS),
Romina Frontalini Rekers (CONICET), Virginia Bolatti (UCC)
1. Introducción
Este artículo resume el “Relevamiento y análisis sobre la
aplicación del Código de Faltas en la Ciudad de Córdoba”59;
investigación exploratoria realizada en la ciudad de Córdoba, entre
cuyos principales objetivos se formuló el analizar cómo se aplican las
figuras de Merodeo (Art. 98), Negativa u omisión de identificarse (Art.
79) y Posesión injustificada de llaves alteradas o ganzúas (Art. 97), del
Código de Faltas de la Provincia de Córdoba, desde la perspectiva de
jóvenes varones de entre 18 y 25 años, residentes en barrios de
diferentes niveles de ingresos.
Es necesario destacar que dentro del Código de Faltas
coexisten, por un lado contravenciones que se refieren a hechos,
susceptibles de resultar inconstitucionales, y por otro, contravenciones
que castigan estados o personas, que resultan inconstitucionales por
59
Pertenece al proyecto de Cooperación al Desarrollo entre la Universidad Nacional de
Córdoba y la Universidad de la Rioja (España): “Promoción de Derechos Humanos en
Materia de Código de Faltas”, el informe ha sido aprobado por resolución Decanal
n°1590 de 13 de junio de 2013, de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la
UNC. El equipo de Investigación ha estado a cargo de Virginia Bolatti (UCC), Romina
Frontalini Rekers (UNC), Sergio Job (UNC-UCC), Ramiro Moyano (UNC) y Santiago
Truccone Borgogno (UNC). Han sido sus directores, Fabián Balcarce (UNC), Marcelo
Bernal (UNC) y Ana Vega (UR). Han participado del equipo de investigación, Ercilia
Adén (UNC), Jorgelina Armas (UNC), Marcos Broglio (UNC), Araní Cáceres (UNC),
Antonela Cialabrini (UNC), Daniela Claveles (UNC), Sol de la Mer (UNC), Andrés de
María (UNC), Victor Santiago Gamboa (UNC), Noelia Feldman (UCC), María José
Mendiburo (UCC), Irene Ortiz (UR), Nicolás Pensá (UNC), Sara Pérez (UR), Romina
Vazquez (UNC) y María Villoslada (UR). Puede verse en AA.VV. Promoción de
derechos humanos en materia de código de faltas: relevamiento y análisis sobre la
aplicación del código de faltas en la ciudad de Córdoba. 2012.
http://es.scribd.com/doc/113366386/RELEVAMIENTO-Y-ANALISIS-SOBRE-LAAPLICACION-DEL-CODIGO-DE-FALTAS-EN-LA-CIUDAD-DE-CORDOBA
152
violar el principio de culpabilidad. Principio que funciona como una
garantía del ciudadano frente al poder punitivo del Estado. Este
principio sostiene que sólo cabe responsabilidad penal si y sólo si la
infracción se refiere a un hecho y no a una clase de persona.
Las tres figuras aquí seleccionadas connotan una aparente
neutralidad, sin embargo, su aplicación responde a criterios que no
surgen de la norma. No se refieren a hechos lesivos de bienes jurídicos,
sino a actos o conductas de las personas detenidas. Las tres normas
analizadas son herramientas “legalmente formales”, en el sentido de
que están autorizadas por una ley, que habilitan a las agencias
ejecutivas del Estado a proceder de manera discriminatoria. Su
aplicación constituye un caso de discriminación indirecta, o también
conocida como ‘discriminación de facto’ o ‘impacto desigual’. Tal
circunstancia se produce cuando una práctica, norma o condición es
neutral nominalmente, pero sus efectos recaen de manera
desproporcionada, excesiva, sobre determinados grupos.
En particular, la figura del “merodeo” (Art.98 CDF) se
caracteriza por la vaguedad extrema de la conducta descripta. El
castigo previsto en esta norma resulta injustificado desde que la
prevención no puede funcionar allí donde la vaguedad potencial del
lenguaje escala niveles irreconciliables. En consecuencia, sus
destinatarios no pueden motivarse, desde que no queda claro qué
conducta queda prohibida. Es decir, no pueden seleccionar cursos de
acción menos o más costosos según el castigo previsto, ya que no
surge de la normativa cuáles son las conductas que el legislador intenta
desalentar.
La “negativa u omisión de identificarse” (Art.79 CDF) supone
un requerimiento por parte de la policía. Ello es así porque para que se
configure la omisión debe precederle en el tiempo la existencia de un
deber. Ello nos lleva a confirmar dos prácticas que se encuentran en
tensión con el plexo constitucional. En primer lugar, al configurarse el
deber en el momento del requerimiento, desde que no existe un deber
de identificarse que surja del ordenamiento jurídico60, se están
reconociendo facultades legislativas a la policía. En segundo lugar se
están creando deberes de manera selectiva en contra de lo que
60
Generalmente sólo cuando se declara el estado de sitio se exige a los ciudadanos
circular con la identificación dependiendo ello del contenido de la declaración.
153
prescribe el principio de igualdad. Esto es así desde que la obligación
de identificarse sólo pesa sobre quienes son parados en la vía pública
por la policía; por otra parte, transitar el espacio público es una acción
permitida en nuestro ordenamiento y cualquier restricción a tal opción
debe estar fundada en razones amparadas en la Constitución Nacional;
en consecuencia, los criterios utilizados para la realización del
requerimiento también dependen de la policía.
Finalmente, la “posesión injustificada de llaves alteradas o
ganzúas” (Art.97 CDF) es una norma que describe una situación como
es la posesión y no una acción. La aplicación de tal figura también
depende de un requerimiento de la policía. En la mayoría de los casos
conlleva una requisa personal sin autorización judicial desde que
fácticamente se necesita hurgar en las pertenencias que el potencial
infractor lleva consigo.
Estas figuras dan lugar a un estereotipo complejo pero que
resulta intuitivo para lo que se ha dado en conocer como “olfato
policial”, respecto de este estereotipo, en el “joven subversivo”, señala
Zaffaroni:
(…) en América Latina, el estereotipo siempre se nutre
con los caracteres de los hombres jóvenes de las clases más
carenciadas, salvo en los momentos de violencia política o
abierto terrorismo de Estado, en que, se desvía hacia varones
jóvenes de las clases medias. (Zaffaroni, 2002, p. 135).
En la ciudad de Córdoba, se informó en el año 2009 la suma de
54.223 detenidos por aplicación del Código de Faltas. De ellos, más de
la mitad eran jóvenes varones menores de veinticinco años, siendo en
ese año la franja etaria de entre 18 y 25 la más representada (el 40% de
la detenciones se realizaban sobre personas pertenecientes a ese rango
de edades).61 Asimismo, los datos aportados señalan que otro de los
61
En el informe del año 2009, las detenciones se distribuyen según la edad,
aproximadamente, del siguiente modo: 44% son jóvenes entre 18 y 25 años, 20;8%
entre 26 y 35; más de 45 años, el 17,4%; de 36 a 45 años, el 8,7%; y menores de 18
años, el 5,2%. El 86% de las detenciones se practican sobre personas de sexo
masculino Estos datos constan en la respuesta de la Policía de la Provincia de Córdoba
al pedido de informe legislativo 4360/L/09 centrado en la aplicación del Código de
Faltas de la Provincia de Córdoba (Ley 8431, sancionada en 1994) cfr.: Coria,
Etchichuri (2010). Código de Faltas Córdoba: Comentarios a partir de la respuesta a
un pedido de informe legislativo.
154
criterios que apuntan al estereotipo arriba mencionado es la
pertenencia a un barrio de bajo nivel de ingresos. Esta información
permitió determinar la población de personas a encuestar (véase en
anexo selección de la muestra).
2.
Resultados62
2.1.
Control de Documento de Identidad
Tabla I
Tabla de contingencia ¿Alguna vez la policía te paró en la vía
pública para pedirte el DNI? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Sí % dentro de Nivel de ingresos
68,7% 72,5% 95,8% 78,6%
No % dentro de Nivel de ingresos
31,3% 27,5% 4,2% 21,4%
Conforme surge de la Tabla I, del total de jóvenes encuestados,
el 78,6% expresó haber sido parado por la policía para solicitarles el
documento de identidad. En los barrios de ingresos altos el porcentaje
de jóvenes encuestados a los que alguna vez la policía paró para
pedirles su documentación alcanza al 68,7%. A medida que baja el
nivel de ingresos de los barrios de cuyo origen son las personas
consultadas, el porcentaje se eleva. En el caso de los sectores de
ingresos medios, aumenta al 72,5%, mientras que en los barrios de
bajos ingresos esta proporción alcanza al 95,8% de los jóvenes
encuestados. En estos últimos barrios (menor nivel socioeconómico),
sólo el 4,2 % de los encuestados nunca fue parado en la vía pública
para su identificación.
Con esta práctica la policía busca acceder a la identificación de
los jóvenes para averiguar sus antecedentes penales o
contravencionales. Si la persona tiene antecedentes de algún tipo, es
detenido o demorado en la comisaría. Existe una pauta implícita para la
62
Todas las Tablas y Gráficos del presente texto han sido elaboradas por los autores y
provienen de: AA.VV. (2012). Promoción de derechos humanos en materia de código
de faltas: relevamiento y análisis sobre la aplicación del código de faltas en la ciudad
de Córdoba.
155
realización de las detenciones que se vincula al grado de vulnerabilidad
del sujeto frente al sistema penal63. Si se trata de un sujeto en un estado
de vulnerabilidad elevado, su institucionalización será más simple.
Esta vulnerabilidad se constata a partir de preguntas que los agentes
realizan al momento de solicitarles su identificación.
Durante el tiempo en que el joven se encuentra demorado en la
vía pública es estigmatizado por la mirada de terceros. Ese escenario
funciona como un momento más de publicidad del estereotipo. El
accionar de la policía emite dos mensajes a los observadores. En
primer lugar, que el estereotipo es correcto; ya que, si el portador del
estereotipo ha sido demorado, es porque “algo habrá hecho”. Por otro
lado, se comunica el actuar eficiente de la policía.
2.2.
Detenciones por aplicación del Código de Faltas
El 38,9% de los
jóvenes encuestados fue
detenido por alguna de las
figuras del Código de
Faltas. De este porcentaje,
más de la mitad (54,6%)
pertenece a barrios con
bajo nivel de ingresos,
mientras que la proporción
de detenidos de barrios de
ingresos medios y altos se
reduce al 25,4% y 20,0%
respectivamente.
63
Es necesario advertir que en el sistema penal no se trata meramente de un trato
externo, sino que abarca un serio “tratamiento” que está perfectamente legalizado a
través de los registro de reincidencia (…), de privar de la libertad periódicamente a la
persona convirtiéndola en un “sospechoso profesional” (…) y que se integra con un
proceso más complejo de deterioro, cuya parte más importante la tiene a cargo la
prisión o “jaula”. (Zaffaroni, 2002, p.139).
156
Tabla II
Tabla de contingencia ¿Alguna vez fuiste detenido por aplicación
del CDF? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Sí
% ¿Alguna vez fuiste detenido por
aplicación del CDF?
% dentro de Nivel de ingresos
N
o % ¿Alguna vez fuiste detenido por
aplicación del CDF?
% dentro de Nivel de ingresos
20,0%25,4% 54,6% 100,0%
22,5%29,2% 67,1% 38,9%
43,8%39,1% 17,1% 100,0%
77,5%70,8% 32,9% 61,1%
En cuanto a la distribución de los detenidos dentro de cada
conjunto de barrios, se refleja que, en el caso de los jóvenes de barrios
de ingresos bajos, el porcentaje asciende al 67,1%, mientras que el
22,5% de los jóvenes de barrios de alto nivel de ingresos respondió
haber sido detenido por lo menos una vez por este motivo, y entre los
jóvenes del estrato medio el porcentaje de detenidos es del 29,2%. Si a
ello se le agrega la cantidad de detenciones a las que fueron sometidos
los jóvenes según el nivel de ingresos -donde se observa que, en
promedio, los jóvenes más pobres duplican en frecuencia de
detenciones a los de ingresos más elevados- queda en evidencia cómo
impacta cuantitativamente el Código de Faltas y su actuación selectiva
sobre los distintos sectores de la sociedad.
157
Frecuencia de detenciones por aplicación del Código de Faltas
según Nivel de Ingresos
Tabla III
¿Cuántas veces fuiste detenido por aplicación del Código de
Faltas?
Nivel de ingresos Media
Mínimo Máximo Desv. típ.
Alto
2,44
1
10
2,122
Medio
3,58
1
30
5,720
Bajo
5,93
1
30
5,889
Porcentaje de jóvenes con cinco o más detenciones según nivel
socioeconómico
Tabla IV
¿Cuántas veces fuiste detenido por aplicación del Código de
Faltas? Casos seleccionados de 5 o más detenciones
% de la suma
Nivel de ingresos total
% del total de N
Alto
5,9%
9,4%
Medio
17,2%
15,6%
Bajo
76,8%
75,0%
Total
100,0%
100,0%
Si seleccionamos para el análisis los casos de jóvenes
detenidos cinco o más veces, observamos que el 75% pertenece a
barrios de nivel socio-económico bajo, cifra que triplica la cantidad
total de jóvenes detenidos de los barrios con ingresos superiores en su
conjunto. Ello explicita que la selectividad es también sistemática. En
los barrios de bajos ingresos se observa, al parecer, una práctica
sistemática de privaciones abusivas de la libertad, es decir, contraria a
la Constitución Nacional.
158
Porcentaje de detenciones por merodeo; negativa u omisión de
identificarse o posesión injustificada de llaves alteradas o de
ganzúas
Tabla V
Tabla de contingencia En esa/s oportunidad/es ¿fuiste detenido
por lo menos una vez por alguna de las siguientes figuras?:
merodeo, negativa u omisión de identificarse o posesión
injustificada de llaves alteradas o de ganzúas. *Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto MedioBajo Total
Sí
% dentro de Nivel de ingresos
43,9%53,8%87,5%70,2%
No/otr % dentro de Nivel de ingresos
53,7%46,2%7,1% 26,3%
a
figura
No
% dentro de Nivel de ingresos
2,4% 5,4% 3,4%
sabe
Del
total
de
encuestados
detenidos
por
aplicación
del
Código (Tabla V)
el 70,5%, lo fue
por las figuras de
merodeo,
negativa
u
omisión
de
identificarse
o
posesión
injustificada de
llaves alteradas o
de ganzúas. Este
dato es relevante
si se observa que
159
estas figuras, como ya se señaló, refieren a situaciones o estados en que
cualquier persona se puede encontrar mientras transita por la vía
pública. No se refieren a acciones lesivas concretas o potencialmente
lesivas. La aplicación de estas figuras, en consecuencia, depende de
una decisión discrecional de la policía, decisión que siempre será
arbitraria desde que las normas analizadas no contienen criterios
determinados para la selección.
En conclusión, la discriminación indirecta o selectividad
secundaria se hace evidente en los números aquí aportados desde que
el 68,1% de los detenidos por aplicación de las tres figuras pertenecen
a barrios de nivel de ingresos bajos, mientras que sólo el 19,4% se
corresponde al nivel de ingresos medio y un 12, 5 % a barrios de nivel
de ingresos altos.
Otro dato que cabe resaltar es que el 3,4% del total de
detenidos por aplicación del CDF no conoce la infracción por la que
fue detenido. Conocer la razón por la que uno es privado de la libertad
es una garantía que se enmarca dentro de un derecho más amplio
referido al debido proceso. El debido proceso (legal y sustancial)
constituye un derecho fundamental de las personas que posibilita el
ejercicio del derecho de defensa y se encuentra expresamente
contenido en los Arts. 18 CN y 39 CPcial. En idéntico sentido, la
Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su Art.
8 un “conjunto de requisitos que deben observarse en las instancias
procesales para que pueda hablarse de verdaderas y propias garantías
judiciales según la Convención”.
Del 20,8% de jóvenes de barrios de ingresos altos detenidos
por aplicación del CF, el 46% fue detenido por alguna de las tres
figuras antes mencionadas. Mientras que el 51,2% restante fue
detenido por otras figuras, que se caracterizan por referirse a hechos, es
decir, de la propia norma emergen los criterios de aplicabilidad,
aunque se mantenga la vaguedad propia del lenguaje natural. Estás
contravenciones difícilmente puedan instrumentalizarse para llevar
adelante la discriminación indirecta, debido a que ya incorporan un
criterio de selección, así por ejemplo, la realización de un hecho como
beber en la vía pública. Por ello, son utilizadas en mayor medida en los
sectores menos vulnerables de la sociedad y sólo cuando se verifica el
hecho descripto en la norma.
160
Preguntas realizadas por la policía antes de la detención
Tabla VI
¿En esa oportunidad/es, recordás qué te pregunto la policía? *
Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Dónde vivís/barrio
% dentro de Nivel 46,3%38,5% 28,6%34,6%
de ingresos
Si estaba
% dentro de Nivel 4,9% 3,8% 3,6% 3,9%
tomando/fumando/tení de ingresos
a droga/porro
Datos personales
Qué hacés/a dónde
vas/de dónde venís
% dentro de Nivel 19,5%17,3% 14,3%16,1%
de ingresos
% dentro de Nivel 4,9% 15,4% 23,2%17,6%
de ingresos
Si trabajo o estudio/a % dentro de Nivel
1,9% 5,4% 3,4%
qué me dedico
de ingresos
Nada, me llevaron/me % dentro de Nivel 14,6%7,7% 12,5%11,7%
revisaron y me llevaron de ingresos
Si tengo
% dentro de Nivel
antecedentes/estuve
de ingresos
preso
Por qué no tenía el DNI% dentro de Nivel
de ingresos
5,8% 8,0% 5,9%
2,7% 1,5%
Los datos de la tabla VI reflejan las respuesta a la pregunta
abierta: “¿Qué te pregunto la policía cuando te paró?”, realizada a
quienes fueron detenidos alguna vez por aplicación de alguna de las
contravenciones. A partir de las respuestas, se formaron nueve
categorías a las que se aplicó el análisis de frecuencias.
De las preguntas surgen algunos criterios que configuran una
tipificación del contraventor cercana al estereotipo descrito por
161
Zaffaroni, según características que no pueden ser corroboradas
mediante la mera observación del joven y su aspecto. Esto nos hace
suponer que, en un primer momento y de manera intuitiva, el policía
para al joven en cuestión para luego, a través de las respuestas a estas
preguntas, confirmar si responde o no esta tipificación. La mayoría de
las preguntas realizadas se dirige a determinar el grado de
vulnerabilidad del joven.
En el 11, 7% de los casos la policía no preguntó nada y
procedió a la detención. La pregunta realizada con mayor frecuencia es
el lugar o barrio de donde proviene el joven, que aparece un 34,6% de
las veces. En virtud de los porcentajes arriba expresados, el barrio de
procedencia del joven es una característica central para el estereotipo.
En muchos casos, la respuesta a esta pregunta es suficiente para que se
efectivice la detención.
Otra pregunta interesante es la referida a la existencia de
antecedentes penales. En relación a este punto, el art.10 del CDF prevé
que el condenado por una contravención que cometiere la misma
infracción en el término de un (1) año a contar desde la condena,
sufrirá la pena correspondiente a la nueva falta cometida aumentada en
un tercio. Los antecedentes penales funcionan como una marca de
vulnerabilidad que facilita la detención.
Algunas características del estereotipo presente en el
colectivo discriminado
Como surge de los datos de la Tabla VII, en el 33,3% de los
casos de detenciones el joven estaba utilizando gorra y capucha. Cabe
destacar que los jóvenes que en la ciudad de Córdoba comenzaron a
manifestarse en contra del CDF lo hicieron a través de la “Marcha de
la Gorra” -la que continúa realizándose anualmente desde 2007tomando como marca identitaria el elemento que los señala como
sospechosos y vulnerabiliza ante la policía.
162
Tabla VII
¿Cómo estabas vestido el día o en las
oportunidades que te detuvieron por
alguna de esas tres figuras? ¿Tenías
puesto algo que llamara la atención, algún
accesorio?
Gorra/capucha
Conjunto deportivo/colores
fluorescentes/ropa grande
Zapatillas llamativas
Tatuajes/aritos
Peinado con gel/pelo largo/rastas/teñido de
colores
Normal
No recuerda
Total
Frecuencia Porcentaje
48
33,3
20
13,9
2
1
14
1,4
0,7
9,7
48
9
144
33,3
6,3
100,0
Como se observa en el cuadro, el 77,7% de los encuestados
indicaron algún aspecto de su atuendo como relevante a la hora de la
detención. El otro 33,3% de los jóvenes afirmó estar vestido de forma
“normal”. Si comparamos estas respuestas con la última pregunta de la
encuesta, a saber: “¿Por qué crees que te detuvieron?”, observamos que
muchos de los jóvenes que brindan la respuesta “de forma normal”,
luego afirman que creen haber sido detenidos “por la pinta” o “por
portación de rostro”. En este sentido, podemos inducir que, en muchos
de los casos individuales en que la respuesta es “de forma normal”, fue
el atuendo del joven el criterio que tuvo en cuenta el policía al realizar
la detención, según la propia percepción del joven indagado.
En un 13,9% de los casos aparece el conjunto deportivo,
atuendo que en la actualidad es frecuente entre los varones jóvenes de
los barrios de bajos ingresos. En tercer lugar, aparece con un 9,7% el
uso de peinado con gel/pelo largo/rastas/teñido de colores. Finalmente
hay un 1,4 % que respondieron estar usando en ese momento zapatillas
grandes y llamativas y un 0,7% aros (piercings) y tatuajes. Téngase en
cuenta que las categorías aquí analizadas fueron creadas a partir de la
163
respuesta espontánea de los jóvenes, quienes indicaban aquello que
recordaban o consideraban relevante del atuendo que llevaban en las
oportunidades en que los detuvieron.
2.3 Circunstancias de las detenciones
Lugar de las detenciones
Tabla VIII
¿En qué lugar fuiste detenido por aplicación de alguna de las tres
figuras? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Total
Alto
Medio Bajo
Mi barrio % dentro de Nivel de 38,9% 67,9% 38,8% 44,4%
ingresos
Otro barrio % dentro de Nivel de 38,9% 17,9% 49,0% 41,7%
ingresos
En el
% dentro de Nivel de 22,2% 14,3% 12,2% 13,9%
centro
ingresos
Cuando se decidió realizar la pregunta acerca del lugar adonde
los detuvieron, en el marco de la encuesta, se tomaron en
consideración algunas afirmaciones que giraban en torno al relato
colectivo sobre la aplicación del CDF. Diferentes actores, desde los
detenidos por CDF hasta integrantes de diferentes organizaciones
sociales, afirmaban que el CDF era aplicado, en la mayoría de los
casos, en el centro o sus inmediaciones. Sin embargo, los números
obtenidos reflejan una realidad distinta: son más las detenciones que se
producen en los barrios.
Esto puede significar que los cinturones de seguridad que crea
la policía con el control que supone la aplicación sistemática de las
figuras analizadas esté mutando, encerrando cada vez más a los
jóvenes en sus barrios. Otra consideración que cabe efectuar es que los
vínculos que existen entre los jóvenes y la policía del barrio son
estrechos, en el sentido de que se conocen y conviven en una realidad
diaria. Estos vínculos se ven fracturados por las detenciones
sistemáticas que se desarrollan en el lugar e involucran a actores que
conviven en una misma comunidad. Una redistribución de la policía en
164
función de la inexistencia de vínculos con la comunidad inmediata no
mejoraría el panorama. Pues, en última instancia, la policía y los
jóvenes pertenecen a una misma comunidad política.
¿Qué estaban haciendo los jóvenes encuestados al momento de la
detención?
Tabla IX
¿Qué hacías cuando te detuvieron por alguna de las tres figuras? *
Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto MedioBajo Total
Iba o volvía de su casa o % dentro de
66,7%64,3% 58,2%60,4%
barrio/ la casa de un
Nivel de ingresos
familiar/pareja/amigo, a
bailar, a comprar
A trabajar/ escuela
% dentro de
,0% 7,1% 14,3%11,1%
Nivel de ingresos
Estaba esperando el
% dentro de
,0% 7,1% 3,1% 3,5%
colectivo
Nivel de ingresos
Estaba afuera de
% dentro de
5,6% 10,7% 12,2%11,1%
casa/colegio/en la casa de Nivel de ingresos
un amigo/ en la plaza/en
la vereda
Estaba paseando
% dentro de
27,8%7,1% 10,2%11,8%
Nivel de ingresos
Iba a cualquier lado
% dentro de
,0% 3,6% 2,0% 2,1%
Nivel de ingresos
La tabla IX indica que, en el caso de los barrios de bajos y
medios ingresos, en un 58,2% y 64,3% respectivamente, el joven al
momento de la detención “iba o volvía de su casa o barrio/ la casa de
un familiar/pareja/amigo, a bailar, a comprar”. En un 14,3% de los
casos, en los barrio de bajos ingresos, el joven “iba a trabajar o a la
escuela” y en un 10,2% se encontraba paseando. Hasta aquí, en tales
supuestos, el joven en definitiva estaba caminando hacia un lugar a
realizar actividades que en nuestro ordenamiento jurídico no sólo están
165
permitidas sino también fomentadas a través de diferentes políticas de
incentivo. En este sentido, se puede afirmar que algunas de las
consecuencias de la aplicación del CDF están vinculadas con la
imposibilidad o dificultad que genera para el desarrollo de cursos de
acción que son legales y socialmente valiosos como estudiar y trabajar.
Más llamativos son los casos, un 12,2 % en los barrio de bajos
ingresos, en que el joven estaba inmóvil en un lugar, en concreto,
estaba afuera de casa/colegio/en la casa de un amigo/ en la plaza/en la
vereda. En igual sentido, en un 3,1% de los casos en los barrios de
bajos ingresos, el joven “estaba esperando el colectivo o a alguien”.
Del total de jóvenes encuestados, el 2,1 % afirmó que fue
detenido cuando iba “a cualquier lado”. Esta respuesta no se refiere a
que el joven iba a cualquier lugar al momento de la detención, sino a
que, a donde quiera que fuese, era detenido por aplicación del CDF.
Estos supuestos son aquellos en que la aplicación del CDF aparece
como una práctica sistemática.
2.4 Violación de otras garantías sustanciales y procesales
luego de la detención
Maltratos
Tabla X
¿Recibiste maltratos físicos o de otro tipo durante la detención? *
Nivel de ingresos
Nivel socio-económico
Alto
Medio Bajo Total
Sí
% dentro de Nivel de
35,0% 60,7% 68,4% 62,3%
ingresos
No % dentro de Nivel de
65,0% 39,3% 31,6% 37,7%
ingresos
166
Del total de jóvenes detenidos por alguna de las tres figuras,
más del 60% recibió maltratos de algún tipo durante la detención
(Tabla X). Los datos muestran que el accionar discriminatorio no sólo
tiene lugar para la detención sino durante la detención. Así, mientras
en un extremo encontramos un 35,0% de casos de maltratos en los
jóvenes de barrios de altos ingresos, en el otro los porcentajes se
invierten y encontramos un 68,4% de casos de maltratos en los barrios
de bajos ingresos.
Se debe tener en cuenta que estos porcentajes responden a la
pregunta directa: “¿Recibiste maltratos físicos o de otro tipo durante la
detención?” En consecuencia, en los casos que la respuesta es “sí”,
como mínimo una vez, es decir, en una detención, el joven recibió
maltratos. Sin embargo, esto no dice nada acerca del número máximo
de veces en que el joven fue maltratado ni de las características de los
maltratos, los que en algunos supuestos (según las observaciones
indicadas por los encuestadores al marguen de la encuesta) se traducen
en supuestos de tortura. Recordemos que el número máximo de
167
detenciones registradas en esta investigación llega hasta treinta, en un
período de tiempo que, como máximo, se traduce en siete años, si
tenemos en cuenta que los encuestados son jóvenes de 18 a 25 años.
Falta determinar, entonces, si en aquellos casos en los que las
detenciones son sistemáticas, los maltratos también lo son.
Los números aquí expresados dan cuenta de la violación de lo
que dispone el Art. 5 de la CADDHH:
(…) toda persona tiene derecho a que se respete su
integridad física, psíquica y moral. 2- nadie debe ser sometido a
torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto
debido a la dignidad inherente al ser humano.
Esta realidad parece negar el respeto de los Derechos
Humanos, particularmente en contra del derecho a la integridad psicofísica.
Duración de la detención
Tabla XI
¿Cuánto tiempo estuviste detenido?
Tiempo Mínimo Tiempo
Tiempo
Nivel Media Tiempo Desv.
en
días
en
días
en
días
de
en
típ. En
en
Máximo en días
ingresos horas
horas
en horas
N horas
Alto
10,278 0,428 1817,6110 0,7337 0
0
48,0
2
Medio 122,5185,104 28373,825515,57601,0
1
1440,0 60
Bajo
1
4320,0 180
122,6025,108 98473,211519,71711,0
En cuanto a la duración de las detenciones, el máximo
indicado es de ciento ochenta días (Tabla XI). Téngase en cuenta que
la pena máxima entre las tres figuras analizadas es de treinta días, para
la figura de posesión injustificada de llaves y ganzúas. De esto se sigue
que existe una diferencia relevante entre los días de detención
justificados por el CDF y los días de detención efectivamente
cumplidos. Dentro de cada grupo de barrios, el máximo de duración de
la detención varía. En los barrios de altos ingresos el máximo asciende
168
a dos días, en los de ingresos medios a sesenta días y expresa valores
extremos en los barrios de bajos ingresos donde el máximo llega a
ciento ochenta días.
Los valores expresados no condicen con la garantía de
proporcionalidad de las penas, desde que estas penas exceden las
previstas en el Código Penal para delitos. Como se afirmó, en muchos
casos las penas efectivamente cumplidas exceden la pena máxima
legalmente autorizada en el CDF.
Incomunicación
Tabla XII
¿Estuviste incomunicado? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Sí
% dentro de Nivel de ingresos 72,2% 85,7% 80,6% 80,6%
No
% dentro de Nivel de ingresos 27,8% 14,3% 19,4% 19,4%
Tabla XIII
¿Por cuánto tiempo?
Nivel Media Tiempo
de
en
en días
ingresos horas
N
Alto
8,306 0,346 18
Medio 22,4460,935 28
Bajo
74,2453,093 98
Total 55,9312,3304 14
4
Desv.
Tiempo Mínim
típ. En en días o en
horas
horas
15,1784 0.6324 ,0
46,3959 1.9331 1,0
201,36328.3901 1,0
169,33027,0554 ,0
Tiempo
Tiem
en días Máximo po en
en horas días
0
48,0
2
0
240,0 10
0
1440,0 60
0
1440,0 60
Otra garantía violada es el de la no incomunicación (Tabla XII
y XIII). En nuestro ordenamiento, las fuerzas de seguridad pueden
mantener incomunicada a una persona sin orden judicial luego de una
aprehensión por un máximo de diez horas improrrogables (CPPN). En
el resto de los casos, la incomunicación sólo puede ser decretada por el
juez por un máximo de cuarenta y ocho horas, prorrogable por
veinticuatro horas mediante auto fundado, cuando existan motivos para
169
temer que se pondrá de acuerdo con terceros u obstaculizará de otro
modo la investigación.
En ningún caso la incomunicación del detenido impedirá que
éste se comunique con su defensor inmediatamente antes de comenzar
su declaración o antes de cualquier acto que requiera su intervención
personal (Art.205 CPPN). El Código Procesal Penal de Córdoba, como
los tratados internacionales de DDHH incorporados en la CN, contiene
disposiciones normativas en igual sentido.
Como se observa, el 80,6% de los jóvenes detenidos por
aplicación de las tres figuras analizadas estuvieron incomunicados
durante la detención. Los porcentajes de jóvenes que lo fueron durante
la detención varían en cada categoría de barrios. Así, mientras que en
los barrios de ingresos altos el porcentaje de incomunicación es del
65%, en los barrios de bajos y medios ingresos el porcentaje es de
80,6% y 85,7%, respectivamente. Este último dato apunta a que la
discriminación se extiende luego de la detención, en la comisaria.
En cuanto a la duración de la incomunicación, el máximo
registrado es de sesenta días; lo que se contrapone con el máximo
previsto en el CPPN de tres días con orden judicial fundada. Al mismo
tiempo, la duración máxima promedio de la comunicación varía en
cada clase de barrio. En los barrios de ingresos altos llega a dos días,
en los de ingresos medios diez días, mientras que en los de bajos
ingresos llega a sesenta días. Cabe mencionar que el mínimo de la
incomunicación en los barrios de altos ingresos es menor a un día
mientras que en los barrios de bajos ingresos es de 8,3 días.
Defensa técnica
Tabla XIV
¿Tuviste acceso a un/a abogado/a? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Sí % dentro de Nivel de ingresos
5,6% 7,1% 4,1% 4,9%
No % dentro de Nivel de ingresos
94,4% 92,9% 95,9% 95,1%
170
Del total de jóvenes encuestados sólo el 4,9% accedió en
alguna ocasión a un abogado (Tabla XIV). El CDF en su art.15
establece:
(…) la asistencia letrada del presunto contraventor no
será necesaria en ninguna etapa del proceso. Sin embargo aquél
podrá proponer defensor de confianza o pedir que se le asigne
uno de oficio, derechos que le deberán ser debidamente
informados al iniciarse el procedimiento, y en tales casos la
“autoridad de aplicación” deberá designarlo, bajo pena de
nulidad. Podrá ordenarse que el imputado sea defendido por el
defensor de oficio cuando lo estime necesario para la celeridad
y la defensa en el juicio.
En el 95,1% los jóvenes no accedieron a la defensa técnica.
Las razones pueden ser múltiples. Si observamos cómo se distribuye la
accesibilidad a la defensa técnica entre los barrios de diferentes
ingresos, surge que, en los barrios de altos ingresos, el 5,6% de los
jóvenes detenidos por las tres figuras accedieron a un abogado, en
tanto que un 4,1% en los barrios de bajos ingresos.
2.5 Autopercepción de los afectados
Cuáles son las razones que los jóvenes creen que motivaron las
detenciones
Tabla XV
¿Por qué pensás que te detuvieron? * Nivel de ingresos
Nivel de ingresos
Alto Medio Bajo Total
Por portación de
rostro/la
pinta/discriminació
n
Por cualquier
cosa/porque sí
% dentro de Nivel 22,2% 32,1% 52,0% 44,4%
de ingresos
% dentro de Nivel ,0%
de ingresos
,0%
4,1%
2,8%
Por llenar
% dentro de Nivel 38,9% 25,0% 22,4% 25,0%
planilla/hacer
de ingresos
número/juntar gente
171
Porque no cumplen
la función que
tienen que
cumplir/por
molestar
Por los
antecedentes/por el
barrio
% dentro de Nivel 11,1% 10,7% 5,1%
de ingresos
6,9%
% dentro de Nivel ,0%
de ingresos
2,0%
1,4%
No sabe/por nada
% dentro de Nivel 16,7% 21,4% 3,1%
de ingresos
8,3%
Por estar en un
lugar o a una hora
determinada en la
calle
% dentro de Nivel ,0%
de ingresos
3,6%
5,1%
4,2%
Por una denuncia
% dentro de Nivel ,0% ,0%
de ingresos
% dentro de Nivel 5,6% 3,6%
de ingresos
% dentro de Nivel ,0% 3,6%
de ingresos
1,0%
,7%
1,0%
2,1%
4,1%
3,5%
Para controlar
Por no llevar
documento
,0%
El 52% de los jóvenes de barrios de bajos ingresos detenidos
por aplicación de alguna de las tres figuras mencionadas como
relevantes, afirma que el motivo fue la “portación de rostro” o “la
pinta”. A continuación, el 22,4% cree que fue detenido porque la
policía debe cumplir con un número de detenciones diarias.
En los barrios de altos ingresos las razones se invierten, siendo
la primera razón considerada, en un 38,9%, que la policía tiene que
cumplir con un número de detenciones diarias y en segundo lugar, en
un 22,2 % por “portación de rostro”, “por la pinta” o “para
discriminar”.
172
3
Conclusiones
A partir de la encuesta cuyos resultados fueron expuestos,
puede afirmarse que el control de identidad por la policía en los
espacios públicos resulta inversamente proporcional al nivel de
ingresos del detenido. Estas prácticas hacen del espacio público un
lugar de accesibilidad limitada. En consecuencia, el acceso al espacio
público se encuentra limitado, en especial para los jóvenes de bajos
ingresos, sobre quienes recae la carga ilegal de identificarse mientras
transitan. Esta carga resulta ilegítima desde que transitar el espacio
público es una acción permitida por nuestro ordenamiento y cualquier
restricción a tal opción debe estar fundada en razones amparadas en la
Constitución Nacional.
El 38,9% de los encuestados fue detenido por alguna de las
figuras del CDF. Dentro de este porcentaje, más de la mitad (54,6%)
pertenece a barrios con bajo nivel de ingresos. Del total de encuestados
detenidos por aplicación del CF, el 70,5%, lo fue por aplicación de las
figuras de merodeo, negativa u omisión de identificarse o posesión
injustificada de llaves alteradas o de ganzúas. El 68,1% de los
detenidos por aplicación de las tres figuras pertenece a barrios de nivel
de ingresos bajos, mientras que sólo el 19,4% se corresponde al nivel
de ingresos medio y un 12,5% a barrios de nivel de ingresos altos.
Estos datos sugieren, al menos, que la aplicación de las tres figuras en
cuestión es selectiva.
La selección en la calle se funda, en primera instancia, en el
aspecto o apariencia del joven. Así, el 77,7% de los encuestados indicó
algún aspecto de su atuendo como relevante a la hora de la detención.
Una vez que el joven es interceptado en la vía pública, la policía
procede a su tipificación, realizando una serie de preguntas tendientes
a identificar su grado de vulnerabilidad. La pregunta realizada con
mayor frecuencia, en un 34,6% de las veces, por la policía antes de la
detención es referida al lugar o barrio de pertenencia.
Las razones que los jóvenes mencionan como causa de la
detención son cuestionables, desde que se refieren a hechos que no
dependen de la voluntad o acción del sujeto, a saber, tener un
determinado aspecto o ser objeto de una finalidad particular del
policía, que tiene que cumplir con sus objetivos y aumentar su índice
de eficiencia. Por otra parte, cabe considerar como objetivo de las
diferentes intervenciones policiales que tienen lugar por aplicación del
173
CDF, más allá del declarado de prevención del delito, la búsqueda de
un efecto simbólico en la población que observa tal accionar
diariamente en las calles.
Otra conclusión destacable es que la discriminación hacia los
sectores de bajos ingresos se prolonga durante toda la detención. Las
detenciones son más extensas, incluso a través de prolongaciones
ilegales de las penas y los casos de maltratos e incomunicaciones son
más frecuentes para los jóvenes pertenecientes a barrio de bajos
ingresos. Estas tres situaciones, prolongación indebida de la detención,
como los maltratos y las incomunicaciones indebidas, resultan
conductas sancionadas en el Código Penal. Por lo cual, los
funcionarios que directamente ordenan o aplican tales medidas, como
quienes por negligencia dan ocasión, son responsables penalmente por
ello.
Asimismo, durante el tiempo que los jóvenes permanecen
detenidos, no sólo se ven privados de su libertad ambulatoria sino
también de otros derechos. Así, por ejemplo, pierden sus trabajos, se
atrasan en sus estudios y no pueden desarrollar sus planes de vida. La
frecuencia con que los jóvenes sufren el accionar policial, hace que
comiencen a planificar su vida en función del accionar de la policía.
Para realizar cualquier tarea diaria que implique movilizarse por la
ciudad deben tomar recaudos que otros no. Ello impacta en la
autopercepción de los jóvenes. Las consecuencias de esta circunstancia
son variadas. Pueden ir desde la segregación hacia los márgenes de la
ciudad, la imposibilidad de salida de sus propios barrios, hasta la toma
de posiciones violentas contra quienes ejercen las detenciones
arbitrarias.
BIBLIOGRAFÍA
AA.VV. (2012): Promoción de derechos humanos en materia de
código de faltas: relevamiento y análisis sobre la aplicación del
código
de
faltas
en
la
ciudad
de
Córdoba.
http://es.scribd.com/doc/113366386/RELEVAMIENTO-Y-
174
ANALISIS-SOBRE-LA-APLICACION-DEL-CODIGO-DEFALTAS-EN-LA-CIUDAD-DE-CORDOBA
ALVAREZ, Mari Francis; GONZALEZ, Leandro; HARRINGTON,
María Elizabeth; MACCAGNO, Alicia; PELÁEZ, Enrique y RIBOTTA,
Bruno (2003): Vulnerabilidad Socioeducativa, un análisis transversal
de la realidad de Córdoba.CEPyD
www.cepyd.org.ar/admin/upload/1378404782_vulnerabilidad.pdf
BARATTA, Alessandro. (2004): Criminología y Sistema Penal.
Compilación in memoriam, Siglo XXI, Bs. As.
BALCARCE, Fabián. (2008): “Derecho Penal de los Marginados.
Líneas de Política Criminal Argentina”. En Boletín Mexicano de
Derecho Comparado, nueva serie, año XLI, núm. 122.
BECK, Ulrich. (1998): ¿Qué es la Globalización? Paidós, Barcelona.
CESANO, José Daniel. (2004): “Discurso de emergencia y política
criminal: derivas de la Política criminal argentina en los albores del S
XXI (Entre el simbolismo y el resurgimiento del poder punitivo)”, en
AROCENA, Gustavo; BALCARCE, Fabián (dir.) Derecho
Contemporáneo, Serie Azul, vol. 6, Mediterránea Córdoba.
ELBERT, CARLOS;BALCARCE, FABIÁN,(2009): ”Exclusión y
castigo en la sociedad global”, Nº 7 de la colección Memoria
Criminológica, Editorial B. de F, Montevideo-Buenos Aires.
ETCHICHURY Horacio. y JULIANO Mario. (2009), Código de
Faltas de la Provincia de Córdoba. Ley 8431 y modificatorias.
Comentado. Lerner, Córdoba.
FLETCHER, G. (2008) Gramática del Derecho Pena. Hammurabi, Bs.
As.
FOUCAULT, Michel (1975[2008]) Vigilar y Castigar. Siglo XXI 2°
ed. 2008.
__________________(1969[2008]) Arqueología del Saber. Siglo XXI,
Bs. As.
__________________ (2004) Seguridad, Territorio y Población:
Curso en el Collège de France (1977-1978) Fondo de Cultura
Económica. Bs. As.
GARGARELLA, Roberto (2006): Carta Abierta sobre la Intolerancia,
Siglo XXI, Bs. As.
_____________________ (2005): El Derecho a Resistir el Derecho.
Miño y Dávila, Bs. As.
175
HASSEMER, Winfried y MUÑOZ CONDE, Francisco. (1989):
Introducción a la criminología y al derecho penal. Reus, Barcelona.
HELD, David. (1997): La Democracia y el Orden Global, Paidós
Ibérica, Madrid.
JAKOBS, Günther y CANCIO MELIÁ, Manuel (2006): Derecho
penal del enemigo, Hammurabi, Buenos Aires..
KENNEDY, Duncan. (2010): Izquierda y Derecho: Ensayos de teoría
jurídica crítica. Siglo XXI. Bs.As.
LARRAURI, Elena (1991). La Herencia de la Criminología Crítica.
Siglo XXI, Bs. As.
MANCILLA, Hector; TABERA, María Noel Informe Especial N°3
Vulnerabilidad Social y Educación. Dirección de Comunicación e
Investigación y la Secretaría de la Mujer, Niñez, Adolescencia y
Familia del Gobierno de la Provincia de Córdoba.
POLAINO-ORTS, Miguel (2006): Derecho penal del enemigo,
desmitificación de un concepto, Mediterránea, Córdoba.
PUGA, Mariela (2012): Litigio y Cambio Social en Argentina y
Colombia, CLACSO. Bs. As.
SEN, Amartya (1992): “Sobre Conceptos y Medidas de Pobreza en
Comercio Exterior”, vol. 42, núm. 4, México.
WACQUANT, Loïc (2010): Las dos Caras de un Gueto: ensayos
sobre marginalización y penalización. Siglo XXI, Bs. As.
ZAFFARONI, Eugenio (1989): En busca de las Penas Perdidas,
Ediar, Buenos Aires.
___________________ (2007): El Enemigo en el Derecho Penal,
Ediar, Buenos Aires.
___________________ (2009): Estructura Básica del Derecho Penal,
Ediar, Buenos Aires.
___________________ (2001): La función reductora del derecho
penal ante un estado de derecho amenazado (o la lógica del carnicero
responsable), Conferencia dictada en el XIII Congreso
Latinoamericano, V Iberoamericano y I° del Mercosur de D. Penal y
Criminología. Guarajá.
176
Anexo: Selección de la muestra
Se seleccionaron en la ciudad de Córdoba tres barrios por nivel
de ingresos bajo, medio y alto. Para la selección de los barrios se
siguió la clasificación de fracciones en clusters según el nivel de
ingresos del estudio Vulnerabilidad Socioeducativa, un análisis
transversal de la realidad de Córdoba, del Centro de Estudios de
Población y Desarrollo (2003). El estudio divide a las fracciones
censales en tres clusters que representan los niveles de ingresos medioalto, medio y bajo64.
Barrios seleccionados según el nivel de ingresos
Altos
Medios
Bajos
Cerro Las Rosas
(fracción 23)
Urca(fracción 47)
General Paz (fracción
13)
Maipú (fracción 40)
Suárez (fracción 43)
Parque Vélez Sarsfield
(fracción 42)
Los Naranjos (fracción
18)
Villa Libertador
(fracción 59)
Renacimiento
(fracción 34)
Se elaboraron tres muestras independientes, una por conjunto
de barrios. La muestra total fue de 600 jóvenes, 200 por conjunto de
barrios. El margen de error fue de 4% y el nivel de confianza de 95%.
La muestra total se calculó sobre una población finita de 85.477
jóvenes varones de entre 18 y 25 años que habitan en la ciudad de
Córdoba, según el Censo Nacional de 2010.
64 La clasificación de los barrios de la ciudad de este estudio ha servido de base para
otras investigaciones y publicaciones como el Informe Especial N°3 Vulnerabilidad
Social y Educación. (MANCILLA, Héctor y TABERA, María Noel) Dirección de
Comunicación e Investigación y la Secretaría de la Mujer, Niñez, Adolescencia y
Familia del Gobierno de la Provincia de Córdoba. En: http://senaf.cba.gov.ar/wpcontent/uploads/N-3-informe-Especial-Vulnerabilidad-social-y-Educacion1.pdf
177
EL MARTILLO Y LA POLICÍA: HACIA LA TOLERANCIA
CERO Y EL RACISMO
Lucas Crisafulli (UNC)
1. Introducción
¿Qué tienen en común un hombre que le pega a su esposa, un
grupo de chicos fumando marihuana en una esquina cualquiera o en
una plaza, un partido de fútbol y un recital de rock? El sentido común
nos ayudaría a responder que nada comparten. Sin embargo, una
mirada más atenta puede hacernos pensar que todos estos eventos y/o
lugares reclaman la presencia policial.
Hay un sinnúmero de situaciones diferentes que nada
comparten ontológicamente, que tienen causas, motivos y contextos
totalmente distintos, pero que sin embargo, son policiables, en el
sentido que reclaman la presencia de la policía. No es el disturbio
público lo que hilvana estas situaciones, tampoco los delitos cometidos
o que puedan cometerse, o las posibles contravenciones lo que
ensambla sus escenarios.
El sociólogo francés Dominique Monjardet (2010, p. 22)
utiliza la metáfora del martillo para dar una explicación posible de lo
que es/hace la policía:
Si bien se admite comúnmente que un martillo sirve
sobre todo para clavar clavos, sabemos que, resguardado en una
pequeña caja roja fijada a la pared de un vagón o un autocar,
sirve para ‘romper la ventanilla’ para escaparse en caso de que
un accidente vuelva inaccesible las puertas […] Seguramente,
no es la suma infinita de las utilidades posibles del martillo lo
que puedan definirlo, sino la dimensión común a todos sus usos,
que consiste en aplicar fuerza sobre un objeto.
Al igual que el martillo, la policía tiene variadas funciones y
roles sociales, pero la dimensión común a todos ellos es la utilización
de la fuerza –real o potencial– como el hilván que hacen de las
variadas situaciones objeto de intervención.
Vale decir, la policía podría ser utilizada para el resguardo de
los derechos individuales en un sistema democrático, o también para
mantener un régimen represivo. Entre uno y otro extremo, se encuentra
178
una infinidad de posiciones políticas. Sin embargo, en todo ese
movimiento pendular, lo que caracterizará a la policía, al igual que al
martillo, será siempre la idea de aplicación de fuerza, que podrá servir
para clavar un clavo, para romper la ventanilla y escapar de un
incendio o romper la cabeza de una persona. Que el péndulo se
encuentre más de un lado que de otro, dependerá de la mano política
que lo guíe.
Si bien la policía escapa a la fuerza gravitatoria permanente
que tiene todo péndulo, no es menos cierto que jamás es estática en su
actuación, y de allí la complejidad de una institución que a veces salva
vidas y a veces las quita, que a veces resguarda libertades y a veces las
coarta, a la que se critica constantemente, pesando sobre sus agentes
los mismos prejuicios clasistas y racistas que pesan sobre la imagen del
delincuente, pero al mismo tiempo se la erige como única y excluyente
institución encargada del gobierno de la seguridad.
Caracterizada así la policía, de forma genérica, el objeto del
presente ensayo es dar cuenta de una de las políticas que guía ese
martillo por el que la policía de Córdoba aplica fuerza, específicamente
en las prácticas que habilita el Código de Faltas. La importancia de
este instrumento normativo en cuanto a la producción de prácticas,
radica en la exclusividad de dicha institución en el manejo discrecional
de aquella fuerza. Si bien el Código de Faltas es producto de una ley de
la democracia, empodera a la policía y la construye como un monarca
con las facultades de aprehender, instruir el sumario, recolectar
pruebas, acusar, juzgar y controlar la ejecución de la pena. Esta
particular situación de facultades concentradas permite dar cuenta de
las lógicas propias de la institución -o dirección de la fuerza- en
“estado puro”, pues no interfieren las lógicas de otras instituciones,
como sería el caso si la policía actuara como auxiliar de la justicia.
A su vez, la importancia de estudiar las prácticas
contravencionales deviene de la sobredimensión que éstas tienen en
relación a la actuación de la policía por infracción al Código Penal. La
mayoría de los detenidos en Córdoba no lo está por aplicación del
Código Penal por parte de los Tribunales, sino por la aplicación del
Código de Faltas por parte de la policía. El hiperencarcelamiento
contravencional nos da una pista de hacia dónde apunta la política
criminal en Córdoba y las siguientes páginas nos darán pauta del
179
origen y dirección de la mano que aplica fuerza a través de la policía
cual martillo.
2. La seguridad como Tolerancia Cero
El avance del neoliberalismo produjo una de las mayores crisis
del capitalismo a nivel mundial. El impacto en los países periféricos
fue desastroso en cuanto a consecuencias sociales. La apertura
económica produjo un proceso de desindustrialización que, a la postre,
causó grandes masas de desocupados, subocupados u ocupados en el
mercado informal. También se dispararon los niveles de desigualdad
social hasta niveles jamás vistos antes. Como consecuencia, hubo un
aumento de la tasa de delito, y con ello, el aumento no siempre
correlativo de la criminalidad subjetiva o sensación de inseguridad.
Los medios masivos aportaron el tono emocional a este último
fenómeno y las noticias policiales pasaron a ocupar una centralidad
nunca antes vista. El aumento de las horas de transmisión de los
noticieros, incluyendo canales sólo de noticias, fue una marca del fin
del siglo XX. Buena parte de esas horas de transmisión fueron
ocupadas por hechos policiales, como así también aumentaron los
centímetros cuadrados que los diarios le destinaban al tema.
Se comenzó a construir el relato de la “inseguridad” como un
discurso difuso al que arbitrariamente apela la prensa para presentar
determinados hechos. La selección sólo puede hacerse mediante
“restricción tópica” (Mata, 2010, p. 47), es decir, procedimientos
restrictivos que utilizan los medios de comunicación para realizar
clasificaciones por la que determinados conflictos (atentados contra la
propiedad y la vida corporal) ingresan a la categoría de inseguridad,
mientras que otras afectaciones son incorporadas a otras categoría,
como problemas laborales, violencia de género, problemas de salud,
etcétera. Esta restricción tópica no sólo implica una selección arbitraria
de temas, sino también de clases sociales y territorios, sedimentándose
en procedimientos simplificadores “basados en la construcción de
sistema de clasificación dicotómica” (Mata, 2009, p. 48): víctimasvictimarios, territorios seguros-tierra de nadie.
Frente a este contexto, la “seguridad” ha sido fuente de
adjetivaciones que daban cuenta de la orientación teórica-ideológica
que imprimían al significante. “humana”, “ciudadana”, “nacional”,
180
“social”, “pública” fueron los aditivos dichos a un semantema
complejo. La centralidad del término para entender la política, ha dado
como resultado el emprendimiento por parte del Estado de un conjunto
de acciones, a veces desesperadas, con el afán de otorgar más
“seguridad”, sin tener muchas veces del todo claro qué cosa
significaba. La seguridad produjo ministerios, saberes, congresos, y
toda una suerte de industria (Christie, 1984) a su alrededor.
Una de las acciones inspiradas en la seguridad ha sido un
hecho político de relevancia en la Provincia de Córdoba que, nos
aventuramos a definir como clave en la orientación de la política
criminal. Nos referimos al convenio de cooperación y asesoramiento
firmado por la Provincia de Córdoba y el Manhattan Institute en el año
2004. Dicho instituto, responsable de la aplicación de las políticas de
tolerancia cero en Nueva York durante la gestión del alcalde Rudoph
Guilianni en los 90’, fue traído a Córdoba por la Fundación Axel
Blumberg. No es menor mencionar que Córdoba fue la única provincia
que firmó un convenio con este Think Tank.
Entendemos este convenio como una bisagra en la política
criminal en Córdoba, pues a partir de allí comienzan a aumentar, de
forma paulatina, la cantidad de detenidos por aplicación del Código de
Faltas, hasta llegar a setenta y tres mil detenciones anuales en 2012, lo
que quintuplica los detenidos por delito.
La mayoría de los autores coinciden en que el texto
fundacional de la ideología de la tolerancia cero fue el artículo “Broken
Windows. The police and neighborhood safety”, publicado
originariamente en 1982 en la revista norteamericana The Atlantic
Monthly por los politólogos James Wilson y George Kelling.
Los autores del opúsculo se basan en el poco riguroso
experimento del psicólogo social Phillips Zimbardo de la Universidad
de Stanford, quien habría probado que un automóvil dejado en estado
de abandono es más proclive a ser rápidamente desmantelado que otro
dejado en perfecto estado. De allí, Wilson y Kelling extraen la
conclusión de que una comunidad con edificios con ventanas rotas,
como símbolo del deterioro, es más propensa a transformarse en un
caos en el que el delito abunde. La propuesta política de estos autores
es la de criminalizar fuertemente las pequeñas incivilidades para evitar
el delito grave. En palabras de los propios autores “la ebriedad, la
prostitución callejera, y la exhibición pornográfica pueden destruir una
181
comunidad mucho más rápido que un equipo de ladrones
profesionales” (Wilson y Kelling, 1982, p. 39).
La teoría de las ventanas rotas fue aplicada en Nueva York
durante la gestión del alcalde Rudoph Giuliani y puesta en práctica por
el jefe de policía Willians Bratton. La estrategia de intervención
consistió en castigar ferozmente todas aquellas conductas que no
constituyen delito, que ni siquiera tienen víctima pero, desde la mirada
de los autores, presentan la potencialidad de destruir una comunidad.
Wilson y Kelling (1982, p. 22) decían al respecto:
Pensamos que este deseo de “descriminalizar”
conductas desviadas que “no dañan a nadie” –y así eliminar la
última sanción que la policía puede emplear para mantener el
orden en el barrio– es un error. Arrestar a un simple borracho o
vagabundo que no ha hecho daño a ninguna persona
identificable parece injusto, y en cierto modo lo es. Pero no
hacer nada respecto a una veintena de borrachos o una centena
de vagabundos podría destruir toda una comunidad.
Todas las conductas llamadas pequeñas incivilidades no se
encuentran en el Código Penal, sino en el Código de Faltas.
Prostitución escandalosa, mendicidad vejatoria, ebriedad molesta, el
merodeo sospechoso, los escándalos en vía pública son las conductas –
vagas y ambiguas en su definición– que castiga nuestro código de
faltas, las mismas que según Wilson y Kelling destruyen a la
comunidad.
El criminólogo crítico inglés Jock Young (2003, p. 195)
resume la ideología de la tolerancia cero en seis componentes claves:
1) Una disminución de la tolerancia hacia el delito y la
desviación;
2) el uso de medidas punitivas, a veces drásticas;
3) la vuelta a niveles pasados de respetabilidad, orden
y civilidad;
4) la conciencia de la continuidad entre incivilidades y
delito, la baja de calidad de vida y los delitos graves como
problemáticos;
5) la creencia en la existencia de una relación entre los
delitos y las incivilidades, y que si no se actúan sobre ellas, se
dará lugar al delito;
6) Broken Windows es el texto que se menciona
repetidamente como inspiración de este enfoque.
182
La ideología de la tolerancia cero se mundializó por obra del
think tank del pensamiento conservador del Manhattan Institute.
Reparemos en las palabras del jefe de policía de Nueva York
Willians Bratton (1997, p. 33) que, sin ningún temor por expresar lo
políticamente incorrecto, escribía en una publicación:
En cuanto se ponía un pie en Manhattan, se encontraba
la bandera no-oficial de la ciudad de Nueva York: la peste del
limpia cristales. Bienvenido a Nueva York. Este tipo tenía un
trapo sucio y te bañaba el parabrisas del automóvil con algún
líquido mugriento, para después exigir dinero. Continuando por
la 5ª Avenida, zona de los negocios de la alta moda y de
edificios prestigiosos, en todos lados se encontraban mendigos
y vendedores ambulantes no autorizados.
Sin ahorrar adjetivos (des)calificativos, este jefe de policía da
cuenta de una visión moralista conservadora de gran desprecio hacia
los pobres como contaminantes de lo urbano. Frente al problema de la
pobreza, la gestión puede inclinarse hacia el welfarismo y tratar de
incluir a los pobres mediante políticas sociales, o hacia el modelo
Reagan-Thatcher de Estado Gendarme, consistente en la aplicación de
las políticas de seguridad que excluyen al pobre, relegándolo al gueto
de su barrio. Tanto Nueva York con Giuliani, como la Córdoba
contemporánea, han hecho una opción por un modelo político de
gestión de la pobreza consistente en la expulsión mediante la
aplicación de medidas punitivas.
Carlos Medina, director ejecutivo del Manhattan Institute, al
momento de su visita a Córdoba para firmar un convenio de
asesoramiento, declaró en los medios de prensa: “los chicos
limpiavidrios y las prostitutas forman parte del terrorismo urbano que
debilitan el Estado de Derecho”.
Luego de tan tremenda declaración por parte de quien
asesoraría en materia de seguridad, la suerte de limpiavidrios y
trabajadoras sexuales quedaba en manos exclusivas de la policía.
Creemos que es entonces la tolerancia cero una de las manos
que guía el martillo policial y da cuenta de hacia dónde se aplica la
fuerza en Córdoba. Una mano dura de gestión de la pobreza que, lejos
de pensar en la inclusión, desarrolla una serie de tecnologías punitivas
con el claro objetivo de gobernar la excedencia de mano de obra
descalificada y ya totalmente abandonada por el mercado de trabajo.
183
3. Neorracismo Latinoamericano
El racismo como concepto tiene fecha posterior a las prácticas
discriminatorias por características fenotípicas. Podemos rastrear la
existencia de estas prácticas ya en la Grecia antigua, con la
construcción del concepto de ciudadano, mientras que para Michel
Wieviorka (2009), el racismo como concepto surge en la entreguerra y
está asociado a la Modernidad. Producto del avance del nazismo en la
Alemania de los años 20’, se pueden constatar numerosos estudios que
surgieron al respecto y, a partir de 1932, el diccionario Larousse lo
incorpora en su enciclopedia.
Debemos distinguir dos campos en los que actúa el racismo:
por un lado en el discurso, es decir, en un conjunto de enunciados y
significantes en los que se cristalizan las relaciones entre poder y saber
(Foucault, 1979); por el otro, el racismo como práctica, es decir, la
puesta en funcionamiento de la discriminación, es el acto
segregacionista, en el que se sedimenta el discurso. En lo que respecta
al racismo como discurso, podemos verlo, por ejemplo, en los textos
de los racistas clásicos como Joseph Arthur de Gobineau65, o en las
leyes de Núremberg, donde se prohibía el casamiento o todo tipo de
relación entre “judíos” y “arios”. En cambio, los campos de
concentración, como el de Auschwitz, donde los soldados nazis
enviaban a la cámara de gas a los judíos, o el genocidio armenio
perpetrado por el Estado turco, son parte del racismo como práctica.
En un primer acercamiento al racismo como discurso,
podemos decir que se trata de una ideología que esencializa atributos
físicos o étnicos de un grupo humano, atribuyéndole caracteres sociales
o culturales por su adscripción a una “raza”, con el fin de
inferiorizarlos. En tanto que el fenómeno racista como práctica
consiste en acciones concretas por parte de particulares o del propio
Estado, tendientes a la inferiorización de un sujeto o un grupo humano
por su adscripción a una raza.
65
Por ejemplo, en el libro Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas de 1855,
donde afirma que los germanos son la única raza pura y superior. Su teoría de la
superioridad racial fue adoptada para fundar el nazismo años posteriores.
184
Utilizar la palabra raza en las definiciones de racismo –tanto
del discurso como de la práctica racista– conlleva la dificultad de
definirla. Por un lado los sectores conservadores que postulaban la
existencia de la raza –como Gobineau– se negaban como racistas. Por
otro, sectores más progresistas de distintas disciplinas sociales, como
así también biólogos y genetistas, negaron la existencia de razas hacia
el interior de la única raza aceptada, la humana. El silogismo era: si no
hay razas, no hay racismo.
Un análisis más detenido de la cuestión nos obliga a
puntualizar qué entendemos por racismo y qué alcances daremos al
semantema en nuestro contexto histórico.
Es innegable la inexistencia de razas en el sentido dado por el
racismo científico de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.
Vale decir, la raza entendida como la esencialización de la identidad y
de caracteres y habilidades sociales a partir de rasgos fenotípicos. En
ese caso la raza es una construcción social para legitimar una
estructura de explotación hacia todos aquellos considerados como de
razas inferiores. Sí, en cambio, existe una multiplicidad de fisonomías
que socialmente son adscriptas a una raza.
Negar lo racial no conlleva a la eliminación, así sin más, de las
prácticas racistas, sino que simplemente oculta la importancia de lo
fenotípico –la pigmentación de la piel, por ejemplo– en las prácticas
políticas, lo que ha dado como resultado la negación del racismo.
La raza fue una construcción política manipulada
ideológicamente con el fin de permitir la dominación colonial. Luego
de los procesos independentistas, sobre todo los africanos posteriores a
la Segunda Guerra Mundial, las prácticas y discursos racistas pudieron
derivar en lograr la impunidad para los crímenes cometidos por las
potencias coloniales. En el presente, el racismo también puede servir
para culpar a los sujetos racializados de los países periféricos y
desentender a las desastrosas administraciones coloniales como
causantes probables –aunque no de forma lineal– de los problemas que
atraviesan dichos países.
También, el discurso racista puede derivar en prácticas de
explotación laboral o de sobre-punición estatal, como la pena de
muerte o el hiperencarcelamiento de sectores racializados. Vale decir,
ha sobrepasado ampliamente el contexto del colonialismo.
185
Más lejos aún, en el último tiempo, tras los horrores del
nazismo y como producto de una fe en la Modernidad identificada con
el triunfo de la razón, que juzgaría a las personas más por lo que hacen
que por cualquier tipo de esencia naturalizada, la raza ha perdido
centralidad como componente del racismo.
Estamos asistiendo a una metamorfosis del sentido clásico
dado al racismo, en el que la raza era el elemento diferenciador
principal. En la actualidad hay cruzamientos con otros criterios
segregacionistas; lo fenotípico sigue vigente, pero se trenzan
cuestiones que tienen que ver con la clase y también con la cultura. En
este sentido, Etienne Balibar (1991, p. 37) escribe:
Un racismo cuyo tema dominante no es la herencia
biológica, sino su irreductibilidad de las diferencias culturales;
un racismo que, a primera vista, no postula la superioridad de
determinados grupos o pueblos respecto a otros, sino
‘simplemente’ la nocividad de la desaparición de las fronteras,
la incompatibilidad de las formas de vida y de las tradiciones: lo
que se ha podido llamar con razón un racismo diferencialista.
En el mismo sentido, Wieviorka (2009, p. 44) habla de un
neoracismo, un racismo cultural o simbólico “que parece descartar el
principio de la jerarquía biológica en beneficio del de la diversidad
cultural”. El eje ya no es lo racial, entendiendo por éste las
características fenotípicas, sino “la irreductibilidad y la
incompatibilidad de ciertas especificidades culturales, nacionales,
religiosas, étnicas u otras”.
Desde nuestro margen del poder mundial, con las
características propias de la Argentina, podemos aventurar que lo que
está en el centro del debate –o debiera estarlo– es la amalgama entre
algunas características fenotípicas construidas como peyorativas y que
legitiman la inferiorización –pigmentación de la piel por ejemplo– con
la clase social baja y elementos de la cultura que tienen que ver con la
música, la vestimenta, el corte de cabello y, quizás con mayor
importancia, los barrios que habitan los grupos estigmatizados como
peligrosos desde los discursos securitarios o directamente, racializados.
Nuestro racismo vernáculo mixtura esos elementos para guiar prácticas
estatales, discursos y representaciones sociales. Podemos hablar de un
neorracismo latinoamericano, que comparte características con el
186
racismo diferencialista o cultural que definen Balibar o Wieviorka,
pero que tiene especificidades propias del contexto.
Margullis y Belvedere (2003, p. 79) constatan que a “medida
que se desciende en la escala social, se oscurece el color de la piel”,
entablando una relación entre clase y raza, más específicamente
escudriñan la categoría de “racialización de las relaciones de clase”
para referirse a la configuración simbólica, política y social en el que la
“raza” funciona como disvalor o estigma que acompaña a la clase. Es
imposible negar el componente de clase para complejizar al nuevo
racismo, pues no es el mestizo de clase media o alta el sujeto
racializado y destinatario del prejuicio o de la violencia estatal.
También es importante mencionar lo que Reguillo (2012, p.
77) denomina como socioestética, es decir la “relación entre
componentes estéticos y su proceso de simbolización, a partir de la
adscripción de los jóvenes a los distintos grupos identitarios”. Calzado,
ropa, accesorios, formas de tatuajes, cortes y colores de cabello operan
en
el
mundo
simbólico
en
tres
direcciones:
identifica/diferencia/reconoce. Primeramente, funcionan como
emblemas para identificar-se entre los iguales, una marca de
reconocimiento y adscripción a un grupo de pertenencia. En segundo
término, actúan como una diferenciación de la Otredad, como parte de
reconocer a otro como distinto. Por último, y más relevante para
nuestro análisis, funcionan para los miembros de las fuerzas de
seguridad, como una marca cultural con la cual reconocer al enemigo a
combatir. En este sentido, y así como no cualquier característica
fenotípica, ni toda clase social conllevan el estigma, no toda
socioestética es portadora de prejuicio. La socioestética es
particularmente regional y depende de la ciudad. Por ejemplo, en
Córdoba la socioestética racializada es la vinculada con la cultura del
cuarteto66, o con la de la cumbia villera67 en el caso de Buenos Aires.
66
El cuarteto es una música popular cordobesa que no sólo se escucha, sino que
principalmente se baila en lo que son conocidos como “Los Bailes del Cuarteto”. Los
sectores burgueses e ilustrados de Córdoba “procuran ubicarse a una distancia
prudencial [del cuarteto] con el objetivo de distinguirse de lo que, para ellos, es un
género musical sin valor artístico y propio del (mal) gusto de los sectores populares, a
cuyos miembros denominan, utilizando categorías raciales para indicar desigualdades
sociales, negros.”(Blázquez, 2009, p. 18).
187
La socioestética en particular y la pertenencia identitaria de los jóvenes
en general, se fusiona –y se completa siempre– con la música,
funcionando en los mismos sentidos simbólicos que la ropa o el corte
de cabello: identifica/diferencia/reconoce.
Si existe una clase que no puede elegir los lugares donde
habita, es la de los pobres. No sólo en el sentido de que la falta de
recursos les imposibilite elegir el barrio donde vivir, sino también que
son parte de las manipulaciones geográficas de relocalización de las
políticas sociales. Incluso, en un tercer sentido, los sujetos racializados
tampoco pueden usufructuar con total libertad el espacio público, pues
son asediados por el control policial que determina qué pasaportes
simbólicos son aptos para determinados lugares, y qué credenciales
fenotípicas-socioestéticas transforman al sujeto en un extraño, o
directamente en objeto de castigo. No elegir el lugar donde vivir los
hace presa fácil de los estigmas sociales de los territorios considerados
como “inseguros” o “tierra de nadie”. Se produce así el círculo vicioso
sincrético, por el que se es peligroso por habitar esos lugares, o esos
territorios se transforman en peligrosos por ser habitados por dichos
sujetos.
En síntesis, lo que hemos dado en llamar neorracismo
latinoamericano se compone de elementos fenotípicos asociados a la
pigmentación mestiza de la piel; a clase social baja; una socioestética
específica vinculada con el cuarteto en Córdoba o la cumbia villera en
Buenos Aires, que conlleva no sólo un estilo musical sino formas de
vestir y cortarse el pelo; y vinculados con la clase, los territorios donde
esos sujetos habitan.
Este racismo se cristaliza en prácticas estatales concretas,
como por ejemplo en el castigo hacia jóvenes neorracializados;
también en la discursividad social cuando se habla de “los negros”
como un (nuevo) sujeto que habita el espacio público, una mutación de
67
La cumbia como ritmo musical, ha adquirido ribetes propios en Buenos Aires, sobre
todo, a partir del sub género “cumbia Villera”, donde sus letras dan cuenta del proceso
de desproletarización producido por el neoliberalismo. Así como el cuarteto, está
asociado a los sectores populares, pero con una mayor identificación con la
delincuencia. Véase De Gori (2005)
188
lo que se conoció popularmente en Argentina como “los cabecitas
negras”68.
Muchas acciones policiales, por ejemplo, están cimentadas en
la racialización de un grupo de personas. El uso del olfato policial, la
sospecha o el merodeo, entre otras prácticas punitivas, se inscriben
para su determinación en este neorracismo.
El racismo cultural latinoamericano se cimienta en el rumor de
que los jóvenes pertenecientes a los sectores populares son los
causantes de todos los males. Este rumor, luego, es confirmado por la
prisionalización de dicho grupo, no por ser el causante de todos los
males, sino por ser el portador del estigma producto, precisamente, del
rumor. Se produce, así, la profecía autocumplida.
El fenómeno racista en Latinoamérica dista de poder ser
comparado con el europeo. Allí existen partidos políticos con discursos
abiertamente racistas y con reales posibilidades de acceder a escaños
legislativos y, eventualmente, hacerse del poder ejecutivo, como el
caso del Frente Nacional en Francia. A su vez, no parece, ser novedad
en el viejo mundo las noticias sobre el accionar de grupos neonazis
como los skinhead, accionar que muchas veces derivan en el asesinato
violento de extranjeros.
En América Latina, el fenómeno funciona distinto. El racismo
opera a nivel inorgánico, en la vida cotidiana mediante los prejuicios y
la discriminación. Sin embargo, ningún partido político con reales
aspiraciones electorales tiene proclamas abiertamente racistas, como
tampoco existen grupos organizados en torno al racismo con el
objetivo de ejercer violencia. Ello, por supuesto, no impide que desde
el Estado, se lleven adelante acciones racistas, sin apelar
explícitamente a un discurso de este tipo. Es lo que podemos
68
Decimos mutación porque la categoría “negro” si bien tiene su origen en el “cabecita
negra”, aquella categoría está fuertemente asociada al peronista, migrante interno que,
desde el interior argentino se asentó en Buenos Aires para trabajar en las crecientes
industrias de la década del 40 y 50 del siglo pasado. Era, al fin y al cabo, un proletario.
La categoría de “negro”, hoy se asocia más al desclasado, al expulsado del mercado de
trabajo producto de la aplicación de las políticas neoliberales. Son desproletarizados,
en el mejor de los casos, beneficiarios de planes sociales. Para un análisis más
exhaustivo del Cabecita negra, véase el libro clásico de Hugo Ratier (1971). También
puede leerse el cuento de German Rozenmacher Cabecita Negra (1967)
189
denominar como un racismo estatal con un discurso prestado no racista
–o no abiertamente racista– pero con claros resultados segregacionistas
en torno a un grupo racializado.
La relación entre los niveles de racismo no siempre es
sencilla y lineal. Así, entre el nivel inorgánico al que Michel
Wieviorka (2009) definió como infrapolítico, y el máximo nivel de
racismo, es decir el racismo de Estado, no existe una ligazón
directa, pero sí una vinculación. Si bien no podemos hablar de
causalidad entre el racismo de Estado y los niveles de violencia
infrapolíticos, que demostraría, por ejemplo, un grupo de personas
que ejecuta el linchamiento de un “delincuente”, al menos
podemos sí hablar de una legitimación. Si el Estado lo hace
¿porqué no sería legítimo que lo hicieran las personas? Contribuye
al fenómeno cierta tolerancia de las instituciones hacia este tipo de
actos, tolerancia que va desde las semánticas mediáticas –la
utilización de la expresión justicia por mano propia es claramente
una de ellas– hasta la pasividad de los tribunales en juzgar este
tipo de acciones. La violencia racista inorgánica si no es causada,
al menos sí es exacerbada, tolerada y hasta legitimada por el
Estado.
Sin lugar a dudas, el discurso racista ha sido descalificado
tanto científica como políticamente. Incluso, la mayoría de las
legislaciones en el mundo contienen puniciones para actos de este
tipo. Es que es muy difícil seguir sosteniendo el racismo después de
Auschwitz. Tampoco podemos olvidarnos del exterminio que
produjo la colonización en nuestro margen, sean éstos crímenes
producidos por las propias potencias coloniales como España y
Portugal, o sean las masacres cometidas en nombre de la
civilización y perpetradas por las elites vernáculas del siglo XIX,
como la Campaña del Desierto.
A nivel estatal, el racismo no puede operar abiertamente, pues
pertenece a una semántica prohibida, fuertemente censurada por lo
políticamente correcto.
En el clásico libro de Stokely Carmichael y Charles Hamilton
Black Power: the politics of liberation in American (1967), los dos
militantes del movimiento negro, acuñan el término Racismo
Institucional para referirse a los mecanismos no percibidos socialmente
190
mediante los cuales se mantenía a la población negra en una situación
de inferioridad, no apelando abiertamente a un discurso racista. Ello
implica que las políticas y acciones racistas utilizan otros discursos con
mayor poder de legitimación que el ya descalificado discurso racista.
En Estados Unidos, esta acción puede percibirse en los motivos que se
utiliza para hiperencarcelar a la población negra. No es su condición de
raza lo que legitima explícitamente el castigo, sino que se utilizan los
discursos securitarios de la criminología actuarial, tales como la
Tolerancia Cero.
En nuestro margen, el artilugio opera de manera similar. No es
por la condición de pobre, joven y racializado que se legitiman los
códigos de faltas, las detenciones por meras sospechas, los
allanamientos o el encarcelamiento de estas personas, sino que los
actores estatales, toman prestado el discurso de la seguridad para
producir prácticas racistas. Valiéndose de la coyuntura que hace de la
seguridad una apoteosis, el racismo usa la tolerancia cero como forma
aggiornada y sofisticada de inferiorización.
Este verdadero subterfugio de la maquinaria estatal racista, que
utiliza a la seguridad como excusa para su accionar, pone de relieve
una mutación discursiva pero con pocos cambios a niveles
operacionales.
La nueva doxa punitiva de extensión planetaria ha coincidido,
no casualmente, con la retirada del Estado de la arena social. Al
constituirse como un tema prioritario en la agenda pública sobre todo a
partir de los 90’ cuando el neoliberalismo estaba en su mayor auge, por
lo menos en América Latina, la seguridad ha reemplazado a otras
demandas sociales que implicaban la intervención del Estado en el
mercado. De esa forma, sirvió como excusa perfecta para orientar
todos los esfuerzos estatales en satisfacer esa única demanda, siempre
en términos conservadores, aumentando la cantidad de policías y de
detenidos y dejando de lado el cumplimiento de los derechos sociales
(Crisafulli, 2007).
Con la seguridad como centralidad, el Estado podía virar
perfectamente hacia el neoliberalismo, dejando que el mercado
satisficiera las necesidades que tuvieran que ver con educación, salud,
seguridad social, trabajo y en general, todo el cúmulo de derechos
sociales, económicos y culturales.
191
Ahora bien, la seguridad no sólo funciona como excusa para el
fortalecimiento del neoliberalismo, sino también que podría ser
entendida dentro de las prácticas racistas. No es muy difícil imaginar
esto en otros países, como Estados Unidos, donde la sobredimensión
del encarcelamiento de la población negra y latina supera ampliamente
la de los blancos, pese a que éstos son mayoría en la vida extra-muros.
Lo mismo sucede en Córdoba, a través del hiperencarcelamiento
contravencional.
De esta forma, podemos entender el entramado punitivo como
una de las prácticas en las que opera el racismo. Es decir, no es la
seguridad –entendida como el encarcelamiento de sectores populares–
el fenómeno central, sino una dimensión política, donde se cristaliza el
racismo institucional.
Es entonces la cuestión criminal un capítulo del racismo, una
forma en la que se ha materializado y cobrado vida, utilizando otros
discursos.
Pero el racismo también ha funcionado como un argumento
para desmantelar al Estado Social. ¿De qué sirve la asistencia estatal si
los problemas son biológicos? ¿Para qué garantizar derechos sociales a
personas que “innatamente” están predestinadas al delito?
Al biologizar el discurso, lo que el racismo hace es
despolitizarlo, desanclarlo de toda posibilidad de construcción social y
política de la historia. La pobreza, el hambre, la desigualdad,
parecieran no ser consecuencia del capitalismo, sino de una
inferiorización de la raza.
En la actualidad, el discurso racista se hace operativo en la
Tolerancia cero y cumple las mismas funciones que el positivismo
criminológico de antaño: ocultar las relaciones de poder y dominación.
La construcción del campo de la seguridad tiende a excluir del
entramado político el problema de la exclusión social, la corrupción
policial y en general, todo lo que implica violencia institucional. Por
eso, comunicadores y hasta algunos especialistas, obturan el término
seguridad, o su contracara, la inseguridad, a delitos callejeros contra la
propiedad. Así, las políticas públicas tienden a enfocarse en el control
situacional de esos delitos, como el proyecto ya mundial, de instalación
de cámaras de vigilancia, la saturación policial y la utilización de
192
herramientas jurídicas con supuestos valores predictivos,
específicamente, los códigos de faltas.
Estas medidas situacionales, como parte del paquete por la
obsesión de seguridad, no sólo no miran las otras problemáticas de las
que son víctimas los sectores populares, sino que tienden incluso a
producirlas o agravarlas, como con el maltrato policial y la tortura. Es
decir, es la obsesión por la obtención de seguridad en un sentido, que
causa inseguridad en otro. Sin embargo, el cálculo utilitarista se
legitima precisamente en el discurso del neoracismo latinoamericano:
algunas vidas merecen ser protegidas, otras no. Incluso pareciera que
estamos siendo testigos, tal como ocurrió en otros tiempos, de que para
la protección de algunas vidas, se sacrifican otras, no sólo en términos
de muerte a través del gatillo fácil o casos de torturas que terminan con
la vida, sino también en el sacrificio que pareciera que algunos tienen
que hacer de su libertad, para que así otros puedan sentirse seguros. El
hiperencarcelamiento no es otra cosa que sacrificar la libertad de
algunos, los racializados, para que otros obtengan su cuota –ficticia–
de seguridad.
Pero es el racismo el que toma prestado el discurso de la
seguridad para operar y no al revés69.
El nivel más feroz en el que actúa el discurso securitario, y
quizás donde más se sedimente el discurso racista, es en el campo
policial, o como lo hemos definido en otra oportunidad: el campo
contravencional, entendiendo por tal “un espacio social heterogéneo
conformado por múltiples actores que se disputan espacio de poder y
sentido en torno a la cuestión contravencional y donde se juegan
prácticas y discursos” (Crisafulli, 2012, p. 3)
Los Códigos de Faltas vienen a ser el discurso estatal que
estructura el campo contravencional, en el que también intervienen
otras normativas como las leyes de seguridad o las leyes orgánicas de
las policías; otros discursos, como el tejido por los medios de
69
Ahora bien, el racismo no sólo utiliza el discurso de la seguridad, sino también opera
con otros discursos, incluso aparentemente progresistas, como el de los derechos
sociales. Por ejemplo, el plan de erradicación de las llamadas villas de emergencia que
se encontraban en el casco céntrico de Córdoba hacia las periferias de la ciudad, es una
de las formas en las que ha operado el racismo enmascarado de derechos sociales. Para
una profundización, véase Scarponetti; Ciuffolini (2011)
193
comunicación; otros actores además de la policía –como las
legislaturas provinciales o incluso los movimientos sociales en su
lucha contra las leyes contravencionales–; y sobre todo, el campo
contravencional está compuesto por prácticas habilitadas por esas
leyes.
Nacidos de los antiguos edictos policiales, los códigos de faltas
son leyes provinciales que permiten detener personas sin orden judicial
acusadas de figuras, la mayoría de ellas vagas y ambiguas; que en
muchas jurisdicciones provinciales no interviene un Juez, sino es la
propia policía quien detiene, instruye, acusa, juzga y controla la
ejecución de la pena.
En esta verdadera autonomía policial que habilitan los
códigos de faltas, suelen darse los espacios donde el racismo
cristaliza sus discursos de la forma más feroz, habilitando una
violencia extrema. Exentas de todo control judicial o por parte de
un abogado defensor, las policías utilizan estas herramientas que
refuerzan el discurso securitario para disciplinar a los sectores
populares, los mismos que han sido racializados según el
neorracismo latinoamericano.
No es menor recordar que estas medidas suelen aplicarse
incluso con mucha mayor frecuencia que el propio código penal70,
despojando a los detenidos contravencionales de todas las garantías
básicas del derecho penal liberal moderno, como la de juez imparcial,
defensa en juicio y el principio de legalidad.
Los ejemplos para determinar las conexiones entre la cuestión
contravencional y el racismo abundan, pero tomemos el ya clásico caso
del merodeo sospechoso, el cual es una de las figuras de muchos
códigos contravencionales. Como merodear no es otra cosa que
transitar, y transitar está garantizado constitucionalmente, lo que
verdaderamente caracteriza a la figura es la imagen del sospechoso.
70
Pese a la dificultad de conseguir los datos, en toda la Provincia de Córdoba durante
el año 2009 hubo un total de 65.709 detenciones, de las cuales sólo 11.486 (el 17%)
fueron por delito, mientras que 54.223 (el restante 83%) fueron por contravención, es
decir, se utiliza casi cinco veces más el Código de Faltas que el Código Penal. Los
últimos números indican que desde el año 2009 al 2011 los detenidos por
contravención han aumentado en un 33% en la Provincia de Córdoba, trepando a un
escandaloso ascenso del 58% en Córdoba Capital.
194
¿Cómo distinguir a quien pasea de quien merodea sospechosamente?71.
Allí es donde opera el racismo en su máximo esplendor. Es el olfato
policial el que juzgará que la persona no es un simple transeúnte
constituido en sujeto de derecho y que merece la “protección de la
seguridad”, sino un merodeador sospechoso cosificado como objeto de
castigo y solo digno de la “seguridad” como punición. Ese olfato no se
construye sino a partir de ciertos rasgos físicos, cierta adscripción a
una clase social, ciertos gustos musicales, vestimentas, cierta
pertenencia a un territorio inseguro habitado por peligrosos; es decir,
no es otra cosa que lo que hemos definido como neorracismo
latinoamericano, en este caso, operando directamente desde el Estado y
sus instituciones.
4. A modo de cierre
Analizamos la centralidad de la seguridad para entender la
construcción de lo político en momentos de repliegue del Estado Social
y claro avance del Estado Penal. Pensar la seguridad tal como es
enunciada en la actualidad, nos lleva inexorablemente a la policía
como institución central. Lo que hemos intentado escudriñar es cómo
la ideología de la tolerancia cero, a partir del convenio firmado entre la
Provincia de Córdoba y el Manhattan Institute en el año 2004, ha
penetrado las prácticas policiales, sobre todo, mediante la aplicación
del Código de Faltas. Entendemos que dicho discurso no es otra cosa
que un refinamiento del racismo, el cual, como legitimación explícita
de prácticas, ha quedado totalmente deslegitimado, de allí que pida
prestado otro discurso.
71
En otra oportunidad (Crisafulli; Spósito, 2011, p. 62) mencionamos “¿De qué
depende que el transitar de una persona sea sospechoso?, es decir, ¿quién puede
caminar paseando y quien deja de caminar para merodear de forma sospechosa? El
humor racista dice que si un blanco corre es porque está haciendo footing, pero si el
que corre es el negro, lo hace porque ha robado un estéreo, o está merodeando de
forma sospechosa diríamos en estos tiempos de sobredimensión del Código del Faltas.
Karl Marx decía que la historia se repite, primero como tragedia, luego como comedia.
Ahora bien, el racismo no solo guía el ingenioso humor cordobés, la comedia, sino
también construye prácticas”
195
Si bien el martillo siempre ha significado lo mismo, esto es,
aplicar fuerza, la tolerancia cero y el neorracismo latinoamericano son
categorías que nos ayudan a pensar quiénes son los sujetos que ponen
sus cabezas y cómo obtura ello el desarrollo de un Estado democrático
y la plena concreción de los derechos económicos, sociales y
culturales.
BIBLIOGRAFÍA
BALIBAR, Étienne (1991), “Existe el Neoracismo”, en Raza, nación,
clase, Madrid, IEPALA, pp. 31-48.
BLÁZQUEZ, Gustavo (2009): Músicos, Mujeres y algo para tomar.
Los mundos de los cuartetos en Córdoba; Córdoba, Ediciones
Recovecos.
BRATTON, Williams (1997) “Crime is Down in New York City:
Blame the Police” in DENNIS, N. –ed.– (197): Zero Tolerance.
Policing a Free Society; Institute of Economic Affairs, London.
BUTLER, Judith (2010): Marcos de Guerra. Vidas lloradas, Paidós,
Buenos Aires.
CARMICHAEL, Stokely; HAMILTON, Charles, (1967): Black
Power: the politics of liberation in American, Vintage Books, New
York.
CHRISTIE, Nils (1984): La Industria del Control del Delito, Fondo de
Cultura Económica, México.
CRISAFULLI, Lucas (2012): “Seguridad y Derechos Humanos:
Tensiones en el campo contravencional”; Ponencia presentada al III
Seminario Internacional Universidad, Estado y Sociedad; Prosecretaría
de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Córdoba;
Octubre de 2012, Córdoba.
CRISAFULLI, Lucas (2007): “El Castigo penal en la época neoliberal”
en Revista de derecho penal y procesal penal, Buenos Aires, n.8,
pp.1500-1518, agosto 2007.
CRISAFULLI, Lucas; LEÓN BARRETO, Inés –Coords.– (2011):
¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos
Humanos, Inecip. Córdoba.
196
DE GIORGI, Alessandro (2005): Tolerancia Cero. Estrategias y
prácticas de la sociedad de control, Virus Editorial, Barcelona.
DE GORI, Esteban (2005): “Notas Sociológicas sobre la cumbia
villera. Lectura del drama social urbano” en Revista Convergencias.
Universidad Autónoma del Estado de México; Año 12 Vol. 038.
FOUCAULT, Michel (1979): La Arqueología del saber, Siglo
Veintiuno Editores, México.
FOUCAULT, Michel (1996): Genealogía del Racismo, Altamira
Editorial, Buenos Aires,
LVOVICH, Daniel (2003): Nacionalismo y Antisemitismo en la
Argentina¸ Javier Vergara Editor, Buenos Aires.
MARGULIS, Mario; URRESTI, Marcelo (1999): La Segregación
negada: Cultura y Discriminación Social, Editorial Biblos, Buenos
Aires.
MONJARDET, Dominique (2010): Lo que hace la policía. Sociología
de la Fuerza Pública, Prometeo Libros, Buenos Aires.
RATIER, Hugo (1971): El Cabecita Negra, Centro Editor de América
Latina, Buenos Aires.
RATIER, Hugo (1975): Villeros y Villas Miserias, Centro Editor de
América Latina, Buenos Aires.
REGUILLO, Rossana (2012): Culturas Juveniles. Formas Políticas
del Desencanto, Siglo Veintiuno Editores, Buenos Aires.
ROZENMACHER, Germán (1967): Cabecita Negra, Centro Editor de
América Latina, Buenos Aires.
SCARPONETTI, Patricia ; CIUFFOLINI, Alejandra –Comps.–
(2011): Ojos que no ven, corazón que no siente. Relocalización
territorial y conflictividad social: Un estudio sobre los Barrios
Ciudades en Córdoba, Nobuko, Córdoba.
SPÓSITO, Daniela; CRISAFULLI, Lucas (2011): “Porque unos
cuerpos valen más que otros. Racismo y retórica oficial en el Código
de Falta”, en ¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y
Derechos Humanos, Inecip, Córdoba, pp. 53-64.
WIEVIORKA, Michel (2009): El Racismo. Una introducción, Gedisa
Editorial, Barcelona.
YOUNG, Jock (2003): La Sociedad “Excluyente”. Exclusión Social,
delito y diferencia en la Modernidad Tardía, Marcial Pons, Barcelona.
ZAFFARONI, Eugenio Raúl; ALAGIA, Alejandro; SLOKAR,
Alejandro (2002): Derecho Penal. Parte General, Ediar, Buenos Aires.
197
ZAFFARONI, Eugenio Raúl (2012): La Cuestión Criminal, Planeta,
Buenos Aires.
198
199
SOBRE LOS AUTORES
Elinor Bisig
Es Doctora en Ciencias Sociales (UBA), Magíster en Demografía
(CEA-UNC) y Licenciada en Sociología (UCSE). Es Investigadora del
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
(CONICET) y Profesora e Investigadora Categoría I del Centro de
Investigaciones Jurídicas y Sociales (CIJS) y de la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba
(UNC). Directora del Proyecto de Investigación “El Código de Faltas y
su aplicación a los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una estrategia de
intolerancia selectiva?” (CIJS-UNC-SECYT).
Paola Barrera Calderón
Es Tesista de la Licenciatura en Sociología en el Instituto de Ciencias
Sociales (UNVM). Auxiliar de Investigación de Elinor Bisig
(CONICET-CIJS-UNC) 2003/2010. Miembro del Programa Juventud
y Derechos Humanos del Centro de Investigaciones Jurídicas y
Sociales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.(UNC) 20072010 y Asistente de Investigación en el proyecto “El Código de Faltas
y su aplicación a los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una estrategia
de intolerancia selectiva?” (CIJS-UNC-SECYT).
Virginia Bolatti
Es Licenciada en Ciencias Políticas (UCC), Especialista en producción
y análisis de información para políticas públicas (CEA-UNC),
Miembro de la Asociación Civil Clínica Jurídica de Interés Público de
Córdoba y Oficial de área de Programas en el Fondo de Mujeres para
América del Sur.
200
Lucas Crisafulli
Es Abogado, Investigador y Docente de grado y extensión en la
UNC. Coordinador del área Seguridad y Democracia del Observatorio
de Derechos Humanos de la UNC. Es Asesor de la Comisión Especial
de Reforma del Código de Faltas en la Legislatura de la Provincia de
Córdoba. Ha publicado libros y artículos en revistas especializadas en
torno a la Policía, el código de faltas y las políticas de seguridad como
así también artículos de opinión en diarios locales y nacionales.
Asistente de investigación en el proyecto “El Código de Faltas y su
aplicación a los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una estrategia de
intolerancia selectiva?” (CIJS-UNC-SECYT) Es Docente e
investigador permanente en el INECIP.
Romina Frontalini Rekers
Es Abogada (UNC), Becaria doctoral de CONICET, Doctoranda en
Derecho (UNC), Maestranda en Derecho y Argumentación (UNC) y
Miembro del Programa Ética y Teoría Política (CIJS-UNC).
Consuelo González Valdés
Es Estudiante de Abogacía y Ayudante Alumna de la Cátedra A de
Introducción al Derecho en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
desde 2008 y Asistente de Investigación en el proyecto “El Código de
Faltas y su aplicación a los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una
estrategia de intolerancia selectiva?” (CIJS-UNC-SECYT).
Ileana Desirée Ibañez
Es Licenciada en Comunicación Social por la Escuela de Ciencias de
la Información (UNC). Doctoranda en Estudios Sociales de América
Latina en el Centro de Estudios Avanzados (CEA- UNC). Profesora
201
Asistente por concurso Escuela de Ciencias de la Información (UNC).
Profesora Asistente de la Licenciatura en Antropología (UNC)
Profesora de la Licenciatura en comunicación (UNCa). Ha sido becaria
de CONICET y de la Agencia Córdoba Ciencia.
Natalia Monasterolo
Es Abogada (UNC) y Diplomada en derecho penal y procesal penal
(UE S XXI), Doctoranda en Derecho y Ciencias Sociales (UNC)
Adscripta en la Cátedra de Derecho Penal I de la Facultad de Derecho
y Ciencias Sociales (UNC) y Asistente de Investigación en el proyecto
“El Código de Faltas y su aplicación a los jóvenes en la ciudad de
Córdoba: ¿una estrategia de intolerancia selectiva?” (CIJS-UNCSECYT).
Ramiro Moyano
Es estudiante de la carrera de Abogacía (UNC), Becario de Pre-Grado
del Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales (CIJS-UNC) y
Miembro del Programa Ética y Teoría Política (CIJS-UNC).
Andrés Rossetti
Es Abogado (UNC) y Doctor en Derechos Humanos en la Universidad
de Palermo, Italia. Profesor Titular en Derecho Constitucional y
Profesor Adjunto en Derecho Procesal Constitucional en la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales e Investigador del Centro de
Investigaciones Jurídicas y Sociales. Co-Director del Proyecto de
Investigación “El Código de Faltas y su aplicación a los jóvenes en la
ciudad de Córdoba: ¿una estrategia de intolerancia selectiva?” (CIJSUNC-SECYT).
202
Daniela Spósito
Es Periodista (TEA-Buenos Aires), Licenciada en Filosofía (UNC),
Magister en Comunicación y Cultura Contemporánea (CEA-UNC) y
Doctoranda en Semiótica (CEA-UNC). Escribió para los
diarios Clarín, Perfil, Página/12 edición nacional y Página/12
Córdoba, La Voz del Interior, La Mañana de Córdoba, El País de
Montevideo y las revistas La Maga, Fin de Siglo, .2cBicentenario del
Instituto Goethe y Deodoro, gaceta de crítica y cultura, entre otros. Es
miembro del Comité Editorial de la Revista Interferencia, Derechos y
Seguridad Humana, del Observatorio de Prácticas de Derechos
Humanos de la Secretaría de Extensión Universitaria (UNC). Asistente
de investigación en el proyecto “El Código de Faltas y su aplicación a
los jóvenes en la ciudad de Córdoba: ¿una estrategia de intolerancia
selectiva?” (CIJS-UNC-SECYT). Es Regente de la Escuela Superior
de Comercio Manuel Belgrano de la Universidad Nacional de
Córdoba.
Santiago Truccone Borgogno
Es Abogado (UNC), Becario doctoral de CONICET, Doctorando en
Derecho (UNC), Maestrando en Derecho Penal Universidad de
Salamanca y Miembro del Programa Ética y Teoría Política de la
(CIJS-UNC).
Estela Valdés
Es Licenciada en Geografía (UNCa). Magister por la Universidad
Internacional de Andalucía, España. Profesora Titular Regular de la
Cátedra de Geografía Humana y del Seminario de Posgrado de
Organización Territorial I en la Facultad de Filosofía y Humanidades
(FFyH-UNC) Investigadora del Centro de Investigaciones de la
Facultad de Filosofía y Humanidades. (CIFFyH-UNC)
Se terminó de imprimir en
Argensola 1942 - Tel./Fax (0351) 4723231
en el mes de Diciembre de 2014
Córdoba - Argentina

Similar documents