De la costa a la sierra. De Guayaquil a Quito

Comments

Transcription

De la costa a la sierra. De Guayaquil a Quito
CENTRO
EN EL
De la costa a la sierra. De Guayaquil a Quito. Diario de viaje rumbo
terrestres. La capital de Ecuador es esencia colonial, arte, gastronomía tradicional
DEL
MUNDO
al singular escenario en el que puedes pisar al mismo tiempo los dos hemisferios
y farra nocturna que se prolonga hasta el alba. Por Andrea Morán.
FOTOGRAFÍAS de SQUIRE FOX.
El volcán Cotopaxi, con una
altitud de 5.897 m, es el
segundo volcán más alto de
Ecuador y el más alto visible
desde Quito. Está situado
a 50 km al sur de la ciudad.
H
Claustros de la iglesia San
Francisco. En la otra página, escultura del museo Guayasamín,
hombre con carro en el centro
histórico, restaurante La boca del
lobo y la iglesia de la Compañía.
He estado en Quito muchas veces a lo largo de mi vida.
Cada año, durante las vacaciones de carnaval, subíamos al
coche equipados con chaquetas y bufandas y nos íbamos
a la sierra. Salíamos de Guayaquil que está a una altura de
4 metros sobre el nivel del mar y a una temperatura de 30
grados y nos encaminábamos por carretera en nuestro peregrinaje a la Basílica del Voto Nacional. Han pasado 10 años
desde que vine a vivir a Madrid. Cuando digo esto la primera pregunta que me hacen es: ¿Qué es lo que más extrañas
de tu país? Si tengo que elegir, sería
subirme al coche con mi familia
rumbo a la sierra.
Los viajes hasta Quito solían ser
largos, entre 8 y 10 horas, dependiendo de cuantas paradas hiciera
mi padre para complacer los caprichos de 3 niñas, pero a pesar de las
horas en el coche esta parte de las
vacaciones era la más entrañable.
Salir de la costa e ir adentrándonos
en los Andes por carretera no tenía
desperdicio. Además de llevar las
ventanas abiertas sintiendo el aire
en la cara para luego cerrarlas e ir
haciendo dibujos en los cristales
empañados por el frío del páramo
(ecosistema de montañas andinas),
era un espectáculo ver a los indígenas llevando alforjas a
sus espaldas, o contemplar las llamas pastando indiferentes
a lo que pasaba a su alrededor. El paisaje, los sembrados
de los campos, la vestimenta de los campesinos, todo va
cambiando como en una paleta cromática, casi imperceptiblemente pero a la vez de manera sustancial. No en vano
subíamos casi 3.000 metros hasta la ciudad de Quito.
La alegría reinaba en la capital. El carnaval es una época
muy especial en Ecuador y en Quito se vive muy intensamente. Las calles se llenan de gente que acompaña a
las bandas musicales y a los grupos de baile folclóricos,
mientras degusta la comida que se vende en los infinitos
puestos callejeros. El hornado de chancho, el mote con
cuero, las humitas y los llapingachos vendidos por amables comerciantes. Recuerdo que por la noche la fiesta no
acababa nunca. Solíamos salir a dar un paseo por las calles,
sin un plan previo pero sabiendo que íbamos a encontrar
orquestas tocando en la plaza principal de algún barrio
cercano. Mientras, los mayores se quitaban el frío bailando
Comer y bailar en Quito
Los quiteños se toman muy en
serio su entretenimiento.Te mencionamos a continuación los lugares
más trendy de la capital ecuatoriana.
La Juliana:
Esta discoteca ubicada en el norte
de Quito es una de las más exclusivas. Cuenta con una banda propia
y ofrece conciertos de artistas
invitados (Avenida 12 de Octubre
N24-722 y Coruña; +593 2 604
1569; lajuliana.com.ec).
El Pobre Diablo:
Más que un restaurante es un espacio cultural donde degustar exquisita comida tanto ecuatoriana como
internacional. Ofrece conciertos
de jazz, soul y podrás escuchar a jóvenes cantautores ecuatorianos
que intentan hacerse un hueco en
la escena musical (Calle Isabel la
Católica N24-274 y Galavis. Sector
La Floresta +593 2 223 5194;
www.elpobrediablo.com).
La Boca del Lobo:
Este café-restaurante emplazado en
un edificio privilegiado de La
Mariscal fue reformado en 1999 con
un marcado estilo rococó. Ofrece
lo mejor de la gastronomía ecuatoriana e internacional preparada
por su chef graduado en la prestigiosa Le Cordon Bleu de París
(Calle Reina Victoria 284 y Calama;
+593 2 223 8123; +593 (0) 8 700
8007, labocadellobo.com.ec).
Retro Bar:
Establecimiento de estética disco,
es el mejor lugar para los que piensen que la mejor música se
quedó en los años 80. Nostalgia y
farra a la vez (Avenida República
Oe3 414 y Manosca; +593 (0) 9 946
9917; elretrobar.com).
y bebiendo canelazo (una bebida caliente a base
de aguardiente, panela, jugo de naranjilla y canela)
los niños jugábamos al escondite y nos rociábamos
unos a otros con espuma de carnaval.
No sabría decir si por fortuna o no, esto ha cambiado muchísimo. Cuando viajo ahora a Ecuador
no suelo tener mucho tiempo, así que los viajes
por carretera a Quito no se han vuelto a repetir.
Felizmente Ecuador cuenta con aeropuertos muy
modernos en sus principales ciudades que ofrecen
una decena de conexiones diarias a precios asequibles. En el puente aéreo Guayaquil-Quito ahora
tengo un fiel aliado.
En los últimos años he podido ver una evolución
increible en Quito. Si bien sigue conservando la
esencia de ciudad colonial con su precioso centro histórico, más de 3 km² en los que corvergen
esplendorosas iglesias, capillas, monasterios y conventos además de una interesante arquitectura de
inicios del siglo XX y barrios que han florecido
llenando de modernidad la capital ecuatoriana. El
barrio de La Mariscal es un claro ejemplo de esta
modernización. Conocido como ‘la zona’, se ha
convertido en el punto de encuentro tanto de locales como de extranjeros que vienen aquí atraídos
por su amplia oferta de cultura y entretenimiento.
Hablando con Dominic Hamilton de Metropolitan
Touring, me confirmó lo que veía tan claramente. Quito, Capital Americana de la Cultura 2011,
refuerza sus estructuras turísticas y gastronómicas.
Para alojarnos, nos recomendó el Hotel Casa Gangotena en la Plaza San Francisco. En esta ocasión
¡Qué rico Ecuador!
Las cooperativas agrícolas ecuatorianas están rescatando los productos artesanales tradicionales
Chocolate: Hace ya más de una década un grupo de 50 agricultores
kichwa empezaron a procesar sus propias semillas de cacao en lugar
de exportarlas. Así formaron la cooperativa Kallari. Hoy 850 familias producen en el oriente ecuatoriano, en las provincias amazónicas, el
chocolate que será vendido. Su sabor es más afrutado y con un aroma
más floral que el que se encuentra en Suiza.
Pruébalo: Acércate al Kallari Chocolate Lounge y degusta las variedades
de este producto así como los deliciosos brownies (E4-266 Wilson y Juan
León Mera, La Mariscal).
Queso: Las 22 fábricas rurales que componen el Grupo Salinas coop. son un
gran ejemplo de lo que se puede lograr cuando los agricultores de una misma
área se ponen de acuerdo: la región de Bolivar ha pasado de ser un pobre
remanso montañoso a un sofisticado centro neurálgico de la industria láctea.
Pruébalo: en las tiendas Queseras de Bolivar, repartidas por toda la
ciudad de Quito. También puedes encontrar estos maravillosos quesos
como ingrediente principal en la guayaquileña Pizzería Salinerito (Av. 9 de
Octubre 1908 y Los Ríos).
Café: La gran altitud y la luz directa que recibe todo el año convierten a la
región del sur de Ecuador en el lugar idóneo para cultivar café. La mezcla
de semillas procafeq y apecap, que son ligeramente afrutadas con una dulce y
limpia composición, se ha convertido en la ecuación más demandado
entre los esnobs más exigentes del café.
Pruébalo: Esta mezcla cafetera, con un trasfondo de sabor frutal a cereza
y manzana, sabe mucho mejor en la terraza del Hotel Mansion Alcazar,
emplazado a las afueras de Cuenca (+593 7 2 823889; para los que quieran
alojarse en el hotel: HD desde 140€).
Casco antiguo de Quito,
se pueden apreciar las torres de la Basílica del
Voto Nacional a la derecha;
y, a la izquierda, la colina
de El Panecillo con la Virgen
de Quito en la cima.
El paisaje, los sembrados de los campos, la vestimenta de los
imperceptiblemente pero a la vez de manera sustancial. No en vano subíamos
campesinos, todo va cambiando como en una paleta cromática, casi
3.000 m desde la costera Guayaquil hasta la ciudad andina de Quito
fui acompañada de mi amiga Nina, una alemana
amante de Sudamérica. Tomamos el vuelo de las
8.30 en Guayaquil y después de un trayecto de
una hora escasa llegamos al Aeropuerto Mariscal
Sucre de Quito. Decidimos coger un taxi hasta
nuestro hotel. También podíamos haber tomado el
‘Trole’, un eficiente medio de transporte y orgullo
de los quiteños. Una vez en el hotel Casa Gangotena, nos proporcionaron varias guías y con el mapa
en la mano empezamos el recorrido. Nuestra primera parada fue la Basílica del Voto Nacional. Esta
iglesia, cuyas torres se alzan hasta la asombrosa
altura de 117 metros, es el templo neogótico más
grande de América. El arquitecto francés Emilio
Tarlier se inspiró en la Catedral de Bourges para su
construcción, sin embargo para las gárgolas que la
adornan se inspiró en la fauna ecuatoriana (armadillos, iguanas y galápagos). No podíamos perder
la oportunidad de subir a lo más alto de sus torres,
las vistas de la ciudad son impresionantes (calle
Carchi 122 y Venezuela, sector Santa Prisca).
Después de la embriagadora visión de la ciudad
desde esta altura nos encaminamos hacia el centro
histórico, directamente a la Plaza Grande o de la
Independencia. En esta plaza, testigo mudo del
paso del tiempo, se respira la cotidianidad de esta
metrópoli de dos millones de habitantes. Desde
el siglo XVI ha sido el lugar de reunión de sus
gentes, y en 1909 se erigió aquí el Monumento a
la Independencia. Alberga cuatro de los edificios
mas simbólicos para los quiteños, la Catedral, el
Palacio Presidencial o de Carondelet, el Palacio
Arzobispal y el Palacio Municipal.
Por ese día habíamos tenido suficiente, no hay
que olvidar que estamos a casi 3.000 metros de
altura y que los estragos del soroche o mal de altu-
Vistas desde el Telefériqo de
Quito, subirse a una de sus cabinas
es la mejor forma de observar la ciudad desde las alturas.
Cuaderno de viaje
Isla
de la
Plata
PARQUE
NACIONAL
MACHALILLA
Los
Frailes
VOLCÁN
COTOPAXI
PARQUE NACIONAL DEL
COTOPAXI
Tren
Guayaquil-Quito
América
del Sur
Cómo llegar:
Existen vuelos directos desde
Madrid a Ecuador todos los días
del año.
Lan: El precio ronda los 1.300€ en
temporada alta. Durante el verano,
los meses de julio, agosto y diciembre son los de temporada alta y
el precio baja el resto del año. Sin
embargo, Quito tiene un clima
primaveral todo el año y los meses
de noviembre a mayo son los
mejores si se desea visitar las ciudades costeras o llegar hasta las
islas Galápagos. Esta compañía ofrece también vuelos internos en
Ecuador y conexiones con el resto
de América del Sur.
www.lan.com; tel. 902 11 24 24.
Información turística:
Página web oficial de Quito:
www.quito.com.ec
Metropolitan Touring: metropolitantouring.com; +593 2 2988 200
Mapa: Joy Gosney
Suburbios de Quito extendidos
por las colinas de sus alrededores.
Arriba: bar del restaurante
Theatrum; derecha: vendedora de
uno de los puestos callejeros.
ra pueden pasar factura. La noche de Quito iba a demandar
que tuviésemos las pilas bien cargadas. Los bares y restaurantes de La Mariscal nos ofrecieron su mejor repertorio de música y gastronomía. Al siguiente día fuimos
al Monumento de la Mitad del Mundo. Además de ser el
lugar para hacerte la típica foto poniendo un pie en cada
uno de los hemisferios, también es la zona de compras de
bonitas artesanías, mis favoritos, piezas de lana de alpaca y
de piel. Muy buena calidad
a precios increibles. Regatear en Quito es un arte y
está bien visto (Autopista
Manuel Córdova Galarza,
kilómetro 13 ½, menos de
una hora en coche, hacia
el norte de Quito; mitadmundo.access.ec).
Después de una pausa
para comer, visitamos el
museo Guayasamín, sin
duda el artista ecuatoriano
con más renombre internacional. El museo alberga una gran muestra de las
tres épocas del trabajo del
Mashpi Lodge
pintor (calle José Bosmediano 543, Bellavista, el Batán; guayasamin.org). Para
tener una vista general de la ciudad nos montamos en el
Telefériqo. El recorrido dura diez minutos y en los dos
kilometros y medio de viaje la cabina asciende hasta los
cuatro mil metros de altura donde los que lo deseen pueden llevar sus bicicletas y hacer un descenso de montaña.
Los que viajen con niños pueden visitar el Vulcano park,
el primer parque de atracciones fijo en Quito. Desafortunadamente, no podíamos quedarnos más tiempo. A pesar de
que Dominic nos recomendó el maravilloso Mashpi Lodge
a dos horas y media de Quito, no nos fue posible visitarlo.
Ese será otro viaje y otra historia.
Dónde dormir:
La capital de Ecuador ofrece una intensa actividad. Los hoteles boutique
le están dando estilo a su
casco antiguo y carácter al nuevo
distrito de moda, La Mariscal.
La Casona de la Ronda
Uno de los tantos edificios coloniales que han sido remodelados en el
ejemplo, está revestida de piedra
con figuras geométricas y artesanías
indígenas (J.L.Tamayo y Wilson,
+593 2 290 0323; anahihotelquito.
com; HD: desde 80€).
Casa Gangotena
El proyecto de la Casa Gangotena
fue concebido como la restauración
del hogar de una elegante familia quiteña, transformando la histórica mansión en un hotel de 31
habitaciones. El objetivo fue crear
un hotel acogedor y sofisticado en
el corazón de Quito. Para su
remodelación se utilizaron materiales opulentos, como exigía el estatus del edificio. “Hay muchos elementos del Art Nouveau y Art
Déco que datan de su construcción
en los años 20 y que ahora brillan
como nunca”, apunta su diseñador
Diego Arteta (Plaza San Francisco,
tel. +593 2 298 8200; casagangotena.com; HD: desde 350€).
Hotel Café Cultura
El año que viene este encantador
hotel en La Mariscal planea abrir
sus puertas en su nueva localización,
a la vuelta de la esquina donde se
encuentra ahora, en el Club Pichincha, un antiguo club de caballeros
de estilo art déco (F. Robles y
Reina Victoria; tel.+593 2 222 4271;
cafecultura.com; la habitación doble
ronda los 75€).
Casa Gangotena
centro histórico. La Casona se encuentra ubicada en la histórica zona
de La Ronda. Sus 22 habitaciones,
dispuestas alrededor de un patio
central, están decoradas con madera pulida y muebles tallados a mano
(Juan de Dios Morales; tel. +593 2
257 1802; lacasonadelaronda.com;
HD: desde 110€).
Anahi Boutique Hotel
Este pequeño hotel se encuentra
ubicado en la zona de La Mariscal.
Cuenta con un total de 15 suites
temáticas en torno a la cultura ecuatoriana. La habitación Inca, por
Mashpi Lodge
Un apunte especial. Si estás por la
zona quizá quieras pasar la noche en
una suite muy chic en plena selva.
Este escondite en el Bosque
Lluvioso, en una reserva de 1.000
hectáreas en los Andes a las afueras
de Quito, es una estructura minimalista de acero y cristal construida
de manera sostenible que alberga
18 increibles suites. Abre en
noviembre (Nanegalito, Pichincha,
teléfono +593 2 298 8200;
mashpilodge.com; alojamiento en la
habitación doble desde 800€).

Similar documents