Pedro Domínguez Gento

Comments

Transcription

Pedro Domínguez Gento
HÁBITOS SALUDABLES
1
Pedro Domínguez Gento
HÁBITOS
SALUDABLES
PARA VIVIR MÁS Y MEJOR
© Pedro Domínguez Gento
Dibujos de Ferran Boscà
ISBN: 978-84-95043-76-4
2
HÁBITOS SALUDABLES
La salud no lo es todo, pero sin ella no tenemos nada.
Schopenhauer
3
Pedro Domínguez Gento
ÍNDICE
PÀGINA
1. ¿CURAR O
PREVENIR?
7
2. ¿QUÉ HEMOS DE PREVENIR?
2.1. Lo que nos dicen las estadísticas
2.2. Prevención, longevidad y calidad de vida
11
14
3. UNA
3.1.
3.2.
3.3.
3.4.
3.5.
19
23
29
37
46
ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y SANA
La nutrición
La energía necesaria y el peso óptimo
El equilibrio entre los nutrientes
La calidad: aditivos, residuos y OMG
Otras recomendaciones
4. UN MEDIO AMBIENTE LIMPIO Y VIVO
4.1. El impacto humano sobre el medio ambiente
4.2. Efecto de los contaminantes sobre nuestra salud
4.3. Las soluciones existen
4.4. Hay que aplicarlas ya
50
60
65
72
5. PREVENIR LOS ACCIDENTES Y LOS RIESGOS NATURALES
5.1. Accidentes de tráfico
5.2. Accidentes laborales
5.3. Accidentes domésticos y otros
5.4. Catástrofes naturales
75
83
85
89
6. SEXUALIDAD Y REPRODUCCIÓN
6.1. La sexualidad
94
SALUDABLES
4
HÁBITOS SALUDABLES
6.2. SIDA y ETS
6.3. Los embarazos no deseados
6.4. Reproducción y educación infantil
97
102
105
7. TRABAJO SEGURO, ESTUDIOS ÚTILES
7.1. Desempleo y pobreza
7.2. El trabajo y sus problemas
7.3. Los estudios previos, paralelos o posteriores
113
117
122
8. EJERCICIO EQUILIBRADO Y OCIO
8.1. Necesitamos ejercicio y aire libre
8.2. Ejercicios físicos interesantes
8.3. Ocio y entretenimiento
131
134
138
9. HIGIENE FÍSICA Y MENTAL
9.1. Nuestra piel
9.2. Otros órganos externos
9.3. La higiene mental
9.4. Crisis y suicidios
9.5. La higiene colectiva
140
145
151
157
159
10. EVITAR LAS SUSTANCIAS ADICTIVAS
10.1. El alcohol
10.2. El tabaco
10.3. Las demás drogas
163
168
175
11. BUEN HUMOR Y BUENAS RELACIONES
11.1. El buen humor y la salud
11.2. Estrategias para resolver las crisis personales
11.3. Conflictos y crisis más comunes
179
180
184
12. SUEÑO Y RITMOS BIOLÓGICOS ARMÓNICOS
12.1. El sueño reparador
191
5
Pedro Domínguez Gento
12.2. La siesta, el yoga ibérico
12.3. Los biorritmos
195
196
13. CHEQUEOS PERIÓDICOS Y MEDICINA PREVENTIVA
13.1. Prevención y chequeos
13.2. Enfermedades y medicinas
13.3. La medicina naturista
199
204
208
14. VIVIR EN PAZ, PREVENIR TAMBIÉN LAS GUERRAS
14.1. La guerra
14.2. La paz convencional
14.3. Prevenir las guerras y financiar la paz
211
213
217
15. ENVEJECIMIENTO Y LONGEVIDAD
15.1. Los radicales libres y el desgaste orgánico
15.2. Los genes y el envejecimiento
15.3. Las personas más longevas conocidas
15.4. ¿Cuántos años podemos vivir?
223
226
228
230
BIBLIOGRAFÍA
233
DIRECCIONES,
RESUMEN
INTERESANTE
TELÉFONOS Y WEBS
237
BIOBIBLIOGRÁFICO DE AUTOR
240
6
HÁBITOS SALUDABLES
1
¿CURAR O PREVENIR?
Salud es el estado de completo bienestar físico,
mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedades.
Organización Mundial de la Salud (OMS), 1946.
Curar o prevenir, es la cuestión clave que condiciona
nuestro comportamiento respecto a la salud. Si optamos por
curar, las estrategias a desarrollar son unas, y si optamos por
prevenir, otras muy diferentes. ¿Qué alternativa es la más
adecuada?
La respuesta no resulta obvia. Prevenir suele ser más fácil
que curar, menos doloroso y más barato a la larga; además
existen problemas de salud como las enfermedades demasiado
avanzadas o los accidentes mortales que no tienen remedio,
sólo prevención. Pero curar también resulta necesario cuando
estamos enfermos o nos accidentamos.
Nadie en su sano juicio desea ponerse enfermo, al contrario todos queremos vivir plácidamente, sin contratiempos ni
enfermedades. Por tanto a nivel individual hemos de ser
consecuentes y cuidarnos bien, para mantenernos sanos y
vigorosos. Y a nivel colectivo necesitamos una medicina que
investigue los problemas de salud de los diferentes grupos de
población, diseñe buenos programas para prevenirlos, los
ponga en práctica con medios suficientes y evalúe periódicamente todo el sistema para corregirlo y mejorarlo.
La prevención resulta vital para todos, sin embargo eso no
implica que debamos abandonar la medicina curativa porque,
7
Pedro Domínguez Gento
incluso con los mejores sistemas de prevención, siempre habrá
quienes caigan enfermos o se accidenten, precisando entonces
los cuidados especializados de la medicina curativa.
En definitiva, la respuesta a la pregunta inicial debe ser
ambas cosas, prevenir y curar, en ese orden, primero prevenir
y después curar. Las dos cuestiones son complementarias, no
excluyentes.
Cabría pues esperar que los ciudadanos y las instituciones
dedicaran sus mayores esfuerzos a la prevención de las
enfermedades y los accidentes, aplicando a fondo los potentes
conocimientos y medios de que disponemos en la actualidad.
¿Pero realmente ocurre así?
En una investigación ya clásica de 1.974, el informe
Lalonde, se dedujeron los factores que determinan la salud y
se calcularon los recursos económicos que les destinamos en
una sociedad desarrollada, obteniendo estos resultados:
Estilo de vida
Biología humana
Medio ambiente
Asistencia sanitaria
Determinante
de salud (%)
43
27
19
11
Recursos
destinados (%)
1
7
2
90
La conclusión inmediata, a la vista de tales datos, es que los
recursos están completamente desfasados respecto a los
determinantes. Gastar casi todo en asistencia sanitaria, cuando
lo más importante es el estilo de vida (alimentación, accidentes, sexualidad, ejercicio, higiene, bebida, tabaco, sueño, etc.),
supone un tremendo error.
La influencia de los problemas medioambientales es hoy
8
HÁBITOS SALUDABLES
mayor y las cifras fluctuarán algo de unos países a otros pero,
en general, las conclusiones del estudio siguen siendo válidas
porque el esfuerzo principal de la sociedad continúa dirigido
hacia la asistencia y no hacia la prevención. Para comprobarlo
basta comparar las cifras astronómicas del gasto sanitario de
cualquier país desarrollado con los escasos presupuestos
dedicados a promover los hábitos saludables; en España, por
ejemplo, gastamos actualmente alrededor de 100.000 millones
de € en sanidad, de los cuales sólo unos 2.000 son para
prevención (salud materno-infantil, planificación familiar,
vacunaciones, enfermedades transmisibles y no transmisibles,
medicina del trabajo, etc.)...
Y a nivel individual, si tenemos en cuenta lo extendidos que
están los hábitos perjudiciales, tampoco parece que se haga un
gran esfuerzo por cuidar la salud. La mayoría de personas no
se acuerdan de ella hasta que caen enfermos, entonces
acuden al médico y confían en las medicinas.
Lamentablemente ni los ciudadanos ni los gobiernos se
preocupan apenas de fomentar la prevención.
Una de las causas fundamentales de tamaño error puede
ser la mercantilización generalizada que sufrimos, de manera
que la salud ha llegado a convertirse en otra mercancía más,
algo que puede comprarse en forma de atención médica y
producto farmacéutico. Resulta difícil vender prevención pero
en cambio es fácil vender cuidados y medicinas para curar
enfermedades, aunque tengan peligrosos efectos secundarios y
en muchos casos cronifiquen el problema en vez de curarlo
realmente.
En una sociedad que funciona como un mercado, donde
casi todo se puede comprar y vender, las enfermedades
ofrecen muchas más oportunidades de obtener beneficios
económicos a corto plazo que la salud, seguramente por eso la
farmacología se ha desarrollado mucho más que la medicina
9
Pedro Domínguez Gento
preventiva. El funcionamiento colectivo, la dinámica del actual
modelo de sociedad, acaba creando aberraciones como ésta de
promover más los medicamentos que la propia salud.
Sin duda necesitamos hospitales y centros de salud, mejores incluso que los actuales, pero lo que más necesitamos es
prevenir las enfermedades y los accidentes para evitar
sufrimientos y vivir en mejores condiciones físicas y mentales
durante más años. Además, con unos buenos planes de
prevención, podríamos ahorrar unos 10.000 millones de €
anuales porque la prevención siempre resulta más barata que
la asistencia curativa o paliativa.
10
HÁBITOS SALUDABLES
2
¿QUÉ HEMOS DE PREVENIR?
Los hombres esperan la salud de los dioses,
no saben que son autores y dueños de su propia salud.
Demócrito, hace 2400 años.
2.1. LO
QUE NOS DICEN LAS ESTADÍSTICAS
Para saber cómo podemos vivir más y mejor, primero
hemos de conocer cuáles son los problemas que perjudican la
salud de nuestra población. Luego hay que buscar las causas y
los condicionantes de cada uno de ellos. Y finalmente ya
podemos establecer las medidas adecuadas para evitarlos o
retrasarlos.
La primera cuestión resulta relativamente sencilla porque
desde hace bastantes años el Instituto Nacional de Estadística
(INE) reúne y publica de manera sistemática estos importantes
datos colectivos. En la tabla de la página siguiente se indican
cuáles fueron las principales causas de mortalidad en España
durante el 2.012.
Como era de suponer, los problemas de salud que más nos
afectan son los del corazón y la circulación sanguínea:
enfermedades cardiovasculares, isquemia, insuficiencia, arteriosclerosis, etc. Luego siguen los diferentes tipos de cáncer:
bronquios, pulmón, garganta, boca, colon, estómago, mama,
próstata, etc. Entre ambos grupos provocan más de la mitad
de las defunciones.
11
Pedro Domínguez Gento
Causas de mortalidad
Enfermedades del aparato circulatorio
Tumores
Enfermedades del aparato respiratorio
Enfermedades del sistema nervioso
Enfermedades del aparato digestivo
Transtornos mentales y comportamiento
Causas externas
Endocrinas, nutricionales y metabólicas
Enfermedades aparato genitourinario
Estados morbosos mal definidos
Enfermedades infecciosas y parasitarias
Otras
%
30
28
12
5'5
4'9
4'3
3'5
3'2
2'9
2'5
1'6
1'6
A continuación tenemos las enfermedades respiratorias
(pulmonar crónica, neumonía, ...), del sistema nervioso
(Alzheimer, Parkinson, ...), digestivas (cirrosis hepática,
úlceras, ...), los transtornos mentales (demencia senil y
presenil, ...), los suicidios y accidentes (de tráfico, laborales,
domésticos, de ocio, ...), las enfermedades endocrinas
(diabetes, tiroidismo, ...), etc.
Los suicidios y los accidentes de tráfico, al afectar sobre
todo a los jóvenes de entre 15 y 35 años, son de hecho las
primeras causas por años potenciales de vida perdidos, es
decir los que todavía les quedaban por vivir a las víctimas
según la esperanza de vida media de la población.
Además interesa conocer también los datos de morbilidad,
las enfermedades que empeoran nuestras condiciones de vida,
especialmente aquellas que nos obligan a ingresar en hospitales para someternos a tratamientos intensivos. Según el INE,
las que más nos afectaron durante el 2.012 fueron éstas:
12
HÁBITOS SALUDABLES
Morbilidad hospitalaria
Altas (%)
Aparato circulatorio
13
Aparato digestivo
12
Embarazo y parto
12
Aparato respiratorio
11
Tumores malignos
10
Traumatismos, envenenamientos
9
Trastornos mentales
2
Días
7'7
5'5
3
6'9
8'2
7'7
26
Lógicamente las enfermedades del aparato circulatorio
ocupan el primer puesto por número de ingresos hospitalarios
y el tercero por estancia. Detrás van las enfermedades
digestivas y respiratorias, porque son más comunes que los
tumores, aunque al final no resultan tan graves y necesitan
una menor permanencia en el hospital.
Respecto al parto normal, obviamente no es ningún problema de salud, sin embargo en la actualidad suele realizarse
en los paritorios de nuestros hospitales y por ello aparece en
las estadísticas de ingresos.
Los trastornos mentales suponen un pequeño porcentaje de
los ingresos pero requieren de una hospitalización muy larga,
lo cual les convierte en el principal problema por días de
internamiento y por número de enfermos días.
Otras enfermedades, como las de huesos, músculos y tejido
conjuntivo, las oculares, etc., empeoran la calidad de vida de
buena parte de la población y originan frecuentes ingresos,
aunque no suelen resultar mortales.
Por último existe un problema importante que no aparece
en las estadísticas sanitarias recientes a pesar de su trascendencia: las guerras que hemos sufrido. No se mencionan
porque la última ocurrió hace ya unos setenta y cinco años,
pero la masacre que provocó y la larga posguerra que originó
13
Pedro Domínguez Gento
después, con ejecuciones masivas, campos de concentración,
hambre, analfabetismo y miseria, tuvo dramáticos efectos
durante décadas y dejó marcadas con secuelas físicas y
psicológicas a millones de personas, algunas de las cuales
todavía viven. Ciertamente las guerras deben considerarse
como un problema de salud colectiva, un gravísimo problema
que no tiene cura, sólo prevención, y no hemos de olvidarlo
aunque sus consecuencias no figuren en las estadísticas
recientes.
2.2. PREVENCIÓN,
LONGEVIDAD Y CALIDAD DE VIDA
Para prevenir los anteriores problemas de salud, mortales y
mórbidos, hemos de conocer bien las causas que los originan,
lo cual se consigue mediante la investigación médica, el
seguimiento epidemiológico de amplios grupos de población y
las experiencias de laboratorio. En la actualidad disponemos ya
de suficiente ciencia acumulada como para conocer dichas
causas y establecer las recomendaciones más razonables para
evitarlas y prevenir las enfermedades que originan.
Salud = f (hábitos, biología, ambiente, asistencia)
Casi todos los problemas de salud están directamente
relacionados con el comportamiento, los hábitos o estilo de
vida, que es el determinante más importante y también el más
autocontrolable. Prevenir las enfermedades pasa pues por mejorar la alimentación, los accidentes, la sexualidad, el trabajo o
el estudio, el ejercicio, la higiene, las adicciones, las relaciones,
14
HÁBITOS SALUDABLES
el sueño, etc. Y algunas de dichas actividades influyen a su vez
sobre el medio ambiente, otro factor que condiciona mucho
nuestra salud, de modo que también éste podemos mejorarlo
significativamente.
Las enfermedades del corazón son la principal causa de
mortalidad y morbilidad, de manera que están muy estudiadas
y sus factores de riesgo se conocen lo suficiente como para
establecer un test semicuantitativo con el que evaluar la
tendencia de cada persona a sufrir problemas cardíacos. Así, el
que ha diseñado la Michigan Heart Association resulta muy
didáctico y es recomendable hacerlo para conocer el riesgo
personal y los factores condicionantes:
15
Pedro Domínguez Gento
No fumas 1 cigarro hasta 10
o 1 pipa cigarrillos
0
1
2
Intenso y Moderado Sedentario
TRABAJO
deporte y deporte y deporte
y
intenso
ejercicio
2
2
3
TENSIÓN Máxima Máxima Máxima
SANGUÍNEA
de 100
de 120
de 140
mmHg.
1
2
3
10 a 20 21 a 30 31 a 40
EDAD
1
2
3
años
20
cigarrillos
4
Sedentario
y deporte
moderado
5
Máxima
de 160
4
41 a 50
4
GRASAS Dieta sin
animales grasas
o sólidas
1
PESO
2’5 kg.
respecto < típico
al típico
0
Sin
HERENCIA enfermos
familiar corazón
1
Mujer de
SEXO menos 40
1
30% de
40% de 50% de
grasas
grasas
grasas
4
5
7
11 a 17 kg. 18 a 25 kg 26 a 35 kg
> típico > típico > típico
3
5
7
1 enfermo 2 enfermos 3enfermos
menos de menos de menos de
60 años
60 años 60 años
4
6
7
Hombre Hombre Obeso y
algo obeso calvo
5
6
7
TABACO
diario
10% de
grasas
2
El típico
+ 2’5 kg
1
Un
enfermo
corazón
2
Mujer de
40 a 50
2
20% de
grasas
3
3 a 10 kg
> típico
2
Dos
enfermos
más de 60
3
Mujer
mayor 50
3
30
cigarrillos
6
Sedentario
y deporte
escaso
6
Máxima
de 180
6
51 a 60
5
40 o más
cigarrillos
10
Falta total
ejercicio
físico
8
Máxima
200 o más
8
Más de 60
8
Para realizarlo hay que ir fila por fila buscando la casilla que
nos corresponde. Anotamos los puntos, los sumamos y con el
total vamos a la tabla siguiente, donde podemos ver nuestro
riesgo aproximado:
16
HÁBITOS SALUDABLES
Puntuación
Riesgo
menos de 12
muy bajo
12 a 17
bajo
18 a 24
medio
25 a 31
moderado
32 a 40
peligroso
más de 40
muy
peligroso
Recomendaciones
enhorabuena, sigue
así !
bien pero corrige
algún error
es hora de empezar a
cuidarte
debes cambiar
algunos hábitos
visita pronto a tu
médico
acude urgentemente
al médico
En definitiva, la biología personal no podemos cambiarla
pero el comportamiento e incluso los factores ambientales sí
podemos reconducirlos, si es necesario, hacia otros más
saludables. La longevidad, es decir la vida larga y sana,
depende en gran parte de nosotros mismos, de lo que día tras
día hacemos con nuestro organismo; no es cosa de elixires ni
de conjuros mágicos sino de sentido común y voluntad para
cuidarnos, tal y como corroboran los actuales estudios sobre
personas centenarias, alguna de las cuales ha vivido hasta los
127 años.
Según los datos del 2.013 los españoles tenemos una
esperanza de vida media (evm) al nacer de 82'5 años, 85'5 las
mujeres y 79'5 los hombres, unos dos años por encima de la
media europea. Somos los duodécimos del mundo en cuanto a
longevidad y los primeros son los monegascos, que ya
alcanzan 85'5 años de media, tres más que nosotros.
Si consideramos que a principios de siglo la evm al nacer
era únicamente de 40 años mientras que hoy es más del
17
Pedro Domínguez Gento
doble, no cabe duda de que evitando, reduciendo y retrasando
los problemas de salud con unos hábitos más saludables que
los actuales podemos llegar a vivir bastante más de lo que
vivimos hoy. Y lo que es mejor, con menos enfermedades y
mayor calidad de vida.
18
HÁBITOS SALUDABLES
3
UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y SANA
Que tu alimento sea tu medicina.
Hipócrates, hace 2.400 años.
3.1. LA
NUTRICIÓN
Cada persona consume diariamente entre 1 y 2 kilos de
alimentos, lo cual supone unos 600 Kg al año y 46.000 Kg
durante toda la vida.
Tales aportes de nutrientes los aprovecha nuestro organismo para realizar las distintas funciones vitales, así gracias a
la energía química contenida en los hidratos de carbono
(glúcidos) y las grasas (lípidos) podemos movernos, hablar,
pensar, mantener la temperatura constante, etc., a partir de
los aminoácidos de las proteínas crecemos y reponemos los
tejidos que nos constituyen, y con las vitaminas, minerales,
agua y fibras regulamos nuestro metabolismo.
Nutrientes = glúcidos + lípidos + proteínas
+ vitaminas + minerales + agua + fibras
Absorbemos los nutrientes mediante una serie de complejos
procesos que comienzan en la boca cuando realizamos la
trituración mecánica de los alimentos y la insalivación,
continúan en el estómago con la disgregación química que
realizan el ácido clorhídrico y ciertas enzimas, y se intensifican
en el intestino delgado donde las moléculas pequeñas atra-
19
Pedro Domínguez Gento
viesan sus paredes y pasan a la sangre, que las reparte por
todas nuestras células. Los restos que no pueden ser
aprovechados llegan al intestino grueso, que aún extrae agua y
minerales, y al final son expulsados por el ano.
Paralelamente a dichos procesos el aire entra en nuestros
pulmones y a través de los alveolos penetra también en la
sangre, que lo distribuye por todas las células y en ellas se
combina con los glúcidos y lípidos para liberar la energía que
necesitamos. Los residuos de tales combustiones son
excretados fuera, recogidos por los capilares sanguíneos y
expulsados del organismo mediante los pulmones (gases de la
espiración) o los riñones (líquidos y sólidos disueltos en la
orina).
El corazón impulsa a la sangre y ésta transporta los
nutrientes, el oxígeno, los residuos y otros elementos
importantes para la salud por una extensa red de arterias,
venas y capilares que llegan hasta el último rincón de nuestro
organismo; si tales conductos se alinearan uno tras otro
sumarían la increíble cifra de 80.000 Km, dos vueltas
completas a la Tierra por el ecuador... Es un órgano
absolutamente vital, si falla él nada puede funcionar; realiza
unas 60 pulsaciones por minuto y mueve 70 mililitros de
sangre cada vez, sin parar ni un instante durante todos los
años que dura nuestra vida, no existe ninguna máquina
comparable.
Y todo ello, digestión, respiración, circulación y excreción,
regulado con suma eficacia por los sistemas nervioso y
endocrino, y soportado por el muscular y el óseo. Resulta
verdaderamente maravilloso el funcionamiento tan armónico
que tiene nuestro organismo, con sus múltiples sistemas
autoorganizados y coordinados de manera que cada una de los
billones de células que nos componen recibe lo que necesita,
en tiempo y forma adecuada, y evacúa continuamente sus
20
HÁBITOS SALUDABLES
residuos inútiles o perjudiciales. Y lo más asombroso es que,
en conjunto, el organismo consigue una consciencia inteligente
infinitamente superior a la vida elemental de cada célula.
La nutrición resulta imprescindible, sin comer, las reservas
corporales sólo permiten sobrevivir durante unas pocas
semanas, al principio mientras se va consumiendo la grasa el
cuerpo aguanta bien e incluso se depura pero cuando dichas
reservas se agotan entonces comienza a digerir las proteínas
de los tejidos, con lo cual se dañan los propios órganos,
derivando pronto a situaciones complicadas, irreversibles y
finalmente mortales.
Comer menos de lo necesario también afecta a los tejidos y
órganos, debilitando el organismo y facilitando la entrada a
todo tipo de enfermedades, de ahí las trágicas consecuencias
que el hambre tiene sobre las poblaciones humanas y las
graves secuelas que deja tras su paso. Asimismo cuando falta
algún nutriente esencial o está en forma no asimilable, aunque
haya exceso de todos los demás, el organismo no puede
funcionar correctamente y acaba sufriendo enfermedades
carenciales.
A la inversa, comer demasiado equivale a sobrecargar los
órganos responsables de la digestión, respiración, circulación,
excreción, soporte... lo cual repercute negativamente sobre la
salud. Alrededor de la mitad de nuestra población tiene
problemas de sobrepeso, al contrario de lo que ocurre en los
países pobres, donde buena parte de sus habitantes pasan
hambre.
Además los alimentos pueden llevar sustancias extrañas que
alteren el metabolismo normal, provocando intoxicaciones o
daños crónicos.
En resumidas cuentas, si no nos alimentamos bien, en
cantidad y calidad, la salud se resiente significativamente, por
tanto la nutrición sana y equilibrada es uno de los objetivos
21
Pedro Domínguez Gento
prioritarios en la prevención de las enfermedades.
El agua también resulta absolutamente imprescindible ya
que constituye el medio interno y externo de nuestras células,
en su seno se realizan todas las reacciones químicas vitales, se
transportan las sustancias y a través de ella recibimos algunos
minerales diluidos pero importantes; tan necesaria es que sin
agua sólo podemos sobrevivir escasos días. La vida surgió en
las aguas primigenias y cuando emergió de ellas para colonizar
las tierras se la llevó en su interior, nosotros descendemos de
aquellos organismos y todavía somos alrededor del 63% de
agua, los bebés hasta un 75%.
Diariamente eliminamos alrededor de 2,5 litros con la orina,
sudor, espiración, etc, un volumen que hemos de reponer con
los jugos de las comidas (1 L) y el agua que bebemos (1,5 L);
se recomienda beber toda la que nos pida el cuerpo e incluso
algo más, para depurarlo mejor. El agua debe ser natural,
limpia de gérmenes o residuos, para evitar infecciones e
intoxicaciones, y baja en sodio y cloruros, la procedente de los
descalcificadores que intercambian iones de calcio por iones de
sodio resulta desaconsejable, al menos para las personas
hipertensas.
Conviene ser precavidos con los manantiales, aunque se
hallen en plena montaña, porque pueden estar contaminados
de microbios; hay que cerciorarse siempre de que el agua es
potable, y si no prescindir de ella. A veces, huyendo de los
nitratos del agua urbana, se consume la procedente de fuentes
naturales dudosas y se acaba cogiendo alguna parasitosis
dañina.
Y respecto al aire, lo necesitamos aún más que el agua o el
alimento porque prácticamente no tenemos reservas y lo
consumimos en grandes cantidades, a razón de unos 7 litros
por minuto (10.000 L al cabo del día), de manera que sin él
sólo podemos sobrevivir escasos minutos... La respiración es
22
HÁBITOS SALUDABLES
una actividad tan cotidiana y repetida que apenas reparamos
en ella, aunque resulta ciertamente prodigiosa: cada día
inspiramos unos 13 kilos de aire, espiramos otros tantos y ni
siquiera necesitamos pensarlo ni esforzarnos, lo hacemos de
forma completamente instintiva, incluso cuando dormimos.
3.2. LA
ENERGÍA NECESARIA Y EL PESO ÓPTIMO
Alimentarse adecuadamente no resulta demasiado
complicado pero tampoco es algo simple e inmediato, de
manera que buena parte de la humanidad todavía no se
alimenta bien, en los países desarrollados por el exceso y la
artificialidad de los alimentos, y en los países en desarrollo por
la escasez permanente que condena al hambre a cientos de
millones de personas. Tan malo es un extremo como el otro y
ambos originan problemas de salud: aquí abundan las
enfermedades causadas por la sobrealimentación y allí las
debidas a carencias nutricionales.
La cantidad óptima de cada nutriente que debe ingerir una
persona para vivir saludablemente, sin deficiencias ni excesos,
depende de su edad, sexo, complexión, actividad, estado, etc.
Lo cual implica que cada cual tiene su ingesta característica,
particular y variable según las diferentes etapas que atraviesa:
lactancia, niñez, adolescencia, juventud, madurez y vejez,
además de las situaciones especiales que ocurren a veces:
embarazos, convalecencias...
Por tanto, no se pueden hacer recomendaciones generales
estrictas, ni siquiera refiriéndolas a proporciones relativas como
el kilo de peso corporal. De hecho, las listas de raciones diarias
recomendadas por los expertos no suelen ser puntuales sino
segmentadas, dejando un amplio margen entre el valor mínimo
y el máximo normales. Dichas referencias se establecen
23
Pedro Domínguez Gento
mediante detallados estudios poblacionales, a partir de los
cuales se deduce el valor medio y los márgenes del intervalo
típico.
Concretamente, respecto a la energía que necesitamos, la
FAO (Organización Internacional contra el Hambre) y la OMS
recomiendan las ingestas calóricas diarias de la tabla siguiente:
Sexo y edad
Energía (Kc/día)
niños de 1 a 3 años
990 a 1.360
niños de 4 a 8
1.400 a 1.800
niños de 10
2.000
niña de 10 a 12 años
2.350
niño de 10 a 12 años
2.600
chica de 13 a 15
2.490
chico de 13 a 15
2.900
chica de 16 a 17
2.310
chico de 16 a 17
3.070
mujer adulta
2.000 a 2.400
hombre adulto
2.400 a 2.800
mujer embarazada
2.300 a 2.700
mujer da el pecho
2.500 a 2.900
jubilados
2.000 a 2.500
Como es lógico, existe un margen bastante amplio en los
grupos, del orden del 20%, porque las necesidades energéticas
24
HÁBITOS SALUDABLES
dependen, además de la edad y del sexo, de otros factores
como la actividad física y el metabolismo particular.
Cada persona debe buscar su óptimo de kilocalorías y para
ello el propio cuerpo resulta el mejor indicador: si se acumulan
las grasas es que se sobrepasa la ingesta adecuada de
alimentos energéticos y si se pierde peso o la delgadez resulta
demasiado acusada (y el médico comprueba que no hay
ninguna enfermedad) entonces es que se come menos de lo
necesario.
Y aquí entramos en el espinoso tema del peso ideal, que
por razones parecidas a las de antes tampoco puede definirse
de una forma rígida y general. Los análisis estadísticos
evidencian una proporcionalidad directa entre la estatura (al
cuadrado) y la masa corporal, pero siempre dejando un amplio
margen por arriba y por debajo, según la constitución de cada
persona. Así se establecen estas fórmulas aproximadas para
los adultos jóvenes:
MUJERES: Peso ≈ 21 x Altura2 + 10%
HOMBRES: Peso ≈ 22 x Altura2 + 10%
(La altura en metros y el peso en kilos)
El peso equilibrado de cada persona se puede obtener pues
multiplicando el Índice de Masa Corporal (IMC) óptimo, 21 si
es mujer o 22 si es hombre, por su altura al cuadrado, pero si
su constitución es delgada puede pesar hasta un 10% menos
de aquel valor medio y si es de complexión recia hasta un 10%
más, quedando en ambos casos dentro de la normalidad. Por
ejemplo, un hombre que mide 1'80 metros de altura ha de
pesar alrededor de los 22x1'80x1'80=71 kilos, y como el 10%
de 71 es 7 los márgenes normales quedan entre 71-7 y 71+7,
25
Pedro Domínguez Gento
o sea que el peso adecuado está entre 64 y 78 kilos.
Mantener un peso equilibrado, dentro de los límites
razonables, es ante todo una cuestión de salud porque así
trabajan mejor el corazón y los demás órganos. Las
investigaciones realizadas sobre la mortalidad de origen
coronario y el índice de masa corporal, en edades
comprendidas entre los 20 y los 40 años, han comprobado que
dicha mortalidad resulta mínima precisamente para las
relaciones de peso y estatura de las fórmulas anteriores. En
edades superiores, el IMC óptimo aumenta un punto por
década aproximadamente.
También podemos calcular el IMC que corresponde a un
determinado peso y altura para saber si el cuerpo está bien
equilibrado, según los márgenes que establece la OMS:
IMC (kg/m²)
calificación
riesgo
<16
Infrapeso severo
muy grave
16 a 18'4
Infrapeso
grave
18'5 a 24'9
Normal
-
25 a 29'9
Sobrepeso
leve
30 a 34'9
Obesidad I
moderado
35 a 39'9
Obesidad II
grave
>40
Obesidad mórbida
muy grave
De cualquier manera, el peso nunca debería convertirse en
una obsesión para nadie. Pero vivimos una época en que la
estética se valora exageradamente y la presión publicitaria que
fomenta la silueta delgada, sobre todo en las mujeres, es tan
26
HÁBITOS SALUDABLES
fuerte que demasiadas jovencitas se obsesionan con perder los
pocos kilos que les sobran y se precipitan en la anorexia o la
bulimia, enfermedades mucho peores que la misma obesidad.
La discrepancia sexual resulta aquí notoria ya que afectan a 10
chicas por cada chico.
La anorexia nerviosa es como el hambre que azota a los
países pobres, socava la salud del organismo y desencadena
enfermedades físicas y psicológicas tan graves que en último
extremo pueden provocar la muerte. Los datos resultan
dramáticos, en los países desarrollados 1 de cada 250 chicas
entre 12 y 24 años padecen esta enfermedad, el 3% de ellas
acaba falleciendo, el 57% evoluciona hacia la cronificación y
sólo el 40% restante se cura totalmente.
Por eso debemos estar muy atentos a la evolución de los
jóvenes, sobre todo en la adolescencia que es una etapa
crítica, y razonar con ellos estas cosas. No hay que dejarse
condicionar ni manipular por la publicidad, acercarse al peso
ideal resulta beneficioso siempre que controlemos para evitar
anemias y anorexia; por otra parte hemos de aprender a
estimar nuestro propio cuerpo, aunque no se ajuste a los
cánones de la moda, para vivir a gusto con él. En última
instancia, si observamos que alguna jovencita pierde peso
constantemente, lo mejor es acudir al médico antes de que
llegue a situaciones irreversibles.
Respecto a las dietas pseudomilagrosas para perder kilos
rápidamente, en general resultan poco saludables y efectivas.
Si es preciso adelgazar, porque se sobrepasa en 20% o más el
peso óptimo, lo mejor es ponerse en manos de un buen
especialista en dietética y hacerlo con suavidad porque los
cambios rápidos de peso desencadenan reacciones adversas en
el organismo (no conviene perder más de un cuarto de kilo a la
semana), rebajando principalmente la ingesta de grasas con
una dieta equilibrada que pueda continuarse después sin
27
Pedro Domínguez Gento
problemas. Además hay que ser consecuentes y mantenerse
en el peso alcanzado, perder sobrepeso para luego volver a
ganarlo es peor que la obesidad porque somete el cuerpo a
una especie de estrés que aumenta la tensión sanguínea y el
colesterol, favoreciendo las enfermedades cardíacas y la
diabetes.
La bulimia es otro trastorno mental y alimentario que se
caracteriza por episodios de gran voracidad, atracones,
seguidos a menudo de acciones drásticas para evitar engordar
(vómito provocado, ayunos, laxantes, ejercicio intenso, etc.).
Suele darse en personas que ya han sufrido algún tipo de
anorexia o régimen de adelgazamiento, la padecen al menos
un 3% de las chicas, alrededor de la mitad la cronifican y
acaba provocando mayor mortalidad que la anorexia.
Comer resulta necesario, imprescindible, pero refugiarse en
la comida es una gran equivocación porque los problemas no
se resuelven atiborrándose de alimentos, por el contrario se
crean otros nuevos y se castiga la salud. La comida nunca
puede sustituir a la pareja, la familia o los amigos, ni resolver
los problemas personales, las soluciones hay que buscarlas por
otro lado.
Para prevenir estas enfermedades los expertos recomiendan
enseñar a los niños desde pequeños a llevar una alimentación
adecuada en cantidad, variedad y horario, tratarlos con
comprensión, orientarlos sin agobiarlos, enseñarles a tener
confianza en sí mismos, vigilar las etapas o situaciones críticas
que atraviesan, comer en familia, etc. Si algún joven necesita
perder peso por razones evidentes, debe hacerlo con un buen
control médico y el seguimiento directo de los padres.
En definitiva, hay que acercarse al peso óptimo pero sin
sucumbir a la anorexia ni a la bulimia, porque ambas debilitan
el organismo, propician más enfermedades y resultan difíciles
de remediar.
28
HÁBITOS SALUDABLES
Para completar el apartado, quizás habría que añadir que
en la actualidad hay unos 900 millones de seres humanos que
pasan hambre, de los cuales mueren 9 millones cada año, y
otros 500 millones de obesos, de los cuales mueren por
enfermedades relacionadas 3 millones anualmente. Y sin
embargo nos autodenominamos Homo sapiens...
3.3. EL
EQUILIBRIO ENTRE LOS NUTRIENTES
Junto a la energía necesitamos sustancias para renovar
nuestros tejidos y fluidos corporales, diversos nutrientes que
deben hallarse en proporciones equilibradas para mejorar su
absorción y mantener en buenas condiciones nuestro
organismo. Por eso se recomienda que las calorías provengan
en un 50-60% de los hidratos de carbono, un 10-15% de las
proteínas y el 30% restante de los lípidos (no más de la
tercera parte saturados). Las vitaminas, minerales y fibras
deben formar parte de los alimentos que ingerimos y como el
agua resultan fundamentales aunque no aportan energía.
La tradicional paella valenciana a base de arroz, pollo,
judías verdes, judías blancas, tomate y aceite de oliva es un
buen ejemplo de comida equilibrada ya que contiene 51% de
carbohidratos, 34% de grasas y 15% de proteínas, con 750
kilocalorías y 5 gramos de fibra por persona (mejorable aún
con la ensalada). Igual ocurre con el típico hervido de patatas,
cebollas, judías verdes y una cucharada de aceite de oliva, que
aporta un 58% de carbohidratos, 34% de grasas y 9% de
proteínas, con 360 kilocalorías y 7,5 gramos de fibra por
persona. La olla de La Plana, el arroz con lentejas, habichuelas
o garbanzos y la fideuà también se ajustan bastante a aquellas
proporciones. Los arroces o las pastas, cocinados con alguna
clase de legumbres, resultan muy adecuados para comer al
29
Pedro Domínguez Gento
mediodía y los hervidos y similares para cenar por la noche.
En general, los especialistas clasifican a los diferentes
alimentos que consumimos en siete grupos homogéneos,
según los nutrientes que aportan, y establecen las raciones de
cada uno que conviene tomar diariamente para conseguir una
alimentación equilibrada.
Grupo
Alimentos
Nutrientes
1
leche, queso,
requesón, yogur
y kéfir
proteínas, lípidos, calcio,
vitaminas A, B2, D y
fósforo
2
huevos, pescados proteínas, lípidos, hierro,
y carnes
vitaminas A y B
3
tubérculos,
legumbres y
frutos secos
carbohidratos, proteínas,
lípidos, minerales,
vitaminas y fibra
4
verduras y
hortalizas
vitaminas C y A, fibras,
minerales y un poco de
lo demás
5
frutas
abundantes en
carbohidratos, vitaminas
C y A, fibras y minerales
6
cereales, pan
carbohidratos, proteínas,
(integral),
vitaminas del grupo B y
pastas, miel, etc. fibras (los integrales)
7
aceites,
margarina,
mantequilla y
grasas animales
lípidos y vitaminas A y D
30
HÁBITOS SALUDABLES
Los expertos recomiendan que consumamos diariamente 2
o 3 raciones del grupo de los cereales, otras 2 o 3 de
tubérculos, legumbres y frutos secos, 2 o 3 de verduras y
hortalizas (en ensalada a ser posible), 3 o 4 frutas diarias
(alguna rica en vitamina C, como los cítricos), 2 o 3 raciones
de lácteos, un poco de aceite de oliva para condimentar, un
huevo cada dos días, pescado cada dos días y carne dos veces
por semana. La ración diaria, según el propio Ministerio de
Sanidad y Consumo, quedaría así:
Grupo
Alimento
Gramos/día
1
Leche
200
1
Yogur
uno
2
Carne
30
2
Pescado
90
2
Pescado aceite
10
2
Huevos
1/2 unidad
3
Legumbres
70
3
Patatas
300
4
Verduras
145
5
Frutas
140
6
Pan
400
6
Arroz y pastas
22
6
Miel
30
7
Aceite
50
31
Pedro Domínguez Gento
Se trata de cifras aproximadas, que cada cual debe
ajustarse en función de la respectiva constitución, trabajo,
sexo, estado, etc., pero resultan muy útiles para hacernos una
idea de la importancia relativa de cada alimento... Algunos
aparecen en tan escasa proporción porque no se comen todos
los días, con lo cual acumulamos sus raciones, así el arroz o la
pasta se recomiendan cada 2 días, la conserva de pescado
cada 7 días, etc. Otros son interconvertibles y se pueden
sustituir en parte, de manera que podemos consumir menos
pan y más arroz o pastas, por ejemplo.
Dichos alimentos deben repartirse bien entre las distintas
comidas: un buen desayuno al levantarse, almuerzo frugal a
media mañana, comida regular al mediodía, merienda ligera y
cena también ligera y temprana. Cuando se realizan
actividades sedentarias pueden juntarse desayuno y almuerzo,
y merienda y cena, para evitar el exceso de calorías. Es
aconsejable cenar dos o tres horas antes de acostarse, para
tener el estómago descansando y poder conciliar el sueño
fácilmente.
La cantidad, la calidad y la clase de alimentos ingeridos, sus
combinaciones e incluso la forma de cocinarlos repercuten
directamente sobre nuestra salud. Tales relaciones resultan
difíciles de establecer porque los efectos suelen manifestarse a
largo plazo y sólo durante estas últimas décadas, mediante
largos y pacientes estudios epidemiológicos (comparando
poblaciones de análogas características con dietas claramente
diferenciadas), se han logrado deducir correlaciones
importantes entre los alimentos y los problemas de salud. He
aquí algunas:
• La cardiopatía isquémica (enfermedad del corazón),
segunda causa individual de mortalidad, se ha comprobado
que es mayor en los países con alto consumo de grasas
32
HÁBITOS SALUDABLES
animales, carnes y azúcar refinado.
• La hipertensión arterial se ha relacionado con el consumo de
sal, sodio y también de grasas; a la inversa ocurre con el
potasio y las fibras de frutas y verduras.
• La diabetes se ha correlacionado con el azúcar y las grasas,
siendo muy rara entre los pueblos que se alimentan
principalmente de vegetales.
• Los cánceres de colon y recto están relacionados con el
consumo excesivo de calorías, grasas animales y carnes;
por el contrario apenas se dan en los pueblos alimentados
fundamentalmente a base de vegetales, especialmente
crudos.
• El cáncer de mama se ha relacionado con el consumo de
grasas, la carne y el azúcar refinado, siendo menor en la
población vegetariana.
• Los cánceres de próstata, endometrio y páncreas también
se relacionan con el consumo elevado de grasas.
Las relaciones epidemiológicas obtenidas no implican que
por comer un alimento problemático forzosamente se vaya a
sufrir la enfermedad relacionada, la realidad es bastante más
compleja y hay que entenderla en términos de probabilidades,
como al lanzar un dado. Cuanto más se consuma el alimento
potenciador tanto mayor será la posibilidad de contraer la
enfermedad asociada, aunque puede no aparecer en una
persona concreta o tardar décadas en manifestarse, no
sabemos quienes serán los desafortunados ni cuándo les
tocará pero sí conocemos el número de personas que acabarán
enfermando. En el caso de los cánceres, el 35% de la
mortalidad que originan se debe a la alimentación inadecuada.
Paralelamente se han ido deduciendo otras correlaciones
positivas:
33
Pedro Domínguez Gento
→ Los alimentos vegetales ricos en fibras disminuyen la
cardiopatía isquémica y las dietas bajas en grasas y
colesterol reducen la mortalidad de los pacientes cardíacos.
→ El ajo, el yogur, los cítricos, el melón, la calabaza, la soja,
la zanahoria, el brécol, la batata, etc, han demostrado
resultar beneficiosos para prevenir diversos tipos de
cánceres, sobre todo si existe buena variedad de ellos en la
dieta.
→ Los aceites vegetales, las semillas, nueces, cereales,
germen de trigo, col rizada, espinacas, acelgas..., ricos en
vitamina E, favorecen el sistema inmunitario y por tanto
previenen las enfermedades.
→ Los cítricos, plátanos, nueces y los demás alimentos
abundantes en potasio previenen la hipertensión.
→ Durante la primera guerra mundial Dinamarca se vio
sometida a un bloqueo naval que cortó sus importaciones
de grano para la alimentación del ganado lo cual les obligó
prácticamente a prescindir de la carne, alimentándose a
base de patatas, cereales integrales, mucha verdura y poca
mantequilla; contrariamente a lo esperado, durante esa
época la mortalidad por enfermedad descendió un 34%
respecto a los años anteriores.
→ Resultados similares se dieron en Noruega, Inglaterra y
Suiza durante la segunda guerra mundial; en Inglaterra un
estudio sobre la población infantil llegó a la conclusión de
que su anemia y mortalidad habían sido las más bajas de la
época, con mayor salud dental y crecimiento.
→ Recientemente otra investigación de 12 años con 11.000
personas, realizada por la prestigiosa Escuela de Higiene y
Medicina Tropical de Londres y publicada en el British
Medical Journal, ha comprobado que en igualdad de
condiciones los vegetarianos tienen una tasa de mortalidad
un 20% más baja y un 40% menos de cánceres que el
34
HÁBITOS SALUDABLES
resto de la población.
Todos estos resultados indican claramente que conviene
limitar al mínimo la ingesta de grasas animales, azúcar, carnes,
sal, especias fuertes, etc. y potenciar el consumo de los
alimentos variados de origen vegetal. Lo cual coincide con
investigaciones recientes que han comprobado que la dieta
mediterránea tradicional, a base de productos vegetales con
algo de huevos, leche, queso o requesón, miel y un poco de
pescado y carne, resulta muy saludable. Otro dato independiente que reafirma lo anterior es el hecho de que chimpancés,
bonobos, gorilas y orangutanes, nuestros parientes evolutivos
más próximos (con los cuales coincidimos en el 99% de los
genes activos) son básicamente vegetarianos y, aunque alguna
vez cazan mamíferos o insectos, la carne supone menos del
5% en su dieta.
35
Pedro Domínguez Gento
Paradójicamente, en nuestro país se están imponiendo la
comida rápida y las hamburguesas, con mucha carne, grasa,
pan y pasta refinados, casi sin fibra y con déficit de algunas
vitaminas; de manera que el consumo total de productos
cárnicos ha aumentando un 240% entre los años 60 y los 80,
mientras que el de legumbres, patatas y arroz disminuía
alrededor del 20%, creciendo un escaso 13% el de verduras.
Es lamentable que estemos perdiendo las buenas costumbres
gastronómicas, porque así se incrementan las enfermedades
del aparato circulatorio, digestivo, endocrino, cánceres, etc.
%
Hidratos
Grasas
Proteínas
Vitaminas,
minerales,
fibras, etc.
Dieta
equilibrada
Dieta
actual
50-60
30
30
44
10-15
26
bastante
escaso
La dieta más adecuada para nosotros posiblemente sea la
vegetariana, ahora bien ésta no consiste en alimentarse a base
de lechugas y patatas sino que implica una abundante
variedad de productos vegetales: frutas, hortalizas, legumbres,
tubérculos, cereales, frutos secos, aceite de oliva y de semillas,
etc. Para mayor seguridad de no sufrir ningún tipo de
carencias se puede añadir algo de yogur, kéfir, leche, queso,
requesón e incluso huevos y miel, con lo cual tenemos
asegurado el consumo de todos y cada uno de los siete grupos
36
HÁBITOS SALUDABLES
de alimentos.
Respecto a los recién nacidos, lo ideal es que se
amamanten del pecho materno; la leche de la madre es lo
mejor que se les puede dar, el alimento más completo y
equilibrado, porque se adapta perfectamente a las necesidades
del bebé, se digiere y asimila muy bien, está limpia y
disponible en todo momento y aporta anticuerpos que
protegen al niño de las enfermedades; no en vano es el
alimento que reciben nuestros pequeños desde hace cientos de
miles de generaciones. Los bebés deben mamar por lo menos
durante los seis primeros meses de vida, a excepción de
aquellos cuyas madres no tengan leche suficiente en cantidad
o calidad, para los cuales se aconsejará la leche artificial más
adecuada.
3.4. LA
CALIDAD: ADITIVOS, RESIDUOS Y MANIPULACIÓN GENÉTICA
Actualmente se emplean cientos de productos químicos en
los alimentos preparados, los autorizados se clasifican en
múltiples grupos: acidulantes, alcalinizantes, antiapelmazantes,
antiendurecedores, antiespumantes, antioxidantes, ceras,
coadyudantes, colorantes, conservadores, desmoldeadores,
diluyentes,
edulcorantes,
emulgentes,
espesantes,
estabilizantes, gasificantes, gomas, modificadores del sabor,
neutralizantes, plastificantes, reguladores del pH, resinas,
secuestrantes... Y cada grupo reúne a docenas de compuestos
químicos diferentes.
Muchos de los aditivos son sustancias naturales inocuas,
algunos resultan incluso beneficiosos, otros se necesitan en
fiambres, conservas y comidas preparadas para impedir las
infecciones microbianas o las descomposiciones. Pero entre
ellos existen determinados aditivos que resultan poten-
37
Pedro Domínguez Gento
cialmente cancerígenos, hepatotóxicos, desencadenantes de
avitaminosis, etc.
A continuación, y para acabar más pronto, se listan aquellos
que tienen origen natural y no parece que presenten
problemas en dosis moderadas. Para una información más
amplia puede consultarse por ejemplo esta web.
Aditivos sin riesgos conocidos
E-100
101
106
140
160
161
162
163
E-200 E-300 E-406 E-500
201
301
408
501
202
302
410
503
203
303
411
504
260
304
412
509
261
306
413
524
262
307
414
526
263
308
415
550
270
309
420
551
282
322
421
553
290
325
440
326
327
330
331
332
333
334
335
336
337
Habría que prescindir de todos los demás.
38
HÁBITOS SALUDABLES
Algunos alimentos ineludiblemente deben llevar aditivos
peligrosos para evitar males mayores, los fiambres por ejemplo
contienen nitritos y nitratos (E-249, E-250, E-251 y E-252)
para eliminar el riesgo de botulismo y estos compuestos son
capaces de provocar enfermedades tan graves como la
metahemoglobinemia, los cánceres gástricos, problemas
reproductivos, etc. Así pues hay que consumir lo menos
posible tales productos y en el caso de los fiambres quitarles
siempre la costra o la piel exterior que es donde se acumulan.
Por regla general, cuanto más elaborado está un
determinado alimento tantos más aditivos contiene de manera
que, como no resulta práctico ir de compras con la lista de
aditivos ni tampoco memorizarla, lo más aconsejable es reducir
al mínimo el consumo de alimentos preparados. Y cuando no
haya más remedio que adquirirlos conviene mirar bien la
etiqueta para seleccionar aquellos que no llevan aditivos,
teniendo en cuenta que algunos fabricantes ponen ya el
nombre químico del aditivo en vez del código E-xxx.
Otro problema semejante es el que originan los residuos
agroquímicos que impregnan los alimentos producidos
convencionalmente. La agricultura y la ganadería que se
practican en la actualidad son demasiado artificiales y utilizan
un sinfín de productos sintéticos, de laboratorio, que acaban
contaminando el medio ambiente y los alimentos.
Hoy se emplean cantidades ingentes de abonos químicos
(nitratos, fosfatos, ureas...), plaguicidas (insecticidas, herbicidas, fungicidas, rodenticidas, molusquicidas...), hormonas,
etc, unos compuestos que resultan tóxicos en su mayoría. Los
primeros afectados son los propios agricultores, que están
expuestos directamente a tales sustancias, pero al final de la
cadena los residuos que restan en los alimentos nos alcanzan a
los consumidores, que somos todos.
Esta contaminación nos llega también a través del agua que
39
Pedro Domínguez Gento
bebemos, en la Comunidad Valenciana por ejemplo más de
500.000 personas reciben en sus hogares aguas no potables
debido a la contaminación de los acuíferos subterráneos por
nitratos e incluso plaguicidas, y no son muchos más porque las
capitales y los pueblos de alrededor captan el agua de los ríos
en sus tramos medios, bastante limpios todavía. Prácticamente
todas las zonas de la Península donde se practica la agricultura
intensiva tienen contaminados sus acuíferos y no deberían
utilizar el agua subterránea para el consumo humano.
Los plaguicidas suelen ser muy tóxicos y según datos de la
FAO cada año hacen enfermar más de 7.000.000 de personas,
de las cuales mueren unas 70.000. En los Estados Unidos la
EPA (agencia de protección ambiental) calcula que originan
unos 6.000 cánceres anuales. En España carecemos de datos
oficiales, a pesar de ser uno de los países que más
intensamente utiliza dichos plaguicidas; sin embargo hemos de
recordar el “síndrome tóxico” que provocó la muerte de unas
1.000 personas y dejó secuelas crónicas a más de 25.000,
según el gobierno fue causado por el aceite de colza
adulterado pero investigaciones médicas independientes
apuntan hacia una partida de hortalizas de los invernaderos
almerienses que habría sido tratada con plaguicidas
organoclorados prohibidos en otros países y comercializada
mucho antes de cumplirse su plazo de seguridad, de forma
que llegaron a los consumidores con una alta concentración de
residuos...
Respecto a la ganadería intensiva, ésta trata a los animales
como si fueran máquinas en lugar de seres vivos y los
mantiene encerrados en un espacio poco mayor que su propio
cuerpo, hacinados en naves industriales, forzados sólo a comer
y producir, con hormonas sintéticas para acelerar el proceso.
En tan antinaturales condiciones no resulta extraño que los
animales se hallen estresados, débiles y enfermen fácilmente,
40
HÁBITOS SALUDABLES
así que los atiborran de tranquilizantes, antibióticos, etc. Los
alimentos que producen estas granjas contienen inevitablemente residuos perjudiciales de medicinas y hormonas.
Los antibióticos añadidos de forma sistemática en la dieta
de los animales de granja intensiva pueden ser el origen de la
resistencia que han conseguido algunas bacterias patógenas
causantes de enfermedades tan serias como las neumonías,
salmonelosis y tuberculosis, una resistencia que las hace
inmunes a los medicamentos con que tradicionalmente las
controlábamos. Recordemos también el caso tremendo de las
vacas locas contagiadas a miles porque en el pienso se les
mezclaba harina de sesos de otras vacas que habían sufrido la
encefalopatía espongiforme bovina (EEB), alimentar con
derivados cárnicos a herbívoros es algo tan aberrante que al
final obligó a sacrificar inútilmente a cientos de miles de
animales y cientos de personas afectadas en Inglaterra de la
enfermedad de Kreuztfeldt-Jakob (ECJ). Además de cuando en
cuando se descubren casos de hormonas cancerígenas y
prohibidas que han utilizado algunos desalmados para el
engorde rápido de su ganado.
Los residuos químicos suelen estar en proporciones
minúsculas, siendo a veces difíciles de detectar con los
métodos analíticos actuales, y sus efectos de tipo crónico sobre
la salud no se manifiestan hasta pasados los años. El estudio
de tales problemas resulta complicado, pero los métodos
científicos modernos están permitiendo correlacionar estos
residuos con las cada vez más comunes «enfermedades de la
civilización»: alergias, esterilidad, malformaciones, cánceres,
etc.
Por tanto, conviene lavar con agua abundante y escurrir
bien los vegetales que vayamos a consumir, si es posible
habría incluso que pelarlos porque en la piel es donde quedan
la mayoría de plaguicidas. Son preferibles siempre los
41
Pedro Domínguez Gento
cultivados al aire libre y los de la estación, porque contienen
menos residuos que los de invernadero. Y respecto a las
carnes lo recomendable es reducir al mínimo su consumo, por
los ineludibles residuos que siempre contienen, evitando
especialmente las grasas, los sesos y las vísceras que es donde
se acumulan la mayoría de tóxicos.
Hay que mencionar además los organismos modificados
genéticamente (OMG), que se están introduciendo ya en los
mercados alimentarios, antes incluso de haber debatido
públicamente e investigado a fondo sus repercusiones sobre la
salud y el medio ambiente.
En la práctica, y aunque pueda parecer ciencia-ficción, las
técnicas de manipulación genética han roto las barreras
naturales que existían entre las diferentes especies; así han
producido maíz y tomates con genes de escorpión, truchas y
tabaco con genes de rata, patatas con genes de mariposa, soja
con genes sintéticos para resistir mayores cantidades del
herbicida Roundup (fabricado por la misma empresa), melones
y calabazas con genes de virus, cerdos, salmones y arroz con
genes humanos... Y aún quedan los genes terminator, que
provocan el autoenvenenamiento de las semillas de la
siguiente generación para impedir la reproducción normal, por
sí mismas, de las plantas transgénicas.
La propaganda insiste en que no hay problemas y que todo
son ventajas, pero investigaciones recientes en Francia (INRA)
y Estados Unidos muestran que los transgenes de los OMG son
capaces de pasar a otras especies diferentes, provocando una
nueva categoría de contaminación que se reproduce y
multiplica por sí misma... Algunos transgenes de resistencia a
los antibióticos pueden migrar a hongos y bacterias, con lo
cual estos patógenos podrían hacerse resistentes a las
medicinas que tenemos contra ellos y originar una verdadera
catástrofe sanitaria. También son capaces de provocar nuevas
42
HÁBITOS SALUDABLES
alergias, trastornos hormonales y toxicidad por los diferentes
metabolitos que originan en las plantas modificadas. Otros
transgenes pueden dañar animales beneficiosos para la propia
agricultura, como las abejas y las mariquitas, o especies en
peligro de extinción como algunas mariposas (recientemente
demostrado en Estados Unidos), hacer resistentes ciertas
plagas difíciles de controlar, etc.
Se afirma además que los OMG acabarán con el hambre
pero la tecnología terminator impide que los agricultores
puedan continuar reproduciendo sus cultivos, algo
especialmente grave en el caso de los países del sur donde la
mayoría de la población practica una agricultura de
subsistencia, guardando cada año sus mejores semillas para
plantarlas al siguiente. Si las terminator se generalizan o este
gen migra a las plantas corrientes, pueden poner en peligro la
seguridad alimentaria mundial y condenar al hambre a muchos
millones de campesinos.
Las plantas y animales que utilizamos normalmente para
alimentarnos han evolucionado durante milenios junto a
nosotros, los hemos ido mejorando mediante cruces y
selección pero siempre dentro de la misma especie, nunca
hemos cruzado virus con melones o cerdos con humanos. En
realidad con esta nueva tecnología se está realizando un
arriesgado, apresurado e innecesario experimento de escala
planetaria que afecta directamente a los mecanismos más
íntimos de la vida: la estructura del ADN (ácido
desoxiribonucléico), donde está codificada la información que
permite construir y reproducir los organismos vivos.
Todo lo cual crea dudas más que razonables para pedir
investigaciones exahustivas, de institutos independientes, y
establecer entretanto una moratoria para los OMG. En última
instancia los consumidores tenemos justo derecho a conocer
qué alimentos contienen productos transgénicos, lo cual se
43
Pedro Domínguez Gento
debería indicar con una etiqueta específica, bien visible y clara
en cada uno de ellos; mientras esto no se efectúe lo mejor es
preguntar al comerciante y no comprar productos dudosos, la
opinión ciudadana es tan importante que algunas marcas y
cadenas comerciales europeas ya han declarado que no van a
utilizar productos transgénicos en sus alimentos.
Como alternativa práctica para evitar la toxicidad y los
demás problemas que originan aditivos, residuos y
transgénicos tenemos los alimentos ecológicos o biológicos,
obtenidos de forma natural sin emplear productos químicos de
síntesis ni organismos manipulados genéticamente. Porque
todavía es posible producir en armonía con la salud y el medio
ambiente, buscando la máxima calidad y combinando los
conocimientos tradicionales que se han demostrado válidos con
las técnicas modernas respetuosas.
Aunque muy minoritarios, son ya miles los agricultores y
ganaderos españoles que producen de esta manera, y algunos
países como Dinamarca se plantean reconvertir el 100% de su
agricultura y ganadería a ecológica. Cada comunidad
autónoma tiene un Comité de Agricultura Ecológica,
equivalente a un consejo regulador de la denominación de
origen, cuya misión es realizar el control y la certificación de
los productos agrícolas y ganaderos obtenidos mediante estas
técnicas. Los alimentos ecológicos van avalados por su
denominación legalmente protegida y el sello exclusivo.
Tal vez resulten un poco más caros y algo menos vistosos
que los convencionales (porque dan más trabajo y son más
naturales) pero contienen más alimento (menos agua en su
composición), resultan más sabrosos (mayor concentración de
nutrientes y mejor equilibrados), no contienen residuos
perjudiciales para nuestra salud ni para el medio ambiente (se
producen con abonos orgánicos y control biológico de plagas)
y no proceden de variedades transgénicas. Sus beneficios son
44
HÁBITOS SALUDABLES
tantos que la agricultura ecológica ha crecido en España de
una forma exponencial, según las estadísticas del Ministerio de
Agricultura:
1.991
2.000
2.010
hectáreas
4.235
380.920
1.650.866
operadores
396
14.060
27.767
Los alimentos ecológicos son absolutamente preferibles, sin
embargo la mayor parte de nuestra producción se exporta al
extranjero, casi el 99% va a parar a Francia, Alemania,
Inglaterra, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suiza, ... Los
consumidores locales han de informarse y pedir estos
productos de alta calidad, para que también aquí puedan
abrirse canales de comercialización.
45
Pedro Domínguez Gento
Por su parte, las instituciones oficiales deberían realizar
campañas de promoción para fomentar el consumo de los
alimentos ecológicos, al menos entre los sectores que más lo
necesitan: enfermos, embarazadas, niños y ancianos.
Resultaría relativamente fácil y muy beneficioso para su salud
introducir ya los alimentos ecológicos en hospitales, comedores
escolares y residencias de la tercera edad. Lo cual tendría
repercusiones positivas sobre el resto de la sociedad.
3.5. OTRAS
RECOMENDACIONES
Además de la cantidad, la proporción y la calidad de los
alimentos que ingerimos, tienen cierta importancia las mezclas
que hacemos con ellos. Las verduras son compatibles con
todo, excepto con las sustancias azucaradas; la leche, mejor
sola o transformada en yogur natural con miel, que resulta
más digestivo; la carne, pescado, queso, frutos secos y demás
sustancias combinan bien con las verduras y el tomate; las
frutas preferentemente solas.
La forma en que se preparan también influye sobre la salud.
Freir los alimentos con aceites humeantes produce algunas
sustancias potencialmente cancerígenas, igual ocurre al
ahumarlos, y al recalentarlos aumenta su contenido en los
perniciosos nitritos. Por eso se recomienda utilizar técnicas de
cocinado suaves, no abusar del consumo de fritos (sin que
humee el aceite) o asados (sin llegar a quemar), evitar los
productos ahumados y recalentar lo menos posible.
No hay que dejarse dominar por los sabores fuertes (dulces,
salados, picantes, ácidos, muy fritos, muy asados, etc.),
tomados en cantidad o con demasiada frecuencia pueden
acabar dañando el estómago u otros órganos. Al fin y al cabo
los alimentos están sólo unos minutos en la boca mientras que
46
HÁBITOS SALUDABLES
sus restos tardan un día en salir del cuerpo y si se absorben
pueden permanecer semanas o años en nuestro interior.
La cafeína si se toma en cantidad (varias tazas de café al
día, por ejemplo) afecta al sistema nervioso, aumenta la
adrenalina, la tensión y puede alterar el sistema inmunológico,
conviene pues sustituirla por infusiones de hierbas como el te
verde. La sal es absolutamente desaconsejable cuando se
padece hipertensión arterial. Los sucedáneos del azúcar, como
la sacarina o el aspartamo, pueden resultar peores que ella; lo
ideal es utilizar miel, un endulzante natural que contiene mayor
variedad de sustancias nutritivas, aunque también hay que
tomarla con moderación.
Respecto a quienes tienen tendencia a comer en exceso, lo
recomendable es que comiencen siempre con buenas
ensaladas, que llenan mucho y apenas aportan calorías. Luego
tienen que ajustarse el plato, sin pasarse, no picar entre
comidas y distraerse con otras actividades interesantes.
Hay que comer siempre sin prisas, a bocados pequeños,
masticando e insalivando bien, saboreando los alimentos; así
se puede disfrutar más de la comida, se facilita la digestión y
se evitan problemas gástricos. Hasta dos o tres horas después
de comer no conviene realizar actividades fuertes, ni bañarse o
tomar el Sol, para evitar los peligrosos cortes de digestión.
Tenemos
tendencia
a
especializarnos
y
actuar
preferentemente con un lado del cuerpo, lo cual hace que con
el tiempo perdamos un poco la simetría física. Es lo que le
ocurre a la mandíbula tras años de masticar con el mismo
carrillo, lo cual deforma ligeramente la cara; para evitarlo y
mantener la simetría facial es necesario masticar con ambos
lados.
Finalmente, los restos alimenticios que el organismo no
puede aprovechar, una vez el intestino grueso les ha sacado
buena parte del agua y los minerales que aún contenían, han
47
Pedro Domínguez Gento
de evacuarse regularmente para evitar autointoxicaciones por
la putrefacción de esta materia orgánica residual; es casi tan
importante como una buena alimentación y debe realizarse
todos los días. Para defecar bien resulta imprescindible la fibra
vegetal que acompaña a la verdura, la fruta, las leguminosas,
los cereales integrales... y sólo en el caso de personas que
comen pan blanco, mucha carne, grasas, dulces y escasos
productos vegetales (una dieta realmente poco saludable)
conviene añadirles suplementos de fibra, pero lo deseable es
que la dieta normal contenga suficientes vegetales y algo de
pan integral para hacer innecesarios tales suplementos.
El estreñimiento suele originarlo una dieta pobre en
vegetales, aunque también influye bastante beber poca agua y
el propio metabolismo personal. Por tanto lo primero a probar
en estos casos, antes de hacer uso de cualquier tipo de
píldoras, es el cambio de dieta aumentando el consumo de
ensaladas, frutas, legumbres, pan integral... además de beber
más agua y tomar yogur natural, cuyas bacterias resultan
similares a las del intestino y ayudan a regularlo. Si todo esto
falla entonces hay que acudir a los suplementos de fibra y
visitar al médico especialista para averiguar si existe algún
problema de fondo.
Por su parte, las diarreas suelen originarse por infecciones
microbianas, al ingerir alimentos o aguas en mal estado
sanitario; dichas infecciones las podemos provocar nosotros
mismos al preparar los alimentos, al comer con las manos
sucias o por la deficiente conservación en el frigorífico; por
tanto, debemos extremar la higiene en la cocina,
especialmente cuando hace calor, lo cual facilita la
multiplicación de los microbios. Lo principal en estos casos es
beber abundante agua mineral para evitar la deshidratación;
se puede dejar descansar uno o dos días el organismo y
después comenzar poco a poco con yogur natural, arroz
48
HÁBITOS SALUDABLES
blanco, manzanas... Si la diarrea persiste durante tres días o
más entonces hay que acudir al médico.
Los desarreglos intestinales, y algunos otros, pueden
desencadenarse también a partir de estados de gran
nerviosismo y estrés, en cuyo caso la solución pasa por
tranquilizarse (la tila o la manzanilla ayudan) y aprender
técnicas de relajación; resulta conveniente tomarse un
descanso temporal y distraerse, si ello es posible, para
desconectar de la situación causante. Hemos de aprender a no
agobiarnos si queremos mantener la salud y disfrutar de la
vida.
49
Pedro Domínguez Gento
4
UN MEDIO AMBIENTE LIMPIO Y VIVO
Lo que le ocurre a la Tierra
le ocurre también a los hijos de la Tierra.
Todo está unido entre sí,
como la sangre que une a una misma familia.
Indio Seattle, 1855.
4.1. EL
IMPACTO HUMANO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE
Somos ya 7.100.000.000 de personas, seguimos creciendo
aceleradamente, y nuestra superpotente tecnología nos
permite consumir más materias primas y energía por cápita de
la que nunca antes utilizamos, así hemos pasado de las
simples 2.400 Kc/persona·día contenidas en los alimentos
hasta las 240.000 que consumimos actualmente en los países
desarrollados con los combustibles, la electricidad, los envases,
etc.
Etapa
Primitiva
Kc/pers.día 2.400
Fuego
4.000
Agricultura Vapor Petróleo
20.000
70.000 240.000
Pero tal éxito reproductivo y técnico paradójicamente está
poniendo en peligro a toda la Naturaleza, incluida la propia
especie humana. Nuestro impacto sobre la Biosfera (zona de la
Tierra que alberga vida) resulta verdaderamente catastrófico,
durante este último siglo hemos acabado con cientos de miles
de especies animales y vegetales, más que en toda nuestra
50
HÁBITOS SALUDABLES
historia anterior, tanto es así que algunos científicos hablan ya
de una nueva extinción masiva. Otros comparan a la especie
humana con el cáncer, cuyas células descontroladas e
insolidarias se dedican exclusivamente a crecer y reproducirse,
a costa de las demás, hasta que finalmente acaban con el
organismo entero y mueren también porque han destruido el
soporte vivo que las nutría...
El problema más grave con que nos enfrentamos en la
actualidad probablemente sea el efecto invernadero, con las
temperaturas en continuo ascenso. Según los expertos de la
NOAA (agencia norteamericana del clima) y del IPCC (panel
intergubernamental sobre el cambio climático, organismo que
agrupa a miles de científicos de todo el mundo), el cambio
climático está en marcha porque la temperatura media de la
superficie terrestre se ha incrementado unos 0’8 ºC durante el
siglo XX, el más caliente del último milenio, un aumento
aparentemente pequeño pero de consecuencias graves para
nosotros y los ecosistemas.
En la gráfica siguiente puede observarse la evolución de las
temperaturas medias anuales que han ido registrándose en la
superficie terrestre desde 1850. Las fluctuaciones naturales
oscilan pero las temperaturas han ido subiendo sobre todo
desde 1950. De continuar así, se prevee que durante el
presente siglo XXI aumenten entre 1 y 6 ºC en España…
51
Pedro Domínguez Gento
En la actualidad estamos sufriendo ya la desestabilización
paulatina del clima local y global, con mayores períodos de
sequía y más fenómenos violentos como los huracanes,
tornados, ciclones, lluvias torrenciales e inundaciones, que
provocan grandes pérdidas humanas y económicas. Las masas
de hielo polares, los glaciares y la tundra se funden y
retroceden; disminuyen las nevadas. Cambia la circulación de
los vientos y las corrientes oceánicas, con implicaciones
regionales de alcance imprevisible. Se incrementan los
incendios forestales, incluso en las selvas tropicales, crece la
erosión y la desertificación, con extinción de especies y pérdida
de biodiversidad. Las plagas y las enfermedades tropicales
52
HÁBITOS SALUDABLES
aumentan y se expanden por la migración de insectos
propagadores hacia las zonas del norte, cada vez más cálidas.
Etc.
La causa principal del cambio climático se conoce desde
hace décadas: el anhídrido carbónico (CO2) y otros gases que
liberamos en las combustiones de motores, centrales térmicas,
incendios, etc., dejan pasar hacia la superficie terrestre las
radiaciones que nos llegan del Sol pero absorben e impiden
salir una parte de la emisión infrarroja que la Tierra envía al
espacio para equilibrarse energéticamente, en consecuencia
entra más energía de la que sale, acumulándose en forma de
calor y elevando paulatinamente la temperatura media de la
superficie terrestre. En realidad el clima tiene sus fluctuaciones
naturales, sin embargo éstas ocurren a lo largo de siglos o
milenios, nunca tan rápidas como el desequilibrio que estamos
provocando ahora.
El CO2 es una sustancia natural que emitimos nosotros
mismos al respirar (producto de nuestro metabolismo
energético), el gas que absorben las plantas para realizar la
fotosíntesis (reacción inversa a la del metabolismo), pero al
generarse en tan enormes cantidades se acumula en la
atmósfera y acaba provocando el efecto invernadero y las
graves dificultades que éste conlleva.
fotosíntesis
n CO2 + n H2O + E ↔ CnH2nOn + n O2
metabolismo
Si no lo remediamos, el calentamiento global puede
aumentar varios grados durante las próximas décadas,
desencadenando unos efectos realmente catastróficos:
• Fusión total de los polos y masas de hielo, elevación del
53
Pedro Domínguez Gento
nivel de mares y océanos, inundación de las tierras
costeras, que son las más fértiles y pobladas, salinización de
pozos, pérdida de cultivos y del turismo, hambre...
• Migraciones humanas masivas hacia las tierras del interior,
aumento del racismo y la xenofobia, más conflictos,
guerras, refugiados, epidemias...
• Extinción generalizada de las especies animales y vegetales
que no puedan adaptarse a unos cambios ambientales tan
rápidos.
• Y cabe la posibilidad de entrar en un proceso retroalimentado donde la misma desestabilización climática origine
nuevos problemas que la incrementen hasta convertir el
planeta en un invernadero a más de 100 ºC, absolutamente
incapaz de sostener la vida actual.
Otro problema de gran relevancia es el «agujero» de ozono
(O3), la disminución de este gas en la estratosfera (capa
intermedia de la atmósfera) por las reacciones fotoquímicas
que provocan los clorofluorocarbonos (CFC) y otros
contaminantes que liberamos con los esprais, los aviones
supersónicos, etc. Los rayos ultravioletas (UV) que provienen
del Sol son muy energéticos, capaces de lesionar los
mecanismos celulares, la capa de ozono los absorbe en su
mayor parte y por tanto nos protege a nosotros y al resto de
seres vivos. La actual reducción de esta capa y el consiguiente
aumento de los rayos UV que nos alcanzan están aumentando
las lesiones oculares, las quemaduras de piel, los cánceres
epiteliales, los problemas del sistema inmunológico... Y en los
ecosistemas naturales pueden perjudicar a organismos tan
fundamentales para las cadenas alimentarias como el plancton
acuático, del cual dependen casi todas las especies que
pueblan mares y océanos.
Curiosamente, en la troposfera (atmósfera en contacto con
54
HÁBITOS SALUDABLES
la superficie terrestre) los gases que emiten los motores de
explosión al recibir los rayos solares dan reacciones
fotoquímicas complejas que acaban produciendo ozono, gas
que aquí resulta dañino porque con su gran reactividad
deteriora las células, provocando un debilitamiento general de
los organismos inmersos en la atmósfera contaminada y
facilitando también los procesos asmáticos, alérgicos, etc. La
nube de contaminantes gaseosos que se acumula en las
grandes ciudades, visible desde lejos por la noche, ha obligado
a prohibir la circulación rodada durante los días más críticos en
capitales tan importantes como Roma, París o México.
Es otro caso ejemplar el del ozono, en la estratosfera donde
se forma por causas naturales resulta muy beneficioso, una
especie de paraguas contra las radiaciones ultravioletas, pero
en la troposfera donde lo producimos artificialmente resulta
perjudicial; el mismo elemento, en situaciones diferentes,
actúa de manera contraria. En definitiva son las alteraciones de
los equilibrios naturales, por exceso o por defecto, las que
crean los problemas.
Íntimamente relacionada con los oxidantes atmosféricos
tenemos la deposición ácida, que puede darse por vía húmeda
(la lluvia ácida) o seca. En las combustiones, además del CO2,
se generan los anhídridos de azufre (SO2) y de nitrógeno
(NOx) que se oxidan e hidratan en la atmósfera, produciendo
ácidos tan corrosivos como el sulfúrico (H2SO4) y el nítrico
(HNO3) que afectan negativamente al entorno. Así en los
barrios con mucho tránsito y en los pueblos alcanzados por las
emisiones de centrales térmicas o industrias que queman
carbón sus habitantes padecen numerosos problemas del
aparato respiratorio y la piel; los vegetales sufren daños
importantes y se reducen las cosechas en dichas zonas,
especialmente de los cultivos más sensibles.
Las aguas reciben acometidas por todos lados: la dulce se
55
Pedro Domínguez Gento
consume masivamente y es sobreexplotada, de forma que
muchos ríos se quedan vacíos durante buena parte del año
(aquí ya sólo desagua en el mar el Júcar, los demás ríos
valencianos se secan antes de su desembocadura) y los
acuíferos pierden nivel continuamente, provocando en la costa
la intrusión marina que inutiliza los pozos y en el interior la
salinización de las tierras de cultivo sometidas a riegos
frecuentes y un Sol intenso.
Por otra parte los ríos, barrancos e incluso los acuíferos,
suelen utilizarse como desagües para las aguas residuales
urbanas, industriales y agrícolas, sin depurar en general, y
quedan tan contaminados que pueden considerarse
alcantarillas a cielo abierto, verdaderos focos de infecciones,
malos olores, nidos de mosquitos, etc. Estos vertidos ensucian
la costa y hacen proliferar ciertas algas oportunistas, tóxicas,
que contaminan peces y moluscos, perjudicando también a los
bañistas y al turismo, nuestro principal sector económico.
Y no debemos olvidar los vertidos directos a mares y
océanos de petróleo (mareas negras y restos del lavado de
buques petroleros), basuras, chatarras, residuos radiactivos...
Unos vertidos cuyos componentes más tóxicos pueden
concentrarse en las cadenas alimentarias (bioacumulación) y
alcanzarnos a través de los productos de la pesca; de hecho
están afectando a especies tan evolucionadas y próximas como
los mamíferos marinos (delfines, ballenas, orcas, nutrias...),
cuyo sistema inmunológico se debilita y algunos acaban
muriendo de enfermedades oportunistas que en condiciones
normales superarían fácilmente.
La agricultura convencional ocupa la mayor parte del
territorio y origina una contaminación difusa, poco intensa pero
muy extendida, por la gran cantidad de abonos y venenos
químicos que utiliza. Su impacto sobre el medio ambiente es
brutal ya que elimina casi toda la diversidad biológica de los
56
HÁBITOS SALUDABLES
campos, contamina los acuíferos subterráneos y la atmósfera
(algunos plaguicidas se evaporan y llegan a impregnar las
nubes, retornando a la tierra en concentraciones peligrosas
cuando llueve), incluso puede envenenar y eutrofizar los
importantes ecosistemas acuáticos de barrancos, ríos, lagos,
albuferas y playas. Y como ya se explicó, afecta negativamente
a la salud humana por los residuos de abonos y plaguicidas
que deja en los alimentos y las aguas potables.
Los incendios de selvas, bosques, montes y marjales, la
roturación de laderas, el aterramiento de zonas húmedas, etc,
están empobreciendo tanto los suelos al desnudarlos de
vegetación que el viento y la lluvia acaban arrastrando
enormes cantidades; en toda la costa mediterránea se
observa, cuando llueve intensamente, que los ríos bajan de
color marrón por la tierra que acarrean. Para formarse un solo
centímetro de suelo fértil han de pasar siglos y sin embargo
nosotros lo podemos perder en pocas horas... Actualmente un
35% de la superficie de los continentes (más de la tercera
parte) es desértica, estéril, seca e inhabitable; en España
tenemos un 44% del territorio afectado por procesos erosivos
importantes y prácticamente toda la Comunidad Valenciana se
considera en grave riesgo de desertificación.
Los procesos de fabricación generan cuantiosos residuos
tóxicos, muchos de los cuales se vierten directos al medio
ambiente, diluyéndolos en el aire o en el agua, o arrojándolos
en vertederos clandestinos; otros van a parar a vertederos
controlados, una «solución» discutible porque nadie puede
garantizar que permanecerán allí aislados indefinidamente; son
como una bomba de relojería. El escándalo de los pollos belgas
que habían sido alimentados con pienso contaminado de
dioxinas, unas sustancias cancerígenas, ofrece un claro
ejemplo de cómo la producción sucia y la mala gestión de los
residuos acaban alcanzándonos a los propios seres humanos.
57
Pedro Domínguez Gento
Existen casos tan flagrantes como las centrales nucleares,
cuyos residuos serán radiactivos y por tanto peligrosos durante
milenios. No saben qué hacer con ellos y de momento los
almacenan dentro de las mismas centrales, en piscinas que van
estando ya saturadas. En España no existe ningún cementerio
nuclear definitivo para almacenar este tipo de residuos, pero
aunque lo hubiera, ¿quién puede garantizar que permanecerán
allí herméticamente encerrados durante siglos? Y tanto tiempo
comprometerá también a nuestros descendientes, lo cual
plantea serias dudas éticas: ¿tenemos derecho a dejar esta
peligrosa herencia a nuestros hijos y nietos y a quienes
vendrán después?
Las basuras o residuos sólidos urbanos (RSU, como dicen
los técnicos) son otro gran problema porque cada vez
producimos más y de composición más artificial; la media
actual de 1'2 kilos por habitante y día supone una verdadera
montaña en cada ciudad, con gran proporción de materiales
plásticos, vidrios, aluminio... que no se degradan
biológicamente y persisten durante años. Los vertederos donde
al final va a parar casi toda esta basura son focos de malos
olores y de contaminación del aire, suelo y aguas por los gases
y lixiviados líquidos resultantes de su descomposición, además
favorecen la presencia de roedores, insectos y otros vectores
de enfermedades que pueden infectarnos a las personas. Es la
otra cara de la sociedad de consumo, la basura, la cara oculta.
También existen contaminantes de tipo físico, que no son
sustancias sino formas de energía; un ejemplo típico sería el
ruido, constituido por ondas de presión inarmónicas e
indeseables que pueden originarse casi en cualquier actividad
humana y alcanzan prácticamente todos los rincones de
nuestras ciudades y su entorno; las personas sometidas a
niveles importantes de ruido acaban sufriendo desarreglos
nerviosos, digestivos, dificultades en el sueño, pérdida de
58
HÁBITOS SALUDABLES
concentración, sordera... Otro ejemplo sería la radiactividad,
partículas subatómicas disparadas a velocidades próximas a las
de la luz u ondas electromagnéticas de alta energía, que según
su intensidad debilitan el sistema inmunológico, provocan
malformaciones, esterilidad, cánceres, leucemia y hasta la
propia muerte.
Análogamente las ondas electromagnéticas débiles,
generadas por los aparatos y las redes eléctricas que nos
envuelven (principalmente las líneas de alta tensión), a largo
plazo parecen producir daños similares a las radiaciones.
Respecto a los teléfonos móviles hay que ser precavidos y
utilizarlos lo menos posible porque son emisores de ondas
electromágneticas de baja potencia demasiado próximas a
órganos vitales; sus antenas deberían colocarse fuera de
ciudad, lejos de las viviendas.
Y quedan aún otros problemas ecológicos importantes como
la destrucción directa del territorio por las infraestructuras, la
minería a cielo abierto y las urbanizaciones, o el agotamiento
de recursos naturales esenciales como el agua dulce, la
madera, algunos minerales, etc. Pero tal vez el mejor indicador
de la crisis ambiental que estamos provocando, y padeciendo,
sea la pérdida masiva de biodiversidad: cada año extinguimos
entre 18.000 y 55.000 especies, miles de veces más de lo que
sería natural, y ponemos en peligro a muchas otras,
especialmente las más evolucionadas y próximas a nosotros;
algunas tan emblemáticas y autóctonas como el águila imperial
o el lince ibérico están a punto de desaparecer porque sólo
restan 100 y 300 parejas reproductoras...
Así, según la Unión Internacional de Conservación de la
Naturaleza (UICN), el 38% de las especies conocidas se hallan
en riesgo:
59
Pedro Domínguez Gento
Clase de
especies
%
amenazadas
mamíferos
39
aves
20
reptiles
26
anfibios
30
peces
39
Evidentemente la situación resulta alarmante, sin embargo
la conciencia ecológica emergente todavía permite un margen
de esperanza. Los grupos ecologistas nacen por doquier y
presionan de forma pacífica para cambiar nuestras relaciones
con el medio ambiente, si somos sensatos y les ayudamos a
desarrollarse es posible que aún podamos evitar el desastre
que se nos viene encima.
4.2. EFECTOS
DE LOS CONTAMINANTES SOBRE NUESTRA SALUD
Estamos degradando a fondo toda la Biosfera y los efectos
de tamaña agresión repercuten sobre nosotros, porque nuestra
salud está íntimamente ligada a la del entorno. Según la OMS
1'3 millones de personas mueren cada año a consecuencia de
la contaminación atmosférica urbana y un estudio reciente de
la Universidad de Cornwell calcula que casi el 40% de la
mortalidad actual se relaciona ya con los problemas
ambientales.
Los seres humanos hemos evolucionado durante millones
de años adaptándonos a nuestro entorno, en consecuencia
estamos hechos para respirar el aire, beber el agua y comer
60
HÁBITOS SALUDABLES
los productos de la tierra limpios y naturales. Por tanto,
aunque tenemos cierto nivel de tolerancia, cualquier alteración
importante en las cualidades del medio repercute
negativamente sobre nuestra salud.
Los desastres intensos como el accidente nuclear de
Chernóbil, el escape tóxico de Bhopal, el de Seveso... tienen
efectos inmediatos sobre las poblaciones afectadas, que
pueden llegar a ser millones de personas, son los impactos
agudos, el retorno directo y rápido sobre nosotros mismos de
la grave destrucción ambiental que estamos provocando. Pero
lo más frecuente y extendido, que afecta a miles de millones
de personas, son los impactos crónicos de menor intensidad y
duración mayor o incluso permanente; por todo el mundo
estamos liberando sin cesar miles y miles de sustancias
sintéticas, a sabiendas de que muchas son tóxicas y de la
mayoría aún desconocemos sus efectos.
Cualquier sustancia o energía que altere el estado normal
del ambiente más allá de sus propias fluctuaciones naturales es
un contaminante. Sus efectos sobre nuestra salud dependen
de múltiples factores, fundamentalmente de estos cinco:
•
•
•
•
•
tipo de contaminante
concentración o intensidad
tiempo de exposición
sinergias con otros
persona concreta
En primer lugar depende del tipo de contaminante porque
cada uno interactúa con las células de forma diferente, no
tienen los mismos efectos el anhídrido carbónico, el cianuro, el
ácido sulfúrico, la radiactividad o el ruido. Obviamente hay
sustancias o energías que resultan mucho más perjudiciales
que otras.
61
Pedro Domínguez Gento
Cuanto más concentrado o intenso sea el contaminante
tanto mayor será su influencia nociva. Existen umbrales o
cantidades mínimas necesarias para que los efectos se
manifiesten, aunque las dificultades para definirlos hacen que
dichos límites resulten siempre discutibles e incluso se
modifiquen después a la baja; exceptuando las sustancias
cancerígenas que con una simple molécula ya pueden
desencadenar el cáncer y por tanto provocar efectos
devastadores sobre el organismo. Algunos contaminantes no
producen
daños
significativos
hasta
hallarse
en
concentraciones altas, del orden del gramo por litro o kilo,
mientras que otros pueden resultar mortales muy diluidos, con
sólo millonésimas de gramo por litro o kilo, el rango entre unos
y otros resulta pues muy amplio. Las sustancias cancerígenas
simplemente no deben aparecer en ninguna concentración, su
límite aceptable es cero.
En general, cuanto más tiempo estén actuando tanto mayor
será su efecto perjudicial. El tiempo de exposición para que
surjan problemas de salud resulta inverso a la peligrosidad y a
la concentración o intensidad del contaminante, de manera
que uno muy peligroso o concentrado en poco tiempo
producirá daños apreciables, mientras que otro menos
peligroso o poco concentrado necesitará más tiempo para
provocar enfermedades.
Por otra parte, a menudo aparecen más de un
contaminante y sus efectos se combinan, de manera que
juntos pueden resultar más perjudiciales que si actuaran por
separado, 1+1>2, lo que se llama efecto sinérgico o sinergia.
Y por último el mismo contaminante produce efectos
diferentes al actuar sobre personas diferentes, ya que cada
una tiene su propio patrimonio genético e historia y según
ambos factores se adapta mejor o peor a lo que le ocurre. Las
mismas alteraciones ambientales, si actúan en momentos
62
HÁBITOS SALUDABLES
distintos, pueden afectar de forma distinta incluso a la misma
persona, según se halle ésta más fuerte o más débil.
En la tabla que sigue se pueden ver algunos de los
contaminantes atmosféricos más comunes en nuestras
ciudades.
Contaminantes
atmosféricos
SO2, dióxido de
azufre
Origen
principal
Enfermedades
asociadas
Combustione
Bronquios,
s de carbón y corazón, nervios y
fuel
cáncer
NO, NO2,
óxidos de
nitrógeno
Motores de
automóviles
Bronquios
CO, monóxido
carbono
Autos y
tabaco
Bronquios, circulatorio, neurológico y cáncer
O3, ozono y
fotooxidantes
Autos
Respiratorio,
envejecimiento
HAP, hidrocarburos
aromát. policíclicos
Autos,
alquitrán,
tabaco
Cáncer
Partículas sólidas
Polvo del
suelo, combustiones
Bronquios, cáncer
y otras
Pb, plomo y
metales pesados
Gasolina,
hornos
Nervios, hígado,
malformaciones,
etc.
63
Pedro Domínguez Gento
En general, los contaminantes crónicos suelen provocar y
agravar enfermedades como las alergias, los cánceres, las
disfunciones
metabólicas,
la
debilidad
del
sistema
inmunológico, los problemas reproductivos, las lesiones fetales,
los daños oculares, del oido, etc. Unas enfermedades que van
en aumento a pesar de que cada vez tenemos más médicos y
mejores tratamientos; en el caso de las alergias suman ya 6
millones los afectados en España, nada menos que el 15% de
la población, la mayoría de ellos en nuestras grandes y
congestionadas urbes; las afecciones más frecuentes son el
asma, la rino-conjuntivitis y los eczemas de piel.
Otros impactos ambientales, aunque no implican
contaminación, también repercuten negativamente sobre
nuestra salud. Un ejemplo típico es la tala desmedida de las
selvas tropicales, que hace desaparecer numerosas especies
insectívoras y facilita la formación de charcas en los tocones
podridos y los suelos desforestados, con lo cual se reproducen
extraordinariamente los mosquitos que transmiten la malaria,
el dengue o el cólera, de manera que estas epidemias están
resurgiendo con intensidad y se extienden hacia nuestras
latitudes conforme suben las temperaturas y los mosquitos van
colonizando nuevas zonas, de hecho ya se han registrado
algunos casos en Texas y Bélgica.
Asimismo las inmensas humaredas que originan los
incendios de selvas y bosques agravan las enfermedades
respiratorias de los pobladores de las regiones afectadas.
Por tanto, una de las tareas prioritarias para cuidar nuestra
salud es la protección efectiva del medio ambiente. A nivel
institucional es mucho lo que puede y debe hacerse, y a nivel
particular también, los ciudadanos hemos de aplicar las
soluciones que existen para resolver los problemas ecológicos.
De ello depende nuestro bienestar, el de nuestros descendientes y la supervivencia de infinidad de especies.
64
HÁBITOS SALUDABLES
4.3. LAS
SOLUCIONES EXISTEN
Excepto aquellos problemas irreversibles, como las especies
ya extinguidas, prácticamente todos los demás tienen solución
si actuamos sobre las causas que los provocan. A menudo van
ligados a problemas de tipo social, cuyo origen es común, lo
cual añade nuevas razones para intentar resolverlos. Además
prevenir los impactos ambientales siempre resulta más fácil,
efectivo y barato que remediarlos después.
El sector del transporte probablemente es el que mayores
problemas ambientales y humanos origina, por su uso excesivo
y por la ineficiencia de sus motores, que sólo aprovechan el
20% de la energía que contiene el combustible (el 80%
restante se pierde en forma de calor). Por consiguiente, hay
que evitar los desplazamientos innecesarios, facilitar la
65
Pedro Domínguez Gento
proximidad de los servicios y el trabajo, fomentar el uso del
tren, metro y autobús para los viajes largos, y andar o ir en
bici para los trayectos cortos. Existen diversos estudios que así
lo demuestran.
Modo de
transporte
Consumo
Proporción
(J/m·viajero)
Avión
1.450
24
Coche
780
13
Tren AVE
670
11
Tren normal, bus
280
5
A pie
160
3
Bicicleta
60
1
Cuando resulte preciso viajar en automóvil particular se han
de respetar escrupulosamente las normas y los límites de
velocidad, evitando los acelerones, manteniendo bien reglado
el vehículo, etc, incluso si coinciden varias personas en el
desplazamiento se pueden organizar para ir en el mismo auto;
al comprar un coche hay que elegirlo entre los modelos que
consumen y contaminan menos, algunos sólo gastan 4 litros de
combustible por cada 100 Km recorridos; así se pueden
conseguir unas ciudades más sanas y agradables, además de
disminuir los accidentes de tráfico y salvar vidas. Y respecto a
los aviones, su alta velocidad los hace especialmente
peligrosos y en los vuelos largos la incomodidad e inmovilidad
del viajero puede provocarle problemas coronarios importantes, por tanto cuanto menos se viaje en avión mejor.
66
HÁBITOS SALUDABLES
La generación de electricidad es otro de los sectores más
impactantes y las soluciones aquí pasan primero por el ahorro,
evitando los consumos superfluos, aprovechando siempre que
sea posible la luz y el clima natural, poniendo el aire
acondicionado suave, utilizando neveras y máquinas de
potencia ajustada a las necesidades reales, rechazando los
materiales que consumen grandes cantidades de energía en su
fabricación, como el aluminio y los embalajes excesivos, etc.
Luego podemos mejorar la eficiencia de nuestros aparatos, por
ejemplo usando luces de alto rendimiento en vez de bombillas
incandescentes, y promover las energías renovables: solar,
eólica, biomasa, hidráulica, geotérmica, maremotriz... Finalmente deben modernizarse las propias centrales eléctricas, con
calderas de lecho fluidizado, filtros, etc, para mejorar su
rendimiento y contaminar menos.
Lo mismo ocurre con cualquier otro consumo energético,
siendo conscientes y optimizando su uso se pueden conseguir
ahorros superiores incluso al 20%. La Guia de la Energía,
publicada y distribuida gratuitamente por el Instituto para la
Diversificación y el Ahorro Energético (del Ministerio de
Industria y Energía), da numerosas recomendaciones para
ahorrar energía en los usos domésticos.
Y además del ahorro tenemos las energías renovables,
entre las cuales destaca la energía solar, porque en el
Mediterráneo recibimos aproximadamente 1.000 watios de
potencia media por cada metro cuadrado de superficie, lo cual
supone unos 1.600 kwh/m2 al cabo del año, energía
equivalente a 200 kilos de carbón o 133 de petróleo. De modo
que con los rendimientos actuales tendríamos suficiente
energía solar para autoabastecernos de electricidad y agua
caliente con unos 8 m2 por persona.
67
Pedro Domínguez Gento
Calor solar
Electricidad
solar
Rendimiento medio
70%
13%
Energía convertida
700 w/m2
130 w/m2
Superficie/persona
1 m2
7 m2
Inversión/persona
900 €
1000 a 3000 €
Tiempo amortización
4 años
8 años
Otros países europeos, como Alemania, con bastante menos
insolación que nosotros, la aprovechan mucho más porque
disponen de amplios programas gubernamentales para
desarrollarla, ayudando a sus ciudadanos a cubrir las
inversiones iniciales de las instalaciones y aplicando leyes que
verdaderamente obligan a las compañías eléctricas a comprar,
68
HÁBITOS SALUDABLES
a precios adecuados, la energía eléctrica procedente de dichas
instalaciones. En nuestro país, con el abaratamiento de los
dispositivos solares, ya ni siquiera hacen falta ayudas;
simplemente con no poner peajes ni trabas al autoconsumo
podríamos suministrar prácticamente toda la electricidad
doméstica y buena parte del resto con la generada en nuestros
tejados o terrazas...
También la industria y la minería producen enormes
cantidades de residuos tóxicos, evitables si se modernizan sus
procesos implantando técnicas limpias, con circuitos cerrados
para aprovechar subproductos y energías, depuradoras para
las aguas, filtros para las emisiones gaseosas, cogeneración
para producir al mismo tiempo electricidad y calor (lo cual
eleva su rendimiento energético del actual 33% hasta un
80%), etc. Además debe asegurarse, en la práctica, que cada
empresa se hace responsable tanto de sus residuos como de
los desperdicios generados después de usados sus productos,
algo perfectamente posible y que ya se está generalizando en
los países más avanzados.
La agricultura química actual y la que pretenden imponer, a
base de organismos genéticamente manipulados, tienen como
alternativa viable la agricultura ecológica que practican unos
12.000 agricultores en España, con 300.000 hectáreas en
producción y un imparable crecimiento, a pesar del escaso
apoyo oficial. Igual ocurre con la ganadería, que viene a ser
complementaria. Y por supuesto los jardines también deben
cuidarse mediante técnicas ecológicas, sin emplear productos
químicos y reciclando todos sus residuos (ramas, hojas,
frutos...)
Hacer sostenible la pesca implica evitar la contaminación de
mares y océanos para no extinguir las especies marinas, y
limitar las capturas a niveles aceptables porque la actual
sobreexplotación está agotando casi todas las pesquerías.
69
Pedro Domínguez Gento
Resulta prioritario depurar las aguas que se vierten en los ríos
y las costas, y proteger los caladeros tradicionales utilizando
métodos de pesca selectivos para evitar matanzas
indiscriminadas, inútiles y esquilmantes.
Paralelamente, hemos de erradicar el comercio de animales
exóticos y de sus órganos, porque la mayoría están en peligro
de extinción y resultan importantes para sus respectivos
ecosistemas. Los animales no son adornos ni mercancías sino
seres vivos que sienten, sufren y necesitan vivir en su hábitat
natural, con los congéneres, meterlos en una jaula, en una
pecera o incluso en un parque es como condenar una persona
a la cárcel de por vida sin haber hecho absolutamente nada
malo... Además para capturar un cachorro silvestre lo normal
es que maten a la madre y los familiares que defienden al
pequeño, y durante el transporte y la aclimatación suelen morir
otros muchos, de manera que por cada uno que se vende aquí
mueren varios animales en el lugar de origen y por el camino.
Es algo que recuerda al tráfico de esclavos y como aquella
lacra hay que abolirlo también.
Por otra parte, la introducción de especies exóticas en
ecosistemas diferentes a los suyos, a propósito o porque se
escapan, crea graves problemas para la fauna y flora
autóctona por la competencia de los introducidos, que pueden
desplazar y hacer desaparecer a sus homólogos del lugar; es lo
que ocurre por ejemplo con el cangrejo rojo, el lucio, el visón
americano, el ailanto y el alga caulerpa. Tenemos que evitar la
contaminación biológica prescindiendo de la importación de
plantas o animales exóticos.
En el sector servicios y en el doméstico hemos de minimizar
el consumo de productos peligrosos o no biodegradables,
como sucede con algunos artículos de limpieza y los esprais,
que pueden ser fácilmente sustituidos por otros más naturales
y ecológicos como el jabón, vinagre, limón, bicarbonato, los
70
HÁBITOS SALUDABLES
pulverizadores manuales, etc. Prescindir del PVC y otras
sustancias perniciosas, como el amianto. Los productos
importados desde muy lejos también deben evitarse, por el
exceso de transporte que ocasionan y porque conviene
fomentar la economía local.
Con las basuras se tiene que avanzar hacia el residuo cero,
es algo urgente porque estamos saturando la Biosfera de
residuos; quizás la demostración más increíble pero real sea
esa especie de 7º continente que se ha ido formando en medio
del Pacífico con los plásticos y basuras que las corrientes
oceánicas acumulan allí y que ya ocupa alrededor de 1.400.000
km2. El residuo cero es posible si reducimos tantos envoltorios
y objetos inútiles, de usar y tirar, reutilizamos lo que resulte
posible, como los envases de vidrio que deberían ser
retornables, y reciclamos lo demás mediante la recogida
selectiva, previa separación en el hogar de las dos o tres
fracciones principales: el 48% es materia orgánica útil para
hacer compost con el que abonar los campos, el 16% papel y
cartón aptos para fabricar papel reciclado y el 36% restante
resulta fácil de separar en planta para aprovechar después
cada componente. Es la estrategia de las 3R, primero reducir,
luego reutilizar y finalmente reciclar, capaz de resolver el
problema de los residuos sólidos convirtiéndolos además en
una importante fuente de materias primas, trabajo y riqueza.
Y respecto a la superpoblación humana, que acentúa la
destrucción del medio ambiente y empeora la calidad de vida
(hacinamiento, escasez, epidemias...), en los países
desarrollados se ha resuelto durante estas últimas décadas
poniendo al alcance de todos, especialmente de las mujeres, la
cultura y los medios anticonceptivos. Las tasas de fecundidad
de las españolas, según su nivel de estudios, resultan bastante
explícitas...
71
Pedro Domínguez Gento
Educación
Hijos/mujer
analfabeta leer/escribir primaria secundaria superior
3'2
2'7
1'4
0'7
0'7
Por tanto, si efectivamente queremos resolver este problema en los países pobres, donde se hallan los ecosistemas más
importantes del planeta, la única solución es ayudarles a
desarrollarse de forma sostenible para que puedan vivir
dignamente, primando la educación de la mujer y poniendo a
su alcance los medios anticonceptivos necesarios para
estabilizar la población.
4.4. HAY
QUE APLICARLAS YA
El impacto humano sobre el medio ambiente resulta
demasiado destructivo, lo cual repecute sobre nosotros mismos
estropeando nuestra salud y poniendo en peligro nuestro
futuro común. Las soluciones existen y se conocen pero no se
aplican mas que de modo marginal, casi simbólico. ¿Cómo
puede ocurrir esto?
El modelo económico actual se basa en el crecimiento
continuo del consumo y la producción, algo evidentemente
absurdo porque todo a nuestro alrededor es limitado, desde las
materias primas hasta la capacidad neutralizadora del medio
ambiente. Y ahora, después de tres siglos de revoluciones
industriales, desbordamos ya todos los límites naturales;
quizás por eso está tan de moda el concepto de sostenibilidad,
porque lo que hacemos como especie al ocupar y agotar toda
la Biosfera resulta absolutamente insostenible.
Sin embargo, prevalecen los fortísimos intereses del orden
existente y no se rectifica, a sabiendas incluso de que esto no
72
HÁBITOS SALUDABLES
puede durar y de que resulta perjudicial hasta para los más
ricos y poderosos, porque nadie puede escapar a la
contaminación difusa del aire, las aguas y los alimentos. Los
gobiernos ni siquiera suelen plantearse problemas que vayan
más allá de los cuatro años escasos de su mandato y las
soluciones ecológicas a menudo parecen antipáticas, difíciles
de asumir por una población enganchada al consumismo tras
décadas de agresiva publicidad.
En realidad, decantarse hacia las soluciones no implica
sacrificios ni privaciones personales, al contrario, disminuyendo
el consumo de plásticos, venenos, televisión y kilómetros
mejora sensiblemente la propia salud y seguridad. No se trata
de abandonar la vida moderna y volver a las cavernas, ni
mucho menos, hemos de mantener y mejorar la calidad de
vida actual sin menoscabar la salud ni hipotecar el futuro.
Las soluciones existen y se conocen, el problema es la
inercia individual y social que impide aplicarlas o las retrasa
tanto que llegan tarde y mal. Hay demasiado desconocimiento
sobre las repercusiones de lo que hacemos como especie, los
seres humanos apreciamos fácilmente lo inmediato pero
tenemos serias dificultades para prever las consecuencias de
nuestras actividades a medio o largo plazo. Y comprometernos
con las soluciones alternativas y los cambios que implican
todavía nos resulta más difícil.
Hemos de vencer dicha inercia entre todos, siendo
conscientes y responsables. Cada persona debe elegir entre ser
parte del problema o parte de la solución, entendiendo que de
tal decisión dependerá su salud, la de sus hijos y la de sus
nietos, además de la supervivencia de numerosas especies de
seres vivos que ahora se hallan al borde de la extinción.
A nivel particular podemos hacer muchas cosas sencillas
para mejorar la relación con el medio ambiente y nuestra
propia salud, desde utilizar menos el coche, comprar productos
73
Pedro Domínguez Gento
ecológicos y separar la basura en casa, hasta apoyar a los
grupos que defienden la Naturaleza y concienciar a nuestros
pequeños para que la respeten. También debemos exigir a los
responsables públicos que protejan ya el entorno, que instalen
depuradoras, potencien la energía solar, fomenten la
agricultura ecológica, hagan carriles-bici, implanten las 3R,
organicen campañas de educación ambiental...
Por razones obvias, siempre que podamos elegir, conviene
vivir lo más lejos posible de centrales nucleares, incineradoras,
carreteras, aeropuertos, vertederos, polígonos industriales,
líneas de alta tensión, transformadores... Las capitales son
poco aconsejables por el tránsito desmesurado que padecen y
sus acumulaciones industriales, y los pueblos demasiado
pequeños tienen el problema de la escasez de servicios, por
tanto para vivir y trabajar resultan ideales los municipios
intermedios, de 10.000 a 100.000 habitantes, que suelen
disponer de casi todos los servicios esenciales sin llegar a estar
tan congestionados como las grandes ciudades, mejor aún si
se comunican por tren con la capital.
Las diferentes estrategias para cuidar nuestra salud y la del
medio ambiente se pueden resumir en estas sencillas
recomendaciones:
• Respetar y cuidar siempre la Naturaleza.
• Evitar lo superfluo y perjudicial, ser moderados en el
consumo.
• En lo necesario buscar alternativas ecológicas, eficientes y
sanas.
• Reintroducir los desperdicios en los circuitos de aprovechamiento.
• Apoyar a los colectivos que defienden el medio ambiente.
74
HÁBITOS SALUDABLES
5
PREVENIR LOS ACCIDENTES Y LOS RIESGOS NATURALES
Los accidentes son evitables,
hay una vacuna contra ellos:
la educación para la salud.
O.M.S.
5.1. ACCIDENTES
DE TRÁFICO
Según la OMS, los accidentes de tránsito provocan cada año
alrededor de 1.300.000 muertos y 35.000.000 de heridos e
inválidos, casi la mitad usuarios vulnerables de las vías públicas, es
decir, peatones, ciclistas y motoristas; su coste económico supera
ya los 500.000 millones de dólares, un pesado lastre para todas
las economías. Y el problema se agrava conforme aumenta el
parque automovilístico mundial.
En España, durante los últimos 50 años, han muerto por esta
causa unas 200.000 personas y más de 1.000.000 han sufrido
heridas graves; eso sin contar la contaminación originada por el
transporte, que actualmente provoca otras 16.000 muertes/año. Tan
extendido está el problema que casi todas las familias han
pagado su cuota de sangre, con alguno de sus miembros
muerto o herido; ni siquiera los niños escapan a la masacre
porque suponen un 3% de las víctimas.
En definitiva, las estadísticas anuales de la DGT dicen lo
siguiente:
75
Pedro Domínguez Gento
Media
anual
Año
1.986
1.994
2.002
2.010
muertos
5.419
5.615
5.347
2.478
4.700
heridos graves 42.443 33.991 26.156 11.995
29.000
heridos leves 94.702 79.725 120.761 108.350
101.000
Total 142.564 119.331 152.264 122.823
134.700
Los accidentes de vehículos a motor fueron hasta hace poco
la primera causa de mortalidad entre los 15 y los 30 años, y de
cada dos jóvenes fallecidos uno lo era por este motivo, con lo
cual se convertían en la primera causa por años potenciales de
vida perdidos. Los mayores de 65 años, muy por debajo, son
el siguiente grupo de edades que más accidentes sufren.
Ahora la crisis económica, que está castigando muy
duramente a las clases medias y bajas, ha disparado los
suicidios hasta tal punto que son ya la principal causa de
mortalidad entre los 25 y los 34 años.
Los automóviles se han convertido en una especie de
depredador humano, equivalente a los peores carnívoros que
antaño atacaban a nuestros ancestros; de éstos nos queda
todavía su reminiscencia en los cuentos y relatos antiguos, sin
embargo los modernos depredadores mecánicos aún no han
pasado como tales a la imaginería colectiva, a pesar de que
están provocando muchísimas más víctimas de las que lobos,
osos, leones, tigres, serpientes, cocodrilos, tiburones... hayan
causado nunca a la humanidad.
Y la prevención juega aquí un papel primordial ya que la
mayoría de estos accidentes resultan evitables.
Un factor de riesgo muy importante es el alcohol, que como
ya vimos está presente en la mitad de las muertes por
76
HÁBITOS SALUDABLES
accidente de tráfico, una razón más que suficiente para no
probar las bebidas alcohólicas si se va a conducir o para no
conducir durante bastantes horas si ya se ha bebido. El alcohol
y la conducción son absolutamente incompatibles.
Algo similar puede decirse sobre los medicamentos y las
drogas que afectan al sistema nervioso, la vista, los músculos... El conductor ha de ser muy consciente de lo que toma y
comprobar que en absoluto afecta a sus habilidades para la
conducción, en caso contrario no debe coger el volante hasta
que pasen completamente los efectos, por su seguridad y la de
los acompañantes.
No conviene conducir demasiadas horas seguidas, es mejor
descansar algo cada dos horas aproximadamente, ni tampoco
comer mucho antes de conducir, para evitar las digestiones
pesadas y la somnolencia. A los primeros síntomas de fatiga o
sueño hay que aparcar y descansar lo suficiente, al volante
resulta imprescindible estar bien despiertos y no despistarse
con nada porque una simple fracción de segundo puede
desencadenar un accidente fatal. Durante la noche no
deberíamos conducir porque el peligro es mayor y tenemos
menos reflejos.
Hay que prevenir los impactos en caso de accidente
poniéndose bien los cinturones de seguridad, inclusive los
niños, según los expertos el 75% de la mortalidad infantil por
accidentes de tráfico puede evitarse mediante el uso del
dispositivo de retención en los asientos traseros. Análogamente en las motos el casco protege la cabeza de los golpes, y
además es obligatorio. Con las bicicletas también conviene
ponerse el casco, aunque lo más efectivo es evitar las
carreteras y las calles muy transitadas.
Pero sin duda el principal factor de riesgo es la velocidad
excesiva, que está presente en todos los accidentes graves;
sobrepasar los límites de velocidad impide al conductor
77
Pedro Domínguez Gento
dominar su vehículo con las mejores garantías, las distancias
necesarias para el frenado son mayores, el tiempo de reacción
más limitado, etc. Y los efectos destructivos del choque
dependen de la energía cinética del vehículo que es
directamente proporcional al cuadrado de la velocidad
(Ec=1/2.m.v2), con lo cual un pequeño incremento en la
velocidad origina un gran aumento de la gravedad del choque;
a 140 Km/h por ejemplo el impacto no es un 40% más grave
que a 100 Km/h sino un 100%, el doble de destructivo, y si el
choque es frontal contra otro vehículo que viene de cara a la
misma velocidad entonces los efectos se multiplican y son
cuatro veces más destructivos...
A nadie se le ocurriría ponerse a hacer equilibrios peligrosos
en lo alto de la torre inclinada de Pisa, a 57 metros de altura,
porque si cayera se estrellaría contra el suelo a 120 Km/h, sin
embargo son muchos los que se descuidan al volante
(charlando, oyendo música, comunicando por el móvil,
bebiendo agua, mirando el paisaje, etc.) cuando circulan a 120
Km/h por la carretera, aunque el choque frontal contra un
obstáculo fijo (una pared por ejemplo) tendría los mismos
efectos devastadores que la caída libre desde la torre. En la
tabla adjunta puede verse la equivalencia entre algunas
velocidades típicas y las alturas o pisos desde donde tendría
que caer un vehículo para llegar al suelo con la misma
velocidad, de manera que el impacto resultara exactamente
igual que chocar en la carretera contra un muro; conviene
imaginarse ambas situaciones semejantes, caer vertical y
chocar horizontalmente, y reflexionar al respecto (¿provocan
las mismas sensaciones?).
A muchas personas les daría reparo vivir en un piso 19º
pero viajar a 120 Km/h casi a ninguna, aunque el riesgo es
similar. Los seres humanos tenemos muy buena percepción del
peligro relativo a la altura pero muy mala del correspondiente
78
HÁBITOS SALUDABLES
a la velocidad; por nuestra evolución biológica somos capaces
de subir alturas importantes y hemos aprendido a calibrar bien
el riesgo de las caídas, pero no estamos dotados para correr
más allá de los 30 Km/h y de normal nos movemos a unos 4
Km/h, velocidad realmente poco peligrosa, por tanto no
sabemos evaluar el riesgo de las velocidades muy superiores.
Velocidad
km/h
Altura
m
Piso
nº
40
6
2º
60
14
5º
80
25
8º
100
39
13º
120
57
19º
140
77
26º
En el caso de los jóvenes, si consideramos que suelen ser
inexpertos, arriesgados y que su cuerpo tiene una potencia
física del orden de 100 watios, no resulta extraño cuando
conducen un vehículo de 40.000 watios que en algún momento
pierdan el control y se produzcan desenlaces fatales.
Curiosamente, durante los dos primeros años de conducción
los accidentes son escasos, es a partir de entonces cuando
aumentan hasta alcanzar el máximo a los 4 años de obtener el
permiso de conducir. La confianza, la juventud y la velocidad
disparan los riesgos. Por eso los padres deben razonar con sus
hijos y contrarrestar al menos la peligrosa publicidad que incita
a los jóvenes a conducir demasiado pronto, demasiados
79
Pedro Domínguez Gento
kilómetros y con demasiada velocidad. Para pasarlo bien no es
necesario irse lejos y viajar a menudo, la felicidad no es
cuestión de distancias sino mas bien de buenas relaciones.
Respecto a los mayores de 65 años, suele ser la pérdida de
capacidad auditiva, vista, agilidad, reflejos, etc. la causa que
favorece el incremento de los accidentes, aunque siempre en
menor proporción que los jóvenes. Lo recomendable es ir
dejando de conducir conforme van disminuyendo las facultades
físicas, limitándose a los viajes imprescindibles y utilizando
preferentemente los transportes colectivos.
De cualquier manera, no se entiende cómo los automóviles
salen de fábrica con capacidad para alcanzar los 200 Km/h o
más, cuando el máximo permitido es de 120 Km/h o menos y
además está demostrado que la velocidad es la principal
causante de los accidentes graves... Tampoco se entiende
cómo se relaja tanto el control de la limitación de velocidad en
nuestras calles y en las autopistas o autovías donde la mayoría
de vehículos circulan bastante por encima de los límites de
velocidad.
El Consejo para la Seguridad en el Transporte Europeo
realizó un informe donde demostraba que reduciendo sólo 5
Km/h la velocidad máxima se podrían evitar cada año 11.000
muertos y 180.000 heridos, en Europa... De hecho, en Suecia y
Dinamarca las velocidades están limitadas a 110 Km/h, y en
Irlanda y Gran Bretaña a 112 Km/h, con lo cual rebajan la
mortalidad, los heridos, las pérdidas económicas y también
ahorran combustible y evitan contaminación, ya que los
motores de explosión consiguen su máximo rendimiento por
debajo de los 100 Km/h.
Y por si fuera poco con los accidentes, investigadores de la
Universidad de California han comprobado que quienes
conducen casi todos los días tienen la presión sanguínea alta,
mal humor, son más propensos a sufrir enfermedades como
80
HÁBITOS SALUDABLES
resfriados, gripes, etc. Además de los problemas de salud
derivados de la contaminación local y global que provocan los
1.015 millones de autos que pululan por la Tierra. A veces da
la impresión de que hemos sacrificado la tranquilidad y el aire
limpio de nuestras ciudades por un ansia frenética e irracional
de movimiento rápido.
Deberían rebajarse un poco nuestros límites de velocidad (a
110 Km/h en autovías y 30 Km/h en la ciudad), controlar bien
que se cumplen, prohibir la publicidad agresiva que incita al
riesgo, retirar los permisos a quienes conducen de forma
temeraria, disuadir de la conducción innecesaria, reducir la
potencia de los vehículos, elevar su rendimiento, etc. No es
suficiente con disminuir las tasas de alcoholemia y realizar en
TV algunos anuncios trágicos de dudosa efectividad y
minoritarios comparados con los que incitan al consumo de Km
81
Pedro Domínguez Gento
y Km/h, miles de muertos y decenas de miles de heridos cada
año requieren soluciones mucho más efectivas, que apunten
directamente hacia las causas.
Tal vez ocurra aquí otra aberración de nuestro modelo
socioeconómico. Cada coche vendido supone pingües
beneficios para los fabricantes y el gobierno, y cada litro de
gasolina consumido reporta buenas ganancias a las petroleras
y también al gobierno, de los 1'30 €. que cuesta el litro de
gasolina alrededor de la mitad va directamente a Hacienda y el
resto se reparte entre productores e intermediarios. ¿Tiene
mayor importancia el montante económico que la salud de los
ciudadanos y la del medio ambiente?
En definitiva, los consejos más razonables que pueden
darse para evitar accidentes de tráfico son viajar sin prisas,
respetando las normas y límites de velocidad, en condiciones
psicofísicas adecuadas, con el vehículo bien reglado, y sobre
todo conducir lo menos posible porque aunque uno cumpla al
100% siempre puede fallar algo o salir al paso un conductor
peligroso...
Conviene vivir cerca del trabajo, en un lugar donde existan
los servicios imprescindibles y abundantes zonas verdes para
pasear y relajarse; lo cual plantea la seria necesidad de
cambiar el urbanismo, primando la proximidad sobre la
movilidad, para que nuestras ciudades resulten más humanas
y agradables, más para las personas y menos para los
vehículos. La estrategia acertada sería vivir en el mismo
municipio donde trabajamos, cerca de los servicios que
necesitamos, lejos de las grandes y congestionadas vías de
tráfico.
Antes de subir a un vehículo debemos pensarlo un poco.
¿Realmente es necesario el viaje?, y si lo es ¿qué medios de
transporte existen?, ¿cuál es más seguro?, ¿cuál contamina
menos?
82
HÁBITOS SALUDABLES
Como alternativas más sanas y ecológicas para las
distancias largas tenemos el tren normal, el metro y el
autobús; es una auténtica delicia viajar en tren, sin prisas ni
tensiones, libres, conversando y disfrutando de los cambiantes
paisajes de nuestras tierras. Los trenes de alta velocidad y los
aviones son poco recomendables porque, a la velocidad que
van, los accidentes suelen resultar mortales (recuérdese que la
gravedad del choque depende del cuadrado de la velocidad y
éstos viajan a 300 y 800 Km/h); por otra parte tienen un
fuerte impacto ambiental, consumen más combustible y
contaminan también más por viajero y kilómetro recorrido.
Para distancias cortas la bicicleta es el vehículo ideal en
nuestras ciudades llanas y de clima suave porque mantiene en
forma, no contamina, es barata, fácil de aparcar, mantener y
cuidar, apenas ocupa espacio, etc. Aquí todavía resulta extraña
pero en los países más avanzados se utiliza con mucha
frecuencia, los propios ayuntamientos ponen bicicletas públicas
a disposición de sus ciudadanos y de quienes visitan el
municipio, para descongestionar el tráfico y mejorar la calidad
de vida.
5.2. ACCIDENTES
LABORALES
Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, durante el
2.013 hubo en España un total de 468.030 accidentes
laborales (cerca del medio millón!), alrededor del 3% de la
población ocupada sufrió alguno, con un saldo final de 558
víctimas mortales y 4.280 heridos graves... Es una gran
tragedia para las familias que lo padecen en sus miembros y
una pesada carga para la sociedad que debe cuidar después a
los accidentados o a sus viudas y huérfanos.
Por tanto, trabajadores, empresarios, sindicatos y gobiernos
83
Pedro Domínguez Gento
deben hacer más de lo hecho hasta ahora para acabar con
esta lacra social, que castiga precisamente a quienes soportan
el peso principal de la economía nacional. Resulta imprescindible aplicar bien y mejorar las normas de seguridad e higiene
en el trabajo, todos los sectores deben implicarse y en especial
los trabajadores, que son las víctimas, han de mentalizarse de
que lo primero es su integridad física y la salud, aunque para
salvaguardarlas tengan que dedicar algo de tiempo a poner las
redes o colocarse los protectores, si no conocen bien las
normas o la empresa no quiere cumplirlas, los sindicatos han
de asesorar y si es preciso denunciar; por su parte los
inspectores de trabajo deben vigilar mejor la observancia de
dichas normas y aplicar las sanciones correspondientes a
quienes las incumplan, y los empresarios son quienes mandan
por tanto no tienen excusa si no se cumplen.
Posiblemente, el actual sistema de cuotas indiscriminadas
desincentiva el cumplimiento de las normas de seguridad e
higiene, porque se paga igual con accidentes que sin ellos y así
resulta más rentable no aplicar de forma exahustiva las
normas, para producir más, si se accidenta alguien ya se
encarga de él la Mutua o la Seguridad Social y como sobran
parados pronto se sustituye por otro... Quizás debería
corregirse el sistema y hacer que coticen más aquellas
empresas en las cuales ocurren accidentes, con cuotas
proporcionales a su número y gravedad, porque no es justo
que los empresarios previsores que evitan los accidentes
paguen igual que aquellos poco escrupulosos en cuyas
empresas suceden frecuentes accidentes. Habría que estudiar
incluso la posibilidad de que los empresarios paguen directamente una parte de la indemnización y el mantenimiento de
los accidentados o sus familiares para que se impliquen a
fondo en evitar los accidentes; sólo cuando a las empresas les
resulten más caros los accidentes que cumplir las normas de
84
HÁBITOS SALUDABLES
seguridad e higiene podremos acabar con ellos o al menos
reducirlos al mínimo.
No puede aceptase, bajo ningún punto de vista, que los
accidentes laborales se mantengan en los niveles actuales
porque si tales cifras se mantienen, suponiendo una vida
laboral de 50 años, cada trabajador sufrirá 1 o 2 accidentes
laborales y 1 de cada 100 morirá o quedará malherido en el
tajo...
5.3. ACCIDENTES
DOMÉSTICOS Y OTROS
Según las estadísticas del Instituto Nacional de Consumo,
en España se produjeron durante el año 2.011 un total de
2.576.601 accidentes en el hogar o su entorno inmediato y en
las actividades de ocio, con unas 664 víctimas mortales. Los
más frecuentes fueron caídas, colisiones, aplastamientos,
cortes y picaduras, envenenamientos, etc.; un 4% de los
accidentados necesitó hospitalización durante varios días, la
mayoría por fracturas de las extremidades y la cabeza.
Para prevenir dichos accidentes hemos de vigilar de cerca a
los niños, porque resultan muy frágiles y no entienden de
riesgos; los ancianos, que no poseen buenos reflejos ni fuerzas
y tienen serias dificultades para recuperarse ante cualquier
problema, han de procurar no realizar actividades poco
seguras; las amas de casa deben ser precavidas puesto que
trabajan con dispositivos eléctricos, cortantes, quemantes, etc.
Y respecto a las actividades de ocio, conviene descartar todas
aquellas que comporten peligrosidad, quedan muchas otras
divertidas para elegir.
Las caídas resultan bastante normales en los pequeños y
desde el mismo suelo prácticamente no existe peligro, dado su
tamaño y flexibilidad, sin embargo hay que evitar que se suban
85
Pedro Domínguez Gento
a muebles o ventanas y que salgan solos a balcones, escaleras
o cualquier lugar alto. Entre los mayores no resultan
demasiado frecuentes las caídas pero son peligrosas porque
incluso de pie al caer al suelo pueden romperse algún hueso,
que ya no fraguará bien (el de la cadera es el más
problemático), han de ir pues con mucho cuidado, absteniéndose de subir a sillas, escaleras portátiles o similares. Conviene
colocar en la bañera una alfombrilla de goma para prevenir
resbalones.
Respecto a los golpes, en casa hay que evitar los ángulos
duros a la altura de los niños, se pueden recubrir con cinta de
goma para que no ocurra nada grave en caso de golpearse, y
por la calle deben ir cogidos fuerte de la mano, en especial al
cruzar de una acera a la otra. Los ancianos han de afianzar sus
movimientos y guardarse mucho de los atropellos, para cruzar
la calle vale la pena esperar unos minutos hasta que se ponga
verde el semáforo de peatones y aún así conviene mirar antes
de pasar.
Las quemaduras por la estufa o la cocina son posibles, por
tanto hay que precaverse y evitar que estén sin protecciones,
controlando además que los niños no se acerquen; los mangos
de cazos y sartenes al fuego deben ponerse hacia dentro, sin
que sobresalgan. Mantener aparatos y tuberías del gas en
perfectas condiciones, realizando los cambios y las revisiones
recomendadas. Mucho ojo con las estufas y hogares de leña,
que pueden provocar incendios, y aún más con los braseros de
carbón, que son capaces de agotar el oxígeno y asfixiar con el
monóxido de carbono que desprenden; no conviene cerrar del
todo la puerta en las habitaciones donde haya combustiones.
Las sustancias que arden fácilmente mantenerlas lejos de las
fuentes de calor. En caso de quemadura, abrir rápido el grifo y
remojar bien para eliminar el calor; si es leve, cubrir la zona
afectada con alguna pomada contra las quemaduras; y si es
86
HÁBITOS SALUDABLES
grave, de inmediato a urgencias.
Electricidad y agua son incompatibles, no manejar ningún
electrodoméstico con los pies descalzos, las manos mojadas o
cerca de algún chorro de agua. Los enchufes deben estar
protegidos, tapados cuando hay pequeños que todo lo tocan y
babean. Y nadie que no sepa de electricidad debe ponerse a
enredar con ella, para reparaciones complicadas avisar al
electricista y para cosas sencillas lo primero es desconectar el
magnetotérmico o fusible de la entrada general y asegurarse
de que no pasa corriente encendiendo alguna luz.
Las herramientas y objetos cortantes se deben mantener en
lugar cerrado e inaccesible para los niños; si se rompe algo de
vidrio o porcelana los trozos se recogen enseguida con la
escoba o un cartón; las puertas de vidrio han de ser a prueba
de golpes. Los cortes y pinchazos superficiales no resultan
peligrosos pero conviene desinfectarlos con agua oxigenada o
alcohol y dejarlos al aire libre, cuidando de no ensuciarlos; los
profundos precisan acudir o llamar inmediatamente a
urgencias, manteniendo la herida cubierta con gasas o algodón
esterilizado para no perder mucha sangre.
En los hogares se acostumbra a tener productos químicos
fuertes como el salfumán, amoníaco, lejía, sosa, alcohol,
insecticidas y otras sustancias que pueden provocar el
envenenamiento de cualquiera que las ingiera y quemaduras o
daños en la piel si se derraman encima, por tanto deben estar
a resguardo de los pequeños y de las personas depresivas, a
ser posible encerrados con llave en algún armario. Si salpican
se ha de lavar con agua abundante la zona afectada, y si se
traga algo hay que averiguar rápido de qué se trata,
preguntando y buscando el envase, e inmediatamente se ha de
acudir o llamar al servicio de urgencias más próximo. En último
extremo se puede llamar al servicio nacional de información
toxicológica, cuyo teléfono también va impreso en las etiquetas
87
Pedro Domínguez Gento
de los productos peligrosos.
Igual ocurre con las medicinas, que deben estar guardadas
bajo llave si hay niños o depresivos. Y al acabar el tratamiento,
las sobrantes se devuelven a la farmacia.
Al levantar pesos o similares conviene hacer la fuerza con
las piernas, no con la espalda, doblando las rodillas y
manteniendo erguida la columna mientras se eleva el objeto.
La carga se reparte entre ambos brazos y para llevarla lo
mejor es colgársela en bandolera o a la espalda como una
mochila.
Recién comidos no hay que hacer grandes esfuerzos ni
someterse a temperaturas extremas o al Sol fuerte, para evitar
los peligrosos cortes de digestión. Antes de realizar cualquier
esfuerzo físico resulta imprescindible un precalentamiento
inicial, y el entrenamiento ha de ser progresivo.
Nunca hay que dejar solos a los niños al lado de piscinas,
estanques, ríos, mares, ni en cualquier otro lugar peligroso.
Tampoco conviene nadar en aguas profundas, que cubran del
todo, ni hacerlo solos.
Interesa conocer las técnicas de primeros auxilios, disponer
en casa de algún libro sobre el tema y un botiquín de
urgencias con vendas, tiritas, algodón, alcohol, pomada
antiquemaduras, pinzas, tijeras, termómetro, etc. Los números
de teléfono del hospital y del centro de urgencias más
cercanos deben estar a la vista o en lugar de acceso
inmediato. Procurar prevenir los riesgos con antelación, sin
obsesionarse.
También es muy importante mantener buenas relaciones
con los vecinos, para hacer agradable la convivencia y por si
nos necesitáramos en casos imprevistos.
A nivel colectivo resultan imprescindibles buenas campañas
de información y prevención, con medidas concretas como
sacar fuera del casco urbano las instalaciones peligrosas e
88
HÁBITOS SALUDABLES
insalubres, por ejemplo las gasolineras. Y vigilar para que no
vuelvan a ocurrir tragedias como las de los cámpings de Los
Alfaques y Biescas, que provocaron centenares de víctimas.
5.4. CATÁSTROFES
NATURALES
Hay quienes piensan que la Tierra es una especie de madre
buena que nos ama y protege, aunque a veces parece actuar
de forma despiadada. En realidad es un complejo sistema de
equilibrios físicos, químicos y biológicos en continua evolución
que condicionan nuestra existencia; si nos adaptamos de
forma adecuada tenemos éxito y podemos vivir bien, en caso
contrario el desenlace suele resultar fatal para nosotros.
De hecho, existen fenómenos intensos en los que se ponen
de manifiesto fuerzas naturales, originadas en la corteza
terrestre, la hidrosfera y la atmósfera, tan destructivas que
cuando actúan provocan miles de víctimas humanas en
cuestión de minutos... Según el informe del World Disarters
Report, entre el 1.996 y el 2.004, ambos inclusive, hubieron los
siguientes desastres naturales:
1996 97
98
99 2000 01
02
03
04 Total
Avalanchas
24
13
21
15
29
21
19
21
16
194
Sequías
8
18
34
30
48
47
41
21
13
276
Tsunamis
12
17
18
33
31
25
36
40
42
279
Temp.extremas
5
13
13
8
31
23
15
18
15
154
Inundaciones
70
76
88
112
152
159
172
158
128 1210
Incendios fores.
5
15
16
22
30
14
22
14
7
152
Erupciones
5
4
4
5
5
6
7
2
5
48
Tormentas
63
68
72
86
101
98
112
76
121
856
89
Pedro Domínguez Gento
Otros desastres
1
3
1
2
4
2
0
0
Subtotal hidrometeorológicos
176
206
245
275
395
364
381
308
313 2872
Subtotal geofísicos
17
21
22
38
36
31
43
42
47
Total
13
30
327
193 227 267 313 431 395 424 350 360 3199
Tales catástrofes parecen ir aumentando globalmente por la
destrucción ambiental y el calentamiento atmosférico,
causando cientos de miles de víctimas humanas cada año. Así,
según el Centro de Investigación sobre Epidemiología de los
Desastres, en 2.010 hubieron 373 desastres naturales, con
296.800 muertos, 208 millones de afectados y unas pérdidas
materiales estimadas en 110.000 millones de $.
La mayoría de catástrofes ocurren en los países pobres,
dejando tras de sí una estela de hambre, epidemias y miseria
que sólo la ayuda internacional urgente y continuada puede
remediar. A veces son tan recurrentes que antes de
recuperarse de una ya han sufrido otra, con lo cual se hunden
en un circulo vicioso de difícil solución.
Afortunadamente, nosotros vivimos en una zona bastante
tranquila de la superficie terrestre, con las placas tectónicas
bastante estables y por tanto sin apenas movimientos sísmicos
fuertes ni vulcanismo. No es tan fría como las latitudes
nórdicas ni tan caliente como los trópicos y disfrutamos de
unas temperaturas intermedias, benéficas, que nos evitan los
fenómenos más violentos de la atmósfera.
Sin embargo, aunque nuestro clima es relativamente suave
y benigno, también tiene sus peculiaridades peligrosas. El
Mediterráneo reparte las lluvias de forma desigual,
acumulándolas en los meses de otoño y hurtándolas durante el
verano, así padecemos sequías estivales que agostan los
campos y resecan los montes, seguidas de lluvias a menudo
90
HÁBITOS SALUDABLES
torrenciales, de manera que lo que no llueve en medio año
puede caer en pocas horas como un verdadero diluvio; además
existen ciclos periódicos con años más secos y otros más
húmedos de lo normal. Todo ello origina desastres
considerables, por un lado los incendios forestales que
proliferan durante los veranos más secos, convirtiendo en
cenizas montes enteros y poniendo en peligro a quienes viven
o veranean en ellos, y por otro las inundaciones del otoño que
anegan inmensos territorios con huertas y viviendas incluidas,
provocando víctimas a menudo.
Son problemas naturales que se agravan por actuaciones
humanas tan irracionales como la construcción de autopistas
que cortan perpendicularmente valles inundables, la edificación
de barrios enteros al lado de ríos que se desbordan con
facilidad, los pantanos mal diseñados y peor conservados que
se desmoronan al llenarse, los intereses urbanísticos y
madereros especulativos que incendian montes a propósito, las
repoblaciones forestales a base de especies tan combustibles
como el pino blanco, el turismo irresponsable que llega a todos
los rincones y es capaz de hacer fuego en medio del monte, en
pleno agosto y soplando el viento seco de poniente, etc.
Así llega a establecerse un círculo vicioso de incendios
forestales, lluvias torrenciales, erosión, sequías, nuevos
incendios... de manera que nuestro entorno va desertizándose
y el clima se desequilibra. Cuando no hay vegetación la lluvia
apenas penetra en la tierra, resbala y arrastra, erosionando
con tanta fuerza que los ríos bajan de color marrón; aumentan
las inundaciones en las zonas bajas y paradójicamente, como
no se recargan los acuíferos, después vienen las sequías. La
cubierta vegetal resulta pues imprescindible para evitar o al
menos reducir las inundaciones, las sequías y la erosión.
No debemos olvidar lo ocurrido en La Ribera del Júcar el 20
de octubre de 1982, aquel día cayeron lluvias intensas sobre
91
Pedro Domínguez Gento
las montañas desforestadas por los recientes incendios, las
aguas se precipitaron por las laderas y llenaron en unas
cuantas horas el pantano de Tous, la imprevisión hizo que no
pudieran abrirse sus aliviaderos, entonces el agua superó el
muro de arcilla y escollera, desmoronándolo rápidamente y
cayendo en tromba sobre los pueblos situados más abajo; la
autopista A-7 que cruza esta comarca elevada sobre un
terraplén, sin desagües suficientes, retuvo las aguas y elevó
aún más su nivel, y por si fuese poco los avisos a las
poblaciones llegaron tarde y mal. En un solo día se perdieron
más de 20 vidas humanas y unos 1.000 millones de €...
Regiones tan próximas como el Sahara y Mesopotamia (la
actual Irak), que en su día fueron fértiles sabanas o bosques,
con pastos y rica fauna, hoy son simples e inmensos desiertos
en gran medida por el abuso con que sus pobladores humanos
las explotaron, llegando a agotar la tierra, el agua y la
vegetación con la agricultura excesiva, los incendios
provocados y el sobrepastoreo.
Para no convertir nuestro territorio en otro desierto estéril
donde resulte imposible vivir y para que no nos pille ningún
incendio forestal nunca debemos hacer fuego en el monte ni
permitir que otros lo hagan impunemente, si observamos
alguno hemos de avisar a los forestales o al ayuntamiento más
próximo. Asimismo los responsables de medio ambiente han
de repoblar cuanto antes los montes devastados, con plantas
autóctonas variadas y sin utilizar maquinaria pesada.
Y para evitar los peligros de las inundaciones no debemos
adquirir o edificar viviendas en zonas demasiado bajas, ni
tampoco aceptar que se construyan nuevas obras públicas con
efecto de barrera. En caso de lluvias fuertes hay que evitar los
viajes, no cruzar los barrancos por el cauce, alejarse de los ríos
y cobijarse en zonas o pisos altos cuando se prevean
inundaciones.
92
HÁBITOS SALUDABLES
Por otra parte, nuestras normas de edificación recogen una
serie de especificaciones técnicas respecto a los posibles
terremotos de intensidad media o baja que podemos sufrir,
para reforzar suficientemente las construcciones de modo que
resistan bien cualquier sacudida esperable. Al comprar una
vivienda conviene comprobar que se han aplicado.
93
Pedro Domínguez Gento
6
SEXUALIDAD Y REPRODUCCIÓN SALUDABLES
El amor no tiene cura,
pero es la única medicina para todos los males.
Leonard Cohen.
6.1. LA
SEXUALIDAD
Los seres humanos somos sexuales y por tanto hemos de
tener una sexualidad activa, rechazarlo por puritanismo sería
tan absurdo como negar que tenemos nariz para respirar y
oler; a la inversa, obsesionarse con la sexualidad y hacer de
ella el único motivo importante de nuestra vida, resultaría igual
de absurdo. Sin duda una sexualidad equilibrada es fuente de
felicidad y de salud.
En la Naturaleza las especies más evolucionadas se han
diferenciado en dos tipos de individuos complementarios, de
manera que para la reproducción han de unirse ambos y
aportar cada uno la mitad de la célula madre a partir de la cual
surgirá el nuevo ser. Este intercambio de genes con diferentes
características aumenta la variedad de individuos y permite
mejorar la adaptación de las especies al entorno,
incrementando sus posibilidades de supervivencia. Por eso
existen los sexos.
Sin embargo, en los seres humanos el sexo ya no está
dedicado en exclusiva a la reproducción, porque podemos
controlarla y porque las funciones que nos aportan placer
tienen cada vez mayor relevancia; en cierto modo estamos
94
HÁBITOS SALUDABLES
escapando a la selección natural y vamos dirigiendo poco a
poco nuestro propio destino. Pero la función reproductiva
continúa siendo vital, si no la realizáramos simplemente
desapareceríamos como especie.
La sexualidad en nosotros es un fenómeno complejo,
relacionado con todos los sentidos del cuerpo humano y
también con la imaginación y la inteligencia. Así la interacción
entre ambos sexos se produce de múltiples formas: mediante
el acicalamiento personal, la atracción física y psicológica, el
cortejo, los juegos eróticos, el coito, etc.
Durante el contacto físico suele alcanzarse el orgasmo, que
viene a ser una ola de placer acompañada de relajación
profunda, la misma palabra se deriva del vocablo griego
«orgao» que significa «hervir de placer». El acto sexual puede
durar desde unos cuantos minutos hasta varias horas, con él
se ejercitan casi todos los músculos y las pulsaciones se
aceleran desde las 60 o 70 por minuto hasta las 100, 150 y
200 p/m en el momento del clímax, cuando acontece la
eyaculación. En conjunto se trata de un excelente ejercicio
físico y psicológico.
Las mujeres pueden tener varios orgasmos seguidos o en
poco tiempo, el hombre generalmente uno. Pero no hay que
obsesionarse nunca ni limitarse al simple y rápido orgasmo, las
caricias y los juegos previos pueden resultar tan placenteros
como el mismo clímax, además son capaces de alargarlo y
multiplicar sus efectos.
El sexo con amor, deseado y compartido, es uno de los
mejores y más completos placeres que nos ofrece la vida.
En las parejas suelen plantearse diversos problemas
sexológicos, como por ejemplo la diferente frecuencia con que
cada miembro necesita practicar la cópula, lo ideal es que
ambos coincidan pero puede ocurrir que alguien lo necesite
una vez al día y la pareja sólo una por semana, lo cual se
95
Pedro Domínguez Gento
presta a desavenencias y conflictos; en tal situación conviene
ser flexibles y buscar soluciones equilibradas para que la
disparidad no llegue a deteriorar la relación general de la
pareja. Y cuando se tienen hijos hay que procurar no dejarse
absorber del todo por ellos, reservando siempre un espacio y
un tiempo para la intimidad de la pareja.
Otro problema común es la rutina y el aburrimiento
consiguiente, para evitarlos se debe poner un poco de
imaginación a la cosa, buscando alicientes sencillos y eficaces.
A veces el estrés provocado por el trabajo o las conflictivas
relaciones externas se manifiesta en una desapetencia sexual
que puede resultar frustrante para ambos; en tal caso se ha de
aprender a desconectar de aquellos problemas para no
desgastar la relación de pareja.
Hay que ser sinceros y comentar mutuamente lo que se
siente, aprender juntos y cuando aparecen problemas intentar
resolverlos entre ambos, la resignación de uno o los dos
cónyuges a la larga acaba agravándolos y creando nuevos
problemas. En última instancia, cuando las cosas empiezan a ir
mal, siempre cabe la posibilidad de pedir consejo al sexólogo o
al especialista en relaciones de pareja.
El tamaño del pene, a pesar de lo suele creerse, tiene poca
importancia ya que la vagina es muy elástica y se adapta bien
a cualquier medida. Los problemas surgen sobre todo cuando
la penetración se realiza con brusquedad sin las caricias y la
excitación previas.
Las enfermedades del corazón, de la circulación, la
hipertensión, el alcohol, las drogas o los problemas
psicológicos pueden provocar impotencia, por ello debe
estudiarse a fondo cada caso particular para ver cuál es el
tratamiento más adecuado. La solución que ofrecen ciertos
productos pseudomilagrosos resulta poco apropiada porque al
no actuar sobre las causas tampoco resuelven el problema,
96
HÁBITOS SALUDABLES
además tienen efectos secundarios importantes que pueden
dañar la salud; en todo caso, antes de tomar cualquier
medicamento, el médico especialista debe hacer un estudio
clínico para cerciorarse de que no existen incompatibilidades
graves, y luego ha de realizar un seguimiento regular. Antes de
probar con las píldoras químicas quizás sería conveniente
probar con remedios más naturales, como el preparado a base
de plantas medicinales que proviene de China, seguramente
más barato y saludable.
La dificultad para alcanzar el orgasmo o la falta de
apetencia sexual en la mujer puede tener también causas
físicas o psicológicas y precisa de un análisis preliminar del
especialista. El problema a veces se resuelve con paciencia,
ternura y técnicas nuevas o entornos diferentes.
Respecto a los jóvenes cabe recomendarles primero que no
tengan prisa en utilizar el sexo, las cosas buenas necesitan su
tiempo para madurar y aún les queda toda la vida para
disfrutarlo, no vale la pena correr riesgos innecesarios por ser
impacientes y empezar demasiado pronto. La segunda
recomendación importante es que se informen bien, en el
instituto estudiando los temas relacionados y en casa hablando
con los padres para enterarse al menos de los errores más
comunes que suelen cometerse al despertar el sexo, sin
dramatizar ni trivializar las consecuencias. Y los padres, si no
quieren que sus hijos adolescentes vayan conociendo el sexo
sólo a través de películas, revistas y comentarios de amigos
tan novatos como ellos, tendrán que hacer un esfuerzo para
explicarles estas cosas con acierto.
6.2. SIDA
Y
ETS
El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un
97
Pedro Domínguez Gento
retrovirus que en la fase inicial infecta el material genético de
las células con el suyo, de manera que en la segunda fase,
después de un período de latencia, las mismas células
humanas reproducen las partículas víricas y se debilitan en el
proceso hasta morir. Los nuevos virus van saliendo de las
células e infectando a las demás, mientras el sistema
inmunológico fabrica los correspondientes anticuerpos para
eliminar la infección; pero como los virus se generan en
cantidades enormes (cientos de millones diariamente), en
cadena y mediante complejos mecanismos, sufren mutaciones
frecuentes que despistan y van agotando las defensas del
organismo, con lo cual aparece el síndrome de
inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Al final el sistema
inmunológico se debilita tanto que cualquier enfermedad
corriente acaba colapsando todo el organismo.
Actualmente se trata de una verdadera pandemia, con unos
35 millones de personas infectadas repartidas por el mundo,
más del 90% en los países pobres. Durante el año 2.012 se
infectaron 2'3 millones de personas.
En España hay unos 130.000 infectados por el VIH y
aparecen alrededor de 4.000 casos nuevos cada año. Somos
uno de los países más afectados de Europa.
Los tratamientos iniciales apenas conseguían frenar el
deterioro orgánico y provocaban efectos secundarios muy
duros para la salud de los pacientes, quienes terminaban
muriendo de enfermedades oportunistas que en condiciones
normales son superadas fácilmente por el organismo. Ahora las
modernas terapias tienden a la minimización crónica de la
infección, manteniendo unos niveles de replicación viral bajos
para permitir una mayor supervivencia y mejorar la calidad de
vida, sin embargo continúan teniendo serios defectos: el
primero y principal que no acaban con la enfermedad
simplemente la cronifican (obligando al paciente a medicarse
98
HÁBITOS SALUDABLES
durante toda su vida), provocan efectos secundarios
perjudiciales, existe el riesgo de que surjan mutaciones del
virus resistentes a las medicinas y el tratamiento resulta muy
caro, prohibitivo en los países pobres, lo cual deja fuera de él a
la inmensa mayoría de enfermos e infectados... Y las vacunas
todavía tardarán años en ponerse a punto, si es que
finalmente pueden obtenerse.
Por tanto, tal y como recomiendan los expertos, la mejor
solución posible para el VIH/SIDA es la información y la
prevención, conocer las causas y poner los medios para evitar
el contagio.
La gran mayoría de los contagios, más del 80%, se originan
a través de las relaciones sexuales sin protección y alrededor
del 5% por compartir jeringuillas al consumir drogas. Queda
claro, pues, dónde hay que centrar las precauciones.
Así NO se contagia
el ViH/sida
Así SÍ se contagia
el VIH/sida
un apretón de manos
jeringuillas usadas
besos en la cara
agujas y objetos drogas
comida en restaurante
mediante el esperma
beber en fuente pública
secreciones vaginales
en duchas o piscinas
madres VIH al feto
teléfono, cine, gimnasio
accidente sanitarios
metro, autobús o taxi
médico u hospital
trabajo o escuela
donación de sangre
99
Pedro Domínguez Gento
El segundo grupo afectado puede prevenir el VIH/SIDA
simplemente usando jeringuillas, agujas y demás utensilios
bien esterilizados o nuevos cada vez. Aunque, sin duda, lo más
recomendable sería dejar la droga...
Quienes mantienen relaciones sexuales con personas
desconocidas, promiscuas o infectadas deben utilizar métodos
anticonceptivos de barrera, como el preservativo masculino o
el femenino. Las mujeres seropositivas deberían evitar
quedarse embarazadas.
Y el personal sanitario que trabaja con estos enfermos ha
de seguir estrictamente las normas de seguridad.
Nunca se debe marginar a los portadores del virus y éstos
han de extremar las precauciones para no contagiar a nadie.
En las intervenciones clínicas, de acupuntura, tatuajes,
perforación de orejas, manicura, afeitado y aquellas otras que
perforan o rasgan la piel, obligatoriamente se deben esterilizar
los instrumentos cada vez o ser de un solo uso.
Resulta imprescindible la realización de buenas campañas
informativas desde las propias instituciones sanitarias y
educativas, como hacen en los demás países europeos (donde
tienen menos contagios), y que los mismos padres ayuden a
explicarlo adecuadamente a sus hijos para que no metan la
pata.
Nadie debe escandalizarse porque en los institutos se
desarrollen campañas de prevención del SIDA ni porque la
televisión inserte mensajes sobre el tema; siempre será
preferible informar precozmente a los jóvenes sobre el sexo y
sus riesgos que mantenerlos en la ignorancia arriesgándose a
que se infecten del VIH, es importante recordar que son ellos
las principales víctimas.
Por otra parte, aún subsisten las tradicionales
enfermedades de transmisión sexual (ETS), a las cuales se
añade ahora el VIH/SIDA:
100
HÁBITOS SALUDABLES
ETS
pediculosis
tricomoniasis
sífilis
gonorrea
clamidia
herpes genital
condilomas
VIH/SIDA
Origen
ladillas
protozoo
bacteria
bacteria
bacteria
virus
virus
virus
Los parásitos externos son fáciles de erradicar mediante
desinfectantes específicos y las infecciones bacterianas
también tienen un tratamiento relativamente benigno gracias a
los antibióticos, pero los virus resultan muy difíciles de eliminar
y algunas de estas enfermedades, si no se tratan a tiempo,
pueden dejar graves secuelas. Por tanto conviene prevenirlas
bien, siguiendo recomendaciones equivalentes a las que se dan
para el VIH: a nivel individual evitar el sexo arriesgado,
utilizando el preservativo, y a nivel colectivo realizar campañas
informativas para que todos conozcan la problemática y sus
soluciones. En realidad previniendo bien el SIDA se previenen
también las ETS.
Y respecto a la prostitución, el mercado del sexo, puede
considerarse una típica enfermedad social que degrada más a
quien compra que a quien se vende, porque normalmente
cuando una persona se prostituye es porque no tiene otra
salida; a veces incluso son reclutadas de jóvenes por mafias
organizadas de los países en crisis, con falsas promesas de
darles trabajo en los países ricos y una vez aquí las obligan a
prostituirse, de hecho la trata de blancas es uno de los más
lucrativos negocios sucios internacionales, al mismo nivel que
el tráfico de drogas o el comercio de armas. Asimismo existen
millones de personas en los países del tercer mundo
101
Pedro Domínguez Gento
convertidas en esclavas sexuales desde niñas y forzadas a
prostituirse para los turistas, algunas agencias de viajes
occidentales han llegado a organizar este turismo sexual... La
pornografía, por su parte, suele estar íntimamente relacionada
con la prostitución.
Por tanto, a nivel individual lo lógico es mantenerse
alejados de este submundo, con lo cual se evitará alguna que
otra infección (en los países pobres un buen porcentaje de las
prostitutas son portadoras del VIH), la sensación de
culpabilidad y tal vez cometer algún delito. A nivel colectivo lo
peor es ignorar el problema, habría que intentar reciclar a
quienes se prostituyen mediante programas efectivos que las
prepare primero para realizar trabajos dignos y las coloque
después. Y mientras acabamos con esta lacra, persiguiendo
con firmeza a los instigadores de la prostitución, la trata de
blancas y la pornografía infantil, al menos debería regularse
legalmente para conseguir unas condiciones de vida siquiera
saludables para quienes ejercen la prostitución.
6.3. LOS
EMBARAZOS NO DESEADOS
Ser padres cuando la pareja lo decide, convencidos y de
mutuo acuerdo, es una de las cosas más maravillosas que
pueden ocurrir en la vida. Crear una persona como nosotros
mismos, cuidarla y ayudarle a descubrir el mundo poco a poco
es una experiencia vital que realmente vale la pena.
Pero nunca se debe olvidar que dicha tarea exige
muchísima dedicación, resulta complicada, relativamente
costosa y tiene momentos poco gratificantes. Para criar bien
un hijo hemos de dedicarle mucho tiempo, una parte
importante de nuestra propia vida, dejando de lado numerosas
actividades, distracciones, comodidades y la movilidad que se
102
HÁBITOS SALUDABLES
tenía antes, además precisa un montón de cosas y es un gasto
continuo. Los primeros meses necesita imprescindiblemente
que alguien esté con él a casi todas horas y la madre como
mínimo para darle el pecho. La dedicación y los quebraderos
de cabeza duran bastantes años.
Para ser padres sin agobios es aconsejable tener pareja
estable, un estado de ánimo positivo, cierta madurez y un
puesto de trabajo solvente. La maternidad cuando no se tiene
trabajo, madurez, optimismo, ni una pareja que comparta el
aluvión de requerimientos del neonato, puede acabar
convirtiéndose en una especie de pesadilla interminable.
Traer un hijo al mundo es fácil, pero cuidarlo y educarlo
bien resulta difícil. Por eso nadie debería tenerlo si antes no se
plantea muy seriamente los pros y los contras, asumiendo todo
lo que ello representa. Un hijo ata mucho, enriquece de
experiencias pero también complica la vida, hay que
pensárselo bien antes de tenerlo.
En la práctica hemos de saber separar la sexualidad de la
reproducción. Sexo puede haber casi en cualquier momento,
embarazo sólo debería haberlo cuando de una manera
consciente y comprometida ambos lo deciden y además reúnen
las condiciones propicias. Quienes no deseen tener hijos
disponen de numerosos métodos para evitar los embarazos,
desde el simple condón hasta la típica píldora anticonceptiva,
pasando por el DIU (dispositivo intrauterino) o la vasectomía;
cada cual debe buscar el sistema que mejor le acople en
cuanto a seguridad, sensibilidad y comodidad.
En todas las comarcas existe algún Centro de Planificación
Familiar, público y gratuito, donde puede acudir cualquier
persona para preguntar, asesorarse y hacerse las revisiones
periódicas que necesite. Debe aprovecharse tan útil servicio.
La natalidad no supone problemas en España, con una
media ligeramente superior a un hijo por mujer es la más baja
103
Pedro Domínguez Gento
de Europa y del mundo, lo cual resulta positivo en principio ya
que la superpoblación humana está literalmente devorando la
Biosfera. Sin embargo continuamos teniendo el problema de
los embarazos juveniles, a veces en menores de edad que
apenas comienzan a descubrir la sexualidad con las primeras
experiencias se quedan embarazadas.
En otras culturas las mujeres empiezan a tener hijos a partir
de los catorce o quince años pero en la nuestra a esa edad, e
incluso después, las chicas todavía tienen mucho que aprender
para integrarse con buen pie en la sociedad y no están
preparadas ni les conviene convertirse en madres tan jóvenes.
Igual ocurre con los chicos, potenciales padrecitos. Y tampoco
sus
respectivas
familias
suelen
estar
preparadas
psicológicamente para hacerse cargo de un embarazo
adolescente...
Por tanto, para evitar dramas personales y familiares hay
que mejorar la educación en el hogar y en los centros
escolares de manera que todos los jóvenes, cuando alcancen la
edad fértil, conozcan bien los riesgos de la sexualidad
incontrolada y los métodos anticonceptivos.
A pesar de todo si una joven se queda embarazada nunca
debe tomar decisiones traumáticas, porque al fin y al cabo no
ha cometido ningún crimen, tan sólo un error importante. Ha
de hablar cuanto antes con la madre, el padre o el familiar
cercano más comprensivo y explicarle la situación. En cualquier
caso, siempre puede acudir al Centro de Planificación Familiar
o a la Oficina de Ayuda a la Mujer más próxima en busca de
consejo y apoyo.
Hay que darse un tiempo para reflexionar, escuchando a
quienes nos estiman y a los que tienen más experiencia.
Existen varias soluciones posibles y han de evaluarse a fondo
para tomar finalmente la decisión menos problemática.
Conviene tener en cuenta que los matrimonios obligados
104
HÁBITOS SALUDABLES
por este motivo, de penalti como vulgarmente se dice, no
suelen acabar bien cuando son demasiado jóvenes, así que no
vale la pena forzar la situación hasta ese punto.
Lo mejor indudablemente es prevenir el embarazo con una
educación integral para hacer de los jóvenes personas
conscientes, que no tengan prisa en utilizar el sexo y que
cuando lo hagan usen métodos anticonceptivos, la solución
óptima para evitar los embarazos no deseados, el VIH y las
ETS.
6.4. REPRODUCCIÓN Y
EDUCACIÓN INFANTIL
Adelantarse demasiado para tener un hijo resulta muy
problemático pero retrasarlo excesivamente tampoco es
acertado, porque a partir de los 35 años crece de forma
significativa el riesgo de que los bebés nazcan con algún
105
Pedro Domínguez Gento
defecto congénito, además aumentan las dificultades del parto.
Lo ideal es tener el hijo entre los 25 y 30 años, cuando la
pareja ya es estable, social y económicamente, y el organismo
femenino está en su plenitud. Por otra parte el no tener hijos
puede suponer un factor de riesgo añadido en las mujeres
respecto al cáncer de útero y de mama.
En caso de querer y no poder engendrar, se deben analizar
las causas que originan tal esterilidad y estudiar después las
posibilidades que brindan las técnicas modernas más suaves;
también cabe adoptar algún niño huérfano, que sería lo más
sencillo y solidario. Y tal vez deberíamos abrirnos, derivando el
afecto paternal a otros familiares pequeños, incluso hacia las
personas menos favorecidas de la sociedad porque al fin y al
cabo todos somos familia, descendientes de aquella primera
Homo sapiens africana, nuestra abuela lejana... Hemos de
aprender a pensar y sentir como especie, apoyándonos mutuamente.
Traer un hijo al mundo es algo que sólo ocurre una vez en
la vida, dos a lo sumo, y debería ser íntimamente compartido
por ambos miembros de la pareja. El padre puede ayudar y
confortar a la madre en los momentos difíciles durante el
embarazo, en los ejercicios preparatorios del parto y también
debería estar presente colaborando en el alumbramiento, de
manera que la tranquilice a ella y él participe del milagro de la
vida.
Igual que se hacen los cursos de preparación al parto,
habría que hacer otros para aprender a cuidar y educar bien a
los pequeños, sobre todo esto último, que no es algo instintivo
ni fácil. En algunos municipios se ponen en marcha «Escuelas
de Padres» o cursos para «Aprender a Ser Padres»,
organizados por los centros de Educación Permanente de
Adultos u otras entidades análogas, pero son excepciones y
acuden pocos padres, a pesar de lo útiles que resultan para
106
HÁBITOS SALUDABLES
criar mejor a los hijos.
Si para conducir un coche hay que hacer un curso de
formación y hasta para utilizar la lavadora hemos de leer un
libro de instrucciones, con mayor motivo deberíamos aprender
a educar un niño que es algo mucho más frágil y se
independiza después, y de mayor puede hacer cualquier cosa.
Por tanto habrían de generalizarse los cursos educativos para
padres y madres, condicionando las actuales ayudas sociales a
su realización con aprovechamiento y creando otras específicas
para incentivar este aprendizaje.
Los tres primeros meses suelen ser los más difíciles, por la
adaptación del recién nacido a la vida extrauterina, por la
inexperiencia de los padres primerizos y porque se ha de
vigilar al bebé casi las 24 horas del día. Algunos son muy
tranquilos y dan poco trabajo pero otros resultan
absolutamente agotadores; no hay más remedio que tener
paciencia, todo pasa...
Respecto a la alimentación lo recomendable es darle el
pecho. Salvo excepciones diagnosticadas por el pediatra, la
leche materna es lo mejor que se le puede dar a un recién
nacido porque resulta la más completa a nivel nutricional y le
suministra una serie de defensas biológicas que lo mantienen
sano mientras va creando las suyas propias. Lo adecuado sería
amamantarlo el primer año completo, o al menos durante
varios meses.
Los neonatos necesitan estar a menudo en contacto físico
con la madre; el padre puede y debe ayudar atendiéndolo con
delicadeza, pero nunca podrá igualar el papel maternal; lo
ideal es que ella disponga del permiso laboral durante ese
primer año, un período crucial para la criatura... Según parece
la infancia amorosa y bien atendida fortalece la salud
prácticamente para toda la vida, lo cual está en consonancia
con lo que vamos sabiendo sobre la influencia que ejerce la
107
Pedro Domínguez Gento
mente sobre el sistema inmunológico y la salud general del
organismo; además favorece la inteligencia y aumenta unos
puntos el coeficiente intelectual.
Los abuelos y demás familia también pueden ayudar de
forma secundaria aunque beneficiosa para todos ya que los
pequeños necesitan abrirse, salir un poco de la relación
paterno-filial, y los padres precisan un relevo de cuando en
cuando; para la familia participar en la crianza del recién
nacido es una fuente de placer y emociones, los nietos
rejuvenecen a los abuelos y éstos ayudan a madurar a los
pequeños. Sin embargo la tarea principal de cuidar y educar a
los hijos recae inexcusablemente sobre padres y madres.
La escuela ayuda pero tampoco puede sustituir a los
progenitores, éstos han de enseñar a sus hijos desde el
principio las limitaciones naturales y humanas que deben
respetar, para evitar los riesgos de la infancia y porque en la
medida que tales límites sean respetados todos disfrutaremos
de mayor libertad y bienestar. Los niños aprenden más de lo
que ven y sienten que de lo que se les dice, por eso hemos de
cuidar mucho nuestro comportamiento delante de ellos.
La incorporación del niño a la guardería o la escuela, su
primer contacto con la educación reglada que recibirá hasta los
dieciséis años o más, es recomendable hacerla de forma suave
y agradable, no traumática; para lo cual conviene que el padre
o la madre se queden con él durante los primeros días, hasta
que conozca el nuevo ambiente y coja confianza. En algunos
centros avanzados, padres y profesores trabajan conjuntamente en la incorporación progresiva, consiguiendo que los
pequeños pierdan el miedo a la escuela desde el principio.
Los primeros años determinan el carácter del niño, por eso
hay que tener mucho tacto y acierto al educarlo. Obligarlo
demasiado o prohibirle casi todo puede llegar incluso a
frustrarlo, pero ser demasiado permisivos y mimarlo en exceso
108
HÁBITOS SALUDABLES
puede convertirlo en un ególatra caprichoso, un tirano, por
tanto hay que encontrar la justa medida, prohibiéndole aquello
que resulte peligroso, explicándole las cosas de forma que
pueda
entenderlas,
enseñándole
buenos
modos,
acostumbrándolo a ayudar en las tareas domésticas, a
arreglarse sus cosas... y dándole ejemplo. Así se puede ir
ampliando su grado de libertad, conforme va adquiriendo
sentido común y autocontrol.
Educar bien a los hijos es complicado, más que hacer una
carrera superior, incluso más que aprobar unas oposiciones;
sin embargo, una vez se tienen los hijos, resulta imprescindible
enseñarles a comportarse civilizadamente, respetando ciertas
obligaciones recíprocas para que los demás se porten bien con
ellos porque, no hay que olvidarlo, cada derecho lleva siempre
aparejado un deber.
Derechos infantiles
Deberes infantiles
Todos los niños tienen Querer y obedecer a los
derecho al cariño de
padres en todo lo que no
sus padres y familiares contradiga los derechos
infantiles.
A ser alimentados, ves- Ayudar en los quehacetidos, y atendidos en
res domésticos, cuidar y
caso de enfermedad.
animar a los enfermos.
A ser respetados en su Ser respetuosos con las
integridad física y
personas, los animales y
psicológica.
las cosas.
A disfrutar de un
medio ambiente sano,
diverso y con recursos
Cuidar el medio
ambiente y no
despilfarrar materiales ni
109
Pedro Domínguez Gento
suficientes.
energías.
A recibir una educación
completa y útil, al
menos hasta los 16
años.
Asistir a clase, cooperar
con los compañeros y
hacer caso a los
profesores.
A no ser manipulados
o explotados por
ninguna persona o
grupo.
No aprovecharse de
nadie, aunque sea más
débil o menos listo.
A participar en las
Participar en las tareas
tareas colectivas éticas colectivas éticas en la
según sus
medida de sus
posibilidades.
posibilidades.
Nunca debemos pretender «comprar» el cariño de los
pequeños a base de dulces o regalos, resulta totalmente
desaconsejable porque daña su salud y los malacostumbra,
hasta les roba el gozo de las cosas porque cuando se poseen
en exceso y sin haberse esforzado para conseguirlas acaban
perdiendo el gusto y el interés. En vez de alabar la suerte o la
picaresca, como suele hacerse ahora, hemos de revalorizar el
trabajo y el esfuerzo personal por mejorar, ayudar y aprender,
desde pequeños. Cuando se portan bien y progresan
adecuadamente se les puede premiar con algo afectivo,
inmaterial: un beso, una felicitación, una caricia aprobadora,
un paseo conjunto, leyéndoles un cuento o jugando a lo que
les agrada; los niños pequeños disfrutan más así que
regalándoles lo más sofisticado o caro del mercado.
Y al comprarles juguetes hemos de tener en cuenta que con
ellos también aprenden, en realidad suelen utilizarlos para
110
HÁBITOS SALUDABLES
imitar a los mayores; por tanto si deseamos que nuestros hijos
se hagan personas libres, activas, respetuosas e inteligentes,
conviene evitar los juguetes que enseñan lo contrario. La
pelota, la bici, los cuentos, los juegos de palabras cruzadas, los
de cerámica o pintura, el telescopio, el microscopio y muchos
otros similares, resultan muy adecuados ya que promueven el
ejercicio físico, las habilidades manuales, la cooperación, la
curiosidad científica, la imaginación, la memoria, etc.
Si el hijo es único conviene que se relacione a menudo con
niños de edades parecidas, para aminorar el aislamiento
infantil y favorecer su sociabilidad, lo cual puede conseguirse
intensificando las relaciones con familiares o amigos que
tengan otros pequeños, u organizándose entre varias parejas
para reunir a los niños un rato cada día en casa de alguien,
rotativamente.
Al nacer el segundo hijo suele crearse una situación
conflictiva porque el primero no entiende ni asume fácilmente
que otro, recién llegado, le robe las atenciones exclusivas de
mamá, papá y los demás, con lo cual los celos y sus efectos
colaterales resultan inevitables. Por eso hay que ir preparando
psicológicamente al primero durante el nuevo embarazo, para
que también él participe en el acontecimiento y no se sienta
luego desplazado y desatendido. Actuando con paciencia y
sensatez se puede suavizar la situación y conseguir que el
primogénito acabe asimilándolo bien e incluso colabore
satisfactoriamente en la crianza del hermanito.
Y no deberían engendrarse más de uno o a lo sumo dos
hijos por pareja para evitar agobios, poder criarlos bien y para
descongestionar la Biosfera porque la presión a que la estamos
sometiendo resulta ya excesiva. Somos 7.200 millones de seres
humanos y actualmente necesitamos ya 1'5 planetas Tierra y
en el 2.050 necesitaremos 3, algo absolutamente insostenible,
por lo tanto hemos de estabilizar la población, reducir el
111
Pedro Domínguez Gento
consumo y acabar con la destrucción ambiental si no queremos
que nuestra calidad de vida se reduzca de forma drástica o
pase algo aún peor.
Finalmente, conviene saber que cada vez son más los
padres incapaces de tutelar a sus hijos adolescentes porque
éstos no les hacen ningún caso e incluso los maltratan, sobre
todo a las madres, hasta el punto de verse obligados a
denunciarlos e internarlos en centros de primera acogida, en
Madrid por ejemplo los menores ingresados a petición paterna
suponen ya un porcentaje importante de los internados en
dichos centros. Afortunadamente hemos superado la educación
autoritaria, con sus secuelas de miedo y frustación, pero el
enrarecido ambiente social y el mal uso de la TV y las nuevas
tecnologías dificultan el clima de responsabilidad que se
necesita para educar en libertad, de manera que algunas
familias crían a sus hijos con demasiada dejadez, sin equilibrar
la tolerancia con los límites indispensables, les dejan hacer de
pequeños lo que quieren y luego cuando crecen convirtiéndose
en jóvenes inadaptados y problemáticos no pueden ya con
ellos...
Para evitarlo hay que implicarse a fondo en la educación de
los hijos, aprendiendo a guiarlos desde el principio y pidiendo
consejo a los expertos (psicólogos de los centros escolares) en
cuanto surgen los primeros problemas, sin esperar a
precipitarse en situaciones desesperadas. Es un oficio duro el
de los padres, sin embargo con información, voluntad y
paciencia se puede conseguir que los hijos crezcan hasta
hacerse personas razonables, responsables e independientes.
112
HÁBITOS SALUDABLES
7
TRABAJO SEGURO Y ESTUDIOS ÚTILES
Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de
su trabajo y a la protección contra el paro. Todos tienen
derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por igual
trabajo. Todo trabajador tiene derecho a una remuneración
equitativa y satisfactoria que asegure para él y su familia una
existencia digna, completada si es necesario con otros medios
de protección social.
Artículo 23 de la Declaración Universal
de los Derechos Humanos, 1948.
Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el
derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la
promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente
para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en
ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.
Artículo 35 de la Constitución Española, 1978.
7.1. DESEMPLEO
Y POBREZA
A pesar de las buenas declaraciones legislativas y
gubernamentales, el desempleo es uno de los grandes
problemas sin resolver de esta sociedad. Las cifras varían
según las fuentes o el momento y actualmente, según la EPA,
la media del último trienio en España es de 5.800.000 parados,
el 25% de la población activa, la mayor parte sin un subsidio
que les permita vivir dignamente. El paro se ceba especial-
113
Pedro Domínguez Gento
mente sobre los más jóvenes, un 58% de los menores de 25
años están parados y no son más porque muchos de ellos han
optado por emigrar a otros países. El paro de larga duración
afecta a más de 1.200.000 personas. Por comunidades
autónomas los % totales varían entre el 16% de Euskadi y el
37% de Andalucía.
Las consecuencias directas del desempleo resultan muy
duras para quienes lo padecen, muchos parados pueden
amortiguarlas gracias a los ahorros y la familia, que
habitualmente los ayuda y apoya. No obstante muchos acaban
perdiendo la autoestima al no poder ser útiles y ver frustradas
sus aspiraciones socioeconómicas; algunos se hunden en la
depresión, el alcoholismo, la desesperación, etc.
Hay familias en las que ninguno de sus miembros tiene
trabajo, al menos un trabajo regular y suficientemente
remunerado, ni subsidio, y se ven abocados a la miseria en
cualquiera de sus múltiples formas: hambre, mendicidad,
delincuencia, prostitución, etc., multiplicando a su vez los
problemas sociales y repercutiéndolos sobre los demás.
Según el INE, un 27'3% de la población española está en
riesgo de pobreza, una especie de eufemismo para evitar decir
claramente que son pobres ya que sus ingresos resultan
inferiores a los 677 €/mes, cantidad equivalente al salario
mínimo interprofesional (SMI). El 6'2% de la población se halla
en una situación de “privación material severa”, lo cual debe
significar que prácticamente no tienen ni para comer.
Y la pobreza también perjudica seriamente la salud... Por
ejemplo, según un informe de Médicos del Mundo, los gitanos
migratorios españoles, con un alto índice de analfabetismo e
ingresos muy inferiores al salario mínimo, raramente alcanzan
los 65 años de vida, cuando la esperanza de vida media es de
78 años. Otra investigación, realizada en la Universidad de
Barcelona, demuestra que en las zonas más deprimidas de
114
HÁBITOS SALUDABLES
España la tasa de mortalidad es bastante superior a la de otras
zonas más ricas, tanto es así que calculan en 35.000 el exceso
de muertes anuales debidas a esas condiciones de pobreza,
unas muertes que se podrían evitar igual que las provocadas
por el tabaco o los accidentes laborales.
El desempleo se origina porque los beneficios de los
avances tecnológicos no se reparten de forma equitativa. Así,
al introducir nuevas máquinas o procesos que permiten
aumentar la producción con menos trabajo humano y no
reducir proporcionalmente la jornada laboral acaban sobrando
trabajadores, porque la fabricación de nueva maquinaria ocupa
una pequeña parte del personal que reducen las industrias
donde se implanta.
Pero eso provoca efectos secundarios importantes, al ir
despidiendo trabajadores unas y otras empresas, la población
cada vez tiene menor capacidad de compra y poco a poco se
reduce el consumo total, con lo cual las mismas empresas
acaban perdiendo ventas y pueden conducir la economía hacia
una fase recesiva. Otro factor desestabilizador es el propio
aumento de la producción por la modernización tecnológica,
capaz de hacer que la oferta supere a la demanda, con lo cual
origina crisis de superproducción, con caídas de precios,
quiebras, cierres de empresas, despidos masivos...
Las crisis se retrasan creando nuevos productos y servicios
que ocupan a parte de la población, nunca a toda la población
activa; es el espejismo del crecimiento continuo y la sociedad
de consumo. Pero incluso en este caso la población acaba
saturándose de los nuevos productos y al final estalla la
recesión. Y los grandes retrocesos cíclicos de la economía de
mercado suelen desembocar en guerras terribles, que
destruyen parte de la población y de los bienes sobrantes,
permitiendo que el sistema vuelva a recomenzar...
Es otra de las inconsistencias y paradojas del actual modelo
115
Pedro Domínguez Gento
social: las máquinas nos liberan del trabajo pero a cambio nos
condenan al paro y la miseria. No es de extrañar que al
principio de la Revolución Industrial los obreros iniciaran el
movimiento ludita, destruyendo las máquinas que les quitaban
a ellos el trabajo.
Las tribus primitivas, que por supuesto no conocen el
desempleo, dedican sólo 3 o 4 horas diarias a satisfacer sus
necesidades y viven con menos comodidades pero a menudo
más felices que nosotros, un hecho constatado que debería
hacernos reflexionar.
Mientras tanto, en esta sociedad moderna resulta
completamente absurdo que todavía haya millones de
personas trabajando 40 horas semanales, o más, al lado de
millones que no tienen ningún trabajo ni medios para ganarse
la vida.
En teoría la solución es fácil, basta con repartir el trabajo
entre todos los ciudadanos aptos, no tendríamos mas que
dividir las horas totales entre los trabajadores existentes. O de
otra forma más sencilla: si hay un 25% de la población activa
en paro, se reduce en ese mismo porcentaje la jornada laboral
y con las 30 horas semanales que resultan ya podemos
trabajar todos, acabándose el desempleo y los problemas que
acarrea.
En la práctica la inercia histórica, los intereses creados y la
falta de solidaridad social impiden que tan sencilla y efectiva
solución se ponga en marcha; los sectores obreros presionan
en ese sentido pero existe una enorme resistencia en contra y
se avanza lentamente. Todos deberíamos apoyar estas
iniciativas porque al final nadie está libre del riesgo de quedar
en paro ni de sufrir sus efectos colaterales, y la miseria nos
puede salpicar a todos.
Respecto a los subsidios para los desempleados, resultan
insuficientes, degradantes y se prestan a la picaresca, son
116
HÁBITOS SALUDABLES
como parches defectuosos. Mientras se consigue reducir la
jornada laboral hasta alcanzar el pleno empleo, es prioritario
que la protección socioeconómica llegue a todos los que la
necesitan, aunque para ello haya que reducir otros gastos
públicos mucho menos necesarios.
Sin embargo, más que subsidios lo que interesa es crear
empleo desde el propio sector público, en la atención a los
mayores, la ampliación y mejora de los servicios, la protección
y restauración ambiental, etc. Y apoyar sobre todo a las
cooperativas de trabajo asociado y a las pequeñas empresas,
que son las que crean más puestos de trabajo, especialmente
en los sectores respetuosos con las personas y los
ecosistemas.
7.2. EL
TRABAJO Y SUS PROBLEMAS
Tal y como están las cosas, para encontrar empleo hay que
espabilar y moverse, preguntar a los conocidos, mirar en los
diarios, apuntarse al INEM y ver sus ofertas, también se
pueden realizar cursos de formación mientras se busca trabajo.
Hay que tener paciencia porque se tarda un tiempo en hallarlo.
Si es posible aguantar, vale la pena prescindir de las
empresas sumergidas, ilegales, que pagan poco y niegan
cualquier derecho a los trabajadores, creando además una
competencia desleal que puede hundir a las empresas legales.
Lo mismo se puede decir sobre las de trabajo temporal, las
famosas ETT, que suelen contratar por días o semanas y se
quedan parte del salario.
El autoempleo a veces es una buena solución, pero hay que
evitar las grandes inversiones para no quedar endeudados si
fracasa el intento, cosa fácil al principio. Sobre todo no
desmoralizarse. En los ayuntamientos suele haber una oficina
117
Pedro Domínguez Gento
para informar y ayudar en la creación de empresas, y siempre
es conveniente informarse bien antes de empezar.
De cualquier forma, tener un puesto de trabajo tampoco
garantiza la felicidad y el bienestar, aunque lógicamente
resulta necesario para ganarse la vida. Lo ideal es encontrar
uno que cuadre con nuestra vocación y aptitudes, para poder
sentirnos útiles y disfrutar con él; pero no siempre es factible,
el trabajo escasea y muchas veces no podemos elegir el que
más nos gustaría, hemos de aceptar el que sale... En tal caso
lo recomendable es no obsesionarse, tener paciencia y hacerlo
bien, al fin y al cabo resulta útil, realizamos una labor positiva
para la sociedad y ganamos nuestro sustento, si no nos gusta
podemos ir buscando mientras el que nos interesa.
Otro problema general es la gran diferencia existente entre
los sueldos, que van desde el salario mínimo interprofesional
(unos 645 € mensuales), y a veces aún menos, hasta millones
al mes; encima, ahora con la crisis los patronos aprovechan
para bajar los salarios y los que antes eran mileuristas ahora
se quedan a veces en la mitad. Tanta desigualdad resulta poco
razonable, nada ética y provoca efectos secundarios
indeseables, como ocurre por ejemplo en el caso de los
trabajadores agrícolas y ganaderos que suelen ser los que
menos cobran, se les paga barato por kilo de producto, lo cual
les obliga a aumentar la producción y reducir costes, olvidando
la calidad y provocando al final problemas tan graves como el
de la carne hormonada, los pollos con dioxinas, las vacas locas
y los residuos fitosanitarios que salpican los alimentos
convencionales; todos saldríamos ganando si les pagáramos
mejor y exigiéramos a cambio alimentos de mayor calidad. En
cualquier caso, ante dudas sobre el sueldo y los derechos
laborales, se puede consultar los sindicatos o algún abogado
laboralista.
Al trabajar se han de evitar las horas extras y el
118
HÁBITOS SALUDABLES
pluriempleo, que deberían estar prohibidos al menos en época
de crisis, porque el tiempo libre es para disfrutarlo con los
amigos o la familia y para hacer ejercicio o practicar alguna
afición, no para trabajar más; además resulta insolidario
porque, en la actual situación de paro generalizado, las horas
extras y el pluriempleo roban puestos de trabajo a quienes
más lo necesitan. Y luego se lleva Hacienda la mayor parte de
estos ingresos extras.
Hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Y con los
avances tecnológicos cada vez podremos disponer de más
tiempo libre, para nosotros mismos.
Las normas de higiene y seguridad han de cumplirse
estrictamente en el trabajo para evitar los accidentes y las
enfermedades laborales. La salud y la integridad física deben
ser prioritarias para todo trabajador porque son sus principales
herramientas para ganarse la vida, perderlas por ignorancia o
por adelantar un poco de faena es una barbaridad, catastrófica
para el propio trabajador y gravosa para la sociedad que será
quien cargue finalmente, mejor o peor, con su mantenimiento
y el de sus deudos.
Durante el año pasado hubieron en España unos 500.000
accidentes laborales, con 558 víctimas mortales. Somos uno de
los primeros países europeos en cuanto a accidentes y muertes
laborales, lo cual se ve favorecido por la gran precariedad
laboral y el desempleo que existe en España, ya que los
trabajadores contratados por semanas, meses o hasta fin de
obra no están en condiciones de exigir el cumplimiento estricto
de las normas de seguridad e higiene estipuladas en los
convenios, unas normas que a veces ni siquiera conocen, y en
algunos casos el trabajo todavía es a destajo con lo cual se
obvian precauciones elementales para aumentar la producción
y los ingresos.
Gobierno y sindicatos deben mejorar las condiciones
119
Pedro Domínguez Gento
laborales e implicar directamente a las empresas en la
inexcusable tarea de prevenir los riesgos. Y los trabajadores
han de ser conscientes de que sólo tienen un cuerpo para toda
la vida, por tanto deben protegerlo al máximo.
Respecto a las enfermedades profesionales las hay de mil
tipos, específicas para cada profesión. Los mineros por ejemplo
son víctimas preferentes de la silicosis, una enfermedad
pulmonar provocada por el polvo que respiran, los maestros
son propensos a los problemas psicológicos y de garganta, los
trabajadores de las industrias químicas a diversas afecciones
de piel y respiratorias, etc.
Otro problema importante que ha surgido recientemente,
debido a la aglomeración de trabajadores en gigantescas y
120
HÁBITOS SALUDABLES
artificiales oficinas, es el síndrome del edificio enfermo donde
un porcentaje significativo de los trabajadores sufren alguno
de estos síntomas: sequedad de piel o garganta, cansancio,
picor de ojos, dolor de cabeza, rinitis, resfriados, alergias... Las
causas principales son la hermeticidad, la deficiente aireación
de las instalaciones, las emanaciones tóxicas de los aparatos
modernos e incluso la contaminación de los conductos del aire
acondicionado con gérmenes patógenos; el clima interno
resulta tan artificial y viciado que mina la salud y provoca
molestias en sus ocupantes, lo cual disminuye también su
eficacia y repercute negativamente sobre el propio trabajo. La
solución pasa por no amontonar trabajadores y conseguir que
los centros de trabajo tengan las condiciones más naturales
posibles: luz diurna, aire limpio y renovado, suficiente espacio,
etc.
Para prevenir las enfermedades y los accidentes laborales
han de hacerse cursillos obligatorios en todas las empresas y
para todos los trabajadores, especialmente los recién
contratados con poca o ninguna experiencia previa. Y los
comités de seguridad e higiene deben funcionar a tope,
informando, vigilando y mejorando la normativa.
En resumidas cuentas, hemos de ser precavidos y poner la
máxima atención en el trabajo, las normas de higiene y
seguridad pueden salvarnos la vida y la salud, por tanto deben
aplicarse al 100% y han de buscarse nuevos sistemas para
reducir al mínimo posible los accidentes y las enfermedades
profesionales. Tal vez así los empresarios, Hacienda e incluso
los trabajadores ganemos un poco menos de dinero, pero sin
duda ganaremos todos mucho en bienestar y seguridad,
evitando tantas desgracias personales como ocurren hoy.
121
Pedro Domínguez Gento
7.3. LOS
ESTUDIOS PREVIOS, PARALELOS O POSTERIORES
En una sociedad bien organizada no habría desempleo,
porque el trabajo existente estaría repartido entre todos los
trabajadores disponibles. Pero mientras conseguimos esto cada
uno debe buscar empleo por su cuenta, compitiendo con
muchos otros aspirantes, de manera que lo más útil es adquirir
primero una formación adecuada para el trabajo que se quiera
desempeñar después.
Los países desarrollados como el nuestro ofrecen la ventaja
de poder estudiar hasta los 16 años porque han generalizado
la educación primaria y la secundaria obligatorias, incluso cabe
la posibilidad de acceder a la universidad... Hace tan sólo
treinta años estudiaban carreras universitarias 30 jóvenes de
las clases altas o medias por cada 1 de las clases bajas, hace
unos diez años la proporción era de 8 a 1 y, aunque hemos
avanzado, todavía nos queda bastante camino para
democratizar realmente la educación y evitar que se pierdan
talentos importantes.
Las dotaciones escolares son escasas pero en algunas
ocasiones ni siquiera se aprovechan del todo, entre otras
razones porque los alumnos tienen cada vez menos motivación
y están más atolondrados. Especialmente difíciles resultan los
de secundaria, cuyo comportamiento en las aulas deja mucho
que desear y obliga a los profesores a hacer menos de
enseñantes y más de cuidadores...
La consecuencia principal es un fracaso escolar muy amplio.
Según los datos actuales aproximadamente el 27% de los
jóvenes escolarizados se puede catalogar como limitados sin
expectativas, poco conflictivos pero sin aptitudes para mejorar,
y el 13% corresponde al fracaso en conflicto, con rendimientos
mejorables pero sin perspectivas de mejora. Es decir que
tenemos un 40% de jóvenes, casi la mitad del total, sin
122
HÁBITOS SALUDABLES
posibilidad de finalizar bien sus estudios, y el problema se
agrava porque la fracción problemática suele entorpecer el
aprendizaje del resto.
Esto reduce después las posibilidades de ocupación, así el
72% de los desempleados menores de 25 años provienen del
abandono de los estudios y del fracaso escolar. Unos 250.000
jóvenes salen cada año del sistema educativo español sin
ninguna titulación y alrededor del 46% de cada generación se
presenta precozmente al mercado del trabajo, con lo cual
engrosan las filas de parados y los pocos que se ocupan han
de hacerlo en los peores empleos existentes.
Resulta muy significativo que el fracaso no dependa
prácticamente de si el centro educativo es público o privado,
mas bien se relaciona con los factores de calidad y el proyecto
docente de cada centro. Y sobre todo con los condicionantes
sociales, porque los hijos de familias con serios problemas
económicos o de convivencia no suelen acabar bien los
estudios obligatorios y difícilmente encuentran trabajo
después, de manera que la pobreza se estanca en un circulo
vicioso... Por mucho que se pretenda culpabilizar sólo a la
escuela, el fracaso escolar forma parte de un fracaso más
profundo, el de una sociedad que no sabe integrar a los
diferentes sectores y acaba marginando a los más débiles.
El ambiente de consumismo y superficialidad que nos
envuelve, con una televisión que se ha introducido ya en todos
los hogares como un miembro más de la familia (a veces el
más importante), dándolo todo pensado e imaginado sin
necesidad de esfuerzo alguno, influye muy negativamente
sobre los pequeños. De hecho la mayoría de los niños pasan
más horas de cara a la televisión que en la propia escuela, lo
cual les quita tiempo de estudio, reflexión, juego y
seguramente también les resta agilidad y autonomía mental.
Además, hoy se valora muy poco el esfuerzo personal y las
123
Pedro Domínguez Gento
expectativas de ocupación posterior para los jóvenes resultan
demasiado precarias, todo lo cual juega un papel desmotivador
crucial. De manera que unas simples reformas internas del
sistema educativo, que no tocan para nada las fuertes
influencias del mundo exterior donde se desenvuelven los
alumnos, no parece que vayan a ser suficientes para mejorar
significativamente la calidad y los resultados académicos,
máxime cuando tampoco tienen la dotación económica
necesaria para modernizar los centros y actualizar a los
profesores.
Pero es obvio que se necesitan reformas urgentes y a fondo
para adaptarse mejor a los nuevos tiempos y las características
psicofísicas de nuestros jóvenes; la enseñanza debería ser más
viva y activa, fomentando la curiosidad innata de los niños
para que descubran por sí mismos (orientados por los
profesores) las leyes naturales y las culturas humanas.
Recursos prácticos e interdisciplinares como la revista escolar,
los distintos laboratorios y el huerto ecológico resultan
sumamente útiles y deberían generalizarse para motivar a los
pequeños y que disfruten aprendiendo.
Para aquellos jóvenes que no quieren estudiar, ni tienen
nivel académico ni comportamiento adecuado, hay que
organizar talleres formativos con el 80% de las horas prácticas.
Las casas de oficios, escuelas-taller y programas de garantía
social van en esa dirección pero se quedan demasiado cortos
porque no atienden mas que a una pequeña parte de aquel
40% de jóvenes que lo necesitan.
Tal vez convendría que a partir de los catorce años todos
dedicaran al trabajo productivo unas cuantas horas diarias (por
ejemplo 1 hora a los 14 años, 2 a los 15 y 3 a partir de los 16),
destinando otras cuatro o cinco al estudio reglado, para que
puedan aprender también lo que cuesta tener casa, alimento,
ropa, transporte, libros... y así valoren y aprovechen el
124
HÁBITOS SALUDABLES
privilegio que representa poder estudiar durante tantos años.
De paso iríamos superando los anacrónicos prejuicios que
todavía subsisten respecto al trabajo manual.
Los jóvenes de ahora no saben lo que ocurría antes y
desperdician buena parte de la formación que la sociedad les
ofrece; sin duda deberían conocer cómo la mayoría de sus
abuelos comenzaron a trabajar en campos, talleres o fábricas,
a los 10 años o antes, y sus padres a los 14, pasando largo
tiempo como aprendices o peones... Actualmente en los países
pobres 125 millones de niños no pueden asistir a la escuela y
otros 150 millones deben dejarla antes de completar los cuatro
años de educación, sin apenas saber leer y escribir, viéndose
obligados a trabajar con 8 años o menos por un salario
miserable que apenas alcanza para comer; aquí se ofrece a
todos la posibilidad de estudiar hasta los 16 años, para
aprender bien un oficio o adquirir la formación académica que
permita cursar estudios superiores, y sin embargo muchos lo
desaprovechan.
En definitiva, el fracaso escolar supone un conflicto social
que irá agravándose durante los próximos años, si no nos
esforzamos en remediarlo, porque los jóvenes sin trabajo ni
posibilidades de estudiar, sometidos a la intensa publicidad
que incita a consumir, constituyen un auténtico caldo de
cultivo para los problemas. Algunos acabarán sufriendo
dificultades personales y creando otras a su familia y a la
sociedad; continuará aumentando la frustración, la
marginación,
el
gamberrismo,
la
drogadicción,
la
delincuencia... Para prevenirlo hemos de procurar que desde
pequeños se aficionen al estudio y a colaborar en casa, sin
abrumarlos pero también sin dejarlos que se apoltronen y no
hagan nada; el día tiene horas de sobra para jugar, aprender,
divertirse, ayudar, etc.
125
Pedro Domínguez Gento
A los niños hemos de apoyarlos siempre en sus estudios,
especialmente durante la incorporación a la Escuela y en los
cambios de niveles o etapas, como el paso de Primaria a
Secundaria, de ésta a los Módulos Profesionales o al
Bachillerato y de aquí a la Universidad, porque son pasos
importantes que amplían y complican tanto las materias como
las relaciones personales, además suelen coincidir con cambios
físicos y psicológicos trascendentales. Los padres son un factor
clave para el éxito de sus hijos, deben interesarse por sus
estudios y amistades, aconsejándoles sin agobiarlos; pero esto
sólo resulta efectivo cuando la compenetración paterno-filial
existe desde el principio, es algo que no se puede improvisar,
sobre todo cuando ya han pasado bastantes años.
Normalmente los jóvenes cuyos padres se preocupan por ellos
y sus estudios, suelen adaptarse bastante bien y no tienen
problemas para continuar avanzando.
Para educar a un hijo hay que mantener un diálogo
permanente con él, explicándole lo que debe saber de la vida
en cada momento, escuchándolo y mostrando interés por lo
que le ocurre, aconsejándole y dándole cada vez mayor
libertad conforme va madurando. Pero reservando siempre la
autoridad suficiente para impedir que haga alguna tontería
arriesgada para él o para los demás; se ha de hallar el punto
126
HÁBITOS SALUDABLES
de equilibrio adecuado entre la autoridad paterna y la libertad
filial, aunque a veces resulte difícil.
Respecto a las notas, no hemos de concederles excesiva
importancia ni tampoco quitarles la que tienen, son indicadores
aproximados de lo que se aprende y nunca hay que darles
tanto valor como para traumatizar al joven, ni tampoco
permanecer impasibles cuando indiquen bajones significativos.
Si son buenas hay que felicitarlo, sin exagerar, y si son malas
hay que hablar con él y con los profesores correspondientes,
sin dramatizar, para ver a qué se debe el menguado
rendimiento e intentar solucionarlo; el profesor tutor puede
servir de puente y ayuda. Al subir de nivel las notas suelen
bajar un poco, por tanto en los elementales las calificaciones
deben ser buenas para asegurar que se podrán superar los
siguientes niveles, es decir se necesita una buena base para
poder continuar estudiando.
De cualquier forma, si las notas no son demasiado
favorables tampoco hay que desesperarse y desistir enseguida
porque pueden mejorar después, recuérdense los casos
excepcionales de ciertos sabios que en la escuela fueron
estudiantes malos o regulares. Volta por ejemplo no empezó a
hablar hasta los cuatro años y su familia pensaba que era
retrasado mental, sin embargo a los siete estaba al mismo
nivel que los demás niños de su edad y de mayor inventó la
pila eléctrica y fue profesor en la Universidad de Pavía; en su
honor hoy se denomina voltio a la unidad de potencial
eléctrico. Darwin abandonó los estudios de medicina y su
padre llegó a decirle que sería una vergüenza para su familia,
Einstein fracasó en su primer examen de ingreso a la
universidad y un profesor le dijo que nunca llegaría a nada;
ambos fueron estudiantes mediocres pero posteriormente
elaboraron teorías científicas fundamentales.
Casi siempre suele haber alguna asignatura que no nos
127
Pedro Domínguez Gento
gusta, es algo inevitable; la enseñanza primaria y la secundaria
han de ofrecer una panorámica general de nuestra cultura, lo
cual implica múltiples áreas: Matemáticas, Ciencias, Sociales,
Educación Física, Dibujo, Literatura, Lenguas, etc. Difícilmente
nos gustarán todas las materias pero al menos hemos de
aprobarlas para poder continuar estudiando, y no hay ninguna
tan difícil que no se pueda superar.
Posiblemente debería reafirmarse la asignatura de Ética, el
conocimiento de los valores y las normas de comportamiento
respetuoso y tolerante que se han de guardar para vivir en
sociedad, el estudio de los derechos y deberes humanos con
las penalidades históricas padecidas hasta alcanzar las actuales
cotas de libertad, no máximas pero sí mayores que las de
antaño. La ética resulta imprescindible y debe aprenderse
primero en el hogar con el ejemplo de los padres, después en
la escuela con el trato educado de los profesores y finalmente
con una asignatura específica que ayude al joven a meditar y
racionalizar los porqués de tales conductas y la necesidad del
respeto y apoyo mutuo. También podría servir para revalorizar
lo que es de todos, como los mismos centros educativos, cada
vez más maltratados y estropeados.
En la secundaria se han de elegir asignaturas optativas,
luego un bachillerato o ciclo formativo y después la carrera
deseada, si se continúa estudiando. Resulta pues necesario
reflexionar a fondo y analizar las diferentes opciones para
escoger la que gusta más, cuadra mejor con el historial
académico y ofrece mayores posibilidades para encontrar
trabajo posteriormente; por tanto los factores a considerar son
tres: la vocación, las notas y el empleo.
Nadie sabe cómo estará el mercado laboral dentro de unos
años pero sí se puede prever que las titulaciones hoy ya
sobresaturadas tendrán entonces mala salida, hay que
considerarlo junto a la vocación y las propias aptitudes. En los
128
HÁBITOS SALUDABLES
centros educativos se dispone de servicios psicopedagógicos
para asesorar a padres y alumnos sobre los estudios y salidas
más acordes con los antecedentes académicos, conviene tener
en cuenta sus recomendaciones, aunque la decisión última
siempre queda para el estudiante aconsejado por sus padres.
Si la familia tiene escasos recursos económicos ha de
preguntar y enterarse bien cuanto antes, en el propio centro
educativo, acerca de las becas y demás ayudas existentes para
transporte, matrícula, libros... que pueden ayudar a continuar
los estudios, aliviando la economía familiar.
Hemos de evitar el prejuicio de creer que las profesiones
manuales son inferiores a las intelectuales, todo aquel que
realiza bien su trabajo es tan digno como el que más y si uno
ha dedicado más años al estudio el otro lleva más tiempo
trabajando para la colectividad; vivimos en una sociedad
clasista, llena de prejuicios y desigualdades que debemos ir
superando. Algunas veces resulta más fácil encontrar trabajo
con profesiones técnicas o manuales que con las carreras
superiores, hay que considerarlo también a la hora de elegir.
Incluso quienes consiguen obtener algún título medio o
superior lo tienen difícil para encontrar empleo y deben
espabilarse, han de estar atentos a las ofertas que se publican
en los diarios, en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo,
en los boletines oficiales, etc. Para conseguir experiencia es
conveniente realizar prácticas en empresas, hacer cursillos de
perfeccionamiento u otros gratuitos organizados por los
sindicatos o el mismo INEM, y dirigirse a las empresas afines
para solicitar trabajo. Algunos centros educativos y
ayuntamientos montan cursillos para enseñar a buscar el
primer empleo.
Mientras hallamos el puesto de trabajo que nos interesa, si
nos sale otro decente conviene aceptarlo para comenzar a
cubrir los gastos personales y aumentar nuestras habilidades.
129
Pedro Domínguez Gento
En realidad esto debería hacerse desde la etapa de estudiante,
a partir de los 16 años ya se puede buscar algún trabajo
sencillo y sin riesgos al menos para las vacaciones del verano,
como por ejemplo dar clases particulares a estudiantes de
cursos anteriores, con lo cual se gana experiencia personal y
un poco de dinerillo. Trabajando se aprende bastante y se
madura antes.
Cuando tenemos empleo todavía cabe la posibilidad de
continuar los estudios interrumpidos o iniciar otros nuevos que
no se pudieron hacer antes, para lo cual existe la enseñanza
en horario nocturno, la libre (sin asistencia a clase, sólo a los
exámenes) y la educación a distancia. Indudablemente resulta
más duro que cuando se era joven porque existen más
compromisos, el tiempo escasea y al cerebro le cuesta más
aprender, pero en cambio las cosas se ven más claras y se
tiene mayor fuerza de voluntad.
Recordemos que no hay límite de edad para cursar estudios
o carreras, de hecho algunas personas los inician al jubilarse
porque antes no tuvieron esa oportunidad, y ponen unas
ganas y un esfuerzo verdaderamente encomiables, que ojalá
alcanzaran los jóvenes en escolarización obligatoria...
Y también se puede aprender de forma autodidacta, con
ayuda de los libros; en definitiva ésta es una de las mejores
aficiones que podemos tener a cualquier edad.
130
HÁBITOS SALUDABLES
8
EJERCICIO EQUILIBRADO Y OCIO
Mente sana en cuerpo sano.
Proverbio clásico de hace unos 2.000 años.
8.1. NECESITAMOS
EJERCICIO Y AIRE LIBRE
Durante miles de generaciones los seres humanos fuimos
recolectores y cazadores itinerantes que andábamos mucho y
corríamos a menudo, después inventamos la ganadería y la
agricultura estableciéndonos en aldeas fijas pero también
moviéndonos y trabajando duro al aire libre durante otros
cientos de generaciones, tan sólo en la actual parece que
vamos a abandonar mayoritariamente el esfuerzo físico para
ganarnos la vida. Por tanto, considerando que la evolución
biológica modela las especies a lo largo de miles de
generaciones, hemos de concluir que nosotros estamos
diseñados para realizar una actividad física importante al aire
libre, si no tan intensa como la de nuestros antepasados más
lejanos sí lo suficiente como para mantener en buena forma
nuestro organismo.
En ese sentido se ha podido comprobar que la actividad
física regular rebaja los niveles de colesterol, reduce la arteriosclerosis y la presión arterial en los hipertensos, disminuye
los problemas coronarios, ayuda a los diabéticos, facilita la
digestión de los alimentos, su absorción y evacuación, mejora
el estado físico y psíquico, facilita el sueño... Por el contrario el
sedentarismo predispone a numerosas enfermedades, algunas
131
Pedro Domínguez Gento
realmente graves.
El ejercicio físico resulta imprescindible para todos, pero sin
pasarse porque demasiado intenso origina los perniciosos
radicales libres que dañan nuestras células y al mismo tiempo
puede deprimir el sistema inmunitario, provocar desgarros de
ligamentos, desgaste de articulaciones, etc. Cada persona
necesita pues un grado de esfuerzo equilibrado y diferente
según su estado, edad y trabajo diario.
Por supuesto que después de las comidas no deben
realizarse ejercicios fuertes, al menos hasta que hayan
transcurrido las 2 o 3 horas necesarias para hacer la digestión.
Los niños y los jóvenes deben andar, correr y jugar al aire
libre habitualmente, cosa que tropieza con serias dificultades
ya que las viviendas no tienen espacio para ello y en nuestras
ciudades escasean las zonas verdes, además las calles están
inundadas por el tránsito y no se puede dejar salir solos a los
pequeños. Por tanto para que se expansionen hemos de
llevarlos a los parques y paseos existentes, o a las afueras sin
edificar, de paso así hacemos nosotros algo de ejercicio.
Conviene aficionarlos desde pequeños a algún deporte sencillo
y completo, quitándole la agresividad y competitividad que
pueda tener, para que cuando sean mayores continúen
ejercitando los músculos y se entretengan de manera mucho
más saludable que apoltronados ante la tele o en el pub.
Los adultos que realizan trabajos sedentarios necesitan
todos los días al menos 30 minutos de ejercicio medianamente
intenso como la carrera ligera, la natación, el baloncesto, etc.
Por su parte quienes trabajan en actividades manuales que
requieren bastante esfuerzo físico (obra, carpintería,
fontanería, talleres, agricultura...) no precisan ejercicios de
mantenimiento, aunque a veces puede resultarles adecuada
alguna gimnasia específica que ejercite los músculos menos
utilizados en el trabajo cotidiano o flexibilice y relaje los más
132
HÁBITOS SALUDABLES
forzados.
Para los jubilados es recomendable pasear un par de horas
al día y si pueden practicar algún deporte suave mejor.
Quienes sufran problemas físicos deben pedir consejo a su
médico o fisioterapeuta sobre el ejercicio que les resulta más
conveniente.
Las embarazadas han de seguir las recomendaciones
médicas y por supuesto realizar los cursillos de preparación al
parto, que incluyen numerosos movimientos para facilitarlo y
de paso mantenerse en forma. Después del parto también
tienen una gimnasia apropiada para recuperar los músculos
abdomiales, que se aflojan demasiado tras el embarazo.
Los enfermos y las personas con dificultades físicas deben
consultar a su médico el tipo de ejercicios más adecuados para
su respectivo caso, absteniéndose de cualquier otro
contraindicado.
Además necesitamos tomar el sol, cuya influencia como
vasodilatador, en la síntesis de vitamina D, la regulación
hormonal y nerviosa, etc, resulta muy beneficiosa para nuestra
salud. Sin embargo, hay que tener buen cuidado de que la
exposición directa no sea excesiva, sobre todo ahora que la
capa de ozono está debilitada, lo cual podría originar
quemaduras, daños oculares, lesiones degenerativas y
envejecimiento prematuro; durante el verano conviene evitar
el Sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16), que
son las que entra con mayor fuerza, y tomarlo de cuerpo
entero gradualmente, empezando con cinco o diez minutos y
aumentando uno o dos más cada nuevo día, manteniéndonos
el resto del tiempo a la sombra o como mínimo protegidos con
sombrero y ropa ligera, mejor esto que las cremas protectoras.
Y no debemos confiarnos porque haya nubes, las radiaciones
solares más peligrosas las atraviesan sin problemas
Hemos de cuidarnos todos, especialmente las personas de
133
Pedro Domínguez Gento
piel clara que son las más sensibles... En realidad, el color de
la piel es una adaptación a la insolación típica de la región
donde habitamos, por eso los nórdicos son pálidos, los
ecuatoriales negros y nosotros, de latitudes intermedias,
morenos; los prejuicios racistas no tienen fundamento racional
y de hecho, en las publicaciones científicas actuales, ya no se
habla de razas sino de etnias, un concepto moderno que hace
referencia a cómo viven, piensan y sienten las diferentes
poblaciones humanas.
Las lámparas domésticas de rayos UVA (ultravioletas de tipo
A), para ponerse morenos rápidamente, no son recomendables
y en caso de usarlas hay que ser muy precavidos y cumplir
todas las instrucciones del fabricante, protegiéndose bien la
vista y controlando el tiempo para no pasarse nunca.
La actividad física equilibrada no sólo mejora el tono y la
forma de los músculos sino que además, combinada con una
buena ducha al acabar, puede resultar tónica y relajante,
llenando de optimismo y vitalidad a quienes la practican. Sobre
todo si se realiza al aire libre, disfrutando del entorno natural.
8.2. EJERCICIOS
FÍSICOS INTERESANTES
La gimnasia suave resulta adecuada para casi todos,
procura la flexibilidad y la activación de los músculos, y se
puede practicar en casa o en cualquier jardín.
El tai-chi oriental también permite ejercitar los músculos con
suavidad, igual que ciertos tipos de danzas y bailes
tradicionales.
El yoga resulta útil para conocernos mejor a nosotros
mismos, conseguir mayor autocontrol y aprender a relajarnos.
Los estiramientos realizados al levantarse o cuando se está
bastante tiempo en la misma postura sirven para desentume-
134
HÁBITOS SALUDABLES
cer los músculos y relajarlos.
Además existen deportes muy completos, como la natación,
que permite mover todo el cuerpo sin gran esfuerzo. Otros
como el voleibol, ping-pong, baloncesto, tenis, o cualquiera
que haga mover ambos brazos y piernas, también son
interesantes si los practicamos con tranquilidad. Y por
supuesto la sencilla carrera ligera o el paseo largo, que son
aptos para casi todo el mundo.
Como complemento del ejercicio físico tenemos los
diferentes tipos de masajes: terapéuticos, deportivos,
relajantes, sensuales... que pueden resultar tonificantes y muy
agradables ya que desentumecen los músculos, alivian los
dolores, confortan y reconcilian a uno con su propio cuerpo.
Las parejas pueden aprender y disfrutar practicando
alternativamente estas técnicas.
135
Pedro Domínguez Gento
Pero no es preciso dedicarse todos los días a un deporte o
ejercicio específico, existen actividades útiles que pueden
desempeñar el mismo papel. Por ejemplo, en vez de ir adrede
a correr o pasear se puede acudir al trabajo o ir de compras a
pie o en bici, si no está demasiado lejos, con lo cual además
del ejercicio físico ahorramos combustible y no contaminamos.
Cuando hemos de subir o bajar algunos pisos, si no son
muchos, podemos ir por la escalera y así hacemos ejercicio a la
vez que evitamos consumir electricidad. Otros ejemplos de
actividad física cotidiana serían la limpieza general del hogar, el
cuidado del huerto familiar, el de un jardín, etc.
Los niños por su parte cuando juegan al aire libre suelen
correr y mover bien todos sus músculos, sólo necesitan
ejercicio físico adrede cuando se pasan el día encerrados en
casa y entonces lo mejor es sacarlos al parque o al campo para
que jueguen entre ellos. Los mayores también disponen de
actividades lúdicas tan apropiadas e interesantes como la
petanca y algunos juegos antiguos; eligiendo zonas sosegadas
y verdes el ejercicio puede resultar doblemente grato y
beneficioso.
No hemos de obsesionarnos con la musculatura buscando
un cuerpo a lo supermán porque esto requiere dedicarse casi
en exclusiva al gimnasio, con demasiadas horas diarias de
duros ejercicios, y tanto esfuerzo puede resultar
contraproducente al aumentar el desgaste celular, además hay
otras cosas más interesantes que hacer. Y nada de tomar
anabolizantes ni fármacos para acrecentar la masa muscular,
resultan absolutamente innecesarios y suelen tener contraindicaciones y efectos secundarios perjudiciales.
Tampoco son recomendables los deportes de riesgo ni los
que afectan negativamente al medio ambiente, porque es
absurdo poner la vida en peligro sin necesidad y porque
existen otras alternativas más seguras y respetuosas que
136
HÁBITOS SALUDABLES
pueden servir igual o mejor para mantenerse en buena forma,
que es lo que interesa. Cada año ocurren alrededor de 200.000
accidentes durante la práctica deportiva, algunos de ellos
fatales, por tanto hemos de ser precavidos también en esto.
Finalmente, habría que desmitificar los deportes de masas,
porque en el fondo son más espectáculos que deportes. Unos
cuantos personajes fuerzan hasta el límite sus organismos, en
un exceso poco saludable, mientras la enorme masa humana
se limita a observar y jalear sin apenas moverse del asiento; la
competencia resulta tan dura y se juegan tanto que no es raro
que los protagonistas consuman drogas peligrosas para
superar a los contrincantes. Como se fomenta el talante
visceral entre sus seguidores a menudo surgen bandas
enardecidas que provocan peleas y vandalismo, y con tanta
gente exaltada ocurren a veces avalanchas humanas,
hundimiento de graderíos, incendios de estadios, etc,
accidentes que se cobran cientos de vidas.
Algunos antropólogos interpretan los espectáculos de masas
como una especie de puesta en escena o rememoración de la
ancestral tendencia cazadora del ser humano, con rituales
tribales que crean y canalizan la agresividad. Por otro lado
parecen reminiscencias de la antigua estrategia del «pan y
circo» que ya utilizaban los amos de Roma para entretener a
las masas desarraigadas y empobrecidas, con el fin de evitar
explosiones de descontento y rebeliones populares. Quizás se
trate de ambas cosas a la vez.
En todo caso, el verdadero deporte no consiste en mirar
como otros lo practican sino en practicarlo uno mismo, sin
necesidad de batir ningún récord ni ganar a nadie. Porque de
lo que se trata es de ejercitar los músculos y descargar las
tensiones, para vivir más sanos y felices.
137
Pedro Domínguez Gento
8.3. OCIO
Y ENTRETENIMIENTO
El día tiene muchas horas y si nos organizamos bien
disponemos de tiempo para todo, también para el ocio.
Después de dormir unas 8 horas, trabajar o estudiar durante
otras 7 u 8, nutrirnos en 2 o 3, ayudar en casa 1 hora, hacer
media o una hora de ejercicio físico, asearnos en otra media
hora..., todavía nos quedan un par de horas libres durante los
días laborables y bastantes más los fines de semana y las
vacaciones. En realidad vamos encaminados hacia la sociedad
del ocio porque las máquinas se perfeccionan continuamente y
realizan cada vez más trabajo humano, la mejor prueba es la
existencia de una potente industria del ocio y su crecimiento
imparable, aunque a veces no muy acertado.
Lo que hacemos con el tiempo libre también resulta
importante para nuestra salud física y mental. Incluso lo que
no hacemos, porque si nos aburrimos sin saber qué hacer y
nos apoltronamos en el sofá, entonces favorecemos la
obesidad, la hipertensión, la incomunicación, la irritación, el
insomnio..., todo lo cual repercute negativamente sobre
nosotros mismos.
Por tanto, hemos de ser inteligentes y no dejarnos absorber
por la televisión o las nuevas tecnologías ni los juegos o
espectáculos denigrantes, chabacanos, chismosos, ludopáticos,
etc. Debemos buscar actividades creativas, divertidas,
amigables y variadas que ejerciten la mente en algún caso y
en otros los músculos. De cuando en cuando conviene romper
la monotonía con cambios desacostumbrados y agradables,
como invitar por sorpresa a la pareja a una cena íntima u
organizar una excursión al campo en bici. Interesa también
crear rutinas sugestivas, por ejemplo salir al cine o a comer
fuera un día a la semana.
Existen mil recetas contra el aburrimiento y todos tenemos
138
HÁBITOS SALUDABLES
alguna afición interesante capaz de ocupar nuestro tiempo
libre, además de enriquecernos como personas. Podemos
disfrutar leyendo un buen libro o un tebeo entretenido,
echando una partida a las cartas, al parchís u otro juego de
mesa, viendo una buena película, una obra de teatro,
escuchando la música favorita, pintando un cuadro o
escribiendo algo, cuidando las flores, haciendo carpintería,
artesanía o bricolage, paseando por el parque, observando los
pájaros, haciendo alguna excursión, participando en una
tertulia con los amigos, jugando a ping-pong o a la petanca,
etc. Con nuestro tiempo libre podemos hacer infinidad de
cosas saludables y entretenidas.
Y tampoco tiene por qué estar reñido el ocio con la utilidad
práctica, hay quienes disfrutan en el huerto cultivando
verduras y hortalizas para consumo propio, en la cocina
preparando platos especiales o haciendo bricolage doméstico,
otros dedican su tiempo libre a cooperar con organizaciones
solidarias... Son aficiones sanas que han de fomentarse.
Las actividades interesantes y agradables para el ocio
resultan especialmente indicadas cuando se acerca la
jubilación, porque si dominamos un amplio abanico de
posibilidades para ocupar nuestro tiempo libre, después no
resultará difícil amoldarnos a la nueva situación. Jubilarse del
trabajo, con una pensión digna para vivir, debe tomarse como
lo que es: una gran liberación que permite hacer lo que antes
no se podía por problemas de tiempo y compromisos, es el
momento ideal para desarrollar aquellas aficiones que siempre
nos agradaron y nunca tuvimos tiempo de cultivar.
139
Pedro Domínguez Gento
9
HIGIENE FÍSICA Y MENTAL
La locura mata a aquel que la posee.
Proverbio masai.
9.1. NUESTRA
PIEL
Suele pensarse erróneamente que se trata de un simple
recubrimiento del cuerpo sin mayor importancia, pero la piel
también está viva, en realidad es nuestro mayor órgano ya que
pesa unos 3 kilos y mide cerca de 2 metros cuadrados en los
adultos, con un espesor que varía entre 0'5 y 10 milímetros.
Sus funciones principales son envolver nuestro medio
interno, protegerlo y relacionarnos con el ambiente externo.
Para ello consta de dos partes claramente diferenciadas: la
dermis en el interior, que está constituida por unas sustancias
con gran capacidad para retener agua y fibras de colágeno que
la mantienen tersa, y la epidermis exterior, en cuya base nacen
las células que migran lentamente hacia fuera, mientras van
llenándose de queratina (sustancia dura e impermeable), para
sustituir a las células muertas que recubren la superficie
conforme éstas se van desprendiendo del cuerpo por el
desgaste y la fricción cotidianas.
En la piel tenemos millones de terminaciones nerviosas
capaces de detectar el calor, el frío, la presión, la textura, etc,
originando así el sentido del tacto; el olfato radica en las
terminaciones nerviosas de la pituitaria, en la piel que recubre
las fosas nasales. Además tiene modificaciones como el vello,
140
HÁBITOS SALUDABLES
el pelo y las uñas, que sirven para protegernos mejor, y un
montón de glándulas sudoríparas que excretan sustancias
inservibles o perjudiciales para el organismo y evaporan agua
para mantener constante la temperatura interna cuando hace
demasiado calor o realizamos esfuerzos intensos, otras
glándulas específicas emiten olores relacionados con la
atracción sexual.
Para que funcione bien, la parte externa de la piel necesita
aire, cierto grado de humedad, un margen adecuado de
temperaturas y limpieza suficiente.
Respecto a las condiciones climáticas que mejor nos
sientan, las investigaciones en meteorología aplicada han
establecido unos intervalos óptimos de temperatura y
humedad que deben aplicarse en la climatización de viviendas:
Ambiente
óptimo
Temperatura
17 a 25 ºC
Humedad relativa
60 a 70 %
Pero en cada lugar hay que suavizar el paso del exterior al
local climatizado, regulando el aparato al mínimo de potencia;
lo cual implica ponerlo a unos 25 o 27 ºC en verano y 16 o 17
ºC en invierno. Aireando las habitaciones, con el aire acondicionado desconectado, al menos una hora cada día.
Quienes se ensucian o sudan mucho requieren una ducha
diaria, las personas que realizan actividades suaves y limpias
tienen suficiente con ducharse cada dos o tres días, aunque la
cara y las partes íntimas son de lavado diario y las manos cada
vez que vamos a comer o cocinar. La falta de higiene acaba
dañando la piel y el exceso, si se usan productos fuertes,
141
Pedro Domínguez Gento
también puede irritarla y eliminar sus defensas naturales; hay
que buscar por tanto el equilibrio oportuno.
La ducha es preferible al baño por el micromasaje que
realiza el chorro y porque ahorra mucha agua: un baño
consume 50 litros o más mientras que la ducha sólo 10 o
menos, lo cual permite conservar mejor los acuíferos y ríos de
donde tomamos el agua y paralelamente ahorra la energía de
traer y calentar la que no se consume, resultando así bastante
más barata. Por otra parte la ducha más sana y estimulante se
consigue con agua fresca, a una temperatura algo inferior a la
del organismo humano, entre los 20 y los 30 ºC.
Los jabones, champús, cremas, etc, deben ser naturales y
sin aditivos perniciosos; si no se encuentran de éstos, los de
bebés son suaves y también valen. El maquillaje, los fijadores,
esmaltes... en caso de utilizarse, han de ser lo más inocuos
posibles; conviene limpiar bien la piel antes de acostarse y
dejarla descansar de vez en cuando.
Los tatuajes no son recomendables porque hieren la piel y
además emplean tintas tóxicas que contaminan el organismo,
de hecho quienes se tatúan no pueden donar sangre hasta que
pasa una buena temporada y se depuran internamente. Ni
siquiera las calcomanías resultan aceptables porque a través
de la piel se absorben parte de las tinturas.
Tampoco el piercing es saludable, porque la perforación de
los tejidos para colgar adornos puede acabar infectando el
organismo y provocando lesiones del corazón en personas
propensas; quienes lo practican tienen prohibido donar sangre.
Algo parecido sucede con los implantes de silicona, capaces de
producir efectos secundarios perjudiciales; la cirugía estética
sólo debe practicarse en los casos realmente imprescindibles,
bajo diagnóstico y seguimiento del especialista.
Hemos de aprender a estimar nuestro propio cuerpo tal cual
es, aunque se aleje de los cánones de la moda; análogamente
142
HÁBITOS SALUDABLES
hemos de apreciar a los demás por sus cualidades humanas,
no por su físico ni su estética.
Otro de los factores importantes a la hora de mantener la
piel sana es la ropa con que nos vestimos durante el día o nos
cubrimos por la noche, una especie de segunda piel que ha de
cumplir algunos requisitos:
•
•
•
•
Estar confeccionada con sustancias y procesos naturales.
Mantener el equilibrio térmico, ni frío ni calor.
Tener holgura suficiente, no ajustarse demasiado.
Y haberse lavado con jabones naturales.
La ropa debe ser de lana, algodón, lino... porque las fibras
naturales no suelen dañar la piel, a diferencia de algunas
sintéticas, obtenidas en laboratorios industriales a partir de
derivados del petróleo, que pueden provocar alergias,
erupciones, picores, etc. También hay que considerar los
procesos de fabricación, blanqueado y tinte que a veces son
tan agresivos, incluso con las fibras naturales y las pieles de
origen animal, que sus residuos en los tejidos resultan tóxicos
para la piel.
En dichos procesos acostumbran a utilizar venenos como el
formaldehído, la bencidina, colorantes azoicos, alfamilasas,
cobalto, cromo, zinc... (algunos de los cuales son cancerígenos
o alérgenos) además de una infinidad de mezclas cuyos
efectos todavía se desconocen, y la mayoría de fabricantes ni
siquiera lavan la ropa antes de venderla. Como botón de
muestra tenemos el caso Ardistyl, ocurrido en una fábrica
valenciana de estampados, donde la intoxicación provocada
por los colorantes y disolventes utilizados costó la vida a seis
trabajadoras.
Toda ropa en venta debería llevar una etiqueta identificativa
indicando la composición de sus tejidos y los procesos
143
Pedro Domínguez Gento
empleados en su confección, para que los consumidores
sepamos a qué atenernos. Mientras tanto un consejo útil es
huir de los tejidos artificiales, de las pieles, de los que tienen
colores muy llamativos (los naturales son suaves) o acabado
espectacular (ondulaciones, arrugas, etc.) y de los
higienizados, porque suelen tratarse con fungicidas,
plaguicidas y un cúmulo indeseable de productos químicos.
Ante la duda conviene lavar la ropa antes de ponérsela, para
quitarle los residuos que puedan quedarle, lo cual resulta
inexcusable en el caso de la ropa interior.
Por otra parte, no es recomendable hacer vestidos con
retales y telas procedentes de cortinas o tapizados ya que
contienen demasiadas sustancias sintéticas.
La ropa que nos ponemos debe guardar el equilibrio térmico
adecuado para no sudar ni pasar frío, por tanto y teniendo en
cuenta que al mediodía suele hacer calor y por la mañana o la
noche frío es conveniente llevar ropa exterior fácil de quitar y
poner (chaqueta, jersey o batín). Siempre es preferible
abrigarse un poco a encender la calefacción o ponerla a tope,
a la inversa también conviene ponerse ropa ligera (pantalones
cortos y camiseta deportiva) antes que conectar o darle
potencia al aire acondicionado.
Es insano, antiecológico y despilfarrador poner el
climatizador a tope, llegando incluso a pasar frío en pleno
verano o calor en invierno; lo adecuado es regularlo al mínimo
para reducir el choque térmico al entrar y salir del recinto.
La ropa debe tener un poco de holgura para que la piel
mantenga contacto directo con el aire y pueda transpirar
libremente; ciertas mallas, pantalones, chaquetas... muy
ajustados pueden resultar llamativos o eróticos pero constriñen
tanto el cuerpo que llegan a causar verdaderos problemas
fisiológicos en los órganos sexuales y la piel. La ropa interior
ha de ser transpirable, porosa.
144
HÁBITOS SALUDABLES
Finalmente, su limpieza debe hacerse con productos lo más
naturales posible, huyendo de tantos aditivos sintéticos como
se publicitan actualmente (blanqueadores, suavizantes,
antiapelmazantes...) porque pueden dañar la piel. Y siempre
que podamos interesa secar la ropa al Sol porque además la
higieniza, eliminando los posibles microbios que pueda
contener.
Los zapatos y calcetines ante todo deben resultar cómodos
y permitir que transpiren los pies; en casa las pantuflas
resultan ideales. Durante el verano lo mejor es llevarlos al aire
libre, con sandalias y sin calcetines, paseando descalzos por
donde no haya peligro de pincharse o cortarse, en la playa por
ejemplo. Cuando comienza a hacer frío las sandalias con
calcetines pueden parecer poco estéticas, cosa de guiris, pero
siguen siendo lo mejor para nuestros pies.
9.2. OTROS
ÓRGANOS EXTERNOS
Todos los órganos externos necesitan una higiene específica
que no conviene descuidar porque se pueden deteriorar, son
para toda la vida y hemos de cuidarlos a conciencia.
La boca por ejemplo es un órgano polivalente de entrada al
interior del cuerpo que nos sirve para comer, beber, sorber,
hablar, respirar (mejor por la nariz), soplar, besar, etc. Por ella
pasan multitud de sustancias al cabo del día y, como mínimo,
hay que enjuagarla con agua de vez en cuando y cepillar bien
los dientes después de cada comida, con pastas dentífricas
hechas a base de arcilla y extractos de plantas. Si se olvida
esta higiene los dientes se deterioran, aparece la caries,
penetra hacia el interior, acaba afectando al nervio y entonces
sobrevienen los terribles dolores de muelas, haciéndose
necesario empastar o incluso arrancar; en el proceso infeccioso
145
Pedro Domínguez Gento
pueden resultar afectados órganos internos.
Por tanto, es muy importante que los padres se cepillen los
dientes y enseñen a hacer lo mismo a sus hijos desde
pequeños, a partir de los 3 o 4 años, teniendo en cuenta que
éstos aprenden sobre todo por imitación; así se pueden evitar
la mayor parte de problemas bucodentales y algunos otros
asociados. Actualmente la escasa educación en higiene y
prevención, junto con la abundancia de caramelos, chupachups, chicles, bombones, gominolas, regalicias, chocolates,
bollos, refrescos, helados, etc, están provocando que la
mayoría de pequeños sufran problemas dentales, hasta el
punto de que un 50% de los niños españoles entre los 12 y los
15 años, con dientes ya definitivos, tienen caries y a partir de
los 35 años más del 90% de la población sufre caries. Además
los numerosos aditivos y azúcares que entran en la
composición de tanta golosina favorecen además otros
problemas de salud inquietantes.
Por tanto, el consumo de dulces debe reducirse al mínimo,
controlando su venta a los menores y evitando los mayores
regalarlos a menudo con cualquier excusa; si se consumen de
tanto en tanto no crean problemas importantes, pero si es de
continuo acaban minando la salud y estropeando la dentadura.
Otro problema paralelo es que en nuestro país la sanidad
dental está poco atendida por la Seguridad Social y para
empastes o dentaduras nuevas hay que acudir al dentista
particular que suele costar bastante dinero, lo cual margina de
tal atención a las capas de población más desfavorecidas, que
son millones de personas...
La Seguridad Social debe incluir todos los servicios
relacionados con la salud, o al menos subvencionarlos para los
ciudadanos de rentas más bajas, y por supuesto ha de realizar
campañas masivas de prevención e higiene bucodental.
La garganta se puede limpiar de cuando en cuando
146
HÁBITOS SALUDABLES
haciendo gárgaras con una infusión tibia de salvia o tomillo, un
poco de limón o vinagre y una pizca de sal o bicarbonato; los
gargarismos están especialmente indicados cuando se irrita. En
invierno conviene abrigarse bien el cuello para evitar las
molestas enfermedades de garganta.
La nariz sirve para respirar, precalentar el aire que entra a
los pulmones, humidificarlo, retener las partículas que arrastra
y también para captar los olores que nos envuelven. Conviene
pasear por el monte o el campo siempre que podamos, para
respirar el aire limpio, depurar nuestros pulmones y oler las
fragancias de las flores silvestres.
Internamente se limpia y depura ella misma, pero cuando
moqueamos o la tenemos algo obturada hemos de ayudarla
sonándonos y lavándola por dentro con suero fisiológico o
agua tibia, previamente hervida con una pizca de sal y alguna
planta medicinal adecuada. Se pueden hacer baños nasales
introduciendo el agua inspirándola suavemente, proyectándola
con una jeringa sin aguja o simplemente lavando el interior
mediante los bastoncillos con punta de algodón.
Los oídos son dos órganos simétricos que sirven para captar
los sonidos, localizar en el espacio los focos sonoros y albergan
además el sentido del equilibrio. El conducto auditivo por
donde entran las ondas sonoras, tras rebotar en la oreja, se
protege de insectos y patógenos segregando el cerumen que
recubre sus paredes; para limpiarlo por su parte externa
podemos utilizar paños, papel higiénico o bastoncillos, pero
nunca hemos de hurgar muy dentro ni utilizar objetos con
punta porque pueden perforar la membrana del tímpano
provocando sordera. Las orejas por su parte deben lavarse con
cuidado para que no entre agua en el conducto auditivo.
No conviene sobrecargar el oído con sonidos excesivamente
intensos o persistentes, por eso hay que ponerse los
protectores auditivos para realizar trabajos donde se producen
147
Pedro Domínguez Gento
ruidos, y en otras actividades como las fiestas de discotecas o
pubs no debería superarse el umbral de decibelios permitido,
que ya suele ser demasiado alto, de lo contrario se corre el
peligro de estropear los delicados mecanismos del oído y
quedarse sordos total o parcialmente.
Cabe añadir que la sordera resulta dramática en algunos
casos concretos. Quienes no saben leer ni escribir cuando se
quedan sordos pueden acabar desconectándose de los demás,
convirtiéndose en una especie de vegetales humanos.
Estos son los niveles de ruido posibles, medidos en
decibelios ponderados:
dBA
Origen
Efectos
130
avión a reacción
despegando a unos
10 metros
ruido absolutamente
insoportable, umbral
del dolor
120
avión despegando
a 50 m, fuegos
artificiales cerca
muy peligroso, se
necesitan protectores auditivos
110
avión a reacción
aterrizando a 100
m, discoteca, rock
nivel peligroso y
muy molesto
100
telar, martillo neumático, rotativas,
construcción naval
riesgo muy grave
por la exposición
prolongada
90
vehículo pesado a
60 Km/h a 10 m,
tren a 30 m
muy ruidoso, nivel
peligroso para audición a largo plazo
148
HÁBITOS SALUDABLES
80
tránsito muy intenso, aspiradora y
lavaplatos ruidosos
ambiente bastante
ruidoso y molesto
70
zona comercial de
gran ciudad, máquinas de escribir
ambiente ruidoso
60
conversación con
voz normal, calle
con tránsito ligero
ambiente poco
ruidoso
50
ruido de fondo
diurno en un barrio
tranquilo de ciudad
ambiente tranquilo,
posibles molestias
para coger el sueño
40
ruido de fondo
nocturno en zonas
tranquilas
calma, nivel
aceptable para
dormir
30
interior de vivienda
en barrio tranquilo,
ruido fondo campo
ambiente muy
silencioso
20
desierto, campo
nevado, estudio de
grabación aislado
silencio perfecto
10
cámaras anecóicas,
especialmente
aisladas
límite de audibilidad
Todos debemos evitar los ruidos fuertes, hablando sin
gritar, poniendo bajo el volumen de la tele o del tocadiscos,
conduciendo sin acelerones, no utilizando resonadores en los
tubos de escape, etc. etc. En nuestras ciudades, tan llenas de
149
Pedro Domínguez Gento
población y tráfico, hemos de elogiar el miramiento de quienes
procuran no hacer ruidos molestos y los incívicos que no
respetan las elementales normas de convivencia hay que
aplicarlos con severidad las sanciones que marca la ley.
Los ojos nos permiten ver lo que ocurre a nuestro
alrededor, son nuestro principal sentido para conocer el
entorno y por tanto hemos de cuidarlos con esmero. No
debemos cansarlos con actividades que requieran atención
intensa de forma continuada, por ejemplo leyendo o mirando
la televisión (o la pantalla del ordenador) durante varias horas
seguidas; en tales casos se recomienda descansar a intervalos
cortos, relajando la vista unos minutos cada media hora
aproximadamente. Y por supuesto nunca hemos de contemplar
directamente luces intensas como el Sol, los focos, las
bombillas, los láseres, la soldadura eléctrica, etc., porque
pueden quemar la retina y dejarnos ciegos total o
parcialmente.
El pene o la vagina, órganos sexuales y excretores al mismo
tiempo, han de lavarse todos los días con agua limpia y tibia, o
con un poco de jabón suave enjuagando enseguida con agua
abundante, igual ocurre con el ano después de cada
defecación; para la menstruación las compresas resultan más
adecuadas que los tampones, porque éstos pueden provocar
infecciones. Conviene cambiarse todos los días la ropa interior.
El cuidado de las uñas es importante para conservarlas
sanas y evitar problemas. En las manos, entre la uña y el dedo
de se acumula suciedad y microbios que al tocar la comida
pueden acabar introduciéndose en el organismo, por eso hay
que mantenerlas cortas y limpias, lavándolas antes de ponerse
a cocinar o comer; si la suciedad intersticial se resiste conviene
pasar un cepillito por la punta de los dedos para eliminarla. Las
uñas de los pies también cortas y limpias pero sin recortar
demasiado en los laterales, para evitar que la carne acabe
150
HÁBITOS SALUDABLES
recubriéndolas.
El pelo también precisa un aseo frecuente y, dependiendo
de lo que se ensucie, debe lavarse dos o tres veces por
semana con algún champú suave, natural y apropiado al tipo
de pelo que tenemos. Los tintes, decolorantes y demás
productos innecesarios para el cabello, mejor prescindir de
ellos.
9.3. LA
HIGIENE MENTAL
Es tan importante como la higiene física, o tal vez más. La
necesitamos para mantener nuestra mente en correcto
funcionamiento y de ella depende el bienestar general del
organismo, porque la salud está íntimamente relacionada con
el estado mental.
La vida moderna potencia la competitividad agresiva y el
consumo compulsivo, de manera que nunca se tiene bastante
y abundan las frustraciones, los agobios, las obsesiones, etc.,
unos problemas que afectan negativamente a nuestro
equilibrio psicológico y que ahora se agravan con la crisis. Así,
en España hay millones de personas con problemas de
ansiedad o depresión y en conjunto los trastornos mentales
constituyen la principal causa de internamiento hospitalario por
días de estancia.
A veces sobrestimamos nuestras fuerzas y asumimos
demasiados compromisos, abarcando más de lo que podemos,
con lo cual perdemos ocasiones para disfrutar de la vida,
sobrecargamos nuestro sistema nervioso y damos pie a los
desequilibrios psicológicos. Siempre hace falta un poco de
ambición personal y de competencia, para ir superándonos a
nosotros mismos y mejorar las condiciones de vida, pero no
hemos de caer en exageraciones y antes de vernos abrumados
151
Pedro Domínguez Gento
debemos parar, meditar sobre lo que estamos haciendo y lo
que nos pasa, desconectar un poco, relajarnos...
Encuestas e investigaciones recientes han venido a
demostrar que la posesión de fortunas, casas, objetos, poder...
en el fondo no hace más felices a las personas, sólo produce
una dicha efímera y a veces destructiva, son las buenas
relaciones las que verdaderamente aportan felicidad. Por
supuesto que necesitamos dinero y una serie de cosas para
vivir con comodidad pero, una vez superado lo necesario, el
propio exceso acaba provocando infelicidad. Vivir para
acumular riqueza o poder a la larga resulta agotador,
decepcionante e insano.
Lo principal es ser moderadamente optimistas y
mantenernos positivos, con buen humor, desdramatizando y
relativizando los problemas, disfrutando de las cosas
sencillas... También necesitamos tranquilidad de conciencia,
vivir en paz con nosotros mismos, por tanto hemos de evitar
actuaciones que puedan provocarnos remordimientos o
malestares.
Además, tenemos que ejercitar la mente con actividades
interesantes que fomenten nuestra imaginación e inteligencia,
según se ha comprobado la falta de actividad mental triplica el
riesgo de padecer Alzheimer, una demencia degenerativa que
padecen el 10% de los mayores de 65 años.
Y hemos de evitar que nos manipule y entontezca la intensa
publicidad que pretende convertirnos en simples consumidores
de objetos, kilómetros, imágenes, etc. Una publicidad
omnipresente que presiona desde vallas, carteles, neones,
televisores, radios, revistas, diarios, buzones, hasta por el
teléfono particular. Es como una epidemia infecciosa.
Nuestros hogares están llenos de objetos algunos de tan
dudosa utilidad como el secador de ropa eléctrico o el tercer
televisor, las calles se hallan sobresaturadas de vehículos
152
HÁBITOS SALUDABLES
aunque mucha gente estudia o trabaja cerca, el propio
territorio se ve plagado de segundas y terceras residencias que
suelen ocuparse sólo durante un par de meses en verano. Pero
la publicidad no cede, al revés, crece desbordada y continúa
inventando nuevas necesidades que provocan una
insatisfacción permanente y generalizada en la población,
como si fuéramos bebés insaciables. Hay quien concluye, con
cierta lógica, que esta contaminación mental es la peor de
todas porque multiplica las demás: al crear falsas necesidades
aumenta el consumo artificialmente y en consecuencia también
los residuos y la contaminación ambiental.
En el sector del automóvil, por ejemplo, ahora que
prácticamente todos tienen coche sacan los monovolumen
«ideales para viajar la familia entera», los todoterreno «para
quienes aman la Naturaleza» (¡son los autos que más
consumen y contaminan!), los modelos especiales «para
quienes pueden permitírselo», etc, con el objetivo de que
vayamos teniendo varios autos por familia, el normal y el otro.
Asimismo continúan manipulando a los jóvenes con mensajes
sexuales o de aventura para que compren enseguida su primer
coche, aunque con él se jueguen la vida, y han sacado los
modernos cochecitos, que no necesitan permiso de conducir,
para los menores de 18 años y para quienes no aprueban el
examen. Quizás lo más disparatado sea su reciente promoción
para tener el coche siempre nuevo, cambiándolo cada dos o
tres años.
Por otra parte, gracias a las publicaciones y programas
incesantes sobre la vida y obras de personajes famosos, ricos y
poderosos, la gente los conoce más que a sus propios vecinos
y dedica buena parte de sus neuronas a seguir las peripecias
de sus favoritos, imitándolos en algunos aspectos. Ante
tamaño alud de irracionalidad nuestro sentido común y el
equilibrio psicológico corren auténtico peligro, resulta
153
Pedro Domínguez Gento
demasiado fácil perder la capacidad crítica y aceptar la
ramplona filosofía de vivir para trepar, consumir y cotillear...
En este ambiente social no es de extrañar que millones de
personas aspiren a ser ricas y apuesten en cualquiera de los
abundantes juegos de azar que existen en nuestro país. La
mayoría nunca gana y algunos se enganchan, convirtiéndose
en ludópatas capaces de arruinarse o malvivir con tal de
continuar jugando.
La televisión todavía es el medio de comunicación con
mayor influencia, por su peculiar atractivo y porque se ha
introducido ya en todos los hogares. Los niños, precisamente
los más débiles en discernimiento, dedican una media de 4
horas diarias a ver la tele o las nuevas tecnologías (durante el
fin de semana y las vacaciones muchas más), así que están ya
154
HÁBITOS SALUDABLES
más tiempo con los aparatos que con los maestros o los
padres, una situación peligrosa porque los programas infantiles
con frecuencia son violentos, simplones y de grosera incitación
al consumismo. De hecho la Academia de Pediatría de los
EE.UU. señala que, por ejemplo, ver la televisión más de 2
horas al día es peligroso para la salud física y mental de los
niños.
Según un estudio realizado en España la utilización excesiva
y acrítica de la televisión acaba originando una verdadera
adicción psicológica, con disfunciones e incluso trastornos,
especialmente en los niños. La teleadicción puede provocar
irritación, fatiga, alteraciones oculares y en el ritmo del sueño,
pesadillas, obsesión consumista, aburrimiento, dificultades en
la concentración, tensión nerviosa, irritación, sedentarismo,
incomunicación, confusión entre fantasía y realidad, mimetismo
e incluso agresividad.
Algo similar se podría decir respecto a los videojuegos, cada
vez más parecidos a películas interactivas donde el propio
jugador es el protagonista. Y también sobre los ordenadores,
teléfonos móviles, tablets, etc., que van desplazando a la
televisión y están provocando una verdadera adicción en los
jóvenes. Sin unos criterios de selección adecuados ni una
dosificación razonable, estas nuevas tecnologías son un
verdadero peligro público y cada vez se dan más casos de
adolescentes que no quieren salir de su casa ni tienen amigos
porque están absortos, abducidos, secuestrados por sus juegos
y aplicaciones.
Otro problema son los contenidos, los niños ven miles de
escenas violentas en las pantallas antes de cumplir los 12
años. No es casualidad que en los Estados Unidos, donde
proliferan los programas televisivos violentos y la venta de
armas resulta prácticamente libre, mueran unos 500 menores
por disparos cada año. Allí todavía aplican la pena de muerte,
155
Pedro Domínguez Gento
pero como ésta no afecta a las causas principales de la
violencia, continúan sufriendo un índice de criminalidad mucho
mayor que en cualquier país europeo.
En definitiva, para mantener una buena salud mental, hay
que tener sentido común y seguir unas sencillas recomendaciones:
•
Ser moderadamente optimistas, no obsesionarse ni
agobiarse con nada, lo principal es vivir tranquilos y a gusto
consigo mismos. Cuando se nota sobrecarga emocional o
nerviosa conviene parar, reflexionar, reducir los
compromisos y relajarse.
• Mostrarse amables con quienes conviven con nosotros,
familiares, amigos, vecinos y compañeros; interesarnos por
cómo les va, qué hacen, cómo se sienten, etc. Las buenas
relaciones hay que cultivarlas.
• Descargar el cerebro de tensiones, al menos durante el fin
de semana y a la hora de acostarse conviene apartar los
problemas y pensar en cosas tranquilas y agradables. Un
libro tranquilo ayuda a desconectar y coger el sueño.
• Antes de comprar cualquier cosa, analizar si resulta
necesaria en realidad o se trata simplemente de la
influencia publicitaria; si es cara conviene tomarse un
tiempo prudencial para decidir. Hay que consumir para vivir,
no al contrario...
• A las horas de comer y cenar, cuando la familia suele
reunirse, vale la pena apagar la tele, móviles y portátiles
para hablar tranquilos y digerir bien los alimentos. Probar a
pasar algún día entero sin conectar la TV ni las nuevas
tecnologías, es increíble la de cosas que pueden hacerse.
• No ver más de un par de horas diarias la televisión,
seleccionando los programas para que nos ayuden a crecer
como personas, saber más o reír; hemos de huir del morbo,
156
HÁBITOS SALUDABLES
la violencia, los cotilleos, la manipulación, etc.
• Ha de aplicarse un reglamento de calidad y ética en
televisión y publicidad, para evitar los programas insanos y
los anuncios nocivos, sobre todo a las horas en que los
menores ven la TV, y las cadenas públicas deben dar
ejemplo. Tal vez habría que ir hacia menos horas de
emisión y mayor calidad en la programación.
• Y prácticamente las mismas recomendaciones se pueden
establecer respecto a ordenadores, teléfonos, tablets, etc.
Hay que seleccionar los vídeos, juegos, redes y demás
frutos de las nuevas tecnologías, buscando lo sano y
positivo. Y limitar las horas diarias y los mensajitos, no más
de 2 horas diarias enganchados a ellos.
En última instancia, si caemos en dependencias (alcohol,
drogas, medicinas, juego, comida...), si no nos entendemos
con nadie o creemos que todos están contra nosotros, si
estamos
permanentemente
nerviosos,
estresados
u
obsesionados con algún problema que no sabemos cómo
resolver, si nos irritamos a la menor contrariedad, si pensamos
o hacemos algo que pueda poner en peligro nuestra vida o la
de alguien, entonces hay que visitar cuanto antes al psiquiatra
o al psicólogo y contarle lo que nos pasa.
9.4. CRISIS
Y SUICIDIOS
Durante el año 2.012 hubieron 3.539 suicidios en España,
un 11% más que el año anterior; de ellos 815 eran mujeres y
2.724 hombres, lo cual indica que los hombres tienen más del
triple riesgo que las mujeres. El suicidio se ha convertido
actualmente en la primera causa de mortalidad en la franja de
edades entre los 25 y los 34 años, por encima incluso de los
157
Pedro Domínguez Gento
accidentes de tránsito.
Nuestro índice de suicidios sigue siendo más bajo que el de
los países del norte pero la crisis está elevándolo significativamente. No sabemos cuántas decenas o centenares de casos
origina cada año la crisis pero es indudable que los bajos
salarios, la falta de perspectivas laborales, los despidos, la
reducción de becas, los desahucios, etc., están provocando
numerosas depresiones y suicidios. De hecho, los diarios y las
redes sociales a menudo publican casos de suicidios al recibir
el aviso del desahucio.
La crisis castiga especialmente a las clases bajas y medias,
y quienes se quedan sin trabajo ven hundirse rápidamente su
estatus, sus planes, sus sueños, su mundo; no resulta pues
extraño que algunos caigan en la depresión y tengan
pensamientos autodestructivos. Todos ellos, además de las
recomendaciones anteriores, deberían tener en cuenta los
siguientes argumentos:
1º) La crisis no es culpa nuestra, ni las clases bajas ni las
medias la hemos provocado; son las clases altas, que
dirigen esta sociedad en su exclusivo provecho, quienes la
han originado. En muchos aspectos (superproducción,
burbuja financiera, corrupción, etc.) la crisis es tan propia
de este sistema económico como lo fue el famoso crack que
estalló en Nueva York en 1.929 y se extendió por todo el
mundo durante los años siguientes.
2º) Las “soluciones” que están dando los de arriba son injustas
y contraproducentes: aumentar las horas de trabajo y los
años para jubilarse incrementa más el paro, echar de sus
casas a 500.000 familias cuando hay 3.500.000 viviendas
vacías que no pueden venderse crea aún más miseria y
atasca más el mercado inmobiliario, rescatar a bancos y
158
HÁBITOS SALUDABLES
cajas con el dinero de todos mientras dejan que se hundan
las clases bajas y medias no puede levantar la economía
real porque somos precisamente estas clases (el 90% de la
población) quienes mantenemos el consumo y la
producción.
3º) Si nos han despedido o nos han bajado el sueldo y no
podemos pagar la hipoteca tampoco es culpa nuestra, hay 6
millones de parados y otros tantos millones de trabajadores
mal pagados, que apenas pueden llegar a fin de mes. La
Constitución española, de donde emana nuestro
ordenamiento jurídico, dice que todo español tiene derecho
al trabajo (artículo 35) y a una vivienda digna (artículo 47),
por lo tanto son estos gobernantes, estúpidos y corruptos,
quienes están violando la ley y quienes deberían ser
despedidos de sus cargos.
4º) Quitarle a la gente su casa porque se ha quedado sin
trabajo y no puede seguir pagando la hipoteca, para
entregársela al banco y que después aún le siga debiendo
dinero a dicho banco es algo aberrante que no suele pasar
en otros países. Tanto es así que el Tribunal de Justicia de
la UE ha declarado abusiva e ilegal, respecto a la Directiva
93/13/CEE, la ley hipotecaria española.
5º) Asumir estos problemas individualmente equivale a perder
y eso es lo que quieren los pocos que se benefician del
actual estado de cosas, el 10% de la población. Ellos son
muy pocos pero controlan casi todos los resortes del poder,
por el contrario nosotros somos muchísimos y si nos unimos
para defender nuestros derechos podemos ganarles; así las
Plataformas de Afectados por las Hipotecas (PAH) han
evitado miles de desahucios por toda España, las Asambleas
de Trabajadores han evitado también muchos despidos
innecesarios, las Asambleas de Estudiantes están frenando
159
Pedro Domínguez Gento
algunos recortes en la educación, las Asambleas de la
Sanidad Pública
han impedido
algunas medidas
privatizadoras, etc.
6º) Todo tiene solución, menos la muerte, por eso ésta no es
ninguna solución. Recordemos siempre que quienes han
provocado la crisis y están beneficiándose de ella tienen el
poder pero son muy pocos y quienes estamos pagándola no
tenemos el poder pero somos muchísimos. Unidos con
quienes tienen nuestros mismos problemas podemos evitar
que nos hundan en la miseria.
7º) Tus más allegados dependen de ti, no los abandones,
lucha por ellos. Defiéndete y defiéndelos!
8º) Y sobre todo, no les demos el gusto de rendirnos a esos
avariciosos, podridos y torpes dirigentes, defendámonos y
luchemos por nuestros derechos, por un mundo mejor para
todos, por una democracia real.
9.5. LA
HIGIENE COLECTIVA
Nos interesa mejorar la higiene y la calidad de vida de todos
los ciudadanos para hacer más difícil que las enfermedades
puedan surgir y propagarse. El hambre, la suciedad y la
ignorancia son el mejor caldo de cultivo para los microbios
patógenos que, una vez atacan a alguien y se multiplican en
él, pueden contagiar después a cualquiera y acabar
alcanzándonos a nosotros mismos. Por tanto existen razones
hasta de puro egoísmo para procurar que la sociedad del
bienestar llegue hasta todos y generalice la higiene individual y
colectiva, algo que ciertamente falta todavía...
La gente en sus casas es aseada y no tira papeles,
160
HÁBITOS SALUDABLES
plásticos, chicles, colillas o vidrios al suelo, ni deja que los
animales domésticos hagan sus necesidades por cualquier
rincón, pero fuera del hogar no parece que lo sea tanto, al
menos una parte de la ciudadanía, porque algunas de nuestras
calles o plazas se hallan tan sucias que hemos de andar
mirando donde ponemos el pie para no pisar porquerías. En los
países del norte estas cosas no ocurren y sus ciudades se ven
limpias y cuidadas, los padres enseñan a sus hijos a no tirar
nada al suelo y les dan ejemplo... Aquí todavía hacen falta
buenas campañas educativas y de concienciación ciudadana,
para que se entienda definitivamente que la ciudad también es
nuestra casa y como tal debemos cuidarla.
Antiguamente las viviendas solían abastecerse de agua
mediante el pozo que tenían dentro de ellas y los moradores
hacían sus necesidades en el retrete situado sobre un hoyo
excavado en el patio o corral, que acostumbraba ser de tierra.
De manera que los microbios fecales se propagaban con
relativa facilidad desde los retretes hasta los pozos,
infectándolos y provocando a menudo terribles epidemias de
cólera, tifus, peste... que diezmaban las poblaciones con
enormes mortandades.
Al descubrir las causas, durante la segunda mitad del siglo
pasado, se comenzaron a instalar las grandes redes de
distribución del agua para consumo humano y se establecieron
sistemas de desinfección para potabilizarla antes de ser
consumida. Separadas e independientes se construyeron
también las redes de alcantarillado que llevaban hacia abajo,
bien canalizadas, las aguas fecales. Y con estas sencillas
medidas las epidemias prácticamente desaparecieron,
salvándose así millones de vidas humanas y elevando nuestra
esperanza de vida de forma significativa.
Situaciones parecidas a las de nuestro pasado se dan
todavía en los países pobres cuando terremotos, huracanes o
161
Pedro Domínguez Gento
guerras devastan ciudades enteras y destruyen sus redes de
agua potable; si tarda en restablecerse el suministro de agua
en condiciones higiénicas, pronto aparece y se propagan las
enfermedades infecciosas. Algunas ciudades del tercer mundo
con deficientes o inexistentes redes de distribución continúan
padeciendo los endémicos brotes de cólera.
La higiene colectiva resulta pues esencial para mantener la
salud y mejorar la calidad de vida de cada uno de nosotros.
Cuando se hicieron las primeras canalizaciones la población
humana era escasa y los ríos que recibían la carga de aguas
contaminadas podían depurarse en unos pocos kilómetros,
pero actualmente somos muchísimos más seres humanos y
utilizamos sustancias menos biodegradables y más peligrosas,
con lo cual estamos envenenando todos los ríos e incluso los
mares y océanos. Algo parecido ocurre con la atmósfera y con
la tierra. Y de ellos obtenemos el aire que respiramos, el agua
que bebemos y los alimentos que comemos...
Cabe preguntarse de qué nos sirve tener una buena higiene
personal si el ambiente en que vivimos está sucio y
degradado... Finalmente, hemos conseguido arrinconar las
epidemias infecciosas con las canalizaciones y las medicinas,
sin embargo estamos propiciando muchas otras enfermedades
de tipo degenerativo al contaminar nuestro entorno con tantos
residuos.
A nivel individual somos ya lo bastante limpios, ahora
hemos de aprender a serlo a nivel colectivo para mantener
nuestras ciudades y el medio ambiente sanos, al fin y al cabo
son nuestra casa grande, la casa donde vivimos todos.
162
HÁBITOS SALUDABLES
10
EVITAR LAS SUSTANCIAS ADICTIVAS
El hombre es el único animal que
tropieza dos veces en la misma piedra.
Proverbio tradicional.
10.1. EL
ALCOHOL
Las bebidas alcohólicas naturales se producen mediante la
fermentación de las pulpas azucaradas o ricas en almidón de
ciertas frutas o cereales: el vino se obtiene a partir del mosto
de la uva, la sidra del zumo de manzana, la cerveza de una
infusión de cebada y lúpulo, etc. Su contenido en alcohol etílico
o etanol se mide en porcentaje volumétrico, de forma que los
vinos suelen tener unos 11º y las cervezas o sidras alrededor
de 5º, el resto es agua con otras sustancias diluidas en mínima
proporción, que son las responsables del color, aroma,
paladar...
Al destilar se les quita parte del agua y aumenta la
concentración del alcohol, convirtiéndose en licores tan fuertes
como el aguardiente, coñac, güisqui, vodka... que pueden
contener fácilmente el triple o cuádruple de etanol que el vino,
con lo cual un vaso de licor fuerte resulta equivalente a tres o
cuatro de vino y seis u ocho de cerveza o sidra.
Cuando tales bebidas se ingieren, el alcohol pasa
rápidamente a la sangre y afecta enseguida al sistema
nervioso produciendo cierta euforia y aturdimiento, en
cantidades importantes origina la típica intoxicación etílica o
163
Pedro Domínguez Gento
borrachera y si la dosis resulta demasiado elevada puede llegar
a provocar el coma etílico e incluso la muerte. El consumo
excesivo y continuado de alcohol disminuye el crecimiento
celular, trastorna el sentido del equilibrio, daña el estómago y
el hígado, altera la circulación, produce impotencia, debilita el
feto y reduce la actividad mental, la facultad de juicio, los
reflejos, nos hace más volubles, origina cierta dependencia,
etc. Hasta 60 enfermedades diferentes puede originar el
consumo excesivo de alcohol.
Sin embargo en cantidades moderadas, un vaso de vino o
dos de cerveza o sidra al día, las bebidas alcohólicas naturales
suelen resultar beneficiosas para la salud porque algunos de
sus componentes (etanol y complejos fenólicos) son
antioxidantes y previenen la arteriosclerosis, los infartos de
miocardio, etc.
Con la excepción de algunos enfermos, como los cirróticos,
que no deben catar el alcohol. Ni las embarazadas, cuyos
bebés pueden sufrir cierto retraso mental si beben durante la
gestación; teniendo en cuenta que las mujeres no saben que
están encinta hasta varias semanas después de la fecundación,
cuando el embrión ya ha crecido significativamente, conviene
abandonar el alcohol desde el mismo día que se comienza a
buscar el embarazo. Tampoco los menores deben probarlo,
porque aún están desarrollándose.
Resulta difícil definir el límite adecuado para cada persona y
momento pero si hay que trabajar, conducir un automóvil o se
está furioso lo mejor es no beber nada porque
estadísticamente el alcohol se asocia con el 25% de los
accidentes laborales, el 50% de los accidentes de tráfico, el
50% de los homicidios y el 80% de los malos tratos. En
condiciones normales un vasito de vino, sidra o cerveza con la
comida puede resultar incluso beneficioso para el organismo
pero cantidades superiores o licores fuertes, aunque no lleguen
164
HÁBITOS SALUDABLES
a la borrachera, pueden tener graves consecuencias sobre la
salud por las enfermedades y los problemas derivados.
Concretamente, en el peligroso tema de la conducción se ha
comprobado que con sólo 0'2 g/L de alcohol en la sangre
disminuyen los reflejos y la percepción de las distancias,
incrementándose un 50% los accidentes de tránsito; con 0'3
g/L la velocidad percibida es menor que la real, la atención
disminuye y aparece la euforia, aumentando los accidentes un
100%; con 0'5 g/L se retrasa el tiempo de reacción y empieza
a haber somnolencia, con un 200% más de accidentes. La
concentración de alcohol en el aire espirado, donde se mide
normalmente, viene a ser la dosmilésima parte del que existe
en la sangre.
En base a ello se ha rebajado el límite máximo de
alcoholemia para los conductores, situándolo ahora en 0'3 g/L
de alcohol en sangre (0'15 mg/L en el aire espirado) para los
profesionales del volante y los conductores noveles durante
sus dos primeros años, y 0'5 g/L en sangre (0'25 mg/L en aire)
para el resto de conductores. Conviene saber que con poco
que se beba, el alcohol alcanza rápidamente dichas
concentraciones peligrosas, como puede verse en la tabla
siguiente:
Hombre
70 kg
Mujer
60 kg
cerveza
1 tercio
(333 mL)
medio
tercio
0’15
0’3
vino
1’5 vasitos
(100 mL)
1 vasito
0’15
0’3
güisqui
1 copa
(45 mL)
media
copa
0’15
0’3
165
Alcohol en Alcohol en
aire mg/L sangre g/L
Pedro Domínguez Gento
cerveza
2
tercios
<2 tercios
0’25
0’5
vino
2’5
vasitos
2 vasitos
0’25
0’5
güisqui
2
copas
<2 copas
0’25
0’5
A pesar de todo, estos límites son relativos y pueden
resultar inadecuados para aquellas personas que tienen mayor
sensibilidad al alcohol.
Por otra parte, para que se reduzca a la mitad la
concentración y sus efectos han de transcurrir al menos cuatro
horas desde que se bebió, lógicamente cuanto más se haya
bebido tanto mayor debe ser el tiempo de reposo necesario
para eliminar el alcohol. Y si existen en el torrente sanguíneo
otras sustancias que puedan reaccionar con él, como ciertas
medicinas o las drogas, entonces los efectos y el tiempo de
recuperación resultan imprevisibles...
En España alrededor de 4.000.000 de personas consumen
alcohol de forma abusiva, casi el 10% de la población, hay
más de 200.000 alcohólicos, el 1'2% de los hombres y el 0'2%
de las mujeres, y cada año mueren unas 20.000 personas por
la ingesta excesiva de alcohol. El problema se amplía porque
afecta a las familias respectivas, que a menudo sufren las
consecuencias y han de ver cómo un ser querido va
destruyéndose poco a poco. Y de rebote nos afecta a todos
porque aumenta la conflictividad y los gastos sociales; se
calcula que entre el absentismo laboral, los accidentes y la
atención sanitaria nos cuesta miles de millones de €.
Por tanto, para evitar problemas de salud, dramas
familiares y cargas sociales lo mejor es no beber nada cuando
166
HÁBITOS SALUDABLES
resulte preciso controlarse muy bien (conducción, trabajo, ira,
nervios...) y en las ocasiones relajadas hacerlo moderadamente, limitándonos a las bebidas naturales, de 11º para
abajo. Tampoco conviene beber alcohol cuando se toman
medicinas o similares, ni durante los embarazos o la infancia;
una buena alternativa serían los zumos de frutas frescas, con
mil sabores diferentes, deliciosos y saludables.
Como siempre, la prevención resulta fundamental, por un
lado hay que respetar las prohibiciones de vender bebidas
alcohólicas a los menores de 16 años y las de hacer publicidad,
y por otro se ha de educar informando bien sobre los riesgos
del alcohol y la necesidad de moderación, moderación que
debe aplicarse a cualquier tipo de consumo, especialmente el
de las sustancias que pueden resultar perjudiciales.
La familia influye mucho, si los padres son moderados y
tienen buen autocontrol, ello facilitará que los hijos también lo
sean y se controlen a sí mismos. Está comprobado que quienes
aprenden a beber de forma moderada en la familia se
autocontrolan mucho mejor que quienes descubren la bebida
fuera del hogar, el entorno familiar resulta pues
importantísimo.
En última instancia, cuando alguien empieza a perder el
control de la bebida debe plantearse seriamente hacer alguna
cura de deshabituación, o por lo menos consultar a un buen
psicólogo, antes de que sea demasiado tarde. El alcohol no da
la felicidad ni resuelve los problemas, por el contrario acaba
creando otros nuevos incluso más graves.
Y a nivel colectivo se echan en falta campañas informativas
para concienciar a la población sobre los riesgos del abuso de
alcohol y un control más riguroso de la abundante publicidad
que incita a consumirlo en exceso para triunfar en las
relaciones interpersonales. También debería existir en la
Seguridad Social una atención específica para los alcohólicos,
167
Pedro Domínguez Gento
que son enfermos con un grave problema de adicción.
Hay que saber controlarse o, si no, pasar de beber.
10.2. EL
TABACO
El tabaquismo es una enfermedad adictiva que suele
comenzar en la etapa juvenil por imitación para parecer más
mayores, más duros, más sexis, y para integrarse mejor en el
grupo; se convierte pronto en un hábito, reforzado por la
nicotina, y acaba abriendo las puertas a múltiples y peligrosas
enfermedades.
Al quemar un cigarrillo se desprenden hasta 4.000
productos químicos diferentes de los cuales unos 40, como el
cianuro, monóxido de carbono, amoníaco, acetona, benceno,
arsénico, cadmio, etc, resultan muy tóxicos y algunos
cancerígenos. La nicotina alcanza el sistema nervioso a los
siete segundos de empezar a fumar, estimula las neuronas
cerebrales y crea una verdadera adicción.
Considerando únicamente los 20 miligramos de alquitrán
que desprende cada cigarrillo, a razón de un paquete diario
(20 cigarrillos), al cabo de 40 años esto supone unos 6 kilos de
alquitrán... Indiscutiblemente los pulmones deben tener un
magnífico sistema de autodepuración porque si no pronto se
atascarían con tanta porquería como les entra; la inmensa
mayoría de residuos se elimina, pero siempre queda una
pequeña fracción que lenta e inexorablemente va atascando
los bronquios, de manera que los fumadores empedernidos
tienen los pulmones sucios y debilitados, como muestran sus
radiografías.
En España fuman actualmente alrededor del 42% de los
hombres, en disminución, y el 27% de las mujeres, en aumento;
a los cuales hay que añadir los fumadores pasivos, involuntarios,
168
HÁBITOS SALUDABLES
que también están sometidos a los mismos problemas, aunque
en menor escala. Especialmente perjudicial resulta el caso de los
niños cuyos familiares fuman a su lado, obligándoles a respirar
humos nocivos en su etapa de crecimiento acelerado, cuando
más vulnerables son; por tanto debe evitarse fumar donde
hayan pequeños (se puede salir al balcón o a la calle) y sobre
todo durante el embarazo.
Son numerosas las enfermedades graves que se han
relacionado directamente con el tabaco: cánceres de boca,
esófago, laringe, pulmones, páncreas, riñones, vejiga, infarto
por coágulos, enfisema pulmonar, bronquitis, gangrena, etc.
Además el tabaco debilita el organismo, facilita el
advenimiento de otras enfermedades, dificulta la supervivencia
de fetos y recién nacidos...
Cigarrillos
/día
Probabilidad de
cáncer de pulmón
Años vida
perdidos
0
1'0
0
1a9
5'1
4'6
10 a 19
8'6
5'5
20 a 39
13'6
6'2
40 o más
21'8
8'3
Mediante estudios que comparan poblaciones de fumadores
y no fumadores, con las demás características comunes, se ha
podido deducir que cada cigarrillo resta una media de 8
minutos de vida, así que con un paquete diario se pierden
alrededor de 6 años... Pero lo peor es que al estar debilitado el
organismo resulta más propenso a enfermar y tiene más
169
Pedro Domínguez Gento
problemas de todo tipo, disminuyendo así la calidad de vida.
Los fumadores viven menos años de los que podrían vivir y en
peores condiciones de salud.
En nuestro país la diferencia de vida media entre la mujer y
el hombre curiosamente viene a ser de 6 años (81-75), una
diferencia que puede achacarse en parte al tabaco ya que
antaño casi ninguna mujer fumaba mientras que los hombres
lo hacían en gran proporción. Hoy fuman ambos y las mujeres
cada vez más, con lo cual la diferencia de vida media se va
acortando.
Las estadísticas resultan dramáticas: cada 5 segundos
muere una persona en el mundo por enfermedades
relacionadas con la adicción al tabaco, lo cual supone
6.000.000 anualmente, 650.000 en la Unión Europea y 46.000
en España, el 10% de ellas son fumadores pasivos y el 4%
niños, y un 30% de los cánceres son originados por el tabaco.
Se trata de un problema de salud tan cruel y evitable que el
primer consejo del decálogo europeo contra el cáncer es «NO
FUMAR».
En millones de familias el tabaco acaba provocando
verdaderas tragedias cuando algún ser querido, tras años de
fumar, sufre los daños de forma irreversible y terminal. Incluso
tiene repercusiones económicas muy importantes para los
sistemas de salud públicos ya que los fumadores requieren
mayor atención sanitaria y aumentan tales gastos, no obstante
los impuestos del tabaco también permiten ingresar muchos
millones al gobierno. Los Estados Unidos han pleiteado
reiteradamente contra las compañías tabaqueras para que
paguen al menos una parte de dichos gastos, y según parece
han conseguido acuerdos multimillonarios.
El drama humano y los desorbitados gastos sanitarios han
obligado a realizar campañas informativas y promulgar leyes
en muchos países, España incluida, para frenar el consumo y
170
HÁBITOS SALUDABLES
proteger a los no fumadores. Así se ha prohibido fumar en
lugares públicos, especialmente donde pueden haber niños,
jóvenes, enfermos o embarazadas, la venta a los menores de
edad y la publicidad del tabaco en los medios de comunicación
masivos, además se obliga a poner en los paquetes que el
tabaco perjudica seriamente la salud.
Real Decreto nº 192/1988
Como consecuencia de ello en los países desarrollados se
observa una disminución progresiva en el consumo del tabaco,
sin embargo aún continúa aumentando el número de jóvenes y
el de mujeres que fuman... En el caso de las mujeres tal vez
sea por un feminismo mal entendido y en los jóvenes por una
imitación mal enfocada, hay que igualar siempre por el lado
bueno, el malo se ha de aislar y superar.
Dichas leyes han de cumplirse estrictamente y padres,
educadores, médicos, personajes, etc. deben dar ejemplo,
171
Pedro Domínguez Gento
absteniéndose de fumar delante de los jóvenes o del público;
los niños y probablemente muchos adultos aprenden de lo que
ven. Asimismo debe evitarse la publicidad encubierta, que
abunda demasiado todavía.
Los no fumadores hemos de evitar convertirnos en
fumadores pasivos, exigiendo el cumplimiento de las leyes que
nos protegen y no frecuentando los lugares donde se fuma, en
otros países hay ya hasta locales de ocio para no fumadores.
Tenemos la razón y la ley de nuestra parte así que no
dudemos en defender nuestros derechos, con buena
educación.
Engancharse al tabaco es mucho más fácil que dejarlo, por
eso la prevención resulta tan necesaria. Hemos de hablar con
los adolescentes, explicarles los problemas que origina esta
adicción e insistirles en que la seguridad en sí mismos, la
madurez y el atractivo sexual no se consiguen ni mucho menos
fumando para aparentar lo que no se tiene. A los mayores hay
que imitarlos en lo bueno, no precisamente en lo peor, y se va
madurando poco a poco, a base de esfuerzo, diálogo,
reflexión... no existen atajos y por tanto de nada sirven las
prisas ni la burda imitación.
De cualquier forma, si ya se ha comenzado a fumar,
siempre es posible dejarlo. Es cuestión sobre todo de fuerza de
voluntad, cuando alguien se lo propone seriamente y lo deja
convencido de que es capaz de hacerlo, entonces puede tener
éxito inmediato, abundan los ejemplos. En los casos difíciles se
necesita el apoyo de un médico o terapeuta, al fin y al cabo se
trata de una enfermedad adictiva y existen tratamientos
específicos.
Los fumadores empedernidos que aún no se plantean dejar
el tabaco deberían hacer alguna visita a los hospitales,
concretamente a las salas de oncología donde pueden ver en
directo algunos de los efectos del tabaco: pacientes con la
172
HÁBITOS SALUDABLES
garganta perforada y un tubito incrustado para respirar, con
un babero colgando del cuello y sin poder hablar porque les
hicieron la traqueotomía, otros que respiran con dificultad
porque les acaban de extirpar un pulmón, los enfermos
terminales por cánceres respiratorios, etc. Acaso así reaccionen
a tiempo, antes de que su propio médico les detecte algo
parecido.
Para superar la adicción al tabaco, suelen darse las
siguientes recomendaciones:
• La condición previa y fundamental es estar totalmente
convencidos de querer dejarlo y poner en ello interés y
fuerza de voluntad, abandonar el tabaco comporta cierto
síndrome de abstinencia pero muchos fumadores han
conseguido desengancharse y sin duda otro más también
puede hacerlo.
• Conocer y concienciarse de los efectos nocivos del tabaco
ayuda a dejarlo, además una persona que fuma un paquete
diario se ahorra unos 1.400 € anuales que pueden
emplearse en cosas mucho más interesantes y saludables.
• Durante los primeros días de abstinencia conviene tomar
zumos de frutas y verduras, evitar el café, el alcohol, los
excitantes y no caer en la trampa de comer cualquier cosa a
cualquier hora; muchos fumadores al dejar el tabaco se
dedican a tomar dulces, frutos secos, refrescos, etc. y
engordan a ojos vista; hay que evitarlo porque si no puede
ser tan malo el remedio como la enfermedad.
• Paralelamente conviene hacer ejercicio físico suave, como
el paseo o la carrera ligera, la natación... resulta muy
beneficioso porque distrae, relaja, reduce el síndrome de
abstinencia, limpia y oxigena los pulmones, etc.
• Hay que aprender a entretenerse sin fumar, se puede leer,
conversar, pasear, hacer manualidades... Y si se necesita
173
Pedro Domínguez Gento
algo en las manos o la boca se pueden buscar sucedáneos
inofensivos como la regaliz o los tallitos de gramíneas.
• Es muy importante evitar los ambientes de fumadores y las
situaciones que propician este hábito, por el contrario
resulta muy útil frecuentar la gente y los ambientes donde
no se fuma; en ocasiones se reunen grupos de personas
que están deshabituándose, para apoyarse mutuamente y
reforzar su voluntad.
Si piensas que puedes hacerlo, organízate y prepara tu
propio plan, decide el día que vas a dejarlo (pronto), habla con
las personas de tu entorno, cuéntaselo y pídeles su
colaboración. Y no te dejes convencer para volver a encender
ni un cigarrillo más, el último ya lo fumaste, mantente firme y
busca actividades alternativas. Te juegas la salud.
Si lo has intentado varias veces y al final has vuelto a
fumar, la adicción resulta demasiado fuerte y lo mejor sería
acudir al psicólogo, seguramente hay alguno en tu centro de
salud, él te ayudará con su experiencia a desengancharte. No
hay que avergonzarse de buscar ayuda, todos la necesitamos
alguna vez.
Por supuesto que lo mejor y más cómodo es no empezar a
fumar, o abandonarlo enseguida, el tabaco produce mal gusto
de boca y una especie de resaca repugnante en el paladar, es
fácil dejarlo al principio. Haciéndolo así nos evitamos un
sinnúmero de problemas y enfermedades, por eso es tan
importante prevenir el tabaquismo.
Al dejar el tabaco no se recupera la plena forma física de
inmediato, el período de autodesintoxicación depende del
tiempo y la intensidad con que se haya fumado anteriormente.
Los fumadores empedernidos pueden tardar hasta 10 años
para que su aparato respiratorio se depure por completo y su
riesgo de padecer cánceres se reduzca a los niveles de los no
174
HÁBITOS SALUDABLES
fumadores, incluso cabe la posibilidad de que no se
restablezcan del todo y les queden secuelas irreversibles. En
cambio los fumadores jóvenes o de escasos cigarrillos son
capaces de recuperarse en poco tiempo.
A nivel social deben acabar las subvenciones que reciben las
plantaciones de tabaco, sustituyéndolas por otras que permitan
reconvertir dichas plantaciones en cultivos alternativos de
alimentos, plantas medicinales, aromáticas, flores, etc. Para los
estanqueros y demás trabajadores de este sector hay que
buscar nuevas formas de ganarse la vida que no estén reñidas
con la salud, en la línea de comercializar aquellos productos de
la reconversión.
10.3. LAS
DEMÁS DROGAS
Prácticamente todas las culturas han utilizado sustancias
alucinógenas obtenidas a partir de ciertos vegetales, hongos o
animales venenosos para experimentar nuevas sensaciones y
evadirse de los problemas cotidianos: en el norte de África lo
tradicional es el hachís, un extracto del cannabis, en Asia el
opio de la adormidera, en América el peyote o las hojas de
coca y aquí en Europa las bebidas alcohólicas.
Pero los métodos químicos modernos permiten aislar y
obtener puros los componentes más activos de dichas drogas,
como la cocaína y la heroína, unas sustancias altamente
destructivas que vienen a ser equivalentes al alcohol de 90 o
100º y que provocan una fortísima dependencia. En
sofisticados laboratorios se han sintetizado además otras
nuevas como el LSD, las anfetaminas, el speed, etc.
Según la última encuesta del Ministerio de Sanidad en 2011,
las drogas más consumidas en España por la población entre
los 15 y los 64 años, fueron éstas:
175
Pedro Domínguez Gento
%
población
Drogas
alcohol
76'6
tabaco
40'2
hipnosedantes
11'4
cánnabis
9'6
cocaína
2'3
éxtasis
0'7
anfetas/speed
0'6
alucinógenos
0'4
setas mágicas
0'4
Luego siguen la ketamina, salvia, metanfetamina, inhaladores volátiles, spice, heroína, esteroides anabolizantes, nexus,
mefedrona, piperazina, …
Los hipnosedantes, tercer grupo de drogas, engloban medicamentos tan comunes como el valium, orfidal, tranquimazin,
lexatin, tranxilium, etc., unos fármacos convencionales muy
utilizados contra la ansiedad y el insomnio que a la larga crean
dependencia y problemas de salud. Los consumen el doble de
mujeres que hombres.
La heroína es una de las drogas más destructivas, tuvo un
máximo de adictos en los años 90 y ahora parece estabilizada
en un 0'1% de la población adulta. Los heroinómanos, jóvenes
en su mayoría, viven un verdadero infierno, con problemas
psicológicos y físicos importantes a los que se suman los
socioeconómicos derivados del comercio ilegal y los precios
desorbitados de la droga. Para poder pagar su ración diaria se
176
HÁBITOS SALUDABLES
arruinan los adictos, arruinan a sus familias y algunos acaban
robando, prostituyéndose o traficando para las mafias
organizadas, creando así un problema social de gran
envergadura. Por si todo eso fuera poco, tienen el riesgo
añadido de contagiarse el SIDA al compartir las jeringuillas y
algunos mueren a causa de las adulteraciones frecuentes que
sufre la heroína.
Algunos expertos opinan que lo peor de las drogas es su
ilegalidad, porque así se crea un mercado clandestino
incontrolado que agrava y expande el drama de los adictos y la
violencia del tráfico. Tal vez legalizándolas de forma controlada
y administrándolas en centros sanitarios especializados, como
se hace en algún país noreuropeo, se solucionarían muchos de
los problemas relacionados. Paralelamente habría que realizar
buenas campañas de deshabituación para recuperar el máximo
de drogodependientes y otras campañas de prevención para
evitar nuevos enganches.
Los drogadictos se autodestruyen en muy pocos años y
aquellos que intentan desengancharse lo pasan muy mal,
padecen el síndrome de abstinencia, el mono, y sufren
horrores, muchos ni siquiera lo consiguen y se hunden
completamente. Otros vuelven a caer cuando regresan a los
ambientes de costumbre. Y algunos acaban siendo reclutados
por sectas destructivas que buscan adeptos entre quienes
intentan desintoxicarse.
En nuestro país prácticamente no existen centros públicos
especializados para la rehabilitación de drogodependientes y
quienes desean desintoxicarse han de acudir a clínicas privadas
o colectivos singulares, teniendo que pagar a veces cantidades
desorbitadas por el tratamiento y corriendo el riesgo de que le
cambien la adicción física de la droga por otra psicológica hacia
el gurú de la secta.
Entrar en este submundo resulta demasiado fácil, en
177
Pedro Domínguez Gento
cambio salir de él es muy complicado y doloroso, de forma que
muchos no consiguen escapar... Sobran pues razones para
pasar de largo, evitando las drogas y los problemas de salud,
los accidentes, la degradación moral y la dependencia
esclavizante que suelen provocar.
Hay que concienciarse y ser consecuentes: para pasarlo
bien y estar a gusto no es preciso utilizar sustancias peligrosas.
La química jamás puede llenar el vacío que sentimos cuando
estamos solos o nos abandonan, ni solucionar problemas como
el de no encontrar trabajo o suspender un examen crucial.
Resulta imprescindible aprender a vivir y encarar la vida por
nosotros mismos, sin aditivos inútiles y peligrosos.
En resumidas cuentas tenemos que ingeniárnoslas para
hacer comprender a los jóvenes, las principales víctimas, que
el alcohol, el tabaco y las demás drogas no son cosas
modernas ni enrolladas, y no dan la felicidad ni sirven para
madurar. Se trata de simples negocios que prosperan a costa
de la salud y el bolsillo de los más ingenuos.
Y respecto a las dificultades que pueden crearse a
cultivadores, elaboradores y expendedores, deben resolverse
ayudándoles a reconvertir sus actividades hacia otras más
saludables, como por ejemplo producir alimentos ecológicos,
hierbas medicinales, aromáticas, cosméticas, flores... Ante
cualquier situación conflictiva hay que buscar siempre
soluciones aceptables para todos los sectores implicados, de
forma que no haya perdedores, sólo así pueden resolverse
definitiva y pacíficamente los problemas.
178
HÁBITOS SALUDABLES
11
BUEN HUMOR Y BUENAS RELACIONES
Un hombre solo está en mala compañía.
Paul Valéry, 1924.
11.1. EL
BUEN HUMOR Y LA SALUD
Cuando hablamos del buen humor nos referimos al estado
de alegría y jocosidad que disfrutamos a veces, pero
implícitamente también hacemos referencia al estado saludable
en que se hallan nuestros fluidos corporales (los humores
orgánicos), y por extensión el organismo completo.
En realidad, el buen humor está relacionado con la salud en
ambos sentidos: la salud genera buen humor y el buen humor
fortalece la salud.
Normalmente, quienes disfrutan de buena salud y de un
entorno personal favorable resultan más joviales, simpáticos y
tienen mejor humor que quienes se hallan enfermos o
rodeados de problemas. Por otra parte, se ha comprobado en
investigaciones médicas actuales que cuando tenemos la
mente en positivo el sistema inmunológico y las defensas del
organismo son más potentes, lo cual ayuda a curar
enfermedades y estar más sanos; a la inversa, con la mente
pesimista o deprimida, las defensas inmunitarias suelen ser
más débiles y la salud peor, más precaria.
Resulta lógico ya que el cerebro regula el organismo y al
mismo tiempo depende de él, de manera que el estado físico
acaba reflejándose sobre el mental y el estado mental sobre el
179
Pedro Domínguez Gento
físico, pero no de una manera absoluta e inevitable sino
condicionada por el carácter y la voluntad de cada persona
concreta.
La propia risa es beneficiosa para la salud porque provoca
una serie de movimientos rítmicos que descargan las tensiones
musculares, activan los flujos nerviosos y sanguíneos,
relajando finalmente todo el cuerpo y la mente; de hecho una
buena carcajada puede poner en movimiento hasta 400
músculos diferentes. Por tanto, para fortalecer nuestra salud,
resulta muy conveniente reírse un poco cada día, aunque sea
de uno mismo...
Algunos expertos llegan a recomendar la risa como terapia
curativa y reúnen a sus pacientes para practicar sesiones de
risoterapia... Y ciertos hospitales con pacientes infantiles
contratan payasos para alegrarlos; van con el clásico traje
desgarbado y lleno de colorines, los grandes zapatones, la cara
pintada, la nariz abultada y roja, a veces llevan un gran
serrucho de goma, un martillo con fuelle de plástico que suena
ridículamente al golpear... y según parece funciona, consiguen
que los pequeños recuperen antes la salud.
Aquel viejo refrán que decía «al mal tiempo, buena cara»
tenía su sentido. Entristecerse y deprimirse cuando algo va mal
no ayuda a salir del bache sino que hunde aún más; por el
contrario ser un poco optimistas y joviales puede aliviar
mucho, ayuda incluso a recuperarse.
11.2. ESTRATEGIAS
PARA RESOLVER LAS CRISIS PERSONALES
La vida está salpicada de dificultades y los conflictos
resultan prácticamente inevitables pero aún así hemos de
mantener siempre la entereza y el buen humor, sin
desanimarnos, para no caer en ninguna depresión.
180
HÁBITOS SALUDABLES
Cada etapa tiene sus conflictos particulares y no debemos
atascarnos en ninguno, aunque no tenga solución... Hemos de
ser moderadamente optimistas, no fantasiosos ni ingenuos
sino positivos: todo tiene solución y lo que no, como no
podemos remediarlo, tampoco debe amargarnos la vida,
hemos de seguir adelante.
Algunas veces nuestros deseos no logran realizarse porque
las demás personas tienen deseos diferentes y no podemos ni
debemos imponerles nuestro antojo, en otras ocasiones ocurre
porque el mundo que nos rodea sigue sus propias leyes y no
podemos escapar a ellas... Ante tales conflictos no tenemos
más remedio que claudicar y aceptar la dura realidad: no
siempre podemos hacer lo que deseamos, así es la vida y no
hay que desesperarse por ello. Una cierta dosis de humildad
resulta imprescindible, para todos.
Conviene tener flexibilidad, sobre todo en el trato con las
181
Pedro Domínguez Gento
personas, no tanta como para dejarnos avasallar ni tan poca
como para discutir por cualquier nimiedad. La flexibilidad, en
su justa medida, es un síntoma de madurez e inteligencia.
A menudo hemos de convivir con nuestros propios
conflictos cotidianos, al menos durante una temporada, por
eso debemos aprender a quitarles yerro para evitar hundirnos
emocionalmente. Lo cual no equivale a rendirse o evadirse
ante las dificultades, a la vida hay que plantarle cara con la
fuerza de voluntad necesaria, pero sin estrellarse, y los
problemas que vayan surgiendo hemos de intentar resolverlos
de la mejor manera posible para nosotros y para los demás,
pidiendo ayuda si es necesario.
Tenemos que mantener siempre la autoestima suficiente,
aunque la coyuntura resulte desfavorable, en cuyo caso y para
animarnos podemos recordar nuestros aciertos y esfuerzos
anteriores. Si no nos valoramos nosotros mismos ¿quién nos
va a valorar? Eso sí, procurando no exagerar por muchos
éxitos que consigamos porque un ego inflado, una persona
que se sobrevalora a sí misma y se cree superior a las demás,
resulta ridícula y deplorable.
Las cuestiones importantes, salvo ineludible urgencia, no
deben decidirse de inmediato, hemos de tomarnos primero un
tiempo prudencial para meditar a fondo y sopesar todas las
posibilidades; una buena estrategia para no agobiarse es
posponer la decisión definitiva un día o dos y consultarlo con la
almohada, como vulgarmente se dice; problemas que ayer nos
parecían enormes e irresolubles, hoy vemos que no lo eran
tanto y que incluso pueden tener solución. Por supuesto que
tampoco es práctico aplazarlos indefinidamente, porque se
pueden enquistar y resultar cada vez más difíciles de resolver.
Además, interesa diversificar los objetivos vitales y no tener
sólo uno, porque si falla éste corremos el peligro de sentirnos
derrotados y hundirnos en la depresión. Cuando tenemos
182
HÁBITOS SALUDABLES
varios, no demasiados ni excesivamente ambiciosos, podemos
ir consiguiendo algunos de tales objetivos, lo cual nos hará
sentir fuertes, realizados y compensará aquellos otros que no
alcancemos. No debemos olvidar que las cosas sencillas
pueden ser también una fuente de alegría y placer.
Otra estrategia importante es la relativización del conflicto,
por ejemplo, si alguien que nos interesa no nos hace caso pues
en el mundo existen millones como ella o él y pronto
tendremos nuevas oportunidades, que no conseguimos el
trabajo deseado pues ya encontraremos otro lo importante es
no desanimarse y seguir buscando, que un examen nos sale
mal pues al siguiente estudiaremos más y recuperaremos el
anterior, etc. Hay que quitarle dramatismo a los problemas,
casi siempre pueden resolverse y con el tiempo todos se
olvidan...
Finalmente,
debemos
rechazar
las
«soluciones»
tremendistas e irracionales porque en el fondo no solucionan
nada, son peores que los mismos problemas. Y también las
«evasiones» a base de alcohol, drogas, juego... que complican
aún más la situación.
Antes de caer en tales extremos, si tenemos algún
problema concreto que no sabemos cómo resolver, no
debemos tener miedo o vergüenza de pedir ayuda y contar lo
que nos pasa a personas de confianza o al psicólogo, no somos
supermanes y nadie es autosuficiente, nos necesitamos los
unos a los otros y en los momentos difíciles es cuando se
demuestra el cariño y la amistad.
En resumen, éstas serían las cualidades y estrategias más
adecuadas para andar por la vida y poder superar las crisis
cotidianas:
• optimismo moderado
• un poco de humildad
183
Pedro Domínguez Gento
•
•
•
•
•
•
•
•
•
flexibilidad y tolerancia
autoestima equilibrada
fuerza de voluntad
meditar las decisiones
diversificar objetivos vitales
relativizar los problemas
huir del tremendismo
cuidar las relaciones
dejarse ayudar
11.3. LOS
CONFLICTOS Y CRISIS MÁS COMUNES
Existen una serie de situaciones o etapas críticas que nos
pueden ocurrir a la mayoría y por tanto conviene conocerlas,
incluso preverlas con antelación y mentalizarse para que no
nos hundan cuando lleguen.
Uno de los primeros conflictos se nos presenta cuando nace
el segundo hijo, entonces el primogénito se ve de repente
relegado a un segundo plano y el cambio puede resultar muy
duro. Por eso los padres deben ir preparando al primer hijo
durante la gestación del segundo, han de desactivar
previamente con mucho tacto y paciencia los celos y traumas
que el recién nacido puede desencadenar. Vale la pena
consultar al pediatra sobre las estrategias psicológicas más
adecuadas.
La pubertad, cuando maduran las gónadas sexuales, es una
etapa de desconcierto y conflicto para el joven y su entorno.
Hay que tener también mucha paciencia y capacidad de
diálogo, desde el principio, para ayudarle a superar bien la
etapa. Y como coincide con la obligatoriedad escolar, se puede
pedir consejo al psicólogo del centro educativo donde estudia
el adolescente.
184
HÁBITOS SALUDABLES
Un examen fatal o una asignatura difícil no son motivo para
desanimarse y rendirse, ni mucho menos para coger una
depresión; hasta el mismo Einstein fue mal estudiante para
algunos profesores suyos. Se deben comentar en casa las
dificultades del estudio, hablar con el profesor de la asignatura
complicada, preguntarle lo que no se entiende y esforzarse
siempre por aprender, así se supera cualquier asignatura.
Hallar trabajo, sobre todo el primer empleo, puede resultar
difícil (no tanto si se tienen estudios, habilidades y un buen
expediente) y tomarlo en plan dramático aún lo complica más.
A veces salen empleos poco atractivos que sin embargo
conviene aceptar, porque pueden pasar años hasta lograr el
que nos interesa; lo importante es no desanimarse, buscando
al final se encuentra.
Ocasionalmente surgen asuntos con repercusiones
económicas importantes, para hacer frente a tales gastos
debemos ir guardando unos ahorros desde que comenzamos a
trabajar. Y cuando ocurran estas eventualidades no hay que
desmoralizarse, poco a poco las resolveremos; algunos árboles
sólo crecen una décima de milímetro diario (menos que el
puntito de la i) y sin embargo se hacen más altos que nuestros
mayores edificios...
También suelen darse crisis de pareja, algo normal y
corriente. Antes de unirse con otra persona ésta debe
conocerse muy bien y saber cómo se comporta en la
convivencia cotidiana, porque unirse para toda la vida sin
conocerla a fondo es demasiado arriesgado. Aún así los
conflictos de pareja resultan ineludibles, pero no tienen por
qué acabar mal; si ambos saben comunicarse razonablemente,
si intentan comprenderse y cede un poco cada uno, el conflicto
puede resolverse de forma aceptable para los dos. Si no son
capaces de solucionarlo solos pueden pedir consejo a algún
experto en problemas conyugales; además cabe la posibilidad
185
Pedro Domínguez Gento
de una separación temporal, para sosegarse y reflexionar,
después tal vez puedan reencontrarse y resolver el problema
mutuo.
Por último, si la relación no mejora, será necesaria la
separación definitiva antes de que se degrade más y aparezca
la violencia; en el 2.013 se denunciaron en España 34.376
casos de violencia doméstica, de los cuales 31.612 las víctimas
fueron mujeres (el 92%) y 2.764 hombres (el 8% restante)...
Una separación pacífica y civilizada permite mantener la
amistad o al menos las buenas maneras, algo que resulta
imprescindible cuando hay hijos de por medio, hijos que
ninguno de los ex-cónyuges tiene derecho a utilizar como
escudo o arma contra el otro, los hijos han de quedar al
margen respetándose escrupulosamente porque son los más
débiles y no tienen la culpa del conflicto, a la postre son lo
único bueno que queda de la relación.
La separación definitiva de un ser querido puede resultar
muy dura. La crisis que origina suele pasar por tres fases
diferentes: desconsuelo, resignación y sosiego. La inicial es
lógicamente la más difícil, el desconsuelo a veces roza la
desesperación y hay que realizar un gran esfuerzo para
superarlo; lo más conveniente es salir de casa, aprovechar las
amistades íntimas para desahogarse, buscar nuevas relaciones,
distraerse e ir mentalizándose (no había otra solución, era lo
mejor que podíamos hacer, a muchos les ha ocurrido y lo han
superado bien...); si la cosa se alarga o se complica demasiado
entonces hay que buscar la ayuda de un buen psicólogo. Poco
a poco se va asumiendo la nueva situación, el desconsuelo
deja paso a la resignación y el problema se digiere finalmente;
aunque en algún momento resurjan los recuerdos dolorosos
éstos acaban convirtiéndose en eso, simples recuerdos que con
el tiempo pierden su dramatismo inicial. En todo caso la
experiencia debe servir para corregirnos y no volver a cometer
186
HÁBITOS SALUDABLES
los mismos errores...
Entre los 30 y los 40 años puede aparecer alguna crisis
personal debida al contraste que existe entre lo que se
deseaba ser de joven y lo que realmente se ha llegado a ser. Si
se tienen buenas relaciones y se comparte la situación con la
pareja, los amigos o la familia, valorando lo positivo que se ha
conseguido y relativizando lo malo, la crisis puede superarse
sin problemas.
Otra quizás más importante suele darse alrededor de los 48
años, cuando sobreviene la menopausia en la mujer y la
disminución de fertilidad en el hombre; coincide además con el
fallecimiento de algún progenitor y la emancipación definitiva
de los hijos, todo lo cual desata el miedo a la vejez y la
muerte. Para salir del bache conviene reflexionar sobre los
muchos años de vida que aún restan y que han de
aprovecharse, sobre todo ahora que se tiene independencia,
estabilidad, libertad...
La jubilación puede sentirse en algún caso como una
especie de pérdida o apartamiento de la vida útil, creando
cierta frustración, complejo o desánimo; en el mejor de los
casos cuesta un poco acoplarse al nuevo ritmo de vida, más de
cincuenta años trabajando ocho o diez horas diarias y de
repente sin obligación ninguna... Lo mejor es ser optimistas y
pensar que al fin se han conseguido unas merecidas
vacaciones, para todo el año; si se tienen aficiones
entretenidas y agradables hay que desarrollarlas, en caso
contrario hay que buscarlas, para pasar un buen rato ocupados
diariamente. No debe perderse la relación con los amigos y
compañeros, se pueden montar tertulias o partidas de petanca
en lugares sanos, pasear a menudo, compartir el trabajo
doméstico con la pareja y aprovechar para realizar todas
aquellas cosas útiles e interesantes que antes no se podían
hacer por falta de tiempo. También se puede cooperar con
187
Pedro Domínguez Gento
alguna organización no gubernamental (ONG), sentirse útiles
ayudando a los demás es muy saludable. En definitiva, si nos
mantenemos activos física y mentalmente, la jubilación puede
resultar vivificante y enriquecedora.
Cuando sufrimos una enfermedad o accidente importantes
hemos de intentar desconectar de los problemas y
preocuparnos sólo de recuperar la salud, siguiendo los
consejos del especialista y manteniendo el suficiente
optimismo vital (recordemos que la mente ayuda a curar); en
estos casos el apoyo de los amigos y la familia es fundamental.
Hay quienes ven las crisis de salud como un paréntesis en la
agitada vida cotidiana que nos permite conocernos mejor y
reflexionar sobre la propia vida, una oportunidad especial para
replantearnos las situaciones erróneas. De cualquier forma
hemos de intentar prevenirlas para no tener que vernos
convalecientes y postrados en la cama, si queremos hacer un
alto en el camino para evaluar nuestra situación también
podemos hacerlo estando sanos, es más recomendable.
A veces sobreviene la muerte de algún ser querido y esto
puede resultar muy duro de asimilar... Hemos de tomarlo con
filosofía porque resulta inevitable, algo que más pronto o más
tarde nos tocará a todos. Lo importante es haberlo respetado y
tratado bien mientras vivía, cuando nos necesitaba, una vez
muerto ya no se puede hacer nada por él. Dejemos salir el
dolor y aprovechemos para meditar sobre la vida misma, que
continúa imparable.
Durante las crisis personales hay que tener mucho cuidado
con los personajes extraños, de apariencia amable y
desinteresada, que invitan a reuniones donde se predican
soluciones metafísicas y sumisión, ojo, porque puede tratarse
de sectas destructivas cuyo propósito es hacer adeptos,
intoxicándolos
psicológicamente
y
desplumándolos
económicamente. Rechacémoslas desde el principio porque
188
HÁBITOS SALUDABLES
son oportunistas hábiles que manipulan al individuo hasta
convertirlo en un juguete en manos de sus iluminados y
peligrosos gurús, que pretenden salvar al mundo sometiéndolo
a su capricho... No olvidemos que son capaces incluso de
provocar suicidios y asesinatos en masa entre los propios
adeptos y sus niños, como hemos visto a veces en patéticas
escenas de telediarios. Con las sectas pasa como con las
drogas duras que enganchan, es muy fácil introducirse en ellas
pero tremendamente difícil escapar, y algunos ya no consiguen
desprogramarse después.
En ocasiones puede resultar benéfico tener algún animal de
compañía, sin embargo hay que pensarlo muy bien antes de
adoptarlo porque deberá cuidarse durante toda su vida
(alimentación, aseo, vacunas, medicinas, etc); un animal es un
ser vivo que también siente y sufre, no lo debemos
desatender, maltratar ni encerrar. Tal vez los más apropiados
para convivir con nosotros sean los perros pequeños, que no
revisten ningún peligro para nadie y se adaptan bastante bien
al poco espacio de nuestras viviendas; cuando se desee alguno
lo mejor es acercarse a la perrera y escogerlo allí, los hay
bonitos y simpáticos; nunca se deben abandonar porque pasan
hambre, miedo y acaban siendo atropellados en la carretera o
sacrificados en la perrera; y cuando se sacan a pasear, los
dueños han de ser lo suficiente civilizados como para limpiar lo
que ensucian sus animales.
Las relaciones sociales ciertamente crean conflictos y
problemas pero aún así benefician más que perjudican, según
se ha podido comprobar el riesgo relativo de muerte resulta
tanto mayor cuanto menos se relacionan las personas. Por
tanto hemos de relacionarnos bastante, de forma respetuosa y
agradable; si algún conocido está mal o deprimido hay que
visitarlo, escucharlo, animarlo a salir y tomar el aire, sobre
todo hemos de evitar que se encierre y aísle; la misma receta
189
Pedro Domínguez Gento
vale para nosotros mismos: cuando nos sintamos
permanentemente agobiados, estresados, tensos, derrotados...
tenemos que abrirnos y relacionarnos más, sin esperar a caer
en la apatía y el desánimo total. Los cambios de estación y las
situaciones críticas suelen propiciar melancolías y depresiones;
el mejor antídoto para prevenirlas o curarlas son los amigos y
la familia, ayudados si es preciso por el psicólogo o el
psiquiatra.
Quizás conviene aclarar que las buenas relaciones son de
fondo, de apoyo y confraternización, no las puramente
formales o de compromiso; así pues no resulta necesario
asistir a todas las bodas, comuniones, bautizos y celebraciones
sociales que realicen nuestros conocidos, unos eventos donde
la etiqueta y el consumismo acaban asfixiando las relaciones
humanas. Es mejor y une más una sencilla paella en el campo
que un convite de alto copete.
Hemos de ser conscientes y disfrutar de las pequeñas cosas
buenas de la vida: un paseo al atardecer, los olores del monte,
la lluvia que fertiliza la tierra, las flores que brotan con la
primavera, un chapuzón en verano, los matices del otoño, el
Sol del invierno, un rato con nuestro hijo o nieto, una reunión
informal con los amigos o la familia, un trabajo bien hecho, un
examen que sale bordado, una buena obra de teatro o de cine,
un libro ameno, un día de campo, una comida agradable, etc.
etc. Debemos alegrarnos de estar sanos y si caemos enfermos,
de estar vivos; cada nuevo día es como nacer otra vez, un
regalo de la vida que hemos de disfrutar y compartir con los
demás.
190
HÁBITOS SALUDABLES
12
SUEÑO Y RITMOS BIOLÓGICOS ARMÓNICOS
Somos hijos de la Tierra y del Sol,
nuestros ciclos nacen de los suyos.
12.1. EL
SUEÑO REPARADOR
Somos seres diurnos y realizamos nuestras actividades
principales durante el período de iluminación solar, por eso
nuestros ojos detectan perfectamente la luz visible y no
tenemos ningún sentido útil para desenvolvernos en la
oscuridad. Durante la noche dormimos para descansar la
mente y el cuerpo, recuperando así las fuerzas que
necesitamos para poder comenzar el nuevo ciclo diario.
Antes de generalizarse la luz eléctrica los seres humanos
dormíamos unas 10 horas diarias, ahora una media de 8. Por
tanto necesitamos dormir bien esas ocho horas cada día, los
niños pequeños bastantes más y los recién nacidos casi todo el
tiempo, con lo cual aprovechan al máximo sus energías para
crecer.
Edad
1
mes
3
mes
6
mes
2
años
3
años
5
>10
años años
Sueño
14-20 13-17 12 -16 11-15 10-14 9-13 8-10
(horas)
191
Pedro Domínguez Gento
En realidad, dormir bien es algo que también se aprende de
pequeños, quizás por eso bastantes niños sufren problemas de
insomnio o mal sueño, lo cual les provoca llanto fácil,
irritabilidad, falta de atención, dependencia, retraso en el
crecimiento, mala concentración, fracaso escolar, inseguridad,
timidez y mal carácter; a los padres les origina sentimientos de
culpa, impotencia, frustración, cansancio y conflictos de pareja.
Existen métodos sencillos y eficaces para enseñar a los
pequeños a coger el sueño y dormir tranquilos; en esencia,
recomiendan trasladarlos a su propia habitación antes de
cumplir el primer año, acostarlos despiertos y acudir cuando
lloran, hablarles un poco sin tomarlos al brazo, mostrándose
seguros y calmados para tranquilizarlos y que sepan que no los
hemos abandonado, salir después del dormitorio; al cabo de
un rato se repite la operación si siguen llorando y así
sucesivamente, pero dejando que transcurra cada vez más
tiempo antes de volver; si no están enfermos, en pocos días se
acostumbran, dejan de llorar y ya saben coger el sueño por sí
mismos.
Aproximadamente pasamos un tercio de nuestras vidas
durmiendo, alrededor de 9.500 días... Pero tan importante o
más que la cantidad es la calidad, el sueño tiene varias etapas
o fases y si transcurren mal, con sobresaltos o alteraciones,
entonces la persona no descansa lo indispensable y se levanta
agotada, nerviosa, ojerosa... aunque haya dormido las horas
suficientes.
Las causas más comunes que provocan insomnio o sueños
de escasa calidad son éstas:
•
•
•
•
Cenar demasiado, o acostarse con el estómago lleno.
Nerviosismo, ansiedad, estrés, depresión, preocupación...
Tomar excitantes: alcohol, café, chocolate, glutamato, cola.
Estar agotados por un ejercicio intenso, o al revés.
192
HÁBITOS SALUDABLES
•
•
•
•
•
•
Enfermedad o carencia de ciertas vitaminas o minerales.
Cambios de horario por viajes largos o turnos de trabajo.
Tener frío, especialmente en los pies.
Calor excesivo, existe umbral térmico que impide dormir.
Ruidos externos o demasiada luz.
Dormir en otra cama, o en lugar incómodo.
Por tanto, para dormir placentera y reparadoramente
necesitamos un entorno equilibrado y tranquilo, sin frío ni calor
excesivos, sin ruidos ni luces, etc. El dormitorio conviene
airearlo bien durante el día y, si no hace frío, dejar por la
noche una rendija abierta en la ventana, evitando las
corrientes de aire. Mejor echarse un par de mantas por encima
que tener la calefacción encendida durante toda la noche, ya
que ésta reseca el ambiente y consume bastante energía.
Asimismo necesitamos un estado psicofísico relajado, con
los órganos y la mente en descanso. El trabajo y el ejercicio
vespertino no deberían resultar agotadores. Cenar ligeramente,
cosas suaves, dos o tres horas antes de acostarse. Olvidar los
problemas cotidianos al anochecer. Evitar la televisión hasta
altas horas, al menos los programas irritantes, tensos,
violentos...
Una ducha de agua tibia, un vaso de leche caliente o una
infusión de tila, melisa o manzanilla ayudan a relajarse y coger
el sueño; a veces un libro denso y poco transcendente también
sirve. Los preparados químicos (barbitúricos, tranquilizantes,
hipnóticos, etc.) no son recomendables porque provocan
efectos secundarios perjudiciales, crean dependencia y no
proporcionan un sueño normal.
Seguir los ritmos naturales, acostándose al ponerse el sol y
levantándose con el alba, posiblemente fuera lo mejor antaño,
sin embargo ya no podemos volver atrás, hemos evolucionado
mucho a nivel cultural y tenemos una rica vida seminocturna,
193
Pedro Domínguez Gento
así que lo razonable será vivirla a gusto y disfrutar de esas
horas extras, pero sin forzar nuestros ciclos biológicos. Como
regla general, los niños pequeños deben estar durmiendo
antes de las 9 de la noche y los adultos hemos de acostarnos
al menos ocho horas antes de levantarnos para ir a trabajar o
estudiar; también conviene hacerlo más o menos a la misma
hora todos los días.
Por otra parte, cuando uno duerme en compañía, roncar
puede resultar problemático si los ronquidos impiden o
dificultan a la otra persona conciliar el sueño, creando así un
foco potencial de conflictos. Hay que darle solución mejorando
las técnicas de respiración (respirar por la nariz), buscando la
postura mejor, reduciendo peso si es por obesidad, etc. Una
visita al otorrinolaringólogo se hace imprescindible si el roncar
194
HÁBITOS SALUDABLES
va a más o se producen apneas (fallos de respiración).
El insomnio crónico y otros problemas relativos al sueño
pueden ir minando la salud (alteraciones hormonales,
hipertensión diabetes...), por tanto conviene tomarlos en serio
desde el principio e intentar solucionarlos de forma definitiva,
buscando las causas del desajuste para ponerles el remedio
apropiado.
Por último, el ser humano no puede resistir sin dormir más
allá de los 11 días.
12.2. LA
SIESTA, EL YOGA IBÉRICO
En los países cálidos aún existe la tradición de recostarse al
acabar de comer y dormir un rato, que puede durar desde
unos cuantos minutos hasta una hora o más. Los niños
deberían hacerlo al menos hasta que cumplen los 4 años.
El amodorramiento resulta normal después de comer,
porque la actividad biológica preferente es la digestión de los
alimentos ingeridos, y en tales condiciones la eficiencia en el
trabajo o el estudio se reduce significativamente, de manera
que por la mañana y por la tarde rendimos bastante más que
tras la comida, lo cual se acentúa si hace calor. Por tanto es
preferible evitar los esfuerzos durante las 2 horas que estamos
haciendo la digestión.
La mala fama que los pueblos del norte nos han echado a
los mediterráneos, hispanoamericanos y africanos por el
descanso del mediodía es sin lugar a dudas inmerecida, más
bien fruto del desconocimiento de nuestra realidad. En el
norte, con pocas horas de Sol y luz débil por su mayor
inclinación, la siesta resulta menos necesaria y prácticamente
no pueden permitírsela, al contrario de lo que ocurre aquí o
más al sur donde tenemos muchas horas de luz solar fuerte
195
Pedro Domínguez Gento
durante casi todo el año. La siesta, como el color moreno de la
piel, puede considerarse otra buena adaptación a nuestras
peculiares condiciones climáticas.
Hay quienes consideran además la siesta como una especie
de yoga autóctono, porque relaja, reduce el estrés, refuerza el
sistema inmunológico, mejora el rendimiento posterior, evita
accidentes laborales... Sus beneficios son tantos que algunas
compañías norteamericanas han comenzado a implantarla
entre sus empleados.
Actualmente la vida moderna funciona a golpe de reloj y no
suele permitir esos paréntesis de descanso, sin embargo por
motivos de bienestar, seguridad y rendimiento debería darse el
tiempo suficiente para comer y reposar la comida, como
mínimo una hora para comer y otra para descansar. Cuando
no se dispone ni de esa hora libre después de comer, la
comida no debe resultar pesada con objeto de reducir la
modorra y mantenerse después ágiles física y mentalmente.
Por otra parte, a ciertas personas dormir al mediodía puede
dificultarles coger el sueño por la noche, en cuyo caso sólo
deben descansar, sin llegar a dormirse.
12.3. LOS
BIORITMOS
Como todo en la Naturaleza nosotros también tenemos
nuestros ciclos o ritmos biológicos. Unos rápidos, como las
pulsaciones y la respiración, otros lentos, como la adaptación a
las estaciones climáticas o la menstruación, y algunos
intermedios, como el sueño o el trabajo. Éstos últimos suelen
denominarse circadianos, porque su período oscila alrededor
del día formando una especie de círculo diario.
Los recién nacidos, por ejemplo, tienen su ritmo propio:
despertar, limpiado, alimentado, dormir; que duran entre 3 y 4
196
HÁBITOS SALUDABLES
horas aproximadamente.
Existen ciclos importantes que sólo se han puesto de
manifiesto recientemente, mediante concienzudos estudios
clínicos. La temperatura corporal por ejemplo sufre pequeñas
oscilaciones diarias, menores del ºC, con un máximo hacia las
3 de la tarde y un mínimo a las 3 de la noche. Y la presión
arterial, con el máximo alrededor de las 6 de la tarde y el
mínimo hacia las 11 de la noche. Incluso parecen haber
fluctuaciones periódicas del sistema inmunológico.
Lógicamente, los biorritmos influyen en nuestro
funcionamiento normal, según parece el esfuerzo físico
principal deberíamos realizarlo por la mañana y el intelectual
por la tarde, aunque cada cual debe buscar sus momentos
óptimos porque dependen bastante de la persona. Resulta
conveniente conocer los propios biorritmos para poder
aprovechar mejor nuestras facultades.
Alterar sensiblemente los ciclos normales del organismo
puede tener repercusiones negativas sobre la salud, por eso
quienes realizan un viaje transoceánico y se encuentran con un
desfase de doce horas (anochece en vez de amanecer o
viceversa), o diferente estación climática (en el sur es verano
cuando aquí invierno y al revés), necesitan varios días para
adaptarse a la nueva situación y mientras suelen estar
cansados y tensos. Algo similar ocurre con quienes trastocan
sus ciclos durante el fin de semana, que habitualmente acaban
sufriendo una especie de migraña el lunes siguiente.
Se ha comprobado además que la efectividad de los
tratamientos depende también de los momentos en que se
realizan, ya que la velocidad de absorción y la metabolización
de los medicamentos o de las actuaciones curativas varía
significativamente según la hora del día; los antialérgicos por
ejemplo alcanzan su máxima concentración en la sangre al
administrarlos hacia la media noche y la radioterapia resulta
197
Pedro Domínguez Gento
más efectiva al aplicarla a primeras horas de la mañana. Así
pues el momento de actuar debe tenerse en cuenta casi tanto
como el tipo de terapia utilizada.
Nuestros relojes internos todavía tienen que estudiarse más
a fondo para conocerlos mejor y poder establecer buenas
recomendaciones al respecto.
198
HÁBITOS SALUDABLES
13
CHEQUEOS PERIÓDICOS Y MEDICINA PREVENTIVA
No fume. Si fuma, déjelo lo antes posible y no lo haga delante de otros.
Sea moderado en el consumo de bebidas alcohólicas.
Evite la exposición excesiva al sol.
Respete las normas de seguridad al manejar sustancias cancerígenas.
Coma frecuentemente frutas y verduras frescas y cereales con fibra.
Evite el exceso de peso y limite el consumo de grasas.
Consulte al médico si se observa un lunar, bulto o cicatriz anormales.
Consulte al médico en caso de trastornos persistentes
o pérdida de peso injustificada.
Si es mujer hágase regularmente un frotis vaginal.
Y vigile sus senos regularmente, con mamografías a partir de los 50 años.
Decálogo Europeo contra el Cáncer.
13.1. PREVENCIÓN
Y CHEQUEOS
El cuerpo humano es un conjunto de células, órganos y
aparatos que funcionan de forma cooperativa, cada uno
permanentemente autorregulado y coordinado con los demás,
permitiendo así la vida del individuo y el desarrollo de la
inteligencia. Para defender nuestra salud disponemos de
sistemas redundantes que neutralizan tóxicos, microbios y a
nuestras mismas células cuando éstas degeneran; la piel, las
mucosas y ciertas secreciones dificultan la entrada de
patógenos, los arrastran hacia fuera y segregan sustancias
bactericidas que eliminan a muchos de ellos, y en nuestro
interior tenemos células especializadas en la defensa
199
Pedro Domínguez Gento
inmunitaria, como los leucocitos que digieren las sustancias
extrañas o los linfocitos que son capaces de destruir microbios
específicos y memorizarlo después para evitar nuevas
infecciones. Es una verdadera maravilla.
Mientras los complejos equilibrios del organismo se
mantienen dentro de un margen limitado de variaciones éste
funciona a la perfección y apenas sufre daños ni se desgasta,
pero cuando las alteraciones físicas, químicas o biológicas
resultan excesivas y superan los límites admisibles entonces
aumenta notablemente el desgaste funcional, aparecen los
desarreglos orgánicos, las enfermedades y puede sobrevenir el
desenlace fatal.
Aunque se pongan en práctica de forma seria y concienzuda
los cuidados necesarios para mantener dichos equilibrios, como
no podemos controlar perfectamente todos los factores
ambientales (aire, agua, alimentos, microbios...) y personales
(genes, gestación, crecimiento...), siempre podemos sufrir
alguna enfermedad o accidente. Además con el tiempo vamos
volviéndonos más frágiles, menos resistentes y aparecen los
achaques de la edad.
Sin embargo esto no implica, ni mucho menos, que da igual
tener hábitos saludables que no tenerlos. Está comprobado
que los grupos humanos que viven más saludablemente
disfrutan de una mayor longevidad y de mejores condiciones
físicas y mentales; lo mismo sucede a escala individual: si una
persona se cuida padece menos problemas de salud y vive más
tiempo que si no se cuida, independientemente de sus genes y
del entorno. Por tanto las estrategias recomendadas en los
capítulos anteriores tienen plena validez.
Es más, para completar bien los hábitos de vida saludables
hay que considerar la posibilidad de sufrir cualquier problema
de salud probable, no sólo los típicos resfriados, fáciles de
superar con un poco de descanso, sino también las
200
HÁBITOS SALUDABLES
enfermedades importantes que pueden acarrear serias
dificultades para recuperarse sin secuelas. Así pues la medicina
preventiva resulta imprescindible para mejorar nuestra calidad
de vida y complementar los hábitos saludables.
Tenemos un buen ejemplo en las vacunas, unas infecciones
amortiguadas y prácticamente inofensivas que se inoculan a
las personas para inmunizarlas de enfermedades muy
peligrosas. Su descubrimiento y generalización ha permitido
salvar millones de vidas humanas y de paso dificultar la
propagación de dichos patógenos, erradicando algunos al
menos en los países desarrollados. No obstante las vacunas
tienen contraindicaciones y pueden provocar efectos secundarios perjudiciales, por ello han de administrarse siempre bajo
supervisión médica, previo conocimiento de las características
del receptor, y únicamente las indispensables que establece el
Ministerio de Sanidad:
Vacunas
Polio
Tétanos
Difteria
Tosferina
3 meses
X
X
X
X
5 meses
X
X
X
X
7 meses
X
X
X
X
X
6 años
X
X
X
X
X
X
X
11 años
14 años
(niñas)
X
15 meses
18 meses
Parotiditis Sarampión Rubéola
X
X
Los chequeos o las revisiones periódicas son absolutamente
201
Pedro Domínguez Gento
recomendables porque cualquier defecto o enfermedad resulta
mucho más fácil de curar si se detecta de forma precoz, antes
incluso de que aparezcan las molestias correspondientes. Para
ello no es preciso visitar al médico continuamente, lo cual
colapsaría las consultas, tan sólo hay que hacerse las
revisiones razonables: varias durante la gestación, otras en los
primeros meses de vida, los niños una al año, los adultos cada
dos o tres años y los jubilados otra anual. También hemos de
aprender a autoexplorarnos y a observar nuestro cuerpo, para
descubrir pronto los bultos anormales que puedan aparecer,
los lunares, verrugas o manchas irregulares, etc.
En la actualidad la sanidad pública realiza un seguimiento
regular de la gestación, revisa al recién nacido y lo controla
durante la niñez, atajando así problemas importantes. Pero con
posterioridad para los adultos y jubilados ya no hay revisiones
periódicas, a pesar de la conveniencia objetiva.
La American Cancer Society recomienda estas revisiones
periódicas:
Tumor
Test
Edad
Frecuencia
Mama
autoexploración
explora. clínica
“
mamografía
>20 años
20-40
>40
35-40
40-50
>50
mensual
3 años
anual
una referen.
indic. médica
anual
Genital
explora. clínica
citología
biopsia
20 – 40
3 años
>40
anual
>18
anual
menopausia indic. médica
202
HÁBITOS SALUDABLES
Colon y
recto
tacto rectal
sangre heces
sigmoidoscopia
>40
>50
>50
anual
anual
4 años
En algunas ocupaciones con riesgos específicos (industria
química, aplicación de plaguicidas, artes gráficas, minería, etc.)
debe realizarse un seguimiento periódico de los trabajadores. Y
los mayores necesitan controlarse regularmente ciertos
parámetros metabólicos.
Además, cada cual tiene sus genes particulares,
responsables de la construcción y el funcionamiento de su
propio organismo, que no son perfectos y cuyos fallos se
parecerán a los sufridos por familiares próximos. De modo que
conviene conocer los antecedentes familiares, es decir las
enfermedades que sufrieron padres, abuelos, hermanos, tíos...
para prever con antelación los problemas que podemos
padecer nosotros mismos y vigilar especialmente nuestros
órganos más sensibles, la cadena siempre se rompe por el
eslabón más débil.
A nivel colectivo habría que organizar ya los chequeos
sistemáticos con el fin de controlar precozmente los problemas
de salud de cada persona, a la larga resultará incluso rentable
porque sale más barato cuidar una población sana que atender
a una multitud de enfermos. Entretanto los adultos podemos
pedir a nuestro médico de cabecera un chequeo cada dos o
tres años para ver cómo evolucionamos, o por lo menos una
revisión de aquellos órganos que la edad, el trabajo o los
antecedentes familiares señalen como más débiles y propensos
a enfermar.
Recordemos que la salud es un derecho fundamental de
todos los ciudadanos y como tal hemos de reivindicar que se
203
Pedro Domínguez Gento
incluyan las medidas preventivas necesarias y los chequeos
periódicos en la Seguridad Social.
Por otra parte, mientras gocemos de buena salud resulta
conveniente donar sangre, porque eso ayuda a renovarla y
además puede salvar alguna vida, inclusive la nuestra o la de
seres queridos. Asimismo donando algún órgano al morir
podemos ayudar a sanar otras personas.
13.2. ENFERMEDADES
Y MEDICINAS
Somos el segundo país del mundo en consumo de
medicamentos por persona y los primeros en psicofármacos.
Los profesionales y expertos independientes afirman que
estamos sobremedicados, lo cual representa un grave problema de salud y también económico.
Cuando sufrimos molestias persistentes o notamos algo
anormal en nuestro organismo (lunares que crecen, bultos
extraños, etc.) entonces acudimos al médico para buscar la
causa de nuestro mal y ponerle remedio. Nunca debemos
conformarnos con calmar los síntomas, hemos de profundizar a
través de ellos para averiguar qué es lo que no funciona bien y
por qué motivo; después, con el consejo del médico, decidiremos cuál de las terapias existentes resulta más apropiada.
Si no tratamos las causas lo más probable es que no
curemos del todo la enfermedad o que lo hagamos parcialmente, de forma que volverá a aparecer de nuevo y con el tiempo
resultará más difícil de tratar. Y una enfermedad mal curada
puede hacerse crónica o degenerar en otra más grave.
La medicina aplicada ha de ser más didáctica y dialogante,
los médicos deben informar a sus pacientes de lo que tienen,
de las posibles causas y de los cambios de comportamiento
necesarios para resolver su problema de salud; así aumentaría
204
HÁBITOS SALUDABLES
la confianza mutua y se facilitaría la curación. Pero en la
práctica esto resulta difícil por la masificación actual de la
Seguridad Social, donde los facultativos atienden a un paciente
cada pocos minutos... Seguramente hacen falta más médicos,
con dedicación exclusiva y mayor formación en psicología y
prevención.
Por otra parte, médicos y pacientes hemos de superar el
vicio de la receta fácil y consumir sólo las medicinas imprescindibles, porque casi todas ellas tienen efectos secundarios
que deterioran la salud. No conviene tomar muchas ni juntas,
salvo indicación expresa del especialista, para evitar sus
posibles interacciones; además deben tomarse en el momento
del día más adecuado, porque los efectos cambian relativamente según la hora metabólica. Tampoco se han de ingerir
205
Pedro Domínguez Gento
bebidas alcohólicas durante la medicación, porque el alcohol
puede dar lugar a modificaciones adversas de los principios
activos. Y se deben tener muy en cuenta sus posibles efectos
sobre los reflejos y la atención, con el fin de prevenir
accidentes; en algunos casos no se puede conducir o realizar
ciertos trabajos hasta varias horas después de tomar la
medicación.
Nunca hay que hacer caso de la publicidad, por desgracia
las empresas farmacéuticas buscan primero el beneficio y
después la salud, de manera que hay que desconfiar de ellas.
A veces han sido acusadas de crear alarmas poco justificadas
con el fin de vender millones de fármacos a gobiernos fáciles
de engañar o corromper...
Y medicarse uno mismo resulta sumamente peligroso,
aunque la medicina le haya ido bien a algún conocido, porque
lo que a uno cura a otro puede resultarle fatal; por tanto
nunca hay que tomar medicamentos sin el consejo del médico,
que es quien mejor sabe cuál, cómo y cuánto hemos de tomar.
Algunas medicinas contienen sustancias capaces de crear
cierta adicción en quienes las consumen, por eso los médicos
las dosifican bien y las cambian de vez en cuando para evitar
que sus pacientes se enganchen; es otra razón para no
automedicarse y reducir la toma de medicinas al mínimo
estrictamente necesario. Ni siquiera los suplementos
vitamínicos deben tomarse sin prescripción facultativa, porque
el exceso también resulta perjudicial.
Conviene advertir que alrededor del 30% de los casos
atendidos en urgencias son provocados por el uso indebido de
medicinas, y en los Estados Unidos, donde existe una intensa
publicidad hasta para fomentar el consumo de medicinas,
mueren cada año miles de personas por reacciones adversas a
los medicamentos, más incluso que por las drogas ilegales.
Paralelamente están surgiendo cepas de microbios patógenos
206
HÁBITOS SALUDABLES
resistentes a los antibióticos convencionales, por el mal uso y
el abuso que se hace de ellos; si no conseguimos atajar este
problema, a la vuelta de pocos años podemos quedarnos sin
antídotos para importantes enfermedades infecciosas.
Como se hace con el tabaco, la publicidad de las medicinas
debería estar prohibida porque incita a la automedicación, al
consumo incontrolado y excesivo de sustancias peligrosas. Por
el contrario tendrían que hacerse buenas campañas para
informar y sensibilizar a la población de los riesgos que
conlleva el consumo abundante de medicamentos.
Se calcula además que un porcentaje significativo de las
medicinas recetadas no llegan a utilizarse, lo cual supone para
la sanidad pública y el bolsillo de todos un gasto inútil de
cientos de millones de € anuales, una cantidad que si la
ahorrásemos podría muy bien servir para presupuestar los
chequeos generalizados que necesitamos los adultos...
También han de controlarse mejor las técnicas sanitarias
peligrosas, como la obtención de radiografías internas
mediante rayos X, que son potencialmente cancerígenos y de
los cuales debería llevarse un registro individualizado que
especificara las dosis recibidas cada vez, para no sobrepasar el
límite admisible. Y en los hospitales se han de extremar las
precauciones para evitar o al menos minimizar las infecciones
nosocomiales de los pacientes, que complican su recuperación.
La prevención siempre es lo principal pero incluso en esto
hay que ser equilibrados, no debemos descuidar nuestra salud
ni olvidarnos de ella hasta que la enfermedad hace su
aparición porque entonces puede ser ya tarde o difícil de
recuperar, sin embargo tampoco hemos de obsesionarnos con
las enfermedades creyendo que tenemos algo malo a la
mínima señal. Si esta manía crece y se hace obsesiva entonces
caemos en la hipocondría, una enfermedad psicológica que
puede resultar peligrosa sobre todo si la persona somatiza y
207
Pedro Domínguez Gento
acaba convirtiendo en real la enfermedad imaginaria, o se
automedica descontroladamente y va acumulando los efectos
secundarios de las medicinas.
13.3. LA
MEDICINA NATURISTA
Para ciertas enfermedades, además de las terapias
convencionales existen otras naturales que probablemente
pueden curarlas también y sin efectos secundarios. Son unas
técnicas complementarias a la medicina oficial, no sustitutivas,
y como tales deberían ser estudiadas a fondo y aprovechadas
en aquellas dolencias para las cuales se demuestren efectivas.
La medicina naturista se basa en cuatro principios básicos:
potenciar la capacidad curativa del propio organismo, utilizar
los remedios naturales, elegir las terapias menos agresivas y
tratar de forma integral al paciente. Así se pueden aprovechar
como terapias curativas gran número de estrategias, entre las
cuales cabe destacar éstas:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Higiene dietética, depurativa, desintoxicante, etc.
Hidroterapia, cura mediante el agua
Aeroterapia, baños de aire y técnicas de respiración
Geoterapia, baños de arcilla, tierras, etc.
Helioterapia, el Sol como sanador
Fitoterapia, cura mediante plantas medicinales
Homeopatía, con disoluciones hiperdiluidas
Acupuntura, inserción de agujas en puntos energéticos
Reflexología, terapias manuales sobre zonas sensibles
Relajación y técnicas para el autocontrol
Musicoterapia, curación con la música
Lo ideal sería evaluar todas y cada una de tales técnicas con
208
HÁBITOS SALUDABLES
el moderno método científico para verificar su efectividad real
y averiguar en qué casos resultan más favorables. Los médicos
deberían conocerlas, junto con las técnicas convencionales,
para poder aplicar la más adecuada en cada caso.
Mientras ello ocurre debemos elegir nosotros mismos a qué
médico acudir aunque, a diferencia de otros países europeos,
aquí la medicina naturista todavía no está incluida en la
Seguridad Social. Por ejemplo, ante un ataque de apendicitis
aguda hay que ponerse rápidos en manos del cirujano y si nos
rompemos un hueso entonces hemos de ir al traumatólogo,
pero las enfermedades de origen nervioso y las disfunciones
suelen tener buenos remedios naturales. Por tanto la
recomendación lógica sería acudir a la medicina convencional
en caso de dolor agudo o accidente y para malestares o
problemas crónicos visitar algún médico naturista de confianza,
al menos para contrastar el diagnóstico y el tratamiento
convencional; normalmente la medicina naturista no tiene
contraindicaciones ni resulta excluyente, puede complementar
y reforzar el tratamiento convencional.
Especialmente interesantes son los balnearios por sus
óptimas condiciones ambientales, ya que al estar en plena
Naturaleza todavía disfrutan de agua y aire limpios, vegetación
abundante, tranquilidad... Además, suelen ofrecer menús
dietéticos, un trato agradable y la posibilidad de seguir terapias
naturistas combinadas con otras convencionales. La propia
administración los apoya, subvencionando parcialmente las
estancias de jubilados y pensionistas durante la temporada
baja, porque resultan muy saludables y permiten el desarrollo
sostenible de sus respectivas comarcas. Están renaciendo con
relativo auge y son aconsejables para todas las edades,
aunque sólo sea por descansar y relajarse unos días.
En definitiva, respecto a las enfermedades hay que ser
pragmáticos, aquello que cura mejor, con menos efectos
209
Pedro Domínguez Gento
secundarios y más rápido, eso es lo que debemos hacer.
210
HÁBITOS SALUDABLES
14
VIVIR EN PAZ, PREVENIR LAS GUERRAS
No hay un camino para la paz,
la paz es el camino.
La Tierra tiene suficientes recursos para
cubrir las necesidades de la humanidad
pero no para satisfacer su avaricia.
M. Ghandi.
14.1. LA
GUERRA
La guerra es el estado de agresión violenta entre dos
grupos humanos en el que cada uno busca la destrucción o el
sometimiento del otro. Sin lugar a dudas podemos considerarla
como un grave problema de salud colectiva.
En la Naturaleza también existen rivalidades entre los
animales de la misma especie por el territorio, el alimento o las
hembras, pero sus enfrentamientos suelen estar altamente
ritualizados, de manera que los contendientes miden sus
respectivas fuerzas en duelo singular y el más débil acaba
marchándose, dejando el campo libre al vencedor, raro es que
el vencido resulte malparado. Sólo la especie humana, cuyos
enfrentamientos ocurren básicamente por los mismos motivos,
acostumbra a buscar la muerte del contrario y llega incluso a
masacrar los vencidos...
Durante el presente siglo XX hemos logrado despegar de la
Tierra, pasear por los fondos oceánicos, escrutar el Universo
invisible, penetrar en los átomos, descifrar las claves
211
Pedro Domínguez Gento
moleculares de la vida... Y al mismo tiempo hemos sufrido más
de cien guerras de todo tipo: civiles, de independencia, entre
vecinos, incluso dos prácticamente mundiales; con un saldo
total superior a los 110 millones de muertos y muchísimos más
heridos y damnificados. Termina el siglo y entramos ya en el
nuevo milenio pero las guerras no se acaban, continúan
estallando en África, Oriente Medio, Asia, Centroamérica, hasta
en la vieja Europa.
España también ha tenido su ración de masacres y
destrucción con la guerra de Marruecos y la Civil, que
provocaron alrededor de 1.000.000 de muertos, desaparecidos
y exiliados, dejando al final el país destrozado, arruinado y
retrasado durante muchos años.
Las guerras nos sitúan a los seres humanos muy por debajo
de cualquier otro animal y hemos de reflexionar sobre ello:
ninguna otra especie es capaz de tamaña barbaridad, ni
siquiera las fieras que más defienden su territorio o el poder
del macho dominante, las masacres intraespecíficas no existen
en la Naturaleza. Quizás tenía razón el etólogo Konrad Lorenz
al afirmar que «el tan buscado eslabón entre el animal y el
hombre verdaderamente humano somos nosotros»...
La causa principal de esta degradación hay que buscarla tal
vez en el desfase que existe entre nuestra evolución
tecnológica y la evolución social. A nivel técnico hemos
avanzado espectacularmente, muchísimo más que a nivel
social porque en esencia la jerárquica sociedad actual no
parece diferenciarse demasiado de las primitivas agrupaciones
tribales. Aprendimos a transformar la materia y la energía de
mil maneras diferentes, sin embargo todavía no sabemos
controlar nuestros instintos agresivos ni evitar que unos pocos
individuos puedan decidir por todos, y contra todos a veces. El
resultado final es que hemos cambiado los palos y las piedras
de antaño por los actuales misiles teledirigidos, que permiten
212
HÁBITOS SALUDABLES
con sólo apretar un botón matar a millones de personas, sin
mancharse las manos de sangre ni tener que verlas siquiera;
en Hiroshima y en Nagasaki lo recuerdan cada año por agosto.
De hecho, más del 90% de los muertos y heridos en las
guerras modernas son civiles inocentes y desarmados, nadie
queda a salvo de la matanza cuando estalla una guerra ya
sean pobres o ricos, mujeres u hombres, niños o ancianos. Con
el agravante de que las armas actuales pueden acabar no una
sino una docena de veces con toda la humanidad; el
megatónico arsenal NBQ (nuclear, bacteriológico y químico)
podría realmente arrasar la Tierra entera, aunque no destruiría
toda la vida porque las especies menos evolucionadas son muy
resistentes a la radiactividad, los tóxicos y los microbios
patógenos; por tanto si llegáramos a cometer la suprema
estupidez de desencadenar una guerra total probablemente la
especie humana desaparecería y junto a nosotros buena parte
de los mamíferos, aves, anfibios y plantas superiores, pero
numerosas especies de virus, bacterias, insectos, algas y
plantas inferiores conseguirían sobrevivir a la catástrofe y
acabarían heredando la Tierra.
14.2. LA
PAZ CONVENCIONAL
La paz que vivimos es una paz relativa, armada, vigilante,
una paz dispuesta a comenzar otra guerra en cualquier
momento, como desgraciadamente comprobamos a menudo.
En la actualidad incluso los países que gozan de paz interna
y no sufren amenazas exteriores dedican buena parte de sus
presupuestos nacionales a mantener la parafernalia guerrera,
así durante 2.013 España habrá gastado realmente más de
16.500 millones € y entre todas las naciones sumarán
1.740.000 millones de $. Las cifras son tan escandalosas que
213
Pedro Domínguez Gento
los gobiernos acostumbran a camuflarlas en capítulos
diferentes, para que éste parezca más reducido; en el caso
español, sin ir más lejos, partidas importantes destinadas a
nuevo armamento se cargan al ministerio de industria y otros
gastos claramente militares al de interior, organismos
autónomos, seguridad social, etc., de tal forma que el
presupuesto oficial queda en la mitad del real. Como dijo
Esquilo, la primera víctima de la guerra (o su preparación) es
la verdad.
Las sofisticadas armas modernas tienen precios realmente
enormes: un misil balístico convencional puede costar
alrededor de 1 millón de € (lo mismo que construir una
escuela), un avión de combate equipado 40 millones (tanto
como un hospital nuevo) y un portaaviones completo 2.000
millones (lo que costaría crear 30.000 nuevos puestos de
trabajo). Con tales cifras, no es de extrañar que casi la mitad
de los investigadores científicos del mundo estén trabajando
en proyectos relacionados con las armas, lo cual ha permitido
multiplicar por cien su capacidad destructiva desde la II Guerra
Mundial (la calidad de vida global apenas se ha multiplicado
por dos o por tres), una realidad que pone los pelos de punta.
Por lo tanto, el primer problema que origina esta paz
armada es la insensatez de destinar una buena parte de los
presupuestos y la investigación nacional a preparar guerras
hipotéticas y absurdas, máxime cuando en todos los países
malviven millones de pobres, parados y jóvenes sin
perspectivas de futuro...
Junto al tremendo impacto económico también sufrimos el
ambiental porque la producción, el mantenimiento y el uso o la
destrucción del armamento moderno genera inmensas
cantidades de residuos tóxicos y peligrosos. Se calcula que el
20% de la destrucción del medio ambiente a nivel mundial y el
10% del efecto invernadero tienen su origen en las actividades
214
HÁBITOS SALUDABLES
militares.
Las consecuencias de las guerras superan el espacio y el
tiempo en que se desarrollan: al acabar la II Guerra Mundial se
lanzaron al Mar Báltico 300.000 toneladas del venenoso gas
mostaza en bidones metálicos cuya corrosión está empezando
ahora a liberar su mortífera carga, durante la guerra fría entre
los Estados Unidos y la extinta URSS se hundieron unas 50
cabezas nucleares y 11 submarinos atómicos cuyo contenido
en plutonio (una de las sustancias radiactivas más peligrosas)
poco a poco irá contaminando las aguas y concentrándose en
las cadenas alimentarias marinas, como ya ocurrió en la Guerra
del Golfo los recientes bombardeos en Serbia han multiplicado
por quince el nivel de dioxinas en los países vecinos (Grecia
por ejemplo) y el recubrimiento de uranio en las bombas
lanzadas ha contaminado amplias zonas para muchos años...
Si las guerras no respetan a las personas, mucho menos al
medio ambiente o las generaciones futuras.
Además, el complejo militar-industrial exporta y vende
muchas de las armas que produce a gobiernos extranjeros
tercermundistas que las emplean contra sus mismas
poblaciones o contra las vecinas, de forma que para mantener
aquí este negocio allí causan terribles mortandades y refuerzan
las dictaduras. Recordemos el flagrante caso de las minas
antipersonales, que todavía se venden por millones y acaban
sembradas alrededor de los poblados del tercer mundo,
provocando infinidad de víctimas inocentes incluso después de
acabar la guerra. Son los efectos secundarios de la paz
armada.
Por otra parte, mientras hay guerras próximas, la paz local
no resulta muy estable porque es demasiado fácil verse
implicados de alguna manera, como ha ocurrido en las
recientes guerras de los Balcanes y del Golfo donde, dicho sea
de paso, las fuerzas «pacificadoras» han masacrado a las
215
Pedro Domínguez Gento
poblaciones civiles, dejando indemnes a los principales
responsables del conflicto... Las armas de la paz al final suelen
utilizarse contra blancos humanos, generalmente inocentes e
indefensos ciudadanos.
Y con la paz armada existe la tentación permanente de
«resolver» los conflictos por la vía de las armas, una salida
cómoda para los dirigentes más ineptos, que en vez de
solucionar los problemas nacionales pueden culpabilizar a los
países vecinos o las mínorías propias, desencadenando guerras
que distraigan y masacren ambas poblaciones. De hecho aún
no ha habido un solo año sin guerras en el mundo, ni siquiera
para los países más desarrollados y ricos, que casi siempre han
tenido alguna en activo.
Las actuales guerras multiplican los problemas humanos
provocando millones de víctimas e interminables columnas de
fugitivos que buscan refugio en otros países; niños, ancianos,
mujeres,
hombres,
hambrientos,
heridos,
enfermos,
agonizantes, una avalancha humana que desborda a los países
que los acogen y a la propia Organización de las Naciones
Unidas (ONU). Cada víctima es una razón más que suficiente
para buscar soluciones al problema de las guerras que no
cesan y la paz que no se desarma.
Otra razón fundamental es el peligro de conflagración
mundial que aún persiste. El Pacto de Varsovia se disolvió al
hundirse las dictaduras comunistas de la Europa del este pero
la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN o
NATO), el bloque militar occidental creado para hacer frente al
anterior, se niega a disolverse buscando justificaciones y
enemigos en los conflictos locales que a veces crean o agravan
los mismos países que componen la OTAN. Y para postre la
Federación Rusa, que ha pasado de un comunismo dictatorial
al capitalismo más agresivo, en vez de buscar soluciones al
cúmulo de problemas que arrastra, se enzarza en nuevas
216
HÁBITOS SALUDABLES
guerras particulares como la de Chechenia.
Todo lo cual dificulta el progreso de los acuerdos de
desarme multilateral alcanzados en el pasado y continúa
fomentando el armamentismo global, de manera que cada vez
son más los países poseedores de arsenales nucleares: Estados
Unidos, Rusia, Inglaterra, Francia, China, India, Pakistán,
Ukrania, Israel, etc. Con el agravante de que se está creando a
nivel internacional un mercado negro de los isótopos con que
fabrican las bombas atómicas, un comercio peligroso que
puede poner en manos de mafias o dictadores las armas
nucleares...
14.3. PREVENIR
LAS GUERRAS Y FINANCIAR LA PAZ
Sería de pura ingenuidad creer que podemos vivir sin
217
Pedro Domínguez Gento
conflictos, en realidad resultan inevitables porque los seres
humanos somos diferentes y no podemos ponernos de acuerdo
en todo. Sin embargo ello no implica que deban haber
enfrentamientos violentos, los conflictos se pueden resolver de
forma pacífica, sin armas, en el fondo es la única manera de
hacerlo porque la violencia engendra odios y reproduce nuevas
violencias.
La verdadera paz es aquella que soluciona los conflictos y
sus causas sin violencia, propiciando salidas justas y
duraderas. A nivel colectivo resulta pues inexcusable analizar el
origen de cada conflicto y buscar la solución definitiva para
evitar que se desencadenen nuevas guerras, sin duda sería
mucho más útil emplear el dinero de la investigación
armamentista en esta tarea humanitaria.
Paralelamente caben medidas prácticas tan importantes
como la democratización auténtica de la ONU, que en la
actualidad está manipulada por las grandes potencias y su
anacrónico privilegio de veto, con el fin de conseguir que
ejerza el papel mediador y vertebrador a nivel mundial que le
corresponde, poniendo la defensa de los Derechos Humanos
por encima de los negocios y la soberanía nacional.
Además, deben retomarse con urgencia los acuerdos
internacionales de desarme, intensificándolos para conseguir el
desarme mundial en un plazo de tiempo razonable y
manteniendo de forma transitoria unos ejércitos mínimos (1
soldado por cada 10.000 habitantes por ejemplo), comandados
por la ONU, para prevenir o cortar los conflictos que puedan
estallar.
Hemos de avanzar hacia la prohibición del comercio de
armas y la reconversión de la industria armamentista para la
producción civil de herramientas, ingenios solares, dispositivos
eficientes, aparatos domésticos... Y también hacia la
reconversión de los ejércitos para desarrollar actividades
218
HÁBITOS SALUDABLES
pacíficas de guardería forestal, protección civil, cooperación
internacional, etc. Una metamorfosis que puede parecer
utópica pero que no lo es tanto si consideramos que ya existen
países como Islandia, Costa Rica, Barbados, Gambia, Leshoto,
Mauricio y Swazilandia que viven tranquilamente sin ejércitos.
Es primordial que el desarme se haga sin perdedores, para
evitar resistencias y dramas personales, lo cual resulta factible
si se recoloca a militares y trabajadores de las industrias
armamentistas en tareas útiles como las mencionadas.
Manteniendo sus actuales sueldos en las nuevas actividades
aún podríamos liberar miles de millones de € en España y
cientos de miles de millones en el mundo, presupuestos más
que suficientes para acabar en pocos años con toda el hambre,
las epidemias y el analfabetismo que castigan todavía a la
mayor parte de la humanidad; hasta podríamos poner en
marcha soluciones eficaces para los problemas ambientales
que amenazan con hacer inhabitable el planeta en algunas
décadas.
En la tabla siguiente se indica lo que costaría, en millones
de dólares, resolver cada uno de los principales problemas
humanos y ambientales que tenemos planteados a nivel
mundial. Y en el recuadro posterior va el total de los gastos
armamentistas mundiales, el 40% de los cuales corresponden
a los USA...
Necesidades
humanas mundiales
Coste
(millones de $)
Acabar con el hambre
470.000
Dotar de agua potable
210.000
Control de natalidad
200.000
Educación primaria
300.000
219
Pedro Domínguez Gento
Total gastos
humanitarios
1.180.000
Gastos militares
(millones $/año)
1.740.000
Quienes alberguen dudas sobre obligación moral que
tenemos de ayudar a los países del sur deben recordar que,
durante siglos, el N ha expoliado al S apoderándose de sus
tierras, de sus riquezas y hasta de sus hombres y mujeres, a
los cuales esclavizó y vendió como simples mercancías. Ahora
podemos hacer justicia condonando la deuda externa que los
aplasta y aumentando la solidaridad internacional, al menos
hasta alcanzar el 0'7% acordado en los foros internacionales,
con el fin de ayudarles a conseguir el desarrollo sostenible,
pacífico y democrático. Nos interesa además cooperar con ellos
para evitar que destruyan sus ecosistemas, indispensables en
la Biosfera.
Con muy poco esfuerzo, tan sólo recortando una parte de
los gastos armamentistas y dedicando este ahorro a los
programas sociales internos y la cooperación internacional,
podemos acabar definitivamente con la miseria en el mundo.
Así evitaríamos el riesgo de conflagración mundial y los
impactos ambientales y humanos que el armamentismo
continúa provocando.
A nivel individual, para proteger nuestra vida y la de los
demás, lo lógico es no participar en las guerras ni en su
preparación, algo que hoy resulta factible y hasta cómodo en
países como el nuestro donde se reconoce legalmente la
objeción de conciencia al servicio militar. Como decía Albert
Einstein «el derecho de los ciudadanos a no obedecer a sus
220
HÁBITOS SALUDABLES
gobiernos, cuando éstos declaran las guerras, es el único
camino para acabar con ellas».
Y en España creció tanto la objeción de conciencia que
llegaron a haber más objetores que soldados de reemplazo, lo
cual obligó al gobierno a abolir el servicio militar obligatorio el
31 de diciembre del año 2.001. A partir de entonces realizó
intensas y costosas campañas publicitarias con el fin de captar
jóvenes para formar un ejército profesional, que nos cuesta
aún más caro que el anterior.
Frente a esto, los colectivos pacifistas recomiendan no
colaborar e invitan a declararse objetores fiscales y desviar el
porcentaje dedicado al armamentismo hacia proyectos que
realmente fomenten la paz y la cooperación. No se evade ni un
céntimo porque lo que se descuenta de los impuestos se envía
íntegramente a alguna ONG, adjuntando en la declaración
personal el recibo del ingreso o transferencia. De momento no
es legal, como tampoco lo era la objeción de conciencia al
principio, y cabe la posibilidad de que Hacienda reclame lo
objetado después; por eso algunos simplemente desvían una
cantidad simbólica de 50 o 100 € cuya reclamación supone
más complicaciones para Hacienda que la misma cantidad a
cobrar, sin embargo el gesto sigue teniendo un valor
importante como desobediencia ciudadana.
Vale la pena acercarse y conocer de cerca las organizaciones que defienden la paz y las estrategias no-violentas para
la resolución práctica de los conflictos. Son la avanzadilla de un
mundo sin guerras, solidario y saludable.
La colaboración personal con las ONG según las
posibilidades de cada cual, sin sacrificios ni agobios, es
doblemente recomendable porque resulta tan beneficiosa para
la sociedad como para uno mismo. Investigaciones recientes
de la Universidad de Michigan han venido a demostrar que las
personas que realizan alguna actividad de cooperación
221
Pedro Domínguez Gento
voluntaria viven más sanos y durante más tiempo que el resto;
ayudar a los demás da sentido a la propia vida, aportando una
paz interior que mejora el estado psicológico y en
consecuencia también el estado físico.
No obstante la gran labor humanitaria que realizan las ONG,
salvando millones de personas y mejorando las condiciones en
que viven comunidades enteras, no debe hacernos olvidar que
los problemas económicos y sociales sólo pueden resolverse
actuando sobre las causas que los provocan, tratar los efectos
sin tocar las causas alivia pero no cura... Las ONG resultan
necesarias actualmente porque buena parte de la humanidad
vive todavía en condiciones lamentables y los gobiernos son
incapaces de remediarlo, por tanto hemos de colaborar los
ciudadanos a través de las ONG, sin embargo para que el
esfuerzo sea eficaz debe incidir sobre las causas
fundamentales que originan los problemas, aunque a veces
esto resulte difícil y choque con los intereses creados.
Y por supuesto, desde niños hay que fomentar la tolerancia
intercultural y educar para la paz, «puesto que las guerras
nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los
hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz...»
(Unesco, 1945).
222
HÁBITOS SALUDABLES
15
ENVEJECIMIENTO Y LONGEVIDAD
He aquí una buena receta
para vivir cien años:
Vida honesta y arreglada,
hacer muy pocos remedios
y poner todos los medios
de no alterarse por nada.
La comida moderada;
ejercicio y distracción;
echar fuera la aprensión;
salir al campo algún rato;
poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.
Antonio A. Carretero, 1896.
15.1. LOS
RADICALES LIBRES Y EL DESGASTE ORGÁNICO
El envejecimiento es la serie de procesos degenerativos y
de desgaste que sufre nuestro organismo conforme pasan los
años. Estudiando dichos procesos y a los ancianos que han
alcanzado edades longevas podemos también deducir cuáles
son los hábitos más saludables, capaces de disminuir las
enfermedades y hacer más lenta la decadencia del organismo.
En la actualidad existen dos teorías fundamentales,
aceptadas por la mayoría de científicos, para intentar explicar
por qué se envejece y por qué algunos lo hacen más rápido
que otros. La teoría de los radicales libres, como veremos a
223
Pedro Domínguez Gento
continuación, permite comprender bastante bien los
mecanismos de desgaste biológicos.
La producción de energía en nuestras células se realiza en
unos orgánulos internos, las mitocondrias, donde van a parar
el oxígeno de la respiración y algunos nutrientes de la
digestión para combinarse químicamente en una especie de
combustión a baja temperatura que libera energía y la
almacena en el ATP (adenosin trifosfato), una molécula
compleja que sirve para desencadenar después otras
reacciones celulares imprescindibles.
El proceso no es absolutamente limpio porque en la cadena
de reacciones red-ox algunos electrones pueden escapar y
reaccionar con el oxígeno próximo, quien después origina los
radicales libres, unas moléculas muy activas y capaces de
atacar a cualquier otra. Existen por supuesto mecanismos de
regulación en la propia célula para minimizar los errores y
múltiples antioxidantes que neutralizan a los radicales libres,
pero tampoco son perfectos y lentamente va degradándose el
sistema energético.
Con el tiempo las mitocondrias resultan dañadas de forma
significativa, se reduce la producción de ATP y aumenta la de
radicales libres, con lo cual se debilitan las células y el proceso
acaba afectando a los tejidos, órganos, aparatos y al
organismo entero. Así se explicaría por qué nos desgastamos y
envejecemos.
En favor de la teoría tenemos lo que ya se conoce sobre
estos mecanismos celulares y además el hecho constatado de
que los seres más activos, y por tanto con mayor velocidad
metabólica, viven menos tiempo que los demás: al quemar
más rápidamente los alimentos y el oxígeno en sus células
generan también mayor cantidad de radicales libres y en
consecuencia sufren antes las lesiones celulares, con lo cual su
vida se acorta. Algunos científicos concluyen que el índice
224
HÁBITOS SALUDABLES
metabólico celular resulta constante, es decir que la cantidad
total de energía utilizada por cada célula viene a ser la misma,
independientemente de la especie de que se trate.
Durante la década de los años 30 se realizó en la
Universidad de Cornell la experiencia de someter un grupo de
ratas a una dieta equilibrada pero muy baja en calorías,
logrando elevar así un 33% su vida media y máxima, también
se pudo comprobar que alargaban su juventud y sufrían menos
cánceres y enfermedades degenerativas; lo mismo se ha
observado posteriormente en otras especies animales como las
dafnias, arañas, peces y protozoos. Aunque los experimentos
fueron realizados en condiciones artificiales de laboratorio, y
no está del todo claro que pueda ocurrir igual en el medio
ambiente, concuerdan bien con la teoría: al reducir la ingesta
de calorías disminuyen las reacciones oxidativas, con lo cual se
producen pocos radicales libres, las células sufren menos
daños y se alarga la vida.
De cualquier forma, la drástica reducción alimenticia
también provoca importantes efectos desfavorables ya que
detiene el crecimiento, reduce la tolerancia al frío, debilita la
fertilidad y la reproducción, supone cierto riesgo de anorexia o
carencias nutricionales, etc. Por tanto dicha estrategia no
puede aplicarse directamente a los seres humanos, al menos
hasta que sea estudiada más a fondo.
Lo que sí podemos deducir de la teoría de los radicales
libres es que los abusos alimenticios, especialmente de
nutrientes tan energéticos como las grasas o el azúcar, no
convienen en absoluto porque aumentan las oxidaciones en las
mitocondrias, liberan más radicales y provocan un mayor
desgaste del organismo. Lo ideal será pues una alimentación
equilibrada, sin exceso de calorías y rica en sustancias
antioxidantes como la vitamina C, que abunda en las frutas y
verduras frescas.
225
Pedro Domínguez Gento
Por razones similares tampoco es recomendable el ejercicio
físico demasiado intenso, ya que acelera el metabolismo
celular, la producción de radicales libres y la degradación del
organismo.
15.2. LOS
GENES Y EL ENVEJECIMIENTO
Existen sin embargo ciertos hechos experimentales que se
hallan en clara discordancia con la teoría anterior, un ejemplo
típico es el cáncer, cuyas células parecen no debilitarse con el
tiempo por más actividad que realicen. Para dar explicación a
estos procesos y al envejecimiento, se ha desarrollado otra
teoría diferente que busca las causas en los genes...
La célula madre que resulta de la fusión entre el
espermatozoide y el óvulo es capaz de dividirse dando lugar a
otras dos nuevas, éstas a su vez vuelven a duplicarse y así
sucesivamente hasta crear un organismo completo, constituido
por billones de células muy especializadas y coordinadas.
Además conforme se desgastan y mueren algunas de ellas,
otras han de duplicarse para ocupar su lugar y mantener el
organismo en perfecto funcionamiento. La memoria con las
instrucciones necesarias para hacer todo esto se halla
codificada en los genes que componen el ADN, una especie de
cremallera molecular larguísima que se abre y duplica
inmediatamente antes de la división celular.
Nuestras células sólo son capaces de reproducirse unas 50
veces, perdiendo poco a poco su vitalidad hasta acabar
finalmente desfalleciendo; las células de las tortugas del
Pacífico se pueden dividir más veces que las del ser humano y
en consecuencia dichas tortugas superan los cien años, las de
los perros se dividen menos veces y éstos únicamente viven de
diez a quince años. La explicación puede estar en los
226
HÁBITOS SALUDABLES
telómeros, unos cierres moleculares situados en los extremos
del ADN que van degradándose paulatinamente hasta quedar
incapacitados para asegurar bien dicho cierre, de manera que
el ADN acaba deshaciéndose, perdiendo su facultad de
duplicación y la de la célula.
La restringida capacidad de reproducción celular constituye
un límite natural para la vida, aunque las células cancerígenas
no sufren este proceso degenerativo y pueden reproducirse
ilimitadamente porque en ellas actúa una enzima muy
eficiente, la telomerasa, que repara de continuo los telómeros
evitando su erosión. En la actualidad se investiga con
intensidad en esta dirección, tanto por la posibilidad de alargar
la vida como por la de controlar el cáncer.
Además, experimentalmente se han identificado algunos
genes que frenan los procesos degenerativos y otros que los
aceleran, incluso se ha llegado a entrever la posible existencia
de ciertos relojes biológicos, en forma de programas genéticos,
que al activarse desencadenarían la degradación y muerte de
la célula...
Todo lo cual justificaría la componente hereditaria que
parece existir en la longevidad.
La evolución natural ha favorecido la variabilidad genética
con la reproducción sexual, para mejorar la adaptación de las
especies a las cambiantes condiciones ambientales, y también
podría favorecer la muerte de los individuos en un plazo
relativamente corto después de madurar sexualmente sus
descendientes, para forzar la renovación de la especie. En cada
individuo existirían pues dos tendencias biológicas opuestas, la
que le impulsa a vivir muchos años para dejar numerosos
descendientes que aseguren la supervivencia de la especie y la
que tiende a acortar su vida para que haya mayor recambio y
variación de genes; entre ambas se alcanzaría el equilibrio que
marca la duración real de los individuos en cada especie.
227
Pedro Domínguez Gento
A efectos prácticos, el ADN resulta vital para la construcción
y el mantenimiento del organismo, por tanto debemos evitar
todo lo que pueda dañarlo, desde las radiaciones ionizantes
hasta las sustancias con propiedades mutágenas, teratógenas,
cancerígenas, etc. Y dado que nuestro ADN es muy semejante
al de nuestros padres y familiares directos, hemos de cuidar
especialmente los órganos que a ellos les han originado
problemas de salud.
15.3. LAS
PERSONAS MÁS LONGEVAS CONOCIDAS
Longevidad equivale a vida larga, el tiempo máximo que
llegamos a vivir. A este respecto antropólogos y gerontólogos
han investigado grupos humanos que alcanzan, con una
frecuencia bastante superior a la normal, edades por encima
incluso de los cien años; concretamente ocurre en Abjasia
(antigua URSS), Hunzaland (Pakistán) y Vilcabamba (Ecuador),
cuyas gentes a pesar de vivir en zonas tan alejadas tienen en
común algunas características muy significativas:
• Su dieta es austera y se basa principalmente en el
consumo de productos vegetales como cereales, legumbres,
hortalizas, frutas... complementados con leche, queso, kéfir,
huevos y miel, unos alimentos sanos que no contienen
residuos ni aditivos químicos. La carne, la mantequilla y las
grasas apenas las prueban. Comen despacio y a bocados
pequeños.
• Tienen el aire y el agua limpios; su clima resulta
relativamente suave, con inviernos cortos y veranos
moderados.
• Realizan trabajos físicos, suelen andar mucho y cuidan de
sí mismos.
228
HÁBITOS SALUDABLES
• Se conservan activos sexualmente hasta edades muy
avanzadas.
• Son muy respetados por todos, participan en los asuntos
colectivos y mantienen fuertes vínculos familiares.
• Viven tranquilamente, sin estresarse, con el cerebro lúcido
y activo.
• El factor hereditario resulta frecuente, muchos de ellos
han tenido antepasados que también disfrutaron de larga
vida.
Algo análogo se observa entre los centenarios de los países
desarrollados, como Mme. Jeanne Calment, de Francia, la
mujer más anciana cuya edad se haya podido comprobar ya
que vivió recientemente hasta los 122 años, o Shigechico Izumi
que alcanzó en Japón los 120. Algunos de ellos afirman que su
longevidad se debe a la alegría de vivir y a hacerlo de una
forma razonable, alimentándose moderadamente, otros la
atribuyen a que no fuman ni toman bebidas alcohólicas fuertes
y mantienen una actividad regular, con la mente ocupada.
Curiosamente, no se ajustan a las estadísticas normales de
mortalidad, morbilidad y discapacidad; su índice de mortalidad
por ejemplo resulta más bajo del que cabría esperar por
grupos de edad. Esto mismo se ha comprobado con moscas de
estirpes longevas en algunos experimentos de laboratorio.
Según parece quienes sobreviven a los 80 años son muy
resistentes y tienen menos problemas de los esperados;
finalmente suelen sucumbir por enfermedades agudas, con un
breve período de problemas de salud.
En definitiva, sus características comunes en cuanto a
alimentación, comportamiento, medio ambiente y genes,
vienen a confirmar las recomendaciones que se han ido
haciendo a lo largo de los capítulos anteriores. Los hábitos de
vida saludables sin duda ayudan a vivir más y mejor.
229
Pedro Domínguez Gento
15.4. ¿CUÁNTOS AÑOS PODEMOS VIVIR?
En realidad, la teoría genética y la de los radicales libres no
se excluyen mutuamente, mas bien resultan complementarias
y pueden combinarse para explicar el complejo fenómeno del
envejecimiento. Al fin y al cabo todo el funcionamiento celular,
incluida la producción energética, está codificado y regulado
por genes específicos del ADN, pero éste mismo también
puede sufrir los ataques de los radicales libres y acabar
degradándose...
Por tanto, es lógico pensar que las células tienen una
especie de fecha de caducidad, que limita la vida máxima de
nuestro organismo. Establecer dicho límite resulta muy difícil y
todavía no se puede precisar, en cualquier caso sí sabemos
que los seres humanos podemos vivir hasta los 122 años
porque, según los registros franceses, Jeanne Louise Calmet
vivió hasta esa edad; o incluso más, porque la mexicana
Leandra Becerra Lumbreras acaba de cumplir los 127. Otras
personas han afirmado tener mayor edad, como el chino Li
Chin Yuen, que decía haber alcanzado los 256 años, pero en
estos casos la comprobación resulta difícil y poco concluyente.
Algunos tal vez puedan vivir 122 años, o más, la mayoría
probablemente no. Sin embargo, si consideramos lo que ha
crecido en este último siglo la esperanza de vida media al
nacer, es razonable esperar que durante las próximas décadas
podamos elevarla hasta los 100 años o más. Siempre y cuando
solucionemos los problemas de contaminación, agotamiento de
recursos y conflictos violentos, y generalicemos los hábitos
saludables; porque en caso contrario, de continuar degradándose el entorno y aumentando los hábitos perjudiciales, lo más
probable es que incluso disminuya nuestra esperanza de vida...
En la gráfica siguiente puede verse cómo ha evolucionado la
esperanza de vida media en España durante el siglo XX:
230
HÁBITOS SALUDABLES
Al salir de fábrica las máquinas tienen una determinada vida
útil, si se usan bien, se cuidan y no sufren accidentes ni
violencias duran prácticamente todo el tiempo previsto, en
cambio si se usan mal o sufren percances, se estropean e
inutilizan bastante antes. Nosotros al nacer también tenemos
marcado el tiempo máximo que podemos vivir según nuestro
organismo, probablemente alrededor de los 100 años, pero
alcanzar tal longevidad depende en gran parte de nosotros
mismos: en la medida que castiguemos el organismo comiendo
mal, bebiendo agua contaminada, respirando aire sucio,
fumando, intoxicándonos con alcohol, drogándonos, recibiendo
radiaciones, infectándonos, no haciendo ejercicio, aislándonos,
durmiendo mal, irritándonos, etc. etc, en esa misma medida
iremos acortando nuestros años de vida. Y si corremos riesgos
de accidentes o violencias, entonces nos jugamos los años que
nos quedan y las condiciones en que podemos vivirlos.
En el futuro, si somos más inteligentes y nos dedicamos a
mejorar las condiciones de vida de todos los seres humanos,
231
Pedro Domínguez Gento
podemos alargar nuestras vidas y llegar a tener una buena
proporción de personas centenarias entre nosotros.
Aparentemente esto creará problemas con las pensiones y los
gastos asistenciales, no obstante los longevos son muy
resistentes a las enfermedades y el sobrecoste sanitario de
ellos no tendrá importancia, precisamente quienes resultan
más caros para la sanidad pública son los que se dañan a sí
mismos o viven en ambientes agresivos y acaban con
enfermedades crónicas que necesitan cuidados permanentes
durante años. Con buenas campañas preventivas se puede
concienciar a los ciudadanos para que cuiden su salud, con lo
cual vivirán más y en mejores condiciones, y de paso
ahorrarán gastos sanitarios.
Las pensiones pueden resultar más complicadas de
sostener, pero en última instancia siempre cabe la posibilidad
de conseguir presupuestos públicos suficientes reduciendo
otros menesteres prescindibles o menos necesarios que el
venerable deber de mantener a nuestros mayores.
En el fondo, tenemos suerte de que la longevidad dependa
de nosotros mismos porque si sólo fuera cuestión de elixires y
operaciones quirúrgicas acabaría convirtiéndose en otra
mercancía más, una simple cuestión de dinero, y quedaría
reservada exclusivamente para los poderosos. Por fortuna no
ocurre así y cada persona debe ganarse su propia salud y
longevidad viviendo de forma razonable...
232
HÁBITOS SALUDABLES
BIBLIOGRAFÍA INTERESANTE
La evidencia de la eficacia de la promoción de la salud.
Informe de la UIPSES de la Comisión Europea. 2000.
Promoción de la salud y cambio social. Colomer Revuelta,
Concha, Álvarez-Dardet Díaz, Carlos. Masson, 2000.
Tablas de mortalidad en España. INE.
Prevention of coronary heart disease. Cuadernos para vivir
en salud, Campaña salud y corazón. Conselleria Cultura, 1988.
Nuestras comidas saludables. J. Quiles Izquierdo.
Conselleria de Sanitat i Consum, 1992.
Alimentación y nutrición. F. Vivanco et al. Ministerio de
Sanidad y Consumo, 1982.
Dieta Mediterránea. Viure en Salut nº 31, revista de la
Conselleria de Sanitat i Consum, 1996.
Alto al cáncer. Dr. Sidney J. Winawer y Dr. Moshe Shike.
Simon & Schuster y Aguilar, 1995.
Guía de aditivos, conservantes y colorantes en alimentación.
Ediciones Obelisco, 1985.
La dieta vegetariana. Miguel Aguilar. Ediciones Temas de
Hoy, 1990.
Cocina vegetariana. Ana María Royo. Ed. Cedel.
La verdad sobre la colza. Dr. Vicente Granero. Antares
Ediciones, 2000.
Nuestro futuro robado. T. Colborn, J. P. Myers y D.
Dunovski. Ed. Ecoespaña, 1998.
Química ambiental: contaminación del aire y del agua.
Stocker y Seager. Editorial Blume, 1981.
Libro verde sobre el impacto del transporte en el medio
ambiente. Comisión de las Comunidades Europeas, 1992.
Guia práctica de la energía. IDAE. 2011.
La energía que la Tierra necesita. Investigación y Ciencia,
233
Pedro Domínguez Gento
monográfico de noviembre de 1990.
La situación del mundo 1998. Lester R. Brown y otros.
Worldwatch Institute. Icaria editorial.
L’estat del món 1999. L. R. Brown y otros. Wordwatch
Institute. Centre Unesco de Catalunya.
Atlas de la gestión del medio ambiente en la Comunidad
Valenciana. Ricardo Almenar. GV Conselleria de Medi Ambient,
1991.
Más allá de los límites del crecimiento. L. Meadows.
Proyecto para un planeta verde. John Seymour y Herbert
Girardet. Edit. H. Blume, 1987.
Factor 4, duplicar el bienestar con la mitad de los recursos
naturales. Ernst U. Weizsäcker et alt., 1997.
Manual de patología tabáquica. Antonio Martínez Llamas.
Ministerio de Sanidad y Consumo, 1982.
Plan integral de lucha contra el cáncer. Anuario 1989-90.
Generalitat Valenciana. Conselleria de Sanitat i Consum.
Alcoholismo, un problema con solución. Magda Beltrán.
Integral, mayo de 1992.
Seguridad Vial. Generalitat Valenciana. Direcció General de
Salut Pública, 1998.
Prevención de riesgos laborales. Ley y normas
complementarias. Ed. Tecnos, 1998.
El peligro en casa. R. Sánchez Ocaña. Espasa Calpe, 1993.
Libro verde sobre el impacto del transporte en el medio
ambiente. Comunicación de la CE, 1992.
Amor y sexo. Dr. David Delvin. Plaza y Janés.
Sida: los hechos, la esperanza. Instituto Pasteur. Fundación
«la Caixa», 1992.
No hay padres perfectos. Bruno Bettelheim. Editorial Crítica,
1987.
Pequeño manual para padres. L. Jordà Lapuyade. Ed.
Thassalia, 1999.
234
HÁBITOS SALUDABLES
50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos
Humanos. J. Castillo y otros. Conselleria de Educación, 1999.
Constitución Española. 1978.
Diferencias de mortalidad en España según la renta. Joan
Benach. Journal of Epidemiology and Community Health, 1999.
Del paro al ocio. Luís Racionero.
La nueva realidad educativa en la España del 2000. X.
Martínez y F. Miquel. Cuadernos de Pedagogía nº 268, 1998.
Vivir mejor. Everest, 1982.
Xenofobia y racismo. Ciencias sociales, materiales
curriculares de la ESO. L. Pastor et alt., Ed. Popular.
España en bici. Paco Tortosa y Mª del Mar Fornés. Integral
Ediciones, 1992.
La contaminació acústica. Amando García. Universitat de
València, 1988.
Hogar sin química. B. Burger. Integral.
La televisión, ¡no te quedes mirando! Antonio Chazarra y
Luís García. CEAPA, 1999.
El poder de las sectas. Pepe Rodríguez. Ediciones B.
El arte de vivir bien. Svevo Brooks. Círculo de Lectores,
1986.
Duérmete, niño. Doctor Eduard Estivill y Sylvia de Béjar.
Plaza y Janés, 1995.
Beneficios de la siesta. Carlos Fresneda. Integral nº 236,
agosto de 1999.
Manual Cruz Roja de Primeros Auxilios. País-Aguilar. 1999.
Manual de medicina natural. Miguel Pros y Frederic Viñas.
Ed. Temas de Hoy, 1994.
Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Pío Font de
Quer. Editorial Labor.
Emergencia y riesgo de la mente humana. A. González
García. Monográficos del Ministerio de Sanidad, 1984.
El zoo humano. Desmond Morris, 1969.
235
Pedro Domínguez Gento
Homo ¿sapiens? Historia breve de los grandes errores del
conocimiento humano. Pedro Domínguez, 2014.
La formación de la humanidad. Richard E. Leakey, 1981.
Ediciones del Serbal.
En la senda del hombre. Jane Goodall, 1986. Biblioteca
Científica Salvat.
Sombras de antepasados olvidados. Carl Sagan y Ann
Druyan, 1992. Ed. Planeta.
El libro de los muertos del siglo XX. Gil Elliot. Dopesa, 1971.
Gastos militares y sociales en el mundo. Ruth Leger Sivard.
CIP. Ediciones del Serbal, 1986.
Significado de la no-violencia. Jean Marie Muller. Folleto
editado por el MOC.
Proyecto político de la no-violencia. Gonzalo Arias. Ed.
Nueva Utopía, 1995.
El envejecimiento. David P. Barash. Salvat, 1994.
Vejez y sistema endocrino. José María Ribera. Editores
Médicos, 1990.
El secreto de la longevidad. Katty Keeton. Ediciones B,
1993.
El telómero humano. Moyzis, Robert K. Investigación y
Ciencia, octubre 1991.
Restricción calórica y envejecimiento. Weindruch, Richard.
Investigación y Ciencia, marzo 1996.
Ancianos entre los ancianos. Investigación y Ciencia, marzo
de 1995, Thomas Perls.
236
HÁBITOS SALUDABLES
DIRECCIONES, TELÉFONOS Y WEBS DE INTERÉS
Alcohólicos Anónimos. 96 391 71 60.
Amnistía Internacional. Barquillo 17-6ºA, 28004-Madrid. 91
531 25 09.
Asistencia al Menor. Conselleria de Benestar Social. 900 100
033.
Asociación Valenciana Contra la Anorexia y la Bulimia. Santiago
Rusiñol 28, 46019-Valencia. 929 63 91 82.
Asociación Española Contra el Cáncer. 900 100 036.
Atención a la Mujer 24 horas. 900 58 08 88.
Ayuda a Drogodependientes. 900 16 15 15.
Ayuda y Rehabilitación de Alcohólicos. 96 330 61 39.
Bomberos. 080.
Centro de Asistencia Agresiones Sexuales. 96 394 30 69.
CIP. Centro de Investigaciones por la Paz. Alcalá 119-4º izda,
28009-Madrid. 91 435 00 94.
Comisión de Investigación de Malos Tratos a Mujeres. 900 100
009.
Confederación Nacional de Sordos. 91 356 58 32.
Consejo de la Juventud de España. Plaza Comendadoras 6,
28015-Madrid. 91 521 80 11.
Documentales interesantes.
Emergencias, teléfono 112.
FACUA, Consumidores y Usuarios.
Cruz Roja. 96 367 73 75.
Defensor del Pueblo.
Dirección General de Tráfico. Información de carreteras. 900
12 35 05. www:dgt.es
Ecologistas en Acción. Marqués de Leganés 12, 28004-Madrid.
91 531 27 39. http://www.ecologistasenaccion.org
CAE-CV, Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitart
237
Pedro Domínguez Gento
Valenciana.
Elektrón, tienda de energías renovables. Mora d'Ebre 50-local
2, 08023-Barcelona.
Emergencias y catástrofes (incendios, inundaciones...), tel.
112.
Federación de Usuarios y Consumidores. 91 262 83 55.
Fundación Anti-Sida. 900 111 000.
Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 900 16 15 15.
Greenpeace. S. Bernardo 107-1º, 28015-Madrid. 91 444 14 00.
Guia de la Energía. Recomendaciones para ahorrar energía.
IDEA. Instituto para la diversificación y el ahorro energético.
Pº Castellana 95, 28046-Madrid. 91 456 49 00. www.idae.es
Información general sobre los estudios universitarios. 900 20
21 22.
Información Meteorológica. 906 365 365. www:inm.es
Información Toxicológica. 91 562 04 20.
Instituto de la Mujer. 900 101 010.
Instituto Nacional de Bachillerato a Distancia, INBAD. Apartado
de Correos 7069, Madrid.
Instituto Nacional del Consumo. 91 431 30 67.
Intermón. ONG de cooperación con el tercer mundo. 96 352
41 93. http://www.intermon.org
Incendios Forestales. 085.
Jugadores Anónimos. 96 348 94 34.
La Llavoreta, consumidores ecológicos. Oriola nº 14, València.
Médicos Sin Fronteras. Nou de la Rambla 26, 08001-Barcelona.
93 304 61 00.
Medio Ambiente, Ministerio: 91 597 70 00. Conselleria: 96 386
63 50.
MOC. Movimiento de Objetores de Conciencia. 96 391 67 02.
Oficina del Defensor del Soldado. 915 75 47 60.
Protección Civil, 085.
Renfe. 96 352 02 02. www:renfe.es
238
HÁBITOS SALUDABLES
Savia, revista de agricultura ecológica. Apdo. nº 10. 31300 Tafalla. 948 75 54 04. fundació[email protected]
SEAE, Sociedad Española de Agroecología.
SEBA, serveis energètics bàsics autònoms. Ripollés 46, 08026Barcelona.
Sela Solar, instaladores de energías renovables. Pitera 16,
03700-Dénia. [email protected]
Sida, centros de información y prevención en Alicante: 96 524
05 63. Castellón: 96 423 99 22. Valencia: 96 362 40 69.
Síndic de Greuges. Pascual Blasco 1, 03001-Alacant. 900 21 09
70.
Som Energia, cooperativa de suministro eléctrico, renovables.
Teléfono de Asistencia al Mayor. 900 100 011.
Teléfono de la Esperanza. 96 391 60 06.
Teléfono Joven. 900 161 161.
Unesco. Centre de Catalunya. Mallorca 285, 08037-Barcelona.
93 207 58 05.
UNED. Universidad Nacional de Educación a Distancia. Casa de
la Misericordia 34, 46014-Valencia. 96 370 78 12.
Unión de Consumidores de España. 91 577 09 16.
239
Pedro Domínguez Gento
RESUMEN BIOBIBLIOGRÁFICO DEL AUTOR
De familia humilde e inmigrante, aprendió a leer con su
padre, que era prácticamente autodidacta y apenas pudo
asistir a la escuela. Cursó la Primaria en el Colegio Público El
Parque de Carcaixent, la Secundaria en el Instituto R. D. Jaime
de Alzira y la Licenciatura de Químicas en la Universidad de
València, siempre con becas y trabajando a ratos o temporadas.
Después de pasar cuatro años en diferentes ocupaciones, se
presentó a las oposiciones de Secundaria, aprobó y ejerció
como profesor de Física y Química en los Institutos Consuelo
Aranda de Alberic, Alto Palancia de Segorbe, Eduardo Primo de
Carlet, Luis Súñer y Tulell de Alzira. 30 años ya intentando
240
HÁBITOS SALUDABLES
enseñar un poco de Ciencia a los jóvenes.
Paralelamente realizó el Máster en Sanidad Ambiental por la
Universidad Internacional Menéndez Pelayo y el curso de
Diplomado en Promoción de la Salud Pública del Instituto
Valenciano de Estudios de la Salud. Además ha participado
como alumno en diversos cursos y seminarios de Educación
Ambiental y de temas relacionados con su especialidad.
Comprometido con las causas sociales y medioambientales,
ha sido organizador y ponente de cursos para educadores
sobre Salud y Medio ambiente, Nuestros Ríos, el Huerto y el
Jardín Escolar Ecológico, etc. También ha sido colaborador y
comunicador en cursos, jornadas y congresos de Agricultura
Ecológica y Sanidad Ambiental. Actualmente desde La Ribera
en Bici promueve el uso de la bicicleta, el vehículo más
respetuoso con las personas y el medio ambiente, organizando
frecuentes excursiones lúdicas, saludables, culturales y
reivindicativas por las comarcas valencianas.
Ha escrito numerosos artículos divulgativos sobre estos
temas y ha publicado artículos técnicos sobre la contaminación
de nitratos y plaguicidas en revistas especializadas como
Arcadia, Alimentaria, Acta Pediátrica Española y Savia.
Es autor de los ensayos La pantanada, Las otras energías,
Salud Pública y Ambiental del Alto Palancia, El jardín ecológico,
La Ribera en bici, Homo sapiens? y Hábitos saludables.
241
Pedro Domínguez Gento
242
HÁBITOS SALUDABLES
Homo ¿sapiens?
243

Similar documents