diario de calixto con introduccion

Comments

Transcription

diario de calixto con introduccion
CALIXTO
GARCIA
ESCRIBE
DE
LA
GUERRA GRANDE TRES DOCUMENTOS
PERSONALES
Introducción y notas José Abreu Carde, Olga
Portuondo Zuñiga y Volker Mollin
Publicado por la editorial Oriente de Santiago de Cuba en el 2009
LOS DOCUMENTOS
En este texto ofrecemos al lector tres documentos firmados por Calixto García.
Una autobiografía, notas sobre los primeros días del alzamiento y el diario
personal correspondiente al año 1874. Haremos un breve análisis de los mismos
con un argumento inicial que tiene absoluta valides. Consideramos que estamos
ante un asunto de maravilla, regalo de reyes magos al poder disponer de esta
colección de papeles firmados por el veterano mambí, tanto para los estudiosos
del pasado como para los que les interesa nuestra historia desde el espacio del
diletante.
Al estudiar la papelería que ha llegado a nosotros podemos comprobar que
Calixto no era propenso hacer reflexiones públicas ni privadas que pudieran
acabar llegando a oídos de otros patriotas. Si descontamos una entrevista que
concedió en plena manigua insurrecta, al periodista irlandés James Okelly1, unas
notas sobre sus criterio del folleto publicado por Máximo Gómez, sobre el Pacto
del Zanjo una entrevista concedida a un periodista en octubre de 18802 y quizás
algún comentario que realizó en la prensa. Pero no tenemos evidencia que el
general García Iñiguez llevó al papel y a la tinta un estudio sobre la guerra
grande. Ni en general emitió criterios en contra o a favor de sus compañeros de
armas o de los muchos acontecimientos de los que fue protagonista o testigo.
Incluso la correspondencia privada que ha llegado a nosotros de este periodo, en
que están enmarcados estos documentos, nos dicen poco de lo que ocurre entre
los independentista. Asunto bastante raro, pues la mayoría de los hombres y
mujeres del 68 se entregaron a elaborar comentarios con gran libertad y riquezas
de criterios.
Este silencio digamos historiográfico sorprende si conocemos que
llegó a ser un hombre culto. Así lo demuestra la solides de su biblioteca. Esta era
tan rica que en el exilio neoyorquino según testimonio de su hijo Carlos:
En los días de apuro mi padre le vendía a
Néstor Ponce de León las obras de
historia
y
las
colecciones
de
obras
literarias españolas y francesas que había
traído de la prisión pues era apasionado
lector (....)3
1
James O Kelly fue un periodista irlandés que visito a Cuba Libre y escribió luego un libro titulado
La Tierra del Mambí. En el campamento de Bocas entrevisto en febrero de 1873 a Calixto García.
2
3
A.N.C. Donativos y Remisiones, Legajo 472, Número 50.
Ponce de León, era escritor, editor y librero, establecido en Nueva York.
Jose Martí nos dejo una descripción sobre sus conocimientos
de la historia.
Durante su exilio en New York en sus conversaciones con los demás patriotas:
“… recordaba con chispas en los ojos la
bravura de la guerra, comentaba, con
lucidez singular, la historia de los pueblos
y la literatura militar.4
Sin embargo, un hombre con tales pasiones y una base cultural amplia se negó
rotundamente a dejar una memoria o a publicar sobre sus vivencias.
Al parecer estaba prejuiciado por un hecho que lo seguiría de por vida. Las
marcadas contradicciones surgidas en el seno de la revolución desde su mismo
inicio que fue un factor importante a tener en cuenta para valorar el fin de la
guerra. El mismo había tenido un papel de relieve en la destitución de Céspedes.
Asunto muy discutido desde el mismo día en que ocurrió. Su papel a favor de los
enemigos del primer presidente lo señalaría para siempre. En 1895, luego de su
fuga de España y, cuando se trasladaba en un buque de pasajeros de Francia a
los Estados Unidos chocaría con la frialdad de uno de los hijos de Carlos Manuel
que se encontraba entre los pasajeros. No sabría Calixto que con el paso de los
años cada generación de historiadores retomara el asunto y se encargara de
indagar sobre su responsabilidad en la destitución y en especial en la humillación
y abandono en que se encontró el bayamés.
Luego desde su prisión en la península podría ir conociendo las muchas
contradicciones internas de la revolución y las divisiones. Todo esto le
harían escribir en octubre de 1878 al referirse a las causas de la derrota:
“Lo que nos falta es la armonía en nuestros trabajos, unidad en nuestros
esfuerzos. Conseguido esto, la independencia de Cuba será un hecho
consum ado. ” 5
El holguínero no esta dispuesto a agregar nada que pueda afectar “la armonía en
nuestros trabajos”. Al escribir sobre ese periodo bélico sería obligatorio reflejar
esas contradicciones internas, juzgar a los veteranos señalar errores y
4
5
José Martí. Obras completas. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, t. 4, p.p. 464,
465.
Documento para servir a la historia de la Guerra Chiquita (Archivo Leandro Rodríguez).
Publicaciones del archivo Nacional de Cuba. La Habana, 1949. Tomo I, Págs. 42 a la 44.
equivocaciones. Calixto sabia de la alta susceptibilidad de sus compañeros de
lucha. Para cada uno de estos mambises del 68 el más preciado tesoro era su
sacrificio de diez años por Cuba Libre. Emprender cualquier obra histórica era
renovar esas contradicciones. Los criterios de Calixto para juzgar éticamente la
participación de los veteranos del 68 era bastante simple y al mismo tiempo de
una altura espiritual sorprendente. Tal criterio lo expresa en una carta que le envió
a Fernando Figueredo Socarrás, cuando este le pidió su opinión sobre la obra que
había emprendido de historiar la guerra de 1868:
No tema V. acusarnos y pintarnos como fuimos, con
nuestros grandes defectos y con nuestras pequeñas
virtudes. La posteridad dispensará los primeros y
sólo recordará las segundas, teniendo en cuenta
que hemos sufrido bastante para merecer el
perdón.6
Este criterio de juzgar a los veteranos del 68 por su sacrificio más que por los
errores era una constante en el general García Iñiguez. Así lo expresa en una
carta a un amigo del 15 de octubre de 1881. Se refiere a un grupo de insurrectos
de la Guerra Chiquita que en su criterio no lo apoyaron cuando en mayo de 1880
desembarcó al frente de una pequeña expedición en el sur de oriente. En la
fecha en que escribe la misiva los revolucionarios estaban
encerrados en una
prisión española., Expresaba Calixto que:
Mucha culpa tienen esos en los que está
pasando, pues si nos hubieran ayudado
no se encontrarían hoy en esa situación;
hay
que
perdonarles
su
i gnor anci a
pasada en gracia de sus sufrimientos
presentes.7
6
7
Fernando Figueredo Socarrás: La revolución de Yara, p. 5.
Museo Bacardí, Santiago de Cuba, Documentos de Calixto García.
El 20 de enero de 1882 reafirmaba estas ideas. En esta ocasión lo hace en una
carta a su amigo Bavastro. Al referirse a Antonio Maceo con quien había tenido
discrepancias durante la organización de la Guerra Chiquita:
Por Félix Figueredo he sabido que Maceo está en Honduras
con una buena colocación. Me alegro que así sea, pues
aunque el no me desee mucho bien, yo no puedo menos
que deseárselo a todos aquellos que se han sacrificado por
nuestra desgraciada patria. 8
Este criterio lo llevó no solo a evitar dar opiniones públicas sobre acontecimientos
en los que había tomado parte, sino también a poner bastante distancia entre él y
los historiadores españoles y cubanos que intentaron escribir sobre la guerra
grande durante la llamada Tregua Fecunda. Su negativa a conceder una
entrevista al acucioso historiador español Antonio Pirala es un ejemplo de ello. Su
hijo Carlos García Vélez que fue testigo de la insistencia del historiador y las
negativas de Calixto nos cuenta que:
Conocí a Pirata en el Ateneo de Madrid.
Creo que fue Salvador Canals quien nos
presentó, a instancia de Pirata. Al punto
empezó a decirme cuanto se alegraba
de hablar conmigo pues se hallaba
desde tiempo atrás muy interesado en
recoger datos de la guerra de Cuba;
queriendo
comprobar o rectificar algo
sobre mi padre.
A este fin me insto encarecidamente que
yo le consiguiera una entrevista. Le
contesté que papá había mantenido
siempre el criterio de no rectificar ni
8
Museo Casa Natal de Calixto García, Centro de documentación de las Guerras de independencia
Sin clasificar
ratificar nada de lo que pensaran o
escribieran de el.
Durante largos años había observado
esta
conducta
aun
cuando
tuvo
abundantes oportunidades de escribir
sus memorias, las cuales nunca podría
accederse a publicar ya que en vida
muchos de los autores y su propia
condición de deportado en España, le
vedaban expresar la verdad de tantas
cosas y que por lo demás yo sabia que
el dejaba a la historia el juicio de sus
actos, sin querer sincerarse ni rebatir lo
que pudiera opinarse en su contra. Pirala
no cejó en su empeño y en vano me
buscó donde quiera que yo estuviera ya
en el circulo de Bellas Artes, ya en el de
Escritores y Artistas ya en los Foyes del
teatro, instándome para que convenciera
al General que le concediera una
entrevista.
Visita
varias
veces
mi
Gabinete de dentista en el Paseo de
Recoletos no 21, entresuelo izquierdo.
Sabiendo que mis padres vivían conmigo
con la esperanza de ver a Don Calixto lo
que nunca logró.
Antonio Pirala seria hombre de unos
sesenta años, muy encanecido bajito y
cojo,
de
mirar
penetrante
a
consecuencia de los lentes de sus
anteojos de oro que siempre usaba.
Hablaba con suma facilidad y era visto
en
Madrid
como
un
"latoso”
insoportable.9
Esta negativa de Calixto es asunto lamentable pues Pirala acabó escribiendo una
de las obras monumentales sobre la guerra de 1868: Crónicas de la guerra de
Cuba.
Por lo que disponer tres documentos donde el veterano mambí nos de criterio
sobre la guerra es una suerte que decidimos compartir de inmediato con los
estudiosos del pasado cubano y el publico en general. Todos ellos tienen un
indiscutible
valor para un estudio biográfico de este patriota. Incluso aportan
nueva información que no se ha recogido en las biografías sobre este patriota. Al
mismo tiempo nos revelan una valiosa información sobre la guerra de 1868 en
general. Es indiscutible que su lectura nos ofrecerá posibilidades de nuevas
interpretaciones o sedimentar con fuentes primarias las ya argumentadas. Nos
ayudaran a una mejor interpretación de uno de los periodos más relevantes el
pasado cubano.
LA AUTOBIOGRAFIA DE CALIXTO GARCIA
Lo que hemos definido como “La autobiografía” es un documento que podríamos
enmarcarlos en la papelería producida por
burocráticas
el mundo de las formalidades
de la Republica de Cuba en Armas. Tal definición nos parece
estrafalaria y hasta ofensiva. Fue aquella revolución tan radical que no podemos
imaginarnos formalismos en medio de tanto cambios. La conformación de la
República en abril de 1869 en Guaimaro casi siempre se analiza en los límites de
su impacto en la organización de la revolución y lo radical de muchas de sus
leyes. Se discute por los estudiosos sobre asuntos tan delicados como la
actuación ante el anexionismo o la esclavitud. Raramente se valora el papel
formal de este gobierno. Cuba Libre se conformó como un estado con todos los
mecanismos que conlleva tal definición. A los funcionarios y a los militares se le
hacían expedientes y existía un escalafón como en cualquier ejército regular. La
autobiografía de Calixto parece tener este origen. Pudo ser una petición de la
secretaria de la guerra realizada
poco después de su asenso a jefe de
operaciones del departamento oriental. Esto nos puede explicar que en el
9
A. N. C. Donativos y Remisiones, Fuera de Caja, 123-A.
documento solo se refiera a asuntos oficiales como combates, campañas
militares y ascensos a cargos y grados. Apenas hace mención de su familia tema
en extremo importante para aquellos hombres. Tampoco emite criterios sobre
otros patriotas o instituciones de la República. Era bastante frecuente que en la
correspondencia privada en los diarios y en cuanto papel se escribía de carácter
particular se hablara de todo y muchas veces contra casi todos. Si leemos con
cuidado esa papelería privada que nos han dejado los patriotas muy pocos
alcanzarían un paraíso político. Esto es producto de varios factores entre ellos
quizás un rasgo del cubano. Hombres y mujeres de un país tropical de fuerte
imaginación, de palabra fácil y que en no pocas ocasiones se dejan llevar por las
pasiones inmediatas con gran facilidad. Cuando esos sentimientos no se pueden
convertir en acción devienen en un tumulto de criterios que siempre están al
orden del día dispuestos a ser expresados en cualquier circunstancia. También
hay otro asunto importante, el mambí del 68 gozaba de una libertad extrema. Era
aquel un mundo de legalidad de expresar lo que se pensaba sin traba alguna.
Todo se discutía en público y en privado. Es cierto que tanta libertad pudo haber
afectado la vida republicana en su intento de alcanzar la independencia. Pero
aquellos hombres y mujeres se habían ido a la manigua para alcanzar el derecho
a la libre expresión. En la práctica era imposible convencerlos de que se
retractaran de hablar discutir y ponerlo todo en duda. Al analizar ese tumulto de
criterios y acciones en muchas ocasiones no nos damos cuentas que estaban
implícitos en la acción y la esencia de estos hombres y mujeres.
Por lo que es necesario hacer esta primera advertencia estamos ante un
documento para ser leído en reuniones oficiales, en estados mayores o las
secciones de la cámara. En el no encontraremos los criterios personales del autor
sino una secuencia de información sobre su actividad militar y los datos esenciales
sobre su vida antes del estallido de la guerra. Tal categoría no le hace perder valor
sino más bien le da otro tipo de dimensión que es necesaria tener en cuenta para
analizarlo. En cierta forma esto se convierte en una elemental digamos critica de
las fuentes. Expliquemos esta idea. Existe en la historiográfica cubana una
tendencia heredara del positivismo y de una reconstrucción muy nacionalista de la
memoria histórica de considerar que los escrito por los patriotas llevan implícitos
una tendencia a la veracidad. No es creíble que un general independista mienta en
sus cartas y diarios al referirse a cualquier acontecimiento en el que fue
protagonista o testigo. Pese a la ingenuidad de ese criterio esta bastante
arraigado. Por lo que no siempre se someten los documentos a una crítica.
La historiografía cubana en un sentido muy positivista y que hemos heredado
hasta el presente ha conformado una especie de paraíso político a donde se le ha
dado entrada por la puerta ancha a un grupo de patriotas que se les considera
esenciales para conformar los mitos nacionales. Se da por sentado que lo afirmado
por ellos es verídico. Fuera de este marco se puede poner en duda lo que digan
otros patriotas que no sean muy edificantes para cualquiera de los que han sido
aceptados en el paraíso historiográfico. Por lo demás todo lo que se diga en contra
de españoles y traidores se acepta con bastante ingenuidad.
En el caso de la autobiografía nos encontramos ante una situación bastante
peculiar respecto a la crítica de la información. Es de pensar que Calixto tuvo buen
cuidado de valorar la información que ofreció en su autobiografía, pues los lectores
potenciales podían ser patriotas que estaban al tanto de sus hazañas militares.
Participantes o testigos de los combates y campañas narradas por el general
García Iñiguez. La jefatura mambisa recibe frecuentes informes de sus oficiales y
funcionarios. El encargado de la lectura y aprobación de la autobiografía tiene
medios para confirmar o desmentir cualquier información. Por lo tanto el propio
Calixto debió de someter su autobiografía a una cuidadosa critica antes de enviarla
a quien debía de leerla.
De inicio el texto nos brinda datos de gran valor. Incluso los estrictamente
personales tienden a desbordar los límites de la biografía. Leyendo estas páginas
nos enteramos que Calixto es un hombre que viaja. Siendo un adolescente es
trasladado de Holguín a Jiguaní. Luego se dedica a viajar por varias poblaciones
de la isla en actividades comerciales. No estamos ante un acontecimiento
excepcional. Los hombres y mujeres del 68 se movían con relativa facilidad Por lo
menos ese es el criterio que podemos ir dibujando en la medida en que
conocemos mas detalles sobre las biografías de Julio Grave de Peralta, Francisco
Muñoz Rubalcaba y otros10. Esa visión que se tiene del líder o el soldado mambí
del 68 encerrado en su finca de la que excepcionalmente abandona no fue tan así.
No solo para una elite muy reducida que viaja por diferentes países europeos a la
10
Julio Grave de Peralta de joven residió por varios años en Remedios Francisco Muñoz
Rubalcaba era natural de Santiago de Cuba pero residía en Tunas, el coronel Manuel Hernández
Perdomo era natural de Puerto Príncipe pero residía en Holguín.
que con mas frecuencia se relaciona sino para otros patriotas a los que se tenían
menos vinculados a esos trajines del desplazamiento como confirma este
documento. Sumando detalles biográficos podríamos ir conformando la tesis del
desplazamiento de un grupo de estos patriotas desde temprana edad.
Otro asunto interesante es la confirmación de que Calixto ocupo diferentes cargos
en el cabildo de Jiguaní. Aunque en este caso se refiere a un caso muy específico
el estudioso de la guerra sabe que algunos de sus líderes ocuparon cargos en los
cabildos y en general en la estructura de gobierno en los cuerpos militares
auxiliares.
Hay diversos ejemplos como el de Vicente García que era regidor del cabildo
tunero. En Holguín dos de los futuros líderes de la insurrección también
desempeñaban cargos similares. Un coronel de esa jurisdicción
mambi
era
capitán pedáneo. Mientras en Mayarí Arcadio Leyte Vidal era oficial de
voluntarios. En la guerra llegaría a coronel y hombre de confianza de Antonio
Maceo. En Bayamo Francisco Maceo Osorio estaba vinculado al gobierno
hispano. Existen numerosos ejemplos. En este caso la información particular
sobre este patriota sedimenta el criterio de esa tendencia hacia la insumisión de
un grupo de regidores y funcionarios de los ayuntamientos y el gobierno hispano.
El documento ofrece un dato aparentemente insignificante
pero que tiene
indiscutible valor para lo que nos gusta llamar la “demografía del alzamiento” La
pregunta de cuantos se pronunciaron por Cuba Libre en octubre de 1868 tiene
una respuesta más emotiva que científica. Hay una tendencia buscar adjetivos o
referirse al termino de que el
“pueblo cubano” se sublevo
con todo lo
desconcertante del termino para un estudio de este tipo donde los números
precisos o a falta de estos una tendencia que nos acerque a cifras aproximadas
son asuntos muy buscados. Calixto al referirse a las fuerzas que el se encarga de
organizar en Jiguaní en los primeros días de la guerra se refiere a que son “más
de mil hombres”. Pese al trasfondo impreciso del término es bienvenida la cifra
para cualquier investigador.
Es muy significativa la detallada descripción que ofrece sobre las operaciones
para la defensa de Bayamo. Ramiro Guerra en su Guerra de los diez años nos
narra esta compleja operación que se extendió por buena parte del oriente.
Leyendo al ilustre historiador podremos imaginarnos como la defensa de Bayamo
se realizó a decenas de kilómetros de sus calles. Era como si los mambises con
su valor hubieran levantado murallas desde las costas del Cauto hasta los caminos
que conducían a Santiago de Cuba. Pero en los momentos decisivos
del
enfrentamiento bélico casi todo el interés se concentra en la lucha contra la
columna de Balmaceda que avanzaba desde Tunas sobre la ciudad del Cauto.
Calixto nos ofrece una visión sobre aquellos acontecimientos desde el otro
extremo del escenario de los combates. Es decir el territorio que esta entre
Jiguaní y Santiago de Cuba. Tiene otra ventaja para el estudioso. No es en
aquellos momentos uno de los protagonistas principales. La mayoría de las fuentes
cubanas que se utilizan para el análisis de esa operación son las de máximos
líderes militares y políticos. En esa fecha Calixto es un coronel lo que lo sitúa en un
nivel de información muy diferente de la que podría tener Céspedes o Máximo
Gómez. Lo que nos ofrece una visión desde otro ángulo.
Otro periodo del que el estudioso o el simple interesado en aquella contienda
pueden sacar útil provecho es la
descripción que hace Calixto sobre las
operaciones que realizaron sus tropas entre la caída de Bayamo en poder de
los hispanos
y el ingreso de las tropas de Jiguaní en Holguín.
Aproximadamente entre enero y agosto de 1869. Esto nos sitúa ante un
acontecimiento bastante singular que es la extrema movilidad de las fuerzas de
Jiguaní. Es interesante que mientras en otras jurisdicciones el esfuerzo de las
tropas locales se localizan en sus respectivas regiones y además no se
aceptan o se aceptan a regañadientes jefes de otras localidades o extranjeros
los jiguaniceros
operan desde el mismo inicio de la contienda en otros
territorios y se subordinan a la jefatura de varios lideres militares nacidos fuera
de la isla.
Las causas de tales características esperan por un estudio militar y social. Es
necesario aclarar que cuando Calixto habla en primera persona refiriéndose
que marchó hacia determinado lugar realmente se refiere también al
contingente jiguaniciero que lo acompañó a Holguín primero y luego a Tunas.
En este sentido hicimos una reconstrucción de aquellos acontecimientos, no
solo desde el punto de vista de la actividad personal de Calixto sino de las
fuerzas juguaniceras para poder determinar cuando el actuaba de forma
individual y cuando con el conjunto de las tropas de esta localidad.
La muy breve descripción sobre la campaña de Holguín de finales del setenta a
pesar de lo escueto no deja de ser interesante al enumerar acciones militares
que hasta el momento han permanecidos prácticamente olvidadas tanto para
la historiografía nacional como la regional. Es muy significativo que García nos
ofrece por medio de varias anécdotas el ritmo y la tensión a que estaban
sometidos los insurrectos en esa desgraciada campaña. Calixto nos ofrece
alguna información sobre la participación de las tropas jiguaniceras en
combates librados durante la estancia de estas
en Tunas en los primeros
meses de 1870. Este asunto es menos conocido. Incita al investigador a seguir
los pasos de estos hombres que lo mismo le veremos combatiendo en Santiago
de Cuba que en Tunas.
Otros de los asuntos sobre el que arroja luz Calixto es la invasión a Bayamo y
Jiguaní realizada en 1870. Esta verdadera invasión ha sido opacada por otros
movimientos como fue la invasión a Guantánamo o las Villas. Pero el referido
movimiento no dejó de ser una verdadera invasión Los mambises de Bayamo
fueron desalojados de su territorio por la ofensiva española conocida por
Creciente de Balmaceda. Mientras las tropas de Jiguaní recibieron ordenes de
trasladarse a Holguín y luego a Tunas. Esta jurisdicción quedo de hecho
abandonada.
Lo que creaba un espacio controlado por el enemigo en el
corazón de oriente. Esto liberaba al ejército colonial de dislocar tropas en esta
región. Pudiendo dedicar estos a actuar sobre otros territorios insurrectos. El
retornar a este territorio se convertía en un asunto moral pues allí radico la
primera capital de Cuba Libre. Desde el punto de vista militar era situar las
guerrillas mambisas en la retaguardia de la famosa creciente de Balmaceda.
Calixto da algunos detalles sobre esta olvidada operación.
El documento nos aclara un misterio sobre la biografía de Calixto. En varias
fuentes se hace mención a su nombramiento como segundo jefe de Holguín en
abril de 1870. Incluso su nombramiento fue publicado en la compilación de
documentos realizados por Fernando Portuondo y Hortensia Pichardo. Sin
embargo, no hay información sobre su presencia en esa zona. El general
mambí aclara las causas de esa ausencia de su territorio natal. En este caso la
mala salud .
Es muy significativa para la historia de la guerra la información que
expone García sobre lo que ocurrió en Santiago de Cuba cuando
el grueso de las fuerzas de esa jurisdicción marchó bajo el mando
de Máximo Gómez a la invasión a Guantánamo. En cierta forma las
fuerzas santiagueras
llevaron a cabo tres grandes operaciones
simultáneas Por un lado la invasión a Guantánamo y por el otro la
activación de las operaciones a Jiguaní con el asalto a esa plaza.
Mas tarde el ataque a Guisa.
Aunque estas operaciones fuera del territorio también pueden traer grandes
calamidades. Al respecto Ignacio Mora nos dice que la
invasión a
Guantánamo.
“... tiene distraidas nuestras pocas fuerzas en ese lugar, dando
ocasión á que guerrillas
de 15 hombres recorran toda la
prefectura de Palma Soriano, asesinen impunemente á los
infelices que viven en sus ranchos, destruyen las labranzas y
cometen cuanto excesos les inspira el odio, sin que nadie se
oponga a sus tropelias, y no se oponen por falta de hombres,
que los hay de sobra, sino por falta de armas...” 11
Ignacio brinda diversos ejemplos de la impunidad con que actuaban las
fuerzas enemigas en el referido territorio. Entre otros asesinaron
a la
madre y hermanos del teniente coronel Camilo Sánchez: “En fin, nos dice
Mora, han recorrido impunemente en toda esta parte de Río Arriba. Ni un
solo tiro han recibido: todas las fuerzas se hallan en Guantánamo...”
12
Al parecer Calixto ha pasado por alto algunas situaciones tristes como las
descritas por Ignacio Mora. De todas formas estamos ante una autobiografía no
de un informe sobre las operaciones militares ni un recuento de estas. Por lo
que son comprensibles estos olvidos.
A principios de 1872 un numerosos
destacamento santiaguero acompañara al general García a Holguín.
. Calixto García en una proclama a los holguineros el 6 de abril de 1872 les
comenta sobre las tropas que lo acompañan.
“Compatriotas:Hace unos dos meses que nombrado interinamente
Jefe de Operaciones de este Distrito por el Gobierno de la
11
Nydia Sarabia. Ana Betancourt Agramonte. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1970, P
152
12
Nydia Sarabia. Ana Betancourt Agramonte. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1970, P
143
República vine con algunas de las aguerridas y gloriosas fuerzas
de Cuba y Jiguaní a levantar otra vez nuestro espíritu ” 13
El asunto nos abre una interrogante para lo que es necesario hacer un estudio
de las características de estas fuerzas. ¿Por qué las tropas mambisas de
Santiago de Cuba se desplazan con tanta facilidad a otras comarcas sin una
oposición interna como ocurrió en otras jurisdicciones? ¿Por qué en este
territorio no estallan motines regionales como en el resto del país? Esto nos
sitúa ante otra visión en torno al regionalismo un fenómeno del que se habla y
describe mucho sus consecuencias pero no se estudian sus causas y sus
matices en cada territorio
Esto tiene una explicación militar pero también una
social.
Las descripciones que nos hace Calixto García sobre las operaciones que
emprendió en Holguín al ser nombrado en febrero de 1872 jefe de ese territorio son
en extremo interesante Pues va desde la defensa con bastante obstinación de un
campamento, el de Alcalá, hasta rápidas incursiones por guerrillas a la rica y bien
defendida zona de cultivo de Gibara. La utilización de acciones de distracción
como el incendio de dos ingenios en esa zona y le desarrollo de grandes combates
nos muestra un jefe que a alcanzado un grado de desarrollo de su pensamiento y
acción militar relevante.
El documento aunque se refiere a un caso muy especifico y que se encuentra
entre el grupo que podríamos llamar de los excepcionales por su capacidad militar
nos sitúa en los mecanismos de promoción del ejercito libertador. Como se
realizaba el asenso de un miembro de la clase terrateniente criolla que no
pertenecía al grupo de la máxima dirección. Merece la pena mirarlo desde ese
punto de vista.
NOTAS
DE
CALIXTO
GARCIA
SOBRE
LOS
PRIMEROS
DIAS
DEL
ALZAMIENTO.
Uno de los asuntos mas tratados de la historia de Cuba es el alzamiento del 10 de
octubre de 1868.
13
Se han realizado acuciosas investigaciones sobre el tema.
En: ANC, Donativos y Remisiones, Legajo 157, núm. 46-14
Calixto nos sitúa en el trasfondo de los alzamientos en Holguín y Jiguaní. Hasta
ahora el interés mayor se ha ido tras lo ocurrido en Manzanillo y Bayamo y se
tiene menos en cuenta a otras jurisdicciones como las mencionadas. Calixto es un
testigo excepcional pues esta estrechamente relacionadas con ambos territorios.
Independientemente de los lazos conspirativos y de las misiones que se le asigna
existe una relación de parentesco con Holguín. Su familia procede de esta región.
Tiene un fuerte arraigo en la comarca holguinera. Es el nieto de Don Calixto
García de Luna e Izquierdo persona respectada por sus profundas convicciones
políticas. Se sumo al movimiento encabezado por Lorenzo en 1836 por lo que
sufre prisión. Allí tiene primos y otros parientes. Estas notas fueron escritas por el
general no sabemos con que fin. Quizás pudieron ser el inicio de un trabajo mayor
sobre la revolución que no pasó de estas primeras páginas. Lo que es indiscutible
que no estamos ante un diario pues hacen reflexiones que salen de este marco
de la inmediatez que tienen tales documentos.
Las notas nos ofrecen dos niveles de información. Por un lado la descripción del
desarrollo de los acontecimientos entre el 11 y el 13 de octubre en Holguín y
Jiguaní. Detalla nombre y acontecimientos que serán necesarios incluir en los
conocimientos que se tienen sobre el inicio de la guerra. Pero al mismo tiempo
nos hace un retrospectiva con criterios que van mas allá de la narración
hechológica
En estas notas Calixto sintetiza en un párrafo lo que el considera las causas de
la guerra de 1868. También nos ofrece su versión sobre la constitución de la logia
que dio inicio a la conspiración. La que no coincide con la comúnmente aceptada.
Incluso señala la fecha de la primera reunión de esa logia. Afirma que el objetivo
de esa logia fue “encubrir” la conspiración. Esta sutileza en la descripción nos
pone en un camino que se debe de tener en cuenta por el investigador: la relación
conspiración-masonería. Hasta que punto la masonería no fue tanto una
institución desde donde se comenzó a fraguar la conspiración sino que desde su
origen nació con ese objetivo. Mas bien fue un pretexto para ocultar la
conspiración. Juan Andrés Cue Bada era de ese criterio. Así lo expresó en
conversación sostenida en su casa con uno de los autores de esta introducción.
Desgraciadamente no llevó tales argumentos al papel. Juan Andrés conforma un
tipo de historiador que realizo una acuciosa investigación pero nunca materializó
esa obra en un texto. Hoy nos queda tan solo el recuerdo de sus argumentos que
se irán olvidando en la medida en que el tiempo vaya haciendo su obra de ir
sustituyendo las generaciones. No parece científico el hacer tales reflexiones y
mencionar el argumento de una persona ya fallecida que no dejó constancia
escrita de sus tesis. Pero creemos justo hacer esta referencia a quien realizó un
aporte significativo a los estudios de las guerras de independencia.
En el texto tiene especial significado un párrafo dedicado a lo que Calixto nombra
como “la clase llamada parda”. El considera la participación de negros y mulatos
en la conspiración y el alzamiento como
un factor determinante para que la
revolución no fracasara como había ocurrido con movimientos
anterior. Esta
palabra en la boca de un terrateniente blanco y conspirador de relieve nos pone
ante un sendero poco estudiado. Es decir el papel de este grupo tan importante
en la historia de Cuba. Hasta ahora se ejemplifica la participación de los negros y
mulatos con los Maceo. Pero siempre tal término tiene un sentido muy particular
y excepcional. Hay un acontecimiento hasta ahora también aislado que fue la
participación de Ramón Ortuño en el movimiento independentista. Este negro
que vivía en Tunas se alzo con altos grados militares en octubre de 1868 lo que
es sinónimo de haber tenido un espacio importante en la conspiración.
El
testimonio sobre los negros y mulatos en boca de Calixto llama a la reflexión.
¿Habrá sendero sin andar todavía en los preámbulos del 68.?
Aunque es asunto conocido las discrepancias sobre la fecha para alzarse en las
notas Calixto nos ofrece nuevos detalles. Da su versión sobre quienes decidieron
acelerar el alzamiento en especial sobre la participación de Vicente García y
Donato Mármol. Reafirma un acontecimiento ya valorado por la historiografía, el
papel de la revolución de septiembre en acelerar el alzamiento. Incluso concluye
con una expresión misteriosa al referirse a la capturara de Jiguaní y Baire donde
no encuentran resistencia “por convenirle a las autoridades que los españoles
tenían de esos pueblos.” Lo que nos sitúa en un sendero de interrogantes pues es
posible que las autoridades locales estuvieran también en el complot como había
ocurrido en otros lugares. Las notas terminan abruptamente como si el
testimoniante hubiera
tomado un descanso momentáneo para retornar de
inmediato al trabajo lo que nunca ocurrió. Estamos ante uno de los muchos
misterios de la guerra grande. Los documentos generados por aquella década de
muerte y vida, de grandezas y miserias parecen conformar la punta de un iceberg
gigantesco que jamás nos mostrara el universo de información que se ocultan
bajo las aguas y la niebla del pasado como esta notas inconclusa que parecen
esperar por el autor para que continúe describiendo la génesis de un pueblo .
EL DIARIO DEL 68.
De Calixto solo conocíamos el diario de campaña que llevo durante la guerra de
1895. Este documento era escrito por uno de los oficiales de su Estado Mayor
por lo que podríamos considerarlo como un texto
oficial.14 En el se refleja el
movimiento de tropas, los combates y otras noticias sobre la actividad militar.
Tiene un carácter impersonal. Calixto no plasma en el sus criterios sobre sus
compañeros de armas. Mucho menos no da noticias de su familia u otros temas
particulares.15 Es un documento muy diferente del que reproducimos en este
texto donde estamos más bien ante un diario personal que el mismo autor se
encarga de escribir. No lo escribió diariamente, hay interrupciones por varios
días. Síntoma que las operaciones militares u otros asuntos le impidieron
redactarlo de forma sistemática. Las aclaraciones del autor y las retrospectivas
que hace el autor tienden a salvar en parte esta dificultad. Además nos ofrece su
criterio personal sobre diferentes acontecimientos ocurridos en el seno de la
revolución y de varios
líderes revolucionarios. Aunque al mismo tiempo da
detalles sobre los combates, las marchas y en general las operaciones militares y
la vida de los mambises e incluso de su familia. Para el estudiosos de la historia
militar en el sentido mas tradicional dispondrá con información detalladas sobre
combates como el de Melones; así como diversas disposiciones para la
organización de las fuerzas combatientes. El interesado en las cuestiones
políticas tendrá los criterios de Calixto sobre asuntos tan apasionante como la
destitución de Céspedes o la liquidación de un complot para reponer al héroe de
la Damajagua. El que trate de llegar a los campamentos mambises a través de los
estudios sociales tendrá también “tela donde cortar” con las descripciones de la
vida en Cuba Libre. Incluso se puede encontrar a criterio del diarista las
condiciones óptimas para establecer un campamento. En fin una infinidad de
etcéteras tan numerosos como visiones sea capaz de elaborar la imaginación del
14
El diario del 95 fue publicado en Calixto García Iñiguez Pensamiento y Acciones militares con
introducción y notas de José Abreu y Elia Sintes Editorial de Ciencias Sociales La Habana 1996
15
Este diario fue publicado en Calixto García Iñiguez Pensamiento y acción militares Editorial de
Ciencias Sociales La Habana 1996
investigador. El asunto es encontrar las preguntas. Nosotros nos hemos
considerados con todos los derechos a realizar algunas reflexiones en torno a
este documento.
El diario de Calixto García tiene dos momentos de las descripciones. Uno de ellos
son las
retrospectivas que el hace sobre determinados periodos o
acontecimientos que considera muy significativos en la guerra. El otro es la
narración cotidiana de lo que ocurre en la agitada vida mambisa.
El documento se inicia con una de estas retrospectivas sobre la marcha de la
revolución en el año 1873. Hace un recuento de las principales victorias
obtenidas. Pero uno de los criterios más interesante es el que ofrece sobre el
gobierno de Carlos Manuel de Céspedes “gobierno decrépito cuyo único sistema
político era encumbrar
a los
suyos”. El criterio de inicio nos deja
cierta
incertidumbre pues hemos deshumanizados a los hombres del 68 convirtiéndolos
en santos mojigatos predestinados por la historia a reposar plácidamente en los
pedestales de las estatuas que el siglo XX se encargo de levantarles. No es
imaginable que algún día fueron seres vivos con virtudes y defectos como todos
los de tal condición. Hemos escritos numerosas biografías y estudios sobre
Céspedes, Salvador Cisneros Betancourt y otros patriotas que encabezaron la
presidencia en la Republica mambisa. Pero los estudios sobre esa republica en
un sentido integral son mucho mas reducidos. En esta situación Céspedes ha sido
idealizado como pocas figuras del pasado cubano. Por lo que existe un prejuicio
aniquilador a tener en cuenta otro criterio que no sea la apología.
En las retrospectivas que hace Calixto García tienen un valor inapreciable para
ver el desarrollo de la guerra en algunas regiones del oriente. Son muy
interesante los recuerdos que el anota sobre la campaña de 1871 en Santiago de
Cuba.
Esta retrospectiva casi siempre las realiza en el momento en que llega a un lugar
donde le ocurrieron acontecimientos que lo marcaron profundamente como por
ejemplo la campaña de Holguín entre finales de 1869 y principios
de 1870
ocasión en que su esposa fue hecha prisionera con el resto de su familia. El
general se inspira en un nuevo recorrido por los lugares por donde se desarrolló
esta campaña para recordar los detalles y anotarlo en su diario.
Calixto muy cercano en el tiempo y además rodeado de muchos de los que
tomaron parte en aquellos acontecimientos hace detalladas descripciones de los
hechos que tienen indiscutible valor para un historiador que trate de hacer un
estudio de lo ocurrido en aquellos momentos trágicos de la revolución.
Otro de los asuntos más delicados de la guerra es el suministro de medios bélicos
a los revolucionarios. La valoración de Calixto sobre este asunto es sorprendente.
Se han considerado las expediciones como el medio fundamental de suministro
de armas y parque. Incluso se argumenta que una de las causas del fin de la
guerra esta en la ausencia de expediciones. Sin embargo el criterio de este
veterano es otro respecto al suministro de medios bélicos. Su énfasis esta en
arrebatarles las armas al enemigo. Pero no es una fanfarronada elaborada al
compás de la soledad que lleva explicito un diario. En un documento tan
comprometido como una carta a Miguel de Aldama, Agente General de la
República de Cuba en los Estados Unidos, de fecha del 2 de mayo de 1874
Calixto ofrece un criterio similar al que anota en su diario respecto al contrapunteo
entre las armas traídas en las expediciones y las capturadas al enemigo. Aunque
en esta ocasión no nos da un criterio tan radical pues le escribe al máximo
responsable del envío de expediciones pero deja entrever que los insurrectos
podían solucionar el problema de las armas y en especial el parque sin contar
con las expediciones:
La
misma
guerra
necesitábamos;
nos
primero
ha
ido
fueron
indicando
armas
y
lo
que
pertrechos
arrancados al enemigo y traídos otros del extranjero; hoy no
necesitamos sino parque y artillería y aún, si fuese
necesario imprimiría lo primero, pues lo segundo nos
proporcionaría con abundancia el parque que tomaría mas
en los mismos campamentos enemigos.16
Calixto expresaba igual criterio a otro patriota de la emigración;
Es de todo punto necesario que se nos envíen cápsulas, pólvora,
medicinas, machetes, artillería de montaña con metralla, bala rasa,
16
ANC, Donativos y Remisiones, Legajo 157 núm. 46-15
granadas y algunos artilleros. Al presente puede prescindirse de
armas, que el enemigo tiene bastantes para nosotros.17
Sobre el tema de las armas y el parque se hacen generalizaciones que no
siempre se basan en el desarrollo objetivo de la contienda y los medios
con que contaba el Ejército Libertador. Los mambises fueron capturando o
recibieron del exterior una cantidad considerable de armas y parque.
Aunque se perdieron muchas pero siempre quedaron en cantidad
suficiente para que una parte considerable de los combatientes estuvieran
armados. El asunto muy diferente fue respecto al parque. Este se agotaba
constantemente. La guerra del 68 fue esencialmente un enfrenamiento de
emboscadas. Casi siempre los insurrectos atacaban a tropas muy
superiores en número y medios. Luego del hostigamiento por regla se
retiraban los mambises. El campo quedaba en poder de los españoles por
lo que era difícil capturar armas y en especial parque. Este era un tema
delicado. Su solución eran las expediciones organizadas en el exterior
según los diferentes estudios históricos sobre aquel periodo. Sin embargo
Calixto pone sus esperanzas en los asaltos a poblados y ciudades. Para
esto hacia falta artillería.
El asunto medular de una buena parte del diario es la invasión al
occidente del país. El criterio de Calixto para comprender aquel
acontecimiento es tan importante como el del mismo Gómez. Casi siempre
se ve a los líderes regionales como enemigos acérrimos de la invasión.
Pero el asunto no es tan simple. Se enmarca el ejército libertador con el
mismo trasfondo moral y emotivo de uno regular moderno. El Ejército
Libertador estaba matizado por un profundo sentido de la democracia.
Todo el conjunto de motines caudillistas y regionalistas merecen también
una lectura desde el punto de vista de los conceptos democráticos del
mambisado. Por lo que los lideres regionales deberán de tener en cuenta
el criterio de sus hombres sobre un asunto tan delicado como el salir del
territorio para ir a combatir a otra comarca.
17
Carta de Calixto García a José Díaz Rocabruna del 13 de Noviembre de 1873. En Periódico “El
Pueblo”. Nueva York. 3 de Noviembre de 1875.
Calixto asume el soporte real de la invasión. Su departamento entregara
una cantidad de hombres y medios decisivos. La invasión se ha visto casi
siempre en el desarrollo de los acontecimientos de la campaña. La
atención sobre el oriente se ha fijado tan solo al valorar el fracaso del
proyecto invasor. Atención menor recibe el papel de este territorio en el
año 1874. En los momentos en que Calixto García dispuso un envió de
una gran cantidad de hombres y parque para reforzar la invasión. El diario
nos permite tener esa visión.
Calixto explica la organización de las fuerzas orientales que debían de reforzar a
Máximo Gómez para llevar a cabo la invasión a las Villas. Calixto anota que de los
tres batallones que se formaron la mayoría de sus integrantes lo hicieron de forma
voluntaria. Esta definición de Calixto es en extremo importante. Existe muy poca
información sobre ese contingente de refuerzo fuera de las descripciones sobre
su participación en operaciones militares en Camaguey. Por lo que este criterio de
García tiene una importancia trascendental para entender los mecanismos que
llevaron o no a los mambises a sumarse al proyecto de invadir Las Villas.
Al analizar la invasión a las Villas debemos de tener en cuenta que no era la
incursión a una lejana comarca sino que se ayudaba a los sufridos mambises
villareños que desde 1869 se habían trasladado a Camaguey y el Oriente en
busca de medios para retornar a su territorio. En ese tiempo combatieron junto a
orientales y camagüeyanos emulando en sacrificio. El mambi oriental se ciento
cercano al Villareño. Calixto García en una carta de fecha 7 de octubre de 1871
al Presidente de la República Carlos Manuel de Céspedes le expresaba:
Como
Ud. comprenderá nos ha preocupado sumamente el
estado de “Las Villas” y comprendiendo la urgente necesidad de
pertrechar suficientemente las tropas de dicho estado.
Creo muy bien que el pertrecho que lleva la gente “Las Villas”
habrá lo bastante para ocupar su territorio y quizás para invadir
algo más.
Confíe
Ud. en que por nuestra parte se están haciendo los
mayores esfuerzos para entregar a los de “Las Villas” la mayor
cantidad de pertrecho que nos sea posible; y hace Ud. muy bien
creyendo en que nosotros sabremos sacrificarnos para auxiliar a
nuestros
hermanos cualquiera
que sea el estado en que
nos
encontramos.18
Calixto como jefe del departamento oriental esta al tanto de los planes y
tiene participación en su elaboración. Siguiendo sus notas podemos ir
enterándonos de los diferentes criterios de cómo fueron variando planes
respecto a la invasión.
Al no producirse esta en 1874 es en extremo duro con Máximo Gómez. En una
carta al diputado Ramón Pérez Trujillo de 26 de abril de 1874 le expresa.
(...)
Si no puso obstáculos a la invasión de Las Villas fue porque
la creí el golpe de gracia;; pero, con gran sorpresa, veo que
teniendo allá lo más florido entre los soldados y oficiales, las
mejores armas y gran cantidad de parque no se ha intentado
siquiera llevar a cabo la empresa, después de tener todos los
elementos reunidos y se dice que no se realizará por falta de
parque. Es imposible que se haya gastado todo el parque de
oriente. Además ¿fue para pelear en Camagüey para lo que
se me pidió el contingente de nombres, armas y pertrechos?.
El Presidente me prometió y Máximo Gómez convino que si
no se llevaba a cabo la expedición de Las Villas se me
devolverían las fuerzas, si no se puede realizar el proyecto,
vuelva la columna a Oriente a incorporarse pues es
necesaria su presencia aquí.19
Otro de los asuntos tratados por Calixto García en el diario es lo referente a las
bajas y la protección de los soldados. No exponer inútilmente a los hombres era
asunto muy altamente valorado por el mando mambí. En el caso que se
incumpliera y se expusieran los hombres a un riesgo innecesario el oficial
responsable podía ser sometido a un consejo de guerra como ocurrió en el ataque
a un poblado en la zona de cultivo de Holguín. Otro de los asuntos interesantes es
el criterio de Calixto sobre los militares extranjeros que tomaron parte en la guerra
18
19
ANC. Academia de la Historia, Legajo 351 núm. 7 Colección Céspedes, folio 36
Casasús, Juán José. Calixto García el estratega. Oficina del Historiador de la Ciudad
Habana. 1962. p 95
La
de Cuba, la mayoría de ellos provenientes de ejércitos regulares, por lo que les
fue muy difícil adaptarse al tipo de contienda que se desarrollaba en la isla con la
excepción
de los dominicanos como el aclara y a quienes llama “nuestros
maestros”. Este reconocimiento en especial hacia Gomes quedo explicito en la
guerra de 1895. A los pocos días de su llegada a Cuba al frente de una
expedición le escribió al general dominicano
sobre su hijo Carlos que lo
acompañaba “…deseo lo enseñe usted a pelear como enseñó a su padre”20Al
referirse a Mario García Menocal en carta a Gómez del 21 de marzo de 1898
hace un razonamiento similar “… yo he hecho con Menocal lo que en el 68 hizo
Usted conmigo, es decir, le he enseñado hacer nuestra guerra…”21
Es muy significativo la presencia de mujeres y familias en general en las
huestes mambisas Incluso en los momentos más difíciles. Cuando en abril
de 1871 en medio de derrotas se organizo el asalto a un poblado enemigo
Calixto nos describe la formación de dos columnas. Una integrada por
mambises y la otra por mujeres. La primera atacaría y la otro debía de
esperar en la cercanía. En cierta forma este conjunto femenino toma parte
en el combate. Forma una retaguardia que
espera el resultado de la
acción. Ellas serán las encargadas de atender a los heridos. Pero su
presencia es un estimulo para estos hombres a conquistar un botín que
sirva para alimentar a su familia. Es necesario revalidar el papel de la
mujer. En ocasiones se la ha dado un espacio de combatiente. En el
sentido que tiene esta palabra de participar directamente en la acción
bélica. La numerosa papelería mambisa descarta esa posibilidad o la hace
expecional. El propio Calixto al referirse a la mujer la sitúa en un lugar
retirado del combate. Pero siempre esta presente. La mujer sin ser el
protagonista principal ocupa un espacio importante en este tipo de
descripciones donde la tendencia es más bien el aspecto militar. Se ha
afirmado que eran un estorbo para las huestes libertadoras por lo que sus
esposos y pariente las convencieron para que se presentaran. La realidad
que nos dice la documentación mambisa es muy diferente Habrá mujeres
desde el primer al ultimo día. Incluso los mambises trataran de sacar de
20
Museo Casa Natal de Calixto García Centro de Información de las Guerra de independencia
Carta De Calixto García a Máximo Gómez del 26 de marzo de 1896 S
21
ANC Fondo Donativos y Remisiones Legajo 283 n 31
los poblados familias y mujeres para que los acompañen en su dura vida
de Cuba Libre.
Realmente la mujer se convirtió en un factor de la resistencia. Buscarla en
los combates era inútil pero si será el sostén esencial de la resistencia con
su aporte al constituir hogar y proporcionar sexo a estos sufridos
combatientes. Calixto nos dejo una desgarradora descripción sobre estas
familias y sus relaciones con las fuerzas libertadoras:
Por dos veces he .hablado da las familias y cualquiera
extrañará que marcharan con nosotros. Habla sido
necesario adoptar esta medida para poder salvarlas del
enemigo que las asesinaba donde quiera que las
encontraba. De suerte que un campamento nuestro,
cuando emprendía marcha, parecía una horda de
gitanos, pues llevábamos con nosotros mujeres, niños,
ancianos, perros, gatos y no cerdos pues a existir poco
hubiera durado su vida, como resultaba a los gatos y
aún a los porros.
Hay un asunto en extremo discutible que se refleja en el diario de Calixto García;
el papel de la acción militar en la guerra. El tema sobre el combate tuvo una
valoración durante la guerra y otra posterior. Para analizar el combate debemos
de hacerlo desde el punto de vista social y militar. Asunto en extremo difícil pues
existe una separación muy precisa entre el estudio de una contienda desde una
orbita digamos social y una de historia militar. Esta separación hasta el presente
tiene una frontera insalvable con muro mucho más alto y protegido que el
construido entre los Estados Unidos y México. Mientras los historiadores sociales
se limitan a preguntarse asuntos como si los soldados eran obreros o
campesinos, negros o blancos, indios o mestizos la historia militar se enmarca en
conocer el alcance de los fusiles de cada bando y los detalles de marchas y
contramarchas. Ambos grupos tienden a ignorarse o cuando mas a observarse
mutuamente con cierta desconfianza.
Sin embargo para el estudio de una guerra es necesario tener en cuenta todos los
factores que en mayor o menor medida influyen en el desarrollo de esta. En este
sentido al analizar las acciones militares debemos de ver algunos asuntos como
las posibilidades que tenían los libertadores de sustituir las bajas.
Desde la
captura de Bayamo por las fuerzas de Valmaceda hasta finales de 1873 estamos
ante un periodo de constante disminución de las tropas libertadoras. A partir de
1874, aproximadamente, se produce una recuperación del ejercito mambí. Había
más posibilidades de sustituir al caído. Pero había otros asuntos como la
experiencia acumulada por los insurrectos cubanos no solo para la actividad
bélica sino para poder obtener la subsistencia. Además eran hombres que habían
pasado por una implacable selección de la naturaleza. Sus escaparon de las
muchas enfermedades que diezmaban constantemente a los vecinos de “Cuba
Libre”. El parque era otro de los asuntos difíciles de sustituir Este llegaba en
expediciones que de año en año era menor su numero o se lo arrebataban al
enemigo en los combates. Una acción donde se gastara mucho parque y no se
pudiera reponer no era nunca bien vista por los mambises. Por lo que los grandes
combates no eran muy frecuentes.
Prácticamente todos los combates de importancia librados por Calixto García era
realizado luego del asalto a un poblado o una zona de cultivo enemiga. En esas
ocasiones los hispanos hacían una concentración de fuerzas y se lanzaban tras la
persecución de los mambises. Casi siempre los descubrían y atacaban. No
podemos olvidar que los insurrectos llvaban consigo un gran botín capturado en
almacenes comercios y casas particulares del poblado atacado. Por lo que esta
fuerza se movía muy lentamente. De seguro dejaba rastros evidentes de los
desperdicios de los muchos alimentos y bebidas que iban consumiendo los
hambrientos revolucionarios. No era de extrañar que los españoles detectaran el
campamento mambí y lo atacaran. Este fue el origen de algunos memorables
combates librados por Calixto.
Entre estos se encuentran el combate de Palmarito, efectuado después del
ataque a Jiguaní, en septiembre de 1871.
asalto al
22
El de Veguitas de Banes, luego del
Cañadón en julio de 1872, el de Camazán, posterior al ataque a
Holguín, en diciembre de 1872. El de la Cana, después del asalto a Auras, en
abril de 1873. Otra acción de ese tipo fue la
de Santa María de Ocujal, en
septiembre de 1873. Esta se efectúo después del ataque al poblado de Güirabo
22
: Periódico La Revolución de Cuba, Nueva York, 18-k11-1871 núm. 1 ANC, Donativo y
Remisiones. Fuera de la Caja # 2.
por Calixto García. El combate de Melones después de los ataques a Corralito,
Yabazón y el Rabón en los primeros días de enero de 1874.
Esto es por solo mencionar algunos de los más importantes. La defensa del botín
impedía evitar estas acciones. Mientras los combates librados por Gómez en
Camaguey fueron en circunstancias bien diferentes pues los mambises no
estaban comprometidos con la custodia de un botín.
. Esto debió de influir en Calixto para que argumentara sus críticas contra Máximo
Gómez como fue el caso del combate del Naranjo-Mojocasabe.23 El mismo
Gómez se lamentaba que en la esplendorosa victoria de Naranjo y Mojocasabe
“…consumimos gran cantidad de municiones sufriendo mas de sesenta bajas…”24
Calixto no podía entender que el dominicano utilizara las fuerzas que se le habían
dado para invasión a Las Villas en combates que se podían evitar con una
retirada.
Por otro lado Gómez critico a Calixto García por la victoria de Melones: “…cuando
se exigía economía de hombres y municiones se marcha a la zona enemiga de
aquella ciudad; en Melones se provoca el gran combate sostenido por el general
Calixto García Iñiguez…”25
Hasta que punto se podía evitar o no un combate es tema en extremo complejo y
se debe analizar en cada caso especifico lo que sale del marco de esta breve
introducción. Pero el lector debe de tener en cuenta estos criterios a la hora de
analizar el diario del general García.
El hace un razonamiento sobre la diferencia entre el abastecimiento de los
insurrectos en Oriente y Camagüey. Según Calixto la abundancia de reses en
este ultimo territorio permitía el abastecimiento de los revolucionarios asunto que
no ocurría en oriente por lo que era necesario asaltar poblados y zonas de cultivo.
La guerra entre las dos regiones fue por completo diferente. En Camagüey los
ataques a poblados se hacían de forma muy espaciada mientras en oriente son
una constante. El mismo Ignacio Mora durante su estancia en Oriente lo refleja.
Incluso fue en extremo crítico con los orientales por su forma de atacar los
poblados.
23
Para obtener mas información sobre este combate se puede consultar el libro Diccionario
enciclopédico de historia militar Primera parte (1510-1898) Tomo II Acciones combativas
Ediciones Verde Olivo Ciudad de la Habana 2003 p 268
24
Yoel Cordoví, Máximo Gómez tras las huella del Zanjón. Editorial Oriente. Santiago de Cuba.
2003. p 154
25
Yoel Cordoví, Máximo Gómez tras las huella del Zanjón. Editorial Oriente. Santiago de Cuba.
2003. p 153
"Nosotros asaltamos poblados, los quemamos, robamos a sus habitantes las
ropas y dinero y las trincheras españolas quedan intactas y los defensores
inofensivos".26
El mismo Mora afirmo respecto al abastecimiento en el oriente una frase que
sintetiza el sangriento esfuerzo que era necesario hacer para yantar: “Comer
cuesta algunos hombres” 27
Calixto hace uno interesantes razonamientos sobre el escenario geográfico, las
diferencias entre Oriente y Camagüey y la influencia de esas condiciones en el
desarrollo de las operaciones militares. Pocos diaristas del 68 llegaron a captar la
esencia de la guerra irregular en cada región como él.
El general García Iñiguez se refiere al intento de de los hispanos de construir una
trocha de Baga a las Zanja. Este asunto ha sido prácticamente olvidado por la
historiografía cubana. Esta debía de dividir a Oriente de Camaguey. Sobre esta
obra militar que nunca se concluyo hay escasos criterios en los testimonios
insurrectos. Por lo que estamos ante una opinión valiosa teniendo en cuenta su
procedencia.
En el diario hay un desconcertante criterio sobre la anexión a los Estados Unidos
“Sólo la anexión puede salvarnos. Es menester asirnos a ella como a la única
tabla de salvación para que fundida nuestra miserable raza con la sajona, que tan
bien conoce y practica la verdadera libertad, lograremos perder los malos hábitos
que nos han legado los españoles.”
El tema de la anexión a los Estados Unidos en 1874 no podemos verlo con los
mismos criterios con que hoy Latinoamérica mira al imperio estadounidense. En
aquellos momentos los Estados Unidos simbolizaba la estabilidad y la
democracia. Todo lo contrario de las republicas latinoamericanos de las que diría
José María Heredia
en una carta al capitán general de la isla. Heredia le
comentaba que había abrazado el independentismo:
...pero las calamidades y miserias que he presenciando hace ocho
años, han modificado mucho mis opiniones, y verian como un crimen
26
27
Nydia Sarabia: Ana Betancourt, Ob. cit., p. 173.
Nydia Zarabia. Ana Betancourt Agramonte. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1970, p
182
cualquier tentativa para transplantar á la feliz y opulenta Cuba los
males que afligen al continente americano.28
La situación en América Latina en 1874 no había variado. El continente estaba
sumergido en inacabables guerras civiles, golpes de estados, implacables
dictadores que se sustituían unos a otros acompañados por un baño de sangre.
La propia España no se encontraba en mejor situación. Las guerras civiles y la
corrupción minaban la península. Otros estados latinos se encontraban
atravesando complejas circunstancias como Francia derrotada en la guerra de
1871 Italia que salía del dominio austriaco. Mientras los países de origen
anglosajón estaban en pleno auge. En especial Gran Bretaña y los Estados
Unidos. En ellos prevalecía la democracia. Los ingleses habían construido el
imperio mas grande conocido en la historia de Europa mientras los Estados
Unidos se encontraba en plena expansión. Habían abolido la esclavitud en una
espectacular y sangrienta guerra que los convertía poco más o menos en
campeones de la democracia y la libertad a los ojos del mundo.
Era muy difícil ver unas terceras intenciones de la poderosa republica norteña
Muchos menos desde los esquilmados campos de Cuba Libre. Calixto no podía
estar al tanto ni ver en perspectiva la tendencia hacia donde se dirigía el
desarrollo estadounidense y la amenaza que representaba para América Latina.
El propio Martí que vivió durante muchos años en ese país fue inicialmente
deslumbrado por el desarrollo y el sistema político.
Al mismo tiempo en el seno de la revolución se producían profundas
contradicciones muchas de ellas nacidas desde los primeros días del alzamiento.
Calixto escribió ese criterio en los mismos momentos en que se desarrollaba la
conspiración del comándate Castellano y se había producido la insubordinación
de Payito León. Aunque estamos en un año de auge revolucionario. Se
alcanzaron importantes victorias pero la guerra estaba limitada a Oriente y
Camaguey. El holguínero debió de sentir la presión de las poderosas fuerzas de
la contrarrevolución que se asentaban en el occidente y parte del centro. La gran
industria azucarera cubana permanecía prácticamente intacta. De ella sacaba
28
Antonio Pirala.
Anales de la Guerra de Cuba, Madrid F.
González Rojas, 1895, t 1 p 14
España gran parte de los recursos que utilizaba en la represión a los
independentistas.
El criterio de Calixto esta en consonancia con el argumentado por no pocos
políticos e intelectuales de la época deslumbrado por el desarrollo de los estados
de origen anglosajón. Es la única ocasión que el mambí hace referencia a tal
criterio. En la práctica demostró que era un independista convencido. De otra
forma no hubiera llegado al frustrado suicidio de septiembre de 1874 ni al extremo
de desembarcar al frente de un puñado de hombres en 1880 cuando la Guerra
Chiquita llegaba al final. Mucho menos a cambiar las comodidades de Madrid
donde gozaba de prestigio y cierta bonaza económica por los campos de combate
de Cuba Libre. Un anexionista no hubiera podido crear en la intimidad de su hogar
una familia de mambises. Los hijos son capaces de captar la esencia de la familia
como las esponjas capturan
la humedad. Sus hijos se apoderaron de un
inclaudicable espíritu independentista. Carlos y Justo fueron oficiales mambises
Mario colaboró eficazmente con el padre en su fuga de España, Leonor arrastró al
marido estadounidense a París para junto a Betances tomar parte en actividades
de ayuda a Cuba. Durante sus años en la guerra Calixto y luego en la soledad del
destierro en España, al igual que muchos patriotas tuvo varios hijos naturales.
Estos niños, Calixto Enamorado y Raimundo Domínguez Eguaraz, el último,
criado por Lucía en Cuba, murió con los grados de comandante en el Ejército
Libertador, el primero llegó a ser General de Brigada del ejercito libertador en la
guerra de 1895. Para hacer tal sacrificio y lanzar su familia a los caminos de la
guerra era necesario estar muy convencido de las ideas.
En 1898 hizo todo lo posible para lograr el reconocimiento de Cuba Libre por los
Estados Unidos.
Calixto en su diario el 4 de julio hace un interesante razonamiento sobre los
Estados Unidos Razonamiento más lógico y objetivo que el breve párrafo que
parece extraído de un inesperado estado de animo mas que de la lógica de un
pensamiento:
Hoy he recibido correspondencia de Cuba y de Jamaica.
En ambas se da como cosa cierta. que los Estados
Unidos nos reconocerán29 en breve. ojala
29
resulte,
Una de las grandes aspiraciones de los mambises cubanos era que los Estados Unidos los
aunque, lo dudo, pues los americanos hasta .ahora han
dado pocas pr uebas de que l es i nt er esa l a suer t e dé
nuestra pobre patria.
En el diario Calixto nos da su versión sobre uno de los acontecimientos mas
controversiales y de los que se tiene menos información ocurridos en la
guerra: la muerte del Comandante Pedro Ignacio Castellanos.
Esto oficial según la versión de Calixto encabezo una conspiración para
restituir al presidente Carlos Manuel de Céspedes.
Aunque Calixto el mismo día de la deposición de Carlos Manuel, 27 de octubre
de 1873, como presidente le escribió una amistosa carta donde le expresaba
No permitiré en estos instantes hacer a V, observación alguna sobre
este acuerdo, limitándome a acatarle y á hacerlo obedecer, como
cumple al militar que ha jurado obediencia a los Poderes Constituidos
que funcionan dentro de la esfera de la legalidad y al patriota que odia
toda perturbación, y anhela ardientemente el orden y la unión, como
garantías indispensables para conquistar y afianzar nuestra libertad.30
Pero realmente Calixto se solidarizo
con la destitución de Carlos Manuel de
Céspedes e incluso se beneficio con este acontecimiento. La reunión de la
Cámara se efectuó en su campamento. Fue designado jefe del departamento
oriental. Habían otros mayores generales que tenían tanto o mas derecho que el a
ocupar ese cargo por la antigüedad en el grado como Vicente García y Modesto
Díaz.
Aunque tampoco estaba propiamente entre los enemigos de Carlos
Manuel. Todo lo contrario gozaba del beneplácito del hombre de la Damajagua.
La destitución del primer presidente se ha visto como la conjura de un grupo de
intrigantes.
.Existe la tendencia a disminuir moralmente el papel de los contrarios del primer
presidente. En ocasiones se ha argumentado que varios de ellos al concluir la
guerra se pasaron al bando contrario. De esta forma tal parece que Céspedes fue
reconocieran como república lo que seria muy favorable en la arena internacional dado el poder de
la nación norteña lo que nunca ocurrió.
30
ANC, DR legajo 472 núm. 47
destituido por un tumulto de futuros traidores o por lo menos gente que no
aceptaron el sacrificio hasta sus últimas consecuencias. Esa apasionada simpleza
nos pone en los límites de un análisis por entero moral. Incluso de esos futuros
“arrepentidos” es necesario tener su opinión como asunto muy valido. No se
valora que Carlos Manuel tuvo antagonistas como Calixto García, Francisco
Maceo Osorio, Salvador Cisneros Betancourt, Ignacio Agramante
o Rafael
Morales. A ninguno de ellos se les puede tachar de malos patriotas. Calixto nos
ofrece una visión por completo negativa del gobierno de Céspedes y una muy
positiva del de Salvador Cisneros Betancourt.
Es indiscutible que en la destitución de Céspedes nos encontramos con
bastantes intrigas pero también diferencias sustanciales en la forma de organizar
la republica y llevar a cabo la guerra. Este análisis nos podría responder por que
hombres como Calixto apoyaron la destitución. Es lógico que Calixto se opusiera
a cualquier movimiento que intentara imponer al depuesto presidente como el
encabezado por Castellanos.
En una carta al representante de la Cámara Ramón Pérez Trujillo le da detalles
de lo ocurrido. Podemos considerar que esta carta y el fragmento del diario
resumen el criterio de Calixto sobre este acontecimiento. Creemos que para que
el lector tenga una mayor visión de los acontecimientos reproducimos
íntegramente el documento:
Yariguá, marzo 3 de 1874.
C. Ramón Pérez Trujillo.
Estimado amigo:
Voy a comunicarle una noticia cuya importancia exige reserva
y obrar conscientemente, para llegar en conocimiento de toda
la gravedad que puede tener. Aunque procedo oficialmente
con la mayor rapidez, conviene mover todos los resortes
porque siempre hay oportunidad por aquel medio de evitar
responsabilidades.
Trátese de una conspiración, de que se me ha dado parte
esta mañana con objeto de deponer el actual Presidente de la
república y volver a Céspedes, siendo yo destituido también
para nombrar General en Jefe al General V. García.
Con este pretexto ha venido el Comandante Pedro Iginio
Castellano, logrando seducir algunos números que se llevó,
pasando después al Escuadrón de Caballería de Las Tunas,
situada a tres leguas de mi cuartel, donde logró por lo pronto
seducirlos también, pero arrepentidos éstos tan pronto como
comprendieron que se trataba de promover un conflicto
sangriento entre los cubanos, se presentaron a Limbano
Sánchez, dándole cuenta de lo que pasaba.
Casi a la misma hora me daban parte dos artesanos del taller,
que se negaron a seguir a Castellanos, de lo ocurrido con
ellos a las 12 de la noche de ayer, y presumiendo que podía
dirigirse se hacen lo mismo con la caballería, lo mandé este
continuo orden a Limbano de prenderlo, pero ya éste lo había
hecho mandando al efectos seis hombres de los que él había
querido sublevar.
Reuniéronse estos hombres con él
haciéndose suyos para lograr sin presión y aprovechando un
descuido le quitaron el rifle y le ordenaron se diera preso.
Negose Castellanos y trató de sacar el revolver, lo que visto
por los aprehensores, le hicieron fuego, dejándole muerto en
el acto.
Según declaraciones a dos que se llevaba
Castellanos y que se han presentado, se contaba con mucha
gente del Camagüey y Las Villas, y al efecto deben reunirse
en Jacinto, pero no sé el día.
Tenga mucho cuidado, pues aunque yo ni por un momento he
creído que el General García (V) está metido en esto, pueden
estar otros de ahí que pueden causar mucho daño.
No
escribe a los demás Diputados porque no tengo lugar, pero
léales ésta, y
pudiendo asegurarles en mi nombre que
pueden contar para hacer respetar y guardar la constitución
con todas las
fuerzas a mis órdenes, pues nada me arredra.
Cuando
cumplo con mi deber sino se creen seguros ahí, vengan para
Oriente, que está dispuesto a ahogar si fuese necesario en
sangre cualquier motín militar que se intente.
Mi abrazo para U. y demás amigos de su invariable.
C. G. Iñiguez.31
Calixto estaba dispuesto a actuar enérgicamente para poner fin a la conspiración
de Castellanos En una nota a Felix Figueredo le resumía la situación
Querido Félix: Por los partes que te incluyo verás el bolón que
se está formando. Mucho ojo y caña si es necesario para
salvar á Cuba de discordias civiles.32
El texto breve y preciso nos dice de la intensidad que llegaron a alcanzar las
luchas políticas en el seno de la revolución. La muerte de Castellano, asunto
sobre lo que existe poca información y la insubordinación de Payito León que con
parte de sus fuerzas se negó a acatar el mando de García Iñiguez a quien
acusaba de la muerte de Castellano se considera como la primera sedición en las
filas libertadoras. El perdón que recibió Payito del gobierno también se enmarca
como una de las circunstancias que propiciaron los posteriores motines
regionalistas. Este es un criterio que tiene como base fundamental la historia
política y esta muy lejos de un análisis de las causas sociales de todos estos
movimientos. Las causas habría que buscarlas en la formación de la sociedad
cubana más que en circunstancias inmediatas. Se podrá culpar o absolver a estos
hombres pero es necesario conocer el escenario que permitió estas acciones. El
asunto es mucho más complejo que un simple movimiento de piezas de un
gigantesco juego de ajedrez.
CALIXTO EN LA ADVERSIDAD
Al hacer una valoración sobre la figura del General cubano en la guerra de 1868
debe resaltarse: su condición de jefe militar fue indiscutible. Siempre que necesitó
31
32
ANC. Donativos y Remisiones. Legajo 472 núm. 48
En: BNC. Colección Morales. Tomo 75. Núm. 79 (hoja suelta). Publicada con cambios y como
postdata a la carta remitida a Felix Figueredo del 27 de mayo de 1872 en la Revista Cubana, tomo
VII, pág. 538, del año 1887.
realizar una concentración de hombres, contó con la obediencia de los jefes
locales, aunque no logró romper con la estrategia regional de hacer la guerra,
tampoco creemos que lo intentó. El propio Calixto fue un jefe regional, aunque
con características muy propias. No podemos enmarcarlo en una jurisdicción
como a Julio y Belisario Grave de Peralta a Holguín, o Modesto Díaz en Bayamo.
Su regionalismo era oriental; su campo de operaciones se circunscribió a Oriente.
El 5 de septiembre de 1874, cuando marchaba acompañado por una pequeña
escolta hacia la zona de Manzanillo, fue sorprendido su campamento. Rodeado
por el enemigo, se disparó un tiro debajo de la barbilla para no caer prisionero.
El proyectil penetró por la barbilla y le salió por la frente sin afectarle ningún órgano vital. El general, inconsciente, fue trasladado a Veguitas, Manzanillo y luego a
Santiago de Cuba. Allí lo internaron, en medio de una estrecha vigilancia, en el
Hospital "Príncipe Alfonso".
La captura del general cubano era una indiscutible victoria para el ejército
español. Si este hecho hubiera ocurrido unos años atrás el jefe capturado hubiera
sido de inmediato juzgado, condenado a muerte y ejecutado como ocurrió con la
mayoría de los líderes revolucionarios que caían en manos de las autoridades.
Sin embargo, en los últimos meses de 1874 la situación era muy diferente y el
mando español en la isla empezaba a pensar en otra solución que no fuera, el
exterminio de las fuerzas cubanas, lo que además era de hecho, imposible.
Dejemos que sean las autoridades españolas las que nos expliquen en los
documentos cursados en esos días los verdaderos motivos por los que no
ejecutaron a Calixto.
El 12 de septiembre, el capitán general español envió un telegrama al
Ministro de ultramar:
Doña Lucía Iñiguez, madre de Calixto García solicita del
Presidente Poder Ejecutivo indulto de su hijo, que dice salva
vida varios oficiales y soldados del ejército sírvase Ud informar
se puede acceder a petición de una madre,33
El ministro español, con indudable extrañeza, telegrafió a La Habana
33
Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García,
fotocopia del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,
(1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo
4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba.
indagando por el motivo de tan inusual petición. El gobernador español
en una extensa carta da las verdaderas causas de su supuesta
bondad.
Gobierno General de la Isla de Cuba 'Secretaria.
Reservado. Exmo Sr.
Desde el momento que fue hecho prisionero Calixto García
que con el carácter de Geral venía mandando a los
insurrectos
del
Departamento
Oriental,
me
propuse
perdonarle la vida, y autorice a su madre para que pusiese
un despacho al Presidente del Poder Ejecutivo pidiéndole
indulto de la pena capital, sobre el cual Ud se sirvió pedirme
informe por despacho telegráfico.
El hecho solo de no haber dispuesto pasar por las
armas a Calixto García después de su aprehensión, y
la autorización concedida a su madre para trasmitir
aquel despacho telegráfico, probará a Ud que en mi
opinión no era conveniente de ninguna manera aquella
disposición que podía tomar en arreglo a los bandos
vigentes.
En el estado en que se encuentra la guerra y la insurrección,
después de seis años, no he crehido de ninguna manera
conveniente ensangrentar aquella, y he podido seguir mis
propios sentimientos de humanidad evitando un fusilamiento
que no deba producir otro resultado, escitando las pasiones
y haciendo más difícil la terminación de esta guerra.
Como he dicho a Ud, repetidas veces, esta guerra no ha
de acabarse por el esterminio de los insurrectos: se le podrá batir y reducirlos en número, pero esterminarlos, es
muy difícil, sino imposible. Es preciso pues batirlos, es
preciso perseguirlos activamente por todas partes, y esto
será mi primera atención tan pronto como reciba y
organice los esfuerzos con que he de emprender la
campaña en el centro donde la insurrección tiene alguna,
importancia militar. Pero para concluir con esta guerra se
necesita que los insurrectos después de eso, crean en la
posibilidad de un perdón y de un olvido, y en la seguridad
de sus personas.
Esa confianza y esa seguridad
contribuirá mucho a darla, el ver perdonada la vida de
Calixto García, que por otra parte no se ha señalado por
su inhumanidad con nuestros prisioneros, cuando ese
perdón, ha podido ser concebido por la autoridad
superior de la isla, sin que sobre ella haya ejercido
presión alguna, la opinión de los muchos que tan
equivocadamente creen, que la energía de una autoridad
está en las ejecuciones de la pena capital, y que miran en
todos los casos esa política que llaman enérgica, como la
única para acabar con esta insurrección..
Al verse prisionero Calixto García trato de
suicidarse, pero su herida en la garganta y boca
no ofrece ya cuidado.34
El 13 de noviembre de 1874 las autoridades coloniales en Cuba
recibieron respuesta de sus superiores en la península.
Enterado el Presidente del Poder Ejecutivo de la República de
la carta oficial, reservada, de VE. de 15 de octubre último
relativo a la captura del titulado general insurrecto Calixto
García, ya la decisión de VE de perdonarle la vida, ha tenido a
bien aprobar en todas sus partes la conducta de VE. en este
asunto por los motivos que VE. expresa en su citada carta
oficial.35
34
Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García,
fotocopia del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,
(1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo
4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba.
35
Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García,
fotocopia del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,
(1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo
4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba.
Se iniciaba un largo calvario para Calixto. Fue enviado a prisiones
españoles donde lo mantienen hasta el fin de la guerra. Por los
acuerdos del Pacto del Zanjon lo dejan en libertad. Marcha a New
York el centro más importante de la inmigración revolucionaria. Allí
se encuentra a su Isabel y los niños. Restablece su precario hogar.
Isabel embarazada parirá a Mario. Pero apenas tiene tiempo
Calixto de disfrutar del hogar que han conformado en la
inmigración. Al frente del Comité revolucionario Cubano se entrega
a la organización de la Guerra Chiquita. Ante el sorpresivo estallido
de estas en agosto de 1879 sin recurso para organizar una
expedición que lo lleve a Cuba. Luego de varios fracasos por fin en
m ayo de 1880 l l ega
a las costas cubanas. Pero ya la guerra
f enece.
El 3 de agosto de 1880 con 5 compañeros deponen las armas. Un informe de las
autoridades expresaba:
Las causas que han inducido a Calixto solicitar del
Comandante General de Holguín le admitiese su sumisión
al gobierno no reconocen otro móvil
que la completa
convicción que tenía dicho cabecilla de que le era imposible
tanto el reembarcarse, como intentó tan pronto tuvo
conocimiento de la presentación de casi todas las fuerzas
insurrectas
en armas, como el de escapar a la tenaz
persecución de nuestras fuerzas, hábilmente combinadas
por el General Valera... desde el primer instante no pudieron
conseguir un solo momento de reposo, ni les fue posible
reunirse con ninguno de los partidos en armas, a pesar de
los esfuerzos que hicieron para conseguirlo. Perseguidos de
tal suerte, que aún no habían esquivado el encuentro con
una de nuestras columnas cuando se veían acosados por
otra, obligados á andar errantes, desnudos, descalzos,
enfermos y sin recursos de ningún género, sin esperanzas
.
de conseguirlos y viéndose mermados de día en día por los
muertos ó prisioneros que les hacían nuestra columna. 36
Calixto es deportado a España. Aunque lo dejan en libertad pero no puede
abandonar la península. Rehace su vida Trabaja en un banco e imparte clases.
En 1882 se le une Isabel y los niños. Establecen hogar humilde pero digno en
Madrid. Isabel tendrá dos niñas. Los hijos crecen y se educan en Madrid. Cada
uno va formando su vida.
Al estallar la guerra de 1895 el veterano mambí no puede esperar mas, y apoyado
por sus hijos Carlos y Mario preparo su plan de fuga. Carlos los despidió en el
andén de la estación norte de Madrid donde tomo junto a Mario el tren para la
frontera francesa de Hendaya desde donde telegrafían de inmediato a Carlos que
permanecía en Madrid:
La evasión de mi padre dejo estupefacto al gobierno y a los
propios deportados cubanos como el General Pedro
Martínez Freyre y el coronel Modesto Fonseca visitas diarias
a casa de papá a quien consideraban imposibilitado de
moverse.
Estos
patriotas
casados,
con
españolas
naturalmente debían ignorar que papá iría a la Revolución.37
LA GUERRA DE 1895
Calixto se traslada a Francia y de allí a los Estados Unidos. En este país existía
una numerosa inmigración revolucionaria que organizaba expediciones para
apoyar a los revolucionarios. Con ayuda de esos patriotas inicio su marcha hacia
los campos de Cuba.
36
Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García,
fotocopia del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,
(1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo
4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba.
37
A. N, C. Donativos y Remisiones, Fuera de caja, 123 H
En sus intentos de unirse a la revolución tiene dos fracasos. Uno por el naufragio
del buque, donde estuvo apunto de perecer y el otro por la intervención de las
autoridades estadounidense que impiden que salga la segunda expedición. Por
fin el 24 de marzo de 1896, desembarcó al frente de la expedición del Bermudas
por la bahía de Marabí, en Baracoa. Poco después, fue nombrado jefe del
Departamento Oriental por el Gobierno, pendiente de la aprobación del general en
jefe del Ejército Libertador Máximo Gómez, quien no vaciló en aceptar su
nombramiento. El Departamento Oriental, era uno de los cinco en que estaban
estructuradas las fuerzas mambisas; comprendía todo el territorio de Oriente y
Camagüey hasta la Trocha de Júcaro a Morón. Lo integraban tres cuerpos de
ejército, y cada cuerpo, a su vez, lo formaban divisiones y brigadas.
Calixto desde junio de 1896 hasta diciembre de 1897 lleva a cabo una intensa
ofensiva. Se caracteriza esta por el ataque a y captura de las poblaciones de
Guaimaro, Tunas y Guisa. Obligo a los hispanos a retirar su guarnición de
Cascorro. Ataco sin éxito a Jiguaní. Actuó sobre la zona de cultivo de Holguín y
Gibara. Bloqueo la ciudad de Bayamo. Desarrollo otras acciones de envergaduras
como el combate de Hierba de Guinea.
En éxito de estas operaciones influyó la política de guerra del capitán general
Valeriano Weyíer. El despiadado jefe español concentró el grueso de las fuerzas
en el Centro y sobre todo en el Occidente de la Isla. Lo que hizo que el número de
tropas contrarias en oriente disminuyera considerablemente.
Otro factor favorable fue la relativa abundancia de armas y parque. Desde el 24
de marzo de 1896 hasta el 25 de mayo de 1898, desembarcaron, por las costas
del Departamento, siete expediciones importantes; también en frágiles botes
desde Jamaica llegaban pequeños cargamentos. Si añadimos las armas y parque
que ya existían a su llegada, y las capturadas en los ataques a las plazas
enemigas y otras acciones, comprenderemos que era bastante favorable la
situación de esta región.
El 31 de octubre de 1897 cesaba como capitán general Valeriano Weyler Nicolau;
lo sustituía Ramón Blanco Erenes. El nuevo Capitán General estableció la
autonomía de la Isla.
El mando cubano tuvo que enfrentar las confusiones
creadas por los autonomistas. Calixto adoptó enérgicas medidas contra esta
política. El 6 de noviembre de 1897 ante los rumores de la nueva medida cursó
una circular que sería leída a todas sus tropas: "Seré inexorable sometiéndose a
juicio sumarísimo como traidor a la patria a todo civil o militar sea de la graduación
que fuera, que admita mensajes comisiones o cualquier comunicación con el
enemigo".83 En diciembre, recorrió casi todo el Departamento; entrevistándose
con los principales jefes militares, pulsando la situación político militar y dejando
bien esclarecida la posición inclaudicable de la revolución.
En lo militar el nuevo gobierno incremento las operaciones militares en el oriente.
Calixto tiene que enfrentarse a esta nueva situación y libra algunos combates
importantes como el efectuado en la parte oriental de Holguín contra una
poderosa concentración de tropas hispanas.
La voladura del Maine en febrero de 1898 fue el pretexto que utilizo los Estados
Unidos para intervenir en la guerra de Cuba. El 21 de abril de 1898 se rompieron
formalmente las relaciones entre España y los Estados Unidos, pero desde antes,
cuando el gobierno español comprendió que era inminente el inicio de la guerra,
comenzó a tomar medidas. En el Departamento Oriental disminuyeron rápidamente las operaciones militares. Los españoles concentraron las tropas en las
principales ciudades, fundamentalmente en el litoral, pues no podían, en la nueva
situación, continuar abasteciendo con convoyes los poblados del interior.
El 19 de mayo, con el arribo de la escuadra española a Santiago de Cuba,
se trasladó el teatro principal de operaciones al Sur de Oriente. El Ejército
Libertador bajo el mando de Calixto
cumplió con los objetivos
fundamentales: el sitio de Santiago de Cuba junto al Ejército de Estados
Unidos, e inmovilizar el resto de las guarniciones enemigas en Oriente.
El 16 de julio de 1898, gracias a las resonantes victorias de los ejércitos aliados
en tierra, y a la derrota de la obsoleta escuadra española frente a las costas del
sur de Oriente, Santiago de Cuba se rendía.
El papel determinante del Ejército Libertador en la victoria habría que analizarlo
no sólo en las operaciones en Santiago de Cuba, sino en el desarrollo de las
operaciones en toda la Isla. Los mambises hicieron imposible, con su constante
hostigamiento, que el mando español pudiera elaborar un plan de defensa para
todo el país. Esto impidió que a Oriente acudieran tropas de otros departamentos.
El ejército yanqui se encontró con la situación que existía desde mucho antes, las
guarniciones españolas estaban aisladas, los abastecimientos fundamentales
tenían que ser traídos de España, pues los campos eran controlados por los
mambises. Esta situación fue decisiva en la contienda. Nada de esto fue
reconocido por el mando yanqui. Shafter prohibió la entrada del Ejército Libertador
a Santiago de Cuba, dejó a las mismas autoridades españolas y ni siquiera invitó
a sus aliados al acto de rendición de la plaza. No dudamos que la personalidad de
Shafter influyera también en este hecho al agregar su dosis particular de
prepotencia y desprecio hacia los cubanos; pero esta actuación era una política
instrumentada por el gobierno estadounidense desde los primeros momentos de
la contienda.
Calixto García escribió una enérgica carta de protesta a Shafter y presentó su
renuncia a Máximo Gómez como jefe del Departamento militar Oriental. Marchó
con sus fuerzas a Holguín, donde continuó combatiendo hasta el fin de las
hostilidades. Elegido por el 5to. Cuerpo como miembro de la Asamblea de
Representantes, participó en sus sesiones en Santa Cruz del Sur. El 10 de
noviembre de 1898 fue designado por la Asamblea presidente de una comisión
que debía gestionar con el gobierno de Estados Unidos los fondos necesarios
para liquidar las deudas de la República y pagarle al Ejército Libertador. La
comisión se trasladó a Washington donde comenzó a trabajar. Viajo brevemente
a New Cork donde se encontraba su Isabel con los hijos pequeños. El cuadro era
desolador. Mercedita, la más pequeña de sus hijas agonizaba de tuberculosis.
Ella anhela verte y se pone triste cuando oye decir que no
podías venir y hasta dice "Papá no hace caso, ya de mi, ni
quiere verme...38
El viejo mambi tenia derecho a acompaña a Isabel en los últimos momentos de
vida de la pequeña. Pero una vez mas abandono la familia. Se traslado a
Washington donde estaba enfrascado en una ardua lucha para obtener el
reconocimiento de los cubanos a decidir su futuro. Marcha de inmediato a
Washington a cumplir la misión.
El día 11 de diciembre Calixto, enfermó de pulmonía, falleció en un hotel de la
capital estadounidense. Isabel que atendía a Mercedita no puede estar junto a él.
Pocos días después Carlos García Vélez junto a su madre veía fallecer a
Mercedita.
38
Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García,
fotocopia del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,
(1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo
4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba.
... agonizante estaba cuando llegué al pie de su lecho pero
tuvo aliento para sonreírse y besarme preguntándome como
era que papá no había venido también, la conforté
asegurándole que pronto estaría con él, pocos minutos
después expiró sin apenas un movimiento convulsivo.39
El último, y quizás el más desgarrador de sus combates no lo sostuvo el veterano
general en los campos cubanos contra las columnas españolas o en el frío
Washington contra los anexionistas del norte. La última prueba de la entrega del
viejo mambí a su patria fue un solitario enfrentamiento a sus sentimientos de
padre.
Era la última prueba de fidelidad a la patria del viejo veterano. Todo lo había
entregado al horno de la patria.
FIN DEL TEXTO O INTRODUCCION DEL DIARIO
AUTOBIOGRAFIA DE CALIXTO
39
A. N. C. Donativos y Remisiones, Fuera de caja, .23-A.
Calixto García Iñiguez. Nació en Holguín .el cuatro de Agosto de 1839.40 Hijo
legitimo de Ramón García41 y Lucía Iñiguez42. Permaneció en ese
pueblo
hasta el año de 53 desde cuya época hasta el 59 recorrió varios pueblos de la
Isla dedicado al comercio.43 El 59 fijo su residencia en Jiguaní donde vivía su
padre ocupándose
de
administrar lo bienes de este44 y los que había
heredado de su abuela materna. Contrajo matrimonio45 en 1852 con Isabel
Velez Cabrera.46 En ése pueblo ejerció varios cargos públicos entre ellos el de
Alférez Comandante de la Sección de Voluntarios de Cataluña del Ojo de Agua,
40
La casa Natal de Calixto García estaba situada en la calle San Diego según el nombre de las
calles en la época de su nacimiento Actualmente la dirección es Calle Frexes esquina a Miro. La
casa es un museo y tiene una biblioteca especializada en las guerras de independencia.
41
Ramón García González nació en Venezuela en 1812 hijo del castellano Calixto García de
Luna Hernández y de la venezolana Maria de los Ángeles Gonzáles del Rey. De este matrimonio
nacieron 6 hijos. Al concluir el dominio español en Venezuela el abuelo del futuro general se
traslado con los tres hijos varones a Santiago de Cuba y luego se estableció en Holguín
dedicándose al comercio. Apoyo activamente al general Lorenzo en 1836 en el establecimiento de
la constitución de 1812 por lo que sufrió prisión en La Habana. Su hijo Ramon se caso el 2 de
mayo de 1835 con la holguinera Lucia Iñiguez Landin. Del matrimonio nacieron 6 hijos. El
segundo de ellos era Calixto. Ramón se estableció posteriormente en Jiguaní. Se fue a la guerra
con su hijo Hecho prisionero en 1870. En 1875 se encontraba en Madrid. Falleció en La Habana el
3 de septiembre de 1884. Tenía 72 años de edad.
42
Lucia Iñiguez Landin nació en Holguín el 8 de diciembre de 1819 y falleció en el mismo
lugar el 7 de mayo de 1906. Era hija del holguínero Miguel Iñiguez Leon y la dominicana
Maria Mercedes Landin Guerrero. Apoyo a su hijo en sus proyectos independentista Ella
misma tomo parte en la lucha contra España marchando a los campos insurrectos donde
fue hecha prisionera y deportada a La Habana. Acompaño a su hijo a España en los años
en que sufrió prisión. Patriota intransigente ocupa un lugar importante en el panteón de los
héroes como una de las mujeres símbolos del independentismo
43
De esos años comprendidos entre 1853 a 1859 en los que Calixto afirma que se dedico a
recorre la isla tan solo conocemos que trabajo junto con su tío paterno, Santiago García González,
en un establecimiento comercial que tenia este en Bayamo.
44
En Jiguaní Ramón, el padre de Calixto tenia un comercio situado en la calle Cuba.
45
El padre de Calixto se opuso a este matrimonio por lo que el elevo una petición al capitán
general demandado que se efectuara. Las autoridades españolas de Jiguaní le hicieron un
expediente donde recogieron información interesante sobre el litigio. El padre acabo
retractándose. De todas formas Calixto espero la mayoría de edad para casarse. Es posible que
esta oposición fuera por los escasos recursos económicos de Isabel y su familia.
46
Isabel Velez Cabrera nació en Jiguaní. Tenia 17 años y Calixto 22 cuando iniciaron su relación
de amorosa. Se casaron el 11 de agosto de 1862. Tuvieron 3 hijos en Jiguaní (Leonor, Calixto y
Carlos) y uno en la manigua insurrecta (Justo). Otro niño nació en New York (Mario) dos hijas en
el destierro en España (Mercedes y Herminia). Fue un amor trágico desde el inicio. Separados en
1870 por la guerra no se encontraron hasta finales de 1878 en el exilio. Se separaron de nuevo en
1880 para reencontrarse de nuevo en 1882 en el destierro español. Ella viajo a España y se
establecieron en Madrid. Una nueva separación ocurrió en 1895 con el inicio de la última guerra
de independencia. No se verían mas hasta el frió inverno de 1898 cuando Calixto llego a los
Estados Unidos donde se encontraba Isabel con los niños mas pequeños. El general encabezaba
una delegación que gestionaba el reconocimiento del movimiento independentista de
Cuba.
Enfrascados en sus gestiones viajo desde Washintong a New York donde residía su esposa. Fue
un encuentro doloroso. Mercedes, una de las hijas nacidas en Madrid, estaba enferma de
tuberculosis. El matrimonio por fin pudo encontrarse ante el lecho de la moribunda. Calixto dejo
una vez más su familia en medio de un drama terrible. En la capital estadounidense Calixto
enfermo de pulmonía y murió el 11 de diciembre de 1898. Poco después fallecía Mercedita. Isabel
no pudo asistir al sepelio del esposo atareada en la atención a la niña. El 9 de agosto de 1916
murió en La Habana olvidada por todos. Hoy la sufrida y tenaz Isabel continúo en el anonimato.
Vocal de las Juntas de Agricultura, Industria y Comercio, de la de Instrucción
Pública, Sanidad y otras, .habiendo sido electo Regidor cuyo empleo ejercía
cuando estalló la revolución.47
Invitado en 1867 por el Ciudadano Mariano Acosta para. tomar parte en la
asociación formada en Bayamo para preparar la revolución, ingresó en ella
desempeñando algunas comisiones. En una de ellas se hallaba en Holguín el
once48 de Octubre en la noche cuando le avisó el Licenciado Castellanos49
haberse sublevado en Yara Carlos Manuel de Céspedes. La misma noche habló
can el Licenciado Belisario Alvarez50 jefe del Club51 de Holguín que le ofreció
secundaría el levantamiento de Yara si algún otro pueblo lo apoyaba y con este
objeto salió para Jiguani a cuyo lugar llegó el 12 pronunciándose el trece con el
General Donato Mármol52. Tomado el pueblo y su jurisdicción fue nombrado
gobernador ocupándose en los pocos días que desempeño este puesto, en armar
y organizar más de mil hombres con los cuales
marchó el 18 para Bayamo
llamado por Céspedes53 y de cuyo lugar marchó al camino de Manzanillo con
objeto de impedir pudiera entrar a reforzar la guarnición de Bayamo la columna
que, con ese objeto, venía de Manzanillo. Batida esta por el General Díaz recibió
orden el 19 de marchar a Jiguaní para cuyo lugar marchaba desde Cuba el
Coronel Quirós con 800 hombres, habiendo ya rechazado las .fuerzas cubanas
que ocupaban las Ventas de Casanovas.
Nunca busco fanfarria ni gloria vivió y murió en el silencio de los convencidos.
47
Varios miembros de los cabildos se incorporaron a la revolución. Los casos mas relevantes son
los de Vicente y Calixto García.
48
En sus notas sobre los primeros días del alzamiento Calixto se refiere a que el 10 de octubre se
entero en Holguín del alzamiento de Céspedes mientras en esta autobiografía afirma que fue el
11. Parece mas lógico esta ultima afirmación al analizar el espacio y el tiempo.
49
Joaquín Castellano uno de los miembros de la junta revolucionaria de Holguín antes del
estallido de la guerra.
50
Belisario Álvarez y Céspedes era primo de Carlos Manuel de Céspedes. Al estallar la guerra se
unió a los integristas y tomo parte en la defensa de Holguín cuando el ataque mambi en 1868.
Pese A esto fue detenido y enviado a La Habana. Francisco de Camps y Feliu antiguo teniente
gobernador de Holguín logro que fuera liberado. Falleció en Holguín a principios del siglo XX.
Escribió un libro sobre las haciendas comuneras.
51
Es interesante que Calixto se refiere al club como la organización que llevaba a cabo la
conspiración. Por primera vez uno de los conspiradores usa ese término.
52
Donato Mármol Tamayo nació en Santiago de Cuba el 14 de febrero de 1843. Líder del
movimiento conspirativo en Jiguaní donde se alzo. Fue jefe de la división de Santiago de Cuba
Falleció en junio de 1870 en el campo insurrecto producto de una enfermedad. Calixto García se
alzo y combatió bajo sus ordenes en los primeros meses de la guerra. Un tío de Calixto se caso
con una prima de Donato Mármol. Tales relaciones hoy poco dicen pero en la época podían tener
un significado.
53
Carlos Manuel de Céspedes inicio la revolución del 68.
Marchó para ese lugar y avanzó sobre las Ventas, pero el enemigo contramarchó y
ocupó a Baire el 21. Llamado por el
General Mármol a Jiguaní salió con éste
para sitiar a Baire habiéndosele encargado ocupara el camino real de Baire a
Jiguaní, mientras
el General Mármol y Gómez ocupaban el de El Cobre y el
General Luis Marcano54, Jefe de todas las Fuerzas, situaba su cuartel general en
la Rinconada. Al marchar los Generales Gómez y Mármol a ocupar la posición
indicada encontraron al enemigo, trabándose en la tarde del 25 la memorable
acción del Pino en que batidas las tropas españolas tuvieron que encontrarse
acobardadas en el pueblo.55 Al oír los primeros fuegos marchó García sobre Baire
llegando hasta las .primeras casas del pueblo donde recibió orden del General
Marcano de volver a ocupar su puesto la cual cumplió no sin haberle hecho
presente a ese jefe lo conveniente que seria atacar el pueblo aprovechando la
salida de los españoles que en su mayor parte estaban batiéndose en el Pino;
pero reiterada la orden obedeció volviendo a ocupar su puesto. El 27 abandonó
el enemigo el pueblo y se pronunció en retirada para Cuba habiéndolo perseguido
con su fuerza y a las órdenes del General
Gómez hasta Palma Soriano,
habiéndolo batido en al Sitio, Fray Juan y la Palma. Nombrado en este punto
Coronel56 Jefe del Estado Mayor del General Gómez marchó con éste a sitiar a
Cuba57 ocupando el 7 de noviembre el Puerto de Bayamo. El 21 marchó a atacar
El Cobre y habiéndose dispuesto el asalto al Santuario,58 lugar donde se habían
hecho fuertes los españoles después de abandonar las trincheras que tenían en
la plaza del pueblo, marchó con el General Gómez apoderándose de las casas
del frente del Santuario donde permaneció desde las ocho de la mañana hasta
las once batiendo al enemigo, cuya posición abandonó por haber llegado
refuerzos de Cuba al enemigo. El 24 de noviembre recibió orden del General
Gómez para marchar al Cobre cuyo punto encontró abandonado por el enemigo,
54
Luis Marcano Alvarez oficial del ejercito dominicano que se incorporo al español al producirse la
ocupación de esa república por España. Participo en el lado de la metrópoli en la guerra de
Restauración. Al concluir esta se traslado a Cuba donde desempeño un importante papel en la
organización de las fuerzas revolucionarias. Murió ultimado por un traidor en marzo de 1870
cuando era jefe de los mambises en Manzanillo.
55
Se considera esta como la primera carga al machete efectuada por los cubanos en la guerra de
1868. Fue dirigida por Máximo Gómez.
56
Fue política de Céspedes de promover el asenso a altos grados y cargos militares de lis lideres
regionales como Calixto García. Estos asensos eran independientes de la capacidad militar sino
mas bien por la relevancia social del patriota. Este es un ejemplo típico de esta política. La guerra
iría decantando las filas libertadoras.
57
Se refiere a Santiago de Cuba
58
Santuario Se refiere al templo católico que guarda la imagen de la Virgen de la Caridad del
Cobre.
ocupándolo entonces y nombrando en el Autoridades Cubanas, encargando de la
guarnición al entonces Coronel Félix Figueredo, según orden de Gómez e
incorporándose con este en el Puerto59 de Bayamo. En este lugar permaneció
hasta el 2 de enero de 1869 tomando parte en todas las operaciones llevadas a
cabo para formalizar el asedio de Cuba60 y ese día salió para Jiguani a recoger
fuerzas para agregar a las, qué llevara al General Mármol para Bayamo que iba a
oponerse al Conde de Valmaseda que, desde las Tunas, avanzaba sobre esa
población. Hizo entrega de esa fuerza al Teniente Coronel Rodríguez Tamayo. y
por orden superior volvió a incorporarse al General Gómez con el que se
reunió en San José. En este lugar se sostuvo contra una gran columna enemiga
que avanzaba para apoyar a Valmaseda, la cual no pudo lograr su objeto
habiéndola batido y rechazado el 14 de Enero. El 17 marchó a Jiguaní cuyo
pueblo encontró abandonado a consecuencia de la entrada de Valmaseda en
Bayamo e incorporándose al General Marmol volvió con él a reunirse a Gómez lo
que efectuó en el ingenio Caney61. En éste punto recibió su nombramiento de
General de Brigada poniéndose al frente de una y marchando por los ingenios del
Valle de Sabanilla (Cuba) con las Divisiones que mandaba el General Mármol,
apoderándose de varios ingenios que fueron destruidos. En la Chiva tuvo un
encuentro con los españoles haciéndoles dos prisioneros, continuando después
para la jurisdicción de Holguin por cuyo lugar se esperaba a la Mary Lovell,62 a
cuyo efecto acampó en el paso de Lucrecia.63 Habiéndose sabido la pérdida de
esta recibió orden de marchar á Jiguaní64 cuyo lugar fue atacado por nuestras
fuerzas el. 19 de Febrero de 1869 y en él cual tomó parte habiendo avanzado
varias veces sobre la población en los diferentes asaltos que se intentaron en
los
59
dos primeros días del ataque. El 21 salió para el camino de Bayamo a
Puerto de Bayamo situado en el territorio de Santiago de Cuba. No era un puerto marítimo. Al
parecer se le daba esa definición de puertos los lugares situados en las zonas montañosas que
permitiera el paso con cierta facilidad
60
Se refiere a la ciudad de Santiago de Cuba.
61
En el ingenio El Caney situado en la jurisdicción de Santiago de Cuba se concentraron gran
cantida de tropas mambisas dirigidas por Donato y Eduardo Mármol hasta que ante la presión
española se retiraron.
62
Expedición organizada por la inmigración revolucionaria en el exterior que debía de traer armas
y parque a Cuba pero no llego a las costas cubanas.
63
Faro situado en el norte de oriente territorio de la jurisdicción de Holguín inaugurado el 10 de
octubre de 1868
64
Mientras se esperaba la llegada de la expedición se desarrollo el llamado movimiento de Tacajo
por el que Donato Mármol pretendía hacerse dictador en el sentido romano del termino y sustituir
a Céspedes. El motín termino en un acuerdo entre Mármol Céspedes y otros lideres Calixto no
hace ninguna referencia a este acontecimiento pese s que es de suponer que tubo alguna
participación o por lo menos fue bien informado.
esperar una fuerza enemiga
que venía para Jiguaní con la que tuvo un
encuentro en Arroyo Hondo.
Incorporado al General Gómez marchó a Guisa a prestar ayuda al General
Díaz65 batiéndose el 1 de Marzo en la Loma de Piedras. Llamado a Valenzuela
el 7 del mismo mes sostuvo varios fuegos con una gran columna enemiga, la
que retrocedió a Bayamo, Acampado en Charco Redondo ocupó esta posición
a las órdenes del General Gómez hasta el mes de Mayo, a pesar de haber
sido atacado doce veces por el enemigo.
En 20 de Mayo marchó a Holguín a recibir armas de la expedición Perrit66 en
cuyo lugar permaneció a las ordenes del General Jordán67 marchando con
este jefe a Cuba y tomando parte en al ataque de la Aurora y en el de San
Jorge68 en el mes de Julio. En Setiembre marchó a Hóiguin con el Mayor
General Gómez donde fue atacado diversas veces en campamento teniendo
encuentros en los Haticos, Alcalá, Santa Cruz, El Sitio, Realengo y Palmarito.
A consecuencia de un gran número de tropas que el 20 de Enero de 1870
invadieron el distrito de Holguín recibió orden de concentrar sus fuerzas, lo
que verificó en el Rejonean de Báguanos donde fue atacado varias veces
sin poder el enemigo desalojarlo de sus posiciones y atacando además al
enemigo con buen éxito en Camazan Doña Juana, Tacámara y Guiral. El 24
de Febrero recibió orden69 de marchar a las Tunas y ponerse a las del
General Vicente García en cuyo lugar rechazó al enemigo por tres ocasiones
en la Luisa, batiéndolo además en el Palenque, por cuatro veces en San
Agustín y Herradura. Habiendo sido destinado a las órdenes del General
65
Se refiere al general Modesto Díaz.
Perrit Expedición revolucionaria que desembarco una gran cantidad de equipos bélicos en la
península del Ramón el 11 de mayo de 1869 El jefe militar era el general estadounidense Thomás
Jordan y el de mar Francisco Javier Cisneros.
67
Thomas Jordan Nació en el estado de Virginia Estados Unidos en 1819. Oficial del ejercito de su
país participo en la guerra civil en el bando sudista donde alcanzo el grado de general de brigada.
En mayo de 1869 desembarco en Cuba al frente de la expedición del Perrit. Ascendido a mayor
general del ejercito cubano fue jefe del departamento oriental y jefe del Estado Mayor del Ejercito.
Combatió en Camagüey En febrero de 1870 renuncio a su caro y en el mes siguiente abandono
la isla. Jordan no puso adaptarse al tipo de guerra irregular que se desarrollaba en Cuba y los
jefes cubanos no comprendieron la importancia de sus planes de establecer una disciplina militar
En la inmigración continuo ayudando a la causa cubana Murió en 1895 en su país. Aunque sus
relaciones con Calixto fueron breves no podemos descartar que debió de impresionar al joven
general cubano con sus intentos de establecer una rígida disciplina militar.. Asi como sus intentos
de utilizar la artillería.
68
Estos eran cafetales muy bien defendidos. Los insurrectos tuvieron poco éxitos en estas
acciones.
69
Estas ordenes las recibió como subordinado de Máximo Gómez
66
Gómez para tomar parte en la invasión de Bayamo70 que preparaba el General
Díaz, tomó parte en ella haciendo su entrada por Altagracia de Cuba donde
rechazó dos grandes columnas enemigas- en los días 21 y 23 de Abril y
rechazando también las salidas que hizo el enemigo del campamento de la
Caridad en Fray Juan y el Caimito tomándoles algunas armas. El 24 asaltó el
caserío de Baire Abajo apoderándose
de algunas armas y agregándose a
sus fuerzas más de cien hombres útiles que el enemigo. tenía en aquel lugar.
El 30 de Abril atacó las trincheras de Santa Rita apoderándose de ellas y del
poblado y siguiendo al enemigo que los abandonó después de una hora de
fuego haciéndoles doce muertos y catorce prisioneros y apoderándose de 24
peabody71 y 20 carabinas, cartuchos, etc. Acampado a dos leguas de Jiguaní
tuvo varios encuentros con el enemigo habiendo recibido un balazo en el brazo
izquierdo en el que sostuvo en la Cruz de Piedra el 31 de Mayo 1870. En
Junio fue nómbralo 2o. Jefe de Holguín cuyo destino no llegó a
desempeñar a consecuencia de su herida y de una grave enfermedad que
padeció.72 En Diciembre marchó con el General Gómez a la Socapa habiendo
tomado parte en la derrota que sufrió el enemigo en la Loma del Gato73 de
cuyo punto tuvo que hacer entrega de su fuerza al Teniente Coronel
Hernandez por encontrarse enfermo y no poder continuar para la Socapa.74
Tomado este pueblo y muerto ese jefe en el ataque volvió a encargarse del
mando marchando a Baire, donde perseguido por grandes fuerzas enemigas
tuvo varios encuentros en la Loma de Gloria del 20 al 27 de Enero de 1871.
Nombrado 2o. Jefe del distrito de Cuba en 2 de Febrero de 1871 pasó a ese
distrito y se batió en Vuelta Grande, Monreal, Barrancas, etc. En el mes de
Julio
habiendo marchado el Mayor General Gómez a Guantánamo quedó
encargado de las fuerzas que operaban sobre Cuba y Jiguani75 dirigiendo el
ataque de Yarayabo de 10 de setiembre. El 17 marchó a Jiguani atacando
70
Las fuerzas insurrectas fueron desalojadas en 1869 de las jurisdicciones de Bayamo y Jiguaní a
principios de 1870. Las de Bayamo se refugiaron en Tunas y las de Jiguani en Holguín bajo las
ordenes de Gómez. Contando con los recursos traídos en el buque Anna que desembarco por las
costas de Tunas se decidió que retornaran a esos lugares
71
Peabody marca de fusil fabricado en los Estados Unidos y utilizado durante la guerra de 1868
72
El jefe de la división de Holguín era el mayor general Julio Grave de Peralta.
73
Este combate se desarrollo el 14 de diciembre de 1870. El jefe enemigo era el coronel Daza.
Las fuerzas hispanas fueron rechazadas.
74
La Socapa situado a la entrada de la bahía de Santiago de cuba frente al castillo del Morro y
que fue atacado por las tropas de Máximo Gómez el 18 de diciembre de 1870
75
Máximo Gómez marcho a realizar la invasión a Guantánamo.
en la madrugada del
18
apoderándose de la población, de uno de los
cuarteles enemigos, haciéndoles más de 200 bajas y tomándoles cuarenta
armas retirándose el mismo día después de saqueada e incendiada la
población. En la tarde del mismo día acampado en Palmarito a cuatro leguas
de Jiguani atacó el enemigo y después de un rudo combate de tres horas se
hizo de noche y aprovechando ésta se retiraron los godos. Desplegadas sus
fuerzas en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre en guerrillas tuvo
muchos encuentros con el enemigo en diversos puntos con buen éxito.
El 28 de Diciembre reunidas sus fuerzas marchó al pueblo de Guisa el cual atacó
el 4 de Enero de 1872 con el mejor éxito habiendo reconcentrado al enemigo a
sus trincheras y apoderándose del poblado el cual incendió y saqueó tomando 58
armas haciéndoles como cien bajas e incorporándosele como treinta voluntarios
del poblado.76 Acampado en la Aplastada cuatro leguas de Guisa esperó los días 5,
6 y 7 al enemigo y no atreviéndose este a atacarlo volvió para la jurisdicción de
Cuba.77 Al llegar a ella encontró orden del gobierno para marchar a Holguín
nombrado Jefe de Operaciones de aquel punto.78 Encargado del mando se situó
en
Tacajó y viendo que el enemigo no lo atacaba avanzó a Alcalá donde
acampó el 1 de Abril de 1872. El 5 a la doce del día atacó el enemigo su
avanzadas no atreviéndose a marchar sobre el campamento hasta las 12 de la
noche a cuya hora se trabó el combate que duró hasta las 3 de la madrugada en
que agotadas las municiones pudo el enemigo ocupar la posición. En la mañana
siguiente pertrechada la fuerza avanzaron algunas guerrillas y bajo los fuegos de
esta emprendió su retirada para Holguín conduciendo muchas camillas y
dejando varios cadáveres. Ocupada otra ves la misma posición volvió a
atacarla el enemigo y al mismo tiempo otra fuerza avanzaba por Tacajó el 11 de
Abril. En los días 11, 12 y 13 batió el enemigo en ambos puntos y el destacó,
dos guerrillas sobre la zona enemiga las
76
cuales quemaron dos
ingenios
Estos voluntarios eran cubanos obligados a prestar servicio militar en los poblados donde
residían. Por esto era frecuente que se unieran a los mambises en especial en los momentos de
auge de la insurrección.
77
Era asunto tan seguro que luego del ataque a un poblado los hispanos organizaran una
incursión contra los insurrectos que en este caso Calixto decidió aprovechar esta costumbre para
emboscarlo.
78
El jefe de Holguín el general Mexicano José Inclán Riasco fue acusado de elaborar un complot
para entregar las fuerzas del territorio al enemigo. Destituido fue juzgado y condenado a
abandonar la comarca. En esencia no le pudieron comprobar su culpabilidad ni la existencia de
ese plan Continuo combatiendo por Cuba Libre hasta su muerte a manos de los españoles.
alrededor de Gibara, lo que obligó al enemigo a abandonar sus ataques y
marchar a los puntos amenazados. El 28 del mismo mes dispersó una columna
como de doscientos hombres por Báguano, quitándole veinte armas,
todo el
convoy y dejándole veinte y tres muertes en el campo. El primero de Mayo fue
ascendido a Mayor General.79 El 6 del mismo mes atacó una fuerza enemiga que
acampó en los Berros. El 27 al llegar al cuartel general de los Pasos supo
había sido atacado por una fuerza enemiga el 26 que después de tres horas de
combate se apoderó de la posición por lo que destacó al Teniente coronel José
María de Peña80 a que ocupara el camino de Banes.
El 21 29 29 y 31 de Mayo sostuvo varios combates con la misma columna
quitándole algunas armas y obligándolos a retirarse a sus campamentos. El 6
de Junio ordenó al Teniente Coronel Peralta81 invadiera la zona enemiga e
incendiara algunos poblados lo que verificó. Esta destruyendo los de Corralillo,
San Carlos, Guabineyón y Cuabitas, mientras el Teniente Coronel José María
Peña destruía el caserío de San Gregorio en Mayari. El 25 de Junio ordenó al
Brigadier Calvar y Coronel Maceo82 ocuparan el camino de Holguin a Barajagua
donde debía de incorporársele
el
29.
El
28
estos
jefes
derrotaron
completamente en Báguanos una fuerza española de 300 hombres, dejando en
el campo 115 muertos y 146 remingtons y considerable numero de cápsulas.83
El 6 de Julio atacó el caserío de Sama destruyéndolo completamente y
apoderándose de muchas armas. El' 7 batió en Cupeyal una fuerza enemiga
como de 550 hombres habiéndoles muerto al Jefe de ella Coronel Huerta84 y
79
Mayor General era el grado militar de mas jerarquía del ejercito libertador cubano en la guerra
de 1868
80
Jose María de Peña oficial de la división de Holguín. Participo en diversos combates y se
convirtió en uno de los hombres de confianza de Calixto durante su mando en Holguín. Le asigno
importantes misiones. Murió el 19 de diciembre de 1872 en el ataque a Holguín.
81
Belisario grave de Peralta y Zayas Bazan nació en Holguín en 1841 Se destaco como uno de
los lideres regionales de esa localidad. Bajo lAs ordenes de Calixto tomo parte en varios
combates. Se sumo a la Protesta de Baragua y participo en la Guerra Chiquita Sufrió prisión en
España al concluir esta y murió en Centroamérica antes del inicio de la guerra de 1895.
82
Se refiere a Antonio Maceo y Grajales. Al hacerse cargo de Holguín Calixto García fue
acompañado por un destacamento de la división de Santiago de Cuba. De esa forma se iniciaba
una estrecha cooperación entre las fuerzas insurrectas de ambas regiones que se mantendría
durante toda la guerra.
83
El combate de Rejondones de Baguanos podemos considerarlo como un momento de inicio en
los cambios de la correlación de fuerzas a favor de la revolución en el oriente de Cuba.
84
Juan Huerta y Sostre fue un eficiente y cruel jefe hispano. Hombre inteligente e intrepido fue
teniente gobernador de Holguín antes del estallido de la guerra. Su cadáver fue enterrado en el
cmenterio de Gibara donde todavía se encuentra su tumba.
haciéndola retroceder a Sama. .85 En el mes de Junio fue nombrado Jefe de
Operaciones del Departamento de Oriente que comprende los Distritos de Holguín
y Cuba86 cuyo mando desempeña hoy 2 de Agosto 1872.87
FIN AUTOBIOGRAFIA
DIARIO DE CALIXTO GARCIA DE LOS PRIMEROS DIAS DE LA GUERRA
El 10 de octubre de 1868 al retirarme a mi casa, a las diez de la noche en Holguín
encontré al Ldo. Joaquín Castellanos88 que me participó que Carlos Manuel de
Céspedes89 se había sublevado en Manzanillo habiendo sido secundado al
movimiento en Jiguaní por Mármol y en Tunas por Vicente García.
Yo puse en duda la noticia a lo menos respecto a Jiguaní en cuyo pueblo yo tenía
preparada mi otra gente para el levantamiento que debía esperar mi aviso para
verificarlo; pero a pesar de eso me dirigí al teatro90 donde pensé encontrarme al
Ldo. Belisario Alvarez Jefe de la conspiración en Holguín y para quien había
traído comunicaciones verbales de Bayamo.
Efectivamente encontré a Alvarez y llevándolo a la Plaza de San José le
comunique la noticia que acababa de recibir preguntándole qué pensaba hacer en
el caso de ser cierto el acontecimiento; pero a mis repetidas preguntas dio por
última respuesta que si se habían lanzado nuestros hermanos Holguín con él al
frente los ayudaría aunque para ello tuvieran que pelear con bastones y piedras.
85
Estas operaciones realizadas por Calixto desde el primero de abril a la fecha se realizaron en el
territorio de los actuales municipios Báguanos, Urbano Noris, Antillas, Rafael Freyre, Mayari
y
Banes. Era un territorio enmarcado en la brigada oriental de Holguín.
86
Además de Holguín y Santiago de Cuba al que hace mención Calixto el departamento oriental
estaba integrado por Jiguaní y Guantánamo.
87
Oriente estaba estructurado en dos departamentos el oriental que lo conformaban Holguín
Jiguaní, Guantánamo y Santiago de Cuba y el provisional del Cauto por Manzanillo, Bayamo y
Tunas.
88
Joaquín Castellano era uno de los líderes del movimiento conspirativo holguinero.
89
En su autobiografía Calixto expresa que fue el 11 de octubre. Sin embargo otros conspiradores
holguineros que vivían en la ciudad como Manuel Hernández Perdomo no se entero hasta la
noche del 12 que las fuerzas gubernamentales trataron de detenerlo.
90
En esos momentos en Holguín existió el teatro Coliseo situado en las actuales calle de Area y
Miro. La tradición oral afirma que Carlos Manuel de Céspedes llego a asistir a funciones que se
daban en este en una visita a Holguín antes de la guerra.
Cuan pronto varió de tan noble opinión cambiando su puesto de libertador por el
de uno de los siervos más abyectos del tirano. Odio eterno leguemos a nuestros
hijos para el traidor Belisario Alvarez .
En la misma noche marché para Jiguaní a donde llegué el once y si bien tuve la
confirmación de haberse dado el grito de Independencia en Yara por Carlos
Manuel también vi que Jiguaní no lo había secundado aún.
Aprovecharé
estos
momentos
para
hacer
una
ligera
reseña
de
los
acontecimientos que antecedieron a la Revolución del 68.
Cansados los ánimos de sufrir la ominosa dominación española, cada día más y
más irritante con su manera de gobernar en la cual el robo era la principal
palabra, la degradación de empleados que no miraban a Cuba mas que como una
mina que debía ser explotada, los destinos de mas importancia vendidos al mejor
postor por los degradados ministros de la caduca España y como consecuencia
de este sistema la poca estabilidad en los puestos públicos, la agricultura gravada
con impuestos que la hacían improductiva para los que tenían la desgracia de
dedicarse a ella y la ruina de los cubanos en quiénes el gobierno español
conociera o simplemente sospechara pudieran abrigar en su corazón deseos de
sacudir al yugo que agobiaba nuestra patria obligaron a los buenos cubanos a
pensar en que era llegada la hora de hacer algo; pero algo que pudiera dar la
libertad a Cuba por la que suspirábamos todos.
No era en verdad tarea muy fácil conspirar bajo la suspicaz vigilancia de un
gobierno que como el español imponía castigos severísimos a la más ligera
sospecha; pero eso no detuvo al buen patriota ciudadano Francisco Maceo91 que
en unión de los ciudadanos Manuel Fernández y Leopoldo Arteaga fundaron en
Bayamo una logia que con el nombre de masonería encubríera la conspiración
que se tramaba 92
El 26 de julio de 1866 tuvo efecto la primera tenida y de esa fecha deber empezar
a contarse la historia de la Revolución de Cuba.
91
Francisco Maceo Osorio nació en Bayamo el 29 de marzo de 1828 y murió los campos
insurrectos de enfermedad el 16 de noviembre de 1873 Llego a ser mayor general del ejercito
libertador pero se destaco en especial en funciones en el aparato civil de la Republica de Cuba en
arma.
92
Calixto era masón así lo expresa en una proclama dirigida a los españoles el 2 de junio de 1871.
El General afirma que se producirá el fin del imperio español en Cuba que es según su criterio es
un; “justo castigo aplicado por el gran arquitecto del universo (23) a los vanidosos, que sedientos
de oro, exterminaron, no conquistaron, la raza indígena del Nuevo Mundo “ El concpeto de “gran
arquitecto” es por completo masón
Citado por Antonio Pirala, “Anales de la guerra de Cuba” Tomo 1. Pág. 763
Narrar los trabajos y la astucia que se desplegaron para no dejar traslucir la
verdadera idea que animaba a estos patriotas; sería tarea muy ardua y que dejo a
cargo de plumas más diestras, baste decir que desde aquel momento empezó a
aumentar el número de obreros creándose iguales sociedades en Holguín,
Manzanillo, Camagüey, Las Tunas y Cuba. A pesar de eso no se trabajó en la
obra con el empeño que merecía debido quizás a la poca paciencia de los que
dirigían la conspiración, lo que dio por resultado la falta de recursos de guerra en
que nos encontramos los cubanos el día del alzamiento. Sin embargo, en
obsequio de la verdad debo consignar aquí el nombre del benemérito Pedro
Figueredo93 que fue uno de los que con más ardor se apodero de la idea y trato
de allegar recursos para lo cual se dirigió a la Habana donde hizo un llamamiento
a aquellos con quienes creía poder contar, pero desgraciadamente con muy poco
o ningún resultado satisfactorio. No por eso se desanimaron los bayameses y
conociendo que nada tenían que esperar de la parte Occidental de la Isla
determinaron llevar a cabo el pensamiento aunque perecieron en la empresa.
Para dar a Cuba la fuerza que debía tener echaron mano de la clase llamada
parda a la que hicieron comprender que una era la patria y que la diferencia de
color no los excluía de llevar su grano de arena al gran edificio que tratában de
levantar. Grande y noble idea por cierto y a la cual se debió que la revolución del
68 no hubiera corrido la misma suerte que la del 44, 51 y 5494.
A principio de octubre del 68 pasaron los ciudadanos Donato Mármol y
Santiesteban95 a las Tunas para ponerse de acuerdo con aquellos patriotas sobre
el día que debía verificarse el pronunciamiento y acordaron hacerlo el 14 del
mismo mes, aunque no estaban de acuerdo los de Holguín, Camagüey y muchos
del mismo Bayamo. Imposible era demorar el golpe por más tiempo y contribuyó a
acelerarlo la Revolución de septiembre en España que echó por tierra del trono y
la impúdica mesalina96 que lo ocupaba. Aun quiso demorarse el movimiento y fue
desaprobada la obligación contraída por Mármol en la Junta y celebraron los
93
Pedro Figuerredo
Cisneros Nació en Bayamo el 29 de julio de 18718 y fue fusilado en
Santiago de Cuba por los españoles el 12 de agosto de 1870 Llego a ser mayor general del
Ejercito Libertador Cubano. Desempeño diversos cargos en la estructura civil de la revolución.
94
Se refiere a la conspiración de la escalera ocurrida en 1844 a las expediciones de Narciso
López que tuvieron su momento culminante en 1851 y a la conspiración de Ramón Pinto de 1854.
95
Posiblemente se refiera a Jaime Santiesteban Garcini destacada figura del movimiento
conspirativo en oriente.
96
Mesalina era una emperatriz romano famosa por sus excesos sexuales. En este caso Calixto
compara a la reina Isabel II con la soberana romana. Los enemigos políticos le achacaban una
desenfrenada vida sexual.
bayameses en el punto llamado Buenavista; pero Carlos Manuel de Céspedes
cortando todas las dificultades se alzó el 10 de octubre de 1868 en La
Demajagua.
Descritos ligeramente los sucesos anteriores al levantamiento volveré a tomar el
hilo de mi narración.
En la mañana del 12 de octubre recibí una esquela de Donato Mármol en
la que me citaba para que me reuniera con él en el camino de Bayamo con
la gente que pudiera reunir en la mañana del día siguiente, hícelo así
logramos apoderanos de los pueblos de Jiguaní y Baire, sin encontrar
resistencia, por convenirle a las autoridades que los españoles tenían de
esos pueblos.
DIARIO DE CALIXTO GARCIA DEL AÑO 1874
(Transcripción Olga Portuondo Züniqa^
Calixto García Iñiguez
Teniente General del Ejército Cubano
Mis memorias 1874
Tomo 2o.
C.G.Y.
Primero de Enero
El año que acaba de pasar ha sido uno de los mas felices para la causa de
nuestra Independencia. Por primera ves las armas cubanas han alcanzado
una serie de triunfos no interrumpidos. Registra en sus fechas pérdidas
tan sensibles como las de Agrámonte97, el denodado hijo del Camagüey y
la de otros cien valientes más que han dado su sangre en holocausto a
Cuba, pero también registra épocas como las de Santa Cruz98, La Zanja99,
. Manzanillo100, La Sacra101, Palo Seco,102 Santa María103 y Chaparra104,
Los españoles, que al empezar el año 1873, podían aun formar columnas para
atacarnos, se ven hoy reducidos a permanecer en un año en sus
atrincheramientos y no pareciéndoles aun estos bastante seguros, multiplican las
torres
hasta
lo
infinito
y
97
Ignacio Agramonte nació en Camagüey el 23 de diciembre de 1841 llego a alcanzar los grados
de mayor general y jefe de Camagüey. Figura emblemática de la revolución por su capacidad y
disciplina murió en combate en Jimaguayu en su tierra natal 11 de mayo de 1873
98
Ataque a la población de Santa Cruz del Sur en Camagüey dirigido por Máximo Gómez el 28 de
septiembre de 1873.
99
Ataque y toma del fuerte hispano de ese nombre dirigido por Vicente García el 12 de octubre de
1873. Se capturo una gran cantidad de parque.
100
Ataque a la ciudad de Manzanillo dirigido por Calixto García el 10 de noviembre de 1873.
Combate victorioso dirigido por Máximo Gómez el 9 de noviembre de 1873 en Camagüey
102
Palo Seco combate dirigido por Máximo Gómez realizado el 2 de diciembre de 1873. Las
fuerzas hispanas estaban dirigidas por el teniente coronel Vilches que murió en la acción. La
columna española fue exterminada. Los que no murieron en la acción cayeron prisioneros. .
103
Combate de Santa María de Ocujal dirigido por Calixto García el 26 de septiembre de 1873.
También se le conoce como el Copo del Chato. En el fue exterminada una columna española. Su
jefe Gómez Dieguez murió en la acción.
104
Chaparra Victorioso combate dirigido por Calixto García el 2 de octubre de 1873 en las
márgenes del río de ese nombre cerca de Puerto Padre
101
rodean de fuertes empalizadas105 poblaciones como Holguín y Manzanillo, donde
nunca pensaron pusieran el pie los cubanos.106 Cuando concluía el año 73
estábamos sin parque, ni armas de precisión, al empezar el 74 tenemos de todo
en abundancia y no por cierto traído a Cuba por miserables y raquíticas
expediciones; sino arrebatados a los godos107 en buena lid y cara a cara.108
Cuando concluía el 72 teníamos al lado de los españoles miles de cubanos que
los ayudaban llenos de amor y fe en el triunfo, al empezar el 74 reconocen su
error y vienen a nosotros con armas y. aguerridos los que se separaron de
nuestro lado desarmados y atemorizados.109 Al concluir el
decrépito cuyo único sistema político era encumbrar
72, un gobierno
a loa suyos regia los
110
destinos de Cuba
, al empezar el 74 un gobierna verdaderamente democrático
nos . dirige y un hombre verdadera imagen del patriotismo lo representa.111
Al concluir el 72 los godos tenían un gobierno relativamente fuerte y
medianamente constituido, hoy no se sabe quien los gobierna ni que quieren los
105
El sistema defensivo español más común para las poblaciones del oriente de la isla era el
construir fuertes en las principales salidas de cada poblado o en lugares que por su situación
pudieran servir para la defensa. Luego unían estos fortines con empalizadas de madera. En
Gibara construyeron una muralla alrededor de la ciudad. Estos fortines tenían las formas de
pequeñas torres circulares.
106
La ciudad de Holguín fue atacada el 19 de diciembre de 1872 y Manzanillo el 11 de noviembre
de 1873 Ambos asaltos fueron dirigidos personalmente por Calixto García. Estas eran cabeceras
de jurisdicciones importantes. Manzanillo era además un puerto con un activo tráfico.
107
Godos pueblo de origen germánico que invadieron España y fundaron un reino en 410 que
duro hasta 711. En Cuba los independentistas le llamaban así a los hispanos en forma
despectiva.
108
Este criterio de Calixto García sobre las expediciones es bastante interesante pues la gran
esperanza de los mambises era el envió de armas y sobre todo parque desde del exterior. Sin
embargo en los años en que llegaron menos expediciones a Cuba, desde el 73 en adelante
Calixto se refiere a que contaban con medios bélicos arrebatados al enemigo. Fueron
precisamente en esos años donde la revolución alcanza un mayor auge.
109
Este análisis de Calixto sobre la deserción y el retorno a las filas mambisas de una parte
de la población cubana nos sitúa ante uno de los temas menos estudiados por la historiografía
de la guerra de 1868 y es la formación del ejercito libertador. Raramente se analiza la
evolución de esta institución y en general de la insurrección tomando en cuenta con
objetividad las altas y bajas en sus filas asunto que fue en extremo variable. Si seguimos los
testimonios de muchos participantes en la guerra nos encontramos que en los primeros
meses de la contienda hubo un flujo en extremo importante de hombres y mujeres a las filas
de la revolución. Luego se inicio un proceso donde las bajas eran superiores a las altas. Tanto
por deserciones como por los efectos de la guerra y las enfermedades. Luego se produce un
incremento de las altas. Existe una interrogante sin respuesta todavía y es que ocurrió
después de 1875 cuando se inicio la gran ofensiva dirigida por Martínez Campos. Tanto el
Pacto del Zanjón como la Protesta de Baragua merecen un estudio desde el punto de vista
objetivo de las bajas y las altas en las filas libertadoras.
110
Se refiere al gobierno de Carlos Manuel de Céspedes. Calixto se solidarizo y apoyo a los que
destituyeron al primer presidente cubano. Por cierto que fue en él donde Calixto García alcanzo
sus mayores grados militares y altas promociones en el mando de tropas
111
Se refiere al gobierno encabezado por el presidente Salvador Cisneros Betancourt establecido
luego de la destitución de Céspedes
dignos hijos de la degenerada España.112 Mientras, un gran orador Castelar113
discursa para probar que continua siendo republicano federal y pide facultades
como no las ha tenido ningún dictador, el fanático Carlos 7 .quema pueblos,
asesina a sus compatriotas, hace comulgar su ejército para que, conservándose
puros, les sea más fácil alcanzar una victoria, que demasiado se la hacen la
cobardía de los
republicanos, y para completar la obra el pirata Contreras se apodera de parte
de la escuadra y con ella nuevo Barbarroja asóla el Mediterráneo.114
2
Una conferencia animadísima he tenido hoy con el Presidente115. Parece
que las reflexiones que ha hecho el diputado – Ramon P.. Trujillo116 le han
llamado, la. atención. Cree Trujillo que la invasión de Las Villas debe
hacerse por dos columnas una por el Norte y otra por el Sur. Que la mayor
parte del Ejército de Oriente debe tomar parte en la operación, uniéndose al
de
Camaguey
y
Las
Villas117,
que
dos
jefes
completamente
independientes uno de otro, entendiéndose directamente con el Ejecutivo
deben mandar las dos columnas. El plan le ha gustado al presidente que me
preguntó mi opinión sobre el particular. Le manifesté que si bien creía debía
hacerse la invasión con dos o mas columnas, no me parecía prudente que
fueran mandadas por jefes independientes, pues la unidad en el mando es,
112
Calixto hace referencia a la llamada tercera guerra carlista que se extendió entre 1872 y 1876
que España se vio envuelta en una guerra civil
113
Emilio Castelar escritor, orador y político español nació en 1832 y murió en 1899
Calixto se refiere a acontecimientos ocurridos en España durante la tercera guerra carlista que
se desarrollo de 1872 a 1876. En este periodo es que se produce el auge militar de la
insurrección en Cuba. Muy pocas veces se relacionan los acontecimientos militares ocurridos en la
insurrección con los que se desarrollan en la metrópoli. El momento de auge de la revolución
cubana coincidió con la tercera guerra Carlista.
115
Se refiere a Salvador Cisneros Betancourt que en esos momentos era presidente de la
República de Cuba
116
Ramón Pérez Trujillo miembro de la cámara de representante que participo en la destitución
de Carlos Manuel de Céspedes. Por el tono de la correspondencia parece que había una solidad
amistad entre este y Calixto.
117
En febrero de 1869 los revolucionarios de Las Villas se sublevaron contra España. Sin armas y
sin el factor sorpresa de su lado y teniéndose que enfrentar también a un grupo de terratenientes
antindependentistas la mayoría de los revolucionarios marcharon a Camagüey y Oriente en busca
de recursos. Permanecieron en esos lugares combatiendo, integrados al ejército libertador.
Mientras los españoles
lograron
prácticamente liquidar o expulsar a los grupos que
permanecieron en el centro y construir una trocha de Jucaro a Morón que aislaba Las Villas del
territorio insurrecto. La invasión a las Villas significaba la posibilidad de llevar la guerra hacia el
occidente base económica de España en Cuba.
114
a mi parecer, la más segura garantía de buen éxito; que tampoco me
parecía prudente sacar de Oriente más de 600 hombres, pues de esa
manera quedaría tan débil este estado que permitiría a los españoles sacar
todas sus fuerzas veteranas da aquí y llevarlas a Las Villas, donde se presta
menos el terreno para nuestro sistema de guerra, a lo que debía agregar
que siendo Oriente el núcleo de la revolución y el lugar donde la reacción se
presentaba bajo un carácter más favorable, no era prudente abandonarlo
pues en caso de sufrir un fracaso en Las Villas seria casi segura la pérdida
de la insurrección o cuando menos haría muy tardío el triunfo. Que
Oriente118 con sus montañas, y el carácter independiente da sus hijos, será
siempre el baluarte de nuestras libertades y, ay de nosotros si debido a un
momento de irreflexión dejamos estos campos a merced del enemigo que
dueño de ellos podrán pacificarlos, valiéndose para ello de los mismos
voluntarios que tiene a su lado.119 Creo que le han hecho fuerza mis
razones, pero siempre piensa debemos marchar sobre Camaguey llevando
la mayor fuerza posible de Oriente para practicar ahí alguna operación y
determinar oyendo a Máximo Gómez.
3
Hoy he despachado al General Calvar120
con orden de reunir toda la
fuerza de cambute y marchar a reunirse conmigo el 30 en Santa Ana de
118
Este es un típico criterio regionalista muy en boga en la época. Similares criterios podían tener
los camagüeyanos y los villareños.
119
El asunto de invadir un territorio era en extremo sensible para los patriotas. Sacar fuerzas de un
territorio era quitar protección a las familias y en general las instalaciones insurrectas que se
encontraban allí. Hay diversos ejemplos de esto del que propio Calixto fue testigo. En agosto de
1869 cuando las tropas de Jiguaní, a las que pertenecía Calixto, fueron trasladadas a Holguín los
españoles cometieron numerosos asesinatos en ese territorio con la población civil. Mientras
durante la invasión a Guantánamo en 1871 con tropas de la división de Santiago de Cuba las
fuerzas coloniales se ensañaron en los vecinos de las prefecturas del territorio Palma Soriano y
otras zonas que quedaron indefensas. A esta realidad debemos de sumar el amor por el terruño
de cada combatiente. Pero el primer aspecto raramente se toma en cuenta en los análisis sobre la
invasión. Pero al mismo tiempo si no se extiende la guerra por toda la isla los españoles acabarían
concentrando sus tropas sobre los territorios insurreccionados incluso con los recursos de las
zonas que se mantenían pacificas y produciendo. Este es uno de las grandes contradicciones de
la guerra de Cuba. En la práctica era muy difícil de darle solución por los revolucionarios.
120
Manuel Calvar Oduardo , conocido por Tita nació el 6 de diciembre de 1827 en Manzanillo y
murió el 20 de diciembre de 1895 Fue uno de los iniciadores de la conspiración y el alzamiento en
Manzanillo. Alcanzo el grado de mayor general del ejercito libertador Fue elegido presidente
provisional de la República de Cuba luego de la protesta de Baragua. Paso al extranjero al
concluir la guerra donde vivió hasta su fallecimiento
LLeo. Emprendí marcha del Realengo acampando en Tacajó.121 Son cinco
leguas de buen camino. Ha resultado hoy una cosa que era de esperar,
como la marcha la hice por el camino real no pude encontrar práctico.
Cinco anos sin transitar más que por estrechas veredas de monte han
hecho que se olviden los caminos antiguos.122
4Acampamos en San Juan de la Puerca123. Llegamos a este punto en los
momentos en que caía un horrible aguacero que casi no nos dio tiempo para
construir rancho en que guarecernos de la lluvia124.
6
Después de una jornada de seis leguas de un camino intransitable acampé en las
orillas del río Cupeyal. El trayecto recorrido hoy es una vereda, estrecha, teniendo
.que andar por más de dos leguas por dentro de un arroyo, y con el aguacero de
ayer estaba crecido y si a esto agregamos que su Iecho lo forman piedra
resbaladizas podrá formarse una idea del mal rato que nos había hecho pasar.
7
A las doce de la noche salí del río Cupeyal. Afortunadamente la luna
estaba muy clara y el camino era todo de extensas sabanas, salpicadas
de elevadas alturas. La marcha fue cómoda. Con objeto de no ser
descubierto por las vigías enemigas, tenia que hacer las marchas de
noche para poder introducirme en la zona de cultivo de la parte Oriental de
Holguín125 y proveerme de reses para provisionar mi columna y de
121
Estos lugares, Tacajó y el Realengo, pertenecían a la parte oriental de la jurisdicción de
Holguín
122
Este es un ejemplo elocuente del auge militar de la revolución. Las fuerzas cubanas se
desplazan por caminos construidos por los españoles para unir sus principales poblaciones. Los
que con anterioridad eran vigilados y recorridos constantemente por columnas hispanas.
123
San Juan de la Puerca estaba situado en la jurisdicción de Holguín
124
La construcción de ranchos en corto tiempo era una habilidad de los campesinos cubanos. La
mayoría de los soldados libertadores eran de este origen. Por eso la facilidad con que hacían este
tipo de construccion rustica.
125
Para poder entender el termino “zona de cultivo de la parte Oriental de Holguín” es necesario
hacer una breve reflexión. Alrededor del puerto de Gibara se había conformado una zona de
influencia o Hinterland de ese puerto en la primera mitad del siglo XIX donde se establecieron una
caballos para montar el escuadrón da Holguín que había quedado
desmontado en la desgraciada acción de Santa Rita126. Con estas
precauciones pude llegar a un cuarto de legua de Corralito127 sin
ser
sentido. Hice alto y esperé el día.128 A las 7 penetré en el caserío, evitando
las trincheras, que ningún interés me obligaba a atacar.129 Acampé a
primas de tiro de fusil de ellas y desplegué fuerzas por distintos rumbos,
que incendiaran el caserío y tomaran reses, cerdos y caballos. Una de las
.fuerzas qué destaqué, se encontró con otra española que salia a
reconocerla. Rompióse el fuego; pero cargar el enemigo se puso en fuga
haci éndol es
130
fusilados.
l os
nuest r os
ocho
131
El Coronel Borrero
prisioneros españoles que fueron
jefe que mandaba su fuerza llevado del
ardor de la pelea, avanzó hasta el fuerte a pesar de tener órdenes en
contrario, esto nos hizo tener cuatro bajas. Un consejo de guerra se
encarga de juzgar este hecho. Es verdaderamente una desgracia que la
mayor parte de nuestros jefes carezcan de la suficiente sangre fria para
ocupar el puesto de tales. Llevados de su excesivo valor se lanzan
a
cualquiera empresa sin contar el enemigo, ni pensar en las dificultades
gran cantidad de campesinos canarios y cubanos. Con el inicio de la guerra una gran cantidad de
vecinos de la jurisdicción y de otros lugares se establecieron allí buscando la protección hispana.
Como parte de esa zona protegida o de cultivo estaba la capitanía pedánea de Fray Benito. El
extremo oriental de esta zona compuesta por los poblados de Corralito, Junuccun el Rabón y
otros pertenecientes a la capitanía de Fray Benito es el territorio al que Calixto le da esa
definición. En la actualidad según la división política administrativa de 1976 forman parte del
municipio holguínero de Rafael Freyre.
126
Calixto ataco el poblado de Santa Rita en la jurisdicción de Jiguaní el 20 de diciembre de 1873
y sufrieron una fuerte derrota
127
Corralito poblado situado en el territorio del actual municipio Rafael Freyre en la provincia
Holguín En la época formaba parte de la zona de cultivo de Holguín como explicamos en la nota
anterior. La importancia de este caserío se incremento durante la guerra de 1868 al ser obligados
muchos vecinos a establecerse allí.
128
Lo más común en los ataques a los poblados era realizarlo de noche para sorprender la
guarnición. En este caso Calixto espera el amanecer para actuar. Quizás en ello influyo la gran
concentración de fuerzas que tenia a su mando muy superior al enemigo.
129
Estos tipos de asaltos a los poblados españoles tenían el objetivo de avituallarse por lo que no
se insistía mucho en atacar las fortificaciones enemigas. Por lo demás no se contaba ni con
artillería ni parque para realizar un sitio. Además los españoles de las poblaciones cercanas
acudían de inmediato a ayudar a la guarnición atacada.
130
La República de Cuba en respuesta a la política sanguinaria hispana había decretado la
guerra a muerte por la que toda persona tomada prisionera combatiendo a la revolución
debía de ser ejecutada. Esta política varía en el transcurso de la guerra.
131
Francisco Borrero Lavadi Nació el 30 de enero de 1846 en Palma Soriano y murió el 17
de junio de 1895 en el ataque a Altagracia en Camagüey. Alcanzo el grado de Mayor
General del Ejercito Libertador.
que tienen que superar para vencerlos, les parece que todo debe ceder a
sus esfuerzos y estas locuras nos han costado bastantes caras.132 Se
hicieron varios prisioneros. Entre estos se contaba un muchacho de 12
años, hijo de subprefecto133 Mayo que sirviendo en sus filas fue cogido y
fusilado por los godos y su familia conducida a un campamento. Las
súplicas de dos niñas de 8 años hermanas del muchacho me obligaron a
ponerlo eh libertad pues, ¿quien puede resistir al llanto de la. inocencia?
Los demás prisioneros y varias familias que solicitaron nuestro amparo
marcharon con nosotros.134 También se me presentaron seis voluntarios
armados.135
A las tres de la tarde emprendí mí. retirada conduciendo un convoy considerable
de bueyes, vacas, viandas, caballos etcétera. En mi marcha tuve dos veces fuego
con pequeñas partidas enemigas que venían a hostilizarme en mi tránsito.
Llegué a la cinco de la tarde a Melones136 en cuyo abandonado caserío acampé.
9
Acción de Melones
No creí yo, que los españoles pudieran reunir tan pronto una columna para
atacarme. Bien es verdad que el lugar que yo ocupaba les obligaba a
hacer un esfuerzo supremo para ocultar su impotencia a los ojos de los
132
Existía una preocupación constante entre la mayoría de los líderes políticos y militares
cubanos de proteger la vida de sus hombres. Esto era productos de varios factores desde
la relación que existían entre muchos de los jefes y sus soldados, también lo difícil que era
el sustituir a un mambí y lo reducido de las fuerzas libertadoras. Por lo que al analizar el
resultado de un combate debemos de tener en cuenta esta realidad respecto al número de
bajas cubanas. Una victoria o una derrota cubana había que verlas más que por las bajas
causadas al enemigo por las propias. Los españoles podían sustituir raídamente sus
perdidas mientras los mambises no.
133
Subprefecto Un cargo en la estructura civil de la República de Cuba en armas
Pese al criterio muy extendido en la historiografía de la guerra que los mambises trataban de
desembarazarse de las familias llegando incluso a convencerla para que se presentaran la
realidad que nos dicen los documentos es muy diferente pues estas eran acogidas y protegidas
cuando abandonaban los poblados enemigos. Incluso se dieron casos de familias que fueron
obligadas marchar con los mambises.
135
Estos voluntarios que residían en los pequeños poblados españoles generalmente eran
cubanos a los que obligaban a incorporarse a ese cuerpo auxiliar del ejército hispano. Estos
pensaban y actuaban de una forma muy diferente de los del occidente de origen peninsular la
mayoría y beneficiados por el colonialismo. Cuando se produjo el auge de la revolución desde
1873 en ocasiones los voluntarios criollos colaboraban con los mambises y se les unían.
136
Melones En la actualidad pertenece al municipio Rafael Freyre de la provincia de Holguín. Esta
situado junto a la carretera que une la ciudad de Holguín con el balneario de Guardalavaca. En el
lugar se encuentra un pequeño poblado situado a un kilómetro de esa carretera.
134
engañados cubanos que tienen a su lado Mi campamento de Melones
está situado en la línea fronteriza de la zona de cultivo de Holguín.137 A su
izquierda y a una legua de distancia está el cuartel español de La Palma
hacia la derecha y a una legua también el de Tuinicum138 .y a su frente el
del R abas 139
Mis vigías estaban viendo las de. los campamentos enemigos y las cornetas se
oían en sus caseríos. Esto seguramente obligó a los españoles a salir a
desalojarme.
A las ocho de la mañana de hoy el fuego de las parejas de caballería140
secundado por el de sus avanzadas me hizo conocer que era llegada la hora del
combate. Mucha fe tenia yo en el triunfo ya previéndolo una de mis primeras
medidas fue destacar fuerzas a cortar su retirada. Los pormenores del plan que
adopté se encuentran en el copiador de partes y excuso repetirlos aquí.
El combate fue reñidísimo y hasta las doce del día la victoria permanecía
indecisa, de esa hora en adelante el triunfo fue seguro. El enemigo
emprendió su retirada y fue cargado simultáneamente por el grueso de
mis fuerzas!. El jefe español141 era inteligente y bravo y hacia su retirada
escalonando sus fuerzas y aprovechando cuantas ventajas le presentaba
el terreno; pero todo fue en vano, posición tras posición todas les fueron
tomadas concluyendo la acción, a las cuatro de la tarde después de ocho
horas de combate. Dejando el enemiga 41 muertos en el campo, armas,
parque, caballos etc. Hizo su retirada por alturas elevadisimas sin tomar
137
Luego de un ataque a un poblado enemigo los mambises usualmente acampaban en lugares
no muy lejanos del lugar asaltado como hizo Calixto en esta ocasión. Al parecer en eso influía lo
difícil de mover el botín capturado, los heridos y el cansancio de la fuerza pues antes de realizar el
ataque por lo general habían realizado extenuantes marchas sin apenas ingerir alimentos.
Además es de pensar el deseo de esta hambrienta fuerza en saciar su antológica hambre con las
vituallas capturadas. Las acciones de La Cana realizada luego del asalto a Aura, Camazan
despues del ataque a Holguin en diciembre de 1872, Veguita de Banes luego del ataque al
poblado de Sama, Santa María de Ocujal luego de asaltar algunos poblados y otros de menos
relieve tuvieron ese origen..
138
El nombre correcto del lugar es Junucun. En la mayoría de las descripciones de ese combate
se le nombra incorrectamente a ese poblado. En ocasiones se la llama Jururu que era un poblado
ya desaparecido situado en la bahía de ese nombre. Pero a unos 20 kilómetros de Junucun.
139
El nombre correcto de ese poblado es Rabón. Actualmente pertenece al municipio Rafael
Freyre provincia de Holguín.
140
Exploradores montados encargados de recorrer los alrededores del campamento.
141
El jefe de las fuerzas hispanas era el coronel Federico Esponda.
camino hasta lograr encerrarse en sus trincheras de Tuinicun.142 Fue
perseguido hasta el pie del campamento español. La victoria fue completa.
Es verdaderamente admirable el valor demostrado por los cubanos en
esta acción, en vez de obligar a pelear al soldado, era menester sujetarlo y
reprenderlo y costaba grandes esfuerzos el lograrlo. Podemos decir hoy
con orgullo que tenemos un ejército que si en, sufrimiento los aventaja a
todos en valor es igual al primero del mundo.143 El enemigo tenia según
confesión de un herido 1300 hombrea144 yo podía contar con 600.
10
Permanezco acampado en Melones. Hoy han salido los heridos que tuve en la
acción de ayer con el Coronel Borrero para colocarlos en el hospital de sangre.
11
Pensaba salir hoy de aquí y practicar otra excursión .por la zona enemiga; pero el
tiempo me es contrario, hay mucha lluvia y tendré muchas bajas lo que debo
evitar pues deseo llevar conmigo una columna respetable a Camaguey.145
12
A las siete de la mañana salí de Melones, pasando por un cuarto de legua
de La Palma.
142
143
Junucun
Este criterio de Calixto Garcia sobre el soldado cubano puede tener diversas interpretaciones
como por ejemplo que antes de ese combate era necesario obligarlo a combatir. Aunque es un
criterio muy personal de Calixto había una realidad y era que la acción mas común realizada por
los mambises era la emboscada. Al parecer incluso la carga de caballería no era tan frecuente
como se cree. En la emboscada se disparaba de lejos y no siempre se acompañaba de un asalto
sobre las fuerzas contrarias por lo que el mambí no estaba acostumbrado a ese tipo de acción.
Por lo menos el soldado oriental. La guerra de 1868 era irregular y de desgaste donde las grandes
acciones no eran comunes.
144
Es aconsejable poner en duda los informes y criterios de los cubanos sobre el número de
contrarios y las bajas causadas a estos. Los mambises recibían esta información por fuentes muy
imprecisas. Igual ocurre con los criterios de las tropas hispanas respectos a las revolucionarias
145
Se refiere a las fuerzas que debía de entregar del departamento oriental para reforzar a
Máximo Gómez en sus planes de invadir Las Villas
El enemigo escarmentado con la del 9 no piensa atacarme. He acampado en la
Manteca a cinco leguas de Holguín donde dejaré las fuerzas y marcharé yo al
Realengo para arreglar algunos asuntos que no quiero dejar pendientes a mi
marcha para Camaguey.
13
Sali para el Realengo y dejé encargado del
campamento al General
Barreto146. Este jefe ha llegado en la última expedición del Virginius,147 es
venezolano y me parece que no deba ser malo, pues no le falta valor y
actividad - Yo deseo que. asi resulte pues esta guerra la desgracia que
todos los jefes venidos del extranjero hayan carecido de aptitud
para
nuestra clase especial de guerra y esto ha hecho que en el país gocen de
poca simpatía.148 Debo empero exceptuar algunos, entre ellos a los
dominicanos, que han sido verdaderamente nuestros maestros y que han
hecho l a guer r a e n C uba con cuant os r ecur sos l e ha suger i do su
inteligencia. 149
16
Fuerzas enemigas en número considerable se me ha dad» aviso que pase de
Cuba para Holguín. He despachado un correo al General Barreto para que venga
con la columna a Rejondón de Báguanos, con objeto de evitar ser atacado por los
españoles que parece concentran fuerzas para tomar el desquita de la del 9.
17
146
Jose Miguel Barreto Pérez Nació en 1830 en el estado de Monagas en Venezuela y murió en
el mismo lugar el 14 de octubre de 1900. Llego en una expedición a Cuba y alcanzo el grado de
mayor general del Ejercito Libertador . Fue secretario de la Guerra Hecho prisionero en octubre
de 1877 fue dejado en libertad al concluir la guerra
147
Esta fue la segunda expedición del buque Virginius que llego el 6 de julio de 1873 por la costa
sur de Oriente.
148
La mayoría de los militares extranjeros que tomaron parte en la guerra de Cuba en el campo
revolucionario provenían de ejércitos regulares por lo que su formación chocaba con el estilo
guerrillero de esta contienda
149
Calixto García en varias ocasiones se reconoció como discípulo de Máximo Gómez..
Me incorporé a las divisiones en Rejondón. Ocupé las mismas posiciones
qué tenían las fuerzas en la gloriosa acción de 23 de Junio de 1872.150 Las
posiciones son buenas y estoy seguro de que si
soy atacado podré
escarmentar al enemigo. Recibí correspondencia de Cuba151 por la cual he
visto completamante terminada la cuestión del Virginius.152 También
hemos sabido la caída de Castelar en España.
20
Emprendí mi marcha para Camaguey, acampamos en Santa Cruz. La jornada fue
de 7 leguas.
21
Marcha de 6 leguas acampando en San Blas Tuve que atravesar el camino de
Bayamo a Holguín. Hice emboscar fuerzas en el camino que a poco hicieron dos
prisioneros . Con estos como prácticos mande al General Maceo153 a que hiciera
viandas154, en el campo español de San Pedro siguiendo yo con el Gobierno para
San Blas, en cuyo lugar y en la tarde se me incorporó Maceo habiendo llevado a
cabo la operación que le encomendé.
Por los prisioneros que hice he sabido que el Jefe que mandaba la Columna que
me atacó el 9 era el Coronel Esponda155
que fue herido y que tuvo 300 bajas
en la acción. Concentrase según aseguran los prisioneros grandes fuerzas en la
Cuaba.156
150
En esta fecha tropas de una concentración organizada por Calixto García pero bajo el mando
de Manuel Calvar y Antonio Maceo derrotaron a una importante columna hispana
151
Se refiere a la correspondencia que desde Santiago de Cuba le remitían los agentes secretos
cubanos
152
El buque Virginius con una expedición revolucionaria fue capturado por un barco de guerra
español. Trasladado a Santiago de Cuba la mayoría de sus tripulantes y los expedicionarios
fueron fusilados. Se creo un conflicto en torno a este acontecimiento pues el buque fue capturados
en aguas de Jamaica, entonces colonia de españa, estaba abanderada en los Estados Unidos y
parte de al tripulación era de ese país. Una fragata de guerra británica llego a Santiago de Cuba y
detiene las ejecuciones
153
Antonio Maceo y Grajales mayor general del Ejercito Libertador Cubano y una de las
principales figuras de las guerras de independencia de Cuba. Durante la guerra de 1868
estuvo estrechamente vinculado a Calixto García. Bajo las ordenes de este tomo parte en la
mayoría de los combates de importancia librado por Calixto.
154
Hacer Viandas era una compleja operación que consistía el obtener estos productos en una
zona de cultivo enemiga. En ocasiones los españoles atacaban a las tropas encargadas de esta
tarea.
155
Se refiere al coronel Francisco Esponda. Con anterioridad Calixto lo habia derrotado en el
combate de Chaparra.
156
La Cuaba esta situada a unos 15 kilómetros del centro de Holguín. Allí se encontraba un
fuerte español que se hizo famoso pues sus defensores rechazaron un ataque del general
Es posible que salgan por mi rastro157; pero considero muy dudoso que
me alcancen, pues a mi no me conviene presentarles acción para poder
llegar con la columna entera a Camaguey.
22
Acampados en el arroyo de Cobisuela,158 la marcha fue de 3 leguas.
23
Marcha de 8 horas acampé en la Laguna de la Piedra.
24
Acampé en la Laguna del Medio. Se hicieron seis leguas.
25
A las 3 da la madrugada emprendí marcha y llegué al Caimito donde acampé a
las 12 del día. Hice 6 leguas. En esta lugar se me incorporó Calvar que traía
consigo el regimiento de Guaninao.
26
Dos leguas de marcha acampé en los Pozos Salados.
Thomas Jordan.
157
Los españoles contaban con un eficiente servicio de exploración integrado por campesinos
cubanos especializados en seguir a los insurrectos por el rastro que dejaban en su marcha.
Aunque los mambises hacían todo lo posible por borrar el rastro que dejaban tras ellos esto era
prácticamente imposible cuando marchaba una tropa de varios cientos de hombres como en este
caso.
158
Debe ser Cabezuela
27
Llegué a! Jagüey de Cabaniguán. acampé en las orillas del
Jobabo,
después de seis leguas de marcha. En este lugar tuvieron un campamento
los españoles y se cuentan horrores de los crímenes que cometieron en
él, contra las pobres familias que caían en su poder.
28
Visité el campo en que tuvo lugar la acción de Palo Seco159 en que el. General
Gómez copó una fuerza española de Tunas de 500 hombres. Esta acción, una de
las más brillantes de esta guerra, fue debida a la intrepidez de la Caballería de
Camagüey pues en una área larga puso en dispersión al enemigo. El campo se
prestaba admirablemente para el combate y la carga fue dada en un camino
ancho que atravesaba por entre algunos
espinares,
saliendo
luego
a
las
trincheras (abandonadas) que tuvieron en Palo Seco los españoles. En este lugar
se rindieron 100 últimos restos de la derrotada columna.
Acampé Santa Ana de. Lleo después de seis leguas de marcha.
30
Marché para San Diego (tres leguas). Me reuní al General Gómez. Debo en este
lugar organizar las fuerzas que han de marchar para Las Villas Después de
conferenciar con el General Gómez, resolvió el Presidente pusiera yo 500
hombros de Oriente a las ordenes de Gómez para que con 500 mas
de
Camagüey formaran e1 cuerpo auxiliar que debía invadir a Las Villas, unidos a la
división de ese nombre160,
159
Esta acción victoriosa para las armas cubanas fue dirigida por Máximo Gómez y se desarrollo
el 2 de diciembre de 1873
160
La “ División de ese nombre” son las tropas de Las Villas que operaban en Camagüey.
31
Hoy he dado principio a organizar las fuerzas y me
es sumamente grato
consignar aquí que se han formado tres batallones casi todos de voluntarios.161
Febrero 3 -
He entregado
al General
Gómez parte de los dos Regimientos de Oriente,
mañana marcharán.
4
Salieron hoy para Camaguey el General Gómez con las fuerzas expedicionarias
que están organizadas, ha marchado también el Gobierno y la cámara.
5.
Pasé a Sevilla limite .de Oriente y entré en
Camaguey acampando en
Buenaventura (1 1/2 legua).
El campamento que acabo dé dejar San Diego es bastante bueno, tiene aguada
fértil y mucho forraje, aunque hoy a consecuencia de la seca se ha quemado toda
la guinea162 y esta escaso el pasto. La posición es buena y el monte abundante
en miel y jutias. La vianda está a dos leguas.
En este punto he pasado seis días y ha reinado la abundancia. Las fuerzas se
han restablecido algo de las fatigas sufridas en la larga marcha que traíamos.
6
161
Es interesante que las fuerzas que de Oriente tomarían parte en la invasión a las Villas la
integraban voluntarios. Eso significa que había una cantidad considerable de orientales que
estaban dispuestos a combatir fuera de su territorio. Pero al mismo tiempo nos asalta la pregunta
que si no eran voluntarios se podían obligar a pasar a Las Villas a una tropa de otra provincia.
Podía un general mambí imponerse a sus hombres. Casi siempre las sediciones regionales se ven
desde la óptica de los jefes militares y políticos nunca se tiene en cuenta el criterio del soldado.
162
Un tipo de hierba muy común en los potreros y sabanas cubanas de la época. En la época de
seca es altamente combustible
Mi reunión con el General Gómez ha traído a mi memoria recuerdos cíe otras
épocas, épocas desgraciadas en las cuales la Revolución agonizaba y en la que
sólo la fe inquebrantable del patriota podía vislumbrar alguna esperanza de
triunfo. Voy a escribir algo sobre una de las más terribles crisis que atravesó la
causa de Cuba en el distrito en que yo operaba.163
Corría el año de 1871
Era yo entonces Jefe de la Brigada de Jiguani y
2o, del distrito de Santiago de Cuba, el General Gómez era jefe
del
distrito. Nuestra situación era apuradísima. No teníamos un cartucho y
el enemigo que conocía nuestra impotencia nos. perseguía tenazmente.
Teníamos que vivir en medio de las montañas y aun en estos puntos
ér am os
asaltados
a todas horas del día y de la noche. Yo estaba
padeciendo intermitentes164 y había llegado a tal estado de debilidad que
a veces tenían que ponerme a caballo por no poder hacerlo por mi mismo.
Era el mes de. Abril y recibí orden para .reunirme al General Gómez en El
Roble. Marché para ese punto y encontré en ese lugar a Gómez con su
escolta y ayudantes, yo sólo llevaba conmigo cuatro oficiales y algunos
números, el resto de mi
brigada andaba en operaciones en Jiguani y
debía unírseme en El Roble. Teníamos que esperar mis fuerzas y las que
se habían llamado de Cuba y tuvimos que permanecer en aquel lugar
miserable y sin recursos de ninguna especie ocho días. Cómo vivimos no
he podido explicármelo pues un mulo que matamos solo nos duró dos
días y aquellas montañas no tenían colmenas. Recogíamos en las costas
del Cauto algunas raíces de boniatos casi inservibles y las devorábamos.
La palma que aparecía caía bajo el filo del hacha para extraer el
palmito165, uno de nuestros mejores platos, a pesar de comérnoslo cocido
o crudo sin sal pues carecíamos de ella. Allí me comunica Gómez que era
indispensable tratar de apoderarnos por sorpresa de las trincheras de La
Vuelta para proveernos de parque, pues sólo teníamos la fuerza a dos
tiros y no
quedaba r eser va
alguna, siempre he sido enemigo de
empresas atrevidas y esta me gustó pues podía hacer mejorar nuestro
163
Estas retrospectivas que hace Calixto nos pone ante un hombre que tiene cualidades para
desarrollar una síntesis histórica. El lector podrá darse cuenta que capta la esencia de los
acontecimientos y los expresa de forma precisa. Sin embargo como explicamos en la introducción
rehusó el emprender de forma sistemática tales trabajos.
164
Se refiere a fiebres intermitentes
165
Parte del tallo de la palma real que es comestible
estado si conseguíamos una victoria y si éramos derrotados poco
perdíamos. Reunidas al fin las .fuerzas marchamos con una columna de
hambrientos y otra de .mujeres.166 Estas quedaron en Monreal con una
guardia que tenia el Coronel Borrero qué estaba enfermo y seguimos con
la fuerza a dar nuestro asalto. Llevábamos muchos desarmados los que
hicimos armar con gruesos
maderos los cuales podían
servir como
armas ofensivas y defensivas a falta de otras. Se dio la orden de no tirar
un tiro, sino avanzar resueltamente sobre la trinchera y tomarla al
machete. Las doce de la noche serian ¡cuando llegarnos a la Vuelta
Gr a n d e
Marchaba a vanguardia el Comandante Amor Muñoz con
orden de
contestar España al "quien vive" de la avanzada y Bailen a la pregunta
usual de "que regimiento". Sorprendida la avanzada sólo pudo hacer un
disparó cayendo todos en nuestro, poder.
Avanzó toda la .fuerza con
resolución, más desgraciadamente no habíamos contado con una zanja167
que había por el camino porque estábamos,
como a cien pasos de la de
la trinchera. Los prácticos que marchaban delante cayeron en la zanja, y
por sobre de ellos pasó toda la columna, que marchaba sin
prácticos y
en medio de la oscuridad de la noche no pudo dirigirse a la trinchera.
Se ocupó el caserío y se dio orden de encender una casa para tener luz, ya había
pasado más .de un cuarto de hora y el enemigo preparado rompió el fuego sobre
nosotros; pero tan certero y mortífero que en menos de una hora nos hizo más de
30 bajas.
Se hicieron supremos esfuerzos por ocupar la posición, mas
todo fue inútil, y a
las dos de la mañana tuvimos que tocar retirada, con nuestra fuerza en peor
estado pues a la extenuación en que se encontraba .había que añadir el pánico
producido por la derrota.168 Afortunadamente el enemigo no quiso perseguirnos y
166
Muchas veces las fuerzas insurrectas eran acompañadas por una gran cantidad de mujeres.
Era una forma de protegerlas pero también de que el soldado tuviera cerca su mujer, esposa o
amante y en general la familia. El sexo y la familia se convirtió en una de las bases espirituales de
la resistencia. Una historiografía mojigata ha borrado de los libros sobre la guerra un asunto tan
común como ese. Se han realizado numerosos estudios de cómo los mambises resolvían sus
necesidades alimentarías pero muy pocos de cómo satisfacción sus necesidades sexuales y el
gran esfuerzo que hicieron para mantener mujeres junto a ellos.
167
En los alrededores de muchos fortines españoles se construía una zanja sobre la que se tendía
una especie de puente levadizo
168
Tomar una trinchera o fortín español tan solo con un ataque de infantería era difícil y muy
costoso. Los fortines eran de madera o piedras impenetrables para la fusilería mambisa. Ademas
estaban rodeados de un profundo foso difícil de salvar. Si no se les sorprendía en el primer ataque
casi arrastrándonos logramos volver al Júcaro con algunos heridos que salvamos
pero sin tener alimentos ni medicinas que proporcionarles. Recuerdo siempre que
yo hacia aplicar esponja a los heridos, única medicina que poseíamos y la que
dábamos a diestro y siniestro como farmacia universal. Amargas horas pasamos
en aquel lugar, dejamos los heridos en casas de .familiares169 y nosotros
marchamos para Monreal donde se reunieron las .familia» y de allí a Los Indios.
Por dos veces he .hablado da las familias
y cualquiera extrañará que
marcharan con nosotros. Había sido necesario adoptar esta medida para
poder salvarlas del enemigo que las asesinaba donde quiera que las
encontraba. De suerte que un campamento nuestro, cuando emprendía
marcha, parecía una horda de gitanos, pues llevábamos con nosotros
mujeres, niños, ancianos, perros, gatos y no cerdos pues a existir poco
hubiera durado su vida, como resultaba a los gatos y aún a los perros.
Horrible cuadro presentaba nuestro campamento de Los Indios. El hambre
se retrataba con todos los semblantes y como es natural la tristeza
agobi aba t odos l os cor azones.
Era menester tomar una resolución y era menester sobre todo comer pues ya
había hombres desmayados de debilidad. Enviamos pues la columna a Palmarito
a buscar boniato y regresó a los dos días con mucha vianda. Como por encanto
desapareció la tristeza y volvimos a formar cálculos alegres, mirando cercano el
triunfo.
En esta excursión tuvo lugar un lance que pudo traer desagradables
consecuencias para nuestros estómagos. Ya había cargado viandas la
fuerza que había ido a Palmanto cuando pasó una partida enemiga como
de 25 hombres. Rompió el luego con nuestra avanzada y aquí fue Troya.
La gente estaba desmoralizada y emprendió la fuga, dejando el campo
sembrado de jolongos170, estacas, machetes, etcétera. A una media legua
hicieron alto y reunidos varios capitanes para resolver lo que debían hacer
celebraron consejo. Hubo diversidad de opiniones pero la ocurrencia más
peregrina fue la del Capitán Aviles que quería se mandara al Cuartel
los atacados tenían todas las ventajas a su favor.
169
La familia era esencial para atender a heridos y enfermos. Por lo que era frecuente esta medida
de dejarlos en la casa de una familia. En ocasiones incluso se depositaban en casas de familias
individuos que no la tenían. Contar con una familia era fundamental para sobrevivir tanto en lo
material como lo espiritual
170
Jolongo generalmente era un saco que cada mambí llevaba consigo para depositar en él todo
lo que encontraba que podía serle de alguna utilidad.
General por un nuevo jefe y refuerzos para batir al enemigo. A todo esto
este seguía en marcha, asustado por el ruido que hacia en su huida
nuestra gente (eran 300 hombres) sin cuidarse de reconocer el campo y
dichosamente para nosotros un soldado cubano que se había escondido
tras una cerca vio marchar al enemigo y dio el aviso a los oficiales que
aun continuaban en consejo.
Procediose a recoger, los jolongos
abandonados y retornar al cuartel, donde como dejo dicho llevaron la
alegría.
Dos días permanecimos reunidos y concluidos estos nos dividimos en pequeñas
partidas, para eludir la activa persecución del enemigo, y para hacer una fácil
subsistencia.171 Yo me dirigí a Monreal, con 20 hombres, el resto de mi fuerza
salió para distintos rumbos con órdenes de incorporarse 15 días después. El
campamento de Monreal estaba situado en la vereda que conduce del Roble a
Los Indios, vereda estrecha y por la cual hay que atravesar el río de Vio 10 o 12
ocasiones, toda es montuosa y el terreno tan pantanoso que al empezar las
lluvias, sólo podíamos vivir rodeados de grandes fogatas para ahuyentar la plaga
de mosquitos que tienen allí en esa época su habitual residencia. El fuego nos
favorecía contra los mosquitos pero inútil contra los jejenes y paqueyes que
convertían nuestra noche en una perpetúa vigilia. En este lugar donde parecía
imposible viniera el enemigo fui asaltado también; aunque afortunadamente sin
sufrir baja ninguna. Una columna española llegó al Júcaro y lanzando guerrillas172
por los montes apresó algunas familias, y a un joven cubano llamado Rafael
Villasana. Le dieron cuenta de encontrarme yo por allí y el jefe español ofreció a
Villasana una gruesa suma de dinero con tal de que le ayudara a mi prisión.
Consintió este joven con la esperanza, según luego me aseguró, de escaparse en
el camino y al efecto se puso en marcha sirviendo de práctico a la columna
enemiga. Serian como las tres de la tarde cuando un niño me dio aviso que venia
171
Este es un ejemplo típico de una táctica insurrecta. Fragmentar las fuerzas en momentos de
penurias y derrotas. Lo que demostraba una gran confianza de estos soldados en sus jefes y una
absoluta convicción en las ideas.
172
Las llamadas “guerrillas” estaban integradas por campesinos y algunos militares españoles
acostumbrados a la guerra irregular. Recibían una paga superior a la de las fuerzas regulares y
además podían robar y vejar a las familias cubanas que sorprendían en los bosques.
Generalmente actuaban junto a una columna. Podían desplazarse rápidamente por el terreno
incluso algunos “guerrilleros” habían militado en la insurrección por lo que conocían sus tácticas.
La mayoría de las veces no llevaban uniforme para engañar a los libertadores. Para los
“guerrilleros” no había perdón al ser hechos prisioneros.
el enemigo.173 Me preparé con algunos números para hacerle algunos tiros para
lo cual repartí 24 cartuchos que me prestó condicionalmente el Sargento Pargas
que venia en comisión de Holguín174 y a pocos momentos avanzó el enemigo
con un nutrido fuego. Poca podía ser la resistencia pues se redujo a 20 o 30
disparos, retirándonos luego, para el bosque. Ocupó el enemigo mi campamento
y lo que sentí más, ocupó también mi capote que mi asistente175 dejó olvidado,
pérdida irreparable pues este capote constituía mi cama y mi cobija. Creo qué no
hubiera sentido tanto recibir un balazo.
Llegó la noche, el enemigo se retiró y nosotros volvimos a nuestros ranchos que
encontramos
Volvamos
quemados
y
los
que reconstruimos
al
siguiente
día.
176
al práctico Villasana. No había podido fugarse en su marcha y tenia
como cosa segura que habiendo fallado el golpe al llegar al campamento seria
fusilado.
Así lo pensaba él y el instinto de conservación le hizo llevar a cabo un
plan cuya realización parecía imposible. Contramarcharon los godos por la vereda
que dejo descrita. Iba Villasana atado los codos y además una cuerda que llevara
en la mano un soldado. Costeaban el río de Vio y al llegar a un recodo del
camino, se tiró Villasana al río que por aquel lugar hace barranco de más de ocho
varas de altura. En su caída arrastró al soldado que lo conducía el que
atolondrado con la caída, soltó la cuerda que llevaba en la mano.
enemigo
Hizole el
unos cuantos disparos pero afortunadamente sin recibir Villasana
ningún daño, gracias a la oscuridad de la noche y emprendió la fuga dejando a los
soldados dando voces perdidos en el bosque. Al día siguiente se me presentó
173
La primera referencia que hace Calixto a un niño en su diario. Sin embargo los niños eran una
constante en el escenario insurrecto. Acompañaron a sus padres a la manigua mambisa y dejaron
una larga aritmética de tumbas en los campos. Son junto con los ancianos los grandes olvidados
del 68.
174
A un miembro del ejército libertador se le consideraba en comisión cuando recibía una misión
específica de su jefe inmediato muchas veces fuera del área donde operaba su unidad. Para esto
recibía una papeleta o carta autorizándolo a desplazarse por el territorio. En algunos lugares
funcionaban postas encargadas de controlar el paso de todo extraño. El individuo que no tenia
documentación que aclarara el motivo de por que se encontraba de viaje era detenido y
considerado desertor e incluso espía enemigo
175
El asistente es uno de los grandes héroes desconocidos del ejercito libertador. Estos individuos
eran los encargados de crear todas las condiciones materiales para la subsistencia del oficial al
que eran asignados.
176
Existía un verdadero contrapunteo entre la construcción de ranchos rústicos por los mambises
y su destrucción por las fuerzas hispanas. Los diarios de operaciones de las secciones,
compañías y los batallones están llenos de información sobre la quema de estas casas. En la
mentalidad de un ejercito regular la ocupación del recinto donde radicaba el estado mayor del
ejercito contrario o la casa que servia de albergue al jefe de las fuerzas contrarias tiene una gran
significación pero en este caso los mambises abandonaban con absoluto desenfado sus
instalaciones que no tardaban en reconstruir no muy lejos.
Villasana y por él tuve estos pormenores. Para concluir con Villasana diré que un
año después y cuando ya empezaba la época favorable para nuestras armas se
presentó al enemigo.
Permanecí algunos días en Monreal, de cuyo lugar tuve que salir a
consecuencia de las lluvias que convirtieron aquellos bosques en
inmensas lagunas, las que hicieron desarrollar en la fuerza tal fiebre de
calenturas
y
úlceras177
que
a
poco
me
Ya se me había incorporado toda mi brigada con
Aguacate. En este lugar y cuando tenia
dej a
si n
soldados.
la que marché para
a mi .frente una columna
enemiga, recibí la expedición que envió el coronel Manuel Codina178. La
situación de ahí en adelante, empezó a mejorar notablemente.
10
Desde esta mañana se está oyendo mucho fuego de cañon y fusil en dirección a
Naranjo en cuyo punto están acampadas las fuerzas de Oriente que van a Las
Villas y parte de la caballería. El Dios de las victorias nos la conserva tan
espléndida como deseo, pues si por desgracia no resulta así, es muy posible
fracasa la expedición a Las Villas, de la que tanto esperamos. Estoy inquieto
pues son las 2 de la tarde y aún no se nada del resultado del combate.
12
El correo que llegó hoy del Gobierno me ha traído una carta de mi amigo Félix
Figueredo,179 Secretario de la Guerra en la que sumariamente me da cuenta de la
177
Las ulceras en los pies y piernas causadas por el rustico calzado y las largas caminatas u otros
motivos eran uno de los problemas de salud mas critico del ejercito libertador pues se daban con
frecuencia e inmovilizaba a los combatientes que era una de las mayores contrariedades que
podía ocurrirle a estos soldados para los que el constante desplazamiento era asunto vital.
178
El coronel Manuel Codina traslado desde las costas de Haití a Cuba una pequeña expedición
organizada por la inmigración y con un aporte del gobierno haitiano
179
Felix Figueredo Díaz nació en Bayamo en 1829 y falleció en la ciudad de La Habana en 6 de
junio de 1892. Medico participo en la conspiración y en el alzamiento de octubre de 1868 junto a
Calixto García con quien sostuvo una estrecha amistad Llego a ser general de brigada y
desempeñó varios cargos civiles en la revolución. El presidente Salvador Cisneros Betancourt lo
nombró secretario de la guerra. Cargo que desempeñaba en el momento en que le escribió la
carta que menciona a Calixto.
victoria alcanzada por el General Gómez en Naranjo.180 Este era el fuego que yo
oía el 10.
13
Salí hoy de Buenaventura para reunirme con el Gobierno en Naranjo.
Llegué a
este punto al oscurecer. Aquí tuve pormenores de la acción del Naranjo
Fue esta una nueva victoria para nuestras armas, aunque creo más producirá
prejuicio, pues se ha consumido mucho parque y se ha perdido bastante gente en
su mayoría de la fuerza espedicionaria de oriente, única de infantería que peleó
en esta acción.181 .
Yo nunca hubiera aceptado esta batalla y no he podido
comprender aun que móvil llevó a Gómez a presentarla, pues debía tener el
conocimiento de que le era imposible vista la gran fuerza enemiga (se calcula en
2'000 infantes, 500 caballos e (ilegible 0.P.) alcanzar una victoria fructuosa,
mientras que se exponía a una derrota que haría muy dificultosa cuando menos la
invasión a Las Villas de que está encargado y para la que se le habían dado los
500 hombres de oriente.
Nuestra fuerza en esta acción era de 400 infantes y 200 caballos.
Ha muerto en esta acción el Comandante
Ramón Martínez Freiré, joven de
grandes esperanzas.
15
Hoy - he acampado .en Jáquima, habiendo salido de Naranjo (4 leguas) En
Jáquima hay abundancia de agua, forraje y no faltan reses, bien que reses las
hay en todo Camagüey, a lo que se debe que sea en ese distrito más fácil la
guerra por encontrarse recursos para la alimentación que en Oriente son
escasísimos, hasta él grado de que es indispesable para aprovisionar la fuerza ir
a los campamentos enemigos y comprar con sangre los alimentos.182 Esta
desventaja ha sido compensada a mi entender con haber hecho también para los
180
Este combate es conocido por la historiografía cubana como Naranjo-Mojocasabe fue dirigido
por Máximo Gómez y se libro el 10 de febrero de 1874.
181
En el combate del Naranjo murieron 14 militares cubanos y fueron heridos 87 heridos Una
cifra importante para los revolucionarios.
182
Los asaltos a poblados se convirtieron en una de las acciones mas comunes en el oriente de la
isla entre los mambises al extremo que Ignacio Mora dejo en su diario una afirmación muy
parecida a la de Calixto “Comer cuesta algunos hombres”
cubanos que viven con los españoles, tan penoso y miserable estado que no les
queda otro recurso que venir a nuestras filas a lo que se agrega que el continuo
batallar de las huestes ha hecho del soldado de Oriente un titán, para el que no es
trabajo pelear a todas horas y hacer marchas increíbles transportando en las
espaldas enormes cantidades de boniatos que es lo que constituye su diaria
comida y jutias como única carne, cuando parece, que no es muy a menudo pues
hay grandes zonas en Cuba y Holguín donde no se encuentra una.183
La que constituye la fuerza de Camaguey es su valiente y bien organizada
caballería, que gracias a su excesivo arrojo ha logrado hacerse respetar de los
españoles., Hasta el grado de no aceptar estos combates con nuestra caballería,
aunque sean superiores en numero. Su infantería no iguala ni con mucho a la
caballería, debido sin duda a no prestarse tanto el terreno como en Oriente para
utilizar esa arma, pues en su mayor parte
se componen los campos de
Camaguey de grandes sabanas, donde una infantería indisciplinada184 como la
nuestra, no puede batirse con la española que a su disciplina añade
su
superioridad numérica y la abundancia dé recursos de guerra que posee, con lo
cual le es fácil arrollar nuestras mal pertrechadas fuerzas.185
No es así por cierto en Oriente que lleno de comarcas montañosas su territorio,
hace que sea imposible al enemigo penetrar por ellas, y cuando lo intenta paga
cara su audacia, pues recibe los fuegos de nuestros infantes desde el bosque sin
poder a veces ver de donde les viene la muerte.186
183
El boniato ofrecía una ventaja sobre los demás tubérculos pues es una cosecha que da sus
frutos relativamente rápido.
184
Este criterio de considerar como indisciplinada a la infantería oriental es en extremo
interesante. No existe hasta el presente un estudio sobre los conceptos de disciplina de los
mambises. En un ejercito que no contaba con logística que en no pocas ocasiones cada soldado
debía de buscarse el sustento y la cobija como pudiera. Además donde las dispersiones eran
frecuentes y también lo era que los insurrectos operaran en reducidas partidas los conceptos de
disciplina debían de ser muy diferente del de los ejercito regulares.
185
Parece que pese a la presencia de experimentados militares extranjeros y la dura escuela de la
guerra nunca el ejército libertador en oriente alcanzo un alto grado de disciplina. Hay diversos
testimonios al respecto. Realmente el tipo de guerra irregular, de frecuentes dispersiones el no
contar con una logística regular y tener cada mambí que buscar por su cuenta la alimentación no
ayudaban a conformar una disciplina estricta. Aunque podíamos preguntarnos si se podía
establecer en él un tipo de disciplina tradicional. Incluso nos surge una nueva interrogante ¿Hasta
que punto esa “indisciplina” no era una disciplina guerrillera ? Pese a lo antiguo que es la guerra
irregular y lo frecuente que se recurre a ella la historiografía no ha llegado a crear una metodología
para su estudio. En general muchos de los estudios de historia militar se hacen con un concepto
de ejército regular.
186
Este analices de Calixto sobre el papel de la geografía en la guerra y las características de las
fuerzas de Oriente y Camagüey es en extremo interesante y original. El general intelectualiza
realidades geográficas muy diferentes y de gran influencia incluso en cierta forma determinante en
la elaboración de la táctica mambisa.
16
A mi llegada hoy a Buenaventura supe que Calvar había
trasladado su
campamento a Limonar a cuyo lugar me dirigí llegando a las 12 del día. De
Jáquima a .Limonar hay ocho leguas El campamento de Limonar está situado a
la margen izquierda del río Tana y a 2 leguas de su desembocadura al mar. Llega
la. marea hasta ese lugar y tiene baños magníficos de agua salada al subir la
marea y dulce al bajar.187
En este lugar me reuní como dejo dicho Calvar, segundo jefe del cuerpo188 a mi
mando y jefe de la 2a. división. Es el Mayor Coronel Manuel Calvar189 como de
49 años de edad, de un carácter franco y leal y de un corazón de oro. Desde que
fui nombrado Jefe de Holguín sirve a mis órdenes y me une a él una estrecha
amistad. Hacen más de dos años que estamos juntos y nunca la más pequeña
nube ha empañado nuestra amistad. Exacto en el cumplimiento de sus deberes,
nunca ha confundido al amigo con el jefe, obedeciendo siempre mis órdenes con
la mayor puntualidad y el verdadero deseo de cumplir como bueno,
22
A las 6 de la mañana salí de Limonar con la columna, pasamos por Los Ciegos (1
legua) extensa sabana. Bagá (2 leguas), Santa Ana de Lleo (1 legua), llegamos a
las 11 a Lajas de Moran (2 leguas) donde siempre es este un buen potrero con
tres pozos de agua dulce, aunque no en muy buen estado. Esta situado a 4
leguas de Santa
Lucia donde hay mucho ganado. En ese lugar tuvieron los
187
Al parecer los mambises disfrutaron cuando podían los baños de mar. Incluso le dieron a esta
actividad un sentido de esparcimiento que al parecer no tenia antes de la guerra por lo menos
entre los campesinos y terratenientes orientales que residían lejos del mar. En la papelería
mambisa existen críticas a jefes militares que disfrutaban de esos baños en lugar de combatir.
188
Se refiere al departamento oriental que es ese momento estaba bajo el mando de Calixto
García. Al ser destituido Céspedes en octubre de 1873 lo que fue luego la provincia de oriente
estaba estructurado en dos departamentos. El provisional del Cauto integrado por Tunas, Bayamo
y Manzanillo y el Oriental constituido por Holguín, Jiguaní, Santiago de Cuba y Guantánamo. Entre
las medidas que tomo el nuevo gobierno fue el establecer un solo departamento donde fueron
incluidas todas esas jurisdicciones.
189
Debe decir mayor general grado que tenia Manuel Calvar en esos momentos
españoles una magnifica trinchera y al abandonarla llenaron los pozos de piedra,
esqueletos de animales y también algunos de hombres y niños.190
.
La zona recorrida hoy no tiene aguas potables en esta extensión y se
compone en su mayor parte de grandes sabanas y espinares. Es casi
imposible operar por estos lugares sin caballería pues se expone la fuerza
a sufrir un fracaso, los españoles la traen siempre, aunque de muy mala
calidad pues casi nunca resisten una carga de la nuestra. En. este lugar
me reuní con el lo. y 2o. escuadrón a las órdenes del Teniente Coronel
Limbano Sánchez estaba acampado en el punto.
25
Los pozos se han agotado, lo que me hace imposible permanecer en las Lajas por
más tiempo, me dirijí a los Charcos; pero no pude acampar en este lugar por
haber quemado los potreros.191 Por los Charcos pasa al trazado de la nueva
trocha que están tirando los españoles, desde el Bagá a la Zanja, ya tiene
construida la mitad y es probable concluyan el resto en este año.192 Si hacen
esto, nos darán mucho trabajo, pues interrumpirán las comunicaciones entre
Oriente y Camaguey. Algunos esperan que si nuestras .fuerzas, invaden Las
Villas se paralice la trocha a que me refiero, más también es posible que aceleren
los trabajos en esta trocha que sería una nueva dificultad para socorrer a la
fuerza invasora, caso, que se lograra la invasión y la haría más difícil si el plazo
no se lleva a cabo.
Acampe en el Lavado.
27
190
Aunque dada las características de guerra irregular y que se desarrollaba en amplios espacios
era imposible de forma sistemática el destruir los medios de abastecimientos los españoles
utilizaban cuando lo consideraban efectivos el rellenar los pozos. En periodos de secas
prolongadas llegaron a ocupar aguadas con destacamentos como ocurrió en Holguín en la
campaña del invierno de 1869 a 1870 contra Máximo Gómez.
191
Entre las medidas tomadas por los españoles para combatir la insurrección estaba el intentar
destruirles los medios de subsistencia a los insurrectos. Era común que quemaran el pasto,
destruyeran los sembrados. El ganado que no podían trasladar a sus campamentos y poblados
era inutilizado o sacrificado. Las edificaciones que no podían ocupar y sostener las destruían.
192
Esta trocha que debía de separar a Oriente de Camagüey nunca se acabo de construir
Me dirigí al Norte de las Tunas. Una equivocación hizo que la infantería marchara
por distinta vía que la caballería, con esta marché yo y con aquella Calvar. Nos
reunimos en la noche en la Dichosa.
28
A punto estuve
hoy de
haber sufrido un fracaso de consideración. El
Campamento de la Dichosa no me gustó pues además de no tener forraje tenía
que poner muchas avanzadas para cubrirlo por lo que determine trasladarme al
Pilón. Al efecto me adelanté con mis ayudantes, dejamos a Calvar encargado de
la Columna. No bien había de llegar al Pilón, cuando me avisó mi ayudante que
se veía fuego a alguna distancia por mi retaguardia. No dudé que seria con la
Columna por lo que retrocedí a escape y en el camino encontré el parte de que la
caballería enemiga había derrotado mi fuerza apoderándose de 20 mil cápsulas
que conducían. Esta noticia me causó tal efecto que corrí al lugar de la acción
con intención de hacerme matar si así había resultado.193 Afortunadamente poco
más adelante encontré al oficial encargado de la custodia del parque que me dijo
lo había salvado todo. He aquí lo que pasó. Atravesaba la Columna la sabana del
Ciego, a tiempo que una fuerza española considerable habiéndonos reconocido
lanzó a la carga sobre mis infantes como 100 caballos. La rapidez de este
movimiento hizo que en los primeros momentos se introdujera algún pánico en los
cubanos; pero rehechos a la voz del Mayor Calvar, Teniente Coronel Rius194 y
otros se apoyaron en un guamal y rompieron sobre la caballería tan certero fuego
que los hicieron retroceder a escape a apoyarse en su infantería. Avanzó esta
durando la pelea como dos horas a cuyo tiempo ordené la retirada de la fuerza
193
Interesante razonamiento que hace Calixto de estar dispuesto a morir para no pasar por la
vergüenza de haber perdido el parque. Si analizamos que unos meses después, en septiembre de
ese año, lo intento realmente podíamos preguntarnos si aquel fue un gesto muy individual de su
forma de actuar y pensar o estaba en un trasfondo colectivo de los mitos heroicos creados por los
insurrectos. Durante muchos años se afirmo y fue creído y aceptado como un gesto de valor que
Carlos Manuel de Céspedes y Julio Grave de Peralta se suicidaron para no caer prisioneros del
enemigo. Un estudio, que no se ha realizado todavía, sobre las mentalidades de los mambises
quizás nos revelen matices interesantes sobre asuntos como este del suicidio que han tenido un
peso importante en la vida política cubana.
194
Juan Rius Rivera Nació en Mayaguez Puerto Rico el 26 de agosto de 1848 Llego a Cuba en la
expedición del barco Anna. Estuvo en las filas mambisas hasta el final de la contienda.. Combatió
en la guerra de 1895 donde alcanzo el grado de mayor general Falleció en Honduras el 20 de
septiembre de 1924.
tomando posiciones para esperar al enemigo a los que no se atrevíanse a
avanzar.
1 Marzo
Hice ratirar a Yariguá toda la fuerza para no gastar parque y me quedé con Calvar
y nuestras escoltas.. El enemigo habiendo recibido refuerzo de las Tunas, avanzó
sobre Pilón. Se le hizo fuego en guerrillas hasta que se retiró rumbo a Guáimaro,
haciéndolo también yo para Yariguá.
8
He estado hasta hoy acampado en Yariguá uno de los campamentos mejores
qué hay en las Tunas para esperar al enemigo; pero que memorable ha sido y
será siempre para mi. He pasado en él las horas más amargas, horas de toda la
revolución, pues he, visto el horrible fantasma da la guerra civil entra los cubanos,
sin haber aun echado a los .godos. ¿ Qué será cuando estos suceda?.
Sólo la anexión puede salvarnos. Es menester asirnos a ella como a la única tabla
de salvación para que fundida nuestra miserable raza con la sajona, que tan bien
conoce y practica la verdadera libertad, lograremos perder los malos hábitos que
nos han legado los españoles.
A las 7 de la macana del 5 llegó a mi cuartel el Teniente Eduardo Alcalá
jefe encargado del taller, el que me comunicó que, como
noche del 4 se presentó en su campamento
a las 11 de la
el Comandante, Pedro
Ignacio Castellanos y que habiendo reunido la guardia y los empleados
del taller les había comunicado que se trataba de llevar a cabo una
revolución con objeto de reponer en él gobierno al Ciudadano Carlos
Manuel Céspedes, nombrando General en Jefe a Vicente García. Que el
núcleo existía en el Camaguey donde se contaba con gran parte de
aquella división y con la de Las villas. Que en este concepto esperaba que
ellos le ayudarían a la empresa. Negóse Alcalá y todos los artesanos,
marchándose Castellanos con un sargento y 4 números que logró seducir
de los de la avanzada. También me comunicó Alcalá que Castellanos
se dirigía a la caballería con objeto de sublevarla, por lo que despaché un
correo mandando al Teniente Coronel Limbano Sánchez que se me
incorporara con ella y que redujera a prisión a Castellanos si por allí se
presentaba.
Mientras tanto he aquí lo que había pasado en el Campamento de . la caballería.
Como a la una de la madrugada del 3 el Comandante Castellanos, valiéndose de
un tercero, citó a cierto lugar algunos números del escuadrón de las Tunas que
antes habían estado a sus órdenes. Valiéndose del influjo que. sobre ellos ejercía
los comprometió a que desertaran y se le reunieran en un punto que les indicó.
Acudieron algunos soldados y le preguntaron qué debían hacer si trataban de
estorbarles la salida, a lo que le dijo Castellanos que se abrieran paso con sus
armas.
Esta orden hizo creer a los comprometidos que Castellanos trataba de
pasarse al enemigo y entregarlos a ellos por lo que dieron parte al
Teniente Coronel Sánchez. Este jefe obrando con astucia les encargó
fueran al lugar de cita y trataran de aprisionar a Castellanos. Hicieron así
el Sargento Cruz y 6 números más, uniéndose a Castellanos y marchando
con él hasta que aprovechando un descuido, se apoderaron del rifle que
portaba y le intimaron la orden de prisión. Hechó mano
entonces cruz y compañeros le hicieron fuego
al r evol ver y
dejándolo muerto en el
acto. Triste pero merecido castigo por la infame falta en que hacia incurrir
a sus subalternos. Era de esperar que así concluyera su carrera Pedro
Ignacio Castellanos pues desde el principio .de la revolución había servido
en todas las divisiones llevando do quiera que iba el desorden y el espíritu
de insubordinación, llegando esta hasta el extremo de que el malogrado
Agramonte viendo que ningún partido podría sacar de él, lo trasladó de su
división ordenándole que no volví era más .a su presencia.
El mismo día, y antes de saber de la muerte de Castellanos, desertaron de
mi Campamento el comandante Sacramento León195 llevándose consigo
algunos números y sumando una avanzada. Este, opino, estaba también
en connivencia con Castellanos por lo que se dirigió al potrero de la
195
Jose Sacramento León Rivero Nació en Las Tunas en 1848 murió el 28 de marzo de 1884.
Combatió hasta el final de la guerra. Participo en numerosos combates y tomo parte activa en los
movimientos políticos de Laguna de Varona y Santa Rita. Alcanzo el grado de teniente coronel.
Caridad a esperarlo. Yo lo supe; pero temeroso de que se derramara más
sangre no quise enviarlo a prender, teniendo la seguridad de que si era
cierto el complot, en nada influirían los pocos números que León llevaba
consigo. Nada sé de Camaguey así es que ignoro lo que haya de cierto
en el asunto de la conspiración. Dios vela por la suerte de. Cuba. Si tal
cosa resultara
seria una de las más horribles
atravesar nuestra revolución, pues si el país
crisis por que podría
se dejaba llevar por los
revoltosos seria sentar un antecedente de fatales consecuencias para lo
sucesivo.196 Ya sali de Yariguá acampando ea el Almendrón. Sólo llevo
conmigo la 1a brigada de la 2a. División y la Caballería, pues la fuerza de
las Tunas la he, de lacio con el Coronel Varona197.
9
Acampé en Laguna de Naranjo.
10
En este lugar di orden al Teniente Coronel Sánchez198 para que con 150 infantes
y 50 caballos atacaran el caserío, de Maniabón199 incorporándome luego en los
Moscones. Acampé en la Herradura.
196
La muerte del comandante Castellano y la insubordinación de Sacramento León ha sido un
tema que ha llamado la atención de los historiadores pues se considera que fueron las divisiones
internas las que pusieron fin a la guerra del 68 más que el esfuerzo político y militar español. Esta
insubordinación se considera como la primera importante de la larga historia de motines y
sediciones y la que inicio el resquebrajamiento de las fuerzas libertadoras. Muchas veces se
tiende a analizar estos acontecimientos, los motines regionalistas, como hechos mas o menos
aislados productos de las ambiciones de uno o varios lideres insurrectos. Raramente se ve el
asunto como resultado de un complejo proceso que más que lideres o grandes y pequeñas figuras
se mueven intereses regionales, de grupos relativamente importantes. Nunca se tienen en cuenta
el papel que tuvieron estas fuerzas regionales en convertir las contradicciones metrópoli colonia
en un alzamiento y canalizar ese impulso en un ejército e incluso la conformación de una
república. Los intereses regionales estarán presentes desde antes del inicio de la guerra y el
mismo estallido del 10 de octubre fue producto de la acción de un grupo regional, el de Manzanillo,
que impuso su criterio sobre los demás. Sobre el regionalismo hay más preguntas que
respuestas. Es necesario un estudio de la sociedad que lo produjo y no solo de sus principales
protagonistas o sus consecuencias.
197
Francisco Varona González nació en las Tunas el 15 de junio de 1832 murió en 1899. Fue uno
de los iniciadores de la guerra de 1868 donde se mantuvo hasta el final. Participo en la Guerra
Chiquita y en la del 1895 donde alcanzo el grado de mayor general.
198
Se refiere a Limbano Sánchez Rodríguez Nació en e Santiago de Cuba en 18 de mayo de
1845 y murió el 28 de septiembre de 1885. Alcanzo el grado de general de brigada. En la
guerra de los 10 años combatió en Holguín donde llego a convertirse en uno de los líderes
militares locales mas destacados. Participo en la protesta de Baragua y luego en la Guerra
11
Acampé en Buenaventura. Hoy he recorrido un camino muy conocido para mi
pues pasé por la Luisa, Palenque y Herradura, lugares de amargos recuerdos
para mi pues traen a mi memoria la época en que yo oparé en esa zona cuando la
campaña de invierno del 70 en que Valmaseda hizo el supremo esfuerzo para:
combatir con la insurrección.
:'
El 20 de Enero de 1870 me despedí de mi Isabel200 y de mis hijos201, de mi pobre
Isa en la Canoa de Palacios202. Era la última vez que debía verlos.203 Empezaban
entonces a caer sobre Holguín las fuerzas que mandaba el funesto Conde204 y mi
deber me llamaba a ocupar mi puesto. Las tropas españolas invadían la
zona confiada a mi cuidado. El 21 fuerzas enemigas hacían prisioneras
Chiquita. Al terminar esta sufrió prisión en España. Se fugo de la prisión y se dirigió a los
Estados Unidos. Organizo una expedición con 11 patriotas que desembarco por las costas de
Baracoa. Muy perseguido murió según algunas fuentes envenenado por un traidor otros afirman
que murió en combate.
199
Maniabón poblado perteneciente en la época de estos acontecimientos a la jurisdicción de
Holguín.
200
Isabel Velez Cabrera esposa de Calixto García. Nació en Jiguaní y murió en La Habana en
1918. Participo en la guerra de 1868 hasta su detención en 1870 Fue expulsada de Cuba junto
con sus hijos y otros familiares y se estableció en Estados Unidos. Apoyo a Calixto en la
organización de la Guerra Chiquita. Se traslado en 1882 a España donde residía Calixto en
calidad de deportado. En 1895 al fugarse Calixto de España se traslado a los Estados Unidos
donde ayudo a la causa independentista. Pese a la prolongada residencia en el exterior junto con
su esposo inculco en los hijos el patriotismo. Todos sus hijos en edad de combatir se trasladaron
a Cuba en expediciones y participaron en la guerra. Las mayor de las hijas se fue a París donde
apoyo la causa de Cuba
201
Los hijos de Isabel y Calixto en esos momentos eran Isabel, Calixto y Carlos. Justo nació ese
año en la manigua insurrecta.
202
Desde aquí Calixto rememora de la campaña de Holguín desde agosto de 1869 hasta febrero
de 1870. En la primer fecha Máximo Gómez, jefe de la brigada de Jiguaní, fue designado para
dirigir la división de Holguín. Se traslado a Holguín con las fuerzas de la brigada de Jiguaní.
Gómez designo como segundo al mando de la división a Julio Grave de Peralta Asigno a este el
mando directo de la parte occidental de Holguín mientras el opero en la oriental a donde traslado
las fuerzas de la brigada de Jiguaní y las tropas holguineras que operaban en la región. Dividió las
fuerzas directamente bajo su mando en dos unidades Una dirigida por Calixto y la otra por él. Los
españoles llegaron a aislar ambas tropas. Los mambises se enfrentaron a la ofensiva enemiga
hasta febrero de 1870 que Gómez recibió ordenes de trasladarse a Tunas.
203
No seria hasta 1878 que Calixto al ser liberado de la prisión que sufría en España se
encontró con su esposa y sus hijos en New York.
204
Se refiere al general español Blas de Villate Conde de Valmaseda
todas las personas queridas de mi alma y yo mientras tanto estaba en el
Rejondón de Báquanos205 sin poder volar a su defensa.
Tenia orden de Gómez de concentrar mi columna sobre el camino de
Cuba206 a Holguín y hostilizar al enemigo cuanto me fuera posible. Fue
aquella una serie no interrumpida de combates teniendo por nuestra parte
la convicción de que no podíamos vencer al enemigo que cada vez se
reforzaba más y más y caía sobre nuestras escasas tropas tratando de
envolverlas. Lo que se sufrió .es difícil de escribir, pues a parte da la
escasez de comida baste decir, para dar una ligera idea de nuestro
estado, que mandábamos a 20 hombres a tirar una descarga al enemigo
para que este contestara nuestros .fuegos con innumerables descargas
y al hacerlas dejara caer algunas cápsulas llenas que luego salimos a
recuperar para hacer cartuchos y poder pelear al día siguiente.
El 15 fui atacado en Tacamara por una gran columna. Después de hacerle
fuego retiré la fuerza y recogiendo todo el parque pertreché 25 hombres
con los que me dirigí al lugar donde habían acampado los godos para
tirotearlos.
Ya eran como las 4 de la tarde, de manera que cuando llegué a aquel lugar ya era
de noche. Dormí cerca de ellos y a la mañana siguiente mandé un oficial con ocho
hombres a reconocerlos. Estando esperándolos hizo fuego una vigía que tenia y
fui atacado por una guerrilla. Les hice algunos disparos y me retiré en dirección a
Aguas Vivas con intención de hablar con Gómez que ocupaba aquel punto. Ya
cerca de ese campamento llegaron a mis oídos fuertes descargas por las que
conocí. que también Gómez era atacado. no eran aquellos
mementos para
reunirme con él , por lo que desistí de mi intento y retrocedí hasta ..mi cuartel
Como a
1/2 legua antes de llegar a el
me, encontré con los españoles
impidiéndome el paso retrocedí a tomar un destrecho y en esos momentos me
encontré de mano a boca con la columna que había atacado a Gómez, no me
quedó otro recurso que echarme al monte y dejar pasar al enemigo, que era en
número considerable y sin poder tirarle un tiro pues había gastado el poco parque
que tenia en el fuego de por la mañana. Tome pues el destrecho, mas al poco se
me hizo de noche. Allí tuve que pasarla sufriendo una sed horrorosa pues en todo
el día no habíamos encontrado agua, bien que en el día poco la necesitábamos
205
206
Rejondon de Báguanos pertenecía a la jurisdicción de Holguín
Santiago de Cuba.
pues hacían 48 horas no comíamos nada. Cuando amaneció desperté los doce
hombres que habían quedado conmigo pues el, resto se había dispersado y me
dirigí a donde había dejado mi fuerza, ya sin esperanzas de ver a Gómez y
considerando que durante mi ausencia podía haber sufrido algo la gente que
había dejado con el tiro del fusil. Como a la 3 de la .mañana llegué a aquel
lugar; mas en vez de la columna encontré dos muertos y señales de haber
atacado el enemigo. Entonces no supe que hacerme. Había rastros por donde
quiera y no sabía cual seguir para reunirme a los cubanos, al fin tras de una
dolorosa indecisión tomé el rastro mayor por el que caminé como dos leguas
encontrando en él unos enfermos que me dieron razón de que el enemigo había
atacado y la fuerza se había retirado sin. saber para donde.
A todo esto yo no sabia donde estaba pues carecía de prácticos y yo no conocía
la localidad. En este conflicto continué a la ventura hasta ver si encontraba gente.
Como a las tres de la tarde encontré dos mujeres
éstas me dijeron que los
soldados estaban en el campamento de Gómez y que todos aquellos montes
estaban llenos de tropas, que los registraban para cazar las familias y que ellas
se veían en el caso de presentarse207 para no ser víctimas de su ferocidad. Yo
les aconseje que
lo hicieran así y despidiéndome de ellas, después de
informarme del lugar en que me encontraba, hice rumbo al Sitio, lugar donde yo
tenia una pequeña fuerza al
Hernández208
mando del entonces Comandante José Manuel
¡Cuánto sufrí en
aquella jornada de seis leguas! La sed me
devoraba y el hambre casi nos impedía caminar. La noche me cogió en el camino
y ya puede considerarse lo larga que es una noche cuando se sufre hambre y
sed. A las 10 de la mañana del día siguiente llegue a un pequeño platanal,
entonces supe que él plátano da agua, y que deliciosa la encontré; pero no
mitigaba mi sed, que era devoradora. Poco después llegué al campamento de
Hernández pidiendo agua a voces. !Qué suplicio tan horroroso! Nunca olvidaré,
así viva cien años, los dos días que estuve sin beber.
207
Había una diferencia legal entre presentarse y ser aprendido o capturado por las fuerzas
hispanas. En el primero caso se tomaba como una rendición y podían recibir un trato mas
benigno. En especial los hombres pues si eran aprendidos se les fusilaba de inmediato. Aunque
los jefes de columnas no siempre respetaban esa diferencia.
208
Jose Manuel Hernández era uno de los oficiales de las fuerzas de Jiguaní que acompañaron a
Máximo Gómez y a Calixto a Holguín.
Yo creí- que al llegar a este punto descansaría de tanta fatiga, mas al contrario,
no habían pasado tres horas cuando dio aviso un vigía que llegaba al Sitio una
columna enemiga.
Fue necesario embozarnos y permanecer toda la noche apostados con
una continua alarma. Al día siguiente, por la mañana, atacó el enemigo
terminando la pelea, como era costumbre entonces
entre
nosotros por
retirarnos agotadas las municiones. En la retirada salimos en dos grupos,
uno conmigo y otro con Hernández, queriendo mi fatalidad que el práctico
se fuera con éste. Estuve todo el día volteando aquel monte, hasta qué al
oscurecer me acampé en un punto que a mi entender, estaba muy adentro
de la montaña. Nueva noche pasada. sin agua y en alarmas. No bien
habíamos puesto las hamacas los que la teníamos, cuando oímos voces
cerca de nosotros y una corneta tocando retreta. Eran los godos, a cuyo
lado estábamos acampados. Como no sabíamos donde ni a la hora que
era determinamos quedarnos allí y no bien amaneció, emprendimos
nuevamente la marcha, pero entonces orientándonos por él sol logramos
llegar a los Cañaverales de Santa Cruz, donde encontramos a Hernández
con la otra partida. En la tarde de este día recibí una orden de Gómez en
que me mandaba me incorporara a él, pues habla recibido comunicación
del, Gobierno en la que se le llamaba a las Tunas para recibir parque de la
expedición "Anna"209 que acababan de hacer su alijo con felicidad. Esta
nueva, como era de esperar, me causó una inmensa alegría pues nos
sacaba de la angustiosa posición en que nos encontrábamos y nos ponía
con estado de poder resistir al enemigo. Me preparé pues para la marcha
para Tacámara donde estaba Gómez. En aquellos momentos
nueva
columna enemiga se presenta que llega hasta nuestra avanzada y nos
impide hacer provisiones para la marcha. Al oscurecer una horrorosa
tormenta se desata, la que
nos hizo pasar una noche de perros;
acurrucados más de 80 hombres en un pequeño rancho sin poder
movernos.
209
La expedición del Anna desembarco en la noche del 19 al 20 de enero de 1870 entre Nuevas
Grandas y Manatí El jefe militar era Melchor Agüero y el jefe de mar Francisco Javier Cisneros
Traía 1260 fusiles de diferentes tipos, dos cañones, parque para estas armas y otros equipos
necesarios para la vida en campaña. Los importante de esta expedición no fue solo los medios
bélicos que llevo a los mambises sino que arribo en un momento critico de la revolución cuando
se desarrollaba la gran ofensiva española dirigida por el conde de Valmaseda.
No bien amaneció emprendí la marcha atravesando la gran montaña que
divide a Santa Cruz del Sitio y con mas de 50 familias a la cola que me
suplicaban no. las abandonase. Llegué al Sitio que encontré ocupado por
el enemigo por lo cual volví a echarme a rumbo buscando la vereda que
de este punto conduce a Tacámara. Nueva pérdida tuve en la travesía
teniendo que acampar al oscurecer sin saber donde me hallaba. Continué
mi marcha logramos encontrar el camino que buscaba el que tomé
haciendo rumbo a Tacámara.
No había andado por él media legua cuando me encontré las dos hermanas de
Gomes
Chucha
y Regina.
210
Esta me informo
que Gómez
las mandaba
presentar a los godos por serle imposible conducirlas al Camaguey211 (para
donde ya había marchado) por estar una de ellas sin poder caminar
También rae dijo que me
retirara pronto pues ellas habían mandado al
Campamento español del Sitio a avisar que las mandaran a buscar pues querian
presentarse y que esperaban la tropa por momentos. Amargos momentos fueron
aquellos. Yo también dejaba mis hermanas212 escondidas en un monte sin tener
el triste consuelo de darles el último adiós, sin saber si vivían o habían perecido
de hambre y casi con la seguridad de no volver a verlas mas.
Di un abrazo a estas buenas amigas y continué mi .marcha siguiendo el rastro
que dejaba la fuerza que llevaba Gómez. Este habla salido en la madrugada de
aquel lagar, por lo que precipité mi marcha para alcanzarlo. Como a las once del
día atravesé por al lado del Cuartel que tenían los godos en San Francisco y a la
vista de sus avanzadas, estas me hicieron fuego que no pude contestar por no
tener más parque que el tiro de la carabina y muchas de estas no daban fuego
mojadas con el aguacero del día anterior
Poco después hice alto y llamé las familias a las que hice comprender era
necesario se presentaran, pues poca protección podía yo brindarles con mi
210
Máximo Gómez llego a Cuba procedente de República Dominicana con sus dos hermanas y la
madre. Esta ultima falleció antes de iniciarse la guerra de 1868. Las dos hermanas lo
acompañaron en la campaña.
211
Los mambises consideraban como un lugar seguro para trasladar a sus familias la jurisdicción
de Camagüey donde todavía en 1869 la ofensiva no había llegado con toda la intensidad como en
Oriente. Pero esta situación muy pronto cambio con la intensificación de las operaciones allí.
212
Las hermanas vivas de Calixto eran Rosario, Leonor, Mercedes y Concepción García Iñiguez.
Al estallar la guerra se unieron a la revolución y marcharon al campo insurrecto cuando se desato
la gran ofensiva de Valmaseda Fueron hechas prisioneras en 1870 por una columna española en
la jurisdicción de Holguín y trasladadas a esa población.
desmoralizada fuerza y sin pertrechos. Tras mucho trabajo logré se separaran de
nosotros y continué mi marcha más desembarazado, logrando unirme a Gómez
en la tarde de aquel día.213
Gómez lo mismo que yo y todos los demás oficiales habíamos perdido
nuestros caballos y no llevábamos más ropa que la puesta. En los
continuos asaltos que habíamos sufrido se habían dispersado
asistentes,
l os
llevándose con ellos hamacas, frazadas etc. En. dos días
hicimos 30 leguas. Yo, poco acostumbrado a andar a pie, hice la ultima
jornada con los pies despedazados, sólo me hacía caminar el instinto de
salvación
pues d e haber nos . cansado hubi er a t eni do que quedar a
merced del enemigo por aquellos lugares.
Por fin llegamos a la Cañada de la Piedra campamento de Luis Figueredo,214 en
cuyo lugar nos proporcionaron algunos caballos para continuar la marcha.
En toda esta larga retirada
debimos nuestra salvación al Ciudadano
Miguel Cardet que nos sirvió de práctico y gracias a él pudimos atravesar
la línea de campamentos que tenía el enemigo para impedirnos el paso.
Este buen patriota encontró su muerte un año después en la costa de
Cauto a manos de los cubanos, por una lamentable equivocación.215
Llegamos por fin a las Tunas. Este lugar aun no había sido invadido por el
enemigo y se gozaba en él de una paz victoriana.216 Las familias vivían
aun en sus casas como en tiempo normal y se bailaba como si no existiera
la guerra. Esto era muy común en los principios de nuestra lucha en que el
espíritu de localidad hacía que las fuerzas de un distrito no salieran de él
213
Según testimonio de Enrique Collazo esas familias se negaron a entregarse y regresaron con
los insurrectos.
214
Luis Figueredo Cisneros Nació en Bayamo. En septiembre de 1868 ahorco a un cobrador de
impuesto y se encontraba prácticamente en rebeldía. Secundo el alzamiento de la Demajagua.
Alcanzo el grado de mayor general. Al terminar la guerra se traslado a Colombia donde falleció.
215
Miguel Ramón Cardet y Zayas, primo del general Julio Grave de Peralta. Fue enviado por este
para entregarle parque a las fuerzas de Máximo Gómez que actuaban en la brigada oriental de
Holguín mientras Grave de Peralta lo hacia en la occidental. Después de una verdadera odisea
encontró a las tropas de Máximo Gómez y les sirvió de práctico. En 1872 estando en una misión
de exploración en Pedregalon del Cauto bajo las órdenes de Gómez fue confundido por sus
compañeros con el enemigo y muerto. Tenia el grado de capitán del Ejercito Libertador en el
momento de su fallecimiento. Este tipo de equivocación en ocasiones ocurrían pues los llamados
guerrilleros utilizaban la misma indumentaria y táctica de los mambises y en ocasione lograban
sorprenderlos. Por lo que las fuerzas cubanas se encontraban en permanente estado de alarma y
tensión.
216
La gran ofensiva iniciada en 1869 por los españoles bajo el mando del general Blas de Villate y
conocida por los mambises como Creciente de Valmaseda , el referido general tenia el titulo de
Conde de Valmaseda, se inicio en Bayamo. Luego iría avanzando hacia las demás jurisdicciones
hasta alcanzar la de Tunas.
aunque fuera exterminado el vecino. Gracias a esto pudo Valmasada batir
en detalle nuestras fuerzas. Sólo la desgracia común pudo unirnos a todos
y destruir el espíritu de pueblo pero eso no resultó hasta el 73 y aun hoy
cuesta trabajo hacer salir algunas fuerzas de su zona para operar en otra,
dónde el
jefe cree es más conveniente.217 Cuántos males nos
ha
acarreado aquel sistema es inútil enumerarlo, baste decir que los
españoles con poco considerables fuerzas, lograban pasearse por todo el
territorio de la república sin encontrar
quien les hiciera frente de una
manera formal.
Ya en las Tunas marchó Gómez para el Gobierno quedando yo con las fuerzas a
las órdenes del General Vicenta García.218 Este iefe me mandó a campar en la
Herradura en cuyo lugar, y los de la
Luisa y Palenque;
tuve que resistir la
invasión de Valmaseda sobre las Tunas.
Mucho se peleó en aquellos lugares que son los que cité al
relato
Como
pero ya entonces teníamos parque y podíamos
siempre que
empezar mi
def ender nos. .
teníamos pertrechos, la pasé bien por aquellos
lugares aunque como dejo dicho pueden contarse los días de 20 que
pasé por alli que no fuera atacado por el enemigo y en algunos hasta dos
veces.
Al fin recibí orden de Gómez en la que me hacia saber ordenaba el Gobierno
ayudáramos al General Modesto Díaz219
que iba a invadir a Bavamo. Nosotros
debíamos hacerlo por Jiguani por lo que emprendí marcha a reunirme a Gómes
que me citaba para
Naranjo. Yo creí que la desgracia, se había cansado de
perseguirme, pero pronto me convencí de lo contrario. No bien llegué a Naranjo
cuando el cólera se declaró en mi columna. Los casos se sucedían y la muerte,
del atacado era infalible pues no teníamos médico ni medicinas siquiera para
217
Es interesante como Calixto García al analizar el regionalismo hace referencia a las tropas y los
intereses de los soldados de filas. Casi siempre es común en los estudios sobre el regionalismo
centrar en los jefes la decisión de operar o no fuera de la comarca natal. Nunca se tiene en cuenta
el papel del soldado de fila y su interacción con las decisiones de la elite.
218
Vicente García González Nació en Las Tunas el 23 de enero de 1833 y murió en Venezuela el
4 de marzo de 1886. Alcanzo el grado de mayor general y obtuvo relevantes éxitos militares en la
guerra de 1868.
219
Modesto Díaz Alvarez nació en república Dominicana en 1826 y murió en ese país el 28 de
agosto de 1892. Se traslado a Cuba en 1865 al concluir la guerra de Restauración como partes de
la reservas dominicanas del ejercito español. Se unió en 1868 a las fuerzas liberadoras y combatió
hasta el final de la guerra.
controlar la epidemia. Los muchos remedios que empleábamos eran la hoja de
salvia y la cascara de guayaba. Va un ejemplo de nuestro sistema médico
El Capitán Limbano Sánchez tenia un miedo cerval a la epidemia y para
mantener en salud su compañía, la formaba por mañana y tarde, hacia
hervir mucha hoja de salvia en una paila de cocer guarapo y quieras o no
les propinaba a cada soldado una o dos jiquaras220 que contenía cada una
lo menos una botella de aquel infernal especifico. Inútil creo decir que
m uchos sal í an
presentaban
desvent ur ado
de la formación echando las tripas y a veces se
vómitos coléricos que pronto conducían a la sepultura al
paciente Al fin, el cólera se cansó de matar y pude
continuar mi marcha, no sin presentarse casos de vez cuando hasta que
entramos en la jurisdicción de Jiguaní. Lo que nos pasó en esta será.
objeto de otro capitulo que escribiré cuando esté de humor.
12
Después de dos leguas de marcha acampé en los Moscones221 En este lugar se
me incorporó el Teniente coronel Limbano Sánchez después de haber atacado a
Maniabón222, parte de cuyo caserío quema, así como también los cañaverales del
Ingenio de San Manuel223.
13
Acampé en el Canal. Buen campamento con agua abundante y mucho forraje y
posiciones regulares para la pelea. Hice ocho leguas en su mayor parte por
sabanas.
14
220
Vasija rústica hecha con el fruto de la Guira llamadas Jicara.
Los Moscones pertenecía a la jurisdicción de Holguín
222
Maniabón poblado de la jurisdicción de Holguín cabecera de la capitanía pedánea del mismo
nombre
223
Ingenio San Manuel situado cerca de Puerto Padre. Al inicio de la guerra este territorio
pertenecía administrativamente a la jurisdicción de Holguín pero por necesidades militares paso
a la de Tunas.
221
Todo el camino recorrido hoy es también de Sabana
hasta Santo
Domingo224 donde acampé. Santo Domingo finca de la propiedad del
malogrado General cubano Julio Peralta225 es un potrero con
una laguna
de agua potable que no se seca nunca. A este lugar llegué como a las 7
de l a noche y con l a gent e m uy cansada por l o l ar ga de l a j or nada.
15
Como a las 4 de la madrugada y cuando nos preparábamos para emprender
marcha, se oyeron unos disparos en la avanzada del camino de la Guinea. Nos
preparamos para recibir al .enemigo pues creímos seria éste, cuando nos dio
aviso la guardia que
los tiros habían sido con unos prisioneros cogidos en
Maniabón que intentaban fugarse, como lo lograron, consiguiendo la avanzada
prender uno.. Tuve deseos de hacerlo fusilar en el acto para escarmentar a los
que nos quedaban, pero era cubano, aunque extraviado, cuya sangre no
debemos derramar sino en
después
224
de
casos extremos. Aquel día acampé en el Realengo
l2
leguas
de
marcha.
Santo Domingo estaba situado en la capitanía pedánea de Cacocum en la jurisdicción de
Holguín
225
Julio Grave de Peralta y Zayas Bazan Nació en Holguín el 24 de abril de 1834. Se alzo en
octubre de 1868. Se convirtió en líder natural de los holguineros. Alcanzo el grado de mayor
general. Se traslado al extranjero en marzo de 1871 para traer una expedición con armas y
pertrechos. Regreso al frente de la expedición del Fanny. Murió en combate pocos después del
desembarco el 24 de junio de 1872
Acabo de saber
que ha sido asesinado por los españoles Carlos
Céspedes. Todavía no tengo pormenores de este funesto
Manuel
acontecimiento; pero
se me asegura que es cierto.226 Espero la Información oficial pues aun me anima
la esperanza de que no resulte cierta. Sensible para todo cubano es la muerte del
eminente patriota del caudillo que por cinco años estuvo al frente de nuestra
revolución y que con ánimo sereno sufrió más las consecuencias y penalidades
de una compaña tan cruel, como la que nos hacen los españoles.
Yo, que como amigo lo quise sinceramente y lo veneraba como la encarnación del
grito de Yara, he sufrido doblemente, pues habiéndolo tratado permanentemente
tuve lugar de apreciar las buenas cualidades que lo distinguían, las que más hizo
resaltar cuando al ser depuesto por la Cámara de R. R. acató su decreto sin
género alguno de vacilación. Quiera Dios no sea verdad la noticia y que conserve
sus días para que cuando Cuba sea libre pueda premiar sus muchos servicios;
más si su muerte fuera cierta habrá consumado el martirio derramando su sangre
por la revolución que tan valientemente emprendió.
16
Continuo acampado en el Realengo. Pienso permanecer por este lugar hasta
fines del mes, dando algún descanso a la fuerza que está destrozada con las
continuas marchas que les he dado.
18
Hoy he recibido la correspondencia de Cuba227 y del extranjero228. Nada nuevo
traen sobre política, pero mucho para los que como yo ven cartas de su familia,
226
Carlos Manuel de Céspedes fue ultimado en desigual enfrentamiento con los soldados
hispanos el 27 de febrero de 1874 en San Lorenzo. Fue el iniciador de la guerra de 1868 y el
primer presidente de la República de Cuba en armas hasta su destitución en octubre de 1873.
Calixto García estuvo de acuerdo con su destitución y apoyo este acto. Es interesante a los 15
días es que
Calixto recibe esta infausta noticia. Esto nos puede dar idea sobre las
comunicaciones mambisas en aquellos momentos. Recordemos que Calixto era jefe del
departamento oriental.
227
Se refiere a Santiago de Cuba
228
Los mambises tenían agentes en Santiago de Cuba y otras ciudades que le hacían llegar
correspondencia de la inmigración revolucionaria
que es el único consuelo que siente el corazón cuando la necesidad lo obliga a
estar separado de los seres que le son queridos.229
19
La confirmación oficial de la muerte de Carlos Manuel la he recibido. Ninguna
duda abrigo ya. Murió a manos de los barbaros que habrán celebrado como una
gran victoria la muerte de un anciano indefenso. Creen con esto que la revolución
dejará de seguir con la misma pujanza sin comprender los verdugos en su
salvajismo que el árbol de la libertad que se riega con sangre, no perece nunca.230
31
Acampé en Barajagua231 donde se me ha incorporado la caballería.
1 Abril
Hice la marcha de hoy hasta el Rejondón donde acampé.
2
Llegué a San Francisco.232 La seca que atravesamos es horrorosa,. Todas las
aguadas están secas y el forraje escasea por todas partes, de suerte que las
229
La esposa de Calixto García sus hijos y otros miembros de la familia luego de ser hechos
prisioneros en Holguín fueron enviados a La Habana y mas tarde a Estados Unidos. En esos
momentos vivían en New York.
230
Hay un criterio bastante generalizado entre los estudiosos de ese periodo que Calixto no brindo
la protección que necesitaba Céspedes y que este y el gobierno lo abandonaron a su suerte.
Además de que le negaron el permiso para salir del país. No es nuestro objetivo analizar las
circunstancias en que murió Céspedes ni la responsabilidad de Calixto. Además si era posible
tomar mas medidas para su protección dado el tipo de guerra que se realizaba en Cuba. Pero
independiente de la responsabilidad del ejecutivo o el mando militar lo mas lógico hubiera sido
agilizar lo mas rápido posible la salida de Carlos Manuel hacia el exterior. Céspedes fue sometido
a la humillación. Si era difícil organizar su protección en el territorio de Cuba lo mas logico hubiera
sido permitirle salir rápidamente al exterior.
231
Barajagua situado en la parte oriental de Holguín
232
Pertenecía a la jurisdicción de Holguín. En su marcha Calixto va de la región oriental de
marchas son sumamente trabajosas, pues a veces son muy cortas y otras en
extremo largas, para poder llegar a las pocas aguadas que quedan.
3
Acampé en Santo Domingo, cuya aguada estaba seca, pero yo habla hecho llevar
agua de San Francisco. Tuve que salir a las 12 de la noche para poder llegar a la
costa de Cauto, como lo verifiqué a las 10 de la mañana del 4, en ese lugar se
me incorporó el general Barreto con el Regimiento de Jiguani.
5
Acampé en Vega Bellaca, de cuyo lugar me trasladé al Ramón de
Holguín a la occidental.
Cauto
Cauto el 13. Es este un bonito campamento, con mucho forraje y posiciones
regulares para infantería.
17
Hoy a las ocho de la mañana tuve aviso por varios disparos que oí que el
enemigo estaba en la Yaya. Marché sobre el con la caballería y encontrándolo
en aquel lugar, y que se dirigía a mi cuartel se le dio una carga en la cual se le
hicieron varios muertos tomando
los caballos, armas, etc. Este ataque lo
aterrorizó y retrocedió entonces, tomando posiciones en las
trincheras
abandonadas de la Yaya. Yo no tenia conmigo más que 60 infantes y 30 caballos
y el enemigo una fuerza de 1000 hombres de las dos armas; pero las posiciones
se prestaban, de tal manera, que sólo con 12 tiradores les impedí pudieran coger
agua lo que los obligó a retirarse yo les había apostado fuerzas a vanguardia, con
la que tuvieron un recio encuentro en medio del cual les atacó su retaguardia mi
caballería. Esto los aterrorizó y hubieran sido destruidos de haber tenido yo cien
hombres más; pero gracias a esto y al práctico que traían lograron escapar por
una vereda, no sin dejar en todo el camino señales evidentes del mucho daño
que habían recibido.
Poco después supe por el
corresponsal233 de Jiguaní
que habían sufrido 130 bajas. yo tuve pocas; pero muy sensibles, entre ellas
la
del Teniente Ayudante Francisco Agüero Mármol que fue herido y acaso
pueda salvarse.
19
Hoy ha muerto Agüero de las heridas recibidas el 17. Es el duodécimo de la
familia Mármol que muere por Cuba. 234
233
Corresponsal era como se le llamaba por los mambises a sus agente secreto que actuaba en
un territorio enemigo.
234
Calixto en carta a la esposa le describe la caída de este héroe hoy desconocido.
Según palabras textuales de Calixto en el combate: “se lanzó como un loco sobre
los españoles en el último avance que le dimos, y cayó atravesado de tres balazos.
¡Valiente niño que muriendo ya, me decía: Mayor, yo tengo
mucha vida y no muero de esta!. Este joven era hijo de una
22
Se me ha incorporado el Coronel Fr. Mármol con la brigada de Bayamo.
23
Pasé a Santa Rita235 a extraer ganado. Se sacaron 130 reses, sin que los
españoles, hicieran otra cosa para defenderlo, que tirar tiros desde sus
trincheras, tiros tan inútiles que no produjeron una baja. Regresé al
Ramón a las 7 de la noche del 24.
28
Hoy he acampado en la Concepción; potrero de Donato Mármol en marcha para
el Sur de Jiguani, en cuyo lugar pienso permanecer algún tiempo con objeto de
ver si puedo destruir los recursos que tiene el enemigo en ese centro, que siendo
el pueblo situado más al interior, se le hará muy difícil sostenerlo al enemiga, si
son hostilizados sus convoyes.236
29
Acampé en Gallardo. Es este campamento bellísimo, pues desde la altura que
tiene ese nombre se divisa un extenso valle, sembrado de palmas, y. cortado por
hermana de Donato Mármol y hacia dos años que me
acompañaba ¡Otra víctima mas!”
Periódico la Independencia, Órgano de los Pueblos Hispano – Americanos, New .York,
septiembre. 24- 1874 # 90 año II.
235
Poblado de la jurisdicción de Jiguani
Esta táctica de obstaculizar el abastecimiento de las poblaciones situadas en el interior fue
utilizada contra Bayamo y Tunas. Lo que obligaba a que el enemigo utilizara una gran cantidad
de tropas en proteger los convoyes.
236
innumerables arroyos. Tiene también este lugar .un campamento español
abandonado o mejor dicho, unas trincheras de piedra, muy mal construidas. El 30
salí y acampó en el Cacao. De Gallardo envié al Horno al Coronel Guevara237 a
extraer ganado. Condujo al campamento 90 reses habiéndose traído con la
caballería de Bayamo.
Mayo 5
Hasta hoy he permanecido en el Cacao. Ayer salió el Teniente Coronel
Limbano Sánchez a una operación, con objeto de atraer a una emboscada
la cabalíería de Bayamo. El valor irreflexivo de ese jefe hizo que se
malograra el plan, pues apercibido el enemigo del lazo que se le tendía
salió con mucha prisa y Sánchez
falto de precaución lo atacó. Pudo
haberse sufrido un descalabro de importancia; pero la bravura de. los
nuestros y la cobardía del contrario salvó la situación.
Mayo 11
Varias operaciones se han llevado a cabo, para atraer al enemigo a un
combate fuera de sus pueblos pero nada he podido conseguir. El enemigo
no sale y deja que el hambre reine en los pueblos que domina, esto me
conviene pues el patriotismo de los cubanos que están con los godos, se
reanima cuando el enemigo les pide qué comer. Esto es muy triste,
pero verdadero.238 Marcho con mi escolta para Dos Ríos y queda con la
fuerza el coronel Nogueras.239
14
237
Francisco Guevara coronel mambí que actúo en la zona de Bayamo, Jiguaní, Manzanillo y
Holguín. Al concluir la guerra se traslado junto con Modesto Díaz a República Dominicana donde
falleció.
238
Las fuerzas españolas cuando no tenían vitualla esquilmaban a los vecinos de los poblados a
quienes debían de proteger. De esta forma estas personas sufrían tanto las depredaciones del
ejercito regular español, de las fuerzas insurrectas como de los bandidos que actuaban ene estas
comarcas.
239
Coronel Emilio Nogueras Natural de Bayamo participo en numerosos combates en la guerra de
1868 Murió el 24 de diciembre de 1876 producto de las heridas recibidas en una acción durante la
invasión a Baracoa realizada por Antonio Maceo.
Otra
nueva
prueba
de
la
debilidad
del
enemigo
he
tenido
hoy.
Una gran columna llegó frente a mi cuartel y al hacerle fuego los exploradores
retrocedió y marchó para Jiguaní. El enemigo
columnas
que,
está operando con grandes
compuestas
en
su
mayor
parte de los quintos cubanos, pueden proporcionarnos una gran victoria
cuándo pueda reunir algunas fuerzas. Espero a Calvar que debe incorporarse
el 20.
Julio 3
Ha sido esta operación llevada a cabo del 21
desgraciada de cuantas he emprendido.
al 2 de Junio,240
El Teniente Coronel
la
más
Amabile241
sufrió un desastre en Baire y nos costó 12 muertos y varios heridos el 27 de
Mayo y el Brigadier Rus242 otro en Laguna Blanca que, aunque no dé tanta
importancia, perdemos la
considerable
oportunidad de haber tomado una trinchera con
cantidad de parque. Esto no me descorazona; pero me hace
pensar si toda la suerte que he tenido
hasta hoy en mis operaciones se
convertirá en desgracia. En ese caso no seré yo
por cierto, quién por
mantenerme en el puesto que ocupo, haré un perjuicio a Cuba, antes al
contrario, cederé el campo a otro que, más dichoso que yo, pueda dar triunfos
a Cuba. Voy a emprender otra nueva operación y si soy tan fatal como en la
que he terminado mi renuncia no se hará esperar.
Julio 4
Hoy he recibido correspondencia de Cuba y de Jamaica. En ambas se
da como cosa cierta. que los Estados Unidos nos reconocerán243 en
240
Debe ser del 21 de junio al dos de julio.
Coronel Pablo Amabile Arambarry Natural de Santiago de Cuba Alcanzo el grado de
coronel en la guerra de 1868. Murió en el combate de Yabazon Abajo en la zona de Gibara el
25 de enero de 1876
242
Se refiere a Juan Francisco Fernández Ruz Nació en Las Tunas el 24 de junio de 1821 y
murió el 22 de diciembre de 1896 en el campo insurrecto de enfermedad. Alcanzo el grado de
general de división del Ejercito Libertador Cubano Combatió en la guerra de 1868 y en la de
1895.
243
Una de las grandes aspiraciones de los mambises era que los Estados Unidos los
reconocieran como república lo que seria muy favorable en la arena internacional dado el poder
de la nación norteña lo que nunca ocurrió.
241
breve. ojala
. ahor a
resulte, aunque, lo dudo, pues los
americanos hasta
han dado pocas pruebas de que les interesa
la suerte dé
nuestra pobre patria. A la hora en que escribo estas lineas
mi l
cañonazos
su
celebrarán
244
i ndependenci a.
en
la
U ni ón
el
aniversario
de
Mis hijos los vivan y quizás no piensen lo que ha
costado a aquel país, y lo que cuesta al que los vio
nacer poder
llamarse libres. Pero nadie tan desgraciada como nuestra Cuba. Los
americanos tuvieron a la Francia que les proporcionó abundantes
recursos, los colombianos tuvieron a Inglaterra; pero ambos sobre todo
tuvieron a Washington y Bolívar para mandar sus ejércitos, mientras que
Cuba sólo ha tenido jefes que nunca han estado a la altura de las
circunstancias. No sale el hombre por más que lo deseamos, no sale el
hombre que debe salvar al país y que debe ceñir la. frente con la corona
del vencedor.
Seis largos anos de lucha llevamos, sin que se pueda vislumbrar la
aurora del triunfo, ¿y cómo tampoco lograrlo sin armas ni pertrechos? .
Dios mire por Cuba y vea la justicia de su causa.
FIN DEL DIARIO DE CALIXTO
BIBLIOGRAFIA
. Casasús, Juán José. Calixto García el estratega. Oficina del Historiador
de la Ciudad La Habana. 1962.
. Cuba Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Dirección
Política. Estudios de Historia Militar: La guerra de los diez años (18681878) s.a.
Collazo. Enrique. Desde Yara hasta el Zanjón (Apuntaciones Históricas).
Instituto del Libro. La Habana. 1967.
de Céspedes y Quesada. Carlos Manuel. Carlos Manuel de Céspedes. París.
1895
Escalante Carlos Amel y otros, Diccionario enciclopédico de historia militar de
Cuba Primera parte (1510-1898) Biografias Ediciones Verde Olivo La Habana ,
244
El 4 de julio es el día de la independencia de los Estados Unidos
2001, T. I.
Figueredo Socarrás, Fernando. La revolución de Yara. Instituto del Libro.
La Habana. 1968
. Franco Ferrán, José Luciano. Antonio Maceo Apuntes para una Historia de
su Vida. Tercera edición revisada en tres tomos. Editorial de Ciencias
Sociales La Habana 1975
Guerra y Sánchez, Ramiro. Guerra de los Diez Años 1868-1878. Cultural S.A.
La Habana. 1950. Tomo I
García del Pino, César. Expediciones de la Guerra de independencia
1895 1898. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana 1996 Cuadro
estadístico de las expediciones desembarcadas durante la guerra de
i ndependenci a.
Galves
Agui l er a,
Mi l agr os.
Las
expedi ci ones
naval es en l a guerra de l os di ez años 1868 1878
Ediciones Verde Olivo. Ciudad de La Habana.
2000.
O Kelly James La Tierra del Mambi Instituto del Libro La Habana 1968
Marrero Zaldívar, Víctor Manuel. Vicente Garcia Leyendas y Realidades
. Morales y Morales Vidal. Hombres del 68: Rafael Morales y Morales.
Editorial de Ciencias Sociales. La Habana 1972
Ibarra Cuesta Jorge Ideología Mambisa Instituto Cubano del Libro La Habana
1972
Instituto de Historia de Cuba, Las Luchas por la independencia nacional
y las transformaciones estructurales 1868 1898, Editora Política, La
H abana, 1996,
O Kelly, James. La Tierra del Mambí. Instituto del Libro. La Habana. 1968
. Portuondo, Olga: Nicolás - En Cartas Familiares Francisco de Estrada y
Cespedes Editorial Orietne Santiago de Cuba 1989
. Pírala Criado, Antonio. Anales de la Guerra de Cuba. En tres volúmenes
Imprenta F. González Rojas. Madrid 1895-1898.
Pérez Guzmán, Francisco y Rodolfo Sarracino. La Guerra Chiquita: una
experioencia necesaria Editorial Letras Cubanas. La Habana. 1982
Portuondo Fernando y Hortensia Pichardo. Carlos Manuel de Céspedes.
Escritos. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. 1974 T. 1
Portuondo Zuñiga, Olga. Santiago de Cuba desde su fundación hasta la
guerra de los diez años Editorial Oriente. Santiago de Cuba. 1996
Sánchez Guerra José Coronel Policarpo Pineda Su participación en la Guerra
de los Diez Años Sección de Investigaciones Históricas Comité Provincial deL
PCC Guantánamo 1990
Sarabia Nydia
Ana Betancourt Editorial de Ciencias Sociales La
H abana 1970
. Soulere, Emilio. Historia de la Insurrección de Cuba. (1868-1879). En dos
volúmenes. Editorial de Juán Pons, 1879-1880.
. Zaragoza, Justo. Las Insurrecciones en Cuba. Apuntes para la historia
política de esta isla en el presente siglo. Imprenta de Manuel G. Hernández.
Madrid 1872- 1873.

Similar documents