tNayarit.

Comments

Transcription

tNayarit.
tNayarit.
COLECCION
INEDITOS.
DE
HIST6RICOS
DOCUMENTOS
Y ETNOCRAF1COS,
SIERRA
DE
ESE
ACERCA
DE
LA
NOMBRE,
COMPILADOS
POR
ALBERTO
SANTOSCOY.
Is
NOT A S BI8LIOGRAFICAS.—^CARTAS
DE
DON
FRANCISCO
NAYARIT
RELIGION,
DE
LOS
CORAS.—ESTA
DO DE
LOS
DE LA
LAS
IMPRESION
Y RMO.
SR.
LA
DE
LA
CORAS
PA TRIA
HECHA
OBISPO
D.
CUANDO
DE UN
A EXPEN5AS
DE
SOBRE
LA
LAS
DE J A RON
DEFENSA
VOCABU
CORA.
IGNACIO
No)
E
ETC..
SIERRA.
EN
. —PR I NCI PIO
LENCUA
DR.
Y CASTELLA
COLM ENERO.~lNFORM
COBIERNO,
MISIONES
JESU1TAS.—L0S
INDEPENDENCE
MEXICANO
OBISPO
COSTUMBRES.
DE
ILLMO.
EN
AL
LARIO
•
DEL
DIAZ
Y
MACEDO.
TEPIC.
G U A D A L A J A R A .
T i p o - L i t . y Enc. de Jose M a r i a Y g u i n i z . Oficinas: Rastrillo, n u m . 15
Despacho: San Francisco, n u m . 7H
1899.
$
% % % %
% % %
PROLOGO.
L a publication de estos documentos obedece k un impulso patriotico deemulacion, iniciado al ver que dos esploradores venidos de muy
lejanos paises,—el uno, el Senor Leon Diguet, de la tierra de Francia,
siempre entusiasta por las ciencias; y el otro, el Senor Karl Lumholtz,
desde casi la extremidad boreal de Europa, d e s d e l a pensadora Noruega,—avidos ambos de allegar material a las labores antropologica y
etnogrdfica, no han vacilado, despues de atravesarlos mares y de recorrer
la parte mas civilizada de la Republica Mexicana, en aventurarse por
los reconditos senos de la misteriosa Sierra del Nayant, para quererle
arrancar sus secretos; sin aguardar otra recompensa poFsus trabajos que
la gloria cientifica, y arrostrando a ese efecto graves peligros, con
esfuerzo tan decidido que hace recordar aquellos paladines de la Mesa
Redonda, que por conquistarse fama heroica se internaban en reconditas grutas, descendian a lobregas simas y penetraban en selvas
jamas holladas por. el hombre, 6 desafiaban la colera de los seres
monstruosos que soli'an guardar los lugares destinados a los encantamientos de los Atlantes y Merlines.
El notable ejemplo de aquellos extranjeros, tendrfa que hacernos
ruborizar a los indigenas, si ellos lograran manifestarse ahora mas conocedores que nosotros mismos de las cosas que atanen a nuestro ser
nacional, como mas de una vez hemos visto con amarga pena que ha
acontecido. Y por eso, teniendo afortunadamente a mi alcance medios de atenuar la inculpacion de apati'a patriotica que se nos pudiera
hacer, con verdadera complacencia he formado esta breve serie de do­
cumentos, los cuales serviran para dar mucha luz sobre la obscura
region de nuestro suelo que hoy concita las miradas curiosas de los
IV
americanistas, gracias d la resonancia que estan teniendo las empresas
de
los sefiores
Diguet y
Lumholtz.
Asf, al menos, se vera que no
c o n s i d e r a m o s corao exoticos nuestros propios asuntos; y que otro tanto
de lo que aquellos apreciables caballeros han
ciencia,
nosotros,
a m e d i d a de
p r o c u r a d o hacer por la
nuestras fuerzas, escudrinando
e m p o l v a d o s legajos de los archivos, lo intentamos
tambien
los
por la
ciencia y por la patria.
No
negare, empero, que hasta hoy
nuestros escritores muy
se han hecho de parte de
p o c a s investigaciones acerca de la historia y
de la etnografia del antiguo pueblo que h a b u s c a d o e n aquella abrupta
sierra un
refugio contra las invasioncs de otras nizas: a miajas q u e d a
reducido lo que s a b e m o s de sus orfgenes,
de sus costumbres y ami
d e su lengua; pero no debe culparse de eso sino a las circunstancias
excepcionales
que tuvieron abstricto de todo
gobierno civilizado
al
N a y a r i t , hasta hace muy p o c o tiempo, pues no habia side nunca b a s tante eficaz el poder de las autoridades del pafs sobre las gentes de
dichos
vericuetos,
y aun hoy,
sometidas y a y todo, conservan
su
caracter refractario a la cotnunicacidn social.
N o hay que extrafiar, por lo mismo, que no h a y a mas que un solo
libro que lleve el titulo de " H i s t o r i a del Nayarit;" y aun asf, ni es tal
nombre
el que el autor de ese libro le diera, pues
primitivamente
se llamo "Apostdlicos afanes de la C o m p a n f a de J e s u s en
la America
Septentrional/' ni corresponde la materia d lo que del nuevo
titulo
deberfa prometerse el lector, porque de las 5 6 4 paginas del volumen,
no se refieren al N a y a r i t sino 2 7 6 , en tanto que las restantes se ocupan
solo
de
la Pinierf.i Alta.
Y a mayor
a b u n d a m i e n t o en
tan lamentable, apenas s( unas 20 p a g i n a s hacen
deficiencia
v a g a e incompleta
relacidn a los habitos y creencias de esos arriscadps montaneses.
Dificultosamente
y solo d fuerza de rastrear llega a encontrarse
en otras distintas obras tal 6 cual d a t o relativo d las mismas gentes; y
aun estos, c u a n d o se refieren a ciertas particularidades, suelen hallarse
entre sf en divergencia
6 contradiccion que sumerge el
animo en un
mar de confusiones;' porque en esos casos no vale apelar a la crftica
p a r a discemir
la verdad, por cuanto que casi siempre se encontrard d
ese respecto desprovisto d su vez de noticias quien quiera apelar al
auxilio de aquel arte discretisimo.
M e he permitido entrar en tales detalles, para que pueda aquilatarse la obra de reconstruction histdrico-etnografica que se intenta; y
V
en la cual trabajan con empeiio otros de nuestros compatriotas, de
quienes a su tienipo hare merilo, los cuales han tornado a su cargo la
parte filologica de la enipresa, materia asimismo casi tan ardua como
la de restaurar los hcchos pasados; porque el vinico precedente que se
tiene sobre tales estudios, es el "Vocabulario Castellano-Cora" del ya
citado P. Ortega, y hay que recurrir por lo mismo a tomar datos en la
fuente viva de los suspicaces indigenas cuya es tan abstrusa lengua.
Afortunadamente para el adelanto de los pueblos, las inclinaciones
del espiritu humano varian hasta lo infinito, como canto el poeta de
Venusa: "quien se complace en hacer volar el polvo en los circos oh'mpicos, quien se cree dichoso cuando el favor del voluble pueblo lo eleva
a los honores, y quien cuando ha acumulado en sus graneros todos los
trigos de la Libia, y no se expondra, por todos los tesoros de Atalo,
i arrostrar los pel'gros de los mares; el comerciaate, aunque horrorizado de las luchas del viento de Africa contra las revueltas ondas y aun
ponderando la tranquilidad de los alridedores de su lugarejo, pronto
calafatea sus naves, porque no puede soportar el yugo de la pobreza;
los amantes del anejo vino de Masica, reservan una parte del dfa para
rccrearse, ya bajo el espeso follaje, ya en las orillas sagradas de una
fuente; hay quien se regocije d la vista de la campafia, 6 con el son
agudo de los clarines y de las trompetas y a la idea de los combates
que hacen temblar d las madres."
VI
}4oticia de las pie^as contenid&s (r\ este follefo.
CARTAS ESCRITAS...POR D . FRANCISCO NAVARIT. (PAG. I ) .
Curiosfsimos son estos documentos, hallados originales, por mi, en
el Archivo del Gobierno Eclesiastico de esta Arquidiocesis, juntamente con la traduction que les a c o m p a n a .
A n t e todo, es necesario, para darse cuenta de la valfa del hallazgo,
saber quien fuera el tal Nayarit; y a ese efecto voy £ concretar en las
li'neas siguientes cuantos informes nos dan respecto de ese sujeto
historico, cronicones y otros documentos.
H a b l a n d o el P. Tello, en su " C r o n i c a Miscelanea" de la Provincia de J a l i s c o , escrita en 1 6 5 2 , de los hechos tocantes al ano de 1 6 1 1 ,
dice: " E s t e ano, el padre fray Miguel d e U r a n z u hizo dos entradas
en la serrania donde esta la nacion cora, a quien impropiamente los
que no saben de estas materias, llaman nayaritas; todos los que habitan
aquella serrania, es gente infiel y barbara; tiene A Q U E L L A de subida
m a s d e cuatro leguas, hasta llegar a donde estd r a n c h e a d a la mayor
parte de esta nacion, a d o n d e llego, y vio que tertian por capitdn d un
indio muy viejo llamado Nayarit,
de quien adelante se dird. L o s dfas
que estuvo con ellos, les predico dejasen sus idolatri'as y se convirtiesen
a nuestra santa fe catdlica, y se bautizasen y bajasen a poblar los
llanos; m a s aunque los deseps y buen espiritu del dicho p a d r e eran
g r a n d e s , ningun efecto hicieron en ellos, por s e r n a c i c n dura y pertinaz;
y querfan m a s a n d a r s e a sus anchas, sin que los espafioles los vean ni
los ministros les ini])idan sus abominaciones y borracheras."
(1)
Y poco
(1)
despues a g r e g a , refiriendose a la s e g u n d a entrada que
Cap. CCT.XII,
~i
VII
hizo el mismo Padre Uranzu: "solo, a pie y descalzo subio por aquellas
serranfas, expuesto d cualquier peligro, sin que nadie se lo pudiera
estorbar; y habiendo subido a lo mas alto de la sierra, caminando,
fue a dar a donde estaba el capitan que tenfan, que es el que arriba
dije, llamado Nayarit, a quien ya habi'a visto antes; el cual, asi que
vio a este religioso, saliendo de un jacalillo, le fue a buscar y besar
el habito, y luego se volvic y trajo una petaquilla de palma muy pequena, de donde saco un papel con unas letras que deci'an: "yendo
yo por tal parte, me salieron a recibir unos indios, que dijeron ser de
la nacion cora; y entre ellos venia uno llamado Nayarit, q u e en el
respeto que los demas le tenian, daban d entender ser persona principal
entre ellos. Suplico a todos los que este papel vieren, le hagan buen
pasage;" y la firma decia:
"El
Capitan
Miguel
Caldera,"
y al pie de
el estaban pendientes las armas del dicho Capitan. E s t e papel puso
en las manos al bendito padre, el cual lo guardo, y . . . .despues, contando a otros religiosos y a muchas personas su entrada, y las muchas
mentiras que entre los espafioles se deci'an de la riqueza del Nayarit,
y que tenfa un tribunal de plata en que estaba sentado, siendo un
pobrc
viejo
ciego
de
un ojo y
desnudo
en
earnes,
para
ser creido,
y
para que constase que habia estado alia, enseiiaba a todos el sobredicho
papel del Capitdn Caldera que le dio al Nayarit."
Termina el cronista ese pasaje de su r;lato, con esta advertencia:
"aquella nacion no se llama nayarita, como solo por imagination
les quiere llamar quien nunca les ha visto ni las margenes de sus sie­
rras, porque si aquel viejo medio ciego, que habrd 26 anas que murid
cuando esto s e escribe, s e llamaba Nayarit, no pox e s o y haber sido
su capitdn, se deben llamar nayaritas, como tampoco tomaron el
nombre d e sus antecesores, capitanes suyos, ni d e su hijo q u e le
sucedio, y despues de el obedecian, que se llamaba Soba, y no por eso
les hemos de llamar a aquella nacion sobitas."....(1)
Muy al pnncipio de esa cronica habi'a ya dejado escrito el mismo
religioso las lineas que siguen, a las que doy lugar posterior a las
precedentes por rardn de orden en el discurso:
"El idolo i quien hoy adoran los ma's (de los coras) esta en una
parte de la sierra que Hainan del Nayarit, adonde tienen una capilla
porque, dice el indio de quien hube esta relation,
muy adorn a da.
que ante's que se conquistase la tierra y entrasen los espanoles, habi'a
(1)
C a p . C C L X m , p p a g . 774 y 775.
VIII
en ella mucho oro y plata, y que despues a c a los mismos indios d e
dicha sierra la han ido s a c a n d o y hurtando para vestirse, n o siendo
bastantes a resistir unas indias viejas q u e guardan y cuidan de la
canilla; y dice que los que la han d e s p o j a d o han sido los q u e a d o r a n
al sol, arco y flechas, y que estos tales blasfcman contra el dios que los
otros a d o r a n , el cual es un indie
tuvieron
en su antigiiedad,
muerto y
dentro
enjuto,
el cual fue
por el cual liabla
el
un
rey
demonio"..
que
. . (1)
Entre los fragmentos que existen d e otra crdnica d e los referidos
franciscanos de S a n t i a g o d e J a l i s c o , t n que s e v a tratando en orden
debido d e la fundacidn d e los conventos d e la misma Provincia, y
los cuales fragmentos, q u e segiin el texto fueron escritos en 1 6 5 2
tambien, 6 en alguno d e los afios inmediatos a el, se hallan originates
en la Kiblioteca Publica del E s t a d o , aliide.se al personaje que es objeto
de estas investigaciones, en los terminos que siguen: " E l g o b e r n a d o r
0 capitanejo que tenia (la Sierra) ahora treinta afios era un indio muy
viejo,
titer to, llamado
Nayarit
a quien
en
cierto
p a r a j e encontrd el
capitan Caldera porque el dicho indio, con otros indios d e su nacion
C o r a , le salio al cainmo a dar la obediencia y fue muy bien recibido
del dicho capitan, el cual did un mandainiento d e a m p a r o al dichoiiulio q u e decia:
indio
llamado
naturales
principal
"\eu.lo
yo
por
tal parage,
F r a n c i s c o Nayarit de la nacion
que venian
con
el le tenian,
entre cl.'os, suplito
daban
d la persona
me salio d
Coray
encontrar
en elrespeto
d entender
d quien este papel
ser
un
que los
personage
mostrare
no le
Aaga mat alguno.— Kl c a p i t i n Miguel C a l d e r a . " Y al pie d e dicho
m a n d a n i e n t o habia 0 estaba pendiente un sello pequeno c o n l a s a r m a s
del capital). Despues d e muerto el dicho N a y a r i t quedd por goberna­
dor d capitanejo d e ellos un hijo que se llamaba Afiqui.
E s t a nacion
no se llama N a y a r i t a s por ningun c a s o , sino C o r a s . " (2)
Otro documento contemporaneo, refiriendose a Ocelotl, tlatoani 6
cacique d e Centicpac, el cual murid d o s meses despues d e que estuvo
en sus tierras Nurio d e G u z m i n con su ejercito conquistador, en m a y o
de 1 5 3 1 , se explica asi: " Kste tenia por sus basallos, fuera d e la propia
s u y a que era totorame, algunos d e la nasidn tepeguana, que el abia
sugetado a si, y otros d e la nasidn cora, con la qual nasidn tenia sienpre
continuas gucrras por ser sus enemigos.
L o s quales estaban hacia la
parte del norte dies leguas deste pueblo, que es la tierra que Hainan del
tla.
(1) C a p . V I I I , pAg. 3).
(2) C a p . X X I X . . • Di-la
1605."
fundacidn
del convents
de S. Crisldval
de
Ytscuin-
IX
nayarf, el qual
nombre es
eh/eel
casique de dicha
Sierra
contrario de
Ozelot... . ( i )
Kl primer periodico regular que se publico en la Nueva Espaiia, y
que fue contemporaneo de la Conquista del Nayarit, al dar noticia de
ese suceso glorioso para las armas coloniales, la hace preceder de un relato, del cual tomo lo quesigue: " E l dia 12 (defebrerode 1722) de la
gloriosa Martir Espaiiola Santa Eulalia, llegaron a esta ciudad (Mexico)
dos Soldados Espaholes con carta del Governador del Nayarf I). Juan
Flores de S. Pedro conque le remitio d su Exc. vn Cadaver de crecida
estatura, que segun proportion Simetrica passara de dos baras, y cuarta,
que era del Principe de aquella Pro v i n c i a . . . . Dicho Cadaver era el
de mayor veneration entre estos Indios, porque introduciendose en el
el Demonio les daba los Ordcnlos, y respondia a todo lo que le consult a b a n . . . .sobre dichos despojos, ordeno, su E x c . conformandose con
el parecer, y voto consultivo, el que estos se entregassen al Sr. Provisor,
y Vicario Gl. de los Naturales Dr. D. J u a n Ignacio de Castorena, y
Yrsua (que era precisamente el redactor del periodico ) como se hizo al dfa
siguiente, con despacho de ruego y encargo para q u e . . . .se queme
todo en el lugar que le pareciere mds c o m o d o " . . . . Refiriendo luego,
con referencia a cartas de testigos presenciales, y entre ellos del mismo
Gobernador, como se tomo la Mesa por los soldados espafioles, d i c e : . .
''puestos en fuga los Indios. .y desamparado su Huev Colli, lo ocuparon
los nuestros, despojandole de el Idolo Tonati, y V a s o d e l sacrificio, con
el principal Cadaver del gian Nayari (cuyo nombre le dio d todo este
R e y n o ) dquien
ellos llamaban
G u a y c o , que en su idioma
significaTerceTO,
y este se Uevd a M e x i c o . . . lo reslante se quemo, con otras dos csamentas de sus Principales que conservaban para su v e n e r a t i o n . . . . " [2]
Completan las noticias reproducidas del citado periodico, acerca
del cadaver de Nayarit, estas otras que trae el Cosmografo real Villasefior y Sanchez: "traxeronle a esta Capital, dice, donde le vi, q u a n d o . .se
celebro en la Iglesia del Seraphfn L l a g a d o Auto de fee, determinado
por el J u e z Provisor de Indios, que lo fue el Dr. I). Ignacio de Casto­
rena. . . .; y aviendo algunos Indios presos en la ocasion, por aver abusado del Sto. Sacramento del Matrimonio, y caido otros en sus supers(1) " R e l a s l o n del a s i c n t i del p u e b l o de c e n t t c p i c V d e los c r s l q u e s y ^ o b e r n a d o r e s que tenia
" E s t e docnmento, q u e p e r t e n c c e al a r c f . i v o del G o b i e r n o EclestAstico
ec e s t a A r q u i d i o c e s i s , e s a n o n i m o de l e t r a del sijxlo X V I I ; p r o h a b l e m e n t e fue e s c r i l o p o r
el C u r a d o c t r i n e r o de a q u e l p u e b l o y lo hatl<5 entre l a s deseripotones de c u r a t o s h e c n a s
h a c i a el a n o d e 165'J.
(2) Gaccta de Mexico, v ncticias dc Xmva Espaiia.
N u m . 2.
X
ticiosas costumbres, salieron i dicho Auto; y el d i a siguiente, en el a n o
de 1 7 2 3 , a c o m p a n a r o n al Esqueleto, o b j e t o d e l a Idolatria Nayarftica,
al Brasero d e la Plazuela d e S. Diego, d o n d e en piiblica hoguera fue
q u e m a d o a vista d e los penitenciados, a cuya funcion assistio innume­
rable concurso
blica...."
d e todas clases, autorizado d e lo pral. d e la Repii-
(1)
Con antelacidn habia advertido e s e alitor a s u s lectores, q u e el
referido c u e r p o era "un E s q u e l e t o aquien
tas)como
Abuelo
Tdolo de su ceguedad,
del quepasso
rendian
adoration
(los
R e y a n t i g u o de a q u e l l a N a c i o n , y
d esta Ciudad"
nayariquinto
(Mexico.)
El cronista d e los F r a n c i s c a n o s d e la Provincia d e Z a c a t e c a s , F r .
J o s £ Arlegui, aludiendo d e igual manera al paradero ignlvomo d e ese
c a d a v e r , escribe: "he oido decir d p e r s o n a s fidedignas, q u e por la b o c a
de aquel caddver d a b a el demonio respuestas a sus b a r b a r a s preguntas, incitandolos a q u e siguieran sus costumbres." ( 2 )
El licenciado Mota Padilla, o c u p a n d o s e d e la entrada q u e hizo
el P. U r a n z u , dice que: "subio a pie y descalzo la sierra d e los choras,
que hoy Hainan Nayarit, nombre q u e d e s d e aquel ano, q u e fue el d e
6 1 3 , s e puso d aquella nacion, porque habiendose encontrado multitud
de indios, c a p i t a n e a d o s d e un gandul tuerto, a quien se sujetaban, les
dijo: q u e el avisaria cuando habian d e recibir la p r e d i c a t i o n , q u e todavfa no era tiempo, y el p a d r e le ofrecio volver a entrar a la sierra, y
que asi diese orden a los suyos p a r a q u e no le impidiesen la entrada
p a r a hallarle, y q u e le dijese su nombre, y dijo llamarse Nayarit, y
c o m o dicho p a d r e divulgase dicho nombre entre los religiosos, para
que tuviesen indulto c u a n d o entrasen en aquella tierra, d e aqui nacio
tener dicho nombre impromtuo, y se difundid; d e suerte q u e y a hoy l a s
tres naciones q u e pueblan aquella sierra son conocidas por nayaritas,
y con haber
sucedido
al tuerto
Nayarit
su
hijo Zoba,
s i e m p r e , aun entre
los mismos indios, conservaron el nombre d e su capitan 6 rabi Nayarit;
. C u e n t a asi mismo
y no solo esto, sino q u e lo veneraron por deidad.''...
la q u e m a del c a d a v e r yenerado por los coras, llamandole "de su falso
profeta Nayarit;" a l u d e en otro lugar d el c o m o niimen y d a otros
Nueva
159-160.
(1) Teatro ami rirano. Description
general
dc los reinos y trcvincias
de la
Espaiia, t. I I . Mb. V . c a p . X X X V I I I .
(2) C r o n i c a d e l a P r o v . d e X . P . S . F r a n c i s c o d e Z a c a t c a s , p a r t e 1", c a p . V I I , p p .
XI
pormenores que no difieren en nada de algunos de aquellos que ya
quedan referidos. [ i j
U n manuscrito anonimo del siglo p a s a d o , que lleva el titulo de
"Libro tercero. De la conquista espiritual ejecutada por los Religiosos de la Santa Provincia de Jalisco,' contiene estos datos: "Tambien
tenian [los corasj Capitanes bajo de cuya conducta se haci'an guerra
unos & otros y quanto mal podian & los de los Valles comarcanos, y
-
una de los Capitanes
de veintey
Coras,
daban
que
llamado
cuatropoco
despues de
adoration
en
Nayarit
mas 6 menosque
muerto
por los anos de seiscientos
murid,
conservaban
la cueva que lo
tenian
hasta
se did tanto lugar entre
su cuerpo
seco y
algunos
ofreciendole sacrificios
el
los
le
de
doncellas y de las otras cosas que t e n i a n . . . . D e este Indio Nayarit,
quando vivo, Capitan y quando muerto idolo, tomo la sierra de Acaponeta el nombre de Nayarit, pero esto fue ya en el siglo [2] de mil
seiscientos y veinte y cuatro poco mas 6 menos, como ya se dijo; y asf
su proprio nombre es de Cora, que en perfecto anagrama dice roca, y
en la realidad lo fue, resistiendo siempre a las recias olas de la predi­
cation Evangelica, que por todas partes y en todos tiempos lebantaba
la mar de letras y virtud de la Santa Provincia de Xalixco para combatirla"
[3]
L o s otros datos que sobre los particulares que nos interesan trae
ese anonimo, no tienen variante alguna de importancia respecto de los
que ya quedan reproducidos. [4]
El P. Ortega, unico historiador particular del Nayarit, trae las
siguientes referencias sobre el adalid de ese nombre:
.ni lograron
[los de la Sierra) tener caudillo para su gobierno, hasta que el Naye
el ano de /joo
su dominio
empund el cetro.
Reconocieronle
como d Hey
por el Sur, hasta las costas del mar, y por el
extendiendo
Norte,
hasta
el
Mazapil.
El feudo con que le reconocian sus vasallos, eran flechas y
calzas que todos le tributaban. Venerdronle tanto, que despues de
muerto, antes de enjugar las ldgrimas de su excesivo sentimiento, le
fabricaron
una casa en Tracaimota
(sic, por T z a c a i m o t a ) mas
abajo
del
lugar del Templo del sol, donde en una silla pusieron el cadaver con
(1) Hist, de la Conq. de la Nueva Galicia, c a p . L I I I , p a g . 272, y c a p . X C , p p a g .
478 y 482; (edici6n de la S o c f e d a d de G c o g . v E s t a d . )
(2) P a r e c e que aqul faltan l a s p a l a b r a s ' p a s a d o , a d o , " p a r a q u e dijese "siglo p a ­
s a d o , a n o de 1624."
(3) C a p . I X . De lo que los Rcligiosos de esta Provincia
han trabajado en la
conquista del Xayarit. 6 Su rra de Cora y Tepic.—Est«
m a n u s c r i t o e x i s t e en l a Bibliot e c a p u b l i c a del E s t a d o .
(4) C a p . X I V . De lo que trabajd in la conversion
de la Sierra el Vardn de
Dios Fray Miguel de Vrzasu ( s i c j y otros.
XII
especiales a d o r n o s , t r a v a n d o c u a n d o s e deshizo el esqueleto con varios
hilos.
su
F u e tan a b u l t a d o q u e c o m o se reconocfa en lo d e s m e d i d o d e
c a l a v e r a , parecia segun
estatura.
proportion
J . o s lienzos y tejidos
sinietrica d e siete
q u e le ofrecian
cuartas de
por ser su s o b e r a n o
eran tantos q u e p a s a b a n d e 300 aiiadiendoles, a u n q u e
sobre
vistosa-
mente l a b r a d a s la curiosidad d e muchos caracolillos, y piedras precios a s , q u e Hainan ehalehiquites. Ceiifa su frente una cinta d e plata: en
la cintura tenia otra de tres d e d o s d e ancho
del mismo metal: "Ml la
muneca del b r a z o izquierdo un brazalete q u e nombran manijera,
el q u e usan los Indios, q u e manejan arco, y
azote, q u e d a la cuerda al disparar.
flechas,
como
para r e p a : a r el
Pendta tambitii d e la cintura u n a
hoja d e e s p a d a ancha antiquisiina, q u e dicen se la did el capitdn Caldesa (sic, por C a l d e r a ) en p r e n d a s de su a m i s t a d cuando
entrd,
como
veremos en su lugar; y los indios p e n s a n d o , q u e aun p o d i a d e f e r d e r l o s
contra los G u a i n a m o t e c o s q u e al morir Nayarit les hacian m a s c r u d a
guerra, se la pusieron a la cinta.''
Paginas
Sol] ;/// indio
adelante
(1)
el referido
por nombre
autor dice
Yea un adoratorio 6
tambien:
" H i z o l e [al
templo muy c a p a z en
T o a c a m o t a , [Tzacainiota] q u e esta cerca d e la Mesa hacia el Poniente,
y le sirvin con tal esmero, q u e le a d o p t o por hijo aquel brillante astro;
por c u y o niotivo c u a n d o
murio
pusieron su c a d a v e r en una silla, en
que casi de.shecho le hallaron los p a d r e s c u a n d o quemaron aquel ternplo."
[2]
Igual
origen
reconoce
el relato q u e va & continuation:
primeros [que intentaron la conquista
noticia
por unos
papeles
en su poder y habfan
escritos
en idioma mexicano,
conservado
"Los
d e la Sierra] d e q u e tenemos
q u e tenian
con prolija curiosidad los
Naye-
res, fueron el capitan D o n Miguel C a l d e r a y otros d o s c o m p a n e r o s
suyos, llamados Salazar y Cortes.
E s t o s , sin penetrar en su interior,
se mantuvieron en las entradas d e la sierra largo t i e m p o , p o r los afios
de 1617
Arisbaba,
y 18, en ocasion de que I lego alia
siguiendo
el alcance
el capitdn
Don
de los tepehuanes,
s u b l e v a d o el a n o d e 1 6 en la N u e v a V i z c a y a ,
Bartolome
de
q u e habiendose
a b a n d o n a r o n su patria
(1) H i s t , del X a y a r i t , c a p . II, p a g . 12. edic. d e A b a d i a n o . E n p a r e c i d o s t e Y m i n o s
h a b l a n a l g u n o s de l o s a u t o r e s c i t a d o s , s o b r e l o s a r r e o s q u e d e c o r a b a n el c a d a v e r del
N a v a r l t ; p e r o h e c r e t d o inutil i n c u r r i r en r e p e t i c i o n e s i m p r o c e d e n t e s \ e n o j o s a s , y h e d a ­
do s d l o l a p r e f e r e n c i a al P . O r t e g a , p a r a h a c e r l a c i t a t o c a n t e a ese" p a r t i c u l a r , p o r -iU
c a r a c t e r d e h i s t o r i a d o r e s p e c i a l de la r e g i o n .
(2) Ibid, c a p . I I . p a g . lb.
XIII
para asegurar sus vidas en esta sierra.
Durango, y aunque
de ios tres primeros
Vino este de la ciudad de
no consta
ni quien les encomendd la
empresa, se discurre
de Compostela.
a
Llegaron
visi/arles
ni de donde
que vinieron
el gran
Nayerit
y
salieron
de la
ciudad
otros
de
los
suyos que le acompanaban. Y para que fuese su visita mas grata a los
capitanes, les ofrecieron un presente de cuatro niiios; pero imaginando
ellos que se los daban para que matandolos se los comiesen, horrorizados de tan detestable barbaridad, les afearon sus crueles sobre
barbaros intentos; aiiadiendoles que nuestra religion, no solo santa, sino
muy conforme a los dictamenes de la razon natural, estaba tan lejos
de permitir monstruosidades tan sangrientas, que nos manda aiin amar
a nuestros propios enemigos. Con esta ocasicn se les did noticia de la
verdad
y
pureza
importantes
de
nuestra
puntos, para
su viajc los capitanes:
ley, citdudoles
para
conferir
el pueblo de Tepiquc, hacia
los Nayeritas
se volvieron
este y
otros
donde disponian
gustosos y agasajados
ya
d
su tierra, quedando no menos consolados los nuestros por haber librado, como ellos creian, aquellos cuatro inocentes de la inuerte corporal;
y deseando que lograsen la mejor vida de la gracia, les dejaron en
Compostela para que fuesen instruidos y cristianamente educados. . . "
"Acudieron
con puntualidad
de aquipasaron
que ya no hay memoria.
suyos tan vehementes
hubieron
a Tepique los Nayeritas
en compania de los
de bajar
Aqui
importunas
espanoles
hicieron
a la
el
los capitanes
instancias para
dia aplasado,
y
pila blanca, sitio de
que
al Nayerit
y d los
se bautizaran,
que
las cabezas los mas, para complacer a tan autorizada
porfia, como consta de los referidos papeles; pero ni se expresa alii si
corrio por mano de algiin sacerdote la funcidn, ni que acompanase
alguno a aquellas tropas. L o cierto es, que habiendo pedido ministro
que con sus instrucciones supliera las que debieran haber precedido a)
bautismo, que cuidase de manteneries con la hermosura de la gracia,
y les preservase de la tan connatural reincidencia d sus antiguas ido­
latries, se echa luego de ver que fue poco prudente el fervor de estos
celosos caballeros
"
" D e l a pila blanca pasaron todos los espanoles y Nayares al
pueblo de Acaponeta; y de este, caminando siempre por las faldas de
la sierra sin pisar las lineas que se encaminaban al centro, marcharon
hasta llegar al sitio que hoy llaman Guazamota, perteneciente entonces
a esta provincia: hicieron pie aqui por haber llegado en aquella ocasion
el capitan Don Bartolome de Arisbaba, quien iba en seguimiento de
XIV
unos fugitivos T e p e h u a n e s , q u e intentaban
refugiarse en la a s p e r e z a
d e estas montahas, p a r a imposibilitar el c a s t i g o q u e merecia la crueldad
con q u e quitaron la vida a muchos y entre ellos a ocho jesuitas en el
alzamiento
del a n o d e 1 6 1 6 : venia aquel
valeroso caballero
enviado
del senor D o n G a s p a r d e A l v e a r y Salazar, del orden d e S a n t i a g o , q u e
g o b e r n a b a por aquel
ocupado
tiempo el reino
nuevo d e la V i z c a y a y a n d a b a
en la c a m p a n a c a s t i g a n d o a cuantos
rendfrsele, siguiendo el alcance
rebeldes n o querfan
£ otros q u e por ultimo
s e lo imposibi-
litaron, p o r haberse refugiado i una inaccesible sierra q u e estd
las d o s provincias d e Sinaloa y T a r a u m a r a , en d o n d e
entre
s e fundaron
despues a pesar d e su aspereza d o s misiones, q u e administran con
indescibles trabajos los jesuitas.
Hubieran tambien l o g r a d o su preten-
dido asilo en esta sierra los T e p e h u a n e s , si el capitan Don Bartolome,
con su sabia prudente conducta, no hubiera corrido con tanta diligencia, q u e les alcanzo en sus orillas."
' ' L u e g o q u e Nayerit entendio los fines q u e habfan traido a s u s
tierras al capitan A r i s b a b a con su c o m p a n i a , 6 bien d e g r a d o por
haberle g r a n j e a d o la voluntad el otro llamado C a l d e r a , 6 por temor
ofreciosupersona
viendose o b l i g a d o a c o r t e j a r a quien n o podia resistir,
y las
de los suyos
para
alistarse
como lo
ejecutaron
D e esto hasta ahora tienen v a n i d a d , / < v haber
d su Magestad,
no solo rehusando
d los espanoles
algunas
tropas
debida-obcdiencia,
anadiendo
ron de las tierras
necesarias
y el frabajo
personal
admitir
auxiliarcs
entre
servido
los
d los sublevados,
para
sujetarles
sino
para
que se fundase
el pueblo
d la fdbrica
dando
y reducirles
aun la cesidn de sitio y donation
con que concutrieron
catolicos.
entonces no poco
de
qw
d
hicie­
Guazamota
de la iglesia y
del
convento.
Y a la verdad q u e tan honrados sarvicios dan a los N a y e ­
ritas gravisimo fundamento para gloriarse no poco; m a s no s e si tuvo
alguno el capitan A r i s b a b a para arrojarse (sic, p o r arrogarse,) el renombre d e Conquistador
del Nayar, d e j a n d o g r a b a d a s en una piedra
que s e conserva a la entrada de la iglesia l a s siguientes clausulas, q u e
t r a s l a d a d a s fielmente dicen asi: " G o b e r n a n d o D o n G a s p a r d e Alvear
y Salazar, Caballero del Orden d e S a n t i a g o en este reino d e la N u e v a
Y i z c a y a , p o r su orden el capitan D . B a r t o l o m 6 d e A r i s b a b a m a n d o
hacer estos borrones y conquistd esta provincia del Senor S a n J o s 6 del
G r a n N a y a r , la atrajo y redujo a la obediencia d e su M a g e s t a d a n o
de mil seiscientos diez y ocho."
"Pero
por lo q u e mira a la palabra conquisto,
si no se entiende
XV
por nombre de conquista aquellas ceremonias de obediencia que han
d a d o siempre los Nayeres y que no dudo reiterarian en su presencia,
no se como asentir a tener por verdadero lo inverosimil; porque si se
hubiera de entender como faena el nombre de Conquista, ya que no
constant en los papeles que se escribieron al mismo tiempo, pudieran
haber omitido lo q u e dejaron con testimonio autentico a los Naye­
ritas en un instrumento jurfdico en que se afirma que habt'an sido
conquistadores aquellos mismos que se pretende fueron entonces en la
realidad conquistados." ( i ) A esta agrega otras razones el P. Ortega,
que concurren a probar la inexactitud d e tal supuesto.
Haciendo referencia el mismo historiador al intento del P. Margipara que se le dejasc entrar a la Sierra a predicar el Evangelio, reprol
duce la carta en q u e los enviados del apostolico misionero dieron
cuenta con la respuesta que habfan recibido de los naturales d s la
propia Sierra; y en tal documento, fechado en 10 de mayo de 1 7 1 1 ,
decian aquellos: "les entregamos su carta para su Huei T a c a t y los
tftulos; no obedecieron; siempre estan en su ser, lo que respondieron
fue que no querian ser cristianos. Tres veces les rogamos; y ellos
dijeron
rit'."
que
no
qt'erfan; que asi lo dijo su rey que es el primer
Naye­
(2)
Por ultimo, el P. Ortega d a cuenta de la manera con que cayeron
los huesos del Nayarit en poder d e los espanoles, en la toma d e la
Mesa; de q u e fueron conducidos £ Mexico por el sargento D . Alvaro
Sanchez Serratos y otro soldado; y de que s e entregaron al Provi­
sor de Indios y se les quemo en la plazuela de San Diego, en la Capital,
£ i.° de febrero de 1 7 2 3 , sin discrepar en nada de e'sto con lo que
s e ha citado ya acerca de esos particu lares. (3)
Por el mismo tiempo en q u e el P. Ortega escribia su "Historia,"
el P. Espinosa, religioso de Propaganda Fide, se ocupaba en biograflar la admirable vida del P. Margil; y en ella, narrando el episodio
del intento que hizo este Venerable varon de entrar a la Sierra, dice literalmente: "Volvieron al quinto dfa los d o s Indios embiados, no como
los Exploradores de Palestina con el racimo, mas con los agrazes amarg o s , de que ni querfan ser Christianos, ni temian las armas Catholicas;
<t) O b r a cit., c a p . I V , p p a g . 35-40.
<2) Ibid, c a p . \ I I , p a g . 71.
(3) Ibid, cap. X I X , p i g . 212.
XVI
que
esta les persuadia
traban
de un Indio
su Senor
principal,
Nayarita."
que era un esqueleto,
que
idola-
(i)
Finalmente, el ilustre Virrey c o n d e d e R e v i l l a g i g e d o , en su minuciosa " C a r t a dirigida a la corte d e F.spana c o n t e s t a n d o a la real orden
sobre establecimiento d e misiones," ( 2 ) en 27 d e diciembre d e 1 7 9 3
se refiere tambien
quinto
abuelo
a esa q u e m a ,
diciendo
q u e el esqueleto era el del
del Guestlacatl [ T o n a t i ] "y primer reyezuelo
d e los
nayaritas, que s e encontro por el P. jesuita Antonio Arias, en la m e s a
del T o n a t i , dentro d e una cueva d o n d e l e t r i b u t a b a n cultos d e d e i d a d . "
L a recopilacion
que a c a b o de hacer d e tan esteriles
lecciones, d
riesgo d e q u e algun a p a s i o n a d o d e la belleza d e la forma literaria m e
diga, con el helenista Pablo L u i s Courier, que n o e s historia la n a r r a t i o n
de los hechos p a s a d o s q u e no esta revestida d e g a l a s , m e ha p a r e c i d o ,
con todo, conveniente, para que p u e d a tenerse idea d e cuales
noticias
reforzado
q u e corrian c o m o
eran l a s
valederas h a s t a ahora; y aunque l a s h e
c c n a l g u n o s d a t o s s a c a d o s d e documentos ineditos, la opo-
sicion q u e aquellas tienen entre si, s e aumenta a veces con los nuevos
d a t o s que dejo manifiestos, en lugar d e disminuirse.
N e c e s a r i o es, por lo mismo, hacer d e todos ellos el juicio critico
que d e b e instaurarse p a r a el restablecimiento d e la verdad
ese fin, voy £ prcceder a darles cuerpo
a tales
pura; y a
noticias en el orden
cronologico debido, admitiendo d e piano las que parezcan inconcusas
y haciendo a las d e m a s las observaciones a que h a y a lugar.
Asi tambien, g r a c i a s a aquel a c o p i o de materiales,
q u e voy a ir
poniendo en el sitio debido, no sin apelar d e c u a n d o en vez al a c a r r e o
de a l g u n o s oUos q u e pueden hacerme falta, s e p o d r a a c a s o dejar expedito y llano el camino que hoy con tantas l a g u n a s y
hundimientos
se presenta, jque no es poco lo que ha llovido en el espacio d e cerca
de cuatro siglos!
E l N a y a r i t , el Nayerit, el N a y a r 6 el N a y e , — p u e s d e estos cuatro
m o d o s le llaman los historiadores, aunque el primero d e esos n o m b r e s
sea el mas g e n e r a l i z a d o — era d e s d e el a n o d e 1500, el jefe d e los c o r a s
habitadores d e la sierra cercana a A c a p o n e t a y quien con ese caracter
c r u d a s guerras sostuvo por e»e tiempo con Ocelotl, el valiente
tlatoani
(l) El Peregrine Indiana, c a p . X V I I I . pig. L'5h.
hi) l n s e r t a en e l t o m o V , " D l c c i o n a r l o L n i v . d e H i s t , v Geogr." q u e p u b l i c o y
aument6 una sociedad de escritures mcxicanos v q u e dirigiocl S r . Orozco v B e r r a ,
pstg. m.
XVII
de los totorames que ccupaban la provincia de Crntirpac; con los
guainamotecos, a quienes tenfan los corns por sus naturales enemigos,
y con sus demas vecinos; logrando extender de esta manera su dominio, por una parte hasta el mar del Sur, y por otra hasta e! Mazapil.
De paso dire, apoyandome en la auloridad del I'. Tello, (i) que cuan­
do Nuno de Guzmdn, (aquel legulevo tirano que trajo de Mexico a
esta comarca la expedition armaila en fines de 1529) despues de recibir el vasallaje de los de Centicpac, prosiguio su camino por el rumbo
de Sinaloa, los indigents serranos, aprovechandose de la circunstancia
de que los indios aliados de los conquistadores, y estos tambien, habian
desolado parte de la provincia, cayeron sobre la indefensa cabecera de
la misma, la quemaron y dieron al traste con su grand ;za; y dire asimismo, que segun se colije dc las palabras de la "Relation de la con­
quista de los teules chichiniecas," dada por J nan de Samano, habiendole
informado a Guzmdn los naturales de Cliametla que "tenfan guerra con
una gente que estaba en las sierras," "el capitan general rnandri a ir
entrar adonde esta gente estaba, y dijeron que la tierra era tan agra,
que no podfan andar por ella;" pero inmediatamente despues, hallanddse en Quezala, "fueron a entrar ciertos peones e amigos hacia la parte
de la sierra de Xicara," y hallaron en ella "muchos valles e arroyos
poblados, de donde trujeron muchos bastiinentos, e gallinas e otras cosas." (2) Si como la semejanza de nombres y la situation topogrdfica dan motivo para entender, la sierra de Xicara es la de los Coras
y el pueblo de Quezala es el de Copala, no es aventurado creer
que esa excursion militar no pasarfa de la ceja de la misma Sierra, por­
que no hubiera sido facil que hubieran vuelto a reunirse tan tranquilamente con Guzman los corredores, d haber penetrado en el interior de
aquella tierra fragosa, poblada de gente belicosfsima; como tampoco lo
hizo el veedor del ejercito Feralmindez Chirinos, al ir desde el Teul a
salir por Tepic d reunirse con las demas tropas, aunque llevaba consigo
las banderas de los capitanes Verdugo y Proatio y los numerosos auxiliares tlaxcaltecas y huexotzingas, oues se contento con bojear parte de
la Sierra — d e s d e Xora hasta Guazamota y retrocediendo de alii para
Guainamota, segun el itinerario que da Tello—; todo sin hallar mas
que esparcidas y pobres chozas en los catorce d diecisiete dias que
(1)
(2)
Ob. cit.. cup. X L I . p a g . 119
Col. de ddoc. p a r a la J i i s t . le Mexico, p u h l i c a d a p o r el S r . I c a z b a l c e t a . I. I J .
pr:lg. '281 v 282.
XVIII
duro en aquel "camino tan aspero y t r a b a j o s o c o m o j a m a s se ha visto,"
segun decfa G u z m a n informando de esa Jornada al E m p e r a d o r C a r l o s
V; ( i ) que tuvieron que hacer a pie casi siempre y estirando sus c a b a l g a d u r a s , con perdida de mucha parte del g a n a d o que les servfa d e
provision, y llegando al c a b o "muy fatigados d e hambre," conforme £
la expresion de S a m a n o que fue uno de los expedicionarios (2).
Mas
confianza tuvieron entonces los coras en el abrigo que les ofrecia la
Sierra, con solo s a s abruptos riscos y sus q u e b r a d a s intransitables p a r a
los pies d e los extranos, que siglos atras, en tiempo d e la irrupcidn d e
los pueblos n a h o a s , c u a n d o no creyendo los serranos indemne antemural esas defensas naturales, las reforzaron con una serie de trincheras
de piedra, e s c a l o n a d a s por el largo espacio de dos leguas y tan c e r c a n a s
unas de otras que el historiador del N a y a r i t las llama incontables (3).
l . a inexpugnable serrania correspondio a las esperanzas de s e g u ridad que esta otra vez cifraron en ella sus moradores, porque siguio
manteniendose bajo el quieto dominio de su senor natural, sin que por
la fuerza de las armas intentaran someterla los castellanos en el discurso
de casi todo el siglo X V I , o c u p a d o s c o m o estaban en echar los cimientos del regimen colonial y en acometer otras empresas d e irias
provecho que esa tan dificil y al parecer poco fructuosa.
Y digo, casi hasta fines del siglo X V I , porque es erronea la na­
rration del P. Ortega, que asevera que esa tranquilidad no se turbo
sino apenas hasta por los ahos de 1 6 1 6 y 1 6 1 7 , c u a n d o el capitan Cal­
dera y sus dos c o m p a n e r o s llegaron a la entrada de la Sierra, procedentes, segun se atreve aquel escritor a mal discurrirlo, d e la ciudad
de Compostela; y salio N a y a r i t £ recibirlos; y ellos lo comenzaron i
catequizar y a los d e su sequito; y fueron t o d o s £ T e p i c ; y luego s e
pasaron a la Pila Blanca, lugar que no se s a b e d 6 n d e existio; y alii
fueron b a u t i z a d o s esos infieles, se ignora por quien; y se pasaron luego
a G u a z a m o t a , q u e todavia no era G u a z a m o t a , en d o n d e hallaron al
capitan D . Bartolome de Arisbaba; y se ofrecieron c o m o auxiliares £
este jefe, q u e venia en persecution de los tepeguanes rebeldes; y no
contento con eso el Nayarit, cedic terreno p a r a que se fundase aquel
pueblo y proporciono operarios para la fabrica del convento que alii se
edifico, con t o d a s las demas curiosisimas cosas a que did credito el benemerito jesuita, fundandose en el d o c u m e n t o en lengua mexicana q u e
(1)
('-')
(3)
Carta d su Magestad....fechada
R e l . c i t a d a , p a g . 'Si'i.
O r t e g a , Ob. cit., c a p . I I , p a g . 11.
en O m i t l a n a 8 d e j u l i o d e 1530.
XIX
referia de'seguro estos hechos con poca determination.
Porque en
efecto, trastornados cronologicaminte (lo que da lugar a una serie de
absurdos historicos) aparecen en la version del P. Ortega diversos sui:esos que en realidad acontecieron, pero en distintos tiempos y aun
en diversos lugares de los en que pasaron, como va a verse.
Debido d documentos contemporaneos y autenticos, que reciente,
mente han publicado los meritisimos historiadores potosinos Sres.
Canonigo don Francisco Pena y Lie. don Primo F Velazquez ( i ) ,
las cortas noticias que los PP. Torquemada y Arlegui nos habian dejado acerca de Caldera y sus proezas, han acrecido hasta el punto de
poderse formar con todas ellas una excelente biograffa, como las que en
efecto respectivamente han hecho los dos citados coetaneos nuestros.
Nacio Caldera, segun se infiere de uno de dichos documentos, el ano
de 1548, siendo sus padres el castellano Pedro Caldera y una india
chichimeca, y probablemente en Zacatecas, Jerez 6 en alguno otro de los
establecimientos inmediatos que fundaron por aquel tiempo los espaiioles, para beneficiar las minas 6 para asegurar los peligrosos caminos en
donde cometian sus depredaciones los indfgenas no sometidos al
dominio de los conquistadores. Educose en el monasterio de San
Francisco de Zacatecas, pues los frailes eran entonces el amparo asi
de los indios como de los mestizos; y al salir sin fortuna alguna de
aquel asilo, emprendic la carrera de las armas, equipandose merced a la
generosidad de su cunado Hernan Gonzalez y de su hermana Mari
Cid. Ardia en aquel entonces la guerra con los salvajes guachichiles
y con los demas indigenas conocidos con el generico nombre de chichimecas; y la circunstancia de ser Caldera hijo de una mujer de esa
raza, de quien habrfa aprendido la lengua de tales gandules, y de participar, por razon de su origen, de la astucia, la actividad y demas prendas
guerreras que formaban el caracter de la misma raza, le proporciono
hacer con tan "notable buena ventura la carrera militar", que entre
todos los caudillos que tomaron parte en las empresas contra aque­
llos bdrbaros, sobresalio el; y d sus respetos por fin, fue debido que los
capitanes guachichiles se decidieran en 1590 a presentarse en Mexico
para pedir la paz, sirviendoles de padrinos el venerable religioso Fr.
(1) E l S r . C a n o n i g o Pefia publico en 1894 su v a l i o s o " E s t u d i o historico s o b r e
S a n L u i s Potosf;" y el S r . L i e . V e l a z q u e z , meYitlsimo a c a d e m i c o , a c t u a l m e n t e e s t a v a
i m p r i m i e n d o el s e g u n d o v o l u m e n de su m u y i n t e r e s a n t e "Coleceion de D o c u m e n t o s p'ar a l a H i s t o r i a de S a n L u i s Potosl," a l a s c u a l e s o b r a s a l u d o en el t e x t o . A u n q u e s e a
por insidencia. debo m e n c i o n a r asf m i s m o e n t r e los e n t u s i a s t a s h i s t o r i d g r a f o s de los suc e s o s p o t o s i n o s , al S r . don Manuel M u r o , que e s t a p u b l i c a n d o t a m b i e n u n a " H i s t o r i a de
S . I . u i s Potosl."
XX
D i e g o de la M a g d a l e n a y el C a p i t a n Caldera. D o s aiios despues s e •
le encuentra titulandose " a l c a l d e mayor de la uilla de Xerez. de la
ftrontera. y justicia mayor, d e todas las nuevas poblacones de los yndios
t l a x c a t e c a s y naturales'', fundadas en 1 5 9 1 , y que eran T l a x c a l i l l a , S.
Miguel de Mezquitic, Colotlan, S. J e r o n i m o del A g u a H e d i o n d a ,
el V e n a d o , Chalchihuites y el Saltillo.
Precisamente, hallandose en
el ejeicicio de ese cargo, al suceder en el mismo ano el levantamiento
de San Andres
de los indios iepacanos y usiliques f'sic, por huichohs)
d e l T e u l , quienes mataron £ 103 personas, entre ellas 60 6 7 0 tlaxcaltecas, acudio C a l d e r a con fuerza competente a sofocarlo, £ la vez que la
Audiencia de G u a d a l a j a r a enviaba al C o n t a d o r C o v a r r u b i a s , con 30 ginetes, en prosecusion del mismo objeto. ( 1 ) Consta que c u a n d o s e t r a taba d e la p a z con esos indios, llevo C a l d e r a a Colotlan doscientas
reses para atraerselos. Con antelacion a aquel s u r e s o , en 2 de marzo
del mismo ano, habfa descubierto este Capitan las minas del Potosf en
el cerro de San P e d r o , nombres que a el se le debieron y de los cuales
solo prevalecio el primero, pospuesto al nombre de San L u i s no se s a b e
por que; )t al terminar la pacification en e l T e u l , volvio a avecindarse en la nueva poblacion minera d e que era descubridor, y en don­
de se ocupo el poco tiempo que vivid despues, en el beneficio de los
U n ano antes del de su
metales, estableciendo al efecto fundiciones.
inuerte, estando ya muy enfermo, residfa alii y se daba el titulo d e
Alcalde Mayor de T l a l t e n a n g o , jurisdiction que coinponia una sola
con la de J e r e z (2). F m a l m e n t e , yendo camino de Mexico, en octu(1) A r l e g u i l l a m a S a n A n d r e s d e l a s V e n t a n a s a l l u g a r de e s a s u b l e v a c i d n ( C r o n .
lib. II, c a p . V111, p i g .
y r e t i r i e n d u s e a s u s c d i c i d n , en l a p a n e II, c a p . Ill, p a g . 67, y
en o t r o l u g a r , d i c e q u e A c a u s a d e e l l a , p a r a a s e g u r a r a l o s t l a x c a l t e c a s q u e b a b i a n q u u d a d o con v i d a , los p a s a r o n A C h a l c h i h u i t e s . A l m e n c i o n a r en e f e c t o
a N u e v a T l a x c a l a . L d p c z C o t i l l a , en l a s " N o t i c i a s l , e o g r a t i c a s y E s t a d f s t i c a s d e l d e p a r t a m e n t o de J a l i s c o " , a s i e n t a que ese p u e b l o se h a l l a unido de tal m a n e r a al mi­
n e r a l d e C h a l c h i h u i t e s , q u e la d i v i s i o n d e a m b o s l a f o r m a u n a c a l l e q u e s e d l r i g e
d e N . A S; y a d e m A s , d e s p u e s d e d a r n u t i . i a d e S a n A n d r e s del T e u l , dice: "A'twva
Tlax­
cala, p u e b l o d e p e n d i e n t e del q u e a n t e c e d e : " y s e n a l a n d o s u s d i s t a n c i a s , s e v e tjue e n t r e
u n o y o t r o no m e d i a n m a s q u e s e i s l e g u a s . C r e o q u e con e s t o s d a t o s q u e d a i d e n t i t i c a d o S .
A n d ' n J s del T e u l c o n a q u e l a q u e d a A r l e g u i el d e s u s a d o n o m b r e d e " S a n A n d r e s d e
ias Vcntanas."
C u a n t o a q u e el C o n t a d o r C o v a r r u b i a s f u e r a e n v i a d o a s o f o c a r l a s u b l e v a c i d n . lo
a t i r m a el g u a r d i a n q u e e n t o n c c s e r a d e l c o n v e n t o d e C o l o t l a n . F r . F r a n c i s c o S a n t o s , en la
m u y c u r i o s a " I n f o r m a c i d n d e l o s c o n v e n tOS, d o c t r i n a s v c o n v t r s i o n e s q u e s e h a n f u n d a d o
en l a P r o v i n c i a de Z a c a t e c a s A n o d e ltfL'," p u b l i c a d a t a n t o p o r el S r . C a n d n i g o P t f l a ,
c o m o p o r el S r . L i e . V e l a z q u e z ; y en su d e c l a r a e i d n a t i r m a t a m b i e n a l P . S a n t o s , q u e
el s e o p u s o a q u e e n t r a s e n t a n t o s s o l d a d o s , p o r q u e l o s indios, p o r t e m o r a e l l o s , n o q u e r f a n
b a j a r s e d e la s i e r r a , y q u e el d e c l a r a n t e s u b i d A e s t a c o n s d l o s c i s s o l d a d o s , h a b l d c o n
los principales c a p i t a n e s y consiguid que se p a c i t i c a r a n .
('.') D e s d e 5 d e j u f i o l e K97. p r o v e y d el V i r r e v c a p i t a n a g u e r r a en T l a l t e n a n g o v J e r e z . A p r e t c x t o d e s e r f r o n t e r a , dice M o t a P a d i ' l l a en s u H i s t o r i a ( c a p . LII. p a g .
2695. U n i d o s en un s o l o g o b i e r n o a p a r e c e n p u e s e s o s d o s t e r r i t o r i o s , y a t e n d i e n d o A l a
f e c h a en q u e e s a a n t i g u a A l c a l d i a M a y o r s e c o n v i r t i d e n C a p l t a n f a a g u e r r a , e s p r o b a b i l l s l m o q u e el o b j e t o con q u e C a l d e r a s e d i r i g f a a M e x i c o , t r e s m e s e s d e s p u e s d e e s t a
d i s p o s i c i d n , f u e r a con e l d e a r r e g l a r a l i a lo c o n c e r n i e n t e a t a l r c f o r m a , d a l g u n a c o s a
relativa A ese asunto.
XXI
lire <le 1 5 9 7 , murio en San J u a n del Rio, habiendo dejado dispuesto en
su testamento, que si fallecta en San Luis Potosi, lo enterraran en la
parroquia de esa poblacion, y si en Tlaltenango, en el convento de
San Francisco de Colotlan; disposiciones que no se sabe si se cumplieron.
Siendonos ya conocidos los principales rasgos de la vida del
Capitan Caldera, desde luego se pueden aclarar asi las alusiones que
de el se hacen con motivo de sus relaciones con el Nayarit. Caldera
murio en 1597: por tanto, es claro que no pudo andar en tratos ningunos diecinueve 6 veinte aiios despues, 6 sea en 1 6 1 6 6 1 6 1 7 , con el
Nayarit ni con nadie Por otra parte, afortunadamente para mi objeto, la
sola de sus expediciones que se precisa, es la de San Andres del Teul,
el ano de 1592; este pueblo, como se ha dicho, estaba habitado por los
tepecanos, y los tepecanos no eran otros que los tepeguanes, vecinos
de los coras. No se, por lo demas, quienes fueran los Capitanes Sala­
zar y Cortes que tambien hicieron esa expedition, segtin el documento
en mexicano a que se refiere el P. Ortega; pero pudieron ser algunos de
los ginetes que mandaba el Contador Covarrubias, puesto que se ve
que se pasaron desde el sitio principal de la revuelta hasta Tepic, que
no era tie la jurisdiction de Caldera, y si de la de Guadalajara. Sobre
el bautizo del jefe de la Sierra, que se dice hecho en la Pila blanca,
ignorandose quien lo hubiera podido administrar, la interesantisima
pieza que publicamos como segunda entre las de esta breve coleccion,
nos viene a sacar de dudas, con esta constancia: "el Nayarit fue Christiano y sus desgendientes este es el comun sentir de todos los antiguos
de su nassion con quienes he c o m j n i c a d o el casso, i me han dicho que
de los serranos de la Rancheria de Sacaymuta que es la Casa del Nayaryt supierpn que en tienpo de la Conquista salio este d rendir la obedienssia a un Capitan Espunol en un puesto cerca de Juchipila, i que
le pressent(') dos muchachos para que ie sirviessen, i agradessido de la
dadiva le aconsejo_se Baptissasse i ueneruse a los Saserdotes, i que
dentro de Breve tiempo se Baptisso en la Doctrina de Xuchipila
El i algunos de los suios, i se llama don francisco N a y a r i t . . . . " ( 1 )
H e ahi la verdad escueta acerca del bautizo del Nayarit, y probablemente confundida al traducir la relation mexicana que se ocupa
de tal suceso: concuerda con esta en lo del presente de ninos que se
hizo a Caldera, y tal vez concordaria tambien en el nombre del lugar,
(1)
PAg. 14.
XXII
s o l o que
se leyo en vez
de
Xuchipila,
Fila
Blanca;
y
adviertase
en
a p o y o de esta racional hipotesis, que en dialecto m e x i c a n o , 6 sea en el
mexicano corrompido q u e s e h a b l a b a en esta region, la p a l a b r a / ; 7 a
se
dice lo mismo en esa lengua que en la castellana ( s e g u r a m e n t e porque
de esta t o m 6 aquella esa voz); y asf para decir pila de agua,
y para
decian los indios de X a l i x c o , pila de at (all),
bautizar,
d e c i a n , pila
de campa
taquatequilo.
d
fuente,
significar pila
de
[ i ] J u c h i p i l a a d e m d s , confi-
na por el Poniente con T l a l t e n a n g o , la Alcaldfa M a y o r que g o b e r n a b a
C a l d e r a ; en el mismo J u c h i p i l a se hallaba establecido, d e s d e el ano d e
1 5 4 2 , un convento de la Provincia d e S a n t i a g o de J a l i s c o , f u n d a d o p o r
F r a y Miguel de Bolonia, y el cual convento indudablemente serfa en­
tonces lugar mas apropdsito para el catequismo, que ninguno
inmediatos & la Sierra, por cuanto que en
de
los
los otros monasteries m a s
cercanos a ella, que eran el de San A n d r e s y el de C o l o t l i n , todavi'a
debia durar la inquietud del reciente levantamiento; y
a u n q u e habia
C u r a en T l a l t e n a n g o d e s d e 1 5 7 0 — p u e s antes era administrado ese lu­
gar por los religiosos de J u c h i p i l a . c o m o lo afirman T e l l o y
de la " F u n d a c i o n de conventos" ( 2 ) , pero generalmente
entonces a los religiosos la instruction
ticos en ella que los clerigos.
el
codice
se reservaba
catequistica, c o m o mas prac-
Asi pues, el bautizo del
Nayarit, como
todo c o n t n b u y e a con veneer, se hizo en Juchipila el a n o de 1 5 9 2 .
Corrobora, c o m o se vio al principio, el manuscrito que nuevamente a c a b a m o s de citar, la verdad de la aseveracion
relativa A que
nombre cristiano que entonces recibio el N a y a r i t , fue el de
el
Francisco;
d a d o que asf a p a r e c e escrito en la version literal que da aquel del salvoc o n d u c t o 6 carta coinendatoria con qne favorecio C a l d e r a al c o n s a b i d o
jefe serrano.
L o s terminos de esa carta, vienen a dar testimonio de que
en e s t a o c a s i o n no did auxilio el Nayarit a los espanoles, ni cwlio el terreno de G u a z a m o t a , c o m o en c a s o de haber sido asi se- habria manifestado con enconiio, para fundar mejor la recomendacion,
sino que
se concreto C a l d e r a a decir en ella que su r e c o m e n d a d o le habia salid o al encuentro.
Dilucidados ya plenamente los puntos que ataiien a ese
bautizo,
resta deslindar los que corresponden a los otros asertos del P. O r t e g a .
S e g u n este, a continuation de
aquel
suceso
el
neofito
(1) "Arte, vocabulario,
v confesionario
en elidioma
mexicano,
p o r C o r t e s v Z e d e n o , p a g . 107.
el Obispado de Guadalajara,"
(2) Libro segundo de la Cron., cap'. C X L I I . p a g . Xlo—Fundacidn
c a p . V I I I , De la fundacidn
del convento Ac
Xuchipila.
Nayarit
ccmo
de
seusa
did
en
conventos,
XXIII
tierras para la fundacidn del pueblo de G u a z a m o t a y brazos para que
edificaran el convento del mismo pueblo. Parece que no fue asf, sino
que hubo solution de continuidad entre ambos sucesos: si nos ateneraos en efecto al testimonio del cronista Arlegui, el convento de Santa
Maria de Guazamota, que pertenecfa a la Provincia de Franciscanos
de Zacatecas, se erigio el ano de 1606, 6 sea, quince despues de la
conversion del Nayarit.
Por ultimo, a pesar de las sefias minuciosas que nos da el P. Or­
tega acerca del Capitan Bartolome de Arisbaba, que llegara d Guazamo­
ta en 1 6 1 7 6 18, persiguiendo a los tepeguanes entonces rebelados, y por
orden del gobemador de la Nueva-Vizcaya, D. Gaspar de Alvear y
Salazar, no hubiera yo podido identificar su persona, por no encontrar
alusidn £ alguno de ese nombre y apellido en los diversos documen­
tos contemporiSneos de esa epoca 6 relativos d ella, pues aunque mu­
chas de aquellas sehas le convendrian al Capitan Bartolome J u a r e z
0 Suarez, la diferencia completa del apePido, [escrito antanocon X, en
lugar de la J6 S initial] veni'a luego a desorientarme, sin esta lection
del P. Alegre, referente a las inquietudes que mostraban en 1635 los
indios himas, habitantes de las indrgenes del rio de Piaztla, en l)urango y Sinaloa: "Estas sospechas y aun los avisos de algunos fieles,
hicieron al padre Cueto enviar a su companero a Guadiana, a inforinar al gobemador D. Gonealo Gomez de Cervantes para q u e hiciera
entrar
al
Capitan
D,
Bartolome
Suarez
ilc
Villalta,
hombre
muy
temido en aquellas regiones, para la reduction de los redeldes" ( 1 )
A mi jui'ciu, un yerro de copista vino a trasforniar en Villalta el apelli­
d o Arisbaba, o al contrario, jmes se nota entre ambos un parecido que
al escribirse tan mal como generalmente se hacfa aqui' en los documen­
tos de aquella epoca, darfa lugar al quid pro quo. Asf pues, parecenie
que el sujeto de que s e l r a t a , debio llamarse Bartolome Sudrezi) Juarez
de Villalta, d de Arisbaba;
por razdn de la brevedad, generalmente
ora s e le llamarfa ccn uno de sus d o s apellidos, ora con el otro/ Siend o de tal manera, ese caudillo resulta haber sido Capitdn del Real de
San Hipdlito, en la Nueva-Vizcaya, cuando estallo, a fines de 1 6 1 6 , la
sublevacion general de los tepeguanes: con ese caracter acudio en auxilio del misionero jesuita que doctrinaLa a los acaxees—el I'. Andres
Tutino—quien sabiendo que ya dos caciques de esa tribu estaban
confabulados con los tepeguanes para alzarse, dio aviso a Juarez.
(!) Hist, de la Ccmp .dc Jesus en Nueva Espaiia,
lib. V I , t. II, p a g . 193.
XXIV
L H g o este d C o a p a , despues de haber caminado en una noche y medio
dia mas de cincuenta leguas que lo s e p a r a b a n de ese lugar; hizo justicia
en los dos caciques, y logro con ese sangriento ejemplar que
los vacilantes a c a x e e s no se unieran d los rtvoltosos [ i ] Kste
mismo C a p i t a n , en la propia revuelta, segun testigos coetaneos,
entro con sus gentes a las serranias de San Francisco del Mezquital y
de G u a z a m o t a , y a la Sierra, asi dicha por antonomasia, que debe entenderse que seria la de T e p i c 6 de los C o r a s | d e s i g n a n d o l a d e ese
m o d o por ser de entre todas las conocidas la que se habi'a m o s t r a d o
moralmente mds fragosa al a c c e s o de los misionerosj y llevo en su
compania a Fr. J u a n de Z u m a y a , que era guardian del convento del
Mezquital, y probablemente t a n b i e n a Fr. J e r o n i m o d e la T o r r e , q u e
lo era del de G u a z a m o t a . 12] En este pueblo, c u y o s habitantes, segun los
mismos testimonies, no se habian querido mancomunar con los tepe­
g u a n e s , a u n q u e eran de su misma lengua, habia s i d o q u e m a d o el con­
vento por los barbaros. [3] que igual suerte habian hecho sufrir al de Quiviquinta y otro tanto le paso al de A c a p o n e t a el 25 de abril d e 1 6 1 7 .
Sin e m b a r g o , cn este ultimo iugar, que c o n t a b a para su defensa con un
fuerte y un capitdn y ocho s o l d a d o s presidiales, fueron rechazados les
asaltantes que venlan m a n d a d o s por un mestizo llamado F r a n c i s c o
C o g o x i t o 6 Gogojito; y sabiendose por los defcnsores del fuerte que
los tepeguanes trataban de volver a vengar su derrota, pidieron socorro
a G u a d a l a j a r a y N u e v a - V i z c a y a , acudiendo a darlo de la primera e(
Capitan J e r o n i m o Velazquez, con treinta s o l d a d o s , y de la s e g u n d a
otros tanto*, que llevaron consigo c o m o auxiliares unos indios flecheros
de la nacion concha.
N o dice el P. T e l l o , que d a estas noticias [4],
por quien iba niandada la tropa que procedia de N u e v a - V i z c a y a ; y
solo si que unos y otros estuvieron cuarenta dias en aquel pueblo; pero
tengo para mi que el capitan de ella fue Sudrez, puesto que poseemos tes­
timonies de que anduvo entonces por G u a z a m o t a y la Sierra, c o s a que no
se afirma de otro alguno de los capitanes neo-vizcainos. Seria enton­
ces pues c u a n d o el Nayarit le did auxiliares para que hiciera la c a m p a na contra los tepeguanes, con quienes este se habia n e g a d o a aliarse
para la sangrienta intentona; aunque parece que tambien algunos d e
(1) I b i d , t I I . p * g . 86.
(—i l n t o r m a c i 6 n de l o s c o n v e n t o s , d o c t r i n a s v c o n v e r s i o n e s q u e s e h a n f u n d a d o
en l a P r o v i n c i a de Z a c a t e c a s , a p u d V e l a z q u e z , Col de Documentos
J ara la h i s t o r i a d e
S a n L u i s P o t o s l , t 1, p p a g . 151, latl v 127.
(31 I b i d , p p d g . 156 v 157.
(4) L i b . s e g u n d o d e l a C r o n . , c a p . C C L X V I, p p a g . 780-783.
XXV
los coras, segun lo afirma Arlegui, tomaron lugar en las filas He los sublevados [ i j Por inotivo de esa empresa, ma ndari'a Suarez colocar aque­
lla inscription que tildan de jactanciosa los Padres Ortega y Alegre,
en que se hacia llamar "Conquistador de la Provincia de San J o s e del
Gran Nayar"; y que acaso fue' inspirada mas que por vanagloiia, por
dejar sentados de esa manera derechos territoriales de la Nueva-Viz­
caya sobre la expresada Sierra, poniendo asi al menos en tela de juicio
los que alegar pudiera la Audiencia de Guadalajara; y no debe de
hacer fuerza que en el rotulon apareciese fijado el ano de 1 6 1 8 , por­
que aunque el asalto d Acaponeta fue en la referida fecha de abril de
1 6 1 7 , hasta despues de ese suceso, cuando se supo que amenaiaban
los sublevados con torn a r, se mandd pedir el auxilio; y en que el enviado fuera y el socorro se diera, paso algiin tiempo; cuatro meses
mas trascurrieron residiendo ya los auxiliares en el pueblo mencionado;
y todavia despues pudo durar dos 6 tres m^ses Suarez en los alrededores de la Sierra, estando d la mira de los levantiscos, algunos de los
m a l e s , Its de HuaxinuV, duraron empef.olados mas de un ano.
El Capitdn Juarez, como se ha visto ya, continuaba prestando
sus servicios en la Nueva-Vizcaya discisiete afios despues de su entra­
da d la Sieira, y niostrandose tan temible, que al amenazar el levantaniiento de los himas, basto que el se les mostrara en actitud energica
para que de nuevo juraran fidelidad al Rey y se congregaran de asiento en los pueblos que lutb.'an abandonado (2).
Volviendo los ojos d la Sierra, nos vemos en la necesidad de retroceder cinco atras del levantamiento de los tepeguanes, para no
dejar escapar una noticia que se refiere a ese tiempo. Fue entonces
cuando Fr. Miguel de Uranzu, (que en sus mocedades habia sido paje
del Alcalde M i y o r de la provincia de Avalos y G o b e m a d o r de la N. Vizcaya D. Antonio de Alcega y que juntamente con el habia tornado el hdbito religioso) entro con animo evangelico hasta el rindn de la serrania
en donde moraba el Nayarit, con quien ya antes habia concurrido otra
vez: este, que era muy viejo, tuerto y que andaba desnudo en carnes,
salidle al encuentro, dejando la choza en que moraba, le beso con huitiildad el habito, y despues, tornando a su vivienda, sacd de ella
una petaquilla de palma y de ahi la consabida carta del Capitan Cal­
dera, con la cual obsequio al religioso, por haber este manifestado
(1) C r o n . c i t a d a . c ip. X . pfg. 108.
(•-*; A l e g r e . Hist, c i t a d a . t 11 lib. V I . p a g . H&
XXVI
tal vez deseos de poseerla, con objeto de poder probar que habfa penetrado hasta aquel abstruso sitio. Platicaron entrambos personajes, si
se d a a s e n s o al dicho de M o t a Pad ilia, a c e r c a d e la evangelization de
los habitantes de la Sierra Nayarit, aunque cristiano, creyo inoportuno
intentarla entonces, tal vez por el temor de que repugnaran a
ella sus vasallos, 6 por prevision poHtica, para inipedir que a la s o m b r a
de los religiosos se rolaran los espanoles avidos de encontrar y labrar
nuevas minas, puesto que corrfa la fama de que en aquellos viricuetos
se ocultaban tales tesoros, c o m o lo hacia suponer la tabula vulgar d e
que el caudillo de los coras se sentaba d hacer justicia sobre un trono
de plata. D e s d e que tuvo lugar esa entrevista, se did a la Sierra el
nombre de su senor el Nayarit, porque el P. Uranzu cuido de hacer
llegar ese nombre a los oidos d e sus cohermanos, para que les sirviese
de s a l v a g u a r d i a c u a n d o tuvieran que ir a aquellos parajes conditorios,
segiin lo narra el mismo Mota Padilla.
N o parece inverosimil esta especie, aunque no la expliquen con
esa minuciosidad los coetaneos, ni los que vivieron en tiempo
mas proximo a los sucesos que el mencionado historiador, pues esos
escritores solo se concretan a manifestar con unanime insistencia, q u e
la Sierra tomo su nombre del N a y a r i t y q u e indebidamente se dice
"nayaritas" a sus habitantes. A confirmar tan repetida especie, viene
la observation que he podido hacer en cuantos documentos he visto
en el archivo de la Secretaria del Gobierno Eclesiastico del antiguo
O b i s p a d o d que pertenecia la Sierra, (y advierto que los he visto casi
todos) acerca del tiempo en que los Obispos de G u a d a l a j a r a comenzaron a usar entre sus titulos el nombre del Nayarit: todavfa el Sr.
D u q u e d e E s t r a d a , que goberno desde 1 6 3 7 h a s t a 1 6 4 1 , sdlo se d a b a
al dictado de " O b i s p o de N u e v a Galicia y L e c n " ; fue su s u c e s o r i n m e diato efectivo, el Sr. Ruiz Colmenero [ 1 6 4 5 - 1 6 5 3 ] quien a g r e g d i. esos
n o m b r e s el del N a y a r i t , probablemente d raiz de su visita a la orilla
de la Sierra, que debio ser en 1 6 4 9 ; su proximo sucesor, el Sr. Verdfn
y Molina, titulabase en 1 6 6 6 "Obispo electo y G o b e m a d o r del O b i s p a ­
do de la N u e v a Galicia, Reino de L e o n y Provincia del N a y a r " , y
en 1 6 6 8 , " O b i s p o d e l a N u e v a Galicia, Reino de L e d n y Provincias d e
las Californias y el Nayarit". Asi pues, confirmase tambien con este
otro testimonio, que la Sierra cambid su denomination primitiva, a
consecuencia d e la fama que did al nombre del Nayarit el P. U r a n z u ,
despues que estuvo en ella en 1 6 1 3 ; pero ese nuevo nombre no
XXVII
tuvosancion oficial sino hasta 46 afios despues, cuando ya se habia popularizado, pues no se del)e olvidar que el uso de ciertos tftulos vale
tanto como una proclama del derecho de jurisdiction; y por lo mismo,
es Idgico que al tomar con ese designio un dictado, se le marque no
con un nombre nuevo y sin tesonancia, sino con el mas conocido y
usual.
Surge aqui espontaneamente la cuestion acerca del que llevara
la Sierra antes de esa mudanza. Y a se ha visto que en la parte de la
"Relation" de J u a n de Samano, que se ha citado, aparecen estas
palabras: "Aqui fueron a entrar ciertos peones e amigos hacia la parte
de la sierra de Xi<ara," y el discreto editor e historiador Sr.
lcazbalceta, encontrando dudosa la denomination literal que da a e s a
sierra el narrador, cuido de posponerle a aquella palabra el signo de
interrogation. L a duda se atlara, sin embargo, con solo buscar la
identification geografka: j K n drinde se hallaba el ejercito expedicionario cuando se lvizo esa correria? Aunque atras ya lo deje expresado, abonare mi dicho dejando contestar por mi a los historiadores
que tomaron parte en la expedition.
Samano escribe: "Anduve por
toda la provincia: tomose alguna gente, y triijelos a Chametla do el
capitan general estaba"
Ksa gente era del pueblo de Quezala,
segun lo aclara luego el relator, pues prosiguiendo su narration dice
" . . . .y partid de aqui (de Chametla) el c a m p o " . . . ."y andados tres
dias de camino, cayo malo Cristobal Flores de dolor de costado, y el
gobemador se detuvo por su cabsa dos 6 tres dias. Aqui (es decir,
de aqui) fueron a entrar ciertos peones e indios amigos hacia la parte
de la sierra de X i c a r a " . . . . ; y notese bien que no se dice d la sierra
de Xicara, sino hacia la parte de la sierra, esto es, como lo expresa la
:
preposition
hacia,
con direction
a ella
6 a su proxirnidad.
Aunque
hasta ahora nos resulta anonimo el ultimo pueblo, el que fue el punto
de partida de la primera expedicion espanola 4 la Sierra, nos descubre la
incognita otro testigo presencial de la misma expedicion, el que escribio
las dos relaciones andnimas que aparecen con los numeros ordinales
primera y segunda en la Coleccidn de documentos del referido Sr.
lcazbalceta: "Al cabo, dice, desbarataron los indios los cristianos e se
aposentaron en C h a m e t l a . . . .Aqui se detuvo Nuno de Guzman tam­
bien hartos d i a s . . . . D e aqui paso adelante y descobrio la provincia
de Quezala, que es otro r f o . . . .el (rio) de Quezala estara ocho leguas
de C h a m e t l a " . . . .Ahora bien, era Chametla como Centicpac, su veci-
XXVIII
no
t l a t o a n a z g o , de
mantenfa
la l e n g u a
totorame;
£ste, c o m o
se ha
visto,
guerra con los coras, y los de C h a m e t l a dijeron tambien a*
los s o l d a d o s de G u z m a n "que tenian guerra con una gente que e s t a b a
en las sierras," segun lo expresa S a m a n o ; C h a m e t l a era tenido por los
coras c o m o el purgatorio 6 infierno, y eso dice el P. Arias que significa
su nombre Cha-mictlan
(casa de los muertos 6 infierno), en el mexicano
corrompido de X a l i x c o , Mucchita,
rame ( i ) ; y por fin, el pueblo
en lengua r o r a , y Caulidn,
en toto­
y valle de aquel nombre no dista
de
Guaxicori, pueblo de la n a c i 6 n cora y que esta a la falda de la Sierra,
sino unas 1 5 leguas p o c o mas 6 menos, en linea recta.
No cabe duda
(1) P a g . 18.- O r t e g a . H i s t , del N a y a r i t , c a p . I I I .
S o r p r e n d i d o g r a t a m e n t e q u e d £ a f v e r con c u A n l a c x a c t i t u d c o n v i c n e n l a s s e f t a s
q u e Ins a z t e c a s d a b a n a c t r c a del c a m i n o q u e s e g u i a n los m u t r t o s , p a r a l l e g a r & MictlAn,
con In t o p o n i m i a v o t r o s i n d i c i o s q u e s e e n c u e n t r a n en el c a m i n o q u e s e s c g u i r f a p a r a
ir d e M e x i c o A C h a m e t l a .
" E l c a m i n o d e l a o t r a v i d a . d i c e el S r . O r o z c o y B e r r a , a p o y a d o en el d i c h o d e
t r e s a n t i g u o s h i s t o r i a d o r e s , e s t a b a e r i z a d o de diticultades
H a b i a que a t r a v e s a r
e n t r e dos s i e r r a s que e s t a b a n c h o c a n d o u n a c o n t r a o t r a ; adelarjte e s t a b a u n a g r a n eul e b r a g u a r d a n d o el p a s o ; l u e g o el g r a n l a g a r t o v e r d e X o c h i l o n a l ; d e s p u e s o c h o p a r a ­
m o s o d e s i e r t o s ; e n s e g u i d a los o c h o c o l l a d o s , y nl fin el v i e n t o h e l a d o itkt hecayan,
viento d e itMtli u o b s i d i a n a , q u e a r r a n c a b a l a s p i e ' d r a s v c o r t a b a c o m o n a v a j a
".LUgada
el A n l m a A la o r i l l a del C h i c u n a h u a p a n . n u e v e a g u a s . rfo a n c h o y p r o f u n d o . si el p e r r i 1 lo b e r m e j o (que se sacrtftcaba
para que xuiara at tt if unto en "ese camino) c o n o c i a A
s u a m o d e s d e l a o t r a o r i l l a , a r r o j A b a s e A l a c o r r i e n t e v le p a s a b a ; p r e s e n t a b a s e el d i o s
del l u g a r , q u e d a n d o al fin en su m o r a d a d e f i n i t i v a , el C h i c u n a m i c t l a 6 n o v e n o infierno
L a s d o s s i e r r a s q u e e n t r e si c h o c a b a n , p o d r f a n s e r l o s v o l c a n e s d e C o t i m a y d e
X a l a (el C e b o r u c o ) , 6 a q u e l y el hoy a p a g a d o C o l l i , q u e e s t u v i e r a en e r u p c i b n , o l a s s i e ­
r r a s d e H u a v n a m o t n y c e los C o r a s , q u e s e h a l l a b a n en c o n t i n u a g u e r r a ; la g r a n e u l c b r a q u e s a l l a A e s t o r b a r t l p a s o del m u e r t o . e r a i n d u d a b l e m e n t e el otidio l e g e n d a r i o , d e
c u e r p o m u v g r u e s o , a l a d o v de c o l a d e l g a d a . q u e r i v f a en u n a c u e v a del c e r r o d e X a ­
l i x c o (el C o a t e p e t l 6 c e r r o d e la C u l e b r a ) . el c u a l otidio s e s o l f a c o n v e r t i r en u n a n u b e
m u v n e g r a q u e d e s p e d f a r a \ o s ( m l x c o a t l ) , f o r m a b a h u r a c a n e s , l e v a n t a h a p o r los a i r e s
A l a s p e r s o n a s , c o n s u m f a con su f u e g o l a s g e n t e s v s u s h a b i t a c i o n e s , v q u e rue' a d o r a d o
c o m o d i v i n i d a d p o r los i n d f g e n a s d e e s a c o m a r c a , en los t i e m p o s de la g c n l i l i d a d ; el g r a n
l a g a r t o Xochiquetzal s i m b o l i z a r i a c o n probahilidad los esteros que hay por alii, p o b l a d o s
d e c a l m a n e s ; s e d e s i g n a n l o s o c h o c o l l a d o s y l o s o c h o p a r a m o s con i n d i c a c i o n e s t a n v a g a s
q u e s e p o d r f a n a c o m o d a r fAcilmente a l t'erreno d e la c o s t a . en d o n d e no e s c a s e a n l a s
e m i n e n c i a s s u p e r i u r e s A los o t e r o s , nl l o s s i t i o s A r i d o s ; et v i e n t o h e l a d o s c r f a el d e l a s
s i e r r a s ; el r l o q u e t e n i a q u e a t r a v e s a r el m u e r t o estA d e s l g n a d o p e r f e c t a m c n t e con su
a n t i g u o n o m b r e p r o p i o , el C h i c n a h u n t e n c o o C h i c o n a h u a p a n . q u e t o d o e s lo m i s m o . cn
c a s t e l l a n o Xtteve rins, hoy el R i o G r a n d e 6 d e S a n t i a g o q u e d e s e m b o c a en el P a c i f i c o ,
el m a r q u e e r a p a r a los n a h o a s l a c a s a del sol, p o r q u e altt v e f a n A e s t e h u n d i r s e y
c r e l a n q u e i b a A a l u m n r a r A los m u e r t o s , I l a m A n d o l e e n t o n c e s M l c t l n n l e c u h t l i ; A l a v e >
q u e el r l o , e s e r i o q u e d a b a p a s o A l o s m u e r t o s . r e c i b f a el n o m b r e l o c a l d e N e x a t e n c o ,
r i o c e n i c l e n t o 6 de o b s c u r t d a d y d e n i c h l a ; p a r a a t r a v e s a r l u e g o e s a c o r r i e n t e . l e s
a g u a r d a b a , a l l e n d e . el p e r r o s a c r i l i c a d o con e s e o b i e t o , el itxcuintli,
y precisamente se
h a l l a al o t r o l a d o del K i o G r a n d e el p u e b l o d e ' I t z c u i n t l a n . i n m e d i a t o al d c S a n t i a g o ,
un p o c o m ^ s a l l A.
q u e l o s n a t u r a l e s l l a m a h a n Motuote, e s t o es, cerro de las Calaveras;
e x i s t l o Om///rfw, e s t o e s , el Osario, n o m b r e s e n t r a m b o s m u v s i i r n i t i c a t i v o s ; v p o r fin el
d i f u n t o p e r e g r i n o v e n d r f a A d a r A C h i c u n a m i c t l a . n o m b r e q u e t i e n e t a n t a a h a l o g f a con
el d e C h a m e t l a .
Y no s o l o en l a v e r s i o n q u e s i g u e el S r . O r o z c o v B e r r a s e d a con e s a s c o n c o r d a n c i a s , s i n o t a m b i e n en l a q u e p r o h f j a el S r . C h a v e r o s e e n c u e n t r a n a l g u n a s o t r a s . c o m o
el I t z t e p e t l . c e r r o e r i z a d o d e p e d e r n a l e s , q u e p u d o s e r el a c t u a l C e b o r u c o , A l a f a l d a del
c u a l s e n a l l a ItztlAn, l u g a r de p e d e r n a l e s .
C a u s a a s o m h r o j u s t i f i c a d o q u e en e s a s t i e r r a s p o r d o n d e p a s a r o n l o s t o l i e c a s y
q u e f u e r o n d e s c u b i e r t a s p o r el c a u d i l l o M a z a c o a t l -(de quien p a r e c e q u e a u n s e con s e r v a
m e m o r i a en los c a n t a r e s n a c i o n a l e s c o r a s y q u e fue el f u n d a d o r d e X a l i x c o el aflo 10
tochtii.618)
h a v a n quedado tan profundamente g r a b a d a s e s a s huellas funerarias, que
a u n s e p u e d e n d e s c u b r i r d e s p u e s d e mil d o s c i e n t o s o c h e n t a a f i o s d e h a b c r s e e s t a m p a d o ,
c u a n d o v a t a n t a s g e n e r a c i o n e s . r a z a s v h a s t a l e n c u a s se han d e s v a n e c i d o c o m o la nieb l a del h u m o , s e g u n l a m e t a f 6 r i c a f r a s e d e l o s i n d f g e n a s .
XXIX
pues, si se atiende a estas afinidades, que Xicara
habitada por los coras.
designaba a la sierra
Confirma por completo esta aseveracion que hasta aquf solo me
habia atrevido a presentar como un supuesto verisimil, el feliz hall a/,
go que acabo de tener de dos antiguos documentos alusivos precisamente a la Sierra, en los cuales se encuentra repetido el mismo nom­
bre que hallamos escrito en la Relation de Samano, sin mas diferencia
que la mutation de la /' de la primera silaba, xi, en e. Refierome a
un nombramiento de encomendero, extendido en Durango a 28 de noviembre de 1 6 2 5 , por el Almirante Mateo de B e s g a , G o b e m a d o r y
Capitan General de la Nueva Vizcaya y de las provincias de Chame­
tla, Copala y Sinaloa, en favor de don Vicente de Zaldivar y Mendoza,
el hijo del Maestre de Campo y nieto del General que llevaran aquel
mismo nombre, pero sin el segundo apellido, documento en que dice
dicho Gobemador, que deposita en el agraciado y le encomienda por
dos vidas, "todos los yndios que al presente ay y en adelante ubiere
en los pueblos y Rancherias de san fransisco del mesquital y san fransisco xccara con todos los de la provincia y fronteras de Guazamota;"
y la petition del mismo don Vicente a Fr. Alonso de Rebollo, pro­
vincial de San Francisco de Zacatecas, para que le dispensara, en
virtud de la omnimoda de Adriano V I , los impedimentos que se presentaban para la celebracibn de su matrimonio con su prima dona
Agustma de Castilla y Rivadeneira, papel que tiene la fecha de 6 de
julio de 1633 y en el cual el peticionario se da los titulos de "Defensor y
Protector general y Justicia mayor de las fronteras de esta Nueva G a ­
licia y encomendero de la Provincia de Guazamota y sus fronteras, y
Pueblo de san fransisco del mesquital y san fransisco de xccara."
Ahora bien, el Mezquital, Guazamota y la Sierra eran colindantes respectivamente el primero del segundo y este de la tercera, por lo que
puede decirse que formaban un todo sin solution de continuidad; de
G u a z a m o t a a la repetida Sierra apenas median cinco leguas, como dice
Arlegui; y una bien aconsejada politica hizo unir bajo la 111.1110 de Zal­
divar, ya dandole a este el caracter de encomendero, ya el de Justicia
y Protector, los intereses de esos pueblos. Cierto que el nombre de
Xecara se da en esos papeles a una poblacidn puesta bajo la advoca­
tion de San Francisco, pero este reparo no es invencible, porque basta
recordar que un pueblo con el nombre de ese santo existia en el interior
de la Sierra, entre Peyotan y J e s u s Maria, desde 1607 y tal vez antes
XXX
( i ) y que perfectamente se avieiie con el nombre de San Francisco el d e
Xecara, c o m o para individual!zar mas su existencia en la serrania d e tal
nombre.
P a r a mi, pues, Xecara y Xicara designa a esta y es una palabra sola, sin que n a d a importe la brevisima variante, pues las v o c a l e s c , /,
c o m o similares, facilmente se confunden y mas por los oidos espanoles. si
s e o y e n enunciaren p a l a b r a s d e tan exotica pronunciation como las del
idioma cora, al cual entiendo que pertenece la voz d ; que s e trata y
que la t o m o a su v e z d e la lengua cahita, d e cuyas relaciones con la
cora hablare luego.
F n esta lengua, la p a l a b r a sacorain significa una
hierba que no nos determina a punto fijo el vocabulario (2); pero p o r
analogia s e entiende que se trata del peyote, d e s i g n a d o en la Sierra
con el nombre indigena de xicori, a c e n t u a n d o la primera silaba y pronunciando la x c o m o
Y n o se extraiie que no a p a r e z c a esa acentuacidn en las p a l a b r a s xecara y xicara d e los escritos que hemos
citado, pues bien s a b i d o es que el g a s t o que d e acentos bacian los es­
panoles d e los siglos anteriores al presente, no seria bastante para formar en conjunto una linea tamana como el dedo menique.
Si es probabilisimo, casi seguro, que el nombre primitivo d e la Serrania fuese el
d e Xfcora, que corrompido por los Conquistadores, en los siglos X V I
y X V I I , se escribio "sierra d e Xicara'' d " X e c a r a , " significando su
e q u i v a l e n t e castellano: sierra
del
Peyote.
[El peyote, la planta s a g r a d a d e los pueblos de una gran parte d e
nuestro territorio, que hace recordar por sus efectos d por sus virtudes,
y a la hierba hipice, descrita por Plinio y H e r o d o t o y que m a s c a n d o l a
a p a g a b a el hambre a los escitas; y a el laurel de cuyas narcoticas hojas
se servia la Pitia antes de pronunciar los oraculos; y a el m u e r d a g o
c o r t a d o por la hoz de oro d e los druidas, el sexto dia d e la primera
luna, y las ramas del cual parasito se repartian al pueblo celta c o m o
divina panacea; ya la cohobba que los boicios d e la E s p a n a l a absorvian
para consultar a los zemes lo futuro, en medio d e la embriaguez que les
producia; ya la coca con que se hacian etches (valientes) los peruanos,
y con q u e mochaban (daban culto^ a A t a g u j a , su creador; y a el labaque
que otros pueblos americanos me/.claban a la chicha, para darle fuerza
y hacerla mas embriagante; y a en fin los h o n g o s con miel d e a b e j a s
con
q u e f o r m a b a n los
aztecas
los teonanacatl,
la carne divina,
practica d e usos supersticiosos; 6 la semilla d e la coatlaxoxouqui,
p a r a la
pro-
(1) T e l l o , c a p . C C 1 . V . p a g . 7.'9.
(2) A r t e d e l a l e n g u a c a h i t a , p o r un P a d r e d e l a C o m p a f . i a de J e s u s , edicion del
S r . B u e l n a , p a g . 1%.
XXXI
ductora de tan espantosas visiones en el que la tomaba que hasta le
inspirara escrupulos al bondadoso comentador del sabio naturalista
Hernandez, decir en donde crecia esa planta! " R a i z diabdlica" llama
el P. Ortega a la del peyote, y nos refiere que los coras, al festejar por
Septiembre la recoleccion de su cosecha de maiz, molida la bebian
"para no decaecer al quebranto de tan larga funcion." || No son bastantes esas palabras del liistoriador jesuita, para darnos a conocer el
uso principal que en la Sierra se hacia de esa planta; pero suple esa
deficient ia el P. Arlegui con estas curiosas observaciones suyas, que
se refieren A costumbres de los indios que administraban los franciscanos d e Zacatecas, entre los cuales se contaban los "guazancoros, tepe­
canos, coras y nayaritas:" " L a rail que mas veneran es una llamada
peyot, la cual muelen y beben en todas sus enfermedades; y no fuera
esto tan malo si no abusaran de sus virtudes, porque para tener conocimiento de los futuros y saber como saldran de las batallas, la beben
desliecha en agua, y como es tan fuerte, les da una embriaguez con
resabios de locura. y todas las imaginaciones fantasticas que les sobrevienen con la horrenda bebida, cogen por presagios de sus designios,
imaginando que la raiz les ha revelado sus futuros sucesos; y lo peor
es que no solo los barbaros ejecutan esa diabolica superstition, sino
que aun en los indios domesticos dura este infernal abuso, bebiendo a
escusas de los ministros, procurando hacerlo con todo secreto; pero
como no cabe secreto entre embriagados, como lo aseguran los Proverbios (Prorer. 3 1 , Celius 40) y aun Celio lo manifiesta en sus ver­
sos, por mas que procuran ocultarse son descubiertos y con severidad
castigados.—Sucede aun entre los indios politicos, que los padres
cuelgan a sus hijuelos unas bolsillas, y dentro de ellas, en lugar de los
cuatro evangelios que ponen a los ninos en Kspana, meten el peyot li
otra yerba, y preguntados de sus virtudes, dicen sin empacho ni vergiienza, que es admirable para muchas cosas, pues con ellas saldran
sus hijos diestros toreadores, agiles para domar caballos y de buenas
inanos para matar novillos; de suerte que juzgan que los que se crian
con esta yerba al cuello, son para todo a proposito." [ 1J
L a calidad ritual del peyote nos la acabara de dar a conocer en su
"Informe" el P. Arias, pues esa hierba, que era tenida por los coras
como c r e a t i o n especial del genio maligno a quien ellos designaban
con el nombre de Naycuru, estaba consagrada a seivir de ofrenda al
tl)
P a r t e II, c a p . V I . p p a g . 154-1."».
XXXII
numen
el.
y
su bebida
servi'a de
medio
para tener comunicacidn
con
[«J
El peyote asimismo era u s a d o en polvo por las tribus de S o n o r a ,
p a r a la curacion de
las heridas [2]; y c o m o
hierba s a g r a d a era tenida
aun en otros pueblos de distinta lengua a la de los serranos, c o m o los
c a x c a n e s de T e o c a l t i c h e , conforme al testimonio que sigue: " O t r a yer­
b a usan que Hainan peyotle q u e a p l i c a n p a r a diferentes a c h a q u e s de ynchazones 0 p a s m o s , y
este con mucho
tomarla porque se embriagan con
recato porque se les p r o y b e el
ella y con la e m b r i a g u e s dicen q u e
ben diversas figuras horribles y hacen siertas ceremonias al t o m a r l a " [3]La
extension
del
uso de tal planta, por ultimo, entre
g e n a s de estas regiones, la confirma asi, el
yerba c o m o tunas de
los indf­
P. S a h a g u n : " H a y o t r a
tierra, se llama peiotl; es b l a n c a , hacese h a c i a la
parte del Norte; los que la comen
d beben ven visiones
irrisibles; dura esta borrachera d o s 6 tres dias y
espantosas 6
despues se quita; es
comun m a n j a r de los Chichimecas,. pues los mantiene y d a animo p a r a
pelear y no tener miedo, ni sed ni hambre, y dicen que los g u a r d a d e
t o d o peligro."
(4)
A consecuencia de todo lo que dicho va acerca de esa planta, que
c o m o remedio empirico goza aun
de mucha fama, no solo en el vulgo
sino entre personas ilustradas (5) y que
por tan maravillosa era con-
siderada por los c o r a s y otros pueblos afines, se acrecienta mas y m a s
la posibilidad de que la Sierra hubiera recibido su primitivo nombre del
peyotl reverenciado en ella; y
hierba se denominaria Xicora,
a c a s o toda la region
d o n d e crecia e s a
c o m o Mcca se llamd, segiin la lection del
Sr. C h a v e r o , toda la region de este suelo en que se d a b a el maguey.
L l a m d n d o s e Xicora
la Sierra, en esa misma palabra podria hallar-
se, con solo la perdida de la primera silaba, el nombre gentilicio d e los
coras,
por el
Sierra con
cual nombre
se les conocia al mismo tiempo que a la
aquella denomination, c o m o lo c o m p r u e b a un
documento
respetable por su caracter oficial: es una real cedula fechada en M a d r i d
(1) Pas. a,.
<2| A l e g r e . Oh. c i t a d a , lib. V I . t. I I . p a g L'19.
(3) "ReiaeiOn y m a p a del p a r t i d o d e S . P e d r o d e T e o c a l t i c h e p o r el B r . D . A n ­
d r e s E s t r a d a K l o r e s . C u r a B e n e l i c i a d o d e d h o . p a r t i d o . " H i c h a m J(l d e e n e r o d e loM.
Ms.
141 L i b . X I . c a p . V I I .
[51 E l e m i n e n t e n a t u r a l i s t a j a l i s c i e n s e D r . d. L e o n a r d o O l i v a . en s u s " L e c c i o n e s
de F a r m a c o l o g l a |t II, p a g .
hizo m e r i t o d e l a p r o p i e d a d a t r i h u i d a a l p e y o t e d e d a r
a p t i t u d p a r a a n d a r sin c a n s a r s e ; y r e c i e n t e m e n t e el S r . d. l o s e L o / a , al p r e s e n t a r s e a
e x a r a e n p r o f e s i o n a l d e f a r m a c e u t f c o , d e d i c o s u t e s i s al e s t u d i o d e e s a p l a n t a , q u e c l a s t t i c a en l a f a m i l l a d e l a s C o m p u e s t a s , g e n e r o C a c a l i a , e s p e c i e C o r d i f o l i a [?]
XXXIII
A 23 de diciembre de 1607, dirigida al Presidente de la Audienciade la
Nueva Galicia, d. Juan de Villela (no Vtlle^a, como alii aparece),
inserta por el P. Tello en su cronicon y que en los terminos siguientes
d a principio: "Fray Alonso de Villavicencio, de la orden de San Fran­
cisco, Procurador General de la provincia de Santiago de esta tierra,
me ha hecho relation que para que mejor y con mas comodidad acudan los religiosos a las conversiones que de presente tiene la dicha
provincia en las serranias de Huaynamota, coras, ayahuecos y otras
diferentes naciones que c a d a dia se ofrecen
Sin embargo, el referido nombre gentilicio pudiera muy bien no
tener su procedencia en el de la Sierra, sino venir de distinto origen,
cosa que a mi me parece mas probable, fundandome en estas razones.
Ks notable que esta misma denomination, coras, llevara una tribu
de los guaicuras, que vivia en la Baja California "en la costa de'
golfo, desde los, periciies a la mision de los Dolores, comprendiendo el puerto de la Paz" ( 1 ) , es decir, relativamente a no larga distancia de la Sierra; pero sin exponer esta investigation al peligro de los
mares, basta recordar que la ciencia filologica ha clasificado la lengua
cora, que se habia en la Sierra, como "hermana de la fatnilia opata-tarahumar-pima,"
es decir, por medio del signo etnico mas caracteristico,
ha venido 4 preconizar que los coras fonnaron en tiempos prehistoricos una nacion con los opatas, tarahumares y pimas. Y no sin buenos datos se ha hecho esa clasifieacion: la afinidad que el cora tiene
con el pima habia sido notada desde hace mas de un siglo por uno de
los misioneros jesuitas; cora se ha llamado tambien su idioma: asf lo
decfan aquellos misioneros y asf lo acreditan las palabras del Sr.
Kscudero: " E s t a nation [la de los pimas] es flematica y perezosa. pero
honrada y virtuosa por naturaleza, de manera que son proverbiales
entre los que hablan el idioma cora, la fiel puntualidad en sus compro­
m i s e s . . . . l a mas acreditada justification".. . . [a]; y asf, por ultimo,
lo significa la semejanza de algunos de los ritos y costumbres de pimas
y coras. Probabilisimo es pues, que estos fueran una rama de aquella
nacion, diciendose coras unos y otros por hablar la propia lengua.
^Pero cual seria el origen de la palabra coral
Por el citado Sr.
Kscudero se sabe que los pimas concurrian con otros pueblos a una
especie de feria, en donde cambiaban por otros objetos sus tejidos de
(1)
(J)
Orozco v B e r r a . Ceog. it las lengnas, r a g . 3i*}.
A p u d . Orozco y B e r r a . lieojr. cil
P p a g . 3M, 340 y 346
xxxiv
algodon, llamados
maniaspimas,
unas c a n a s t a s l l a m a d a s coras d cori-
tas, y los a p a c h e s (|ue habi'an
c a n a s t a s l l a m a d a s coras
a p r i s i o n a d o en guerra.
las q u e hicieron
,;Serian e s a s
a d o p t a r e s e nombre c o m o
propio. a los pimas y 4 los d e la Sierra?
Asi pudiera creerse, a no haber otro
satisfactorio, en efecto,
dato
mejor; y parece m a s
el supuesto siguiente:
"Entre
las c u l e b r a s
no hacen d a n o al hombre, ('ice el P. Alegre, haciendo la descrip­
que
tion de
pero
las tierras h a b i t a d a s por los pimas, hay una no muy larga,
d e una grosura disforme, q u e se dice
presa.
atrae con su aliento a la
1 .laiuan.se coros en lengua d p a t a , ( i ; y parece ser las mismas q u e
en la isla d e C u b a llaman majars,
y Imyos en el
Nuevo
Reino" [de
LetSn?] [2] N o eran esas culebras unos animales vulgares, pues eran n a d a menos q u e antiguos ntimenes para aquella gente, c o m o se lee en la
"Primera relation andnima d e la Jornada d e Nurio d e G u z m a n : " " L o s
ritos desta tierra, dicese
hacen
desta tierra
tienen
lo mas oscuro
muchas
un montdn,
hechas
una bola redonda,
abajo, y otra por
que habia
en
figura
los indios
por d k p al demonio, e
montdn
y estdn
deltas
bien grande;
las cuales
que adoraban,
e
por
espantosa,
no
unas con
y como
arriba,
porque
hacian
estaban
y otra
son
que
de
otras
por
gruesas
mal ninguno,
A estas decian
les hacian
casas de las
en una parte
revueltas
una la cabeza
era cosa muy
la boca;
e tienenlas
en las manos y las comen.
del demonio
ban de comer."
mansas,
rincdn,
y sacaba
medio,
como el braso, y abrian
las toman
culebras
de la casa en un
hechas
en
alii, son q u e tienen
algunos sacrificios c o m o los d e atras; y en muchas
antes
tenian
much a honra, y les
da-
[3]
Por lo d e m a s , la ofiolatria
se encontraba
muy extendida en la
regicn boreal de nuestro continente, y a a d o r a n d o s e a la vibora d e cascabel, y a a serpientes
de grandes dimensiones, y a en fin a d r a g o n e s
a l a d o s , mitos significativos a c a s o del r e l a m p a g o , d e algun rio 6 d e otra
c o s a q u e se presentara culebreando a la vista [4).
1
Ahora bien, si se atiende a la regla q u e establece sobre el origen
de los nombres gentilicios el s a b i o
n o m b r e s d e tribus se
dioses,
derivan
Orozco
en g e n e r a l ,
y Berra,
del nombre
del lugar d e procedencia, d e un apellido
diciendo: " L o s
de los jefes,
de los
national," no habra
inconveniente en admitir el nombre d e la culebra v e n e r a d a por los piIll
V* t u r u a s en c a h i t a .
[I'l
L i b . V I , p a g . 214,1. I I .
(31
A p u d l c a z b a l c e t a , t. II, p a g . L**).
(4)
O r o z c o y B e r r a , H i s t . a n t . lib. I . c a p . V , pag. 106.
C u l e b r a J e a g u a . s e dice en cora,
1
aixacurCtvet.
XXXV
mas, como apellido nacional tornado por estos y por los serranos, para
mayor honra de aquel su numen.
Por otra parte, Arlegui robustece mi opinion, asentando que "hay
naciones que han cogido los nombres de animales, como lobos y venados, y otras se Uaman piedras y drboles."
Recuerdo, por ultimo, haber lefdo la misma observation en H e bert Spencer y otros antropdlogos.
Cierto es que no se sabe que los coras de la Sierra hayan dado
culto especial y predominante, por los tiempos de la conquista espanola
6 despues, 4 las culebras, como lo hacian los pimas, aunque acaso co­
mo tal pueda tenerse el homenaje que tributaban al Tzotonaric, en figura de serpiente; pero aunque as! no fuera, ese reparo se allanaria de
un modo facil, teniendo presente que asf como la raza nahoa, entre los
nocoalca, triunfo por completo de la zoolatrfa, estableciendo el culto de
los astros y dedicando las dos pirdmides de Teotihuacan al Sol y 4 la
I.una [Tonacatecuhtli y Tezcatlipoca], y la de Cholula al Lucero
vespertino [Quetzalcoatl| [ i ] , asi tambien, al hacer su estancia, por
espacio de ocho afios, en la orilla de la Sierra, dejando allf colonos
probablemente, barri6 las viejas creencias idolatricas y sobre ellas erigid el templo de Tonatiuh, en la Mesa que llevaba su nombre,
los altares en honor de Piltzintecuhtli, el dios hijo de Oxomoco, la
Noche 6 la Tierra, y de Cipactonal, el Dia 0 el mismo Sol, y los adoratorios en honor del Lucero fa].
E s a transici6n de la ofiolatrfa al culto astronomico, acaso daria
origen 4 que se representara jeroglificamente el sol por la culebra, como
se ve en el COdice Borgiano (3); y la facilidad con que prevalecieron las
creencias toltecas sobre las primitivas de los coras, se explicara por
el agrado con que 6stos verian que la serpiente, su dios, era simbolicamente venerada por aquellos nahoas que comandaba con otros jefes,
Mazacoatl,
da
Venado-Culcbra,
0 metafOricamente,
Culebra
ligeray
que
saltos.
Por ultimo, no seria la unica de las tribus del Occidente que tomara su nombre de las culebras, segun entiendo: 4 la margen del n'o
del Fuerte, que sirve de lfnea divisoria entre Sinaloa y Sonora, habitaban
los tehuecos 0 teguecos, palabra que parece designar cierta especie
de ofidios, con forme 4 esta declaration: "otro genero de vfbora 11 am an
(1) "Mexico a l t r a v e s d e los s i g l o s , " lib. I I I . c a p . I .
(2) Ibid, lib. I, c a p . I l l , p a g . 97.—Orozco y B e r r a , H i s t . A n t i g u a , lib. I, p a g . 22.—
O r t e g a , c a p . I I I . p a g . 25.
(3) Mexico a traves de los siglos, 1.1, lib. I, c a p . X , p a g . 349.
XXXVI
tevetd, m a s temible que las otras dos ('las q u e Daman to y
sadaso)
p o r q u e no tiene cascabel que avise p a r a prevenir la p i c a d a " ( i ) .
N i se objete que la p a l a b r a core y la voz tevecd difieren de las
voces tora y tehueto, pues la diferencia es muy p e q u e n a entre unas
y otras, y no se debe t o m a r en cuenta al hallar las primeras escritas
en un libro publicado por d. C a r l o s Maria B u s t a m a n t e , que fue tan
L a o final de la p a l a b r a coro p u d o
poco fiel en sus trascripciones.
muy bien ser una a; y el acento que a p a r e c e en la p a l a b r a tehueto,
p u e d e estar s o b r a n d o ahi, 6 estar faltando en la t e g u e c o d tehueco; y
en cuanto a la silaba ve de esa misma p a l a b r a , equivale 4 la sflaba hue,
pues los escritores d e los siglos precedentes, principalmente del X V I
y X V I I , sustitufan el sonido hu antes de las vocales e, i, con la letra
debido a que los varones mexicanos
v, c o m o Vexotzinco, Vitzilopuchtli,
"le dan [a la v], dice A l d a m a y G u e v a r a , un sonido muy semejante al
que tiene el hu de la voz espanola hueco." Y aun en nuestros dias el ilustre filologo Sr. Pimentel a d o p t d esa ortografia. Solo hare notar y a en
abono d e mis interpretaciones, que tienen estas el caracter significativo
que es peculiar 4 los nombres de personas y de lugares en las lenguas d e
muchos de los pueblos primitivos de America, entre ellas el mexicano
y otras hablas de este pais.
E s a alusion 4 los tehuecos, tribu que habld 6 habia uno d e los
tres dialectos del cahita, me hace recordar que ofreci o c u p a r m e de las
relaciones que con la lengua cora tiene la referida de Sinaloa. S e ha
visto que aquella es c o l o c a d a por el Sr. Orozco y Berra y otros sabios,
en la familia d p a t a - t a r a h u m a r - p i m a , y en e s a misma familia ponen la
lengua cahita. L o s que h a b l a b a n una u otra lengua eran vecinos,
eran colindantes geograficamente, h a b i t a n d o los pimas hacia el N o r t e
de sus fronteros los cahitas. N a d a , pues, m4s natural que el parenresco filologico de entrambas tribus con las d e l a Sierra. Y en efecto,
b a s t a c o m p a r a r , aunque sea superficialmente, la lengua c a h i t a — p u e s
del pima y a hable en tal sentido—con la de los c o r a s , p a r a percibir ese
enlace de familia: 4 una y otra le faltan las letras g, f, //, n, d
y j . (2); en las dos es frecuentisimo el uso d e la sinalefa; participan
d e otras semejanzas gramaticales; y por ultimo, haciendo una comparacion recfproca de sus vocabularios, se nota al punto cuan g r a n d e es
(1) A l e g r e , lib. V I , p a g . 314.
(2) P o r un d e s c u i d o , e s c r i b l en l a p a g . X X X q u e l a x d e l a p a l a b r a xicora s e p r o n u n c i a b a c o m o / p o r d e c i r q u e s e p r o n t i n c i a b a c o m o l a sli en a l g u n o s i d i o m a s . T a m ­
b i e n c o r r i j o a q u i u n a e r r a t a q u e a p a r e c e en l a m i s m a p a g i n a , H n e a 9 . * : d o n d e d i c e
"esta lengua", debe decir, "esa lengua".
XXXVII
el numero de voces identicas 0 parecidas que expresan en las dos lenguas una misma idea, como vg., cn la solas palabras que tienen la c
por inicial, se halla a la simple vista tal identidad 0 al menus tal similitud en las voces caliente, calor, Canaveral, came, carrillo, codorniz, conejo, Creador, cruda, cuerno, etc.
Mas volviendo ya al Nayarit, a quien me ha sido forzoso perder
de vista durante largo tiempo, despues de haber hecho m6rito de la
visita que le hizo el P. Uranzu, es oportuno hacer observar que la
polftica con que recibid a aquel religioso, fu6 la que sirvid de modelo
a sus sucesores y a las gentes de su tribu, en sus relaciones con los
misioneros.
Y n6tese que 4 tenor de la conducta que guardaron con el P.
Uranzu, los coras siempre tuvieron a los sacerdotes catolicos muchos
miramientos, como lo testifica el hecho de que ninguno de los frailes de
la Provincia de Xalisco, que entraron con el intento de evangelizarlos,
como despues se vera, fu6 sacrificado por ellos. Confirma tambien este
aserto, respecto 4 los religiosos de Zacatecas, su particular cronista,
Uamando 4 esos serranos "gente pacifica", y formulando esta terminante declaracidn: "aunque nuestros religiosos entraron antes (que
los jesuitas] muchas veces a predicarles (a los del Nayarit) con peligro de la vida, los echaban luego de la tierra, sin hacerles vejaci6n
alguna, dici&idoles que ejecutaban esto porque aun no habia llegado
el tiempo de su conversion, ni de recurrir al bautismo; que ellos lo pedirian cuando fuera tiempo de r e c i b i r l e . . . . " [ i j
Y no es raenos terminante la declaration que de este particular
hace el autor franciscano de la "FundaciOn de conventos:" " E s t a na­
cion Cora, dice, de quien en diversas partes se ha hecho mention, es
gente muy docil
y la causa principal porque no se convierte a la fe,
es ver los malos tratamientos, tiranias y crueldades de los alcal­
des mayores con los que ya son cristianos y por el mucho trabajo que
les dan, y es la poderosisima razOn que ellos dan para no convertirse;
pero las veces que han entrado los religiosos entre ellos y subido 4 sus
serranfas, que han sido muchas, siempre los han recibido muy bien y
los han tratado con mucho res pet o." [2]
No les demostraban igual miramiento 4 los buenos padres los vecinos de los coras, que habitaban en Huainamota, quienes en 1 5 8 4
(1)
A r l e g u i , o b r a c i t a d a , lib. I, c a p . I V , p a g . 78.
(2)
C a p . X X I X . "De l a fundacion del c o n v e n t o d e S. C r i s t o b a l Itzcuintla,. loOo."
XXXVIII
habi'an d a d o b a r b a r a muerte a. los apostolicos varones F r . Andres d e
A y a l a y F r . F r a n c i s c o Gil. Precisamente, las reclamaciones infund a d a s que los espanoles hicieron a los c o r a s por esos asesinatos, les
sirvieron £ los mismos c o r a s de pretexto p a r a declararles la guerra a l o s
verdaderos culpables, c o m o una satisfaction que a c r e d i t a b a su inocencia, y entonces los apostrofaban llamandolos "comedores d e s a c e r d o tes;" pero segun otras versiones, el verdadero motivo d e e s a guerra,
diolo una aventura a m o r o s a , a c a s o una nueva edition del rapto d e
a l g u n a E l e n a indigena por algun Paris cora 6 huainamoteco.
Conforme a otra muy aulorizada opinion, el movil principal d e esa
contfnua batalla entre aquellos fronteros, no era otro q u e el procurarse victimas h u m a n a s , p a r a sacrificarlas k sus parliculares dioses;
de lo cual d a testimonio la aneodota q u e cuenta el mismo autor de
esa opinidn, de que habiendose m u d a d o el pueblo de H u a i n a m o t a ,
de las inmediaciones de la Sierra de los coras, a otro lugar distante d e
ella, con feroz ingenuidad pidieron los mismos coras al A l c a l d e M a y o r
de la jurisdiccidn, p a r a que lo expusiera £ la Audiencia d e N u e v a G a ­
licia, que los huainamotecos volviesen £ o c u p a r su a n t i g u o puesto,
porque los pstentes "no tenfan s a n g r e a v i d a en guerra p a r a sacrificarla,
a [su dios) Pitzintli," q u e se haJlaba indignado con ellos por ese m o .
tivo. ( i ) C o m o quiera que s e a , unos y otros vivian en perp^tua p u g n a ,
que al fin llego a ser insostenible de parte d e los huainamotecos, p o r
los afios de 1 6 0 1 y 1 6 0 2 , a c a u s a d e haber disminuido tanto su tribu,
con el castigo que en ellos se h i z o por c a u s a de la muerte que dieron.
a los P P . Ayala y Gil, y por una epidemia que despues los asold. q u e
de mas de 2300 que eran, solo habian q u e d a d o reducidos £ 400; y asi
el cronista franciscano de J a l i s c o repite en diversos lugares d e su o b r a ,
que se veian entonces tan a p u r a d o s d e sus e n e m i g o s los coras, zayahuecos, tecuares y vizuritas, que con empeno a n d a b a n procurando q u e
fueran a l g u n o s religiosos £ establecerse a u e v a m e n t e entre ellos, p a r a
que sirvieran de respeto y a m p a r o i su debilidad [2]. E s t a guerra
que durd muchos a n a s , c o m o l o asientan los historiadores, debio p u e s
ocupar las postrimerias del caudillo d e l a Sierra, quien n o con l a
niucha e d a d perdid su energia, c o m o se infiere d e aquellos conceptos
del. P. O r t e g a : " a l morii N a y a r i t les hacian [los huainamotecos a los
Coras) l a m a s c r u d a g u e n a , " por lo c u a l le pusieron los serranos al
(1)
(g)
P p a g . 19 v 20.
T e l l o . O b cit.. c a p . C C X i . H L Ppfcg. 725 y s i g u i e n t e , p a g . 731, y o t r a s .
XXXIX
cadaver en el cinto aquella su hoja de espada ancha y antiqufsima,
haciindose la ilusidn de que aun podrfa con ella defenderlos de sus
inveterados enemigos.
Sucedi6 este hecho por los afios de 1 6 2 4 a 1 6 2 6 , conforme al testimonio conteste de los cronistas franciscanos jaliscienses; asf es que
"habiendo Nayarit empunado el cetro en 1500," si por esa frase se
entiende el tiempo en que e m p e z 6 4 gobernar, debido 4 que su valor
lo hubiera constituido en jefe de los coras, puesto que se le tiene por el
primero de los senores de esa nacion, hay queacordarle ya hacia el ano
de 1500, una edad al menos de 20 afios; y asf, 4 su muerte, vendria 4
tener la de 144 6 146 afios. Si simplemente, por acaso, significara la
expresidn "empunar el cetro," que recibid por herencia el senorfo de
k>s coras, puede suponerse que tuviera menos edad que esa,
cuando fin6, pero de ningun modo menos que 134 afios
Concuerda con entrambos supuestos el dato que se tiene de que
era c o m t e m p o r 4 n e o y enemigo de Oc^lotl, quien muri6 por el mes de
septiembre de 1530, dos meses despu6s de que llegara Nufio de Guz­
man 4 la provincia de T e m o a c 6 Centicpac CO, puesto que para haber
andado en guerras con aquel antes de la venida de este jefe espanol de
tan funesta memoria, era preciso que hubiera sido ya hombre formado. Y concuerdan tambien aquellos supuestos con el hecho de
que cuando lo vie Fr. Miguel de Uranzu en su habitation del centro
d e la Sierra, el ano de 1 6 1 1 , era ya muy viejo.
N o es raro tropezar
en la historia con hombres de semejante y mayor longevidad en los
de las razas que vinieron 4 habitar el Valle de Mexico, como los seno­
res chichimecas antepasados de Xolotl, quienes vivieron de 130 4 180
afios,y aun de este mismo se dice que al canzo una edad de poco menos de
200 anos; los senores de los totonacos, quienes vivieron m4s de 80
anos; el tecpaneca Tezozomoc que vivid de 160 4 180 anos, (2) y el
cihuacoatl Tlacaelel, que fue consejero de muchos de los reyes de Me­
xico.
A mayor abundamienro, puede atestarse la proposici6n con pa­
labras tan abonadas como las del P. Mendieta: "Quien vi6 (como yo
vf) en esta Nueva Espafia, dice, toda las ciudades y pueblos autorizados con muchedumbre de printipales viejos venerables que represen(1) "Relacion del a s i e n t o del p u e b l o d e C e n t i c p a c y d e los c a c i q u e s y g o b e r n a d o r e s q u e tenia." en l a p r i m e r a h o j a v u e l t a , sin n u m e r a r .
(21 T o r q u e m a d a Monarquia
Indiana, lib I, c a p . X V , p a g . 3 9 , v c a p . X X X I I I . p a g .
60; Ub 11. c a p . X X V , p a g . 118; y lfb. Ill, c a p . X V I I I , p a g . 2 3 J .
XL
taban unos r o m a n o s s e n a d o r e s
", [ i ] y el lie. M a r i a n o Veitia
que
trata la cuestion y afiirma t e r m i n a n t e m e n t e q u e "es muy comun en estos
tiempos, hallarse muchos de crecida e d a d .
m u c h o s . " [3]
ultimo, H u m b o l d t la confirma tambien
diciendo:
Y o he c o n o c i d o y c o n o z c o
Y ndtese q u e Veitia escribid en el
siglo
pasado.
con su autorizado
Por
testimonio,
" E n M e g i c o , en la zona t e m p l a d a , s i t u a d a a media falda d e
la Cordillera, no es c o s a extraordinaria el ver llegar los indfgenas, especialmente las mugeres, a la e d a d de 100 a n o s [ 3 ] .
E n el territorio c o n o c i d o a n t i g u a m e n t e con el n o m b r e de X a l i x c o ,
[ J a l i s c o J , segun el sentir
d e los indios que a l c a n z a r o n la e p o c a de la
C o n q u i s t a , antes de esta, por diversas razones q u e exponfan ellos mis­
mos, era m a s d i l a t a d a q u e posteriormente la vida humana: asi el Alcal­
de M a y o r de A m e c a , al describir su jurisdiction, en obedecimiento
de
una real orden, manifestaba que: "Dicen los antiguos q u e en tiempo d e
su gentilidad vivfan muchos mas anos y tiempo q u e a g o r a , y que
guno de ellos moria por enfermedad,
sino d e
puros viejos
nin-
venian
a
abrirse d quebrarse por el espinazo; y si algun m a n c e b o n moza moria,
lo tenian por c o s a de gran espanto.
ciento y diez" L o s indios viejos de
Dicen q u e vivian
la c a b e c e r a d e
cien anos y
la provincia
de
Amula, declaraban tambien "que a n t i g u a m e n t e no moria t a n t a gente
de enfermedad," "porque vian estos declarantes q u e l l e g a b a n los
bres k muy viejos. [4]
E n la m i s m a Sierra, los espanoles
hom-
hallaron,
' a p e n a s entraron a ella en 1 7 2 1 , un indio viejo de m a s de cien a n o s , q u e
se l l a m a b a T e c o l o t e .
N o tendria, por tanto, razon a l g u n a de
ser
el
reparo q u e se pusiera a esta version biografica, por la d i l a t a d a senectud
del
personaje q u e es objeto d e ella; tanto mas c u a n t o q u e mi proposi­
tion esta d e acuerdo con el sentir comun, e x p r e s a d o en
nuestros re-
franes provinciales:" "cuando el indio peina b a r b a s , y a el espanol peina
canas"; " c u a n d o el
indio
y a envejece, el espanol no parece".
E r a el N a y a r i t de tan e l e v a d a talla, c o m o lo acreditan los q u e vieron su esqueleto, quienes le dan a este
una longitud
v a r a s y media (2 m. 09), es decir, excedente de
de
mas
de d o s
la estatura ordinaria
de los p a t a g o n e s , q u e segun d'Orbigny es de 1 m. 7 3 ; en sus
ultimos
dias e s t a b a tuerto y conociendose su indole belicosa, d e b e tenerse c o m o
probable q u e se le inutilizara el d r g a n o d e la vista por algiin f l e c h a z o q u e
(1) H i s t . E c l e s i a s t . I n d i a n a , lib I V , c a p . X L V I , p a g . 561.
(2) H i s t A n t i g u a d e M e x i c o , c a p . X X I I I .
(3) E n s a v o p o l i t i c o , lib. I I , c a p . V I .
[4] Noticias
varias de la N. Galicia, p p a g . 267 y 293.
XLI
en el recibiera combatiendo 4 sus enemigos, como Filipo el maceddn
delantede la plaza de Mentone. Su aspecto debio pues ser imponente,
por mis que se le hubiera mostrado manso y hospitalario al P. Uranzu,
que en vista de esa acogida tuvolo no por bravo le6n, sino por humilde
cordero. Como verdadero hombre de los bosques, su morada era una
choza y su traje ninguno 6 poco menos.
Sobre cual fuera el caricter con que el Nayarit senoreaba a los
de su nacidn, ya en sus luchas con los huainamotecos y totorames, co­
mo en su alianza con los espanoles y en su ejemplar tolerancia con los
religiosos, los pareceres andan tan desacordes que parece insuperable
llegar 6 avenirlos: llamanle unos, cacique; otros, capitdn, Capitanejo 6
gobemador-, quienes, principe; quienes rey; y aun hay varios que dicen
que se le tenia por dios e idolo.
Esta materia viene tratada al pormenor en la Relaci6n del P.
Arias, que en la parte concerniente aduzco hasta este lugar, para que
se tengar. frescassus autorizadas palabras,al decidir lacuestidn: " E s V o s
muy Vdlida en Algunos, dice, que estos Indios tienen R e y i Senor N a ­
tural 4 quien tributan, i obedessen; lo qual no concuerda con su estilo,
i modo de hablar pues solo reconossen al Nayarit: el qual ha mu­
chos anos que murio, i no han reconossido por Senor a ninguno de sus
sussesores los que tengo arriba rreferidos"... "preguntandoles si tienen
Senor. 6 tlactoane responden que si pero como ellos llaman con este
t«rmino 4 qualquier hombre d e Caudal, 6 Canas, 6 puesto, es equivoco entre ellos pues quando les preguntan quien es dissen que el Nayaryt.
i assi lo es Cierto que no le reconosen como 4 Rey, sino como d Ordculo
de quien toman paresser en sus Guerras, i en sus futuros Contingentes." "Esto he reconocido pregunt4ndoles quien les conducfa 4 la gue­
rra, el qual disen que les pronostica el acierto, i buen sussesso en ella, i
sal en armados de la C a s s a d e l Nayarit sacandodellamunchoschimales,
manillas, Arcos i flechas, Uevan como por su Capitan la Imagen del N a ­
yarit Opyltzintli, que es lo mismo en forma de Cruz o Aspa en quien le
confian la Victoria de su suerte que ha este solo han reconossido
como 4 cabessa pues de sus descendientes ninguno ha governado ni
govierna el pressente, pues el Huaynoli que esta uiuo no domina en ellos
4 el cual solo lo miran como 4 superior en la descendenssia, i como 4
Perssona que en resoluiendose alguno de aquellos quatro Cuerpos,
conseruandose el suio despues de muerto, tendra aquel lugar como lo
han tenido los Ascendientes suios; Como consta de los que tuuieron
XLII
antes, pero no le miran c o m o a Senor q u e les govierna. y assi les lie
p r e g u n t a d o por que solo el Nayarit
Cuerpo frio,
seco,
Diffunto
le
tri­
butary V a s s a l l a j e , i no a sus descendientes? responden q u e aunque es
muerto todavia les inspira, les d a las a g u a s i disse lo q u e han d e seguir;
siendo sus Vaticinios Ciertos. d e d o n d e Collijo q u e m4s le tienen por
Dios, 6 I m a g e n m d a g r o s s a q u e por R e y i se reconosse d e la Ethimologia d e su nombre; pues preguntando a Algunos q u e quiere desir N a y a ryt, a u n q u e no lo han s a b i d o todos, m e han dicho otros q u e es lo mis­
mo q u e Piltzintli X u c a t y t a p a o que quiere desir, H i j o d e Dios q u e
e s t i en el Cielo, y en el Sol. Otros le disen Nayaly d e d o n d e s e entiende N a y a l i t a s , i tambien tiene su fundamento que Nayaly es lo mis­
mo que Nahualy;
el qual
se entiende
Prondstieo,
6
Adiuino
con
que
q u e d a Concluido que no tienen S e n o r . . . .i q u e el Nayarit es Oraculo
para sus Cultos i adivinassiones i D e i d a d a sus O b s e q u i e s , c o s a mui
ussada entre Jentiles."
C u a l e s sean los cuerpos a q u e se refiere el P. Arias, lo explican
estos otros conceptos: "en la rancheria d e T z a c a i m u t a , donde tienen la
C a s a del N a y a r i t ,1a qual tiene una s a l a con una m e s a en medio rod e a d a d e quatro C a d a u e f e s secos, y enjutos, q u e son el d e D o n fran¬
cisco Nayarit, D o n Pedro H u a y n o l y , D o n Alonso Ioquari, i D o n L u i s
Vrysti sentados en unas sillas q u e llaman Yipalliz Q u e C o m o no los
amortojan ni entierran a lo largo sino q u e sentados, i c r u s a d a s las
manos, i a t a d a s sobre las piernas, ai facilidad d e q u e p u e d a n estar
despues d e secos s e n t a d o s . . . . a d u i r t i e n d o q u e antes huuo otros q u a t r o
Cuerpos d e sus ascendientes que por la resolussidn d e la materia han
quitado, i puesto estos, i siempre con unos mesmos nonbres menos los
nonbres d e santos q u e se hallan en estos C o m o despues d e estos pondran otros d e sus descendientes desta G e n e a l o g i a no c o m o a R e y e s , i
Senores Naturales sino c o m o a Cuerpos q u e han d e tener aquel assiento d e aquel culto, i adorassion."
H a s t a aquf el curiosfsimo relato d e P. Arias, q u e i nuestro juicio
es d e importancia capital para la etnografia cora. L a opinidn q u e este
religioso franciscano manifiesta a c e r c a del caracter con q u e s e n o r e a b a
el Nayarit, es inconcusa: aquel cuerpo muerto no podia ser un rey
vivo; era. un oraculo 4 quien s e le atribuia el poder d e la profecia; un
nahual, c o m o lo ensena claramente su mismo nombre corrompido;
pero tambien es indiscutible q u e aquel c a d a v e r perteneci6 al jefe del
pueblo cora, c o m o unanimemente s e dice. E n verdad, no hay c o n t r a -
XLIII
diction en conceder al par a ese cuerpo la dignidad senorial que tuvo
su dueiio y la consagracion que se le dio a el atributandole el don de
profecia, acaso desde que ejerciera todas las funciones hunianas, pueslo
que en vida ya se le llamaba Nayarit, 6 nahual, nombre que se da "a
las personas que, segtin la superstition, especialmente entre la raza
indigena, cambian de figura por medio de encantamientos", c o m o
lia explicado nuestro Mendoza ( i ) . " E l Naoalli, d i c e d su v e z Sahagun,
propiamente se llama brujo <jue de noche espanta a los hombres e chupa a los niiios. Al que es curioso, de este oficio, bien se le entiende eualquiera cosa de liechizos, y para usar de ellos es agudo y astuto,
aprovacha y no dana. El que es malefico y pestifero de este oficio,
hace daiio & los cuerpos con los dichos hechizos, s a c a de juicio, y aho­
ra es envaydor, 6 encantador" (2).
Se formara mas claro concepto del sentido de la v o z nahual 6
nahualli, viendola empleada c o m o radical en la composition de las pa­
labras mexicanas correspondientes a los terminos y frases espaiiolas'
"nigromancia, 6 cosa semejante;" "hablarcon cautela 6 fingidamente;"
"asechanza, engaiio, disimulo;" "esconderse;" y fuera de esos y otros
casos semejantes, formaba la dicion nahuaitoa, que significa, c o m o lo expresa el protomaestro del mismo idioma, Fr. Alonso de Molina, "declarar 6 mterpretar el latin en lengua vulgar, 6 cosa semejante" [3].
En esta region particularmente, antes y despues de la Conquista,
estaba muy extendido el nahualismo, c o m o lo confirman estos testimo­
nies: El P. Arlegui escribe: "Otras naciones acostumbran y son las que
viven en la Sierra hacia el Mediodfa, una ceiemonia diabolica: luego
que les nace el hijo 6 hija, se junta la parentela, y despues de haber
bebido, c o m o acostumbran, haciendo varias ceremonias, llevan a los
recien nacidos d las orillas de los rios y ojos de agua, y banandolos
varias veces les senalan nagual para que sea su patron toda la
vida: de suerte que es c o m o un bautismo inventado por el demonio,
pues c o m o nosotros ponemos nombres de santos a los que bautizamos
para que scan sus intercesores, asi ellos en sus diabolicos baiios sena­
lan a c a d a uno un animal, 6 del aire, 6 de la tierra, 6 del agua, para
que por toda la vida le asista y cuide de su encomendado: y a este
Hainan nagual, viviendo tan ciegos en este infernal palrocinio, que si
[1] " A p u n t e s p a r a un c a t a l o g o r a z o n a d o de l a s p a l a b r a s m e x i c a n a s introduciJ a s al c a s t e l l a n o " . p a g . 37.
[L ] Hist. g e n . de l a s c o s a s de N u e v a E s p a n a , lib. X . c a p . I X .
13) V o e a h u l a r i o m e x i c u n o - c a s t e l l a n o , p a g . 63 frente y v u e l t a .
1
XLIV
el n a g u a l es oso, j u z g a n que se trasforrnan en osos, si es caiman en caim a n e s , y c o m o el demonio los tiene tan engafiados, finge la imagen de
estos animales a su vista y j u z g a n q u e se trasforrnan en ellos con
cer-
teza: y lo cierto es que los mas de ellos son grandisimos hechiceros
raro deja de tener p a c t o con el demonio" ( i ) .
y
Y mas a d e l a n t e a g r e g a
Arlegui 4 esas noticias sobre tal superstition, estas otras: " E s tambien
comun opinion entre ellos, que c a d a rfo 6 manantial de a g u a tiene su
particular tutelar que le cuida, y 4 los tales los apellidan Nahuales,
y
asi c o m o los gentiles romanos tenian sus genios fingidos en sus dioses
caseros,
a lo
q u e a l u d e un
espanol ingenio q u e dijo: Salve
domus, pariter
salvete penates:
asi estos en t o d a s las a g u a s veneran un
nahual, (2) y dicen
parva
q u e a el se le d e b e aquel beneficio de dar a g u a s
4 la . tierra, y casi le dan a d o r a t i o n , segun los obsequios
con q u e la
tratan, pues ellos echan en las fuentes a l g u n a s cosillas c o m o o b l a t i o n
4 su mentido numen."
E n s e g u i d a , narra el mismo cronista un
caso
especial de nahualismo; y perfecciona asi las orientaciones q u e le d e b e mos a c e r c a del particular: " E n llegando [los indios] a algun rfo 6 m a n a n ­
tial hacen toda humiliation al genio de aquellas a g u a s , para que no
les h a g a n
el dano q u e presumen, y
p a r a tenerlas g r a t a s , lo mismo
aun les
ofrecen a l g u n a s
cosillas
ejecutan con las culebras c a s e r a s [nd-
tese bien esto que viene en c o m p r o b a c i o n de lo que atrds q u e d o asent a d o a c e r c a de la signification de la palabra cora,
q u e respetan mucho
y no
6 sea, culebra]
permiten q u e se les h a g a el
porque dicen q u e sus nahuales se
trasforrnan en ellas, y si a l g u n a v e z
inconsideradamente las han muerto, dicen q u e luego
castigo"
a las
menor d a n o ,
esperimentan el
(3).
Por su parte, los indfgenas de A m e c a , q u e eran de la lengua cazc a n a , tenfan tambien nahuales: "Al 1 5 ? capitulo, — d i c e la " I n s c r i p t i o n
hecha por el Ilustre senor Antonio de L e y v a , A l c a l d e mayor por S. M .
del pueblo de A m e c a , ano d e 1 5 7 9 " — , se responde: q u e este dicho pue­
blo d e A m e c a se g o b e r n a b a en
tiempo de su
gentilidad por un senor
y por un nahualchca, que quiere decir "familiar;" y este familiar dicen
q u e h a b l a b a con el
demonio y sabfa las c o s a s que habfan de suceder,
y este y el g o b e m a d o r y senor
rrio, q u e 4 alta voz
llamaban 4 los m a n d o n e s de c a d a b a ­
dijesen a los naturales lo que el
familiar decfa d e
(1) O b . cit.. p . I l l , c a p . I V , pair. 145.
(2) E s t a v o t r a s p a l a b r a s i n d f g e n a s en q u e l i g u r a n l a s s f l a h a s gun 6 gUe. e s t a n
e s c r i t a s con g 6 con H p r o m i s c u a m e n t e p o r l o s a u t o r e s ; a u n q u e l o s q u e s e h a n o c u p a d o
del m e x i c a n o c o r r o m p i d o d e X a l i x c o u s a n s o l o l a h en e s o s c a s o s .
(3) C r o n . cit., p. I l l , c a p . V I . p p a g . L">2-153.
XLV
lo que habi'a de suceder, y las guerras que se les movi'an, y los tiempos
si habian de ser lluviosos 6 s e c o s . . . . " ( i j .
Ni faltan, por ultimo, a l g u n o s n o m b r e s de lugar, significativos
c o m o casi todos los m e x i c a n o s , que h a g a n relaci6n al nahualismo,
c o m o el Nahualdpam,
que asi se decia al rio de T u x c a c u e x c o . (2].
P a r e c e m e que con solas estas pruebas resulta p l e n a m e n t e confirm a d a la existencia del nahualismo entre los indfgenas de X a l i x c o 6
N u e v a - G a l i c i a ; y en la Sierra, por tanto, p u d o haber muchisimos na­
huales y varios de entre ellos haber sido los principales, en razon d e su
m a y o r d i g n i d a d 6 del acierto de sus agiieros 6 pronosticos.
N o l e p u g n a de ningiin m o d o , pues, ver que un g o b e r n a n t e astuto,
c o m o lo era N a y a r i t , acudiera a la superstition de sus sencillos siibditos,
para dar m a y o r firmeza a su poder, mas solidez a su autoridad y aun
mas extension al culto de su dios, el Sol, de quien era el gran sacerdote. P o r q u e no d e b e inadvertirse que tambien tenia esa c a t e g o r i a ,
c o m o se infiere de las palabras del P. O r t e g a : " D e s d e que el gran
N a y a r i t empund el cetro de esta p r o v i n c i a , ha estado el m a n d o del
gobierno a n e x o al s a c e r d o c i o del que elegian para guarda del idolo
m a y o r que v e n e r a b a n en T o a c a m o t a ; porque a u n q u e los del rfo, c o n tentos con su diosa-madre, intentaron varias v e c e s eximirse de la c o ­
rona, l e v a n t a n d o cabecillas de partido 6 reyezuelos que les g o b e r n a r a n ,
nunca, 6 por unirse t o d o s , 6 por p o c o afortunados, pudieron ver logradas sus pretensiones;" y lo linico que se prescribio fue que los oficios
sacerdotales para el culto d e cualesquiera de los niimenes, fueran electivos, h a c i e n d o el mismo que d e s e m p e n a b a esas funciones la presenta­
tion & su arbitrio del c a n d i d a t o para sucederle. " N o obstante, termina
el P. O r t e g a , el guarda-fdolo del sol era c o m o el s u m o sacerdote, a
quien todos v e n e r a b a n , sin que pudiese ejercer a c t o a l g u n o publico
cualquier otro," en que no tuviera el la primacfa (3). C o n c u e r d a n
esos asertos del sabio misionero jesuita, c o n los h e c h o s que el mismo
refiere t o c a n t e a aquel de los descendientes del N a y a r i t a quien le c u p o
en suerte ser testigo de la conquista de sus hasta entonces no h o l l a d o s
dominios, por las armas espanolas: T o n a t i , el ultimo hueitdcatl d e los
coras, esto es, la persona principal entre ellos [que esto es lo que lite-
(1) E n l a s "Noticias v a r i a s de N u e v a G a l i c i a , " p a g . 2rt).
(2) A tres l e g u a s de D u r a n g o e x i s t e un p u e b l o l l a m a d o N a y a r , el cual no s e si
s e l l a m a r f a a s i p o r h a b e r sido f o r m a d o con i n d i v i d u o s de l a S i e r r a de tal denominaciOn,
0 a l u d i e n d o con e s a p a l a b r a , c o r r o m p i d a de l a p r o p i a m a n e r a que el n o m b r e del jefe
de l a S i e r r a , a algUn nahual.
(3) Ob. cit., c a p . I l l , p p a g . 20 v 21, v c a p . I X , p a g . 99.
XLVI
ralmente significa ese titulo en mexicano] era el gran s a c e r d o t e del Sol,
al p a r que el.caudillo d e la Sierra, y con ese doble cardcter se pres:ntd
ante los expedicionarios que m a n d a b a el General D . G r e g o r i o Matfas
en medio d e d o s viejos sacerdotes, r o d e a d o d e
d e Mendiola, llevado
todos los m a g n a t e s coras y llevando en la cabeza una corona d e plumas y en la mano un baston con pufio de plata, signos de su autoridad;
y cuando
habiendo
entrado y a a esa terrera el ejercito espanol q u e
hizo la conquista, se supo que por no haberse manifestado el
mismo
T o n a t i tan esforzado c o m o querian los mds inddmitos d e los suyos, habian a c o r d a d o los patricios coras destituirlo de su c a r g o , eligieron en
efecto al que le habia d e suceder y aun se dice que se confabularon
para darle muerte ( i ] .
E r a aquel gobierno una
m e j a n t e 4 las que predominaron
teocracia electiva, se­
decisivanTMite en las tribus d e raza
nahoa d en las que con ellas tuvieron contacto m a y o r que un simple
la d e los coras con la de los toltecas; relacidn la aludida
roce, c o m o
que se halla manifiesta
son d e origen
en los nombres geograficos de la Sierra, que
nahoa, en la multitud de palabras d e igual procedencia
introducidas en el idioma cora, y en la misma teogonia de los que hablaban este.
Inutil es nor lo d e m a s a n d a r b u s c a n d o la v e r d a d e r a p a l a b r a c a s tellana que signifique e x a c t a m e n t e el dictado que d a b a n al regulo N a ­
yarit sus gentes.
Bastenos saber y a , por induction,
m e x i c a n a que d e s i g n a b a su titulo: era la d e hueitdcatl,
de 6 principal,
si hueitdcatl
cual es la voz
la persona
traduciendo literalmente 4 nuestro idioma.
se le decia a su sucesor
gran-
E n efecto,
el tedcraia T o n a t i , ese propio
titulo debid ser el de su a n t e p a s a d o que ejercia iguales funciones que el.
l . a palabra ordinal
Guayco,
6 mas bien,
Hudeica,
como
escribe
el P. O r t e g a , (2) esto es, tercero f i l l ] , con que s e d e s i g n a b a al N a y a r i t ,
c o m o a su tiempo
q u e d d expuesto, parece corresponder 4 una cuenta
llevada progresivamente entre los que ejercieran con el mismo nombre
propio el sacerdocio del Sol y no para designar el orden entre sus g o bernantes, puesto que dice el P. O r t e g a , expresamente, que ''ni lograron tener
ano
caudillo para su gobierno flos c o r a s ) hasta que el N a y e el
d e 1500 empuiio el cetro;" y atendiendo
asimismo 4 que el P.
Arias precisa que, c u a n d o el escribio, habia venerados en el adoratorio
de T z a c a i m o t a cuatro c a d a v e r e s con
los nombres d e Nayarit, H u a y -
(11 I b i d . c a p . V I I I . p a g . Ss3. v c a p . X V I . p a g . 175.
(21 Vocabutario
de la lengua
castellaua
v cora, a l tin. e n l a " C n e n t a g e n e r a l
p a r a c o n t a r t o d o lo n u m e r a b l e . "
XLVII
noly, Ioquari y Uristi, que antes bubo otros cuatro cuerpos del mismo
nombre en lugar de esos, y que a su tiempo se pondrian otros tambien
con iguales denominaciones.
Algunas objeciones li observaciones se purlieran hacer a esto, pero
son de poco momento,como se vera: En primer lugar, l a d e que asi resulta que hubo tres Naves 6 nahuales; pero esto no es ni inverosimil
ni imposible, tratandose de un suelo, como el nuestro, en que estaba extendido de tal manera el nahualismo, que puede tenerse su imperio po­
co menos que como general: de igual modo se le halla entre los nahoas
que entre los zapotecas y los mayas ( i ) ; y aunque se distinguen varias
especies de el, todas a la postre convienen entre si en que sus proselitos principales ejercian la magia. Recordare, como comprobantes,
los nombres de Tzutzuma, el senor de Coyohuacan, que usando de
esas artes, se aparecio como riguila, como tigre y como serpiente ignivoma, otras tantas ocasiones a los mensajeros de Ahuizotl y vaticino
una inundation de Mexico-Tenochtitldn; de Xihuilpopoca, senor de los
totonacos, que tomaba a su antojo las formas de nino, de mujer 6 de
viejo y que predijo la venida de los espanoles; de la encantadora
hondurense ComizahuatI; de Nahualpilli, el senor hechicero, uno de los
cuatro patronos de los lapidarios aztecas, y aun el de la fabulosa Quilatzin, la temible hermana del tetzahuitl
Huitzilopochtli.
Por otra parte, al numeral huaeica, aplicado al Nayarit, debe corresponder este pasaje del historiador jesuita: "Hizole fal Sol] un indio
por nombre Yea un adoratorio 6 templo muy capaz en Toacamota,
que esta cerca de la Mesa hacia el Poniente, y le sirvio con tal esmero
que lo adopto por hijo aquel brillante astro; por cuyo motivo cuando
murio pusieron su cadaver en una silla, en que casi deshecho le hallaron los padres, cuando quemaron aquel templo." Que ese Yea y Na­
yarit el Huaeica son una y sola persona, lo demuestran aquellas otras
palabras del propio historiador, que ya atras cite: "Veneraronle tanto
[a Nayarit] que despues de muerto, antes de enjugar las lagrimas de
su excesivo sentimiento, le fabricaron una casa en Tracaimota mas
abajo del templo del Sol, donde en una silla pusieron el cadaver," etc.
De no admitir esa identidad, en abono de la cual se halla hasta
la de la silaba final de la palabra hu&eica y ia voz Yea, resultaria el P.
Ortega en contradiction consigo propio, por atribuir a una persona los
(11 Mix tea A traves de los siglos.
Orozco y B e r r a . lib. I V . c a p . II.
Hist. A n t i g u a , l i b . I l l , c a p . V , e Hist. ant. dc
X L v m
mismos hechos que prelativamente
ligereza que no inerece cargarsele.
habia i m p u t a d o a otra distinta;
H e ahi, e s t a n d o pues a lo mas rational, ai jefe de la Sierra participando, a u n q u e por a d o p t i o n , del parentesco mas linajudo que hayan
inventado los pueblos s a b e o s , c o m o los grandes jefes d e los natchez,
que ostentaban el dictado de "hermanos del Sol," ( i ) y los I n c a s , q u e
se hacian llamar "hijos del padre la luz" (2); reeompensa, aquella a d o p ­
tion, que le fuera o t o r g a d a al Nayarit, por haber edificado a T o n a t i u h
el templo de T z a c a i m o t a .
Podrfa objetarse, en segundo lugar, que c u a n d o se efectud la t o m a
del templo de la M e s a por los espanoles, no hallaron estos alii m a s
que tres y no cuatro cuerpos. A lo cual respondo: eran cuatro necesariamente, porque, c o m o lo enseiia muy bien el P. Arias, "aquellos
C u e r p o s eran relatives de estos cuatro tiempos," esto es, a las estaciones del a n o , c o m o lo era tambien p a r a los c o r a s la cruz 0 a s p a , no
b a j o su aspecto de simbolo cristiano, sino c o m o jeroglifico del Nahui oMh tonatiuh, esto es, de los movimientos del sol, que asi lo d a a
entender H u m b o l d t acerca de a l g u n a s de las cruces halladas en nues­
tro pais; lo que resulta lo mas natural tratdndose de los serranos, q u e
tributaban principalmente culto al Sol; 6 c o m o quiere Waldeck, en
cuanto a la cruz del Palenque, que sea signo astrondmico q u e senale
con sus brazos respectivamente c a d a uno d e los puntos cardinales.
El simbolismo de aquellos cuerpos y el de la cruz cora no puede ser
inds perfectaniente etnico; y lo que a s o m b r a es que un humilde reli­
gioso franciscano, el P. Arias, haya d a d o tan a c e r t a d a explication, con
anterioridad de mas de uno o dos siglos al tiempo en que lo hicieran
en su c a s o esos sabios d e renombre universal y otros muchos d e nues­
tro siglo; siendo asi que en el X V I I se tenia por c o s a m e n o s que in­
controvertible ya, la de que esas cruces eran cristianas, y en ellas
d e s c a n s a b a , c o m o en la mejor prueba, la hip6tesis, generalmente admitida, de la predication de la ley evangelica en nuestra patria, por
uno de los Apostoles. Por lo demds — v o l v i e n d o a la o b j e c i d n —
si solo tres y no cuatro fueron los cuerpos hallados en la M e s a , una
de estas dos explicaciones puede resolver la dificultad: que uno d e
tales caddveres hubiera p o d i d o ser ocultado por los naturales, c o m o lo
(1) Seelta di l e t t e r e e d i l i c a n t l . C a r t a del P . le P e t i t al P . J . a v a n g o u r , t. I V .
p a g . oHH.
(2) C o n q u i s t a y p o b l a c i d n del P e r u . Ms. c l t a d o p o r P r e s c o t t , en s u Hist, de la
coitg. del Peru, lib. I, c a p . I.
xux
fue la verdadera ptedra del Sol. la imagen de este astro, a la que ellos
llamaban el Gran dios (i), no habiendose podido acaso hacer igual
cosa con los tres cuerpos por la precipitation con que tuvo que obrarse, al haber sido del todo imprevista por los Coras aquella su derrota;
6 bien, [y esta es una hipotesis aventurada, pero no imposible], porque
pudo suceder que al ver los coras ganada por los espanoles toda la parte
Norte de la Sierra, quitaran de entre los cuerpos que representaban los
cuatro puntos cardinales, el que era simbolo de aquel rumbo, significandose de esa manera la para ellos referida perdida.
Me decido por la primera de esas conjeturas, y aun la Uevo mas
adelante, permitiendome indicar que el cadaver que faltd en el templo
de la Mesa para completar los cuatro de la alegoria, fuellevado al pue­
blo de Tenzompa, donde luego se le edified templo, pero donde tambien
no tardd mucho en tener la misma suerte que sus pares. Apoyo
mi congetura en estas noticias. E l P. Arlegui trascribe parte de un
informe que un ministro del pueblo de Huejuquilla la Alta rindid al
Provincial de los Franciscanos de Zacatecas, en esta forma: "Poco
menos de un ano antes que V. P. M. R. se dignase de poner a mi car­
go esta doctrina, hallandose el padre lector Fr. Miguel Diaz de guardian
de este convento, tuvo noticia de que en Temzompla (sic), dos leguas
distante de este pueblo, habia ciertas casillas pajizas en lo mas oculto
de la Sierra, Ilenas de muchas a d a r g a s , Hechas y jarros, y que nadie,
al parecer, las habitaba; discurrid mi docto guardian prudentemente.
que casas con tales sefias no podian ser para otro fin que para (dolos,
y asi acompafiado del gobemador y un teniente, que a la sazdn habia
puesto aqui el capitan Dosal, partid para el pueblo de Temzompla.
No le salio vano su discurso, pues guiado del que habia dado la no­
ticia, llegaron sin estorbo alguno a las dichas casas, y comenzando A
registrar lo que habia dentro, hallaron ser sin duda algiin domicilio
del demonio: la casilla mayor tenia a la puerta una cestilla y sobre
ella estaba de pies una figura del alto de un palmo, hecha de cera, que
representaba un feisimo negro, con tal disposition las manos, que pa­
rece daba a entender era el que cuidaba la puerta y defendia la en­
trada. En lo interior de esta misma casa a la testera estaba un asiento
d equipal, y en
un cadaver
manias
este estaba
sin que le faltase
de /ana adornadas
sentada
una figura
hueso alguno,
de plumas
en esta forma:
curiosamente
de colores varios,
(1) O r t e g a , lib. 1, c a p . X I X . p a g . '.'18, y c a p X X V . p a g . 1T3. ,
envuelto
tenian
en unas
de tal forma
reu-
nidos
unos con otros
unidos
con
unas
los huesos, que solo
cahuelas,
los
tenia
la carue y nervios
amarrados.
Kn
faltaba,
l a s otras
que
rasas
estaban l a s a d a r g a s , jarros y muchas cuentas d e abalorios q u e usan
comunmente estos indios poner a sus idolos, c o m o lo notd el p a d r e
T o r q u e m a d a ; todas estas inmundicias por l a s razones q u e el dicho
padre esplica, y tambien porque c a d a c o s a d e estas es especial dios
para ellos, estaban en las casillas. N o tuvo la gentilidad antigua tanta
multitud d e dioses c o m o s e les han conocido a estos indios: todo
cuanto miran es dios para ellos, y todo cuanto les c a u s a admiracidn
es su idolo.
V i e n d o , pues, mi guardian la ecsecrable m a l d a d de estos iddlatras,
encendido en furor cristiano, comenzd a derribar aquel diabdlico edificio, y hacer pedazos aquel conventiculo d e iddlatras: puso fuego a l a s
casillas e hizo pedazos todos aquellos jarros, d e tal suerte q u e no dejd
c o s a q u e no redujera a
mismo,
no dejando
polvo: con
de aquellos
el cadaver
y
figura
huesos ni aun las cenizas
de
cera hizo
en la tierra:
lo
a
todo esto estaban los indios presentes; mas tan atdnitos y mudos, q u e
no s e les oyd palabra alguna" f i j .
Y hablando anteriormente el mismo cronista d e la erection del
convento del citado Huejuquilla, habia y a escrito: ''El mayor tormento
que en este convento y otros de la sierra padecen nuestros religiosos,
no es alguno d e los espresados, sino el tocar por la esperiencia, q u e
c u a n d o mas padecen por la salvation d e s u s a l m a s , entonces deicubren
nuevos templos en lo vasto, fragoso y dilatado de sus serranias, en
que aun los q u e parecen mejores cristianos, d a n al demonio en s u s
idolos reverentes adoraciones; c o m o sucedid siendo yo provincial d e
esta provincia, q u e visitando los conventos d e esta sierra, el ministro me trajo
una rode/a
idolo colocado en nitevo
barranca,
bordada
de abalorios,
con otros idolos pequehos
monio,
segun lo feo de sus
uisiro,
sin que
le
que tenia
templo que estaba fabricado
atenasen
que eran propia
abominables
las
furias
figuras,
de los
en la ma/to
en lo prof undo de
representation
del de­
el que quemd el celoso
iddlatras
bdrbaros;
un
una
mi-
y yo
ejecute lo mismo con aquellos retratos del demonio [no s e olvide q u e
los religiosos entendian q u e las a d a r g a s , los abalorios y d e m a s c o s a s
d e d i c a d a s a un idolo, eran tenidas c o m o dioses por los indios] d a n d o -
(1)
C r o n . c i t , p a r t e 111, c a p . V I I , p p a e . 158 y 159.
LI
le gracias al ministro por el celo con que abraso aquel abominable
templo." [ i ]
Concuerdan entre si a no dudarlo el informe oficial, si se me permite llamarlo asi, dado por el misionero de Tenzompa, jurisdiction de
Huejuquilla, a su provincial, con la narration que el ministro de este
ultimo pueblo hizo personalmente a tal provincial, que resulta haber
sido el mismo P. Arlegui; y aunque en el informe se diga que todo fue
quemado, por la narration se ve que en efecto lo fue todo desde
luego, menos la rodela con abalorios que tendria el cadaver en las manos y que quem6 el mismo provincial; la cual debio reservarse tal vez
por el ministro con el fin de presentarla a su superior, para mas afianzar la verdad del acto recomendable que habia cometido, destruyendo
los objetos de la idolatria. L a variante es de tan poca monta que no
merece tomarse en cuenta, cuando por otra parte coinciden entre si, en
lugar y otras senas, la narration y el informe. Dando, pues, por
id^ntico el hecho a que una y otro se refieren, y sabiendo que el provincialato del P. Arlegui fue en el trienio de 1 7 2 5 4 1 7 2 8 , cronologicamente se comprueba mi conjetura, puesto que la desaparicion del
cadiver escapado en la quema del adoratorio de Tzacaimota, fue el
ano de 1 7 2 2 . N o mas que de tres a cinco anos, subsistio ya ese
simbolo humano de la teogonia cora, en su nuevo templo de T e m zompa.
Acaso se le ocurriera a alguien observar, por ultimo, partiendo de
la conjetura a que acomodo el ordinal hu&eica, que habiendose sucedido en el supremo sacerdocio del Sol tres individuos con el nombre
de Nayarit, no seria improbable que los sucesos que se han atribuido a
un solo personaje asi denominado, correspondieran 4 los tres que se
hubieran confundido en esa unica individualidad por razdn de la homonimia; la cual explication convendriaen efecto admitir, d a d a la edad
m4s que secular que le resulta 4 ese personaje, como se ha hecho por
la suprema inspection de policia de la Critica, al tratarse de otros sujetos
historicos que se presentaban en condiciones semejantes, como vg., Quetzalcoatl. Pe*> contra ese supuesto, militan los testimonies unanimes
de todos los historiadores, cronistas y autores de los dem4s documentos
que hablan del Nayarit y muchos de los cuales escritores fueron coetaneos de este regulo, quienes hacen merito de un solo personaje de ese
nombre y no de varios; y existe aderaas de todo lo que pudiera alegarID
Ibid, p a r t e II, c a p . V , p a g . 37.
LII
se valiendose d e las mismas declaraciones de esos testigos, otra prueba
de mucho peso: tanto el cosm6grafo real Villasenor c o m o el virrey se­
g u n d o — c o n d e d e Revillagigedo, [r] a s e g u r a n que el c a d a v e r del N a y a ­
rit que se quemd en M e x i c o , fu6 el del primer reyezuelo de los c o r a s
y quinto abuelo del Tonati; y la noticia precisa d e este parentesco, indudablemente q u e la tuvieron las autoridades coloniales no d e otra
fuente que del mismo hueitacatl y de las personas del sequito que llevd
a M e x i c o en 1 7 1 8 . Ahora bien, gracias al P. Arias s a b e m o s los
nombres d e cuatro de los descendientes del Nayarit, y son: don P e d r o
H u a i n o r y , don Alonso I o q u a r i , don L u i s Uristi y otro H u a i n o r y [2] que
vivfa por el ano d e 1 6 7 2 , al dar su " I n f o r m a t i o n " el mencionado re­
ligioso; y esos fueron, por tanto, respectivamente el 4", 3?, 2? y xer.
abuelo del T o n a t i . P a r a tener la genealogfa completa de este, tomando por tronco de ese arbol al gran Nayarit, sdlo nos falta saber el nom­
bre del p a d r e del ultimo gran sacerdote de los coras; pero no es indis­
pensable conocerlo, para darnos razdn d e que la cuenta cronologica
resulta c a b a l d e esa manera y en esta forma:
Gobernaron de 1 6 1 6 a 1 6 7 2
d p o c o antes.
Y de 1 6 7 2 [d poco antes) hasta
1722.
( H u a i n o r y I I , ler. abuelo del T o *
nati.
( El p a d r e anonimo d e este T o n a t i .
Asi resultan muy naturales y c o m p r o b a d a s las noticias que de su
familia creemos que diera el ultimo senor de la Sierra 4 las autoridades
de la N u e v a E s p a i i a ; noticias que debieron constarle oficialmente al
virrey Revillagigedo, para haberlas reproducido, el a su vez, en documento oficial.
El Nayarit, fundador del gobierno teocratico de los
coras, en 1500; el l l a m a d o por antonomasia el grande, fue el mismo,
por tanto, que murio en 1 6 1 6 . d en t o m o de ese ano. L o s demas N a ­
yarit 6 nahuales, antecesores de este, quedaron obscurecidos por l a fa­
m a del T e r c e r o , que no obstante llevar esa designation, vino a ser el
protoparente de su raza.
N o me olvido de que T e l l o , y con €\ M o t a Padilla, dicen que el
sucesor del Nayarit se l l a m a b a Saba; asi c o m o tambien de que el libro
(1) C a r t a d i r l g i d a a l a c o r t e d e E s p a f l a (en 27 d e d i e i e m b r e d e 1798) c o n t e s t a n d o
A l a r e a l o r d e n s o b r e e s t a b l e c i m i e n t o s d e m i s i o n e s , I n s e r t a en el t. V del D i c e . U n i v . d e
H i s t , v G e o g . p u b l i c a d o en M e x i c o .
(2) E s c r i b o a s i v no H u a i n o l y , p o r q u e l a I no e x i s t e en el i d i o m a c o r a .
LIII
de la "Fundacion de Conventos" nos habia de uno de los sucesores
del mismo Nayarit, llamado Miqui |Michi]. Bien pudieran ser apocrifos tales personajes, a no explicarse la diferencia de estos con aquellos
nombres por un cambio i que pudieron aludirlas palabras del P. Arias,
en que atirma que los cuerpos sagrados del antro de Tzacaimuta tenian
unos mismos nombres, es decir, que al ocupar el puesto ritual trocaran
la denomination que llevaron en vida, por los nombres que era de costumbre al llegarse ese transito. L o que si puede afirmarse sin la menor duda, fu£ que el hijo del Nayarit, el que le sucedio, se llamaba
Huainory, pues asi lo dice en una de sus cartas el mismo Nayarit,y toca
vanori nayar, testimonio que comprueba la fe que merece el P. Arias
como hombre veridico y bien informado. No podre decir si ese mis­
mo Huainory seria el ahijado de Arisbaba, que se llamo Miguel J e ­
ronimo; pues c a r e z c o d e datos que me den luz para no andar a tientas
en esas tinieblas.
Quiere el P. Ortega por su parte, que hubiera sido uno de los ultimos sucesores del Nayarit la sacerdotisa Cuanacrimoa. A mi ver,
ella fue tan solo una de las noxat que tenian a su cargo consultar el
oraculo (ndigena y predecir lo futuro; pero no niego ni afirmo nada en
contra de las palabras de Ortega. Estas en nada afectan 4 lo que expuesto queda, pues suponiendo cierta aquella afirmaci6n, solo habria que
agregar a los nombres de los sucesores, no de los descendientes del
Nayarit, uno m i s , y seguiria siendo este el quinto abuelo del Tonati,
sin oposicion alguna.
Para terminar de una vez con todas las objeciones que se pudieran
poner a lo que asiento en este prolijo estudio, no me resta ya mas que
hacer merito de que, segiin Mota Padilla, el cacique de Tzapotzingo,
en su "Relation," decia que "tres idolos adoraban comunmente los
(mexicanos) que poblaron la Nueva Galicia, y todos de forma humana,
cuyos nombres eran Teopiltzintli, Heri y Nayarit", el ultimo de los
cuales tenian con arco y flecha en las manos y era el dios de las batallas. Comenzare por decir que tal leccidn no se encuentra en todo lo
que Tello nos ha conservado de la relation de Pantecatl, bien que el
ejemplar de la cronica citada que se publico aparezca con algunos huecos aqui y alia, cual los tenia el manuscrito; pero es probable que
cuando se sirvid Mota Padilla del original de ese libro, ya existieran
esos huecos en el. M e fundo para presumirlo asi, en que el P. Beau­
mont, contemporaneo de este otro historiador, afirma que al servirse
LIV
d e la obra de Tello [de la cual tomo m u c h a parte d e su libro historico
a c e r c a de Michoacdn] ya hallo trunca la relation d e Pantecatl en el
manuscrito del cronista d e J a l i s c o [ i ] .
Si uno mismo d igual fu£ pues el manuscrito de Tello q u e tuvie­
ron a su scrvicio M o t a Padilla y B e a u m o n t , y no habiendo el segun­
d o d e ellos, minucioso h a s t a la prolijidad, hecho merito alguno d e un
p a s a j e tan interesante c o m o ese, p u e d e inferirse que Pantecatl no
dijo lo que el primero de dichos historiadores le hace declarar, no por
falta de integridad, sino por cualquier otro motivo, c o m o un d e s c u i d o ,
una mala interpretation 6 c o s a semejante. Pero d a n d o por s e n t a d o
que Pantecatl lo hubiera escrito asi ino resulta un anacronismo d e q u e
y a al tiempo que escribid, c o m o por el ano de 1 5 4 2 , ese tlatoani, cuyo
testimonio es importantisimo en todo lo que mira a la Historia de los
primeros pobladores d e J a l i s c o , se adorara al N a y a r it c o m o al dios d e
la guerra, siendo que todavia estaba vivo y ni se le erigia aiin templo en
T z a c a i m u t a ? De ningun m o d o , puesto que s a b e m o s que antes d e que
existieran los cuerpos del gran N a y a r i t y d e sus descendientes, habia
habido otros, precisamente con los mismos nombres de Nayarit, H u a i ­
nory, etc., que desempefiaban los oficios que les eran atribuidos £ los
c a d a v e r e s s a g r a d o s en aquellos ritos astronomicos. E s p r o b a b l e que
d e ese m o d o aludiera Pantecatl, si tratd del asunto, al cuerpo reverenciado d e uno de esos nahuales, o r i c u l o s de los coras principalmente,
c o m o era natural, para las c o s a s d e la guerra, q u e era su estado pecu­
liar, y a p r e c i a d o s con ese motivo c o m o divinidades belicosas por los
vecinos d e los referidos serranos, entre los cuales d e b e tenerse £ los d e
A c a p o n e t a , de d o n d e procedia el narrador indigena.
E n n a d a afectaria, por lo tanto, a lo que llevo escrito, esta prevista y c o n t e s t a d a
observation.
Quienes vieron en el siglo X V I I I el c a d a v e r del Nayarit, se dieron
unicamente cuenta del grandor de aquel esqueleto; pero nosotros, teniendo a la vista los hechos del mismo personaje, tan t r a b a j o s a m e n t e
entrelazados c o m o sus huesos c u a n d o y a carecian d e c a m e , p o d e m o s
dar testimonio d e la g r a n d e z a de su caracter. Domino por la fuerza
de las a r m a s a sus enemigos los fronterizos con quienes tuvo que luchar, y opuso con fortitud la politica c o m o una meta, p a r a conservar
la a u t o n o m i a d e la Sierra contra los c o n a t o s d e los espanoles que le
a v e n t a j a b a n por sus medios de defensa. A d o p t d de los conquistadores
(1)
A p a r a t o jr C r o n i c a t. I l l , p a r t e I, lib I, p p a g . 460 y s i g u i e n t e .
LV
para si mismo la Religicn culta y humanitaria; pero cristiano y todo,
dejo que sus siibditos siguieran practicando los viejos ritos del culto
del Sol y de la superstition nahualista, para no tener que despojarse
de sus insignias de ponti'fice, en virtud de las cuales senoreaba teocrdticamente a los sacerdotes y ancianos de la aristocracia cora. T o d o eso
indica una condition en que la robustez, la independencia, la audacia
y la astucia del hombre primitivo, se hallaron en brega con las incipientes aspiraciones civiles del neofito cristiano, deseoso de modificar la indole de su pueblo, enderezandola a la cullura; y si triunfaron
al fin aquellos de estos sentimientos, se debio a la triste experiencia de
la poca conformidad que solia existir entre las divinas ensenanzas predicadas por los religiosos y el trato cruel que daban muchas veces los
espanoles, asi conquistadores como encomenderos, a los indigenas que
se les sometian, y con el que vulneraban las leyes nunca bien alabadas
que, para proteger de todo ultraje alos indios, se hacinaron hasta formar
gran parte de las Recopilaciones mandadas organizar por Carlos I, F e ­
lipe I I y sus sucesores. Puntualmente a las inmediaciones de la Sierra
fue donde el ejercito de Guzman paso quemando pueblos, y donde tam­
bien, segun testimonios oculares, el feroz Gonzalo L 6 p e z atrahillo con
perfidia millares de indios, asesino otros millares, herro a muchisimos
como si fueran bestias y redujo a tal desesperacion i los infelices cautivos "que todos los hijitos que sus mujeres tenian murieron y mataron
en el camino' , y aun "al senor m i s principal de Xalisco, lo echo en un
fuego y lo quemo vivo." ( i ) T o d a v i a un siglo m i s adelanteconservaban
los de Centicpac frescos el recuerdo de los pesados tributos que les
impusieron a sus tlatoani Xuili y Coatl, y el de los horrores que cometla un tal Francisco del Barco, encargado por Guzman de recoger las
parias, con los indios que no se mostraban diligentes en acudir al
p a g o de las exacciones, pues los mataba a azotes y a palos, y d a b a de
comer su c a m e a los perros. Por lo demas, basta para mi objeto con
estos hechos, afianzados con la real palabra de Felipe I I , que en 1581
dirigia a la Audiencia de Guadalajara una cedula en que, enumerando
los males tratamientos que los encomenderos daban i los indios, decia
que tanto habian disminuido por esa causa, que faltaban en algunos
lugares mas de la tercia parte de los naturales. (2) En presencia de tales
-
(1) "Relation de l a e n t r a d a de Nuflo de G u z m a n q u e d i a G a r c i a del Pilar", p p a g .
225 v 22b del t. I I de l a "Col. de ddoeum." del S r . l c a z b a l c e t a , v ' C u a r t a r e l a t i o n a n o n i m a
d e la J o r n a d a de Nuno de G u z m a n , " p p a g . iTi y 474. a p u d Ica'zbalceta—Rel;(ci6n de Cen­
ticpac, ya citada.
(2)
Tello, c a p . C C X I I , p a g . 657.
LVI
ejemplos, dejo al criterio del lector la estimation que le merezcan los
fundados temores del N a y a r i t , en orden a no impulsar con vehemencia
a sus subditos hacia l a evangelization, contentandose con recibir con
buen semblante £ los religiosos que lo visitaban, con no consentir q u e
se les hiciese mal y con reprobar la conducta d e los " m a t a d o r e s d e
frailes", c o m o los coras llamaban a los de H u a i n a m o t a .
E s t o es lo que p u e d o decir de la vida del primer hueitlacatl d e la
antigua sierra d e X i c o r a . Si en a l g o he errado, perddneseme en g r a c i a
d e mi b u e n a intencidn y d e las clificultades que ofrece lo intrincado del
asunto.
T r a t a n d o ahora de las " C a r t a s " que motivan esta nota, originates
las halle, j u n t a s con su traduccidn, en el archivo de la M i t r » d e esta
Arquididcesis, el cual fud puesto a mi c a r g o por el Illmo. sr. Arzobispo
L o z a y su digno Secretario el senor Arcedean don Florencio P a r g a , no
solo con el fin d e que lo ordenara, sino con el de que b u s c a r a aquellos
documentos que pudieran utilizarse en nuestra Historia y dar realce a
la Iglesia—pensamiento que prueba la ilustracidn de tan respetables
varones y que los constituye en benemeritos d e la referida Historia regio­
nal. Isografielas con tanto c u i d a d o (ya que no podia prese itar un fac-simile de ellas) que les conserve hasta la misma s e p a r a t i o n sibalica defectuosa que tienen en el autograft); d e j a n d o al c u i d a d o de las personas
que entiendan el mexicano el trabajo de recomponer las p a l a b r a s debidamente. A mi juicio, la traduccidn no es t a m p o c o muy perfecta: no
d a el nombre del que la trabajara y seria a v e n t u r a d o atribuirsela a
persona determinada, nor cuanto que en la e p o c a en q u e se hizo, mu­
chos eclesiasticos entendian el mexicano, a u n q u e por ese tiempo no
existia abierta en G u a d a l a j a r a la catedra de esa lengua: asi, en 1 6 5 2
era sinodal de ella en el O b i s p a d o el licenciado don D i e g o d e H e r r e ra, cura d e A t e m a j a c ; pero igualmente hacian las traducciones que s e
presentaban, el bachiller Martin Casillas y don Diego Cervantes A g u i lar. L a s cartas estan escritas en dos pliegos de t a m a n o comiin, y
con caracteres sumamente gruesos, pero claros.
D o s objeciones se le pudieran poner, empero, a su autenticidad: la
primera, que esten escritas en mexicano, y no en cora; y la s e g u n d a ,
que esten subscriptas por el Nayarit, c o m o treinta y tres anos d e s p u e s
d e que este murio; fundamentos tan graves a m b o s para contradecir
aquella, que a primera vista bastarian p a r a rechazarlas c o m o apocrifas.
Sin e m b a r g o , va a verse c o m o solo tienen aparente validez esas dificultades.
LVII
Sencillamente se resuelve la primera, con asegurar, como lo hago,
basado en excelentes datos, que aunque el mexicano no fuerael idioma
de todos los indigenas que ocupaban la regidn que se conocla con el
nombre de Xalixco ( i ) , lo entendian casi todos y lo usaban en sus transacciones recfprocas. acaso por ser el mas extendido en ella: este me­
xicano era el mismo que hablaba el comun de los aztecas, aunque aqui
se hallara corrompido y se hubiera acaso asimilado tales y cuales voces
propias de los dialectos que hablaban las diversas tribus xalixca.
Para
que se tuvieran en cuenta esas corrupciones, escribieron el religioso
franciscano Guerra y el clerigo Cortes y Cedeno, artes de esta lengua
mexicana adulterada, que consideraron como verdadero dialecto Oroz­
co y Berra y Pimentel, a pesar de que se separa muy p o c o d e la lengua
rnadre y de que conserva el nombre de esta misma. Acrecent(5se la
generalization del mismo dialecto (a medida que la mayor parte de los
otros se perdian) por haberle adoptado los religiosos doctrineros juntamente primero con el latin, y mas tarde con el castellano, para la
ensenanza religiosa de los indios de este reino.
Comprobare mis aseveraciones: si se leen las " Descripciones" que
nos quedan entre las que fueron formadas en el siglo X V I por las auto­
ridades coloniales y que se hallan recopiladas en las "Noticias varias
de Nueva Galicia", se vera que en Ameca, donde se hablaban como
lenguas propias ia cazcana y la totonaca (!!); en Zapotitlan, C u z a lapa, Tuxcacuezco y los demas pueblos de la provincia de Amula,
donde se hablaba la otomite y otra que no se nombra; en Tenamaztlan, donde sucedia cosa igual, es decir, donde se hablaban dos lenguas
tambien, aunque estas no las designaron por sus nombres los testigos; y
en Teocaltiche, donde la lengua de los naturales era la cazcana, de modo
invariable se declaraba que aparte de sus propias lenguas hablaban el
mexicano los naturales generalmente y a veces el vecindario
todo. (2)
No se extratiara ya, si se tiene presente esto, que en la "Relation"
que los franciscanos de Guadalajara dieron en 1 5 5 9 , de los conventos
que tenia su Orden y de otros negocios generales de este reino, al
darse cuenta "de la manera que los religiosos han tenido y tienen
en la administration de la doctrina cristiana y sacramentos", se diga:
(1) E s t a es l a ver J a l e r a o r t o g r a f l a de e s t a p a l a b r a , a u n q u e a v e c e s se e s c r l b a
m a l a m e n t e X a l i s c o a J a l i s c o c o m o hoy se dice. Y o he u s a d o de e s a s d i v e r s a s m a n e r a s
de escribir, s e g u n lo he crefdo conveniente.
(2) P p a g s . 252. 287, 3.16,315, 3S> y 351.
LVIH
" E n los d o m i n g o s \ fiestas d e g u a r d a r hacen juntar los indios en los
patios del convento por la m a n a n a y ensenandoles la doctrina cristiana
en latin y su lengua
mexicana,
el Pater Noster, A v e M a r i a , C r e d o , Sal­
ve R e g i n a , Artfculos d e la F e , M a n d a m i e n t o s d e Dios, y M a n d a m i e n tos y S a c r a m e n t o s d e la I g l e s i a , y p e c a d o s mortales, y o b r a s d e misericordia, y virtudes teologales y cardinales, la mi tad un dia, y la otra
mitad otro, y tras esto el sermon.
E s la gloria d e Nuestro Senor c d m o
lo saben y dicen mejor que muchos
espanoles."
Y en la p a g i n a si-
guiente a la en que se lee esto, se a g r e g a : "Tienen
gran c u i d a d o (los
religiosos) d e que t o d a s l a s noches, c u a n d o tocan a las anurias, canten
los indios en sus c a s a s la doctrina cristiana en latin y a c a b a d a dicen la
Confisidn g e n e r a l en su lengua,
y el h i m n o Maria
Mater
gratia;."
A n a l o g o al testimonio precedente, es el q u e sigue, d a d o
\ ij
por el
C a b i l d o Eclesiastico d e G u a d a l a j a r a en 20 d e enero d e 1 5 7 0 : "enviamos (al R e y , k quien se dirigian los representantes
d e dicho
Cuerpo)
una cartilla tambien por d o n d e s e ensena a los indios la doctrina cris­
tiana en latin y en su lengua
obispado
alpresente."
mexicana,
que es la que mas se usa
en
este
[2]
E n los pueblos del A n a h u a c , al principio d e la civilizacidn,
como
lo dice el P. Mendieta (3), se c o m e n z o a dar en latin la instruccidn religiosa a chicos y grandes por no saber los misioneros las lenguas indigenas ni tener interpretes que tradujesen £ ellas sus palabras; razon q u e
parece insuficiente para explicar por que no s e u s a b a del c a s l e l l a n o
que era el idioma propio d e los conquistadores.
,;Se deberfa a c a s o la
adopcidn del latin para doctrinar a los indios, a una m e d i d a ingeniosamente politica d e los frailes, c o n la tendencia d e que los nebfitos se perc a t a r a n d e que no era la misma la lengua en q u e dulcemente
les ha­
blaban d e las cosas del cielo los venerables y pacificos predicadores, y
la que usaban para maltratarlos y despojarlos aquellos codiciosos solda­
d o s d e la conquista, que se hicieron odiosos por sus crueldades
tiranias? L a hipotesis n a d a tiene d e inverosimil.
y sus
C o m o quiera q u e s e a ,
de alia p a s o la practica a c a , c u a n d o y a muchos d e los religiosos habiendo aprendido el mexicano s e Servian d e el p a r a explicar
las oraciones
q u e e n latin les h a c i a n a p r e n d e r i l o s r e c i e n c o n v e r t i d o s ; y g r a n d e afecto
debieron tomarle estos a la lengua en que se les hacia a d o r a r al ver-
(1) A p u d l c a z b a l c e t a , " N u e v a C o l e c c i o n d e d d o c . p a r a l a H i s t o r i a d e M e x i c o " , t.
II, p a g . 169.
('.') " I n f o r m e " del r e p e t i d o C a p l t u l o , a p u d l c a z b a l c e t a .
(3) H i s t . E c l e s . Ind., lib. X I I I . c c a p . X V J X V I , p a a g s . 218 y 219.
LIX
dadero Uios, c o m o lo inaiiifiesta el caso aquel de los naturales del
Peridn de San Buenaventura, cristianizados por fr. Jacinto de San Fran­
cisco, quienes habiendose vuelto a los montes, despues de la muerte del
hermano Cinlos [como cariiiosamente le decian] "se juntaban de noche
en la serrania, practicaban el rezo de la doctrina y al fin cantaban el
hinino Fung*
lingua."
\ i\
Este uso del latin en la evangelization de nuestro suelo, no estaba
circunscripto a las misiones de los franciscanos, pues el padre Alegre,
ocupandose del estado que guardaban las de los jesuitas en Sinaloa el
ano de 1 5 4 4 , manifiesta que: "De ahi [los pueblos de Navitama y C o manita] a la serrania de Bacoburitu, habia en cinco pueblos de esta
Sierra, y algunos otros vecinos, mas de mil cristianos de las provincias
de Culiacan y Topia, que apenas sabian las oraciones en latin como
habia sido costumbre ensenar a los principios de la conquista" (2).
Advertire que la introduction del idioma castellano en las doctrinas, fue mandada posteriormente, en real cedilla de 2 de marzo tie
1634, y recomendada la observancia de esta en otras posteriores; pero
ya en la evangelization de la Nueva Galicia era aquel usual a princi­
pios de ese siglo. y por lo mismo se habia dejado de acompanar el
latin con el mexicano, como antes se hacia.
Que esta ultima lengua era hablada en la Sierra en la epoca en
(pie estan fechadas las cartas del Nayarit, lo probaran estos testimonies:
Kn el libro de la "Fundacion de conventos", que ya he citado varias
veces y que fue escrito, como he dichc, por el ano de 1 6 5 2 , hablandose
de la uianera con que se doctrinaba en Guainamota, pueblo que esta­
ba a la p a n e Sudeste de la Sierra de los coras y hoy muy distante
de su antiguo sitio, dicese: "el orden que tiene lo que toca a la doc­
trina y que siempre [esta referenda al pasado no es exacta por lo que
ve al espanol] se ha tenido en la provincia de Xalisco, es que por las
mananas se les enseiia la lengua mexicana y en las tardes la castcllana, y hay de ordinario escuela 6 seminario de muchachos donde se les
ensena a leer, escribir y canto" (3). Por lo que toca al lado opuesto
de la Sierra, el Obispo Colmenero mando, en 28 de agosto de 1 6 5 3 ,
levanlar una information acerca de diversos puntus relatives a la administracion de aquella filigresia y entre ellos sobre si los pueblos de
T e p e e estaban "suficientemente instruydos para poder ser administra(1) A r l e g u i . oh. cit., p a r t e V, c a p . I V , p p a g . '268 v 2(0.
(2) T o m o 1. lib. H I . p a g . 288.
(3) Ms., c a p . X X V I , al iin.
LX
dos suficientemente en
el I d i o m a
M e x i c a n o , 6 si convendria para su
mejor edification que el Ministro que se eligiere para el dicho c u r a t o doctrina se instruya en el I d i o m a T e p e c a n o , 6 en
otro de los I d i o m a s
propios que parezca correr mas inteligible y freqiientemente
feligreses de la dicha feligresia en Tlatoles, zazemes,
entre
los
d juntas que sue-
len hazer los naturales;" y de los testigos e x a m i n a d o s por el cura Pedro
L u c a s Marin, vicario in capite y juez eclesiastico d e T l a l t e n a n g o y
Colotlan,
uno declard que
hacia veinte anos que entraba y salia a
la sierra de T e p e e ; que en los mas pueblos h a b i a indios que h a b l a b a n
en lengua mexicana y en la castellana, siempre que comunicaban con
espanoles, pues entre si hablaban "en su lengua t e p e g u a n a , gui<hol;>,
nayari y cora;" y que la doctrina se les ensenaba en mexicano; otro, que
hacia cuatro anos que tenia tratos con los mismos
indios, declard en
concordancia con el anterior, manifestando que los que
hablaban en
lengua mexicana eran los que salian 4 trabajar a la ciudad d e Zacate­
cas y otras partes, y que la lengua tepecana era la misma
y el ultimo
testigo, que desde
tepeguana;
hacia once anos habfa sido diferentes
veces capitan protector de la sierra de T e p e e y se llamaba J a c i n t o L o ­
pez T a l a m a n t e s , dijo [y reproduzco literalmente
claracidn por la importancia
esta parte de su d e -
del personaje que la did] que: " s a v e q u e
los dichos Indios y algunos dellos
q u a n d o ablan con
los espanoles Y
el dotrinero ablan en lengua mexicana y q u a n d o se juntan 4 sus tlato­
les ablan en su lengua natural Por auer en algunos pueblos en que ay
diferentes naciones c o m o son tepeguana, guisoles, cora, Y nayares Y
que los Yndios e yndias biejas, ablan solo L a natural en que nasen Por
no
salir C o m o los d e m a s salen
otras partes donde ay espanoles.
a trauajar A la ciudad de c a c a t e c a s y
Y que assi estos que salen entienden
en lengua mexicana ques en L a que les administran L a dotrina Cristiana
L o s dotrineros, Y en que les ensenan la dotrina y que este testigo tiene
por sierto que si el dotrinero que les Administrara supiera L a lengua
tepeguana fueran bien administrados, Por entenderla y ablarla mas de
ordinario T o d a s las nacionez.
ningiin
Y que del dicho tiempo a esta parte,
Religioso la aprendido por muy dificultossa,
administrado sino en la M e x i c a n a . "
ni en ella les an
fi]
Entiendo que no pueden ser mas concluyentes las pruebas que he
aducido del uso general del
mexicano entre los
indigenas de X a l i x c o ,
111 M s . del archiv-o d e l a S e c r e t a r l a del G o b i e r n o E c l c s i a s t i e o d e e s t a A r q u i d i O cesis.
LXI
cualesquiera que fuese su propia lengua, y particularmente, entre los
de la Sierra. Queda, por tanto, deshecha la primera objecidn.
Tocante a la segunda, el anacronismo que aparece de estar fechadas las cartas del Nayarit mucho despues de la muerte de este sujeto,
tiene una explication tan natural como satistactoria, cual la de q u e
se vean en el Pentateuclio —los cinco divinos volumenes escritos por
Moises— narradas no solo las circunstancias de la muerte del insigne
Legislador de los hebreos, sino tambien otras cosas posteriores; En
efecto, los padres Arias, Tello, Arlegui, Espinosa y Ortega, el redactor d e
la primera "Gaceta de Mexico" y el Virrey conde de Revillagigedo, tinanimemente afirman que se creia por los indios de la Sierra que el ca­
daver del Nayarit, reverenciado de tal modo que se le JUfgaba objeto
directo de idolatn'as, como lo dicen Mota Padilla, Villaseftor y otros,
respondia a las consultas que sc le hacian, hablando tal esqueleto por
intervention diabdlica, segun ellos lo entendian, ( i ) 6 lo que a mi me
parece mds facil, por meilio de las piionisus que Servian de interpretes
en las consultas que se llevaban a ese ordculo, 6 por la interpretation
del hueitacatl, descendiente del nahual 6 brujo. Mas cualquiera que
fuese la causa, no es dudoso el efecto: se recibia una respuesta verdadera 6 falsa del cuerpo del Nayarit, que muerto y todo seguia presidiendo los d-stinos de l o s coras. De palabra dabanse esas respuestas
asi como las drdenes que se suponian emanadas del hijo del Sol. Y
siendo esto asi ^por que quien hablaba no podria escribir tambien d
hacer al menos escribir sus palabras a sus familiares vivos, siendo que
la escritura no debia ser extraha a algunas de las gentes d e la Sierra,
puesto que a las misnias puertas de esta tenian los religiosos establecida escuela de lectura, escritura y canto? De esta manera se explica
sin esfuerzo la autenticidad de las cartas; aunque realmente no las
haya escrito el cadaver del Nayarit, sino con probabilidad su hijo
Huainory, que le sucedid en el gran sacerdocio del a s t r o deificado y d
quien se menciona en la misma carta, aludiendo a su bautismo como a
merito que contrajo.
El propio lenguaje de dichas cartas robustece las razones que ex­
it) D e b e a g r e g a r s e a e s o s t e s t i m o n i e s el del V i r r e y m a r q u i s de V a l e r o , quien
tn cl n o m h r a m i e n t o de teniente de capitAn g e n e r a l del X . Keino de T o l e d o , p r o v i n c i a
del N a y a r i t . q u e expidio A f a v o r del c o n q u i s t a d o r de la m i s m a p r o v i n c i a J u a n F l o r e s de
S. P e d r o y que j u n t a m e n t e con o t r o s d o c u m e n t o s c o n s e r v a su descendiente el insigne
academic'o c o r r e s p o n d t e n t e de la E s p a r t o l a de la L e n g u a . mi uueri j o a m i g o el S e n o r licenclado don J o s e L o p e z - P o r t i l l o y R o j a s , dice que dicho don J u a n le remitio la o s a m e n t a de el g r a n ' N a y a r i l , "A quien te'nian p o r su D i o s a q u e l l o s Gentiles, y por quien se dirig i a n por a r t e D i a h o l i c o
*'
Lxii
p o n g o sobre su autenticidad: a la sencille/. netamenre primitiva de las
ideas y de los conceptos, que llega hasta el punto de dificultar la inteligencia de esos papeles, por el inal uso que en ellos se hace de las form a s pronominales y por otros defectos, se a g r e g a q u e la significaeidn
de la actualidad del ser en el preterito perfecto, asi c o m o en el presente de los
verbos que se usan en el contexto de tales cartas, es
muy
a p r o p i a d a al personaje cuyo nombre subscribe los documentos: a ningiin
otro sino al
N a y a r i t le
podria convenir h a b i a r c o m o
sujeto que
interviene en la accidn, ocupdndose de sucesos tan distantes de tiem­
po entre si c o m o
las expediciones de
Miguel C a l d e r a y
Bartolome
Suarez, relacionadas con los batitizos del mismo N a y a r it y de su hijo
Miguel J e r o n i m o , y con la ereccidn de los conventos de G u a z a m o t a y
Guaxicori; y ju n t a m e n t e con estas cosas, dar testimonio d e las que se
estaban verificando c u a n d o se escribieron tales documentos: el caracter del nahual,
vante.
que vivo c o m o muerto rigid a los coras, estd ahf rele-
C o n esto parece que q u e d a resuelta la s e g u n d a difieultad.
L a s cartas se contraen
principalmente a a s e g u r a r la fidelidad del
que las s u b s c r i b e d los espanoles, a pedir excencidn de tribntos para sus
subditos y a impetrar la protection del obispo a quien fueron dirigidas,
y que por cierto fue aquel gran Frelado que se hizo bajar a t a d o con
z o g a s a una b a r r a n c a de las de la Sierra, para catequizar a cuatro indios
coras que por su a n c i a n i d a d no podian ya salir de alii, y que decia "que
solo por defender a un indio debian estimarse por bien logrados los trabajos de
Espafia e Indias" ( i )
L o s propios documentos
confirman
c o m o verdaderos muchos de los hechos de que me h e o c u p a d o y aluden
d las veces d un suceso que es dificil
de averiguar, cual es la llegada
hasta C h a p o t a de un Marques anonimo, ninguna de c u y a s senas siquiera se precisan: puede
puesto que se hace
a c a s o aludirse al marques de G u a d a l c d z a r ,
m^rito d e ese desconocido personaje c u a n d o se
habia d e las revueltas de los tepeguanes, y precisamente
aquel mar­
ques g o b e r n a b a el Virrreinato c u a n d o acaecid el levantamiento de esos
indfgenas en 1 6 1 7 ; pero no hay noticia alguna de que dicho g o b e m a n te h a y a salido de Mexico
a procurar la pacification de los bdrbaros,
c o m o sf consta que lo hizo en 1 5 7 0 el virrey don
Martin
Enriquez d e
A l m a n z a , con el fin de reprimir a los guachichiles, l o g r a n d o a p a c i g u a r los, a u n q u e n o s e dice hasta que punto del interior del pais h a y a l l e g a d o
(1)
M o t a P a d i l l a , c a p . L X V I , p a g . 311.
LXIII
ese gobernante en su belicosa expedicion.
(i)
F.sta circunstnncia,
aunada a otros sucesos tales como la fundacion de presidios hecha por
ese virrey en el territorio de la Nueva Galicia y aim el nombramiento
que en 1 5 7 1 obtuvo para asumir el gobierno de la misma comarca, me
hicieran inclinarme a creer que este es el visitante a quien alude N a ­
yarit, sin embargo de la faita de concordancia cronologica que resultaria y que no tiene valor puesto que anda en esas cartas promiscuo el
orden de los tiempos, a no ser porque el titulo con que por antonomasia
se le designa y que no tenia don Martin Enrique/., me desorienta por
complete
Dejo pues ese cabo suelto, para que lo anude quien pucda
hacerlo con mayor dicha que la mia; y doy con esto por terminada
la trabajosa disquisition en que acabo de emplear todas mis pobres
fnerzas, apenas con el humilde resultado de desguazar el niadero, hoy
informe todavia, que acaso no tarde, labrado por mas ha biles manos, presente a las futuras generaciones, con exactitud perfecta, la imagen del gran pontifice caudillo de los coras.
Post-scriptum.—Va impresas las pdginas anteiiores he venido en
conocimiento de estas noticias que son correlativas a algunos de los
puntos propuestos:
I. En "Mexico a traves de los siglos," [cap. IV del tomo I I ,
pag. 567,) narrandose el resultado de la expedicion que en 21 de
marzo de 1 6 1 5 emprendieron para el descubrimiento de la California
los capitanes Nicolas de Cardona y Juan de Iturbe, se refiere como
en tanto que los bajeles del ultimo llegaron felizmante de retorno, los
del primero cayeron en poder de la escuadra holandesa (pie mandaba
el corsario J o r g e Spilberg, quien despues de esto vino a hacer aguada
en el puerto de Salagua, donde dieron sobre la marineria que al efecto
habia desembarcado, gentes de guerra mandadas por el gran navegante
Sebastian Vizcaino, avecindado en su encomienda de la provincia de
Avalos; obligando a reembarcarse a los intrusos, y haciendoles algunos
muertos y cinco prisioneros, por los cuales se supo que el objeto de
Spilberg al rondar por estas costas del Gran Oceano era apoderarse de
las naos que venian de Filipinas. " L a Audiencia de Guadalajara,
escribe el narrador, embargo uno de los navios que habian quedado
(1) B e t a n c o u r t . Teatro
Mexicano,
p a g , 2 4 6 - C a v o . L i b . I V , al final de el.
t r a t a d o de l a
ciudad
de
Mexico,
cap. I
LXIV
con J u a n d e Iturbe, en cuyo navio salio por orden de la misma Audiencia Bartolome JIM res de Villalba en busca de las naos de Filipinas,
a darles aviso de c o m o las esperaban los holandeses, y del rumbo que
I.a nao llego a A c a p u l c o merdebian tomar para evitar el peligro.
ced a tan oportuno aviso sin haber encontrado el e n e m i g o . . . . "
H e ahi otro excelente dato para la biografia de Bartolom6 Sudrez
d J u a r e z , y una tercera version del segundo de sus apellidos, escrito
Arisbaba,
Villalta y
Villalba.
II.
L e y e n d o los "Materiales para una Cartograffa M e x i c a n a , "
que retinid el sabio historiador Orozco y Berra, vi en el piano, " H i s p a niae novae sivse m a g n a e recens et vera descriptio. 1 5 7 9 , ' ' senalado con
el num. 1 7 3 entre esos "materiales" y que forma parte del " T h e a t r u m
01 bis terrarum"del famoso cosmdgrafo Abraham Ortelio, que sobre el rio
de Chiametla, dice (la carta): "Antropophagi sunt, qui his montibus ha­
bitant.—Sigue
al K.—Coriuga prouincia;
airiba,-Tepecuanes gens
/era,
et sine legibus; y a b a j o Xurute prouineia.
Cuauos gens /era.
Chiapoii
prouincia".
... .etc.
E s indudable que, conforme a la ubicacidn topogralica, la provincia puesta con exactitud al E. de C h a m e t l a por Orte­
lio y d e s i g n a d a con el nombre de Coriuga, no es otra q u e la provincia
de los coras, esto es, la Sierra; de lo cual se deduce que ese nombre
gentilicio ya era conocido atin en Kuropn al terminarse el siglo X V I .
por lo demas, hace traer a la memoria el
l.a palabra Coriuga,
nombre T/a.xicoringa, que. segun nuestros historiadores locales, se d a b a
a aquel pueblo que logrd enardecer a los indigenas de Xalisco para el
levantamiento general contra los espanoles el ano de 1 5 4 0 , y que a m biguainente ubican en Guainamota. H a y certidumbre en j u z g a r que
Coriuga, la provincia de los coras, y T l a x i c o r i n g a , tienen la estrecha
relation que el todo con una de sus partes: si no me ciega el ardor de
la investigation, esta ultima palabra forma de este m o d o su composi­
tion en el idioma mexicano: Haiti, tierra, que, conforme a las reglas,
pierde su segunda silaba al entrar .i formar parte del enlace de la nueva
voz, y por tanto, queda solo la primera silaba, Tla; yuxtapdnesele en seguida xicori, el peyote, palabra (pie debiera tambien perder su postrera
silaba, pero que ya sea por su cardcter exdtico d porque el mexicano
corrompodido de los xalixca se permitiera esas infracciones, conservarfa
su integridad; y por fin, la preposition, d mas bien, postposicidn can, designando el lugar, y adulterada, al espanolizarse, d por los mismos serranos, con una trasposicidn de la // final y al cambio de la c fuerte en su
LXV
afine la gutural g suave. Con estos elementos resulta formada la pa­
labra Tlaxicorican,
6 Tlaxicoringa,
lugar en la tierra del xicori d
peyote.
Tlaxicoringa,
(segiin lo testifica el V. Arias [pag. 1 1 ] , que
escribe ese nombre Taxicaringa), llamabase en efecto el rio que corria
por la provincia de Tzacaimuta, la mas centrica de la Sierra y donde
tenia su residencia el Nayarit. Luego, si esta congetura es exacla,
resulta muy verosimil que el jefe de la Sierra fuera el promotor de la
gran revuelta del ano de 1540. Cuanto a suponer a Tlaxicoringa en
Guainamota, como lo hicieron nuestros antiguos historiadores, se explica muy bien, porque Guainamota el viejo que se debe distinguir de
la mas reciente poblacidn del mismo nombre, pertenecia a la misma
provincia regada por el Tlaxicoringa.
l'or lo demas, mi hallazgo de la cita cartografica del senor Oroz­
co y Berra viene a confirmar mis teorias exnuestas con antelacidn sobre
el nombre de la Sierra y el de sus naturales.
I I I . En diciembre de 1888, el Ingeniero oficial del Estado de
Jalisco, Sr. don Rosendo Corona, fue enviado por el Gobierno a zanjar
entre los indfgenas huicholes del pueblo de santa Catarina, ciertas cuestiones de terrenos <pie ventilaban con sus limitrofes: de la cartera de
apuntes de viaje del referido comisionado, persona muy perspicaz e
llustrada y que fue mi condiscipulo y es mi buen amigo, tomo las
siguientes notas etnograficas, que aunque no corresponden con precicidn a la sierra del Nayarit, si se relational! estrechamente con algu­
nos de los puntos mas interesantes que le son tdpicos, como va a ver­
se:
"Diciembre de 1888.
Dia 7 . — H o y sali de Mezquitic con direction al pueblo de Santa
Catarina, perteneciente a los huicholes.
Mezquitic es un pueblo cabecera de Departamento, perteneciente
al 8. Canton. Tiene ese pueblo como 2500 habitantes \ esta situado
a la margen derecha del rio de su nombre, el cual rio es caudaloso en
tiempo de aguas y casi esteril en las secas. Mezquitic se halla asentado en un canon formado por las sierras de Monte Escobedo y de
Mezquitic, la cual es parte de la Sierra Madre.
0
Santa Catarina queda al Poniente de Mezquitic, como a 86 kildinetros de distancia; el camino de Mezquitic a la Sierra es sumamente
LXVI
escabroso; pero una vez r e m o n t a d a esta, siguiendo la cumbre, es bueno relativamente.
H a y sin e m b a r g o muchos tramos algo fragosos,
sobre todo en algunas b a r r a n c a s que hay que cruzar. Por esta m i s m a
ciina p a s a el camino que conduce al Mineral d e B o l a h o s y otra infinidad de veredas que llevan d aserraderos y pequenos y miserables
ranchos. E s t a tierra es muy rica en m a d e r a s d e construction, abund a n d o en ella pinos de varias clases, c e d i o , roble, palo Colorado, cahuite y otras. H a s t a llegar al punto llamado Puerta de los Huicholes,
se notan algunos cortes de m a d e r a , ]jero de alii en adelante todo esta
virgen. A p a r t e de la m a d e r a hay muchos valles cultivables, que estan
tambien virgenes.
H a y a g u a en a b u n d a n c i a por todas partes y tierras
hiimedas en los bajios, de facil y productivo cultivo.
En esta serrania
todo es pintoresco: la s o l e d a d , las b a r r a n c a s , los bosques, los extensos
valles, los ranchitos <|ue, aunque pocos, se ven |>or las laderas 6 en el
t'ondo de las hondonadas, y la quietud que en general domina por todas
partes.
El pueblo de S a n t a C a t a r i n a consta como de unos 25 peque­
nos j a c a l e s de a d o b e , con techo de zacate; se halla situado en una
mesa, en el fondo, se puede decir, d e una gran b a r r a n c a , muy escabrosa y llena de protuberancias; lo limitan los pueblos de Nostic, de
Santiago, d e San Andre's C o a m i a t a y de Ten/.ompa. con quienes
siempre ha tenido dtticultades por cuestion de terrenos.
Estos pueblos, con escepcicn del priniero y ultimo, son de hui­
choles.
Estos no habitan en sus pueblos, sino en las laderas y barran­
cas, en pequenos y miserables j a c a l e s , al c u i d a d o de sus g a n a d o s d de
sus labores, que son insigniricantes.
En los pueblos solo viven las
autoridades.
En Santa Catarina las autoridades son: el g o b e m a d o r ,
el alcalde, el capitan a guerra y el m a y o r d o m o , teniendo c a d a uno, a
E s t o s son elegidos anualmente. H a y
sus drdenes, un topU y un paje.
a d e m a s el ayuntaniicnto, formado de d o c e huicholes de los mas viejos;
estos nunca son elcgidos: si muere uno, lo substituye otro de los mas
ancianos.
I.os edificios principales son: la iglesia, de piedra, con te­
cho de vigas; medira como 40 vs. de largo por 1 5 vs. de ancho; esta
casi a b a n d o n a d a y los santos estan r e c a r g a d o s contra la pared.
En
la iglesia suelen bailar una d a n / a ocho individuos, al c o m p a s de un
violin. I.os bailadores tienen una corona con un plumero, una sonaja
y una palmeta con plumas.
Las casas realcs son un jacalon c o m o de 20 vs. de largo por 8 vs.
de ancho; constan de dos p i e z a s c h i c a s y d e la carcel, teniendo al frente
LXVII
un corredor cerrado, con dos puertas solamente. En la carcel, que no
tiene ventilacidn ni luz, hay un cepo, y fuera del edificio, esta clavado
un poste grtteso, donde se amarra a los delincuentes para pegailes. El
caligiley es un edificio circular, de adobe, con techo de zacate; medira
como 20 vs. de diametro; al rededor por dentro hay un asiento corrido
de adobe; tiene una sola puerta, sin mas ventana ni ventilation; en el
interior, en el muro del frente de la entrada, hay como 15 pequenas
covachas, con equipalitos, flores, frutas secas, carnes rancias, huesos
roidos, etc., y en la del centro, una cabeza de venado con pequenas
velas de cera apagadas. En derredor se ven clavadas muchas astas
de venado.
Este edificio es el lugar donde se celebran las fiestas religiosas. Frente al caligiley hay una plazoleta amplia y en su contorno
varies pequenos jacalitos, con puertas altas y estrechas, consagrados
cada uno a dios diferente, como el Sol, la Luna, el Aire, el Fuego, el
Agua y otros. En el del Sol hay flechas, carcajes, ruedas tejidas con
colores chilfantes, equipalitos, una cabeza de venado, pequenas tortas
de maiz, flores y otras nimiedades; en el del Fuego, mucha lefia
amontonada; en el del Aire, una cabeza de venado sobre un equipalito, un cuadriipedo pequeno de madera, una piedra con un muneco
muy mal pintado, flores, frutas, flechas, c a m e seca, etc. For el mismo
estiloque esos estan los otros templos.
-
L o s huicholes acostumbran comer cruda una biznaga pecjuena que Hainan peyote, y beben el a g u a de esta misma, fermentdndola. L e s causa, segun dicen, el mismo efecto que la mariguana. C o m o esta biznaga no se da en sus terrenos, tiene que ir una
comision d traerla al Real d e Catorce. Al volver, en c a d a Jor­
nada, le hacen una fiesta; y al llegar al pueblo, otra, que es la
inejor.
Poco antes de esa llegada se reunen en el caligiley hombres, mujeres y ninos, y al presentarse los peyoteros salen todos
aquellos, unos tras otros, formdndose los hombres en batalla y
las mujeres al frente, unas tras otras. L o s peyoteros quedan formados tambien en batalla, frente a las mujeres, delante d e las
cuales va una ninita que lleva en sus manos la cabeza de vena­
do que estaba en el caligiley, adornada con flores frescas y listones.
Desfilan las mujeres frente d los peyoteros, quienes las obsequian con pedazos de peyote, que ellas conservan 6 se comen
luego, volviendo en seguida d formarse; despues desfilan los hom­
bres, y se hace lo mismo.
En tanto los danzantes bailan al com­
pas de un violin. Despues cada peyotero entrega d su mujer
respectiva bolsas con peyote, a g u a litstr.il que traen del lugar en
LXVIII
q u e s e proveen d e e s a b i z n a g a , y otros s a q u i t o s con las d e m a s
E n s e g u i d a s e acercan las m u l a s d e c a r g a
c o s a s q u e le trajo.
q u e traen en h u a c a l e s la planta s a g r a d a y s e v a a descargarlas^
c a d a uno A s u c a s a .
D e s p u e s , con un h i s o p o hecho d e flores rocian las m u j e r e s A las m u l a s y otro tanto hacen los m a r i d o s p e ­
yoteros.
L u e g o en c a d a c a s a los m a r i d o s v e r b o s a m e n t e cuentan
las a v e n t u r a s del camino.
Al oirlas, las m u j e r e s y h o m b r e s d e '
la familia sueltan el llanto; en s e g u i d a d a n c o m o ofrenda un pe-'
d a z o d e p e y o t e , e hincados reciben d e m a n o s del c o n d u c t o r d e '
este, a s p e r g e s d e " a g u a b e n d i t a , " en la c a b e z a , en el p e c h o
en la b o c a .
A continuation d e e s a ceremonia en el h o g a r ,
reunen otra vez en el caligiley, los h o m b r e s n a d a m i s y en Mot.
alta hablan t o d o s k la vez y m u c h o .
E n el c e n t r e | h a y u n a
g r a n h o g u e r a q u e no d e j a d e a r d e r .
L o s peyoteros y otros-se.
sientan en equipales al d e r r e d o r del fuego, y d a n la,, e s p a l d a al
p e y o t e q u e estA d e p o s i t a d o en el suelo y q u e a n t e s qplocaron
se ven carcajeS,
alii.
R e c l i n a d o s contra el m u r o del caligiley
flechas, a r c o s , cuchillos y demAs instrumentos d e g u e r r a , y colflores,
g a d o s frente k las c o v a c h a s , s a q u i t o s , s a r t a s d e p e y o t e ,
cintas, frutas, carne s e c a d e v e n a d o , etc.
D e s p u e s d e aquella
l a r g a platica, voltean los equipales, d a n d o la e s p a l d a al f u e g o , y
en s e g u i d a d e hablar, canta uno y le responden los demAs.
An-'
tes del canto acuden las m u j e r e s , q u e e s p e r a n . la serial d e ent r a d a en la plazoleta d e los templos.
Asi p a s a n t o d a la noche,
E s t a es la g r a n fiesta
a l u m b r a n d o el p e y o t e con r a j a s d e ocote.
del p e y o t e , q u e tuve la o p o r t u n i d a d d e presenciar el 9 d e d i c i e m ­
bre de
1898.
t
L o s huicholes, en lo general, usan c o m o vestido un m a n t o
l l a m a d o jolote, con u n a a b e r t u r a p a r a la cabeza; les llega coino A
m e d i o muslo y s e lo atan A la cintura con u n a faja a n c h a , tejida
formando l a b o r e s .
D e esta b m d i c u e l g a n multitud d e s a c o s d e
diferentes t a m a n o s , t o d o s l a b r a d o s . S o b r e las e s p a l d a s llevan,
a t a d o p o r delante, un s a c o g r a n d e p a r a el b a s t i m e n t o y un carcaj d e cuero d e v e n a d o , Ueno d e flechas; en el b r a z o , un a r c o d e
brasil, y s o b r e la c a b e z a un s o m b r e r o d e c o p a a n g o s t a y p e q u e na, A la q u e atan una cinta.
U s a n el pelo l a r g o , contenido p o r
delante con otra cinta y f o r m a n d o u n a sola trenza.
E n el cuello, a l g u n o s s e ponen g r u e s o s hilos d e c h a q u i r a , y p o c o s , aretes
d e lo m i s m o .
C o m o c a l z a d o llevan g u a r a c h e s , fuertemente atados.
E n el invierno usan frazadas, casi s i e m p r e b l a n c a s , con list a s n e g r a s 6 azules.
L a s m u j e r e s no u s a n s o m b r e r o ni h u a r a c h e s ,
ni a r c o , ni bolsitas; llevan una e n a g u a c o r t a y d e m a n t a , q u e les
LX1X
llega hasta m a s abajo de la rodilla, y el jolote; las m a s usan zarcillos
y pulseras d e chaquira; estas- ultimas tambien suelen usarlas en la
g a r g a n t a del pie. E n las fiestas, hombres y mujeres se pintan el
rostro, en lo general d e amarillo, formdndose figuras; unos solamente los pomulos y carrillos, y otros toda la cara, sin esceptuar los pdrpados. Otros s e pintan de rojo, sin hacerse figuras
de ningun genero.
El color amarillo es vegetal y el rojo mine­
ral."
INFOKMACION RENDIDA
• TOR FX r. ANTONIO
A R I A S SAAVEDKA. . . . PA<J. 7 .
N o se si atribuir al celo por las glorias de corporation 6
d la carencia de noticias histdricas suficientes, lo que hizo al pa­
dre O r t e g a a s e g u r a r en sus "Apost61icos afanes,"' negando la autoridad del historiador franciscano Betancourt, que ni la California
habia pertenecido al obispado de Guadalajara, ni d la sierra del Na­
yarit habian entrado los religiosos serdficos, aunque si lo habian
procurado inutilmente d principios del siglo X V I I . ( 1 )
Aunque sea tan inexacto nno como otro enunciado, cuanto al
primero, que solo por incidente se ofrece, bdstame por ahora
contestarlo diciendo: que en mis manos he tenido los documentos
autenticos que acreditan que en la expedici6n que hizo en 1 6 3 1
d California el capitdn Francisco de Ortega fu£, con el titulo
de vicario y j u e z eclesiastico, a tomar posesidn jurisdiccional,
por el dean y. cabildo de la diocesis de Guadalajara, el presbitero
licenciado Diego de la Nava; que el mismo caracter se le did,
en 9 de julio de 1 6 6 7 , para que fuera en la expedicion del ca­
pitdn Francisco Lucenilla, al religioso franciscano fray J u a n Ca­
ballero; que en 5 de abril de 1 6 8 3 , los padres jesuitas E u s e bio Francisco Kino y Pedro Matias Goni, al llegar a la Paz,
en la a r m a d a del almirante Atondo, tomaron posesiou de aquel
puerto y de .todo ese reino (sic), como vicarios y jueces eclesidsticos nombrados por el obispo de Guadalajara, doctor don J u a n
Garavito, en virtud, dice literalmente el acta que levantaron, de
"el derecho que su Illma. tiene a estas Islas;" y por fin, que en
cedula fechada en Sevilla d 1 7 de septiembre de 1 7 3 1 , declard
LXX
el real p a t r u n o q u e las Californias perteneciaij al o b i s p a d o d e
G u a d a l a j a r a , en virtud d e lo cual el o b i s p o G o m e z d e C e r v a n t e s
n o m b r 6 vicario j i i e z eclesiastico d e ellas al p a d r e j e s u i t a N i c o l a s
Tamaral.
P o r lo q u e toca al s e g u n d o p u n t o , a c a u s a d e la estrecha r e l a c i 6 n q u e tiene con la mira h i s t 6 r i c a d e esta coleccion
d e d o c u m e n t o s , conviene tratarlo con mat? minuciosidad, p a r a poder rendirles el m e r e c i d o tribute d e j u s t i c i a A los p r i m e r o s e v a o g e l i z a d o r e s d e la S i e r r a , s e a n ellos quienes hubieren s i d o .
S e m e j a n t e s al a m a r t e l a d o galAn q u e viendo la resistencia q u e
su a m a d a le o p o n e , sin d e s e s p e r a r del exito d e s u s a n s i a s , s e
r e d u c e a p a s e a r s e p o r las inmediaciones del h o g a r en q u e ella
vive, b u s c a n d o d e lejos s u s m i r a d a s , y p r o c u r a n d o g a n a r s e en
tanto A los parientes, a m i g o s y vecinos, c o n t a n d o y a c o m o envidiables triunfos llegar & p o s e e r a l g u n a s d e las p r e n d a s del c a r o
o b j e t o d e s u s p e n s a m i e n t o s , — l o s humildes r e l i g i o s o s franciscanos,
al encontrar refractaria A s u s h a l a g o s y d e s e o s la inexorable se­
rrania d e los c o r a s , s e c o n s o l a b a n con r o n d a r p o r s u s c o n t o r n o s ,
instalarse en s u s c e r c a n i a s , c o n g r a c i a r s e A o t r o s h o m b r e s d e la
p r o p i a r a z a q u e la h a b i t a b a y aun A los simples colindantes,
y regocijAndose al obtener, d e b i d o A su constancia, la c o n v e r s i 6 n d e
individuos, familias 6 g r u p o s n u m e r o s o s d e s e r r a n o s , y q u e d a n d o
en e s p e r a d e q u e s e l l e g a s e la hora d e q u e c o n m o v i d a la desdefiosa,
ante tantas p r u e b a s d e a m o r , s e m o s t r a r a p o r fin b l a n d a y a g r a decida.
E l p r i m e r o d e e s o s heroes d e la c a r i d a d fue fray L u i s
N a v a r r o , quien en 1 5 8 1 y 1 5 8 2 con apostolicos p r o p 6 s i t o s hizo
dejar s u s q u e b r a d a s A m u c h o s c o r a s y f u n d 6 los p u e b l o s d e AcatlAn,
C a r a m o t a , T l a x o m u l c o y S a n F r a n c i s c o , q u e tenian cuatrocientos
habitantes c a d a uno.
E l s e g u n d o d e e s o s v a r o n e s heroicos, fue fray A n d r e s d e
Medina, d e quien A ciencia cierta s e s a b e q u e s e a t r e v i 6 A
correr la S i e r r a con el afAn d e la c o n v e r s i 6 n : d e los frutos
d e l a s d i v e r s a s e n t r a d a s q u e A ella hizo, fueron el c o n g r e g a r
en poblacion A n u m e r o s o s s e r r a n o s en las Milpillas d e don Alons o , Tlachichilco, A y o t u x p a n , CuyutlAn, M a m o r i t a , G u a x i c o r i y
OntitlAn, e m p l e a n d o en el c a t e q u i s m o d e e s t a s p o b r e s g e n t e s catorce 6 quince a n o s d e su vida ( 1 5 8 1 u 8 2 A 1 5 9 5 ) , con g r a v e
r i e s g o d e sufrir en o c a s i o n e s la m i s m a s u e r t e q u e los d e s a l m a d o s
g u a i n a t n o t e c o s hicieron p a d e c e r A los mArtires fray A n d r e s d e
A y a l a y fray F r a n c i s c o Gil el a n o d e 1 5 8 4 .
E n s e g u i d a fray F r a n c i s c o d e B a r r i o s , o r a solo, y a en c o m ­
p a n i a d e fray P e d r o G u t i e r r e z , s e a v e n t u r 6 A internarse en los
I.XX1
dominion de Nayarit, fundando el primero, con nedfitos coras, el
pueblo de S a n t a Maria de la Sierra ( 1 6 0 2 - 1 6 0 7 ) , y el s e g u n d o
de esos p a d r e s el pueblo de S a n Bias.
Por el mismo tiempo ( 1 6 0 3 ) fray Antonio L d p e z expedicionaba al norte de la repetida serrania y l o g r a b a poblar con indig e n a s d e alii, A Saorita, IxcatlAn y Nerita, y repoblar A T l a x o m u l c o
y Caramota.
Y a s e ha hecho referencia en la nota bibliogrAfica anterior
a a l g u n a s de las entradas q u e hizo k la Sierra fray Miguel de
Uranzu y del n u i n e r o . d e las cuales habian con variedad nuestros
historiadores. E l mejor inforniado de ellos, Tello, las reriere una al
a n o de 1 6 0 7 , dos al de 1 6 1 1 y otra acaso al de 1 6 1 4 , pues en esta
parte usa d e muy v a g a s expresiones; declaralo c o n g r e g a n t e de los
serranos en los pueblos de Tzapacuachi. Tiburen y Picachos, y le
llama en una apostilla, por antonomasia "especial predicador de
la Sierra. Tambien dice, que administrd el pueblo d e S a n Francisco,
situado dentro d e ella.
N o deben p a s a r s e por alto los trabajos que el mismo padre Tello
einprendi6 en X o r a , al extreme meridional d e la Sierra, por los
anos d e 1 6 2 0 d inmediatos siguientes; ni que en una entrada k ella
murio de sed fray Francisco Fuentes, el ano de 1 6 2 1 , d e s p u e s
de que fundara con el ya citado padre Gutierrez hasta catorce
pueblos; y por fin que fray Bias de Mendoza erigio el pueblo
del santo de su nombre cerca de Ayotuxpan y fray Bernardino
Guerra el de S . Miguel Chapala, una y otra fundacion en fecha
incierta.
En tanto que la provincia de S a n t i a g o de Xalisco d a b a es­
tos flagrantes ejemplares de su celo evangelico, la de los franciscanos de Zacatecas, no queriendo quedarse a la z a g a , presentaba
otros 110 menos brillantes, al predicar la fe a los tepecanos 6
huicholes en la otra banda de la Sierra de X i c o r a .
Por los afios de 1 5 8 9 6 1 5 9 0 , en un levantamiento que hi­
cieron los tepecanos, usuliques y zacatecas flecharon k fray J u a n
de Herrera; fray Gabriel Arias formaba tres villorrios con algunos
d e aquellos indigenas conversos; fray J u a n G d m e z fundaba tam­
bien con serranos los pueblos de Temaxtiani, Azqueltan y T o t a tiche; y fray L u i s d e Villalobos, en 1 6 1 3 , caia exAnime A los tiros
d e las flechas de los barbaros, en un arroyo cercano a Huejiicar.
Y el cronista Arlegui, sin tomar en cuenta esos casos aislados,
dice con modesta satisfaccidn: " D e s d e 1 6 3 5 entraron al Nayarit
los religiosos de G u a z a m o t a . "
Enclavada
la id61atra serrania entre esos
dos ejercitos
de
L X X H
s o l d a d o s cristianos, s e veia cefiida a p r e t a d a m e n t e en su c o n t o n i o
p o r un c e r c o d e fortalezas q u e d a b a n p a s o a l o s imperterritos y
nobles expedici j n a r i o s , p u e s no A o t r a c o s a q u e a m u r a d o s castillos espirituales p u e d e n c o m p a r a r s e los n u m e r o s o s c o n v e n t o s q u e
s e fueron l e v a n t a n d o A s u s inmediaciones: el d e C e n t i c p a c , en
1 5 6 9 ; el d e A c a p o n e t a , en 1 5 8 0 ; el d e Colotlan, en 1 5 9 1 ; el d e
G u a i n a m o t a , en 1 6 0 1 ; el d e Itzcuintla, en 1 6 0 5 ; el d e G u a z a ­
m o t a , ' e n 1 6 0 6 ; el d e A y o t u x p a n , en 1 6 0 7 ; el • d e H u a x i m i c , en
1 6 1 0 ; el d e ChimaltitAn, en 1 6 1 6 ; el d e S a n J u a n d e Mezquitic
en el m i s m o ano; el d e AmatlAn d e X o r a , en 1 6 2 0 ; en d e G u a xicori, en 1 6 2 1 ; y el d e H u e j u q u i l l a , en 1 6 4 9 . E r a a q u e l l a u n a
v e r d a d e r a c a d e n a d e a p r o c h e s , q u e hacia presentir q u e mAs '6
m e n o s t a r d e s e c o n s e g u i r i a hincar el l a b a r o d e la C r u z s o b r e los
r e n d i d o s b a l u a r t e s en q u e resistia con valor d i g n o d e m e j o r
c a u s a el superticioso n a h u a l i s m o .
P o d e r o s o s auxiliares d e e m p r e s a tan civilizadora, fueron tan­
to los r e y e s e s p a n o l e s y las a u t o r i d a d e s coloniales c o i n o los
E n 7 d e m a r z o d e 1 6 0 5 y en 2 6 d e
obispos de Guadalajara.
abril del a n o siguiente, la A u d i e n c i a d e la N u e v a Galicia noticiab a al m o n a r c a lo q u e s e e s t a b a haciendo en orden d e la conversi6n d e los g u a i n a m o t e c o s , d e los c o r a s y d e los naturales d e
S a n P e d r o A n a l c o , a c o m p a f i a n d o una relaci6n del P . B a r r i o s ,
q u e d e b e haber sido m u y curiosa; a c e r c a d e las c o s t u m b r e s y
ritos d e e s o s i n d i g e n a s , con o t r a s referencias tocantes A ellos y A
s u s tierras; y c o n t e s t a b a el rey, en 1 6 0 6 , holgAndose d e s a b e r l o ,
r e c o m e n d a n d o q u e s e le diera a y u d a y csfuerzo A la e v a n g e l i c a
o b r a y q u e los religiosos q u e a ella s e e n t r e g a r e n fuesen " d e
b u e n o y s a n t o celo. (*)
Un a n o d e s p u e s remitia A la m i s m a au­
diencia la solicitud q u e habian hecho los religiosos d e d i c a d o s A
las c i t a d a s conversiones,
p a r a q u e les a c u d i e s e A ellos con las
l i m o s n a s d e c o s t u m b r e y A los t e m p l o s con lo necesario p a r a el
culto divino, o r d e n a n d o q u e s e atendiera e s a petici6n.
L a visita q u e el venerable o b i s p o C o l m e n e r o hizo al N a y a r i t
casi A m e d i a d o s del m i s m o s i g l o X V I I , p r o d u j o los m e j o r e s frutos: y a s e ha dicho c 6 m o su c a r i d a d p a r a con u n o s infelices in­
dios ancianos, lo hizo d e s c e n d e r a t a d o con s o g a s al b a r r a n c o en
q u e ellos e s t a b a n , A p r o d i g a r l e s consuelos; y A mAs d e e s e la his­
toria nos c o n s e r v a o t r o e j e m p l o anterior, d e su celo apost61ico
r e s p e c t o A los vecinos d e los c o r a s : al llegar A la S i e r r a p o r el
(*) C o r r o h o r a e s t a c e d u l a q u e r e p r o d u c e T e l l o , c a p . C C X , p a g . 744' y q u e m e n .
Ciena a los c o r a s p o r su n o m b r e g e n t i l i c i o . lo q u e se d i c e r e s p e c t o d e e s a d c n o n i i n a e i o n en
l a s ppag. X X X I ! \ X X X 1 I 1 d e e s t e folleto.
LXXIII
lado de T e n z o m p a , sabiendo que en lo mas oculto de ella tenian
los huicholes adoratorios de s u s idolos, sin descansar un punto y
sin que los peligros lo hicieran vacilar, se dirigid al lugar en que
esos templos se hallaban, y los destruyo 6 los hizo destruir. H e aqui
c o m o hace relacidn de ese caso, tambien narrado por Arlegui, una
real cedula dirigida al reverendo obispo y datada en Madrid a I :
d e m a y o de 1 6 5 2 : " E n carta que me escrivisteis en 2 de Abril
de 1 6 4 2 referis los efectos de la Vissita que hicisteis eii Santia­
g o d e quenta, y los dos T e m p l o s de Idolos que hicisteis quemar a
los Indios, y disteis orden para que se hiziese poblazidn nueba
en el Valle de Guaxuquilla la alta cerca de la Iglecia del Pueblo
d e T e n c o m p a , de suerte q u e gozen de la Doctrina chii-itiana y se
hallen mas ympedidos de comuniear c o n les gentiles.
I Haviend os e visto por Jos de mi Consexo Rl. d e las Indias con lo q u e
s o b r e ello pidio mi fiscal en eL, a parecido deciros que se cree
que en esto habreis obrado lo m a s combeniente al servizio d e
Dios y mio,"
0
Con referencia A la visita episcopal al Nayarit, existe tambien
otra cedula de- la misma procedencia, f.chada en Madrid a 1
d e diciembre de i6.;.9, en que s e le dice al senor Colmenero:
" S e a visto la carta que me escrivisteis en 2 de abril de este
pressente ano en que me dais quenta de la ruina de los pueblos
de vro. obispado vezinos A la provincia de los coras, por el retiro
que hicieron sus abitadores A vivir en ella sin el ejercicio
de
Xptianos., y con la livertad de ydolatras, y los efectos de vra.
entrada para atraerlos aJ conocimiento y conversion de a lg u n a s
rancherias, y remitis copia de 16s decretos que en la visita hicis­
teis; y pedis el orden q u e en lo de adelante haveis de guardar.
I aparecido deciros que en lo que a esto toca obreis conforme A
los s a g r a d o s cAnones, c o m o se cree de vras. obligaciodes, sin
faltar A lo que pertenece A mi Rl. p a t r o n a z g o . "
0
Y no contento con eso el mismo prelado, al euviar a la Corte,
en 1 5 5 2 , a su provisor el licenciado don J u a n de Serrato y C a n a s ,
para el arreglo de algunos negocios de los de su ministerio, le daba,
entre otras instrucciones, una "en quanto A dar forma A la edificazi6n espiritual y temporal de la Provinzia de los Coras Nayarita?',
segun el informe de la audienzia y proposition hecha por el O b p o . ,
porque con poco g a s t o se espera mucho fruto." E s una lastima
ignorar cual fuera ese proficuo pensamiento.
Para no perder el hilo de los evangelicos trabajos de que eran
objeto los coras, este lugar es en el que cronologicamente del>e recordarse la ligera entrada que hicieron al Nayarit dos franciscanos
LXXIV
d e la provincia del S a n t o E v a n g e l i c , a su vuelta d e una infructuose
e x p e d i c i 6 n A la A n t i g u a California. D u d a d e e s a e n t r a d a el p a d r e
O r t e g a , sin fundarse en otra c o s a q u e en la o b s c u r i d a d con q u e la refiere el p a d r e Betancourt y en s u p u e s t o s tan erroneos c o m o el d e
q u e la California j a m a s fue del o b i s p a d o d e G u a d a l a j a r a y el d e q u e
t a m p o c o los franciscanos Hegaron nunca A entrar 4 la S i e r r a .
MAs
c a u t o y bien informado el ilustre p a d r e A l e g r e ( l ) , dice q u e encontro
confirmado cuartto refiere el P. Betancourt a c e r c a d e la e x p e d i c i 6 n d e
e s o s d o s religiosos, q u e p o r S i n a l o a llegaron 4 A c a p o n e t a y d e p a s o
hicieron a l g u n a s convert iones en el N a y a r i t , y s61o manifiesta en
contra, q u e e s e v i a j e fue el a n o d e 1 6 6 8 y n o el d e 1 6 6 7 . Y
nuestro M o t a Padilla, a u n q u e incurriendo en el m i s m o error d e
fecha q u e nota A l e g r e — p o r confundirse la e x p e d i c i 6 n del almirante
Pifiadero q u e fue en 1 6 6 7 , con la q u e p r e p a r 6 en e s e m i s m o a n o el
capitan Lucenilla, p e r o q u e s e e j e c u t 6 al s i g u i e n t e , — c o r r o b o r a en
estos terrninos las arirmaciones d e Betancourt y A l e g r e : ''El a n o d e
6 6 7 , refiere, entraron en el N a y a r i t los p a d r e s F r . J u a n C a b a l l e r o
C a r r a n c o y F r . J u a n Bautista R a m i r e z , d e la provincia del S a n t o
E v a n g e l i o , y s a c a r o n doscientas familias q u e repartieron en varios
p u e b l o s d e hacia tierra caliente, q u e es lo d e A c a p o n e t a y Centizpdc." (2)
A p a r e n t e m e n t e e s e s u c e s o s e presenta a i s ! a d o , p u e s t o q u e los
m o n j e s q u e en el intervinieron, a u n q u e d e la orden franciscana, no
hacian p a r t e d e la f a l a n g e q u e A su c a r g o particular tenia e s a s conversiones, sino q u e accidentalmente concurrieron A ellas; pero va A
verse, sin e m b a r g o , c o m o se relacionan sits t r a b a j o s con estrecho
nexo A los d e los misioneros d e la provincia d e S a n t i a g o d e X a l i s c o .
D e s d e las e n t r a d a s no m u y internas q u e s e habian hecho en los
a n o s d e 1 6 2 1 y 1 6 2 2 h a s t a esta d e los p a d r e s C a b a l l e r o y R a m i r e z
<Cjue
en 1 6 6 8 , no precisa la Historia ninguna otra en el intennedio.
p a s a b a ? ^en aquellos cuarenta y cinco afios se habria e x t i n g u i d o el
linaje d e q u e fueron p r o g e n i t o r e s eepirituales fray Martin d e J e s t i s
y fray Antonio d e S e g o v i a ? ^se habia a c a b a d o la sticesi6n d e aquellos
l a b o r i o s o s j o r n a l e r o s q u e con tanto e n t u s i a s m o trataban d e desmoiitar la S i e r r a , p a r a plantar en ella la vina del S e n o r ? N o ; no era asi
p o r fortuna; en t o d a s las lindes d e la a n t i g u a X i c o r a c o n s e r v a b a la
milicia franciscana jalisciense s u s a t a l a y a s conventuales, y en ellas
mantenia g u a n i i c i o n e s ; p e r o un s u c e s o extraordinario, o c u r r i d o d o s
a n o s d e s p u e s del d e 1 6 1 4 , se habia p r e s e n t a d o c o m o obstAculo q u e
A la vez q u e impidiera A los e v a n g e l i z a d o r e s a v a n z a r en su e m p r e s a ,
|1]
L i b . V I I I . M j r 4.V)
,21
car.i.xxxvii
riK
rfl
J- -
LXXV
comunicd ezfuerzo para resistirla a los confinados al abrigo de la cordillera. Refierome a la sublevaci6n de los tepehuanes, que se extendi6 desde la cercanias del Nuevo-Mexico hasta la N u e v a Galicia, y
provincias de Avalos, "por mAs de doscientas cincuenta l e g u a s , " pues
habian llegado hasta la Magdalena los tlatoles de guerra: el convento
de Quiviquinta (trasladado despues A Guaxicori) y el de Acaponeta,
habian sido quemados, y aunque no todos los coras tomaron parte en
el levantamiento, muchos se incorporaron A los revoltosos, y los restantes cobraron cuando menos parte de su genial brio, al conocer que su
fuerza era bastante para hacer bambolear el dominio espanol, cuyas
raices no habian l o g r a d o tadavia extenderse por completo en la vasta
extension del Virreinato. (*) El cronista de la provincia de los fran­
ciscanos de Zacatecas, determina entre otras consecuencias de ese alzamiento, como primera la de "que se hubiera cortado el hilo que habia
cogido la corriente en laobediencia y cristiandad de losindios", y ademAs, que todo hubiese sido asolado y que desde entonces se viviera por
los religiosos con recelos para lo porvenir. Iguales efectos a los producidos en Zacatecas, y su correlativo A tener que reparar los danos
ocasionados por aquella conflagration, debieron sentirse en la parte
de la frontera serrana que administraban los franciscanos de Jalisco.
Asi se explica naturahnente la interruption de las correrias que por
el interior de la Sierra se vinieron haciendo por esos monjes en las dos
ultimas decadas del siglo X V I y en la primera y parte de la s e g u n d a
del siglo X V I I ; en el espacio de la cual interrupci6n, fallecieron
los antiguos misioneros y ocuparon su lugar en los conventos fronterizos otros bisonos, para quienes si bien llegd A ser desconocida
casi del todo la gente retraida entre los penascales del Nayarit, no
era necesario mAs que un debil impulso para lanzarlos con la antorcha de la fe en la mano A la obscura recondicidn.
A reencender el ardor apostdlico de los sucesores de los
Barrios y los Uranzu basto si una chispa nomas, y vamos
A ver como saltara. E n 1 6 de noviembre de 1 6 7 1 , el provin­
cial de S a n t i a g o de Xalisco escribid al presidente de la Audiencia
de la Nueva Galicia, don Francisco Calderdn R o m e r o , noticidndole
que habia visitado la provincia vecina A la del Nayarit y que sus
habitantes pedian al par A las autoridades coloniales que se les
concediera perdon general y que s e les nombrara por g o b e m a d o r
al indio J u a n Lorenzo: y en 1 4 del siguiente mes decretd de
conformidad aquel magistrado, proveyendo por dos anos en el
gobierno mencionado al indigena A quien se recomendaba.
(•)
T e l l o . c a p . CC'I-X V I .
A r l e g u i . p a r t e 3 - . c a p . X . al fin.
LXXV1
C o r r e l a t i v o s d e e s e acontecimiento fueron o t r o s a q u e h a c e
illusion la s i g u i e n t e c e d u l a d i r i g i d a al O b i s p o d e G u a d a l a j a r a p o r
la R e i n a G o b e r n a d o r a , y fechada en M a d r i d a 1 5 d e septienibre d e
1 6 7 3 ; d o c u m e n t o q u e p o r ser enteramente d e s c o n o c i d o y por venir k esclarecer m u c h o este p u n t o historico, t r a n s c r i b o k la letra,
c o m o d e s p u e s , p o r i g u a l e s r a z o n e s , lo hare con o t r o s tambien
p r o c e d e n t e s d e la realeza: " F r . J u a n M o h e d a n o Provincial d e la
O r d e n d e S a n F r a n c i s c o d e la Provincia d e J a l i s c o , en c a r t a d e
6 d e m a y o del a n o p a s a d o d e mill y seiscientos y setenta
y
d o s , d a q u e n t a d e haver d e s c u b i e r t o vna poblacion d e Indios q u e
p a s a n de d o c e mill familias q u e s e hallan e n s o t a d a s en u n a S i e ­
rra n o m b r a d a el N a y a r i t , y q u e s e g u n el Informe q u e le havia
hecho un religioso d e su orden q u e havia e s t a d o entre ellos
heran m u c h o s los ritos y a s t u c i a s con q u e el E n e m i g o comiin los
tiene e n g o l f a d o s , y q u e haviendo l l e g a d o p e r s o n a l m e n t e k la lind e d e la S i e r r a ( c u y a e n t r a d a y p a s a j e s son d e a s p e r e z a terrible
y su eminencia m u y d i l a t a d a ) c a t e q u i z 6 y B a u t i z 6 veinte y d o s
d e ellos haviendo d e x a d o fundamento d e I g l e s i a y hjada la S S t a .
C r u z , y q u e havia r e c o n o c i d o q u e los Indios tenian notable inclinaci6n a los religiosos d e su O r d e n , y dice q u e d a v a h a c i e n d o
B o c a b u l a r i o del I d i o m a p a r a q u e a p r e n d i d o d e ministros e v a n g c licos entrasen l u e g o p r e d i c a n d o , en q u e e s p e r a v a m e d i a n ' e la
divina providencia y mi R e a l Auxilio tener conseci6:i en la reduci6n y conversion d e aquellas Naciones; y h a v i e n d o s e visto en el
C o n s e j o d e las Indias, con el ynforme y d e s c r i p t i o n q u e remitio
d e la d h a . poblacion y o t r o s tocantes a la materia, con lo q u e
s o b r e todo pidi6 el F i s c a l del C o n s e j o , ( c o m o quiera q u e p o r C e ­
d u l a d e la fha. d e e s t a he m a n d a d o al Presidente y
Audiencia
d e e s a c i u d a d m e informen lo q u e s e les ofreciere y pareciere
d e e s t a n u e v a r e d u c i 6 n . ) ha p a r e c i d o dar la presente, p o r la qual
o s r u e g o y e n c a r g o q u e en el ynterin q u e vienen los informes
referidos, deis y h a g a i s d a r a los religiosos d e S . F r a n c i s c o d e
la Provincia d e J a l i s c o el fomento y asistencia q u e conviniere en
la reduci6n y conversi6n d e los Indios del N a y a r i t ; p o r ser tan
del servicio d e D i o s nuestro senor p r o c u r a r la s a l v a t i o n d e
a q u e l l a s a l m a s por t o d o s los m e d i o s posibles, q u e es el fin
principal q u e s e d e b e a t e n d e r . "
S e g u n el contexto d e e s a c e d u l a , el provincial M o h e d a n o y
A g u d o era el nuevo d e s c u b r i d o r d e la e s c o n d i d a naci6n cora;
p e r o a c a s o sufrieron una equivocaci6n al entenderlo asi los secre­
t a r i e s del real d e s p a c h o , p u e s M o t a Padilla, aludiendo k la c e d u l a
d e igual origen, q u e en la p r o p i a fecha y con el p r o p i o
motivo
LXXVII
se dirigid A la Audiencia, a s e g u r a que ese documento decia que el
p a d r e F r . J u a n M a l d o n a d o — t r a s t r u e q u e de apellido que indudablemente se debe A los copiantes de la historia que escribid
nuestro conterrAneo, supuesto que en el c a p . X L I I del mismo li­
bro le llam6 "Muedano,"—Provincial de S a n Francisco de X a l i s c o ,
le informd que un religioso de su orden habia descubierto una
poblacion de mAs de doce mil indios, en una sierra llamada Na­
yarit . . . . " j F u e pues el provincial referido 6 fue alguno de sus
siibditos el descubridor del retiro de las coras, como se llamd al
que nuevamente volviera A penetrar entre los serranos, despues
del explicable abandono y olvido en que cayeran?
Insoluble hubiera q u e d a d o esa duda, A no haber venido A
disiparla tan satisfactoriamente como se deseara, el documento que
en esta coleccidn publico en seguida de las "Cartas de Nayarit"
y que original se halla tambien en el archivo de la secretaria del
Gobierno EclesiAstico de esta Arquididcesis.
En tal escrito dice
su autor: "Abiendo S i d o E n b i a d o por la obediencia A administrar
esta doctrina de Nuestra Senora de la Asumpcidn de Acaponeta
el ano de seiscientos i cincuenta i s e i s . . . . me resolui A subir A la
Sierra hasta el Rio que Hainan de S a n Pedro, i Rancheria que
llaman de Soiatita. . . ."; y previamente el citado escritor refiere
<jue en su comunicacidn con el Nayarit no sdlo reconocid por si
mismo la serrania, sii:o que se impuso de sus condiciones etnicas y
aun llego A bautizar A a l g u n c s de los coras, pues el objeto de esas
sus labores era sembrar alii la evangelica doctrina; asi como expresa
tambien, que luego que de todo se did amplia cuenta estudiAndolo con empeno, remitid por escrito sus observaciones A su su­
perior fray J u a n Mohe lano, en 2 de febrero de 1 6 7 2 ; y ordenAndose'.e despues que ampliara mas sus datos, escribid una mas extens a Infonnacidn, todavia gobernando el P. Mohedano—(febrero de
1 6 7 1 A principios de 167.;.)—pero la cual, segun se colige, no fue
remirida probablemente sino al sucesor de este, fray J u a n R o d r i g u e z
de EstupinAn.
E s t a ultima "Infonnacidn", interesantisima por muchos conceptos, y mAs fidedigna en lo que toca al culto idolAtrico, al
gobierno y A las costumbres primitivas de los coras, que cuanto
s')bre el particular escribid el padre O r t e g a , puesto que el autor de
ella adquirid sus prolijas noticias en el tiempo en que todo eso
regia en su pleno vigor, es la que me cupo la dicha de encontrar autdgrafa y que he incluido en el s e g u n d o lugar entre
estos documentos; y su autor, el padre fray Antonio Arias y
S a a v e d r a , es, como todas las senas lo acreditan, el insigne vardn
I.XXVIII
a quien s e debiu el q u e reanud,aran s u s conniilitones, p r e c e d i d o s p o r
Coinel, las expediciones a p o s t o l i c a s a lo interior d e la S i e r r a .
cidencia notable: a un Antonio A r i a s , franciscano, debi6 al N a y a r i t
e s e innienso beneficio; y otro A n t o n i o A r i a s , j e s u i t a , fu£ quien
mAs t a r d e d e s t r u y 6 en T z a c a i m u t a el t e m p l o del S o l .
P e r m i t a s e m e d a r u n a s b r e v e s noticias biograficas del p r i m e r o
d e tan p r e c l a r o s s u j e t o s , p u e s bien lo m e r e c e quien tal hizo en s u
tiempo, sin q u e h a s t a h o y p a r a n a d a hubiese s o n a d o su n o m b r e esti­
m a b l e , y quien al p r e s e n t e , p o r un p r o d i g i o del arte inmortal d e la
escritura, s u r g e d e su s e p u l c r o p a r a d e s c o r r e r n o s en g r a n p a r t e el
velo d e la etnografia cora, velo q u e a p e n a s l i g e r a m e n t e habia p o d i d o
m o v e r la m a n o del p a d r e O r t e g a , quien lo encontro ya c a r g a d o d e
una e s p e s a c a p a d e polvo q u e lo hacia p e s a r e n o r m e m e n t e .
N a c i 6 Antonio A r i a s en T e p i c por el a n o d e 1 6 2 7 , y fueron s u s
p a d r e s H e r n a n d o A r i a s S a a v e d r a y d o n a C a t a l i n a d e GuzmAn, vecinos del m i s m o p u e b l o .
E n 2 4 d e abril d e 1 6 4 4 le di6 el hAbito
d e corista en el c o n v e n t o d e los franciscanos d e G u a d a l a j a r a , el pred i c a d o r y vicario general fr. R o d r i g o C o r d e r o , y un a n o y un dia
Igd e s p u e s hizo su profesi6n s o l e m n e en m a n o s del m i s m o p a d r e .
n 6 r a s e en d o n d e p a s o los o n c e p r i m e r o s a n o s q u e siguieron: tal vez
entonces fue e n v i a d o A la doctrina d e G u a x i c o r i , d o n d e e s t u v o ,
s e g u n el lo dice en su " I n f o r m a t i o n , " y d e s e g u r o q u e tambien en
e s e l a p s o fue. c u a n d o d u r a n t e tres a n o s permaneci6, conforme el mis­
m o lo declara, d e c o m p a n e r o del c u r a d e A c a p o n e t a .
E i la c o n g r e ­
g a t i o n capitular c e l e b r a d a en 2 1 d e a g o s t o d e 1 6 5 5 s e le instituyi')
P o r real
guardiAn del c o n v e n t o d e S a n Antonio d e T l a j o m u l c o .
d e s p a c h o d e 1 6 d e enero d e 1 6 5 7 s e le c r e 5 ministro doctrine o d e
A c a p o n e t a ; y d e s d e e s a fecha s u c e s i v a m e n t e en las d i v e r s a s elecciones, s e le continuo en e s e c a r g o , alternAndolo s61o con la g u a r d i a n i a
del m i s m o pueblo d u r a n t e c a t o r c e a n o s .
E n e s e tiempo fue c u a n d o
s u celo religioso lo Hev6 A hacer d i v e r s a s e n t r a d a s A la sierra del
N a y a r i t , l o g r a n d o en ellas, amen d e abrir d e n u e v o el o l v i d a d o ca­
mino d e la conversion d e aquellos habitantes y d e d e j a r n o s s u p r e cioso " I n f o r m e " , cristianizar las rancherias d e P i g u a , C u a r e , N a c a z pipilota, G u e x o l o t a y Zaicota, c o n g r e g a n d o A t o d o s s u s c o n v e r s o s
en el ultimo d e e s o s l u g a r e s , d o n d e les c o n s t r u y 6 templo, p r o v e y e d d o s e l o s d e lo necesario p a r a el culto y dejAndoles ministro q u e
prosiguiera catequizandolos.
E n 1 6 7 1 , A 2 4 d e enero,
fue
n o m b r a d o c u s t o d i o por el capitulo provincial; y el 3 0 d e j u n i o del
F i n a l m e n t e , en 1 5 d e
m i s m o a n o s e le hizo cura d e C e n t i c p a c .
o c t u b r e d e 1 6 8 1 , titulAndosele " c u s t o d i o habitual y p r e d i c a d o r , "
fue n o m b r a d o guardiAn del convento d e G u a d a l a j a r a , p u e s t o al
I.XXIX
que se cree que fue llamado por muerte del padre Antonio Carrillo que lo ejercia: la ultima de las rirmas que el padre Arias, con
aquel carActer, p u s o en el libro tie profesiones de aquel tiempo, es
de 27 de enero de 1 6 8 3 . E n esos dias de su laboriosa carrera
contaba ya 5 6 anos d e vida.
Continuando ahora la narration de los sucesos tocantes a la
Sierra, ya s e comprendera, con los anteeedentes que se tienen, como
siendo el p a d r e Arias guardiAn de Acaponeta el ano de 1 6 6 8 , en
que llegaron por Sinaloa A ese pueblo los padres Caballero y R a ­
mirez, al contarles aquel sin duda a sus huespedes los buenos resultados que habia obtenido en sus entradas A la escabrosa provin­
cia ininediata, se decidieran intentar A su vez la expedition que les
concierne y con la que testificaron que no por falta de buena voluntad s u y a se habia m a l o g r a d o el objeto de Su viaje A la Raja
California. Congetura es esta, pero tan rational que se muestra
con todos los visos de una verdad nada problemAtica.
Aparte de ese resultado, otros muy notables se siguieron
del estimulante y noble ejemplo del padre Arias, cuya voz al resonar en la Tierra Caliente, recordando la necesidad de la conver­
sion del pueblo cora, realizd con mucha mayor intensidad el prodigio aciistico que las crdnicas atribuyen A IV. Pedro del Monte,
apostol de los tepecanos, cuando para hacer cesar las peleas que
lejos de su retiro se daban entre si los barbaros, subia al cerro de
J ora y d a b a alii un gran grito "que se oia entre ellos como si estuviera presente, distando cinco 6 seis l e g u a s . "
En efecto, el aviso
que die "a el p a d r e Arias al provincial M o h e d a n o , no sdlo movio A
este caracterizado monje A hacer personalmente una entrada A
la Sierra, convirtiendo en ella veinticuatro inheles, sino que ese
aviso llegd A los pies mismos del trono y alii siguid repercutiendo por mucho tiempo y lanzandose de nuevo acA como por j i g a n tesco tornavoz.
A l,a real cedula sobre el nuevo descubrimiento que ya se
transcribio, siguieronse estas otras fechadas en Madrid, respectivamente A i ^ d e febrero de 1 6 7 2 > ' 2 2 d e a g o s t o de 1 7 7 7 , dirigidas
entramb;is al O b i s p o de Guadalajara:
" E n carta de 24. de abril del alio p a s a d o de 1 6 7 5 detis
. q u e por cedula d e 1 5 de septiembre del de 1 6 7 3 , s e os ordend
ayudAsedes A los religiosos de S n . Franco, en la reducidn de los
Indios del Nayarit; y referis que aunque hasta ahora no son mu­
chos los p a s o s que se an d a d o en su conversion, haveis procurado darles todo el fomento que os A aparecido conveniente, y que
lo continuareis adelantando quanto pudieredes, obra tan del ser-
I.XXX
vlcio d e N u e s t r o S e n o r encaininando los p r i m e r o s p a s o s d e v r a .
visita A a q u e l l a S i e r r a , sin p e r d o n a r t r a v a j o n i n g u n o ni diligencia
q u e p u e d a conducir a este p r o g r e s o . Y h a v i e n d o s e visto en mi
C o n s e j o R l . d e las I n d i a s , a p a r e e i d o deciros q u e s e e s p e r a d e
vro. celo y atencion p o n d r e i s en la r e d u c i 6 n d e e s t o s y n d i o s el
c . i i d a d o q u e conviene, por ser esta v r a . principal o b l i g a c i 6 n , y
m e d a r e i s q u e n t a d e lo q u e en ello obrAredes."
" D o n J u a n Miguel d e A g u r t o y S a l c e d o , o y d o r d e mi Audiencia R l . d e la c i u d a d d e Mexico y P r e s i d e n t e en ynterirt d e
la d e e s a C i u d a d , en c a r t a d e 2 0 d e Abril del a n o p a s a d o d e
1 6 7 6 , m e i n f o r m 6 p o r m e n o r ( c o m o s e le m a n d 6 p o r c e d u l a d e
1 5 d e s e p t i e m b r e d e 1 6 7 3 ) en r a z 6 n del e s t a d o q u e tiene la
C o n v e r s i 6 n y Poblacion q u e havia d e s c u b i e r t o fray J u a n Mohe­
d a n o , Provincial d e la o r d e n d e s a n F r a n c o , d e la Provincia d e
J a l i s c o , en la S i e r r a
n o m b r a d a el N a y a r i t , y dice el buen fruto
q u e han p r o d u c i d o tres r e l i g i o s o s d e d h a . orden, p u e s a p o c o
m a s d e veinte y c u a t r o l e g u a s q u e entraron en ella, con s u
p e r s u a c i o n y predicazion han r e d u c i d o , sin los A p o s t a t a s I n d i o s ,
n e g r o s y m u l a t o s , h a s t a q u a t r o c i e n t a s a l m a s , q u e habiendolas C a t e q u i c a d o , ynstruido y B a u p t i c a d o y d a d o m e la obediencia, s e
an p o b l a d o q u a t r o P u e b l o s A orillas d e a l g u n o s rios y d e n t r o d e
d h a . S i e r r a en lo m a s a c o m o d a d o ; q u e el p r i m e r o , q u e es d e
los q u e havian A p o s t a t a d o s e le p u s o p o r n o m b r e la M a r c a , y
los o t r o s tres, q u e son d 3 gentiles, s e Hainan S a n t a fee, S a n B i a s ,
y N u e s t r a S e . i o r a de la L i n p i a C o n c e p t i o n d e Zaicota, q u e distan
u n o s d e otros A 1 6 y 2 0 l e g u a s , y tienen c a d a uno A 7 0 , 5 0
y A 3 0 Indios c a s a d o s , sin los viejos y nifios, con su G o v e r n a d o r A l g u a c i l M a y o r y F i s c a l Indio, q u e c u y d a d e la D o c t r i n a y
ensefianza y s u s I g l e s i a s p e q u e n a s d e pa.xa, d o n d e s e dice m i s a
y p r e d i c a en el idioma mexicano; y refiere lo m u c h o q u e con
su espiritual religioso celo A t r a v a j a d o fray J u a n d e estopiiian
Provincial autual de la d h a . Provincia, y q u e con su asistencia
e s p e r a d e N u e s t r o S e n o r s e A d e c o n s e g u i r la convercion
de
t o d a s aquellas a l m a s y de lo Interior d e la S i e r r a y en ella mu­
c h o s d e s c u b r i m i e n t o s d e minas; y q u e r e s p e c t o d e lo fAcil
y
y n c o n s t a n t e q u e son d e natural los I n d i o s , es necesario q u e contin u a m e n t e los asistan los p r i m e r o s a n o s los ministros e v a n g e l i c o s ,
p o r q u e d e lo contrario A la p r i m e r a falta d e s e s p e r a n y s e retiran
A los montes, q u e d a n d o en p e o r e s t a d o del q u e a n t e s tenian; y
p a r a e s c u s a r este d a n o m e p r o p u s o fuese s e r v i d o d e permitir s e
erijan p o r a o r a d o s c a s a s p e q u e n a s d e d o c t r i n a s , d o n d e a i g a d o s
I.XX XI
6 tres ministros evangelicos en c a d a una, y que para su natural
sustcnto se les acuda con la limosna que se c!a a otros Doctrinas que padecen la misma necesidad, sin otra pension, por el
tiempo que fuere de mi volunlad, prosiguiendo en clha. conver­
s i o n , pues haciendose esto podrAn quedarse unos con los recien
convertidos, y otro prosiguiendo en ella. V haviendose visto en
mi Consejo Rl. de las Indias, con los papeles de la materia y
lo que pidio mi
Fiscal en el (como quiera que por despacho
d e esta tha. mando al Presidente de la Audiencia de esa Ciudad,
que por lo que le toca fomente esta conversion de modo que se
esperimenten los buenos sucesos que se esperan, y que para ello
s e p o n g a n y erijan las d o s C a s a s Doctrinas que propone, dando A
los religiosos que en la reduction y doctrinas se emplearen la
asistencia y limosna en la misma forma que se dan a otros Doctrineros) A parecido rogaron y encargaros (como lo h a g o ) que por lo
que os toca y fuere de vra. parte, dispongais y fomenteis esta
conversion de suerte que se esperimeate el santo fin (pie deseo;
y siendo tan de vra. obligation espero de vro. celo y atencion
A mi servicio, obrareis en todo con la fineza que me prometo; y
del recivo deste despacho y de lo que en su virtud hizieredes
me avisareis en la primera ocasidn que se ofrezca".
El prelado a quien se dir.'gid la primera de estas dos cedil­
las y que fue el senor S a n t a Cruz, no p u d o ejecutar su cfrecimiento de ir al Nayarit. pues apenas andaba en su visita por Coahuila,
cuando fue trasladado A Puebla; pero cumplio por el aquella pa­
labra su inmediato sucesor el reverendo obispo don J u a n de San­
tiago de L e 6 n Garavito: consecuencia de esta visita fue que el refcrido prelado "reconociendo la necesidad que havia de fomentar la
misidn y combercion de los Indios gentiles de dicha Sierra de el
Nayarit y reduccidn de los Apostatas fugitibos que ai en ella. . . .
erigid y fundo (en Acaponeta y el mes de de enero de 1 6 7 9 ) una
cofradia con la advocation y titulo del Apostol S a n c t i a g o , para el
cuidado, sustento, y alivio, de los Misioneros que en dicha miciOn
y combercion travajassen, y para la edificasion de la fabrica, y
hornamentos de las Iglesias que con licencia de S u m a g e s t a d
nuevamente se fundaren," proveyendo suficientemente A su dotacidn con g a n a d o s y numerario, al cual contribuyO de modo indi­
vidual con cincuenta pesos en reales. D e s d e febrero inmediato, en
efecto, hasta mayo del siguiente ano fueron socorridos de esos
fondos fray Sebastian de Villanueva y fray L u i s L o z a n o , religiosos
de la Orden serAfica que andaban ocupados en esas conversionej;
pero, en 1 3 tie aquel mes, el superior de S a n t i a g o de Xalisco, fray
1.XXXII
M a r c o s G o m e z , renuncio A los beneficios d e e s a cofradia, p o r q u e
d e s e a b a q u e p o r c u e n t a d e su provincia corrieran t o d o s los g a s tos d e los misioneros.
Y a s e ha visto p o r la ultima d e las c a d u las r e p r o d u c i d a s
cuAles eran los p u e b l o s n u e v a m e n t e f u n d a d o s en la S i e r r a con los
n e 6 f i t o s c o r a s ; y en abril d e 1 6 8 2 , s e g u n cierta p e t i c i 6 n q u e en
i d i o m a m e x i c a n o dirigian al s e n o r G a r a v i t o el g o b e m a d o r y alcal­
d e s d e la S a n t i s i m a T r i n i d a d , S a n B i a s , S a n t a F e y S a n F r a n ­
cisco T l a c u a l o y a n , m a n i f e s t a n d o s e descontentos d e d o s d e los p a d r e s
q u e corrian con su a d m i n i s t r a t i o n , p o r q u e en vez d e residir d e continuo entre ellos, asistian en A c a p o n e t a y C e n t i c p a c , y p i d i e n d o q u e
s e les m a n d a r a p o r c u r a al p a d r e Villanueva " q u e era p e r s o n a q u e
les queria y asistia con b u e n a voluntad", exponian q u e d e s e a b a n
fundar un nuevo p u e b l o y q u e p a r a e s e fin y a s e iban b a u t i z a n d o
muchos muchachos.
A j u z g a r por e s o s p r o p 6 s i t o s , d a b a e s p e r a n z a s d e incremento
la nueva g r e y ; y mAs s e formalizaban por efecto d e la solicitud con
q u e s e t r a t a b a d e a u m e n t a r el n u m e r o d e los p a s t o r e s d e s t i n a d o s
A ella, c o m o lo testifica e s t a otra c e d u l a fechada en el Buen R e tiro A 2 5 d e m a y o d e 1 6 8 8 y q u e lleva la m i s m a d i r e c c i 6 n
q u e las r e p r o d u c i d a s precedenteniente:
" A instancia d e F r . F r a n c i s c o d e A y e t a del O r d e n d e S a n
F r a n c i s c o , C u s t o d i o d e la del S a n t o E v a n g e l i o y P r o c u r a d o r g e ­
neral d e t o d a s las d e su orden d e la N a . S p f i a . he c o n c e d i d o
por
D e s p o s . d e la fha. d e este, q u e d e s t o s mis R e i n o s p u e d a
llevar a la d e J a l i s c o , fr. A n t t o . de A v e l l a n e d a d e la m i s m a O r d e n
q u a r e n t a R e l i g i o s o s y cinco l e g o s d e ella, A c o s t a d e mi R l .
H a c i e n d a , p a r a q u e s e empleen en las n u e b a s c o m b e r s i o n e s d e
C o a h u i l a y el N a y a r i t q u e e s t a R e l i g i 6 n tiene A su c a r g o .
Y
p o r q u e mi voluntad es, q u e assi s e executen y no s e diviertan en
o t r o s n i n g u n o s ministerios ni s e q u e d e n e n . l o s C o n v e n t o s , c o m o
e entendido s e incurre, conviniendo hevitar qualquier reincidencia,
q u e en ello es j u s t o recelarse. M e ha p a r e c i d o a v i s a r o s d e la
remisiOn q u e h a g o d e e s t o s R e l i g i o s o s , A fin d e q u e esteis A la
mira p a r a fomentar q u e los d e d i q u e n y empleen en las referidas
n u e v a s conversiones, p u e s p a r a ello van d e s t i n a d o s , y d e si s e
d i m p l e 6 no m e dareis c u e n t a . "
A p e s a r d e lo q u e prometieran tan b u e n a s senales A la evangelizaciOn, y a s e a q u e la sinceridad d e la m a y o r p a r t e d e los c o r a s
recien c o n v e r s o s fuese fingida, 6 q u e irritados d e q u e no s e accediera A la suplica q u e hacian d e q u e no s e entremetiese con ellos
el alcalde may< r d e aquella j u r i s d i c t i o n , s e retrajeran d e n u e v o A
I.XXXIII
la Serrania, y por otra parte, que los cuarenta monjes solieitados
por el provincial Avellaneda no Heparan A su destino (') que unicamente se hubieran dedicado 4 la evangelizaci6n de Coahuila, que
corria tambien 4 c a r g o de la provincia de X a l i s c o , puesto que no
se s a b e q u e a l g u n o siquiera de aquellos religiosos peninsulares se
hubiera o c u p a d o en las misiones del Nayarit, lo cierto es que ya
para el ultimo dia del a n o de 1 6 9 6 , de los cinco pueblos que se
habian fundado en los trienios de los provinciales Mohedano y
EstupinAn, no d u r a b a n , segiin s e colige del contexto de otra
cedula real, m a s q u e S a n Bias y S a n t a F e .
Al terminarse el siglo X V I I q u e d a b a , pues, en poco prdsperas condiciones la empresa de la conversion de la raza cora;
m a s esto no influye poco ni mucho en la cuestion de prioridad
en las entradas 4 la Sierra, que, con m e n g u a de la provincia de
S a n t i a g o de Xalisco y aun de la de S a n Francisco lie Zacatecas,
cuyos individuos his ejecutaron tantas veces, yendo enteramente
inermes, no llevando de ordinario consigo ninguna fuerte escolta
y puesta su confianza entera s61o en la Providencia, pretendia el
padre O r t e g a discernirle A la afamada C o m p a n i a de J e s u s A que
el pertenecid y A la que le diera mucha honra con sus estimables escritos sobre la historia y la lengua d e los serranos. jQue de
tiempo atras que el p a d r e T o i n a s S o l c h a g a pusiera la planta en la
provincia de Tzacaimuta, habian hollado esa tierra, a pie y descalzos, los humildes hijos del Serafin de Asis! Muy merecidos
son los elogios que s e hacen de la orden de S a n Ignacio, *por
los trabajos que con tanto exito para la gloria de Dios llevd A
cabo el siglo siguiente en el Nayarit: pero no es j u s t o que por
aumentar las magniticas preseas que constelan su negra sotana,
s e le arranque estii brillante j o y a al hAbito azul de los primitivos
misioneros de la Sierra.
Reivindicada la gloria que en tan santa obra le corresponde A
la provincia de S a n t i a g o de Xalisco, poco me resta ya que exponer sobre el asunto de esta nota; porque ese poco s e reduce a
a s e g u r a r sencillamente, que le atribuyo tanto merito A la "In­
fonnacidn" del ]>adre Arias, que A mi juicio no cabe dudar que sin
ella j a m a s s* podria intentar reconstituir la Historia Antigua de
los coras, ni ver el esclarecimiento de puntos etnogrAficos de tanta
entidad c o m o los que ataiien a la vieja g e o g r a f i a politica
de
aquella intrincada tierra; A la identidad, relaciones d diferencias
de las lenguas d dialectos hablados en ella, de alguna de las
cuales, el tecualme, tepecano d huichol, habian hecho los filoldgos
hasta tres distintas, sin haber acertado ni siquiera con su ver-
LXXX1V
d a d e r o n o m b r e ; y A los ritos n a h u a l i s t a s
tradiciones m i t o l 6 g i c a s d e los n a h o a s .
mezclados
V I S I T A DE LA M I S I O N D E S A N J U A N P E Y O T A N
con
las
TAG.
36.
L a historia no n o s ha c o n s e r v a d o la fecha en q u e s e intim6
a los misioneros j e s u i t a s en el N a y a r i t el tirAnico d e c r e t o d e C a r ­
los I I I q u e los e x p u l s 6 A ellos y A t o d o s los d e s u O r d e n d e los
dominios espanoles.
E n c o n c e p t o del historiador DAvila y Arril l a g a , d e las m a n o s d e los e x p u l s o s p a s a r o n i n m e d i a t a m e n t e A las
d e s u s a n t i g u o s misioneros los franciscanos, s u p o n i e n d o q u e e s t o s
l l e g a r o n j u n t o s con los c o m i s i o n a d o s d e la ejecuci6n del m a n d a t o
d e destierro y q u e A e s o s e debi6 q u e p a d e c i e r a con tal medid a m e n o s el c a t e q u i s m o en e s o s p u e b l o s q u e en o t r o s m u c h o s ;
p e r o tal c o n g e t u r a tiene p o c o s61ido f u n d a m e n t o , p o r q u e s e a p o y a en el informe q u e A la C o r t e rindi6 en 1 7 9 3 el virrey R e v i ­
l l a g i g e d o , y en e s e d o c u m e n t o no s e dice otra c o s a s o b r e e s e
preciso particular, sino q u e los r e l i g i o s o s d e la provincia d e S a n
F r a n c i s c o d e J a l i s c o "recibieron la a d m i n i s t r a t i o n d e t o d a s ( e s a s
inisiones), c u a n d o fueron e x p a t r i a d o s los j e s u i t a s " , referencia q u e
lo nfismo p u e d e entenderse en el sentido d e q u e la e n t r e g a d e las
misiones A los franciscanos fue inmediata, q u e en el d e q u e fuera
en cualquier t i e m p o no m u y distante de la e x p u l s i 6 n .
C o m o q u i e r a q u e s e a , a q u e l l o s beneficos hijos d e S a n I g n a ­
cio salieron d e M e x i c o p a r a V e r a c r u z , llevados A cumplirnentar su
terrible sentencia; y y a en aquel p u e r t o , los ultimos cincuenta q u e
a g u a r d a b a n nave q u e los c o n d u j e s e al destierro, y entre los q u e
s e c o n t a b a n los siete misioneros del N a y a r i t , fueron a r r e s t a d o s en
un b u q u e u s a d o c o m o ponton y q u e e s t a b a r e s g u a r d a d o p o r t r o p a ,
E l 1 2 d e noy alii s e les intent6 sujetar A o t r a s humillaciones.
v i e m b r e d e 1 7 6 7 , s e g u n el p a d r e Zelis, ( 1 ) 6 en el m e s siguiente,
s e g u n otro escritor, ( 2 ) s e les t r a s b o r d 6 A la f r a g a t a ""Nuestra S e n o r a del B u e n S u c e s o " , en la cual s e les c o n d u j o A la H a b a n a :
y d e s p u e s d e h a b e r l o s d e j a d o d e s c a n s a r p o c o s d i a s en un p u e b l o
inmediato, continuaron m a r e a n d o hacia C a d i z , el 2 d e abril del
( D C a t A l o g o q u e m a s a d e l a n t e s c m i n e o n a con p r e c i s i a n , p p a g . 19M v 149.
{") C o n l i n u a c i o n d e l a tUrtoria d e l a C o m p a n i a de J e s u s en N u e v a , E s p a n a , '
p o r el p a d r e D A v i l a . c a p . X I . p a g . 3 M. -
LXXXV
ano siguiente.
Una tempestad que en la travesia sufrieron, los
hizo llegar A ese puerto con tres dias d e retardo al en que debian ha­
ber salido p a r a Civita Vecchia con sus demas correligionarios.
En­
tonces se les detuvo en el Puerto de S a n t a Maria hasta marzo
de 1 7 6 9 , muriendo alii entretanto uno de ellos, el p a d r e Barto­
lome Wolff, 4 2 7 de a g o s t o de 6 8 .
En aquella fecha, por fin, se
les embarc6 p a r a el mencionado pucrto de los E s t a d o s Pontificios
y d e £1 pasaron a R o m a .
T a l fu6 el penoso viaje de los liltimos jesuitas benefactores
del Nayarit: aquellas acerbas medidas con ningiin pretexto for­
mal fueron cohonestadas, y los sufrimientos de los desterrados
y la constancia con que los sobrellevaron han arrancado lagrimas
y elogios a sus mismos adversaries y detractores, como lo declaraba el ilustre Jovellanos.
Quienes fueran esos ultimos jesuitas evangelizadores de la
Sierra, y el tino y pulso de los cuales en el cumplimiento d e su
misidn ha sido colmado d e j u s t o s encomios, quedara dicho en
breves palabras:
Ejercia el rectorado de esas misiones, con residencia en la
de la Santisima Trinidad, el padre Antonio Polo, de nacionalid a d s a r d a , nacido a 3 de marzo de 1 7 2 1 , entrado A la orden
en 2 5 de mayo de 1 7 3 7 y que murid probablemente antes de
que s e expidiera en 1 7 7 3 el decreto de extinci6n de la Com­
pania.
D e s e m p e n a b a el c a r g o de visitador de las propias misiones,
y residia en la de S a n t a T e r e s a , el padre Bartolom£ Wolf}", na­
cido en Aix k 26 de febrero de 1 7 1 1 , que vistid la sotana en
2 0 de octubre d e 1 7 3 1 y que find en la fecha y l u g a r ya referidos.
Apacentaba la misidn de Ixcatan el p a d r e Ignacio G o m e z ,
laguense, nacido a 4 de j u n t o de 1 7 3 0 , jesuita desde 1 5 de mar­
zo de 1 7 4 9 y que murid en Bolonia a 28 de febrero de 1 7 9 1 .
Respectivamente en J e s u s Maria y la Santisima Trinidad
misionaban los padres Lorenzo y Andres C a v o , hermanos los dos
£ hijos de nuestra Guadalajara, nacido aquel A 1 0 de a g o s t o de
!735- y
A 1 3 de febrero de 1 7 3 9 ; religioso el primero des­
d e 29 de mayo de 5 2 y el s e g u n d o ' desde 1 4 de enero de 5 8 .
El padre Lorenzo volvid A su patria el ano de 1 7 9 9 ( 1 ) ; la
e s t e
[1J C u r i o s i s i m a s son l a s s i g u i c n t e s c a r t a s , q u e con m o t i v o d e l regreao de e s t e
v i r t u o s o p a d r e n u e s t r o c o n u r r a n e o , s e e a m b i a m n e n t r e el buen v i r r e y A z a n z a v el
s e n o r o b i s p o C a b a f i a s . C o m o son docum< ntos h i s t o r i c o s d e s c o n o c i d o s y q u e c a r a c t e rfzan la e p o c a en que iba d e s v a n e c i e n d o s e la f u r i o s a t o r m e n t a l e v a n t a d a c o n t r a los
j e s u i t a s p o r P o m b a l , Chniseul, T a n u c c i , K l o r i d a b l a n c a v c o m p a n i a , v c o m o l a g e n e r o s a
respuest-i q u e did h o n r a a a q u e l irran p r e l a d o de quien soy ferviente a d m i r a d o r , <x quien
e n t r e p a r e n t e s i s , d e su bolsillo p a s a b a u n a pension ft dos d e s a m p a r a d a s senoras" d e u d a *
LXXXVI
t r a d i t i o n n o s l o p i n t a U o r a n d o a q u i p o r la a u s e n c i a d e s u s c o m p a f i e r o s ; y a p e n a s t r e s a n o s v i v i 6 y a e n l a tierra d e s u s p a d r e s ,
p u e s l e hirid e n M e x i c o la m u e r t e e l 9 d e m a r z o d e 8 0 3 . E l
p a d r e A n d r e s , q u e s e h a b i a s e c u l a r i z a d o a n t e s d e la e x t i n c i d n y e n
el p u e r t o d e S a n t a M a r i a , p u e s e r a s 6 1 o e s c o l a r s a c e r d o t e , fue a
m o r i r e n R o m a el 2 3 d e o c t u b r e d e l m i s m o a n o q u e s u h e r m a n o ,
dejando a la posteridad d o s imperecederos monumentos de su
saber, en s u " H i s t o r i a civil y politica d e M e x i c o , " o b r a q u e
anotd, aunientd c o n un suplemento y publicd d o n Carlos Maria
B u s t a m a n t e , c o n e l titulo d e " L o s tres s i g l o s d e M e x i c o d u r a n t e
el g o b i e r n o e s p a n o l , " — - y e n l a " V i d a " d e s u i n t i i n o a m i g o e l p a d r e
J o s e J u l i a n P a r r e n o , e s c r i t a e n latin.
E l padre P e d r o Oliveros, natural d e C a l a t r a v a , nacido en 8
d e abril d e 1 7 3 2 , jesuita d e s d e el 1 7 d e j u n i o d e 1 7 5 3 y q u e
i n u r i o e n F e r r a r a e l 2 7 d e j u n i o d e 1 8 1 0 , r e g i a la m i s i d n d e
Guainamota.
Y p o r u l t i m o , el p a d r e I g n a c i o Z a m o r a n o . n a c i d o e n T e p o t z o t l a n el 9 d e e n e r o d e 1 7 3 9 , m i e m b r o d e la C o m p a n i a e n 1 8
d e m a r z o d e 1 7 5 6 y q u e a c a b d s u v i d a e n B o l o n i a el 2 0 d e
e n e r o d e 1 7 8 3 , t e n i a a s u c a r g o la m i s i d n d e l R o s a r i o . ( 1 )
M e ha parecido nuiy conveniente consagrar este sencillo
r e c u e r d o a la m e m o r i a d e e s o s u l t i m o s p a d r e s , q u e e n si p e r s o nifican l o s n u m e r o s o s j e s u i t a s q u e e v a n g e l i z a r o n e l N a y a r i t d e s d e
el a n o d e 1 7 2 2 h a s t a l a i m p o l i t i c a g e n e r a l e x p u l s i d n d e 1 7 6 7 ,
al o c u p a r m e d e l d o c u m e n t o q u e l l e v a e l t e r c e r l u g a r d e l o s d e l a
i n m e d i a t a s J c J o t p a d r e s C a h o . dnfla A n a y d o n a J o s e f a d e e s c m w m u a p c l l i d o , ) I OS p u ­
b l i c o en la p r e s e n t e n o t a :
A g o s t o IX d e 1799—lllmo. S o r . - H » l l e g a d o A e s t a C a p i t a l el S a c e r d o t e t x - l e s u l t u
On. L o r e n z o J p h . d e C a h o , q u e p a s a r a en b r e v e a e s t a b l e c e r s e en e s a D l o c e s i s d e l c a r g o
d e V . S L X i n g u n a o r d e n s e cne h a c o m u n i c a d o s o b r e el r e g r c s o d e l o s e x - J e s a i t a s A e s t o s
d o m t n i o s : p e r o s i e n d o n o t o r i o q u e S . M. l e s h a p e r m i t i j o q u e s e r e s t i i u y a n a l a s r e s i dencias de s u s familias j trahfendo los q u e h a s t a a h o r a han ilegado. P a s a p n r t e s y L l c e n c i a s c o n s i g u i e n t e s A e s t a d i s p o s i e i o n ; m e h a p a r e c i d o q u e no d e b o p o r m i p a r t e p o n c r
e m h a r a z o en el c u m p l i m i e n t o d e e l l a . Mils a l m i s m o t i e m p o , t e n g o p o r c o n v e n i e n t e .
enrreranto que s e n o s comuniquen l a s r e g l a s o n e s e h a y n n de o b s e r v a r p a r a con e s t o s
I n d i v i d u o s . q u e V . S . I. e s t £ m u v a l a m i r a d e l a c o n d u c L a q u e g u a r d a s e d n o . C a b o e s p e r a n d o q u e m e darft c u e n t a de ciialquiera c o s a I r r e g u l a r o r e p a r a b l e que s e n o t a s e
D i o s g u e . A V . S . I , m s . a s . M e x i c o 'JH d e A g o s t o d e 1799.—Illmo. S o r . — M i g l . Jph.
dr
Asanta— I I'm. > S o r . O b i s p o d e G n a d a l a x a r a .
E x m o . S o r . - C o n f h a . de
de A g o s t o p r o x i m o p a s a d o se sirve V. E . p r e v e n i r m c
el q u e e s t * a l a m i r a del p o r t e y c o n d u c t a del e x - J e s u i t a D . L o r e n z o J o s e p h d e C a b o . lo
que e x e c u t a r e con toda exactitud, y segiin V. E . s e s i r v e o r d e n a r m e ; biea que. y A decir
v e r d a d . n a d a t e m o del r e f i r i t l o S a c e r d o t e , v a u n e s p e r o c o n l o s m a s g r a v e s f u h d a m c n t o s , q u e i e x o s d e d a r l u g a r * la m e nor t r a n s g r e s i o n d e l u » r e s p e t a b l e s d i s p o n l c i o n e s d e
l a I g l e s i a v del E s t a d o , s e r a s i e m p r e un digr-o e x e m p l a r d e l a v i d a m A s a r r c g l a d a v
v e r d a d e r a m e n t e s a c e r d o t a l . — D i o s g u e . A V . E m s . a s . G u a d a l a x a . v S e p t e . 1® d e 1799.
- E x u i o . Sor.—Juan tin:
Ohpo de Guadalaxa.—Exmo.
S o r . Don. Miguel J o s e p h dc
A z a n z a Virrev v Capn. Ural, de X. E .
i D T o ' d o s e s t o s d a t o s l o s He e n t r e s a c a d o d e l l a h o r i o s o ' x T a t A l o r o d e los s u g e t o s
d e l a C o r a i a f t i a d e J e s d s q u e f o r m a h u n l a p r o v i n c i a e n M e x i c o el d f a del a r r e s t o . 27 d e
iunio d e 17)7" y q u e " c o n t i e n e : l o s s u g e t o s p o r el o r d e n a l f a f c e t i c o , p o r o r d e n d e e d a d . p o r
orden
^ . a d o : l o s c o l e g l o s . i n s m i s i o n e s y los diiuntos. C o m e n z a d o en K n m a p o r don
Rafael dcZelis." uno de los p a d r e s expulsos.
i.xxxvn
presentc coleccidn, p o r q u e el principal merito de el consiste en
dar una a p r o x i m a d a idea del estado que g u a r d a b a n las misiones de
la Sierra y especialmente la de Peyotan, un ano y meses
despues de haberse visto obligados aquellos religiosos a abandonarlas y cuando apenas se habian e n c a r g a d o nuevamente de ellas
los monies franciscanos.
E X T K A C T O DE R KLACION F.S V CARTAS
DE LOS MISIONEROS DEL N A Y A R I T
PAG. 5 7 .
" E n el carActer docil y s u m i s o de los indios nayaritas, en su
aversion al robo, en sus priacipios de religion, y en lo bien ordenado d e algunos pueblos, s e percibe que las manos que hicie­
ron las primeras impresiones y les dirigieron algun tiempo, tenian
m i s tino y pulso que las de los q u e las han sucedido." T a l cosa
escribia don Felix Maria Calleja, tan famoso en epoca posterior, al
rendir al virrey Revillagigedo su informe acerca de la visita
que habia hecho al puesto militar y a las m i s i o n e s . d e la S i e r r a ,
con el caracter de coinisio.iado a ese efecto el a n o de 1 7 9 0 .
Sin pretender a m e n g u a r ni en un apice las dotes administrativas
y apdstolicas de los misioneros jesuitas, seame permitido, sin
e m b a r g o , h a c e r notar cuanto d e ildgico tiene esa deduction.
{Como
de que los coras en 1 7 9 0 mostrasen buen caracter y sentimientos de integridad y de religidn, y de que sus misiones se .hallaran bien ordenadas. s e puede seguir que el met tto s e debiera solo
k los padres que hacia veinticinco anos que las habian dejado, k la
ver que s e atribuya menor tino que a esos religiosos a los fran­
ciscanos q u e en tal estado bonancible las tenian entonces y des­
de que en ellas habian sucedido k los ilustres desterrados? Aquella
consecuencia es enteramstUe absurda; y In que en buena Idgica
debe cwicluirse d e las premisas asentadas por Calleja, es que los
franciscanos
supieron continuar diestramente y sin
meuoscabo
alguno la obra d e s u s predecesores, conservando en los indigenas
los buenos senriinientos morales y religiosos que hacian apacible
su indole y que les habian infundido los hijos de S a n Ignacio, y
en los pueblos el buen sistema de gobierno espiritual establecido
y mantenido por esos mismos padres.
LXXXVIII
Y c o m o en tal conclusion d e s u c o m i s i o n a d o s e a p o y 6 el
en m e j o r
referido virrey p a r a j u z g a r q u e los e x p u l s o s d e j a r a n
e s t a d o las misiones q u e el q u e tenian el a n o d e 1 7 9 3 , resulta a s i m i s m o
q u e incurri6 en un error d i m a n a d o d e la inexactitud q u e s e precis o antes.
Convencen d e q u e el e s t a d o d e las misiones s e g u i a sien­
d o excelente en m a n o s d e los franciscanos, ver q u e a p a r t e d e la
b u e n a subsistencia en q u e las halld el c o m i s i o n a d o y del a u m e n t o
d e ellas con una m i s , f o r m a d a p o r el p u e b l o d e S a n t a F e c o m o
c a b e c e r a y los d e S a n D i e g o y S a n J u a n B a u t i s t a c o m o s u s suj e t o s , el valor con q u e t o m a b a n d e continuo la defensa d e s u s doctrinos, contra las injusticias y a r b i t r a r i e d a d e s del c o m a n d a n t e militar y
politico d e la M e s a del T o n a t i , p u e s c o m o lo decia
el
mismo
virrey, siendo aquel e m p l e a d o un teniente 6 alferez q u e s e relev a b a con frecuencia, " m i r a b a (el territorio d e su m a n d o ) sin otro
a m o r q u e el del p r o p i o 6 particular interes, y q u e p o r lo c o m u n
a b u s a b a d e s u s facultades con d a n o notable d e los indios." ( 1 )
F.sos a b u s o s y o t r o s s e m e j a n t e s debieron ser p r e c i s a m e n t e
1 is q u e en 1 8 0 1 sirvieron d e c o m b u s t i b l e p a r a q u e estallara en
el p u n t o l l a m a d o L a Petaquilla, aquella sublevacirm q u e
tenia
t o d o s los c a r a c t e r e s d e un plan d e independencia, q u e acaudillab a el indio M a r i a n o , a quien apellidaban Mascara
de ora y
q u e s e c r e y o q u e tenia m u y lejanas ramificaciones.
P e r o aunq-.ie este movimiento sedicioso p u d o ser reprimido, d e j 6 s u s germe-.ies en el p e c h o d e los s e r r a n o s . N o es e x t r a n o , por
lo
revolution
m i s m o , q u e l u e g o q u e llego 4 noticia d e ellos la
q u e s e inici6 fo.-nialmente en D o l o r e s el a n o d e 1 8 1 0 y q u e al
fin triunfo del p o d e r colonial, los c o r a s s e afiliaran en ella, 4 pesar d e las e x h o r t a t i o n es d e los misioneros p a r a q u e s e conservaraiv en p a z .
D e la participation q u e tomaron les habitantes d e la S i e r r a
en defensa d e la c a u s a d e la a u t o n o m i a patria,
hacen
menuda
referencia d i v e r s a s c a r t a s y relatos escritos p o r los religiosos q u e
los d o c t r i n a b a n , y t o d o s los cuales d o c u m e n t o s , atendiendo 4 la
b r e v e d a d , los he r e d u c i d o 4 un solo relato, en q u e p r o c u r e conservar t o d o el j u g o q u e contenian los autenticos.
P o r el s e ver4 c 6 m o aquel movimiento d e tanta trascendencia en nuestra vida national, c a u s o p o r d e p r o n t o la ruina d e la
m a y o r p a r t e d e las misiones del Nayarit; pero tales debieron ser
los e m p e n o s o s t r a b a j o s d e los franciscanos p a r a r e s t a u r a r l a s , q u e el
(1) T o d o s e s t o s d a t o s h i s t o r i c o s s e h a l l a n en cl " I n f o r m e " d e R e v i l l a g i g e d o c i t a do v a en l a p r i m t r a n o t a h i n l i o g r a t i c a .
LXXXIX
afio de 1824., ademAs de todas las que ex.'stian a fines del siglo
p a s a d o , se enunieraban un pueblo mas, el de los Dolores, dcpendiente de S a n t a T e r e s a , una misidn mAs, la d e
Tonal^co
y se estaba restableciendo 4 mayor abundamiento la misidn de
San Bias; contandose escuelas respectivamente en todas las misior.es,
escepto en la de la Mesa, porque sus naturales no podian dejar
la costumbre d e retirarse con objeto de roturar la tierra en coamiles,
por montes
distantes de alii, ocho, diez y hasta venticinco le­
guas (1)
L a s leyes de expulsidn de los espanoles, que despues se dieron
en mementos de inhumano fervor politico, y que impidieron el acceso
a nuestras playas de aquellas barcadas de nionjes peninsulares que
tan buen auxilio prestaban A los misioneros criollos, cuando ya hubo estos, en su civilizadora tarea; y la serie de ocurrencias del
mismo orden politico que tuvieron A nuestro pais por perenne tiem­
p o en estado de intestina guerra, ocasionando calamidades sin inimero, y entre otras que la misma Sierra fuese convertida en un
campamento, hicieron que paulatinamente, por consuncidn, fueran
acabAndose las misiones.
T o d a v i a el ano de 1 8 5 0 quedaban en ellas, como pie veterano,
dos religiosos franciscanos, uno de los cuales era ya septuagenario; todavia despues, en 5 de febrero de 58 se le expedia patente
de comisario de. las misiones A fray Buenaventura Mendez; y al fin,
la exclaustracion vino A darles el g o l p e postrero. A consecuencia,
la solicitud del S u m o Pontifice L e o n X I I I acudid al reparo, decretando en 1 4 de marzo de 1 8 7 9 la secularizacidn de tan renombradas
misiones; y al comunicar esa providencia el venerable arzobispo S r .
L o z a al provincial de S a n t i a g o de Jalisco, en 2 de junio del mismo
ano, le informaba que habia dispuesto que en lo de adelante quedaran dependiendo del curato de Tepic esos pueblos, que eran J e s u s
Maria, la Mesa, Guainamota, Atonalisco, S a n t a T e r e s a , IxcatAn y
PeyotAn.
El ultimo franciscano que residid en ellos con el carActer
d e misionero fue fray Secundino Mejia.
(I) I n f o r m e de fray I g n a c i o Rico, c o m i s a r i o de l a s misiones del N a v a r i t . publi
c a d o c o m o X I a p e n d i c e en mi "Canon c r o n o l 6 g i c o de los g o b c r n a n t e s de J a l i s c o . "
xc
P K I M E k O S A P U N T K S . . . . ACERCA
DE LA LENGUA CORA
E T C . , PAG.
64.
L a s i g u i e n t e carta explicarA el o b j e t o d e la inserciftn q u e
h a g o , entre e s t o s d o c u m e n t o s , del q u e lleva e s e n o m b r e :
Casa
de
V. S. ///ma.,
ij
de marzo
de
1&99.
OtfyL*. <u.
Presenle.
de todo mi
Senor
En
estos
NAYARIT,
prensas
paciones
del Sr.
mas precisas,
V. S.
de la grey
especialmente
/lima,
me resolvi
a dark
los dos documenlos
v el
idioma
da,
Yguiniz,
re/ativo
los
de
podria pasar
serranos
hace como cuatro
a Jesus Maria, precediendo
mis
amor
a
su generosa
documentos
fueron,
atahe
ayuda
de
no
—el
a la causa
que
pero
agregandole
concerniente
a los
de la /ndependencia
estudios
Presb.
V. S.
a los otros dos padres
que
hizo
D. Juan
/lima,
esta
pensaba
un simple opusculo;
por parecerme
anos por
ocu-
aquella
de la cual
ofrecerme
el Sr.
las
rctarda-
adelantar
tres primeros
de formar
los primeros
folleto
de
de haberse
a la historia
que van al ultimo
los coras
al
mahana
motivos.
V. S. /lima,
mayor extension
de los mismos
enviado
despu/s
de su pro/undo
y
se dignd
imprimir
a
plumadas
por Jin
diversos
llevado
que gobierna
vicios que prestaron
tria
ultimas
saldra
no me lo dejaban
que tan del agrado
yo que la publicacidn
las
otras por
este folleto,
qus hiciera
coleccidn
day
mediante,
unas veces porque
Cuando
para
Dios
tipogrdficas
do tanto,
parte
momentos
que,
respeto:
serpa-
acerca
del
N.
Parti-
como
Vicario
que se mantienen
aho-
XCI
ra en la administracidn
del Nayarit,
donde trata de fundar seminario el celo pastoral, tan luego como sus sacerdotes se hallcn
en estado de hacerst entender de sus administrados y de que ellos
los entiendan sin dificultad alguna,—
y haciendo preceder la colcccidn de unas no/as bibliogrdficas mias, conccrnientes
a cada uno
de los papeles que la forman, quedaria
redondeado mi trabajo,
hacidndosc mas provechoso.
Felicito cordialmente d V. S. /lima, por los nuevos pasos que
ha dado en prosccucidn de extender el aprendizaje del
Cora,
para poner/o al servicio del catequismo de los serranos: tanto los
extensos
estudios que el senor Mota Velazco hizo acerca de ese
idioma, gracias d la protection de V. S. /lima., y los cuales se
me dice que aunque manuscritos corren ya con aplauso entre al­
gunos lingiiistas
europeos, como la institucidn de la cdtedra de
Cora, en el Seminario Conciliar de la Didcesis, close que juntamente con la de Mexicano, sirve el notable humanista Sr. Prcsb.
D. Aniceto Gdmez, contribuirdn mucho a que se formen
misio­
neros iddneos para hacer arraigar
en el Nayarit con la Religidn
la cultura, y por otra parte, d que la Filologia, puesta al servi­
cio de la Historia,
pueda tal vez no muy tarde llegar a dcscubrirnos con verosimilitud,
ya que no con evidencia ni con certeza,
cual fue" el origen, cudles las emigracionec, y las guerras, y el
culto, y el comercio, y otras cosas mas de la raza cora, antes
que dsta se viniera a sepultar en la selva obscura donde hace siglos
vh'e, y aun en posteriores
tiempos.
/Ojald que este folleto que me permiio ded/car
humildemente d V. S. /lima, y Rma., por medio de las presentes tineas, y
en testimonio de mi profundo agradecimiento, pueda contribuir de
algun modo a esos elevados
propdsitos!
Escribo una vez mis a V. S. /lima, y Rma. las
expresiones de mi mayor respeto y adhesidn, y le suplico que se digne
bendecirme.
/llmo.
v Rmo.
Sr:
CORRECCIONES
Eii l a p a g . V , lin. 10, dice,
Venuta;
ED l a p a g . X X V , l i n . 2 4 , d i c e , cinoo
lease,
Venuda.
alnit;
l e a s e , eineo
EII l a p a g . s i g u i e n t e , l i n . 8 , d i c e , ririeuetoi;
E n la pag. X X X V I ,
lease,
IIin. 2 8 y 2 9 , d i c e , parenraco;
EM l a p a g . L V I , l i n . 1 2 , d i c e , Arcedain,
por
E n l a p a g . L X I V , lin. 32, dice 7 7 a , d e b e ser,
E n l a p a g . L X V , l i n . 2 , d i c e Tlaxieoriean
s e : Tlalxieoriean
6 Tlalxieoringa,
pierde esta voz la s e g n n d a
gaogr.ificos
chilco.
(Urdu.
debe ser,
parentetoo.
Arctdiano.
Tlal.
6 Tlaxiroringa,
y d e b e leer-
lugar d e la tierra del peyote; advirtiendose q u e
1 d e la p r i m e r s silaba, como sucede con estos nombres
e t i m o l d g i e a m e n t e si mi l a r e s :
Tlatelolco (Orozco
aho»
vtritwetot.
y B e r r a . / / t a t . Ant.
Tateposco [Mendoza,
1. *
Apunte*,
pag. 43],
parte, cap. V I , pag. 498) y Tlachi-
Cartas escritas en Iengtia mexicana al
lllmo. S r . Dr.
D.^uani^ui^^olmenero,
dlgnlslmo Obispo de la Santa Iglesia Catedral
de Qusdalajsra,
por
D. pVancisco ^ a ^ a r i t , indio.
Primera
Carta.
A m a t c i n ti y t e c h i p o ui n o m a h u i z t l a t z o p i l i t z i S e
ftcr V i s p o y h u a n o m a g u i l t l a t z o p i l i t z i n R e i m a t o u i y o
D i o s a m i t z m o t l a c o c a p i e l i m i y e x u i t i y h u a n m i y e t o n a li
a mitz tlaocoliz ne milizti a m i t z i m a c a z . 1 6 4 9
m a t o teui y o D i o s a mitz m o pieli S e n o r V i s p o y h u i n o m a h u i z t a z o p i l i t z i n t l a t o a n R e i y h u a n o c e q u i n ti t l a to q u i m a to teui D i o s a m i t z i m o tlaco ca pieli mi y e x ceiti
T R A D U C C I O N
L I T E R A L
(Membrete 6 titulo de la primera carta:)—Este papel ha de leer el famoso guarda de la C a s a de Dios el Sr. Obispo y tambien el
famoso hijo del Rei, 4 quienes Dios nuestro sefior guarde y de
muchos dias de vida en que se gocen. Ano de 1649.
Sr. Obispo, Dios nuestro senor te guarde y i. nuestro famoso hijo
del Rei, y tambien i. los demas Senores y ministros £ quienes Dios
guarde muchos anos.
2
c
y h u a n neguati no to ca D o n fr n ° nayari to t e r u i y o
D i o s nehi mo ma quilia no chi no pi ligua ni pac ti ca
y h u a n y o q u i x nechi vali m a ti ca
y h u a n a qui ma tiz qui q u e na mi ni v nica ni chrstiano ni v n ca quenami v n i x tlali R e i yhuan quena mi
v ni chili hui marques tlatoani y p a pa a m o ni mo ne los
y n a huaca te pe uani lini chiliui
tla toan marques a x c a ni ma ti ti ca ni vnica te vqui
to tlatoa milava ca a mo ni mo neloa sa n no y o q u i ne chic o colia te peuani mi la v a c a tla v ali loco a mo ni m o ne­
loa y na v a c a negua ti ni cora mochi no pili g u a n quasam o ta corami yhu&n ayotochi pa no piliguan corami yhuan
g u a x c o r e no piligua c o ra mi ixquichi timatiz
S e n o r vis po yhuan R e i es pania v nica v mpa m o
poaz m o y x p a y pa pa m o y o l o pachi uiz yhuan tinechi tla
50 tazo taz miyequi tinechi tlazo taz a x c a ni miz poui lia
no tlatoli ticaquiz ti moyolaliz yhua nini tz y o lalia a m o
te no no tla tla coli cuali ni vnica
Y yo que me llamo D . F r a n c i s c o N a y a r i rligo que ha sido D i o s
servido d e d a r m e salud, y a todos mis subditos que se hallan con ella.
Y tambien has de saber c o m o estoi en el e s t a d o de Christiano
conforme me puso el Rei, y c o m o me lo dijo aquel Sr. M a r q u e s para
q u e no me revolviese con los T e p e g u a n e s .
Sr. M a r q u e s , he s a b i d o que se dice que los mfos los comunican:
la v e r d a d es que tal no p a s a ni comunico esa gente, sino que estandom e quieto, ellos me a n d a n a buscar, que de v e r d a d son malos los T e ­
p e g u a n e s , y yo soy de los C o r a s , y los d e m a s mis subditos, los G u a s a m o t a s , C o r a s , A y o t u x p a s y G u a j i c o r a s estan quietos; y asi quiero que
lo sepas.
Sr. O b i s p o y tambien el R e i que esta en E s p a n a , hfase este papel
en vuestra presencia, p a r a q u e vuestro corazdn se aquiete, y me querais mucho c o m o yo os quiero, y a h o r a os digo lo que siento, p a r a q u e
lo sepais y os holgueis, y holgarme yo de que no tengo p e c a d o , sino
q u e estoy c o m o me habeis puesto.
3
Seiior vis po hueli ni mitz tla tlaotia ti nechi paleuiz
nicqui ne qui navatili yehua ti v poliui te macaya marques
ypa pa mo piaz y pa ali te petz tz a camota no ali tepeu
no piaz amati yni nic qui ne qui
yhuan ni nitz tetlanilia no tlanavatili mo poa metz
ti caz to li tonali ncmi mayo v mochiva amati
Segunda Carta.
• Del mismo pla^arit al propio § r . ©bispo.
matoteui y o Dios mitz mo pieliz Senor V i s p o no mahcuz tlaco pilitzin Senor V i s po quen a mi ti mo yetz tica
a 50 ocoeli achi tzin D i o s mitz mo maquilia mochica huiliz S e n o r V i s po ama D i o s mitz mo pieli mi y e x ui ti
nica v nica qui mo mahuiz tlatotzin mo te tla co liliz
mo tequi pa holiz vnicaqui hueli cenca vni paqui ni mo
yolali ni tena mic moc x tzin yhuan mo ma tzin yhuan
mo corona vni tenamic y papa mo huelitiliz Seiior vis po
no pilitzin—
Sr. Obispo, mucho y con sumisidn te pido que nos ayudes en que
nos envie orden de lo que debemos hacer, para que se guarde en el
pueblo, porque la que nos did el Marques se nos ha perdido y deseamos
tenella, y este es nuestro intento.
Y tambien te digo que envio este papel y razdn cuando se cuentan quince del mes de Mayo.
( T R A D U C C I O N D E LA S E G U N D A CARTA.)
Sr. Obispo, Dios te guarde; dime cdmo estds y si nuestro Padre
Dios te da salud; El te la conserve y guarde muchos afios.
L o s que aqui estamos te pedimos recibas la norabuena de que he
sabido tus recados en que amparas nuestros desconsuelos, y me huelgo mucho, y te beso los pies, las manos y tambien tu corona la beso,
porque se alieutan asf mis hijos.
4
a x c a mochi nitlaliz y pa amati y papa ne ui li t e m e x
tequi pahoa no pilitzin S e i i o r V i s p o q u e n a m i v n i quichjua
ya cenca
v a l a no mahuiz tla 90 pilitzin tlatoani m a r q u e s o a li
cha pota o qui nocha ni man v y a om pa o ali oqui na
micqci y e x tzin y h u a n y matzin y h u a n y corona y toca
vanori n a y a r quali o qui na palo o qui mahuiz tili y o qui
v m o chihua y p a pa y hueli tiliz y o q u i x mati S e i i o r V i s p o
y quaua o qui maca tes cati yhuan corona yhusln amati
y a nica mo pia corona yhu&n amati ya o poliui tescati ni
c a v n i c a m o pia R e i y a x c a y n i x m a t i S e i i o r V i s p o no pilitzin
S e i i o r V i s p o a x c a m o c h i nimitz pohuiliz no mahuiz
tlaco pilitzin y a u i ca q u e n a mi o mohi v a v m p a quasamota c a n o techicopa v m o c h i u a g o b e n t o o mo ualica to
tlatzin guariana y toca frica fila to tlatzin o a li quasa m o tla no techi c o pa v m o c h i u a y h u a no pihguan v n i nic
maca y a qui tequi panoa R e i yocali y h u 4 t e p i x q u e m e y a
qui peleuia no piliguan yaquali vni qui c h i v a yhua
corami
y h u a n a y o to hi pa mo pia g o b e n t o ca no pi li g u a
A h o r a pohdre en este papel y contar£ c d m o se desconsuela mi
hijo, c o m o yo lo hice otra vez.
V i n o el f a m o s o mi hijo el M a r q u e s y llego a C h a p o t a , llamo y
l u e g o se fue alhi; b e s i r o n l e los pies y las m a n o s y la corona; llamase
Vanorinaya; cargaronle bien y le obedecieron c o m o mejor fuerza tu­
vieron; siipolo el Sr. O b i s p o , y q u e d e j 6 un p o c o d e s e d a y c o r o n a y
un papel, y aqui se guarda la corona, y el papel se perdio; g u a r d a m o s
la orden del Rey; y a h o r a s6 esto y te lo digo, Sr. O b i s p o .
Sr. O b i s p o , a h o r a te contare, c o m o tu buen hijo, que y a lleg6
tiempo q u e se hizo convento en G u a s a m o t a y han traido un P a d r e
d e G u a d i a n a , que se llama F r a n c i s c o F i l a , y en Uegando a G u a s a ­
m o t a le df mis subditos que le a y u d a r a n & hacer el c o n v e n t o , y sirven
al R e y y a la c a s a d e Dios, y le d o y tapixques, y le h a g o bien, y los
C o r a s del mismo m o d o . Y los d e Ayottixpan tambien tienen c o n v e n ­
tos, y mis subditos sirven al R e y , y los de A y o t u x p a n y C o r a .
5
yhuan no piliguan yaqui tequi panoa Rei ycali yhuan
tepixque me ayotot zipa corame
yhuan yaceiqui v mochiua gobento guaxcore mochi
no piligua yaqui te qui panoa Rei ycali yhuan te pixquime yoquio ni te maca no pi liguan yni x qui mati Senor
Vispo
yhuan guaxcore corami ypapa moyolo pahiuis
san yzquichi no tlatoli tica quiz neguati
to fran ° nayar
Senor Vispo axca tic nequi no piliguan yauiqui tlati
y a uni ueli te ti qui toa amo me tequi pahos ni terna caz
tlaco tlaco mocahuaz y pa pa no y o qui no techi mo nequi
quichiuaz qui no milli yhu4n no cali yoqui x mati Senor
vispo
ya vniquilliui D o n D i e g o filibe governador y pa pa
qui no no has qui mo ui tla uiz quitaliz yoqui xmati S e ­
nor V i s p o yxquichi no tlatoli ti caquiz ti mo yolaliz ti mo
pa pa quilitiz ni motzi yo lalia negua ti no to ca Don fran™
nayar yxquichi no tlatoli
Seftor vispo hueli ti nechi tlaco tlaz yaticaqui no ta
toli teni quitoa ti nex tlaco camatiz.
c
Y tambien cuando se hizo el convento de Guaxicori todos mis
subditos sirvieron al Rey en su Casa, y di tapixques.
Y esto quiero que sepas, Sr. Obispo, para que te huelgues. Y con
esto doy fin &. mi razonamiento, porque lo sepas.
Y o D. Francisco
Nayari.
Sr. Obispo, ahora piden mis hijos, que pues han trabajado, no los
obliguen a tributar, sino que los dejen sembrar y hacer sus casas; y
para eso den cuenta al Sr. Obispo.
Y a le dije k D . Felipe el gobemador que nos juntemos y nos ayudemos, que asf se lo digo al Sr. Obispo; y con esto a c a b o mi razona­
miento, para que lo sepas y te huelgues y alegres. Yo lo digo, que
me llamo D . Francisco Nayarf.
Sr. Obispo, si nos quieres ya entiendes nuestro razonamiento, y
queremos que nos correspondas.
6
yhuiln no mahuiz tla tzo pilitzin tla toani R e i m a n e z
tlaco taca y e a mochi y o l o quena mi ni qui tlazotla maneli
hueca vnica es pana niqui tazota y ca mochi no y o lo y x ­
quichi no tlatoli ticaquiz no mahuiz tlato tzin
a x c a ni mitz matzilitiz no tla tolt nicavala mi queli ca
dela y q u a c a nechi qua tequi nes to ca y o ti D o n F r a n
nayari yhu&n oce pauala partolome X o a r e s ca pi tana y h u a n
oqui qua tequi no politzin
oqui to cayoti D o mi queli ceronimo y tlatzin u m o
chiua y o q u i x m a t i S e n o r V i s p o y x q u i c h i no tlatoli ni m o
firmatia D o n fran ° nayr
c o
e
Y tambien nuestro famoso y a m a d o Seiior el R e y nos del>e a m a r
con t o d o su corazon, c o m o nosotros lo a m a m o s , aunque este lejos en
E s p a n a ; deveras le a m a m o s con todo nuestro corazon. Y con e s t o
b a s t a este razonamiento para que io entiendas que es bueno.
A h o r a te d i g o otro razonamiento: 'que aqu( vino Miguel d e la
C u a r a ( ? ) y me bautizo y p u s o por nombre D. F r a n c i s c o Nayari; y otra
vez vino Bartolome X u a r e z el Capitan y bautizo mi hijo y le puso p o r
nombre D . Miguel J e r o n i m o , y fue su padrino, y lo supo el Sr. O b i s p o .
Y con esto a c a b o mi razonamiento y firmo.—D Francisco
Nayari.
7
informaciGn rendide pof (1 p . <iAntonio ^ r i a s ^ §aav)edra,
e r
«C C
a
del estado de la S i e r r a del {"la^arit,
en el si^lo X U I I .
Carta proem ial.
(Precede a la informacidn esta carta, dirigida por el autor de ella
al R m o . P. Comisario General 6 al Provincial, segun parece. Este
documento s e encuentra destruido en su parte superior por causa de la
humedad, aunque se logra entender que comienza por asentar que "no
es nuevo en Dios valerse para el descubrimiento de tesoros muy grandes, de los seres debiles;" y prosigue de la siguiente manera:)
"Hallandome cura y ministro de esta doctiina de la Asuncion de
Nuestra Sefiora del pueblo de Acaponeta, cuyos confines tocan una
Sierra habitada de gentiles e indios foragidos y apostatas de la F e
pais que vulgarmente es llamado del Nayarit, determine entrar en
ella, deseosso de hacer algiin fruto en sus Barbaros havitadores sembrando en ellos la Evangelica Doctrina. Bien en el logro de mis an­
emias se reconosid la divina providencia, y el valor que dd a la peque­
nas su poder, pues alentd mis defectos no solo al Reconocimiento, de
la situation del paiz, sino al conocimiento tambien de las Barbaras
naciones que la havitan, de las leyes, cultos, Idolatrias, Ritos y seremonias que observan de su govierno politico y vasallaje, pero lo que
es mas £. intimarlas con la posible eficacia el evangelio que obedecido
de algunos sujetandose al suabe yugo de nuestra Santa ley recivieron
el a g u a del Baptismo. Alentado con tan felizes principios proseguf
en esta obra comensada en quanto lo permitia la ocupacion de mi curato; y quando pude haber hecho alguna comprehencidn de la calidad
del paiz, y sus naturales; di quenta al M. R . P. fray J u a n Mohedano
Ministro Provincial desta Provincia de V. R m a . de Santiago de Xalis­
co, por un papel, que escrevi, y remiti £ su P. M. R d a . el dfa dos de fe­
brero del ano pazado de setenta y dos, de la situation de la sierra y
sus cordilleras de las naciones, Gentiles, ydolatras, apdstatas y forajidos que la havitan, sus leyes, cultos; y seremonias, su p h t i c a . . . .
. . ( i ) las naciones con quienes comunican, y tratan los dafios, y que
(
(1)
L o s p u n t o s s u s p e n s i v o s indican q u e e s a s p a r t e s e s t a n r o f d a s p o r la h u m e d a d .
8
cion se le siguen, y ultimamente del m o d o que p u e d e haber;
facilidad atraerlos al conocimiento
cual papel creo llegd £ manos de
se sirviese
verdadero y a la ovedien
siete d e J u l i o d e dicho a n o de setenta y dos
iese q v a n t o s ingresos pudiera en dicho paiz y
siones que e tenido d e que es
mandarme
el
obro a su santo zelo, p a r a q u e
dinticiado
logrando l a s ocad e ellos se £ servido
1 paiz, d e sus havitadores, de su trato, y su
se-
remonias &. Pero tambien del e s t a d o que
fructos q u e se han
hecho, en servicio d e
obedeciiniento p o n g o en m a n o s d e V. R m a .
e s e papel
verdaderamente
la situacion del paiz, el trato de sus
habitadores, su manera d e vida, con sus idolatrias, y R i t o s , bien que
con a l g u n a m a s claridad, q u e el primero, que escrevf a dho. muy R .
P. Provincial; por el mas practico conocimiento, que 6 p o d i d o tener d e
t o d a s las materias, con las repetidas entradas que € hecho en la sierra
despues acd, y con el trato familiar, que 6 tenido; con sus naturales y
havitadores, el estado que tiene la convercidn lo vera V. R m a . por
esas informaciones que rremito echas unicamente £ fin de que V. R m a .
q u e d e en este punto satisfecho, y por mi parte asiguro, con la asistencia d e Dios, proseguir y conseguir colmadisimos fructos en honrra, y
Gloria de D i o s nuestro Senor dilatation d e la cathdlica monarchia, en
cr^dito de N r a . Seraphica Orden, y en d e s a o g o de su ardiente selo d e
V . R m a . a c u y o fomento d e v e t o d o su aliento mi devilidad, q u e espcro
continuara con sus paternales entranas, y porque tendrd el premio'de
su M a g e s t a d divina, que G u a r d e 4 V. R m a . en toda prosperidad.
9
Informacion.
Aviendo Sido Enbiado por la obedienssia £ administrar esta doc­
trina de Nuestra Senora de la Asumpcidn de Acaponeta el ano de
Seisientos i cinquenta i seis con notissias, i experienssias antesedentes
que adquiri en tres Afios de Companero en Dicha administrassidn, en
munchas ocassiones que sail a pueblos deste partido encontre a mu­
chos Indios Jentiles y Apdstatas en los Caminos, los quales bajaban £
esta tierra i bajan con frequenisia £ sus tratos buscando sal, Carne i
pescado, hasiendo cambios con los fructos de sus tierras, que son mescales, cafia dulsse, mai's, frissol, mieles, i. binos. a los quales pregunte
con Cuidado y Celo el estado de sus Nassiones, lo qual procuraba
tanbien entre los Espanoles, y mestissos que avian entrado la Sierra
adentro, por saber el modo que se podia tener para su Converssion, i
servissio de las dos Magestades, i por la rasdn que tube de los unos,
i otros me resolui a subir a la Sierra hasta el Rfo que llaman de san
Pedro, i Rancherfa que llaman de Soiatita, acompanado de Algunos
Indios Christianos de su Nassidn donde halle munchas Rancherfas de
Jentiles, i Apdstatas no en forma de Pueblos, sino de Ranchos, i L a borsillas, en cuios Naturales se reconosse Cortedad de Animo, i docilidad. Corre la Sierra de Oriente, a poniente, i desde un Pueblo que
llaman tonalixco, Visita de la Doctrina de Xalixco, hasta un Pueblo
que llaman San J u a n el Viejo, hasse Recodo el qual habitan los In­
dios que se lebantaron, Aora treinta, i quatro afios poco mas 6 menos,
que eran feligresses de la Doctrina de Xalixco, como de los Pueblos
de San l.uys Pochotitan Alica y tonalixco. i algunos de la Doctrina
de Nuestra Senora de la Assumption de Xala. como de t/apotan, i
Santa Maria. Siendo Informado de un Indio Anciano desta Nassidn
que era uno de los Alssados de aquel tienpo a quien pregunte el motiuo que auian tenido para su alssamiento me respondid que un Indio
llamado J u a n por otro Nonbre quimichi natural del partido de Colo­
tlan Doctrina de la Provincia de N. P. San francisco de los Sacatecas
aviendo quemado una Iglesia y Convento en aquel partido se uino
juiendo por una hassienda que llaman de Escobedo al pueblo de San
L u y s de la Doctrina de Xalixco el qual los conuocd, i inquietd a alsamiento con animo de hacer Guerra a los Espanoles, i piendo (sic)&\\i-
IO
d a 4 los C h o r a s N a y a l i t a s no se la dieron por ser polftica suia no haser
G u e r r a 4 los E s p a n o l e s mirando su Conservassidn, i solo la han teni­
d o con la Nassidn H u i n a m o t e c a Christianos la qual dur6 muchos
anos hasta que reconosiendo estos los Dafios que se les segufan se retiraron p o c o tienpo ha a otro sitio c o m o es c o n s t a n t e £ t o d a la pro­
vincia, i en especial 4 V, P, M, R , ( i ) c o m o Ministro que fue suio A
d o n d e Primero estubieron A v e c i n d a d o s , i 4 los que en su m u d a n s a les
han administrado, i administran, con lo cual los a l s a d o s se arrimaron
4 otra Nasidn que llaman Chimaltitecos, i ixchcatecos los quales por
ser d e su mismo I d i o m a los admitieron, supe deste tanbien q u e d e los
A l s s a d o s no aufan q u e d a d o mas q u e C a t o r s s e porque ia los demas
avian muerto, i que los q u e oi avitan esse p e d a s o d e tierra son los decendientes destos que permanesen Jentiles con otros a p d s t a t a s que
c a d a dfa se ban a g r e g a n d o i q u e el numero dellos ser4 hasta Siento
sin las mujeres i muchachos, la qual nassidn s e ha presumido maior,
por estar inmediata 4 la de los C h o r a s con quienes no se mesclan ni
tratan por ser distintos en nassidn, i I d i o m a i de m i s belicoso natural
c o m o se reconoce tanto por el motivo de su alssamiento, c o m o porque
ellos assaltaron la assienda d e Chilapa el ano d e Cinquenta i siete
Siendo Alcalde M a i o r de la Provincia el Capitan D o n Miguel d e C o n treras ia Difunto, i tanbien la hasienda de G a n a d o maior l l a m a d a
Mexiquillo del Capitan Don J u a n de la P a r a d a I M e n d o s s a Siendo
A l c a l d e Maior el C a p i t a n R o q u e Dias Callero, Depositario J e n e r a l , i
R e g i d o r d e la C i u d a d d e G u a d a l a x a r a . el motivo d e s t a G u e r r a nunca
le he s a b i d o a u n q u e ai diversos paresseres por c a u s a de la p o c a comunicassidn que he tenido C o n e s t a s nassiones, quien podra dar rason
d e esto si a c a s o lo ha Inquirido es el P a d r e Predicador frai Sebastian
d e Villa nueba que redujo algunos dellos, i V , P , M , R , verfa por l a
p a r t e que subid a la Sierra, de los quales he tenido notisia fueron B a p tisados por m a n o d e V , P, M, R , hasta numero d e Veinte i d o s , 6
veinte, i quatro de todas e d a d e s , i asi escuso la prolvjidad.
Corre c o m o t e n g o dicho la Sierra d e Oriente 1 poniente d e s d e
d o n d e enpiessa la Nassidn C h o r a N a y a l i t a h a s t a el R e c o d o abra q u a renta l e g u a s , el recodo tendra Veinte leguas, d e s d e aqui s e s g a la Sierra
al N o r t e , i avra h a s t a S a h u a chora que es la ultima R a n c h e r f a d e s t a
(1) E s t a s i n l c l a l e s e s t a n t a r j a d a s en el o r i g i n a l , y en s u l u g a r h a y a l m a r t e n a n a
a c o t a c i d n d e d l s t i n t a l e t r a , q u e dice: "al M u v R e v e r e n d o P a d r e P r o v i n c i a l f r a y J u a n d e
A g u d o . " H a g o e x t e n s i v a e s t a a d v e r t e n c i a a t o d o s l o s l u g a r e s del t e x t o e n q u e s e h a l l a n
l a s m i s m a s Inlclales.
I (
Nassidn Veinte i cinco a treinta leguas, de latitud tendra Cinqiienta
leguas poco mas d menos, Dividese la Sierra en quatro provincias que
llaman tlahuinalalis Ia primera es la Provinssia de hahuanica los qua­
les beben las aguas del Rio de San Pedro, i de otros arroios que de la
Sierra bajan, nasse dicho Rio en el Reino de la Viscaia, i por la parte
del Norte entra en la Sierra, la Segunda es la Provinssia de los Chimaltitecos, i ixchatecos a esta Nassidn se junta la X a m u c a que por
otro nombre llaman hueitzolme. todos los quales habian la lengua thequalme aunque diffieren en algunos Vocablos, como Frovinssianos
i unos, I otros habitan aquel Recodo el qual hase tanbien El Rio de
San Pedro, i estan a sus Espensas. la terssera tzacaymuta Cassa del
Nayarit, i ueben las Aguas del Rio de taxicaringa, que viene de la
parte del Norte, i entra en huainamota el Viejo, i derrama sus aguas
en el Rio Grande que llaman nexatengo; la quarta corre hasia el
Oriente que es la de mimbres que beben de Algunos ojos, i arroios
que tienen en su tierra. Conque tendra la Sierra Ochenta leguas de
longitud, antes mas que menos por lo fragosso delta, i esto se entiende
el pedasso que comprejenden estas Nassiones descubiertas que la Sie­
rra Madre corre mas de Seissientas leguas descubierta costeando sienpre el mar desde el Sur hasta el Norte, i su termino, i fin no se sabe
d d r d e llega; por la parte que habitan estas Nassiones tiene de latitud
cinqiienta leguas, io he atravessado dos Vesses la Sierra por la tepe­
g u a n a que se Vogea esta Nassidn Chora Naialita, i por medio della
he llegado hasta el Rio de San Pedro, i por la parte del Norte hasta
la Vltima Rancherfa que llaman Sahuachora desde donde empiessan
unos ranchos que a poca distanssia se ban encontrando unos a media
legua, otros a m i s , i menos. uiue el numero de la jente medida la cantidad del sustento pues segun tienen la distanssia de Sienbra numeran
los Vessinos destas rancherias que son las siguientes—Sahuachora—
tzapaquatzi—theoria— Mutza—Quoaracthe— X a h u a r i c a — Chabiche
— V t z a — S o y a t i t a n — N a c a s Pipilota— Quoare—tzaitchota— Pihua—
humyta— Chuauryt— Vnetzi—thoberyta— Itarita— habyque—Quoalaete— H u m a t z a — X i c p a n — C a t a j c h a — thacuaycha— thonaycha—
thacuactla— Pichicte—taunnica— Zebery—Chatayta— Alabyra— Sin
otros munchos Ranchos cuios nonbres no se saben, i algunas Cassas en
laderas que llaman Quaumyllis—luego se sigue en el recodo la Pro­
vinssia de Chimaltitecos, i I x c a t e c o s — X a m u u a s por otro nonbre Hueitzolmes—thecualmes que tienen las Rancherias siguientes—Ixcata—
12
la rancheria de D i e g o C h o r a — H u e y b e l l i — t h a c u a l o y a n — l a s quales
R a n c h e r i a s estan rei lucid as a la feligressia de la Doctrina d e Aiotuxpan (fundados P u e b l o s — S a n t a fe—i la .Maria) las otras se l l a m a n —
t h e x c h o r y t a — Q u e x c o m a t a — X y c a l o y a n — S i n otras m u c h a s Cuios non­
bres no se saben por estar tan diuididas u n a s . d e otras por la fimbia
(sit) de la Sierra hasta en frente d e tequila d o n d e es Beneficiado el
licenciado M a r c o s de la Pefia.—
. . . ,• . . .
L a Prouincia d e tzacaimuta que es la C a s s a del N a y a r y t tiene las
Rancherias siguientes—tzacaymuta— V p a t a — T a u c a m o t a — Y a u c a —
Aynarit—r(En este puesto ai c o m o mil O b e j a s i otras tantas r e s s e s ) —
M o x a b i b a — Q u a e t a — X a r a u t e —thebyca— tzontla— Quacmoxtitla—
V r a t a — X o q u i t p a — ( i ) — S a i o l i — N a u i t a — [ E n este puesto ai una laguna grande, i hermosa C o n una Isleta en medio, i en ella un singular i
hermoso pinoj C e r c a n toda la L a g u n a algunos R a n c h o s x u i o s nom­
bres no s e s a b e n — Z a o m o t a — C h a b y c h e e — T h e y c h e r y t a — Q u a t z a o t a
—Mutate—Mexcalpa—Vxume— Xocota—Huentyta—Yauco—Huaynamota el V i e j o — E l N u m e r o de jente que habita estas Rancherias, i
otras que tiene esta Provincia no se s a b e — L a P r 0 v i n 9 i a . d e M y m b r e
tiene las R a n c h e r i a s s i g u i e n t e s — L a , de M y m b r e — T h i x i t i t a — Q u e y m e r u x a — H u y x t e p e t — t h e a p a — A r e — C u i u x u l t y t a — N e x t a l p a — Aqui
se divide la jentilidad de la Christiandad con una Cruz G r a n d e que
e s t ! en medio c o m o diuidiendo los dos V a n d o s ; ai en esta P r o v i n 9 i a
otras munchas R a n c h e r i a s que n o s e conosen por sus n o n b r e s — Y es de
aduertir que no son tan p o c o s los havitadores c o m o las C a s s a s pues
c o m o no acostunbran dormir en ellas sino en el c a m p o i a r b o l e d a s
sirue una c a s a p e q u e n a A una familia G r a n d e . —
E s a b i d o d e Perssonas que se han hallado en sus fiestas q u e en la
Provinssia d e H a u a n y c a se juntan en el principal Baile mis d e mil
P e r s s o n a s V a r o n e s sin las M u g e r e s , i m u c h a c h o s , i en la d e Chimaltyt e c o s de quatrossientos, a quinientos V a r o n e s — i en la d e tzacaymu­
ta mis d e mil, i quinientos, i en la d e M y n b r e de tressientos, a q u a ­
trossientos—Con que redusido el numero d e la jente, i preguntados
algunos que se explican segun sus rtisticas c a p a s i d a d e s disen que ser4
el numero destos Indios c o m o el que o c u p a la mediania que ai d e s d e
el R e a l i minas del R o s s a r i o hasta comprehender toda la Guardiatria
de X a l i x c o , lo qual mirado con senido .numero paresse tendra d e dosse
£ tresse mil P e r s s o n a s — 4 E s t a s N a s s i o n e s particularmente se a g r e g a n
(1)
L a s t r e s l e t r a s f i n a l e s d e e s t a p a l a b r a s e h a l l a n t a r j a d a s en el o r i g i n a l .
»3
muchos foragidos de todo lo mas del R e y n o q u e como a jente Vissiossa
se acojeri qualesquiera que han conietido homicidios, 6 raptos, i algu­
nos mestisos, i mulatos, ,i entre ellos algunos Ksclabos.
Son todas estas Nassiones trahajadoras no dejando descansar sus
tierras sembrandolas, i cultivandolas exercitandosse en todo trabajo,
particularmente los de la Provincia d e T z a c a y m u t a , i Mymbre, pues
tienen entre si sus milpas, i arboles frutales como son Durasnos, menbrillos, Platanales, tunales, i nogales, i Cartas dulsses, i sienbranmunchos camotes, i papas, frissoles, i mays, Cojen muchas mieles hasen sus
p e s c a s e n los Rios, aunque no mui grandes, tienen munchos mescales
de k>s quales sacan cantidad de Vino, ai entre ellos Arrieros, i me
han certificado que ai indio que tiene sien mulas de Recua. los mas
tienen Caballada, i algunas manadas Aburradas, i los que uienen en­
tre nossotros, qual trae sinco, qual ocho qual Dies mulas, de Riquessa
d i s s e n q u e ai en sus tierras, muchos minerales d e Plata, i asf se ha-:
llan entre ellos muchas obras del metal como son, marajos Quetzales
— C o d a l e s — A r g o l l a s para los pies, i para las Narisses .Sarssillos d
Arracadas, i otras obras en bruto, ellos andan bien vestidos, i para salir fuera se visten pobremente, los aderesos de silla que usan son buenos, at Ofissiales de Sastres, Carpinteros, i Herreros, i asi son nada
escasos en sus obras, que aun entre nosotros Salen a b e n d e r l a s , los de
la Provincia de H a u a n y c a , i Chimaltytecos son pobres aunque tienen
los frutos nessesarios.
•
•••
<- •.
E s t a C e r c a d a la Nassidn Chora Nayalyta de la Nassidn tepehuana la qual empiessa desde un- Pueblo que llaman San J o s e p h desta
Doctrina de Acaponeta, i luego se sigiie Clrybichynta—mylpillas gran­
d e s - P u e b l o de lajas—thenara-Yoynary—mylpillas chicas—Mesquitan
— S a n t a Maria Ocotan—San francisco O c o t a n — M o r o a t a — N y a r a —
San Antonio H u a s a m o t a - H u e j u q u i l l a - T z e n x o m p a - M e z q u i t i c — M o n ­
te de Escobedo—Noxta—Camotah--Aquexilta--Quempontyta—Quen­
ta—Colotlan—Peyotah—Sapotlan — S a n Juan t u a m e t l a — N e x t a l p a —
hasta donde esta la Crus que como tengo dicho diuide los dos Vandos.
esta nassidn Cristiana, i dichos Pueblos cercan desde el Norte al
medio dfa a la de los Choras Nayalytas, i por esta parte estan cercados
con el Reyno de la Galicia. tanbien he sabido que salen al Valle del
Suchil £ la Poana, i a otras labores de aquel Reino a trabajar en tienpo
de las siegas, i 4 los Reales de minas como a sacatecas sombrerete, i
otros que por a!14 les llaman tepecanos qne quiere desir Serranos.
E s mui Cierto q u e siempre procura el comun enemigo cqjer d e lo
m i s puro p a r a haser d e la atriaca (sk)t\
veneno, i asi los q u e en sacrfleg o s cultos son a d o r a d o s c o m o D e i d a d e s fueron del rebano apostolico
O v e j a s . el N a y a r i t fu6 Christiano i sus descendientes este es el comiin
sentir d e todos los antiguos d e su nassidn con quienes he c o m u n i c a d o
el c a s s o , i me han dicho q u e d e los serranos d e l a Rancherfa d e S a c a y muta q u e es l a C a s s a del N a y a r y t supieron que en tienpo d e la C o n ­
quista salio este a rendir la obedienssia £ un C a p i t a n E s p a n o l en un
puesto cerca d e J u c h i p i l a i que le pressentd dos muchachos p a r a q u e
le sirvissiessen (sic)'\ a g r a d e s s i d o d e la d a d i v a le aconsejo se B a p t i s s a sse, i uenerase a los S a s e r d o t e s i que dentro d e B r e v e tiempo se B a p trsso en la Doctrina d e Xuchipila El i algunos de los suios, i s e llamo
don francisco N a y a r i t , el que tubo un H i j o que se llamo en el Baptismo Don P e d r o H u a y n o l y el qual Don Pedro tubo un hijo que se
llamd Don Alonso Y o q u a r i i C u i o hijo fue Don L u y s Vrysty, h a s t a
d o n d e fueron christianos, pues un H i j o deste don L u y s se llamo M y .
chy, i el que hoy esta vivo se llama H u a y n o r y , C o n s t a tambien d e sus
N o n b r e s el q u e fueron B a p t i s a d o s pues nos enseiia la esperienssia en­
tre a p d s t a t a s , i Jentiles q u e los q u e no son B a p t i s s a d o s no usan d e
nombres de S a n t o s sino d e nombres B a r b a r a s quales son X o r a b o t —
X a p a r y — C o i o r y — C h y m y h u a i t a — M y c h y , i otros. A u n q u e es V e r d a d
q u e algunos descendientes d e Christianos usan el nonbre d e sus Pa­
dres, i los a p d s t a t a s nunca niegan el nonbre que tubieron en el B a p tismo, antes usan de a l g u n a s alcunas C a s t e l l a n a s quales s o n — R o d r i g u e s — G o n s s i l e s — C a m p o s — i otros. i l o s que han sido B a p t i s s a d o s
s e q u e d a n con el nombre c o m o don francisco Nayarit. I el Jentil solo
se llamo H u a y n o l i - A s i m e s m o es mui Cierto que todos los m a s C h o r a s
N a y a l y t a s son descendientes d e Christianos d e q u e dan rasdn los Vie­
j o s q u e £ ellos i £ otros mu/ichos ia difuntos con gran c a n t i d a d q u e se
boluid 4 la sierra los Doctrino i B a p t i s s d el mui R , P a d r e frai P e d r o
Gutierres P r o u i n d a l que fue desta S a n t a Prouincia Relligiosso mui penitente, i de s e n a l a d a Virtud, i el R , P a d r e frai francisco de la fuente q u e
hasta oi es V e n e r a d o d e Algunos N a t u r a l e s por los prodigiosos portentos qne le uieron obrar, i no tengo por pequeno el aver entrado en
la Sierra £ pie, i d e s c a l s s o s por tantas penasquerias, i Brenales que en
la a s p e r e s s a hasse munchas uentajas 4 la thebaida, i sdlo C a m i n o d e
Angeles que por tales los confiesso, pues ai partes q u e por escalas se
comunican d e unos R a n c h o s 4 otros. los quales Relligiossos Conuir-
'5
tieron munchos Naturales desta Nassidn Choia Nayalyta, i poblaron
Catorsse Pueblos £ la fimbria de la Sierra, i en la Cima della, i de to­
dos ellos no han q u e d a d o mas que siete porque passado algun tiempo
se boluieron los demas a la S i e r r a . — L l e g d £ mi notissia que el R P
frai francisco de la fuente despues desta Poblasdn aula entrado 4 la
Sierra por segunda Ves, i andado toda la Chora Nayalyta i reconosiendo la muncha gente trato de haser informe al Rey Nuestro Senor
pero le atajd los passos la Diuina Prouidenssia porque auiendo sido
llamado para una confession se did tanta prissa 4 uenir 4 pie que con
la fatiga i el mucho calor cerca de un Pueblo de los que aula poblado
llamado sun francisco de Picachos que casi esta en un piniculo se
haogo, reciuiendo el Premio de sus trabajos pues Acabd en su apos­
tolico ministerio.
Tambien El mui R. P. frai Bias de Mendossa Provincial que fue
d e esta Santa Prouincia pobld desta mesma Nassidn un pueblo en la
Doctrina de Ayotuxpan que tiene por nombre San Bias Cathequisandoles i Baptissandolos, i el R. P. frai Bernardino Guerra Chathequissd,i Baptisd i reconsilid con nuestra Santa Madre Iglessia otros Apdstatas
poblando un puesto llamado San Miguel T z a p a l a en donde administre io algunas Vesses estando en la Doctrina de Huaxycory, i no era
Pueblo Corto aora cinco Anos se bolvieron 4 la Sierra, i si esto ha su­
cedido en tan breue tiempo quantos se boluerfan quando el Alssamiento grande de los que estaban ia Christianos en estas feligressfas,
i asi se deja entender que los mas son descendientes de Christianos, i
que como en la Sera hase impression con facilidad qualquier Imagen
i con la mesma se borra; asi jusgo que en la B l a n d a sera de sus Natu­
rales f4riles i ddciles se podra imprimir la Imagen de Christo Crucificado £ quien predicamos i borrar la sacrilega estampa del Nayaryt
permitiendo la Diuina Magestad dar Obreros 4 su Vina i dandonos
su aiuda la M a g e s t a d del R e y Nuestro Seiior que Dios g u a r d e —
E s Opinidn de munchos que ni an entrado 4 la Sierra ni saben
mas que el nonbre del Nayaryt queriendo tiatar de sus cossas como
si fueran criados entre sus pefias i uuieran tratado esta nassidn con familiaridad. siendo assi que solo les tratan 4 los que Ven en algun negossio particular para sus tratos i £ ninguno en espesial de sus almas;
i en uiniendo estos entre nosotros tratan estas cosas mui de hecho, i
contradisen las experiensias que tenemos los que los nemos tratado.
i auiendo de aiudar son los que el Demonio coje por instrumento de
i6
su ojeption hasiendo la cuna
del propio palo; no ignorando
el d a n o
que se sigue d e lo que esparseh entre nosotros pues el p r i n c i p a l es estoruar la lus del S a n t o
gundo
resfriar el
Kuangelio
a aquellos
Animo d e quie"n lo p u e d e
pobres J e n t i l e s — K l se-"
fomentar—el
tenjero el
descredito d e los ministros que con selo piadosso" procuran su conuerssidn q u e d a n d o en
de los q u e oien
Concepto
estos contr .rios dichos
el buen zelo por historia apdchripha, i el Ministro por fddl en el Creer,
i encaresedor d e la Nassidn
pobres
C h o r a N a y a l y t a — i en .su mal
e s t a d o los
I n d i o s gentiles sin acudir a su femedio. i a u n q u e paresse Dis-
gressidn impertinente es aduertenssia mui nessessaria c o m o lo ensena
la E x p e r i e n s s i a . — E n el l a r g o tiempo que he assistido en esta Doctrina
C o m u n i c a n d o los gentiles, i a p d s t a t a s que uuo
tiempo en q u e acudie-
ron & la C e l e b r i d a d de "la fiesta d e Nuestro P a d r e San francisco Algu­
nos de la R a n c h e r i a de Soyatita de la
temor i con
carino i auiendo
Provincia
de H a h u a n y c a sin
c a t e q u i s s a d o munchos, i
otros con nuestra S a n t a M a d r e Iglessia ( c o m o es
reconsiliado
Constante a
•este Partido) inquiriendo d e los unos, 's\ eran Indios J u i d o s ,
todo
6 real-
mente A p d s t a t a s , p r e g u n t a n d o a los Jentiles sus Cultos, a d o r a s s i o n e s ,
su Gouierno,
y poKtica. si a d o r a u a n estatuas de piedra, M a d e r a , d
Varro: sus pactos con el Demonio implickos, 6 explicjtos para oponerles los contrarios, i- aduertirles la Verdad; he reconossido,
nester k c a d a Rito su destruissidn
que es me-
total, para sembrar el E u a n g e l i o ;
pues munchas uesses confunden los misterios de Nuestra S a n t a fe Chatdlica con las C e r e m o n i a s d e sus Idolatrfas; i q u a n d o entiende un Mi­
nistro q u e tiene un Chatdlico R o m a n o , halla un H e r e g e . pues se q u e d a n
con hernias s o i a p a d a s que q u a n d o paressen estar s a n a s dan la muerte; i
assi es nessessarissimo este examen; por el qual he g r a n g e a d o las experienssias q u e les faltan a Algunos de los que los han tratado mui de p a s s o .
— E s V o s mui Vahda en Algunos q u e estos Indios tienen R e y i Senor
Natural 4 quien tributan, i obedessen; lo qual no concuerda con su estilo, i m o d o de hablar pues solo reconossen al Nayarit: el qual ha mun­
chos a n o s que murio, i no
han reconossido por Senor 4 ninguno
de
sus sussesores los q u e tengo arriba rreferidos. i se reconose de no auer
entre ellos quien castigue los homicidios,
hurtos, adulterios, i d e m a s
delitos, pues por sus mtsmas m a n o s toman la V e n g a n s s a de sus injuria*
pues si dan la muerte a Algunos sus parientes son
d u g o s del
los J u e s s e s , i Ver-
delinqiiente, i el que a su m u j e r ' coje en adulterio quita la
uida a e n t r a m b o s — p r e g u n t a n d o l e s si tienen Senor, d tlactoane respon-
i7
den que si pero como ellos llaman con este termino £ qualquier hom­
bre de Caudal, d Canas, 6 puesto, es equivoco entre ellos pues quando
les preguntan quien es dissen que el Nayaryt. i assi lo es Cierto que
no le reconosen como £ Rey, sino como a Oraculo de quien toman paresser en sus Guerras, i en sus futuros Contingentes: Juntandosse mun­
chas Rancherias (en la luna de marsso) en la de Tzacaymuta Cassa
del Nayaryt, a el qual le 'hasen munchos Bailes, i fiestas, que ellos lla­
man, Mictotes que en su sentir dellos quiere desir Bailes, i fiestas, de
donde resullen guerras, 6 muertes, i assi despues desto le tratan de la
guerra para ofrecer la Sangre en sacrificios, que como le conosen bebedor de hnmana sangre le llaman Algunos Nayarit que en sentir de ellos
quiere desir Piltzintli, tapao, Xucaty, Huaymony, que esplicado en
nuestro Idioma es su propio sentido, H i j o de Uios que esta en el Cielo
i en el sol que condusse exercitos, i matador.
( E s t o he reconossido preguntandoles quien les conducfa a la gue­
rra) el qual disen que les prontstica el acierto, i buen sussesso en ella,
i salen armados de la C a s s a del Nayaryt sacando della munchos chimales, manillas, Arcos, i f e c h a s , lleuan como por su Capitan la Ymagen del Nayarit Opyltzintli, que es lo mismo en forma de Cruz, d Aspa
en quien conf.an la Victoria de su suerte que ha este solo han recono­
ssido como a cabessa pues de sus descendientes ninguno ha gouernado
ni gouierna el pressente, pues el Huaynoli que esta uiuo no domina en
ellos a el cual solo lo miran como a superior en la descendenssia, i como
a Perssona que en resoluiendose alguno de aquellos quatro Cuerpos,
conseruandose el suio despues de muerto, tendra aquel lugar como lo
han tenido los Ascendientes suios; Como consta de los que tuuieron an­
tes, pero no ie miran como a Seiior que les gouierna. i asi les he preguntado por que solo el Nayaryt Cuerpo frio, seco, Diffunto le tributan
Vassallaje, i no £ sus descendientes?. responden que aunque es muerto
todauia les inspira, les da las aguas, i disse lo que han de seguir; siendo
sas Vaticinios Ciertos. de donde Collijo que mas le tienen por Dios, d
Ymagen milagrossa que por Rey. i se reconosse de la Ethimologia de su
Nombre; pues preguntando a Algunos que quiere desir Nayaryt, aunque
no lo han sabido todos, me han dicho otros que es lo mismo que
Piltzintli Xucaty tapao que quiere desir, Hijo de Dios que estd en el
C^ielo, i en el Sol. Otros le disen Nayaly de donde se entiende Nayalytis, i tambien tiene su fundamento que Nayaly es lo mesmo que N a hualy; el qual se entiende Pronostico, d Adiuino con que queda Con-
i8
cluido q u e no tienen Senor; ni leies mas que la V e n g a n s s a , i lo que
les dicta el instinto natural, i que el N a y a r y t es Oraculo para sus
Cultos, i adivinassiones, i D e i d a d a sus Obsequios, c o s a mui u s s a d a
entre J e n t i l e s . —
DE
LOS
UITOS,
Y,
CEKEMONIAS
CULTOS,
QUE
VENERAN
I
BARBARAS
QUE
OBSEKUAN,
ADORASSIONES
ESTOS, JENTILES,
I APOSTATAS.
Son los ritos, i C e r e m o n i a s B a r b a r a s , los gustos del Demonio, i
asi entre todos los gentiles se halla la concordanssia de la C r u e l d a d ,
en la discordansia de las Ceremonias, pues sienpre se sustenta d e la
s a n g r e h u m a n a teniendo diputados lugares para sus sacrifissios; i assi
la tienen estos B a r b a r a s en la Rancheria de T z a c a y m u t a donde tienen
la C a s s a del N a y a r y t , la qual tiene una sala con una messa en medio
r o d e a d a de quatro C a d a u e r e s secos, i enjutos, que son el de D o n fran­
cisco N a y a r y t , D o n Pedro H u a y n o l i — D o n Alonso Y o q u a r y , i Don
L u y s Vrysti sentados en unas sillas que llaman Yipalliz Q u e C o m o no
los amortajan ni entierran £ lo largo sino que sentados, i c r u s a d a s las
manos, i a t a d a s sobre las piernas, ai facjlidad de que puedan estar des­
pues d e secos sentados; i a todos sus muertos los entran en a l g u n o s
C o b a c h o n e s entre penasquerias donde algunos se conseruan con la
frialdad i s e q u e d a d d e las penas, aduirtiendo que antes huuo otros
quatro Cuerpos de sus ascendientes que por la resolussidn d e la mate­
ria han quitado, i puesto estos, i sienpre con unos m e s m o s nonbres
menos los nonbres d e santos que se hallan en e'stos C o m o despues
destos pondran otros d e sus descendientes, i asi han mirado 4 los des­
cendientes d e s t a Genealogfa no c o m o 4 R e y e s , i Senores Naturales
sino c o m o £ C u e r p o s que han de tener aquel assiento de aquel culto,
i adorassidn. L o s que a g o r a estan sentados, i a d o r a d o s les tienen Vestidos, i a d o r n a d o s con muchos quetzales d e plata, i plumas B l a n c a s ,
i de todos Colores; es tan V e n e r a d a esta C a s s a que el que auiendo
cometido algun delito se entra en ella, q u e d a libre, i p e r d o n a d o de
'9
sus Knemigos. ofrecenles a estos cuerpos las primissias de todo genero
de semillas, i fructos, tambien ofresen la Sal, C a m e , pescado, Algoddn
—Gicaras—Platos—quetzales—plumeros—xihuites— formas de Varro
— A r c o s — i flechas, i en algunos tiempos sangre humana con respecto
a lo missericordiosso de Cada Cuerpo: tiene esta C a s s a un posso, 6
Ststerna puesta la Voca con cuidado, i nibel al punto de medio dia,
donde ofresen la Sangre, que de c a d a Rancherfa le lleuan en platos;
pringipalmente la ofressfan quando d ,uan la muerte a Algun Indio
Huaynamoteco, al qual quitandole la Cabessa la sangre que salia recojian en un basso, i la echauan en esta Cisterna como brindindola al
Sol. la C a b e s s a la bailaban en la Cassa del Nayaryt, i repartfan en
guedejas la Cabellera a las demas rancherias para que la bailassen. al
que aula echo la pressa le estoruauan el Suefio por cinco Dias con sus
noches, enbijandolo de tinta negra, i despues le dejauan dormir, i dormido le agu(je)reaban las narises sefialandolo por Capitan, el qual cojia la Cabessa, i la guardaua en su cassa i guarda hasta el dfa de Oi
disiendo le tiene presso, dandole el Cotidiano sustento, el qual desaparesse el Demonio con que tiene por cierto que le come el difunto.
no entra en esta C a s s a hombre Alguno sin particular preuilegio, ni le
consienten llegar. entre los adornos desta Cassa tienen una C a m p a n a ,
un Ornamento de desir missa, un Calix, un Missal, que preguntados
quien les aula dado aquel Ornamento me han dicho Algunos que unos
Relligiossos de los primitiuos le auian lleuado a los quales quitaron las
uidas los Huaynamotecos, i se los Comieron. de donde result(5 Guerra
entre estos, i los Choras Nayalytas, a los quales pedfan los Espanoles
estos dos Ministros que aufan entrado a predicarles, i de alii passado
i Huaynamota donde los mataron por lo qual no pudiendo satisfaser
a la petissidn de los Espanoles leuantaron Guerra contra los Homicidas Huaynamotas para dar con ella satisfassion de que ellos no los
auian muerto, i esto consta por el Valddn que dichos Choras les dauan
aun en sus ultimas batallas, llamandoles al disparar las flechas Comedores de Sacerdotes; esta es Vos Comun de los Jentiles Choras N a y a ptas. aunque por a c i es opinion que un cassamiento fue caussa, i principio desta Guerra, aunque tengo por mas cierto que todos los Jentiles
que tubieron templo, i culto siempre conseruaron guerra con alguna
particular Nassidn por ofresser sacrifissios de sangre humana a su Pil­
tzintli como fructo de su production, i esto consta por el pedimento de
los Yndios Jentiles de la Cassa de T z a c a y m u t a que auiendose mudado
20
el Pueblo d e H u a i n a m o t a 4 otro Sitio, bajaron al Pueblo de A c a p o ­
neta, 4 pedirle a D o n luys d e Sossa, i Alssate que era Alcalde Maior
en esse tiempo, Escribiesse a la Real Audienssia d e G u a d a l a x a r a m a n d a s s e Boluer a los Y n d i o s H u a y n a m o t e c o s a su sitio Antiguo, porque
no tenfan sangre auida en guerra para aplacarle la ira 4 su Pyltzintli
que estauan actualmente padesiendo enfermedades graues, i no hallando remedio disen ofresieron una Criatura huerfana en sacrifissio; tan­
bien tienen en esta C a s s a d o s d tres bassos d e Plata, i unos papeles
que disen les an d a d o Algunos C a p i t a n e s , en serial d e pas. C u i d a n
del asseo, i limpiessa desta C a s s a d o s Y n d i a s q u e d e s d e pequenas son
instruidas, en sus ceremonias, i Ydolatrias disponiendolas antes con ej
Aiuno d e un A n o . 4 la V n a sin prouar S a l , ni Chile, i 4 la otra con el
aiuno d e sinco Anos. l a qual tiene authoridad d e entrar las frendas
(sic), i hablar con el C u e r p o del N a y a r y t , en senalados tiempos, q u e
en los demas q u e no hablo, rebela por Suenos. G u a r d a n estas perpetua C a s t i d a d , la menos principal se llama Ychintao, i la mas principal
se llama Noxat, que J u n t o s estos nombres quieren desir mugeres, q u e
pertenesen al Senor. la Noxat, predica, i pide los sussesos, asi prdsperos
c o m o aduerssos, i los castigos d e los rebeldes que no ofressen, e s t a n d o
tendida en el suelo d e Sol, 4 Sol h a b l a n d o C o n el Pyltzintli, i en algu­
nos intermedios del a n o se sustenta d e C a m e h u m a n a a s a d a en brassas, adquirida en guerra; 4 estas, i 4 los Yndios q u e han d e asistir en
la C a s s a siendo pequenos los lleuan 4 un ojo d e agua q u e llaman Aucatj
4 J o s quales sumergen en la a g u a dedicandolos al S e n o r d e l a s a g u a s
4 quien llaman Ixi Canori, 6 Nenauxe q u e en su sentir dellos es el E s piritu Santo, disiendo las siguientes p a l a b r a s — t a p e r i c , thahuery, P a m a r o m , N a o m a u t a t e , Nete, N e y a o p p a , t a t a q u a , a cuios ecos hierben
las a g u a s derramandose fuera d e su C a j a , i cuio sentido es Dios, i su
M a d r e den buenas a g u a s para q u e no a i g a nessesidad, i 4 estas criaturas d e conossimiento d e t o d a s las c o s s a s con lo qual (dissen ellos)
que q u e d a n B a p t i s s a d o s , i adiuinos, i los miran con particular respecto,
poni£ndoles nonbre C o m o , Ychimainoxat, i 4 los Varones, X o r a b e t
X u c a t i cuia significassidn es Sol, i estrella. otros que por ssi se dedican
al Senor d e las a g u a s q u e en mexicano disen haserse giienchiguas H a sen la misma Ceremonia resultandoles desto el adiuinar por suenos, i
assi ellos dissen comunmente Oniquita no C o x p a n ; teniendo por cierto
lo q u e sonaron. todo el comun d e la sierra usa una Ceremonia con las
ninas recien nacidas despues d e los sinco dias d e su nacimiento, las
j
2 I
ernbijan con achiote, 6 tiena coiorada, i las embuelben en algoddn escarnienado, i luego les hasen ablussidn de agua en las Cabessas dissiendo estas palabras, Attis, ne Amagia, apud, petagua, Xucati, tataq u a , Punuquat, Pebegorix, que quieren deisr, £chote esta agua i
pdngote por nombre fulana, para que Dios quiera que te cries con
bien; i a los Varones luego que nasen les ponen nombre, i A los siete
anos le circuncidan, i cortan el Cabello, Con un cuchillo de piedra, 6
tixeras, esto hasen las parteras las quales son miradas como sacerdotissas dedicando el Cabello al Senor de las a g u a s al qual ofresen tam­
bien en ellas Vino, i otras Cossas, i dissen que con esto quedan Bap­
tissados, i particularmente libres de toda enfermedad, de suerte que si
a c a s o caen enfermos J u s g a n ser hechisso, d burla que le ha echo otro,
i no enfermedad i si acaso no presumen esto, dis:n Niinichis que se ha
d e morir porque Jusgan que solo pueden estar enfermos por echisso, 6
muerte; en sus Casamientos resiuen tantas mujeres como pueden sustentir, i si algun Yndio tiene quatro, 6 cinco hijas las da todas a un
Vardn el qual si muere, i tiane algun hermano le deja las mujeres aun­
que tenga otras, i tiene tanta fuerssa esta lei entre ellos que aunque
sean Viejas, 6 menguadas las ressiue, i choabita con ellas, esto es en lo
que toca a la Prouincia de Tzacaymuta, i Mynbre, i algunos de la
Prouincia de Chymaltytecos Yxcatecos, i Xamuquas que en la Xahuanyca no tienen m i s que una, li dos, t quando muncho entre dos Varo­
nes tienen tres mujeres, i con una dellas choabitan por lunas—todo su
maior Vissio son bailes, i embriaguesses, i assi les paresse que quando
flechan una masorca destieran la hambre, i la nessesidad. hasen en
sus bailes muchas petissiones, i todas temporales pidiendo A su Pyltzyntli Vida larga para sus gustos, i gulas con tener por yierta la immortalidad del alma, nunca piden para la otra uida pues disen que
quando uno muere ba con Dios al Qielo, pero aun esta Gloria se la
dan tan escassa que en los sepulcros les meten Viandas disiendo que
porque no padescan hambre en la Otra Vida, Otros disen que resusitan al tersero dfa quedando inuissibles entre nossotros, hasta la rresurrectidn de la Carne que desto tienen notissia i que aunque son muer­
tos trabajan en esta tierra, i por esso les entran en los sepulcros los
iristrumentos con que trabajauan como son choas, Achas, i machetes,
i k las mujeres, sus metates, i malacates.—en todas las casas tienen
difetentes cultos, i Ydolos, i finalmente todos no tienen palabra ni obra
que no sea una supertissidn.
22
E n t r e tanta Obscuridad Salen c o m o centellas Algunos brillos d e
nuestra Relligidn Christiana, i asi entre sus Ydolatrfas se ue c o m o en
bosquejo el misterio de la Santisima T r i n i d a d q u e confiessan, pues al
P a d r e llaman Neyaupa que quiere desir Dios Padre, i al H i j o Nenachy
que disen quiere desir Dios hijo. termino que paresse explica al hijo d e
Dios no sdlo d e b a j o de una d e las dos naturalesas sino de entrambas
J u n t a s , pues ellos disen explicando en el mexicano lotiaxcao que quie­
re desir nuestro hermano, no quiere desir los que son hijos d e un Pa­
dre, i de una M a d r e sino hijo d e Dios unido a nuestra naturalessa por
d o n d e le Hainan H e r m a n o que al que lo es de P a d r e , i m a d r e llaman
Amocayt, i al Espiritu S a n t o llaman Nenauxy termino que no solo
esplica persona diuina sino que procede del Padre, i del Hijo. Y assi
ellos en su material explicassidn dissen en el I d i o m a mexicano, Dios
H e r m a n o de nuestro hermano, i nuestro tfo; hermano de nuestro Her­
m a n o , por la union hypostatica, i nuestro tio porque procede del Pa­
dre, esto he entendido de d e los Serranos Gentiles i que es termino
que explica el que procede del Padre, i del H i j o , pues c o m o ellos no
pueden saber la Generasidn del H i j o ni la pro£essi6n del Spiritu San­
to, lo entienden materialmente, i c o m o Parentesco; entienden tambicn
que este Dios Hijo tubo M a d r e , i se llamd Tante q u e quiere desir M a ­
dre de Dios, aunque el termino sdlo significa nuestra M a d r e , a quien
atribuian Diuinidad; tienen a l g u n a s notissias que paresse son de la
S a g r a d a Escritura en el Xenecjs: porque dissen que crid Dios el Cielo,
i la tierra s a c a n d o esta marauillossa maquina de un confuso chaos, 6
Idbregas tinieblas, las quales fueron habitation de Demonios, i que estos luego que se s a r d a lus esta maquina no saben que se hisieron, m a s
presumen, que unos se quedaron en piedras, otros en el aire, i otros en
las a g u a s ; Yten que luego crid Dios unos hombres imperfectos, porque
unos tenian pies, i no brassos, otros c a b e s a , i no pies, otros sin ojos, i
oidos; i que uiendo Dios esta imperfectidn los anegd el spiritu s a n t o
subiendo las a g u a s del mar, i desatandose en iluuias; del qual diluuio
escaparon solamente un Carpintero, i tres H i j o s suios que fueron los
que se hallaron perfectos, i asi fabricaron una naue mui bien cerrada
en q u e en que saluaron, la qual pard en un serro que llaman Tzarame
a d o n d e esta hasta oi; i que auiendose rocogido las a g u a s encendid el
carpintero fuego en la tierra cuia lus uid Dios desde el Cielo, i por su
c a u s a hiso a los hombres perfectos de alii en adelante.
Yten en una Can^idn que usan entre sus cantos disen que uino del
23
£ie!o una hermossi'ssima flor, i que se transformo en forma rle nino, i
hombre, i otras vesses en hermossfssima aue, i que los hombres,
no le conosieran, ni los Demonios—Tambien disen que el Spiritu
Santo les predico, i did estas notissias, i preguntadoles la forma, i
pareser del Spiritu santo respondieron que la notissia que tenian De sus
antepassados era de un hombre anciino, i Venerable Cuia mansedumbre, i sensilles era tan grande, que muchos dellos le burlaban, i que supieron que resusitaua muertos, i daua salud £ enfermos, i que les ensefid como auian de cultiuar sus miesses, i c6mo se avian de conseruar,
i que supieron tambien de sus maiores, cdmo en un hermoso remolino se
aufa subido al Caelo. destas notisias confusas quedan, con estos terminos
materiales de las escripturas me he llegado a persuadir mui probablemente a que fu6 apostol, 6 Discipulo de Christo Redemptor nuestro,
el que predico & estas naciones Barbaras en aquel tiempo, i por la mucha antigiiedad, i larga distanss'a faltarian los ministros, i como el De­
monio es tan sutil les fue introduciendo errores fundados segun paresse
en la doctrina Apost61ica, i assi uemos que reconosen otras deidades
a quien dan Culto Cuias estatuas ueneran £ la una llaman Vxuu que
quiere desir mujer Criatura: a la otra llaman Narama que quiere desir
Salitrosso, las quales fingen en las aguas, del mar hasia el poniente: a
otra llaman Nycanori 6 Neauxi que en su sentir dellos quiere desir spi­
ritu santo; a quienen en distintas ocassiones ofressen fructos segun los
tiempos, i asi la lei que oi obseruan, i creen es fundada en desir, que
auiendo criado Dios el Cielo, i la tierra Crid a su Hijo Jesuchristo. i
le did por asiento el Sol, dandole authoridad de criar todos los animales, i todas las Savandijas, de desatar los uapores en a g u a , de embiar
los rayos, truenos, y relimpagos, de conducir, i fomentar las guerras
(i assi guardan el dia de Domingo como fiesta grande por ser dia dedicado al Sol) disen tambien que crid al Nenauxi que en su sentir es
el Spiritu Santo dandole authoridad de criar las aues, i los pesses, dandole por aciento el poniente sobre las aguas del mar, i que luego crio
a la Madre de Dios, i la puso en la tierra para que en tiempos senalados exalasse Vapores delta, i remitiese al Oriente al Sol, asiento de su
Hijo, para que en tiempo senaladb desatara el hijo los uapores en
agua; crid tambien un Vardn, i una Mujer, el Vardn se Ilamd Narama-^
i la Mujer Vxuu, £ los quales puso en un lugar de muchos fructos, i minerales, i que luego les echo de alii, i empessd el Narama a sudar el
qual sudor se conuirtid en sal, dandole patrocinio de criar la Sal, mes-
24
chal, i Chile, i la Vxutt el Patiocinio, de todas las semillas, i fructos
d e V e r a n o disponiendo la tierra con los roti'os; estando las cosas en
esta dispossitjion despues de algunos dias Conuido a estas criaturas
Dios, a un explendido Vanquete poniendoles la messa en medio d e la
tierra; c a d a uno dellos trujo los fructos que le competfan; *ubio el Na­
rama Salitrosso, i desnudo, i sentado a la messa cojio de su rostro la
sal, i la echo en las uiandas, i de las partes impudicas, algunos pimientos que espar^io en la C o m i d a , a g r a u i a d a s las otras d e i d a d e s desta
inonesta acc^idn le reprehendieron K n o j a d o s a lo qual dijo que si e\
Ncnatzi criaua las carnes, i las otras cosas (que a r r i t a tengo referidas)
el Nicanori las aues, i los pesses, por que el participando la m i s m a Deid a d no tendn'a a l g u n a c o s s a nessessaria a los manjares i que ninguno
L o E r a tanto como la S a l , i el Chile, i que asi comiessen, i uerfan la
rason que le auia mouido, comieron, i reconossieron que tenia J u s t i 9ia, se conuinieron gus,tossos, i luego a c a b a d a la fiesta los embio Dios
a sus lugares seiialados, i q u e exer9itassen sus ofi^ios. fuesse el Pylizintli por la parte del Oriente al sol—el Nycanori a las a g u a s del mar
por la parte del Poniente por donde se entra el Sol en el primer g r a d o
del Signo de Aries, que es a los veinte, i uno de m a r s s o — a l
Narama
por d o n d e se entra el sol, en el primer g r a d o del signo de Canyer, que
es a los ueinte i uno de J u n i o , i a la Vxuu le senalo por assiento la entrada del sol con el primer g r a d o del signo de Chapricornio, que es a
los ueinte, i uno de dissiembre, i auiendo cojido sns puestos dejaron
estatuas S e n a l a d a s por sus Paralelos, para que las reueren^assen los
ijos de la tierra como 4 Y m a g e n e s , 1 les ofressiesen en su tiempo los
fructos segiin su productidn, fingieron que la messa es la Sierra, la S t a tua del Pyltzintli su assiento el Sol, la del Nicanori un brasso de niar
l a del Narama un sserro que llaman C a b e s s a de C a b a l l o , i por otro
nombre, Ychamet que quiere desir la c a s s a del maguei, i meschal, la d e
la Vxuu una Pena que esta dentro del mar, que llaman Matanche que
quiere dessir G a r r a p a t a P l a t e a d i , todo esto S u p e de un Yndio Jentil
de la nassion Chora, I de otros he reconossido que toda su Ydolatria
se funda en los quatro tiempos del ano, Verano, estfo, ivierno, i otono, i en esto conuienen munchos que an sido Jentiles, i que assi lo en­
tienden los Serranos, i que q u a n d o Veneran otros Y d o l o s , i Simulacrost
todos son relatiuos a estos, i por esso aquellas D e i d a d e s , 6 Criaturas
las fingen a c o s t a d a s en el mar, i que el Pyltzintli Influie en todas ellas,
i que q u a n d o Viene el Pyltzintli X u c a t y (que disen ellos H i j o de Dios
;
25
que esta en el Sol) entrando por el Veinte, i uno de marsso, leuanta, i
dispierta al Nycanori para que empiesse a criar la Sal, i demas fructos
que le pertenessen en el mes de abril, Mayo, i Junio, i desde un pun­
to passado el ueinte, i uno de Junio Viene el Sol Pyltzintli desatando
los Vapores en agua, i embiando raios, i truenos hasta el Veinte, i uno
de Septiembre 4 donde torna a dispertar al Nycanori el qual empiessa
desde esse dia a echar todos los pesses, i soltar las aues i empassando
(sicJ un punto del Veinte, i uno de septiembre con las luces leuanta
la Vxuu para que con los rocios, i neblinas se disponga la tierra para
criar los fructos, i semillas que ellos llaman tonalmilli, que son los fruc­
tos de Verano, i de alll passa al Veinte i uno de septiembre don­
de empiessa, i principia el corriente de los tiempos; i aquellos quatro
Cuerpos que estan en la C a s s a del Nayarit Son relatiuos destos qua­
tro tiempos i por esso se les pagan a ellos las primissias de todos los
fructos, i los naturales, i serranos segun el ofissio que executan hasen
la estatua 6 Ydolo que mira a estos Criadores Pyltzintli, Narama, i
Vxuu, Algunos adoran a dos, que es el comun, i otros £ tres, i algu­
nos, a quatro, segun los fructos que tienen en sus tierras, que para
sembrar las ofressen el fructo que pertenesse £ c a d a Deidad, dandole
el primer lugar al Sol porque da las aguas, i humedad de la tierra, i des­
pues dei £ la Vxuu porque acabandola de dar el Sol la Conserua la
Vxuu con sus rocios dahdolos todo el tiempo de la seca por lo qual
se ha de aduertir que los tales Serranos no tienen conseqiienssia mis
que lo que practicamente estan manijando i que toda su adorasion es
latria, i que en qualquier parte que se hallan reconossidas las entradas del sol todos los sserros que estan en el punto de la entrada del
Pyltzintli adoran por estatuas, i la Variedad, de formas de Varro, ma­
dera, piedra OCrus, 6 forma de Aspa mira su Culto a los tiempos del
ano; porque Ydolos en forma de mujer es adorassion 4 la Vxuu, los
que est4n en forma de medio Cuerpo, P4xaro, 6 Aguila, 6 una Cabe­
ssa sola, es del Nycanorit 4 quien dan culto los Pescadores, i los que
crian aues, los de forma de hombre desnudo hassen relassion al Na­
rama al qual adoran los Salineros, i los que hasen Vino, d pulche, i
siembran Chile, 4 las quales formas ofressen los fructos que le perte­
nessen—tambien inquiriendo el fundamento de sus pactos implicjtos, d
explfritos con el Demonio por hallarles uiciados les huue de preguntar, i me dijeron que despues de auer criado Dios el Cielo, i la tierra
auian Salido dos Demonios Vno de la parte del Norte, i otro de la
26
parte del Sur que s e l l a m a r o n Naycnric, i Tzotonaric, q u e quieren dessir
Naycuric C a n g r e j o Criador del peiote, i Tzotonaric antiguo i tentassion
d e mujer, los quales rodearon toda la tierra, el Naycuric, en su forma
de C a n g r e j o , el qual se quedd en medio de la tierra, i d este inuocan
p a r a sus pactos, i echissos aduirtiendo que para la dispossission del
p a c t o beben el peiote, auiendo antes aiunado priudndosse en sinco
dias d e aiuno de no prouar sal ni chile, i el lugar para su inuocassidn ha
d e ser C u e b a , piedra, 6 a g u a porque es natural habitassion del Cangre­
j o , i le resulta deste pacto el Ver las cbssas q u e susseden, aunque sea en
lo m a s a p a r t a d o mirando dentro del a g u a , i tambien como el C a n g r e j o
p u e d e dafiar con las tenasas i morder, el danarse unos a otros, i mordersse.—el Tzotonaryc tomo forma de Culebra, i despues de auer rod e a d o t o d a la tierra, i se entrd en el mar donde estd la estatua de la
Vxuu, le inuocan p a r a la adquississidn de mujeres, para tomar formas
distintas, i haser hablar los Cuerpos Volar por el aire, i assi se reconose que el hablar aquel Cuerpo del Nayarit i los demas hase relassidn, a
dicha tentassion, i pacto, i el llamarle a este Demonio, tentassion d e
Mujer por anthonomassia es porque son mas uissiadas en este pacto
mujeres que Varones, i se reconosse que el hablar aquellos Cuerpos es
por aquellas mujeres que le assisten que tienen el pacto con este
D e m o n i o d el qual llaman en otras ocassiones Chehyma Criador de la
ierua Tapat la qual disen toman p a r a la dispossission del pacto con este
Demonio, i c o m o la Y e r u a no se cria en tiempo de aguas, sino que
p a s s a d a s empiessan d naser, i retofiar, disen que embia este D e m o n i o
el tapaquiagiiit, que ellos entienden a g u a p a r a Criar esta ierva Tapat.
L a qual tienen por dispossitiua al pacto. i el lugar de la inuocasidn
deste D e m o n i o ha d e ser mirando la propiedad desta Culebra q u e
es uiuir en C u e b a , d en a g u a a los quales les resulta para la adquissi­
ssidn de mujeres, p a r a sauer d e los adulterios, para tomar formas dis­
tintas, Volar por el aire, haser hablar los Cuerpos, i otras cossas que
obran por arte nigromantico, d de hechisserfa, i para el conosimiento
d e los lugares de adorassidn se reconoseran en ellos formas uiriles de
V a r r o , i de Serpiente, i piedras informes, 6 c u e b a s donde ofressen
peiotes, Semillas del Tapat Xyhuitcs i se hallaran en las C u e b a s , d pie­
dras Serros d o n d e ofresen esto pintadas naturas de mujer, i effigies de
Demonio, es pacto explicito con 61 p a r a sus echisserias, nigromancias,
aduirtiendo que el que inuoca al Tzotonaryc p a r a su pacto, tomando la
ierua del tapat, i no siendo en lugar d e su natural habitassidn q u e d a
27
Simple, 6 menterapto, como le hemos reconossido, i experimentado
en algunos, i esto es Jeneral pues solo se diferensian, en los terminos,
i no en el significado segiin el Ydioma de Cada prouincm, i todas estas
cossas se deuen aduertir para el examen de Jentiles, i Apostatas para
dessarraigarles sus auitos Supertissiossos, quando permitiere la Diuina
Magestad que tenga effecto el auerlos a las manos. aduirtiendo que a^
algunos nigromanticos, por el pacto que hasen con el Tzotonaryc pues
hasen hablar los Cuerpos, i figuras de Varro, i algunos hechisseros por
el pacto con el Naycuric danandose unos a otros aunque & estos no
les consienten comunmente: i que tambi£n son generalmente Yddlatras Superstissiossos, pues dan reuerenr^ia i culto a Criaturas ficiissias,
i que su lei es de pronosticassion, i adiuinassidn, que le resulta de algunas ceremonias, i pactos con estos dos Demonios los quales disen
dejaron estatuas milagrossas, i de particular existence en un ^)erro inmediato al Pueblo de Xalixco llamado Choatepet que quiere desir cerro de la Culebra donde disen quedo el Tzotonaric, iotro llamado Sanguanhucy que interpretan el de las ancas grandes donde disen quedo
el Naycuric donde hasta oi se uen sus effectos en formas de Culebras
que aparesen en las nubes en tiempo de aguas batallando con raios, 1
truenos, la que sale de un Serro con la que sale del otro, donde ellos
disen en su historia, que se Juntaron, comunicaron, i quedaron.
DE
LAS
NASSIONES, Y
DE
I LAS DEMAS
PUEBLOS DE
ESTA
FILEGKECIA
ACAPONETA,
DE
TIERRA
CALIENTE.
A toda esta tierra Caliente la costea por la parte del oriente la
sierra, i por la parte del.sur el mar, la maior distansia de la sierra al
mar, es de diesiocho leguas, i por otras partes menos por las cabesas de agua que derrama el mar, en marismas, i esteros, i desde un
Pueblo que hase i la parte del Norte en la £ i m a de la Sierra llamado
28
San J u a n d e Milpillas grandes Visita de la doctrina d e Huaxycori has­
ta otro pueblo l l a m a d o Taljocotdn i por el Y d i o m a d e su nassidn Vigiteca q u e quiere desir lugar d e piedra lumbre que es el ultimo en este
plan de tierra Caliente que hase p a r a la parte del Sur, abra de distansia de uno 4 otro sesenta, i cinco leguas, el qual p e d a s s o d e tierra
consta de quarenta, i cinco Pueblos de Yndios Naturales, i munchas
estancias d e E s p a n o l e s , i ranchos, i laborcHlas d e Y n d i o s , i no con poc a gente pues sola esta filegrecia c o n s t a n d o de nuebe Pueblos, i algu­
nas estancias de E s p a n o l e s tiene de todo genero d e gente mil, i ochosientas Personas antes m4s que menos; en las demas doctrinas ai
muncha gente Cuio numero no si pero he aduertido que se c o m p o n e
d e seis nassiones los quales son Choras Tzanames Xamucas 6 huitzoles
Tepeguanes Caponetas que llaman Vlgitecos, i t o t o r a m e s . — t o d a la nassidn
Chora Tzaname i xamuca est4 a l a fimbria de la Cierra, i algunos Pue­
blos en la Cima della; E s t a s Nassiones siruen de Ansuelo p a r a atraer
Gentilismo & la ley de Christo. la Nassidn Tepehuana, i Vigiteca corre
por el medio de la Cierra hasta un pueblo que llaman Aqualystemban
por otro Arcoxita q u e en el sentir dellos quiere desir al labio d e las
Choloqufntidas, i p a s s a hasta el pueblo de Nactaxet por otro nombre
talgocotdn f w , ) uissita d e X a l i x c o la nassidn T o t o r a m e u i u e 4 las orillas
del mar, i algunos en isletas 4 quienes todos llaman Themureies que
quiere desir S a p o s , estos son pescaderos, i Salineros, despues d e la
N a s s i d n C h o r a esta es la maior que empiessa desde la prouincia d e
Chametla, q u e quiere desir la C a s s a del meschal, i otros llaman Ichamictla que quiere desir C a s s a del Ynfierno i en su I d i o m a natural
Caulyan que entienden fuego d purgatorio, i hasta la Prouincia d e
Maloia R e i n o d e la Viscaia, i llega hasta un Pueblo de la doctrina d e
X a l i x c o que llaman autldn que avr4 d e una parte 4 otra sesenta le­
g u a s antes mas que menos. la Prouincia d e Chyameila, i Maloya a d ministran oi Clerigos Seculares A u n q u e Relligiossos desta Prouincia
fueron los que la redugeron 4 nuestra S a n t a fe Chathdlica con otras
munchas Nassiones l l a m a d a s Xahueyes, i huaynolis i Acaxes. 4 t o d o
este plan d e tierra Caliente le entra cinco Rfos grandes, el uno entra
por la Prouincia de C h y a m e t l a q u e se c o m p o n e d e munchos arroios, i
ojos de a g u a , i d e s a g u a en el mar del Sur J u n t o al mismo Pueblo d e
Chyametla, i R e a l , i minas del R o s s a r i o ; el otro es el R i o de las C a fias q u e diuide los dos Reynos d e la Galicia, i V i s c a y a , i derrama sus
a g u a s en los esteros, i marismas del Pueblo d e Olyta ( d e la Prouincia
29
de Acaponeta) que quiere desir en su Idioma la Cassa del Tyburon; el
tercero nase de la Parte del Norte cerca de la Ciudad de Guadiana
Reyno de la Viscaya i biene cortando la Sierra por algunos Pueblos de
la doctrina de Huaxychori Aorillandose al Pueblo de Acaponeta, de
C u i a s aguas beben todos los mas Pueblos desta doctrina, i entra en
el mar por el Pueblo de Olyta; el quarto es el Rio de San Pedro el
qual por el recodo que tengo dicho de la Sierra entra en tierra Caliente, Vniendose con pesquerias, con esteros, i marismas, hasta comunicarsse con el R!o de Acaponeta en la entrada del mar cerca del
Pueblo de Ofyia; el quinto el Rio que llaman de Santiago, i comunmente Nexatengo que quiere desir Rfo ^enisso, aunque en la lengua
Vigiteca llaman Rfo de Cedros, el qual Viene del Oriente atrauessando
la laguna de Chapala encajonandose cerca del Pueblo Huentitan de
la doctriaa de G u a d a l a x a r a donde le llaman por Antonomassia el Rio
grande el qual corre orillado a la Sierra hasta la doctrina de san Christoval de Ixqiiintlan desde donde se desabriga de la Sierra, i passa orilldndose al Pueblo de Santiago a quien los naturales llaman momoie,
que en su idioma quiere desir £erro de Calaueras 6 monte Caluario,
pasando hasta el mar donde llaman la boca del R'o de Santiago, don­
d e suelen fabricar algunos Vassos para entrar en Californias; fuera
destos mas prinyipales corren otros arroios por esta tierra Caliente—
los fructos desta tierra son munchos, i grandes princjpalmente ganado
maior, Sal, pescados como son Robalos, lissas, Camarones, hostiones.
i es abundante de cosechas de algodon, i otros fructos i minerales mui
ricos a la fimbria de la Sierra que la Cerca por el Oriente ai frutas diuerssas.—tiene esta tierra Caliente muchos montes de palmas, i Higuerales Siluestres en las orillas de los Rfos, muchos Arboles de £edro,
i ebano, i por aquella parte de San Matheo de la prouin^ia de maloia
muchos arboles de Balsamo aunque no los benefissian; tiene tambien
diuerssidad de plagas quales son mosquitos, Sancudos, Xejenes, Garrapatas, i Morssielagos, i otras sabandijas nosciuas, Alacranes, Vfuoras, escorpiones, tarantulas, i muchos riesgos, en los Rios, marismas,
i lagunas por caussa de auer en ellos munchos Caimanes, pues en el
tiempo que he asistido en esta doctrina he uisto suceder munchas desgracjas, es molestada de munchos raios, i tempestades, mui execwo
el calor pues ai tiempos que ni el agua se siente en las manos,
3Q
DE
LOS DANOS QUE SE SIGUEN.
TIERRA
POR
EL
TRATO
QUE
DE
A LAS NASSIONES
LOS JENTILES,
T I E N EM D E
DESTA
CALIENTE
I E L
MODO
COMUNICARSSE.
El primer dano es que todos los naturales desta tierra tienen por
refugio la Sierra, i algunos esclauos, i foragidos, i es rochela de juidOs
los quales se ban entre infieles por uiuir a sus anchos, i embriaguesses,
i c o m o uen que no se castiga A los que uuelben entre nossotros por
el temor de que se iran, sino que se les b a s s e a g a s a j o amenassan c a d a
dia con la ida; los ministros no lo pueden remediar porque no resulte
maior dano; el segundo que adquiriendo amistad en los tratos suben
a las fiestas, i Bailes de los quales traen muchas superticjones, sin tener mas remedio que la predica, i no el castigo porque se iran; i es tan
cjerto esto que auiendo fallado un Y n d i o llamado (Joachfn Peres)
auiendo faltado a la doctrina algun tiempo, i preguntado que donde
aula estado? respondi6 que c o m o no aula asertado en la siembra el
tiempo de las a g u a s , porque si s e m b r a u a temprano, las aues, i sabandijas le desenterrauan la semilla, i si tarde, las a g u a s no dauan lugar
A la desierua por la mucha ierua que nassia por lo qual aula subido A
consultar al N a y a r y t para saber la sertidumbre de las a g u a s , i que p a ­
ra esto le aula lleuado a ofresser quetz .les, platos, algodon, i otras
c o s s a s las quales ofressio A la Noxat entrando en el Oraculo, i proponiendo, A lo que iba el Dicho J o a c h f n Peres result6 el desirle la N o x a t
al susodicho que se boluiesse luego que dessia el N a y a r y t que el J u e bes de aquella s e m a n a empessaria A llouer, i luego se puso en camino,
i llegando el dia de J u e b e s al Pueblo de S a y a m o t a de la doctrina de
Aiotuxpan llouio muncho, i auiendo sido reprehendido, la emmienda
fue ir a publicar que si no fuera por el que auia ido con aquella offerta
al N a y a r y t (con la qual le auia a p l a c a d o ) no tuuieran a g u a ; i que
auian ido otros de otros Pueblos de donde aula salido alguna parte d e
aquellas ofrendas los quales no auian entrado en la c a s s a mas que le
entregaron a el la ofrenda: solo se le p u d o replicar i el el engano en que
3'
estaba mas no rlarle Castigo porque no £e alssasse, i le siguiessen otros
— E s vos comun que todos los m.-is naturales desta tierra embian a
ofreser a este templo del Nayarit las primissias de todos fructos—
E s costumbre en el Pueblo de Olyta en el princjpio de las aguas J u n tarse todos los naturales, i Ancianos del i clegir por Capitan 6 atza­
quani (para que cjerre las aguas de la pesquen'a del Camardn) al mas
digno, i despues de electo, piden limosna los Viejos de puerta en puer­
ta para el sustento del dicho atzaquani i quando es tiempo el qual reconosen por la entrada del sol que es el Nycanori 6 en su idioma natut
ral que es la lotorame Yequi que interpretan en el idioma mexicano
quihaihuini que es llouedor, i criador de las aguas, i los pesses, hase
luego inmediatamente el Capitan aiuno de cinco dfas en los quales no
come Sal, ni Chile, i guarda castidad todo el tiempo de la Cosecha
teniendo por cierto que si le quebranta ha de morir; ofresse despues
del aiuno una bo!a de pepitas de algoddn Embuelta en pabilo, i pendientes della unas plumas de Garca Coloradas, i al acostarse de Parte
de noche dise estas palabras Neamoc, tamex Yequi, que quieren desir
Senor Hijo de Dios, llouedor, i Criador de las aues, i pesses, danos
Camardn, repitiendo estas palabras munchas uesses, con que disen se
le aparesse en suenos, i le responde Amyn Moctamex Noxuu que quie­
re desir amigo te dare Camaron, i este por la manana auissa al Pueblo
dando rassdn de lo sugedido, i tratan luego de su pesca ofreciendo en
las a g u a s Vino que llaman Alasdn i otras cossas; i el primero que en­
tra a la pesca es el dicho Atzaquani el qual luego que saca el primer
camaron le disponen un uasso una Veuida que ellos llaman Paxnal;
el qual coje los camarones que cauen en la mano, i echa en el Paxnal,
i ueue, i lo que sobra di 4 los perros, io llegue a una pesquen'a una
ves en tiempo destas ceremonias (aunque eran Sauidas de otros, i no
las auf aduertido por el mucho golne de gente hasta que oi una vos
que dijo que si se dessia missa en aquel lugar no avria Camardn, sien­
do assi que se desfa todos los afios; i es el casso que como el pacto de­
be de ser imph'cito, i en tiempo de las ceremonias se les aparese el
Yequi) disiendo missa se les auienta, i como actualmente estaban en
sus ceremonias no me consentian que despues dellas no replican. 11am6 al que auia dicho que si se desia missa no avria camardn, fu6 castigado, persuadi su engaiio, averigiie el caso delante de algunos Vessinos deste pueblo, dije missa predique, i ensene le que deuian creer—
en otra ocasidn oi desir que se avia de morir el Atzaquani que es el
32
Capitan d e la p e s c a , i el sierra las a g u a s porque avfa choabitado con
su muger estando en la dicha pesqueria i llamando al dicho Atzaguani
le pregunte que que era lo que se dessfa, dljomera mentira, i burla
con que no pude averiguar el c a s s o hasta que se uido con efecto, i
auiendo corrido esta vos c o m o a las nuebe, 6 dies del dfa se fu6 el di­
cho Atzaguani al Pueblo i aquella noche rourid repentinamente sin
que se supiesse tenia enfermedad alguna. Considere c a d a uno qual se
uerla siendo ministro suyediendo este casso entre unos B a r b a r a s que
tan p o c a f£ tienen de nuestros s a g r a d o s misterios, i tanto credito dan
a sus supersticiones Viendolas por este effecto con appariencia de Verd a d , c o m o los podrfa redussir a que era engano'del Demonio, al qual
se someten por su pacto, i por el adquiere Jurisdisidn como paresse en
sus uidas, que si aquel desdichado huuiera declarado la V e r d a d quan­
d o se lo pregunte renun^iando el pacto, i confessando su error, i la
V e r d a d de nuestra S a n t a fee Chatholica huuiera perdido el Demonio,
el derecho que tuuo a su u i d a — T a m b i e n tuue notissia en el ano p a s s a do que estando en las ^ e r e m o n i a s de sus pescas los naturales, uno
dellos quito una Crus de m a d e r a que aula puesto un Espanol en dicha
pesqueria arrojandola con despreck), i siendo reprehendido de los Dichos Espanoles torno por segunda ves a arrojarla, denungiaron del
i proueido el casso fue C a s t i g a d o (en Piessenssia del Alcalde Maior
J o s e p h d e E s p i n o s s a ) i aduertido en los misterios que deui'a creer, en
particular d e la adorassidn de la Crus, en otro tiempo fue C a s t i g a d o ,
i aduertido otro casi por el mesmo caso; tambien se hallan en algunos
serros, i piedras muchas effigies d e diuerssos paresseres que hasen
relassion i los quatro Dioses que fingen los Serranos, i p a c t o s impli^itos, 6 explicjtos con el Tzotonaryc, i Neyaoric todos los Pueblos, i to­
d a s las nassiones que usan su lengua natural son sospechossos, i los
que la han perdido menos indicjadas, creen con muncha facjlidad, i con
la m e s m a mesclan las cossas de nuestia santa fe Chatholica, con sus
superstissiones: los quales danos nassen d e la (^ercania de la Cierra, i
trato con los J entiles pues en menos de un dia natural se hallan entre
ellos, i muchos estan con un pie en esta tierra, i otro en la Sierra, C a u ssa por donde no se pueden C a s t i g a r — t o d o s estos danos se podian
quitar de rafs a i u d a n d o su M a g e s t a d que Dios g u a r d e a su reduction,
pues se destruieran mas de quatroyientos cultos de Ydolatria que tie­
nen los Serranos en su tierra, pues en C a d a cassa ai, uno differente, i se
a s e n t a b a el nombre, i fe de J e s u Christo H i j o de D i o s uiuo, i se le qui-
33
t.iua al Demonio la possession de tantas almas, i se limpiaua toda esta
tierra de superstissiones que salpican de la Sierra en ella, i se quitaba
una Rochela de foragidos, i el temor de algunos alssamientos, que si
sucedieian (lo qual Dios no permita se estorbaba el Comerssio de la
Christiandad que aiora desde la entrada desta tierra Caliente hasta el
Valle de Senora, i les fuera mui fagil el impedirlo por las angosturas
de la tierra que ai partes donde se juntan las aguas del mar con la
Sierra dejando un angosto Camino, ellos se aumentan por la dissolussidn en que uiuen, i foragidos que se les agregan: se recregia el Bien
de tantas almas, i los Reales aueres de su Magestad pues me han di­
cho algunos de los Serranos, i otros Christianos que an uiuido entre
ellos que son tan ricos los minerales que no nessessitan de mas benefissio que arrancar los petanques de las piedras que casi es plata Virgen
lo qual confirma el uer que los Yndios traen obras brutas de plata, i
disen auer algunas piedras pressiossas las quales no pasan por a c a —
I.a forma que io he tedido en redusir algunos destos Barbaros de la
Sierra ha sido llamando de entre ellos Algunos angianos que he reconosido mas Capasses, i con todo amor, i afabilidad atraiendoles la
Voluntad con algunos donessillos de que los Via nessesitados, explicabales luego los misterios de nuestra sancta fe, i la nessessidad que
tenian de Creerlos para saluarsse, persuadiendoles con amorossas rassones, despues que lo auian entendido que ellos se lo dijessen a sus
hijos, Parientes, i Amigos, con cuio medio muchos dellos han bajado
en diuerssas ocassiones de la Sierra en mi busca para que los chathequisse, i Baptisse, i otros de los Apdstatas para que los reconsilie con
Nuestra Santa Madre Yglessia lo qual he echo, con unos, i con otros
como es publico en esta Jurisdissidn, i notorio, en toda la Prouingia,
i C o m o por mandado de Vuessa Reverendissima Entre en la Sierra, i
reduje la Rancheria de San Christdual de Fygua, i la de San Francisco
de Quart San Antonio Necaspypilota, i Santa Crus de Huegolota, i la
limpia Conception de Ttaychota adonde se han recojido a Pueblo, i
hecho Yglessia, con su C a m p a n a , i Ornamentos, a las quales Ranche­
rias predique, Chathequisse, i Baptisse, i deje Ministro para que les
administrasse los santos sacrainentos, con cuia assistenssia se ban Baptissando C a d a dia que solo la detensidn en el Chathequismo, por su
rudessa E s C a u s a de que no se aigan Baptissado mucha Cantidad
de Jente, i tambien que entre si tienen algunas Controuerssias pero
sdlo esto es probar lo que toca £ nuestra obligasidn aunque se pue-
34
den perder nventras su M a g e s t a d , no nos aiudare, i p u s h r e dos Ministros, uno en la limpia Conception de Tznychota, i otro en el Pueblo de
S a n t a fe, por la Parte donde asiste el Padre frai Sebastian de Villanueba, i que estos baian g a n a n d o hasta redusir muchas Rancherias,
i despues poniendo Ministros en lo g a n a d o porque entrando munchos
Ministros de G o l p e podra ser se huigan, i asistiendo solos los que ellos
tienen Conossidos, se conseruaran, i se Conseguira aunque con algun
trabajo el desseo de uer redusidos estos Barbaros 4 nuestra Santa fe
Chatholica, i destruidas todas las Ydolatrias, has! alia, c o m o en esta
tierra, pues es constante a la Prouincja de los d a n o s que se siguen a los
desta tierra Caliente, lo qual c o m p r u e b a una petision que remit! al
R d o . Pe. Prouin^ial frai J u a n M o e d a n o Pressentada de los mesmos N a turales, i un Y d o l o llamado Yequi. i asi mesmo constara todo lo o b r a d o
por las informassiones que con este informe presento ante V, R m a , —
T o d o lo que tengo referido en este informe hasta aqui es solamente lo
que me consta de relassiones que me han echo los naturales de la
Sierra, Apbstatas, i Gentiles E x a m i n a d o s por mi con toda dilligenssia,
i 4 costa de no poco trabajo que me ha c o s t a d o sacar 4 lus las sonibras
de tantos errores en que uiuen estos miserables con aduertensia que
lo mas substantial de aqueste informe lo he uisto, i tocado con la experiensia de tantos aftos ocup4ndome en ellos, no solo en examinar 4
los Naturales que he reconossido m4s capa^es de los Chatholicos, des­
ta doctrina, i d e las d e m a s Cireumbessinas 4 la Sierra que comunican,
i tratan con los Gentiles d e ella sino tambien a los que he chathequissado, i d a d o santo Baptismo con fin de aueriguar los Ritos, i £ e r e monias de sus Ydolatrias para destruirlas directamente en el Chatequismo d e los Susodichos, por ser mui nessessario para arrancar la
rais de tantas abominassiones el que los Ministros Realmente las conoscan, i se opongan a ellas pues destruido el fundamento Diabdlico
de tantas superstigiones Confio en la Diuina Misericordia se consegui­
ra la Conuersion de tantas a l m a s 4 Dios, la reductidn de nuebos V a ssallos 4 la Chatholica M a g e s t a d , la dilatassion de nuestra S a n t a fe C h a thdlica, la firmessa en los Naturales Conuertidos, i la Gloria, i lustre
de nuestia Serdphica Relligion, i en espeisial desta S a n t a Prouincia,
que con Apostolico Zelo solissita el logro de la Semilla E u a n g e l i c a boluiendo la tierra de piedras, i de espinas, a dilligenssias de su trabajosso
Cultiuo tierra buena que de 4 Dios colmados fructos en tantas Conuerssiones; O quiera la Divina M a g e s t a d , inspirar en los dnimos de l o s
35
Ministros d e nuestro Cliathdlico Monarca, i prinyipalmente en el de
su Magestad Chathoiica aiude en el Zelo de V, R m a , para que se consiga el fin de una obra tan grande, i tan del Seruissio de ambas Magestades para maior Gloria de Dios Nuestro Seiior, i de su Santissima
Madre, i de los Santos Apdstoles San Pedro, i San Pablo, i de nuestro
Seraphico Padre San francisco
R, Pe, N ,
B , L , M, de V, Rma;
frai ©Antonio eiArias de §abedra.
36
Visita de la Mision de § a n £juar\ Pe^otlan,
por D. Jose Antonio Bugarin,
C;ura
de ftueiuGjuilla
la « j A l t a .
1769.
E n el Pueblo y Misidn d e S a n J u a n Pellotlan d e la Provincia del
Nayarit en tres dias del mes d e E n e r o d e mill setecienlos sesenta y
nueve anos: yo Don J o s e p h Antonio Bugarin Cura propio y Vicario
J u e s Eclesiastico del Partido d e Huejuquilla la Alta y Comisario Visitador d e las Misiones d e esta dicha Provincia por el Illmo. Sr. Dr.
D . D i e g o R o d r i g u e s R i v a s d e V e l a s c o dignfsimo Sr. obispo de este
O b i s p a d o d e la N u e v a Galisia etc. mi s e n o r — H a v i e n d o llegado 4 esta
dicha Misidn en prosecusidn d e la Visita el dfa d e ayer; oy dia d e la
fecha c o m o alas ocho y media d e la m a n a n a pase a l a Iglesia d o n d e
ala Puerta m e resivid en la forma a c o s t u m b r a d a el R . P a d r e Frai F r a n ­
cisco P a s o s Presvitero R e g u l a r d e l a Horden d e nuestro P a d r e San
F r a n c i s c o d e la Provincia d e S a n t i a g o d e Xalisco, con qui6n Entre
hasta el Altar M a y o r y haviendo hecho orasidn y tornado asiento en
vna silla en el Presviterio se Leid por el Notario el E d i c t o d e p e c a d o s
Piiblicos y L u e g o subi al Fiilpito y en vna Pldtica expliqu6 el fin d e
la Visita al Pueblo y Concurrentes que fueron a lg u n a s personas e s p a ­
noles y d e otras C a l i d a d e s E l G o v e r n a d o r Alcaldes y Ministros
con el d e m a s C o m u n d e Indios d e este dicho Pueblo y a c a v a d a , p a ­
sse al Baptisterio y Visite en 6\ la Pila Baptismal que es vn V a s s o
g r a n d e de Bronse q u e p e s a r i c o m o tres a r r o b a s en el qual esta la
37
Agua Consagrada l.impia, y se encargo al referido Padre Misionero
tenga quidado de renovarla Antes que se Corrompa, Concha de plata
y Chrismeras que rexistre y halle con sufkiente oleo, Cuia Provision
se hase Anualmente despachando dicho Padre ala Ciudad de Guadalaxara vn Indio 6 dos de esta Misi6n que los traen; y en vn Rinc6n
se halla formado i!e Ladrillo el suniidero donde se Arroja el agua
quando se renueva: y por no tener el Lugar donde estan los Santos
Oleos puertas con Have sele encargo que Mientras sele hechan tenga
dichos Oleos en algun Caxon de la Sacristla guardados para evitar
que los Indios Sacristanes hagan alguna Irreverensia por no tener
tampoco Have la Puerta del Baptisterio.
Vicit£ el Altar Mayor Cuio Corateral esta formado de piedra de
Canteria firme y estable, toda via sin dorarse con Messa tambien de
piedia y en ella embevida la Ara Con forro de Cotense Kntero y de
Competente taniano, Cubierta la Messa de Manteles y palia y en el
Cuerpo del Altar siete estatuas vien hechas y en el Medio vna Cruz.
Vicite otro Altar de San Ignasio Cuia Iinagen esta puesta sobre
vn Trono pequeno de piedra sin corateral con Mesa Cubierta de Manteles y palia y tambien con su frontal de Lienso de seda bianco.
Vicite el choro que esta en Alto sobre la puerta de la Iglesia for­
mado sobre vigas de Pino y enladrillado y con su barandilla de Ma­
dera, no tiene Organo ni mas Musica que vn vajon y dos Chirimfas
que los Indios tocan en las funsiones y expreso el Padre Misionero que
tambien suelen traer vn Violin que los Cantores que al presente ay
son dos muchachos del Pueblo nombrados Bernardo y Francisco Zerrato 4 quienes va ensenando por haber muerto vno que antes havi'a,
y que estos no tienen salario alguno.
Visite el Cuerpo de la Iglesia en que esta el Pulpito puesto quasi
en el Medio, levantado en alto, con su Guarda vos; y en el les explica
alos Indios la Doctrina los d(as de fiesta dicho Padre Misionero quien
dixo que de poco tiempo £ esta parte se ha dedicado mas a ensenarselas de Memoria por el cathesismo para que en sabiendola vien puedan
entender mejor lo que les explicare en las Platicas.
L a Iglesia en quanto a su fabnca Material es de adove las paredes, y sobre ellas tiene formada voveda de Ladrillo y Cal, y en C a d a
vn L a d o , vna Capilla pequefia tambien de adove, que por estar desmoronandose, Mande que dicho Padre haga que los Indios levanten
un pedasso de pared que C a y d con la agua que corre de las asoteas
38
y que estas tengan qiiidado de registrar todos los anos para que las
endiduras que se abren en la torta de mescla y ladridos se sierren an­
tes de las Lluvias para evitar que se entre el agua y d a n e las paredes,
y que por la pared d e atras se heche vn contra simiento subterraneo
p a r a que la a g u a no penetre el simiento y se entre, c o m o disen se
entra, ala Iglesia tanto que pueden las paredes peligrar. Tiene dos
T h o r r e s tambien de a d o v e y en vna de ellas el C a m p a n a r i o que tam­
bien Vicite y sinco C a m p a n a s que en el estan C o l g a d a s quatro de
ellas pequenas como de seis arrobas c a d a vna y otra mayor que tendra
dies arrobas. El claro de dicha Iglesia son veinte y dos varas y dos
tersias de largo, y de ancho siete; de Altura tiene hasta donde rompe
la v d v e d a seis v a r a s y quarta y el medio punto de la vdveda tres va­
ras y media que juntas son nueve baras y tres quartas; L a s paredes
tienen dos varas de Masiso y por fuera esta pilareada de adove.
No
tiene mas Cimenterio que vn patiesito serialado con vnas piedras coino
de dies varas en quadro y en la frente vna Cruz sobre P e a n a , de adove.
E n frente de dicha Iglesia se Italian fabricadas las C a s a s reales que
ocupan toda la q u a d r a de lo que corresponde ala Iglesia y C a s a s de
la Avitasidn del P a d r e , en distansia c o m o d e quarenta varas y por
vno y otro L a d o f . b r i c a d a s C a s a s formando plasuela con dos puertas
de Arcos pero todo vnido con la Iglesia.
Presentd dicho Padre Misionero'el Imventario de los ornamentos
alajas y vasos S a g r a d o s que Vicite por su horden reconosiendolos en
esta forma.
Printeramente vna Custodia t r a v a j a d a curiosamente con sus vidrios
de cristal y esmaltada de piedras Castellanas la qual se pessd y
tubo
dies marcos de plata y se halla toda d o r a d a por dentro y fuera.
Item dos C o p o n e s con sinco
digo con ocho marcos y seis onsas,
uno de ellos tambien esmaltado de piedras Castellanas.
Item vn Calis esmaltado
con tres marcos y seis
asiwismo d e piedras de dicha
Calidad
onsas juntamente con su Patena y vno y otro
dorados.
Item otro dicho L l a n o d o r a d o con su Patena d o r a d o por dentro
con dos marcos y seis onsas.
Item vn platillo d e recorte con dos v i n a g e r a s que pessd todo d o s
marcos y tres onsas.
Item vn Insensario vna N a v e t a y su cuchara con
siete onsas.
siete marcos y
39
Item
sirve para
Item
regulo en
las quatro Ampolletas (le los Santos Oleos Inclusa la que
administrar alos enfermos, se regularon en vn marco.
vn Sagrario con la frente de plata L a v o r e a d a y Calada se
quatro marcos.
Item vna T a p a de la Peaiia de Ntra. Sra. de los Dolores, vna
D a g a sobre vn Coras6n, vn resplandor, la vara de vn Sr. S. Joseph
su diadema y las potensias del Nino, Jesus, vn Librito, vna Diadema
y vna custodia de San Ignasio, y vna Coronita pequena de otra Imagen; todo se regulo en dies y ocho Marcos.
Item vna L a m p t r a pequeiia que peso dies y seis marcos y medio:
todas las quaies piesas J u n t a s Importan setenta y sinco Marcos de
plata L a b r a d a que es la que al presente tiene la Iglesia de esta Mision sin vnas piesas que pertenesen ala Iglesia del Pueblo de Sta. R o s a
perteniente £ esta dicha Misidn a que esta agregado como avajo
expresare.
Vicite los Ornamentos de dicha Iglesia que son vno bianco de
persiana de plata nuevo galoneado de plata, otro dicho de Lustrina
de plata tambien bianco galoneado de lo mismo y otro de rasso
asimismo con galon de plata todos nuevos y mui buenos y se compone
c a d a vno de solo la casulla con su pano de Calix, bolsa, estola y manipulo y esto mismo tienen todos los demas que se Iran mensionando.
Item dos dichos encarnados nuevos vno de Tela antigua buena
y otro de rasso ambos guarnesidos de galon angosto de oro.
Item otro dicho Morado de Lustrina Lisa con galon de oro y otro
negro de melendro con galon de plata.
Item vna C a p a blanca de raso Liso con galon Angosto de plata,
vn Almaisal de Lustrina blanca de plata, vn Palio Morado de Prusiana y vna manga de la Cruz de dos azes blanca y negra.
Item sinco frontales de raso vno encarnado, otro, morado, otro
negro y dos blancos.
Item tres palias quatro ojas de Corporales sinco Albas, tres Amitos,
quatro pares de Manteles sinco Manotejos, seis purificadores, vna
sobre pelis vn pano de T u m b a de Tripe L a b r a d o tres alfombras de
dicho L a b r a d o d e colores dos de ellas grandes y vna chica tres opas
de los Monasillos con sus Roquetes y dos misales, todo lo dicho nuevo
mui desente y vien tratado.
Item dos blandonsillos de cobre, seis dichos de madera y siete
candeleros de cobre vn ostiario de oja de lata, vna Cruz alta de ma-
40
dera con sus dos siriales d o r a d o s y dos palabreros en el Altar con el
evangelio de San J u a n vno y otro con el Psalmo L a v a b o .
Vicite las alajas y ornamentos del referido I'ueblo de Santa R o s a
del que es C a b e s e r a este de San J u a n y se componen de vna Casulla
de D a m a s c o bianco con avio nesesario y Galon de oro a n g o s t o vna
Alba de Bretafia buena vn Amite vn frontal de lo inismo y su palia
dos manotejos, dos atriles de madera, vna alfombra de pafio vna sobre
Pelis, vn par d e Manteles, vn Misal Viejo, vn Palabrero con el E v a n ­
gelio vn azetre y vna c a m p a n u l a de cobre y vn Manual que no se
s a b e de que autor es por faltarle el principio.
Item vn Calis con su Patena d o r a d o por dentro que pessd dos
marcos seis onsas y media y vn Insensario con su N a v e t a y cuchara
que pessd seis marcos y todo junto I m p o r t a ocho marcos seis onsas
y media. S e halla de s a c r i s t a n en esta Iglesia de la Misidn Antonio
Canari y para acdlitos se toman c a d a ano seis muchachos de los de
Doctrina y ninguno de los dichos tiene salario alguno por ser todos
Indios del Pueblo.
Se le requirid a dicho Padre sobre si tiene la Iglesia fabrica espiritual con algunos emolumentos 6 fondos y A c a r g o de quien estan: y
dixo no tenerla, respecto de ser todos los que se entierrin Indios
quienes no p a g a n c o s a alguna por esse Tftulo ni por rasdn de derecho
Parrochial y que aunque al susodicho se consignaron de quenta del
rei para su congrua tresientos pesos sdlo sele dieron los tres meses pri­
meros y que a quasi dies meses que ya no sele han d a d o . I que desde
que resibid esta dicha misidn que ha C a t o r s e meses sdlo han muerto
dos Vesinos, de los que suelen agregarse ala Misidn, espanoles y vn
Pdrbulo por Cuios derechos cobro lo que se acostumbra en las demas
Parrochias del o b i s p a d o y que tambien cobro del mismo modo los
derechos d e F a b r i c a pero que los gastos presisos de sera vino ostias
y reparos los ha estado costeando y que estos han I m p o r t a d o mas que
lo que tiene persevido; En Cuia Vista y o dicho Comisario mande
que Inter que por su Senoria Ilustrisima se da la Comveniente Providensia para su establesimiento el referido Padre Misionero lleve quenta
d e todo lo que cayere y lo que gastare p a r a que la p u e d a dar q u a n d o
se le pida.
Preguntdsele a dicho P a d r e quales son las funsiones que en esta
Iglesia se celebran por quenta de los Indios 6 de otras personas y dixo
que las q u e se celebran son
una el d i a de la Circunsicidn
del Sifior
4i
que los Indios toman las Varas de Justisiales, la de Santa Rita de Casia
que es Patrona de la Misidn, la Natividad de nuestra Sehora y la de
la Comemorasidn de los difuntos en que ponen algunas ofrendas de
mais y quessos: y l a d e la Natividad de nuestro Sefior Jesu Christo
por todas las quales no pagan derechos algunos. Y que en el Pueblo
de Santa Rosa se celebran la <le la dicha Santa, la de la Comemo­
rasidn de los difuntos y la de las Varas, y en todas ellas, se canta Vna
Misa que es con lo qi'e se solemnisa la funsion.
Visite la Cassa de Vivienda del Padre que es toda de adove con
nueve piesas T e c h a d a s , dos de ellas son salas grandes, dos Cosinas
y otros quartos para los de mas vssos, tiene vn Corredor mirando £ la
plasa Con tres Arcos sentados sobre dos Pilares de Canteria y la vista
al Poniente y dentro del Patio tiene otro Corredor que mira al Poniente Vn L a d o y el otro al Norte con ocho Arcos y nueve Columnas de
Canteria y estan todas las piessas enladrilladas y las asoteas del mismo
modo, T e c h a d a s de Madera de pino y de lo proprio son las puertas
con serraduras de fierro y dos patios, todo mui fuerte y vien edificado:
y aparte Vna Troje de Madera y T e c h a d a de Xacal.
Presentd dicho Padre los Padrones de este Pueblo y el de Santa
R o s a los quales constan de dosientos quarenta y seis personas casadas
y solteras y de ellas pertenesen a C a d a Pueblo los siguientes:
El Pueblo de San Juan tiene Ciento y sesenta, de ellos son casados quarenta y siete, viudos seis y viudas dose, y muchachos solteros
y solteras treinta varones y veinte hembras que completan el referido
numero, porque aunque sale uno mas se halla al presente huido.
El Pueblo de Santa R o s a tiene ochenta y seis, de ellos son casados Veinte y quatro, onse Viudos y tres Viudas, diez y siete muchachos
Varones y siete dichas hembras.
Y haviendosele reconvenido a dicho Padre sobre si todos estos
han cumplido con el precepto anual de la Iglesia Certified, que a
esepsidn de sinco d seis que por no saver la Docirina se quedaron sin
haserlo, todos los demas se Coinfesaron, y que como veinte y quatro
comulgaron en ambos Pueblos y a los demas les ha suspendido que
resivan la Comunidn hasta que esten mexor Instruidos. Y expressd
que in artkulo mortis atodos se les administra el Sacramento de la
Penitensia y el de la Extremasidn y el S a g r a d o Viauco a algunos
de los que estan mas capases. Y mande que de dichos Padrones se
Saque Vna copia para acomularla £ estas diligensias.
42
Presento dicho Padre Misionero Frai F r a n c i s c o Pasos sus Licencias de predicar y Comfesar hombres y mugeres en lengua Castellana
y M e x i c a n a y de administrar los Santos S a c r a m e n t o s refrendadas
Vltimamente en el Pueblo de Amacueca por el Seiior Visitador Dr.
D . M a t h e o J o s e p h de Artiaga & ocho de Febrero de setesientos sesenta
y siete por el tiempo que fuesse la voluntad de Su Senoria Ilustrisima,
y haviendose reconosido se le devolvieron V a j o de la misma C a l i d a d
p a r a que vsse de ellas Conforme asu thenor y forma.
Presento el referido Misionero sus Libros de administrasidn en
q u e se apuntan las Partidas de Baptismos, entierros y casamientos y
en c a d a vno de ellos se proveid el avto correspondiente.
Mandando
en el d e B a p t i s m o s que dicho Padre tenga qiiidado de que los Indios
no retarden traer alas Criaturas & que se Baptisen hasiendo que q u a n d o
m i s no haviendo peligro los traigan alos ocho dias y haviendolo que
las traigan luego; y que a las Indias que se ocupan en el ofisio de
parteras les (nstruia y ensene vien la forma de Baptisar para que en
los c a s o s vrgentes puedan socorrer alas criaturas comfiri^ndoles este
Sacramento para que no perescan sin remedio; procurando que a
semexante ofisio se apliquen las que haiare mas fieles T i m o r a t a s y
radicadas en la fee, para que no cometan vn absurdo d a b u s s o de los
muchos que en los Indios se experimentan.
En el L i b r o de entierros
se proveid que tenga qiiidado de haser que las personas a cuio c a r g o
respectivamente estubiere el emfermo avisen para que se les administren
en tiempo los Santos Sacramentos y que h a g a que los Indios sepultureros nunca dexen fuera de las sepulturas huessos de los cadaveres,
p a r a quitar la ocasidn de que los Indios los tomen para sus bruxerias
y hechisos, d para Idolatrar. Y en el de Casamientos se proveyd que
i alos que se casaren h a g a que resivan luego las vendisiones de la Iglesia
p a r a que se puedan juntar al V s s o de su matrimonio.Presento asimismo vn Q u a d e r n o que ha formado de las Imformasiones d e Indios que por estar en devida forma se did por visitado y
se le devolvid para que s i g a el mismo m^thodo y el mismo m o d o en
las que se ofresieren de espanoles, negros y mulatos que suelen ad
tempus avesindarse en la Misidn de los quales presento otro quaderno
en que se halla solamente V n a que se ha ofresido en su tiempo.
N o presentd Padrdn de G e n t e de R a s d n porque expressd que como
son p o c o s y los conose a todos de memoria tiene qiiidado de haserlos
venir a cumplir con el precepto anual de la Comfesidn y Comunidn.
43
N o presento avto alguno de visita de algun sefior obispo 6 Vicitador
que en otros tiempos haia entrado a Visitar la Provinsia porque dixo
no haversele entregado ninguno quando resibid la Misidn, avnque
tiene notisia de que pocos ahos despues de la Conquista Visitd las
Misiones el lllmo. Seiior Serbantes de felice recordasidn.
Fue requerido dicho Padre sobre si en esta Mision ay alguna
Cofradia hermandad obra pia, d alguna otra espesie de Vienes espirituales que devan Visitarse y respondid no haver ningunos ni saver
i^ue haia muerto alguna persona con Vienes de que haver hecho
Testaniento.
Presento vn apunte en que did qiienta de que Ignasio Banuelos
mulato que al presente se haia en el Partido de Huejuquilla avesindado,
Casso en la Tierra adentro sin dispensasion, con Maria J o s e p h a
Domingues, haviendo antes de casarse tenido Ilisita amistad con una
hija de la susodicha, nombrada Maria L e o c a d i a que al presente se
haia ya C a s a d a viviendo en el real de Bolanos y que haviendo ambos
Venido a esta Misidn y dibulgadose su Impedimento, lo mandd llamar
y tomar declarasidn y que con efecto Comfessd ser cierto lo referido,
pero que haviendose Comfesado con el Padre Antonio Polo Misionero
<le la Compania que estubo en esta Misidn, dicho Padre le dixo que
se juntara con su muger dando a entender que lo havia dispensado y
revalidado el niatrimonio; pero que el referido Padre Frai Francisco
Pasos atendiendo a que el Impedimento estava ya Publicado y que
no Consta de la dispensasion y revalidasidn, los separd mantenicndo
ala susodicha en esta Misidn y desterrandolo ael hasta que por su
sefioria Illma. se determine el Punto; lo que Visto por mi Mando se
les forme a los susodichos C a v s a Independiente para con ella dar
qiienta £ Su Sefioria Illma. y juntamente de otro Indio que en el
Pueblo de Jesus Maria se halla viviendo en la actualidad, nombrado
Xavier, quien cassd con Maria Potensiana hermana de Barvara del
Kspiritu Santo con quien antes de casarse tubo acceso carnal dicho
Indio y que aun despues de casado tubo reinsidensia muchas veses;
expresando dicho Padre que la referida Barbara se haia al presente
casada con L a s a r o de la Cruz.
Visite la Doctrina que el expresado Padre tiene con los Indios
en la Iglesia diariamente por las mananas y entresaque de los Indios
a algunos para exsaminarlos en ella, y halle saverla de memoria.
Fueron requeridos los Indios haviendo comparesido juntos sobre
44
si lienen que pedir en horden i su buen tratamiento en lo Temporal y
espiritual, por defecto de que no se les adn inistrasen a tiempo los S a ­
cramentos 6 que no se les de sufisiente Instruction y ensenansa en la
Doctrina; y respondieron no tener que pedir C o s a alguna y que en todo
se les a c u d e eficasmente.
Vltimamente, sali a reconoser el Pueblo, su Cituasion y Circunstansias para Imformar de ellas y de todo lo que con espesial reflexa
he o b s e r b a d o a Su senoria Illma.; y para que conste lo firme con el
Imfrascripto Notario que de todo did fee.—Joseph Antonio
Bugarin,
( R u b r i c a ) — A n t ; mi Pedro Nolasco de Castilla
Notario N o m b r a d o ,
(Rubrica)
E n dicho Pueblo dicho dia mes y ano, yo dicho J u e s Vicitador
haviendo Visto el Avto antesedente m a n d o que para la Justificasidn
de los puntos que su senoria Illma. el senor obispo mi senor m a n d a
se Justifiquen, se exsaminen dos Testigos de los in.is Iddneos y de
inaior esepsion (]ue se hallaren entre los (pie estan en esta Misidn
a v e s i n d a d o s , quienes se exsaminen en foima por el Thenor de dichos
Puntos. Assi lo prove! y firme con el Notario como dicho es.—Joseph
Antonio Bugarin ( R u b r i c a ) — A n t e mi Pedro Nolasco de Castilla Notario
Nombrado (Rubrica)
E n dicho Pueblo y Misidn dicha de San Juan Pellotan en quatro
D i a s del mes de Enero de dicho ano, yo dicho Comisario para la
Imformasidn que tengo m a n d a d o resevirse hisse parecer Ante mi a
J u a n Baptista Sanches Vesino de esta Misidn y residente en la Provinsia hi treinta y seis anos, de quien resevi juramento que lo hiso en
forma de derecho, por Dios nuestro Seiior e la Serial de la S a n t a C r u z
so Cuio C a r g o prometid desir verdad en lo que supiere y le fuere
p r e g u n t a d o , y siendolo por el T h e n o r del superior D e s p a c h o de su
Senoria Ilustrisima Dixo a la Primera ( i ) pregunta que C o n o s e y ha
e s t a d o en las siete Misiones que al presente se Italian en esta Provinsia
fundadas, que son esta de San J u a n Pellotan, J e s u s Maria, G u i n a m o t a ,
la Messa, Santa Theresa de J e s u s , San Pedro Iscatan y el Rosario, y
que de ellas ay tres que tienen c a d a vna vn Pueblo de Visita a g r e g a d o .
que son esta de San J u a n que tiene al Pueblo de S a n t a R o s a , la de
J e s u s Maria que tiene al de San Francisco y la del Rosario que tiene
al d e San J u a n C o r a p a .
(1)
E n el o r i g i n * : e s t a l l a s r c s p u e u i s I n J I c a i a s a l m a r t e n con n u r a c r o s .
4.5
A la segunria pregunta Dixo, tjiie tl nunicio ile Indios que tiene
esta Misidn no se acuerda a lo que llega aunque los Vid en Vna ocasidn enipadronar al Padre Antonio Po!o de la Comparria, y que solo
le consta que desde la Conquista aesta parte comforme nasen los
Indios se Baptisan sin que ninguno quede sin resevir el sacramento y
que quando mas tardan ocho dias en traerlos a la Iglesia y que quando
se Conquistaron se Baptisaron ioa que entonses havia en la edad y
estado que se hallavaft y que en este Pueblo ay algunos Indios que
se apellidan los Canaris que no son originarios de esta Provinsia,
respecto de que desde antes de la Conquista en tiempo de la Genlilidad vivlan aqui entre los demas Indios; que su Padre de ellos era del
Pueblo de Guasamota y su madre del de Asqueltan y que estos en la
Gentilidad tenian quidado Comforme nasi'an sus hijos de Uevarlos a
Baptisar a sus Pueblos y Curato de donde eran y luego se volvfan
con ellos acd y que todavfa ay vivos como Veinte Indios e Indias de
los que en la Conquista se Baptisaron en estado de Adultos.
A la tersera pregunta Dixo que los Indios de esta Misidn se
alimentan del mafs que siembran y algun frixol y que tambien suelen
algunas veses matar vna res para comer, y con algunas fructas que
tienen y huertas que ponen por el Rfo de Sandi'a y melon y Asimismo
pescan en el Rio para comer; que en todo el Ano se ocupan en Varias
Cosas, porque el tiempo de las aguas lo tienen ocupado en sus siembras
y qiiidar sus milpas y sembrados, que los fructos que cultivan son
mais, frixol, calavasas, y huertas de melon y sandfa que se dan buenos;
que en el tiempo de las secas se ocupan en Ir alas salinas atraer sal,
y que la llevan a vender para varias partes, y que timbien salen algu­
nos a Colmenear, que tambien Cultivan alguna Cana dulcey Platanares.
Que los G a n a d o s que Crian es algun G a n a d o Mayor y tal qual Indio
algunas manadas de Veguas, y que lo que tienen con abundansia son
mulas que salen a Comprar fuera pequehas y las traen a Criar a Acd, y
que es tierra donde se Crian Vien las Cabras y puercos, menos ovejas
por haver mucha espina. Que el Regimen que tienen para Governarse
es poniendoles el Seiior Justisia Mayor de la Provinsia su Governador
Alcaldes Rexidores y otros Ministros que cada aho se renuevan y que
para las cosas mds graves ocurren a dicho Seiior Justisia M a y o r a l
Pueblo de la Mesa donde esta el Presidio en que reside, que al presente
lo es Don Vicente Canaveral por quien se sujetan a vivir en paz.
Que el Pasto espiritual se les administra por el Padre Misionero que
4
6
en la actualidad lo es el P a d r e Frai F r a n c i s c o Pasos de la H o r d e n d e
nuestro P a d r e San F r a n c i s c o , quien s a v e el declarante les ensefia la
Doctrina Cristiana, y evita las m a l a s Costumbres, administra los
S a c r a m e n t o s y los persuade y dirije i Vivir Vien, y que s a v e que para
su mantensidn se le sefialaron de quenta del R e i Veinte y sinco pesos
c a d a mes los quales h i tiempo que no se les d a n , y que con esta ocasidn
ha p a d e s i d o alguna C o r t e d a d , respecto de que los Indios no p a g a n
ovensiones y que a v n q u e ay algunos Vesinos q u e las p a g a n pero que
C o m o son p o c o s tambien es poco lo que C a e .
A la Q u a r t a pregunta dixo que en la antesedente tiene respondido
alo que esta Contiene y que solo a n a d e que los Indios d i n al P a d r e
el servisio d e vna I n d i a Tortillera y vn Indio para m a n d a d o s y que
el presente ano, de horden del Capitan le sembraron media fanega d e
mais; la qual qiiidaron tan mal que fructified poco.
A la Quinta pregunta D i x o que los Indios de esta Misidn no
p a g a n c o s a alguna por derechos de fabrica y que sdlo save que q u a n d o
muere algun Vesino de R a s d n la p a g a por su entierro y que los G a s t o s
de la Iglesia de Vino y sera siempre los han C o s t e a d o los Padres
c o m o todo lo m a s que se ofrece.
A la sexta pregunta dixo que la Iglesia de este Pueblo es de
A d o v e con dos Thorres b l a n q u e a d a s con mescla y tambien la frente
de la Iglesia, y que en las misas ha visto siempre buenos ornamentos
de T e l a y de R a s o y buenos C l l i s e s , Custodia y demas vasos d e p l a t a ,
que no tiene drgano ni mas musica que V n a s Chirimfas y Vn Violin,
que al presente se halla de Sacristln Antonio Canari Indio del Pueblo
y que no ay Cantores porque V n o que havfa murid y que para acdlitos
sirven tres muchachos del mismo Pueblo, y que ninguno de todos ellos
tiene c o s a alguna de salario.
A la s£ptima pregunta D i x o que los Indios de este Pueblo no
tienen con las de las demas Misiones Comersio alguno, y que sdlo tal
qual V e s suele Venir alguno de los otros Pueblos a Vender Sal.
A la o c t a v a pregunta Dixo: que los Pueblos que Confinan Con
esta Misidn son los de Huejuquilla, San Nicolas, H a z i e n d a s de S a n
Antonio y del Valle y Pueblos de T e n s o m p a y la S o l e d a d , San Andres
Q u a m i a t a y S a n t a Chatarina por el L a d o del oriente todos y por el
N o r t e con San I.ucas, G u a s a m o t a y San Buena Ventura del O b i s p a d o
d e D u r a n g o , y que estos son con los que Comersian su sal y las frutas
que siembran en sus Giiertas y que tambien les bienen los de dichos
47
Pueblos a Vender semillas, Manteca y lo que en aquellos Pueblos
tienen, cuio Comersio lo hasen con dinero de plata sellada 6 a cambio
de Vnas Cosas por otras y espesinlmente por Mulas a que son estos
Indios mui Inclinados.
A la nona pregunta Dixo (pie no ay en esta Mision Indios que
tengan grangerias provenidas de algiin arte sino es Vno u otro que se
aplican a baser sapatos y curtir pieles de res para venderles a los
demas.
A la Desima pregunta Dixo que le Consta que el Padre Misionero
tiene empadronados para su Govierno A todos los Indios en sus tablas
de Doctrina.
A la Vn desima pregunta Dixo que los Indios de este Pueblo
tienen su Pueblo formado con Casas Contiguas.de Xacales de Pasto
con pared de adove 6 piedra y que en el tiempo de las a g u a s se van
algunos a vivir en los Quavmiles que son las milpas de mais que siembran en el Zerro y que desde alia tienen qiiidado de Venir a misa los
Domingos y que como por aca es la tierra rnenos montucsa no ay
Vosques de Arboles en las tales milpas.
A la Duodesima pregunta Dixo que las Indias en esta Misidn se
ocupan en hilar y Texer Telas de algoddn y de I.ana para vestirse pero
no para venderlas.
A la desima 'Persia pregunta Dixo que es Cierto que los Indios de
este Pueblo se aplican apescar solo para comer, por no aplicarse a s a c a r
el pescado a Venderlo afuera y que las armas que Vsan son los Mache­
tes con que travajan, por haverseles quitado las flechas.
A la Desima Quarta pregunta Dixo que no se exersitan en la
Pastorfa de ningunos G a n a d o s , mas que en qiiidar c a d a vno el poco
que tiene, y que ya tiene declarado que solo Crian algiin G a n a d o Maior
pocos Cavallos y mas Mulas que traen de fuera y que estas son en las
que andan.
A la desima Quinta pregunta Dixo que el Temp'eramento de esta
Misidn es Caliente y que le parese seco aunque mui saludable; que ay
epidemia de Alacranes Venenosos y algiin mosquito; que las fructas
que produse silvestres esta Misidn, son Ciruelas, Nanchis, Guaiavas,
Zapotes, Mesquites, Pitallas, Guamiichiles, y algunas Xicamas; que las
Cultivadas son, Sandfa y Melon, C a n a y Platanos, Sidras, Limones,
Naranjos; y que los que se podrian darse si se plantaran son Tamarindos, Chirimollas, Chicos, Mamelles, Cocos y todas fructas de tierra
4
8
Caliente; i|ue se da tambien el a l g o d o n . Q u e no tiene tierras con a g u a s
que pudieran servir para riegos.
A la desima sexta pregunta dixo: que tienen los Indios de esta
Misidn
muchas maderas de pino pero mui I n c d m o d a s para s a c a r s e y
retiiadas, y que tienen algunos Zedros, Nogal y Ensinas C o l o r a d a s , y
algun T e p e g u a x e y que este esta mas cerca.
A la Desima septima pregunta dixo que en esta Misidn sdlo ay
entre los Indios algunos p o c o s que hasen s a p a t o s y Curten V q u e t a s y
a
que no ay de otro algun ofisio.
A la Desima o c t a v a pregunta Dixo que en esta Misidn ay Muchos
V e n a d o s , y algunos
Leones, y Texones
Cuias
pieles
curtirlas y haser R i e n d a s de frenos; que ay muchos
Pericos de V a r i a s espesies y en
sirven
para
Pavos Monteses,
la Sima de la Zierra algunos Pitorrea-
les; que ay tambien una Ierva que llaman del T a b a r d i l l o mui eficas
para esta enfermedad tomaiidola; otra que Hainan Ierva del
Naiarit
de Igual Kficasia para heridas d llagas aplicando la C a s c a r a en polvo,
que este es arbol; y que no C o n o s e el declarante otras ni G o m a s que
tengan virtud para las medisinas.
A la desima nona
pregunta dixo que no ay en esta Misidn Liqui-
dambar, B a l s a m o , ni L e c h e
de Maria, ni alguna espesie de
pimienta
y que sdlo ay en el Pueblo algun piperino, si es que este nombre C o rresponde al que los I n d i o s llaman Chliltiquipin.
A la Vigesima
pregunta Dixo que de aqui a la Misidn d e J e s u s
Maria habra seis L e g u a s de tierra firme y que avnque en este tiempo
se passa el Rio para Ir alia ocho veses, pero que en el tiempo de L i u bias se rodea por el Zerro y sdlo se p a s s a V n a Ves en V n a C a n o a , y
que el Camino a v n q u e tiene Quiebras, es tierra
firme.
Maria a la Messa, habra otras seis leguas y de
C u e s t a arriva, tierra
firme
y sin pasar el
Que de Jesus
Rio: que de J e s u s Maria £ G u a i n a m o t a puede
haver dose L e g u a s de Tierra q u e b r a d a pero firme y que en este tiempo
se pasa el Rio mas de sesenta Veses y que q u a n d o V a Cresido se p a s a
V n a Ves en J e s u s Maria en la C a n o a y de ay hasta G u a i n a m o t a ya
sdlo otra Ves se buelve a pasar en V n a Valsa y que esto es
el camino por sobre el Zerro.
tomando
Q u e de G u a i n a m o t a a San
Pedro
I s c a l l a n habra dies y seis d dies y ocho L e g u a s de tierra mui aspera y
que sdlo V n a Ves se pasa el R i o en
q u e ay
G u a i n a m o t a en dicha V a l s a , pero
Vn arrollo que se p a s a muchas Veses, a v n q u e
evita I e n d o s e por el Zerro y que el camino es firme.
las a g u a s se
49
A la Vigesima prima pregunta dixo que ya tiene dicho la Pesca
que tienen los Indios de esta Misidn que es solo para comer ellos y que
solo sacan Vagre, sardina, y algiin Camardn grande. Y que no hay
por todo esto minas ni vetas a que les haian haiado alguna Vtilidad de
algiin metal servible.
A la Vigesima segunda pregunta Dixo que no save haia defecto
alguno en esta Misidn en la Doctrina y ensenansa de los Indios ni en
la administrasidn de los sacramentos y que se les diga misa todos los
dias de Fiesta, porque a todo esto les acude con mucha eficasia el
Padre Misionero y que aunque el Discurso del ano celebran los Indios
algunas funsiones pero que no pagan por ellas derechos a la Iglesia;
que las I ma genes que veneran en sus Casas son algunos Crusifixos y
otras Imagenes que tienen en estampas de papel, y que tambien ay
algunos que no tienen nada. Y que en sus funciones quando se Baptisan
d Casan no se les ha obscrbado ninguna Ceremonia sospechosa y que
toda su fiesta la redusen a Juntarse a Comer y tocar alguna Guitarra
con que Vailan y que sdlo si se les ha obserbado que siente mui poco
d n a d a la muerte de sus deudos y parientes y aunque sea de sus
hijos.
A la Vigesima Tersia pregunta Dixo que el Genio de estos Indios
es de desconitiados y Pusilauimes, que se tienen Vnos 4 otros poca
charidad y que naturalmente son Inclinados a la Idolatria y que tambien
se Inclinan estos de aqui al Vino.
A la Vigesima Quarta pregunta Dixo que como lleva dicho se
aplican 4 vever mescal los Indios pero que el Padre les Prohive todo
Genero de Vevida y que dentro de la Misidn no se hase ninguna
aunque de fuera solian traer 4 venderselos.
A la Vigesima quinta pregunta dixo que todos los Indios de las
Misiones se llevan Vien y tienen amistad, y que en este Pueblo, en el
de Jesus Maria y en el de Guainamota ay mesclados entre ellos
algunos tepeguanes y el Pueblo de San Pedro Iscatlan todos son
Tequalmes que hablan distinta Lengua.
A la Vigesima sexta pregunta Dixo que es Cierto que en este
Pueblo huvo dos Indios que eran entre los demas tenidos por personas
de mucho respecto y que los de mas les estavan subordinados, Cuio
Concepto y superioridad adquirieron porque se ocupavan en algunas
supertisiones con que hasian creer 4 los de mas que descubrian los
secretos futuros, pero que ya estos murieron y que oy no ay ya ma's que
50
aquellos Indios Viexos que-por serlo tienen en su Pueblo c o m o siempre
acostumbran los Indios primer voto en todos los negosios.
A la V i g e s i m a septima pregunta Dixo que aunque es Cierto que
en todos los Pueblos de la Provincia s e han descubierto al presente
Varias Idolatries, pero que en este Pueblo no ha havido macula en esso
y q u e solo estan Indisiados d e hechiseros dos Indios y son J o s e p h
Antonio y vn Antonio Zerrano los quales se hallan presosen el Presidio
de la M e s s a y q u e lo que lleva declarado es lo que p a s a y save y que es
la V e r d a d so C a r g o del J u r a m e n t o fecho en que siendole I.eida su
declarasidn se afirmd y ratificc; dixo ser de e d a d de quarenta y ocho
anos y que no ha faltado en n a d a k la religidn del J u r a m e n t o ; no firmd
por no saverr hiselo yo dicho J u e z con el Notario, que de todo Did fee
— E n t r e r e n g l o n e s — s a g u n d a — v a l e — T e s t a d o — n o — v a l e — J o s e p h An­
tonio Bugarin
( R u b r i c a ) — A n t e mf Pedro Nolasco de Castilla
Notario
Nombrado (Rubrica)
E n dicha Misidn, dicho dia, mes y ano, yo el referido J u e s Visitador
p a r a la Imformasidn que estoi resiviendo hise parecer Antemf a Nicolas
L o p e s espanol y vesino de la referida Misidn de dies y ocho anos k esta
parte y siendo presente le resevi juramento que lo hiso por Dios nuestro
Seiior y la seiial de la Santa Cruz en forma de derecho so cuio cargo
prometid desir verdad en lo que supiere y le fuere preguntado, y siendo
por el I n t e r r o g a t o r s formado de los puntos del superior despacho de
Su Senoria Illma. Dixo: que conose k esta Misidn de San J u a n Pellotan
y algunas de las demas de la Provincia y que save que al presente se
hallan fundadas la de la Messa, Santa Theresa de J e s u s , G u a i n a m o t a ,
J e s u s Maria, San Pedro Iscatan y la del Rosario que por todas son
siete, que de estas dos conose el declarante que tienen c a d a V n a Vn
Pueblo de visita, que son esta que tiene al J e Santa R o s a y l a d e Jesus
M a r i a que tiene ai de San Fransisco y que ha t>ido desir que la del
R o s a r i o tiene tambien al de San J u a n C o r a p a .
A la segunda pregunta Dixo que sdlo dandole tiempo pudiera
contar los Indios y dar rasdn, porque a todos los conose pero que haora
no p u e d e puntualmcnte desirlo; y que si s a v e que desde la Conquista a
esta parte comforme nasen los traen a Baptisarlos q u a n d o m i s dentro
de ocho dias, lo qual ha visto el declarante desde que s e halla aqui
a v e s i n d a d o y que q u a n d o se Conquistaron se Baptisaron los que
entonses havia en la e d a d y estado en que la Conquista les cojid y que
todos son naturales de esta Provinsia, menos unos nombrados los
5'
Canaris, que estos ha oido desir aellos mismos que son Tepeguanes y
qve su Padre se vino a vivir a a c a y que conforme nasian ellos se los
llevava a la Villa de Xeres a Don J u a n de la T h o r r e y que este alia
los Baptisava de suerte que en la Conquista ya aestos los haiaron
cristianos y que fueron los que Coperaron a que se rindieran los otros,
y que hasta haora se estan mostrando mas fieles y mas Inclinados 41a
devosion y Religion.
A la tersera pregunta Dixo que los Indios de esta dicha Mision se
alimentan con las siembras que hasen de mafs, frijol, y calavasas, para
lo qual tienen buenas tierras y que tambien crian algiin ganado que
suelen matar para comer y ponen sus hordenas y matan algunos Venados
todo para mantenerse, y que la ordinaria ocupasidn de ellos es sembrar
sus milpas por el tiempo de las aguas y qiiidar y benefisiar sus milpas
y alsadas las cosechas Vnos salen a tierra Caliente a Cargar sal que
llevan a Vender 4 Varias partes, algunos ponen por el rio sus Huertas
de sandia, melon y calavasas, otros salen a sacar Colmenas y a
tirar alos Venados y otros suelen estarse osiosos, que ya ha dicho
que los frutos que cultivan son mais, algiin frixol y Calabasas y Chile
del que por acd se da que llaman quauchile y otra espesie que llaman
Chiltiquipin, y que algunos cultivan algunos Platanaresy Caha dulse por
las Varrancas. Que los G a n a d o s que crian es algiin G a n a d o mayor y
que algunos hay que no tienen nada y que t4mbien ay vno v otro que
tiene algunas ovejas pero pocas por no ser la Tierra aproposito para
ellas y que asimismo Crian algunas Vestias Cavallares y Vastantes
mulas que compran pequefias por fuera y las traen 4 Criar aca. Que
el modo de Governarse es por los Justisiales que c a d a ano les nombra
el Sefior Comandante del Presidio para las cosas de poca monta que
se les ofrecen y que para las mayores ocurren ante el susodicho al
Presidio de la Messa donde recide 6 4 Antonio Ortega que es Vn Indio
del Pueblo de J e s u s Maria de espesiales Circunstansias, por las quales
lo tiene puesto dicho Seiior Comandante de Governador General de los
Pueblos. Que quien les administra el Pasto espiritual, L o s Santos
Sacramentos y Doctrina Cristiana es el R. P. Frai Francisco Pasos de
la horden de nuestro P. S. Francisco de la Provinsia de Santiago de
Xalisco, y que el susodicho al presente no tiene provenios ningunos ni
Vtilidades para mantenerse, porque aunque save que de la Real C a x a se
le seiialaron para su Congrua veinte y sinco pesos solo se los dieron
resien entrado algunos meses y ya despues no le han dado nada, ni los
52
Indios le p a g a n ovensiones y s61o le dan vna I n d i a para que haga
tortillas y vn Indio para los m a n d a d o s y que el presente afio mandd el
C o m a n d a n t e que le sembraran media fanega de mafs en c a d a Pueblo
de que C o s e c h d c o m o quinse fanegas.
A la Q u a r t a pregunta dixo que se refiere alo que tiene d e c l a r a d o
en la pregunta antesedente.
A la Quinta pregunta D i x o que no tiene esta Iglesia Fdbrica
espiritual por q u e no p a g a n los Indios c o s a alguna por este Titulo y
que q u a n d o muere algiin vesino de los que suelen a g r e g a r s e ala Misidn
los pagan por el entierro al P a d r e Misionero, quien costea los Gastns
los de Vino, Sera y d e m a s que se ofrecen en la Iglesia.
A la sexta pregunta D i x o que la Iglesia de esta dicha Misidn es
d e a d o v e como se esta V i e n d o con pretiles de L a d r i l l o y bdveda de
lo mismo y encalada la frente y Thorres que son dos y que ay en ellas
mui buenos ornamentos de T e l a y de R a s s o y buenos V a s o s de Plata,
Calises, C u s t o d i a y de mas nesesarios, que no tiene d r g a n o pero que
p a r a las funsiones traen los Indios su A r p a y Violin, Vajdn y Chitimias;
que de sacristan se halla Antonio C a n a r i , que el Cantor murid y haora
esta ensenando el Padre dos Indisuelos que escojid en el Pueblo para
ello y que para Acdlitos se toman c a d a ano otros tres muchachos y que
ninguno de estos tiene salario alguno.
A la septima pregunta Dixo: que estos Indios de este Pueblo no
comersian c o s a alguna con los de las demas Misiones y que sdlo ellos
en su Pueblo Comersian los fructos y c o s a s que tienen a Cambio y
algunas veses por monedas d e plata sellada.
A la o c t a v a pregunta D i x o que los Pueblos Comfinantes con esta
Misidn son San L u c a s G u a s a m o t a , San Antonio, San V e m a v £ y S a n
P e d r o de Xicaras todos del o b i s p a d o de D u r a n g o y Cituados en
el lado del Norte. Q u e por el oriente comfina con Huejuquilla la
Alta en distansia como de quarenta L e g u a s al otro lado de la Zierra
M a d r e y con San Nicolas, la S o l e d a d , T e n s o m p a . S a n Andres Q u a m i a t a ,
San Sebastian y Santa Catharina; con todos los quales comersian estos
sus semillas y frutas llebandolas a ellos, 6 viniendo los d e dichos Pueblos
i este con Durasnos, M a i s y otras c o s a s que les venden 6 ferian por
sal d por las demas c o s a s que V n o s y otros tienen y tambien por algun
dinero.
A la N o n a pregunta D i x o q u e algunos Indios ay Curtidores d e
pieles que Venden aquf en la misma Provinsia y tal qual sapatero raalo
53
que tambien ay y que no tienen ninguna otra grangeria, porque no se
aplican a aprender ofisios.
A la Desima pregunta Dixo que es Cierto que el Padre Misionero
tiene empadronados en las T a b l a s de Doctrina a todos los Indios.
A la Vndesima pregunta Dixo que estos Indios, tienen fabricadas sus
C a s a s de Xacales Inmediatas las Vnas a las otras con Pueblo formado y
que sdlo por tiempo de a g u a s los que tienen sus G a n a d o s se retiran a sus
Ranchos A poner sus hordenas y otros a sus Milpas para lo cual piden
I.icensia al Padre y tienen qiiidado los dias de fiesta de Venir a Misa;
y que hay tambien algunos que siembran en los Zerros, donde suelen
vivir mientras lebantan la Cosecha y que algunas de estas milpas estan
en las espesuras de los Arboles.
A la Duodesima pregunta dixo que las Indias se ocupan en liar
L a n a j algoddn para texer sus Liensos y vestirse y tambien Ilan pita para
haser costales, pero que nada de esto es para Comersiar, sino sdlo para
sus Vssos.
A la Desima tersia pregunta dixo que ha Visto que estos dichos
Indios se aplican a la Pesca por el tiempo del Verano hasta que llueve
y sdlo para coiner, porque nunca sacan a vender el pescado para otras
partes. Que las armas que Vssan son machetes que les sirven para
desmontar por estarles Vedadas las flechas.
A la Desima quarta pregunta Dixo que no se exersitan en la
Pastoria porque no ay en toda la Provinsia Cantidades de G a n a d o s que
nesesiten de Pastores, y que ellos como tiene dicho sdlo crian algun
G a n a d o maior, mui pocas ovejas, algunos Cavallos y con mas
abundansia Mulas que compran en las hasiendas de fuera pequenas y
las traen £ Criar asus tierras y que estas son en las que ellos
andan.
A la desima Quinta pregunta Dixo que el Temperamento de esta
Misidn es Caliente, pero saludable. Que ay muchos Alacranesy mui
venenosos, y algun Mosquito. Que las frutas silvestres que produce son
Sapotes, Guallavas, muchas siruelas, Guamuchiles, Nanchis, Pitallas,
otra que ellos llaman T a p u y otra que llaman Puru,, que son al gusto
sensuales y dulses. Que las que ay Cultivadas son sandia, melon,
p l a t a n o s , C a n a dulse, Naranjas, Limones, Limdn real, algun Aguacate,
Anona y Calavasa que llaman de Castilla; que las que se pueden dar
son Chirimollas, Chicos, Mamelles, Cocos, Tamarindos, y toda fruta
d e Tierra Caliente. Y que por todo el Rio ay abundansia de T a b a c o
54
Silvestre q u e s e cria mui g r a m l e y que Venefisiado es quassi c o m o el
de Cordova.
A la Desima sexta pregunta D i x o que las M a d e r a s q u e tienen en
la Mision son Pinos y Zedros, pero lexos y con muchos precipisios, y
con mas facilidad a c a A b a x o tienen T e p e g u a x e , Savinos y otro p a l o
que llaman Yenadillo.
A la desima septima pregunta dixo que ya tiene d e c l a r a d o que en
esta Mision solo ay algunos Indios S a p a t e r o s y Curtidores y q u e
ninguno ay que sepa otro Ofisio.
A la desima o c t a v a pregunta dixo q u e en estos Monies I m m e d i a t o s
ay muchos Siervos, X a v a l i s , algunos T i g r e s , L e o n e s y osos. Q u e t a m b i e n
ay Guajolotes, Pericos y sobre la Zierra pitos reales. Q u e ay tambien
muchedumbre de Y e r v a s con que ha visto a los Indios Curarse; pero
que ellos les tienen nombres en su lengua por lo qual no puede el q u e
responde dar rasdn d e ellas y solo si de Vna q u e llaman la Yerva del
Nayarit que es Vn Arbol cuia C a s c a r a es mui ericas para heridas; q u e
ay tambien mucha Trementina d e Pino, alguna sera y miel d e avejas.
A la D e s i m a nona pregunta d i x o que no ay en esta Misidn
L i q u i d a m b a r , B a l s a m o , Pimienta, N o e s noscada, Leche d e Maria ni
C o s a alguna de los q u e Contiene la pregunta; y que sdlo ay el picante
que los Indios llaman chiltiquipin y otra Kspesie q u e llaman chilequagiiiti.
A la Vigesima pregunta D i x o q u e d e las L e g u a s q u e ay d e V n a
Mision a otra no p u e d e dar R a s d n porque no tiene Intelvgensia en
esas regulasiones y solo sf asegura q u e de aqu) £ J e s u s M a r i a esta el
R i o de por medio que se p a s a nueve Veses, aunque las a g u a s se V a por
sobre el Zerro y sdlo Vna ves se p a s a en C a n o a que ponen los Indios,
que el C a m i n o es de Tierra d o b l a d a pero firme; que d e J e s u s M a r i a
para G u a i n a m o t a se p a s a muchas yeses y q u e las a g u a s s e huie el
C a m i n o t o m a n d o otro por el Zerro y no se p a s a m a s que el R i o d e
C h a p a l a g a n a en otra C a n o a de los Indios; q u e d e esta Misidn para la
de S a n t a T h e r e s a se p a s a V n a ves pero que las a g u a s Impide el p a s o
p o r q u e no ay C a n o a y que es regla General que en esta Provinsia no
ay C a m i n o que no sea q u e b r a d o , avnque es tierra firme, y que d e las
de mas Misidn d e Iscatlan y el R o s a r i o no d a R a s d n por no haver I d o
aellas.
A la Vigesima prima pregunta D i x o que la Pesca que hasen
los
Indios de esta Misidn en el R i o es d e b a g r e y sdlo para Comer, y q u e
55
q u a n d o Co'iiiensan las aguas se retirael pescado y ya no Pescan. Que
no ay por la Provinsia vetas minerales ma's que las Minas de San
Francisco que estan Inmediatas a Iscatldn, las quales se estan travajando
Corrientemente.
A la Vig6sima segutida pregunta dixo que asegura con toda Verdad
que no hay defecto alguno en la Instruction Cristiana de los Indios
respecto de el Padre Misionero les ensena contiiiuamente la Doctrina,
se las explica, les administra los Sacramentos asus tiempos y en sus
enfermedades y les dise Misa todos los dias de fiesta, los corrige y hase
vien todo lo que toca a su ofisio. Y que no les ha Visto a los Indios
nunca alguna Ceremonia d Rito sospechoso en sus Baptismos 6
Casamientos, porque publicamente se juntan en la Comunidad £ Comer,
tocar y fe^tejarse y que tampoco se les ha visto en sus entierros, avnque
no ha visto xamas que en las sepulturas de sus difuntos Vengan a
ensender siquiera Vna Vela.
A la Vigesima Tersia pregunta Dixo que no haia ClSmo definir el
Cenio de los Indios de esta Provinsia, pero que lo que ha notado es
que son mui Interesados, llevados por mal, retirados y vergonsosos,
Cobardes y demasiadamente Inclinados a la Curiosidad, pues avnque
anden muchas L e g u a s quando ollen desir alguna Cosa que les hase
fuersa Van a verla; que no son Inclinados £ hurtos, ni £ jugar y si lo
son al Vino avnque se les va mucho ala mano, pues en esta Mision no
se les permite haser ni Vssar vevida alguna avnque aescondidas traen
de otras partes mescal para embriagarse.
A la Vigesima quarta pregunta dixo que todos los Indios de las
Misiones save que son de Vna R a s a misma y solo los del Pueblo de
Iscatlan save que son de distinta Lengua y que aqui los Indios Canaris
son Tepeguanes Como tiene dicho; que todos los demds son
Choras.
A la Vigesima quinta pregunta Dixo que todos los Indios de las
Misiones se aplican a vever quando hallan ocasion como lleva declarado,
pero que se cela mucho que no tengan Vevidas.
A la Vigesima sexta pregunta Dixo que en esta Mision quienes
han dominado alos de mas Indios son los Canaris por ras6n de que
como han sido los mas Catholicos se ha hecho siempre mas Comfiansa
de ellos; y que no save que haiaentreellos algunos adivinos, porque avn­
que en toda la Provinsia se han descubierto Idolatrias, pero que en este
Pueblo y el de Santa R o s a no se ha descubierto en esta materia nada
56
m a s que dos de este Pueblo que se hallan pressos porque se les ha hallado
sospecha d e hechiserias.
A la Vixesima septima pregunta dixo que ya tiene respondido en la Antesedente; y q u e lo que lleva d e c l a r a d o es lo q u e
p a s a y save y que es la V e r d a d so c a r g o del J u r a m e i t o fecho en que
siendole lefda su declarasion se afirmo y ratified; dixo ser de edad d e
sinqiienta y seis afios y q u e no ha faltado en C o s a a l g u n a a la religion
del J u r a m e n t o ; y lo firmd con migo dicho J u e s y el Notario quien did
k€—Joseph
Antonio Bugarin
(Riibrica)—Nicolas
Lopes ( R u b r i c a )
— A n t e raf Pedro Nolasco de Castillo Notario N o m b r a d o ( R u b r i c a )
E n dicho Pueblo dicho dia mes y ano, y o dicho J u e s Visitador
haviendo visto la Imformasidn antesedente la huve por Vastante y
M a n d o que acomulandose el Padrdn que se Testimonid d e esta Misidn,
se siga la Visita por la d e J e s u s Maria. Assi lo provey y firme con el
Notario c o m o dicho es—Joseph Antonio Bugarin
(Rubrica)—Ante
mi Pedro Nolasco de Castillo Notario N o m b r a d o (Riibrica).
(Cierran este expediente los Padrones del pueblo de S a n J u a n
Peyotan y d e su anexo el pueblo de Santa R o s a )
57
fctfracto
de
relaciones
y
cartas
de los Misioneros del fJayarit,
sobre la p*rticipa.ci6n
que tomaron los naturales d( la misma
S e r r a n i a en. la guerra
de Independenrja,
desde 1810 a 1815-
Hallandose el P. Fr. Rudesindo Angles, espanol peninsular, de
Coniisario de las diez Misiones del Nayarit, tuvo noticia de que habi'a
Ningunas
estallado la revolution iniciada en el pueblo de Dolores.
tropas habia entonces en ellas, pues hacia ocho anos que el ultimo
Capitan-Comandante de la Sierra, D . Gregorio Perez, se habfa retirado
de la M e s a y los administraba provisionalmente desde Colotlan, por
haber sido nombrado primer Ayudante del Cuerpo de Dragones de la
Frontera. En tales circunstancias, el P. Angles, temeroso de que el
movimiento de insurrection trascendiese a la Provincia que gobernaba espiritualmente, solicit^ del Presidente de la Audiencia de
Guadalajara, Brigadier D . R o q u e Abarca, que enviase a D. Fernando
Cambre, que habia sido provisto Capitan-Comandante del Nayarit, en
lugar de PeYez, a hacerse cargo de su empleo; pero como esa peticidn
llegd & su destino cuando y a la capital de la Intendencia se hallaba en
poder de los insurgentes, no le quedd otro recurso al Comisario de las
Misiones que el de hacer excitativas a los indios para que se conservaran
en paz y el de circular entre ellos la proclama de Abarca, el edicto de
58
excomunidn del O b i s p o presentado de Valladolid, la Pastoral del de
G u a d a l a j a r a y otros documentos destinados 4 contrarrestar el curso
d e las nuevas ideas.
Consecutivamente s u p o el P. A n g l e s — c o n cuyo celo por la c a u s a
realista, dicho s e a entre parentesis, no simpatizaban todos los Misioneros de su obediencia, c o m o el mismo lo hace c o n s t a r — q u e el Cura
M e r c a d o se habia hecho dueno d e T e p i c y San Bias; y por ultimo, "en
7. 9 y 1 3 d e N o v i e m b r e de 1 8 1 0 , escribe, adverti y a en mis Indios
algunos movimientos extraordinarios a efectos de a l g u n a s Proclamas
q u e introduxeron emisarios de Colotlan y T e p i c , " de los cuales uno de
ellos, Marcelino Miramontes, enviado d e M e r c a d o , fue aprehendido
llevando consigo ciertos seductivos papeles y remitido en calidad de
preso £ D . Miguel O c h o a , c o m a n d a n t e d e tres companias de las fuerzas
d e D u r a n g o , que con ellas se hallaba en la Mision de G u a z a m o t a . Al
propio tiempo encareci'ale 4 este ( c o n quien tuvo que entenderse, por
estar c o r t a d a s las comunicaciones con G u a d a l a j a r a ) que importaba que
se resguardaran los puntos de San J u a n Peyotan, G u a i n a m o t a , Ixcatan
y S a n t a T e r e s a . El mencionado jefe realista, atendiendo 4 esa indicacidn, entrd a la Sierra y dej6 r e s g u a r d a d o s esos pueblos, poniendo en
el s e g u n d o 20 s o l d a d o s , 50 en el tercero, 40 en el cuarto y n o se dice
cuantos en el primero.
A principios d e enero del siguiente ano, se presentaron por la
entrada de G u a i n a m o t a mas de seiscientos insurgentes enviados por
M e r c a d o , los cuales tuvieron un encuentro con 20 s o l d a d o s realistas
en el rancho de la C o m u n i d a d de J e s u s M a r i a , muriendo alii 4 de
£stos y 20 d e los priraeros; y habiendo corrido el rumor de que se
a d e l a n t a b a n mas d e d o s mil insurgentes 4 entrar por I x c a t a n — y que
en realidad n o eran mas de 400 al m a n d o del Capitan C a r r a s c o — s e
retiraron violentamente la guarnicidn de G u a i n a m o t a , c o n el C o m a n ­
d a n t e O c h o a y el P . Angles, por J e s u s M a r i a y S a n J u a n Peyot4n, y
las d e I x c a t a n y S a n t a T e r e s a por las alturas de la Sierra, quedando
4 consecuencia toda esta por los insurgentes.
A p o c o , el Intendente d e D u r a n g o D . B e r n a r d o B o n a v i a
comisiond al Teniente Coronel D. P e d r o Maria d e Allandes p a r a que
fuera 4 hacer la reconquista del Nayarit: recorrid con efecto la Sierra
dicho militar con sus fuerzas, l o g r a n d o que se le presentaran de paz
los indios de todos los pueblos, con excepcidn de los de G u a i n a m o t a ,
Ixcatan y San J u a n B a u t i s t a de S a n t a F e .
59
Apenas Allandes termind aquel paseo militar y se retire a la
Intendencia de donde habia sido enviado, cuando los indigenas de
esos ultimos pueblos, a principios de junio, bajaron de los montes, en
donde habian a n d a d o errantes, y atacaron a San Pedro Ixcatan; pero
algunos vecinos de esa Misidn, unidos a otros de la del Rosario (tan
inmediatas entrambas que sdlo estaban divididas por un rio) acaudillados
por el Misionero europeo Fr. J u a n Bautista Zaragoza, resistieron con
fortuna a los asaltantes, haciendoles seis muertos y obligando a los
demas £ retirarse.
Por tercera vez el Intendente de Durango (por haber sabido el
asalto dado £ San Pedro y que el cabecilla insurgente J e s u s Lopez
excitaba £ los indios de Ixcatan, Guainamota y otros, a que aprehendiesen a los dos misioneros espanoles que habian quedado en la Sierra
y los remitieran a Huaximic), mandd auxilio de tropa £ los indigenas
que permanecian fieles a la causa real. Componiase ese auxilio de 25
soldados veteranos, £ las drdenes del Alferez D. Francisco Espinosa,
quienes guarnecieron el punto de Santa Teresa, para itnpedir que por
alii entrasen £ la Nueva-Vizcaya los revolucionarios de Acaponeta.
Estos, en numero de mas de 1500 hombres, llegaron £ acamparse
en la hacienda de San Lorenzo, distante seis leguas de Ixcatan,
amenazando a esta Misidn, en la cual se congregaron los P P . Angles
y Zaragoza, quienes para defender el puesto lograron reunir 120 hom­
bres, a los cuales Servian de pi6 veterano seis soldados de los de
Ochoa; pero como no tenian armas para dotar esa gente, pues en
vano las habian solicitado del Comandante de Tepic, D. Francisco
Vald^s, se vieron en la necesidad de replegarse dichos P P . , con todas
las familias de los vecinos y con 25 indios, al pueblo de Santa Teresa.
J u s t o es decir que los Misioneros eran tan resnetados de los
Insurgentes, que en esa ocasidn por tres veces enviaron a decirles que
se retiraran para que no tuvieran nada que sufrir, "pues corservaban
en sus pechos —asf lo manifiesta el P. Angles— los favores y beneficios
que en los siete anos que administrd en sus respectivas parroquias, les
habia dispensado."
Considerablemente aumentado el numero de los levantados que se
habian reunido en el plan de Tierra Caliente, penetraron £ la Sierra
mandados por Cafias, ocuparon a Ixcatan y fueron a apostarse a la Mesa;
lo cual sabido por los realistas, salieron el 5 de septiembre, de Santa
Teresa, en numero de 18 veteranos, 25 vecinos, armados con sus
6o
escopetas y otras tantas lanzas y cuchillos, y 1 5 indios flecheros, con
animo de a t a c a r al enemigo.
H a b i e n d o dormido ese dia en el rancho
d e S a n t a Gertrudis, continuaron su marcha al siguiente; pero c u a n d o
a p e n a s habian carainado dos leguas, al llegar al paraje llamado las
Cebolletas, se vieron de pronto cercados por mas d e 800 indios, quienes
tan b r a v a m e n t e acometian que ni tiempo dieron i los realistas para
que formaran en orden de batalla. Resistieron los ultimos sin e m b a r g o
c o m o media hora, en que lograron poner fuera de c o m b a t e c o m o 3 0
d e los insurgentes; pero en c a m b i o estos a su vez mataron a seis d e los
s o l d a d o s y a diez d e los vecinos realistas, contandose en ese numero
el Teniente Coronel D. L a z a r o Ortiz. Parece que esta perdida bastd
p a r a hacer que huyera el resto de la fuerza del gobierno, y a no hasta
S a n t a T e r e s a , sino hasta San F r a n c i s c o del Mezquital.
V i e n d o todo el N a y a r i t en compiela insurreccidn y que £sta se
p r o p a g a b a hasta la Sierra de los Huicholes, el Intendente B o n a v i a
despachd a hacer la pacificacion 400 soldados, en dos Divisiones, la
una al m a n d o del Capitan D. J o a q u i n U g a r t e y la otra al del Teniente
veterano D . F r a n c i s c o Minjares, las cuales se reunieron en las C a n o a s ,
punto d e la Sierra ultimamente n o m b r a d a , y alii combinaron sus jefes su
plan de a t a q u e , a c o r d a n d o pacificar ante todo los pueblos de la N u e v a
V i z c a y a que confinaban con el Nayarit.
Consecuentes con ese proposito, en la m a d r u g a d a del 1 3 de octubre
U g a r t e a t a c o el pueblo de G u a z a m o t a , matando 26 indios; y Minjares
se dirigio al pueblo de San Antonio; pero en tanto q u e el v a d e a b a el rio
que esta inmediato, escaparon los s u b l e v a d o s q u e en ese l u g a r s e h a l l a b a n .
E n s e g u i d a , U g a r t e envid al pueblo de S a n L u c a s una partida de
60 hombres, y habiendolo hallado esta enteramente a b a n d o n a d o , quern 6
todas las c a s a s .
Obtenidos esos resultados, estuvo t o d a la tropa d e s c a n s a n d o en
G u a z a m o t a hasta el ilia 21 del mismo mes, en que sal id para el Nayarit.
E n Peyotan fue bien rccibida la expedicidn por los indios y
vecinos que alii habian q u e d a d o , quienes noticiaron que todos los demas
indigenas de la Provincia se hallaban a c a m p a d o s en el puesto
n o m b r a d o " L a Primera Guerra," a tres leguas d e distancia de alii.
C o n esa nueva, la fuerza realista partid con direccidn a ese punto
en la tarde del dia 22; y en la m a d r u g a d a del 2 3 , al hallarse en el
pueblo d e S a n F r a n c i s c o d e Paula, la cercaron multitud d e ' i n d i o s ,
disparandole flechas, piedras y poquisimas balas. L a agresidn fue
6i
rechazada a tiros por los expedicionarios, que hicieron veinticinco
muertos, sin tener por su parte ninguno; y en tanto que el enemigo
se retiraba por los encumbrados cerros, donde la caballeria no podfa
perseguirlo, los vencedores entregaron a las llamas el referido
pueblo.
Despues de esta action, se dirigieron los fealistas a J e s u s Maria,
Mision que hallaron abandonada; pero a los dos dias de estar alii se
les presentaron el G o b e m a d o r , el Escribano y otros principales,
manifestando que los demas vecinos lo harfan tambien asi, pues no se
hallaban bien con la insurreccidn; y con efecto, cumplieron su palabra,
trayendo consigo los vasos sagrados y los ornamentos de la iglesia.
Con ese motivo, el P. Angles que acompanaba £ los expedicionarios
celebrd una funcion en accion de gracias.
En 2 de noviembre los realistas avanzaron hasta la Mision de la
Mesa, que asimismo se halld abandonada; pero a consecuencia de haber
sido aprehendido poco despues Domingo el Sacristan, que fungia como
capitan y quien fue pasado por las armas, al par que se perdond la vida
a siete indios que le acotnpanaban, al cabo de un mes de estar alii
apostada la tropa, se redujeron voluntariamente a la paz los naturales
de la misma Mesa, con exception de los Justiciales, y lo hicieron
tambien los de J e s u s Maria, San Francisco de Paula, San Juan Peyotan,
Santa R o s a y Santa Teresa.
E l 23 de diciembre de 1 8 1 1 salio la Division de Minjares, por
Jesus Maria y Peyotan para Huejuquilla, y dilate* todo el mes de enero
inmediato en tranquilizar y organizar los pueblos de la Soledad,
Tenzompa, Mezquitic y la hacienda de San Antonio.
Habiendose
al cabo sabido la destruction de la gavilla de Apozolc.o, que era la
que por alii mantenfa vivo el fuego de la insurrection, se retiraron los
realistas a Zacatecas.
Tres mil almas habian quedado por entonces en las Misiones de
la Mesa, Jestis Maria, Santa Teresa, Peyotan y sus respectivos pueblos
de visita, los cuales despues de haber abrazado con general entusiasmo,
(asi lo dice el documento relativo) el partido de la Independencia,
habian vuelto a someterse. I.os habitantes de los pueblos de Guaina­
mota € Ixcatan, que fueron los primeros que se declararon por la causa
nacional, saliendo fuera de la Provincia a incorporarse con los demas
insurgentes, habian perecido en su'mayor parte.
El a n o d e
1 8 1 2 las
partidas de los jefes insurgentes
Cecilio
62
Gonzalez y el indio C a n a s excursionaron por la Sierra, senoreandola;
pues los jefes realistas a u n q u e solian entrar £ ella, parece q u e m a s
era por obedecer las crdenes d e sus superiores, q u e con el animo d e
a c a b a r con los revolucionarios que se acantonaban en los lugares m a s
abruptos y reconditos y con quienes no procuraban tener ningun lance
serio.
L o unico que esas fuerzas hacfan con empeno era destruir por
medio del fuego los pueblos considerados adictos al levantamiento,
habiendo sido incendiados los d e la M e s a , S a n t a T e r e s a , Dolores, el
R o s a r i o , San J u a n C o r a p a , Ixcatan y G u a i n a m o t a , este q u e m a d o por
l o s realistas de Ixtlan.
Algunos de los indfgenas levantados en a r m a s , solian presentarse
pidiendo indulto a los c o m a n d a n t e s realistas, quienes se los a c o r d a b a n ;
pero k aquel fin no les movfa otra cosa que el hambre, y asf luego
que los indultados la s a c i a b a n en las a b a s t e c i d a s Misiones q u e habian
q u e d a d o i devocion d e la c a u s a colonial, y q u e estaban guarnecidas
por una partida de tropa d e la Frontera d e Colotlan, volvfan a reunirse
a sus antiguos compafteros de a r m a s .
E l dia 1 0 de julio de 1 8 1 3 , una a v a n z a d a de los naturales de los
pueblos realistas, acompafiada de cuatro vecinos, consiguieron m a t a r
al Coronel insurgente C a n a s y £ uno de los subordinados d e 6ste; y
tornaron £ J e s u s Maria llevando la cabeza de aquel ( l a cual se fijd en
la punta de una lata a la orilla d e ese pueblo), ocho familias y diez
prisioneros, de los cuales dos fueron p a s a d o s por las armas.
E s a perdida ocasiond q u e se presentaran d e paz varios d e los
levantados, a u m e n t a n d o s e con ellos el numero de habitantes en los
pueblos sometidos, que llegaron k tener en conjunto una poblacion d e
mas de mil y quinientas a l m a s .
Del 1? de febrero al 8 d e marzo de 1 8 1 4 recorrid el T e n i e n t e
Coronel D . J o a q u i n M o n d r a g o n , con ciento veinte soldados, toda la
Sierra, registrando los a c o s t u m b r a d o s alojamientos d e los rebeldes,
recogiendo las semillas que estos tenian g u a r d a d a s "en las abras d e
las pefias y en el centra d e la tierra" y apresando los g a n a d o s q u e
g u a r d a b a n los mismos en el fondo de las profundas b a r r a n c a s . E n
cuanto a los serranos, apenas si en la tarde del 8 d e febrero se les vid
en lo alto d e alguna eminencia, y al notificarseles el indulto que les
ofrecfa el Gral. Cruz, contestaron lanzando alaridos y despidiendo una
granizada de piedras y flechas, despues de lo cual desaparecieron;
63
cuatro dias mas tarde se divisaron mas de doscientos en lo alto de\
cerro de Pulgas; y por fin, igualmente se les vio a lo lejos en el arroyo
de Otatita. Tal fue la esteril expedicion militar de Mondragon.
N a d a notable se refiere en los papeles de que se hace este extracto,
sobre el estado de la Sierra en el lapso restante de ese ano; y el ultimo
dato historico que en ellos aparece, es el de haber entrado los indios
insurgentes, el 11 de abril de 1 8 1 5 , 4 Tonalisco, adelantandose luego
hasta ponerse a dos leguas de Tepic, habiendo al paso dado muerte 4
un vecino y herido 4 otros dos; y el de que, 4 consecuencia de esto,
ofrecfa el Comandante de las fuerzas de aquella ciudad mandar de
guarnicion 4 Tonalisco doce infantes y otros tantos patriotas de los
que custodiaban los puestos de Puga y Anonas.
Primeros abuntes que acerca Ae la lengua rora
tomo el ucerdote enorgado actual inente
d( la administracion de los Sacramentos er\ la Sierra del Nayarit.
Ha (i)
Agua.
Ipuare
Banco.
I tare
Petate.
Tecuare
Gallina.
T u i x o (2)
Puerco.
T a (3)
Dar.
Xana
Platano.
Y a n a (4)
Tabaco.
Hueira
Came.
Canax
Borrego.
Yiixare
Libro.
Mucho.
Eihua
Zikire
^
Canasta.
Tepuzte
Fierro.
Kuantza
Cuervo.
K a urd
Chivo.
Ueik
Pescado.
Kuatzi
Masa.
Choata (5)
Llano.
(1) En c o m l» H se pronuncla siempre aspirada, unas veces casl como ta Y cuando
le sigue una sola vocal, y otras como la G cuando le sigue diptongo, como cn la palabra
Chiguagua. que escrlbimos
Chihuahua.
(2) L a X se pronuncU slcmpre como la ch francesa.
(3) El verho en cora nunca se dice solo, sino unldo con algunas particular v. g: Ha
niala; dame agua. Tat neata: dame una lumbre.
(4) Como el P. Ortega usare, p a r a que se reconozcan los acentoa, de dos clases de
caracteres. el uno que es este A > que sirve para denotar en que sllaba se ha de acentuar
para pronunciar breve 6 larga; v el otro que es este / slrve para signlficar el saltlllo,
el cual consiste en pronunciar la sllaba sobre que cae el acento con salto, d stngulto,
o r e p a s o y suspensive
(51 Este es el nombre indliccna del pueblo de S . J u a n PcvoiAn, el de S a n t a Teresa
es
QuaimaruMt.
65
CORA.
ESPANOL.
Tineste
Cal.
Nahua
Cuchillo.
Capu
Nada.
Puri
Ya.
Naca
Nopal.
Naica
Ratdn.
Moara
Pitayas.
Iimi
Guamuchiies.
Puiteme
Pasa.
Netmuate
Rezar, amansar y leer.
Canare
Genero.
Cautnare
Soga.
Muatzati
Pifia.
Xuxu
Risa.
Cuaxpua
Ciruelas.
Naime
Todo.
An4
Pluma.
Una
Sal.
Ihxa
Zacate.
Xixa
El sol.
Maxcarei 6 m a x c a r a i . . L a lun'a.
Kixaure
Bule.
Ruina
Manana.
Mumei
Alii.
Fartes del cuerpo humano.
Mil
Kipza
Necuatzi
Tzacu
Hizi d izi
Tzuri
Teni
Huxa
Ayeire
L a cabeza.
El cabello.
Mi frente.
L a ceja.
L o s ojos.
Nariz.
Boca.
Barba.
Parte de la cara.
•
66
CORA.
ESPANOL.
Tam
. . Vientre.
. . Lengua.
. -Oreja.
. Cuello.
Tabf
. Pecho.
N a p u e r e 6 n a p u a r e . . .. . H o m b r o .
Monk a
. Brazo.
Tzicure
.. Codo.
Hue!
.. Estdmago.
Huari
. . Cintura.
Kitza
.. Nalga.
Yhka..
. . Pierna.
Nanure
Naxe
Kfpi
Tunq
Chapuare.
Xiti
Kapni
Mdaka
Rodilla.
Pie.
.
Dedo.
Tobillo.
. . Mano.
Kirutze
. . Espina dorsal.
Frases.
Neacu
Mi hermana.
Neahac..
Mi hermano.
N e a u c h e n e a c h u i t a . . . . V o y al comun.
Niperi tiucua?
Y a comiste?
Aune peche?
Aune p o m e ?
Antibi niche
N i p a r a c h e mi hizi?
Natazeira mu t e c u a r e . .
Huatazeira
N i p a x e v e huahui?
T i t a n e nanahuaira?
C a p u nanahuaira
Chamuhome
D d n d e vives?
A donde v i s ?
A111 arriba £ mi c a s a .
N o traes anteojos?
E n s e n a m e la gallina.
Ensenasela.
N o quieres bafiarte?
Que te robaste?
N o me robes.
Con su licencia.
6;
CORA.
Haicahua
Neahuamua
Titane paxeve?
Canutita axeve
Moara mu cueima
N e a huamua
N e a chiva
Neahave
Canu hualahave
N a t a have
ESHANOL.
M a s alia.
Quiero banarme.
Qu6 quieres?
N a d a quiero.
Quiero comer pitayas.
Quiero banarme.
Quiero casarme.
Me alcanzd el agua.
N o me moje.
M e moje.
Eihua mu aviyo 6 averiye
Viene mucha agua.
Pure huataxi
Y a se acabo.
Esta lloviendo.
MSche viye
Eihua mu viye
Esta lloviendo mucho.
Yacuari
Aqui estan ya.
Puri mu risiye
Y a esta lloviendo.
Yacui en cerillos
Aquf hay cerillos.
Chere lache
Vamonos 4 la casa.
N e a pueralva tih tineste. Yo vendo cal.
H u e r a natuire
Vendeine carne.
Tituno tatemue ( E n la
Mesa)
Hincate bien
Neticui
Estoy enfermo.
Nitza peticui
Esta enfermo.
Atane pahuohuo?
i Q u e buscas?
Puri anche
Y a acabamos.
Puri haura (jaura)
Y a me voy.
Nea haura
Me voy.
Anane puvenitzf?
Cu4ndo vienes?
Aun§ pome?
A donde vas?
Aun£ paurexaz?
A donde fuiste?
Aun£ piita? (doble i ) . ..Cu4ndo vienes?
Huaxe.
Acabarse la cosa.
Nipacai yuril tichl?
N o tienes maiz?
Neamui ieacui
M e duele la cabeza.
68
CORA.
ESPA N'OL.
N i p a c a i tih y u r i l ?
N o tienes m a i z ?
N a pacai icua?
Tienes bambre?
N i p a c a i imui?
Tienes sed?
H e , neicua
Si, t e n g o hambre.
Nipacai xamue?
T i e n e s frfo?
C a n u , netaix
N o , tengo calor.
T a u huitihua
Varaos 4 banarnos.
T a u moara h u a r a c u a . . .Vamos 4 comer pitayas.
T a u iimi h u a r a c u a
V a m o s 4 comer guamuchiles.
Canu chaatane
C h e Dios timoara
No
veo
n4c-
tite
Q u e D i o s te lo p a g u e , 6, m u chas gracias.
Xapue
jAchone
N o h a y d e q u £ , 6, est4 b i e n .
arranche
tuiao?
mu
C u a n t o v a l e un p u e r c o ?
Nipacai cutzo?
T i e n e s suefio?
Capuxai
T o d a v i a no.
Huaxica
H a c e m u c h o calor.
HA
MEXICO
O F I C I N A . T I P . D E L A S E C H E T A Hi A D E
C»". ia l u
FOMENTO
A ndr«. nan. IS. l i m M l O r t n U 51.1
1894

Similar documents

HUICOT - E-journal

HUICOT - E-journal de Jalisco, Nayarit, Zacatecas y Durango, donde habitan los huicholes, coras y tepehuanes entremezclados entre sí y con otras comunidades. En efecto, la realidad indígena que se trataba de expresar...

More information