Real Senyera Generalitat Valenciana c+r Textiles

Comments

Transcription

Real Senyera Generalitat Valenciana c+r Textiles
c+r Textiles
Real Senyera
Investigación, conservación y restauración
del patrimonio textil de la Comunitat Valenciana
Generalitat Valenciana
Real Senyera (Estado inicial)
Industria textil de Eduardo Sanchís Romero, 1928
Tejidos de seda: tisú, tafetán y sarga con bordados de aplicación, 285 x 181cm total
Generalitat Valenciana
El 11 de mayo de 1927, siendo alcalde de Valencia
el Marqués de Sotelo, el Ayuntamiento de Valencia
acordó confeccionar una nueva Real Senyera
réplica exacta de la que se conserva en el
consistorio municipal, para que la más antigua no
se deteriorase más.
En 1928 el industrial del textil Eduardo Sanchís
Romero, propietario de una fábrica de tejidos de
seda en la calle Quart Extramuros de Valencia,
realizó, por encargo del Ayuntamiento de Valencia,
un facsímil con todo detalle y exactamente igual
a la histórica Real Senyera custodiada en el
consistorio municipal de la ciudad, la cual fue
primorosamente tejida en seda: cuatro franjas de
seda magenta sobre fondo de tisú de seda dorado,
con franja azul en el lado del asta, que alberga
una corona también en tisú dorado, según consta
documentalmente en el Archivo Histórico Municipal
de Valencia.
De la misma industria sedera salieron otras senyeras,
réplicas exactas de esta, que si bien aparentemente
son como aquella, en realidad los materiales no son
exactamente iguales o de la misma calidad. Una de
estas senyeras, la ahora restaurada, cuando murió
el literato valenciano Vicente Blasco Ibáñez, fue
llevada hasta Menton (Francia) para que cubriera
su féretro. Cuatro años después, en 1932, cuando
se trajeron sus restos mortales a Valencia, el doctor
Ricardo Muñoz, regidor municipal, médico y amigo
personal del escritor valenciano, tras el funeral,
sustituyó esta senyera por otra bandera valenciana
que acompañó al escritor hasta la tumba.
En 1944, cuando el médico falleció, esta Real
Senyera fue heredada por su nieto, el novelista
Ricardo Muñoz Puelles. Posteriormente fue donada
a Unión Valenciana en tiempos de Vicente
González Lizondo. Desde entonces ha participado
en diversos actos públicos.
En diciembre de 2009, siendo presidente de Unión
Valenciana José Manuel Miralles, este partido
político acordó su donación a la Generalitat
Valenciana conscientes de su importancia
para el pueblo valenciano, como: “patrimonio
cultural de todos los valencianos”. Una de las
condiciones de la donación era su restauración, la
cual se ha realizado en el Instituto Valenciano de
Conservación y Restauración de Bienes Culturales
(IVC+R). Los trabajos de restauración se han hecho
con el máximo respeto al original, y con el objetivo
de devolverle la unidad estética y legibilidad.
Fotografía histórica del féretro de Blasco Ibañez con la Real Senyera
Una vez restaurada será depositada en la Casa
Museo de Blasco Ibáñez en la Malvarrosa para que
pueda ser contemplada por todos.
Descripción General
La Real Senyera es una obra emblemática
y simbólica. Esta bandera es de doble cara,
diferenciándose anverso y reverso por los remaches
metálicos y las presillas o tirantes para su sujeción.
Tiene forma rectangular terminada en dos
puntas, y está formada, en la parte superior que
comprende la vaina, por una banda azul de seda,
con decoración de aplicaciones de tisú rematados
por cordoncillo rojo. Continuando en sentido
descendente y separada por un galón dorado
una banda de seda magenta con decoración de
aplicaciones de terciopelo, tafetán y tisú rodeados
de cordoncillo dorado que recuerdan elementos
de joyería.
El resto de la bandera lo componen nueve
bandas en sentido vertical, cinco de tisú dorado
y cuatro de seda magenta. La longitud de las
mismas difiere desde los lados más externos (199
cm aproximadamente) las de mayor longitud a la
central (151 cm. la más corta). Todo el perímetro de
la bandera excepto la parte superior está ribeteado
por un fleco de pasamanería rojo y dorado.
Visita de las autoridades de la Consellería de Gobernación
durante el proceso de restauración
Detalle del estado inicial del reverso
Detalle de las lagunas en tisú dorado y banda magenta
Estado inicial
El estado de conservación de la bandera era
muy deficiente a su llegada al Departamento de
conservación y restauración de materiales textiles
del IVC+R. Se encontraba enrollada en un tubo de
madera forrado y protegida entre dos telas, sobre
una bandeja de algodón con asas que servía para
su traslado. Conservaba en el reverso de la bandera,
unido al tejido, fragmentos de tiras de precinto
adhesivo y de cinta de velcro, que se supone podrían
proceder de un antiguo sistema de sujeción para el
momento de su traslado o exhibición.
En la banda superior de seda azul que comprende la
vaina del asta observamos un deterioro importante
del tejido de seda, graves pérdidas de urdimbre
y trama, desgarros y lagunas. Son numerosas las
arrugas, pliegues y deformaciones en la parte inferior
de la banda, excesivamente comprimida por la
corta longitud del galón dorado que marca la unión
con la banda trasversal de color magenta. Todo
ello, además, se incrementa con la presencia de
las aplicaciones en tisú que recuerdan el motivo de
la corona, que dispuestas sobre un tejido de menor
densidad, generan graves tensiones. Hay que añadir
las decoloraciones del propio tejido, y del fleco rojo,
además de aureolas que se extienden por toda la
zona, de origen desconocido.
Los elementos decorativos en tisú de esta área
están realizados con técnica de aplicación. El tisú
fue preparado mediante un encolado a un tejido
de tarlatana para darle cuerpo antes de unirlo a la
banda azul. Los restos de adhesivo han generado
manchas y oscurecimientos indiscriminados sobre la
superficie, que se suman a las pérdidas puntuales de
las tramas metálicas.
En cuanto a las bandas de seda magenta, una en
sentido horizontal y cuatro en vertical, en un principio
no presentaron una problemática importante
excepto pequeñas zonas con faltas de urdimbre.
Las bandas de tisú dorado en general mostraban
casi en su totalidad el levantamiento de infinidad de
las hojuelas de metal, por rotura de la urdimbre de
sujeción de seda encontrándose sueltas, levantadas,
enredadas y muchas zonas en las que habían
desaparecido.
Detalle de las reparaciones en la banda dorada
Mapa de daños
Detalle de las arrugas
A lo largo de toda la superficie de la bandera había
multitud de cortes, pequeñas lagunas y desgarros,
así como zonas manchadas, arrugadas y con
pliegues. Además, se apreció que el estado de
almacenamiento o exposición de la bandera había
contribuido enormemente a las deformaciones,
arrugas, cercos y sequedad de los elementos que la
componen.
Detalle de los desgarros y zurcidos en el tisú dorado
Detalle de antes de la intervención
Detalle del ligamento de la banda dorada
Detalle de antiguas reparaciones con hilo metálico en el
tisú dorado
Detalle de la trama metálica
Estudio de materiales
Se han identificado hilos de otra naturaleza en la
bandera, como algodón, que se usó en la aplicación,
y fibras sintéticas, como nylon que aparece en el hilo
torsionado del fleco, y otro tipo de fibras sintéticas
que forman el núcleo del hilo entorchado de la
banda amarilla.
El estudio previo de la Real Senyera se centró en
la identificación de los materiales empleados en
su elaboración. Se realizó un profundo análisis de
los diferentes tipos de hilos y elementos metálicos
que permitió identificar su naturaleza y estado
de conservación. Para ello se empleó parte de la
infraestructura y equipamiento científico que dispone
el IVC+R, concretamente la microscopía óptica (MO)
y la microscopía electrónica de barrido acoplado a
un espectrómetro de rayos X (MEB-EDX).
Los resultados de estos análisis han puesto de
manifiesto que se emplearon hilos de seda en las
tramas y las urdimbres de bandas amarilla, roja y azul.
También se utilizaron hilos de seda en el entorchado
dorado de la pasamanería y del fleco.
Proceso de análisis de las fibras textiles
El estudio incluyó los diferentes elementos metálicos
de la bandera como laminas doradas e hilos
entorchados. Las láminas metálicas doradas se
elaboraron a partir de una lámina de cobre que
se plateó y doró en su superficie. Estas láminas
presentaban alteraciones mecánicas en su
superficie, que dieron lugar a pérdidas del dorado
Fibras de seda de la trama de la banda amarilla. Imagen
obtenida con microscopía óptica
Imagen de un hilo entorchado obtenida mediante SEM-EDX
Imagen de una lámina dorada obtenida mediante SEMEDX donde se aprecian las pérdidas del dorado
Imagen de una lámina dorada obtenida mediante SEMEDX donde se aprecian las costras de los productos de
corrosión
Fibras sintéticas del entorchado de la banda amarilla.
Imagen obtenida con microscopía óptica
superficial dejando el color rojizo del cobre. También
se observaron alteraciones de tipo químico con
presencia de las corrosiones propias del cobre y la
plata.
Se identificó otro tipo de dorado en los hilos
entorchados del fleco. En este caso el dorado se
obtuvo a partir de una lámina de plata que se doró
con algún tipo de colorante sintético.
Fibras de seda de la trama de la banda granate. Imagen
obtenida con microscopía óptica
Fibras de algodón de la aplicación. Imagen obtenida con
microscopía óptica
Fibras de mylon del hilo torsionado del fleco. Imagen
obtenida con microscopía óptica
Proceso de limpieza por microaspiración
Intervención previa a la consolidación de la banda azul
Proceso de restauración
fleco como galones. También se han realizado
estudios analíticos de los metales y de las fibras que
constituyen los hilos con el fin de determinar los
materiales empleados en su confección y evaluar su
estado de conservación.
La intervención practicada pretende devolver
a la bandera su unidad estética y estabilidad,
reintegrándola tanto física como cromáticamente,
además de conseguir consolidar aquellas áreas
deterioradas y eliminar los agentes que han
contribuido a su degradación.
La primera fase de nuestro trabajo ha consistido en
un profundo estudio de la pieza que ha quedado
documentado tanto gráfica como fotográficamente.
Se han realizado estudios sobre la confección de
la pieza, los ligamentos de los diferentes tejidos, las
técnicas de bordado en este caso de aplicación y
el estudio de los elementos de pasamanería: tanto
Detalle de una antigua reparación con cintas adhesivas
Una vez evaluado el estado de conservación y
realizada la fase previa de documentación y análisis,
el proceso se centró principalmente en tratar de
estabilizar la senyera en cuanto a su conservación
futura.
La primera actuación consistió en eliminar las
intervenciones anteriores como las cintas adheridas
en el reverso y reparaciones con costura, las cuales
dañaban gravemente el tejido.
Detalle de los velcros del antiguo sistema de sujección
Proceso de alineación de las fibras textiles por humidificación por ultrasonidos
Proceso de colocación del tejido de soporte en la banda
azul
En las bandas de tisú se encontraban pequeños
zurcidos realizados con hilo metálico para cerrar
desgarros, mientras que en la banda superior azul, en
la zona de la falsa vaina, se había hecho un doblez
longitudinal de unos 3 cm para disimular el desgarro
del tejido.
Posteriormente, realizamos una microaspiración
general con ayuda de pincel para eliminar la
suciedad superficial e intentamos rebajar algunas
manchas y zonas de aureolas mediante limpieza en
mesa de succión y también con disolventes, pero
los resultados no eran satisfactorios para someter a
una pieza tan delicada a ese proceso, por lo que se
determinó limitar la limpieza a una microaspiración.
Primero procedimos a desprender con extremo
esmero tanto la cinta de velcro como la cinta de
precinto. El adhesivo había impregnado y deteriorado
las fibras de forma irreversible, que originaron pérdidas
de hilos metálicos, fragilidad en las fibras y pequeños
desgarros en las sedas.
Conservación del antiguo sistema de suspensión: falsa
vaina y tirantes
Finalizado el proceso de limpieza, procedimos a la
alineación de las fibras con vapor frio producido por
Detalle de los soportes de consolidación de las bandas por
el reverso
Estado inicial de un desgarro reparado
Mapa de actuación
ultrasonidos. El proceso de alineación permite hidratar
las fibras que se encontraban extremadamente
resecas y dotarlas de la flexibilidad suficiente para
recolocarlas y relajarlas. El secado se produce
lentamente de forma natural bajo el peso de cristales
y plomos.
Eliminación de la reparación
A partir de estas primeras actuaciones, comprobamos
realmente la fragilidad de las fibras de la seda de las
bandas magenta. Cualquier pequeña manipulación,
debido a las dimensiones de la pieza, suponía
ocasionar problemas de estabilidad a la seda, que
en un principio no aparentaba la debilidad que
luego pudimos constatar.
Decidimos por tanto realizar una consolidación
general de toda la bandera, colocando por el reverso
de la misma, soportes individuales de seda para cada
banda respetando la policromía de cada una de
ellas, de esta forma proporcionábamos una base de
solidez y estabilidad a la bandera, al mismo tiempo
que nos permitía la consolidación por el anverso de
todas sus bandas verticales y horizontales.
En el caso de la banda superior azul mantuvimos el
mismo criterio, pero la existencia de remaches en
la falsa vaina y de tirantes - en el reverso - complicó
el proceso, ya que quisimos respetar al máximo los
elementos originales.
En la banda azul colocamos también un soporte
general, recuperando los centímetros que se
Estado final después de la consolidación
Reial Senyera (Estado final)
habían acortado en una reparación anterior, y se
reintegraron las graves lagunas de la zona de la falsa
vaina. Realmente la vaina no ejerció esa función, era
puramente estética, y fueron los tirantes del reverso
los que la sujetaron.
En cuanto al sistema expositivo o de almacenamiento
después de la intervención, y dado el delicado estado
de las fibras textiles, se optó por que la Real Senyera
permanezca totalmente desplegada, en horizontal,
sin separarse de su soporte. Para la construcción de
la cama blanda se eligió una base de policarbonato
celular, que permite soportar grandes dimensiones al
mismo tiempo que resulta un soporte ligero y de fácil
manipulación.
Detalle del estado inicial de una de las puntas
Detalle del estado final
Detalle del estado final tras la intervención
www.ivcr.es
M. H. Presidente de la Generalitat Valenciana: Alberto Fabra Part
Conseller de Gobernación: Serafín Castellano Gómez
Consellera de Turismo, Cultura y Deporte: Lola Johnson Sastre
Secretaria Autonómica de Gobernación: Asunción Quinzá Alegre
Secretario Autonómico de Turismo, Cultura y Deporte: Rafael Ripoll Navarro
Director General de Coordinación del Desarrollo Estatutario: José Manuel Miralles Piqueres
Directora General de Patrimonio Cultural: Marta Alonso Rodríguez
Directora Gerente del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales:
Carmen Pérez García
Técnicos en Conservación y Restauración de Bienes Culturales del IVC+R. Textil: Mercè Fernández, Victoria Vicente,
Mª José Cordón
Depósito legal: V 2881 - 2012
Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals

Similar documents